Está en la página 1de 338

PROBLEMAS

TEÓRICO-METODOLÓGICOS
EN LA INVESTIGACIÓN
TESIS DOCTORALES EN CIENCIAS SOCIALES

Liliana Estrada Quiroz


Coordinadora
benemérita universidad autónoma de puebla

Alfonso Esparza Ortiz


rector

René Valdiviezo Sandoval


secretario general

Salvador Pérez Mendoza


director de la facultad de economía

© Benemérita Universidad Autónoma de Puebla


4 Sur 104, Centro Histórico, Puebla, México, c.p. 72000.

isbn 978-607-525-058-8 LE, 5 Mb

Esta libro fue financiado con recursos de la


Facultad de Economía de la BUAP

Liliana Estrada Quiroz


Coordinadora

Colaboradores
Jhosman Gerliud Barbosa Domínguez; Ada Cabrera García;
Lirio Azahalia González Luna; Ixnyk Huerta Traslosheros;
Alexander Yahir Jiménez Limón; Beatriz Martínez Carreño;
Adriana Celia Pineda López; Juan Reyes Álvarez; Nydia
Lourdes Reyes Rodríguez; Shaye Suzanne Worthman

Diseño de imagen
Benjamín Dueñas Zambrano; Rogelio Ramírez y Ayala; Omar
Méndez Roldán; Sergio Aldo Solís Dorantes

Corrección y diseño de la publicación electrónica (5 Mb)


Ricardo Valdés R.

Queda prohibida la reproducción total o parcial, directa o indi-


recta, del contenido de la presente obra, sin contar previamen-
te con la autorización expresa y por escrito de los editores, en
términos de la Ley Federal del Derecho de Autor, y en su caso,
de los tratados internacionales aplicados; la persona que infrinja
esta disposición se hará acreedora a las sanciones legales co-
rrespondientes.
PRESENTACIÓN

El presente texto reúne las memorias en extenso de las ponencias que fueron presentadas
en el Coloquio Nacional de Doctorantes en Investigaciones Socioeconómicas: Problemas
teórico-metodológicos en la investigación. Evento académico organizado del 4 al 6 de no-
viembre de 2015, en de la Facultad de Economía de la Benemérita Universidad Autóno-
ma de Puebla, buap, en el marco de la conmemoración de su 50 aniversario.
La idea de organizar este coloquio surge a partir de la necesidad percibida, en la
Facultad de Economía, de crear espacios nacionales de formación científica, en los que se
propicie el encuentro entre doctorantes de diversos programas académicos, con el fin de
analizar y retroalimentar los procesos de generación de conocimiento.
El coloquio reunió a doctorantes del país provenientes de diversas disciplinas de las
ciencias sociales interesados en siete ejes temáticos, de gran relevancia para la vida del
país: migración, salud, procesos territoriales y ambientales, trabajo, educación, género,
así como pobreza y desigualdad. Si bien la difusión y los resultados de los temas que nos
ocuparon son importantes para fomentar la cooperación interinstitucional y multidisci-
plinaria, se decidió poner el énfasis en los abordajes teórico-metodológicos, las perspecti-
vas y las prospectivas que se están empleando, y que dieron los elementos fundamentales
para la reflexión y el debate. Convencidos de que la formación para el quehacer científico
requiere del intercambio de ideas y de experiencias en torno al proceso de investigación
doctoral, y el fomento del diálogo entre especialistas de diversas temáticas y disciplinas.
Cabe mencionar que nuestra convocatoria tuvo una importante respuesta entre la
comunidad nacional de doctorantes. Recibimos más de 80 resúmenes de estudiantes de
14 entidades del país, adscritos a 26 distintos programas de doctorado. Después de un
proceso de selección, finalmente participaron 29 doctorantes: 23 en las mesas de trabajo
y 6 en la sesión comentada de carteles.
El interés fue compartido también por investigadoras e investigadores consolida-
dos, expertos en las temáticas que nos ocupan, y con amplia experiencia en la formación
de estudiantes de posgrado, provenientes de distintas instituciones académicas, quienes
amablemente aceptaron compartir en ese espacio sus conocimientos y su visión cien-
tífica: Dra. Liliana Rivera Sánchez (colmex), Dr. Malaquías López Cervantes (unam),
Dr. Sergio Flores González (buap), Dra. Edith Pacheco Gómez Muñoz (colmex), Dr.
Pedro Flores Crespo (uaq), Dra. Anna Popovitch (unam) y Dr. Adolfo Sánchez Almanza
(unam).
Las memorias en extenso aparecen agrupadas por temáticas. Cada apartado temáti-
co consta de las memorias de las ponencias presentadas, además de aquellas presentadas
en formato de cartel, durante la sesión de carteles comentados; las relatorías de las Mesas
de trabajo, elaboradas por integrantes del comité organizador; y finalmente en el caso de
las temáticas, 3. Procesos territoriales y ambientales, 4. Trabajo y 7. Pobreza y desigualdad,
se incluyen los comentarios que, repectivamente, el Dr. Sergio Flores González, la Dra.
5
6 presentación

Edith Pacheco y el Dr. Adolfo Sánchez Almanza, investigadores consolidados, realizaron


a las ponencias presentadas por los doctorantes. Para concluir el libro, como evidencia
breve de lo más destacado que se presentó los tres días del coloquio, pero también con
comentarios y sugerencias que permiten a doctorantes y jóvenes investigadores avanzar
en su formación científica, hemos incluido la relatoría general que elaboró la Dra. María
Eugenia Zavala, Profesora Emérita en Demografía de la Universidad Paris Ouest Nante-
rre La Défense, y Coordinadora Académica del Doctorado en Estudios de Población del
colmex. Durante años, ella ha sido impulsora de este tipo de encuentros entre doctoran-
tes, en Francia y en México, y nos hizo el honor de participar los tres días del coloquio en
calidad de Relatora General.
Este Coloquio fue posible gracias al apoyo institucional de la buap, en especial a los
responsables de la Facultad de Economía; así como del Centro de Estudios del Desarrollo
Económico y Social, cedes, y de la Coordinación de su Doctorado en Economía Política
del Desarrollo. Cabe reconocer también el apoyo del coordinador, de profesores y estu-
diantes del Colegio de Diseño Gráfico de la Facultad de Arquitectura, quienes elaboraron
la imagen del coloquio, así como los carteles que fueron presentados en la sesión comen-
tada de carteles. Y, por supuesto, también gracias al trabajo y entusiasmo de un equipo de
estudiantes y jóvenes profesores, así como de personal administrativo, de apoyo logístico
de la Facultad de Economía, convencidos del compromiso que tiene la buap, como espa-
cio de intercambio académico y de formación científica en México.
Esperamos que el contenido, las reflexiones y comentarios que se generaron durante
el coloquio, y que presentamos a continuación, permitan avanzar en el desarrollo del
quehacer científico que nos ocupa y que nos ha reunido.

Liliana Estrada Quiroz


1. MIGRACIÓN

PONENCIAS
Determinantes de la migración interna reciente.
El caso de México, 2012
Martha Cecilia García Amador

Consideraciones de los enfoques teóricos


sobre la relación entre migración, remesas y desarrollo
Luz Elena Ochoa Lupián

Retos y estrategias de las familias de estatus migratorio mixto


ante los efectos de la deportación a través de la iniciativa Streamline
Ramiro Antonio López

RELATORÍA
Ada Cabrera García
DETERMINANTES
DE LA MIGRACIÓN INTERNA RECIENTE.
EL CASO DE MÉXICO, 2012
Martha Cecilia García Amador1
universidad autónoma metropolitana, unidad iztapalapa

El objetivo de esta investigación es identificar los principales factores que asesores de tesis

determinan que un individuo migre internamente en México para el año Ignacio Llamas
2012. El fenómeno migratorio será explicado principalmente por las carac- Huitrón,
terísticas individuales del migrante y por factores de atracción y expulsión José Jorge Mora
(desigualdades) observadas en la división político-administrativa estatal. Rivera
Se construyó una base de datos propia utilizando el Módulo de Condicio-
nes Socioeconómicas (2012), la Encuesta Nacional de Victimización y Per-
cepción sobre Seguridad Pública (2012), Información del Programa de las
Naciones Unidas para el Desarrollo sobre el Índice de Desarrollo Humano
(2005 y 2012), el coeficiente de Gini, la base de pobreza del Consejo Nacio-
nal de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (2005 y 2012) y el Pro-
ducto Interno Bruto del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2005
y 2012) Se estimó un modelo econométrico logit-binomial para la probabi-
lidad de migrar. Como conclusión se propone un perfil del individuo poten-
cialmente migrante y los estados potencialmente expulsores y receptores.

INTRODUCCIÓN
La migración como fenómeno complejo y multidimensional es causa y con-
secuencia a la vez de diversos acontecimientos políticos, económicos, socia-
les y demográficos, los cuales influyen en el desarrollo de los lugares invo-
lucrados en el proceso migratorio. Es decir, dichos acontecimientos actúan
como una causa que motiva al individuo a migrar; sin embargo, después del
desplazamiento los lugares de destino se ven afectados por el intercambio
de personas.
El desplazamiento de personas de su país de origen a otro y el movi-
miento de personas en el mismo espacio nacional hacia un destino diferente
al del lugar de nacimiento juega un papel determinante en la composición
de la población residente en los espacios territoriales de expulsión y de
atracción de migrantes.
El objetivo de esta investigación es analizar la migración interna como
un fenómeno explicado principalmente por las características individuales
del migrante y por factores de atracción y expulsión (desigualdades) ob-
servadas en la división político-administrativa estatal de México, en el año
2012. El estudio de las consecuencias que el movimiento migratorio puede palabras clave

migración interna,
modelos logit,
1 
<cecilia.garcia.amador@gmail.com>. determinantes.

9
10 martha cecilia garcía amador

traer para el desempeño económico y social en los estados se posterga para una investi-
gación futura.
El trabajo se divide en cinco apartados principales. Se inicia con las principales teo-
rías de la migración con el fin de mostrar un panorama de los postulados sobre las causas
de la migración y las cuales determinan las variables a utilizar en el presente estudio.
Posteriormente se habla de la migración interna; el concepto de la migración en tiempo
y espacio, así como la importancia de ésta en los espacios nacionales. En el apartado si-
guiente se realiza la especificación del modelo econométrico a utilizar para seguir con los
resultados y finalizar con las conclusiones del trabajo.

TEORÍAS DE LA MIGRACIÓN
En esta sección se presentan los enfoques primordiales utilizados para explicar la migra-
ción. Ravenstein (1885) es reconocido como el primer autor en realizar análisis sobre la
migración. Su trabajo buscaba explicar el fenómeno migratorio desde diversos aspectos
siendo el económico el principal. A pesar de los esfuerzos de Ravenstein su trabajo no fue
considerado como una teoría de la migración.
Según Arango (2003) la teoría neoclásica de la migración es la más vieja e influyente
de todas. El trabajo neoclásico tiene dos perspectivas la microeconómica y la macroeco-
nómica.
En el aspecto macroeconómico se plantea que las migraciones son el resultado de
una distribución desigual del capital y del trabajo. En algunos espacios el factor trabajo
es escaso en relación con el capital y, por consiguiente, su precio (salario) es elevado,
mientras que en otros ocurre lo contrario. Los trabajadores que se encuentran en lugares
donde el precio de su mano de obra es baja hacia aquellos donde es elevado. Como con-
secuencia de la migración se espera que las diferencias salariales desaparezcan y que por
ellos se termine la migración (Massey et al., 1993).
Por el lado microeconómico las migraciones son el resultado de decisiones indi-
viduales. Éstas se basan en la racionalidad y la búsqueda del aumento del bienestar al
trasladarse a lugares donde la recompensa por su trabajo es mayor que la que obtienen
en su país o región de origen. Los beneficios esperados deben ser más altos que los costos
tangibles e intangibles que resulten de la migración.
A diferencia del anterior, en éste, son los ingresos esperados derivados de las ga-
nancias y las tasas de empleo lo que incentiva los movimientos. En este sentido, son las
características de los individuos tales como educación, experiencia, formación y las ha-
bilidades lo que aumentará la tasa probable de la remuneración o la probabilidad de
empleo en el destino en relación con el lugar de origen.
La búsqueda de teorías alternativas a la teoría neoclásica surge principalmente por
la realidad cambiante de las migraciones. En la actualidad el eje central de la teoría,
las disparidades salariales, por sí sólo no explica los volúmenes migratorios. Además
de la incapacidad que tiene esta teoría por explicar la migración diferencial. Es decir,
la teoría neoclásica no logra identificar por qué las personas prefieren un destino so-
bre otro con características similares en su estructura económica. Las diferentes tasas
de inmigración en países desarrollados no pueden explicarse por la teoría neoclásica
(Arango, 2003).
A partir del trabajo neoclásico surgieron nuevos análisis tales como la Nueva Eco-
nomía de las Migraciones Laborales (neml). La principal diferencia de ésta y la teoría
neoclásica es la unidad de análisis, mientras que en la primera es el individuo en la última
determinantes de la migración interna reciente. el caso de méxico, 2012 11

es el hogar. La neml parte de que es el hogar el que busca mejorar su situación y no el


individuo por sí solo. Es decir, la migración es una estrategia familiar.
Un punto en el que todas las teorías anteriores convergen es que una de las principa-
les causas de la migración es la desigualdad. Se espera que la migración se dé por diver-
sas razones. La primera de ellas son las diferencias entre regiones. Los lugares de origen
representan ausencia de oportunidades laborales adecuadas a las necesidades de ciertos
individuos, mientras que los lugares de destino les ofrecen lo que su origen no.

LA MIGRACIÓN INTERNA
La migración es el movimiento de residencia temporal o permanente que realizan los
individuos al atravesar un límite geográfico (político-administrativo) (Sobrino, 2010) y
puede ser abordada desde distintas perspectivas. Ya sea de tipo internacional (al cru-
zar una división política internacional), interna (divisiones político administrativas en
el mismo espacio nacional) en sus diferentes niveles temporales. La migración definitiva
es aquella que también puede ser considerada de toda la vida. La migración periódica es
aquella que puede llevarse a cabo continuamente. Un ejemplo muy claro de esta última es
la migración de jornaleros agrícolas, los cuales migran durante la temporada de cosecha
y regresan a sus hogares al terminar ésta.
La migración temporal es aquella que realizan los individuos por un periodo corto
de tiempo, por ejemplo, los individuos que migran para realizar sus estudios y después
regresan a su lugar de origen. El celade (2000) define la migración de retorno como:
“Individuos que residen habitualmente en el lugar donde nacieron, pero que hace cinco
años vivían en otra entidad. Corresponden a personas que han migrado y vuelven al
lugar de nacimiento”.
Otra forma de catalogar la migración es distinguiendo entre: primaria, secundaria y
de retorno. La primera es aquella que realizan los individuos por primera vez; la segunda
se presenta cuando los migrantes realizan más de una migración, por último la de retor-
no es aquélla en la que los migrantes regresan a su lugar de origen.En el presente trabajo
se utilizará la clasificación entre la migración reciente y de toda la vida. En particular, se
analizará la categoría reciente. La migración reciente es la realizada en el periodo de cinco
años atrás; por ello, en esta migración no se considera a los individuos con edad igual o
menor a cuatro años. La migración de toda la vida da cuenta de los individuos han pasa-
do gran parte de su vida en un lugar diferente al de su entidad de origen.
Esta investigación se fundamenta en dos ideas principales: la primera es la migra-
ción interna como determinante en la construcción de las estructuras poblacionales de
los lugares de origen y de destino de los migrantes.
La segunda idea es la desigualdad, principalmente económica y social, como un mo-
tor bidimensional de la migración; es decir, las disparidades entre entidades federativas
como móvil de la migración y al mismo tiempo la migración como generador de más
desigualdad.
La migración interna es considerada un componente demográfico que incide en la
distribución espacial de la población y modifica la dinámica de su crecimiento y estruc-
tura. En México, el intercambio de personas entre las entidades federativas, las ciuda-
des y los municipios, ha generado importantes transformaciones socio­territoriales y, al
mismo tiempo, sus flujos experimentan cambios medulares a través del tiempo. Además
la dinámica de la migración interna plantea necesidades de información para observar
su magnitud y territorialidad. Dicha necesidad es atendida por la estadística censal que
12 martha cecilia garcía amador

ofrece insumos que identifican la movilidad interna en el país, permitiendo e invitando a


investigadores a generar esta información (inegi, Síntesis metodológica y conceptual del
Censo de Población y Vivienda 2010, 2010).
México es un país heterogéneo en aspectos como el económico, social, cultural, de-
mográfico y político. Estas desigualdades existentes entre las diversas divisiones admi-
nistrativas de la nación tienen impacto ya sea positivo o negativo sobre el bienestar y
desarrollo socioeconómico de los individuos que las habitan.
Algunos municipios, estados y regiones generan la expectativa, para los individuos,
de mejorar sus condiciones laborales, económicas, sociales, culturales o preferenciales,
influyendo así en su decisión de migrar.

ESTIMACIONES ECONOMÉTRICAS
Estimación de un modelo econométrico logit binomial que pongan a prueba las hipótesis
planteadas: la influencia de los factores individuales así como los económicos, sociales,
demográficos y políticos del lugar de origen y de destino en la decisión de migrar inter-
namente.
Se estimará la influencia de las variables dependientes sobre la probabilidad de que
un individuo migre o no, mediante un modelo de variable dependiente limitada, en este
caso binaria donde el interés se encuentra en la probabilidad respuesta llamada logit. El
modelo logit tiene una distribución acumulativa (fda) para una variable aleatoria logísti-
ca estándar (G=función logística) (Wooldridge, 2009).
Considérese la siguiente representación
1
Pi = E (Y = 1 x ) = −( β1 + β 2 x )
1+ e
Simplificando
1
Pi =
1 + e−z
Donde
Z = β0 + β1 X

La probabilidad de que el evento no ocurra es


1
1 − Pi =
1+ ez
Por consiguiente
Pi 1+ ez
= = ez
1 − Pi 1 + e − z
Aplicando el logaritmo natural se obtiene
Pi
L = ln =Y
1 − Pi
determinantes de la migración interna reciente. el caso de méxico, 2012 13

L es llamado logit y de aquí el nombre de modelo logit


La principal complicación de este modelo es que para encontrar el efecto parcial de
las variables aproximadamente es necesario recurrir a un cálculo.
En este modelo la variable dependiente como ya se mencionó es binaria y para el
caso de estudio la variable tomará los siguientes valores:
Y=0 si el individuo no migra
Y=1 si el individuo migra

La variable será 0 cuando la entidad de residencia 2012 sea igual a la entidad de ori-
gen, entendiendo que el individuo no migró, y tendremos z=1 si la entidad de residencia
2012 es diferente a la de origen, deduciendo que el individuo sí migró.
Las variables explicativas de este modelo se dividirán por los grupos de caracterís-
ticas que pretendemos explicar como factores de impulso de la migración interna en
México.
Se elige utilizar un modelo de función logística sobre un modelo de probabilidad
lineal (mpl) por la precisión del primero. El mpl al ser estimado llega a presentar valores
superiores a 1 e inferiores a 0, lo cual queda fuera del rango de que el evento ocurra 1 o
no ocurra 0 (Wooldridge, 2009). Y Según Gujarati (1997) se elige el modelo logit por las
ventajas que presenta sobre modelos como el de probabilidad lineal. El modelo mpl no
tiene errores normales; además, los errores presentan heteroscedasticidad

DETERMINACIÓN DE VARIABLES EXPLICATIVAS


EN LA DECISIÓN DE MIGRAR
A continuación se detallan las variables generadas para el modelo logístico a estimar. Las va-
riables individuales fueron clasificadas como: a) de carácter personal, económico y social, b)
como integrante de un hogar, c) variables de desigualdad observadas en los lugares de origen
y destino de los migrantes y d) una variable de desigualdad en los lugares de origen y destino
de migrantes y e) una variable de contesto rural y urbano de destino de los migrantes.

a) Como individuo

i. Características personales del individuo:


hombre = 1 Si el individuo es hombre; = 0 si es mujer.
soltero = 1 si el individuo es soltero; = 0 en otra situación civil.
edad = variable numérica de la edad en años de los individuos.
edad2 = valor de la edad al cuadrado.
primariaaprob = 1 si el individuo aprobó la primaria; 0 = en otro caso.
secundariaaprob = 1 si el individuo aprobó la secundaria; 0 = en otro caso.
preparatoriaaprob = 1 si tiene preparatoria; 0 = para cualquier otro nivel educativo.
profesionalaprob = 1 si tiene educación profesional o normal; 0 = para cualquier
otro nivel educativo.
mtriaydocaprob = 1 si tiene maestría o doctorado; 0 = para cualquier otro nivel
educativo.
indígena = 1 si el individuo es indígena; 0 = si el individuo no es indígena.

ii. Como individuo económico:


formal= donde 1=población formal 0=población informal.
14 martha cecilia garcía amador

lictpc= logaritmo del ingreso corriente total per cápita.


lictpc2= cuadrado del logaritmo del ingreso corriente total per cápita.

iii. Como individuo social:


Ic_asalud= carencia por acceso a los servicios de salud (coneval, 2012).
Ic_segsoc= carencia por acceso a la seguridad social (coneval, 2012).
Ic_cv= carencia por calidad y espacios en la vivienda (coneval, 2012).
Ic_sbv= carencia en los servicios básicos en la vivienda (coneval, 2012).
Ic_ali= carencia por acceso a la alimentación (coneval, 2012).
pobreza= población en condición de pobreza.

b) Como integrante de un hogar

i. Parentesco:
jefe = 1 si el individuo es jefe del hogar; 0 = si el individuo tiene cualquier otro pa-
rentesco.

ii. Condición económica:


pea_dos = cantidad de personas no económicamente activas de un hogar.

c) Medidas de desigualdad

i. Medidas de desigualdad lugar de origen:


Lpibo = Logaritmo del pib del lugar de origen en 2005.
idh_05 = idh del lugar de residencia en 2005.
gini05 = Coeficiente Gini por entidad federativa en el 2005.

ii. Medidas de desigualdad lugar de destino:


Lpibd = Logaritmo del pib del lugar de destino en 2012.
idh_10= idh del lugar de residencia en 2010.
gini = Coeficiente Gini por entidad federativa en 2012.
seg = Percepción de seguridad del lugar en el que se encuentran los individuos en 2012.

d) En un contexto
Rururb = rural o urbano

Especificación del modelo:

z = β0 + β1 hombre + β2 soltero + β3 edad + β4 edad2 + β5 primariaaprob + β6 secundariaabrob


+ β7 preparatoriaaprob + β8 profesionalaprob + β9 mtriaydocaprob + β10 seg
+ β11 indigena + β12 formal + β13 gini + β14 lictpc2 + β15 lictpc + β16 icasalud + β17 icsegsoc
+ β18 iccv + β19 icsbv + β20 icali + β21 pobreza + β22 gini05 + β23jefe + β24 peados
+ β25 lpibo + β26 lpibd + β27 idh05 + β28 idh10 + β29rururb

SIGNOS ESPERADOS DE LAS VARIABLES


Según la literatura revisada y los principales postulados teóricos se espera obtener en el
modelo logit los signos del cuadro 1.
determinantes de la migración interna reciente. el caso de méxico, 2012 15

Cuadro 1. Signos esperados de variables

Signo Signo Signo


Variable Variable Variable
esperado esperado esperado

+ - -
Hombre Indígena Log PIB origen

+ - +
Seguridad Formal Log PIB destino
Ingreso Corriente
+ + -
Soltero Total per cápita IDH 2010
Ingreso Corriente
+ - +
Edad Total per cápita 2 pea_dos

- + +
Edad 2 Carencia salud IDH 2005
Carencia segurid
+ + +
Primaria social Jefe de Familia

+ + -
Secundaria Carencia vivienda Rururb
Carencia servicios
+ + -
Preparatoria vivienda Gini 2012
Carencia
+ - +
Profesional alimentaria Gini 2005
Maestría y
Doctorado + Pobreza -
Fuente: elaboración propia con base en Ravenstein (1885); Taylor y Martínez (1999); Auzurrutia (2007); Lewis (1954); Carrasco
(2002); Sjaastad (10962); Ranis y Fei (1961); Harris y Todaro (1970); Krugma y Bawati (1975); Schultz (1961) y Muñoz y Oliveira
(1974).

RESULTADOS
En la primera columna se enlistan las variables explicativas del modelo. En la segunda
se muestran los coeficientes de regresión estimados (betas estimados); en la tercera la
significancia estadística de estos coeficientes y en la última los valores del beta exponen-
cial. Cabe señalar que el coeficiente beta indica la influencia (positiva o negativa) que la
respectiva variable explicativa tiene en la variable dependiente del logit (en este caso la
probabilidad de migrar). Indirectamente, el signo de estas betas estima la dirección de la
influencia de la respectiva variable explicativa en la probabilidad de que un individuo de
la muestra haya migrado recientemente. Por su parte, la variable beta exponencial estima
la parte de la variación de la variable dependiente explicada por la respectiva variable
explicativa. De allí que el valor absoluto de la beta exponencial permite jerarquizar la
influencia de dichas variables explicativas en el logit e, indirectamente, en la probabilidad
de migración reciente.
Después de los resultados obtenidos en el modelo logit binario se especifican las
pruebas realizadas al modelo para conocer su pertinencia y su significancia estadística.
Esto con el fin de realizar conclusiones adecuadas y pertinentes a partir del modelo es-
timado.
16 martha cecilia garcía amador

Cuadro 2. Modelo logit y jerarquización. Factores determinantes en la probabilidad


de que el individuo migre

Variable Beta Beta exponencial Jerarquización

idh_05 43.4 7.19552E+18  1


gini05 8.8 6465.1  2
lpibd 3.0 20.0  3
mtriaydocaprob 0.6 1.8  4
indigena 0.5 1.6  5
ic_cv 0.4 1.5  6
profesionalaprob 0.3 1.4  7
ic_asalud 0.3 1.4  8
jefe 0.2 1.3  9
ic_ali 0.2 1.3 10
soltero 0.2 1.2 11
ic_segsoc 0.2 1.2 12
preparatoriaaprob 0.1 1.2 13
primariaaprob 0.1 1.2 14
secundariaaprob 0.1 1.1 15
formal 0.1 1.1 16
rururb 0.1 1.1 17
sexo2 0.0 1.0 18
edad 0.0 1.0 19
ictpc 0.0 1.0 20
ictpc2 0.0 1.0 21
edads 0.0 1.0 22
seg -0.1 0.9 23
pea_dos -0.2 0.9 24
pobreza -0.2 0.8 25
ic_sbv -0.3 0.7 26
gini -1.5 0.2 27
lpibo -3.6 0.0 28
idh_10 -34.9 0.0 29

Fuente: estimación propia con base en ENVIPE 2012-2013, MCS-ENIGH, CONEVAL (base de pobreza).
*Variable no significativas al 5%.

Para comprobar la robustés del modelo se realizaron estimaciones por separado de


ecuaciones reducidas. Las ecuaciones se determinaron con respecto al número de tipo-
determinantes de la migración interna reciente. el caso de méxico, 2012 17

logías en las variables de interés. Se obtuvieron signos muy similares en las estimaciones
particulares y en las generales. Las variables primaria, formal, carencia de seguridad so-
cial y jefe presentaron diferentes signos. Sin embargo el comportamiento de la mayoría
de las variables fue el esperado.
Al ser un modelo logístico no se pueden interpretar los valores beta directamente
como la variación de la probabilidad de migrar con respecto al cambio en la correspon-
diente variable explicativa. Esto porque la variable dependiente estimada no es dicha pro-
babilidad sino la variable logit: el logaritmo natural de la chance de migrar entendida esta
última como el cociente entre la probabilidad de migrar y la probabilidad de no migrar.
No obstante, una variable que afecte al logit afecta en la misma dirección a la probabilidad
de migrar. Por ello solo se realizarán las interpretaciones con base en el signo obtenido y
su beta exponencial. Este último permite jerarquizar las variables según la intensidad de
su influencia en la probabilidad de que el evento ocurra, en este caso de que el individuo
migre.
En la regresión logit se obtuvieron pocas interacciones por ello podemos intuir que
no existen problemas de multicolinealidad. Cabe señalar que se estimó un correlograma
para ver la correlación que existe entre las variables independientes, no se encontraron
correlaciones significativas entre las mismas. Se realizó una prueba para comprobar la
clasificación correcta del modelo y el modelo está clasificado correctamente en 98%. Ade-
más, los resultados de la prueba Wald nos permiten concluir que las variables explicativas
son significativas en su conjunto. Al ser un modelo binomial se asume heteroscedastici-
dad; para reparar el problema se hicieron los errores estándar robustos a la heterosce-
dasticidad. De las 45 variables explicativas utilizadas en la regresión, 3 de ellas no fueron
significativas.

CONCLUSIONES
Los factores determinantes se jerarquizan utilizando el beta exponencial. Los 10 princi-
pales factores determinantes de la probabilidad de migrar en orden descendente son los
siguientes:

 1. idh 2005 (origen)


  2. Gini 2005 (origen)
  3. Log pib destino
  4. Maestría y Doctorado
  5. Indígena
  6. Carencia de vivienda
  7. Profesional
  8. Carencia de salud
  9. Jefe de familia
10. Carencia alimentaria

El individuo potencialmente migrante típico se construyó con base en los resultados


anteriores del modelo econométrico estimado y es el siguiente:

Individuos en edad productiva, con alta escolaridad, con un ingreso medio, con caren-
cias, en especial de vivienda, y con una mayor cantidad de dependientes económicos en el
hogar.
18 martha cecilia garcía amador

BIBLIOGRAFÍA 
Amozurrutia, J. (2007). El hogar como sistema receptor de remesas. El caso de los hogares rurales
mexicanos 2006. Tesis doctoral. Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa.
Arango, J. (2003). “La explicación teórica de las migraciones: luz y sombra”. Migración y
Desarrollo. No.001: 1-30.
____ (2004). “Theories of International Migration” en Joly, D. (ed.). International Migra-
tion and the New Millennium. Adershot: Ashgate: 15-36.
Carrasco, C. C. (2002). Mercados de trabajo: los inmigrantes económicos, Tesis doctoral,
Universidad de Alcalá: 205.
cepal-celade (1980-2010). Migración Interna en América Latina (mialc). Santiago, Chile.
coneval (2012). Medición de la pobreza. Bases estadísticas.
Gujarati, D. (1997). Econometría. Mc. Graw Hill. Colombia.
Harris, J. y Todaro, M. (1970). “Migration, unemployment and develpment: a two-section
analysis”. American economic review. 60: 126-142.
inegi (2000-2010). Banco de Información Económica. Distrito Federal, México.
____ (2010). Síntesis metodológica y conceptual del Censo de Población y Vivienda 2010. México.
____ (2010a). Séptima Encuesta Nacional sobre Inseguridad. Distrito Federal, México.
____ (2010b). Sistema de Cuentas Nacionales. Distrito Federal, México.
____ (2011). Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre seguridad pública.
Distrito Federal, México.
____ (2013). Estadísticas de Mortalidad. <inegi.org.mx>.
Krugman y Bhagwati (1975). “The desition to migrate: A survey”. Journal of Development
Economics.
Lewis, W. A. (1954). Economic Development with Unlimited Supplies of Labour. Manches-
ter School of Economic and Social Studies, 22: 139-191.
Massey, D. Arango, J. Hugo, G. Kouaouci. A. Pellegrino, J. Taylor (1994). “An Evaluation of
International Migration Theory: The North American Case”. Population and Devel-
opment Review, Vol. 20, No. 4: 699-751.
Mora, J. y Taylor, J. (2005). “Determinants of Migration, Destination, and Sector Choice:
Disentangling Individual, Household, and Community Effects” en Schiff, Maurice
y Ozden, Caglar, International Migration, Remittances and the Brain Drain, World
Bank and Palgrave McMillan.
pnud, (2007). Informe sobre desarrollo humano. México 2006-2007. Migración y desarro-
llo, México, Mundi prensa México.
Ranis, G y Fei, J. (1961). “A theory of economic development”. American Economic Re-
view, 51: 533-565.
Ravenstein, E. G. (1885). “The Laws of Migration – I”, Journal of the Statistical Society, 48
(2): 167-227.
Schultz, T. (1961). “Investment in Human Capital”. The American Economic Review, Vol.
51, No. 1: 1-17.
Sobrino, J. (2010). Migración Interna en México durante el siglo xx. Consejo Nacional de
Población (conapo). México D. F.
Sjaastad, L. (1962). “The cost and returns of human migration”. Journal of Political Econ-
omy, 70: 80-93.
Taylor; J. E. y P. L. Martin, (1999). Human Capital: Migration and Rural Population Change,
University of California, Davis, Department of Agriculture and Resource.
Wooldrige, J. (2009). Introducción a la econometría: un enfoque moderno, Michigan State
University, Cengage Learning.
CONSIDERACIONES DE LOS ENFOQUES
TEÓRICOS SOBRE LA RELACIÓN ENTRE
MIGRACIÓN, REMESAS Y DESARROLLO
Luz Elena Ochoa Lupián1
universidad michoacana de san nicolás de hidalgo

RESUMEN asesor de tesis

El objetivo del trabajo es presentar las diferentes consideraciones que sur- Francisco Javier
gen del análisis de las teorías y de los diferentes enfoques sobre la relación Ayvar Campos
entre migración, remesas y desarrollo, se hace una revisión de la literatura
sobre las definiciones de los conceptos, señalando los principales problemas
conceptuales para su comprensión y se plantean los principales postulados
de las diferentes teorías y enfoques que para cada concepto se han desarro-
llado, donde las contribuciones de trabajos empíricos han aportado impor-
tantes conocimientos conceptuales, sin embargo centrados en sus campos
de especialidad. Así, se advierte la falta de un modelo que abarque toda la
complejidad del fenómeno e incorpore el papel del Estado y las leyes que los
competen, ausentes hasta el momento en las teorías migratorias.

INTRODUCCIÓN
La revisión de la literatura sobre migración, remesas y desarrollo evidencia
la existencia de una amplia discusión académica a cerca de la relación entre
estos tres conceptos, las argumentaciones muchas veces contradictorias que
intentan explicar los mismos hechos reflejan la complejidad que cada con-
cepto en el contexto actual presenta.
La migración es un fenómeno dinámico, que con el paso del tiempo
evoluciona y se hace cada vez más complejo, por lo que no puede ser enten-
dido desde un solo punto de vista, ya que presenta diferentes características
y particularidades. Así, observamos teorías que lo explican de forma parcial
o fragmentada, situación que dificulta su entendimiento y, por lo tanto, esta-
blecer sus vínculos reales con los otros dos conceptos. En cuanto a las reme-
sas, éstas no pueden ser entendidas sin comprender el fenómeno migratorio
que las origina, ya que esta relación nos establecerá el tipo de impacto que
tendrá en la familia, en la localidad o en la región donde se reciben y, por lo
tanto, poder identificar el tipo de desarrollo, si se está generando.
La oim (2010) expone que la claridad conceptual acerca de la dinámica
del proceso y los papeles de los diversos actores en la migración es limitada. palabras clave

De esta manera, existen puntos de vista divergentes acerca de cómo enten- migración,
remesas,
desarrollo, teorías
migratorias
1 
Estudiante del Doctorado en Ciencias del Desarrollo Regional del Instituto de Investiga-
ciones Económicas y Empresariales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. y teorías del
<luzochoa@live.com.mx>. desarrollo.

19
20 luz elena ochoa lupián

der la relación entre la migración y el desarrollo. Donde las diferentes investigaciones de


corte empírico que han servido para darle soporte a los enfoques sobre la relación entre
migración, remesas y desarrollo, así como las teorías elaboradas para cada uno de los
conceptos, debe ser una revisión obligada para cualquier trabajo de investigación que
aborde el fenómeno migratorio.
De esta manera el objetivo del trabajo es presentar las diferentes consideraciones
que surgen del análisis de las teorías y de los diferentes enfoques sobre la relación entre
migración, remesas y desarrollo, que ayudarán a fundamentar y conceptualizar los efec-
tos y beneficios que impactan en el proceso de desarrollo de las comunidades de origen.
Para tal efecto se exponen algunas definiciones del concepto de migración, señalando los
principales problemas conceptuales para su comprensión y se mencionan las principales
teorías que para la migración internacional se han desarrollado. En segundo lugar se
examinan los enfoques sobre el impacto de las remesas, así, como las aportaciones de
diferentes autores que han ayudado a reforzarlos. En el tercer apartado se expone el con-
cepto de desarrollo, sus teorías en las que se señalan las críticas y postulados en los que
se basan. El cuarto apartado plantea las diferentes apreciaciones sobre la relación entre
los tres conceptos, para finalmente enunciar algunas conclusiones a manera de reflexión
sobre las consideraciones conceptuales, sus teorías y enfoques presentados.

1. PRINCIPALES POSICIONES CONCEPTUALES


Y TEORÍA SOBRE MIGACIÓN

1.1 Definición de migración


La Organización Internacional para las Migraciones (oim) (2006:36), define a la migra-
ción como: “los movimientos de población, sean cual fueren su tamaño, su composición
o sus causas; incluye migración de refugiados, personas desplazadas, personas desarrai-
gadas y migrantes económicos”. Los cuales, para el Fondo de Población de las Naciones
Unidas (unfpa, 2011), han residido en un país extranjero durante más de un año inde-
pendientemente de las causas de su traslado, de los medios utilizados, legales o no.
En la literatura se pueden encontrar una variedad de conceptos y significados opera-
cionales dependiendo de los requerimientos de los autores, de su orientación profesional,
del tipo de investigación que se realice y los datos a su disposición (Herrera, 2006). Situa-
ción resúltate en gran medida por la complejidad y dinamismo de fenómeno migratorio,
lo que deja claro, de acuerdo a Dillón (2009), que cualquier definición que se intente,
nunca será absolutamente precisa.
No obstante, la complejidad para definir en su totalidad el proceso migratorio, se
coincide con Herrera (2006) en que no se puede prescindir del análisis conceptual, donde
se especifican y aclaran los conceptos claves de una investigación, etapa indispensable del
trabajo teórico.

1.2 Principales teorías sobre migración


Actualmente debido a su carácter complejo que presentan los movimientos migratorios,
se observa un consenso entre los diferentes autores del tema, en la inexistencia de una
sola teoría coherente y unificada de las migraciones internacionales, solo una serie de
teorías y diferentes concepciones metodológicas que se han ido desarrollando en gran
medida de forma aislada unas de otras (Díaz, 2007). De ahí que Durand (2007) afirme
que el supuesto teórico-metodológico, de la explicación del fenómeno migratorio en su
relación entre migración, remesas y desarrollo 21

conjunto deba hacerse a partir de la complementariedad de enfoques, ya que todas las


teorías desempeñan algún papel en la explicación de los patrones contemporáneos y en
los procesos de migración internacional. Aunque cada perspectiva puede tener mayor
relevancia para explicar los flujos migratorios particulares, y las diferentes explicaciones
pueden tener un peso específico en función de las distintas variables y regiones que se-
leccionen, además de que también dependerá de las circunstancias históricas, políticas y
geográficas locales del lugar de origen del migrante.
Los primeros estudios que trataron de formular una explicación del fenómeno mi-
gratorio se retoma a Ernest Georg Ravenstein en 1885, en sus Leyes de las migraciones. Sin
embargo, de acuerdo a Arango (2003), la construcción de teorías comienza a mediados
del siglo xx y especialmente en el último tercio. Así, Massey, Arango, Graeme, Kouaouci
(2000); Durand y Massey (2003); Arango (2003), Narváez (2007); Delgado (2012), ex-
ponen las teorías que se han desarrollado, los cuales las dividen en teorías que explican
la iniciación de la migración internacional y aquellas que explican la perpetuación del
movimiento:

i) Teoría neoclásica. Probablemente la teoría de migración internacional más antigua,


divide el análisis sobre el fenómeno migratorio en dos niveles una parte el macro-
económico, donde se conceptualizan los elementos generales del proceso de la mi-
gración; y de otra, el nivel microeconómico, en el cual se examinan los modelos de
decisión individual o familiar, atendiendo a elementos como ingresos que se reciben
o el riesgo que puede significar la migración en sí (Delgado, 2012).
ii) La nueva teoría de la migración laboral (la nueva economía). Esta teoría incorpo-
ra elementos que permiten considerar la contribución de los ingresos esperados al
hogar y la forma en la cual las familias utilizan la migración para resolver las fallas
de mercado de capital y crédito en países o regiones con claras imperfecciones de
mercado. Fallos de mercado traducidos en ausencia de mercados de seguros, insu-
ficiencia de ahorro y crédito, mercados financieros paralelos e informales, elevadas
tasa de interés y establecimiento de muy pocos instrumentos financieros y de crédito
al alcance de familias de bajos ingresos (Portes 2007).
iii) Teoría de la causalidad acumulada. Se refiere a la tendencia de la migración in-
ternacional a perpetuarse en el tiempo, sin tener en cuenta las condiciones que la
provocaron inicialmente. Desde el plano individual, cada momento de la experiencia
migratoria altera las motivaciones y las percepciones de tal manera que estimula la
migración, es decir, la migración puede comenzar como una estrategia a corto plazo,
un viaje lleva a otro y con el tiempo la experiencia migratoria se hace mayor (Micol-
ta, 2005).
iv) Teorías de las redes o del capital social. La concepción de la migración es parte de
un proceso de difusión autosostenido, ya que, una vez iniciada la migración tiende a
expandirse en el tiempo hasta que las conexiones de la red se han difundido amplia-
mente en la región expulsora, haciendo que toda la gente que desea migrar pueda
hacerlo sin dificultad. Así, cuanto más es la expansión de las redes, los costos y los
riesgos de la migración disminuyen (Narváez, 2007).
v) La teoría del mercado dual de trabajo. Piore (1979) expone que la migración inter-
nacional es causada por una permanente demanda de trabajo inherente a la estruc-
tura económica de las naciones desarrolladas y que los movimientos migratorios son
la causa de la necesidad de mano de obra de las sociedades de acogida que suele estar
más desarrollada económicamente que la de origen (Navarro y Ayvar, 2010).
22 luz elena ochoa lupián

vi) La teoría de los sistemas mundiales. Según ésta teoría, el capitalismo moderno ha
penetrado en las economías de todo el mundo y ha creado una mano de obra mó-
vil, dispuesta a migrar en busca de mejores oportunidades laborales. En un primer
momento, las poblaciones pueden dirigirse a las zonas urbanas y al sector indus-
trial dentro de sus propios países, pero las posibilidades de mayores ingresos pueden
atraerlos a economías más desarrolladas (Contreras, 2008).
vii) La teoría de los espacios sociales transnacionales. La teoría pone el acento en los
aspectos culturales, en la manera en que los migrantes, lejos de asimilarse invariable-
mente a la sociedad huésped, mantenían relaciones económicas, políticas y sociales
con sus lugares de origen. Estos lazos subyacen al surgimiento de fenómenos como
la migración en cadena, los sistemas de referencia a larga distancia para ocupar pues-
tos de trabajo y la organización de un flujo confiable de remesas hacia las comunida-
des de origen de los migrantes (Portes, 2007).

El análisis de las teorías migratorias permite tener un marco conceptual amplio, Sin
embardo, es importante resaltar la ausencia del papel que desempeña el Estado en la ini-
ciación y promoción (o control y prevención) de la migración internacional, de acuerdo
con Durand y Massey (2003) ha sido notablemente olvidado por los teóricos. Así, la falta
de una hipótesis acerca de los intereses, papel y comportamiento del Estado es un eslabón
que falta en las teorías de migración internacional.

2. ENFOQUES DE LOS IMPACTOS DE LAS REMESAS EN EL DESARROLLO

2.1. Definición de remesas


De forma generalizada, la cepal (2008:190) define a las remesas como “Porciones del
ingreso de los migrantes internacionales con residencia temporal o permanente en el
país donde trabajan que son transferidas desde este al lugar de origen. En algunos casos,
también incluyen las jubilaciones pagadas a los trabajadores migrantes que retornaron al
país de nacimiento”. Sin embargo, de acuerdo con Canales (2008), existe la ausencia de un
marco teórico desde el cual se elabore una definición conceptual de las remesas, así, como
de sus relaciones con los procesos de desarrollo.
Los estudios de los impactos de la remesas en el desarrollo, durante las últimas dé-
cadas, se han basado en dos grandes enfoques: uno de tipo estructuralista, que fue el pre-
dominante desde losa años setenta hasta mediados de los ochenta, y otro funcionalista
que tuvo su apogeo desde la decadencia del primero hasta fines de los años noventa. En
esa misma década surge también otra perspectiva, que de acuerdo a diferentes autores,
(Márquez, 2006 y Canales, 2008) no presenta un enfoque nuevo, más bien, es parte del en-
foque funcionalista, es propuesto por los organismos internacionales de financiamiento
del desarrollo, que elaboran su propia lectura de este fenómeno (cepal, 2008).
En los últimos tiempos frente a las visiones anteriores, ha surgido un nuevo análisis
que resalta los aspectos comunes de las anteriores corrientes y defiende que las migra-
ciones tienen tanto efectos positivos como negativos sobre el desarrollo. Esta perspectiva
reorienta el debate en función de las nuevas condiciones de la migración. Dentro de esta
corriente cabe mencionar, por ejemplo, los trabajos de Canales (2008) o Portes (2007).

a) Migración y remesas en los años setenta y ochenta: enfoque estructuralista. Sus


estudios concluyen que la emigración y las remesas creaban una serie de distorsiones
relación entre migración, remesas y desarrollo 23

estructurales que reflejaban, entre otros aspectos, la exacerbación del conflicto social,
las diferencias económicas, la inflación de precios y fomentaban un círculo vicioso,
por lo que la emigración generaba una mayor emigración. Si bien las remesas per-
mitían elevar el nivel de vida y de consumo de la población, para mantenerlo, era ne-
cesario recurrir constantemente a la movilidad de su capital humano, ante la escasez
de oportunidades en el entorno local lo que hacían que la mayoría de las familias se
volvieran dependientes del ingreso de las remesas, quedando envueltas en un círculo
vicioso (cepal, 2008).
b) Migración y remesas en los años noventa: la crítica funcionalista. De acuerdo con
este enfoque (cepal, 2008), el interés principal se desplazó hacia la posibilidad de
que la emigración y las remesas pudieran contribuir a superar la situación de atraso
y estancamiento de las comunidades receptoras. Donde la emigración y las remesas,
adecuadamente encauzadas, promueven el desarrollo de al menos de tres formas
complementarias: en la inversión productiva, efecto multiplicador, disminución de
la desigualdad social y, a través de las remesas que pueden configurar una forma de
ahorro migrante, la formación de negocios y el crecimiento económico, al menos en
ámbitos locales y regionales (Durand, 1994).
c) Remesas y desarrollo: las propuestas de los organismos internacionales. La visión
adoptada por el Banco Mundial y el bid entre otros organismo, plantean las remesas
como un instrumento que puede ser utilizado para revertir las condiciones de atraso
económico y desigualdad social características de la sociedad de origen. Así, los po-
bres pueden ser los protagonistas del proceso de desarrollo, en tanto cuentan con los
recursos necesarios, entre ellos las remesas. Esta promoción del desarrollo por parte
de las remesas se da mediante diversas vías: en primer lugar, se señalan los efectos
positivos de la bancarización; en segundo lugar a las remesas como una fuente de
“ahorro migrante”, que suponen una fuente de capital productivo (Grande, 2010).
d) Migración y remesas: una visión crítica. Esta visión plantea una crítica a los enfo-
ques preexistentes. En particular, se cuestiona que las remesas se hayan convertido
en un elemento estratégico del desarrollo, con la potencialidad de aliviar la pobreza.
Se sostiene que esta conclusión es inapropiada e incompleta, tan solo a la luz de las
evidencias empíricas, ya que las tendencias de la pobreza en América Latina y el
Caribe, no se han visto revertidas ante el fuerte aumento de las remesas durante los
años noventa (cepal, 2008).

3. APRECIACIONES DEL CONCEPTO DE DESARROLLO

3.1. Definición de desarrollo


El concepto de desarrollo presenta diferentes definiciones que corresponden a distintas
bases ideológicas o teóricas, pero su elemento común radica en asociar los fines o las
razones de ser del desarrollo con el mejoramiento de las condiciones o la calidad de vida
de las personas (mejor distribución del ingreso, disminución de los índices de pobreza,
aumento de fuentes de empleo). Sin embargo al no encontrar estas condiciones en sus
localidades comienza el proceso de desplazamiento de las personas.
El concepto de desarrollo es una construcción social e histórica que ha tomado di-
ferentes connotaciones. Así, para Sunkel y Paz (1970) el desarrollo es el proceso perma-
nente y acumulativo de cambio y transformación de la estructura económica y social, en
lugar de un determinado sistema o mecanismo económico.
24 luz elena ochoa lupián

Actualmente encontramos diferentes teorías que acompañan el sustantivo “desa-


rrollo”; desarrollo territorial, desarrollo regional, desarrollo local, desarrollo endógeno,
desarrollo sustentable, desarrollo humano y, en términos de su dinámica, desarrollo “de
abajo-arriba” (o su contrapartida, “del centro abajo”) y otros más (Boiseir, 1999). Por lo
que se considera que no se puede hablar de un único modelo de desarrollo. Ya que los
factores económicos, sociales, ambientales, institucionales, políticos y culturales necesa-
rios en las políticas de desarrollo, se combinan de forma única en cada localidad, en cada
territorio (Vázquez, 2007).

3.2. Principales teorías sobre el desarrollo


Desde que se acuñara el concepto de desarrollo, al término de la segunda guerra mundial,
se han desarrollado diferentes teorías, que lo han analizado desde diversos ámbitos, a
continuación se describen las más importantes, así como sus principales características.
Teoría de la modernización. Sus principales supuestos se basan fundamentalmente
en concebir a la modernización como un proceso que se realiza a través de fases. De
conformidad con la teoría del desarrollo económico de Rostow, para una sociedad en
particular existen cinco etapas: i) la sociedad tradicional; ii) precondición para el despe-
gue; iii) el proceso de despegue; iv) el camino hacia la madurez y iv) una sociedad de alto
consumo masivo (Reyes, 2009).
Teoría de la dependencia. Conjunto de teorías y modelos que tratan de explicar las
dificultades que encuentran algunos países para el despegue y el desarrollo económico.
Plantea una crítica tanto a la conversión del modelo de sociedad industrial entendido
como tipo ideal para analizar el subdesarrollo o la ausencia de modernidad en Latinoa-
mérica, como también a la concepción del dualismo estructural formulada por la teoría
de la modernización (Molina, 2007).
Teoría de los sistemas mundiales. Esta teoría reconoce que hay condiciones
mundiales que operan como fuerzas determinantes especialmente para países pe-
queños y subdesarrollados, y que el grado de análisis de estado-nación ya no es la
categoría adecuada para estudiar las condiciones de desarrollo, particularmente en
regiones del tercer mundo. Los factores de mayor impacto en el desarrollo inter-
no de países pequeños fueron el nuevo sistema de comunicaciones mundiales, los
nuevos mecanismos de comercio mundial, el sistema financiero internacional, y la
transferencia de conocimientos y vínculos militares, creando su propia dinámica en
ámbitos internacionales interactuando al mismo tiempo con los aspectos internos de
cada país (Reyes, 2009).
Teoría neoliberal del desarrollo. La teoría se sustenta primordialmente en dos ba-
ses; la primera, la defensa de la eficacia del mercado como mecanismo de asignación
óptima de los recursos, junto con la crítica a la intervención pública en las actividades
económicas por cuanto generador de distorsiones; la segunda, la insistencia en las venta-
jas de una participación plena en el comercio internacional, junto con la crítica al modelo
de industrialización por sustitución de importaciones, que supone restricciones a las im-
portaciones y un claro sesgo antiexportador (Merchand, 2010).

4. CONSIDERACIONES SOBRE LA RELACIÓN ENTRE MIGRACION,


REMESAS Y DESARROLLO
A pesar de que hasta hoy en día no existe un consenso en los enfoques sobre el impacto
de la relación migración, remesas y desarrollo, es innegable el avance que al respecto se
relación entre migración, remesas y desarrollo 25

tiene en cuanto a dar un marco conceptual que permita al investigador tener las con-
sideraciones teóricas para avanzar en nuevos trabajos, que tal vez den respuestas más
concretas a las actuales condiciones que el proceso migratorio presenta.
Los trabajos teóricos y empíricos sobre la relación migración, remesas y desarrollo,
de acuerdo con Gutiérrez (2011), se mueven en dos direcciones básicas: las remesas y
sus consecuencias en el desarrollo del país y el movimiento de personas y transferencia
de conocimientos y capitales de los países emisores a los países receptores, los cuales no
ponen en tela de juicio los beneficios para las familias que reciben remesas. Sin embargo,
sí manifiestan que impactan de manera diferente a los hogares; donde su entendimiento
dependerá del modelo teórico que se seleccione y sus impactos de la etapa que se experi-
mente en el proceso migratorio, su duración, el perfil sociodemográfico de los migrantes
y de los hogares en la sociedad de origen, los nexos que mantienen los migrantes con sus
hogares en México, los tipos de remesas y sus formas de organización en los lugares de
destino y origen de los migrantes, además de la participación del Estado, el cual debe po-
ner en práctica políticas adecuadas para estimular las transferencias legales y la inversión
productiva, reducir la corrupción y la burocracia innecesaria y una infraestructura que
facilite la inversión de remesas, así, el impacto abarcará más aspectos de la población y
comunidades involucradas con la migración (Márquez, 2006; Durand, 2007; cepal, 2008;
Verduzco, 2008; Portes, 2011 y García y Padilla, 2011).
Finalmente se puede concluir que la migración a través de las remesas sí puede con-
llevar un mejoramiento en el nivel de vida de la población involucrada con el fenómeno.
De esta manera, con base en la revisión de literatura, se observa que el problema radica
en la valoración y el peso de las variables elegidas para evaluar dicha relación y poder
determinar en qué indicadores están influyendo, en qué magnitud y cuáles instrumentos
son los más ideaos para medir dicha influencia en la comunidad, región o estado, depen-
diendo del interés del investigador.

CONCLUSIONES
La migración es un fenómeno dinámico, que con el paso del tiempo va evolucionado
y haciéndose cada vez más complejo, por lo que no puede ser entendido desde un solo
punto de vista, ya que presenta diferentes características. Así, observamos teorías que lo
explican de forma parcial y fragmentada, situación que dificulta su entendimiento y, por
lo tanto, establecer sus vínculos reales con los otros conceptos.
En cuanto a las remesas, éstas no pueden ser entendidas sin comprender el fenóme-
no migratorio que las origina, ya que esta relación nos establecerá el tipo de impacto que
tendrá en la familia, en la localidad o en la región donde se reciben
Dado lo polisémico e impreciso del significado del término desarrollo, es difícil de-
cir qué tipo de desarrollo engendraría la migración. Por lo que la elaboración de nuevos
estudios se hace necesaria, ya que una sólida plataforma teórica sientaría las bases para la
aplicación de estrategias que puedan aminorar los efectos y potencializar los beneficios,
que conlleva todo el proceso migratorio.
Por ultimo, como señalan Durand y Massey (2003) el desafío para los teóricos, está
en descubrir un modelo del comportamiento de las naciones-Estado y de los actores
políticos para llenar así un vacío en la teoría general de la migración internacional, ya
que las políticas del Estado claramente ejercen influencia para determinar el tamaño, la
composición y la orientación de los flujos; es decir, sus gobiernos como agentes activos
dan forma, si no es que controlan los movimientos internacionales de población.
26 luz elena ochoa lupián

BIBLIOGRAFÍA 
Arroyo, J. y Rodríguez, D. (2008). “Migración a Estados Unidos, remesas y desarrollo re-
gional”. Papeles de Población, 14(58): 41-72.
Boisier, S. (2001). “Desarrollo (local): De qué estamos hablando?” en Vásquez, A. y Ma-
doery, O. (eds.). Transformaciones globales, instituciones y políticas de desarrollo local.
España. Ediciones Homo Sapiens.
Canales, A. (2008). Vivir del norte. Remesas, desarrollo y pobreza en México. México. Con-
sejo Nacional de Población.
Comisión Económica para América Latina (cepal) (2008). América Latina y el Caribe:
migración internacional, derechos humanos y desarrollo. Santiago de Chile. Organiza-
ción de las Naciones Unidas.
Contreras, S. (2008). Migración, percepción cultural del trabajador periférico en el centro.
México. Universidad Autónoma de Querétaro.
Díaz, G. (2007). Aproximaciones metodológicas al estudio de las migraciones internacio-
nales. uisci, Universidad Complutense de Madrid,15: 157-171.
Delgado, D. (2012). Concepciones teóricas en el estudio de las migraciones internacionales:
una mirada desde la sociología cubana. La Habana. Ánfora y la Universidad Autóno-
ma de Manizales.
Díllon, B. (2009). Nuevas consideraciones para el estudio de la movilidad territorial de
la población. El caso especial de las migraciones internacionales. Huellas, núm. 13:
113-129.
Durand J. y Massey d. S. (2003). “Los enfoques teóricos: una síntesis” en Durand, J. y Mas-
sey, D. S (eds.) Clandestinos migración México-Estados Unidos en los albores del siglo
xxi. Colección América Latina y el Nuevo Orden Mundial. México. Miguel Ángel
Porrúa, uaz: 11-44
____ (1994). Remesas y desarrollo. Las dos caras de la moneda. México. conapo y la Uni-
versidad de Guadalajara.
____ (2007). Remesas y desarrollo. Las dos caras de la moneda. México. conapo y la Uni-
versidad de Guadalajara.
García, R. y J. M. Padilla (2011), “El Programa 3x1: De la filantropía transnacional al de-
sarrollo local con enfoque transnacional”. Conferencia In: xi Seminario de Economía
Fiscal y Financiera Crisis, estabilización y desorden financiero, 29-31 de marzo. Méxi-
co. <http://ru.iiec.unam.mx/1145/>.
Grande, R. M. (2010). Migrar en tiempos de globalización: la reciente inserción socioeco-
nómica de los inmigrantes latinoamericanos en España. Trabajo presentado en la xiv
Encuentro de Latinoamericanistas Españoles. Congreso Internacional 1810-2010:
200 años de Iberoamérica Santiago de Compostela. < www.usc.es/cieam>.
Gutiérrez, I. (2011). El debate científico sobre migración internacional y desarrollo. La Ha-
bana, Cuba: cemi.
Fondo de Población de las Naciones Unidas (unfpa). (2011). Estado de la población mun-
dial 2011. Nueva York. unfpa/Pedro Sá da Bandeira.
Herrera, R. (20006). Perspectiva teórica en el estudio de las migraciones. México. Siglo xxi
Editores.
Macadar, D. (2009). El relevamiento de la migración interna e internacional en el censo
de Uruguay 2010. Uruguay. Organización Internacional para la Migraciones (oim).
Portes, A. (2011). “Migración y desarrollo: un intento de conciliar perspectivas opuestas”.
Artículo copia fiel del publicado en la revista Nueva Sociedad 233: 44-67.
Massey, D. S., Arango J.; Kouaouci, A.; Pellegrino, A. y Taylor J.E. (2000). “Teorías sobre la
relación entre migración, remesas y desarrollo 27

migración internacional: una reseña y una evaluación”. Revista Trabajo. Migraciones


y mercado de trabajo, 3: 5-50.
Márquez, H. (2006). “Controversias en el desarrollo económico local basado en las reme-
sas de los migrantes”, Revista Análisis Económico, 47 (21): 307-330.
Merchand, M.A. (2010). El espejismo del desarrollo y la globalización económica en los
países de América Latina. Independencias - Dependencias - Interdependencias, vi
Congreso ceisal, Toulouse. <http://halshs.archives ouvertes.fr/docs/00/51/45/05/
pdf/MarcoAntonioMerchand.pdf>.
Micolta, A. (2005). “Teorías y conceptos asociados al estudio de las migraciones interna-
cionales”. Revista del Departamento de Trabajo Social, Facultad de Ciencias Humanas,
Universidad Nacional de Colombia, 7: 59-76.
Molina, E. (2007). “Continuidades y rupturas entre la actual teoría del desarrollo local y
las ‘viejas’ teorías del desarrollo latinoamericano”. Revista: Reflexiones, 86 (2): 65-74.
Narváez, J. C. (2007). Ruta transnacional: a San Salvador por los Ángeles. Espacio de in-
teracción juvenil en un contexto migratorio. México. Colección América Latina y el
Nuevo Orden Mundial, Miguel Ángel Porrua, uaz y el Instituto Mexicano de la Ju-
ventud.
Navarro, J. C. L. y Ayvar, F. J. (2010). “Revisión teórica de vínculo entre migración y el
desarrollo humano” en Comunidades Mexicanas en Estados Unidos: Diáspora, Inte-
gración y Desarrollo en México. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
Michoacán.
Organización Internacional de Migración (oim) (2006). Derecho Internacional sobre Mi-
gración: Glosario Sobre Migración (núm. 7). Ginebra. Organización Internacional
para las Migraciones (oim).
____ (2010). Informe sobre las migraciones en el mundo 2010 el futuro de la migración:
creación de capacidades para el cambio. Ginebra. Organización Internacional para
las Migraciones (oim).
Portes, A. (2007). “Migración y desarrollo: Una revisión conceptual de la evidencia en
Migración desarrollo: Y perspectivas desde el sur. México. Colección Desarrollo y Mi-
gración. Miguel Ángel Porrua, uaz, rimd, segob, inm, conapo, imi, University of
Oxford, iom: 327-344.
Sunkel, O. y Paz, P. (1970). El subdesarrollo latinoamericano y la teoría del desarrollo. Mé-
xico. Siglo xxi Editores, y Editorial Universitaria.
Reyes, G. E. (2001). “Principales teorías sobre el desarrollo económico y social”. Nómadas:
revista crítica de ciencias sociales y jurídicas, 4 (8): 87–95.
Vázquez, A. (2007). “Desarrollo endógeno. Teorías y políticas de desarrollo territorial In-
vestigaciones Regionales” en Revista Redalyc, 11. Asociación Española de Ciencia
Regional: 183-210.
Verduzco, G. (2008). “Desarrollo regional y uso de las remesas de los migrantes”. Red de
Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal. Estudios Socioló-
gicos, vol. xxvi, núm. 3: 725-739.
RETOS Y ESTRATEGIAS DE LAS FAMILIAS
DE ESTATUS MIGRATORIO MIXTO
ANTE LOS EFECTOS DE LA DEPORTACIÓN
A TRAVÉS DE LA INICIATIVA STREAMLINE
Ramiro Antonio López1
el colegio de sonora

asesora de tesis RESUMEN


Gloria Ciria Valdez El control y la vigilancia cada día mayores de la frontera entre México y Es-
Gardea tados Unidos, así como las leyes antiinmigrantes tienen efectos devastadores
para las familias de aquellos migrantes que son deportados. Uno de estos
programas, cuya aplicación ha sido objeto de crítica por diversos actores
sociales, es Operation Streamline. Los migrantes indocumentados que son
procesados y deportados mediante este programa enfrentan cargos crimina-
les, son encarcelados y deportados y están expuestos a un castigo que puede
ser de años en prisión si son detenidos tratando de reingresar. Se parte de la
idea de que tanto ésta como otras iniciativas antiinmigrantes constituyen en
realidad una forma de violencia estructural.
A través de entrevistas semiestructuradas a migrantes deportados por
Operación Streamline se busca conocer la problemática económica y emo-
cional que viven los deportados y sus familias; de igual manera se indagan
las estrategias que estas familias implementan con el fin de mantenerse uni-
das ante la separación forzada por la deportación.Palabras clave: migración,
políticas antiinmigrantes, operación streamline, violencia estructural.

INTRODUCCIÓN
La relación migratoria entre México y Estados Unidos ha sido casi de mane-
ra constante una relación de altibajos. Los inmigrantes mexicanos han sido
bienvenidos en Estados Unidos en periodos de prosperidad para cubrir los
puestos de trabajo no especializados y de bajos salarios que los nacionales
americanos no desean realizar. Por otro lado, han sido discriminados y de-
portados en periodos de dificultad económica.
La restricción a los inmigrantes asiáticos en 1882 y en 1907, abrió la
oportunidad para la incipiente migración mexicana hacia Estados Unidos.
La ley de cuotas impuesta en 1921 y modificada en 1924, aumentó esta opor-
tunidad al no imponer restricciones a la migración mexicana, canadiense y
de las naciones independientes de Centro y Sudamérica (Parker, 1924). A
Partir de este periodo se mantiene un incremento constante en el número de
mexicanos que emigran hacia Estados Unidos. Para 1930 el censo declaró
que 1 422 533 mexicanos vivían en estados Unidos (Hoffman, 1974), pero
esa cantidad enfrentó un drástico revés por los efectos de la gran depresión

1 
<rantonio@posgrado.colson.edu.mx>.

28
retos y estrategias de las familias de estatus migratorio 29

económica que inició en 1929 la cual dio lugar a deportaciones masivas, más de 415 000
mexicanos fueron deportados de 1929 a 1935 (Alarcón, 2011).
Otro momento importante para la migración fue la firma del programa Bracero
el 23 de julio de 1942. Durante los 22 años de su duración, un total de 4.5 millones de
mexicanos trabajaron en los campos agrícolas de Estados Unidos (Foley, 2014). De ma-
nera simultánea al programa, se dio un aumento de migrantes ilegales, quienes eran bien
recibidos por los agricultores para quienes resultaba muy oneroso el programa Bracero,
muchos de estos indocumentados fueron legalizados. La inmigración ilegal alcanzó su
punto culminante en 1954 cuando el Servicio de Inmigración y Naturalización lanzó la
Operación Wetback, mediante la cual se deportaron a 3.7 millones de latinos de 1954 a
1959, muchos de ellos americanos de descendencia mexicana (Carrasco, 1997).
El fin del programa bracero en 1964 y los cambios en las políticas migratorias de
1965 mediante The Immigration and Nationality Act, incrementaron el flujo de migran-
tes, tanto legales como indocumentados. Ni siquiera la naciente y próspera industria
maquiladora pudo detener el flujo de indocumentados hacia el vecino país norteño. El
gobierno respondió mediante la Immigration Reform and Control Act (irca) en 1986.
La cual introduce sanciones para los empleadores que contrataran trabajadores indo-
cumentados, el reforzamiento de la frontera, así como un programa para la legaliza-
ción de los indocumentados que cumplieran con ciertos requisitos en ella establecidos.
Alarcón (2011), señala que mediante la amnistía general, así como a través del progra-
ma especial de trabajadores agrícolas más de 3 millones de indocumentados obtuvie-
ron estatus legal.
El efecto de la IRCA en la disminución de la migración solo fue temporal, en pocos
meses los flujos volvieron al ritmo habitual anterior a la entrada en vigor de la ley. El
número de aprensiones se incrementó en 1993, 1995 y 1996 (Orrenius y Zavodny, 2003).
Passel (2005) señala que desde el decenio de los noventa un promedio de medio millón
de migrantes indocumentados han llegado a Estados Unidos anualmente. Durante la dé-
cada de los noventa llegaron un total de 5.1 millones de indocumentados, para 2004 esta
cantidad aumentó a 10.3 millones, para 2004 y para marzo de 2008, el total llegó a 11.9
millones, 7 millones de estos son mexicanos (Passel y D´ Vera, 2008).

LAS POLÍTICAS ANTIINMIGRANTES


Fue durante el decenio de los noventa, que se fortalecieron las políticas restrictivas que
buscaban frenar la oleada de migración indocumentada hacia Estados Unidos. Estas po-
líticas antiinmigrantes cobraron fuerza con los ataques terroristas en suelo norteamerica-
no el 11 de septiembre de 2001. Una de las manifestaciones más significativas en contra
de la migración fue la aprobación, en 1994, de la ley 187 en California. A través de esta ley
se negaban servicios de educación, salud y asistencia económica a quienes no pudieran
comprobar su legal estancia en el estado. Asimismo, la ley obligaba a los proveedores de
servicios sociales a reportar a toda persona que sospecharan que era ilegal en el país, y
además se convirtió en un crimen el uso de documentos falsos. De igual trascendencia
es la polémica Ley SB 1070 (Support Our Law Enforcement and Safe Neighborhoods
Act) que entro en vigor el 29 de julio de 2010, esta ley contiene provisiones que afectan
directamente a los inmigrantes latinos, dificultándoles obtener un empleo y servicios so-
ciales y exponiéndolos a ser detenidos por la policía ante la sospecha de estar de manera
indocumentada en el estado (Jones, et al. 2015). Aunque la aplicación de muchas de las
provisiones antinmigrantes de esta ley fueron suspendidas en la corte federal por ser an-
30 ramiro antonio lópez

ticonstitucionales, otras más fueron aprobabas y actualmente algunas provisiones de esta


ley continúan siendo debatidas legalmente.
Tres leyes que son de vital importancia en la política migratoria de Estados Unidos y
mediante las cuales la migración llegó a cobrar carácter de seguridad nacional, crimina-
lizando el acto de cruzar la frontera sin documentos, son la Ilegal Immigration Reform
and Responsability Act (iirira), de 1996; la Anti-Terrorism and Efecttive Death Penalty
Act (aedpa), firmada en el mismo año, y la usa patriot Act (Uniting and Strengthening
America by Providing Appropriate Tools Required to Intercept and Obstruct Terrorism)
firmada algunos años más tarde, en 2001, y como una consecuencia de los ataques del
11 de septiembre (Hagan, Eschbach y Rodríguez, 2008). Bajo las nuevas leyes todos los
migrantes son sospechosos de terrorismo, aunque en la realidad muy pocos de ellos lo
sean, como señala Tumlin (2004), “La llamada guerra en contra de terrorismo, en algunas
maneras parece que ha llegado a ser una excusa para lanzar una guerra en contra de los
inmigrantes” (1229).
Igualmente se lanzaron diferentes operaciones antiinmigrantes que iniciaron duran-
te el gobierno del presidente Bill Clinton. Algunas de estas son la Operación gatekeeper
en la frontera entre Tijuana y San Diego en 1994, Blockade y Hold the Line, en 1993 en El
Paso y, Safeguard en Arizona en 1995, Operación Salvamento en 2003, Operación Triple
Barda en 2003, Secure Border Iniciative en 2005, Operación Streamline en 2005, en Texas
y en 2008 en el sector fronterizo de Tucson (Akers y Davids, 2006; Nevins, 2002; Payan,
2006).
Estas operaciones han aumentado el nivel de vulnerabilidad de los migrantes al obli-
garlos a internarse en áreas más peligrosas, aumentar los costos del pago a los coyotes y
exponerlos a ser víctimas de la delincuencia; a la vez han aumentado el número de deten-
ciones y deportaciones, incluyendo deportaciones de migrantes que han vivido por años
en territorio norteamericano, que han formado una familia y tienen hijos nacidos en ese
país. De 2008 a 2010 casi 400 mil indocumentados fueron deportados anualmente por el
gobierno del presidente Obama (Mestries, 2013).

OPERACIÓN STREAMLINE
Como parte de las políticas restrictivas y de cero tolerancia para la migración indocu-
mentada, se lanza el 6 de diciembre de 2005 el programa Operation Streamline (OSL) en
el sector fronterizo de El Río, Texas. Un reporte de CBP sostiene que el objetivo de este
programa es “enfocar los recursos en zonas designadas con el fin de asegurar la posibili-
dad de aprehender, detener, perseguir criminalmente, encarcelar y, finalmente, deportar a
quienes sean detenidos entrando de forma ilegal (Schied 2010: 12). A todos los migrantes
que son detenidos en violación de la ley se les juzga por el cargo de entrar de forma ilegal
y son sujetos de un castigo potencial de hasta 180 días de cárcel, tras lo cual son depor-
tados. La aplicación del programa comenzó en diciembre de 2006 en una parte de Yuma
y en 2007 se amplió en esa misma área, en Laredo en 2007, en los sectores de Tucson, El
Paso y Rio Grande en diciembre de 2008 (Slack y Scott 2010: 96).
Las consecuencias de ser detenido y deportado trascienden las consecuencias de un
deportación voluntaria o una falta administrativa. Quienes son detenidos son sujetos a
un proceso legal en el que son juzgados, sentenciados y condenados como criminales. La
condena va desde un mínimo de treinta días de cárcel hasta un máximo de 180, pudien-
do llegar hasta los veinte años en los casos de los que son detenidos por segunda o más
ocasiones y que tienen registro de un cargo criminal. Una vez que el infractor cumple
retos y estrategias de las familias de estatus migratorio 31

su condena en la cárcel es deportado y tiene con un record criminal que le asegura una
condena más larga si es atrapado intentando reingresar (Human Rights Watch, 2013).
En el caso de los detenidos en el sector Tucson, el cual comprende 262 millas, desde
Yuma hasta la línea fronteriza con Nuevo Mexico, todos los días hábiles a la una y media
de la tarde se realiza una audiencia en la corte federal en la que se procesa a un promedio
de 70 inmigrantes, quienes encadenados de pies y manos son juzgados en una audiencia
masiva. La gran mayoría son encontrados culpables del delito de internarse en el país de
forma indocumentada; en un espacio de tiempo tan corto como dos horas todos son de-
clarados culpables y sentenciados a servir tiempo de cárcel y a su posterior deportación.
La intención es disuadirlos de reingresar al someterlos a tiempo de prisión y a un proceso
criminal, y ante las perspectivas de ser juzgados más duramente en caso de reincidir en
su crimen (Burridge, 2009). Cerca de 209 000 migrantes fueron procesados desde 2005
hasta finales del 2012 bajo el programa Operation Streamline. Para finales de 2013 algu-
nos 73 000 migrantes, hombres y mujeres, habían sido procesados en la corte federal del
edificio DeConcini en Tucson (Reagan, 2015).
Las implicaciones de la aplicación de este programa en términos sociales, económi-
cas, emocionales y legales son muy amplias para los deportados, sobre todo para quienes
son deportados y dejan familia en Estados Unidos. Si bien el programa se centra en la
detención de quienes están cruzando la frontera, muchos de los que son aprehendidos
han sido deportados del interior del país al ser detenidos por infracciones menores o han
regresado a México para visitar a algún pariente o por alguna otra necesidad. Al tratar
de regresar para reunirse con sus familias son detenidos y procesados, dificultando la
reunificación familiar con todas las implicaciones que esto conlleva.

POLÍTICAS ANTIINMIGRANTES Y VIOLENCIA ESTRUCTURAL


Las políticas antiinmigrantes tienen como objetivo a los migrantes indocumentados e
impactan de manera negativa a los inmigrantes y a sus familias (Jones, et al., 2015). Con-
sideramos que través de estas políticas, que buscan limitar las oportunidades de acceder a
una mejor calidad de vida, se somete a los inmigrantes a violencia estructural de diversas
formas. La violencia estructural está originada por todo un conjunto de estructuras, tanto
físicas como organizativas, que limitan la satisfacción de las necesidades. A diferencia de
la violencia directa o la cultural, la violencia estructural es más difícil de identificar por
ser invisible e indirecta, por lo tanto es la más peligrosa y a largo plazo da lugar manifes-
taciones de violencia física y o cultural en formas de racismo y discriminación.
El término violencia estructural se refiere aquellas situaciones en las que se produce
un daño en la satisfacción de las necesidades humanas básicas como la supervivencia,
bienestar, identidad o libertad o cualquier otra situación que límite la posibilidad de la
satisfacción de las necesidades básicas (Galtung, 1969; La Parra y Tortosa, 2003). Baratta
(1990: 15) sostiene que la violencia estructural es “la represión de las necesidades reales,
es una forma de violencia en cuyo contexto, directa o indirectamente, encuentran su
fuente las otras formas de violencia”.
Resulta claro que este concepto de violencia estructural es aplicable a las diversas si-
tuaciones que viven los migrantes como consecuencia del endurecimiento de las políticas
migratorias y leyes restrictivas, cuyo último fin es hacer la vida a los migrantes tan difícil
que éstos se vean disuadidos de ingresar a los Estados Unidos. La separación familiar, la
negación de los servicios públicos como salud y educación, las prohibición de emplear a
inmigrantes indocumentados, la privación de la libertad, la criminalización y, finalmente,
32 ramiro antonio lópez

forzar a los inmigrantes a cruzar por lugares peligrosos exponiendo la vida misma, son
todas formas de violencia estructural cuyas consecuencias, aunque no intencionadas,
conducen a una privación de las necesidades de supervivencia y en casos extremos con-
llevan a la perdida de la vida (Nevins, 2005). Un claro ejemplo de este tipo de violencia
es Operación Streamline.

LA DEPORTACIÓN Y SUS EFECTOS


EN LA FAMILIA DE ESTATUS MIGRATORIO MIXTO
Numerosos estudios dan cuenta del impacto negativo de la deportación sobre la estruc-
tura familiar, la cual afecta principalmente a las familias de estatus migratorio mixto;
es decir, familias en las que al menos uno de sus miembros no cuenta con documentos
para residir en los Estados Unidos. Hagan, Eschbach y Rodríguez (2008) afirman que la
deportación genera una separación obligada entre los miembros de la familia. Asimismo,
afecta los patrones de envíos de remesas para los miembros de la familia que se quedaron
en el país de origen. Esta situación plantea serias consecuencias cuando el familiar de-
portado es quien contribuye económicamente al sostén de la casa. Cuando un miembro
de la familia es deportado, la familia enfrenta una difícil decisión de reunirse de nuevo
o de permanecer separados. En el mismo sentido, Lykes y Chicco (2011: 15) mencionan
que cuando un padre indocumentado es detenido y deportado, toda la familia se ve gra-
vemente afectada y tienen que enfrentar la decisión de retornar a toda la familia al país
de origen, quedarse a vivir separados del padre deportado, o que este intente regresar
arriesgándose a ser detenido e ir a la cárcel por infringir la ley al tratar de reingresar sin
documentos.
Romero (2008: 133) apunta que la deportación tiene como daños colaterales la se-
paración de las familias y que incluso pone en riesgo a niños que son ciudadanos ame-
ricanos. Señala también que las deportaciones traen daños colaterales para la familia
como dificultades económicos, familiares, culturales y psicológicos y que los afectados
son principalmente los niños por ser más vulnerables y dependientes. En promedio, por
cada adulto que es afectado por una deportación, dos niños resultan afectados de alguna
manera.
Ochoa O´Leary da cuenta de que los efectos de las políticas antiinmigrantes tras-
cienden el aspecto económico y afectan la salud emocional. La investigadora encontró
que el reforzamiento de las políticas migratorias aumenta los niveles de estrés así como
el sentimiento de discriminación y temor de las familias de estatus mixto, siendo el sen-
timiento de discriminación expresado incluso por migrantes cuyo estatus migratorio ha
sido regularizado (Ochoa, 2011).

MÉTODO
Con el fin de contactar a los migrantes deportados se acudió al comedor del programa
Iniciativa Kino Para la Frontera2. Una vez concluido el almuerzo y luego de explicarles el
propósito del estudio y la confidencialidad de la información obtenida, se entrevistó a al-

2 
El autor agradece el apoyo y las facilidades recibidas por el personal a cargo del centro de apoyo de Inicia-
tiva Kino Para la Frontera, especialmente la ayuda recibida de Dante Alberto Alcántara. Si desea conocer más
acerca del programa de Iniciativa Kino consulte la página: https://www.kinoborderinitiative.org/es/
retos y estrategias de las familias de estatus migratorio 33

gunos de los migrantes que cumplían con los criterios de selección (haber sido deportado
a través de osl, tener pareja viviendo en Estados Unidos e hijos nacidos en ese país). Se
entrevistó a cinco migrantes, tres de nacionalidad mexicana y dos de Guatemala.
Se utilizó una guía de entrevista semiestructurada para facilitar el dialogo con los
participantes. Los tópicos discutidos cubren varios aspectos del proceso de migración y
deportación: las razones de la migración inicial, las causas para su deportación, los retos
familiares resultado de la deportación, el impacto de la deportación en la familia en tér-
minos económicos y emocionales, estrategias antes, durante y después de la deportación.

HALLAZGOS
Los hallazgos de estas entrevistas revelan que muchos de los que son deportados de Estados
Unidos han vivido en ese país por varios años. Marvel3 informó que ingresó por primera
vez a Estados Unidos de manera indocumentada en 1988, Francisco cruzó la frontera en
1980, Sergio emigró de Guanajuato en 1987 y Luis, de Puebla en 2005. En el caso de Marvel
y Francisco, ambos obtuvieron documentos para vivir legalmente en Estados Unidos pero
los perdieron años después y tras pasar tiempo en prisión fueron deportados.
En el caso de todos los entrevistados la deportación los ha separado de su familia
y no ha sido posible reunirse por la dificultad de cruzar la frontera. Francisco tiene un
hijo de 15 años en Estados Unidos al que no ha visto por más de un año desde su depor-
tación. Luis se juntó en 2011 con su pareja (quien tampoco cuenta con documentos) en
Phoenix, y tuvieron una hija que actualmente tiene 2 años. Fue detenido por conducir
tomado, pasó 4 meses detenido en la cárcel del estado, pagó las multas y posteriormente
fue deportado. Sergio tiene un hijo nacido en Estados Unidos; hace varios meses fue de-
portado y apartado de su familia. Desde entonces ha tratado de cruzar en al menos cuatro
ocasiones sin éxito. En el caso de Marvel tiene tres hijas a quienes no ha podido ver en un
largo tiempo, aunque sí están en comunicación vía telefónica.
Al preguntar a los entrevistados cuáles son las dificultades que enfrentan al ser de-
tenidos y deportados las respuestas varían, no obstante cada uno refiere situaciones que
permiten entender la complicada situación a la que se enfrentan en el proceso de la de-
portación y en momentos posteriores a esta.
Marvel comenta: “Lo más difícil de ser deportado es cuando llegas a tu país, y te das
cuenta que es un país que no conoces. La familia te rechaza porque te ven como un fraca-
sado. Nadie te da trabajo porque ya estás viejo, te discriminan por tu edad, no eres bienve-
nido”. Y continúa: “También es muy difícil estar lejos de la familia, yo me moví a Phoenix
solo para buscar una casa y un trabajo y después traer a mis hijas y a mi esposa, pero con
la deportación ya no pude ni verlas. Estar lejos de ellas es muy triste. Luis comenta: “Lo
que me parece muy injusto de mi deportación es que yo pagué por mi falta de manejar
tomado, cumplí con todo lo que el juez me impuso y de todas maneras me deportaron”.
Al cuestionamiento sobre cuál es el impacto económico de la deportación en la
familia los participantes coinciden en que este es muy amplio.
Marvel dice: “Económicamente la deportación afecta mucho a la familia. Yo ya no
estoy para pagar la renta y la escuela de mis hijas. Antes su mamá no trabajaba pero

3 
Se utilizan los nombres reales de los participantes por así haberlo solicitado. Antes de iniciar la entrevista
se les preguntó si podían ser grabados a lo cual manifestaron su consentimiento. Asimismo se les informó que su
identidad permanecería anónima, ante lo cual cada uno de ellos señaló que prefería que se usara su nombre real.
34 ramiro antonio lópez

ahora tiene que trabajar ganando 8.75 la hora, lo que gana no les alcanza y veces tienen
que mandar dinero pues fue difícil conseguir trabajo en mi país. Todo eso afecta y pasan
momentos muy difíciles”.
Luis refiere: “Para mi esposa es muy difícil mantenerse sin mi ayuda, sobre todo por-
que tiene una bebe y no tiene quien la cuide, es difícil trabajar teniendo que cuidarla. Lo
que gana no es suficiente. Los gastos son muchos y el dinero que se gana no es suficiente”.
En lo que respecto a la pregunta del impacto emocional que causa la deportación en
la familia la mayoría de los entrevistados coinciden con Luis quien señala que “es muy
triste que te separen por la fuerza de tu familia, sin planearlo, de repente ya no puedes
verlas. Eso es muy duro para uno, no saber cómo la están pasando, cuando hablo con mi
esposa me dice que están bien pero yo no sé si es cierto o si me están echando mentira
para no preocuparme, realmente no sabes la realidad”.
Respecto a las estrategias que emplean para mantenerse cerca de sus familias y en-
frentar el reto de la separación, todos los participantes refieren que la comunicación vía
telefónica es la forma en que se mantienen en contacto con la familia.
Marvel comenta: durante el año que he estado lejos de mi familia he estado hablando
con ellas de dos a tres veces por semana, dependiendo de si hay dinero para llamarles o
no. Ya últimamente me han estado depositando dinero en una tarjeta para que les llame
más seguido. Pero no es lo mismo, incluso mi hija mayor ni siquiera quiere hablar con-
migo porque dice que para qué, que no quiere preocuparme, eso es todavía más difícil”.
Al cuestionarlos acerca del programa Streamline responden:
Marvel: “El problema que yo veo es que los abogados que le ponen a uno para que lo
asesore realmente no son de ninguna ayuda. Lo único que hacen es recomendarle a uno
que se declare culpable y que firme la deportación para que no se vaya a un juicio largo
que puede perder”. La respuesta de Sergio es semejante: “la abogada que a mí me pusieron
para que me ayudara lo único que hizo fue recomendarme que firmara. A ellos les paga el
gobierno así que lo único que les interesa es que la deportación sea rápida. No les interesa
ayudarnos, solo están ahí por su cheque”. Luis dice al respecto: “Lo que me parece grave
es que te tratan como criminal, cuando no has hecho nada malo, lo único que uno quiere
es estar con la familia y trabajar, eso no debería ser un crimen”.
Aunque los entrevistados manifiestan que entienden el alto riesgo al que se exponen
al reingresar a la frontera de Estados Unidos de forma indocumentada después de hacer
sido deportados, eso no los desanima de no hacerlo. Casi todos coinciden con Sergio: “Yo
estoy consciente que si me agarran de nuevo iré a la cárcel por más tiempo, pero no queda
de otra, tengo que intentarlo de todas maneras”.

CONCLUSIONES
Los hallazgos de este trabajo confirman los efectos negativos que representa para las fami-
lias la deportación de uno de sus miembros. La separación familiar, las privaciones econó-
micas, encarcelamiento, además de las humillaciones que reportan sufrir los migrantes a
manos de los agentes de la patrulla fronteriza y otras autoridades encargadas de vigilar el
cumplimiento de las leyes migratorias constituyen sin duda formas de violencia estructu-
ral cuyos efectos limitan la oportunidad de satisfacer necesidades humanas básicas.
Ser separados de sus seres queridos de una manera inesperada y hasta violenta es
una experiencia para la cual muy pocos migrantes no autorizados se preparan. En el caso
de los participantes en este trabajo, solo uno refirió haber hablado con su pareja sobre la
posibilidad de ser detenido y se preparó para evitar la deportación, aunque sin éxito. Los
retos y estrategias de las familias de estatus migratorio 35

otros participantes habían permanecido ya por tantos años en Estados Unidos años que
la posibilidad de la deportación no parecía cercana y por lo tanto no tomaron ninguna
medida precautoria. Lo que definitivamente queda comprobado es que las políticas mi-
gratorias actuales, y principalmente el programa Streamline, son políticas restrictivas que
deshumanizan a los migrantes, violentan derechos humanos básicos como la dignidad
de las personas y los someten a tratos injustos; propiciando toda suerte de sufrimiento y
dificultades familiares.

REFERENCIAS 
Alarcón, R. (2011). U.S. Immigration Policy and the Mobility of Mexicans (1882-2005).
Migraciones Internacionales, 6 (1). El Colegio de la frontera Norte: 185-218.
Baratta, A. (1990). “Derechos Humanos: Entre violencia estructural y violencia penal. Por
la pacificación de los conflictos violentos”. Revista IIDH, 11: 11-28. <www.corteidh.
or.cr/tablas/R06856-1.pdf>.
Burridge, A. (2009). “Differential Criminalization under Operation Streamline: Challeng-
es to Freedom of Movement and Humanitarian Aid Provision in the Mexico-US
Borderlands”. Refuge, 26 (2): 78-91.
Carrasco, G. (1997). “Latinos in The United Estates. Invitation and Exile” en J. F., Perea
(ed.), Immigrants Out!: The New Nativism and the Anti-immigrant Impulse in the
United States. New York. New York University Press: 190-204.
Dreby, J. (2012). “The Burden of Deportation on Children in Mexican Immigrant Fam-
ilies”. Journal of Marriage and Family, 74. University at Albany, State University of
New York: 829-845.
 Foley, N. (2014). Mexicans in the Making of America. United States of America.
Galtung, J. (1969). “Violence, Peace and Research”. Journal of peace and Research: 167-191.
Hagan, J., Eschbach, K. y Rodríguez, N. (2008). “U.S. Deportation Policy, Family Separa-
tion, and Circular Migration”. International Migration, 42 (1): 64-88.
Hoffman, A. (1974) Unwanted Mexican Americans in the Great Depression: Repatriation
Pressures, 1929-1939. Tucson. The University of Arizona Press.
Human Rights Watch (2013). Turning Migrants into Criminals. The Harmful Impact of US
Border Prosecutions. United States of America.
Jones, S., Furman, R., Loya, M., Ackerman, A., Negi, N., Epps, D., y Mondragon, G. (2015).
“The Rise of Anti-immigrant Policies: An Analysis of Three State Laws and Implica-
tions for Social Work”. Intersectionalities: A Global Journal Of Social Work Analysis,
Research, Polity, And Practice, 3 (1): 39–61.
La parra, D. y Tortosa, J. (2003). “Violencia estructural: Una ilustración del concepto”.
Documentación Social. 131: 57-72.
Lykes, B. y Chicco, J., (2011). “Políticas y prácticas de deportación en la administración
de Obama: ‘Entre más cambian las cosas más se quedan igual’”. Ecuentro 90: 7-18.
Mestries, F. (2013). “Los migrantes de retorno ante un futuro incierto”. Sociológica, 28
(78): 171-212.
Nevins, J. (2002). Operation Gatekeeper: The Rise of the “illegal Alien” and the Making of
the U.S.- Mexico Boundery. Routledge.
____ (2005). “A Beating Worse Than Death: Imagining and Contesting Violence in the
U.S.-Mexico Borderlands”. AmeriQuests, 2 (1): 1-25.
Ochoa, A. (2011). Family separation and Child Walfare Protocols in Mixed-Immigration
Status Households: Final Report to The Border Health Comission. <http://oleary.web.
36 ramiro antonio lópez

arizona.edu/sites/oleary.web.arizona.edu/files/Pilot%20Study%20FINAL%20re-
port%20to%20BHC.pdf>.
Orrenius, P. y Zavodny, M. (2003). “Do Amnesty Programs Reduce Undocumented Im-
migration?”. Evidence from IRCA Demography, 40 (3): 437-450. <www.jstor.org/sta-
ble/1515154>.
Parker, W. (1924). “The Quota Provisions of the Immigration Act of 1924”. The American
Journal of International Law, 8 (4): 737-754. <www.jstor.org/stable/2188847>.
Passel, J. (2005). Estimates of the Size and Characteristics of the Undocumented Population.
Pew Hispanic Center.
____ y Cohn, V. (2008). Trends in Unauthorized Immigration: Undocumented Inflow Now
Trails Legal Inflow. Pew Hispanic Center.
Payan, T. (2006). The Three U.S.-Mexico Border Wars: Drugs, Immigration, and Homeland
Security.
Reagan, M. (2015). Detained and Deported. Stories of Immmigrant families Under fire.
Tucson. Beacon Press.
Romero, M. (2008). “The inclusion of citizenship status in intersectionality: What immi-
gration raids tells us about mixed-status families, the state and assimilation”. Inter-
national Journal of Sociology the Family, 34 (2). Arizona State University: 131-152.
Schied, E. (2009). U. S. Customs and Border Protection: Performance and Accountability
Report. Fiscal Year 2009. U. S. Customs and Border Protection.
Slack, J. Y Whiteford, S. (2010). “Viajes violentos: la transformación de la migración clan-
destina hacia Sonora y Arizona”. norteamérica. Año 5, núm. 2: 79-107.
Tumlin, K. (2004). “Suspect First: How Terrorism Policy Is Reshaping Immigration Pol-
icy”. California Law Review, Vol. 92, núm. 4,: 1173-1239. <http://www.jstor.org/sta-
ble/3481320Accessed>.
RELATORÍA DE LA MESA 1: MIGRACIÓN

Ada Cabrera García

Los tres trabajos presentados en el panel sobre migración mostraron la diversidad de


perspectivas teóricas y metodológicas desde las que se puede abordar esa problemáti-
ca pues, de manera respectiva, los trabajos se enfocaron en: el debate teórico sobre las
perspectivas que intentan pensar diversas temáticas que se encuentran inmersas en los
procesos migratorios; el abordaje metodológico cuantitativo apoyado en herramientas
econométricas; y, finalmente, el abordaje cualitativo al utilizar trabajo etnográfico a través
de entrevistas semiestructuradas.
El primero de estos trabajos fue la ponencia presentada por la doctorante Luz Elena
Ochoa Lupián intitulada Consideraciones de los enfoques teóricos sobre la relación entre
migración, remesas y desarrollo, en la que presentó una revisión de los debates teóricos
que realizó de manera previa a la decisión metodología y de la construcción de sus hi-
pótesis de trabajo. En dicha revisión, identifica diversas perspectivas desde las que se en-
tienden y piensan las migraciones tales como: las definiciones que proponen organismos
internacionales como la Organización Internacional para las Migraciones (oim) y del
Fondo de Población de las Naciones Unidas (unfpa); la perspectiva de Jorge Durand y
de la complementariedad de enfoques; la historicidad de las teorías de la migración; así
como las perspectivas que perpetúan el movimiento a partir de pensarlo desde las causas
del proceso migratorio. Entre las cuestiones surgidas de esa discusión, destaca el que
de entre las perspectivas de acercamiento a las migraciones se notaba una ausencia del
Estado en las perspectivas que revisa, situación que considera como una limitante para
el análisis debido a que es una figura que juega un papel fundamental para entender los
procesos migratorios.
En un segundo momento del trabajo, pone a discutir las perspectivas que han in-
corporado en el análisis al papel que juegan las remesas para comprender las dinámicas
migratorias, entre las que destaca: al enfoque estructuralista; al enfoque funcionalista
asociado a los organismos internacionales y, finalmente, a la visión crítica. A partir de
ello, concluirá sobre la importancia de conocer el fenómeno migratorio que origina los
flujos de remesas para conocer los efectos que éstos poseen en las diferentes escalas en
las que logran incidir.
En cuanto al tránsito que Ochoa realiza sobre las miradas que buscan pensar y com-
prender el desarrollo, caracteriza a la teoría de la modernización, a la de la dependencia,
a la de los sistemas mundiales y a la teoría neoliberal del desarrollo. Después de describir
sus principales características, plantea la imposibilidad de generalizar una única idea de
desarrollo que se pueda pensar como universal pues además de que en su concepción in-
ciden diversos factores, las realidades y contextos en los que se presenta el reto de pensar
el desarrollo son también muy diversas.
Entre los comentarios más relevantes que a manera de retroalimentación construc-
tiva que la doctorante recibió de parte de la Dra. Liliana Rivera Sánchez, se encuentra el
de la necesidad de vincular las definiciones y perspectivas revisadas con la preocupación
que hay detrás del interés de la investigación. Esto, debido a que el documento carecía
37
38 ada cabrera garcía

de una propuesta personal que enlazara o hilvanara a estos tres grandes conceptos –mi-
gración, remesas y desarrollo– de manera significativa ya que la revisión de los mismos
se realizó por separado de sin que apareciera la propuesta de un análisis vinculándolos.
En este sentido, la propuesta de la Dra. Rivera Sánchez, estuvo encaminada a construir
un documento más sólido en el que se revisara la posible relación entre esta triada de
conceptos y abandonar el objetivo de privilegiar la descripción de sus características o de
sus orígenes individuales. Además de éste, el motivo de las observación tenía que ver con
la preocupación de corresponder con el objetivo o el cuestionamiento de la investigación
y la constante tarea de ofrecer elementos de la realidad que permitan pensar los procesos
de migración y sus vínculos. Esta última indicación fue una de las mejor recibidas, pues
iba con la intención de centrar estos objetivos con preguntas e indicadores concretos para
afinar la postura metodológica al realizar trabajo de campo. Para tal recomendación, po-
dría ser útil tomar en cuenta las amplias discusiones que se han dado sobre la dinámica
migración-remesas y migración-desarrollo.
Además la doctorante recibió retroalimentación en torno a autores y perspectivas,
como la del transancionalismo, que sí incorporan al Estado y a las fronteras estatales, cul-
turales y simbólicas a la hora de analizar los procesos migratorios. Se le sugirió también
revisar la amplia discusión que ha versado, en el ámbito de los estudios migratorios y de
políticas públicas, en torno a la posibilidad de un uso productivo de las remesas y el deba-
te sobre si éstas son recursos públicos o recursos privados. Finalmente, en el comentario
a su trabajo se le propuso que al retomar todos estos debates era necesario considerar
las dimensiones de tiempo y espacio específicos en los que éstas se han llevado a cabo al
menos durante los últimos quince años.
La siguiente presentación estuvo a cargo de la doctorante Martha Cecilia García
Amador con la ponencia intitulada Determinantes de la migración interna reciente. El
caso de México 2012. Este trabajo se construye metodológicamente desde un enfoque
cuantitativo que busca identificar los diversos factores que influyeron en los procesos de
migración interna durante el año 2012 en el país en una temporalidad reciente. El debate
teórico al que se acude para construir el modelo econométrico desde el que se construirá
el argumento del trabajo ejemplifica el uso de las diferentes teorías de la migración en
la construcción de instrumentos metodológicos, destacando a la neoclásica, la visión es-
tructural de Lewis y la nueva economía del mercado laboral.
Después de esta discusión, en el trabajo se presenta el modelo econométrico y las
variables de estudio que la componen así como su construcción en términos teóricos:
el individuo como agente económico, parentesco, ámbito rural o urbano; probabilidad
de que un individuo sea migrante reciente; tratando de definir el ser migrante y no mi-
grante en función de dónde vivió hace 5 años y dónde vive actualmente. La doctorante
hizo hincapié en que los datos que utiliza para correr el modelo provienen de diferentes
bases de datos, que fueron debidamente tratadas para poder ser incluidas, para llegar a
los resultados que centra en las características del individuo potencialmente migrante.
Los comentarios realizados a este trabajo por parte de la Dra. Rivera Sánchez se
centraron a pensar en la manera en que la construcción de un modelo econométrico que
busca medir la propensión a migrar centrándose en la migración reciente, si bien es su-
mamente meticuloso, debería cuidar la construcción de conceptos como el que propone
de migración de toda la vida pues ante esto salta inmediatamente la pregunta ¿cómo se
puede tener precisión sobre ello? En ese sentido, la propuesta es la de desarrollar las con-
clusiones de manera más amplia, pues los diez principales factores que permiten identi-
ficar a los migrantes potenciales se mencionan sin otorgar un desarrollo y explicación de
relatoría de la mesa 1: migración 39

los mismos. A su vez, le recomendó tomar en cuenta que las perspectivas y enfoques que
no fueron realizados ad hoc para explicar el fenómeno migratorio por lo que deberían ser
más discutidas antes de incorporarlas a análisis de éste último tipo y, sobre todo, poner en
contexto el valor explicativo de los datos estadísticos que presenta.
Otra observación fue el tratar de repensar la relación entre la pregunta y las con-
clusiones, es decir, al identificar los factores que promueven la migración interna cuál
es el interés en explicar por qué migran las personas y qué nos dicen estos factores en el
momento histórico de estudio y los diversos espacios que engloba un análisis tan amplio
como el que se presenta.
El tercer trabajo a cargo del doctorante Ramiro Antonio López, denominado Retos
y estrategias de familias de estatus migratorio mixto ante Stramline, comienza contextua-
lizando y describiendo la Operación Streamline en una creciente criminalización de la
migración indocumentada al pasar de una falta penal hasta administrativa. El trabajo de
campo desde el que se construye la base empírica y experiencial de esta ponencia, se rea-
lizó concretamente en el sector fronterizo de Tucson y mencionó que ha realizado trabajo
etnográfico en los juzgados de Arizona en los que se realizan juicios masivos en donde
hasta setenta migrantes son juzgados a diario y que duran, en algunos casos, solamente
treinta minutos. De manera general, el doctorante busca identificar las implicaciones eco-
nómicas y emocionales para las familias de los migrantes deportados por Streamline, con
el eje articulador que retoma sus vidas entre Estados Unidos y México y de las razones
que podrían tener para regresar o no a Estados Unidos después de una deportación.
En este trabajo, que se encuentra aún en una fase exploratoria, se identifica una ten-
dencia a la reincidencia que está en gran medida mediada por las familias que se quedan
en Estados Unidos. Otro elemento que se resalta es que a la hora de ser juzgado, los mi-
grantes detenidos piensan que los abogados que los defienden no están interesados en lo-
grar un veredicto que les permita quedarse, sino que más bien lo que buscan es terminar
rápido su trabajo y poder seguir cobrando su salario.
La metodología utilizada fueron entrevistas semiestructuradas realizadas en el sec-
tor fronterizo de Tucson, específicamente en el comedor de la “Iniciativa Quino para
la Frontera”, a personas deportadas en el marco de Streamline. Dichas entrevistas son
realizadas en torno a la idea de violencia estructural que, afirma, da lugar a otro tipo de
violencia como la cultural y la física que se expresan en los procesos de racialización del
mexicano en Estados Unidos.
Por su parte, Liliana Rivera comentó que este era un tema de investigación que en-
frenta retos metodológicos importantes, pues trata de una temática sumamente compleja
al tratar de contemplar cuestiones emocionales y de la experiencia. A ella le pareció que
el supuesto que está detrás de pensar a la Stramline como una forma de violencia estruc-
tural requiere, de inicio, posicionar y mostrar el argumento que muestre la pertinencia de
realizar esa consideración a priori. También considera que es fundamental contextualizar
el proceso de deportaciones e identificar las distinciones que desde diversas perspectivas
se han hecho entre deportados, devueltos y los detenidos en el proceso de securitización
de la frontera. Con respecto a la metodología planteada en las cinco entrevistas a mexi-
canos y guatemaltecos, se plante≈ó la necesidad e importancia de definir cuándo fueron
entrevistados y, sobre todo, tomar en cuenta que son personas que migraron en épocas
muy distintas ya que puede observarse que entre uno y otro hay alrededor de veinte años
de distancia en el momento de salida de su país de origen.
La mesa concluyó con un comentario general de Liliana Rivera en el que se comenta-
ron algunos de los temas abiertos y por discutir en el ámbito de los estudios migratorios.
2. SALUD

PONENCIAS
El impacto de las tic en los niveles de eficiencia técnica
en el sector salud: un análisis en dos etapas
F. Alberto Sánchez Rodríguez

La obesidad en México, una perspectiva de política pública


María del Rocío Estrada Campa

Los servicios públicos de salud en la Zona Metropolitana de Toluca


Giovanna Santana Castañeda

RELATORÍA
Nydia Lourdes Reyes Rodríguez y Alexander Yahir Jiménez Limón
EL IMPACTO DE LAS TIC EN LOS NIVELES DE
EFICIENCIA TÉCNICA EN EL SECTOR SALUD:
UN ANÁLISIS EN DOS ETAPAS
F. Alberto Sánchez Rodríguez1
universidad autónoma metropolitana (uam)

En la presente investigación nos centramos en examinar el efecto que tienen asesor de tesis

las tic y las mHealth en incrementar la eficiencia del sector salud cubriendo Enrique Hernández
el periodo 2000-2010. Para tal propósito hemos dividido el trabajo en dos Laos
etapas: la primera consiste en estimar los net haciendo uso del Análisis En-
volvente de Datos (dea); en la segunda etapa de la investigación aplicamos
la metodología de panel con efectos fijos para realizar dos regresiones eco-
nométricas, hemos utilizado los resultados obtenidos con el dea, se busca
verificar si las tic y las mHealth incrementan la eficiencia en el sector salud.
La evidencia muestra que las economías estudiadas tienden alejarse de la
frontera tecnológica, por lo cual, la dispersión entre economías en términos
de eficiencia se ha incrementado en el periodo analizado en lugar de dismi-
nuir. Se encuentra evidencia a favor de que las tic presentan una correlación
positiva con los net, mientras que las mHealth exhiben una corresponden-
cia negativa con la eficiencia.

INTRODUCCIÓN
La presente investigación se centra en el tema del impacto de las eHealth y
las mHealth en los niveles de eficiencia técnica (net). La oms (2010; 2011)
define a la eHealth como el uso de las tic para la salud, mientras que las
mHealth se definen como la práctica médica y la salud pública que son apo-
yadas por los dispositivos móviles. Hoy en día ha tomado relevancia invertir
en el uso de las tecnologías de la información y comunicación (tic) en el
sector salud. Esto se debe a los beneficios que trae consigo la implementa-
ción de las tic dentro de los procesos productivos, como: incrementar la
eficiencia, mejorar la calidad en los servicios de salud, lograr mayor eficacia
en los resultados, y tener un mayor alcance para llegar a las comunidades
rurales.
El interés de esta problemática surge por conocer si en realidad invertir
en las eHealth (tic) y las mHealth incrementan los niveles de eficiencia. Ya
que en la literatura se plantea claramente que existe una correlación positiva
de estos dos términos con la eficiencia, sin embargo, los trabajos empíricos
realizados a nivel agregado han sido pocos, y en algunos casos se estudian
economías desarrolladas, dejando las economías menos desarrolladas a un
lado.
palabras clave

eficiencia, salud,
1 
<fasrt_4@hotmail.com> tic, mHealth, dea

43
44 f. alberto sánchez rodríguez

Nuestro principal objetivo en la investigación es probar si las eHealth y las mHealth


presentan una correlación positiva con los net. Para llevar a cabo este cometido, hemos
recurrido al enfoque del dea y a datos de panel con efectos fijos. La primer etapa del
trabajo consiste en obtener los net de la muestra de países para el periodo de 2000-2010,
para tal propósito se aplicó el enfoque del dea siguiendo el modelo ccr. En la segunda
etapa, se emplearon los resultados del dea para realizar dos regresiones econométricas y
observar si existe un impacto positivo en los net.
El trabajo esta dividió de la siguiente manera: se presenta la literatura relevante sobre
el tema en la sección uno, en la segunda se aborda la metodología utilizada, en la tercera
se encuentran los datos utilizados, en la cuarta se muestran los resultados y, por ultimo
las conclusiones.

1. LITERATURA RELEVANTE
Hoy en día se ha puesto interés en el uso de las tic y su relación potencial con los be-
neficios económicos que traen consigo en el desempeño de los procesos de producción.
En la actualidad, entre los especialistas va ganando terreno la idea de que la inversión
en las tecnologías de la información y comunicación (tic) juega un papel importante
en varios aspectos: crecimiento económico, incremento en la eficiencia, mayor produc-
tividad y reducción de costos, entre otros beneficios (Pilat; 2004). Sin embargo, en los
análisis empíricos que se han llevado acabo se encuentran resultados mixtos sin llegar a
ser concluyentes respecto al uso de las tic y si éstas tienen un impacto positivo en los
puntos señalados anteriormente. No obstante, los trabajos que se han realizado sobre las
tecnologías de la información en el sector salud a nivel agregado han sido escasos; es en
el año 2000 aproximadamente donde se han incrementado las investigaciones respecto
al uso de las eHealth (las tic aplicadas al sector salud). “Su aplicación permite una mayor
transparencia, eficiencia y eficacia en la prestación de los servicios de salud” (Mariscal,
Gil y Ramírez 2008).
En los trabajos presentados por la oms (2010; 2011) se plantea que el uso de las
eHealth/mHealth traerán beneficios en los sistemas de salud de los países, como por
ejemplo: reducción de los costos y mayor calidad en los servicios, entre otros aspectos.
Las mHealth es una rama de las eHealth que ha tomado relevancia en la literatura, ya
que promete ser una herramienta fundamental para que los países emergentes tengan
una mayor cobertura, así como una atención con mayor calidad, asímismo, coadyuva a
incrementar la eficiencia y alcanza a cubrir comunidades rurales. Por tal motivo hemos
decidido probar su efecto positivo en los niveles de eficiencia técnica.
Los trabajos realizados por Micevska (2005)2; y Schoen, Osborn, Squires, Doty, Ras-
mussen, Pierson y Applebaum (2012), han mostrado que las eHealth (o tic en salud)
elevan la calidad, eficiencia y cobertura de los servicios de salud, sin embargo, encuen-
tran que los países en desarrollo presentan limitantes, debido a la poca inversión en la
infraestructura, tal como lo describen en su trabajo Chandrasekhar y Ghosh (2001). Al-
gunos estudios realizados sobre la rama de las mHealth tales como: Kaplan (2006); Aker
y Mbiti (2010); DeRenzi, Borriello, Jackson, Kumar, Parikh, Virk y Lesh (2011); Zhenwei,

2 
Hemos recurrido a lo propuesto por Micevska; en su trabajo utiliza la variable de subscriptores de tele-
fonía fija como variable aproximada a la existencia de la infraestructura en telecomunicaciones; tomando en
cuenta lo sugerido por Micevska hemos empleado esta idea para observar el impacto de las tic en la eficiencia.
impacto de las tic en los niveles de eficiencia técnica en el sector salud 45

Yamamichi, Hausman, Miller y Altman (2012), proporcionan resultados en los cuales se


observa un beneficio positivo tanto en la eficiencia como en la calidad, cobertura, aten-
ción y seguimiento a los pacientes en el sector salud.

2. METODOLOGÍA
En la primera etapa de nuestro trabajo hacemos uso del Análisis Envolvente de Datos,
con la finalidad de obtener los Niveles de Eficiencia Técnica (net) para cada país de la
muestra empleada. Estos cálculos serán utilizados en la segunda etapa de la investigación,
donde haremos uso del método de datos de panel con efectos fijos, con la finalidad de
poder observar si las tic y las mHealth presentan un impacto positivo o negativo en los
niveles de eficiencia. A continuación describiremos las metodologías.

Análisis Envolvente de Datos


El método de Análisis Envolvente de Datos (dea) surge con el trabajo desarrollado por
Farrell (1957), en su artículo el autor explica de una manera clara el concepto de efi-
ciencia. En su trabajo nos menciona que la estructura productiva de una empresa es el
producto de dos términos: eficiencia técnica y eficiencia asignativa. El primero consiste,
si dada la utilización de insumos, la empresa es capaz de generar la máxima producción
que es técnicamente posible, dada la tecnología empleada; la eficiencia asignativa se ob-
tendrá cuando los productos generados y los insumos utilizados minimizan los costos
con los que opera la empresa. Charnes, Cooper y Rhodes (1978) basándose en las ideas
propuestas por Farrell, es que desarrollan el método del dea como en nuestros días lo
conocemos.
El enfoque del dea es un método no paramétrico, que hace uso de la programa-
ción lineal para obtener de manera simultánea los niveles de eficiencia técnica para cada
unidad tomadora de decisiones (Decision Making Units, dmu) y la frontera tecnológica
eficiente. Estos cálculos se pueden obtener de dos maneras: con el enfoque insumo orien-
tado; y con el enfoque producto orientado. La primera consiste en minimizar los insumos
utilizados dado el nivel de producto, mientras que en el enfoque producto se maximiza el
producto dado un nivel de insumos. Para los propósitos de nuestra investigación hemos
utilizado el enfoque insumo orientado, el cual nos señala que si una dmu tiene el valor de
1, ésta será técnicamente eficiente, lo cual significa que estará sobre la frontera tecnológi-
ca, mientras que los valores menores de la unidad significan que las dmu son ineficientes
y estarán por debajo de la frontera tecnológica.
A continuación describiremos el modelo propuesto por Charnes, Cooper y Rhodes
(ccr), en el cual existen rendimientos constantes a escala. Se asumirá que existe n dmu
para ser evaluada. Cada dmu consume una cantidad variada de m insumos diferentes
para producir una cantidad s de diferentes productos. Específicamente, la DMU j con-
sume una cantidad xij de insumos i y produce una cantidad yrj de producto r. Se asume
que xij ≥ 0 y yrj ≥ 0 , y además se asume que dmu tiene al menos un valor positivo de
insumos y al menos un valor positivo de producto, como habíamos señalado antes.
La forma de relación de producto a insumo es usada como una medida de eficiencia
de la DMU j = DMU o para que las proporciones relativas sean evaluadas para todas las
DMU j donde j = 1, 2, …, n. se puede interpretar el modelo ccr como la construcción
de reducción de un simple caso de múltiples – productos / múltiples insumos para cada
dmu a la de un solo producto virtual y un insumo virtual. Para una dmu en particular la
relación de un producto virtual y un solo insumo virtual proporcionará una medida de
46 f. alberto sánchez rodríguez

eficiencia que será una función de los multiplicadores. El conjunto de posibilidades de


producción, que implícitamente considera el modelo propuesto por ccr, verifica la libre
disponibilidad de insumos y productos, rendimientos constantes a escala y convexidad.
El modelo se expresa de la siguiente forma:
m s
minθ − ε ∑S + ∑S −
i
+
r
i =1 r =1

Sujeto a:  (1)
n

∑x λ ij j + Si− = θ xio i = 1,2,… …, m


j =1

∑y rj λ j − Sr+ = yro r = 1,2, …… , s


j =1

λ j , Si− , Sr+ ≥ 0 ∀i , j , r

Donde λ j y θ son las variables del modelo, mientras que Si− y Sr+ representan las
variables de holgura de insumo y producto, respectivamente. Resolviendo este modelo
de programación J veces, una para cada dmu, nos dará un vector de estimaciones de los
niveles de eficiencia técnica. Una unidad es 100% eficiente si y solo si θ ∗ = 1 y Si −∗ = 0 y
Sr +∗ = 0 para todo i y r.

Especificación Econométrica

Modelo de efectos fijos


En la segunda etapa de la investigación usaremos los resultados obtenidos con el dea,
con el propósito de utilizarlos en los modelos econométricos propuestos. Asimismo, apli-
caremos el enfoque de datos de panel con efectos fijos, esto con la intención de modelar
el carácter individual de cada economía, por lo tanto se debe de estimar cada intercepto
ηi . Se estimarán dos modelos de efectos fijos, en el primero se probará si existe un impac-
to positivo de las tic en la eficiencia, mientras que en el segundo modelo se probara si las
mHealth presentan un efecto positivo con los niveles de eficiencia. El modelo de efectos
fijos se expresa de la siguiente manera:

Yit = η + β Xit + U it i = 1,…, N ; t = 1,…,T (2)

Donde Yit es la variable dependiente, en nuestro caso, es el nivel de eficiencia técni-


ca del país i en el periodo t; Xit es un vector de variables explicativas observables; β es
el vector de parámetros a estimar; ηi es un efecto individual, el cual recoge el efecto de
variable no observable, característica de cada economía; y U it es el termino de pertur-
bación.
La especificación de los modelos econométricos con efectos fijos en nuestro estudio
queda de la siguiente manera:
Modelo 1

NETit = ηi + β Subs _ Tel _ Fijait + U it i = 1,…, N ; t = 1,…,T (3)


impacto de las tic en los niveles de eficiencia técnica en el sector salud 47

Modelo 2

NETit = ηi + β Subs _ Tel _ Movilit + U it i = 1,…, N ; t = 1,…,T (4)

3. DATOS
Hemos utilizado una muestra de diez países cubriendo el periodo de 2000-20103. Las
variables utilizadas son: número de altas, número de camas y días de estancia promedio,
estas variables fueron tomadas de la base de datos de la Organización para la Coopera-
ción y el Desarrollo Económico (ocde); por otra parte, el número de médicos y número
de enfermeras y parteras son conseguidos de la Organización Mundial de la Salud (oms);
la variable esperanza de vida fue adquirida de la base de datos del Banco Mundial; los
Niveles de Eficiencia Técnica son obtenidos de las cuantificaciones realizadas con el dea;
por último, las variables de número de subscriptores de telefonía fija y el número de subs-
criptores de telefonía móvil, fueron recabadas de la base de datos proveniente de la Unión
Internacional de Telecomunicaciones (uit).
En la siguiente tabla describimos las variables empleadas en cada etapa de la inves-
tigación.

Tabla 1. Definición de las variables empleadas en cada etapa de la investigación

Variables incorporadas en la primera etapa (obtención de los net con el dea)


Variables como producto
#Altas Número de altas
PromEstancia Días de estancia promedio
Esp_Vida Esperanza de vida
Variables como insumo
Médicos Número de médicos
Enfer_Parte Número de enfermeras y parteras
#Camas Numero de camas
Variables incorporadas en la segunda etapa (regresiones econométricas)
Variable dependiente (para modelos 1 y 2)
net Niveles de eficiencia técnica
Variables exógenas o explicativas
Subs_Tel_Fija (Modelo1) Número de subscriptores de telefonía fija por cada 100
hab.
Subs_Tel_Movil (Modelo2) Número de subscriptores de telefonía móvil

4. RESULTADOS
Para obtener los resultados hemos aplicado el dea con el programa de Stata 12, este pro-
grama también se ha empleado para realizar las regresiones econométricas. En el caso del

3 
Los países empleados en la muestra son: Bélgica, Francia, Italia, México, España, Suiza, Hungría, Turquía,
Israel y Corea.
48 f. alberto sánchez rodríguez

dea se ha utilizado el modelo desarrollado por Charnes, Cooper y Rhodes, el cual consi-
dera rendimientos constantes a escala, el enfoque utilizado ha sido el insumo orientado.
En la gráfica 1, se muestran los resultados obtenidos de los niveles de eficiencia para
los países de la muestra. Como se puede observar, cuatro de los diez países de la muestra
son técnicamente eficientes en todo el periodo. En la gráfica 1 se puede notar que los seis
países restantes en el periodo cubierto son técnicamente ineficientes, con la excepción de
Corea, estas economías muestran una tendencia a disminuir su eficiencia sin presentar
indicios de mejora. Esta tendencia se ve más marcada para España e Italia, mientras que
México es la economía con los niveles de eficiencia más bajos de la muestra de países,
sus niveles de net se encuentran por debajo de la media en todo el periodo analizado.
No obstante, parece presentar una recuperación en los últimos años. En el caso de Corea
se puede observar que su nivel más bajo se presentó en el año 2005, teniendo un net de
0.73, pero se ve claramente una recuperación, mostrando una tendencia a incrementar
su eficiencia técnica llegando en el año 2000 a tener una eficiencia de 0.99. Claramente se
aprecia cómo las economías de nuestra muestra presentan un alejamiento de la frontera
tecnológica estimada con el dea.
Gráfica 1. Niveles de eficiencia técnica, 2000-2010

1.0 —
Corea

0.9 —
Italia
Bélgica
0.8 —
España
Francia
0.7 —

México
0.6 —

0.5 —

Años
0.4 —
| 00 | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |

Fuente: elaboración propia con base en resultado del dea.

En la gráfica 2 se muestran los niveles de eficiencia técnica media; se ha utilizado el


filtro Hodrick-Prescott para descomponer la variable en su tendencia y su ciclo. Una vez
aplicado este filtro podemos apreciar que la variable exhibe una tendencia descendente
en los niveles de eficiencia media en periodo analizado. Además se ve que a partir del
año 2000 al 2010 se han estancado estos net, sin mostrar signos de ir acercándose a la
frontera tecnológica.
Para observar si los países de la muestra han cerrado su brecha en términos de efi-
ciencia técnica, hemos aplicado lo que se conoce como sigma convergencia. Ésta consiste
en observar si en el periodo estudiado la dispersión entre las economías tiende a reducir-
se. Para este propósito hemos tomado la desviación estándar de los logaritmos naturales
de los net. En la gráfica 3 se observa que se rechaza la hipótesis de la existencia de sigma
impacto de las tic en los niveles de eficiencia técnica en el sector salud 49

convergencia, ya que la dispersión entre los países estudiados se ha ido incrementando en


el tiempo, pasando de 0.15 en el año 2000 a 0.24 en el 2010.

Gráfica 2. Niveles de eficiencia técnica media, 2000-2010. Filtro Hodrick-Prescott


—.96
Eficiencia técnica media
—.92
Tendencia
—.88
.04 —
—.84

.02 — Ciclo
—.80

.00 — —.76

–.02 —

Años
–.04| — 00 | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |

Fuente: elaboración propia con base en resultado del dea.

Gráfica 3. Desviación estándar de los Ln de los niveles de eficiencia técnica

.26 —

.24 —

.22—

.20 —

.18 —

.16 —

.14 — Años
| 00 | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |

Fuente: elaboración propia con base en resultado del dea.


50 f. alberto sánchez rodríguez

Regresiones econométricas
En esta sección del trabajo se presentan los resultados obtenidos de los dos modelos eco-
nométricos especificados en las ecuaciones 3 y 4 para observar: si en el primer modelo las
tic muestran una correlación positiva en los net; y en el segundo modelo, observar si lo
que se conoce como mHealth presentan un impacto positivo en los net del sector salud.
Se estimaron los modelos por medio de Mínimos Cuadrados Ordinarios (mco). Una
vez estimados ambos modelos se les hicieron las pruebas de rigor: autocorrelacion, he-
terocedasticidad y correlación contemporánea. Los resultados para ambos modelos se
observan en la tabla 2 y en la tabla 3.
Los datos mostrados en dichas tablas, nos revelan que los dos modelos especificados
tienen problemas de autocorrelacion y heterocedasticidad, por lo consiguiente se tienen
que solucionar dichas dificultades. Existen dos maneras de subsanar estos inconvenien-
tes, se puede optar por el método de Mínimos Cuadrados Generalizados Factibles (fgls)
o por el método de Errores Estándar Corregidos para Panel (pcse). En el trabajo de Beck
y Katz (1995) argumentan que el método pcse es más preciso que los de fgls, por lo que
hemos decidido aplicar esta metodología para corregir los problemas mencionados y
obtener las estimaciones de los parámetros.
Tabla 2. Modelo 1

Pruebas Hipótesis nula (Ho) Prob. Decisión


Autocorrelación No hay autocorrelación de 0.000 Rechazo (Ho)
(prueba de Wooldridge) primer orden
Heterocedasticidad No existe problema de 0.000 Rechazo (Ho)
(prueba de Wald Modificada) heterocedasticidad
Correlación contemporánea Existe independencia
(prueba de Pesaran) transversal 0.686 Se acepta (Ho)

Tabla 3. Modelo 2

Pruebas Hipótesis nula (Ho) Prob. Decisión


Autocorrelación No hay autocorrelación de 0.000 Rechazo (Ho)
(Prueba de Wooldridge) primer orden
Heterocedasticidad No existe problema de 0.000 Rechazo (Ho)
(Prueba de Wald Modificada) heterocedasticidad
Correlación Contemporánea Existe independencia
(Prueba de Pesaran) transversal 0.693 Se acepta (Ho)

En la tabla 4 se reportan los resultados obtenidos de los estimadores sobre el periodo


de 2000-2010. Podemos observar que ambos modelos tienen una capacidad explicati-
va de 95%. En el primer modelo se encuentra evidencia de que las tic presentan una
correlación positiva con los niveles de eficiencia técnica, incrementándola en 0.4%, sin
embargo, este incremento contribuye de forma módica en la eficiencia del sector salud.
En el segundo modelo, nos centramos en probar si las mHealth presentan una corres-
pondencia positiva en los net. Los resultados derivados señalan el rechazo de que las mHeal-
th incrementan la eficiencia del sector salud en los países de la muestra, ya que en nuestro
modelo, el coeficiente β obtenido presenta un signo negativo, siendo significativo al 1%.
impacto de las tic en los niveles de eficiencia técnica en el sector salud 51

Tabla 4. Variable dependiente en ambos modelos net

Modelo 1 Modelo 2
Constante 0.655*** 0.889***
(0.121) (0.053)
B 0.004* -3.37e-09***
(0.002) (7.96e-10)
R2 ajustada 0.95 0.95
Número de observaciones 110 110
Nota: Los errores estándar corregidos por heterocedasticidad se muestran en paréntesis. *** indica un nivel de significancia
de 1%; * indica un nivel de significancia de 10%

5. CONCLUSIONES
En la presente investigación nos hemos enfocado en probar si las tic y las mHealth
presentan un impacto positivo en los niveles de eficiencia técnica en el sector salud. Este
análisis se ha dividido en dos etapas: En la primera etapa se han cuantificado los net del
sector salud, para tal propósito se ha utilizado la metodología del dea siguiendo el mode-
lo propuesto por ccr, donde consideran rendimientos constantes a escala. En la segunda
etapa de la investigación se busca comprobar si las tic y lo que se conoce como mHealth
exhiben una correlación positiva en los niveles de eficiencia del sector salud, para llevar
a cabo esto, se ha recurrido a dos regresiones econométricas, utilizando un enfoque de
panel de efectos fijos.
Los principales resultados fueron los siguientes: solo cuatro economías (Suiza, Hun-
gría, Turquía e Israel) mostraron tener 100% de eficiencia técnica en su sector salud para
todo el periodo analizado. Mientras que en el sector salud de México, se presentan los
niveles más bajos de net, estos niveles en promedio para el periodo son alrededor 50%,
además, esta economía se encuentra por debajo de la media de la muestra empleada en
todos los años. Los resultados presentados exponen que la eficiencia del sector salud de
los países de la muestra, tienden alejarse de la frontera tecnológica. En otras palabras,
se observa claramente que la dispersión entre este grupo de países se ha incrementado
en el tiempo (no se cumple con lo conocido como sigma convergencia en termino de
eficiencia). La única economía que demuestra un acercamiento a la frontera tecnológica
es Corea, donde sus niveles de eficiencia se incrementan de forma acelerada a partir del
año 2005.
En las regresiones econométricas realizadas, se encuentra evidencia de que las tic
exhiben una correlación positiva en los niveles de eficiencia del sector salud, el modelo
tiene una de 95%. Sin embargo, un incremento del stock de capital en la infraestructura
de las telecomunicaciones, solo incrementará la eficiencia en 0.4%. En nuestro segundo
modelo, la evidencia señala que las mHealth no presentan un impacto positivo en la
eficiencia del sector salud, ya que en nuestro modelo el coeficiente estimado presenta
un signo negativo, siendo significativo al 1% de confianza, la correlación negativa que
presenta las mHealth respecto a la eficiencia también es muy módica.
Con estos resultados podemos señalar que las diferencias de eficiencia en los secto-
res de salud de los países de la muestra están incrementando su brecha en términos de
eficiencia técnica, el incrementar la existencia de infraestructura en telecomunicaciones
52 f. alberto sánchez rodríguez

pude lograr que esta brecha vaya disminuyendo en los siguientes años; los países menos
desarrollados deben de invertir más en las tic para que su sector salud presente incre-
mentos en su eficiencia. Pese a todo, encontramos que las mHealth no ayudan a incre-
mentar los net, estos hallazgos son contradictorios en trabajos previos, donde se ha con-
cluido que las mHealth son un determinante positivo para elevar la eficiencia. Empero,
estos trabajos solo han estudiado el primer nivel de atención a la salud, por lo cual se debe
realizar un estudio con mayor profundidad para los tres niveles de atención a la salud.

BIBLIOGRAFÍA 
Aker, J. C., y Mbiti, I. M. (2010). “Mobile phones and economic development in Africa”.
Center for Global Development Working Paper: 211.
Chandrasekhar, C. P., y Ghosh, J. (2001). “Information and communication technologies
and health in low income countries: the potential and the constraints”. Bulletin of the
World Health Organization, 79 (9): 850-855.
DeRenzi, B., Borriello, G., Jackson, J., Kumar, V. S., Parikh, T. S., Virk, P., y Lesh, N. (2011).
“Mobile Phone Tools for Field-Based Health care Workers in Low-Income Coun-
tries”. Mount Sinai Journal of Medicine: A Journal of Translational and Personalized
Medicine, 78 (3): 406-418.
Kaplan, W. A. (2006). “Can the ubiquitous power of mobile phones be used to improve
health outcomes in developing countries”. Global Health, 2 (9): 1-14.
Mariscal, J., J. Ramón, G. G., y Ramírez, F. (2008). E-salud en México. Centro de Investiga-
ción y Docencia Económicas (cide).
Micevska, M. (2005). “Telecommunications, public health, and demand for health-related
information and infrastructure”. Information Technologies and International Develo-
pment, 2 (3): 57-72.
Pilat, D. (2004). “The Economic Impacts of ICT: A European”. Labour, 1990: 95.
Qiang, C. Z., Yamamichi, M., Hausman, V., Altman, D., y Unit, I. S. (2011). “Mobile appli-
cations for the health sector”. Washington. World Bank.
Schoen, C., Osborn, R., Squires, D., Doty, M., Rasmussen, P., Pierson, R., y Applebaum, S.
(2012). “A survey of primary care doctors in ten countries shows progress in use of
health information technology, less in other areas”. Health Affairs, 31 (12): 2805-2816.
World Health Organization (2011). mHealth: New horizons for health through mobile te-
chnologies: second global survey on eHealth.
World Health Organization (2010). Atlas EHealth Country Profiles: Based on the Findings
of the Second Global Survey on E-Health. World Health Organization.
LA OBESIDAD EN MÉXICO,
UNA PERSPECTIVA DE POLÍTICA PÚBLICA
María del Rocío Estrada Campa1
universidad michoacana de san nicolás de hidalgo
instituto de investigaciones económicas y empresariales ininee

RESUMEN asesor de tesis

Esta investigación realiza un análisis de las políticas públicas diseñadas e Mario Gómez
implementadas en México para combatir el problema de la obesidad, siendo Aguirre
el objetivo principal identificar las principales causas por las que a pesar
de las políticas públicas implementadas los índices de obesidad en Méxi-
co continúan en aumento. Se realiza una revisión acerca de la obesidad y
sus principales causas que son la ingesta de alimentos con alto contenido
calórico y una vida sedentaria. A partir de lo anterior, se identifican en una
primera instancia la inseguridad, la no inclusión de todos los actores en el
diseño a implementación de las políticas públicas contra la obesidad y la re-
gulación débil como las principales causas por las que las políticas públicas
para combatir la obesidad no han logrado disminuir este problema público
en México. Posteriormente se llevará a cabo la comprobación de estas hi-
pótesis mediante un modelo econométrico y así poder tener herramientas
para poder llevar a cabo las acciones pertinentes como la reformulación o
creación de nuevas políticas públicas para combatir la obesidad.

INTRODUCCIÓN
El proceso de globalización ha provocado cambios económicos, sociales y
culturales que han modificado nuestros hábitos y costumbres cambiando
nuestro estilo de vida. En cuanto a nuestros hábitos alimenticios esto ha ge-
nerado un aumento en el consumo de alimentos con alto contenido caló-
rico, aunado a un estilo de vida sedentario y rutinario, provocando así, un
aumento en los índices de obesidad. La obesidad es el principal problema de
salud pública en México, actualmente ocupamos el primer lugar mundial
en obesidad y sobrepeso infantil y el segundo en adultos, tan solo después
de Estado Unidos. En México se ha registrado uno de los incrementos más
rápidos en el mundo de sobrepeso, obesidad y sus enfermedades asociadas,
este fenómeno constituye uno de los grandes retos a los que debe enfrentarse
el sistema de salud mexicano, sus consecuencias van más allá de la salud, im- palabras clave

pactando también la productividad y desarrollo económico del país (Institu- políticas


to Nacional de Salud Pública, 2013). Dado este comportamiento el Gobier- públicas, índices
no Federal ha diseñado e implementado políticas públicas multisectoriales de obesidad,
para combatir este problema público, que van encaminadas a disminuir los inseguridad,
no inclusión de
todos los actores,
1 
<rociocampa23@gmail.com>. regulación débil.

53
54 maría del rocío estrada campa

índices de obesidad en el país, teniendo como estrategias principales la prevención enfo-


cada, principalmente, a la población infantil en edad escolar.
Esta investigación realiza un análisis de las políticas públicas diseñadas e implemen-
tadas en México para combatir el problema de la obesidad, siendo el objetivo principal
identificar las principales causas por las que a pesar de las políticas públicas implemen-
tadas los índices de obesidad continúan en aumento. A partir de un análisis documental
y de campo se pretende probar las hipótesis planteadas. El estudio de investigación se
realizará mediante el método científico con un paradigma positivista, la información se
recaudara mediante la revisión de bibliografía del tema, de estadísticas de los índices de
obesidad elaboradas en fechas previas y posteriores a la implementación de las políticas
públicas existentes y de encuestas personales estructuradas con preguntas de alternativa
fija al personal involucrado en la implementación y operación de las políticas públicas y
a la población objetivo. La información recabada se procesara mediante un modelo eco-
nométrico y se analizarán los resultados obtenidos con la finalidad de que se consideren
las causas encontradas en el diseño de nuevas políticas públicas o en el rediseño de las
ya existentes.

FUNDAMENTOS DE LA INVESTIGACIÓN

Descripción del problema


Vivimos en un mundo en constante evolución y desarrollo, donde el proceso de globa-
lización ha provocado cambios económicos, sociales y culturales que han modificado
nuestros hábitos y costumbres cambiando nuestro estilo de vida. En cuanto a nuestros
hábitos alimenticios esto ha generado un aumento en el consumo de alimentos con alto
contenido calórico aunado a un estilo de vida sedentario y rutinario, provocando así un
aumento en el índice de obesidad definido como la variable que contabiliza el número
de casos de personas con obesidad. La obesidad temprana está en aumento, puesto que la
infancia y la niñez son periodos cruciales para establecer las preferencias alimenticias y
de actividad física, las estrategias de prevención deben iniciarse durante esta etapa para
fomentar hábitos saludables y reducir los comportamientos de riesgo.
La obesidad es el principal problema de salud pública en México, actualmente ocu-
pamos el primer lugar mundial en obesidad (oms, 2014). La obesidad es el primer paso
para desencadenar alguna o varias de las enfermedades crónicas no trasmisibles (ecnt);
un dato que preocupa y merece la atención no solo en México sino en todo el mundo, es
el costo económico como resultado de la atención de la obesidad y las ecnt asociadas y,
como consecuencia, los montos resultantes son altos e insostenibles, los cuales pudieran
ser evitados con un control temprano de la obesidad (Ryan, Cost and Policy Implications
From the Increasing Prevalence of Obesity and Diabetes Mellitus, 2009).
La obesidad es un problema que amenaza la salud de la población de México y del
mundo, y la economía de los países, es evidente que tanto las acciones para enfrentarlo
como las afecciones económicas de este problema son tanto en el ámbito público, como
en el privado y social. El Gobierno Federal ha implementado acciones enfocadas princi-
palmente a la prevención, sin duda, esta es la mejor manera de solucionar el problema,
ya que una vez que una persona padece una ecnt tendrá que vivir con ella y suminis-
trarse un tratamiento de por vida. Entre las acciones implementadas están prevenimss,
acuerdo mediante el cual se establecen los lineamientos generales para el expendio o
distribución de alimentos y bebidas en los establecimientos de consumo escolar de los
la obesidad en méxico 55

planteles de educación básica; Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria; Estrategia


contra el sobrepeso y la obesidad; Consejo Nacional para la Prevención y Control de
las Enfermedades Crónicas no Transmisibles (cronaco); prevenissste; Ley de Ayuda
Alimentaria para los trabajadores; Reformas al Artículo 3o. Constitucional, Quinto tran-
sitorio; Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad
y la Diabetes; Impuesto en bebidas azucaradas e Impuesto Especial sobre Producción y
Servicios (ieps) a los alimentos no básicos de alta densidad calórica. La población en la
que se han focalizado mayores esfuerzos oscila entre los 5 y 11 años de edad, partiendo
del principio básico de prevención, incluso de mantenerse este comportamiento en el au-
mento de los índices de obesidad, esta generación sería la primera en tener una esperanza
de vida menor a la de la generación previa (México, Gobierno de la República, 2013).

Problemática.
La obesidad ha sido identificada como problema público, es un asunto temático de po-
lítica, que se ha incluido ya en la agenda gubernamental, y que para darle solución ya se
han desarrollado políticas públicas, sin embargo, a pesar de la puesta en marcha de éstas,
los índices de obesidad siguen en aumento, por lo anteriormente mencionado, de no
frenar esta tendencia, disminuirá la calidad de vida de la población y los recursos econó-
micos necesarios serán insostenibles para el Estado en un futuro mediato. La obesidad
es un problema público de salud que aumenta vertiginosamente en todo el mundo, es
importante sumar esfuerzos para combatirlo pero sobre todo prevenirlo, no todos los
problemas de salud tienen cura, mucho menos son prevenibles, lo que nos da la pauta
para actuar a tiempo antes de que sea un problema incontrolable, lo que estará determi-
nado por la capacidad de desarrollar políticas públicas multisectoriales que tengan como
objetivo único mejorar la salud de la población.

Pregunta general
¿Cuáles son las principales causas por las que el índice de obesidad en México no ha dis-
minuido a pesar de las políticas públicas implementadas para combatir este problema?

Objetivo
Identificar las principales causas por las que el índice de obesidad en México no ha dis-
minuido a pesar de las políticas públicas implementadas para combatir este problema
público.

Hipótesis general
Las políticas públicas para combatir la obesidad no han tenido impacto en la disminu-
ción de este problema público en México.

Hipótesis especificas
La inseguridad en las calles y espacios públicos no ha permitido que las políticas públicas
para combatir la obesidad tengan impacto favorable en la disminución de este problema.
Debido a una débil regulación en salud las políticas públicas contra la obesidad no
han tenido impacto favorable en la disminución de éste problema.
La no inclusión de la población en el diseño, y la falta de responsabilidad y com-
promiso de todos los actores en la implementación de las políticas públicas existentes
contra la obesidad ha contribuido para que éstas no tengan un impacto favorable en la
disminución de éste problema.
56 maría del rocío estrada campa

Variable dependiente
Y = Población con obesidad en el país

Variables independientes
X1 = Inseguridad pública
X2 = El no involucramiento de todos los actores en el diseño e implementación de las
Políticas Públicas
X3 = Regulación débil (asequibilidad de la comida chatarra, información asimétrica, ar-
quitectura de elección)

Universo de estudio
Población infantil en edad escolar, padres de familia del mismo nivel, profesionales de la
salud involucrados directamente en la atención y tratamiento de la obesidad.

Muestra
Será determinada mediante métodos mixtos, comenzando con la conformación de estra-
tos del universo de estudio, se formaran dos conglomerados de cada estrato por tipo de
nivel socioeconómico, posteriormente se seleccionará una muestra aleatoria de ¨n¨ ele-
mentos de cada estrato y se escogerán sistemáticamente la lista que formará la muestra.
Principales causas por las que el índice de obesidad en México no ha disminuido a
pesar de las políticas públicas implementadas para combatir este problema público.
Como ya se ha mencionado se han diseñado e implementado políticas públicas, es-
trategias, acciones, etc., para combatir el problema público de la obesidad sin embargo, no
se ha visto una disminución en el índice de obesidad, por lo que es necesario identificar
en qué se está fallando, qué se está o no haciendo, qué hace falta, etc., para que estas políti-
cas públicas tengan éxito y se logre combatir la obesidad en México. Mediante la revisión
de literatura sobre el tema se han identificado la inseguridad, el no involucramiento de
todos los actores en el diseño la implementación de las políticas públicas y una débil
regulación, como tres de las principales causas por las que las políticas públicas imple-
mentadas no han tenido éxito en el combate de la obesidad.

I. INSEGURIDAD
Si bien los hábitos y la genética juegan un papel esencial en la obesidad, la inseguridad
juega un papel fundamental en el entorno donde viven los individuos e influye en su
estilo de vida porque ahora no es tan fácil que los padres dejen salir a jugar a la calle a
sus hijos. La percepción de la población mayor de 18 años en cuanto a la seguridad pú-
blica es del 31% (inegi, 2015), así pues la población se muestra interesada en proponer
iniciativas para realizar actividades recreativas al aire libre principalmente para los niños,
sin embargo tambien demandan espacios seguros y dignos para llevarlas a cabo (Mier y
otros, 2013).
Los principales entornos como la familia, la escuela y el vecindario tienen sus propias
estructuras, que propician o dificultan ciertas conductas, hábitos y valores acerca de la
actividad física y deportiva (Reforma, 1993; García y otros, 2008; Mier y otros, 2013). Las
actividades sedentarias como ver la televisión y los videojuegos prevalecen por encima de
las deportivas, principalmente en las niñas debido a la falta de espacios seguros donde los
niños puedan jugar y realizar actividades físicas y deportivas (Diamant, Bloom y Golds-
tein, 2010, Yamamoto, Alvear, Torres, Juárez, Ferreira y Solís, 2013; mural, 2014; Babey).
la obesidad en méxico 57

II. INVOLUCRAMIENTO Y RESPONSABILIDAD DE TODOS LOS ACTORES


EN EL DISEÑO A IMPLEMENTACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS
El involucramiento de todos los actores debe llevarse a cabo durante todas las etapas del
proceso de Políticas Públicas, con la finalidad de fomentar su responsabilidad, Luis Agui-
lar (1992) señala como una de las características fundamentales de la política pública la
participación ciudadana con el gobierno en la definición de los objetivos, instrumentos y
acciones de la política, en el mismo sentido, Julio Franco en su libro Diseño de Políticas
Públicas (2013) dentro de la definición de políticas públicas hace énfasis a la participa-
ción de la ciudadanía en la definición de problemas y soluciones.
La obesidad debe ser una responsabilidad compartida, es crucial un enfoque de par-
ticipación de múltiples niveles para lograr disminuir este problema, que incluya orienta-
ción al comportamiento del individuo y la participación de la población, los responsables
políticos, y organizaciones de atención en salud (Bowen, Bryant, Hess, Hughes e Ivey,
2014). Es importante resaltar que los gobiernos no pueden hacerlo solos, las empresas, y
en particular las de la industria alimentaria, la sociedad y los individuos también tienen
un papel dentro de este proceso (oms, 2012), cada actor debe llevar a cabo la parte que le
corresponde, de manera comprometida. La fuerza de la sociedad es un factor importante
a considerar en el progreso de las políticas públicas implementadas, sin embargo, hasta
ahora las intervenciones para prevenir la obesidad no se han centrado de forma explícita
en la interacción dinámica entre individuos y desarrollo de ellas (Huang, Cawley, Ashe,
Costa, Frerichs y Zwicker, 2015). Se necesitan ideas novedosas de las ciencias sociales
para informar y llevar a cabo acciones para que las empresas, instituciones y ciudadanos
promuevan la salud de manera voluntaria, así como el diseño de nuevas políticas de sa-
lud pública (Pomeranz, Fisher y Roberto, 2014). Las políticas públicas en el sector salud
tienen un enorme potencial en lo que se refiere a garantizar la salud de la población.
Representan un complemento importante de las reformas de la cobertura universal y de
la prestación de servicios, lamentablemente, en la mayoría de las sociedades dicho po-
tencial está en gran medida desaprovechado y es muy común que no se llegue a implicar
eficazmente a otros sectores, resulta evidente que hacen falta mayores capacidades para
aprovechar este potencial y se tenga el impacto deseado (oms, 2008).

III. REGULACIÓN DÉBIL

1. Asequibilidad de la comida chatarra


Las políticas públicas destinadas a promover un comportamiento saludable no han lo-
grado contrarrestar los cuantiosos recursos invertidos en la producción y comerciali-
zación de alimentos que no promueven una mejor salud. Como resultado tenemos una
economía que propicia la obesidad, en la que los niños son un objetivo prioritario (Atalah
y González, 2011), pues es un grupo de la población muy vulnerable y fácil de influen-
ciar. En México como en todo el mundo en los últimos decenios, se ha pasado de una
alimentación basada en cereales y hortalizas a un régimen alimentario rico en grasas,
azucares y calorías, que entre otras causas se debe a su asequibilidad (Centre for Research
on Globalization, 2015). Los diversos tratados de libre comercio firmados por México
han tenido un profundo impacto en el sistema de alimentos en el país (Hawkes, 2006),
provocando un incremento en la disponibilidad de comida chatarra y el envío hacia los
países del norte de la mejor producción de vegetales, donde se paga mejor la producción,
contribuyendo a que los mexicanos tuviéramos una dieta muy desbalanceada basada en
58 maría del rocío estrada campa

comida con alto contenido calórico rica en grasas, sal y azúcar (Naciones Unidas Dere-
chos Humanos, 2015); así como en la disminución de los precios de la comida procesada,
hoy en día a la población le resulta más caro comer saludable que comer alimentos ricos
en calorías, aunado a esto, los tiempos de preparación pueden ser un factor a considerar
(Wiggins, Keats, Han, Shimokawa, Vargas y Moreira, 2015).

2. Información asimétrica
Para regular el consumo de la comida chatarra, dado esta abundante disponibilidad, entre
otras, el Gobierno Federal ha implementado acciones, una de ellas es el etiquetado de la
información nutricional, el cual debe encontrarse en la parte posterior y frontal de los
empaques, Estas etiquetas describen su contenido en nutrientes, y van dirigidos al con-
sumidor, con el objetivo de ayudarlos a elegir productos más saludables y extender a las
compañías elaboradoras de productos alimenticios, un incentivo para el mejoramiento
de las cualidades nutritivas de sus productos (Figueroa D., 2003), por lo que la informa-
ción proporcionada debiera ser de fácil comprensión para el consumidor, sin embargo,
el etiquetado de los alimentos puede ser cuestionable o irrelevante en ciertas circunstan-
cias; lo anterior da origen a la existencia de información asimétrica, el reducido espacio y
ambigüedad de la información nutricional origina que el vendedor del producto conoce
más y mejor el producto que quiere vender que el comprador, por el contrario, el com-
prador tiene información incompleta de la que tienen los otros actores (Stiglitz, Akerlof y
Spence, 1981; Corzo, 2013). Un factor clave para que los individuos tomen las decisiones
correctas, es que cuenten con información suficiente, clara y completa pero que a su vez
ésta sea de su total comprensión. En este sentido la etiqueta no será garantía cuando el
principal problema de salud pública sea la falta de alimentos suficientes y donde el nivel
de educación no sea el adecuado para permitir a los consumidores leer o comprender la
información.

3. Regulación en la comida chatarra


En algunos países los gobiernos han optado por códigos de autorregulación voluntaria
de la publicidad de alimentos por parte de la industria, en otros, se ha hecho de manera
prohibitiva y restrictiva, sin tener en ambos casos resultados positivos, ya que las legisla-
ciones han sido poco objetivas o incoherentes, y las restricciones no han sido lo suficien-
temente fuertes. En México se han llevado a cabo acciones en este sentido, sin embargo
tampoco se han tenido los resultados esperados.

3.1 Impuesto a comida chatarra


En nuestro país, la implementación de un impuesto de 8% a los productos con una den-
sidad calórica de más de 275 kilocalorías por cada 100 gramos y un gravamen de 1 peso
por litro en las bebidas azucaradas, concentrados, polvos, jarabes esencias de sabores,
no ha generado las expectativas esperadas en la disminución del consumo de estos pro-
ductos. Cierto es que su consumo ha sufrido un ligero descenso por el aumento en los
precios, pero incluso los consumidores de menores ingresos ajustaron su presupuesto o
cambiaron a marcas más económicas para seguir consumiendo estos productos. Según
los especialistas, hasta ahora no se puede concluir que los impuestos resolverán el proble-
ma de la obesidad, pero sí que han afectado la economía de los hogares (Newell, 2015).
Ante estas acciones del gobierno, las empresas han diseñado estrategias que no sólo
las han llevado a mantener sus ventas, sino incluso obtuvieron ganancias superiores com-
paradas con el año anterior (Newell, 2015), contribuyendo a los pocos resultados en el
la obesidad en méxico 59

combate al problema público de la obesidad. Es complicado determinar el efecto de estos


impuestos debido a que intervienen varios factores, uno de ellos, en este caso, es que el
gobierno no tiene injerencia en las políticas de las empresas y tampoco en el comporta-
miento del consumidor.

3.2 Regulación a la publicidad en televisión en horario infantil


Un factor importante que contribuye al incremento en el consumo de la comida chatarra
en los niños es la publicidad sin control que los lleva a perder la capacidad de decidir,
los niños tienen una capacidad reducida para comprender la intención persuasiva de
la publicidad y las consecuencias a corto y largo plazo del consumo de alimentos poco
saludables (Pomeranz, Fisher y Roberto, 2014). Los tipos más frecuentes de alimentos
publicitados son aquellos que tienen un elevado contenido de azúcar y grasa (Organiza-
ción Panamericana de la Salud, 2014).
A un año de entrar en vigor la regulación de este tipo de publicidad en México, se
tiene evidencia de su débil aplicación, organizaciones como la Red por los Derechos de la
Infancia en México (redim), ha denunciado que a la fecha siguen apareciendo anuncios
comerciales de alimentos chatarra en horarios infantiles, argumentando que las regula-
ciones implementadas carecen de rigor y han sido influenciadas por las gran industria
de alimentos. En un estudio realizado por la organización El Poder del Consumidor se
detectó que se siguen publicitando alimentos y bebidas no saludables en los programas
regulados del horario infantil, ya que los criterios nutricionales para establecer cuáles
son los productos que no se pueden publicitar son muy laxos; que el horario más popular
para niños y niñas en la televisión es entre 20:00 y 22:00 horas quedando fuera del hora-
rio restringido; y que los programas más populares entre los niños y las niñas durante el
horario infantil son las telenovelas, los cuales no están regulados y en ellos se concentra
gran parte de la publicidad de comida chatarra, mucha de ella dirigida de manera especial
a los niños. Estos resultados nos dan evidencia de la necesidad de fortalecer la regulación
de la publicidad de comida chatarra dirigida a los niños (ecoosfera, 2015; unicef, 2015).
Un factor importante que no se ha considerado en la formulación de políticas públicas
en este sentido es internet y las aplicaciones móviles, donde se encuentra infinidad de
publicidad de comida chatarra (Harris, Sanda, Schwartz y Brownell, 2013).

3.3 Regulación en el Expendio y distribución de alimentos y bebidas


preparados y procesados en las Escuelas del sistema educativo nacional
Otra estrategia por parte del Gobierno Federal para combatir el problema de la obesidad
en nuestro país, llevada a cabo por la Secretaria de Educación y la Secretaria de Salud en
conjunto, es la regulación en los productos que se venden en las cooperativas escolares,
ya que son uno de los principales puntos de venta de comida chatarra, que tienen como
principal objetivo promover que en los establecimientos de consumo escolar de los plan-
teles de educación básica se preparen y expendan alimentos y bebidas que faciliten una
alimentación sana (segob, 2014; asa, 2015).
La regulación para evitar la comida chatarra en las escuelas del sistema educativo
nacional por el Gobierno Federal ha quedado como “letra muerta” de acuerdo a un estu-
dio realizado por la alianza por la Salud Alimentaria (asa, 2015), quien advierte que no
hay indicios de que el gobierno esté haciendo algo para que la normativa se aplique, lo
que debe ser motivo de sanción. El Instituto Nacional de Salud Pública realizó en su es-
tudio Evaluación de la aplicación de la tercera etapa de los lineamientos para el expendio
de alimentos y bebidas en los planteles de educación básica, basado en escuelas primarias
60 maría del rocío estrada campa

públicas del país, donde señala que en 80% de los centros escolares se encontró que toda-
vía se vendían bebidas azucaradas, galletas, pastelitos, confite y botanas, y sólo un tercera
parte contaba con bebederos de agua y una baja disponibilidad de frutas y verduras.
Mientras que entre 40 y 80% de los directores, profesores, expendedores de alimentos
y padres de estas escuelas desconocían la nueva regulación de alimentos del Gobierno
Federal. Asimismo, indica que entre 40 y 60% de los directores desconocía qué tipo de
estos productos no están permitidos (Shama, Bovecchio, Lopez, Tolentino, Moreno y Ri-
vera, 2014). Esto evidencia la falta de responsabilidad por parte de ambas secretarias para
llevar a cabo la implementación y supervisión de esta regulación, quienes tienen como
obligación no solo la implementación, sino también involucrar a todos los actores como
el personal docente y los padres de familia (SEGOB, 2014).

BIBLIOGRAFÍA 
Atalah, E. y González, H. (2011). “Regulation of food a advertising on television fot the
prevention of childhood obesity”. Archivos Latinoamericanos de Nutrición: 296-301.
Babey, S., Diamant, A., Bloom, A. y Goldstein, H. (2010). Overweight and Obesity among
Children by California Cities. California. ucla Center for Health Policy Research
and Californis Center for Public Health Advocacy.
Bowen, P., Bryant, P. y otros (2014). (Modifying Public Policies to Combat Obesity). The
Journal for Nurse Practitioners, 100-106.
Corzo, J. (2013). Diseño de Políticas Públicas. México. iexe editorial.
Costa-Font, J., Mas Canal, N., y Navarro, P. (2013). “Globesity: Is Globalization a Pathway
to Obesity?” IESE Business School - University of Navarra: 26.
ecoosfera (2015). Persiten los anuncios de comida chatarra en horarios para niños en
México; estudio. México. ecoosfera.
ensanut (2012). Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. 11 de julio de 2014, de
http://ensanut.insp.mx/resultados_principales.php#.U8LXdPl5Opo.
fao (1993). “Fats and oils in human nutrition”. Food and Agriculture Organization of the
Unites Nations: 19-26.
Figueroa, D. (2003). La etiqueta de lso alimentos e información nutricional. respyn Re-
vista Salud Pública y Nutrición.
Forbes México (2014 de Febrero de 2014). El impacto real de los nuevos impuestos en
las empresas. Recuperado el 12 de Abril de 2015, de http://www.forbes.com.mx/co-
mo-afectan-los-nuevos-impuestos-la-economia-de-las-empresas/.
Franco, J. (2013). Diseño de Políticas Públicas. México. iexe editorial.
Franco, M., Sanz, B., Otero, L., Domínguez, A., y Caballero, B. (2010). Prevention of child-
hood obesity in Spain: a focus on policies outside the health sector. SESPAS, 49-55.
García, E., De la LLata, M., Kaufer, M., Tusié, M., Calzada, R., Vázquez, V., y otros. (2008).
La obesidad y el síndrome metabólico como problema de salud publica. Una re-
flexión. Salud Pública De México, 530-547.
Harris, J., Sanda, V., Schwartz, M., y Brownell, K. (2013). Redefining child-directed adver-
tising to reduce unhealthy television food advertising. American journal of Preven-
tive Medicine, 358-364.
Hawkes, C. (2006). Uneven dietary development: linking the policies and processes of
globalization with the nutrition transition, obesity and diet-related chronic diseases.
Globalization And Health, 2-4.
la obesidad en méxico 61

Huang, T., Cawley, J., Ashe, M. y otros (2015). Mobilisation of public support for policy
actions to prevent obesity. The Lancet, 2422-2431.
Industria Alimenticia (2010). Conclusiones que deben ser divulgadas. Industria Alimen-
ticia, 31-31.
inegi (2015). Comercio. Recuperado el 23 de Junio de 2015, de http://cuentame.inegi.org.
mx/economia/parque/comercio.html
Instituto Nacional de Salud Pública (2013). Evidencia para la Política Pública y prevención
de obesidad. Recuperado el 7 de Julio de 2014, de http://www.insp.mx/epppo.html.
México, Gobierno de la República (2013). Estrategia Nacional para la prevención y el control
del sobrepeso, la obesidad y la diabetes. Recuperado el 12 de Julio de 2014, de http://
promocion.salud.gob.mx/dgps/descargas1/estrategia/Estrategia_con_portada.pdf
Mier, N., Lee, M., Irizarry y otros.(2013). Briding Research and Policy to Address Child-
hood Obesity Among Border Hispanics. American Journal od Prevent Medicine, 208-
214.
Moreno, B. (2006). La obesidad en el tercer milenio. Madrid: Médica Panamericana.
mural (30 de Abril de 2014). Es ciudad enemiga. Mural. México, México: Agencia Re-
forma.
Naciones Unidas Derechos Humanos (2015). Derecho a la Alimentación en México. Recu-
perado el 20 de Julio de 2015, de Naciones Unidas Derechos Humanos: http://www.
ohchr.org/SP/Issues/Food/Pages/FoodIndex.aspx.
Newell, R. (10 de JULIO de 2015). imco. Recuperado el 26 de Mayo de 2015, de Problema
Gordo: http://imco.org.mx/articulo_es/problema-gordo/.
ocde (Mayo de 2013). Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Re-
cuperado el 10 de Julio de 2014, de Estudios Económicos de la ocde: http://dx.doi.
org/10.1787/9789264115934-es.
oms (2012). Organización Mundial de la Salud. Recuperado el 3 de Julio de 2014, de Co-
bertura sanitaria universal: http://www.who.int/universal_health_coverage/es/
____ (2014). Organización Mundial de la Salud. Recuperado el 4 de Julio de 2014, de
Obesidad: http://www.who.int/topics/obesity/es/.
____ (2008). primary Health Care (Now More Than Ever). The World Health Report 2008:
66-75.
Organización Panamericana de la Salud (2014). La obesidad es una responsabilidad com-
partida. Revista Panamericana de Salud Pública.
Parsons, W. (2007). Políticas Públicas. Una introducción a la teorpia y la práctica del aná-
lisis de políticas públicas. Buenos Aires: Miño y Dávila Editores.
Pomeranz, J., Fisher, J., y Roberto, C. (2014). The need for public policies to promote
healthier food consumption: A commnet on Wasink and Chandon. ScientDirect,
438-445.
Pro México (2015). México y sus Tratados de Libre Comercio con otros países. Recuperado
el 20 de julio de 2015, de ProMéxico Inversión y Comercio: http://www.promexico.
gob.mx/comercio/mexico-y-sus-tratados-de-libre-comercio-con-otros-paises.html.
Reforma (1993). Provoca obesidad la inseguridad.- IP. Reforma, 5.
Ryan, J. (2009). Cost and Policy Implications From the Increasing Prevalence of Obesity
and Diabetes Mellitus. Gender Medicine, 86-103.
Secretaria de Gobernación. (23 de Agosto de 2010). Diario Oficial de la Federación. Re-
cuperado el 11 de julio de 2014, de http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codi-
go=5156173yfecha=23/08/2010.
segob (16 de Mayo de 2014). Diario Oficial De La Federación. Recuperado el 18 de abril
62 maría del rocío estrada campa

de 2015, del Acuerdo mediante el cual se establecen los lineamientos generales para
el expendio y distribución de alimentos y bebidas preparados y procesados en las es-
cuelas del Sistema Educativo Nacional: http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?-
codigo=5344984yfecha=16/05/2014.
Shama, T. M., Bovecchio, A., Lopez, N., Tolentino, L., Moreno, J., y Rivera, J. (2014). Eva-
luación de la aplicación de la tercera etapa de los lineamientos para el expendio de
alimentos y bebidas en los pnateles de educación básica. Instituto Nacional de Salud
Pública.
Stiglitz, J., Akerlof, G., y Spence, M. (1981). Credit Rationing in Markets with Imperfect
Information. American Economic Review, 393-410.
unicef (2015). Estudio exploratorio sobre la promoción y publicidad de alimentos y be-
bidas no saludables dirigida a niños en América Latina y el Caribe, Oficina Regional
para Ámerica Latina y el Caribe. Recuperado el 25 de julio de 2015, de http://elpo-
derdelconsumidor.org/wp-content/uploads/2015/07/PublicidadInfantil-Monitoreo.
pdf.
Wiggins, S., Keats, S., Han, E., Shimokawa, S., Vargas, A., y Moreira, R. (2015). The rising
cost of a healthy diet. Changing relative prices od foods in hisgh-income and emerging
economies. UK: Overseas Development Institute.
Yamamoto, L., Alvear, M. A., Torres, P., Juaréz, M., Ferreira, A., y Solís, G. (2013). Actividad
extraescolar y obesidad en los niños Influenca del ámbito familiar y del vencindario.
Revista Médica Instituo Mexicano del Seguro Social, 378-383.
LOS SERVICIOS PÚBLICOS DE SALUD
EN LA ZONA METROPOLITANA DE TOLUCA
Giovanna Santana Castañeda1
instituto de geografía, unam

La presente investigación muestra la distribución de la situación actual de asesor de tesis

los servicios de salud públicos existentes en la Zona Metropolitana de Tolu- Adrián Guillermo
ca hasta el año 2013, específicamente los de la Secretaria de Salud (SSA) del Aguilar Martínez
Estado de México, lo anterior con dos objetivos principales.
El primero de ellos, analizar las desigualdades en la distribución me-
diante análisis geoestadísticos como porcentajes, coeficiente de localización
e índice de disimilitud, estos análisis permiten contextualizar la situación
sobre las unidades médicas.
El segundo objetivo es analizar la cobertura de los servicios de salud
tomando en cuenta principalmente la normatividad, la importancia de ello
radica en saber si los servicios actuales responden a la demanda existente en
el territorio y cómo es que se encuentran distribuidos tomando en cuenta
los puntos de oferta, demanda y distancia sobre las vías de comunicación en
la superficie.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL ÁREA DE ESTUDIO


En junio de 2012, sedesol, conapo e inegi publicaron el documento ti-
tulado “Delimitación de zonas metropolitanas de México 2010”, en donde
se señala que “las zonas metropolitanas se caracterizan principalmente por
la concentración de población, actividades económicas y por gestiones po-
lítico-administrativas fragmentadas. Estos atributos han nutrido el debate
sobre lo que debe entenderse por ‘zona metropolitana’, tanto desde la pers-
pectiva territorial, como de la gestión pública” (inegi, conapo y sedesol,
2012). Por lo tanto han delimitado 59 zonas metropolitanas, tres más desde
la última delimitación en el año 2005; la población que habita estos espacios
asciende a 63.8 millones de personas, representando 56.8 por ciento.
En este escrito se encuentra delimitada la Zona Metropolitana de To-
luca (zmt) integrada por 15 municipios, los cuales son: Almoloya de Juárez,
Calimaya, Chapultepec, Lerma, Metepec, Mexicaltzingo, Ocoyoacac, Otzolo-
tepec, Rayón, San Antonio la Isla, San Mateo Atenco, Toluca, Xonacatlán, Zi-
nacantepec y Temoaya este último municipio no se encontraba considerado
en la delimitación del 2005.

palabras clave

factores de
localización,
1 
Alumna del Doctorado en Geografía, Instituto de Geografía, unam. gsantanac@uaemex. cobertura de
mx servicios públicos.

63
64 giovanna santana castañeda

Figura 1. Localización de la Zona Metropolitana de Toluca y las Unidades de consulta


externa

Según el censo de población y vivienda de 2010 realizado por el inegi, la población


en la zmt es de 1 936 126 habitantes, de los cuales, 48.7% (942 165) son del sexo masculi-
no y 51.3% (993 961) son mujeres. La tasa de crecimiento (tc) de la región en el periodo
de 2005 a 2010 fue de 2.5, superior al del valor estatal que fue de 1.6; el municipio que
presentó el mayor crecimiento fue San Antonio la Isla con 14.4, le sigue Chapultepec con
8.0 y Lerma con 5.0.
La zmt incluye 102 localidades urbanas (17.9% del total en la zmt) que tienen una
población de 1 537 001 (79.4%) y 466 localidades rurales (82.04% del total en la zmt)
las cuales tienen una población de 399 125 (20.6%) habitantes. Las unidades de consulta
externa correspondientes a la Secretaria de Salud son 165 (figura 1).
Con relación a las características geográficas, la zmt se caracteriza por tener eleva-
ciones desde los 1 800 hasta los 4 600 metros de altura y la distribución de las localidades
tanto rurales como urbanas de la zmt, la mayoría, se localizan en la parte centro con te-
rrenos de poca pendiente, entre 1 800 y 3 000 metros. Por otra parte, existe una diversidad
de usos de suelo, dentro de ellos se encuentra el bosque con 15.7% del territorio y una
superficie de 354.85 km2; el pastizal con 9.9% y 223.4 km2; el suelo agrícola con 63.2% y
1n426 km2; el área urbana con 10.2% y 230 km2; y los cuerpos de agua con 0.9% y 21 km2.
los servicios de salud pública en la zmt 65

SERVICIOS PÚBLICOS DE SALUD EN LA ZMT


En la zmt existen diferentes tipos de unidades médicas, entre ellas: Establecimiento de
Apoyo, Establecimiento de asistencia, Unidad de Consulta Externa y Unidades de Hospi-
talización, de las cuales 193 pertenecen a la Secretaria de Salud2 lo que significa que tiene
casi 60% del total de unidades médicas registradas en la zmt, y los servicios de primer
nivel o unidades de consulta externa son 165.

UNIDADES DE CONSULTA EXTERNA (UCE)


En la presente investigación, se abordan las unidades de consulta externa3 (uce) puesto
que la ssa tiene 69.9% de ellas, sin embargo existen diferentes tipos de instituciones de-
dicadas al cuidado de la salud que tienen estos tipos de unidades médicas entre ellas el
Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para
los Trabajadores del Estado, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia,
los Hospitales Universitarios, la Cruz Roja Mexicana, los Servicios Médicos Estatales,
la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y los Servicios Médicos Privados; todos
ellos desglosados en el cuadro 1, en el que se muestra el porcentaje de uce pertenecientes
a cada institución por cada municipio de la zmt.
Las unidades médicas de consulta externa que se encuentran en operación al año
2013 existentes en la zmt son 165, según datos de la Secretaria de Salud; 24.8% de ellas
se localiza en el municipio de Toluca, con 41 uce; 15.2% se localiza en el municipio de
Almoloya de Juárez; 13.3% de ellas se encuentra en Temoaya y 10.9% está en Zinacante-
pec con, 18 uce.
Para saber con mayor precisión la valoración de los desequilibrios espaciales entre
la oferta y la demanda; existen diferentes métodos que se pueden realizar, como el Coefi-
ciente de Localización de Sargant Florence que se utilizó aquí.
Su lógica se basa en una doble comparación, la primera de ellas entre la oferta y
demanda, y la segunda entre una zona o región y las distintas subzonas que la integran.
En lo concerniente al primer punto, el coeficiente confronta dos indicadores simples re-
levantes: por un lado la cantidad/calidad de la dotación y, por otro, la magnitud de la
demanda. Ambos indicadores se obtienen para el conjunto de la región o zona, como
para las subzonas con el objeto de facilitar un juicio de valor mediante la comparación.
El índice se escribe así:
Oi / ∑ni =1 Oi
CLi =
Di / ∑in=1 di
Siendo CLi el coeficiente de localización para la subzona i; Oi la oferta de la subzona
i; Di la demanda de la subzona i; Or la oferta en la región r; Dr la demanda en la región r.

2 
La Secretaria de Salud (SSa) es la institución de la cual se realizará el estudio, debido a que es una institu-
ción del sector público y atiende a población abierta.
3 
Las unidades de consulta externa, son aquellos establecimientos en donde se otorgan servicios de tipo
ambulatorios, y por lo tanto no hay servicios de urgencias (por ejemplo: partos o lesiones que requieran cirugía,
etc.), puesto que no existe la infraestructura necesaria. La consulta externa se clasifica como general cuando es
otorgada por un médico general o de familia, mientras que se clasifica como de especialidad cuando es otorgada
por un médico especialista, ya sea de alguna de las especialidades o de subespecialidad (sinais).
66 giovanna santana castañeda

Cuadro 1. Zona Metropolitana de Toluca, porcentaje de unidades de consulta externa


(por tipo de institución)

Instituto de Seguridad y Servicios

Secretaría de Comunicaciones y
Desarrollo Integral de la Familia
Sociales para los Trabajadores
Instituto Mexicano del Seguro

Servicios Médicos Estatales

Servicios Médicos Privados


Sistema Nacional para el

Hospitales Universitarios

Cruz Roja Mexicana


Secretaría de Salud

Transportes
del Estado
Municipio 

Social

Total
Almoloya de 92.9 – – – – – 7.1 – – 100
Juárez
Calimaya 100 – – – – – – – – 100

Chapultepec 100 – – – – – – – – 100

Lerma 82.4 5.9 5.9 – – – 5.9 – – 100

Metepec 56.3 6.3 – – – 6.3 12.5 – 18.8 100

Mexicaltzingo 100 – – – – – – – – 100

Ocoyoacac 75 – 12.5 – – – 12.5 – – 100

Otzolotepec 83.3 – 8.3 – – – 8.3 – – 100

Rayón 100 – – – – – – – – 100

San Antonio 100 – – – – – – – – 100


la Isla
San Mateo 83.3 16.7 – – – – – – – 100
Atenco
Temoaya 95.7 4.3 – – – – – – – 100

Toluca 45.6 7.8 1.1 17.8 7.8 1.1 13.3 1.1 4.4 100

Xonacatlán 100 – – – – – – – – 100

Zinacantepec 80 5 5 5 – – 5 – – 100

Total zmt 69.9 5.1 2.1 7.2 3.0 0.8 8.5 0.4 3.0
Fuente: elaboración propia con base en SINAIS, 2013.
los servicios de salud pública en la zmt 67

Los valores obtenidos oscilan entre 0 y 100, interpretándose así:

Valor de CLi Significado


0 La subzona carece de dotación, lo que equivale a déficit absoluto
La subzona está en déficit relativo (respecto a su región) y, por lo tanto, existe una
>0 y <1
oportunidad latente o necesidad comparativa
La subzona posee un nivel dotacional respecto a su propia demanda que, comparado
1 con el de la región es de cuantía similar (no hay déficit, ni excedente relativo, aunque
puede haberlo en términos absolutos)
La subzona posee un nivel dotacional superior al que en conjunto tiene la región, es
>1 decir está en mejor situación. Un valor de 2, 3, etc., indicaría niveles dotacionales do-
bles, triples, etc. de los que se dan en la región de pertenencia.

El resultado en la zmt muestra que existen diferencias y grandes desequilibrios, por


ejemplo los municipios que tienen los valores más bajos (>0 y <1) son Metepec, Toluca y
San Mateo Atenco con 0.4, 0.6 y 0.8 respectivamente, lo que significa que con relación a la
región se tiene una carencia, incluso cuando el municipio de Toluca tenga 41 uce debido
a que alberga al 42.3% del total de la población en la región.
Los municipios de Mexicaltzingo y Xonacatlán son los que tienen un valor de 1, lo
que significa que con relación a la zmt no hay déficit ni excedentes.
El último grupo de municipios están caracterizados porque tienen un nivel dotacio-
nal con relación a la demanda (población) superior que el de la zmt, lo que significa que
a medida que el valor esté por arriba del valor de 1, estará en mejor situación como se
muestra en el cuadro 2.

Cuadro 2. Zona Metropolitana de Toluca, coeficiente de localización (CLi). uce 2013

Nombre del Municipio Población uce CLi


(Demanda) (Oferta)
Almoloya de Juárez   147 653   25 2.0
Calimaya    47 033    6 1.5
Chapultepec    9 676   1 1.2
Lerma   134 799  14 1.2
Metepec   214 162    8 0.4
Mexicaltzingo    11 712    1 1.0
Ocoyoacac    61 805   6 1.1
Otzolotepec    78 146   10 1.5
Rayón    12 748    2 1.8
San Antonio la Isla    22 152   2 1.1
San Mateo Atenco    72 579   5 0.8
Temoaya    90 010   22 2.9
Toluca   819 561   41 0.6
Xonacatlán    46 331   4 1.0
Zinacantepec   167 759  18 1.3
Total zmt 1 936 126 165
Fuente: elaboración propia en base a inegi y SINAIS 2013.
68 giovanna santana castañeda

Otro método que se utiliza para valorar los desequilibrios espaciales entre la oferta
y la demanda es el índice de disimilitud (Δ). Su lógica se resume en comparar la parti-
cipación relativa de cada unidad espacial tanto en la dotación, como en la demanda del
servicio en el conjunto territorial analizado. Se procede de la siguiente manera:
Primero: se obtiene el porcentaje de la oferta y de la demanda que cada subzona
suponen respecto al total.
Segundo: se aplicó la fórmula
N
Σi=1 Oi − Di
Δ=
2
Siendo Oi el porcentaje de la oferta en la subzona i respecto al total de las subzonas y
Di el porcentaje de la demanda en subzona i respecto al total de las subzonas.
Los valores obtenidos oscilan entre 0 y 100, interpretándose así:
Valor de Δ Significado
Equilibrio o equidad espacial perfectos, inexistencia de desigualdades (respecto a esa
0
partición espacial).
Desequilibrio espacial máximo, “separación” absoluto entre la localización de la demanda
100
y la oferta, ausencia de equidad espacial.
Los valores intermedios traducen grados de desequilibrio variables, mayores a medida
>0 y <100 que el índice asciende.

En la zmt el índice de disimilitud es de 24.4, lo que significa que existe un desequili-


brio en la región en menor proporción.
Con base en lo anterior podemos señalar que al utilizar diferentes métodos los re-
sultados se pueden entender de diferentes maneras, por ejemplo, cuando se analizaron
los porcentajes de uce en la región, el municipio más favorecido fue Toluca, continuando
con Almoloya y Temoaya, sin embargo cuando cambiamos a otro método como el coe-
ficiente de localización (que considera aparte de las uce, el valor de la demanda, en este
caso la población) el resultado muestra que las mejores condiciones se encuentran en
Temoaya, Almoloya de Juárez, Rayón, Calimaya y Otzolotepec, los dos primeros favore-
cidos en el método de porcentajes, sin embargo, Toluca que es un municipio que cuenta
con mayores servicios de salud y también con mayor población demandante se encuen-
tra en condiciones de déficit (comparado con la región). Lo anterior se puede deber a
que el municipio de Toluca es el único que concentra a todos los tipos de unidades y la
población puede optar por asistir a la SSA, o a cualquier otro tipo de institución (si tiene
derechohabiencia) o a la iniciativa privada. Y con respecto al último método utilizado
que es el índice de disimilitud nos dice que existen desigualdades en el territorio con
respecto a la distribución en los niveles dotacionales, sin embargo este desequilibrio no
es tan enorme y se puede disminuir.

ÁREA DE INFLUENCIA Y COBERTURA


DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS DE SALUD
El concepto de cobertura que se aborda de manera frecuente en la normatividad o en las
políticas de planificación cuando se trata de servicios públicos, exigiendo que la demanda
o población quede incluida en un radio de distancia o tiempo de desplazamiento hacía el
punto de servicio más próximo; esta distancia es interpretada como satisfactoria y por lo
los servicios de salud pública en la zmt 69

tanto la población que se encuentra incluida dentro de ese radio gozaría de un nivel de
accesibilidad aceptable a dicho servicio (Bosque, 2004).
De acuerdo con el artículo 4o. de la Constitución Política de México, la protección de
la salud es un derecho de todos los mexicanos. Sin embargo, no todos han podido ejercer
de manera efectiva este derecho. El sistema mexicano de salud ofrece beneficios en salud
muy diferentes dependiendo de la población de que se trate.
En el marco estructural de la Secretaria de Salud, se señala que el fortalecimiento
del Sistema Nacional de Salud se encuentra en el periodo que va de 1988 a 1992; el cual
se rigió por normas técnicas que orientaban la administración, organización y funciona-
miento hospitalario con el propósito de optimizar la calidad y cantidad de los servicios.
En este contexto, el “Modelo de Atención a la Salud para Población Abierta” señalaba
criterios para la homogenización de la tipología de los establecimientos y características
básicas de infraestructura, mobiliario y equipo, actividades sustantivas de atención a la
salud, áreas de influencia, rangos de población de responsabilidad, isócronas de traslado,
así como para la organización, funcionamiento y operación de los servicios en los centros
de salud y unidades de hospitalización que había en el país. Asimismo, establecía criterios
y mecanismos para la referencia y contrarreferencia de pacientes entre unidades de la
propia Secretaría y entre unidades de otras instituciones públicas y privadas.
En cuanto a la estructura arquitectónica, el equipamiento y la estructura organiza-
cional y funcionamiento de los diferentes tipos de unidades médicas, en 1988 la Secre-
taría de Salud integró esos temas, además de la definición de insumos, indicadores de
productividad y formatos de expediente clínico en los Manuales de Contenido Múltiple
para: Hospitales Generales de 30, 60, 90, 120 y 180 camas, Centros de Salud Urbanos,
Centros de Salud Rurales para Población Concentrada, Centros de Salud Rurales para
Población Dispersa, Unidades Auxiliares de Salud y Casas de Salud
Tiempo después, la construcción y funcionamiento de las unidades médicas se suje-
ta a las disposiciones normativas señaladas principalmente en:
a) la Norma Oficial Mexicana nom-233-ssa1-2003 en la que se establecen los requi-
sitos arquitectónicos para facilitar el acceso, tránsito y permanencia de los discapacitados
a los establecimientos de atención médica del Sistema Nacional de Salud;
b) la Norma Oficial Mexicana nom-178-ssa1-1998, en la cual se instituyen los re-
querimientos mínimos de infraestructura y equipamiento que deben cumplir las Unida-
des de Atención Médica que proporcionen servicios de promoción, prevención, diagnós-
tico, terapéuticos de rehabilitación, incluyendo la atención de urgencias, curaciones y en
su caso, partos a pacientes ambulatorios y;
c) la Norma Oficial Mexicana nom-197-ssa1-2000, en la cual se establecen los
requisitos mínimos de infraestructura y equipamiento de hospitales y consultorios de
atención médica especializada. Cabe señalar que la actualización de los referentes nor-
mativos señalados, eventualmente se vio rebasada ante nuevos conceptos y modelos de
atención que surgieron como respuesta a nuevas necesidades de atención a la pobla-
ción, dando lugar a esfuerzos aislados para enfrentar la situación, cuyas respuestas se
ajustaron al ámbito de competencia específico de diferentes unidades administrativas,
sin llevar a cabo consensos respecto a información de uso común (cartera de servicios,
áreas, etc.) como por ejemplo los Modelos de Unidades Médicas o el Plan Maestro de
Equipamiento.
El sistema normativo de equipamiento urbano (1999) recopila en el tomo II las cues-
tiones normativas relacionadas a salud y asistencia social, específicamente en las página
20, 21 y 22. Citado textualmente:
70 giovanna santana castañeda

Centro de salud para población concentrada (ssa). Se ubica en localidades con más
de 2 500 y menos de 15 000 habitantes y población de responsabilidad y cobertura de 3
000 a 9 000 habitantes; para ello se recomienda tres prototipos de 3, 2 y 1 consultorios a
instalarse en una superficie total de terreno de 600 m2.
Centro de salud urbano (ssa). Opera con 1 a 12 módulos y cada módulo está cons-
tituido por un médico general y dos auxiliares de enfermería; con una cobertura por
módulo de 3 000 habitantes y un odontólogo por cada 3 módulos. Se ubica en localidades
de más de 15 000 habitantes, para lo cual se deberían considerar los tres módulos tipo
establecido, 3 5 y 6 consultorios, con una superficie de terreno de 1 200 m2.
Centro de salud con Hospitalización (ssa). La unidad debe tener de tres a seis equi-
pos de salud; cada equipo conformado por un médico y dos auxiliares de enfermería
que atenderán a 3 000 habitantes de patología clínica, radiodiagnóstico y odontología.
Se ubica en localidades con 9 000 a 12 000 habitantes; su cobertura máxima es de 18 000
habitantes, incluyendo localidades situadas en un radio de influencia de 15 km.
Hospital general (ssa). Con base en la regionalización operativa y de acuerdo con las
características de las unidades existentes, la tipología para hospitales se definió de 30, 60,
90, 120 y 180 camas censales, con área de quirófano para medicina general y alta especia-
lidad, sala de partos, sección de urgencias, laboratorios, sala de rayos x, la farmacia, área
para ambulancias y áreas para servicios complementarios. Se ubican en localidades con
población de 10 000 a 100 000 habitantes, con una población de responsabilidad de 20
000 a 180 000 habitantes, considerando su área regional operativa de cobertura.
Hospitales de especialidades (ssa). Se ubica en ciudades grandes y tienen una cober-
tura regional, y en algunos casos a nivel nacional, dependiendo entre otros aspectos de
su especialidad o especialidades y de su capacidad para resolver problemas de alta com-
plejidad; cuenta con 30 a 400 camas censales para hospitalización. El elemento hospital de
especialidades de la Secretaria de Salud es muy variable en cuanto a su capacidad, tipo y
número de especialidades y dimensiones físicas, por lo cual no es posible establecer criterios
normativos precisos para su dotación. Por este motivo, se incluye su descripción con fines
informativos pero no se incluye cédula técnica normativa. Cuadro 3.

ASIGNACIÓN DE LA COBERTURA DE LAS UNIDADES DE CONSULTA


EXTERNA (UCE)
La orientación que se le brindará al modelo de localización-asignación estará influencia-
da por la naturaleza del servicio. Si el servicio es privado, básicamente apuntará a mejorar
su eficiencia espacial, en cambio si es un servicio público intentará mejorar su equidad
espacial. Ambos se refieren al mejoramiento de parámetros globales para el acceso al
servicio: suma del total de desplazamientos, valores de accesibilidad o diferencias entre
valores extremos.
La aplicación de modelos de localización-asignación fue desarrollada inicialmente
para la competencia comercial, y en este sentido se privilegió el concepto de “eficiencia
espacial”, mientras que posteriores ajustes a la serie de modelos y la aplicación de restric-
ciones como la consideración del radio máximo de desplazamientos –por distancia o
tiempos– apuntan a lograr una mejor “equidad espacial”.
Por otra parte, los servicios se dividen en el tipo de equipamientos (deseables e inde-
seable), los primeros generan básicamente externalidades positivas (escuelas, hospitales,
centros culturales, etc.) los segundos generan externalidades negativas (cementerios, cár-
celes, basurales, etc.).
los servicios de salud pública en la zmt 71

Cuadro 3. Zona Metropolitana de Toluca, Sistema normativo de equipamiento urbano,


Secretaria de Salud 1999

Centro de salud Centro de salud


Hospital general
rural urbano
Localidades receptoras 10 001 a 50 000, 10 001 a 50 000 10 001 a 50 000
(población) 5 001 a 10 000 o 50 001 a 100 000 50 001 a 100 000
2 500 a 5 000 100 001 a 500 000 100 001 a 500 000
más de 500 001 más de 500 001

Localidades dependientes

Radio de servicio regional 5 a 15 km o 60 5 a 15 km o 30 60 km o 2 horas


recomendable minutos minutos máximo
Radio de servicio urbano Localidad 1 km o 30 minutos El centro de la
recomendable población (ciudad)
Población usuaria potencial 100% población Población abierta Población abierta
(40%) (40%)
Unidad básica de servicio (UBS) Consultorio Consultorio Cama de
hospitalización
Capacidad de diseño por UBS 28 consultas por 28 consultas por 117 pacientes por
turno turno cama por año
Población beneficiada por UBS 5 000 12 500 2 500

Fuente: elaboración propia con base en SEDESOL, tomo II, 1999.

Con base en las características normativas se desarrolló la cobertura para la zmt,


para ello se consideró el número de población demandante, otro aspecto que se tomó en
cuenta es el radio de servicio, la población usuaria potencial y beneficiada. La técnica que
se utilizó fue modelos de localización asignación, el modelo utilizado fue el de máxima
cobertura con restricción. Estas restricciones resultan de la normatividad.

CONCLUSIONES
El diagnostico de los servicios de salud en la zmt, comienza por conocer la distribución
de todos los servicios médicos que se ofrecen, para ello se utilizaron diferentes métodos,
el primero de ellos: coeficiente de localización, que en términos generales exhibe un des-
equilibrio dotacional a nivel municipal, siendo Metepec el peor situado y Temoaya el de
mejores condiciones. Continuando con el diagnostico, se desarrolló el índice de disimi-
litud, mostrando un grado de desequilibrio medio bajo en la repartición de servicios; sin
embargo, estos tipos de métodos no son espaciales, y siendo que se analiza la distribución
espacial, es necesario un diagnóstico coherente, debido a ello se analiza el área de influen-
cia y la cobertura de los servicios.
La conclusión más importante con relación a este modelo, es que a pesar de que cada
vez se invierte más en salud, aún existen zonas con sobreocupación, ya que deben atender
a más personas de lo que marca la normatividad, que considerando los resultados que se
han obtenido hasta el momento en la realización de la tesis, ha quedado rebasada.
72 giovanna santana castañeda

Figura 2. Zona Metropolitana de Toluca, cobertura de las unidades de consulta


externa, 2003

BIBLIOGRAFÍA 
Bolívar M. J. et al. (2009), Las desigualdades sociales en salud. Ed. Escuela andaluza de
salud pública.
Buzai, G. D. et al. (2007), Métodos cuantitativas en geografía de la salud. Ed. Argentina
BArceló, M. A., Saez, M. Y Surina, C. (2009): “Spatial variability in mortality inequalities,
socioeconomic deprivation, and air pollution in small areas of the Barcelona Metropol-
itan Region, Spain”. Science of the Total Environment, 407: 5501-5523.
Bosque Sendra Y A. Moreno Jiménez 2004. “Sistemas de Información Geográfica y locali-
zación de instalaciones y equipamientos”. Ra-Ma. Madrid. pp. 103-120.
Eyles, J. et al. (1994): “Fair share for the zone: allocating health-care resources for the native
populations of the Sioux lookout zone, Northern Ontario”. The Canadian Geographer,
38, 2: 134-150.
Fuenzalida Díaz M. Y Moreno Jiménez, A. (2010), “Diseño con SIG de la localización
óptima de centros de atención primaria de salud, discriminando según estatus so-
cioeconómico” en Ojeda, J., Pita, M.F. y Vallejo, I. (eds.), Tecnologías de la Información
Geográfica: La Información Geográfica al servicio de los ciudadanos. Secretariado de
Publicaciones de la Universidad de Sevilla. Sevilla: 453-465. Garrocho, C. (1990).
los servicios de salud pública en la zmt 73

“Localización geográfica de los servicios de salud en el subsistema de asentamientos


rurales en el Estado de México: un intento de evaluación”. Estudios demográficos y
urbanos. México. Vol. 5. 1: 127-148.
Garrocho, C. y Campos, J. (2006). “Un indicador de accesibilidad a unidades de servicios
clave para ciudades mexicanas: fundamentos, diseño y aplicación”. Economía, socie-
dad y territorio, vol. VI, número 22.
Harvey, David (1992), “La justicia social, el postmodernismo y la ciudad”, Revista Interna-
cional de Investigación Urbana y Regional, 16, 4: 588-601.
Moreno Jiménez, A. (2007). “Justicia y eficiencia espacial como principios para la planifica-
ción: aplicación en la provisión de servicios colectivos con SIG”.
OPS (2002). Sistemas de Información Geográfica en Salud. Conceptos Básicos. Organiza-
ción Panamericana de la Salud. Washington.
RELATORÍA DE LA MESA 2: SALUD

Nydia Lourdes Reyes Rodríguez,


Alexander Yahir Jiménez Limón

LOS SERVICIOS PÚBLICOS DE SALUD


EN LA ZONA METROPOLITANA DE TOLUCA
Mtra. Giovanna Santana Castañeda. Estudiante del doctorado en Geografía
de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam).

De acuerdo a la autora el estudio realizado se basa en la teoría del bienestar formulada por
Smith en 1977. En dicha teoría se redefine a la Geografía Humana como el análisis del
bienestar social en el espacio. Asimismo contempla que la localización en el espacio cobra
relevancia para las posibilidades vitales de las personas. En este sentido, se establece que
pueblos diferentes ocupan territorios diferentes, y diferentes territorios atraen o rechazan
diferentes fuentes de bienestar o de malestar humano.
La reflexión planteada por Santana forma parte de su proyecto de investigación de
tesis en la cual objetivo fundamental se orienta llevar a cabo un diagnóstico de la actual
eficiencia de los servicios de salud de la ssa en la Zona Metropolitana de Toluca e identi-
ficar la localización óptima de nuevos servicios de salud pública, para mejorar la calidad,
cobertura y atención a la población usuaria.
Para realizar dicho diagnóstico, metodológicamente hablando, la autora considera
en su investigación la aplicación del coeficiente de localización Sargant Florence que, de
acuerdo a su planteamiento, permite mayor precisión en la valoración de los desequili-
brios espaciales entre la oferta y la demanda.
Dicho coeficiente contempla una doble comparación; la primera entre la oferta y la
demanda; la segunda, entre una zona o región y las diferentes subzonas que la integran.
Ahora bien, respecto a la primera comparación, el coeficiente permite confrontar
dos indicadores simples relevantes: por un lado, la cantidad-calidad de la dotación y, por
otro, la magnitud de la demanda. De esta manera, ambos indicadores se obtienen tanto
para el conjunto de la región o zona, como también para las subzonas, a fin de facilitar un
juicio de valor a partir de la comparación.

EL IMPACTO DE LAS TIC EN LOS NIVELES DE EFICIENCIA TÉCNICA


EN EL SECTOR SALUD, PARA EL PERIODO 2000-2010:
UN ANÁLISIS EN DOS ETAPAS
Mtro. Alberto Sánchez Rodríguez. Estudiante del doctorado en Ciencias Eco-
nómicas de la Universidad Autónoma Metropolitana (uam).

El autor considera que las tic en el Sector Salud reflejan un impacto en los niveles de
eficiencia técnica. Para sustentar su planteamiento postula las siguientes dos hipótesis:

74
relatoría de la mesa 2: salud 75

— Hipótesis 1. Las tic presentan una correlación positiva en los niveles de eficiencia
— Hipótesis 2. Las mHealth exhiben un incremento en la eficiencia del sector salud.

Para llevar a cabo el proceso de comprobación de las hipótesis planteadas, el autor


contempla en dicho proceso los siguientes objetivos:

1º Estimar los niveles de eficiencia técnica del sector salud en la muestra empleada.
2º Cuantificar la dispersión entre las economías de la muestra en términos de eficiencia
y observar si esta aumenta o disminuye en el tiempo.
3º Establecer si las tic presentan una mejora en la eficiencia del sector salud.
4º Establecer si las mHealth es un determinante para incrementar la eficiencia en el
sector salud.

La metodología planteada por Sánchez se ha emprendido en dos etapas. En la prime-


ra etapa se ha aplicado el método del dea que utiliza la programación lineal para obtener
de manera simultánea los niveles de eficiencia técnica y la frontera tecnológica para las
dmu. Asimismo, el autor, está aplicando en esta etapa del proceso de investigación el
modelo de Charnes, Cooper y Rhodes (1978), el cual considera rendimientos constantes
a escala. En una segunda etapa de la investigación, considera Sánchez, se realizaron dos
regresiones econométricas para probar las hipótesis descritas.
De acuerdo al autor, en general las tendencias de los países de la muestran en sus net
son descendentes, con la excepción de Corea, esta economía ha mejorado su eficiencia a
lo largo del tiempo.
Por otra parte, considera que se encuentra evidencia que la dispersión entre las eco-
nomías de la muestra tienden cada vez más a incrementarse, con lo cual se presenta un
mayor alejamiento respecto de la frontera tecnológica.
Asimismo, existe evidencia a favor de la hipótesis 1. En este sentido, según Sánchez,
se encontró que las tic incrementan los niveles de eficiencia. Sin embargo, este incre-
mento es módico.
Finalmente, apunta el autor que los resultados señalan que la hipótesis 2 es rechaza-
da. Fundamentalmente, debido a que las mHealth presentan una relación negativa con
los niveles de eficiencia. Estos resultados son diferentes a los encontrados en trabajos
previos señalados en su marco teórico.

LA OBESIDAD EN MÉXICO UNA PERSPECTIVA DE POLÍTICAS PÚBLICAS


Mtra. María del Rocio Estrada Campa es estudiante del doctorado en Políticas
Públicas del Instituto de Investigaciones Económicas y Empresariales de la
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Para la autora, el proceso de globalización ha provocado cambios económicos, socia-


les y culturales que han modificado nuestros hábitos y costumbres cambiando nuestro
estilo de vida. En cuanto a nuestros hábitos alimenticios esto ha generado un aumento
en el consumo de alimentos con alto contenido calórico, aunado a un estilo de vida
sedentario y rutinario, provocando así, un aumento en los índices de obesidad. De
esta manera, el cambio en los hábitos alimenticios aunado a esquemas de vida seden-
taria son factores que han generado un aumento en los índices de obesidad a escala
mundial.
76 nydia lourdes reyes rodríguez, alexander yahir jiménez limón

La obesidad, de acuerdo a Estrada, es el principal problema de salud pública en Mé-


xico, actualmente ocupamos el primer lugar mundial en obesidad y sobrepeso infantil y
el segundo en adultos, tan solo después de Estado Unidos. Sin embargo, aunque a escalas
mundial y nacional se han implementado y diseñado políticas públicas para combatir
dicha problemática, las consecuencias y afecciones que se han generado reflejan una mala
calidad de vida.
El propósito propuesto por la autora se orienta en identificar las principales causas
por las que el índice de obesidad en México no ha disminuido a pesar de las políticas
públicas implementadas para combatir este problema público.
Se propone como hipótesis considerar que las políticas públicas para combatir la
obesidad no han tenido impacto en la disminución de este problema en México. De esta
manera, Estrada considera como hipótesis específicas que:

a) La inseguridad en las calles y espacios públicos no ha permitido que las políticas


públicas para combatir la obesidad tengan impacto favorable en la disminución de
éste problema.
b) Debido a una débil regulación en salud las políticas públicas contra la obesidad no
han tenido impacto favorable en la disminución de éste problema.
c) La no inclusión de la población en el diseño, y la falta de responsabilidad y compro-
miso de todos los actores en la implementación de las políticas públicas existentes
contra la obesidad ha contribuido para que éstas no tengan un impacto favorable en
la disminución de éste problema.

Junto con otros autores (Bowen, Bryant, Hess, Hughes, Ivey, 2014) Estrada considera
que la obesidad debe ser una responsabilidad compartida, es crucial para lograr dismi-
nuir este problema un enfoque de participación de múltiples niveles, que incluya orienta-
ción al comportamiento del individuo y la participación de la población, los responsables
políticos y las organizaciones de atención en salud.

COMENTARIOS A LAS PONENCIAS POR EL DR. MALAQUÍAS LÓPEZ


Posteriormente a la exposición de las tres ponencias se dio paso a los comentarios del
Dr. Malaquías López quien considera que en todo doctorado debería contemplarse que
“nadie más sabe más del tema que los propios doctorantes”.
En el caso de la primer ponente, respecto a los servicios de consulta externa en la
Zona Metropolitana de Toluca, no se comprende bien cómo se pudo dar originalmente la
distribución de la población en el valle, cuando el desarrollo urbano ha ido absorbiendo
a la misma población. En este sentido, teorías como la del bienestar no permiten empren-
der un análisis más concreto respecto a dicha población. Sin embargo, por ejemplo en
el informe Dawson en Inglaterra, se ha tomado como punto de partida que la medicina
hace 100 años había tenido avances, pero no llegaba a la población; por tal motivo se
propone un modelo para que la población sea atendida.
Por otra parte, existen diferentes comunidades con distintas necesidades. Y es en la
necesidad de las personas en donde hay que poner especial atención. Por ejemplo, consi-
dera López, ciertas necesidades no fueron percibidas como es el caso de la atención a una
enfermedad como la diabetes.
Sin lugar a dudas, metodológicamente hablando comenta López, es evidente la
dificultad para encontrar datos que permitan detectar las necesidades de la población
relatoría de la mesa 2: salud 77

en términos de salud. Sin embargo, en relación con las etapas del porcentaje, la simi-
litud y normatividad, la proporción no tiene que ver con habitantes ni demanda, sino
con el poder político que poseen dirigentes del sector salud y gobernantes. Esto genera
conflictos en la población respecto reconocer cuáles son sus necesidades. Se sugiere
usar información más actualizada del modelo masspa que aunque no es un modelo
actual sí es utilizado de manera frecuente. En este sentido, dado que en México no hay
un modelo de atención y asignación, López propone a la ponente generar un modelo
de asignación.
Los comentarios al segundo de los ponentes iniciaron considerando que es difícil in-
terpretar la dimensión de las tic (mhealth y ehealth). Para López, tener teléfono fijo por
muchos años era ajeno a las posibilidades de productividad. En este sentido, con relación
a los teléfonos móviles, aunque se pueda disponer de muchos de ellos, metodológicamen-
te no hay forma de evaluar la efectividad y productividad de los teléfonos móviles, más
bien tendría que tomarse en cuenta como criterio de evaluación la improductividad y la
inefectividad de los mismos. Sin duda, las empresas privadas y trasnacionales generan
softwares que solamente buscan vender y no ayudar.
Se estuvo de acuerdo con las conclusiones propuestas por el ponente en el sentido de
que no sólo somos los peores sino que estamos empeorando. De esta manera, mientras
no tengamos una normatividad adecuada no se pondrán impulsar dichas tecnologías. De
ahí la importancia de hacer una revisión más detallada de los coeficientes de correlación
propuestos por el ponente, fundamentalmente, porque se observan algunas inconsisten-
cias para su obtención.
En torno a la exposición del tercer ponente, López considera de forma general que
si partimos de que México es el país más obeso no permite profundizar en los problemas
de salud reales. Por ejemplo, el caso de la diabetes según las complicaciones que genera,
asimismo la insuficiencia renal. Ambas enfermedades que en realidad sí manifiestan la
inviabilidad del sistema de salud en el país.
Aunado a lo anterior debe tomarse en cuenta, en términos de política pública de sa-
lud que el verdadero problema reside en conectar el supranivel de la política con el nivel
local de la tiendita. Saber cómo descender del nivel más alto al más bajo representa un
reto público para quienes implementan o diseñan políticas de salud.
De acuerdo a López, existe una falta de interés de ciertos actores para involucrarse
en el diseño e implementación de políticas de salud realmente eficaces y eficientes. Ade-
más de ello, la inseguridad sí está representando un factor importante en la ineficiencia
e ineficacia de las políticas. En este sentido, habría que ver si es posible responder con
acciones concretas, por una parte, con el incremento real de la actividad física y, por otra,
con las mejoras de la seguridad en donde los vecinos pudieran hacerse cargo de algunos
espacios públicos destinados para dicha actividad.
Lo anterior implica, sin duda, una mayor cohesión comunitaria. Por tal motivo,
mientras se mantengan vigentes los modelos de los servicios públicos de atención no
habrá posibilidad de avance o cambio. Más bien se tendría que pensar que la política de
salud implementada pudiera crear espacios con unidades y con médicos que atenderán
cuando realmente se requieran.
Finalmente, como comentario general respecto a la exposición de los tres ponentes,
López considera que se está yendo en contra de la historia en el campo de los doctorados,
pues ya no es el tiempo de las investigaciones independientes. Antes se consideraba que
hacer trabajo independiente era hacer una investigación de alto nivel; en la actualidad,
la tendencia marca conjuntar equipos de investigación de manera que se entrelacen las
78 nydia lourdes reyes rodríguez, alexander yahir jiménez limón

disciplinas. No cabe duda, apunta López, de que es tiempo de que los posgrados comien-
cen a conducir a sus estudiantes e investigadores a generar otro tipo de productos más
multidisciplinarios que orienten la investigación hacia un futuro más colectivo.
3. PROCESOS
TERRITORIALES

PONENCIAS
La verticalización del espacio urbano en la Ciudad de México.
Transformación del paisaje y reestructuración social en la era neoliberal
Víctor Hugo Aquino Illescas

Acumulación de capital extra-económica en el México rural


Wuendy Asuet Armenta Barrera

La Unión Campesina Emiliano Zapata Vive (ucezv) y su resignificación


Angélica Palomares Licona y Ricardo Pérez Avilés

Modernidad, ciencia y método.


¿Un diálogo entre la economía y la realidad socio-ambiental?
Alejandra Sánchez Jiménez

CARTELES
Gobernanza de una cadena de valor:
el caso del aguacate en la región Oriente-Norte del estado de Morelos
Benjamín Bazaldua Muñoz

Los cambios técnico productivos y socioculturales de los productores de café


en Cuetzalan “Pueblo Mágico” desde la perspectiva del desarrollo local
Irma Buendía Castro

RELATORÍA
Lirio Azahalia González Luna
COMENTARIOS
Dr. Sergio Flores González
LA VERTICALIZACIÓN DEL ESPACIO
URBANO EN LA CIUDAD DE MÉXICO.
transformación del paisaje
y reestructuración social en la era neoliberal
Víctor Hugo Aquino Illescas1
universidad nacional autónoma de méxico

RESUMEN
La investigación se concentra en el proceso de verticalización de Nuevo Po- asesor de tesis
lanco, perímetro de las colonias Irrigación, Granada y Ampliación Granada Adrián Guillermo
al poniente de la ciudad de México. Se analiza la transformación del paisaje Aguilar Martínez
en la actual etapa neoliberal desde un enfoque de teoría de la renta del sue-
lo urbano, poniendo énfasis en los cambios de uso de suelo y tomando en
consideración las consecuencias de la densificación en altura por la revitali-
zación urbana en la zona, algunas de las cuales se manifiestan en la falta de
infraestructuras urbana y vial, aumento en el tránsito vehicular; así como
cuestiones de fragmentación social que originan segregación urbana que
acrecienta la exclusión social y por ende el desplazamiento de vecinos que
han vivido por muchos años en el lugar, por el alto costo del suelo urbano in
situ. El tema puesto en la mesa continúa en discusión y debate debido a que
diversas instancias políticas y sociales resaltan sus ventajas y desventajas.

INTRODUCCIÓN
El crecimiento poblacional de México durante el siglo xx ha sido pieza cla-
ve en la transformación espacial y económica del país de una nación esen-
cialmente rural en 1900 a otra hegemónicamente urbana en el 2000. Esta
relación entre urbanización y desarrollo económico no es lineal, ya que aun-
que la transformación económica constituye la génesis del proceso, es en las
ciudades donde se acumula el capital y se concentra la mayor parte de las
empresas, constituyendo una fuerza productiva en sí misma indispensable
para el crecimiento económico (Garza, 2002:7).
Es a partir de los años ochenta que las transformaciones de la economía
global han impactado en la dinámica metropolitana de las grandes ciudades
en los países en desarrollo como la ciudad de México. Estas transformacio-
nes tienden a redefinir la base económica de las ciudades, reconfigurando
sus patrones territoriales en relación a las nuevas condiciones productivas
(Garza, 2002a). palabras clave
Durante este periodo, la ciudad de México experimentó cambios no- edificación
tables en cuanto a su imagen, su estructura y sus actividades económicas en altura;
y sociales. Estos cambios expresan el tránsito hacia una sociedad urbana verticalización;
post-industrial productora de servicios, hacia un nuevo orden económico revitalización
neoliberal y hacia una forma diferente de relación entre Estado, sociedad urbana;
renta urbana;
fragmentación
1 
<hughillescas@gmail.com>. social

81
82 víctor hugo aquino illescas

y territorio. En el espacio construido de la ciudad, estos cambios se hacen visibles a tra-


vés de formaciones físico-sociales sin precedentes (Ramírez, 2009:165) que abarcan una
marcada tendencia de aglomeración de actividades terciarias, con rasgos de polarización
debido a la llegada tanto de servicios al productor (sobre todo financieros) como de ser-
vicios al consumidor (Aguilar, 2002:5).
Asimismo, la historia del espacio urbano de la ciudad posee innegables rasgos de
su pasado, que conllevan formas espaciales, inercias y estructuras urbanas en las cuales
se desarrolla la ciudad. En ésta ocurren dos fenómenos relacionados. El primero es una
expansión física de su territorio que abre nuevos espacios para cubrir necesidades re-
novadas; el segundo es una recomposición de lo ya construido e instituido (Hiernaux,
2005:15). Por tal motivo, esta investigación se centrará en el fenómeno de la verticali-
zación, debido a que conjuga la idea de la apertura y densificación en altura de nuevos
espacios y la recomposición de lo ya construido, es decir, nuevas centralidades y la trans-
formación del paisaje urbano.
La investigación analizará el actual proceso de verticalización en la zona conoci-
da como Nuevo Polanco, perímetro de las colonias Irrigación, Granada y Ampliación
Granada al poniente de la ciudad de México, que concibe el cambio físico, económico y
social de un barrio o colonia, permitiendo a la vez lo que señalan Lever y Turok (1999),
la competitividad urbana y la capacidad de atraer inversiones productivas, generando
metamorfosis territorial, materialidades de la ciudad, reestructuración socioeconómica,
fragmentación socio-espacial, difusión urbana y densificación en altura.

ANTECEDENTES
Existen estudios de política urbana-regional sobre la construcción del espacio urbano
de las ciudades que han cobrado notoriedad en los últimos años, no tanto porque la
atención se haya concentrado en algunos problemas inmediatos como vivienda o in-
seguridad, sino porque hay ciertas dinámicas y efectos que quizá no habían recibido la
consideración necesaria (Aguilar y Escamilla, 2011:6).
Es por esto que investigaciones dentro de la fase neoliberal resaltan diversas for-
mas de la renta del suelo que están articuladas con los procesos de privatización de lo
público-urbano, con los cambios en los usos del suelo que están determinados por los
procesos de desindustrialización y terciarización metropolitana, la formación de corre-
dores terciarios, y los nuevos procesos de renovación urbana emprendidos por el capital
inmobiliario-financiero, que modifican su funcionamiento, monto y distribución social, y
son características determinantes y dominantes de la lógica de estructuración urbana (Ja-
ramillo, 2009; Márquez y Pradilla, 2004 y 2008; Pradilla, 2010). Otros estudios del campo
del urbanismo, la arquitectura, la sociología, la economía y la política abordan temáticas
urbanas tales como la escasez de vivienda y las dificultades que presenta acceder a ella, los
factores que han provocado su desarrollo y evolución (Sánchez, 2012:14).
En esta línea, si bien es cierto que algunas investigaciones resaltan las principales
características de la urbanización del espacio y transición económico-demográfica de
la ciudad de México entre 1980 y 2010, tales como el descenso del crecimiento de la po-
blación, urbanización horizontal, cambios en el patrón migratorio, consolidación de la
dimensión metropolitana, institucionalización de la planeación territorial, etc. (González
y Pang, 1993; Sobrino, 1996; Meyerson et al, 2007; Garza, 2003; Ariza y Ramírez, 2008),
aún falta abordar profundamente cuestiones de renovación urbana como los procesos
de verticalización y su vinculación con el estudio y análisis del paisaje urbano, siguiendo
la verticalización del espacio urbano en la ciudad de méxico 83

las transformaciones urbanas y las problemáticas sociales que se desprenden (Janoschka,


2002; Hiernaux, 2005; Lima, 2008).
Por consiguiente, este proceso de verticalización está dando lugar a cambios en los
patrones de densificación urbana que generan transformaciones en el paisaje citadino en
las alturas y volúmenes de las superficies construidas y una serie de problemáticas so-
cioespaciales de las que se desprenden la fragmentación del tejido social. La exclusión de
habitantes que no tienen la capacidad de hacerse cargo de los nuevos gastos e impuestos
es una realidad socioeconómica que se presenta. El tema puesto en la mesa continúa en
discusión y debate debido a sus ventajas y desventajas.

JUSTIFICACIÓN
La transformación del paisaje urbano se identifica con procesos históricos llevados a
cabo en diversos contextos sociales, económicos y políticos, tales como la renovación de
las áreas centrales, la producción de urbanizaciones privadas para las clases con mayor
poder adquisitivo y la construcción de edificios de gran verticalidad ubicados muchas
veces en espacios donde se tienen ventajas competitivas en términos de relaciones cerca-
nas con el capital global transnacional. En la ciudad de México, la verticalización durante
el alemanismo de la década de los años cuarenta explica las referencias obligadas con la
vanguardia europea sobre el tema vivienda en altura, materializada en los multifamiliares
bajo un contexto de obra pública de repercusión urbana a partir del modelo económi-
co y político implementados (Anda de, 2008). En su camino hacia la terciarización de
la economía de la ciudad de México en la década de 1980, con un modelo económico
neoliberal, la ciudad de México funciona ya como lugar donde se concentran oficinas y
centros de distribución de las grandes empresas nacionales y transnacionales, complejos
financieros y bancarios, cuyo papel del Estado es fundamental para comprender el trán-
sito de la ciudad industrial hacia aquello que Hidalgo (2010) llama, el terciario avanzado
(Amaro, 2006). La materialización resultante se aprecia en los espacios locales a partir
de las nuevas relaciones entre el capital global, la tecnología, el trabajo y la edificación
inmobiliaria (Olivera, 1999). Es así que la verticalización se presenta como función del
crecimiento y densificación en altura, que reconquista áreas centrales y zonas consolida-
das por el poder económico, de los agentes inmobiliarios privados y de sus operaciones
de capitalización de renta del suelo (Casgrain y Janoschka, 2013).
Bajo estos argumentos, han existido diversas transformaciones históricas del espacio
urbano de la ciudad de México. La transición ha marchado de una ciudad compacta a
otra fragmentada. En la ciudad compacta de la época colonial, la ciudad fue organizada a
partir de un centro o plaza que fungía como núcleo de la vida social que aglomeraba los
distintos poderes. En el periodo independentista, aparece la ciudad sectorial, cuyo centro
tradicional ya no era únicamente administrativo, sino comercial. Para 1970, surge la ciu-
dad polarizada, que se identificaba con el modelo económico de sustitución de importa-
ciones, cuyo periodo de mayor crecimiento urbano se materializaba en el espacio urbano
de la ciudad con los barrios marginales periféricos. Las clases pudientes se desplazaban
de los centros tradicionales degradados, siendo una oportunidad para los inmigrantes
venidos de otras regiones del país que ocuparon estos espacios. Finalmente, la ciudad
fragmentada, que es la fase neoliberal en la que se encuentra la ciudad; se distingue por
la reestructuración económica que el capital global financia, creando patrones difusos y
de fragmentación espacial originada por el incremento de actividades de terciarización
y por aquello que Borsdorf llama gated communities (barrios cerrados) (Borsdorf, 2003).
84 víctor hugo aquino illescas

En esta fase, los procesos productivos se fragmentan en el espacio urbano de la ciudad,


favoreciendo la creación de corredores urbanos como Centro Histórico-Reforma, Periféri-
co Sur y la densificación de áreas diseminadas que aumentan la fragmentación de activida-
des económicas (Delgado, 2003) como Polanco y Santa Fe entre otros. Las funciones admi-
nistrativas, financieras, innovación tecnológica y de servicios se relocalizan resignificando
la idea del centro. De esta manera, surge el interés sobre el caso de una zona de la ciudad
donde está asociada al capital global y al proceso de verticalización, Nuevo Polanco. Los
resultados del estudio permitirán responder a mecanismos de producción y de gestión del
espacio urbano, a visualizar los intereses que están en juego y vislumbrar la red de actores y
gestores que forman parte de este entramado peculiar del proceso puesto en escena.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA


La densificación de las ciudades a partir de la incorporación del edificio de gran altura es
un tema relevante en la actualidad dentro de diversas disciplinas como la arquitectura, el
urbanismo y la geografía urbana, por lo que genera continuas tensiones de intereses entre
los distintos actores que se involucran en este proceso de verticalización y densificación
del espacio urbano en un contexto de neoliberalización.
En las últimas décadas, este proceso de revitalización del espacio urbano representa
claramente la emergencia del edificio en altura y la densificación como nuevas modali-
dades constructivas. Su reproducción implica una lógica de mercado inmobiliario y de
gestión del uso de suelo que alteran el paisaje urbano y las formas de habitar el espacio.
Hacen su aparición fenómenos como la fragmentación socio-espacial que genera una se-
rie de problemáticas sociales para las clases medias y los sectores más vulnerables, como
altos costos para rentar una vivienda o los residentes que no pueden costear los impues-
tos y el mantenimiento de sus viviendas, por lo que puede darse el caso de que algunos
residentes abandonen su lugar al no ser asequible a su economía. Asimismo, algunos
negocios y comercios que ofrecían sus servicios a segmentos concretos de la población,
acaban cerrando ante la ausencia de demanda. Adicionalmente, se llega a dar una tensión
entre los residentes antiguos y los nuevos, llegando a aparecer la xenofobia y la homo-
fobia. Así, las clases sociales medias y bajas, la mayoría de las veces las más afectadas, se
ven en la necesidad de desplazarse a otras zonas más asequibles, provocando a su vez
que el suelo ocupado se revalorice. Esta revalorización del suelo visibiliza la reducción o
aumento de las tasas de ocupación de la vivienda, es decir, el número de habitantes por
vivienda y la densidad de población del barrio, colonia o área afectada.
De igual manera, el espacio barrial permite la proliferación de nuevos objetos urba-
nos, tales como shoppings, hipermercados, urbanizaciones cerradas, aparición de nuevos
distritos de negocios o formación de redes de distritos corporativos y localización de
actividades globalizadas (Ciccolella, 2012:13).
Claro ejemplo del urbanismo neoliberal de la ciudad a principios de los años noven-
ta fueron los megaproyectos urbanos Paseo de la Reforma, que se convirtió en el proyecto
Corredor Alameda-Reforma, Santa Fe, y el mejoramiento de la Avenida Mazaryk, en Po-
lanco, entre otros. Estos proyectos buscaban convertir a la ciudad de México en una ciu-
dad global y combatir los procesos de deterioro y descomposición social (gdf, 2012). El
caso del corredor turístico financiero Centro Histórico-Reforma, atestigua el desarrollo
de la ciudad de México, siendo un claro ejemplo de reestructuración urbana con iden-
tidad modernista y de coexistencia con los edificios y sectores del capital inmobiliario,
financiero y de servicios (hoteles, restaurantes, museos).
la verticalización del espacio urbano en la ciudad de méxico 85

Cabe mencionar que luego de treinta años de transformaciones aceleradas en las


principales metrópolis latinoamericanas, el resultado parece ser el agravamiento de una
estructura socio-económica-territorial históricamente desigual (Ciccolella, 2012:10).
Estas metrópolis ejemplifican el nuevo impulso al mercado inmobiliario en esta etapa
neoliberal para densificar las ciudades a partir de la incorporación del edificio en altura,
por lo que es fundamental abordar la problemática social que se desprende en el interior
de estos procesos de verticalización y elitización del espacio. En resumen, se estudiarán
cuestiones de transformación del paisaje urbano de Nuevo Polanco en cuanto a superfi-
cie construida y alturas, la comprensión de la lógica de la cadena productiva del mercado
inmobiliario, y la fragmentación del tejido social que fomenta la exclusión social y el des-
plazamiento de grupos de personas de barrios y colonias populares de ingresos medios y
menores por el alto costo del suelo urbano.

ALCANCES DE LA INVESTIGACIÓN

Objetivo General
Abordar la edificación en altura o verticalización de un nuevo espacio central desde un
enfoque de teoría de la renta del suelo urbano, en un marco de renovación urbana neo-
liberal, dando seguimiento a las transformaciones físicas del paisaje y las problemáticas
sociales que se desprenden.

Objetivos particulares
— Identificar el surgimiento del proceso de verticalización en Nuevo Polanco en la fase
neoliberal del capital financiero, caracterizando el papel desempeñado por las políti-
cas urbanas y su marco legal.
— Estudiar las transformaciones del paisaje urbano en relación a superficie construida
y altura para justificar los impactos paisajísticos de la verticalización materializados
con los edificios residenciales y de oficinas corporativas.
— Comprender la cadena productiva del mercado inmobiliario de vivienda residencial
y oficinas en altura, a partir de la demanda del suelo hasta la comercialización de la
edificación.
— Cuantificar y cartografiar el reciente cambio de uso de suelo para el análisis del mer-
cado inmobiliario residencial de vivienda y oficinas en altura.
— Visibilizar los posibles intereses que están en juego dentro de la red de actores y
gestores que forman parte del proceso de renovación urbana vinculada con la verti-
calización (funcionarios públicos, desrrolladores urbanos, asociaciones de vecinos,
los antiguos y nuevos residentes).

HIPÓTESIS DE TRABAJO
Se considera que el proceso de renovación urbana y su verticalización representan sím-
bolos indicativos de progreso, desarrollo, modernidad, avance y poder de la sociedad,
dependerán de la aplicación de políticas inmobiliarias del capital global neoliberal con
la hipótesis de que el proceso de verticalización, que en la etapa de los multifamiliares
de los años 1940s fue gestionado por el Estado benefactor y que ahora, no es más que la
expresión de un Estado que deja en manos la resolución de problemáticas de vivienda, in-
fraestructura y servicios al capital inmobiliario, generando un fuerte impacto paisajístico
86 víctor hugo aquino illescas

hacia los habitantes, vulnerabilidad, desplazamiento y hasta expulsión de ciertos grupos


sociales de ingresos moderados y bajos, sin tomar en consideración sus perspectivas so-
bre la renovación de sus espacios habitacionales.

MARCO TEÓRICO DE REFERENCIA


La verticalización se refiere al proceso intensivo de construcción edilicia en altura de más
de cinco niveles útiles (Ortega y Hermosilla, 1996) sobre el suelo urbano, procedente de
la producción y apropiación de capital, materializándose especialmente en viviendas resi-
denciales y oficinas corporativas. La aparición de los edificios se debe a diversas condicio-
nes económicas, financieras, técnicas de construcción y su asociación con innovaciones
tecnológicas, dando paso a una densificación masiva en altura y la consecuente alteración
del paisaje urbano (Mendes, 1992).
Para comprender este fenómeno en la actual etapa neoliberal es necesario explicar
el proceso desde un enfoque de teoría de la renta del suelo urbano, poniendo énfasis en
los cambios de uso de suelo, los actores y agentes sociales involucrados, para resaltar las
consecuencias e impactos de la densificación en altura para los habitantes del área bajo es-
tudio por la revitalización urbana vía desconcentración industrial. En el año 2000 la inver-
sión inmobiliaria al norte de Polanco se vio beneficiada con la promulgación del Bando 22,
por lo que la reinserción de grandes predios industriales en el mercado inmobiliario con
cambios de uso de suelo para la creación de desarrollos urbanos integrales (dui), comer-
cios y torres de oficinas, definidas por los desarrolladores inmobiliarios como “símbolos de
modernidad y singularidad, espacios ideales de trabajo y crecimiento”, permitió el cambio
de uso de suelo industrial a habitacional de alto ingreso (Olivera, 2013).
Se reconoce que dicho proceso produce cambios importantes en la ciudad manifes-
tada en falta de infraestructuras urbana y vial, aumento en el tránsito vehicular; así como
cuestiones de fragmentación social por el alto costo del suelo urbano in situ. Asimismo
se identifican diversas posiciones vecinales al respecto. Por una parte existe la oposición
vecinal a estos megaproyectos de reciclamiento urbano con demolición y grandes inver-
siones. Por otra parte, las principales clases altas demandan control de los cambios de
uso del suelo y calidad de edificaciones. En referencia a las clases trabajadoras, se oponen
a esos desarrollos por las carencias que padecen por el suministro de servicios básicos,
como el agua que la reciben por medio del tandeo, además de percibir sus espacios vitales
con la invasión de empresas extranjeras (ibid.).
Así, la noción de verticalización representa una manera revolucionaria en la forma
de construir el espacio urbano históricamente en base a un proceso de modernización
del trazado y tejido urbano, donde la ciudad se transforma en un lugar que concentra,
produce y reproduce el capital y la fuerza de trabajo, resultando en transformaciones so-
cio-espaciales que son reguladas por la lógica de acumulación del capital (Mendes, 2009).
Esta lógica de acumulación del capital en tanto neoliberalismo y globalización, ha
introducido enormes cambios en las condiciones generales de la política urbana y en
los modos de imaginar, percibir, diseñar y gestionar las ciudades (Janoschka, 2011:119),
debido a que las políticas del capitalismo las guía la necesidad de encontrar terrenos lu-
crativos para la absorción de capital (Harvey, 2005).
Por tanto, las presiones para mejorar la imagen y posición de la ciudad de México

2 
Gaceta del GDF del 7 de diciembre de 2000.
la verticalización del espacio urbano en la ciudad de méxico 87

en la jerarquía de ciudades globales continúan provocando que el gobierno local apoye


la realización de megaproyectos urbanos, como el de Nuevo Polanco, haciendo notar la
creciente mercantilización del paisaje urbano, la fragmentación social y espacial, y las
cada vez más comunes prácticas de exclusión social (Carranco, 2008:75).

UBICACIÓN GEOGRÁFICA DEL CASO DE ESTUDIO


Nuevo Polanco como nuevo desarrollo urbano se ubica en el perímetro de las colonias
Irrigación, Granada y Ampliación Granada, Delegación Miguel Hidalgo, en el Distrito
Federal.

PERIODO DE ESTUDIO
La propuesta de investigación considera el periodo entre 1988 y 2014, marco temporal de
transición industrial a globalización económica del capital.

RECOLECCIÓN Y TRATAMIENTO DE LA INFORMACIÓN


La investigación se encamina a consultar y recopilar diversas fuentes bibliográficas, heme-
rográficas, cartográficas y de catastro, normativas y/o planes de desarrollo urbano sobre
utilización del suelo, fotografías aéreas, así como realizar un levantamiento de campo para
indagar en detalle de primera mano algunos ejemplos de edificación en altura para vivien-
da y oficinas. En lo referente al tratamiento de la información, la utilización del Sistema de
Información Geográfica (sig) de código abierto para el pos-proceso de la información dis-
ponible en los censos de población y vivienda de inegi (80´s, 90’s, 2000 y 2010, 2015) y los
censos económicos de inegi (84, 94, 99, 04, 14) será parte esencial para elaborar cartografía
temática que evidencie los cambios de uso de suelo por actividades económicas y justifique
la dinámica de la densificación urbana y la consecuente verticalización.

BIBLIOGRAFÍA 
Aguilar, Adrián (2002). Las mega-ciudades y las periferias expandidas, eure, 28 (85).
Aguilar, Adrián e Irma Escamilla. 2011. Introducción, Aguilar, Adrián Guillermo e Irma
Escamilla (coord.), Periferia Urbana: deterioro ambiental y reestructuración metropo-
litana. México, unam, Instituto de Geografía, Miguel Ángel Porrúa.
Anda Alanís, Enrique Xavier de (2008). Vivienda colectiva de la modernidad en México:
los multifamiliares durante el periodo presidencial de Miguel Alemán (1946-1952),
México. unam. Instituto de Investigaciones Estéticas.
Amaro Rosales, Marcela (2006). Hacia la terciarización de la economía en el Distrito Fe-
deral: Un caso de estudio ciudad Santa Fe. 1980-2000. El mercado de vivienda y renta
de la tierra. Tesis de maestria. Facultad de Economía. unam.
Ariza, Marina y Juan M. Ramírez (2008). “Urbanización, mercados de trabajo y escena-
rios sociales en el México finisecular”, Alejandro Portes, Bryan Roberts y Alejandro
Grimson (coords.), Ciudades latinoamericanas, México, Miguel Ángel Porrúa-Uni-
versidad Autónoma de Zacatecas: 251-302.
Borsdorf, A. (2003). Cómo modelar el desarrollo y la dinámica de la ciudad latinoameri-
cana, Revista eure, 29 (86).
88 víctor hugo aquino illescas

Carranco, María (2008). La producción espacial de lo global: lo público y lo privado en


Santa Fe, Ciudad de México, Alteridades, 18(36): 75-86.
Casgrain, Antoine y Janoschka, Michael (2013). Gentrificacion y resistencia en las ciu-
dades latinoamericanas. El ejemplo de Santiago de Chile, Andamios, 10 (22): 19-44.
Ciccolella, Pablo (2012). Revisitando la metrópolis latinoamericana, más allá de la Globa-
lización, Riurb Revista Iberoamericana de Urbanismo, 8: 9-21.
Delgado, Javier (2003). La urbanización difusa, arquetipo territorial de la ciudad-región,
Sociología, 18(51): 13-48.
Garza, Gustavo (2002). Evolución de las ciudades mexicanas en el siglo xx, Notas, Revista
de información y análisis, 19:7-16.
____ (2002a). La megaciudad de México, en Gustavo Garza (coord.), La ciudad de Mé-
xico en el fin del segundo milenio, México, Gobierno del DF y el Colegio de México:
313-320.
____ (2003). La urbanización de México en el siglo xx, México, El Colegio de México.
Gobierno del Distrito Federal (gdf) (2012). Ciudad de México, ciudad global. Acciones
globales, compromiso internacional, México. gdf.
González, Ligia y Leticia Pang. 1993. Sistemas de ciudades en México, Ciudades, 19:47-52.
Harvey, David (2005). La ciudad neoliberal, en Miriam Alfie et al, Sistema mundial y nue-
vas geografías, México, uam-Universidad Iberoamericana.
Hidalgo, Rodrigo (2010). Los centros históricos y el desarrollo inmobiliario: Las contra-
dicciones de un negocio exitoso en Santiago de Chile. Scripta Nova. Vol. xiv, núm.
331 (85). Universidad de Barcelona.
Hiernaux, Daniel (2005). Imaginarios y lugares en la reconquista de los centros históri-
cos, Ciudades, 65:15-21.
Janoschka, Michael (2002). El Nuevo modelo de la ciudad latinoamericana: fragmenta-
ción y privatización, Eure, 28(85):11-29.
____ (2011). Geografías urbanas en la era del neoliberalismo, Investigaciones Geográficas,
76: 118-132.
Jaramillo, Samuel (2009). Hacia una teoría de la renta del suelo urbano. Universidad de
Los Andes. cede/uniandes, Bogotá (2ª edición revisada y ampliada).
Lever, W., e I. Turok (1999). Competitive cities: Introduction to the review, Urban Studies,
36 (5-6): 791-793.
Lima Sánchez, Salvador (2008). Y sin embargo se gentrifica. Análisis en torno al problema
de la gentrificación de la ciudad de México, Diez años de cambios en el Mundo, en la
Geografía y en las Ciencias Sociales, 1999-2008. Actas del X Coloquio Internacional de
Geocrítica, Universidad de Barcelona, 26-30 de mayo.
Márquez, Lisett y Emilio Pradilla (2004). Estancamiento económico, desindustrialización
y terciarización informal en la ciudad de México, 1980-2003, y potencial de cambio,
Investigación y desarrollo, 1.
Márquez, Lisett y Emilio Pradilla (2008). Desindustrialización, terciarización y estructu-
ra metropolitana: un debate conceptual necesario, Cuadernos del cendes, 69.
Mendes, C. M. (1992). O edifício no jardim, um plano destruído. A verticalização de Ma-
ringá. Tese (Doutorado em Geografia) ffchl, usp.
____(2009). Geografia urbana e temas transversais. Maringá: eduem.
Meyerson, F.A.B., L. Merino y J. Durand. 2007. Migration and Environment in the Con-
text of Globalization, Frontiers in Ecology and the Environment, 5(4):182-190.
Olivera Martínez, Patricia Eugenia (1999). Geografía Urbana, Una Propuesta de Estudio
en el Escenario Social Actual. La formación de los espacios mundiales de la ciudad
la verticalización del espacio urbano en la ciudad de méxico 89

de México. Tesis de Doctorado en Geografía. Facultad de Filosofía y Letras, Univer-


sidad Nacional Autónoma de México.
Olivera Martínez, Patricia Eugenia (2013). Polarización social en la ciudad contempo-
ránea. El re-escalamiento de los espacios del neoliberalismo. Jornadas. Facultad de
Filosofía y Letras unam.
Ortega S., Oscar y Patricio Hermosilla G. (1996). Introducción de la Edificación en Altura
en Chile, Revista de Arquitectura, No. 7, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Uni-
versidad de Chile, Santiago: 14-21.
Ramírez, Patricia (2009). Espacio público y ciudadanía en la ciudad de México. Percep-
ciones, apropiaciones y prácticas sociales en Coyoacán y su centro histórico. unam.
México.
Sánchez Corral, Javier (2012). La vivienda social en México. Pasado-presente-futuro, Sis-
tema Nacional de Creadores de Arte Emisión 2008. Publicaciones jsa.
Sobrino, Jaime (1996). Tendencias de la urbanización mexicana hacia finales del siglo,
Estudios Demográficos y Urbanos, 11(1):101-137.
ACUMULACIÓN DE CAPITAL
EXTRA-ECONÓMICA EN EL MÉXICO RURAL
Wuendy Asuet Armenta Barrera1
universidad autónoma metropolitana, unidad xochimilco

asesor de tesis RESUMEN


David Peter Barkin A finales del siglo xx y principios del siglo xxi, el sistema de producción ca-
Rappaport pitalista se ha volcado sobre “nuevos cercamientos”. Especialmente, sobre los
denominados recursos naturales, a lo largo y ancho del planeta Tierra, tal y
como lo hiciera durante la denominada acumulación originaria descrita por
Carlos Marx (1986) y Karl Polanyi (2000).
No obstante, denominar acumulación originaria a estas nuevas formas
de atesoramiento y acumulación, no es apropiado. Por lo que, siguiendo a
David Harvey (2007) y a Rosa Luxemburgo (1967), se ha propuesto llamar
acumulación de capital extra-económica o acumulación de capital vía des-
pojo, indistintamente, a este fenómeno socio-económico.
Como han hecho mención, tanto Luxemburgo (1967) como Polanyi
(2000), la población afectada ante estos cercamientos, lucha y resiste para
mantener sus formas de vida. Los pueblos afectados en México, con una
fuerte cosmovisión arraigada en anteponer la vida y el balance con la na-
turaleza, por encima de todo principio exclusivamente económico, han de-
nominado a su lucha como resistencia y rebeldía. A veces con estrategias de
vida cotidiana, y otras veces, ante los fuertes embates del capital nacional e
internacional, han utilizado la violencia como medida extrema. Con el único
afán de defender su cultura, su forma de trabajo, su forma de convivir con
la naturaleza, en general, su forma de vida inmersa y arraigada a un balance
tanto social, como espiritual con la naturaleza. Donde la economía esta sub-
sumida al ámbito social y natural, y no a la inversa.

palabras clave INTRODUCCIÓN


acumulación El presente trabajo pretende mostrar el diseño general de la tesis doctoral
originaria; denominada “Acumulación de capital extra-económica en el México rural”,
resistencia social; que se realiza para obtener el grado de doctor en Ciencias Económicas.
acumulación En primer término, hago mención de las preguntas centrales de inves-
de capital; tigación de la tesis, que dan pie a las hipótesis de investigación que consti-
acumulación tuyen el eje rector de la exploración teórica. Las preguntas a responder son:
de capital vía
despojo; doble 1. ¿A qué lógica de teoría económica responde la acumulación de capital
movimiento de sobre la naturaleza (recursos naturales)?
arraigo; desarraigo
de la economía al
entorno social 1 
<asuetarmenta@hotmail.com>.

90
acumulación de capital extra-económica en el méxico rural 91

2. ¿Cuáles han sido las respuestas de las poblaciones afectadas por la acumulación de
capital sobre la naturaleza?

A la réplica directa de estas preguntas de investigación he señalado las siguientes


hipótesis respectivamente.
1. La acumulación de capital sobre la naturaleza (recursos naturales), se encuentra
inmersa en la lógica capitalista de acumular por acumular, referida por Carlos Marx; 2. y
ante estos procesos económicos, los afectados en México, poblaciones de descendientes
indoamericanos utilizan su organización social ancestral basada en sus cosmovisiones
para resistir la expansión de la acumulación capitalista, proponiendo alternativas para
desarrollar una mejor vida de bienestar social y balance natural, que la que ofrecería su
integración al sistema capitalista de producción.
El presente ensayo se divide en tres secciones, que a manera de resumen dan cuenta
de los avances de investigación a la fecha realizados.

EL SISTEMA CAPITALISTA DE PRODUCCIÓN:


UNA HISTORIA DE ENGAÑO, ROBO, FRAUDE Y VIOLENCIA
A lo largo de la historia han existido diferentes modos de producción. Uno de ellos es el
sistema capitalista de producción. Marx (1986) desarrolla una teoría sobre la formación
y reproducción del capital2, que descansa sobre la comprensión dialéctica del proceso de
cambio en la producción, originados por intercambios desiguales, que surgen de la con-
frontación de dos clases específicas: los propietarios de los medios de producción y los no
propietarios de los medios de producción3.
“…Toda la riqueza de la sociedad se concentra primeramente en manos del capita-
lista…Éste paga la renta al terrateniente, el salario al obrero y los impuestos y tributos al
recaudador de contribuciones, quedándose para sí con una parte grande, que en realidad
es la mayor y que, además, tiende a crecer diariamente, del producto anual del trabajo…
(Hodgskin, 18324 citado en Marx, 1986: 637-638)”.
Marx (1986), señala enfáticamente que la acumulación originaria es un proceso his-
tórico de la separación entre el productor y los medios de producción, y que en la historia
verdadera de la humanidad “la conquista, la esclavización, el robo y el asesinato; la vio-
lencia, en una palabra (1986:607)”; desempeña un papel fundamental en la apropiación,

2 
Cuando la reproducción es ampliada parte de la plusvalía se capitaliza, es decir, se une al capital activo y
se emplea para aumentar el volumen de la producción. Marx toma el concepto “plusvalía” de Ricardo, quien
desarrolla hasta cierto punto la teoría del valor-trabajo, dándole ese nombre. Ricardo toma como punto de par-
tida el concepto de valor descrito por Adam Smith. Sin embargo, es Marx quién introduce por primera vez la
distinción entre fuerza de trabajo y trabajo, lo cual le permite explicar de manera eficaz la plusvalía y completar
la teoría del valor-trabajo, lo que no habían conseguido los economistas precedentes (Mandel, 1971).
3 
Lo que define a las clases es su relación con los medios de producción (Marx y Engels, 2010). En el sistema
capitalista de producción Marx (1986) señala que las dos clases que se enfrentan, son los propietarios de los
medios de producción, denominando clase capitalistas o burgueses, a quienes a través del trabajo ajeno convier-
ten los medios sociales de vida en mercancías susceptibles de enajenación para generar ganancia. Consecuen-
temente llama clase trabajadora, asalariados, obreros o proletarios, a quienes no son propietarios de los medios
de producción, y se les retribuye por el uso de su fuerza de trabajo, a través de un pago (salario) equivalente al
tiempo socialmente necesario para producir los medios sociales de vida precisos para su reproducción y no por
la generación de valor durante el proceso de producción.
4 
Hodgskin, Thomas, The natural and artificial rights of property contrasted, Londres: 93 y 99.
92 wuendy asuet armenta barrera

creación y distribución de la riqueza. Asímismo, argumenta que las únicas fuentes de


riqueza son la ley5 y el trabajo6.

LA ACUMULACIÓN ORIGINARIA
La separación o disociación entre el productor y los medios de producción es una cons-
tante en el sistema capitalista de producción, la llamada acumulación originaria es el
parteaguas entre el sistema de producción feudal y el sistema de producción capitalista;
donde surgen las condiciones necesarias e indispensables para que este último se desen-
vuelva con toda naturalidad y normalidad. Es decir, la acumulación originaria no sólo
disgrega a los productores de sus medios de producción, sino que crea a las dos clases
necesarias en la confrontación del régimen capitalista, que le dan lógica a este modo de
producción (Marx, 1986 y Marx y Engel, 2010).
Como lo ha mencionado Harvey (2007) las formas utilizadas para desmembrar la
relación producción-consumo durante la denominada acumulación originaria fueron:

– la mercantilización y privatización de la tierra y la expulsión forzosa de las poblacio-


nes campesinas;
– la conversión de diversas formas de derechos de propiedad (común, colectiva, esta-
tal, etc.) en derechos de propiedad exclusivos;
– la supresión del derecho a los bienes comunales;
– la mercantilización de la fuerza de trabajo y la supresión de formas alternativas (in-
dígenas u originarias) de producción y consumo;
– los procesos coloniales, neocoloniales e imperiales de apropiación de bienes (inclui-
dos los recursos naturales);
– la monetización del intercambio y los impuestos, en particular sobre la tierra;
– la trata de esclavos;
– la usura;
– la deuda nacional y más recientemente el sistema de crédito.
– así como el apoyo incondicional del Estado, con su monopolio de la violencia y sus
definiciones de legalidad;

5 
La ley, es vista por Marx, como una forma “legal” de apropiarse de la riqueza de otros, es decir, del trabajo
ajeno que crea riqueza, apropiados a través del despojo de los verdaderos dueños del fruto de su trabajo. Lineb-
augh (2008), Lasalle (2009), Marx (1986), Lenin (2003), entre otros, analizan la fundamentación ideológica de
la Carta Magna, también denominada Constitución o Ley Fundamental de las naciones modernas, planteando
que las libertades de los ciudadanos y las obligaciones de los Estados para con los ciudadanos son determinadas
por la lucha interna de cada sociedad, entre los que ostentan los poderes facticos e ideológicos que sustentan la
continuación de la nación.
6 
Cabe mencionar que en la tradición judío-cristiana de la cual es heredera la sociedad occidental, el trabajo
es considerado como un castigo. La fundamentación del trabajo como castigo se puede ver en la Biblia en el pa-
saje del pecado original, cuando Adán y Eva son expulsados del paraíso. Si bien, el trabajo era un castigo para la
humanidad, durante la Edad Media, con la centralidad que el cristianismo y la Iglesia católica adquirieron en las
sociedades occidentales, se justificó el trabajo siervo y esclavo a través del pasaje bíblico, donde Noé condena a
su hijo Cam a ser siervo de sus otros dos hijos Sem y Jafet. Es necesario resaltar que antes de la Edad Media, en
las sociedades occidentales, el esclavismo era considero un derecho de guerra. En el sistema capitalista de pro-
ducción, el trabajo humano sobre la naturaleza es la fuente de la riqueza, pero sólo si es organizado y apropiado
por otros, es decir, debe ser riqueza surgida del trabajo ajeno.
acumulación de capital extra-económica en el méxico rural 93

desempeñaron un papel decisivo al respaldar y promover el proceso de acumulación


originaria.

LA ACUMULACIÓN DE CAPITAL EXTRA-ECONÓMICA


O ACUMULACIÓN DE CAPITAL VÍA DESPOJO
Para Luxemburgo (1967) la acumulación primitiva es continua durante la época colo-
nial7. Por lo que está firmemente convencida que el capitalismo vive de formaciones no
capitalistas. Debido a que el capital no puede esperar a la desintegración de las formacio-
nes económicas preexistentes, porque estaría renunciando a las fuerzas productivas de
estos territorios que no se encuentran inclinadas al comercio de mercancías.
Por lo que ha llamado acumulación extra-económica de capital a los atesoramientos
de riqueza que no provienen de la fábrica en la relación capital-trabajo (acumulación
económica). Es decir, la acumulación de capital que no proviene del acopio de plusvalor.
Sin embargo, la dificultad radica en que las grandes zonas de la superficie explotable
del planeta Tierra, en aquellos años, como ahora, están en poder de formaciones sociales
no organizadas bajo la lógica del mercado autorregulador, que inclusive, conciben estos
“recursos naturales”, como sagrados, porque son considerados como fuente de vida, no
como mercancías intercambiables a través de los precios de mercado.
Asímismo, Luxemburgo (1967), nos hace hincapié, en que estas formas sociales no
capitalistas ponen trabas a la acumulación de capital, se resisten y luchan a sangre y fuego,
hasta la victoria, el agotamiento o la extinción.
A principios de la segunda mitad del siglo xx aún existían relaciones sociales no ca-
pitalistas, dentro del imperio del capitalismo, pero más aún en la periferia de las grandes
concentraciones capitalistas.
Este fenómeno fue explicado por Karl Polanyi (2000), al considerar que la historia
social contemporánea es el resultado de un doble movimiento. Por un lado la extensión
de la organización del mercado autorregulador (desarraigo de la economía al entorno
social, colocándose por encima de esta esfera).
Mientras que por otra parte, una red de medidas y normas8 se integran en institu-
ciones poderosas destinadas a contener la acción del mercado autorregulador en factores
productivos específicos: el trabajo, la tierra y el dinero (arraigando las relaciones econó-
micas a las esferas sociales y culturales de cada grupo).
Dentro de este segundo movimiento de arraigo, la sociedad mundial afectada por la
expansión de la lógica del capital, se resiste a incorporarse al sistema de producción orga-
nizada o desorganizadamente. Debido a la imposibilidad del sistema capitalista de absor-

7 
La época colonial va desde el siglo xv hasta la primera mitad del siglo xx, aun cuando en algunos
países del Caribe y África existenten colonias en el siglo xxi. Sin embargo, el grueso de las colonias obtuvo
su independencia de la metrópoli entre el siglo xx. Los andamiajes de un sistema de Estado de Derecho que
garantiza “mercados libres” y propicia una economía de mercado a lo ancho del globo terráqueo, ha sido la ra-
zón necesaria y suficiente para consolidar a las excolonias europeas como Estados-Nación, justo después de la
devastación de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de la instauración en algunos regiones del sistema socialista
de producción, y su eventual derrumbe.
8 
Estas medidas y normas, según Polanyi (2009), pueden observar desde las leyes de los Turgot y por los pri-
meros Estuardo, pasando por la ley de Speenhamlan, la ley de pobres de 1834, etc., implementadas en Inglaterra,
hasta, consideración propia, la instauración del modelo keynesiano para la posguerra durante la segunda mitad
del siglo xx, en franca protección hacia la instauración del sistema socialista de producción.
94 wuendy asuet armenta barrera

ber a toda la población mundial (ejército de reserva) dentro este sistema de producción.
Asímismo la resistencia se da como consecuencia del arraigo que tienen al territorio,
basada en cosmovisiones que no tienen como imperativo comerciar todos los intercam-
bios, ni valorar la vida bajo los esquemas puramente económicos.
La acumulación extra-económica sigue hasta nuestros días, incluso se ha agudizado
a partir de la implementación del neoliberalismo. ¿Cómo podemos explicar este fenóme-
no? Bajo dos vertientes: por un lado, la tesis de Luxemburgo (1967) al argumentar que
el sistema capitalista de producción no puede permitirse el lujo de esperar a la descom-
posición de las estructuras no capitalistas, porque renunciaría a los factores productivos
inmersos en esas lógicas y, por otro lado, la resistencia que estas sociedades no capitalistas
(Polanyi, 2000), se empeñan en mantener, al no incorporarse de lleno al sistema capita-
lista de producción.
Durante la última mitad del siglo xx y principios del siglo xxi, se han privatizado
derechos sociales ganados por el proletariado a través del Estado benefactor, se han cer-
cado nuevos territorios, se han saqueado recursos naturales, en general, se han conver-
tido relaciones sociales, bienes o servicios en mercancías, con ello se han abierto nuevos
mercados y nuevas “oportunidades” de inversión (Harvey, 2007, De Angelis, 2012, entre
otros9).
Sin embargo, no es posible denominar a estas nuevas-viejas formas de atesorar ri-
queza como acumulación primitiva (Zarembka, 2012), porque el principal objetivo de
este tipo de acumulación, fue crear las condiciones previas para la existencia del sistema
capitalista de producción, en especial crear a la clase proletaria.
Los nuevos atesoramientos tienen como finalidad mantener con vida al sistema ca-
pitalista de producción, creando mercados y mercancías, es decir, acumular por acumu-
lar, no crearlo, pues éste ya existe; ni mucho menos “liberar” a grandes masas de siervos,
campesinos o trabajadores atados a la tierra o a las formas sociales no capitalistas, porque
ya se ha instaurado un Estado de derecho, que garantiza la libertad contractual, por lo
que hemos decidido llamar acumulación de capital vía despojo, siguiendo el concepto
pugnado por Harvey (2007) de acumulación por desposesión (accumulation by disposses-
sion), considerando que efectivamente la finalidad de estos procesos es acumular capital a
través de ingresar al sistema de producción capitalista los nuevos atesoramientos conse-
guidos a través del despojo de sus verdaderos propietarios o poseedores.
Estas poblaciones no inmersas totalmente en la lógica de las relaciones capitalistas
de producción, han mantenido relaciones sociales de producción no capitalistas, como
ya se mencionó, por la incapacidad del sistema capitalista de producción de absorberlos
como trabajadores asalariados y por el arraigo a los valores fundamentales de estas so-
ciedades no capitalistas, inmersos en su concepción del mundo, cuya su cosmovisión se
basa en las relaciones de intercambios solidarios y recíprocos, no sólo con la humanidad,
sino con la naturaleza a la cual manifiestan pertenecer.
No obstante, la violencia legal, política, militar y económica de estas nuevas priva-
tizaciones, no son menos agresivas que las implementadas durante el surgimiento del

9 
Los artículos de Midnight Notes Collective, Massimo De Angelis, Michael Perelman y Paul Zarembka,
entre otros más, exploran, discuten y desarrollan interesante argumentos teóricos, políticos a favor y en contra
de la provocativa hipótesis que sitúa a la acumulación originaria como un presupuesto constitutivo y un meca-
nismo permanente en el marco de la acumulación capitalista, que cobra particular relevancia en los periodos
de crisis y ascenso de la lucha de clases, a modo de estrategia reactiva del capital para realizar la acumulación
sobre nuevas bases (Composto y Pérez, 2012).
acumulación de capital extra-económica en el méxico rural 95

sistema capitalista de producción. He indudablemente, como antaño, estos nuevos ateso-


ramientos, están respaldados por las instituciones nacionales, el Estado-Nación, e insti-
tuciones internacionales, fmi, bm, etc., como instituciones supranacionales que favorecen
al capital.
Empero, estos atesoramientos contemporáneos de capital, no sólo se utilizan para
reactivar la economía capitalista, a través de la reproducción ampliada de capital, sino
que han convertido a la clase capitalista, en nuevos terratenientes, que están visualizando
la obtención de rentas “seguras” sobre mecanismos esenciales de sobrevivencia humana,
como el agua y los alimentos10.
A raíz de la resistencia de las poblaciones afectadas por los saqueos del capital y
del Estado, y de las luchas ganadas para detener la expansión capitalista principalmente
sobre los recursos naturales del planeta, el capital, respaldado por el Estado-Nación y los
organismos internacionales, han creado un mecanismo de “resarcimiento” del daño, oca-
sionado por la paralización de las explotaciones de recursos naturales, pagando una “in-
demnización” a las empresas transnacionales o nacionales por los “menoscabos” sufridos
a la inversión capitalista, de la ganancia que “pudieron” haber obtenido, si no se hubiese
detenido la inversión, aun cuando las inversiones estén sólo en concesiones o en etapa
de exploración. Creando así un “costo individual” por una pérdida de no generación de
ganancias en un “costo social” que pagaremos los ciudadanos del Estado-Nación a través
de las contribuciones y cargas fiscales, con que el gobierno reparará al capital inversor.
Bajo la denominación de acumulación de capital vía despojo, podemos encontrar, la
actual disputa por el territorio mexicano, rico en “recursos naturales”, que ofrecen al ca-
pital oportunidades de atesoramiento y acumulación; y que confronta directamente a los
descendientes indoamericanos con el capital, por la permanencia de uno u otro sistema
de producción, incluso de vida.

DEL CAPITAL NATURAL A LA SEGUNDA CONTRADICCIÓN DEL SISTEMA


CAPITALISTA DE ACUERDO CON JAMES O’CONNOR
A mediados del siglo pasado surgieron conceptualizaciones de “nuevas” formas de capi-
tal, que fueron reflexionadas a partir de la teoría económica neoclásica, como son: “capi-
tal financiero”, “capital humano”, “capital natural”, y “capital social”; que no son más que
adecuaciones a la teoría ortodoxa de los factores de producción “dinero, tierra y fuerza
de trabajo”.
Mercancías ficticias denominadas por Polanyi (2000), designadas así porque son
“mercancías” que no han sido creadas para venderse y comprarse, pero para que el fun-
cionamiento del sistema capitalista de producción marche sobre rieles, es indispensable
considerarlas, no sólo como factores de producción, sino como mercancías intercambia-
das en mercados específicos, a través de los mecanismos de mercado: oferta y demanda.
La valoración económica de la naturaleza rápidamente llevo al concepto de capital
natural. Fetichismo que han definido Costanza y Daly (1992) en el concepto de capital
natural como todo stock que genera un flujo de bienes y servicios útiles o renta (ingreso)
natural a lo largo del tiempo o como conjunto de activos en la naturaleza que produce
flujos de bienes y servicios útiles para el ser humano.

10 
El conflicto por el agua en Cochabampa, Bolivia, así como la biopiratería son muestras fehacientes de esta
reestructuración de la clase capitalista, por acumular.
96 wuendy asuet armenta barrera

En el mismo sentido Gómez-Baggethum y Groot (2007), engloban a los componen-


tes, es decir, la estructura de los ecosistemas, y a todos aquellos procesos e interacciones
entre los mismos, funcionamiento de los ecosistemas, que determinan sus integridad y
resiliencia ecológica como capital natural.
La naturaleza así considera como “capital natural”, existe para ser utilizada por la
raza humana, para apropiarse de ella, transformarla a través del sistema capitalista de
producción en satisfactores “útiles” y desecharla a los dictados de las “nuevas mercancías”
necesarias para la continua acumulación de capital.
La aportación fundamental de O’Connor (2001) al conocimiento contemporáneo lo
constituyen sus consideraciones sobre la teoría de la segunda contradicción del capitalis-
mo. La primera contradicción del capitalismo hace referencia a que la explotación capita-
lista del trabajo ajeno es la base sobre la que se fundamenta el sistema de producción, que
entraña inevitablemente la lucha de clases. Donde el trabajo es social, pero la apropiación
de ese trabajo es individual.
En la primera contradicción, de acuerdo a O’Connor, existe un problema en la reali-
zación de los valores y el plusvalor, debido a la precarización del monto del salario. La cla-
se proletaria no puede accesar a la compra de los bienes y servicios convertidos en mer-
cancías y la clase capitalista no puede realizar y acumular el plusvalor extraído del trabajo
ajeno. Por lo tanto esta contradicción es endógena al sistema de producción capitalista.
La segunda contradicción, señala O’Connor, consiste en que no hay problema de
falta de ventas que impida realizar el valor y el plusvalor, pero hay un problema en pro-
ducir valor; es decir, mediante la expansión capitalista y ante los procesos acelerados de
apropiación y desecho de la naturaleza, dictados por la tendencia de aceleración de la
acumulación neoliberal, así como la precarización de la fuerza de trabajo, los ecosistemas
son incapaces de proporcionar los insumos necesarios para la producción capitalista y la
fuerza de trabajo se ve obstruida en su reproducción social. Por lo que el sistema de pro-
ducción capitalista va debilitando y destruyendo sus propias condiciones de producción
y reproducción, cavando así su posible tumba.
En conclusión, la causa básica de la segunda contradicción es la apropiación y el uso
autodestructivos por el capitalismo de la fuerza de trabajo, del espacio y la infraestructura
urbana, y de la naturaleza o el medio ambiente externo; lo que convierte los costos indi-
viduales ambientales de producción en costos ecológicos sociales.

LA LUCHA COTIDIANA POR EL ARRAIGO AL TERRITORIO Y A LA VIDA


SOCIAL EN COMUNIDAD DE LOS DESCENDIENTES INDOAMERICANOS
El espacio, considerado como ecosistemas o la naturaleza en su conjunto, no es sólo un
escenario biofísico, ni un gran inventario de insumos necesario para la producción ca-
pitalista, sino que es un producto social (Lefebvre, 1969). Implicando una totalidad, un
área de producción y reproducción social, un punto de encuentro físico, político, cultural,
económico, de signo y significado.
Sin embargo, como ya hemos mencionado en el apartado de acumulación vía des-
pojo, la acumulación del siglo xxi se vierte sobre los amplios espacios biofísicos ocupa-
dos por poblaciones campesina e indígenas, poniendo en marcha hiperactiva la segunda
contradicción de O’Connor.
No obstante, como lo han señalado Luxemburgo (1967) y Polanyi (2000), los habi-
tantes de estos “stocks de capital natural”, no han estado dispuestos a aglutinarse de lleno
en el sistema capitalista de producción; y es precisamente por ello, que las bastiones de
acumulación de capital extra-económica en el méxico rural 97

reservas ecológicas que mantienen con vida a este planeta Tierra, se encuentran precisa-
mente en zonas habitadas y gobernadas por este tipo de población.
Para los campesinos e indígenas del mundo, pero en especial de los pobladores de
descendientes originarios de México, el territorio, es el espacio físico de una totalidad
metodológica integrada por cinco elementos: la naturaleza, la población, la economía, lo
jurídico-político y el desarrollo de saberes y conocimiento científico-tecnico, así como las
variables interrelacionadas de manera multicausal (Martínez Luna, 2003).
A menudo se ha encontrado una estrecha relación entre un pueblo campesino-in-
dígena y su territorio, la cual es una conexión entre las generaciones, la preservación de
los recursos del pasado, y el vínculo hacia los futuros pobladores. Es un enlace entre las
realidades visibles e invisibles, materiales y de riqueza espiritual.

Con el territorio va la vida, la dignidad y la autodeterminación de los pueblos.


La vida en comunidad nace, se desarrolla, se transforma y se reproduce en un territorio
determinado, a través de la participación colectiva en el trabajo y en la autogobernanza,
que se refleja en la convivencia cotidiana del vivir juntos.
Las poblaciones campesinas-indígenas en nuestro país, actúan bajo una modalidad
de propiedad colectiva de su territorio, sea en su forma ejidal o comunal. La lógica de
uso de la propiedad ejidal o comunal de estas poblaciones implica tres dimensiones: la
propiedad que pertenece al ejido o a la comunidad, la propiedad que puede usarse en
términos familiares y que los conflictos que surjan entre estas dos vertientes se puede
solucionar a través de las estructuras al interior de la organización ejidal o comunal; para
lo cual es necesario consensos dentro de este tipo de sociedades bajo la participación del
trabajo colectivo (Martínez Luna, 2003).
Es decir, la vida colectiva, ejidal o comunal de los campesinos-indígenas en México,
implica el pertenecer a un territorio a través de una organización que se otorga normas y
reglas de participación, trabajo y convivencia cotidianamente social, que requiere la cola-
boración activa de todos y en que pocas ocasiones puede ser representativa o excusable.
La tradición de propiedad colectiva de la tierra, ha permeado hasta nuestros días
gracias a dos líneas latentes de reglamentación y de ejecución: la cotidianidad de las po-
blaciones por respetar esta forma de propiedad desde antes de la conquista de América,
hasta el rescate legal que hizo nuestra constitución de 1917 y que a pesar de las diversas
modificaciones y reformas se ha mantenido.

LA LUCHA PERMANENTE DE ARRAIGO A LAS COSMOVISIONES


CAMPESINO-INDÍGENAS ANTE LA EXPANSIÓN DEL CAPITAL
SOBRE LA NATURALEZA
Las cosmovisiones de las comunidades campesino-indígenas están íntimamente relacio-
nadas con su entorno natural y su historia cultural-espiritual. Estas relaciones dan cohe-
sión a la comunidad a través de sus prácticas culturales como ritos, fiestas y normas que
regulan la acción comunitaria. Estos elementos generan códigos comunitarios fincados
sobre lazos solidarios cuyo objetivo principal es la satisfacción de las necesidades de or-
den espiritual, cultural, social, etcétera.
Las sociedades campesino-indígenas en este país, como en el mundo, no se han man-
tenido al margen de la interacción con otras culturas, en especial con la cultura dominan-
te occidental; algunos han cedido frente a la política de “integración nacional”, la homo-
genización cultural, parcial o totalmente, muchas veces bajo coacción. Sin embargo, ante
98 wuendy asuet armenta barrera

los diferentes embates que han sufrido estas poblaciones, algunas han logrado mantener
su propia organización, que a través de sus principios comunitarios les ha facilitado cons-
truir un balance entre la comunidad y su ecosistema; más aún, algunas de ellas se han
reconstruido y reinventado a través de la innovación de la tradición, para poder construir
estrategias que les coadyuven a la lucha por su territorio ante la expansión capitalista del
siglo xxi sobre los recursos naturales.
Mientras, como lo menciona Polanyi (2000), el mercado autorregulador se propaga,
pretendiendo controlar, sancionar y gobernar todas las esferas de la vida social, las po-
blaciones campesino-indígenas luchan diariamente por su pertenencia al territorio, por
conservar su cultura y su forma de vida.
Las cosmovisiones se basan en principios milenarios: armonía, balance, comuna-
lidad, reciprocidad, patrimonio ético, honestidad, trabajo, identidad, interculturalidad,
equidad, respeto entre iguales y diferentes, la apreciación del valor de los seres humanos
y de los pueblos.
La guerra que el gran capital les ha declarado, al acaparar los territorios como in-
sumos de recursos naturales o receptorías de sus desechos, sólo puede perseguir un fin
último: la desaparición de estos tipos de vida balanceada con la naturaleza; para dar paso
a la acumulación de capital, a costa de la desaparición de la biodiversidad y de la biocul-
turabilidad que poseen estos territorios y, en caso extremo, a la desaparición de la raza
humana en el planeta Tierra.

LAS ESTRATEGIAS IMPLEMENTADAS PARA LA DEFENSA DEL TERRITORIO


COMO SÍMBOLO DE LAS COSMOVISIONES DE LA VIDA COMUNAL.
Las estrategias de defensa del territorio está enmarcada en la autodeterminación cultural,
política y social de los pueblos, expresada en los procesos de producción, reproducción,
generación y asignación de excedentes materiales y sociales, que les permite fortalecer su
comunidad, reafirmando sus cosmovisiones y la sinergia del ser humano con su entorno
social y natural (Barkin et al., 2009).
La toma de decisiones en estas sociedades depende de su organización sociopolítica;
en las comunidades indígenas esta organización está compuesta por una estructura in-
tegral e interrelacionada por normas de tipo civil y religioso. Por lo que las estrategias de
defensa del territorio también, están encuadradas en estas cosmovisiones.
En consecuencia, la lucha por el territorio ante la acumulación de capital vía despo-
jo, no responde exclusivamente a criterios de viabilidad económica, como se pretende
señalar a través de las fuerzas fácticas del capital. Sino a la viabilidad de la vida, de la
permanencia de la raza humana sobre el planeta Tierra.

CONCLUSIONES
La ciencia económica ha focalizado su desarrollo teórico en la forma social capitalista.
Sin embargo, a la luz de la primera y segunda contradicción del capitalismo, ya enuncia-
das por la teoría marxista y las corrientes neomarxistas, podemos señalar que la humani-
dad se encamina a su autodestrucción.
Las crisis del capitalismo nos han enseñado que el sistema se construye y se recons-
truye sobre la degradación social de la mayoría de la población mundial, sin embargo,
el sistema capitalista de producción aún no ha logrado “inventarse” ni “reconstruirse”
fuera de un espacio biofísico, por lo que, de sobrevivir la especie humana y el sistema de
acumulación de capital extra-económica en el méxico rural 99

producción, necesitarán “conquistar” un nuevo planeta, que mantenga las condiciones


biofísicas necesarias para la existencia humana y con ello los insumos necesarios para la
producción económica, que como consecuencia lógica estará encaminada a la destruc-
ción acelerada de ese nuevo planeta.

BIBLIOGRAFÍA 
Barkin, David, Fuente, Mario E. y Rosas, Mara (2009), Tradición e innovación. Aportacio-
nes campesinas en la orientación de la innovación tecnológica para forjar sustentabi-
lidad, Trayectorias, México.
Costanza, Robert y Daly, Herman E. (1992), Natural capital and sustainable development,
Society for conservation biology.
De Angelis, Massimo (2012), “Marx y la acumulación primitiva. El carácter continuo de
los cercamientos capitalistas, Trazos de sangre y fuego: ¿continuidad de la acumula-
ción originaria en nuestra época?”. Theomai, 26, segundo semestre.
Escobar, Arturo (2009), “Una minga para el postdesarrollo”. América Latina en movimien-
to. núm. 445. Año xxxiii, ii época, junio.Gómez-Baggethum y Groot (2007), Capital
natural y funciones de los ecosistemas: explorando las bases ecológicas de la economía,
Ecosistemas, España.
Gudynas, Eduardo (2000), Los límites de la sustentabilidad débil, y el tránsito desde el ca-
pital natural al patrimonio ecológico, Educación, participación y ambiente, Caracas,
Venezuela.
Harvey, David (2007), El nuevo imperialismo, Ediciones Akal, España.
Lefebvre, Henri (1969), State, space, world. Selected essays, University of Minnesota Press,
London, England.
Luxemburgo, Rosa (1967), La acumulación del capital, Grijalbo, México.
Martínez, Luna Jaime (2003), Comunalidad y Desarrollo, Conaculta-culturas populares e
indígenas y Centro de apoyo al movimiento popular oaxaqueño, A.C.
Mandel, Ernest (1971), Ensayos sobre el neocapitalismo, Era, México.
Marx, Karl y Engels, Friedrich (2010), Ideología Alemana, Colofón, México
____ (1986), El capital. Crítica de la economía política. Tomo I, Fondo de cultura econó-
mica, México.
O’Connor, James (2001), Causas Naturales. Ensayo de marxismo ecológico, Siglo XXI Edi-
tores, México.
Perelman, Michael (2012), La historia secreta de la acumulación primitiva y la economía
política clásica, Trazos de sangre y fuego: ¿continuidad de la acumulación originaria
en nuestra época? Theomai 26 segundo semestre.
Polanyi, Karl (2000), La gran transformación, Casa Juan Pablos centro cultural, México.
Rodríguez, Wallenius Carlos A. coordinador (2010), Defensa comunitaria del territorio en
la zona central de México, Enfoques teóricos y análisis de experiencias. Juan Pablos
Editor.
Rovira, Guiomar (2002), Mujeres de maíz, Ediciones Era.
Toledo, Víctor M. (2009). Ecología política sustentabilidad y poder social en Latinoamérica.
América Latina en movimiento año xxxiii, ii época, junio, N° 445.
Villoro, Luis (2007), Los retos de la sociedad por venir, Fondo de cultura económica.
Zarembka, Paul (2012), La acumulación primitive en el marxismo, ¿Separación histórica o
transhistórica de los medios de producción? Trazos de sangre y fuego: ¿continuidad de
la acumulación originaria en nuestra época? Theomai 26 segundo semestre.
LA UNIÓN CAMPESINA EMILIANO ZAPATA
VIVE (UCEZV) Y SU RESIGNIFICACIÓN
Angélica Palomares Licona1 y Ricardo Pérez Avilés2
benemérita universidad autónoma de puebla

asesor de tesis En los últimos decenios los pueblos campesinos e indígenas en México han
Ricardo Pérez sido objeto de atropellos y atrocidades por parte del Estado. En los diferentes
Avilés niveles de gobierno se han planeado megaproyectos de desarrollo neolibe-
ral, utilizando estrategias de despojo de los territorios y violencia contra sus
poseedores.
En el año 2000 en la Región Centro Oriente de Puebla, el gobierno es-
tatal presidido por Melquiades Morales Flores propuso el Proyecto Mille-
nium, que comprendía construcciones inmobiliarias, comerciales, turísticas
y zonas residenciales; justificando el proyecto en el desarrollo de la región,
sin embargo, campesinos de los municipios involucrados se opusieron y for-
maron la Unión Campesina Emiliano Zapata Vive (ucezv) defendiendo su
derecho a preservar la tierra y reivindicar su identidad, dando paso a su
resignificación campesina.
Esta resignificación engloba cambios y adaptaciones, algunas por vo-
luntad propia y otras forzadas, respecto al modo de vida campesino, a la
visión y percepción en cuanto a su identidad, a las relaciones sociales, al
territorio, a la naturaleza, etc. La resignificación, involucra la coexistencia de
los integrantes de la ucezv en el neoliberalismo, pero respetando su modo
de vida campesino.
Finalmente, el territorio campesino de la ucezv se reconstruyó con la
lucha, en tanto los campesinos se resignificaron; pero ante la dinámica del
capital, interesa analizar la construcción del territorio que se hace actual-
mente en un periodo de aparente calma y con ello la resignificación de los
campesinos.

1. INTRODUCCIÓN
El presente trabajo es resultado de la tesis doctoral denominada La resigni-
ficación campesina: el caso de la ucezv. En ella, analizamos información de
dos de las comunidades pertenecientes al municipio de Tepeaca, Puebla: San
Pablo Actipan y San Simón Coatepec, comunidades que formaron parte del

palabras clave 1 
Doctorante en Economía Política del Desarrollo, en el Centro de Estudios para el Desa-
campesinos, rrollo Económico y Social (cedes); buap; <sailormarte8@hotmail.com>.
ucezv, identidad, 2 
Doctor en Sociología por la Universidad Autónoma de México; Profesor Investigador en
resignificación, el Instituto de Ciencias, Departamento de Desarrollo Sustentable, en la Benemérita Universidad
territorio Autónoma de Puebla (buap); <ricardo.perez.@correo.buap.mx>.

100
la unión campesina emiliano zapata vive y su resignificación 101

conflicto en contra de la implementación del Proyecto Millenium en la Región Centro


Oriente del estado; y en donde hasta el día de hoy, los aún integrantes de esta organiza-
ción campesina, continúan en una lucha cotidiana.
Si bien esta lucha ya no implica ninguna acción colectiva, pues después de dos años
intensos de conflicto entre el gobierno estatal y la población de los municipios afectados
por el Proyecto Millenium, finalmente en el año 2002, la ucezv logra el triunfo; la lucha
por parte de la población es ahora con el mercado, con la persistencia en continuar con
la actividad agrícola y por lo tanto, con la sobrevivencia.
En esta investigación, decidimos enfocarnos a lo que hemos denominado “resig-
nificación campesina”, que implica, una reconstrucción del propio sujeto campesino en
cuanto a cómo se concibe, cómo se ha transformado o adaptado a las actuales condicio-
nes de vida, y también, cómo es concebido por los otros.
Es así como se plantearon interrogantes que tienen como objetivo principal analizar
la resignificación campesina actual de los aún integrantes de la ucezv en estas comu-
nidades; resignificación que va encaminada a la lucha cotidiana y sobrevivencia como
campesinos.

2. PROBLEMA DE INVESTIGACIÓN
El movimiento de la ucezv, tuvo en su inicio un momento de visibilidad, expresado “du-
rante un tiempo determinado en una serie de acciones formulando demandas y fuerza
social que las sustentaba; posteriormente se llegó a un momento de latencia, ubicando
redes subterráneas, construyendo códigos culturales alternativos que luego sustentan las
demandas públicas del movimiento” (Melucci citado en Chihu y López: 2007).
Pero en la actualidad, esta resistencia y sobrevivencia campesina, se ha ido desarro-
llando en distintas formas a la confrontación directa, continuando con retos y dificulta-
des para seguir con la cohesión como organización y comunidad.
Por lo tanto, en las interrogantes que guían la investigación, encontramos conceptos
básicos que deben ser analizados para tratar de comprender el tema central de la inves-
tigación, principalmente nos enfocamos en la resignificación campesina, un proceso en
constante transformación dependiendo de la situación o momento por el que se atraviese.

3. METODOLOGÍA
Este trabajo no fue realizado en forma tradicional, no se plantearon hipótesis que fueran
comprobadas en determinado momento de la investigación; sino que se intentó aplicar,
lo que De la Garza llama el método de la Economía Política, el concreto (real) – abstracto
– concreto (pensado).
Partimos del concreto real y se avanza a una primera fase del proceso de conoci-
miento hacia la abstracción más simple –fase de la investigación– en donde se analizan
las diversas formas de desarrollo y descubren nexos internos de la materia investigada.
Posteriormente está la descomposición del todo, del concreto real, en nuestro pensamien-
to por medio de conceptos. A continuación, está la fase de exposición, que es la síntesis
de múltiples determinaciones, reconstrucción teórica del objeto y explicación del mismo.
Finalmente, el concreto pensado, que hace referencia a la teoría específica que explica el
movimiento del objeto, donde lo específico significa la articulación entre lo general y lo
particular; buscando la construcción de la teoría específica sobre el objeto (De la Garza,
1983: 17-19, 21, 25, 28, 31, 38).
102 angélica palomares licona y ricardo pérez avilés

Entonces, tenemos a un sujeto concreto –­el campesinado– y aquello que los mueve
a seguir con un proyecto de vida campesino, sin dejar de lado su visión de mundo, en
cuanto a lo individual, a lo familiar y a la comunidad; no olvidando el problema de la re-
sistencia cotidiana ubicada en un encuadre problemático del comportamiento colectivo
que les da cohesión.
Por otra parte, la investigación la inscribimos dentro de la metodología cualitativa,
porque entiende que la realidad se construye socialmente y por lo tanto no es indepen-
diente de los individuos.
El uso de técnicas cualitativas capta y refleja de una mejor manera la realidad de
los actores que dieron pie al planteamiento inicial de la investigación: la resignificación
campesina. Utilizamos para esto las entrevistas abiertas y no estructuradas, pues debido a
que es una investigación “flexible”, donde se estuvo abierto a toda posibilidad de cambio
durante el transcurso de la investigación, y sobre todo, a tener la mente abierta en la fase
de campo, tratando de mirar y no sólo ver, lo obvio.
Este tipo de entrevista pretende comprender más que explicar, busca maximizar el
significado, adopta el formato de estímulo respuesta sin esperar la respuesta objetiva-
mente verdadera, sino subjetivamente sincera, obtiene con frecuencia respuestas emo-
cionales, pasando por alto la racionalidad.

4. PROPUESTA DEL MARCO TEÓRICO CONCEPTUAL


El marco conceptual se integró de conceptos teóricos heterogéneos como lo es la reali-
dad que estudiamos, especialmente respecto a las acciones –estrategias– que los sujetos
realizan para lograr su reproducción social integral. Tratamos de armarlo de manera que
captara la complejidad del fenómeno a estudiar y nos permitiera ver a la comunidad
campesina desde adentro, desde cómo los sujetos la reconstruyen y reintegran.

5. MARCO TEÓRICO DE CONTEXTO


La ucezv aparece en un escenario de conflicto, con todo un proceso de conformación en
donde sus integrantes, tuvieron que pasar de ser habitantes de una comunidad aparente-
mente en paz a sujetos políticos, que resisten y defienden su identidad, el territorio y su
permanencia como campesinos.
Básicamente en el marco teórico que planteamos, tratamos de englobar aquellos
conceptos que permitieran aproximarnos a la explicación actual de la resignificación
campesina. Elementos como la acción colectiva, la identidad y el significado que le otor-
gan los campesinos a cada símbolo visible o no en su entorno, y permitieron iniciar este
proceso de análisis.
Elegimos el enfoque de la nueva ruralidad (nr) que presenta una visión de apertura
sobre la visión del campesinado respecto a su conformación familiar, actividades pro-
ductivas y estrategias de sobrevivencia, entre otros aspectos. Y la teoría de los nuevos
movimientos sociales, en cuanto a la formación y actuación de la respuesta campesina
ante los embates neoliberales.
Pero indudablemente la información del contexto regional en los ámbitos de la vida
cotidiana, proporcionados por los propios sujetos entrevistados, permitió un mayor en-
tendimiento del por qué de la lucha y resistencia por conservar su territorio intacto, así
como la búsqueda de sobrevivencia y desarrollo campesino actual.
Así pues, a continuación, se muestran primeramente algunos aparados teóricos bási-
la unión campesina emiliano zapata vive y su resignificación 103

cos que sustentaron la investigación, para posteriormente presentar brevemente algunos


resultados obtenidos a partir de la investigación de campo.

5. 1 El argumento neoliberal
La mayor irracionalidad del capitalismo, menciona Bartra,

radica en que la liberación del trabajo posibilitada por la revolución tecnológica no


se tradujo en ocio creativo, sino en denigrante exclusión; y el saldo más dramático de
las políticas de ajuste estructural y reconversión no es la creciente plusvalía extraída
a los trabajadores de la industria y la agricultura globalizadas, sino la generación de
una enorme masa de población sobrante. La irracionalidad última del sistema del
gran dinero, radica en que la lógica de lucro, única que le puede dar sentido al mer-
cantilismo absoluto, se imprime en los propios valores de uso conformándolos como
valores de uso del capital (Bartra, 2006, 2008).

Las transformaciones nacionales en cuanto a las políticas de ajuste estructural im-


plementadas en México y la problemática en materia agrícola, que en la actualidad se
ha agudizado, ha sido un proceso en el cual, el papel del Estado, junto con sus diferentes
niveles de gobierno –federal, estatal, municipal– ha sido trascendental, en cuanto a las
estrategias de despojo, abanderado por el discurso en cuanto a la búsqueda del desarrollo
nacional sobre territorios indígenas y campesinos, en donde sobre todo, resalta la abun-
dancia de recursos naturales como el agua, os minerales y la propia tierra.
Se habla de un nuevo imperialismo, donde han aparecido mecanismos completa-
mente nuevos de acumulación por desposesión, en donde de acuerdo a Harvey (2004)
aparecen de diversos modos y su modus operandi tiene mucho de contingente y
azaroso. Ejemplo de ello son la mercantilización de las formas culturales, las historias y
la creatividad intelectual supone la total desposesión, como la industria de la música que
se destaca por la apropiación y explotación de la cultura y la creatividad populares. La
corporativización y privatización de activos previamente públicos –como las universida-
des–, o la ola de privatización del agua y otros servicios públicos que ha arrasado el mun-
do, constituye una nueva ola de cercamiento de los bienes comunes (Harvey, 2004: 114).
Sin embargo, en contraparte, podemos hablar, de acuerdo a la forma de actuar, pelear
y resistir, de un sujeto político –un campesinado actualizado– que defiende y actúa en
contra de lo que para ellos, atenta contra su propia existencia.

5. 2 ¿Quiénes son los campesinos?


Es bien conocida la lucha entre campesinistas y descampesinistas, que contraponen la
fuerza y persistencia del campesino, así como la inutilidad y hasta desaparición del mis-
mo. En otra categorización, encontramos las que encasillan al campesinado en un carác-
ter únicamente productivo, tradicional, contra un campesinado en surgimiento, que nace
con diversas aptitudes, desenvolviéndose en diferentes ámbitos, y en donde destaca el
elemento político; es decir, el campesino, en algunos casos, renace como sujeto político.
Entonces, ¿quiénes son los campesinos?; para las corrientes derivadas del liberalis-
mo decimonónico y de la vertiente ricardiana de la economía política, señala Schejtman
(1980: 121), el campesinado constituía un resabio sociocultural de pasado, destinado a
desaparecer de un modo más o menos acelerado al influjo del desarrollo de la agricultura
empresarial, por lo que no merecía más consideración como forma de producción que la
derivada del análisis de los mecanismos que conducen u obstaculizan su modernización.
104 angélica palomares licona y ricardo pérez avilés

Los descampesinistas,

entendieron a los campesinos como todos los que trabajan en la agricultura en


América Latina, cualquiera que sea su raza, pero sin incluir su oligarquía territorial,
siendo preponderantes y dependientes; otros lo entendían como un grupo social ca-
racterizado por la no separación del productor y los medios de producción, uso del
trabajo familiar, no explotación de uno por otro; lo que unificaba al campesinado, en
un solo concepto y ejemplo perfecto de la no diferenciación (Feder, 1975; Crouch y
De Janvry, 1979, citado en Salgado, 2000: 26-27).

Otros autores como Shanin (1966) y Chayanov (1974) caracterizaron al campesina-


do con una serie de elementos que desde su visión estaban presentes en el sujeto campe-
sino de estas diferentes épocas, pero enfatizando la parte más estructural y ámbito eco-
nómico productivo; es decir, se enfocaban en elementos como que todos los campesinos
eran pequeños productores agrícolas, que utilizaban y trabajaban con equipo sencillo,
tenían pocos medios de producción, el trabajo no era industrializado, la composición y
tamaño familiar era fundamental para realizar el trabajo agrícola, no existía el trabajo
asalariado o contratado, la producción era de autoconsumo, etcétera.
Teóricamente estas conceptualizaciones, describen un campesinado tradicional y
homogéneo, donde su modo de vida gira en torno a la reproducción socioeconómica a
través de las relaciones familiares en unión inseparable con la tierra, minimizando otro
tipo de actividades y formas de vida; de tal manera, que para la época actual, se quedan
cortas a los y las campesinas de las diferentes regiones del país.
Más recientemente, aportaciones de Hubert de Grammont con el enfoque de nue-
va ruralidad y el concepto de “descampesinización”; y por otra parte Armando Bartra,
abren la mirada hacia una sociedad rural desvalorizada, negada por la modernidad, que
se encuentra en constante lucha contra el poder, tratando de resaltar y hacer valer los
diferentes significados campesinos, sean visibles o no.
De Grammont (2009) señala que en los dos últimos decenios hubo un tránsito de la
sociedad agraria, donde predominaba el sector agropecuario, a una sociedad rural, donde
este sector coexiste con otras actividades económicas y la población involucrada en ella
es minoritaria en cuanto a hogares e ingresos, aparece un proceso de desagrarización.
De acuerdo a ello, la participación de la familia agrícola, se ve disminuida en esta
actividad y periódicamente, si bien la actividad no desaparece, en algunos casos, sí va
perdiendo fuerza y aquellos que eran netamente campesinos, se vuelven proletarios.
Por otra parte, en el caso de Bartra,

el campesinado es una combinación de elementos, un modo de vida; que se organi-


zan para resistir, y en la base están la familia y la comunidad (…) Los campesinos
modernos, son producto del capitalismo y de su resistencia al mismo; y la presunta
conformación del campesinado como clase con pasado y futuro, como sujeto social
históricamente viable, es resultado de una arriesgada apuesta política (Bartra, 2011).

Así, los campesinos no se ubican únicamente ligados con la tierra para hacerla pro-
ducir y de ahí obtener ingresos para su subsistencia; sino que se presentan como sujetos
heterogéneos, transformados y adaptados de acuerdo al contexto histórico que se vive.
Sujetos diversificados de acuerdo a su localización, a su apego al territorio de origen, a su
cultura y por lo tanto, poseedores de identidades que se refuerzan a través de un elemento
la unión campesina emiliano zapata vive y su resignificación 105

en particular que resalta, cuando los campesinos se ven agredidos por el sistema neoli-
beral, volviéndose sujetos políticos en pie de lucha abriendo el debate por su existencia
y persistencia3.

5.3 La resignificación campesina


La resignificación, en nuestra concepción, implica una reconstrucción del campesino, en
un proceso de relaciones recíprocas debido a las transformaciones en diferentes momen-
tos históricos, exigiendo un constante devenir de interrelaciones y su adaptación en bús-
queda de la sobrevivencia y permanencia hacia su territorio; entendido éste, como aquel
espacio no sólo geográfico, sino como aquel que es construido social y culturalmente, en
donde se llevan a cabo relaciones producción, negociación, conflicto y donde los sujetos
sociales son fundamentales, ya que son ellos los que van construyendo este espacio en
acompañamiento con sus acciones; por lo que hay un sentido de pertenencia al mismo.
Este estudio considera elemento fundamental para la resignificación, la propia iden-
tidad campesina; siguiendo a Giménez,

la identidad está relacionada con la idea que tenemos acerca de quiénes somos y
quiénes son los otros, es decir, con la representación que tenemos de nosotros mis-
mos en relación con los demás; lo que implica, hacer comparaciones entre las gen-
tes para encontrar semejanzas y diferencias entre ella (…) esta identidad, puede ser
definida como un proceso subjetivo y frecuentemente autorreflexivo por el que los
sujetos individuales definen sus diferencias con respecto a otros sujetos mediante la
autoasignación de un repertorio de atributos culturales generalmente valorizados y
relativamente estables en el tiempo (Giménez, 2008: 11-12).

Por otra parte, la resignificación, involucra la existencia de los campesinos en el neo-


liberalismo, pero respetando su modo de vida. Sin embargo, buena parte del campesina-
do deja de serlo y se separa de todo vínculo campesino; algunos otros, se van adaptando
a la época y conservan su cosmovisión, tradiciones, y eso no les impide por ejemplo,
gestionar acuerdos gubernamentales para apoyos a las comunidades, o interactuar en la
compra-venta de productos de moda –con mucha mercadotecnia– sin llegar al consu-
mismo, emigrar a las ciudades y asistir a escuelas o universidades privadas (o públicas),
etc.; pero otros, más arraigados con la vida campesina, prefieren abstenerse, por ejemplo,
de consumir productos procesados o comerciales, o llevar el nivel de vida de las ciudades.

6. LA UNIÓN CAMPESINA EMILIANO ZAPATA VIVE (UCEZV)


El caso que nos interesa como problema de estudio, se desencadena:
en el año 2001, en la Región Centro Oriente del estado de Puebla, cuando el entonces
gobernador, Melquiades Morales Flores y su secretario de Comunicaciones y Trans-
portes, Marco Antonio Rojas Flores, en tierras de ocho municipios –Cuautinchan,
Tecali, Mixtla Hueyotlipan, Tlanepantla, Tepeaca, Tochtepec y Tecamachalco– inten-

3 
El elemento político presente en los sujetos campesinos y su práctica, requiere, en ocasiones de largos
procesos de reflexión, crítica constructiva, conflictos y debates con otros actores, que puede ser, hasta la misma
población campesina.
106 angélica palomares licona y ricardo pérez avilés

taron apropiarse de miles de hectáreas de la región para instalar en ellas desarrollos


inmobiliarios, comerciales, industriales y turísticos, un club de golf y zonas residen-
ciales; eran parte de un ambicioso programa denominado Milenium; que de acuerdo
a los propios funcionarios, se aseguraba que se trata sólo de la construcción de una
autopista de 57 kilómetros, con una inversión de más de 500 millones de pesos, te-
niendo conexiones con otras vías que van al Golfo de México, al Pacífico y a la fron-
tera con Centroamérica, consideradas en el programa Gran Visión (Ramírez, 2001).

La ucezv, surge en el año 2001 en oposición a este megaproyecto, para defender lo


que les pertenecía a los campesinos, lo que le daba sentido a su existencia como poblado-
res originarios; y que en su momento se inspiraron en el ezln pues como ellos, reclama-
ban una vida digna y a su vez, fueran considerados en los planes gubernamentales para
el “supuesto” desarrollo del estado y no como personas antidesarrollistas y retrógradas.
La ucezv se organiza para defender una forma de vida, nombrándose así, con la
intensión de rescatar la historia de las luchas campesinas y el legado de Emiliano Za-
pata, recuperando el legado zapatista, y recuperando los episodios de resistencia y con-
frontación, seleccionando del pasado las partes que los conectan con su lucha. Desde su
formación, la ucezv emprende un proceso de resistencia frente a la lógica hegemónica
del modelo neoliberal, haciéndolo de manera autónoma, con el referente de la propia
realidad que se impone y rodea al movimiento.
El Proyecto Millenium y su aplicación sostenían firmemente esta visión sobre el de-
sarrollo, sin realizar diagnósticos ambientales, sin considerar la opinión de los habitantes
de la región, privilegiando su perspectiva considerándola única y efectiva para lograr sus
objetivos, estuvieran en lo cierto o no; lo importante era “desarrollar” a los y las campe-
sinas de la región. Sin embargo, para los campesinos de estas comunidades el desarrollo
implica cosas muy diferentes:

Hablaban de desarrollo industrial, y eso a mí no me conviene; pero si me estás ha-


blando de desarrollo campesino, ah entonces necesitamos tecnología, canaleta, in-
cluso capacitación, porque por ejemplo estamos sembrando semillas, pero no sa-
bemos cómo se llaman las plagas; incluso yo estuve en contra de la cementera, pero
igual a la gente de acá la vinieron a engañar, les dijeron que iba a haber empleo pero
no fue así (H. C, San Pablo Actipan, entrevista, 2015).

El desarrollo hay veces que beneficia y a veces perjudica, es mentira de que ayude.
Por ejemplo, para abrir un pozo de agua cuesta mucho trabajo, muchos permisos;
pero en cambio viene una persona del extranjero o una empresa y lo dan facilito.
Supuestamente era una carretera con industrias, pero más bien venían por el suelo y
por el agua; aquí no lo queríamos (A. C., San Pablo Actipan, entrevista, 2015).

7. RESULTADOS OBTENIDOS EN INVESTIGACIÓN DE CAMPO


Teniendo como guía las preguntas de investigación para la realización de la tesis doctoral:
La resignificación campesina. El caso de la ucezv, y sin ser ésta una investigación termi-
nada; presentamos a continuación, muy brevemente, algunos de los resultados obtenidos
en la investigación de campo realizada en las comunidades de San Pablo Actipan y San
Simón Coatepec, sin llegar a conclusiones definitivas.
Se realizaron treinta y ocho entrevistas abiertas entre los meses de febrero y marzo
la unión campesina emiliano zapata vive y su resignificación 107

del presente año; dentro de las cuales, el elemento principal a analizar era la resignifica-
ción campesina; en donde enfatizamos el tema de la identidad y la lucha cotidiana de los
campesinos de la ucezv.
De las personas entrevistadas, 76.3% (29 personas) dijeron ser campesinos o cam-
pesinas y sentirse orgullosos por ello; estas afirmaciones las relacionamos con el hecho
de que ellos y ellas, encuentran una correlación, en cuanto a vivir desde la infancia en un
territorio campesino, la relación estrecha con la naturaleza, haber visto trabajar de igual
forma el campo a sus abuelos y padres; otra cuestión a considerar es, ser poseedores de
tierras de cultivo y no sólo trabajadores asalariados –jornaleros– en tierras de otras per-
sonas, en este caso, no importa el número de hectáreas que puedan poseer.
El 10.5% (4 personas) se consideran campesinos, pero no al cien por ciento, debido
a que tienen como actividad principal algo diferente al trabajo en el campo, es decir,
son profesionistas o están estudiando una carrera o trabajan en un oficio; sin embargo,
se sienten orgullosos de sus raíces y de que sus padres los hayan sostenido gracias a la
agricultura.
Sin embargo, 5.3% (2 personas) se describen a sí mismos no como campesinos, por
el hecho de no poseer tierras de cultivo, más bien, de definen como jornaleros, pero a
pesar de ello, se sienten orgullosos de trabajar la tierra y vivir en el campo. El porcentaje
restante de personas entrevistadas, son orgullosamente campesinos, a pesar de que ya no
trabajan en el campo como anteriormente lo hacían debido a su edad, pues ya son adultos
mayores, pero cuando tienen la oportunidad, colaboran en alguna actividad de este tipo,
pequeña, y sin mucho esfuerzo.
Pero un punto fundamental a resaltar, sin lugar a dudas, es el vínculo que los y las
campesinas tienen con la tierra misma, 86.84% (33 personas); para ellos, la tierra, no es
considerada como la definición clásica que encontramos de ella, un ‘terreno dedicado al
cultivo o materia desmenuzable de que principalmente se compone el suelo natural4’;
sino más clara y sencillamente, es la propia “vida”, “una madre”, aquella que no solamente
los mantiene a ellos como campesinos, sino a todas las personas del planeta, del campo y
las ciudades; es una forma de vida, una “bendición”.
Estos significados –no visibles mayormente– que los campesinos dan respecto a la
tierra, explica el por qué de la lucha contra el Proyecto Millenium, pues la tierra, no sólo
es proveedora de alimentos y productos, sino que da seguridad a las personas respecto a
que tienen un lugar donde vivirán a través de los años, y teniendo la creencia de que “la
tierra no se vende” a nadie que no sea de las comunidades, esta tierra se heredará no sólo
a los hijos e hijas, sino también a los nietos y nietas.
Sin lugar a dudas, existe un arraigo por la tierra y el territorio en sí, formado a través
del tiempo por las diferentes familias de estas comunidades; fundamentalmente, el signi-
ficado que los campesinos le dan a la tierra, es el motivo que los orilló al riesgo que sig-
nificó la lucha contra las imposiciones gubernamentales y de las cuales salieron adelante.
Otro de los temas que tratamos, se enfocó al papel y futuro del campesinado, que se
refiere a las expectativas que ellos mismos tienen sobre lo que observan no sólo a escala na-
cional, sino localmente. En este sentido, en reiteradas ocasiones la información que obtenía-
mos se orientaba a que ellos como campesinos, tienen un papel fundamental en la produc-
ción de alimentos, como señalé, no sólo en el entorno local o regional, sino nacional, pues
algunos de estos campesinos venden la producción y ésta se dirige a diferentes ciudades:

4 
Consultar Diccionario de la Lengua Española, 2012, 22a. edición, versión electrónica.
108 angélica palomares licona y ricardo pérez avilés

El campesino tiene que evolucionar, la gente tiene que entender que somos parte
esencial del engranaje (…) (P. G, San Simón Coatepec, 2015).

¿Qué pasaría si el rico que tuviera mucho dinero no tuviera qué comer?, de qué le
serviría el dinero; así que éste, depende del campesino, porque ni modo que se co-
miera su dinero (G., San Pablo Actipan, 2015).

La situación que atraviesa el campo es preocupante para los campesinos, que no


viven aislados y están al pendiente de sucesos nacionales de esta índole. Para algunos, el
futuro del campesinado es incierto, desalentador y en posible extinción; pero pese a ello,
tienen esperanza en que la vida campesina se mantenga, siga resistiendo y luchando coti-
dianamente como productores, contra los altos costos en los insumos utilizados, así como
en el alza de los servicios necesarios para trabajar, como el pago de electricidad de los
pozos de agua. Pero también está el abaratamiento de los alimentos producidos –hierbas
y hortalizas por ejemplo–, cosechas perdidas, y bajos sueldos al trabajar como jornaleros;
aunado a la lucha contra los productos transgénicos, a las empresas trasnacionales que
los ofrecen y a la perseverancia en continuar usando abono orgánico, o semillas criollas.
Estos inconvenientes, han llevado a los campesinos jóvenes, a abandonar el trabajo
agrícola en búsqueda de empleos remunerados que permitan su subsistencia familiar;
adaptarse a las ahora condiciones de vida fuera de las comunidades; o en el mejor de los
casos, a diversificar actividades sin renunciar al campo.
Indudablemente, los campesinos, lo son no sólo por el hecho de trabajar la tierra, o
estar en contacto directo con ello, sino que existe un sentimiento tan fuerte que va más
allá de la actividad agrícola, que hace, que se sientan identificados con su territorio. La
tierra es un elemento fundamental, pero no los define por completo; está el contacto con
el entorno, perduran las tradiciones y se adquieren nuevas. Sin embargo, las comunidades
de estudio, atraviesan por una situación de incertidumbre en cuestión agrícola-produc-
tiva, que no les permite lograr como quisieran un bienestar familiar y sobre todo, comu-
nitario, debido a la falta de estímulos y apoyos gubernamentales en cuanto a lo social,
económico y productivo.

BIBLIOGRAFÍA 
Bartra, A. (2006). El capital en su laberinto, de la renta de la tierra a la renta de la vida.
uacm, itaca, cedrssa. México.
____ (2011). Tiempos de Mitos y Carnaval, Indios, Campesinos, Revoluciones: De Felipe
Carrillo Puerto a Evo Morales. itaca, prd df, México.
Chayanov, A. (1974). La organización de la unidad económica campesina. Ediciones Nue-
va Visión, Buenos Aires.
De la Garza, E. (1983). El método del concreto – abstracto – concreto. Universidad Autóno-
ma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, Cuadernos de teoría y Sociedad, 1983.
Diccionario de la Lengua Española (22a. edición) (2012). Versión electrónica, <www.rae.
es/recursos/diccionarios/drae>.
Giménez, G. (2004). “Materiales para una teoría de las identidades sociales”, en José Ma-
nuel Valenzuela, Decadencia y auge de las identidades, Colegio de la Frontera Norte,
Edit., P y V, México: 45-78.
Shanin, T. (1966). “El Campesinado como factor político”, en Campesinos y sociedades
campesinas. Fondo de Cultura Económica., México.
la unión campesina emiliano zapata vive y su resignificación 109

Documentos electrónicos
Bartra, Armando (2008). Hacer milpa; 25 de marzo de 2015, de http://www.ejournal.
unam.mx/cns/no92/CNS092000006.pdf.
Chihu, Aquiles; López, Alejandro (2007) La construcción de la identidad colectiva en
Alberto Melucci. 2 de marzo de 2015, de http://www.juridicas.unam.mx/publica/li-
brev/rev/polis/cont/20071/art/art6.pdf.
Diccionario de la Lengua Española (22a Edición) (2012). Versión Electrónica, 10 de sep-
tiembre de 2015, de www.rae.es/recursos/diccionarios/drae.
Harvey, David (2004) El “nuevo” imperialismo: acumulación por desposesión, Socialist
Register, 17 de junio de 2015, de http://socialistregister.com/index.php/srv/article/
viewFile/14997/11983.
Ramírez, J. (15 de septiembre 2001) Campesinos poblanos contra un plan que los excluye:
Nos vamos a morir en la raya, La Jornada, http://www.jornada.unam.mx/2001/09/15/
mas-raya.html.
Salgado Carlos (2000) “Algunos imaginarios desde la academia”, en Los Campesinos Ima-
ginados, Cuadernos Tierra y Justicia No. 6, 41 p., 3 de diciembre de 2014, de http://
www.kus.uu.se/pdf/publications/cuaderno.pdf.
Schejtman Alexander (1980) Economía campesina: lógica interna, articulación y persis-
tencia, Revista de la cepal, agosto, México, 3 de diciembre de 2014, de http://es.scribd.
com/doc/97481910/Schejtman-Economia-Campesina-Revista-cepal-1980-1.
MODERNIDAD, CIENCIA Y MÉTODO.
¿UN DIÁLOGO ENTRE LA ECONOMÍA
Y LA REALIDAD SOCIO-AMBIENTAL?
Alejandra Sánchez Jiménez1
universidad autónoma metropolitana unidad xochimilco

asesor de tesis RESUMEN


David Peter Barkin La ciencia y su método en el marco del pensamiento moderno, ha sido el
Rappaport parteaguas en el discurso del crecimiento y desarrollo económico del mun-
do civilizado de nuestros días. No obstante, a partir de las nociones de la
modernidad se instauró una disociación fundamental en la relación hom-
bre-naturaleza, resultando en inconsistencias entre la teoría (a partir del
método) con los referentes de la realidad social; la consecuencia palpable de
esto es la llamada crisis civilizatoria (crisis social, cultural, económica, polí-
tica y ambiental); pero más preocupante, la situación ecológica hoy día nos
habla de la insuficiencia de las condiciones planetarias para la subsistencia
de la humanidad. Por esta razón cabe hacer un análisis profundo de los ca-
minos del método de la ciencia económica; y en congruencia con lo anterior,
en este trabajo se pretende exponer algunos elementos de la incompatibili-
dad de la teoría económica convencional y la realidad socio-ambiental; para
finalmente, ofrecer una propuesta metodológica alternativa que recae en la
Economía Ecológica (ee), como una vía holística que parte de una ontología
y epistemología distintas para explicar los fenómenos económicos, sociales
y ambientales.
w

“Cuando cambian los paradigmas, el mundo mismo cambia con ellos”


T. S. Kuhn (1962:176)

INTRODUCCIÓN
En la actualidad es común concebir a la modernidad2 como aquello que re-
presenta la superación total de la creación que la sapiencia y las manos del
hombre pueden alcanzar, es aquello que lo inspira para mirar hacia delante,
aquello que mueve al mundo para superar su propia historia y como aque-
llo que e capaz de resolver los problemas sociales, económicos, políticos y

palabras clave

modernidad, 1 
<ale_yadel@hotmail.com>.
ciencia, método, 2 
De acuerdo con Villoro (2013), la modernidad tiene muchos sentidos, pero en todos los
crisis, economía tiempos ha sido utilizada para distinguir a la novedad, que se introduce en la sociedad, anuncia
ecológica el cambio y las modifica las formas de vida.

110
modernidad, ciencia y método 111

ambientales de la humanidad. Entonces se habla de la modernidad de la ciencia, la mo-


dernidad de la sociedad, la modernidad de la cultura, la modernidad de la tecnología
–modernidad de la modernidad–; así esta palabra representa el camino para trascender,
para reinventar las formas de vida y para cristalizar los sueños, las fantasías y todo aquello
que en otro tiempo representaban los límites del ser humano.
Pero ¿cuáles son las implicaciones del pensamiento moderno3? La más importante
subyace en la racionalidad4, como el paradigma en el cual se constituye la visión del lugar
que ocupa el ser humano en relación con el medio, definiéndose la lógica de su conduc-
ta e interacciones con la realidad social y natural; pero además, la racionalidad ha sido
fundamental para el método científico que valida todo conocimiento de dicha realidad.
De esta forma, en el ámbito de las ciencias sociales, el paradigma de la racionalidad ver-
tido en el rigor metodológico, la tendencia a la generalización y el traslape de conceptos,
teorías y leyes de las ciencias naturales a las sociales, ha ocasionado el endurecimiento
de aspectos subjetivos de la realidad social (principalmente a través de la cuantificación),
generando inconsistencias teóricas, toda vez que la teoría encuentra escasa realización
en la realidad, o peor aún, puede no encontrar referente alguno.
Particularmente el estudio económico, está estrechamente vinculado al pensamiento
moderno, ya que en las nociones de crecimiento y desarrollo se encuentra la materiali-
zación de la modernidad y la civilización, por ello el discurso dominante de la economía
también ha sido endurecido, dada la tendencia de cuantificación o medición de los he-
chos económicos (progreso, crecimiento, desarrollo) y el uso de modelos matemáticos
para describir la realidad social en la cual se gesta la economía (interacciones y com-
portamiento económico de los agentes). Todo esto fundamentado en la pretensión de la
predicción, y por lo tanto, en la posibilidad del control de la vida social económica.
Sin embargo, en la actualidad se hace necesario reflexionar en cuanto a los alcan-
ces de la ciencia económica, su método y sus referentes en la realidad social; ya que la
lógica del sistema económico dominante ha desembocado en lo que se conoce como la
crisis civilizatoria del sistema capitalista, que intuye una situación insostenible de fun-
cionamiento, donde cada vez son más comunes las situaciones de caos, representadas
por problemáticas sociales, económicas, políticas, culturales y ambientales; ésta última
desarrollada a un nivel de riesgo de las condiciones planetarias necesarias para la super-
vivencia de la humanidad.
En conformidad con lo antes expuesto, en el presente trabajo se presentan impor-
tantes problemáticas y contradicciones del sistema económico dominante, basadas en su
propio cuerpo metodológico; y de ello se resalta la pertinencia de diferentes ontologías y
paradigmas para encontrar otro sentido de la realidad socio-ambiental. En específico, el
marco de la economía ecológica, además de evidenciar dichas contracciones, ofrece otras
explicaciones a la realidad social, logrando así integrar no sólo marcos teóricos y analí-
ticos con distintos enfoques, sino que además ofrece una metodología interdisciplinaria
que permite una construcción epistemológica con una visión holística del mundo.

3 
Forma de pensamiento racional concebido en el siglo xviii. La racionalidad es fundamental para el de-
sarrollo del pensamiento moderno ya que es el paradigma de la modernidad (Villoro, 2013).
4 
La razón como herramienta de deducción lógica de los hechos de la naturaleza (realidad); para conocer-
los, explicarlos, predecirlos y controlarlos.
112 alejandra sánchez jiménez

EL MARCO DE LA MODERNIDAD:
EL LENTE DE LA CIENCIA, EL MÉTODO Y LA REALIDAD
La modernidad en la actualidad representa la cúspide del conocimiento científico llevado
a su plena realización social y material; en el sentido social, se trata de una sociedad que
vive lo “moderno” en sus valores, su cultura, sus costumbres y prácticas organizativas
tal es el caso de su gobierno, su economía y sus instituciones; en el sentido material, se
trata de una sociedad que tiene a su alcance el horizonte mismo de todas aquellas cosas
que en decenios pasados parecían imposibles, principalmente el referente lo poseen las
máquinas inteligentes que facilitan su vida, trasforman sus actividades, potencializan sus
capacidades y la ponen en contacto con todo el planeta. Es así que el ser humano se ha
dotado de todas las herramientas para construir el mundo civilizado que corresponda
a la lógica de la modernidad, cambiando abruptamente el mundo de la naturaleza, para
ser sustituido por grandes urbes sinónimos de civilización, que dan alojo a millones de
habitantes que desean ser parte del mundo moderno.
De esta forma, la modernidad también encuentra su significado en todo conoci-
miento científico que pueda materializarse en herramientas y objetos que impulsen el
desarrollo de la civilización; más aún se ha convertido en el lente a través del cual la
misma ciencia construye el conocimiento de la realidad, es decir, sólo aquellos hechos
que sean significativos racionalmente pueden ser incluidos en el análisis científico. Así
el ser humano se ha disociado de todos aquellos fenómenos que no son parte dicha ló-
gica, particularmente los que tienen que ver con la interacción hombre-naturaleza. A
continuación se plantean algunos elementos que junto con la racionalidad, conforman la
lógica tanto del pensamiento moderno, la metodología de la ciencia, y la disociación del
ser humano con el medio natural:

— El hombre como centro. Con el renacimiento se coloca al ser humano en centro del
orden natural, entonces se tiene un individuo cuyo poder no está sujeto a las rela-
ciones que guarda con la sociedad, es decir, su destino no lo determina el lugar que
ocupa sino que puede labrárselo a través de su acción. Así el hombre se convierte en
el centro del cosmos (Villoro, 2003). La implicación en la construcción de la ciencia
y su método es que con esta nueva visión del centro, el ser humano se convierte en el
principio y fin de la explicación de las cosas, es ahora quien determina los hechos de
la realidad, las relaciones entre ellos y su significancia en al ámbito científico, de esta
manera la ciencia se desarrolla en función de los hechos que son coherentes con esta
lógica de centralidad del hombre.
— La concepción de la naturaleza. Al constituirse el hombre como el centro de la rea-
lidad, la naturaleza se convierte en un objeto a su servicio, por ello, todos los fenó-
menos naturales que en el pasado dominaban las actividades de la sociedad, son
superados y la relación hombre-naturaleza pasa a ser una relación de dominio (Vi-
lloro, 2003). Entonces, el conocimiento científico busca la explicación lógica de todo
aquello que era desconocido, la ciencia se convierte en la herramienta para esbozar
las leyes de la naturaleza y el método en la vía a través de la cual se someterán dichas
leyes para ponerlas al servicio de la humanidad.
— La concepción de la historia. Según Giddens (1997) la modernidad conlleva un rom-
pimiento con la historia de la humanidad; por un lado, la visión de la historia, es la
historia de la incivilización, por ello no existe un vínculo con el pasado, la historia
es vista como una etapa que busca ser superada; por otro lado, hay una tendencia a
visualizar la vida social en el futuro, es decir, las construcciones del pensamiento no
modernidad, ciencia y método 113

se ubican ni en el pasado ni en el presente ya que la modernidad implica un estado


de superación de cada momento. Así el conocimiento de la ciencia que tiene validez
es sólo aquel que se encuentra vigente y sólo el conocimiento actual es relevante para
explicar la realidad.
— Tiempo y espacio (vaciamiento del espacio). Con la modernidad, ha sido posible
separar las actividades del mundo material que se encontraban atadas a espacios
temporales, tal es el caso de las actividades productivas de la sociedad; en este senti-
do el conocimiento científico se pone al servicio de la creación de las tecnologías y
las herramientas que hacen posible el vaciamiento del espacio5.

Finalmente, cabe destacar el papel de diferentes corrientes de pensamiento tales


como el positivismo y el empirismo lógico, que se caracterizaron como escuelas antiplu-
ralistas de pensamiento y que fueron parte de la consolidación de la modernidad. Esta
forma de pensamiento, permeó la ciencia y su forma de construcción, en la medida que
privilegió el método deductivo como mecanismo capaz de responder a la explicación y
predicción de la realidad social.

LA VISIÓN EN LA CIENCIA ECONÓMICA, SUS PARADIGMAS


Y ONTOLOGÍA: EL DIÁLOGO CON LA REALIDAD SOCIAL
Hablar de paradigma implica antes que nada hacer unas precisiones en cuanto a su sig-
nificado en la constitución del pensamiento científico. Kuhn (1962), explica que un pa-
radigma es un modelo o patrón aceptado que podía determinar la ciencia normal6 y
que incluye, al mismo tiempo, ley, teoría, aplicación e instrumentación, proporcionan-
do modelos de los que surgen tradiciones particularmente coherentes de investigación
científica. Así la existencia del paradigma establece el problema que debe resolverse; con
frecuencia, la teoría del paradigma se encuentra implicada directamente en el diseño del
aparato capaz de resolver el problema.
Ahora bien, en la ciencia económica, al igual que en cualquier otra, puede ser consi-
derada como la constelación de hechos, teorías y métodos derivados de paradigmas que
le han dado dirección al andar de esta ciencia; y en cuanto su ontología de acuerdo con
Maki Uslaki (2001), se refiere a una esfera o ámbito (reino económico), con límites bien
definidos; es decir, se refiere a la visión e interpretación del mundo económico a partir de
la cual se cimientan los paradigmas fundamentales que explican esa visión del mundo.
En la construcción de la ciencia económica sin duda existen muchas ontologías, se
podría citar la visión clásica, marginalista, institucionalista, keynesiana, hidráulica, mo-
netarista, teoría del equilibrio general, austriaca o marxista; algunas de ellas comparten
algunas nociones de la visión del mundo económico o comparten paradigmas funda-
mentales, no obstante, son precisamente sus ontologías las que las diferencian en lo ge-
neral, ¿cuál es la mejor? o ¿cuál es la que explica más adecuadamente la realidad social y
económica?

5 
De acuerdo con Giddens (1997). El espacio vacío, proviene del control del tiempo (homogenización del
tiempo) que se traduce en el control del espacio.
6 
Para Kuhn (1962), significa una investigación que se basa en una o más realizaciones científicas pasadas,
mismas que alguna comunidad científica reconoce durante cierto tiempo. Así la realización de la ciencia nor-
mal se lleva a cabo por la ampliación del conocimiento de los hechos que el paradigma muestra como impor-
tantes, aumentando la capacidad explicativa y predictiva del paradigma.
114 alejandra sánchez jiménez

Lo cierto es que de alguna manera, cada visión tiene un fundamento histórico y so-
cial que le dio origen y dicho fundamento explicó en alguna medida parte de la realidad
que le dio sentido y credibilidad científica. Sin embargo, la teoría que domina el sistema
económico de nuestros días, encara importantes demandas teóricas y metodológicas que
no logran satisfacer la explicación de los fenómenos de la realidad económica, social y
ambiental, toda vez que su complejidad hace necesario un entendimiento holístico de los
mismos. Esta limitación en gran medida subyace en que su desarrollo teórico y metodo-
lógico se gestó en el discurso de la modernidad; utilizando los mecanismos metodológi-
cos que las ciencias naturales empleaban para validar el conocimiento (las matemáticas
como principal herramienta de comprobación y con ello los modelos económicos).
Algunos paradigmas de la teoría económica convencional que resultaron de este
contexto son la racionalidad de los agentes7, la suposición de igualdad a priori entre
individuos, el papel del mercado como mecanismo eficiente en la asignación de los re-
cursos (considerado neutral), la creencia en el equilibrio de los mercados (aspiración
de las políticas económicas) y la motivación del comportamiento humano basado en la
maximización de la ganancia y la utilidad, entre otros. Todos estos paradigmas constitu-
yen la visión de la ciencia económica en la actualidad; y de acuerdo con Leff (2001), esta
visión mecanicista de la teoría económica, ha predominado sobre los procesos de la vida,
orientando el desarrollo de la civilización moderna. Por esta razón la relación de una so-
ciedad moderna (grado civilizatorio) con su condición de desarrollo económico (econo-
mización del mundo), parecen inseparables, creándose una lógica del sistema económico
que se vincula con la lógica de la construcción de la modernidad. No obstante, bajo esta
lógica de construcción de la sociedad y su sistema económico, se revela la disociación de
las interacciones con la naturaleza, ya que los recursos naturales se convierten en objetos
que participan del juego de la acumulación de capitales, sin importar el daño producido
a ecosistemas y hábitats.
Existen importantes cuestionamientos a lo anterior así como propuestas al respecto,
particularmente, Polanyi (1976), propone partir del significado sustantivo de lo econó-
mico (intercambio o interacción con el medio ambiente) para producir los conceptos que
necesitan las ciencias sociales para la investigación de todos los sistemas económicos;
es decir, no partir de una separación socio-ambiental en la economía. Pero más allá de
las propuestas, e intentos teóricos por reconfigurar la ciencia y el método de la econo-
mía, existen hechos innegables como la crisis ambiental, que no puede conformarse con
una minimización explicativa en la teoría económica ortodoxa, es decir como variables
exógenas al sistema (cisnes negros). Aquí cabe evocar la reflexión de Kenneth Boulding
(1910-1993), quien publicó en 1966 The economics of the coming spaceship earth; en este
ensayo, Boulding utilizaba la metáfora de la “nave espacial Tierra8” para enfatizar los lí-

7 
Tal ha sido el papel enfático del agente racional, que es uno de los principales pilares de la economía
neoclásica. Sin embargo su connotación ha trascendido a algo que va más allá de la racionalidad utilitaria que
se planteó en sus inicios, ya que en el siglo xxi nos encontramos frente a actores económicos autónomos,
instrumentales, híperracionales, atomistas e interesados únicamente en su propio bienestar. En este sentido, el
individuo que lleva al límite las características individualistas, ha trasformado al agente económico convencio-
nal en el homo-economicus. Este término es utilizado por O’Boyle (2010), bajo la connotación de un ser único,
que conlleva a una valoración de la individualidad y sociabilidad diferente, que cambia al agente económico así
como a las condiciones económicas y sus circunstancias.
8 
Bajo esta idea Boulding (1966) advierte que finalmente el hombre tendrá que enfrentar el hecho de que
él es un sistema biológico que vive en un sistema ecológico; que su poder de supervivencia va a depender del
modernidad, ciencia y método 115

mites del planeta, tanto en la extracción de recursos como en la capacidad de asimilación


de residuos (Rodríguez, 2012).
Aunado a lo anterior, otro hecho innegable que cabe destacar es el impacto social y
cultural, es decir, que bajo el modelo económico dominante, se ha cambiado no sólo la
percepción de las personas en cuanto a sí mismas, sino que además ha cambiado la forma
en que éstas se relacionan entre sí; demostrándose que con esta dinámica, la economía
como disciplina ha creado un sistema económico basado en la codicia y el instrumen-
talismo, impulsado por las leyes de la maximización de la ganancia, la competencia y la
acumulación capitalista; sin la menor consideración por el enorme costo ecológico que
implica la manutención de este modelo.
Por ello, la evolución del pensamiento científico y las demandas teóricas y metodo-
lógicas reclaman como proceso natural, replantear no sólo los problemas fundamentales
de la economía (vinculada a la sociedad y a la naturaleza), sino también los paradigmas
asociados a resolverlos, así por ejemplo, Spash (2012) menciona que los realistas críticos
en la economía han llegado a la conclusión de que la explicación social es posible, pero
sólo si se alejan de la metodología deductiva. En este orden de ideas, para Dash (2013),
lo que es imprescindible hoy en día es una revolución epistemológica, como parte de
una revolución cultural más grande (una reestructuración de los valores) para estimu-
lar, apoyar, fortalecer, ampliar, y sostener innovaciones en las formas alternativas de la
vida económica. Y esto se puede ver en la cimentación de otra economía, en la forma de
nuevos movimientos comunitarios a través del cual las comunidades locales se resisten
y responden a las múltiples crisis del capitalismo global, además de innovar alternativas
para satisfacer sus necesidades económicas dentro de su espacio asociativo local.

ECONOMÍA ECOLÓGICA: OTRA CONSTRUCCIÓN ONTOLÓGICA


PARA OTRA REALIDAD SOCIAL
En la actualidad el crecimiento de los sistemas sociales y económicos conforman estruc-
turas más complejas, donde diversos fenómenos de carácter no sólo económico se desa-
rrollan a la par, por ello se hace necesario que la ciencia y el método generen procesos de
análisis que consideren dichos fenómenos, para así producir conocimiento de carácter
holístico que permita implementar estrategias más coherentes en cuanto a la solución de
problemas económicos, sociales y ambientales. En este sentido, una alternativa en torno a
la cual se están gestando vías de análisis alternativos, es la economía ecológica.
En conformidad con algunas conclusiones que hace Spash (2012), la economía eco-
lógica debe tener una base empírica, pero sin las limitaciones dogmáticas y antiplu-
ralistas, para ello, propone algunos supuestos ontológicos: una realidad objetiva existe
independientemente de los seres humanos; los seres humanos crean la realidad social; la
sociedad y el individuo son distintos ya que la primera no puede reducirse a este último
ni el último simplemente se agrega para crear la primera; los sistemas complejos y sus
interacciones crean propiedades emergentes y son inherentemente impredecibles; el co-
nocimiento se encuentra en diferentes formas y no es del dominio exclusivo de los exper-

desarrollo de sus relaciones simbióticas con todos los elementos y poblaciones del mundo; pero además debe
comprender que sus problemas principales todavía no están resueltos, haciéndose necesario un esfuerzo inte-
lectual muy grande y masivo para resolverlos. En este sentido, supuso que un economista debería preocuparse
por los temas de economía, sociedad y medio ambiente (Rodríguez, 2012).
116 alejandra sánchez jiménez

tos; el conocimiento es objeto de crítica razonada e investigación empírica; la economía


ecológica es un enfoque interdisciplinario para la comprensión; y, la interdisciplinariedad
requiere la integración ontológica y epistemológica de la cooperación entre los diferentes
cuerpos de conocimiento; entre otros.
Es así que de acuerdo con Barkin, Fuente y Tagle (2012), la visión de la economía
ecológica representa otro marco de análisis, más complejo, ya que se conforma como un
campo articulador de varias disciplinas a través del pluralismo metodológico, por ello,
expone una dinámica económica alternativa, en donde cada elemento de dicha dinámica
está dotado de significados en una relación economía-sociedad-naturaleza. Pero además
estos autores proponen una versión radical, que plantea:

la necesidad de realizar una ruptura con el discurso de la racionalidad económica


neoclásica. Su hipótesis central es que la crisis ambiental es resultado de una crisis
del tipo de proyecto civilizatorio occidental y de su racionalidad económica (Mag-
doff y Foster, 2010); su discurso y sus instituciones se presentan como un obstáculo
epistemológico para abordar el tema de la sustentabilidad. Identifica el impacto de la
fuerte relación que existe entre los lenguajes de valoración y los conflictos económi-
cos distributivos en el ejercicio de los derechos de propiedad, el poder fetichizado y
la agudización de los conflictos ambientales distributivos (Hornborg et al., 2007). En
esta perspectiva se esboza que la transformación hacia estrategias fuera de la acumu-
lación capitalista no sólo repercute en un enfrentamiento para combatir los procesos
de la exclusión social, sino también en el diseño de políticas de apropiación social de
la naturaleza con una mayor responsabilidad ambiental y social. Por ello, considera
la importancia de trascender, de transformar la racionalidad económica capitalista,
ya que asevera que es el responsable de la crisis de civilización (p. 5).

Como se puede apreciar, en la concepción de economía ecológica se encuentran


múltiples elementos económicos que podrían (re)construirse en términos más com-
plejos, dotados de las dimensiones económicas, sociales y ecológicas. Su legitimidad
de construcción teórica se haya constituida en su método de carácter transdisciplina-
rio, permitiendo diferentes propuestas metodológicas, tales como los provenientes de la
ciencia posnormal, el análisis multicriterio, el principio precautorio, la coevolución, la
deuda ecológica y el metabolismo social, entre otros; asimismo, los criterios derivados
de categorías ecológicas (entropía, resiliencia, coevolución, metabolismo) y su relación
con los sistemas sociales y económicos. Esta es la razón del porqué se hace necesaria la
construcción de una propuesta metodológica centrada en una perspectiva multidiscipli-
naria, históricamente abierta y desde un pluralismo metodológico (Burkett, 2006: 2-3, en
Barkin et al., 2012); permitiendo la articulación de diferentes paradigmas, a través de sus
metodologías, conceptos y herramientas, para abordar y discutir los problemas teóricos
y políticos que implica la compleja relación economía-sociedad-ambiente (Barkin et al.,
2012).
Otro aspecto importante de la metodología, es que incorpora el papel de las praxis
contestatarias a la racionalidad económica ortodoxa, tales como las prácticas comunita-
rias de los pueblos indoamericanos. Por esto, se han revalorado las categorías y aporta-
ciones de los saberes tradicionales y praxis sociales, en las cuales se plantea un proceso de
democratización en la apropiación social de la naturaleza con una vigilancia ambiental
responsable, de esta forma, de acuerdo con Barkin (et al., 2012), la exigencia metodo-
lógica implica incorporar nuevas visiones y posibilidades en los dominios de la política
modernidad, ciencia y método 117

económica y cambio institucional. Entonces se requiere una ruptura epistemológica y


ética más profunda y radical, con las premisas de la racionalidad económica neoclásica.
Ello implica componer el desfase provocado por el enfoque económico ortodoxo y la
realidad; pasar del pensamiento retórico al pensamiento epistémico, de la interpretación
del problema a su transformación; de la emisión de un juicio ecológico a uno ético; de
uno disciplinario a un diálogo intercultural y de saberes.

CONCLUSIONES
Desde hace muchos años algunos intelectuales han advertido la necesidad de un cambio
en los paradigmas fundamentales de la teoría estándar, ya que se ha gestado la crisis de la
sociedad, la economía y el medio ambiente que en su conjunto se califica como “catastró-
fica”, toda vez que el sistema hegemónico que gobierna no sólo las políticas económicas,
sino también la ideología y la cultura de la sociedad, presenta diversas problemáticas e in-
consistencias al momento de expresar en modelos –matemáticos–la realidad socio-am-
biental. Más preocupante, las condiciones ambientales hoy día nos hablan no sólo de
problemas de salud en la población, sino de la insuficiencia de las condiciones planetarias
para la subsistencia de la humanidad.
De esta manera cabe preguntarse ¿cuál es el papel de la ciencia económica y su mé-
todo, a través del cual se gesta la crisis civilizatoria?, ¿cuál es el camino que ha de seguir
la teoría económica como ciencia que ha de conceptualizarse en un marco de referencia
más amplio para ser capaz de explicar y atender fenómenos más complejos en esferas
económicas, sociales y ambientales? Y, ¿la teoría económica tendrá la madurez de ana-
lizar objetivamente sus paradigmas, para hacer las reconstrucciones y replanteamientos
necesarios, que le permitan fundar caminos alternativos, que no impliquen la destruc-
ción del hombre como ser económico-social y como ser viviente en el planeta tierra?
Lo cierto es que hoy más que nunca nos encontramos en un punto que representa
un área de oportunidad para la ciencia económica, es decir, para subsumir la ontología,
la epistemología y la ciencia misma a las necesidades socio-ambientales: diálogo entre
economía, sociedad y naturaleza. Esto con base en que a partir de la crisis financiera de
2009 y las crisis subsecuentes, es evidente que las respuestas emprendidas no alcanzan
para revertir las consecuencias de la acumulación desmedida; asimismo, la lógica capi-
talista augura un punto de quiebre ecológico en el cual, millones de habitantes tendrán
que tomar medidas para soportar el cambio climático. Estos hechos han sido la punta de
lanza para abrir espacios al debate y al mismo tiempo se han expuesto en su forma más
eficiente economías alternativas que trascienden la modernidad, ejemplo de ellas son
las prácticas que se consolidan en la economía ecológica (que incluye economía social y
economía solidaria), cuya principal fundamentación teórica se construye a partir de va-
lores sociales tales como la cooperación, la participación, el bien común y la coexistencia
del ser humano en su ecosistema, entre otros; todos ellos abstraídos del contexto de la
comunidad y matizados por las diferencias entre las distintos grupos que la practican.
Por ello cabe hacer un análisis profundo de los caminos del método de la ciencia
económica; y para este fin, se propone a la Economía Ecológica como un marco de aná-
lisis alternativo, como un camino que integra una ontología y epistemología distintas
para explicar los fenómenos económicos, sociales y ambientales desde una perspectiva
holística, ya que posee herramientas metodológicas tales como la interdisciplinariedad y
la integración de otros saberes como parte de su cuerpo conceptual y teórico.
118 alejandra sánchez jiménez

BIBLIOGRAFÍA 
Barkin, D., Fuente, M., y Tagle, D. (2012). “La significación de una economía ecológica
radical”. Revista Iberoamericana de Economía Ecológica. Vol. 19. Pp.1-14.
Dash, A. (2013). “Towards an Epistemological Foundation for Social and Solidarity Eco-
nomy”. Draft paper prepared for the unrisd Conference Potential and Limits of
Social and Solidarity Economy, 6–8. May. 2013, Geneva, Switzerland.Giddens, A.
(1997). The Consequenses of Modernity. Cap. I. pp. 1-54. Polity Press.
Kuhn, T. (1962). La estructura de las revoluciones científicas. Caps. i, ii, iii, vii, ix y x. fce.
Leff, E. (2001). “La insoportable levedad de la globalización: la capitalización de la natu-
raleza y las estrategias fatales de la sustentabilidad”. Revista Venez. de Economía y
Ciencias Sociales, Vol. 7, Núm. 1, enero – abril: 149-160.
Maki, U. (2001). “Economic ontology, what? why? how?”. en The Economic World View
Estudies in The Ontology of Economics: 13-14. Cambrige University Press.
O’Boyle, E. (2010). The Acting Person: Social Capital and Sustainable Development. Asso-
ciation for Social Economics, 40: 79-98.
Polanyi, K. (1976). El proceso económico como sistema institucionalizado, en Antropología
y Economía, M. Godelier (comp.) 1976: 155-178.
Rodríguez, I. (2012). “La ‘nave espacial tierra’ de Kenneth Boulding”. Revista de Economía
Crítica, Núm. 14, segundo semestre 2012.
Spash, C. (2012). “New fundations for ecological economics”. Revista Ecological Econo-
mics. pp. 36-47.
Villoro, L. (2013). El pensamiento moderno. Filosofía del renacimiento. fce. Centzontle.
GOBERNANZA DE UNA CADENA DE VALOR:
EL CASO DEL AGUACATE EN LA REGIÓN ORIENTE-NORTE
DEL ESTADO DE MORELOS
Benjamín Bazaldua Muñoz1
facultad de estudios superiores de cuautla,
universidad autónoma del estado de morelos

RESUMEN asesor de tesis

La dinámica institucional en la producción y comercialización del aguaca- Alejandro García


te en la región oriente norte del estado de Morelos, genera un sistema de Garnica
arreglos que integran una estructura institucional-comercial en el proceso
de integración y coordinación de la cadena productiva, de tal forma que se
distinguen diferentes mecanismos de gobernanza entre productores y co-
mercializadores, quienes basan sus transacciones en el mecanismo de pre-
cios en un primer orden. En segunda instancia, está la gobernanza de tipo
jerárquica, sin embargo se analiza una tercera opción que es híbrida y que
considera la comunidad/confianza. Se analizan factores que influyen en la
gobernanza de la redes productivas de valor resaltando el análisis de factores
como coordinación, confianza, organizativos, así como la asimetría en flujos
de información y conocimiento, tipos de arreglos, acuerdos y participación
de instituciones de soporte.

INTRODUCCIÓN
Morelos es el cuarto productor de aguacate en la República Mexicana, des-
pués de Michoacán, Jalisco y estado de México (sagarpa, 2012). En More-
los se identifican 11 municipios productores de aguacate, con más de 8 mil
hectáreas (ha)2, con más de 5 mil productores agrupados en Sociedades de
Producción Rural (spr), estos productores se integran en dos organizacio-
nes estatales: El Comité Estatal de Productores de Aguacate del Estado de
Morelos (cepamor) y el Sistema Producto Aguacate del Estado de Morelos,
hay otros productores que no se encuentran integrados a estas organizacio-
nes, los cuales son denominados productores libres (Oble, 2010 y Bazaldúa,
2013).
La presente investigación refiere a la región oriente-norte del estado
de Morelos, la cual concentra la mayor producción y comercialización de
aguacate de la entidad. Se aborda el tema de la gobernanza en las cadenas de
valor. En este documento se presentarán los avances de la aplicación de un
planteamiento teórico-metodológico para: a) encontrar correlaciones e infe-
rencias causales y descriptivas de los agentes económicos y factores sociales palabras clave

cadenas,
gobernanza,
coordinación,
<bazaldua_mb@hotmail.com>.
1 

Según información proporcionada por el Comité Estatal de Sanidad Vegetal del Estado de
2 confianza,
Morelos (cesvmor), en la reunión con productores el día 21 de marzo de 2014) información

119
120 benjamín bazaldua muñoz

que intervienen en la gobernanza de una cadena de valor agroalimentaria, en el estado de


Morelos; b) se evaluará la importancia que tienen las interacciones sociales y los acuerdos
institucionales en las transacciones comerciales en la gobernanza del encadenamiento.
En el marco general la corriente neoinstitucionalista de la economía, las teorías de
costos de transacción, redes de producción, de capacidad tecnológica y nivel de aprendi-
zaje de la empresa, son la base para el estudio de las cadenas de valor. Estos son los ejes
teóricos sobre los que se sustenta la presente investigación.
Teóricos como Ronald Coase, John Williamson y Douglas North, han hecho nota-
bles avances al señalar que los costos de transacción son diferentes a los costos de pro-
ducción y que la gobernanza implica: coordinación, cooperación, competencia, factores
socio económicos, de confianza, organizativos, geográficos y de capital humano, entre
otros (Iglesias, 2002; Grandluber, García y Nazif, 2014). Estos conceptos, que son abs-
tractos y, por lo tanto, difíciles de medir, serán encaminados a una metodología que nos
arroje elementos cuantificables.
La estructura del presente trabajo es la siguiente: en una primera parte se desarrolla
la introducción, la cual nos permite tener una visión general del contexto donde se lle-
vará a cabo la investigación y cuáles serán las perspectivas teóricas y metodológicas que
serán su soporte.
Posteriormente se plantea la justificación, pertinencia y relevancia de la investiga-
ción así como el planteamiento del problema, el cual define los ejes conceptuales que se-
rán guía de la investigación así como las preguntas, las hipótesis de trabajo y los objetivos
que se pretenden alcanzar al finalizar ésta.
La importancia de la presente investigación radica en el estudio y análisis de las
relaciones e interacciones sociales que tienen implicaciones comerciales y de ingresos
para el sector, no solo locales, sino regionales, nacionales e internacionales, ámbito en el
cual México tiene características muy importantes en el sector agrícola. En este orden
de ideas la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación
(sagarpa) coincide en señalar que México:

Es líder mundial en el mercado del aguacate, participó en 2009 con 27% de la super-
ficie total sembrada, es el principal exportador con el 40% y el de mayor consumo
per cápita, con 10 kg al año. Los rendimientos por hectárea ocupan el cuarto lugar
mundial (10.1 t/ha), por debajo de República Dominicana (19.3 t/ha), Colombia
(16.5 t/ha), Brasil (12.9 t/ha), seguido por Chile (10 t/ha) y Estados Unidos e Indo-
nesia (9.8 t/ha) (sagarpa, 2010).

Lo señalado implica que las exportaciones del aguacate constituyen una fuente im-
portante de divisas y empleos. Sin embargo, en el Sistema Producto Aguacate Nacional
han identificado una serie de agentes3, y problemáticas que son similares al estado de

3
“Para efectos del presente Plan se identificó la principal problemática en función de cada uno de los eslabo-
nes que constituyen la Cadena Agroalimentaria: 1) investigadores: Carencia de Laboratorios, Carencia
de un Centro de Investigación y Capacitación e Insuficiencia de recursos para Investigación; 2) viveris-
tas: No existe Tecnología ni Normas para la producción de Plantas; Falta de Financiamiento para Viveros;
3) productores: Insuficiente Capacitación y Asistencia Técnica, No existen alternativas para la variedad
Hass, Bajos rendimientos, Falta de Financiamiento, Anarquía en los cortes, No existen acciones para la Con-
servación de los Recursos Naturales, Falta de Difusión Técnica, Organizativa y sobre Programas y Apoyos; 4)
gobernanza de una cadena de valor 121

Morelos (Plan Rector Sistema Producto Aguacate del Estado de Morelos) en este sentido
radica la importancia de la presente investigación.
Por su parte el Sistema Producto Aguacate a escala nacional plantea un esquema de
encadenamiento como el que se muestra a continuación:
Figura 1. Esquema del encadenamiento del Sistema Producto Aguacate

Abasto local

Centrales de
abasto

Empacadoras Tiendas de
nacionales autoservicio

Industria

Productores Intermediarios

Empacadoras Mercado
de exportación internacional

Fuente: Plan Rector Nacional del Sistema Producto Aguacate (2005).

Actualmente la información empírica, la experiencia y de investigaciones previas


realizadas (Oble, 2010 y Bazaldúa, 2013), nos permite identificar ciertos eslabones de
la cadena productiva del aguacate en el estado de Morelos, en el cual coinciden algunos
agentes económicos identificados como parte del encadenamiento productivo, sin em-
bargo algunos no existen, tales como la agroindustria, prestadores de servicios profesio-
nales, cortadores e investigadores.
Derivado de la observación empírica, se considera que en el estado de Morelos el
estatus de la cadena de valor supone una gobernanza no formalizada, que existe un pro-
ceso de articulación poco desarrollado, que la coordinación entre agentes económicos es
informal, que existen empacadoras subutilizadas y, en función de esto, persiste la cultura
de mercados locales, con arreglos no formales y con relaciones de poder y comerciales
flexibles pero ortodoxas4. Derivado de limitaciones de tiempo y recursos económicos, la
presente investigación se enfoca al estudio de los procesos de interacción entre los esla-

prestadores de servicios profesionales: No existen paquetes o menús tecnológicos por cada


región agroecológica; 5) cortadores: Insuficiente capacitación en materia de corte; 6) empacadores:
Insuficientes recursos para promoción, No existe Normatividad para las cajas de empaque; 7) industria-
les: Descuidado el Mercado Nacional; 8) exportadores: Insuficiente el Programa de Inocuidad para
los huertos de exportación, Existencia aún de plagas cuarentenarias, Insuficiente Investigación para mejorar el
fruto del Aguacate” (Plan Rector Nacional del Sistema Producto Aguacate, 2011 p.16).
4
(relaciones comerciales en tianguis, no formalizadas, o compras “a pie de huerta” por kilo o por “un tanto”,
parejo a “pela palo” o seleccionado de cierto gramaje hacia arriba, etc.”), persisten prácticas oportunistas. (Evi-
dencia empírica).
122 benjamín bazaldua muñoz

bones de productores y comercializadores dentro de la cadena de valor del aguacate en la


región oriente norte del estado de Morelos.
La gobernanza en esta investigación habrá de entenderse como el sistema de arreglos
formales o no formales entre agentes económicos que interactúan en relaciones institucio-
nales-comerciales, como parte del proceso de integración y coordinación de una cadena
productiva, al tiempo que describe quién tiene la habilidad para fijar los términos y condi-
ciones de las transacciones (Ronald H. Coase (1937), Alchian y Demsetz (1972), Oliver E.
Williamson (1989, 1991), Noteboom (1992,2002), Henry Mintzberg (1996), Michael Por-
ter (1998), Joseph Ramos(1998), Gary Gereffi (2001), García et al. (2004), Timothy J. Stur-
geon (2005), Roberta Rabelloti y Carlo Pietrobelli, Gandlgruber, García y Nazif, (2014).
En esta investigación el concepto de cadena de valor se refiere al sistema de actores,
factores e interacciones sociales que intervienen en la articulación y coordinación de activi-
dades que agregan valor a un bien o servicio, desde los proveedores de insumos y servicios,
producción, comercialización y empaque, transporte, hasta llegar al consumidor final.
Una vez planteados los ejes conceptuales se hace referencia a un estudio financiado
por la Comisión Económica para América Latina (cepal) Gandlgruber, García y Nazif
(2014) analizaron la forma como se conforman los precios del maíz y frijol en Centroa-
mérica, para lo cual se auxiliaron del análisis de la cadena de valor y la gobernanza de las
mismas, quienes señalan:

“El análisis de la gobernanza de las cadenas de valor –entendida como el conjunto de


reglas sociales que determinan las formas de interacción productiva en sus diferen-
tes eslabones– permite establecer un patrón que condiciona la formación y transmi-
sión de los precios. […] en el documento se subrayan los arreglos institucionales de
los intermediadores y los agroindustriales, porque en éstos las relaciones de poder,
afectan con mayor fuerza la formación y transmisión de precios en las cadenas de
maíz y frijol” (Gandlgruber, García y Nazif, 2014: 5).

Por su parte Gereffi, Humprey y Sturgeon (2005), plantean que el análisis de la go-
bernanza de las cadenas de valor, puede ser abordado desde tres posicionamientos teó-
ricos, los costos de transacción, las redes de producción, capacidad tecnológica y nivel
de aprendizaje de la firma y teóricamente se definen cinco tipos de gobernanza, que son:
Mercado: transacciones directas entre vendedores y productores. Poca cooperación
formal entre las partes. Modular: los vendedores crean productos de acuerdo con las es-
pecificaciones de los compradores. Relacional: existe una toma de decisiones equitativa
entre los actores que confrontan interacciones complejas. Existe una dependencia mutua
(Interdependencia). Cautiva: relaciones entre empresas jurídicamente independientes
donde una está subordinada a la otra, y donde un líder en la cadena determina las reglas
que el resto de los actores debe cumplir. Jerárquica: empresa verticalmente integrada que
controla varias actividades de la cadena (Gereffi, G, Humphrey J. and Sturgeon T., 2005).
En la tabla 1 se hace referencia a la diferenciación entre una cadena productiva tra-
dicional y una cadena de valor, bajo esta perspectiva la gestión de información, conoci-
miento y relaciones de poder, entre otros aspectos, toman una perspectiva distinta, esto
implica cambios estructurales que van más allá de una integración dentro de las organi-
zaciones, más aún a lo largo de todos los eslabones que forman parte de la cadena.
Bajo este orden de ideas la literatura señala que los costos de transacción se subdivi-
den en dos tipos: “De información relacionados con la tarea de la determinación de pre-
cios, referidos a la elaboración y cierre de los contratos que han de efectuarse para cada
gobernanza de una cadena de valor 123

relación de intercambio” (Iglesias, 2002: 3). Los mercados son volátiles en los precios e
inestables en sus ofertas y demandas, y es en este sentido donde los costos de transacción5
tienen origen tratando de evitar o reducir el oportunismo, la racionalidad limitada y los
riesgos6 diseñando y celebrando salvaguardas (contratos) (Iglesias, 2002).
Tabla 1. Diferencia entre cadenas productivas y cadenas de valor

Tipo de gestión Cadena productiva tradicional Cadena de valor


Información compartida Escasa o ninguna Amplia
Objetivo principal Coste/precio Valor/Calidad
Orientación Productos Producto diferenciado
Relación de poder Desde la oferta Desde la demanda
Estructura de la organización Independiente Interdependiente
Filosofía Optimización interna Optimización de la cadena
Fuente: Britz, Boente y Britz, 2010.

Sin embargo, estos procesos deben de ser eficientes, y tener una estructura de or-
ganización y ejecución (governance) que coordine, canalice y ejecute las transacciones,
interacciones y acciones en función de la frecuencia, incertidumbre y especificidad pro-
pias de cada operación. Esto genera un ambiente en el que las instituciones, “las reglas
del juego”, determinan los arreglos formales (leyes, reglas, contratos, etc.) o informales
(códigos de conducta, códigos de comportamiento, convencionalismos, etc.) y por las
relaciones de poder y negociación o coacción, aunque por encima se mantenga la toma
de decisiones individuales de formar parte o no de esta dinámica, existiendo un interac-
tivo continuum de individualismo y holismo al mismo tiempo en la cadena. Por su parte
Iglesias señala que si no existe una base sólida y adecuada de instituciones que permitan
las interacciones entre agentes económicos, existe el riesgo de no beneficiarse de los pro-
gresos tecnológicos (Iglesias, 2002).
Iglesias (2002) plantea como condición básica para la competitividad de la empresa
agroalimentaria la cooperación interempresarial o empresa-red, o red de empresas, bajo el
enfoque de cadena de valor, esta vinculación interempresarial, se puede describir como un
consorcio de empresas pequeñas articuladas de tal forma que pueden lograr rendimientos
y avances que si trabajaran independientemente no lo lograrían. Se trata de trabajar como
si fuera una gran empresa con las ventajas que esto puede tener y con la flexibilidad y rapi-
dez de las empresas pequeñas. Es decir, de una lógica lineal como la fordista, se pasa a una
lógica más flexible, adaptable, rápida y múltiple (lean) toyotista, donde se apuesta más a la

5
“Ocurre una transacción cuando se transfiere un bien o un servicio a través de una interfase tecnológica-
mente separable” (Williamson, 1985). “Transacción es la operación de intercambio por la cual dos agentes fir-
man un contrato en el que se especifica el momento y lugar en que ciertos bienes o servicios sean intercambia-
dos”. […] así, transacción puede ser entendida como toda operación de intercambio o transferencia de bienes o
servicios en fase contractual, entre unidades tecnológicamente separables (Iglesias, 2002: 3).
6
Como una manera de reducción de riesgos en la actualidad se utilizan en algunos sectores, la compra de
futuros, en el mercado de derivados en sus distintas variantes, bien sea forwards, futuros, opciones o swaps. Estas
transacciones se realizan para el caso de México en el MexDer, en el mercado de derivados, aunque en nuestro país
tiene muchas limitaciones ya que con productos del sector primario no ha sido desarrollado como tal, y se toma
como referencia el mercado de Chicago Chicago Mercantile Exchange(cme) y Chicago Board of Trade, cbot).
124 benjamín bazaldua muñoz

cooperación y solidaridad productiva interempresarial, más aún, Kaplinski señala que los
principios actuales de “Lean Manufacturing” pueden aplicarse a las cadenas de valor, con-
siderando los tres conceptos básicos de este estilo de organización empresarial, los cuales
son: jit (Just In Time Production), Producción justo a tiempo, tqm (Total Quality Manage-
ment) calidad total y ci (Continuos Improvement) e innovación continua.
Sin embargo, esta lógica requiere mecanismos o acuerdos institucionales que mar-
quen las reglas del juego para que la gobernanza sea sostenible en la cadena de valor,
empresa-red, donde existe un ambiente institucional y organizacional.
En síntesis, la presente investigación tiene como base la teoría de los costos de tran-
sacción y, dadas las condiciones actuales de la cadena del aguacate en el estado de More-
los teniendo como base la observación empírica se supone una gobernanza de mercado
donde los factores que influyen en las relaciones causales de la gobernanza están vincula-
das con: 1) dinámica de la oferta y demanda del mercado; 2) el grado de control necesario
durante la producción y el procesamiento para satisfacer las necesidades del mercado; 3)
la capacidad de los productores, la necesidad de servicios de apoyo y la capacidad de los
proveedores de servicios; 4) factores socioeconómicos, culturales, históricos, de confian-
za, organizativos, geográficos y de capital humano, entre otros.
Derivado de lo anterior, se considera que existe una necesidad de encontrar explica-
ciones causales que permitan comprender la dinámica de interacciones entre los agentes
que participan en el proceso de agregación de valor en sus distintas etapas y conocer
cuáles son las variables con mayor influencia en la gobernanza de la cadena, así como
comprender los mecanismos de relaciones de poder, de información y de dependencia
o interdependencia entre los eslabones de las cadenas de valor, en este caso del aguacate
y concretamente entre los productores y comercializadores, como agentes económicos.
Por su parte García (2014) señala algunos aspectos que sugiere considerar en el es-
tudio y análisis de la gobernanza en las cadenas de valor:

“…los siguientes aspectos de gobernanza en los eslabonamientos críticos de la pro-


ducción y la comercialización: a) el nivel y las formas de integración y articulación
entre los eslabones de la cadena de valor; b) los tipos de transacciones prevalecientes;
c) las principales asimetrías de información y poder y d) los aspectos relevantes del
diseño de los programas y políticas gubernamentales” (García, 2014: 8).

En el desarrollo de la presente investigación se analizará con mayor detalle la proble-


mática y se pretende contribuir al conocimiento con nuevos hallazgos en el estudio de las
interacciones y arreglos institucionales-sociales entre actores que integran una cadena de
valor regional (meso), en específico entre productores y comercializadores de aguacate
de la región oriente del estado de Morelos.
El análisis de las cadenas de valor requiere de un acercamiento a las causas, razo-
nes, interpretaciones y concepciones que permiten la interacción, integración y articula-
ción de agentes económicos, estos aspectos pueden ser abordados por medio del análisis
cuantitativo como primer acercamiento, al procesar la información pueden resultar casos
que merecen ser estudiados con mayor profundidad, para lo cual nos apoyaremos en
entrevistas semiestructuradas.
Como parte del proceso se propone la construcción de variables para medir la den-
sidad y la intensidad de las relaciones e interacciones entre los eslabones de la cadena de
valor. Para seleccionar la parte de la realidad usamos un marco teórico conceptual del
cual identificamos el siguiente sistema de variables.
gobernanza de una cadena de valor 125

Esquema 1. Sistema de variables

Coordinación entre eslabones

Participación de las instituciones de soporte en


las relaciones e interacciones entre eslabones

Intensidad y densidad de relaciones e interacciones


entre agentes económicos
Gobernanza
Tipos de arreglos que existen entre productores y
comercializadores

Flujos de información

Factores de confianza y organizativos

Fuente: elaboración propia.

En el esquema 1 se representa el sistema de variables que sirven como puente entre


la teoría y los datos, las cuales serán desagregadas en indicadores que nos permitan medir
y cuantificar el peso de cada una de ellas sobre la variable dependiente.
Bajo este orden de ideas se considera un razonamiento matemático:

“Una institución o un patrón de comportamiento X se explica por su función, Y, para


el grupo Z, si y solo si:
1) Y es un efecto de X; 2) Y es benéfico para Z; 3) Y es inesperado por los actores pro-
ductores de X; 4) Los actores de Z no reconocen a Y, o por lo menos la relación causal
existente entre X y Y; 5) Y mantiene a X por un lazo de retroalimentación causal que
pasa por Z” (Williamson, 1991: 153).

Bajo estos postulados se considera que:


Z= Interacciones entre grupo de productores y comercializadores, X= Gobernanza
Y= Factores que influyen en la gobernanza (y1+y2 … yn): Entonces; X=f (Y)
En este contexto, la presente investigación está encaminada a realizar un análisis de
la cadena productiva del aguacate en la región oriente del estado de Morelos, en el cual se
enfatiza el estudio de los factores y agentes económicos y sociales que intervienen en los
acuerdos institucionales formales y no formales, que agregan valor a un bien, servicio o
proceso, para el caso que nos ocupa, desde los proveedores de insumos y servicios, pro-
ducción, comercialización y empaque, transporte, hasta llegar al consumidor final, este
estudio se enfocará a describir y analizar los procesos de interacción entre los producto-
res y los comercializadores dentro de la cadena de valor del aguacate.
En el ámbito competitivo actual, el mercado se muestra cada vez más exigente, no
solo en calidad física, en atributos superficiales, sino un mercado que exige calidad inte-
gral, que desea estar informado de las condiciones donde se produce, de las condiciones
laborales de quienes participan en el proceso de atención al producto, de las condiciones
126 benjamín bazaldua muñoz

de inocuidad de los productos, entre otras exigencias actuales de los mercados. General-
mente los productores que no están integrados, difícilmente pueden acceder a realizar
estos procesos por sí mismos, en función de cubrir estos requisitos de acceso a mercados
más sofisticados individualmente es difícil que lo logren.
Ante el cambiante panorama de la economía internacional se generan cambios y
desafíos en los ámbitos locales, que hacen necesaria la adaptación, difusión, la adopción y
la generación de las nuevas tecnologías, procesos estratégicos así como de infraestructura
que impulse la competitividad.
Por su parte Briz, Bonaponte y Briz (2010) coinciden en señalar la perspectiva de
teóricos respecto a la gestión de la cadena, apoyando a todos los sectores que la integran
con énfasis en aquellos sectores que son más débiles, y señalan que el apoyo puede ser en
diversas formas, tales como la información, la eficiencia en la operatividad de los flujos
comerciales, “mejoras estructurales tanto dentro como fuera de la cadena, impulso a las
tic y los controles de calidad, trazabilidad y transparencia” (Briz, Bonaponte y Briz, 2010:
53).
En una investigación elaborada por Iglesias (2002), se hace referencia a las cadenas
agroalimentarias como la cadena vertical de actividades que van desde el potrero hasta
la mesa de los comensales, es decir, la producción en el potrero, (establecimiento agro-
pecuario), procesamiento y distribución mayorista y minorista (Iglesias, 2002). En este
sentido, Iglesias define a la cadena de valor como:

“Podemos definir a la “cadena de valor” como la colaboración estratégica de empre-


sas con el propósito de satisfacer objetivos específicos de mercado en el largo plazo, y
lograr beneficios mutuos para todos los “eslabones” de la cadena. El término “cadena
del valor” se refiere a una red de alianzas verticales o estratégicas entre varias em-
presas de negocios independientes dentro de una cadena agroalimentaria” (Iglesias,
2002: 3).

En este orden de ideas la densidad y la intensidad de las relaciones instituciona-


les entre eslabones o redes pueden ser parte fundamental de relaciones comerciales que
ayuden a la integración y desarrollo de mercado, así como a fortalecer la interacción de
actores participantes en una cadena productiva. Generando un sistema de comunidad/
confianza de tal forma que la confianza se considere un activo intangible con un gran
valor, este planteamiento es otro de los ejes que seguirá esta investigación.
Es importante precisar que la investigación se encuentra en curso, así que las conclu-
siones están en proceso de construcción, también se reconocen las limitaciones econó-
micas y de tiempo para realizar un estudio de mayor alcance, sin embargo, se considera
que esta investigación aportará avances metodológicos para el análisis de las cadenas de
valor en distintos sectores.

BIBLIOGRAFÍA 
Adler P. S. (2001). “Market, Hierarchy, and Trust: The Knowledge Economy and the
Future of Capitalism”. Organization Science, Informs. Vol. 12. 2, March-April: 215–
234.
Alchian, A. A., and H. Demsetz. (1972) “Production, Information Costs, and Economic
Organization”. The American Economic Review, 62. USA.
Anlló G, Bisang R. y Salvatierra G. (2010). “Cambios estructurales en las actividades
gobernanza de una cadena de valor 127

Agropecuarias de lo primario a las cadenas globales de valor”. onu. Impreso en Na-


ciones Unidas, Santiago de Chile.
Bazaldua, B. (2013). Los factores que influyen en la productividad organizacional: Los casos
de los productores de aguacate de Tetela del Volcán. Universidad Autónoma del Esta-
do de Morelos. uaem. Instituto Profesional de la Región Oriente.
Bonales V.; Pedraza R. y Navarro Ch. (2011). Competitiveness strategy of avocado export-
ing companies from Mexico to USA. Institute of Economic and Business Research,
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo Morelia, Michoacán, México.
Clarke, T. y Clegg, S. (1998). Paradigmas Cambiantes. La transformación del Competitiva.
El poder de la arquitectura organizacional. México. Editorial Oxford.
Fernández S. y Gary G. (2011). Manual desarrollo económico local y cadenas globales de
valor. Center on Globalization, Governance & Competitiveness (cggc), Duke Uni-
versity Durham, North Carolina.
García G. y Lara R. (2004). Clúster y coo-petencia (cooperación y competencia) industrial:
algunos elementos teóricos por considerar. Problemas del desarrollo.
García H., Gandlgruber B. (2014). Gobernanza y acuerdos institucionales en las cadenas
del frijol y del maíz en Centroamérica. México, cepal, fao, onu.
Gandlgruber B., García H. y Nazif I. (2014). Economía institucional: Propuesta metodo-
lógica para el análisis de la formación de precios agrícolas. México, cepal. fao. onu.
Garnica, A. G., Rivero, A. L., e Ibarra, E. T. (2004). “La coordinación “híbrida” desde las
perspectivas de Williamson y de Nooteboom”. Análisis Económico, 19 (40): 101-117.
Gereffi G. (2001). “Problemas del Desarrollo”, vol. 32, núm. 125, México, iiec-unam,
abril-junio.
____, Humprey J. y Sturgeon T. (2005). “La gobernanza de las cadenas globales de valor”.
Review of International Political Economy. 12. 1 February: 78-104.
Gereffi, G. (2001). “Las cadenas productivas como marco analítico para la globalización”.
Problemas del Desarrollo, vol. 32, núm. 125, México, iiec-unam, abril-junio.
Iglesias H. (2002). “Cadenas de valor como estrategia: las cadenas de valor en el sector
agroalimentario”. Estación Experimental Agropecuaria Anguil, Instituto Nacional de
Tecnología Agropecuaria. Febrero.
Mintzberg, H. (1996). “Managing government, governing management”. Harvard Busi-
ness Review, 74 (3): 75.
____, Quinn, J. y Voyer J. (1993). El Proceso Estratégico. Conceptos, Contextos y casos. Edi-
torial Pearson Education.
North, D. (1993). Instituciones, cambio institucional v desempeño económico. México. Fon-
do de Cultura Económica.
____ (1998). “La teoría económica neo-institucionalista y el desarrollo latinoamericano”.
Proyecto pnud “Red para la Gobernabilidad y el Desarrollo en América Latina”. Rea-
lizado por el Instituto Internacional de Gobernabilidad Barcelona, España.
Noteboom B. (1992). “Towards a dynamic theory of transactions”. Journal of Evolution-
ary Economics. School of Management and Organisation. Netherlands. Groningen
University.
Oble V. (2010). Organización y liderazgo para la formación de empresas agrícolas, caso:
Consejo estatal de Productores de Aguacate de Morelos (cepamor). Colegio de Pos-
graduados. Montecillo, Texcoco, edo. de México. México.
Oliver E. Williamson (1989). Las instituciones económicas del capitalismo. Fondo de cul-
tura económica. México,.
Pietrobelli C. y Rabelloti R. (2005). Mejora de la competitividad en clusters y cadenas pro-
128 benjamín bazaldua muñoz

ductivas en América Latina, El papel de las políticas. Banco Interamericano de Desa-


rrollo bid. Washington, D.C.
Porter, M. (1987). Ventaja competitiva. Creación y sostenimiento de un desempeño Supe-
rior. México. Compañía Editorial Continental.
____ (1991). La Ventaja Competitiva de las Naciones. Buenos Aires, Argentina. Editorial
Vergara.
____ (1998). “Clusters and the New Economic of Competitions”. Journal Harvard Busi-
ness Review, 78.
____ (1999). Ser Competitivo: Nuevas aportaciones v conclusiones. España, Ediciones
Deusto.
Powell W. W. y Di Maggio P. J. (1999). El nuevo institucionalismo en el análisis organizacio-
nal. Fondo de Cultura Económica.
Ramos, J. (1998). Una Estrategia de Desarrollo a partir de los complejos productivos (clús-
ter) en torno a los Recursos Naturales. Chile cepal.
Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (2004)
(2012). Desarrollo de la competitividad en cadenas agroalimentarias. México.

Páginas de internet consultadas


El economista. <http://eleconomista.com.mx/industrias/2014/08/20/mexico-exporto-512124-to-
neladas-eu-aguacate>,30 de septiembre de 2014.
Gary Gereffi. Shifting Governance Structures in Global Commodity Chains, With Special
Reference to the Internet <http://abs.sagepub.com/content/44/10/1616>, 10 de junio
de 2014.
Instituto interamericano de cooperación para la agricultura. iica (2012), “sembrando
innovación para cosechar prosperidad”. <http://webiica.iica.ac.cr/comuniica/n_15/
art.asp?art=6#[1]>, 13 de julio de 2014.
Mintzberg H. y Waters J. “Of Strategies, Deliberate and Emergent”. Strategic Management
Journal. Vol. 6. No. 3 (jul-sep) 1985: 257-272. <http://links.jstor.org/sici?sici=0143-2
095%28198507%2F09%296%3A3%3C257%3AOSDAE%3E2.0.CO%3B2-T>
“The value chain fraemwork” Briefing Paper Downing J. y Campbell R. (s/a) United States
Agency International Development usaid, <www.microLINKS.org>, 3 de noviem-
bre de 2014.
Noteboom B. (2002). A cognitive theory of the firm. Paper for a workshop on theories of
the firm, París noviembre de 2002. Rotterdam School of Management, Erasmus uni-
versity Rotterdam. <B.nooteboom@fbk.eur.nl>.
“Using the Value Chain Approach to Design a Competitiveness Strategy”. Briefing Paper
=23640_201&ID2=DO_TOPIC, 3 de noviembre de 2014.
LOS CAMBIOS TÉCNICO PRODUCTIVOS
Y SOCIOCULTURALES DE LOS
PRODUCTORES DE CAFÉ EN CUETZALAN
“PUEBLO MÁGICO” DESDE LA PERSPECTIVA
DEL DESARROLLO LOCAL
Irma Buendía Castro1
el colegio de tlaxcala

RESUMEN asesor de tesis

A Cuetzalan, el café llegó con los mestizos a finales del siglo xix y muy pron- Alfonso Pérez
to fue adoptado por los indígenas hasta convertirse en el eje de la actividad Sánchez
agrícola a tal grado que ha generado un arraigo económico, político, social
y cultural que se expresa de diversas maneras tales como la organización del
trabajo al interior de los grupos domésticos y en la comunidad. Al igual que
en la esfera de construcciones mentales, así como en las concepciones del
mundo siendo las más representativas la fiesta patronal del café y del huipil,
expresiones ambas de procesos identitarios que marcaron la vocación de la
región.
Desde el año 2002, Cuetzalan obtuvo su denominación como “Pueblo
Mágico” misma que mantiene hasta la fecha. Por la forma de operación del
Programa Federal, direcciona a las ciudades denominadas hacia el sector
servicios.
Por lo anterior, se están analizando dos procesos complementarios y
relacionados con el turismo: el técnico productivo en el proceso de pro-
ducción y comercialización del café y sociocultural, en la organización y
participación de la fiesta patronal del café de los productores en Cuetzalan
“Pueblo Mágico”. A partir del enfoque teórico del desarrollo endógeno que
permita explicar la dinámica territorial de los actores sociales e investigar las
articulaciones que han creado a partir de la inclusión al Programa Pueblos
Mágicos.

INTRODUCCIÓN
Este trabajo tiene como objetivo principal mostrar parte de la construcción
teórica, la propuesta metodológica y los alcances de la tesis doctoral que
lleva por título “Los cambios técnico productivos y socioculturales de los
productores de café en Cuetzalan ‘Pueblo Mágico’ desde la perspectiva del
desarrollo local”.
La idea fundamental con la que se diseñó este documento se sustenta en
la participación en el Coloquio Nacional de Doctorantes en Investigaciones
Socioeconómicas de la Facultad de Economía de la Benemérita Universidad
Autónoma de Puebla en la modalidad de cartel que acompaña a este escrito,

palabras clave

1
Estudiante del Programa de Doctorado en Desarrollo Regional. El Colegio de Tlaxcala A. C. desarrollo endóge-
<eqma999@yahoo.com.mx>. no, actor social

129
130 irma buendía castro

mismo que está dividido en cuatro secciones. La primera corresponde a la contextualiza-


ción del problema que se está investigando. La segunda, a la propuesta teórica utilizada
para dar respuesta a las preguntas de investigación. La tercera, la propuesta metodológica
con la que se recolectará la evidencia empírica y por último los alcances esperados a
manera de conclusión.
Agradezco al Dr. Alfonso Sánchez Pérez, quien es mi director de tesis por todo el
acompañamiento que ha dado a la investigación y a mi formación como estudiante del
Posgrado en Desarrollo Regional del Colegio de Tlaxcala A.C.

CUETZALAN “PUEBLO MÁGICO”


La ciudad de Cuetzalan, cabecera municipal de Cuetzalan del Progreso, localizada en la
sierra nororiental del estado de Puebla, obtuvo en el año 2002 la denominación de “Pue-
blo Mágico”, la cual mantiene hasta la fecha.
La inclusión al Programa Federal se realiza a partir de una serie de requisitos que las
ciudades solicitantes deben cumplir de manera coordinada entre las autoridades muni-
cipales y la sociedad civil con funcionarios de la Secretaría de Turismo Federal así como
sus representantes estatales.
El reglamento que rige al programa marca toda una serie de elementos con los que
debe de contar la ciudad solicitante, se basa fundamentalmente en potencializar los atrac-
tivos tangibles e intangibles con la intención de consolidarse o convertirse, según los
casos, en centros de gran atractivo turístico y con ello se generen o refuercen procesos
de desarrollo regional-local por medio del sector servicios. Sin embargo, en el afán de
generar una dinámica económica regional a través del turismo, la Secretaría, en las con-
vocatorias que emite, establece ciertos lineamientos institucionales en las ciudades que
aspiran a la denominación entre los que se incluyen; traza urbana, organización socio-es-
pacial e intervención al patrimonio con el que cuentan los participantes antes y aun con
la inclusión.
La puesta en marcha de este programa aplica de manera general en el sentido de
los requisitos que deben cumplir para la promoción turística, esto implica contar con
infraestructura carretera, hotelera y servicios para atender las demandas de los turistas
como hospitales e instituciones bancarias.
Lo anterior, desde la perspectiva de análisis que se plantea en la tesis doctoral, im-
plica por la naturaleza del Programa Federal, una intervención en la dinámica territorial
que no solo implica al sector turismo, sino también a otras esferas vinculadas a ésta, como
la economía y la cultura.
El grano aromático llegó a Cuetzalan con los mestizos a finales del siglo xix y muy
pronto fue adoptado por los indígenas hasta convertirse en el eje de la actividad agrícola
a tal grado que ha generado con el paso del tiempo un arraigo cultural que se expresa de
diversas maneras, como la organización del trabajo al interior de los grupos domésticos
y en la comunidad en general.
Al igual que en la esfera de construcciones mentales así como en las concepciones
del mundo, siendo de las más representativas la fiesta patronal del café del huipil, expre-
sión de procesos identitarios que han marcado la vocación de la región pues hasta antes
de la promoción como centro turístico la vida estaba circunscrita fundamentalmente al
grano aromático.
La manera de acercamiento a la región de estudio se ha hecho desde la perspectiva
del desarrollo local en donde se privilegia el análisis desde el territorio con especial én-
cambios técnico productivos y socioculturales de los productores de café 131

fasis en las formas que los actores sociales crean y reproducen para adecuarse a procesos
diferenciados entendidos como articulaciones.
Con lo anterior, cabe señalar que no se trata de una investigación cuyo objetivo sea
analizar el programa federal en la trama de una política económica o social. Se trata de
algo mucho más preciso cuyo punto medular es la inclusión al programa y su incidencia
en dos procesos estrechamente vinculados con los cafeticultores. El técnico productivo
en los procesos de producción y comercialización del café y el sociocultural en la organi-
zación y participación en la fiesta patronal del café.
En este contexto, se reconoce que la manera de abordar este fenómeno implica, con
la propuesta de la teoría del desarrollo endógeno y desde la perspectiva del desarrollo
local, analizar desde el territorio a los actores sociales endógenos y exógenos.
Con lo anterior, se espera explicar el impacto del programa en las dinámicas territo-
riales y la forma en que los habitantes han generado diversos mecanismos sociopolíticos
que constituyen una forma de adecuación hacia un actor social exógeno; el Programa
Pueblos Mágicos. Éste es muy claro en el sentido de crear un atractivo turístico para el
visitante a partir de procesos socioculturales tales como usos y costumbres de los habi-
tantes de las ciudades con la promoción de fiestas que aglutinan las expresiones de dan-
zas, ceremonias, comida, procesos de organización hasta elementos de carácter simbólico
como ritos de paso, sincretismo religioso y participación comunitaria, factores íntima-
mente ligados a los ciclos agrícolas y por ende a los económicos.
El caso de Cuetzalan “Pueblo Mágico”, no es la excepción. Los elementos de carác-
ter cultural son promovidos como parte del atractivo turístico del lugar. El patrimonio
tangible e intangible con el que cuenta, aunado a las zonas arqueológicas y naturales
denominadas eco turísticas permiten reforzar el supuesto del cual se parte en el sentido
de que la inclusión de Cuetzalan ha impactado en la dinámica territorial de tal forma
que está modificando la estructura técnico productiva del café con relación al proceso de
producción y comercialización, y sociocultural en la organización y participación en las
fiestas patronales por parte de los productores del café. Este supuesto se fundamenta en
cuatro factores, mismos que se describen como el marco contextual en la investigación
que en este documento se presentan de manera breve.
Primero, la región náhuatl totonaca en donde se asienta Cuetzalan “Pueblo Mágico”,
antes de su denominación poseía una vocación heredada desde el siglo xix por la pro-
ducción del grano aromático.
Segundo, la distribución de la población ocupada ha cambiado, 50.84% está ocupa-
da en el sector terciario y solo 22.35% continua en el sector primario (inegi, Población
ocupada por sector, 2011).
Tercero, la gestación de una nueva estructura social, la ciudad de Cuetzalan, antes de
la inclusión al ppm se caracterizaba por ser un asentamiento mayoritariamente de pobla-
ción indígena náhuatl y totonaca (inegi, 2010).
Cuarto, las fiestas con otro sentido: promoción turística. Como se ha indicado con
anterioridad, la promoción de este Pueblo Mágico se centra en las fiestas de arraigo al
interior de la comunidad náhuatl totonaca, las conmemoraciones en el marco de las ce-
lebraciones patronales más relevantes de la región son; la feria del café y San Miguel
Arcángel el 29 de septiembre y la del Huipil y de San Francisco de Asís el 4 de octubre, se
han convertido en escaparate para el turista quien observa lo más representativo de los
procesos de organización, identidad y sincretismo de los indígenas de las juntas auxilia-
res que participan.
132 irma buendía castro

TEORÍA DEL DESARROLLO ENDÓGENO


La contribución de la teoría del desarrollo endógeno surge a partir de una visión sagaz
sobre la noción del territorio, en este sentido Vázquez (2007a) partiendo de determinar,
por un lado, que el territorio debe entenderse como agente mismo del desarrollo y, por el
otro, como crisol de armazones políticos, sociales y culturales de todo tipo que crean los
actores sociales, construyó uno de los cimientos de lo que hoy es la vasta producción de
trabajos de desarrollo local.
Lo relevante de estas ideas descansa en observar las vías por las cuales los actores
locales juegan un papel preponderante para generar iniciativas locales tomando en con-
sideración los elementos con lo que cuentan en los territorios que desde la perspectiva
del desarrollo endógeno se convierten en ventajas comparativas y generan procesos de
competitividad.
En el caso particular que se está analizando, las dinámicas con que se plantean la re-
gulación y la forma de operación del Programa Pueblos Mágicos conlleva a este proceso
de competitividad enmarcado en las condiciones no solo de infraestructura o factores
económicos sino también de elementos intangibles que son promovidos como las venta-
jas comparativas con las que cuentan y a su vez como una situación de competitividad de
los territorios por medio de la diversificación y mejora en la calidad del sector terciario,
en particular de los servicios turísticos. En Cuetzalan “Pueblo Mágico”, a lo largo de trece
años de permanencia dentro del programa, se ha incrementado la infraestructura hotele-
ra y restaurantera así como los lugares de visita, creando organizaciones como sociedades
de producción en las juntas auxiliares de San Miguel Tzinacapan y San Andrés Tzicuilan,
los ejidos de Cuichat y Xilochoxico, quienes se encargan de la conservación y preserva-
ción de los sitios naturales, fauna y flora y ofrecen al turista lugares para realizar deportes
extremos, campismo y aplicación de medicina tradicional.
Lo importante del caso, es analizar las formas y acciones que los actores locales crean
para adaptarse y apropiarse a estas condiciones en donde, desde la perspectiva de la in-
vestigación, juega un papel superlativo la vocación del territorio. Situación que si bien
los teóricos del desarrollo endógeno lo plantean de manera implícita, la teoría del actor
social (Long, 2007), así como la vasta producción de investigaciones de desarrollo local
en Latinoamérica, comienzan a visualizar el papel del proceso histórico a través de for-
mas y concepciones del mundo, cosmovisión y procesos identitarios que contribuyen a
las prácticas locales.
En este contexto, las apreciaciones sobre lo local giran en torno a la interpretación
de lo endógeno en el que se pueden observar dos procesos característicos en su concep-
ción: el desarrollo local se observa desde los territorios. Es decir, de abajo hacia arriba,
en donde el referente de la capacidad de apropiación y adaptación es la globalización y
el efecto multiplicador de actividades económicas así como de las no económicas (Silva,
2005), (Vargas, 2006).
El segundo aspecto relevante de la teoría del desarrollo endógeno es el reconoci-
miento del actor local (Vázquez, 1988).
Arocena (2004), Vázquez (2005), Gallicchio y Camejo (2005) y Long (2007) hacen
hincapié en la presencia del actor inherente a los territorios, pues la acción del hombre,
ya sea como individuo o colectivo desde la parte organizativa social, empresarial o del
Estado, a través de sus representantes, encarna el entramado cuyo objetivo, por medio de
la toma de decisiones, se condensa en las estrategias y por lo tanto en iniciativas locales
que conducen hacia la integración al sistema económico con la acumulación de capital,
innovaciones y difusión del conocimiento (Vázquez, 2007a).
cambios técnico productivos y socioculturales de los productores de café 133

En donde las interpretaciones sobre las vías construidas en los territorios por el actor
social en función de acciones locales, han generado otro tipo de debates en torno a la
dotación de esquemas organizacionales y para la producción (Arocena, 2004). Inclusive
para las formas de gobiernos democráticos que en conjunto sean el soporte de las estra-
tegias locales (Alburquerque, 2007).
Aun en años más recientes, Vázquez (2010) hace hincapié en que el sentido del de-
sarrollo endógeno y las iniciativas locales continúan presentando variadas formas de
explicación y con ello de interpretación. Sin embargo, es claro que el papel que juegan
los actores y las dinámicas que crean en los territorios, manifiestan formas (locales) que
coadyuvan a hacerle frente a los procesos económicos a partir de estrategias múltiples.
Este último punto se convierte en una situación discutida en términos de las estrategias
de desarrollo local abriendo propuestas como cooperación social (Rendon R. y Herrera,
2011) o la organización en red (Balente, 2012) ambas vistas por los autores como factores
coadyuvantes del desarrollo local.
Para Gallicchio y Camejo (2005), la puesta en marcha del modelo económico des-
centralizador tuvo como resultado el cambio del papel del estado interventor y condujo
a la transición político administrativa, así como hacia la participación de los niveles de
gobierno municipales propiciando una nueva tarea de los actores locales como creadores,
iniciadores y ejecutores de las estrategias en los territorios.
Al estar de acuerdo con esta interpretación, se consideran que las acciones creadas
por los productores que pertenecen a las cooperativas de café en Cuetzalan “Pueblo Má-
gico”, en las prácticas de la producción y venta del café, así como su participación y orga-
nización en las fiestas patronales, se han modificado y éstas son el resultado de la nueva
articulación derivada de la implementación de dicho programa federal, en donde se pone
en juego, a través de las redes, la capacidad de organización para la fiesta patronal, la ges-
tión e implementación de acciones acordes a los objetivos en el proceso de producción
y comercialización del café que persiguen los actores locales involucrados. Es decir, los
productores con las autoridades municipales y los representantes del Programa Pueblos
Mágicos en Cuetzalan (Gallicchio y Camejo, 2005).
Arocena (2004) en su planteamiento es claro al determinar que la base del éxito en
las estrategias, depende de las capacidades de los actores locales que, acorde a la teoría,
generaría elementos homogéneos y con ello una condición equitativa. Sin embargo, re-
conoce que en la realidad esto no es así. En la creación, organización o innovación de
estrategias locales, por parte de los actores ya sea de forma individual o colectiva, sus
resultados no son iguales para todos pues dependen de acciones, intereses, prácticas y
formas de articulación.
El gran esfuerzo metodológico se plasma en diferenciar las prácticas que los actores
crean, esta situación para los autores va en función de poder distinguir aquellas situacio-
nes que aun y cuando son acciones desde los territorios no necesariamente se refieren al
desarrollo local. Es decir, no por ser acciones articuladas y gestionadas desde los terri-
torios deben interpretarse como desarrollo local, pues en primer lugar se debe recordar
que no se trata de un sistema estrictamente escalar, sino para puntualizar se recurre a
elementos inherentes a la actividad humana como lo son las formas de organización, los
procesos identitarios, la construcción de escenarios y las formas de percepción y concep-
ción del mundo.
Sin embargo, ante una propuesta tan relevante estos elementos no son lo suficien-
temente tratados, pues en realidad se les confiere acciones complejas que ameritan ir
entrelazando aspectos económicos, sociales, culturales y políticos, pues son las bases en
134 irma buendía castro

que las gestiones se realizan y se articulan con diversos actores así como con políticas pú-
blicas y programas cristalizados en la mayoría de los casos en la gestión entre los actores
(Gallicchio y Camejo, 2005: 42).
El punto medular para los teóricos del desarrollo endógeno ha sido desde siempre
cómo establecer la transparente línea que desciende de lo endógeno a lo local, en donde
las condiciones se establecen, en algunos casos, por los elementos que lo caracterizan o
por los factores que lo delimitan.
Con esta idea, se posibilita comprender la propuesta de que el desarrollo endógeno
es un proceso de crecimiento económico a largo plazo en donde se ponen en juego las
capacidades de quienes se insertan al desarrollo a partir de actores endógenos o exógenos
que coadyuvan al impulso de la economía local Boisier (1999) Vázquez (2010).
Para que esto suceda, de acuerdo a los autores, implica que una serie de procesos
sincrónicos se lleven a cabo. Por un lado, elementos propios del territorio en donde las
autoridades locales, gobiernos democráticos, los esquemas de participación a través de
redes así como procesos de identidad y confianza, y descentralización interactúan. Y por
el otro, de la producción en los procesos de producción, inversión e innovación que con-
tribuyan a generar espacios, acciones y mecanismos que consoliden la economía local.
Vázquez (2007a) en particular, analiza los procesos de acumulación y crecimiento
económico bajo una dinámica distinta, es decir, desde el territorio en donde se destacan
tres elementos principalmente: primero. el desarrollo endógeno va más allá del proce-
so simple de crecimiento económico aun y cuando es la base para explicarlo; segundo,
la dimensión del territorio cambia al identificarlo como un elemento subsumido en la
globalización y, tercero, las acciones de quienes intervienen en los procesos económicos,
toma de decisiones e innovaciones tecnológicas son catalogadas como iniciativas locales
instauradas por quienes inciden en el territorio, a los que denomina actores locales.
Lo anterior, permite enlazar de la forma en que proponen Gallicchio y Camejo (2005:
43) a las experiencias de quienes inciden en el territorio como “formas de articulación de
todos los actores”.
De acuerdo con el objetivo de la investigación de la tesis, se han determinado tres
vías de acercamiento como procesos relevantes con los actores sociales, pues se pretende
conocer las dinámicas que en el territorio construyen los actores sociales en la práctica
a partir de la inclusión al Programa Federal Pueblos Mágicos en la ciudad de Cuetzalan:

a) Prácticas de los actores sociales


b) Estrategias en el proceso de intervención
c) Razonamiento del actor social

En donde se reconocen, de acuerdo al capítulo de marco teórico, a dos tipos de ac-


tores sociales; exógeno y endógeno. Para su estudio se ha categorizado al primero por
los representantes del Programa Pueblos Mágicos a escala estatal que se encuentran en
la ciudad de Puebla y, en el ámbito, municipal en la cabecera, hoy Cuetzalan “Pueblo
Mágico”. Los segundos, los productores de café y los presidentes de las juntas auxiliares.
La construcción teórica surge a partir del acercamiento con las diferentes teorías del
desarrollo, de manera particular con el desarrollo endógeno-local como una forma de
analizar las partes y entramados finos que en el territorio van construyendo los actores
sociales en un contexto de acción, como lo plantea Gallicchio y Camejo (2005). Esta pos-
tura, abre la posibilidad de examinar las dinámicas territoriales a partir de factores exóge-
nos o endógenos que inciden para la toma de decisiones, actitudes y formas de producir e
cambios técnico productivos y socioculturales de los productores de café 135

insertarse en la dinámica económica regional y en algunos casos hasta global (aptitudes).


El problema al que nos enfrentamos desde la perspectiva de lo local, es que la refe-
rencia de los procesos identitarios y de pertenencia con la propuesta del capital social,
no abordan los elementos sistemáticos de la vida social, los problemas del desarrollo en
el proceso de las experiencias vividas de la manera que propone la teoría del actor social
(Long, 2007).
Por ello, la propuesta implica desde el desarrollo local y la teoría centrada en actor
social, hacer los encadenamientos necesarios que contribuyan al análisis del aspecto téc-
nico productivo en el proceso de producción y comercialización del café, y sociocultu-
rales en la organización y participación de la fiesta del café por parte de los productores
de Cuetzalan “Pueblo Mágico”, teniendo como eje de referencia la inclusión al programa
federal.
En términos generales, si se está de acuerdo en que el desarrollo endógeno es una
forma de acción desde el territorio, lo local aparece en ese instante no solo por la inter-
pretación del concepto endógeno, sino por los factores rebasados escalarmente.
Esta idea ya venía madurando desde finales de los años noventa en donde la pro-
puesta del desarrollo endógeno no solo trata de explicar la visión de local del territorio
sino concediéndole además un papel dinámico al considerarlo como un agente más del
desarrollo mismo.
Alburquerque (2007) incluye en la propuesta de desarrollo local la sustentabilidad
ambiental, en donde el territorio juega un papel relevante; una de sus contribuciones más
importantes para la explicación de las dinámicas territoriales como respuesta a las condi-
ciones globales, las denomina iniciativas locales, que se resumen en tres puntos:

a) El territorio toma una posición fundamental.


b) Distinción entre actores públicos y privados.
c) Actitud dinámica que genere procesos de desarrollo desde el territorio, a los que de-
nomina iniciativas de desarrollo local en donde la actitud emprendedora es el medio
para alcanzar los procesos.

Esta concepción, de igual manera, ha marcado el proceso de entender “lo local” y


su aplicación a elementos prácticos relacionados con políticas públicas, planes de de-
sarrollo o actividades económicas de los habitantes de una localidad. En este sentido se
han encontrado trabajos empíricos que dan cuenta no solo de la forma explicativa del
fenómeno local como escala de localización sino además de una serie de elementos que
tienen que ver con el acercamiento y comprensión de las dinámicas de quienes habitan
los territorios.
Mirar desde lo local permea de manera significativa en el proceso de pertinencia, e
inclusive, de explicación de la globalización (Moncayo, 2003). La propuesta del desarro-
llo local, ya en una consideración de carácter epistemológico, conduce a la revisión de
las acepciones que desde los últimos decenios del siglo pasado comienzan a replantear-
se. Así, espacio, región y territorio atraviesan por una reconsideración la cual permite
determinarlos no solo como conceptos sino como categorías de análisis que permiten
posicionarse en la lógica de una serie de elementos concatenados: Espacio-Territorio,
Territorio-Desarrollo. Hora bien, tal y como indica Pérez (2010), la seriación del binomio
permite no solo analizar al territorio en un interés general sino a quienes construyen ese
territorio. Es entonces, esta nueva situación que abre la posibilidad de incluir, además de
las variables económicas, a sus actores en una dimensión social o cultural.
136 irma buendía castro

PROPUESTA METODOLÓGICA
El actor local es considerado un agente de cambio que participa con diferentes intensida-
des en las esferas políticas, sociales y culturales, cuya interacción es parte del análisis que
propone el desarrollo local (Vargas, 2006). Con lo anterior, se parte de:
Advertir que en el territorio suceden interacciones de diversos tipos e intensidades.
Reconocer la presencia de actores locales, en el caso de un estudio definido por la
actividad económica y cultural derivada de la primera. Productores de café, regidores
vinculados con el Programa Pueblos Mágicos y presidentes de las ocho juntas auxiliares
que conforman la cabecera municipal y que participan en los procesos de producción y
comercialización del café, así como en la organización y participación de las fiestas pa-
tronales del huipil y del café.
A un actor exógeno, “Pueblo Mágico”. Por lo que el inicio del estudio se establece
con la inclusión del programa en el territorio. Con el fin de dar respuesta a preguntas de
investigación, así como al desarrollo de los objetivos planteados.
Gallicchio y Camejo (2005, 43) caracterizan al actor local y comienzan a decir que
no necesariamente éste debe estar en el territorio, basta con que incida en él pues en
términos funcionales, el territorio es todo un sistema (de actores locales), bajo este es-
quema, la condición de ser visto de manera interna o externa corresponde a los procesos
de habitar en el territorio.
Lo local comienza a tener un significado distinto a partir de los elementos que lo
componen. Y de igual manera, es una construcción social que puede tener como refe-
rente otros espacios ya construidos política y administrativamente, como por ejemplo:
barrios, municipios, regiones centro, periferia e inclusive transfronterizas. Gallicchio y
Camejo (2005) precisan que el elemento cohesionador e impulsor de las iniciativas loca-
les es la identidad, de la forma en que la expresa Putnam. Se coincide con el autor cuando
explica que el desarrollo local es un conjunto de unidades, las cuales de forma agregada
contribuyen al cambio.
La finalidad de la tesis doctoral, se direcciona en determinar la articulación de los ac-
tores locales, endógenos y exógenos, a partir de la inclusión al Programa Pueblos Mágicos
en Cuetzalan desde las prácticas, estrategias y razonamientos que construyen, mismas que
se vinculan con la toma de decisiones actitudes y aptitudes en torno al proceso de produc-
ción y comercialización del café, y en la organización y participación de la fiesta patronal
del café y del huipil. Es decir, en determinar cómo reconstruyen las dinámicas territoriales
una vez que se han visto alteradas por la intervención del agente endógeno en los ámbitos
técnico productivo y sociocultural, en donde se concretan estos cambios. Esto con la idea
de poder explicar el comportamiento social y las acciones sociopolíticas que desde el te-
rritorio, los productores de café que están inmersos en estos procesos crean, reproducen o
adaptan. La propuesta centrada en el actor social, concentra su análisis en las redes (Long,
2007). Desde la perspectiva de esta investigación, implica, por un lado, conocer cómo fun-
ciona el Programa Pueblos Mágicos en Cuetzalan, qué direcciona su operatividad en la
región de estudio y los mecanismos con los que cuenta para su ejecución.
Por otro, dar la razón a que la importancia de la investigación se sustente en recono-
cer el nivel de las relaciones entre los actores para explicar las características de la inclu-
sión al Programa Pueblos Mágicos. Cómo se han visto modificadas sus prácticas en los
ejes técnico productivos y socioculturales y cómo resuelven la intervención
De la misma manera en que propone Long (2007), implica no sólo focalizar el análi-
sis a los procesos de la práctica cotidiana, sino también observar los contextos, ideología,
creencias y cosmología, ya que abren el espacio de procesos de innovación e improvisa-
cambios técnico productivos y socioculturales de los productores de café 137

ción vistas como capacidades, actitudes y aptitudes (Long, 2007: 27). Lo anterior se plas-
ma en la tabla 1, la intención es mostrar la forma en que se han relacionado las diversas
expresiones de articulación de los actores sociales, en los dos escenarios en el contexto de
la tridimensionalidad de las redes.

Tabla 1. Articulación de los actores sociales

Articulación de los actores sociales en torno al actor exógeno Programa Pueblos Mágicos
Toma de
Escenario Actores Prácticas Estrategias Razonamientos Actitudes Aptitudes
decisiones
Producción
Endógenos /
y comercialización            
Exógenos
del café
Organización y
Endógenos /
participación en las            
Exógenos
fiestas patronales
Las tres dimensiones de la Red
    Cotidiano Sociopolítico Ideológico Cotidiano Sociopolítico Ideológico

Fuente: elaboración propia con base en Vázquez, 2005, y Long, 2007.

ALCANCES
Lo anterior significa que la propuesta metodológica para obtención de información con-
tribuya con la evidencia empírica a dar cuenta de las formas, construcciones y acciones
que los actores sociales crean como parte de las formas en que desde los territorios se
aprovechan, resuelven o crean iniciativas locales.
El trabajo de campo se sustenta en las formas e interpretaciones de los actores en-
dógenos y exógenos que intervienen en la ejecución del Programa Pueblos Mágicos en
Cuetzala y las relaciones que establecen entre ellos en el curso de las acciones que son
necesarias para continuar en el Programa Federal, por un lado, y continuar con los pro-
cesos de producción y comercialización del café así como con las expresiones culturales
de identidad a partir de la realización de las fiestas patronales.
Para poder llevar a cabo de manera operativa este proceso, se parte del concepto del
ser y hacer del individuo (actor social) en un ámbito en el que participa (redes), en donde
crea y genera procesos aprendidos y transmitidos en el entorno social (ámbito social) ya
sea de manera individual o colectiva plantea una postura por demás explicativa a la par
que llamativa.

BIBLIOGRAFÍA 
Alburquerque, F. Teoría y práctica del enfoque del desarrollo local. Observatorio Ibe-
roamericano del Desarrollo local y la economía social: 39-61.
Arizpe, L. (1989). Parentesco y economía en una sociedad nahua. Nicanpehua Zacatipan.
México: Conaculta, ini.
Arocena, J. (2002). El desarrollo local: un desafio contemporáneo. Montevideo, Uruguay.
Taurus.
____ (2004). “Globalización, integración y Desarrollo Local. Apuntes para la elaboración
de un marco conceptual”. Persona y Sociedad ilades.
138 irma buendía castro

Balente, H. (2012). Los determinantes del desarrollo local. Un estudio de caso en Chia-
pas,. Agricultura, Sociedad y Desarrollo: 251-269.
Boisier, S. (1999). “Desarrollo local ¿de qué estamos hablando?” en M. O. B, Transfor-
maciones globales, instituciones y politicas del desarrollo local (págs. 2-22). Rosario,
Argentina. Homo Sapiens.
____ (2007). Territorio, Estado y Sociedad en Chile. La dialéctica de la descentralización:
entre la geografía y la gobernabilidad. Tesis doctoral. Alcalá. Universidad de Alcalá.
España.
Gallicchio, E. (2005). Desarrollo local y descentralización en América Latina. Nuevas alter-
nativas de desarrollo. Barcelona, España. claeh.
inegi (2010). Cuaderno Estadístico Municipal. Cuetzalan del Progreso. México, D.F. inegi.
____ (2011). Población ocupada por sector. Aguascalientes, México, Puebla, México.
Long, N. (2007). Sociología del desarrollo: una perspectiva centrada en el actor. México,
D.F.: Colegio de San Luis y ciesas Occidente.
Moncayo, E. (2003). Nuevas teorías y enfoques conceptuales sobre el desarrollo regional
¿hacia un nuevo paradigma? Economía Institucional: 1-42.
Rendon R. & Herrera, F. (2011). Hacia el desarrollo endógeno de las comundidades ma-
zahuas del estado de México.Contribuciones a partir de la producción de nopal. Pa-
radigma económico: 111-140.
Silva, I. (2005). Desarrollo económico local y competitividad territorial en América La-
tina. cepal: 81-100.
Vargas, A. (2006). El desarrollo local en el contexto de la globalización. Tres casos de estudio
en el Estado de México. San Mateo Atenco, Valle de Bravo y Villa Guerrero. México,
D.F. inap.
Vázquez, A. (2005). Las nuevas fuerzas del desarrollo. Barcelona, España: Antoni Bosch.
____ (2007a). Desarrollo endógeno. Teorías y políticas de desarrollo territorial. Investiga-
ciones Regionales: 183-210.
____ (2007b). Endogenuos development. Networking, innovation, institutions and cities
Routledge Studies in Development Economics. Nueva York, EU: Taylor and francis
gruop.
____ (2010). Territorial diversity and endogenous development in Argentina. Cutura
Económica: 46-72.
RELATORÍA DE LA MESA 3:
PROCESOS TERRITORIALES Y AMBIENTALES
Lirio Azahalia González Luna

Las ponencias presentadas abordaron problemáticas relacionadas con la ciencia econó-


mica, sus enfoques epistemológicos y su aplicación para discutir la modernidad, la cien-
cia, el método, el proceso de acumulación extraeconómico del capital, los movimientos
sociales campesinos y el proceso de urbanización a partir de la verticalización en las
ciudades. Se trató de dos investigaciones cuyo énfasis fue el teórico (los estudios de las
doctorantes de la uam) y dos más que a partir de un estudio de caso como fue el proceso
de urbanización en Nuevo Polanco, D.F. y el movimiento social en la región centro-orien-
te del estado de Puebla).
Las reflexiones de Alejandra Sánchez pusieron énfasis en conocer los problemas que
se observan a partir de un enfoque racional de la economía, como el neoclásico, como
una manera de instalar un eficientismo que acompaña a la modernidad que deriva en el
divorcio del hombre con la naturaleza y que es el eje fundante de la crisis civilizatoria en
la que nos encontramos.
Wendy Asuet trajo el proceso de la acumulación del capital extraeconómico a la
mesa y con ella su postura hacia la ciencia económica, ya que ésta ha focalizado su de-
sarrollo teórico en la formación social capitalista. Sin embargo a la luz de la primera y
segunda contradicción del capitalismo enunciadas por la teoría marxista y las corrientes
neomarxistas se pregunta cuáles serían las respuestas de las poblaciones afectadas por la
acumulación del capital sobre la naturaleza. Realiza una cuidadosa revisión teórico-con-
ceptual con autores como Marx, Engels, Harvey, Luxemburgo y Karl Polany en temas
relativos a la apropiación, creación y distribución de la riqueza, acumulación originaria,
medios de producción, entre otros.
Las observaciones giraron en torno a la integración de un estudio de caso, pues a
pesar de que menciona a Cuetzalan, Puebla, como parte de sus reflexiones, es importante
recuperar a partir de la historia oral las experiencias sobre la problemática a fin de enri-
quecer el estudio.
Victor Hugo Aquino puso énfasis en la modificación del espacio urbano señalando dos
fenómenos interrelacionados con el crecimiento económico, expresión del capital como la
atracción de inversiones aparentemente productivas y la conceptualización de la verticali-
zación de las ciudades como expresiones renovadas del capital. Aborda el estudio de caso
de las colonias de Nuevo Polanco. Y la recomendación giró en torno de dar una impor-
tancia metodológica al tema de la dinámica poblacional, con sus volúmenes y ritmos de
crecimiento en lo concerniente a la evaluación de la calidad de vida de los estratos sociales.
La investigación del movimiento social de la Unión Campesina Emiliano Zapata
Vive de Angélica Palomares como tesis ya en su proceso final, acompañó reflexiones
sobre el carácter científico de los estudios cualitativos y su importancia, ya que por seguir
una rigurosidad, un abordaje sistemático de los paradigmas basados como eje en el con-
creto (real) abstracto, concreto (pensado) de Enrique de la Garza, le permite incorporar
un enfoque flexible para comprender el objeto de estudio y en su discusión identificar
elementos de resignificación campesina.
139
140 lirio azahalia gonzález luna

Las reflexiones y preguntas del público giraron en torno de la modernidad y la cien-


cia, de conocer el proceso histórico de los movimientos campesinos, de los debates sobre
el papel del campesinado y sus modos de vida y los criterios para los entrevistados.
Con los trabajos presentados se reconoció la importancia del compromiso con la
sociedad en las investigaciones doctorales, expresados en concreto en estos casos con ve-
cinos, colonos, campesinos en disputa, comunidades indígenas. Con ello, se da la voz a los
que no siempre se encuentran en las políticas públicas, lo cual conlleva a tener enfoques
críticos sobre la realidad socioeconómica y ambiental.
COMENTARIOS A LA MESA 3:
PROCESOS TERRITORIALES Y AMBIENTALES1
Sergio Flores González
benemérita universidad autónoma de puebla

AGRADECIMIENTOS
En primer término expreso mi sincero agradecimiento a las autoridades de la Facultad
de Economía de la buap, a su Director el Mtro. Honorio Ojeda, a la coordinadora de este
Coloquio Dra. Liliana Estrada Quiroz y, de forma muy especial, a la Dra. Lirio Azhalia,
por la invitación y la oportunidad de comentar los trabajos de esta mesa de estudio.
Amplío este agradecimiento a los organizadores, ponentes y asistentes de este im-
portante coloquio. ¡Es muy grato participar en un evento científico de primer nivel y
ayudar a la reflexión y análisis de múltiples temas de importancia tanto en el sector aca-
démico como en el sector social y gubernamental!
Sin duda que las aportaciones, conclusiones y recomendaciones que de aquí se gene-
ren serán de gran relevancia local y nacional.

COMENTARIO PRELIMINAR
Al momento de recibir y analizar los trabajos de esta mesa de análisis, me viene a la
memoria diversas aportaciones generadas desde el siglo xix hasta nuestros días, que
relacionan las actividades socioeconómicas con los procesos territoriales y ambientales
aunque, en obvio de tiempo, no me detendré a profundizar en esos estudios.
Desde tiempos de los economistas clásicos, en el siglo xviii, está latente la preocu-
pación acerca de la generación de la riqueza, la desigual distribución de los recursos y el
comportamiento de los factores de la producción (tierra, trabajo, capital y tecnología). Esa
preocupación se amplía cuando revisamos los aportes de autores relevantes como Von Thü-
nen, Alfred Weber, Walter Christaller y August Lösch, entre muchos otros, para explicar la
relación de los sectores agrícola, industrial o comercial y de servicios con el territorio.
El siglo xx ha sido muy prolifero en esos análisis, hasta llegar al consenso de que la
ciencia regional tiene un carácter riguroso, universal y propositivo.
En decenios recientes destacan, entre otros, los reportes de organismos como la
cepalc y, de forma especial, el pnud-onu para integrar conceptos y métodos para la
medición del desarrollo humano con indicadores estructurales relevantes como la espe-
ranza de vida, el pib per cápita y los niveles de escolaridad. En estas oleadas recientes
del pensamiento regional destacan el empleo de enfoques ampliamente enriquecidos
como la planeación estratégica aplicada, la Nueva Geografía Económica, la teoría de los
clúster industriales o comerciales y de servicios, o la teoría de los sistemas complejos,
por citar solo algunas de las innumerables aportaciones.

1 
Coloquio Nacional de Doctorantes en Investigaciones Socioeconómicas, Facultad de Economía, BUAP,
miércoles 4 de noviembre de 2015

141
142 sergio flores gonzález

Al revisar, de forma breve, los aportes de los diversos paradigmas, escuelas y co-
rrientes del pensamiento así como teorías y modelos de análisis, coincidimos en la idea
de que la ciencia regional está en permanente avance y que sus múltiples interpretacio-
nes están a la par de los impresionantes cambios del mundo en la era posindustrial y de
la terciarización o servicialización en diversas regiones económicas.
Compartimos la idea de que, por razones didácticas, sí es posible agrupar, hasta
nuestros días, esos aportes (que vinculan los procesos socioeconómicos con el territorio)
en cuatro grandes escuelas de análisis (o megaparadigmas) estas son: enfoques neoclá-
sico, histórico, marxista y enfoque holístico.
Incluso (adelantándome a las posibles conclusiones generales de esta mesa de tra-
bajo y del coloquio) comparto la recomendación de diversos organismos nacionales e
internacionales (emanados de la “Carta de la Tierra”) que los principios que deben regir
las acciones de los sectores público, social y privado, en el mundo, deben ser: i) respeto
y cuidado de la comunidad de la vida, ii) integridad ecológica, iii) justicia social y eco-
nómica, y iv) la construcción de una cultura por la democracia, la no violencia y la paz
mundial y regional.

CONTENIDO Y COMENTARIOS A LAS PONENCIAS


EN ESTA MESA DE TRABAJO
Me disculpo, de forma anticipada, con los colegas participantes en esta mesa de trabajo
por si llegase a cometer alguna omisión, observación o crítica no fundada de lo incluido
en sus interesantes trabajos. Mi única intención es abonar a la reflexión, análisis, discu-
sión y enriquecimiento de los procesos territoriales y ambientales y, sin duda, el destaca-
do papel de la actividad económica en esos procesos.
El trabajo del Mtro. Víctor Hugo Aquino Illescas, denominado: “La verticalización
del espacio urbano en la ciudad de México. Transformaciones del paisaje y reestructura-
ción social en la era neoliberal” consta de diversos apartados incluidos, entre otros; ante-
cedentes, justificación, planteamiento del problema, alcances de la investigación, hipóte-
sis de trabajo, ubicación geográfica del caso de estudio, periodo de estudio, recolección y
tratamiento de la información y bibliografía.
En la introducción, el ponente señala que la relación entre urbanización y desarrollo
económico no es lineal, pues “... aunque la transformación económica constituye la gé-
nesis del proceso, es en las ciudades donde se acumula el capital y se concentra la mayor
parte de las empresas, constituyendo una fuerza productiva en sí misma indispensable
para el crecimiento económico” (citando a Gustavo Garza, 2002:7).
Y agrega que: ...”A partir de los años ochenta [...] la ciudad de México experimentó
cambios notables en cuanto a su imagen, su estructura y sus actividades económicas y
sociales. Estos cambios expresan el tránsito hacia una sociedad urbana posindustrial
productora de servicios, hacia un nuevo orden económico neoliberal y hacia una forma
diferente de relación entre Estado, sociedad y territorio”. El investigador señala dos
importantes fenómenos interrelacionados: i) una expansión física del territorio que abre
nuevos espacios para cubrir necesidades renovadas y ii) una recomposición de lo ya
construido e instituido (citando a Daniel Hiernaux, 2005:15).
Su trabajo lo centrará en el análisis del actual proceso de verticalización en la zona
conocida como Nuevo Polanco, al poniente de la Ciudad de México, que concibe el
cambio físico, económico y social de un barrio o colonia, permitiendo a la vez lo que
señalan Lever y Turok (1999), la competitividad urbana y la capacidad de atraer in-
comentarios a la mesa 3: procesos territoriales y ambientales 143

versiones productivas, generando metamorfosis territorial, materialidades de la ciudad,


reestructuración socioeconómica, fragmentación socio-espacial, difusión urbana y den-
sificación de altura.
Destaca la conceptualización del fenómeno de estudio, al señalar que: “La mate-
rialización resultante se aprecia en los espacios locales a partir de las nuevas relaciones
entre capital global, el trabajo y la edificación inmobiliaria” (citando a Patricia Eugenia
Olivera, 1999).
En cuanto a la conceptualización acerca de las diversas transformaciones históricas
del espacio urbano de la Ciudad de México, destaca la referencia a “los tipos de ciudad”
entre los que destacan: “ciudad compacta”, “ciudad sectorial”, “ciudad polarizada” y
“ciudad fragmentada”; cada una de estas conceptualizaciones obedece a su periodo his-
tórico y a las condiciones del desarrollo del capitalismo. Me parece digno de mención
el objetivo general que el autor se propone analizar: “Abordar la edificación en altura o
verticalización de un nuevo espacio central desde un enfoque de teoría de la renta del
suelo urbano, en un marco de renovación urbana neoliberal, dando seguimiento a las
transformaciones físicas del paisaje y las problemáticas sociales que se desprenden”.
La interesante hipótesis que plantea establece: “el proceso de verticalización, que
en la etapa de los multifamiliares de los años cuarenta fue gestionado por el Estado
benefactor y que ahora, no es más que la expresión de un Estado que deja en manos
(del mercado) la resolución de problemáticas de vivienda, infraestructura y servicios
al capital inmobiliario, generando un fuerte impacto paisajístico hacia los habitantes,
vulnerabilidad, desplazamiento y hasta expulsión de ciertos grupos sociales de ingresos
moderados y bajos, sin tomar en consideración sus perspectivas sobre la renovación de
sus espacios habitacionales”.
El autor comparte con otros investigadores (Ortega y Hermosilla, 1996 y Mendes,
1992) la idea de que la verticalización se refiere al proceso intensivo de construcción
edilicia en altura de más de cinco niveles útiles sobre el suelo urbano, materializándose
en viviendas residenciales y oficinas corporativas. Dichas edificaciones expresan diver-
sas condiciones económicas, financieras, técnicas de construcción e innovaciones tecno-
lógicas, lo que genera una densificación masiva en altura y alteración del paisaje urbano.
Enfatiza que en dicho proceso de cambio los desarrolladores inmobiliarios justi-
fican su acción como “símbolos de la modernidad y singularidad, espacios ideales de
trabajo y crecimiento” lo que impactó en el cambio de uso del suelo industrial a habita-
cional de altos ingresos.
Agrega que “la ciudad se transforma en un lugar que concentra, produce y repro-
duce el capital y la fuerza de trabajo, resultando en transformaciones socio-espaciales
que son reguladas por la lógica de acumulación del capital” (citando a Mendes, 2009).
En cuanto a la ubicación geográfica del tema de su interés; se comenta que Nuevo
Polanco es un nuevo desarrollo urbano localizado en el perímetro de las colonias Irriga-
ción, Granada y Ampliación Granada, de la Delegación “Miguel Hidalgo” en el Distrito
Federal. La información se basará en diversas fuentes bibliográficas, hemerográficas,
cartográficas, de catastro, normativas y de programas de desarrollo urbano (usos del
suelo), fotografías aéreas; levantamiento de campo (para ejemplos de edificación de
altura para vivienda y oficinas) así como cartografía temática en la perspectiva de iden-
tificar los factores que relacionan la dinámica de densificación urbana y la consecuente
verticalización.
En la perspectiva de enriquecer este interesante trabajo se debe señalar que, sin
duda, se debe dar una importancia relevante al tema de la dinámica poblacional (tanto en
144 sergio flores gonzález

términos de los volúmenes y ritmos de crecimiento) como en lo concerniente a la evalua-


ción de la calidad de vida de los estratos que viven, conviven y trabajan en dicha zona.
Es deseable que, en la estructura de la investigación (y del reporte final) se relacione el
fenómeno de la verticalización del espacio urbano, la transformación del paisaje y rees-
tructuración social con los índices de desarrollo humano y con los niveles de bienestar
de la población. Los resultados, producto de estas correlaciones, arrojarán interesantes
aportaciones en el estudio de la problemática urbano-regional.
En cuanto al marco teórico, esperamos que se abunde en los enfoques marxista o
neoliberal, para aplicar la teoría de la renta del suelo en esos procesos dinámicos, tanto
como las teorías de la localización (Christaller, Lösch, Perroux, Porter, etc.). Estaremos
atentos a los relevantes resultados.
Por último, resulta también relevante, en el trabajo de campo (prueba empírica)
la posible aplicación de herramientas de análisis estadístico tanto para seleccionar una
muestra representativa (estudio de caso), del tema de estudio, como para para establecer
correlaciones (significativas) en la relación entre verticalización del espacio urbano con
la reestructuración social y, repito, la posible mejora de la calidad de vida de los esta-
mentos sociales ahí localizados.
Si estas correlaciones las mostramos (como se espera que ocurra en un nivel de de-
terminar variables estructurales de tipo explicativo) en el contexto de la era neoliberal,
tanto para cuestionar y analizar los efectos del sistema de mercado como para analizar,
con un enfoque crítico y riguroso, el papel del Estado mexicano (en sus distintos niveles
de gobierno) se estará generando una aportación original y de elevada calidad científica.
¡Éxito y lo mejor en este esfuerzo, digno de reconocimiento!
El trabajo de la Maestra Wuendy Asuet Armenta Barrera, denominado “Acumu-
lación de capital extraeconómico en el México rural. Cuetzalan del Progreso, Puebla”,
consta de diversos apartados que, entre otros, incluyen: I) El sistema capitalista de pro-
ducción; una historia de engaño, robo, fraude y violencia; dentro de esta sección se
integran tres apartados I.1) la acumulación originaria I.2) la acumulación de capital ex-
tra-económico y I.3) acumulación de capital, vía despojo; en otra sección se aborda ii)
Del capital natural a la segunda contradicción del sistema capitalista de acuerdo con
James O’Connor, y un apartado más iii) La lucha cotidiana por el arraigo al territorio y a
la vida social en comunidad de los descendientes indo-americanos, con dos partes: iii.1)
la lucha permanente de arraigo a las cosmovisiones campesino-indígenas ante la expan-
sión del capital sobre la naturaleza y iii.2) las estrategias implementadas para la defensa
del territorio como símbolo de las cosmovisiones de la vida comunal. Al final aparecen
un conjunto de conclusiones relevantes, entre las que destaca la idea de que: ...”La cien-
cia económica ha focalizado su desarrollo teórico en la formación social capitalista. Sin
embargo a la luz de la primera y segunda contradicción del capitalismo enunciadas por
la teoría marxista y las corrientes neo-marxistas, podemos señalar que la humanidad se
encamina a su autodestrucción”.
Al inicio de este relevante estudio, la ponente aborda diversas preguntas de inves-
tigación, de ellas destacan al menos dos: i) ¿a qué lógica de teoría económica responde
la acumulación de capital sobre la naturaleza (recursos naturales)? y, ii) ¿cuáles han
sido las respuestas de las poblaciones afectadas por la acumulación de capital sobre la
naturaleza? En consonancia con estas interrogantes se formulan las hipótesis siguientes:
1. La acumulación de capital sobre la naturaleza (recursos naturales), se encuentra
inmersa en la lógica capitalista de acumular por acumular, referida por Carlos Marx.
2. Y ante esos procesos económicos, los afectados en México, poblaciones de des-
comentarios a la mesa 3: procesos territoriales y ambientales 145

cendientes indoamericanos utilizan su organización social ancestral basada en sus cos-


movisiones para resistir la expansión de la acumulación capitalista, proponiendo alter-
nativas para desarrollar una mejor vida de bienestar social y balance natural, que la que
ofrecería su integración al sistema capitalista de producción.
En la cuidadosa revisión teórico-conceptual la autora aporta reflexiones relevan-
tes, entre otras, de autores como Marx, Engels, Harvey, Luxemburgo y Karl Polanyi
en temas relativos a la apropiación, creación y distribución de la riqueza, acumulación
originaria, medios de producción y la contradicción irresoluble entre capitalistas y prole-
tarios y, las formas utilizadas para desmembrar la relación producción-consumo durante
la denominada acumulación originaria del capital.
Se enfatiza en que...”Durante la última mitad del siglo xx y principios del siglo
xxi, se han privatizado derechos sociales ganados por el proletariado a través del Estado
benefactor, se han cercado nuevos territorios, se han saqueado recursos naturales, en
general, se han convertido relaciones sociales, bienes o servicios en mercancías, con
ello se han abierto nuevas “oportunidades de inversión” (citando a Harvey 2007, De
Angelis, 2012, entre otros).
Las poblaciones indoamericanas no inmersas totalmente en la lógica de las rela-
ciones capitalistas de producción han mantenido relaciones sociales de producción no
capitalistas, por la incapacidad del sistema capitalista de producción de absorberlos como
trabajadores asalariados y por el arraigo a los valores fundamentales de estas sociedades
no capitalistas, inmersos en su concepción del mundo, cuya cosmovisión se basa en las
relaciones de intercambios solidarios y recíprocos, no sólo con la humanidad, sino con la
naturaleza a la cual manifiestan pertenecer (sic).
La investigadora retoma a James O’Connor al cuestionar conceptos como: “capital
financiero”, “capital humano” y “capital social” emanados del enfoque neoclásico de la
economía para explicar factores de producción como dinero, tierra y fuerza de trabajo
y, argumenta, que no son más que adecuaciones a la teoría ortodoxa de los factores de la
producción.
Comparto con la investigadora la idea de que: ...”La causa básica de la segunda con-
tradicción es la apropiación y el uso autodestructivo por el capitalismo de la fuerza de
trabajo, del espacio y la infraestructura urbana, y de la naturaleza o el medio ambiente
externo; lo que convierte los costos individuales ambientales de producción en costos
ecológicos sociales”.
Compartiendo con David Barkin y otros investigadores (2009), se señala que: ...“Las
estrategias de defensa del territorio están enmarcadas en la autodeterminación cultural,
política y social de los pueblos, expresada en los procesos de producción, reproducción,
generación y asignación de excedentes materiales y sociales, que les permite fortalecer
su comunidad, reafirmando cosmovisiones y la sinergia del ser humano con su entorno
social y natural”.
Concluye, con cierto énfasis filosófico que: ...“En consecuencia, la lucha por el terri-
torio ante la acumulación de capital, vía despojo, no responde exclusivamente a criterios
de viabilidad económica, como se pretende señalar a través de las fuerzas fácticas del
capital, sino a la viabilidad de la vida, de la permanencia de la raza humana sobre el pla-
neta tierra”.
Deseo aportar las siguientes reflexiones para enriquecer e integrar un valor adicional
esta interesante investigación:

a) Sin duda que este trabajo además de relevante, es pertinente y viable, quizá en el
146 sergio flores gonzález

corto plazo, la investigadora decida integrar una comunidad (o un conjunto de ellas)


cuya riqueza, a través de una prueba empírica o estudio de caso, le dé fortaleza a su
investigación. Se debe recordar que nuestro país se encuentra conformado por 2 451
municipios, con cuya riqueza cultural, de vivencias y de diversidad, comparten un
común denominador suficiente para enriquecer este estudio.
b) Quizá, en la ciencias sociales (y para estudios como este), haya que recurrir a ramas
de la historia en general y de la historia económica en particular; una rama que po-
dría ser la historia oral, que además de enriquecer el estudio económico y cultural de
este trabajo, le daría una dimensión regional, lo cual, sin duda, amplía y fortalece las
aportaciones que ahí se generen.
c) Por último, quizá habría que integrar más elementos de análisis (especialmente en las
conclusiones), pues aunque no comparto ese final descrito de forma apocalíptica, sí
considero que nuestro planeta se encuentra en condiciones difíciles de permanencia.

En el trabajo de los colegas Angélica Palomares y Ricardo Pérez Avilés, titulado:


“La Unión Campesina Emiliano Zapata Vive (ucezv) y su resignificación”, se hace
una cuidadosa revisión de los elementos que conforman la resignificación campesina a
partir del caso de la Unión Campesina Emiliano Zapata Vive. En ese sentido, los autores
abordan los siguientes elementos: una instrucción, el problema de investigación, la me-
todología, una propuesta de marco teórico-conceptual, el marco teórico de contexto que
dividen en tres apartados: a) el argumento neoliberal, b) ¿quiénes son los campesinos?
y c) la resignificación campesina. Otra parte de su análisis trata de una revisión de dicha
unión campesina y de los efectos que su actuación generó a lo largo de los primeros
años del siglo xxi en la región centro oriente del estado de Puebla, al final integran una
cuidadosa revisión de los resultados obtenidos en investigación de campo y una extensa
bibliografía.
En efecto, en el campo de la sociología urbana de decenios recientes, destaca lo
que autores como Castells y Topalov señalan con una expresión directa de las contra-
dicciones capitalistas y las respuestas de amplios sectores sociales frente a decisiones
autoritarias o impositivas. Se trata de una resistencia y sobrevivencia campesina que se
ha ido desarrollando en distintas formas a la confrontación directa con políticas oficiales.
Los autores enfocan su investigación en la llamada resignificación campesina a la
que definen como un proceso en constante transformación dependiendo de la situación
o momento que se atraviese. Permítanme hacer una reflexión sobre la metodología apli-
cada en este estudio. Para este efecto los autores señalan que su trabajo no fue realizado
en forma tradicional y no se plantearon hipótesis que fueran comprobadas en una fase
de la investigación sino que se intentó aplicar lo que De la Garza llama el método de la
economía política con un razonamiento elemental: el Concreto (real) - Abstracto - Con-
creto (pensado). El sujeto concreto es el campesinado y aquello que los mueve a seguir
con un proyecto de vida campesino.
Asimismo, los autores enfatizan en el enfoque cualitativo de su investigación, pues
agregan que la realidad se construye socialmente y no es independiente de los indivi-
duos. Recurrieron a entrevistas abiertas y no estructuradas y dado que es una investiga-
ción “flexible” mantuvieron abierta la posibilidad de ajustes durante el transcurso de la
investigación y especialmente tener la mente abierta en el trabajo de campo, agregan,
tratando de mirar y no sólo de ver lo obvio.
En cuanto al marco teórico se mantiene una actitud crítica y se elige el enfoque de
la nueva ruralidad que opta por una visión de apertura sobre la visión del campesinado
comentarios a la mesa 3: procesos territoriales y ambientales 147

respecto a su conformación familiar, actividades productivas y estrategias de sobrevi-


vencia así como la teoría de los nuevos movimientos sociales en cuanto a la formación
y actuación de la respuesta campesina ante los embates neoliberales. Existe una buena
caracterización tanto de la llamada irracionalidad del capitalismo, apoyada en interpreta-
ciones de investigadores como Armando Bartra, que cuestionan la irracionalidad última
del sistema del gran dinero que se basa en la lógica del lucro y que imprime en los pro-
pios valores de uso conformándolos como valores de uso del capital. Comentan que el
Estado, en esta etapa del desarrollo en México, ha impulsado políticas de ajuste estructu-
ral que ha dado como resultado una mayor crisis en materia agrícola y agregan que se ha
valido de estrategias de despojo sobre territorios indígenas o campesinos, especialmente
en regiones donde destaca la abundancia de recursos naturales como el agua, los minera-
les y la propia tierra. Se retoman trabajos como los de David Harvey, que comenta, una
fase de un nuevo imperialismo con mecanismos completamente nuevos de acumulación
por desposesión.
Al momento de hacer una revisión sobre quiénes son los campesinos, se recurre a
una revisión cuidadosa de autores como Shanin y Chayanov, analizando que el campe-
sinado se enfoca en elementos en donde los campesinos son pequeños productores agrí-
colas que utilizan y trabajan con equipo sencillo, tienen pocos medios de producción, el
trabajo no es industrializado, la composición y tamaño familiar es fundamental para el
trabajo agrícola, no existe trabajo asalariado o contratado, la producción es de autocon-
sumo. Agregan que autores como Grammont aportan con el enfoque de nueva ruralidad
y el concepto de “descampesinización” y Armando Bartra apunta hacia nueva sociedad
rural desvalorizada, negada por la modernidad y en constante lucha contra el poder.
Además de aportar a una muy rigurosa resignificación campesina, los autores ana-
lizan cuidadosamente el surgimiento, desarrollo y aportaciones de la Unión Campesina
Emiliano Zapata Vive en el contexto de la región centro oriente del estado de Puebla.
Realizan un seguimiento cuidadoso, vía trabajo de campo en las comunidades de San
Pablo Actipan y San Simón Coatepec; realizaron 38 entrevistas abiertas entre los meses
de febrero y marzo del año 2015, cuyo propósito central fue analizar la resignificación
campesina. Se realiza un análisis por segmento de la población entrevistada y se agrega
el contexto social y político presente en los primeros años de este siglo así como también
se le da un peso especial a las expectativas en un contexto nacional y local.
Dos reflexiones adicionales, este trabajo sitúa en su justa dimensión las limitaciones
del Estado-Nación y de los actores locales para resolver las grandes limitaciones que
el modelo económico impone; la segunda reflexión es que en el marco de los derechos
humanos más elementales aprobado por la Organización de las Naciones Unidas desde
los años cuarenta, no se puede desconocer ni cancelar el derecho a la vida, el derecho al
trabajo, el derecho a una familia ni el derecho al agua o a la vivienda, como preceptos
fundamentales y condición indispensable en cualquier región del mundo para promover
el desarrollo.
En el trabajo de la maestra Alejandra Sánchez Jiménez, titulado “Modernidad, cien-
cia y método. ¿Un dialogo entre la economía y la realidad socioambiental?”, incorpora
una discusión sobre la modernidad, la ciencia y el método y, a partir de una interrogante
relacionada con el dialogo entre la economía y la realidad socioambiental, plantea una re-
visión crítica señalando que tanto la ciencia como su método han sido el parteaguas en el
discurso del crecimiento y desarrollo económico del mundo civilizado de nuestros días.
De esa forma aporta una acuciosa revisión que parte de algunos elementos asociados a
la racionalidad y conforma la lógica tanto del pensamiento moderno, la metodología de
148 sergio flores gonzález

la ciencia y la disociación del ser humano con el medio natural: el hombre como centro
(discusión interesante que parte del Renacimiento) pasa por distintas etapas y coloca al
pensamiento científico como resultante de esta visión antropocéntrica. La concepción de
la naturaleza, retomando autores como Villoro, la ponente comenta que la naturaleza se
convierte en un objeto en el que la relación hombre-naturaleza pasa a ser una relación de
dominio. La concepción de la historia, retomando a Giddens, la maestra Sánchez comen-
ta que la modernidad conlleva un rompimiento con la historia de la humanidad.
Por otro lado, un elemento digno de reflexión, es el referido al tiempo y espacio, por
lo que la autora comenta que con la modernidad ha sido posible separar las actividades
del mundo material que se encontraban atadas a espacios temporales, como es el caso
de las actividades productivas, y comparte con Giddens la idea de que el conocimiento
científico se pone al servicio de la creación de las tecnologías y las herramientas que ha-
cen posible el vaciamiento del espacio. Se enfatiza también en una crítica a las diferentes
corrientes del pensamiento como el positivismo y el empirismo lógico que, en opinión
de la expositora, se caracterización como escuela antipluralista del pensamiento y que
fueron parte de la consolidación de la modernidad.
Destaca dos apartados en sus aportaciones: el primero referido a la visión en la cien-
cia económica y el dialogo con la realidad social; el segundo, la economía ecológica que
define como otra construcción ontológica para otra realidad social. Discute con Kuhn el
concepto de modelo o patrón y las categorías de análisis en la ciencia y sugiere que en la
construcción de la ciencia económica existen muchas ontologías, entre ellas, las visiones
clásica, marginalista, institucionalista, keynesiana, monetarista, teoría del equilibro gene-
ral, marxista, entre otras. Y afirma que cada visión tiene un fundamento histórico y social
que le dio origen y dicho fundamento explicó, en alguna medida, parte de la realidad que
le dio sentido y credibilidad científica.
Comparto con la expositora la idea de que la evolución del pensamiento científico
y las demandas teóricas y metodológicas reclaman, como proceso natural, replantear no
sólo los problemas fundamentales de la economía en sus vínculos con la sociedad y la
naturaleza sino también los paradigmas asociados a resolver los problemas que de ellos
se derivan. Por lo que respecta a la economía ecológica se sostiene que este enfoque inter-
disciplinario requiere de una integración ontológica y epistemológica de la cooperación
entre los diferentes cuerpos que ahí confluyen. Sin duda que de este nuevo enfoque al
menos existen tres dimensiones: la económica, la social y la ecológica, y su legitimidad
en tanto construcción teórica, requiere de un método de carácter transdisciplinario, su-
giriendo diferentes propuestas metodológicas.
Entre las conclusiones relevantes que vale la pena reflexionar destacan dos: la prime-
ra, la idea de revisar los paradigmas fundamentales de la denominada teoría estándar, y
la segunda, el impacto que genera la relación crecimiento económico-sociedad postmo-
derna con el cambio territorial y ambiental. La autora concluye que, en función de estos
elementos, es necesario un análisis profundo de los caminos del método de la ciencia
económica y sugiere que la economía ecológica es un camino que integra una ontología
y epistemología distintas para explicar fenómenos económicos, sociales y ambientales
desde una perspectiva holística, pues las herramientas metodológicas con las que cuenta
son acertadas, este es el caso de la interdisciplinariedad y la integración de otros saberes
como parte de su cuerpo conceptual y teórico.
comentarios a la mesa 3: procesos territoriales y ambientales 149

CONCLUSIONES Y REFLEXIONES FINALES


Con este conjunto de reflexiones no es difícil inferir que la ciencia económica, indepen-
dientemente de los enfoques radical, liberal o conservador que se adopte, sigue aportan-
do un conjunto de elementos que son altamente relevantes en la explicación de múltiples
fenómenos socioeconómicos. Aún más, la multiplicidad de aportes metodológicos da
cuenta de que la transdisciplinariedad es un extraordinario enfoque para abordar innu-
merables estudios tomando como eje epistémico al desarrollo regional sustentable.
Independientemente del enfoque disciplinar que se adopte, el común denominador
de los trabajos analizados, ahora comentados, dan cuenta de la sistematización, rigurosi-
dad, pertinencia y universalidad del conocimiento científico. Mi modesto reconocimien-
to por este esfuerzo valioso y mi exhortación a que continúen por esta senda hasta la
obtención de los anhelados resultados.
Por último, mi invitación a dimensionar la trascendencia de que estos aportes, ade-
más de representar un incremento significativo al acervo científico con todo lo que ello
implica, trascienda a una nueva cultura social, que impulse una asignatura pendiente en
las políticas públicas del Estado mexicano: se trata del impulso a una reforma urbana que
coloque la trascendencia de las políticas territoriales como eje de las grandes decisiones
que requiere este país, esto incluye la revisión de las demarcaciones de la estructura po-
lítico-administrativa nacional, la evaluación de nuevos niveles de gobierno y adminis-
tración pública, como podrían ser el nivel metropolitano y el nivel comunal, además de
impulsar una política de largo plazo con un fuerte componente en la sustentabilidad, sin
duda en esta asignatura todos tenemos algo que aportar.
Muchas gracias.
4. TRABAJO

PONENCIAS
El mercado de trabajo y la desigualdad salarial en México
y sus regiones, 1992-2014
Albany Aguilera Fernández

Desarrollo local por medio del comercio electrónico


en los sistemas emprendedores de negocios de Morelia, Michoacán
Miguel García González

Crítica a la teoría del capital humano


a partir de la conceptualización del trabajo
Sibyl Italia Pineda Salazar

CARTEL
El acceso a la información y competitividad:
caso Baja California (2010-2015)
Luis Carlos Castro Vizcarra

RELATORÍA
Juan Reyes Álvarez

COMENTARIOS
Edith Pacheco Gómez
EL MERCADO DE TRABAJO
Y LA DESIGUALDAD SALARIAL EN MÉXICO
Y SUS REGIONES, 1992-2014
Albany Aguilera Fernández1
universidad autónoma de coahuila

RESUMEN asesor de tesis

El presente estudio tiene como objetivo examinar la desigualdad salarial David Castro Lugo
regional por efecto del proceso de liberalización de la economía mexica-
na durante el periodo de 1992 a 2014. Para ello se presenta una propuesta
de regionalización en la que se integran regiones de acuerdo a su grado de
apertura comercial, y una técnica metodológica para clasificar la mano de
obra en función de su nivel de calificación. A partir de datos de la Encuesta
Nacional de Empleo Urbano (eneu) y de la Encuesta Nacional de Ocupa-
ción y Empleo (enoe) se aplica la metodología de microsimulaciones, la cual
permite identificar qué parte de los cambios observados en la desigualdad
del ingreso pueden estar asociados a la liberalización comercial, y aislar los
efectos de cada uno de los determinantes de los cambios por variaciones en
el mercado de trabajo. Los principales resultados confirman que posterior a
la liberalización comercial, las regiones con mayor exposición a la apertura
exhibieron niveles más bajos de desigualdad salarial.

INTRODUCCIÓN
La desigualdad salarial se ha considerado como un problema persistente que
ha caracterizado el mercado de trabajo, con efectos en los aspectos econó-
mico, social y laboral; en tanto que la apertura comercial se ha especificado
como uno de los principales factores que explican las variaciones en las dis-
paridades. Lo anterior tiene su fundamento en la teoría neoclásica del comer-
cio internacional Heckscher-Ohlin y el teorema Stolper-Samuelson; desde
este enfoque se espera que en el caso de países en desarrollo, al establecerse
un comercio relativamente libre, se incremente la demanda relativa de los
trabajadores que representan el factor abundante y con ello sus salarios rela-
tivos, lo que conduciría a una baja en la desigualdad; sin embargo la literatura
publicada sobre el particular no han validado completamente ese supuesto.
Dado lo anterior, el objetivo de la investigación es examinar la estructu- palabras clave

ra del mercado de trabajo y la desigualdad salarial en las distintas regiones apertura comercial,
desigualdad
salarial regional,
teorema Stolper-
1
Estudiante de Doctorado en Economía Regional en el Centro de Investigaciones So- Samuelson,
cioeconómicas de la Universidad Autónoma de Coahuila; <albany.aguileraf@gmail.com>.
mercado de
David Castro Lugo: Doctor en Economía, Profesor-Investigador del Centro de Investigaciones
Socioeconómicas de la Universidad Autónoma de Coahuila, Unidad Camporredondo edificio trabajo, calificación
“S”, CP 25080, Saltillo, Coahuila; <david.castro@uadec.edu.mx>. Tel 52 (844)4121113 ext. 109. laboral

153
154 albany aguilera fernández

de México definidas por su nivel de exposición a la apertura comercial, considerando el


periodo de 1992 a 2014.
Los principales resultados muestran que en 1992 existió una mayor disparidad del
ingreso en las regiones de media y baja exposición; en tanto que para el año 2014 se
observó una reducción de la desigualdad salarial en las regiones con mayor exposición.
El resto del documento se integra como sigue. Se inicia presentando una propuesta
de regionalización desde la perspectiva económica, conformando las regiones tomando
como criterio su grado de apertura comercial; posteriormente se incorpora una técnica
metodológica para clasificar la mano de obra utilizando el análisis de conglomerados
jerárquico aglomerativo; en seguida se exhiben los resultados obtenidos al medir la des-
igualdad salarial regional mediante la metodología de microsimulaciones, y utilizando
datos de la Encuesta Nacional de Empleo Urbano (eneu) y de la Encuesta Nacional de
Ocupación y Empleo (enoe); y finalmente las conclusiones.

APERTURA COMERCIAL Y DESIGUALDAD SALARIAL


La desigualdad salarial2 se ha considerado como un problema persistente que ha carac-
terizado al mercado laboral tanto mexicano como de otros países. En su definición más
amplia, implica una brecha o desigualdad en el salario medio que tanto hombres, mujeres
o grupos con similares o diferentes dotaciones de características personales y laborales,
reciben como retribución por su trabajo (Cabo y Garzón, 2007).
Uno de los argumentos más recurrentes para explicar los movimientos en las dispa-
ridades se ha centrado en el papel de la apertura comercial, como parte del proceso de
globalización. En cuyo caso, México resulta un adecuado caso de estudio por la estrategia
de liberalización comercial iniciada en los años ochenta. Lo anterior tiene su fundamento
en la teoría del comercio internacional, específicamente en el teorema Stolper-Samuelson
(ss). Desde este enfoque, se esperaba que con el proceso de liberalización de la economía
mexicana se incrementaran los salarios relativos para los trabajadores que representaban
el factor abundante, es decir, el trabajo no calificado, y con ello era de suponerse una baja
en la desigualdad entre trabajadores con distintas calificaciones (Stolper y Samuelson,
1941). Sin embargo, la literatura publicada sobre el particular no ha validado completa-
mente ese supuesto, y el principal argumento que se aduce es que el teorema tiene vali-
dez a largo plazo (Cañonero y Werner, 2002; Chiquiar, 2004; Burgos y Mungaray, 2008;
Blecker, 2010).
Por un lado, autores como Chiquiar (2004), Robertson (2004), Airola y Juhn (2005)
Borraz y López-Córdova (2007) obtuvieron evidencia de que durante el periodo de libe-
ralización de la economía mexicana se presentaron cambios en los precios relativos tal y
como lo predice la teoría, es decir, se observó una desaceleración de la demanda relativa
de trabajo calificado debido a una reducción del precio relativo de los bienes intensivos
en mano de obra calificada, y en consecuencia disminuyó su salario.
Caso contrario, Cragg y Epelbaum (1995), Cañonero y Werner (2002), Hanson
(2003), Meza (2003), Ramírez (2004) y Burgos y Mungaray (2008) coinciden en que la
globalización ha desplazado la demanda hacia la mano de obra calificada a expensas de
la no calificada, y por consiguiente, ha contribuido a una mayor desigualdad salarial entre
trabajadores con distinto nivel de calificación.

2
Para efectos de este documento se utilizan como sinónimos desigualdad, disparidad e inequidad.
el mercado de trabajo y la desigualdad salarial en méxico y sus regiones 155

A partir de lo anterior, concluimos que existe una discusión abierta respecto a la


conveniencia del teorema Stolper-Samuelson para explicar las variaciones en las dispari-
dades salariales en México.

REGIONALIZACIÓN Y CLASIFICACIÓN DE TRABAJADORES


Como se ha confirmado en estudios regionales, la aceleración de los procesos de globa-
lización y la mayor interacción a los mercados internacionales ha creado ganadores y
perdedores, modificando las ventajas de localización y competitivas, y con ello el mapa
económico de los países (Figueras et al., 2007). Chiquiar (2004) y Hanson (2005) señalan
que las reformas de comercio y de inversión han afectado en mayor proporción a ciertas
partes del país que a otras, esto debido a que las regiones del país presentan heterogenei-
dad en el grado en que están expuestas a los mercados internacionales.
En la literatura se han realizado diferentes esfuerzos para delimitar el territorio con-
siderando atributos físicos, económicos, políticos, culturales y sociales. Además de las
subdivisiones administrativas que presenta el territorio mexicano, en los ámbitos acadé-
micos e institucionales se han elaborado diversas propuestas en función de propósitos
específicos, de las cuales varias constituyen referentes obligados en el tema de los estudios
regionales y de regionalización3. Sin embargo, consideramos que las regionalizaciones
revisadas no alcanzan a reflejar las dinámicas actuales de mayor exposición a la apertura
comercial, y por ende, limitarían examinar si la tendencia en las disparidades salariales
ha coincidido con las predicciones del teorema ss.
Dado lo anterior, se propone una regionalización de tipo económico consideran-
do el criterio político-administrativo de división por entidades federativas. Asimismo,
se plantea delimitar las regiones considerando el grado de exposición que presentan los
estados a los mercados internacionales, criterio que iría en armonía con Hanson (2005)
y Gutiérrez (2008), no obstante, aquí se ha decidido incluir variables adicionales que re-
flejen el grado de apertura y utilizar los datos más recientes disponibles al momento de
realizar el análisis.
Para ello, en primer lugar se procedió a estimar los coeficientes de localización y de
exportación por estado4, con el objetivo de distinguir el grado de especialización y auto-
suficiencia de cada entidad, e identificar los sectores económicos en los que tendrían la
capacidad para exportar e importar.
Se buscó además, que los estados fueran lo más homogéneos posible respecto a cier-
tos indicadores que la literatura (Chiquiar, 2004; Hanson, 2005; Gutiérrez, 2008) consi-
dera reflejan el grado de exposición de los mercados internacionales, tales como: la par-
ticipación de las industrias manufactureras en el producto interno bruto (pib) estatal, el
valor agregado censal bruto per cápita del sector manufacturero, el porcentaje del empleo
en las manufacturas sobre el total del empleo estatal, la distancia a los Estados Unidos y
los flujos de inversión extranjera directa5.

3
Ver por ejemplo Bassols (1970), Ballaillon (1969), Unikel (1978) y Gasca (2009) para mayor detalle.
4
Las estimaciones de los coeficientes de localización y de exportación se realizaron para cada año del pe-
riodo 2005-2011, por cuestiones de espacio no se incluyen en el documento; sin embargo la información está
disponible para quien lo solicite.
5
Para ello se dispuso de datos procedentes de los censos económicos, censos de población y del sistema de
cuentas nacionales del inegi, así como de información de la Secretaría de Economía.
156 albany aguilera fernández

A partir de lo anterior quedaron conformadas tres regiones que se muestran en la


figura 1, integradas por los siguientes estados:
I. Región de alta exposición: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Coahuila, es-
tado de México, Guanajuato, Querétaro de Arteaga, Nuevo León, Puebla, San Luis
Potosí, Sonora y Tamaulipas.
II. Región de media exposición: Baja California Sur, Distrito Federal, Durango, Hidalgo,
Jalisco, Michoacán, Morelos, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.
III. Región de baja exposición: Campeche, Chiapas, Colima, Guerrero, Nayarit, Oaxaca,
Quintana Roo, Sinaloa, Tabasco y Yucatán.

Figura 1. Propuesta de regionalización en función del grado de exposición a la aper-


tura comercial

Si bien resultaron integrantes las seis entidades fronterizas con Estados Unidos en la
región de alta exposición, la regionalización aquí propuesta refleja que hay otros estados
que no comparten frontera con el país vecino del norte y que sin embargo mantienen una
intensa exposición comercial. Lo anterior no es fortuito, lo que en realidad parece indicar
es que la infraestructura es un elemento importante que contribuye a la interacción con
el comercio, ya que a través de estos otros estados pasa el corredor carretero México-Nue-
vo Laredo con ramal a Piedras Negras que atraviesa el Distrito Federal, Querétaro, San
Luis Potosí, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; el cual, de acuerdo con la Secretaría de
Comunicaciones y Transportes, es el más importante del país por el volumen de carga y
pasajeros que atiende6.

6
Para el año 2011, según las estadísticas de transporte de América del Norte, aproximadamente 61 por
el mercado de trabajo y la desigualdad salarial en méxico y sus regiones 157

La importancia de elementos adicionales que no necesariamente implican la menor


distancia a Estados Unidos, como una mejor infraestructura de transporte, mercados
más grandes, presencia de trabajadores calificados, orientación económica, entre otros
(Hanson, 2005), se confirma con el hecho de que entidades como Baja California Sur,
Durango y Zacatecas que se encuentran más cercanos a la frontera norte, resultaron inte-
grantes de la región de media exposición. Cabe mencionar que de acuerdo a los resulta-
dos obtenidos en los coeficientes de localización y exportación, Baja California Sur se ha
especializado en las actividades económicas de construcción y servicios de alojamiento
temporal y de preparación de alimentos y bebidas; Durango principalmente en las ac-
tividades primarias y Zacatecas en las actividades primarias, la minería y los servicios
inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles.
En cuanto a las diez entidades con baja exposición a los mercados internacionales,
siete están en el sur de México, mientas que las restantes (Sinaloa, Nayarit y Colima) se
encuentran en la parte centro y norte del país, las cuales además de no especializarse
en actividades industriales, captaron flujos poco significativos de ied. Cabe señalar que
debido a que únicamente se consideran las actividades exportadoras manufactureras, el
considerar aquellas de otros sectores económicos implicaría una modificación en los re-
sultados.

TÉCNICA DE CLASIFICACIÓN DE MANO DE OBRA


POR TIPO DE CALIFICACIÓN
Una de las limitaciones al teorema Stolper-Samuelson, es que no se especifica una forma
de medir las cualificaciones. Empíricamente se han adoptado tres técnicas para aproxi-
mar del nivel de calificación: ocupaciones7, características educativas8, y en función de
las remuneraciones9. Lo que observamos fue que aunque en ocasiones la clasificación
empleada en cada estudio depende de la información disponible, los límites entre los
distintos niveles se establecen en su mayoría de manera arbitraria, es decir, no se propor-
ciona una justificación o sustento al criterio seleccionado pese a que cada uno tiene sus
limitantes.
Dado lo anterior, siguiendo el criterio de Winchester et al. (2006), se optó por pre-
sentar un ejercicio metodológico para clasificar la mano de obra utilizando el análisis de
conglomerados jerárquico aglomerativo, y dentro de éste el método de Ward10. La técnica
permite conformar grupos homogéneos respecto a las variables utilizadas para su for-
mación y lo más distintos posibles entre ellos, por lo que considerando una base de 155
ocupaciones del Sistema Nacional de Clasificación de Ocupaciones (sinco), así como
los años de escolaridad promedio y el salario por hora promedio de cada ocupación con
información procedente de la enoe 2012, se agruparon trabajadores con características
similares de calificación. El resultado óptimo fue de tres conglomerados, los cuales defi-

ciento del total de exportaciones e importaciones hacia Estados Unidos y Canadá fueron por transporte carre-
tero. Y de ese comercio exterior, alrededor de 39 por ciento fue a través del cruce fronterizo de Nuevo Laredo,
Tamaulipas seguido de Ciudad Juárez, Chihuahua con 24 por ciento.
7
Véase, por ejemplo: Cañorero y Werner (2002), Meza (2003), Robertson (2004), Airola y Juhn (2005),
Burgos y Mungaray (2008).
8
Véase, por ejemplo: Beyer et al. (1999), Cortez (2001), Aguayo-Téllez et al. (2010).
9
Véase por ejemplo: Leamer (1996) y Esquivel y Rodríguez-López (2003).
10
Para más detalle consultar Ward (1963).
158 albany aguilera fernández

nimos como: 1) Trabajadores calificados, 2) Trabajadores semi calificados, y 3) Trabaja-


dores no calificados.
La técnica de agrupación confirmó que los trabajadores calificados se caracterizan
por concentrarse en ocupaciones de directores y gerentes, coordinadores y jefes de área,
administradores, investigadores, ingenieros, profesores, médicos, entre otros, que efecti-
vamente requieren mayor dotación de capital humano y son retribuidas con un salario
más alto; asimismo cuentan con 15 o más años de escolaridad, semejante a la conclusión
del grado superior y estudios de posgrado. La categoría de semi calificados quedó con-
formada por empleos de coordinadores, auxiliares, técnicos y supervisores, con salarios
intermedios y un nivel educativo equivalente a educación básica completa y superior
incompleta (de 10 a 14 años de escolaridad). En el caso de los trabajadores no calificados
se observó que estos se localizan en ocupaciones que llevan a cabo actividades agrícolas
y de servicios, además reflejaron la menor media salarial, y en cuanto al nivel de esco-
laridad resultó ser de aproximadamente hasta 9 años, correspondiente a una educación
básica completa.

METODOLOGÍA
Para los objetivos específicos de la investigación se decidió emplear la metodología de
microsimulaciones desarrollada por Almeida dos Reis y Paes de Barros (1991) y adopta-
da por Ganuza et al. (2002), para examinar los efectos de la apertura comercial sobre la
distribución salarial. Si bien estudios previos la han introducido para el caso de México
(Bouillon, 2000; Ros y Bouillon, 2002), la evidencia es escasa y ha sido aplicada a escala
nacional con datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (enigh),
por lo que el aporte del presente trabajo es adaptarla a una escala regional y disponer de
encuestas sobre fuerza laboral, unificando las bases de datos procedentes de la eneu y
enoe.
Mediante esta metodología se impone la estructura del mercado de trabajo de 1992
sobre los datos del 2014, para generar una nueva distribución del ingreso e identificar qué
parte de los cambios observados en la desigualdad salarial pueden estar asociados a la
liberalización comercial, así como aislar los efectos de cada uno de los determinantes de
los cambios por variaciones en el mercado laboral.
Para ello se simula el comportamiento de las variables que representan el mercado
de trabajo en 2014, es decir,

λ = f ( P ,U , S , O ,W1 ,W2 , M ) [1]

Donde P = ⎡⎣ p j ⎤⎦ representan los vectores de la tasa de participación de la fuerza de


trabajo del individuo del tipo j; U = ⎡⎣u j ⎤⎦ son los vectores de la tasa de desempleo del indi-
viduo del tipo j; la estructura del empleo está definida en términos de sector de actividad
económica S y categoría ocupacional O para los individuos de tipo j en el segmento k;
W1 indica la remuneración salarial (ingreso laboral de cada tipo de empleo con relación
al ingreso laboral medio total) para el tipo de trabajo j en el segmento k; W2 representa
el nivel de salarios para cada tipo de empleo; y la matriz M son las características socio-
demográficas diferentes, como la composición de calificación de la población empleada.
En tanto que λ ∗ representa una estructura del mercado de trabajo contrafactual, es
decir, del año 1992. La cual está determinada a su vez por:
el mercado de trabajo y la desigualdad salarial en méxico y sus regiones 159


λ ∗ = f ∗ ( P ∗ ,U ∗ , S ∗ , O ∗ ,W1∗ ,W2∗ , M ∗ ) [2]

En la aplicación de la metodología de microsimulación, las estimaciones de las va-


riables integrantes del mercado de trabajo del año 2014 pueden ser reemplazadas por
aquellas de 1992, es decir, los efectos pueden ser evaluados mediante la alteración de las
variables P, U, S, O, W1, W2 y M aisladamente o en forma acumulativa y secuencial (Boui-
llon, 2000).
Una vez generada una nueva estructura del mercado de trabajo y distribución de
ingreso en cada simulación, puede ser aplicada cualquier medida de desigualdad. En
nuestro caso se ha optado por recurrir a tres: 1) coeficiente de Gini, 2) índice de Theil
y 3) razones de percentiles 50/10, 75/25 y 90/50; ya que cada uno presenta la ventaja
de medir ciertos aspectos parciales de la desigualdad, y muestran sensibilidad distinta
a las transferencias que se producen en diferentes puntos de la distribución. Los índices
pueden calcularse con los datos reales observados en el 2014, y para los datos del 2014
cuando se imponga la estructura de la fuerza laboral de 1992. Las diferencias entre ambas
medidas reflejarían la variación en las disparidades debido a cambios en la estructura del
mercado de trabajo11.

DATOS Y ESTRUCTURA DEL MERCADO DE TRABAJO


Para establecer la estructura del mercado de trabajo regional se emplean datos de la eneu
(1992) y enoe (2014), por lo que con el fin de armonizar la información de ambas en-
cuestas, se utilizan datos exclusivamente de áreas urbanas. La muestra incluye a la pobla-
ción asalariada hombres y mujeres que se encuentren en el rango de edad de entre 14 y
65 años. Asimismo, se adoptarán grupos demográficos en función al nivel de calificación
de los trabajadores: calificados, semi calificados y no calificados.
De esta manera la estructura del empleo se integrará por la población de 14 años y
más, clasificada dentro de cada segmento en seis tipos de trabajadores : 1) hombres cali-
ficados; 2) hombres semi calificados; 3) hombres no calificados; 4) mujeres calificadas; 5)
mujeres semi calificadas; y 6) mujeres no calificadas.
El mercado de trabajo será dividido en siete segmentos de acuerdo a los sectores
económicos: 1) industria manufacturera; 2) construcción; 3) electricidad, gas y agua po-
table; 4) comercio, restaurantes y hoteles; 5) transporte almacenaje y comunicaciones;
6) servicios financieros, seguros, actividades inmobiliarias y de alquiler; y 7) servicios
comunales, sociales y personales12.
Finalmente, la variable de análisis a considerar es el salario real por hora, ya que per-
mite un examen más exacto, por lo que el salario mensual registrado en la eneu y enoe
será deflactado con el índice nacional de precios al consumidor (inpc) correspondiente
al mes de agosto de cada año de análisis a base 201413.

11
Para mayor detalle sobre la metodología de microsimulaciones consultar Ganuza et al. (2002).
12
Debido a que la muestra considera únicamente áreas metropolitanas, se decidió no incluir a los sectores
de agricultura y minería por el reducido número de observaciones que contienen.
13
El salario mensual deflactado será dividido entre 4.3 veces, el número usual de horas trabajadas por se-
mana, para estimar el salario por hora.
160 albany aguilera fernández

DESIGUALDAD SALARIAL REGIONAL


En la tabla 1 se muestran los cambios en la distribución del ingreso salarial entre 1992 y
2014 luego de aplicar la metodología de microsimulaciones. Para este estudio únicamen-
te se alteraron los parámetros del mercado laboral de forma individual en 5 fases: 1) tasa
de participación; 2) tasa de desempleo; 3) estructura de empleo por sector económico; 4)
distribución de trabajadores por nivel de calificación; y 5) ingresos salariales. Se incorpo-
ran los intervalos de confianza debido a que los cambios salariales se aplican sobre una
población contrafáctica que se obtuvo de imponer la estructura del mercado de trabajo
de 1992 sobre los datos del 2014.
Los principales resultados muestran que en 1992 existió una mayor desigualdad sa-
larial en las regiones de media y baja exposición; caso contrario se observó en la región
de alta exposición, lo cual podría reflejar el efecto de la apertura comercial que había
experimentado el país hasta ese momento. Por otro lado, para el año 2014 se aprecia una
reducción de las disparidades en las tres regiones, no obstante, fue la de baja exposición
la que mostró la mayor desigualdad en el ingreso laboral. Esto indicaría que posterior a la
liberalización comercial en México, las regiones más expuestas a la apertura exhibieron
menores niveles de desigualdad salarial, en relación con la región de baja exposición, lo
cual coincide con los resultados obtenidos por Chiquiar (2004) y Borraz y López-Córdo-
va (2007), y estaría en línea con las predicciones del teorema Stolper-Samuelson.
Por medio del análisis del cociente de los percentiles se confirma una brecha salarial
cada vez menor entre los trabajadores en todos los tramos de la distribución del ingreso
(tabla 1). Regionalmente, en las de mayor exposición la reducción fue más significativa
para los trabajadores ubicados en la parte superior e intermedia de la distribución, en
tanto que en la región de baja exposición se favoreció a aquellos ubicados en la parte alta
e inferior.
Como puede observarse en la tabla 1, el efecto en las tasas de participación úni-
camente resultó significativo en el sentido de disminuir la desigualdad en la región de
media exposición. Esto indica que en un escenario en el que las tasas de participación
hubieran sido las de 1992, con una economía cerrada, la disparidad en el ingreso sería
menor, lo que significa que la liberalización produjo un aumento de la misma.
En el caso de los efectos desempleo y el cambio en la estructura del empleo por sec-
tor económico, estos no resultaron estadísticamente significativos para la población en
ninguna de las regiones.
Por otro lado, las variaciones en la estructura de empleo por nivel de calificación de
la población asalariada confirman su importancia como fuente de cambio en la estructu-
ra de los ingresos laborales y por lo tanto, en la desigualdad. Los resultados significativos
en reducir el coeficiente de Gini y el índice de Theil expresan que con la liberalización
comercial, el aumento en los niveles de calificación de los individuos ha impactado se
manera negativa sobre las disparidades en el ingreso, ya que de haberse mantenido la
misma estructura que prevalecía en 1992, la brecha salarial sería aún menor a la obser-
vada en el 2014.
Finalmente, el efecto ingreso fue el de mayor impacto en la distribución salarial
como puede observarse en la tabla 1. Este efecto aumenta la desigualdad, en lugar de
disminuirla como ocurrió con los cambios en el empleo por nivel de calificación. Lo
anterior implica que si la estructura de ingresos laborales correspondientes a los dis-
tintos segmentos en que fue dividido el mercado de trabajo (sexo, nivel de calificación
y actividad económica), fuese la de 1992 con una economía cerrada, se incrementarían
las disparidades en las tres regiones, y en mayor medida en aquellas más expuestas; lo
el mercado de trabajo y la desigualdad salarial en méxico y sus regiones 161

cual conlleva a suponer que la liberalización contribuyó a generar una reducción en la


desigualdad en el largo plazo.
Tabla 1. Microsimulaciones: efectos individuales sobre la distribución del ingreso
salarial regional, 1992-2014

Medidas de Ingreso Ingreso


Regiones Fase 1 Fase 2 Fase 3 Fase 4 Fase 5
desigualdad real 1992 real 2014

Coeficiente de Gini 0.4006 0.3572 0.3519 0.3569 0.3593 0.3454 0.3743


[0.3429 [0.3487 [0.3515 [0.3387
Región de alta

0.3595] 0.3649] 0.3671] 0.3520]


exposición

Índice de Theil 0.2983 0.2509 0.2417 0.2496 0.2517 0.2369 0.2723


[0.2278 [0.2344 [0.2368 [0.2249
0.2547] 0.2646] 0.2665] 0.2488]
Percentiles 90/50 2.79 2.45 2.40 2.44 2.48 2.34 2.55
Percentiles 75/25 2.29 1.93 1.92 1.93 1.95 1.90 2.07
Percentiles 50/10 1.94 1.69 1.69 1.70 1.68 1.69 1.76
Coeficiente de Gini 0.4158 0.3479 0.3382 0.3478 0.3454 0.3312 0.3703
Región de media exposición

[0.3263 [0.3365 [0.3340 [0.3211


0.3472] 0.3590] 0.3568] 0.3413]

Índice de Theil 0.3333 0.2314 0.2184 0.2303 0.2247 0.2118 0.2638


[0.2019 [0.2109 [0.2066 [0.1948
0.2312] 0.2495] 0.2426] 0.2287]

Percentiles 90/50 2.83 2.34 2.29 2.33 2.32 2.18 2.47


Percentiles 75/25 2.30 1.93 1.94 1.92 1.96 1.91 2.07
Percentiles 50/10 1.89 1.82 1.79 1.81 1.84 1.74 1.83

Coeficiente de Gini 0.4111 0.3928 0.3910 0.3925 0.3936 0.3754 0.4064


Región de baja exposición

[0.3842 [0.3859 [0.3873 [0.3691


0.3976] 0.3989] 0.3998] 0.3816]

Índice de Theil 0.3106 0.2784 0.2758 0.2772 0.2788 0.2601 0.2959


[0.2641 [0.2659 [0.2673 [0.2494
0.2875] 0.2885] 0.2901] 0.2707]

Percentiles 90/50 2.85 2.67 2.67 2.67 2.68 2.54 2.80


Percentiles 75/25 2.44 2.41 2.39 2.43 2.43 2.16 2.53
Percentiles 50/10 2.09 2.00 1.99 2.00 1.99 1.91 2.11

Fuente: Elaboración propia con datos del inegi, Encuesta Nacional de Empleo Urbano (eneu) 1992 y Encuesta Nacional
de Ocupación y Empleo (enoe) 2014. Tercer trimestre de cada año. Notas: a) Cada fase corresponde a valores en caso de
cambio de: 1. Tasa de participación; 2. Tasa de desempleo; 3. Estructura de empleo (sectores); 4. Estructura de empleo
(calificación) y 5. Estructura de remuneración; b) El ingreso corresponde al salario real por hora expresado en pesos del
2014; c) Los valores en corchetes representan los intervalos de confianza al 95%, generados al repetir las simulaciones 100
veces mediante el método de bootstrap. La fase 5 no muestra intervalos de confianza porque se aplica la estructura salarial
de 1992 sin generar cifras aleatorias; d) Los valores en negrita indican diferencia estadísticamente significativa.
162 albany aguilera fernández

CONCLUSIONES
En este estudio se llevó a cabo un análisis de los movimientos en las disparidades salaria-
les regionales por efecto del proceso de liberalización de la economía mexicana, durante
el periodo de 1992 a 2014.
Mediante la aplicación de la metodología de microsimulaciones, con datos de la
eneu y enoe, se impuso la estructura del mercado de trabajo de 1992 sobre los datos del
2014, con el fin de generar una nueva distribución del ingreso e identificar qué parte de
los cambios observados en las disparidades pueden estar asociados a la liberalización co-
mercial, y evaluar con mayor precisión la importancia relativa de los cambios en la oferta
y demanda de trabajo, los ingresos, la estructura del empleo y la desigualdad salarial en
cada una de las regiones definidas por su grado de apertura comercial.
Los resultados indican que las variaciones en la estructura de empleo por nivel de
calificación de la población asalariada, el efecto ingreso, y las tasas de participación en la
región de media exposición, fueron los parámetros relevantes del mercado laboral que
influyeron en el cambio de la estructura de los ingresos laborales y por lo tanto, en la des-
igualdad; lo anterior nos lleva a concluir que la liberalización contribuyó a generar una
reducción en la desigualdad salarial en el largo plazo.

BIBLIOGRAFÍA 
Aguayo-Téllez, E., Airola, J., y Juhn, C. (2010). Did Trade Liberalization Help Women?
The Case of Mexico in the 1990s (No. w16195). National Bureau of Economic Re-
search.
Airola, J., y Juhn, C. (2005). Wage inequality in post-reform Mexico.
Bassols Batalla, A. (1986). Geografía económica de México. Trillas, 5: 84-114.
Bataillon, C. (1988). Las regiones geográficas de México. Siglo XXI Editores. México.
Beyer, H., Rojas, P., y Vergara, R. (1999). Trade liberalization and wage inequality. Journal
of Development Economics, 59(1): 103-123.
Blecker, R. A. (2010). La competencia china y la economía mexicana: consecuencias para
el empleo y los salarios manufactureros (2010).
Borraz, F., y Lopez-Cordova, J. E. (2007). Has Globalization Deepened Income Inequality
in Mexico? Global Economy Journal, 7(1).
Bouillon, C. (2000). Inequality and Mexico’s labor market after trade reform. Inter-Ameri-
can Development Bank.
Burgos, B., y Mungaray, A. (2008). Apertura externa, inequidad salarial y calificación la-
boral en México, 1984-2002. Problemas del Desarrollo, 39(152): 87-111.
Cabo De, G. y Garzón, M. J. (2007). Diferencia y discriminación por razón de sexo. Ins-
tituto de la mujer.
Cañonero, G., y Werner, A. (2002). Salarios relativos y liberación del comercio en México.
El Trimestre Económico: 123-142.
Chiquiar, D. (2004). Globalization, Regional Wage Differentials and the Stolper-Samuelson
Theorem: Evidence from México (No. 2004-06). Banco de México.
Cortez, W. (2001). What is behind increasing wage inequality in Mexico? World Develo-
pment, 29(11): 1905-1922.
Cragg, M. I., y Epelbaum, M. (1996). Why has wage dispersion grown in Mexico? Is it
the incidence of reforms or the growing demand for skills? Journal of development
Economics, 51(1): 99-116.
el mercado de trabajo y la desigualdad salarial en méxico y sus regiones 163

Esquivel, G., y Rodríguez-López, J. A. (2003). Technology, trade, and wage inequality in


Mexico before and after nafta. Journal of Development Economics, 72(2): 543-565.
Figueras, A. J., Capello, M. y Arrufat, J. (2007). Regionalización: Una posibilidad de Terri-
torialización por “Proximidad”. Actualidad Económica, 17.
Ganuza, E., De Barros, R. P., y Vos, R. (2002). Labour market adjustment, poverty and
inequality during liberalisation. Economic Liberalisation, Distribution and Poverty:
Latin America in the 1990s: 54-88.
Gasca, J. (2009). Geografía regional. La región, la regionalización y el desarrollo regional
en México. Temas Selectos de Geografía de México. Instituto de Geografía-unam. df
México, 163.
Gutiérrez, L. (2008). La distribución del ingreso en México: un análisis regional, 1990-
2004. Problemas del Desarrollo. Revista Latinoamericana de Economía, 39(152): 139-
163.
Hanson, G. H. (2003). What has happened to wages in Mexico since nafta? National Bu-
reau of Economic Research.
Hanson, G. H. (2005). Globalization, Labor Income, and Poverty in Mexico. National Bu-
reau of Economic Research.
Leamer, E. E. (1996). In search of Stolper-Samuelson effects on us wages. National Bureau
of Economic Research.
Meza, L. (2003). Apertura comercial y cambio tecnológico: efectos en el mercado laboral
mexicano. El trimestre económico:457-505.
Ramírez, M. (2004). Desigualdad salarial y desplazamientos de la demanda calificada en
México, 1993-1999. El trimestre económico: 625-680.
Robertson, R. (2004). Relative prices and wage inequality: evidence from Mexico. Journal
of International Economics, 64(2): 387-409.
Ros, J., y Bouillon, C. (2002). Mexico: trade liberalization, growth, inequality and poverty.
Economic Liberalization, Distribution, and Poverty: Latin America in the 1990s, 347.
Stolper, W. F., y Samuelson, P. A. (1941). Protection and real wages. The Review of Econo-
mic Studies, 9(1): 58-73.
Unikel, L. (1978). El desarrollo urbano de México. Colegio de México.
Ward, J. H. (1963). Hierarchical grouping to optimize an objective function. Journal of the
American statistical association, 58(301): 236-244.
Winchester, N., Greenaway, D., y Reed, G. V. (2006). Skill classification and the effects of
trade on wage inequality. Review of World Economics, 142(2): 287-306.
DESARROLLO LOCAL
POR MEDIO DEL COMERCIO ELECTRÓNICO
EN LOS SISTEMAS EMPRENDEDORES
DE NEGOCIOS DE MORELIA, MICHOACÁN
Miguel García González1
universidad michoacana de san nicolás de hidalgo

asesor de tesis RESUMEN


Rubén Chávez El Artículo describe una investigación para analizar la situación del comer-
Rivera cio electrónico en los sistemas de emprendedores y su relación con el desa-
rrollo local, con estudiantes próximos a egresar en las universidades de la
región centro del Estado de Michoacán, principalmente en la ciudad de Mo-
relia. Mismo que pueda servir como herramienta para proponer un sistema
que ayude a mejorar el empleo, sobre todo de los recién egresados del nivel
superior. Empieza dando a conocer la realidad desde el entorno mundial
hasta el local, y después se describen algunos de los principales elementos
metodológicos y teóricos empleados para realizar el estudio.

1. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

1. 1 Descripción del problema


Según datos del (inegi, 2015), Michoacán se ubicó en la quinta posición
nacional en tasa de desocupación laboral a nivel nacional durante febrero
de 2015, al disminuir en 0.4 puntos porcentuales respecto al mismo mes de
2014 su índice de desempleo, del 3.4 al tres por ciento, según la Encuesta
Nacional de Ocupación y Empleo (enoe) del Instituto Nacional de Estadís-
tica y Geografía (inegi). La variación en el índice de desocupación laboral
representó, en comparación con el mes inmediato anterior, una reducción en
0.18 puntos porcentuales, del 3.18 por ciento registrado en enero de este año.
De igual manera ha incrementado el número de inscritos en el imss
(Instituto Mexicano del Seguro Social); además de estar por encima de la
media nacional del crecimiento de empleo. Sin embargo el punto débil del
empleo en el Estado de Michoacán, según la información del (inegi, 2015),
en datos estadísticos de los últimos 10 años, está dado por una informalidad
que ha representado más del 70% de la población ocupada.
Siendo así, aunque las estadísticas indican que el desempleo no es un
grave problema porque la población está ocupada, sin embargo la informali-
dad es muy elevada, se requiere cambiar esta condición de informalidad, y es
palabras clave así que la pretensión de este proyecto, es hacer un análisis de las posibilida-
emprendedor, des que brinda el comercio electrónico, y las tiendas virtuales, para habilitar
desarrollo local, a los emprendedores inscritos en los sistemas de incubadoras de negocios
comercio
electrónico,
Morelia, empleo 1 
<gleugimg@hotmail.com>.

164
desarrollo local por medio del comercio electrónico 165

de la Ciudad de Morelia, con las bondades del bajo costo, el bajo riesgo de la inversión,
pero mucho que aprender. Negocios virtuales que provoquen a la postre el crecimiento
de estos en empresas reales, y que pueden ser motor real que empuje el desarrollo local
por medio de la generación de empleo.

1. 1. 2 Contexto mundial
Las redes mundiales de información están transformando la sociedad global y acercando
más a la gente a través de la innovación de las comunicaciones, lo cual posibilita cambios
en todos los ámbitos de la actividad humana, por ejemplo la competitividad, el empleo
y la calidad de vida de las naciones. Con las nuevas tecnologías, el tiempo y la distancia
dejan de ser obstáculos, los contenidos pueden dirigirse a una audiencia masiva o a un
pequeño grupo de expertos y buscar un alcance mundial o local. Las redes mundiales de
información, como Internet no conocen fronteras (Nicoleta, 2006).
Este proyecto por eso se plantea un análisis que determine si en la situación local,
como consecuencia de la conjugación de sistemas de emprendedores y los ámbitos tec-
nológico y económico, existe una ventana de oportunidad para que la región utilice el
comercio electrónico para crear empresas con un alto grado de competitividad y reducir
con ello la desigualdad en las oportunidades para generación de una empresa propia.

1. 1. 3 Contexto nacional
En México el comercio electrónico o e-commerce todavía se encuentra lejos de su madu-
ración, pese a que ha venido registrando crecimientos de doble dígito al hilo desde los
últimos siete años, consideró la Asociación Mexicana de Internet (amipci, 2014).
Por otro lado en cuanto a los sistemas de emprendedores podemos seguir la idea
de (Arteaga, 2013) quien dice que la mesa parece estar puesta para que las Pequeñas y
Medianas Empresas (Pymes) del país logren consolidarse. Su importancia para la econo-
mía nacional ha quedado demostrada, pero hay un paso que muchas de estas compañías
aún no han dado: la entrada al comercio electrónico. El creciente número de usuarios en
Internet, que actualmente alcanza los 45.1 millones de internautas en México, forman
parte del mercado potencial que podría ser aprovechado por las Pymes. Consideramos
que este incremento de internautas puede dar un empuje importante al crecimiento del
comercio electrónico.

1. 1. 4 Contexto Estatal
De acuerdo a datos del (inegi, 2014), en el estado de Michoacán de 2006 a 2009 se tuvo
una tasa media de crecimiento anual del número de negocios del 3.6%, y de 2009 a 2014
del 1.7%, con lo que se puede decir que ha seguido creciendo pero el ritmo ha disminui-
do. En cuanto al empleo la tasa media de crecimiento en los periodos de 2004 a 2009 tuvo
un aumento de 4.2%, mientras que del 2009 al 2014 el mismo indicador creció el 1.0%,
por lo que se ve que el crecimiento del empleo ha sido lento.
El (inegi, 2014) señala que en cuanto al uso de Tecnologías de la Información y
comunicación, solamente el 15.8% de las empresas que emplean entre 0 y 10 personas
cuentan con internet.

1. 1. 5 Contexto Local
En el municipio de Morelia, de acuerdo con el (inegi, 2012) está claro que no se generan
los empleos necesarios para ocupar a toda la población económicamente activa, y no solo
eso, sino que los que se crean requieren de escasa preparación para ocuparlos y por lo
166 miguel garcía gonzález

mismo, son de baja remuneración. Pues en la ciudad, en el 2012 el 83.2% de los empleos
son del sector servicios, y la población ocupada recibe menos de 5 salarios mínimos en
un 83.5%.
Lo anterior da como resultado que las personas preparadas sean las que enfrentan el
problema de la desocupación, o se emplean en ese tipo de trabajos con la insatisfacción
correspondiente.

1. 2. Preguntas de Investigación
“Las preguntas de investigación orientan hacia las respuestas que se buscan con la inves-
tigación” (Hernández, 2010).

1. 2. 1 Pregunta general
¿De qué manera el comercio electrónico en los sistemas emprendedores de negocios de
la ciudad de Morelia, Michoacán impacta en el desarrollo local?

1. 2. 1 Preguntas específicas
1) ¿Qué relación existe entre el comercio electrónico y la generación de empleo en las
empresas de emprendedores de la ciudad de Morelia, Michoacán?
2) ¿Cómo ayuda el comercio electrónico en la generación de conocimiento y capital
humano en los sistemas de emprendedores de negocios de la ciudad de Morelia,
Michoacán?
3) ¿Cuál es la relación entre el comercio electrónico de los sistemas de emprendedores
de la ciudad de Morelia, Michoacán y la inclusión social?
4) ¿Hasta qué nivel el comercio electrónico de los sistemas de emprendedores de la ciu-
dad de Morelia, Michoacán ayuda a obtener un mejor nivel de vida de la sociedad?

2. OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN
“Los objetivos son las guías del estudio y se deben tener presentes durante todo su desa-
rrollo. Así mismo los objetivos que se especifiquen deben ser congruentes entre sí” (Her-
nández, 2010).

2. 1 Objetivos generales
Describir el comercio electrónico en los sistemas emprendedores de negocios de Morelia
Michoacán para evaluar su impacto en el desarrollo local.

2. 2 Objetivos específicos
1) Determinar la relación que existe entre el comercio electrónico y la generación de
empleo en las empresas de los sistemas de emprendedores de negocios de la ciudad
de Morelia, Michoacán.
2) Indicar en qué medida ayuda el comercio electrónico en la generación de conoci-
miento y capital humano en los sistemas de emprendedores de empresas de la ciu-
dad de Morelia, Michoacán.
3) Validar la relación entre el comercio electrónico de los sistemas de emprendedores
de empresas de la ciudad de Morelia, Michoacán y la inclusión social
4) Indicar en qué nivel el comercio electrónico de los sistemas de emprendedores de
empresas de la ciudad de Morelia, Michoacán ayuda a obtener un mejor nivel de vida
de la sociedad.
desarrollo local por medio del comercio electrónico 167

3. JUSTIFICACIÓN

3. 1 Trascendencia
El proyecto que ahora se presenta, es coherente con la idea de la cepal que indica que
en gran medida el desarrollo de los países de América Latina y el Caribe dependerá cada
vez más de su capacidad para generar el conocimiento y las competencias necesarias para
impulsar la innovación económica y social, así como para aumentar sus efectos sobre el
crecimiento económico, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental. Todo esto en un
contexto en que es necesario redefinir la relación entre mercado, Estado y sociedad que
ha prevalecido desde hace tres décadas y que no ha logrado responder a los desafíos del
desarrollo y cerrar las brechas productivas y sociales (cepal, 2010).
En el mundo existen cerca de 2300 millones de internautas, lo que representa un
tercio de la población mundial. Todos y cada uno de estos son potenciales clientes para
el comercio electrónico. No existe otro canal de venta con mayor potencial que el medio
online. (adigital, 2012).
Para diciembre de 2008, México contaba con una estructura empresarial formada
por 4 100 000 unidades económicas, distribuida de la siguiente manera: 0.2% empresas
grandes, 0.7% empresas medianas, 3.1% empresas pequeñas y 96% microempresas. En
cuanto al empleo, 27.9% lo generan las empresas grandes, 16.6% las empresas medianas,
14.9% las pequeñas empresas y 40.6% las microempresas. Por otro lado su aportación al
pib fue de 48% las grandes empresa, 22.5% las empresas medianas, 14.5% las empresas
pequeñas y 15% las microempresas. La aportación de las mipyme mencionada anterior-
mente se puede resumir de la siguiente manera: las mipyme en México representan 99.8%
de las unidades económicas, 72.1% del total de empleos, y 52% del total del PIB, todo ello
en cuanto al total aportado por las empresas en México (spyme, 2010). Como se puede
apreciar en los datos mencionados anteriormente, la mipyme contribuye significativa-
mente a la generación de empleo, de ingresos, erradicación de la pobreza y dinamiza la
actividad productiva de las economías locales (Álvarez, 2009). Y todas estas empresas son
en su mayoría prospectos para el uso de comercio electrónico.

3. 2 Horizonte temporal y espacial


El Universo de estudio serán todos los inscritos en los sistemas de emprendedores de
negocios de la ciudad de Morelia Michoacán registrados en la Secretaría de Economía, o
en el inadem (Instituto Nacional de Emprendedores).
De este universo se tomará una muestra representativa misma que dé los niveles de
confianza para aplicar las pruebas estadísticas necesarias, que ayuden a determinar la
relación del comercio electrónico en las empresas de estos sistemas con los indicadores
del desarrollo local.
En cuanto al periodo de tiempo, se pretende una investigación transaccional para lo
cual se piensan tomar muestras en el ciclo 2016.

4. TIPO DE INVESTIGACIÓN
La investigación busca ser objetiva, y que el resultado sea de igual manera apegado a la
realidad, en aras de ello se realizará una investigación con enfoque mixto de triangula-
ción concurrente que implica la obtención, análisis y vinculación de datos cualitativos y
cuantitativos que ayudaran a centrar el estudio en un mismo proceso descriptivo apoyán-
dose mutuamente para interpretar los resultados y responder al planteamiento del pro-
168 miguel garcía gonzález

blema (Hernández, 2010) La información obtenida a partir de la población de estudio,


tendrá en cuenta a los distintos tipos de soporte que da el gobierno en sus programas de
apoyo a emprendedores por medio de la incubación así como la apreciación del mismo.
El método utilizado para la obtención de datos derivará de las “fuentes de evidencia” que
pueden ser las entrevista, las encuestas, la documentación y los documentos de archivos,
lo cual también contribuye a la validez y confiabilidad del estudio (Arzaluz, 2005).

5. MARCO TEÓRICO

5. 1 Teorías del desarrollo


El desarrollo ha sido un tema preferentemente analizado desde la óptica de la ciencia
económica, siendo concebido como sinónimo de crecimiento económico. Sin embargo,
como señala Bunge, “éste es un punto de vista unilateral y por lo tanto erróneo” (Bunge,
1985). “El desarrollo es un proceso complejo que comprende elementos biológicos, eco-
nómicos, políticos y culturales que deben analizarse desde una perspectiva sistémica”. Por
otra parte, tampoco es correcto asimilar el desarrollo y el subdesarrollo como un sólo
proceso. “Estos deben distinguirse y relacionarse entre sí, «en lugar de confundirlos o sos-
tener dogmáticamente que algunos de ellos (por ejemplo el económico) es el dominante,
al cual están subordinados los demás” (Bunge, 1985).
Esto tiene dos importantes consecuencias para el estudio del desarrollo. En primer
lugar, todo modelo o plan de desarrollo debería considerar estas variables mencionadas.
En segundo lugar, una visión sistémica del desarrollo permite aseverar que “no existe un
único indicador de desarrollo, ni siquiera una batería de indicadores del mismo tipo, por
ejemplo económicos. Un indicador fidedigno de desarrollo no puede ser un número úni-
co (tal como el PIB) sino un vector con componentes biológicos, económicos políticos y
culturales de diverso tipo: dominantes o débiles, relativos o absolutos, aislados o sistémi-
cos, descriptivos o normativos” (Bunge, 1985).

5. 1. 2 Concepto del Desarrollo Local


Ante la falta de consenso sobre el concepto , tal vez se puede decir con (Boisier L. , 2005)
“el desarrollo es un fenómeno dependiente de la trayectoria e históricamente evolutivo y
que, como tal, se inicia siempre en un lugar (o en varios, pero nunca en todos), siempre
como un proceso esencialmente endógeno (aunque su base material puede ser conside-
rablemente exógena)”, siempre descentralizado, y siempre con una dinámica de tipo ca-
pilar de abajo hacia arriba y hacia los lados, que terminará por producir, en función de la
dialéctica territorio/función propia de la modernidad, una geografía del desarrollo, rara
vez uniforme, comúnmente con la forma de archipiélago o, en el extremo, con la forma
de la dicotomía centro/periferia.

5. 2. Importancia de las tecnologías en el desarrollo


La actual revolución tecnológica es de las más radicales de la historia y su dinámica no
tiene precedentes. Los enormes avances en la tecnología de la información y de las co-
municaciones (tic), así como la de transporte y la satelital, entre otros, ha permitido
que los sistemas productivos hayan cambiado significativamente. “Este fenómeno se ha
manifestado en una desverticalización de los procesos productivos y la deslocalización
de los distintos eslabones de la cadena productiva tanto en la fabricación de bienes como
en la de servicios” (SELA, 2012).
desarrollo local por medio del comercio electrónico 169

El desarrollo de las Pymes requiere cada vez una mayor colaboración entre ellas para
desarrollar nuevas actividades y productos, para compartir sistemas informáticos, para
lograr economías de escala y compartir riesgos en nuevas inversiones. El tener acceso a
un sistema de tic les permite estrechar lazos con otras empresas a nivel nacional, regio-
nal e internacional y obtener una serie de beneficios de ello (Cárcamo, 2005).
Por otra parte, el potencial de las pyme para poder convertirse en proveedoras se ha
ampliado mucho gracias a las tic, al poder establecer un vínculo virtual con otras empre-
sas y por esa vía capacitarse, recibir transferencias de tecnología y facilitar el comercio de
estas empresas. Aunque la mayoría de las pyme siguen siendo muy básicas, con tecnolo-
gía precaria, mano de obra no capacitada, etc., hay muchas que emergen con otro perfil:
pueden ser empresas que provienen de incubadoras de empresas o que son empresas
formadas especialmente para ser proveedoras de otras empresas más grandes. En este
sentido, muchas de ellas surgen con una inserción ya definida en una Cadenas Globales
de Valor (cgv) o Cadenas Regionales de Valor (crv). “El avance tecnológico permite a
muchas pequeñas empresas insertarse mejor en procesos productivos complejos y tener
la flexibilidad de adaptarse a las necesidades diversas y cambiantes en el mercado, espe-
cialmente en el sector servicios, por ejemplo software, e-commerce, etc.” (Sztulwak, 2011).
También las pyme que no son tan avanzadas tecnológicamente desde su nacimiento, pue-
den aspirar a fortalecer sus capacidades mediante estas nuevas formas de comunicación.

5. 3 Corrientes y Conceptos de Emprendedor de Negocios


(Shane, 2000) Definió el campo del emprendimiento como “la examinación académica
de cómo, quiénes y con qué efectos y oportunidades crean bienes y servicios futuros, con
lo que el espectro de estudio incluyó no sólo las fuentes de donde provienen las oportu-
nidades, sino también los procesos de descubrimiento, evaluación y explotación de las
mismas; al mismo tiempo que los individuos que las descubren, evalúan y explotan.”
El emprendedurismo se identifica con el hecho de descubrir, reconocer, aprovechar
nuevas oportunidades, e incluso crearlas para hacerlas lucrativas. Actualmente, la mayo-
ría de los peritos en emprendedurismo consideran la innovación generada por cualquier
empresa como una fuente de creación de riqueza, lo cual es indudable; sin embargo, falta
reconocer que la distribución de la misma sólo ocurre cuando la innovación origina nue-
vas empresas independientes (Spencer, 2008)

5. 4 El Concepto de Comercio Electrónico


“El comercio electrónico se puede definir como la compra-venta de productos y servicios
a través de sistemas electrónicos, principalmente Internet” (adigital, 2012). Mientras
que (Gariboldi, 1999) menciona en cuanto a este concepto que “toda transacción comer-
cial (producción, publicidad, distribución y venta de bienes y servicios) realizada tanto
por personas, empresas o agentes electrónicos a través de medios digitales de comunica-
ción, en un mercado virtual que carece de límites geográficos y temporales.”
En la idea de la (amipci, 2014) Internet ha venido a revolucionar la vida del hombre,
lo que le ha permitido hacer innovaciones en la manera de llevar acabo ciertas activi-
dades como por ejemplo, el comercio; a esta combinación de Internet y comercio se le
ha dado por nombrar de varias formas como por ejemplo, “Internet Commerce”, “Web
Commerce”, entre otras, pero todos englobados bajo el nombre genérico de Comercio
Electrónico “Electronic Commerce (ec)”.
170 miguel garcía gonzález

6. HIPÓTESIS DE LA INVESTIGACIÓN
“La hipótesis es la respuesta tentativa a un problema; es una proposición que se pone a
prueba para determinar su validez” (Ángeles, 2005).

6. 1 Hipótesis general
Se impulsa el desarrollo local por medio del comercio electrónico que hacen los empre-
sarios de los sistemas emprendedores de negocios de Morelia Michoacán.

6. 2 Hipótesis específicas
H1. El comercio electrónico incide en la creación de empleo en las empresas de los siste-
mas de emprendedores de negocios de la ciudad de Morelia, Michoacán.
H2. El comercio electrónico ayuda en la generación de conocimiento y capital huma-
no en los sistemas de emprendedores de empresas de la ciudad de Morelia, Michoacán.
H3. El comercio electrónico de los sistemas de emprendedores de empresas de la
ciudad de Morelia, Michoacán apoya la inclusión social.
H4. El comercio electrónico de los sistemas de emprendedores de empresas de la
ciudad de Morelia, Michoacán ayuda a obtener un mejor nivel de vida de la sociedad.

6. 3 Identificación de variables
Dependiente
– Desarrollo local.
Independiente
– Comercio electrónico en sistemas de emprendedores de negocios de Morelia, Mi-
choacán.

7. INSTRUMENTOS

7. 1 Instrumentos cuantitativos
Para complementar la información se buscarán básicamente estadísticas de los años 2012
a 2016, de la Secretaría de Economía, inegi, y algunas otras bases de información, refe-
rentes a los siguientes puntos de interés para la investigación:
– Alcance geográfico del programa de incubación de empresas en Michoacán.
– Montos invertidos en el programa por la se
– Información que clasifica a las incubadoras por tipo y modelo
– Empresas incubadas
– Sector al que pertenecen
– Datos de los indicadores del desarrollo local
– Uso y eficiencia del comercio electrónico

7. 2 Instrumentos cualitativos
De manera cualitativa se llevarán a cabo entrevistas semiestructuradas cara a cara a fun-
cionarios de la Secretaría de Economía (se) del estado de Michoacán, Secretaría de Desa-
rrollo Económico (sedeco), Secretaría de Fomento Económico en Morelia (SEFOME) y
de la Red de Incubadoras de Empresas en el Estado de Michoacán (redmac).
Por otro lado se llevarán a cabo cuestionarios autoadministrados para conocer la
opinión de funcionarios públicos de segundo nivel de las instancias anteriormente men-
cionadas, de directores de incubadoras con reconocimiento oficial de la SE, registrados
desarrollo local por medio del comercio electrónico 171

en la sedeco y/o integrados en la redmac (con actividades registradas entre 2012 y


2016), así como emprendedores que hayan tenido éxito al incubar su empresa. Es hace
necesario en ciertos casos entrevistar a dichos participantes para profundizar en alguna
de sus respuestas, estas se agruparán dentro de los siguientes temas:
– Porcentaje de proyectos que logran incubarse
– Promedio de empleos generados por empresa
– Operatividad del programa
– Apreciación en relación al funcionamiento (efectividad) del programa
– Impacto estimado en factores del desarrollo local
– Implementación de tic (Tecnologías de la Información y Comunicación).
– Integración del comercio electrónico en la empresa.

8. UNIVERSO Y MUESTRA DE ESTUDIO


Del total de incubadoras existentes en el Estado y registradas en el Directorio Oficial de
Incubadoras de Empresas de la Secretaría de Economía, se pretende estudiar únicamente
a las que han estado trabajado dentro de la Red (básicamente instaladas en instituciones
educativas) y las restantes que reporta la SE cuyo registro de inicio de actividades fuera
anterior a 2016 y posterior a 2012 que es cuando empezó la presente administración fe-
deral que propuso la integración del sistema (inadem), por considerarse que son las que
pueden otorgar información relevante para la investigación.
Se utilizará la técnica conocida como bola de nieve, en el caso de la muestra de em-
presas creadas por emprendedores inscritos en los programas de apoyo debido a la falta
de registros oficiales dentro de las incubadoras, pero sobre todo a la lamentable situación
de inseguridad que prevalece en el estado de Michoacán, que genera desconfianza y re-
quiere adecuado y prudente manejo de la información. Por otro lado se encuestará bus-
cando la representación estadística necesaria para alcanzar el debido grado de confianza
a los emprendedores universitarios de la ciudad de Morelia.

9. ALCANCES Y LIMITACIONES DE LA INVESTIGACIÓN.


Según la propuesta de (Hernández, 2010) los estudios correlaciónales pretenden deter-
minar cómo se relacionan o vinculan diversos conceptos, variables o características entre
sí o, también, si no se relacionan.
En cuanto al alcance debe ser exploratorio y descriptivo al principio, pero su finali-
dad será correlacional.
En cuanto al diseño de la investigación será no experimental, y al mismo tiempo
transaccional porque ubicará los datos de un punto en el tiempo, tentativamente durante
el año 2016.

10. CONCLUSIÓN
Aunque esta investigación aún está en proceso se puede decir a modo de conclusión
que es urgente, además de gestionar inversiones, que los gobiernos generen programas
que apoyen el autoempleo y la empresa familiar, como medida que contribuya a mitigar
esta situación. Pero es igualmente urgente que los ciudadanos sean por decisión propia
gestores de nuevas fuentes de desarrollo. Y esa, es precisamente la idea de esta investiga-
ción; esclarecer el escenario de una nueva oportunidad en la que los que se han formado
172 miguel garcía gonzález

como profesionistas en una universidad tengan una alternativa para generar una fuente
de empleo y que así contribuyan al desarrollo local utilizando las ventajas del comercio
electrónico.

REFERENCIAS 
adigital, A. D. (2012). Libro Blanco del comercio electrónico: Guía práctica de comercio
electrónico para Pymes. Zaragoza: adigital.
Aguilera, M. (1984). La crisis de la teoría económica. Mexico. unam.
Álvarez, M. (2009). Manual de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa. Una mejora a la
contribución de los sistemas de información y el desarrollo de las políticas públicas. El
Salvador: cepal y cenpromype.
amipci. Asociación Mexicana de Internet. Recuperado el 2015 de 5 de Julio, de https://
www.amipci.org.mx/es/noticiasx/2183-e-business-week-en-octubre (30 de sep-
tiembre de 2014).
Ángeles, E. (2005). Métodos y técnicas de Investigación. México: Trillas.
Arteaga, J. R. Forbes. http://www.forbes.com.mx/internet-el-nuevo-escenario-emprende-
dor/ (4 de julio de 2015).
Arzaluz, S. (2005). La utilidad del estudio de caso en el análisis local. Región y sociedad. Sonora.
Boisier, L. (2005). Hay espacio para el desarrollo local en la globalización. Revista de la
cepal 86.
Boisier, S. abacoenred. http://abacoenred.com/IMG/pdf/boisier.pdf (9 de julio de 2015).
Boveda, J. (2004). El emprendedor y las Pequeñas Empresas. Futuro, 2.
Briseño, R. J. y Álvares de Flores, R. (2006). Modelos de desarrollo y estrategias de integra-
ción en América Latina: una revisión crítica. Cuadernos Sobre Relaciones Internacio-
nales, Regionalismo y Desarrollo, Vol. 1, no. 1, enero-junio 2006.
Bunge, M. (1985). Economía y filosofía. Madrid. Tecnos.
Calva, J. L. (2007). Financiamiento del crecimiento económico. México. Porrua.
Cárcamo, R. E. (2005). Tecnología de la información y las comunicaciones (tic) para el
fomento de las pymes exportadoras en América Latina y el Caribe. cepal.
cepal (2010). Las tic para el crecimiento y la igualdad: renovando las estrategias de la
sociedad de la información. Lima, Perú. cepal.
Chamorro, E. Z. (2008). Knight y sus aportes a la Teoría del emprendedor. Estudios Ge-
renciales: 83-98.
Cimoli, M. (2010). Las tic para el crecimiento y la igualdad: renovando las estrategias de
la sociedad de la información. Lima. cepal.
____ (2010). Las tic para el crecimiento y la igualdad: renovando las estrategias de la so-
ciedad de la información. Lima. Cepal.
De Bant, J. (2006). Do informational service activities translate into new industrial policy
requirements?”. Nortampton. International Handbook on Industrial Policy.
Dutrenit, G. (2013). Ranking Nacional de Ciencia, tecnología e Innovación. Mexico: fccyt.
foroconsultivo. Recuperado el 6 de Julio de 2015, de http://www.foroconsultivo.org.
mx/libros_editados/diagnosticos2/michoacan.pdf (marzo de 2012).
Gariboldi, G. (1999). Comercio electrónico: conceptos y consideraciones básicas. Buenos
Aires. bid-intal.
González, C. (2008). Modelo de Emprendimiento en red-mer. Aplicación de las teorías
del. Academia 40: 13-31.
desarrollo local por medio del comercio electrónico 173

Hernández, R. S. (2010). Metodología de la Investigación. México. McGraw Hill.


Hirschman, O. A. (1958). Auge y Decadencia de la Economía del Desarrollo.
inegi. (2012). Perspectiva Estadística, Michoacán de Ocampo, Diciembre 2012. México.
inegi.
inegi (2014). http://www.inegi.org.mx/ (20 de julio de 2014)
____. http://www.stps.gob.mx/bp/secciones/conoce/areas_atencion/areas_atencion/web/
pdf/perfiles/perfil%20michoacan.pdf (julio de 2015).
López, F. M. (2015). eumed. http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/ec/2015/comer-
cio-electronico.html (7 de julio de 2015).
Mattos, J. C. (2007). El desarrollo de las pymes mediante el uso de tecnologías de la infor-
mación y de las comunicaciones (tic): las opciones para América Latina y el Caribe.
Facilitación del transporte y el comercio en América Latina y el Caribe, 2-4.
Nicoleta, K. (2006). El comercio electrónico en España. Budapest.
Plan Municipal de Desarrollo (2012). Morelia.
proméxico (2013). http://www.promexico.gob.mx/comercio/estadisticas-de-comer-
cio-electronico-en-mexico-un-panorama-general.html (6 de julio de 2015).
Putman, R. (1994). Para hacer que la democracia funcione. Caracas. Galac.
Rosales, O. (1985). Balance y renovación del paradigma estructuralista del desarrollo la-
tinoamericano. cepal: 19-36.
sela (2012). Desarrollo productivo e industrialización en América Latina y El Caribe.
Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe, sp/cl/xxxviii. o/di. no. 35-12.
Sen, A. (2002). Globalization,Inequality and Global Protest. Upfront, 11-16.
Shane, S. y. (2000). The Promise of Entrepreneurship as a Field of Reseach. Academy of
Management Review, 217-226.
socialytech (2015). http://socialytech.es/areas-de-trabajo/empresa-y-tecnologia/ (7 de
Julio de 2015).
Spencer, A. K. (2008). Entrepreneurship, Innovation, and Wealth Distribution. Internatio-
nal Small Business Journal: 9-26.
Sunkel, O. (1995). Del desarrollo hacia adetro al desarrollo hacia adentro. México: Fondo
de Cultura Económica.
____ (1970). El subdesarrollo latinoamericano y la teoría del desarrollo. México.Siglo XXI
Editores.
Sztulwak, S. (2011). Políticas e instituciones de apoyo a las pymes en la Argentina. Santiago,
Chile. cepal.
Vargas, B. (2007). Políticas de fomento a la competitividad de la pequeña empresa. Cua-
dernos de difusión: 35-63.
CRÍTICA A LA TEORÍA DEL
CAPITAL HUMANO A PARTIR DE LA
CONCEPTUALIZACIÓN DEL TRABAJO
Sibyl Italia Pineda Salazar1
universidad autónoma metropolitana- xochimilco

asesores de tesis La finalidad de este documento es discutir desde una perspectiva teóri-
Etelberto Ortiz co-metodológica la Teoría del Capital Humano, específicamente a partir del
Cruz concepto del trabajo que ésta desarrolla. Esta teoría se constituye como uno
Roberto Escorcia de los referentes obligatorios para comprender algunas conclusiones neoclá-
Romo sicas fundamentales tanto a nivel micro como macroeconómico y a partir de
la cual se interpreta al trabajo de una forma bastante particular. El concepto
de capital humano puede considerarse como un rompimiento fundamental
en la visión neoclásica tradicional del trabajo en cuanto a que introduce la
idea de que un individuo cuenta con un conjunto de capacidades y/o habi-
lidades que pueden considerarse como un capital, de modo que este indi-
viduo puede tomar decisiones y acciones similares a las de un empresario
que busca maximizar el rendimiento de sus inversiones con el objetivo de
obtener una mayor satisfacción en términos de consumo. Sin embargo, la
introducción de este concepto genera una serie de inconsistencias tanto me-
todológicas como conceptuales que necesariamente ponen en tela de duda
la capacidad de esta teoría para explicar los fenómenos laborales en la ac-
tualidad, así como aquellas políticas económicas que tienen su núcleo en
dicha teoría.

Fue a inicios de los años sesenta, que el economista Theodore Schultz (1961)
presentó por primera vez el término de capital humano utilizando como
base la concepción ampliada del capital propuesta por Fisher.2. Para Schultz,
la educación tiene una importancia económica fundamental ya que a nivel
microeconómico se podía postular una relación causal directa entre ésta,
la productividad y los salarios que, trasladada a nivel macroeconómico, se
traduciría en crecimiento económico.
A partir de su teoría se planteaba entonces que la inversión en capital
humano podría considerarse como la causa directa de las diferencias entre
productividad y el nivel de salarios de los individuos, así como la explicación
de aquellos fenómenos macroeconómicos que no se podían comprender en
su totalidad por los modelos de crecimiento de la época. Siendo su aporte

palabras clave

teoría neoclásica
1 
Licenciada en Economía por la Universidad Rafael Landívar en Guatemala. Maestra y
Doctorante en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma Metropolitana. <sibylpine-
del trabajo, capital da@gmail.com>.
humano, tasa de 2 
Que sostiene que puede y debe considerarse como capital e inversión todo aquello que
interés produce un rendimiento futuro (Selva, 2012).

174
crítica a la teoría del capital humano 175

más importante entonces la consideración de que la tasa de crecimiento de una econo-


mía no podía ser totalmente explicada a través de una función agregada que introdujera
únicamente los dos factores productivos tradicionales -el capital físico y el trabajo- sino
que debía ampliarse para considerar la inversión en capital humano, como la parte no
explicada del crecimiento.
Este concepto se introduciría así como una prioridad en la agenda económica, sien-
do autores como Jacob Mincer y Gary Becker quienes aportarían las ideas más relevantes
a dicha teoría pues sus estudios dirigían sus esfuerzos a tratar de encontrar una medida
estimada que permitiera dar cuenta de la magnitud total de inversión en capital huma-
no. Inicialmente, se propuso estimar dicha magnitud a través del gasto en educación y
posteriormente, debido a la dificultad de hacerlo, a través del cálculo de los rendimientos
de dicha educación, es decir, a través de los aumentos en los ingresos percibidos por el
trabajador que efectivamente hubiese invertido en su educación. A partir de sus trabajos,
ambos autores analizaban cómo la inversión en capital humano ejercía una influencia
directa sobre los ingresos, el desempleo y el crecimiento económico; siendo su objetivo
el de lograr formalizar teóricamente la forma en la que la decisión individual de invertir
en capital humano se podía considerar como una actividad que repercutía en la renta
monetaria y psíquica futura a través del incremento de los recursos incorporados a los
individuos (Selva Sevilla, 2012).
Becker, quien más adelante sería nombrado Premio Nobel de Economía en 1992, fue
considerado uno de los principales autores de la Teoría del Capital Humano (tch), ya
que aportó una definición a partir de la cual se podía considerar como capital humano
al conjunto de todas aquellas capacidades productivas que un individuo adquiere por
acumulación de conocimientos generales y específicos. Para Becker (1993), la educación,
los cursos de entrenamiento especializado, la salud e incluso cualquier formación rela-
cionada con el desarrollo de virtudes como la puntualidad, la honestidad y la ética po-
drían considerarse inversiones en cuanto a que éstas podían generar y/o incrementar la
productividad en el ambiente laboral; por lo que esta forma de capital representaba una
especie de activos intangibles de conocimiento, capacidades, habilidades físicas e inclusi-
ve valores que no necesariamente pueden expresarse en términos físicos o financieros y
que, además, no pueden separarse de la persona que los posee.
Siguiendo a Schultz, Becker reconocía que la búsqueda de incrementar estos activos
implicaba una serie de costos, directos o de oportunidad, que podían incluir derogacio-
nes directas como la valoración del tiempo y esfuerzo destinado al estudio, por lo que la
decisión de un individuo sobre invertir o no en su capital podría representarse como la
diferencia entre lo que éste podría haber ganado durante un período determinado (inclu-
yendo en este cálculo la valoración del ocio renunciado) y lo que efectivamente ganaría
mientras invierte en su educación. Por lo tanto, la inversión en educación necesariamente
implicaba la reasignación de los beneficios presentes con el objetivo de lograr beneficios
pecuniarios y no pecuniarios futuros siendo factible pensar en tasas de retorno de esa
actividad que bien pueden ser determinantes en el proceso de toma de decisión del in-
dividuo.
A partir de supuestos neoclásicos3 así como de los fundamentos microeconómicos,

3 
Los supuestos neoclásicos de la tch son principalmente: 1) Los agentes son racionales, es decir, buscan
incrementar sus habilidades o capacidades personales, en función de costos que la inversión les suponga y que
les permita maximizar los beneficios que éstas les vaya a reportar (lo que implica que los costos son plenamente
176 sibyl italia pineda salazar

se considera que un agente económico que es racional toma decisiones de inversión en


búsqueda de aumentar su capital humano, siempre y cuando el valor presente neto de
los costos y beneficios de hacerlo fuese positivo, en la que la concepción central era que
la educación y cualquier otra formación representarían inversiones que realizan los in-
dividuos racionales, con el fin de incrementar tanto su eficiencia productiva como sus
ingresos salariales en el futuro. El proceso de elección está sujeto a la libre decisión, la
cual supone elegir un tiempo que se destinará al entrenamiento o a la educación, en
cuyo período se posponen ingresos y cuyo comportamiento racional implica maximizar
un ingreso permanente actualizado al momento de la decisión. Es así que, de acuerdo a
este enfoque, los años de educación adquiridos por un individuo son el resultado de una
maximización inter-temporal de una función objetivo, en la que la inversión en educa-
ción será redituable si y solo si la tasa interna de retorno es mayor a la tasa de interés para
inversiones alternativas disponibles4.
Ahora bien, con el surgimiento de esta teoría también han surgido una serie de crí-
ticas que, de acuerdo a Sahota (1978), se pueden clasificar en dos vertientes: Aquellas
versiones teóricas que atacan principalmente los desarrollos alrededor de la educación
y aquellas que enfatizan las dificultades que ésta plantea para un análisis del lado de la
demanda5. Si bien dichas críticas son sumamente relevantes para comprender las razones
por las que ésta teoría sufre de deficiencias explicativas alrededor de estos aspectos, en
este documento se considera que la tch también ha tenido un impacto profundo en la
conceptualización del trabajo, no solamente porque representa un giro importante en la
concepción de éste, sino porque a partir de ésta se pueden señalar varias inconsistencias.
Es importante señalar que la teoría más extendida del mercado de trabajo es la teoría
neoclásica de la oferta y demanda del trabajo en la que éstas interactúan para determinar
la combinación óptima de salarios y empleo. A nivel microeconómico, la oferta de trabajo
se basa en la solución neoclásica del problema de la distribución del consumo, análisis
que se construye a partir de un modelo de decisión individual de la oferta de trabajo que,
básicamente involucra una decisión entre la cantidad de horas de trabajo y ocio, sujeto
a una restricción de presupuesto o ingreso (Smith, 2003). Debido a que la utilidad se co-
rresponde al beneficio o satisfacción que un individuo obtiene de su actividad de consu-
mir bienes y servicios, el axioma básico es que el trabajo es una actividad que le confiere

identificables); 2) El trabajo es retribuido según su rendimiento marginal de manera que incrementos en la


productividad se traducen en incrementos en los salarios; 3) Existen mecanismos que conducen al equilibrio,
por lo que se asume un contexto de pleno empleo; 4) La relación entre inversión en educación y productividad
se asume conocida por los empleadores, así como las retribuciones puede ser estimadas por lo estudiantes; y, 5)
Existen mercados de capitales perfectos. (Krüeger, 2015)
4 
En el equilibrio, se invertirá en educación hasta el punto donde el valor presente de los ingresos futuros
esperados exceda los costos de educarse en una cantidad suficiente como para obtener una tasa de retorno
aceptable.
5 
Entre las principales entonces se puede mencionar la crítica presentada por la teoría de la selección en la
que y la teoría de las Colas de Thurow (1972, 1975) que plantean que, en realidad, la educación funciona como
un filtro para seleccionar a los individuos que son capaces para desempeñar ciertos puestos de trabajo, siendo
las características de estos los que determinan la productividad y, por tanto, la remuneración por lo que la edu-
cación no reduce efectivamente los diferenciales de renta. Por otro lado, la crítica de la teoría de la segmentación
en sus dos versiones argumentan que la educación es simplemente un instrumento de selección en la que la
determinación de los salarios depende del segmento del mercado de trabajo (Doeringer y Piore, 1971) o bien
que el mercado de trabajo se crean segmentos que surgen de la necesidad de legitimar desigualdades sociales
entre trabajadores dentro de una jerarquía interna (Gordon, Reich y Edwards, 1973, 1982) (Selva Sevilla, 2012).
crítica a la teoría del capital humano 177

una cierta cantidad de des-utilidad, por lo que su precio –el salario– ayuda a compensarle
por esto y por el sacrificio que hace en términos de horas de ocio.
Por otro lado, la demanda de trabajo es una demanda derivada ya que, cuando las
firmas buscan maximizar sus ganancias demandan una determinada cantidad del factor
de producción para producir lo que los consumidores están dispuestos a pagar ahora o
en el futuro. La demanda del factor de producción, en este caso el trabajo6, se deriva de
los deseos y demandas de los consumidores por bienes finales (Samuelson, 1976). En
esta construcción, el concepto de productividad, por lo tanto, es fundamental ya que
en la condición de optimización de la empresa se demuestra que el pago que el trabajo
recibe se corresponde exactamente con la cantidad en la que aumenta el producto que
éste genera. Este análisis es la base de la explicación macroeconómica, en cuanto a que
representa la agregación de todas las decisiones individuales (Smith, 2003).
En el marco analítico neoclásico, el trabajo es considerado como cualquier otra
mercancía, cuyo precio se determina por las condiciones de maximización de la firma
representativa y, a partir de las cuales se puede concluir que la distribución solamente
representa un caso particular de la teoría de los precios, debido a que los pagos que re-
ciben los factores que participan en la producción se determinan de la misma forma en
que se determina el precio de cualquier otra mercancía. El trabajo entonces no posee
ninguna característica o particularidad especial, en la que las condiciones planteadas por
los modelos neoclásicos retratan a un trabajador como un agente económico pasivo, que
se supone como incapaz de realizar acciones que le permitan incrementar sus salarios o
que le permitan mejorar sus condiciones (Arestis, 1992)7.
Ahora bien, la introducción del concepto de capital humano necesariamente implica
una transformación fundamental en la forma de concepción del trabajo, en cuanto a que
esta teoría construye una visión opuesta a la de los trabajadores como agentes pasivos
limitados a tomar decisiones y se les retrata como individuos que actúan como “empre-
sarios de sí mismos” (Pierbattisti en Agüero, 2013), es decir, los individuos al poseer un
capital pueden lograr a través de determinadas inversiones garantizar un incremento
acumulativo de dicho capital y verlo reflejado en su ingreso recurrente que, de acuerdo
a esta perspectiva, podría representarse como el rédito de ese capital. Esto implica que a
través de la introducción del concepto del capital humano, la teoría neoclásica trasciende
el espacio de las decisiones y se traslada al espacio de las acciones; y en este nuevo “es-
pacio” los individuos parecen poseer una capacidad innata8 que les permite materializar
su objetivo de alcanzar un incremento en su productividad, en sus salarios futuros y, por
tanto, incidir a nivel macroeconómico en el crecimiento.
Autores como Agüero (2013) indican que esto representa un rompimiento funda-
mental con la concepción del trabajo humano propia del marco neoclásico9, debido a que

6 
En la versión del modelo más simplificado.
7 
Si los trabajadores buscaran mejorar su posición colectiva a través de la organización, por ejemplo, sim-
plemente se introducen rigideces e ineficiencias al sistema y aun cuando algún grupo determinado de trabaja-
dores lograra mejorar su posición, en realidad, esto solamente podría suceder a expensas de otros trabajadores
que, ante esta situación, se verían forzados a aceptar salarios más bajos. (Arestis, 1992).
8 
Es interesante considerar que para el paradigma económico austriaco, el ser humano está dotado de ca-
pacidad innata empresarial creativa a partir de la cual toma una serie de acciones que le permiten descubrir
y crear y que con la acumulación de conocimiento le permite aprender y moldear su conducta para obtener
resultados en el futuro. (Huerta de Soto, 1997)
9 
Ya no se relaciona con la utilización de una determinada cantidad de fuerza de trabajo durante un período
178 sibyl italia pineda salazar

se basa en una transición en la que la economía y la sociedad se perciben y representan


como unidades-empresas. Un ejemplo claro de esta transición lo hace el mismo Becker
(1983) al postular que el consumo no debería concebirse ya como un proceso de inter-
cambio, sino como una actividad empresarial en la que el hombre que consume es un
productor; un productor encargado de producir su propia satisfacción. En consecuencia,
el individuo con base en el capital de que dispone producirá su propia satisfacción, sien-
do todos aquellos gastos en educación, salud, entre otros considerados como las inversio-
nes que le permitirán alcanzar una condición óptima de bienestar10.
En ese sentido, los argumentos introducidos por la tch parecieran buscar incorpo-
rar en su análisis la relevancia que toma la acción humana, argumento que se toma como
central en el paradigma teórico austriaco y que es entendida como un proceso dinámico11
o praxeología en la que las asignaciones económicas del empresario, como protagonista
en los procesos sociales, suceden en el seno de la percepción misma del sistema, de los
fines y medios disponibles, y en la que la decisión en sí misma no es lo más relevante, sino
la forma en la que ésta se lleva a cabo a través de una acción humana (Huerta de Soto,
1997). Sin embargo, poner al centro el argumento de la acción humana y explicarla a par-
tir del marco microeconómico neoclásico hace que surjan al menos dos inconvenientes
que parecen centrales:
Por un lado, se puede considerar que los argumentos de la tch dan paso a interpre-
tar, primero, que los individuos toman decisiones no solamente de asignación respecto
a una cierta cantidad de su mercancía (teoría de la decisión tradicional) y, segundo, que
necesariamente para asignarla consideran la posibilidad de incidir positivamente en las
condiciones bajo las cuales ofrecen dicha mercancía en el mercado (teoría de la acción
humana). Este último objetivo lo alcanzan a partir de un conjunto de preferencias que
conceptualmente son muy diferentes a las representadas en la teoría neoclásica tradicio-
nal. Si bien, la racionalidad del individuo continua siendo la misma, es decir, maximizar
beneficios en términos de consumo respecto a una restricción presupuestal; en realidad,
el individuo se ve involucrado en un proceso en el que evalúa, compara y, finalmente
decide ejecutar una serie de acciones que estratégicamente le permiten, en cierto sentido,
“mejorar la calidad” de la mercancía que pretende ofrecer en el mercado.
Esto da paso a interpretar que se considera que el individuo adopta una conduc-
ta similar a la de un empresario, en la que sus acciones y consecuentes decisiones de
asignación estarán marcadas por un conjunto de preferencias que se basan en criterios,
apreciaciones, normas y aptitudes ajenas a las que suceden entre las relaciones existentes
entre meros inputs y outputs (Gingis y Bowles, 1993). Sin embargo, debido a que dentro
del modelo neoclásico las preferencias del individuo son determinadas exógenamente,
tratar de analizar y explicar el fundamento a partir del cual los individuos “activos” toman
acciones y decisiones a partir de las cuales se le permiten acumular conocimientos, ca-
pacidades y conductas estratégicas endógenas para mejorar la rentabilidad de su “capital”
representa un absurdo metodológico.

de tiempo establecido, ni tampoco de un problema de combinación eficiente del trabajo como un factor más de
producción. (Foucault, en Agüero, 2013).
10 
La tch busca generalizar las relaciones de mercado en la totalidad del tejido social transformando todo
aquello que tradicionalmente no era considerado como económico en un modelo de mercado (Agüero, 2013).
11 
Si bien autores como Blaug consideran a la tch un programa de investigación que se inserta en el progra-
ma neoclásico, en realidad, no puede ser reducido a una teoría única (Selva, 2012).
crítica a la teoría del capital humano 179

La tch pretende introducir o adherir en la concepción neoclásica del trabajo el


argumento central de que la acción humana basada en conductas empresariales es de-
terminante en los procesos económicos a nivel micro y macro, pero las herramientas
metodológicas a partir de las cuales pretende explicarlo simplemente no permiten dar
cuenta del origen de las decisiones y acciones de un individuo en cuanto a que en este
modelo las acciones humanas simplemente carecen de un interés particular (Huerta de
Soto, 1997). El hecho de que las preferencias detrás de una decisión determinada en in-
versión en capital humano sean consideradas como un dato necesariamente provocan
que las acciones humanas sean consideradas vacías de contenido, en cuanto a que todas
las razones para explicar una demanda en determinadas inversiones, así como el origen
de la decisión a partir de la cual se decide sacrificar consumo presente por futuro se ven
reducidas a un análisis costo-beneficio; análisis en el que, contradictoriamente la decisión
del individuo nuevamente se ve reducida a la de un autómata que se limita a reaccionar
de forma pasiva ante las condiciones del sistema (Huerta de Soto, 1997).
El reducir la conducta empresarial para responder a las necesidades matemáticas del
modelo, da paso a la segunda incoherencia. En el marco neoclásico, de acuerdo a Huerta
de Soto (1997) la función empresarial se corresponde a un factor de producción que
puede asignarse en función de un análisis entre los beneficios y los costos esperados; sin
embargo, esto les conduce a un razonamiento circular, pues el demandar recursos empre-
sariales implica que se dispone de la información hoy (es decir, el valor probable de los
costos y beneficios futuros), pero esto implicaría acceder a la información aún antes de
que ésta haya sido creada por la propia función empresarial. Es decir, se considera que la
principal función de un empresario será el de crear y descubrir una nueva información
que antes no existía y, mientras tal proceso de creación no se lleve a cabo, la misma clara-
mente no puede ser conocida, lo que implica que no es posible que pueda existir siquiera
la posibilidad de tomar decisiones de asignación del tipo neoclásico en base a beneficios
y costos esperados que aún no han sido generados.
Estas dificultades se traslada al nivel teórico si se analiza el contenido del concepto
de capital humano desde la perspectiva del concepto del trabajo, en cuanto a que a partir
de esta teoría pareciera suceder un desdoblamiento del trabajo en dos categorías: a) el
conjunto de capacidades mentales, habilidades físicas y psicológicas que son inherentes
a un individuo (y hasta cierto punto, intangibles); habilidades y conocimientos que se
constituyen como el medio a través del cual se puede alcanzar una mayor satisfacción
de consumo en el futuro; y, b) el trabajo en su papel de mercancía, que es intercambiada
en el mercado y cuya retribución se corresponde al nivel de la productividad marginal
de su trabajo expresado por los salarios. En este desdoblamiento, se considera que existe
una fuerte interrelación entre ambos elementos, ya que para la tch la productividad del
trabajo necesariamente se encuentra en función de las capacidades o habilidades de los
trabajadores (Becker, 1993), lo que les permite argumentar que existe un vínculo entre
ambas que se construye alrededor de la productividad marginal del trabajo y, por lo tanto,
los salarios.
Ahora bien, a partir de este desdoblamiento, en realidad, la tch le concede al trabajo
una serie de características particulares a partir de las cuales se le podría considerar como
una “mercancía” especial y diferenciada del resto. Esto es algo sumamente particular, pues
autores como Böhn-Bawerk (2009) admiten que si se considera que el bienestar de un in-
dividuo depende, en cierto sentido, de la posesión de un bien determinado, ese bien pue-
de tomar un valor subjetivo diferenciado de otras mercancías, por lo que un individuo
que cuente con capacidades diferenciadas necesariamente percibiría un mayor salario.
180 sibyl italia pineda salazar

Sin embargo, a pesar de esta diferenciación, dentro del marco neoclásico el reconocer que
el trabajo se constituye como algo más que una simple mercancía resulta completamente
improcedente, por lo que dichas características tan especiales y que son inherentes al
individuo se abordan y se categorizan como un “capital humano”. Esta nueva categoría
entonces les permite disociar por completo, al menos aparentemente, la idea de que di-
chas características tan particulares y especiales tengan algo que ver con el trabajo que
nuevamente se representa como una mercancía más.
Es así, que para los neoclásicos este conjunto de habilidades hacen alusión a algo
llamado capital humano; y éste se corresponde con un conjunto de “cosas” por medio de
las cuales su poseedor no solamente puede generar una producción a futuro, sino que le
permiten al mismo tiempo generar una renta que le posibilitará el obtener una mayor
medida de bienes de consumo en el futuro. La idea central está basada en el entendido
que para llegar a obtener dichos bienes, éste debe hacer un sacrificio de tiempo y una
reasignación inter-temporal, por lo que dentro de este marco analítico parece lógico con-
siderar que dichas capacidades y/o habilidades se puedan constituir como un verdadero
capital, en cuanto a que representan bienes de consumo potenciales a partir de los cuales
los individuos se pueden ver compensados con una mayor rentabilidad en el futuro.
Esta concepción parecer ser completamente afín a lo que Böhn-Bawerk (2009) defi-
nía como un capital como fuente de renta, cuando dijo: “El capital como fuente de renta
comprende, además de todos los componentes del capital productivo, los bienes de disfru-
te que sus propietarios no usan como tales, sino como medios para adquirir otros bienes”
(Böhm-Bawerk, 2006, p. 88) y a pesar de que este capital es solamente de carácter intan-
gible, en realidad, su característica intrínseca y natural de ser capital recae en que éste
encierra el potencial para obtener una mayor cantidad de los bienes de consumo que el
individuo desea y que, de cierta forma, le diferencian del capital productivo y del trabajo.
Conceptualmente, esta definición pareciera tener sentido dentro de la concepción
neoclásica del capital, pero si en realidad este conjunto de “cosas” intangibles se corres-
ponde a un bien que se asigna inter-temporalmente, no quedan claras las razones por
las cuales un bien de esta naturaleza no considera como su precio a la tasa de interés. El
interés es el precio inter-temporal de las mercancías, es decir, se puede llamar interés “en
general, a la remuneración que el propietario de un bien recibe a cambio de su utilización
temporal” (Böhm-Bawerk, 2006, p. 99), por lo que si esta nueva categoría introducida por
la tch conocida como capital humano se disocia de la naturaleza del trabajo, en cuanto a
que presenta características sumamente diferenciadas a las de una simple mercancía, no
tendría razón de ser que el precio de dicho “capital” se corresponda con el salario.
Dentro de los análisis micro y macro actuales, es evidente que este tipo de capital
intangible pareciera materializarse solamente a través del incremento que éste produce
en la productividad marginal del trabajo, es decir, dicha teoría se utiliza en muchas oca-
siones para explicar que las diferencias salariales en un mercado de trabajo se deben a
que los individuos cuentan con diferentes capacidades que se hacen efectivamente tangi-
bles en una productividad marginal diferenciada, pero si el capital humano se diferencia
del trabajo en términos del tiempo y de su utilización inter-temporal necesariamente se
requeriría que el tipo de interés fuese incorporado en cuanto a que dicha materialización
sucede únicamente como resultado del tiempo.
Su incorporación permitiría darle un fundamento de precios a esta doble dimensión
de la categoría del trabajo, en cuanto a que se podría diferenciar el verdadero rendimien-
to que es producto directo de la inversión en el capital humano, es decir, una medición
más apropiada del efecto que tiene la decisión de postergar consumo presente de aquella
crítica a la teoría del capital humano 181

materialización futura que sucede de la actividad misma de trabajar, o bien de la que es


generada por el trabajo. En ese sentido, como se estableció con anterioridad, el salario
necesariamente se corresponde a la productividad marginal del trabajo, que surge como
resultado de la interacción entre la oferta y demanda de este factor productivo en el mer-
cado y que representa el precio “instantáneo” de una decisión de asignación de un bien
instantáneo (tangible) y cuya naturaleza es la de retribuir una actividad que solamente
genera des-utilidad.
A nivel microeconómico, la decisión inter-temporal dentro de la tch se consideraba
como el resultado de la maximización inter-temporal en la que se compara la tasa interna
de retorno versus la tasa de interés de inversiones alternativas disponibles, pero la tasa
interna de retorno necesariamente se encuentra expresada en términos de ingresos sala-
riales. De la misma forma, los modelos macroeconómicos12 solamente incorporan en su
análisis una variable que da cuenta de la acumulación de capital humano en una función
de producción, y cuyo retorno es medido en términos de las productividades marginales
del trabajo, dejando de lado la posibilidad de que la tasa de interés desempeñe un papel
central para la determinación de la acumulación de dicho capital. Ante esto, aun Böhm-
Bawerk (2006) explica que es necesario sentar las bases a partir de las cuales se puede
medir el verdadero interés corriente fruto de un capital determinado y lo hace a partir de
la diferenciación que surge entre el interés corriente de un capital y el fruto de la actividad
empresarial, cuando dice:

…en el caso de un empresario que invierta capitales propios –en el que el verdadero
beneficio del capital se confunde con el fruto de la actividad empresarial– este tipo
corriente le sirve como base contable para distinguir ambos elementos: la cantidad a
que ascendería el «interés corriente» derivado del capital invertido la registra como
interés de su capital, y el resto del excedente lo registra como auténtico beneficio
(beneficio empresarial)… [Böhm-Bawerk, 2006, p. 100]

Esta idea da pie a considerar que introducir conceptualmente un desdoblamiento del


concepto del trabajo, a partir de las cuales se distinguen dos dimensiones completamente
distintas, es decir, “capital humano” y una mercancía simple de trabajo, necesariamente
requiere que se introduzca una diferenciación como a la que se refiere Böhm-Bawerk. Si
el capital humano es completamente ajeno a las características naturales del trabajo se re-
quiere incorporar una diferenciación clara de las medidas a partir de la cual se determina
su precio, su precio no puede quedar indeterminado, debido a que el beneficio que surge
de las capacidades o habilidades intangibles debería ser expresada en términos de una
tasa de interés propia que dé cuenta de una acumulación que efectivamente genera un
rendimiento. Por la naturaleza de los salarios, como un precio de naturaleza instantánea,
éste solamente puede corresponderse con la asignación en el mercado de la mercancía
trabajo, por lo que ésta no debería considerarse como el rédito de una “cosa” que es com-
pletamente distinta a la mercancía-trabajo.

12 
La discusión de las implicaciones macroeconómicas exceden el objetivo de este documento, no obstante,
consideramos que las inconsistencias en la conceptualización del trabajo como un capital humano tienen un
impacto profundo en los modelos macro de crecimiento económico. Además, estos modelos se han sometido
a fuertes críticas para los cuales pueden consultarse aquellas que desacreditan la existencia de un vínculo entre
educación, productividad y crecimiento. (Selva Sevilla, 2012)
182 sibyl italia pineda salazar

COMENTARIOS FINALES
La teoría del capital humano se constituye como uno de los principales referentes con-
ceptuales y metodológicos a partir del cual se pretende analizar las condiciones del tra-
bajo dentro del marco neoclásico y que, en la actualidad, ha marcado el contenido de mu-
chas de las políticas económicas en dicho ámbito. Este documento representa un primer
intento de profundizar no solamente en la forma en la que se conceptualiza el trabajo de
una forma tan particular, sino señalar algunas dificultades que surgen de dichos plantea-
mientos.
La concepción de que los trabajadores cuentan con un capital conformado por sus
capacidades y habilidades, la teoría del capital humano representa un rompimiento fun-
damental con la forma neoclásica tradicional del trabajo no solamente porque introduce
la posibilidad de que el trabajo tome un papel más activo dentro del análisis neoclásico,
sino porque se concibe que el trabajador toma decisiones y acciones similares a las de un
empresario en sí mismo con el objetivo de optimizar el rendimiento de sus inversiones.
Al mismo tiempo, la categoría de capital humano implica conceptualizar al trabajo a par-
tir de dos dimensiones que son completamente distintas, las capacidades y/o habilidades
de un individuo y que le permiten aumentar la eficiencia de sus actividades laborales; y,
el trabajo en sí mismo como la mercancía tradicional.
Esto evidentemente trae consecuencias que pueden percibirse como insuficiencias
metodológicas en cuanto a que el marco neoclásico presenta limitaciones tanto para in-
corporar a un trabajador como un agente menos pasivo que actúa bajo criterios, normas
y aptitudes estratégicas que les permita asignar su mercancía de tal manera que su con-
sumo sea óptimo. Asimismo, la imposibilidad que surge de completamente distinguir
entre las dos dimensiones del trabajo, en cuanto a que se olvida que cuando un bien se
utiliza inter-temporalmente su precio necesariamente debe expresarse a través de una
tasa de interés. Si bien, la materialización de dicha inversión en capital humano genera
un incremento en la productividad marginal del trabajo en el futuro, la naturaleza misma
del salario como una retribución a una actividad que genera des-utilidad, difícilmente
podría considerarse como el rédito de un capital.
Considero vital que esta discusión sea solamente el punto de partida para muchas
otras que permitan dilucidar las dificultades conceptuales que ha generado el capital hu-
mano en la teoría del trabajo, en cuanto a que dicho marco teórico parece generar mu-
chas más preguntas que respuestas. Esta línea de investigación parece relevante en cuanto
a que estas y otras inconsistencias metodológicas y conceptuales solamente ponen en
tela de duda la validez que esta teoría tiene para explicar rigurosamente los fenómenos
laborales de la actualidad, así como aquellas políticas económicas que tienen su núcleo
en dicha teoría.

BIBLIOGRAFÍA 
Agüero, J. (2013). Implicancias de la gubernamentalidad financiera en las decisiones finan-
cieras de las cooperativas tabacaleras en Argentina. Vis. Futuro [en línea], vol. 17 (2).
Arestis, P. (1992). The post-keynesian approach to economics: an alternative analysis of
economic theory and policy. U.K. Edward Elgar Pub.
Becker, G. ([1983] 1993). Human capital. A theoretical and empirical analysis with special
reference to education. Chicago: The University of Chicago Press.
Böhn-Bawerk, E. (2009). Valor, capital, interés. El manuscrito de 1876. Madrid. Unión
Editorial.
crítica a la teoría del capital humano 183

Bowles, S. y Gintis, H. (1993). The revenge of homo economicus: Contested exchange and
the revival of political economy. Journal of Economic Perspectives. Volumen 7, Nú-
mero 1: 83-102.
Huerta De Soto, J. (1997). La escuela austriaca moderna frente a la Neoclásica. Revista de
Economía Aplicada , Volumen V.
Krüeger, N. S. Reflexiones acerca del alcance y limitaciones de la teoría del capital humano.
Universidad de Buenos Aires. http://www.econ.uba.ar/www/institutos/epistemolo-
gia/english/marco_archivos/ponencias/Actas%20xiii/Trabajos%20Episte/Kruger_
trabajo.pdf (7 de julio de 2015).
Sahota, G.S. (1978). Theories of personal income distribution: A survey. Journal of Econo-
mic Literature, Volumen 16, Número 1: 1-55.
Samuelson, P. ([1955] 1976). Economics. Tokyo. McGraw-Hill Kogukusha.
Schultz, T. (1960). Capital formation by education. Journal of Political Economy, Volumen
68, Número 6: 571-583.
Selva Sevilla, C. (2004). El capital humano y su contribución al crecimiento económico: Un
análisis para Castilla La Mancha. España. Colección Monografías.
Smith, S. (2003). Labour Economics, 2nd. Edition. New York. Taylor y Francis Group.
EL ACCESO A LA INFORMACIÓN
Y COMPETITIVIDAD:
CASO BAJA CALIFORNIA (2010-2015)
Luis Carlos Castro Vizcarra1
universidad autónoma de baja california

asesor de tesis RESUMEN


Alejandro Sánchez Este cartel pretende expresar la estrecha relación entre la transparencia y el
Sánchez derecho humano de acceso a la información pública y a la competitividad
y al trabajo. Se delimita este trabajo al Estado de Baja California y a los re-
tos que tienen nuestras autoridades en garantizar este derecho para generar
mayor confianza en el sector privado, lo que genera mayor competitividad y
refleja más trabajo. 

INTRODUCCIÓN
Con esta investigación se pretende demostrar que existe una relación es-
trecha entre la transparencia, el acceso a la información pública y la com-
petitividad, desde la perspectiva laboral. Este trabajo toma como espacio
geográfico el del estado de Baja California, a partir de la entrada en vigor de
la segunda Ley de Transparencia de Acceso a la Información Pública estatal
hace cinco años, por lo que el espacio histórico del estudio es de 2010 a 2015.
Primero damos unas definiciones del derecho de acceso a la informa-
ción a partir de su fundamento jurídico en la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, la propia ley Estatal de Transparencia y Acceso
a la Información Pública de Baja California, así como algunos documentos
internacionales como la Convención Americana sobre Derechos Humanos.
Del mismo modo se muestran algunos principios y elementos que re-
coge la doctrina sobre el acceso a la información pública, la transparencia
gubernamental y los Derechos Humanos.
Después estudiamos el término jurídico de competitividad para, desde
la misma constitución, encontrar la relación que éste tiene con el acceso a la
información y la transparencia y cómo esta relación existe de manera pro-
porcional, pues finalmente lo que se quiere comprobar es que entre mayor
transparencia y mejor garantizado esté el derecho de acceso a la información
mayor competitividad habrá en el país y eso beneficia a todos dentro y fuera
del sector laboral.

palabras clave

acceso, infor-
mación, com-
petitividad, baja
california, trabajo 1 
<luiscarloscastro@uabc.edu.mx>.

184
el accesos a la información y competitividad 185

ACCESO A LA INFORMACIÓN
El derecho de acceso a la información es un derecho humano reconocido en nuestra
constitución en su artículo 6o.2, así como en el artículo 13o. de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos3 y en el 19o. de la Declaración Universal de los Derechos Hu-
manos4 y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos5, tratados internaciona-
les de los que México es parte.
El artículo sexto constitucional establece todo un mecanismo de garantía del propio
derecho conformado por un Órgano Garante Nacional (Instituto Nacional de Acceso a
la Información Pública) y organismos locales (en Baja California el Instituto de Transpa-
rencia y Acceso a la Información Pública). Define principios como el de máxima publi-
cidad y plantea que todas las personas sin necesidad de acreditar interés alguno podrán
hacer uso de este derecho.
A escala internacional no se goza del mismo sistema de garantía, pues no existe un
organismo internacional garante de dicho derecho de manera particular o especializa-
da. Los tratados internacionales, por lo menos la Declaración Universal sobre Derechos
Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional
de Derechos Civiles y Políticos, ubican al derecho de acceso a la información como un
derecho accesorio a la libertad de expresión. Sin embargo la práctica e inclusive en la
Corte Interamericana, ha establecido que el derecho de acceso a la información es en sí
un Derecho Humano.
Los principios de interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos a los
que se refieren el párrafo tercero del primer artículo de nuestra constitución establecen
que todos los derechos humanos existen al mismo tiempo6, por lo que es necesario esta-
blecer mecanismos de convivencia de los propios derechos. Las obligaciones de proteger,
garantizar, promover y respetar los derechos humanos, consagrados en el mismo artículo,
aplican para el derecho de acceso a la información y para todas nuestras autoridades.
“El derecho de Acceso a la Información se encuentra directamente relacionado con
la rendición de cuentas, la transparencia y la participación ciudadana y es un elemento
esencial en cualquier gobierno democrático”7 que puede ser utilizado como herramienta
para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos “ya que en su ejercicio descansa una par-
te importante de la confianza que los gobernados puedan tener sobre los gobernantes”8.

COMPETITIVIDAD
Pocas veces he visto que nuestra Constitución Política establezca conceptos o definicio-
nes de alguno de sus términos, uno de estos casos se da en el artículo 25 de nuestra cons-
titución cuando dice que por competitividad se entiende: “el conjunto de condiciones

2 
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
3 
Convención Americana sobre Derechos Humanos.
4 
Declaración Universal de los Derechos Humanos.
5 
Pacto Internacional de Derechos Civiles y políticos.
6 
Luis Daniel Vázquez y Sandra Serrano. “Los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad
y progresividad. Apuntes para su aplicación práctica” en Miguel Carbonell y Pedro Salazar (coords), La reforma
constitucional de derechos humanos: Un nuevo paradigma, México, SCJN/IIJ/UNAM, 2012, p 159.
7 
Castro Vizcarra, Luis Carlos, “Transparencia en las Universidades Autónomas”, Autonomía y auditoría
universitarias, UABC, 2014, p. 259.
8 
Milton Emilio Castellanos Gout. Del Estado de Derecho al Estado de Justicia, Porrúa, 2004, p. 170.
186 luis carlos castro vizcarra

necesarias para generar un mayor crecimiento económico, promoviendo la inversión y la


generación de empleo”.9
La Ley para el Desarrollo de la Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana
Empresa también define la competitividad y lo hace de la siguiente manera: “es la calidad
del ambiente económico e institucional para el desarrollo sostenible y sustentable de las
actividades privadas y el aumento de la productividad”10. Ambos conceptos nos hablan
de un aumento en la productividad o en la economía y de un conjunto de condiciones
dentro de un ambiente económico e institucional. La credibilidad y confianza que tenga-
mos los gobernados sobre los gobernantes, de lo cual hablábamos en el capítulo anterior,
sin lugar a dudas abona al ambiente institucional.
Nuestra constitución menciona la promoción de la inversión como uno de los ca-
minos para llegar a la competitividad y que un conjunto de condiciones serán las que
generen el mayor crecimiento económico. Por lo tanto, nuestro objetivo debe ser ubicar
esas condiciones y analizar de qué manera se promociona la inversión.
Existen antecedentes de relación entre la transparencia y la competitividad, el imco
(Instituto Mexicano para la Competitividad) tiene dentro de su estructura toda un área
de transparencia gubernamental, donde elaboran evaluaciones a los portales de gobierno
y publican tanto en su portal como en redes sociales artículos e información de interés
de manera continua sobre el tema, en aras de resaltar la relación de estos dos conceptos.

ACCESO A LA INFORMACIÓN Y COMPETITIVIDAD (CONCLUSIONES)


En la medida en que más confiemos en que las autoridades harán público todos los docu-
mentos que generen o tienen en su poder y que solamente se reserva la información que
pone en peligro la seguridad nacional o el interés público, podremos dar un gran paso en
la consolidación democrática de nuestro país, participaremos en la mejora administra-
tiva, regulatoria y gubernamental de México, tendremos mayor confianza, más apertura,
transparencia y una verdadera participación ciudadana. Estos factores por sí solos suman
al ambiente institucional necesarios para acrecentar la producción.
La garantía del derecho de acceso a la información beneficia de manera directa a
todas las personas que utilizan los sistemas y portales de internet: los medios de comu-
nicación, los investigadores, los estudiantes, la oposición, la sociedad civil organizada,
entre otros; pero de manera indirecta afecta a todos los individuos ya que el tener un real
acceso a la información nos puede dar como resultado mejores condiciones de trabajo,
mayor competitividad, nuevas oportunidades de negocio, estudios y análisis apegados a
la realidad, entre otras muchas ventajas.
El derecho de Acceso a la Información nos permite hacernos de todos los docu-
mentos generados o que estén en poder de las autoridades11: Información estadística que
pueda servir para nuestro negocio, inclusive los precios con lo que se compran varios
productos que el propio gobierno pueda utilizar, lo que nos podría servir para hacer una
propuesta de venta de lo que se maneja en nuestras empresas al gobierno y hacer nego-
cios con él. También le da una idea de la realidad económica y social del país a posibles
inversionistas y generadores de empleo.

9 
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
10 
Ley Para el Desarrollo de la Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa.
11 
Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.
el accesos a la información y competitividad 187

Serán los órganos garantes quienes revisarán la información reservada y resolverán


los recursos interpuestos por los ciudadanos inconformes sobre la clasificación de la in-
formación pública. A nivel federal existe el Instituto Federal de Acceso a la Información
Pública y Protección de datos (ifai) y en Baja California el Instituto de Transparencia y
Acceso a la Información Pública de Baja California (itaipbc). Entre mayor credibilidad
tengan estos organismos mayor será el uso de los sistemas de acceso de información y
mayor la confianza de los usuarios hacia las solicitudes y sus respuestas.
En nuestra ley estatal no existe una sanción expresa a las autoridades que reserven
información sin cumplir con las características que nuestras leyes señalan, pues lo único
que hace la ley de transparencia es referirnos a la ley de responsabilidades la cual tam-
poco establece una sanción específica para dicho acto. La ausencia de dicha sanción hace
que las autoridades reserven muchos documentos sin cumplir con los requisitos consti-
tucionales y legales, lo cual suma a la opacidad gubernamental y lesiona la transparencia.
Las autoridades estatales no cumplen con el mandato constitucional, los requisitos
legales establecidos en las normas locales y federales de transparencia y en el test de pro-
porcionalidad que establece la doctrina y la corte en materia de límites de los derechos
humanos al reservar documentos públicos.
En un breve repaso que realicé en el portal de transparencia del itaipbc me percaté
que más de 60% de los recursos que se interpusieron ante el mismo Instituto de 2013
a la fecha, en contra de los sujetos obligados del Estado, se resuelven en contra de las
autoridades y se les ordena dar la información o modificarla o desechan la respuesta
inicial de la autoridad12. En muchos de esos casos la autoridad clasificó como reservada
información que es pública.
El mismo artículo 6o. Constitucional establece que en nuestro país debe imperar el
principio de máxima publicidad, el cual dicta que en caso de duda de si la información
debe entregarse o no, la autoridad debe optar por la primera opción. Esto no parece ser el
caso en Baja California debido a la gran cantidad de recursos (184 en 2014)13 interpuestos
ante el Instituto.
Existe una falta de confianza por parte de los habitantes del estado de Baja Califor-
nia en solicitar información a las autoridades, eso se puede manifestar por las demandas
interpuestas por parte de la sociedad civil organizada como es el caso de obserbc a.c. y
otras.
Otro punto importante es la demora con la cual la autoridad cataloga la información
y responde a las solicitudes, en algunos casos la autoridad estatal no cataloga la infor-
mación hasta que le llega la solicitud, en otros casos toma el tiempo máximo (diez días
hábiles) para informar que los documentos se consideran reservados.
En la página del gobierno del Estado y algunos otros sujetos obligados podemos
encontrar los catálogos de información pública reservada. En el caso del ejecutivo estatal
existen páginas completas de información que se considera reservada, en otras autorida-
des no encontramos estos catálogos por lo que no podemos saber exactamente cuántos
documentos están reservados, lo cual agrava también el problema de confianza y trans-
parencia.

12 
Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Baja California. http://www.itaipbc.org.
mx/index.php/transparencia/art21fracciperiodo/2013, última consulta el 8 de marzo de 2015.
13 
Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Baja California. http://www.itaipbc.org.
mx/index.php/transparencia/art21fracciperiodo/2014, última consulta el 8 de marzo de 2015.
188 luis carlos castro vizcarra

Otro síntoma de la falta de transparencia y el exceso de opacidad es la facilidad con


lo que la autoridad estatal reserva la información. En muchos casos, no se fundamenta la
reserva de la información, en otros se reserva información que a claras luces no debiera
tener esta clasificación y el proceso de desclasificación (recurso) es muy tardado y puede
durar hasta 12 meses o más.
Baja California promulgó su segunda Ley de Transparencia en 2010, la cual abrogó la
de 2005 y donde se crea el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública
como órgano garante constitucional autónomo. Vale la pena recalcar que nuestro estado
fue el último en el país en tener dicho organismo.
De todo lo anterior podemos concluir que: organismos garantes con mayor credi-
bilidad, sanciones a los servidores públicos que no cumplan con la ley de transparencia,
restricciones a reservar y ocultar información, ayudan al ejercicio del derecho de acceso
a la información, que a su vez ayuda a tener mayor transparencia y confianza en nuestras
instituciones, lo que suma al ambiente necesario para contar con mayor competitividad
en nuestro estado.

FUENTES 
Castellanos Gout, Milton Emilio (2004), Del Estado de Derecho al Estado de Justicia, Po-
rrúa: 170
Castro Vizcarra, Luis Carlos, “Transparencia en las Universidades Autónomas”, Autono-
mía y auditoría universitarias, uabc, 2014: 259.
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Convención Americana sobre Derechos Humanos.
Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Baja California. <http://
www.itaipbc.org.mx/index.php/transparencia/art21fracciperiodo/2014>.
Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.
Ley Para el Desarrollo de la Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa.
Pacto Internacional de Derechos Civiles y políticos.
Vázquez, Luis Daniel, y Serrano, Sandra (2012). “Los principios de universalidad, inter-
dependencia, indivisibilidad y progresividad. Apuntes para su aplicación práctica”,
Carbonell, Miguel y Salazar, Pedro (coords.), La reforma constitucional de derechos
humanos: Un nuevo paradigma, México, scjn/iij/unam:159.
RELATORÍA DE LA MESA 4: TRABAJO

Juan Reyes Álvarez

En el marco del Coloquio Nacional se presentaron tres ponencias en la mesa 4, Trabajo.


La primera ponencia fue presentada por la Mtra. Albany  Aguilera Fernández del
doctorado en Economía Regional (cursa el 13º trimestre) del Centro de Investigaciones
Socioeconómicas de Universidad Autónoma de Coahuila. La ponencia se denominó: “El
mercado de trabajo y la desigualdad salarial en México y sus regiones, 1992-2014”.
La exposición giró en torno a la relación (directa o inversa) no comprobada entre
desigualdad salarial y apertura comercial en México en la que diversos estudios se han
mostrado como contradictorios respecto a la relación de desigualdad y apertura comer-
cial. El estudio parte de una regionalización de México según su nivel de exposición de
apertura comercial. La estudiante estableció las variables por regiones: alta, media y baja
exposición de apertura comercial. Se esatablecieron los tipos de ocupaciones por varia-
bles, como la educación. Se estableció la microsimulación como método de análisis, se
partió de un año previo a la apertura, y se regionalizó usando el método de conglome-
rados. Para la desigualdad se consideraron Gini, Teil y distribución de percentiles para
áreas urbanas. Se utilizó la eneu y enoe para años pervios al tlcan y como última fuente
de información.
La segunda ponencia fue presentada por la Mtra. Sybil Italia Pineda actualmente es-
tudiante de cuarto año del doctorado de Ciencias Económicas de la Universidad Autóno-
ma Metropolitana. Se comentó por parte de la ponente que la presentación y el trabajo en
extenso presentado tienen diferencias, dadas las observaciones que se han ido trabajando.
La presentación giró en torno a la dificultad de poder usar la teoría del Capital Humano
para explicar el mundo del trabajo, en el que se presentan problemáticas como el trabajo
precario, flexibilidad productiva, postfordismo y que gran parte de esos cambios están
supeditados a transformaciones subjetivas. Las transformaciones subjetivas están sus-
tentadas en competencias. La ponente expuso que sobre la propuesta de Gary Becker el
trabajador es un productor con capital, ergo entonces se puede reproducir, además que su
precio es un salario no una tasa de interés, contrario que si fuera capital.
La tercera ponencia fue del Mtro. Miguel García estudiante de Doctorado de Cien-
cias del Desarrollo Regional del iee de la Universidad Michoacana de San Nicolás de
Hidalgo. El autor apunta como pregunta a investigar: ¿De qué manera el comercio elec-
trónico en los sistemas emprendedores de negocios de la ciudad de Morelia, Michoacán
impacta en el desarrollo local? En la exposición se habla de las condiciones de desempleo
y desarrollo local en la población de Michoacán y de la preocupación porque la pobla-
ción no encuentra las mejores facilidades para crear su propio negocio. Por otro lado, la
exposición versó en justificar la investigación, en ese sentido se centró en esclarecer la
situación local con respecto a la cultura del emprendimiento y determinar en qué medida
el uso empresarial del ecommerce reduce errores, tiempo y sobrecostos. La investigación
sustentó el ponente, tendrá un enfoque mixto de triangulación concurrente, que implica
la obtención, análisis y vinculación de datos cualitativos y cuantitativos. En tanto el mar-
co teórico se mantendrá desde la concepción del emprendedurismo. La hipótesis es “Se
189
190 relatoría de la mesa 4: trabajo

impulsa el desarrollo local por medio del comercio electrónico que hacen los empresarios de
los sistemas emprendedores de negocios de Morelia Michoacán” menciona el autor.
En tanto se terminaron las exposiciones se pasó a los comentarios de la Dra. Edith
Pacheco.
La doctora parte de comentarios generales. La comentarista menciona que las tres
investigaciones parten de diferencias sustanciales al menos en dos aspectos: a) momentos
de avances; al respecto se hace alusión que mientras la primera ponencia muestra ya un
avance considerable como borrador de tesis, la segunda tiene menor avance pero que
deja ver ya objetivos y discusiones principales, por último la tercera ponencia o investiga-
ción está en un proceso inicial; b) perspectivas de abordaje; las tres mantienen abordajes
teóricos muy diferentes entre sí.
Se comenta para la primera ponencia que:

1) Existen diferentes entradas metodológicas, por un lado hay un ejercicio de regiona-


lización con base a la exposición comercial y por otro, la estimación del diferencial
salarial mediante tres medidas.
2) Al respecto la comentarista se pregunta ¿Qué efecto puede tener tomar estos dos
años  como comparativos (1992y 2014)? Se subraya específicamente que el año de
1992 muestra un momento particular de estabilidad económica.
3) Una segundo cuestionamiento se refiere a que se hace necesaria una aclaración de
los años que se toman para la microsimulación, se necesita una justificación.
4) Un tercer comentario versa más enfocado a la sugerencia de que “sería mejor traba-
jar con salarios medianos que con los medios”.
5) Un comentario sobre la regionalización, se añade, se tiene que trabajar sobre la hete-
rogeneidad laboral en el país y como sugerencia se menciona que es necesario reto-
mar la idea de considerar elementos como los culturales. Se comenta que la dinámica
es muy distinta al interior de cada región propuesta, por ejemplo estados del norte
que quedaron en la región con estados como Puebla.
6) Se cuestiona a la ponente si para el año 1992 se quedó con la parte urbana o con toda
la información (incluye rural).
7) La doctora, como comentario final sobre esta ponencia, realiza un par de preguntas:
“Qué se gana con usar otras encuestas”. Es útil señalar lo que se gana, aunque que-
da implícito en la microsimulación, es necesario hacerlo explícito. La comentarista
cuestiona “Qué pasó con el cambio tecnológico y el papel de las instituciones”.

En un segundo momento comenta sobre la ponencia de la Mtra. Italia Pineda:


1) Se menciona que el documento enviado con el que contó es diferente a la presen-
tación.
2) Se sugiere que es necesario aclarar cuáles específicamente son las dimensiones de
discusión.
3) Se comenta que Italia presenta una crítica sobre inconsistencias y absurdos metodo-
lógicos del enfoque de la teoría del Capital Humano. Señala que la ponencia versa
en proponer cómo se da el desdoblamiento del trabajo en el mundo en papel de
mercancía.
4) Se propone a Michael Piore para una revisión sobre el comportamiento del indi-
viduo.
5) Se comenta que no se consideran las instituciones en el análisis de la ponente.
6) Se propone una revisión de David Spencer para profundizar para el análisis sobre la
relatoría de la mesa 4: trabajo 191

afirmación de la ponente que la teoría neoclásica y la propuesta de que es una ideo-


logía.

En este bloque de comentarios se añade por último la exposición del


maestro Miguel García:
1) La comentarista plantea que se muestran temas diferentes: empleo y desarrollo local.
2) Se añade que el objetivo es diferente y en ese sentido se sugiere que se tiene que
decidir entre empleo y desarrollo local. En ese sentido se señala que las hipótesis y
objetivos están a un solo nivel de esos dos análisis.
3) Se pregunta qué relación existe entre comercio electrónico y capital humano.
4) Se sugiere que se tiene que definir: empleo, desarrollo local, comercio electrónico.
5) Se señala que de pronto aparece el sistema de emprendedores de negocios en la ex-
posición. Se pregunta la comentarista cómo obtendrá el del impacto sobre el desa-
rrollo local. En ese sentido se comenta que se necesita articular lo cuanti y cuali, que
ordene la importancia que tendrán.
6) Se menciona que no se pueden obviar algunos conceptos tan importantes. 

A continuación se pasó a una réplica de cinco minutos por parte de los ponentes.
Por último, la Dra. Pacheco comenta que los estudios del trabajo han ido cam-
biando y tomando relevancias diferentes: precariedad organizativa del trabajo, algunos
se han enfocado a las trayectorias de las personas, a estudios de cómo llegar al primer
empleo,  otros a estudios sobre política laboral y que ésta es muy limitada. Otro tema
importante es la reforma laboral. También se añade que hay que pensar en discutir en
los nuevos conceptos del trabajo y de la persona económicamente activa, se reconocen
nuevas formas de trabajo.
COMENTARIOS A LA MESA 4: TRABAJO

Edith Pacheco Gómez


el colegio de méxico

Antes de exponer mis comentarios sobre las ponencias que se presentaron en la mesa
sobre “trabajo”, me parece importante caracterizar al mercado de trabajo en términos ge-
nerales, dando cuenta de los cambios y continuidades que se han producido a través del
tiempo, indicando los marcos teóricos utilizados para su análisis y señalando los niveles
que existen en ciertos indicadores del mercado laboral.
Durante las últimas décadas diversas investigaciones han señalado que existe un
contexto creciente de precariedad laboral, enmarcada en un proceso de flexibilización la-
boral vinculado al cambio estructural llevado a cabo a partir de los años ochenta del siglo
pasado (Mora y Oliveira, 2011; Gaxiola, 2012). Sin embargo, cabe mencionar que países
como el nuestro se caracterizan por una heterogeneidad laboral de largo plazo en la que
han coexistido distintos sectores, y uno de los sectores siempre ha presentado deficientes
condiciones de trabajo (Pacheco, 2004).
Dicha heterogeneidad se ha abordado desde distintas perspectivas teóricas. El cam-
bio económico-político más importante de los años ochenta fue la reorientación de las
economías latinoamericanas hacia los mercados internacionales, las consecuencias de las
medidas tomadas dependieron del tipo de gobierno y de los contextos políticos y econó-
micos de los distintos países de la región (García, 1991, Altimir, 1994). No obstante, para
el segundo lustro de los años ochenta se constató de manera generalizada un incremento
de la heterogeneidad de los mercados de trabajo en la región, se detuvo el crecimiento de
la proporción de asalariados en el conjunto de la fuerza de trabajo, en especial disminuyó
el empleo en empresas medianas y grandes, y en algunos países crecieron las actividades
por cuenta propia y el trabajo no remunerado, aumentando las actividades de pequeña
escala (Szasz y Pacheco, 1995). Es en este contexto que el debate de la informalidad se in-
tensificó, para algunos autores dicha heterogeneidad era producto de la incapacidad de la
economía para generar empleo, para otros la informalidad era una expresión de procesos
ocultos de subcontratación, incluso una mirada sobre la informalidad acudía al tema de
las regulaciones del estado para justificar la existencia de dicho sector (Tokman 1987,
1995; Portes y Benton, 1987; De Soto, 1987).
La falta de precisión del concepto “informalidad” aumentó a partir de los años no-
venta, por ello algunos autores proponían conceptualizar al sector informal en el marco
del así llamado “modelo de apertura de las economías”, incluso otros autores proponían
el abandono del propio concepto (Pérez Sáinz, 1996; Cortés, 1990). El quid del asunto
no sólo era la falta de precisión del concepto, sino que primordialmente la realidad esta-
ba mostrando cambios importantes. Durante la última década del siglo pasado se hizo
evidente que muchas de las características que definían a la informalidad pasaron a for-
mar parte de los segmentos formales del mercado de trabajo: bajos ingresos, flexibilidad,
eventualidad, desregulación, trabajo a destajo o pago por pieza, trabajo a domicilio, uso
intensivo de la mano de obra y empleo de mano de obra no remunerada (Szasz y Pacheco,
1995). A la vez, los ingresos de un parte del sector no asalariado llegaron a ser superiores
a los de algunos segmentos de trabajadores asalariados (Pacheco, 1994).
192
comentarios a la mesa 4: trabajo 193

Son estos cambios en el ámbito laboral los que llevan a posicionar el tema de la pre-
cariedad laboral en América, heredando la discusión que se llevaba a cabo en contextos
desarrollados. Rojas y Salas (2011) afirman que los trabajos de Galin (1987) y Galin y
Novick (1990) dan inicio a la discusión de la precariedad en esta región del mundo, no
sólo en el campo teórico sino también desde una perspectiva empírica. Por su parte, Gar-
cía (2011) sostiene que, no obstante las diversas acepciones que puedan existir de la pre-
cariedad, en un conjunto significativo de estudios se suscribe la idea de que el concepto
implica la combinación de tres factores: inestabilidad, inseguridad o falta de protección
y vulnerabilidad social y económica (Rodgers, 1989; Guerra, 1998; Bayón, 2006 y Mora,
2006). Esta manera de enfocar el problema da pie a uno de los aspectos que caracteriza a
los estudios sobre el mercado laboral en la actualidad: la multidimensionalidad.
Ahora bien, Guadarrama, Hualde y López (2012) ponen acento en el hecho de que
la precariedad se confunde frecuentemente con conceptos afines, como vulnerabilidad,
exclusión o trabajos atípicos (o non-standard employment), perspectivas analíticas que
han adquirido importancia durante la última década del siglo pasado y los primeros años
de este siglo. De hecho varios autores han dado cuenta de las diferencias y encuentros
que existen entre estas perspectivas (Pizarro, 2001; Minujin, 1998; Castel, 1998; Perez
Sáinz, 2002-2003; De Grip et al., 1997; Marshall, 1987 y 1992). Cada uno de los concep-
tos arriba citados pone acento en distintas aristas de la problemática laboral, o bien, en
ciertas dimensiones analíticas, pero como bien señala García (2011) la convergencia de
los indicadores en el plano operacional de dichos conceptos tiene mucho que ver con el
hecho de que la mayoría de las investigaciones se apoyan en datos oficiales que muchas
veces están pautados de manera similar en el plano internacional. Retomando la pers-
pectiva de la precariedad un grupo de autores sostiene que esta situación debe referirse
exclusivamente al trabajo asalariado, ya que en el marco de la reestructuración económi-
ca y productiva, llevada a cabo desde los años ochenta en los países de América Latina,
la pérdida de seguridad, certidumbre y estabilidad laboral se manifiesta básicamente
en los trabajadores asalariados (Guerra 2006; Mora, 2006), sin embargo, García (2011)
argumenta que la inseguridad y la inestabilidad son y han sido rasgos característicos
del trabajo no asalariado por lo que la denominación de precario también se utiliza con
referencia a lo que sucede en estas últimas ocupaciones (Rodgers, 1989; Bettio y Villa,
1995; Bayón, 2006).
Como se señaló arriba, una de las características fundamentales del tema de la pre-
cariedad es su carácter multidimensional. Es por eso que en este breve recorrido quisiera
poner acento en los niveles que han alcanzado dos de las principales dimensiones que
identifican dicho fenómeno: la inestabilidad y la inseguridad. Pero antes de describir
brevemente su evolución es importante ubicar los volúmenes de población ocupada y el
peso de la población asalariada. La población ocupada masculina en el año 2015 ascendió
a más de 31 millones, mientras en el caso de las mujeres el volumen fue de un poco más
de 19 millones. Por su parte la población asalariada representa un poco más de 60%, de
suerte tal que se cuenta con casi 20 millones de hombres asalariados y un poco más de 12
millones de mujeres en esta condición.
194 edith pacheco gómez

Cuadro 1. Indicadores del mercado de trabajo y algunas dimensiones de la precarie-


dad, 2005 y 2015
Asalariados Total de ocupados
2005 2015 2005 2015
Dimensión de la precariedad Hombres Mujeres Hombres Mujeres Hombres Mujeres Hombres Mujeres
Posición en la ocupación
Trabajadores subordinados y remunerados1
Asalariados 14 957 159 8 944 959 19 724 715 12 367 560 57.9 59.9 63.0 65.0
Con percepciones no salariales 6.3 4.7 5.3 2.2
Empleadores 6.2 2.0 5.4 2.2
Trabajadores por cuenta propia 5.5 10.9 3.9 8.0
Trabajadores no remunerados 100.0 100.0 100.0 100.0

Trabajadores ocupados (estimados) 25 853 079 14 938 735 31 309 072 19 027 016

Población desocupada 3.4 3.6 4.2 4.6


917 814 564 678 1 374 491 913 142
Inseguridad (condición de acceso a las instituciones de salud)
Con acceso 53.4 55.8 53.2 55.7 34.8 36.8 34.8 35.4
Sin acceso 45.7 43.5 46.1 43.7 64.5 63.2 64.6 64.1
No especificado 0.9 0.8 0.7 0.6 0.7 0.5 0.6 0.5
100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0
Inseguridad (prestaciones laborales, sin considerar el acceso a la salud)
Con prestaciones 56.7 62.6 59.0 65.4 Na Na Na Na
Sin prestaciones 42.8 36.8 40.4 34.0 Na Na Na Na
No especificado 0.6 0.6 0.6 0.7 Na Na Na Na
100.0 100.0 100.0 100.0
Inestabilidad (disponibilidad de contrato escrito)
Contrato escrito 48.6 53.6 52.0 56.7 Na Na Na Na
Temporal 8.0 9.5 8.9 9.6 Na Na Na Na
De base, planta o por tiempo indefinido 40.4 43.9 42.8 46.8 Na Na Na Na
Contrato de tipo no especificado 0.2 0.2 0.3 0.3 Na Na Na Na
Sin contrato escrito 50.5 45.7 46.9 42.4 Na Na Na Na
No especificado 0.9 0.7 1.1 0.8 Na Na Na Na
100.0 100.0 100.0 100.0
1
el inegi define como trabajadores subordinados a toda aquella persona que declara haber tenido un jefe en su ocupación,
la mayor parte son trabajadores asalariados, pero algunos de ellos no tienen esta condición.
Na = no aplica
fuente: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2005 y 2015, inegi (cálculos propios).

Si bien algunos autores indican que el tema de la precariedad es teóricamente pertinente


sólo en el caso de los trabajadores asalariados, es importante ubicar que una buena propor-
ción de la mano de obra mexicana no tiene acceso a las instituciones de salud en relación con
su condición laboral (más de 60%). Pero incluso en el caso de la población asalariada, más de
40% se ve frente a una condición de inseguridad laboral. Ahora bien, si se toma en cuenta a un
conjunto de prestaciones (aguinaldo, vacaciones con goce de sueldo y reparto de utilidades)
las diferencias entre hombres y mujeres se hacen manifiestas, de suerte tal que las mujeres
asalariadas reciben en mayor proporción alguna prestación (cuadro 1).
Para dar cuenta de la inestabilidad laboral, es común tomar como indicador la exis-
tencia de un contrato de trabajo. Existe un porcentaje importante de trabajadores asala-
riados que no cuenta con un contrato escrito (alrededor de 45%), sin embargo, hay que
aclarar que de aquellos que sí cuentan con contrato, la mayor proporción cuenta con un
contrato de base, planta o por tiempo indefinido. De nuevo, en este rubro las mujeres
ligeramente muestran una mejor condición que los hombres.
Finalmente, las condiciones de precariedad entre 2005 y 2015 no han cambiado sus-
tantivamente, lo que sugiere un carácter estructural de las mismas. Sin embargo, cabe
comentarios a la mesa 4: trabajo 195

mencionar que la inestabilidad se redujo ligeramente en este periodo (más de 3 puntos


porcentuales) (cuadro 1).
Ahora bien, sí nos centramos en las ponencias presentadas en la mesa:
La primera fue presentada por la Mtra. Albany Aguilera Fernández del Doctorado
en Economía Regional (cursa el 13er. trimestre) del Centro de Investigaciones Socioeco-
nómicas de Universidad Autónoma de Coahuila. La cual se denominó: “El mercado de
trabajo y la desigualdad salarial en México y sus regiones, 1992-2014”.
La segunda fue presentada por la Mtra. Sybil Italia Pineda actualmente estudiante de
cuarto año del Doctorado de Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma Metro-
politana. El título fue: “Crítica a la Teoría del Capital Humano a partir de la conceptuali-
zación del trabajo”.
La tercera fue del Mtro. Miguel García, estudiante de Doctorado de Ciencias del
Desarrollo Regional del IEE de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo,
quien se encuentra en el segundo semestre. El nombre de la ponencia fue: “Desarrollo
local por medio del comercio electrónico en los sistemas emprendedores de negocios de
Morelia Michoacán”.
Dado que el objetivo del Coloquio es poner acento en los problemas teóricos y meto-
dológicos en la investigación, una primera observación se vincula con el estado de avance
en que se encuentran las tres investigaciones. La primera ponencia muestra un avance
considerable como borrador de tesis, la segunda ponencia presenta un menor avance
aunque pone en la mesa de discusión el debate sobre la Teoría del Capital Humano, por
último, la tercera ponencia está en un proceso inicial, de cierta manera aún es un proyec-
to de investigación.
Ahora bien, las tres ponencias son un ejemplo claro de distintas perspectivas de
abordaje. La primera ponencia se propone dar cuenta de la desigualdad salarial regional
por efecto del proceso de liberación de la economía mexicana durante el periodo 1992-
2014, sustentando la discusión en la teoría del comercio internacional y con un muy buen
abordaje empírico. La segunda ponencia es una reflexión de carácter teórico sobre las
limitaciones de la Teoría del Capital Humano para comprender el mundo del trabajo. La
tercera ponencia se plantea como objetivo abordar el tema del desarrollo local a partir de
un estudio de caso: “el comercio electrónico en los sistemas de emprendedores de nego-
cios en Morelia, Michoacán”.
Los siguientes párrafos atenderán de manera más detallada cada uno de los trabajos
propuestos. La idea central es resaltar el potencial teórico metodológico de las investi-
gaciones presentadas, a la vez que poner acento en algunos hallazgos, así como también,
indicar algunos problemas que se observan en el documento escrito.
La investigación sobre desigualdad salarial regional parte de una regionalización de
México según el nivel de exposición de apertura comercial (alta, media y baja. También
se clasificó a la mano de obra en función de sus niveles de calificación), utilizando el
análisis de conglomerados jerárquico aglomerativo. Y se estableció la microsimulación
como método de análisis, incorporando 5 fases que involucran las siguientes variables:
participación, desempleo, sector económico, nivel de calificación e ingresos salariales.
Para la desigualdad se consideraron el coeficiente de Gini, el índice entrópico de Theil
y la distribución de percentiles. Se utilizaron como fuentes de información la Encuesta
Nacional de Empleo Urbano (eneu) como referente previo al tlc y la Encuesta Nacional
de Ocupación y Empleo (enoe) para el último año de estudio.
En suma, esta investigación tiene diferentes aciertos metodológicos, por un lado hay
un ejercicio de regionalización con base a la exposición comercial y, por otro, se cuenta
196 edith pacheco gómez

con la estimación del diferencial salarial mediante tres medidas. Además, el ejercicio de
simulación le permite a la autora a sostener que “las regiones con mayor exposición de
apertura exhiben niveles más bajos de desigualdad salarial”, aunque también la autora es
cuidadosa al señalar en su revisión bibliográfica que no existen investigaciones conclusi-
vas sobre el efecto de la apertura comercial.
Ahora bien, imputar el cambio en las desigualdades salariales regionales a la apertu-
ra comercial deja fuera otros efectos. Por ejemplo, el cambio tecnológico, el poder de los
agentes económicos o el papel de las instituciones. Por ello, sería importante tener una
reflexión al respecto en función de los hallazgos de la autora.
Por otro lado, hubiera valido la pena que en el documento escrito la autora reflexio-
nara sobre el efecto que puede tener haber tomado los años de 1992 y 2014  para el aná-
lisis, especialmente porque el año de 1992 muestra un momento particular de estabilidad
económica. Es decir, hubiera sido útil contar con los contextos económicos en que se
encontraba el país en ambos años.
En cuanto a la regionalización es de llamar la atención la gran heterogeneidad que
se tiene al interior de cada tipo de región. Por ejemplo en la región de alta exposición
al comercio internacional se encuentran varias entidades federativas del norte del país,
pero también en estados como Puebla. Una pregunta a la autora sería ¿cómo hacer visible
que las regiones, o más bien, el agrupamiento de las entidades federativas, involucra a
entidades con procesos cualitativamente diferentes?
Finalmente, valdría la pena señalar lo que se gana al utilizar las fuentes de informa-
ción que se utilizaron (eneu y enoe), además de indicar por qué haber trabajado con
salarios medio y no medianos (los cuales no se ven afectados por los extremos).
La segunda ponencia es una reflexión teórica sobre la dificultad de poder usar la
teoría del Capital Humano para explicar el mundo del trabajo. La autora señala que dicha
teoría tiene un impacto profundo en la conceptualización del trabajo y por eso revisa
con detenimiento los planteamientos de Becker, a la vez que cuestiona a otros autores. En
particular la autora señala que “la categoría de capital humano implica conceptualizar al
trabajo a partir de dos dimensiones que son completamente distintas, las capacidades y
habilidades de un individuo y que le permiten aumentar la eficiencia de sus actividades
laborales; y el trabajo en sí mismo como la mercancía tradicional”.
Cabe mencionar que el documento enviado es diferente a la presentación que se
hizo en el coloquio. En esta presentación se indicó la dificultad de comprender los pro-
cesos de trabajo en su expresión más amplia. Temas como la caída salarial o las formas
precarias de trabajo, así como por ejemplo las transformaciones de identidades laborales,
difícilmente pueden explicarse a partir de la conceptualización que genera la Teoría del
Capital Humano. De hecho la autora presenta una serie de inconsistencias con la Teoría
Neoclásica.
Si bien la reflexión teórica es interesante, debería de ser posible contar con un esque-
ma que permitiera entender las distintas dimensiones de la discusión. La autora presenta
una crítica sobre Inconsistencias y absurdos metodológicos del enfoque de la teoría del
Capital Humano, pero se pierde el hilo conductor de la discusión.
La tercera ponencia se pregunta: ¿de qué manera el comercio electrónico en los
sistemas emprendedores de negocios de la ciudad de Morelia, Michoacán impacta en el
desarrollo local? Se plantean las condiciones precarias de trabajo en el contexto local. El
documento presentado tiene el formato de proyecto de investigación y pone acento en
varios aspectos: el concepto de desarrollo local, las corrientes y conceptos de emprende-
dores de negocios y el concepto de comercio electrónico. También se mencionan los ins-
comentarios a la mesa 4: trabajo 197

trumentos cuantitativos que se tomaran en cuenta para realizar la investigación aunque


se indica que se tendrá un enfoque mixto de triangulación concurrente, que implica la
obtención, análisis y vinculación de datos cualitativos y cuantitativos. El marco teórico se
mantendrá desde la concepción del emprendedurismo y la hipótesis es que “se impulsa
el desarrollo local por medio del comercio electrónico que hacen los empresarios de los
sistemas emprendedores de negocios de Morelia Michoacán”.
Esta ponencia hace una discusión diferente a las anteriores, tratando un caso es-
pecífico –comercio electrónico en los sistemas emprendedores de negocios en Morelia,
Michoacán– para conocer el impacto que tendrá en el desarrollo local
Cabe mencionar que el planteamiento de preguntas y las hipótesis no se encuen-
tran articuladas. Y no dan pie a resolver la pregunta general de investigación. Es decir,
se requiere afinar el proyecto de investigación. Especialmente es importante indicar me-
todológicamente cómo podrá medirse el impacto, dado que la propuesta de indicadores
aún se encuentra muy general y no se puede apreciar la posibilidad de evaluar dicho
impacto. Por otro lado, será necesario articular los enfoques cuantitativo y cualitativo en
la investigación.
Hasta aquí mis comentarios a los trabajo, sin embargo, es importante cerrar esta
discusión señalando que los estudios del trabajo han ido cambiando y ciertos temas han
ido tomando relevancia en años recientes. Solo interesa enlistar algunos ejemplos, para
incentivar la investigación. El tema de la precariedad ya fue expuesto al inicio de este co-
mentario, pero también vale la pena señalar algunas otras entradas analíticas. La mirada
longitudinal en años recientes ha permitido dar cuenta de las trayectorias laborales de las
personas, y así poder explicar cómo llegan las personas al primer empleo, o bien, qué tipo
de trayectorias laborales se presentan a lo largo de la vida de los trabajadores. Otro tipo
de estudios se ha centrado en dar cuenta de los alcances que ha tenido la política laboral
en nuestro país, especialmente porque los programas y acciones en relación con el em-
pleo son de una cobertura muy limitada. Finalmente, en los últimos años el estudio de los
usos del tiempo de las personas ha llevado a ampliar el concepto de trabajo de suerte tal
que se ha indicado que no se puede entender el mercado de trabajo sin tomar en cuenta
el trabajo de la reproducción (trabajo doméstico y de cuidado), lo que ha conducido a
reconocer nuevas formas de trabajo.

BIBLIOGRAFÍA 
Altimir, Óscar (1994), “Distribución del ingreso e incidencia de la pobreza a lo largo del
ajuste”, Revista de la CEPAL, núm. 52, Santiago de Chile: Publicación de Naciones
Unidas.
Bayón, Cristina (2006), “Precariedad social en Mexico y Argentina: tendencias, expresio-
nes y trayectorias nacionales”, Revista de la CEPAL, núm. 88, pp.133-152.
Bettio, Francesca y Paola Villa (1995), “Non-wage work and disguised wage employment
in Italy”, en Gerry y Janine Rodgers (eds.), Precarious Jobs in Labour Market Regula-
tion: The Growth ofAtypical Employment in Western Europe, Ginebra, International
Institute for Labour Studies, Free University of Brussels, pp. 149-178.
Castel, Robert (1998), “La lógica de la exclusión”, en Eduardo Bustelo y Alberto Minujin
(eds), Todos entran: propuesta para sociedades incluyentes, Santa Fe de Bogotá, San-
tillana/UNICEF.
Cortés, Fernando (1990), “De marginal a informal. El desarrollo de la discusión en Amé-
rica Latina”, en Cortés, Fernando y Cuéllar Oscar, Crisis y reproducción social. Los
198 edith pacheco gómez

comerciantes del sector informal, México, Facultad Latinoamericana de Ciencias So-


ciales / Porrúa, pp. 125-164.
De Grip, A, J. Hoevenberg y E. Willems (1997), “Athypical employment in the European
Union”, International Labour Review, vol. 136, num.l, Primavera.
De Soto, Hernando (1987), El sector informal como instrumento para el desarrollo, Méxi-
co, Centro de Investigaciones sobre la Libre Empresa, A. C.
Galin, Pedro (1987), “Condiciones de trabajo y precarizaci6n del empleo”, en Marta No-
vick (ed.), Condiciones de trabajo en America Latina, Buenos Aires, Clacso/Conicet,
pp. 101-109.
Galin, Pedro y Marta Novick (eds.) (1990), La precarización del trabajo en Argentina,
Buenos Aires, ClAT / Clacso, pp.l8-46.
García, Brígida (2011), “Las carencias laborales en México: conceptos e indicadores”, en
Edith Pacheco, Enrique de la Garza y Luis Reygadas (coords.), Trabajos atípicos y
precarización del empleo, México, El Colegio de México.
García, Norberto (1991), Reestructuración ahorro y mercado de trabajo, Programa Regio-
nal del Empleo para América Latina y el Caribe de la Organización Internacional del
Trabajo, Santiago de Chile.
Gaxiola, Sergio (2012), “Precarización y polarización laboral: el caso de los trabajadores
asalariados hombres del sector terciario en las principales ciudades de India y Mé-
xico en el año 2005”, Tesis de Doctorado en Estudios de Población, El Colegio de
México.
Guerra, Pablo A. (1998), Sociología del trabajo, Montevideo, Fundaci6n de Cultura Uni-
versitaria.
Guadarrama, Rocío, Alfredo Hualde y Silvia López (2014), “Introducción. La precariedad
laboral desde la perspectiva de la heterogeneidad. Una propuesta analítica”, en Gua-
darrama, Hualde y López (coords.), La precariedad laboral en México. Dimensiones,
dinámicas y significados, México, El Colegio de la Frontera Norte y la Universidad
Autónoma Metropolitana-Unidad Cuajimalpa.
Marshall, Adriana (1992), Circumventing Labour Protection: Non-standard Employment
in Argentina and Peru, Ginebra, International Institute of Labour Studies (Research
Series 88).
Marshall, Adriana (1987), “Non-standard Employment Practices in Latin America”, Gine-
bra, International Institute of Labour Studies (Discussion Papers).
Minujin, Alberto (1998), “Vulnerabilidad y exclusión en América Latina”, Bustelo y Minu-
jin (eds), Todos entran. Propuesta para sociedades incluyentes, UNICEF.
Mora, Minor (2006), “Ajuste estructural y empleo precario: el caso de Costa Rica”, Tesis
de Doctorado en Ciencias Sociales con especialización en Sociología, México, El Co-
legio de México.
Mora, Minor y Orlandina de Oliveira (2011), “Las desigualdades laborales. Evolución,
patrones y tendencias”, Fernando Cortés y Orlandina de Oliveira (coords.), Desigual-
dad social, El Colegio de México, pp. 101-140 [Vol. V, Serie: Los grandes problemas
de México, conmemoración del 70° Aniversario El Colegio de México, 1940-2010,
Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución.
Pacheco, Edith (2004), Ciudad de México heterogénea y desigual. Un estudio del mercado
de trabajo, México, El Colegio de México.
Pérez Sáinz, Juan Pablo (1996), “Los nuevos escenarios laborales en América Latina”, Nue-
va Sociedad, núm. 143, Venezuela, Editorial Texto, pp.20-29.
Pérez Saínz, Pablo (2002-2003), “Exclusión laboral en América Latina: viejas y nuevas
comentarios a la mesa 4: trabajo 199

tendencias”, Sociología del Trabajo, 47 (invierno), pp. 733-761.


Pizarro, Roberto (2001), La vulnerabilidad social y sus desafíos: una mirada desde América
Latina, Santiago de Chile, CEPAL-División de Estadísticas y Proyecciones Económi-
cas, Serie Estudios Estadísticos y Prospectivos, núm. 6.
Portes, Alejandro y Lauren Benton (1987), “Desarrollo industrial y absorción laboral:
una reinterpretación”, en Estudios Sociológicos, vol. V, núm. 13, México, Centro de
Estudios Sociológicos / El Colegio de México, pp. 111-137.
Rodgers, Gerry (1989), “Precarious work in Western Europe: The state of the debate”,
en Gerry y Janine Rodgers (eds.), Precarious Jobs in Labour Market Regulation: The
Growth of Atypical Employment in Western Europe, Ginebra, International Institute
for Labour Studies/Free University of Brussels, pp. 1-16.
Rojas Georgina y Carlos Salas (2011), “Precariedad laboral y estructura del empleo en
México, 1995-2004”, en Edith Pacheco, Enrique de la Garza y Luis Reygadas (coords.),
Trabajos atípicos y precarización del empleo, México, El Colegio de México.
Szasz, Ivonne y Edith Pacheco (1995), “Mercados de trabajo en América Latina”, Perfiles
Latinoamericanos, año 4, núm. 6, pags. 49-69.
Tokman, Víctor (1995), El sector informal en América Latina. Dos décadas de análisis,
México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, págs. 639.
Tokman, Víctor (1987), “El sector informal: quince años después”, en El Trimestre Eco-
nómico, vol. LIV, núm. 215, julio-septiembre 1987, México, Fondo de Cultura
Económica, pp. 513-536.
5. EDUCACIÓN

PONENCIAS
Itinerarios formativos, profesionales y vitales de los estudiantes de doctorado
de la Universidad de Guadalajara
Ana María Díaz Castillo

Acercamientos teórico metodológicos al estudio


de las funciones de la educación superior en los espacios rurales
Gustavo Mejía Pérez

La equidad educativa y la regionalización de la buap


en la Sierra Nororiental de Puebla:
acercamientos teórico-metodológicos y resultados preliminares
Shaye Suzanne Worthman

CARTEL
La cultura fiscal y sus efectos económicos y sociales en México, 2000-2013
Patricia Gutiérrez Moreno

RELATORÍA
Liliana Estrada Quiroz
ITINERARIOS
FORMATIVOS, PROFESIONALES Y VITALES
DE LOS ESTUDIANTES DE DOCTORADO
DE LA UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA
Ana María Díaz Castillo1
universidad de guadalajara

RESUMEN
El presente documento aborda los avances de investigación de la tesis docto- asesor de tesis

ral “Itinerarios formativos, profesionales y vitales de los estudiantes de doc- Jordi Planas Coll
torado de la Universidad de Guadalajara”, cuyo propósito principal reside en
caracterizar a los alumnos en sus orígenes socio-demográficos, académicos
y profesionales. El método empleado es un estudio de caso enfocado a lo
exploratorio, en el que se conozca a los doctorantes del contexto seleccio-
nado, con la idea de realizar un análisis de sus expectativas, vista desde la
utilidad al egresar. En la parte teórica se han incluido las aportaciones de
Jordi Planas, Adrián De Garay, Sonia Reynaga, Laudeline Auriol, Juan Casal,
entre otros. El contexto se formula a partir de la perspectiva internacional,
nacional y regional, hasta la localidad, en la que la UdeG, es la universidad
más importante de la entidad y en la que se gestan programas Doctorales
con reconocimiento internacional. En tanto, el proceso metodológico dife-
rencia tres fases: la primera fase consiste en un trabajo analítico de datos
secundarios proporcionados por el Departamento de Control Escolar de la
UdeG, la segunda que consiste en la aplicación de una encuesta de la fase
estadística donde se recopila información de los doctorantes en torno a los
itinerarios. La tercera fase, que está planeada a futuro para realizarse como
consecuencia de la anterior. De acuerdo a los avances de investigación, no
existen hasta el momento resultados o conclusiones respecto al propósito
general formulado.

OBJETIVO
Caracterizar a los alumnos que estudian un Doctorado, con relación a su
origen, aspectos familiares, académicos y profesionales.

HIPÓTESIS palabras clave

— El estatus social influye en gran medida (familia-menor edad) para cur- Itinerarios
sar un doctorado. formativos,
— Existe relación entre quienes cursan un doctorado y la aspiración a la itinerarios
credencialización. profesionales,
itinerarios vitales,
doctorantes,
Universidad de
1 
<anamarialucy@gmail.com>. Guadalajara

203
204 ana maría díaz castillo

— Las expectativas de egreso tienen relación con la obtención de un empleo, o bien a


quién ya tiene un empleo mejorar sus ingresos.
— Los estudios doctorales están orientados en dos perspectivas: a) progresión y b) reo-
rientación académica y profesional.
— Existen dos tipos de programas de doctorado en función de la edad, : a) jóvenes y b)
los de gente de mayor edad

MARCO TEÓRICO

Expansión educativa: factores y políticas


En el mundo han ocurrido grandes transformaciones en el ámbito de la educación, si
bien es cierto que Europa y Estados Unidos son el referente de las grandes evoluciones en
este ámbito, en Latinoamérica también se han vivido cambios similares de incremento en
las matrículas de los niveles educativos con relación al pasado.
El análisis de los fenómenos educativos que han caracterizado el crecimiento de la
matrícula en los niveles educativos como dinámicas en la educación, ante la inminente
expansión educativa2 derivada de la globalización3 colaboran en el establecimiento de
redes de los nuevos modelos educativos y de los programas innovadores de enseñanza
continua, incluyendo el incremento de la oferta de posgrados en las universidades. Sin
embargo, a pesar de la expansión del sistema educativo, Navarro (2012) destaca que, exis-
ten posturas que indican que, las desigualdades en el acceso se han conservado, mientras
que otros han encontrado evidencias de una disminución de las desigualdades de clases
a partir de la expansión educativa4 en ciertos países.
Por su parte, Fresán (2013), señala que la expansión de la educación superior en la
segunda mitad del siglo xx, fue un detonante para estimular la transformación de todos
los órdenes de la vida académica, tuvo efecto no sólo en el incremento de la matrícula,
sino también en el número de programas ofrecidos y en el número de profesores.
En cuanto a los países europeos, Beduwé y Planas (2003) señalan que, todos han ex-
perimentado un aumento importante de los niveles de educación de las generaciones na-
cidas entre 1940 y 1980. En la mayor parte de estos países, dicho aumento se ha acelerado
para las generaciones nacidas a principios de los años 1980. Lo que se ha visto reflejado
en el número de egresados, que representan un alto porcentaje que va en ascenso confor-

2 
Planas (2009), explica que la expansión educativa es el fenómeno por el cual cada generación ha elevado
su nivel de conocimientos respecto a la precedente. Este fenómeno, que se ha producido a lo largo de la segunda
mitad del pasado siglo, ha configurado la estructura actual de nuestras poblaciones activas, en las que coexisten
personas nacidas entre las décadas de 1940 y 1980, que, por consiguiente, disponen de niveles de educación y
de experiencia extremamente distintos. Beduwe y Planas (2002) la definen como la forma de entrada en la vida
activa de las nuevas generaciones, cada una de las cuales es mejor educados que el anterior y sin duda tiene
más títulos.
3 
Globalización: la integración comercial y política en Europa, la del bloque asiático y por supuesto la de
América del Norte y América del sur respectivamente, han llevado a una toma de conciencia sobre la necesidad
de contar con parámetros comunes para medir la calidad de la formación de los profesionales. (Chan 2010).
4 
La expansión educativa, la diversificación de las trayectorias formativas, la desregularización y la desinsti-
tucionalización del mercado laboral así como la aparición de la noción de competencia laboral, todas como un
marco que mejor explica las relaciones entre educación y empleo. En cuanto a la noción de competencia laboral
establecen que esta se puede obtener de manera similar a través de diversos medios; dando lugar a un conjunto
de factores que determinan su dimensión particular.
itinerarios formativos, profesionales y vitales 205

me incrementa el número de oferta de los doctorados, y que sin duda alguna, contribuye
a superar año con año, el ingreso a todos los niveles educativos.
Según Auriol, citado en Canal (2013), en el área de los países integrantes de la ocde5,
en el año 2006, se doctoraron cerca de 200 000 individuos en el año 2006 frente a los
140 000 de 1998, equivalente al 40% de incremento en 8 años.
Este aumento, incluido el universitario, debe entenderse como parte de un proceso
continuo de la historia económica y social de los países desarrollados, en el cual han
jugado un papel decisivo, no sin contradicciones o dificultades, los intereses de diversos
agentes sociales, desde los Estados, pasando por las empresas y las familias (Béduwé y
Planas, 2003).
En cuanto a Latinoamérica, otros autores como Fresán (2013) menciona que, los
estudios de posgrado se han expandido impresionantemente, en la década de los 60’s co-
mienza y crece vigorosamente a partir de 1970, respecto al número de ies (Instituciones
de Educación Superior), como al número de programas y la magnitud de la matrícula.
Advierte que en la década de los ochenta, se puede constatar que el promedio de la matrí-
cula de posgrado de toda la región se duplicó, pasando de 74 000 estudiantes a comienzo
de la década, a 150 000 estudiantes aproximadamente a fines de la misma, según García
Guadilla, citado en Fresán (2013).
En el caso de México, la matrícula de posgrado ascendía a 5 863 alumnos en 1970,
para 1980, ésta se había triplicado y mostró un patrón de crecimiento similar durante las
siguientes décadas, pasando de 16 459 estudiantes en 1980 a 118 200 en el año 2000, y a
185 696 en 2008. En los últimos 20 años el número absoluto de estudiantes se cuadriplicó,
según Ruíz, citado en Fresán (2013). Las cifras6 que sostiene la Secretaría de Educación
Pública (sep), precisa este incremento, incluyendo de todos los niveles educativos por:
Alumnos, escuelas y maestros, de 1970 a 2011.
Con relación al contexto de este nivel educativo en México, el sistema de educación
superior según Reynaga, (2011) está conformado como se muestra en el cuadro 1.
Ante este escenario, en Estados Unidos los programas de Doctorado7 han evolu-
cionado en cuanto al número, características y consecuentemente en los egresados. Con
ello, destaca la poca información y escasos estudios de análisis sobre los impactos de las
estructuras, los procesos y resultados de la formación doctoral en las carreras posteriores
y afiliaciones de trabajo de los titulares de doctorado que el tiempo de lanzamiento al gra-
do y la edad tienen un grave impacto en la empleabilidad de los titulados de doctorado.

5
Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Luxemburgo,
México, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia Suiza
y Turquía. http://www.oecd.org/centrodemexico/laocde/.
6
http://www.snie.sep.gob.mx/estadisticas_educativas.html.
7 
En Estados Unidos los doctorados, según Cassuto (2013), predominan los estudiantes de posgrado de
medio tiempo, o como los denomina “a tiempo parcial”, siendo común sobre todo en las áreas de humanidades
y campos relacionados. Con ello, los programas se convierten en modelos pequeños en donde se inscriben
estudiantes a tiempo completo con total ayuda financiera, los estudiantes a tiempo parcial están siendo gra-
dualmente expulsados.
206 ana maría díaz castillo

Cuadro 1. México. Distribución de matrícula de educación superior

Instituciones de educación superior Cantidad Matrícula


Instituciones públicas federales 7 356 412
Universidades públicas estatales y con apoyo solidario 57 923 194
Organismos de educación superior 6
Institutos tecnológicos públicos 249 385 251
Universidades tecnológicas públicas 70 107 620
Universidades politécnicas públicas 39 30 969
Universidades interculturales públicas 7 3 762
Instituciones para la formación de profesionales de la educación (públicas) 288 91 984
Instituciones para la formación de profesionales de la educación (particulares) 191 36 747
Instituciones particulares 1 751 1 010  368
Centros públicos de investigación 27 3 293
Otras instituciones públicas 239 158 113

Total 2 931 3 107 713


Fuente: Reynaga (2011). La Educación Superior en México.

El valor de la educación: simbólico y económico


La educación superior en la actualidad se circunscribe en las sociedades de mayor desa-
rrollo económico, en la que destaca la opción de capitalizarla como un fin que persigue
la población en edad de mejorar su posición en el ámbito social y profesional. Con esto,
se generaliza la necesidad de incluirse dentro de un contexto de educación formal en el
nivel de posgrados para poder tener oportunidad de un empleo que reditúe y que con-
venga en los aspectos de relaciones sociales, laborales y económicas que permita tener
una calidad de vida mejor a las que no la posee.
Mercado y Planas (2005), advierten que, el cambio hacia una economía basada en el
conocimiento, pone el papel de la educación y adquisición de competencias en un lugar
central que va en incremento. En este rubro el valor de la educación se vierte desde lo
simbólico, en perspectivas de apreciación subjetiva en la realidad de las sociedades, en
un valor ahora económico que tiende a modificar las cifras de egresos de los posgrados.
Por su parte, la anuies (2003) describe que, a lo largo del siglo xx, tanto en Europa
como en los Estados Unidos y en América Latina se observan diversos procesos que rela-
cionan los sistemas universitarios con otras dimensiones de la vida social orientados por el
desarrollo económico. “De hecho se transita la generación del especialista en un contexto
de ampliación de las oportunidades de estudio, muy relacionado con la movilidad social
ascendente y con el desarrollo del potencial productivo que descansa en el capital humano”.
La formación de capital humano parece ser un factor clave en el éxito de las empre-
sas y las economías nacionales. “Sin embargo, los méritos evidentes de la educación y la
formación son siempre difíciles de probar”. El mismo estudio de la ocde señala lo difícil
que es para establecer los vínculos entre la formación y la competitividad, sobre todo
porque hay un método comparativo de medición y análisis de esfuerzo de capacitación
se ha concebido” (Gauron citado por Navarro 2011).
itinerarios formativos, profesionales y vitales 207

Por tanto, en Europa, Latinoamérica en nuestro país se experimenta el aumento del


nivel de educación de la población en general, que a su vez demanda un creciente nivel
de competencias, en el rubro económico, pero, para Beduwé y Planas (2003) “La irrever-
sibilidad de un cierto nivel de inversión en educación también se ve afectada por su papel
simbólico. Esto refleja las diferentes funciones de la educación en el sistema social que
van más allá de la mera búsqueda de beneficios puramente económicos. Tenemos que
alejarnos de demasiado reduccionista una aproximación al sistema de educación , y no
hay que restringir su función de dar respuesta a las necesidades formativas expresadas
por el sistema productivo”.
Los resultados positivos al final encontramos respecto de la remuneración están en
pleno acuerdo con el enfoque de la Teoría del Capital Humano (Becker 1964), que sostie-
ne que las personas tienden a sacrificar recursos y la satisfacción en el presente a cambio
de la satisfacción y recursos compensatorios en el futuro. Ellos consideran la educación
como una inversión y la razón de que pueden esperar sacar provecho de ella. El futuro es,
pues, una extensión dinámica del presente, y de la inversión aún no se ha visto afectada
por cualquier posible debilitamiento de la señal.
En este sentido, bajo los diferentes contextos que ya se han revisado, ahora habrá que
revisar aquellos factores que coadyuvan a incluirse dentro de un programa y las diferen-
tes causas que lo generan.

Factores que condicionan el acceso al doctorado


¿quién accede?, ¿por qué?
Si bien, cada programa doctoral en los diferentes contextos, cuentan con un número va-
riado en el total de sus aspirantes, no se puede homogeneizar a cada uno de ellos, pero
si se pueden mencionar con apoyo de algunos autores los factores que condicionan el
acceso a cada uno para ir dando respuesta a los planteamientos vertidos como preguntas
de investigación.
Como punto de partida, para atender lo anterior, es factible mencionar que las ca-
racterísticas de los estudiantes de doctorado en el rubro de quiénes acceden y por qué?
Son aquéllos que en su mayoría tienen el apoyo de los padres, por tanto, tienen un origen
social que ha beneficiado su ingreso a los niveles superiores y que se han mantenido hasta
llegar al nivel de doctorado, al respecto Mare, citado en Navarro (2011), destaca que asu-
me la influencia de los padres para diferenciar el logro educativo como fundamental, sin
embargo, argumenta también que una vez que se encuentra en niveles de doctorado, el
origen social no ejerce influencia importante para permanecer o bien concluirlo. En otro
estudio realizado en Alemania por Jürgen (2002), no se encontraron efectos significativos
de origen social en el ingreso actual, el estado y la satisfacción profesional.
En este sentido, Carabaña (1993) propone que las familias, independientemente de
su origen, pondrán en juego los recursos de que disponen, ya sean éstos objetivos (econó-
micos, sociales y culturales) o subjetivos (o personales, tales como capacidades, inteligen-
cia, simpatía, capacidad de riesgo…), con la finalidad de practicar diferentes estrategias
utilizando diferentes instituciones sociales, para cumplir los propósitos individuales, con
relación a su nivel académico obtenido o por obtener.
Por otro lado, Breen y Goldthorpe (1997) retoman el programa de Boudon y lo ex-
plicitan en su “modelo de las decisiones educativas”. Para estos autores, las decisiones de
continuar o abandonar el sistema educativo, por parte de los padres y sus hijos, se reali-
zan tomando en cuenta tres factores: los costos educativos, la probabilidad de éxito y la
utilidad que los agentes otorgan a los resultados educativos.
208 ana maría díaz castillo

De modo que, los costos determinan la permanencia que sugieren potenciales ga-
nancias que no son percibidas mientras estudian.

MÉTODO
El método a utilizar es un estudio de caso en el que se analizarán los datos arrojados de la
información obtenida a través de fuentes específicas, que busque, por ende, dar respuesta
a las interrogantes ¿cómo? Y ¿por qué? realizadas cuando el investigador tiene poco con-
trol sobre los eventos y cuando el foco de atención está en un fenómeno contemporáneo
dentro de un contexto de la vida real.

Fases del proceso metodológico


1a. Recopilar los datos estadísticos secundarios de carácter administrativo sobre las ca-
racterísticas del alumnado de doctorado al menos de la UdeG y de los doctorados de
conacyt. Con el fin de construir una tipología de los programas de doctorado con
base en las características de sus estudiantes, esta fase se desarrolla más adelante.

2a. Realización de un cuestionario de la fase estadística 1ª. encuesta centrada en (véase


anexo 1):

a) Origen social y características socio-demográficas de los estudiantes


b) Estudios previos
c) Lugar que ocupan los estudios de doctorado en su itinerario formativo
d) Lugar que ocupan los estudios de doctorado en su itinerario profesional
e) Lugar que ocupan los estudios de doctorado en su itinerario vital; y

La muestra de la población, serán los programas seleccionados derivados de la en-


cuesta a los estudiantes de doctorado de todos los centros universitarios, de modo que,
se elegirán los programas doctorales pertinentes para conformar la muestra del presente
estudio.

3a. Entrevistas en profundidad a estudiantes acerca de los aspectos que haya que pro-
fundizar a partir de los resultados de la 2a. fase.
La población a investigar son: Doctorantes de los Centros Universitarios de la Uni-
versidad de Guadalajara. Las unidades de análisis son los Doctorantes de los Programas
seleccionados de la muestra de la población.

ANÁLISIS DE LOS DATOS


El proceso de análisis de datos implica que los datos cobren sentido. Podrían establecerse
diversos procesos genéricos en el proyecto que transmitan un sentido global de las acti-
vidades de análisis de datos.
Para iniciar dicho análisis se hará lo siguiente:
1) Transcripción de las técnicas utilizadas. Las entrevistas en profundidad realizadas a los
doctorantes se transcribirán en textos, de modo que puedan analizarse, dicha trans-
cripción se generará por la grabación o videograbación generada de la aplicación.
2) Codificación o categorización. Una vez que se transcriban las entrevistas previamente
itinerarios formativos, profesionales y vitales 209

aplicadas, se codificarán8. Para ello es importante la detección de información relevante,


característica y repetitiva que los convierten en categorías. Párrafos, unidad de análisis.

Esto implica un trabajo intelectual y mecánico que permita codificar los datos, en-
contrar patrones, etiquetar los temas y desarrollar sistemas de categorías. Esto significa
analizar el contenido central de las entrevistas, observaciones u otros documentos para
determinar qué es significativo, y a partir de allí reconocer patrones en esos datos cuali-
tativos y transformar esos patrones en categorías significativas y temas, Patton citado en
Fernández (2006).
La codificación y la categorización incluyen ciertas tareas fundamentales que son
independientes del modelo de análisis utilizado en la investigación.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
anuies (2003). Esquema básico para estudios de egresados en Educación Superior. México.
Auriol, L. (2010). “Careers of doctorate holders: employment and mobility patterns” Sti
Working Paper 2010/4 Statistical Analysis of Science, Technology and Industry, Pa-
ris: oecd, Directorate For Science, Technology and Industry, March 26, en <http://
www.oecd.org/dataoecd/46/43/44893058.pdf>.
Auriol, L. (2007). “Labour Market Characteristics and International Mobility of Docto-
rate Holders: Results for Seven Countries”, oecd Science, Technology and Industry
Working Paper 2007/2, Directorate for Science, Technology and Industry, oecd, Pa-
ris, <http://www.oecd.org/dataoecd/17/57/38055153.pdf>.
Auriol, L., Bernard F. y Fernández, E. (2007). “Mapping Careers and Mobility of Doctorate
Holders: Draft Guidelines, Model Questionnaire and Indicators – The oecd/unesco
Institute for Statistics/Eurostat Careers of Doctorate Holders Project”, oecd Science,
Technology and Industry Working Paper 2007/6, oecd, Paris, en <http://www.oecd.
org/dataoecd/6/25/39811574.pdf>.
Beduwé, C., Planas, J. (2003). Educational expansión and labour market. cedefop-Office
for official publications of the European Communities. Luxemborg.
Canal Domínguez, J. (2013). “Ingresos y satisfacción laboral de los trabajadores españo-
les con título de doctor”, Revista Española de Investigaciones Sociológicas: 49-72, en
<http://dx.doi.org/10.5477/cis/reis.144.49>.
Casal, J., García, M., Merino, R. y Quesada, M. (2006). Itinerarios y Trayectorias. Una
perspectiva de la transición de la escuela al trabajo. Trayectorias. Año VIII, Núm. 22
septiembre-diciembre 2006.
Casal, J., García, M.y Merino, R. (2007). Los Sistemas Educativos Comprensivos ante las
vías y los Itinerarios Formativos. Revista de Educación, 342.
Cassuto, Leonard. La Crónica de la Educación Superior. <http://chronicle.com/article/
The-Part-Time-PhD-Student/142105/>.
Chan, María Elena. (2010). La formación por competencias en el nivel educativo me-
dio superior: la sinergia posible. Revista Mexicana de Bachillerato a Distancia No. 3,
ecoesad, México. <http://bdistancia.ecoesad.org.mx/>.

8
Codificar es el proceso mediante el cual se agrupa la información obtenida en categorías que concentran
las ideas, conceptos o temas similares descubiertos por el investigador, o los pasos o fases dentro de un proceso,
Rubin y Rubin citado en Fernández (2006).
210 ana maría díaz castillo

De Vries, W.; Navarro, Y. (2011). “¿Profesionistas del futuro o futuros taxistas? Los egre-
sados universitarios y el mercado de trabajo en México” Revista Iberoamericana de
Educación Superior (ries), México, issue-unam/Universia, vol. II, núm. 4, pp. 3-27.
<http://ries.universia.net/index.php/ries/article/view/71/de_vries>.
De Garay, A. y Del Valle, G. (2012 ). Una mirada a la presencia de las mujeres en la educa-
ción superior en México en Territorios. Vol. III, Núm. 6: 3-30.
Fachelli, S., Planas, J. (2011). Equidad y movilidad intergeneracional de los titulados uni-
versitarios catalanes. gret. Universidad Autónoma de Barcelona.
Fresan (2013). Acreditación del Posgrado. Institucionalización e impacto en Argentina y
México. anuies: 313.
García Guadilla, C. (1991). “Modelos de acceso y políticas de ingreso a la Educación Su-
perior. El caso de América Latina y el Caribe” en Educación Superior y Sociedad, (La
Habana, Cuba), Vol. 2 No. 2: 72-93.
____ (1994). “Posgrados en América Latina: elementos de análisis” en Pensamiento Uni-
versitario (Buenos Aires), año 2, núm. 2: 1-17.
Hernández, L. (2003). Mercado Laboral de Profesionistas en México. Diagnóstico (1990-
2000) Primera parte. México.
____ (2012). Mercado laboral de profesionistas en México. Diagnóstico (2000-2009) y
prospectiva (2010-2020). anuies: 434.
Ibarrola, N., Sañudo, L., Moreno, M. Barrera, M. (2012). Los profesionales de la Educación
con formación de posgrado que México requiere. cinvestav. México.
Mercado A.; Planas J. (2005). Evolución del nivel de estudios de la oferta de trabajo en
México: una comparación con la Unión Europea”. Revista Mexicana de Investigación
Educativa, Vol X. n. 25 pp: 315-343. 
Moreno, Ma. Guadalupe. (2000). El Sistema de Posgrado en la Secretaría de Educación Jalis-
co. Génesis y camino hacia la consolidación. Revista la tarea. Nos. 13/14. snte. Guada-
lajara, México. <http://www.latarea.com.mx/articu/articu13/moreno13.htm>.
Navarro, J. ( 2013). Universidad y mercado de trabajo en Cataluña: un análisis de la inser-
ción laboral de los titulados universitarios. gret. Universidad Autónoma de Barcelo-
na.
Oferta Educativa. Universidad de Guadalajara. <http://www.copladi.udg.mx/estadistica/
numeralia>.
Planas, J. (2011). La relación entre educación y empleo en Europa. papers Revista de
Sociología. Núm. 96/4.
Secretaría de Educación Pública (2001). Plan Nacional de Educación. México, D.F.
Solís, P., Rocha, E., Brunet, N. (2013). Orígenes Sociales, Instituciones, y Decisiones Edu-
cativas en la transición a la Educación Media Superior. El Caso del Distrito Federal.
comie. Vol. 18, Núm. 59: 1165-1188.
Universidad de Guadalajara. http://www.udg.mx/oferta-academica/posgrados/doctora-
dos
Villarreal, O., Landeta, J. (2010). El estudio de casos como metodología de investigación
científica en Dirección y economía de la empresa. Una aplicación a la internaciona-
lización. Investigaciones Europeas de Dirección y Economía de la Empresa. Vol. 16,
Nº 3, pp. 31-52, Universidad del País Vasco.
itinerarios formativos, profesionales y vitales 211

Anexo 1. Cuestionario a doctorantes

ENCUESTA A DOCTORANTES
PRUEBA PILOTO
Programa Doctoral Generación
..................... .....................
Centro Universitario Ciclo Escolar
..................... 2014-2015

1. ¿Cuál es tu edad? ............ años


2. ¿Cuál es tu sexo?
1. Mujer .­­ ....................
2. Hombre .....................
3. Con quién vives?
1.Con mis padres ..................... (Pasa a la pregunta 5)
2. Con mi pareja ..................... (Continúa en la siguiente pregunta)
3. Con mis hijos ..................... Pasa a la pregunta 5)
4. Con mi pareja y mis hijos ..................... (Continúa en la siguiente pregunta)
5. Solo (a) ..................... (Pasa a la pregunta 7)
6. Con amigos ..................... (Pasa a la pregunta 7)
7. Otro ..................... Especificar .....................
4. ¿Cuál es la escolaridad de tu pareja?
1. Sin estudios .....................
2. Primaria .....................
3. Secundaria/Técnico básico .....................
4. Preparatoria/ Técnico medio .....................
5. Técnico superior .....................
6. Licenciatura .....................
7. Posgrado ..................... Especificar .....................
5. ¿Cuál es la escolaridad de tu padre?
1. Sin estudios .....................
2. Primaria ...................
3. Secundaria/Técnico básico .....................
6. Preparatoria/ Técnico medio .....................
7. Técnico superior .....................
8. Licenciatura .....................
9. Posgrado ..................... Especificar .....................
6. ¿Cuál es la escolaridad de tu madre?
1. Sin estudios .....................
2. Primaria .....................
3. Secundaria/Técnico básico .....................
212 ana maría díaz castillo

4. Preparatoria/ Técnico medio .....................


5. Técnico superior .....................
6. Licenciatura .....................
7. Posgrado ..................... Especificar .....................
7. ¿Cuál será la principal o principales fuentes de ingresos durante el doctorado?
1. Los ingresos de mi trabajo .....................
2. Una beca .....................
3. Apoyo de mis padres .....................
4. Apoyo de mi pareja .....................
5. Otro ..................... Especificar .....................
8. ¿Cuáles son las razones por las que eligió este doctorado?
1. Por la promoción profesional que pudiera tener .....................
2. Sólo por obtener el grado .....................
3. Por requisito de mi institución de trabajo .....................
4. Porque tengo mucho tiempo disponible .....................
5. Por otro motivo ..................... Especificarlo .....................
ACERCAMIENTOS TEÓRICO
METODOLÓGICOS AL ESTUDIO
DE LAS FUNCIONES DE LA EDUCACIÓN
SUPERIOR EN LOS ESPACIOS RURALES
Gustavo Mejía Pérez1
instituto politécnico nacional

RESUMEN asesora de tesis

El presente texto es un avance del proyecto La educación superior en el espa- Alma Maldonado
cio rural: funciones y externalidades. El caso del Centro Universitario uaem Maldonado
Valle de Teotihuacán (cuvt). Aquí se muestra el resultado de la búsqueda de
estudios previos que exploran el papel de las universidades e instituciones
de educación superior en los espacios rurales. En la primera parte del in-
forme, se presenta un panorama general de las investigaciones revisadas a
partir del año y país de publicación, de los autores referidos, así como de la
metodología empleada. En la segunda parte se muestra un resumen de los
resultados aportados por las investigaciones. Finalmente, en las conclusio-
nes se discuten las aproximaciones teóricas y las estrategias metodológicas
empleadas en los estudios revisados, así como las alternativas para el desa-
rrollo del presente proyecto.

INTRODUCCIÓN
Dado lo relativamente nuevo del fenómeno de las instituciones de educa-
ción superior (ies) en los espacios rurales en México y que la mayoría de
las investigaciones sobre la relación entre la educación superior (es) y su
impacto en el desarrollo se han realizado en contextos urbanos y de altos
ingresos (Schendel, McCowan y Oketch, 2014), el proyecto busca saber qué
pasa cuando una ies aparece en un medio rural, que en México suelen ser
contextos pobres y con pocas oportunidades educativas y trabajo.
El presente texto es un avance del proyecto La educación superior en
el espacio rural: funciones y externalidades. El caso del Centro Universitario
uaem Valle de Teotihuacán (cuvt). Aquí se muestra el resultado de la bús-
queda de estudios previos que exploran el papel de las universidades e ies
en los espacios rurales.
La búsqueda se hizo con uso de los recursos electrónicos proporcio-
nados por el Departamento de Investigaciones Educativas del cinvestav2,

palabras clave
1 
Departamento de Investigaciones Educativas. Centro de Investigación y Estudios Avanza- educación supe-
dos del Instituto Politécnico Nacional (cinvestav), <cabezahidra@gmail.com>. rior, descentrali-
2
Las bases de datos y recursos consultados fueron: Springer Link, Inter Science, ebsco, zación, desarrollo
oecd-iLibrary, ProQuest, Taylor y Francis, doaj, Scielo, Annual Reviews y Elsevier. Además se
regional, medio
consultaron algunas bases de datos acceso abierto y de revistas especializadas: Redalyc, Dialnet,
iresie, Perfiles Educativos, Revista Mexicana de Investigación Educativa, Revista de la Educa- rural, externali-
ción Superior, Revista Electrónica de Investigación Educativa, Revista Iberoamericana de Edu- dades

213
214 gustavo mejía pérez

usando como palabras clave: universidad rural, educación superior rural, rural univer-
sity, non-urban universities, rural tertiary education. En la primera parte del informe, se
presenta un panorama general de las investigaciones revisadas a partir del año y país
de publicación, de los autores referidos, así como de la metodología empleada. En la se-
gunda parte se muestra un resumen de los resultados aportados por las investigaciones.
Finalmente, en las conclusiones se discuten las aproximaciones teóricas y las estrategias
metodológicas empleadas en los estudios revisados, así como las alternativas para el de-
sarrollo del presente proyecto.

ESTUDIOS SOBRE LAS FUNCIONES DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR


EN LOS ESPACIOS RURALES
Los artículos y documentos revisados fueron publicados entre 1975 y 2014. Tres de ellos
fueron publicados antes del año 2000. El mayor número de artículos se publicó entre
el 2000 y el 2010; en este periodo se encontraron 18 publicaciones. Los nueve artículos
restantes, se publicaron entre 2011 y 2014. El lugar de origen de los artículos se distribuye
de la siguiente manera:

— América Latina: cuatro de Chile, tres de México, uno de Colombia y otro más de
Venezuela.
— Asia y África: uno de cada país: China, Vietnam, India y Sudáfrica.
— Países desarrollados: once de Australia, tres de Canadá, dos de Estado Unidos, y uno
de Francia.

De los 30 artículos revisados, la mitad carece de un sustento teórico: ocho no men-


cionan teóricos ni estudios previos y siete toman como referentes otros estudios em-
píricos3. Los 15 artículos restantes poseen una discusión teórica-conceptual donde se
mencionan autores como Bordieu, Bauman, Popkewitz, Giddens y Florida.
En lo que refiere a la metodología empleada en los estudios, nueve ocuparon entre-
vistas o focus group, tres sólo cuestionario y ocho una combinación de ambas estrategias.
Además se encontró un meta-análisis y un estudio en que se hizo observación. Cinco de
los documentos revisados no son estudios empíricos, son propuestas o reflexiones del
papel de la es en el espacio rural. Finalmente, tres de los estudios revisados no cuentan
con una descripción clara de la metodología empleada.
Los estudios revisados usaron diferentes informantes. En ocho casos, los informan-
tes incluyeron estudiantes universitarios, profesores, administrativos o padres de familia.
En cinco investigaciones los informantes fueron estudiantes de nivel secundario o bachi-
llerato; en dos de estos estudios, también se entrevistó a los padres de los estudiantes. En
cuatro casos se trabajó con personas de las comunidades rurales y en dos con egresados
de la universidad.
Para esta presentación los resultados de las investigaciones se organizaron en cuatro
grandes áreas: estudiantes y egresados; profesores, administrativos e instituciones; fami-
lias y comunidad; contexto. La mayoría de los estudios generó resultados y conclusiones

cación Superior y Revista Iberoamericana de Educación.


3 
Los ocho artículos que no reportan antecedentes teórico o revisión de otros estudios no se tomaron en
cuenta en la descripción de los resultados.
acercamientos teórico metodológicos al estudio […]de la educación superior 215

referentes a los estudiantes y egresados (18). La segunda área más mencionada en las in-
vestigaciones es la que refiere a las familias y comunidades (13). La tercera área más men-
cionada en los resultados es el contexto (7) y la menos mencionada es la institucional (6).

Estudiantes y egresados
En este apartado se presenta una síntesis de los resultados aportados por las investigacio-
nes revisadas en lo que refiere a las características de los estudiantes de espacios rurales,
a la percepción que tienen sobre la es, así como el efecto de la educación en sus vidas.
De acuerdo con Cornejo Espejo (2013), en Chile el 70% de los estudiantes de origen
rural son la primera generación de la familia en acudir a la universidad. Las explicaciones
a este fenómeno son varias. Cornejo Espejo (2013) señala que, en parte, la poca partici-
pación de los jóvenes de origen rural en la es se debe a que tienen deficientes anteceden-
tes escolares y problemas emocionales para adaptarse a las exigencias de la universidad.
Las deficiencias de las competencias académicas de los egresados de la educación media
superior (ems) o secundaria también es reportada por García Porchas, Santiago-Hernán-
dez, Córdova-Yánez, Coronado-García y Vázquez-Navarro (2011) en México, Jinzhong
(2010) en China, Hicks y Jones (2011) en Estados Unidos.
Los bajos niveles de conocimientos y habilidades académicas de los jóvenes de ori-
gen rural no sólo dificultan su ingreso a la universidad, también limitan las opciones de
escuela a las que pueden asistir, pues regularmente tienen bajos puntajes en las pruebas
de selección, lo que les impide entrar a escuelas de alta calidad y exigencia, o a las carreras
de más prestigio o mejor remuneradas económicamente (Concha, 2013; Jinzhong, 2010).
Un efecto más de las deficiencias en las competencias académicas de los estudiantes de
origen rural es la alta tasa de deserción, que en algunos casos alcanza el 50 % (Cornejo
Espejo, 2013).
Otro factor que también afecta el bajo acceso de esta población al nivel terciario es
el bajo volumen de capital (económico y cultural) heredado (Concha, 2013). Algunos es-
tudios que reportan resultados similares son los realizados por Watkinson y Ellis (2006),
James (1999) y Alston y Kent (2003) en Australia.
Aunque en los entornos rurales, la mayoría pertenece a los niveles socioeconómicos
más bajos, también en esos contextos se pueden encontrar personas de clase media, como
lo reportan Concha (2009) en Chile y James (2001) en Australia. De acuerdo con James
(2002) el nivel socioeconómico de los estudiantes rurales tiene una correlación con sus
actitudes y expectativas respecto a la educación, así como con su aprovechamiento acadé-
mico. Sus estudios indican que los estudiantes de bajos niveles socioeconómicos tienden
a pensar que entrar a la universidad es casi imposible, porque no consideran tener las
capacidades académicas para acceder a este nivel (James, 2001), y que asisten a la escuela
para “pasar el tiempo, en lo que encuentran un buen trabajo” (James, 2002). Quizá por
ello es que algunos, a pesar de haber terminado los estudios preuniversitarios, no realizan
exámenes de admisión a la universidad o posponen su ingreso (Drumond, Hasley y Van
Breda, 2011). Así, parece que las aspiraciones educativas de los jóvenes están determina-
das por la capacidad de sus familias para financiar sus estudios (Alloway, Gilbert, Gilbert
y Muspratt, 2004).
A pesar de la distancia y el costo que significa el continuar sus estudios, y que en
general estos factores desalientan el deseo de ir a la escuela en los jóvenes de nivel socioe-
conómico bajo, algunos de ellos también se sienten motivados por sus familias, quienes
consideran que la universidad es una buena oportunidad de mejora en sus vidas (James,
2001).
216 gustavo mejía pérez

También estos estudios sugieren que el provenir de una familia de bajos recursos au-
menta la probabilidad de tener poco interés en la escuela y presentar desventajas educati-
vas (James, 2002). Además, para los jóvenes con poco capital social, cultural y económico
la idea de irse de casa resulta difícil y triste; ocurre lo contrario para quienes cuentan con
más capitales (Corbett, 2007). En un sentido similar, Concha (2013) señala que el capital
social y económico de los padres de los jóvenes de clase media les permite migrar a la
ciudad, en búsqueda de mejores oportunidades educativas y laborales.
Pero las actitudes hacia el estudio y el desempeño académico suelen ser distintas
entre hombres y mujeres. En general, las mujeres suelen tener expectativas positivas res-
pecto al estudio y mejor desempeño académico que los hombres. Según el estudio de
Alloway et al (2004), realizado en Australia, la es representa una oportunidad para las
mujeres de salir de sus comunidades, comunidades construidas para los hombres. Tam-
bién Australia, Alston, Pawar, Bell. Kent y Blacklow (2001) señalan que es más probable
que las mujeres terminen los estudios secundarios y realicen exámenes de admisión a la
universidad, en comparación con los hombres.
En las investigaciones realizadas por Corbett (2005, 2007) desarrolladas en pueblos
de la costa este de Canadá, se puede ver que la importancia de las credenciales educativas
también cambia entre hombres y mujeres. De tal forma que para las mujeres la educación
formal es la única ocupación en un mercado diseñado para los hombres, y el pasaporte
para salir de la región (Corbett, 2005). Además las mujeres identifican la actividad escolar
como la principal forma de mantener sus redes sociales (Corbett, 2007).
Los chicos que tienen menos capitales suelen tener más bajas calificaciones, dejar
la escuela, participar en las formas de diversión local y consumir más drogas y alcohol.
Para ellos no es importante seguir estudiando, porque cuando crezcan podrán encontrar
trabajo en el mercado laboral local, y para ello no se necesita estudiar (Corbett, 2007).
Otro factor importante en la percepción de la importancia de la educación tiene
que ver con las expectativas que tienen los jóvenes de moverse o no de su pueblo de ori-
gen. Muchos de los jóvenes tienen el deseo de mudarse a una ciudad para conocer más
personas o para acabar con la sensación de aislamiento que experimentan viviendo en
la comunidad (Alston et al., 2001; Watkinson y Ellis, 2006). Otros estudios reportan la
necesidad que tienen los jóvenes de migrar a la ciudad ante la falta de oferta laboral que
hay en sus lugares origen (Concha, 2013; Corbett, 2007).
Uno de los resultados esperados de la es es la movilidad social, entendida como el
cambio (mejora o deterioro) de las condiciones laborales, materiales y educativas de los
hijos respecto a sus padres (movilidad intergeneracional) o de un individuo respecto
a las personas de su generación (movilidad intrageneracional). El estudio de Concha
(2009) analiza la movilidad intergeneracional en estudiantes rurales que cursaron la uni-
versidad. El análisis de las trayectorias educativas y laborales de los 30 estudiantes que
participaron en el estudio reveló tres tipos de movilidad:

— Ascendente: sujetos con familias de origen pobre. Para estos casos, la educación uni-
versitaria funciona como mecanismo de movilidad social. La alta valoración y el
reconocimiento social que entregan las credenciales los sitúan en un estatus más alto
que el de sus padres.
— Horizontal: son casos que se mantienen en clase media-media o que consideran que
el acceso a la universidad permitió reproducir la posición social de la familia de ori-
gen. Sus ingresos se destinan a la inversión en tierra e insumos, por este motivo no
aumenta su calidad de vida ni bienes en relación con sus padres.
acercamientos teórico metodológicos al estudio […]de la educación superior 217

— Descendente: este grupo percibe deterioro social o económico con relación a sus pa-
dres. Declaran haber bajado de clase media-media a media baja, muestran una situa-
ción de empeoramiento: sus ingresos son bajos, tienen restricciones en el consumo,
en algunos casos presentan endeudamiento y falta de contactos sociales (Concha,
2009).

A pesar de que para algunos la es les ha permitido mejorar sus condiciones de vida,
para otros la educación recibida carece de calidad y no les proporcionó de las compe-
tencias necesarias para acceder a mejores oportunidades de trabajo (Concha, 2013). De
acuerdo con esta autora, lo que facilita la movilidad social, más que las credenciales edu-
cativas, es el capital social de los individuos y la manera cómo se apropian de los estilos
de vida de la elite (Concha, 2009).
La educación formal es el componente clave de la movilización, no sólo de la mo-
vilidad social, sino también de la movilidad espacial (Corbett, 2007). De acuerdo con
Corbett (2005), los estudios no sólo generan movilidad social, sino también movilidad en
el espacio. Según el autor, las personas con mayores credenciales educativas son más pro-
pensas y están más habilitadas para dejar las comunidades rurales, y viceversa. Las perso-
nas que permanecieron dentro del círculo de 50 kilómetros (en relación a la comunidad
donde se realizó el estudio), en general, poseen un bajo nivel de escolaridad; las personas
que migraron a un lugar más allá del radio de 50 kilómetros, tienen más probabilidad
de alcanzar estudios postsecundarios. En este punto resulta interesante saber qué pasa
cuando aparece una nueva universidad en el espacio rural; Watkinson y Ellis (2006), con
base en un estudio realizado en la zona sur de Australia, sugieren que la presencia de una
nueva universidad cambiará las tasas de migración, de forma tal que habrá mayor núme-
ro de egresados del nivel terciario que permanezcan en la región al terminar sus estudios.
Además de los efectos de la es en la movilidad social, la universidad puede generar
otros cambios en los egresados como empoderamiento de las mujeres y generación de
líderes (Kaushik, Kaushik y Kaushik, 2006); creación de nuevas fuentes de empleo y pro-
yectos comunitarios (Ramachandran y Scott, 2009); o mayor confianza y seguridad de los
estudiantes en sí mismos (Ellis, Watkinson y Sawyer, 2008).
Pero también el no continuar con los estudios puede tener sus efectos, en palabras de
Alston y Kent, “una transición no exitosa a la educación superior (o al trabajo) aumenta
el riesgo de que los jóvenes se conviertan en personas marginadas o excluidas, en relación
con sus oportunidades de vida” (p. 9). Corbett (2005) lo expresa de otra manera:

La centralización de la educación y de otros servicios, el alto costo que implica mo-


verse, la ampliación de empleos con bajos salarios y para personas poco capacitadas
en los espacios rurales, puede explicar las altas tasas de deserción en los niveles bajos
y la poca participación de las personas de espacios rurales en la educación postsecun-
daria. Las personas que permanecen en esta zona no tienen otra opción, su forma de
vida, en la que la escolaridad no es importante impide que consigan las credenciales
educativas mínimas que les permitirían conseguir trabajo en otro lugar (p. 65).

Familias y comunidad
La es no tiene la misma importancia para todas las familias. En algunos lugares la familia
considera poco importante que los hijos vayan a la universidad, dado que están acostum-
brados a comenzar a trabajar a temprana a edad para contribuir con los gastos de la casa
(García Porchas et al., 2011) o invertir en la tierra y los animales, y recibir ganancias en el
218 gustavo mejía pérez

corto o mediano plazo; para estas familias es difícil percibir la retribución de la inversión
en la educación de los hijos (Charles Sturt University, 2009).
Pero para otras familias, la presencia de un campus universitario es muy importante,
pues permite que los jóvenes sigan estudiando (Drumond et al., 2011), porque los egresa-
dos pueden ser buenos ejemplos para la próximas generaciones (Watkinson y Ellis, 2006),
y amplía las aspiraciones de las personas de la región por continuar sus estudios (Charles
Sturt University, 2009).
En lo refiere a la comunidad, los estudios reportan que una nueva universidad en
un espacio rural puede contribuir directamente al crecimiento del mercado laboral y
aumentar la participación de las personas de la región en la es (Charles Sturt University,
2009), aumenta la retención de jóvenes (Drumond et al., 2011), genera más flujo de di-
nero, pero también el encarecimiento de bienes y servicios (García Porchas et al., 2011),
aumenta la escolaridad en las mujeres y retrasa la edad para casarse (Kaushik et al., 2006).
Sin embargo, a pesar de los potenciales efectos benéficos de una nueva universidad
en un espacio rural, algunos estudios señalan que para las personas de la comunidad
resulta difícil saber cuál es la importancia de esa institución en sus vidas (Ramachandran
y Scott, 2009) y para algunos tomadores de decisiones la vinculación entre la universidad
y la comunidad no se percibe (Watkinson y Ellis, 2006).

Contexto
La falta de opciones de es en los medios rurales es un fenómeno común en diferentes
partes del mundo. Regularmente los jóvenes de espacios rurales no tienen opciones para
asistir a la universidad o sólo tienen una opción cercana, como lo reportan los estudios de
García Porchas et al. (2011) en México, Kaushik et al. (2006) en la India, Ramachandran
y Scott (2009) en Vietnam, Alston (2003) en Australia y Concha (2013) en Chile. Las
opciones de es para los jóvenes de entornos rurales son escasas, en cantidad y calidad
(Jinzhong, 2010).
Esta limitada o ausente oferta de es en los espacios rurales obliga a que quienes
quieren seguir estudiando se muevan a los campi, haciendo el trayecto todos los días, o
de forma permanente, mudándose al lugar donde se ubica la universidad. Así, los costos
de los traslados o de la mudanza no pueden ser pagados por muchas de las familias de los
estudiantes de origen rural, y de esta manera la distancia entre la residencia y el campus,
se convierte en un factor que impide que estos jóvenes accedan a la es (Charles Sturt
University, 2009; James, 2001).
Los estudiantes de espacios rurales que continúan sus estudios suelen elegir la uni-
versidad más cercana, dada la corta distancia y el menor costo que ésta representa, aun-
que no sea a la que les gustaría ir o no ofrezca la carrera que quieren estudiar (Drumond
et al., 2011; Watkinson y Ellis, 2006; Alston et al., 2001).
Otras características que distinguen a los espacios rurales es la migración de los
jóvenes como parte de la cultura (García Porchas et al., 2011) y la diversidad de lugares
de origen y cultura de los estudiantes (Garza y Heller, 1998; Sosa Rico y Taborda, 2014).
También en los espacios rurales suele haber una gran necesidad de profesionistas en las
áreas de salud, agricultura y manejo de las nuevas tecnologías (Alston et al., 2001), y una
carencia de modelos previos, otras personas que muestren a los estudiantes el tipo de
trabajo que realizarán al terminar su formación universitaria (Alloway et al., 2004).
Al igual que en los espacios urbanos, los contextos rurales no son estáticos, y en las
últimas décadas han cambiado debido al crecimiento de las empresas agroindustriales y
de las ciudades intermedias. Estos cambios han generado más conectividad y menos ais-
acercamientos teórico metodológicos al estudio […]de la educación superior 219

lamiento de los espacios rurales, más consumo, más tecnología y más servicios (Concha,
2013). Estas modificaciones han transformado los mercados laborales locales, el crecimien-
to demográfico y las formas de interacción de las personas (Corbett, 2007). Todas estas
transformaciones del entorno rural hacen difícil definir qué es un pueblo y qué una ciudad.

Profesores, administrativos e instituciones de educación superior


Las ies que se instalan en espacios rurales presentan varios problemas, como la dificultad
para reclutar profesores de alta calidad (Watkinson y Ellis, 2006), la falta de recursos y de
condiciones adecuadas de las instalaciones (Hicks y Jones, 2011) y una oferta de carreras
poco pertinente para la región, que no responde a lo que los estudiantes quieren estudiar
ni a las necesidades de la región (Alston et al., 2001; García Porchas et al., 2011). Lo ideal,
para responder a este último problema, sería que las ies en espacios rurales lograran un
equilibrio en su oferta, entre lo que los jóvenes quieren estudiar y las necesidades de la
región (Charles Sturt University, 2009).
Otros problemas a los que las ies en los medios rurales se deben enfrentar son las
deficiencias académicas de los estudiantes y la migración de los mismos a otros lugares.
Para mejorar las lagunas en la formación de los estudiantes algunos colleges han desa-
rrollado vínculos con los niveles previos, con el fin de trabajar de forma conjunta para la
mejora de las competencias de los alumnos, incluso antes de ingresar al nivel superior.
Otra medida que se ha tomado es la realización de diagnósticos de dificultades educati-
vas y asesorías personalizadas para los alumnos que las presenten (Garza y Heller, 1998).
Para evitar la migración de los estudiantes a otros lugares, algunas universidades
realizan proyectos comunitarios, en que los estudiantes generan un compromiso con la
comunidad y el deseo de quedarse (Alston et al., 2001). Las ies en los espacios rurales
pueden relacionarse con las comunidades de diversas formas, como a través del desarrollo
de proyectos comunitarios (talleres de prevención de la violencia doméstica o del abuso
de sustancias) o la asesoría y apoyo a pequeños negocios (Garza y Heller, 1998). Pero las
ies también se relacionan con la comunidad a través de sus profesores, que en la interac-
ción con las personas de la comunidad pueden generar cambios socioculturales (García
Porchas et al., 2011) o funcionar como vínculos informales de la universidad con la so-
ciedad, pues los maestros cumplen la doble función de ser miembros de la comunidad y
formadores de profesionistas. Esta cercanía con la vida cotidiana ayuda a que acerquen los
contenidos de sus materias a los problemas de la región (Ramachandran y Scott, 2009).

DISCUSIÓN
Los estudios revisados previamente permiten ver que las herramientas teórico metodo-
lógicas para el estudio de la es y sus efectos en los espacios rurales son diversas, a pesar
de ello comparten algunas características, como señalar la manera como los estudios
universitarios impactan en la vida laboral (y social) de los egresados o la manera cómo
una nueva ies modifica el entorno donde se instala. Tomando como referencia estas in-
vestigaciones y en consonancia con el objetivo del presente proyecto, para el estudio del
cuvt se propone una aproximación mixta de investigación, es decir, el uso de técnicas
cualitativas y cuantitativas de levantamiento de datos, para dar cuenta de los efectos eco-
nómicos y no económicos de la es en un contexto rural. El foco de la investigación no
sólo serán los egresados, también se pretende ver el papel que juega el cuvt en la región.
El levantamiento de la información se realizará a través del análisis de documentos y
estadísticas institucionales, además se realizarán entrevistas con actores clave (egresados,
220 gustavo mejía pérez

profesores, personas de las comunidades vecinas) para conocer cómo el cuvt realiza
sus funciones sustantivas (docencia, investigación y vinculación) y se realizarán cálcu-
los para determinar la derrama económica que genera esta ies, como una forma de dar
cuenta de las externalidades.
Tras la revisión de la literatura y los primeros acercamientos al trabajo de campo se
han generado dos grandes grupos de dudas: las teóricas y las metodológicas. En las cues-
tiones teóricas, los autores más nombrados son Bordieu y Passeron, así como Giddens,
regularmente sus postulados son usados para explicar los procesos de movilidad social
de los egresados de la universidad. Hasta el momento creo que estos referentes teóricos
me pueden servir para problematizar lo que pasa con los egresados; sin embargo mi es-
tudio también busca saber qué pasa con los profesores y con los habitantes de la región.
Aquí es donde aún no sé qué perspectivas teóricas me pueden ayudar.
Otro aspecto que quiero trabajar es el espacio y la movilidad. Al respecto tengo va-
rias dudas: ¿cómo definir a la región, rural, periurbana, conurbana?, ¿qué cambios genera
el cuvt en el espacio, cómo ha cambiado el trazado del pueblo y qué efectos han tenido
estos cambios?, ¿qué pasa con la movilidad de los sujetos que ocupan esos espacios, qué
genera esa movilidad? Para tratar de responder estas preguntas pienso apoyarme en dos
teóricos, Richard Florida y Edward Soja, que estudian cómo se da la construcción social
de los espacios.
Finalmente, en las cuestiones metodológicas, la parte que tiene que ver con las per-
sonas del Centro, más o menos las tengo claras; sin embargo, lo que tiene que ver con los
cambios que el cuvt ha generado en las comunidades vecinas y sus habitantes, no sé bien
cómo abordarlo.
Así, con más dudas que certezas, cierro este texto.

REFERENCIAS 
Alloway, N., Gilbert, P., Gilbert R. y Muspratt, S. (2004). Factors impacting on student as-
pirations and expectations in regional Australia. James Cook University. Evaluations
and Investigations Programme.
Alston, M. y Kent, J. (2003). Educational access for Australia’s rural young people: A case
of social exclusion. Australian Journal of Education, 47 (1): 5-17.
Alston, M., Pawar, M., Kent y Blacklow, N. (2001). The Western Riverina higher education needs
analysis. The Centre for Social Rural Research. Australia: Charles Sturt University.
Charles Sturt University. (2009). Inquiry into rural and regional access to secondary and
tertiary education opportunities. Australia: Charles Sturt University.
Concha, C. (2013). Trayectorias sociales de sujetos rurales que por primera generación acceden
a la educación superior universitaria en la Región del Maule, Chile. Sociedad Hoy, 24: 55-68.
Concha, C. (2009). Sujetos rurales que por primera generación acceden a la universidad
y su dinámica de movilidad social en la región del Maule. Revista Calidad en la Ed-
ucación, 30: 122-158.
Corbett, M. (2005). Rural education and out-migration: The case of a coastal community.
Canadian Journal of Education, 28, (1 y 2): 52-72.
Corbett, M. (2007). Travels in space and place: Identity and rural schooling. Canadian
Journal of Education, 30 (3): 771‐792.
Corbett, M. (2009). No time to fool around with the wrong education: Socialization
frames, timing and high-stakes educational decision making in changing rural plac-
es. Rural Society, 19(2): 163-177.
acercamientos teórico metodológicos al estudio […]de la educación superior 221

Cornejo Espejo, J. (2013). Estudiantes de sectores rurales en las universidades chilenas:


problemas y desafíos. Revista de la Educación Superior. Vol. XLII (3-4), Núm. 167-
168: 133-151.
Drumond, A., Hasley, R. J. y Van Breda, M. (2011). The perceived importance of uni-
versity presence in rural Australia. Adelaide, Australia: Flinders University of South
Australia.
Ellis, B., Watkinson, J. y Sawyer, J. (2008). Working together to make things happen: New
on-campus higher education opportunities in a regional centre. The Australian Edu-
cational Researcher, 35 (3). Consultado el 15 de junio, 2015 <http://link.springer.
com/article/10.1007%2FBF03246290#page-1>.
García-Porchas, M., Santiago-Hernández, V. G., Córdova-Yánez, A., Coronado-García, M.
A, y Vázquez-Navarro, R. A. (2011). Problemas en el ingreso a la educación superior
en la Sierra Baja de Sonora, caso: Universidad de la Sierra. Ra Ximhai, 7 (2): 239-249.
Garza, H. y Heller, R. (1998). The role of rural community colleges in expanding access
and economic development. New Directions for Community Colleges, 103: 31-41.
Hicks, C. y Jones, S. (2011). At issue: Survival tactics for small, rural serving community
colleges. The Community College Enterprise Journal, vol. 17, núm. 2: 28-45.
James, R. (2001). Participation disadvantage in Australian higher education: An analysis
of some effects of geographical location and socioeconomic status. Higher Educa-
tion, 42: 455–472.
James, R. (2002). Socioeconomic background and higher education participation: An anal-
ysis of school students’ aspirations and expectations. Melbourne, Australia: Centre for
the Study of Higher Education, University of Melbourne.
James, R. (1999). Rural and isolated school students and their higher education choices:
A re-examination of student location, socioeconomic background, and educational
advantage and disadvantage. Melbourne, Australia: Centre for the Study of Higher
Education and Youth Research Centre, University of Melbourne.
Jinzhong, Q. (2010). On the rural-urban disparity in access to higher education opportu-
nities in China. Chinese Education y Society, 43(4): 22-31. Consultado el 06 de abril,
2015 <http://dx.doi.org/10.2753/CED1061-1932430402>.
Kaushik, S., Kaushik, S. y Kaushik, S. (2006). How higher education in rural India helps
human rights and entrepreneurship. Journal of Asian Economics, 17: 29–34. Consul-
tado: el 06 de abril, 2015. <doi:10.1016/j.asieco.2006.01.004>.
Ramachandran, L. y Scott, S. (2009). Single-player universities in the South: The role of
university actors in development in Vietnam´s North Central Coast Region. Re-
gional Studies, 43 (5): 693–706. Consultado el 20 de abril, 2015 <http://www.regio-
nal-studies-assoc.ac.uk>.
Schendel, R., McCowan, T. y Oketch, M. (2014). The economic and noneconomic benefits
of tertiary education in low-income contexts. International Higher Education, 77:
6-8.
Sosa Rico, M. D. y Taborda, L. A. (2014). Construcción de una línea base para la medición
del impacto de la educación superior rural en la Colombia profunda. Revista de la
Universidad La Salle, 64: 155-173.
Watkinson, J. y Ellis, B. (2006). The impact of a new university presence on a regional commu-
nity. Trabajo presentado en la Adult Learning Australia Conference. Consultado el 16
de junio, 2015 <https://www.ala.asn.au/conf/2006/papers/refereed%20papers/Adult%20
Learning%20Australia%20Conference2006%20J%20Watkinson_S16_.pdf>.
222 shaye suzanne worthman

LA EQUIDAD EDUCATIVA
Y LA REGIONALIZACIÓN DE LA BUAP
EN LA SIERRA NORORIENTAL DE PUEBLA:
acercamientos teórico-metodológicos
y resultados preliminares
Shaye Suzanne Worthman1
benemérita universidad autónoma de puebla

RESUMEN
asesor de tesis En el presente trabajo se presentan los acercamientos teórico-metodológicos
Eudoxio Morales y los avances del trabajo de campo de la tesis doctoral La regionalización de
Flores la buap en la Sierra Nororiental de Puebla: ¿una política de equidad educati-
va para los jóvenes históricamente excluidos de la educación superior? cuyo
objetivo es analizar los alcances y límites de la política de regionalización de
la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (buap) en promover opor-
tunidades para jóvenes provenientes de sectores desfavorecidos mediante
cuatro sedes universitarias que se han establecido en dicha región. Después
de una breve introducción al proyecto, en la primera sección del texto se
aborda el marco teórico de la equidad en la educación superior que se ha
retomado para el desarrollo de la tesis. En la segunda parte se presentan los
acercamientos metodológico de otras investigaciones similares, asimismo la
metodología que se está empleando actualmente. Tercero, se resumen los
resultados preliminares de la primera fase del trabajo de campo realizado en
los municipios de Cuetzalan y Zacapoaxtla. Finalmente se cierra con algu-
nas conclusiones iniciales y dudas sobre la tesis en curso.

INTRODUCCIÓN
Pese a la expansión de cobertura de la educación superior (es) en México,
persisten grandes desigualdades en el acceso y la realización de la misma.
Las condiciones socioeconómicas de los jóvenes, las cuales se entrelazan
con otros factores como origen étnico, género y ubicación geográfica, si-
guen condicionando el ingreso a la es. Como respuesta a dicha problemá-
tica, se ha diversificado el sistema de es a través de la creación de nuevas
instituciones de educación superior (ies), tales como las universidades
tecnológicas e interculturales y la implementación de modalidades alter-
palabras clave
nativas como programas a distancia y semiescolarizados, asimismo becas
educación para alumnos de escasos recursos. Los resultados de las políticas educati-
superior, equidad vas en cuanto a la provisión de oportunidades para los menos favorecidos
educativa, políticas de la sociedad son debatibles: si bien se ha democratizado parcialmente
educativas, acceso
a la educación
superior, 1 
Centro de Estudios del Desarrollo Económico y Social, Benemérita Universidad Autóno-
descentralización ma de Puebla. <shaye.worthman@gmail.com>.
la equidad educativa y la regionalización de la buap 223

el acceso a la es para jóvenes históricamente excluidos de este espacio, a la vez se ha


creado una segmentación del sistema educativo, de tal forma que las opciones para
dichos jóvenes no siempre cumplen con sus expectativas en cuanto al mejoramiento
de su nivel de vida.
Si bien se han analizado críticamente los temas del acceso, equidad y desarrollo en los
contextos de las universidades tecnológicas (Flores Crespo, 2002, 2005; Silva Laya, 2006;
Silva Laya y Rodríguez, 2012), las universidades interculturales (Dietz, 2014; Schmelkes,
2008; Silva Laya y Rodríguez, 2012) y distintas modalidades como la educación a distancia
(García Sánchez, 2007), existe poca investigación sobre la expansión de las universidades
autónomas a regiones con poco acceso a la es. Por ende, la presente investigación doctoral
tiene como objetivo analizar el caso de la descentralización de la Benemérita Universidad
Autónoma de Puebla (buap) a la Sierra Nororiental del estado de Puebla donde se ubican
cuatro sedes en los municipios de Cuetzalan, Teziutlán, Tlatlauquitepec y Zacapoaxtla2. Se
emplea una metodología mixta con el fin de examinar los alcances y límites de la políti-
ca, la cual pretende fomentar la equidad educativa para jóvenes provenientes de sectores
desfavorecidos en dicha región. A continuación se presentan 1) un breve resumen de la
equidad en la es que se ha retomado para el desarrollo del marco teórico de la tesis, 2)
los acercamientos metodológicos de otras investigaciones y la metodología que se está
empleando actualmente, 3) los resultados preliminares del trabajo de campo realizado en
Cuetzalan y Zacapoaxtla y 4) las conclusiones iniciales hasta este momento.

ACERCAMIENTO TEÓRICO: LA EQUIDAD EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR


Uno de los objetivos principales de la política de la regionalización de la buap, la cual
empezó en 1999 y ahora cuenta con 13 sedes por todo el estado, es promover “la equidad
en el acceso a la educación privilegiando a los grupos sociales en situación de desventaja”
(buap, 2007, p. 11). El enfoque en proveer acceso a jóvenes que provienen de situaciones
vulnerables se le ubica como una política de equidad educativa, ya que intenta incorporar
a los que menores oportunidades han tenido. En este apartado se discuten las diferencias
entre la igualdad y equidad en la es, en teoría y práctica, concluyendo con los criterios
que proponen Silva Laya (2012) y Silva Laya y Rodríguez (2012) para el análisis de polí-
ticas educativas que pretenden promover la equidad en la es.
Si bien existen múltiples definiciones y perspectivas en el discurso sobre la igual-
dad y equidad educativa, la igualdad entendida en su sentido más estricto implica una
relación comparativa en que las personas son equivalentes y su tratamiento es idéntico
(Bolivar, 2005; Briceño, 2011). Por ende, la “igualdad de oportunidades” en esencia es un
principio de no discriminación, lo cual es necesario pero no suficientemente equitativo
(Rawls, 2001; Roemer, 1998). Además, se basa en ideas de talento y esfuerzo, o el mérito
de una persona, como el criterio principal para el acceso a las ies. En otras palabras, la
igualdad de oportunidades en la práctica significa que las ies evalúan a los aspirantes
usando los mismos criterios objetivos y medibles, como el promedio del bachillerato y
puntaje en el examen de admisión, y de esta forma las oportunidades son iguales para
todos, independientemente de sus características personales y culturales.

2 
Actualmente la buap cuenta con 13 sedes regionales en todo el estado, pero se ha delimitado la
presente investigación a la Sierra Nororiental debido a sus altos niveles de marginación y pobreza,
asimismo las pocas opciones viables que existen de ingresar a la es.
224 shaye suzanne worthman

Sin embargo, una evaluación homogénea desatiende el entorno en el que se desa-


rrolla una persona. El ambiente y recursos a que uno tiene acceso es fundamental en
el desarrollo de habilidades; no es sorprendente que se muestran más “talentosos” los
niños que crecen en hogares con recursos adecuados y niveles de capital social y cultural
altos y también asisten a escuelas primarias y secundarias con mayor nivel y calidad;
por su parte, los niños que viven en situaciones precarias, en hogares con bajos recursos
económicos y bajo capital social y cultural, probablemente hayan cursado la educación
primaria y secundaria en escuelas de baja calidad y tengan un rezago educativo. Por eso,
muy difícilmente se distingue entre el talento natural y el talento adquirido mediante una
medida del desempeño (p.e., calificaciones o puntajes en exámenes), ya que las diferen-
cias entre personas se deben tanto a la naturaleza como el entorno (Howe, 2010). Simple
y sencillamente, el “esfuerzo o mérito no es independiente de otros condicionamientos
sociales” (Bolivar, 2005: 46).
Por ende, disminuir las desigualdades y promover una verdadera democratización
de la es requiere una perspectiva de equidad. La equidad tiene el propósito de corregir
o compensar las desventajas a que se enfrenta un individuo o grupo social por causas
ajenas a su propia responsabilidad (Rawls, 1971; Roemer, 1998; Silva Laya, 2012). En las
palabras de Bolivar (2005), “[l]a equidad es, pues, sensible a las diferencias de los seres
humanos” mientras “la igualdad se refiere a iguales oportunidades a un nivel formal” (pp.
43-44). Por lo tanto, la equidad implica un tratamiento diferenciado basado en disparida-
des socioeconómicas (Briceño, 2011), y un esfuerzo intencionado a incorporar a los que
históricamente han sido excluidos del espacio educativo a nivel superior. Pero no sólo se
refiere al ingreso al sistema educativo, sino también la permanencia y egreso, de tal forma
que se puedan desarrollar las capacidades necesarias para mejorar su nivel de bienestar
(Silva Laya y Rodríguez, 2012). Para lograr lo anterior, es indispensable que las ies com-
pensen “las desventajas socioeconómicas y culturales acumuladas por los jóvenes” (Silva
Laya, 2012, p. 3).
A partir de estas ideas, Silva Laya (2012) y Silva Laya y Rodríguez (2012) proponen
cuatro criterios para analizar la equidad educativa en el nivel superior: acceso efecti-
vo, compensación de desigualdades, permanencia y resultados significativos. El acceso
efectivo se refiere a que los jóvenes que cumplen con requisitos de admisión puedan
ingresar a las ies que les satisfagan sin estar condicionados por sus características so-
ciodemográficas. La compensación de desventajas es el apoyo que ofrece la institución a
alumnos con deficiencias académicas y carencias económicas, como cursos remediales,
asesorías y becas. La permanencia se refiere a los mecanismos que aseguran que los
alumnos continúen sus estudios con regularidad y éxito, y finalmente, los resultados
significativos se refieren a que adquieran una educación que les permita desarrollarse
personalmente y profesionalmente de tal manera que puedan expandir sus posibilida-
des de vida. Estos cuatro criterios son el punto de partida en el presente análisis sobre
la efectividad de la buap en el impulso a la equidad educativa en la Sierra Nororiental
del estado.

ACERCAMIENTO METODOLÓGICO: UN ESTUDIO MIXTO


BASADO EN LOS ALUMNOS COMO SUJETOS PRINCIPALES
Retomar los cuatro criterios de equidad educativa de Silva Laya (2012) y Silva Laya y
Rodríguez (2012) en la presente investigación necesariamente implica un enfoque en
los alumnos como los sujetos principales. ¿Quiénes son los alumnos actuales y cuáles
la equidad educativa y la regionalización de la buap 225

eran sus opciones de ingresar a la es? ¿Qué tan efectiva es la compensación econó-
mica y académica que recibe en asegurar su permanencia y aprendizaje? ¿Cuáles son
los obstáculos que se enfrentan en continuar y concluir sus estudios? Finalmente,
¿cuáles son los resultados que se dan en torno a su inserción al mercado laboral y de-
sarrollo personal? Para responder a estas interrogantes, se busca conocer y entender
a los alumnos y egresados de las sedes regionales de la buap en la Sierra Nororiental,
cuyas perspectivas se complementarán con las de los profesores y los coordinadores
generales.
Si bien no se han realizado investigaciones sobre alumnos de las sedes descentraliza-
das de las universidades autónomas en México, existen estudios empíricos sobre alumnos
y egresados a nivel nacional y de otras ies que se enfocan en las características de los que
entran, permanecen y/o egresan, sus orígenes socioeconómicos, nivel de capital cultural y
familiar, trayectorias educativas y experiencias en la es, entre otros temas (Casillas, Chaín
y Jácome, 2007; Casillas, de Garay, Vergara y Puebla, 2001; de Garay, 2001, 2006; de Garay
y Serrano, 2007; Guzmán Gómez y Serrano Sánchez, 2011; Flores Crespo, 2002, 2005;
Silva Laya, 2006; Silva Laya y Rodríguez, 2012; Solís, 2013).
Las técnicas metodológicas son variadas e incluyen el análisis de información es-
tadística existente de las ies u otras organizaciones (Casillas et al., 2007; Guzmán Gó-
mez y Serrano Sánchez, 2011; Solís, 2013), la aplicación de cuestionarios (Casillas et
al. 2001; de Garay 2001, 2006; de Garay y Serrano, 2007), y metodologías mixtas que
emplean más de una técnica, como cuestionarios, entrevistas, grupos focales y/o aná-
lisis documental (Flores Crespo, 2002, 2005; Silva Laya, 2006; Silva Laya y Rodríguez,
2012). Asimismo, la mayoría de estudios son de corte transversal y utilizan estadística
descriptiva (Casillas et al. 2001; de Garay 2001, 2006; de Garay y Serrano, 2007; Flores
Crespo 2002, 2005; Silva Laya, 2006; Silva Laya y Rodríguez, 2012), aunque algunos
emplean técnicas estadísticas multivariantes como análisis de clusters, análisis factorial
y modelos de regresión logística (Casillas et al., 2007; Guzmán Gómez y Serrano Sán-
chez, 2011; Solís, 2013).
Para la presente investigación se está empleando un acercamiento metodológico
mixto con varias técnicas, incluso el análisis de datos institucionales, cuestionarios con
preguntas cerradas y abiertas a los alumnos, grupos focales con alumnos, cuestionarios
a los egresados y entrevistas semiestructuradas a los profesores y coordinadores de
las sedes. De esta manera, se trata de un estudio que analiza datos de manera cuanti-
tativa y cualitativa. En la tabla 1, se resume la metodología propuesta de acuerdo con
las cuatro categorías de análisis, especificando los objetivos y técnicas metodológicas
correspondientes.

RESULTADOS PRELIMINARES A PARTIR DEL TRABAJO DE CAMPO


EN CUETZALAN Y ZACAPOAXTLA
Se realizó trabajo de campo en las Unidades Regionales (ur) de la buap en Cuetzalan
y Zacapoaxtla en un periodo de cuatro semanas en agosto y septiembre de 2015. Con
respecto a la ur Zacapoaxtla, se abrió en 2003 y se han ofertado carreras en Medici-
na, Enfermería, Psicología, Administración de Empresas, Ingeniería en Agroindustrial y
Contaduría Pública a lo largo de sus 12 años de operación. Actualmente sólo hay Conta-
duría Pública. La ur Cuetzalan se fundó en 2009, y ha ofertado Administración Turística,
Fisioterapia y Administración de Empresas; esta última carrera es la única que se oferta
en este momento. El trabajo de campo incluyó la aplicación de 121 cuestionarios a alum-
226 shaye suzanne worthman

nos3, nueve grupos focales con alumnos4, 10 entrevistas a profesores5, seis encuestas a
egresados6 y varias entrevistas con los coordinadores generales de las dos ur. Los resul-
tados preliminares que se presentan a continuación están basados principalmente en los
grupos focales y entrevistas debido a que se está capturando y analizando la información
de los cuestionarios actualmente.

Acceso efectivo
De acuerdo con los grupos focales y entrevistas, la mayoría de los alumnos proviene de
situaciones precarias con padres con bajo nivel de estudios formales, y durante las en-
trevistan reportaron que no tenían otras opciones viables de ingresar a la es. Si bien hay
otras ies en la región7, la percepción de los alumnos es que la buap es la ies más presti-
giosa, además la opción más económica. De hecho, debido a que las otras ies en la región
cuentan con políticas de admisión de “puerta abierta”, la buap era la primera opción para
muchos, y si no hubieran pasado los exámenes de admisión en la buap8, algunos habrían
intentando en otras ies, como el Tecnológico de Zacapoaxtla. Otros dicen que no hubie-
ran tenido los recursos para pagar las mensualidades e inscripciones en las otras ies (aún
públicas), ya que la buap condona la inscripción y re-inscripción para los jóvenes cuyas
familias están inscritas en el programa social federal Prospera (antes Oportunidades)9.
Este hecho confirma la situación de vulnerabilidad de la cual proviene la gran parte del
alumnado en las ur. Cabe mencionar que si bien ha habido casos de alumnos rechazados
del campus principal de la buap que llegan a ingresar en las ur como segunda opción,
no es la experiencia generalizada; en el caso de las generaciones actuales en Cuetzalan y
Zacapoaxtla, la gran mayoría de alumnos son de comunidades de la región.
Un problema evidente en el acceso de las ur Cuetzalan y Zacapoaxtla es la poca
oferta académica, ya que únicamente se ofrece una carrera en cada sede. Además, se han
cambiado varias veces las carreras, incluso en algunas ocasiones con poca anticipación,
de tal manera que la oferta académica es inestable; por lo mismo, los alumnos, profesores
y coordinadores reportan que no siempre se sabe en la región cuáles carreras hay en las
ur, y tienen que hacer mucha promoción y difusión en las preparatorias y comunidades
para que se enteren los jóvenes sobre las ur y la oferta académica. Las carreras no siempre
son del interés de los jóvenes, ya que algunos comentan que escogieron su carrera simple-
mente porque era la única opción, aunque para otros sí era la carrera que les interesaba.

3 
Se aplicaron cuestionarios a todos los 18 alumnos en Cuetzalan, y 103 de los 110 alumnos en Zacapoaxtla.
Cabe mencionar que se había realizado una prueba piloto con 29 alumnos de licenciatura en la Facultad de
Economía de la buap en Puebla antes la aplicación del cuestionario en el trabajo de campo.
4 
Se llevaron a cabo tres grupos focales en Cuetzalan y seis en Zacapoaxtla.
5 
Fueron cuatro entrevistas en Cuetzalan y seis en Zacapoaxtla.
6 
Dos fueron mediante entrevistas en persona, y cuatro a través de un cuestionario electrónico que se sigue
difundiendo.
7 
La Universidad Pedagógica Nacional en Cuetzalan, Instituto de Estudios Superiores de la Sierra en Cuet-
zalan y Zacapoaxtla, Universidad del Desarrollo del Estado de Puebla en Cuetzalan y Zacapoaxtla y el Instituto
Tecnológico Superior de Zacapoaxtla.
8 
Hay dos exámenes de admisión: uno de conocimiento general, y otro del área de conocimiento de la ca-
rrera. Se pide promedio mínimo de bachillerato para poder hacer los exámenes, y también puntajes mínimos
de los mismos. Sin embargo, se ha anunciado que para el siguiente año escolar, no se requerirían promedios ni
puntajes mínimos.
9 
Cualquier ies pública condona los pagos de derechos a los exámenes de admisión para jóvenes cuyas
familias reciben apoyo de Prospera, pero la buap ofrece el apoyo extra de condonar también las inscripciones
y re-inscripciones.
la equidad educativa y la regionalización de la buap 227

Otras carreras de interés mencionadas con mayor frecuencia eran relacionadas con el
área de salud, tales como Medicina, Nutrición y Enfermería, y también Derecho.

Tabla 1: Categorías de análisis, objetivos y técnicas metodológicas

Categorías
Objetivos Técnicas metodológicas
de análisis
Principales:
Conocer los perfiles de los Cuestionario a alumnos
alumnos: sus características Grupos focales con alumnos
sociodemográficas, trayectoria Análisis de datos secundarios (tasa de matrícula)
educativa y opciones para
Acceso estudiar la es, con el fin de
averiguar si las sedes de la Complementarias:
buap aumentan el acceso para Cuestionarios a egresados
los jóvenes históricamente Entrevistas a coordinadores
excluidos Entrevistas a profesores

Principales:
Cuestionario a alumnos
Grupos focales con alumnos
Conocer los programas de
Análisis de datos secundarios
becas y apoyo académico que
(programas de apoyo, cantidad/tipo de becas)
Compensación existen para los estudiantes y
la percepción de su efectividad
por parte de los sujetos Complementarias:
Cuestionarios a egresados
Entrevistas a coordinadores
Entrevistas a profesores

Principales:
Cuestionario a alumnos
Grupos focales con alumnos
Análisis de datos secundarios (tasa de eficiencia
Conocer los problemas y retos
terminal)
en la permanencia desde las
Cuestionarios a egresados
Permanencia percepciones y experiencias
de los sujetos y también datos
institucionales Complementarias:
Entrevistas a coordinadores
Entrevistas a profesores

Principales:
Conocer las expectativas Cuestionarios a egresados
de alumnos actuales y los Análisis de datos secundarios (información laboral
resultados que obtienen de egresados)
los egresados por haber Cuestionario a alumnos
estudiado en las sedes de la Grupos focales con alumnos
Resultados
buap con base en información
institucional, opiniones y
experiencias de los egresados Complementarias:
y alumnos, y percepciones de Entrevistas a coordinadores
profesores y coordinadores Entrevistas a profesores
228 shaye suzanne worthman

Compensación
Una amplia mayoría (más del 70%) de los alumnos en las ur Cuetzalan y Zacapoaxtla
cuenta con becas de apoyo económico y/o condonación de pagos. Las becas externas
más otorgadas son la Beca de Manutención del gobierno federal (antes pronabes) y la
Beca a Estudiantes Indígenas de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos
Indígenas (cdi). Además, como se mencionó anteriormente, la buap condona pagos de
inscripción y re-inscripción para los jóvenes cuyas familias reciben apoyo del Programa
Prospera, el cual es una gran ayuda y fue reportado como uno de los incentivos de mayor
peso para estudiar en las ur. Aún así, muchos alumnos trabajan y algunos reportan que
las cuestiones económicas son el mayor obstáculo que enfrentan para estudiar.
Por la parta académica, la mayoría de profesores reportó que los alumnos de las
ur demuestran un rezago educativo, debido al bajo nivel educativo en todos los niveles
anteriores en la región. Las deficiencias mayormente reportadas fueron la comprensión
de lectura y redacción, así como también poco desarrollo de estudio autónomo y auto-
dirigido, es decir, dependen más de la guía y orientación del profesor. Como son grupos
pequeños, tanto los alumnos como los profesores comentan que las asesorías individua-
les son una opción para recibir ayudar fuera de la clase. No obstante, al parecer, el rezago
educativo de los alumnos combinado con otros factores, como profesores contratados
por asignatura que tienen que trabajar en otras instituciones, profesores que no tienen
mucha experiencia en la docencia y la falta de apoyo institucional para darles asesorías
o cursos de nivelación adecuados, ha resultado en un ambiente educativo de baja exi-
gencia. De hecho, el tema comentado con mayor frecuencia en los grupos focales con los
alumnos era precisamente que algunos profesores no se encuentran bien capacitados, o
en otros casos perciben que los profesores no están comprometidos con las ur, y por lo
tanto sus cursos se tornan demasiado fáciles y con casi nada o nula exigencia académica.
Aquí emerge una contradicción: los alumnos que necesitan mayor ayuda y exigencia aca-
démica debido al rezago con que viene, se encuentran en un ambiente académico bajo y
de poca exigencia que no propicia una compensación académica.

Permanencia
Las ur Cuetzalan y Zacapoaxtla casi no reportan deserción de alumnos; una vez que
ingresa, la mayoría permanece e incluso finaliza sus estudios sin mayor problema. Los
profesores, coordinadores y los alumnos mismos comentaron que son muy pocos los
alumnos que desertan, pero los principales motivos de deserción son embarazo o dificul-
tades económicas. Los profesores reportan que por lo mismo que son grupos pequeños,
se puede identificar con mayor facilidad a los alumnos que tienen dificultades en las cla-
ses y ayudarlos. Pero como se mencionó anteriormente, los alumnos explican que debido
a la baja exigencia académica, es fácil continuar con sus estudios, mientras se cuente con
apoyo económico.

Resultados significativos
Hasta este momento, el análisis es limitado sobre los resultados significativos en términos
de la inserción de los egresados en el mercado laboral y sus opiniones y reflexiones de
su experiencia educativa en las ur, ya que solamente se cuenta con información de seis
egresados. Sin embargo, hay dudas sobre las oportunidades del empleo en la región. En
particular en el caso de Cuetzalan, los alumnos actuales no perciben que existan mu-
chas oportunidades laborales, ya que comentan que los trabajos son mal remunerados y
sin prestaciones. Debido a la subcontratación generalizada en la región, reportan que la
la equidad educativa y la regionalización de la buap 229

mejor opción es la creación de empresas propias. En la ur Zacapoaxtla, se reportaba el


mismo fenómeno; si bien hay algunas empresas o dependencias donde podrían desem-
peñarse como contadores, muchos alumnos consideran que no hay suficiente demanda
de profesionistas en la región. Cabe mencionar que en los grupos focales se les preguntó
que si sería más atractivo para ellos permanecer en su región en el caso de que existieran
mayores posibilidades de encontrar un trabajo mejor remunerado y con mejores presta-
ciones, a lo que la gran mayoría respondió en sentido positivo. Este resultado preliminar
es interesante, ya que contradice la creencia generalizada que la gran parte de los alumnos
quiere estudiar la es para salir de sus comunidades.

CONCLUSIONES PRELIMINARES SOBRE LA EQUIDAD EDUCATIVA


Y LA REGIONALIZACIÓN DE LA BUAP
En el presente trabajo se han resumido los acercamientos teórico-metodológicos que
se están retomando para el desarrollo de la tesis doctoral. Desde el marco teórico de la
equidad en la es y mediante una metodología mixta enfocada en los alumnos, se preten-
de analizar el alcance de la buap en proveer oportunidades para jóvenes históricamente
excluidos de la es en la Sierra Nororiental, una zona con bastante marginación, pobreza
y exclusión social. A continuación se plantean las conclusiones y dudas iniciales de la
primera fase del trabajo de campo.
Si bien los resultados presentados hasta este momento son muy preliminares y ba-
sados principalmente en los grupos focales y entrevistas, se pueden presentar algunas
conclusiones parciales que podrían ampliarse o modificarse posteriormente, una vez rea-
lizados los análisis del cuestionario y la segunda fase del trabajo de campo en Teziutlán y
Tlatlauquitepec que está programado próximamente. En cuanto a la equidad educativa,
se puede afirmar que las ur de la buap, en este caso en Cuetzalan y Zacapoaxtla, dan ac-
ceso a jóvenes que de otra forma difícilmente se hubieran podido incorporar a la es. Adi-
cionalmente, la universidad los compensa económicamente mediante la condonación
de pagos, lo cual hace que las ur no sean únicamente la primera opción, sino también
sea la opción más viable para jóvenes provenientes de sectores vulnerables en la región.
Además, las becas gubernamentales con que cuentan les dan apoyo para continuar sus
estudios. Finalmente, la permanencia no parece ser un gran problema, de tal forma que
la gran parte de las generaciones concluye sus estudios.
Ahora bien, mientras las conclusiones anteriores apuntan a que la descentralización
de la buap parcialmente promueve equidad educativa en la región de la Sierra Noro-
riental, específicamente en dichos dos municipios y los que se ubican a sus alrededores,
quedan grandes dudas sobre la calidad de educación a que tienen acceso. ¿Es una expe-
riencia educativa que les permite desarrollarse personalmente y profesionalmente de tal
forma que puedan mejorar su nivel de vida? La calidad educativa en las ur es clave para
que los alumnos tengan oportunidades o posibilidades similares a las que disponen los
jóvenes que asisten a la buap en la ciudad. Si la calidad es inferior en las ur, el sistema
de la buap podría reflejar la misma segmentación desigual que ha pasado en el sistema
educativo nacional con la diversificación de la es: es decir, que la educación de calidad se
sigue ubicando principalmente en los espacios urbanos en las ies tradicionalmente reco-
nocidas (p.e., las universidades autónomas y las privadas de buena calidad), mientras las
opciones de las ies para los alumnos de ámbitos poco urbanizados y/o de niveles socioe-
conómicos bajos, como las tecnológicas y las privadas de baja calidad que simplemente
absorben la demanda, son de segunda. De esta manera, el sistema educativo reproduce
230 shaye suzanne worthman

las desigualdades existentes en la sociedad en lugar de disminuirlas. muy clara es la que


no me quedalo que quieres decir. Esta n trabajo mejor remunerado y con mejores pres-
tacionesde Puebla son lo
A partir del análisis de los datos cuantitativos y cualitativos de los cuestionarios, se
plantearán con mayor certeza los perfiles de los alumnos que asisten a las ur: sus carac-
terísticas sociodemográficas, sus opciones y razones por las que deciden entrar a la es y
también su reflexión de la experiencia que ha tenido hasta ahora. Además, se espera con-
tactar a más egresados para conocer las experiencias que tienen los alumnos al salir de las
ur. Finalmente, el trabajo de campo en Teziutlán y Tlatlauquitepec facilitará un análisis
matizado acerca de la regionalización de la buap en cuanto a sus logros y oportunidades
en la región de la Sierra Nororiental. Si bien el tema de la descentralización de las univer-
sidades autónomas se podría abordar desde varios ángulos, con la tesis en curso se espera
visibilizar algunas de las implicaciones de la misma desde la perspectiva de la equidad
educativa y, sobre todo, desde la perspectiva de los alumnos.

REFERENCIAS 
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (2007). Regionalización. Puebla. buap.
Bolivar, A. (2005). Equidad educativa y teorías de la justicia. Revista Electrónica Iberoame-
ricana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 3 (2): 42-69.
Briceño, A. M. (2011). Justicia: ¿igualdad o equidad en la educación superior? Revista
Educación y Desarrollo Social, 5 (2): 70-83.
Casillas, M. A., Chaín, R. y Jácome, N. (2007). Origen social de los estudiantes y trayec-
torias estudiantiles en la Universidad Veracruzana. Revista de la Educación Superior,
36(142): 7-29.
____, de Garay, A., Vergara, J. y Puebla, M. (2001). Los estudiantes de la uam-a, un sujeto
social complejo. Revista Mexicana de Investigación Educativa, 6(11): 139-163.
De Garay, A. (2001). Los actores desconocidos: una aproximación al conocimientos de los
estudiantes. México. anuies.
____ (2006). Las trayectorias educativas en las universidades tecnológicas: un acercamiento
al modelo educativo desde las prácticas escolares de los jóvenes universitarios. Colombia.
Secretaría de Educación Pública/Universidad Tecnológica de la Sierra Hidalguense.
____ y Serrano, R. (2007). La primera generación de alumnos de la Unidad Cuajimalpa
de la Universidad Autónoma Metropolitana, a un año de trayectoria escolar. El Co-
tidiano, 22(146), 52-60.
Dietz, G. (2014). Universidades interculturales en México. Revista de Investigación Edu-
cativa, 19, 320-326.
Flores Crespo, P. (2002). En busca de nuevas explicaciones sobre la relación entre educa-
ción y desigualdad. El caso de la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl. Revista
Mexicana de Investigación Educativa, 7(16), 537-576.
____ (2005). Educación superior y desarrollo humano. El caso de tres universidades tecno-
lógicas. México. anuies.
García Sánchez, J. (2007). La falacia de la ampliación de la cobertura educativa mediante
la utilización de las ntic y la educación a distancia en la educación superior en Mé-
xico. Revista Iberoamericana de Educación, 45: 123-140.
Guzmán Gómez, C. y Serrano Sánchez, O. V. (2011). Las puertas del ingreso a la educa-
ción superior: el caso del concurso de selección a la licenciatura de la unam. Revista
de la Educación Superior, 40 (157): 31-53.
la equidad educativa y la regionalización de la buap 231

Howe, K. R. (2010). Educational equality in the shadow of the Reagan era. En G. Haydon
(Ed.), Educational Equality. Londrés. Continuum: 71-95.
Rawls, J. (1971). A theory of justice. Cambridge: Harvard University Press.
Rivero, J. (1999, junio). Políticas educativas de equidad e igualdad de oportunidades. Pre-
sentado en el III Seminario para Altos Directivos de las Administraciones Educati-
vas de los Países Iberoamericanos. La Habana.
Roemer, J. E. (1998). Equality of opportunity. Cambridge: Harvard University Press.
Schmelkes, S. (2008). Creación y desarrollo inicial de las universidades interculturales en
México: problemas, oportunidades, retos. En D. Mato (Coord.), Diversidad cultural
e interculturalidad en educación superior. Experiencias en América Latina. Caracas.
Instituto Internacional de la unesco para la Educación Superior en América Latina
y el Caribe (unesco-iesalc): 329-339.
Silva Laya, M. (2006). La calidad educativa de las universidades tecnológicas: su relevancia,
su proceso de formación y sus resultados. México. anuies.
____ (2012). Equidad en la educación superior en México: la necesidad de un nuevo
concepto y nuevas políticas. Archivos Analíticos de Políticas Educativas, 20(4): 1-28.
____ y Rodríguez, A. (2012). El primer año universitario entre jóvenes provenientes de
sectores de pobreza: un asunto de equidad. México. anuies.
Solís, P. (2013). Desigualdad vertical y horizontal en las transiciones educativas en Méxi-
co. Estudios Sociológicos, 31: 63-95.
LA CULTURA FISCAL Y SUS EFECTOS
ECONÓMICOS Y SOCIALES EN MÉXICO,
2000-2013
Patricia Gutiérrez Moreno1
universidad de guadalajara

RESUMEN
asesora de tesis La educación fiscal toma importancia en México a finales de los años no-
Aimée Figueroa venta del siglo pasado, generada en principio por iniciativas internaciona-
Neri les tanto de América Latina como de países miembros de la Organización
para la Cooperación y Desarrollo Económico (ocde), luego por la expe-
riencia propia basada en los índices de evasión e informalidad y la baja
recaudación.
La idea de analizar la educación fiscal y sus efectos económicos y so-
ciales en México viene a significar un aporte académico en el que resalta la
necesidad de generar políticas nacionales eficaces para incentivar el creci-
miento de una cultura contributiva, que bien sabemos es de largo alcance,
pero que depende de inicios sólidos y contundentes que propicien en los
mexicanos la cultura del pago de impuestos de forma voluntaria. Los efectos
económicos y sociales de contar con individuos afectos a contribuir serán
evidentes y se reflejará en el desarrollo económico de nuestro país.

ANTECEDENTES
Promover la educación y la cultura ha sido una actividad reciente dado que
estos temas han ocupado un lugar importante en la agenda política del go-
bierno. Situación por la cual les han brindado un espacio en las políticas
nacionales de desarrollo y dedicándoles importantes erogaciones en el gasto
público que permita la consecución de sus objetivos. Otro aspecto impor-
tante que se establece en las políticas nacionales de desarrollo es la promo-
ción de una cultura de legalidad definiéndola según el Plan Nacional de
Desarrollo (pnd) 2007-2012 como “el respeto y el apego estricto a la ley, que
debe generarse como un valor en la conciencia de los ciudadanos y aplicarse
a todos los niveles de convivencia tanto social como en las diferentes etapas
de la vida”, considerando éstas como las etapas comerciales y empresariales
en las que los individuos se relacionan e interactúan.
También se establece en el primer eje del Estado de derecho y seguridad
palabras clave que se deberán “ aprovechar los beneficios de un mundo globalizado para im-
cultura fiscal, pulsar el desarrollo nacional y proyectar los intereses de México en el exterior,
cultura contribu- con base en la fuerza de su identidad nacional y su cultura; y asumiendo su
tiva, educación
fiscal, recaudación,
evasión fiscal 1 
<Patygtz80@gmail.com>.

232
la cultura fiscal y sus efectos económicos y sociales en méxico, 2000-2013 233

responsabilidad como promotor del progreso y de la convivencia pacífica entre las nacio-
nes” (cursivas mías); en el que se pone de manifiesto que la fuerza de la identidad de los
mexicanos y su cultura permitirán aprovechar los beneficios del mundo globalizado; es
decir la identidad nacional, que viene a formar el concepto de ciudadanía, y la cultura,
que están unidas para alcanzar un mismo fin, el desarrollo nacional a través de la cultura
de la legalidad que se logrará mediante la consecución de dos estrategias específicas, 1)
crear y fomentar una cultura cívica en la población, y 2) el respeto de la ley y el conoci-
miento del derecho.
De acuerdo con lo anterior, la cultura de la legalidad impulsada por las autoridades
atañe tanto al sector público como al privado y tanto al gobierno como al gobernado,
para crear así distintas formas de cultura derivada de la primera. Una de ellas es la cultura
de la responsabilidad que se genera con el compromiso de ambas partes (gobierno-ciu-
dadano) al cumplirse el Estado de derecho a través de la democracia participativa. Otra
es la cultura de la anticorrupción, que ligada a la anterior deberá cumplir y promover el
Estado; la cultura de la no violencia en nuestro entorno, la cultura política y la práctica
ciudadana2, cultura de igualdad entre hombres y mujeres, cultura de no discriminación
por razón o estrato social, cultura de opacidad y arbitrariedad por parte de las autorida-
des, la cultura de la transparencia, la cultura cívica, la cultura contributiva, etcétera, pues
de éstas se derivarán conceptos que, dependiendo del ámbito en el que se usen, podrán
variar. Por lo tanto es importante hacer notar que el concepto de cultura es aplicable a
cualquier situación, concepto o valor de la vida ya sea político o social.
Siguiendo con la política nacional respecto a la cultura de la legalidad viene a su-
mársele otro eje importante que es el de economía competitiva y generadora de empleos,
donde el objetivo aquí es contar con una hacienda pública que promueva el desarrollo y
la estabilidad económica mediante cinco estrategias, las cuales, en resumen, son la mejora
de la administración tributaria en toda su amplitud, desde establecer una estructura efi-
ciente, transparente, en comunicación fiscal con los estados y municipios, administrando
de manera responsable la deuda pública y eficientando el uso de los recursos fiscales así
como fomentar el cumplimiento voluntario de los contribuyentes reduciendo los niveles
de evasión fiscal. Esta última estrategia es quizá el punto medular que inspira a la admi-
nistración tributaria para instaurar el Programa Nacional de Cultura Contributiva3,

cuyo objetivo principal es fomentar un proceso de cambio de actitudes que genere apego
a los principios de la cultura contributiva, entendida como el conjunto de valores que
se manifiestan en el cumplimiento permanente de los deberes tributarios con base en
la razón, la confianza y la afirmación de los valores de ética personal, respeto a la ley,
responsabilidad ciudadana y solidaridad social de los contribuyentes4

Además de elevar el cumplimiento voluntario de los contribuyentes respecto de sus

2 
Al respecto el pnd 2007-2012, menciona los resultados de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y
Práctica Ciudadana, donde 59% de la población cree que las leyes en México se establecen para proteger los
intereses de los más ricos.
3 
El programa nació en 1997, también conocido como Civismo Fiscal, como una campaña de promoción
del cumplimiento voluntario del Servicio de Administración Tributaria (sat). A partir del 2010, se le denomi-
na Programa Nacional de Cultura Contributiva, para estar en sintonía con los festejos del Bicentenario de la
Independencia de México.
4 
SAT, 2012.
234 patricia gutiérrez moreno

obligaciones fiscales; genera actitudes positivas respecto el pago de impuestos y los bene-
ficios que éstos representan hacia la sociedad.

CONCEPTO DE CULTURA FISCAL


Es importante mencionar que los términos cultura contributiva, tributaria o fiscal han
sido utilizados indistintamente, según la concepción de los programas que les han dado
seguimiento las administraciones fiscales, pero para efectos de este trabajo el concepto
que se utilizará será el de cultura fiscal, por ser el que mejor se apega al contexto interna-
cional y al utilizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos
(ocde)5.
Cabe hacer mención, tal como lo dice Bizoi (2012), que el concepto de cultura fiscal
es aplicable a todos los ámbitos de la fiscalidad, mientras que los conceptos comúnmente
usados en la unión europea, como el de moral fiscal (tax morale), entendida como la
motivación intrínseca hacia el pago de impuestos (Leonardo, 2011), o de cumplimiento
fiscal (tax compliance), pueden tener diferentes percepciones de un país a otro. El con-
cepto de cultura fiscal que se utilizará en esta investigación es el que menciona Ruíz de
Zuazu (2012) y que define como: “el conjunto de ideas, valores y actitudes que inspiran
y orientan la conducta de todos los actores sociales que intervienen en la configuración
de la realidad fiscal de un país. Dichos actores son tanto las instituciones públicas como
los ciudadanos”.
Siendo así, las actitudes y valores que conducen al cumplimiento tributario son el
primer lugar la responsabilidad que como ciudadano se tiene (por tener esta característi-
ca) de contribuir con el gasto público; es decir, la concepción de ciudadanía viene ligada
a la obligación de tributar6. En segundo lugar, esa obligación de tributar tendría que ser
voluntaria y al no hacerlo, el Estado en el ejercicio de sus potestades ejerce la coacción de
cobro en miras de allegarse de los recursos necesarios para llevar a cabo sus funciones
públicas.
Por lo tanto y en resumen se puede aludir que la cultura fiscal son las actitudes,
valores y experiencias positivas en torno a la tributación y al cumplimiento volunta-
rio de las obligaciones fiscales. Formar a los ciudadanos en un entorno de legalidad, de
cumplimiento y del entendimiento del fin social de los impuestos no es una tarea fácil,
pero deberá definirse el ente que será responsable de promover las políticas nacionales
para que sean efectivas. Actualmente el Servicio de Administración Tributaria (sat), la
Secretaría de Educación Pública (sep), la Procuraduría de la Defensa del Contribuyen-
te (prodecon) y otras instancias públicas, han intervenido en las funciones de forma-
ción tributaria de los contribuyentes, cada insittución desde sus trincheras de análisis,
por lo que considero importante que se establezcan las responsabilidades y atribuciones
del programa de cultura contributiva de una forma específica y detallada para darle al
contribuyente la certeza respecto de en quién recae la obligación de la transmisión de
la educación fiscal en el país, pues como lo dijera Ruíz de Zuazu, (2012) “la educación

5 
ocde (2013), Building tax culture, compliance and citizenship: a global source book on taxpayer education.
Draft for consultation.
6 
Tal como lo establece el Art. 31, fracción IV Constitucional “Contribuir para los gastos públicos, así de la
Federación, como del Distrito Federal o del Estado y Municipio en que residan, de la manera proporcional y
equitativa que dispongan las leyes”.
la cultura fiscal y sus efectos económicos y sociales en méxico, 2000-2013 235

fiscal no pretende crear expertos tributarios”, sino fomentar en ellos la confianza en sus
instituciones, crear una conciencia fiscal sobre los beneficios de contribuir y evitar las
conductas defraudadoras.

TEORÍAS ECONÓMICO-FISCALES
Existen diversas teorías que cuantifican, mediante modelos económicos, lo que el Estado
deja de percibir y que constituyen las cantidades evadidas, por ejemplo la teoría de la di-
suasión (deterrence theory) desarrollada por Allingham y Sandmo (1972) y otras nuevas
teorías que incluyen elementos como las normas sociales (Alm et al.,1995), o las que uti-
lizan elementos de legitimidad del sistema y el consentimiento contingente (Levi, 1998),
etc., pero que para efectos de este trabajo solo son un referente, más no se aplicarán, pues
son meramente económicos y no incluyen elementos del comportamiento de los indivi-
duos ni los aspectos sociales que los explican. La teoría dominante que se apega a los ob-
jetivos de este trabajo es la de los mecanismos heurísticos de decisión7 (prospect theory),
desarrollados por Scholz y Pinney (1995) y posteriormente Scholz y Lubell (1998), pues
consideran elementos del comportamiento, valores, percepciones, conocimientos y acti-
tudes que vienen a constituir esos mecanismos cognitivos heurísticos y de confianza que
los hace decidir si cumplen o evaden.
Tales mecanismos heurísticos de decisión se basan en la creencia o concepción que
el individuo tenga acerca de la fiscalidad, de la confianza en sus autoridades, en la legi-
timidad del gobierno, la percepción de un sistema tributario injusto, el costo-beneficio
individual de pagar o no pagar, el efecto racional de contagio, que según Bergman y Ne-
várez (2005), forman esos mecanismos de aprendizaje con los que los contribuyentes
obtienen información de cómo evadir el pago de impuestos.
Estos mecanismos de aprendizaje y de comportamiento hablando en términos so-
ciológico-fiscales se enmarcan en lo que establece la teoría de las Representaciones So-
ciales8, pues considera que el individuo actúa e interactúa de acuerdo con distintos con-
ceptos y experiencias vividas9, así como de conocimientos adquiridos a través del tiempo
y del ambiente en el que se desenvuelven, por lo que las representaciones sociales estarán
ligadas a la cultura de conocimiento y educación recibida. Por lo tanto, la cultura fiscal
de cada individuo será concebida de acuerdo a las experiencias subjetivas y aprendizajes
colectivos de su entorno respecto a la tributación, no al conocimiento en sí de los impues-
tos (Rivera y Sojo, 2002).
De esta forma la teoría de las Representaciones Sociales puede insertarse en el cam-
po de lo fiscal, donde el comportamiento de los contribuyentes se deja llevar por las
representaciones sociales que tiene sobre su entorno, sobre la sociedad en la que vive, la
política en todas sus vertientes, así como las percepciones creadas sobre los impuestos y
su utilización, la actuación de sus gobernantes, etc., generando una conducta positiva o
negativa respecto del cumplimiento de la obligación de tributar.
Recientemente el Servicio de Administración Tributaria (SAT) llevó a cabo un estu-

7 
Bergman y Nevárez (2005), Leonardo (2011).
8 
Sus antecedentes se basan en la Sociología clásica durkheimiana y su concepto de
las representaciones colectivas (Araya, 2002). Elias Norbert, merece también mención,
así como profundizar en su legado pues también se auxilió de la teoría de Émile Dur-
kheim por el lado de la interpretación de los fenómenos socioculturales.
9 
Tsoukalas (2006), Jodelet (2000).
236 patricia gutiérrez moreno

dio titulado “Estudio de las conductas en el cumplimiento y evasión de las obligaciones


fiscales”, elaborado por un grupo de investigadores de la Universidad Panamericana en
2013, que se apega (sin establecerlo así) a la teoría de las representaciones sociales y a los
mecanismos heurísticos de decisión antes mencionados, en el que se resalta la importan-
cia de un cambio en la actitud de los contribuyentes hacia la tributación.
En el estudio identifican cinco factores que inciden en el comportamiento evasor o
cumplidor del contribuyente:
1. Disuasión
2. Normas
3. Oportunidad
4. Legitimidad
5. Factores económicos
En el factor de la disuasión, se hace alusión a la percepción del riesgo de ser en-
contrados evadiendo y ser castigados por lo mismo, es decir, se refiere a la acción de
coacción del pago, lo cual puede ser un arma de doble filo, por una parte podrá mejorar
la moral fiscal pero por la otra generará una especie de rebeldía y resistencia al pago por
sentirse presionado10. En cuanto a las normas, hacen referencia a las normas sociales o
la costumbre entre los individuos lo que hace que se vean influenciados con la forma en
que los otros realizan sus actividades y cumplen con sus obligaciones11. La oportunidad
hace referencia a los momentos que experimenta el contribuyente para decidir si cumple
o evade la obligación. Es decir, pondera el costo beneficio de contribuir o no. Respecto
a la legitimidad se refiere a la confianza que el contribuyente tiene en la autoridad fiscal,
la cual es fundamental para llegar al cumplimiento voluntario. Los factores económicos
también son determinantes para el cumplimiento fiscal pues los contribuyentes que no
alcanzan la liquidez o la estabilidad económica, recurren a la evasión para incrementar
su patrimonio. Al respecto en este estudio se argumenta que existe una relación directa
entre la evasión y el crecimiento de las empresas, lo cual, por supuesto es debatible por
no tener fundamento.
A diferencia de este estudio y del que pretendo realizar, no se definirá el comporta-
miento evasor del contribuyente, ni se cuantificará la evasión, sino que se medirán los
efectos que tienen determinadas normas sociales, actitudes, comportamientos, educa-
ción, ideologías y percepciones de los individuos sobre la tributación y su afectación
económica a través del incumplimiento tributario.
Con la inspiración en los trabajos de Bizoi (2012), y Bergman y Nevárez (2005), en
el que combinan elementos psicológicos y económicos –como lo hace la disciplina de las
finanzas del comportamiento (behavioural finance)– para analizar los factores determi-
nantes del cumplimiento fiscal, se considerarán también aspectos personales y sociales de
las representaciones que tienen los impuestos desde una perspectiva psicológica y social.
efectos económicos y sociales de la cultura fiscal
Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico12
(OCDE) al cierre de 2010, México era el país con la menor recaudación tributaria en

10 
Esta situación dependerá de aspectos culturales del individuo y la repetida y efectiva ejecución con que
la autoridad haga cumplir la ley (effective enforcement).
11 
El efecto “contagio” que Bergman y Nevárez (2005) explican en su experimento.
12 
Notas por países de la Revenue Statistics in Latin America-1990-2010, http://www.oecd.org/ctp/tax-glo-
bal/Mexico%20country%20note_final.pdf.
la cultura fiscal y sus efectos económicos y sociales en méxico, 2000-2013 237

comparación con los demás países de la OCDE (gráfica 1), situación que se explica por
tres factores: 1) alto nivel de informalidad, 2) bases impositivas estrechas y 3) por una
administración tributaria débil. A pesar de eso, según datos del SAT (gráfica 2) al cierre
de 2013 los impuestos como porcentaje del PIB han presentado una actividad tendiente
a aumentar y se estima seguirá con esa tendencia los años siguientes.

Gráfica 1. Recaudación tributaria en México y países de la OCDE

Fuente: Patiño, 2015

Gráfica 2. Recaudación de impuestos (Ingresos tributarios no petroleros, % del PIB)

Fuente: SAT, informe tributario y de gestión, 2013.


238 patricia gutiérrez moreno

El problema que por sus consecuencias económicas y sociales ha sido el punto me-
dular que afecta a las finanzas públicas en México es la evasión, pues ha alcanzado niveles
de 4% del PIB, según los estudios de evasión contratados por el SAT. Este porcentaje
pese a que ha disminuido a 3.1 para 2012, sigue siendo alto y afecta no solo las arcas del
gobierno, sino que tiene efectos sociales importantes que parecen ser directamente pro-
porcionales: pobreza, desigualdad, informalidad, corrupción, etcétera.
Es deseable entonces, que la política fiscal del gobierno mexicano deba enfocarse a
hacer un uso eficiente de los ingresos fiscales, transparentando el gasto y consolidando
la confianza que necesita la población y se sienta segura al momento de cumplir con
sus obligaciones de pago de impuestos. Asimismo, la política fiscal implementada deberá
ser cuidadosa del impacto redistributivo en la población, pues deberá beneficiar a los
que menos tienen y ser efectiva en la disminución de la desigualdad (CEPAL-OCDE,
2012:13-14). Delgado y Gutiérrez (2006) hacen una descripción perfecta de lo que debe
ser la política fiscal “no solo debe atender las necesidades de financiamiento público, sino
también los intereses y necesidades de la población, por lo tanto la política fiscal es como
un espejo donde se refleja la estructura social y de poder de una comunidad políticamen-
te organizada”.
Es decir, hay una relación indubitable entre cumplimiento fiscal voluntario y polí-
tica fiscal eficiente convergiendo entre ellas diferentes racionalidades económicas entre
los individuos, y percepciones respecto al gobierno y sus actividades y donde el “cumpli-
miento fiscal no puede verse ajeno a las complejidades históricas e institucionales en que
se desenvuelven los individuos y actores colectivos, públicos y privados de la economía
mexicana” (Tello y Hernández, 2010).

METODOLOGÍA
Utilizando datos ponderados de la encuesta mundial de valores (WVS, World Values Sur-
vey, por sus siglas y nombre en inglés)13 para México como lo son: la democracia parti-
cipativa, el poder de la ciudadanía, la globalización y la convergencia de valores, género,
religión y satisfacción del nivel de vida, se analizará el impacto que tienen respecto a la
recaudación tributaria.
Mediante elasticidades14 se propone medir el cambio porcentual del entorno de la
cultura fiscal (valores de la WVS) con el cambio porcentual en la recaudación tributaria
desde el año 2000 al 2013. Con los resultados se podrá la hipótesis respecto de que el bajo
nivel de cumplimiento tributario en nuestro país está ligado a una cultura fiscal negativa,
generando una baja recaudación fiscal, pese a las reformas, políticas y programas nacio-
nales implementadas por el gobierno federal para disminuir la evasión y elusión fiscales.

13 
Encuesta mundial realizada por una red mundial de científicos sociales, aplicada desde 1981, en casi
100 países que contienen casi 90% de la población mundial, con el objetivo de analizar diversos temas como
el desarrollo económico, la religión, la democratización, la igualdad de género, el bienestar subjetivo, así como
los vínculos entre los factores culturales y el desarrollo económico. http://www.worldvaluessurvey.org/WVS-
Contents.jsp
14 
Tello (2013) desarrolla una metodología utilizando elasticidades para medir el impacto del entorno ins-
titucional y cultural (índice de gobernabilidad, elaborado por el Banco Mundial para 1996-2008) en la recau-
dación tributaria.
la cultura fiscal y sus efectos económicos y sociales en méxico, 2000-2013 239

BIBLIOGRAFÍA
Allingham, M. G., y Sandmo, A. (1972), “Income tax evasion: A theoretical analysis”. Jour-
nal of Public Economics, 1, pp. 323-338.
Alm, J. (2000), “Tax Compliance and Administration”, en W. Hildreth y J. Richardson
(eds), Journal of Public Economics, vol. 1, pp. 323-338.
Alm, James, Isabel Sánchez y Ana De Juan (1995), Economic and Non-Economic
Factors in Tax Compliance, Kyklos 48, pp. 3-18.
Araya, U.S. (2002) Las representaciones sociales: ejes teóricos para su discusión. Cuader-
nos de Ciencias Sociales 127. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLAC-
SO), Sede Académica, Costa Rica.
Armas, Ma. E. y Colmenares, M. (2009) Educación para el desarrollo de la Cultura Tri-
butaria. Revista Electrónica de Humanidades, Educación y Comunicación Social, Edi-
ción No. 6, Año 4 (2009).
Benavides Perales, G. (2013) Estudio de las conductas en el cumplimiento y evasión de las
obligaciones fiscales. Estudio elaborado por adjudicación directa del SAT a la Uni-
versidad Panamericana. Se puede consultar en: ftp://ftp2.sat.gob.mx/asistencia_ser-
vicio_ftp/publicaciones/estudios_evasion/2013/Conductual.pdf
Bergman, M. y Nevarez A. (2005) ¿Evadir o pagar impuestos? Una aproximación a los
mecanismos sociales del cumplimiento. Revista Política y Gobierno, Vol. XII, Núm. 1,
I Semestre 2005, pp. 9-40.
Bizoi, A. (2012). Economic and behavioural determinants of tax compliance. Comparati-
ve study Romania-European Union. LAP Lambert Academic Publishing.
CEPAL-OCDE, (2012). Perspectivas económicas de América Latina 2012. Transforma-
ción del Estado para el desarrollo.
Delgado, M.L. y Gutiérrez L. M. (2006) “El espejo fiscal y su reflejo social”. Galindo Mar-
tín, M.A. (Coord.) en Ética y economía. Madrid: Instituto de Estudios Fiscales, pp.
201-226.
Díaz Rivillas, B. y Fernández Pérez, A. (2010) Educación Fiscal y Cohesión Social. Expe-
riencias de América Latina. Instituto de Estudios Fiscales. Madrid, España.
Feld, L.P. y Frey, B. (2006) Tax compliance as the result of a psychological tax contract:
the role of incentives and responsive regulation. Institute for Empirical Research in
Economics, University of Zurich. Working paper No. 287.
-----------------------(2006) Tax evasion in Switzerland: The roles of deterrence and Tax
Morale. Institute for Empirical Research in Economics, University of Zurich. Wor-
king paper No. 284.
-----------------------(2001). Deterrence and Tax Morale: How Tax Administrations and
Taxpayers Interact. Se puede consultar en: http://www.oecd.org/tax/administra-
tion/2789923.pdf
INDETEC (2010) La importancia de un Programa Nacional de Cultura Contributiva.
Federalismo Hacendario, Núm. 164, Julio-Agosto 2010, pp. 47-50.
Jodelet, D. (2000) Representaciones sociales: contribución a un saber sociocultural sin
fronteras en D. Jodelet y A. Guerrero, Develando la cultura. Estudios en representa-
ciones sociales, México, Facultad de Psicología-UNAM, pp. 7-30.
Leonardo, G.M. (2011) Politics and tax morale. The role of trust, values, and beliefs, in
shaping individual attitudes towards tax compliance. A dissertation for the degree
Doctor of Philosophy in Public Policy. Georgia State University.
Levi, M. (1998) The state of trust. Trust and Governance, Valerie Braithwaite and Marga-
ret Levi, eds. The Russell Sage Foundation, Capítulo 4, pp.77-101
240 patricia gutiérrez moreno

OCDE (2013) Building tax culture, compliance and citizenship: a global source book on
taxpayer education. Draft for consultation. Paris.
____ (2010) Revenue Statistics in Latin America, 1990-2010
Martínez C. F. (2009) Programa de Cultura Tributaria. Puntos Finos, noviembre 2009,
pp.51-53.
Patiño, D. (2015) Con todo y reforma recaudación está estancada. Periódico El Financie-
ro, sección Economía. Consultado en:
http://www.elfinanciero.com.mx/economia/recaudacion-fiscal-mexico-ocde-ingre-
sos-fiscales.html
Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012.
Rivera, R. y Sojo C. (2002) Cultura tributaria. El sistema tributario Costarricense. Con-
tribuciones al debate nacional. Contraloría General de la República de Costa Rica.
Capítulo 7. Pp. 456-516
Scholz.J.T y N.Pinney (1995) Duty, Fear, and Tax Compliance: The Heuristic Basis of
CitizenshipBehavior, American Journal of Political Science, 39, pp. 490-512.
Scholz, John T. y Mark Lubell (1998) Trust and Taxpaying: Testing the Heuristic Approach
to Collective Action. American Journal of Political Science 42, pp.903-920.
SAT (2012) Relevancia de la Cultura Contributiva. Puntos Finos, Julio 2009, pp. 15-18.
____ (2013) Informe Tributario y de Gestión.
____ (2013) Estudio de las conductas en el cumplimiento y evasión de las obligaciones
fiscales”, elaborado por un grupo de investigadores de la Universidad Panamericana.
Tello, C. (2013) Reforma hacendaria para el bienestar social. ECONOMIAunam Vol. 10,
Núm. 30,pp.31-57.
Tello, C. y Hernández, D. (2010) Sobre la Reforma Tributaria en México. Revista Econo-
míaunam, Vol. 7, Núm. 21, México.
Tsoukalas, I. (2006) A Method for Studying Social Representations. Journal Quality &
Quantity, Vol. 40 Num. 6, 959-981. http://link.springer.com.wdg.biblio.udg.mx:2048/
article/10.1007/s11135-005-5077-3
RELATORÍA DE LA MESA 5: EDUCACIÓN

Liliana Estrada Quiroz

En esta Mesa de trabajo se presentaron las ponencias de tres doctorantes, el comentarista


invitado fue el Dr. Pedro Flores Crespo, Profesor-Investigador de la Universidad de Que-
rétaro, Doctor en Ciencia Política y Problemas del Desarrollo por la Universidad de York.
Las ponencias versaron sobre problemáticas relativas a la educación superior, dos en el
medio rural y una en el medio urbano.
El primer participante, el doctorante Gustavo Mejía Pérez, del programa de Cien-
cias en la especialidad en Investigaciones Educativas del Instituto Politécnico Nacional,
presentó la ponencia “Acercamientos teórico-metodológicos al estudio de las funciones
de la educación superior en los espacios rurales”. En su presentación, Gustavo comenta
que la mayor parte de los estudios sobre educación superior se centran en la problemá-
tica urbana y se ha dado poca atención a lo que ocurre en el área rural. Sus preguntas de
investigación se centran en ¿qué sucede cuándo una institución de educación superior
(IES) aparece en un espacio rural? y ¿qué generan en su entorno?
Hasta ahora ha realizado una revisión bibliográfica, de 30 artículos de diferentes países,
poniendo énfasis en las perspectivas teóricas y los métodos que utilizan, y las características
de las personas que ingresan. Lo que ha encontrado hasta ahora señala que existen coinci-
dencias en cuanto a las deficiencias académicas de las personas que ingresan a las ies en las
áreas rurales, y que en general, los estudiantes son las primeras generaciones de sus familias
que tienen acceso a las ies. Por otra parte, los programas que se ofrecen carecen de calidad,
tienen una oferta limitada y se presenta una alta deserción. Hay diferencias por género en
el desempeño, y se genera movilidad social y espacial. La distancia a las ies no favorece la
afluencia de estudiantes. Además de que existe un gran problema para reclutar personal
para trabajar en esos lugares aislados. Como siguiente paso en su investigación Gustavo
pretende recuperar y analizar documentos institucionales y realizar entrevistas.
Los comentarios que el Dr. Pedro Flores Crespo hizo a Gustavo fueron en el sentido
de que, si bien la revisión que ha llevado a cabo es buena y necesaria, ahora se debe dar un
paso más haciendo una crítica a los argumentos de los autores, no basta con describirlos.
No hay desarrollo del conocimiento si no hay crítica. En especial propone hacer una crí-
tica a la credencialización y al capital social.
Un doctorante debe saber cómo ubicarse teóricamente para su tesis. Sugiere a Gus-
tavo tomar para su investigación sólo uno de los cuatro ámbitos identificados en su re-
visión bibliográfica. Y, especialmente, revisar las externalidades en educación, porque no
son las mismas que en economía.
El Dr. Flores Crespo considera pertinente y necesario discutir sobre las cuotas de
estudiantes en Universidades de élite, como se hace en otros países ¿podría funcionar en
México?

La segunda participante, la doctorante Shaye Worthman, del programa de Economía Po-


lítica del Desarrollo de la buap, presentó la ponencia “La equidad educativa y la regiona-
lización de la buap en la Sierra Nororiental de Puebla: acercamientos teórico-metodoló-
241
242 liliana estrada quiroz

gicos y resultados preliminares”. En su presentación señala que las unidades regionales


tienen por objetivo atender poblaciones que comúnmente han sido excluidas. No existe
mucha investigación sobre los procesos de descentralización de la Universidades, aunque
todas las universidades autónomas tienen unidades regionales.
Para empezar se requiere diferenciar entre equidad e igualdad en educación, y en su
trabajo hace una reflexión al respecto. Como parte de su investigación, en la que realiza
un estudio de caso, el caso de la buap que cuenta con tres modelos de regionalización,
ella analiza cuatro unidades regionales, ha llevado a cabo trabajo de campo en la Sierra
Nororiental de Puebla, utilizando cuestionarios, entrevistas, grupos focales y revisión de
archivos administrativos.
Los primeros resultados del trabajo de campo muestran un cierre de carreras y una
reducción de estudiantes atendidos en estas unidades regionales. Los estudiantes se ins-
criben en dichas unidades por el prestigio de la buap y el bajo costo. Son constantes las
dificultades económicas entre los estudiantes y el título que obtienen parece ser de ma-
nera “fácil”, dado el bajo nivel que se ofrece. Después de titularse, los trabajos que pueden
obtener en su localidad son mal remunerados y poco interesantes, lo que los obliga a
emigrar. Pero si tuvieran posibilidad de quedarse en su localidad lo harían. Queda aún
pendiente la pregunta sobre si las unidades regionales de la buap disminuyen las des-
igualdades.
El Dr. Flores Crespo subraya la importancia del trabajo de Shaye en el sentido de que
se cuestiona la política de educación para alcanzar la equidad; y la discusión entre equi-
dad e igualdad, que en el ámbito de la educación no ha sido bien abordada, esa podría
ser una contribución de su investigación. En ese sentido, es necesario reflexionar acerca
del “mérito” en educación, ya que es una cuestión compleja cuando se incorpora entre
la igualdad y la equidad. El mérito como un criterio de posicionamiento social. Y de ahí
surge la cuestión ¿le sirve la educación de élite al país? El Dr. Flores sugiere cuestionar
los cuatro aspectos teóricos propuestos por Shaye a la luz de los resultados del trabajo de
campo, y renovarlos. Y tratar el tema del acceso efectivo desde la pregunta de si deben
existir las cuotas o no. Además, considerar que un problema social actual, muy grave, es
la distribución inequitativa de la calidad de la educación en México, ya que a peores des-
ventajas sociales corresponde la peor calidad de la enseñanza.

La última ponente, la doctorante Ana María Díaz Castillo, del programa de Gestión de la
Educación Superior de la Universidad de Guadalajara, presentó la ponencia “Itinerarios
formativos profesionales y vitales de los estudiantes de doctorado en la Universidad de
Guadalajara” en la que recoge algunos avances de su investigación de tesis.
Ana María está trabajando con un grupo de estudiantes del programa de doctorado
al que pertenece, para realizar un análisis no sólo de sus trayectorias sino también de
sus expectativas, vistas desde la utilidad de egresar. Como parte de su investigación ha
elaborado una tipología por formación, en la que considera aspectos socioedemográficos,
académicos y profesionales.
En la parte teórica ha incluido las aportaciones de Jordi Planas, Adrián De Garay,
Sonia Reynaga, Laudeline Auriol, Juan Casal, entre otros. Respecto del proceso metodo-
lógico, utilizará fuentes de datos secundarias y primarias.
El Dr. Flores Crespo subraya que una política educativa es formar doctores. En ese
sentido, falta que la doctorante revise algunos autores.
El aumento de doctorados no ha mejorado la calidad de la formación en las universi-
dades. El problema de la credencialización es abordado en el texto El doctorado no quita
relatoría de la mesa 5: educación 243

lo tarado de Etty Estévez Nenninger, que el Dr. Flores propone revisar. Hay que cuestionar
la credencialización y el capital humano con respecto a la evolución de la educación su-
perior en México. La crítica al capital humano es clave para estos estudios, aunque dicha
teoría no explica todo. Es necesario investigar sobre el efecto de los programas como
promep o sni.
Hay un vacío de estudios en educación superior sobre economía de la educación,
costo-beneficio y costo-efectividad, como se estila en el área de la salud. Se debe también
asumir una idea del individuo más amplia que la de sujeto racional ¿por qué elige una
persona una carrera y no otra? Debe haber preferencias adaptativas, se elige también de
acuerdo a las opciones que se tienen. Hay que considerar en la elección de un doctorado
el beneficio personal, y no sólo económico.
En cuanto al trabajo de investigación de Ana María, los cometarios van en el sen-
tido de que se debe aclarar de manera detallada quiénes son los doctorantes que está
analizando en su trabajo de campo, y cuidar la presentación de la metodología, así como
especificar el planteamiento del problema en términos académicos.
6. GÉNERO

PONENCIAS
Reconfiguraciones familiares y reposicionamientos de género
en grupos familiares con jefatura femenina
Luis Alberto Valdivieso

Análisis urbano de la violencia contra las mujeres en Toluca


Sergio Esteban de León López

RELATORÍA
Jhosman Gerliud Barbosa Dominguez
RECONFIGURACIONES FAMILIARES
Y REPOSICIONAMIENTOS DE GÉNERO
EN GRUPOS FAMILIARES CON
JEFATURA FEMENINA1
Luis Alberto Valdivieso2
el colegio de michoacán a.c.

RESUMEN
El objetivo de esta investigación consiste en analizar cuáles han sido las diná- asesora de tesis

micas (cambios y continuidades) en las relaciones sociales, familiares y labora- Ofelia Becerril
les que han experimentado los grupos familiares migrantes con jefatura feme- Quintana
nina en la Colonia Providencia en Valle de Chalco, estado de México. Desde la
perspectiva de género me interesa dar cuenta de los procesos de reposiciona-
mientos y las experiencias múltiples que han vivido las mujeres en particular,
pero contemplando las distintas voces (esposos, parejas, hijos e hijas).
La pregunta rectora que guiará esta investigación es: ¿cómo estudiar y ex-
plicar los reposicionamientos de género de los integrantes de los grupos fami-
liares con jefatura femenina considerando los cambios en la estructura de pa-
rentesco, las formas de residencia, los nuevos arreglos, los acuerdos familiares,
las experiencias múltiples y las subjetividades construidas por sus miembros?

INTRODUCCIÓN
En el presente documento enmarco los objetivos de mi proyecto de inves-
tigación, la perspectiva teórico–metodológica, la metodología que empleé y
más que presentar resultados, expongo las dificultades, las estrategias y los
aciertos que enfrenté durante el desarrollo de trabajo de campo.
El fenómeno de la emergencia e incremento en el número de las jefa-
turas femeninas ha pasado a ser importante en las últimas décadas porque
implica una profunda transformación en la estructura y dinámica de los
grupos familiares, en particular en la Colonia Providencia del municipio de
Valle de Chalco y en México a nivel general. Se manifiesta en los movimien-
tos de la población, en las transformaciones estructurales, los cambios en los
vínculos conyugales, laborales y en los reacomodos familiares, económicos
y sociales. Sin embargo, hace falta estudiar más a detalle lo relativo a los
reposicionamientos de género de las mujeres jefas de familia y de los demás
miembros de la familia, sus percepciones, experiencias de vida, trabajo y de-
cisiones construidas a partir de que las mujeres asumen la jefatura familiar palabras clave

más allá de los aspectos meramente económicos. experiencias


múltiples,
reposicionamientos
de género,
1
Esta ponencia se deriva de mi proyecto de tesis doctoral intitulado: Reposicionamientos
migración, trabajo
y experiencias múltiples de los grupos familiares migrantes con jefatura femenina en la Colonia
Providencia, Valle de Chalco, Estado de México, 1994–2015. y perspectiva de
2
<luisalbertovaldivieso@mail.com>. género

247
248 luis alberto valdivieso

LA PERSPECTIVA DE GÉNERO Y REFERENCIAS CONCEPTUALES


Mi planteamiento teórico en esta investigación es desde la perspectiva de género. Esta
perspectiva “se cuestiona la división del ámbito doméstico y reproductivo como femeni-
no, privado y opuesto a la esfera de lo público–productivo, entendido como lo masculino,
y la aceptación de la división sexual del trabajo (hombres–proveedores y, mujeres–amas
de casa” (De Oliveira y Ariza, 2000: 651). Se entiende que esta división sexual es una
construcción socio–histórica pero susceptible de transformación. Las familias se visua-
lizan insertas en redes de relaciones sociales que rebasan el espacio residencial. Dichos
espacios residenciales son traducidos en ámbitos “donde se crean y recrean relaciones de
intercambio y solidaridad, poder y conflicto” (De Oliveira y Ariza, 2000: 651).
El concepto de género primeramente aparece dentro de las investigaciones en las
ciencias sociales donde se construye como una categoría de análisis (Lamas, 1986: 173).
La discusión inicial parte de la pregunta de, qué es lo que determina la desigualdad y
subordinación de las mujeres ante los hombres. En esta discusión, Martha Lamas (1986:
175), da cuenta de la historia de las primeras discusiones que ponen el dedo sobre el
renglón, acerca de los orígenes de las desigualdades entre las mujeres y los hombres. Di-
cha discusión parte de que la única diferencia biológica entre el sexo femenino y el sexo
masculino es el acto de engendrar (traducido social y culturalmente en cómo es vivida la
maternidad, como una construcción social). Es la única diferenciación biológica entre el
sexo hombre y el sexo mujer, pero valorado social y culturalmente de manera diferente
(Lamas, 1986: 184). La autora concluye que la posición de la mujer no está determinada
de manera biológica sino culturalmente; postura por donde yo me posiciono en esta
investigación.
Una idea importante que recupero del texto de Lamas es cuando dice que “la estruc-
turación del género llega a convertirse en un hecho social con tanta fuerza que inclusive
se piensa como natural” (Lamas, 1986: 189). Los estudios citados anteriormente llevaron
a los investigadores a concluir de manera muy precisa, que el sexo hombre y sexo mujer,
es una construcción social, por ejemplo, cito a Rubín (1975), con su definición: “el sistema
sexo/género es el conjunto de arreglos por los cuales una sociedad transforma la sexua-
lidad biológica en productos de actividad humana; con estos [productos] culturales son
satisfechas las necesidades sexuales” (Rubín citada en Lamas, 1986: 191). Este proceso
social, es apoyado por una perspectiva psicológica donde está presente una asignación,
una identidad y el papel del género masculino o femenino.
De tal suerte que en mi propia investigación, como una hipótesis de trabajo a com-
probar, parto de que en los hogares con jefaturas femeninas, las mujeres están logrando
una mayor negociación en cuanto a los acuerdos familiares, sociales y laborales en tér-
minos de género. Es decir, los roles, funciones, tareas, pero también las valoraciones y las
experiencias de los distintos miembros de la familia en algunas dimensiones están cam-
biando y en otras se siguen manteniendo. En síntesis, el enfoque de género me permite
analizar los procesos de reposicionamiento de género y la construcción de experiencias
múltiples de los grupos familiares con jefatura femenina.
A continuación haré explícito algunos conceptos operativos que considero conve-
niente aclarar como puntos de partida para fines del análisis de los procesos de reposi-
cionamiento3 y las experiencias construidas en torno a las jefaturas femeninas (mismos

3
Estos y otros conceptos que surjan durante el desarrollo de esta investigación serán problematizados y
problematizados con lo que encuentre en campo, es decir, los estoy proponiendo como puntos de partida para
reconfiguraciones familiares y reposicionamientos de género 249

que serán problematizados con los resultados obtenidos en campo). Voy a utilizar los
conceptos de grupos familiares, jefatura, jefatura femenina, reposicionamiento de género
y experiencia. Así pues entenderé como “grupos familiares” al:

Conjunto de personas emparentadas entre sí quienes toman acciones –motivadas


tanto por intereses como por emociones encaminadas a su reproducción material y
social. Normalmente viven bajo el mismo techo, pero los procesos migratorios gene-
ran casos frecuentes de separación física más o menos prolongada. La[s] relaciones
intrafamiliares están sujetas a una jerarquía de relaciones de poder con base en la
edad y el género, las cuales implican un acceso diferencial a recursos estratégicos
(Mummert, 1999: 453).

Entiendo por jefatura a: La función que asume uno de los miembros del grupo fami-
liar en una posición de principal responsable del grupo, proveer de las condiciones nece-
sarias para la reproducción social de los integrantes, la jefatura de familia la asume quien
detenta mayor autoridad en la toma de decisiones y puede llegar a generar y administrar
el ingreso económico de la familia4.
Retomando de la definición de Acosta (1997) propongo entender por jefatura feme-
nina5: Al proceso de aquellas mujeres que, estando o no la pareja, generan y administran
los ingresos económicos dentro y fuera del grupo familiar, se reconocen a sí mismas
como tal y son reconocidas por los demás miembros como la autoridad quien toma por
lo general la mayoría de las decisiones que competen a su familia, y que es la responsable
principal de la manutención, educación y cuidado de sus hijos.
El reposicionamiento de género lo entenderé como proceso que:

[N]os permite visualizar a las personas en posiciones cambiantes, no permanentes


[…] El reposicionamiento logrado en términos de toma de decisión, uso de los in-
gresos, movilidad, puede modificarse en función del cambio en la condición laboral,
ingreso, estado civil, existencia de hijos, parentesco, género y generación6 (Suarez,
2008: 27–28).

De la sociología de la experiencia recupero la propuesta de François Dubet, para


comprender la experiencia como: “La cristalización, más o menos estable, en los indi-
viduos y los grupos, de lógicas de acciones diferentes, a veces opuestas, que los actores
deben combinar y jerarquizar a fin de constituirse como sujetos” (Dubet, 2007: 117). En

indagar si efectivamente pueden o no dar cuenta sobre el fenómeno estudiado.


4
Inspirado en la definición de Félix Acosta (1997: 94–95) propongo como concepto operativo esta defi-
nición de jefatura procurando ir más allá de la definición de Acosta pues con base en los primeros hallazgos
en campo los hogares de los grupos familiares de la Colonia Providencia el jefe o jefa no necesariamente es el
principal soporte económico.
5
En su definición de jefatura femenina Félix Acosta (1997:96–97) denota dos características de las mujeres
jefas de hogar, una es la pobreza en la que viven y la otra es que sólo llegan a ocupar la jefatura ante la ausencia
del esposo; aspectos que Acosta considera importantes al caracterizar los hogares con jefatura femenina. En mi
propia investigación encontré casos de jefaturas femeninas con o sin pareja.
6
El reposicionamiento de género no es unidireccional, ni lineal, así como puede sentir que ha ganado, se
puede sentir que ha perdido y aunque pueda ser contradictorio, puede sentir que ha mejorado en algún aspecto
y perdido en otro. Por ejemplo la persona siente que ha incrementado su capacidad de toma de decisión en
algunos asuntos económicos, al mismo tiempo que ha disminuido a nivel personal.
250 luis alberto valdivieso

este sentido, la experiencia social se construye mediada por procesos conflictivos entre
esas distintas lógicas que atraviesan al actor y que van cobrando distinto peso específico
en la construcción de su trayectoria de vida.
Para la aproximación al estado de la cuestión, he organizado la revisión de la litera-
tura en tres ejes analíticos: 1) el debate sobre las jefaturas femeninas7, 2) el vínculo migra-
ción, trabajo y género8, y 3) los reposicionamiento de género y las experiencias múltiples9.
Hipótesis y argumentación principal
Mi argumento es que en los grupos familiares con jefatura femenina en la Colonia
Providencia, las relaciones sociales, familiares y laborales se están reconfigurando dando
como resultado una serie de reacomodos y reposicionamientos de género en los distintos
miembros. En este proceso, las mujeres jefas de familia están experimentando de múlti-
ples maneras cambios y continuidades tanto en su vida familiar (responsabilidades, deci-
siones y negociaciones familiares) como en su vida personal (subjetividades, experiencia,
revalorizaciones). Al mismo tiempo los hombres parejas de las mujeres y los hijos e hijas
están experimentando diversos procesos de reposicionamientos y reacomodos tanto so-
ciales como familiares y laborales.
Las hipótesis de trabajo provisionales con base a los resultados empíricos pre-
vios derivados de la tesina de maestría son:

a) Las condiciones sociales, económicas, familiares y culturales (movilidad y migración


interna e internacional) en la Colonia Providencia están incentivando la emergencia
de las jefaturas femeninas.
b) Los reposicionamientos de género de las mujeres jefas de familia y los reacomodos
de los demás miembros del grupo familiar asociados con los cambios en las estruc-
turas de parentesco y las formas de residencia están siendo posibles, al mismo tiem-
po las mujeres adquieren una mayor participación en los ámbitos económicos (ya
sea dentro o fuera de la casa), en ocasiones reconocida por sí mismas y por los demás
integrantes de la familia y en ocasiones no, (en términos de equidad de género) así
como de las formas en las que ellas aportan y administran los recursos familiares.
Al mismo tiempo, ante la pérdida o ausencia de la capacidad económica del hombre
como único proveedor se están creando las condiciones sociales, familiares y perso-
nales donde las mujeres están contendiendo por una mejor relación para ellas y para
sus hijos asumiendo la jefatura de sus grupos familiares (estando o no presente el
hombre pareja de las mujeres).
c) Los reposicionamientos de género y las experiencias múltiples de las jefas de familia
están incentivando los cambios y reacomodos en las estructuras de parentesco, en

7
A manera de ejemplo de este ejercicio. En este eje temático identifiqué los siguientes debates/problemá-
ticas; pobreza y vulnerabilidad: Chant (1988), Acosta (2001), Ochoa (2007), etc. Cambios en las dinámicas
familiares: González de la Rocha (1986, 1999), Chant (1988), Loza et al (2007), etc. Inserción laboral y trabajo
femenino: Connel (2003), entre otros. Condiciones de vida y violencia de las mujeres: González de la Rocha
(1988), etc. Aportes económicos de las jefas de hogar en los grupos familiares: García y de Oliveira (1994, 2006),
Lázaro Castellanos et al. (2005), Navarro (2010), etc.
8
En este eje identifiqué las siguientes temáticas: balance en las últimas 3 décadas del siglo xx, desigualda-
des sociales y negociaciones familiares e intersección–migraciones, migraciones femeninas, trabajo familiar y
género (con sus respectivas bibliografías).
9
Construcción de categorías desde la perspectiva de género, reposicionamiento de género y migración, re-
laciones de género en el trabajo y la familia y reposicionamientos de género (con sus respectivas bibliografías).
reconfiguraciones familiares y reposicionamientos de género 251

los tipos de residencia y en las relaciones de poder con los demás miembros de los
grupos familiares.
d) No es sólo la participación o el reingreso de las mujeres al ámbito laboral lo que
está permitiendo esta emergencia en las jefaturas femeninas, sino que en el proceso
intervienen otros factores entre los que identifico el reconocimiento y la valoración
subjetiva de las propias mujeres. Al parecer las jefas de familia negocian en mejores
condiciones sus relaciones con la pareja, en el caso de que esté presente, y con los
demás miembros del grupo familiar (hijos, hermanos, cuñadas, primos, suegros, pa-
dres). Esto implica el reconocimiento de sí misma como la jefa de la familia (dimen-
sión personal), de los demás miembros de su grupo familiar y de los demás grupos
familiares (a nivel de los miembros de los grupos familiares propios y cercanos) y el
reconocimiento (de la sociedad) a nivel de la Colonia como la jefa del grupo familiar.

ESTRATEGIA METODOLÓGICA
En esta investigación no pretendo generalizar sobre los hogares dirigidos por las mujeres
jefas de familia en la Colonia Providencia, más bien desde un acercamiento micro–so-
cial, me interesa centrarme en las experiencias múltiples vividas por las mujeres que se
asumen o que son reconocidas como las responsables de sus grupos familiares estando
presente o no la pareja, con hijos y que cuenten con experiencia migratoria interna o in-
ternacional y con trayectoria laboral. Las unidades de análisis son: las relaciones sociales,
familiares y laborales en los grupos familiares con jefatura femenina, desde la posición
de las mujeres jefas de familia analizaré el trabajo, las reconfiguraciones familiares y los
reposicionamientos de género.
Desde la perspectiva de género estaré problematizando con base en una metodo-
logía cualitativa que me permita reconstruir, cómo las experiencias de los miembros en
los grupos familiares con jefaturas femeninas fueron vividas por sus protagonistas (en-
trevistas en profundidad, historias de vida, la observación participante y la etnografía);
teniendo en cuenta sus propias experiencias subjetivas e interpretaciones de la realidad
social, considerando el contexto familiar, migratorio y laboral.
Para ello las entrevistas se centraran en las mujeres jefas de familia, los esposos o
parejas (en los casos donde estén presentes) y al menos un hijo o hija que esté viviendo en
la residencia con los padres10. Entre los temas a explorar se encuentran: las transiciones
migratorias, laborales y las dinámicas familiares las nuevas tareas, roles, obligaciones y
acuerdos, pero también las subjetividades de cada uno de esos miembros. La técnica para
lograr las entrevistas fue mediante la “bola de nieve” que comenzó con una informante
clave la cual a través de sus redes sociales, familiares, laborales y de amistad me llevó a
contactar a nuevas informantes. Una vez entrevistado al primer miembro del grupo fami-
liar hacía la invitación para entrevistar a los demás miembros (padre e hijos).11

10
Para la realización de las entrevistas, apoyado en una primera aproximación a campo (octubre–diciembre
2014) y de la aproximación al estado de la cuestión que hasta ese momento había logrado, elaboré una guía de
entrevista para cada tipo de informante, las cuales fueron rebasadas en su diseño, pero justamente me sirvieron
como guías que me fueron abriendo camino sobre algunas preguntas muy puntuales sin llegar a ser una camisa
de fuerza.
11
Para el caso de los 10 grupos familiares donde logré entrevistar al esposo o pareja, procedí de diferente
manera, en algunos casos contacté primero al hombre esposo y posteriormente a la esposa y a los hijos, en otros
casos primero a la esposa, los hijos y al final al esposo, lo más común fue primero contactar a la mujer jefa de
252 luis alberto valdivieso

Dado que también me interesa las relaciones y los hechos sociales que se dan entre
el ámbito familiar con el ámbito laboral y el social (con esto me refiero a las interacciones
que se dan en el contexto de la colonia) las entrevistas a personas clave de la colonia re-
sulta necesaria al igual que la etnografía y la observación; herramienta y técnica de suma
importancia para comparar lo que se dice en las entrevistas, la manera en cómo se dice y
cómo se experimenta esto en la vida cotidiana.
La pertinencia de esta estrategia metodológica me proporciona una riqueza de in-
formación que puede dar cuenta de las relaciones personales, las experiencias vividas
y las experiencias múltiples de los grupos familiares y sus interacciones familiares, de
parentesco, sociales y económicas. Más allá de dar cuenta solamente de los datos y las
tendencias sustraídas de las fuentes y las bases de datos ya construidos, como por ejemplo
el inegi.

ACIERTOS, ESTRATEGIAS Y DIFICULTADES


DURANTE EL TRABAJO DE CAMPO
Acerca de los aciertos durante el proceso del trabajo de campo, la confianza establecida
con mis contactos iniciales y mi permanencia viviendo en la colonia durante nueve me-
ses12 fue clave para esperar e intuir el momento más oportuno para proponer y llevar a
cabo las entrevistas al mismo tiempo que iba avanzando en la descripción y en la obser-
vación etnográfica. Como una manera clave para acceder en profundidad y aprehender
los hechos sociales que descobijan la relaciones de género, las relaciones de poder, las
tareas y las obligaciones y los reposicionamientos familiares, a veces cedidas, a veces arre-
batadas y en otras negociadas, más allá de sólo llevar acabo las entrevistas semiestructu-
radas y en profundidad13.
Dentro de los aciertos de esta investigación considero también de suma importancia
la propuesta de escuchar y tomar en cuenta las voces de los diferentes miembros que
conformaban los grupos familiares. Para ello entrevistar a la madre, esposa jefa, al esposo
o pareja y a los hijos e hijas me permite analizar los re–posicionamientos de género ya no
sólo desde las subjetividades de las mujeres jefas, sino contemplando las subjetividades
de los demás miembros del grupo familiar.
Sobre las estrategias en campo, para poder triangular la información que obtenía de
las entrevistas y que resultaban interesante tuve que incluir entrevistas a personas claves
de la colonia como son: un Psicólogo, el sacerdote de la capilla, una enfermera, una maes-
tra de educación primaria, la directora de la telesecundaria, un profesor de preparatoria
y la directora de una preescolar, entre otros.
También en campo llevé a cabo dos grupos focales con mujeres (de 8 y 9 personas
cada una) esto para aproximarme a la manera de pensar de las mujeres que si bien no

familia, después al esposo y a los hijos e hijas.


12
En dos momentos distintos: octubre–diciembre 2014 y abril–septiembre 2015. Realizando diversas activi-
dades en apoyo de la población como fueron: mi apoyo constante en las actividades de la capilla de la Colonia
(pintando, quemando cuetes, adornando la capilla), dando un curso básico sobre computación a niños y muje-
res de la colonia, pláticas y talleres sobre un hogar sin violencia y con perspectiva de género.
13
En el ámbito familiar logré llevar a cabo la observación y la descripción etnográfica en las relaciones
familiares y sociales de 10 grupos familiares y en sus interacciones internas como externas; me refiero a sus
relaciones fuera del ámbito familiar por ejemplo en la capilla de la iglesia, la escuela, el mercado, fiestas, y en los
espacios laborales (puesto de papas, tacos, tamales).
reconfiguraciones familiares y reposicionamientos de género 253

fueron el punto central de la investigación, resultaron de suma importancia porque de


ellas aprendieron las conductas y maneras de pensar las generaciones más jóvenes y que
ahora capto como mujeres jefas de familia.
Respecto a las dificultades, un primer obstáculo tiene que ver con el ambiente de
inseguridad y violencia que se ha suscitado en los últimos años en la colonia Providencia
y en general en todo el municipio de Valle de Chalco como se puede leer en periódicos de
circulación nacional como La Jornada14. La inseguridad y la delincuencia están a la orden
del día en la colonia Providencia y las personas (hombres y mujeres) viven con miedo
y temor, y dar una entrevista sobre la familia, el empleo o las relaciones de poder y de
género a un desconocido implicó una tarea muy complicada.
El empleo de la grabadora de voz en varias ocasiones fue una limitante; varias perso-
nas desconfiaban de la necesidad de usarla comentando, si no bastaba con que yo tomara
notas en mi libreta e inclusive en casos donde empleé la libreta, ante situaciones muy
serías me pidieron no anotar en la libreta. Por otro lado, me fue más fácil entrevistar a las
mujeres y los hijos con el empleo de la grabadora que con los hombres quienes de por
sí mostraban desinterés en mi trabajo y sólo se limitaban a decir que no tenían tiempo,
situación que para muchos era cierto, pues sólo estaban en casa un día o medio día y ese
tiempo lo empleaban para atender asuntos personales, familiares o de trabajo y para otros
sólo fue una respuesta para evadirme.
En los casos donde los hombres se negaron a ser entrevistados, la etnografía y la
observación fueron de suma importancia para comparar con las entrevistas que ya había
logrado con los otros miembros del grupo familiar sobre las relaciones familiares, las
tensiones y los acuerdos dentro y fuera del grupo familiar.
También me doy cuenta que algunas personas, hombres y mujeres se cohibían ante
el uso y empleo de la grabadora. Sus narrativas se tornaban en un solo plano y el temor o
la inseguridad a responder una pregunta sobre las relaciones de poder, de género o sim-
plemente sobre sus actividades cotidianas se vieron muy limitadas. A diferencia de estar
con ellos en sus casas, en sus negocios, en ambientes donde se sentían más seguros y sin
el uso de la grabadora, un cuestionamiento lo respondían desde diferentes dimensiones
y apreciaciones.
Entrevistar al esposo, fue otra dificultad, la primera respuesta de los hombres ante mi
solicitud o de la solicitud de la esposa era, “la falta de tiempo”, el desinterés expreso, fue-
ron las respuestas más comunes ante la negativa de los hombres esposos o parejas. Con el
paso de los meses y con el trato que iba estableciendo con ellos me di cuenta que ellos no
querían ser entrevistados porque no se sentían en condiciones de ser cuestionados en su
manera de proceder como padre y como esposo o como autoridad superado. Pero tam-
bién me di cuenta que a los hombres a diferencia de las mujeres les cuesta mucho trabajo
reconocer sus dificultades familiares, laborales y personales, más si ya no se siente o ya
no son la autoridad del grupo familiar, o si los demás miembros ya no los ven como tal o
de plano si reconocen a la mujer como la jefa.
Respecto a la dimensión teórico–metodológica, una situación complicada es dialo-
gar o establecer puentes con conceptos como jefatura, Jefatura femenina declarada y no
reconocida o no declarada. Por ejemplo Acosta Díaz, (1997) en su definición de “jefe de
hogar” menciona la característica de que “…es el principal soporte económico del hogar”,

14
<http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/07/28/aprueban–alerta–de–genero–para–once–mu-
nicipios–del–edomex–265.html>.
254 luis alberto valdivieso

cuando en mis pesquisas he encontrado varios casos donde esta condición no se cumple
o es rebasada, ya que hay mujeres que sin trabajar y sin generar ingresos económicos se
declaran, se asumen o son reconocidas como la jefa de hogar estando o no presente el
esposo o la pareja.
Esta situación me lleva a problematizar la construcción del concepto de jefatura fe-
menina pero vista desde cómo lo construyen sus propias protagonistas, es decir, más allá
de recurrir a las definiciones ya conocidas en la literatura, de qué manera lo entienden
estas mujeres y qué elementos (personales, económicos, emocionales y subjetividades)
toman en cuenta para asumirse o ser reconocidas como tal. Cuestionando y evidencian-
do que las jefaturas femeninas no sólo surgen ante la ausencia corta o prolongada del
hombre esposo15 y que la autoridad y el soporte económico no son las únicas caracterís-
ticas de dicho concepto.
Bajo esta misma tesitura encontré casos de mujeres que no se reconocen como la jefa
y en consecuencia no se declaran como tal, pero que al momento de analizar sus trayecto-
rias de vida resulta que llegan a asumir en ciertos momentos y circunstancias la mayoría
de las responsabilidades y obligaciones del grupo familiar. Así pues, resulta pertinente
problematizar sobre las condiciones en las que surgen las jefaturas femeninas declaradas
y las no declaradas16. Al mismo tiempo que la jefatura no es lineal, ni tampoco es un sta-
tus, sino un proceso que justamente tiene que ver con los reposicionamientos tanto de
roles, como de obligaciones y responsabilidades que se delegan, se arrebatan, se asumen o
se disputan ante experiencias y escenarios múltiples que pueden ser de diferentes índoles
(laboral, sentimental, familiar, personal, de salud o ante un accidente)17.

BIBLIOGRAFÍA 
Acosta Díaz, Félix (2001) Jefatura de hogar femenina y bienestar familiar: resultados de la
investigación empírica Papeles de Población, vol. 7, núm. 28, abril–julio. Universidad
Autónoma del Estado de México.
____ (1995). Participación femenina, estrategias familiares de vida y jefatura femenina
de hogar: los problemas de la jefatura declarada. Estudios Demográficos y Urbanos:
545–568.
____ (1997) “Los estudios sobre la jefatura de hogar y pobreza en México y América Lati-
na”. En: Alatorre, Javier. Las mujeres en la pobreza. Comité Coordinador de gimtrap,
México: 91–120.
Chant, Sylvia (1988) “Mitos y realidades de la formación de familias encabezadas por
mujeres: el caso de Querétaro, México”, en Luisa Gabayet et al., (comps.), Mujeres

15
Acosta Díaz (1995: 551).
16
Como da cuenta de ello el trabajo de García y Oliveira (1994).
17
Al momento de la elaboración de este documento y faltando tres semanas para terminar el trabajo de
campo había logrado las siguientes actividades: 20 entrevistas a mujeres, 10 entrevistas al esposo o pareja, 15
entrevistas a hijas e hijos de los grupos familiares previamente entrevistados, 2 grupos focales, 12 entrevistas a
personas claves de la colonia. Dos historias de vida centradas en las trayectorias migratorias, laborales y fami-
liares. Con un estimado de 80 horas grabadas en audio en formato pm3. Notas de campo. Un diario de campo
en el cual he ido registrando mucha observación y trabajo etnográfico captado en las diferentes actividades y
eventos en las que he estado presente tanto familiares, laborales como sociales que han tenido lugar ya sea en
la misma familia, en la colonia, municipio o fuera del mismo (peregrinación a la villa, día de campo al estado
de Hidalgo, etc.).
reconfiguraciones familiares y reposicionamientos de género 255

y sociedad. Salarios, hogar y acción social en el occidente de México, El Colegio de


Jalisco/ciesas, México.
Connell, Robert (2003) “Masculinidades”. Traducción de Irene Ma. Artigus, pueg/unam,
México.
De Oliveira, Orlandina; Ariza, Marina (2000) “Trabajo femenino en américa latina: Un
recuento de los principales enfoques analíticos”. En Reproducción y sociología del
mercado de trabajo: 644–663.
Dubet, Francois (2007) La experiencia sociológica . España. Gedisa: 107–130.
García, Brígida y Orlandina de Oliveira (2006) Las familias en el México metropolitano:
visiones femeninas y masculinas. México, colmex.
____ (1994) Trabajo femenino y vida familiar en México. México, colmex.
González de la Rocha, Mercedes (1999) “Hogares de jefatura femenina en México: patro-
nes y formas de vida”. En González de la Rocha, Mercedes (coord.). Divergencias del
modelo tradicional. Hogares de jefatura femenina en América Latina. México: cie-
sas–Plaza y Valdés: 125–151
____ (1988) “De por qué las mujeres aguantan golpes y cuernos: un análisis de hoga-
res sin varón en Guadalajara”, en L. Gabayet, P. García, M. González de la Rocha, S.
Lailson y A. escobar (comps.), Mujer y sociedad: salario, hogar y acción social en el
occidente de México, México, El Colegio de Jalisco–ciesas del Occidente.
____ (1986) Los recursos de la pobreza. Familia de bajos ingresos en Guadalajara. Gua-
dalajara, México: El colegio de Jalisco/Centro de Investigaciones y Estudios Superio-
res en Antropología Social/ssp.
Lamas, Marta (1986) “La antropología feminista y la categoría género”. En Nueva Antro-
pología, núm. 30, noviembre: 173–197.
Lázaro Castellanos, Rosa. Zapata Martelo, Emma. Martínez Corona, Beatriz. Alberti
Manzanares, Pilar (2005) “Jefatura femenina de hogar y transformaciones en los mo-
delos de género tradicionales en dos municipios de Guanajuato”. Revista de Estudios
de Género. La ventana, núm. 22, Universidad de Guadalajara México: 219–268.
Loza Torres, Mariela; Vizcarra Bordi, Ivonne; Lutz Bachere, Bruno y Quintanar Guada-
rrama, Eduardo (2007). “Jefaturas de hogar: El desafío femenino ante la migración
transnacional masculina en el sur del Estado de México”. Migr. Inter [online] vol.4,
n.2: 33–60.
Mummert, Gail (1999) “Juntos o desapartados”: Migración transnacional y la fundación
del hogar. En Mummert, Gail (ed.). Fronteras Fragmentadas. El Colegio de Michoa-
cán: 451–473.
Navarro Ochoa, Angélica (2010) “¿Mujeres proveedoras y jefas de familia? …Nuevas
realidades rurales en localidades de la región zamorana”. En Revista de Estudios de
Género. La ventana (31): 139–171.
Ochoa Ávalos, Ma. Candelaria (2007) “Pobreza y jefatura femenina”. Revista de Estudios
de Género. La ventana (27): 168–198.
Suárez Cervantes, Georgina (2008) “Entre ires y venires: reposicionamiento en el gru-
po familiar de mujeres migrantes despulpadoras de jaiba del municipio de Jalpa de
Méndez, Tabasco”. Tesis de maestría en el Centro de Estudios Antropológicos (cea)
en el Colegio de Michoacán (colmich).
ANÁLISIS URBANO DE LA VIOLENCIA
CONTRA LAS MUJERES EN TOLUCA
Sergio Esteban De León López1
universidad autónoma del estado de méxico

asesora de tesis RESUMEN


María Estela Mundialmente la violencia contra las mujeres, basada en el género, afecta
Orozco Hernández a 38 de cada 100. Datos oficiales señalan en México abusos psicológicos,
patrimoniales, físicos y sexuales a 47 de cada 100 mujeres, incidiendo espe-
cialmente en el ámbito doméstico y en edades de 15 a 29 años. En el estado
de México sufren perturbación por violencia 43% de las mujeres, particu-
larmente en lugares públicos o comunitarios. Recopilando datos oficiales se
caracterizó el perfil de la violencia de género en Toluca y mediante aplica-
ción de encuesta, sobre factores de riesgo en entornos urbanos, se identifi-
caron puntos rojos de recurrencia alrededor de los campus universitarios
en el municipio. Dentro de los resultados se presenta el perfil de la violencia
de género que da pauta para conocer las variables de los entornos urbanos
y la categorización de los mismos en función de la incidencia de violencia.
Se concluye que la agresión contra las mujeres continúa siendo un problema
multifactorial, con presencia territorial heterogénea y desde el Urbanismo se
establecen elementos para demostrarlo.

1. INTRODUCCIÓN
La importancia de prevenir y mitigar los problemas de los grupos sociales
en los espacios urbanos, propicia el interés por estudiar la violencia basada
en el género, que si bien no es un fenómeno desconocido, se ha estudiado
desde enfoques especializados sin acercarse a la expresión territorial de este
fenómeno social. En la perspectiva deductiva del análisis espacial, es básico
demarcar los ámbitos territoriales en los que se produce el fenómeno, para
identificar la impresión o expresión de las relaciones del entorno, la sociedad
y los hechos de violencia, para comprender cómo desde los espacios urbanos
se perpetúan situaciones que favorecen la violencia contra las mujeres.
Se sabe que en América Latina, las manifestaciones de violencia pre-
sentan heterogeneidad, según los ámbitos de ocurrencia (urbano o rural),
países, regiones, ciudades y en éstas por grupos socioeconómicos. Los datos
evidencian que “entre un 15% y un 30% de las mujeres denuncian haber
sido objeto de violencia física o sexual” (Buvinic M. et. al., 2005: 177). Los
estudios problematizan la violencia a través de nociones de inseguridad, te-
palabras clave

violencia de
género, entorno 1 
Facultad de Planeación Urbana y Regional, Universidad Autónoma del Estado de México.
urbano, Toluca <cheko76@hotmail.com>.

256
análisis urbano de la violencia contra las mujeres en toluca 257

niendo fundamento en las formas que los individuos sociabilizan en distintos ámbitos
de la vida cotidiana. El matiz macro estructural plantea que “el origen de la violencia
y la delincuencia con relación a los cambios o desajustes drásticos en el orden social,
ocasionados por la urbanización y la industrialización, identifica como causas de he-
chos violentos a los factores sociales, institucionales y contextuales” (Arriagada y Godoy,
2000:109). La dimensión territorial de la violencia se formaliza en lo urbano, lo rural o lo
suburbano del espacio, así como los modos en que éste se gestiona y se usa, es decir que
“las condiciones físicas del hábitat son uno de los múltiples factores que intervienen en
la conformación de comportamientos antisociales, que limitan la convivencia familiar y
colectiva”, haciendo posible ciertas actividades en ciertos espacios (Goycoolea, 2006:14).
En la experiencia de países europeos y en países del norte y sur de América, destaca el
interés por vincular los índices de homicidios, delincuencia y violencia política (guerri-
llas y grupos paramilitares). “En México, el problema de la violencia se trata como con-
secuencia de la delincuencia”, a manera de problema necesitado de reformas judiciales
crecientes en severidad contra quienes delinquen, desde la salud pública con programas
sectoriales de atención y desde los derechos humanos proveyendo atención equitativa a
las víctimas (Notimex, 2014:1). Uno de los esfuerzos nacionales para enriquecer los datos
oficiales sobre violencia e inseguridad es La Encuesta Nacional de Victimización y Per-
cepción sobre Seguridad Pública (envipe), realizada desde 2011 para todo México. En la
muestra correspondiente a 2013, la inseguridad registró el nivel más alto en los últimos
ejercicios, alcanzando la media nacional de 27 337 víctimas por cada 100 000 habitantes
y una tasa de 1.3 delitos por víctima. Destaca el estado de México como entidad federa-
tiva de alto riesgo, con números 50% sobre la media nacional (41 048 por cada 100 000).
(inegi, 2013).
Con los reportes del Observatorio Nacional Contra el Feminicidio, se apunta que del
año 2000 al 2009 México registró 12 636 muertes violentas de mujeres –cuatro al día–.
Constando con la problemática más grave el estado de México, Distrito Federal y Sinaloa,
especialmente para mujeres de 20 a 40 años, siendo propensas aquellas “con perfil laboral
de obreras o insertas en actividades del comercio informal, suscitándose recurrentemen-
te los hechos, en ámbitos geográficos con alto grado de inseguridad” (Bräth, Eva 2011:3)
Por otra parte, en cuanto a delincuencia y violencia generalizada se refiere, los datos
coinciden en parte con el informe denominado: Índice de Incidencia Delictiva y Vio-
lencia 2009, realizado por el Centro de Investigaciones para el Desarrollo A. C. (cidac,
2009), en el cual, los índices más altos los tienen: Chihuahua, Baja California y estado de
México, respectivamente.
La violencia de género –en el nivel nacional– “se manifiesta en 44 de cada 100 muje-
res mayores de 15 años, que han vivido en relaciones de pareja”, las cuales reportan vio-
lencia del tipo físico, psicológico y patrimonial, aunado a casos menores de agresión se-
xual y trata de personas, sucedidos principalmente en ámbitos públicos. (inegi, 2011b:9).
El estado de México se sitúa 12 puntos sobre la tasa antes señalada.
La Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, 2011 de
inegi, reporta al 31.8% de las mujeres de 15 años o más, que han sido victimizadas con
algún tipo de agresión pública, el 86.5% sufrieron intimidaciones, 38.3% abuso sexual y el
8.7% violencia física. Los datos confirman que “la violencia ejercida en espacios públicos
es un grave problema, adquiere expresiones similares a aquella que se comete puertas
adentro, además de avasallar el cuerpo y la mente de la mujer”, provocando discrimina-
ción y fomentando un alto grado de tolerancia social que termina por culpabilizar a las
víctimas. (inegi, 2011b:52).
258 sergio esteban de león lópez

Dentro de este tipo de violencia de género “se cuentan agresiones que pueden ir des-
de insultos o expresiones ofensivas hasta violaciones”, y suelen ocurrir en calles, fiestas,
cines, centros comerciales o en medios de transporte. (inegi, 2011b: 53).
Ante la problemática, han existido acciones legislativas. En los últimos diez años se
promulgaron leyes para la prevención, atención y tratamiento de la violencia en 25 enti-
dades del país y se han formulado iniciativas que se encuentran en proceso de aprobación
en otras entidades; “uno de los primeros avances en la materia, fue la promulgación de
la Norma Oficial Mexicana nom–190–ssa” en la cual se plasmaron los criterios para
atender la violencia familiar –desde el punto de vista médico– en los centros de salud.
(sedesol, 2005:1