Está en la página 1de 221

Revista de Investigación Social

Julio-diciembre, 2005

Universidad de Sonora

Hermosillo, Sonora, México

3
Imaginales
2

Dirección
Rodolfo Basurto Álvarez
Trinidad Chávez Ortiz

Comité editorial
Benjamín Burgos Flores
Jesús Enríquez Acosta
Guadalupe García de León Peñúñuri

Coordinación de este número


Eloy Méndez Sáinz
Jesús Ángel Enríquez Acosta

Consejo editorial
Arturo Anguiano (UAM, México, D. F.)
Ernesto Camou Healy (CIAD, Hermosillo, Sonora)
Dora Elvia Enríquez Licón (UNISON, Hermosillo, Sonora)
Zarina Estrada (UNISON, Hermosillo, Sonora)
Carlos Gallegos Elías (UNAM, México, D.F.)
Daniel Carlos Gutiérrez Rohán (UNISON, Hermosillo, Sonora)
Eloy Méndez Sáinz (COLSON, Hermosillo, Sonora)
Alejandro Mungaray (UABC, Mexicali, B.C.)
Guillermo Núñez Noriega (CIAD, Hermosillo, Sonora)
Patricia Pensado Leglise (Instituto Mora, México, D.F.)
Miguel Ángel Vázquez Ruiz (UNISON, Hermosillo, Sonora)

Las fotografías del archivo Comunidades Cercadas forman parte del proyecto de investigación
financiado por Conacyt: “Comunidades cercadas: Estudio de una arquitectura y urbanismo alternativos
a la luz de la experiencia de la frontera norte de México, 1980-2003”, bajo la dirección de Eloy Méndez
Sáinz de El Colegio de Sonora.

© UNIVERSIDAD DE SONORA
Edición: Mora-Cantúa Editores, S. A. de C. V.
Fotografía de portada: archivo Comunidades Cercadas.

“Imaginales” es una publicación semestral de la Universidad de Sonora. La responsabilidad de los contenidos


es estrictamente de sus autores. Para su reproducción por cualquier medio se requiere autorización expresa
de su dirección. Correo electrónico: tchavez@sociales.uson.mx

Universidad de Sonora. Rosales y Blvd. Luis Encinas, C. P. 83000. Hermosillo, Sonora, México.
www.uson.mx

ISSN: en trámite

HECHO EN MÉXICO
MADE IN MEXICO

4
Directorio Institucional
UNIVERSIDAD DE SONORA

Rector:
Dr. Pedro Ortega Romero
Secretario General Académico:
Dr. Enrique Fernando Velázquez Contreras
Secretario General Administrativo:
M. C. Arturo Ojeda de la Cruz
Director de Planeación:
M. C. Benjamín Burgos Flores.

UNIDAD REGIONAL CENTRO

Vicerrector:
Dr. Heriberto Grijalva Monteverde
Directora de la División de Ciencias Sociales:
Dra. Dora Elvia Enríquez Licón
Director de la División de Ciencias Económicas y Administrativas:
M. A. Guillermo Alfredo Platt López
Director de la División de Humanidades:
Mtro. Gerardo Francisco Bobadilla Encinas

5
Imaginales
2

6
Í N D I C E

Artículos
Discursos de inseguridad y la ciudad cer rada: mitos, realidades,
bar reras y fronteras de un producto inmobiliario “per fecto” .................................11
fecto”.................................11
Michael Janoschka

Cer rado y abier to. Dispositivos arquitectónicos


de la exclusión...............................................................................................................37
Eloy Méndez Sáinz

Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encier ro..................................................55


Liliana López Levi

La reconquista de la ciudad inmanejable ....................................................................81


inmanejable....................................................................81
Isabel Rodríguez Chumillas

Islas de seguridad y distinción dentro del caos.


Los fraccionamientos cer rados en Tijuana y Nogales..............................................111
Jesús Ángel Enríquez Acosta

Ciudad e incer tidumbre. El cier re de calles


en la Colonia Militar Mar te, México, D. FF.....................................................................143
.....................................................................143
Marién Cifuentes Carbonetto

El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad pública


en la ciudad de México................................................................................................157
Alfonso Valenzuela Aguilera

Aper tura y claustrofilia en la teleciudad,


un explicador general con referencias a Her mosillo...............................................173
Rodolfo Basurto Álvarez

Ensayos
Ciclos económicos de largo plazo y política económica
y social en el contexto de la globalización..............................................................197
Alfredo Erquizio Espinal

Reseñas
La arquitectura emblema de la globalidad..................................................................215
Brisa Violeta Carrasco Gallegos

7
Imaginales
2

8
Artículos

9
Imaginales
2

10
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada:
mitos, realidades, barreras y fronteras
de un producto inmobiliario “perfecto”

Michael Janoschka
Universidad de Frankfurt
m.janoschka@em.uni-frankfurt.de

Resumen Abstract:
Los problemas de desarrollo urbano se articu- The problems that urban development faces
lan cada vez más frecuentemente a través de la frequently come together by two opposite fac-
dicotomía entre seguridad e inseguridad. En tors security and insecurity. There is a detailed
este trabajo se hace un análisis detallado de la analysis of the theoretical discussion about se-
discusión teórica acerca de la inseguridad. Tam- curity and insecurity in this work. This also
bién se trabajan algunos de los mitos que tie- goes trough the myths related to representa-
nen que ver con una de las respuestas más tive answers of the new security of the cities:
emblemáticas de la nueva inseguridad en las feeling secure trough building walls and fen-
ciudades: el deseo de sentirse seguro mediante ces around neighborhoods. An empiric analy-
la construcción de muros y cercos. Se efectúa sis of the sales market is done, outlining the
un análisis empírico del mercado de venta, range of illusions included in the purchase of
señalando en la discusión la gama de ilusiones a property. As a vivid example, there is the case
que se venden y promocionan con ese produc- of the biggest closed city in America: The city-
to inmobiliario. Como ejemplo verídico se town “Nordelta”, located outside Buenos Ai-
toma el caso de la mayor ciudad cerrada de res, Argentina.
América: la ciudadpueblo “Nordelta”, situada
en las afueras de Buenos Aires. Keywords: insecurity, closed space, Nordelta

Palabras clave: inseguridad, urbanizaciones


cerradas, Nordelta

11
Imaginales
2
Introducción largo del año 2004 (0.4 casos por cien mil ha-
Los problemas de desarrollo urbano se articu- bitantes), frente a los 666 casos de 1993. Asi-
lan cada vez más frecuentemente a través de la mismo, la tasa de toda la gama de delitos en
dicotomía entre seguridad e inseguridad. Cabe Alemania ha bajado notablemente a lo largo
señalar que, en los últimos años, y de manera de la última década. Durante el discurso de pre-
creciente, han surgido espacios y foros de dis- sentación de las estadísticas de delincuencia, el
cusión sobre la inseguridad urbana tanto en el ministro del interior alemán subrayó que Ale-
ámbito científico como en los medios de co- mania es el país más seguro del mundo. Pese a
municación. A través de estos mecanismos se la reducida tasa de criminalidad, sorprenden las
percibe una mayor preocupación, una progre- encuestas que demuestran que los ciudadanos
siva ampliación y generalización del miedo que alemanes tienen una percepción de la crimina-
conlleva la percepción de una tasa de crimina- lidad, un miedo a ser víctima y una preocu-
lidad en aumento. En el caso de muchos países pación por tomar mayores medidas de segu-
latinoamericanos, la cifra de homicidios, de ridad urbana equivalente al promedio lati-
violencia urbana y de delincuencia se han in- noamericano, percepción que se ha acrecenta-
crementado masivamente en los últimos quin- do notablemente a lo largo de la última década.
ce años, a pesar de las grandes diferencias entre En este sentido, resulta interesante investi-
los casos de mayor (Honduras, El Salvador y gar la marcada brecha entre la percepción y la
Colombia) y de menor violencia (Paraguay, realidad estadística, a través del ejemplo de los
Chile y Uruguay). La violencia se concentra discursos de inseguridad que rigen actuaciones
mayoritariamente en las ciudades grandes del concretas a nivel social y político. A diferencia
continente. En este sentido, la cifra de homi- de otras regiones del mundo, donde el modelo
cidios asciende hasta 158 casos por cien mil de la ciudad cerrada (expresión básica del deseo
habitantes en Recife y supera con creces la tasa de protección en Estados Unidos y América
de la ciudad más peligrosa de Estados Unidos, Latina) ha proliferado, en el caso alemán, las
Washington (62 casos por cien mil habitantes), políticas se restringen a diferentes métodos de
o la registrada en ciudades como Medellín, control. Por parte de las administraciones pú-
Ciudad de Guatemala, San Salvador o Cali (cfr. blicas y también a través de empresas privadas,
Mockus y Acero Velásquez, 2005). Frente a se han institucionalizado diferentes formas de
unos valores tan altos, las cifras de homicidios políticas de prevención que incluyen la vigi-
en torno a cinco personas por cada cien mil lancia (circuitos cerrados de videocámaras y
habitantes, como es el caso de Santiago de televisión, etc.), el nuevo diseño de espacios
Chile y Buenos Aires, ya parecen bajas. Sin urbanos o la organización de control social.
embargo, tales índices de homicidios superan Dentro de la discusión científica, y a grandes
el promedio de la Unión Europea por el factor rasgos, existen tres líneas de argumentación
de cinco. diferentes:
Si comparamos estos datos con las cifras
que presenta un país como Alemania, pode- 1. Nuevas formas de vigilancia. La mayor segu-
mos observar que hubo 352 homicidios a lo ridad a través del uso de avances tecno-

12
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

lógicos, especialmente basados en la su- en Estados Unidos y Europa. A partir de


pervisión de espacios públicos mediante los programas de mutua vigilancia orga-
videocámaras es objeto de controverti- nizados por las asociaciones de vecinos
das discusiones. Algunos autores des- (programas de neighbourhood watch), se di-
criben proyectos exitosos desarrollados funde una nueva forma privada y autoges-
en Estados Unidos, Gran Bretaña o Sudá- tionada de prevención. A esto se suma la
frica y en consecuencia ven e interpretan creciente cantidad de vigilancia profesio-
que el uso de cámaras conlleva una direc- nal llevada a cabo por servicios de segu-
ta reducción de la criminalidad. A la vez, ridad en las ciudades. Como respuesta a
con los citados métodos de control se la inseguridad, se construyen nuevas vi-
espera facilitar y mejorar la efectividad del viendas utilizando métodos directos de
trabajo de la policía (Büllesfeld, 2002). Sin exclusión y vigilancia –tanto en gran
embargo, numerosas voces críticas valo- parte de los países de Europa del Este, Es-
ran el uso de videocámaras de forma ne- tados Unidos o América Latina (Janosch-
gativa (Belina y Helms, 2003; Nogala, ka, 2002; Janoschka y Borsdorf, 2005).
2003) y opinan que la vigilancia del espa-
cio público destruye una de las bases de A pesar de la enorme cantidad de discusión
la convivencia urbana: el anonimato. científica y pública acerca de la inseguridad ur-
2. Las intervenciones urbanísticas. Desde la pu- bana y a pesar del establecimiento de nuevas
blicación del trabajo acerca del Espacio De- políticas urbanas que transforman profunda-
fensivo de Newton (retomado por Méndez, mente la gobernabilidad y el acceso a diferentes
2003) en la polémica de las urbanizaciones espacios de las urbes, la razón causal de la nue-
cerradas se discute la cuestión si es o va inseguridad en las ciudades no queda solu-
cómo es posible minimizar o evitar la cionada de manera satisfactoria. El ejemplo ale-
criminalidad a través del medio construi- mán demuestra que el pánico y el sentimiento
do. Dicha línea de discusión se basa en la de inseguridad no corresponden con lo que se
hipótesis de que es factible diseñar espa- concluye tras analizar las estadísticas de crimi-
cios seguros. El objeto central de las ac- nalidad oficiales. En este sentido, es objeto cen-
ciones urbanísticas relacionadas con di- tral de esta contribución el discutir cómo se
cha estrategia es el aumentar la relación puede explicar esta discrepancia entre la “rea-
directa entre un espacio y los habitantes lidad estadística”, el discurso de inseguridad y
que viven en ese espacio (Jeffery, 1971; el sentimiento subjetivo de seguridad o inse-
Flusty, 1997). guridad. En primer lugar, se efectuará un análisis
3. Nuevas formas de control social formal o infor- detallado de la discusión teórica acerca de la
mal. A partir del artículo de Wilson y inseguridad. En la segunda parte, se “decons-
Kelling (1982), la idea de las ventanas truirán” algunos de los mitos que tienen que
quebradas (broken windows) ha entrado a ver con una de las respuestas más emblemáti-
ser parte integra de las políticas activas cas de la nueva inseguridad en las ciudades: el
de prevención criminal a nivel municipal deseo de sentirse seguro mediante la construc-

13
Imaginales
2
ción de muros y cercos. Se efectuará un análisis que la tasa de criminalidad en sí misma es ex-
empírico del mercado de venta, señalando en tremadamente difícil de ser medida y compara-
la discusión la gama de ilusiones que se venden da entre dos períodos o dos unidades geográ-
y promocionan con ese producto inmobilia- ficas distintas. Algunos autores apuntan a los
rio. Como ejemplo verídico se toma el caso de medios de comunicación como factores rele-
la mayor ciudad cerrada de América: la ciudad- vantes y decisivos para el incremento en la per-
pueblo “Nordelta”, situada en las afueras de cepción de la criminalidad dentro de la sociedad.
Buenos Aires. A través del análisis del programa de diferentes
emisoras europeas, Siebel (2003) demuestra que
el estilo de los reportajes ha evolucionado ha-
Las fronteras y barreras discursivas en la cia el sensacionalismo y el morbo desde la ins-
ciudad y la sociedad talación de las cadenas privadas de televisión.
El aumento del miedo a los delitos y el cre- Es un hecho que la criminalidad y la delincuen-
ciente gusto por resaltar el tema de la insegu- cia son problemas sociales que se prestan a la
ridad en los medios de comunicación y en el dramatización y al morbo, lo cual, en líneas ge-
ámbito de la política urbana, no se puede ex- nerales, atrae al público.
plicar a través de datos “objetivos” de la es- En segundo lugar, se pueden encontrar al-
tadística oficial. Al contrario, muchos estudios gunos factores importantes que han sido dis-
han demostrado que no existe relación directa cutidos en diferentes estudios, especialmente
alguna entre las estadísticas de criminalidad y en relación a la combinación miedo a la crimi-
los resultados de encuestas públicas acerca de nalidad-construcción de urbanizaciones cerra-
la inseguridad. Esto también se refleja en una das (cfr. Janoschka y Glasze, 2003). En este sen-
escala diferenciada a nivel espacial: la percep- tido, se pueden diferenciar varios aspectos que
ción de espacios seguros e inseguros no tiene se discutirán a fondo a lo largo de los próxi-
una correlación directa con la distribución es- mos párrafos:
pacial de los delitos según las estadísticas de la
policía (Glasze y Pütz, 2004). De esto se deri- 1. Si analizamos la difusión de urbaniza-
va la cuestión de: ¿cómo se puede justificar y ciones cerradas a través del concepto de
explicar que la inseguridad sea un tema tan “economías de club”, se puede respon-
importante dentro de la discusión pública? Si der al atractivo que tienen para las cons-
analizamos este asunto, podemos observar una tructoras, el gobierno local y los habitantes.
doble conclusión errónea. En primer lugar, la 2. Para poder explicar la difusión selectiva
diferencia fundamental entre criminalidad real en diferentes regiones del mundo, utiliza-
e inseguridad subjetiva está siendo obviada (vgl. mos el enfoque de la investigación en
Beckett, 1997 y Reuband, 1999). Cabe hacer “gobernabilidad urbana” (urban gover-
hincapié en el hecho de que la tasa de crimina- nance). Esta línea de investigación urbana
lidad es solamente un factor de entre los mu- surgió en la década de 1990 en Gran Bre-
chos que ejercen una influencia sobre el temor taña y Estados Unidos y se conoció a tra-
a la criminalidad. Además, es preciso señalar vés de las palabras clave de la teoría del

14
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

regimen urbano (urban regime theory, Stone, pierden influencia. La creciente per-
1993; Stoker y Mossberger, 1994) y de cepción de incertidumbres a nivel
gobernabilidad local o urbana (urban o personal se traduce en un aumento
local governance, Goodwin y Painter, 1996; del sentimiento de inseguridad a ni-
Pierre, 1999; Raco, 1999). Los citados au- vel urbano. A la vez, se percibe un in-
tores se centran en el hecho de que el de- cremento de las diferentes culturas en
sarrollo urbano es el resultado de una in- el mismo espacio urbano por la inmi-
teracción historica y geográficamente es- gración internacional. Lo mismo pasa
pecífica por parte de los distintos actores a través del consumo masivo de las
estatales y no estatales. emisoras de televisión con un progra-
3. El miedo a la criminalidad, cuya expresión ma internacionalizado. En las diferen-
produce, entre otros aspectos, la prolife- cias culturales se proyectan los mie-
ración de urbanizaciones cerradas, se puede dos y a través de discursos sociales se
analizar a través de la siguiente tesis cen- establece el conjunto del extraño en
tral: la creciente inseguridad se nutre de el espacio urbano. Las encuestas de-
conocimientos colectivos que separan lo muestran que la inseguridad urbana
“seguro” y lo “inseguro” a través de la se ve acompañada por experiencias de
constitución del “propio” y del “extra- lo extraño.
ño”. La importancia creciente de dichos
discursos acerca de la inseguridad como
representación del “extraño” se debe a dos Las urbanizaciones cerradas como economías
factores: de club
Denominamos “club” a un grupo cuyos miem-
a) La vida urbana siempre ha sido un bros comparten de manera colectiva pero ex-
encuentro con aspectos ajenos. El clusiva el consumo de ciertos bienes a base de
anonimato permite la diferenciación un contrato de pertenencia o propiedad. En
urbana y la existencia del pluralismo este sentido, los bienes que pueden ser objeto
en los estilos de vida. A la vez, la vida de exclusión se llaman “bienes de club” (club
urbana implica una permanente con- goods, Buchanan, 1965). Respetando esa idea
frontación con personas desconoci- surgió la propuesta de analizar las urbaniza-
das y aspectos ajenos que hacen sur- ciones cerradas como economías de club con
gir el deseo de algún cuadro de órden límites territoriales por parte de algunos cientí-
y de orientación. ficos ingleses y norteamericanos (Foldvary, 1994;
b ) Las percepciones y los conocimien- Webster, 2002). El análisis de los vecindarios
tos de lo extraño encuentran un foro privados como economías de club permite ex-
en las transformaciones sociales de la plicar su atractivo económico, tanto para las
época postmodera: fragmentación, in- constructoras y administraciones locales como
dividualización y globalización. Lo para sus habitantes (Glasze, 2003b):
cierto se pierde y las certezas sociales

15
Imaginales
2
N En las urbanizaciones cerradas, los habi- biliario a largo plazo. Especialmente en
tantes esperan alcanzar, entre otras cosas, proyectos de mayor escala, es posible crear
una calidad de vida buena y estable. La y mantener una mayor gama de instala-
locación suburbana (en muchos casos) y ciones en común (Weiss y Watts, 1989).
el caracter contractual de la vecindad, per- Además, las constructoras pueden ven-
mite una calidad ambiental que en mu- der no solamente la casa individual sino
chos casos es más alta que en una urbani- también los bienes de club como una
zación común (más zonas verdes mejor parte inseparable del contrato (Webster,
equipadas, menos ruído, menos polución 2002). En resumen, el rendimiento mar-
del aire, etcétera). Además esta mayor ca- ginal y la ganancia aumenta sustancial-
lidad está asegurada contra la degradación mente con la organización de la exclusión
(prohibición de funciones no residencia- espacial.
les y posterior densificación). Mediante N En muchos casos, las administraciones
el pago de cuotas internas, las urbaniza- locales aceptan el asentamiento de urba-
ciones cerradas ofrecen una gama de ser- nizaciones cerradas porque esperan po-
vicios (mantenimiento, seguridad las 24 ho- tenciar un desarrollo territorial que se au-
ras, recolección de basura, etcétera) e ins- tofinancia y que a su vez aporta a la base
talaciones artificiales (zonas verdes, zo- fiscal de la localidad. Nuestras investiga-
nas deportivas, etcétera) o naturales (lago, ciones en diferentes países han demos-
playa, vista, etcétera). Los estudios empíri- trado que la gran mayoría de las adminis-
cos han mostrado que la oferta de estos traciones locales están a favor del estable-
servicios e instalaciones juegan un rol de- cimiento de urbanizaciones cerradas en
cisivo en la toma de decisiones a favor de su territorio. Esperan más rédito fiscal y
este tipo de construcción –especialmente una mayor reactivación de la economía
en ciudades donde el sector público es local, mientras que no necesitan invertir
débil (Pöhler, 1999; Leisch, 2002; Janosch- en casi ningun servicio público.
ka, 2003 y Glasze, 2003a). Los propieta-
rios pueden beneficiarse de los valores
estables de las casas, ya que mediante la La influencia de la globalización
autoadministración y la vigilancia se ase- El desarrollo acelerado de urbanizaciones ce-
gura un control estricto del ambiente so- rradas en muchas regiones del mundo parece
cial y físico. sugerir la existencia de procesos globales que
N Las constructoras se interesan por las ur- llevan a que los actores del mercado de la vi-
banizaciones cerradas porque, tanto el vienda evalúen este modelo como una opción
establecimiento de una estructura admi- razonable. Pero es necesario relativizar la im-
nistrativa con el poder de excluir a no resi- portancia de una “dualización” de las so-
dentes como el poder de regular el uso ciedades como explicación de la difusión de
de las áreas e instalaciones en común, re- las urbanizaciones cerradas. En principio, cabe
duce el riesgo del emprendimiento inmo- señalar que varios estudios empíricos mues-

16
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

tran que por lo menos en algunas de las ciu- N La transformación del ideal del estado jerárquico
dades globales, la transformación de la estruc- a un estado moderador y mínimo. A lo largo
tura salarial no es una dualización (cfr. Ham- de la segunda mitad del siglo pasado, en
nett, 1994 y 1998). Por otro lado, hay estudios casí todas las naciones industrializadas
que reflejan tanto la situación en Estdos Uni- se estableció un modelo de Estado que
dos (Frantz, 2001) como en América Latina se puede resumir con las palabras clave
(Parnreiter, 2002; Borsdorf, 2002) que eviden- de “keynesianismo” y “estado social”. La
cian que no solamente es la élite social la que idea central era la intervención estatal con
se muda a las urbanizaciones cerradas, sino que fines de equilibrar los proceso económi-
sobre todo lo hacen los ciudadanos con ingre- cos dentro de los principios de la econo-
sos medios. En algunos países como México o mía del mercado. Debido a las crisis de
el Perú, las urbanizaciones cerradas incluyen legitimación acontecida desde los años
hasta un sector creciente de la clase media baja 1980, observamos un cambio del Estado
y se desarrollan a través de viviendas subsidia- jerárquico y omnipotente. Especialmente
das por el Estado. Si entendemos la globaliza- desde la caída de los sistemas comunis-
ción como “time-space-compression” (Harvey, 1990) tas en Europa Oriental se han impuesto
que está originada, por un lado, por las nuevas las ideas de la deregulación y privatiza-
tecnologías de información, comunicación y ción de las tareas estatales a nivel mun-
transporte y, por otro, a través de la liberaliza- dial. Es cierto que con un “Estado míni-
ción de regulaciones nacionales y regionales, po- mo” de este tipo, las administraciones
demos indentificar algunas consecuencias políti- locales casi no pueden ejecutar su influen-
cas, económicas y culturales que aumentan el cia con respecto al desarrollo urbano en
atractivo de las urbanizaciones cerradas desde un sentido político-democrático.
el punto de vista de la demanda, la oferta y los N El aumento subjetivo de inseguridad. Debido a
actores estatales: la creciente diferencialización e individua-
lización de las sociedades, aumenta el des-
N La reducción en la prestación de servicios públi- concierto existencial de muchas personas.
cos. Por la “time-space-compression” se aumen- La individualización lleva a que los teji-
ta la competencia de emplazamientos y a dos sociales informales de la familia u
su vez se reduce la prestación de servi- otras comunidades se debiliten y ya no
cios públicos por la reducción del estado estén a disposición en momentos de cri-
de bienestar. Para la clientela adinerada sis. Este aspecto es muy relevante en so-
las urbanizaciones cerradas sustituyen la ciedades que experimentan una transfor-
regulación y la provisión pública. mación rápida de la estructura social, tal
N La deregulación del mercado inmobiliario. La li- como ocurre en los países de Europa Orien-
beralización del mercado del suelo, de la tal o Sudáfrica. Paralelamente, las medi-
planificación urbana y del derecho de vi- das de liberalización económica causaron
vienda aumenta la libertad para los in- a su vez una reducción de los sistemas
versionistas privados. de seguridad social. Otro aspecto en este

17
Imaginales
2
panorama es el boom de los medios de grantes cualificados en la Arabia Saudita,
comunicación masiva, privatizados y en buscaban explícitamente una vivienda en
competencia por el lector y espectador. un complejo vigilado al volver a su país.
En muchas regiones se observa una ten- N La difusión de un producto inmobiliario exitoso.
dencia creciente hacia el sensacionalismo Es posible afirmar que en los últimos
con la finalidad de crear escándalo con años la velocidad en la difusión de con-
las informaciones transmitidas. Incluso ceptos y modelos nuevos ha aumentado.
en regiones en las que no hay aumento o Glasze (2003a) describe como un empre-
existe una reducción en la criminalidad, sario libanés realizó en pocos años ur-
las ciudades son percibidas de forma banizaciones cerradas, primero en algu-
gradual como lugares peligrosos. A esto nos países de América Latina, luego en
hay que añadir el aumento de los flujos Estados Unidos y finalmente copió el mo-
migratorios transnacionales e interconti- delo y lo introdujo en Líbano. De manera
nentales que hace crecer la “visibilidad de parecida, Coy y Pöhler (2002) constatan
lo desconocido”, con el consiguiente efec- la exportación del concepto de urbaniza-
to en forma de nuevas inseguridades. En ciones cerradas de Brasil a Portugal por
resumen, muchos habitantes de las ur- la constructora Alphaville, S. A. En Ma-
banizaciones sí buscan un tipo de “segu- drid y en las regiones costeras del medi-
ridad”. Pero más bien persiguen la “certe- terráneo español y francés también po-
za” de vivir en un ambiente local, en el demos observar que la inovación de las
que se regulan las cualidades físicas y so- urbanizaciones llegó mediante empresas
ciales a través de reglamentos privados extranjeras, en este caso norteamericanas.
de la economía de club. En síntesis, lo Las urbanizaciones cerradas se han de-
que buscan es una mayor estabilidad que sarrollado a un modelo urbano global-
la que pudiera existir en vecindades co- mente difundido. Parecidas, por ejemplo,
munes. a los centros comerciales, las urbaniza-
N Las urbanizaciones cerradas como parte de una ciones son parte de un repertorio de ofer-
“cultura global”. Explícitamente en países ta internacional que encuentra su deman-
subdesarrollados, las urbanizaciones ce- da en cada locación.
rradas son parte de la imagen de la elite
internacional y moderna. Se comerciali-
zan como parte de una “cultura global”. La influencia del discurso de la inseguridad
Además, los procesos migratorios trans- Lo “propio” y lo “extraño”, lo “seguro” y lo
nacionales promueven la difusión de esta “inseguro”, son dos pares de opuestos que se
forma de organización vecinal. En nues- ven reflejados a través de nuestro conocimien-
tras entrevistas en condominios de Beirut to. De forma generalizada y de manera concep-
pudimos ver que algunas de las familias tual, el discurso social reproduce y estabiliza
libanesas que habían conocido esta for- de forma recíproca dichas estructuras en nues-
ma de vida cuando trabajaban como emi- tras mentes. El discurso de la inseguridad cons-

18
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

Fuente: Janoschka y Glasze, 2003.

truye las barreras entre lo nuestro y lo extraño reotipos en nuestra percepción. En este senti-
y también entre espacios seguros e inseguros. do, el discurso es un esquema de cómo se puede
A través de esa construcción de diferencias se ordenar el mundo en categorías; por ejemplo
producen significados, se ordena el mundo y en la escala social o territorial. Cabe mencionar
se reduce la complejidad. Esta relación se en- que es a través del discurso como el ser hu-
cuentra en todos los aspectos habituales de la mano puede leer, formar y clasificar lo seguro
vida, donde solemos vivir, construyendo este- y también la inseguridad. El discurso y la dico-

19
Imaginales
2
tomía entre seguridad-inseguridad, presenta un res o posibilidades laborales, pierdan cada vez
cuadro de imaginaciones que a su vez nos per- más estabilidad y precisión. En las sociedades
mite evaluar cómo es la realidad social o políti- postmodernas no se puede definir qué es lo
ca –o por lo menos como se pinta dicha reali- correcto y lo qué se debe hacer. Las “recetas”
dad a través de los medios de comunicación generalizadas han perdido sucesivamente su
(Jäger, 2001). En este sentido, es el discurso el valor y posibilidades de aplicación. Como re-
que estructura el mundo y el que reproduce y sultado, aumentan las posibilidades individua-
transforma nuestra sociedad. El discurso es un les de encontrarse en situaciones extrañas. Y el
sistema de estructuración hegemónico y de po- mundo globalizado magnifica la posibilidad
der: se percibe a través de prácticas, que a su visual de dichas experiencias –nunca ha sido
vez construyen identidades, relaciones socia- tan fácil informarse de tantos aspectos descono-
les, imágenes territoriales y las creencias acerca cidos. Esa apertura del mundo conlleva insegu-
del conocimiento global. Los discursos tienen ridades y despierta el deseo de restringir y re-
una clara relación con las instituciones socia- ordenar la realidad en busca de ayuda externa.
les y se producen y se reproducen en dichas El deseo de una creciente parte de la población
instituciones como la ciencia, la política, la ad- parece corresponderse con el ansia de volver a
ministración o como los medios de comuni- un mundo “más restringido y ordenado” que
cación. suele vincularse con el pasado. Eso se mani-
La vida urbana desde siempre ha sido un fiesta en la petición de ordenar el territorio me-
encuentro con diferencias (Simmel, 1903), pero diante barreras físicas, vigilancia y normas es-
últimamente parece desarrollarse hacia la cul- trictas para incrementar implícitamente algún
tura y la atmósfera generalizada del miedo. El tipo de seguridad. Traducido a lo diario, si no
anonimato de la ciudad permite el desarrollo podemos huir de los efectos desestabilizantes
individual de estilos de vida. Por otro lado, la del cambio de valores y la oferta inmensa de
creciente pérdida de control dentro del ámbito estilos de vida que nos ofrecen los medios de
urbano conlleva la ignorancia y la formulación comunicación y el internet, por lo menos que-
de estilos de vida que producen miedo e inse- remos que nuestra integridad física quede in-
guridad. Lo extraño es omnipresente y es una tacta y nuestro territorio permanezca claramen-
característica urbana que se reproduce a través te marcado.
de las actuaciones y actividades diarias. La ca- La discusión presentada se puede traducir
tegoría de “extraño” nos ayuda a ordenar el fácilmente en estrategias territoriales. Cabe men-
mundo diario. Mediante la aplicación de esa cionar que la territorialidad de las sociedades
categoría se puede reducir la complejidad del urbanas es un instrumento que apoya la dico-
mundo, ya que es ese constructo el que nos tomía entre lo nuestro y lo extraño porque pre-
permite estructurar el mundo (Pütz, 2004). senta la separación del mundo en “adentro” y
Por otro lado, la modernización del mundo “afuera”. A partir de la globalización, los ele-
lleva a que los elementos estabilizadores de la mentos extraños no quedan más afuera como
sociedad, como por ejemplo el conocimiento se presentaba en la idea del estado nacional,
del mundo, las tradiciones, los nexos familia- sino que forman una parte integral de la vida

20
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

diaria. A través de los discursos de la insegu- de los seres “criminales”. En este sentido,
ridad se materializa la constitución de barreras parece fácil pensar que puedan existir grupos
físicas y mentales en las ciudades. Dicha cons- de personas que son “más criminales” que
titución de espacios “seguros” e “inseguros” otros. Ser miembro de un grupo de personas
son esquemas de ordenación básicos para la equivale a ser criminal sin haber cometido
sociedad y el espacio construido. La estigmati- ningún delito (por ejemplo, el discurso acerca
zación de guetos, presentado por ejemplo por de que “los polacos roban”). Dichos grupos
Gebhardt (2001) en los casos de Berlín y Marse- por azar se pueden determinar espacialmente:
lla, se debe a estos conceptos. En algunos análi- si pensamos en los habitantes de los cintu-
sis criminológicos se defiende la tesis implíci- rones de pobreza (e.g. favelas, villas miseria), la
ta de que el espacio en sí mismo pudiera ser criminalidad se puede espacializar perfecta-
peligroso y provocar el delito. Esta línea de dis- mente. El espacio peligroso y criminal (favela)
cusión es omnipresente en las políticas locales es peligroso porque en él viven habitantes
y deriva en las diferentes políticas de interven- “criminales”. Y al revés, podemos concluir que
ción citadas al comienzo del texto. Mediante todos los habitantes de ese espacio son peli-
tales interpretaciones, la tesis de que las inter- grosos y criminales debido a su lugar de resi-
venciones en el espacio tienen una capacidad dencia. Pero el discurso va más allá de eso. Se
de transformar el comportamiento de las per- deduce también que es el “espacio” el que cons-
sonas, se origina explícitamente. truye el peligro y el que genera los seres cri-
Si argumentamos desde un punto de vista minales (Stark, 1987). No permitirle a ciertos
deconstructivista, se puede sugerir la hipóte- grupos sociales, como por ejemplo los habi-
sis de que la criminalidad no existe en sí mis- tantes de barrios pobres, la entrada a diferentes
ma. Es una construcción que efectuamos, y las configuraciones espaciales dentro de la ciudad
autoridades y el sentido mayoritario de la so- es la conclusión obvia. Mediante el uso de los
ciedad define lo que es criminal (Belina, 2000). aspectos y las actuaciones políticas menciona-
Muchos aspectos que hoy en día nos parecen das a principio del artículo, se concibe y se ex-
normales (e.g. homosexualidad) han sido actos plica la necesidad de una urbanización cerrada,
criminales en otras épocas. Por otro lado, mu- ya que hace falta separarse físicamente y ase-
chos actos que hoy están prohibidos (e.g. vio- gurarse contra el peligro que emite tanto el es-
lencia escolar) han sido parte íntegra del siste- pacio pobre como el habitante pobre. Siguien-
ma hace pocas décadas. En este sentido, no do estos aspectos conceptuales, hace falta
existe un acto criminal, sino que la sociedad lo gobernar a través de la distancia; es decir, tomar
define como criminal y señala al delincuente. medidas de exclusión (Garland, 2001).
Según Belina (2000), y basándose en los argu- Ya que el mundo se construye de manera
mentos de Foucault (1991), es una equivocación discursiva, la construcción presentada y las
el seguir el pensamiento común en la preven- soluciones presentadas solamente son una de
ción criminal que se basa en que el delincuente las diferentes posibles lecturas del problema.
existe sin haber cometido ningún delito. Es A lo largo del texto volveremos al discurso de
decir, la prevención se basa en la naturalidad la inseguridad y a las consecuencias espaciales

21
Imaginales
2
y políticas resultantes de ese dispositivo. Pero méticamente del resto de la vida urbana por el
quisiéramos hacer hincapié en una segunda servicio de seguridad privada y un permanente
producción de una realidad discursiva que tiene sistema de control por cámaras, es la perfec-
influencia en las visiones de “la realidad”: el ción de un estilo de vida que se masificó a partir
discurso que se construye a través de los de la década de los años 1990 en Buenos Aires.
agentes inmobiliarios, ejerciendo su poder en Aquel nuevo estilo de vida, producto de la
la venta del producto inmobiliario “perfecto”, nueva formación económica, rompe claramente
la urbanización cerrada. Dicho discurso se pre- con las tradicionales pautas de estructuración
senta a través del caso empírico de Nordelta, la urbana que caracterizaron a Buenos Aires a lo
mayor urbanización cerrada de América Latina. largo de la mayor parte del siglo XX.
El concepto central de Nordelta es el es-
tablecimiento de una veintena de vecindarios
La ciudad cerrada: mitos y realidades de un cerrados, que funcionan independientes el uno
producto inmobiliario “perfecto” del otro. A cada vecindario se le asigna mediante
Nordelta, el emprendimiento inmobiliario más el marketing selectivo una identidad propia,
grande de la historia argentina, se podría carac- como si fuera una urbanización cerrada inde-
terizar como el conjunto de una veintena de pendiente. A esto contribuye también el servi-
urbanizaciones cerradas con una infraestruc- cio de seguridad separado. Los controles per-
tura común que supera todo lo conocido en el sonales en Nordelta no tienen lugar solamente
espacio suburbano de Buenos Aires: Nordelta en la entrada y en los diversos puntos de con-
abarca un espacio de 1 600 hectáreas; tiene sus trol sobre la arteria de tránsito que une a los
propias escuelas y centros de educación tercia- barrios entre sí y con el mundo exterior, sino,
ria, espacios recreativos, áreas comerciales además, en la entrada del vecindario que uno
(hípermercados y shopping center), oficinas, cen- pretende visitar. Los lugares público-integra-
tros médicos y culturales (cfr. Janoschka, 2003). dores para la comunicación entre los vecinda-
Nordelta, ubicado a treinta kilómetros de dis- rios se concentran en tres puntos dentro de
tancia del centro de la urbe, tendrá su propia Nordelta: las instalaciones deportivas y de tiem-
autopista de acceso e incluso dos estaciones po libre, los centros de compras que aún se
de tren que lo comunicarán directamente con encuentran en la etapa de construcción, así
el resto de la metrópoli y sus trece millones de como también las en parte terminadas instala-
habitantes. Pero cabe señalar que Nordelta, di- ciones educativas. Nordelta transmite física-
señado para dar espacio de vida a más de veinte mente el mensaje de aislamiento e individua-
mil familias, es decir unos ochenta mil habi- lidad a través de la exclusión de todos los no
tantes, es mucho más que el mero conjunto de habitantes. La integración social se efectúa
los “insumos” mencionados. Retomando pa- mediante la creación de unidades lo más pe-
labras del programa de marketing de esta ciudad queñas y atomizadas posible. Cada barrio en
privada, comercializada bajo el nombre de particular está articulado en unidades más pe-
Ciudadpueblo, es “el camino para vivir mejor”. queñas a través de barreras físicas, la articu-
Este emprendimiento, que está separado her- lación de las calles y la división parcelaria. Una

22
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

Plano 1. El esbozo conceptual y el estado de realización de Nordelta

Fuente: Janoschka y Borsdorf, 2005, adaptado.

23
Imaginales
2
concepción que se comprende como la contra- Los ciudadanos-clientes en búsqueda de
parte del caótico y no planificado mundo exte- “una vida mejor” pueden elegir entre siete
rior. vecindades-productos distintos. El denomina-
dor común es su modelo de la vida “más fe-
liz”: las fotografías en los folletos presentan
Nordelta, entre la publicidad y la realidad: ¿la parejas sonrientes o familias en momentos
Ciudad de los Rubios? 1 armónicos de convivencia. La sugerencia es que
Nordelta se encuentra continuamente presente el vivir en Nordelta significa un abandono de
en los mayores periódicos. Sin invertir en pu- todos los conflictos en la puerta de entrada.
blicidad propia, se aprovecha de los avisos de Además, con la mudanza a Nordelta, los niños
las inmobiliarias autorizadas en la comercia- se vuelven rubios como el oro y los padres
lización de las parcelas. Además, los periódi- empiezan a corporizar un ideal físico noreuro-
cos informan ampliamente sobre los nuevos peo. También la vestimenta de los habitantes
desarrollos dentro del emprendimiento y tam- ficticios no corresponde a la argentina. Al con-
bién de las actividades de tiempo libre o de trario, los nuevos nórdicos están vestidos como
eventos de acceso libre para el público intere- los ingleses de clase alta que practican deportes
sado. Para caracterizar a Nordelta, se utiliza y náuticos o la hípica. Este tipo de publicidad,
menciona siempre el término Ciudadpueblo. en marcado contraste con la realidad local, es
La Ciudadpueblo es definida como “una com- común en muchas partes de América Latina,
binación perfecta de todos los servicios ur- pero sorprende especialmente en el caso de
banos con la seguridad y la paz que posee la Buenos Aires. Al contrario que en los países
vida de pueblo”. Con ese concepto, Nordelta vecinos, muchos otros productos no son pro-
busca provocativamente una definición propia mocionados mediante los estándares de belle-
como “un lugar único” que se diferencie nota- za europeo-norteamericana. Continuando con
blemente del resto de las urbanizaciones cerra- este aspecto, los colores de las fotos han sido
das. Más allá de la propia identidad, la estrate- retocados con tonos de amarillo y recuerdan
gia de marketing está centrada en equivaler a así a la representación desdibujada y colorida-
Nordelta con “una vida mejor”, “un cambio mente deformada de los sueños, efecto muy
verdadero en la calidad de vida” y “el camino a utilizado en la televisión y el cine. Además, los
una vida mejor”. Otra estrategia es nombrar colores de las ropas de las personas represen-
las ficticias diferencias con la vida real argenti- tadas se ubican en esa gama de tonos de colo-
na. Así, se utilizan conceptos como “seguro, res claros e inexpresivos que refuerzan esta ima-
cómodo, calmo” o “un nuevo lugar en el que gen idílica.
todo ha sido pensado” para distinguirla del ¿De qué están formados los sueños en cada
Buenos Aires común. “Nordelta es una mejor uno de los barrios? Empezamos con La Alame-
vida. Es una Ciudadpueblo”. da, que es el primer barrio que se comercializó
en Nordelta. Las 302 parcelas representan “la
1
Todas las citas de este capítulo que no están especi- perfecta combinación entre naturaleza y con-
ficadas, provienen de la serie de folletos de publicidad fort con todas las comodidades de la ciudad”.
oficial de Nordelta.

24
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

Perfecto para “familias jóvenes que se encuen- Casi comenzó la comercialización de la hasta
tran en pleno crecimiento y buscan un verda- entonces más exclusiva zona, La Isla: doscien-
dero cambio en su calidad de vida”. Movimien- tas setenta parcelas en dos secciones, la prime-
to al aire libre “desde un partido de fútbol hasta ra, con cuarenta terrenos entre cuatro y cinco
una tarde pescando a la orilla de las lagunas mil metros cuadrados y, la segunda, con dos-
gemelas”. Pero la pesca está prohibida según cientas treinta unidades de mil doscientos
el reglamento interno de Nordelta. El target es metros cuadrados. Un folleto alusivo de papel
la clase media, familias jóvenes, los típicos per- aterciopelado atrapa y no deja desviar la vista
sonajes con niños que escapan de la ciudad. de él. Tonos verde oscuro mezclados con cáli-
La próxima zona que entró en comerciali- dos tonos rojizos que representan el romanti-
zación –Los Castores– se dirige a clientes con cismo de la puesta de sol. “Intimidad y privile-
mayor poder adquisitivo. Se venden alrededor gio” son los principales términos de su comer-
de seiscientas parcelas con un promedio de 1 100 cialización. “Lejos de todo lo que Ud. quería
metros cuadrados. El argumento de venta se escaparse. Y a la luz de la tarde el sol de la laguna
concentra en el acceso al agua que tienen to- se convierte en oro. Ud. puede estar ahí: testi-
dos los terrenos: “Poder ver cada mañana la go privilegiado del momento en que la tarde
laguna: una forma excelente de empezar el nue- termina”.
vo día”. El folleto de venta también promo- Una exclusividad tal no es accesible para
ciona actividades acuáticas, pero sobre todo todos. Las Glorietas, con parcelas de entre seis-
irradia tranquilidad y descanso para personas cientos a ochocientos metros cuadrados, está
mayores y con mayor estatus que los habitantes orientada a una esfera comparable, pero leve-
de La Alameda. Se propaga un cambio en el mente por debajo económicamente de La
estilo de vida “apuntando a un alto nivel”. “Una Alameda. Se utiliza el mismo color de folleto e
vecindad que ofrece exclusivamente privile- incluso los mismos eslóganes. A ese discurso
gios” y que se encuentra en un “entorno natu- se le suma la cercanía a las instalaciones educa-
ral y confiable”: la contracara del salvaje mun- tivas y a la futura estación de tren. Como en
do que se vive fuera de los límites de Nordelta. La Alameda, se comercializa la relación entre la
El tercer barrio que entró en venta se llama vida al aire libre y las comodidades de la ciudad.
Las Caletas. Se orienta primordialmente al se- El objeto óptico parecen ser madres jóvenes y
rio hombre de negocios con yate propio. “Una rubias con niños rubios.
alternativa única” para entusiastas de los de- El barrio Barrancas del Lago es el único
portes náuticos que “cada mañana desayunan donde no se venden sólo terrenos, sino casas
frente al impresionante paisaje del Canal Mayo”. prefabricadas de la empresa norteamericana
El hecho de que únicamente 15% de todas las Pulte –inversionista en distintos barrios pri-
parcelas tengan acceso y vista directa a los es- vados en el área metropolitana. La estrategia
pejos de agua ya descritos, y de que muchos coun- de venta es completamente distinta: juega y se
tries cercanos sean poseedores de un atractivo apoya en la imagen de confianza de su casa
mayor para el deporte náutico, explica la ex- matriz norteamericana y el sistema económico
tremadamente baja aceptación de esta vecindad. estadounidense. Medio siglo de experiencia en

25
Imaginales
2
la construcción de casas y las fotos de los obre- proyecto global y, por el otro, a consecuencia de
ros de la construcción subrayan lo sólido de que el comprador de una parcela no tiene nin-
la empresa. Además, se presenta un listado de- guna obligación de proseguir con la construc-
tallado de todos los servicios a un precio fijo ción. Más allá de eso, la infraestructura se va
garantizado para resaltar las ventajas. completando más rápidamente. Las primeras
Portezuelo se llama la última zona termi- dos escuelas con jardines de infancia anexiona-
nada donde se encuentran a la venta dúplex y dos comenzaron su actividad en la primavera
departamentos en casas multifamiliares. Los de 2001. Asimismo, con el Club Nordelta se ha
departamentos tienen entre cuarenta y noven- inaugurado el lugar comunitario central para las
ta metros cuadrados y las casas entre noventa actividades deportivas y de tiempo libre. El cen-
y ciento cuarenta, en parcelas de máximo cua- tro médico se encuentra en construcción y la
trocientos metros cuadrados. La venta se orien- primera estación de servicio, así como la prime-
ta explícitamente a parejas jóvenes. Los clientes ra filial de un restaurante norteamericano de
son tuteados en el prospecto. Mientras que el comidas rápidas, se han abierto en el sector
folleto de los departamentos en las casas mul- norte. Por otra parte, existen numerosas exca-
tifamiliares prescinde de fotos con niños, las vaciones: un paraíso para los escasos habitantes
imágenes animadas por computadora de la que posean una bicicleta todo terreno.
vecindad con dúplex rebosan de jóvenes en
las calles. Se intenta reproducir aquí el con-
cepto de los barrios tradicionales, la calidez y ¿Por qué la mudanza a Nordelta?
el intercambio humano de la vecindad son as- En este contexto, se procederá a analizar las
pectos importantes: “Personas jóvenes, que entrevistas biográficas que fueron realizadas con
necesitan servicios que les faciliten las cosas”. los pioneros de Nordelta. Precisamente, sus de-
Los servicios a los que se hace mención, son: claraciones contradicen la opinión generalizada
calles asfaltadas con desagües pluviales, calles difundida en los medios de comunicación con
y veredas con iluminación nocturna, árboles respecto a la directa relación entre el aumento
en las veredas, electricidad, conexión de gas de la inseguridad en Buenos Aires y la mudan-
natural, teléfono, televisión por cable, provisión za a una vecindad cerrada. En las entrevistas
de agua potable y servicio cloacal. efectuadas, la mención del peligro urbano es
La realidad de Nordelta dista bastante de siempre secundaria. Experiencias violentas o
las informaciones de las empresas inmobilia- asaltos a parientes, amigos o conocidos no en-
rias que resaltan el crecimiento de las casas y tran en juego con respecto a la decisión de
el auge en las ventas. A pesar de que las inver- mudarse a Nordelta. Esta situación se diferen-
siones infraestructurales han alcanzado el nivel cia de la descrita por Caldeira (2000) en Brasil y
de los mil millones de dólares estadouniden- se contrapone con los resultados de Dammert
ses, tras cinco años, Nordelta parece todavía (2001) para el mismo Buenos Aires. Lo que se
una gran obra en construcción. Ese estado no deduce de las referencias personales, es que la
cambiará tampoco en un largo plazo. Por un urbanización Nordelta es comercializada como
lado, debido a los trabajos progresivos en el un auténtico estilo alternativo de vida. La vigi-

26
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

lancia del complejo es parte de una serie de argumentos diferentes: por un lado se trata de
servicios que no tiene demasiadas alternativas las transformaciones del espacio urbano que
en el mercado inmobiliario. actúan más bien como una macrofuerza. En
En la mayor parte del conurbano bonae- segundo plano, podemos mencionar los cam-
rense, las urbanizaciones cerradas son comer- bios políticos y económicos de la década de
cializadas por una coalición de empresas in- los años noventa, que no conducen a una de-
mobiliarias y grandes periódicos e incluso son cisión específica a favor de Nordelta, sino que
promovidas por las administraciones munici- son un motivo básico para el cambio de lugar
pales. Este fenómeno es similar al que ha teni- de residencia a una urbanización cerrada. El
do lugar en numerosas ciudades de Estados acortamiento del tiempo de movimientos pen-
Unidos, en las que la tasa de criminalidad en dulares diarios de más de una hora a casi trein-
descenso no ha influido en la decisión habita- ta minutos, gracias a la ampliación de la auto-
cional. Desde el punto de vista de las empre- pista, y la mejora de la estructura suburbana a
sas inmobiliarias, la estrategia de ofrecer un través de templos modernos del consumo y
barrio privado es comprensible: con costos escuelas privadas, se hacen presentes en todas
marginalmente más altos se puede alcanzar una las entrevistas a habitantes.
ganancia mucho mayor que con la venta de
parcelas normales. Por el año 1993 o 1994 empezó a surgir de alguna manera en
Nordelta se entiende como el lugar de hui- la Argentina esa idea de las urbanizaciones fuera de la capital
da para los habitantes estresados por el caos y federal. Pero los accesos eran malos, tardabas una hora o dos en
las malas condiciones de vida de la capital fe- llegar. Empezamos a averiguar por los Barrios Cerrados, por
deral. La concepción y comercialización están la zona de Don Torcuato. Yo tenía mi departamento y em-
signadas por el conjunto de las ventajas de una pezaron a salir los primeros créditos también. Después, la
ciudad que, a sólo treinta minutos de distan- Panamericana cambió, los accesos cambiaron, todo ese escenario
cia del microcentro, promete una vida de pueblo que ves hoy muy lindo, antes era un descampado. Cuando no-
con espacios abiertos y a la vez con infraestruc- sotros compramos ahí, mi suegra pensaba que comprábamos
tura urbana: cines, escuelas y centros de com- medio en el campo. Es más, para ella era otro mundo. Hoy por
pras en los alrededores directos; sin aire con- hoy estás en cinco minutos ahí, a nadie le parece lejos.
taminado, ni estrechuras espaciales, ni contami- Sergio M.
nación auditiva y sin tener que enfrentarse a la
imagen de la pobreza. En este sentido, las dife- La percepción de la distancia se modificó a
rencias entre la concepción de Nordelta y los través del rápido y masivo proceso de subur-
otros grandes proyectos son mínimas. Nordel- banización y por medio de los contactos es-
ta posee exclusivamente una situación privile- tablecidos con el mundo suburbano. Por otra
giada en el área urbana porque queda más cerca parte, el espacio suburbano se ha hecho cono-
del centro y porque ofrece un acceso directo a cido en los últimos años a través de la mudan-
actividades náuticas. za de una serie de amigos o parientes de esa
Si analizamos en especial las motivaciones misma clase socioeconómica. El concepto de
de la mudanza a Nordelta, podemos observar barrio privado fue introducido y difundido. Tras

27
Imaginales
2
varios años de filtraciones entre la clase media sintetizar en: “hartazgo de las malas condi-
y media alta argentina, el espacio suburbano se ciones de vida en las zonas urbanas centrales”.
convirtió en lugar familiar de acción a través La urbana y densa capital federal representa un
de numerosas visitas. También la presión so- factor de expulsión muy importante para fa-
cial o la coerción grupal a través de amigos in- milias jóvenes en esa fase de la vida. La dismi-
fluye de alguna manera en la toma de decisiones nución de actividades culturales es vista como
acerca del cambio de lugar de residencia. una pérdida. Sin embargo, este aspecto ya no
A causa de la estabilización del sector mo- justifica la vida en el centro. Las actividades
netario, el modelo de vida se hizo financiable dentro del seno de la familia aumentan nota-
también para jóvenes familias de clase media blemente en esa etapa de la vida y relativizan la
sin ahorros, debido a que los bancos otorga- importancia de las necesidades culturales.
ron créditos para la compra de parcelas y para Además, la apertura de cines y restaurantes en
la construcción de casas. Aparte de eso, la des- los suburbios es un factor que alivia la mudanza
trucción del Estado condujo al reclamo de una de la capital federal. A esto se agregan también
solución para la vivienda, organizada de manera argumentos como el tener más tiempo libre para
privada y que prometiera ventajas personales. los niños, una menor necesidad de cuidados y
La homogeneidad social juega un papel fun- una interacción más fluida con gente de la mis-
damental a la hora de decidir: los vecinos en la ma edad. En resumen, es la típica forma de
misma etapa de la vida y de una situación pensar de los jóvenes suburbanizadores en so-
económica similar aumentan la coherencia in- ciedades capitalistas occidentales, que prota-
terna de la vecindad y despiertan el sentimien- gonizaron los procesos de suburbanización en
to de comunidad. Esas justificaciones ordena- el ámbito mundial desde mediados del siglo
das en un nivel medio conducen a argumentos XX ; las explicaciones muestran sobre todo los
que están en relación directa con la biografía factores de atracción del nuevo estilo de vida.
personal y la presente fase de vida. Los com- Dentro de este panorama, el fuerte deseo del
pradores en Nordelta son de una extraordina- cambio de estilo de vida se puede realizar me-
ria homogeneidad. La mayoría son familias jor en Nordelta.
jóvenes de treinta a cuarenta años, con dos o En este punto se debe añadir un aspecto
más niños que están en edad preescolar o es- específico del modo de vida tradicional de las
colar. Por lo menos uno de los padres, aunque familias de clase media y alta en Buenos Aires:
por lo general ambos, ha terminado una ca- en la elección de un nuevo lugar de residencia
rrera universitaria. juegan un rol decisivo los recuerdos de la in-
Se observa un deseo marcado en los padres fancia y las vivencias juveniles. En las entrevis-
por un cambio en el estilo de vida: la larga ex- tas biográficas, los habitantes describen exten-
periencia en Buenos Aires y el ámbito de vida samente sus experiencias de vida en el verde o
que ha empeorado debido a la densidad de cons- en el campo en esa temprana fase de la vida.
trucción en aumento, los espacios verdes des- Esto tiene que ver con que muchas familias
cuidados y el creciente ruido del tránsito, cons- pasaban sus vacaciones de verano en casas de
tituyen la argumentación central que se puede campo. Otros tienen experiencias similares del

28
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

fin de semana o del verano en los tradicionales N El régimen de venta de Nordelta. En otros ba-
Country Clubs de las décadas de los años seten- rrios privados se debe pagar la totalidad
ta y ochenta. En otro grupo de habitantes, esa de la suma por la parcela al cerrar contra-
experiencia tiene que ver directamente con la to, aun cuando el título de propiedad sea
vida en el interior del país, en un entorno de entregado después de meses o incluso años.
pequeños pueblos o ciudades. Todas estas ex- En muchos casos las empresas construc-
periencias son expuestas de forma totalmente toras o inmobiliarias utilizan esos pagos
positiva y la vida en el barrio privado se en- para terminar obras de infraestructura; es
tiende de forma implícita como una continua- decir, calles, instalaciones deportivas, pro-
ción y renovación de estos recuerdos de la in- visión de agua corriente, etcétera. En Nor-
fancia. A eso se agrega un rememorar de las delta, al contrario, antes de la venta de las
condiciones de vida en el barrio tradicional en primeras parcelas se habían realizado in-
Buenos Aires. Los actuales padres resaltan ex- versiones en las excavaciones y terraple-
plícitamente su recuerdo del libre movimien- nes de las mismas. También la infraestruc-
to, como lo habían experimentado dos o tres tura total de cada barrio se había termi-
décadas atrás al ser niños. Un estilo de vida nado antes del comienzo de la venta de
que, por lo menos en los barrios del eje no- las parcelas. A esto se añade el hecho de
roeste de la ciudad, en los cuales vivió la mayo- que al momento de cerrar el contrato se
ría de los compradores de Nordelta, última- debe pagar sólo el seis por ciento de la
mente no es posible, a causa de la densidad de suma total, después nueve cuotas men-
construcción y del tránsito. suales de dos por ciento y el restante se-
Las declaraciones hasta ahora presentadas tenta y seis por ciento cuando el título
muestran una suma de motivos que se refieren de propiedad es entregado.
a la decisión de trasladar el lugar de residencia
de la ciudad a los alrededores de la misma. Los “Otra cosa que me pareció simplemente excelente de Nor-
argumentos valen de una manera similar tanto delta fue que yo pagué sólo el seis por ciento, después
para Nordelta como para otros barrios priva- cuotas por el dos por ciento, pero la mayor parte, setenta y
dos. La decisión por Nordelta, que fue descrita cinco por ciento del precio de compra se pagan recién en el
por todos los habitantes entrevistados con momento de la transferencia. ¡En la transferencia! Todos
énfasis precisamente en Nordelta, tiene que ver los otros barrios privados que hemos visto en esta zona,
con otros aspectos específicos: les pagaste todo y no te dijeron cuándo te daban el título,
porque estaban aún en la fase de autorización. Así no
N Eduardo Constantini como garante para un recibís ningún crédito del banco y no tenés ninguna segu-
proyecto confiable. El agente inmobiliario y ridad jurídica. Yo confié en Nordelta, por un lado, porque
de bolsa hizo fama desde 1976 a través era Constantini, y por el proyecto. Y después nos dijimos
de éxitos de compra y venta en Buenos que si esa gente efectivamente vendía parcelas así, tenían
Aires. Está presente en los medios masi- que tenerla clara”
vos y la vida cultural y a través de su es- Sergio M.
posa que trabaja en la televisión.

29
Imaginales
2
A todo esto, se agregan aspectos que van urbano. Se compra un futuro protegido,
acompañados con la estructura específica de una urbanidad planeada, y así uno se con-
Nordelta y del proyecto y que se resaltan en la forma gustoso de forma momentánea, y
cita anterior: también en un largo plazo, con vivir en
una obra en construcción. Los padres aso-
N El proyecto Nordelta en sí es atractivo. El cian con la mudanza a Nordelta, la espe-
concepto de no construir sólo un barrio ranza de que sus hijos, por medio de
privado, sino de crear una ciudad com- posibilidades de educación universitaria,
pleta, es alabado siempre por los habi- se puedan quedar más tiempo en su pro-
tantes. Las posibilidades para la práctica pia casa.
de deportes y para el tiempo libre, el atrac- N Por último, Nordelta posee una ubicación

tivo paisajístico, la futura dotación de in- que se puede denominar como privile-
fraestructura con cines, lugares de com- giada, así como una muy buena imagen,
pra, universidad y escuelas, hacen posible no sólo por el proyecto, sino también por
una vida independiente lejos del centro la posición socioespacial provista de un
Diagrama 2. Factores decisivos en la decisión área natural en la zona
de mudarse a una urbanización y a Nordelta de Tigre. Solamente los
pequeños barrios pri-
vados en directa cer-
canía al Acceso Norte
son técnicamente me-
jores y están mejor co-
nectados con el trans-
porte. Pero allí los pre-
cios de las parcelas son
mucho más caros. En
comparación con los
precios de los barrios
privados de “la capital
de los barrios priva-
dos” (Pilar), Nordelta
resulta un poco más
caro pero se encuentra
veinte kilómetros más
cerca del centro.

Fuente: elaboración propia, 2005.

30
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

Consecuencias de la mudanza: la ciudad frag- sencia en el centro. Aprovechando la creciente


mentada flexibilidad que permiten los métodos moder-
La mudanza a Nordelta lleva rápidamente a una nos de comunicación (teléfonos celulares, in-
nueva autodefinición del espacio social. El ais- ternet, correo electrónico, etc.), muchos habi-
lamiento residencial y espacial en la ciudad pri- tantes empleados en el centro aspiran a reducir
vada conduce a una creciente fragmentación del su presencia en el lugar de trabajo a tan sólo
espacio urbano: la apropiación y utilización de tres o cuatro veces por semana y cumplir con
espacios por los habitantes deviene gradual- sus obligaciones profesionales desde su casa.
mente en una forma insular a causa del uso de En el caso de las mujeres, muchas veces la
espacios de tránsito. Estas relaciones serán ana- mudanza se ve acompañada por el abandono
lizadas a continuación a través del ejemplo de de la práctica profesional o por una reducción
los nordelteños con respecto a las funciones temporal de la misma.
trabajo, educación, comercio y tiempo libre. El aspecto educativo se contempla del si-
El caso de Buenos Aires muestra una ex- guiente modo: todos los habitantes entrevista-
traordinaria persistencia espacial de los pues- dos envían a sus hijos a escuelas privadas. En
tos laborales de ingresos altos. La City de la la actualidad, la escuela estatal no es una alter-
ciudad está atada al centro político tradicional nativa para la clase media y media alta argenti-
y permanece inalterable a pesar de las transfor- na. El sistema de enseñanza estatal, en franco
maciones en la estructura de actividades. A retroceso en la capital federal, es todavía más
través de su lugar de trabajo muchos nor- deficiente en los municipios del conurbano.
delteños siguen frecuentando la capital fede- Generalmente, la mudanza conduce al cambio de
ral. Para la mayoría de la población laboral- escuela. En Nordelta existen dos institutos de
mente activa, el lugar de trabajo no cambia, pero renombre: Cardenal Pironio y Northlands. Ade-
sí lo hacen las modalidades de viaje. Si antes más, existe una media docena de escuelas priva-
de la mudanza se utilizaban los medios de das fuera de Nordelta pero relativamente cerca.
transporte públicos (subterráneo o autobús), La población tradicional de Tigre puede
ahora no queda otra opción que el automóvil pagar las altas cuotas mensuales sólo en algu-
particular. En este sentido, se trata de un re- nos casos excepcionales. Además, las escuelas
traimiento de la percepción comunitaria de la no están ubicadas en el área urbana tradicio-
sociedad. De la vigilada y aislada Nordelta se nal, sino en la cercanía de algún eje de trans-
va a la oficina por la autopista, se estaciona el porte individual. Por este motivo, los padres
auto en un lugar vigilado y privado, en muchos deben recoger a sus hijos en el coche. Esto pro-
casos en o al lado del edificio de oficinas. El voca una doble exclusión y una masiva frag-
contacto con espacios urbanos de acceso públi- mentación de los espacios sociales, ya que las
co se reduce al mínimo y esto conlleva una escuelas poseen una composición proveniente
nueva manera de percibir el espacio y la so- casi exclusivamente de los diferentes barrios
ciedad. La disminución de la interacción direc- privados. Anteriormente, las escuelas privadas
ta resulta aún más intensa cuando se intenta de la capital federal quedaban en espacios inte-
reducir los costos del viaje limitando la pre- grados. Ahora los escolares van rumbo a islas

31
Imaginales
2
en el centro de un medio deshabitado, por lo a doce kilómetros del barrio La Alameda y de
que el contacto físico con otras clases sociales los comercios alrededor del kilómetro 50 de la
está descartado. La fragmentación en las escuelas autopista a Pilar.
en Nordelta es todavía más profunda: los niños Las distancias suburbanas conducen a una
no abandonan la ciudad privada nunca. El in- transformación en la cantidad de las compras.
tercambio social se empobrece gracias a la ubi- Las compras diarias y en pequeña escala se ven
cación espacial de los institutos y la compo- reemplazadas por grandes adquisiciones quin-
sición de los escolares. cenales o mensuales. Al mismo tiempo, esto
Respecto a la función comercial, el cambio genera una mayor fragmentación del espacio
es todavía más fuerte: dentro de la capital fede- urbano, dado que el hipermercado aislado reem-
ral se da una alta concentración de negocios en plaza a los pequeños comercios minoristas.
ubicaciones integradas urbana y espacialmente Sobre el punto, cabe mencionar que en muchas
con fachadas directas a la calle, por lo que las entrevistas se mencionó el centro de Benaví-
necesidades diarias pueden cubrirse a pie. Jun- dez, lindante casi directamente a Nordelta, como
to a la gran cantidad de supermercados, los lugar habitual de compras. Pero esto se relati-
comercios minoristas independientes como viza: el objeto de las compras son artículos se-
carniceros, panaderos, vendedores de pastas cundarios como galletas y chocolate o el servi-
frescas, verduleros/fruteros, kioscos y pe- cio de comidas a domicilio. La parte de la ciu-
queños bares generan la imagen típica de los dad en directa vecindad no es un auténtico lugar
barrios tradicionales. La estructura comercial de compras, sino un lugar al que se recurre sólo
llena de vida las calles y veredas y los negocios por algunos servicios que no existen en Nor-
son puntos de encuentro de la interacción so- delta. Esta última no reactiva el comercio local
cial. De la estructura social de la vecindad de- en las partes de la comuna que lo rodean.
pende la calidad de la oferta, pero el comercio La transformación del estilo de vida en el
minorista en ubicaciones integradas es un ele- tiempo libre es una variable de peso en el análi-
mento siempre presente. En cambio, la mudan- sis. Generalmente, la mudanza está estrecha-
za a la vecindad privada obliga a las personas a mente vinculada con la decisión concreta de
modificar el modo de comportamiento tradi- pasar más tiempo con la familia. Por un lado,
cional y comenzar a hacer compras masivas para en el caso de las tradicionales familias nume-
sus necesidades diarias. Sobre el punto, es im- rosas (padres, hermanos, sobrinos, etc.), me-
portante mencionar que dentro de cada Barrio diante la oportunidad que ofrecen la casa y las
de Nordelta no están permitidas actividades superficies verdes para invitar los fines de se-
comerciales, por lo que ir de compras significa mana a amigos y parientes y pasar más tiempo
tener que usar el auto. Los centros urbanos juntos. Por otro lado, Nordelta ofrece no sólo
dejan de ser atractivos para realizar esas com- la posibilidad de tener mucho movimiento
pras. Un nuevo punto de atracción son los fuera de la casa, sino también de una enorme
grandes shopping centers suburbanos. Esto se plaza de juegos de aventuras, donde también
puede constatar en el asentamiento de comer- se puede hacer deporte. Otro aspecto de la “nue-
cios alrededor de un shopping de origen francés, va vida” incluye la nueva comunidad de los

32
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

vecinos. Muchos de los habitantes se encuen- manifestación de los efectos causados por ba-
tran y conocen en el proceso de búsqueda de rreras construidas mediante el discurso públi-
vinculación comunitaria. Esta concentración en co. En este sentido, parece importante el cen-
lo interno, en la familia, en el vecindario y en la trarse, desde un punto de vista discursivo, en la
exploración de Nordelta lleva a un alejamiento deconstrucción de las estructuras interpretativas
de los contactos externos. Las actividades noc- en diferentes esferas: la ciencia, la administración,
turnas fuera de Nordelta requieren una ocasión los medios de comunicación o la política.
especial. Las distancias se convierten en un Las ideas acerca de la teorización de los estu-
umbral que impide el viaje a cines, restaurantes dios discursivos están en proceso de desarro-
y bares, pero también la visita a amigos. La ofer- llo. Asimismo, se pueden deducir una serie de
ta cultural y de la vida nocturna de la capital retos futuros. Por ejemplo, ¿cómo se puede
federal se vuelve poco atractiva. Las visitas al interpretar la relación entre la estructura que
cine tienen lugar en los centros de cines al bor- podemos escuchar a través del idioma y la per-
de de la autopista, donde también se instalaron cepción personal de los diferentes discursos
sucursales de conocidos restaurantes y bares del en el sistema social? En este sentido, cabe re-
centro de la ciudad. En otro orden de factores, saltar que por un lado podemos interpretar las
los entrevistados expresan claramente la rápi- diferencias entre la seguridad y la inseguridad
da disolución del vínculo con amigos, antes como un constructo social –tal como vimos
muy estrechos, que viven en el centro de la en el ejemplo del discurso de inseguridad en
ciudad. Las visitas espontáneas y breves se vuel- Alemania, el cual no tiene ningún fundamento
ven infrecuentes debido a las distancias y a la en base a las estadísticas de criminalidad exis-
intimidación de los controles personales. tentes. Pero, por otro lado, no se puede con-
cluir que todo discurso de inseguridad carece
de una base real. Se pueden criticar los discursos
Conclusiones hegemónicos sobre la inseguridad, pero hace
La tematización creciente de la inseguridad y falta ofrecer soluciones al sistema político para
la instalación de nuevas políticas de seguridad las problemáticas que conmueven a la población.
se puede interpretar como la creación de barre- A través de los debates científicos, mediáti-
ras mentales entre lo nuestro y lo extraño y, a cos y políticos determinamos como se leerá e
su vez, en relación con barreras discursivas y interpretará la ciudad y el medio urbano en un
dialécticas entre lo que son espacios seguros e futuro. En este sentido se define como se cons-
inseguros. Es interesante observar como este truye la ciudad y qué medidas se toman para
discurso conlleva y fomenta la creación de ele- combatir los sentimientos de inseguridad. La
mentos espaciales, como por ejemplo las ur- creación de los espacios ideales del futuro y de
banizaciones cerradas. Lo nuestro y lo extraño, la ciudad se origina a través de conceptos im-
los espacios seguros y la inseguridad no son plícitos. El estudio de los discursos de insegu-
hechos concretos ni objetivos. Más bien se ridad puede permitirle a la investigación urba-
pueden interpretar como producto de una per- na el obtener los medios para efectuar un análi-
cepción altamente subjetiva, la cual es una viva sis que permita acentuar el debate político.

33
Imaginales
2
Bibliografía Glasze, G. (2003a) Die fragmentierte Stadt.Ursachen und Fol-
Beckett, K. (1997) Making Crime Pay: Law and Order in gen bewachter Wohnkomplexe im Libanon, Opladen,
Contemporary American Politics, New York, Oxford Uni- Leske+Budrich.
versity Press. (2003b) “Private Neighbourhoods as Club
Belina, B. (2000) Kriminelle Räume. Funktion und ideologische Economies and Shareholder Democracies”, BelGeo,
Legitimierung von Betretungsverboten, Kassel, Alemania, núm. 1, pp. 87-98.
Urbs et Regio 71. Glasze, G. y Pütz, R. (2004), Sicherheitsempfinden in Mainz.
Belina, B. y G. Helms (2003) “Zero Tolerance for the Auswertung der “Bürgerumfrage für mehr Sicherheit”, Mainz.
Industrial Past and other Threats: Policing and Ur- Goodwin, M. y J. Painter (1996) “Local Governance, the
ban Entrepreneurialism in Britain and Germany”, Crisis of Fordism and the Changing Geographies
Urban Studies 40, 9 (1845-1867). of Regulation”, Trans. Inst. Br. Geogr., núm. 21, pp.
Borsdorf, A. (2002) “Vor verschlossenen Türen.Wie neu 635-648.
sind die Tore und Mauern in lateinamerikanischen Hamnett, C. R. (1994) “Social Polarisation in Global
Städten? Eine Einführung”, Geographica Helvetica, núm. Cities: Theory and Evidence”, Urban Studies, núm.
57, pp. 238-244. 31, pp. 401-424.
Buchanan, J. M. (1965) An Economic Theory of Clubs, (1998) “Social Polarisation and Income Ine-
Economica, núm. 32, pp. 1-14. quality in London”, GeoJournal, núm. 46, 1, pp. 39-
Büllesfeld, D. (2002) Polizeiliche Videoüberwachung öffentli- 50.
cher Straßen und Plätze zur Kriminalvorsorge, Stuttgart. Harvey, D. (1990) The Condition of Postmodernity, New York,
Caldeira, T. (2000) City of Walls. Crime, Segregation, and 1990.
Citizenship in São Paulo, Berkeley, Los Angeles, Londres. Jäger, S. (2001) “Diskurs und Wissen. Theoretische und
Dammert, L. (2001) “Construyendo ciudades inseguras: Methodische Aspekte einer Kritischen Diskurs.Und
temor y violencia en Argentina”, Eure, núm. 27, 82, Dispositivanalyse”, en Keller, R. et al. (eds.), Hand-
pp. 5-20. buch Sozialwissenschaftliche Diskursanalyse. Band 1: Theo-
Flusty, S. (1997) Building Paranoia, en N. Ellin (hrsg.) rien und Methoden, Opladen, pp. 81-112.
Architecture of Fear, New York, pp. 47-60. Janoschka, M. (2002) Wohlstand hinter Mauern. Private Ur-
Foldvary, F. (1994) Public Goods and Private Communities.The banisierungen in Buenos Aires, Vienna, Verlag der Öste-
Market Provision of Social Services, Cheltenham, Edward rreichischen Akademie der Wissenschaften.
Elger. (2003) “Nordelta.Ciudad cerrada, el análisis de
Foucault, M. (1991) Discipline and punish: the birth of prison, un nuevo estilo de vida en el Gran Buenos Aires”, en
London. V Coloquio Internacional de Geocrítica: la vivienda y la cons-
Frantz, K. (2001) “Gated Communities in Metro Phoe- trucción del espacio social de la ciudad, 26 al 31 de mayo de
nix (Arizona) Neuer Trend in der US-Amerikanischen 2003 (www.ub.es/geocrit/sn/vmjanoschka.htm del
Stadtlandschaft”, Geographische Rundschau, núm 53, pp. 27 de mayo de 2003).
12-18. Janoschka, M. y Borsdorf, A. (2005) “Condominios
Garland, D. (2001) The Culture of Control: Crime and Social fechados y barrios privados: The Rise of Private Re-
Order in Contemporary Society, Chicago, Chicago Univer- sidential Neighbourhoods in Latin America”, en
sity Press. Glasze, G. et al. (eds.), Private Cities. Global and Local
Gebhardt, D. (2001) “Gefährlich fremde Orte. Ghetto. Perspectivas, London (Routledge Studies in Human
Diskurse in Berlin und Marseille”, en Best, U. y Ge- Geography), Routledge.
bhardt, D. (eds.) Ghetto-Diskurse. Geographie der Stigma- Janoschka, M. y Glasze, G. (2003) “Urbanizaciones ce-
tisierung in Marseille und Berlin, Potsdam, Praxis Kul- rradas: un modelo analítico”, Ciudades, núm 59, pp.
tur-und Sozialgeographie 24. 9-20.
Jeffery, R. (1971) Crime Prevention Through Environmental
Design, Beverly Hills.

34
Discursos de inseguridad y la ciudad cerrada: mitos, realidades, barreras y fronteras de un producto
inmobiliario “perfecto”

Leisch, H. (2002) Gated Communities in Southeast Stoker, G. y K. Mossberger (1994) “Urban Regime Theo-
Asia.Examples from Indonesia, manuscrito. ry in Comparative Perspective”, Environment and Plan-
Méndez, E. (2003) “El urbanismo defensivo”, Ciudades ning C, núm. 12, pp. 195-212.
núm. 59, pp. 3-8. Stone, C. N. (1993) “Urban Regimes and the Capacity to
Mockus, A. y H. Acero Velázquez (2005) “Criminalidad Govern”, Journal of Urban Affairs, núm. 15, pp. 1-28.
y violencia en América Latina: la experiencia exitosa Webster, C. (2002) “Property Ritghts and the Public
de Bogotá”, Seguridad Sostenible, núm. 22, 24 de mayo Realm: Gates, Green Belts and Gemeinschaft”, Envi-
(www.iigov.org/ss/print.drt?edi=66201&art=67148 ronment and Planning B: Planning and Design, núm. 29, pp.
del 28 de mayo de 2005). 397-412.
Newman, O. (1972), Defensible Space, New York. Weiss, M. A. y J. W. Watts (1989) “Community Builders
Nogala, D. (2003) “Ordnung durch Beobachtung/ and Community Associations: The Role of Real
Videoüberwachung als urbane Einrichtung”, en Ges- Estate Developers in Private Residential Gover-
tring, N. et al. (eds.) Jahrbuch StadtRegion 2002, Schwer- nance”, en U.S. Advisory Commission on Intergovernmental
punkt, Die sichere Stadt. Opladen, pp. 32-58. Relations (ed.) Residential Community Associations,
Parnreiter, C. (2002) “Ciudad de México: el camino hacia Private Governments in the Intergovernmental Sys-
una ciudad global”, Eure, núm. 28 (85) pp. 89-120. tem, pp. 95-104.
Pierre, J. (1999) “Models of Urban Governance/The Wilson, J. Q. y G. L. Kelling, (1982) “Broken Windows”,
Institutional Dimension of Urban Politics”, Urban The Atlantic Monthly, núm. 249, pp. 29-38
Affairs Review, núm. 34 (3), pp. 372-396.
Pöhler, M. (1999) Zwischen Luxus-Ghettos und Favelas. Stadter-
weiterungsprozesse und sozialräumliche Segregation in Rio de
Janeiro: Das Fallbeispiel Barra da Tijuca, Tübingen, Uni-
versidad de Tübingen, Kleinere Arbeiten aus dem
Geographischen Institut der Universität Tübingen
21.
Pütz, R. (2004) Transkulturalität als Praxis. Unternehmer
türkischer Herkunft in Berlin, Bielefeld, Transkript.
Raco, M. (1999) “Researching the New Urban Gover-
nance: An Examination of Closure, Access and Com-
plexities of Institutional Research”, Area, núm. 31
(3) pp. 271-279.
Reuband, K.-H. (1999) “Kriminalitätsfurcht/Stabilität
und Wandel”, en Neue Kriminalpolitik, núm. 2, pp. 15-
20.
Siebel, W. (2003) “Die überwachte Stadt/Ende des
öffentlichen Raums?”, en Die Alte Stadt, núm. 30, pp.
247-257.
Simmel, G. (1903) “Die Grossstädte und das Geistesle-
ben”, en T. Petermann (ed.) Die Grossstadt. Vorträge
und Aufsätze zur Städteausstellung, Dresden, Jahrbuch
der Gehe-Stiftung Dresden 9, pp. 185-206.
Stark, R. (1987) “Deviant Places: A Theory of the Eco-
logy of Crime”, Criminolog, núm. 25, pp. 893-909.

35
Imaginales
2

36
Cerrado y abierto
Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

Eloy Méndez Sáinz


El Colegio de Sonora
emendez@colson.edu.mx

Resumen Abstract
Las nociones “espacio (construido) abierto” y The concepts “open (building) space” and
“espacio (construido) cerrado” tienen signifi- “closed (building) space” have specific mean-
cados específicos a raíz del movimiento mo- ings from modern movement in architecture.
derno en la arquitectura. Con las innovaciones With conceptual and technological innovations
conceptuales y tecnológicas que incorpora el that the movement incorporates, the design
movimiento, el diseño aligera el muro en del- eases the wall through a lot of time transpa-
gadas láminas de vidrio muchas veces trans- rent thin glass sheet, showing privacy. Mean-
parente, exponiendo así la privacidad. Al mis- while the individual building relation with city
mo tiempo, se redefine la relación del edificio defines again: the building becomes isolated
individual con la ciudad: el edificio se aísla y and separated from everyday life of public spa-
distancia de la vida cotidiana de los espacios ces, persuading separation of street life from
públicos, induciendo la separación entre la vida everyday life in houses, organized at their time
en la calle y la vida cotidiana dentro de las vi- in different ensembles to traditional quarters.
viendas, las cuales a su vez están organizadas Likewise, the modern architecture is unloaded
en conjuntos distintos a los barrios tradicio- of the ornament that is dispensable to its strict
nales. De la misma forma, la arquitectura mo- functionality. So, the perception of builded
derna es descargada del ornamento que es context depends of the observer abstraction
prescindible para su estricta funcionalidad. Con capacity, becoming in a light but legible way to
ello, la percepción del entorno construido de- understand inclusion and exclusion.
pende de la capacidad de abstracción del ob-
servador, derivando en una sutil pero legible Keywords: closed space, Barcelona Pavilion,
forma de entender la inclusión y la exclusión. Mies van der Rohe, autoreference.

Palabras clave: espacio cerrado, Pabellón de


Barcelona, Mies van der Rohe, autorreferencia.

37
Imaginales
2
Introducción de difundirse en innumerables ejemplos de la
El espacio cerrado no es una metáfora, es un arquitectura del siglo XX .
ámbito en el que no es posible entrar, es cerra- Con tal persistencia y ubicuidad, dichas for-
do en oposición a abierto. El cerramiento ex- mas han logrado que a inicios del presente si-
cluye, la apertura incluye. En arquitectura esta glo se entiendan en términos similares los ele-
dicotomía se materializa en el muro y la puer- mentos arquitectónicos más comunes, lo mis-
ta, los cuales poseen significados distintos. mo en la obra aislada que en el hecho urbano.
El significado de estos elementos arqui- En este último se observa también la simula-
tectónicos es ambivalente en su dimensión sim- ción de arquitecturas tradicionales en un proce-
bólica. El tradicional muro de cal y canto suele so de construcción de la ciudad que muestra,
ser evidencia de cierre indudable, pero el muro con renovado vigor, la dimensión colectiva de
moderno de vidrio es, al contrario, abierto. Del la solución individual del espacio habitable.
mismo modo, la puerta se acciona tanto para
cerrar como para abrir. La ambivalencia se mul-
tiplica si el muro es de vidrio espejo, o si la La voluntad de la época
puerta es de vidrio transparente, pues así lo Según la opinión de Fitch (2003: 10), “ningún
cerrado aparece abierto y lo abierto resulta in- otro edificio suelto del siglo XX iba a hacer más
accesible. Aperturas y cierres, reales o sugeri- en el modelado de los gustos de esta era”. El
dos, son manipulados por el diseño en el jue- Pabellón, construcción que representara a Ale-
go de las distribuciones que, apegadas al pro- mania en la Exposición Internacional de Bar-
grama, definen senderos de circulación, estan- celona de 1929, es encargado al arquitecto Mies
cias, ritmos, simetrías, recodos, amplitudes, an- van der Rohe, quien materializa un programa
gosturas y sensaciones diversas. El cerramien- simple orientado a resolver la presencia proto-
to primero se concreta al referirse a las rela- colaria y circunstancial de los anfitriones rea-
ciones sociales que lo establecen y naturalizan, les, los reyes españoles. En 1929, en plena cri-
después es asociado con la clausura del espa- sis económica mundial, el diseño del pabellón
cio físico. ha de responder a la necesidad del albergue tran-
El contenido del siguiente artículo aborda sitorio, una casa digna del pueblo alemán, la
precisamente este cerramiento del espacio. Su Casa de Dios,1 ejemplo de la más avanzada tec-
objetivo es indagar en el campo de la arquitec-
tura acerca de la búsqueda de seguridad. Para
1
Fagiolo (1977) muestra la recurrencia metafórica
del palacio o catedral de cristal como la casa de Dios,
ello, se analiza cómo el arquitecto Ludwig Mies frecuente entre artistas y arquitectos alemanes en los años
van der Rohe emplea de manera paradigmática finales del siglo XIX y principios del XX , retomando las
fuentes esotéricas de los masones y los rosacruces, entre
el código de la arquitectura moderna en la obra otras. Los expresionistas pugnan en 1914 por “la belle-
fundacional del Pabellón Alemán de Barcelo- za de la tierra cuando la arquitectura de cristal sea univer-
na –en un contexto aún dominado por la ar- sal” (Scheerbart, citado por Fagiolo, 1977: 211), prin-
cipio fundacional que adopta en 1919 la Bauhaus, “la
quitectura tradicional–, contribuyendo a es- más conocida institución artística de nuestro tiempo”
tablecer las claves de significados que luego han (Hochman, 2002: 19), escuela a la que pertenece Mies:
“deseemos, concibamos y realicemos entre todos el nue-
vo edificio del futuro, que lo recogerá todo en una sola

38
Cerrado y abierto. Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

nología, transmisora del desarrollo de la indus- obra síntesis de las vanguardias contemporá -
tria nacional en el contexto de maduración del neas2. Esta interpretación extiende la tesis enun-
discurso nacional socialista de la superioridad ciada hacia 1923 por el joven Mies (2003: 25)
de raza. en un aforismo que ha de convertirse en axio-
La convicción de la relevancia de la obra ha ma central de la disciplina durante décadas: “la
derivado en verdaderas magnificaciones de los arquitectura es la voluntad de la época traduci-
críticos, como la de Quetglas (2001: 21), cuan- da a espacio.” 3
do asienta que “el Pabellón de Alemania es la El sitio elegido por Mies tiene ubicación es-
varilla y el primer plato [de un malabarista tratégica: en el extremo sur de la Gran Plaza y
imaginario]. Sostenida en él, no sólo toda la su Fuente Mágica, detrás de ocho inmensas co-
obra anterior y posterior de Mies debería acabar lumnas jónicas que le precedían. Es suelo con
vibrando, sino toda la arquitectura alemana, declive, donde el arquitecto alemán dispone un
toda la arquitectura mundial, toda la historia podio o plataforma rectangular plana cubierta
alemana, toda la historia universal”. de mármol pulido, que en los extremos cortos
Sin embargo, no es suficiente el reconoci- prolonga en muros verticales, formando un
miento del encanto casi mágico que ejerce una contenedor unido al suelo y al visitante por el
experiencia tan puntual, hay algo más, la ex- hilo sutil de una pequeña escalinata perfilada.
cepcionalidad del Pabellón “reside en el hecho Tras la geometría exacta de cada uno de los
de que conseguía expresar, en los términos más muros envolventes, la vista descansa en lechos
exquisitamente pulidos y exactos, la más alta de agua depositada en nichos que están deli-
aspiración de una Europa atormentada por la neados con aristas nítidas en la opacidad pétrea
guerra y la inflación. Aquí había esa claridad, socavada, separando materiales contrastantes
orden y paz que Europa deseaba profunda- pero homogenizados al brillo de la luz solar.
mente” (Quetglas, 2001: 11); es también una El conjunto resalta sobre el imponente marco
del Palacio de Victoria Eugenia.
forma, arquitectura, plástica, pintura, y que un día se le-
vantará hacia el cielo por el esfuerzo de las manos de
millones de artesanos, cual símbolo de cristal de una 2
Montaner (2002: 88) apunta la confluencia múlti-
nueva fe” (Fagiolo, 1977: 237). En ese momento, con- ple del Pabellón, en el que “no sólo se fusionan clasicis-
cluye Fagiolo (1977: 246), “la casa de cristal, catedral mo, racionalismo, neoplasticismo, expresionismo y su-
laica, es con toda claridad el signo del nuevo mundo”. prematismo, sino que en esta obra de la razón está total-
Si bien Mies se incorpora a la Bauhaus para dirigirla mente presente la naturaleza (…) Abstracción y natu-
de 1930 a 1933, año en que es clausurada por los nazis, raleza, tectonicidad y visualidad, la racionalidad de la línea
su obra carece de la influencia de ésta, ya que mientras y la sensualidad de la curva, el objetivismo cientifista y el
dicha escuela abandera el compromiso social y la prácti- subjetivismo de Nietszche” (véase también Montaner,
ca utilitaria, Mies se refugia en la búsqueda estética esen- 2000: 37). Esta diversidad de influencias, que coloca aparte
cialista y perfeccionista (véase a Hochman, 2002: 338 de las clasificaciones rígidas la figura de Mies, no riñe
ss); “el lujoso pabellón alemán que construyó para la con el calificativo que le aplica Bassegoda (1984: 316):
Exposición Universal de Barcelona de 1929 –con deslum- “el más puro de los racionalistas.”
brantes paredes de ónice y mármol y columnas croma- 3
Pedro Blas González (2003) reconoce en estas ex-
das– fue uno de los primeros edificios que puso de mani- presiones las creencias de Mies; el reflejo de los funda-
fiesto la idoneidad del nuevo estilo arquitectónico para mentos existenciales de la vida cotidiana, su tempera-
todo lo que no fueran casas baratas, generalmente de mento, están fuera de la exigencia de ser argumentadas,
baja calidad, para obreros”, evalúa Hochman, (2002: 358). explicadas.

39
Imaginales
2
Foto 1. Vista de la fachada principal del Pabellón de Barcelona

Fuente: tarjeta postal, 2004.

Entre aguas de transparencia quieta emer- En cambio, el recorte abrupto de la losa de


gen los muros vítreos del pabellón, sólo inter- concreto anula en el pabellón toda apetencia
rumpidos por la opacidad del ligero plano hori- de elevación desmedida, empequeñece todo
zontal de la cubierta: se trata de una casa de émulo de la gran bodega explorando las posibili-
vidrio. El techo transparente alude al Palacio dades de habitabilidad de la nueva combinación
de Cristal realizado por Joseph Paxton, el gi- de materiales en presentación de casa, a escala
gantesco edificio desvanecido de la industria- humana. La propuesta es audaz al diseñar con
lización, una megaestructura concebida tanto artificios industriales el espacio de la intimi-
para envolver los objetos expuestos sin entor- dad cotidiana, y lo es también por colocar con-
pecer la visibilidad en dirección alguna, como creto armado sobre tenues cortinas de vidrio,
para el lucimiento emblemático de la edificación eludiendo a la vez la sensación de aplastamiento.
en la monumentalidad de un lugar sin límites.4 Es un edificio-manifiesto de principios.
4
El Palacio de Cristal, construido en Londres para la No era la intención de Mies dotar al im-
Gran Exposición Internacional de 1851, “el edificio más prescindible espacio minúsculo de las carac-
aventurado y visionario de todo el siglo XIX “, es diseña- terísticas reservadas al edificio que albergaría
do en vidrio y hierro para albergar a más de treinta mil
visitantes (Berman, 1989: 246). A inicios del siglo XX, el las muestras de los avances de la tecnología
arquitecto Behrens, que incursiona en la casa de cristal alemana, cuyo programa era independiente de
años antes, y maestro de Mies, preludia el pensamiento
del alumno al reconocer que la rigidez y el escaso volu-
aquél. El propósito era destinarlo a la exclu-
men de los nuevos materiales contribuyen a la expresión sividad del acto diplomático, de la conformi-
bella, pues “en cierto modo tienen un carácter desmate- dad momentánea de actores previsibles, sin
rializante” (citado por Ewen, 1991: 194). Para Monta-
ner (1999: 29), con esta construcción se franquea “la ba- margen alguno de incertidumbre, un ritual pre-
rrera entre el exterior y el interior”, que después, con la concebido en el marco de convenciones inter-
estructura basada en el pilar, es madurada por la arquitec-
nacionales. En el lugar se darían cita persona-
tura moderna.

40
Cerrado y abierto. Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

jes habituados al protocolo de salones, galerías, Visto así, del teatro sólo se requería el esce-
cafés y, en general, a los espacios urbanos de las nario, proscenio incluido. Sitio autocontenido,
grandes ciudades occidentales, personajes que lugar para estar en escena, preciso, nítido, aco-
sin duda eran conocedores del ámbito corte- tado, en el cruce exacto del tiempo y el espacio
sano organizado en torno a las figuras reales, elegido, a la vez que en el flujo fácil. La acción
fijadas en la centralidad análoga que rige el en el escenario ejecuta lo que actores y público
sistema solar. han previsto, a veces sin saberlo del todo, pero
Se advertía la demanda de un escenario apro- siempre siguiendo las reglas de la representa-
piado para el evento acartonado, mismo en el ción circunscrita en el cuadrante visible a los
que ya habían irrumpido tiempo atrás los em- espectadores. Detrás de bastidores han de movi-
presarios europeos. El guión estaba preescrito lizarse todos los trabajadores que hacen posible
y los actores discurrirían de acuerdo a roles el despliegue escénico, hasta los actores que
Foto 2. Vista interior del Pabellón

Fuente: tarjeta postal, 2004.


ensayados en innumerables ocasiones. ¿Qué salen y los que esperan turno, o los emergentes,
actores participarían del evento? Únicamente o los colapsados y fuera de tono.
los propios involucrados, dispuestos a agru- El perímetro del proscenio es rígido desde
parse en sitios propicios para verse y ser vistos el palco, pero permeable y cambiante del lado
y para ser después multiplicados en imágenes contrario, en el que luz y penumbra son los
periodísticas; la pose, el gesto y el vestuario contrapuntos básicos del espectáculo. Todo lo
eran componentes naturales de la esfera de la que sucede en el tablado es parte del mismo
distinción. Acudirían solícitos de lejanos came- evento y obedece a la misma lógica circunstan-
rinos, invitados con cortesía y anunciados con cial: el entrar, salir, pasar o permanecer. Roles y
pompa. jerarquías han de ser inconfundibles para los

41
Imaginales
2
espectadores y actores, todo está dispuesto para dad lisa del piso y la disposición de los muros,
lograrlo. inducen al único punto focal: Amanecer, la es-
En pocas palabras, el escenario es un espa- cultura de Georg Kolbe ubicada en el fondo,
cio crucero y es estático al mismo tiempo. Esta único componente figurativo en el marco mini-
versatilidad es la que posibilita cambios de malista. 6 Después, el retorno por el pasaje al
tiempo-espacio a conveniencia. La separación reverso del muro de ónice. Ya no es el paso
selectiva del escenario del andamiaje complejo fugaz por el antiguo teatro griego, sino la
del teatro moderno, traslada al teatro griego, a soledad de la pose instantánea en el estudio
la desnudez de la teatralidad pura. El diseño fotográfico.
del Pabellón de Barcelona debía suponer esta Escenario, espacio de la representación.7 Para
suerte de consideraciones. la efectividad de la acción ha de vestirse según
La experiencia del estar y circular en el inte- las circunstancias. El sedimento formal prove-
rior del pabellón reconstruido transmite dichas niente de la antigüedad clásica cae sin duda en
suposiciones.5 El acceso sin puerta, la continui- el terreno de la especulación, porque no hay
Foto 3. Amanecer, de Kolbe, en el espejo de agua interior

Fuente: el autor, 2004.


5
El Pabellón fue desmontado en 1930 y reconstrui- 6
Este contrapunto es un recurso análogo al em-
do en la primera mitad de la década de los años ochenta pleado en 1926 por Mies en el monumento en Berlín
(e inaugurado en 1986) con base en la investigación y erigido en memoria de Karl Liebknecht y Rosa Luxem-
dirección de Ignasi de Solà-Morales, Cristian Cirici y burgo, en el que, sobre cuerpos prismáticos puristas,
Fernando Ramos, que escriben la memoria de la obra en sobrepone el emblema figurativo de la hoz y el martillo,
1993. En ésta se reconoce que “su vocación es la circu- de pleno realismo comunista en la vecina unión Soviéti-
lación, la apertura y el tránsito a través del mismo” (Solà- ca.
Morales, et al., 2002: p. 36). 7
Según Quetglas (2001: 51) las referencias formales
del Pabellón son “el templo dórico y el teatro”.

42
Cerrado y abierto. Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

Foto 4. Escorzo de la fachada posterior del Pabellón

Fuente: el autor, 2004.

referencia explícita alguna que lo confirme. condicionamientos del lugar que Mies eligió,
Esto reafirma la opinión de Ignasi de Solà- sin duda basado en razones de cualidades es-
Morales (1998: 31), para quien “la obra de Mies pecíficas del entorno. Sería un contrasentido
no nace de la recreación de una naturaleza per- pensar que luego las ignoraría en el diseño.
manente y transhistórica basada en los órdenes Mies opta por la reducción absoluta de las
clásicos y en su gramática”, sino todo lo con- formas, vistiendo el escenario 8 con la metáfora
trario: “no parte de imágenes, sino de materia- del vacío: no hay pliegues ni escondrijos, sólo
les” (Solà Morales: 1998: 32). la posibilidad de diferentes ubicaciones. El ta-
Es indiscutible que la propuesta de Mies blero implacable se recorta pulido en el perí-
no se apoya en el proceso mimético de respal-
do clásico, dado que no daría éste el sentido a
8
De nuevo, Ignasi de Solà-Morales (1998: 34) sos-
tiene que “es erróneo pensar en la arquitectura de Mies
premisas antihistoricistas. Sin embargo, esta como en un escenario, aunque sea vacío”, debido a que
posición no invalida analogías en la dis- no responde a la tradición de la obra de arte como ejerci-
cio de representación a interpretar por el espectador,
tribución del espacio que clarifican el análisis. sino al efecto moderno de shock de la imagen inesperada,
De igual forma, es poco probable que la pos- sin convenciones visuales. Si bien este señalamiento
tura autonomista de la obra individual llegara tiene la virtud de subrayar la condición fundacional de la
obra de Mies, en el caso del Pabellón se tiene la función
a ignorar el condicionamiento del filtro visual de escenario y, en consecuencia, así debía expresarse,
ejercido por la columnata que antecedía al Pa- según sostiene el propio autor al sostener que “nuestros
edificios utilitarios sólo pueden hacerse dignos del nom-
bellón. El énfasis en los materiales como pun- bre de arquitectura si interpretan fielmente su tiempo,
to de partida, concilia a la perfección con los con su perfecta expresión funcional” (Mies, 2003: 33).

43
Imaginales
2
metro por muros y el desnivel que le levanta aprestada a las circunstancias. La desafiante
del suelo; los espejos de agua complementan esbeltez de los ocho pilares de acero laminado
la horizontalidad perfecta de la planicie que con sección en cruz logra un delicado equili-
separa del entorno y privilegia la vista, sugi- brio gracias al forro impecable de metal cro-
riendo las rutas inequívocas del proscenio. Las mado; la disposición aislada evita toda relación
sutiles aguas de transparencia quieta serán, en entre ellos y hasta el posible protagonismo,
los extremos de la superficie, el remanso, la sugiriendo, a cambio, con elegante modestia,
expansión visual de la plataforma marmórea y su admirable sumisión portante. El sutil colo-
su angostamiento funcional. rante del vidrio apenas desliza el manto pro-
Los muros envolventes bien pueden ser bas- tector frente a la masa potente de la pared de
tidores que fungen de telón de fondo. Detrás ónice oscuro dispuesto en plano paralelo, con
de ellos habrán de realizarse las maniobras in- lo que evita la completa transparencia que arrui-
visibles de cara al público presente o virtual. naría su presentación triunfante –afirmada, de
Después de los preámbulos necesarios al aco- esta forma, con timidez, en un potente y ligero
modo, distanciamientos y conjunciones, sólo navío anclado entre aguas–10 y eludiendo la ten-
queda, en el Pabellón, el espacio rector del con- tación irreverente de la tecnología industrial an-
junto. Bajo la delgadísima línea de la cubierta y te materiales de reconocido linaje pero repen-
amparados en la oscuridad vacilante del fondo tina obsolescencia. El vidrio, del mismo modo
innovado por el ónice veteado, la sobriedad de que el efecto del reflejo de todos los materia-
las ligeras sillas solitarias anuncia la exclusi- les, juega así entre la clausura y la transparen-
vidad de los personajes ausentes.9 A diferencia cia, opone ligereza y pesadez.
de la ampulosidad grandilocuente del palacio Amanecer, esculpida en modesta piedra opaca
añoso que basa la comunicación del mensaje de piel granulosa, rústica, sin brillo –a diferen-
en la redundancia sobrecargada de información,
en el Pabellón, la redundancia recae en la reite- 10
Esta doble ambivalencia de cierre-apertura y trans-
parencia-reflejo en el manejo de los materiales, no sólo
ración de las ausencias. El efecto de pantalla es
del vidrio, muestra la paradoja planteada en las anticipa-
reforzado por el muro-cortina de vidrio, com- ciones de 1914 por Scheerbart (en Marchan: 1974: 87-
pletando el nicho abierto a la vista. La obra se 91), quien aboga por abrir los prevalecientes espacios
cerrados a través de la “arquitectura de cristal, que dejará
puede entonces representar. entrar en nuestras viviendas la luz solar y la luz de la luna
Es un montaje poco común no sólo por la y de las estrellas, no por un par de ventanas simplemen-
prominencia de los actores, quienes motivan te, sino, simultáneamente, por el mayor número posible
de paredes completamente de cristal, de cristales colo-
tan especial esmero en el lugar, sino también reados.” Reconoce que esto podría parecer frío, pero se
por la revolucionaria fórmula arquitectónica le antoja que “los colores en el cristal pueden surtir efec-
tos muy calurosos” y sueña la Tierra enjoyada gracias a la
9
El llamado “Sillón Barcelona” es un diseño exclu- sustitución del ladrillo por el vidrio, logrando “cosas
sivo de Mies para la ocasión. En la sesión inaugural, dos más exquisitas que los jardines de ‘Las mil y una no-
de ellos serían asientos reales de Alfonso XIII y Victoria ches’.” También se ocupa de aligerar las columnas ilu-
Eugenia. Son muebles ligeros sólo en apariencia, como minándolas y así “la arquitectura de cristal, mediante es-
bien apunta Ignasi de Solà-Morales (1998: 19). Estos tas columnas luminosas, se convertirá en algo flotante.”
sillones, taburetes otomanos y un par de mesas para la Luego, con el concreto armado, ingeniado a manera de
firma protocolaria y para el champán del brindis, son el barco con los edificios en su plataforma, se lograría la
mobiliario del edificio en el área para el evento inaugural. “ciudad flotante”, móvil.

44
Cerrado y abierto. Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

cia de las estilizadas esculturas clásicas–, de- sin sol, sin la luz avasallante de los planos sin
sentona a propósito en el nicho impecable de resquicios.
geometría abstracta. La reacción involuntaria El Pabellón es arquitectura para represen-
dramatiza el roce tangencial provocado por la tar y se representa a sí misma. También el lugar
luz levantina que la envuelve por completo, está diseñado para ser visto, es una obra que
revelando la tan humana vulnerabilidad ejem- narra sintética su destino y para ello se vale de
plificada en la espontaneidad circunstancial de los recursos del agua y la escultura. El juego de
la gesticulación instantánea, figura testimonial planos luminosos no es suficiente para comu-
tanto de la teatralidad estudiada de personas nicar los mensajes contenidos en un espacio
reales, como de la rigidez geométrica. Acaricia- de fuerza simbólica desbordante. Sobre un pro-
da por la sombra del alero protector de con- grama arquitectónico simple se levanta un edi-
creto aligerado sobre las agujas relumbrantes, ficio que, con extraordinaria economía de ele-
bien podría ser Venus que emerge fértil del agua mentos constitutivos, patentiza relaciones so-
y la tierra. Al lado del estuche pletórico de au- ciales y valores culturales complejos. La solu-
sencia, en aras de la sofisticación y el poder ción moderna parte de un supuesto: la trans-
establecido, justo en el resquicio, surge poéti- parencia de los poliedros aislantes de la vida
co el murmullo de la vida terrena plena de luz. privada.
La casa sigue siendo refugio, pero nunca más

Foto 5. Espejo de agua externo del Pabellón

Fuente: el autor, 2004.

45
Imaginales
2
El pabellón recuerda Las Meninas, el cuadro do estético “verdadero” 12. Es decir, en el mar-
de Velázquez, metáfora del ordenamiento del co de las posibilidades de resolución de las cir-
microcosmos cortesano en torno a los perso- cunstancias, que quizá Velázquez aprovechó para
najes de la monarquía.11 En esta pintura del ba- representar las representaciones de la época 13,
rroco se emplea el lenguaje figurativo para se- la pregunta esencial queda en el aire: ¿qué quiso
ñalar lo impresentable, sugiere lo que no es ne- representar el pintor? Por lo que llama la aten-
cesario decir mediante volúmenes materializa- ción el manejo del vacío como recurso signifi-
dos para mostrar evidencias. El pintor fuerza cativo. 14
la interpretación a través de la descripción de De modo similar, la vaciedad del Pabellón
una escena cotidiana que sólo es el medio para está referida a sí misma. El diseño del Pabellón
la evocación del poder inmanente. El vacío de es metáfora del teatro y del coro, es autorrefe-
la ausencia es autorreferido a través de los reyes rencia del vacío. 15 Además, Mies van der Rohe
que ordenan la sociedad, que después rigen la emplea un recurso fundamental de la represen-
composición del cuadro y, por último, inducen tación: la máscara. Mientras el concreto, el már-
al observador la lectura del cuadro sin presen-
12
Fagiolo (1977: 232 y 233) recuerda la Jerusalén
tarse, si acaso sugeridos por un espejo que re-
celestial propuesta por Taut en 1919 (Die Stadtkrone), en
fleja a lo lejos su silueta, pero incapaz de repre- cuyo centro debía emplazarse la casa de Dios, un gran
sentarlos tal cual, según indicaban entonces los espacio abstracto de cristal que reflejaría la luz solar en
múltiples colores y, con ello, “el culto al espacio vacío
principios de la naturaleza, brindando el resulta- (…) es reemplazado por la transformación de la luz en
los cambios de color (…) y, por tanto, la adoración de
11
El cuadro conocido como Las Meninas (1656), rea- los colores y los volúmenes puros bajo la luz”.
lizado por Diego Velázquez (1599-1660), representa a 13
Siguiendo la línea de esta posible idea, Wolf (2000:
la familia de Felipe IV. El entorno cortesano de esta obra, 87) dice que “Velázquez pintó un retrato sobre el arte de
en apariencia circunstancial, es tan importante en la in- pintar retratos o (…) hizo un cuadro sobre el modo de
terpretación, que los exegetas se han empleado a fondo hacer cuadros”. mientras que Foucault (1984: 25), opina
para precisar la cámara del antiguo Palacio del Alcázar de que “Quizá haya, en este cuadro de Velázquez, una repre-
Madrid (véase Moffitt, 1991: 242); no es casual esta preo- sentación de la representación clásica y la definición del
cupación de larga trayectoria, ya que la búsqueda de claves espacio que ella abre”.
ocultas implica reconstruir el escenario íntimo del po- 14
Este asunto no es trivial, ni nuevo en la sensibi-
der ilustrado a medias, forzando la observación del his- lidad de los observadores, como señalaría Wickhoff en
toriador del arte desde tiempos tempranos, como en el un relieve celebratorio de su obra titulada Römische Kunst.
caso de Palomino (1724, citado por Moffitt, 1991: 234), Die Wiener Genesis, escrita en 1895 (citado por Quetglas,
quien aventura “el lienzo, en que está pintado [Veláz- 2001: 19): “allí donde el séquito debiera ser mayor, para
quez y Las meninas] es grande, y no se ve nada de lo representarlo junto a él, allí el espacio ha quedado vacío,
pintado”, pues el presunto objeto del pintor, los reyes, para otorgárselo todo a él, precisamente porque se trata
no aparece en el cuadro. En cambio, Maravall (1999: del séquito del emperador”. Foucault (1984: 25) insiste
113) señala que en Las meninas no se trata de representar en la presencia de la ausencia aludida “allí (en Las meni-
mediante la pintura lo que el espejo refleja, sino “captar nas), en esta dispersión que aquélla recoge y despliega en
la esencia, porque la esencia es lo que es una cosa”. conjunto, se señala imperiosamente, por doquier, un
Incluso, los eruditos sostienen que la silueta de los reyes vacío esencial: la desaparición necesaria de lo que la fun-
reflejada en el espejo no corresponde al punto de fuga damenta –de aquél a quien se asemeja y de aquél a cuyos
que obliga la disposición del cuadro, por lo que los reyes ojos no es sino semejanza. Este sujeto mismo –que es el
no estaban frente al espejo (Wolf, 2000: 87), con lo que mismo– ha sido suprimido. Y libre al fin de esta relación
contradicen las aportaciones de Moffitt (1991) al res- que la encadenaba, la representación puede darse como
pecto, lo cual multiplica las interrogantes acerca de las pura representación.”
intenciones del pintor y las circunstancias de la realiza- 15
Para Ignasi de Solà-Morales (1998), la obra de Mies
ción de cuadro. posee el carácter autorreferencial por su presentación

46
Cerrado y abierto. Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

Foto 6. Paneles de cristal y vista del interior, con la escultura Amanecer al fondo

Fuente: el autor, 2004.

mol y el vidrio aparecen fieles a la materia que La autosuficiencia estructural de la unidad


les constituye, el acero estructural de los pi- integrada de pilares y cubierta, desecha la pre-
lares ha de ocultarse bajo el laminado brillan- sencia de los muros de mampostería, de ahí,
te; aunque superficie y “alma” del poste son en su lugar, la presencia del vidrio, el sustituto
metálicos, cubren roles distintos. No es el solo ligero, limpio y translúcido. Por su parte, el
contraste de forma y contenido dilucidado muro de ónice juega un papel por completo
mediante una elección estética, tampoco es la diferente. Tampoco es éste un muro conven-
decoración del metal bruto, actitud expulsada cional que soporte la carga de la cubierta, es
de la ética racionalista moderna, donde la for- sólo el relleno necesario de uno de los planos
ma ha de derivar sin mediación de las solu- de la composición plástica. Es el plano que simu-
ciones funcionales, al tiempo que el ornamen- la un muro innecesario para la estructura pero
to es apartado por disfuncional, por ajeno a la requerido para telón de fondo, anunciado tras
reclamada “esencia”. La relación de ética y es- el cristal. En otras palabras, este plano rebasa los
tética, Mies (2003: 48) la sintetiza en la máxi- caracteres de la funcionalidad para convertirse
ma que retoma de San Agustín, “lo bello es el en la apariencia de un muro que soporta el con-
resplandor de la verdad”. junto, lo ampara, lo estabiliza a la vista; son las
concesiones del minimalismo en virtud de los
autónoma, que empieza y acaba en sí misma, con la par-
ticularidad de que contiene un mensaje ético de con- efectos dramáticos.
tribución a la honestidad y verdad de la sociedad.

47
Imaginales
2
Del mismo modo que los muros perime- Menos es más
trales –también planos compositivos que sir- La obra de Mies queda representada mediante
ven para delimitar la caja del escenario–, que aproximaciones. Primero, el edificio queda em-
son y parecen bardas, el muro veteado del inte- plazado en el manto generoso de los palacios y
rior visible es poderoso, emblemático, inflama- jardines que lo amparan, depositado en un ex-
do para simular la pieza que ancla en tierra la tremo visual preparado por la nobleza de la
fragilidad etérea del pabellón, y es de paso el Gran Plaza y anunciado con grandiosidad por
soporte visual de la techumbre. Sin embargo, las columnas exentas, límite del espacio con-
todos los muros de travertino, mármol verde y sagrado para entrar al templo laico. Tan con-
éste de ónice, son placas sostenidas por estruc- ciente se fue de esto que dichas columnas se
turas metálicas ocultas, en donde la piedra no mantuvieron para la Exposición, lo que no
actúa como elemento de soporte, no se sos- ocurrió en otras partes de la Plaza, donde co-
tiene siquiera sobre sí misma: funcionan para lumnas similares fueron demolidas. 17
Foto 7. Vista del Pabellón, con el espejo de agua interior

Fuente: el autor, 2004.

dividir, cerrar y ofrecer contraluces, texturas, la máquina no rechaza del todo al formalismo, pues “el
colores, sensaciones, una verdadera estilización ideal de un design esencial alterna también con el del sty-
del diseño de raíz funcional. 16 ling, según el cual a la máquina se le dan formas que no
derivan de su función sino que tienden a hacerla más
agradable estéticamente y más capaz de seducir a sus
16
Para Umberto Eco, et al. (2004: 394), tales solu- posibles usuarios.”
ciones son congruentes con el clima estético de inicios 17
Véanse las imágenes de Solà-Morales et al. (2002),
del siglo XX, cuyo esencialismo funcional de la estética de así como las de Quetglas (2001: 39 ss), para quien esto

48
Cerrado y abierto. Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

Después, el podio y la barda semiabierta de por su materialidad concreta, por sus funcio-
mármol blanquecino recortan la mirada del nes. Mas el tratamiento bruñido de los tres
observador cercano, marcan el umbral del nicho primeros los homogeniza con el cuarto, ya que
que se integra al entorno por enlaces visuales y espejean todos. En el juego de espejos, la lisu-
funcionales, pero se diferencia del mismo por ra de cada plano se descompone en imágenes
el tratamiento autónomo, y obliga a concen- con vida autónoma, distrayendo la mirada en
trar la mirada en el Pabellón. Es la arquitectura profundidades ilusorias. La impronta de mo-
presentada como espectáculo. Por último, en dernidad no proviene tanto de la naturaleza de
éste ha de ofrecer los secretos del microesce- los materiales empleados, como de su trata-
nario montado, de los materiales tratados con miento.18 El vidrio es signo de modernidad: el
cuidado para no vulnerar su naturaleza, de la reflejo de superficies espejeadas elimina el es-
estructura exhibida por ser verdadera (en ella pesor de piso y muros, aleja en la profundidad
radica la forma de la arquitectura, sólo ha de los referentes laterales, ensancha a la vista el
revestirse entonces por velos de cristal) y del espacio que se percibe ilimitado, continuo. Es
conjunto ordenado por las reglas de la racio- por ello un no-lugar, espacio inapropiable.
nalidad modernista. Es una secuencia que reve- Sin embargo, la transparencia es engañosa y
la los artificios empleados por una estrategia refractaria a la penetración visual. La cortina
de diseño, valida aún, de manera contradicto- de vidrio “abre” el espacio desde adentro hacia
ria con sus principios, de la simulación de ele- fuera, más que al espectador externo, 19 prelu-
mentos constructivos, so pretexto de otorgarles diando el socorrido empleo del vidrio espejo
nuevos roles. Es, además, una forma de conce- por la arquitectura de la modernidad tardía.
bir la arquitectura individual como hecho ur- Según R. Haag Bletter (2001), el manejo del
bano, obra colectiva arraigada en el lugar. vidrio en Mies es un resabio expresionista, irra-
El momento último ofrece el contacto con cional, interesado más en los reflejos de la luz
la arquitectura, cuyo reto es ser la expresión de que en la transparencia modernista; la ausencia
su época, pasando de la representación a la ex- de ornamentos es sin duda un rasgo raciona-
presión. Mies (2003: 31-33) lo alude recono- lista, pero los reflejos en el vidrio y el ónice
ciendo, en 1924, que los edificios más destaca- alimentan la experiencia sensorial. La relación
dos de la historia “son impersonales por natu- entre espacios públicos y privados, que podría
raleza. Son la pura expresión de su tiempo. Su percibirse como disuelta en el manejo de los
verdadero sentido es que son símbolos de su muros externos de vidrio, es en realidad reforza-
época”, de donde deduce que los edificios da para evidenciar el cerramiento y separación
modernos deben ser laicos, utilitarios y expre- inconfundible de ámbitos, aunque queda abier-
sivos de su funcionalismo. ta la ambivalencia del cierre que no es total y
Acero, vidrio, mármol, ónice y agua en cier- contundente. “En los proyectos de casas-pa-
ta manera se oponen, se diferencian entre sí tio de los años treinta, Mies también hace que

muestra la afición de Mies por los diseños tipo collage; 18


Véase a Solà-Morales et al. (1998: 13).
esto es, la composición de la unidad del edificio en base 19
Quetglas (2001: 65) lo ilustra con una crónica pe-
a piezas ajenas. riodística de 1929.

49
Imaginales
2
las paredes transparentes den a espacios cerra- contemporánea a un edificio cuyo atractivo re-
dos sobre sí mismos mediante altos muros” side en el testimonio, más que en la reproduc-
(Haag Bletter, 2001: 70). ción de la vivencia. No obstante, permite tam-
Este efecto de encierro es contradictorio de bién descifrar el carácter arquitectónico de la
la disposición constructiva del autor, para quien obra, facilita el desmontaje imaginario de las
“las estructuras de hormigón armado son es- piezas, aclarando la lógica del ensamble.
queletos por naturaleza. No tartas. Ni fortale- Además, se fortalece la hipótesis de la autoex-
zas. Columnas y jácenas eliminan paredes de hibición en términos de edificio monumento.
carga. Es construcción de piel y huesos” (Mies Es aquí donde emerge la figura del espacio
2003: 26). En otras palabras, la desnudez cons- arreglado a manera de dispositivo, de artefacto
tructiva es un derivado estético de la decisión concebido para funcionar de acuerdo a deter-
estructural, si acaso “cubierta” por vidrio, ma- minados mecanismos y generar el efecto
terial que juega entonces un papel ambivalente. deseado en actores y espectadores, una funcio-
Asimismo, la privacidad, botada por la opacidad nalidad determinada gracias a la manipulación
dudosa de vidrios coloreados o esmerilados, instrumental. En la época de la transformación
ha de auxiliarse con recursos agregados, de tal de la tecnología edificatoria de acuerdo a nece-
manera que se evidencia el empleo emblemáti- sidades y satisfactores masivos y seriales de las
co de los materiales antes que su misión fun- grandes ciudades, el dispositivo espacial debió
cionalista. concebirse análogo a las máquinas (prototipos
El estilo internacional ha de dejar claro que de barcos y aviones guiaron con frecuencia el
las cortinas de vidrio no mostrarán los inte- diseño arquitectónico), del mismo modo que
riores de las construcciones, sino que las ocul- las economías expresiva y constructiva se fa-
tarán. De ahí que el manejo de las superficies miliarizaron con la pintura abstracta. El dis-
vítreas anticipen la ambigüedad en la simbóli- positivo de habitar en forma de casa de cristal
ca de la arquitectura moderna en supuesto des- no sólo exhibe a los residentes, también la re-
tierro, pues “la ‘transparencia’ de la arquitectu- fleja. Con su novedoso régimen de luz, la hace
ra de vidrio de los expresionistas y de Mies visible del mismo modo que la confina al es-
van der Rohe incluía desde el principio su pacio privado: un paradójico confinamiento en
reverso: la translucidez oscura y lo antirracio- espacios que redundan en la iluminación, la
nal” (Haag Bletter, 2001: 72). visibilidad, la apertura y la transparencia, donde
El montaje constructivo está diseñado para el encierro se ha naturalizado por la mediación
escenificar la reunión cosmopolita con ascéti- homogeneizadora de la normatividad y es, en
co sabor germano, es el evento que le da senti- la misma medida, descargado de la valoración
do. Sin actores, el espacio dispuesto queda negativa de la segregación.20
quieto sobre el pedestal de la plataforma
marmórea y revela la vocación de estuche de
20
En un medio de redundancia de espacios cerrados
y relaciones disciplinarias es anulado el efecto de segre-
museo carente de pieza de exhibición, de capu- gación; “todo lo contrario, su difusión, lejos de escindir
llo abandonado, en donde es inocua la visita y poner tabiques, hace homogéneo el espacio social” y,
más aún, “las disciplinas crean sociedad” (Ewald, 1990:
165).

50
Cerrado y abierto. Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

Los dispositivos de habitar son, en su di- las aristas de los bordes, la precisión de los
mensión física, arquitectura, soportes donde vértices, la exactitud de las masas prismáticas,
se fija la distribución del espacio sujeto a un la modulación matemática de planos y volúme-
cierto orden normativo, 21 pero ante todo “son nes y la sensación de ligereza de los elementos
máquinas para hacer ver y para hacer hablar” verticales, completa la fórmula del novedoso
(Deleuze, 1990: 155), bien captadas en la céle- dispositivo mecánico. Al mismo tiempo, el cal-
bre tesis de LeCorbusier (1964: 83): “la casa es culado emplazamiento de las partes, el mármol
una máquina de habitar” y pocos años después firme y limpio del piso, o la cinta exterior en-
extendida por Mies (2003: 30): “si alguien volvente, y aun el contrapunto del desnudo
lamenta que la casa del futuro no sea hecha escultórico, transmiten la dignidad de los tem-
con trabajo manual, olvida que hace tiempo que plos griegos, la distinción de los ambientes
a los automóviles no los fabrican los guarni- palaciegos.
cioneros”. Dicho de otra manera, la racionalidad del
Aunque, inspirado en el contexto produc- diseño tiene la pretensión de seducir: la clara
tivo y emplazado en el marco festivo de las intención de convencer de las bondades de las
industrias de punta, el Pabellón de Barcelona innovaciones, además de la necesidad de faci-
está lejos de ajustarse sólo a los fines utilita- litar la comprensión inmediata del entramado
rios. La relativa pequeñez del edificio no tiene geométrico, obliga al autor a extremar la sim-
nunca lugares reducidos, pues éstos, incluidos plicidad de las distribuciones y descargar de
los exteriores, tienen la holgura necesaria para complicaciones el circuito a transitar. No hay
los usos a que están destinados. Esto le confiere vericuetos, ni misterios, ni expectativas sosteni-
la capacidad de transmitir la versatilidad del das, sólo la seductora sencillez que intriga por
confort para la estancia breve y el tránsito flui- la novedad misma. Sin embargo, el irresistible
do, lo que lo constituyó en un refinado, pero atractivo de la perspectiva abierta también di-
extraño, andamiaje para habitar que además de- suelve todo obstáculo físico a participar en el
bía comunicar sin interferencias las fáciles cla- espectáculo, pues el andamiaje está sometido
ves de su funcionamiento. al poder absoluto de la mirada, que salva de
La simplicidad del diseño permite al ob- manera inusual el traspaso de los espacios in-
servador captar de una vez el conjunto y dife- teriores.
renciar las partes y, por tanto, ubicar las posi- Interior y exterior de la construcción se co-
ciones individuales apropiadas de la concurren- nectan ahora sin dejar de ser ámbitos diferen-
cia con la precisión del tablero de ajedrez. Tan- ciados. En las edificaciones urbanas convencio-
to la apariencia impecable como la nitidez de nales la privacidad se resguarda entre muros
“ciegos” o “cegados”, porque impiden ver, son
21
En la normatividad que estipula la visibilidad, “la opacos a la mirada intrusa. El empleo moder-
arquitectura es el instrumento, la técnica, el dispositivo no del vidrio es propiciado, primero, por la tec-
gracias a los cuales, en la ausencia de un soberano estará
la posibilidad de una objetividad del juicio de uno mis- nología que libera al muro del compromiso de
mo sobre sí mismo, gracias a los cuales esa objetividad carga y, después, por la necesidad de evitar la
(…) podrá constituirse por obra de un mecanismo de
conectividad visual de los espacios que separa.
autorreferencia” (Ewald, 1990: 166).

51
Imaginales
2
La transparencia del vidrio persiste en la sepa- “La experiencia propia del escenario miesiano
ración, aunque difumina la privacidad del in- será el sentido de la exclusión: observar un es-
terior. pacio en el que no se está, desde un espacio
Por extensión, lo comprendido en el espa- que no se ocupa, cruzar por una demarcación
cio edificado está en el interior y, en consecuen- de lugares, atravesar sin permanecer, en una
cia, incluido; por oposición, lo del exterior pasa marcha que se desliza, que va resbalando obli-
a ser lo excluido. Con la interposición de la cuamente” (Quetglas, 2001: 93). Es decir, el
lámina de vidrio, y más aún de linderos sólo minimalismo22 expresivo redunda en la descarga
convencionales, la separación se torna más sim- de la dimensión comunicativa de la arquitec-
bólica que física o, si se prefiere así, la sepa- tura basada en el principio de obtener más con
ración virtual evidencia el carácter simbólico menos elementos. La obsesión abstracta debió
de la distinción. La operación precedente es la combinarse con la búsqueda de la obra perfec-
de clasificar y diferenciar las partes de la uni- ta y el orden absoluto. 23
dad a separar. Estar “en” este espacio interior sugiere la
Esto lleva de nuevo al tema de la dicotomía sensación del paradójico equilibrio de estar en
de espacio abierto (positivo) y cerrado (negati- una jaula sin paredes y suspendida en el aire.
vo). Quetglas (2001) ha abonado el terreno con También es reconocerse ajeno, sin expectativas
su brillante análisis para sostener que, pese al de domesticar la construcción refractaria a los
empleo del vidrio y la planta libre, el Pabellón afectos: es la casa inhabitable, según se recono-
es percibido como un espacio cerrado, igual que ció en la casa Farnsworth. 24 En consecuencia,
la obra posterior de Mies. El espacio no se des- la persistencia y difusión de tal arquitectura
borda al exterior a través de las paredes acrista- conduce a la expresión moderna de la exclusión
ladas, o de los vanos sin puertas, por el con- en la ciudad.
trario, es retenido en un interior definido por
las placas de piso y cubierta, percepción reforza-
da por la plataforma elevada sobre el suelo. “La Conclusión
incomunicación entre interior y exterior, entre La propuesta de Ludwig Mies van der Rohe en
arte y vida, está tan asegurada, desde antes ya el Pabellón de Barcelona es una experiencia
de la arquitectura, que se ha vuelto innecesario
pronunciar la clausura. Es más, presentar la in- 22
“Menos es más”, diría Mies en uno de sus aforis-
necesidad de barreras demostrará lo infranquea- mos (Fitch, 2003: 15; Fernández-Galiano, 2001: 2).
23
El esencialismo de Mies es señalado sin ambages
ble de las diferencias. Las paredes pueden ser por Jencks (1983: 95): “tanto para los críticos como
de cristal: no hay tránsito de un lado a otro” para los habitantes de su arquitectura el problema de
Mies van der Rohe radica en que exige un absoluto com-
(Quetglas, 2001: 78). promiso con una visión platónica del mundo para que
La ausencia de columnas en las esquinas y podamos apreciar sus edificios.”
la casi invisibilidad de las ubicadas en el inte-
24
La casa de Edith Farnsworth, realizada por Mies
van der Rohe hacia 1951 al sur de Chicago, en un entor-
rior elimina toda posible agarradera visual, en- no bucólico a la vera del río Fox, es otra casa de cristal
fatizando el “vacío incolmable” del escenario elevada sobre el suelo y fuertes similitudes con el Pa-
bellón, motivo de un escandaloso litigio por los hono-
constituido por las superficies horizontales. rarios del arquitecto (Fernández-Galiano, 2001: 36-38).

52
Cerrado y abierto. Dispositivos arquitectónicos de la exclusión

paradigmática de la modernidad arquitectóni-


ca del siglo XX. En ella se muestra la relatividad
de las nociones dentro-fuera y abierto-cerrado,
lo que origina múltiples ambivalencias respec-
to a la inclusión y la exclusión en el espacio.
Tales ambivalencias serán el motivo de lectu-
ras múltiples de soluciones particulares y serán,
agregadas al diseño urbano, la razón de exclu-
siones virtuales de espacios concretos. El di-
seño abstracto del entorno construido reque-
rirá de usuarios y “lectores” iniciados que es-
tén advertidos de las claves crípticas y será, por
lo mismo, refractario a los reclamos de identidad.

reconoce que este “espacio único y transparente” tiene


en la experiencia americana de Mies similar trascenden-
cia que el Pabellón en su trayectoria alemana. Tras habi-
tarla y padecer la absoluta inadecuación de la casa al me-
dio, la misma dueña la reveló inhabitable. Es un caso que
corrobora el juicio lapidario emitido por Mumford (en
El Juicio contra la Arquitectura Moderna, citado por Jencks,
1983: 96): “su propio gusto sobrio (de Mies) daba a
estas cajas de vidrio vacías una pureza formal cristalina;
pero existían sólo en el mundo platónico de su imagi-
nación y carecían de relación con el lugar, el clima, el
aislamiento, la función o la actividad interna; daban la
espalda a todas estas realidades”.

53
Imaginales
2
Bibliografía LeCorbusier (1964) Hacia una arquitectura [1923], Poseidón,
Bassegoda, J. (1984) Historia de arquitectura, México, Edi- Buenos Aires.
tores Técnicos Asociados. LeCorbusier y P. Jeanneret (1926) “Cinco puntos sobre
Berman, M. (1989) Todo lo sólido se desvanece en el aire, Mé- una nueva arquitectura”, en La arquitectura del siglo XX
xico, Siglo XXI. (1974) [selección, introducción y notas de S. March-
Deleuze, G. (1990) “¿Qué es un dispositivo?”, en E. an], Madrid, Alberto Corazón, pp. 293-295.
Balibar, G. Deleuze et al., Michel Foucault, filósofo, Barce- Maravall, J. A. (1999) Velásquez y el espíritu de la modernidad,
lona, Gedisa, pp. 155-163. Madrid, Ministerio de Educación y Cultura/Centro
Eco, U., et al. (2004) Historia de la belleza, Italia, Lume. de Estudios Políticos y Constitucionales.
Ewald, F. (1990) “Un poder sin afuera”, en E. Balibar y Marchan, S. (1974) Arquitectura del siglo XX –textos–, Madrid,
G. Deleuze et al., Michel Foucault, filosofo, Barcelona, Alberto Corazón.
Gedisa, pp. 164-169. Mies van der Rohe, Ludwig (2003) Escritos, diálogos y dis-
Ewen, S. (1991) Todas las imágenes del consumismo. La política cursos [1981] prólogo de J. M. Fitch, Murcia, Colegio
del estilo en la cultura contemporánea, México, CONACULTA/ Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de la
Grijalbo. Región de Murcia
Fagiolo, M. (1977) “La Catedral de Cristal. La arquitectu- Moffitt, J. F. (1991) Velázquez, práctica e idea: estudios disper-
ra del expresionismo y la ‘tradición’ esotérica”, en sos, Málaga, Colegio de Arquitectos/Universidad de
Luciano Patetta, El pasado en el presente. El revival en las Málaga.
artes plásticas, la arquitectura, el cine y el teatro, Barcelona, Montaner, J. M. (1999) La modernidad superada. Arquitectu-
GG, pp. 199-258. ra, arte y pensamiento del siglo XX, Barcelona, GG.
Fernández-Galiano, L. (2001) “Mies es más” y “Las ideas (2000) Arquitectura y crítica, Barcelona, GG.
germinales: estructuras para la transparencia”, AV (2002) Las formas del siglo XX, Barcelona, GG.
Monografías, Mies van der Rohe. Berlín/Chicago, núm. 92, Quetglas, J. (2001) El horror cristalizado. Imágenes del Pabellón
Madrid, pp. 2 y 36-39. de Alemania de Mies van der Rohe [prólogo de R. Mo-
Fitch, J. M. (2003) “Mies van der Rohe y las verdades neo] Barcelona, Actar.
platónicas”, prólogo en Ludwig Mies van der Rohe, Solà-Morales, Ignasi de (1998) Diferencias. Topografía de la
Escritos, diálogos y discursos [1981], Murcia, Colegio Ofi- arquitectura contemporánea, Barcelona, GG.
cial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de la Solà-Morales, Ignasi de, et al. (2002) Mies van der Rohe. El
Región de Murcia, pp. 9-20. Pabellón de Barcelona [1993] Barcelona, GG.
Foucault, M. (1984) Las palabras y las cosas [1966], México, Wolf, N. (2000) Velásquez, Alemania, Taschen.
Siglo XXI.
González, Pedro Blas (2003) “Perspectivismo, formalis-
mo y la realidad objetiva en el pensamiento de Orte-
ga y Gasset y la arquitectura de Mies van der Rohe”,
en página electrónica de Sincronía Verano 2003
(sincronia.cucsh.udg.mx).
Haag Bletter, R. (2001) “Mies y la transparencia oscura”,
AV Monografías, Mies van der Rohe. Berlín/Chicago, núm.
92, Madrid, pp. 58-73.
Hochman, E. S. (2002) La Bauhaus, crisol de la modernidad,
Barcelona, GG.
Jencks, C. (1983) Movimientos modernos en arquitectura. Epí-
logo: Tardomoderno y Postmoderno, Madrid, Herman
Blume.

54
Nogales, ciudad y frontera:
el sentido del encierro

Liliana López Levi


Universidad Autónoma Metropolitana
Unidad Xochimilco
Departamento de Política y Cultura
liliana@servidor.unam.mx

Resumen Abstract
En Nogales, a imagen y semejanza de otras In Nogales, as well as in other cities in the ca-
ciudades del mundo capitalista, las personas pitalist world, there is a growing tendency for
se encierran cada vez más en espacios fortifica- people to enclose themselves in fortified spaces.
dos. El fenómeno es más patente en el ámbito The phenomenon is more obvious in housing
de vivienda. Desde hace casi tres lustros em- environments. Gated communities began to be
pezaron a construirse fraccionamientos cerra- constructed almost fifteen years ago and this
dos y la tendencia va en aumento. El encierro is increasing. In spite of the facts that enclo-
provoca la desarticulación, fragmentación y sure provokes city disarticulation, fragmenta-
segregación de la ciudad. Sin embargo, residen- tion and segregation, investors and residents
tes e inversionistas lo ven positivamente. A see it positively. From the above mentioned
partir de lo anterior, surge la pregunta: ¿qué the question about the effect that enclosure
sentido tiene el encierro en la frontera norte? has in the Mexican-American border arises. To
Para responderla, el presente artículo aborda el answer this, the present article focuses on the
problema de la construcción del espacio social construction of social space from the real, the
a partir de lo real, lo imaginario y lo simbólico. imaginary and the symbolic. These three facets
Los tres registros de la experiencia son utiliza- of human experience are used to analyze three
dos como categorías de análisis que le dan sen- urban imaginaries that explain the rationale for
tido a un territorio fronterizo y que nos llevan enclosure: fear, consumption and simulation.
a enfocarnos en tres imaginarios urbanos que
explican el encierro: miedo, consumo y simu- Key words: urban imaginaries, fear, con-
lación. sumption, simulation, Nogales.

Palabras clave: imaginarios urbanos, miedo,


consumo, simulación, Nogales.

55
Imaginales
2
Introducción rrollado por Braunstein y Lacan, quienes ha-
El paisaje urbano de Nogales, Sonora, se ca- blan del sentido y nos conducen hacia los ima-
racteriza por ser agreste, lleno de cerros y caña- ginarios. Con base en lo anterior, buscamos
das, con calles que terminan en escaleras y otras aquellos imaginarios que día con día confor-
que se truncan ante laderas empinadas. Es una man la ciudad, le dan sentido al territorio y
ciudad que crece a partir de la frontera y de la permiten que se moldee el entorno.
maquila, así como de los emigrantes en busca La información local de Nogales manejada
de fortuna que la habitan temporalmente, los a lo largo del presente documento, proviene de
que están a punto de cruzar, los que fueron recorridos por la ciudad, entrevistas y pláticas
regresados y los muchos que terminan quedán- realizadas con diversos actores sociales, entre
dose. Es un lugar donde el andar se ve inte- los que se encuentran habitantes de los espa-
rrumpido por dos tipos de barreras, la natural cios cerrados, funcionarios locales, promoto-
y la impuesta por el país vecino. Pareciera que res inmobiliarios y artistas, así como de docu-
ya no hacen falta más bardas, sino lograr acuer- mentos municipales referentes a los fracciona-
dos y abrir espacios; sin embargo, al interior de mientos. 1 Como resultado del trabajo elabora-
la ciudad, en los ámbitos habitacionales, se re- do, hemos definido como tales a poco más de
producen los muros porque los colonos e in- una decena de fraccionamientos cerrados den-
versionistas piensan que hay que defenderse, tro de la ciudad.
que hay que crear pequeños mundos protegi- El artículo parte de la premisa de que la se-
dos que miren hacia adentro y se presenten gregación y el encierro no se encuentran sólo
como una alternativa al caos que ha quedado en la lógica del capital, sino que éste comparte
fuera, en el resto de la ciudad. El encierro habi- la responsabilidad con la población. Si bien la
tacional en Nogales es incipiente y abarca aún gente tiene menos poder que los promotores y
pocos fraccionamientos, pero la tendencia se planificadores del espacio urbano, es a través
perfila en crecimiento. Las nuevas promociones de sus imaginarios que se acepta una dinámica
inmobiliarias venden el concepto y los consu- que favorece la intolerancia, la exclusión y la
midores lo aceptan con beneplácito. segregación en favor de un territorio que, más
Lo anterior resalta ante la visión expuesta que convertirse en un sustrato de identidad y
en varios textos académicos en los que se afir- un espacio para la vida comunitaria, se vuelve
ma que el fenómeno desarticula y segrega a la un negocio para gobernantes, empresarios e in-
ciudad (Cabrales et al., 2002; Giglia, 2002 y 2003; versionistas.
López y Rodríguez, 2004a y 2004b, Méndez,
2002b; Valverde, 2003, entre otros). No obs-
tante, esto no parece preocupar a sus habitantes,
por lo que, a partir de lo anterior, surge la pre-
gunta que guía el presente trabajo: ¿cuál es el
1
El trabajo se realizó en el marco del proyecto de
investigación de El Colegio de Sonora “Comunidades
sentido del encierro? cercadas: estudio de una arquitectura y urbanismo alter-
Para encontrar una respuesta nos hemos acer- nativos a la luz de la experiencia de la frontera norte de
México (1980-2003). Las entrevistas se realizaron en
cado al psicoanálisis, específicamente el desa-
octubre de 2004 y en febrero-marzo de 2005.

56
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

Nogales, Sonora de cruces que representan a los que murieron


En el principio era el caos. Nogales es un lugar en su intento por cruzar al otro lado; un poco
en la frontera norte mexicana con espacios ur- más adelante hay una obra plástica donde, a
banos sobrepuestos, con emigrantes, trabaja- modo de códice, se representan las vicisitudes
dores de la maquila, grandes terratenientes, del emigrante, las persecuciones y los abusos.
promotores inmobiliarios, vendedores enfoca- Esta última es creación del grupo Yonke, con-
dos al turismo que comercian medicinas, arte- formado por Alberto Morackis y Guadalupe
sanías y alcohol, traficantes de humanos y de Serrano, y es complementada por unas láminas
drogas, empresarios, madres de familia, buró- caladas, aportación de Alfred Quiroz, que
cratas, jubilados, artistas, niños, jóvenes y múl- muestran símbolos prehispánicos y figuras que
tiples actores que traducen sus mundos en es- remiten a Posadas, en particular la que mues-
pacios cotidianos, en lugares de oportunidad, tra un camión cargado de cráneos y un garrafón
en pequeños rincones que en su conjunto con- de agua junto a dos calaveras. Este muro repre-
forman una ciudad que, de una manera u otra, senta la opresión y la imposición, pero algo
atrapa a los visitantes y que, a través de un ex- tiene de esperanza. Lo anterior se refleja en
traño encantamiento, hace que muchos termi- aquéllos que siguen brincándolo y en las nue-
nen por quedarse en ella. vas propuestas de expresiones artísticas que se
La ciudad surge a fines del siglo XIX a partir han hecho, como la aún pendiente reproduc-
de las vías del ferrocarril y de una frontera in- ción del mural de Taniperla, cuyo original fue
ternacional: una línea que queda plasmada destruido en Chiapas por el ejército. 2
material y simbólicamente en el territorio a
Foto 1. Emigrante
modo de una gran cicatriz, un muro que, por
encima de todo, separa a México de Estados
Unidos. La contigüidad física con Arizona –don-
de se encuentra parte de las familias de los
nogalenses y es utilizado por los mismos como
lugar de compras y de paseo– no implica con-
tinuidad sino ruptura, lo que contribuye a dar-
le el carácter transitorio, fronterizo y fugaz a la
región, a hacerla diferente del resto del país.
La valla que separa a ambos países refleja el
sentir de mucha gente en letreros improvisa-
dos que maldicen a los yankees o expresan la
opción de “vivir para ser libre o morir”. De
manera más estructurada, algunos artistas plas-
man sus propuestas, y el sentir de miles de
mexicanos, en el muro y con ello hacen de la
valla un lugar digno de visitarse. En el centro Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.
de la ciudad, cerca de la garita, se ven decenas 2
Véase http://www.coleactivo.com

57
Imaginales
2
Foto 2. Muro fronterizo

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

La dinámica urbana de la que es portadora muros y barreras que conforman su naturaleza


Nogales, se ha encaminado hacia la segregación contradictoria. Es decir, se trata de un espacio
y la desarticulación. Ahora, poco a poco y des- fronterizo transitorio, tal y como lo expresa Mén-
de hace casi quince años, dicha dinámica in- dez (2002a): un lugar de paso destinado a al-
cluye también la fortificación habitacional. En bergar una presencia efímera que, sin embargo,
este sentido, hay una tendencia creciente hacia permanece por años, con lo que para muchos
un enclaustramiento paradójico, porque Noga- resulta ser el final del viaje. Es la unión entre
les lo que realmente necesita es abrirse, conec- dos países por la cual circulan personas y mer-
tarse, articularse. cancías o personas convertidas en mercancías.
La ciudad es parte de una estructura regional Los emigrantes son la personificación del
en donde su papel es ser un lugar de paso fron- paso, de la transición. Los locales les temen,
terizo, con entrada y salida, pero sin muchas ven en ellos al “otro amenazador” y levantan
aberturas hacia el resto del estado del cual for- bardas, a semejanza del muro fronterizo, en
ma parte y mucho menos hacia el resto del país. torno a sus viviendas, para defenderse de estos
Es como si el paso fronterizo fuera ampliado extraños, de los desconocidos que están ahí
a toda la ciudad. En su interior reproduce los esperando ir al otro lado. Paradójicamente, los

58
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

emigrantes son la esencia misma del territorio ses y turistas que van a “obregonear”. Los cen-
y representan su naturaleza. Negarlos es como tros comerciales aún son abiertos, pero no se
si la ciudad se negara a sí misma. Nogales está sabe por cuanto tiempo más será así, pues ya se
hecha de fuereños, de gente que viene de otros anuncian nuevos proyectos que probablemente
lados de la República en busca de fortuna. también entren en la dinámica de reclusión.
Muchos nogalenses tradicionales se han ido a ¿Qué sentido tiene todo esto? A continua-
la ciudad gemela en Arizona, convirtiéndose ción se indagará, con ayuda del psicoanálisis,
ellos mismos en emigrantes, mientras que los sobre el sentido de una ciudad que encierra sus
que se quedan se encierran en un espacio ima- espacios habitacionales, tanto de las clases al-
ginario que pretende disociarse del resto de la tas como de las medias. Lo anterior, con el fin
ciudad. de encontrar las razones de dicho enclaustra-
En su estructura interna, el encierro se hace miento, pues el proceso, a pesar de desarticular
patente en la vivienda, en las casas individua- a la ciudad y segregarla, es visto positivamente
les, en las calles que se truncan con un escarpe, por muchos de sus actores. Es por ello que se
en aquellas que terminan en rotonda, en las indagará en los imaginarios sociales que per-
unidades habitacionales de los otros y en los mitan explicar las fuerzas en función de las
fraccionamientos herméticos, con sus bardas cuales los habitantes ven a su ciudad, mismas
y alambradas. En todo ello se acentúan las sepa- que terminan por definir el paisaje urbano.
raciones con el resto, demarcando fronteras,
reproduciendo la línea internacional a modo
de pequeñas barreras internas. A imagen y se- En busca del sentido. Diálogo con un psi-
mejanza del muro fronterizo, se reproducen coanalista
pequeñas versiones por toda la ciudad; unas A mediados del siglo XX , en 1953 –cuando la
son barreras naturales, otras son simbólicas y, maquila todavía no llegaba a Nogales, cuando
algunas más, materiales. Independientemente la ciudad, en opinión de sus habitantes, aún
del material con que estén hechas –láminas, era tranquila–, del otro lado del planeta, el psi-
ladrillos, maya ciclónica, vigilantes, tensiones coanalista Jacques Lacan dio una conferencia
sociales o rasgos topográficos–, en cualquier donde hablaba de lo real, lo imaginario y lo
caso fragmentan el espacio social. En particu- simbólico como registros de la experiencia hu-
lar, los desarrollos inmobiliarios más viejos son mana. A partir de entonces, estos conceptos han
los que experimentan alteraciones para adaptarse desempeñado un papel importante dentro del
y encerrarse; en los nuevos, el aislamiento se psicoanálisis. En este apartado, se retomará di-
considera desde el proyecto de construcción. cha conceptualización con base en un artículo
El encierro, sin embargo, todavía se encuen- de Néstor Braunstein (2001) y en las reflexio-
tra en su etapa inicial en comparación con otras nes por él desarrolladas en torno al sentido de
ciudades del resto del país. La gente sigue pa- las cosas, con el fin de establecer categorías de
seando por la calle y los fines de semana la aveni- análisis para el contexto urbano en general y,
da Obregón se llena de coches con nogalenses por supuesto, para la tendencia a la confor-
que dan vueltas para ver y ser vistos, nogalen-

59
Imaginales
2
mación de un mundo segregado, fortificado e Aunque hay una suposición compartida
imaginario en la ciudad de Nogales. entre emisor y receptor acerca de que el senti-
¿Cuál, en suma, es el sentido del encierro? do de una idea será el mismo para ambos, di-
De acuerdo con Braunstein (2001), cuando es- cho sentido, y por ende su interpretación, de-
cuchamos o leemos una frase nuestros inter- pende de varios factores. Uno de ellos son las
locutores buscan que ésta “tenga sentido”, que palabras utilizadas. De esta manera, “terrible”
“haga sentido”. Para comprender mejor lo an- puede ser peor que “malo”. Otro factor es el
terior, reformulamos la pregunta original y nos orden semántico de la oración, el cual puede
hacemos las siguientes: ¿de qué depende este llevar a un sentido o a otro, como en el caso de
“sentido”?, ¿cuál es el “sentido verdadero” de “tener poder” o “poder tener”. Sin embargo, la
una frase? La mayoría de la gente atribuiría carga significativa no se encuentra sólo en as-
mayor autoridad para saberlo al autor de la frase pectos que están bajo el control del autor, supo-
(por eso se le denomina así), por lo que, ¿quién niendo que en verdad lo tuviera, sino en el re-
mejor que él sabe lo que quiso decir? No obs- ceptor, quien parte de su propia experiencia
tante, en concordancia con su profesión, el para decodificar lo que entra por sus sentidos.
psicoanalista (Braunstein, en este caso) duda En este caso, Braunstein (2001: 4) también
que el emisor sea quien tiene mayor cono- resalta como elemento a considerar la relación
cimiento de la idea expresada y se pregunta: entre los dos sujetos de la comunicación: “la
“¿sabrá el yo lo que quiere decir, será sincero frase –decía– puede hacer que alguien que sien-
consigo mismo o estará empleando falsas ra- ta una transferencia positiva hacia mí la dote
zones, justificaciones, tapaderas de su ignoran- de sentido y la acepte como una verdad revela-
cia o de su mala fe? Y si él no sabe: ¿habrá da. Lo que está en juego no es el acierto de la
quien sepa en su lugar?, ¿quién conoce el ‘ver- proposición sino la fuerza de la transferencia;
dadero’ sentido de una frase: el emisor, el des- el efecto del sentido es un éxito de la sugestión.
tinatario, algún tercero, algún testigo?” (Brauns- Su verdad, por ‘objetiva’ o científica que la frase
tein, 2005) parezca, no es referencial sino transferencial”.
En términos generales, cuando alguien cons- Para ejemplificar el problema de la interpre-
truye sus frases les atribuye un sentido y espe- tación, Braunstein (2001: 5) cita a Noam Chom-
ra que sus interlocutores lo entiendan de ese sky y a Lacan. El primero hace una proposición
modo. Sin embargo, estaremos de acuerdo en gramaticalmente correcta pero absurda en su
que la frase puede ser interpretada de múlti- significado “las verdes ideas incoloras duermen
ples formas, de manera tal que una vez que las furiosamente”. El segundo la analiza y la in-
palabras han salido del emisor éstas quedan a terpreta:
la deriva, a merced de quien las pesque y de la
manera en que las incorpore en su mente. Como en el inconsciente freudiano los pensamientos la-
cada cabeza es un mundo, los significados se tentes (las ideas) que vagan exangües, incoloros (a la
vuelven numerosos. Es decir, que una vez ema- búsqueda de los restos diurnos de cuya fuerza pudie-
nada una idea serán las interpretaciones las en- ran apoderarse), y los deseos, animados por una loca
cargadas de darle sentido. pasión, se despiertan con furia en el indefenso dur-

60
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

miente. Ellos no reconocen la contradicción que dice el autor, es inestable y depende del amplio
pudiera darse entre lo verde de la vida presente, lo rango de sentidos que le den los diferentes lec-
verde del deseo inmaduro de la infancia y lo incoloro tores. Ricoeur hace una analogía con las estruc-
de un pensamiento muerto. Para un psicoanalista, en turas de la sociedad, y afirma que las institu-
el lenguaje del psicoanálisis, en el ‘juego del lenguaje’ ciones y los comportamientos sociales pueden
que conocemos como psicoanálisis, el paradigma de ser vistos dependiendo del estudioso o de la
la frase absurda propuesta por el lingüista resulta ser comunidad que los vive.
semánticamente rica, llena de sentido. (Lacan, 1964, Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con el
citado por Braunstein, 2001: 5) paisaje urbano en general y con la ciudad de
Nogales en particular? El paisaje, al igual que
Braunstein (2001) concluye agregando que el lenguaje, es una creación cultural del ser hu-
“dada una frase gramaticalmente correcta, el mano y, por ende, constituye una forma de ex-
sentido –o la ausencia de sentido– no está ni presión de la sociedad susceptible a ser inter-
en la frase ni en la intención del autor sino en pretada, a tener un sentido en función de
quien la escucha, la descifra según su particu- quienes la habitan, la visitan, la viven y la in-
lar código, la interpreta y le confiere una im- corporan entre sus intereses. Lo mismo que en
ponderable e incalculable carga semántica (…) el caso del psicoanálisis, es más importante la
El sentido es inmanente a las frases y es vario- manera en que dicho paisaje es interpretado,
pinto pues depende del intérprete, de lo que transformado e imaginado, que el mensaje con-
éste escuche, quiera o pueda escuchar.” De esta tenido en su origen. Es más relevante entender
forma, no hay una verdad absoluta sobre el sig- la manera en que sus actores se relacionan con
nificado de una proposición. él y la forma en que la multiplicidad de inter-
De aquí que el sentido de lo que se expresa pretaciones le da sentido al lugar.
no está en la intención original, sino en la per- La intención original queda impresa como
cepción que genera una vez soltada al mundo, una de tantas interpretaciones, y el sentido que
en el imaginario que se crea a su alrededor. El tiene el territorio depende más de la estructura
sentido no es un atributo de la construcción del poder que de un esquema de comunicación
gramatical, se forma con la relación emisor-re- en donde el emisor tiene el mismo peso que el
ceptor. “El poema,” dice el cartero, personaje receptor. El espacio social se encuentra inmer-
de la película Il postino, “no es de quien lo es- so en un proceso dinámico de creación y trans-
cribe, sino de quien le sirve”. formación, en el cual se producen, reproducen
En el mismo tenor, Ricoeur (1971, citado y transforman las prácticas humanas, por lo
por Barnes y Duncan, 1992: 6) afirma que los que éste es tanto el resultado de las relaciones
textos escritos, al igual que los sucesos socia- geográficas como el medio para su expresión y
les, tienen una importancia que va más allá del dinámica.
contexto inicial en el cual fueron conforma- La idea de hacer una analogía entre el paisa-
dos. Por esta razón, están sujetos a la interpre- je y el texto tiene como antecedentes los traba-
tación y reinterpretación en función de las cir- jos de sociólogos, críticos literarios y antropó-
cunstancias. El significado del texto escrito, logos culturales, que han utilizado conceptos y

61
Imaginales
2
metodologías vinculados a la lingüística con el mo, adquieren un lugar preponderante en el
fin de analizar a la sociedad. Con base en lo análisis de la estructura, conformación y diná-
anterior, surgió una nueva corriente interdisci- mica del espacio social, así como de su concre-
plinaria enfocada hacia la cultura y a la produc- ción en un paisaje determinado. Para Barnes y
ción cultural, la cual las toma en cuenta no sólo Duncan (1992), las lecturas que la comunidad
como un sistema significante, sino como tex- puede hacer del paisaje geográfico son más
tos que llevan a múltiples lecturas (López Levi, importantes que las intenciones con las cuales
1999: 161). se le construyó. Es la vida social la que va a
Diversos autores han realizado aportaciones darle sentido, función e identidad a un espa-
al retomar el análisis cultural desde la óptica cio. Duncan argumenta que el paisaje es uno
del espacio social, utilizando metodologías en de los elementos centrales en un sistema cul-
donde se asocia al paisaje con el texto escrito. tural, por lo que, para comprender su papel, es
Ejemplo de ello son James Duncan (1988, 1990, necesario enfocarse en su significación y retóri-
1992), Trevor Barnes (1992), Mark Gottdiener ca. De esta manera, al igual que un conjunto
(1995), Stephen Daniels (1988, 1992) y Denis ordenado de objetos, el texto actúa como un
Cosgrove (1984,1988), revisados por López sistema significante a través del cual la sociedad
Levi (1999 y 2005), y Harley (en Barnes y Dun- se comunica, se reproduce, se experimenta y se
can, 2002). En los escritos de estos autores, el explora.
concepto de “texto” incluye, además de la na- Una vez llegados a este punto, queda pre-
rración escrita, producciones culturales como guntar cómo entran lo real, lo imaginario y lo
la pintura, los mapas, el paisaje y las institu- simbólico dentro de este discurso acerca del
ciones sociales, las cuales deben verse como texto; es decir, cómo es que dichas categorías
elementos que conllevan una lectura no pasi- se entrelazan con la analogía entre lo textual y
va; es decir, que se van leyendo al mismo tiem- otras producciones culturales y de qué manera
po que se escriben. ofrecen un marco metodológico para otorgar-
Las múltiples interpretaciones que genera le un sentido a la estructura, a la forma y a la
el paisaje como práctica cultural de signifi- fisonomía de las ciudades de la frontera norte.
cación, contienen otros textos culturales que Para responder a lo anterior, se intentará unificar
serán una referencia en la relación comunicati- las interpretaciones acerca de lo real, lo imagina-
va y que producirán un significado que no es rio y lo simbólico para establecer, con la mayor
estático, que varía en función del momento claridad posible, estas categorías de análisis.
histórico, el contexto social y las característi- Lo real suele asociarse con aquello que tiene
cas singulares del individuo o comunidad que una existencia físicamente concreta y alrededor
le da sentido a un espacio determinado. de lo cual se supone exista un consenso. En
En el caso del paisaje, como lo es también términos generales, los individuos reconocen
para el psicoanálisis, la interpretación y las rela- como real aquello que les resulta familiar o que
ciones que se hagan con el texto son más im- forma parte de su experiencia. Umberto Eco
portantes que la intención creadora. Por ello, (1987: 186), por ejemplo, afirma que la reali-
los imaginarios construidos en torno al mis- dad depende de la percepción, el conocimien-

62
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

to y los hechos que una sociedad acepta como mos: la religión y la ciencia. La primera, en
parte de lo que él llama “su enciclopedia”. Para búsqueda de las causas primigenias y finales y,
explicar lo anterior, pone el ejemplo de la Ca- la segunda, tras la causa formal.
perucita Roja y afirma que, de acuerdo a nues- Lacan establece lo real, lo imaginario y lo
tra “enciclopedia”, no es posible que el lobo simbólico como categorías o registros que per-
se la trague y luego ella salga ilesa de su panza. miten al individuo relacionarse con su mundo,
Sin embargo, para los hombres de la anti- explicados por el psicoanalista a través del nudo
güedad, el hecho de que a Jonás se lo hubiese borromeo. Esto es, un nudo formado por tres
comido una ballena y luego saliera vivo, sí era cuerdas, por tres aros anudados entre sí, de
posible, y no se percibía como un fenómeno forma tal que si desanudamos uno, se sueltan
fantástico sino como un hecho real. De acuer- los tres. En el centro está el objeto de deseo,
do con Castoriadis (1986) “la institución de la que no es nada y, sin embargo, causa el deseo.
sociedad es la que determina lo que es real y lo Es lo que quisiéramos encontrar y que tantas
que no lo es, qué tiene sentido y qué no lo veces se manifiesta a través de la esfera de lo
tiene. Hace tres siglos la brujería era una cosa simbólico.
real en Salem, pero no ahora. En Grecia el Apo- Por medio de este nudo, Lacan busca dar
lo de Delfos fue una fuerza tan real como cual- cuenta de que el objeto de deseo aparece en el
quier otra”. momento en que el sujeto es privado de él, ya
En contraposición, Lacan va más allá al afir- que antes no existe. Sólo podemos desear lo
mar que la realidad no es relativa, ya que eso que no tenemos, lo que nos falta, luego, en-
pertenece al ámbito de lo imaginario. Lo real, tonces, al objeto de deseo no le queda más que
dice el psicoanalista, es “la expulsión, la aver- ser inexistente (Florez, 2005). “El enigma ele-
sión del sentido (…) que es un antisentido, el mental que descubrió el psicoanálisis, a saber:
sentido en blanco (…) sólo se aprende de lo que cualquier búsqueda de un objeto de amor
real aceptando que está vaciado de sentido (…) es un intento por recuperar un objeto que de
no hay verdad sobre lo real porque lo real se hecho nunca fue poseído” (Boothby, citado por
perfila excluyendo al sentido.” (Lacan, 1975, Florez, 2005). Con base a lo anterior, sería difícil
citado por Braunstein, 2001: 14). En resumen, no establecer alguna relación con la dinámica
lo real no tiene sentido, es incognoscible. que se da entre el consumidor y la publicidad.
Visto desde esta perspectiva, ¿cuál es, en- Lo imaginario se encuentra cada vez que un
tonces, la forma que tenemos de conocer? El sujeto se relaciona con su entorno. Es una es-
individuo o sociedad se relaciona con la reali- fera que no se opone a la de lo real –pues está
dad a través de los imaginarios puesto que en en estrecha relación con ella–, sino que la trans-
ellos están las cargas que le dan sentido a las forma a través de la mente humana, de la his-
cosas y, por tanto, es a partir de los mismos toria, del conocimiento y de la experiencia, dan-
que estructuramos, ordenamos y explicamos el do lugar a la interpretación, a lo que puede tener
mundo para llegar a lo simbólico. A lo largo de significado y, por lo tanto, sentido. El imagi-
la historia de la humanidad ha habido dos ca- nario es la realidad percibida por una persona
minos por excelencia para interpretar el cos-

63
Imaginales
2
o sociedad y que para expresarse es necesario como producción cultural es algo más que la
que entre al terreno de lo simbólico. duplicación de un ente real. Es decir, las rea-
Esta tercera categoría se refiere a la manera lidades que se construyen a partir de las obser-
en que expresamos los imaginarios, a la forma vaciones del mundo van más allá de su origi-
en que éstos se convierten en textos, en verbo nal de referencia cuando se presentan ante una
y, por supuesto, en paisaje urbano. Tiene que persona o grupo social que va a interpretarlos.
ver con el lenguaje, sus límites y sus juegos; Esta relación sujeto-objeto (ya sea este úl-
esto es, con la manera en que las ideas se ex- timo texto o espacio) va a ser parte de la cons-
presan y se convierten en un medio de comu- trucción del discurso. La interpretación es un
nicación, en reflejo de dichos imaginarios. Para elemento activo en la construcción de la prác-
Lacan (Braunstein, 2001), el sentido está fuera tica cultural cuando los espacios urbanos en-
de lo real, en la intersección entre lo imagina- tran en relación con sus actores y se van for-
rio y lo simbólico. mando y reconstruyendo a partir de las inter-
La dinámica de la ciudad se da cuando el pretaciones y de las prácticas sociales en su in-
paisaje, como texto, implica la materialización terior (López Levi, 1999: 163).
de ciertas formas de comunicación, que inclu- Hasta aquí se ha abordado el problema del
yen tanto signos como símbolos y representa- sentido, para llegar, como lo hizo Lacan, a la
ciones, mismas que, si bien provienen de los conclusión de que el mismo está fuera de lo
imaginarios, son, al mismo tiempo, el punto real, en la intersección entre lo imaginario y lo
de partida de futuras interpretaciones de la rea- simbólico. Lo anterior se confronta con una
lidad. De estas percepciones del mundo deri- ciudad aparentemente caótica, donde la violen-
varán nuevas representaciones simbólicas te- cia, la distinción, los sueños, las angustias, las
rritorializadas, listas para convertirse en una rea- barreras, los muros y los escenarios idílicos del
lidad, a partir de la cual saldrán imaginarios consumo se entretejen para que la aglomeración
que se transmitirán simbólicamente dentro de ciudadana coexista en una convivencia simula-
las posibilidades de expresión de diversos len- da, llena de aparentes contradicciones que, sin
guajes. embargo, encuentran sentido en tres imagina-
La estructura de un discurso contiene una rios dominantes: miedo, consumo y simulación.
combinación de narraciones, conceptos, ideo-
logías y prácticas significativas que un sujeto
o comunidad le confiere a la realidad que se les Los imaginarios del encierro
presenta. Las nociones referidas se originan en Para ordenar el caos vino el verbo. GP CTEJ JP Q
los trabajos de Foucault, autor que relaciona el NQIQ8. En arge en o logos. Pero como sabemos, el
conocimiento con el discurso, las representa- logos (NQIQ8) es algo que va más allá del verbo y
ciones y el poder. Desde esta perspectiva, el que engloba también a la lógica, al orden y a la
paisaje se convierte en una práctica cultural de razón o racionalidad con la cual manejamos las
significación. Se parte del principio de que los ideas que, bajo los supuestos manejados en este
textos son algo más que espejos de la realidad texto, se traducirán en paisaje.
que está fuera de ellos. De igual forma, el paisaje

64
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

La tríada miedo-consumo-simulación se Dichos imaginarios pasan del mundo de las


anida en las mentes del ciudadano común y ideas y se traducen en expresiones simbólicas
corriente y se combina tanto con las circuns- que derivan en la construcción de un paisaje
tancias de los planificadores urbanos como con particular, de manera tal que ciertos elementos
los intereses de los promotores inmobiliarios se convierten en la materialización del sentido
y de los inversionistas; se moldea con las imá- de la realidad. Ejemplo de ello son las bardas
genes que los diversos medios de comuni- perimetrales, las casetas, las plumas, las rejas,
cación dan de la ciudad y con el entorno en los muros, los letreros que anuncian protec-
que viven los nogalenses. Los diversos promo- ción con alarmas, las mallas, las cercas, los alam-
tores inmobiliarios absorben lo anterior para bres de púas, las alambradas llamadas ala de
manejar la imagen de la ciudad, para vender ángel, las cámaras y los guardias, entre otros.
lugares y productos y dejar su impronta en el
paisaje. Fotos 3. Muros y alambras
Una vez depositados los miedos, los sueños
y las ilusiones en manos de otros, la lógica del
consumo y los intereses del capital modelan la
ciudad, hacen eco de los imaginarios que día
con día conforman las personas sobre su es-
pacio, sobre su ciudad. De esta forma, poco a
poco se entretejen las ideas y las percepciones
que le dan sentido al territorio y permiten que
el entorno adquiera formas particulares.
En Nogales, los imaginarios de miedo, con-
sumo y simulación se unen para darle un sen- Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.
tido al encierro, para justificarlo y exigirlo. La
dinámica se presenta en un medio inseguro, Foto 4. Protección y seguridad
fustigado por una fuerte criminalidad, que con-
juga el tráfico de drogas con el de humanos.
Un sitio en donde la gente convive con homi-
cidios, robos, abusos y acosos, ya sea a través
de los medios masivos de comunicación o por
agresiones directas de los habitantes de su en-
torno. Es un espacio donde los nogalenses
tienen sus propios sueños y pertenecen a una
sociedad de consumo que sigue ofreciendo
mundos alternativos; un contexto donde el si-
mulacro va más allá que la ambigüedad que
pueda haber entre realidad y ficción. Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

65
Imaginales
2
El resultado es un conjunto de fracciona- a las colonias populares que los rodean y de
mientos habitacionales que retoman los ele- las cuales se desea establecer una distancia.
mentos anteriores y van amoldando el territo- En este marco se materializan las cerradas
rio con expresiones del paisaje que remiten a mencionadas, algunas muy pequeñas como Los
la fortificación, a la protección y al encierro. Tres Tesoros, Las Californias o Jardines del Sol;
De manera específica, y para el caso de Nogales, otras intermedias como La Riviera, El Paseo,
a principios de la década los años noventa se Privada San Alberto y Los Girasoles y algunas
concretan los proyectos de Residencial Kennedy grandes como Casablanca. En la actualidad, la
y Real del Arco, el primero promovido por la tendencia demuestra un gran impulso hacia
familia Kyriakis y el segundo por la asociación este tipo de espacios, ya que, aunque los frac-
entre Héctor Monroy y el arquitecto Ernesto cionamientos con barda perimetral iniciaron a
Brau Rojas. En esa misma época se promueve principios de la década de los años noventa, es
también el Fraccionamiento Residencial Villa en los últimos años, ya entrados en el siglo
Guadalupe, a cargo del arquitecto García Ro- XXI, que se han multiplicado considerablemente.
dríguez (Rodríguez, 2003). De los fraccionamiento mencionados, unos
A estas expresiones le seguirán otras, como aún están inconclusos y tienen sólo algunos
Privada de la Rivera, Los Tres Tesoros, Santa residentes, como Casablanca; otros, a pesar de
Lucía, California, El Paseo, Casablanca, Jardines estar ya terminados o a punto de terminarse,
del Sol, Privada San Alberto y los Girasoles. aún están deshabitados, como Privada San Al-
Todas ellas implican en una segregación con- berto y Los Girasoles; por último, están los
creta que se hace patente de diversas formas: que apenas se encuentran en construcción,
en general, como un aislamiento urbano y, en como California y Chulavista.
particular, como una segregación con respecto

Foto 5. El Paseo

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

66
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

Foto 6. Casablanca

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

Foto 7. La Riviera

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

Foto 8. Residencial Kennedy

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

67
Imaginales
2
Foto 9. San Alberto

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

Foto 10. Los Tres Tesoros

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

La ciudad es producto de las fuerzas que mientos y garita), en donde un guardia pregunta
unen y separan a los actores sociales y que los hacia dónde se va, con quién y por cuánto tiem-
vinculan en relaciones polarizadas. El paisaje po. A las personas que van a Estados Unidos
se construye como un discurso elaborado a les molesta este interrogatorio en la garita como
través de bardas y cercas que, a similitud del también les molesta a las que van a visitar a
muro fronterizo, sirven para separar lo que al- quienes se encierran en fraccionamientos.
gunos consideran como deseable de lo in- Nogales es una ciudad que permite analizar
deseable, los sueños de la realidad. La dinámi- los matices de la fortificación porque aún está
ca es semejante en ambos espacios (fracciona- en proceso y la ciudad no se ha encerrado del

68
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

todo y, por esta circunstancia, deja entrever la minen abruptamente ante un escarpe o se cie-
dinámica y la estructura de un espacio social rren ante un cerro. Algunas más quedan restrin-
que apenas se va conformando a la manera en gidas por la mancha urbana desarrollada con
que ya se consolida en otras ciudades del país, anterioridad, por las calles o por el arroyo y las
de Latinoamérica y del mundo capitalista en hace parecen herméticas. Como resultado de
general. En esta localidad sonorense los espa- lo anterior, el encierro habitacional en sí es
cios comerciales y de ocio no están enclaustra- ambiguo y dificulta la definición y delimitación
dos. La gente aún compra en centros comer- de los barrios cerrados. Al respecto, el arqui-
ciales, tianguis y supermercados que no se han tecto Brau Rojas comentó que Real del Arco,
aglutinado en estructuras arquitectónicas ma- el primer fraccionamiento con estas caracterís-
yores, aisladas completamente de su entorno ticas promovido por él en asociación con Mon-
como los malls norteamericanos. No obstante, roy, fue, a partir de las propias características del
los nogalenses no son ajenos a este tipo de terreno, cerrado, ya que el lote donde se construyó
estructuras comerciales, ya que comúnmente estaba rodeado casi en su totalidad por otros es-
realizan sus compras en Estados Unidos, tal y pacios habitacionales y al frente limitaba con el
como ocurre en el resto de la región fronteriza arroyo, por lo que hubo que construir un puente
mexicana. para entrar y salir del fraccionamiento. De esta
En términos de encierro habitacional, es manera, lo que se dio motivado por la situación
difícil establecer las fronteras de lo abierto y lo del terreno, fue aprovechado después por el mar-
cerrado, pues Nogales cuenta con una topogra- keting para promocionar un espacio hermético.
fía agreste que provoca que muchas calles ter-

Foto 11. Los cerros de Nogales

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

69
Imaginales
2
Foto 12. Lugares que terminan en escarpes concretado. Ellos, por su parte, conven-
cidos de las ventajas del enclaustramien-
to, se organizaron para cerrar lo que les
habían dejado abierto, ejemplo que si-
guieron los moradores del fracciona-
miento El Paseo. En ambos casos se
les vendió una idea que los promoto-
res no llevaron a cabo y que los vecinos
se encargaron de realizar.
En contraposición, está el caso de
Villa Guadalupe, en donde, desde los
expedientes del ayuntamiento, se es-
tablece la idea de un fraccionamiento
cerrado. Igual concepción se refleja en
una nota del periódico El Imparcial del
4 de abril de 2005, donde Denisse Ló-
pez hace un reportaje en el cual califica
el asentamiento bajo la modalidad de
privada o cerrada, y afirma que se trata
de “una pequeña y exclusiva colonia
(…) donde los vecinos viven con mucha
privacidad y tranquilidad, [y en donde]
apenas unas treinta familias suman el
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005. conjunto habitacional”. Sin embargo,
cuando se realizó una verificación de
El encierro en Nogales se patentiza en di- campo, se encontró que, a pesar de ser una calle
versas variantes y formas. Como se mencionó terminada en rotonda y con una sola salida,
anteriormente, por un lado está el condiciona- tiene libre acceso y carece de pluma, reja, caseta
do por la misma naturaleza, en concordancia o guardia, por lo cual no puede considerarse
con la topografía del lugar y, por otro, el inten- como un fraccionamiento totalmente cerrado.
cional. Este último se ofreció y se cobró en el Por otro lado están los casos de cierre a pos-
precio de la vivienda cuando los constructores teriori de un espacio que cumple con todos los
y vendedores promocionaron un espacio ce- requisitos para ser cerrado. Tal es el caso de
rrado para sus clientes. Sin embargo sólo al- Jardines del Sol, una pequeña privada, al lado
gunos lo cumplieron, como en Residencial de Real del Arco, que en principio tiene las
Kennedy, mientras que en otros fraccionamien- mismas características físicas que Villa Guada-
tos no sucedió así. En el caso de Real del Arco, lupe, pero cuyos vecinos eligieron poner, en
los vecinos afirman que cuando les entregaron diciembre de 2004, una pluma, además de que
las viviendas el encierro prometido no se había

70
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

en la actualidad gestionan la contratación de cuentes. Posteriormente se veía al comandante


un guardia. antisecuestros logrando la captura de la banda.
La potencialidad de encerrarse a voluntad La víctima liberada se reunía con su familia y la
es común a un sinfín de sectores en Nogales. policía se alejaba en una camioneta. Con ello, en
Por ejemplo, la gran urbanización denominada transmisión a todo el país, se ponía de manifies-
las Bellotas, tiene un emplazamiento perfecto to la permeabilidad del espacio ante la violencia.
para el aislamiento al contar con sólo una sali- A nivel local las cosas no son mejores. Un
da y estar rodeada de cerros, aunque este fraccio- vecino de El Paseo, el Sr. Guillermo, comenta que
namiento no se ha concretado como cerrado. él escucha mucho la radio local, medio por el
Los espacios descritos reflejan la diversidad cual se entera acerca de los robos, asesinatos y
existente en la ciudad con la cual se da forma y secuestros. Es aquí, en las noticias de la nota roja,
contenido al miedo, al consumo y a la simu- donde, en muchas ocasiones, se menciona que
lación, entendidos éstos como fuerzas claves los delincuentes vienen de las colonias Canoas y
dentro de la dinámica urbana. Se trata de una Puesta del Sol, vecinas a El Paseo. El entrevista-
tríada que, en términos de lo conceptualizado do se sorprende del hecho de que alguien que
por Lacan, son los imaginarios que le dan sen- proviene de la capital del país le pregunte cuál
tido al encierro. El proceso que con ellos se fue el motivo que lo llevó a vivir en un fraccio-
conforma nos lleva al encerramiento de los namiento cerrado, ya que para él, el problema
espacios para la vida cotidiana, con todas sus de la inseguridad latente es por demás obvio.
consecuencias, entre las que se incluye la even- En Nogales hay un semanario llamado Tri-
tual pérdida de la calle como espacio público y buna Regional. Revista semanal del Pueblo y para el
de su carácter multifuncional que histórica- Pueblo. En los números de finales de febrero y
mente ha tenido. principios de marzo, en su edición número 647,
El imaginario inicial es el miedo, específi- aparecen once noticias en la portada, todas refe-
camente referido a la criminalidad, y se vincula ridas a temas relacionados con el miedo: ase-
con aquello que se interpreta como una amena- sinatos, narcotráfico y un accidente, mientras
za. Algo de lo cual Nogales tiene bastante y se que en la contraportada se anuncia una fune-
percibe a través de los periódicos, la radio, la raria. En la edición número 648 del mismo se-
televisión y en las conversaciones con sus resi- manario, se consignan nueve noticias en la por-
dentes y actores sociales. He aquí algunos ejem- tada acerca de situaciones atemorizantes; de
plos registrados en Nogales durante el trabajo nuevo muerte, secuestro, tráfico de indocumen-
de campo. tados y violaciones. Las fotografías al interior
El primero puede extraerse de los medios impactan al lector y lo escandalizan. Atrás, de
de comunicación, en este caso la televisión nuevo la publicidad fúnebre sigue haciéndose
transmitida desde el Distrito Federal. Ahí, en presente.
cierta ocasión y sólo por tomar un caso, se Una revisión de los periódicos nogalenses
mostraban imágenes de policías encapuchados del 26 de febrero al 6 de marzo de 2005 nos
que bajaban armados de una camioneta y en- enfrenta nuevamente a noticias que fomentan
traban a una casa para atrapar a unos delin- el miedo. Los tres principales diarios manejan

71
Imaginales
2
titulares como: “Muere sobrino del Manotas En una entrevista al arquitecto Manuel Al-
por balacera entre Polleros”, “Mueren dos en berto Amador Laguna, realizada en octubre del
la cárcel”, “…y tres más en accidentes”, “Darían año 2004, afirma que la primera razón por la
45 años a los secuestradores”, “Frustran secues- que él considera que la gente busca vivir en
tro” (periódico El Día); “Matan incendios más fraccionamientos cerrados es debido a la inse-
que las balas”, “Incumple promesas Lorenzo guridad. Específicamente habla de los homi-
de la fuente”, “Catean dos casas del secuestra- cidios y de las mutilaciones a mujeres, además
dor”, “Aparecen extraños carteles del ‘Chapo” de balaceras y de los atropellamientos de los
(periódico El Imparcial); Fuego y humo matan que pueden ser víctima los niños, que gene-
a madre e hijo”, “Trágica carambola, dos muer- raron psicosis en la ciudad.
tos”, “Lo destroza el tren”, “Chocan de frente Una vecina de La Riviera, ante la pregunta
en la Ruiz Cortines”, “Rescatan a Secuestra- acerca de las razones que la llevaron a ella y a
da” (periódico Nuevo Día). su esposo a comprar una casa en dicho frac-
La violencia, si bien es magnificada por los cionamiento, responde igual que el resto de los
medios de comunicación, también se percibe entrevistados: seguridad. En este caso, particu-
en el entorno. Varios vecinos de El Paseo ex- lariza, la seguridad de sus hijas. Aunque afirma
presan que de la unidad habitacional que tienen que en un inicio, cuando había casas deshabita-
encima, Canoas, les tiran huevos, que los que das, los vecinos de la unidad del FOVISSSTE se
allí viven son vecinos difíciles y que, incluso, brincaban la barda y entraban a robar.
algunos jóvenes son drogadictos, además de La criminalidad es un problema que, según
que hay vagos que entran sin autorización a El autoridades y habitantes, es causado por “los
Paseo, por lo que a algunos ya les han robado otros”; es decir, los emigrantes, los que vienen
hasta cinco veces, todo lo cual, ante la respues- de fuera, sobre todo los provenientes de Si-
ta de las autoridades de que si no agarraban in naloa –o de más al sur–, quienes quedan atra-
fraganti a los culpables tenían que soltarlos a pados sin recursos en una ciudad hostil en la
las 72 horas, los ha obligado a utilizar el recur- cual deben sobrevivir.
so de bardearse, afirmando que prefieren aguan- En entrevista informal, el Comandante
tar los robos y sacrificar lo material que arries- Ramsés Arce, jefe de la policía, afirma también
gar su integridad. que gran parte de la criminalidad tiene su ori-
En Casablanca, una señora comenta que las gen en los emigrantes. Cada mes regresan a
casas que están a la orilla del fraccionamiento diecisiete mil de ellos, algunos de los cuales
son agredidas con piedras desde afuera, por lo intentarán cruzar de nuevo. La mayoría no tiene
que han aumentado la altura del muro. En Real el apoyo de un amigo o familiar dentro de la
del Arco, una de sus habitantes refiere que ellos ciudad, no tienen dónde quedarse y, buscando
compraron en 1992 la idea de lo bardeado, la un sustento, terminan lavando coches, hacen
seguridad, “no lujos, sino seguridad”. En ese limpieza, barren banquetas, piden alimento a
entonces ya había crímenes en la ciudad, robos la iglesia o a los albergues; sin embargo, otros
y asaltos, y el narcotráfico ya se había apropia- roban, trabajan para el pollero y, al cierto tiem-
do del territorio. po, les dan el cruce. Entre ellos hay quienes

72
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

ven en el tráfico de ilegales un buen negocio y De esta manera, lo transitorio y el desarrai-


acaban convirtiéndose en otra célula, atrayen- go se relacionan con la violencia. En la página
do nuevos emigrantes de sus comunidades de electrónica del gobierno de Nogales se dice lo
origen. Muchos se hacen alcohólicos y droga- siguiente:
dictos, por lo que son más proclives a la
comisión de delitos. La aversión que tienen los Si nos fijamos en algunos fenómenos negativos aso-
nogalenses hacia los sureños se debe a que gran ciados con el crecimiento reciente de Nogales, nos
parte de los traficantes son de dicha región, al encontramos un enorme desarraigo y atomización
igual que noventa por ciento de los presuntos sociales.
culpables en el caso de las ofensas sexuales ocu- La lógica que se presenta asociada con la inmi-
rridas en la ciudad. gración reciente va como sigue: si se tiene la familia
De nueva cuenta, el Sr. Guillermo, vecino en otro lugar, si a esta frontera sólo se vino a mejorar
de El Paseo, manifiesta que en Nogales la vio- el nivel de vida personal, el resultado mental es inter-
lencia y los asaltos se han incrementado, así pretar a este medio fronterizo como algo temporal,
como el narcotráfico, el tráfico de humanos y un lugar de paso; frente a estas metas la otra necesidad
los casos de policías que dan resultados posi- coti-diana local: el convivir armónicamente queda
tivos al aplicarles el antidoping. En otras pala- subordinada, vale menos.
bras, de unos años para acá, todo empeoró. La No importa que aquí se quede uno y aquí se hagan
inseguridad, considera el Sr. Guillermo, se debe familias nuevas.
principalmente al tráfico de humanos y a los Subconscientemente se tiene la idea que el hogar
narcos, ya que hay mucha gente que llega con de uno se encuentra en otro sitio. No se desarrolla el
la intención de pasar al otro lado y no alcanzan interés por este medio local en el que se vive.
a pagar a los polleros, entonces se quedan en Esta es la razón de que Nogales sea considerado
Nogales a juntar el dinero, por lo que empie- un lugar muy difícil, tanto para vivir como para la
zan a robar cosas para venderlas o trabajan para organización social.3
los narcos. Ese es un trabajo sencillo, muy pe-
ligroso, pero que deja mucho dinero. Es gente El consumo es otro de los imaginarios del
de Oaxaca, Michoacán y Guerrero, gente hu- encierro que, sin embargo, toma matices par-
milde y sencilla, a la que no le queda otra ticulares en Nogales. Si bien la distinción, el
opción. Hay otros a los que regresan de Esta- estilo de vida, el confort y otros elementos si-
dos Unidos y se quedan en Nogales para vol- milares están en venta, la publicidad desem-
ver a juntar dinero para pagar el cruce. peña un papel menos preponderante que en
Estas explicaciones didácticas vienen de un otros lugares. Destaca la poca cantidad de anun-
hombre que se nota que es maestro. Estas con- cios en los periódicos y en la calle para promo-
clusiones acerca del origen de la inseguridad cionar los espacios cerrados. Cuando se le pre-
en Nogales, también son compartidas tanto por guntó al arquitecto Brau Rojas, inversionista
la vecina del fraccionamiento Riviera como por inmobiliario y responsable de los fracciona-
una gran cantidad de nogalenses. mientos Real del Arco, La Riviera y El Paseo,
3
http://www.municipiodenogales.org

73
Imaginales
2
el porqué de la poca publicidad, contestó que donde, además, se está protegido por la exclu-
no era necesaria, debido a que vendían sin te- sividad del encierro, aunque las casas sean
ner que gastar mucho en ese rubro. La ciudad modestas en comparación a las de colonias de
es todavía chica y las noticias de voz en voz clase alta que la circundan, como la menciona-
parecen ser suficientes. da Kennedy y Kalitea. En los fraccionamien-
Lo anterior no anula el uso de trípticos o tos cerrados se prometen cosas que en realidad
letreros para promocionar algunos conjuntos se encuentran más allá de las posibilidades de
habitacionales. Real del Arco se anunciaba con la estructura arquitectónica de un inmueble. Por
“Seguridad y tranquilidad absolutas”, en letras ejemplo, Las Haciendas anuncia “un ambiente
grandes. “Completamente bardeado y en el para vivir bien”.
corazón de un concepto que encierra como- En Real del Arco, la compra-venta de la dis-
didad y tranquilidad familiar”. “Le presenta- tinción y el estatus adquirieron un matiz con-
mos Real del Arco (…) una realidad sólida, fun- flictivo cuando, a partir de la crisis financiera
cional, cerca de todo. Con rápidas vías de acce- de 1994, los promotores decidieron incorpo-
so, totalmente bardeado y entrada única”. Ca- rar viviendas de interés social, a lo cual los re-
sablanca, por su parte, se presenta como “el sidentes se opusieron por considerar que la con-
mejor concepto en cerrada residencial. Privacía, vivencia con familias de un estrato socio-
caseta de vigilancia, urbanización de primera económico menor les quitaría nivel de vida y
calidad (…) área recreativa con alberca”. En una bajaría la plusvalía de sus propiedades.
página electrónica, básicamente destinada a in- Los sueños y aspiraciones, absorbidos de
versionistas estadounidenses, este fracciona- la lógica del consumo, se reflejan en prácticas
miento se anuncia: cotidianas, como las visitas a los centros co-
merciales estadounidenses. Otras fantasías que-
Ubicado al suroeste de la ciudad, en una zona con dan plasmadas en el ejemplo de los habitantes
acceso seguro y urbanizado, para el bienestar y ca- de El Paseo, quienes rifan una noche de hotel,
lidad de vida de usted y su familia. Donde usted dis- en un cuarto con jacuzzi, para una pareja, en el
frutará de un fraccionamiento privado y seguro con: Caribbean, o se van en grupo a los casinos de
acceso controlado, instalaciones subterráneas, parque Tucson.
con una superficie mayor a 4 000 m², áreas verdes Las otras características del consumo, de las
con asadores. Somos la mejor opción en cerrada re- cuales habla Lipovetski (1993), la pulverización
sidencial en Nogales donde usted y su familia disfru- de las diferencias y la obsolescencia, adquieren
tarán la fascinante experiencia de vivir en un lugar también sus propias particularidades. La ob-
exclusivo. 4 solescencia se hace patente cuando escuchamos
a los habitantes de los distintos fraccionamien-
La distinción que proponen también se hace tos, en este caso de Casablanca, El Paseo y Real
patente en los monumentales accesos a Real del Arco, protestar por los múltiples defectos
del Arco y Casablanca y en el prestigio que puede que encontraron en sus viviendas poco tiem-
implicar vivir en colonias como la Kennedy, en po después de que se las entregaron. Proble-
mas respecto a la calidad de los materiales, la
4
http://www.twinplant.com/casablanca01.html

74
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

construcción y las instalaciones. Las deudas con- se hace patente cuando, a pesar de estar fortifi-
traídas para adquirir estas casas son de veinte a cados, los habitantes de los fraccionamientos
treinta años, pero al parecer las casas tienen una no dejan de pertenecer a la ciudad y de vivir
duración potencial menor. sus problemas. El Sr. Fausto, de El Paseo, na-
La pulverización de las diferencias obedece rra su visión de una ciudad rodeada de insegu-
a una lógica de producción masiva más que a ridad, a causa tanto de los maleantes como de
la individualización y personalización del ob- la policía, que es cómplice de los primeros. El
jeto vendido. Las casas, sobre todo en las co- vecino relata asaltos en las escuelas, a pie, en
lonias de clase media, tienen pocas diferencias carro, a las dos, tres de la tarde; de los niños en
entre sí. Entre los fraccionamientos visitados las escuelas que son hijos de narcos, que tienen
para este trabajo, Los Tres Tesoros, Privada San pistolas y venden droga, de uno que vio bajar
Alberto, La Riviera, El Paseo, Los Girasoles, de la camioneta con ametralladora y de otro al
Santa Lucía, Casa Blanca, Real del Arco, Las que le disparó, pero no falleció.
Californias y Las Haciendas tienen una cierta El Jefe de la Policía, por su parte, habla de
homogeneidad, en ocasiones, clónica. Algunos una criminalidad que se concentra en la línea,
presentan alternativas, como la venta de terre- en el sector comercial, cerca de los albergues,
nos en Casablanca, lo que posiblemente lleve en donde está la población flotante. En el cen-
en el futuro a establecer diferencias arqui- tro de la ciudad hay robos, al igual que suceden
tectónicas. En Real del Arco también existen ocasionalmente en la zona residencial. Por lo
casas hechas al margen del esquema mayorita- demás, en la colonia Buenos Aires hay droga-
rio y en Residencial Kennedy parece que hubo dicción, indocumentados y venta de droga o
cierta libertad, aunque no se ven contrastes en narcomenudeo (heroína y crack). Al sur de la
el estilo. En ningún caso se promueve la igual- ciudad se trafica la coca. En el poniente hay
dad arquitectónica como algo positivo, sim- muchos asaltos a indocumentados y robos. Los
plemente es una característica intrínseca al lugar. delitos sexuales se dan en la periferia y, según
En términos del tercer imaginario, la simu- él, secuestros casi no hay.
lación engancha a los dos anteriores, el miedo La Sra. Clarissa, de Residencial del Arco,
y el consumo, para producir una nueva tríada: piensa irse de Nogales y está vendiendo su casa.
la simulación de la seguridad, la simulación de Le preocupa el medio inseguro del que no ha
la distinción, del privilegio y de los sueños al- podido abstraerse y piensa que ése no es un
canzados por el consumo, y la simulación mis- buen futuro para su hijo, así que tiene sus planes
ma del encierro. orientados a Hermosillo. El arquitecto Brau
Dice un narcocorrido que “detrás del miedo Rojas trabaja en Nogales, es promotor de frac-
hay dinero”. La seguridad se ha convertido en cionamientos cerrados, pero no vive ahí, pues
negocio a través de alarmas, blindajes, seguros, él mismo piensa que no es un buen lugar para
teléfonos celulares, bardas, alambradas, empre- el desarrollo de sus hijos.
sas de vigilancia, espacios herméticos o exclu- Anécdotas de criminalidad al interior de los
sivos y, por supuesto, fraccionamientos cerra- fraccionamientos cerrados reafirman lo que
dos. Sin embargo, la simulación de la seguridad dicen autores como Blakely y Snyder (1999: IX )

75
Imaginales
2
respecto a que, a pesar del discurso y noción so les han cobrado obras de infraestructura que
de seguridad que se construye en las gated com- nunca fueron construidas. No obstante ser una
munities norteamericanas, en ellas continúan de las necesidades más apremiantes en Nogales,
manifestándose asesinatos, robos y vandalis- la gente no se organiza para protestar. El pin-
mo. Igualmente, en las entrevistas realizadas en tor Guadalupe Serrano, miembro del grupo
el lado mexicano, se reportaron robos en La Yonke, y ex trabajador de la maquila, comenta
Riviera, Real del Arco y El Paseo, además de que la gente no hace plantones ni marchas, por
atropellamientos y asaltos en el segundo y agre- humildad, porque tiene que ir a trabajar, “está
siones a vecinos de El Paseo y de Casablanca. más preocupada por quién va a cuidar a sus
Aunque son noticias escasas, en los periódi- hijos, porque no se le queme la casa. Quieren
cos se reportan el mismo tipo de sucesos ile- sobrevivir, no tienen tiempo para protestar”.
gales al interior de estos espacios, tal es el caso Otro problema son las inundaciones en
de una noticia del 10 de septiembre de 2004, épocas de lluvia. Las calles se transforman en
en el periódico El Imparcial donde “una em- verdaderos arroyos pavimentados, incluso se
pleada doméstica fue señalada como la presunta ha hecho necesaria la instalación de anuncios
responsable del robo de quinientos dólares, un que advierten acerca de este peligro: “Cuando
teléfono celular y un modular de la colonia re- llueva no circule”. Esta situación es relatada
sidencial Kennedy.” Igualmente, el 6 de marzo por la señora Clarissa, líder vecinal de Real del
de 2005, en el mismo periódico, la profesora Arco, quien cuenta que a su esposo una vez se
Alicia Romero González, integrante del Comité lo llevó el arroyo porque inocentemente mane-
de Vecinos de Real del Arco, dijo que “la nece- jaba por la avenida un día de lluvia y, dada la
sidad de contar con seguridad en la colonia, importancia del incidente, tuvieron que ir a
surgió a raíz de los constantes robos de ve- rescatarlo los bomberos. La señora agrega que
hículos y a casa habitación que se registraban cada año mueren personas como consecuencia
(…) En marzo y abril del año pasado varios del crecimiento del arroyo. Ante éste o cual-
vecinos fueron víctimas de robos, los ladrones quier otro tipo de desastres, puede ser preocu-
abrían los carros o quebraban los vidrios, esto pante tener fraccionamientos de acceso único.
sucedía principalmente en las noches”. Cuando la gente habla de la inseguridad tam-
La simulación de la seguridad parte tam- poco se refiere a las remociones en masa de los
bién de la costumbre de vincular el concepto cerros que han sido desgajados, ni a la erosión
de la inseguridad con el de la violencia, cuando que va socavando pedazos de monte. No se
la seguridad debiera implicar muchas más co- les ocurre que la vecindad entre la industria
sas, como la falta de agua, que es uno de los maquiladora y sus casas sea preocupante, ni
principales problemas señalados por los noga- siquiera saben lo qué se produce ahí ni las sus-
lenses. La cuota fija que deben pagar y el ho- tancias que se utilizan. El tema de la seguridad
rario restringido e incómodo en el cual se les es otro, el que se vincula únicamente con la
surte el preciado líquido, aunado a la topografía criminalidad.
tan agreste, hace que el problema se agudice. En ocasiones la seguridad se confunde con
Algunos entrevistados mencionan que inclu- el confort, como en el caso de una vecina de

76
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

Real del Arco que no quería pagar la cuota de presencia y ahora comparten demandas. La se-
seguridad del fraccionamiento porque se iba a gregación con respecto al “otro”, caracterizado
ir de vacaciones a Navojoa. Para ella su ausen- como emigrante y visto como amenaza, es igual-
cia no la hacía usuaria de los servicios de un mente relativa en un lugar donde la mayoría de
vigilante cuya función es levantar la pluma y la población proviene de otros lugares, tanto
dejar pasar. Si ella se iba, no necesitaba pagarle del mismo estado de Sonora como del resto
a alguien que levantara la pluma para otros. del país.
Un lujo puede ser la idea de tener quien abra La comodidad puede establecerse como la
y cierre la reja o la pluma, quien los trate como posibilidad de no tener que socializar con los
reyes a su paso, con la posibilidad de vivir en vecinos, como lo manifestó la vecina entrevis-
una colonia de altos recursos como en Resi- tada en Casablanca, o por lo contrario, con la
dencial Kennedy, aunque las casas sean más idea de formar una comunidad como los resi-
pequeñas que en la colonia circundante. No dentes de El Paseo. El confort viene acompaña-
obstante, el nivel, bienestar y calidad de vida, do de los lujos de un espacio público con al-
así como el acceso a un lugar para vivir bien; es berca, como en Residencial Kennedy y Casa-
decir, el estatus y demás sueños que se pueden blanca, o con versiones más modestas, como
adquirir por el simple hecho de habitar estos una cancha de básquetbol en el mismo Resi-
espacios, se desmoronan y nos regresan a la dencial Kennedy, en El Paseo y en los deterio-
realidad cuando la gente, a pesar de habitar es- rados espacios públicos de Jardines del Sol y
tos fraccionamientos, sigue siendo la misma, Las Californias.
cuando la hipoteca se vuelve una cuenta más El encierro mismo puede cuestionarse como
que pagar, cuando a las casas nuevas les salen una simulación, pues la frontera entre la posibili-
los defectos, cuando se hacen patentes los pro- dad o imposibilidad de penetrar el lugar es
blemas entre vecinos, cuando uno de los resi- ambigua. Las mismas irrupciones criminales o
dentes reconoce que esa no era la casa de sus acosos molestos de los vecinos a su espacio
sueños. dan cuenta de ello. Incluso la facilidad que se
Los habitantes de Real del Arco se enfren- tuvo como grupo de investigadores para en-
taron a un fuerte conflicto con los promoto- trar en los fraccionamientos y obtener infor-
res cuando introdujeron en el fraccionamiento mación acerca de los horarios de los guardias y
casas de interés social que alteraban la imagen de las costumbres de los residentes, así como
del lugar; después tuvieron que lidiar con los el gran apoyo prestado por algunos vecinos
nuevos vecinos y con los que ellos creían iban para el desarrollo del presente trabajo y lo fa-
a ser los futuros vándalos de la cerrada. Sin miliar que les resultó el equipo de trabajo
embargo, el problema jamás se generó, por el después de un par de visitas, fortalecen la idea
contrario, ahora trabajan juntos en una asocia- de la relatividad del encierro.
ción civil que defiende los intereses de los resi- Es difícil establecer los límites que hay en-
dentes. Los que habitaban las casas más mo- tre la realidad y la ficción, entre los mundos
destas no resultaron ser malos y los de mayo- alternativos que se viven como un sueño, como
res ingresos no se vieron disminuidos por su un imaginario de la distinción y el nivel de vida.

77
Imaginales
2
Sin embargo, es claro en las declaraciones de problemas sociales y por su estructura políti-
los habitantes de los barrios bardeados que, co económica; es decir, algo indisoluble a esta
aunque reconocen muchos problemas, ven al ciudad.
encierro como algo positivo en sus vidas. Entre los imaginarios que promueven el
encierro en Nogales, el miedo es el más fuerte
de todos y al que se hace más alusión por parte
Conclusiones de los residentes e inversionistas, quienes, se
Nogales casi no tiene árboles que hagan honor insiste, en términos generales sólo ven venta-
a su nombre. Lo que resalta ahí son los cerros, jas en esta forma de hacer ciudad.
el paisaje agreste, la basura que brilla a lo lejos, Los tres imaginarios juntos quedan en-
las múltiples referencias a Colosio, el ferroca- trelazados en lo que pudiera ser el nudo borro-
rril que divide en dos a la ciudad, los murales meo que le da sentido al encierro en Nogales,
callejeros, los letreros de cerveza por todos la- que deja al objeto del deseo en el centro. Un
dos y el orgullo que les causa Ana Gabriela deseo que puede ser visto e interpretado de
Guevara. En especial sobresale una topografía muchas formas, pero que, más allá de negar la
escarpada donde se encaraman las casas, unas criminalidad y cumplir los sueños de clase y
en terrazas, otras con muros de contención y distinción de los ciudadanos, esencialmente está
otras que simplemente juegan con la estabi- impulsado por el deseo de vivir mejor.
lidad del suelo.
Después de analizar varios casos de frac-
cionamientos cerrados en diversas ciudades, era
importante explicar el fenómeno a partir de una
interpretación de las necesidades y requerimien-
tos de los ciudadanos que demandaban este
tipo de espacios. Por ello, era ineludible entrar
en el sentido del encierro para comprender el
papel de los imaginarios que promueven la
conformación y dinámica de la fortificación.
Es decir, abordar el miedo, el consumo y la si-
mulación, así como el papel que desempeñan
en la estructuración urbana, una forma de cre-
cimiento de las ciudades que tiende a volverse
dominante.
El encierro segrega, desarticula y fracciona,
pero en el caso de Nogales hablamos de una
ciudad de por sí segregada, desarticulada y frac-
cionada. Lo que hacen estos espacios habita-
cionales es potencializar y evidenciar lo que
ocurre naturalmente por la topografía, por los

78
Nogales, ciudad y frontera: el sentido del encierro

Bibliografía México, UAM/GRESAL/Universidad Pierre Mendes


Barnes, Trevor y James Duncan (eds.) (1992) Writnig France.
Worlds, EE. UU/Gran Bretaña, Routledge, 304 p. López Levi, Liliana e Isabel Rodríguez Chumillas (2004a)
Blakely, Edward y Mary Zinder (1999) Fortress America. “Miedo y consumo: el encerramiento habitacional
Gated Communities in the United States, Washington, D.C./ en México y Madrid”, Perspectivas Urbanas, núm. 5,
Lincoln Institute of Land Policy, Cambridge, Massa- España (http://www-etsav.upc.es/urbpersp/num05).
chussets. EE. UU, Brooklings Institution Press. (2004b) “Érase una calle: comunidades urba-
Braunstein, Néstor (2001) “Existe el sentido pero no el nas y espacios cerrados”, ponencia presentada en el
Sentido del sentido en el que el sentido nos hace seminario Territorio y desarrollo, las dinámicas de la proxi-
creer”, seminario La cultura en el diván, México, UNAM midad, México, UAM-Xochimilco.
(http://www.nestorbraunstein.com/). Méndez, Eloy (2002a) Arquitectura transitoria. Espacios de
Cabrales, Luis Felipe et al. (2002) Latinoamérica: países abier- paso y simulación en la frontera México-Estados Unidos, Mé-
tos, ciudades cerradas, México, Universidad de Guadala- xico, ColSon/ITESCA/ITESM, 133 p.
jara/UNESCO, 621 p. (2002b) “Urbanismo y arquitectura del miedo.
Castoriadis, Cornelius (1986) “El campo de lo social Reflexiones sobre los fraccionamientos residencia-
histórico”, Les Carrefours du laberynthe 2. Domaines de les cerrados en México”, Ciudad y Territorio-Estudios
l’homme, Francia, Éditions du Seuil (http:// Territoriales, vol. XXXIV, núm. 133-134, España, otoño-
www.hemerodigital.unam.mx/ANUIES/itam/estu- invierno.
dio/estudio04/sec_3.html). Mendez, Eloy e Isabel Rodríguez (2004) “Comunidades
Eco, Umberto (1987) La estructura ausente, España, Lu- cercadas en la frontera México-EE. UU.” Scripta Nova.
men. Revista electrónica de geografía y ciencias sociales, vol. VIII,
Florez, Adriana (2005) “El objeto y sus pasiones”, Mesa núm. 171, Universidad de Barcelona. España, 15 de
Analyse Freudienne Press, núm. 11, París, Érès. agosto de 2004 (http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-
Giglia, Ángela (2002) “Privatización del espacio, auto 171.htm).
segregación y participación ciudadana en la Ciudad Rodríguez Chumillas, Isabel (2003) “Informe de los ex-
de México: el caso de las calles cerradas en la zona de pedientes municipales de Nogales” (manuscrito).
Coapa (Tlalpan, Distrito Federal)”, Trace. Revista del Valverde, Carmen (2003) “Un proceso de difusión: ur-
Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, México, banizaciones cerradas”, Ciudades, núm. 59, México,
diciembre (http://www.uam-antropologia.info/ar- Red Nacional de Investigación Urbana.
ticulos/giglia_art02.pdf).
(2003) “Espacio público y espacios cerrados
en la ciudad de México”, en Patricia Ramírez Kuri
(coord.) Espacio público y reconstrucción de ciudadanía, Mé-
xico, FLACSO/Porrúa (http://www.uam-antropolo-
gia.info/articulos/giglia_art01.pdf)
Lipovetsky, Gilles (1993) La era del vacío, España, Anagra-
ma, 220 p.
López Levi, Liliana (1999) Centros comerciales. Espacios que
navegan entre la realidad y la ficción, México, Nuestro Tiem-
po, 241 p.
(2005) “Las calles de la ciudad de México: espa-
cio público y paisaje urbano” en Carrillo, Landázuri,
Revueltas y Soto Reyes (coords.) Las recomposiciones
regionales, sociales, políticas y culturales en el mundo actual,

79
Imaginales
2

80
La reconquista de la ciudad inmanejable

Isabel Rodríguez Chumillas


Universidad Autónoma de Madrid
Departamento de Geografía
isabel.rodriguez@uam.es

Resumen Abstract
En las ciudades fronterizas del norte de Méxi- The new enclosed and occasionally clonic land-
co, los nuevos paisajes cerrados, en ocasiones scapes in cities from the Northern Mexican
clónicos, son la expresión de los cambios pro- Border, are deep changes expressions that be-
fundos que concretan la construcción de una come definite physics and socially the tenden-
nueva ciudad. cy to build a new city.
La creciente aglomeración humana de estos Houses groups settle in wide suburban spa-
espacios, de paso obligado hacia Estados Uni- ces that mean a new conquer of usual real state
dos, se recompone con el recurso segregacio- business of economic and urban order, about
nista del muro y sus nuevas fronteras interio- a non contemptible space portion, capital and
res, en especial con los agrupamientos de vivien- border inhabitants. With the segregation wall,
das idénticas y diminutas en amplios espacios new interior borders have recomposition the
de la periferia. Representa la reconquista para human growing crowd in this crossing space
el orden urbano y económico del negocio in- to United States from Latin American, that
mobiliario convencional, aunque se mantiene goes on its territorial inertia invading hills
una inercia territorial basada en la invasión de whom supply land of most of Nogales
suelo para la formación de nuevos y precarios “homes.”
“hogares”. Así sucede en los cerros de Nogales.
Key words: real state business, urban islands,
Palabras clave: negocio inmobiliario, encie- border, clonic morphology.
rro, frontera, morfologías clónicas.

81
Imaginales
2
El espacio inmanejable licitantes de refugio son considerados “hu-
Nogales es una ciudad que, aunque pequeña, manos residuales”. No obstante, en los dis-
reta a indagar en la función que desempeña el cursos en boga, que expresan lo contrario, di-
territorio de “adentro”. Lo anterior es impor- chos inmigrantes encarnan una necesidad de
tante para comprender el problema de las reforzar “muros gastados y deteriorados, des-
ciudades de la frontera (Méndez y Rodríguez, tinados a preservar la sagrada distinción entre
2004a y 2004b) cuya razón de ser es el servir de el ‘adentro’ y el ‘afuera’ en un mundo globa-
paso (Méndez, 2002) a una ingente cantidad lizador” (Bauman, 2005: 80). En Nogales, los
de seres humanos que, cómo señala Bauman inmigran-tes no pasan el muro y, quizá, pre-
(2005: 17), con la propagación global de la for- cisamente es el muro “el paso” para compren-
ma de vida moderna, quedaron “despojados de der el adentro y el afuera, el contraste que exis-
sus hasta ahora adecuados modos y medios de te entre los dos mundos.
supervivencia, tanto en el sentido biológico El contexto social que rodea a Nogales –falta
como sociocultural del término”. de limpieza, desorganización y conflictos– pro-
Nogales termina en el muro, una alta barda voca rechazo al adentro, al cual no se considera
metálica que señala la Línea Internacional. Tan- un lugar propicio para habitar. Sin embargo,
to los inmigrantes económicos como los so- sus residentes han aprendido a vivir en él como

Foto 1. Colonia Centro, entre la calle Pierson e Independencia

La traza se falsea y adapta varias manzanas a los últimos cerros mexicanos, promontorios con vista al otro lado.
Abajo, la barda militarizada. Arriba, el joven “Bola” culminando uno de sus múltiples ascensos del día (fuente:
archivo de la autora, 2005).

82
La reconquista de la ciudad inmanejable

si fuera una ciudad completa. Por esta razón, prender. Todo ello induce al ensimismamien-
llegar al adentro aquí es más difícil que en otras to, a mirar al interior, hacia los ámbitos más
ciudades. reducidos de la vecindad; es decir, al mundo de
Una primera pauta que nos guía acerca de pertenencia más inmediato. Para comenzar a cono-
la inmanejabilidad del espacio en las ciudades cerla, hay, por tanto, que renunciar a abarcarla.
fronterizas, expresado como una imagen com- No obstante que algunos espacios, rutas e
pleja e inconfortable, es identificar y reconocer itinerarios, conectan de nodo a nodo la ciudad
la existencia de murallas interiores que limitan y permiten penetrarla parcialmente, son estos
el conocerlas y vivirlas. mismos canales los que impiden conocerla
porque prohíben otro movimiento que no
Foto 2. Vista desde Denochio (colonia Centro) sea el ir a través de ellos sin poder romper
barreras para acceder a las calles aledañas.
Conductos para manejarse en la ciudad eva-
diendo algo más que el miedo previsible
propio de los territorios desconocidos: la
dureza y violenta desazón que provoca el de-
terioro de una ciudad que no ha termina-
do de construirse o, peor aún, que no ha ter-
minado de derribarse a causa del deterioro.
La ciudad exige subir y bajar cerros. En
la imagen se impone una ambivalencia, una
dualidad entre ciudad-ordenada y ciudad-
desordenada. La traza en cuadrícula, base
elemental de la fundación de la ciudad, ge-
nerada a partir del orden lineal propiciado
por la vía del ferrocarril y las calles parale-
las Elías Calles y Álvaro Obregón, estruc-
turan el fondo de la cañada, constituye el
paso natural aprovechado para el puesto
aduanal fronterizo y cuenta con la fuerza
simbólica y funcional para ordenar la vida
Vista de la exigüidad del fondo plano de la cañada (fuente:
urbana. Por otro lado, fuera de las cuadras
archivo Comunidades Cercadas, 2005).
en retícula sobre la cañada natural del nú-
cleo fundacional, Nogales es, en su mayor
Dado el medio ambiente natural sobre el parte, una construcción urbana con poco senti-
que se construyó, la ciudad resulta fragmen- do común, un atentando contra los principios
taria, carente de vistas, con caminos de laberin- mínimos del orden y del equilibrio y, por ello,
to para perderse y, al no ser posible abarcarla es una ciudad en donde resulta muy difícil vivir.
visualmente, resulta también difícil de com-

83
Imaginales
2
Foto 3. Sector poniente de la Colonia Centro

Exigüidad de las cuadras en el fondo plano del valle (fuente: archivo de la autora, 2005).

Foto 4. La traza galopa sobre las sinuosidades del terreno Por su parte, el oriente de Nogales,
en las inmediaciones del lado poniente
de la cañada, es un escarpe abrupto re-
forzado para trinchera del ferrocarril,
donde la prolongación de las calles parale-
las, a partir de la matriz del haz lineal
antes citado, hace caso omiso de la pen-
diente y sube y baja cuestas provocando
desniveles espectaculares. Es el afán, a
cualquier precio, de prolongar la planta
cuadriculada, lo cual muestra evidencia
de que hubo un proyecto de ciudad.
En Nogales se superponen dos pla-
nos: la altimetría y la planimetría, mis-
mos que provocan la organización en
Fuente: archivo de la autora, 2005.

84
La reconquista de la ciudad inmanejable

ámbitos separados: uno vertical, adaptación Foto 5. Colonia Centro


ascendente a las laderas, que complican al otro,
el de las yuxtaposiciones horizontales, y enre-
dan así la yuxtaposición más evidente de los
mundos antagónicos a ambos lados de la Línea
Internacional. Hay casas literalmente colgadas
y una perspectiva permanentemente interrum-
pida por la adversidad topográfica que se im-
ponen a la apariencia de planta reticular en la
vista de pájaro. Algunos declives situados en
la parte oeste (Lomas de Fátima), casi tan anti-
guos como la propia ciudad –o al menos con
un grado de consolidación urbana importante–,
han fosilizado esta imposición del desorden
provocado por la topografía.
La construcción de una ciudad que, sin
preparación, habilita la ocupación de cualquier
La parrilla de la cuadrícula taladra los cerros (fuente: ar-
resquicio de su topografía intrincada, no deja chivo de la autora, 2005).
de tener un atractivo singular. A partir de la
precariedad, en Nogales se ha trabajado con La realidad social de una amplia población
esmero en un intento por hacer habitable la paupérrima y flotante, la oferta y condiciones
aberración, logrando lo contrario: tapizar de laborales de la maquila, aunado al tráfico de hu-
casas la naturaleza cerril, produciendo con ellomanos y drogas, el cual es amplificado y mediati-
un organismo urbano inconcebible por su es- zado a través del discurso monotemático de la
casa o nula previsión. prensa local y regional, esculpe día a día una
imagen abrumadora de la ciudad de
Foto 6. Tendencia a la organización autónoma
Nogales: violenta, conflictiva e insegura,
de los espacios
lo que ha fomentado la construcción de
fraccionamientos que crean mundos inte-
riores y cerrados. La sugerencia al cerra-
miento está explícita en la naturaleza de
esta ciudad fronteriza cuyo medio natural
crea de por sí mundos interiores y cerrados.
Es a partir de los espacios cerrados que
configura la propia topografía, con abun-
dantes cañadas de fondo de saco, que la po-
blación se atrinchera y reproduce incons-
cientemente el entorno que rodea a la ciudad.
Fuente: archivo de la autora, 2005.

85
Imaginales
2
Los inmigrantes, “sobre todo los recién lle- éste no necesariamente desarticula la trama ur-
gados, exhalan ese leve olor a vertedero de ba- bana ya desorganizada por los cerros. Esto
suras que, con sus muchos disfraces, ronda las quizá explicaría el escaso número de fraccio-
noches de las víctimas potenciales de la cre- namientos cerrados en comparación a otras
ciente vulnerabilidad” (Bauman, 2005: 78). En ciudades, siendo aún más abundantes los ca-
general, la inmigración siempre se ha conside- sos de cerramientos hechos por los propios
rado un peligro para la seguridad, “un útil foco habitantes y la topografía del lugar.
alternativo para las aprensiones nacidas de la
súbita inestabilidad y vulnerabilidad de las po-
siciones sociales y, por consiguiente, se con- La inercia territorial
vertían en una válvula de escape (...) lo único La idea de “la inercia del territorio” de la que
novedoso –citando a Hans-Jörg Alberche– es habla Claude Chaline (1994) para destacar que
el vinculo entre la inmigración y la inquietud cualquier espacio evoluciona con arreglo a su
pública relativa al aumento de la violencia, así modelado, 1 en el caso de Nogales se concreta
como los temores en lo que atañe a la segu- en la continua ocupación de los cerros de modo
ridad” (Bauman, 2005: 77). precario. Es la tendencia a crecer con base en in-
Por su conformación y naturaleza, Nogales vasiones poco programadas, lo que provoca agre-
es fragmentaria de por sí, el espacio mismo lo siones directas al medio natural y a la habitabi-
es y, por tanto, la ciudad está inconexa, lo cual lidad, al menos inicial, del medio construido.
determina otra percepción del encierro donde

Foto 7. Invasiones del Represo

Fuente: archivo del equipo Comunidades Cercadas, 2005.

1
http://www.urbanisme.equipement.gouv.fr/

86
La reconquista de la ciudad inmanejable

Plano 1. Fraccionamiento Las Bellotas. Indicación de las secciones y fases de construcción

Fuente: expedientes de la Dirección General de Desarrollo Urbano ( DGDU) del Ayuntamiento de Nogales, 2005.

La desorganización y el abandono hacen que les y equipamientos carreteros levantados des-


esos fragmentos urbanos, y por extensión la de la década de los años cincuenta, fuertemente
ciudad entera, se vuelvan cada vez más proble- penetrados por estas tendencias hacia el desor-
máticos. Se forma una imagen negativa que re- den y el abandono, han iniciado, después de
percute en la disminución de precios y, por casi treinta años de un permisivo caos, y a raíz
consiguiente, del dinamismo económico. Para del ímpetu desarrollista de la maquila, una
oponerse a esta evolución, es necesaria una ac- imparable reconquista. Como resultado de esta
ción remodeladora del territorio, una recon- reconquista, intercaladas entre los parques in-
quista. Si inicialmente este espacio goza de poca dustriales, han aparecido nuevos paquetes de
atención por parte de la ciudad, la reconquista vivienda de clase media baja en enormes ex-
de ese territorio termina por convertirse pro- tensiones homogéneas y acotadas, colonizan-
gresivamente en una necesidad (Baudouin y do así una extensa periferia.
Collin, 1996). Los parques industriales se vinculan a los
En los sectores de Nogales inmediatos a la paquetes residenciales, ambos ubicados en
carretera Internacional, con parques industria- enormes explanaciones en los ámbitos más

87
Imaginales
2
cercanos a la carretera Internacional y a la nue- hace, ni se cambia si no es a través de la mate-
va vialidad de peaje. Suponen allanamientos de rialización de los lugares y de su propiedades,
terreno que demuestran la evidente capacidad porque a través de ellas –de las cosas ligadas al
del hombre y sus máquinas cuando el engrana- suelo– pasan necesariamente todas las rela-
je inmobiliario decide mover sus piezas y ga- ciones sociales y sus representaciones concep-
nar la partida en el tablero de los bienes raíces. tuales”.
Es entonces que los cerros desaparecen y una Asimismo, Fausto y Rábago (2002) comprue-
tupida red de infraestructura tapiza de técnica ban2 que desde la década de los años sesenta se
y confort un territorio antes inhabitable. registran modalidades de uso del espacio que
Probablemente estos nuevos paquetes de corresponden a estas tendencias internaciona-
viviendas sean el complemento lógico del “Plan les. La llegada de capital foráneo ha repercuti-
Sur” del año 2001, mediante el cual el gobierno do también en la demanda masiva de suelo para
mexicano asumía la responsabilidad de vigilan- los nuevos usos comerciales e industriales y,
cia de la frontera meridional. Dicha política sobre todo, mediante la reconversión hacia el
suponía, según Zygmunt Barman (2005: 84), “la sector inmobiliario de grandes capitales locales
detención efectiva de la marea de residuos em- antes dedicados a otras esferas económicas. Este
pobrecidos que fluye a Estados Unidos desde hecho es uno de los principales 3 factores que
los países latinoamericanos”, de tal modo que explican el patrón de crecimiento territorial de
a las puertas de “la Fortaleza Norteamericana la ciudad, en donde, “al convertirse el suelo en
se encuentra, como en Nogales, la mano de obra un refugio para la inversión y en la nueva vo-
inmigrante como combustible que mueve la cación de numerosos empresarios, se ha incre-
economía suroccidental de Estados Unidos” mentado la especulación y los grandes espacios
(Naomi Klein, citado por Bauman, 2005). Lo baldíos dentro de la mancha urbana” (Wario,
anterior representa fórmulas nuevas que inten- 1999).
tan resolver contradicciones radicales en la El tema abordado indica la tendencia ge-
política de inmigración, como es la convivencia neral del progresivo protagonismo del capital
surgida entre una evidente y sangrante frontera inmobiliario, así como de la importancia y al-
hermética y el acceso de mano de obra barata. cances de su perspectiva dentro de la sociedad
Fausto y Rábago (2002) señalan la impor- y economía actual, además de ser un factor fun-
tancia de realizar un análisis crítico, construc- damental para discernir acerca de su papel de-
tivo y prospectivo de la dinámica urbana en tonante y sobre las causas del imparable cre-
curso a través de la producción del suelo, de la cimiento urbano actual.
política de vivienda, de la reconquista de te-
rrenos subutilizados, de las relaciones público-
privadas y de la planificación. Los autores ci-
tan a Dematteis (1999) y su propuesta de lec-
2
En esta materia, trabajando el caso de Guadalajara,
detectan la aparición de importantes centros comercia-
tura de los hechos urbanos a partir del territo- les o centros de negocios –consumidores de grandes
rio, y quien, retomando lo señalado por Deleuze cantidades de terrenos– suficientes para la creación de
nuevas centralidades urbanas.
y Guattari, afirma que “nada se piensa, ni se 3
Junto con las devaluaciones de la década pasada.

88
La reconquista de la ciudad inmanejable

Islas y no castillos Si bien este es el escenario de la vida con-


Nogales es frontera y, según dice Bauman temporánea, su percepción es más radical en la
(2005) en su última obra, la naturaleza de los zona fronteriza, en este caso en las puertas del
procesos de globalización no regulada y políti- propio modelo de la vida moderna. De hecho,
camente incontrolada ha deparado un nuevo la frontera, cualquier frontera, es siempre un
tipo de condiciones que llama “zona fronteri- escenario poco adecuado para la seguridad per-
za” en el “espacio de los flujos” planetarios. sonal, debido a que la convergencia de intere-
Según este autor, el frágil equilibrio de los es- ses ilícitos en acuerdos tácitos determina que
cenarios fronterizos descansa en la vulnerabi- sea una “zona de perpetua incertidumbre y, al
lidad mutuamente aceptada: mismo tiempo, volvió la inseguridad inmune
a toda intervención efectiva [y] encuentran su
De ahí las alarmas referentes al deterioro de la segu- mejor expresión en la metáfora, propuesta por
ridad, que incrementan las ya abundantes ofertas de Buril Lotean, del terreno minado” (Bauman,
“temores relativos a la seguridad”, al tiempo que 2005: 116), en donde hay la certeza de que en
desplazan las preocupaciones públicas y las salidas a algún lugar algo explotará tarde o temprano.
la ansiedad individual lejos de las raíces económicas y Por lo anterior, en las fronteras domina un
sociales del problema y hacia preocupaciones relati- presagio de aleatoriedad, de contingencia per-
vas a la seguridad personal (física). A su vez, la manente, un caldo de cultivo para los mundos
próspera “industria de la seguridad” se convierte con cerrados en donde el papel del Estado y sus
rapidez en una de las principales ramas de la produc- políticas anuncian más riesgos y precariedad,
ción de desechos y en el factor clave en el problema “apelan a los electores para que sean ‘más fle-
de la eliminación de residuos. (Bauman, 2005: 18) xibles’ (o sea, para que se preparen para las co-

Foto 8. Fraccionamiento Los Girasoles

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

89
Imaginales
2
tas aún mayores de inseguridad que están por dad del embrión urbano, de la aduana en las
llegar) y para que busquen individualmente sus puertas del cielo.
propias soluciones personales a los problemas Para explicar la reconquista aludida, es de
socialmente producidos” (Bauman, 2005: 119). gran ayuda la idea de Bauman (2005: 15) sobre
La reconquista del espacio por parte del la plenitud del planeta, de que “el planeta está
mercado inmobiliario no se reduce a las peri- lleno”. El autor ubica este enunciado dentro
ferias, sino también a espacios intersticiales en de la sociología y la ciencia política para hablar
donde se construyen simulaciones de fortifi- de los medios y artificios de los hombres e in-
caciones variadas, castillos para salvaguardar los dicar que:
estilos de vida y sus patrimonios ad hoc.
La reconquista implica poner bajo control Es la desaparición de la “tierra de nadie”, de los te-
algo que ya está tomado de antemano por el rritorios susceptibles de definirse y/o tratarse como
orden que se desprende de la inercia territorial; exentos de habitación humana, así como, carentes
es decir, hacer del dominio propio una orga- de administración soberana y, por ende, abiertos a
nización y recuperar el dominio pese a que el (¡pidiendo a gritos!) la colonización y el asentamien-
territorio como tal no se controle. Esta idea to. Tales territorios, en gran medida inexistentes hoy
también alude al hecho de recuperar fases inexis- en día, durante la mayor parte de la historia moderna
tentes de la evolución urbana marcada por su desempeñaron el papel crucial de vertederos para los
origen de ciudad improvisada, sólo apta para desechos humanos, arrojados en volúmenes cada vez
un alto en el camino. Nogales es así, y de ahí mayores en las partes del globo afectadas por los
arranca su inercia territorial de ser ciudad-adua- procesos de “modernización”. (Bauman, 2005: 15)
na, un paso fronterizo. Ese primer asentamien-
to, tomado desorganizadamente, es el embrión Desde la década de los años cincuenta, en
de una ocupación que acumula permanencia. forma tranquila, sin los miedos de ahora, los
De esta forma, la pátina del hombre le otorga poderes locales obviaron el intento de equili-
un diseño propio, no formalizado ni sistema- brar los beneficios obtenidos, derivados del
tizado, un proyecto de orden urbano y de poder y el control, del nodo más importante
ciudad mediatizado nítidamente por la pecu- del territorio sonorense de la frontera: los pro-
liaridad inextricable de su topografía cerril. Sin pios nogalenses. A partir de entonces, la citada
embargo, la ciudad no está exenta de una orga- “reconquista de Nogales” ha sido utilizada por
nización dividida que estalla cualquier intento poderes cambiantes a favor de sus propios in-
de proyecto racional de urbanización. tereses y, como en otras ocasiones en la histo-
La idea de control y reconquista remite ria de los lugares, esto ha permitido la inercia
además a la apropiación del orden espacial así territorial del desorden, creando condiciones
formado. La acumulación y densidades alcanza- precarias de inhabitabilidad presente e insos-
das por hombres y mercancías, y la impertur- tenibilidad futura. El progreso económico, aho-
bable función de lugar de paso, ponen valor al ra en manos de fuerzas económicas globales,
conjunto y determinan nuevas funciones para orienta la autoafirmación de los poderes “lo-
adjudicarse el poder de atracción y singulari-

90
La reconquista de la ciudad inmanejable

cales” hacia la intensificación de Foto 9. Fraccionamiento Las Bellotas


los temores ante la amenaza de
la seguridad personal.
¿Cómo reconquistar Noga-
les? Nogales, la ciudad de paso,
fea, de flujos hieráticos y cerros
desconocidos Se actúa de dife-
rentes maneras y por agentes de
diversa naturaleza. Los autén-
ticos conquistadores han intro-
ducido la idea de la vivienda
cerrada de interés social, misma
que se consolida también en el
resto del país: grandes paque-
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.
tes de pequeñísimas viviendas
de interés social, idénticas y encerradas tras una lleno en la jerga militar, pero no es el afán dejar
barda perimetral no defensiva. que por algún resquicio del discurso se escape
Lejos de ser fortalezas, por su carácter de una apología de la militarización. Esta recon-
conjuntos cerrados, son grandes islas en el mar quista del territorio dirigida tanto a los canales
del desorden de los cerros deficitarios de todo, de control del mercado como a los controla-
menos de polvo y basura. Los nuevos fraccio- dores del mismo –propietarios e inversores–,
namientos, ubicados en medio del espacio pre- comenzó en la década de los años noventa a
cario, están perimetrados y cuentan con uno o
Foto 10. Fraccionamiento Mediterráneo
escasos accesos que ordenan en su interior,
clónicamente, viviendas idénticas y diminutas
como celdas de panal de abeja.
El objetivo es que una parte de los noga-
lenses puedan vivir mejor en estos nuevos con-
glomerados o nodos controlados por el capi-
tal financiero y local, siendo atados por una
hipoteca que tiene vecindad técnica y simbóli-
ca con la maquila. Con base en esta visión,
impresionantes movimientos de tierra arrasan
y allanan cerros y colinas para la producción
masiva de vivienda de clase media baja; en otras
palabras, el control es retomado para ordenar
el espacio y el crecimiento en las afueras.
Sin embargo, el ejército para la conquista es
más numeroso. En este punto cabría entrar de Fuente: archivo de la autora, 2003.

91
Imaginales
2
partir del concepto de “cerrada”, lo cual supu- tierra”, los poderosos hombres del poder
so una fórmula mágica en los negocios capi- político y del capital. Es un intento ilusionado
talistas por antonomasia, los inmobiliarios. de liberar palabras para no repetir una búsque-
A partir de entonces, y hasta el día de hoy, da que se dice fácil pero que no lo es, la búsque-
las versiones de fraccionamientos cerrados da de una cura contra la desilusión fronteriza.
buscan hacer realidad los sueños de seguridad Los habitantes de Nogales opinan que esta
de los nogalenses, de aquellos que se quedan –en es una ciudad difícil e intranquila y que hay
opinión de ellos mismos– en esta fea, sucia y que recuperar el control de la ciudad, de la
conflictiva ciudad. Las diferentes modalidades ciudad segura que fue en otros tiempos, antes
de vivienda, calle y urbanización cerrada están de la maquila y de la inmigración incesante. Para
ayudando a sobrellevar la inseguridad de Nogales, combatir la inseguridad les han sugerido orga-
a salvarla de muchos de los males abrasadores nizarse y, en este sentido, la propuesta más via-
que acechan y afligen la vida citadina. Queman ble para vivir mejor es encerrase. El plan de
los conflictos, secan, resquebrajan, llagan, mu- ciudad es la ciudad por proyectos (López y
tan cada rincón de la ciudad como si las mis- Rodríguez, 2004) privados, autónomos, cerra-
mas puertas del infierno se abrieran ahí. dos; es decir, pese a los planeamientos generales
Paradójicamente, la “cola” incandescente aprobados, en el nuevo milenio Nogales aún
que forma el infierno, es para “pasar” al cielo. sigue sin un proyecto de ciudad.
Las diferentes versiones de fraccionamientos y En términos generales, la década de los años
conjuntos residenciales cerrados sirven para noventa ha supuesto la introducción de
combatir el miedo a la muerte, al robo, a la novedades respecto a los modos, los medios y
humillación, cumplen la función de trinchera, los productos urbanísticos a promocionar. En
de cobijo contra el ejército de ocupación, con- cuanto a los modos, cabe interpretar a dicha
tra los “rebeldes de paso”. De castillos a islas década, en que ésta ha sido una etapa de pues-
hay un salto mortal, un abismo en donde la ta en práctica y posterior consolidación de una
percepción de alcanzar la realidad soñada da dinámica urbana nueva por parte del Ayun-
paso al convencimiento de vivir, en cierto tamiento de Nogales, tanto en la gestión como
modo, protegido. No obstante, entre lo que se en la cultura urbanística.4 En lo referente a los
vende, lo que se compra, lo que se construye y 4
Una sola Dirección (Dirección de Desarrollo Ur-
cómo se vive, hay rupturas imposibles de re- bano y Obras Públicas) fiscaliza, autoriza, supervisa y
componer. controla física y materialmente las diferentes facetas del
proceso de construcción residencial de Nogales, inclui-
¿Quiénes reconquistan la ciudad? ¿Es una das las tareas de archivo. Ésta aplica la legislación vigente
batalla única de un sólo enemigo? Es necesa- (que, aunque con modificaciones, básicamente afectaba
a los mismos aspectos de la urbanización, a excepción
rio en este punto detallar los términos de la de la incorporación de los parámetros medioambien-
reconquista. Para lograrlo, hay que indagar en tales en el control urbanístico de construcción urbana) y
la narración hecha por los propios habitantes da cumplimiento a las pautas de crecimiento y ordenación
urbana de los dos planes de Desarrollo Urbano aproba-
de la ciudad y contrastarla, o al menos situarla, dos por el Ayuntamiento y el Gobierno del Estado de
en un dialogo, con la otra versión de la historia Sonora para Nogales a lo largo de la última década del
siglo XX, o de normalización de la práctica urbanística de
de Nogales, la narrada por “los señores de la
esta ciudad.

92
La reconquista de la ciudad inmanejable

Foto 11. Residencial Casablanca

Fraccionamiento cerrado levantado sobre terrenos recalificados del Parque Industrial Nuevo Nogales, cuyas
maquilas se observan a la izquierda (fuente: archivo de la autora, 2005).

requisitos del fraccionamiento, apenas ha ha- suelo7 que fue necesario realizar para crear una
bido cambios sustanciales en el sistema legal nueva cerrada de clase media 8 en medio de un
que regula el urbanismo del Estado. 5 moderno Parque Industrial, 9 ambas construc-
Desde el año 2000 se han ido incumplien- ciones pertenecientes a la familia Dabdoub.10
do y desvirtuando las principales voluntades
recogidas en el último Plan de Desarrollo Ur-
bano, mismas que concretaban no tanto un
proyecto de ciudad sino un determinado or-
las vías del ferrocarril y la avenida Plutarco Elías Calles –vía
den en la ocupación del suelo. 6 Para ilustrar de acceso a Estados Unidos. En total, once puentes mo-
esta modificación constante de los postulados dificarán profundamente la organización y los usos del
suelo del Plan del año 2000, aún sin revisar.
del Plan, el ejemplo de Residencial Casablanca 7
El lote 5 de la Manzana 1 pasa a residencial con un
muestra evidencia acerca del cambio de uso del área vendible de 26 298 metros cuadrados y 6.23 hectáreas
(Boletín Oficial del 4 noviembre de 2003).
5
Los más notables cambios son las modificaciones 8
Tiene una segunda etapa de promoción que es una
que afectan a los porcentajes de costes y de cesiones de fase de interés social, algo común en la mayor parte de
suelos, pero que aún no representan alteraciones en la las promociones (Boletín Oficial del 20 de febrero de 2004).
proporcionalidad de los distintos grupos de costes im- 9
A través de la Sociedad Edificación de Obra Indus-
positivos, los cuales, por su volumen, no suponen, en trial, creada en el año 2000.
el caso de las cesiones, la aplicación de un nuevo ideario 10
La familia Dabdoub es otra saga poderosa en la
para la ciudad. De modo que, en efecto, es la introduc- vida local y promotora del Parque Industrial Nuevo
ción de las Evaluaciones de Impacto Ambiental, y en Nogales (convenio de regularización de junio de 2001) y
general la incorporación de los conceptos medioambien- también del nuevo fraccionamiento cerrado que tiene
tales al urbanismo, el aspecto más novedoso en materia por vecinos a la hermética maquila y a los precarios usua-
de nuevos requisitos de la administración pública para rios de las invasiones. Desde 1977, Isaac José Dabdoub
con los inversores y agentes urbanos durante la década Chávez es dueño de las 576.10 hectáreas del predio lla-
de los años noventa hasta el presente. mado “Los Nogales”, finca embargada de la testamen-
6
Como la construcción del distribuidor vial en la taría de Wenceslao Ruiz. Desde el año 2004 la empresa
zona del Greco, ya próximo a su terminación. Se em- vende sin permiso del Ayuntamiento, quien reclama la
pezará la construcción de otro en el centro, frente al fianza estipulada (expediente de Residencial Casablanca
Palacio Municipal por la calle Ruiz Cortines, que cruzará de las oficinas de Desarrollo Urbano).

93
Imaginales
2
Foto 12. Colonia del Rosario

En construcción, las bardas y casas del fraccionamiento intersticial Los Girasoles (fuente: archivo de la
autora, 2005).

Hacer ciudad en Nogales pende, en última instancia, de que una historia


¿Qué posibilitó la inercia territorial de Nogales? se reitere hasta la saciedad o que, por el con-
¿Cuáles son los términos de esa reconquista trario, los pensamientos vaguen en libertad por
que pretende contrarrestarla? Una posible ma- el libre espacio de las historias”.
nera de decirlo es, como lo hace Barman (2005: Documentos y relatos parecen reflejar his-
14): una delicada cuestión donde “La tarea de torias contrarias, unas vitales y probablemente
responderlas no es menos ardua. Las respues- escritas, otras solamente escritas. Las oficiales
tas dependerán de las historias que resuenen puede que no pasen de la condición de guio-
entre los muros erigidos a base de recuerdos nes de las farsas, pero también de testigos del
de las historias contadas, repetidas, escucha- poder. La mención acerca de algunos de los
das, ingeridas, asimiladas, por tanto [según sea hacedores de ciudad, que probablemente, como
la fuente de dónde bebamos], la elección de- dice Bourdieu (2002: 144), no necesariamente

94
La reconquista de la ciudad inmanejable

en forma conciente ni por interés económico, ma de producción más exitosa y la que más
si bien se mueven “como si plantearan cons- hectáreas de nueva ciudad crea.
cientemente los fines de su acción y actuaran Un “hacedor” de la ciudad, cuando Nogales
para conseguir la máxima eficacia al menor era tranquila y no había definido su inercia te-
coste (...) que el principio de la acción consiste rritorial, es Jesús René Caballero, quien al frente
en el supuesto interés económico, y su finali- de la Empresa Caballero, propiedad de su fa-
dad en el beneficio material, planteado cons- milia, lotifica 11 en 1963 un terreno, denomina-
cientemente mediante el cálculo racional”. do “Los Magueyitos”, con el fin de normali-
De cualquier forma, si seguimos la docu- zar el tipo de desarrollo que se había produci-
mentación; es decir, los papeles del archivo del do en la ciudad desde 1959. El Ayuntamiento
municipio, una manera de contar la historia y le solicita a Caballero que explique cómo es
sobre todo de comenzarla, puede ser con base este Nogales que está naciendo y del que no
al nacimiento de algunos fragmentos sueltos hay constancia escrita: ¿cuánto hace que existe
de la formación de Chula Vista, en donde arran- y qué tipo de construcciones son? Como puede
ca su inserción en la dinámica y singularidades observarse, ya desde aquí, proyecto y realidad
del modelo urbano en las ciudades fronterizas. no caminan juntos.
Este sector de Nogales, ubicado al poniente El proyecto de Caballero pretendía ofrecer
de la ciudad, inmediato de la “Línea”, repre- suelo para la clase alta, como se demuestra por
senta algunos de los elementos protagónicos el tamaño del lote, el diseño y la morfología
para la comprensión de la frontera y su recon- del sector plano (a 1/2000), 12 aunque también
quista territorial. En el tablero del juego están haya ofrecido suelo para casas de clase media.13
las posiciones tomadas, sólo hay que esperar Por otra parte, desde 1968 comienza el in-
la década de los años setenta para que llegue la tento por “regularizar la posesión legal a base
maquila y, con ella, los cambios en la ciudad y de abonos”, 14 para después titularizarlos, de
la gente, cuando el suelo es consumido por terrenos del sector conocido como “Ampliación
parques industriales y la necesidad de vivienda de Chula Vista”, mismos que fueron invadi-
se convierta en un asunto crucial a resolver.
En las décadas de los años cincuenta y se- 11
Plano de 1959 firmado por un arquitecto también
senta, con el poder y el monopolio desarrolla- de apellido Caballero.
do por algunas sagas locales en diversos frentes, 12
Son lotes por encima de los quince metros de
se superpusieron en la construcción de Nogales frente y hasta 35 y 42 metros de fondo. Fueron numero-
sos adquirientes de dos y tres lotes que formaban par-
algunas propuestas formales de crecimiento. celas de sesenta metros lineales de fachada.
Este hecho apunta además a un tema básico, 13
Frentes de once a veinte metros lineales dentro del
conjunto llamado Lomas de Fátima. Relotifica en 1967
como lo es la concentración del suelo urbano varias manzanas del sector llamado Regis, por eso el
en pocas familias: unos produciendo poco a conjunto –en torno al Paseo Esplendoroso– es hete-
poco, ininterrumpidamente, otros reteniendo rogéneo, con unos trescientos lotes de muy diferentes
tamaños y formas.
sus posesiones hasta fechas recientes y, algu- 14
Carta del promotor a la Dirección de Desarrollo
nos más, como Villaseñor, promoviendo inva- Urbano en noviembre de 1968 solicitando permiso para
vender lotes que han sido invadidos en terrenos de su
siones, lo que se ha consolidado como la for- propiedad.

95
Imaginales
2
dos por población de escasos recursos antes impactan en la ordenación del espacio urbano.
de la década de los años sesenta. En la actualidad se observa que aún no se ha
La convergencia de estas dos “maneras de completado el proceso de pavimentación y al-
hacer ciudad”, además de un proceso continuo cantarillado en numerosos tramos de calles
de numerosas subdivisiones particulares, 15 es- (además de que existe carencia de mobiliario
tablece un paisaje residencial con una notable urbano y de otros servicios e infraestructuras),
diversidad en la calidad arquitectónica de las dada la dificultad y lo costoso que resulta ur-
construcciones y del conjunto del área. Cabe banizar, a posteriori de la construcción, un sec-
pensar que esta heterogeneidad física y social tor de topografía en exceso adversa.
le deprecie respecto de otros más uniformes Obviamente, esto también remite a las
en sus formas y en sus residentes.16 condiciones concretas en la que algunos inver-
De esta forma, la propuesta de ciudad sores inmobiliarios han desarrollado sus ini-
jardín para la elite en Chula Vista se desvirtúa ciativas en Nogales. El caso Chula Vista mues-

Foto 13. Cerros del sector poniente

Vista al sur desde el bulevar Ensueño (fuente: archivo de la autora 2003).

desde el origen debido a la presión sobre los tra evidencia de los nulos costes que para el
usos del suelo provocado por las urgencias promotor, la empresa Caballero, tiene la venta
habitacionales que, aunque son reconducidas, del suelo urbano, que tiene una ligerísima dis-

15
Hay relotificaciones, como en la parcela E-Oeste
del Paseo Poético, en donde el lote inicial es dividido en entre las calles Sonora, Paseo de Chula Vista, Paseo Loma
dos de 429.9 y 433.8 m 2 , respectivamente. Bonita, Paseo Primoroso y Paseo Zenit), clásico de ciudad
16
Afectó a un total de 22 manzanas compuestas por jardín de morfología orgánica y estructura callejera si-
116 lotes, mismos que son vendidos a partir de ese año. nuosa en adaptación a la topografía abrupta del terreno.
Al menos las manzanas 1, 2 y 3, que fueron sometidas a Ello determina tamaños muy heterogéneos también en
este proceso de invasión y regularización con relotifica- su forma, pero siempre dentro de dimensiones muy hol-
ciones, forman un sector de Chula Vista (se localizan gadas propias de los lotes para vivienda de la clase alta.

96
La reconquista de la ciudad inmanejable

minución en los beneficios de reconversión del (encerrados detrás de prolongadas bardas), así
uso del suelo de rústico en urbano (aunque la como los tramos urbanos de buena calidad y
recepción de los beneficios de la venta se ha- adecuada accesibilidad viaria (en un sector de
yan demorado y se hubieran establecido a pla- intrincada y costosa movilidad por sus defi-
zos).17 El promotor aduce haber negociado con ciencias viarias de diseño y de mantenimien-
el Síndico Municipal que los terrenos que se to), aunque sea mediante patentes manifesta-
escriturarían como públicos serían los desti- ciones de individualismo al resolver lo ante-
nados a canchas de básquetbol y algunos lo- rior con la apertura de calles privadas que dan
calizados en otras colonias: 18 “Condicionado a acceso exclusivo.
que nos sean reconocidos como participación El Programa de Regularización del Suelo
a la parte proporcional, que como fracciona- Urbano21 se ha llevado a cabo con lentitud, de
dores, estamos obligados a donar, al ampliar tal manera que el sector denominado Prolon-
nuestros fraccionamientos.” 19 gación de Chula Vista se ordena con calles rec-
Lo anterior con respecto a plusvalías fáciles tas y pavimentadas para manzanas conforma-
y cómodas, tomando en cuenta que el promo- das por lotes dominantes de 96 a 134 metros
tor mantuvo la propuesta inicial de crear un cuadrados, 22 muy diferenciados de la parcela
sector de calidad residencial en Nogales, con tipo, definida por su gran irregularidad en
lo que se mantuvieron bien preciadas las tamaños y formas, creando así un trazado de
transacciones inmobiliarias. Así lo atestiguan conjunto intrincado.
los numerosos ejemplos de lujosas fincas y Una muestra evidente de la revalorización
casas, 20 resultado de la agrupación de lotes del sector, así como de la reconquista de los
espacios intersticiales, es la iniciativa de la em-
17
Toda su contraprestación a la colectividad, como presa Inmobiliaria y Arrendadora de Nogales
deberes y obligaciones impositivas y urbanísticas con el
Ayuntamiento, quedó reducida a: “se establece la obli- S. A. de C. A., la cual solicita, sobre los 29 077
gación a cargo de la Empresas Caballero de donar al metros cuadrados (rodeados de otros terrenos
Ayuntamiento terrenos en superficie no menor de 8 000 de Empresas Caballero) entre Paseo Poético,
metros cuadrados para la construcción de escuelas,
parques, (...) ya sea en ese fraccionamiento o en otro Paseo Chula Vista y bulevar Ensueño, la cons-
lugar en que el Ayuntamiento lo estime pertinente”. (ex-
pediente de Chula Vista. Documento sobre Regulariza-
ción del Fraccionamiento Chula Vista. DGDU de Nogales). manzana 9 de la fracción norte del fraccionamiento Chula
18
Se trata de 4 500 metros cuadrados en la Colonia Vista propiedad del Dr. Rafael Caballero, apoderado ge-
Esperanza y 4 200 metros cuadrados en la Colonia Bolí- neral de la promotora Empresas Caballero, S. A. de C. V.).
var Norte (documento de donación de suelo público del 21
La promotora, a través del apoderado general, Rafa-
fraccionamiento Prolongación Chula Vista. Archivo de el Jesús Caballero Romero, y los representantes de la
DGDU de Nogales). colonia firman el Programa en 1989 con el Ayuntamien-
19
Documento de donación de suelo público de sep- to (Ley 101 de Desarrollo Urbano del Estado de Sonora,
tiembre de 1979 del presidente de la promotora Empre- artículos 159-165).
sas Caballero, S. A. de C. V., Jesús René Caballero (Frac- 22
Lotificación en plano a 1/500 de 1988 de treinta
cionamiento Prolongación Chula Vista. Archivo de DGDU manzanas irregulares sobre trazado urbano intrincado
de Nogales). en las calles Amazonas, Aragua, Antillas, Aconcágua,
20
Sirva de ejemplo la casa de planta baja de 1989 etc., de las manzanas 12 A y 12 B. Lotes entre cien y
compuesta de cinco recámaras, seis clóset, tres baños, doscientos metros cuadrados y excepcionales entre cien
desayunador, cocina, estudio y comedor, además de un y trescientos metros cuadrados (expediente del fraccio-
cuarto de lavar y cuarto de utilería (Lote N/O/P de la namiento Prolongación Chula Vista. Archivo DGDU ).

97
Imaginales
2
trucción del conjunto Chula Vista Mall, de 16 El Quijote y las cerradas
871 metros cuadrados en régimen de condo- Hay tantas versiones de fraccionamientos cerra-
minio, proyecto aprobado por el Ayuntamien- dos como ediciones del Quijote, y tomando en
to en mayo de 1991. Este proyecto se compone cuenta que la primera edición de esta obra se
de noventa locales pequeños, además de un remonta a 1605, la cifra es elevada. Igualmente
local ancla de 2 559.9 m 2 (tienda de autoservi- es “quijotesco” el mundo al interior de la ce-
cio) y 10 646 metros cuadrados de áreas co- rrada, pues el “adentro” intenta ser diferente al
munes, entre estacionamientos, áreas de servi- “afuera”, lo cual incluye el vivir fuera de la rea-
cio, banquetas (460 m2) y explanadas de acceso. lidad externa, que es donde vive la mayoría. La
La inserción de este espacio refleja las ten- compañía discursiva de la obra de Cervantes se
dencias privatizadoras del suelo y de los servi- adapta en este caso para ilustrar cómo la ciudad
cios en la ciudad, destacando la trayectoria del está repleta de “peligros”, igual que los molinos
conjunto y las escasas dotaciones públicas con que a los ojos del hidalgo son monstruos.
las que contó en sus primeros años. Otras ac- Independientemente de lo que verdadera-
tuaciones, a lo largo de la década de los años mente les aterrorice, los residentes, y en gene-
noventa, manifiestan cómo en un espacio de ral los partidarios del mundo encerrado, lo com-
configuración abierta y ordenación urbanísti- baten refugiándose en un “adentro”. Don
ca, la revalorización espacial, introducida en Quijote de la Mancha, no. Él es de “afuera”,
buena medida por la mejora del espacio urbano un ser desprotegido que no tiene miedo y que
de los Programas de Regularización de Suelo peca de imprudente. Pero, al igual que los ha-
Urbano, permite reactivar el proyecto originario. bitantes de las cerradas, combate desde un en-
Lo anterior se observa en distintas inter- cierro: las sombras de su mente, las que se ha
venciones que, a lo largo de la década de los creado con la fantasía del mundo de los caba-
años noventa, reformulan soluciones y recur- lleros medievales en decadencia, por lo que, de
sos de uso del suelo y de arquitectura, mismas esta manera, también él combate un “afuera”
que remiten al encerramiento y al control priva- plagado de monstruos. Alonso Quijano, ayuda-
do del espacio. Además, la propia paralización do por Sancho Panza, que en su simple hori-
de la obra en los últimos dos años remite a otros zonte no busca más que servir al amo, com-
modos de hacer característicos de la actualidad bate a las aspas de las máquinas del viento. Los
del urbanismo fronterizo y, en especial, del pro- vecinos encerrados lo hacen construyendo casti-
pio negocio inmobiliario: la canalización hacia llos simulados, con intermediación, inventiva y
proyectos arquitectónicos y urbanos de inver- ejecución de los promotores inmobiliarios que,
sores y capitales de procedencia ilícita.23 en la simple búsqueda del lucro, van ofrecien-
do productos diferenciados según los tiempos.
23
Se produce una adecuación entre cuantiosas inver- Los promotores inmobiliarios adaptan las
siones procedentes del narcotráfico y otras actividades nuevas condiciones del mercado que ellos mis-
ilícitas y un tipo de construcción estilísticamente osten-
tosa, de mal gusto y frecuentemente destinada a usos mos y la sociedad de consumo crean, propor-
terciarios, en especial lúdicos y de corta vida. La expli- cionando las más variadas soluciones para com-
cación que se reitera en el vuelo de las narraciones locales batir los miedos y lograr los deseos. Para lograr
es que el mall Chula Vista era dinero del narcotráfico.

98
La reconquista de la ciudad inmanejable

lo anterior, hay que construir fraccionamien- sión original” de la urbanización exclusiva y


tos cerrados, reformular colonias y cerrar ca- cerrada de la elite, en donde, en su versión
lles, privatizar y controlar espacios para su co- moderna, el abanico de clase se abre y el ais-
rrecto funcionamiento y buen control social y lamiento y el control reemplazan al tamaño y a
económico. Hay que recuperar su control si está la calidad arquitectónica de las construcciones.
fuera del territorio con dueño. Los señores del Ubicada en el sector suroeste de la ciudad
poder y de la tierra conquistan con fortines el de Nogales –formando las Colonias Kalitea y
territorio con que acumulan sus fortunas y que Kennedy–, en el espacio intersticial de las pri-
no son otra cosa que islas bajo control de la meras formulaciones abiertas promovidas des-
hipoteca en el mar fronterizo de la maquila o de las décadas de los años setenta y ochenta
en los resquicios de la ciudad interior del por Demetrio Kyriakis y sus descendientes, el
trasiego mercantil, turístico y lúdico, de curios y conjunto residencial constituye un buen ejem-
de la Tecate. plo de manifestación explicita de la exclusión:
con cerramiento, una arquitectura hermética con
dispositivos de seguridad y soluciones indi-
Versión original: Residencial Kennedy viduales al carácter inhóspito de la ciudad de
Residencial Kennedy es un fraccionamiento Nogales. Nuevos rasgos de diseño y morfología
que, aunque de pequeñas dimensiones, se ajusta con claras manifestaciones al cierre de los es-
al patrón del cerramiento, una auténtica “ver- pacios mediante el acceso vehicular controla-
Plano 2. Residencial Kennedy

Único acceso desde la calle Creta en la parte derecha del plano (fuente: plano de lotificación de Residencial
Kennedy. Expedientes del DGDU del Ayuntamiento de Nogales, 2003).

99
Imaginales
2
do. El producto, hábitat de calidad, Foto 14. Residencial Kennedy
experimenta importantes cambios
de concepto y responde precisa-
mente a una de las modalidades de
urbanismo cerrado que supone la
formación de vecindarios defensi-
vos en Nogales.
Condominios Kennedy toma
esta figura urbano-jurídica e inicia
su desarrollo a principios de la
década de los años noventa en tor-
no a la nueva avenida C/Prolon-
gación Kennedy. Es un pequeño
conjunto cerrado sobre 2.15 hec-
táreas, compuesto aproximadamente Fraccionamiento cerrado, en el sector poniente de Nogales, promovido
por la familia Kyriakis (fuente: archivo de la autora, 2003).
por cincuenta lotes de 175 metros
cuadrados cada uno, colindante con la Colonia se asocian, 25 aportando la organización Ky-
Kalitea y rodeada por terrenos propiedad de riakis a la sociedad común los 21 551 metros
los mismos promotores. cuadrados 26 del condominio futuro. 27
Con la construcción de este nuevo modo de
Fernando Valenzuela Duarte y su hermano, Francisco
habitar y de comercializar viviendas que irrumpe
Javier, quien desempeña el cargo de representante de la
en la década de los años noventa (la fórmula empresa. También figura con el nombre de Terra Cons-
del cerramiento de los conjuntos residencia- tructora y Urbanizadora, S. A. de C. V., domiciliada en
bulevar Navarrete, en la colonia Valle Verde de Hermosillo.
les), es que el capital local, poco profesiona- 25
Terra Promociones solicita los permisos necesa-
lizado pero con un importante control sobre rios al Ayuntamiento, además de un crédito bancario
el mercado del suelo, se apoya en los nuevos para la construcción de las viviendas (expediente de Re-
sidencial Kennedy de la DGDU de Nogales).
conceptos e ideas de profesionales y técnicos 26
Procede el suelo de la finca que adquiere la familia
foráneos, en este caso provenientes de la capi- promotora a través de su sociedad, la Organización Ky-
riakis, S. A. de C. V., en 1987. En ese mismo año, tras
tal, específicamente de Terra Promociones, S. diversas gestiones de adquisición, se estableció la co-
A. de C. V., la cual está a cargo del empresario propiedad de diferentes inmuebles a nombre de esta em-
Ernesto Antonio Cadena y del abogado Ricar- presa, dirigida por Apóstolos Demetrio Kyriakis. El
suelo del fraccionamiento forma parte del polígono 2 de
do Mazón, mismos que la constituyen en Her- 23.13 hectáreas. Escrituras 11299 y 11303. En 1991 se
mosillo en el año de1988. 24 Las dos empresas agrega un lote al subdividirle 2.15 hectáreas para el con-
dominio cerrado en cuestión (Registro Público de la
Del capital social de cinco millones de pesos en
24
Propiedad, núm. 26427, 1991).
cinco mil acciones, 3 750 acciones están en sus manos. 27
La alianza es por un período de sólo quince meses,
Las restantes 1 250 acciones son propiedad de otros miem- apostillando que será el período necesario para la cons-
bros minoritarios de la empresa hermosillense (consti- trucción del conjunto, además de que se especifican las
tuida el 24 de octubre de 1988) compuesta por los arqui- distintas garantías que ambas partes tendrán en caso de
tectos Conrado (Director General) y Díaz Ramos, am- disolución y también para el reparto de beneficios. De
bos residentes en Hermosillo, aunque oriundos de Sahua- suspender los asociados el contrato, los propietarios del
ripa y Huatabampo, así como por el ingeniero industrial suelo venderán en primer término a los asociados y con

100
La reconquista de la ciudad inmanejable

El primer dato relevante del fraccionamiento cerrada con un solo acceso, y caseta de vigilan-
es la multiplicación de informaciones contra- cia (...) además contará con un área de uso
dictorias que surgen acerca del mismo en el común de 1 806 metros cuadrados de superfi-
Ayuntamiento. 28 Son muchos los casos de dis- cie, en la que se construirá una alberca, media
cordancia entre los datos, 29 los cuales se expli- cancha de básquetbol, área de sombras, asa-
can por las reformulaciones del proyecto rea- deros, juegos infantiles y el resto será foresta-
lizadas por los promotores y que se concretan do.”31 Lo anterior tiene relación con la relotifi-
oficialmente en la petición de una relotificación cación aludida, en el sentido de que la nueva
para la construcción en etapas que muestra un formulación de la propuesta constructiva mues-
modo de operar propio de profesionales in- tra el cambio en la concepción del diseño y
mobiliarios, en donde se asegura la inversión destino del producto entre 1991 y 1992, afec-
con la garantía que ofrecen las ventas y el be- tando a diversas manzanas que tuvieron que
neficio a corto plazo. 30 rediseñarse, e incluso suprimirse algunos lotes,
El diseño y las referencias textuales a su para aumentar su tamaño de 110 metros cua-
organización cerrada queda expresada por los drados a superficies de hasta 165 y 220 metros
promotores en modo claro y directo: “será una cuadrados, confirmando, de esta forma, la orien-
tación hacia productos de superior calidad den-
tro del fraccionamiento Kennedy; es decir,
facilidades de pago, especificándose el precio de venta en
25 pesos el metro cuadrado. También se indica cómo, menos viviendas pero con mayor tamaño. 32
según avancen las ventas, se irán repartiendo beneficios El régimen de condominio establecido
consistentes en cincuenta por ciento del valor de cada para este fraccionamiento cerrado inicia la fór-
terreno y, sólo cuando reciban el importe del crédito, el
otro cincuenta por ciento. mula más común aplicada en la actualidad para
28
A tal punto que se manejan cifras diferentes acerca construir los vecindarios defensivos. Está regu-
del número de lotes y superficie de los mismos y tam-
bién alguna variación sustancial respecto al total de la
lada por el Código Civil que fija las obliga-
superficie a lotificar. Entre las distintas peticiones de ciones del promotor y de los futuros residen-
permisos, se detectan cambios, como ocurre en abril de tes de conservar las áreas comunes del espacio
1991, cuando solicitan dotación de energía eléctrica “para
cien viviendas de ‘tipo medio alto’ en la prolongación público, 33 así como de todas las áreas comuni-
sur de la avenida Kennedy”, mientras que en junio del tarias 34 y del parque jardín que debe mantener
mismo año se solicitan los servicios de agua y alcantari-
llado, estipulando que son ochenta las viviendas a dotar.
La paradoja es que ambos permisos se conceden en el 31
Petición de convenio de autorización del fraccio-
mismo año y sin ninguna rectificación al respecto. In- namiento residencial Kennedy del 6 de enero de 1992.
cluso, en el propio Convenio de Autorización del Ayun- 32
En junio de 1992 se solicita la relotificación de tres
tamiento se apunta que el fraccionamiento se compone de las siete manzanas que en 1991 se componían de diez,
de “38 viviendas tipo medio y 35 dúplex, bajo régimen catorce y trece lotes, pasando a ocho manzanas con ocho
de condominio.” y diez lotes respectivamente.
29
No obstante, es una muestra patente de incohe- 33
El área de uso común, en un tercio del total del
rencias que sólo cabe explicarla por irregularidades ad- fraccionamiento, es superficie para vialidad interna,
ministrativas de permisividad hacia los promotores o además de 1 884 metros cuadrados de los equipamientos
por falta de rigor en los documentos oficiales que veri- señalados de uso común y 770 metros cuadrados más
fiquen los datos definitivos respecto del fraccionamiento. para estacionamiento.
30
Está bien documentada, pudiéndose precisar que 34
Cláusula 21. Normados por el Reglamento de Con-
se concluyen diez casas cada seis meses en el año 1992 y dominios y Administración, se detallan derechos y obli-
a razón de 16 para el mismo período el año siguiente. gaciones de los propietarios.

101
Imaginales
2
la asociación de vecinos. De acuerdo con la Ley pos, creando versiones de cerradas de clase
101 del Estado de Sonora, éstas deben pasar a media y popular. Podría tratarse aquí del se-
propiedad municipal, al igual que el resto de gundo orden del simulacro definido por Bau-
calles, avenidas y paseos considerados dentro drillard (1992: 62) dentro de la producción del
del fraccionamiento: “para todos los efectos esquema dominante de la era industrial y que
legales entrarán en pleno derecho de dominio él llamó “el autómata y el robot” debido a que
público y estarán reguladas por lo dispuesto el modelo de cerrada social en Nogales “está
en la Ley Orgánica de la Administración Mu- dominado por el principio técnico, es un logro
nicipal.” 35 Pero, ninguno de ellos está al servi- de la máquina, y con la máquina es la equivalen-
cio de los ciudadanos de Nogales, al contrario, cia lo que se instala” (Baudrillard, 1992: 62-63).
una caseta, su pluma y su vigilante impiden el Tomando la debida distancia, esta produc-
libre paso y mantienen un riguroso control de ción masiva de alojamientos minúsculos se
acceso a la entrada. identifica con las urbanizaciones de protección
La construcción y comercialización de este oficial para familias de rentas bajas, mismas que
nuevo producto inmobiliario fue un proceso Bauman (2005) cita refiriendo las semejanzas
rápido en comparación al ritmo de ocupación que Loïc Wacquant (2002) y Jerome G. Millar
habitual hasta entonces en Nogales, pues en (1997) ven, a su vez, entre los guetos negros
enero de 1993 se inicia la venta de los 62 lotes, norteamericanos y el modelo carcelario de las
justo un año después que se firmara su conve- instituciones goffmanianas: “una encarcelación
nio de autorización. 36 del alojamiento público que cada vez hace pen-
sar más en casas de arresto, con ‘nuevos proyec-
tos cercados’, con su perímetro férreamente
Primera versión y adaptaciones vigilado por patrullas de seguridad y controles
El tránsito de valores y signos de prestigio de autoritarios” (Barman, 2005: 109). 37
una clase social a otra es, en opinión de Jean Desde principios de la década actual, entre
Baudrillard (1992), una primera simulación: la los cerros de Nogales se han instalado grandes
falsificación. La mayoría de los fraccionamien- paquetes aislados de vivienda. Cabe pregun-
tos cerrados de Nogales corresponden a esa de- tarse si estas viviendas son los contenedores
rivación de la cerrada que maneja signos y va- herméticos donde se encierran los “residuos
lores de la clase alta para aplicarlos a otros gru- humanos” que escruta y categoriza Zygmunt
Bauman (2005) en su obra Vidas desperdiciadas...:
35
Artículo 146 de la Ley 101 de Desarrollo Urbano
del Estado de Sonora que regula la donación por parte ¿Es este el modo que toma la ordenación de
del fraccionamiento al municipio de las áreas de uso “seres humanos residuales” en la proximidad
común. Es un buen ejemplo para adentrarse a valorar
de grandes y crecientes aglomeraciones, proba-
los costes económicos de la producción de este tipo de
fraccionamientos por la abundancia de datos al respecto blemente duraderas, que exigen políticas segre-
en todas y cada una de las partidas, incluido el capítulo de gacionistas más estrictas y medidas de segu-
los costes fiscales y, por tanto, de recaudación municipal
por urbanización. ridad extraordinarias? ¿Se corresponde con la
36
Sólo dos desde que iniciaron el proyecto y dispu-
sieron de los permisos para la instalación de los servi-
37
Citando a Wacquant (2002: 95-96) y a Millar
cios e infraestructura urbana. (1997:101).

102
La reconquista de la ciudad inmanejable

rigurosa separación de los “residuos humanos” construyen casas económicas (...) entre estas
del resto de la sociedad? (Bauman, 2005: 113). últimas, que atienden al grupo de dos o tres
En parte sí, pero sobre todo representan “el salarios mínimos, destacan: Casas Geo y Urbi”
país de las casitas”: “Miles de microviviendas (La Revista, 2005: 28).
surgen en México. A ellas van millones de po- En Nogales, la producción masiva de las
bres, excluidos durante décadas del rezago priís- cerradas de interés social ha sido realizada, en
ta y ahora vistos como clientes pasivos por las un primer momento, por promotores locales
constructoras” (La Revista, 2005: 26). Este tipo especializados en este producto, como los frac-
de fraccionamientos, de carácter reciente y gran cionamientos Mediterráneo I, Mediterráneo II,
éxito comercial, dispone de abundante mate- Nuevo Milenio y El Paseo –ubicados en el sec-
rial oficial, quizá vinculado a la campaña des- tor poniente–, todos emprendidos por el em-
plegada por el gobierno federal “para vanaglo- presario y propietario de suelo, Héctor Mon-
riarse de haber construido 1.5 millones de vi- roy, en asociación con el arquitecto hermosi-
viendas (...) de entre treinta y cincuenta metros llense Ernesto Brau Rojas. Los tres primeros
cuadrados (...) el doble de los construidos du- forman físicamente un conjunto, 38 al ser parte
rante el sexenio anterior (...) Sí, el gobierno foxis- de la misma finca, propiedad de Héctor Mon-
ta alcanzó una marca inédita” (La Revista, 2005: roy, 39 de 20.3 hectáreas, a la cual, en 1993, el
27). El Estado ha participado a través de los Ayuntamiento le permite subdividir en dos
llamados Organismos Estatales de Viviendas porciones e iniciar a través de su empresa y de
(OREVIS) en 12% de las acciones, el resto es de la denominada Viviendas, Asesoría y Desarro-
la iniciativa privada. Durante los últimos cua- llos, S. A. de C. V., de Ernesto Brau Rojas,40 la
tro años se han construido casas mínimas con construcción de los conjuntos habitacionales
los dos millones de créditos entregados por el mencionados.
Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para El aumento de densidades, con el fin de
los Trabajadores ( INFONAVIT ), “la misma cifra abaratar costes de suelo, determina diseños la-
que alcanzaron los regímenes priístas en 32 berínticos y reticulares para adaptarse a la to-
años” (La Revista, 2005). pografía. Son agrupamientos de casitas en una
México se transforma en un país de cuarti- extensión de veinte hectáreas con escasas ac-
tos al producir en serie casas idénticas y pe-
queñísimas, una producción profesionalizada 38
Su localización, al final de la calle Victoriano Huer-
de paquetes de vivienda homogénea que han ta, es contigua en los polígonos catastrales J (Mediterrá-
neo) y K (Nuevo Milenio), con acceso a la calle citada y
ido ganando en cantidad, presentándose en Mediterráneo 2a. etapa, y al interior colindando con el
conjuntos cada vez mayores, y disminuyendo límite del antiguo perímetro urbano y el rancho Las
Canoas.
en el tamaño de la vivienda. Profesionales del 39
En 1972 Héctor Monroy le compró al doctor
negocio de la construcción en México y en el David Flores Guerra, un cirujano de Atoyac nacido en
norte fronterizo, viven un boom: “hoy existen 1900, dueño del rancho Las Canoas, 270.49 hectáreas, a
su vez adquiridas en 1954 al gran terrateniente de Nogales,
alrededor de tres mil empresas dedicadas a este Alejandro C. Villaseñor.
ramo, de las cuales, unas trescientas explotan 40
Creada en Hermosillo en 1990 y constituida por
el mercado de la vivienda social y cincuenta diez mil acciones de mil pesos. La mitad propiedad del
presidente del consejo de administración, el arquitecto

103
Imaginales
2
cesibilidades a la vialidad principal. Foto 15. La Riviera
La peculiaridad morfológica de los
conjuntos radica en su ordenamien-
to por sectores, semicerrados a modo
de microambientes; es decir, muy
próximos a la organización y dise-
ño de la traza cerrada. 41 El Ayun-
tamiento señala a los promotores
que deben adecuar parte del traza-
do propuesto: “cuando por razones
justificadas existan en el proyecto
calles locales cerradas, éstas deberán
rematar en una glorieta cuyo diá-
metro tendrá como mínimo dos Sección cerrada del fraccionamiento Mediterráneo de Héctor Monroy y
veces el ancho del arroyo, más el Ernesto Brau, promotores locales de gran relevancia (fuente: archivo
Comunidades Cercadas, 2005.
ancho de las banquetas correspon-
dientes. De lo anteriormente expuesto se re- de 398 lotes.44 La segunda etapa del fracciona-
quiere la adecuación o justificación para la ela- miento Mediterráneo 45 tiene el mismo diseño
boración del proyecto, en el extremo de la calle y organización que la primera, concebida a se-
Mediterráneo (cerrada).” 42
mejanza de las famosas muñecas rusas, con
El conjunto de las dos fases del fracciona- varias cerradas al interior de la cerrada envol-
miento Mediterráneo lo constituyen un total
43

del suelo: “el uso para el predio que nos ocupa es Resi-
Ernesto Brau Rojas. Además, forman parte de la empre- dencial para Vivienda de Interés Social” (convenio de
sa el hermano del presidente del consejo, Agustín Brau autorización del fraccionamiento mediterráneo). No deja
Rojas, la vocal María Ángeles Mendívil Estrada, la teso- de ser llamativo el hecho de que consigue la licencia de
rera Rebeca Martínez Antúnez y el secretario Francisco uso del suelo antes que la de subdivisión anterior (oficio
Javier Mendívil Estrada, hermano de la vocal y dueño de núm. 002/04/93 de abril de 1993 y oficio núm. 0032/
la otra mitad de las acciones que componen el capital 06/93, de la subdivisión, del 11 de junio de 1993).
social de la empresa. 44
Ocupan 204 193 metros cuadrados de superficie a
41
El peculiar diseño con la configuración de intra- razón de seis habitantes por lote, estimándose que la
manzanas, que no son otra cosa que cerradas sobre ce- operación serviría para el alojamiento de 2 360 habi-
rrada, como la privada Atenas en la manzana interior 6, tantes. El tamaño de los lotes no experimenta cambios
rodeada por la 5, la privada Venecia, envuelta parcial- significativos entre unas y otras manzanas según su ubi-
mente por la misma manzana 5 y por la manzana 8 y la cación, siendo lo más frecuente superficies de lotes entre
privada Marruecos (o manzana 9), rodeada por la man- los 160 y los 300 metros cuadrados. Se trata de viviendas
zana 8, que al igual que la 5 tiene mucho mayor tamaño dúplex, con dos viviendas en cada lote y, en algún caso,
y un diseño y distribución que deja aisladas las privadas de triples.
referidas. 45
Es promovida a partir de 1999, fecha del convenio
42
Carta de la Dirección de Planeación y Control del de autorización y de la de factibilidad de uso del suelo
Desarrollo Urbano del 29 de octubre de 1993 (oficio concedida a Héctor Monroy para fraccionamiento de
núm. 0516-10-93, dirigido al Director General de Vivi- interés social. Son 29 249 metros cuadrados de área ven-
enda, Asesoría y Desarrollos, S. A. de C. V.). dible habitacional y 5 999.6 m2 de área vendible comer-
43
Es sobre la menor de estas porciones de terreno, la cial, junto con 4 334.5 m 2 de donación, 80.2 m 2 de área
de 60 287.5 m 2 , que se promueve el fraccionamiento verde y 17 365.8 m2 para vía pública. En el año 2001 es
Mediterráneo a partir de la concesión de licencia de uso relotificada por la otra empresa de Ernesto Brau Rojas,

104
La reconquista de la ciudad inmanejable

vente, como, por ejemplo, la Cerrada Monte- claramente especializada en el sector inmobi-
carlo. Posee, en general, una ordenación que liario, según se desprende de la larga descripción
permite el cerramiento a posteriori y lo sugiere de su objeto social, y sin la intervención de las
como una alternativa de fácil ejecución por veci- empresas del arquitecto Brau Rojas.
nos “temerosos”. La promoción, desde 1999, 48 se construye
Es de gran interés el tema de la articulación por fases sobre diez hectáreas que se parcelan
de estos vecindarios con respecto al resto de la en 370 lotes compuestos de viviendas dúplex,
ciudad. El mismo año de 1999, en el que se triples y cuádruples; es decir, de dos a cuatro
obtuvieron todos los permisos necesarios para viviendas por lote, siendo el lote tipo de diez
el anteproyecto de lotificación, así como para por quince metros con un muro medianero
los servicios de agua potable, alcantarillado, común, consolidándose un perfecto ejemplo
electrificación, alumbrado público y licencia de de vivienda de interés social dentro de la Línea
uso del suelo, el Ayuntamiento muestra su pre- III de INFONAVIT que, en la denominada “Sec-
ocupación por resolver la unión entre las zo- ción Loma Bonita 1”, son viviendas de 64
nas vecinas y estos grandes paquetes de vivien- metros cuadrados y dos alturas en planta.
da barata concebidos “hacia adentro”, y toma Estos ensayos locales del tamaño de las vi-
las medidas pertinentes: “quedan también in- viendas aún no corresponden a las propuestas
cluidas –entre las obras de urbanización a car- exitosas generadas en otras ciudades de la
go de la promotora– las obras necesarias de frontera y del país, cuya proporción es de trein-
urbanización para la liga del fraccionamiento ta metros cuadrados, así como la de una si-
que nos ocupa con el resto de la zona urba- guiente categoría de cuarenta metros cuadra-
na.”46 Dicha conexión se realiza sólo con la pri- dos. Para las primeras, los créditos otorgados
mera fase del fraccionamiento a través de las por el gobierno son en casi cien por ciento para
calles Mónaco y Gibraltar, escatimando costes familias con ingresos inferiores a 1.5 salarios
en la construcción de nuevos acceso y vías. mínimos; es decir, por debajo de cien pesos
En el caso del fraccionamiento Nuevo Mile- diarios. Las llaman “unidades básicas de vivien-
nio, el primer dato relevante es la mediación de das y no casas” y su costo fluctúa en alrededor
la empresa Marvil Corporation, S. A. de C. V., de ochenta mil pesos (La Revista, 2005: 28).
creada en 1996 con doscientos mil pesos de
capital social y propiedad de Héctor Monroy, 47

Diseño e Ingeniería Vértice, S. A. de C. V., con lo que pación accionarial: familia Maldonado Carrillo –los her-
resulta un número menor tanto de lotes (160) como de manos e ingenieros José Héctor y Rosario, de Sinaloa–,
superficie habitacional, comercial (2 317.6 m2) y de donación y el también ingeniero Francisco Javier Maldonado
(1 583 m 2), con porcentajes inferiores a 6% de la super- Vázquez, de Hermosillo. La dirección social es la misma
ficie vendible, también aplicable a la vialidad, en este que la de las empresas anteriores de Héctor Monroy.
caso con la desproporción de 25%. 48
Hay una modificación del convenio en junio del
46
Cláusula 5 del convenio de autorización del frac- año 2000. El dato adicional de mayor interés es la parti-
cionamiento que remite al artículo 102, 106 fracción I y cipación de una nueva empresa Infraestructura SINTECK ,
141 fracción II de la Ley 101 de Desarrollo Urbano del propiedad del arquitecto Arnoldo García Rodríguez,
Estado de Sonora. quien, desde 1998, tramita los permisos de petición de
47
La composición familiar de otros miembros del licencia de construcción, lo que no deja de ser una para-
consejo de administración demuestra su escasa partici- doja pues el convenio del fraccionamiento es de 1999.

105
Imaginales
2
Foto 16. Anuncio publicitario del Fraccionamiento San Carlos

El fraccionamiento San Carlos es uno de los dos grandes conjuntos de “cuartitos” de Fox en Nogales (fuente: archivo
Comunidades Cercadas, 2005).

La clonación metros cuadrados como área de donación to-


Las nuevas cerradas de interés social, los lla- tal para futuros desarrollos. 51
mados “cuartitos de Fox”, ya han llegado a la El plano de lotificación de la segunda fase
frontera norte. Se multiplican en Hermosillo, de Las Bellotas es muy claro para ilustrar esta
en Tijuana, “en los estados fronterizos (...) “segunda versión de las cerradas”: una verda-
primero se anotan en una lista, y cuando ya dera producción masiva y clónica de vivienda
está listo el lote, entregan el enganche” (La plenamente fondista. La Sección Las Nueces52
Revista, 2005: 28). El Fraccionamiento Las Be- muestra la opción morfológica más racionalis-
llotas de la empresa Supervisión Integral, S. A. ta que toman las cerradas de interés social ten-
de C. V., de Hermosillo, creada en 1995 y de la dentes a la reproducción de tramas reticulares
que forma parte Ernesto Verdugo Garza, como que facilitan la parcelación. 53
apoderado desde 2001, y dueño de los terrenos El plano de parcelación muestra los rasgos
de 146.25 hectáreas desde 1977, 49 es un buen propios de estas nuevas formas de “hacer”
ejemplo. La intención del promotor, una cor- ciudad: a) la gran extensión a desarrollar, b) el
poración compuesta de diversas empresas gran vacío intermedio con relación a la ciudad,
foráneas,50 es fraccionar el conjunto de las 146
51
Boletín Oficial, núm. 12, sección III, jueves 9 de
hectáreas del predio Las Bellotas, lo cual se agosto de 2001.
contempla dentro del Convenio, mismo en el 52
Dividen en 214 lotes las 12 manzanas a partir de
que se acuerda una superficie de veinte mil los permisos oficiales conseguidos en el año 2001, de
los que destinan a residencial 37 135. 2 m2 para 198 lotes.
49
Práctica muy común de los inversores capitalistas 53
En este caso, cinco calles paralelas permiten ob-
foráneos en cualquier sistema inmobiliario local. Se pro- tener manzanas de 30 lotes entre las calles Cipreses,
ducen alianzas entre el inversor externo y el propietario Encinos, Fresnos, Jacarandas y Álamos, las cuales se
local. articulan con una avenida mayor, que sirve de acceso al
50
Supervisión Integral, Desarrollos del Norte Ce- conjunto, llamada de Los Olivos. Los remates de la irregu-
nit, Desarrollos Hemerson (1925, Hermosillo), Desa- lar finca matriz se resuelven con la aparición de nuevo de
rrollos Gimsel (expedientes del fraccionamiento Las Be- trazados reticulares más recogidos, formando las calles
llotas. DGDU de Nogales). Cerrada del Pino y Cerrada de Los Sauces.

106
La reconquista de la ciudad inmanejable

c) la desarticulación respecto a la arteria colec- esteticista y economista, ambas peligrosas para


tora mayor, la calzada del Raquet al sur –que un futuro deseable. En otras palabras, en el si-
no tiene ninguna comunicación con el citado glo XXI la inversión inmobiliaria reafirma su
fraccionamiento– y la Carretera Internacional, liderazgo en la construcción de los territorios
d) la inaccesibilidad de escasos o únicos acce- urbanizados del globo, siendo su maquinaria
sos y, e) su ubicación entre usos del suelo ina- autónoma en cada uno de los múltiples siste-
decuados, como en los casos de las dos etapas mas inmobiliarios locales.
construidas entre el Parque Industria San La segregación socioespacial que ha prece-
Ramón al norte y el del Cid al sur. dido a la fragmentación física y social de la urbe
En definitiva, es un ejemplo elocuente de actual no alteró la imagen ni la estructura ur-
la disociación con la que se están construyendo bana de la ciudad moderna, por lo que ésta
las periferias, así como de la magnitud de las continúa físicamente compacta, aunque inclu-
operaciones a partir de los años 2000 y 2001, fecha yendo enormes vacíos intersticiales urbanos y
en que se inician las gestiones y obras de otras una simbiótica formal y funcional, acorde, glo-
fases del fraccionamiento gemelo de San Carlos. balmente, con un sistema inmobiliario que re-
Estos nuevos modos de “hacer ciudad” fleja la propia estructura progresivamente mo-
muestran la irrupción de nuevos agentes, con- nopolística del sistema capitalista, desde los
cretamente de agentes externos que normal- arcaísmos de las individualidades y primeras
mente establecen alguna vinculación con el agrupaciones del capital, en el arranque de la
poder local y reaumentan la escala de las ope- ciudad moderna decimonónica, a la progresiva
raciones. Este binomio promotor-operación, y complejidad alcanzada durante el siglo XX .
los cambios en el producto y en la envergadura Una creciente intervención consensuada del
de la inversión que conllevan, es algo común sistema financiero y político-legislativo, aliado
en el sector inmobiliario internacional. Por con el liderazgo de la promoción inmobiliaria,
ejemplo, la sección denominada Santa Lucía se con variantes de megaproyectos estratégicos que
compone en la actualidad de casi cinco mil vi- normalmente han supuesto remodelaciones pro-
viendas después de tres etapas, todas ellas a fundas de partes de la ciudad no exentas de
base de entregas de 150 a 200 viviendas, desde manifestaciones especulativas. Lo anterior da
dúplex hasta séxtuples.54 como resultado que, en la actualidad, la for-
mación de asociaciones megacorporativas em-
presariales e institucionales como agentes in-
La maquina inmobiliaria como conclusión mobiliarios, no dejen lugar a dudas acerca de
Ya en el nuevo milenio, la ciudad y la investi- la conquista del propio sistema por la máqui-
gación urbana están instaladas en una deriva na inmobiliaria. Es probablemente la única má-
quina posfordista activa y operativa a estas fe-
54
Edificaciones Modernas de Sonora es la promoto- chas del siglo XXI.
ra del fraccionamiento que ha experimentado cinco
modificaciones desde 1994, fecha en la que se aprueba el Por esa razón, la ciudad, hoy, además de fuer-
convenio, presumiblemente para ir adaptándose a las temente segregada, es fragmentaria, por la pro-
condiciones del mercado, tanto del residencial como del
pia naturaleza arbitraria y autónoma de los in-
financiero-hipotecario.

107
Imaginales
2
Foto 17. Sección Santa Lucía del fraccionamiento San Carlos

Una de las secciones cerradas del fraccionamiento San Carlos de interés social (fuente: archivo de la autora, 2005).

tereses y agentes inmobiliarios que la manejan


al margen de sí misma, con notable autonomía
de las técnicas y sistemas de construcción y de
normativa legal, incluidas las estructuras de
propiedad. Con base en lo anterior, la ciudad
fragmentada, en sus formas y funciones, pro-
bablemente sólo lo sea de forma efímera y en
su deriva devendrán, sometida a fuerzas arbi-
trarias y autónomas, nuevas configuraciones ur-
banas hacia la compactación de los espacios
emergentes como mera etapa de rentabilización
consecuente a la actual, de laxa expansión crea-
dora de la ciudad dispersa.

108
La reconquista de la ciudad inmanejable

Bibliografía Wacquant, Loïc (2002) “Deadly Symbiosis: When Guetto


Baudouin, T. y M. Collin (1996) “L’après-friches por- and Prison Meet and Mesh”, Punishment and Society,
tuaires”, en Urbanisme, núm. 291, París, pp. 24-32 núm. 1, pp. 95-134.
(www.urbanisme.equipement.gouv.fr/). Wario, Esteban (1999) Introducción al documento Los
Baudrillard, Jean (1992) El intercambio simbólico y la muerte, asentamientos irregulares en la Zona Metropolitana de Gua-
Caracas, Monte Ávila Latinoamericana. dalajara, Universidad de Guadalajara/Instituto Liber-
Bauman, Zygmunt (2005) Vidas desperdiciadas. La moder- tad y Democracia, Perú.
nidad y sus parias, Barcelona, Paidós.
Bourdieu, Pierre (2002) Razones prácticas, Barcelona, Ana-
grama.
Chaline, Claude (1994) “Ces ports qui créèrent des villes”,
en Claude Chaline (dir.) Ces ports qui créèrent des villes,
París, L’Harmattan, p. 299 (www.urbanisme.equipe-
ment.gouv.fr/).
Dematteis, Giuseppe (1999) Sul crocevia della territorialità
urbana, Milán.
Fausto, Adriana y Jesús Rábago (2002) “¿Vacíos ur-
banos o vacíos de poder metropolitano?”, en
Ciudades para un futuro más sostenible, Boletín CF+S,
núm. 21, septiembre (http://habitat.aq.upm.es/
boletin/n21/aafau.html).
La Revista (2005) “Vivir en 30 m2. Fox y su política de
vivienda: un ‘país de cuartitos”, México, 24 a 30 de
enero, p. 31.
López Levi, Liliana e Isabel Rodríguez Chumillas (2004)
“Miedo y consumo: el encierro habitacional en Mé-
xico y Madrid”, Perspectivas urbanas/Urbans perspectives,
Barcelona, núm. 5 (www.etsav.upc.es/urbpersp).
Méndez, Eloy (2002) Arquitectura transitoria. Espacios
de paso y simulación en la frontera México-Estados
Unidos, Hermosillo, México, COLSON/ITESCA/ITESM.
Méndez, Eloy e Isabel Rodríguez (2004a) “Comunidades
cercadas en la frontera México-EE. UU.”, Geo Críti-
ca/Scripta Nova. Revista electrónica de geografía y ciencias
sociales, vol. VIII, núm. 171, Barcelona, Universidad de
Barcelona (www.ub.es/geocrit/sn/sn-171.htm).
(2004b) “Urbanismo cerrado. La fórmula
versátil y ubicua de la globalidad. El caso de las co-
munidades cerradas de la frontera noroeste mexica-
na”, en René Castillo, Actas de las VII (I) y VIII (II).
Reuniones internacionales La Frontera: una nueva concepción
cultural, Bogotá, Universidad Piloto de Colombia.
Miller, Jerome (1997) Search and Destroy: African-American
Males in the Criminal Justice System, Cambridge Univer-
sity Press, pp. 101.

109
Imaginales
2

110
Islas de seguridad y distinción dentro del caos.
Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

Jesús Ángel Enríquez Acosta


Universidad de Sonora
Departamento de Sociología y Administración Pública
jesusenriquez@sociales.uson.mx

Resumen Abstract
Las ciudades fronterizas de Tijuana, Baja Cali- The border cities of Tijuana, Baja California,
fornia, y Nogales, Sonora, han crecido conside- and Nogales, Sonora, have been growing con-
rablemente tanto a nivel de población y exten- siderable in population and extension of its
sión de la mancha urbana, como en inseguridad urban area, and in its daily insecurity. The ex-
cotidiana. La actividad maquiladora de expor- port activity of the “maquiladora” has in these
tación tiene en estas ciudades un desarrollo muy cities an important development. These social
importante. Estos procesos sociales y económi- and economical processes have to do with the
cos influyen en la organización del espacio ur- organization of the urban space, they cause an
bano, generan un escenario de desorden y caos, scenario of the disorder and chaos, defective
servicios públicos deficitarios y gobiernos lo- public services and local governors who are
cales incapaces de poner orden en el dinámico enable to put order to the dynamic expansion
mercado inmobiliario en expansión. Dentro de of the real estate. Inside the urban disorder and
este desorden urbano e inseguridad cotidiana, the daily insecurity of the border cities the en-
los fraccionamientos de tipo cerrado tienden a closed neighborhoods tend to become into the
convertirse en la principal oferta inmobiliaria main real estate offer under the quarrel of safety
y en islas de confort y prestigio social. in comfortable islands and social prestige.

Palabras clave: fraccionamientos cerrados, Key words: enclosed neighborhoods, spa-


segregación espacial, desorden urbano, insegu- tial segregation, urban disorder, unsafe.
ridad.

111
Imaginales
2
La puesta en escena de los fraccionamientos ciudades en donde las desigualdades y la débil
cerrados en las ciudades fronterizas del no- calidad de vida son comunes. Es en este con-
roeste de México texto en donde las comunidades cerradas sur-
Los fraccionamientos cerrados brindan una gen como islas urbanas que se sustraen a la
imagen muy nítida del proceso de segregación precariedad social y económica para definirse
espacial, privatización del espacio social y frag- como seguras, exclusivas, confortables y por-
mentación urbana que caracteriza a las ciudades tadoras de un nuevo estilo de vida.
contemporáneas. Hablamos de segregación no La frontera noroeste de México, en particu-
en el sentido de referir guetos étnicos –como lar las ciudades de Tijuana y Nogales, no están
en el caso de los judíos en las ciudades euro- exentas del patrón de segregación, privatiza-
peas o las zonas afroamericanas y latinas en las ción y fragmentación urbana que parece carac-
ciudades estadounidenses–, sino en el de un terizar al resto de las ciudades del país. En este
patrón espacial que aísla detrás de muros y re- sentido, el objetivo de este trabajo es presentar
jas a las clases sociales medias y altas de acuer- brevemente el estado que guardan los estudios
do a su capital económico y simbólico. Señala- sobre comunidades cerradas, así como las par-
mos privatización para indicar una tendencia ticularidades que distinguen a los fracciona-
urbana a favorecer los espacios privados en mientos de tipo cerrado en las ciudades fron-
menoscabo de los públicos (un claro ejemplo terizas.
de lo anterior es el centro comercial que, bajo
el modelo del mall norteamericano, regula la
sociabilidad y el consumo). Referimos frag- Tijuana y Nogales: entre la leyenda negra y
mentación para indicar tanto el proceso de las maquiladoras
creación de ciudad de acuerdo a mecanismos No sería posible percibir la naturaleza del fenó-
de inclusión y exclusión social y económica, meno de las comunidades cerradas en las
como la confección de la misma en partes fun- ciudades fronterizas sin ubicar el escenario de
cionalmente independientes o desigualmente su puesta en escena. A Tijuana y Nogales ge-
interconectadas. Al menos en América Latina, neralmente las representamos tanto por su ac-
el fenómeno remite a una tendencia creciente a tividad manufacturera, basada en la industria
constituir espacios defensivos donde se recrean maquiladora de exportación, como por ser
constantemente las imágenes de la seguridad y lugares obligados para el paso de emigrantes
la tranquilidad en contrapartida al proporcio- mexicanos hacia Estados Unidos.
nado por las ciudades, que se encuentran en Las ciudades fronterizas mexicanas se desta-
permanente caos y desorden. can por mantener altas tasas de crecimiento
En México, el fenómeno de las comu- poblacional y urbanización. Tijuana y Nogales,
nidades cerradas está relacionado con la asime- las ciudades que nos ocupan, son ilustrativas
tría social y económica. Pobreza y marginaliza- de este proceso. Poblaciones que a inicios del
ción, asentamientos precarios, infraestructura siglo XX todavía no alcanzaban rango de ciudad,
y equipamiento deficiente e inseguridad coti- se vieron favorecidas por la influencia de la
diana, apuntan a configurar un paisaje de las expansión de la economía estadounidense al

112
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

sudoeste del país.1 La leyenda negra para el caso A partir del establecimiento de la industria
de Tijuana fue servir de asiento de garitos y maquiladora, la fisonomía y la dinámica de
cantinas dirigidos a los norteamericanos, Tijuana y Nogales se altera profundamente,
además de aduana fronteriza del ferrocarril para principalmente con el aumento de población,
el caso de Nogales. De inicio, el destino de es- el cual incentivó los conflictos y problemas
tas ciudades fue marcado por los vaivenes de para regular y planear el crecimiento urbano.
la economía de Estados Unidos, la cual influyó Incapaces de responder ante las nuevas nece-
en sus expectativas de crecimiento poblacio- sidades, se acrecentó la presión sobre los go-
nal y económico que fueron marcadas por el biernos municipales para mantener servicios
cerrar y abrirse de la frontera tanto para la emi- básicos, infraestructura y equipamiento de ca-
gración mexicana como para el cruce de mer- lidad, al igual que la inseguridad y la violencia
cancías de uno a otro lado. citadina, lo que propició la precariedad de los
La magnitud y profundidad de las relaciones asentamientos irregulares, la competencia por
transfronterizas establecidas entre las ciudades los usos del suelo urbano y la capacidad del
gemelas asentadas en la frontera, se caracteriza mercado inmobiliario para hacer ciudad por su
por las diferencias estructurales existentes en- cuenta.
tre las naciones y por la dependencia mexicana De esta forma, intensificado por las difi-
a su contraparte norteamericana en bienes, mer- cultades para la urbanización que implica la
cancías, dinero y empleos. El fenómeno de la topografía montañosa, hoy en día Tijuana y
migración mexicana hacia dichas ciudades a lo Nogales se han convertido en ciudades que
largo del siglo XX , no sólo fue por la posibi- presentan un escenario urbano y social frag-
lidad ofrecida de cruzar legal o ilegalmente ha- mentado. Éstas, como todas las ciudades fron-
cia Estados Unidos, sino también por encar- terizas, responden a múltiples centros que no
nar un escenario más próspero y de opor- conforman un conjunto funcional, en donde
tunidades, en el que se incluyen las actividades la organización del espacio responde a la ge-
ligadas al narcotráfico, la otra cara de las neración de zonas de riqueza que concentran a
ciudades fronterizas en Baja California y So- los artefactos de la globalización y a zonas de
nora. En términos sociales, culturales y eco- pobreza con condiciones de vida demasiado
nómicos, estas son localidades que histórica- precarias, lo cual arroja como resultado que la
mente se han articulado más hacia Estados polarización social y la fragmentación urbana
Unidos que al entorno nacional. sean las dos caras que ahora las distinguen.
La inseguridad creciente en Tijuana y No-
gales ha alterado socialmente la posibilidad de
1
Esa expansión se basó en el ferrocarril, las bases
militares, la minería y la industria, que contribuyeron a
creación de comunidad e identidad, observán-
poblar un espacio fronterizo norteamericano que, a lo dose la ausencia de espacios públicos o el de-
largo del siglo XIX , se encontraba relativamente vacío. terioro del poco que existe, el cual es identifi-
Significativo fue el descubrimiento de yacimientos de
oro en California y el exterminio practicado de los gru- cado con la violencia y el vandalismo. Asimis-
pos indígenas existentes en Arizona, Nuevo México y mo, los habitantes internalizan cotidianamente
Texas, para poblar el territorio con migrantes prove-
la realidad de vivir con el miedo a la violencia,
nientes de Europa.

113
Imaginales
2
miedo que se sustituye con la regulación y el la población total del estado de Baja Califor-
control del espacio del centro comercial priva- nia, 48% de la cual está compuesta por habi-
do y el florecimiento de los fraccionamientos tantes no nacidos en la entidad.
cerrados. Por otro lado, destaca también que Tijuana
ocupa un nivel alto de acuerdo al Índice de
Desarrollo Humano 5 y un índice de margina-
Tijuana: el inabarcable espacio del caos y el ción muy bajo, sobresaliendo en este dato que
miedo 37.77% de las viviendas en la ciudad tienen
Tijuana es una ciudad que ha crecido de mane- condiciones de hacinamiento. Asimismo, se tie-
ra sostenida tanto en población como en ex- ne un PIB per capita de 9 812 dólares, pero según
tensión de la mancha urbana. La influencia del el Instituto Nacional de Estadística Geografía
Tratado de Libre Comercio (TLC), el fenómeno e Informática ( INEGI ), 18.41% de la población
de las maquiladoras, la vecindad con Califor- ocupada tiene ingresos inferiores a dos salarios
nia –uno de los estados más importantes de mínimos. Por otra parte, la Secretaría de Desa-
Estados Unidos–, la intensidad de las rela- rrollo Social asegura que existen en Tijuana
ciones transfronterizas y la dinámica propia, la diecinueve mil hogares que se encuentran en
convierten en una de las ciudades de mayor estado de pobreza patrimonial y, de acuerdo al
atractivo para los emigrantes, así como en la Banco de Alimentos de Tijuana, 17% de la
zona metropolitana del país con más rápido población (alrededor de doscientos sesenta mil
crecimiento urbano. habitantes) no tienen qué comer. 6 De acuerdo
Según el censo del año 2000, Tijuana cuen- a la misma fuente, se tienen identificadas 56
ta con 1 210 820 habitantes en veinticinco mil zonas de pobreza urbana marginal en Tijuana
hectáreas de mancha urbana, lo que representa (personas que no tienen ningún tipo de pro-
una densidad de 1 377.29 habitantes por kiló- piedad, vivienda propia o terreno).
metro cuadrado. La ciudad creció a una tasa de La ciudad mantuvo un aumento de 4.1%
5.81% de 1990 a 1995 y de 4.07% de 1995 a anual en el periodo 1990-2000 en cuanto a vi-
2000 2, calculándose que fue de 4.9% en 2003,3 viendas construidas, el cual se estima que se
lo que la colocó significativamente por encima incrementará en 5.1% en el año 2003.7 Según la
del índice nacional que fue de 1.85%,4 con lo Secretaría de Desarrollo Económico del Muni-
que, a esa tasa de crecimiento, podría duplicar cipio, Tijuana, que registra un crecimiento en
su población en catorce años, destacándose que su mancha urbana de tres hectáreas al día, pre-
entre 1990 y el año 2000 la ciudad duplicó su senta un déficit de tres mil casas al año, ya que
población. En relación al peso que tiene la mi- tiene una demanda de veinte mil viviendas,
gración en el crecimiento de la ciudad, resalta mientras que los desarrolladores ofrecen die-
el hecho de que Tijuana cuenta con 48.67% de cisiete mil. Es importante señalar que en el año
2
Sistema Nacional de Información Municipal, Mé- 5
CONAPO ,México, 2003.
xico, 2003. 6
Periódico Frontera, Tijuana, Baja California, México,
3
Gobierno de Baja California, México, 2004. 4 de julio de 2004.
4
Consejo Nacional de Población ( CONAPO ), México, 7
Segundo Informe de Gobierno, 2003. H. Ayun-
2002. tamiento de Tijuana.

114
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

2003 treinta por ciento de los créditos para vi- cionar que Tijuana cuenta con 51 parques in-
vienda fueron otorgados a mujeres solteras dustriales, lo que la coloca en el primer lugar
madres de familia. 8 nacional con 576 establecimientos y una ocu-
Sobresale dentro de la Población Económi- pación de 156 098 trabajadores a mayo de 2004.10
camente Activa (PEA) que de 450 608 habitantes, Los parques industriales que se asientan en
99.05% cuentan con empleo, distribuyéndose modernas instalaciones en Mesa de Otay y al
40.72% en el sector secundario y 52.53% en el sureste de Tijuana, con maquiladoras nortea-
sector terciario.9 De acuerdo con datos del INE- mericanas, japonesas y coreanas cercanas a las
GI, hasta agosto del año 2004 Tijuana tenía una grandes vialidades que conectan hacia la fron-
tasa de desempleo de 0.9%, el nivel más bajo tera y hacia las otras ciudades bajacalifornianas,
en las 32 ciudades muestreadas por esta insti- mantienen un diseño que los erige en símbo-
tución, destacando el hecho de que el sector los de la modernidad. A su alrededor se cons-
industrial maquilador tiene un oferta de cua- truye ciudad y se establecen las zonas residen-
tro mil plazas que no han sido cubiertas. Res- ciales de tipo popular y medio más numero-
pecto a la industria maquiladora y la centra- sas, como Las Villas y Paseo del Florido. Las
lidad que tiene para la ciudad, es preciso men- maquiladoras por sí solas generan periferia y
Foto 1. La fragilidad en los usos del suelo urbano: maquiladoras
y zonas residenciales entreveradas

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.


8
Periódico Frontera, Tijuana, Baja California, Méxi- 10
Estadística de la Industria Maquiladora de Export-
co, 7 marzo de 2004. ación, INEGI , México, mayo de 2004.
9
Sistema Nacional de Información Municipal (SNIM ),
México, 2003.

115
Imaginales
2
atraen el crecimiento de la ciudad a su alrede- nia, hablan de un espacio que se conecta con
dor, así como a florecientes centros comercia- los procesos globalizadores y definen una eco-
les y de servicios. nomía terciaria a tono con las ciudades con-
Tijuana, conectado al área de San Diego y al temporáneas.
estado de California, es un punto muy impor- El centro comercial Zona Río Tijuana, de-
tante de cruce transfronterizo de mercancías y corado de símbolos que pretenden construir
personas. Las garitas de San Isidro, en el centro identidad nacional y ubicado en la parte mo-
de la ciudad, y Mesa de Otay, al este hacia la derna de la ciudad, contiguo al río emboveda-
ciudad de Tecate, tienen serios problemas en do sobre la vía Paseo de los Héroes, es un es-
materia de congestionamiento peatonal y ve- pacio de grandes dimensiones con tiendas de-
hicular. 11 partamentales, multicinemas, franquicias y res-
A Tijuana se le conoce por el mito de la taurantes que sigue el modelo del mall nortea-
leyenda negra generado a lo largo del siglo XX, mericano. Es el gran espacio público moderno
y la imagen de ciudad abierta y permisible a por excelencia, espacio de consumo y de en-
todos los “vicios” sigue teniendo vigencia, tal cuentro social. A su alrededor se ubican el Cen-
y como lo muestra el hecho de que durante el tro Cultural Tijuana y una variedad de plazas
año 2003, los extranjeros, principalmente esta- más pequeñas con una intensa vida cultural y
dounidenses, que hacen uso de las cantinas, lúdica. Es esta zona, junto con el sector cer-
prostíbulos, hoteles, restaurantes, “curios” y cano de la Revolución y su actividad turístico-
centros de apuestas, dejaron 520 millones de comercial, la que recrea y confiere una imagen
dólares en la economía local.12 cosmopolita a la ciudad.
Tijuana ofrece una imagen muy relacionada El drástico crecimiento poblacional y eco-
con la economía y la cultura globalizada. Los nómico ocurrido en los últimos años en la
centros comerciales, las franquicias norteame- ciudad de Tijuana creó un escenario caótico,
ricanas, los parques industriales para las maqui- tensionado constantemente por la presión de-
ladoras y la vecindad con San Diego, Califor- mográfica y con serias complicaciones para los
gobiernos locales para regular y planear su fu-
turo. La administración urbana de la ciudad se
11
Se calcula que en el año 2000 pasaron por San
Isidro 107 193 autobuses, 15 044 219 vehículos y 41 357
dificulta aún más cuando las necesidades po-
177 personas. Estos datos hablan por sí mismos de la blacionales, las maquiladoras y el comercio pre-
magnitud y el significado que tiene la frontera para la sionan por el suelo urbano.
economía local y la integración regional. En Mesa de
Otay, en ese mismo año, los cruces fueron del orden de El fenómeno poblacional y la actividad in-
637 849 camiones de carga, 42 803 autobuses, 4 453 774 dustrial y comercial generan una fuerte deman-
vehículos de pasajeros y 11 441 210 personas. Tan ha-
da de suelo e infraestructura, propiciando, en
bitual como encontrar en los medios de comunicación
los pronósticos del tiempo, en Tijuana es común que el caso del suelo, cambios significativos en los
por Internet, televisión por cable y por radio se propor- usos, especulación y acaparamiento, reducción
cione información en tiempo real del estado que guarda
el tráfico en los cruces fronterizos (Atlas de Planeación de la reserva territorial para uso habitacional y
del Área Fronteriza Internacional, México, 2000). encarecimiento. Con esto, el mercado inmobi-
12
Periódico Frontera, Tijuana, Baja California, Méxi-
liario se constituye en un poder no sólo eco-
co, 4 de noviembre de 2004.

116
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

nómico, sino también político y social con ca- nectan a la ciudad hacia el centro, más que en-
pacidad, para decidir por sí mismo cuándo, volverla o conectar la periferia. Se propicia así
cómo y dónde debe crecer la ciudad, a pesar de el congestionamiento de la zona central de la
la existencia de los planes y programas guber- ciudad en la zona donde se encuentra el corre-
namentales de desarrollo urbano. dor turístico –recientemente rehabilitado– del
Como una muestra de los conflictos por el sector Revolución y la Zona del Río Tijuana,
suelo urbano, la ciudad de Tijuana tiene el pro- lugar donde se ubica el desarrollo comercial y
blema de la tenencia irregular de la tierra. Se los centros políticos y culturales de la ciudad.
estima que ciento treinta y cinco mil lotes (al- La ciudad tiene serios problemas para conectar
rededor de cuarenta por ciento de las zonas sus múltiples centros residenciales, industria-
habitadas) tienen una situación jurídica irre- les y comerciales. El trazado viario es limitado,
gular. 13 Este hecho provoca que la introducción la topografía accidentada favorece que vastos
de servicios básicos se frene, además de que los sectores se encuentren aislados o con vías que
posesionarios de los terrenos se vean en la in- funcionalmente no resuelven la intensidad del
certidumbre jurídica. tráfico cotidiano. La Mesa de Otay al oriente,
Otro problema para la ciudad en materia de Playas de Tijuana al poniente, el sector de La
infraestructura urbana lo constituye la inexis- Presa al sureste y San Antonio de Los Buenos
tencia de pavimento en 41% de las calles, al suroeste, son buenos ejemplos de cómo las
aunado a un parque vehicular cercano a los seis- pendientes pronunciadas pueden fragmentar y
cientos mil automóviles. Se estima que hay aislar sectores de la ciudad. La aparición de arro-
cuarenta colonias que no cuentan con viali- yos de aguas negras, basureros clandestinos,
dades de acceso pavimentadas, con la consi- terrenos baldíos, inseguridad, falta de trans-
guiente segregación del resto de la ciudad, o, al porte público, insuficiencia en los accesos, en-
menos, que presentan serias dificultades para tre otros, son problemas creados a partir de la
entrar y salir.14 Esta situación influye en la con- relativa fragmentación existente en la ciudad y
taminación por polvo al conjunto urbano y en de las limitaciones del gobierno local para pro-
la creación de un ambiente hostil para los ha- porcionar los servicios y la infraestructura ade-
bitantes. A esto se agrega que cerca de 14% de cuada.
la población (doscientos veinticuatro mil ha- A la par del caótico escenario urbano de Ti-
bitantes) no cuenta con drenaje. Además, la juana se encuentra el problema de la insegu-
deforestación de los cerros ocasiona deslaves ridad. La ciudad se percibe como peligrosa, es
de tierra en épocas de lluvia dado el tipo de el escenario ideal para la incesante circulación
suelo de la ciudad, lo cual favorece las inunda- de drogas y los respectivos ajustes de cuentas
ciones en las partes más bajas que dan hacia la entre narcotraficantes, del asesinato de perio-
zona del río Tijuana. distas, de los encabezados de periódicos con-
Por otro lado, tanto el sistema de calles an- signando los muertos del día anterior, de los
tiguo como el creado en los último años, co- índices de delitos supuestamente a la baja pero
percibidos por el ciudadano en una tendencia
13
Ibid., 7 de junio de 2004.
creciente que los incita a cerrar calles a la circu-
14
Ibid., 19 de septiembre de 2004.

117
Imaginales
2
lación y a levantar casetas de vigilancia de la ciudades que se caracterizan por ser escenario
noche a la mañana para defenderse. Ciudad de de conflictos relacionados con las drogas. Igual-
grafiteros itinerantes marcando su territorio, mente, es alto el número de delitos y la cantidad
cholos que rapean su desventura social y sus- de presos relacionados con el narcotráfico.
citan miedo a quienes no son miembros de la Es de destacar el tratamiento que en los me-
banda. Hechos que están en boca de todos y dios de comunicación se otorga al tema de la
aparentemente forman parte de un imaginario inseguridad. Las notas del día consignan los
violento irresoluble. llamados por mayor seguridad de los empresa-
En Baja California, cincuenta de cada cien rios de las maquiladoras, catalogando a Tijua-
delitos registrados en el año 2003 15 fueron na como una ciudad peligrosa para las inver-
cometidos en Tijuana. Durante el primer semes- siones. De igual manera, destacan las notas
tre del año 2004, Baja California ocupó el pri- referidas a la contratación de guardias priva-
mer lugar nacional en incidencia de delitos con dos en las colonias, a la ausencia de seguridad
un promedio de 3 927 denunciados por cada por la falta de respuestas de las autoridades
cien mil habitantes. Asimismo, en el año 2003, ante el vandalismo, los robos, los pleitos y los
con 479, Baja California ocupó el octavo lugar graffiti. Importantes también son las peticiones
nacional en homicidios –tres menos que Si- del sector político, empresarial, eclesiástico y
naloa– y, con 602, el tercer lugar en violaciones.16 popular que solicitan la presencia del ejército
Lo anterior da una idea relativa del contex- en las calles, el incremento de las penas, la dis-
to violento e inseguro que tiene la ciudad. Liga- minución de la mayoría de edad y el control de
do a este hecho social, se observa que en los las armas de fuego.
últimos cuatro años las empresas dedicadas a
proporcionar seguridad privada se han incre-
mentado casi trescientos por ciento, al pasar Nogales: maquiladoras y desorden urbano
de 21 a 58, lo cual demuestra que el miedo ge- Nogales es una ciudad marcada tanto por su
nerado por la delincuencia alimenta la oferta de carácter fronterizo como por la industria ma-
negocios de este tipo, sin contar con que por cada quiladora. Si bien sus orígenes se remontan a
negocio formalmente establecido en este rubro fines del siglo XIX como aduana y punto de cruce
se estima que existen tres empresas “piratas”. 17 del ferrocarril, el cual fue construido bajo el
La leyenda negra del tráfico y consumo de porfiriato como parte del progreso que unió a
drogas en Tijuana deja de lado su característi- Sonora con el sudoeste norteamericano, su his-
ca de mito cuando se constata que 14.73% de toria transcurre como una ciudad que encar-
la población ha consumido drogas al menos naría la leyenda de las cantinas y prostíbulos
una vez, cifra superior al promedio nacional para servicio de los norteamericanos durante
de 7% y superior también al de Ciudad Juárez y la época de la prohibición en Estados Unidos
Guadalajara de 9.2 y 7.28%, respectivamente, en los años veintes. Paso para la exportación
Secretaría de Seguridad Pública del Estado, 2003.
15 ganadera y agrícola de Sonora y escenario re-
Periódico Frontera, Tijuana, Baja California, Méxi-
16
gional donde no se percibían las barreras físi-
co, 11 de noviembre de 2004.
cas entre naciones, es hasta la década de los
17
Ibid., 14 de julio de 2004.

118
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

años setenta del siglo XX , con la introducción en-do en los bares y cantinas de Nogales, So-
de las maquiladoras de exportación, cuando la nora, los fines de semana, corrompiendo el
ciudad comienza a asumir otro rostro. puritanismo norteamericano, como de jubila-
Nogales es una muestra de ciudad mexica- dos norteamericanos que cruzan la línea en
na que, como otras localidades fronterizas, fue búsqueda de artesanías, medicamentos sin pre-
fundada sólo para construir y consolidar los scripción médica o para atenderse la dentadura
límites formales que el gobierno federal re- en los florecientes consultorios dentales.
quería a finales del siglo XIX. En ese sentido, su La faz de la frontera nogalense está marca-
origen es reciente y no tiene un pasado misio- da por la violencia generada por el narcotráfi-
nal ni una historia ligada a la colonización es- co: ajustes de cuenta por pugnas entre lo gru-
pañola como en el caso de otras ciudades so- pos, muertos por sobredosis ante la facilidad
norenses. Es una ciudad relativamente aisla- que existe para obtener drogas e incertidum-
da de los centros políticos de Sonora y del res- bre citadina por las bandas de cholos adoles-
to del país, pero cercana a la economía centes que hacen del robo cotidiano un modo
norteamericana y con una dinámica propia que de vida. La corrupción policíaca, cotizada en
resume lo bueno y lo malo que identifica a la dólares, armoniza con esta escenografía de
frontera. La frontera norte resulta heterogénea, puertas abiertas de la frontera mexicana.
problemática y compleja, desconectada muchas A pesar de que es una actividad desvincula-
veces de los canales culturales, económicos y da completamente de la economía del resto del
políticos del interior del país, pero constituida país, la industria maquiladora, caracterizada por
en punto de atracción y de paso de emigrantes la importación de productos semielaborados y
nacionales. la exportación de productos terminados, se
Las imágenes e imaginarios de Nogales enu- constituyó sin duda en detonante del creci-
meran una constelación de hechos que son miento, no sólo de Nogales, sino en general
comunes a la situación fronteriza. Las perse- del resto de las ciudades de la frontera norte, al
cuciones a mexicanos indocumentados por las aprovechar los bajos costos de la mano de obra,
calles de Nogales, Arizona, el imponente muro la poca organización sindical y el trabajo in-
de acero de la “línea” y la tecnología de vigi- tensivo.
lancia, hablan de los contrastes de una región Si bien las maquiladoras se establecieron en
custodiada. Las muertes de indocumentados la ciudad a partir del año 1967, los años poste-
son noticia de páginas interiores en los periódi- riores indican una actividad irregular marcada
cos, hechos comunes y cotidianos, cuadros de por los vaivenes de la economía norteamerica-
un escenario conflictivo y complejo, como igual- na. Es durante la década de los años noventa,
mente habituales son las colas en las garitas cuando entra en vigor el Tratado de Libre Co-
para ir a trabajar legalmente en los servicios, mercio ( TLC ), que esta actividad despunta y se
asistir a las escuelas o ir de compras a los cen- reconfigura hacia la automatización y la flexi-
tros comerciales estadounidenses. La represen- bilización de la organización del trabajo que priva
tación fronteriza se alimenta con los encuadres actualmente. Hoy en día existen 79 estableci-
tanto de adolescentes norteamericanos bebi- mientos de maquiladoras que ocupan a 30 051

119
Imaginales
2
empleados, 18 las cuales están ubicadas en siete ciudad recientemente más desarrollados en
parques industriales que ofrecen la infraestruc- materia de infraestructura y equipamiento in-
tura, la administración de los servicios y la con- dustrial y se encuentran contiguas a colonias
tratación de la mano de obra. populares e invasiones urbanas que, paradóji-
Las maquiladoras se establecieron principal- camente, cuentan con serias deficiencias en la
mente al sur de Nogales, cercanas a las vías del dotación de servicios y en la infraestructura,
ferrocarril, al recinto fiscal federal y a las via- debido a la topografía accidentada de la ciudad.
lidades principales que comunican hacia la ga- El paisaje dominante a la entrada sur de la
rita aduanal de Mariposa, ubicada al noroeste ciudad son los amplios y modernos estable-
de la ciudad, sobre la línea fronteriza. Las ma- cimientos fabriles, las bodegas, los patios de
quiladoras se localizan en los sectores de la maniobra del transporte de carga y un conges-

Foto 2. Maquiladoras en Nogales

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

Foto 3. Maquiladoras en Nogales

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

Si bien el número de establecimientos es menor a


18

años anteriores, la cantidad de trabajadores empleados, trabajadas son superiores (Industria Maquiladora de Ex-
el valor agregado de exportación y las horas hombre portación, INEGI , México, mayo de 2004).

120
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

tionado tráfico vehicular. La industria maqui- Nogales también es la imagen de ciudad de


ladora por sí misma tiene la capacidad de crear paso, tal y como lo hace ver el fenómeno de la
ciudad e incidir sobre las políticas de desarro- migración indocumentada, mexicana y cen-
llo social y urbano. troamericana, hacia Estados Unidos, así como
La importancia central que tienen las ma- los cruces estacionales hacia México de emi-
quiladoras para la ciudad lo muestra el hecho grantes mexicanos y de norteamericanos. El
de que en una PEA de 65 133 personas, 50.94% lado norponiente de Nogales, pegado a la línea
se ubica en la industria manufacturera y 48.61% fronteriza y hasta el poblado de Sásabe, es uno
en el sector terciario. Según INEGI, para agosto de los principales puntos de cruce de indocu-
del año 2004 la ciudad tenía una tasa de deso- mentados en la frontera mexicana. Entre las
cupación de 0.96%, mientras que el Servicio cañadas y cerros se encuentran las rutas hacia
Estatal del Empleo aseguró en junio de ese el sueño americano.
mismo año que existían 2 200 puestos vacantes Asimismo, las políticas restrictivas empren-
en la industria maquiladora, de los cuales se- didas por la patrulla fronteriza en California y
tenta por ciento eran para operadores de pro- Texas en años recientes, favorecieron que el flu-
ducción con un sueldo promedio de entre se- jo migratorio se trasladara hacia el norte de
tenta y ochenta pesos diarios. 19 Sonora, colindante con Arizona, entre el de-
Aunado al fenómeno de las maquiladoras, sierto y las montañas. Según la patrulla fron-
Nogales es el principal punto de cruce de las teriza, en el año fiscal que terminó en septiem-
exportaciones agrícolas de Sonora y Sinaloa. bre del año 2004, se detuvo a 491 514 personas
Desde este punto se distribuye a Estados Uni- en los condados de Santacruz y Pima, conti-
dos 75% de los productos primarios que con- guos a Nogales (cantidad superior en 42% a la
sume durante el invierno. Parte del paisaje ur- del año 2003), sin contar con que en ese período
bano de ambos Nogales son las oficinas de los se registraron 141 muertes por deshidratación e
“brokers” (agentes aduanales), las grandes bode- hipotermia. 21 Las repatriaciones a través de la
gas refrigeradas para productos perecederos y ciudad de Nogales fueron de 34 531 en el pri-
las largas colas de transporte de carga sobre el mer semestre de 2004, cifra mayor a las repatria-
bulevar Colosio y el recinto fiscal, con rumbo ciones realizadas por Ciudad Juárez y Mexicali. 22
a la línea fronteriza. Tomando en cuenta la in- Otro signo que distingue a las ciudades
tensidad de los cruces del tráfico vehicular y fronterizas, entre ellas Nogales, es el rápido
de carga, la ciudad es el tercer punto de cruce crecimiento poblacional propiciado por la par-
nacional después de Tijuana y Ciudad Juárez. ticular actividad económica y la atracción de
Por los puertos fronterizos de Nogales pasan emigrantes en vía de paso a Estados Unidos.
a Estados Unidos un promedio de 782 camio- Este crecimiento ha generado serios problemas
nes de carga al día, significando exportaciones en el otorgamiento de servicios públicos, in-
del orden de los siete billones de dólares al fraestructura y equipamiento urbano a la po-
mes de julio del año 2004. 20 blación, en particular a los sectores sociales más
19
Periódico El Imparcial, Hermosillo, Sonora, Méxi- 21
Ibid., 5 de octubre de 2004.
co, 16 de junio de 2004. 22
Instituto Nacional de Migración (www.migracion.-
20
Ibid., 29 de septiembre de 2004. gob.mx).

121
Imaginales
2
desfavorecidos económicamente. La ciudad fron- tura y equipamiento: 16.1% de las viviendas
teriza, si bien encarna a un norte mexicano más carecen de agua potable, 5.5% no cuentan con
próspero y con una mayor calidad de vida, tam- energía eléctrica, 12% no disponen de drenaje
bién es espacio de notoria asimetría social y y 8% tiene piso de tierra,25 aunque, cabe aclarar
económica. que estos porcentajes son inferiores a los pro-
Nogales cuenta con 159 787 habitantes 23 medios estatales. Según el Plan de Desarrollo
–7.2% de la población estatal–, lo que la ubi- Urbano de Nogales, actualizado en 2003, exis-
ca como la sexta ciudad en importancia en So- ten 86 colonias y fraccionamientos, de los cuales
nora. Es una ciudad fronteriza relativamente sólo 16 cuentan con todos los servicios de in-
pequeña comparada con Tijuana, Mexicali o fraestructura urbana, ya que los demás surgieron
Ciudad Juárez. Sin embargo, la tasa de creci- sin contar con equipamiento urbano ni servi-
miento promedio de 4.03% registrada de 1990 cios básicos.
a 2000 fue de las más altas del país y repre- A estos problemas de infraestructura se le
sentó más del doble del promedio nacional y agrega que existen quince mil personas, diez
estatal. Asimismo, según el Consejo Estatal de por ciento de la población total, que viven en
Población, la estimación para el año 2004 es de pobreza extrema y las que, en opinión de la
188 113 habitantes. Secretaría de Desarrollo Social ( SEDESOL ), re-
Cabe destacar que 26.88% de la población quieren apoyo continuo de los programas
que radica en Nogales no es originaria de So- Oportunidades, Hábitat y Vamos con Ellos. 26
nora, además de que un significativo porcen- A la precariedad económica se le une la social,
taje de los que si lo son provienen de otras debido a que el mayor número de personas que
ciudades del estado, principalmente de las po- se acogen a estos programas viven en inva-
blaciones serranas y de la región sur, lo que siones urbanas como Las Torres, Luis Donal-
indica la importancia que guarda la migración do Colosio y Jardines de la Montaña, ubicadas
para el crecimiento poblacional de la ciudad. hacia el suroeste de la ciudad, en donde habi-
Según el Índice de Desarrollo Humano, con un tan en viviendas improvisadas con desechos
PIB per cápita de 10 920 dólares, Nogales está industriales, cartón negro y madera, con pisos
ubicado en categoría alta y ocupa niveles de de tierra y sujetas a los extremos tanto del cli-
marginación considerados muy bajos. Sin em- ma invernal, que desciende hasta menos 7° C,
bargo, 43.19% de sus habitantes viven en condi- como el del verano, que alcanza los 42° C.
ciones de hacinamiento y 27.96% de la po- El tema de las invasiones urbanas es común
blación ocupada recibe ingresos menores a dos en las ciudades que tienen deficiencias para
salarios mínimos. 24 planear, intervenir y regular su desarrollo. En
Con 98.2% de la población establecida en el caso de Nogales, este fenómeno ha sido uno
la cabecera, Nogales es un municipio eminente- de los principales mecanismos de crecimiento
mente urbano. Pese a lo anterior, la ciudad man- de la ciudad. Asentamientos irregulares como
tiene serios problemas en cuanto a infraestruc- 25
Estos datos excluyen a los asentamientos irregu-
lares, por lo que los porcentajes pueden incrementarse
23
Censo de Población y Vivienda, INEGI, México, 2000. (Censo de Población y Vivienda, México, 2000).
24
SNIM , México, 2003. 26
SEDESOL , sección Sonora, 2004.

122
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

el Colosio, se establecen en zonas con pendien- la falta de pavimento es algo que pasó a for-
tes mayores a 30°, poco factibles para la urbani- mar parte del entorno nogalense. A esto se le
zación y la dotación de servicios públicos y en agregan las deficiencias en la recolección de
donde se corren riesgos de deslaves, derrum- basura por parte del municipio y por las difi-
bes e inundaciones provocadas por las corrien- cultades que implica la topografía, la cual fa-
tes de agua en época de lluvia. cilita la generación de basureros clandestinos
La falta de reserva territorial, la especulación en las cañadas de los cerros, además de que se
con el suelo urbano y la topografía accidenta- estima que cuarenta mil personas defecan al
da propician que los costos de urbanización y aire libre,30 todo lo cual tiene como consecuen-
construcción de viviendas sean altos. En el frac- cia que la contaminación presente condiciones
cionamiento Cumbres del Mediterráneo, casas realmente problemáticas.
con 39 metros cuadrados de construcción tienen El sistema de calles de la ciudad tiene serias
un valor de ciento ochenta y cinco mil pesos, deficiencias para conectar los diferentes sec-
mientras que en un fraccionamiento cerrado de tores, desarticulando con esto la trama urbana.
tipo medio, como Santa Lucía, la vivienda más La avenida Obregón, que recorre la ciudad de
barata, de dos plantas, con noventa metros norte a sur, se ve seriamente congestionada por
cuadrados de construcción, tiene un costo de el trazado viario que desemboca en ella. Las
cuatrocientos noventa mil pesos. Las debili- conexiones de oriente con poniente práctica-
dades en las políticas de vivienda ocasionan mente son escasas y se agravan con la línea del
que el sector de población que gana menos de ferrocarril.
cien pesos diarios, al no poder beneficiarse con El crecimiento de la ciudad se ve limitado
un crédito, considere la invasión de un terreno al norte por la línea fronteriza, al oriente por
como la alternativa más viable. De acuerdo a una topografía montañosa (lo que dificulta la
datos proporcionados por el Instituto del Fon- creación de asentamientos y la dotación de ser-
do Nacional para la Vivienda de los Trabaja- vicios) y por la cuenca del río Santa Cruz, el
dores (INFONAVIT),27 se estima que Nogales tiene cual cruza hacia Estados Unidos y es objeto
un rezago de trece mil solicitudes de crédito de vigilancia por ambos países para prevenir la
para la obtención de vivienda. contaminación de los mantos acuíferos. Al
En cuanto a infraestructura urbana, Nogales poniente, la ciudad tiene como límite físico la
cuenta con sólo 35% de sus calles pavimenta- topografía montañosa y la barrera del Recinto
das:28 las vialidades principales del centro y sur Fiscal, la cual es un libramiento de aproxima-
de la ciudad y la de algunas colonias. Los cos- damente quince kilómetros, cercado y con vi-
tos de pavimentación son significativamente gilancia para impedir el contrabando. Al suro-
más altos en comparación a otras ciudades este, el cinturón de parques industriales estran-
fronterizas.29 La contaminación por polvo ante gula la ciudad rompiendo la continuidad de la
traza urbana.
27
Periódico El Imparcial, Hermosillo, Sonora, Méxi-
co, 5 de diciembre de 2004. de pavimento es de $132.00, mientras que en Nogales es
28
Plan de Desarrollo Urbano de Nogales, 2003. de $466.00 (El Imparcial, Hermosillo, Sonora, México, 10
29
Por ejemplo, en la ciudad de Agua Prieta, Sonora, de agosto de 2004).
también ciudad fronteriza, el costo por metro cuadrado 30
Ibid., 5 de noviembre de 2004.

123
Imaginales
2
Otro impedimento que tiene Nogales para ciudad–, las refrigeraciones que obstruyen el
un buen funcionamiento urbano es la línea del paso y los enganchadores que a viva voz se
ferrocarril que corta el oriente con el poniente pelean por los estadounidenses y los braceros.
y que atraviesa la ciudad por su parte central, Los escasos edificios públicos antiguos, que
contigua a la zona embovedada del cauce del databan del periodo porfirista, hace tiempo que
arroyo Los Nogales que corre hacia Estados fueron demolidos y sustituidos por copias en
Unidos. El tráfico citadino se ve seriamente miniatura para rememorar el pasado, o bien por
afectado por la circulación de trenes que cru- una variedad de construcciones eclécticas que
zan la frontera y por las crecidas de los arroyos juegan con lo mexicano para consumo nortea-
que en época de lluvias siguen su cauce natu- mericano o con estilos y formas que simulan la
ral. Estas dificultades se ven acrecentadas por arquitectura romana, la costa o la selva, según
la carencia de infraestructura vial que conecte los caprichos y gustos de los dueños.
poniente con oriente. Por otro lado, por las vías Hacia el sur de la ciudad, en el sector de El
del ferrocarril circulan cotidianamente trenes Greco, se ubica la parte que refiere a los arte-
con 28 diferentes tipos de materiales, consi- factos de la globalización. Entre la desorganiza-
derados peligrosos, que se utilizan en las ma- ción urbana incentivada por la topografía, se
quiladoras y la planta Ford en Hermosillo, 31 establecieron las cadenas comerciales naciona-
sin que exista un plan de contingencia en caso les junto con las franquicias norteamericanas,
de que se presente algún accidente. sentando las bases de una sociedad local que
En cuanto a imagen urbana, la única arqui- hace del consumo su apuesta de vida o apoya
tectura definida en la ciudad es la de las ma- el escaparate simbólico de lo que pretende ser
quiladoras, cuyas naves industriales proveen la moderno. Esta área de la ciudad se constituye
identidad de la ciudad, con un diseño exterior en el sustituto del espacio público, al formar
caracterizado por el juego con lo moderno. El un nuevo centro urbano que compite con la
resto de la ciudad se define por el caos arqui- arraigada cultura de hacer las compras y asistir
tectónico, la saturación visual de anuncios pu- a los espacios públicos de entretenimiento de
blicitarios y áreas peatonales invadidas por Nogales, Arizona, ya que Nogales, Sonora,
taquerías y comercios informales. El centro de carece de estos últimos y los que existen están
la ciudad es el lugar del pequeño comercio di- saturados, si no es que abandonados.
rigidos a los turistas estadounidenses: canti- La ciudad no tiene uniformidad o con-
nas, tables dance, curios, farmacias y servicios odon- tinuidad, debido, primero, a la topografía y, se-
tológicos. El desorden urbano del centro tradi- gundo, por las debilidades en la planeación
cional de Nogales se torna evidente con los urbana, lo cual facilita la cohabitación de zo-
anuncios publicitarios que compiten entre el nas comerciales e industriales con colonias re-
abigarramiento de las maltrechas banquetas, el sidenciales exclusivas y fraccionamientos para
saturamiento vehicular en la avenida Obregón trabajadores de la maquiladora o de los servi-
–que corre de norte a sur a partir de la garita cios, asentamientos irregulares sin servicios
De Concini, en el centro tradicional de la básicos y colonias populares, en donde, sin un
estilo arquitectónico claro, las viviendas fueron
31
Ibid., 8 de octubre de 2004.

124
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

ampliándose al paso del tiempo, supliendo la Río Colorado, además de que registró el segun-
estética con la urgencia de satisfacer las nece- do lugar en delitos del fuero federal (narcotrá-
sidades generadas por el crecimiento de las fa- fico) y el cuarto en robo a casa habitación. 33
milias. Asimismo, hasta agosto del año 2004 los ro-
A la naturaleza caótica de la ciudad se le bos a comercios se incrementaron con respec-
suma la inseguridad. Nogales y San Luis Río to al año 2003 en setenta por ciento,34 mientras
Colorado, ambas ciudades fronterizas, repre- que, en homicidios relacionados con las dro-
sentan en el estado de Sonora la imagen de la gas, se registra una tasa de 2.5 al mes.
violencia. Nogales se percibe como insegura por En el año 2001 la policía norteamericana
sus propios habitantes. El imaginario colecti- decomisó, sólo en el condado estadounidense
vo identifica los escenarios considerados como de Santacruz, contiguo a Nogales, México,35 seis
peligrosos en las tradicionales colonias Bue- toneladas de cocaína y doce de marihuana,
nos Aires y Lomas de Fátima, sobre la línea cifras que para el año fiscal de 2004 se incre-
fronteriza y las colonias El Rastro y Las Gran- mentaron a siete y veinte toneladas, respecti-
jas, al suroeste de la ciudad. En estas colonias vamente, lo que muestra la magnitud del con-
se construye la imagen de la frontera como una trabando de drogas en esta ciudad fronteriza.36
zona abierta a todo tipo de males: el narcotrá- Una situación común en las calles de la
fico, como la principal economía no formal, ciudad son las expresiones graffiteras utilizadas
túneles que cruzan drogas y “pollos” hacia por las bandas de jóvenes, cuya simbología,
Estados Unidos, turismo sexual de fin de se- empleada para marcar territorios y referir ele-
mana, jornadas cotidianas de asesinatos y ajuste mentos de identidad grupal, es percibida como
de cuentas, robos domiciliarios como acto ru- un acto de vandalismo y de amenaza para la
tinario y la representación de las bandas ju- seguridad. Ante la representación del miedo que
veniles como la fuentes de la inseguridad diaria. generan los graffiti, la policía hace uso de las
El mito nogalense de la violencia palidece redadas nocturnas para apresar a los cholos e
con las cifras referidas a Tijuana o Ciudad imponerles multas administrativas por viola-
Juárez, en los estados de Baja California y Chi- ciones al Bando de Policía y Buen Gobierno,
huahua, respectivamente; sin embargo, para el en el menor de los casos. Sin embargo, la vio-
estado de Sonora son significativas. Tomando lencia juvenil es significativa. Tomando en
en cuenta el total de población que tiene la cuenta el tamaño de la ciudad y la población, la
ciudad, el grado de violencia resulta alto en lo cantidad de 946 adolescentes detenidos e in-
que respecta a violaciones, homicidios, acci- ternados en el Consejo Tutelar para Menores
dentes violentos y suicidios. 32 En el año 2003 durante el primer semestre del año 2004, su-
Nogales ocupó el tercer lugar estatal en delitos pera ampliamente a Hermosillo, ciudad mucho
denunciados, por debajo de Hermosillo y Ca-
jeme, ciudades sensiblemente más grandes. En
33
Anuario Estadístico de Sonora 2004, INEGI , 2004.
34
Periódico El Imparcial, Hermosillo, Sonora, Méxi-
robo de vehículos se ubicó en el tercer lugar co, 8 de septiembre de 2004.
estatal, por debajo de Hermosillo y San Luis 35
Office of National Drug Control Policy, March 2002.
36
Periódico El Imparcial, Hermosillo, Sonora, Méxi-
32
Estudio sobre la violencia en México, SEDESOL, 2004. co, 12 de noviembre de 2004.

125
Imaginales
2
más grande en población, 37 lo que ilustra la servicios básicos. De esta manera, la urbaniza-
magnitud alcanzada por este problema. ción se vuelve un asunto de negociación políti-
ca y la planeación urbana en un mero instru-
mento discursivo de los gobiernos locales, lo
Las comunidades cerradas: breve estado del cual deja al mercado la organización y la de-
arte cisión sobre los usos del suelo y las formas de
Por fraccionamientos residenciales cerrados se habitar.
entiende a los espacios construidos para gru- Si bien las comunidades cerradas son un
pos sociales con una posición económica me- fenómeno en expansión en la mayoría de las
dia y alta, que buscan la seguridad, la exclusi- ciudades mexicanas, sus consecuencias en la
vidad y la homogeneidad social que no brinda estructuración del espacio urbano resultan
la ciudad preexistente. Estos lugares se carac- difíciles de precisar por ser aún un tema poco
terizan por ser urbanizaciones cerradas con mu- estudiado en México. Más allá de la influencia
ros, verjas, cercos y puertas, además de contar que puede tener en Latinoamérica el modelo
con tecnología de vigilancia para proveer segu- norteamericano como patrón de urbanización,
ridad a los residentes e impedir el ingreso de el proceso de creación de espacios defensivos
los no residentes. El espacio de calles, áreas apunta a la recreación de formas de organiza-
verdes y servicios de entretenimiento es priva- ción social que rebasan el marco meramente
do, aunque de uso común para los residentes jurídico que lo ampara o del mercado inmobi-
y, por tanto, prohibido para los que no lo sean. liario que lo oferta como novedad en la ciudad.
Es un nuevo tipo de segregación urbana que Los espacios cerrados, en un escenario ur-
va reconfigurando a las ciudades en su dimen- bano de pobreza e inseguridad, evocan la pre-
sión social y física y establece la contigüidad tensión de valores que artificialmente pugnan
de la diferencia dentro del desorden urbano. por la creación de comunidades supuestamente
El fenómeno de las comunidades cerradas perdidas o debilitadas, un retorno a los lazos
tiene varias claves de entrada para su estudio. de cohesión social basados en la familia y la
Se trata de un proceso socioespacial que ilus- naturaleza, una invitación a formar identidades
tra bastante bien el sentido de las transforma- homogéneas mediante el compartimiento del
ciones urbanas ocurridas en los últimos años prestigio simbólico y económico que otorga el
en las ciudades mexicanas, así como los cam- espacio. Desde esta perspectiva, las comu-
bios sociales y culturales observados en la so- nidades cerradas pudieran pensarse como for-
ciedad contemporánea y sus consecuencias. mas emergentes de construcción de sociabi-
Igualmente, el entorno urbano más reciente lidad basada en el prestigio, en la seguridad del
en las ciudades mexicanas, representado por espacio regulado y vigilado, en la exclusividad
imágenes de caos y desorden, contribuye a re- del espacio delimitado por las bardas, en el res-
forzar la construcción de urbanizaciones ce- peto a las reglas compartidas por todos y en la
rradas, a fin de suplir la falta de resolución de accesibilidad a un estilo de vida.
las políticas gubernamentales en materia de Ligado al contexto urbano que se encuen-
tra fragmentado en múltiples partes y sin al-
37
Ibid., 2 de diciembre de 2004.

126
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

canzar a formar una unidad (con altos desni- En segundo lugar, al hablar de comu-
veles en la calidad de vida, imágenes transito- nidades cerradas se entiende también un pro-
rias más que identitarias o comunitarias, cre- ceso de fragmentación espacial que implica la
cientes espacios miserables en las periferias de sustitución o el debilitamiento por espacios
las ciudades y espacios públicos deteriorados independientes de la ciudad abierta e integra-
o privatizados), el problema de la inseguridad dora. Esta división revela un escenario urbano
de las ciudades se ubica como uno de los ele- conformado, por un lado, por múltiples espa-
mentos principales que animan la aparición de cios de bienestar con altos niveles de servicios,
las comunidades cerradas. De esta forma, La consumo y entretenimiento y, por el otro, por
inseguridad propicia la creación de las ínsulas espacios de pobreza y marginación, con defi-
urbanas, los espacios se cierran con bardas pe- ciencias en servicios y en infraestructura urba-
rimetrales, los guardias privados sustituyen las na, relaciones sociales deterioradas, además de
funciones del gobierno local, las puertas ex- lugares ubicados dentro de los imaginarios de
cluyen las miradas extrañas y la tecnología re- la inseguridad. Dinamismo productivo y so-
fuerza el control y la vigilancia. cial y conectividad global con exclusión de te-
Cuando nos referimos a comunidades ce- rritorios y personas.
rradas, estamos hablando, en primer lugar, de En tercer lugar, las urbanizaciones de tipo
segregación espacial,38 que para el caso que nos cerrado pueden ubicarse dentro de otro proce-
ocupa no debe entenderse sólo por sus impli- so característico de la ciudad contemporánea:
caciones a la pobreza, a minorías étnicas o a la la idea de la privatización del espacio público.
marginalización de las ciudades, sino también Clásicamente este tipo de espacios se ha en-
al modo como los grupos sociales más favore- tendido como parte del dominio público y por
cidos, constituidos como elites, construyen el mantener un uso colectivo, por ser accesibles y
deseo y la expectativa por residir en espacios ser utilizados de múltiples formas. Contiene
de exclusividad y prestigio social, protegidos también la idea de que facilita la intensidad de
del mundo exterior con muros y tecnología de los contactos sociales, favorece la creación de
vigilancia. En este sentido, segregación es en- identidad social y el sentido de comunidad. Al
tendida como diferenciación espacial y alude a hablar de privatización del espacio público se
la existencia de diferencias sociales; en este caso, debe referir que no se trata sólo de espacios
diferencias construidas como grupo social que específicos sino también de diferencias en las
comparte similares características en relación a relaciones establecidas. Hablamos de lazos so-
actividades económicas y productivas, recur- ciales dirigidos, regulados y construidos artifi-
sos económicos, hábitos y patrones de con- cialmente por el espacio privado del centro
sumo, habilidades y ocupaciones. comercial o del parque temático.
El nuevo espacio público de la ciudad mo-
38
Por segregación espacial entendemos “el grado de derna, con su carácter privado orientado al ocio
proximidad espacial o de aglomeración territorial de las
familias pertenecientes a un mismo grupo social, sea que y al consumo, así como la tecnología de vigi-
éste se defina étnico, etario, de preferencias religiosas o lancia y los mecanismos de regulación, hablan
socioeconómicas, entre otras posibilidades”. Véase Sa- de un espacio que no ve a la ciudad en su con-
batini, Cáceres y Cerda (2001).

127
Imaginales
2
junto, sino que se concibe aislado y defendido, za, se establecieron las primeros colonias pen-
fortalecido por el deseo de uniformidad e in- sadas para aislarse con exclusividad y prestigio
tolerancia hacia lo diferente, con lo cual man- del resto de la ciudad, mediante puestos de vi-
tiene una distancia en relación al otro, al que evi- gilancia y bardas perimetrales. La presencia de
ta mediante un mecanismo de selección social. cerros de baja altura, que aíslan el entorno dis-
tintivo de la elite tijuanense y a dan nombre a
los residenciales recientemente establecidos
Islas de seguridad y distinción (Lomas de Chapultepec y Colinas de Agua Ca-
Al recorrer la accidentada topografía de la liente), contribuyó a mantener esta imagen sim-
ciudad de Tijuana, resulta sorprendente encon- bólica de exclusividad.
trar que los residenciales de tipo cerrado se han Esta sección de la ciudad surgió con la in-
extendido a todos sus rincones, constituyén- tencionalidad de separarse de la preexistente,
dose en años recientes en la principal forma de con el fin de representar, material y simbólica-
urbanización. Esto tiene relevancia porque in- mente, la posición social de sus residentes
dica una forma de habitar hecha a la medida de mediante grandes mansiones, amplios jardines
la creciente población de la ciudad, la cual amor- y arquitectura predominantemente modernis-
tigua los efectos de los grandes problemas re- ta. Hoy en día es el espacio residencial por exce-
lacionados con la carencia de infraestructura y lencia en Tijuana, en donde se objetiva la dis-
ser vicios urbanos que el gobierno local no tinción social conjugando la valorización del
puede resolver, lo que incide en los altos cos- uso de suelo, la homogeneidad social, las for-
tos del suelo urbano y disminuye el espacio mas arquitectónicas y la infraestructura de cali-
disponible para habitar, aumentando con ello dad, con la estrategia de cerrar calles y espacios
la densidad poblacional, además de constituirse con muros y vigilancia privada.
en salida emergente ante la falta de seguridad El fraccionamiento Las Californias es otro
cotidiana y el deterioro ecológico existente. de los más antiguos espacios cerrados en Ti-
Las primeras experiencias de colonias de juana. Ubicado en la tradicional y popular co-
tipo cerrado se remiten a residenciales medios lonia Libertad, es un lugar de clase media que
y altos existentes alrededor del Hipó-
dromo de Agua caliente, sitio que du- Foto 4. Colinas de Chapultepec
rante muchos años fue la periferia de
la ciudad, un espacio históricamente
emblemático de la frontera de Baja
California que hizo del negocio de las
apuestas y del alcohol su forma de vida
durante buena parte del siglo XX . En
este sector de la ciudad, hoy ubicado
en su parte central, cercano al bulevar
Agua Caliente, que comunica hacia el
centro de la ciudad y la línea fronteri- Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

128
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

Foto 5. Colinas de Chapultepec

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

combina edificios multifamiliares con vivien- un espacio defensivo obligado por el miedo a
das unifamiliares. Este fraccionamiento, que la violencia y a la pretensión de separarlo del
originalmente era abierto, está resguardado hoy resto de la ciudad para preservar el uso del suelo,
en día con caseta de vigilancia y bardas perime- asegurar los bienes, mantener los equipamien-
trales, como respuesta de los vecinos a la inse- tos y la infraestructura urbana, restringir las
guridad del entorno que lo circunda. Este es- intromisiones de grupos sociales menos favore-
pacio es diferente al de sus inicios, ya que con cidos y construir una imagen que simbólica-
el paso del tiempo fue transformado por los mente remita a un mayor estatus social.
mismos residentes, por lo que no presenta una Esta comparación entre dos de los espacios
imagen arquitectónica definida, sino, más bien, cerrados más antiguos de Tijuana, permite
está adaptada al gusto de los vecinos y a las observar las modalidades establecidas en el
reducidas dimensiones del lote familiar. patrón de urbanización de tipo cerrado. Mien-
En las viviendas sobresalen las incorpora- tras que en el primer caso se trata de una es-
ciones de refuerzos de rejas, bardas y alambra- trategia para asegurar la distinción social al ais-
das de púas, a pesar de contar con restricciones larse del resto de la ciudad, en el segundo caso
al acceso y con vigilancia privada. Este fraccio- se trata de una estrategia eminentemente de-
namiento refiere bastante bien la creación de fensiva en vistas de la inseguridad urbana exis-

129
Imaginales
2
Foto 6. Fraccionamiento Las Californias este sentido, la antigua colonia Kennedy en-
carna el espacio abierto que física y emblemá-
ticamente sirve para indicar la posición social
de sus residentes. Es un espacio urbano que
funcionalmente se separa del resto de la ciudad
y en donde la elite social local se concentra en
generosas mansiones con grandes jardines y
amplias calles.
Este sitio, de los más viejos de la ciudad,
sigue el esquema del asentamiento constitui-
do con base en la concentración de las clases
sociales más adineradas en un sitio específico
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.
y homogéneo, en el que se concentran la cali-
dad de los servicios urbanos y la cercanía con
tente. Estas diferencias permiten comprender los principales centros de consumo y con la
de una mejor manera la amplia expansión ocu- línea fronteriza. Asimismo, su exclusividad se
rrida en años recientes del esquema de urbani- ve reforzada por la arquitectura que combina
zación cerrada y la magnitud que tiene este fenó- formas para representar un estilo de vida opu-
meno para una ciudad que mantiene altas ta- lento. Además, la colonia Kennedy se fortalece
sas de crecimiento tanto en población como con las estrategias de seguridad emprendidas
en inseguridad y ca-
rencias de servicios ur- Foto 7. Residencial Santa Isabela
banos.
Compartiendo un
destino similar al de
Tijuana en cuanto a
dinámica poblacional,
a la economía basada
en la actividad manu-
facturera y a los se-
rios conflictos urba-
nos referidos a la pla-
neación, Nogales, So-
nora, muestra eviden-
cia de que en los últi-
mos años el patrón de
urbanización de tipo
cerrado comienza a
ser predominante. En Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

130
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

por sus residentes mediante la contratación de Sonora, en donde no se contempla la figura del
guardias privados, la construcción de pequeñas fraccionamiento cerrado. No obstante, con-
calles cerradas al tráfico exterior y de abundan- tribuye a este vacío la debilidad del gobierno
tes bardas que esconden la vida interior de las local para regular o para oponerse a este fenó-
viviendas. A pesar de ser una colonia abierta, meno mediante la normatividad referida a la
estos atributos contribuyen a construir una planeación urbana. De este modo, las urbani-
imagen de espacio segregado. zaciones ocurridas en años recientes siguen este
El otro modelo de asentamiento cerrado patrón de cerramiento como una alternativa
que se disemina en la superficie nogalense, co- ofrecida por el mercado inmobiliario a la clase
rresponde a una versión local de espacios ori- media.
ginalmente abiertos construidos por las inmo-
biliarias. Esta versión de fraccionamientos ce-
rrados aprovecha la topografía accidentada de Tijuana: la búsqueda de orden y seguridad o
la ciudad para mantener una sola vía de acceso, las salidas del laberinto
levantar bardas perimetrales y casetas de vigi- Tijuana tiene bien definido el patrón de locali-
lancia, además de que el discurso publicitario zación de sus habitantes. Las clases sociales con
de los promotores los ofrece como espacios mayor capacidad de compra pueden elegir
seguros a la violencia existente en el exterior, dónde habitar, maximizando la infraestructu-
al contar con infraestructura y servicios de ca- ra y los servicios públicos del espacio de acuer-
lidad contrapuestos al caos urbano y al déficit do a lo que puedan pagar. De esta forma, se
de equipamiento que tiene la ciudad. puede pagar por espacios más limpios, áreas
Además, dentro de los fraccionamientos comunes bien equipadas y, sobretodo, mayor
populares destinados a los trabajadores de la seguridad, con policía y tecnología de protec-
maquiladora y a los empleados de los provee- ción. Las clases sociales menos favorecidas
dores de los servicios, quienes adquieren sus económicamente se quedarán en los espacios
viviendas mediante el tradicional crédito que con bajo costo del suelo –curiosamente cer-
ofrece INFONAVIT , se construyen espacios pro- canos a las maquiladoras– y con mayores defi-
tegidos por bardas, guardias y casetas de vigi- ciencias en cuanto a equipamiento, tamaño de
lancia, que en el entorno que les rodea repre- la vivienda y la correspondiente estigmatiza-
sentan una imagen de exclusividad y seguridad. ción de inseguridad.
Con esto, los fraccionamientos cerrados se cons- Las zonas residenciales de tipo cerrado para
tituyen en islas de seguridad, en ambientes segre- los distintos niveles socioeconómicos se es-
gados que, al distinguirse material y simbóli- tán desarrollando hacia todas direcciones, ex-
camente de los demás espacios adyacentes, con- cepto al norte, en donde se ubica la línea fron-
fieren prestigio y estatus a los residentes. Las teriza. Al suroeste, por la carretera a Rosarito,
barreras físicas también son barreras sociales. sobresale el conjunto Santa Fe; hacia el sureste
Otro elemento importante que explica esta y hacia el este destaca Paseos del Florido, Caña-
versión de espacios cerrados, son los vacíos das del Florido, Villa del real, Villa Fontana y
jurídicos existentes en las leyes del Estado de Villa Sol; en el sector sur, Colinas de Chapulte-

131
Imaginales
2
pec, Lomas de Agua Caliente y Hacienda de Agua lencia. Rodeado de cañones profundos y el
Caliente y hacia el oeste, en Playas de Tijuana, muro fronterizo, el único acceso a este con-
se ubican La Perla, La Isla y Real del Mar. junto es por la carretera, lo que lo convierte en
Es importante destacar que sólo los resi- una ínsula de exclusividad y seguridad.
denciales construidos en el sector centro-sur, Jardines de Agua Caliente, otro residencial
como Haciendas de Agua caliente, asentados dirigido a la clase media alta, se encuentra so-
en la zona más exclusiva y cara de Tijuana, cer- bre un cerro rodeado de espacios sumamente
ca del hipódromo que da nombre a todo el deteriorados en infraestructura y por invasiones
sector, y los establecidos en las faldas de los urbanas no regularizadas, y sobresale en el en-
cerros de Playas de Tijuana, reproducen la vie- torno como espacio privilegiado y seguro.
ja tradición urbana de nuclear a la clase alta en A través de los medios de comunicación, la
un mismo espacio. publicidad de los residenciales medios y altos
En Playas de Tijuana sobresale Residencial vende una buena forma de adquisición o man-
Real del Mar, que incluye cuatro mil unidades tenimiento del estatus social. El espacio sirve

Foto 8. La Perla, Playas de Tijuana

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

residenciales, 1 500 cuartos de hotel y tiempo para distinguir y para marcar la diferencia con
compartido, casa club, campo de golf de 18 respecto a la ciudad y a sus habitantes mediante
hoyos, una marina y áreas comerciales y ecológi- la producción y reproducción del discurso que
cas. Igualmente, viniendo desde el centro de convoca a la felicidad familiar, a vivir entre per-
Tijuana, pegado a la línea fronteriza y antes de sonas igualmente exitosas y a satisfacer el an-
llegar a Playas de Tijuana, se erige, en la punta helo de seguridad.
de un cerro, un conjunto residencial para clase A pesar de la topografía accidentada de la
media alta llamado La Isla, el cual, simbólica- ciudad, estos residenciales se encuentran bien
mente, refiere el espacio defensivo por exce- ubicadas con respecto a los centros de activi-

132
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

Foto 9. Jardines de Agua Caliente dad urbana, cuentan con óptimas vías de acce-
so a las vialidades primarias de la ciudad y se
encuentran cerca de las zonas comerciales y de
las franquicias norteamericanas de consumo.
En general, estos residenciales son de bue-
na calidad arquitectónica y sus viviendas no
desmerecen con respecto a las existentes en los
espacios suburbanos norteamericanos. El régi-
men de condominio favorece que los espacios
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.
se cierren y que se disponga de tecnología de
Foto 10. La Isla protección, guardias privados, bar-
das perimetrales y puertas eléc-
tricas. Igualmente, el equipamien-
to y la infraestructura benefician la
imagen del conjunto, comple-
mentándose con áreas comunes
bien cuidadas, aunadas al elemen-
to estético en las fachadas y en las
puertas de acceso a las privadas
que proporcionan la impresión de
exclusividad. Los paisajes interio-
res son bucólicos, solitarios, dise-
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.
ñados sólo para aquellos que
pueden pagar su estancia allí. Las
Foto 11. Real del Mar interacciones se dan hacia el inte-
rior de las casas. El diseño de las
calles y el decorado vial es organiza-
do para dar la sensación de tran-
quilidad y relajamiento, de segu-
ridad.
Los residenciales construidos
hacia el suroeste y sureste de la
ciudad mezclan espacios para clase
baja, media y media alta. Algunos
de ellos incluso son abiertos, pero
cuentan con cerradas o privadas
internas. Los desarrolladores com-
binan los espacios tanto para los
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005. trabajadores de línea de las maqui-

133
Imaginales
2
ladoras como para los empleados medios o pro- se responde con un desmejoramiento en la cali-
fesionistas de estas mismas empresas. De esta dad de vida, con equipamiento inadecuado y
forma, dado que la clase media se ve obligada aplicación de normas mínimas en la construc-
a convivir con aquellos a los que les teme, los ción, en el diseño y en la calidad. El resultado
refuerzos de púas en las bardas perimetrales y más evidente es el resquebrajamiento de los
el levantamiento de muros con rejas interio- lazos sociales y el deterioro constante de las
res proporcionan más seguridad que la presen- viviendas. Las siguientes expresiones, retoma-
cia del guardia privado. das de entrevistas a residentes de Santa Fe y
Estás zonas eminentemente populares, con Residencial del Bosque, publicadas en un
agregados de clase media, son resultado de periódico local, ejemplifican esta situación:
políticas habitacionales seguidas por los gobier- Foto 12. Las Villas
nos. Ante la demanda constante de suelo y ser-
vicios públicos, la ciudad ofrece fórmulas que
si bien resuelven el asunto del espacio con ser-
vicios, aprisiona a los moradores en veintisiete
o treinta metros cuadrados de construcción.
La posibilidad se construir relaciones estrechas,
arraigo e identidad, sentido comunitario y ar-
monía entre los habitantes, y de propiciar par-
ticipación en las actividades comunes, deviene
en apatía generalizada y conflictos entre veci-
nos, que están obligados a conocerse las in-
timidades de los otros debido a los doce cen-
tímetros de pared que los separan. A los inten- Fuente: Comunidades Cercadas, 2005.
tos de homogeneidad del medio Foto 13. Las Villas
construido, condición del condo-
minio, se responde con medidas
desesperadas que confieran indivi-
dualidad y funcionalidad a los es-
pacios reducidos y congestionados.
Ganar las reducidas calles se con-
vierte en una necesidad de socia-
lización en respuesta a la desespe-
ración que se genera al interior de
las viviendas.
Es el mercado inmobiliario el
que decide la ubicación y localiza-
ción espacial de las personas. A un
suelo caro, como es el de Tijuana,
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

134
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

“Simplemente no cabemos. Estas casitas Foto 14. Residencial del Bosque


no hacen de la vida en familia algo que
quiera vivirse”. “Esas casas no sirven.
Simplemente no tienen las medidas nece-
sarias para que alguien viva allí, ni una
persona sola, mucho menos familias”.
“María sabe que tiene que hacer una ma-
niobra en la noche, antes de acostar a su
hijo: quitar la ropa y las otras cosas que
tiene que guardar sobre la cama. La cama
hace las veces de closet. La sala, las de
comedor. La cocina, del resto de la casa.
Llegar a casa sin que nadie se entere o Casas con tres metros de frente (fuente: archivo Comunidades
por sorpresa es una tarea imposible”. Cercadas, 2005).
“Simplemente no tenemos privacidad como
matrimonio y mi niño de cinco años quiere ya
su propio espacio, pe-
ro aquí, ¿dónde?”. 39 Foto 15. Santa Fe
El régimen de con-
dominio, como ya se
mencionó, favorece el
cierre y los dispositi-
vos defensivos. En es-
te contexto, es intere-
sante ubicar al discur-
so de la seguridad, la
exclusividad y la tran-
quilidad como oferta
de consumo corriente
por parte de los desa-
rrolladores, mediante la
que se vende la posi-
bilidad de “movilidad
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.
social” a través de es-
pacios destinados a los trabajadores de las ma- bilidades de ampliación, mientras que los com-
quiladoras cercanas y “confort” en 27 metros pradores adquieren deuda a treinta años, además
cuadrados de construcción con limitadas posi- de la posibilidad de adquirir estatus colocan-
do anuncios de trabajos informales, poner el
39
Periódico Frontera, Tijuana, Baja California, Méxi-
puesto en los tianguis dominicales o fundar
co, 22 de julio de 2004.

135
Imaginales
2
Foto 16. Santa Fe

Panorámica de una sección de Santa Fe (fuente: arhivo Comunidades Cercadas, 2005).

un abarrote, a pesar de las prohibiciones que Nogales: los fraccionamientos cerrados. El es-
existen para estas actividades en este tipo de pacio de la seguridad y el estilo de vida
régimen habitacional. En medio del característico desorden urbano
Otra característica de los fraccionamientos de Nogales, los fraccionamientos residenciales
cerrados de tipo popular es que, ante la falta cerrados surgieron como reductos creados
de espacios públicos, el apretujamiento fami- aparentemente para resolver los problemas de
liar y la estrechez económica, se propicia la for- seguridad, equipamiento e infraestructura de
mación de bandas y el uso de drogas entre los calidad, además de satisfacer las pretensiones
jóvenes, ya que, ante las limitaciones espacia- de exclusividad de las clases medias y altas. Si
les y materiales, la presión de no tener un lugar bien el fenómeno de los espacios defensivos
propio obliga a los jóvenes a salir del interior no tiene la magnitud e importancia observa-
de las casas a buscar algún modo de socializa- das en las ciudades de Tijuana, Ciudad Juárez
ción, lo que facilita que los grupos de jóvenes o Hermosillo, las comunidades de este tipo
se asocien con la inseguridad y la delincuencia, comienzan ya a constituirse en una de las prin-
elementos distintivos de las colonias populares cipales formas de producción socioespacial
y con lo que, al pasar literalmente a ser territo- para vivir.
rio de las pandillas, los espacios públicos se Los fraccionamientos cerrados nogalenses
convierten en tierra de nadie. Con ello, el van- no siguen un esquema de localización especí-
dalismo y el graffiti en el equipamiento de los fico y se dispersan hacia todos los rumbos de
espacios públicos devienen en deterioro y aban- la ciudad. Contrario al caso de Tijuana, no to-
dono. dos se encuentran bien ubicados y algunos

136
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

Foto 17. Las Villas trastante es el caso del residen-


cial de nivel socioeconómico
alto llamado Casa Blanca, ya
que se encuentra entre el par-
que industrial Nuevo Nogales
y la invasión Luis Donaldo Co-
losio.
Entre los más antiguos y
grandes fraccionamientos ce-
rrados de Nogales, se encuen-
tra Real del Arco. Enclavado en
el suroeste de la ciudad, Real
de Arco es una colonia origi-
nalmente abierta, donde los
propios vecinos dispusieron la
Deterioro de Las Villas (fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005). colocación de muros, casetas de
vigilancia y guardias privados
tienen serias deficiencias para conectarse a las ante el incumplimiento de las condiciones de
vialidades primarias de la ciudad o se encuen- venta ofrecidas por la constructora y la insegu-
tran lejos de los centros de consumo, trabajo y ridad a la cual se vio sujeta. La imagen del con-
entretenimiento. La mayoría se encuentran en junto no es homogénea, ya que al paso del
medio de las colonias populares, sobresalien- tiempo las reglas fueron quebrantadas y los es-
do por esa circunstancia como reductos de pacios fueron modificándose, mostrando en el
prestigio y seguridad. Asimismo, al estar di- presente un paisaje que tiene que ver más con
rigidos principalmente a la clase media, se dife- los gustos y necesidades individuales que con
rencian también de los ofertados en Tijuana, la armonía y similitud colectiva que suponen
ciudad donde lo cerrado es común por igual a las comunidades cerradas.
los trabajadores de las maquiladoras o de los Por su parte, Privada San Alberto, fraccio-
servicios que a las clases alta y media. namiento en construcción ubicado también al
Por otra parte, en Nogales los residenciales suroeste de la ciudad, en medio de colonias
cerrados adoptan formas diversas. Por ejem- populares, es un conjunto de viviendas de dos
plo, el fraccionamiento Kennedy es un espacio plantas con tres metros y medio de frente, las
exclusivo donde las elites encuentran presti- cuales guardan bastante similitud con las mi-
gio y distinción. Este fraccionamiento asume cro casas existentes en Tijuana. Destaca en este
los rasgos más característicos de las comu- conjunto la homogeneidad de la construcción
nidades que se encierran en una isla de tec- y el apretujamiento de las viviendas, ya que en
nología de vigilancia y guardias privados, re- este último caso no existe una separación en-
sultando interesante destacar su ubicación, jus- tre ellas. Básicamente se trata más de una abru-
to en medio de una vieja colonia abierta. Con- mante maximización del espacio generada por

137
Imaginales
2
el mercado, que de una recreación de Foto 18. Residencial Kennedy
escenarios fomentadores de comu-
nidad, la cual, de generarse, resulta as-
fixiante y tensionada por las limita-
ciones del espacio.
Residencial La Riviera, ubicado so-
bre una pendiente al suroeste de la
ciudad, es un conjunto cerrado relati-
vamente pequeño que se encuentra
ubicado entre fraccionamientos de in-
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

Foto 19. Casa Blanca didas emprendidas por los vecinos para re-
forzar la seguridad de sus viviendas, con-
sistentes en altas bardas perimetrales, re-
matadas con alambradas de púas y cercos
frontales de hierro, a pesar de la existencia
de guardias privados las 24 horas del día y
las restricciones al acceso de desconocidos.
El conjunto cuenta con un espacio aban-
donado destinado a área común. Las vi-
viendas son de dos plantas y de dimen-
siones un tanto mayores que las de otros
Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005. fraccionamientos cerrados de la ciudad,
terés social abiertos, pero aislado de ellos por pero, a decir de sus residentes, de una cues-
la topografía escabrosa, los muros y la caseta tionable calidad.
de vigilancia. Se destacan en este sitio las me-
Fotos 20 y 21. Privada San Alberto

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

138
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

Residencial Santa Lucía, fraccionamiento de tios traseros convertidos en talleres o changa-


clase media enclavado sobre unos cerros al sur- rros, áreas verdes abandonadas y conflictos en
este de la ciudad, intenta dotar a sus habitantes la interacción social propiciados por los redu-
de un dejo de exclusividad y prestigio con el cidos espacios. Estos fraccionamientos no tie-
juego que hace la arquitectura con las formas, nen grandes diferencias con algunos de los frac-
en un estilo que recupera la teja y las molduras cionamientos cerrados existentes, con los que
en las fachadas para agregar valor económico y más bien mantienen similitudes. En este senti-
simbólico a las viviendas. Siguiendo la cons- do, lo cerrado se torna una simulación o cari-
tante de los fraccionamientos en el noroeste catura que, a pesar del discurso de la arquitec-

Fotos 22 y 23. Residencial La Riviera

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

de México, las casas no dejan de ser meras ca- tura y el urbanismo, no puede ocultar el poder
jas revestidas como pasteles, con molduras, tejas del mercado para decidir sobre las condiciones
y artificios de decoración que hacen las veces de existencia y la posibilidad de hacer ciudad.
de betún y buscan simular cierta estética. Sin Contrastando con los fraccionamientos ce-
embargo, debido al apretujamiento de las vi- rrados de Nogales, México, se encuentra Río
viendas y sus reducidas dimensiones, la pre- Rico en Nogales, Arizona, el cual es un con-
tensión no resulta suficiente. El conjunto, apo- junto de amplios espacios, viviendas unifami-
yado por la topografía difícil, Foto 24. Residencial Santa Lucía
la caseta de vigilancia y los guar-
dias, presenta una imagen de-
fensiva e inaccesible.
Al observar los populosos
fraccionamientos de interés so-
cial llamados Las Bellotas y San
Carlos, encontramos espacios
abigarrados, pretendidos pa- Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

139
Imaginales
2
liares de arquitectura diversa, dispositivos de tenden erigirse como escenarios de exclusi-
vigilancia discretos y equipamientos de calidad. vidad y distinción para la clase media ante la
La imagen es la de un espacio armónico, paisaje competencia de los fraccionamientos de interés
natural desértico bien preservado, sin trazas del social, los cuales guardan condiciones bastante
caos o el aprisionamiento espacial que distingue

Fotos 25 y 26. Las Bellotas y San Carlos

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

a sus pares en el otro lado de la frontera. Se precarias para la socialización y la calidad de


percibe una comunidad que resume más un esti- vida.
lo de vida que una representación defensiva. En las comunidades cerradas se está a tono
Estos ejemplos de comunidades cerradas en con el proceso de privatización e individua-
Nogales, Sonora, tienen en común ser espacios lización del espacio público y con el debilita-
defensivos en búsqueda de seguridad y pre- miento del sentido de comunidad, a pesar de

Fotos 27 y 28. Río Rico

Fuente: archivo Comunidades Cercadas, 2005.

140
Islas de seguridad y distinción dentro del caos. Los fraccionamientos cerrados en Tijuana y Nogales

que el discurso sobre lo cerrado convoca a la inmobiliario la iniciativa de conducir la urba-


creación de lazos sociales mediante la organiza- nización.
ción vecinal contra la inseguridad y a la adop- Por otro lado, es incierto pensar en los efec-
ción de formas para la toma de decisiones co- tos positivos del fraccionamiento cerrado en
lectivas sobre los asuntos comunes. lo que se refiere a las formas de organización
Lo cerrado, mediante sus formas insulares, vecinal patrocinadas por las inmobiliarias o
intenta ser una respuesta a la inseguridad ur- construidas por los residentes. El acercamien-
bana existente, a la vez que confiere formas to al micro contexto en las relaciones sociales
materiales y simbólicas a las jerarquías sociales establecidas en estos espacios, ofrece respues-
mediante el compartimiento de los gustos y tas muy diferentes frente a la idea que existe de
estilos de vida homogéneos que requiere la la posibilidad de crear comunidad artificial-
selección y exclusión practicada. mente.

Como si fuera posible concluir


El paisaje urbano de las ciudades fronterizas
de Tijuana y Nogales revela un escenario caóti-
co no sólo por los efectos de la topografía
difícil en la que están construidos, sino tam-
bién por la caprichosa fisonomía que el merca-
do inmobiliario le confiere a las ciudades. Los
fraccionamientos cerrados surgidos en estas
ciudades se convirtieron en el principal patrón
de urbanización, en buena medida alimentado
por el miedo a la inseguridad y por la creciente
oferta inmobiliaria que hace de los espacios
cerrados la única alternativa para vivir.
Los resultados todavía no son previsibles,
pero apuntan a la construcción de más espa-
cios habitacionales cerrados, islas de confort y
seguridad segregadas dentro de la trama urba-
na de caos, cuyo diseño discontinuo y poco
articulado a la ciudad construye fragmentación
espacial y segregación social, a la vez que para
algunos confiere prestigio social. Además, los
fraccionamientos cerrados indican la debilidad
de los gobiernos locales para regular y planear
el futuro de las ciudades, dejando al mercado

141
Imaginales
2
Bibliografía Roitman, Sonia (2003) “Who Segregates Whom?”, en
Arreola, Daniel y James Curtis (1993) The Mexican Border Gated Communities: Building Social Division or Safer Com-
Cities, EE. UU., The University of Arizona Press. munities?, University of Glasgow, Glasgow.
Blakely, Eduard y Mary Zinder (1997) Fortress America. Sabatini, Francisco, Gonzalo Cáceres y Jorge Cerda (2001)
Gated Communities in the United States, Washington, The “Segregación residencial en las principales ciudades
Brookings Institution. chilenas: tendencias de las últimas tres décadas y posi-
Borsdorf, Axel (2003) “Hacia la ciudad fragmentada. Tem- bles cursos de acción”, Eure (http://www.scielo.cl/
pranas estructuras segregadas en la ciudad latinoame- scielo.php#about) Chile.
ricana”, Scripta Nova, núm. 146, España. Soja, Eduard (2000) Postmetropolis. Critical Studies of Cities
Cabrales, Luis y Elia Canosa (2002) “Nuevas formas y and Regions, Oxford, Blackwell.
viejos valores: urbanizaciones cerradas de lujo en Valenzuela, Manuel (2003) “Centralidad de las fronteras.
Guadalajara”, en Luis Cabrales (coord.) Latinoamérica: Procesos socioculturales en la frontera México-Es-
países abiertos, ciudades cerradas, México, Universidad de tados Unidos”, en Manuel Valenzuela (coord.), Por
Guadalajara/UNESCO. las fronteras del norte, CNCA, México.
Canales, Alejandro (2003) “Culturas demográficas y do-
blamientos modernos. Perspectivas desde la frontera
México-Estados Unidos”, en Manuel Valenzuela
(coord.), Por las fronteras del norte, CNCA, México.
Dammert, Lucía (2001) “Construyendo ciudades insegu-
ras: temor y violencia en Argentina”, Eure (http://
www.scielo.cl/scielo.php#about).
Janoschka, Michael (2002) “Urbanizaciones privadas en
Buenos Aires: ¿Hacia un nuevo modelo de ciudad
latinoamericana”, en Luis Cabrales (coord.) Lati-
noamérica: países abiertos, ciudades cerradas, Universidad
de Guadalajara/UNESCO, Guadalajara.
Janoschka, Michael y Georg Glasze (2003) “Urbaniza-
ciones cerradas: un modelo analítico”, Ciudades, núm.
59, México.
Kohn, Margaret (2004) Brave New Neighborhoods, Lon-
don, Routledge.
Low, Setha (2003) Behind the Gates. Life, Security and the
Persuit of Happiness in Fortress America, Nueva York,
Routledge.
Nieto, Lucía (2003) “El estado del arte de la seguridad
urbana”, Circunstancia, núm. 2, España.
Prevot, Marie-France (2000) “Segregación, fragmen-
tación, secesión. Hacia una nueva geografía social en
la aglomeración de Buenos Aires”, Economía, Sociedad
y Territorio, núm. 7, México.
Rodríguez, Jorge y Camilo Arriagada (2004) “Segregación
residencial en la ciudad latinoamericana”, Eure (http://
www.scielo.cl/scielo.php#about).
Roitman, Sonia (2003) “Barrios cerrados y segregación
social urbana”, Scripta Nova, núm. 146.

142
Ciudad e incertidumbre. El cierre de calles
en la Colonia Militar Marte, México D. F.*

Marién Cifuentes Carbonetto


Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Filosofía y Letras
mcifuentes70@hotmail.com

Resumen Abstract
En la Ciudad de México se ha experimentado In Mexico City a public space redimension has
un redimensionamiento del espacio público, en taken place, this phenomenon involves, by one
un fenómeno que implica, por un lado, pro- hand, deep transformations on the apprecia-
fundas transformaciones en la valoración de tion of common use places by its inhabitants,
los espacios de uso común por parte de los and by the other, its diversity of uses has been
habitantes y, por otro, el que su diversidad de reduced or segregated. Most citizens don’t per-
usos se haya visto considerablemente disminui- ceived public space as a good witch every one
da o segregada. Muchos ciudadanos no perci- is in title of, but as a place of disorder and
ben el espacio público como un bien al que conflict. In an uncertain and urban unrest con-
todos tienen derecho, sino como un espacio text, illegal appropriation strategies are dis-
de conflicto y desorden. En un contexto de played as a social control mechanism, witch is
incertidumbre y malestar urbano se perfilan generating a private-public interest contrapo-
estrategias de apropiación ilegítima de estos sition.
espacios como un mecanismo de control so-
cial, generando una contraposición de intere- Key words: public space, residential auto
ses públicos y privados. segregation, urban unrest.

Palabras clave: espacio público, autosegre-


gación residencial, malestar urbano.

* Este texto forma parte de la investigación para la tesis de maestría en urbanismo “Ciudad e incertidumbre,
autosegregación residencial y mercantilización de las necesidades. El cierre de calles en la Colonia Militar Marte,
Delegación Iztacalco, México D. F.”, presentada en el Programa de Maestría en Urbanismo de la Facultad de Arquitec-
tura de la Universidad Nacional Autónoma de México.

143
Imaginales
2
Introducción nencia hacia el barrio y hacia la comunidad en
En la actualidad, la informalidad y la impunidad general.
ocupan los espacios públicos. Un ejemplo de Estos nuevos hábitos de vida condicionan
ello es la apropiación y sobreutilización que el tanto la percepción como el modo de relacio-
comercio ambulante y el transporte público narse con las otras personas. En efecto, el sen-
ejercen sobre aceras, calles y parques, degradan- timiento de inseguridad tiene estrecha relación
do el valor inmobiliario de las zonas que los con la incomunicación y el abandono de los
rodean e, incluso, expulsando a la vivienda ha- espacios públicos. De la misma forma, este
cia otros sectores y dificultando la prestación sentimiento incita a los ciudadanos a replegarse
de servicios. Como consecuencia, en la ciudad socioespacialmente hacia lo privado (el núcleo
existe un clima de congestión y abandono, de- familiar), lo que obstaculiza aún más el con-
sorden y conflictividad. tacto con las personas del entorno y limita su
En un contexto de incertidumbre o crisis control sobre los espacios (Molero, 2000).
de certezas provocada por una creciente desin- El objetivo central de este artículo es ubi-
tegración social y deslegitimación de las insti- car el fenómeno del cierre de calles en el marco
tuciones que integran a la sociedad, surge el de un nuevo modelo de “hacer ciudad” en la
denominado “malestar urbano”, el cual es un Ciudad de México, el cual configura una ima-
fenómeno que engloba la problemática de la gen urbana caracterizada por la segregación y
percepción de inseguridad y del temor a las la fragmentación socioespacial. Se pretende tam-
externalidades negativas del espacio público.1 bién analizar el “redimensionamiento” del es-
La crisis del Estado de Bienestar (o del Es- pacio público en la ciudad dentro del contexto
tado de Compromiso en el caso latinoameri- de incapacidad de resolución de los conflictos
cano) está marcada por una creciente preca- del orden urbano –situados en el plano del
riedad laboral, por una significativa reducción control de las externalidades negativas y el
de la protección social (Lledó, 1999) y una ele- manejo de la percepción de inseguridad– y la
vada incertidumbre frente a unas autoridades interrelación que surge, a partir de ello, entre
cuyas decisiones son tomadas cada vez más al vecinos y autoridades.
margen de los ciudadanos. Esta situación se
agrava por la obsolescencia de las estrategias
comunitarias de control social que se presenta Incertidumbre y autosegregación residencial
en las ciudades actuales, la cual en gran medida Con expresiones de la economía terciaria emer-
procede de la pérdida de los lazos de vecindad giendo junto a la globalización en las princi-
y de la falta de comunicación entre personas y pales ciudades latinoamericanas, aparecen nue-
grupos, lo que debilita el sentimiento de perte- vos artefactos urbanos como los centros comer-
ciales (shopping malls), los modernos complejos
empresariales y los barrios cerrados protegidos
1
Incertidumbre de vivir en un ambiente local en
donde se regule y se ejerza control sobre las cualidades y aislados, todos ellos agentes que transfor-
físicas y sociales del entorno urbano. Desconfianza en el man significativamente el espacio urbano y el
control que ejercen las autoridades frente a los usos del
desarrollo social y cultural de las sociedades.
espacio público.

144
Ciudad e incertidumbre. El cierre de calles en la Colonia Militar Marte, México D. F.

Muchos mecanismos tradicionales de ex- Durante las dos últimas décadas se han ge-
pansión urbana siguen subsistiendo a partir de, nerado contrastantes condiciones de vida que
por ejemplo, la marginación espacial de la clase han acentuado notoriamente las desigualdades
obrera en el perímetro urbano, e incluso repre- sociales. En la Ciudad de México, como en mu-
sentan hoy el principio de organización espa- chas otras capitales latinoamericanas, el adel-
cial fundamental (Janoschka, 2002). 2 Sin em- gazamiento del Estado liberó una cantidad sig-
bargo, en las dos últimas décadas se han insta- nificativa de fuerza de trabajo que no ha logra-
lado nuevos mecanismos de autosegregación do ser absorbida por el mercado. La dismi-
que no sólo rompen con el patrón tradicional nución de los ingresos durante la década de
de segregación urbana, sino que responden a los años ochenta, así como el crecimiento del
experiencias inéditas de desintegración de la desempleo, no sólo mostraron evidencia acer-
actividad social en su conjunto, expresadas en ca de las desigualdades sociales arrastradas de
un entorno de crisis de legitimación del Esta- la década anterior, sino que también marcaron
do y en una fragmentación de la sociedad en una ruptura que modificó los usos y las prác-
comunidades que han sido construidas con ticas de la ciudad.
base en intereses particulares. Con el crecimiento de la ciudad, la diferen-
En términos generales, el levantamiento de cia espacial de los usos del suelo aumentó y la
ciudades amuralladas y fragmentadas muestra especialización de su uso se tornó más com-
las contradicciones del espacio público lati- pleja. De igual manera, las formas de segrega-
noamericano, el cual está sujeto a las tensiones ción y homogeneización de las actividades
de una fuerte tradición estatista y a una rapaz económicas (financieras, comerciales e indus-
privatización (Nivón, 2000). Además, el espa- triales) y los tipos de residencias (de ricos y de
cio se articula con los principios generales que pobres) se hicieron más significativas. No obs-
el sistema neoliberal instala: privatización ur- tante, el mercado inmobiliario no ha ofrecido
bana, desrregulación, individualismo, socializa- muchas oportunidades de elección a las clases
ción selectiva, monofuncionalidad de usos, con menores ingresos y ha prevalecido la di-
etcétera. Es decir, el hábitat cerrado es resulta- visión socioespacial del suelo urbano como
do de políticas urbanas que privilegian los in- signo de desintegración social, el cual actual-
tereses particulares por encima de los generales. mente está marcado por medio de barreras físi-
Igualmente, la diferenciación socioespacial se cas y accesos restringidos.
sitúa por encima de la regulación política, el Los procesos de reforma del Estado han
espacio individual lo hace por encima del es- implicado una reducción en las competencias
pacio público y la autoprotección por encima y recursos del gobierno central, lo cual trajo
de la negociación de diferencias y conflictos como consecuencia el traspaso de responsabi-
(Solinis, 2002). lidades –no así de atribuciones– a los gobier-
nos locales (Ziccardi, 1999). Esto se ha tradu-
2
La segregación siempre ha estado presente, es casi cido en una notoria disminución de la gober-
una condición estructural de las ciudades, que siempre en nabilidad a nivel local, debido, por un lado, a
su interior han albergado barrios exclusivos ocupados
una cantidad de demandas que sobrepasa las
por la clase alta.

145
Imaginales
2
capacidades administrativas del gobierno de la Acercamiento a un problema
ciudad y, por otro, a las limitaciones del muni- Cuando se inició esta investigación, surgió un
cipio para tomar decisiones importantes, en importante dilema al abordar el problema de
virtud de que aún muchas atribuciones siguen la percepción de inseguridad y las externalidades
en manos del gobierno central. negativas del espacio urbano: optar, por una
El problema adquiere mayor importancia al parte, por considerar la percepción de insegu-
tomar en cuenta que gran parte de la población ridad como un elemento generado por deficien-
no puede acceder a ciertos bienes y servicios cias en los mecanismos de seguridad y orden
urbanos de manera privada, por lo que toma, ejercidos por las autoridades (vigilancia, apli-
entonces, como única opción, el uso de prácti- cación de la ley y encarcelamiento), afrontar este
cas de clientelismo. Todo ello en un contexto problema considerando las desigualdades eco-
en donde los gobiernos for mulan políticas, nómicas, el subempleo, el empobrecimiento de
proyectos y acciones que benefician a determi- la clase media, el desbordamiento de la perife-
nados intereses locales, fortaleciendo así la frag- ria, etcétera, u observarlo desde una perspec-
mentación social y territorial. tiva analítica en torno al “miedo al otro”, a la
De acuerdo a este análisis, la autosegrega- pérdida de certezas, al individualismo exacer-
ción urbana muestra evidencia de una carencia bado, al repliegue hacia el núcleo familiar,
de mecanismos institucionalizados capaces de etcétera.
producir y mantener la integración social den- Cabe reconocer que debido a esta dificul-
tro de las ciudades (Janoschka, 2003), lo cual tad resultó de utilidad recurrir a la exploración
se agudiza frente a la creciente “archipielagiza- y discusión de la variable incertidumbre, pues,
ción” urbana. En efecto, si “las personas tienen aunque reducida en términos operacionales,
nociones frágiles sobre el interés público (...) ofreció un importante conjunto de posibili-
es improbable que adquieran esas nociones [en dades analíticas, permitiendo explorar tanto la
el contexto de la auto segregación] (...) la vida evolución del sistema de necesidades como la
dentro de los universos privados debilita aún creciente brecha entre la organización de la so-
más sus nociones de responsabilidad pública” ciedad y las demandas de la vida cotidiana
(Caldeira, 2000: 279). Con respecto a esto último, no podemos
Dentro del contexto de la ciudad fragmen- negar que la calidad de vida de los ciudadanos
tada, la seguridad es cada vez más un estilo de de las metrópolis se ha deteriorado, particular-
vida. Con ello, la recomposición del espacio mente si la entendemos como algo distinto al
público de las ciudades implica un deterioro confort que otorga la capacidad de consumo.
del tejido social urbano, en la medida en que El contar con lujos al interior del hogar no
mecanismos de socialización selectiva y “es- aminora el estrés causado por la inseguridad,
trategias individuales” de supervivencia pre- el desorden urbano, la contaminación y la len-
dominan por sobre la resolución de conflictos titud agobiante del tráfico vehicular. Gran parte
en un marco de interrelación entre ciudadanos de estos factores inciden directa o indirecta-
y autoridades locales. mente en la voluntad de aislamiento en barrios
cerrados y en la privatización del espacio ur-

146
Ciudad e incertidumbre. El cierre de calles en la Colonia Militar Marte, México D. F.

bano. La “condominización de la ciudad” (Du- ta en esta urbe, evidenciándose en un crecimien-


hau, 2003) y la proliferación del uso de servi- to poblacional bajo (en comparación con la
cios privados de seguridad son los efectos, zona sur de la ciudad, y con diversos sectores
primero, del debilitamiento de la gobernabili- periféricos) y en un alejamiento de los estratos
dad urbana a nivel local3 y, segundo, de nuevos sociales medio-alto del sector hacia zonas con
mecanismos de acción ciudadana –con base en mayores perspectivas de seguridad.5
la excesiva monetarización de los problemas– La Colonia Militar Marte, en la Delegación
en función de lo que consideran un mejo- Iztacalco (zona centro oriente de la ciudad), es
ramiento de sus condiciones de vida. un sector residencial de carácter horizontal
La incertidumbre se manifiesta, de forma habitado principalmente por personas de clase
espacial, a través de la autosegregación urbana, media, en su mayoría propietarios de los in-
respondiendo, de esta forma, a una necesidad muebles. 6 La colonia limita con dos delega-
de mejorar las condiciones de vida dentro de ciones: Benito Juárez, céntrica por excelencia,
la capacidad de consumo individual de servi- e Iztapalapa, de gran tamaño y conflictividad
cios. Nos aproximamos a un tipo de segrega- social (pobreza y delincuencia). De acuerdo a
ción relativamente nuevo en el que se ha evi- nuestro estudio, la búsqueda de mejores condi-
denciado no sólo un mecanismo de segregación ciones de vida por parte de los habitantes de la
socioeconómica, sino también un proceso de Colonia Militar Marte se ha manifestado a
búsqueda de certezas, un intento por estable- través de “estrategias individuales” o mecanis-
cer un orden convencional dentro del “caos” mos privados para la satisfacción de necesi-
urbano. dades. Estas estrategias producen una forma
A partir del estudio de caso se abordan los de ocupación del espacio urbano caracterizada
distintos elementos que conforman la auto- por la “autosegregación residencial”, llevada a
segregación expresada por medio del cierre de cabo por medio del cierre de calles.
calles en la Ciudad de México, la relación de
mercio y transporte), contaminación e inseguridad
los vecinos con las autoridades, el problema
(Quadri, 1998).
de la incertidumbre, la creciente mercantiliza- 5
En la zona central se ha dado acentuado la diversi-
ción de las necesidades y el establecimiento de ficación de usos del suelo y el tema de la seguridad urbana
se ha complicado cada vez más. El aumento en la violen-
nuevas formas de relación de los vecinos que cia de los delitos y la colindancia con la Delegación Izta-
cierran sus calles con el resto de la ciudad. palapa (zona con mayores problemas sociales y mayor
La zona céntrica de la Ciudad de México es delincuencia) ha generado el aumento en la utilización
de servicios privados de seguridad, al igual que mecanis-
el sector en donde se ha manifestado con ma- mos de segregación. Los estudios realizados por Ángela
yor fuerza la decadencia urbana4 que se enfren- Giglia (2002) en Villa Coapa y Villa Olímpica ponen de
manifiesto la problemática generada con el crecimiento
de la población del sector sur de la ciudad, como tam-
3
En cierta medida resulta atractivo para los gobier- bién de la diversificación de los usos del suelo.
nos de la ciudad el que hayan proliferado las urbaniza- 6
La investigación incluyó una serie de entrevistas
ciones cerradas, dado que son menos espacios que aten- (catorce entrevistas semiestructuradas) a habitantes de la
der; minimizándose la regulación del espacio urbano y, colonia y a funcionarios de la Delegación Iztacalco (Di-
en algunos casos, la prestación de servicios públicos. rección General Jurídica y Dirección General de Gobier-
4
Deterioro en infraestructura, apropiación de espa- no, Subdirección de Amparos y Unidad de Servicios In-
cios públicos por parte de las actividades informales (co- mobiliarios).

147
Imaginales
2
En la Colonia Militar Marte se han genera- El caso de la Colonia Militar Marte, como
lizado los cierres con rejas, plumas y guardias, también ocurre con muchas colonias de la zona
medidas que los vecinos justifican ante las au- sur de la ciudad –Villa Coapa y Villa Olímpi-
toridades con base en la inseguridad que viven ca– (Giglia, 2002), nos hace testigos perma-
debido a los robos que algunos de ellos han nentes de la patrimonialización cotidiana de
sufrido. Sin embargo, la estadísticas que mane- lo público. El individualismo extremo que se
jan diversos estudios (SESTRA7, 2000; BBVA8, 2001; observa en las prácticas ciudadanas de auto-
ICESI 9, 2002) no registran aumentos significati- segregación urbana parece ir en contra de la
vos dentro de la zona en este tipo de delito. 10 conformación de una comunidad política; es
decir, conformada por una ciu-
Mapa 1. Ubicación de la Colonia Militar Marte
dadanía con nociones comu-
nitarias de bienestar, en tanto
objeto de interés común.
Los vecinos de la colonia
insisten en el aumento de ro-
bos y delitos menores. Sin em-
bargo, la Delegación no tiene
registros para corroborar di-
chas afirmaciones y, a pesar del
considerable aumento del pa-
trullaje, esta entidad parece
aceptar esta versión asumien-
do en parte su “culpabilidad”.

Viendo las estadísticas en los Minis-


terios Públicos que no hay averigua-
ciones previas levantadas por los
delitos que aparentemente se esta-
Fuente: elaboración propia, 2004. ban dando. No entiendo, si por un
lado la gente reclama cierta seguridad y con ello cer-
can sus calles, ¿por qué las autoridades, que son las
7
Servicios de Tecnología en Información Estratégica. competentes para conocer de la incidencia en deli-
8
Bancomer. tos, no tienen registro?
9
Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Insegu-
Verónica García
ridad.
10
Por otro lado, la percepción de inseguridad no se Servicios Inmobiliarios
relaciona directamente con el aumento real de delitos
cometidos en la colonia, lo cual es imposible de corro-
borar con cifras adecuadas, pues únicamente se cuenta Este supuesto reconocimiento –que tam-
con las denuncias realizadas ante el Ministerio Público, bién responde a una práctica de clientelismo–
que aunque no han aumentado, no nos dicen mucho de se deriva de la conciliación entre los intereses
la realidad, dada la “cifra negra” de delitos no declarados.

148
Ciudad e incertidumbre. El cierre de calles en la Colonia Militar Marte, México D. F.

de las partes involucradas, tal y como lo expre- profunda desconfianza en las autoridades, sino
sa una vecina de Playa Mirador: “Hubo que ir también por la incertidumbre, lo cual genera la
a la delegación, les dijimos ‘queremos hacer esto’ impresión de estar habitando en una ciudad
(...) Nos dijeron: ‘ustedes ciérrenla, pero no es “ajena y fuera de control”. Esta situación, sin
con la anuencia de nosotros”. duda, genera un nuevo tipo de relación con el
Igualmente, el licenciado Mario Guzmán, de espacio público, en donde no se logra ni se
la subdirección de amparos, reconoce que: busca una interacción social a nivel de barrio.
“todo lo que está ocurriendo es porque se ha La percepción generalizada de inseguridad
permitido, las autoridades lo hemos permitido.” –la totalidad de los vecinos evitan salir a cier-
El conjunto de residencias de la colonia está tas horas por temor a la delincuencia, pese a
formado por pequeñas estr ucturas urbanas que muchos estimen que el cierre de calles hace
cerradas, las cuales se conectan con las princi- de la colonia un lugar más seguro– impide la
pales vías de la ciudad (Plutarco Elías Calles y disposición de estrategias comunitarias que
Eje 5), facilitando así su accesibilidad. Al inte- permitan construir certezas. La segregación físi-
rior, el acceso a las distintas calles y andadores ca y social y la monofuncionalidad residencial
tiene un uso restringido; es decir, hay una con- –sólo una minoría de los entrevistados con-
formación de células privadas que ha genera- sideró que las calles se abrirían al disminuir la
do una discontinuidad en la trama del tejido inseguridad– no sólo fragmentan el espacio
urbano, además de que la ausencia de mecanis- urbano, también generan aislamento y, como
mos reales de control de la privatización urba- veremos más adelante, facilitan la descom-
na ha propiciado que las vías públicas y zonas posición de valores ciudadanos.
verdes de la colonia se pierdan. Entre las externalidades negativas del espa-
Resulta evidente el malestar de algunos ve- cio público podemos señalar la considerable
cinos frente a la decadencia urbana de la Ciudad desconfianza que los moradores de la colonia
de México, malestar motivado no sólo por una manifiestan frente a los transeúntes descono-
Foto 1. Colonia Militar Marte cidos. Aparte del te-
mor causado por la in-
seguridad, la constan-
te entrada de comer-
ciantes, los juegos de
los niños en las calles
y los vehículos mal es-
tacionados han influi-
do igualmente en la
decisión del cierre de
las calles. Como se se-
ñaló con anterioridad,
existe una desconfian-
Cierre con pluma y guardia (fuente: archivo de la autora, 2004). za generalizada hacia

149
Imaginales
2
las autoridades en términos de regulación y mayor calidad de vida, algo que muchos veci-
control del orden urbano, misma que se acre- nos conciben como un “deber ciudadano”.
cienta frente a la entrada de comerciantes am-
bulantes a la colonia, a pesar de las medidas Yo siento que si uno no se preocupa por tomar las
tomadas por los vecinos, quienes coinciden en medidas necesarias y espera no más (...) así paciente-
que las autoridades no tienen la capacidad para mente, las cosas no se van a solucionar. Hay respon-
controlarlos. sabilidades que uno tiene (...) no te puedes desen-
Un factor importante que influye en el cierre tender de lo que está pasando (...)Yo no voy a estar
de calles es la mercantilización de las nece- acudiendo a cada instante a la Delegación (...) tu com-
sidades. La sensación de incertidumbre (per- prenderás que no hay tiempo para eso. Esas cosas
cepción de inseguridad y temor a las externa- tiene que resolverlas uno mismo (...) si no, ¿quién?
lidades del espacio público y desconfianza en Vecino de Playa Mocambo
las autoridades), la necesidad de proteger la
colonia, su casa y su familia, se encuentra, en Cada quien tiene que aportar con un granito de arena.
opinión de los habitantes, en sus propias Yo soy de ese pensamiento. Si se requiere hay que
manos o en la de los vecinos de su calle; frente colaborar, si se requiere hay que aportar con lo que
a la carencia o deficiencia en la prestación de uno pueda (...) según tus posibilidades claro está (...)
servicios públicos, su reacción inmediata es no todos somos iguales (...) condiciones económi-
acceder a ese servicio privadamente. El rol de cas me refiero (...) cada quien debe aportar según sus
las autoridades como protectores del orden se posibilidades económicas.
ha visto seriamente reducido, y la opción de Vecina de Playa Mirador
acudir a ellas exigiendo un mejor servicio es
poco utilizada por los vecinos; por el contra- Esto último permite ejemplificar la com-
rio, encuentran positiva y eficaz la organización plejidad del fenómeno al que nos referimos.
en pro del cierre de calles o la contratación de Expresa no sólo la percepción de búsqueda del
un guardia. mejoramiento de las condiciones de vida como
Las “estrategias individuales”, que tienen un acto individual, marcado por la capacidad
como fin el mejoramiento de las condiciones de consumo de bienes y servicios, sino tam-
de vida, se plantean de acuerdo a un universo bién la valoración positiva de este tipo de
simbólico y de valores, en el cual el concepto dinámica frente a los valores comunitarios o
de ciudadanía sufre una evidente transforma- ciudadanos tradicionales.
ción, en virtud de que éste parece desconocer La organización que se da en el cierre de ca-
el conjunto de derechos sociales (salud, edu- lles tiene un carácter espontáneo y no requiere
cación, vivienda, trabajo, seguridad) que se asu- de alta participación. Por lo general, son dos o
mían durante el período del Estado de Bienestar tres vecinos quienes realizan el cierre y se orga-
o de Compromiso. Un elemento singular de esta nizan para su mantenimiento. Aparte del co-
nueva percepción es la inclusión de mecanis- bro de cuotas (sueldo de guardia o manuten-
mos privados como un medio para obtener ción de la reja), no hay una mayor interrelación
entre vecinos. Sin embargo, aquellos que se

150
Ciudad e incertidumbre. El cierre de calles en la Colonia Militar Marte, México D. F.

Foto 2. Colonia Militar Marte Muchos no comprenden que es muy importante la


participación de todos, es gente que se molesta por
tener que pagar... luego no aportan en nada... o tam-
bién perjudican el trabajo que se ha logrado, nos hacen
retroceder. No se dan cuenta que es por su propio
bienestar, y el de su familia.
Vecina de Playa Regatas

La percepción de que cada quien es el res-


ponsable de la condición de su vida y del bienes-
tar de su familia, parece haberse fortalecido en
los últimos años, especialmente en los sectores
medios.11 Esta ideología imperante, aunada a la
influencia de los medios de comunicación, se
covierte en elemento importante dentro de esta
nueva construcción del “derecho individual”.
El problema radica en que la reconstrucción
Andador sur (fuente: archivo de la autora, 2004). de certidumbres o de “seguridad humana”
como responsabilidad individual, sólo resulta
posible para un sector de la sociedad, siendo
oponen al cierre y no pagan cuotas, generan, en
ajena para quienes no tienen ni los medios ni
ocasiones, conflictos mayores a los que existían
las oportunidades para ser partícipes del con-
anteriormente (ruptura de chapas, daños in-
sumo (PNUD 12, 1998).
tencionados, intervención policial). De hecho,
Corresponde aquí preguntarnos si el “capi-
los registros de cierres que existen en la Dele-
tal social”, como herramienta analítica, permite
gación (Subdirección de Amparos) son equi-
abordar de manera acertada las nuevas dimen-
valentes a las demandas de vecinos que se han
siones de una organización vecinal que gira al-
opuesto al cierre de su calle. Cabe señalar que
rededor tanto de la demanda de una mejor
en ningún caso la denuncia de algún vecino ha
condición de vida como de la relación estable-
conducido a la liberación de la calle, ya que por
cida con los gobiernos locales. Particularmente,
lo general en estos casos se establecen concilia-
sí permite darse cuenta de las complejidades
ciones con las autoridades –en espacios de con-
del accionar; esto es, del rendimiento y de la
sulta ciudadana– en las cuales se beneficia a
capacidad de resistencia del grupo frente a las
quienes aprueban el cierre.
11
Lo que no significa que los sectores populares no
Lo bueno es que nos hemos podido organizar para asuman como propia la tarea de subsistir y velar por el
bienestar de su familia. Destacamos el caso de los sec-
solucionar este problema, eso es algo muy benefi- tores medios, dado que al contar con las condiciones
cioso para la comunidad. Luego hay gente que no se económicas necesarias para resolver sus necesidades pri-
vadamente, han asumido, en muchos casos, este accio-
organiza y nunca consigue nada. nar como un “deber ciudadano”.
Vecino de Playa Mocambo 12
Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

151
Imaginales
2
dificultades. Ahora bien, la búsqueda de un los cuales son vistos por los vecinos como
rendimiento de la energía social existente en focos de tensión y de conflicto y, por esto, cada
las agrupaciones vecinales, ¿permitiría modifi- vez más ajenos a su práctica cotidiana. Una de
car los rumbos que conducen al individualis- las razones principales de esto último es su
mo constructivo y al aislamiento en nuestras desconfianza en la eficacia de las autoridades
ciudades? para el combate y la protección contra la delin-
En el caso concreto de la Colonia Militar cuencia, así como también de su capacidad en
Marte, la relación de los vecinos con las au- el control de los usos del espacio público.
toridades se establece a partir de un clientelis- El cierre de calles se enmarca en una “nueva
mo de carácter paternalista y burocrático, trans- concepción del orden” que obedece a una in-
formando el capital social en receptividad pa- capacidad de resolución de conflictos, un fac-
siva de productos y creándose, de esta forma, tor determinante en el deterioro del tejido so-
una dependencia, lo que determina que en esta cial de la ciudad.
relación no se propicie una acción conjunta
entre autoridades y vecinos. En el momento Nunca vamos a vivir en la ciudad que queremos (...)
en que las necesidades rebasaron la capacidad no lo sé, quizás mis nietos (...) o bisnietos. Mis hijos
de las autoridades para satisfacerlas, las agru- (...) no, a ellos les tocó vivir en medio de la violencia
paciones vecinales de la colonia gestionaron sus y el desorden.
propias estrategias fuera del orden formal. La Vecino de Playa Mocambo
autoridad local se mantiene ahora al margen
de estas acciones, cambiando su papel de pa- El cierre de calles tiene una connotación
ternalista a pasivo. clara de dinamismo. Por un lado, está claro que
El individualismo exacerbado provoca nue- no es la solución final a los problemas, ya que
vas formas de sociabilidad que fomentan el re- los objetivos buscados no se logran por com-
traimiento en vez del enfrentamiento y la solu- pleto y el tema de la legalidad siempre está pre-
ción de la conflictiva urbana. La pasividad de sente. Por tanto, para muchos sectores –autori-
la autoridad local legitima el accionar privado dades y vecinos inconformes– esta situación
de los vecinos posibilitando la creación de un no puede ser permanente. Además, este accio-
orden provisorio de las cosas como solución nar constituye un proceso de búsqueda de certe-
ante la incertidumbre. De la misma manera, se zas, en un esfuerzo por encontrar el orden den-
promueve una falsa percepción de mejoramien- tro del caos, proyectádose en el marco de una
to de las condiciones de vida de los ciudadanos “nueva experiencia del orden”.
al separar el problema de la contextualidad ur- Sin embargo, su dinamismo deviene de las
bana en que se presenta. variables que intervienen en el proceso de ais-
La autosegregación se acepta como un me- lamiento. Como puede observarse en el Dia-
canismo que posibilita el orden urbano –para grama 1, la percepción de inseguridad y el te-
muchos el único orden posible dentro del caos mor a las externalidades negativas se palpan
que, de acuerdo a su percepción, impera en la tanto en los constantes cambios en la realidad
ciudad– en oposición a los lugares abiertos, urbana como en la transfiguración de percep-

152
Ciudad e incertidumbre. El cierre de calles en la Colonia Militar Marte, México D. F.

ciones y valores tradicionales, particularmente lización de la política y la designificación del


valores comunitarios y referentes ciudadanos. “uso común” en el espacio urbano, desento-
Asimismo, las “estrategias individuales” son nan con el sentido y dinámica de la ciudad
cada vez más importantes en los proyectos de como res pública.
vida de los habitantes, por lo que el contexto La satisfacción de las necesidades y requeri-
en que se ubica la apropiación y el cierre de mientos de los ciudadanos tienden cada vez
calles no sólo tiene la complejidad que le im- más a ser resueltas en el ámbito de lo privado,
pone la transformación del universo simbóli- provocando trastornos en la relación del Esta-
co y valórico, sino también la que proviene de do y la sociedad, lo cual debilita los mecanis-
acciones motivadas por los distintos proyec- mos para la satisfacción de demandas urbanas,
tos de los ciudadanos. mismas que en la actualidad se han incremen-
tado y diversificado. En opinión de Millán
(2001: 101), “el sistema
Diagrama 1
social de intereses des-
cansa sobre múltiples es-
tructuras y organizacio-
nes, y abarca una dimen-
sión de tales ámbitos (so-
ciales, políticos, existen-
ciales, identitarios) que
favorecen la adscripción
múltiple de membresías
(...) Hoy los sujetos (in-
dividuales y colectivos)
son cada vez más pluri-
interesados”.
Fuente: elaboración propia, 2004. La cultura de las op-
Luego que el mercado ha resocializado a los ciones múltiples genera desorientación y difi-
sujetos e individualizado y privatizado sus in- culta aún más la relación sociedad-instituciones.
tereses, el producto resultante conduce al va- El presente se convierte en el único tiempo po-
ciamiento de contenido de la noción misma sible, las estrategias individuales se agotan en
de ciudadano, en el que éste ya no se define el “aquí y ahora”. La dilución de los marcos de
por ser aquel que participa en la vida colectiva referencia, o lo que vendría a ser lo mismo, la
de la ciudad. “multiplicación de referencias”, no sólo pro-
picia incoherencias en el sistema de necesidades,
también provoca la descentralización del con-
Vecinos, ciudadanos, consumidores flicto a partir de una “explosión de subjeti-
La informalización de las agrupaciones socia- vidades”.
les, la ligereza de los consensos, la descentra-

153
Imaginales
2
La dinámica del sistema de necesidades tores, permitiría fortalecer la integración de la
como “eje espacial de lo político” (Zemelman, sociedad, reforzando una individualidad con
1989) ha sido irremediablemente trastocada por bases modernas, en donde el individuo sería
su mercantilización, lo cual ha conducido a la consciente de sus derechos y obligaciones como
sociedad hacia la creciente descomposición de ciudadano, dentro del contexto de una sociedad
lo público y a su desciudadanización; principal- que respeta la legalidad y que inscribe su legiti-
mente a partir del desconocimiento de los dere- midad en el acatamiento a las reglas establecidas.
chos sociales que sustentan el papel ciudadano. Cabe considerar que un gran desafío que la
El mercado se perfila como el motor del política urbana debe enfrentar, es el de estable-
desarrollo social, por lo que intentar equilibrar cer equilibrios a partir del ejercicio de negocia-
el orden social con los nuevos condicionamien- ciones entre lo público y lo privado, más que
tos socioculturales que moldean a la sociedad seguir apoyando los intereses privados sin re-
civil resulta cada vez más complejo. La desle- gulación. De la misma manera, los gobiernos
gitimación de las instituciones y la ingober- locales debe procurar mecanismos que les per-
nabilidad urbana dificultan la relación de la co- mitan abordar la problemática de las nece-
munidad con la política, especialmente cuan- sidades, considerando que, independientemente
do las demandas de gobernabilidad democrática de que muchas de las demandas pueden o no
aumentan a la par que los recursos disponi- ser resueltas en el ámbito privado, éstas deben
bles disminuyen (Lechner, 1999). ajustarse a ciertos marcos reguladores con el
Actualmente, la ciudadanía parece no iden- fin de ejercer control del orden urbano (for-
tificarse con decisiones políticas de control que mal y convencional) y no perjudicar a quienes
representan a la autoridad del Estado y prefie- tienen menos posibilidades de obterner esos
re ubicarse en el plano de la autoorganización beneficios.
y la supervivencia al interior de la ciudad. Esto
es, de espaldas al Estado, en donde se busca la
solución temporal del conflicto del individuo Comentario final
–o del grupo– con la ciudad y sus autoridades. Las ciudades latinoamericanas experimentan un
Sin embargo, estos actos o estrategias de carácter redimensionamiento del espacio público ca-
individual en vez de dar una solución a las racterizado principalmente por un nuevo mo-
necesidades magnifican las carencias. Las certi- delo de construcción de ciudad, en el cual el
dumbres sólo pueden producirse de manera mercado inmobiliario aparentemente lleva el
colectiva y, además, en forma coordinada con liderazgo del desarrollo urbano. Lo anterior
las instituciones que contienen a la sociedad. provoca la especulación en los mercados del
No es tan fácil revertir la excesiva moneta- suelo y la construcción de nuevos espacios resi-
rización de los problemas y la importancia que denciales de acceso restringido que magnifi-
tiene su dinámica en la vida cotidiana, pero el can la segregación urbana y collevan a la pérdi-
hecho de que autoridades y vecinos reconocie- da de significación social del espacio público
ran esta realidad y coordinaran sus acciones en para diversos sectores de la sociedad.
beneficio de la comunidad y no de ciertos sec-

154
Ciudad e incertidumbre. El cierre de calles en la Colonia Militar Marte, México D. F.

En un contexto de deterioro de mecanis- espacio residencial en un marco de reformu-


mos convocadores tradicionales (partidos polí- lación de las identidades colectivas –a partir
ticos, sindicatos, etc.) que facilitan la integración de la pérdida de las formas tradicionales de
social al interior de las urbes, la accesibilidad organización y canalización de las demandas.
urbana como “objetivo cívico”, expresada a En la actualidad, los problemas de escasa con-
través de la movilidad cotidiana y residencial vivencia y gobernabilidad urbana se han visto
en el espacio, así como de la identidad comuni- agravados por el proceso circular y acumulati-
taria y el enraizamiento residencial –condiciones vo de recomposición de lo público/privado (en
fundamentales de la sociabilidad urbana–, se ha lo referente a la valoración y usos del espacio
visto material y simbólicamente alterada, que- urbano); no sólo se pierden calles y parques
dando pendiente atender la interrogante de si como lugares de encuentro social, también se
este proceso es irreversible. pierden los espacios –físicos y sociales– de
¿Cómo enfrentar la descomposición de lo organización comunitaria, mermando la ca-
público? Específicamente, desde la generaliza- pacidad de negociación y resolución de con-
ción de un nuevo modelo de construcción del flictos a nivel local.

Plano 1. Colonia Militar Marte

Fuente: elaboración propia con base en plano proporcionado por la oficina de Desarrollo Urbano del Departamento
de Servicios Inmobiliarios de la Delegación Iztacalco del Distrito Federal, 2004.

155
Imaginales
2
Bibliografía Nivón, Eduardo (2000) “Conexiones urbanas: cultura,
Beltrao, María y Óscar Sobarzo (2003) “Urbanizaciones metrópolis, globalización”, Sociológica, núm. 42, Mé-
cerradas, reflexiones y desafíos”, Ciudades, núm. 59, xico, enero-abril, UAM/Az
Puebla. Pérez, Germán (coord.) (2002) “Modernización y Males-
BBVA Bancomer (2001) “Seguridad Pública”, Serie Pro- tar Social en México”, Hacia la innovación en políticas
puestas, núm. 18, México, diciembre. públicas, en Memorias 2002, vol. II, México, IBERGOP.
Caldeira, Teresa (2000) “Ciudade de muros, crime, segre- PNUD (1998) Desarrollo humano en Chile: seguridad humana,
gacâo em Sâo Paulo”, EDUPS, Sâo Paulo. modernización y capital social, Chile.
Duhau, Emilio (2003) “Las megaciudades del siglo XXI. Quadri, Gabriel (coord.) (1998) “Ciudad de México, en-
De la modernidad inconclusa a la crisis del espacio frentar la decadencia” (publicación del Seminario so-
público”, en Patricia Ramírez (coord.) Espacio Público bre Revitalización y Reciclaje Urbano de la Ciudad de
y Reconstrucción de Ciudadanía, México, FLACSO/Porrúa. México) México, Colegio de Arquitectos de la Ciudad
Giglia, Ángela (2001) “Los espacios residenciales cerra- de México/Sociedad de Arquitectos Mexicanos.
dos: El caso de la Villa Olímpica”, en María Ana Sáenz, Carla (2000) “De Habermas al Perú: reflexiones
Portal (coord.) Vivir la diversidad, identidades y cultura en sobre el espacio público”, Palestra (Portal de Asun-
dos contextos urbanos de México, México, CONACYT/ UAM (Casa tos Públicos de la PUCP) Lima.
Abierta al Tiempo). Secretaría de Seguridad Pública (1999) Propuesta del Progra-
(2002) “Privatización del espacio, autosegre- ma de Prevención del Delito y la Violencia en el D.F., agosto,
gación y participación ciudadana en la Ciudad de Mé- México.
xico: el caso de las calles cerradas en la zona de Coa- SESTRA (2000) “Inseguridad en la Ciudad de México”, Fun-
pa”, en Emilio Duhau (coord.) Espacio Público y Orden dación, núm.10, México, Junio.
Urbano en la Ciudad de México, México, CONACYT/UAM/AZ. Zemelman, Hugo (1989) De la historia a la política, La expe-
Janoschka, Michael (2002) “El nuevo modelo de ciudad riencia de América Latina, México, Siglo XXI.
latinoamericana: fragmentación y privatización”, Ziccardi, Alicia (coord.) (1995) La tarea de gobernar, Mé-
EURE, vol. 28, núm. 85, Chile, diciembre. xico, IIS/UNAM/Porrúa.
(2003) “Urbanizaciones cerradas, un modelo
analítico”, Ciudades, núm. 59, RNIU, Puebla, julio-sep-
tiembre.
ICESI (2002) “Primera Encuesta Nacional de Inseguridad
Pública en las Entidades Federativas” (www.icesi.org.mx).
Lechner, Norbert (1999) “Desafíos de un desarrollo hu-
mano: individualización y capital social”, BID (Foro
Desarrollo y Cultura) París.
Lledó, Pablo (1999) “La seguridad ciudadana como políti-
ca de bienestar social”, en Juan Antonio Garde (co-
ord.) Políticas sociales y Estado de Bienestar en España (In-
forme 1999) Madrid, Trotta.
Molero, María (2000) “Seguridad urbana y miedo al cri-
men”, Polis, núm. 2 (http://www.revistapolis.cl/2/
maria.htm).
Millán, René (2001) “De la difícil relación entre Estado y
sociedad, en Antonio Camou (coord.) Los desafíos de
la gobernabilidad, México, IIS/UNAM/ FLACSO/Plaza y
Valdés.

156
El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad
pública en la ciudad de México

Alfonso Valenzuela Aguilera


Universidad Autónoma del Estado de Morelos
aval@uaem.mx

Resumen Abstract
El presente artículo explora las distintas teorías This article explores structural, cultural and
de la sociología del crimen y revisa cómo las rational choice theories of crime, and propo-
distintas interpretaciones culturales, estruc- ses a dynamic interpretation that takes into con-
turales y racionales de dicho fenómeno se tra- sideration its impact on the social fabric of
ducen en el territorio en mecanismos de de- the city, which in turn, serves to fuel the up-
fensa y en la creación de enclaves urbanos. wards spiral of criminal activities. Using both
Mediante la utilización de información empírica sociological theories and empirical data on
dentro de un marco conceptual sobre los nive- crime levels and citizen’s attitudes, the author
les de criminalidad y de victimación en la ciudad suggests a preventive strategy that is more
de México, el autor sugiere un tratamiento de political than technical in nature, aimed at
carácter político preventivo más que técnico, strengthening the rule of law and the social
encaminado a preservar el orden público y re- control of space.
cuperar el control social del espacio urbano.
Key words: social control, crime theories,
Palabras clave: control social, teorías del cri- delinquency, urban insecurity, Mexico City.
men, delincuencia, inseguridad urbana, Ciudad
de México.

157
Imaginales
2
Introducción Este artículo cuestiona la relación aparente
En la última década, la delincuencia y el cri- entre inequidad, precariedad y delincuencia, y
men han aumentado considerablemente en la aun cuando algunos especialistas consideran
mayoría de las metrópolis mundiales, al mis- que dichas condiciones no constituyen el fac-
mo tiempo que las diferencias entre los sec- tor determinante en el incremento de esta últi-
tores socioeconómicos de la población crecen, ma, también es cierto que éstas acrecientan la
convirtiéndose en uno de los principales de- tensión relacionada con las precarias condi-
safíos para la gobernabilidad de las ciudades. ciones de vida, lo cual puede llegar a manifes-
En la ciudad de México la reacción de la tarse en una alta tasa de criminalidad.
ciudadanía ha sido la de atrincherarse en frac- Por otra parte, trataremos de dilucidar si el
cionamientos cerrados, levantar rejas, muros y “clima de inseguridad” –o la percepción ciu-
puestos de control entre las calles con el fin de dadana de la misma–, favorece otras formas de
contrarrestar la creciente ola de criminalidad, delincuencia, ya que existen evidencias que
que si bien algunas veces puede ser apreciada sugieren que los desórdenes e incivilidades fa-
con exageración, no pone en duda que el miedo vorecen la desaparición o repliegue de la vida
que siente el ciudadano es real. En el presente comunitaria, misma que instrumenta los meca-
trabajo se examinan los orígenes del miedo a nismos del control social (Wilson y Kelling,
la violencia urbana, sus causas e interpreta- 1982).
ciones, así como las estrategias adoptadas para Asimismo, en este texto se exploran las re-
combatirla y evitar la fragmentación espacial laciones con el territorio como parte esencial
que la acompaña. en la comprensión del funcionamiento de la
Los problemas ubicados en la base de la de- delincuencia, como es el caso de las bandas (tan-
lincuencia, al ser de naturaleza compleja, nos to criminales como juveniles), que generalmen-
remiten a cuestiones estructurales del modelo te se organizan en torno a la defensa de su te-
socioeconómico seguido durante las últimas rritorio. A su vez, se ha comprobado que las
dos décadas. 1 Si bien para algunos analistas el manifestaciones de inseguridad están ligadas
aumento de las tasas de criminalidad represen- con lugares precisos, mismos que con el paso
ta un fenómeno cíclico en el comportamiento del tiempo tienden a afirmarse como sitios
de la delincuencia (Cusson, 1990), para otros inseguros.
la creciente espiral de violencia y criminalidad Se cuestiona la incidencia de la “pequeña
de los últimos años refleja la progresiva desa- delincuencia”, ligada a los distintos tipos de
parición de las relaciones de proximidad, de “incivilidades”, 2 que contribuyen al deterioro
los vínculos de solidaridad y de los mecanis- del entorno urbano (como factor detonador del
mos de vigilancia comunitaria, los cuales jue- clima de inseguridad o agresión hacia el ciu-
gan un papel determinante dentro del equili- 2
Retomando el concepto de incivilidad como “el con-
brio y la regulación de las relaciones sociales junto de actos de desorganización, destrucción o violencia,
en donde el objeto, las circunstancias, la elección de las
en los barrios. víctimas, la ejecución o los efectos del acto delictivo tienden
Un modelo generador de pobreza, desempleo, preca-
1
a modificar el comportamiento de los otros, teniendo, en-
riedad habitacional, exclusión económica, desintegración tonces, consecuencias sobre el sistema social”, véase Nie-
social y familiar, etcétera. burg, 1969.

158
El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad pública en la ciudad de México

dadano) al internalizar tanto la idea de impo- para la definición de una estrategia urbana en-
tencia de las fuerzas policíacas como la negli- caminada a recuperar el control social del es-
gencia de las autoridades responsables. De esta pacio urbano.
forma, se abordará la manera en que la im-
punidad se ha constituido como un elemento
estructural en el aumento de la delincuencia, y Inequidad, culturalismo y etiquetaje
como ésta va alentando la espiral de violencia De acuerdo con un reporte de la Fundación
al no encontrar obstáculos para detener las ac- Milton S. Eisenhower, la violencia endémica
tividades delictivas. Finalmente, se sugiere que puede explicarse por la persistencia de fuertes
los desórdenes que surgen dentro de un espa- desigualdades sociales, mismas que influirán
cio público y cultural tienen como consecuen- no sólo en la violencia real sino también en
cia cambios en la conducta y los patrones de aquella percibida. De igual forma, las teorías
convivencia de las personas al limitar la circu- “clásicas” de la delincuencia –el culturalismo y
lación y permanencia en los espacios públicos el etiquetaje–, se definen en función a una cul-
urbanos. tura o sistema de valores que determinará el
En síntesis, este trabajo comprende los as- comportamiento de la persona, de tal modo
pectos de la delincuencia que afectan de ma- que el comportamiento criminal se aprendería
nera directa la utilización del espacio público,3 en el marco de pequeños grupos íntimos en
definido dentro de su acepción urbanística donde se socializan técnicas delictivas y valores
como “la parte del dominio público no cons- específicos (Sutherland, 1939).
truido, destinado a usos de carácter común” Un reporte del Banco Mundial expresa que
(Choay y Merlín, 1988), aun cuando coincidi- “parece existir una clara correlación entre ine-
mos con Habermas (1978) en que una de las quidad económica y crimen (...) por lo que los
principales funciones del espacio público re- países con distribución más desigual de ingreso
side en su potencial para servir como media- tienden a tener mayores tasas criminales que
dor entre la sociedad y el Estado para la for- aquéllos con patrones más equitativos de dis-
mación de la opinión pública, así como para tribución de ingreso” (Fajnzylber et al., 1998).
convertirse en un factor de cohesión social de La conclusión que se desprende de este com-
carácter estructural. plejo panorama, es que la sociedad civil y las
Dentro de este marco, el trabajo se ha divi- instituciones de control social han sido rebasa-
dido en tres partes. En la primera, se analizarán das en su intento por controlar la criminalidad.
las principales teorías de la Sociología de la Por tanto, la persistencia de tensiones y con-
Delincuencia; en la segunda, se definirán una flictos exige un tratamiento político preventi-
serie de criterios de análisis con los cuales exa- vo de la ciudad y sus disfuncionalidades, más
minar la problemática de la Ciudad de México; allá de una simple respuesta represiva de natu-
finalmente, en la tercera y última parte del tra- raleza técnica.
bajo, se delineará una serie de elementos útiles Dentro del paradigma culturalista, destaca
el concepto de “tensión”, en donde se presen-
3
Sin profundizar sobre cuestiones referentes al crimen ta una “disociación entre las aspiraciones cul-
organizado.

159
Imaginales
2
turalmente preescritas y las vías socialmente das por los demás como “desviados” (Kitsue,
estructuradas para realizar dichas aspiraciones” 1962). En otras palabras, es la manera como la
(Merton, 1938). Lo anterior tiende hacia la for- sociedad va a definir o etiquetar a algunos ado-
mación de “subculturas delictivas”, en donde lescentes como “delincuentes”. Sin embargo,
los delincuentes juveniles se enfrentan a una esta “construcción” de la desviación, al insti-
fuerte frustración por la pérdida de autoesti- tuir normas en las que la trasgresión de las
ma que les representa un entorno degradado, mismas constituye el delito, plantea serias du-
buscando, mediante su participación en una das cuando se trata de estigmatizar la diferen-
banda, recuperar el respeto (o el temor) de los cia por sí misma, por lo que es de esperarse
demás. 4 que dicho modelo únicamente pueda aplicarse
En su segundo informe trimestral del año a ciertas tipologías de la desviación.
2002, el jefe de gobierno capitalino, Andrés Una fuerte crítica a este modelo, radica en
Manuel López Obrador, considera que la el hecho, demostrado empíricamente, de que
cuestión de fondo con respecto a la insegu- existe una débil correlación entre la pertenen-
ridad se remite a cuestiones de pobreza, desem- cia a una clase social específica y su propen-
pleo y desintegración familiar. Menciona, de sión a la delincuencia, por lo que es cuestio-
acuerdo con un estudio reciente sobre los re- nable el determinismo que se plantea en dicha
clusorios en el Distrito Federal, que 66% de teoría.
los reclusos es menor de treinta años, 88% pro-
viene de familias desintegradas, 68% ha sido
víctima de la violencia intrafamiliar, 60% no La escuela del crimen: teorías multifactoriales
estudió o apenas cursó la primaria y 46% ha y carreras delictivas
consumido drogas. Este diagnóstico nos remite El fenómeno del aumento masivo de la delin-
hacia el análisis culturalista, en donde las condi- cuencia en la década de los años sesenta (en
ciones socioeconómicas son el factor determi- donde se vivía un fuerte crecimiento económi-
nante en la decisión de involucrarse en activi- co y disminución del desempleo), hace que di-
dades delictivas sin considerar los aspectos de chas teorías se vean superadas por la realidad,
oportunidad, costo-beneficio, etcétera.5 produciéndose así una renovación teórica que
Por otra parte, tenemos la Teoría del Eti- no intenta explicar la delincuencia sino deter-
quetaje, misma que analiza los procesos me- minar el “porque la mayor parte de la gente no
diante los cuales las personas llegan a ser defini- son delincuentes” (Hirschi, 1969). A partir de
lo anterior, surgen dos grandes paradigmas, o
4
De acuerdo con el Atlas Delictivo de la Ciudad de Mé- perspectivas, para explicar los fenómenos de la
xico (Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Noviembre
de 1998), se calcula que operan cerca de setecientas cin- delincuencia: el multifactorial y el accionista.6
cuenta bandas delictivas en la ciudad de México integradas
por más de veinte mil personas, lo que representa un prome-
dio de 26.7 por cada una.
5
Se propone también crear un programa de tutores que
“llenen el vacío que genera la desintegración familiar”, lo 6
Considerando un paradigma como el conjunto de prin-
cual si bien es una medida con buena intención, es insufi- cipios y conceptos que sirven para elaborar teorías, mientras
ciente ante las variadas dimensiones de la problemática. que estas últimas tienen como función el explicar los hechos.

160
El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad pública en la ciudad de México

El paradigma multifactorial o positivista 7 terizan las carreras delictivas, en la que dis-


adopta un análisis de tipo causal: busca deter- tinguen tres procesos:
minar una serie de correlaciones estadísticas en-
tre las variables observadas y, de ser posible, 1. El de la activación, la cual puede tomar
establece relaciones causales entre las mismas. tres vertientes distintas: la aceleración, la
Asimismo, se sustenta en identificar las múlti- estabilización y la diversificación.
ples causas de la delincuencia, por lo que no se 2. El de la agravación, en donde se experi-
interesa en los individuos como actores sino menta una escalada en la gravedad de los
como variables que se enlazan entre sí de acuer- actos delictivos en corto tiempo.
do con criterios estadísticos. 8 3. El del desistimiento, que puede presen-
Es importante destacar que el modelo mul- tarse como una desaceleración, especia-
tifactorial tiene un carácter desarrollista, en el lización o reducción de escala de los deli-
sentido que explica una sucesión de fases delic- tos.
tivas en el individuo, siguiendo aparentemente
el modelo de “carrera criminal”; es decir, la Uno de los objetivos centrales dentro del pa-
secuencia longitudinal de infracciones cometi- radigma de carreras delictivas, es el de distin-
das por un delincuente que mantiene una tasa guir entre los delincuentes ocasionales y los de
delictiva detectable durante un periodo deter- carrera, ya que dicha diferenciación resulta de-
minado (Blumstein et al., 1988). Sin embargo, terminante en el momento de diseñar e im-
presupone una cierta estabilidad en el compor- plementar estrategias de prevención diferencia-
tamiento del individuo, lo cual es altamente das: métodos de disuasión y rehabilitación para
discutible. los primeros, métodos duros o de “neutraliza-
Igualmente, el concepto de carrera criminal ción” para los segundos.
ha sido ampliamente criticado por Gottfred- Entre los factores de riesgo, destacan, en
son y Hirschi (1990: 266-277), ya que estos au- primer término, los familiares: baja disciplina,
tores consideran que el término “carrera” es poca comunicación y atención, relaciones des-
inadecuado en virtud de que existe, en su opi- tructivas entre los padres, o familiares involu-
nión, una fase criminal en la vida del individuo crados en la delincuencia. Existen también fac-
que puede ir de varios meses a algunos años. 9 tores de riesgo colectivo, como el desempleo
A la par con lo anterior, Le Blanc y Loeber (especialmente cuando adquiere un carácter
(1988: 115-198) proponen una tipología deta- crónico) y la exposición a la violencia en los
llada sobre las variables dinámicas que carac- medio masivos de comunicación. 10 Es impor-
tante señalar que los factores de riesgo men-
7
Perteneciente a la escuela sociológica de Auguste Comte
cionados no significan necesariamente una re-
y Emile Durkheim, en donde se adopta un enfoque cientifi-
cista al definir una serie de variables y posteriormente iden-
tificar correlaciones entre ellas. 10
De acuerdo con estadísticas recientes en Estados Uni-
8
Los distintos factores que intervienen son esencial- dos, un niño que termina la primaria y que ha pasado en
mente de riesgo: familia monoparental, bajo nivel educati- promedio dos horas al día frente al televisor, podría haber
vo, número de arrestos, etcétera. presenciado cerca de ocho mil muertes y más de cien mil
9
Véase también Cusson, 1983. actos de violencia (véase Donnerstein y Linz, 1995: 243).

161
Imaginales
2
lación de causalidad y, en caso de haberla, sería motivaciones que lo llevan a delinquir. El pa-
de carácter hipotético. radigma accionista considera que las Ciencias
El perfil sociodemográfico de la delincuen- Sociales encuentran su punto de partida en los
cia es fundamental para ubicar el grupo de po- conceptos de “acción” y de “actor” y presupone
blación sensible; de esta forma, en el ámbito una racionalidad subyacente en los actos; es
nacional tenemos que 84% de los delitos por decir, en la elección racional del individuo como
lesión fueron cometidos por hombres con bajo punto de partida del sistema teórico.
nivel educativo (80% no cuenta con educación De acuerdo con esta teoría, un individuo se
media superior) y muy jóvenes (81.7% es menor convierte en delincuente en el momento en que
de cuarenta años y, de éstos, 37% tiene entre se rompen o distienden los vínculos que lo
16 y 24 años), quienes constituyen el 90.2% de ligan a otros miembros de la sociedad.13 De esta
los sentenciados. manera, la elección se basa en el cálculo racio-
La naturaleza de los delitos es otro factor nal que pueda incitar a respetar la ley o las re-
que nos describe el modus operandis de la delin- glas morales, e indica que generalmente ello
cuencia urbana: 92% de los delitos fueron por depende de la internalización de dichas nor-
robo y, de éstos, 61% fueron a transeúntes, 20% mas establecidas por la sociedad. Un segundo
a vehículos, 18% a casas habitación y 5% a co- aspecto del vínculo social corresponde al res-
mercios, lo cual hace cada vez más evidente la peto de las normas sociales por temor a las
falta de un apoyo policial de proximidad (bási- consecuencias de actuar en su contra. Una ter-
camente peatonal) que pueda detectar las in- cera faceta involucra la participación en acti-
fracciones recurrentes, registrarlas y diseñar una vidades ordinarias que dificultan las actividades
estrategia para su prevención (ICESI , 11 2002). delictivas y, el último aspecto, concierne a las
creencias o sistema de valores del delincuente.14
Bajo la perspectiva de la Teoría del Control
El control social del espacio: las teorías ac- Social, los delincuentes mantienen –a grosso
cionistas modo– las mismas creencias morales del resto
Las teorías accionistas 12 en la Sociología de la de la población; sin embargo, la fuerza del com-
Delincuencia tienen su origen en la Teoría del promiso puede variar considerablemente de un
Control Social, en virtud de que se interesan individuo a otro (Sykes y Matza, 1957: 664-670).
en los fines, los medios y los actos delictivos Una vez definido el tipo de vínculo, Hirschi
en sí mismos. Esta última teoría adquiere su (1969) identifica tres instituciones clave en la
versión clásica a fines de la década de los años prevención de la delincuencia: la familia, la es-
sesenta con la obra de Travis Hirschi (1969), cuela y los amigos. 15
quien, de manera innovadora, sugiere que cual- 13
El concepto de vínculo indica, sobre todo, la impor-
quiera, dentro de unas condiciones dadas, tancia de la opinión de otros acerca del individuo.
puede convertirse en criminal, sugerencia que 14
Dentro de las teorías culturalistas, el delincuente ob-
serva un código de normas morales opuestas al de la so-
señala la inutilidad de profundizar sobre las ciedad.
15
Para verificar la teoría, Hirschi (1969) realiza una
11
Instituto Ciudadano de Estudios de la Ciudad, A. C. encuesta entre cuatro mil adolescentes escolarizados en una
12
Pertenecientes a la escuela alemana de Max Weber. región cercana a San Francisco, California.

162
El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad pública en la ciudad de México

Con respecto a la familia, el vínculo más im- Las teorías accionistas cuestionan entonces
portante en la prevención de la delincuencia lo la creencia generalizada de que las causas pro-
constituye el “control virtual” que los padres fundas de la delincuencia se encuentran en la
pueden ejercer en el momento en que el ado- pobreza, la inequidad, la exclusión y el desem-
lescente participa o no en un acto de delin- pleo, argumentando en cambio, que los verda-
cuencia, lo cual depende en buena medida del deros motivos de la delincuencia se encuen-
grado de intimidad e identificación con los tran en la gratificación que ésta aporta, en la
padres. debilidad que el control social ejerce sobre al-
Dentro del medio escolar, Hirschi (1969) gunos individuos, en el inmediatismo y en la
corrobora la “teoría de la tensión”, según la multiplicación de ocasiones para delinquir. Por
cual el fracaso escolar va a generar en el adoles- ende, la resolución del enigma de la explosión
cente una frustración considerable, propician- de la delincuencia al interior del periodo eco-
do así una necesidad intensa de autoafirmación nómicamente favorable de la década de los años
que puede llegar a manifestarse mediante ac- sesenta, consiste en que van a aumentar las
tos delictivos. 16 De acuerdo con la Teoría del oportunidades para delinquir, por lo que sólo
Control Social, la desviación en sí no es el pro- mediante los llamados “controles informales”
blema central, sino el explicar la delincuencia es como se va a prevenir la realización de actos
en función de las condiciones para que un tipo delictivos, desarrollándose incluso técnicas de
de acciones lleguen a realizarse. De acuerdo con prevención situacional que buscan –dentro de
Maurice Cusson (1989), mientras más atracti- una lógica racional– hacer menos rentable, más
vas sean las oportunidades delictivas que se riesgosa y más difícil la delincuencia (Clarke,
ofrecen al individuo, mayor tendencia tendrá a 1980).
escoger una actividad infractora. Si bien las tensiones, la inseguridad y los
Por otra parte, Cusson (1983) elaboró una conflictos urbanos ocupan un lugar prepon-
tipología exhaustiva de la acción del delin- derante en las políticas gubernamentales de la
cuente, en la cual éste persigue objetivos dis- mayoría de los países, el sentimiento o “clima
tintos. El primero es el tener la sensación de de inseguridad” es el más difícil de erradicar.
vivir intensamente: es decir, la excitación que Son los desórdenes e incivilidades los que en-
produce el violar las reglas y hacer lo prohibi- gendran el miedo y la inseguridad y no nece-
do; el segundo objetivo es la apropiación del sariamente los delitos graves o mortales. No
bien; el tercero es el acto de agresión en sus obstante, ambos actúan en detrimento de la
distintas variantes y, el cuarto, es la dominación, vida comunitaria y del espacio público, de
en el sentido de cometer un delito con el fin modo tal que los problemas sociales orillan a
de lograr algún tipo de supremacía sobre la otra la población a recluirse en el espacio privado,
persona. desertando así de los espacios comunes barria-
les o vecinales.
Lo anterior tiene dos consecuencias direc-
16
Aun cuando el incurrir en actos delictivos no es nece- tas: la primera es que los controles sociales in-
sariamente producto de la frustración, ya que pueden ser formales –en los que los miembros de una red
también cometidos por distracción o entretenimiento.

163
Imaginales
2
de proximidad se comprometen a respetar unas Un aspecto relevante, es que se ha observa-
ciertas reglas sociales– se van relegando, de for- do que en los lugares públicos donde va desa-
ma que se va perdiendo dicho vínculo; la se- pareciendo progresivamente cualquier tipo de
gunda es que la vida económica del vecindario control social comunitario o vecinal, al cabo
se degrada, provocando la migración de la po- de una veintena de años éstos se ajustan a la
blación económicamente activa. La combi- geografía de la delincuencia, después de la de-
nación de estos dos aspectos favorece la cri- sestructuración social. Es decir, que una zona
minalidad: al dejar sin vigilancia vecinal al sec- percibida como peligrosa acaba convirtiéndose
tor, los delincuentes pueden operar libremente en la escena del crimen (Roché, 1994). Los mie-
en un medio insensibilizado. dos son entonces fundados en las incivilidades
En el proceso de degradación del entorno,17 como la primera forma visible, y al mismo
una señal preocupante es el aumento y la tiempo anónima, de la delincuencia urbana. En
gravedad de las incivilidades, ya que comien- la medida que hace eco del anonimato de la
zan por perturbar la vida social del sector, ori- ciudad, le recuerdan a la población su impo-
ginando desconfianza, lo que trae como con- tencia para disminuir estos signos de desor-
secuencia que los ciudadanos vivan recluidos den que se caracterizan por su persistencia e
en espacios cerrados, o bien que se encuentren impunidad. 18
siempre en guardia al estar en un espacio públi-
co, repercutiendo negativamente en la partici-
pación necesaria para la organización de la vida Sentimiento de inseguridad y violencia real
colectiva. Las violencias, las tensiones y las incivilidades
En un estudio reciente de victimación en urbanas impiden el establecimiento de las
las regiones metropolitanas de Sao Paolo y Río condiciones necesarias para el desarrollo sos-
de Janeiro, se concluye que: tenible, como es la satisfacción de una necesidad
fundamental y universal como la seguridad,
Los resultados de los modelos para estimar los ries- constituyendo así uno de los principales obs-
gos individuales de la victimación, indican que el cri- táculos de la vida ciudadana (Godard, 1996).
men incide directamente sobre el capital social, [es
De acuerdo con los reportes internacionales de
decir que] los individuos que presentan algún tipo de
victimación criminal, los habitantes de las re-
conducta asociativa, aumentan significativamente sus
probabilidades de victimación. Por esta razón, el dis- giones urbanas de África y América Latina, son
minuir la exposición y la frecuencia con la que se las víctimas más frecuentes de agresiones vio-
visitan los lugares públicos, parece ser la respuesta lentas (UNICRI, 19 1995).
más probable para los individuos en esta situación. Las cifras de la delincuencia en México
Es por eso que el disminuir la exposición y la frecuencia con muestran un vertiginoso ascenso en los últi-
la que se visitan los lugares públicos, parece ser la respuesta
mos veinte años: el número de los presuntos
más probable para los individuos en ésta situación.
(Fajnzylber et al., 2001) 18
Las respuestas institucionales son percibidas como
insuficientes e inadecuadas, lo cual perturba la cohesión
social.
17
Definido por Skogan (1990) como “espiral de decli- 19
United Nations International Crime and Justice Re-
nación”. search Institute.

164
El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad pública en la ciudad de México

delincuentes del fuero común 20 se incrementó Naciones Unidas, realiza la Primera Encuesta
122.9%, los delitos con violencia 69.4%, mien- Nacional sobre Inseguridad Pública en En-
tras que los robos y asaltos registraron un au- tidades Federativas en mayo de 2002.25
mento de hasta 261.5% (INEGI , 21 2001), confir- Entre lo más relevante de la información
mando así la escalada de violencia. Asimismo, obtenida, se registra que durante el año 2001
registran el efecto inercial de las tasas del cri- cerca de 4.2 millones de mexicanos fueron víc-
men, lo cual significa que una vez que las tasas timas de la delincuencia, 26 mientras que los
de delincuencia se han incrementado repre- daños y pérdidas materiales ascendieron a 49
sentativamente tienden a mantenerse elevadas mil millones de pesos, cifra equivalente a 0.85%
(Fajnzybler, 1998). del Producto Interno Bruto (PIB ) nacional. Por
Con una población de 8.6 millones de ha- otra parte, mientras que a escala nacional en
bitantes, en el año 2000 el Distrito Federal re- 14% de los hogares al menos una persona su-
gistró 465.6 delitos diarios, 22 lo cual demandó frió algún tipo de delito, en el Estado de Mé-
la asignación de 27.5% del presupuesto anual xico y el Distrito Federal el índice se eleva a 20
al gasto en seguridad pública entre 1996 y 1998. y 39%, respectivamente.
Sin embargo, en los siguientes dos años, la per- El número de delitos por cada cien mil ha-
sistencia del sentimiento de inseguridad entre bitantes es una de las mediciones estandariza-
la población obligó a las familias mexicanas a das a nivel internacional. En este índice, el pro-
incrementar su gasto en seguridad y vigilancia medio nacional se ubica en el orden de 4 412
en 40% en términos reales.23 Con el fin de cuan- delitos, promedio que de nuevo se dispara a
tificar las cifras reales de la criminalidad en 17 718 en el Distrito Federal.27 De igual modo,
México, y estimar lo que se conoce como la la violencia de los delitos aumentó 44%, uti-
“cifra negra” de la inseguridad, se crea en el lizándose, en 70% de los casos, revólver, me-
año 2002 el Instituto Ciudadano de Estudios tralleta o cuchillo. Igualmente, la violencia al-
sobre la Inseguridad, A. C.,24 el cual, de acuer- canzó sus niveles más altos nuevamente en el
do con estándares internacionales y métodos área metropolitana: 55% en el Distrito Federal
estadísticos sugeridos por la Organización de y 63% en el Estado de México.
Una de las cuestiones más apremiantes para
20
Los delitos del fuero común son aquellos que per-
siguen las autoridades locales, en tanto que los del fuero
el Gobierno es la percepción de un clima ge-
federal, como su nombre lo indica, son responsabilidad de neralizado de inseguridad urbana, la cual se re-
las autoridades federales; en 2000, los delincuentes senten- flejó en los resultados de la Primera Encuesta
ciados del fuero común representaron 83.4% del total.
21
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e In- Nacional sobre Inseguridad Pública en En-
formática. tidades Federativas ya referida ( ICESI , 2002),
22
De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia
del Distrito Federal; cifras de enero a octubre de 2001.
23
Estudios económicos de BBV Bancomer realizados 25
ICESI, 2002.
con datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de 26
De los cuales se estima una cifra negra de inseguridad
los Hogares del INEGI. cercana a los tres millones de actos delictivos.
24
Integrado por el ombudsman capitalino, el Consejo Coor- 27
No obstante que el Estado de México registra 4 778
dinador Empresarial, la Confederación Patronal de la delitos en el ámbito estatal, valdría la pena hacer la aclaración
República Mexicana, el Instituto de Investigaciones Socia- de que no existen cifras específicas respecto al área conur-
les de la UNAM y el Instituto Tecnológico de Monterrey. bada con el Distrito Federal.

165
Imaginales
2
donde se observa que cerca de tres cuartas por soluciones individuales (rejas, guardias
partes de la población percibió un incremento privados, alarmas, armas de fuego, etcétera.).
en los delitos con respecto al año anterior.28 La
extensión del miedo a escala nacional afecta a
47% de los mexicanos, que manifestaron sen- Crimen, castigo e impunidad
tirse inseguros en su lugar de residencia, mien-
tras que una cuarta parte ya ha cambiado sus La corrupción ha dejado exhausta la credibilidad social del
hábitos cotidianos para prevenir la delincuen- gobierno. La prepotencia y arbitrariedad han configurado el
resto de su imagen. Tales excesos mantienen en la agenda públi-
cia (evitar salir de noche o visitar familiares y
ca el reclamo social de restituir la autoridad moral al ejercicio de
amigos en puntos lejanos de la ciudad). Sin
Gobierno. La solución no son tan sólo más leyes o leyes más
embargo, el mayor índice de inseguridad per- duras, se requiere sobre todo que su aplicación se dé en un marco
cibida sigue concentrándose en el Distrito Fe- de plena certeza, esa es la mejor alternativa.30
deral (80%) y el Estado de México (55%), en
donde la proliferación de rejas en las calles, Si bien el Gobierno ha puesto un gran én-
policías privados y sistemas de alarmas, ha sido fasis en el aumento de elementos de la policía
sólo un paliativo en la protección de las zonas y en el endurecimiento de las penas, la expe-
habitacionales. 29 riencia nos demuestra que la participación
Podemos sugerir, entonces, que el sen- ciudadana en la prevención y la relativa certeza
timiento de inseguridad no se nutre necesaria- de un castigo (incluso uno moderado), tiene
mente de los datos estadísticos o de una amena- un efecto de disuasión mayor que toda una
za real, sino que dicha vulnerabilidad nace de gama de penas severas, pero con una alta ex-
pequeños desórdenes e incivilidades y de la pectativa de impunidad. En referencia a esto
incapacidad de detenerlos o controlarlos. Di- último, un informe reciente de la Comisión
cho sentimiento es el indicio de una profunda Económica para América Latina y el Caribe
transformación de las relaciones sociales e in- (CEPAL) opina que el problema de la inseguridad
cluso adquiere caracteres territoriales al ligarse en México estaría menos relacionado con las
a sitios, espacios o lugares precisos (un parque, tasas del crimen que con la inadecuada procu-
una calle, una estación de metro, una colonia), ración de justicia (Arraigada y Godoy, 1999).
que se perciben como fuera de cualquier con- En un reciente reporte de carácter binacio-
trol. Generalmente, al recibir poca respuesta de nal entre México y Estados Unidos sobre segu-
las autoridades, la movilización colectiva se ridad pública, se concluye que la prioridad ab-
vuelve sumamente difícil, por lo que se opta soluta en materia de seguridad para México
estriba en la construcción de instituciones ju-
28
Lo que hemos constatado que se trata en su mayoría diciales y de procuración de justicia profesio-
de robo en sus distintas acepciones. nales y efectivas que, en cooperación con la so-
29
Las autoridades delegacionales en el Distrito Federal
han llegado al punto de llevar al ejército a realizar “labores
ciedad civil, puedan enfrentar los múltiples
sociales” en las zonas de mayor incidencia delictiva para
inhibir la ola de violencia que se ha registrado en algunas
colonias. Véase Francisco Velásquez, “Va el Ejército a Izta- 30
Vicente Fox, mensaje de toma de posesión como Pre-
calco”, Reforma, 7 de Julio de 2002. sidente de la República, 1 de diciembre de 2000.

166
El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad pública en la ciudad de México

problemas de crimen, violencia y corrupción los mismos antes y después de ir a prisión y, c)


(Chabat y Bailey, 2000). un sujeto en prisión puede aprender de la ex-
Según estos autores, entre las conside- periencia de otros reos y en un futuro reducir
raciones de este reporte destaca que “si bien el el riesgo de captura.
crimen y la corrupción generan en México una La delincuencia se convierte, entonces, en
sensación de inseguridad entre la ciudadanía, un problema de incentivos económicos inde-
el problema más apremiante es la impunidad”, pendiente de la condición socioeconómica del
por lo que, dado que ésta significa que los individuo, no obstante que la pobreza y el
crímenes pueden ser cometidos con la relativa desempleo repercuten sobre los costos de opor-
seguridad de que los culpables no serán casti- tunidad del individuo.
gados por la justicia, el endurecimiento de las De acuerdo con la Primera Encuesta Na-
penas representa una estrategia menos efectiva cional sobre Inseguridad Pública en Entidades
que el mejorar la efectividad de la aplicación Federativas (ICESI: 2002), por lo que se refiere a
de la ley. la denuncia del delito, sólo 34% del total de
Desde el punto de vista del análisis econó- las víctimas reportó el crimen ante alguna au-
mico, y acorde con las teorías accionistas de la toridad; de estos, 64% lo denunció ante el Mi-
delincuencia, Gary Becker (1998), Premio No- nisterio Público y en sólo 76% de los casos se
bel de Economía 1992, propone que los delin- levantó un acta. De acuerdo con estimaciones
cuentes muestran un comportamiento similar recientes (Zepeda, 1999), de cada cien casos
a agentes económicos racionales y, desde esta recibidos por el Ministerio Público, solamente
perspectiva, evalúan los costos y beneficios de 23 llegan a una resolución, con lo que, del to-
la actividad criminal. Bajo el modelo económi- tal de actos delictivos registrados, se concluirían
co de la delincuencia, la realización de una ac- poco menos de 4% de los casos.
tividad ilegal dependerá de que los beneficios Por su parte, en el Estado de México y el
sean mayores a los costos implícitos, tales como Distrito Federal casi tres cuartas partes del to-
las probabilidades de ser atrapado o condenado. tal de delitos no fueron reportados, señalán-
Los delincuentes son considerados entonces dose como las principales razones la pérdida
como tomadores de riesgos, por lo que desde de tiempo que implican los trámites largos y
el punto de vista económico, y dentro de la difíciles para la denuncia (50%), la desconfian-
estructura de costos que contempla el sujeto za en las autoridades (19%) y la falta de prue-
transgresor, la certeza del castigo resulta más bas o desestimación de su importancia (31%).
importante que la severidad del mismo. Estas cifras confirman la apreciación gene-
Entre las consideraciones que se derivan del ralizada acerca de la ineficacia e ineficiencia del
modelo anterior, Becker (1998) sugiere que la sistema judicial en México, su falta de legiti-
tasa de reincidencia en la delincuencia será ele- midad ante la ciudadanía y la indiferencia hacia
vada en virtud de que: a) las actividades legales la seguridad como un derecho y un bien común.
del individuo estarán limitadas por sus ante- La baja efectividad en la aplicación de la justi-
cedentes; b) la reincidencia es probable siem- cia se refleja en que del total de los delitos de-
pre que los costos y los riesgos esperados sean

167
Imaginales
2
nunciados sólo en 9.9% de los casos el pre- noventa, la sociedad civil instrumentó dos nive-
sunto delincuente es consignado. 31 les de respuestas: el individual y el colectivo.
Un factor importante que obstaculiza la El primer caso consiste en la modificación de
efectividad del combate a la delincuencia radi- los hábitos personales para protegerse de la
ca en la baja preparación de los recursos hu- delincuencia, que van desde el cambio de ruti-
manos. De acuerdo con el censo de escolaridad nas, la suspensión de actividades nocturnas,
elaborado por el Instituto Técnico de For- instalación de alarmas y portación de armas
mación Policial, referido al periodo 1999-2000, hasta la contratación de servicios privados de
de 16 326 policías 73% contaba con un nivel seguridad. Entre las respuestas a nivel colecti-
educativo básico, 21% medio superior y 4% vo contra la delincuencia, destacan, en primer
profesional o técnico profesional. 32 término, la contratación de servicios de segu-
Dentro de una lógica donde es más con- ridad privada, el cierre de calles y la fortificación
tundente la certeza de ser sentenciado que la de los vecindarios. 33
severidad de la pena, podemos sugerir que para En 1998 un estudio de la Asamblea Legis-
incrementar las probabilidades de que se cas- lativa del Distrito Federal estimaba en ciento
tiguen los actos delictivos existen tres acciones cincuenta mil los guardias de seguridad priva-
fundamentales: incrementar la cantidad y la dos contra cien mil elementos de seguridad
calidad de los recursos disponibles para el poder pública, lo cual coloca a la seguridad privada
judicial, mejorar la eficiencia en el ejercicio de como un modelo alterno a las fuerzas del or-
los recursos y reducir las restricciones que den oficiales. 34 Pese a ello, las compañías de
puedan entorpecer la eficacia del sistema de seguridad privada operan en un contexto de
justicia criminal (Roemer, 2001). semiclandestinidad, ya que en 1999 se calcula-
Por último, la aplicación de la justicia en ba que, de aproximadamente diez mil empre-
México refleja que la incompetencia en la in- sas, sólo una quinta parte contaba con permi-
vestigación y persecución de los delitos hace sos del Gobierno.
que las probabilidades de castigo sean muy En el muy comentado caso de la ciudad de
bajas, que los inculpados cuentan con mejores Nueva York, en donde se aplicó una política
recursos legales para proteger sus derechos y de “Cero Tolerancia”, el operador de dicho cam-
que las penas no castigan el acto delictivo sino bio, William Bratton, 35 comentó que su estrate-
la intención que existe al ser cometido. gia se basó en dignificar y unificar a la policía,
involucrar a la población y llegar al fondo de
las investigaciones, sin importar lo pequeña que
Territorialización de la delincuencia
33
Destaca el hecho que México ocupe el tercer lugar
A raíz de la creciente ola de inseguridad desa-
mundial en la compra de equipo de seguridad. Al respecto,
tada desde mediados de la década de los años véase declaración de Horacio Cantú Díaz, La Jornada, 13 de
Junio de 1997.
31
Lo cual es preocupante si consideramos que, según el 34
“Las empresas de seguridad privada cuentan con una
Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, sólo fuerza policíaca mayor que la contratada por la SSP”, La
14% de los delitos son denunciados. Jornada, 28 de octubre de 1998.
32
Arturo Reyes, “Preocupa bajo nivel escolar de 35
Jefe del Departamento de Policía de Nueva York du-
policías”, Reforma, 11 de diciembre de 2001. rante la administración del alcalde Rudolph Giuliani.

168
El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad pública en la ciudad de México

ésta fuera. Igualmente, se mejoró de manera estatales y locales, lo cual hace imprescindible
sustancial el procesamiento de datos, la comu- la revisión de los actuales esquemas de segu-
nicación de los resultados y se llevó a cabo una ridad pública, en donde actúan tanto la policía
supervisión estrecha del trabajo, fortalecido por auxiliar –en la prevención y en las distintas la-
estímulos al buen desempeño. bores de vigilancia– como la judicial (que fue
Otros puntos importantes en este caso, es creada para investigar delitos bajo la super-
que la estrategia se puso en marcha involucran- visión de un Agente del Ministerio Público).
do a la mayor cantidad de personas de los dis- Lo anterior nos lleva a identificar el mayor
tintos niveles de la corporación en el proceso problema en la reestructuración de la policía
de diagnóstico y planeación, se mejoraron los preventiva, la cual debe tener como misión el
salarios en función del desempeño, se descen- asegurar la convivencia pacífica y atender pro-
tralizó el Departamento (territorializándolo) y blemas de delincuencia callejera, incivilidades
se comenzaron a medir los resultados mediante y resolución de conflictos. Al respecto, es in-
un sistema informático para registrar el índice teresante el establecimiento de setenta coordi-
de delincuencia semanal por delegación.36 naciones territoriales en el Distrito Federal 37
De lo anterior se deduce que es fundamen- con el objeto de involucrar a las distintas ins-
tal que las políticas de seguridad pública me- tancias y a los ciudadanos en los problemas de
xicanas involucren la mayor cantidad de actores inseguridad de cada Delegación. Sin embargo,
(políticos, económicos, sociales, civiles, edu- no se precisan los mecanismos de participación
cativos, etcétera) que permitan llegar a la terri- ciudadana para intervenir en la elaboración de
torialización de las estrategias de seguridad para planes y estrategias de seguridad pública, así
trabajar de manera conjunta con las colecti- como tampoco se indica la manera en que la
vidades locales. De esta forma, es importante policía atendería las demandas concretas de los
que en el corto plazo se modifique la relación vecinos.
entre las instituciones policíacas y la población, En este sentido, les corresponde a las poli-
de tal manera que se incluya en las estrategias cías municipales, delegacionales o metropoli-
la participación y consulta con la colectividad, tanas, el adquirir la legitimidad propia de su
con el fin de que la policía esté en posibilidades cargo, estar asociadas a toda política de desa-
de analizar las dinámicas locales y encontrar rrollo urbano vigente y establecer las reformas
soluciones durables a los problemas que van necesarias para la creación de una policía co-
desde la pequeña delincuencia hasta la desor- munitaria, de proximidad y experta en segu-
ganización social y la violencia urbana. ridad. La policía deberá ser capaz de concebir
Un elemento a considerar es el hecho de que planes de acción concertados con la ciudadanía
la gran parte de los delitos son del fuero con el fin de recobrar una mayor legitimidad y
común; es decir, competencia de las autoridades administrar de manera estratégica información

36
El sistema se conoce como COMPSAT, que usa estadísti- 37
Integradas, para trabajar coordinadamente, por el
cas de delitos y mapas electrónicos de localización, y en el Ministerio Público, el Jefe de la Policía Preventiva, el Juez
que se realizan reuniones periódicas para monitorear y direc- Cívico, los representantes de las autoridades delegacionales
cionar las estrategias de combate contra el crimen. y la Jefatura de Gobierno.

169
Imaginales
2
y recursos, todo ello dentro de un marco de Con el fin de reducir el sentimiento de in-
transparencia y de responsabilidad. seguridad, es esencial hacer un llamado a las
colectividades locales para comprometerlas en
un conjunto de acciones concertadas y trans-
¿Hacia un nuevo modelo de seguridad pública? versales. La noción de incivilidad conjuga in-
De acuerdo con las conclusiones del reporte seguridad con delincuencia callejera, de modo
Fajnzylber (1998) del Banco Mundial, los es- que los disturbios que actúan sobre el espacio
pecialistas coinciden, con base a estadísticas público y cultural tienen entre sus efectos el
recientes, en que la disminución de la crimi- reforzar el sentimiento de miedo y favorecer
nalidad en un mediano y largo plazo tiene que las distintas formas de delincuencia local (ro-
ver más con proveer educación y una mejor bos, asaltos con violencia o pequeño tráfico
distribución del ingreso que con un endure- de estupefacientes). La seguridad, como bien
cimiento de las leyes y de las condenas, así como público, debe debatirse y concertarse con la
con hacer más eficiente la procuración de la comunidad, de igual forma que se debe ofre-
justicia. 38 cer a los jóvenes espacios y actividades de re-
Asimismo, en un estudio del Banco Inter- creación cercanos a sus vecindarios.
americano de Desarrollo (Buvinic, Morrison y En síntesis, las políticas públicas deben or-
Schifter, 1998) se proponen una serie de ac- ganizar y articular las respuestas frente a la vio-
ciones concretas de prevención de la violencia lencia, de modo que la inseguridad (real o per-
desde una perspectiva del desarrollo social, cibida) se convierta en una prioridad política;
entre las que destacan: a) programas educacio- es decir, considerar la seguridad como un bien
nales donde se enseñen destrezas para el mane- común necesario para mantener el orden social
jo de conflictos, b) reformas al sector judicial y asegurar la coexistencia pacífica de los indi-
para reducir los niveles de impunidad, c) crear viduos.
una policía comunitaria orientada a la solución
de los problemas, d) elevar considerablemente
el índice de casos resueltos y procesados, e)
mejorar la recolección de información y man-
tener una base de datos con registros e in-
formes y, f) elaborar programas de apoyo para
jóvenes con alto riesgo de caer en la delincuen-
cia, aunque, en definitiva, faltaría agregar a esta
lista el combate a la corrupción del sistema poli-
cial y del sistema de procuración de justicia,
así como establecer mecanismos de control
abiertos a la ciudadanía.
38
Cabría entonces preguntarse el porqué el Banco Mun-
dial sigue promoviendo los “ajustes estructurales” en países
en donde dichas políticas aumentan precisamente la ine-
quidad socioeconómica.

170
El origen del miedo: enclaves urbanos y seguridad pública en la ciudad de México

Bibliografía Chabat, Jorge y John Bailey (2000) Seguridad pública y gober-


Allaman, M. (1995) “Espaces publics: liberté-identité- nabilidad democrática: desafíos para México y Estados Uni-
continuité”, Diagonal, núm. 112. dos, CIDE/Universidad de Georgetown.
Altman, Irwin y Setha M. Low (eds.) (1992) Place Attach- Chelkoff, G. y J. P. Thibaud (1992) “L’espace public,
ment, New York, Plenum Publishing. modes sensibles. Le regard sur la ville”, Les annales de
Arraigada, Irma y Lorena Godoy (1999) Seguridad ciudadana la recherche urbaine, pp. 57-58.
y violencia en América Latina: diagnóstico y políticas de los años Choay, Françoise y Pierre Merlin (1988) Dictionnaire de
noventa, Santiago de Chile, CEPAL/ONU, División de De- l’Urbanisme et l’Aménagement, París, Presses Uni-
sarrollo Social (serie Políticas Sociales). versitaires de France.
Bachelet, Bernard (1998) L’espace, le point des connaissances Donnerstein, E. y D. Linz (1995) “The Media”, en J. Q.
actuelles, núm. 3293, París, Presses Universitaires de Wilson y J. Petersilia (eds.), Crime, San Francisco, ICS
France (col. Que sais-je?). Press, p. 243.
Barnett, J. (1996) The Fractured Metropolis. Improving Fajnzylber, Pablo, Daniel Lederman y Norma Loayza
the New City, Restoring the Old City, Reshaping the (2001) Crimen y violencia en América Latina, Banco Mun-
Region, Nueva York, Icon Edition, Harper Collins dial/Alfaomega.
Publisher. Fajnzylber, Pablo et al. (1998) Determinants of Crime Rates
Bassand, Michel et al. (2001) Vivre et créer l’espace public, in Latin America and the World: An Empirical Assessment,
Lausanne, Presses polytechniques et universitaires Washington, Banco Mundial.
romandes. Godard, F. (1996) “Des partenariats dans nos villes pour
Beaud, Stéphane y Michel Pialoux (2001) “Emeneutes l’innovation urbaine”, Villes, Habitat II, CNRS/PIR.
urbaines, violence sociale”, Le Monde Diplomatique, Gottfredson, M. R. y T. Hirschi (1990) A General Theory
París, julio, pp. 18-19. of Crime, Stanford, Stanford University Press.
Becker, Gary (1998) “The Economics of Crime: Preven- Habermas, Jürgen (1978) Le space public. Archéologie de la
tion, Enforcement and Punishment”, en Cross Sec- publicité comme dimension constitutive de la société bourgeoise,
tions, Federal Reserve of Richmond. Paris, Payot.
Blumstein, A., J. Cohen y D. P. Farrington (1988) “Cri- Hirschi, T. (1969) Causes of Delinquency, Berkeley y Los
minal Career Research: Its Value for Criminology, Angeles, University of California Press.
Criminology, vol. 6, pp. 1-35. ICESI (2002) Primera Encuesta Nacional sobre Inseguridad Públi-
Borja, Jordi y Zaida Muxi (2001) L’espai públic: ciutat i ca en Entidades Federativas, México, mayo.
ciutadania, Barcelona, Diputación de Barcelona. INEGI (2001) Estadísticas Judiciales en Materia Penal, México.
Buvinic, Mayra, A. Morrison y M. Shifter (1998) La vio- Kitsue, J. I. (1962) “Societal Reaction to Devial Beha-
lencia en América Latina y el Caribe: un marco de referencia vior”, Social Problems, vol. 9.
para la acción, Washington, Banco Interamericano de Le Blanc, M. y R. Loeber (1988) “Developmental Crimi-
Desarrollo. nology Updated”, en M. Tonry (ed.) Crime and Justice:
Castells, Manuel (1983) The City and the Grassroots, Berke- An Annual Review of Research, vol. 23, Chicago, The
ley, University of California Press. University of Chicago Press, pp. 115-198.
Clarke, R. V. (1980) “Situational Crime Prevention: Merton, R. K. “Social Structure and Anomie” (1938) en
Theory and Practice”, British Journal of Criminology, vol. R. K. Merton, Social Theory and Social Structure, Nueva
20, pp. 136-147. York, The Free Press, 1968.
Cusson, Maurice (1983) Le contrôle social du crime, París, Nieburg, A. (1969) Political Violence: The Behavioral Process,
Presses Universitaires de France. New York, Saint-Martin’s Press.
(1989) Délinquants pourquoi?, Bibliotheque Que- Roché, S. (1994) Insécurité e libertés, París, Le Seuil.
becoise, Quebec, 9a. ed. Roemer, Andrés (2001) Economía del crimen, México, Li-
(1990) Croissance et décroissance du crime, París, musa.
Presses Universitaires de France.

171
Imaginales
2
Skogan, W. J. (1990) Disorder and Decline: Crime and Spiral
of Decay in American Neighborhoods, New York, The Free
Press.
Sutherland, E. H. (1939) Principles of Criminology, 3a. ed.,
Philadelphia, Lippincott.
Sykes, G. M. y D. Matza (1957) “Techniques of Neutra-
lization: A Theory of Delinquency”, American Socio-
logical Review, vol. 22, pp. 664-670.
Tonry M. (ed.) (1988) Crime and Justice: An Annual Review
of Research, vol. 23, Chicago, The University of Chi-
cago Press.
UNICRI (1995) Criminal Victimization of the Developing World,
Roma.
Valenzuela, Alfonso (2002) “Pubblico e privato. Il con-
trollo sociale dello spazio urbano in America Lati-
na”, Archivio di Studi Urbani e Regionali, núm.74, Milán.
Wilson, J. Q. y G. L. Kelling (1982) “Broken Windows:
Police and Neighborhood Safety”, Atlantic Monthly.
Wilson, J. Q. y J. Petersilia (eds.) (1995) Crime, San Fran-
cisco, ICS Press.
Zepeda Leucona Guillermo (1999) “Ineficiencia al servi-
cio de la impunidad: las organizaciones de la Procura-
duría de Justicia en México”, ponencia no publicada,
diciembre.

172
Apertura y claustrofilia en la teleciudad,
un explicador general con referencias
a Hermosillo

Rodolfo Basurto Álvarez


Universidad de Sonora
Departamento de Economía
rbasurto@pitic.uson.mx

Resumen Abstract
El presente trabajo aborda la importancia de The present work pertains to the importance
estudiar el efecto de las nuevas tecnologías de of studyng the effect of new information and
información y comunicación en la espacialidad communication technologies on urban spatia-
urbana. Se propone poner atención a la imbri- lity. We propose to place attention on the im-
cación de los espacios público y privado de la brication of public and private spaces of the
urbe, con base en un modelo de interrelación urban areas, based on a model of interrelation-
de los componentes que hacen posible la ships between components that make up the
ciudad edificada, la teleciudad, la ciudad antro- edified city, the telicity, the anthropomorphic
pomórfica y la ciudad representada. Es un análi- city and the represented city. It is an analysis
sis de perspectiva teórica, pero con referencias with a theoretical perspective but with conti-
continuas a la transformación reciente de la nuous references to the recent transformation
ciudad de Hermosillo. El objetivo final es sub- of the city of Hermosillo. The final objective
rayar la necesidad de entender las nuevas tec- is to underline the importance of understand-
nologías como medios de articulación social, ing the new technologies as mean of social ar-
con el fin de redescubrir tanto el fenómeno de ticulation and in this manner rediscover the
la claustrofilia como el de la apertura al mun- phenomenon of cloisterphilia and the open-
do que experimenta la ciudad contemporánea. ing to the world being experimented by the
contemporary city.
Palabras clave: ciudad, representación, es-
pacio público, tecnologías de comunicación. Key words: city, representation, publis space,
technologies of communication.

173
Imaginales
2
Introducción trabajo conjuga cuatro elementos que confi-
La noción de tecnologías de información y co- guran la relación vinculante entre tecnología,
municación ( TIC ) refiere los avances de inte- espacio edificado y vida pública. Los cuatro
gración técnica que provienen del desarrollo elementos son interdependientes y tienen una
digital de las telecomunicaciones. En el ámbi- esencia comunicacional: a) tecnologías de in-
to mundial, su complejidad diferenciada devie- formación y comunicación, b) ciudad, c) sen-
ne de una convergencia tecnológica que se ori- tido de lo urbano y, d) ciudadanía.
gina en los países avanzados para posterior- Además de desarrollar la interrelación entre
mente trasladarse a la periferia, en calidad de medios modernos, espacio público, espacio
paquetes tecnológicos adquiridos con próte- privado y representaciones ciudadanas de una
sis de enlace y articulación a una red de servi- ciudad (caso Hermosillo), en este documento
cios de información y comunicación global. La se busca comprender el desarrollo y difusión
red de internet y las superautopistas de infor- de las TIC en dos perspectivas: la que concibe a
mación son, sin duda, las principales tecno- estas tecnologías como inherentes a la globa-
logías de “infocomunicación”; pero este rubro lización, y la que observa su impacto en la di-
contiene además componentes como el cable mensión cultural o intersubjetiva del hombre
de fibra óptica, el teléfono móvil y la televisión (significados, percepciones, valores y represen-
vía satélite; es decir, incluye todos los disposi- tación del mundo). Para ello, se intenta compagi-
tivos tecnológicos que representan adelantos nar tres lecturas segmentadas de la ciudad –lo
de interconexión sistémica en la etapa contem- que significa, lo que implica, lo que mueve– e
poránea. integrarlas en un explicador general de dos di-
Las TIC no sólo hicieron posible el teletra- mensiones (espacial y comunicacional) que, a
bajo, la telecompra o la telebanca, también su vez, permite desagregar la urbe en ciudad
hicieron posible el surgimiento de la teleciudad. edificada y antropomórfica (dimensión espa-
La ciudad a distancia, o teleciudad, representa cial) y ciudad desmaterializada y urbe imagina-
hoy en día la posibilidad que tienen los seres da (dimensión comunicacional).
humanos de reconocer lugares y rincones de El trabajo se organiza en cuatro secciones.
una urbe sin necesidad de visitarlos o recorrer- La primera presenta el marco general de la in-
los físicamente. Este fenómeno ha ocasionado terrelación de las tecnologías de información y
alteraciones en la percepción del tiempo y del comunicación con respecto a la ciudad, a fin
espacio, particularmente en la manera en que de establecer la importancia de concebir a las
se experimentan los espacios urbanos. La re- TIC como nuevos media que vinculan el surgi-
presentación de la espacialidad abierta y cerra- miento de la teleciudad con un nuevo sentido
da de la urbe interconectada difiere radicalmente de lo urbano. La segunda, buscando referentes
a la concebida en épocas anteriores, cuestión particulares, expone sintéticamente el caso de
que se mantiene en un cambio constante con la transfor mación de Hermosillo con el
el surgimiento de la teleciudad. propósito de afianzar la idea de que los estu-
Con el propósito de explorar los cambios dios locales tendrán mejor sostén si incorpo-
en la representación del espacio urbano, este ran entre sus variables el binomio representa-

174
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

do por la interculturalidad y la globalización. sión, difusión y apropiación de los nuevos me-


En la tercera sección, se argumenta la necesidad dia. Término este último que, para el estudio
de realizar tres lecturas segmentadas de las di- de los cambios culturales globales, pudiera re-
mensiones físico-semántica, económico-sintác- sultar más adecuado que el de tecnologías de
tica y político-pragmática de la ciudad; pero información y comunicación.
manteniendo la idea de la interdependencia
compleja. Finalmente, en la cuarta sección, se Computer Graphics, realidad virtual, alta definición, TV
describe, a manera de conclusión, el explicador vía satélite, memorias ópticas, CD-ROM, bancos de da-
general que se propone como punto de parti- tos, tarjetas magnéticas de acceso directo, multiplexo-
da para efectuar estudios que interrelacionen res, teléfonos celulares, redes por módem, telefax,
los enfoques de la ciudad edificada, la ciudad videotel, teletexto (...) Medios que se caracterizan por
telecomunicada, la ciudad antropomórfica y la la pluralidad de las funciones, la diversificación de la
ciudad imaginada. utilización y la interacción de la comunicación (...) a
diferencia de los media tradicionales, como TV, radio y
cine, los nuevos media presentan una diseminación
Interrelación de tecnologías de infocomuni- personalizada de su uso (...) El paso a los nuevos
cación y ciudad media testimonia una diferencia en el proceso comu-
Ubicando a las TIC como tecnologías que mar- nicativo: los mass media generalizan la experiencia,
can época, sus efectos más importantes se ex- los nuevos media la particularizan. (Bettetini y Co-
ploran en su demostrada capacidad para pro- lombo, 1995: 261)
ducir nuevas articulaciones sociales, que rom-
pen barreras de tiempo y espacio, así como para Con esta perspectiva, se pone sobre la mesa
reorganizar las ciudades (tipos de trabajo, es- la relevancia epistémica de considerar como algo
pacios de encuentro, formas de comunicación), central, para todo análisis de los impactos so-
desplegar sobreabundancia de imágenes e in- ciales de las TIC (nuevos media), el estudio del
formación, facilitar la participación activa del efecto de los flujos globales (imágenes
usuario con la interactividad hombre-máqui- numéricas, sonidos digitales y sistemas de ac-
na y, por último, para dar forma a la interre- ceso a información de múltiples direcciones
lación mundial de empresas y comunidades espacio-temporales), considerándolo, además,
(globalización corporativa y humanista). como un aspecto de mayor importancia que el
Con base en lo anterior, un primer razo- brindado en la mayoría de las investigaciones a
namiento a establecer en este trabajo es el de la la faceta instrumental o doméstica de estas tec-
indisociabilidad entre TIC y globalización; pre- nologías in situ.
misa que permite apuntalar la idea de que estu- Concebir a las TIC en su calidad de nuevos
diar uno de estos fenómenos lleva necesaria- medios que producen y potencian relaciones
mente a la comprensión del otro. La identifi- diferentes y a distancia, así como mensajes
cación de las TIC y la globalización presupone abundantes –con y sin contenido comunica-
que uno de los pilares del desarrollo actual (lo- cional–, fluidos sociales y representaciones es-
cal-regional-global) toma forma con la expan- pacio-temporales de individuos y comunida-

175
Imaginales
2
des, permite establecer su capacidad de inter- ria y da lugar a la noción de ciudad global, a
relacionar a varias personas de distintos lugares una “red de nodos urbanos de distinto nivel y
al mismo tiempo y, además, distinguir su cua- con distintas funciones que se extiende por
lidad de producir transformaciones significa- todo el planeta y que funciona como centro
tivas en las formas de vida de un lugar, gracias nervioso de la nueva economía” (Borja y Cas-
a que las TIC son medios que actualizan tanto tells, 1997: 43). Esta faceta del cambio social
la acción racional instrumental como la acción permite visualizar una etapa sin precedente de
comunicativa del hombre; esto es, que funcio- comunicación mediada a la que el hombre ha
nan simultáneamente como medios técnicos de arribado con el nuevo milenio.
trabajo y como proveedoras de formas simbóli- La segunda variación se observa en los efec-
cas emergentes que propician la renovación de tos desterritorializadores de signos culturales,
imaginarios. significados e identidades producidos por la
La ciudad, por su parte, si bien es concebi- globalización comunicacional, lo cual favorece
da como la principal plataforma económica el aprendizaje acelerado de lo externo. Los seres
moderna de la organización social, también lo humanos aprenden a ver con los ojos de los
es como el espacio más acabado de integración demás, gracias al flujo global de información e
socio-política del hombre y como el lugar de imágenes que envuelven y afectan la intersub-
encuentro y convivencia de los seres humanos. jetividad. En estas dos ópticas de comunicación
Por ello, se sugieren dos perspectivas para estu- mediada prevalece la idea de sistema, una idea
diarla: antropomórfica y tecnoeconómica. En que se impone sobre aquellas que hacen refe-
ambas, la dimensión comunicacional es sus- rencia a mensajes, canales o comunicación y que
tantiva y sobresaliente. En la perspectiva antro- en el esquema evolutivo resumido por Krip-
pomórfica, la ciudad se revela como lugar de pendorf (1990) representan las cuatro revolu-
vida y destino humano. En la tecnoeconómica, ciones sucesivas en los conceptos de comuni-
como lugar de producción, crecimiento e inte- cación:
gración económica. En la primera, las valo-
raciones de solidaridad, democracia y espacio La idea de “mensajes” (la conciencia de la naturaleza
público tienden a prevalecer. En la segunda, los simbólico-representativa de los intercambios hu-
valores de la racionalidad y de la tecnocracia manos) tiene sus orígenes en una fecunda combi-
que prevalecen resumen las formas actuales de nación del comercio intercultural y de la ciencia, que
la dominación social. hizo su aparición en la antigua Grecia. La idea de
La ciudad, como lugar de vida y trabajo, “canales” (la conciencia de las limitaciones que im-
puede reducirse a dos dimensiones: espacial y pone a la expresión humana la elección de un deter-
comunicacional, las cuales sufren variaciones minado medio) tiene sus orígenes en el empleo cada
importantes con el cambio tecnoeconómico vez mayor de las tecnologías de las comunicaciones a
generado con las TIC . Una primera mutación se partir de la imprenta y, más tarde, del uso de los me-
advierte en la eliminación de distancias de ope- dios electrónicos. La idea de “comunicación” (la con-
ración en la producción internacional, misma ciencia de las dependencias interpersonales, las rela-
que consolida la red comunicacional planeta- ciones sociales, la estructura y la estratificación social

176
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

que crea, de modo subrepticio, el intercambio de in- tro del habitante en aquellos lugares donde se
formación) tiene sus orígenes en los veloces cam- adopta el sistema operativo del hipermercado,
bios sociales, incluida la decadencia de las institu- el cual actualiza no sólo la diversidad de los
ciones sociales y de las relaciones humanas tradicio- productos del mundo sino también las formas
nales, desde el comienzo del presente siglo. La idea de vida que obedecen a la realidad global.
de “sistema” (la conciencia de las interdependencias Como consecuencia de lo anterior, el senti-
globales y dinámicas) tiene sus orígenes en el difun- do de lo urbano se advierte en la interrelación
dido uso de la compleja tecnología de las comunica- de las esferas pública y privada de toda ciudad,
ciones, de los medios de comunicación de masas, de ya que ambas se ven alteradas y superpuestas
las redes de transmisión de canales múltiples y los por efecto de la comunicación compleja. Des-
ordenadores, con la consecuente dispersión de las de el espacio privado, se observa el mundo a
formas organizativas y el entrecruzamiento de las través de los media de voz y de imagen. La te-
empresas industriales privadas, los organismos gu- leciudad despliega la capacidad que tienen los
bernamentales, los medios de comunicación de ma- habitantes de reconocer su propia urbe, así como
sas y otras instituciones. (Krippendorf, 1990: 11) las distintas ciudades del orbe, a través de imá-
genes televisivas que se reciben pasivamente
Bajo este análisis, la ciudad cumple una en el espacio privado del hogar, e interactiva-
importante función de frontera semiótica: fil- mente en el diálogo articulado que se da en la
tra significados externos y los convierte en in- radio de teléfono abierto o por medio de las
ternos. La urbe interconectada se convierte en diferentes opciones que ofrece el internet.
traductor de la complejidad pluricultural glo- El sentido de lo urbano cambia por influen-
bal. La traducción se produce en las calles, edi- cia de las nuevas tecnologías de comunicación.
ficios, imágenes, comercios, fábricas, oficinas, La teleciudad, en su perspectiva local, es el ele-
parques industriales, lugares de encuentro, de mento invisible pero comunicacional que ex-
entretenimiento, de estudio, formas de con- plica las nuevas tendencias claustrofílicas del
sumo, de trabajo, de gestión pública o de ac- ciudadano –que lo impulsan a vivir a puerta
ción colectiva. La ciudad actualiza lo virtual de cerrada en residencias y fraccionamientos ais-
la interconexión sistémica, vuelve tangibles las lados– así como la emergencia de megaproyec-
incipientes comunidades virtuales de la era glo- tos urbanos de aguda interculturalidad inhe-
bal, las cuales se materializan en la urbe en re- rente, cuya peculiaridad estriba en hacer con-
laciones convencionales que se dan en ofici- fluir a la industria cultural y de entretenimien-
nas, lugares públicos y hogares. to con hipermercados y diversos comercios y
En este sentido, el efecto directo de las TIC servicios que atraen al habitante para configu-
en la dimensión espacial de la ciudad se descu- rar estilos de vida basados en un ir y venir de la
bre en los nuevos lugares y en las formas de residencia a la megaplaza.
organización de la polis: macroproyectos inte-
gradores, distanciamiento-cercanía entre los
lugares de residencia privados y los abiertos al
público que prefiguran otras formas de encuen-

177
Imaginales
2
Panorama de la transformación de la ciudad gestionar de la mejor manera la separación de
de Hermosillo por efecto de la conectividad las tareas en la fábrica, también lo es para la
Una descripción física de la ciudad, precisada organización del taller mundial” (Mattelart,
por cuadrantes y cruceros principales, posibi- 1998: 14).
lita dramatizar la dominancia sintáctica que en A raíz de esta inversión, la ciudad comien-
la ocupación del espacio central y público de la za a desarrollar varios megaproyectos urbanos,
urbe tienen las actividades de servicios (gobier- así como infraestructura de comunicación, de
no, escuelas, instituciones de cultura, comer- servicios informáticos, servicios al productor
cio, restaurantes, hoteles, etcétera) y los tipos y parques industriales, con lo que atrae la in-
de trabajo y actividades donde tiende a preva- versión de franquicias globales, fomenta las ac-
lecer –si bien todavía de manera precaria, en tividades culturales y consolida el sistema de
comparación con las grandes metrópolis– el fraccionamientos cerrados con accesos rápidos
fenómeno simbólico de la información y de la a avenidas y bulevares que facilitan los flujos
transnacionalización económica. vehiculares hacia los cruceros principales y a
En la definición del desarrollo urbano y de los centros comerciales.
la gestión política de la ciudad ha sido de simi- Por su parte, 2003 se distingue como el año
lar relevancia el rol de la conectividad y el de en que Ford ratifica su interés en Hermosillo y
las grandes corporaciones; de manera particu- triplica su inversión inicial para dar lugar a la
lar, en Hermosillo resalta el impacto decisivo producción del auto Fusión, atrayendo a esta
de las inversiones de la corporación Ford Mo- ciudad a un importante número de empresas
tor Company en la definición de macroproyec- proveedoras de la compañía para crear un cen-
tos urbanos y en la orientación de la gestión tro de producción “firma-sistema”, mismo que
política de la “ciudad del sol” o “ciudad de los se constituye como modelo a nivel mundial.
naranjos”, como se conoce actualmente esta Para Hermosillo, el anuncio del “parque
urbe, para orientarla a una nueva denominación industrial inteligente” de Ford abre otra etapa
como espacio de la globalidad: “ciudad del de impulso a proyectos detonadores que van a
automóvil” o “ciudad Ford”. delinear una ciudad que asciende en la escala
Las inversiones de esta corporación en la de las más competitivas de México. Los diecisie-
localidad permiten establecer dos puntos de te años que van de 1986 a 2003 representan hoy
inflexión en la transformación urbana de Her- en día el período más importante de la moder-
mosillo. En el año de 1986 abre la primera planta nización de Hermosillo, entendiéndolo como
para producir el automóvil compacto Escort, espacio de conectividad global y, adicional-
gracias al avance de las comunicaciones glo- mente, como arena de una peculiar actividad
bales y la asociación corporativa Ford-Mazda política democrática que se caracteriza por la
(Estados Unidos-Japón). En ese momento se emergencia de un nuevo ciudadano. Este
validó, en esta zona de la periferia del mundo, período corresponde de forma casi simétrica a
la perspectiva teórica que dice que “la comuni- la etapa de asiento de la globalización a nivel
cación está en función de la división del traba- mundial, una etapa que para algunos es con-
jo: siendo aquélla indispensable para poder ducida por las grandes corporaciones globales

178
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

y, para otros, por la expansión y difusión de las fas sobre consumo de energía eléctrica por con-
TIC . Es también el lapso en que Hermosillo siderar que –debido a que Hermosillo es un
emerge como protagonista de la transfor- lugar que se caracteriza por el alto consumo
mación socioeconómica de Sonora y se con- eléctrico que se genera durante el verano– per-
solida como centro local de flujos culturales, judican a la economía familiar. La característi-
así como de servicios contables, financieros, ca de estos movimientos es su énfasis en señalar
publicitarios y legales, desarrollándose en su problemáticas que trascienden el interés sec-
capacidad para ser un espacio firme de trans- torial, de grupo o de clase social y que pueden
misión de flujos globales. describirse como acciones colectivas emisoras
La transformación espacial y comunicacio- de mensajes sobre las formas de vida en la urbe,
nal de la ciudad de Hermosillo se observa en- en una etapa de intensa negociación entre lo
tonces en dos ámbitos: a) el que tiene que ver global y lo local.
con el espacio económico-comunicacional, Paralelamente, se despliega un nuevo pro-
identificado en sistemas informacionales de tagonismo de las administraciones municipales,
impacto en la relación capital-trabajo y en el las cuales se enfrentan al gobierno estatal para
equipamiento organizado y flexible de la ciudad contar con mayor capacidad de decisión sobre
y, b) el referido al espacio público-comunica- aspectos cruciales en el desenvolvimiento de
cional, donde se expresan los procesos de in- la ciudad, como el abastecimiento de agua y el
termediación cultural y sociopolítica que re- transporte colectivo. Estas expresiones –dis-
flejan distintas formas de vivir y de otorgarle cursos sobre la ciudad– se presentan como
significado a la urbe. sustento de una opinión pública deliberativa
El efecto más visible de estas transforma- que se expande para posteriormente ser ratifi-
ciones sobre los habitantes es su conversión cada o rechazada en la opinión agregada del
acelerada en ciudadano mediático. Poco a poco, voto electoral.
las representaciones predominantes sobre la Ante este tipo de expresiones sociales, surge
ciudad de Hermosillo se expresan en una nue- una importante pregunta: ¿hay acaso una re-
va praxis ciudadana y en discursos renovados lación directa entre los nuevos movimientos
de las elites y de los grupos sociales, perfilan- sociales y la expansión y apropiación de las TIC?
do en el individuo algunos de los rasgos que La respuesta no se descubre en el hecho o en la
caracterizan la nueva conciencia de interdepen- posibilidad de que los movimientos represen-
dencia global. ten a colectivos organizados a través de la red,
Las representaciones en la praxis se obser- sino en la constatación de que este tipo de ac-
van en movimientos como el de las ONG lo- ciones colectivas revelan el vínculo estrecho
cales que se enfrentan a una empresa multina- entre nuevos medios de comunicación y glo-
cional de confinamiento de desechos tóxicos balización. Es decir, son acciones que obede-
bajo el argumento de que el diseño de trata- cen a la lógica de la interculturalidad y que
miento de los desechos atenta contra la cali- muestran el tejido de las dimensiones comu-
dad de vida del lugar, así como en el protago- nicacional y cultural de lo global como fenó-
nizado por amas de casa en contra de las tari- meno local (o “glocal”). Este planteamiento

179
Imaginales
2
permite proponer el segundo razonamiento de algo micro o sectorial (empresa, producción,
este trabajo: la inseparabilidad entre globaliza- escuela, mensaje, etc.).
ción e interculturalidad. Este es un abordaje que evita explicar el efec-
Hablar de simultaneidad mundial de imá- to de la tecnología con base en el análisis de
genes e información y de interactividad de per- cómo se aplican en los distintos ámbitos o
sonas y colectividades de distintos lugares del centros de trabajo, o bien, en su extensión y
planeta, es entretejer estos dos temas siame- difusión entre la población, para, en cambio,
ses, siendo en el de la interculturalidad donde buscar un acercamiento que permita entender
se puede inscribir la nueva “acción colectiva”; cómo y por qué estas tecnologías, en conjun-
por su calidad de rasgo peculiar de la pragmática to, en su calidad de trasfondo dominante, son
de la ciudad contemporánea, la cual refleja una una especie de sustrato que permite reorientar
nueva polis que reformula constantemente los la idea y el sentido de la ciudad. “Es bien sabi-
mensajes de la colectividad. El abordaje requiere, do que la esencia de la tecnología (esencial-
por tanto, no sólo el tomar en cuenta los ele- mente diferente de la Techne) no reside en las
mentos económicos que definen a la globali- máquinas sino en una actitud básica ante lo
zación, sino que, ya que la economía es el hilo real” (Panikkar, 1999: 129).
conductor –correspondiente a la época actual– No se identifica entonces a las TIC con los
para transitar e imponer la atención hacia los artefactos, sino con prácticas sociales, con
otros componentes (lo cultural y lo simbólico modalidades de la acción humana y con for-
o comunicacional), éstos deben entreverarse. mas de vida; aparecen como telón de fondo, en
De esta manera, es posible obtener una visión el contexto, en la organización capital-trabajo
ampliada de los efectos de las TIC en la ciudad: y en los rasgos centrales de las representaciones
la transformación de lo urbano, producto de sociales de un mundo de rituales inadvertidos
la interculturalidad, como cualidad inherente pero crecientes ante el poder tecnológico. En
de la sociedad compleja, como un entramado otras palabras, aparecen como las tecnologías
que deviene de la característica central de la dominantes de la época. De esta manera es como
sociedad del conocimiento; es decir, del víncu- se ha llegado a afirmar que no es necesario via-
lo cerrado entre economía y cultura. jar para experimentar la globalización (Tom-
Lo anterior se expresa en las representa- linson, 2001: 177).
ciones que mueven al ciudadano y que son pro- La globalización, entonces, se experimenta
pias del campo de la política, único territorio desde la casa, a donde todo llega (imágenes e
donde, en teoría, se puede lograr algo frente al información) sin tener que salir de ella. Sin
fenómeno aplastante de la globalización enten- embargo, si queremos redondear esta perspec-
dida como imperio cultural. Bajo este enfoque tiva, es indispensable agregar que lo global se
es que resulta de mayor utilidad estudiar la in- experimenta, en o desde la ciudad, en tres di-
fluencia sistémica de las TIC , y no tanto la in- mensiones básicas: imágenes e información,
fluencia directa o determinante de las herra- cambios materiales y comportamientos gru-
mientas e instrumentos tecnológicos particu- pales. Sobre todo si aceptamos que la urbe es
lares (computador, multimedia, etcétera) sobre la casa pública, el hábitat o el ecosistema edifi-

180
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

cado por el hombre, y esto no podría ser com- ¿Cómo entender entonces la relación de estas
prendido sin considerar las fuerzas materiales tres esferas?
y simbólicas proveídas por las tecnologías de La mejor manera de entender la relaciona-
información y comunicación. lidad interesferas es partir de lo obvio: la ciudad
La urbe no recibe únicamente imágenes e las relaciona. Cada urbe específica relaciona de
información del mundo, sino que también manera particular los tres campos. Queda cla-
adopta los nuevos tipos de trabajo y las for- ro que la ciudad no es otra (diferente a la que
mas de consumo y expresa el destino inexora- habitamos) cuando nos adentramos a estudiar
ble de las colectividades que se modernizan en los rasgos de la política, ni deja de ser nuestro
lo sólido y en lo imaginario haciendo suyas las hábitat cuando la descubrimos transformada
representaciones dominantes de la aldea global. por la incesante intervención económica. No
obstante, para integrar tres lecturas diferentes
se requiere de modelos apropiados. Una visión
Tres lecturas de la ciudad adecuada de la ciudad, en la perspectiva de este
Toda urbe es antropomórfica independiente- estudio, es describirla segmentada, pero en-
mente del ángulo que se estudie. La forma que tenderla como ecosistema.
adopta la ciudad corresponde siempre a una Se parte de la premisa de que sus compo-
estructura y a un imaginario social que deviene nentes dependen todos entre sí, de tal forma
de un elemento no aislable: el habitante, el que si queremos aterrizar tal enfoque en la his-
ciudadano. Es precisamente por esta caracterís- toria actual, en la historia de la ciudad enmar-
tica no aislable del ciudadano, que la ciudad, cada por la globalización, un elemento clave
además de ser fuente de trabajo y de creativi- estriba en establecer su configuración como
dad, se ha constituido a través del tiempo en el parte del fin de un largo período histórico de
instrumento de la acción social, económica y la ciudad genérica, la etapa histórica en la que
política más consistente de la historia. En este ésta se desdobla para incrustarse en nuevas di-
sentido, toda urbe es un tejido interdependiente mensiones espacio-temporales del desarrollo.
e interactivo entre las partes y el todo. De esta forma, nos situamos en un período
De la dimensión espacial y de la comunica- post histórico –pos y trasnacional– que recons-
cional se pueden obtener tres lecturas o esferas truye lo edificado para erigir la teleciudad. Un
de una ciudad: como espacio físico, como es- período que fragmenta y desintegra la ciudad
pacio económico y como espacio político. Cada histórica, pero que no la desaparece, sino que
lectura o esfera tiene características exclusivas; la catapulta hacia nuevos derroteros. Una eta-
sin embargo, lo físico o arquitectónico no es pa de transición donde el cambio se ve refleja-
disociable de lo económico y de lo político, do en las tres dimensiones que hemos mencio-
los que a su vez tampoco lo son en relación nado.
con los otros dos componentes. Si bien la cien- En las tres esferas (económica, política y
cia ha posibilitado los estudios autorreferen- física) es posible descubrir el influjo de las
ciales, los tres campos son interdependientes. nuevas tecnologías de información y comuni-
cación en calidad de vectores que explican sus

181
Imaginales
2
transformaciones. La secuencia temporal pro- descifrar algunos de sus comportamientos
ducida puede dar la impresión de que los cam- políticos; comportamientos que cuando se han
bios son independientes unos de otros o que observado con la vieja óptica llegan a caracte-
no tienen que ver ni con la historia ni con la rizarse de enigmáticos.
idiosincrasia lugareña. Sin embargo, al intentar Hermosillo es un ejemplo de ciudad actual
precisar que el “objeto significativo” (la ciudad) que se transforma tanto en su dimensión es-
es un “objeto complejo” que integra al con- pacial como comunicacional por influjo de las
junto, la mirada segmentada que anteriormente TIC . Las tres posibles lecturas, que en conjunto
nos condujo a desapartar la vida individual de pueden ayudar a entender el cambio que ex-
la vida colectiva tiende a reconsiderarse, de la perimenta una ciudad de provincia del México
misma manera en que tienden a revisarse los del cambio de siglo, enfocan hacia lo siguiente:
enfoques y esquemas que sostienen que los a) los nuevos signos físicos de la ciudad de
mundos público y privado no se tocan ni se Hermosillo, b) los tipos de trabajo dominan-
influyen mutuamente. El cambio principal que tes y emergentes en ella y, c) las representaciones
históricamente arroja la teleciudad puede des- y discursos sobre la urbe.
cubrirse entonces en la transposición de estos El cuadro 1 resume el tipo de indicadores
dos mundos, lo cual sólo ha sido posible por que pueden ser utilizados para llevar a cabo las
la extensión, uso y apropiación de las tec- tres lecturas, mismos que se relacionan con la
nologías de información y comunicación que dimensión, categoría y conceptos de referen-
los interconectan. cia. Para comprender la dimensión física de la
De esta manera, lo público y lo privado se ciudad, la tecnología se concibe como algo que
presentan y se exponen juntos e interrelacio- genera espacios a su derredor y estructura mo-
nados en la nueva ciudad. Este es uno de los vimientos. En esta dimensión prevalece el có-
soportes para intentar explicar por qué la con- digo espacial-arquitectónico y los principales
ciencia del ciudadano hermosillense se aferra signos son: edificios, lugares, imágenes. Se pri-
con fuerza a su lugar de vida, así como para vilegia el análisis de significado; es decir, la di-

Cuadro 1. TIC y ciudad: dimensiones, categorías, conceptos e indicadores


Dimensión Categoría Concepto Características Indicadores
Físico-semántica Espacio Espacio Relación Proyectos de
físico público-social de signos ciudad/lógicas
-privado con objetos de significación
Económico Espacio Espacio virtual, Relación de Equipamiento,
-sintáctica Económico topología urbana signos con signos empresas,
-laboral tipos de trabajo
Político Espacio Opinión pública Relación de signos Discursos,
-pragmática público con interpretes votaciones,
sondeos

182
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

mensión semántica (lo que denota la ciudad). Transformación del espacio físico
Para entender la dimensión económica de la El impacto de las multinacionales, la infraes-
ciudad, la tecnología se ve igualmente como tructura de conectividad y la transformación
algo que genera espacios a su alrededor, estruc- cultural de la ciudad, dibujan los nuevos no-
tura movimientos y traslada deseos e intencio- dos urbanos de la globalidad. Los elementos
nes de las personas a un lenguaje mediático estructurales de la ciudad se transforman ínti-
universal que trasciende territorios, tiempo y mamente relacionados con tipos de trabajo que
espacio. Prevalece el código económico-comu- acentúan el perfil terciario de la urbe y anidan
nicacional. Sus principales signos son los dis- un desarrollo real y potencial de las tecnologías
tintos tipos de trabajo. Se privilegia el análisis de información y comunicación. Los mega-
de cómo se estructura la ciudad: dimensión proyectos de ciudad y los neolugares se conci-
sintáctica (lo que implica la ciudad). ben y explican como nodos urbanos de la glo-
Por último, para comprender la dimensión balidad y como intervenciones sobre la man-
política o público-comunicacional de la ciudad, cha urbana dirigidas a favorecer la funciona-
la tecnología se ve como algo que genera espa- lidad de las multinacionales. La convergencia
cios a su alrededor, estructura movimientos y de corporaciones multinacionales, las imágenes
traslada deseos e intenciones de las personas a sintéticas y el desarrollo de las redes de comu-
un lenguaje común de intersubjetividad para nicación globales hacen de Hermosillo un es-
comprimir significados sobre lo que se hace, pacio de creciente competitividad internacio-
se espera y se aspira en el lugar común. Preva- nal que atrae a su seno nuevas inversiones que,
lece el código político-comunicacional. Su prin- a su vez, realzan la importancia material y sim-
cipal signo es la representación social. Se privi- bólica de lo global.
legia el análisis de expresión de representaciones La nueva conectividad, donde impera el in-
sociales: dimensión pragmática de la ciudad. ternet, la red satelital y el cable, son coad-
A manera de resumen, podemos decir que yuvantes y catalizadores de una transformación
las lecturas de lo qué significa, lo qué implica invisible paralela a la de los espacios físicos
o el cómo se representa la ciudad, son los tres que unen y superponen el espacio de la vida
ángulos que, interrelacionados y leídos en sus privada con el espacio de la vida pública. El
formas simbólicas, arrojan una visión amplia- ejemplo más palpable, en términos materiales,
da de los efectos reales y potenciales de las TIC es el nuevo espacio intermedio de vida pública
(o de los nuevos media) en una ciudad específica. y privada que provee el hipermercado y la pla-
Si bien ya señalamos algunos aspectos rela- za comercial, ya que origina costumbres de
tivos a la transformación de la imagen física desplazamiento que no son producto de un
de la ciudad, a los tipos de trabajo emergentes desarrollo endógeno, sino que simplemente se
con la inversión dominante y a los rasgos de la trasladan o se imitan de los modelos de funcio-
nueva ciudadanía, en los siguientes apartados, nalidad generados en las ciudades estadou-
debido al carácter exploratorio de este docu- nidenses. Esto quiere decir que el impacto de
mento, sólo puntualizaremos los rasgos prin- las nuevas tecnologías de información y comu-
cipales de las tres lecturas segmentadas. nicación sobre los tiempos y movimientos, así

183
Imaginales
2
como sobre la espacialidad de la nueva ciudad, por influjo de lo global. Poco a poco se va a
se producen históricamente en los países avan- consolidar un nuevo rol espacial de la urbe
zados, ya que en ellos surgen por primera vez como agente del desarrollo económico, donde
las teleactividades que dan lugar a los centros los espacios nacientes son crecientemente fun-
de teleservicio, parques industriales y comple- cionales a la interdependencia entre infor-
jos de oficina que sustituyen a las oficinas con- mación y comunicación en un territorio base.
vencionales y a las calles comerciales de la urbe
moderna.
Las zonas periféricas adquieren el paquete Transformación del espacio laboral
completo y, por tanto, los nuevos modelos de La transformación del espacio económico-la-
organización espacial de la ciudad (mega- boral tiene que ver con la recomposición de
proyectos y neolugares) contienen de antemano, los tipos de trabajo y de las actividades domi-
en su diseño, el efecto histórico de las nuevas nantes en la nueva ciudad, así como con la re-
tecnologías de información y comunicación configuración de la competitividad. En este con-
sobre una ciudad. En este sentido, es posible texto, surge de inicio una pregunta: ¿cómo
afirmar que el impacto de las TIC, en términos estudiar, en una ciudad de la periferia, como lo
materiales o físicos, expresados en modelos de es Hermosillo, el fenómeno de la competiti-
desplazamiento en la ciudad, es igualmente vidad, considerando las distancias sociocultu-
sistémico. Lo sistémico no se circunscribe en- rales que se guardan con relación a las metró-
tonces a la interdependencia de imágenes e in- polis? En primer lugar, desde la perspectiva de
formación, sino también a los modelos de or- la competitividad económica, este estudio pue-
ganización espacial. de hacerse registrando el creciente número de
La transformación estructural y física de la empresas y filiales de corporaciones mundia-
ciudad da cuenta del surgimiento de nuevos les que funcionan en la urbe y que están liga-
lugares de la globalidad, así como de la ten- das a circuitos informáticos globales. En la
dencia a un policentrismo que desordena y medida en que esto sucede, se despliega el pre-
desgaja el viejo esquema de ciudad. La abun- dominio del sistema de flujos y, con ello, el
dancia creciente de imágenes brota como voces avance de la interacción mediada por internet,
semánticas que vienen a representar la inexo- la cual tiende a constituirse en la base comuni-
rable interculturalidad que es producto de la cativa del segmento más moderno y calificado
comunicación sistémica y que hace que sobre de la fuerza laboral de Hermosillo.
los ladrillos edificados –de diferentes formas La tecnología de comunicación, caracteriza-
multitemporales– prevalezca la imagen numéri- da como interactiva, descentralizada y media-
ca que es procesada en la computadora como da por computadora, define los procesos de
elemento central de las TIC. En este aspecto (de trabajo en los importantes segmentos de la in-
la estructuración de la ciudad y del sentido de dustria maquiladora, en la emblemática ensam-
lo urbano), sobresale una dimensión reflejo que bladora de Ford en Hermosillo y en todas las
claramente es contraparte de las transforma- industrias y empresas de servicios que reciben
ciones sociales que experimenta Hermosillo flujos de comunicación a distancia. Lo anterior

184
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

da por resultado que en la parte de la economía nuevos media influyen sin intermediación en la
de mayor competitividad, los seres humanos urbe cuando lo urbano se concibe como el es-
que laboran y que conviven en ella actúen en pacio público-comunicacional por excelencia.
respuesta a otros individuos ubicados en luga- Las tecnologías de los nuevos medios dan lugar
res distantes y desconocidos. Esta conectividad a redes invisibles, a espacios de flujos de in-
y articulación social a distancia permite afir- formación que atraviesan y envuelven a la
mar que una ciudad como Hermosillo se ha cons- ciudad para trascenderla y dar pie a la urbe in-
tituido en un nodo de la ciudad global, en una terconectada de nuestros días (local y global al
teleciudad en sentido amplio, en un segmento mismo tiempo). En consecuencia, las nuevas
de la globalización desterritorializado . tecnologías profundizan el perfil mediático del
Mediante estos procesos de “articulación ciudadano contemporáneo y fortalecen la no-
social a distancia” se genera un fenómeno de ción de espacio público como espacio comu-
comunicación y no de simple transmisión, toda nicacional.
vez que los mensajes emitidos desde las ma- El planteamiento de que los medios técni-
trices son dirigidos a un receptor claramente cos separan la interacción social del lugar físi-
definido y determinado, que son las empresas co, de tal manera que las personas pueden in-
filiales y las personas –directivos o mandos teractuar entre sí a pesar de no compartir un
medios– que laboran en distintos niveles de entorno espacio-temporal, encaja en la propues-
las corporaciones. Los receptores de Hermosillo ta que suscribe la premisa de que los procesos
interpretan activamente los mensajes que cru- sociales a distancia interrelacionan cultura
zan el tiempo y el espacio, de tal manera que mediática y relaciones sociales. Se abre así el
claramente se produce una comunicación “dia- camino para recuperar las categorías de acción
lógica”, misma que es traducida inmediata- que corresponden a la cultura mediática de la
mente como “instrucciones” o “directrices” de comunicación, como es la visibilidad en tele-
la línea de mando. Y por lo mismo posibilita visión. Una perspectiva que establece que la
que los hermosillenses que laboran en estas política se vuelve inseparable del arte de ad-
empresas actúen para otros individuos física- ministrar la visibilidad. De esta manera, poner
mente ausentes y distantes. atención especial en la opinión pública, de o
sobre la ciudad, como forma simbólica visi-
ble, se convierte en un dato indispensable para
Transformación del espacio público llevar a cabo los análisis de contenido de la
Las nuevas tecnologías tienen impacto directo ciudad y establecer la lectura pragmática.
y determinante tanto en el mundo del trabajo Hermosillo experimenta una reconfigu-
(con la computadora en red, el telefax, etcétera.) ración rápida en la identidad política ciudadana.
como en el hogar (con el televisor y el inter- Diversos sondeos de opinión realizados entre
net) e, igualmente, impacta de forma indirecta la población de esta ciudad, demuestran el per-
en la ciudad, entendida ésta como el espacio fil mediático ciudadano desde el ángulo del
social edificado, ocupado y apropiado cultural- receptor: un setenta por ciento de los habitantes
mente por grupos sociales. Sin embargo, los se enteran de la política y de los mensajes políti-

185
Imaginales
2
cos por medio de la televisión, después le sigue estratégicos y, por supuesto, el del voto popu-
la radio (13.81%), los medios impresos lar que liga las representaciones sociales con
(12.62%) y otros (3.58%). Además, como as- los discursos sobre la ciudad.
pecto complementario, observamos que en el
procesamiento deliberativo de la información
predomina el sentido antropomórfico de co- Un explicador general de la ciudad comuni-
munidad, de tal suerte que ante la pregunta, cacional
¿con quién habla de política?, 40.48% responde: ¿Cuál es la esencia de la ciudad? ¿De qué ma-
con la familia; 26.43%, con los amigos; 14.52%, nera las TIC alteran la vida de una urbe? ¿Hay
con compañeros y 17.62%, con otros (Leyva, un declive en el uso físico de espacios urbanos
2004). y comienza el predominio de los circuitos
De esta manera, la imbricación de lo públi- mediáticos? Tradicionalmente se ha definido a
co y lo privado tiende de manera natural a ex- la ciudad como forma específica de relación
presarse en el voto electoral, que es una forma entre territorio y sociedad, como una imagen
efectiva de manifestar opinión pública sobre colectiva potente en sus expresiones demográ-
el destino de la ciudad, toda vez que en las fica, económica y de ejercicio de poder, pero,
jornadas electorales de los años 2000 y 2003 más allá de ser la entidad que cristaliza cierta
para elegir alcalde, la población prefirió incli- organización política para desarrollar el arte de
narse por el discurso político antropocéntrico gestionar la vida pública, la ciudad en su esen-
de trabajar por “una mejor ciudad para vivir”, cia es antropomórfica, ya que en ella se desa-
dejando en segundo lugar el discurso a favor rrolla la capacidad humana de convivencia (Pa-
de “una ciudad más competitiva”. nikkar, 1999).
La confluencia de mensajes ciudadanos (el Desde esta visión, la ciudad es el hábitat
de la acción colectiva y el del voto popular) es donde el hombre se realiza y donde la política
precisamente lo que permite afirmar el cam- puede ejercerse como destino. ¿Cómo se modi-
bio sociopolítico de la ciudad y, con ello, la fica, entonces, el significado de la vida en la
reconfiguración del espacio público que la de- ciudad con la aparición de las TIC-globalización?
fine. Se han hecho consideraciones sobre la baja En primer lugar, el efecto de los medios masi-
representatividad de la acción colectiva, seña- vos, al conectar las partes dispersas y alejadas
lándola como expresión de una minoría de de la ciudad mediante imágenes e información,
ciudadanos, mientras la mayoría se mantiene se ve potenciado por el modo creciente en que
indiferente a las manifestaciones. No obstante, la comunicación y la cultura se organizan en
lo significativo se halla en la intersección de torno a un sistema audiovisual digital segmen-
los discursos –todos ellos conservadores por tado que acentúa el paso sustitutivo de los
el énfasis en la defensa del lugar de vida–, tan- medios de masas tradicionales a medios de
to el de las organizaciones no gubernamentales comunicación flexibles con capacidad para irra-
que pugnan por proteger la calidad de vida, diar a grandes grupos, a grupos segmentados y
como el de las administraciones municipales a personas o audiencias particulares. En segun-
que reclaman la administración de recursos do término, con las redes audiovisuales y elec-

186
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

trónicas, la nueva ciudad impone el sistema de cimiento de organismos locales y en nuevas ex-
flujos financieros, de información y de creación presiones de acción colectiva, y operan, igual-
de imágenes, principalmente. De esta manera, mente, de manera creciente, a través de circui-
se fortalece un predominio de interacciones tos mediáticos, además de que representan
sociales mediadas, en tanto que disminuyen la manifestaciones de comunidades políticas que
interacción personal y el uso de los espacios se ocupan de la defensa del hábitat urbano des-
públicos tradicionales. de el ángulo ecológico, que promueven el uso
adecuado de recursos, la defensa del patrimo-
Los circuitos mediáticos adquieren más peso que los nio histórico e impulsan proyectos a favor del
tradicionales lugares en la transmisión de información consumo familiar y residencial, de la seguridad
e imaginarios sobre la vida urbana, en algunos casos pública, de la equidad de género y de los dere-
ofrecen nuevas modalidades de encuentro y recono- chos de los niños y los ancianos, entre otros.
cimiento, desde la comunicación a través de radio y Estas nuevas comunidades, al preocuparse por
televisión, en programas “participativos” o de telé- la convivencia y el significado de la vida en la
fono abierto, hasta la reunión en centros comercia- ciudad, y en virtud de que trascienden el en-
les que reemplazan parcialmente a los espacios ante- foque de participación que es propio de los
riores de cita y paseo. (García Canclini, 1999: 171) partidos políticos, se encuentran muy cercanas
a la visión de la política como destino. Su for-
Con relación a la interrogante sobre si se ma organizativa (ONG , asociaciones y redes) así
ven favorecidos tanto los procesos democráti- lo refleja.
cos como las formas nuevas de discusión públi- La ciudad se recrea y se vive mediante la
ca o la emergencia de nuevas comunidades mezcla e intensificación de flujos de comuni-
políticas, se ofrecen dos respuestas: por un lado, cación. De esta manera, aceptando una defi-
la creciente generalización de la interacción a nición de cultura como un conjunto de siste-
distancia no refleja otra cosa que la intensifi- mas de comunicación, o bien, como “la sociedad
cación en toda ciudad de la producción, dis- misma considerada en cuanto significación”
tribución y manipulación de símbolos mediáti- (Giménez, s/f), podemos concluir que en la
cos. Este fenómeno influye y moldea el campo nueva ciudad se acelera e intensifica el proceso
de la política, el cual se transforma en un espa- de predominio de los fenómenos se-miológicos.
cio de “comunicación simbólica” con carac- Siguiendo a Antonio Mela (citado por García
terísticas de alta conflictualidad y sensaciona- Canclini, 2002), dos características definen a la
lismo (Sartori, 1997; Bourdieu, 1997). ciudad desde el ángulo de las experiencias y las
Por el otro lado, siguiendo a García Cancli- representaciones urbanas: la densidad de la in-
ni (1999), el fenómeno de la globalización en teracción y la aceleración del intercambio de
su efecto desestructurador, segregador y dis- mensajes.
persivo, origina movimientos sociales orienta- En suma, el cambio cultural de la etapa ac-
dos a contrarrestar el poder de los globaliza- tual del capitalismo, expresado en la nueva
dores. Estos movimientos se asientan en la ciudad, se distingue, primero, por la produc-
acción de grupos subordinados, en el fortale- ción con base en símbolos y la creciente pre-

187
Imaginales
2
sencia de productos culturales; después, por el que la ciudad funciona con base en un sustra-
hecho de que los media impregnan la cultura, la to antropomórfico, permite visualizarla como
política y la economía y, finalmente, por ser la escenario de expresión de la opinión pública,
ciudad el único lugar donde coexisten, desde del ciudadano.
la perspectiva thomposniana, la interacción
social cara a cara, la interacción mediada y la La sociedad civil (...) se diferencia de la sociedad en
interacción casi mediada. De esta manera, la general porque reúne a individuos que actúan en la
circulación de formas simbólicas adquiere en esfera pública, que es un “espacio [citando a Dahl-
la nueva ciudad una velocidad mucho mayor green] –de discurso, institucional o geográfico– donde
que la circulación de bienes y personas, en el la gente ejerce de ciudadano accediendo –de forma
entendido de que este proceso es conducido metafórica– al diálogo sobre las cuestiones que afec-
por la centralidad de los nuevos media ( TIC ), tan a la comunidad, a la política en su sentido más
soporte mismo de la conectividad. amplio”. La sociedad civil crea la esfera pública con
De acuerdo con Jhon B. Thompson (1998), debates libres en instituciones (medios de comuni-
los medios técnicos son capaces de transfor- cación y sistemas de representación popular) que
mar la naturaleza de la interacción social de las transmiten al gobernante la voz de los gobernados.
sociedades modernas; de crear nuevas relaciones (Sampedro, 2000: 30)
sociales, nuevas maneras de actuar e interac-
tuar. Por tal razón, la investigación sobre las La dimensión espacio-comunicacional de la
TIC y la sociedad se inscribe en una visión ciudad no se reduce, empero, a la esfera públi-
sistémica de interdependencia compleja y se ca convencional. La convivencia se desarrolla,
vincula de manera cercana al planteamiento de quizá en ciertos aspectos con mayor intensidad,
este autor, que liga el desarrollo de las culturas en las esferas privada y social, que corresponden
mediáticas con la historia de la modernidad y respectivamente a los espacios privado y labo-
las sitúa como prácticas sociales semejantes al ral (o económico), como se puede apreciar en
resto de las prácticas sociales. Al respecto, el cuadro número 2. Sin embargo, sabedores
Stevenson dice lo siguiente: “Las culturas de que la esfera pública comprende “lo que
mediáticas son autónomas respecto de otras todos pueden ver”, lo accesible, lo abierto, lo
prácticas y actividades y al mismo tiempo es- compartido es, entonces, la dimensión espa-
tán entretejidas con ellas, de las que a su vez cio-comunicacional privilegiada de la urbe, ya
reciben un influjo estructurante” (Stevenson, que expresa el vigor de la sociedad civil y de la
1998: 284). colectividad que pugna por imprimirle senti-
Lo anterior da como resultado dos ver- do a la vida en la ciudad; es la esfera donde la
tientes de relacionalidad entre culturas mediáti- comunidad debate los proyectos de la clase
cas y ciudad: aquella que, desde la perspectiva política o de los grupos dirigentes, los cuales
que establece que la ciudad funciona con base permanentemente imponen sus propuestas me-
en un sustrato tecnoracional, permite consi- diante mecanismos de poder económico, jurídi-
derarla como núcleo social con capacidad de co-político o simbólico. En esta perspectiva,
acción y la que, desde el enfoque que sostiene el análisis de las distintas expresiones de la

188
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

opinión pública que corresponden a una so- intromisiones o invasiones recíprocas entre las
ciedad heterogénea de amplia diversidad social, tres esferas se han acentuado con el paso del
constituye un aspecto central para compren- tiempo. Este fenómeno se ha agudizado desde
der los efectos sociales de los media en la ciudad, que la televisión violentó la intimidad del es-
cuando ésta se concibe como espacio público pacio privado. Sin embargo, con las nuevas tec-
con varias esferas. nologías (que dan origen a las teleactividades)
se ha propiciado que los espacios social, priva-
cabría concebir, al menos, dos tipos de esferas públi- do y público se sobrepongan en varios niveles.
cas. Una esfera pública común dominada por las ins- Aún así, cada esfera guarda su particularidad y
tituciones más asentadas de la sociedad civil y que es la esfera pública la que funciona como en-
genera debates cohesionadores y formalizados so- lace e intermediación entre las esferas social y
bre la gestión del poder y los valores colectivos. Esta privada. La esfera pública construida por la
esfera crea un “espacio común” que debiera nutrirse sociedad civil es, entonces, “la esfera de la co-
de otras esferas públicas más reducidas si no quiere munidad, la esfera de los asuntos generales del
estancarse. Las esferas periféricas sostienen comu- pueblo” (Barbero, 1990); un espacio que llega
nidades y ofrecen incentivos a la participación con- a constituirse en escenario de varios discursos
trarrestando las exclusiones de la esfera pública cen- que provienen de intereses privados y sociales.
tral (...) las esferas públicas se definen por los pro- Los efectos sociales de los nuevos media se
cedimientos de debate: cómo se habla, no quién, ni perciben en lo que se ha dado en llamar la “nue-
sobre qué. La norma básica es la potencial impli- va espacialidad” o en la conformación de “es-
cación como espectador y participante de todo aquél pacios virtuales”. Martín Barbero (1990) la de-
cuyos intereses se vean afectados, directa o indirecta- fine como la nueva espacialidad que emerge de
mente. (Sampedro, 2000: 42) la experiencia doméstica convertida por el tele-
visor y el computador en un territorio virtual,
Los nuevos media se han desplegado con tal al que todo llega sin que haya que partir. Por lo
fuerza que han debilitado las fronteras entre la anterior, la dimensión espacio-comunicacional
cotidianidad laboral, doméstica y pública. Las de la ciudad se descubre en espacios interactuan-

Cuadro 2. Imágenes sobre sociedad, esfera y espacio público, privado y social


Concepto Sociedad Sociedad Sociedad Sociedad
privada económica política civil
Esfera Privada Social-laboral Pública Pública
Actor Familias Empresas, Estado, partidos Organizaciones
escuelas Sociales
Fin-búsqueda Vida privada Beneficios Vida pública Vida pública
Religión, arte Conocimiento Ejercer poder Opinión pública
Rol del Persona, padre- Trabajador, Ciudadano- Ciudadano-
individuo madre-hijo, etc. estudiante interlocutor actor-emisor
Espacio Cerrado Semiabierto Abierto-opaco Abierto-visible

189
Imaginales
2
tes de alta permeabilidad entre las esferas públi- la tecnología en la ciudad. La ciudad como
ca, privada y social. No obstante, son varias las universo social se puede ver como espacio
perspectivas que existen por el impacto de las antropológico, económico, político, arqui-
nuevas tecnologías de información y comuni- tectónico y religioso, entre muchos otros. Sin
cación en la ciudad. Esto, debido a la “multi- embargo, como lugar físico, territorial, de en-
dimensionalidad” de las TIC; es decir, a la varia- cuentro y convivencia o como instrumento de
bilidad de sus efectos en los ámbitos produc- acción económica y política, ha empezado a
tivo, comunicativo y de creatividad individual desdoblarse (virtualizarse) gracias a la acción
o colectiva. instrumental de las TIC . Por esta razón, obser-
Los elementos distintivos de los nuevos var la superficie citadina es una manera de ver
media se expresan en la capacidad informática y el fondo. Atender lo visible (lo público) per-
tecnológica de sociedades e individuos, poten- mite aproximarse a las relaciones no visibles.
ciada por el código universal que habilita la Se adopta así, la noción de ciudad como
interactividad y la posibilidad de trasladar forma y símbolo de una relación social integra-
deseos e intenciones múltiples (de individuos da que permite preguntas como las siguientes:
y organizaciones) a un lenguaje común. La so- ¿qué forma adopta –cómo se transforma–
ciedad actual no puede entenderse sin la ca- nuestra ciudad en la sociedad planetaria?, ¿qué
pacidad de la red (o de la microelectrónica) para simboliza? Si las TIC no son mercancías que se
distribuir y organizar entidades, espacios y adquieren para utilizarse de manera aislada en
lugares, estructurar movimientos y generar procesos especializados, si más que todo re-
nuevas espacialidades, tanto a nivel hombre- presentan flujos (de información y comuni-
máquina como en espacios domésticos, labo- cación) planetarios, entonces, al adquirirse en
rales, comerciales y públicos o, incluso, en es- forma de máquinas y de prótesis, lo que se
pacios sociales más amplios (ciudad física, obtiene no son artefactos sino la posibilidad
antropomórfica y global). No es suficiente estu- de acceder a la red. En consecuencia, su difusión
diar la tecnología como objeto. En este senti- local se da al ritmo en que se generaliza su apro-
do, no es de gran relevancia contar los cables y piación productiva y comunicativa por las
computadoras existentes en una ciudad, sino colectividades. Es por ello que la nueva ciudad
situarla y entenderla como formas de vida no puede entenderse sin los nuevos tipos de
(como una actitud básica ante lo real) que se trabajo de perfil informatizado que dan lugar
manifiestan en la urbe. En estos días, no puede a las teleactividades. Éstas, a su vez, no pueden
dejar de asumirse a la ciudad como espacio de desplegarse sin el uso y apropiación de las TIC.
la globalidad o de la sociedad compleja: la urbe Ambas tendencias están generando cambios
es orientada tanto en su dimensión espacial radicales en la interacción social y en la con-
como comunicacional por un influjo externo ciencia espacial y temporal del habitante de la
interiorizado y quizá ineludible. ciudad.
De esta manera, la mirada que logremos fi- La teleciudad se expresa en renovados es-
jar sobre las formas de vida y de trabajo se con- pacios de actividad económica, en otra conec-
vierte en la mirada exploratoria del impacto de tividad, en otra lógica de espacialidad urbana,

190
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

en nuevos espacios o lugares de intermediación pone el siguiente modelo preliminar conteni-


sociopolítica y en representaciones sociales do en el cuadro 3:
contrapuestas por la forma de vivirla y experi- Este modelo presenta las dos dimensiones
mentarla. En resumen, el explicador que puede de la ciudad: espacial (segmento izquierdo) y
proponerse para estudiar los efectos de las TIC comunicacional (segmento derecho). El pri-
en la ciudad, se inscribe tanto en el nuevo para- mer cuadrante se refiere a la forma material de
digma tecnológico como en el de la comple- la ciudad (la ciudad edificada). En este caso,
jidad. Examinar el impacto de las TIC en una además de los estudios urbanos regidos por el
ciudad particular es estudiar el proceso de cam- código arquitectónico, la semiótica y la semán-
bio y estructuración de la urbe como parte de tica de la cultura aplicada a la ciudad consti-
una sociedad planetaria; significa descubrir re- tuyen perspectivas que permiten profundizar
laciones que integran la diversidad urbana y es- en el conocimiento de la ciudad exteriorizada.

Cuadro 3. Explicador de interrelación de la dimensión espacial con la dimensión


comunicacional de una ciudad
Dimensión espacial Dimensión comunicacional
Ciudad exteriorizada Ciudad global

ciudad edificada 5 5 teleciudad


conectividad 4 4 comunicación en red
equipamiento 3 3 comunicación mediada
calles/plaza 2 2 comunicación
edificio/casa 1 1 tecnología

habitante 1 1 signo
ciudadano 2 2 diálogo
trabajador 3 3 expresividad
comunidad 4 4 imágenes/información
ciudad apropiada 5 5 ciudad símbolo

Ciudad antropomórfica Ciudad representada

tablecer que la autoorganización de la ciudad El segundo cuadrante contiene los elementos


obedece a relaciones cambiantes e interrela- de análisis de la urbe comunicada, bajo el para-
cionadas que se expresan en la dimensiones digma tecnológico y de medios, tema que se
física, la económica o la cultural pero que son ha propuesto como central en este ensayo para
indisociables. Para unir estos enfoques, se pro- comprender los nuevos fenómenos de espacia-
lidad urbana y en el que el enfoque comunica-

191
Imaginales
2
cional permite establecer la noción de ciudad dad integrada: la ciudad integra lo espacial con
desmaterializada. lo comunicacional.
El tercer cuadrante presenta la dimensión En este sentido, la ciudad es un ecosistema,
espacial antropomórfica de la ciudad y es des- una totalidad dotada de una estructura, una
de la antropología, la economía, la sociología y función y un equilibrio determinado. Los ele-
la ciencia política, como se ha profundizado mentos interdependientes que se integran, son
en el estudio, dependiendo de las múltiples lo espacial, lo económico, lo político y lo cultu-
formas como el ciudadano, el trabajador o la ral. Es por ello que la urbe edificada es, a su vez,
comunidad se apropia de la ciudad. El cuarto y desedificada (metafóricamente) en su presen-
último cuadrante ofrece las principales referen- tación como segmento desterritorializado de la
cias a lo simbólico y, al igual que en el segun- globalidad. Pero, en especial, es producto o fru-
do, el enfoque es comunicacional, sólo que to de procesos de apropiación por parte de
desde la perspectiva del lenguaje, el discurso y colectivos y de la clase dirigente (la praxis políti-
las representaciones sociopolíticas de la ciudad. ca es una forma de reterritorializar a la ciudad
La referencia es la urbe imaginada. a través de procesos de apropiación del espacio
El esquema facilita la vinculación interna y público). La representación simbólica está siem-
externa de los elementos de cada división: el pre presente a través de los discursos de los
número uno dentro de cada cuadrante repre- líderes políticos y de los imaginarios propios de
senta los componentes base del origen de la la colectividad que se expresan en movimientos
ciudad (el habitante, la casa, la tecnología, el sociales.
signo); el número dos, la relación de la plaza La ciudad, obedece, de esta manera, a gran-
(espacio público) con la comunicación dialógica des ciclos socioculturales globales que, en esta
propia del ciudadano; el numero tres, los tipos época, se hallan en un permanente equilibrio
de trabajo, el equipamiento, las diferentes ex- inestable. Una dependencia estructural de fenó-
presividades socio-profesionales y la comuni- menos internos y externos que sólo se explica
cación mediada como elementos estructurantes con la premisa de la indisociabilidad entre los
de la urbe y, el número cuatro, la comunidad nuevos medios de comunicación y la globali-
integrada por sistemas interactivos de infor- zación. Bajo este enfoque, la paradoja aparente
mación y comunicación con fuerte dominio de es que lo cerrado se explica por lo abierto: la
la imagen industrializada (numérica, artificial “ciudad cerrada” debe estudiarse por los ras-
y efímera), donde la conectividad no sólo es gos culturales defensivos de la sociedad actual
digital y global, sino que da lugar a la intercul- y explicarse por la gran apertura de los hogares
turalidad y a los nuevos fenómenos identita- al mundo.
rios que emergen con la cultura instrumental
(cibercultura). Cada nivel numérico trasciende
e incluye los precedentes y cada número repeti-
do (o nivel) de los cuadrantes es el elemento
vinculante e integrador de los mismos, lo que
nos lleva a concluir que la ciudad es una uni-

192
Apertura y claustrofilia en la teleciudad, un explicador general con referencias a Hermosillo

Bibliografía (2002) “Culturas urbanas de fin de siglo: la


Aguirre, Ángel y J. Morales (1999) Identidad cultural y social, mirada antropológica”, en www.unesco.org/issj/
España, Ediciones Bárdenas. rics153/canclinispa.html
Barbero, Martín (1990) “Comunicación, campo cultural Giddens, Anthony. (2000) Un mundo desbocado. Los efectos
y proyecto mediador”, Diálogos de la Comunicación, núm. de la globalización en nuestras vidas, Madrid, Taurus.
26, México, marzo, pp. 6-15. Giménez, Gilberto (s/f) La teoría y el análisis de la cultura,
(2001) “Transformaciones comunicativas y tec- IIS/UNAM.
nológicas de lo público”, en Metapolítica, vol. 5, Mé- Gubern, Román (2000) El Eros electrónico, México, Taurus.
xico, Centro de Estudios de Política Comparada, ene- Habermas, Júrgen (1993) Ciencia y técnica como “ideología”,
ro-marzo. México, Red Editorial Iberoamericana.
Bassand, Michel (1990) Urbanization: Appropiation of Space Jacobs, Jane (1993) The Death and Life of Great American
and Culture, Nueva York, Ciudad Universitaria de Nueva Cities, EE. UU., Modern Library Editions.
York. Krippendorff, Klaus (1990) Metodología de análisis de con-
Bettetini, Gianfranco y F. Colombo (1995) Las nuevas tenido. Teoría y práctica, Barcelona, Paidós.
tecnologías de la comunicación, Barcelona, Paidós. Lévy, Pierre (1998) ¿Qué es lo virtual?, Barcelona, Paidós.
Bourdieu, Pierre (1997) Sobre la televisión, Barcelona, Ana- Leyva, Gonzalo (2004) Percepción ciudadana sobre los candida-
grama. tos a Gobernador de Sonora en las elecciones de 2003, tesis
Borja, Jordi. (2001) “Centros y espacios públicos como (maestría en comunicación) UNAM.
oportunidades”, Perfiles Latinoamericanos, núm. 19, Lotman, Juri (1991) “Acerca de la semiósfera”, Criterios,
México, FLACSO. La Habana.
Borja, Jordi y M. Castells (1997) Local y global. La gestión de Lull, James (1995) Medios, comunicación, cultura. Aproximación
las ciudades en la era de la información, México, Taurus. global, Argentina, Amorrortu.
Casetti, Francesco (1980) Introducción a la semiótica, Barce- Mattelart, Armand (1998) La mundialización de la comuni-
lona, Fontanella. cación, Barcelona, Paidós (Serie Comunicación).
Castells, Manuel (1999) La era de la información, México, Melucci, Alberto (1999) Acción colectiva, vida cotidiana y de-
Siglo XXI. mocracia, México, El Colegio de México.
(2001) La galaxia internet. Reflexiones sobre internet Méndez, Eloy (2000) Hermosillo en el siglo XX. Urbanismos
sociedad, Barcelona, Plaza y Janés. incompletos y arquitecturas emblemáticas, México, El Cole-
Cebrian, Juan Luis (1998) La red. Impacto en nuestras vidas de gio de Sonora/Universidad de Sonora.
la sociedad digital, España, Santillana Negroponte, Nicholas (1996) Ser digital, México, Océano.
Contreras, Oscar y A. Castro (2001) Internet y desarrollo Panikkar, Raimon (1999) El espíritu de la política, Barcelo-
regional, México, El Colegio de Sonora (Cuadernos na, Península.
Cuarto Creciente, núm. 8). Paoli, Antonio (2002) Comunicación y juego simbólico. Rela-
Chueca, Fernando (2000) Breve historia del urbanismo, Es- ciones sociales, cultura y procesos de significación, México,
paña, Alianza. Libros del Umbral.
Danesi, M. y P. Perron (1999) Analyzing Cultures. An Intro- Rifkin, Jeremy (2000) La era del acceso. La revolución de la
duction and Handbook, EE. UU., Indiana University nueva economía, Barcelona, Paidós (serie Estado y So-
Press. ciedad).
Daryl, Jennifer y J. Macgregor (2001) Cultural Studies and Sampedro, Victor (2000) Opinión pública y democracia delibe-
Technology, EE. UU., mimeo. rativa. Medios, sondeos y urnas, España, Istmo.
Esteinou, Jaime (2000) “La ciudad y la video-vida”, Revis- Sandoval, Sergio (2003) Hibridación, modernización reflexiva
ta Mexicana de Comunicación, año XIII, núm. 66, México, y procesos culturales en la planta Ford Hermosillo, México,
noviembre-diciembre. El Colegio de Sonora/Plaza y Valdez.
García Canclini, Néstor (1999) La globalización imaginada, Sartori, Giovanni (1997) Homo Videns. La sociedad teledi-
México, Paidós (serie Estado y Sociedad). rigida, Madrid, Taurus.

193
Imaginales
2
Stevenson, Nick (1998) Culturas mediáticas. Teoría social y
comunicación masiva, Buenos Aires, Amorrortu.
Tapscott. Don (2000) La creación de valor en la economía
digital, Buenos Aires, Granica.
Terceiro, José y G. Matías (2001) Digitalismo. El nuevo hori-
zonte sociocultural, Madrid, Taurus (Colección Taurus es
Digital).
Thompson, Jhon B. (1998) Los media y la modernidad. Una
teoría de los medios de comunicación, Barcelona, Paidós (se-
rie Comunicación).
Toffler, Alvin (1990) El cambio del poder. Conocimientos, bie-
nestar y violencia en el umbral del siglo XXI, España, Plaza
y Janés.
Tomlinson, Jhon (2001) Globalización y cultura, México,
Oxford University Press.
Van Dijk, Teun (1998) Texto y contexto (Semántica y pragmáti-
ca del discurso), Madrid, Cátedra.
Vázquez, Miguel Ángel (1997) Integración del noroeste de
México y el suroeste de Estados Unidos, México, UNAM/IIE.
Velázquez, Lorenia (2000) Industrialización y servicios comple-
mentarios en Hermosillo, México, El Colegio de Sonora.
Wolf, M. (1994) Los efectos sociales de los media, Barcelona,
Paidós.
Zoido, F., S. de la Vega, G. Morales, R. Mas, y R. Lois
(2000) Diccionario de geografía urbana, urbanismo y orde-
nación del territorio, Barcelona, Ariel.

194
Ensayos

195
Imaginales
2

196
Ciclos económicos de largo plazo
y política económica y social en el contexto
de la globalización

Alfredo Erquizio Espinal


Universidad de Sonora
Departamento de Economía
oerquiz@correom.uson.mx

Introducción La fase actual del ciclo económico de largo


El propósito principal de este texto es trazar, plazo de la economía mundial
desde la perspectiva heterodoxa “neoschum- Hay varias maneras de abordar la coyuntura
peteriana” y “poskeynesiana”, las coordenadas económica mundial: una de ellas es la propuesta
del nuevo espacio en el que se puede desplazar por Carlota Pérez (2002) con base en los ciclos
la política económica y social. Ubicándonos en económicos de largo plazo. Según esta autora,
lo anterior, definiremos a estas coordenadas cada ciclo de cincuenta a sesenta años, la eco-
como aquellas que son necesarias tanto para nomía mundial se caracteriza por una oleada
viabilizar el período de despliegue de la actual de desarrollo fundamentalmente impulsada por
“oleada de desarrollo” como para construir un una revolución tecnológica. Podemos, de esta
nuevo pacto distributivo en el contexto de la forma, reconocer en los últimos tres siglos la
globalización. presencia de cinco oleadas:
Para conseguir nuestro objetivo, el trabajo
se ha dividido en tres partes: en la primera, se N Revolución Industrial.
contrasta la hipótesis de las oleadas de desa- N Época del hierro, la máquina del vapor y
rrollo (Pérez, 2002) con el fin de caracterizar la el ferrocarril.
situación actual del ciclo económico de largo N Época del acero y la ingeniería pesada.
plazo de la economía mundial; en la segunda, N Época del petróleo, el automóvil y la pro-
se plantean las características de la política ducción pesada.
económica y social necesarias para el despliegue N Época de la informática y las telecomu-
progresista de la revolución tecnológica en cur- nicaciones.
so, considerando el caso de los países desarro-
llados (Reati y Toporowski, 2004); finalmente, Cada oleada de desarrollo es un proceso que
en la tercera parte, se incluye una reflexión so- presenta dos períodos (Pérez, 2002: 47): la ins-
bre la situación de México frente a los ciclos y talación del nuevo paradigma tecnológico y el
políticas económicas mundiales.

197
Imaginales
2
despliegue de todo su potencial. El período de compradores. Sin embargo, en algún momento
instalación se divide a su vez en dos fases: las expectativas de más alzas se agotan y la re-
tirada, cuando todos quieren vender, hace que
N Irrupción, que surge después de la explo- los precios bajen, ocurriendo lo que se conoce
siva aparición de nuevos productos y tec- como colapso o crack. La historia financiera está
nologías, mostrando su potencial futuro plagada de estos ejemplos (Galbraith, 1991).
e incursionando poderosamente en un Por otra parte, el período de despliegue se
mundo básicamente modelado por el divide también en dos fases (Pérez 2002: 47):
paradigma tecnológico previo.
N Frenesí, el cual ocurre cuando el capital N Sinergia, que se da cuando todas las
financiero conduce la intensa instalación condiciones son favorables para la pro-
de nuevas infraestructuras y nuevas tec- ducción y hay un florecimiento pleno del
nologías, de tal manera que, al final, su nuevo paradigma tecnológico, ahora cla-
potencial está fuertemente instalado en ramente predominante
la economía y se encuentra listo para su N Madurez, que ocurre cuando las últimas
pleno despliegue. industrias, productos, tecnologías y me-
joras son introducidas, mientras apare-
Esta última fase origina crecientes tensiones cen los signos de oportunidades de in-
estructurales en el sistema, lo cual la hace in- versión menguantes y mercados estanca-
sostenible, razón por la cual el periodo de des- dos en las principales industrias que pro-
pliegue no puede darse sin resolverlas. Es ne- tagonizaron la revolución tecnológica.
cesario, por tanto, un “punto de inflexión”,
usualmente mediante la recesión que sigue al En el cuadro 1 se muestra una síntesis his-
colapso de una “burbuja financiera”. De igual tórica de lo anterior.
forma sucede cuando los cambios regulatorios A continuación, se muestra evidencia que
requeridos son realizados para facilitar y de- contrasta la hipótesis de Pérez (2002), en la cual
linear el período de despliegue. se caracteriza la situación actual de la economía
El momento de transición entre un período mundial desde la óptica de los ciclos económi-
y otro es, entonces, el estallido de la burbuja cos de largo plazo; es decir, que ésta se encon-
financiera gestada por lapsos de “manía espe- traría en un punto de inflexión, preludio del
culativa”, caracterizados por la compra de va- período de despliegue de la quinta oleada de
lores accionarios, bonos, divisas, propiedades desarrollo.
inmobiliarias, obras de arte y, en general, de todo Un signo de los efectos virtuosos de la revo-
aquello cuyo precio de hoy se piensa que se lución tecnológica en curso y de la concreción
modificará al alza en el futuro y que podrá ser del período de instalación de la actual oleada,
vendido con ganancias que se considera serán es el comportamiento de los indicadores mun-
extraordinarias. Dichas perspectivas atraen a diales, los cuales reflejan mayoritariamente la
nuevos compradores que, a mayor demanda, actividad desarrollada por las economías de los
determinan alzas de precios que atraen más

198
Ciclos económicos de largo plazo y política económica y social en el contexto de la globalización

Cuadro 1. Grandes oleadas de desarrollo, manías, edades de oro y fechas aproximadas


de puntos de inflexión
Oleada de Revolución Instalación Punto de Despliegue
desarrollo tecnológica/ Irrupción Frenesí inflexión, crack y Sinergia Madurez
País líder recomposición
institucional
1 1771 Década de Fines de la 1793-1997 1798-1812 1813-1829
Revolución 1770 e inicios década de 1780 Gran salto
Industrial/ de la de 1780 e inicios de la Inglés
Inglaterra de 1790
Canal manía
(Inglaterra)
2 1829 1830 Década de 1848-1860 1850-1857 1857-1873
Época del hierro, 1840 Boom
la máquina del Ferrocarril victoriano
vapor y el manía (Inglaterra)
ferrocarril/ (Inglaterra)
Inglaterra
(expansión
al continente
europeo y
Estados Unidos)
3 1875 1875-1884 1884-1893 1893-1895 1895-1907 1908-1918
Época del acero Inversiones "Belle Epoque”
y la ingeniería transconti- (Europa)
pesada (EE. UU. nentales en “Progressive
y Alemania ferrocarriles, Era”
superando barcos y (Estados
a Inglaterra) puertos Unidos)
4 1908 1908-1920 1920-1929 1929-1933 1943-1959 1960-1974
Época del Los fabulosos Europa Edad de Oro
petróleo, años veinte. 1929-1943 de la
el automóvil Autos, Estados Posguerra
y la producción electricidad Unidos (Estados
pesada/ y propiedad Unidos y
Estados inmobiliaria Europa)
Unidos (Estados
(expansión Unidos)
a Europa)
5 1971 1971-1987 1987-2001 2001-¿? 20??
Época de la Telecomu-
informática nicaciones
y telecomuni- e internet
caciones/ manía
Estados Unidos (global)
(expansión a
Europa y Asia)
Fuente: Pérez, 2002: 57.

199
Imaginales
2
países miembros del llamado
Grupo de los Siete (G7). 1
De esta manera, observa-
mos lo siguiente (gráficos 1,
2 y 3):2

N El ascenso de las tasas


de crecimiento del PIB
total y del comercio
mundial, lo que apunta,
por el lado de la deman-
da, hacia un incremento
de la masa de ganancias
en el sector corporativo
no financiero de las em-
presas de los países de-
sarrollados.
N El descenso de las tasas
de inflación –y también
de la tasa de interés 3 y
de los precios de los
bienes de uso generali-
zado (commodities)–, lo
cual, por el lado de la re-

1
Según el Fondo Monetario In-
ternacional (FMI, 2004a), durante 2003
la participación en el Producto In-
terno Bruto ( PIB ) mundial del G7
(Estados Unidos, Japón, Alemania,
Francia, Reino Unido, Italia y Canadá)
fue de 43.9%, mientras que la de otras
economías europeas avanzadas (Es-
paña, Austria, Bélgica, Finlandia, Gre-
cia, Irlanda, Luxemburgo, Holanda,
Portugal) fue de 8.3%, la de los tigres
asiáticos (Hong Kong, Corea, Singa-
pur y Taiwan) de 3.3%, la de China 12.6% y la de la India ducción de costos, también incrementa
de 5.7%, para un total de 73.8%.
la masa de ganancias.
2
La tendencia se calculó mediante el filtro Hodrick-
Prescott.
3
La tasa de interés de largo plazo en los países Las oleadas de desarrollo identificadas por
avanzados descendió de 6.1% a 4% entre 1996 y 2004
(FMI , 2004b). Pérez (2002) están claramente vinculadas a la

200
Ciclos económicos de largo plazo y política económica y social en el contexto de la globalización

ramente vinculado a la revolu-


ción tecnológica en curso, tal y
como lo demuestra la ele-
vación de la productividad del
capital en Estados Unidos des-
de mediados de la década de
los años ochenta (gráfico 6).
El NASDAQ (National Asso-
ciation of Securities Dealers
Automated Quotation System) 5
es el índice de precios de las
acciones del sector vinculado
a las nuevas tecnologías y, por
tanto, a las industrias de la
quinta oleada de desarrollo,
misma que se encontraría en el
evolución de largo plazo de la masa de ganan-
[Producto Nacional Neto - (salario por hora* # de horas
cias y la tasa de ganancia. Al respecto, Dumenil
trabajadas)] / stock de capital neto. Los datos para 1869-1992
y Levy (1994 y 2003) –investigadores franceses pueden consultarse enwww.cepremap.ens.fr/~levy/uslt4.txt.
de orientación marxista– nos
ayudan a mostrar que la cuarta
oleada de desarrollo permitió
recupe-rar el nivel promedio
de la tasa de ganancia del sec-
tor productivo de los Esta-
dos Unidos, pero con efec-
tos que se agotaron en la pri-
mera mitad de la década de
los años setenta (gráfico 4).
Un signo muy claro de la
actual y quinta oleada de de-
sarrollo, es la recuperación de
la tasa de ganancia en Estados
Unidos (gráfico 5).
El repunte observado de
la tasa de ganancia 4 está cla-
4
Aunque los estimados de la tasa de ganancia en las Los correspondientes a 1949-1999 se pueden estimar de la
gráficas precedentes difieren, su tendencia es similar en el observación del gráfico 3 de Dumenil y Levy (2003).
lapso que les es común (1949-1992). La tasa de ganancia se 5
Sistema Electrónico de Cotización de la Asociación
basa en variables medidas en dólares corrientes y es igual a: Nacional de Intermediarios de Valores.

201
Imaginales
2
punto de inflexión que distingue al período 300) y Japón ( TOPIX), están sincronizados y en
de instalación del correspondiente al período de recuperación, pero no alcanzan su máximo his-
despliegue, como lo muestra el colapso bursátil tórico del año 2000 (FMI, 2004b).
En la medida en que las
economías desarrolladas pare-
cen haber absorbido bastante
bien el fin de la burbuja finan-
ciera del año 2000, las expecta-
tivas parecen promisorias, pues-
to que se cumpliría la regula-
ridad característica de las pasa-
das oleadas de desarrollo; esto
es, un lapso de veinte a treinta
años en el que el despliegue
completo de la revolución in-
formática transformará todos
los sectores económicos, dan-
do lugar a una etapa de bonan-
za y a la gestación de la próxi-
ma revolución tecnológica.
que se inició en marzo del año
2000.
La caída del NASDAQ arras-
tró los índices que representan
a las quinientas y a las cinco
mil empresas más grandes que
cotizan en Estados Unidos: el
S&P 500 y el Wilshire 5000,
respectivamente (gráfico 7).
Esta caída no sólo afectó a
Estados Unidos, sino que tuvo
repercusiones en todo el mun-
do, como fue el caso del FTSE
Eurotop 300 (Alemania), del
DAX (Alemania), del FTSE, all share
(Reino Unido) y del NIKKEI 225
y el TOPIX (Japón). Actualmente
se observa que los índices de las bolsas de No obstante, como sucedió en la cuarta ole-
Estados Unidos (S&P 500), Europa (Eurotop ada de desarrollo, se requerirán también inno-

202
Ciclos económicos de largo plazo y política económica y social en el contexto de la globalización

Gráfico 7. Índices de la Bolsa de Valores en EE. UU. política económica y social con
las transformaciones institucio -
nales necesarias para viabilizar el
período de despliegue de la ac-
tual oleada de desarrollo y cons-
truir un nuevo pacto distributi-
vo en los países desarrollados.
Con base en una visión de
largo plazo, para estos autores lo
fundamental es el reforzamien-
to de la difusión del nuevo para-
digma técnico económico de las
tecnologías de la información y
la comunicación. A ello apuntan:

N Las mejores condiciones ma-


vaciones socioinstitucionales, entre las cuales
se cuentan las enlistadas en el cuadro 2. croeconómicas para la innovación y el cre-
cimiento.
N La necesidad de restablecer la primacía
Una nueva política económica y social para del capital productivo o “desfinanciariza-
el despliegue de la oleada de desarrollo actual ción” de la economía.
Desde una perspectiva poskeynesiana, Reati y N Las posibles características del “nexo sala-
Toporowsky (2004) proponen una agenda de rial” para la nueva oleada de desarrollo.

Cuadro 2. Innovaciones institucionales para desencadenar el ascenso económico de la posguerra


Nivel Innovación
Nacional > Intervención estatal masiva en la economía (Keynes)
> Manipulación de la demanda
> Impuesto sobre la renta: modelo redistributivo
> Suministro de estadísticas nacionales
> Creciente sistema de crédito al consumidor
> Seguros de desempleo y pensiones de jubilación
> Servicios públicos y gastos del estado
> Sistemas de educación y salud de masas
> Sindicatos institucionalizados
> Reducción de la jornada, semana y años de trabajo
Internacional > Papel hegemónico de Estados Unidos
> Bretón Woods
> Plan Marshall
> Fondo Monetario Internacional
> Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT)
> Organización de Naciones Unidas (ONU)
> Gradual disolución de los imperios coloniales
Fuente: Pérez, 1998.

203
Imaginales
2
N La política del mercado de trabajo. siones por empresas productivas, mientras que
N El régimen de los derechos de propiedad el acomodaticio está motivado por expectati-
intelectual. vas realistas de los empresarios de corpora-
ciones que arriesgan, principalmente, sus pro-
Así, para que el proceso de innovaciones pios recursos, para lo cual es fundamental aba-
radicales continúe, deben estar claras las pers - tir la inflación que suele caracterizar a los lap-
pectivas de un gran impulso de la demanda sos en que se forman las burbujas financieras,
efectiva. No obstante, ello no es posible sin mismas que hacen más atractiva la especulación
una política económica que la impulse decidi- que la inversión productiva.
damente, siendo en este punto donde la inver- El restablecimiento de la rentabilidad del
sión pública sigue teniendo un papel clave. capital, desde una perspectiva de largo plazo,
Mientras las metas de equilibrio fiscal, expre- no puede ya sostenerse en el aprovechamiento
sadas como déficit fiscal aceptable en porcen- de la debilidad del factor trabajo en la nego-
tajes del PIB, son en general correctas cuando se ciación colectiva de su participación en los be-
trata del gasto corriente del sector público, que, neficios de la nueva oleada de desarrollo, por
efectivamente, debe financiarse con impuestos, lo que el sector empresarial debe renunciar a
esto no resulta ser lo adecuado para la inver- las ventajas que en el corto plazo puede ob-
sión pública, la cual sí puede ser financiada con tener de dicha situación, dando paso a las de-
cargo a deuda pagable con los rendimientos de mandas de equidad y justicia social. Esto sig-
dicha inversión. nifica, como ya se comentó, un claro vínculo
En la medida en que, como se comprobó, entre productividad y salario y un estado de
la tasa de ganancia en los países desarrollados bienestar (salario indirecto) que proporcione
se recupera, se establecen las condiciones para protección contra los riesgos y la incertidum-
restablecer el nexo entre incrementos en la pro- bre del desempleo.
ductividad y los salarios que caracterizó a la En la medida que las formas del empleo y
oleada de desarrollo anterior conocida como la contratación están cambiando como con-
“fondista”, misma que dio lugar al consumo secuencia de las nuevas tecnologías, se hace
de masas. De esta manera, se asegurará un cír- necesaria la participación de instituciones que
culo virtuoso de demanda efectiva en ascenso, protejan a los trabajadores cuyo estatus ya no
alta rentabilidad, inversiones crecientes, pro- es el de empleados, pero tampoco el de emplea-
ductividad al alza y mejores salarios. dores, y que, sin embargo, se relacionan en for-
La difusión de las nuevas tecnologías re- ma desventajosa con quienes los contratan.
quiere mecanismos apropiados de financia - Dada la alta movilidad en el empleo, el ejerci-
miento de la inversión. Al respecto, hay dos cio de una profesión a lo largo de la vida ya no
tipos de mecanismos: el especulativo y el aco- se da en las condiciones de antes, por lo que se
modaticio. El especulativo basa sus expectati- requiere de mecanismos que permitan el reen-
vas de rentabilidad en la posibilidad de reven - trenamiento continuo.
der, en un mercado secundario exacerbado, los Asimismo, para corregir la declinación del
valores emitidos para financiar nuevas inver- “estado de bienestar”, es necesaria una nueva

204
Ciclos económicos de largo plazo y política económica y social en el contexto de la globalización

concepción de los derechos sociales y la soli- N No otorgar patentes a procesos que son
daridad, basada ya no en aquellas dirigidas a claramente fenómenos naturales.
las necesidades individuales, sino más bien en N Si el producto o proceso es un insumo o
las que procuran seguridad individual y colec- foco de investigación, este conocimiento
tiva frente al reto de la incertidumbre. Se trata genérico debe quedar abierto.
de sustituir el concepto de “protección social” N Se debe estrechar el alcance de la patente
por el de “ciudadanía social” como la síntesis evitando que mediante su extensión se
del sentido de la reformulación de la legislación bloquee el desarrollo de posibles susti-
laboral y social en general. tutos.
La transferencia de tecnología es la base de N Dejar libre la posibilidad de que la in-
la innovación y toma dos formas: la codificada vestigación pura se desarrolle sin que se
y la tácita. La codificada cubre tanto la trans- considere una violación de la patente.
ferencia pública, que es difundida en medios
impresos, como la transferencia privada, pro-
tegida por patentes y que sólo está parcialmente Reflexión final
disponible. Por su parte, el conocimiento táci- Las implicaciones para México
to, o no codificado, el cual es una característica La economía mexicana mostró sus más altas
típica de las organizaciones, es el componente tasas de crecimiento de largo plazo (6.2%) en
principal del proceso de aprendizaje y conduce el lapso 1940-1981, lo cual coincide más o me-
a la innovación. nos con el período de despliegue de la cuarta
En lo referente a la transferencia codifica- oleada de desarrollo. Por lo contrario, de 1982
da, los problemas principales giran en torno a al año 2002, el desempeño ha sido decepcionan-
la legitimidad de patentar organismos vivos, te, pues sólo se creció a 2.2% (gráfico 8).
microorganismos, genes o secuencias genéti- Desde una perspectiva de largo plazo, mien-
cas parciales, de privatizar elementos de cono- tras los países desarrollados parecen haber en-
cimiento común, tales como algoritmos mate- contrado una salida a la crisis de rentabilidad
máticos o procesos biológicos básicos, así co- que puso fin a la cuarta oleada de desarrollo,
mo de la apropiación privada de la investigación no sucede lo mismo con naciones como Méxi-
financiada con fondos públicos. co. Así, Mariña y Moseley (2001) revelan que la
La historia demuestra que las sociedades tasa de ganancia en México no se ha recupera-
exitosas son las inspiradas en una visión de do y permanece estancada a un bajo nivel, a
largo plazo, en donde es inadmisible que los pesar de que la tasa de plusvalor sí se elevó
intereses privados se apropien de los resulta- junto con la participación de las ganancias en
dos de investigaciones financiadas por el go- el ingreso. El problema parece estar en la pro-
bierno, así como de los conocimientos básicos ductividad del capital, que, aunque expresa la
que son necesarios para la investigación. modernización de la base tecnológica de la eco-
Para ello, se requiere que las leyes de pro- nomía, no muestra la inflexión hacía arriba que
tección intelectual contengan los siguientes sí se observa en los países desarrollados, como
principios:

205
Imaginales
2
se ilustra en las gráficas 9, 10, 11, 12 y 13, las la distribución del ingreso ( LPIB ), de tal
cuales se basan en: forma que ganancias = PIB *(1 - LPPIB ), se-
gún cifras de las cuentas nacionales, así
N Los cálculos de Mariña y Moseley (2001), como de los estimados de Hofman (2000)
elaborados a partir de estimados del plus- para el stock de capital, para los que se uti-
valor, capital variable y capital constante liza la fórmula:
del sector productivo capitalista, exclu-
yendo comercio y servicios financieros, Tasa de ganancia = ganancias / capital
remuneraciones a personal no obrero, ca- Tasa de ganancia = (ganancias / PIB)*(PIB /capital)
Tasa de ganancia = (ganancias / PIB)
* (productividad del capital)

El declive de la producti-
vidad del capital revela que
México no se encuentra aún en
el club de las economías inno-
vadoras que distingue el World
Economic Forum, lo que aten-
ta contra la recuperación de su
tasa de ganancia y sus posibi-
lidades de crecimiento a largo
plazo. En contraste, países co -
mo Corea, Taiwán, Hong Kong,
Singapur, Irlanda e Islandia, que
no pertenecían a dicho club en
la década de los años ochenta,
pital fijo residencial (considerados como han logrado su inclusión en él (cuadros 3 y 4).
gastos improductivos), producción por En términos estratégicos, para países como
cuenta propia y no mercantil, para los que México es clave considerar que las oleadas de
se utiliza la fórmula: desarrollo se superponen, de tal forma que
cuando la cuarta está en su período de des-
Tasa de ganancia = [flujo anual de plusvalor - flujo pliegue, la quinta ingresa a su período de ins-
anual de costos improductivos (salario y materiales)] talación. Así, mientras México se acomodaba
/ stock de capital según costo de reemplazo. en las industrias de la cuarta oleada, los países
del sudeste asiático lo hacían en las del des-
N Cálculos nuestros [que no consideran los pliegue de la actual. La lección es importante:
ajustes propuestos por Mariña y Mose- se deben hacer las dos cosas, rejuvenecer las
ley (2001)] elaborados a partir de estima- tecnologías ya maduras y acceder a las nuevas
ciones de la participación del trabajo en

206
Ciclos económicos de largo plazo y política económica y social en el contexto de la globalización

207
Imaginales
2

208
Ciclos económicos de largo plazo y política económica y social en el contexto de la globalización

Si la economía mexicana logra


realizar esa tarea en los próximos
años, sus perspectivas de rentabi-
lidad y crecimiento serán promiso-
rias, propiciándose una inflexión
hacía arriba en la tasa de ganancia y
de productividad del capital como
la manifestada en los países desa-
rrollados. El otro objetivo, el de
acompañar la prosperidad capita-
lista con un nuevo pacto distribu-
tivo, quedará pendiente, tal como
aún lo está en dichos países. Sin
embargo, esto último es un asunto
tecnologías genéricas y los nuevos modelos que, como en el pasado, se tendrá
organizativos (Pérez, 2001). que resolver en el campo de la lucha política.

Cuadro 3. Economías tecnológicamente innovadoras en la década de 1980 y el año 2000


País Promedio anual Ranking Promedio anual Ranking
de patentes década de 1980 de patentes año 2000
inscritas en EE. UU. inscritas en EE. UU.
por cada millón por cada millón
de habitantes en de habitantes
la década de 1980 en el año 2000
Suiza 189.6 1 182.1 4
Estados Unidos 165.8 2 308.7 1
Japón 101.2 3 246.6 2
Suecia 94.3 4 177.2 5
Alemania 85.1 5 123.6 7
Holanda 51.9 6 78.1 11
Canadá 50.3 7 111.2 9
Reino Unido 43.2 8 60.6 16
Francia 43.0 9 64.4 14
Israel 42.1 10 135.0 6
Austria 40.3 11 62.1 15
Finlandia 37.0 12 119.4 8
Dinamarca 31.7 13 82.3 10
Bélgica 26.4 14 67.8 13
Noruega 22.6 15 55.1 18
Australia 21.4 16 36.7 20
Italia 16.4 17 29.7 22
Nueva Zelanda 15.2 18 28.0 23
Fuente: World Economic Forum, 2003.

209
Imaginales
2
Cuadro 4. Economías que no eran tecnológicamente innovadoras en la década de los años ochenta
y que lo son en el año 2000
País Promedio anual Ranking Promedio anual Ranking
de patentes década de 1980 de patentes año 2000
inscritas en EE. UU. inscritas en EE. UU.
por cada millón por cada millón
de habitantes en de habitantes
la década de 1980 en el año 2000
Taiwán 12.8 19 210.3 3
Islandia 9.0 21 61.6 17
Irlanda 8.8 22 32.4 21
Hong Kong 5.4 23 26.3 24
Singapur 2.4 26 54.3 19
Corea 1.3 28 70.1 12
Fuente: World Economic Forum, 2003.

210
Ciclos económicos de largo plazo y política económica y social en el contexto de la globalización

Bibliografía
Dumenil, Gerard y Dominique Levy (1994) The U. S. Eco-
nomy Since the Civil War: Sources and Construction of the Se-
ries, MODEM-CNRS/CEPREMAP-CNRS (www.cepremap.cnrs.fr/
~levy).
(2003) Neoliberal Dynamics-Imperial Dynamics, MO-
DEM-CNRS/CEPREMAP-CNRS, en www.cepremap.ens.fr/
levy/
FMI (2004a) World Economic Outlook, septiembre, en http://
www.imf.org
(2004b) Global Finance Report, septiembre, en
http://www.imf.org
Galbraith, John Kenneth (1991) Breve historia de la euforia
financiera, Barcelona, Ariel.
Hofman, André A. (2000) “Standardized Capital Stock
Estimates in Latin America: A 1950-94 Update”,
Cambridge Journal of Economics, vol. 24, EE. UU., pp.
45-86.
Mariña, Abelardo y Fred Moseley (2001) “La tasa de ge-
neral de ganancia y sus determinantes en México:
1950-1999”, Economía: Teoría y Práctica, núm. 15, Mé-
xico, pp. 35-66.
Pérez, Carlota (1998) Desafíos sociales y políticos del cambio de
paradigma tecnológico, presentación en el seminario Ve-
nezuela: Desafíos y Propuestas, con motivo del LX
Aniversario de la Revista SIC, Caracas, febrero, en
www.carlotaperez.org
(2001) “El cambio tecnológico y las opor-
tunidades de desarrollo como blanco móvil”, Revista
de la CEPAL, núm. 75, Santiago de Chile, diciembre.
(2002) Technological Revolutions and Financial Capi-
tal: The Dynamics of Bubbles and Golden Ages, Chelten-
ham, Reino Unido, Edward Elgar Publishing.
(2004) Dinámica de la innovación y oportunidades de
crecimiento, en www.carlotaperez.org
Reati, Angelo y Jan Toporowski (2004) An Economic Policy
for the Fifth Long-Wave. Banca Nazionale del Lavoro Quar-
terly Review, vol. LVII, núm. 231, Roma, diciembre.
World Economic Forum (2003) Global Competitiveness Re-
port 2003-2004, en http://www.weforum.org

211
Imaginales
2

212
Reseñas

213
Imaginales
2

214
La arquitectura emblema de la globalidad

Brisa Violeta Carrasco Gallegos


Maestría en Ciencias Sociales
(Estudios Urbanos y Ambientales)
El Colegio de Sonora
brisa@biciverde.org

En La Arquitectura de la Ciudad Global 1, Zaida la ciudad mediante un fuerte trabajo de market-


Muxí analiza los procesos de construcción de ing difundido internacionalmente, en el cual se
las ciudades insertas en el marco de la globa- realzan las ventajas y particularidades de la
lidad económica, en los cuales se presentan for- ciudad.
mas particulares de apropiación del territorio La arquitectura contribuye a la creación de
urbano, modelándolo y proponiendo un nue- una imagen moderna y es utilizada como em-
vo lenguaje arquitectónico para los prototipos blema de la ciudad, los edificios diseñados por
de las actuales tendencias de diseño difundi- arquitectos y firmas con reconocimiento mun-
das a nivel mundial. La globalización, según dial se erigen buscando una proyección inter-
palabras de la autora, se entiende como un pro- nacional: “Paradójicamente, la búsqueda de
ceso de “Dominio de las fuerzas del mercado atractivos para conseguir las inversiones glo-
mundiales, el descompromiso político con la bales ha provocado que, en muchos aspectos,
realidad social y la primacía de la producción las ciudades se asemejen cada vez más y pier-
de servicios terciarios” (p. 9). dan sus peculiaridades, poblándose de íconos
Dadas estas premisas, los espacios de la glo- de la modernidad global” (p. 22).
balización ocupan el territorio urbano sin Los nodos que estructuran la red de servi-
transformarlo integralmente; por el contrario, cios orientados a la sociedad globalizada, com-
son propulsores de procesos de fragmentación prenden: barrios privados, complejos de ofici-
y diferenciación del entorno. Las políticas ur- nas destinadas a centros financieros y servi-
banas procuran el posicionamiento de las cios empresariales, así como centros comerciales
ciudades en el mundo como punto atractivo y parques temáticos y una gama de servicios
para las inversiones trasnacionales. En este pro- urbanos como autopistas y aeropuertos desti-
ceso se transforman ciertas áreas que dotan de nados al servicio de estos espacios, los cuales
una infraestructura eficiente y se promueve a no desarrollan el conjunto total de la ciudad,
sino que generan y potencian polos de desarro-
1
Zaida Muxí, La arquitectura de la ciudad global, Barcelo-
na, Gustavo Gili, 2004, 184 p. (ISBN: 84-252-1560-9). llo dotados de servicios e infraestructuras nece-

215
Imaginales
2
sarias para acceder de una manera eficiente al fuera rehabilitado como centro comercial con
conjunto de áreas globales, ya sea mediante salas de cine y restaurantes. El proyecto, inau-
contacto físico o virtual. gurado en 1998, está inserto en la trama central
El tema de la globalización ha sido aborda- de la ciudad; sin embargo, no guarda una re-
do en la mayoría de los casos desde el punto lación con el entorno, ya que tres de las facha-
de vista de la economía y el desarrollo regio- das del edificio están diseñadas solamente para
nal, analizando cómo los métodos producti- acceso vehicular, “mientras que el acceso pea-
vos y los capitales naturales y sociales de de- tonal se resuelve con unas grandes e impo-
terminada región influyen para que ésta se in- nentes escaleras que no invitan a entrar” (p.121).
tegre o no a la red de comercio internacional En el caso de los edificios corporativos, se
mediante la cual se rigen los mercados. Las in- ejemplifica el caso de Puerto Madero, una zona
fraestructuras que sirven de base para el éxito colindante al río Paraná que en un principio
comercial de ciertas regiones están conforma- fueran dársenas dedicadas al comercio náutico
das por edificios destinados al transporte, ser- y que posteriormente quedara abandonado.
vicios financieros e industriales, complejos Éste se ha rehabilitado con la construcción de
comerciales y de ocio, al igual que conjuntos edificios y oficinas destinados a corporaciones,
residenciales. albergando a importantes empresas interna-
Muxí hace una caracterización de estos es- cionales. El proyecto, que fuera ideado desde
pacios tomando como zona de estudio la una perspectiva de recuperación de la historia
ciudad de Buenos Aires, donde, al igual que en e identidad de la ciudad, se ha reducido a un
muchas ciudades del mundo, se presentan de espacio aislado de su entorno.
manera clara procesos segregatorios, espacia- La autora parte de una clasificación gene-
les y sociales, de la ciudad preexistente y de los ral de los espacios globales a partir de tres ele-
nuevos edificios de servicio, comercio y vivien- mentos que los caracterizan como tales, como
da. El estudio de la arquitectura de la globa- “centros neurálgicos” que reúnen los valores
lidad en el caso bonaerense, se ilustra con de- de la sociedad globalizada: a) la accesibilidad
tallados ejemplos de algunos de los más de los lugares funciona como conector princi-
importantes iconos recientes de la ciudad, como pal, ya sea en el entorno local o con el resto del
lo son los desarrollos para barrios privados en mundo, mediante la facilitación del acceso a
Nordelta y Pilar del Este, que han sido em- los medios de transporte y comunicación, b) la
blemáticos para la aparición de este tipo de imagen que identifica los espacios, simulando
vecindarios en la ciudad. ya sea espacios históricos o hipertecnológicos
Para el caso de los parques temáticos y cen- que incorporan los más avanzados métodos
tros comerciales, se describe, entre otros, uno constructivos y, c) el emblema que constituye
de los ejemplos más claros de segmentación el prestigio (dado por elementos importantes
del espacio urbano y de los procesos de gentri- como universidades, fraccionamientos de lujo,
ficación: el Abasto de Buenos Aires, edificio parque temático, etc.) y que ha hecho posible
que fuera construido en 1934 como mercado y la concentración de una zona de servicios a su
permaneciera abandonado por décadas y que alrededor (pp. 28 y 30).

216
La arquitectura emblema de la globalidad

La privatización del espacio construido se tas de vigilancia, alarmas, guardias de seguridad,


hace evidente mediante la adhesión de elemen- cámaras de video y demás accesorios que ga-
tos orientados a controlar el acceso de perso- ranticen la invulnerabilidad de la burbuja. “Es
nas a instalaciones comerciales, empresariales una perversa recuperación de la ciudad y de la
y de vivienda, al igual que a través de la ex- urbanidad a partir de su negación (…) Para ello,
clusión del acceso y del transito de los pea- la mejor propuesta es la fabricación de una
tones. La clasificación de elementos propuesta ciudad simulada, controlada, compuesta por
para los lugares globales es: a) los barrios pri- iguales, puesto que la aparición del ‘otro’ se
vados, b) los centros comerciales y parques convierte en un peligro” (p. 51).
temáticos y, c) los sectores de edificios corpo- El libro presenta una interesante aportación
rativos. Estos espacios, al incorporar elemen- para el estudio de los barrios privados, a los
tos de seguridad, conectividad y homogeneidad, cuales clasifica en tres tipologías generales:
se rigen por “la dominación de la naturaleza y
de cualquier imprevisto, el “no riesgo”, y la N El primer tipo son los que se dan me-
necesidad de sentirse contenidos por un espa- diante “rehabilitaciones sectorizadas” don-
cio previsible y sin diferencias son característi- de se recuperan ciertas zonas o edificios
cas sociales que también definen la arquitectu- de la ciudad para nuevas viviendas. Aun-
ra que se produce y se propaga” (p. 14). que contrastan con un entorno degrada-
do, esta tendencia conlleva un discurso
sobre el valor histórico de la recuperación.
Los barrios privados N El segundo tipo son los “condominios
En el caso de los barrios cerrados se analiza un de torres”, que en su mayoría se insertan
fenómeno que se hace visible cada vez más por en el tejido urbano pero diferenciándose
todo el mundo: bajo la idea de construir una del entorno, entre otras cosas por la pro-
vida comunitaria y segura, se crean islas que se hibición total al acceso.
oponen a la ciudad existente y en las que sus N El último tipo está representado por las
pobladores buscan la constante reafirmación “nuevas áreas urbanas residenciales ais-
de sí mismos en referencia a su igual: el vecino. ladas”, las cuales son grandes consumi-
La idea concebida de la ciudad se transforma doras de suelo y recursos naturales y ter-
en la del mundo salvaje y peligroso del cual minan por convertirse en “un modelo
hay que alejarse por la inseguridad que lo domi- insostenible ecológica, social y económi-
na. La seguridad y el acceso a un estilo de vida camente.”
exclusivo y privado, ofertada por los medios,
recrea una vida idílica en los barrios cerrados: Esta tipología de los barrios privados que-
la imagen de la familia en plena libertad, los da como un aporte general, al igual que la cla-
niños que pueden jugar en medio de la calle y sificación que propusiera Maristella Svampa
la confianza de que no habrá intrusos merodean- también para el caso de Buenos Aires. Los pro-
do por el vecindario. La desconfianza al exterior cesos que se observan en esta ciudad en cuan-
se materializa en las bardas perimetrales, case- to a los desarrollos privados de vivienda se re-

217
Imaginales
2
producen con pocas variantes en muchas degradadas y edificios abandonados; sin em-
ciudades del mundo, por lo que este tipo de bargo, el espacio privado marca la diferencia
interpretaciones complementarias entre sí, con el entorno, por lo que es difícil que se ge-
puede servir de base para análisis similares en nere una reacción en cadena de mejora en los
otras plazas. servicios y la imagen urbana de la zona. Los
complejos que contemplan reformas integrales
a una vialidad o a una zona amplia, consideran
Parques temáticos y centros comerciales también el desalojo de los pobladores y la ocu-
Los espacios de ocio se han convertido en fi- pación total del suelo. “Podrían haber sido
guras ilustrativas de la ciudad que se inserta a nuevas centralidades urbanas, nodos genera-
la globalidad. Según el marketing, una ciudad, dores de sinergias creativas y productivas, pero
para resultar atractiva en el ámbito global, debe ni su concepción empresarial ni su diseño ar-
contar con centros de entretenimiento y con- quitectónico conducen a una interactividad e
sumo que brinden fuentes de esparcimiento a interrelación con la ciudad que no sea la mira-
visitantes y residentes. “La realidad de la ciudad da desde la aislada seguridad y paraíso inac-
no parece suficiente para satisfacer las expecta- cesible para los que quedan fuera” (p. 116).
tivas que se hacen sobre la ciudad, por ello, y
cada vez más, la ciudad global copia su propio
paradigma, su propio tópico, lo que se espera Los edificios corporativos
que sea y no lo que es” (p. 104). Las corporaciones emblemáticas de la globa-
La arquitectura sirve como instrumento lidad distribuyen edificios alrededor del mun-
para la creación de la fantasía. Los parques de do en ciudades que les permiten acercase a
diversiones y los centros comerciales buscan mercados y sedes productivas: “La fuerza sim-
sorprender al usuario, para lo que se valen de bólica de la nueva economía se hace visible a
argumentos escenográficos basados en imá- través de sus sedes emblema, sobre la ciudad
genes historicistas, desde las locales hasta los existen según dos premisas básicas: la centra-
elementos de la arquitectura clásica griega, el lidad y la conectividad” (p. 140).
antiguo Egipto y las culturas americanas pre- Los proyectos urbanos destinados a edifi-
colombinas. De igual forma, se utilizan temáti- cios corporativos toman en cuenta estas carac-
cas futuristas y teatrales para revestir bodegas terísticas en la planeación. La conectividad se
cerradas al exterior y climatizadas artificial- realiza por medio de excelentes vías vehiculares
mente. que ligan la zona con otras importantes en la
En los nuevos centros de ocio globales que ciudad y con aeropuertos y centrales de tren o
repiten las firmas transnacionales son comunes autobús, hoteles y restaurantes de prestigio,
las tiendas especializadas en ropa de marca, res- universidades, tiendas y viviendas en condo-
taurantes de comida rápida y hasta parques de minios privados. Este esquema privatizador,
diversiones transnacionales. La aparición de este al igual que en los casos de las clasificaciones
tipo de equipamientos pudiera verse como anteriores, fragmentan el espacio urbano y ex-
beneficiosa para la recuperación de zonas

218
La arquitectura emblema de la globalidad

pulsan o dan la espalda a la sociedad preexis-


tente en el proceso de apropiación del suelo.
La gran aportación del libro es la caracte-
rización que logra sobre lo que son los lugares
de la globalidad, así como los tres usos pro-
puestos y las ejemplificaciones que permiten
identificar similitudes con casos de otras
ciudades. La visión aplicada a la ciudad de Bue-
nos Aires es referente para este libro, el cual
fue publicado por primera vez como tesis doc-
toral de la autora. De cualquier forma, el ubi-
car el estudio en una sola ciudad no implica
que se pierda una visión mundial del fenómeno
de la arquitectura global, ya que al igual que se
escribe de casos en Buenos Aires, se retoman
ejemplos de otras ciudades del mundo, permi-
tiendo al lector un mayor conocimiento sobre
la manera en que los lugares y las ciudades glo-
bales se proyectan hacia el exterior y potencian
su inserción en la macro esfera mundial.

219
Imaginales
2

220
○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○
Requisitos para las colaboraciones

Imaginales considerará para su posible publicación los artículos y reseñas que preferentemente
no se hayan publicado en español y que no estén sometidos a dictamen con simultaneidad en
otros medios. Los escritos deberán enviarse a: Blvd. Luis Encinas y Rosales, Colonia Centro,
Código Postal 83000, Hermosillo, Sonora, correo electrónico tchavez@sociales.uson.mx.

Imaginales acusará recibo de los originales al momento de su recepción. La aceptación de cada


colaboración dependerá de los dictámenes confidenciales realizados por especialistas anóni-
mos. De acuerdo con esta evaluación, Imaginales decidirá sobre la publicación e informará a los
autores en un plazo de tres meses.

Los trabajos deberán estar escritos en procesador de textos Microsoft Word, a espacio y
medio, tipo de letra New Roman tamaño 12 puntos y deberán ser entregados en versión elec-
trónica (disco compacto) o enviarse al correo electrónico mencionado. Los textos (incluyendo
notas, citas, referencias bibliográficas, gráficas, cuadros, etcétera) no deberán exceder de 40
cuartillas.

Los originales deberán incluir la información siguiente:

a. Nombre del autor


b. Institución en la que colabora
c. Nota curricular en no más de diez líneas
d. Domicilio
e. Número telefónico y de fax
f. Cuenta de correo electrónico
g. Un resumen (en español y en inglés) de 15 líneas máxmo, en el que se destaquen los
aspectos más relevantes del trabajo

Las reseñas de libros deberán incluir la ficha bibliográfica completa.

Las referencias a las fichas bibliográficas en el texto y en citas (incluyendo artículos en


revistas, periódicos, suplementos y páginas electrónicas) deberán ser de la forma: (Ramírez,

221
Imaginales
2

○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○
1988: 103). Las fichas correspondientes deberán colocarse alfabéticamente al final del texto, en la
siguiente forma:

Núñez Noriega, Guillermo (1988) “Madres adolescentes y maquiladoras rurales. Políticas de


género y globalización en la sierra sonorense”, en Estudios Sociales: Revista de Investigación del
Noroeste, vol. VIII, núm. 16, Hermosillo, Universidad de Sonora/Centro de Investigación
en Alimentación y Desarrollo/El Colegio de Sonora.

Picó, Joseph (1999) Cultura y modernidad. Seducciones y desengaños de la cultura moderna, Madrid,
Alianza Editorial.

Las fichas de notas informativas de periódicos y páginas electrónicas deberán colocarse a pie de
página, en la siguiente forma:

3
El Universal, agosto 30 de 2002, p. A3.
4
http://www.sre.gob.mx/ppp/

Si en el artículo aparecen cuadros, gráficas, tablas, diagramas, mapas, fotografías, etcétera, se


deberá asegurar que éstos sean claros y deberán incluir título y fuente.

222
“Imaginales 2”
revista de investigación social
de la Universidad de Sonora
se terminó de imprimir en octubre de 2005
en los talleres gráficos
de Imagen Digital del Noroeste, S. A. de C. V.
Veracruz 19-A, Hermosillo, Sonora, México
Teléfono y fax (662) 214-8822
Tiraje: 500 ejemplares

La edición estuvo a cargo de


Mora-Cantúa Editores, S. A. de C. V.
Oaxaca 43 poniente, Centro, C. P. 83000
Tel. (662) 213-3783
Correo electrónico
info@moracantuaeditores.com

Digitalización de ilustraciones
José Juan Cantúa

223