Está en la página 1de 262

GRUPO DE INVESTIGACION HIDRÁULICA Y SANEAMIENTO

HIDRAULICA TUBERIAS A PRESION APLICADA A


SISTEMAS DE ABASTECIENTO DE AGUA 1

PREPARADO POR:
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO

1
Las opiniones expresadas en este texto, no han sido sometidas a revisión editorial, por lo que son de
exclusiva responsabilidad del autor
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

TABLA DE CONTENDO

TABLA DE CONTENDO ...................................................................................................................... 2

PRESENTACIÓN DEL CURSO ......................................................................................................... 11

CAPITULO 1 CONCEPTUALIZACION Y APRECIACIÓN PRÁCTICA SOBRE EL FLUJO EN


TUBERÍAS .................................................................................................................................. 12

1.1 CONCEPTO DE FLUIDO ................................................................................................................. 12


1.1.1 FLUIDO IDEAL ........................................................................................................................... 12
1.2 CONCEPTO DE VISCOCIDAD ......................................................................................................... 13
1.3 FLUJO EN TUBERIAS ................................................................................................................... 16
1.3.1 FLUJO DE UN FLUIDO REAL ........................................................................................................ 16
1.3.2 NUMERO DE REYNOLDS ............................................................................................................ 16
1.3.3 FLUJO LAMINAR........................................................................................................................ 18
1.3.4 FLUJO TURBULENTO ................................................................................................................. 27
1.3.4.1 Subcapa laminar viscosa (flujo laminar)............................................................................... 30
1.3.4.2 Zona de transición ............................................................................................................... 35
1.3.4.2.1 Diferencia entre pared lisa y pared rugosa........................................................................ 42
1.3.4.3 Zona turbulenta ................................................................................................................... 44
1.3.5 COEFICIENTES DE CORRECCIÓN. ............................................................................................... 45
1.3.5.1 Coeficiente de energía cinética o coeficiente de Coriolis. (G. G. Coriolis 1836) ................... 45
1.3.5.2 Coeficiente de velocidad o coeficiente de Boussinesq. (Boussinesq 1877).......................... 46
1.4 PERFILES DE VELOCIDAD. ............................................................................................................ 47
1.4.1 FLUJO LAMINAR ........................................................................................................................ 47
1.4.2 FLUJO HIDRÁULICAMENTE LISO .................................................................................................. 47
1.4.3 FLUJO HIDRÁULICAMENTE RUGOSO ............................................................................................ 47
1.5 COMPORTAMIENTO DEL FLUJO EN CERCANÍA A UN LÍMITE SÓLIDO . ................................................. 51
1.5.4 DESCRIPCIÓN DE LA CAPA LÍMITE ............................................................................................... 52
1.5.5 ECUACIÓN DE MOMENTUM APLICADA A LA CAPA LIMITE ................................................................ 55
1.5.6 CAPA LÍMITE LAMINAR ............................................................................................................... 59
1.5.7 CAPA LÍMITE TURBULENTA ......................................................................................................... 61
1.6 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS (CAPITULO 1) .............................................................................. 64
1.6.1 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS DE LA WEB: ............................................................................... 64

CAPITULO 2 PÉRDIDAS DE CARGA SOBRE EL FLUJO EN TUBERÍAS.................................... 65

2.1 APROXIMACIÓN HISTORICA .................................................................................................. 65


2.1.1 LEONARDO DA VINCI (1452-1519) ............................................................................................. 65
2.1.2 EDMÉ MARIOTTE (1620-1684) .................................................................................................. 65
2.1.3 ANTOINE CHEZY (1718-1798) ................................................................................................... 66
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

2
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.1.4 GASPARD RICHE DE PRONY (1755-1839) .................................................................................. 67


2.1.5 HENRI PHILIBERT DARCY (1803-1858) ...................................................................................... 68
2.1.6 CHARLES STORROW (1809-1904)............................................................................................. 68
2.1.7 JULIUS WEISBACH (1806-1871) ................................................................................................ 69
2.1.8 SAINT VENANT (1797-1886) ..................................................................................................... 72
2.1.9 EMILE ÓSCAR GANGUILLET Y WILHELM RULDOPH KUTTER.......................................................... 73
2.1.10 ALPHONSE FTELEY Y FREDERIC STEARNS ............................................................................... 73
2.1.11 MANNING (1851-1889) ........................................................................................................... 74
2.1.12 OSBORNE REYNOLDS 1883 .................................................................................................... 76
2.1.13 HENRY EMILE BAZIN (1829 - 1917) ......................................................................................... 77
2.1.14 ALLEN HAZEN Y GARDER S. WILLIAMS ..................................................................................... 78
2.1.14.1 Exponente de la pendiente (S)........................................................................................... 79
2.1.14.2 Exponente del radio hidráulico (RH) ................................................................................... 81
2.1.14.3 El coeficiente (C). .............................................................................................................. 84
2.1.14.4 Conclusiones ..................................................................................................................... 86
2.1.15 LUDWIG PRANDTL, RICHARD HEINRICH BLASIUS, THEODOR VON KÁRMÁN Y JOHANN
NIKURADSE ......................................................................................................................................... 88
2.1.16 LEWIS MOODY (1944)............................................................................................................. 90
2.1.17 SWAMEE Y JAIN (1976) ........................................................................................................... 91
2.1.18 ECUACIÓN LOGARÍTMICA ........................................................................................................ 91
2.1.19 ECUACIÓN DE WORD (1960) ................................................................................................... 92
2.1.20 ECUACIÓN DE BARR (1976) .................................................................................................... 93
2.1.21 ECUACIÓN DE FLAMANT .......................................................................................................... 94
2.1.22 ECUACIÓN DE MAURICE LEVY.................................................................................................. 94
2.1.23 ECUACIÓN DE NOUGNE ........................................................................................................... 94
2.1.24 ECUACIÓN DE STRICKLER ....................................................................................................... 94
2.1.25 ECUACIÓN DE SCOBEY ........................................................................................................... 95
2.1.26 ECUACIÓN DE FAIR-WHIPPLE .................................................................................................. 95
2.2 PÉRDIDAS DE CARGA. ........................................................................................................... 95
2.2.1 PERDIDAS FRICCIÓNALES. ......................................................................................................... 95
2.2.1.1 Relación entre f y 0............................................................................................................. 99
2.2.1.2 Factor de fricción para flujo laminar ................................................................................... 100
2.2.1.3 Factor de fricción para flujo turbulento ............................................................................... 105
2.2.1.4 Factor de fricción para flujo turbulento hidráulicamente liso ............................................... 107
2.2.1.5 Factor de fricción para flujo turbulento hidráulicamente rugoso ......................................... 116
2.2.1.6 Factor de fricción de flujo turbulento hidráulicamente en transición ................................... 123
2.2.1.7 Clasificación de las rugosidades en tuberías. Trabajos de Colebrook-White ..................... 124
2.2.1.8 Ecuación de Moody (1944)................................................................................................. 134
2.2.1.9 Swamee y Jain (1976) ....................................................................................................... 134
2.2.2 ECUACIONES EMPÍRICAS PARA FLUJOS EN TUBERÍAS . ............................................................... 140
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

3
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.2.2.1 Ecuación de Hazen-Williams (1902) .................................................................................. 141


2.2.2.2 Comparación entre la ecuación de Hazen-Williams y Darcy-Weisbach. ............................ 145
2.2.2.2.1 Estudio de Caso. ............................................................................................................ 153
2.2.2.2.2 Análisis y Discusión del caso en estudio ......................................................................... 154
2.2.2.2.3 Análisis teórico del caso en estudio ................................................................................ 154
2.2.2.2.4 Análisis de sensibilidad del caso en estudio .................................................................. 158
2.2.2.2.5 Discusión del caso en estudio......................................................................................... 159
2.2.3 RESUMEN Y CONCLUSIONES .................................................................................................... 164
2.3 SEPARACIÓN DEL FLUJO............................................................................................................ 181
2.3.1 SEPARACIÓN DE FLUJO CUANDO SE CAMBIA LA DIRECCIÓN DEL FLUJO ....................................... 181
2.3.2 SEPARACIÓN DE FLUJO MEDIANTE EL CAMBIO DE VELOCIDAD .................................................... 183
2.4 PÉRDIDAS LOCALES .................................................................................................................. 184
2.4.1 PÉRDIDA DE CARGA DEBIDA A LA ENTRADA DE UN FLUIDO EN DIRECCIÓN DEPOSITO - TUBO. ........ 186
2.4.1.1 Pérdida de carga en una descarga sumergida (salida tubo – deposito) ............................. 189
2.4.2 PERDIDA DEBIDA A UNA CONTRACCIÓN. ................................................................................... 190
2.4.2.1 Contracción abrupta .......................................................................................................... 190
2.4.2.2 Contracción gradual .......................................................................................................... 192
2.4.3 PÉRDIDA DEBIDA A UN ENSANCHAMIENTO................................................................................. 193
2.4.3.1 Ensanchamiento abrupto ................................................................................................... 193
2.4.3.2 Ensanchamiento gradual ................................................................................................... 195
2.4.4 PÉRDIDAS EN CURVAS Y CODOS. ............................................................................................. 198
2.5 LÍNEAS DE REFERENCIA HIDRAULICA Y DE ENERGIA . ................................................................... 202
2.5.1 POSICIÓN DE LAS LÍNEAS DE CARGA CON RESPECTO A LA TUBERÍA . ........................................... 208
2.5.2 POSICIÓN DE LAS TUBERÍAS EN RELACIÓN CON LA LÍNEA DE CARGA TOTAL (LE). ....................... 209
2.5.2.1 Primera posición: Tubería por debajo de la línea piezométrica. ......................................... 209
2.5.2.2 Segunda posición: la parte superior del flujo coincide con la línea piezométrica ................ 210
2.5.2.3 Tercera posición: tubería por encima de la línea piezométrica........................................... 210
2.5.2.4 Cuarta posición: tubería por encima de la línea de energía absoluta ................................. 211
2.5.2.5 Quinta posición: tubería por encima del plano piezométrico estático ................................. 212
2.5.2.6 Sexta posición: tubería por encima de la línea de energía absoluta y del plano de carga
estática 212
2.5.2.7 Séptima posición: tubería por encima del plano de carga estática absoluto....................... 213
2.6 SOLUCIÓN A DIFERENTES CASOS DE ESTUDIO PARA UNA TUBERÍA SIMPLE. ............. 219
2.6.1 CASO 1: PERDIDA DE CARGA (INCÓGNITA HT). .......................................................................... 220
2.6.2 CASO 2: DESCARGA EN LA TUBERÍA (INCÓGNITA Q O V). ........................................................... 221
2.6.3 CASO 3: DIÁMETRO ADECUADO (INCÓGNITA D)......................................................................... 230
2.7 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS (CAPITULO 2): .............................................................. 252
2.7.1 REFERENCIAS DE LA WEB: ...................................................................................................... 252
2.8 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:................................................................................................ 255
2.8.1 REFERENCIAS DE LA WEB: ...................................................................................................... 256

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

4
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

APENDICE....................................................................................................................................... 260

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

5
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

TABLA DE FIGURAS

Figura Nº1.1: Esfuerzo cortante en un sólido y en un fluido.


Figura Nº1.2: Placas paralelas con fluido en el medio de ellas.
Figura Nº1.3: Tipos de fluido según su comportamiento.
Figura Nº1.4: Experimento de Reynolds.
Figura Nº1.5: Flujo laminar a través de un tubo.
Figura Nº1.6: Diagrama de cuerpo libre de una masa de fluido.
Figura Nº1.7: Diagrama de cuerpo libre de una masa de fluido.
Figura Nº1.8: Distribución del esfuerzo cortante y velocidad para un flujo laminar en un
tubo.
Figura Nº1.9: Flujo laminar y turbulento en una tubería recta.
Figura Nº1.10: Distribución de esfuerzos y velocidades para flujo turbulento en una
tubería de sección circular.
Figura Nº1.11: Distribución de esfuerzos cortante y velocidades cerca de una pared para
flujo turbulento en una tubería de sección circular.
Figura Nº1.12: Perfil de velocidades para flujo rugoso en tubos lisos (según Schlichting)
Figura Nº1.13: Ilustración de cómo se produce la longitud de mezcla.
Figura Nº1.14: Flujo turbulento cerca de un contorno. (a) Re bajo, 1>Ks, la tubería se
comporta como una tubería lisa. (b) Re alto, 1< Ks, la tubería se comporta como una
tubería completamente rugosa.
Figura Nº1.15: Efecto de la rugosidad de la pared interna de la tubería en la distribución
de velocidades, (a) Flujo turbulento hidráulicamente liso (ecuación 1.35). (b) Flujo
turbulento hidráulicamente rugoso comparado con el liso. Nikuradse demostró que el
corrimiento hacia la derecha era igual al logaritmo natural de (Ks.v*/).
Figura Nº1.16:Perfiles de velocidad. Velocidad media igual para todos los casos.
Figura Nº1.17: Perfiles de velocidad. Transición flujo laminar a hidráulicamente liso.
Figura Nº1.18: Perfiles de velocidad. Transición de flujo hidráulicamente liso a
hidráulicamente rugoso.
Figura Nº1.19: Efecto de la rugosidad absoluta sobre los perfiles de velocidad (D=60", Re
= 30000).
Figura Nº1.20: Formación de la capa limite en una placa plana y perfiles de velocidad.
Figura Nº1.21: Formación de la capa limite en una placa plana y perfiles de velocidad.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

6
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.22: Definiciones del espesor de la capa límite.


Figura Nº1.23: Volumen de control aplicado a un fluido en movimiento sobre uno de los
lados de una placa plana.
Figura Nº1.24: Desarrollo de la capa limite en una tubería
Figura Nº1.25: Crecimiento de la capa límite; escala vertical ampliada.
Figura Nº1.26: El arrastre para placas planas lisas. (Tomado de Streeter)
Figura Nº1.27: Fuerzas axiales en un volumen de control.
Figura Nº1.28: Comportamiento de la formula de Hazen-Williams dibujada en el diagrama
tipo Moody para un tubo de 2.286m de diámetro y con un Ks=0.003m.
Figura Nº1.29: Diagrama planteado por Moody basado en la ecuación de Colebrook-
White para encontrar el factor de fricción en cualquier tipo de flujo. (Tomado de Mecánica
de Fluidos de Frank White)
Figura Nº1.30: Fuerzas axiales en un volumen de control.
Figura Nº1.31: Coeficiente de resistencia f contra Re para un tubo al que se hizo rugoso
con arena.(según Nikuradse) (tomado de Mecánica de Fluidos de Franzini)
Figura Nº1.32: Distribución de velocidades para un flujo turbulento en una tubería.
Figura Nº1.33: Comportamiento de la ecuación para flujo turbulento hidráulicamente liso
Figura Nº1.34: Comportamiento de la ecuación para flujo turbulento hidráulicamente liso
Figura Nº1.35: Esquema del comportamiento del factor de fricción según sea el régimen
turbulento.
Figura Nº1.36: Esquema parcial del diagrama de Nikuradse mostrando la diferencia de
comportamiento entre las tuberías reales y los tubos de Nikuradse en la
zona de flujo transicional.
Figura Nº1.37: Rugosidad relativa como función del factor de fricción f y el número de
Reynolds en la zona de flujo transicional.
Figura Nº1.38: Esquema del comportamiento del factor de fricción según sea el régimen
turbulento (para un tubo de acero de 8”).
Figura Nº1.39: Esquema del comportamiento del factor de fricción según sea el régimen
turbulento (para un tubo de acero de 1”).
Figura Nº1.40: Diagrama planteado por Moody basado en la ecuación de Colebrook-
White para encontrar el factor de fricción en cualquier tipo de flujo.
(Tomado de Mecánica de Fluidos de Franzini)
Figura Nº1.41: Comportamiento de las ecuaciones para flujo turbulento

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

7
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.42: Perdidas por fricción en un tubo de 8” con 1000m de longitud con C=120.
Figura Nº1.43: Diagrama de Moody (parcial) para tubería de 8”. (C=139).
Figura Nº1.44: Perdidas por fricción en un tubo de 8” con 1000m y C=139.
Figura Nº1.45: Diagrama de Moody (parcial) para tubería de 8”. (C=139).
Figura Nº1.46: Compilación de los valores medios para el coeficiente de resistencia de
Hazen-Williams en función del número de Reynolds.
Figura Nº1.47: Comparación del pronóstico para la rugosidad equivalente de un tubería
como función del n de Manning.
Figura Nº1.48: Predicción obtenida con la formula de Hazen-Williams dibujada en el
diagrama de Moody (adaptado por Diskin-1960). Puntos operacionales de
los tubos en relación con el caso en estudio (medido por las dos firmas
consultoras)
Figura Nº1.49: Comportamiento de la formula de Hazen-Williams dibujada en el diagrama
de Moody propio para este caso (para tubo de 90”, 2.286m y con un Ks=0.003m).
Figura Nº1.50: Ampliación del comportamiento de la formula de Hazen-Williams dibujada
en el diagrama de Moody para la zona de interés (tubo de D=2.286m, con
un Ks=0.003m).
Figura Nº1.51: Comportamiento de la ecuación de de Hazen-Williams y Darcy-Weisbach
Figura Nº1.52: Ramal Itagüí (Planta Ayura – Tanque Itagüí), Vista en planta
Figura Nº1.53: Comportamiento de la ecuación de de Hazen-Williams y Darcy-Weisbach
Figura Nº1.54: Separación provocada por cambios de geometría
Figura Nº1.55: Separación de flujo en un contorno que diverge de manera suave
Figura Nº1.56: Separación de flujo en un contorno que converge de manera suave
Figura Nº1.57: Separación de flujo sobre una superficie plana provocada por un cambio
de forma que produce un gradiente de presión adverso
Figura Nº1.58: Muestra la condición de entrada de un tubo a un tanque.
Figura Nº1.59: Coeficientes medios de pérdida según sea la condición de entrada de un
tubo a un tanque.
Figura Nº1.60: Salida suave de un depósito.
Figura Nº1.61: Coeficientes de rozamiento para una salida abrupta de un depósito.
Figura Nº1.62: Coeficientes de pérdida de carga en entradas: (a) entradas que
sobresalen; (b) entradas redondeadas y biseladas.
Figura Nº1.63: Perdida por descarga de una tubería sumergida en un tanque.
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

8
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.64: Pérdida debida a una contracción abrupta.


Figura Nº1.65: Pérdidas en ensanchamientos y contracciones bruscas. Nótese que las
pérdidas están basadas en la velocidad del fluido en el tubo de menor
diámetro.
Figura Nº1.66: Valores de k, para contracciones según su relación d/D.
Figura Nº1.67: Perdida debida a un ensanchamiento abrupto.
Figura Nº1.68: Ensanchamiento abrupto en un tubo.
Figura Nº1.69: Perdida debida a un ensanchamiento gradual
Figura Nº1.70: Coeficiente de pérdida para difusores cónicos.
Figura Nº1.71: Perfil de velocidades en un difusor cónico, mostrando la separación de
flujo.
Figura Nº1.72: Pérdidas en un ensanchamiento cónico gradual.
Figura Nº1.73: (A) Flujo secundario que se produce en una curva. (B), Coeficientes de
resistencia para codos de 45°, 90° y 180° con paredes lisas, a Re =
200000, (C) Coeficientes de resistencia para curvas de 90º.
Figura Nº1.74: Dos visualizaciones del flujo alrededor de un giro de 180° en un canal en
serpentina: (a) líneas de traza de las partículas a número de Reynolds
1000; (b) campo fluido promediado obtenido mediante velocimetría de
imágenes de partículas (PIV) a un número de Reynolds turbulento de
30000.
Figura Nº1.75: Calculo de líneas de flujo en un codo a una distancia de n veces el
diámetro
Figura Nº1.76: Comportamiento del flujo debido a los efectos centrífugos en dos codos
continuos
Figura Nº1.77: Líneas de referencia en un fluido ideal en un tubo.
Figura Nº1.78: Líneas de referencia en un fluido ideal en un tubo.
Figura Nº1.79: Línea piezométrica en un tubo recto horizontal para un flujo real
Figura Nº1.80: Subida abrupta de LE y LP debida a la energía que le suministra la
bomba.
Figura Nº1.81: Caída de LE y LP debida a la energía extraída por medio de la turbina
Figura Nº1.82: Cambio en LE y LP debido al flujo que pasa por una tobera.
Figura Nº1.83: Cambio en EGL y HGL debido al cambio en el diámetro de un tubo.
Figura Nº1.84: Presión subatmosférica cuando la tubería está arriba de la HGL.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

9
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.85: Líneas de carga


Figura Nº1.86: Esquema primera posición
Figura Nº1.87: Esquema segunda posición
Figura Nº1.88: Esquema tercera posición
Figura Nº1.89: Esquema cuarta posición
Figura Nº1.90: Esquema quinta posición
Figura Nº1.91: : Esquema sexta posición
Figura Nº1.92: Séptima posición
Figura Nº1.93: Sistema tanque-tanque.
Figura Nº1.94: Sistema tanque-tanque que muestra la línea de energía dinámica y la
línea piezométrica.
Figura Nº1.95: Sistema tanque-tanque tomándose toda la carga disponible y mostrando
LE y LP.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

10
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

PRESENTACIÓN DEL CURSO

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

11
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

CAPITULO 1
CONCEPTUALIZACION Y APRECIACIÓN PRÁCTICA SOBRE EL FLUJO EN
TUBERÍAS

1.1 CONCEPTO DE FLUIDO

Un fluido se define como una sustancia que cambia su forma continuamente siempre que esté
sometida a un esfuerzo cortante, sin importar qué tan pequeño sea. En contraste un sólido
experimenta un desplazamiento definido (o se rompe completamente) cuando se somete a un
esfuerzo cortante.

Esfuerzo
cortante

Sólido  Fluido



Figura Nº1.1: Esfuerzo cortante en un sólido y en un fluido.

Por ejemplo el bloque sólido que se muestra a la izquierda en la Figura 1.1 cambia su forma de una
manera caracterizada convenientemente por el ángulo  cuando se somete a un esfuerzo cortante.
Si éste fuera un elemento de fluido (como se muestra a la derecha en la Figura 1.1), no existiría un
 fijo ni aun para un esfuerzo cortante infinitesimal. En lugar de esto, persiste una deformación
continua siempre que se aplique el esfuerzo cortante. En materiales que se conocen algunas veces
como plásticos, como la parafina, cualquiera de estos tipos de deformación al corte puede
presentarse dependiendo de la magnitud del esfuerzo cortante. Esfuerzos cortantes por debajo de
cierto valor inducen desplazamientos definidos similares a los de un cuerpo sólido, mientras que
esfuerzos cortantes por encima de este valor causan deformaciones continuas similares a las de un
fluido. La magnitud del esfuerzo cortante divisorio depende del tipo y del estado del material.

1.1.1 Fluido ideal

Un fluido “ideal“ se define como un fluido no viscoso (es decir, su viscosidad es cero), y por
consiguiente, en el que no existe fricción entre las partículas que lo componen; es por esto que las
fuerzas internas en cualquier sección dentro del mismo son siempre normales a la sección, incluso si
hay movimiento. Estas fuerzas son puramente fuerzas de presión.

Aunque no existe tal fluido en la práctica, muchos fluidos se aproximan al flujo sin fricción a una
distancia razonable de los contornos sólidos, por lo que sus comportamientos muchas veces se
pueden analizar suponiendo las propiedades de un fluido ideal.

En un fluido real, ya sea líquido o gas, se generan fuerzas tangenciales o cortantes siempre que se
produzca movimiento relativo a un cuerpo, dando lugar a la fricción entre las partículas del fluido,
porque estas fuerzas oponen el movimiento de una partícula respecto a otra. Estas fuerzas de fricción
dan lugar a una propiedad del fluido denominada viscosidad.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

12
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1.2 CONCEPTO DE VISCOCIDAD

La distinción más importante entre un sólido (como lo es el acero) y un fluido viscoso como el agua o
el aire es el comportamiento a el esfuerzo cortante (o fuerza de cizallamiento, entendiéndose como
toda fuerza aplicada tangencialmente a un área, que provoca deformaciones en los cuerpos), en un
material sólido es proporcional a la deformación por corte y el material deja de deformarse cuando se
alcanza el equilibrio (la deformación se mantendrá constante en el tiempo si se pasa del modulo
elástico del material al modulo plástico; además cuando cesa la solicitación, cesa la deformación).
Mientras que el esfuerzo cortante en un fluido viscoso es proporcional a la rapidez, de deformación
(Por tanto un fluido altamente viscoso se deforma más lentamente que uno de baja viscosidad). El
factor de proporcionalidad para el sólido es el módulo de cortante; el factor de proporcionalidad para
el fluido es la viscosidad dinámica, o absoluta.

La viscosidad es una propiedad inherente de los fluidos y no es exhibida por otros medios continuos,
puede ser considerada como la pegajosidad interna de un fluido, manifestando su influencia en la
forma como este fluye, es una medida de la resistencia del fluido al corte, esta resistencia se revela
en el fluido a través de su propio movimiento. Un fluido no puede resistir esfuerzos de corte sin
moverse, pero un sólido si. La viscosidad se debe principalmente a las interacciones entre las
moléculas del fluido, en un líquido las moléculas tienen una movilidad limitada con fuerzas cohesivas
grandes presentes entre las moléculas. En este punto, es importante la consideración de las
solicitaciones a nivel molecular. En el caso de los sólidos, las fuerzas intermoleculares son elevadas y
las distancias intermoleculares pequeñas. En el caso de los líquidos, las fuerzas intermoleculares son
débiles y las distancias intermoleculares son pequeñas; y en el caso de los gases, las fuerzas
intermoleculares son aún más débiles y las distancias intermoleculares grandes. Un aumento en la
temperatura disminuye la cohesión entre las moléculas (en promedio, se apartan más) y existe un
decrecimiento en la "pegajosidad" del fluido, es decir, un descenso en la viscosidad (ver tabla 1.1). En
un gas las moléculas tienen una gran movilidad y generalmente están apartadas pues, en contraste
con un líquido, existe poca cohesión entre ellas. Sin embargo, las moléculas interactúan chocando
unas con otras durante sus movimientos rápidos. La propiedad de viscosidad resulta de estos
choques (transferencia de momentum molecular).

La observación experimental de que el fluido se "adhiere" a los linderos del sólido es de suma
importancia en mecánica de fluidos, y se llama condición de no deslizamiento observándose que la
velocidad del fluido es cero en la frontera estacionaria. Todos los fluidos, tanto líquidos como
gaseosos, satisfacen esta condición y por tanto el esfuerzo cortante decrece con la distancia desde la
frontera.

Temperatura (T) Viscosidad (µ)


Tipo de fluido
(ºC) (N.s/m2)
0ºC 1.71x10-5
Aire 30ºC 1.86x10-5
100ºC 2.17x10-5
0ºC 1.787x10-3
Agua 30ºC 7.975x10-3
100ºC 2.818x10-4

Tabla Nº1.1: Variación de la viscosidad dinámica con la temperatura

A fin de ilustrar esta propiedad, considérese un experimento hipotético en el que un material se

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

13
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

coloca entre dos placas paralelas bastante anchas y lo suficientemente grandes para que las
condiciones de contorno se puedan despreciar, separadas una distancia pequeña Y, estando el
espacio entre ellas lleno de fluido. Se supone que la superficie inferior es estacionaria, mientras que
la superficie superior se mueve en dirección paralela, a una velocidad V debido a la aplicación de una
fuerza F que se corresponde con algún área A de la placa móvil.

En los contornos, las partículas de fluido se adhieren a las paredes, por lo que su velocidad es cero
con respecto a la pared. Esta condición, llamada condición de no deslizamiento, ocurre con todo
fluido viscoso. Como consecuencia, en la Figura 1.2 la velocidad del fluido en contacto con la placa
inferior tiene que ser cero mientras que la velocidad del fluido en contacto con la superficie superior
tiene que ser V. La forma de la variación de la velocidad con la distancia entre las dos superficies se
denomina perfil de velocidades. Si la separación entre la placas Y y la velocidad relativa entre ellas V
no son demasiados grandes, y si el flujo neto de fluido a través del espacio entre las placas es nulo,
se producirá un perfil de velocidades lineal como se muestra en la Figura 1.2

El comportamiento es como si el fluido estuviera compuesto de una serie de capas finas, cada una de
las cuales se desliza un poco en relación a la siguiente. Se ha demostrado en experimentos que una
gran cantidad de fluidos en las condiciones anteriores cumplen la siguiente relación:

F
A V  (Ec. 1.1 )
Y

V F

dy v
dv
Y
y

Figura Nº1.2: Placas paralelas con fluido en el medio de ellas.

Por semejanza de triángulos en la Figura 1.2, V/Y se puede reemplazar por el gradiente de
velocidades dV/dy. Si se introduce ahora una constante de proporcionalidad µ, el esfuerzo cortante 
entre dos capas finas de fluido cualesquiera se puede expresar como

F V dV dV
    y   ( Ec. 1.2 )
A Y dy dy

La Ecuación 1.2 se denomina ecuación de viscosidad de Newton, ya que fue propuesta por primera
vez por Isaac Newton (1642-1727). Aunque se le conoce mejor por la formulación de las leyes
fundamentales del movimiento y de la gravedad y por el desarrollo del cálculo diferencial, Newton,
matemático y filósofo inglés, también realizó muchos de los primeros estudios en el campo de la
Mecánica de fluidos. La forma transpuesta de la Ecuación 1.2 sirve para definir la constante de
proporcionalidad
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

14
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA


 ( Ec. 1.3 )
dV dy

que se denomina coeficiente de viscosidad, viscosidad absoluta, viscosidad dinámica (debido a que
está relacionada con la fuerza), o simplemente viscosidad del fluido.

Se advirtió que la distinción entre un sólido y un fluido reside en la manera en que cada uno resiste la
aplicación de esfuerzos cortantes. Otra diferencia entre varios tipos de fluidos y sólidos se clarificará
observando la Figura 1.4. En el caso de un sólido, el esfuerzo cortante depende de la magnitud de la
deformación; pero la Ecuación 1.2 muestra que para muchos fluidos el esfuerzo cortante es
proporcional a la variación de la deformación (angular) con respecto al tiempo.

Figura Nº1.3: Tipos de fluido según su comportamiento.

Un fluido en el que la constante de proporcionalidad (es decir, la viscosidad) no cambia con la


velocidad de deformación se denomina fluido newtoniano, y se puede representar mediante una línea
recta en la Figura 1.3 La pendiente de esta recta está determinada por la viscosidad. El fluido ideal,
sin viscosidad, corresponde al eje horizontal, mientras que el sólido elástico verdadero corresponde al
eje vertical. Un sólido plástico que resiste una cierta cantidad de esfuerzo, antes de fluir plásticamente
se puede representar por una línea recta que tiene intersección con el eje vertical en el límite de
fluencia. Existen algunos fluidos no newtonianos para los cuales µ varía con la velocidad de
deformación. Éstos se encuentran pocas veces en la práctica de la ingeniería, por lo que se trabajara
con fluidos comunes que bajo condiciones normales se comportan como newtonianos.

En el caso del transporte de fluido entre dos placas paralelas, visto previamente, que podría
producirse por lubricación a presión, por ejemplo, el perfil de velocidades se convierte en la suma del
perfil lineal anterior más un perfil parabólico; las adiciones (o sustracciones) parabólicas del perfil
lineal tienen un valor cero en las paredes o placas y un valor máximo sobre el eje central.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

15
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

En un cojinete deslizante el fluido de lubricación rellena el reducido espacio anular entre el eje y su
soporte. Esta capa de fluido es muy parecida a la capa entre dos placas paralelas, salvo que tiene
forma curvada.

1.3 FLUJO EN TUBERIAS

1.3.1 Flujo de un fluido real2

Los problemas de flujos de fluidos reales son mucho más complejos que en los fluidos ideales, debido
a los fenómenos causados por la existencia de la viscosidad.

La viscosidad introduce resistencias al movimiento, al causar fuerzas de corte o de fricción, entre


unas partículas y otras y entre las partículas y las paredes limítrofes, estas fuerzas se oponen al
movimiento; para que el flujo tenga lugar, debe realizarse trabajo contra estas fuerzas resistentes, y
durante el proceso parte de la energía se convierte en calor.

La inclusión de la viscosidad permite también la posibilidad de dos regímenes de flujo permanente


diferente y con frecuencia situaciones de flujo completamente diferentes a los que se producen en un
fluido ideal. También los efectos de viscosidad sobre el perfil de velocidades, invalidan la suposición
de la distribución uniforme de velocidades.

1.3.2 Numero de Reynolds3

Osborne Reynolds (1880-1884) estudio las ecuaciones de movimiento para tratar de determinar
cuando dos situaciones diferentes de flujo podrían ser similares, se dice que dos casos de flujo son
dinámicamente similares cuando:

1. Estos son geométricamente similares, es decir, que las dimensiones lineales correspondientes
tienen una relación constante.

2. Los correspondientes polígonos de fuerza son geométricamente similares, o que las presiones
en puntos correspondientes tienen una relación constante.

Al considerar dos situaciones de flujo geométricamente similares, Reynolds dedujo que éstos serían
dinámicamente similares si las ecuaciones diferenciales generales que describían sus flujos fueran
idénticas.

Reynolds llevó a cabo sus experimentos sobre un flujo de agua a través de tubos de vidrio, tal como
se ilustra en la Figura 1.4 Un tubo de vidrio se montaba horizontalmente con uno de sus extremos en
un tanque y una válvula (A) en el extremo opuesto. Una entrada suave en forma de campana se
colocaba en el extremo de aguas arriba, con un chorro de tinta (B) puesto de tal forma que se pudiera
inyectar una pequeña corriente de tinta en cualquier punto al frente de la boca de campana. Por
medio de este sencillo aparato Reynolds demostró por primera vez las características de los dos
regímenes de flujo de un fluido real, laminar - turbulento. Por la tubería fluye agua, cuyo flujo se
controla desde A. Por el tubo B fluye tinta desde C. El caudal se determina volumétricamente,
conocido el diámetro se determina la velocidad media en la conducción.

2
Flujo en tuberías; Carlos Quiceno / Universidad Nacional de Medellín; Pg. 49
3
Flujo en tuberías; Carlos Quiceno / Universidad Nacional de Medellín; Pg. 49-50

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

16
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Reynolds descubrió que para velocidades bajas en el tubo de vidrio, un filamento de tinta
(proveniente de C), no se difunde, sino que se mantiene sin variar a lo largo del tubo, formando una
línea recta paralela a las paredes. Al aumentar la velocidad el filamento ondula y se rompe hasta que
se confunde o mezcla con el agua del tubo.

Reynolds dedujo que para velocidades bajas las partículas de fluidos se movían en capas paralelas,
deslizándose a lo largo de láminas adyacentes sin mezclarse. Este régimen lo denominó flujo laminar.
A medida que el caudal aumentaba, el número de Reynolds se incrementaba, debido a que D, ρ y µ
eran constantes y V era directamente proporcional al caudal. Al aumentar el caudal, se alcanzaba una
condición en la cual la corriente de tinta ondeaba y luego súbitamente se rompía y se difundía o
dispersaba por el tubo produciendo se la mezcla de la tinta con el agua.

El flujo había cambiado a turbulento con su intercambio violento de momentum, lo que había afectado
completamente el movimiento ordenado del flujo laminar.

Figura Nº1.4: Experimento de Reynolds.

Reynolds pudo generalizar sus conclusiones acerca de los experimentos al introducir un término
adimensional, que posteriormente tomó su nombre, como:

VD VD 4Q
R ó R ó R
  D

Reynolds mostró que ciertos valores críticos definían las velocidades críticas superior e inferior para
todos los fluidos que fluyen en todos los tamaños de tubos y dedujo así el hecho de que los límites de
flujo laminar y flujo turbulento se definían por números simples. Estos números, conocidos como los
números críticos superiores de Reynolds, no tienen importancia práctica en el sentido de que una
instalación de tuberías ordinarias tienen irregularidades que causan flujos turbulentos con valores del
número de Reynolds mucho menores.

Reynolds encontró que el límite superior del flujo laminar correspondía a Re < 2.000 pero este número
es indefinido, ya que es dependiente de varias condiciones incidentes como:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

17
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1. La quietud inicial del fluido en el tanque.

2. La forma de entrada del tubo, y

3. La rugosidad del tubo.

Muchos experimentos han demostrado que el Re crítico inferior tiene un valor aproximado de 2 100.
Que entre 2 100 y 4 000 existe una zona de incertidumbre y que a partir de 4 000 se desarrolla flujo
turbulento. En general es aceptado un Re=2 300 como el limiten para el flujo laminar y será este valor
el que seguiremos utilizando.

La naturaleza de un flujo dado de un fluido incompresible se caracteriza por su número de Reynolds.


Para valores grandes de Re, uno o todos los términos en el numerador son grandes comparados con
el denominador. Esto implica una gran extensión del fluido, altas velocidades, altas densidades,
viscosidades extremadamente pequeñas o combinaciones de estos extremos. Los términos del
numerador están relacionados con las fuerzas inerciales o con las fuerzas causadas por la
aceleración o desaceleración del fluido. El término del denominador es la causa de las fuerzas
cortantes viscosas. Por consiguiente, el parámetro número de Reynolds puede también considerarse
como la relación entre las fuerzas inerciales y las viscosas. Un R grande indica un flujo altamente
turbulento con pérdidas fricciónales proporcionales al cuadrado de la velocidad. La turbulencia puede
ser de escala fina, compuesta por una gran cantidad de pequeños remolinos que, en forma rápida,
convierten energía mecánica en irreversibilidades a través de la acción viscosa, o puede ser de
escala grande, como los grandes vórtices, remolinos en un río o ráfagas en la atmósfera. Los grandes
remolinos generan pequeños remolinos, los que a su vez crean turbulencia de escala fina. Se puede
pensar en el flujo turbulento como un flujo suave, posiblemente uniforme, con un flujo secundario
superpuesto en él. Un flujo turbulento de escala fina tiene pequeñas fluctuaciones en la velocidad,
que ocurren a alta frecuencia.

Para el mismo valor Re dos sistemas de conductos cerrados geométricamente similares (uno, por
ejemplo, con el doble del tamaño del otro) tendrán la misma relación de pérdidas con respecto a la
cabeza de velocidad. El número de Reynolds proporciona un medio para utilizar los resultados
experimentales encontrados con un fluido y predecir los resultados en un caso similar con otro fluido.

1.3.3 Flujo Laminar4

Conceptualmente podemos considerar que un flujo es laminar cuando en este el fluido se mueve en
capas, o láminas, que se deslizan suavemente a lo largo de trayectorias paralelas una sobre otra
adyacente (ver Figura 1.5), produciéndose solo un intercambio molecular de momentum, ya que, los
movimientos rotacionales que se imprimen sobre las moléculas logran ser absorbidos por las fuerzas
viscosas presentes en el fluido. Como los flujos pueden ser clasificados a través del número de
Reynolds que relaciona las fuerzas viscosas con las inerciales, podemos decir también que un flujo
laminar es aquel en donde las fuerzas viscosas son mas fuertes que las fuerzas inerciales.

4
Hidráulica de tuberías; Juan G. Saldarriaga V. 1998, Pg. 18-19
Mecánica de fluidos; Crowe / Roberson / Elger; 2001, Pg. 400-408
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

18
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.5: Flujo laminar a través de un tubo.

El esfuerzo cortante entre capas adyacentes en movimiento se determina por la viscosidad y está
definido por: =µ.(dV/dy)5. Cualquier tendencia a la inestabilidad y turbulencia son atenuadas por las
fuerzas cortantes viscosas que resisten el movimiento relativo de capas fluidas adyacentes. Para el
caso de un tubo recto de sección constante y dirección paralela a los lados del tubo, la distribución de
velocidades es una función parabólica en toda la sección, además a cualquier distancia de la pared
del tubo la velocidad es constante con respecto al tiempo. Sin embargo en los ductos que no tengan
lados paralelos, las líneas de trayectoria en el flujo laminar convergirán o divergirán, el área
transversal de cada tubo de corriente varia proporcionalmente con la del conducto, pero su posición
relativa en la sección transversal no cambia. Líneas de trayectoria convergente dan como resultado
mayor velocidad en cada línea de trayectoria, mientras que líneas de trayectoria divergentes
disminuyen la velocidad.

Comencemos por obtener la ecuación para el perfil de velocidad en un flujo laminar totalmente
desarrollado (es decir, que se encuentra lejos de posibles entradas de fluido al tubo, como por
ejemplo un tanque).

Existen varias maneras de demostrar el comportamiento de un flujo laminar totalmente desarrollado y


obtener resultados importantes pertenecientes e este, tres de ellas son:

1. Partiendo de la segunda ley de Newton F = m.a aplicada directamente a una fracción de


fluido.

2. Partiendo de las ecuaciones de movimiento de Navier-Stokes.

3. Partiendo del análisis dimensional.

Para realizar dicho análisis partamos de la primera opción (F=m.a aplicada directamente sobre un

5
Como se demostró anteriormente en el numeral 1.2 ecuación 1.1 – 1.3
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

19
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

elemento de fluido), consideremos entonces una partícula de fluido en un instante t, como se muestra
en la figura 1.6

Figura Nº1.6: Diagrama de cuerpo libre de una masa de fluido.

Se trata de un cilindro circular de fluido de longitud l y radio r con centro sobre el eje de la tubería
horizontal de diámetro D (este cilindro es la capa central de, fluido, igualmente lo podemos hacer con
otra capa, un cilindro hueco que seria una capa superior a esta). Cada parte del fluido simplemente
fluye a lo largo de su línea de trayectoria, paralela a las paredes de la tubería con velocidad
constante, aunque las partículas vecinas poseen velocidades ligeramente diferentes. La velocidad
varía de una trayectoria a la siguiente. Esta variación de velocidad, combinada con la viscosidad del
fluido, produce el esfuerzo cortante. Ignoremos los efectos gravitacionales (W), ya que no hacen
efecto sobre la línea de flujo, la presión es constante a través de cualquier sección transversal de la
tubería, aunque varia a lo largo de la tubería de una sección a otra. Se anticipa el echo de que la
presión disminuye a medida que el fluido va avanzando a través de la tubería debido a las fuerzas
fricciónales que se oponen a esta. Realizamos entonces el análisis convencional que se usa en la
estática pero aplicando la segunda ley de Newton.

 F ( x )  m.a
en nuestro caso aunque el fluido se encuentra en movimiento, este no se acelera (la velocidad es
constante) y por tanto a=0, de esta manera y realizando la sumatoria de las fuerzas que interactúan
con el fluido obtenemos:

 F ( x )  P    r 2  P   P   r 2    2  r  l  0

Simplificando y despejando el esfuerzo cortante, obtenemos:

P 2 P  r
  ( Ec. 1.4 )
l r 2l

Este es el esfuerzo cortante que se ejerce sobre una capa de fluido.

Para el flujo laminar de un fluido Newtoniano el esfuerzo cortante esta definido por la ecuación de
Newton para fluidos viscosos, donde el esfuerzo cortante es proporcional al gradiente de velocidad,
así:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

20
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

dV
  ( Ver ec. 1.2 )
dr

Como el esfuerzo disminuye a medida que nos alejamos de las paredes de la tubería y la velocidad
por el contrario aumenta, entonces debemos incluir un signo negativo para que cuando dV/dr<0;
entonces obtener >0

dV
    ( Ec. 1.2a )
dr

Para tuberías circulares, de acuerdo con la distribución de esfuerzos (lineal), se tiene:

r r dV r
Si   r     0 donde r  r0 ( Ec. 1.6 )
 0 r0 dr r0

Donde  r es el esfuerzo cortante a una distancia r del centro de la tubería

De esta última ecuación, despejando se obtiene:

dV  r ( Ec. 1.6 )
 0
dr  r0

Cuado se integra con respecto al radio r se obtiene la distribución de velocidades:

0 r 0 r2 
V   dv    r  dr V     c ( Ec. 1.7 )
  r0 0   r0  2

Para evaluar la constante de integración se utiliza el echo de que cuando r  r0 , V  0 ; luego:

0 r2  0 r2 
con r  r0
0    c c  
  r0  2   r0 2

Luego

0 ( Ec. 1.8 )
c r0
2

Finalmente de la Ec. 1.8 en la Ec. 1.7 tenemos:

0  r 2 
V    r0  ( Ec. 1.9)
2   r0 

La cual es una distribución parabólica de la velocidad. En el flujo laminar, la velocidad sigue esta
distribución con su máximo en el centro y su mínimo (V=0) en las paredes internas de la tubería.

Ahora reemplazando el valor del esfuerzo cortante que se aplica sobre la capa de fluido, Ec. 1.2a y
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

21
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Ec. 1.7, tendremos:

r2 
V 
1 P  r0
2 2  l
  r0  V 
P
4 l

r 2  r02  ( Ec. 1.10 )
 r0 

donde P es tan solo una diferencia de presión entre dos puntos:

P  P1  P2

V 
(P1  P2 ) 2
4 l

r  r02  ( Ec. 1.11 )

Para hallar la velocidad máxima, es decir, la velocidad en el centro, basta con solo reemplazar r 0=0,
obteniendo:

VMax  Vc 
(P1  P2 ) 2
4 l
r   ( Ec. 1.12 )

Es muy normal que en los problemas de ingeniería, se desee relacionar el cambio de presión con el
caudal o con la velocidad media, por tanto, el caudal a través de la tubería se puede obtener
integrando el perfil de velocidades. Como el flujo es axialmente simétrico con respecto a la línea
central, la velocidad es constante sobre pequeños elementos de área que consisten en anillos de
radio r y espesor dr. Así:

Q   V .dA , ( Ec. 1.13 )

Desintegrando el diferencial de área obtendremos

dA  2    r  dr ( Ec. 1.14 )

Sustituyendo 1.11 y 1.14 en 1.13 tenemos:

Q 
r0  (P1  P2 ) 2
 2
    (P1  P2 ) r0 2

2

 4    l r  r0  2    r  dr    2    l  0 r  r0  r  dr  
0
 

Reemplazando r por r0 tenemos que:

r0
  (P1  P2 )  r 4 r02  r 2    (P1  P2 )  r04    (P1  P2 )  r04
Q           
2 l  4 2 0 2 l  4 8 l

Con D=2r0, r0 =D/2 y reemplazando:

  (P1  P2 )  r04   (P1  P2 )  D 4 ( Ec. 1.15 )


Q 
8 l 128    l

si deseamos saber cual es la velocidad media, solo tenemos que acudir a la definición V=Q/A, con

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

22
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

A=r2 , de modo que:

(P1  P2 )  r02 (P1  P2 )  D 2


V   ( Ec. 1.16 )
8 l 32    l

Obsérvese que al comparar la velocidad máxima 1.12, con la velocidad media 1.16, obtenemos que:

VC
V  V C 2  V
2

Aclaremos que hasta el momento, solo hablamos de flujo laminar totalmente desarrollado para tubos
totalmente horizontales. Sigamos entonces con el análisis de tubos que no son horizontales,
obsérvese en la Figura 1.7 que los efectos gravitacionales no pueden ser despreciados debido a que
ya hay una componente en la dirección del flujo. Por lo tanto, el ajuste necesario a fin de considerar el
caso de tubos no horizontales, se puede hacer cambiando la caída de presión P por el efecto
combinado de la presión y gravitación.

La componente gravitacional es: W  Sen ( )      r 2  l  Sen ( ) , por tanto la componente combinada


de presión y gravitación, resulta en: P    l  Sen( ) , donde , es el ángulo entre la tubería y la
horizontal.

 F(x)  m  a
Nuevamente, como el fluido no se acelera a=0, realizando la sumatoria de las fuerzas que interactúan
con el fluido obtenemos:

 F ( x ) P    r 2
 P   P   r 2    2  r  l  W .sen ( )  0

Donde W = Volumen , entonces, W .sen ( )    r 2  l  sen ( )

Figura Nº1.7: Diagrama de cuerpo libre de una masa de fluido.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

23
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Siguiendo un procedimiento similar al anterior demostraremos como cambian las ecuaciones de flujo
laminar para el caso de una tubería inclinada.

Simplificando y despejando el esfuerzo cortante, obtenemos:

P  r  r    l  sen    P    l  sen  
   r  ( Ec. 1.17 )
2l  2l 

Este es el esfuerzo cortante que se ejerce sobre una capa de fluido.

Para el flujo laminar de un fluido Newtoniano el esfuerzo cortante esta definido por la ecuación de
Newton para fluidos viscosos, donde el esfuerzo cortante es proporcional al gradiente de velocidad,
así:

dV
  ( Ver ec. 1.2 )
dr

Como el esfuerzo disminuye a medida que nos alejamos de las paredes de la tubería y la velocidad
por el contrario aumenta, entonces debemos incluir un signo negativo para que cuando dV/dr<0;
entonces obtener >0

dV
    ( Ec. 1.2a )
dr

Para tuberías circulares, de acuerdo con la distribución de esfuerzos (lineal), se tiene:

r r dV r
Si   r     0 donde r  r0 ( Ec. 1.5 )
 0 r0 dr r0

Donde  r es el esfuerzo cortante a una distancia r del centro de la tubería.

De esta última ecuación, despejando se obtiene:

dV  r ( Ec. 1.6 )
 0
dr  r0

Cuado se integra con respecto al radio r se obtiene la distribución de velocidades:

0 r 0 r2 
V   dv     r0 
0
r  dr V 
  r0
   c
 2
( Ec. 1.7 )

Para evaluar la constante de integración se utiliza el echo de que cuando r  r 0 , V  0 ; luego:

0 r2  0 r2 
r  r0 0 r2 
0    c c   c  
  r0  2   r0  2   r0  2

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

24
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0 ( Ec. 1.8 )
c r0
2

Finalmente de la Ec. 1.8 en la Ec. 1.7 tenemos:

0  r 2 
V    r0  ( Ec. 1.9)
2  r0 

La cual es una distribución parabólica de la velocidad. En el flujo laminar, la velocidad sigue esta
distribución con su máximo en el centro y su mínimo (V=0) en las paredes internas de la tubería.

Ahora reemplazando el valor del esfuerzo cortante que se aplica sobre la capa de fluido, Ec. 1.2a y
Ec. 1.17, tendremos:

1 r0 P    l  sen   r 2 
V    r0 
2 2l  r0 

P    l  sen   2
V 
4 l

r  r02  ( Ec. 1.18 )

donde P es tan solo una diferencia de presión entre dos puntos:

P  P1  P2

V 
P1  P2     l  sen  r 2  r 2  ( Ec. 1.19 )
4 l
0

Para hallar la velocidad máxima, es decir, la velocidad en el centro, basta con solo reemplazar r 0=0,
obteniendo:

(P1  P2 )    l  sen   2
VMax  Vc 
4 l
 
r ( Ec. 1.20 )

El caudal a través de la tubería se puede obtener integrando el perfil de velocidades. Como el flujo es
axialmente simétrico con respecto a la línea central, la velocidad es constante sobre pequeños
elementos de área que consisten en anillos de radio r y espesor dr. Así:

Q   V .dA , ( Ec. 1.13 )

Desintegrando el diferencial de área obtendremos

dA  2    r  dr ( Ec. 1.14 )

Sustituyendo 1.9 y 1.14 en 1.13 tenemos:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

25
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

 (P1  P2 )    l  sen  2   (P1  P2 )    l  sen  r0 2


Q 
r0
 4    l
  
r  r02  2    r  dr   
2    l
  
  r  r02  r  dr 
0
  0

Reemplazando r por r0 tenemos que:

  (P1  P2 )    l  sen   r 4 r02  r 2    (P1  P2 )    l  sen   r04 


r0

Q           
2 l  4 2 0 2  l  4
  (P1  P2 )    l  sen   r04
8 l

Con D=2.r0, r0 =D/2 y reemplazando:

  (P1  P2 )    l  sen    r04   (P1  P2 )    l  sen    D 4 ( Ec. 1.21 )


Q 
8 l 128    l

si deseamos saber cual es la velocidad media, solo tenemos que acudir a la definición V=Q/A, con
A=r2 , de modo que:

V 
(P1  P2 )    l  sen    r02 
(P1  P2 )    l  sen    D 2 ( Ec. 1.22 )
8 l 32    l

Obsérvese que al comparar nuevamente la velocidad máxima Ec.1.20, con la velocidad media
Ec.1.22, obtenemos que:

VC
V  V C 2  V
2

Ratificando el echo de que la velocidad máxima se encuentra en el centro de la tubería, además de


que se demuestra que el grado de inclinación de una tubería no incide en la forma que tiene el
diagrama de velocidades.

V 
P1  P2     l  sen  r 2  r 2  ( Ec. 1.19 )
4 l
0

  (P1  P2 )    l  sen    r04   (P1  P2 )    l  sen    D 4 ( Ec. 1.21 )


Q 
8 l 128    l

V 
(P1  P2 )    l  sen    r02 
(P1  P2 )    l  sen    D 2 ( Ec. 1.22 )
8 l 32    l

Las anteriores formulas podemos considerarlas como las ecuaciones generales para describir el perfil
de velocidades, caudal y velocidad media de un flujo laminar que pasa por una tuberías en una
posición arbitraria.

Ya podemos predecir como es el perfil de velocidades

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

26
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.8: Distribución del esfuerzo cortante y velocidad para un flujo laminar en un tubo.

Se observa que la fuerza de excitación para el flujo en tuberías puede ser una caída de presión en la
dirección del flujo, P, o la componente del peso en la dirección de flujo, -.l.sen(). Si el flujo es hacia
abajo, la gravitación ayuda al flujo (se requiere una menor caída de presión; sen() < 0. Si el flujo es
hacia arriba, la gravitación trabaja en contra del flujo (se requiere una mayor caída de presión;
sen()>0).

1.3.4 Flujo turbulento6

Es la condición de flujo en la cual existen componentes de velocidad en todas las direcciones del
espacio, aquí, las partículas de fluido no permanecen en capas, sino que se mueven en forma
heterogénea a través del flujo teniendo un movimiento muy errático y un intercambio de momentum
transversal violento, donde unas partículas se deslizan unas más allá de otras y chocan con algunas
otras de manera completamente aleatoria, produciendo un mezclado rápido y continuo del flujo. Es
por esto que las fuerzas viscosas pierden importancia frente a las fuerzas inerciales que son mucho
mayores, pues, ya no logran controlar de manera ordenada el flujo del fluido.

Como la turbulencia es un movimiento por completo caótico de pequeñas masas de fluido, a través
de pequeñas distancias en todas las direcciones, al tener lugar el flujo, es imposible determinar y
caracterizar matemáticamente el movimiento de las partículas individuales del fluido. Sin embargo,
considerando el movimiento promedio de las agregaciones de partículas de fluido o por medio de
métodos estadísticos, se puede obtener relaciones matemáticas.

6
Hidráulica de tuberías; Juan G. Saldarriaga V. 1998, Pg. 19-29
Mecánica de fluidos; Crowe / Roberson / Elger; 2001, Pg. 400-408
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

27
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.9: Flujo laminar y turbulento en una tubería recta.

Para comprender más fácilmente el papel de la turbulencia en el proceso de flujo, podemos


considerar primero el flujo laminar en una situación dada y luego visualizar lo que pasaría si en
alguna forma hipotética fuera posible superponer un conjunto de remolinos sobre éste (en realidad
estos remolinos serán causados debido a la acción de la fuerza cortante). Las distribuciones de
velocidad para estas dos situaciones se presentan en la Figura 1.9 para flujo en un tubo recto. Para el
caso del flujo laminar, la distribución de velocidad es parabólica en toda la sección, y a cualquier
distancia dada desde la pared del tubo, la velocidad es constante con respecto al tiempo.

En el caso de un flujo turbulento, son evidentes dos efectos. Primero, debido a que los remolinos
hacen que el fluido se mezcle de forma rápida en la totalidad de la sección transversal demostrando
que la distribución de velocidad en la mayor parte de la sección es más uniforme que en el flujo
laminar. Esto es así porque el proceso de mezclado turbulento transporta el flujo de baja velocidad
cercano a la pared hacia el centro y el fluido de más alta velocidad de la región central hacia la pared.
Como ya lo había expuesto Boussinesq en 18777.

El segundo efecto de la turbulencia es que al flujo se agregan componentes de velocidad que fluctúan
de manera continua. En un instante dado, la distribución de la componente de velocidad en la
dirección de flujo es irregular, como lo muestra la línea continua de la Figura 1.9b. Pero si
promediamos la velocidad sobre un periodo suficientemente largo en diversos puntos en toda la
sección, se obtiene la línea resaltada en la Figura 1.9b

De este modo, es evidente que en un punto dado la velocidad varía con el tiempo. Por lo tanto, el flujo
es no permanente. Sin embargo, si consideramos la velocidad media temporal (promedio con
respecto al tiempo) en un punto dado, tomado sobre un periodo relativamente largo de tiempo, la

7
Ver numeral 1.3.4.2
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

28
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

velocidad es prácticamente constante, y en consecuencia el flujo es permanente. Para la mayor parte


de los análisis, este último enfoque (basado en la velocidad media temporal) se utiliza para
caracterizar el flujo como permanente o no permanente.

La presencia aparentemente de un “esfuerzo cortante”, es en realidad un intercambio de cantidad de


movimiento, pero como produce el mismo efecto que un esfuerzo, se le da el nombre de esfuerzo
cortante turbulento o esfuerzo cortante aparente también se les llama esfuerzos de Reynolds, en honor
al ingeniero y científico inglés quien fue el primero en realizar, a fines del siglo XIX, una profunda
investigación sobre el flujo turbulento.

En las fronteras fluidos-sólidos la velocidad del fluido es cero debido a la presencia de esfuerzos
cortantes y por tanto allí no puede existir turbulencia, esto afecta la distribución de velocidades, al no
poder existir un flujo turbulento en las fronteras, se produce entonces una capa laminar donde hay un
esfuerzo cortante debido a la viscosidad, denominándose subcapa laminar viscosa que modifica aún
más dicha distribución. Esta subcapa viscosa es extremadamente delgada, por el orden de
aproximadamente una centésima de milímetro, sin embargo su efecto es enorme debido al gradiente
de velocidades tan pronunciado en su interior y porque  = µ.dv/dy en esta zona. A una distancia
mayor de la pared, el efecto viscoso se vuelve despreciable, pero entonces el esfuerzo cortante
turbulento o aparente es mayor. Entre las dos capas debe haber una zona de transición donde ambos
tipos de esfuerzos cortantes son importantes. Es evidente que no puede haber líneas muy definidas
de demarcación que separen estas tres zonas, ya que una zona debe unirse gradualmente con la
otra.

En una tubería con flujo turbulento podremos distinguir entonces tres capas, tal como se muestra a
continuación:

Figura Nº1.10: Distribución de esfuerzos y velocidades para flujo turbulento en una tubería de
sección circular.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

29
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.11: Distribución de esfuerzos cortante y velocidades cerca de una pared para flujo
turbulento en una tubería de sección circular.

Como muestra la figura 1.10 y la Figura 1.11 la distribución de esfuerzos y velocidades para flujo
turbulento en una tubería de sección circular el esfuerzo cortante laminar en la subcapa laminar
viscosa esta representado por L y el esfuerzo cortante aparente o turbulento8 esta representado por
t, el cual disminuye de la pared del tubo hacia el centro, ya que en la medida que aumenta la
velocidad hay menos interferencia de las fluctuaciones que se puedan producir en el sentido vertical,
es decir que la componente de velocidad resultante en el fluido tendera a ser paralela al sentido del
flujo a medida que nos acerquemos al centro de la tubería. Puede observarse además en la Figura
1.11 como el esfuerzo cortante debido a la viscosidad del fluido pierde importancia frente al esfuerzo
turbulento o aparente a medida que nos alejamos de la pared del tubo.

Para cada una de las tres zonas mostradas las distribuciones de velocidades son:

1.3.4.1 Subcapa laminar viscosa (flujo laminar)9

Cuando el flujo en una tubería circular es completamente laminar, se ha demostrado que el perfil de
velocidades es una parábola (Figura 1.9a). Pero cuando hay solamente una película extremadamente
fina muy cerca de la pared donde dominan esfuerzos cortantes viscosos, el perfil de velocidades
dentro de ella no se distingue apenas de una línea recta. Ignorando las fluctuaciones momentáneas
en esta subcapa viscosa, que tiene un perfil de velocidades lineal (realmente es parabólico, pero se
aproxima a uno lineal), podremos decir que: la magnitud del esfuerzo es prácticamente constante e
igual a 0. Por ser flujo laminar, el esfuerzo debe estar gobernado por la ecuación de viscosidad de
Newton:

8
Ver numeral 1.3.4.2
9
Llamada erróneamente capa limite
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

30
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

dV
0    (Ver ec. 1.2 )
dy

Tal hecho implica que los gradientes de velocidad en esta zona son muy grandes. Igualmente, en la
subcapa laminar, por ser de espesor tan pequeño, se pueden aproximar así:

dV V x

dy y

Donde y = r0-r, es decir la distancia desde la pared a la línea de flujo. Luego:

Vx
0   
y

Dividiendo por la densidad:

 0  Vx V
    x
  y y

Donde  = viscosidad cinemática

La raíz cuadrada del término 0/ρ, localizado en la parte izquierda de esta última ecuación, tiene las
siguientes dimensiones:

 0  m
  (Dimensiones de velocidad)
  s

Por definición

0 ( Ec. 1.22a )
 V*

Donde

v* = Velocidad de corte (cortante o de cizalladura)

Esta velocidad (que no existe en la realidad) mide la magnitud relativa del esfuerzo cortante en la
superficie sólido-fluido; es muy importante en el estudio de transporte de sedimentos por arrastre en
ríos y canales o en el diseño de tuberías utilizadas para el transporte de material sólido en
suspensión.

Luego

Vx
V*2   
y

De donde se obtiene la siguiente ecuación:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

31
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Vx V* y ( Ec. 1.23 )

V* 

La ecuación 1.23 indica que la velocidad sigue una distribución lineal con respecto a y (ver Figura
1.12), siempre y cuando y ≤ ’ el espesor de la subcapa laminar viscosa.

Figura Nº1.12: Perfil de velocidades para flujo rugoso en tubos lisos (según Schlichting 10)

Experimentos realizados han demostrado que, la ecuación 1.23 es valida muy cerca de la pared lisa,
para el intervalo 0  V x  y  5 , tomando el limite superior del intervalo para definir el espesor de la
V*
capa limite, aunque no sea exacto, es comúnmente aceptado.

Vx
5
V*

Lo cual implica que

10
Mecánica de fluidos; Crowe / Roberson / Elger; 2001, Pg. 410
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

32
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

V*  y
5

Este último resultado permite establecer una ecuación para el cálculo del espesor de la subcapa
laminar viscosa, lo que a su vez hará posible establecer con claridad si el flujo es hidráulicamente liso
o hidráulicamente rugoso.

5 
' (Ec. 1.24 )
V*

Y para hallar el espesor de la subcapa laminar viscosa, tenemos:

f V2
2 0 
f V  V* 4 2 V
0  
4 2   *
Ver el Capitulo 2. Que referencia el Factor de fricción.

14.14  
' (Ec. 1.24a )
V f

Aunque la subcapa laminar viscosa ha recibido un espesor arbitrario ’, no implica una demarcación
definida entre la región laminar y la turbulenta. La investigación ha demostrado que este espesor
varía con el tiempo y además disminuye cuando se aumenta el número de Reynolds (obsérvese el
ejemplo 1).

En algunos casos puede ser deseable definir la velocidad en la zona de amortiguación por medio de
una ecuación separada ya que como muestra Figura 1.12, con las ecuaciones que contamos no es
suficiente para definir la velocidad en dicha zona, aunque para algunos cálculos es conveniente pasar
por alto la forma de la distribución de velocidades en la zona de amortiguación y simplemente dejar
que sea dada por la extensión de las ecuaciones para subcapa laminar viscosa y flujo turbulento
hidráulicamente liso. En dicho caso nos referimos al espesor nominal de la subcapa laminar viscosa
’N, la cual seria la distancia desde la frontera al punto donde se cruzan las curvas de distribución de
velocidad para la subcapa laminar viscosa y la distribución logarítmica de velocidad, este punto de
intersección ocurre en (ver Figura 1.12):

V*  y
 11.84 (Ec. 1.24b )

Sustituyendo este nuevo valor tendremos que:

11.84  
 'N  (Ec. 1.24c )
V*

Quedando por ultimo:

33.48  
' (Ec. 1.24d )
V f

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

33
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Ejemplo Nº1: Por una tubería de 0.15 m de diámetro fluye agua a 20ºC con ρ = 998 kg/m 3 y
 = 1.004x10-6 m2/s, con un caudal Q = 0.1 m3/s. ¿cual es el espesor de subcapa laminar
viscosa?

DATOS:

Temperatura: 20 ºC

 = 998 Kg/m³

 = 1.004x10-6 m²/s

Q = 0.1 m³/s

D = 0.15m

Ks =0.0015mm = 0.000 0015 m (PVC)

Como se dijo, el espesor de la subcapa laminar viscosa esta definido por:

5  14.14  
' '
V* V f

Ademas

V D
Re 

Donde

Q 0 .1 m
V    5.659
A   0 .15 2 2
s

m
5.659  0.15m
Re  s  845444 .6  Régimen de flujo Turbulento
2
m
1.004  10  6
s

Con este valor de Reynolds, y la rugosidad relativa se puede calcular el factor de fricción (Ver
sección 2.2.4.1)

f = 0.0119989.

Luego

 '
 
14 . 14  1 . 004  10  6
 0 .0000229 m  0 . 023 mm
5 . 659  0 . 0119989

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

34
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Como se puede observar el espesor de la Subcapa laminar viscosa es bastante pequeño con relación
al diámetro de la tubería, y es mayor que la rugosidad relativa Ks. Hallemos entonces cual seria el
espesor neto de la subcapa laminar viscosa:

 'N 

33.48  1.004  10 6   0.000054m  0.054mm
5.659  0.0119989

El espesor neto de la subcapa laminar viscosa, se encuentra ya afectado por los efectos turbulentos
del flujo y aun en este punto la magnitud del espesor de la subcapa laminar viscosa sigue siendo
bastante pequeño.

Si miramos la formula que define el espesor de la subcapa laminar viscosa, podremos darnos cuenta
que a mayor velocidad mas delgada es la subcapa laminar viscosa, por lo tanto trabajemos con un
caudal menor de tal manera que podamos disminuir la velocidad y ver el efecto que se produce el la
subcapa laminar viscosa.

Sea Q = 0.01 m3/s y suponiendo el mismo factor de fricción, tenemos:

Q 0.01 m
V    0.566
A   0 .15 22
s

m
0.566 0.15m
Re  s  84543 .9  Régimen de flujo Turbulento
2
m
1.004  10 6
s

Con el mismo procedimiento anterior se obtiene que

f = 0.0186396

'

14 .14  1.004  10 6   0.0001837 m  0.184 mm
0.566  0 .01864

 'N 

33.48  1.004  10 6   0.000435m  0.435 mm
0.566  0.01864

Obsérvese que el espesor de la subcapa laminar viscosa ha aumentado de magnitud debido a la


disminución en la velocidad. Si este espesor es menor que el tamaño de las irregularidades que tiene
la superficie del tubo, entonces estaremos hablando de un flujo turbulento hidráulicamente rugoso, de
lo contrario se tratara de un flujo turbulento hidráulicamente liso (ver numeral 1.3.4.2.1).

1.3.4.2 Zona de transición

La zona de flujo fuera de la subcapa viscosa es turbulenta; por lo tanto, aparece un tipo de flujo por
completo diferente. De hecho, la turbulencia altera tanto al régimen de flujo que el esfuerzo cortante
dado por  = µ dv/dy no es de importancia. Lo que pasa es que la acción mezcladora de la turbulencia
ocasiona que pequeñas masas de fluido se muevan en un sentido y otro en dirección transversal a la
dirección media de flujo. Así, cuando una pequeña masa de fluido se mueve desde una zona de baja
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

35
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

velocidad cercana a la subcapa viscosa hacia una zona de velocidad más alta y más alejada en la
corriente, la masa tiene un efecto retardador sobre la corriente de velocidad más alta. Por medio de un
intercambio de cantidad de movimiento, esta masa de fluido crea el efecto de un esfuerzo cortante
retardador aplicado a la corriente de velocidad más alta. Del mismo modo, una pequeña masa de fluido
que se origine en un punto más alejado de la Subcapa laminar viscosa en una zona de flujo de alta
velocidad, y se mueva hacia una región de baja velocidad, tiene un efecto sobre el fluido de baja
velocidad en forma muy semejante al esfuerzo cortante que aumenta la velocidad de flujo. En otras
palabras, si la masa de fluido con cantidad de movimiento relativamente más alto tiende a acelerar el
fluido dé velocidad mas baja en la región hacía la que se mueve. Aun cuando el proceso que acabamos de
describir es en esencia un fenómeno de intercambio de cantidad de movimiento, tiene el mismo efecto
sobre un esfuerzo cortante aplicado al fluido11.

Entre la subcapa laminar viscosa y la zona completamente turbulenta existe una zona de transición
donde el flujo deja de ser laminar para convertirse en turbulento. Se ha encontrado que esta zona se
extiende entre los siguientes límites (White, 1994):

 
5  y  70
V* V*

El flujo no pasa de laminar a turbulento en forma súbita, sino de modo gradual a medida que las
fuerzas viscosas pierden importancia frente a las inerciales.

El primer intento de expresar en forma matemática el esfuerzo de corte turbulento, fue hecho por
Boussinesq (1877), que siguió el ejemplo de la ecuación para flujo laminar 12:

 dV 
     (Ec. 1.25 )
 dy 

donde: ε es la viscosidad del remolino, que es función de la estructura de la turbulencia. Esta


viscosidad tiene la característica de variar punto a punto a través del fluido. Para cubrir la situación en
que se encuentran presentes en un flujo tanto la acción viscosa como la turbulenta se expresan el
esfuerzo como:

 dV 
         (Ec. 1.26)
 dy 

Prandtl dedujo entre (1925-1926) que en el flujo turbulento las partículas contienen componentes
transversales, y que estas fluctúan en la dirección principal del flujo debido a remolinos turbulentos,
produciéndose un transporte de partículas de una zona donde hay una velocidad cualquiera hasta
otra zona de velocidad diferente (puede ser mayor o menor). Como definir un movimiento
arremolinado es matemáticamente complejo, Prandtl propuso que: para que una partícula pierda el
momentum adicional que contiene en dirección transversal al flujo, esta deberá moverse una cierta
distancia perpendicular al flujo principal, denominándola como distancia de mezclado l. Posicionando
la partícula sobre una nueva línea de flujo, sin embargo la partícula tiende a retener su cantidad de
movimiento inicial, causa por la cual acelera o desacelera el fluido circundante según sea el caso;
esta es la causa por la cual la componente en dirección principal del flujo fluctúa constantemente en

11
Mecánica de fluidos; Crowe / Roberson / Elger; 2001, Pg. 368
12
Flujo en tuberías; Carlos Quiceno / Universidad Nacional de Medellín; Pg. 51-52
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

36
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

un flujo turbulento.

Para comprender mejor el concepto de longitud de mezcla consideremos dos partículas de agua que
se mueven a lo largo de una tubería como lo muestra la Figura 1. 13, inicialmente la partícula A que
se encuentra detrás de la partícula B como se muestra en (1), A lleva una velocidad media mayor que
B y por tanto alcanzara a A en un instante determinado como se muestra en la fase (2), debido a la
colisión que se da entre este par de partículas, se produce una transferencia de momentum de la
partícula A a la partícula B produciendo nuevas componentes de velocidad con fluctuaciones
perpendiculares al flujo en ambas partículas como se muestra en (3). Las partículas tenderán a sufrir
un desvío en su trayectoria original pasando por diferentes capas de velocidad hasta que pierda el
momentum que le fue transferido y se estabilice en una capa nueva como se muestra en la Figura
1.13. Así, la longitud de mezcla será la distancia perpendicular al flujo que ha recorrido la partícula de
una línea de velocidad a otra.

Figura Nº1.13: Ilustración de cómo se produce la longitud de mezcla.

Para poder plantear este fenómeno matemáticamente nos valdremos de la Figura 1. 13b, obsérvese
que a medida que vamos tendiendo de la pared al centro de la tubería la velocidad de las líneas de
flujo va aumentando. Supongamos entonces que si una partícula se mueve a través de la línea de
flujo Vx  y  y recibe un momentum adicional como lo muestra la Figura 1.13a, esta partícula tendería
a pasar de su línea de flujo original a la línea de flujo Vx  y  l  o a la línea de flujo Vx  y  l  , según
sea la dirección del momentum recibido. Así, la diferencia de velocidad promedio temporal que habrá
entre las partículas que circulan entre Vx  y  l  y Vx  y  , estará dada por:

Vx   Vx y  l   Vx y 
Esta ecuación solo seria para dos líneas de flujo. Si planteáramos la misma ecuación para más líneas
de flujo, se produciría una serie de Taylor alrededor del punto de partida de la partícula. Como
trabajamos bajo el supuesto de que L es de una magnitud muy pequeña, entonces trabajaremos con
los dos primeros términos de la serie (sin incurrir en grandes errores de cálculo). Por lo tanto la
ecuación anterior se convierte en:
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

37
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

 
Vx 1  Vx y    dVx  l   Vx y  Vx 1  l. dVx 
  dy  y   dy  y

Como el movimiento de partículas también puede efectuarse desde la línea de flujo Vx  y  l  hacia
la línea de flujo Vx  y  , también podremos llegar a la siguiente expresión:

Vx   Vx y   Vx y  l 
  dV  
Vx 2  Vx y   Vx y    x   l  Vx 2  l . dVx 
  dy  y   dy  y

El promedio temporal de la magnitud de las fluctuaciones de velocidad V´ x en la dirección de flujo en


el punto de partida de la partícula puede considerarse igual a la magnitud promedio de las dos
diferencias de velocidad dadas. Obteniendo así:

Vx ' 
1
2
 dy

V x 1  V x 2  l  d V x
y

La variación de la velocidad con respecto a los ejes x y y, son de una magnitud comparable (sus
valores se encuentran relativamente cerca), de esta manera podemos decir que:

V x '  Vy '

esta expresión la podemos considerar como equivalente a:

dV x
Vy '    Vx ' Vy '    l 
dy

Realizando el producto de los promedios temporales obtenemos:


2
dV x
Vy '  V x '    l 
2

dy

El promedio temporal de la variación de la velocidad de la partícula será  veces el producto de los


promedios temporales dados para los ejes x y y.

Además el promedio temporal Vy 'Vx ' es negativo, ya que cuando una partícula con mayor velocidad
por encima de y baja de línea de flujo hacia y, la variación en la velocidad en dirección x será positiva
(ya que esta al venir con mas velocidad imprime un momentum positivo a la línea de flujo y
acelerando el flujo), mientras la velocidad en y se desacelera por la continuidad que debe existir en el
flujo, por tanto la variación de la velocidad en y será negativa (y viceversa). Por lo tanto, el producto
Vy 'Vx ' será negativo y podremos decir que:

Vy 'Vx '     Vy '  Vx '

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

38
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Donde  representa una fracción, como la variación de velocidad son del mismo orden, el producto
de las variaciones medias en la velocidad siempre será mayor a la media del producto de las
variaciones de velocidad.

Como la ecuación 1.25 también puede ser planteada como:

     Vy 'Vx ' Partiendo de las ecuaciones de Navier-Stokes.

Por lo tanto podemos proponer que:


        Vy '  V x ' 
  dVx
2

          l 2  
  dy 
  

2
dV x
         l  2

dy

Como la magnitud l es una función de y, podremos expresarla de la siguiente manera:

l y

Donde  indica el número de veces que es mayor el valor de y con respecto a L.


2
d Vx
           y  ( Ec. 1.27 )
2

dy

Esta expresión, aunque en muchos aspectos es satisfactoria, tenía la desventaja de que l era una
función desconocida de y.

Las constantes α,  y  son reemplazadas por una constante de proporcionalidad con respecto a y,
así:

       k
2 2

y por tanto
2
dV x
    k  y 
2

dy

Von Karman propuso, después de comparar las propiedades de los perfiles de velocidades en el flujo
turbulento y la variación acompañada de l con y, que:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

39
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

  dV  
  
  dy   ( Ec. 1.28 )
l  k 
  d 2V 
 dy 2
 

La ecuación de Prandtl-Karman resultante es:


4
 dV 
dy 
   k  
2
2
( Ec. 1.29 )
 d 2V 
 
 dy 2 

En la cual, k = 0.4 es una constante dimensional de la turbulencia, la cual tomo el nombre de


constante universal de Prandtl-Von Karman sin embargo las medidas experimentales de k han
demostrado que no es constante.

En el caso del flujo cerca de una pared limitante, la turbulencia se influencia fuertemente por la pared
y se espera que Vx y Vy se aproximen a cero, se puede esperar entonces que la longitud de mezclado
varia en forma directa con la distancia a partir de la pared, es decir, l = k.y.

Reemplazando en el esfuerzo cortante se obtiene:


2
 dV 
    k y 
2 2
 ( Ec. 1.30 )
 dy 

Se encuentra entonces que la variación lineal de l cerca de las paredes da un perfil de velocidades
promedio.

Al dividirse por la densidad ρ se obtiene:


2
0  dV 
 k 2  y 2  x   V*2
  dy 

Al reordenarse se llega a:

dV x 1 dy

V* k y

Para encontrar la distribución de velocidades se debe integrar la ecuación anterior, proceso luego del
cual se obtiene:

Vx 1
  ln y  c 1 ( Ec. 1.31 )
V* k

Para evaluar la constante de integración se supone que en el límite de las zonas laminar y de
transición las ecuaciones 1.23 y 1.31 son válidas al mismo tiempo; en consecuencia:
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

40
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Vl = velocidad en el límite

Al aplicar la ecuación 1.23:

Vl V*  '
  11.6 ( Ec. 1.32 )
Vx 

y, además, utilizar la ecuación 1.31:

Vl 1
  ln  '  c1
V* k

y la ecuación 1.31, se llega a:

Vl 1 11.6   ( Ec. 1.33 )


  ln  c1
V* k V*

Luego, al remplazar la ecuación 1.32 en la ecuación 1.33:

1 11.6   ( Ec. 1.34 )


11.6  ln  c1
k V*

y finalmente, al sustituir la ecuación 1.134 en la ecuación 1.31, se obtiene:

Vx 1 V* y
 ln  c2
V* k 

en donde:

1
c 2  11.6  ln 11.6
k

Si se desarrollan los cálculos, se tiene el siguiente valor para la constante C 2:

C2=5.47.

Por consiguiente, la distribución de velocidades en la zona de transición (también conocida como


zona de flujo turbulento hidráulicamente liso) está definida por la siguiente ecuación:

Vx 1 V* y
 ln  5.47 (Ec. 1.35 )
V* 0.4 

El anterior análisis es válido si la rugosidad en la superficie no afecta la subcapa laminar viscosa (Ks
≤ '); éste es el caso de los tubos con flujo hidráulicamente liso.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

41
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.14: Flujo turbulento cerca de un contorno. (a) Re bajo, 1>Ks, la tubería se comporta
como una tubería lisa. (b) Re alto, 1< Ks, la tubería se comporta como una tubería completamente
rugosa.

1.3.4.2.1 Diferencia entre pared lisa y pared rugosa

En realidad no existe la superficie perfectamente lisa. Pero si las irregularidades sobre cualquier
superficie dada son tales que los efectos de dichas rugosidades no sobrepasan la subcapa laminar
viscosa (Figura 1.14), la superficie es hidráulicamente lisa desde el punto de vista de la Mecánica de
fluidos. Si los efectos de las rugosidades sobrepasan la subcapa laminar viscosa, se desintegra la
capa laminar y la superficie deja de ser hidráulicamente lisa. Si la rugosidad superficial es tan
exagerada como para sobrepasar la capa de transición, ésta se desintegra por completo y el flujo
resultante es complétame turbulento y se le denomina flujo hidráulicamente rugoso, y la fricción es
independiente del número de Reynolds. Para el flujo turbulento la rugosidad de la superficie limítrofe
afecta las propiedades físicas del movimiento del fluido. Cuando ocurre flujo turbulento sobre límites
sólidos lisos, este se encuentra siempre separado del límite por una subcapa de flujo dominada por la
viscosidad (subcapa laminar viscosa).

Si se hace una gráfica de la ecuación 1.35, en la cual las abscisas representen ln V* y  y las
ordenadas Vx V* , se obtiene una línea recta como la mostrada en la siguiente figura:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

42
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Vx Vx
V* V*

B
Flujo Flujo
liso 2.5 liso 2.5
Flujo
1 1 Rugoso

ksV*
5.47 5.47 ln

ln V* y ln V* y
(a)  (b) 

Figura Nº1.15: Efecto de la rugosidad de la pared interna de la tubería en la distribución de


velocidades, (a) Flujo turbulento hidráulicamente liso (ecuación 1.35). (b) Flujo turbulento
hidráulicamente rugoso comparado con el liso. Nikuradse demostró que el corrimiento hacia la derecha
era igual al logaritmo natural de (Ks.v*/)13.

Para el caso del flujo hidráulicamente rugoso, J. Nikuradse (1933) demostró que aunque la
distribución de velocidades seguía siendo logarítmica, dependía de la rugosidad absoluta Ks de la
tubería. Tal como se muestra en la Figura 1.15 la relación entre lnV* y  y Vx V* se corría hacia la
derecha en una cantidad igual a ln k sV*  ; este resultado fue igual para todas las tuberías, con sus
diferentes rugosidades absolutas, que probó en el laboratorio. El corrimiento hacia la derecha
generaba una diferencia vertical entre las líneas lisa y rugosa, la cual se representaba por B en la
Figura 1. 15 (b). Nikuradse encontró que:

1 kV
B  ln s *  3.01
0. 4 

En consecuencia, es claro que el valor de la relación Vx V* para un valor de lnV* y  en un flujo


hidráulicamente rugoso debe ser un B menor que el valor de la misma relación en un flujo
hidráulicamente liso, es decir:

Vx 1 V* y
 ln  5.47  B
V* 0.4 

13
Tomado de Hidraulica de Tuberías Juan G. Saldarriaga V. Pagina 24
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

43
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Vx 1 V* y 1 kV
 ln  5.47  ln s *  3.01
V* 0.4  0.4 

Vx 1 y ( Ec. 1.36 )
 ln  8.48
V* 0.4 k s

Luego, si suponemos la inexistencia de la subcapa laminar viscosa, observaremos que cuando el flujo
turbulento llega a el limite donde V=0 la curva logarítmica tendera a -, por consiguiente la zona no
puede ser turbulenta sino laminar.

En el flujo turbulento sobre superficies rugosas, se disipa energía por el trabajo realizado en la
generación continua de turbulencia debida a las protuberancias de la rugosidad, en tanto que en las
superficies lisas, se realiza trabajo a expensas de la energía disponible en el fluido contra el esfuerzo
de corte debido a la acción viscosa.

1.3.4.3 Zona turbulenta

Algunos investigadores afirman que la distribución de velocidades en la zona turbulenta es muy


similar a la de la zona de transición, especialmente en el caso de flujo en tuberías. Esto significa que
la distribución logarítmica antes encontrada es aplicable a esta nueva zona.

Blasius en (1913) demostró que para números de Reynolds entre 3000 y 10 5 la siguiente expresión
era una buena aproximación del perfil de velocidades en una tubería lisa, afirmando que dicha
distribución es exponencial14:
n
Vx  y 
  
Vx  r0 

donde

Vx = velocidad media = Q A

r0 = radio total de la tubería

Además, se tiene que:

n = 1/7 si Re < 100000

Si el número de Reynolds (Re) aumenta, el exponente n empieza a disminuir. Esta distribución de


velocidades se conoce como la ley de la potencia 1/7.

No sobra decir que el perfil lineal de velocidades de la subcapa laminar viscosa sólo conforma un 2%,
o menos, del perfil total de velocidades en una sección transversal; de ahí que su presencia pueda
omitirse en los análisis de flujo en tuberías. Las ecuaciones logarítmicas 1.35 y 1.36 describen muy
bien el perfil de velocidades aun en la zona completamente turbulenta, excepto en el caso en que la

14
Mecánica de Fluidos con aplicaciones en la ingeniería, Joseph B. Franzini / E. John Finnemore; Novena edición 1999; Pg.
176-177
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

44
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

presión se incremente aguas abajo, como ocurriría de tratarse de un difusor (caso que no
consideraremos). Una vez desarrolladas las anteriores ecuaciones para la distribución de esfuerzos y
de velocidades en flujos en tuberías, y conocida la interacción entre el fluido y la pared sólida del
conducto, es posible establecer las ecuaciones de resistencia fluida que permiten el diseño de
sistemas de tuberías. En el siguiente numeral se establecen dichas ecuaciones empezando por
ecuaciones empíricas utilizadas para describir los flujos más simples. Igualmente, se hace uso de la
técnica de análisis dimensional para deducir la forma de la ecuación que gobierna la caída de cabeza
piezométrica por unidad de longitud para flujo en tuberías.

Dado que en el fluido real la distribución de velocidades no es uniforme, por acción del esfuerzo
cortante, es necesario hacer alteraciones en los métodos de cálculo de la carga de velocidades y en
el flujo de momento.

Como tenemos ya las ecuaciones teóricas que representan el perfil de velocidades, para los
diferentes tipos de flujo en tuberías, debemos decir entonces que, el supuesto de distribución de
velocidad uniforme no es cierto debido a la fricción con las paredes de la tubería y que no es apto en
situaciones donde el perfil de velocidad varia significativamente, sin embargo la mayoría de los
resultados que obtengamos hasta el momento seguirán siendo validos si se utiliza la velocidad media
del flujo (es decir V=Q/A) en lugar de la velocidad uniforme mediante la introducción de coeficientes
de corrección de velocidad: el coeficiente de Boussinesq o de momentum, y el coeficiente de Coriolis
o coeficiente de corrección de energía cinética15.

1.3.5 Coeficientes de corrección.

1.3.5.1 Coeficiente de energía cinética o coeficiente de Coriolis. (G. G. Coriolis 1836)


Si la velocidad varia a través de la sección transversal, la altura de velocidad media V 2 2  g 
MEDIA no
es igual a V 2 2  g , donde el subíndice medio se refiere al valor medio a través de la sección
transversal. La relación de estas dos cantidades de conoce como el coeficiente de Coriolis. El
coeficiente de Coriolis () corrige la carga de velocidad en los flujos reales, donde se considera que
este coeficiente no varía en la misma sección transversal del conducto, pero si a lo largo del mismo.

La expresión para este coeficiente se deduce por balance de energía cinética en el conducto como:

 V
3
dA
 A
V 3 A

Como la media de los cubos siempre es mas grande que el cubo de la media, el valor α siempre será
mayor que 1, cuanto mas grande sea la variación de la velocidad a través de la sección, tanto mas
grande será el valor de α. Para flujo laminar en una tubería circular, α=2, para flujos turbulentos en
tuberías, α varia entre 1.01 y 1.15, pero se suele encontrar entre 1.03 y 1.06.

Las pruebas realizadas por Stanton y Panell (1914) han demostrado que la razón de la velocidad
promedia a la máxima en una tubería de acción transversal circular, varía con el número de Reynolds,

15
Hidráulica del flujo en canales abiertos, Hubert Chanson. 2002, Pg. 31-34
Hidráulica de canales abiertos, Richard H. French. 1988, Pg 23-25
Flujo en tuberías; Carlos Quiceno / Universidad Nacional de Medellín
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

45
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

como se muestra en la tabla siguiente:

Reynolds 1 700< 2 000 3 000 5 000 1 0000 3 0000 > 100 000
V/Vc = 1/ 0.50 0.55 0.71 0.76 0.78 0.80 0.81

Tabla Nº1.2: Variación de la razón de velocidades con el número de Reynolds

Como la velocidad de flujo de agua en las tuberías es siempre de índole turbulento (Re > 10000), se
puede decir en general que la velocidad promedio del agua en una tubería es aproximadamente el
80% de la velocidad máxima.

Los experimentos realizados por Bazin y otros, indican que para el agua que fluye con movimiento
turbulento en una tubería recta, el coeficiente de Coriolis tiene un valor aproximado de 1,06 y que
para flujo laminar tiene un valor de 2,0.

En general para flujo turbulento, se puede asumir que  es constante a lo largo del conducto y que el
valor de uno no implica mayores errores en el cálculo de la carga de velocidad.

En algunos casos es mejor que se utilice el valor correcto de α, pero en la mayoría de los casos el
error introducido al despreciar su desviación de 1.0 es insignificante. Como en pocas ocasiones se
conocen valores precisos de α, en el caso de flujo turbulento es costumbre suponer que la energía
cinética es V2/2g por unidad de peso de fluido, medido en unidades N. m / N = m, o de ft. lb / lb = ft.
En el flujo laminar la velocidad suele ser tan pequeña que la energía cinética por unidad de peso de
fluido es despreciable.

1.3.5.2 Coeficiente de velocidad o coeficiente de Boussinesq. (Boussinesq 1877)

Para corregir el flujo de momento, se utiliza el coeficiente de Boussinesq ( β ). Si la distribución de


velocidad no es uniforme a través de la sección transversa, se debe introducir un coeficiente de
corrección de momentum β, que se define como:

   V 2dA V 2 A
A

Donde V es la velocidad media a través de la sección transversal (es decir, V=Q/A). Algunas veces
el coeficiente de corrección de momentum se conoce como el coeficiente de Boussinesq.

Para flujo laminar en tubería circular, β=4/3, pero para flujo turbulento en tuberías circulares,
normalmente varia entre 1.005 y 1.05.

Aunque este coeficiente presenta en su cálculo valores más bajos que  , también es válido asumirlo
para flujo turbulento como igual a la unidad.

Cuando utilizamos velocidades medias, estas ecuaciones son respectivamente:

  1 2.7f

  1 0.98f

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

46
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Donde f será el factor de fricción que tenga el flujo de estudio16

1.4 PERFILES DE VELOCIDAD.17

Una vez determinados los diferentes perfiles de velocidad para el flujo en tuberías circulares, es
interesante hacer una comparación entre éstos con el fin de establecer algunas conclusiones
cualitativas que servirán para entender los procesos de diseño de los siguientes capítulos. Si se
utilizan las ecuaciones 1.6, 1.19 y 1.20 que describen los perfiles de velocidad para flujos laminar,
hidráulicamente liso e hidráulicamente rugoso:

0  r 2 
( Ver Ec. 1.7 )
V    r0 
2   r0 

Vx 1 V* y
 ln  5.47 ( Ec. 1.37a)
V * 0 .4 

Vx 1 y
 ln  8.48 ( Ec. 1.37b)
V* 0.4 k s

se pueden establecer las siguientes relaciones entre la velocidad y la velocidad media ( V  Q A )


para cada uno de los tres tipos de flujo.

1.4.1 Flujo laminar

V  y y2 
 2 2  2  ( Ec. 1.37c)
V  r0 r0 

donde

y = distancia medida desde la superficie interna de la tubería en dirección hacia el eje de ésta.

r0 = radio total de la tubería

1.4.2 Flujo hidráulicamente liso

1 V* y
ln  5.47
V 0. 4 

V 1 V* r0
ln  1.72
0 .4  (Ec. 1.38)

1.4.3 Flujo hidráulicamente rugoso

16
Mecánica de fluido con aplicaciones a la ingeniería, Joseph Franzini / E. John Finnemore. 1997, Pg174-175,
17
Tomado de Hidráulica de tuberías; Juan G. Saldarriaga V. 1998, Pg. 29-32
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

47
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1 y
ln  8.48
V 0.4 k s (Ec. 1.39)

V 1 r
ln 0  4.73
0 .4 k s

Si se utilizan estas dos últimas ecuaciones es posible construir la gráfica adimensional mostrada en la
Figura 1. 16, en donde la velocidad media es igual para todos los tipos de flujo. Mediante la gráfica es
posible establecer las siguientes conclusiones cualitativas:

1. El perfil correspondiente al flujo laminar muestra una menor uniformidad de velocidades. Esto
indica que el efecto viscoso de las paredes de la tubería influye sobre todo el campo de flujo.

70

60

50

40
y/r0

30

20

10

0
0 0 ,5 1 1 ,5 2 2 ,5

V /V m e d

L a m in a r R e = 5 0 0 lis o R e = 5 0 0 0 0 R ugoso R e=5000000

Figura Nº1.16: Perfiles de velocidad. Velocidad media igual para todos los casos.

2. El cambio en la distribución de velocidades de flujo laminar a flujo hidráulicamente liso con número
de Reynolds bajo (Re = 4000) es mucho más brusco. Este hecho sugiere que la generación de
turbulencia es un proceso rápido. El paso del orden al caos es súbito una vez se supera el límite de
dominio de las fuerzas viscosas.

3. A medida que aumenta el número de Reynolds en flujo hidráulicamente liso, disminuye la relación
entre la velocidad máxima y la velocidad media. Es decir, el perfil se achata más y la distribución se
toma más uniforme. Dicho fenómeno se explicaría por el hecho de que las vibraciones turbulentas de
la velocidad hacen que las partículas de fluido choquen con mayor momentum contra la subcapa
laminar disminuyendo su espesor. Sin embargo, los cambios en el perfil son sutiles comparados con
el cambio entre flujo laminar y flujo hidráulicamente liso.

4. La diferencia más marcada entre los perfiles lisos y los rugosos radica en que en los primeros el
efecto viscoso de la pared se siente más que en los segundos. Los perfiles rugosos son ligeramente
más uniformes que los lisos.

5. El efecto de la rugosidad absoluta de la tubería estriba en que a medida que ésta disminuye, el
perfil se achata aún más. Es decir, la distribución de velocidades del flujo se vuelve cada vez más
uniforme.

En la Figura 1. 17 y Figura 1. 18 se muestra la evolución de los perfiles de velocidad desde flujo


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

48
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

laminar hasta flujo turbulento hidráulicamente rugoso para una tubería de concreto (Ks=0.003 m) con
diámetro de 60 pulgadas, que transporta agua a una temperatura de 15°C ( = 1.005 x 10-6 m2/s).

La Figura 1. 17 muestra el cambio de los perfiles de velocidad de flujo laminar (números de Reynolds
de 500,1000 y 2000) a hidráulicamente liso (números de Reynolds igual a 5000 y 10000). Una vez
más es claro el efecto de la aparición súbita de la turbulencia sobre los perfiles. En el caso del flujo
hidráulicamente liso, el perfil se vuelve más uniforme reduciendo de manera considerable el efecto
viscoso causado por la presencia de las paredes. Por otro lado, la Figura 1. 18 ilustra los perfiles de
velocidad correspondientes al cambio de flujo hidráulicamente liso (números de Reynolds de 10000,
20000 y 30000) a hidráulicamente rugoso (número de Reynolds de 700000). En tal situación, el efecto
del aumento de la turbulencia es menos apreciable, aunque sigue disminuyendo la zona de flujo
afectada por la presencia de la pared interna de la tubería.

60
Altura desde la base del tubo (Pulgadas)

50

40

30

20

10

0
0 ,0 0 0 0 ,0 0 1 0 ,0 0 2 0 ,0 0 3 0 ,0 0 4 0 ,0 0 5 0 ,0 0 6 0 ,0 0 7 0 ,0 0 8 0 ,0 0 9
V e lo c id a d (m /s )

R e = 5 0 0 L a m in a r R e = 1 0 0 0 L a m in a r R e = 2 0 0 0 L a m in a r R e = 5 0 0 0 L is o R e = 1 0 0 0 0 L is o

Figura Nº1.17: Perfiles de velocidad. Transición flujo laminar a hidráulicamente liso.

60
Altura desde la base del tubo (Pulgadas)

50

40

30

20

10

0
0 0 ,0 5 0 ,1 0 ,1 5 0 ,2 0 ,2 5 0 ,3 0 ,3 5
V e lo c id a d ( m /s )

R e = 1 0 0 0 0 L is o R e = 2 0 0 0 0 L is o R e = 3 0 0 0 0 L is o R e = 700000 R ugoso

Figura Nº1.18: Perfiles de velocidad. Transición de flujo hidráulicamente liso a hidráulicamente


rugoso.

Los caudales y velocidades medias utilizados en dichas gráficas son:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

49
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Re
Q V
(l/s) (m/s)

500 0,60146577 0,000329724

1 000 1,20293154 0,000659449


2 000 2,40586307 0,001318898
5 000 6,01465768 0,003297244
10 000 12,0293154 0,006594488
20 000 24,0586307 0,013188976
30 000 36,0879461 0,019783465
700 000 842,052075 0,461614173

Tabla Nº1.3: Caudales y velocidades medias

En la Figura 1. 19 se muestra el efecto de la rugosidad de la tubería sobre los perfiles de velocidad.


Se utilizan tres tuberías de material diferente: acero (Ks = 0.000 046 m), concreto (Ks = 0.003 m) y
PVC (Ks = 0.000 001 5 m). Para los tres casos se utiliza un diámetro de 60" y un caudal de 36 l/s
correspondiente a un número de Reynolds de 30 000. En la figura resulta claro que cuanto más
rugosa sea la tubería mayor es el efecto de las paredes de ésta y, por consiguiente, el perfil de
velocidades es menos uniforme. Esta relación se explica por el hecho de que cuan mayores sean las
protuberancias rugosas de la pared de la tubería, menor posibilidad de vibración tienen los paquetes
de fluido y como consecuencia es menor la posibilidad de que el flujo disminuya el espesor de la
subcapa laminar viscosa.

Figura Nº1.19: Efecto de la rugosidad absoluta sobre los perfiles de velocidad (D=60", Re =
30000).

Hay dos zonas donde la ecuación de flujo turbulento es imprecisa, en el eje de la tubería donde dv/dy
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

50
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

debe ser cero, pero dichas ecuaciones son logarítmicas y no tienen una pendiente cero en r =0 y por
tanto la ecuación da un perfil de velocidades puntiagudo en el eje, cuando en realidad es redondeado
en dicho punto.18

1.5 COMPORTAMIENTO DEL FLUJO EN CERCANÍA A UN LÍMITE SÓLIDO.

Los límites sólidos sobre los cuales pasa un fluido afectan el comportamiento del flujo que lo circunda.
La experiencia ha demostrado que la velocidad de la capa de fluido adyacente a la superficie vale
cero.

Prandtl (1904), desarrolló el concepto de la capa límite. Éste provee un vínculo importante entre el
flujo de fluidos ideales y el flujo de fluidos reales. Para fluidos que tienen viscosidades relativamente
pequeñas, el efecto de la fricción interna es apreciable dentro del comportamiento del flujo
únicamente en una pequeña región donde el fluido toca con fronteras rígidas. Partiendo de esta
hipótesis, Prandtl sugiere dividir el movimiento del fluido en dos regiones: una región de flujo cerca de
las fronteras sólidas, donde los efectos de rozamiento (viscosos) producen un efecto importante sobre
el comportamiento del flujo, otra zona donde puede considerarse como un flujo ideal, en la cual los
efectos producidos por el rozamiento pueden despreciarse. Las relaciones que se dan dentro de la
región de la capa límite pueden calcularse utilizando las ecuaciones generales para fluidos viscosos,
sin embargo, mediante la utilización de la ecuación de momentum se pueden desarrollar ecuaciones
aproximadas que permiten el calculo del crecimiento y el arrastre de la capa límite.

Supongamos que nos encontramos en una zona desértica. Si una corriente de viento pasara, a lo
largo de su camino levantaría algunas partículas de arena, otras andarían revoloteando como
tratando de incorporarse al flujo superior y otras tantas quedarían rodando por el piso siguiendo la
dirección del viento, así, cuando las partículas quedan rodando o revoloteando sobre la superficie es
debido a no haber obtenido la energía suficiente para pasar al flujo superior debido a las fuerzas que
interactúan sobre la partícula. Podríamos considerar que dichas fuerzas son: la fuerza gravitacional
que le imprime el peso propio, la fuerza de oposición que el aire le imprime a la partícula, (estas dos
fuerzas pueden ser despreciadas si la partícula se encuentra en el flujo superior debido a la magnitud
de la fuerza que lleva el viento, de lo contrario si se encuentra revoloteando su efecto no puede ser
despreciado, mucho menos si la partícula solo esta rodando), las fuerzas fricciónales sobre la
superficie, continuaran realizando una fuerza opositora al movimiento sobre las partículas mientras
ellas tengan contacto con esta, las fuerzas que se dan por los choques entre partículas en
movimiento, las fuerzas de bloqueo debido al choque con otras partículas que se encuentran
estáticas (ya que no logran romper el equilibrio estático), además, cuando la partícula intenta escapar
de la superficie se encuentra con la fuerza propia del flujo, la cual le imprime una gran cantidad de
momentum haciéndola volver nuevamente al revoloteo en la superficie, la partícula seguirá esta
secuencia cíclica hasta obtener la energía suficiente para levantarse de la superficie escapando de la
fuerza que le imprime el flujo y seguir la corriente de viento por el aire, o por el contrario hasta
alcanzar el equilibrio estático por disminución en la fuerza de la corriente.

De este ejemplo podemos deducir que la capa limite es aquella en la cual las partículas (granos de
arena) de un fluido no alcanzan a vencer las fuerzas que interactúan sobre esta (viscosidad) para
remontarse al flujo superior donde la fricción (con la superficie y con el aire) es despreciable. Nótese
que en el ejemplo se refleja de forma diferenciada dos tipos de flujo, en el que las partículas de arena
se arrastran y revolotean sobre la superficie y en el que las partículas de arena se desplazan por el
aire, donde se pueden despreciar algunas de las fuerzas que actúan sobre las partículas de arena.

18
Mecánica de fluido con aplicaciones en ingeniería, Joseph B. Franzini / E. John Finnemore, 1999, Pg. 173
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

51
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

La rugosidad superficial no tiene ningún efecto, en tanto que estas sean pequeñas en relación con el
tamaño de la sección transversal del flujo.

1.5.4 Descripción de la capa límite

Ya que nuestro principal interés es conocer a fondo como se da el flujo en tuberías, comencemos por
diferenciar dos tipos de flujo que están ligados a la formación de la capa límite y su importancia
dentro de estos dos diferentes tipos de flujo. Se trata del Flujo Externo y el Flujo Interno:

El flujo externo lo podemos entender como todo flujo que se da en cercanía a un cuerpo que se
encuentre sumergido en un fluido (es el caso de un submarino en el agua o un avión en el aire), ya
sea que el cuerpo se mueva dentro de un fluido estático, que el cuerpo se mueva a través de un
fluido en movimiento o que sea el fluido el que se mueve alrededor de un cuerpo estático; en
cualquier caso, se puede colocar el objeto como estacionario y el fluido en movimiento. Como esta
situación no es la que trataremos en nuestros casos de estudio, por lo tanto, este tipo de flujo no es
de nuestro interés para los fines que deseamos conseguir.

El flujo interno se refiere al movimiento de un fluido que se encuentre confinado dentro de un cuerpo
sólido; el flujo en un tubo circular, es siempre el flujo de fluido interno más común para las
aplicaciones de ingeniería (aunque en este ámbito también se incluyen los flujos en canales). Este es
el tipo de flujo al cual nos dedicaremos en nuestro estudio.

Sin embargo, para explicar el concepto de capa límite en una forma sencilla recurriremos una placa
sumergida en un fluido en movimiento (es decir, un flujo externo). Obsérvese la Figura 1.20 donde se
muestra una placa sumergida dentro de un fluido en movimiento.

Cuando comienza el movimiento en un fluido que tiene una viscosidad muy pequeña, el flujo
esencialmente es irrotacional en los primeros instantes. Como el fluido tienda a adherirse a las
fronteras sólidas, la velocidad con respecto a ellas es cero, se formara por lo tanto un alto gradiente
de velocidad desde la frontera hacia el flujo. Este gradiente, en fluidos reales, origina fuerzas de corte
cerca de la frontera, reduciendo la velocidad del flujo en esta zona. La capa de fluido cuya velocidad
ha sido afectada por el esfuerzo cortante de la frontera se conoce como la capa límite. La velocidad
en la capa límite se aproxima a la velocidad en el flujo principal con una curva en forma asintótica.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

52
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.20: Formación de la capa limite en una placa plana y perfiles de velocidad.

No existe una línea divisoria entre la región de flujo potencial (flujo por fuera de la capa limite que no
se ve afectado por los efectos generados por el cuerpo sumergido) en donde la fricción es
despreciable y la capa límite, pero se acostumbra definir la capa límite como la región en donde la
velocidad del fluido (paralela a la superficie) es menor que el 99% de la velocidad en la corriente
libre, descrita por la teoría de flujo potencial. El espesor de la capa límite , crece desde el borde de
ataque a lo largo de la superficie (sobre la cual se mueve el fluido). En el borde de ataque de una
placa plana, el espesor es cero, pero en el frente de un cuerpo romo, como un cilindro, hay un
espesor finito.

A medida que esta capa se mueve a lo largo del cuerpo, la acción permanente de los esfuerzos
cortantes tiende a desacelerar partículas adicionales de fluido, haciendo que el espesor de la capa
límite aumente con la distancia del punto de aguas arriba. El fluido en la capa límite también está
sujeto a un gradiente de presión, impuesto y determinado por el flujo potencial, que incrementa el
momentum en la capa si la presión decrece hacia aguas abajo y lo disminuye si la presión se
incrementa hacia aguas abajo (gradiente de presión adverso). El flujo por fuera de la capa límite
también puede inyectar momentum en la capa.

Inicialmente el flujo en el interior de la capa límite es laminar y dentro de este las partículas de
fluido se mueven en capas lisas, pero como la capa crece a lo largo de la superficie se vuelve
inestable, apareciendo una región de transición y si la superficie es suficientemente larga el flujo en la
capa límite puede hacerse turbulento donde las partículas de fluido se moverían en trayectorias
aleatorias, a pesar de que su velocidad ha sido reducida por la acción viscosa en la frontera. La
secuencia laminar-transición-turbulencia, se presenta en todos los flujos si la superficie es
suficientemente larga, independientemente de si la corriente libre es laminar o turbulenta; pero a
medida que el grado de turbulencia en la corriente libre se incrementa, la transición de flujo
laminar a turbulento en la capa límite ocurre más pronto, es decir, más cerca al borde de ataque.
Aun cuando la capa límite se ha hecho turbulenta, una pequeña capa muy delgada con movimiento
laminar, sigue existiendo cerca de la frontera. Ésta se conoce como la subcapa laminar viscosa.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

53
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Puede demostrarse que aún en flujos en donde la presión varía a lo largo de la superficie, tal como el
flujo sobre una superficie curva, la variación de presión normal a la superficie es despreciable dentro
de la capa límite. Se supone entonces que la distribución de presión en la capa límite está impuesta
por el gradiente de presión del flujo potencial en la corriente libre ubicada fuera de la capa límite. En
muchos problemas, la capa límite es tan delgada que la solución de flujo potencial puede calcularse
despreciando completamente la capa límite y esta solución puede utilizarse para encontrar la
distribución de presión para los cálculos de capa límite.

Si la presión crece en la dirección del flujo, el espesor de la capa límite crece rápidamente y los
perfiles de velocidad serán similares a los ilustrados en la Figura 1.21. Si este gradiente de presión
adverso es suficientemente grande, entonces ocurrirá la separación del flujo seguida de una región
de flujo invertido (Ver sección 2.2.7). Si la presión disminuye en la dirección del flujo, el espesor de la
capa límite se incrementa gradualmente, v es la velocidad paralela a la pared (en la dirección x) y y es
la coordenada normal a la pared.

Figura Nº1.21: Formación de la capa limite en una placa plana y perfiles de velocidad.

Para obtener el espesor  de la capa límite se han sugerido varias definiciones. La ya mencionada
que se refiere a la distancia hasta el punto donde v/V = 0.99, expresada en la Figura 1. 22b. Otra
definición más básica se refiere al desplazamiento del flujo principal debido a la desaceleración de las
partículas de fluido en la zona de la frontera. Este espesor 1 conocido como el espesor de
desplazamiento se expresa mediante

V 1   V  v dy
0
(Ec. 1.40)

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

54
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº1.22: Definiciones del espesor de la capa límite.

En donde  es el valor de y para el cual v = V en el flujo no perturbado. En la Figura 1. 22a, la línea


y=1 se dibuja de tal manera que las áreas achuradas sean iguales. Esta distancia no es, en sí
misma, la que se ve bastante afectada por la frontera sino que es la distancia a la que el flujo principal
debe alejarse de la frontera. De hecho, esa región frecuentemente se toma como 31.

1.5.5 Ecuación de momentum aplicada a la capa limite

Utilizando el método de Von Kármán, se puede aplicar directamente el principio de conservación de


momentum a la capa límite, en un flujo permanente a lo largo de una placa plana. En la Figura 1. 23
se toma un volumen de control que encierra el fluido por encima de la placa, tal como se muestra,
extendiéndose una distancia x a lo largo de la placa. En la dirección y se extiende hasta una distancia
h tan grande que la velocidad no se perturba en la dirección x, a pesar de que a lo largo de la
superficie superior algún caudal, sale del volumen de control.

Figura Nº1.23: Volumen de control aplicado a un fluido en movimiento sobre uno de los lados de
una placa plana.

El principio de cantidad de movimiento se deriva de la segunda ley de Newton. Expresándola como:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

55
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

d m  V S
F  dt

Esta ley establece que la suma de las fuerzas externas F sobre un fluido o sistema S es igual a la
velocidad de cambio de la cantidad de movimiento lineal m.V de ese fluido o sistema. Los símbolos F
y V representan vectores, por lo que el cambio debe producirse en la misma dirección que la fuerza.

Si tomamos un volumen de control como lo ilustra la Figura 1.23, la ecuación de cantidad de


movimiento se convierte en:

d m  V S d m  V VC d m  V VC d m  V VC


fuera dentro

  
dt dt dt dt

d m  V VC d m  V VC d m  V VC


fuera dentro

F  dt

dt

dt

Para el caso de flujo estacionario, las condiciones del volumen de control no cambian y por lo tanto:

d m  V VC d m  V VC
fuera dentro

F  dt

dt

Como esta ecuación esta expresada vectorialmente, busquemos la manera de expresarla


escalarmente:

d m  V VC d m  V 1 dm1
dentro

   1  V1  1  Q1  V1
 V1  m
dt dt dt

d m  V VC d m  V 2 dm2
fuera

   2  V2   2  Q2  V2
 V2  m
dt dt dt

d m  V VC d m  V VC
fuera dentro

F  dt

dt
 1  Q1  V1   2  Q2  V2

Como el flujo es estacionario, se cumple el principio de continuidad

1  Q1   2  Q2

Por lo tanto la ecuación de cantidad de movimiento puede quedar expresada de la siguiente manera:

 F    Q  V 
La ecuación de momentum en la dirección x será entonces:

F x
   Q  V2 x  V1x 

Aplicando entonces la ecuación de momentum para nuestro caso podemos deducir que:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

56
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Fx = Variación de cantidad de movimiento en el sentido x entrando por AB

- Variación de cantidad de movimiento en el sentido x saliendo por BC

- Variación de cantidad de movimiento en el sentido x entrando por CD

Como el flujo que entra por AB es mayor que el que sale por CD, entonces, existe un flujo hacia fuera
del volumen de control que atraviesa la superficie de control BC por lo que:

Q AB  Q DA  Q BC

Despreciando el efecto que causan los bordes y definiendo la anchura de la placa (perpendicular al
papel) con la letra B, podemos comenzar a expresar los flujos y cantidades de movimiento que
atraviesan las superficies de control, así:

Superficie AB:

Caudal Q V B 

Variación de momentum Fx    V  B     V

Superficie CD:

Caudal Q  B   v  dy
0

Fx     B   v 2  dy 

Variación de momentum
 0 

Superficie BC:

Caudal Q  V  B    B   v  dy
0

Fx    V  B     V     B   v  dy   V

Variación de momentum
 0 

Por lo tanto la cantidad de movimiento estará dada por:

   V  B     V      V  B     V     B   v  dy   V       B   v 2  dy  
 
F x
  0     0 

Si suponemos el ancho de la placa como unitario, tendremos:

   V     V      V     V      v  dy   V      
 
F    v 2  dy 
x
  0     0 

Simplificando llegamos a:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

57
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

      v  dy   V        v 2  dy  
 
F x
  0     0 

Combinando las integrales obtenemos:



Fx    v V  v dy (Ec. 1.40a)
0

El arrastre sobre la placa también puede expresarse como la integral del esfuerzo cortante a lo largo
de la placa así:
x
Fx   0
 0 dx (Ec. 1.42)

Igualando las dos últimas expresiones y derivándolas con respecto a x se llega a



 0    v V  v dy
0

La cual es la ecuación de momentum para el flujo bidimensional a lo largo de una placa plana.

En general, los cálculos sobre el crecimiento de la capa límite son complejos y requieren tratamientos
matemáticos avanzados. Los casos de flujos paralelos, ya sean laminares o turbulentos, a lo largo de
una placa plana pueden resolverse en forma aproximada, utilizando métodos de momentum que no
dan ningún detalle con respecto a la distribución de velocidad. De hecho, se debe suponer una
distribución de velocidad. Los resultados están más o menos de acuerdo con los resultados más
exactos, obtenidos utilizando las ecuaciones diferenciales generales de flujo viscoso.

Para una distribución supuesta que satisface las condiciones de frontera u=0, y=0 y u=U, y=, se
pueden determinar el espesor de la capa límite al igual que el esfuerzo cortante en la frontera. Se
supone que la distribución de velocidad es la misma para cada valor de x.

v y y
 F    F   
V   

Cuando  es desconocido.

Para no perdernos de nuestro objetivo principal, aclaremos cual es la diferencia que existe entre
cuerpos sumergidos en un fluido y el flujo en tuberías. En el caso de flujo en tuberías se desprenden
capas limites a lo largo de todo el perímetro del tubo, esta capa limite a medida que se va ampliando,
se comienza a juntar una con otra después de una cierta distancia y el flujo se convierte en “todo
capa limite”, marcando aquí, que el flujo es fuertemente afectado por las paredes de la tubería.
Mientras que en el caso de un cuerpo sumergido en un fluido, por ejemplo un avión, submarino,
automóvil o tren pueden llegar a generar una capa limite con un espesor de varios centímetros, sigue
siendo pequeña comparada con las dimensiones del volumen de fluido fuera de la capa limite.

Para el flujo en tuberías, nos interesa principalmente, el concepto de flujo desarrollado que sucede
cuando las capas limites dentro del tubo se han unido y el flujo tiene un comportamiento medio
constante a lo largo de la tubería. Solo a la entrada de un flujo toma importancia el concepto de capa
límite dentro de flujos en tuberías, sin embargo, para efectos prácticos, normalmente su efecto es

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

58
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

despreciado. Obsérvese la Figura 1.24 donde se muestra como es el comportamiento de la capa


limite a la entrada de una tubería.

Figura Nº1.24: Desarrollo de la capa limite en una tubería19

1.5.6 Capa límite laminar

Para la capa límite laminar Prandtl supuso que

v 3 3
F   0y  y F 1 y 
V 2 2

Que satisface las condiciones de frontera. Se puede rescribir la ecuación (1.43)

 1 v v
x 0 V  V
 0  V 2  1   d

 1  3  3  3 3  2 
 0  V 2
x 0 2 2  2 2 d  0.139 V x
 1       

En la frontera

v V F U  3 3  3 U (Ec. 1.44)
0         
y y 0
   0
   2 2   0 2 

19
Hidráulica de tuberías; Juan G. Saldarriaga V. 1998, Pg. 19-29
Mecánica de fluidos; Crowe / Roberson / Elger; 2001, Pg. 400-408
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

59
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Igualando las dos expresiones de 0 se llega a

3 v 
 0.139 V 2
2  x

Y reordenando

  dx
 .d  10.87
V

Para no confundir la viscosidad cinemática ( ), con la velocidad del flujo en la capa limite (u),
cambiaremos por conveniencia la designación de los términos como sigue:

Velocidad fuera de la capa limite ( V ) = U

Velocidad dentro de la capa limite ( v ) = u

Viscosidad cinemática = 

Debido a que  es una función únicamente de x en esta ecuación. Integrando se obtiene

2 
 10.78 x + Constante
2 U

Si  = 0 para x = 0, la constante de integración es cero. Resolviendo para /x lleva a

  4.65
 4.65 
x Ux Rx

donde R = Ux/ es el número de Reynolds basado en la distancia x desde el borde de ataque de la


placa. Esta ecuación para el espesor de la capa límite en flujos laminares muestra que  se
incrementa con la raíz cuadrada de la distancia al borde de ataque. Sustituyendo el valor de  en la
ecuación (1.44)

U 3
 0  0.322 (Ec. 1.46)
x

El esfuerzo cortante varía inversamente con la raíz cuadrada de x y directamente con la potencia 3/2
de la velocidad. El arrastre en uno de los lados de la placa, de ancho unitario, es
1
Arrastre    0 dx  0.644 U 3 l (Ec. 1.47)
0

Si se seleccionan otras distribuciones de velocidad, estos resultados no cambian radicalmente. La


solución exacta, obtenida por Blasius a partir de las ecuaciones generales de movimiento viscoso,
arroja coeficientes de 0.332 y 0.664 para las ecuaciones (1.46) y (1.47), respectivamente.

El arrastre puede ser expresado en términos de un coeficiente de arrastre CD multiplicado por la


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

60
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

presión de estancamiento ρU2/2 y el área de la placa l (por unidad de ancho), en la cual, para la capa
límite laminar,

U 2
Arrastre  CD l
2

Figura Nº1.25: Crecimiento de la capa límite; escala vertical ampliada.

La capa límite se vuelve turbulenta cuando el número de Reynolds para la placa tiene valores entre
500,000 y 1, 000,000. La Figura 1. 25 indica el crecimiento y la transición de una capa límite laminar a
una turbulenta. El número de Reynolds crítico depende de la turbulencia inicial en la corriente de
fluido, del borde de aguas arriba de la placa, y de la rugosidad de ésta.

1.5.7 Capa límite turbulenta

Se puede utilizar la ecuación de momentum para determinar el crecimiento de la capa límite


turbulenta y el esfuerzo cortante a lo largo de una placa lisa en forma análoga al tratamiento hecho
para la capa límite laminar. La ley universal de distribución de velocidad para tuberías lisas, en el
numeral 1.3.4.3, se proporciona la mejor base, pero los cálculos son laboriosos. Una manera más
simple es utilizar la ley de Ia potencia 1/7 de Prandtl. Ésta es V VMax  y r0 1 7 , en la cual y se mide
desde la pared de la tubería y r0 es el radio de la tubería. Aplicándola a una placa plana, produce
1
u y 7
F    17
U  

y
14
  
 0  0.0228 U 2  
 U  (Ec. 1.49)

En la cual la última expresión es el esfuerzo cortante en la pared de una placa lisa con una capa
límite turbulenta!. El método utilizado para calcular la capa límite laminar da

 
 1   
1 7
 0  U 2 17 17
 d  U 2 (Ec. 1.50)
x 0 72 x

Igualando las expresiones para el esfuerzo cortante, se obtiene la ecuación diferencial para el
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

61
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

espesor de la capa límite  como


14
 
 1 4 d  0.234  x
U 

Después de integrar y suponer que la capa límite es turbulenta a lo largo de toda la longitud de la
placa, de tal manera que se puedan utilizar las condiciones x = 0 y  = 0,

Despejando  se obtiene
15
  0.37 x 0.37 x (Ec. 1.51)
  0.37  x 
15

U
  U  x  15
R 1x 5

En espesor se incrementa más rápidamente en la capa límite turbulento. En ésta, el espesor se


incrementa con x4/5, mientras que en la capa límite laminar  varía con x1/2.

Para determinar el arrastre sobre una placa plana lisa, se elimina  en las ecuaciones (1.49) y (1.51),
y
15
  (Ec. 1.52)
 0  0.029 U 2  
 Ux 

El arrastre por unidad de ancho en uno de los lados de la placa es


15
1   0.036 U 2 l
Arrastre    0 dx  0.036 U l  2
 (Ec. 1.53)
0
 Ul  Rl1 5

En términos del coeficiente de arrastre,

CD  0.072Rl1 5 (Ec. 1.54)

En la cual Rl es el número de Reynolds basado en la longitud de la placa.

Las ecuaciones anteriores son válidas únicamente en el rango de validez de la ecuación de


resistencia de Blasius. Para números de Reynolds más grandes en flujo por tuberías lisas, el
exponente de la ley de distribución de velocidad se reduce.

Para Re = 400 000, n = 1/8 y para Re = 4 000000; n = 1/10. La ley de arrastre, ecuación (7.2.15), es
válida para el rango

5 x 105 < Rl < 107

Experimentos demuestran que el arrastre es ligeramente mayor que el predicho por la ecuación
(1.54),

CD  0.074Rl1 5 (Ec. 1.55)

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

62
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

La capa límite es realmente laminar en la sección de aguas arriba de la placa. Prandtl restó el arrastre
de la ecuación para el extremo de aguas arriba de la placa hasta el número de Reynolds crítico y
luego añadió el arrastre dado por la ecuación laminar para esta porción de la placa, llegando a

1700 5 x 105 < Rl < 107 (Ec. 1.56)


CD  0.074R l1 5 
Rl

En la Figura 1. 26, una gráfica Log-Log de CD versus Rl muestra la tendencia de los coeficientes de
arrastre.

-2
10
8
6 Turbulento
4
C D

Transición
2

-3 Laminar
10 5 5 6 6 7
10
2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10
Ri =Ul/
1.328 0.074 1 700 0.074
Laminar CD  ,Transición CD   ,Turbulento CD 
Ri
1
Ri 5 Ri
1
Ri 5

Figura Nº1.26: El arrastre para placas planas lisas. (Tomado de Streeter)

El uso de la distribución logarítmica de velocidad, produce:

0.455 106 < Ri < 109 (Ec. 1.57)


CD 
logRl 
2.58

En la cual el término constante se ha seleccionado de tal manera que se obtenga el mejor ajuste con
los resultados experimentales.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

63
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1.6 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS (CAPITULO 1)

Chanson Hubert. “Hidráulica del flujo en canales abiertos”. Editorial Mc Grawn Hill, 2002.

Crowe Clayton T., Elger Donald F., Roberson John A. “Mecánica de fluidos”. Séptima edición.
Compañía editorial Continental, 2002

Munson Bruce R., Young Donald F., Okiishi Theodore H. “Fundamentos de Mecánica de fluidos”.
Editorial Limusa, 1999.

Niño Vicentes José Roberto., Duarte Agudelo C. Arturo. “Introducción a la mecánica de fluidos”.
Segunda Edición. Universidad Nacional de Colombia, 2002.

Ordoñes, Jaime . “Introducción a la mecánica de fluidos”. Universidad Nacional de Colombia, 2002.

Potter Merle C., Wiggert David C. “Mecánica de fluidos”. Tercera Edición. Internacional Thomson
Editores, 2002.

Saldarriaga V. Juan G. “Hidráulica de tuberías”. Editorial Mc Graw Hill, 1998.

Shames Irvin H. “Mecánica de fluidos”. Tercera edición. Editorial Mc Graw Hill, 1997.

Streeter Victor L., Wylie E. Benjamin., Bedford Keit W. “Mecánica de fluidos”. Novena Edición.
Editorial Mc Graw Hill, 1999.

Vicente Méndez Manuel. “tuberías a presión en los sistemas de abastecimiento de agua”. Editorial
Texto, Caracas, 1995.

Hughes, William F., Brighton John A. “Teoría y Problemas de Dinámica de Fluidos”. Serie Schaum.
Editorial Mc Graw Hill

1.6.1 Referencias Bibliograficas de la Web:

“Fluid Properties and Pipe Design”

http://www.wpi.edu/Academics/Depts/Fire/Courses/Samples/Jacoby/node3.html

“Flujo viscose incompressible”

http://personales.ya.com/universal/TermoWeb/MecanicaFluidos/PDFs/9MecFluidos.pdf

Fluid Mechanics

http://www.ualberta.ca/%7Eunisecr/policy/sec30.html

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

64
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

CAPITULO 2
PÉRDIDAS DE CARGA SOBRE EL FLUJO EN TUBERÍAS

2.1 APROXIMACIÓN HISTORICA

2.1.1 Leonardo da Vinci (1452-1519)

Para su tiempo investigó la circulación del agua en canales abiertos y desarrolló un tratado de nueve
capítulos acerca del tema. Mientras cometió muchos errores, a comparación de como es el
conocimiento del siglo veinte, sus observaciones sobre el flujo en canales abiertos eran
excepcionalmente exactas:

“La velocidad del agua de ríos rectos es mayor entre más lejos este de las paredes, debido a las
resistencias. . .”

“El agua tiene una velocidad más alta sobre la superficie que en la parte inferior. Esto ocurre porque
el agua toca el aire que es de poca resistencia aparentemente, por ser más ligero que el agua, y en la
parte inferior el agua está tocando la tierra que posee una resistencia más alta por ser más pesado
que el agua. De aquí, que la parte que este más lejana a la parte inferior tiene menos resistencia a la
que esta por abajo.”

En otras palabras, Leonardo había comprendido el efecto de la resistencia sobre el fondo y el impacto
que esta tenía en la distribución de velocidad a lo largo de la profundidad de la circulación. También
tenía una comprensión de lo que llamamos ahora la continuidad de circulación: "La cantidad de agua
que pasa por cada sección que se encuentre a lo largo de un río será igual, independiente del ancho,
la profundidad, la pendiente, la aspereza, la turbulencia. . . ."

Está claro que sabía que la circulación del río era una función del producto de área y velocidad, así
como que si la zona de circulación se incrementa, la velocidad bajaría, y viceversa. Este es el
fundamento de una ecuación, conocida como la ecuación de continuidad.

2.1.2 Edmé Mariotte (1620-1684)

La próxima persona en investigar la circulación del agua en canales abiertos fue Edmé Mariotte
(1620-1684) quien realizo experimentos con la circulación del agua en canales abiertos, divulgando
su trabajo en un "Tratado de Hidrostática”, donde se considera el movimiento del agua y otros
fluidos". Su trabajo fue divulgado en 1686, poco después de su muerte, por su amigo De la Hire, uno
de los científicos franceses preeminentes de la época. En su trabajo considero "se debe tener en
cuenta que el agua de un río no lleva una velocidad equitativamente distribuida a lo largo de su
superficie, así como, en sus otras partes; ya que el agua cerca de la parte inferior es retrasado por la
presencia de piedras, vegetación, y otras muchas desigualdades".

Para poder estudiar el perfil de velocidad uso flotadores de cera y midiendo el tiempo que tomaban
los flotadores para cambiar de lugar a una cierta distancia bajo el río. Describió su experimento de la
siguiente manera:

“Debemos poner una pelota de cera sobre la corriente de agua, cargándola con algo pesado adentro,
de tal manera que quede sumergida lo suficiente para que no avance por el efecto del viento; y
después medimos una distancia de 15 o 20 pies a lo largo de la corriente, sabremos por medio de un
péndulo cuánto tiempo empleara la pelota de cera para ser transportada por la corriente de agua la

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

65
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

distancia establecida. Después debemos multiplicar el ancho de la sección por la altura del agua, y
este producto por el espacio que ocupa la cera a lo largo del flujo". Este último producto es el
volumen de agua que paso por la sección durante el tiempo de observación". Para hacer esta
medición con exactitud, es necesario que la superficie libre del canal tenga la misma inclinación que
en el fondo. Y además suponemos, que el agua corre a la misma velocidad en toda la sección”.

Esta declaración insinúa que Mariotte pensó que la velocidad era constante a lo largo de la vertical,
efectivamente después él asumió una velocidad media a 2/3 de la velocidad en superficie, aunque
Mariotte no dejo una relación funcional entre la profundidad y la velocidad, pero el ejemplo que usó
indica que no vio la relación como lineal, sino que pensaba que la velocidad era igual en toda la
sección transversal.

Al final del siglo XVII era conocido que el alcance de un curso de agua era función de la inclinación,
de la forma del canal y la rugosidad de los costados. Sin embargo, no era conocida aun una relación
funcional. Sin embargo la determinación del transporte de agua fue basada en medidas aproximadas
de la velocidad superficial.

2.1.3 Antoine Chezy (1718-1798)

En el siglo XVIII se pasa a la construcción de nuevos canales cuyo planeamiento empuja a la


búsqueda de fórmulas que fueran útiles para su construcción. El diseño de estas fórmulas se remonta
a 1768 cuando la Administración de la ciudad de París encomendó al Ingeniero Antoine Chézy
estudiar la desviación del río Yvette, para mejorar el sistema de acueducto de la ciudad. Chezy no
encontró en la información existente ecuaciones que le permitieran calcular el tamaño de la sección
del canal y decidió investigar experimentalmente el problema. En 1769 experimentó en el Courpalet,
un canal en tierra que se encontraba en el área del río Sena. Luego, Chezy realizó a un modelo de
canal sobre el que condujo una serie de experimentos para evidenciar los factores que influenciaban
las condiciones de flujo dentro de un curso de agua. Él condujo los experimentos en un canal con un
largo de unos 200 m con un ancho de 1.3 m y una profundidad de 0.52 m. Al mismo tiempo que los
experimentos de Chezy otro experimentador francés Pierre Louis Du Buat estaba conduciendo una
serie de experimentos que tuvieron un efecto más grande y de mayor duración con respecto de los de
Chezy, a pesar de esto el nombre de Chezy ha conseguido una mayor suerte mientras aquel de
DuBuat sólo es conocido a los historiadores de la hidráulica

Después de haber diseñado un canal, haberlo adaptado bien y haber regulado su inclinación, es
necesario saber si con este canal será suficiente para el flujo de agua que se debe transportar dentro
de él. Para esto, es necesario conocer la velocidad con que se moverá la corriente dentro del canal,
en el que se ha asumido una inclinación uniforme.

Cualquiera que sea la velocidad inicial esta aumentará o disminuirá de manera tal que se establecerá
en un valor uniforme y constante el cual depende de la inclinación del canal y del efecto de la
gravedad que será balanceado por la acción resistente que ejercen los contornos del canal.

La velocidad inducida por la gravedad actúa continuamente, sólo es uniforme cuando no hay más
aceleración y la gravedad deja de acelerar cuando su acción sobre el agua es igual a la resistencia
ejercida por las paredes del canal: pero la resistencia es proporcional al cuadrado de la velocidad y la
fuerza de los choques de las partículas que ocurran en la unidad de tiempo así como el perímetro de
la sección en la cual la corriente está en contacto con las paredes del canal.

Chezy planteó el problema del flujo uniforme en canales en la forma que se conoce actualmente,

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

66
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

como un equilibrio entre la resistencia creada por la superficie del canal y la componente de la fuerza
de la gravedad en la dirección del movimiento, ignoró la resistencia del aire en la superficie al
movimiento del agua, y encontró que la fuerza de resistencia al movimiento es proporcional al
cuadrado de la velocidad. (Cano 2002)

Inicialmente, Chezy presentó su fórmula en términos de velocidades de dos ríos (Courpalet y el


Yvette), basado en los conceptos fundamentales para flujo uniforme en canales abiertos publico la
siguiente relación de proporcionalidad:

V 2 P  A S

Donde P es el perímetro mojado, S es la pendiente del canal y A es el área de la sección transversal


por la que fluye el agua. Chezy calculo que la proporcionalidad variaba de un río a otro. Este fue un
descubrimiento importante ya que ayudo a plantear la constante de proporcionalidad C, quedando la
ecuación como la conocemos ahora:

V  C  RH  S

Donde RH es el radio hidráulico, dado por la ecuación RH=A/P.

V  CChezy (RH S )1 / 2

Donde

C: Factor numérico que describe la rugosidad del canal por el cual fluye el agua, sus dimensiones son
m1/2/s.

RH = A/P

S = pendiente del canal.

2.1.4 Gaspard Riche de Prony (1755-1839)

El reporte del trabajo de Chezy se presentó en 1775 y desapareció, (esta ecuación fue presentada en
libros de hidráulica en 1876.) pero en 1800, su exestudiante Gaspard de Prony (quien fue llamado en
1798 a reemplazar a Chezy como director de la Escuela Nacional Superior de puentes y caminos -
École Nationale des Ponts et Chaussées), publico un articulo donde lo describía. Sorprendente Prony
desarrollo su propia formula para el cálculo de las pérdidas, la que ahora lleva su nombre, esta tiene
la siguiente forma:

hf 
L
D

 V   V 2 
Donde: hf representa la perdida de carga

L es la longitud que recorre el fluido

D Es el diámetro de la tubería

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

67
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

V es la velocidad que lleva el fluido transportado

α, β son coeficientes de fricción

2.1.5 Henri Philibert Darcy (1803-1858)

Debido a las ocupaciones que le imponía el desarrollo de las misiones que le eran asignadas Prony
no pudo proseguir con el perfeccionamiento de esta formula empírica, sin embargo, su exestudiante
Henry Darcy, se dedico a la realizar varios experimentos tratando de deducir los coeficientes de
fricción para tuberías de varias clases desde 0.012m de diámetro hasta 0.50 m bajo un amplio rango
de velocidades, publicando finalmente en 1857 las nuevas relaciones para los coeficientes de Prony
basados en la gran cantidad de experimentos que este realizo. Planteando la ecuación de una nueva
manera:

L     ' 2
hf     2   V    '   V 
D  D   D 

Donde: hf representa la perdida de carga

L es la longitud que recorre el fluido

D Es el diámetro de la tubería

V es la velocidad que lleva el fluido transportado

α, β, α’, β’ son coeficientes de fricción

Esta es la ecuación original de Darcy para tuberías nuevas, sin embargo, Darcy noto que para
tuberías viejas, el primer término de la ecuación podía ser retirado, quedando:

L ''  2
hf    ' '  V
D D 

Es de esperarse que Prony, bien enterado del trabajo de Chezy lo hubiese transferido a Darcy con
todos sus nuevos adelantos; Gaspar Gustave de Coriolis y Claude Louis Marie Navier también fueron
profesores de Darcy en el tiempo que este se encontraba estudiando, por lo tanto, queda claro que
Darcy estaba bien enterado del estado del arte en hidráulica para su tiempo.

Darcy introdujo así el concepto de rugosidad de la tubería, escalonándolo con el diámetro de esta,
conocido hoy en día como la rugosidad relativa.

Los primitivos investigadores de la Hidráulica suponían que la pared del tubo no tenía influencia sobre
la corriente, y creían que probablemente se adhiriese a la pared una película de agua la cual no
reducía sensiblemente la sección. H. Darcy demostró lo contrario después de cuidadosos
experimentos.

2.1.6 Charles Storrow (1809-1904)

Ingeniero civil estadounidense, nacido y educado en Montreal, estudió en Francia en el Ecole des
Ponts et Chaussées a comienzos de 1830s. Fue expuesto al trabajo de los físicos, matemáticos, e
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

68
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

ingenieros franceses que estaban tratando de combinar la teoría y los experimentos en un solo
tratado que los comprendiera, acercándose a la determinación de las leyes que controlan el flujo de
agua en canales abiertos. Volvió a los Estados Unidos en 1832. En 1835 recibió una lesión seria, que
requería un período de la recuperación. Fue durante este período que escribió su famoso tratado
sobre obras para el transporte, distribución y suministro de agua (Storrow 1835). En su capítulo del
agua en canales abiertos habló solamente del trabajo de Prony, Eytelwein, y Bélanger. Sin embargo,
en su introducción informó sobre las obras de Couplet, Chézy, Mariotte, Bossut, DuBuat, Girard, de
Prony, Bélanger, y Eytelwein, haciendo conocer a los ingenieros de América el mejor a quienes el
continente tuvo que brindar en el área de la circulación del agua en canales abiertos por lo tanto. Este
libro se convirtió en la Biblia de los ingenieros estadounidenses que trabajaban en el área de la
hidráulica. En su libro convirtió la ecuación de Prony y las constantes de Eytelwein en su equivalente
a unidades inglesas y puso sus cálculos en un formato tabular, que hizo que el trabajo se volviera
después más importante para los ingenieros estadounidenses. Por lo tanto, mientras que Storrow no
aportó nada nuevo al estudio de la circulación en canales abiertos, hizo conocer a los ingenieros
estadounidenses lo que había sido desarrollado en Europa.

2.1.7 Julius Weisbach (1806-1871)

Para este mismo tiempo, el ingeniero Alemán Julius Weisbach se interesa en el estudio de la
hidráulica. Este interés parece haber sido consecuencia de la visita que Weisbach había realizado a
París para asistir a la exposición industrial en 1839. Se cree que Weisbach estaba enterado del
trabajo de Chezy gracias a la publicación que Prony había hecho desde él en el año de 1800.

El interés de Weisbach por la hidráulica fue bastante amplio y esto lo reflejo en el alcance de los
cursos que enseñaba, como lo eran: la mecánica y el diseño de máquinas.

Julius Weisbach (1845) planteando el equilibrio entre fuerzas dentro de una masa de fluido:

Figura Nº2.1: Fuerzas axiales en un volumen de control.

Tomando la ecuación de energía planteada por Bernoulli, propuso que la energía entre dos puntos

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

69
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

era igual haciendo la suma de las perdidas que se habían producido de un punto al otro a causa de la
fricción. De esta manera tendríamos la siguiente expresión:

P1 V1 2 P V2
  Z1  2  2  Z 2  hf
 2g  2g

Como se debe conservar la continuidad en le transporte del fluido, la velocidad no se veía afectada

P1 P2
 Z1   Z 2  hf
 

Despejando las perdidas obtendremos:

P1  P2
hf   Z1  Z 2

Luego haciendo la sumatoria de las fuerzas que intervienen en la interacción de la masa de fluido:

 F  m.a  0  P 1  P2 A    A  L  Sen( )   0 LP

Donde P es el perímetro mojado, dividiendo por .A, tenemos:

P1  P2   L  Sen( )   0LP 0


  A

Debido a que L.Sen()=Z1-Z2, Despejando tenemos:

 0 LP P1  P2  P  P2
  Z1  Z 2 Pero como se vio anterior mente hf  1  Z1  Z 2
 A  

de estas ecuaciones y expresando las perdidas por unidad de longitud tendremos:

hf  0 P

L  A

Como R es el radio hidráulico, dado por la ecuación R=A/P, entonces 1/R= P/A:

hf 
 0
L  R

Como trabajamos sobre el supuesto de que el flujo es permanente, uniforme, turbulento e


incompresible en conductos de sección transversal constante, el esfuerzo cortante en la pared varia
aproximadamente en proporción al cuadrado de la velocidad promedio, expresándolo como:


0   V2
2

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

70
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Donde  es un coeficiente adimensional. En canales abiertos y en conductos cerrados no circulares,


el esfuerzo cortante en las paredes no es constante.

hf   hf     V 2
 0 y 0   V 2, entonces 
L  R 2 L 2 R

como  =ρ.g, entonces:

hf  V2

L R 2g

Para tubos circulares tenemos que:

A   D2 4 D
A    D2 4 P   .D R  
P  D 4

Reemplazando en la ecuación

hf 4 V 2

L D 2g

Despejando las pérdidas tenemos que:

L V2
hf  4
D 2g

Por ultimo podemos decir que como estas perdidas se producen por el efecto de la fricción, el factor
de fricción estará definido como f=4. y por tanto:

L V2
hf  f
D 2g

Esta fue la ecuación que fue propuesta por Weisbach en 1845. Durante la historia de esta ecuación
se le llamo como ecuación de Weisbach, ecuación de Darcy e incluso sin nombre, solo como
ecuación para el cálculo de las perdidas. Fue Rouse el primero en llamarla como la ecuación de
Darcy-Weisbach, nombre con el que la conocemos en la actualidad. Aunque fue Weisbach quien
propuso la forma de la formula, el crédito de esta fue concedido también a Henry Darcy debido a que
llevo a cabo numerosos experimentos en tuberías, siendo la primera persona en hablar de resistencia
del flujo en cercanía a los límites sólidos. La ecuación de Darcy-Weisbach, es la que explica de
manera más general la perdida de energía ocurrida en un flujo.

Weisbach propuso otra expresión para poder predecir el valor de f, considerado como el factor de
fricción de las paredes de la tubería con el fluido y de la viscosidad del propio fluido, sin incluir las
perdidas que se produjesen por cambios de dirección o sección (accesorios).


f  
f

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

71
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Donde α y β, son coeficientes de fricción que deben variar con el diámetro de la tubería y el material
de la tubería. Esta ultima ecuación Weisbach la relaciono con 11 de sus propios experimentos
mientras que 51 mediciones fueron tomadas de los informes de Claude Couplet (1642-1722), Charles
Bossut (1730-1799), Pierre Du Buat (1734 - 1809), Gaspard Riche de Prony (1755-1839) y Johann
Eytelwein (1764-1848)

La publicación de Weisbach cubrió la mayoría de la mecánica de fluidos en la ingeniería y puso el


patrón que seria tomado para todos los libros de ingeniería. Aproximadamente en 1848 su documento
fue traducido y publicado en América; un paso algo extraordinario para el momento.

No obstante, su publicación no tuvo un impacto evidente en Francia, que era el centro


contemporáneo para investigación hidráulica. Esto es una situación curiosa, ya que para este tiempo,
Francia era el centro de los desarrollos en el área de la hidráulica, en Francia se debió haber pensado
que quizás, como la ecuación de Weisbach estaba basada principalmente en sus propios datos (de
los cuales 11 de la mediciones eran de sus experimentos y 51 de estas eran tomadas de varios
reportes de: Claude Couplet, Charles Bossut, Pierre Du Buat, Gaspard Riche de Prony y Johan
Eytelwein) y que por tanto no suministraba mejoras sobre la ecuación de Prony que era de amplio uso
para este tiempo. Sin embargo, hay que notar una diferencia importante entre la ecuación de Prony y
la ecuación de Weisbach.

Weisbach desarrolló una ecuación dimensionalmente homogénea. Por consiguiente, f es un número


adimensional y se puede usar en cualquier sistema de unidades consecuente, como el SI o el inglés.
Este no es el caso con la ecuación de Prony, sus coeficientes de rugosidad, a y b toman valores
diferentes que dependen del sistema de unidades. Al ojo moderno, la ecuación dimensionalmente no
homogénea de Prony no es bien vista, sin embargo hay que tener en cuenta que en 1840 no había
ninguna calculadora electrónica, y a decir verdad la regla de cálculo no se había desarrollado. Por lo
tanto, la relación de Prony que requiere seis operaciones matemáticas tenía una ventaja práctica
sobre la de Weisbach que requerían ocho. Adicionalmente, era una práctica usual para los franceses
cancelar el primer termino de la ecuación de Prony, lo que facilitaba mas el trabajo, así que no era
coherente ceder a una relación como la de Weisbach, ya que en la forma como se usaba la ecuación
de Prony requerían solamente cuatro operaciones matemáticas ('Aubuisson de D, 1834).

2.1.8 Saint Venant (1797-1886)

En 1851 propuso la siguiente aproximación:

 
R H  S  4.012  10 4  V 21 11 En unidades de métrica.

Para los investigadores con la excepción de Saint Venant, era claro que: sobre la base teórica y datos
experimentales, la velocidad es una función aproximada de la raíz cuadrada del producto de R H y S.

En 1861 el Capitán A.A. Humphreys y el Teniente H.L. Abbot del cuerpo de ingenieros topográficos
del ejército de los Estados Unidos. Realizaron un informe sobre la física y la hidráulica del río
Mississippi; para la protección de la región de los desbordamientos, con tal investigación se realizaría
un plan practico para asegurar la zona de inundaciones, así como se plantearía la mejor forma de
profundizar el canal para hacerlo mas navegable. Los datos reunidos por los estudios realizados por
este par de ingenieros formarían parte de la base de datos que investigadores posteriores utilizarían
para sus estudios.

En el 1868, Philipe Gaspard Gauckler (1826-1905), volviendo a revisar los datos de Humphreys y
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

72
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Abbot sobre el río Mississipi y de otros datos experimentales llegó a la conclusión que una sola
ecuación no era capaz de modelar el flujo del agua en canales caracterizados por significativas
diferencias de inclinación. Planteo por lo tanto dos ecuaciones: la primera para inclinaciones inferiores
al 0.0007 y la segunda para inclinaciones superiores a 0007. Las ecuaciones fueron:

V  C1  Ri4 3  J Para una inclinación < 0.0007

V  C1  Ri2 3  J 1 2 Para una inclinación > 0.0007

La segunda le será atribuida sucesivamente a Manning, pero ha sido determinada efectivamente por
Gauckler unos 30 años antes. El coeficiente C1 que dio Gauckler fue diferente aquél que dio Manning.

2.1.9 Emile Óscar Ganguillet y Wilhelm Ruldoph Kutter.

En el 1869, la primera ecuación que es explícita y hace mención a la rugosidad fue propuesta por 2
ingenieros suizos Emile Óscar Ganguillet, 1818-1894, y Wilhelm Ruldoph Kutter (1818-1888).
Ganguillet fue el ingeniero del despacho de las Obras públicas de Berna y Kutter fue un dependiente
suyo. Su estudio fue estimulado por la relación de Humphreys y Abbot sobre el río Mississipi.

Tratando de aplicar esta ecuación americana a los cursos de agua en Suiza, demostraron que la
ecuación no era capaz de reproducir la velocidad o el alcance de estos cursos de agua. Concluyeron
de ello a que la ecuación americana sólo fue válida para inclinaciones modestas, desarrollaron
entonces una compleja ecuación que por primera vez incluyó un término relativo a la rugosidad del
fondo:

 
 b m 
a 
 n J 
V    Ri  J
 n  m  
 1  R   a  J  
  i  

donde el factor de rugosidad m de Kutter varía entre 0.01 y 0.035. Por el campo usual de los
valores de J, n y R, los valores del coeficiente C, de Kutter de utilizar con la fórmula de Chezy
varía entre 22 y 220. Para valores de la inclinación > 0.0005, el término m/J puede ser ignorado
simplificando de algún modo la fórmula.

2.1.10 Alphonse Fteley y Frederic Stearns

A finales de 1870s los ingenieros Alphonse Fteley (1837-1903) y Frederic Stearns (1851-1919)
encargados de la provisión de agua en Boston. Fueron asignados para diseñar y construir el
acueducto de Sudbury en Massachusetts. Para elaborar el diseño realizaron muchas pruebas sobre
varios conductos y los describieron en un artículo que gano el premio normando en la ASCE of
Transactions en 1883. Ambos se harían presidentes de ASCE posteriormente. Su ecuación fue
0.62
V  C  RH S 1 2

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

73
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Como puede ser visto en la ecuación, estos investigadores llegaron a un exponente de RH algo más
alto que los investigadores anteriores pero menor que el de Manning.

2.1.11 Manning (1851-1889)

Robert Manning, 1816-1897, escribió el primero artículo de hidráulica en 1851 y él último en el 1895.
Durante este período él gasto un esfuerzo considerable en el propósito de desarrollar una fórmula
simple, dimensionalmente correcta, para el cálculo de flujos a superficie libre. El artículo "On thè Flow
of Váter en Open Channels and Pipes", publicado por Transactions of thè Instìtutìon of Civil Engineers
of Ireland. El trabajo de Manning 1891, se volvió la primera referencia y la principal fuente de la
conocida fórmula.

Nacido en Normandía, después de la muerte del padre, Manning y su madre se trasladaron al 1826 a
Waterford, en Manda. Él trabajó como contable por su tío y en el 1846, a causa de una expansión en
el despacho de Obras públicas, entró a hacer parte de este. Trabajó inicialmente como contable y
dibujante hasta que fue nombrado ayudante del ingeniero Samuel Roberts. Después del traslado de
Roberts, Manning fue nombrado Ingeniero Del distrito, posición que tuvo hasta 1855. Del 1855 al
1869 Manning pasó a las dependencias del marqués del Downshire, por la cual condujo el relieve de
propiedades inmobiliarias en Irlanda, supervisó la construcción del puerto en la bahía de Dundrum y
proyecto el sistema de abastecimiento hídrico de las ciudades de Belfast. Después de la muerte del
marqués Manning no fue confirmado en el cargo y en la 1869 vuelve al despacho de Obras públicas
como ayudante del ingeniero a cargo, por fin en el 1874 Ingeniero a cargo fue nombrado y mantuvo la
posición hasta la jubilación.

Manning no recibió ninguna enseñanza específica en mecánica de fluidos o en ingeniería, en 1895 él


se describe cómo, apenas un Ingeniero Del distrito, él "devoró" los Tratado de Hydraulique de
d'Aubisson des Voisons para aprender los fundamentos de la hidráulica. La fórmula de d'Aubisson en
el sistema anglosajón fue:

V  94.74  R i J  0.11

y en ocasiones fue arreglada como:

V  100  2R i J

Basándose en la forma de ecuación propuesta por Prony-Eytelwein Manning en el 1851 simplificó la


fórmula de d'Aubisson's como:

V  55  2R i J

Dónde J es la inclinación del canal en pie/millas y Ri el radio hidráulico en pies.

En el 1889 a la edad de 72 años Manning retomó y analizo de nuevo todos los datos experimentales
disponibles con el objetivo de averiguar la posibilidad de derivar una nueva fórmula que tuviera una
mayor precisión con respecto de las que había disponibles. Él presentó los resultados de sus
esfuerzos en un artículo presentado al Institution of Civil Engineers of Ireland en 1889, quien
respondió en el 1895

La idea de Manning fue tomar en consideración las fórmulas más difusas de la época para el cálculo
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

74
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

de la velocidad de las corrientes a superficie libre y de interpolar los valores medianos conseguidos
por la aplicación de tales fórmulas.

Manning eligió siete formulas: Du Buat (1786), Eytelwein (1814), Weisbach (1845), St. Venant
(1851), Neville (1860), Darcy and Bazin (1865), and Ganguillet and Kutter (1869). "

Manning calculó la velocidad conseguida por la aplicación de cada fórmula por un dato de inclinación
y por valores del radio hidráulico variable de 0.25 a 30 m. Él asumió el valor medio de las siete
velocidades como el valor de referencia. Él determinó y debatió muchas ecuaciones que pudieran
interpolar los resultados conseguidos. En el sistema SI, su ecuación fue:


V  32 R i  J 1  Ri1 3 
Él reconoció que la ecuación fue de origen completamente empírico y que esto representa en ella un
límite. Basándose en el siguiente acercamiento consiguió en el sistema de unidades SI la fórmula:

V  46  Ri4 7  J 1 2

Manning determinó esta segunda formula manteniendo constante la potencia a la cual es elevada la
inclinación y buscando el exponente que mejor se acomodara para el radio hidráulico y mejor valor
para la constante C. Manning fue consciente de que también otras fórmulas habrían interpretado los
datos experimentales con igual aproximación, pero él quiso aquella particular forma de la ecuación
por lo que era parecida a otras utilizadas en el pasado. De otro lado el exponente 4/7 al cual fue
elevado el radio hidráulico no resultó completamente convincente al retomar los datos de Bazin, que
consideró los más creíbles, y buscó el exponente que le permitiera reproducir los resultados
experimentales. Primero realizo una serie de experimentos determinando un campo comprendido
entre 0.6351 y 0.6778, luego en una segunda serie entre 0.6176 y 0.6733 y por ultimo una tercera
serie que estaba entre 0.7635 y 0.8395. De esto a concluido que a pesar de una cierta dispersión de
los datos un valor para el exponente igual 0.666 o 2/3 habría sido suficiente. Por lo tanto Manning
comparó los resultados provistos por una relación interpolada en la forma:

V  C  Ri2 3  J 1 2

con 170 experimentos conducidos por Bazin, Kutter, Revy, Fteley, Stearns, Humphreys y Abbot.
Sobre la base de esta comparación concluyó que "si los resultados experimentales fueron corregidos
la fórmula propuesta dio mejores resultados en la fórmula de Bazin que en la de Kutter." En el curso
de su análisis él también determinó el valor del constante C como parte de su propio trabajo.

Al fin en 1889 Manning publicó los resultados de su trabajo donde por fin modificó el exponente del
radio hidráulico de la fórmula de Chezy a 2/3. Sin embargo al mismo Manning esta ecuación no le
pareció convincente por dos razones: en primer lugar, para la época resultaba bastante laborioso
calcular la raíz cúbica y por lo tanto el cuadrado de un número, pero más importante la ecuación fue
dimensionalmente incorrecta. Así que intento corregir este aspecto desarrollando la siguiente
ecuación:

 0.22 
V  C gJ Ri1 2  1 2 R i  0.15m 
 m 

dónde m es la altura de una columna de mercurio que balancea la presión atmosférica y C es un


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

75
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

coeficiente adimensional que depende de la naturaleza de la superficie en contacto con el agua.

En el suplemento del 1895 Manning, donde referencia la fórmula más simple, notó que el recíproco
del coeficiente C corresponde al valor n determinado por Ganguillet y Kutter;

A pesar de que con los posteriores estudios publicados por Manning en 1895, hubiera de algún modo
desconocido la paternidad de la ecuación, se nota con su nombre por su sencillez, fue de esta
manera como fue acogida en los libros:

1 2 3 12
V  Ri  J en el sistema métrico
n

y en 1901 de Bovey (1901) en el sistema anglosajón:

1.486 2 3 1 2
V  Ri  J
n

y se vuelve universalmente usada a pesar de sus deficiencias teóricas. Al respeto debe ser notado
que para finalidades técnicas el empleo de una fórmula en lugar de otra no resulta decisivo cuando
también se tienen en cuenta las incertidumbres relacionadas con otros aspectos incluidos en el
cálculo de la inclinación, la sección y de la rugosidad de las paredes del canal, considerando que es
un parámetro muy incierto a la hora de su determinación. Se nota que 1.486 es un factor de
conversión del sistema métrico al sistema anglosajón, en esta forma el coeficiente n resulta
independiente del sistema de medida.

2.1.12 Osborne Reynolds 1883

En 1883, Osborne Reynolds publicó su famoso trabajo. "Una investigación experimental de las
circunstancias que determinan si el movimiento del agua será directo o sinuoso y de la ley de la
resistencia en canales rectos". Este trabajo, publicado en las actas filosóficas de la Royal Society,
demuestra ser un clásico en la literatura de la ciencia del movimiento de un fluido y tenía un efecto
profundo sobre el desarrollo de la mecánica inestable en la forma más amplia. Contenía la
enunciación del grupo adimensional del número de Reynolds.

El primer paso en el descubrimiento de Reynolds de este parámetro fundamental parece haber sido
su comentario "La tendencia del agua a formar remolinos es mayor cuando la temperatura aumenta".
A él se le ocurrió que esto podría estar relacionado con el hecho conocido de que la viscosidad del
agua disminuye cuando la temperatura aumenta, y además, que la propiedad física de la viscosidad
cinemática, "Es una cantidad que proviene del producto de una distancia y una velocidad".

Pasó a considerar las ecuaciones del movimiento y determinar que la fuerza por unidad de masa es
de dos tipos distintos, inerciales y viscosos. En su trabajo dice que:

Ésta es definitivamente la relación exacta que estaba investigando. Seguro que sin la integración de
las ecuaciones solamente daría una relación sin mostrar en absoluto en qué manera podría depender
del movimiento.

La historia de los experimentos en los que usa bandas de color en tubos de vidrio es conocida. Sus
instrumentos finales, eficazmente, constaban de un tanque de vidrio de 6 pies de largo, 18 pulgadas
de profundidad y 18 pulgadas de ancho. Dentro de este un tubo de vidrio con "Una boca de trompeta

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

76
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

de madera barnizada, el gran cuidado que se tubo para hacer la superficie de la madera
ininterrumpida con la del vidrio". Sobre un lado, el tubo estaba conectado con un tubo de hierro
equipado con una válvula que podía ser controlado por una palanca larga. En el equipo se introduce
una vena de tintura en la trompeta. Los experimentos, hechos en 1880, consistían en llenar el tanque
con agua de modo tal que esta permanezca estática, luego abriendo ligeramente una válvula, se
creaba una banda en forma de línea recta muy firme, pero cuando la válvula se abría totalmente,
esta banda de color se mezcla con el agua súbitamente y llena el resto del tubo coloreando el agua".
Al ver el tubo a través de la luz de una chispa eléctrica, la mole del color se descompuso en un
montón de rizos más o menos distintos, indicando la existencia de remolinos.

Reynolds pasó a medir la velocidad crítica para el momento en que se iniciaba la formación de
remolinos usando tres tubos del diámetro diferente y en cada caso cambiando la temperatura del
agua. Una primera aproximación al número de Reynolds sobre la base de los valores de velocidad
crítica, establecían que era en aproximadamente 13 000 para cada uno de los tubos y para todas
temperaturas del agua. Luego de esto paso a encontrar la condición crítica para que en un flujo de
agua se formaran remolinos sin pasar a convertirse en un flujo turbulento, refiriendo a este como el
"Límite inferior", luego para hacer esto, permitió que el agua fluyera en un estado perturbado de las
tuberías matrices a través de un tubo y medía la diferencia de presión para una distancia de cinco
pies cerca de la salida.

Empezando con flujos bajos e incrementándolos gradualmente, descubrió que en cierto punto los
niveles inestables en el manómetro de diferencial conectados con los de presión empezaron a
fluctuar: esto coincidía con el cambio en la calidad de la circulación y proporcionó pruebas visuales
del logro de la velocidad crítica él después determino la velocidad de media contra la presión -
pendiente. El resultado era demostrar que las velocidades críticas para los dos tubos estaban a decir
verdad bien relacionada, así como implicar el mismo valor crítico del número de Reynolds.

En esta contribución renombrada al desarrollo de la mecánica inestable, Reynolds no sólo desarrolló


el número al que su nombre estaría ligado después sino que determinó también el valor crítico bajo el
que la circulación en un tubo era siempre al cuadrado y laminar, pero también suministró una
fotografía detallada de la resistencia para tubos circulares. Además, realizó el paso adicional de
mostrar que, para las condiciones en particular de la aspereza de superficie, el coeficiente de
rozamiento es una función única del número de Reynolds.

Reynolds también comparó las características de los flujos que convergían y se bifurcaban en un
canal, señalando que, mientras que en el primero las condiciones son oportunas para producir la
circulación estable, en el último la circulación es inestable y por tanto es turbulento.

2.1.13 Henry Emile Bazin (1829 - 1917)

Entre los años 1857-1859, Henri Emile Bazin trabajo con su profesor Henri Darcy, en la realización de
un gran número de experimentos sobre flujo en tuberías a presión, Darcy le reconoció a Bazin el
trabajo que el había realizado acerca de la prueba del tubo de Pitot (Darcy, 1858). Sin embargo Darcy
muere prematuramente (1858) antes de completar los experimentos que realizaba, pero su trabajo
fue continuado por Bazin que llegó hasta el final del programa experimental. Así en el 1865 Bazin
propuso una ecuación parecida a la de Darcy pero esta vez para corrientes a superficie libre.

 c  2
DJ   b   V
 R i 

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

77
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Posteriormente, cuando fueron publicados los resultados de Ganguillet y Kutter, Bazin modificó la
misma fórmula en el modo siguiente:

 
 
A
V    Ri J
 B 
1  R 
 i 

donde B es un coeficiente de rugosidad:

 
 
87   Ri J 
V 
  
1  R 
 i 

donde  varia entre 0.15 y 2.0.

2.1.14 Allen Hazen y Garder S. Williams

Aunque la ecuación de Darcy-Weisbach era una ecuación demostrable físicamente, para su tiempo
calcular el factor de fricción era una tarea bastante complicada. Por otra parte el desarrollo de las
ecuaciones para el cálculo del factor de fricción aun no existía. Fue en ese momento, cuando el
ingeniero civil y sanitario Allen Hazen y el profesor de hidráulica Garder S. Williams, trabajaron para
tratar de encontrar una expresión que simulara el comportamiento que tenían las pérdidas de carga
de un flujo de agua a presión que viajaba a través de una tubería. Estos dos investigadores
norteamericanos utilizaron el método empírico, que consiste en la obtención de datos por medio de
experimentos, trazando estos datos en graficas e intentando desarrollar una ecuación mediante un
ajuste matemático que procure seguir una función continua; tomaron los datos obtenidos por más de
30 investigadores (entre ellos los de Darcy) y realizaron un cuidadoso trabajo estadístico sobre estos.
La ecuación de Hazen-Williams se propuso por primera vez en 1902 y se publico en 1905, antes de
esta ecuación no existía en Estados Unidos una fórmula hidráulica que fuera ampliamente aceptada
para el cálculo de la pérdida de presión. La forma explicita de la ecuación facilitaba enormemente los
cálculos que había que realizar, esta se expresa como:

V  0.849  C  R 0.63  S 0.54 En unidades del SI

La ecuación de Hazen - Williams relaciona la pendiente de la línea de energía con el radio hidráulico
y la velocidad de descarga de agua circulando en un tubo lleno. Esta ecuación usa una constante
para caracterizar la rugosidad de la superficie interior del tubo. Hazen y Williams evaluaron el valor
del factor 0.849 (en el sistema ingles 1.318) como un medio de obtener CHW=C, para una pendiente
de 10-3 y un radio hidráulico de 0.305 m (1 pies) (Williams y Hazen 1920).

Originalmente presentada en 1902, todavía es usada extensamente para el cálculo en la provisión de


agua. Sin embargo, por el hecho de ser empírica, la ecuación de Hazen - Williams no es
dimensionalmente homogénea y su alcance de aplicabilidad es limitado.

Frecuentemente, la ecuación de Hazen - Williams es presentado en hidráulica, y textos de ingeniería


sanitaria con la ecuación de Darcy - Weisbach. Vennard (1961), Streeter y Wylie (1985), Street et al.
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

78
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

(1996), y Potter y Wiggert (1997) expusieron las limitaciones de la ecuación, pero la mayoría de los
textos no lo hacen. Por consiguiente, la ecuación de Hazen - Williams es mal empleada fuera del
alcance de sus datos.

En su monografía clásica, Williams y Hazen (1920) expresaron que los exponentes de su ecuación
dependieron del diámetro de tubo y la pendiente. Vennard (1958) resalta que una de las desventajas
de la ecuación estaba relacionada a "La imposibilidad de aplicarlo a todos los fluidos bajo todas las
condiciones". Diskin (1960) fue aparentemente el primero en reconocer enérgicamente las
limitaciones relacionadas con la fórmula y emprender un análisis algo cuidadoso de su rango de
validez. Diskin primero cambió la ecuación de Hazen - Williams en la forma de la ecuación de Darcy -
Weisbach, en una manera similar como fue previamente hecha junto a Vennard (1958).

Sin embargo para poder conocer estas limitaciones es necesario comprender como fueron hechos los
experimentos que ayudaron a la formulación de esta ecuación. La formula de Hazen-Williams consta
de tres variables que es necesario establecer para poder hallar la velocidad media del flujo a través
de una tubería. Estas variables son: la rugosidad de tubo establecida por la constante C de Hazen-
Williams, el diámetro de la tubería y la pendiente de la línea de energía que corresponde a la pérdida
de carga por unidad de longitud (hf /L). A continuación se revela del documento original de Allen
Hazen y Garder Williams, cuales fueron los parámetros que se tuvieron en cuenta para el
planteamiento de esta ecuación:

2.1.14.1 Exponente de la pendiente (S).

Este exponente muestra la tasa a la cual la fricción aumenta con la velocidad. Un valor para el
exponente de S puede ser obtenido de una serie de experimentos hechos sobre una línea de tubería,
pero cada serie de experimentos, deberá cubrir un rango lo suficientemente amplio de velocidades,
estas deben llegar por lo menos hasta el valor máximo al que se llega normalmente en la práctica.

Los experimentos se han realizado en diecisiete (17) tubos, que han sido seleccionados con el fin de
alcanzar un valor representativo para el exponente. Cada uno de estos tubos era bastante liso. El
valor del coeficiente que fue tomado en los experimentos es sacado de los mejores ensayos de
rugosidad que estaban disponibles en el momento. Muchos datos viejos han sido excluidos, porque
los valores de C muestran que los tubos de la época no eran muy lisos. El mejor tubo de hierro
fundido de hace cincuenta años era mucho mas rugoso que un tubo corriente de hoy.

No se incluyeron los datos que se obtuvieron para tubos de menos de dos pulgadas de diámetro.
Tales datos son numerosos y exactos; pero la viscosidad produce un efecto bastante representativo
en el flujo de agua a través de estos tubos, y por tanto, la viscosidad tiende a incrementar el
exponente de S en tubos pequeños.

Para dar con una buena predicción del verdadero exponente de S para cualquier tubo, el alcance de
las velocidades que abarcan las pruebas debe ser considerable. En un primer intento, se quisieron
hacer pruebas a una velocidad de diez pies por segundo (3.048 m/s); pero si aplicásemos esto como
una regla rígida, dejaría pocos datos para tubos grandes, por lo que el límite fue reducido a cinco pies
por segundo (1.524 m/s). Los experimentos para las series de baja velocidad son inconsistentes con
los obtenidos para las velocidades más altas, por lo tanto han sido omitidos para el cálculo del
exponente. El comportamiento de los datos sobre el exponente de S, son indicados en la tabla 2.1.

En esta tabla cuatro de los resultados son atribuidos a F.N. Speller. Los cuales habían sido
publicados con anterioridad. Los tubos de acero usados en los experimentos 5, 7 y 10 se fabricaron a

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

79
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

una temperatura tan baja que no se formaron escamas; y se comportaba como un tubo liso. Los
tubos fueron colocados perfectamente alineados, el flujo fue medido con un tubo de Venturi y las
pérdidas de carga se midieron en una longitud de 1000 pies (304.8 metros). Paralelos entre sí, fueron
leídos por medidores diferenciales adjuntados en cuatro puntos, cada aproximadamente 104 pies
(31.7 metros) del extremo inicial y final. En el experimento Nº 11 de la tabla, fue usado un tubo de
hierro fundido, pero las demás condiciones de la prueba eran iguales.

De las diecisiete series de los experimentos que fueron seleccionados, diez se habían realizado
desde 1902, año en que la ecuación de Hazen-Williams fue propuesta.

El promedio de los diecisiete valores fue de 0.538. Si Tomamos los resultados para un tubo de 8”
pulgadas, quizás sea una guía más segura para los cálculos en tubos grandes, el promedio es de
0.536. En otras palabras, en los datos seleccionados, los tubos de 2 a 7.75 pulgadas de diámetro dan
los mismos, hacen un promedio valores como sucede en los tubos más grandes. Los valores para
tres tubos de latón y madera, tomados solos de 0.572, mientras que los catorce tubos que están
representados en tubos de hierro y acero, determinan un promedio de 0.531.

Estos resultados no están lejos del valor usado en la ecuación de Hazen-Williams, que es 0.54 y por
tanto, ninguna revisión de este valor parece ser necesaria.

Para tubos desiguales los valores del exponente de S bajan, pero raramente o nunca a más de 0.50.
Quizás 0.52 sería un valor representativo para tubos viejos. Prácticamente el valor de la fórmula está
lo suficientemente cerca para el uso general.

EXPONENTE DE LA PENDIENTE
Valor de
Rango
Año aprox. C Inverso
Diámetro Material del de
Nº Autor Del Para del Referencia
[m] Tubo Velocidades
Experimento 3.28ft/s Exponente
(m/s)
(1m/s)
1 0.05 Hierro forjado Davis 1908 144 0.46-4.40 1.85 Am, Soc 62,97
2 0.05 Laton Saph y Shoder 1903 143 0.30-1.77 1.75 Am, Soc 51,523
3 0.08 Hierro forjado Schodar y Gehring 1906 132 0.67-4.88 1.91 E.Rec 58,241
4 0.08 Hierro forjado Darcy 1851 140 0.30-3.90 1.80 Potter p.139
5 0.10 Acero Speller 1917 152 1.01-3.05 1.95
6 0.13 Laton Schoder y Gehring 1906 142 0.30-3.05 1.79 E.Rec 58,241
7 0.15 Acero Speller 1917 145 0.30-3.05 1.91
8 0.15 Hierro forjado Schoder y Gehring 1906 145 2.13-5.49 1.94 E.Rec 58,241
9 0.19 Hierro forjado Darcy 1851 138 0.30-3.05 1.79 Kutter p.141
10 0.20 Acero Speller 1917 153 0.30-3.05 1.92
11 0.20 Hierro forjado Speller 1917 144 0.3-2.74 2.00
12 0.20 Madera Mortiz 1910 147 0.12-1.83 1.71 Am, Soc 74,411
13 0.28 Hierro forjado Darcy 1851 138 0.40-3.20 1.85 Kutter , p.141
14 0.30 Hierro fundido Williams, Houbell y Fenkell 1901 133 0.30-1.52 1.78 Am, Soc 47,1
15 0.40 Hierro fundido Williams, Houbell y Fenkell 1901 146 0.30-1.52 1.85 Am, Soc 47,1
16 1.20 Hierro fundido Steams 1880 143 0.79-1.89 1.91 Am, Soc 14,4
17 1.20 Hierro fundido Fitz Gerald 1894 143 0.30-2.13 1.91 Am, Soc 35,241

Tabla Nº2.1: Valores calculados para determinar el exponente de la pendiente. 20

20
Tomado de Hydraulic Tables / Garder S. Williams, M. – Allen Hazen, M. / 1933
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

80
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.1.14.2 Exponente del radio hidráulico (RH)

Este exponente muestra la tasa de aumento de la velocidad con el radio hidráulico (o el diámetro)
para una inclinación constante.

Para poder estudiar el exponente de RH, debemos hacer una comparación con los registros de tubos
de diferentes diámetros. Hacer esto no es fácil ya que no es seguro que la rugosidad de los tubos
grandes y los tubos pequeños que están siendo comparados sea realmente la misma. Quizás el
procedimiento más seguro es comparar los tubos más lisos en todos los tamaños, sin considerar el
material. Para hacer esto, seleccionaremos los datos más altos conocidos por los escritores para el
coeficiente de rugosidad. La comparación es hecha trazando los valores de los coeficientes en la
ecuación de Hazen-Williams sobre un papel logarítmico.

Siendo la escala logarítmica diez veces más grande en una dirección que en la otra, las diferencias
serán exageradas y los resultados serán esparcidos para permitir mostrar una gran variedad de
resultados sin aglomerarse. Los valores de C son presentados en el diagrama 1.

Generalmente el valor de C para cualquier tubería no varía mucho con la velocidad y si el exponente
de S es correcto, la diferencia se encuentra a menudo tanto en una dirección como en la otra. Pero a
veces esto no sucede y por lo tanto no hay seguridad de tener todos los datos sobre una base
comparable, este diagrama (diagrama 1) representa solamente las condiciones para las velocidades
de flujo entre 3 a 3.5 pies por segundo.

Seleccionar los valores de C de este modo tiene el resultado de usar como un punto de partida una
velocidad de 3.25 pie por segundo o aproximadamente un metro por segundo. Esto es aceptado por
ser más seguro que el acostumbrado uso de una velocidad de un pie por segundo como base, porque
un pie por segundo está por debajo de las velocidades corrientes en el uso práctico, y la viscosidad
puede tener un efecto mayor en los resultados a bajas velocidades.

En la tabla 2.2 esos experimentos se ponen en una lista, en el diagrama 1, se muestran los valores
más altos de C, que son los más importantes para nuestro propósito.

En el diagrama 1 y la tabla 2.2 se muestran algunos resultados obtenidos para tuberías con menos de
2 pulgadas de diámetro; a causa de que la viscosidad pueda ejercer un efecto mayor en estos tubos,
por consiguiente, estos deberán ser ignorados tanto como ellos difieran de las indicaciones dadas
para tubos grandes.

Si estos datos estuvieran exactamente de acuerdo con la formula de Hazen-Williams, entonces el


coeficiente para los tubos lisos con cualquier diámetro estaría tendido en una línea horizontal. Los
tubos lisos en la actualidad, están cerca a hacer esto. Si trazáramos los datos en una escala sin la
exageración 10 a 1, podría observarse que la alineación sería sorprendente.

Si en lugar de ser horizontal la pendiente general de la línea que limita los resultados más altos tiende
hacia arriba y a la derecha, indica que el valor del exponente de R debe ser mas alto del 0.63
expuesto en la fórmula, mientras que si la pendiente tiende en otra dirección, indicara que el valor del
exponente es más bajo.

Con el propósito de dar mayor claridad al criterio se trazan las líneas que corresponden a los valores
de 0.62 y 0.64; en otras palabras, con una diferencia de un punto al valor de 0.63 usado en la
ecuación de Hazen-Williams.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

81
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

El exponente de 0.63 quiere decir que: teniendo una inclinación constante y la misma rugosidad en
las paredes de lo tubos, la velocidad se incrementara a una potencia de 0.63 del diámetro.

Pero como nuestro el diagrama fue hecho para una velocidad constante, podemos decir con mayor
precisión que: la fricción disminuirá con el incremento en el tamaño de tubo en la proporción de los
dos exponentes expuestos en la fórmula 0.54 y 0.63 o como el inverso de la potencia del diámetro
1.167. De manera similar la línea marcada para 0.62, corresponde a un exponente de 1.148 y a la
línea marcada para 0.64 le corresponde a un exponente de 1.185.

Para demostrar esto tenemos que para el primer caso:

V  0.849  C  R 0.63  S 0.54

V 1 0.54  0.8491 0.54  C 1 0.54  R 0.63 0.54  S

Como S  hf L , entonces:

V 1 0.54  0.8491 0.54  C 1 0.54  R 0.63 0.54  hf L

V 1 0.54  L
hf 
0.8491 0.54  C 1 0.54  R 0.63 0.54

V 1.85  L
hf 
0.738  C 1.85  R 1.167

Como R  D 4 , entonces:

6.824  V 1.85  L
hf 
C 1.85  D1.167

Hay una gran cantidad de datos que son bastante exactos (no mostrados aquí) los cuales indican que
para tubos con menos de 1 pulgada de diámetro, el exponente de R es mayor que 0.63. Los
experimentos de Saph y Schoder en flujos de agua con tubos metálicos de diámetro pequeño están
entre éstos. Para tales tubos la formula de Saph y Schoder es mejor.

Si se utilizara la formula de Hazen-Williams, debe tenerse en cuenta que debido a la influencia de la


viscosidad, los flujos en tales tubos podrían ser un 10 % menos de los que se esperan y en
consecuencia los coeficientes usados serán más pequeños.

Con algunos datos para tubos extremadamente lisos de 6 y 8 pulgadas, se encontró que están casi
de acuerdo con los datos para tubos metálicos de pequeños diámetros; y si no tuviéramos ningún
registro de flujo para tubos más grandes, podría plantearse que la fórmula de Saph y Schoder era
aplicable para todos los tamaños de tubería. Gracias a las pruebas que se tienen de tubos más
grandes, se demuestran que el valor del exponente de R es mas bajo.

Quizás una inclinación que corresponda a un exponente de 0.64 estaría más cerca de representar los
datos para tubos de 2 a 60 pulgadas de diámetro. De no ser por los ejemplos existentes de tubos

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

82
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

todavía más grandes que se cree son extremadamente lisos ya que indican valores más bajos.
Algunos datos para tubos grandes demuestran que el valor es más bajo de 0.63.

EXPONENTE DEL RADIO HIDRAULICO


Valor de
Año aprox.
Diámetro Material del C
Nº Autor Del Referencia
(m) Tubo Para
Experimento
3.28ft/s
1 0.23 Acero Speller 1917 153
2 1.416 Madera Mortiz 1909 152 Am, Soc C.E, 74,411
3 0.102 Acero Speller 1917 152
4 1.219 Madera Scobey 1914 150 U.S Dep. Agri. Bt,376
5 1.238 Madera Moore 1911 150 A.m. Soc. C.E., 51;253
6 1.067 Cemento Rust 1915 148 Eng. News, 74;997
7 0.037 Laton Saph y Schoder 1903 147 A.m. Soc. C.E., 51;253
8 0.203 Madera Mortiz 1910 147 A.m. Soc. C.E., 74;411
9 1.549 Hierro fundido Fitz Gerald 1900 147 A.m. Soc. C.E., 44;88
10 0.036 Esraño Bossut 1771 145 Kutter, p. 134
11 0.152 Acero Speler 1917 145
12 0.152 Hierro forjado Schoder y Gehring 1906 145 Eng. News., 58;241
13 4.115 Madera Scobey 1914 145 U.S. Dep. Agri. Bt, 376
14 0.052 Hierro forjado Davis 1908 145 Am.Soc. C. E. 69;97
15 0.203 Hierro forjado Speller 1917 144
16 2.794 Syphon Moore 1915 144 Castkill Aqueduct
17 0.762 Cemento Newell 1911 144 Eng. News, 69;904
18 1.168 Cemento Newell 1911 144 Eng. News., 69;904
19 0.053 Laton Saph y Schoder 1903 143 A.m. Soc. C.E., 51;253
20 1.118 Hierro fundido Barnes 1914 143 Barnes HyD. Flow Reviewed
21 1.219 Hierro fundido Steams 1880 143 A.m. Soc. C.E., 14;4
22 1.219 Hierro fundido Fitz Gerald 1894 143 A.m. Soc. C.E., 35;261
23 0.054 Estaño Bossut 1771 142 Kutter, p. 134
24 0.127 Laton Schoder y Gehring 1906 142 E.Rec., 58;241
25 0.457 Madera Mortiz 1910 142 A.m. Soc. C.E., 74;411
26 1.016 Hierro fundido Bames 1914 142 Barnes HyD. Flow Reviewed
27 1.219 Hierro fundido Bruce 1896 141 Proc. Inst. C. E., 123
28 0.032 Madera Alexander 140 Proc. Inst. C. E., 159
29 0.083 Hierro forjado Darcy 1851 140 Kutter, p. 139
30 0.914 Lock Bar Montreal 1913 140 Private infromation
31 0.027 Laton Saph y Schoder 1903 139 A.m. Soc. C.E., 51;253
32 0.031 Laton Saph y Schoder 1903 139 A.m. Soc. C.E., 51;253
33 0.197 Hierro forjado Darcy 1851 138 Kutter, p. 141
34 0.038 Plomo Provis 1838 137 Proc. Inst. C.E., 838
35 0.021 Laton Saph y Schoder 1903 137 A.m. Soc. C.E., 51;253
36 0.023 Vidrio Hamilton Smith 1882 137 A.m. Soc. C.E., 12;119
37 0.027 Plomo Darcy 1851 136 Kutter, p.135
38 4.420 Túnel Moore 1915 136 Castkill Aqueduct

Tabla Nº2.2: Valores calculados para determinar el exponente del radio hidráulico. 21

21
Tomado de Hydraulic Tables / Garder S. Williams, M. – Allen Hazen, M. / 1933
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

83
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

La determinación del mejor exponente que se debe usar en tubos grandes podría ser resuelta
concluyentemente por una serie de experimentos sobre tubos grandes de la misma manera que lo
hicieron Saph y Schoder con los tubos pequeños. Los diámetros de los tubos podrían ser 100 veces
más grandes; las velocidades podrían quedarse igual. Los caudales medidos serían 10,000 veces
más grandes que los utilizados por Saph y Schoder. Las dificultades de tales experimentos son
obvias, y por el momento solo podemos sacar el máximo provecho de los datos que tenemos.

Si tomamos todas las formulas propuestas desde 1915, podemos ver que sus exponentes están tan
cerca como los propuestos hoy en día. Indudablemente no hay nada lo suficientemente bien definido
entre la cantidad de datos existentes que indique que un cambio sea deseable.

1" 1.5" 2" 3" 4" 5" 6" 8" 10" 12" 16" 20"24" 30"36"42" 5´ 6´ 7´ 8´91́0´ 14´ 20´
48"
160 160

Speller
Speller Acero Exponente=0.64 Moritz
Exponente=0.62 Acero Madera
Scobey Moritz
150 Madera Madera 150
Bazin
Saph &Schoder Moritz Cemento FitzGerald
Latón Madera Lampe Moritz C.l
Bossut Schoder & Genring Speller C.l Madera Newell Scobey
Estaño Darcy W.l Acero Speller Newell Cemento Moore Tunnel
W.l Saph &Schoder C.l Cemento Fitz Gerald Syphon
Bossut Latón Saph &Schoder Moritz Barnes C.l
Estaño Latón Madera C.l Bruce
Alexander Darcy Montreal C.l
140 Madera W.l Lock Bar 140
Saph &Schoder Darcy Darcy
Latón Provis W.l W.l
Plomo Moore
H.Smith Darcy Tunnel
W.l C.l W,H,F Metcalf
C.l C.l
Schoder &Genring Saph &Schoder Moritz
W.l Spiral Rivated Madera Metcalf
Lampe C.l Kuichling
130 Schoder &Genring Iben C.l C.l 130
Darcy Darcy Darcy W.l C.l Darcy Coffin
Plomo Vidrio C.l Schoder &Genring Darcy C.l C.l
Espiral remachado C.l Coolgardie
Iben Schoder & G. Adams Lock Bar Scobey
C.l Moritz C.l Remachado W.H.F Noble Madera
Madera C.l Lippincott Madera
Freeman Adams Remachado M,W,H
Maguera Lippincott Remachado Madera
Darcy Acero H.Smith Brush Fanning
120 W.l Remachado C.l Cementoo M,W,H
120
Iben Madera
Lippincott Moritz C.l I.W.Smith Scobey
Acero Darcy Remachado Madera
Madera C.l
Schoder &Genring Schoder &Genring Kuicling
W.l Moritz Espiral remachado Remachado
Madera Clarke
Ehmann Moore Hershel Hershel Ladrillo
Galv.Iron Darcy Madera Acero Remachado
C.l Noble
110 Madera 110
1" 1.5" 2" 3" 4" 5" 6" 8" 10" 12" 16" 20"24" 30"36"42" 5´ 6´ 7´ 8´91́0´
10´14´ 16´ 20´
48"

Diagrama Nº1: Puntos que representan valores máximos de C para una velocidad de 3.0 – 3.5 m/s. 22

2.1.14.3 El coeficiente (C).

El coeficiente es un índice que indica el grado de rugosidad de la superficie interior de un tubo. Como
un tema práctico el coeficiente debe ser usado en cualquier cálculo aproximado, este es un tema de
más incumbencia que el valor de los exponentes. En general, los datos adicionales y la experiencia

22
Tomado de Hydraulic Tables / Garder S. Williams, M. – Allen Hazen, M. / 1933
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

84
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

con el uso de la fórmula no indican los cambios considerables en los coeficientes que son
recomendados. Para tubos de hierro fundido nuevo se ha obtenido un valor de 130 y se considera
apropiado; pero en ocasiones se ha llegado a 140, incluso hay un registro de un tubo con un valor de
147.

Algunos tubos son más suaves que el tubo de hierro fundido. Hay tubos de madera que se han hecho
muy suaves. Los tubos de metal, latón y estaño son los más suaves y han dado los coeficientes más
altos. Las pruebas fueron hechas en cada caso cuando el tubo era muy nuevo. Desafortunadamente,
la suavidad extrema no es durable y los experimentos sobre los mismos tubos posteriormente a la
perdida de esta suavidad, dio en varios casos coeficientes más bajos.

Estos tres tipos de tubo, madera, metal fundido y cemento vaciado en moldes, estando nuevos y
perfectamente limpios dieron unos coeficientes de 145 y a 150; y en tres casos de 152 y 153. Estos
valores representan los tubos más suaves evaluados hasta ahora. Por otro lado los otros tipos de
tubo, así como los tubos viejos tendrán menos suavidad y por tanto los coeficientes darán más bajos.

Hazen y Williams (1933) indicaron que el valor de C no era constante ya que los exponentes en la
ecuación variaban con el tamaño de tubo y con la pendiente de la línea de energía. Sin embargo, los
exponentes fueron seleccionados representando aproximadamente las “Condiciones medias" con el
propósito de que C fuera prácticamente constante”.

VALORES DE TUBOS
Rango de Rango para C Valor
Diámetro Numero de
Autor Velocidades en la Ecuación promedio Observaciones
(m) Observaciones
(m/s) de H & W de C
Tubos de Hierro fundido nuevos
Darcy 0.082 8 0.11-1.57 119.5-120.0 120 Descubierto
Darcy 0.137 8 0.15-2.28 132.1-1.25.8 129 Descubierto
Darcy 0.188 6 0.49-2.51 125.0-116.0 121 Descubierto
Williams, Hubbell, Fenkell 0.305 30 0.30-1.52 139.3-148.5 144 Cubierto, muy derecho
Iben 0.305 4 0.49-0.94 107.0-121.5 114 Tubería matriz de servicio
Iben 0.305 4 0.49-0.94 106.0-117.0 111 Tubería matriz de servicio
Williams, Hubbell, Fenkell 0.407 20 0.30-1.52 146.0-145.8 146 Cubierto, con papel
Williams, Hubbell, Fenkell 0.407 30 0.30-1.52 145.0-145.6 145 Cubierto, con papel
Lampe 0.419 4 0.49-0.94 129.0-133.0 131 Tubo matriz
Darcy 0.500 9 0.43-1.13 12.0-117.8 115 Descubierto
Williams, Hubbell, Fenkell 0.761 30 0.38-0.88 138.0-142.0 140 Cubierto, muy derecho
Kuichiling 0.914 2 1.28 129.0 Tubo matriz
Stearms 1.219 3 0.79-1.89 142.0-141.0 142
Gale 1.219 1 1.07 112.3 Tubo matriz
Fenkell 1.524 5 0.22-0.34 105.0-110.0 107 8 años de uso
Tubos de hierro fundido limpios
Darcy 0.036 7 0.12-1.13 130.0-134.0 132 Tubo matriz de Paris
Darcy 0.080 7 0.18-1.52 124.0-114.0 119 Tubo matriz de Paris
Brackett 0.152 6 0.29-0.75 100.0-86.0 93 Tubo matriz de Paris
Darcy 0.245 7 0.27-2.57 110.0-103.0 107 Tubo matriz de Paris
Darcy 0.297 8 0.24-3.17 107.0-106.0 107 Tubo matriz de Paris
FitzGerald 1.219 21 0.61-1.52 144.0-141.0 142 Tubo matriz de Paris

Tabla Nº2.3: Cálculos realizados para determinar el valor promedio de C. 23

23
Tomado de Hydraulic Tables / Garder S. Williams, M. – Allen Hazen, M. / 1933
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

85
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Esta decisión sobre el valor de C y el hecho de que el radio hidráulico aparece por separado en la
ecuación de Hazen-Williams pudo haber motivado a que en muchos textos, referencias, y manuales
de software [por ejemplo., Linsley y Franzini (1972), Metcalf y Eddy (1972), Viessman y Hammer
(1985), Simon (1986), Prasuhn (1987), Rossman (1994), y Hwang y Houghtalen (1996)] tabularan
valores de C para diferentes tipos de tubo sin hacer referencia al tamaño del tubo. Un poco de
información superficial sobre las diferencias de C con el tamaño de tubo se puede encontrar en
Babbitt et al. (1962), Bauer et al. (1969), Stephenson (1981), Roberson et al. (1988), y Delleur (1995).

El valor de la viscosidad del agua se hallo para una temperatura de 15ºC. Esta expresión demuestra
que CHW no era una constante para cierta condición en la pared, como es interpretado en numerosos
manuales de ingeniería (Liou 1998). En vez, depende de la condición del flujo, el diámetro del tubo,
de la rugosidad equivalente, y de la temperatura del agua, hasta la viscosidad cinemática, .

Diskin (1960) llego a la conclusión de que la fórmula es aplicable "En parte de la zona de transición".
Diskin determinó los alcances de los números de Reynolds para los que las líneas originales del
diagrama de Moody eran paralelas a las líneas que representaban los pronósticos de la ecuación de
Hazen-Williams. Esos números de Reynolds restrictivos aumentan con la disminución de la rugosidad
equivalente. Diskin también dijo que la formula era aplicable para un rango de valores de C HW entre
100 y 160 (el cual es un rango dentro del que se consideran los tubos como lisos).

Luego los valores presentados de CHW en su fórmula resultante, y los valores que van por fuera de f
fueron comparados a equivalentes obtenidos con la ecuación exacta y explícita del tipo de la de
Colebrook - White, desarrollada por Jain (1976). Esto fue hecho para diferentes valores de pendiente
y radio hidráulico. Considerando la expresión de Colebrook - White como exacta, se han calculado
errores de mas o menos un 40 %. Jain et al. Llegó a la conclusión de que dos fuentes independientes
del error afectaban la ecuación de Hazen - Williams, el cambio en el valor del factor 0.849 (en el
sistema ingles 1.318) en términos de R y S y el cambio de CHW con la condición de flujo y el diámetro
de tubo.

De los datos originales de Williams y Hazen (1902), podemos decir que: El diámetro de tubo
más grande compilado por Hazen y Williams está relacionado con una alcantarilla en Milwaukee, de
3.66 m (144 pulgadas), con un rango para CHW de 80 a 95. La mayoría de los tubos estudiados tienen
un diámetros menor de 1.78 m (70 pulgadas). A decir verdad, casi 74 % de los diámetros compilados
están por debajo de 0.5 m, 82 % están por debajo de 1 m, y 92 % están por debajo de 1.5 m. En
cambio, 71 % de los casos analizados en el manual de Williams y Hazen se relacionan con números
de Reynolds por debajo de 5 x 105, mientras que 80 % se relacionan con números de Reynolds por
debajo de 106 (encontrándose en las zonas de régimen de flujo turbulento hidráulicamente liso e
hidráulicamente en transición, vease la figura 2.2). En el cálculo de los números de Reynolds, se
tomo un valor para la viscosidad cinemática del agua correspondiente a 15 ºC ( = 1.145 x 10-6 m2/s).

La mayoría de las mediciones utilizadas por Hazen y Williams parecen estar relacionadas con la zona
de régimen turbulento en transición. También, en los puntos próximos a la curva de régimen
hidráulicamente liso se respalda la validez de la ecuación.

Además los números de Reynolds altos, convierten el régimen de flujo en hidráulicamente rugoso.
Esto cae fuera de la zona de régimen de flujo valido para la ecuación de Hazen – Williams.

2.1.14.4 Conclusiones

Los resultados obtenidos para las tuberías que tuvieran menos de 2 pulgadas de diámetro fueron

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

86
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

ignorados por que su comportamiento no se ajustaba al que tenían los tubos con un diámetro mayor,
debido a que la viscosidad ejercía en ellos un efecto representativo tendiendo a incrementar el
exponente de S, además, los datos obtenidos de los experimentos para bajas velocidades eran
inconsistentes con los obtenidos para velocidades altas, por lo tanto también han sido omitidos para
el cálculo del exponente de S (además, el rango de bajas velocidades es poco común en el transporte
de agua).

La fricción disminuye con el incremento en el tamaño del tubo en proporción de los dos exponentes
expuestos en la fórmula, es decir, 0.54 y 0.63 o como el inverso de la potencia del diámetro 1.167 y
estos exponentes fueron seleccionados intentando representar las “Condiciones medias" del flujo de
agua a través de tuberías, teniendo en consideración que se procuro que generalmente el valor de C
para cualquier tubería no variara mucho con la velocidad siendo prácticamente constante.

Por lo tanto hay tres tipos de restricción:

1. El rango de diámetros: siendo la ecuación valida únicamente para tubos con mas de 2 pulgadas (5
cm) de diámetro interior. Además, si observamos el estudio de caso realizado en la sección 2.3.2.2,
podemos darnos cuenta que también hay una restricción de diámetro para tubos con mas de 2.00m
de diámetro.

2. La restricción de velocidad: debido a que entre mayor sea la velocidad habrá una mayor dispersión
en los datos obtenidos para el valor de C, el cual no es una constante, pero se procuro por que lo
fuera, en otras palabras, si aumentásemos la velocidad de manera drástica, entonces el valor
asignado a C no coincidiría con los valores recomendados en la literatura y C pierde el sentido de
constante24.

3. La ecuación de Hazen-Williams, no calibra para flujos turbulentos hidráulicamente rugosos, ya que


los datos originales tomados para calibrar la ecuación de Hazen-Williams se encontraban en su
mayoría bajo un régimen turbulento hidráulicamente liso e hidráulicamente en transición, además, la
ecuación de Hazen-Williams se encuentra con la ecuación de Darcy-Weisbasch antes de entrar a un
régimen turbulento hidráulicamente rugoso y desciende mientras la ecuación de Darcy tiende a seguir
una línea horizontal como lo muestra la figura 2.2 (para una mejor explicación remitirse a el estudio
de caso en la sección 2.3.2.2).

24
Como lo referencia Hwang e Hita (en “Fundaments of hydraulic engineering systems”, 2ª Ed., Prentice-Hall, Inc.,
Englewood Cliffs, N.J.) y Saldarriaga (1998) recomendando que la ecuación es aplicable solo para flujo de agua a través de
tuberías que tengan un diámetro mayor a 5 cm., además, de que debe encontrarse en un rango de velocidades no mayor a
3 m/s.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

87
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0,045

0,04

0,035
Factor de fricción (f)

0,03

0,025

0,02

0,015
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07

Numero de Reynolds (Re)


Prandtl_Liso Hazen-W illiams Colebrook-W hite Von Karman_Rugoso Colebrook-W hite_Transicion

Figura Nº2.2: Comportamiento de la formula de Hazen-Williams dibujada en el diagrama tipo


Moody para un tubo de 2.286m de diámetro y con un Ks=0.003m.

En este caso se puede ver claramente que la ecuación de Hazen Williams sobredimensiona el factor
de fricción para el flujo turbulento hidráulicamente liso y parte del flujo turbulento hidráulicamente en
transición. Mas adelante encontramos la figura 2.22 planteada por Diskin, en esta se muestran
diferentes valores de CHW (entre 60 y 160) y para cada uno de estos puede observarse que hay tres
diámetros diferentes (0.05m, 0.50m y 1.00m), con estas curvas de la ecuación de Hazen-Williams
sobrepuestas en el diagrama de Moody queda demostrado que la ecuación de Hazen-Williams esta
sobredimensionando el diámetro para parte o todo el flujo hidráulicamente liso y parte del flujo
hidráulicamente en transición y que además el factor de fricción para parte (o nada) del flujo
hidráulicamente liso, parte del flujo hidráulicamente en transición y todo flujo hidráulicamente rugoso
queda con valores por debajo de los obtenidos mediante la ecuación de Darcy-Weisbach
(considerada como la ecuación exacta) y por consiguiente subdimensiona los diámetros necesarios
para el transporte del caudal requerido. Queda también demostrado que para valores de C HW
menores de 100 la ecuación no calibra, ya que esta cortando la zona de flujo turbulento
hidráulicamente rugoso (para la cual no calibra) y que para valores de CHW mayores a 160 la ecuación
no funciona ya que se sale del rango de datos del diagrama de Moody. Estas restricciones en
términos del número de Reynolds, Ks/D y CHW fueron expuestas por Diskin sintetizadas en la tabla
2.4.

El uso de la ecuación de Hazen-Williams por tener las limitaciones anteriormente expuestas, no es


práctica para el cálculo de perdidas en flujos con otro tipo de fluidos, por tal efecto se debía seguir
utilizando la ecuación de Darcy-Weisbach, sin embargo para realizar el calculo del factor de fricción
no existían aun formulas que lo relacionaran con las propiedades de la tubería y del flujo, solo habían
formulas propuestas para este calculo basadas en datos empíricos.

2.1.15 Ludwig Prandtl, Richard Heinrich Blasius, Theodor von Kármán y Johann Nikuradse

Para 1904 Ludwig Prandtl (1875-1953), había terminado de plantear su teoría acerca de la longitud
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

88
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

de mezcla para flujos turbulentos; asi que el y sus estudiantes Theodor von Kármán (1881-1963),
Paul Richard Heinrich Blasius (1883-1970) y Johann Nikuradse (1894-1979) intentaron proveer un
pronóstico analítico del factor de fricción que había sido propuesto en la ecuación de Weisbach, ellos
pretendían hacer esto usando la nueva teoría de capa de límite que Prandtl había desarrollado.
Aparentemente, Blasius (1913) fue la primera persona en aplicar la teoría de semejanza para
determinar que f es una función del número de Reynolds. De los datos experimentales que encontró
que para tubos lisos:

0.3164
f 
Re1 4

Ecuación a la cuál nos referimos ahora, como la fórmula de Blasius, siendo válida para un rango del
numero de Reynolds entre 4.000 < Re < 80.000. Usando los datos de Nikuradse, se llego a que el
flujo totalmente turbulento estaba mejor ajustado por la relación:

1
f
 
 2  log Re f  0.08 o de otra forma 1
 2  Log
Re f
2.512
f

Esta ecuación ha sido referenciada como la ecuación de Prandtl (Schlichting, 1968) y es la formula
utilizada para el calculo del factor de fricción en "Tubos lisos". (Véase la demostración matemática de
dicha ecuación, en la sección 2.2.1.4, ecuación 2.23)

La rugosidad en las tuberías brindó desafíos adicionales. Para un alto numero de Reynolds en tubos
rugosos, f se hace una constante que solamente es función de la rugosidad relativa del tubo, Ks / D,
donde Ks es la altura de las protuberancias en la superficie al interior del tubo. Similarmente a la
fórmula para tubos lisos, von Kármán (1930) desarrollo una ecuación que luego fue confirmada por
los datos recolectados por Nikuradse (1933),

1 K  1 3.715  D
 1.14  2  log s  o de otra forma  2  Log
f D f ks

Esta ecuación ha sido referenciada como la ecuación de Von Kármán y es la formula utilizada para el
calculo del factor de fricción en "Tubos rugosos". (Véase la demostración matemática de dicha
ecuación, en la sección 2.2.1.5, ecuación 2.23)

La zona de transición entre flujo turbulento hidráulicamente liso y flujo turbulento hidráulicamente
rugoso fue definida empíricamente por las detalladas mediciones llevadas a cabo por Nikuradse
(1933) sobre tubos que tenían una rugosidad uniforme que el mismo creó artificialmente con una
capa de arena uniforme que cubría el interior de la pared del tubo. Sus datos indicaban tendencias
claras que podían ser explicadas por la interacción de la aspereza de tubo con la capa de límite
inestable. Sin embargo, las mediciones hechas por Colebrook y White (1937) mostraban que tubos
con una rugosidad no uniforme no mostraban las mismas curvas de transición. Para tubos
comerciales White (1939) mostró que la zona de transición podía ser descrita por,

1 K 9.35  1 ks 2.51
 1.14  2  log s   o de otra forma  2  Log 
f  D Re f  f 3.7  D R  f

Esta es la formula utilizada para el calculo del factor de fricción para el régimen de flujo turbulento
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

89
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

hidráulicamente en transición. (Véase la demostración matemática de dicha ecuación, en la sección


2.2.1.6, ecuación 2.39)

Sin embargo, para la época esta ecuación era demasiado compleja por su planteamiento implícito y
se volvía muy dispendioso trabajar con ella en el calculo de redes hidráulicas.

Fue por eso que Rouse intentando subsanar esa situación realizo un diagrama donde se
relacionaban las variables que intervenían en la determinación del factor de fricción, el cual
posteriormente seria replanteado por Moody.

2.1.16 Lewis Moody (1944)

Moody (1944) utilizó la fórmula de Colebrook-White para generar una tabla de diseño semejante a la
que se ilustra en la figura 2.3. Esta tabla se conoce ahora como diagrama de Moody para tuberías
comerciales.

El diagrama de Moody, y las diversas condiciones de flujo que representa, se puede dividir en cuatro
zonas: la zona de flujo laminar, la zona crítica, donde los valores son inciertos porque el flujo podría
ser laminar o turbulento; la zona de transición, donde f es una función tanto del número de Reynolds
como de la rugosidad relativa de la tubería; y la zona de turbulencia completa (flujo de tubería
completamente rugosa), donde el valor de f es independiente del número de Reynolds, dependiendo
solamente de la rugosidad relativa.

Depues de Moody haber terminado el desarrollo de sus diagramas, realizo un ajuste matemático a la
ecuación de Darcy – Weisbach proponiendo finalmente la siguiente ecuación explicita para el calculo
del factor de fricción.

  k s 10 6  3 
1


f  0.0055  1   20000  
  D Re  
 

En esta ecuación, el factor de fricción es una función explícita de la rugosidad relativa y del número
de Reynolds. Sin embargo, su forma es completamente diferente a la de la ecuación de Colebrook-White.

La precisión de la ecuación de Moody es baja para números de Reynolds superiores a 3 x 10 5 y para


rugosidades relativas muy altas (este último caso, sin embargo, es muy poco común).

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

90
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0.10
Laminar Crítico Transición Turbulencia completa, tuberías rugosas
0.09
0.08
0.07 0.05
0.04
0.06
0.03
0.05 0.02

Flujo
0.015

lamin
0.04 l

d
 L V2 
 d  2  g 


0.01
l l

Rugosidad Relativa
l
l 64 0.008
f
ar
h

l
l
Re 0.006
l
0.03

Factor de Fricción f 

0.004
Re cr
0.002

0.02 0.001
0.0008
0.0006
Tu
be 0.0004
ría
s lis
as 0.0002
0.0001
0.000.05
0.01

0.008 3 3 4 4 5 5 6 6 7 7
0.000.01
8
10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10

Número de Reynolds Re =Vd/ /d = 0.000.005


  /d = 0.000.001
1
 2.01Log   d  2.511 
l
Basado en la Ecuación

ll

ll
ll
l

1
3.7 Re  f 2
l l
f 2
 d 

Figura Nº2.3: Diagrama planteado por Moody basado en la ecuación de Colebrook-White para
encontrar el factor de fricción en cualquier tipo de flujo. (Tomado de Mecánica de Fluidos de Frank
White)

2.1.17 Swamee y Jain (1976)

Swamee y Jain, en un intento por convertir la formula de Colebrook-White en una forma explicita para
el factor de fricción, realizaron un ajuste matemático, llegando finalmente a la siguiente expresión que
da aproximadamente el valor de factor de fricción para tuberías circulares completamente llenas.

1.325 0.25
f  2 f  2
  5.74   ks 5.74 
ln 3.7D  Re 0.9  log 3.7D  
   Re 0.9 

esta ecuación es tan exacta como la ecuación de Colebrook-White y es valida para el mismo rango de
valores de Ks/D y Re.

Otros autores analizaron el flujo de agua en conductos alejándose de los conceptos físicos que
predominaban hasta el momento, continuando la búsqueda basados en datos obtenidos por
mediciones en el campo y relacionando las variables que intervenían en el fenómeno por medio de
ajustes matemáticos.

De los análisis de estos autores, salieron las siguientes ecuaciones:

2.1.18 Ecuación Logarítmica

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

91
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Partiendo de la ecuación general de Chezy y para sistema métrico de unidades se tiene:

6.7  R
C  18  log
a

a = Coeficiente que depende del comportamiento hidráulico del conducto

a = Ks/2 comportamiento hidráulicamente rugoso

a = ’ N /7 comportamiento hidráulicamente liso

a = Ks/2 + ’ N /7 Transición, cuando hay influencia tanto de la viscosidad del

fluido como de la rugosidad del conducto

Los rangos siguientes fueron establecidos gracias a investigaciones de Colebrook y White:

Ks > 6.1 ’N comportamiento hidráulicamente rugoso

Ks < 0.305 ’ N comportamiento hidráulicamente liso

0.305 ’ < Ks < 6.1 ’ N Transición

’N = espesor neto de la subcapa laminar viscosa

V* = velocidad cortante

11.84  V*   
 'N 
V*

   R S V*  g  R  S

11.84 
 'N 
g R S

2.1.19 Ecuación de Word (1960)

Esta ecuación empírica fue deducida por Donald Wood en la Universidad de Kentucky en la década
de 1960, unos años antes de la introducción generalizada de los computadores en la práctica de la
ingeniería. La ecuación de Word tiene la siguiente forma:

f  a  b  Re  c

Donde:

f = factor de fricción de Darcy

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

92
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0.225
K  K 
a  0.094 s   0.53 s 
D  D 

0.44
K 
b  88 s 
D 

0.134
K 
c  1.62 s 
D 

La ecuación de Wood resultó menos precisa que la de Moody, puesto que sólo tiene validez para
rugosidades relativas mayores a 10-5 y para números de Reynolds entre 3 x 104 y 107.

2.1.20 Ecuación de Barr (1976)

Antes de la popularización del uso de los computadores personales se establecieron ecuaciones


empíricas muy complejas para explicar el comportamiento del factor de fricción de Darcy. Una de
estas ecuaciones fue la de Barr:

1
f
  
 2 log A  1   C  2   E
B D

donde:

A  0.325  0.027  log 1

B  0.93  0.0068  log  1

C  2.95  0.29  log  2

D  0.914  0.0052  log 2

 
E  1   20.44 11  10.54 
y donde 1 y 2 son los siguientes parámetros adimensionales:
15
h 
1.32786  Q 3 5   f g 
0.958866  Q 2 5 2   l 
1 
 hf 
15 
 g  ks
 l 

En este caso, el factor de fricción no es función del número de Reynolds ni de la rugosidad relativa. El
factor de fricción es una función explícita del caudal, de la pendiente de fricción, de la aceleración de
la gravedad, de la rugosidad absoluta y de la viscosidad cinemática.

El artículo original de Barr (Barr, 1976) no incluye explícitamente los caudales y el material de tubería

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

93
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

utilizado para estos cálculos, lo cual no es necesario para establecer la exactitud de su ecuación.

Con la creciente rapidez de la implementación del cálculo en los computadores y su decreciente


costo, la ecuación de Barr nunca llegó a utilizarse masivamente. Es una ecuación compleja, a pesar
de que es explícita.

2.1.21 Ecuación de Flamant

L 4 V7
hf  9.20  10  4  
D D

Para tuberías de fundición en servicio y D 1.3 m.

2.1.22 Ecuación de Maurice Levy

Para toda clase de tuberías de fundición y para 0.08 m  D  3.0 m.

Para tuberías nuevas:


12
h  D  D 
V  36.4   f 1  3  
 2 
 2  L 

Para tuberías en servicio:


12
h  D  D 
V  20.5   f 1  3  
 2 
 2  L 

2.1.23 Ecuación de Nougne

K  L V 2
hf 
D1.25

Tuberías en servicio K = 1/500.

Para tuberías nuevas K = 1/1000.

2.1.24 Ecuación de Strickler

12
h 
V  K R 23
H  f 
L

K depende de la naturaleza del material del conducto.

Fundiciones nuevas y pulidas K=80

Fundiciones mal acabadas K=20

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

94
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.1.25 Ecuación de Scobey

Cs  V 1.9
hf 
D1.1

Utilizable en tuberías de acero de gran diámetro. 0.32  CS  0.34

2.1.26 Ecuación de Fair-Whipple

Q 1.88
hf  2.02  10 3  L 
D 4.88

Para diámetros pequeños y agua fría.

2.2 PÉRDIDAS DE CARGA.

Tal vez la cantidad más calculada en flujos desarrollados en tubos es la perdida de carga hidrostática,
debido a que si conocemos la perdida de carga hidrostática en un flujo desarrollado se podrá calcular
el cambio de presión.

Cuando un liquido se desplaza de un punto a través de un conducto, la energía total que este
contiene para poderse desplazar va disminuyendo. Si observamos, en una tubería de sección
constante el flujo debe llevar una continuidad, es decir, que la cantidad de liquido que entra debe ser
igual a la cantidad de liquido que sale, por consiguiente, la energía cinética debe de conservarse, por
otro lado la energía potencial del sistema solo dependerá de la posición; por tanto es en la carga de
presión donde la energía se esta perdiendo.

En cualquier flujo que tengamos de un fluido que viaje a través de una tubería, se presentara perdida
de carga básicamente debida a dos fenómenos:

La fricción que se da entre el fluido y la tubería por la rugosidad existente a lo largo de la sección
recta de la tubería, así como la producida por los efectos viscosos entre las propias partículas o por la
mezcla que se puede producir entre estas.

Los cambios en velocidad o dirección del flujo; producidos por la interacción del fluido con la forma de
la tubería y/o con accesorios que se le instalan con el fin de direccional el flujo hacia los puntos de
interés.

2.2.1 Perdidas fricciónales.

Fue Antoine Chézy (1768) quien basado en los conceptos fundamentales para flujo uniforme en
canales abiertos publico la siguiente relación de proporcionalidad:

V 2 P  A S ( Ec. 2.1 )

Donde P es el perímetro mojado, S es la pendiente del canal y A es el área de la sección transversal


por la que fluye el agua. Chezy calculo que la proporcionalidad variaba de un río a otro. Este fue un
descubrimiento importante ya que ayudo a plantear la constante de proporcionalidad C, quedando la
ecuación como la conocemos ahora:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

95
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

V  C  R S ( Ec. 2.2 )

Donde R es el radio hidráulico, dado por la ecuación R=A/P.

El reporte con el trabajo de Chezy se presento en 1775 y desapareció.

Teniendo la ecuación planteada la solución del problema consistía en que valor usar de C. Es en
este punto donde comienza a parecer diversos autores y sus formulas, entre ellos podemos nombrar
a Bazin, Keulegan, Gauckleer, Manning, Strickler y otros.

Fue Julius Weisbach (1845) quien planteando el equilibrio entre fuerzas dentro de una masa de fluido
de la siguiente manera (ver figura 2.4):

Figura Nº2.4: Fuerzas axiales en un volumen de control.

Tomando la ecuación de energía expuesta por Bernoulli, plateo que la energía entre dos puntos era
igual haciendo la suma de las perdidas que se habían producido de un punto al otro a causa de la
fricción. De esta manera tendríamos la siguiente expresión:

P1 V12 P V2 ( Ec. 2.3 )


  Z1  2  2  Z 2  hf
 2g  2g

Como habíamos mencionado anteriormente, se debe conservar la continuidad en el transporte del


fluido, y por tanto V1  V2 , simplificando obtenemos:

P1 P2
 Z1   Z 2  hf
 

Despejando las perdidas obtendremos:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

96
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

P1 P2
 Z1   Z 2  hf
 

P1  P2
 Z1  Z 2  hf

P1  P2 ( Ec. 2.4 )
hf   Z1  Z 2

Luego hacemos la sumatoria de las fuerzas que intervienen en la interacción de la masa de fluido
(véase la figura 2.4)

 F  m.a  0  P 1  P2 A    A  L  Sen( )   0 LP

Donde P es el perímetro mojado, luego dividiendo por .A, tenemos:

P1  P2   L  Sen( )   0LP 0 ( Ec. 2.5 )


  A

Debido a que: L.Sen( )=Z1-Z2, tendremos que:

P1  P2   Z  Z1 
 0 LP
0
  A
1

Despejando tenemos:

 0LP P1  P2 
  Z1  Z1 ( Ec. 2.6 )
 A 

De las ecuaciones 2.4 y 2.6 podemos decir que:

 0LP
hf  ( Ec. 2.7 )
 A

Si expresamos las perdidas por unidad de longitud tendremos:

hf  P
 0
L  A

Como R es el radio hidráulico, dado por la ecuación R=A/P, entonces 1/R= P/A:

hf 
 0 ( Ec. 2.8 )
L  R

como trabajamos sobre el supuesto de que el flujo es permanente, uniforme, turbulento e


incompresible en conductos de sección transversal constante, el esfuerzo cortante en la pared varia
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

97
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

aproximadamente en proporción al cuadrado de la velocidad promedio, expresándolo como:


0   V2 ( Ec. 2.9 )
2

Donde  es un coeficiente adimensional. En canales abiertos y en conductos cerrados no circulares,


el esfuerzo cortante en las paredes no es constante.

Sustituyamos entonces la ecuación 2.9 en la ecuación 2.8

hf     V 2

L 2  R

Como =ρ.g, entonces:

hf  V 2

L 2g R

hf  V2
 ( Ec. 2.10 )
L R 2g

Para tubos circulares tenemos que:

A   D2 4 D
A    D2 4 P   .D R  
P  D 4

Reemplazando en la ecuación 2.10

hf 4 V 2 hf 4 V 2
 
L D 2g L D 2g

despejando las perdidas tenemos que:

L V2
hf  4
D 2g

Por ultimo podemos decir que como estas perdidas se producen por el efecto de la fricción, el factor
de fricción estará definido como f = 4. y por tanto:

L V2
hf  f ( Ec. 2.11 )
D 2g

Esta es la forma como hoy en día conocemos la ecuación de Darcy-Weisbach, en la cual Weisbach
Propuso el uso del coeficiente adimensional f, mientras que Henry Darcy (1857) llevo a cabo una
investigación con numeroso experimentos en tuberías siendo la primera persona en hablar de
resistencia del flujo en cercanía a los limites sólidos. La ecuación de Darcy-Weisbach, es la ecuación

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

98
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

más general que existe para explicar la perdida de energía ocurrida en un flujo y por tanto será la que
seguiremos usando de ahora en adelante.

Hay ciertas leyes generales, basadas en la observación y los experimentos, que parecen regir la
fricción de los fluidos de las tuberías y se expresan en todas las formulas de tuberías aceptadas en
general. En forma breve, esas leyes son:

1. Las perdidas de fricción que se dan en un flujo turbulento aumentan en general con la aspereza de
la tubería. Cuando el flujo es laminar, la perdida de fricción es independiente de la aspereza.

2. La perdida por fricción es directamente proporcional al área de la superficie mojada.

3. Las perdidas de fricción varían en proporción inversa a alguna potencia del diámetro de la tubería
(1/Dx).

4. Las perdidas de fricción varían en proporción directa a alguna potencia de la velocidad del flujo
(Vn).

5. Las perdidas de fricción varían en proporción directa a alguna potencia de la razón de la viscosidad
a la densidad del fluido (µ/ρ)r.

Una vez establecida la ecuación general para perdidas por fricción en tuberías, se presenta el
problema de establecer cual es el factor de fricción f para un determinado flujo y poder hallar las
perdidas.

2.2.1.1 Relación entre f y 0

El factor de fricción de Darcy-Weisbach debe estar relacionado directamente con el esfuerzo cortante,
ya que este último es el responsable de las perdidas de energía por fricción. Ese argumento fue
desarrollado por Darcy de la siguiente manera:

Si se toman la longitud de la tubería como un diferencial de longitud dl, las perdidas de carga que
ocurrirían en ese tramo serian:

dl V 2
dhf  f
D 2g

Al despejar el factor de fricción se obtiene la siguiente expresión:

2  g  D dhf
f 
V2 dl

Si se utiliza el radio hidráulico en lugar del diámetro de la tubería

8  g  R dhf
f  ( Ec. 2.11a )
V2 dl

Si se tiene que:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

99
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

A dp dp
0  R
P dl dl

Donde:

dp  0 dh
   g f
dl R dl

dhf 0
 ( Ec. 2.11b )
dl  g R

Reemplazando la ecuación 2.11b en la 2.11a, obtendremos:

8  g  R 0 8  0
f  f  ( Ec. 2.11c )
V 2  g R V 2 

Esta ecuación indica que a mayor velocidad, menor será la perdida de carga, sin embargo, esto no
quiere decir que el esfuerzo cortante disminuya, sino que hay mayor eficiencia al trasportar fluidos a
altas velocidades.

2.2.1.2 Factor de fricción para flujo laminar25

Weisbach pudo determinar el factor de fricción para flujos laminares utilizando la ecuación de Hagen-
Poiseuille (ecuación 1.15):

  (P1  P2 )  r04   (P1  P2 )  D 4


Q 
8 l 128    l

Expresando P1-P2 como la perdida de carga en el flujo, tendremos:

P   h h    hf    P1  P2 

P1  P2   hf  
Sustituyendo

  hf     D 4
Q
128    l

Despejando hf,

128    l  Q
hf  ( Ec. 2.12 )
  D4  

25
Tomado y adaptado de “Hidráulica de tuberías”; Juan G. Saldarriaga V.
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

100
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Como Q=A.V y A=.D2/4, entonces Q=.V.D2/4, reemplazando en la ecuación 2.12;

128    l    V  D 2
hf 
4    D4  

32    l  V ( Ec. 2.13 )
hf 
D2  

Igualando las ecuaciones 2.11 y 2.13, obtendremos:

l V2 32    l  V
f 
D 2g D2  

64  g  
f 
D   V

64   ( Ec. 2.14 )
f 
D   V

Como ya se había definido el número de Reynolds como:

 V  D o V D
o
4Q
Re  Re  Re 
  D

al reemplazarlo en la ecuación 2.14, tendremos:

64
f  ( Ec. 2.15 )
Re

Obsérvese que el factor de fricción no es influenciado por la rugosidad que tenga la tubería, por
consiguiente es independiente de dicha propiedad.

Ejemplo Nº2: Flujo turbulento hidráulicamente liso

Una empresa, utiliza para su proceso industrial una cantidad de agua diaria de 8.5m 3. Para poder
suplir dicha cantidad esta es sacada de una quebrada que se encuentra a 1200 m de la planta de
producción, para poder utilizar esta agua, se ha implementado una pequeña planta de tratamiento
dentro de la fabrica, la cual para poder llevar el agua hasta las condiciones requeridas debe funcionar
con un caudal de entrada máximo de 0.10 L/s.

Para transportar el agua desde el río, la empresa desea utilizar 1800m de tubo de 2” que le habían
quedado de un proyecto de ampliación de planta que no pudo realizar.

Determine

a. Cuanto es la perdida de carga

b. Con un tubo de estos se suple la necesidad de la planta de producción


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

101
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Solución

Planteamos la siguiente metodología como un orden coherente para darle solución a este tipo de
casos

Esquematizar el caso en estudio (dibujar y datos conocidos)

Planteamiento de las ecuaciones requeridas

Solución de variables de interés

Solución sobre el caso en estudio

1. Esquematización del caso

Dibujo

Quebrada

Fabrica
Tuberia
Ø 2" L=1200m

Datos conocidos

Cantidad de agua requerida = 8.5 m3/Día (Caudal necesario para suplir las necesidades de la planta)

Distancia entre la fuente de abastecimiento y la planta = 1200m

Caudal máximo para el buen funcionamiento de la planta de tratamiento = 0.10 l/s

Diámetro de la tubería a usar = 2” (5.08 cm.)

2. Planteamiento de formulas

Las formula que se requiere para poder hallar la pérdida de carga en la conducción es:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

102
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

l V2
hf  f Ecuación de Darcy-Weisbach
D 2g

Sin embargo para poder solucionar esta ecuación necesitaremos saber cuanto es el valor del factor
de fricción

64
f  Factor de fricción para flujo laminar
Re

Pero nuevamente resulta como incógnita el número de Reynolds

 V  D o V D
o
4Q
Re  Re  Re 
  D

Por ultimo para poder obtener el numeró de Reynolds tendremos que saber cual es el valor de la
viscosidad absoluta o cinemática, pero para esto es necesario saber cual es la temperatura del agua
(dato que se obtiene en el campo), pero trabajaremos con una viscosidad para una temperatura
promedio de 15ºC. De esta manera

 = 1.14 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

3. Solución de variables de interés

Comencemos entonces por solucionar el valor del número de Reynolds, así:

4Q
Re 
D

Q = Caudal máximo (esta limitado para el buen funcionamiento de la planta)

Q = 0.10 l/s = 0.0001 m3/s

D = Diámetro de la tubería a utilizar (condicionado por el material existente)

D = 2 pulgadas (5.08cm ó 0.0508m)

V = Q/A =0.05 m/s (Velocidad media del flujo)

 = 3.141592….

 = 1.14 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

 m3 
4   0.0001 
 s 
Re   2198

3.141592 0.0508m  1.14  10 -6
m 2 /s 
Obsérvese que las unidades son consistentes (es decir, que todas las variables se expresan en las
mismas unidades de longitud, masa y tiempo)
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

103
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Como tenemos un Re = 2198 (menor de 2300, considerado como el limite para flujo laminar)

Podemos decir entonces que el factor de fricción lo hallamos con la formula para flujo laminar.

64 64
f  Por lo tanto f   0.0291174
Re 2198

(Normalmente, al tomar 7 dígitos obtenemos una buena precisión en el cálculo)

ya teniendo el factor de fricción podemos encontrar la perdida de carga que se producirá.

l V2
hf  f Ecuación de Darcy-Weisbach
D 2g

2
 m
 0.05 
(1200m )  s
hf  0.0291174  0.0877m
(0.0508)  m2 
2   9.806 
 s 

hf  0.0877m ¿Pero que quiere decir esto?

¿Para que nos sirve tener una perdida de carga en una conducción?

Con esta pérdida de carga podremos determinar la pendiente mínima que requiere el tubo para poder
conducir un caudal requerido de un punto a otro (si el sistema funciona por gravedad), esta pendiente
esta dada por:

Pendiente de la conducción = Perdida de carga / longitud del tramo

Pendiente =hf/L

hf
Longitud Tramo

Esto solo es posible si las condiciones topográficas lo permiten.

¿Pero, que sucedería si el rió se encontrara por debajo de la fabrica, como trasportaríamos el agua y
de que nos serviría hf?

Si la cota del río se encuentra por debajo de la cota de la planta de producción, el agua no podría
llevarse por gravedad, habría que plantear un sistema de bombeo.

Para poder determinar que tipo de bomba es la que requiere el sistema, es necesario saber la
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

104
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

diferencia de cota entre el río y la fábrica, con la suma de estas dos cantidades podemos determinar
la potencia necesaria de la bomba.

En conclusión, las pérdidas de energía, nos ayudan a determinar que tipo de sistema se debe instalar
para que un fluido de nuestro interés llegue de un punto a otro.

2.2.1.3 Factor de fricción para flujo turbulento26

Blasiuss (1911) alumno de Prandtl, encontró empíricamente que para conductos con comportamiento
hidráulicamente liso en la zona de transición o turbulenta que se encuentren en el rango del número
de Reynolds entre 3000 y 100000, la expresión de f era solo una función de Re, así:

0.3164
f  0.25
Re

A veces resulta muy conveniente utilizar dicha expresión para simplificar otras ecuaciones

Como se había visto en el numeral 1.3.4.2.1, según sea el espesor de la subcapa laminar viscosa
podremos tener dos tipos de flujo diferentes: el flujo hidráulicamente liso y el flujo hidráulicamente
rugoso. Por ser diferentes estos dos tipos de flujo, habrá que hallar por consiguiente las dos
formulaciones para el coeficiente de fricción según sea el caso.

Numerosas pruebas sobre flujo en tubos rugosos demuestran que es válida una distribución
semilogarítmica de velocidad sobre la mayor parte de la sección de un tubo. Esta relación se da en la
siguiente forma:

V y
 5.75  Log  B ( Ec. 2.16 )
V* k

Aquí y es la distancia desde la pared rugosa, k es una medida de la altura de los elementos de
rugosidad, y B es una función del carácter de rugosidad. Esto es, B es una función del tipo,
concentración y variación en tamaño de la rugosidad.

En 1933, Nikuradse (alumno de Prandtl) realizó varias pruebas de flujo en tubos a los que se les dio
rugosidad con granos de arena, utilizando tamices para separar los granos en grupos de tamaño y
diámetro relativamente uniformes. Nikuradse manejo valores de Ks/D que variaban entre 0.000985 y
0.0333. A partir de estas pruebas, encontró que el valor de B con esta clase de rugosidad era de 8.5.
Así, para sus pruebas, la ecuación (2.16) se convirtió en V V*  5.75  Log y k s   8.5 . En las
pruebas de Nikuradse, la distancia y se midió desde la media geométrica de la superficie de la pared,
y Ks era el tamaño de los granos de arena.

Las pruebas de Nikuradse revelaron dos características muy importantes del flujo en un tubo rugoso.
Primero, con bajos números de Reynolds y con granos de arena muy pequeños, la resistencia al flujo
es prácticamente la misma que para un tubo liso. En segundo término, para valores elevados del
número de Reynolds, el coeficiente de resistencia es sólo una función de la rugosidad relativa, Ks/D.

26
Mecánica de fluidos; Crowe/Robertson/Elger; 2002; Pg. 412-415
Hidráulica de tuberías; Juan G. Saldarriaga V.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

105
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Estas características se ilustran en la figura 2.5, donde se gráfica como función de Re para varios
valores de la rugosidad relativa Ks/D. La razón por la que la resistencia es como la de un tubo liso
para bajos valores de Ks/D y Re es que, para estas condiciones, los elementos de rugosidad están
completamente dentro de la subcapa laminar viscosa y, por lo tanto, tienen influencia insignificante
sobre el flujo principal en el tubo. Sin embargo, a valores elevados del número de Reynolds, la
subcapa viscosa es tan delgada que los elementos de rugosidad sobresalen y penetran en la
corriente principal de flujo, y la resistencia de flujo está determinada por el arrastre de los elementos
de rugosidad individuales. Por lo tanto, para valores relativamente grandes de Ks/D y para números
de Reynolds grandes, la resistencia al flujo es proporcional a V2; así, f se hace constante para estas
condiciones.

Ks/D
0.10 0.033
0.016
0.008
0.08
0.004
0.002
Coeficiente de Resistencia f

0.06 0.001

0.02

0.04

0.03

0.02

0.01

3 4 5
10 10 10
Número de Reynolds Re =Vd/

Figura Nº2.5: Coeficiente de resistencia f contra Re para un tubo al que se hizo rugoso con
arena.(según Nikuradse) (tomado de Mecánica de Fluidos de Franzini)

El efecto de rugosidad se puede resumir por medio de:

 ks 
   Re  10 Rugosidad irrelevante, tubo considerado liso
D

 ks 
   Re  1000 Completamente rugoso, f independiente de Re.
D

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

106
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

La región entre estos límites la llamamos régimen turbulento hidráulicamente en transición.

El carácter uniforme de los granos de arena empleados en las pruebas dé Nikuradse produjo una
caída en la curva de f contra Re (Figura 2.5) antes de que la curva llegara a un valor constante de f.
Sin embargo, pruebas realizadas en tuberías comerciales, donde la rugosidad es un tanto aleatoria
revelaron que en ellos no ocurre esa caída.

Después de haber establecido y probado la teoría de la longitud de mezcla para explicar los
esfuerzos cortantes en un flujo turbulento, Prandtl siguió estudiando el problema de la resistencia en
el movimiento de fluidos. Conjuntamente con uno de sus alumnos, Theodore Von Kármán, entre 1920
y 1930 dedujo las ecuaciones que permiten el cálculo del factor de fricción f para el flujo turbulento.

Prandtl y Von Kármán usaron las siguientes ecuaciones para poder desarrollar el análisis necesario
para deducir la formula del factor de fricción en flujos turbulentos:

Espesor neto de la subcapa laminar viscosa ( Ec. 1.24b )

V*  y
 11.84

Distribución de velocidades para flujo turbulento ( Ec. 1.37a) y ( Ec. 1.37b)

Vx 1 V* y
 ln  5.47 Para flujo turbulento hidráulicamente liso
V* 0.4 

Vx 1 y
 ln  8.48 Para flujo turbulento hidráulicamente rugoso
V* 0.4 k s

Relación entre el factor de fricción y el esfuerzo cortante ( Ec. 2.11c )

8 0
f 
V2

2.2.1.4 Factor de fricción para flujo turbulento hidráulicamente liso27

El primer paso fue calcular la velocidad media del flujo mediante la distribución de velocidades
representada por la ecuación 1.37a. Para esto se toma el diferencial dy como se muestra en la figura
2.6

27
Mecánica de fluidos; Crowe/Robertson/Elger; 2002; Pg. 412-415
Hidráulica de tuberías; Juan G. Saldarriaga V.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

107
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.6: Distribución de velocidades para un flujo turbulento en una tubería.

Como el diferencial es un anillo cilíndrico, se puede expresar el diferencial de área de la siguiente


manera:

dA  2    r  y   dy ( Ec. 2.17 )

de la ecuación de continuidad podemos decir;

Q V A dQ  V  dA

dQ  V  2    r  y   dy

Si integramos los diferenciales de caudal, se obtiene el caudal total que pasa a través de la sección
transversal de la tubería. Por lo tanto:

Q   dQ   V  2    r  y   dy
r

A 0

Q  2     V  r  y   dy
r
( Ec. 2.18 )
0

en la ecuación 2.18 la velocidad media se sustituye por la función de y que describe, es decir, por la
distribución de velocidades para flujo turbulento hidráulicamente liso (ecuación 1.37a). Luego:

r V Vy 
Q  2      * ln *  5.47  V*   r  y   dy
0 0 .4
  

r V Vy V Vy 
Q  2      * ln *  r  5.47  V*  r  * ln *  y  5.47  V*  y   dy
0 0.4
  0. 4  

r  V V V V V V 
Q  2      * ln *  r  * ln y  r  5.47  V*  r  * ln *  y  * ln y  y  5.47  V*  y   dy
0 0 .4
  0 .4 0 .4  0 .4 

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

108
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

r
 V* V* V* V*  r 
 0.4 ln   r  y  0.4  y  ln y  r  0.4  y  5.47  V*  r  y 
Q  2    
 V* V* y 2 V* y 2 V* y 2 y2 
 ln   ln y    5.47  V*  
 0 .4  2 0 .4 2 0 .4 4 2 0

 V* V* V*  r 2 V*  r 2 
  r 2
 ln   ln r   5 . 47  V *  r 2 
0 .4  0 .4 0 .4
Q  2    
 V* r 2 V* V* r 2
V* r 2 r2
  ln   ln r   5 . 47  V *  
 0 .4 2  0 .4 2 0 .4 4 2

V r2 V V r2 3 V*  r 2 r2
Q  2     *   ln *  *  ln r   5.47  V*  
 0 .4 2  0 .8 4 0 .4 2

V V V 3 V* 
Q    r 2   *  ln *  *  ln r   5.47  V* 
 0 .4  0 .4 2 0 .4 

V V r 
Q    r 2   *  ln *  1.720  V*  ( Ec. 2.19 )
 0. 4  

La ecuación 2.19 representa el caudal total que pasa por una tubería circular de radio r cuando el flujo
es hidráulicamente liso. Con este caudal se puede calcular la velocidad media al dividirla por el área
transversal de la tubería.

Q Q
V  
A  r2

Por lo tanto:

V V r 
V   *  ln *  1.720  V*  ( Ec. 2.20 )
 0 .4  

Por definición de velocidad del esfuerzo cortante, tenemos:

0
V*  (ver Ec.1.22a)

y de la relación entre el factor de fricción y el esfuerzo cortante ( Ec. 2.11c )

8 0 V2
f  0  f 
V2 8

de estas dos ultimas ecuaciones, tenemos que:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

109
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

f
V*  V
8

Como Re  V*  r   , entonces:

f r
Re   V
8 

f  1 f r 
V  V   ln   V  1.720
8  0.4 8  

8  1 f 1 
  ln   Re  1.720 
f  0.4 8 2 

1
 0.88388  Ln Re f  0.924 ( Ec. 2.21 )
f

Esta ecuación es la forma original de la ecuación de Prandtl – Von Kármán para el cálculo del factor
de fricción f en flujos hidráulicamente lisos. Es importante tener en cuenta que todo el análisis anterior
esta basado en la teoría de la longitud de mezcla de Prandtl, la cual ha probado ser muy exacta.
Como último paso estos dos investigadores decidieron cambiar la base del logaritmo de la ecuación
anterior a un logaritmo en base 10, transformando la ecuación a:

1
 2.035  Log Re f  0.924
f

Después de confrontar su teoría contra datos de laboratorio, Prandtl y Von Kármán establecieron la
forma final de la ecuación para el cálculo del factor de fricción en flujos hidráulicamente lisos.
Quedando así:

1
 2  Log Re f  0.8 ( Ec. 2.22 )
f

Con el fin de volver la expresión un poco más sencilla, decimos que:

2  Log x   0.8 Log x   0.4 x  10 0.4 x  2.512

1
 2  Log Re f  Log 2.512
f

1 Re f ( Ec. 2.23 )


 2  Log
f 2.512

Esta ecuación solo es valida para flujos turbulentos en los cuales el tamaño de la subcapa laminar
viscosa es mayor que el tamaño real de la rugosidad absoluta de las paredes internas de la tubería.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

110
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Se ha observado que la ecuación es fiable en el caso de tuberías lisas para todos los valores de Re
por encima de 4000. Para tales tuberías, es decir, tuberías estiradas, latón, vidrio, etc., se puede
extrapolar la ecuación con seguridad para valores de Re más allá de los valores experimentales
actuales porque es funcionalmente correcta, suponiendo que la superficie de la pared es tan lisa que
los efectos de las rugosidades no atraviesan la subcapa viscosa, que se hace cada vez más delgada al
aumentar Re. La validez de esto es evidente por el hecho de que la fórmula da lugar a un valor de f = 0
para Re = . Esto está de acuerdo con los hechos, porque Re es infinito para un fluido de viscosidad
cero, y en tal caso f debe ser cero.

Debido a que f aparece en dos lugares en la Ecuación 2.23, es implícita en f y difícil de resolver; es
necesario integrar o utilizar una gráfica de f en función de Re. Sin embargo, como sugirió Colebrook, se
puede aproximar mediante la ecuación explícita

1 Re
 1.8  Log
f 6 .9

que difiere de la Ecuación 2.23 en menos de 1,5 por 100 para 4000  Re  108.

Ejemplo Nº3: Flujo turbulento hidráulicamente liso.

Los habitantes de una zona rural, preocupados por tener una fuente de agua constante en sus
hogares, deciden recoger fondos para montar un sistema de distribución de agua desde una fuente
que se encuentra en la cabecera de la zona.

Estos han decidido que montar una planta de tratamiento les sale demasiado costoso y por
consiguiente solo se montara un sistema con los siguientes componentes:

Tanque captación, tanque de distribución, tubo entre tanques de captación y distribución y finalmente
tubos entre el tanque de distribución y las viviendas. Los habitantes deciden que inicialmente el
sistema se dejara construido hasta el tanque de distribución y que cada uno de ellos subirá hasta
donde este se encuentra y recogerá lo que necesite.

La zona esta constituida por 24 viviendas con un promedio de tres habitantes y se considera que
cada habitante tiene un consumo aproximado de 1.5 m 3 / día. La distancia establecida entre los dos
tanques es de 800m y se utilizara un tubo con 3 Pulgadas (7.62cm ó 0.0762m) de diámetro interior.

Determine cual es la perdida de carga que se da en la tubería entre estos dos tanques.

Solución:

1. Esquematización del caso

a) Dibujo

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

111
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Tanque

Tuberia
Ø 3" L=800m
Q=108m³/dia

Población

Tanque
Distribución

b) Datos conocidos

Cantidad de agua requerida = 108 m3/Día (Caudal necesario para suplir las necesidades de la
población)

Distancia entre el tanque de captación y el tanque de distribución = 800m

Diámetro de la tubería a usar = 3” (7.62 cm.)

Rugosidad de la tubería (de material PVC) Ks = 0.0000015m (Ks=0.0015mm)

2. Planteamiento de formulas

Las formula que se requieren para hallar la pérdida de carga en la conducción son:

l V2
hf  f Ecuación de Darcy-Weisbach
D 2g

Sin embargo para poder solucionar esta ecuación necesitaremos saber cuanto es el valor del factor
de fricción y por consiguiente hay que determinar antes, si el flujo se encuentra en un régimen
turbulento hidráulicamente rugoso o en un régimen turbulento hidráulicamente liso

Para tal efecto podemos utilizar las siguientes formulas (Propuestas por Nikuradse):

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

112
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

 ks 
   Re  10 Rugosidad irrelevante, tubo considerado liso
D

 ks 
   Re  1000 Completamente rugoso, f independiente de Re.
D

1 Re f Factor de fricción para flujo turbulento hidráulicamente liso


 2  Log
f 2.512

Pero nuevamente resulta como incógnita el número de Reynolds

 V  D V D 4Q
Re  o Re  o Re 
  D

Por ultimo para poder obtener el numeró de Reynolds tendremos que saber cual es el valor de la
viscosidad absoluta o de la cinemática, pero para esto es necesario saber cual es la temperatura del
agua, dato que se ha obtenido en el campo, supongamos una temperatura de 20ºC, de esta manera

 = 1.005 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

3. Solución de variables de interés

Comencemos entonces por solucionar el valor del número de Reynolds, así:

4Q
Re 
D
Q = Caudal necesario

Q = 108 m3/Día = 0.00125 m3/s

D = Diámetro de la tubería a utilizar

D = 3 pulgadas (7.62cm ó 0.0762m)

V = Q/A = 0.2741 m/s (Velocidad media del flujo)

 = 3.141592….

 = 1.005 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática con una temperatura de 20ºC)

 m3 

4   0.00125 
 s 
Re 

3.141592   0.0762m   1.005  10 -6
m 2 /s   20783
Obsérvese que las unidades son consistentes
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

113
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Como tenemos un Re = 20783 (mayor de 4000, considerado como el limite para el flujo transicional
entre laminar y Turbulento). Con este numero de Reynolds podemos determinar en que régimen
turbulento nos encontramos, para tal efecto recurramos a los valores propuestos por Nikuradse.

 ks   0.0000015   ks 
   Re     20783  0.41    Re  10 tubo considerado liso
D  0.0762m  D

Podemos decir entonces que el factor de fricción lo hallamos con la formula para flujo.

1 Re f 1 Re f1
 2  Log  2  Log
f 2.512 f 2.512

Observe que la ecuación es implícita y por consiguiente hay que resolverla por métodos numéricos, por
facilidad utilizaremos el método de tanteo iterando hasta que la solución converja lo suficiente como para
dar una buena precisión

Iteración 1

La semilla que recomendamos para que el valor converja más rápido es:

1 Re
 1.8  Log
f 6 .9

Comencemos el procedimiento

1 20783
 1.8  Log
f 6 .9

f  0.0255024  f1

Iteración 2

f1  0.0255024

1 20783  0.0255024
 2  Log
f 2.512

f  0.0256661  f1

Iteración 3

f  0.0256661

1 20783  0.025666 1
 2  Log
f 2.512

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

114
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

f  0.0256433  f1

Iteración 4

f  0.0256433

1 20783  0.0256433
 2  Log
f 2.512

f  0.0256464  f1

Iteración 5

f1  0.0256464

1 20783  0.0256464
 2  Log
f 2.512

f  0.0256460  f1

Iteración 6

f1  0.0256460

1 20783  0.0256460
 2  Log
f 2.512

f  0.0256461

Hasta aquí la solución converge hasta el quinto decimal, podemos decir que en este punto la solución
es satisfactoria ya que se aproxima lo suficiente a la respuesta sin causar un error representativo en
los resultados.

ya teniendo el factor de fricción podemos encontrar la perdida de carga que se producirá.

l V2
hf  f   Ecuación de Darcy-Weisbach
D 2g

2
 m
 0.2741 
(800m ) s
hf  0.0256461     1.031m
(0.0762m )  m2 
2   9.806 
 s 

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

115
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Prandtl_Liso

0,045

0,04

0,035
Factor de fricción (f)

0,03

0,025

0,02

0,015

0,01

0,005
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07

Numero de Reynolds (Re)


Prandtl_Liso

Figura Nº2.7: Comportamiento de la ecuación para flujo turbulento hidráulicamente liso

En la figura 2.7 se muestra cual es el comportamiento de la ecuación propuesta por Prandtl para
régimen de flujo turbulento hidráulicamente liso, para un tubo con un diámetro de 3 Pulgadas como se
propuso en el ejemplo. Obsérvese que el rango de aplicabilidad de la ecuación esta limitado para un
numero de Reynolds entre: 2300 < Re < 4 x 106.

2.2.1.5 Factor de fricción para flujo turbulento hidráulicamente rugoso28

De manera similar al factor de fricción para flujo hidráulicamente liso, comenzamos por calcular la
velocidad media del flujo mediante la distribución de velocidades representada por la ecuación 1.37b.
Para esto se toma el diferencial dy como se muestra en la Figura 2.6.

Como ya se había demostrado:

Q  2     V  r  y   dy
r
( Ec. 2.18 )
0

en esta ultima ecuación la velocidad media se sustituye por la función de y que describe, es decir, por
la distribución de velocidades para flujo turbulento hidráulicamente rugoso (ecuación 1.37b). Luego:

r  V y 
Q  2      * ln  8.48V*   r  y   dy
0 0. 4 ks
 

28
Mecánica de fluidos; Crowe/Robertson/Elger; 2002; Pg. 412-415
Hidráulica de tuberías; Juan G. Saldarriaga V.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

116
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

r  V y V y 
Q  2      * ln  r  8.48  V*  r  * ln  y  8.48  V*  y   dy
0 0. 4 ks 0 .4 k s
 

r V 1 V V 1 V 
Q  2      * ln  r  * ln y  r  8.48  V*  r  * ln  y  * ln y  y  8.48  V*  y   dy
0 0.4 ks 0.4 0.4 k s 0.4
 

r
 V* 1 V V r 
 ln  r  y  *  y  ln y  r  *  y  8.48  V*  r  y 
0.4 k s 0 .4 0.4
Q  2     

2 2 2 2
 V* ln 1  y  V* ln y  y  V* y  8.48  V*  y 
 0.4 k s 2 0.4 2 0 .4 4 2  0

 V* 1 V*  r 2 V*  r 2 
  r 2
 ln   ln r   8.48  V*  r 2 
0 .4 ks 0. 4 0 .4
Q  2     
2 2 2 2
 V*  r ln 1  V*  r ln r  V* r  8.48  V*  r 
 0.4 2 k s 0.4 2 0 .4 4 2 

V r2 1 V*  r 2 3 V*  r 2 r2
Q  2     *   ln   ln r   8.48  V*  
 0. 4 2 ks 0 .8 4 0. 4 2

V 1 V 3 V* 
Q    r 2   *  ln  *  ln r   8.48  V* 
 0. 4 k s 0. 4 2 0. 4 

V r 
Q    r 2   *  ln  4.73  V*  ( Ec. 2.24 )
 0 .4 ks 

Esta ecuación representa el caudal total que pasa por una tubería circular de radio r cuando el flujo es
hidráulicamente rugoso. Con este caudal se puede calcular la velocidad media al dividirla por el are
transversal de la tubería.

Q Q
V  
A  r2

Por lo tanto:

V r 
V   *  ln  4.73  V*  ( Ec. 2.25 )
 0. 4 ks 

Por definición de velocidad del esfuerzo cortante, tenemos:

0
V* 

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

117
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

y de la relación entre el factor de fricción y el esfuerzo cortante ( Ec. 2.11c )

8  0 V 2 
f  0  f 
V 2  8

de estas dos ultimas ecuaciones, tenemos que:

f ( Ec. 2.25a )
V*  V
8

como r = D/2, entonces:

f  1 D 
V  V   ln  4.73 
8  0 .4 2  ks 

8  1 D 
  ln  4.73 
f  0 .4 2  ks 

8  1 D 1 1 
  ln   ln  4.73 
f  0. 4 k s 0. 4 2 

1  D 1 
 0.88388  ln  0.88388  ln  1.672 
f  ks 2 

1  D 
 0.88388  ln  1.06  ( Ec. 2.26 )
f  ks 

Esta es la ecuación para el cálculo del factor de fricción f en flujos hidráulicamente rugosos. Prandtl y
Von Kármán decidieron nuevamente cambiar la base del logaritmo neperiano a logaritmo base 10,
transformando la ecuación a:

1 D
 2.035  Log  1.06
f k s

Después de confrontar su teoría contra datos de laboratorio, Prandtl y Von Kármán establecieron la
forma final de la ecuación para el cálculo del factor de fricción en flujos hidráulicamente rugosos.
Quedando así:

1 D ( Ec. 2.27 )
 2.  Log  1.14
f k s

Con el fin de volver la expresión un poco más sencilla, decimos que:

2  Logx   1.14 Log x   0.57 x  10 0.57 x  3.715

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

118
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1 D
 2  Log  Log 3.715
f ks

1 3.715  D ( Ec. 2.28 )


 2  Log
f ks

Esta ecuación solo es valida para flujos turbulentos en los cuales el tamaño de la subcapa laminar
viscosa es menor que el tamaño real de la rugosidad absoluta de las paredes internas de la tubería

Ejemplo Nº4: Flujto turbulento Hidráulicamente rugoso

En un sector de la ciudad se da el servicio de acueducto gracias a una captación sobre una fuente
cercana que se construyo hace mas de 20 años, como este sector en particular densifico su
población en mas del doble de habitantes, el sistema dejo de funcionar de manera constante y paso a
funcionar intermitentemente en el día debido a su baja capacidad. Por lo tanto se ha decidido
transportar agua desde otra captación que se encuentra a 4 Km de distancia del tanque de
almacenamiento de la zona.

Se ha realizado un censo poblacional, con el cual se llego a la conclusión de que el sistema trabajaría
bien si se transportara un caudal de 0.139 m3 / s. (agua para 13344 habitantes con un consumo
medio de 0.9 m3 /día).

La empresa encargada del proyecto ha decidido que utilizara un tubo de 12 pulgadas (0.3048m o
30.48cm) en hierro bridado (Ks = 0.9mm o 0.0009m) para transportar el agua hasta el tanque de la
zona afectada.

Determine cual es la perdida de carga que se da en este trasporte de agua.

Solución:

2. Esquematización del caso

a) Dibujo

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

119
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Tanque
Captación

Tuberia
Ø 0.61m
L=6303m
Q=0.35m³

Población

Tanque
Distribución

b) Datos conocidos

Cantidad de agua requerida = 0.139 m3/s (Caudal necesario para suplir las necesidades de la
población)

Distancia entre la captación y el tanque de distribución = 4000m

Diámetro de la tubería a usar = 12” (30.48cm o 0.3048m)

Rugosidad de la tubería (en hierro bridado) Ks = 0.0009m (Ks=0.9mm)

2. Planteamiento de formulas

Las formula que se requieren para hallar la pérdida de carga en la conducción son:

l V2
hf  f Ecuación de Darcy-Weisbach
D 2g

Sin embargo para poder solucionar esta ecuación necesitaremos saber cuanto es el valor del factor
de fricción y por consiguiente hay que determinar antes, si el flujo se encuentra en un régimen
turbulento hidráulicamente rugoso o en un régimen turbulento hidráulicamente liso

Para tal efecto podemos utilizar las siguientes formulas (Propuestas por Nikuradse):

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

120
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

 ks 
   Re  10 Rugosidad irrelevante, tubo considerado liso
D

 ks 
   Re  1000 Completamente rugoso, f independiente de Re.
D

1 3.715  D Factor de fricción para flujo turbulento hidráulicamente rugoso


 2  Log
f ks

Observe que este número es independiente del número de Reynolds, sin embargo es necesario
hallarlo para poder determinar en que régimen se encuentra el flujo.

Para poder obtener el numeró de Reynolds tendremos que saber cual es el valor de la viscosidad
absoluta o de la cinemática, pero para esto es necesario saber cual es la temperatura del agua, dato
que se ha obtenido en el campo, dando una temperatura promedio de 10ºC. De esta manera

 = 1.308 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

4. Solución de variables de interés

Comencemos entonces por solucionar el valor del número de Reynolds, así:

4Q
Re 
D
Q = Caudal necesario

Q = 0.139 m3/s

D = Diámetro de la tubería a utilizar

D = 12 pulgadas (30.48cm ó 0.3048m)

V = Q/A =1.905 m/s (Velocidad media del flujo)

 = 3.141592….

 = 1.308 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática con una temperatura de 10ºC)

 m3 
4   0.139 
 s 
Re 

3.141592   0.3048m   1.308  10 -6
m 2 /s   443918
Obsérvese que las unidades son consistentes

Como tenemos un Re = 443918 (mayor de 4000, considerado como el limite para el flujo transicional
entre laminar y Turbulento). Con este numero de Reynolds podemos determinar en que régimen
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

121
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

turbulento nos encontramos, para tal efecto recurramos a los valores propuestos por Nikuradse.

 ks   0.0009   ks 
   Re     443918  1310    Re  1000 Totalmente rugoso
D  0.3048m  D

Podemos decir entonces que el factor de fricción lo hallamos con la formula para flujo.

1 3.715  D
 2  Log
f ks

1 3.715  0.3048 
 2  Log
f 0.0009 
f  0.0260191

ya teniendo el factor de fricción podemos encontrar la perdida de carga que se producirá.

l V2
hf  f   Ecuación de Darcy-Weisbach
D 2g

2
 m
1.905 
( 4000m )  s
hf  0.0260191    63.184m
(0.3048 )  m2 
2   9.806 
 s 

0,044

0,042

0,04

0,038
Factor de fricción (f)

0,036

0,034

0,032

0,03

0,028

0,026

0,024
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07

Numero de Reynolds (Re)


Prandtl_Liso Von Karman_Rugoso

Figura Nº2.8: Comportamiento de la ecuación para flujo turbulento hidráulicamente liso

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

122
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

En la figura 2.8 se muestra cual es el comportamiento de la ecuación propuesta por Prandtl para
régimen de flujo turbulento hidráulicamente liso, al igual que también se muestra el comportamiento
de la ecuación propuesta por Von Kármán para régimen de flujo turbulento hidráulicamente rugoso,
en un tubo con un diámetro de 12 Pulgadas como se propuso en el ejemplo.

Obsérvese que el factor de fricción para un flujo turbulento hidráulicamente rugoso es una constante,
la cual para nuestro ejemplo comienza con Re>4x106.

2.2.1.6 Factor de fricción de flujo turbulento hidráulicamente en transición 29

Para los casos en los cuales el flujo se encontraba en la zona de transición entre los flujos
hidráulicamente liso e hidráulicamente rugoso, Prandtl y Von Kármán no pudieron deducir una
ecuación que describiera el factor de fricción en función del número de Reynolds y de la rugosidad
relativa. Encontraron que f era una función complicada de Ks/D y de Re. El establecimiento de una
ecuación definitiva tuvo que esperar los trabajos de los investigadores ingleses Colebrook y White.

0,045

0,04

0,035

Ecuacion para flujo


0,03
Ecuacion para flujo turbulento hidraulicamente
Factor de fricción (f)

turbulento Rugoso
hidraulicamente Liso
0,025

0,02

0,015

0,01

0,005
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07 1,E+08 1,E+09

Numero de Reynolds (Re)

Liso Rugoso

Figura Nº2.9: Esquema del comportamiento del factor de fricción según sea el régimen
turbulento.

Para poder determinar el coeficiente de fricción en el flujo turbulento hidráulicamente en transición


antes de que existiese la ecuación de Colebroock-White, solo podíamos hallar los resultados para el
flujo en un régimen turbulento hidráulicamente liso y comparar el resultado con el obtenido para un
régimen turbulento hidráulicamente rugoso y por ultimo seleccionar el mayor de estos dos valores, de
esta manera se estaría asegurando que se toma un factor de fricción que estaba relativamente
acorde al que realmente podía tener el flujo . Para poder ejemplificar este asunto, comencemos por

29
Mecánica de fluidos; Crowe/Robertson/Elger; 2002; Pg. 412-415
Hidráulica de tuberías; Juan G. Saldarriaga V.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

123
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

tomar un caso específico con un tubo de 8” de diámetro interior, obsérvese la Figura 2.9 donde se
grafican los comportamientos de las ecuaciones en escala Log-Normal.

El comportamiento en la zona de transición hasta este momento era incierto.

El régimen de flujo turbulento se define según sea el espesor de la subcapa laminar viscosa, y el
comportamiento de esta se vuelve inestable a medida que el flujo pasa de un régimen de flujo
turbulento hidráulicamente liso a un flujo turbulento hidráulicamente rugoso, al igual que sucede con
el comportamiento en la zona en que el flujo laminar pasa a turbulento (comportamiento errático), la
subcapa laminar viscosa comienza también a tener un comportamiento similar (en la zona en que se
da la transferencia de momentum).

2.2.1.7 Clasificación de las rugosidades en tuberías. Trabajos de Colebrook-White

La gran mayoría de flujos de agua en tuberías, se encuentra en la zona de transición de los diagramas
de Nikuradse y Moody; por ello no se podía aplicar ninguna de las ecuaciones de diseño de Prandtl y Von
Kármán. Dos investigadores ingleses, C. F. Colebrook y H. White, hicieron una clasificación de las
rugosidades relativas con el fin de entender mejor el flujo transicional. El trabajo de estos dos
investigadores se desarrolló en la siguiente forma.

Si en el diagrama de Nikuradse se hubiesen tenido en cuenta tuberías reales, la zona de flujo


transicional habría sido diferente (demostrado por los experimentos de Colebrook). En la siguiente
figura se esquematiza una parte de ese diagrama, en el cual se establece la diferencia entre los tubos
de Nikuradse y las tuberías comerciales (reales). Es claro que la separación de la curva "lisa" es gradual
en este último caso.

Figura Nº2.10: Esquema parcial del diagrama de Nikuradse mostrando la diferencia de


comportamiento entre las tuberías reales y los tubos de Nikuradse en la zona de flujo transicional.

Este trabajo fue utilizado posteriormente por Moody para desarrollar su diagrama de tuberías
comerciales.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

124
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Una vez establecido el comportamiento del flujo en la zona de transición para los tubos reales,
Colebrook y White en 1939 decidieron, estudiar en detalle el flujo en la zona transicional, a fin de
establecer una ecuación que permitiera establecer una formula para el cálculo del factor de fricción f en
este tipo de régimen del flujo turbulento. Los pasos seguidos por los dos investigadores fueron:

1. Compararon la rugosidad absoluta con el espesor de la subcapa laminar viscosa:

ks
ks
 D
' '
D

En esta ecuación se puede remplazar el valor del espesor de la subcapa laminar viscosa:

11.84   (Ec. 1.24 c)


 'N 
V*

Luego, se llega al siguiente resultado:

 'N 11.84  (Ec. 2.29)



D V*  D

Por otro lado se tiene que, por definición:

0
V* 

de la ecuación 2.25a tenemos:

V*  V f 8

y al remplazar este último resultado en la ecuación 2.29 se obtiene:

k s 11.84    8 33.49
 
D V D  f Re f

Finalmente:

k s k s Re f
 (Ec. 2.30)
 ' D 33.49

de donde:

ks k
Re f  33.49 s (Ec. 2.31)
D '

Colebrook y White comprobaron con esta última ecuación que el término  s  Re f  definía en
k
D 
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

125
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

forma clara la rugosidad relativa.

2. Tomaron entonces las ecuaciones de Prandtl y Von Kármán y las transformaron de la siguiente
manera:

• Flujo hidráulicamente rugoso:

1 D
 2.  Log  1.14 (2.27)
f ks

• Flujo hidráulicamente liso:

1
 2  Log Re f  0.8 (2.22)
f

de donde se obtiene, restando 2.Log D k s  a ambos lados de la anterior ecuación (2.22), el


siguiente resultado:

1 D D
 2  Log  2  Log Re f  0.8  2  Log
f ks ks

1 D k
 2  Log  2  Log Re f  s  0.8 (Ec. 2.32)
f ks D

3. Compararon los términos de la izquierda de las ecuaciones 2.27 y 2.32 con el término
 ks 
  Re f  y produjeron la gráfica que aparece en la Figura 2.8, para tubos comerciales y tubos
D 
con rugosidad artificial.

-1
Tuberias
comerciales Flujo
0 hidraulicamente
rugoso
D
ks

Flujo Transicional
  2  Log

1
f
1

2
Flujo
hidraulicamente
liso Tubos de Nikuradse
3
10 100 200 1000
 Ks  Re  f 

D 

Figura Nº2.11: Rugosidad relativa como función del factor de fricción f y el número de Reynolds en

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

126
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

la zona de flujo transicional.

4. A partir de los resultados de la Figura 2.11 obtuvieron los siguientes rangos:

• Flujos hidráulicamente lisos:

ks
Re f  10 (Ec. 2.33)
D

• Flujos en la zona de transición:

ks
10  Re f  200 (Ec. 2.34)
D

• Flujos hidráulicamente rugosos:

ks
Re f  200 (Ec. 2.35)
D

Luego, tomaron la ecuación 2.31 de la cual obtuvieron:

Re f 33.49

D '

y al remplazar este resultado en las desigualdades 2.33 a 2.35, llegaron a las siguientes desigual-
dades:

• Flujos hidráulicamente lisos:

ks
33 .49  10
'

ks
 0.299
'

k s  0.299   ' (Ec. 2.36)

Este resultado indica que para que el flujo sea hidráulicamente liso, el tamaño de la rugosidad tiene
que ser menor al 30% del espesor de la subcapa laminar viscosa.

• Flujos hidráulicamente rugosos:

ks
33.49  200
'

ks
 5.98
'

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

127
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

k s  5.98   ' (Ec. 2.37)

Para que el flujo sea hidráulicamente rugoso, el tamaño de la rugosidad debe ser superior a 6 veces
el espesor de la subcapa laminar viscosa

• Flujos en la zona de transición:

Con sus resultados, Colebrook y White lograron definir claramente los límites entre los cuales ocurre
el flujo en transición:

0.299   '  k s  5.98   ' (Ec. 2.38)

5.. Este resultado los llevó a razonar en torno a que si la transición debía ser un cambio gradual entre
las condiciones lisas y rugosas, la ecuación necesaria para definir el factor de fricción en la zona de transición
debería ser una combinación de las ecuaciones para flujo hidráulicamente liso y rugoso. Teniendo en cuenta
la anterior conclusión, Colebrook y White establecieron de la siguiente manera la ecuación para el factor f en
la zona de transición.

Después de estudiar los flujos turbulentos, Colebrook y White argumentaron que si la ecuación
general para definir el perfil de velocidades es:

V y (ver ecuación 1.31) (Ec. 2.16)


 5.75  Log  B
V* k

Entonces, la ecuación general para definir el factor de fricción para flujos turbulentos tendrá que salir
de esta. Y para tal efecto comenzó a despejar la ecuación de la siguiente manera:

y
V  V*  5.75  Log B
k

 y
V  5.75   Log  B
 k

como se ha determinado que la velocidad media para un flujo turbulento en un tubo se mide a una
distancia y = 0.113D, entonces reemplazamos esta expresión dentro de la ecuación, así:

 0.113  D
V  5.75   Log B
 k

de la relación entre el esfuerzo cortante y el factor de fricción, tenemos

8  0 V 2 0
f  f 
V 2  8 

Reemplazando este valor dentro de la ecuación tendremos:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

128
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

V2 0.113  D
V  5.75  f  Log B
8 k

0.113  D
V  2  V  f  Log B
k

1 0.113  D (Ec. 2.38a)


 2  Log B
f k

Esta es la ecuación general para hallar el factor de fricción aplicable a todos los flujos turbulentos en
tuberías, donde k depende de las condiciones de la superficie de la tubería, el esfuerzo cortante, la
rugosidad de la pared y la viscosidad cinemática. Nikuradse determino experimentalmente el valor de
k para régimen hidráulicamente liso e hidráulicamente rugoso como:

• Para flujo turbulento hidráulicamente rugoso

ks
k donde Ks es el diámetro de las partículas de arena
33

de esta manera al reemplazar sobre la ecuación general (2.38a)

1 0.113  D si B=0
 2  Log B
f ks
33

1 3 .7  D
 2  Log
f ks

• Para flujo turbulento hidráulicamente liso

1 
k
10   V*

de esta manera al reemplazar sobre la ecuación general (2.38a)

1 0.113  D si B=0
 2  Log B
f 1 
10   V*

1 Re f
 2  Log
f 2.51

Para poder definir el valor de k en el régimen turbulento hidráulicamente en transición, Colebrook y


White definieron que este valor estaría definido por las mismas variables que rigen a los dos tipos de
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

129
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

flujo. Siendo así plantearon que (ver Análisis Dimensional):

  
k  f  k s , 
   V* 

Expresándolo de manera adimensional tendremos que:

k k  
 f  s , 
D  D   V*  D 

Esta relación la podemos expresar como:

k k 
 s 
D D   V*  D


k    ks   
  V*

sin embargo las constantes α y β ya habían sido determinadas por Nikuradse como 1/33 y 1/10
respectivamente, así tendremos:

ks 1 
k 
33 10   V*

Insertando este valor dentro de la ecuación general (2.38a) para hallar el factor de fricción en los
flujos turbulentos, tendremos:

1 0.113  D si B=0
 2  Log B
f ks 1 

33 10   V*

Para facilitar el cálculo de esta expresión, invertimos el fraccionario dentro del logaritmo, tendremos:

1 1  ks 1  
 2  Log   
f 0 . 113  33  D 10   V *  D 

1 ks 2.51
 2  Log  (Ec. 2.39)
f 3.7  D Re f

Después de estudiar el comportamiento de la rugosidad relativa en la zona de transición (Figura2.11),


llegaron a la conclusión de que las ecuaciones para flujo turbulento hidráulicamente liso e
hidráulicamente rugoso eran dos casos particulares extremos del flujo turbulento:

la ecuación 2.23:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

130
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1 Re f Para flujo turbulento hidráulicamente liso


 2  Log
f 2.512

y la ecuación 2.28:

1 3.715  D Para flujo turbulento hidráulicamente rugoso


 2  Log
f ks

Era claro que para el caso del flujo hidráulicamente liso, la rugosidad absoluta debía ser mucho
menor que el diámetro de la tubería y, por consiguiente, el primer sumando del paréntesis debía ser
de un orden de magnitud menor que el segundo, desapareciendo en el límite. Lo contrario sucedía para
el flujo hidráulicamente rugoso.

1 ks 2.512 Para flujo turbulento hidráulicamente en transición.


 2  Log 
f 3.715  D Re f

en donde combinaron los resultados de Von Kármán. La ecuación 2.39 probó ser válida para todo tipo
de flujo turbulento en tuberías. Sin embargo, tiene el problema de que no es una ecuación explícita
para el factor de fricción f, lo cual implica la necesidad de utilizar algún método numérico para calcularlo
una vez se conozcan todas las otras variables. Este problema matemático ocasionó la aparición de
ecuaciones empíricas más sencillas de utilizar, entre éstas, la más famosa es la ecuación de Hazen-
Williams.

Además de proporcionar una buena aproximación a las condiciones en el rango intermedio, para Ks =
0 la ecuación de Colebrook se reduce a la Ecuación 2.23 de tubería lisa, y para Re grande se reduce a
la Ecuación 2.28 de tubería rugosa. Los valores del coeficiente de fricción f que predice son gene-
ralmente precisos con un error de un 10-15 por 100 respecto de los datos experimentales. Esta
ecuación es tan útil que durante mucho tiempo ha sido la fórmula de diseño aceptada para flujos
turbulentos; sin embargo, tiene una gran desventaja. Como la Ecuación 2.23, es implícita en f y por
tanto es difícil utilizarla para evaluar f. Más recientemente, en 1983 Haaland combinó las Ecuaciones
2.23a y 2.28 para calcular otra aproximación,

1.11
1 k D 6 .9 (Ec. 2.40)
 1.8  Log  s  
f  3 .7  Re

que tiene la gran ventaja de ser explícita en f Tiene el mismo comportamiento asintótico, y difiere de
la Ecuación 2.39 en menos ±1,5 por 100 para 4000<Re<10 8 .

Teniendo la ecuación de Coolebrook-White para la zona de transición y valida también para cualquier
régimen de flujo turbulento, podemos dibujar nuevamente el comportamiento del factor de fricción
como se muestra en la siguiente figura.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

131
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0,044

0,042

0,04

0,038

Factor de fricción (f)


0,036

0,034

0,032

0,03

0,028

0,026

0,024

0,022

0,02
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07 1,E+08 1,E+09

Numero de Reynolds (Re)


Prandtl_Liso Colebrook-White Von Karman_Rugoso Colebrook-White_Transicion

Figura Nº2.12: Esquema del comportamiento del factor de fricción según sea el régimen turbulento
(para un tubo de acero de 8”).

0,056

0,054

0,052
Factor de fricción (f)

0,05

0,048

0,046

0,044

0,042

0,04
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07 1,E+08 1,E+09

Numero de Reynolds (Re)


Prandtl_Liso Colebrook-White Von Karman_Rugoso Colebrook-White_Transicion

Figura Nº2.13: Esquema del comportamiento del factor de fricción según sea el régimen turbulento
(para un tubo de acero de 1”).

Obsérvese que de la Figura 2.9, 2.12 y 2.13 podemos concluir que: siendo las ecuaciones de Prandt -
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

132
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Von Kármán consideradas como exactas para flujo turbulento hidráulicamente liso e hidráulicamente
rugoso, la ecuación de Colebrook-White tiene un error en el cálculo del factor de fricción para flujos
turbulentos hidráulicamente lisos llegando a ser hasta de un 27% (tabla) para los tubos mas
pequeños (< 2”) (sin consideración de cambio en la viscosidad cinemática y en el Ks del material),
mientras que para flujo turbulento hidráulicamente rugoso el error no sobrepasa el 3.55% (tabla) para
los tubos mas pequeños que es donde mas se manifiesta el error. Es decir que entre mas grande sea
el diámetro de la tubería, con mas confianza podremos utilizar la ecuación de Colebrook-White, ya
que el error que se da entre esta ecuación y las de Prandtl – Von Kármán sera muy pequeño,
mientras que para tuberías mas pequeñas el error se vuelve cada vez mayor, este no es un problema
ya que estaríamos sobredimensionando el verdadero valor del factor de fricción y el sistema que se
diseñe con esta ecuación cumpliría cabalmente su función, sin embargo por criterios económicos será
mejor utilizar las ecuaciones de Prandtl – Von Kármán.

Moody (1944) utilizó la fórmula de Colebrook-White para generar una tabla de diseño semejante a la
que se ilustra en la Figura 2.14. Esta tabla se conoce ahora como diagrama de Moody para tuberías
comerciales.

El diagrama de Moody, y las diversas condiciones de flujo que representa, se puede dividir en cuatro
zonas: la zona de flujo laminar, la zona crítica, donde los valores son inciertos porque el flujo podría
ser laminar o turbulento; la zona de transición, donde f es una función tanto del número de Reynolds
como de la rugosidad relativa de la tubería; y la zona de turbulencia completa (flujo de tubería
completamente rugosa), donde el valor de f es independiente del número de Reynolds, dependiendo
solamente de la rugosidad relativa.

No hay una línea de demarcación definida entre la zona de transición y la zona de turbulencia
completa. La línea discontinua de la Figura 2.14 que separa las dos zonas fue sugerida por R. J. S.
Pigott; la ecuación de esta línea es Re=3500/(Ks/D). En el lado derecho del diagrama los valores
dados de Ks/D corresponden a las curvas y no a la cuadrícula. Nótese cómo varía su separación.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

133
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0.10
Laminar Crítico Transición Turbulencia completa, tuberías rugosas
0.09
0.08
0.07 0.05
0.04
0.06
0.03
0.05 0.02
Flujo

0.015
lami

0.04 l

d

 L V2 

d 2 g

0.01
l l

Rugosidad Relativa
l
nar

l 64 0.008
f
h

l
l
 

Re 0.006
l
0.03
Factor de Fricción f 

0.004
Recr
0.002

0.02 0.001
0.0008
0.0006
Tu
be 0.0004
ría
s lis
as 0.0002
0.0001
0.000.05
0.01

0.008 3 3 4 4 5 5 6 6 7 7
0.000.01
8
10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10

Número de Reynolds Re =Vd/ /d = 0.000.005


 d  /d = 0.000.001
Basado en la Ecuación 1  2.01Log   2.511 
1 l
ll

ll
ll
l

 3.7 Red  f 2 
l l
f 2

Figura Nº2.14: Diagrama planteado por Moody basado en la ecuación de Colebrook-White para
encontrar el factor de fricción en cualquier tipo de flujo. (Tomado de Mecánica de Fluidos de Franzini)

2.2.1.8 Ecuación de Moody (1944)

Esta ecuación, cuya forma final es la siguiente, fue planteada por Lewis Moody después de finalizar el
desarrollo de sus diagramas:

  k s 10 6  3 
1


f  0.0055  1   20000  
  D Re  
 

En esta ecuación, el factor de fricción es una función explícita de la rugosidad relativa y del número
de Reynolds. Sin embargo, su forma es completamente diferente a la de la ecuación de Colebrook-White.

La precisión de la ecuación de Moody es baja para números de Reynolds superiores a 3 x 10 5 y para


rugosidades relativas muy altas (este último caso, sin embargo, es muy poco común).

2.2.1.9 Swamee y Jain (1976)

La siguiente ecuación da aproximadamente el valor de f según propusieron Swamee y Jain para


tuberías circulares completamente llenas.
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

134
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1.325 0.25 (Ec. 2.41)


f  2 f  2
  5.74   ks 5.74 
ln 3.7D  Re 0.9  log 3.7D  
   Re 0.9 

Se reporta que esta ecuación pronostica factores de fricción que difieren en menos de un 3% de los
del diagrama de Moody para 4000 < Re < 108 y 10-5<Ks/D< 2x10-2

Swamee y Jain dedujeron también una solución explicita para el caudal, que puede ser obtenida de la
ecuación de Colebroock-White y de la ecuación de Darcy-Weisbach, así:

hf  f
L V2

V  Q A  4Q   D 2 
D 2g

Como

1 8 Q

f   g  hf  D 5 L

1 ks 2.512
 2  Log 
f 3 . 715  D Re f

Reemplazando queda

8 Q ks 2.512 8 Q
 2  Log 
  g  hf  D L 5 3.715  D Re   g  hf  D 5 L

Como

4Q
Re 
D

Reemplazando

  g  hf  D 5 L ks 2.512    D  8 Q
Q  2  Log  
8 3.715  D 4 Q   g  hf  D 5 L

  g  hf  D 5 L ks 2.512    D  8 Q
Q  2  Log  
8 3.715  D 4 Q   g  hf  D 5 L

ks 1.78   (Ec. 2.42)


Q  2.22  D 2 g  hf  D L  Log 
3.715  D D  g  hf  D L

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

135
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

esta ecuación es tan exacta como la ecuación de Colebrook-White y es valida para el mismo rango de
valores de Ks/D y Re

Ejemplo Nº5: Flujo Turbulento hidráulicamente en transición.

Dentro del acueducto de la ciudad de bogota hay una conducción (Tibitoc) que trasporta agua desde
un tanque sobre la cota 2689.7m hasta otro tanque que se encuentra a una distancia de 63.0km y
sobre la cota 2600, el tubo utilizado para esta conducción fue un tubo de American concrete cylinder
pipe con un diámetro de 2.00m30.

Si el caudal que debe pasar por esta conducción es de 7m³/s, ¿cual es la perdida de carga que se
obtendrá?

Solución:

1. Esquematización del caso

a) Dibujo

TANQUE
C.F: 2689.7

Tuberia
Ø2m L=6300m

TANQUE
C.R: 2600.0

b) Datos conocidos

Cantidad de agua requerida = 7 m3/s

Distancia entre los tanques = 63000m

Diámetro de la tubería a usar = 2.00m.

Rugosidad de la tubería (American pipe) Ks = 0.0003m (Ks=0.3mm)

30
Datos tomados de “El agua en la historia de Bogota”, Benjamín Villegas, Juan Camilo Rodríguez Gómez
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

136
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2. Planteamiento de formulas

Las formula que se requieren para hallar la pérdida de carga en la conducción son:

l V2
hf  f Ecuación de Darcy-Weisbach
D 2g

Sin embargo para poder solucionar esta ecuación necesitaremos saber cuanto es el valor del factor
de fricción y por consiguiente hay que determinar antes, si el flujo se encuentra en un régimen
turbulento hidráulicamente rugoso o en un régimen turbulento hidráulicamente liso

Para tal efecto podemos utilizar las siguientes formulas (Propuestas por Colebrook y White, quienes
estudiaron mas a fondo estos limites para el planteamiento de su formula. Desplazando las formulas
las propuestas por Nikuradse, por estas nuevas):

• Flujos hidráulicamente lisos:

ks
Re f  10 (Ec. 2.33)
D

• Flujos en la zona de transición:

ks
10  Re f  200 (Ec. 2.34)
D

• Flujos hidráulicamente rugosos:


ks
Re f  200
D (Ec. 2.35)

Pero nuevamente resulta otra incógnita: el número de Reynolds

V D 4Q
Re  o Re 
 D

Por ultimo para poder obtener el numeró de Reynolds tendremos que saber cual es el valor de la
viscosidad cinemática, pero para esto es necesario saber cual es la temperatura del agua, dato que
se ha obtenido en el campo, dando una temperatura promedio de 20ºC. De esta manera

 = 1.005 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

5. Solución de variables de interés

Comencemos entonces por solucionar el valor del número de Reynolds, así:

4Q
Re 
D

Q = Caudal necesario

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

137
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Q = 7 m3/s

D = Diámetro de la tubería utilizada

D = 2.00m

V = Q/A =2.2282 m/s (Velocidad media del flujo)

 = 3.141592….

 = 1.005 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática con una temperatura de 20ºC)

 m3 
4   7 .00 
 s 
Re   4434229

3 .141592   2.00 m   1.005  10 -6
m 2 /s 
Obsérvese que las unidades son consistentes

Podemos decir entonces que el factor de fricción lo hallamos con la formula para flujo .

1 ks 2.512 1 ks 2.512
 2  Log   2  Log 
f 3.715  D Re f f 3.715  D Re f 1

Observe que la ecuación es implícita y por consiguiente hay que resolverla por métodos numéricos, por
facilidad utilizaremos el método de tanteo iterando hasta que la solución converja lo suficiente como para
dar una buena precisión

Iteración 1

La semilla que recomendamos para que el valor converja es:

1.11
 Ks 
1   6.9
 1.8  Log  D  
f  3.7  Re
 

1.11
 0.0003m 
1  2 .0m  6.9
 1.8  Log   
f  3.7 4434229
 

f1  0.132449

ks 0.0003 m
Re f   4434229  0.132449 = 108.25 Flujo turbulento en Transición
D 2 .0 m

Comencemos el procedimiento

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

138
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1 0.0003 m 2.512
 2  Log 
f 3.715  2.00m  4434229   0.132449

f  0.0132488  f1

Iteración 2

f1  0.0132488

1 0.0003 m 2.512
 2  Log 
f 3.715  2.00m  4434229   0.0132488

f  0.0132488

Hasta aquí la solución converge hasta el sexto decimal, podemos decir que en este punto la solución
es satisfactoria ya que se aproxima lo suficiente a la respuesta sin causar un error representativo en
los resultados.

Como tenemos un Re = 4’434 229 (mayor de 4000, considerado como el limite para el flujo
transicional entre laminar y Turbulento). Con este numero de Reynolds podemos determinar en que
régimen turbulento nos encontramos, para tal efecto recurramos a los valores propuestos por
Colebrook y White.

0.0003 ks
 4434229  0.0132488  108 10  Re f  200 Régimen transicional
2 D

Ya teniendo el factor de fricción podemos encontrar la perdida de carga que se producirá.

l V2 Ecuación de Darcy-Weisbach
hf  f
D 2g

2
 m
 2.2282 
( 63000m )  s
hf  0.0132488    105.61m
( 2.00m )  m2 
2   9.806 
 s 

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

139
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0,024

Factor de fricción (f) 0,022

0,02

0,018

0,016

0,014

0,012
1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07 1,E+08 1,E+09
Numero de Reynolds (Re)
Prandtl_Liso Von Karman_Rugoso Colebrook-White_Transicion

Figura Nº2.15: Comportamiento de las ecuaciones para flujo turbulento

En la figura 2.15 se muestra cual es el comportamiento de las ecuaciones propuestas para el flujo
turbulento, así: la ecuación de Prandtl para régimen de flujo turbulento hidráulicamente liso, la
ecuación de Von Kármán para régimen de flujo turbulento hidráulicamente rugoso y Colebrook-White
para régimen turbulento hidráulicamente en transición, en un tubo con un diámetro de 2.00m como se
propuso en el ejemplo.

Obsérvese que el factor de fricción para un flujo turbulento hidráulicamente rugoso es una constante,
la cual para nuestro ejemplo comienza con Re > 4 x 106.

2.2.2 Ecuaciones empíricas para flujos en tuberías.31

La ecuación de Darcy-Weisbach proporciona, por su fundamentación física, una base racional para el
análisis y el cálculo de las pérdidas por fricción en una tubería. Sin embargo, a pesar de estar basada
en la física clásica, dicha ecuación presenta el problema de que el factor de fricción f es una función
no explícita del número de Reynolds y de la rugosidad relativa, tal como se estableció en la ecuación
de Colebrook-White, cuya forma definitiva es:

L V2
hf  f
D 2g

El hecho de que la anterior ecuación sea no explícita para el factor de fricción f implica que la solución
de problemas de tuberías debe incluir métodos numéricos iterativos, lo cual, antes de la
popularización de los computadores, hacía que su uso fuera engorroso. Era de esperar, por tanto, que
se desarrollaran simples fórmulas de fácil uso, basadas en experimentos y observaciones pero limitadas
a fluidos y condiciones concretas. Tales ecuaciones, basadas en datos observados en lugar de en la
teoría, se conocen como ecuaciones empíricas.

31
Hidráulica de tuberías/ Juan G. Saldarriaga; 1998; Pg 123-130
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

140
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

El desarrollo de las ecuaciones empíricas, a su vez, siguió con dos tendencias. La primera estableció
ecuaciones para calcular en forma explícita el factor de fricción f; es decir, aunque se mantenía toda
la teoría de Darcy-Weisbach se abandonaba el análisis de Prandtl-Von Kármán que llevaba a la
ecuación de Colebrook-White. La segunda planteó ecuaciones empíricas totalmente diferentes a la
ecuación de Darcy-Weisbach, pero que a la larga terminaron siendo casos especiales de esta última,
con formas muy sencillas.

No podemos olvidar que estas ecuaciones tienen hipótesis sobre las cuales trabajan y limitaciones en
su aplicación, nombremos algunas de estas:

Hipótesis:

1. Conducto circular, recto o ligeramente curvado.

2. Flujo incompresible, densidad constante.

3. Movimiento permanente o permanentemente en promedio.

4. En cualquier sección recta a una distancia de (50-60)D de una entrada, la distribución de


velocidades es independiente del punto en que se encuentre

5. La velocidad será paralela a la generatriz de la conducción.

Si se cumplen 1 y 5, la distribución de presiones en la sección recta es hidrostática.

Inconvenientes:

1. Son válidas solamente para cierto rango de diámetro.

2. Son válidas únicamente para ciertos rangos de velocidad.

3. Son válidas para determinados materiales.

4. Algunas tienen coeficientes dimensionales.

5. Se usan para determinados fluidos y ciertas temperaturas.

6. Muchas de ellas no se pueden interpolar.

Son muchas las ecuaciones empíricas. Algunas con un grado de exactitud tan alto, que aún hoy
siguen teniendo una gran aceptación entre los ingenieros sanitarios en muchos países del mundo por
su uso sencillo comparándola con la ecuación de Darcy-Weisbach. Sin embargo por cuestiones
prácticas, solo expondremos la ecuación de Hazen-Williams, por su vigencia en la actualidad (que
aun es renuente entre los ingenieros).

2.2.2.1 Ecuación de Hazen-Williams (1902)

Quizá la mejor fórmula empírica independiente del análisis de Darcy es la de Hazen y Williams
(desarrollada por Garder S. Williams y A. H. Hazen en 1902), aplicable solamente al flujo de agua en
tuberías con diámetro mayores de 5 cm (2 pulgadas) y a velocidades menores de 3 m/s (10 pies/s),
pero utilizada mucho en obras hidráulicas. Esta fórmula se expresa en la forma siguiente:
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

141
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

V  0.849  CHW  Rh0.63  S 0.54 Para el sistema internacional de unidades (Ec. 2.47a)

V  1.318  CHW  Rh0.63  S 0.54 Para el sistema de unidades ingles (Ec. 2.47b)

Donde:

v = velocidad media de la tubería en m/s

Rh = radio hidráulico en m

S = pérdida de energía por unidad de peso (carga) por unidad de longitud

CHW = coeficiente de rugosidad de la tubería

El coeficiente de rugosidad de la ecuación 2.47 se conoce como el coeficiente de Hazen-Williams.

La ventaja de esta fórmula sobre la fórmula estándar de fricción en tuberías es que el coeficiente de
rugosidad CHW no es una función del número de Reynolds, por lo que se evita una solución iterativa.
Los valores de CHW varían entre 140 para tuberías rectas muy lisas, 110 para tuberías nuevas
vitrificadas y remachadas de acero y 80 o 9032 para tuberías viejas con incrustaciones interiores, esta
ecuación es explícita para la velocidad y por consiguiente, para el caudal.

D
Rh 
4

y la pendiente de energía por las pérdidas por unidad de longitud:

hf
S
l

en la ecuación 2.47a se obtiene:

D 0.63 hf0.54
V  0.849  CHW  
2.395 l 0.54

Si se despeja hf se obtiene:

2.821  l 0.54
hf0.54  V
CHW  D 0.63

6.8241  l
hf   V 1.851
CHW  D
1.851 1.167

32
Aunque Diskin (1999), propuso solo utilizar C>100, ver numeral 2.1.11.3, para 80< C HW < 90, se ubica en los fluido
hidráulicamente rugosos
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

142
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

 6.8241  2  g  l  V2
hf   1.851 1.167   (Ec. 2.48)
 CHW  D  V 0.15  2g

Comparando la ecuación 2.48 con la ecuación de Darcy-Weisbach se llega a:

 6.8241  2  g  l V2 l V2
hf   1.851 0.167    f  
 CHW  D  V 0.15  D 2g D 2g

De esta última ecuación se obtiene la siguiente expresión para el factor de fricción:

133.89
f  1.851
CHW  D 0.167  V 0.15

Si se multiplica y divide esta última ecuación por 0.15, se obtiene la siguiente expresión para el factor
de fricción f de Darcy en función del coeficiente de Hazen-Williams (CHW):

133.89  0.15
f  1.851
CHW  D 0.167  V 0.15  0.15

En esta última expresión se identifica fácilmente el número de Reynolds del flujo. Luego:

133.89 (Ec. 2.49)


f 
C 1.851
HW D  Re 0.15  0.15
0.017

Al despejar el coeficiente de Hazen-Williams se obtiene:

133.89
1.851
CHW 
f D 0.017
 0.15  Re0.15

de donde:

14.09
CHW  (Ec. 2.50)
f 0.54
D  0.081  Re0.081
0.009

Esta última ecuación indica que el coeficiente de Hazen-Williams (CHW) es más una medida de la
rugosidad relativa que de la rugosidad absoluta. El coeficiente CHW no es una característica física del
tubo, como sí lo es la rugosidad absoluta Ks, la cual es utilizada para obtener el factor f. Es una
característica del tubo y del fluido. Por esta razón, el uso de la ecuación de Hazen-Williams tiene que
estar limitado a ciertas características del fluido y del flujo. Los límites, establecidos claramente por los
dos investigadores son los siguientes:

1. El fluido debe ser agua a temperaturas normales.

2. El diámetro debe ser superior o igual a 5 cm. (2 pulgadas).

3. La velocidad en las tuberías se debe limitar a 3 m/s.

4. El valor limite de la rugosidad 100< CHW < 160


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

143
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Al volver a la ecuación de Hazen-Williams (2.47) en su forma original:

V  0.849  CHW  R 0.63  S 0.54

es fácil obtener la siguiente expresión para las pérdidas por fricción (reemplazando S por h f/L):

6.824  l  V 1.851 (Ec. 2.51)


hf  1.851
CHW  D1.167

Esta ecuación es explícita para las pérdidas por fricción. En esa característica radica la gran ventaja de
la ecuación de Hazen-Williams sobre la ecuación de Darcy-Weisbach utilizada conjuntamente con la
ecuación de Colebrook-White. Dicha ventaja hizo que el uso de la ecuación de Hazen-Williams se
popularizara, especialmente entre los ingenieros civiles y sanitarios de los Estados Unidos
encargados del desarrollo de los sistemas de acueducto de las ciudades norteamericanas. Este uso
extendido se reflejó en las normas de diseño expedidas en ese país, las cuales fueron heredadas por
muchos otros países33. Uno de los grandes méritos de esta ecuación es la posibilidad, a través de la
experiencia, de "calibrar" una tubería, es decir, establecer fácilmente cuál es la pérdida de carga que
debe tener para un determinado caudal sin necesidad de medirla, lo cual permite detectar fugas en
forma rápida.

La desventaja de la ecuación de Hazen-Williams radica en que algunas veces se olvida que es una
ecuación válida para un determinado rango de velocidades y de diámetros de las tuberías. De esta
manera, lleva a diseños ineficientes, ya que en general por fuera de los rangos de validez la ecuación
tiende a sobrestimar los diámetros requeridos, fenómeno que más adelante se explicará en detalle.
Por otro lado, a partir del gran auge en el uso de computadores, la utilización de una ecuación no
explícita dejó de ser un problema. Por esta razón se ha vuelto a generalizar, en especial en los países
europeos, el uso de la ecuación de Darcy-Weisbach que es físicamente demostrada y la cual no tiene
ningún tipo de restricciones.

Para el proceso de diseño utilizando la ecuación de Hazen-Williams se tiene la ventaja de que la


ecuación 2.51 es explícita para el diámetro. Este hecho hace que un proceso de esta índole sea
realmente sencillo (de ahí el uso extendido de esta ecuación):

6.824  l  V 1.851
hf  1.851
CHW  D 1.167

Al remplazar la velocidad por el caudal dividido por el área de la tubería se obtiene:

10.672  l  Q 1.851 (Ec. 2.52)


hf  1.851
CHW  D 4.87

Y al despejar el diámetro d en esta última ecuación se llega a:

33
La formula de Hanzen-Williams aun se sigue utilizando sin tener en cuenta las restricciones del fluido, diámetro y
rugosidad para las cuales calibra la formula ver numeral 2.1.11.3
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

144
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1.626  l 2.05  Q 0.38 (Ec. 2.53)


D 0.38
C HW  hf0.205

Con esta ecuación, el diseño de tuberías mediante la utilización de la ecuación de Hazen-Williams se


hace en forma directa.

Re
Ks / D CHW
min. Máx.
2 x10-2 2000 5000 100
1.5x10-2 2000 7500 110
1x10-2 2000 10000 110
6x10-3 4000 20000 120
4x10-3 8000 25000 120
2x10-3 10000 40000 130
1x10-3 20000 100000 130
6x10-4 30000 150000 140
4x10-4 40000 200000 140
5x10-4 60000 400000 140
1x10-4 80000 800000 150
5x10-5 100000 1000000 150
1x10-5 400000 4000000 160
1x10-6 6000000 20000000 160

Tabla Nº2.4: Límites de aplicabilidad de la ecuación de Hazen Williams (Tomado de Diskin 1960 –
Saldarriaga 1998)

Esta fórmula se diseñó para el flujo de agua tanto en tuberías como en canales abiertos, pero se
utiliza más para las tuberías. Lo que sigue lo escribieron los autores de la fórmula:

“Si se pudieran escoger exponentes que se conformaran perfectamente a los hechos, el valor de C HW
dependería sólo de la aspereza, y para cualquier grado dado de aspereza, CHW sería constante. No
es posible llegar a esto en la realidad, porque los valores de los exponentes varían con diferentes
superficies y también, sus valores pueden no ser exactamente los mismos para diámetros grandes y
pequeños, ni para considerables pendientes o partes planas; no obstante, se pueden escoger
exponentes que representen condiciones aproximadamente promedio, de modo que el valor de C HW
para cierta condición de la superficie varíe tan poco que resulte prácticamente constante...”

Para concluir, la Tabla 2.4 (Diskin, 1960) muestra los límites de aplicabilidad de la ecuación de
Hazen-Williams. Esta ecuación es aplicable únicamente a tuberías cuyo coeficiente CHW se encuentre
en el rango 100 a 160, con los rangos de número de Reynolds dados en la tabla para cada tubería.

2.2.2.2 Comparación entre la ecuación de Hazen-Williams y Darcy-Weisbach.

Fue gracias a la popularización del computador y las calculadoras programables que se facilito el
poder darle solución a la ecuación de Darcy-Weisbach que se resolvía en conjunto con las formulas
propuestas por Prandtl, Von Karman y posteriormente la de Colebrook-White; para poder resolver
estas formulas, se requieren procedimientos iterativos, los cuales para el lapso de tiempo desde que
fueron propuestas las formulas hasta el surgimiento del computador era bastante engorrosa de utilizar
debido a los largos procesos que requería, por lo tanto, la ecuación empírica de Hazen-Williams se
convirtió en la preferida por los ingenieros y se vuelve la más utilizada en el diseño de sistemas de

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

145
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

distribución de agua. Aun después de la llegada del computador prevalece en algunos ingenieros la
preferencia por esta ecuación; en ocasiones con desconocimiento de las limitaciones que esta
implica.

Por esta razón tomémonos el trabajo de comparar estas dos ecuaciones que son utilizadas para
hallar la perdida de energía, que se da por el efecto de la fricción en los flujos a través de conductos.
Suponiendo el caudal que pasará por la tubería, con un diámetro conocido, la viscosidad del agua, la
longitud de la tubería y el material de esta (para determinar el valor de C y Ks), podremos determinar
la velocidad que lleva el flujo, el número de Reynolds, el factor de fricción y la perdida de carga (en
ambas ecuaciones). Con el fin de ilustrar el tema con un ejemplo, utilicemos los siguientes datos:

Material: Acero: CHW = 120

Ks = 4.6 x 10-5m

 = 1.14x10-6 m2/s (agua a 15 ºC)

Comencemos entonces por comparar los valores encontrados para las perdidas que se dan a causa
de la fricción. Para ejemplificar este caso tomemos un tubo de 8” de diámetro, sobre el cual
efectuaremos el cálculo del factor de fricción y de las perdidas fricciónales. Como ya se había dicho,
la ecuación de Hazen-Williams, no trabaja con el valor de la rugosidad absoluta de la superficie sino
con el factor C, el cual es valorado según el material y tiempo de uso que tiene el tubo.

En la Tabla 2.5 se presentan los resultados de los cálculos realizados, allí se muestran los resultados
de las pérdidas por fricción a lo largo de 1000m de tubería, calculadas mediante las metodologías de
Hazen-Williams y Darcy-Weisbach. El caudal se varió entre 0.0001 y 0.2 m 3/s, lo cual implicó
variaciones de velocidad entre 0.003 y 6.17 m/s y por tanto los números de Reynolds quedaron entre
550 y 1.1 x 106.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

146
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Diámetro 8 Pulgadas 0.2032 m


 1.14E-06 m2/s
CHW 120
L 1000 m
Ks 0.000046 m

Q V Re hf f f hf CHW
Caudal Velocidad Nº Reynolds (H-W) (H-W) (D-W) (D-W) (H-W)
(m3/s) (m/s) (Adim) (m) (Adim) (Adim) (m) Equiv.

0.0001 0.0031 550 0.00013976 0.058939 0.116439 0.0003 83.0


0.0002 0.0062 1099 0.00050418 0.053119 0.058219 0.0006 114.0
0.0003 0.0093 1649 0.00106791 0.049984 0.038813 0.0008 137.4
0.0004 0.0123 2199 0.00181885 0.047873 0.02911 0.0011 156.8
0.0005 0.0154 2748 0.00274901 0.046297 0.044723 0.0027 122.1
0.0006 0.0185 3298 0.00385248 0.045048 0.042291 0.0036 124.0
0.0007 0.0216 3848 0.00512459 0.044019 0.040379 0.0047 125.5
0.0008 0.0247 4397 0.00656149 0.043146 0.03882 0.0059 126.9
0.0009 0.0278 4947 0.00815991 0.04239 0.037516 0.0073 128.0
0.001 0.0308 5496 0.00991705 0.041725 0.036402 0.0087 129.0
0.002 0.0617 10993 0.03577578 0.037605 0.030128 0.0288 135.1
0.003 0.0925 16489 0.07577642 0.035386 0.027156 0.0583 138.2
0.004 0.1233 21986 0.1290612 0.033892 0.025297 0.0966 140.3
0.005 0.1542 27482 0.19506355 0.032776 0.023978 0.1430 141.9
0.006 0.1850 32979 0.27336355 0.031892 0.022973 0.1973 143.1
0.007 0.2159 38475 0.36362951 0.031163 0.02217 0.2592 144.0
0.008 0.2467 43972 0.46558847 0.030545 0.021506 0.3284 144.8
0.009 0.2775 49468 0.57900929 0.03001 0.020945 0.4048 145.5
0.01 0.3084 54964 0.70369206 0.029539 0.02046 0.4882 146.1
0.02 0.6167 109929 2.53857016 0.026622 0.017642 1.6838 149.6
0.03 0.9251 164893 5.37692639 0.025051 0.016248 3.4891 151.4
0.04 1.2335 219858 9.15789569 0.023993 0.015353 5.8614 152.5
0.05 1.5418 274822 13.8412759 0.023204 0.014708 8.7734 153.3
0.06 1.8502 329786 19.3972701 0.022578 0.014209 12.2056 153.9
0.07 2.1585 384751 25.8023416 0.022062 0.016039 18.7517 142.3
0.08 2.4669 439715 33.0371226 0.021624 0.015842 24.1919 141.8
0.09 2.7753 494680 41.0852121 0.021245 0.015682 30.3094 141.2
0.1 3.0836 549644 49.9324239 0.020912 0.01555 37.1029 140.6
0.2 6.1673 1099288 180.131295 0.018847 0.01489 142.1169 136.1

Tabla Nº2.5: Comparación entre Hazen-Williams (CHW=120) y Darcy-Weisbach

Los datos encontrados para la perdida de energía (hf) en ambas ecuaciones fueron graficados en
relación con la velocidad en la Figura 2.16, nótese que el comportamiento de la ecuación de Hanzen
– Williams es muy similar al dado por la ecuación de Darcy – Weisbach, podemos decir que la única
diferencia es que las perdidas calculadas por la ecuación de Hazen – Williams son mayores, pero el

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

147
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

comportamiento es el mismo, por lo tanto el desplazamiento que se da en los datos obtenidos entre
las dos ecuaciones por las perdidas ocurre debido a que el coeficiente CHW representa una rugosidad
mayor. Este error puede ser corregido cambiando el valor de dicho coeficiente. Si supongo un valor
más alto, estaría diciendo que el material posee una superficie más lisa y por consiguiente que se
producirá una perdida de carga menor, esto haría que la grafica de los datos dados por la ecuación
de Hazen –Williams bajara, acercándose mucho mas a los datos dados por la ecuación de Darcy –
Weisbach. Hacer esto demostraría el hecho de que el coeficiente CHW realmente no es una constante,
aunque esto ya se ha demostrado en la Tabla 2.5, donde en la ultima columna se muestra el C
equivalente, valor que representa el valor de CHW que se necesitaría para que los datos dados por la
ecuación de Hazen – Williams se ajustara a los datos dados por la de Darcy – Weisbach.

200
180
160
Perdida de carga hf [m]

140
120
100
80
60
40
20
0
0 1 2 3 4 5 6 7
Velocidad V [m/s]

H&W D&W

Figura Nº2.16: Perdidas por fricción en un tubo de 8” con 1000m de longitud con C=120.

0.1
Factor de fricción (f)

0.01
1.E+03 1.E+04 1.E+05 1.E+06 1.E+07
Numero de Reynolds (Re)

Hazen-Williams Darcy-Weisbach

Figura Nº2.17: Diagrama de Moody (parcial) para tubería de 8”. (C=139).

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

148
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Utilicemos un valor mayor del coeficiente CHW para que ajuste los datos de una manera mejor a la
ecuación de Darcy – Weisbach. Por ejemplo, para un valor de CHW = 139, tendremos los datos
obtenidos en la Tabla 2.6 y figura 2.18. Obsérvese que el ajuste de los datos mejora de manera
considerable, sin embargo el valor de CHW no es uno de los valores que se recomiende en la literatura
para este tipo de material y por consiguiente, nunca seria tomado en consideración para la realización
de este cálculo.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

149
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Diámetro 8 Pulgadas 0.2032 m


 1.14E-06 m2/s
CHW 139
L 1000 m
Ks 0.000046 m

Q V Re hf f f hf CHW
Caudal Velocidad Nº Reynolds (H-W) (H-W) (D-W) (D-W) (H-W)
(m3/s) (m/s) (Adim) (m) (Adim) (Adim) (m) Equiv.

0.0001 0.0031 550 0.00010647 0.0449 0.116439 0.0003 83.0


0.0002 0.0062 1099 0.00038409 0.040466 0.058219 0.0006 114.0
0.0003 0.0093 1649 0.00081354 0.038078 0.038813 0.0008 137.4
0.0004 0.0123 2199 0.00138561 0.03647 0.02911 0.0011 156.8
0.0005 0.0154 2748 0.00209421 0.03527 0.044723 0.0027 122.1
0.0006 0.0185 3298 0.00293484 0.034318 0.042291 0.0036 124.0
0.0007 0.0216 3848 0.00390394 0.033534 0.040379 0.0047 125.5
0.0008 0.0247 4397 0.00499858 0.032869 0.03882 0.0059 126.9
0.0009 0.0278 4947 0.00621627 0.032293 0.037516 0.0073 128.0
0.001 0.0308 5496 0.00755487 0.031787 0.036402 0.0087 129.0
0.002 0.0617 10993 0.02725419 0.028648 0.030128 0.0288 135.1
0.003 0.0925 16489 0.05772689 0.026957 0.027156 0.0583 138.2
0.004 0.1233 21986 0.09831953 0.025819 0.025297 0.0966 140.3
0.005 0.1542 27482 0.14860048 0.024969 0.023978 0.1430 141.9
0.006 0.1850 32979 0.20824985 0.024295 0.022973 0.1973 143.1
0.007 0.2159 38475 0.27701495 0.02374 0.02217 0.2592 144.0
0.008 0.2467 43972 0.35468784 0.023269 0.021506 0.3284 144.8
0.009 0.2775 49468 0.44109245 0.022862 0.020945 0.4048 145.5
0.01 0.3084 54964 0.53607646 0.022503 0.02046 0.4882 146.1
0.02 0.6167 109929 1.93389665 0.020281 0.017642 1.6838 149.6
0.03 0.9251 164893 4.09617198 0.019084 0.016248 3.4891 151.4
0.04 1.2335 219858 6.9765351 0.018278 0.015353 5.8614 152.5
0.05 1.5418 274822 10.5443598 0.017677 0.014708 8.7734 153.3
0.06 1.8502 329786 14.7769466 0.0172 0.014209 12.2056 153.9
0.07 2.1585 384751 19.6563652 0.016807 0.016039 18.7517 142.3
0.08 2.4669 439715 25.1678609 0.016473 0.015842 24.1919 141.8
0.09 2.7753 494680 31.2989396 0.016185 0.015682 30.3094 141.2
0.1 3.0836 549644 38.038794 0.015931 0.01555 37.1029 140.6
0.2 6.1673 1099288 137.225007 0.014358 0.01489 142.1169 136.1
0.3 9.2509 1648932 290.655257 0.013511 0.014642 314.4184 132.9
0.4 12.3345 2198576 495.03942 0.01294 0.01451 553.9514 130.5
0.5 15.4182 2748220 748.204331 0.012514 0.014429 860.7007 128.5
0.6 18.5018 3297865 1048.53928 0.012176 0.014374 1234.6603 126.9

Tabla Nº2.6: Comparación entre Hazen-Williams (CHW=139) y Darcy-Weisbach

Una vez establecida esta correspondencia (entre CHW y f.) se dibuja un diagrama de Moody (parcial)

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

150
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

para esta tubería (ver Figura 2.19). En éste resulta claro que la metodología de Hazen-Williams
sobreestima el factor de fricción f llegando hasta un orden del 30%. La sobreestimación del factor de
fricción implica que existe una tendencia a obtener diámetros mayores en los procesos de diseño de
tuberías, sin embargo también es de notar que en algunos datos, la tendencia del tamaño del
diámetro esta por debajo del establecido por la ecuación de Darcy – Weisbach (a causa de que las
perdidas son menores), caso en cual el sistema no funcionaria para la demanda establecida, sin
olvidar que los limites de aplicabilidad de la ecuación Hazen - Williams limitan la velocidad a un
máximo de 3m/s..

160

140
Perdida de carga hf [m]

120

100

80

60

40

20

0
0 1 2 3 4 5 6 7
Velocidad V [m/s]

H&W D&W

Figura Nº2.18: Perdidas por fricción en un tubo de 8” con 1000m y C=139.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

151
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0,1

Factor de fricción (f)

0,01
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07
Numero de Reynolds (Re)

Hazen-Williams Darcy-Weisbach

Figura Nº2.19: Diagrama de Moody (parcial) para tubería de 8”. (C=139).

Entre mas grande sea la velocidad, mayor será el numero de Reynolds (tendiendo a llegar al régimen
turbulento hidráulicamente rugoso), y el comportamiento del factor de fricción se convierte en una
línea horizontal en el diagrama de Moody, mientras que el factor de fricción equivalente calculado por
la ecuación de Hazen – Williams tiene un comportamiento lineal, con una pendiente constante como
lo muestra la Figura 2.19, por consiguiente se demuestra que para el régimen turbulento
hidráulicamente rugoso los resultados obtenidos de la ecuación de Hazen – Williams se van alejando
mas de aquellos calculados por la ecuación de Darcy – Weisbach (considerada como la ecuación
exacta para el calculo de las perdidas), esto demuestra también que la ecuación de Hazen – Williams
tiene limitaciones con respecto a los rangos de velocidad que maneja, ya que al aumentar la
velocidad aumenta el numero de Reynolds y con el la tendencia de el flujo convertirse a un estado de
régimen hidráulicamente rugoso.

Las pérdidas por fricción calculadas de acuerdo con la metodología de Darcy-Weisbach corresponden
a una rugosidad absoluta de 4.6 x 10-5m. Para el caso de Hazen – Williams se supuso un coeficiente
de 139 por ser un coeficiente que se acomodaba mejor a los resultados de la ecuación de Darcy –
Weisbach, aunque este coeficiente no se encuentra en la literatura que existe para este material. Sin
embargo si hubiésemos utilizado el coeficiente recomendado, nótese la incongruencia en los datos
obtenidos mediante la ecuación de Hazen – Williams con relación a los obtenidos con la ecuación de
Darcy – Weisbach, como ya se había dicho con anterioridad el valor de CHW no es una constante y
eso lo podemos corroborar calculando el valor equivalente de CHW mediante la ecuación 2.50, este
valor es mostrado en la tabla 2.4 y representa el valor que necesita C HW para que la formula de Hazen
– Williams pueda ser congruente con la ecuación de Darcy – Weisbach.

En la Tabla 2.5 y la Tabla 2.6, también podemos observar que las perdidas producidas para flujos
laminares puede diferir en mas de un 200%, lo que demuestra que la ecuación de Hazen – Williams
no es valida para dar solución a flujos de agua que se encuentren en el régimen laminar.

Del proceso de comparación se puede concluir:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

152
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1. Inicialmente se escogió una rugosidad absoluta (Ks=0.000046m) para la tubería de 8 pulgadas, de


esta manera nos damos cuenta que el valor del coeficiente de Hazen-Williams recomendado para
tuberías de acero, realmente no es una constante y que el valor recomendado en la literatura no es el
que mejor se acomoda a las condiciones que hemos establecido, comparándolo con la ecuación de
Darcy - Weisbach. La metodología de Hazen-Williams sobreestima las pérdidas y, por consiguiente,
los diámetros que resulten de cualquier análisis, sin embargo esto no siempre es verdad, como se
puede notar en algunos de los datos de la Tabla 2.5 en ocasiones (cuando el flujo pasa a régimen
turbulento hidráulicamente rugoso) la perdida de carga es inferior a la encontrada con la ecuación de
Darcy – Weisbach, si nuestro diseño quedara dentro de estos datos, el problema seria mas grave,
porque no se cumpliría con la demanda establecida para el sistema (como puede observarse en las
zonas marcadas con un circulo en la Figura 2.19).

Para poder ver mas claramente este caso de subdiseño (que normalmente no es mentado en los
libros) tomaremos un caso real que fue estudiado y publicado en el Journal de Hidráulica de la ASCE.

2.2.2.2.1 Estudio de Caso34.

El caso en estudio corresponde a un sistema de provisión de agua ubicado en un área metropolitana


grande, que debido a las potenciales implicaciones legales se mantendrá anónima. La red, sirve a
una población de aproximadamente un millón de personas, consta de tubos de tamaños y materiales
diferentes, teniendo diámetros internos hasta de 2.29 m (90 pulgadas). Los tubos principales están
hechos de concreto. Para el diseño hidráulico de los tubos principales, se empleo la formula de
Hazen - Williams con un CHW=120 asumido. Este valor es aceptado como un valor conservador
comúnmente para buenos acueductos de mampostería; ver Williams y Hazen (1920).

Después de 5 años en la operación, se realizó un conjunto de pruebas hidráulicas sobre algunos


tubos del sistema por una firma de ingeniería dedicada a la consultaría. Fueron medidas las cargas
de presión y las velocidades del flujo al final de los tubos. Posteriormente se calculo el coeficiente de
Hazen - Williams. Los resultados mostraban que el CHW calculado era significativamente más bajo
que el usado para el diseño, variando de 85 a 95 para un diámetro de tubo de 2.29 m. Williams y
Hazen (1920) entregaron valores bajos similares para el coeficiente en su manual clásico; sin
embargo, estos tubos están relacionados con los tubos de hierro fundido tuberculado. Una evaluación
superficial indicaría que estos valores más bajos de CHW se relacionan con una rugosidad equivalente
mayor que la que fue prevista en el primer diseño. Si estas mediciones fueran correctas, un aumento
en la demanda de agua para los próximos años no podría ser satisfecha como fue planeado, porque
la resistencia al flujo en los tubos principales (que es de suma importancia para cualquier sistema de
distribución de agua) es mucho más alta de lo esperado.

Estos resultados difundieron la desconfianza entre el personal técnicos de la comisión de agua,


responsable de la operación de la red. Teniendo estos resultados y sabiendo el alcance limitado de la
aplicabilidad de la formula de Hazen - Williams, no estaba claro si esta situación estuviera basada en
un problema con la fórmula o era atribuible a un aumento verdadero en la aspereza de los tubos. Los
esfuerzos iniciales de la comisión de agua fueron enfocados en los errores potenciales de las
mediciones.

34
Adaptado de: Fabián A. Bombardelli y Marcelo H. García, M. ASCE., DOI: 10.1061/(ASCE)0733-9429(2003)129:11(839),
CE Database subject headings: Pipe flow; Resistance coefficients; Roughness; Pipe design.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

153
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Era probable que en estas mediciones se hubieran incluido erróneamente las pérdidas locales en el
cálculo del coeficiente de fricción, como son los relacionados con válvulas parcialmente cerradas o
con la presencia de curvas. Otro origen de error pudo haber provenido de la colocación de los
medidores de velocidad, ubicados en secciones transversales poco ideales para medir las
distribuciones de velocidad del flujo con exactitud.

Los datos de la primera línea corresponden al tubo principal; la segunda corresponde a otro tubo del sistema con un
descarga diferente
Longitud Pendiente
Diámetro Velocidad Perdidas
Área del de la ng
del tubo medida medidas CHW f n Cf C Re
(m²) tramo línea de (m²)
(m) (m/s) (m)
(m) energía
2.286 4.104 1.076 9.604 13692.53 0.0007014 91 0.027 0.017 0.053 0.0034 54 2450000
1.829 2.627 0.96 1.884 3213.506 0.0005863 103 0.023 0.015 0.047 0.0029 59 1750000
a)

Todas las mediciones aquí expuestas pertenecen al tubo principal


Longitud
Perdidas Pendiente
del ng
Tramo medidas de la línea CHW f n Cf C
tramo (m²)
(m) de energía
(m)
1-2 6.748 3959.352 0.00170432 87 0.028 0.017 0.054 0.0035 53
2-3 7.187 5179.771 0.00138751 97 0.023 0.015 0.09 0.028 59
3-4 7.139 4560.113 0.00156553 91 0.026 0.016 0.052 0.032 55
b)

Nota: D = 2.286m; Q = 6.795m3/s; V = 1.655m/s; Carga de Velocidad = 0.140m; Re = 3.8x105, con


CHW, n, C, f, y ng. coeficientes de rozamiento.

Tabla Nº2.7: Medidas realizadas por las dos firmas de ingeniería (valores calculados por los escritores)

Para verificar que el error de medición no fuera la causa de los bajos valores de CHW, una firma de
ingeniería de consulta distinta fue llamada a que emprendiera un segundo grupo de pruebas. En este
la atención de las observaciones fue puesta especialmente en las pérdidas "Escondidas" y con
respecto al asunto de ubicación de las zonas de medición. Las mediciones se concentraron en
diferentes tramos sobre el tubo de 2.29m de diámetro. Las pruebas y los cálculos relacionados
confirmaron los valores de CHW informados por la primera firma de ingeniería. En general, estos
minuciosos análisis llegaron a la conclusión de que las pérdidas locales podían modificar el C HW en
menos de tres unidades. Por lo tanto los rangos para CHW originalmente dados no se veían
prácticamente afectados.

Después de la verificación de los resultados anteriores, los escritores fueron llamados a analizar las
posibles causas para el comportamiento observado. El análisis emprendido dio como resultado
algunas conclusiones interesantes, que serán detalladas a continuación.

2.2.2.2.2 Análisis y Discusión del caso en estudio

2.2.2.2.3 Análisis teórico del caso en estudio

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

154
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Para un mejor acercamiento al caso en estudio, se mostrara globalmente las generalidades de los
experimentos realizados por Hazen y Williams.

En esta base de datos se tienen tuberías con diámetros hasta 3.66m (Alcantarillado de Milwaukee
con CHW de 80 a 95), con la siguiente distribución porcentual de diámetros:

74% tienen D < 0.5m

82% con D < 1m

92% con D < 1.5m

En el cálculo de los números de Reynolds, se tomo un valor para la viscosidad cinemática del agua
correspondiente a 20 ºC ( = 1.005 x 10-6 m2/s). Curiosamente, la mayoría de los valores de CHW se
encontraban por debajo del límite inferior a 100 de Diskin, con una variación en el número de
Reynolds asi:

74% con Re < 5 x 105

80 % con Re < 106

La Figura 2.20 relaciona valores medios de CHW con números de Reynolds de una forma similar a
como es presentada por Liou (1998) (Solamente los tubos de hierro fundido nuevos fueron usados en
el trabajo de Liou), Donde es visto que los números de Reynolds analizados se extienden
aproximadamente de 104 a 2 x 106. Adicionalmente, la Figura 2.20 incluye una curva de CHW Vs Re
para las condiciones de flujo hidráulicamente liso, obtenido con la ayuda de la regresión a la fórmula
de Nikuradse y la ecuación 2.50. No se tubo en cuenta la influencia del diámetro en el uso de la
ecuación 2.50, debido a la poca dependencia del CHW sobre D a través del exponente -0.01 (este es
exacto con un error de un 3 % para un rango de diámetros entre 0.1 y 10 m). En la Figura 2.20, el
régimen de transición existe debajo de esta curva de circulación suave. Un límite inferior para la
región de transición podía ser dado por curvas, como las entregadas por Liou (1998), Que es una
función de la rugosidad equivalente y el diámetro del tubo, para una temperatura del agua en
particular. La mayoría de las mediciones utilizadas por Hazen y Williams parecen estar relacionadas
con la zona de régimen turbulento en transición, corroborando las afirmaciones "Teóricas" antes
mencionadas. También, en los puntos próximos a la curva de régimen hidráulicamente liso se
respalda la validez de la ecuación.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

155
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

180

160

140

120

100
CHW

80

60

40

20

3 4 5 6 7
1x10 1x10 1x10 1x10 1x10
Numero de Reynolds

Tubería nueva de hierro colado Tubería de hierro colado limpiada Tubería de hierro colado tuberculado
Tubería remachada Tubería en madera escalonada Tubería en cemento
Tubería hierro forjado Tubería nueva de latón Tubería de plomo nueva
Manguera contra incendios Tubería de vidrio Condición de flujo liso
Túneles en ladrillo circulares

Figura Nº2.20: Compilación de los valores medios para el coeficiente de resistencia de Hazen-
Williams en función del número de Reynolds.

Tubos grandes (con un diámetro mayor a 2 m) muestra un comportamiento interesante. Debido a que
su tamaño los esta relacionando con números de Reynolds altos.

Por lo tanto, generalmente presentan condiciones de operación en el régimen turbulento


hidráulicamente rugoso. Sin embargo, debido al alto valor del diámetro, Ks / D es muy pequeño para
cierto Ks. Por lo tanto las oportunidades de tener condiciones de trabajo en el régimen de transición
turbulenta aumentan. Así, a mayor diámetro, mayor es la oportunidad de obtener las condiciones
apropiadas para la aplicación de la ecuación de Hazen – Williams (sin embargo no olvidemos las
limitaciones ya expresadas para el diámetro), para la rugosidad equivalente constante y el número de
Reynolds (ver Christensen 2000).

Debido a que el problema en análisis podía ser atribuido a una rugosidad equivalente grande de
manera “a priori”, diferentes expresiones para el cálculo de Ks fueron revisadas. Algunas relaciones
explícitas han sido propuestas para tubos que vinculan f con Ks. Por ejemplo, Churchill (1973) y Barr
(1972, 1977) Han propuesto

0.25 (Ec. 2.81)


f  2
 ks 5.76 
 log  
 14.8  R 4  RR 0.9 

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

156
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Con RR representando el número de Reynolds sobre la base del radio hidráulico. Swamee y Jain
(1976), han sugerido prácticamente la misma relación (Yen 1992, 2002)

0.25 (Ec. 2.82)


f  2
 ks 5.74 
 log 3.7  D  R 0.9 
 

la cual da errores dentro de un 1 % cuando es comparada con la formula de Colebrook - White para
un rango del diámetro de 10-6  Ks / D  10-2 y para números de Reynolds entre 5 x 103  R  108.
Podemos relacionar el n de Manning con el f de Darcy - Weisbach a través de la ecuación (2.81) de la
siguiente manera:

Kn R1 6 (Ec. 2.83)
n   f
g 8

Es posible obtener una relación entre n y Ks usando la ecuación (2.81) o (2.82). Empleando la
ecuación (2.81) tenemos:

Kn 0.1764  R 1 6 (Ec. 2.84)


n 
g  ks 5.76 
 log  
 14.8  R 4  R R 0.9 

Esta expresión puede ser comparada con otras fórmulas disponibles. Por ejemplo la fórmula de
Strickler que es usada por lo general para flujos en canales, pero también se obtienen datos para
tuberías (Strickler 1923; Ackers 1961; Chow 1988; Yen 1992):

k s1 6
n (Ec. 2.85)
Cn

Diferentes autores han suministrado valores diversos para Cn en la ecuación (2.85) (Yen 1992).
Chien y Wan (1999) explicaron que Cn era una función de R / Ks, mientras que Strickler, en su
trabajo original (1923), sugiere un Cn = 21.1.

En la Figura 2.21 se muestra la comparación entre las ecuaciones (2.84) Y (2.85), en la cual se ha
usado un valor de 26 para Cn (un valor de 26.42 fue propuesto con anterioridad por Williamson en
1951). En los cálculos se ha asumido un valor muy grande para el número de Reynolds. Puede ser
visto que ambas fórmulas dan pronósticos relativamente cerca (por encima) al valor del n de
Manning, aproximadamente 0.015. Después de eso, se separan debido al comportamiento no lineal
de la fórmula de Strickler. Una inspección de cerca a las curvas lo demuestra, sin embargo, el error
de local [considerando la ecuación (2.84) como exacta] puede ser relativamente alto, dependiendo del
valor del radio hidráulico. Para calcular Ks el autor empleo la ecuación (2.81)

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

157
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0.020
0.018

Rugosidad Equivalente, Ks(m)


0.016
Usando la Eq 2.84
0.014 Con R=0.5 m
0.012
0.010
Usando la Eq. 2.84
0.008
Con R=1 m
0.006
0.004
Formula de
0.002
Strickler
0.000
0.01 0.012 0.014 0.016 0.018 0.02
Número de Manning

Figura Nº2.21: Comparación del pronóstico para la rugosidad equivalente de un tubería como
función del n de Manning.

2.2.2.2.4 Análisis de sensibilidad del caso en estudio

Es interesante analizar la sensibilidad de los diferentes coeficientes de resistencia para detectar los
cambios combinados en la pérdida de carga y en la velocidad, en un tubo dado. Tales cambios de en
la perdida de carga y velocidad pueden ser interpretados como los errores en las variables que
ambas firmas consultoras midieron en los tubos de 2.29 m de diámetro. Con ese fin, se calcularon los
errores relativos. Los errores producidos con las variables relacionadas con la longitud fueron
asumidos como insignificantes. Para cualquier coeficiente de resistencia CR, lo siguiente es
verdadero:

dC R CR 1 CR 1
 dhf  dV (Ec. 2.86)
CR hf CR V CR

Por ejemplo, aplicando la ecuación (2.86) a la ecuación de Manning

hf1 2 K n  R 2 3
n  (Ec. 2.87)
V L1 2

Tenemos:

dn 1 dhf dV (Ec. 2.88)


 
n 2 hf V

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

158
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Repitiendo este simple procedimiento con otras ecuaciones de resistencia resulta en lo siguiente:

df dhf dV (Ec. 2.89)


 2
f hf V

dC HW dV dh (Ec. 2.90)
  0.54 f
CHW V hf

dC dV 1 dhf (Ec. 2.91)


 
C V 2 hf

dn g 1 dhf dV
  (Ec. 2.92)
ng 2 hf V

De las ecuaciones anteriores se puede observar que el valor del respectivo cambio en los
coeficientes de resistencia es linealmente determinado por el error relativo en las medidas de la
perdida de carga y de velocidad, con el signo correspondiente. De este modo, el error relativo es
dibujado como un plano en el espacio tridimensional en término de los errores relativos de la pérdida
de carga y de velocidad.

La perdida de carga generalmente es calculada por las diferencias en la carga de presión y en el


ascenso dentro de los finales de los tubos (por el balance de energía), Y debido a que el error en la
medición de las distancias fue asumido como insignificante, esto conlleva a que

dhf d p   (Ec. 2.93)



hf hf

El análisis anterior fue aplicado a los datos obtenidos por las dos firmas consultoras en la red de
tuberías.

Longitud
Tramo f del tramo
Pendiente de la V* v  v
línea de energía (m/s) (m) (m)
(m)
1-2 0.028 3959.352 0.00170 0.098 0.000120 0.009 72
2-3 0.023 5179.771 0.00139 0.088 0.000130 0.004 31
3-4 0.026 4560.113 0.00157 0.094 0.000012 0.007 54

Tabla Nº2.8: Calculo de la velocidad cortante, subcapa laminar viscosa y rugosidad equivalente para el tubo
principal.

2.2.2.2.5 Discusión del caso en estudio

La primera pregunta que surgía del análisis de las observaciones estaba relacionada con la validez
de la aplicación de la formula de Hazen - Williams para el diseño de la red de tubos. Para responder a
esta pregunta, los valores de CHW, n, C, f, y ng eran primero determinados de las mediciones, usando

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

159
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

la ecuación de Manning y la de Darcy-Weisbach (mírese la Tabla2.7a y la Tabla 2.7b). En particular, f


y el número de Reynolds fueron empleados para obtener los puntos operacionales de los tubos
durante las mediciones, usando el diagrama de Moody (ver Figura 2.22).

0.10
Laminar Crítico Transición Turbulencia completa, tuberías rugosas
0.09
D=1.00m
0.08
D=0.50m
0.07 D=0.05m 0.05
0.04
0.06
0.03
0.05 0.02
Flujo

C=60 0.015
Firma Colsultora 1
la

0.04 l
mina

d

 L V2 

d 2 g

0.01
l l

Rugosidad Relativa
l
l 64 0.008
f
h

Firma Colsultora 2
l
r
l
 

Re
l
0.006
0.03
Factor de Fricción f 

0.004
C=80
Recr
Tu 0.002
be
r ías
0.02 l isa 0.001
s 0.0008
0.0006
C=100
0.0004

0.0002
D=1.00m
0.0001
D=0.50m C=120
D=0.05m 0.000.05
0.01
C=160 C=140
0.008 3 3 4 4 5 5 6 6 7 7
0.000.01
8
10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10 2x10 3 4 5 6 8 10

Número de Reynolds Re =Vd/ /d = 0.000.005


/d = 0.000.001

Figura Nº2.22: Predicción obtenida con la formula de Hazen-Williams dibujada en el diagrama de


Moody (adaptado por Diskin-1960). Puntos operacionales de los tubos en relación con el caso en
estudio (medido por las dos firmas consultoras)

Para estas mediciones, que los altos números de Reynolds y los valores de f supuestos, convierten el
régimen de flujo en hidráulicamente rugoso. Como ya se había dicho, esto cae fuera de la zona de
régimen de flujo valido para la ecuación de Hazen - Williams. Nótese en la Figura 2.22 que el valor de
CHW correspondiente está dentro de un rango de alcance entre 80 y 100, como fue calculado por las
dos firmas; sin embargo, estos valores son inútiles, ya que la formula de Hazen - Williams no es
aplicable para estas condiciones de flujo.

Esto concuerda con la conclusión de Diskin de que la ecuación de Hazen – Williams no debe ser
usada si CHW es menor que 100.

Los valores fueron calculados para la velocidad de cizallamiento, el espesor de la subcapa laminar
viscosa y la proporción de la rugosidad equivalente al espesor de subcapa laminar viscosa para el
tubo de 2.29 m de diámetro, basados en las mediciones llevadas a cabo por la segunda firma de
ingeniería (Tabla 2.8). Conociendo S y Rh, la velocidad de cizallamiento fue calculada por definición.
Por tanto, la rugosidad equivalente fue obtenida de la ecuación (2.81) [donde f fue tomado de la Tabla
2.7ª y la Tabla 2.7b], y la subcapa laminar viscosa fue calculada de (Rouse 1978).

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

160
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA


  11.84 (Ec. 2.94)
V*

Para este caso en particular, grafiquemos el diagrama de Moody con el equivalente de la ecuación de
Hazen-Williams, así, veremos más claramente las restricciones que tiene esta ecuación para este
caso en especial.

0,045

0,04

0,035
Factor de fricción (f)

0,03

0,025

0,02

0,015
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07

Numero de Reynolds (Re)


Prandtl_Liso Hazen-W illiams Colebrook-W hite Von Karman_Rugoso Colebrook-W hite_Transicion

Figura Nº2.23: Comportamiento de la formula de Hazen-Williams dibujada en el diagrama de


Moody propio para este caso (para tubo de 90”, 2.286m y con un Ks=0.003m).

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

161
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0 ,0 2 4

0 ,0 2 3
Factor de fricción de
Colebrook-White
0 ,0 2 2
Factor de fricción (f)

0 ,0 2 1

0 ,0 2 Factor de fricción de
Von Kármán
0 ,0 1 9

0 ,0 1 8 Factor de fricción de
Hazen-Williams
0 ,0 1 7

0 ,0 1 6
1 ,E + 0 5 1 ,E + 0 6 1 ,E + 0 7

N u m e r o d e R e yn o ld s (R e )
P r a n d tl_ L is o H a ze n -W illia m s C o le b ro o k -W h ite V o n K a rm a n _ R u g o s o C o le b ro o k -W h ite _ T r a n s ic io n

Figura Nº2.24: Ampliación del comportamiento de la formula de Hazen-Williams dibujada en el


diagrama de Moody para la zona de interés (tubo de D=2.286m, con un Ks=0.003m).

En las Figura 2.23 y la Figura 2.24 se puede observar claramente que para el numero de Reynolds en
el cual el flujo estaba trabajando, el factor de fricción por la formula de Hazen-Williams se aleja
fuertemente por debajo del factor de fricción hallado por la ecuación de Colebrook-White (incluso del
factor de fricción dado para flujos turbulentos hidráulicamente rugosos, el cual es el menor factor de
fricción que podemos tener).

Como se puede ver en la Tabla 2.8, el valor calculado de Ks osciló entre 4 x 10-3 y 9 x 10-3 m, con un
valor medio alrededor de 6 mm. Estos valores son bastante grandes para un tubo de cemento, que
normalmente presenta una rugosidad equivalente entre 5 x 10-4 y 3.3 x 10-3 m (Yen 1992).

Aunque la formula de Hazen - Williams no debió haberse aplicado para calcular la capacidad de
circulación de los tubos de 2.29 m de diámetro, el análisis de los datos perseguía dar claridad sobre
la interpretación de las mediciones. La idea era ver si se daba o no que las otras formulaciones
indicaban valores más grandes de la resistencia de circulación con respecto a las condiciones
esperadas. Como un punto de partida, se supuso un valor para el n de Manning de 0.014 por ser el
valor esperado (en un sentido estadístico) de las mediciones.

Este valor es aceptado ampliamente para tuberías de cemento (Yen 1992). Debido a que el sistema
tenía solamente 5 años, era razonable suponer que el valor del coeficiente de resistencia estaría
cerca a uno para tubo nuevo (Hudson 1966). Usar la relación entre f y n [Ecuación (2.83)] Para un
diámetro de 2.29 m, era posible obtener f =0.0185, otro valor aceptable. Empleando el grupo de
relaciones en la ecuación (2.80), se esperaban valores para los otros coeficientes y para el
coeficiente de fricción fueron calculados de la siguiente manera:

Ng = 0.0438m1/6, C=65m1 / 2 / s, y Cf = 0.0023. A propósito, el anterior valor de f puede ser utilizado


para obtener un cálculo aproximado del error en el diseño de los tubos. A decir verdad, si un valor de
CHW = 120 es reemplazado en la ecuación (2.50) con el número de Reynolds (3.8 x 106), es posible
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

162
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

obtener f = 0.0155, diferente de 0.0185 en aproximadamente 16 %.

Usando la ecuaciones (2.78) y (2.82), Un análisis de sensibilidad de la posible variación de los


coeficientes de resistencia en términos de el error en la pérdida de carga y la velocidad del flujo
pueden ser llevados a cabo. Por ejemplo, para un error relativo de 2 % en la medida de la pérdida
de carga y 3 % en la velocidad, esto puede ser obtenido de la ecuación (2.88) que |dn|  0.04n.
Luego tomando el valor de 0.014 para el coeficiente de resistencia de Manning, |dn|  5.6 x 10-4. Esto
quiere decir que n puede extenderse en un rango desde 0.0134 hasta 0.0146. Para otros errores en
la perdida de carga y de velocidad, la Tabla 2.9 muestra los resultados de los cálculos. Se
encontraron rangos similares para los otros coeficientes de resistencia (pueden ser vistos en la Tabla
2.9). Cualquier expectativa para el valor final del coeficiente de resistencia tiene que ser expresado en
términos de un porcentaje en las medidas de la pérdida de carga y velocidad, suponiendo que las
variables que quedan son medidas con un error insignificante. Por lo tanto, la Tabla 2.9 da los
alcances estimables de la variación para los coeficientes de resistencia.

Si los números en la Tabla2.7a y la Tabla2.7b son comparados con las extensiones retratadas en la
Tabla 2.9, puede observarse que todos los valores, independiente de la ecuación de resistencia
empleada, indican una resistencia de circulación que es mayor que la esperada. Éste esta basado en
el echo de que los valores de los coeficientes en la Tabla2.7a y la Tabla 2.7b son mayores (f, n, ng,
Cf) o menores (C) que el valor correspondiente mayor / menor en cada uno de los rangos entregados
en la Tabla 2.9.

dhf/hf dv/v nmin nmax fmin fmax n g(min) n g(max) Cmin Cmax Cfmin Cfmax
+ 0.02 + 0.03 0.01344 0.0146 0.0171 0.0200 0.0421 0.0456 62 68 0.0021 0.025
+ 0.04 + 0.06 0.01290 0.0151 0.0156 0.0215 0.0403 0.0474 60 70 0.0019 0.0027
+ 0.06 + 0.09 0.01230 0.0157 0.0141 0.0230 0.0386 0.0491 57 73 0.0018 0.0029

Tabla Nº2.9: Rangos de los valores esperados para el coeficiente de resistencia en términos de los errores
en las medidas.

Esta resistencia adicional podía ser atribuida a una rugosidad equivalente mayor que la existente.
Note que la rugosidad calculada (Tabla 2.8) es mucho mayor (aproximadamente 60 veces más
grande) que el valor del espesor de la subcapa laminar viscosa.

Hay que presentar atención a que este resultado es un hecho físico: la rugosidad equivalente es
efectivamente grande. Éste no es el resultado de una aplicación errónea de la ecuación de Hazen -
Williams. El problema consiste en que, después de la aplicación de la ecuación de Hazen - Williams
por fuera del rango de validez, las conclusiones que pueden ser sacadas de este no tienen sentido.
En los otros casos no tan afortunados, los apuros en cubrir las futuras demandas de provisión de
agua podían ser el resultado de la puesta en práctica de la ecuación de Hazen - Williams sin haber
considerado sus limitaciones.

Curiosamente, una inspección del sistema de distribución, dirigido por buceadores, reveló que
pequeñas escamas que tenían alturas alrededor de un milímetro cubrieron las paredes de los tubos.
A pesar del hecho de que algunos otros factores podrían estar jugando un papel en los resultados, la
presencia de estas escamas podía bien ser la causa del aumento observado en la resistencia del
flujo, así como, el aumento de los valores asociados a la rugosidad equivalente Ks (Tabla 2.8).

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

163
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.2.3 Resumen y conclusiones

Algunos asuntos alrededor de la ecuación de Hazen - Williams han sido discutidos teniendo en
cuenta el caso en estudio que se relaciona con un gran sistema de distribución de agua.

Se ha presentado un análisis del rango de flujos válidos para la ecuación de Hazen - Williams,
mediante una inspección de la base de datos original. El análisis confirmó que dicho rango se
encontraba entre el régimen turbulento hidráulicamente liso y parte del régimen turbulento
hidráulicamente en transición, como ya lo habían dicho otros autores con la ayuda de otros medios.
La fórmula fue desarrollada de los datos para tubos con diámetros hasta de 3.66 m, pero la mayoría
de los datos fueron tomados para tubos con diámetros por debajo de 1.8 m.

Los números de Reynolds tenidos en cuenta para la determinación de la fórmula se encontraban en


un rango de aproximadamente 104 a 2 x 106.

Fue considerado un procedimiento para la determinación de la sensibilidad al error en las mediciones


de varios coeficientes de resistencia para las perdidas de carga y velocidad. El análisis supuso que
las demás variables fueron medidas con un error nulo. Este análisis suministra una base para la
determinación de los rangos esperadas para esos coeficientes cuando son medidos en el campo o en
el laboratorio.

Los valores para la rugosidad equivalente fueron calculados con expresiones explícitas y fueron
comparados con los valores obtenidos usando la formula de Strickler. El error local en los valores de
la rugosidad equivalente dado por la fórmula de Strickler dependen fuertemente del radio hidráulico
para cierto valor del n de Manning. El caso en estudio, relacionado con un sistema de tubos de gran
diámetro, fue usado como un ejemplo del mal uso de la ecuación de Hazen - Williams por encontrarse
fuera de su rango de validez. El régimen de circulación que se encontraba en operación estaba en el
régimen turbulento hidráulicamente rugoso. Cuando la demanda aumente, la operación constante
generará una rugosidad equivalente más grande y por lo tanto, las nuevas características estarán
más lejos del régimen de transición. Por esto cualquier uso futuro de la ecuación de Hazen - Williams
para la verificación de la resistencia del flujo en esta red sería inútil. Con respecto a esto, los autores
recomiendan enérgicamente el uso de la ecuación de Darcy - Weisbach, que incluye todos regímenes
de circulación. Finalmente, es importante señalar que el uso indiscriminado de la ecuación de Hazen -
Williams tanto en el diseño como en la verificación de sistemas de provisión de agua está lejos de un
simple problema académico. Podría resultar en serias implicaciones prácticas y conceptuales por la
sencillez de los cálculos.

La dependencia del coeficiente de Hazen-Williams (CHW) con respecto al diámetro de la tubería, tal
como lo expresa la ecuación 2.50, explica las anteriores conclusiones. A pesar de que el uso de la
metodología de Hazen-Williams es muy sencillo, debe utilizarse únicamente dentro de las
restricciones que dicha ecuación tiene en cuanto a diámetros y velocidades.

En el caso del diseño de redes de acueductos que se encuentren ubicados en zonas de alto consumo
se debe preferir el uso de la ecuación de Darcy-Weisbach, ya que dichos sistemas se diseñan
utilizando métodos iterativos (por ejemplo el método de Cross) en los cuales el diseñador no tiene
control sobre las velocidades en todas las iteraciones. Podría haber casos en los que las velocidades
se encontraran por fuera del rango de validez de la ecuación de Hazen-Williams. Además, si el diseño
va acompañado de una rutina de optimización de diámetros y, por consiguiente, de costos de la red,
no tendría sentido utilizar una ecuación que tiene tendencia a sobrestimar los diámetros diseñados
(en su rango de validez).

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

164
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

No olvidemos la Tabla 2.10 elaborada por Diskin en 1960, donde muestra los límites de aplicabilidad
de la ecuación de Hazen-Williams. Esta ecuación es aplicable únicamente a tuberías cuyo coeficiente
CHW se encuentre en el rango 100 a 160, con los rangos de número de Reynolds dados en la tabla
para cada tubería.

Re
Ks / D CHW
min. Máx.
2 x10-2 2000 5000 100
1.5x10-2 2000 7500 110
1x10-2 2000 10000 110
6x10-3 4000 20000 120
4x10-3 8000 25000 120
2x10-3 10000 40000 130
1x10-3 20000 100000 130
6x10-4 30000 150000 140
4x10-4 40000 200000 140
5x10-4 60000 400000 140
1x10-4 80000 800000 150
5x10-5 100000 1000000 150
1x10-5 400000 4000000 160
1x10-6 6000000 20000000 160

Tabla Nº2.10: Limites de aplicabilidad de la ecuación de Hazen–Williams (Diskin 1960) 35

Por ultimo es bueno agregar que gracias a la ecuación de Swame – Jain, el problema de resolver la
ecuación de Colebrook-White para dar solución a la ecuación de Darcy – Weisbach se convierte en
algo muy sencillo, ya que la ecuación queda en forma explicita (no olvidemos que aun la ecuación de
Swamee – Jain tiene un rango de validez) siendo valida para cualquier tipo de flujo turbulento.

35
Tomado de Saldarriaga (1998)
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

165
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Ejemplo Nº6: Comparación H-W & D-W (Subdiseño)

El servicio de acueducto de la ciudad de Bogota conduce entre los tanques Wiesner y el Silencio un
caudal de agua de 9.0 m3/s a través de una tubería de 2.8m de diámetro en concreto, el tubo que une
estos dos tanques tiene una longitud de 9.1km36.

Cual es la perdida de carga causada por la fricción del flujo calculado con la ecuación de Darcy-
Weisbach y la ecuación de Hazen-Williams.

Solución:

Esta evaluación esta dividida en dos partes, la primera es dar la solución por medio de la ecuación de
Darcy-Weisbach y la segunda dando la solución con la ecuación de Hazen Williams.

Comencemos por solucionar la ecuación de Darcy Weisbach. Para tal efecto propondremos la
siguiente metodología para darle solución al caso.

1. Esquematizar el caso en estudio (dibujar y datos conocidos)

2. Planteamiento de las ecuaciones requeridas

3. Solución de variables de interés

4. Solución sobre el caso en estudio

1. Esquematización del caso

Dibujo

Tanque
Wiesner

Tuberia
Ø 2.8m
L=9100m
Q=9.0m³

Tanque
El Silencio

36
Tomado de “El Agua en la Historia de Bogota 1538-1937”, Benjamín Villegas/Juan Camilo Rodríguez Gomez
Tomo III
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

166
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Datos conocidos

Cantidad de agua requerida = 9.0 m3/s

Distancia entre los tanques = 9100m

Diámetro de la tubería usada = 2.8m

Velocidad media = Q/A = 1.4617m/s

2. Planteamiento de formulas

Las formula que se requiere para poder hallar la pérdida de carga en la conducción por el método de
Darcy-Weisbach es:

l V2
hf  f
D 2g

Sin embargo para poder solucionar esta ecuación necesitaremos saber cuanto es el valor del factor
de fricción

64
f  Factor de fricción para flujo laminar
Re

1 ks 2.512 Factor de fricción para flujos turbulentos.


 2  Log 
f 3.715  D Re f

Pero nuevamente resulta otra incógnita: el número de Reynolds

 V  D o V D
o
4Q
Re  Re  Re 
  D

Por ultimo para poder obtener el numeró de Reynolds tendremos que saber cual es el valor de la
viscosidad absoluta o cinemática, pero para esto es necesario saber cual es la temperatura del agua
(dato que se obtiene en el campo), pero trabajaremos con una viscosidad para una temperatura
promedio de 13ºC. De esta manera

 = 1.005 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

3. Solución de variables de interés

Comencemos entonces por solucionar el valor del número de Reynolds, así:

4Q
Re 
D

Q = Caudal que se requiere


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

167
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Q = 9.00 m3/s

D = Diámetro de la tubería a utilizar

D = 2.80m

V = Q/A =1.4617 m/s (Velocidad media del flujo)

 = 3.141592….

 = 1.2002 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

 m3 
4   9.0 
 s 
Re 

3.141592  2.80m   1.2002  10 -6
m 2 /s   3409895
Obsérvese que las unidades son consistentes

Como tenemos un Re = 3409895 (mayor de 4000, el flujo es turbulento)

Como el flujo se encuentra dentro del régimen turbulento. Proponemos la siguiente metodología para
hallar el factor de fricción:

Calculemos mediante la ecuación de Swamee-Jain una aproximación muy cercana del factor de
fricción (valida para todos los flujos turbulentos)

0.25
f  2
 ks 5.74 
log 3.7D  0.9 
 Re 

Determinemos en que tipo de régimen turbulento nos encontramos.

Utilizando los límites propuestos por Colebrook y White.

• Flujos hidráulicamente lisos:

ks
Re f  10
D

• Flujos en la zona de transición:

ks
10  Re f  200
D

• Flujos hidráulicamente rugosos:

ks
Re f  200
D
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

168
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Según sea el intervalo en el que se encuentre nuestro flujo determinaremos el factor de fricción con la
formula respectiva para cada caso (utilizamos como semilla el primer factor de fricción encontrado
con la formula de Swamee-Jain).

1 Re f Para flujo turbulento hidráulicamente liso


 2  Log
f 2.512

1 3.715  D Para flujo turbulento hidráulicamente rugoso


 2  Log
f ks

1 ks 2.512 Flujo turbulento hidráulicamente en transición.


 2  Log 
f 3.715  D Re f

Obsérvese que las ecuaciones para flujo turbulento hidráulicamente liso y para flujo turbulento
hidráulicamente en transición se resuelven por medios iterativos hasta que la solución converja. Ya
teniendo el factor de fricción podemos encontrar la perdida de carga que se producirá.

Solución del factor de fricción.

a) 0.25 De la Ecuación de Swamee-Jain


f  2
 (0.003m ) 5.74 
log  
 3.7( 2.80m ) 3409895 0.9 

f  0.020096

b) (0.003m ) Régimen T. Rugoso


 (3409895 )  0.020096  866  200
( 2.80m )

c) 1 3.715  ( 2.00m ) Ec. de flujo turbulento hidráulicamente rugoso


 2  Log
f 0.003 m

f  0.020037

Con el factor de fricción propio de este tipo de flujo (hidráulicamente rugoso), podemos reemplazarlo
en la ecuación de Darcy-Weisbach para encontrar la perdida de carga.

l V2 Ecuación de Darcy-Weisbach
hf  f
D 2g

2
 m
1.462 
(9100m )  s
hf  0.020037    7.09m
(2.80m )  m2 
2   9.806 
 s 

hf  7.094m

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

169
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Esta el la perdida de carga que dio con la ecuación de Darcy-Weisbach.

Pasemos pues a la segunda parte de este problema y es hallar cual es la perdida que se da con la
ecuación de Hazen-Williams.

V  0.849  CHW  Rh0.63  S 0.54 Para el sistema internacional de unidades (Ec. 2.47a)

Donde:

v = velocidad media de la tubería en m/s

R = radio hidráulico en m

S = pérdida de energía por unidad de peso (carga) por unidad de longitud

CHW = coeficiente de rugosidad de la tubería

Sin embargo ya se había mostrado el proceso de transformación de la formula para encontrar la


pérdida de carga directamente, dando como resultado:

6.8241  l
hf   V 1.851
CHW  D
1.851 1.167

Si consideramos un valor de CHW = 120, el cual según la literatura es para tubos de concreto hecho
con formaletas de madera. Podemos solucionar el problema de una forma muy sencilla.

6.8241  9100 
 1.4617 
1.851
hf 
120  1.851
 2.80 
1.167

hf  5.344m

Nótese que el valor correspondiente a la ecuación de Hazen-Williams, es mucho menor que el dado
por la ecuación de Darcy-Weisbach, utilizar dicha ecuación seria subdiseñar el sistema para las
necesidades reales que tiene el sistema en estudio.

Observemos, el comportamiento que tienen este par de ecuaciones para el diseño de acueductos,
para tal objeto debemos tomar una base de datos con muchos caudales.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

170
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Q V Re hf hf CHW
Caudal Velocidad Nº Reynolds (H-W) (D-W) (H-W)
(m3/s) (m/s) (Adim) (m) (m) Equiv.
0.0615752 0.0100 23329.445 0.0005 0.0004 136.8921
0.0923628 0.0150 34994.167 0.0011 0.0008 139.4997
0.1231504 0.0200 46658.890 0.0019 0.0014 141.1985
0.153938 0.0250 58323.612 0.0029 0.0021 142.4318
0.1847256 0.0300 69988.335 0.0040 0.0035 130.0986
0.2155133 0.0350 81653.057 0.0053 0.0046 129.6380
0.2463009 0.0400 93317.780 0.0068 0.0060 129.1607
0.2770885 0.0450 104982.502 0.0085 0.0075 128.6820
0.3078761 0.0500 116647.225 0.0103 0.0092 128.2098
0.6157522 0.1000 233294.450 0.0373 0.0350 124.2167
1.2315043 0.2000 466588.900 0.1346 0.1364 119.1303
1.8472565 0.3000 699883.350 0.2850 0.3040 115.8800
2.1551325 0.3500 816530.575 0.3791 0.4126 114.6164
2.4630086 0.4000 933177.800 0.4854 0.5378 113.5143
2.7708847 0.4500 1049825.025 0.6036 0.6795 112.5384
3.0787608 0.5000 1166472.250 0.7336 0.8378 111.6634
3.3866369 0.5500 1283119.475 0.8752 1.0126 110.8712
3.6945129 0.6000 1399766.700 1.0281 1.1901 110.8351
4.002389 0.6500 1516413.925 1.1923 1.3967 110.1188
4.3102651 0.7000 1633061.149 1.3676 1.6199 109.4598
4.6181412 0.7500 1749708.374 1.5539 1.8596 108.8498
4.9260172 0.8000 1866355.599 1.7511 2.1158 108.2823
5.2338933 0.8500 1983002.824 1.9590 2.3885 107.7518
5.5417694 0.9000 2099650.049 2.1776 2.6778 107.2541
5.8496455 0.9500 2216297.274 2.4068 2.9835 106.7854
6.1575215 1.0000 2332944.499 2.6466 3.3059 106.3427
6.7732737 1.1000 2566238.949 3.1572 4.0001 105.5249
7.0811498 1.1500 2682886.174 3.4279 4.3720 105.1456
7.3890259 1.2000 2799533.399 3.7089 4.7605 104.7837
7.6969019 1.2500 2916180.624 4.0000 5.1654 104.4378
8.004778 1.3000 3032827.849 4.3012 5.5869 104.1066
8.2818665 1.3450 3137810.351 4.5809 5.9804 103.8200
8.3126541 1.3500 3149475.074 4.6124 6.0250 103.7888
8.6205302 1.4000 3266122.299 4.9336 6.4795 103.4835
9.0000000 1.4616 3409894.750 5.3431 7.0625 103.1231

Tabla Nº2.11: Datos utilizados para observar el comportamiento de la ecuación de Hazen-Williams y Darcy-
Weisbach

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

171
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

0,032

0,03

0,028

0,026
Factor de fricción (f)

0,024

0,022

0,02

0,018

0,016

0,014
1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07

Numero de Re ynolds (Re)


Prandtl_Lis o Hazen-Williams Colebrook-White Von Karman_Rugoso Colebrook-White_Trans icion

Figura Nº2.25: Comportamiento de la ecuación de de Hazen-Williams y Darcy-Weisbach

Como podemos ver en la figura 2.25, para nuestro rango de acción con la ecuación de Hazen-
Williams, nos encontramos por debajo con respecto a la ecuación de Darcy-Weisbach, esto indica
que con la ecuación de Hazen-Williams, estamos subdiseñando el sistema.

Ejemplo Nº7: Comparación H-W & D-W (Sobrediseño)

Ubicándonos en el sistema de acueducto de la ciudad de Medellín y su área metropolitana.


Encontramos que para el ramal Itagüí se poseen los siguientes datos37:

Cota de la Planta Ayura : 1756.8m

Cota del Tanque Itagüí : 1678.0m

Longitud del tramo : 6603m

Diámetro de la tubería : 24”

Caudal Transportado : 350 l/s

Tipo de tubería: American Concrete Cylinder Pipe. (Acero recubierta en concreto)

37
Tomado de “Revista de Empresas publicas de Medellín”, Julio/Diciembre de 1988.
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

172
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.26: Ramal Itagüí (Planta Ayura – Tanque Itagüí), Vista en planta

Cual es la perdida de carga causada por la fricción del flujo calculado con la ecuación de Darcy-
Weisbach y la ecuación de Hazen-Williams.

Solución:

1. Esquematización del caso

a) Dibujo

Planta
Ayura

Tuberia
Ø 0.61m
L=6303m
Q=0.35m³

Tanque
Itagui

b) Datos conocidos

Cantidad de agua requerida = 0.35 m3/s

Distancia entre los tanques = 6303m

Diámetro de la tubería usada = 0.61m

Velocidad media = Q/A = 1.2m/s


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

173
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Diferencia entre cotas = 78.8m (altura que se puede perder)

Rugosidad de la tubería (Ks) = 0.0003m

2. Planteamiento de formulas

Las formula que se requiere para poder hallar la pérdida de carga en la conducción por el método de
Darcy-Weisbach es:

l V2
hf  f
D 2g

Sin embargo para poder solucionar esta ecuación necesitaremos saber cuanto es el valor del factor
de fricción

64
f  Factor de fricción para flujo laminar
Re

1 ks 2.512 Factor de fricción para flujos turbulentos.


 2  Log 
f 3.715  D Re f

Pero nuevamente resulta otra incógnita: el número de Reynolds

 V  D o V D
o
4Q
Re  Re  Re 
  D

Por ultimo para poder obtener el numeró de Reynolds tendremos que saber cual es el valor de la
viscosidad absoluta o cinemática, pero para esto es necesario saber cual es la temperatura del agua
(dato que se obtiene en el campo), pero trabajaremos con una viscosidad para una temperatura
promedio de 20ºC. De esta manera

 = 1.005 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

3. Solución de variables de interés

Comencemos entonces por solucionar el valor del número de Reynolds, así:

4Q
Re 
D

Q = Caudal que se requiere

Q = 0.350 m3/s

D = Diámetro de la tubería a utilizar

D = 0.61m

V = Q/A =1.2 m/s (Velocidad media del flujo)


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

174
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

 = 3.141592….

 = 1.005 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

 m3 
4   0.35 
 s 
Re   726913

3.141592   0.61m   1.005  10 -6
m 2 /s 
Obsérvese que las unidades son consistentes

Como tenemos un Re = 726913 (mayor de 4000, el flujo es turbulento)

Como el flujo se encuentra dentro del régimen turbulento. Proponemos la siguiente metodología para
hallar el factor de fricción:

a) Calculemos mediante la ecuación de Swamee-Jain una aproximación muy cercana del factor
de fricción (valida para todos los flujos turbulentos)

0.25
f  2
 ks 5.74 
log 3.7D  
 Re 0.9 

b) Determinemos en que tipo de régimen turbulento nos encontramos.

Utilizando los límites propuestos por Colebrook y White.

• Flujos hidráulicamente lisos:

ks
Re f  10
D

• Flujos en la zona de transición:

ks
10  Re f  200
D

• Flujos hidráulicamente rugosos:

ks
Re f  200
D

Según sea el intervalo en el que se encuentre nuestro flujo determinaremos el factor de fricción con la
formula respectiva para cada caso (utilizamos como semilla el primer factor de fricción encontrado
con la formula de Swamee-Jain).

1 Re f Para flujo turbulento hidráulicamente liso


 2  Log
f 2.512

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

175
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1 3.715  D Para flujo turbulento hidráulicamente rugoso


 2  Log
f ks

1 ks 2.512 Flujo turbulento hidráulicamente en transición.


 2  Log 
f 3.715  D Re f

Obsérvese que las ecuaciones para flujo turbulento hidráulicamente liso y para flujo turbulento
hidráulicamente en transición se resuelven por medios iterativos hasta que la solución converja. Ya
teniendo el factor de fricción podemos encontrar la perdida de carga que se producirá.

Solución del factor de fricción.

a) 0.25 De la Ecuación de Swamee-Jain


f  2
 (0.0003 m ) 5.74 
log  
 3.7(0.61m ) 726913 0.9 

f  0.0174336

b) (0.0003m ) Régimen T. Transición


 (726913 )  0.0174336  37  200
(2.80m )

c) Iteración 1

1
 2  Log
0.0003 m   2.512
f 3.715  0.61m  726913  0.0174336

f  0.0173147

Iteración 2

1
 2  Log
0.0003m   2.512
f 3.715  0.61m  726913  0.0173144

f  0.0173169

Iteración 3

1
 2  Log
0.0003m   2.512
f 3.715  0.61m  726913  0.0173169

f  0.0173168

Con el factor de fricción propio de este tipo de flujo (hidráulicamente en transición), podemos
reemplazarlo en la ecuación de Darcy-Weisbach para encontrar la perdida de carga.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

176
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

l V2 Ecuación de Darcy-Weisbach
hf  f
D 2g

2
 m
1.2 
(6303m )  s
hf  0.0173168     13.08m
(0.61m )  m2 
2   9.806 
 s 

hf  13.08m

Esta el la perdida de carga que dio con la ecuación de Darcy-Weisbach.

Pasemos pues a la segunda parte de este problema y es hallar cual es la perdida que se da con la
ecuación de Hazen-Williams.

V  0.849  CHW  Rh0.63  S 0.54 Para el sistema internacional de unidades (Ec. 2.47a)

Sin embargo ya se había mostrado el proceso de transformación de la formula para encontrar la


pérdida de carga directamente, dando como resultado:

6.8241  l
hf   V 1.851
1.851
CHW  D1.167

Si consideramos un valor de CHW = 120, el cual según la literatura es para tubos de concreto hecho
con formaletas de madera. Podemos solucionar el problema de una forma muy sencilla.

6.8241  6303 
 1.2
1.851
hf 
120 1.851  0.611.167

hf  15.202m

0,046

0,044

0,042

0,04

0,038
Factor de fricción (f)

0,036

0,034

0,032

0,03

0,028

0,026

0,024

0,022

0,02

0,018

0,016
1,E+03 1,E+04 1,E+05 1,E+06 1,E+07

Numero de Reynolds (Re)


Prandtl_Liso Hazen-Williams Colebrook-White Von Karman_Rugoso Colebrook-White_Transicion

Figura Nº2.27: Comportamiento de la ecuación de de Hazen-Williams y Darcy-Weisbach


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

177
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Como podemos ver en la figura 2.27, para nuestro rango de acción con la ecuación de Hazen-
Williams, nos encontramos por encima con respecto a la ecuación de Darcy-Weisbach, esto indica
que con la ecuación de Hazen-Williams, estamos sobrediseñando el sistema.

Nótese que si el numero de Reynolds hubiese dado un valor menor (aproximadamente Re = 100000),
el sobrediseño de la tubería hubiera sido mayor ya que los valores dados por la ecuación de Hazen-
Williams hubiera dado mucho mas por encima de los encontrados con la ecuación de Darcy-
Weisbach.

Observe también que la perdida de carga es bastante pequeña, comparada con la altura total que
podemos perder, eso da muestra de que el sistema ha sido sobredimensionado.

Con el conocimiento que hasta el momento tenemos, para poder encontrar cual seria el diámetro
comercial que se adapta mejor a las condiciones establecidas; deberíamos comenzar a tantear
disminuyendo el diámetro hasta dar con el diámetro optimo.

Para efectos prácticos digamos que el diámetro optimo comercial para nuestras condiciones iniciales
es de 18 pulgadas de diámetro y comprobemos que si funciona realmente para nuestro caso.

3.1 Solución de variables de interés

Esta vez solucionaremos el caso en estudio con un diámetro de 18 pulgadas (0.457m)

Comencemos entonces por solucionar el valor del número de Reynolds, así:

4Q
Re 
D

Q = Caudal que se requiere

Q = 0.350 m3/s

D = Diámetro de la tubería a utilizar

D = 0.457m

V = Q/A =2.132 m/s (Velocidad media del flujo)

 = 3.141592….

 = 1.005 x 10 -6 m2/s (Viscosidad cinemática)

 m3 
4   0.35 
 s 
Re   970277

3.141592   0.457 m   1.005  10 -6
m 2 /s 
Obsérvese que las unidades son consistentes

Como tenemos un Re = 970277 (mayor de 4000, el flujo es turbulento)

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

178
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Como el flujo se encuentra dentro del régimen turbulento. Proponemos la siguiente metodología para
hallar el factor de fricción:

a) Calculemos mediante la ecuación de Swamee-Jain una aproximación muy cercana del factor
de fricción (valida para todos los flujos turbulentos)

0.25
f  2
 ks 5.74 
log 3.7D  
 Re 0.9 

b) Determinemos en que tipo de régimen turbulento nos encontramos.

Utilizando los límites propuestos por Colebrook y White.

• Flujos hidráulicamente lisos:

ks
Re f  10
D

• Flujos en la zona de transición:

ks
10  Re f  200
D

• Flujos hidráulicamente rugosos:

ks
Re f  200
D

Según sea el intervalo en el que se encuentre nuestro flujo determinaremos el factor de fricción con la
formula respectiva para cada caso (utilizamos como semilla el primer factor de fricción encontrado
con la formula de Swamee-Jain).

1 Re f Para flujo turbulento hidráulicamente liso


 2  Log
f 2.512

1 3.715  D Para flujo turbulento hidráulicamente rugoso


 2  Log
f ks

1 ks 2.512 Flujo turbulento hidráulicamente en transición.


 2  Log 
f 3.715  D Re f

Obsérvese que las ecuaciones para flujo turbulento hidráulicamente liso y para flujo turbulento
hidráulicamente en transición se resuelven por medios iterativos hasta que la solución converja. Ya
teniendo el factor de fricción podemos encontrar la perdida de carga que se producirá.

Solución del factor de fricción.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

179
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

a) 0.25 De la Ecuación de Swamee-Jain


f  2
 (0.0003 m ) 5.74 
log  
 3.7(0.4572 m ) 969853 
0.9


f  0.01829097

b) (0.0003 m ) Régimen T. Transición


 (970277 )  0.01829097  58  200
(0.457m )

c) Iteración 1

1
 2  Log
0.0003m   2.512
f 3.715  0.4572m  969853  0.01829097

f  0.0181819

Iteración 2

1
 2  Log
0.0003m   2.512
f 3.715  0.61m  727390  0.0181819

f  0.0181832

Iteración 3

1
 2  Log
0.0003m   2.512
f 3.715  0.61m  727390  0.0181832

f  0.0181832

Con el factor de fricción propio de este tipo de flujo (hidráulicamente en transición), podemos
reemplazarlo en la ecuación de Darcy-Weisbach para encontrar la perdida de carga.

l V2 Ecuación de Darcy-Weisbach
hf  f
D 2g

2
 m
 2.132 
( 6303m )  s
hf  0.0181832    58.124m
(0.4572m )  m2 
2   9.806 
 s 

hf  58.124m Esta el la perdida de carga que dio con la ecuación de Darcy-Weisbach.

Veamos cual es la perdida que se da con la ecuación de Hazen-Williams.

V  0.849  CHW  Rh0.63  S 0.54 Para el sistema internacional de unidades (Ec. 2.47a)
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

180
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

6.8241  l
hf   V 1.851
1.851
CHW  D1.167

Si consideramos un valor de CHW = 120, el cual según la literatura es para tubos de concreto hecho
con formaletas de madera. Podemos solucionar el problema de una forma muy sencilla.

6.8241  6303 
 2.132 
1.851
hf 
120  1.851
 0.4572 
1.167

hf  61.691m

Obsérvese que la pérdida de carga en esta segunda solución, esta mucho más ajustada a la perdida
máxima que se puede dar en el sistema

2.3 SEPARACIÓN DEL FLUJO

Es razonable que en un tubo continuo y completamente liso (ideal) sin ninguna variación en la forma,
no se presenten separaciones de flujo, este fenómeno se da cuando las líneas de corriente se alejan
del contorno de un cuerpo y aparece una región de recirculación local. Podemos decir que la
separación de flujo se da a causa de cambios en la forma de la conducción, estos hacen que la
dirección de las líneas de flujo cambie súbitamente aumentando o diminuyendo la velocidad del flujo.
En ambos casos se presentan gradientes de presión sobre la superficie de los cuerpos en el flujo, es
decir, que en dos puntos próximos, uno sobre el flujo principal y otro sobre el flujo transitorio,
asumirán presiones muy diferentes (mientras que en un flujo normal (conducto horizontal), la
variación de la presión de una línea de flujo a otra es progresiva).

Figura Nº2.28: Separación provocada por cambios de geometría

2.3.1 Separación de flujo cuando se cambia la dirección del flujo

Ocurre separación cuando la corriente principal del flujo, por efecto de inercia y/o de presión se
separa de la superficie debido al cambio de forma que toma el conducto, cambio que tiene por objeto
redireccionar el flujo. Como ya sabemos, la velocidad del flujo va disminuyendo de la línea central de

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

181
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

flujo a las paredes del tubo donde la velocidad es cero.

Por lo tanto, en un cambio de sección donde el conducto sea divergente (se aumenta la sección
transversal), el contorno tendera a exigir una disminución aún mayor de la velocidad, pero como
es imposible disminuir más la velocidad, el flujo se separa del contorno. Como el flujo principal se
transporta temporalmente de manera independientemente a las condiciones que le impone el
contorno, el fluido que se encuentra entre el flujo que se ha separado y el contorno, tendera
entonces a sufrir un efecto de succión por la corriente de flujo principal, lo que implica que se están
presentando presiones negativas en el sistema (creándose una zona de baja presión aguas abajo
de la línea de desprendimiento); razón por la cual al mismo tiempo que se da la separación, se
origina un contraflujo producido por el gradiente de presiones adverso, dando como efecto final la
generación de vortices (en los cuales la presión es constante).

Observemos gráficamente como se da dicha separación de flujo:

Figura Nº2.29: Separación de flujo en un contorno que diverge de manera suave

El flujo sigue la trayectoria del contorno hasta el punto S (punto donde el flujo deja de seguir el
contorno del cuerpo llamado punto de separación, y su ubicación esta ligada a la geometría que
tenga el conducto) donde el flujo se separa del contorno, a partir de este punto, las condiciones de
contorno exigen que la velocidad se disminuya aun mas que cero, lo que se genera el contraflujo por
debajo de la línea M, línea en la cual la velocidad continua siendo cero, por encima de la línea M y
debajo de la línea L que indica el limite de separación de flujo, el fluido experimenta una fuerza de
succión en dirección del flujo (hacia la línea L).

En un cambio de sección donde el conducto sea convergente (se cierre la sección transversal),
sucederá que el flujo chocara con el contorno a partir del punto de convergencia, dando por efecto de
acción-reacción un contraflujo que aumenta la presión en la zona cercana al contorno donde el flujo
choca, al aumentar la presión en esta zona se genera el gradiente de presión que da como resultado
velocidades decrecientes en la dirección de la corriente, produciendo con esta la generación de
vortices, por lo tanto entre mas fuerte sea la convergencia, mas fuerte será la tendencia de generar
dichas vorticidades.

Observemos gráficamente como se da dicha separación de flujo:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

182
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.30: Separación de flujo en un contorno que converge de manera suave

El flujo sigue la trayectoria del contorno hasta el punto S, donde el flujo se separa del contorno, a
partir de este punto, comienza a chocar el fluido con el contorno, lo que produce un aumento de
presión frenando el fluido en la zona cercana al contorno convergente, una vez frenado el fluido en
esta zona, se produce un efecto de desviación de la corriente principal, separándola del contorno.

La línea M, representa los puntos donde la velocidad del flujo es cero, la línea L por su parte,
demarca el limite entre el flujo principal y el flujo transitorio (es en esta interfase donde el flujo
principal le imprime momentum al fluido que se encuentra por debajo de el, produciendo los
remolinos). El fluido que se encuentra por debajo de el flujo principal (que se ha separado del
contorno) tiene una velocidad relativamente baja, mientras que el flujo principal tiene una alta
velocidad, debido al agudo gradiente de velocidad se generan los remolinos.

2.3.2 Separación de flujo mediante el cambio de velocidad

Para que se de un cambio de velocidad dentro de una conducción, debe haber un cambio en la
sección de la tubería (o una perdida de caudal - razón que no trataremos), si aumentáramos el
diámetro original de la tubería, la velocidad del flujo disminuiría y la presión aumentaría, por el
contrario si se redujera el diámetro de la tubería, aumentaría la velocidad y disminuiría la presión en
el flujo (esto se puede deducir de la ecuación de energía - Bernoulli).

El rápido aumento en la velocidad sobre el flujo principal en el cambio de sección y la disminución de


la presión en la misma, hacen que se produzca un efecto de succión sobre el flujo, o en el caso
contrario, el rápido aumento en la presión haría que el momentum del fluido puede ser insuficiente
para abrirse paso.

Figura Nº2.31: Separación de flujo sobre una superficie plana provocada por un cambio de forma

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

183
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

que produce un gradiente de presión adverso

Además de la geometría y el gradiente de presión, otros parámetros influyen en la separación.


Dentro de estos se incluye el número de Reynolds como un parámetro muy importante, junto con la
aspereza de la pared; como ya se había mencionado con anterioridad, al aumentar el número de
Reynolds, la subcapa laminar viscosa disminuye, y si llegara a ser menor que la rugosidad del tubo
(flujo turbulento hidráulicamente rugoso), esta se convierte un factor trascendental ya que su forma
comienza a afectar el comportamiento del flujo en cercanía a el contorno. La rugosidad a pequeña
escala se convierte en un micro cambio de forma que afectara el flujo dentro del tubo.

2.4 PÉRDIDAS LOCALES

Los elementos accesorios son indispensables en toda la red, ya que estos permiten acomodar el
trazado de esta según sean las necesidades, otros permiten empalmar y derivar tuberías o bien
acoplar los cambios de geometría en la sección y también algunos sirven como dispositivos de control
de flujo; estos accesorios producen pérdidas debidas a las perturbaciones locales del flujo en
conductos originando remolinos y desprendimientos que intensifican las perdidas, entre ellos
podemos encontrar:

 Entradas o Salidas de tuberías (de un deposito).

 Ensanchamientos o contracciones que pueden ser: Abruptas o graduales.

 Curvas, codos, “Tees.”, “Yees”

 Válvulas, abiertas o parcialmente cerradas.

 Cambios de la sección transversal.

 Juntas de estanqueidad salientes y demás elementos similares

A las pérdidas que se producen debido a estos tipos de accesorios, se les denominan pérdidas locales
por el hecho de ser originadas por dispositivos concretos en zonas puntuales de la red.

En el caso de una tubería o canal muy largo, estas pérdidas suelen ser insignificantes en comparación
con las perdidas ocasionadas por la fricción del fluido en la longitud examinada (causa por la cual
normalmente se les llama pérdidas menores). Pero si la longitud del canal o de la tubería es muy
corta, estas pérdidas locales pueden llegar a ser las pérdidas principales. Por tanto, en el caso del
tubo de succión de una bomba, la pérdida de carga en la entrada, sobre todo si se instalan un filtro y
una válvula de compuerta, puede ser mucho mayor que la pérdida por fricción en el corto tubo de
entrada. Así, como una válvula puede ser una perdida pequeña y despreciable cuando esta
totalmente abierta; sin embargo, cuando esta parcialmente abierta puede ser la perdida mas
importante en el sistema.

Siempre que la velocidad de una corriente en movimiento sea alterada en dirección o en magnitud en
un flujo turbulento, se originan corrientes transitorias (o separaciones de flujo) produciéndose una
pérdida de energía además de la pérdida por fricción sobre una longitud dada de tubería. La pérdida de
carga en un flujo que se desacelera (es decir, divergente) es mucho mayor que la de un flujo que se
acelera (es decir, convergente) debido a la forma en como se produce el flujo transitorio (Sección
2.2.11). Además, la pérdida de carga suele aumentar cuando se incrementa la distorsión geométrica
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

184
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

del flujo. Aunque las causas de las pérdidas locales suelen restringirse a longitudes muy cortas de la
trayectoria del flujo, es posible que no desaparezcan los efectos durante una distancia considerable
aguas abajo. Por ello, un codo en una tubería puede ocupar solamente una longitud corta, pero la
perturbación del flujo se percibirá durante una distancia larga aguas abajo.

Las pérdidas locales se pueden representar de dos formas. Se pueden expresar como el producto de
2
la altura cinética multiplicada por el coeficiente de perdidas K  V , donde el coeficiente de
2g
pérdida K, se debe determinar para cada caso.

Coeficiente de pérdida K  hm p

V 2  g 
2 1
2  V 2

Aunque K es adimensional, desafortunadamente no aparece en la literatura correlacionado con el


número de Reynolds y la rugosidad relativa, sino con el tamaño de la tubería. La mayor parte de los
datos disponibles son relativos a flujo turbulento.

O se pueden representar como equivalente a una cierta longitud de tubería recta, habitualmente
expresada en términos del número de diámetros de tubería, N. Dado que

hk
V 2  8k

 2
  Q  f 
N  D   V 2
2  g   2  g  D 4  D 2g

Se deduce que k = Nf.

O también se expresa más comúnmente como:

Le V 2 V2
f  k
D 2 g 2g

Donde:

Le = Longitud Equivalente

Que es lo mismo que:

D
Le  k   h  r  Le  Q 2
f

Puesto que las pérdidas locales son pérdidas de energía, las relacionaremos a menudo con la línea de
energía (LE) y la línea piezométrica (LP) (ver sección 2.3).

Una tubería puede tener varias pérdidas localizadas. Como todos los términos están referidos a
V2/(2g), se puede efectuar la suma de todos ellos si el diámetro de la tubería es constante:

V2  L 
htot  hf   hm   f    k 
2g  D 

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

185
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Nótese, sin embargo, que si el diámetro cambia, las pérdidas hay que sumarlas separadamente, ya
que V2 cambiará también. La longitud L de la Ecuación anterior es la longitud total de la tubería
medida a lo largo de su eje.

2.4.1 Pérdida de carga debida a la entrada de un fluido en dirección deposito - tubo.

Examinando la Figura 2.32 se puede ver que, cuando el fluido del depósito entra en la tubería, las
líneas de corriente siguen convergiendo durante un tiempo, como si fuera un chorro saliendo de un
orificio de borde afilado. Por consiguiente, observamos en el punto B una sección transversal con una
velocidad máxima y una presión mínima. Esta área mínima del flujo se denomina la “vena contracta”. En
el punto B, la corriente contraída está rodeada por fluido que se encuentra en un estado turbulento
pero que apenas se mueve hacia delante. Entre B y C el fluido se encuentra en una condición muy
perturbada porque la corriente se expande y la velocidad disminuye mientras que aumenta la presión.
Entre C y D el flujo es normal.

Se ve que la pérdida de energía en la entrada se distribuye a lo largo de la longitud AC, una distancia de
varios diámetros. El aumento de turbulencia y el movimiento en esta porción de la tubería hace que la
pérdida por fricción sea mucho mayor que en una longitud similar donde el flujo es normal, como se
indica por la caída en la línea de energía total. De esta pérdida total, una fracción pequeña hf será
debida a la fricción normal de la tubería (véase la Figura 2.32). Por ello la diferencia entre ésta y la total,
o h'e, es el valor real de la pérdida adicional producida en la entrada.

Figura Nº2.32: Muestra la condición de entrada de un tubo a un tanque.

La pérdida de carga en la entrada se puede expresar como

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

186
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

V2 (Ec. 2.95)
h' e  k e 
2g

Donde V es la velocidad media en la tubería y ke el coeficiente de pérdida, cuyos valores generales se


muestran en la Figura 2.33.

La pérdida en la entrada se produce principalmente por la turbulencia creada por el ensanchamiento de


la corriente después de pasar la sección B, y este ensanchamiento a su vez depende de cuánto se
contraiga la corriente a la entrada de la tubería. Por tanto, la pérdida está muy influenciada por las
condiciones en la entrada de la tubería. Los valores de los coeficientes de pérdida en la entrada se han
determinado experimentalmente. Si la entrada a la tubería es redondeada o tiene forma de boca de
campana (Figura 2.33a), no se produce un estrechamiento de la corriente cuando entra y el
coeficiente de pérdida será pequeño. Para una entrada de bordes vivos o al ras de la pared, como se
representa en la Figura 2.33b, ke tiene un valor de aproximadamente 0,5. Un tubo de reentrada, como se
representa en la Figura 2.33c, produce un estrechamiento máximo de la corriente que entra, porque las
líneas de corriente provienen tanto de la zona de la pared exterior del tubo, como más directamente del
fluido enfrente de la entrada. El grado de estrechamiento depende de la distancia que se introduzca el
tubo dentro del depósito y también del espesor de la pared del tubo, con respecto a su diámetro. Con
paredes muy gruesas, las condiciones se aproximan a las de una entrada de bordes vivos. Por este
motivo, los coeficientes de pérdida para tubos de reentrada varían; para tubos muy delgados, ke ≈ 0,8.

Figura Nº2.33: Coeficientes medios de pérdida según sea la condición de entrada de un tubo a un
tanque.

Las pérdidas en la entrada dependen mucho de la geometría, mientras que las de salida no. Los
bordes vivos y los tramos de tubo que penetran en los depósitos provocan la separación del flujo y
por ello grandes pérdidas. Un ligero redondeado de los bordes arregla gran parte del problema y una
entrada muy suave (r = 0,2d) tiene pérdidas prácticamente despreciables (K = 0,05).

En el primer caso, donde se da la salida del fluido del tanque, entrando a la tubería en condiciones
más aerodinámicas, podremos relacionar el coeficiente de perdidas con el radio de la salida y el
diámetro de la tubería como lo muestra la Figura 2.34.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

187
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.34: Salida suave de un depósito.

r/D 0,00 0,02 0,04 0,08 0,12 0,16 >0,2


k 0,50 0,37 0,26 0,15 0,09 0,06 <0,03

Tabla Nº2.12: Valores para el coeficiente de pérdidas en una salida suave

Más exactamente, las pérdidas que serán obtenidas a partir del caso expuesto en la Figura 2.33c,
podrán tomarse de la Figura 2.35:

Figura Nº2.35: Coeficientes de rozamiento para una salida abrupta de un depósito38.

También podemos sacar estos coeficientes del siguiente grafico, el cual incluye el coeficiente para
entradas biseladas

38
Tomado de Mecánica de Fluidos de y maquinas hidráulicas de Mataix

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

188
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1,0
r/d=0 r V
K 0,02

(a) 0,5 l
0 0,1 0,2 0,3 0,4
l/d

0,6
Aristas
V L d
Vivas

0,4 r

K 
10º
0,2 50º
L/d
30º
r/d
(b) 0
0 0,10 0,15 0,20
r/d L/d

Figura Nº2.36: Coeficientes de pérdida de carga en entradas: (a) entradas que sobresalen; (b)
entradas redondeadas y biseladas.

Finalmente podríamos decir que este es un caso especial de contracción, donde la sección aguas
arriba es considerada como infinita.

2.4.1.1 Pérdida de carga en una descarga sumergida (salida tubo – deposito)

Cuando un fluido con una velocidad V se descarga por el extremo de un tubo dentro de un depósito
cerrado, que es tan grande que la velocidad dentro de él es despreciable, se disipa toda la energía
cinética del flujo. Por ello la pérdida de descarga viene dada por

V2 (Ec. 2.96)
h' d 
2g

Se puede verificar esto escribiendo una ecuación de energía entre (a) y (c) en la Figura 2.37. Tomando
el plano de referencia por (a) y reconociendo que la altura de presión del fluido en (a) es y, su
profundidad por debajo de la superficie, Ha = y + 0 + V2/2g y Hc = 0 + y + 0. Por tanto,

V2
h' d  H a  H c 
2g

El coeficiente de pérdida de descarga es siempre 1,0; por ello la única forma de reducir la pérdida de
descarga es reduciendo el valor de V por medio de un tubo divergente. Éste es el motivo por el que se
utiliza un tubo de descarga divergente para descargar el flujo de una turbina de reacción.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

189
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.37: Perdida por descarga de una tubería sumergida en un tanque.

En comparación con la pérdida de entrada, se debe subrayar aquí que la pérdida de descarga ocurre
después de que el fluido salga del tubo, mientras que la pérdida de entrada ocurre después de que el
fluido entre en el tubo. También podemos considerar este tipo de pérdida como un caso especial del
ensanchamiento abrupto considerando la sección aguas abajo como infinita.

2.4.2 Perdida debida a una contracción.

2.4.2.1 Contracción abrupta

Los fenómenos que se manifiestan en una contracción abrupta sobre un flujo se muestran en la
Figura 2.38. Se produce una caída pronunciada en la presión debido al incremento de la velocidad y a la
pérdida de energía por turbulencia (la cual es producida por la separación del flujo en el punto donde se
aumenta la sección de manera abrupta).

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

190
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.38: Perdida debida a una contracción abrupta.

Se advierte que en la esquina de aguas arriba en la sección C se produce un aumento de presión


porque las líneas de corrientes se curvan en este punto, de forma que la acción centrífuga hace que la
presión en la pared de la tubería sea mayor que en el centro del flujo. La línea discontinua indica la
variación de presión a lo largo de la línea de corriente de la línea central desde la sección B hasta la
C. Desde C hasta E, las condiciones son similares a las descritas para k entrada. La pérdida de carga
para una contracción abrupta se puede representar por:

V22
h' est *  k est (Ec. 2.97)
2g

Donde kest tiene los valores dados en la Tabla 2.12

1,0

Ensanchamiento
Abrupto
0,8
d V D

0,6
hm
K  ____
V2 Contraccion Abrupta
_

2g
__

0,4

0,2 Vena Contracta

D V d

0 0,2 0,4 0,6 0,8 1,0


d/D

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

191
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.39: Pérdidas en ensanchamientos y contracciones bruscas. Nótese que las pérdidas
están basadas en la velocidad del fluido en el tubo de menor diámetro.

d/D 0,0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 1,0
kest 0,50 0,45 0,42 0,39 0,36 0,33 0,28 0,22 0,15 0,06 0,00

Tabla Nº2.13: Coeficientes de pérdida para una contracción abrupta.

La pérdida de entrada tratado en la Sección 2.4.1.1 es un caso especial donde d/D=0.

2.4.2.2 Contracción gradual

En la contracción gradual se presenta el mismo fenómeno que en la contracción abrupta (pero de una
manera mas sutil), con el fin de reducir las pérdidas antes mencionadas se deben evitar cambios
abruptos de la sección transversal. Esto se puede conseguir cambiando de un diámetro a otro por
medio de una transición curva suave o empleando un tronco de cono. Cuando se elige una transición
curva suave, es posible lograr un coeficiente de pérdida kest tan pequeño como 0,05. Si se elige un
reductor cónico, se obtiene un kest mínimo de alrededor de 0,10, con un ángulo de cono total de 20-
40°. Los ángulos de cono que sean menores o mayores producen un valor de kest más alto.

a
ab rupt 0.45
ion
n tr acc
º Co 140º 0.4
180
 120º
100º 0.35
90º
0.3
80º
70º
0.25 K
60º
50º 0.2
40º
0.15
30º
20º 0.1

 = 10º 0.05

1.2 1.3 1.5 2 2.5 3


D/d

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

192
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.40: : Valores de k, para contracciones según su relación d/D.

La tobera en el extremo de una tubería es un caso especial de estrechamiento gradual. La pérdida de


carga a través de una tobera en el extremo de una tubería viene dada por la Ecuación 2.97, donde
kest es el coeficiente de pérdida de la tobera cuyo valor comúnmente varía entre 0,04 y 0,20 y Vch es la
velocidad del chorro. La pérdida de carga a través de una tobera no se puede considerar como una
pérdida menor porque la altura de velocidad del chorro suele ser bastante grande.

2.4.3 Pérdida debida a un ensanchamiento

2.4.3.1 Ensanchamiento abrupto

Las condiciones en un ensanchamiento abrupto se indican en la Figura 2.41. Se produce un aumento


de presión debido a la reducción de velocidad, pero este aumento no es tan grande como sería si no
fuese por la pérdida de energía. Existe un estado de excesiva turbulencia desde C hasta F, más allá
del cual el flujo es normal. La caída de presión justo después de la sección C, que se midió con un
piezómetro no representado en el dibujo, se debe al hecho de que las presiones en la pared de la tubería
son en este caso menores que las presiones en el centro de la tubería debido a los efectos
centrífugos.

Figura Nº2.41: Perdida debida a un ensanchamiento abrupto.

La Figura 2.38 y la Figura 2.41 están dibujadas a escala y basadas en medidas experimentales para
las mismas relaciones de diámetros y las mismas velocidades, demostrando que la pérdida por un
ensanchamiento abrupto es mayor que la pérdida por un estrechamiento equivalente. Esto se debe a
la inestabilidad inherente del flujo en un ensanchamiento donde las trayectorias divergentes del flujo
tienden a originar la formación de remolinos dentro del flujo. Además, la separación del flujo de la
pared del conducto origina zonas de movimiento turbulento fuera de la zona de flujo. En el flujo
convergente se produce un efecto amortiguador sobre la formación de remolinos, y la conversión de
energía de presión en energía cinética es bastante eficiente.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

193
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

P0 P1 V1 2 V2
   2
  2g 2g

Una expresión para la pérdida de carga en un ensanchamiento abrupto se puede deducir de la


siguiente manera. En la Figura 2.42, la sección 2 corresponde a la sección F en la Figura 2.41, que es
una sección donde el perfil de velocidades ha vuelto de nuevo a la normalidad, indicando el fin de la
zona de pérdida de energía excesiva debido a la turbulencia creada por el ensanchamiento abrupto. En
la Figura 2.42, suponga que la presión en la sección 2 para el caso ideal sin fricción es P0. Entonces
en este caso ideal

Figura Nº2.42: Ensanchamiento abrupto en un tubo.

Si en el caso real la presión en la sección 2 es p2, mientras que la presión media sobre el anillo de
unión es p', entonces, igualando la fuerza resultante sobre el cuerpo de fluido entre las secciones 1 y
2 a la velocidad de cambio de la cantidad de movimiento entre las secciones 1 y 2, obtenemos


P1  A1  P ' A2  A1   P2  A2 
g

 A2  V22  A1  V12 
Despejando,

P2 A1 P1 A2  A1 P ' A1 V12 V22


   
 A2  A2  A2 g g

La pérdida de carga viene dada por la diferencia entre las alturas de presión ideal y real en la
sección 2. Por tanto h'ens* = (P0 - P2)/, y advirtiendo que

A1  V1  A2  V2

y que

A2V12  A1V1V1  A2V2V1

Obtenemos, de sustituir las expresiones de arriba por p 0/y y p2/y en (p0 - p2)/y,

h' ens 
V1  V2 2  A   P P' 
 1  1    1  
2g  A2     

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

194
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Se suele suponer que p' = p1 en cuyo caso la pérdida de carga por un ensanchamiento abrupto viene
dada por

h' ens 
V1  V2 2 (Ec. 2.98)
2g

Aunque en algunos casos es posible que p' sea igual a pt, también es posible que sea mayor o menor
que dicho valor, en cuyo caso la pérdida de carga será menor o mayor que la dada por la Ecuación
2.98. El valor exacto de p' dependerá de la configuración del sistema de remolinos del fluido en la
esquina adyacente a este anillo de unión. En cambio, la desviación respecto de la Ecuación 2.98 es
relativamente pequeña y de importancia despreciable.

Se ve que la pérdida de descarga de la Sección 2.2.8.2 es un caso especial donde A2 es infinita


comparada con A1, o V2 = 0, por lo que la Ecuación 2.98 se reducirá a la Ecuación 2.96.

Puede ser necesario expresar esta pérdida local en términos de una velocidad. Si éste es el caso,
podemos utilizar la continuidad,  4  D12  V1   4  D22  V2 , para obtener

2 2
 D2   D2 
V1  V2  2
 1  12   V12   22  1  V22
 D2   D1 

2.4.3.2 Ensanchamiento gradual

Con el fin de minimizar la pérdida que acompaña a una reducción en la velocidad, se puede utilizar un
difusor del tipo que se muestra en la Figura 2.43. Al difusor se le puede dar una forma curva o puede
ser un tronco de cono.

Figura Nº2.43: Perdida debida a un ensanchamiento gradual

En la Figura 2.43 la pérdida de carga será una función del ángulo de divergencia y también del
cociente de las dos áreas, determinándose la longitud del difusor por estas dos variables.

En el flujo a través de un difusor se puede asociar la pérdida de carga total con dos factores. El
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

195
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

primero es la pérdida por fricción habitual en la tubería, que se puede representar por

f V2 
h p     dL
D 2g 

Para poder integrar dicha ecuación es preciso expresar las variables f, D y V como funciones de L. No
obstante, para los fines de esta exposición, es suficiente observar simplemente que la pérdida de
carga por fricción aumenta con la longitud del cono. Por tanto, para valores dados de Dl y D2, cuanto
mayor sea el ángulo del cono, más corto será el difusor y menores serán las pérdidas por fricción. La
curva denominada F en la Figura 2.44 describe este efecto. Sin embargo, en el flujo a través de un
difusor existe una pérdida adicional; se debe a corrientes inducidas que generan una turbulencia adicional
a la que se suele encontrar en el flujo. La pérdida debido a esta turbulencia adicional se incrementará
con el grado de divergencia, como se indica por la curva denominada T en la Figura 2.44. Si el grado de
divergencia es bastante grande, entonces se puede producir una separación del flujo de la pared y la
formación de remolinos que generan flujos inversos en la pared. La pérdida de carga total en el cono
divergente está representada entonces por la suma de estas dos pérdidas, indicada en la figura como
k'. Se observa que tiene un valor mínimo para un ángulo de 6°, en el caso representado aquí de una
superficie muy lisa. Si la superficie fuese más rugosa, aumentaría el valor de la fricción F, subiendo el
valor de k', como se indica por la línea discontinua, y cambiaría el ángulo de pérdidas mínimas a 8°.

Por tanto, el mejor ángulo de divergencia se incrementa con la rugosidad de la superficie. Se ha


observado que la pérdida debida a un ensanchamiento abrupto se representa aproximadamente por
(V1-V2)2/2g. La pérdida debida a un ensanchamiento gradual se representa por

h'  k '
V1  V2 2 (Ec. 2.99)
2g

0,3 1,2

1,0

0,2 0,8
Valores de K'

Valores de K'

K'
0,6
T
0,1 0,4
F
0,2

0 0
0 4 8 12 0 20 40 60 90 120 180
Angulo del cono  Angulo del cono 
(a) (b)

Figura Nº2.44: : Coeficiente de pérdida para difusores cónicos.


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

196
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

En la Figura2.44b se muestran valores de K’ como una función del ángulo del cono a para un rango
más amplio que en la Figura 2.44a. Es interesante observar que para un ángulo ligeramente mayor
que 40°, la pérdida es igual a la que se produce en un ensanchamiento abrupto, es decir, con un ángulo
de 180°, y que entre estos dos valores la pérdida es mayor que en el ensanchamiento abrupto,
obteniéndose el máximo en un ángulo de aproximadamente 60°.

Figura Nº2.45: Perfil de velocidades en un difusor cónico, mostrando la separación de flujo 39.

La perdida de carga que se produce por un difusor cónico de ángulo , se calcula en este caso por la
fórmula:
2
(V  V2 )   d 2  V 2
Hr  m 1  m  1      1
2g   D   2g

2
  d 2 
m  1      k
  D  

Donde, el coeficiente m se toma de la siguiente tabla:

α 2,5 5 7,5 10 15 20 25 30
m 0,18 0,13 0,14 0,16 0,27 0,43 0,62 0,81

Tabla Nº2.14: : Valores para el coeficiente m según sea el ángulo del ensanchamiento

Si el ensanchamiento es brusco ( = 180°) m es aproximadamente igual a la unidad.

Si el ensanchamiento o la contracción son graduales, las pérdidas son muy diferentes. La Figura 2.43
muestra las pérdidas a través de un ensanchamiento cónico o difusor. Hay cierta dispersión en los
datos, dependiendo de las condiciones de las capas límite aguas arriba. Una capa límite delgada, da
pérdidas pequeñas. Como la finalidad del difusor es aumentar la presión estática del flujo, los datos
vienen en forma de coeficiente de recuperación de presión:

39
Tomado de Mecánica de Fluidos de Streeter

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

197
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

p1  p2
Cp 
1 2    V12

Donde:

Cp = Coeficiente de recuperación de presión

1,3
1,2

1,0
Flujo completamente desarrollado
0,8 a la entrada

K Capas limites delgadas a la


0,6 entrada

0,4 V1  V2
4

K 2
hm d
 1  14  C p
V1 2  g 
0,2
d2

0
0 20 40 60 80 100 120 140 160 180
Angulo total del difusor , grados

Figura Nº2.46: Pérdidas en un ensanchamiento cónico gradual.

El coeficiente de pérdida de carga se relaciona con aquél de esta forma

hm d14
k  1   Cp
V 2 2  g  d 24

Para una relación de áreas dada, cuanto mayor sea el coeficiente de recuperación de presión
menores serán las pérdidas; así, un Cp elevado significa que el difusor está bien diseñado. En la
Figura 2.46 se ve que la mínima pérdida (máxima recuperación) tiene lugar para 2
aproximadamente igual a 5°. Ángulos menores dan una elevada pérdida de fricción de Moody debido
a su longitud excesiva. Para ángulos de 40 a 60° y mayores, las pérdidas son tan altas que es
preferible utilizar un ensanchamiento brusco. Este efecto inesperado es debido a la separación del
flujo en difusores de ángulos grandes.

2.4.4 Pérdidas en curvas y codos.

Las curvas o codos, como los de la Figura 2.47, producen siempre una pérdida de carga mayor que la
producida por la fricción en un conducto recto, debido a la separación del flujo en las paredes y a la
formación de flujos secundarios inducidos por la aceleración centrípeta. Los coeficientes K de la
Figura 2.47, [calculados a partir de los datos de Ito] se refieren a las pérdidas totales, incluyendo los
efectos fricciónales. Las pérdidas debidas a separación y flujo secundario disminuyen con R/d,
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

198
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

mientras que las pérdidas a causa de la fricción aumentan al aumentar la longitud del codo.

A
1,0 1,0
B, 0,8
= 188º
C
0,8 0,6 Ks
/D
A =0
r .01
0,4
D

0,6
=

D Ks
C

/D
on

k 0,3 =0
= 90º
s

.0 2
ta

k Ks
nt

/D
e

parte exterior de la curva 0,4 0,2 =0


Ks .00
A /D 1
= 45º =0
.
V2 Ks 0
m  __ /D 00
r 0,2 =0 5
E C 0,1
Flujo
secundario 0 0,08
0 5 10 15 1 1,5 2 3 4 5 6 7 8 9 10
r/D r/D
A
parte interior de la curva
(A) (B) (C)

Figura Nº2.47: (A) Flujo secundario que se produce en una curva. (B), Coeficientes de resistencia
para codos de 45°, 90° y 180° con paredes lisas, a Re = 200000, (C) Coeficientes de resistencia para
curvas de 90º. 40

(Hay que añadir la resistencia debida a la longitud de la curva r2, donde r es el radio desde la línea
central de la tubería).

En el flujo a lo largo de una curva o de un codo se produce un aumento de presión en la pared exterior
y una disminución de presión en la pared interior, debido a efectos centrífugos. En la Figura 2.47 se
muestra la fuerza centrífuga que actúa sobre distintas partículas de masa m a lo largo del diámetro
CE orientado perpendicularmente al plano de curvatura de la tubería. Cerca del centro de la tubería,
donde las velocidades son altas, la fuerza centrífuga que experimentan las partículas es mayor que
cerca de las paredes de la tubería, donde las velocidades son bajas. Debido a esta falta de equilibrio,
se produce un flujo secundario, como el que se muestra en la Figura 2.47. El flujo secundario y el flujo
axial se combinan para generar un flujo en doble espiral, que se mantiene durante una cierta distancia.
Por tanto, no sólo se producen pérdidas en la curva, sino que se mantiene esta distorsión del flujo
aguas abajo del codo, hasta que se disipa por la fricción viscosa. Puede ocurrir que la velocidad
en la tubería no se normalice de nuevo hasta una distancia de 100 diámetros de tubería aguas
debajo de la curva. De hecho más de la mitad de la pérdida por fricción se genera en el tramo
después de la curva o codo.

La mayor parte de la pérdida en una curva pronunciada se puede eliminar instalando alabes,
tendiendo a impedir la formación del flujo secundario, que de otra manera se produciría.

40
Tomado de Mecánica de Fluidos de J. Franzini

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

199
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Las curvas de la Figura 2.47B muestran un mínimo en el punto en el que estos dos efectos se
igualan. Ito proporciona una curva de ajuste para el codo de 90° en un flujo turbulento:
0.84
R  (Ec. 2.100)
codo de 90 0 k  0.388      Re 0.17
d 

Donde

1.96
R
  0.95  4.42  1
d 

La fórmula incluye el efecto del número de Reynolds, que es igual a 200000 en la Figura 2.47B.

Accesorio k L/D
Válvula de Globo, completamente abierta 10 350
Válvula de Angulo, completamente abierta 5 175
Codo de retroceso 2,2 75
Empalme en T normal 1,8 67
Codo de radio corto 1,9 32
Codo de radio medio 0,75 27
Codo de radio largo 0,6 20
Codo de 45º 0,42 15
Válvula de compuerta completamente abierta 0,19 7
Válvula de compuerta entreabierta 2,06 72

Tabla Nº2.15: Valores del coeficiente de pérdida para accesorios de tuberías.41

Para una curva o codo la pérdida de carga (hc = kcV2/2g) adicional a la pérdida en la misma longitud
de tubería recta depende fuertemente de la relación del radio de curvatura r y el diámetro de la tubería
D. Además, en el caso de combinaciones de curvas distintas de tubería con poca separación no se puede
determinar la pérdida total sumando las pérdidas calculadas para cada una por separado. La pérdida
total depende no sólo de la separación entre las curvas, sino también de la relación entre la dirección de
las curvas y los planos en que se sitúan. La pérdida en una curva no es proporcional al ángulo de la
misma; en el caso de curvas de 22,5° y 45° las pérdidas son alrededor del 40 y 80 por 100,
respectivamente, de la pérdida en una curva de 90°. En la Figura 2.47C se presentan valores de kc
para curvas de 90°, siendo los parámetros el radio de la curva y la rugosidad de la tubería.

41
Tomado de Mecánica de Fluidos de J. Franzini
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

200
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.48: : Dos visualizaciones del flujo alrededor de un giro de 180° en un canal en
serpentina: (a) líneas de traza de las partículas a número de Reynolds 1000; (b) campo fluido
promediado obtenido mediante velocimetría de imágenes de partículas (PIV) a un número de Reynolds
turbulento de 3000042.

Figura Nº2.49: Calculo de líneas de flujo en un codo a una distancia de n veces el diámetro

Como se puede observar en la Figura 2.49a las líneas de flujo tienden a desplazarse mas hacia un
extremo debido a las fuerzas centrípetas que le imprimen el codo, esas mismas fuerzas hacen que el
flujo se separe en dos corrientes diferentes pasando el codo y después de haberlo pasado como lo
muestra la Figura 2.49B. En la figura 2.50 se puede observar el efecto final producido por dos codos
colocados uno tras otro, imprimiendo dos tipos de componentes causadas por la fuerzas centrípetas,
la primera es vertical y la segunda horizontal, dando como resultado un flujo en espiral a lo largo del
tubo.

42
Tomado de mecánica de fluidos de Frank White
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

201
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.50: Comportamiento del flujo debido a los efectos centrífugos en dos codos continuos

2.5 LÍNEAS DE REFERENCIA HIDRAULICA Y DE ENERGIA.

Estas líneas de referencia son líneas imaginarias que muestran gráficamente como es el
comportamiento del flujo de un fluido que es transportado a lo largo de un conducto, ayudando al
ingeniero a que desarrolle un concepto visual del comportamiento interno de las cargas que
intervienen en el transporte del fluido, expresadas en la ecuación de energía (Bernoulli). Cuando se
esta estudiando el flujo de fluidos a través de ductos, es bastante útil conocer los conceptos de línea
de energía y línea piezométrica. Ya que ellos le facilitan al ingeniero la identificación de lugares con
problemas en el sistema (por lo general puntos de baja presión y solución a flujos transitorios
hidráulicos) e idear formas para resolver el problema.

Línea de Energía (LE) (línea de gradiente de energía (LGE), también denotada como EGL por sus
siglas en ingles). La línea de energía es una forma de visualizar gráficamente el nivel de energía total
que se encuentra disponible en un fluido que es trasportado por medio de un conducto, este nivel es
dado por unidad de peso en metros-Newton por Newton. Podemos definir la línea de energía como el
conjunto de puntos que se encuentran a una distancia vertical desde el eje de la tubería hasta una
altura igual a: (p/ +V2/2g) en cada sección o a la suma de cargas (p/ +V2/2g + z) en cada sección
con respecto a un plano de referencia. Para hallar la altura de la línea de energía utilizamos un tubo
de Pitot (un tubo pitot es un pequeño tubo abierto con uno de sus extremos apuntando aguas arriba
del flujo, registrando la energía cinética del flujo y por tanto indicará la carga total, p/ + z + V2/2g).

Línea Piezométrica (LP) (línea de gradiente hidráulico (LGH), también denotada como HGL por sus
siglas en ingles). La línea piezométrica es una forma de visualizar gráficamente la carga de presión
que hay en una conducción que transporta un fluido, indicando cuanto varia a lo largo de la tubería
por la que fluye; podemos definirla como el conjunto de puntos que se encuentran a una distancia
vertical que parte desde el eje de la tubería hasta una altura igual a (p/) para cada sección o a la
suma de las cargas (p/ + z) para cada sección con respecto a un plano de referencia, esta suma de
cargas se denomina altura piezométrica y representa el nivel hasta donde subirá el líquido por un
tubo piezométrico. Donde la altura de la línea piezométrica sea cero (con respecto al eje de la
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

202
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

tubería), querrá decir que la presión absoluta dentro de la tubería en ese punto es igual a la presión
atmosférica. Por definición la línea piezométrica siempre se encuentra verticalmente por debajo de la
línea de energía a una distancia V2/2g teniendo en cuenta el factor de corrección de energía cinética
(coeficiente de coriolis = ), sin embargo, para efectos prácticos es normal que este factor de
corrección sea considerado como =1 y por tanto el distanciamiento entre LE y LP se toma como
V2/2g.

Si consideramos una tubería recta de diámetro uniforme, la línea piezométrica será una línea recta.
Sin embargo este caso es poco común, por lo general en tuberías largas encontraremos curvaturas
graduales donde la desviación de la línea Piezométrica será pequeña. No obstante, si aparte de la
pérdida de carga debida a la fricción habitual en la tubería existen pérdidas locales de carga
causadas por accesorios o cambios en la geometría del conducto, se podrán producir caídas
repentinas en la línea piezométrica. Por ejemplo, los cambios en el diámetro con sus consiguientes
cambios en velocidad, causarán cambios abruptos en la línea piezométrica.

Si tenemos una sección de un tubo cualquiera (obsérvese la Figura 2. 38) y tomamos dos puntos A y
B alejados uno del otro, en el punto A del tubo se hace un orificio y se inserta un piezómetro, el agua
ascenderá hasta un determinado nivel y esa altura es la medida de presión para ese punto. Si el
piezómetro se inserta en un punto B, el agua subirá allí hasta un nivel menor que el alcanzado en A;
esto se debe a las pérdidas por fricción entre esos dos puntos (h f).

Figura Nº2.51: Líneas de referencia en un fluido ideal en un tubo.

En la Figura 2.51 la línea que es trazada por los niveles del líquido de los tubos pitot se denomina la
línea de energía (LE), mientras que la línea que es trazada por los niveles del líquido de los tubos
piezométricos se denomina la línea piezométrica (LP). Para el flujo de un fluido ideal, la línea de
energía es horizontal ya que no hay pérdidas de carga; para un fluido real (véase la Figura 2.53), la
línea de energía tiene una pendiente hacia abajo en dirección del flujo debido a la pérdida de carga
inducida por la fricción. La distancia vertical desde el nivel del líquido en el tubo piezométrico hasta el
nivel del líquido en el tubo pitot encontrándose proyectados sobre el mismo punto corresponde a
V2/2g.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

203
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Si colocamos varios tubos de pitot sobre una sección transversal de la tubería como lo muestra la
Figura 2.52, notaríamos que el agua sube más tendiendo a la zona central del tubo, esto se debe a
que la velocidad en el centro de la tubería es mayor (como ya se había explicado en la sección 1.3) y
por lo tanto la carga de velocidad en el centro es mayor que en el resto de la tubería, debido a este
fenómeno, la línea de energía será tomada con respecto a la velocidad media del flujo (léase las
secciones 1.3.3 y 1.3.4).

Figura Nº2.52: : Líneas de referencia en un fluido ideal en un tubo.

Considérese un tubo horizontal de sección constante (Figura 2.53); la energía total que el líquido
posee en un punto dado, es la suma de la energía de posición, la energía de velocidad y la energía
de presión.

Figura Nº2.53: Línea piezométrica en un tubo recto horizontal para un flujo real

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

204
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

A continuación se exponen algunos conceptos generales que hay que tener en cuenta a la hora de
trazar las líneas de referencia hidráulica y líneas de referencia de energía.

Por definición, la línea de energía (LE - EGL) se encuentra arriba de la línea de referencia hidráulica
(LP - HGL) a una distancia V2/2g. Por lo tanto, si la velocidad es cero, como es el caso en un tanque
o depósito, la LE y LP coinciden con la superficie del líquido (véase la Figura 2.53).

La pérdida de carga para flujo en una tubería o canal siempre significa que la LE (EGL) posee
pendiente hacia abajo en la dirección del flujo (véase la Figura 2.53) y si el conducto no tiene cambios
de forma, entonces LP (HGL) seguirá esta misma tendencia. La única excepción a esta regla se
presenta cuando una bomba suministra energía (y presión) al flujo. Entonces aparece un
levantamiento abrupto en la línea de energía (LE - EGL y por consiguiente en la LP - HGL) de aguas
arriba a aguas abajo de la bomba (véase la Figura 2.54).

Figura Nº2.54: Subida abrupta de LE y LP debida a la energía que le suministra la bomba.

Así como una bomba puede causar una elevación abrupta en la LE (y en la LP) por el suministro de
energía que esta proporciona al flujo. Del mismo modo, si del flujo se toma energía en forma abrupta
(por ejemplo con una turbina) entonces la LE y la LP caerán también en forma abrupta, como se
puede apreciar en la Figura 2.55.

En la Figura 2.55 y otras figuras (de la Figura 2.56 a la Figura 2.58), se supone que =1.0. La Figura
2.55 también ilustra que mucha de la energía cinética se puede convertir a presión si existe una
expansión gradual como, por ejemplo, a la salida. Por tanto, se reduce la pérdida de carga a la salida,
haciendo más eficiente la instalación de la turbina. Si la salida hacia un depósito es una expansión
abrupta, como en la Figura 2.57, toda la energía cinética se pierde y la LE cae en una cantidad
V2/2g a la salida.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

205
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.55: Caída de LE y LP debida a la energía extraída por medio de la turbina

Figura Nº2.56: Cambio en LE y LP debido al flujo que pasa por una tobera.

Obsérvese que al disminuir el diámetro, aumenta la velocidad y por tanto la energía cinética aumenta

En un tubo o canal donde la presión sea cero, la LP coincide con el sistema porque pl = 0 en estos
puntos. Este hecho puede ser empleado para localizar la LP en ciertos puntos en un sistema físico,
por ejemplo, en el extremo de salida de un tubo donde el líquido se descargue hacía la atmósfera, o
en el extremo corriente arriba donde la presión manométrica sea cero en la superficie del depósito
(véase la Figura 2.53).

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

206
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.57: Cambio en EGL y HGL debido al cambio en el diámetro de un tubo.

Para flujo permanente en una tubería que tiene características físicas uniformes (diámetro, rugosidad,
forma, etc.) en toda su longitud, la pérdida de carga por unidad de longitud será constante. Así, la
pendiente de la LE y la LP será constante a todo lo largo del tubo (véase la Figura 2.53).

Si al paso del flujo se cambia de diámetro, por ejemplo una tobera o por el cambio en la medida del
tubo, la velocidad en su interior también cambia. En consecuencia, la distancia entre la LE y la LP
cambiará (véase la Figura 2.56). Además, la pendiente en la LE cambiará porque la pérdida de carga
por longitud será mayor en el conducto que tenga la mayor velocidad (véase la Figura 2.57).

Si la LP cae por debajo de la tubería, entonces p/ es negativa, indicando presión subatmosférica
(véase la Figura 2.58).

Figura Nº2.58: Presión subatmosférica cuando la tubería está arriba de la HGL.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

207
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.5.1 Posición de las líneas de carga con respecto a la tubería.

Por lo general las líneas de conducción se trazan por localización directa. En escasas ocasiones se
define previamente un corredor topográfico sobre el cual se plantean varias alternativas de
alineamiento horizontal y vertical de la tubería. El primer procedimiento, o sea el de localización
directa exige habilidad en el ingeniero de campo a fin de que no se produzcan alineamientos
contraproducentes que pongan en serios problemas el funcionamiento hidráulico de la conducción y
en riesgo la conservación del material de la tubería.

Un buen trazado de una línea de conducción exige:

1. Evitar en lo posible sifones y sifones invertidos.

2. El alineamiento debe ser económico ya sea por la menor longitud; por el menor número de pasos
obligados que exijan construcción de viaductos u obras de arte; por la estabilidad geológica del
terreno por donde se extiende la conducción, ya sea ésta forzada o en flujo a superficie libre; o por la
facilidad de acceso a lo largo del trazado.

3. En el trazado y diseño de una conducción son fundamentales los conceptos de línea de carga y
línea piezométrica. Un trazado óptimo en un conducto forzado requiere que la línea de la tubería esté
por debajo de la línea piezométrica. En un conducto a superficie libre, la línea de la tubería o del
canal coincide con la línea piezométrica efectiva.

Para comprender mejor los conceptos de línea de energía y línea piezométrica, comenzaremos por
mostrar la manera como se construye la línea de energía y piezométrica en un sistema (como el
ilustrado de la Figura 2.59) y posteriormente describiremos en detalle los siete tipos de pérdidas de
energía posibles referidos a la posición de la tubería.

La Figura 2.59 muestra el trazado de estas líneas para el caso de una tubería compuesta de tres
tramos de diámetros diferentes.

Figura Nº2.59: Líneas de carga

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

208
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Las pérdidas enumeradas son las siguientes:

1. Pérdida de carga local por entrada en el tubo (0,5V2/2g)

2. Pérdida de carga local por contracción gradual.

3. Pérdida de carga por fricción a lo largo del tramo 3.

4. Pérdida de carga local definida por el ensanchamiento brusco de la sección.

5. Pérdida de carga por fricción a lo largo del tramo 5.

6. Pérdida de carga local definida por la salida de la tubería y entrada en el depósito.

En los tramos 2 y 4 hay una caída de línea piezométrica ya que parte de la energía de presión se
convierte en energía de velocidad, debido a que en el tramo 2, de menor diámetro, la velocidad se
eleva.

2.5.2 Posición de las Tuberías en Relación con la Línea de Carga total (LE).

Al estudiar el trazado de la tubería, se debe tener en cuenta la posición de ésta en relación con la
línea piezométrica. De acuerdo con la topografía existente, se obtendrán diferentes esquemas de
trazados. De una manera general se pueden considerar dos planos de carga: el absoluto, en el que
se considera la presión atmosférica y el efectivo, referente al nivel del lugar. Correspondientemente
son consideradas la línea de energía absoluta o de carga absoluta y la línea de energía o de carga
efectiva (esta última confundida con la línea piezométrica debido a que normalmente se ha
despreciado el valor de la carga de velocidad en el cálculo de los diseños). Se considerarán siete
posiciones de las líneas de carga, con relación a la tubería.

2.5.2.1 Primera posición: Tubería por debajo de la línea piezométrica.

La tubería esta situada por debajo de la línea de energía en toda su extensión Figura 2.60.

Figura Nº2.60: Esquema primera posición

Esta es la posición óptima de una tubería y debe procurarse por que los diseños siempre
permanezcan en esta posición. En los puntos más bajos de la línea de conducción se deben instalar

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

209
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

accesorios especiales como válvulas de limpieza (válvulas de purga) para evacuar periódicamente los
sedimentos que se acumulan en dichos puntos. Así, como en los puntos más elevados deben
instalarse ventosas que permitan la expulsión del aire que se acumula en estas zonas. Para este
caso las válvulas funcionarán correctamente porque la presión en el interior del tubo siempre será
mayor que la presión atmosférica (es decir que siempre habrá presiones positivas).

2.5.2.2 Segunda posición: la parte superior del flujo coincide con la línea piezométrica

La tubería coincide con la línea piezométrica efectiva, por lo tanto, la carga de presión efectiva será
igual a cero Figura 2.60. Es el caso de una tubería fluyendo a tubo parcialmente lleno,
comportándose como una conducción a superficie libre, es decir, que si se hiciera un orificio en la
parte superior del tubo no se produciría la salida del fluido a través de este. En la práctica es posible
una conducción de estas características, sin embargo, no es normal que se presente. Es importante
siempre construir las líneas que conducen el fluido según las dos posiciones anteriores porque cada
vez que la tubería corte la línea energía, las condiciones hidráulicas de funcionamiento no serán
buenas.

Cuando no sea posible mantener la línea de la tubería por debajo de la línea de energía, se deben
tener cuidados especiales para poder garantizar que el sistema funcionara de manera adecuada.

Figura Nº2.61: Esquema segunda posición

2.5.2.3 Tercera posición: tubería por encima de la línea piezométrica

En este caso la tubería está por encima de la línea de carga efectiva (línea de energía) y por debajo
del plano de carga estática.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

210
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Figura Nº2.62: Esquema tercera posición

Para este caso, la carga efectiva entre los puntos A y B es negativa (es decir que el fluido se
encuentra a tracción), por lo que será difícil garantizar que no llegaran a formarse bolsas de aire en la
tubería. En estos puntos la presión es inferior a la atmosférica y por lo tanto no se pueden instalar
ventosas que le introduzcan aire al sistema, sin embargo, seria necesario introducir una válvula que
pudiera sacar el aire de la tubería. Debido a introducción de bolsas de aire en la tubería, el caudal
disminuye.

2.5.2.4 Cuarta posición: tubería por encima de la línea de energía absoluta

La tubería corta la línea de energía y además, también llega a cortar la línea de carga dinámica
absoluta (línea de energía absoluta), sin embargo, queda por debajo del plano de carga estática.
Figura 2.63. En este caso podemos considerar dos tramos de tubo con funcionamiento diferente.

Desde el tanque T1 hasta el punto S, aquí se produce un flujo a presión.

Y desde el punto S hasta el tanque T2 se produce un flujo libre (como un vertedero).

Pa

Figura Nº2.63: Esquema cuarta posición

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

211
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.5.2.5 Quinta posición: tubería por encima del plano piezométrico estático

Si la tubería corta la línea de energía y el plano de carga estática, pero queda por debajo de la línea
de energía absoluta o línea de carga dinámica absoluta. En este caso se formara un sifón que
funciona en condiciones precarias, exigiendo que se instale un equipo que realice un cebado cada
vez que entre aire a la tubería.

Pa

Figura Nº2.64: Esquema quinta posición

2.5.2.6 Sexta posición: tubería por encima de la línea de energía absoluta y del plano de
carga estática

La tubería se encuentra por encima de la línea de energía, del plano de carga estática y de la línea de
energía absoluta, quedando solo por debajo del plano de carga estática absoluta. Se trata de un sifón
que funciona en las peores condiciones posibles, en la práctica se utilizan estos sifones para trabajos
especiales y para su cebaje se usan dispositivos mecánicos.

Pa

Figura Nº2.65: : Esquema sexta posición

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

212
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.5.2.7 Séptima posición: tubería por encima del plano de carga estática absoluto.

La tubería corta el plano de carga estática absoluta. El flujo por gravedad es imposible y en este caso
necesariamente hay que bombear.

Figura Nº2.66: Séptima posición

Ejemplo Nº8:

Entre dos tanques, se trasporta agua a 20ºC por medio de un conducto de acero, este ha sido
diseñado para una velocidad de flujo basada en la propuesta de la formula de Hazen-Williams (donde
para que la formula sea aplicable, la velocidad debe ser menor a 3.0m/s; ver la sección 2.2.5.1),
Adoptándose con una velocidad de 2.5m/s, con esta velocidad se obtiene un caudal de 1.14m 3/s. La
tubería tiene un diámetro de 0.762m (30”) y la longitud total del tramo es de 1800m, la cota de la
superficie del tanque 1 se encuentra a 1540 m.s.n.m de altura y el fondo esta en la 1530 m.s.n.m. de
la superficie, mientras que el tanque 2 tiene una profundidad de 5m y la superficie de este se
encuentra en la cota 1520, dejando una carga disponible de 20m columna de agua (1540m - 1520m).
En la Figura 2.67 se muestra como esta dispuesto el sistema a lo largo de la tubería.
1544
Lineas de Referencia
1542

1540

1538

1536

1534

1532

1530
Cota

1528

1526

1524

1522

1520

1518

1516

1514
-180 0 180 360 540 720 900 1080 1260 1440 1620 1800 1980
Distancia horizontal

Figura Nº2.67: Sistema tanque-tanque.


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

213
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Ahora, para trazar las líneas de referencia, debemos saber cual es la perdida de carga que se
produce por los efectos fricciónales (en este ejemplo se uso la ecuación propuesta por Colebrook-
White para el calculo del factor de fricción y hallar las perdidas, ver sección 2.2.4.3.1), tomando el
valor de la carga estática para cada punto (fluido estático) y restándole las perdidas fricciónales en
cada punto, obtendremos el valor de la línea de energía cinemática para cada punto. Para obtener la
línea piezométrica solo basta con restar el valor de V2/2g para cada punto al valor de la línea de
energía dinámica. Tomando los datos del caso en estudio, realizamos los cálculos necesarios para
poder trazar las líneas de referencia (como se muestra a continuación, Figura 2.68).

Diámetro 0.762 (m)


Ks= 0.0000046 m
Caudal 1.1401 m3/s 20
Velocidad 2.5 m/s
Presión T1 10 Altura del tanque (m)
Presión T2 5 Altura del tanque (m)
Cota T1 1540 (m) de la superficie
Cota T2 1520 (m)
Longitud 1800 (m) del la tubería entre los dos tanques
Visc. Cin. 1.005x10-6 m2/s 20ºC
Reynolds 1895522.4

Abscisado Coordenadas del tubo hf LE LP


(m) X Y (m) (m) (m)
0 0 1530 0.000 1540.000 1539.681
60.0 59.990 1527.825 0.268 1539.732 1539.413
120.0 119.979 1526.424 0.536 1539.464 1539.146
180.0 179.969 1525.662 0.804 1539.196 1538.878
240.0 239.959 1525.414 1.071 1538.929 1538.610
300.0 299.948 1525.564 1.339 1538.661 1538.342
360.0 359.938 1526.006 1.607 1538.393 1538.075
420.0 419.927 1526.643 1.875 1538.125 1537.807
480.0 479.917 1527.388 2.142 1537.858 1537.539
540.0 539.907 1528.163 2.410 1537.590 1537.271
600.0 599.896 1528.900 2.678 1537.322 1537.003
660.0 659.886 1529.541 2.946 1537.054 1536.736
720.0 719.876 1530.034 3.213 1536.787 1536.468
780.0 779.865 1530.342 3.481 1536.519 1536.200
839.9 839.855 1530.432 3.749 1536.251 1535.932
899.9 899.844 1530.285 4.017 1535.983 1535.665
959.9 959.834 1529.889 4.284 1535.716 1535.397
1019.9 1019.824 1529.241 4.552 1535.448 1535.129
1079.9 1079.813 1528.350 4.820 1535.180 1534.861
1139.9 1139.803 1527.231 5.088 1534.912 1534.594
1199.9 1199.793 1525.913 5.356 1534.644 1534.326
1259.9 1259.782 1524.429 5.623 1534.377 1534.058
1319.9 1319.772 1522.826 5.891 1534.109 1533.790
1379.9 1379.761 1521.159 6.159 1533.841 1533.522
1440.0 1439.751 1519.491 6.427 1533.573 1533.254
1500.0 1499.741 1517.896 6.695 1533.305 1532.987

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

214
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Abscisado Coordenadas hf LE LP
del tubo
(m) X Y (m) (m) (m)
1560.0 1559.730 1516.458 6.963 1533.037 1532.719
1620.0 1619.720 1515.270 7.230 1532.770 1532.451
1680.0 1679.710 1514.833 7.498 1532.502 1532.183
1740.0 1739.699 1514.658 7.766 1532.234 1531.915
1800.0 1799.689 1515.000 8.034 1531.966 1531.648

Tabla Nº2.16: Resultado cálculos línea de referencia con V= 2.5m/s

Con los datos calculados, podemos proceder a trazar (a escala) las líneas de referencia, Figura 2.68.
1544
Lineas de Referencia
1542
Tanque 1
1540
Línea de energía
1538

1536

1534
Línea piezométrica
1532

1530
Cota

A
1528

1526

1524 Conducción
1522

1520
Tanque 2

1518

1516 B
1514
-180 0 180 360 540 720 900 1080 1260 1440 1620 1800 1980
Distancia horizontal

Figura Nº2.68: Sistema tanque-tanque que muestra la línea de energía dinámica y la línea
piezométrica.

Como podemos observar el sistema se comporta adecuadamente (y cuenta con la válvula de limpieza
ó purga en las partes bajas de la red y una válvula ventosa en la partes alta de la red), ya que, la
línea de energía dinámica siempre se encuentra por encima de la tubería, el sistema siempre se
encontrara sometido a presiones positivas. Sin embargo, si hubiese una ruptura en el tubo en el
tramo A-B, o se abriera toda la válvula que controla la entrada del tanque, el sistema trabajaría a su
máxima capacidad, con un caudal que se gastaría la carga total disponible (diferencia de cotas entre
la superficie del tanque 1 y la superficie del tanque 2), el flujo trabajaría a una velocidad mayor de
2.5m/s (propuesta inicialmente), posiblemente saliéndose de los limites propuestos por Hazen y
Williams (ver la sección 2.2.2.1), sin embargo en la sección 2.2.2.2. ya se había desmitificado la
restricción de velocidad utilizando la ecuación de Darcy-Weisbach, hay que tener cuidado de no
sobrepasar una velocidad de 4.5m/s ya que se podrían producir flujos transitorios (separación de
flujo, cavitación, presiones negativas y posible colapso de la red en el punto A debido al aumento en
la presión negativa como se explicara mas adelante en las secciones zzzzzz zzzz), con estas nuevas
consideraciones recalculamos el sistema con sus líneas de referencia para ver como es el
comportamiento, así:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

215
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Diámetro 0.762 (m)


Ks= 0.0000046 m
Caudal 1.8698 m3/s 20
Velocidad 4.1 m/s
Presión T1 10 Altura del tanque (m)
Presión T2 5 Altura del tanque (m)
Cota T1 1540 (m) de la superficie
Cota T2 1520 (m)
Longitud 1800 (m) del la tuberia entre los dos tanques
Visc. Cin. 1.005E-06 m2/s 20ºC
Reynolds 3108656.7

Abscisado Coordenadas del tubo hf LE LP


(m) X Y (m) (m) (m)
0 0 1530 0.000 1540.000 1539.143
60.0 59.990 1527.825 0.673 1539.327 1538.469
120.0 119.979 1526.424 1.347 1538.653 1537.796
180.0 179.969 1525.662 2.020 1537.980 1537.123
240.0 239.959 1525.414 2.693 1537.307 1536.450
300.0 299.948 1525.564 3.365 1536.635 1535.777
360.0 359.938 1526.006 4.038 1535.962 1535.104
420.0 419.927 1526.643 4.711 1535.289 1534.431
480.0 479.917 1527.388 5.384 1534.616 1533.758
540.0 539.907 1528.163 6.057 1533.943 1533.085
600.0 599.896 1528.900 6.730 1533.270 1532.412
660.0 659.886 1529.541 7.403 1532.597 1531.739
720.0 719.876 1530.034 8.076 1531.924 1531.066
780.0 779.865 1530.342 8.749 1531.251 1530.393
839.9 839.855 1530.432 9.422 1530.578 1529.720
899.9 899.844 1530.285 10.095 1529.905 1529.048
959.9 959.834 1529.889 10.768 1529.232 1528.375
1019.9 1019.824 1529.241 11.441 1528.559 1527.702
1079.9 1079.813 1528.350 12.114 1527.886 1527.029
1139.9 1139.803 1527.231 12.787 1527.213 1526.355
1199.9 1199.793 1525.913 13.461 1526.539 1525.682
1259.9 1259.782 1524.429 14.134 1525.866 1525.009
1319.9 1319.772 1522.826 14.807 1525.193 1524.336
1379.9 1379.761 1521.159 15.480 1524.520 1523.663
1440.0 1439.751 1519.491 16.153 1523.847 1522.989
1500.0 1499.741 1517.896 16.827 1523.173 1522.316
1560.0 1559.730 1516.458 17.500 1522.500 1521.643
1620.0 1619.720 1515.270 18.173 1521.827 1520.970
1680.0 1679.710 1514.833 18.846 1521.154 1520.297
1740.0 1739.699 1514.658 19.519 1520.481 1519.624
1800.0 1799.689 1515.000 20.192 1519.808 1518.951

Tabla Nº2.17: Resultado cálculos línea de referencia con V = 4.1m/s

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

216
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Con estos nuevos datos trazamos la Figura 2.69 donde se puede apreciar claramente que con el
aumento del caudal y por tanto de velocidad, la línea piezométrica se aleja de la línea de energía.
Además, con este aumento de la velocidad, las perdidas fricciónales también se aumentan haciendo
que la línea de energía sea mas pendiente, tomando toda la carga disponible en el sistema.

1544
Lineas de Referencia
1542

1540
Tanque 1
Línea de energía
1538

1536

1534

1532 Línea piezométrica


1530
X Conducción
Cota

1528

1526 Y
1524

1522

1520
Tanque 2

1518

1516

1514
-180 0 180 360 540 720 900 1080 1260 1440 1620 1800 1980
Distancia horizontal

Figura Nº2.69: Sistema tanque-tanque tomándose toda la carga disponible y mostrando LE y LP.

Bajo esta situación, surge un inconveniente para el buen funcionamiento del sistema y es que una
parte del tramo de tubería queda por encima de la línea de energía, en consecuencia, en esta zona
se presentara una presión negativa, produciendo que se libere el aire disuelto en el agua formando
burbujas de aire. Hay que poner bastante cuidado a estas presiones negativas, ya que los tubos son
fabricados para soportar grandes presiones positivas, pero generalmente, no son diseñados para
soportar presiones negativas, razón por la cual deberá calcularse el valor de estas presiones y ver si
la resistencia al vació que tiene la tubería soportara dichas presiones o si por el contrario se
encontrara expuesta al colapso del tubo por sobre esfuerzos, la forma de calcular estos esfuerzos
será vista mas adelante en la sección xxxxx. Con el fin de que la tubería logre resistir los esfuerzos
que se producen para estas presiones. Por lo tanto el sistema no puede tomar toda la carga
disponible para perder, sino que debe sujetarse a la condición de que la tubería se encuentre por
debajo de la línea de energía dinámica. Por ultimo, se propone encontrar el caudal máximo
aproximado en el cual la tubería se encuentre por debajo de la línea de energía, para lo cual se debe
diseñar una válvula a la entrada del tanque 2, que deje pasar el caudal máximo para obtener un buen
funcionamiento (ver sección xxxxx).

No debemos descartar la posibilidad de que las válvulas de control instaladas en la tubería sufran
algún daño o de que el suministro de agua sea suspendido de manera repentina, estas situaciones
hacen que el comportamiento de las líneas de referencia cambien por completo con respecto al
comportamiento para el cual fue diseñada la tubería, esto podría afectar gravemente el sistema
haciendo que el sistema sufra daños, para una mejor comprensión de estos casos nos remitiremos a
las secciones xxxx yyyy.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

217
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Miremos ahora el comportamiento del sistema cuando se tiene una velocidad de 3.9m/s.

Diámetro 0.762 (m)


Ks= 0.0000046 m
Caudal 1.7785 m3/s 20
Velocidad 3.9 m/s
Presión T1 10 Altura del tanque (m)
Presión T2 5 Altura del tanque (m)
Cota T1 1540 (m) de la superficie
Cota T2 1520 (m)
Longitud 1800 (m) del la tuberia entre los dos tanques
Visc. Cin. 1.005E-06 m2/s 20ºC
Reynolds 2957014.9

Abscisado Coordenadas del tubo hf LE LP


(m) X Y (m) (m) (m)
0 0 1530 0.000 1540.000 1539.224
60.0 59.990 1527.825 0.613 1539.387 1538.611
120.0 119.979 1526.424 1.226 1538.774 1537.998
180.0 179.969 1525.662 1.839 1538.161 1537.385
240.0 239.959 1525.414 2.452 1537.548 1536.772
300.0 299.948 1525.564 3.065 1536.935 1536.159
360.0 359.938 1526.006 3.678 1536.322 1535.546
420.0 419.927 1526.643 4.291 1535.709 1534.933
480.0 479.917 1527.388 4.904 1535.096 1534.320
540.0 539.907 1528.163 5.517 1534.483 1533.707
600.0 599.896 1528.900 6.130 1533.870 1533.095
660.0 659.886 1529.541 6.743 1533.257 1532.482
720.0 719.876 1530.034 7.356 1532.644 1531.869
780.0 779.865 1530.342 7.969 1532.031 1531.256
839.9 839.855 1530.432 8.582 1531.418 1530.643
899.9 899.844 1530.285 9.195 1530.805 1530.030
959.9 959.834 1529.889 9.807 1530.193 1529.417
1019.9 1019.824 1529.241 10.420 1529.580 1528.804
1079.9 1079.813 1528.350 11.033 1528.967 1528.191
1139.9 1139.803 1527.231 11.646 1528.354 1527.578
1199.9 1199.793 1525.913 12.259 1527.741 1526.965
1259.9 1259.782 1524.429 12.873 1527.127 1526.352
1319.9 1319.772 1522.826 13.486 1526.514 1525.739
1379.9 1379.761 1521.159 14.099 1525.901 1525.126
1440.0 1439.751 1519.491 14.712 1525.288 1524.512
1500.0 1499.741 1517.896 15.325 1524.675 1523.899
1560.0 1559.730 1516.458 15.938 1524.062 1523.286
1620.0 1619.720 1515.270 16.551 1523.449 1522.673
1680.0 1679.710 1514.833 17.164 1522.836 1522.060
1740.0 1739.699 1514.658 17.777 1522.223 1521.447
1800.0 1799.689 1515.000 18.390 1521.610 1520.834

Tabla Nº2.18: Resultado cálculos línea de referencia con V = 3.9m/s

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

218
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Este es el punto óptimo de funcionamiento del sistema, sin embargo, para que este funcione
adecuadamente se debe colocar una válvula que regule el caudal que se transporta a través del tubo
en la parte superior de la red en el tanque 1 ó la llegada en el tanque 2 (como se vera mas adelante
en la sección xxxxx).
1544
Lineas de Referencia
1542
Tanque 1
1540

1538 Línea de energía


1536

1534

1532
Línea piezométrica
1530
Cota

1528

1526

1524
Conducción
1522
Tanque 2
1520

1518

1516

1514
-180 0 180 360 540 720 900 1080 1260 1440 1620 1800 1980
Distancia horizontal

Figura Nº2.70: Sistema con el caudal máximo de tal forma que LE siempre este encima de la
tubería.

2.6 SOLUCIÓN A DIFERENTES CASOS DE ESTUDIO PARA UNA TUBERÍA SIMPLE.

En la sección 2.2.1 ya se ha estudiado la pérdida de energía por fricción en el flujo por una tubería
única, originada tanto por la rugosidad de la pared de las tuberías como por accesorios que perturban
el flujo (ver secciones 2.3 y 2.4). Para tuberías que tienen una longitud mayor que 1.000 diámetros es
aceptado generalmente que el error introducido cuando se desprecian las pérdidas locales es menor
que el error inherente al determinar un valor del coeficiente de fricción. Al aplicar esta regla es
preciso utilizar el sentido común recordando que una válvula, por ejemplo, implica una pérdida local
pequeña sólo cuando está completamente abierta; cuando está parcialmente cerrada puede
representar la pérdida más importante del sistema.

Cuando se pueden despreciar las pérdidas locales, como ocurre a menudo, los problemas de flujo en
tuberías se pueden resolver por los métodos descritos

Cuando se incluyen las pérdidas locales, la pérdida de carga total entre dos puntos viene dada por la
suma de la pérdida por fricción en la tubería más las pérdidas locales, o

hP  hPf   h'

Las pérdidas locales se pueden representar como un coeficiente multiplicado por la altura de velocidad,
kV2/2g, o como una longitud equivalente de tubería, expresada como un número de diámetros, ND.
Debido al término adicional correspondiente a las pérdidas locales, tales formas de esta ecuación son
a menudo más difíciles de resolver que las formas que no tienen en cuenta las pérdidas locales.

Existen básicamente tres diferentes casos que pueden aparecer en un flujo al interior de una tuberia,
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

219
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

estos son:

Caso Incógnita Datos


De perdida de Carga hT Q, D, L, Ks, 
De descarga QóV hT, D, L, Ks,
De tamaño D Q, hT, L, Ks,

Tabla Nº2.19: Casos que pueden aparecer en un flujo al interior de una tubería

2.6.1 Caso 1: Perdida de carga (incógnita hT).

Para darle solución a este tipo de caso, contamos con los siguientes datos para poder obtener el
diseño mas acertada según sean las necesidades del sistema, estos datos son:

El Caudal (Q)

El Diámetro (D)

La Longitud (L)

La rugosidad de la tubería (Ks)

Las propiedades del fluido a transportar (densidad, viscosidad absoluta, viscosidad cinemática, etc.)

Comencemos entonces a plantear la metodología para resolver este tipo de caso:

Primero que nada hay que determinar las propiedades del fluido, en especial la viscosidad
cinemática, la cual se puede encontrar por medio de tablas o hallarse mediante la densidad y la
viscosidad dinámica o absoluta.

Determinar la velocidad del flujo, si en el caso a resolver tenemos directamente la velocidad, nos
ahorraremos este paso, por el contrario si el dato que tenemos es el caudal, tendremos que recurrir a
la ecuación de continuidad:

V Q A Donde A   D2 4 resultando en 
V  4  Q   D2 
Luego obtenemos el número de Reynolds mediante la formula:

V D
Re 

Gracias al número de Reynolds podemos determinar en que tipo de régimen se encuentra el flujo,
pudiendo determinar el factor de fricción

Si en flujo es laminar (FL) hallamos el factor de fricción mediante la formula de Blasius:

64
f  Para flujos Laminares
Re

Si en flujo es turbulento determino el tipo de régimen turbulento en el que se encuentre:


ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

220
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

• Flujos turbulentos hidráulicamente lisos (FTHL):

ks 1 Re f
Re f  10  2  Log
D f 2.512

• Flujos turbulentos hidráulicamente en transición (FTHT):

ks 1 ks 2.512
10  Re f  200  2  Log 
D f 3.715  D Re f

• Flujos turbulentos hidráulicamente rugosos (FTHR):

ks 1 3.715  D
Re f  200  2  Log
D f ks

Con el factor de fricción encontrado podemos proceder a hallar las pérdidas fricciónales mediante la
formula de Darcy-Weisbach:

l V2 Ecuación de Darcy-Weisbach
hf  f  
D 2g

Luego encontramos las perdidas locales producidas por cada accesorio

V2
hL   k 
2g

Así, podemos hallar la pérdida de carga total en la tubería:

V2
hT  hf  hL  hf 
2g
 k 

En la mayoría de los casos esta ecuación es explícita en la variable desconocida por lo que es fácil de
resolver.

2.6.2 Caso 2: Descarga en la tubería (incógnita Q o V).

Para darle solución a este tipo de caso, contamos con los siguientes datos para poder obtener el
diseño mas acertada según sean las necesidades del sistema, estos datos son:

La pérdida de carga total (hT)

El Diámetro (D)

La Longitud (L)

La rugosidad de la tubería (Ks)

Las propiedades del fluido a transportar (densidad, viscosidad absoluta, viscosidad cinemática, etc.)
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

221
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Comencemos entonces a plantear la metodología para resolver este tipo de caso:

Primero que nada hay que determinar las propiedades del fluido, en especial la viscosidad
cinemática, la cual se puede encontrar por medio de tablas o hallarse mediante la densidad y la
viscosidad dinámica o absoluta.

Haciendo uso de la ecuación de Darcy-Weisbach obtenemos la velocidad

l V2
hf  f
D 2g Ecuación de Darcy-Weisbach

Despejando la velocidad obtenemos:

2  D  g  hf 1 2  D  g  hf
V  V  
l f f l

Teniendo en cuenta que el número de Reynolds se define como:

V D
Re 

Por lo tanto, reemplazando la velocidad obtenida de la ecuación de Darcy-Weisbach,

Obtenemos:

1 2  D 3  g  hf
Re 
f l  2

Es necesario eliminar el factor de fricción de la definición de velocidad obtenida a partir de la ecuación


de Darcy-Weisbach y para lograrlo utilizamos las ecuaciones que definen el factor de fricción según
sea el régimen del flujo, pero antes de poder hacer esto debemos suponer en que tipo de régimen de
flujo se encuentra funcionando el sistema, así:

Si suponemos que el flujo es laminar hallamos el factor de fricción mediante la formula de Blasius:

• Flujos Laminares:

1 Re
 Ecuación de Blasius (transformada)
f 8

1 2  D  g  hf Definición de velocidad obtenida de la ecuación de Darcy-Weisbach


V 
f l

Re 2  D  g  hf
V  Sustituyendo la ecuación de Blasius en la definición de velocidad:
8 l

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

222
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

VD 2  D  g  hf
V  Sustituyendo el valor la ecuación de Reynolds, obtenemos:
64  l

2  D 2  g  hf
V  Ecuación de velocidad para flujos laminares
64  l  

Si suponemos que el flujo es turbulento, supongo en que tipo de régimen turbulento se encuentra
funcionando el sistema (recomendamos suponer primero que nos encontramos en un régimen
hidráulicamente en transición, ya que la ecuación de Colebrook-White cubre a todos los flujos
turbulentos y podremos obtener un factor de fricción y un numero de Reynolds acorde a la situación,
sin embargo no podemos olvidar la diferencia que existe entre esta ecuación y las ecuaciones
originales planteadas por Prandtl y Von Karman como se mostró en la sección 2.2.1.3, figura 2.13):

• Si suponemos que el flujo es turbulento hidráulicamente liso:

1 Re f Ecuación propuesta por Prandtl


 2  Log
f 2.512

1 2  D  g  hf
V  Definición de velocidad obtenida de la ecuación de Darcy-Weisbach
f l

Sustituyendo la ecuación de Prandtl en la definición de velocidad:

Re f 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

Sustituyendo el valor la ecuación de Reynolds, obtenemos:

1 2  D 3  g  hf
 f
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log f 
2.512 l

Simplificando:

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

• Si suponemos que el flujo es turbulento hidráulicamente en transición:

1 ks 2.512 Ecuación de Colebrook-White


 2  Log 
f 3.715  D Re f

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

223
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1 2  D  g  hf
V  Definición de velocidad obtenida de la ecuación de Darcy-Weisbach
f l

Sustituyendo la ecuación de Colebrook-White en la definición de velocidad:

ks 2.512 2  D  g  hf
V  2  Log  
3.715  D Re f l

Sustituyendo el valor la ecuación de Reynolds, obtenemos:

ks 2.512 2  D  g  hf
V  2  Log  
3.715  D 1 2  D  g  hf
3 l
 f
f l  2

Simplificando:

ks 2.512 2  D  g  hf
V  2  Log  
3.715  D 2  D  g  hf
3 l
l  2

• Si suponemos que el flujo es turbulento hidráulicamente rugoso:

1 3.715  D Ecuación propuesta por Vón Kármán


 2  Log
f ks

1 2  D  g  hf
V  Definición de velocidad obtenida de la ecuación de Darcy-Weisbach
f l

Sustituyendo la ecuación de Vón Kármán en la definición de velocidad:

3.715  D 2  D  g  hf
V  2  Log 
ks l

Posteriormente se debe verificar si el flujo que se había propuesto inicialmente corresponde al flujo
que se esta dando en el sistema, para tal efecto tomamos la velocidad y hallamos el numero de
Reynolds.

1 ks 2.512
Re  V  D   2  Log  Ecuación de Colebrook-White
f 3 . 715  D Re f

Determinamos si el flujo es laminar o turbulento. Con este dato, determino el valor del factor de
fricción con la ecuación correspondiente al régimen supuesto y posteriormente, si el flujo es
turbulento, determinamos en que tipo de régimen turbulento se encuentra:
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

224
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

• Flujos hidráulicamente lisos:

ks
Re f  10
D

• Flujos en la zona de transición:


k
10  s Re f  200
D

• Flujos hidráulicamente rugosos:


ks
Re f  200
D

Si el régimen seleccionado corresponde al régimen supuesto inicialmente es porque la solución


planteada es la correcta, de lo contrario, si el régimen seleccionado no corresponde después de ser
verificado es por que la solución no es la correcta y por lo tanto habría que reiniciar el proceso de
suposición con un nuevo tipo régimen hasta dar con la solución correcta.

Nótese que hasta el momento no se han tomado en cuenta las perdidas locales, hemos trabajado
bajo el supuesto de que la perdida de carga en la tubería se debe solo a los efectos fricciónales
(hf=hT), sin embargo, en un sistema en el cual las perdidas locales son apreciables debemos iniciar
un proceso iterativo para hallar la velocidad (caudal) del flujo.

Si pensamos en considerar las pérdidas locales, debemos comenzar por tomar un intervalo de
valores para hf, dentro del cual seguramente se encontraran las perdidas fricciónales que se están
dando realmente en el sistema. Sin embargo, para obtener un intervalo bastante cerrado y cercano al
valor real, solo puede ser planteado después de una amplia experiencia (con la cual un estudiante de
ingeniería no cuenta), por lo tanto, tomaremos un intervalo tan amplio que prácticamente tome todo el
rango de acción en el que pueden estar las perdidas fricciónales. Dicho esto comenzaremos
suponiendo el primer valor del intervalo diciendo que las perdidas fricciónales serán el 1% de todas
las perdidas ocurridas en el sistema y el intervalo terminara diciendo que las perdidas fricciónales son
el 99% de las perdidas ocurridas en el sistema (aquí, se esta perdiendo prácticamente toda la carga
disponible y por tanto las velocidades serán bastante altas por lo que a su vez, las perdidas locales
también serán bastante altas y la perdida total de carga para la velocidad encontrada estará por fuera
del valor permitido, sin embargo esto no es un problema a la hora de resolver el ejercicio ya que este
valor se ira acomodando en cada iteración).

hf 1  0.01  hT Este es el valor inicial del intervalo y con el hallaremos la velocidad Vi

hf 2  0.99  hT Este es el valor final del intervalo y con el hallaremos la velocidad Vf

Hasta este momento podemos encontrar dos velocidades diferentes gracias a la formulas propuestas
antes. Teniendo dos velocidades extremas, podemos hallar dos valores para las pérdidas locales

V2
hL   k 
2g

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

225
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Llamaremos a la perdida local inicial hL1, y a la perdida local final hL2. Y hT será la perdida total de la
que disponemos en el sistema, gracias a estos valores podremos realizar una aproximación por
proporcionalidad para hallar un valor que se encuentre mas cerca a la perdida de carga que
realmente se este dando en el sistema. Esta proporcionalidad la plantearemos de la siguiente
manera:

Inicialmente se supusieron dos valores diferentes para las pérdidas fricciónales que cubren un
margen tan amplio de valores, que la perdida real que da en el sistema se encuentra al interior de
dicho intervalo. Se hallaran dos diferentes valores para: la velocidad (mientras conozcamos la pérdida
de carga por efectos fricciónales podremos conocer la velocidad del flujo), conocida la velocidad, se
pueden hallar el valor para las pérdidas locales.

Finalmente obtenemos el valor para la perdida total de carga haciendo la suma de las perdidas
fricciónales supuestas inicialmente con los valores hallados para las perdidas locales.

El valor de carga total que puede perderse debe encontrarse entre estos dos valores encontrados (de
lo contrario deberá volverse a plantear el intervalo de acción para las pérdidas fricciónales), esta
proporcionalidad la explicamos más gráficamente, así:

h f 1  V 1  h L 1  h t1  h f 1  h L 1

h f  V  h L  h T

h f 2  V 2  h L 2  h t 2  h f 2  h L 2

hT  ht 1 hL1  hL V1  V hf  hf 1
  
ht 2  ht 1 hL 2  hL1 V2  V1 hf 2  hf 1

Como no conocemos el valor de V (velocidad que se presenta en el sistema, pues este es el dato al
que debemos llegar) y tampoco el valor de hL (perdida local que se presenta en el sistema y este
depende de la velocidad), por lo tanto se descartan tales valores de la proporcionalidad, quedando:

hT  ht 1 hf  hf 1 hT  ht 1  hf 2  hf 1
 Despejando  hf  hf 1
ht 2  ht 1 hf 2  hf 1 ht 2  ht 1

hT  ht 1  hf 2  hf 1
hf   hf 1
ht 2  ht 1

hf es el valor que necesitamos hallar, sin embargo este valor coincidirá con el valor real que se da en
el sistema después de haber realizado varias iteraciones, por lo tanto, la formula de proporcionalidad
queda como se muestra a continuación:

hT  ht 1  hf 2  hf 1
hfi   hf 1
ht 2  ht 1

Donde:
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

226
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

hT: Es el valor de la carga total disponible para perder (dato que se tiene)

hf1: Es el menor valor de los dos valores supuestos para las pérdidas fricciónales

hf2: Es el mayor valor de los dos valores supuestos para las pérdidas fricciónales

ht1: Es el menor valor de los dos valores encontrados para las pérdidas locales

ht2: Es el mayor valor de los dos valores encontrados para las pérdidas locales

Con el valor encontrado para hfi encontramos un nuevo valor para la velocidad (Vi) y a su vez se
pueden encontrar la perdidas locales (hLi) que se dan por dicha velocidad, por último hallamos el valor
de las perdida totales que se darán en el sistema (hti = hfi + hLi).

El valor de la perdida total encontrado por medio de la aproximación, será comparado con el valor de
perdida total permisible en el sistema, de tal manera que si el valor encontrado esta por encima del
valor de perdida permisible, tomaremos el nuevo intervalo con el valor encontrado para la perdida
friccional y el menor de los dos valores de perdida friccional que fueron utilizados en el intervalo
anterior. Si por el contrario el valor encontrado se encuentra por debajo del valor de pérdida total
permitida, tomaremos el nuevo intervalo con el valor encontrado para la perdida friccional y el mayor
de los dos valores de perdida friccional que fueron utilizados en el intervalo anterior. Este proceso se
repite una y otra vez hasta que la solución converja para la velocidad, las perdidas locales,
fricciónales y totales (con el valor dado inicialmente, es decir, h T=hti).

A continuación se muestra un resumen de las formulas mas importantes a utilizar según sea el
supuesto de régimen de flujo, así, como el diagrama de flujo que ilustra el procedimiento

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

227
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Suposición V hL hT f TF
2  D 2  g  hf V2 64
FL V  hL    k  hT  hL  hf f  Re < 2300
64  l  2g Re

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf V2 1 Re f k
FTHL V  2  Log  hL    k  hT  hL  hf  2  Log 10  s  Re f
2.512 l 2g f 2.512 D

ks 2.512 2  D  g  hf V2 1 ks 2.512 k
FTHT V  2  Log   hL    k  hT  hL  hf  2  Log  10  s  Re f  200
3.715  D 3
2  D  g  hf l 2g f 3.715  D Re f D
l  2
3.715  D 2  D  g  hf V2 1 3.715  D ks
FTHR V  2  Log  hL    k  hT  hL  hf  2  Log  Re f  200
ks l 2g f ks D

Tabla Nº2.20: Resumen de formulas según el supuesto bajo el cual se trabaje

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

228
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Diagrama Nº2: Diagrama de flujo para el calculo de la velocidad del flujo considerando las perdidas locales

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

229
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.6.3 Caso 3: Diámetro adecuado (incógnita D).

Para darle solución a este tipo de caso, contamos con los siguientes datos para poder obtener el
diseño mas acertado según sean las necesidades del sistema, estos datos son:

La pérdida de carga total (hT)

El Caudal (Q)

La Longitud (L)

La rugosidad de la tubería (Ks)

Las propiedades del fluido a transportar (densidad, viscosidad absoluta, viscosidad cinemática, etc.)

Comencemos entonces a plantear la metodología para resolver este tipo de caso:

Primero que nada hay que determinar las propiedades del fluido, en especial la viscosidad
cinemática, la cual se puede encontrar por medio de tablas o hallarse mediante la densidad y la
viscosidad dinámica o absoluta.

El procedimiento para encontrar el diámetro que se ajusta a estas condiciones es bastante parecido
al procedimiento que fue utilizado para encontrar la velocidad (caudal):

l V2 Ecuación de Darcy-Weisbach
hf  f
D 2g

Despejando el diámetro obtenemos:

l V2 O en términos del caudal tenemos l 8  Q2 5


f  l  8  Q2
Df D5  f D
hf 2  g hf  2  g 5 hf   2  g

Hallamos el número de Reynolds que se define como:

Re 
V D
Re 
4  Q 
   D  
Como desconocemos el valor del diámetro, procedemos a reemplazar el valor encontrado para el
diámetro por medio de la ecuación de Darcy-Weisbach

4Q 5 hf    g
2
Re  
  5 f  l  8Q 2

Debemos suponer en que tipo de régimen se encuentra funcionando el sistema y de esta forma
reemplazar las ecuaciones obtenidas para el diámetro y el número de Reynolds, así:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

230
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

• Si suponemos que el flujo es laminar

Hallamos el factor de fricción con la formula de Blasius

64
f  Ecuación de Blasius
Re

16     5 f  l  8Q 2 Definición para el factor de fricción


f 
Q  5 hf   2  g

Si suponemos que el flujo es turbulento, supongo en que tipo de régimen turbulento se encuentra
funcionando el sistema (recomendamos suponer primero que nos encontramos en un régimen
hidráulicamente en transición, ya que la ecuación de Colebrook-White cubre a todos los flujos
turbulentos y podremos obtener un factor de fricción y un numero de Reynolds acorde a la situación,
sin embargo no podemos olvidar la diferencia que existe entre esta ecuación y las ecuaciones
originales planteadas por Prandtl y Von Karman como se mostró en la sección 2.2.4.3, figura 2.4):

• Si suponemos que el flujo es turbulento hidráulicamente liso:

1 Re f Ecuación propuesta por Prandtl


 2  Log
f 2.512

5 h  2  g
1 4Q  f Definición para el factor de fricción
 2  Log  f
f 2.51    5 f  l  8Q 2

• Si suponemos que el flujo es turbulento hidráulicamente en transición:

1 ks 2.512 Ecuación de Colebrook-White


 2  Log 
f 3 . 715  D Re f

1 k  5 hf   2  g 2.51      5 f  l  8Q 2
 2  Log s  Definición para el factor de fricción
f 3.71  5 f  l  8Q 2 4Q  f  5 hf   2  g

• Si suponemos que el flujo es turbulento hidráulicamente rugoso:

1 3.715  D Ecuación propuesta por Vón Kármán


 2  Log
f ks

1 3.715  5 f  l  8Q 2 Definición para el factor de fricción


 2  Log
f k s  5 hf   2  g

Encontrado el factor de fricción según el régimen de flujo que se haya supuesto, encontramos el valor
del diámetro y el numero de Reynolds:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

231
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

5
f  l  8  Q2 4 Q
D Re 
5 hf    g
2   D 

Posteriormente se debe verificar si el flujo que se había propuesto inicialmente corresponde al flujo
que se esta dando en el sistema:

• Flujo laminar:

Re < 2300

• Flujo turbulento hidráulicamente liso:

ks
Re f  10
D

• Flujo turbulento hidráulicamente en zona de transición:

ks
10  Re f  200
D

• Flujo turbulento hidráulicamente rugoso:

ks
Re f  200
D

Si el régimen seleccionado corresponde al régimen supuesto inicialmente es porque la solución


planteada es la correcta, de lo contrario, si el régimen seleccionado no corresponde después de ser
verificado es por que la solución no es la correcta y por lo tanto habría que reiniciar el proceso de
suposición con un nuevo tipo régimen hasta dar con la solución correcta.

Nótese que hasta el momento no se han tomado en cuenta las perdidas locales, hemos trabajado
bajo el supuesto de que la perdida de carga en la tubería se debe solo a los efectos fricciónales
(hf=hT), sin embargo, en un sistema en el cual las perdidas locales son apreciables debemos iniciar
un proceso iterativo para hallar la velocidad (caudal) del flujo.

Para considerar las pérdidas locales en el calculo del diámetro, debemos comenzar por tomar un
intervalo de valores para hf en donde seguramente dentro de este, se encontraran las perdidas
fricciónales que se están dando realmente en el sistema. Sin embargo, para obtener un intervalo que
este lo suficientemente cerrado y cercano al valor real, se tendría que disponer de una amplia
experiencia, por ejemplo en el área de diseño de redes de acueducto (un estudiante de ingeniería,
normalmente no cuenta con ningún tipo de experiencia), por lo tanto, para subsanar esta desventaja,
tomaremos un intervalo tan amplio que prácticamente abarque todo el rango de acción en el que
pueden estar las perdidas fricciónales. Dicho esto comenzaremos proponiendo el primer valor del
intervalo diciendo que las perdidas fricciónales serán el 1% de la perdida total ocurrida en el sistema y
terminaremos el intervalo suponiendo que las perdidas fricciónales son el 99% de la perdida total
ocurrida en el sistema (aquí, se esta perdiendo prácticamente toda la carga disponible y por tanto las
velocidades serán bastante altas por lo que a su vez, las perdidas locales también serán bastante
altas y la perdida total de carga para la velocidad encontrada estará por fuera del valor permitido, sin

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

232
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

embargo esto no es un problema a la hora de resolver el ejercicio ya que este valor se ira
acomodando en cada iteración).

hf 1  0.01  hT Este es el valor inicial del intervalo y con el hallaremos el factor de fricción fi

hf 2  0.99  hT Este es el valor final del intervalo y con el hallaremos el factor de fricción ff

Hasta este momento podemos encontrar dos valores diferentes para el diámetro de la tubería. Con
estos dos diámetros extremos, podemos hallar dos valores de velocidad para encontrar las pérdidas
locales.

V2
hL   k 
2g

Llamaremos hL1 a la perdida local dada por el valor inicial del intervalo y a la perdida local dada por el
valor final del intervalo hL2, siendo hT la perdida total que se dispone en el sistema, gracias a estos
valores conseguiremos realizar una aproximación para hallar un valor mas cercano a la perdida de
carga que se estará dando en el sistema (véase el análisis en la sección 2.4.2). Así:

hT  ht 1  hf 2  hf 1
hfi   hf 1
ht 2  ht 1

Donde:

hT: Es el valor de la carga total disponible para perder (dato que se tiene)

hf1: Es el menor valor de los dos valores supuestos para las pérdidas fricciónales

hf2: Es el mayor valor de los dos valores supuestos para las pérdidas fricciónales

ht1: Es el menor valor de los dos valores encontrados para las pérdidas locales

ht2: Es el mayor valor de los dos valores encontrados para las pérdidas locales

Con el valor encontrado para hfi encontramos un nuevo valor para el factor de fricción, diámetro,
perdidas locales (hLi) y perdida total en el sistema (hti = hfi + hLi). Este último valor será comparado con
el valor de perdida total que se puede dar realmente en el sistema. De tal manera que si el valor
encontrado es igual o bastante cercano al valor de pérdida total permitida, es porque se habrá llegado
a una solución satisfactoria. Si por el contrario el valor encontrado se encuentra muy lejos de la
perdida permisible, retomamos nuevamente a redefinir el intervalo de la siguiente manera:

Al haber encontrado un valor de hti y compararlo con el valor de hT se podrá encontrar cual es el error
que existe entre el valor encontrado y el valor permisible como se muestra a continuación:

hT  ht 1
%e   100 %
hT

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

233
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Como hT  hf  hL , la variación de la perdida total en el sistema será directamente proporcional a la


suma de la perdida friccional con la perdidas locales encontradas en el sistema, sin embargo,
despreciemos las perdidas locales.

Considerando que dicha suposición supone un error en el cálculo, subsanaremos esta situación
suponiendo que el error inducido sobre hf será de un desfase igual al 50% con respecto a si mismo,
pudiendo este valor estar por encima o por debajo del valor encontrado. Así:

hT  ht 1
PI  1.5 
hT

De esta manera podemos replantear el intervalo de acción como:

hf 1  hfi  PI  hfi Este es el valor inicial del intervalo y con el hallaremos el factor de fricción fi

hf 2  hfi  PI  hfi Este es el valor final del intervalo y con el hallaremos el factor de fricción ff

Con estos nuevos valores nos devolvemos y repetimos todo el procedimiento, haciéndolo una y otra
vez hasta que la solución converja para el diámetro, las perdidas locales, fricciónales y las totales
(con el valor conocido inicialmente).

Normalmente no se requieren más de tres pruebas o iteraciones para encontrar un resultado


aceptable ya que en general se utilizan tamaños estándares para las tuberías seleccionadas y por lo
tanto se toma el siguiente tamaño de tubería, siendo este superior al obtenido por los cálculos,
garantizando de esta manera que se transportará el caudal requerido.

A continuación se muestra un resumen de las formulas mas importantes a utilizar según sea el
supuesto de régimen de flujo, así, como el diagrama de flujo que ilustra el procedimiento a seguir:

Para hallar el valor del diámetro

5
f  l  8  Q2
D
5 hf   2  g

Para hallar el valor del numero de Reynolds

4 Q
Re 
  D 

Para hallar el valor de la velocidad

4 Q
V
  D2

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

234
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Suposición f hL hT TF
16     f  l  8Q
5 2
V 2
FL f  hL    k  hT  hL  hf Re < 2300
Q  hf    g
5 2
2g
5 h  2  g
1 4Q  f V2 ks
FTHL  2  Log  f hL    k  hT  hL  hf 10   Re f
f 2.51    5 f  l  8Q 2 2g D

1 k s  5 hf   2  g 2.51      5 f  l  8Q 2 V2 ks
FTHT  2  Log  hL    k  hT  hL  hf 10   Re f  200
f 3.71  5 f  l  8Q 2 4Q  f  5 hf   2  g 2g D
1 3.715  5 f  l  8Q 2 V2 ks
FTHR  2  Log hL    k  hT  hL  hf  Re f  200
f k s  5 hf   2  g 2g D

Tabla Nº2.21: Resumen de formulas según el supuesto bajo el cual se trabaje

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

235
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Diagrama Nº3: Diagrama de flujo para el calculo del diámetro de tubería considerando las perdidas locales

Ecuaciones explicitas para Q y D.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

236
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Swamee y Jain desarrollaron una ecuación explicita para el caudal, esta formula esta basada en la
ecuación de Colebrook - White, por lo tanto esta restringida para el calculo de caudales que se
encuentren en el régimen turbulento.

g  hf  k 1.78  
Q  2.22  D 5 2   log s  3 2  Re > 2000
l  3.7  D D  g  hf l 

Swamee y Jain (1976) también desarrollaron una formula para la determinación explicita del diámetro.
Una versión modificada de dicha formula43 es:
0.04
 4.75 5 .2

1.25  l  Q   l 
2
D  0.66  k s      Q 9.4   
  g  hf   g  hf  

Para que la formula sea aplicable debe cumplir con las siguientes restricciones:

3 x 108 > Re > 5000

10-6 < Ks/D < 10-2

También propuso sacar la perdida de carga mediante la siguiente ecuación:


2
 Q 2  l    k s    D   
0.9

hf  1.07    
5  
ln   4 . 62  
 g  D    3.7D  Q   

Para que la formula sea aplicable debe cumplir con las siguientes restricciones:

3 x 108 > Re > 3000

10-6 < Ks/D < 10-2

Estas ecuaciones pueden ser utilizadas en cualquier tipo de sistema de unidades mientras estas sean
consistentes. Su margen de error en los límites de aplicación es de hasta un 2%, valor que es
bastante aceptable para los cálculos realizados dentro de la ingeniería.

Ejemplo Nº9: Ejemplo (Tipo 1: perdida de carga):

Por una tubería de 24” de acero (Ks=0.000046m) se transporta agua a 20ºC con un caudal igual a
350 litros por segundo, a través de una longitud de 6300m, cual seria la pérdida total de carga si:

1. No se tuvieran en consideración las pérdidas locales,

2. Se consideraran las perdidas locales como importantes (consideremos que:  k  23.3 )

43
Formula reformada por Streeter y Wylie en su libro “Mecánica de fluidos”

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

237
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

3. Realice el calculo de la perdida de energía debido a los efectos fricciónales (despreciando las
perdidas locales) mediante la aproximación propuesta por Swamee-Jain

Solución:

1. Propiedades del fluido:

Utilizaremos agua a 20ºC, por lo tanto buscaremos en tablas cuales son las propiedades para el agua
a dicha temperatura:

Densidad ρ = 998.2 kg/m3

Viscosidad dinámica µ = 1.005 x 10-3 N.s/m2

Viscosidad cinemática  = 1.007 x 10-6 m2/s

2. Velocidad del flujo


V  4  Q   D2  
V  4  (0.350 m 3 / s )   0.61m 
2
 V = 1.198 m/s

3. Luego obtenemos el número de Reynolds mediante la formula:

Re  V  D  
Re  1.198m / s  0.61m 1.007  10 6 N.s / m 2  Re = 725700

4. El flujo se encuentra en régimen turbulento

Supongamos que el flujo se encuentra en un régimen turbulento hidráulicamente liso, por lo tanto:

1 Re f ks
Condición para flujo turbulento hidráulicamente liso
 2  Log Re f  10
f 2.512 D

Supongamos; f=0.01

Iteración 1
2
 725700  0.01 
f  2  Log  f = 0.01256
 2.512 

Iteración 2
2
 725700  0.01256 
f  2  Log  f = 0.01229
 2.512 

Iteración 3

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

238
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2
 725700  0.01229 
f  2  Log  f = 0.01231
 2.512 

Corroboremos que el flujo si se encuentre en el régimen turbulento hidráulicamente liso.

ks 0.000046 m
 Re  f  10  725700  0.01231  6.36  10 ¡Cumple!
D 0.61m

5.Las pérdidas fricciónales están dadas por:

6300m 1.198m / s 
2
l V2 hf = 9.3m
hf  f   hf  0.01231 
D 2g 0.61m 2  9.806m / s 2  
6. Encontremos las perdidas locales (los valores de K pueden ser tomados de la Tabla 2.15):

V2 (1.198m ) 2
h L   k  h L  23.3 hL =1.7m
2g 2  (9.806m / s 2 )

7. Así, podemos hallar la pérdida de carga total en la tubería:

V2
hT  hf   hL  hf 
2g
 k  hT  11m

Note que la pérdida de carga se ve más afectada por las perdidas fricciónales que se dan en el
sistema que por las perdidas locales, sin embargo, esto no quiere decir que las perdidas locales sean
despreciables, obsérvese que para este ejemplo las perdidas locales representan el 15.5% de las
perdidas totales que se dan en el sistema. Entre mayor sea la velocidad que lleva el flujo, se hará
mas difícil despreciar las perdidas locales, ya que estas comienzan a ser mas importantes en la
perdida total de carga.

Ahora tomemos la aproximación propuesta por Swamee y Jain para el cálculo directo de la perdida de
carga debido a los efectos fricciónales.
2
 Q 2  l    k s    D   
0.9

hf  1.07     ln
5   
 4 . 62  
 g  D    3.7D  Q   

Para que la formula sea aplicable debe cumplir con las siguientes restricciones:

3 x 108 > Re > 3000 Re = 725700 ¡Cumple!

10-6 < Ks/D < 10-2 Ks/D =7.54x10-5 ¡Cumple!


2

hf  1.07  
 
 0.35 m 3 / s 2  6300 m    0.000046 m
  ln   0 .000001007 N  s / m 2  0.61m   
 
0. 9

 9 .806 m / s 2  0 .61m 5  3 . 7  0 . 61m


 4 .62
0 . 35 m 3
/ s  
        

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

239
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

hf = 10.20m

Nótese que el resultado es bastante aproximado en comparación con el obtenida mediante la formula
propuesta por Prandtl, por lo tanto podemos concluir que esta formula puede ser usada sin ningún
inconveniente para un primer acercamiento al problema, ya que esta facilita bastante el calculo de la
perdida de carga por efectos fricciónales, sin embargo, debe usarse únicamente dentro de los limites
de aplicabilidad mencionados para su uso.

Ejemplo Nº10: (Tipo 2: Determinar el caudal o velocidad del flujo):

A través de una tubería de Acero (Ks = 0.000046m) con una longitud igual a 6300m y un diámetro de
30 pulgadas (0.762m) de diámetro fluye agua a 20ºC, se dispone de una carga total para perder de
15m columna de agua. Determine cual será el caudal máximo para estas condiciones si:

1. se desprecian las perdidas locales

2. se consideran importantes las perdidas locales (consideremos que:  k  23.3 )


Solución:

1. Propiedades del fluido:

Utilizaremos agua a 20ºC, por lo tanto buscaremos en tablas cuales son las propiedades para el agua
a dicha temperatura:

Densidad ρ = 998.2 kg/m3

Viscosidad dinámica µ = 1.005 x 10-3 N.s/m2

Viscosidad cinemática  = 1.007 x 10-6 m2/s

2. Supongamos que el flujo es turbulento hidráulicamente en transición (ya que la formula propuesta
por Colebrook-White cubre todos los regimenes para flujo turbulento) Velocidad obtenida a partir de la
ecuación de Darcy-Weisbach con la ecuación de Colebrook-White:

ks 2.512 2  D  g  hf
V  2  Log  
3.715  D 2  D  g  hf
3 l
l  2

V  2  Log
0.000046 m

2.512

 
2  0.762 m   9.806 m / s 2  15 m 
3.715  0.762 m 3
 
2  0.61m   9.806 m / s 2  15 m  6300 m
6300 m   0.000001007 m 2 / s 2
V  1.6865m / s

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

240
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Verificamos el tipo de régimen para estas condiciones:

Re  V  D  
Re  1.6865m / s  0.762m 1.007  10 6 N.s / m 2  Re = 1276180

Este es un flujo turbulento, busquemos entonces el factor de fricción con la formula de Colebrook-
White (f1=0.012)

1 ks 2.512 f = 0.0124371
 2  Log 
f 3.715  D Re f

ks 0.000046 m
Re f   1357300  0.0124371  9.14 el flujo se encuentra en un régimen
D 0.762m
turbulento h. liso

Por lo tanto recomenzamos el proceso suponiendo un régimen turbulento hidráulicamente liso:

Velocidad obtenida a partir de la ecuación de Darcy-Weisbach con la ecuación de Prandtl:

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

 
2  0.762 m   9.806 m / s 2  15 m 
3

6300 m   0.000001007 m 2 / s 2  
2  0.762 m   9.806 m / s 2  15 m 
V  2  Log 
2.512 6300 m

V  1.7937m / s

Verificamos el tipo de régimen para estas condiciones:

Re  V  D  
Re  1.7837m / s  0.762m 1.007  10 6 N.s / m 2  Re = 1357300

Este es un flujo turbulento, busquemos entonces el factor de fricción con la formula de Prandtl

1 Re f f = 0.011058
 2  Log
f 2.512

ks 0.000046 m El flujo se encuentra en un régimen turbulento h.


Re f   1357300  0.011058  9.11
D 0.762m
liso

Es decir que el flujo coincide con la última suposición hecha. Sin embargo, nótese que hasta el
momento esta seria una solución para el caso de que las pérdidas locales fueran despreciables, es

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

241
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

decir, que las perdidas fricciónales se tomaría toda la carga de presión disponible en el flujo.

Supongamos ahora que dichas pérdidas son significativas dentro de la carga total que tiene el flujo,
así, que comencemos por plantear que el intervalo en el que se encuentran las perdidas fricciónales
esta entre el 1% de las perdidas totales en el sistema y el 99% de las perdidas totales en el sistema.
De esta manera:

hf  0.01 hT  0.01 15m  0.15m Valor inicial del intervalo

hf  0.99  hT  0.99  15m  14.85m Valor final del intervalo

De tal forma que para estos dos valores hallaremos la velocidad bajo el supuesto de que nos
encontramos en un flujo con régimen turbulento hidráulicamente liso, esto lo podemos decir basados
en que ya resuelto el ejercicio despreciando las perdidas locales el flujo quedo en dicho régimen,
además la velocidad para el ejercicio anterior es mayor por haber despreciado las perdidas locales,
por lo tanto podemos deducir que como obtendremos un velocidad menor el flujo tendera a quedarse
en este tipo de régimen o a pasar a flujo laminar. Hallemos entonces la velocidad con la formula
planteada para flujo turbulento hidráulicamente liso:

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

Vi  0.1416m / s

Vi  1.7839m / s

Para estas dos velocidades encontramos las perdidas locales que se dan en el sistema

V2 (0.1416m ) 2
h L   k  h L  23.3 hL2 =0.0238m
2g 2  (9.806m / s 2 )

V2 (1.7839m )2
h L   k  h L  23.3 hL1 =3.78m
2g 2  (9.806m / s 2 )

La pérdida total en el sistema solo será la suma de las pérdidas fricciónales inicialmente planteadas
con las pérdidas locales halladas, así:

ht1 = 0.15m + 0.0238m = 0.1738m

ht2 = 14.85m + 3.78m = 18.63m

Con estos valores podemos hacer la primera ponderación:

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

242
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

hT  ht 1  hf 2  hf 1
hfi   hf 1
ht 2  ht 1

15  0.1738  14.85  0.15


hfi   0.15 hfi  11.958m
18.63  0.1738

Con este nuevo valor hallamos una nueva velocidad de flujo, las perdidas locales y por ultimo las
perdidas totales en el flujo

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

Vi  1.585m / s

V2 (1.585m ) 2
h L   k  hL  23.3 hLi =2.9845m
2g 2  (9.806m / s 2 )

Hallamos la perdida total para esta nueva velocidad de flujo:

hti = 11.958m + 2.9845m = 14.9428m

Este nuevo valor lo comparamos con el valor de la carga total disponible, como este valor es menor
que la perdida total, tomamos el valor encontrado para la perdida de carga por efectos fricciónales y
el mayor valor de los dos supuestos inicialmente y repetimos el proceso (si por el contrario el valor
encontrado hubiera sido mayor que la perdida de carga disponible, tomaríamos el valor encontrado
para la perdida de carga por efectos fricciónales y el menor valor de los dos supuestos):

hf 1  11.958m Valor inicial del intervalo

hf 2  14.85m Valor final del intervalo

De tal forma que para estos dos valores hallaremos la velocidad continuando bajo el supuesto de que
nos encontramos en un flujo con régimen turbulento hidráulicamente liso:

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

V1  1.585m / s

V2  1.7839m / s

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

243
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Para estas dos velocidades encontramos las perdidas locales que se dan en el sistema

V2 (1.585m ) 2
h L   k  h L  23.3 hL2 =2.985m
2g 2  (9.806m / s 2 )

V2 (1.7839m )2
 hL   k   hL  23.3 hL1 =3.78m
2g 2  (9.806m / s 2 )

La pérdida total en el sistema solo será la suma de las pérdidas fricciónales inicialmente planteadas
con las pérdidas locales halladas, así:

ht1 = 11.958m + 2.985m = 14.94m

ht2 = 14.85m + 3.78m = 18.63m

Con estos valores podemos hacer la segunda ponderación:

hT  ht 1  hf 2  hf 1
hfi   hf 1
ht 2  ht 1

15  14.94  14.85  11.958


hfi   9.17 hfi  12.0m
18.63  14.94

Con este nuevo valor hallamos una nueva velocidad de flujo, las perdidas locales y por ultimo las
perdidas totales en el flujo

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

Vi  1.588m / s

V2 (1.588m ) 2
 hL   k   hL  23.3 hLi =2.997m
2g 2  (9.806m / s 2 )

Hallamos la perdida total para esta nueva velocidad de flujo:

hti = 12m + 2.997m = 14.997m

Este nuevo valor lo comparamos con el valor de la carga total disponible y se observa que es
bastante parecido al valor dado inicialmente, por lo tanto podríamos considerar la solución como
aceptable, sin embargo realicemos una última iteración para que el proceso quede claro.

Como el valor encontrado es menor que la pérdida total, tomamos el valor encontrado para la pérdida
por fricción y el mayor valor de los dos supuestos anteriormente y repetimos el proceso (si por el

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

244
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

contrario el valor encontrado hubiera sido mayor que la pérdida de carga disponible, tomaríamos el
valor encontrado para hf y el menor valor de los dos supuestos anteriormente para hf):

hf  12m Valor inicial del intervalo

hf  14.85m Valor final del intervalo

De tal forma que para estos dos valores hallaremos la velocidad continuando bajo el supuesto de que
nos encontramos en un flujo con régimen turbulento hidráulicamente liso:

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

Vi  1.5882m / s

Vi  1.784m / s

Para estas dos velocidades encontramos las perdidas locales que se dan en el sistema

V2 (1.5882m ) 2
h L   k  h L  23.3 hL2 =2.997m
2g 2  (9.806m / s 2 )

V2 (1.784m ) 2
 hL   k   hL  23.3 hL1 =3.78m
2g 2  (9.806m / s 2 )

La pérdida total en el sistema solo será la suma de las pérdidas fricciónales inicialmente planteadas
con las pérdidas locales halladas, así:

ht1 = 12m + 2.997m = 14.997m

ht2 = 14.85m + 3.78m = 18.63m

Con estos valores podemos hacer la segunda aproximación:

hT  ht 1  hf 2  hf 1
hfi   hf 1
ht 2  ht 1

15  14.997  14.85  12
hfi   12 hfi  12.003
18.63  14.997

Con este nuevo valor hallamos una nueva velocidad de flujo, las perdidas locales y por ultimo las
perdidas totales en el flujo

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

245
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2  D 3  g  hf
l  2 2  D  g  hf
V  2  Log 
2.512 l

Vi  1.5882m / s

V2 (1.5882m ) 2
 hL   k   hL  23.3 hLi =2.997m
2g 2  (9.806m / s 2 )

Hallamos la perdida total para esta nueva velocidad de flujo:

hti = 12.003m + 2.997m = 15m

Este nuevo valor lo comparamos con el valor de la carga total disponible y se observa que este valor
converge con el valor dado inicialmente, por lo tanto podríamos considerar la solución como
aceptable. Por lo tanto podemos concluir con que la velocidad del flujo es Vi  1.5882m / s , teniendo
en consideración las perdidas locales como importantes (como se observa representan el 20% de las
perdidas totales).

Si es el caudal lo que se requiere podemos simplemente hallarlo por la formulas de continuidad. Así:

Q V  A Q  1.5882m / s    0.762m  / 4
2
Q  0.724m 3 / s  724  l / s

Ejemplo Nº11: (Tipo 3: Determinar el Diámetro de la tubería):

Determine cual será el diámetro que deberá tener una tubería acero (Ks = 0.000046m) con una
longitud de tramo de 3000m de por la cual fluye agua a 20ºC, con un caudal de 600 litros por segundo
si se dispone de una carga total para perder de 48m columna de agua.

1. se desprecian las perdidas locales

2. se consideran importantes las perdidas locales (consideremos que:  k  23.3 )


Solución:

1. Propiedades del fluido:

Utilizaremos agua a 20ºC, por lo tanto buscaremos en tablas cuales son las propiedades para el agua
a dicha temperatura:

Densidad ρ = 998.2 kg/m3

Viscosidad dinámica µ = 1.005 x 10-3 N.s/m2

Viscosidad cinemática  = 1.007 x 10-6 m2/s

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

246
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2. Hallemos el factor de fricción, por medio de las formulas planteadas, pero antes de poder hallar
dicho factor de fricción, debemos suponer primero en que régimen de flujo se encuentra funcionando
el sistema:

Como se había recomendado, comencemos suponiendo que nos encontramos en un régimen


turbulento hidráulicamente en transición, ya que la ecuación de Colebrook-White cubre todos los
flujos turbulentos. Por lo tanto:

1 k  5 hf   2  g 2.51      5 f  l  8Q 2
 2  Log s 
f 3.71  5 f  l  8Q 2 4Q  f  5 hf   2  g

f  0.012921

3. Encontremos el valor del diámetro y el número de Reynolds:

5
f  l  8  Q2 D  0.474m
D
5 hf   2  g

R  4  Q    D   R  1599085

4. Verificamos si el flujo que se había propuesto inicialmente corresponde al flujo que se esta dando
en el sistema:

• Flujo turbulento hidráulicamente en zona de transición:

ks 0.000046 m
10  Re f  200 1599085  0.012921  17.6
D 0.474 m

¡Cumple!, de no haber sido así, la formula de Colebrook-White se acerca bastante a las fórmulas
propuestas por Prandtl y Vón Kármán, pudiendo deducir que tipo de flujo turbulento es (aunque
también podemos considerar la solución de Colebrook-White como una solución correcta)

por ultimo aproximamos por encima al valor mas cercano según sean los valores dados para
diámetros comerciales, concluyendo que el diámetro debe ser igual a 20 pulgadas (0.508m).

Supongamos ahora que las pérdidas locales son significativas dentro de la carga total que tiene el
flujo, así, que comencemos por plantear que el intervalo en el que se encuentran las perdidas
fricciónales esta entre el 1% de las perdidas totales dadas en el sistema y el 99% de las perdidas
totales en el sistema. De esta manera:

hf  0.01  hT  0.01 10m  0.48m Valor inicial del intervalo

hf  0.99  hT  0.99  10m  47.52m Valor final del intervalo

De tal forma que para estos dos valores hallaremos el diámetro bajo el supuesto de que nos
encontramos en un flujo con régimen turbulento hidráulicamente transición, esto lo podemos decir
basados en que ya resuelto el ejercicio despreciando las perdidas locales el flujo quedo en dicho

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

247
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

régimen, además la velocidad para el ejercicio anterior es mayor por haber despreciado las perdidas
locales, por lo tanto podemos deducir que como obtendremos un velocidad menor el flujo tendera a
quedarse en este tipo de régimen o a pasar a flujo turbulento hidráulicamente liso (si no tuviéramos
un fundamento para iniciar la suposición del tipo de régimen, simplemente iniciamos suponiendo un
flujo turbulento hidráulicamente en transición, ya que la formula de Colebrook-White cubre todos los
flujos turbulentos). Hallemos entonces la velocidad con la formula planteada para flujo turbulento
hidráulicamente en transición:

1 k  5 hf   2  g 2.51      5 f  l  8Q 2
 2  Log s 
f 3.71  5 f  l  8Q 2 4Q  f  5 hf   2  g

f1  0.01322

f2  0.01292

Para estos dos factores de fricción encontramos los diámetros y velocidades correspondientes

5
f  l  8  Q2 4Q
D V 
5 hf    g
2 D 2

D1  1.197m V1  0.533m / s

D2  0.475m V2  3.381m / s

Para estas dos velocidades encontramos las perdidas locales que se dan en el sistema

V2 (0.533m ) 2
 hL   k   hL  23.3 hL2 =0.338m
2g 2  (9.806m / s 2 )

V2 (3.381m )2
 hL   k   hL  23.3 hL1 =13.579m
2g 2  (9.806m / s 2 )

La pérdida total en el sistema solo será la suma de las pérdidas fricciónales inicialmente planteadas
con las pérdidas locales halladas, así:

ht1 = 0.48m + 0.338m = 0.8176m

ht2 = 47.52m + 13.579m = 61.099m

Con estos valores podemos hacer una primera aproximación:

hT  ht 1  hf 2  hf 1
hfi   hf 1
ht 2  ht 1

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

248
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

48  0.8176  47.52  0.48


hfi   0.48 hfi  37.298m
61.099  0.8176

Con este nuevo valor hallamos un nuevo diámetro para la tubería, con las perdidas locales y por
ultimo las perdidas totales en el flujo

1 k  5 hf   2  g 2.51      5 f  l  8Q 2
 2  Log s 
f 3.71  5 f  l  8Q 2 4Q  f  5 hf   2  g

f  0.012886

Para estos dos factores de fricción encontramos los diámetros y velocidades correspondientes

5
f  l  8  Q2 4Q
D V 
5 hf    g
2 D 2

Di  0.499m Vi  3.07m / s

Para esta nueva velocidad encontramos las perdidas locales que se dan en el sistema

V2 (3.07m / s ) 2
h L   k  h L  23.3 hLi =11.21m
2g 2  (9.806m / s 2 )

La pérdida total en el sistema solo será la suma de las pérdidas fricciónales con las pérdidas locales
halladas, así:

hti = 37.298m + 11.21m = 48.5m

Este nuevo valor lo comparamos con el valor de la carga total disponible,

Y hallamos el porcentaje de acción del intervalo (PI) alrededor del cual se encontrara el factor de
fricción

hT  ht 1 48  48.5
PI  1.5  PI  1.5  PI  0.0159
hT 48

De esta manera podemos replantear el intervalo de acción como:

hf 1  hfi  PI  hfi Este es el valor inicial del intervalo y con el hallaremos el factor de fricción fi

hf 1  37.298m  0.0159  37.298m hf 1  36.705m

hf 2  hfi  PI  hfi Este es el valor final del intervalo y con el hallaremos el factor de fricción ff

hf 2  37.298m  0.0159  37.298m hf 2  37.891m

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

249
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

De tal forma que para estos dos nuevos valores hallaremos el diámetro siguiendo aun el supuesto de
que nos encontramos en un flujo con régimen turbulento hidráulicamente transición,

1 k  5 hf   2  g 2.51      5 f  l  8Q 2
 2  Log s 
f 3.71  5 f  l  8Q 2 4Q  f  5 hf   2  g

f1  0.012885

f2  0.012889

Para estos dos factores de fricción encontramos los diámetros y velocidades correspondientes

5
f  l  8  Q2 4Q
D V 
5 hf    g
2 D 2

D1  0.50m V1  3.05m / s

D2  0.497m V2  3.09m / s

Para estas dos velocidades encontramos las perdidas locales que se dan en el sistema

V2 (3.05m )2
 hL   k   hL  23.3 hL2 =11.07m
2g 2  (9.806m / s 2 )

V2 (3.09m )2
 hL   k   hL  23.3 hL1 =11.35m
2g 2  (9.806m / s 2 )

La pérdida total en el sistema solo será la suma de las pérdidas fricciónales inicialmente planteadas
con las pérdidas locales halladas, así:

ht1 = 36.705m + 11.07m = 47.78m

ht2 = 37.891m + 11.35m = 49.24m

Con estos valores podemos hacer una segunda aproximación:

hT  ht 1  hf 2  hf 1
hfi   hf 1
ht 2  ht 1

48  48.78  37.891  36.705


hfi   36.705 hfi  36.89m
49.24  47.78

Nuevamente, hallamos un nuevo diámetro para la tubería, con las perdidas locales y por ultimo las
perdidas totales en el flujo

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

250
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

1 k  5 hf   2  g 2.51      5 f  l  8Q 2
 2  Log s 
f 3.71  5 f  l  8Q 2 4Q  f  5 hf   2  g

f  0.012885

Para este factor de fricción encontramos los diámetros y velocidades correspondientes

5
f  l  8  Q2 4Q
D V 
5 hf    g
2 D 2

Di  0.5m Vi  3.06m / s

Para esta nueva velocidad encontramos las perdidas locales que se dan en el sistema

V2 (3.06m / s ) 2
h L   k  h L  23.3 hLi =11.11m
2g 2  (9.806m / s 2 )

La pérdida total en el sistema solo será la suma de las pérdidas fricciónales con las pérdidas locales
halladas, así:

hti = 36.89m + 11.11m = 48.0m

Este nuevo valor lo comparamos con el valor de la carga total disponible y se observa que este valor
converge con el valor dado inicialmente, por lo tanto podríamos considerar la solución como
aceptable. Por lo tanto podemos concluir con que el diámetro mínimo que se requiere es D  0.5m ,
teniendo en consideración las perdidas locales como importantes (como se observa representan el
23% de las perdidas totales).

Aproximando por encima el valor encontrado a un diámetro comercial, concluimos que podemos
utilizar un diámetro de 20 pulgadas (D=0.508m)

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

251
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

2.7 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS (CAPITULO 2):

Chanson Hubert. “Hidráulica del flujo en canales abiertos”. Editorial Mc Grawn Hill, 2002.

Corcho Romero Freddy Hernán., Serna Duque José Ignacio. “Acueductos. Teoría y diseño”.
Universidad de Medellín, 1993.

Crowe Clayton T., Elger Donald F., Roberson John A. “Mecánica de fluidos”. Séptima edición.
Compañía editorial Continental, 2002

Forchheimer P. H. “Hidráulica”. Editorial Labor S.A., Barcelona, 1926.

Empresas Publicas de Medellín, “Revista de empresas publicas de Medellín”, Julio / Diciembre 1988

King Horace W., Wisler Chester O., Woodburn James G. “Hidráulica”. Editorial Trillas, 1988

Mataix Claudio. “Mecánica de fluidos y maquinas hidráulicas”. Segunda edición. Editorial AlfaOmega,
1997.

Munson Bruce R., Young Donald F., Okiishi Theodore H. “Fundamentos de Mecánica de fluidos”.
Editorial Limusa, 1999.

Potter Merle C., Wiggert David C. “Mecánica de fluidos”. Tercera Edición. Internacional Thomson
Editores, 2002.

Saldarriaga V. Juan G. “Hidráulica de tuberías”. Editorial Mc Graw Hill, 1998.

Shames Irvin H. “Mecánica de fluidos”. Tercera edición. Editorial Mc Graw Hill, 1997.

Streeter Victor L., Wylie E. Benjamin., Bedford Keit W. “Mecánica de fluidos”. Novena Edición.
Editorial Mc Graw Hill, 1999.

Vicente Méndez Manuel. “tuberías a presión en los sistemas de abastecimiento de agua”. Editorial
Texto, Caracas, 1995.

Villegas Benjamín, Rodríguez, Juan Camilo. “El agua en la historia de Bogota 1538-1937” Villegas
Editores.

White Frank M. “Mecánica de fluidos”. Quinta Edición. Editorial Mc Graw Hill, 2004.

Williams, M. Garder S., Hazen M. Allen. “Hydraulic tables”. Tercera edición. Editorial John Wiley &
sons, 1933.

2.7.1 Referencias de la Web:

“The History of the Darcy-Weisbach Equation”.

http://biosystems.oKstate.edu/darcy/index.htm

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

252
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

“EYTELWEIN, Johann Albert”

http://www.bibliopoly-
search.com/servlets/server?_config_=bibliopoly&_action_=SearchOneBooKseller&_display_action_=
BooKsellerHomePage&_dealer_id_=elton&selected_booKseller=elton&selected_booKshop_name=Elt
on+Engineering+BooKs&_use_cats_=true

“Fluid Properties and Pipe Design”

http://www.wpi.edu/Academics/Depts/Fire/Courses/Samples/Jacoby/node3.html

Rouse Hunter, “Highlights in the History of Hydraulics “.

http://www.lib.uiowa.edu/spec-coll/bai/hydraul.htm

Laboratori d´investigació i docència en Física de Fluids Quadern de pràctiques-Curs 1999/00.

http://www.imedea.uib.es/Oceanography/html/teaching/cuaderno_practicas/cuaderno.htm

García Galindo Daniel, Lizarraga Roncal Fernando. “Microcentral con red aislada”

http://www.cps.unizar.es/~isf/indices/isfarag.html

Equipos hidráulicos. Conducciones

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr03b.html

JacKson J. D. “Osborne Reynolds”

http://www.eng.man.ac.uk/historic/reynolds/oreynB.htm#BC

“Prony Equation”

http://www.answers.com/main/ntquery;jsessionid=1ns4dtt0je7d5?method=4&dsid=2222&dekey=Prony
+equation&gwp=8&curtab=2222_1&sbid=lc02a

“Osborne Reynolds”

http://www-groups.dcs.st-and.ac.uk/~history/Mathematicians/Reynolds.html

http://www.eng.man.ac.uk/historic/reynolds/oreyna.htm

http://www.eng.man.ac.uk/mech/nerg/ReyExhib.htm

“The Hydraulics Curse”

http://www.cet.nau.edu/Projects/WDP/resources/Hydraulics/index.html

“Fluid-Flow Theory”
ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

253
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

http://www.nzifst.org.nz/unitoperations/flfltheory5.htm

“Water engineers you ought to know”

http://www.soe.uoguelph.ca/webfiles/wjames/homepage/Professional/Heros.html

“Julius Lugwig Weisbach”

http://www-groups.dcs.st-and.ac.uk/~history/Mathematicians/Weisbach.html

“Flujo viscose incompressible”

http://personales.ya.com/universal/TermoWeb/MecanicaFluidos/PDFs/9MecFluidos.pdf

G. O. Brown. “Henry Darcy and the making of a law”

http://www.h2ogeo.upc.es/Docencia/Darcyandthemakingofalaw.pdf

Formule di resistenza

http://www.diciv.unisa.it/corsi/download.asp?ID=283&IDProv=1

Hazen

http://www.hazenandsawyer.com/publications/HorizonsFall01-Anniversary.pdf

Fluid Mechanics

http://www.ualberta.ca/%7Eunisecr/policy/sec30.html

Práctica de Laboratorio

PÉRDIDAS DE CARGA EN ELEMENTOS DE INSTALACIONES HIDRÁULICAS

http://www.tecnun.es/asignaturas/Fluidos1/WEBMF/Laboratorio%20de%20Mecanica%20de%20Fluid
os/plmf%5CP_4.pdf

Robert Manning. (A Historical Perspective)

http://el.erdc.usace.army.mil/elpubs/pdf/sr10.pdf

The History of the Darcy Weisbach Equation

http://biosystems.oKstate.edu/home/gbrown/ENGSC_3233/2004/TheHistoryoftheDarcyWeisbachEqua
tion3233version.ppt

Fabián A. Bombardelli and Marcelo H. García. M.ASCE. “Hydraulic Design of Large-Diameter Pipes”,
Noviembre 2003.

http://cee.engr.ucdavis.edu/faculty/bombardelli/QHY00839.pdf

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

254
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Smart Graeme M., Duncan Maurice J., Walsh Jeremy M. M. ASCE. “Relatively rough flow resistance
equations”, Junio 2002.

Chyr Pyng Liou. M. ASCE. “Limitations and proper use of the Hazen-Williams Equation”. Septiembre
1998.

Lamont Peter A. “Common pipe flow formulas compared whit the theory of roughness”. Research and
technology, Journal AWWA. Mayo 1981

Mejia Albarez Ricardo. “Turbulent flow in pipes, with particular reference to the transition region
between the smooth and rough pipe laws. Journal of the institutions of the civil engineers, 1938.

Brown Glenn O. “The History of the Darcy-Weisbach Equation for Pipe Flow Resistance”

http://biosystems.oKstate.edu/darcy/DarcyWeisbach/HistoryoftheDarcyWeisbachEq.pdf

2.8 REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:

Chanson Hubert. “Hidráulica del flujo en canales abiertos”. Editorial Mc Grawn Hill, 2002.

Corcho Romero Freddy Hernán., Serna Duque José Ignacio. “Acueductos. Teoría y diseño”.
Universidad de Medellín, 1993.

Crowe Clayton T., Elger Donald F., Roberson John A. “Mecánica de fluidos”. Séptima edición.
Compañía editorial Continental, 2002

Empresas Publicas de Medellín, “Revista de empresas publicas de Medellín”, Julio / Diciembre 1988

Forchheimer P. H. “Hidráulica”. Editorial Labor S.A., Barcelona, 1926.

King Horace W., Wisler Chester O., Woodburn James G. “Hidráulica”. Editorial Trillas, 1988

Mataix Claudio. “Mecánica de fluidos y maquinas hidráulicas”. Segunda edición. Editorial AlfaOmega,
1997.

Munson Bruce R., Young Donald F., Okiishi Theodore H. “Fundamentos de Mecánica de fluidos”.
Editorial Limusa, 1999.

Niño Vicentes José Roberto., Duarte Agudelo C. Arturo. “Introducción a la mecánica de fluidos”.
Segunda Edición. Universidad Nacional de Colombia, 2002.

Potter Merle C., Wiggert David C. “Mecánica de fluidos”. Tercera Edición. Internacional Thomson
Editores, 2002.

Saldarriaga V. Juan G. “Hidráulica de tuberías”. Editorial Mc Graw Hill, 1998.

Shames Irvin H. “Mecánica de fluidos”. Tercera edición. Editorial Mc Graw Hill, 1997.

Streeter Victor L., Wylie E. Benjamin., Bedford Keit W. “Mecánica de fluidos”. Novena Edición.
Editorial Mc Graw Hill, 1999.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

255
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Vicente Méndez Manuel. “tuberías a presión en los sistemas de abastecimiento de agua”. Editorial
Texto, Caracas, 1995.

Villegas Benjamín, Rodríguez Gomez Juan Camilo. “El agua en la historia de Bogota 1538-1937”

White Frank M. “Mecánica de fluidos”. Quinta Edición. Editorial Mc Graw Hill, 2004.

Williams, M. Garder S., Hazen M. Allen. “Hydraulic tables”. Tercera edición. Editorial John Wiley &
sons, 1933.

2.8.1 Referencias de la Web:

“The History of the Darcy-Weisbach Equation”.

http://biosystems.oKstate.edu/darcy/index.htm

“EYTELWEIN, Johann Albert”

http://www.bibliopoly-
search.com/servlets/server?_config_=bibliopoly&_action_=SearchOneBooKseller&_display_action_=
BooKsellerHomePage&_dealer_id_=elton&selected_booKseller=elton&selected_booKshop_name=Elt
on+Engineering+BooKs&_use_cats_=true

“Fluid Properties and Pipe Design”

http://www.wpi.edu/Academics/Depts/Fire/Courses/Samples/Jacoby/node3.html

Rouse Hunter, “Highlights in the History of Hydraulics “.

http://www.lib.uiowa.edu/spec-coll/bai/hydraul.htm

Laboratori d´investigació i docència en Física de Fluids Quadern de pràctiques-Curs 1999/00.

http://www.imedea.uib.es/Oceanography/html/teaching/cuaderno_practicas/cuaderno.htm

García Galindo Daniel, Lizarraga Roncal Fernando. “Microcentral con red aislada”

http://www.cps.unizar.es/~isf/indices/isfarag.html

Introducción

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr01a.html

Preeliminares

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr02a.html

Equipos hidráulicos. Turbinas

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr03a.html

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

256
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Equipos hidráulicos. Conducciones

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr03b.html

infraestructura y equipos eléctricos

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr04a.html

Propuesta del proyecto

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr05a.html

Estudios de viabilidad

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr06a.html

Lineas futuras de trabajo

http://www.cps.unizar.es/~isf/html/mimr07a.html

JacKson J. D. “Osborne Reynolds”

http://www.eng.man.ac.uk/historic/reynolds/oreynB.htm#BC

“Prony Equation”

http://www.answers.com/main/ntquery;jsessionid=1ns4dtt0je7d5?method=4&dsid=2222&dekey=Prony
+equation&gwp=8&curtab=2222_1&sbid=lc02a

“Osborne Reynolds”

http://www-groups.dcs.st-and.ac.uk/~history/Mathematicians/Reynolds.html

“The Hydraulics Curse”

http://www.cet.nau.edu/Projects/WDP/resources/Hydraulics/index.html

“Fluid-Flow Theory”

http://www.nzifst.org.nz/unitoperations/flfltheory5.htm

“water engineers you ought to know”

http://www.soe.uoguelph.ca/webfiles/wjames/homepage/Professional/Heros.html

“Julius Lugwig Weisbach”

http://www-groups.dcs.st-and.ac.uk/~history/Mathematicians/Weisbach.html

“Flujo viscose incompressible”

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

257
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

http://personales.ya.com/universal/TermoWeb/MecanicaFluidos/PDFs/9MecFluidos.pdf

G. O. Brown. “Henry Darcy and the making of a law”

http://www.h2ogeo.upc.es/Docencia/Darcyandthemakingofalaw.pdf

Formule di resistenza

http://www.diciv.unisa.it/corsi/download.asp?ID=283&IDProv=1

Hazen

http://www.hazenandsawyer.com/publications/HorizonsFall01-Anniversary.pdf

Fluid Mechanics

http://www.ualberta.ca/%7Eunisecr/policy/sec30.html

Práctica de Laboratorio

PÉRDIDAS DE CARGA EN ELEMENTOS DE INSTALACIONES HIDRÁULICAS

http://www.tecnun.es/asignaturas/Fluidos1/WEBMF/Laboratorio%20de%20Mecanica%20de%20Fluid
os/plmf%5CP_4.pdf

Robert Manning. (A Historical Perspective)

http://el.erdc.usace.army.mil/elpubs/pdf/sr10.pdf

The History of the Darcy Weisbach Equation

http://biosystems.oKstate.edu/home/gbrown/ENGSC_3233/2004/TheHistoryoftheDarcyWeisbachEqua
tion3233version.ppt

Fabián A. Bombardelli and Marcelo H. García. M.ASCE. “Hydraulic Design of Large-Diameter Pipes”,
Noviembre 2003.

http://cee.engr.ucdavis.edu/faculty/bombardelli/QHY00839.pdf

Smart Graeme M., Duncan Maurice J., Walsh Jeremy M. M. ASCE. “Relatively rough flow resistance
equations”, Junio 2002.

Chyr Pyng Liou. M. ASCE. “Limitations and proper use of the Hazen-Williams Equation”. Septiembre
1998.

Lamont Peter A. “Common pipe flow formulas compared whit the theory of roughness”. Research and
technology, Journal AWWA. Mayo 1981

Mejia Albarez Ricardo. “Turbulent flow in pipes, with particular reference to the transition region
between the smooth and rough pipe laws. Journal of the institutions of the civil engineers, 1938.

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

258
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Brown Glenn O. “The History of the Darcy-Weisbach Equation for Pipe Flow Resistance”

http://biosystems.oKstate.edu/darcy/DarcyWeisbach/HistoryoftheDarcyWeisbachEq.pdf

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

259
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

APENDICE

Propiedades físicas de los Fluidos

Presión de
Peso Viscosidad Viscosidad Presión de
Temperatura Densidad Vapor
Especifico Dinámica Cinemática Vapor
Absoluta
Pv / 0ºC
T     Pv
9806 N/m³
[ºc] [Kg/m3] [N/m3] [N s/m2] [m2/s] [N /m2 abs.] [m]
0 999.9 9806 0.001792 0.000001792 588 0.06
5 1000 9807 0.001519 0.000001519 883 0.09
10 999.7 9804 0.001308 0.000001308 1176 0.12
15 999.1 9798 0.001140 0.000001141 1666 0.17
20 998.2 9789 0.001005 0.000001007 2447 0.25
25 997.1 9778 0.000894 0.000000897 3227 0.33
30 995.7 9764 0.000801 0.000000804 4296 0.44
35 994.1 9749 0.000723 0.000000727 5654 0.58
40 992.2 9730 0.000656 0.000000661 7395 0.76
45 990.2 9711 0.000599 0.000000605 9517 0.98
50 988.1 9690 0.000549 0.000000560 12209 1.26
55 985.7 9666 0.000506 0.000000513 15562 1.61
60 982.2 9642 0.000469 0.000000477 19573 2.03
65 983.2 9616 0.000436 0.000000444 24617 2.56
70 977.8 9589 0.000406 0.000000415 30685 3.20
75 974.9 9560 0.000380 0.000000390 37858 3.96
80 971.8 9530 0.000357 0.000000367 46316 4.86
85 968.6 9499 0.000336 0.000000347 56329 5.93
90 965.3 9466 0.000317 0.000000328 67966 7.18
95 961.9 9433 0.000299 0.000000311 81312 8.62
100 958.4 9399 0.000284 0.000000296 97092 10.33

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

260
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

Notación de variables

Unidades
Símbolo Nombre Dimensiones
SI
µ Viscosidad N s/m² M L-1 T -1
µ Constante
A Área m² L2
a Aceleración m/s³ L T -2
 Angulo
 Coeficiente de Coriolis
a Coeficiente de rugosidad de Prony
´ Coeficiente de fricción
B Ancho de la placa m L
 constante
 Coeficiente de Boussinesq
b Coeficiente de rugosidad de Prony
´ Coeficiente de fricción
c Constante
C Coeficiente de rugosidad de Hazen - Williams
CChezy Coeficiente de proporcionalidad de Chezy m1/2/s L1/2 T -1
CD Coeficiente de Arrastre
CHW Coeficiente de rugosidad de Hazen - Williams
D Diámetro m L
 Espesor de la capa limite m L
´ Espesor subcapa laminar vinosa m L
´N Espesor neto de la subcapa laminar viscosa m L
 Viscosidad del remolino m/s² L T -2
F Fuerza N M L T -2
 Peso especifico N/m³ M L-2 T -2
g Aceleración de la gravedad m/s³ L T-2
 Coeficiente de Rugosidad de Bazin
 Esfuerzo Cortante en la frontera Pa M L-1 T -2
hf Perdida de carga por fricción m L
J Inclinación en Pie/millas
k constante
Ks Rugosidad de la tubería m L
L Longitud m L
 constante
m masa Kg M
m Factor de fricción de Kutter
 Viscosidad Cinemática m²/s L2 T -2
n Coeficiente de Manning
P Presión Pa M L-1 T -2
P Perímetro mojado m L
 Constante Pi
Q Caudal m³/s L3 T -1
 Angulo
R Numero de Reynolds
r Radio m L
R Radio hidráulico m L
Re Numero de Reynolds

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

261
HIDRAULICA DE TUBERIAS A PRESIÓN APLICADA A SISTEMAS DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

RI Numero de Reynolds basado en la longitud de la placa


Ri Radio hidráulico en pies L
S Sistema
S Pendiente canal
S Pendiente de la línea de Energía
 Esfuerzo Cortante Pa M L-1 T -2
T Temperatura K
0 Esfuerzo Cortante Pa M L-1 T -2
U Velocidad fuera de la capa limite m/s L T-1
u Velocidad dentro de la capa limite m/s L T-1
V Velocidad m/s L T-1
v Velocidad m/s L T-2
V Velocidad Promedio m/s L T-1
V* Velocidad de corte m/s L T-1
Vc Velocidad máxima m/s L T-1
Vx Velocidad en dirección X m/s L T-1
W Peso N M L T -2
y Distancia, profundidad m L
Z Altura sobre el nivel de referencia m L
ρ Densidad Kg/m³ M L-3

ING. JUAN JAIRO MACIAS HENAO ABRIL -2006

262

También podría gustarte