Está en la página 1de 4

RESUMEN

PRESENTADO POR:

ANGGY PAOLA RÍOS RUBIO

COOPORACIÓN UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS

23-Abril-2020

LIBANO – TOLIMA
¿Qué es una oportunidad de negocios?

Una oportunidad de negocios es un tipo de arreglo de negocios en el cual el vendedor


proporciona bienes ó servicios por una cuota inicial para equipar al comprador con los
materiales básicos para empezar un negocio aunque manteniendo que a) existe un mercado
para el producto ó servicio y/o que el vendedor proporcione un plan de comercialización; y
b) el negocio le permita ganar al comprador una cantidad mayor que la que requiere la
inversión. Sin embargo, el vendedor de una oportunidad de negocios que no sea franquicia
no tiene tantas obligaciones con el comprador como el propietario de una franquicia. Con
frecuencia, con una oportunidad de negocios el vendedor puede hacer legalmente a los
compradores en prospecto, uno de diversos tipos de declaraciones acerca del potencial de
lucro de la oportunidad de negocios, una opción que no siempre está disponible para los
propietarios de franquicias.

Factores Internos y Externos de una Empresa

Los factores internos y externos de una empresa son aquellos agentes que se encuentran


dentro y fuera de una organización, que pueden generar un impacto positivo o negativo en
la misma. Un concepto de negocio que se ve perfecto sobre el papel puede resultar
imperfecto en el mundo real.

A veces, la falla se debe al entorno interno: las finanzas, el personal o la maquinaria de la


empresa. Otras veces es debido al entorno que rodea a la empresa. Saber cómo los factores
internos y externos afectan a una empresa puede ayudar a que el negocio prospere.

Conocer los factores internos y externos que afectan a una organización le da a la empresa
la inteligencia que necesita para poder resolver sus prioridades de forma eficiente, así como
para hacer planes estratégicos que le sean útiles y convenientes que puedan ser aplicados en
el futuro. 

Tipos de empresas

El tejido empresarial que mueve la economía está formado por multitud de empresas,


compañías y organizaciones de diferentes características que poco tienen que ver unas
con otras. Cada una de las empresas realiza una actividad diferente, poseen plantillas
totalmente distintas y se estructuran según sus necesidades.
Sin embargo, es necesario conocer cuáles son los diferentes tipos de empresas y
sociedades que existen para saber diferenciarlas y poder saber cómo tenemos que actuar a
la hora de gestionar cualquier de ellas.

Empresas según su tamaño

Según el número de trabajadores y el tipo de estructura que posean podemos diferenciar


estos tipos de empresas:

o Microempresas: son empresas que tienen hasta un máximo de 10 trabajadores y


suelen pertenecer a un único socio que también trabaja para la empresa. Muchas de
empresas tienen gran potencial y pueden desarrollarse en empresas más grandes si se
invierte en ellas, como es el caso de las startups.
o Pequeñas empresas: las pequeñas empresas poseen un número de trabajadores que
va desde los 11 hasta los 49. Muchas de estas empresas son negocios familiares y ya poseen
una estructura organizacional que deriva en una división del trabajo. Suelen ser empresas
rentables e independientes, aunque no poseen grandes recursos financieros y de capital.
o Medianas empresas: las pequeñas y medianas empresas son gran parte de la
economía y el tejido empresarial. Estas últimas poseen plantillas de entre 50 y 250
trabajadores con una estructura y departamentos organizados que permiten delimitar el
trabajo y las responsabilidades.
o Grandes empresas: este tipo de empresas poseen más de 250 trabajadores y en la
mayoría de ocasiones apuestan en la internacionalización con el objetivo de llevar sus
productos por todo el mundo y conseguir mayores beneficios.

Empresas según su actividad

Observando el tipo de actividad que se realice hablaremos de 3 tipos de empresa:

o Empresas del sector primario: la actividad de estas empresas requiere el uso de


alguna materia prima procedente directamente de la naturaleza, como el agricultura, la
ganadería o la minería.
o Empresas del sector secundario: son empresas dedicadas a la transformación y
preparación de estas materias en productos a través de procesos de producción o
fabricación.
o Empresas del sector terciario: denominado también como el sector servicios, se
basa en aquellas actividades en las que no se producen bienes materiales. Por ello, puede
ser la venta de cualquier producto o servicio.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
http://www.uv.es/motiva/MarDelPlata06/infoem/documents/3_dentificacionOportunidades_SAE.
pdf

También podría gustarte