Está en la página 1de 3

ASCONA CAMILA

T2

Generar un análisis de la estética sonora de las películas La niña Santa y La Ciénaga, de


Lucrecia Martel. Escribir un párrafo sobre cada película teniendo en cuenta las escenas subidas
a Streams.

LA CIENAGA

La ciénaga se abre con un trueno anunciando el arribo de una tormenta – tormenta que
precede una serie de eventos revelándose como un signo de advertencia a la manera de una
antigua premonición . Inmediatamente después escuchamos un trueno o un disparo –la
ambigüedad es deliberada– y nos conecta con el espacio del monte donde uno de los hijos de
Mecha. También se confunde el sonido de las bombitas de agua con el sonido de tiros.

La secuencia de apertura, que intercala imágenes del espacio de representación con los títulos
y créditos iniciales, establece un juego de continuidades que envuelve no solamente
elementos cuasi musicales sino un gran espectro de objetos sonoros: truenos, voces,
impactos, disparos, insectos, acciones humanas. Las acciones ocurren simultáneamente en
diferentes espacios o inmediatamente en sucesión, y parecen estar motivadas por algo más
que la mera actividad de los seres involucrados y del espacio circundante. Es como si el sonido
fuera el verdadero protagonista, este excede el espacio físico que se le da normalmente.

Se puede ver un claro caso de Valor Añadido del sonido a través de toda la película. Siendo el
Valor Añadido el valor expresivo e informativo con el que un sonido enriquece una imagen
dada, hasta hacer creer, en la impresión inmediata que de ella se tiene o el recuerdo que de
ella se conserva, que esta información o esta expresión se desprende de modo “natural” de lo
que se ve, y está ya contenida en la sola imagen.

Se suelen filtrar sonidos, borrando así las fronteras entre lo diegético y lo extradiegético. Lo
diegético parece estar intervenido por un comentario extradiegético y el sonido procesado
enrarece su naturaleza para abandonar el realismo en pos del artificio.

Hay una idea de continuidad que se empieza a trabajar por sonidos comunes a todas las
escenas que no marcan un fin ni un inicio marcado de escenas. Alguien está escuchando desde
fuera lo que está pasando dentro del relato e introduce sus comentarios.

Según Chion el sonido suele sugerir movimiento, pero en el caso de La Ciénaga este sugiere
estancamiento. Una ciénaga es un terreno pantanoso o que está lleno de cieno. Es una la que
le da el nombre al film, y ,como mencione antes, el sonido excede el espacio físico que se le da
normalmente y pasa a responder más al campo metafórico sin deberle tanto a la verosimilitud
narrativa. "En lugar de incorporar la voz en off de un narrador, la presencia de estos
procesamientos o intervenciones es más inquietante" dicen Rapan y Costantini.

No solo "suena" estancado, si no que también se percibe al film de manera más lenta. Un
sonido regular, previsible ,crean una temporalización menor que un sonido o progresión
sonora irregular. Pero esto no quiere decir que el film "aburra" o que no funcione como
elemento que atrape al espectador de alguna manera. Un sonido demasiado regular y cíclico
puede crear también un efecto de tensión, ya que esta regularidad mecánica nos mantiene
expectantes ante la posibilidad de una fluctuación. Y así sucede en todo el film.

LA NIÑA SANTA

La niña santa explicita todo lo que en La ciénaga era una sutil construcción para detectar a
partir de una escucha atenta. En el segundo film ,Lucrecia Martel pone al sonido en el centro y
lo vuelve incluso uno de los protagonistas. Se destaca a sonidos por sobre otros sin "respetar"
la verosimilitud exactamente.

Una de las características más notorias de La niña santa es el tratamiento de los espacios
circundantes. El hotel se convierte no sólo en un lugar donde se realiza un congreso, sino
también en una suerte de lugar de encierro. En estos espacios es notoria la constante
interferencia de las voces que provienen del fuera de campo, así como la reverberación propia
de cada ámbito, a veces los sonidos parecen provenir de la "conciencia" de la película, siendo
la música más fuerte que pasos y conversaciones, y tomando a veces el protagonismo sonidos
para luego dejárselos a diálogos (como el agua en la pileta).

“¿Qué queréis señor de mí?” canta en la apertura una maestra de catecismo. La ambigüedad
se hace presente una vez más, ya que más allá de hacer referencia al lugar que uno ocupa
dentro del plan divino, la mención de lo que el señor quiere de uno anticipa el vínculo tortuoso
del siniestro doctor Jano con el personaje de Amelia o Amalia.

Se vuelve a ver un encierre y un ciclismo en la manera en la que Jano y Ame coquetean. Se


buscan y encierran, siendo primero Jano acosando a Ame, y luego ella intentando revertir eso
ahora que despertó su curiosidad. También se mete lo metafórico del theremin, siendo este
visto como algo digno de la ceremonia religiosa del principio de la película. Este nos quiere
remitir a lo que se puede tocar sin ser tocado.

Según Chion se puede ver como un diseño sonoro rico en frecuencias agudas creará una
percepción mas alerta.

En cuanto al theremin la temporalización depende más de la regularidad o irregularidad del


flujo sonoro que del tempo en el sentido musical. Es un elemento fundamental del film, como
si fuera la música de una misa o alguna ceremonia, y los diálogos fueran o alguna letra que
acompañan la melodía o alguna oración que simplemente va en conjunto con esta.

Dentro de la escucha casual, se suelen pasar por dos de los tres niveles de reconocimiento. La
mayoría de los diálogos pueden ser reconocidos como humanos, y se puede reconocer al
personaje que los recita. Otros sonidos solo se los puede reconocer la naturaleza de este, por
ejemplo, el theremin del principio asume identidad sonora antes que audiovisual, y se lo
asume como sonoro.

La escucha semántica es esencial en ambas obras, todos los elementos sonoros son elementos
de gran valor metafórico. Así como la utilización del sonido como unificador de espacio. Se
escuchan ambientes cíclicos y encerrados, estancados, sin tener que encerrarnos en un solo
ambiente tan reducido.
Material bibliográfico de referencia:

"Sonido e inmersión en la trilogía salteña de Lucrecia Martel" por Eleonora Rapan y Gustavo
Costantini

"La audiovisión" de Michel Chion.

También podría gustarte