Está en la página 1de 12

anales de psicología © Copyright 2002: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia

2002, vol. 18, nº 2 (diciembre), 261-272 Murcia (España). ISSN: 0212-9728

Impacto psicológico de la negligencia familiar (leve versus grave)


en un grupo de niños y niñas
Isabel Ruiz Cerón* y José Antonio Gallardo Cruz**
Universidad de Málaga

Resumen: El presente trabajo estudia hasta qué punto un Title: Psychological impact of family negligence (light ver-
nivel leve o grave de negligencia impacta negativamente en sus serious) on a group of children.
el desarrollo evolutivo de un grupo de niños y niñas. La Abstract: The work studies to what extent a light or high
muestra estuvo constituida por 57 sujetos con un rango de level of negligence impacts negatively on the psychological
edad de 8 a 13 años. Se utilizaron pruebas autoinformadas, development of a group of children. The sample was con-
evaluación del maestro y evaluación de iguales. Los resul- stituted by 57 subjects with an age range of 8 to 13 years.
tados demostraron que los sujetos que habían sufrido un Tests, the teacher's evaluation and class partners' evalua-
nivel grave de negligencia familiar manifestaron más tion were used. The results demonstrated that the subjects
problemas conductuales y sociales que el otro grupo. that had suffered a high level of family negligence mani-
Palabras clave: Maltrato infantil; negligencia; psicopatolo- fested more problems that the other group.
gía; niños de edad escolar. Key words: Infant maltreatment; negligence; psychopa-
thology; school - age children.

Introducción tarios y de protección infantil; por este motivo,


Moreno (2002) ha analizado 19 variables indi-
Según algunas investigaciones españolas (In- viduales, sociales, relacionales y familiares que
glés, 1995; Moreno, Jiménez, Oliva, Palacios y intervienen en la negligencia infantil.
Saldaña, 1995) la negligencia familiar hacia el Además, el maltrato físico e incluso el abu-
hijo es una de las tipologías detectadas con ma- so sexual, son más fáciles de definir, más evi-
yor frecuencia en nuestro país y su impacto ne- dentes y mucho más sensacionalistas que la ne-
gativo en la población infantil no es necesaria- gligencia sufrida. Por lo cual, Polansky, De
mente menos severa que el maltrato físico, Saix y Sharlin (1972) identificaron la negligencia
pues conlleva en muchas ocasiones secuelas como un fenómeno invisible, silencioso, insi-
emocionales y físicas, como han detectado di- dioso, provocado por una indiferencia generali-
versos trabajos internacionales y nacionales zada familiar; por esto los casos de negligencia
(Erickson, Egeland y Pianta, 1989; Eckenrode, suelen ser en su mayoría más crónicos y de
Laird y Doris, 1993; de Paúl y Arruabarrena, mucho peor pronóstico.
1995; Fernández de Haro, 1995; Gracia, 1995; En la bibliografía consultada (Cortés y Can-
Stevenson, 1998; Pino, Herruzo y Moya, 2000). tón, 1997; Arruabarrena y de Paúl, 1998) exis-
Esta circunstancia abriga la necesidad de inves- ten diversas etiquetas para identificar este tipo
tigar con mayor frecuencia este tema, pues es de maltrato: el maltrato pasivo, el abandono fí-
una forma de maltrato desconocido e ignorado sico y la negligencia. De estas tres expresiones
por los medios de comunicación, por la litera- utilizaremos en este trabajo el término negli-
tura científica y también por los servicios sani- gencia porque es una expresión más amplia en
donde los progenitores o tutores no asumen la
responsabilidad de cuidar y proteger mínima-
*Maestra y licenciada en Psicología mente a sus hijos, no satisfacen las necesidades
**Dirección para correspondencia: José Antonio básicas de ellos como, por ejemplo, los cuida-
Gallardo Cruz. Departamento de Psicología Evolutiva dos de salud física, las funciones de supervi-
y de la Educación. Facultad de Psicología. Campus de
Teatinos. Universidad de Málaga. 29071 Málaga (Es-
sión, la higiene personal, la custodia, la alimen-
paña). E-mail: gallardo_c@uma.es tación, la higiene en el hogar y la negligencia en

- 261 -
262 Isabel Ruiz Cerón y José Antonio Gallardo Cruz

el control educativo (Polansky et al., 1972; Du- tundente y clara se comprueba cómo los niños
bowitz, Black, Starr y Zuravin, 1993). de la clase rechazaron a los que habían sido
Por término general, la negligencia puede maltratados físicamente y a los que sufrieron
desarrollarse en el seno de la familia de una negligencia parental, posiblemente porque exte-
forma consciente o como manifestación de ig- riorizaron habilidades sociales insuficientes y
norancia, incultura, pobreza o de la incapacidad deterioradas. Resultados semejantes aparecie-
parental para proteger y criar a sus hijos. Ade- ron en la investigación de Gallardo y Jiménez
más, casi nunca se presenta de forma aislada, (1997), que trabajaron exclusivamente con ni-
por lo cual se ha de identificar con precisión a ños apaleados y no apaleados, y en la de Paúl y
los sujetos de la muestra para evitar el fenóme- Arruabarrena (1995); concretamente, en esta
no de la comorbilidad. última investigación los maltratados físicamente
La mayoría de los estudios analizados com- fueron los más rechazados y los que recibieron
para simultáneamente el impacto de la negli- negligencia familiar fueron mucho más agresi-
gencia con un grupo de control y/o con otros vos.
tipos de abusos físicos o sexuales. Por ejemplo, En una de las investigaciones realizadas en
Erickson et al. (1989) encontraron que los niños nuestro medio con niños y niñas en edad infan-
abandonados físicamente presentaron mayor til (de uno a cinco años de edad) se ha reflejado
número de problemas y más graves, entre los 5 también que la negligencia familiar desestabili-
y 6 años de edad; manifestaron un rendimiento zó el desarrollo normativo en el plano cogniti-
inferior en las mediciones cognitivas y en clase vo, lingüístico y social (Pino et al., 2000), lo
se mostraron ansiosos, distraídos, no sabían cual nos demuestra el poder tóxico de este tipo
hacer sus trabajos académicos, carecían de ini- de maltrato.
ciativa y dependían de la ayuda, aprobación y Según Sullivan y Spacer (1977, en Mayer-
motivación del profesor; en cuanto a la relación Renaud, 1985), en un proyecto piloto realizado
social también manifestaron comportamientos para ayudar a los niños víctimas de negligencia
de retraimiento social, no fueron sensibles o en 35 familias, se comprobó que éstos manifes-
empáticos con sus compañeros por lo que fue- taron conductas de miedo y ansiedad, incluso
ron rechazados por ellos en pruebas psicomé- frente a nuevas experiencias agradables y posi-
tricas; incluso exhibieron algún tipo de ansie- tivas reaccionaron con excitación y ansiedad.
dad (falta de atención, preocupación, compor- Escasos estudios, que evalúen el miedo y la
tamiento nervioso y dificultades para entender ansiedad de forma parecida a la que se ha utili-
las instrucciones), parecían tener un estado de zado en este trabajo, se han localizado en nues-
cólera permanente y tenían dificultades para tro país; sólo hemos detectado la investigación
desenvolverse con independencia. de Carrasco, Rodríguez, Rodríguez y Sánchez
Resultados más claros obtuvieron de Paúl y (1999). Estos investigadores, con una muestra
Arruabarrena (1995) en donde los niños aban- de 47 niños, formaron dos grupos: el de con-
donados físicamente obtuvieron puntuaciones trol y el grupo de sujetos institucionalizados,
más altas en conductas externalizantes (agresi- constituido por sujetos que habían sufrido ne-
vidad, hiperactividad y distracción) frente a los gligencia familiar y malos tratos físicos. Preci-
maltratados físicamente que sobresalieron en samente este detalle nos imposibilita aislar los
conductas internalizantes (ansiedad, obsesión- efectos exclusivos de cada uno de los abusos
compulsión, inhibición, impopularidad y auto- sobre la muestra. Sin embargo, el miedo no
destrucción). Otro trabajo de investigación que presentó diferencias significativas entre los dos
certifica el rechazo del grupo de iguales hacia grupos; aunque el grupo institucionalizado pre-
los niños abusados físicamente, en donde tam- sentó diferencias estadísticas en los miedos re-
bién existieron niños que sufrieron negligencia feridos a los fenómenos naturales y a los ítems
familiar, fue el de Salzinger, Feldman, Ham- que hacía referencia a la presencia de la sangre.
mer y Rosario (1993); aquí de una forma con- Con respecto a la ansiedad, tanto la de estado

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


Impacto psicológico de la negligencia familiar (leve versus grave) en un grupo de niños y niñas 263

como la de rasgo, los maltratados físicamente y tristeza y ansiedad crónica, así como sentimien-
los que habían sufrido negligencia familiar tos de inferioridad, una baja estima de sí mismo
mostraron diferencias significativas con el gru- y un sentimiento de inadecuación. Una de las
po de control. consecuencias a largo plazo de las situaciones
Según Wolfe (1987), la mayoría de los estu- de maltrato son las conductas delictivas. Por
dios señaló que los niños maltratados presenta- ejemplo, McCord (1983), informó que el 20%
ron retraso en su desarrollo cognitivo y rendi- de los jóvenes, que fueron maltratados o que
miento académico. Por ejemplo, Rogeness, sufrieron negligencias generalizadas, cometie-
Amrung, Macedo, Harris y Fisher (1986) de- ron delitos juveniles de carácter muy grave. Re-
mostraron en los casos de abandono físico que sultados similares encontraron los investigado-
los varones manifestaron un cociente de inteli- res de Paúl y Arruabarrena (1995), Gallardo
gencia inferior al normal. Bajo el prisma del (Gallardo, Trianes y Jiménez, 1998; Gallardo y
rendimiento escolar, resultados parecidos en- Trianes, 1999) y Browne y Falshaw (1998), en
contraron los investigadores Kendall – Tackett donde los que fueron víctimas de abusos y/o
y Eckenrode (1996) en donde los que sufrie- negligencias, desarrollaron conductas antisocia-
ron solamente abandono familiar en su estado les como la fuga de sus casas, el robo, la prosti-
puro presentaron peores calificaciones acadé- tución, el consumo y venta de drogas e incluso
micas y más indisciplina escolar, que los no algunos desarrollaron actos criminales.
maltratados. En todo este marco teórico hemos ido
Por otra parte, existen resultados mixtos al comprobando, en la literatura examinada, que
referirse a la agresividad; por ejemplo, Hoff- prácticamente todos los trabajos de investiga-
man - Plotkin y Twentyman (1984) afirmaron ción contrastaban submuestras de niños que
que los niños maltratados físicamente fueron han sufrido de forma independiente diversos
más agresivos con sus compañeros y los de ne- malos tratos. Aquellos que han experimentado
gligencia familiar interaccionaron menos con una negligencia familiar se les ha contrastado
ellos; además no encontraron diferencias entre con los maltratados físicamente, con los abusa-
ambos grupos (maltrato físico y abandono físi- dos sexualmente o con grupos de control con
co) en el desarrollo cognitivo, aunque sí con el fin de delimitar el impacto psicológico de es-
respecto al grupo control de niños no maltrata- tos abusos familiares. Pero no hemos encon-
dos. Datos contrarios, como ya dijimos ante- trado en la literatura trabajos que estudien el
riormente, manifestaron de Paúl y Arruabarre- impacto psicológico de dos intensidades dife-
na (1995) en donde los abandonados física- rentes en un solo maltrato.
mente alcanzaron puntuaciones más altas de A raíz de esta afirmación nos planteamos
agresividad que los maltratados físicamente. un interrogante: ¿hasta qué punto un nivel leve
Del mismo modo, entre las distintas conse- o grave de un tipo de maltrato, por ejemplo, la
cuencias que exteriorizaron los niños maltrata- negligencia puede impactar en el desarrollo
dos y los que sufrieron abandono físico, se en- evolutivo de un niño? Este podría ser el obje-
contraron manifestaciones patológicas muy tivo principal de esta investigación.
dispares, como la disminución del autoconcep- En definitiva, este trabajo intenta estudiar el
to y la baja autoestima, la hiperactividad, las impacto psicológico entre altos y bajos niveles
conductas depresivas, el escaso control de los de negligencia familiar sufrida por una muestra
impulsos y las conductas autodestructivas infantil en diversas variables de índole escolar,
(Green, 1978; Kazdin, Moser, Colbus y Bell, conductual y de personalidad. Como hipótesis
1985; Allen y Tarnowsky, 1989; Torres, Arrua- general se espera encontrar que los niños que
barrena y de Paúl, 1992). manifiestan un alto nivel de negligencia mostra-
Barudy (1998), al leer las investigaciones de rán un mayor número de problemas de adapta-
Cantwell y Garbarino, manifestó que la negli- ción y menor rendimiento escolar, más pro-
gencia desarrolla poco a poco en las víctimas blemas de conducta, así como un mayor des-

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


264 Isabel Ruiz Cerón y José Antonio Gallardo Cruz

ajuste de personalidad con relación al grupo de los dos niveles de negligencia leve o grave fue
baja negligencia experimentada. En concreto, el percentil 50.
las hipótesis de este trabajo son las siguientes:
1) Los niños que son víctimas de grave negli- Instrumentos
gencia familiar manifestarán menor adapta-
ción general e inferior rendimiento acadé- Se utilizaron tres fuentes de información:
mico con respecto a los niños que alcanza- pruebas de autoinforme, evaluación del maes-
ron bajos niveles de negligencia familiar. tro y evaluación de iguales.
2) Los niños que han sufrido altas cotas de ne- Dentro de las pruebas autoinformadas se
gligencia posiblemente serán más impopu- empleó para la evaluación de la inteligencia el
lares y rechazados por el grupo de iguales test de matrices progresivas de Raven: escala de color
que el grupo con niveles bajos de negligen- (Raven, Court y Raven, 1996) cuya aplicación
cia. fue individual.
3) Los niños víctimas de negligencia severa La Ansiedad fue evaluada por el State Trait
presentarán mayor número de problemas Anxiety Inventory for Children (STAIC de Spiel-
de conducta que el grupo de niños que al- berger, Edwards, Lushene, Montuori y Platzek,
canzó bajos niveles de negligencia. 1989). Se obtuvo una consistencia interna en la
4) En términos generales, experimentarán ma- escala Ansiedad - Estado de .52 y en la escala
yor desajuste de la personalidad los niños Ansiedad - Rasgo de .83 por medio del coefi-
de alta negligencia frente al otro grupo. ciente Alfa de Cronbach.
El Temor fue observado por El inventario de
Método examen de miedos de Wolpe y Lang (1964).
Consta de 89 ítems que enuncian situaciones -
Sujetos estímulos de diversa índole: temor a estar solo,
a caerse, a ciertos animales, a viajar en distintos
La muestra con la que se ha llevado a cabo la vehículos, a la oscuridad, a los exámenes, a los
presente investigación está formada por 67 es- espacios cerrados, etc. Se obtuvo un Alfa de
colares de Educación Primaria. Para evitar el Cronbach de .96.
efecto de la comorbilidad, prescindimos de siete El Autoconcepto fue evaluado a través de
niños maltratados físicamente y dos niñas con la Escala de Autoconcepto de niños (Piers y Harris,
abuso sexual; además, por problemas con el 1964). Esta prueba que está formada por 80
idioma también excluimos del estudio a un ni- ítems dicotómicos (Sí -No) arrojó una consis-
ño marroquí. Por lo cual, la muestra definitiva tencia interna de .82.
alcanzó el número de 57 sujetos, de los cuales Para la evaluación de la personalidad se
29 fueron niñas y 28 niños con un rango de empleó el Cuestionario de Personalidad EPQ - J
edad de 8 a 13 años (Media = 10.07; d.t. = (Eysenck Personality Questionnaire - Junior de Ey-
1.27). Todos ellos pertenecían a estratos socia- senck y Eysenck, 1975). Esta prueba tiene 81
les bajos. ítems dicotómicos (Sí - No). El Alfa de Cron-
bach de todo el test fue de .71. Sin embargo,
Diseño los valores de este índice de validez en cada
uno de los factores son los siguientes: Emocio-
El grupo que alcanzó bajos niveles de ne- nabilidad (.74), Extraversión (.55), Dureza
gligencia estuvo compuesto por 28 sujetos (.61), Sinceridad (.80) y Conducta Antisocial
(49.12% de la muestra total). En cambio, el (.68).
grupo que arrojó altos niveles de negligencia Dentro de las pruebas de evaluación del
familiar estuvo constituido por 29 sujetos maestro se empleó El cuestionario para maestros
(50.87 % de la muestra total). El criterio adop- (Child Behavior CheckList - Teacher's Report Form
tado para incluir a los sujetos en cada uno de (CBCL - TRF), de Achenbach y Edelbrock

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


Impacto psicológico de la negligencia familiar (leve versus grave) en un grupo de niños y niñas 265

(1986). Instrumento de 113 ítems que versan dades típicas de estas edades: si te encuentras diez
sobre problemas de conducta. La consistencia euros en la calle, dime con quién compartirías ese dinero;
interna del test completo fue de .97, según el este criterio refleja la habilidad social de Com-
coeficiente Alfa de Cronbach. Los valores de partir con los demás. Otro criterio que hace re-
este coeficiente de validez, en cada una de las ferencia fue la Aproximación Física que se detec-
variables, fueron: Ansiedad (.69), Inhibición tó con la siguiente cuestión: ¿a quién invitarías de
(.76), Impopularidad (.84), Conductas Auto- tu clase para que se sentara a tu lado en un autobús
destructivas (.63), Obsesión - Compulsión (.72), para un largo viaje? Una vez recogida la informa-
Desatención (.93), Hiperactividad (.73), Agre- ción se aplicó la fórmula de Peery (1979) que
sividad (.97) y Otras conductas Inespecíficas consistió en los siguiente: (Siempre + A Veces
(.65). Los valores de las dos grandes variables - Nunca) / Número de alumnos en el aula me-
de esta prueba fueron Conductas Internalizan- nos uno. Una alta puntuación reflejará acepta-
tes (.82) y Conductas Externalizantes (.66). ción por el grupo de compañeros, en cambio,
Para la detección de la Negligencia y Maltrato una baja puntuación indicará rechazo.
Físico, se construyeron dos pruebas con todos
aquellos ítems más significativos que reco- Procedimiento
mienda la literatura (Arruabarrena, de Paúl y
Torres, 1994; de Paúl, 1996; Cortés y Cantón, Las pruebas fueron aplicadas durante el
1997). El de Negligencia tuvo 20 ítems con curso escolar 2000 - 2001. Los tests de autoin-
elección a tres niveles: No (cero) - A veces forme se administraron individualmente fuera
(uno) - Sí (dos puntos). Su consistencia interna de las aulas y se aplicaron en forma de juego;
fue de .79 por medio del coeficiente de Alfa de fueron de difícil aplicación debido al elevado
Cronbach. El cuestionario del maltrato físico, absentismo escolar de los niños y niñas. Las se-
que estuvo formado por doce ítems a tres ni- siones con cada sujeto duraron aproximada-
veles (Nunca - A veces - Siempre), alcanzó una mente una hora, originado por la falta de com-
validez de consistencia de .37. Los ítems de la prensión de las pruebas y por las narraciones
prueba de Negligencia hicieron referencia a las que ellos manifestaban de su entorno familiar.
siguientes situaciones: 1º) Higiene corporal. 2º) La aplicación del test sociométrico fue grupal y
Tipo y frecuencia en el uso de la ropa. 3º) Ropa los maestros tuvieron la oportunidad de reflejar
sucia y/o rota. 4º) Cabellera sucia o con pará- en un cuestionario los problemas de conducta
sitos. 5º) Olor desagradable. 6º) Vestimenta in- que manifestaban sus alumnos en el aula, así
adecuada a la estación del año. 7º) Presencia de como también el tipo de maltrato padecido por
caries dentales. 8º) Uñas sucias. 9º) Estancia es- el niño.
colar sin desayunar. 10º) Ausencia de bocadi-
llos u otros alimentos para el recreo. 11º) Su Resultados
desarrollo físico es inadecuado para su edad.
12º) Absentismo escolar. 13º) Se acuesta tarde Se utilizó el programa estadístico SPSS, versión
en su casa. 14º) Se queda dormido en clase o 9.0 para Windows. En la Tabla 1 se especifican las
muestra cansancio. 15º) Necesita gafas y no las frecuencias y los porcentajes obtenidos por la
lleva. 16º) Presenta rasgos de delgadez. 17º) Se muestra en cada uno de los ítems de dicha prueba
queda en el comedor del colegio. 18º) Suelen de Negligencia. Se puede observar que los por-
estar enfermos. 19º) Detección y seguimiento centajes más altos en la afirmación coinciden con
de los Servicios Sociales. 20º) La familia no los elementos 7, 12, 13, 14, 16, 17 y 19 que hacen
acude al colegio cuando se le avisa. referencia a la presencia de caries, absentismo es-
Para la evaluación de sus iguales se usó la colar, acostarse muy tarde, cansancio en el aula,
Técnica Sociométrica, en una escala de tipo Likert extrema delgadez, alimentación a cargo de la insti-
de 0 (Nunca), 1 (A veces) y 2 (Siempre). Los tución escolar, detección y seguimiento de los
Servicios Sociales Comunitarios.
criterios empleados hicieron referencia a activi-

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


266 Isabel Ruiz Cerón y José Antonio Gallardo Cruz

Tabla 1: Frecuencias y porcentajes del cuestionario de Ne- normalidad se analizó teniendo en cuenta, por
gligencia. este orden, el test de bondad de ajuste de Kol-
gomorov - Smirnov y los valores de la curtosis
Nunca A veces Siempre
y de la asimetría en cada una de las variables.
Ítems
N (%) N (%) N (%) En segundo lugar, para comprobar la homoge-
neidad de la varianza se tuvo presente la prue-
1 47(82.5) 7(12.3) 3(5.3)
ba de Levene. En tercer lugar, todas aquellas
2 38(66.7) 17(29.8) 2(3.5)
variables que cumplieron ambas condiciones
3 49(86) 5(8.8) 3(5.3)
4 51(89.5) 5(8.8) 1(1.8)
(ajuste a la normalidad y valores no significati-
5 51(89.5) 4(7) 2(3.5) vos en la prueba de Levene) o se ajustaron a la
6 46(80.7) 10(17.5) 1(1.8) normalidad pero no a la homogeneidad de va-
7 37(64.9) 10(17.5) 10(17.5) rianza se les aplicó el estadístico t de Student ya
8 40(70.2) 11(19.3) 6(10.5) que este índice proporciona dos opciones se-
9 44(77.2) 8(14.0) 5(8.8) gún exista o no homogeneidad de varianza.
10 50(87.7) 4(7.0) 3(5.3) Además, todas aquellas variables que violaron
11 47(82.5) 4(7.0) 6(10.5) los requisitos de la normalidad pero se ajusta-
12 33(57.9) 11(19.3) 13(22.8) ron a la homogeneidad de varianza o no cum-
13 36(63.2) 13(22.8) 8(14.0) plieron ni la normalidad ni a la homogeneidad
14 39(68.4) 10(17.5) 8(14.0) se aplicó la prueba para dos muestras indepen-
15 53(93.0) 1(1.8) 3(5.3) dientes U de Mann Whitney.
16 28(49,1) 11(19.3) 18(31.6) En las variables autoinformadas (Tablas 2 y
17 42(73.7) 2(3.5) 13(22.8) 3) los sujetos que han sufrido una negligencia
18 49(86.0) 5(8.8) 3(5.3) familiar de mayor o menor grado, presentaron
19 42(73.7) 0(0) 15(26.3) diferencias significativas fundamentalmente en
20 31(54.4) 20(35.1) 6(10.5)
tres variables: Temor, Sinceridad y Conductas
Antisociales; existe por otro lado, una significa-
En cada una de las variables existentes en ción marginal que gira entorno a la variable
este trabajo, calculamos la normalidad y la Dureza, la cual hace referencia a los sujetos que
homogeneidad de la varianza. En primer lugar, manifiestan sentimientos fríos, soledad, hostili-
para comprobar el ajuste de las variables a la dad, rareza, etc.

Tabla 2: Variables paramétricas

Negligencia Negligencia t N.s.


Variables Leve (N=28) Grave (N=29) Student g.l.
Media (d.t.) Media(d.t.)
Inteligencia 24.4 (6.0) 24.8 (5.2) -0.28 55
Estado (Ansiedad) 27.1 (6.4) 26.7 (4.8) 0.27 55
Temor 104.8 (57.4) 72.8 (49.2) 2.26 55 *
Emoción 8.5 (3.5) 9.6 (4.0) -1.10 55
Autoin- Extraversión 17.7 (2.9) 18.8 (2.7) -1.51 55
forme Dureza 2.5 (1.9) 3.6 (2.5) -1.84 55 +
Sinceridad 5.0 (3.9) 7.9 (4.0) -2.68 55 **
Antisocial 16.2 (3.1) 18.7 (4.9) -2.24 47.84 *
Evaluación Adaptación General 17.0 (5.3) 12.6 (5.2) 3.05 55 **
del maestro Desatención 8.8 (7.9) 15.1 (10.1) -2.60 55 *
Evaluación Aproximación Física 1.0 (0.4) 0.7 (0.3) 2.63 55 *
de iguales Compartir 1.0 (0.3) 0.7 (0.3) 3.24 55 **
N.s.: Nivel de significación: p< .1 = + p< .05 = * p< .01= **

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


Impacto psicológico de la negligencia familiar (leve versus grave) en un grupo de niños y niñas 267

Tabla 3: Variables no paramétricas.

Negligencia Negligencia
Variables Leve (N=28) Grave (N=29) U Man- N.s.
Rango Rango Whitney
Promedio Promedio

Autoin- Rasgo (Ansiedad) 30.14 27.90 374


forme Autoconcepto 32.61 25.52 305
Rendimiento 34.11 24.07 263 *
Ansiedad 31.45 26.64 337
Inhibición 27.00 30.93 350
Evaluación Impopularidad 24.63 33.22 283 *
del Autodestrucción 27.09 30.84 352
maestro Obsesión – Compulsión 26.14 31.76 326
Hiperactividad 24.54 33.31 281 *
Agresividad 25.89 32.00 319
Otros Probl. Inespecí. 24.52 33.33 280 *
Conduc. Internalizantes 26.70 31.22 341
Conduc. Externalizantes 24.54 33.31 281 *
N.s.: Nivel de significación:p < .05 = *

De las cuatro variables significativas la que Rasgo), con el Autoconcepto y con las dos va-
arroja mayor significatividad es la variable de riables de la prueba EPQ-J (Emoción y Extra-
Sinceridad, en donde los niños que han sufrido versión).
una negligencia familiar grave suelen manifestar En la valoración de los maestros, los sujetos
más sinceridad que los que han sufrido una ne- que han sufrido negligencia familiar en mayor o
gligencia leve; es decir, son más sinceros. Por menor altura, presentaron diferencias significa-
otro lado, los que sufrieron negligencia grave, a tivas en siete variables: Impopularidad, Hiper-
la hora de comparárseles con aquellos otros actividad, Otros Problemas Inespecíficos (fal-
que han sufrido negligencia leve, manifestaron tan con exceso al colegio, se duermen en clase,
mayor número de conductas antisociales, lo consumen alcohol y drogas, etc.), Conductas
cual nos demuestra su inclinación a hechos de- Externalizantes, Desatención, Rendimiento Es-
lictivos. Además estos mismos presentaron colar y Adaptación General (véanse las Tablas
conductas de dureza en mayor índice que aque- 2 y 3). Estas dos últimas variables, Rendimiento
llos niños que no sufrieron negligencia familiar y Adaptación General, en donde existe mayor
grave. nivel de significación en la segunda, demues-
Otra de las variables que ha arrojado dife- tran que los sujetos con leve negligencia fami-
rencias significativas entre estos dos niveles de liar obtienen puntuaciones más altas con res-
negligencia ha sido el Temor, en donde curio- pecto al otro grupo; lo cual nos indica que el
samente los niños con negligencia leve son mu- grupo que ha sido víctima de grave negligencia
cho más miedosos que aquellos otros que han familiar trabaja menos en la escuela y presenta
sido víctimas de una negligencia familiar grave. una menor adaptación psicológica de índole
Una de las variables en donde las dos me- general si se les compara con el otro grupo. El
dias están niveladas y que no arrojan tintes sig- resto de las variables mencionadas que han
nificativos es la Inteligencia, lo cual nos de- arrojado diferencias significativas entre estos
muestra que esta variable es independiente al dos grupos, indican que los sujetos que han si-
influjo de la negligencia familiar. Esto mismo do víctimas de grave negligencia, manifestarán
se puede observar con la Ansiedad (Estado – puntuaciones más elevadas que el otro grupo;

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


268 Isabel Ruiz Cerón y José Antonio Gallardo Cruz

es decir, fueron más impopulares, hiperactivos, res, pueden considerarse relevantes a la hora de
se distraían más en el aula y manifestaban ma- analizar la negligencia familiar. Los datos con-
yor número de conductas inespecíficas. De las seguidos están en consonancia en mayor o me-
dos variables generales solamente las Conduc- nor grado con los hallazgos que consistente-
tas Externalizadas mostraron sensibilidad esta- mente viene arrojando la literatura (Green,
dística con la variable dicotómica de la negli- 1978; Kazdin et al., 1985; Erickson et al., 1989;
gencia; esto nos demuestra que algunas de las Salzinger et al., 1993; Pino et al., 2000, etc.).
conductas externalizadas presentaron diferen- Con relación a la primera hipótesis, relativa
cias significativas con la variable criterio: Des- a que los niños víctimas de grave negligencia
atención e Hiperactividad. Por otro lado, como familiar manifestaron menor adaptación gene-
sólo ha aparecido diferencias significativas con ral e inferior rendimiento académico con res-
la variable Impopularidad y no con la Ansie- pecto a los niños de leve negligencia sufrida, ha
dad, Inhibición, Conductas Autodestructivas y sido corroborada. Estos resultados confirma-
Conductas Obsesivas - Compulsivas, la variable ron los hallazgos de algunas investigaciones que
de índole general Conductas Internalizantes no demostraron que los niños apaleados y los
fue sensible al grado de negligencia sufrido por abandonados físicamente mostraron, retraso in-
la muestra. telectual y retraso en el rendimiento académico
Además, en estas dos Tablas aparecen tam- (Green, 1978; Kazdin et al., 1985; Wolfe, 1987;
bién una serie de variables que son indepen- Allen y Tarnowsky, 1989; Erickson et al., 1989;
dientes al influjo de la negligencia familiar su- Torres et al., 1992). Esto podría deberse a que,
frida. Concretamente fueron las siguientes: In- estas familias negligentes no se preocuparon
hibición, Agresividad, Conductas Autodestruc- por la supervisión escolar de sus hijos, repercu-
tivas, Conductas Obsesivas – Compulsivas y la tiendo negativamente en el nivel de aprendiza-
variable general (Conductas Internalizantes), en je, ya que no consiguieron alcanzar el ritmo de
donde los sujetos de grave negligencia familiar la clase a causa del absentismo elevado que
mostraron puntuaciones más altas que las del presentaban; además, las expectativas de estas
otro grupo. Tampoco la variable relativa a la familias no favorecieron actitudes positivas
Ansiedad dio diferencias significativas. hacia el aprendizaje, y se podía observar que es-
Para la evaluación del grupo de iguales tos niños estaban dispuestos a aprenden pero le
hemos utilizado dos pruebas, una que hacía re- faltaban motivación ya que sus padres fueron
ferencia a la Aproximación Física y la otra a la los primeros en no preocuparse por sus apren-
acción de Compartir. Según la Tabla 2, obser- dizajes. En cualquier caso, tampoco presenta-
vamos que tanto en un criterio como en el otro ron interés cuando los maestros llamaban a es-
presentaron diferencias significativas. Por un tas familias para intentar mejorar los aprendiza-
lado, los niños de grave negligencia fueron re- jes y conductas sociales de sus hijos y conseguir
chazados por el grupo de iguales y los del otro una mejor educación.
grupo experimentaron mayor aceptación social; Con respecto a la adaptación general, la lite-
por otro, existió mayor significatividad en el ratura nos señala insistentemente cómo los ni-
criterio de compartir que en el criterio de ños abandonados físicamente manifestaban re-
aproximación física. Esta circunstancia nos po- traimiento social e interaccionaban menos con
dría señalar que el primer aspecto es más sensi- sus compañeros (Erickson et al., 1989; Hoff-
ble entre los dos grupos de negligencia. man – Plotkin y Twentyman, 1984). Los resul-
tados obtenidos en este trabajo indican que los
Discusión niños víctimas de un grave nivel de negligencia
familiar presentaban unas características adap-
En términos generales, los resultados de este tativas generales más pobres, trabajaban y
trabajo relativo al impacto de dos niveles de aprendían menos, fueron menos felices y se
negligencia familiar en una muestra de escola- comportaban de manera inapropiada con res-

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


Impacto psicológico de la negligencia familiar (leve versus grave) en un grupo de niños y niñas 269

pecto al grupo de sujetos que sufrieron una ne- gencia, se ha corroborado. Los niños que han
gligencia leve. Ellos vivían en un mundo aleja- sufrido negligencia familiar grave manifestaron
do de la realidad, desconocían cómo han de conductas patológicas muy dispares como
comportarse socialmente para recibir acepta- Conducta Delictiva, Dureza (en donde ellos
ción de los demás, no adaptándose a situacio- suelen ser solitarios, raros, fríos, faltos de sen-
nes correctas que se daban fuera de su ámbito timientos humanitarios y escasamente empáti-
familiar. cos), Hiperactividad, Impopularidad, Otros
Algunos estudios confirman que los niños Problemas Inespecíficos y en definitiva, Con-
abandonados físicamente presentaban un co- ductas Externalizantes como han aparecido
ciente intelectual inferior al normal (Rogeness también en diversos trabajos (Green, 1978;
et al., 1986) al comparárseles con otros grupos. Kazdin et. al., 1985; Allen y Tarnowsky, 1989;
Sin embargo, como nosotros estamos haciendo Torres et al., 1992; de Paúl y Arruabarrena,
un estudio comparativo de un mismo maltrato, 1995). Una variable que no ha arrojado dife-
según el grado de incidencia, la inteligencia no rencias significativas con los dos niveles de ne-
da diferencias significativas posiblemente por- gligencia ha sido la agresividad y el hecho de
que ambos tengan un nivel intelectual similar. que no existan diferencias significativas puede
La capacidad intelectual infantil se desarrolla a ser debido a los datos mixtos existentes en la li-
través de las experiencias educativas pero ésta teratura en donde se subraya que los abando-
queda afectada por el absentismo más o menos nados físicamente, frente a los maltratados físi-
crónico y por el escaso rendimiento escolar camente, son más agresivos (de Paúl y Arrua-
alimentado por la escasa motivación e interés barrena, 1995) o a la inversa (George y Main,
por aprender. 1979; Erickson et al., 1989).
La segunda hipótesis, que hace referencia a Las conductas antisociales se han observa-
la evaluación de iguales, también se ha confir- do también en los trabajos de McCord (1983)
mado, ya que los de alto nivel de negligencia con niños que experimentaron índices elevados
han sido menos elegidos por sus compañeros de negligencia, lo cual apoya nuestros resulta-
en los dos criterios. Resultados semejantes apa- dos obtenidos. Es muy posible que la aparición
recieron en los trabajos de Erickson et al. de estas conductas delincuentes sea producto
(1989) con niños abandonados y de Salzinger de la disfunción familiar y de la falta de cuida-
et. al. (1993) con maltratados físicamente, en do de los padres hacia sus hijos, como lo de-
donde los niños abandonados y apaleados fue- muestran los resultados de Browne y Falshaw
ron rechazados por el grupo de compañeros (1998), en donde los sujetos robaron, se dedi-
especialmente debido a su comportamiento. En caron a la prostitución, al consumo y venta de
cualquier caso los resultados de esta investiga- drogas e incluso tuvieron conductas criminales.
ción, indican que los niños víctimas de grave La última hipótesis, relacionada con el des-
negligencia fueron rechazados, debido posi- ajuste de personalidad que manifiestan los ni-
blemente a sus altos índices de Impopularidad, ños víctimas de grave negligencia, se corrobora
Hiperactividad, presencia de Otros Problemas aunque con ciertas limitaciones. Ya que nues-
Inespecíficos, Conductas Predelictivas y Dure- tros resultados apuntan a que los niños que han
za en su personalidad. Debido al comporta- sufrido un elevado nivel de negligencia fueron
miento y modelo educativo que han desarrolla- menos miedosos que los que experimentaron
do estas familias, el niño fue más vulnerable a una negligencia leve. Estos datos son opuestos
impulsar modelos de conductas no adecuadas a los de Carrasco et. al., (1999) y podría deberse
socialmente a través de la imitación u observa- a que al no ser atendidos adecuadamente por
ción. sus tutores o padres, permanecen solitarios du-
La tercera hipótesis, relativa al mayor nú- rante largos periodos de tiempo, tanto en casa
mero de problemas de conducta que manifies- como en la calle, con ausencia de vigilancia y
tan los niños víctimas de grave nivel de negli- con una predisposición alta a cuidarse ellos

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


270 Isabel Ruiz Cerón y José Antonio Gallardo Cruz

mismos de los peligros del medio ambiente. En tados mayoritariamente negativos, que se pue-
cambio, aquellos que experimentaron una leve den observar especialmente en las pruebas de
negligencia, y por el contrario un mayor control autoinforme y en las valoraciones de los maes-
familiar, mostraron índices más altos de temor, tros tutores y del grupo de iguales. En las prue-
debido posiblemente a que tienen una mayor bas de autoinforme se puede afirmar con ro-
protección y cuidado familiar y una menor au- tundidad que estos niños y niñas manifestaron
tonomía para resolver con eficacia ellos mis- conductas de dureza y comportamiento delin-
mos sus problemas. Aunque el Autoconcepto cuente; así mismo son menos temerosos tanto
no ha arrojado diferencias significativas, parece en la calle como en el centro escolar y como
que el grupo de nivel grave de negligencia ma- consecuencia de ello suelen ser mucho más
nifiesta un autoconcepto negativo mayor que el sinceros y abiertos a la hora de comentar aspec-
del otro grupo; resultados parecidos se han ob- tos familiares y personales.
servado en la literatura cuando se comparan a En la valoración de los maestros se observa
los maltratados físicamente y a los que han ex- que existe mayor número de variables significa-
perimentado negligencia familiar (Green, 1978; tivas en donde los niños y niñas, que sufrieron
Kazdin et. al., 1985; Allen y Tarnowsky, 1989; un nivel alto de negligencia, manifestaron una
Torres et al., 1992). menor adaptación general en el aspecto psico-
Podemos indicar que la variable Ansiedad lógico, un menor o nulo Rendimiento Escolar,
no ha sido significativa en nuestro trabajo, mayor Distracción en el Aula, más Hiperacti-
aunque ha sido medida por dos instrumentos y vidad, mayores índices de Conductas Inespecí-
por dos fuentes de información, la del maestro ficas (conductas del sexo contrario, consumen
y la del propio niño. Estos resultados nos de- alcohol, etc.), altas cotas de Impopularidad y en
muestran la veracidad de los mismos, siendo definitiva, más Conductas Externalizadas. Fi-
contradictorios con el trabajo de Carrasco et al. nalmente, confirmando el punto de vista del
(1999) que también emplearon el STAIC. maestro, también el grupo de iguales eligió en
Finalmente, aunque no hemos encontrado menor medida en los dos criterios presentados
datos en la literatura sobre este aspecto, el nivel a estos niños, posiblemente debido a las escasas
de sinceridad, dentro del ámbito de la persona- habilidades sociales que manifestaron con sus
lidad, tuvo un comportamiento inverso en los compañeros de clase.
resultados; es decir, la hipótesis no se confirmó Las tres fuentes de información han sido
porque los que sufrieron una escala mayor de relevantes para el propósito de esta investiga-
negligencia fueron mucho más sinceros en sus ción. Como se ha observado, todas estas mani-
respuestas que los niños y niñas del otro grupo. festaciones están consideradas como factores
Esto podría deberse a que los niños no sentían de alto riesgo para presentar psicopatología a
temor a contar lo que les había ocurrido en sus corto plazo. De ahí la necesidad de desarrollar
casas y se identificaron mejor con las preguntas estrategias para paliar y prevenir esta problemá-
formuladas. tica de negligencia. Finalmente, sería conve-
niente que se desarrollen más trabajos que eva-
Conclusiones lúen simultáneamente dos niveles o grados dis-
tintos de negligencia o de algún otro tipo de
El presente trabajo pone de manifiesto que los maltrato, con la finalidad de detectar su impac-
niños víctimas de un grave nivel de negligencia to negativo y progresivo en el desarrollo infan-
familiar llevaban asociados una serie de resul- til.

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


Impacto psicológico de la negligencia familiar (leve versus grave) en un grupo de niños y niñas 271

Referencias
Achenbach, T. M. y Edelbrock, C. S. (1986). Manual for the Gallardo, J. A. y Jiménez, M. (1997). Efectos del maltrato y
Child Behavior CheckList – Teacher's Report Form (CBCL del status sociométrico sobre la adaptación social y
– TRF). Burlington: University of Vermont, Depart- afectiva infantil. Psicothema, 9 (1), 119-131.
ment of Psychiatry. Gallardo, J. A. y Trianes, M. V. (1999). Impacto del robo y
Allen, D. H. y Tarnowsky, K. J. (1989). Depressive charac- de la fuga en niños maltratados físicamente. Revista de
teristics of physically abused children. Journal of Ab- Psicología General y Aplicada, 52 (4), 537-550..
normal Child Psychology, 17, 1 – 11. Gallardo, J. A., Trianes, M. V. y Jiménez, M. (1998). El
Arruabarrena, M. I. y de Paúl, J. (1998). Maltrato a los niños maltrato físico hacia la infancia. Sus consecuencias socioafecti-
en la familia. Evaluación y tratamiento. Madrid: Editorial vas. Málaga: Universidad de Málaga.
Pirámide. George, C. y Main, M. (1979). Social interactions of young
Arruabarrena, M. I., de Paúl, J. y Torres, B. (1994). El mal- abused children: Aproach, avoidance, and agression.
trato infantil. Detección, notificación, investigación y evaluación. Child Development, 50, 306-318.
Definición y manifestaciones. Indicadores. Cuaderno 1. Ma- Gracia, E. (1995). Visible but unreported: a case for the
drid: Ministerio de Asuntos Sociales. “not serious enough” cases of child maltreatment.
Barudy, J. (1998). El dolor invisible de la infancia. Una lectura Child Abuse & Neglect, 19, 1083 – 1093.
ecosistémica del maltrato infantil. Barcelona: Paidós. Green, A. H. (1978). Psychopathology of abused children.
Browne, K. y Falshaw, L. (1998). Street children and crime American Academy of Child Psychiatry, 17, 92 – 103.
in the UK: A case of abuse and neglect. Child Abuse Hoffman – Plotkin, D. y Twentyman, C. T. (1984). A mul-
Review, 7, 241 – 253. timodal assessment of behavioral and cognitive defi-
Carrasco, M. A., Rodríguez, J. F., Rodríguez, M. D. y Sán- cits in abused and neglected preschoolers. Child
chez, C. (1999). Miedos y ansiedad en un grupo de Development, 55, 784 – 802.
adolescentes maltratados. Apuntes de Psicología, 17, 97 Inglés, A. (1995). Origen, proceso y algunos resultados del
– 108. estudio sobre los malos tratos infantiles en Cataluña.
Cortés, M. R. y Cantón, J. (1997). Definición, incidencia y Infancia y Aprendizaje, 71, 23 – 32.
causas del maltrato infantil en el contexto familiar. En Kazdin, A. E., Moser, J., Colbus, D. y Bell, R. (1985). De-
J. Cantón y M. R. Cortés (Eds.), Malos tratos y abuso pressive sympstoms among physically abused and psy-
sexual infantil (pp. 1 – 72). Madrid: Siglo XXI. chiatrically disturbed children. Journal of Abnormal Psy-
de Paúl, J. (1996). Diferentes situaciones de desprotección chology, 94, 298 – 307.
infantil. En J. de Paúl y M. Arruabarrena (Eds.), Ma- Kendall – Tackett, K. A. y Eckenrode, J. (1996). The ef-
nual de protección infantil (pp. 3 – 23). Barcelona: Edito- fects of neglect on academic achievement and disci-
rial MASSON. plinary problems: A developmental perspective. Child
de Paúl, J. y Arruabarrena, M. I. (1995). Behavior prob- Abuse & Neglect, 20, 161 – 169.
lems in school – aged physically abused and neglected Mayer – Renaud, M. (1985). Les enfants tu silence, Montreal,
children in Spain. Child Abuse & Neglect, 19, 409 – 418. Centre des Services Sociaux de Montréal – Métropoli-
Dubowitz, H., Black, M., Starr, R. H. y Zuravin, S. (1993). tain.
A conceptual definition of child neglect. Criminal Jus- McCord, J. (1983). A forty years perspective on effects of
tice and Behavior, 20, 8 – 27. child abuse and neglect. Child Abuse & Neglect, 7, 265
Eckenrode, J., Laird, M. y Doris, J. (1993): School per- – 270.
formance and disciplinary problems among abused Moreno, J. M. (2002). Estudio sobre las variables que in-
and neglected children. Developmental Psychology, 29, 53 tervienen en el abandono físico o negligencia infantil.
– 62. Anales de Psicología, 18 (1), 135-150.
Erickson, M. F., Egeland, B. y Pianta, R. (1989). The ef- Moreno, M. C., Jiménez, J., Oliva, A., Palacios, J. y Salda-
fects of maltreatment on the development of young ña, D. (1995). Detección y caracterización del maltrato
children. En D. Cicchetti y V. Carlson (Eds.), Child infantil en la Comunidad Autónoma Andaluza. Infancia
maltreatment: theory and research on the causes and conse- y Aprendizaje, 71, 33 – 47.
quences of child abuse and neglect (pp. 647-684). Cam- Peery, J. C. (1979). Popular, amiable, isolated, rejected: A
bridge: Cambridge University Press. reconceptualization of sociometric status in preschool
Eysenck, H. J. y Eysenck, S. B. G. (1975). Eysenck Perso- children. Child Development, 50, 1231 – 1234.
nality Questionnaire – Junior (EPQ - J). Madrid: TEA Piers, E. V. y Harris, D. (1964). Age and other correlates
ediciones. of self concept in children. Journal Educational Psycholo-
Fernández de Haro, E. (1995). Relación de los malos tratos gy, 55, 91 – 95.
físicos y del abandono físico infantil con los proble- Pino, M., Herruzo J. y Moya, E. (2000). Estudio de las
mas de conducta de menores institucionalizados. En J. consecuencias del abandono físico en el desarrollo
Cantón Duarte (Comp.), Malos tratos a los niños, institu- psicológico de niños de edad preescolar en España.
cionalización y problemas de adaptación ( pp. 133 – 171). Child Abuse & Neglect, 24, 911 – 924.
Jaén: Diputación provincial de Jaén.

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)


272 Isabel Ruiz Cerón y José Antonio Gallardo Cruz

Polansky, N., De Saix, C. y Sharlin, S. A. (1972). Child ne- ventory for Children (STAIC, Cuestionario de Autoevalua-
glect. Understanding and reaching the parent. Child Welfare ción). Madrid: TEA Ediciones, S.A.
League of America, Washington. Stevenson, O. (1998). Neglect: where now? Some reflec-
Raven, J. C., Court J. H. y Raven J. (1996). Raven – Matrices tions. Child Abuse & Neglect, 7, 111 – 115.
progresivas Escala de Color (CPM). Madrid: TEA edi- Torres, B., Arruabarrena, M. I. y de Paúl, J. (1992). Depres-
ciones. sive symptomatology and disorders in abused children. Comu-
Rogeness, G. A., Amrung, S. A., Macedo, C. A., Harris, W. nicación presentada en el IX Congress on Child Abuse
R. y Fisher, C. (1986). Psychopathology in abused or and Neglect. Chicago.
neglected children. Journal of the American Academy of Wolfe, D. A. (1987). Child Abuse: implications for child devel-
Child Psychiatry, 25, 659-665. opment and psychopathology. Londres: Sage Publications.
Salzinger, S., Feldman, R., Hammer, M. y Rosario, M. Wolpe, J. y Lang, P. J. (1964). A fear survery schedule for
(1993). The effects of physical abuse on children’s so- use in behavior therapy. Behavioral Research Therapy., 2:
cial relationships. Child Development, 64, 169 – 187. 27.
Spielberger, C. D., Edwards, C. D., Lushene R. E., Mon-
tuori, J. y Platzek, D. (1989). State – Trait Anxiety In- (Artículo recibido: 31-1-2002, aceptado: 7-11-2002)

anales de psicología, 2002, vol. 18, nº 2 (diciembre)

También podría gustarte