Está en la página 1de 297

Esta traducción fue hecha sin fines de lucro.

Es una traducción de fans para fans.


Si el libro llega a tu país, apoya al autor comprándolo. También
Puedes apoyar al autor con una reseña o siguiéndolo en las redes sociales y
Ayudándolo a promocionar su libro.
¡Disfruta la lectura!

2
Pág.
Los autores (as) y editoriales también están en Wattpad.
Las editoriales y ciertas autoras tienen demandados a usuarios que
suben sus libros, ya que Wattpad es una página para subir tus propias
historias. Al subir libros de un autor, se toma como plagio.
Ciertas autoras han descubierto que traducimos sus libros porque
están subidos a Wattpad, pidiendo en sus páginas de Facebook y grupos
de fans las direcciones de los blogs de descarga, grupos y foros.
¡No subas nuestras traducciones a Wattpad! Es un gran problema
que enfrentan y luchan todos los foros de traducciones. Más libros
saldrán si se deja de invertir tiempo en este problema.
También, por favor, NO subas CAPTURAS de los PDFs a las
redes sociales y etiquetes a las autoras, no vayas a sus páginas a
pedir la traducción de un libro cuando ninguna editorial lo ha hecho,
no vayas a sus grupos y comentes que leíste sus libros ni subas las
capturas de las portadas de la traducción, porque estas tienen el logo
del foro.
No continúes con ello, de lo contrario: ¡Te quedarás sin Wattpad,
sin foros de traducción y sin sitios de descargas!

3
Pág.
Mel Wentworth

Moni Genevieve Jadasa


Sandry Verito Dannygonzal
Pachi Reed15 Sofía Belikov Jasiel Odair
Vani Pau_07 Alessandra Wilde
Kells NnancyC Noelle
Laura Delilah Amélie. Mire
anita0990 Julie Jeyly Carstairs
Clara Markov Mary Warner florbarbero
*~ Vero ~* Val_17 Andreeapaz
Auris Kyda Fany Stgo.
Vane Black Mel Wentworth Miry
Nickie Hariel D’Art

Anty Anna Karol Jenni G.


Kora Daniela Agrafojo Mary Warner
Laurita PI Val_17 Fany Stgo
Sandry Eli Mirced Amélie.
Vane Black Miry SammyD
Mel Wentworth *Andreina F* Nikky
Beatrix Pachi Reed15 Auris
Itxi Andreeapaz
Jasiel Odair Vannia

Vane Black
4
Pág.
Sinopsis Capítulo 16
Capítulo 1 Capítulo 17
Capítulo 2 Capítulo 18
Capítulo 3 Capítulo 19
Capítulo 4 Capítulo 20
Capítulo 5 Capítulo 21
Capítulo 6 Capítulo 22
Capítulo 7 Capítulo 23
Capítulo 8 Capítulo 24
Capítulo 9 Capítulo 25
Capítulo 10 Capítulo 26
Capítulo 11 Capítulo 27
Capítulo 12 Epílogo
Capítulo 13 Pucked Up
Capítulo 14 Sobre la Autora
Capítulo 15
5
Pág.
Con un famoso jugador de la Liga Nacional de Hockey como
hermanastro, Violet Hall está muy familiarizada con la reputación de
mujeriego con la que vienen de la mano muchas estrellas del hockey. Ella
es lo suficientemente inteligente como para mantenerse alejada de esos
chicos calientes y corpulentos con una resistencia inigualable. Eso es
hasta que conoce al legendario capitán del equipo —Alex Waters.
Violet no está interesada en su rostro hermoso y magullado, o sus
abdominales duros. Pero cuando Alex inadvertidamente destruye la
presunción previa de Violet con respecto al intelecto inferior de los
jugadores de hockey, él se convierte en algo más que un cuerpo caliente
con un rostro que está a la altura.
En lo que sólo puede considerarse como un completo lapsus de
juicio, Violet descubre cuán bueno es Alex con el palo de hockey en sus
pantalones. Pero lo que empieza como una aventura de una noche,
rápidamente se convierte en algo más. La noche posterior a la magia
orgásmica, Alex comienza a llamar, enviar mensajes de texto, correos
electrónicos y enviar regalos extravagantes —y estrafalarios— haciendo
que sea difícil ignorarlo, e incluso más difícil que no le guste.
El problema es, que los medios muestran a Alex como un jugador,
y Violet no quiere ser parte del juego.
Pucked, #1

6
Pág.
¿Qué carajo hace que la violencia
sea tan candente?
Traducido por Moni, Sandry & Pachi Reed15
Corregido por Anty

Violet
Son las 6:51 un jueves por la mañana, y estoy a treinta segundos
de alcanzar un maravilloso orgasmo. Las mujeres de todos los lugares
deberían tomar una página del manual del hombre. Sólo porque no tengo
los signos evidentes de los hombres, como la erección matutina, no
significa que no debería hacerme cargo de mis necesidades personales
antes de ir a la ducha. Mi día siempre es mejor cuando comienzo con un
trago de la botella de los orgasmos.
Estoy justo allí, tambaleándome al borde del cielo. Cada
terminación nerviosa está ardiendo de la mejor manera posible. Mis
músculos están apretados, mis dedos moviéndose a un ritmo salvaje, el
vibrador —que Dios bendiga al maldito vibrador —está tocando el p-p-p-
p-punto, y todo está a punto de ponerse felizmente en blanco.
Y ese es el momento en el que la voz estridente de mi madre rompe
toda la magia orgásmica, destruyendo mi masturbación matutina. Debe
haber entrado de nuevo con su llave, como es típico.
Aquí está la cuestión; No vivo con mi mamá. Me mudé hace más de
cuatro años, a la maldita casa de la piscina. Técnicamente, está dentro
de la misma propiedad, pero se supone que sea mi espacio privado. Mi
7

refugio lejos de mi loca e impresionante, aunque súper inapropiada,


Pág.

madre. La puerta de mi habitación se abre cuando apago el vibrador y


tiro hacia arriba los cobertores. Mi vagina está furiosa. Ni siquiera puedo
explicarlo. Es el equivalente femenino de bolas azules.
—¡Mamá! —Me desplomo aún más debajo del edredón—. ¿Cuántas
veces tenemos que tener esta conversación?
—¡Ya deberías estar fuera de la cama! ¡Tengo algo para ti! —Agita
sus manos en el aire igual que el loco muñeco inflable en la televisión. Es
demasiado para ser tan temprano en mi día.
—Acabo de despertarme, literalmente. Necesito cinco minutos
antes de que conversemos, ¿de acuerdo?
Sus brazos caen a los lados, sus hombros cayendo con su sonrisa,
lo que me haría sentirme mal, excepto que entró en mi casa e irrumpió
en mi habitación sin previo aviso. Así que todo lo que siento es
frustración.
—Oh, claro. —Su desánimo es felizmente de corta duración—.
¿Qué tal si preparo una taza de café?
Mi mamá ama ser útil, y aunque estoy enojada, no quiero herir sus
sentimientos a pesar de su inconveniente interrupción. —Eso sería
genial. —Cualquier razón para sacarla de mi habitación es buena, pero
una taza de café fresco es más que bienvenida.
Se retira y cierra la puerta, dejándome en paz. Por tres segundos
contemplo el terminar lo que empecé, pero no hay forma de que me venga
con mi mamá en la cocina. En vez de eso, lanzo el vibrador dentro de la
mesita de noche y me detengo en el baño para lavarme las manos.
Con veintidós años, debería ser capaz de mantener cierta distancia
de mi madre. Sin embargo, ella tiene muchas dificultades con el concepto
de espacio personal. En mi primer año en la Universidad, lancé la idea
de mudarme a un apartamento cerca del campus. Mi mama y Sidney, mi
padrastro, recientemente se habían casado. Eran peores que
adolescentes vírgenes. Tuve la mala suerte de encontrarlos en posiciones
comprometedoras más de una vez. La tercera vez fue mi punto límite.
Culpa y vergüenza por el daño psicológico que causó, Sidney ofreció
a renovar la casa de la piscina. Acepté solo porque me ahorraba miles en
renta.
Cuando conseguí mi trabajo hace unos meses, empecé a buscar un
apartamento de nuevo, en parte debido a la frecuencia de las visitas no
planeadas de mi madre. Siendo la siempre servicial madre, fue conmigo
a la expedición y me contó historias de terror de compañeras de cuarto à
la Mujer Blanca Soltera. Viendo que los únicos lugares que podía pagar
eran lugares compartidos, escogí quedarme en la casa de la piscina por
un poco más de tiempo. Como ya no tengo la carga de la matrícula, volver
a revisar esa opción parece un buen plan.
Me seco las manos sin olor a vagina en mi camiseta cuando entro
a la cocina. Mi mamá está sentada a la mesa y ojea una de las revistas
8

de chismes que ama leer mientras toma una taza de café.


Pág.

—Creo que hicieron que Buck se viera peor de lo que es en realidad,


¿no crees? —Voltea la revista para que pueda ver las horribles fotos de
mi hermanastro.
Tomo una taza, la lleno con el líquido celestial, y me siento en una
silla frente a mi mamá. —Creo que Buck hace un trabajo decente en
hacerse ver mal solo, sin ayuda de los medios.
Mi hermanastro es un puto. Estoy tentada a aplicar esa etiqueta a
todos los jugadores profesionales de hockey. Es una declaración general,
una generalización demasiado entusiasta y posiblemente incorrecta. Sin
embargo, basándome en experiencia personal, creo que es verdad en su
mayoría. Ciertamente aplica para el jugador de hockey con el que salí el
año pasado. Consideré que era como Voldemort: el que no debe ser
nombrado.
La tercera página de la sección de entretenimiento de la semana
pasada confirma mi hipótesis. La evidencia está salpicada en toda la
extensión granulada de dos páginas de Buck con su mano debajo de la
falda de una mujer. En un baño público. Parece estar devorando su cara
mientras la desnuda dentro de un cubículo, con la puerta abierta. Que
sucio.
La foto en sí no es una sorpresa. Cientos de fotos similares pueden
encontrarse en Internet. Buck ha compartido su miembro masculino con
la mitad de la población femenina en Estados Unidos y probablemente
algunas en Canadá. La mujer con la que lo está haciendo es el problema.
No se está metiendo con una conejita de hockey. Oh no. Es la sobrina de
su ex entrenador. Su nombre es Fran. Es adorable, y ahora luce como
una total conejita, gracias a Buck.
En su defensa, dijo que no sabía quién era. No es inteligente y
estaba ebrio, así que probablemente fue un error, no es que eso haga que
el ser puto sea menos aborrecible. Este pequeño incidente es la razón
detrás de su reciente cambio a los Halcones. Su regreso a Chicago
significa que veré mucho más de él de nuevo.
—Bueno, creo que han hecho esto más grande de lo que es. Sidney
está emocionado de tenerlo de vuelta en la ciudad. De todos modos… —
Empuja un pedazo de papel hacia mí. Después de examinarlo, me doy
cuenta de que es un tiquete de avión.
Lo levanto y frunzo el ceño. —¿Qué es esto? ¿Por qué tiene mi
nombre en él? ¿Qué hay en Atlanta?
—¡Sorpresa! —Hace un gesto con las manos—. Es el primer juego
de Buck con los Halcones.
—Mamá, no puedo…
—Vamos a ir como familia para apoyarlo. Ha tenido dos semanas
difíciles.
—No es mi culpa que Buck no pueda mantener su pene dentro de
sus pantalones y fuera de la sobrina de su entrenador.
9
Pág.

—¡Violet! —Arquea las cejas y sus labios hacen una mueca como si
estuviera chupando un limón—. ¡No seas tan grosera! Esto no es sobre
Buck y su… —Se corta y hace un gesto hacia debajo de la mesa.
—Sí, lo es. A Buck no le importa si no voy a sus juegos.
—Se encontraba muy enojado de que no fueras a los últimos. Tal
vez si hubieras ido a este… —señala la revista —, no se habría metido en
tantos problemas.
—¿Me estás culpando para que vaya? —La miro por encima de la
taza.
—No, en absoluto. Sólo estoy arrojando hipotétisis1.
Me ahogo y toso. —¿Quieres decir hipótesis?
—Eso es lo que dije.
Corregirla no tiene sentido al igual que pelear por esto. Una vez que
mi mamá decide algo, racionalizar una alternativa es como golpear tu
cabeza contra una pared de titanio, doloroso e inútil. Necesito
reconsiderar la situación del apartamento.
Trato de evitar ir al juego con un último esfuerzo. —Tengo que
trabajar este fin de semana.
—No, no es cierto.
—¿Cómo lo sabes?
Ignora mi pregunta. —Un auto estará en la casa a las seis para
recogernos.
—No salgo hasta las cinco. ¿Cómo vamos a siquiera llegar a tiempo
al juego?
—El vuelo no es hasta mañana por la mañana. —Toca la fecha en
el tiquete, que no leí.
—Oh. —Tanto para encontrar una salida. Parece que voy a otro
juego de hockey. Yupi.
—¡Será tan divertido! ¡Podemos ir de compras! Amor, ¡tengo que
irme! ¡No quiero llegar tarde a mi clase de pilates! —Salta y se balancea
hasta la puerta, a su siguiente tarea.
Después de que mamá se va, reviso la hora. Tengo media hora para
alistarme. Tomando la revista de la mesa, me apresuro hacia mi mesita
de noche, tomo mi vibrador y voy al baño, primero necesita una lavada,
luego cambio hacia la publicidad de la leche. El sujeto de interés es un
tipo follable que completamente evita su boca y riega el vaso de leche
sobre su pecho. No sé por qué es tan caliente. Quiero decir, la leche no
10

es una bebida sexy, pero como sea.


Pág.

Levanto el pie sobre el tocador y me pongo en ello mientras miro al


chico pornográfico de la leche. El orgasmo que perdí temprano me lleva

1 Juego de palabras intraducible. En el original: hypotestical, hace referencia a los


testículos.
hasta el suelo, y la revista aterriza en mi cara. No importa. Me estoy
viniendo y se siente bien.
La sesión de masturbación me toma más tiempo de lo esperado, así
que tengo que conducir más rápido de lo normal para llegar al trabajo. Al
ser una graduada reciente del programa de contabilidad de la
Universidad de Illinois, obtuve un trabajo a través de mi pasantía, que
Sidney obtuvo para mí. Tener un padrastro que es cazatalentos de la Liga
Nacional de Hockey tiene algunas ventajas. Soy una contadora junior
para una firma de Relaciones Públicas especializada en, esperen por ello,
manejo financiero de deportes. Esto incluye invertir las fortunas de los
jugadores de hockey profesionales. Estoy rodeada de hockey todo el
tiempo.
Charlene, mi mejor amiga y colega, está sentada en el borde de mi
escritorio, tomando café mientras organizo frenéticamente unos archivos.
—No puedo salir esta noche. Tengo demasiado que hacer para la
cuenta de Kuntz —le digo.
—¿Me estás rechazando para quedarte trabajando hasta tarde un
viernes?
—Mi mamá me está obligando a ir al juego de Buck mañana en
Atlanta. Aparentemente necesitamos juntarnos como familia para apoyar
su incapacidad de mantener su pene en sus pantalones.
Charlene hace una cara comprensiva. —Realmente lo arruinó esta
vez, ¿no?
—No me hagas empezar. Es tan idiota. De todos modos, vamos a
volar temprano en la mañana. Así que necesito estar preparada para el
lunes antes de que me vaya el fin de semana.
—¿No puedes trabajar en ello mientras estás allá?
—Mi mamá quiere ir de compras, así que no estoy segura de cuanto
tiempo libre tendré. Además, tengo cien páginas que terminar para el
club de lectura el martes.
Charlene rueda los ojos. —Maldita Lydia. Digo que la saquemos del
club.
—No puedes sacar a las personas del club de lectura.
—¿Quién lo dice? Yo era feliz leyendo obscenidades sin sentido. Voy
a comprar los resúmenes.
No es tan mala idea. Aunque siendo la persona competitiva que
soy, odiaría estar en la discusión del club de lectura con solo un vago
entendimiento del horroroso libro que Lydia está haciendo que leamos.
Sufriría si no tengo algún argumento inteligente del por qué es tan
11

terrible.
Pág.

—Probablemente llevaré el libro al juego en caso de que pueda tener


algo de tiempo para leer.
—Oh, vamos Vi. Los Halcones están teniendo una temporada
asesina. Estoy segura de que el juego será increíble.
—Ajá. —Estoy segura de que no se equivoca. Sin embargo, no tengo
la misma emoción hacia el juego, o los jugadores, como Charlene.
Ha sido una fanática hasta la muerte de los Halcones durante toda
su vida. Ve cada juego e incluso participa en esas rifas en los que creas
tu propio equipo. Como Fútbol Fantástico, pero con el hockey.
—De todas maneras —Charlene agita la mano alrededor—, ese no
es el punto. El punto es que podrás codearte con los jugadores después
del juego, ¿verdad? Lo que significa que conocerás a Darren
Westinghouse.
—¿A quién?
Charlene hace un puchero y me da una mirada enojada. —Juega
de ala derecha con los Halcones. —Comienza a enlistar sus estadísticas;
suena como bla, bla, bla. Apago todo hasta que pregunta—: ¿Le tomarías
una foto si tienes la oportunidad?
—Primero que todo, Char, los jugadores de hockey no se ‘codean’,
salen juntos. Segundo, planeo saltarme la mierda de la fiesta después del
juego. Tengo que ponerme al día con el trabajo. —Le doy un golpecito a
los archivos en mi escritorio.
—¡Que montón de mierda! —Mira alrededor para asegurarse de que
nadie la está escuchando. Jimmy, cuyo cubículo está frente al mío,
levanta una ceja y señala hacia el teléfono en su oreja, para que Charlene
baje la voz—. Vamos Violet, tienes que ir. Por mí, ¿por favor? Sólo lo
suficiente para tomar una foto. Luego puedes ir a aburrirte a tu
habitación de hotel sola.
—Te enviaría a ti en mi lugar si pudiera.
No tengo problemas mirando el juego, incluso a pesar de que las
reglas me evaden la mayoría del tiempo. Algunos de los chicos son sexys,
pero hasta ahí llega el atractivo. Buck es el ejemplo perfecto, como
también lo es el único jugador de hockey con el que he salido. No era
siquiera un jugador de la NHL, solo un idiota en las ligas menores con el
que salí el año pasado para que me echara una mano.
Desafortunadamente, resulté ser la dueña de dicha mano. No solo era
pésimo en la cama, solo porque estos chicos son fornidos no significa que
tienen el equipo que haga juego, también me humilló de una manera que
no seré capaz de olvidar pronto.
—Vamos Vi. Puedes disfrutar de ver, solo eso.
—Sí, porque chicos putos son tan excitantes.
12

—Darren no es un puto.
Pág.

La apaciguo en vez de discutir con ella. —Ya veré sobre la foto. Sin
garantías. —Las fiestas después de los juegos son en su mayoría comida
gratis para los jugadores, complementadas por hordas de conejitas
buscando el postre.
Grita y aplaude. —¡Eres la mejor!
Levanto las manos. —No prometo nada, pero lo intentaré.
Charlene me convence de tomar un descanso para salir a almorzar,
y nos apresuramos hacia el bufete de todo-lo-que-puedas-comer de
comida Thai. Afortunadamente, la cantidad de comida que consumo no
ralentiza mi rol de la tarde.
A las nueve de la noche ya no me puedo concentrar en la pantalla
de la computadora. Mi estómago está gruñendo tan fuerte que sigo
revisando para asegurarme de que no es un oso el que anda vagando por
la oficina.
El auto servicio de comida rápida es mi elección venenosa. Me
devoro tres hamburguesas pequeñas y unas papas fritas grandes
mientras conduzco a casa. Me salto el batido a regañadientes porque
indigestión más el vuelo no encajan bien.
Mi madre ha dejado una nota en mi puerta recordándome que nos
vamos mañana en el aeropuerto a las culo en punto de la mañana, esas
son mis palabras, no las suyas. La cosa lógica de hacer sería empacar
mis cosas e ir a la cama para no estar cansada en la mañana. En vez de
eso, me cambio a mi camiseta y mis pantaloncillos favoritos inspirados
en los comics de Marvel, me quedan tan bien, y paso los canales. Debí
haberme dormido porque lo siguiente que sé es que mi mamá está de pie
sobre mí.
—¡Violet! ¿Por qué aún estás durmiendo? ¡Debemos irnos en diez
minutos! Perderemos el vuelo. —Su voz gritona matutina funciona como
el peor tipo de alarma.
Trato de esconderme debajo de una almohada, pero me la quita.
—¡Levántate, levántate, levántate! —Toma mi brazo y tira de él,
obligándome a ponerme de pie.
Debido a mi completa falta de preparación, empaco en un apuro,
lanzando ropa dentro de una bolsa al azar mientras me pongo los
vaqueros. Tomo el primer sostén que encuentro; es muy escandaloso, con
un patrón de manchas de leopardo de color fucsia y encaje negro. No
tengo tiempo para nada más, no con mamá golpeteando sus uñas en
forma de garras en la puerta, merodeando como siempre. Tengo la
previsión de empacar mi copia de Tom Jones para poder terminarlo para
la discusión del club de lectura del martes.
Mamá me arrastra hacia el auto mientras cierro la cremallera de
mi bolso, con miedo de que perdamos nuestro avión. Está exagerando
totalmente. Solo tenemos que caminar a toda velocidad a través del
aeropuerto para llegar a nuestra puerta de embarque.
13

Sidney, siendo el genial tipo que es, reserva tiquetes de primera


Pág.

clase. Los asientos son amplios y cómodos. Esto me permite dormirme


hasta que la azafata venga ofreciendo bebidas. Pido una mimosa, es
mayormente jugo de naranja, y ojeo la copia de The Hockey News que
Sidney trajo. Es lo mismo de siempre. Estadísticas y más estadísticas con
algunas fotos de sexys jugadores desaliñados dispersos allí.
Abandono la revista y saco mi copia de Tom Jones. Tal vez me
aburra tanto que me duerma. Me enoja el tener que terminarlo para el
martes. Me gusta leer. Diablos, incluso tomé un par de clases de
literatura inglesa en la Universidad puramente por diversión. Podría
haber disfrutado este libro si no hubiera sido seguido por historias
divertidas llenas de sexo que he leído últimamente.
Después de leer el mismo párrafo veinte veces, me doy por vencida
y juego juegos sin sentido en el teléfono durante el resto del vuelo.
Hay un coche esperándonos en el aeropuerto, porque así es como
circula Sidney, y somos llevados con un movimiento brusco al hotel. Es
el mismo en donde se queda el equipo, por lo que será fácil escaparse de
las celebraciones si los Halcones ganan.
Sin embargo, nos encontramos con un pequeño problema con el
conserje del hotel. Nos reservaron una suite. Esto no era parte del trato;
yo esperaba tener mi propia habitación. Me muerdo la lengua y finjo que
está totalmente bien porque no quiero parecer ingrata, a pesar de que no
pedí venir a este improvisado viaje en primer lugar.
Por el lado positivo, la suite es enorme. Hay una amplia sala de
estar, y tengo mi propia habitación con un baño privado completo con
bañera de hidromasaje. Me encierro y me quedo unas dos horas en
remojo, donde una vez más trato de leer más de mi libro.
Accidentalmente, se me moja la cubierta y lo pongo en la rejilla de
ventilación para que se seque.
Conseguir un vestido es una aventura. Hice un trabajo de mierda
empacando. Soy lo suficientemente afortunada de tener un par de
pantalones vaqueros negros que ponerme. Lamentablemente, el único
sostén que tengo es el fucsia, el cual combinaba con la sudadera de
capucha negra que llevé en el avión. Sin embargo, estoy limpia, así que
no voy a volver a usar la sudadera, y mis opciones se limitan a una
camiseta de color rosa pálido o una azul con manchas en la teta. La de
color rosa tendrá que servir. Me pongo la camiseta y echo un vistazo a mi
reflejo en el espejo. Ah, sí, el estampado de leopardo es obviamente visible
a través de la fina tela. Me cubro con un suéter ligero y veo que mi ropa
es un éxito.
Las gafas se empañan en los estadios, así que me pongo lentes de
contacto. También parezco mucho menos nerd sin gafas, y teniendo en
cuenta que tengo que conocer a un nuevo grupo de compañeros de equipo
toda esta noche, voy a utilizar toda la ayuda anti-nerd que pueda
conseguir.
14

En el momento en el que finalmente consigo colocar los lentes de


Pág.

contacto en mis globos oculares, necesito tres intentos, no hay tiempo


para que mi madre me asalte la cara con su paleta de sombra de ojos. Es
una gran fan del azul. Siempre termino pareciéndome a alguien de una
comedia de los setenta.
Armada con mi abrigo de lana y mi bolsa de mensajero, que alberga
una bufanda, guantes, sombrero, mi copia semi-seca de Tom Jones, y mi
teléfono, me encuentro preparada para que empiece el juego. En el último
momento, compruebo mi paquete de cigarrillos. En realidad no fumo. Son
mi muleta cuando quiero liberarme de situaciones sociales incómodas.
Sucede mucho. He aprendido a liberar el humo lentamente para que las
personas no se den cuenta de que no lo inhalo.
El estadio se encuentra lleno. Por suerte, contamos con grandes
asientos, y Sidney conoce a todo el mundo, así que llegar a la primera fila
no es un problema. Me instalo, apreciando el amplio espacio para las
piernas y la vista sin obstáculos del hielo central. Sidney pide una ronda
de cervezas mientras los Halcones toman el hielo. La mitad de la multitud
estalla en aplausos a pesar de ser un partido como visitantes.
Estoy fascinada por la forma en que estos chicos se deslizan sobre
la superficie peligrosamente resbaladiza con tanta facilidad. Me muero
del miedo por el patinaje, al igual que algunas personas tienen miedo a
las serpientes y arañas. Usar cuchillas en los pies grita peligro. Luché por
dominar la postura en el yoga del perro boca abajo; no necesito cortarme
una arteria en un intento de ampliar mi repertorio en deportes.
Sidney se pone de pie y bombea su puño en el aire mientras Buck
patina sobre el hielo. Buck es gigantesco, como un yeti. Un enorme,
pervertido y mujeriego peludo yeti. Según los comentaristas deportivos,
Buck es un excelente jugador de hockey. Estoy de acuerdo, solo en base
a su salario anual. Nadie consigue esa cantidad de dinero siendo malo,
ni siquiera las prostitutas muy cualificadas.
Detrás de mí, una pandilla de chicas, cuyas faldas podrían
doblarse como diademas, sueltan risitas desagradables acerca de un tipo
llamado Alex Waters. El nombre me es vagamente familiar. Mencionan
una tripleta. Debe ser un jugador increíble por lograr uno de esos.
Su discusión toma un giro interesante cuando una chica trae a
colación el tamaño de los penes de los miembros individuales del equipo.
Supongo que obtienen sus estadísticas de la experiencia personal.
Con la caída del disco, las conversaciones de penes cesan. Los
Halcones marcan un gol en los primeros tres minutos. Nunca he visto a
nadie moverse tan rápido como su jugador central. Es como un
relámpago rojo a través del hielo. Los Halcones mantienen fácilmente la
ventaja hasta el final de la primera parte. Segundos antes de que suene
la campana, subo las escaleras como un rayo y encuentro el baño más
cercano, con la esperanza de evitar las prisas. Mi vejiga se encuentra a
punto de estallar, gracias a la cerveza gigante que consumí.
Por desgracia, hay una fila de mujeres que sufren la misma
15

situación, así que tengo que apretar los dientes y hacer los ejercicios
Kegel hasta que se abra un urinario. La aventura del pis lleva mucho más
Pág.

tiempo de lo que esperaba, y el partido ya está en la segunda parte


cuando vuelvo a entrar en el estadio.
Al acercarme a mi asiento, me doy cuenta de que algo está yendo
mal en el hielo. Como que, de verdad yéndose a la mierda en frente de
mí. Estoy a partes iguales eufórica y horrorizada cuando un jugador
golpea a otro en la barricada de plexiglás. Se estrella precipitadamente,
el casco y la rejilla salvándole la cara.
Vibrantes ojos avellana, del color del musgo cortado con un trago
de bourbon, se encuentran con los míos. Es sólo un segundo y luego se
ha ido de nuevo. Él y el chico Atlanta luchan por quitarse los guantes
mientras agarran el jersey del otro. Los cascos golpean el hielo.
La emoción de la multitud es infecciosa. Todo el mundo está
gritando, y me siento tentada a unirme, pero hay violencia, y parece mal
el disfrutar de ella, por lo que mantengo los labios sellados. El concepto
de mentalidad de masa tiene mucho más sentido ahora.
El chico con los ojos bonitos tiene la ventaja. El nombre Waters
está escrito en grandes letras negras, a través de sus hombros. Es el
número once. Este es el hombre mágico, ¿eh? Su rostro está oculto por
un puño agitándose, pero admiro su tenacidad. Está dando tan buenos
golpes como los está recibiendo.
Los árbitros se involucran, rompiendo la lucha e incitando a la
gente al gritar sanciones. Waters parece enfadado. No tan ligeramente,
tampoco; está furioso, como un loco furioso. Se desliza a través del hielo,
a toda velocidad a la zona de tiempo muerto. Lanza su casco por el
pequeño espacio sólo para recogerlo y hacerlo de nuevo. Un árbitro le
advierte, por lo que se deja caer en el banco de mal humor.
Waters está lejos de la calma mientras el árbitro le echa la bronca.
Su cara es de color rojo y los labios se mezclan en una delgada línea. Me
es vagamente familiar. Incluso sudoroso y enfadado, es bastante
atractivo. Me doy cuenta de por qué las mujeres detrás de mí se visten
para su turno en la esquina.
Sidney fue lo suficientemente amable para conseguir otra ronda de
cervezas, así que bebo la mía mientras observo a Waters. Se encuentra
mirando los segundos avanzar de su penalización de cinco minutos.
Examina el estadio, mirando en mi dirección, o por lo menos creo que lo
hace. Mis lentes de contacto hacen que los ojos se me sequen, por lo que
no puedo estar segura. Las chicas detrás de mí asumen que las está
mirando y trinan como si tuvieran doce años. Pongo los ojos en blanco.
Waters ladea una ceja. Oh, no, debe pensar que iba dirigido a él. Por el
lado positivo, el poner los ojos en blanco me ha ayudado a aclararme
visión. O algo así.
Hago un verdadero espectáculo hurgando en mi bolsa para
encontrar las gotas para los ojos. En el momento en que por fin las
16

encuentro, su atención se centra en el juego de nuevo.


Pág.

La emoción parece estar terminada por ahora, así que saco mi libro.
Dos párrafos, y la campana suena, quitando mi atención de la historia
que estoy leyendo a medias. Waters salta la valla de la zona de tiempo
muerto con el casco y los guantes. Estoy bastante impresionada con este
movimiento. Yo no podría hacerlo con un par de sudaderas y una
camiseta, y mucho menos con todo un conjunto de armadura.
Una mancha negra se detiene mientras el palo de Waters se estrella
contra el hielo. Gira en un movimiento que a la vez es elegante y agresivo
y carga hacia portero de Atlanta, bailando con el disco a medida que
avanza. Echa el palo hacia atrás y golpea el disco sobre el hielo como si
fuera un meteoro de goma. Va a la derecha entre las piernas del portero
y rebota en la red.
Waters ha estado en el hielo unos quince segundos.
Las prostitutas del hockey detrás de mí pierden la cabeza, gritando
como banshees con sus molestos lloriqueos. El resto de la gente se pone
de pie, y grita con ellas. Como yo. Parece razonable, más que mi disfrute
por los rostros golpeados. El partido es de ritmo rápido y los cuerpos
corren deprisa. Soy como un gato siguiendo una de esas luces laser
alrededor. De repente, un brazo se estrella contra el plexiglás delante de
mí. Me sobresalto, derramando cerveza en mí abrigo.
Al principio estoy inapropiadamente entusiasmada ante la
posibilidad de otra pelea. En cambio, me encuentro reuniéndome con
esos mismos ojos impresionantes una vez más. Juraría que Waters sonríe
mientras me limpio la cerveza del pecho. Frunzo el ceño y le doy a mi teta
un apretón, con qué propósito, no estoy segura. Dudo que lo vea. Es como
si fuera un tirachinas, patinado tras el disco.
El equipo de Buck aplasta a Atlanta con un seis contra uno.
Aplaudo y vitoreo, mi entusiasmo siendo auténtico. Lo atribuyo en parte
a la cantidad de cerveza que he tomado. Una vez que los jugadores
abandonan el hielo, hacemos fila para salir del estadio. Las multitudes
me ponen nerviosa, por lo que quiero esperar hasta que la mayoría de la
gente haya despejado el estadio, pero Sidney está ansioso por encontrar
a Buck.
—Vamos, Vi. —Arroja un brazo alrededor de mis hombros,
protegiéndome de las masas.
Mi madre engancha su brazo con el mío, intercalándome entre
ellos. —¿Te divertiste?
—Estuvo bien —digo mientras Sidney maniobra para abrirse paso
a través de la multitud.
—¿Solo bien? Animabas con el resto. —Sidney le da mi hombro un
apretón.
—¡Creo que le gustó la pelea! —le grita mi madre por encima del
ruido.
—No fue sólo la pelea —respondo.
17

Sidney se ríe. —Finalmente te estamos convirtiendo en una fan del


Pág.

hockey. —Como un cazatalentos y entrenador de uno de los mejores


equipos de las ligas menores, es muy respetado en la comunidad de
hockey. Le proporciona importantes privilegios y algunas ventajas
interesantes, como asientos de primera fila en los partidos.
El pasillo de los vestuarios huele a sudor y a equipo rancio. Me
imagino que el olor en el interior es infinitamente peor, con todos los
chicos sudorosos desnudos pululando, golpeándose los traseros unos a
otros con toallas mojadas.
Buck deambula fuera de los vestuarios con una toalla envuelta
sobre sus hombros desnudos y sus pantalones de hockey puestos,
gracias al Señor. La cantidad de piel que luce le hace parecerse a un yeti
enmarañado.
Me quedo cerca de la periferia de la multitud para evitar aparecer
en las fotos. Los paparazis toman fotos de Buck con su camisa de vello
mientras que Sidney luce todo orgulloso y varonil a la derecha. Le
preguntan a Buck algunas preguntas intensas. Sus respuestas son
ordinarias; probablemente algo en lo que su agente le entrenó. Ese tipo
es bien pagado con toda la porquería en la que Buck se mete.
Cuando Buck se va a los vestuarios para ducharse, salimos. El
tráfico del estadio al hotel es terrible. Sidney pide una ronda de cervezas
tan pronto como llegamos a la barra. Con mucho gusto acepto la bebida,
mi leve zumbido habiéndose ido durante el largo trayecto en coche.
La llegada del equipo es seguida de cerca por una estampida de
conejitas de hockey. Estoy rodeada de cuerpos escasamente vestidos,
cálidos y de un agudo parloteo. Mientras Buck le revela a Sidney los
detalles más finos del juego, como si no hubiera estado allí, busco la señal
de SALIDA en rojo. Hurgando en mi bolsa, encuentro los cigarrillos y voy
hacia el faro de libertad provisional, emocionada por mi respiro de
malestar social. Buck se da cuenta de mi intento de fuga y me agarra el
brazo.
—¿A dónde vas? —grita Buck.
Sostengo en alto el paquete de cigarrillos; tendría que gritar para
que me escuchara, de lo contrario.
Arruga la nariz con disgusto. —De verdad, no debes fumar. Es malo
para tu salud.
Estoy irritada por la atención que estamos recibiendo y por mi falso
mal hábito, así que le disparo un insulto. —Como las enfermedades
venéreas. No me has escuchado darte una conferencia por tus actos
mujeriegos.
Ignora el comentario y me arrastra a la mesa de su equipo. Está
cubierta de platos amontonados de comida, los cuales los chicos inhalan
a un ritmo sin precedentes. Las mujeres medio vestidas revolotean
18

alrededor como moscas de fruta cerca del vino.


Pág.

Viendo que ya estoy aquí, voy a tratar de hacer bien la petición de


Charlene. Todo lo que necesito hacer es averiguar quién es Westing, sea
como sea su cara, y así poder tomar una foto, fingir un dolor de cabeza,
y salir de aquí.
Encuentro un asiento vacío; las sillas a cada lado de mí están
vacantes, además de una chaqueta descuidadamente arrojada a través
de la de mi derecha.
Una chica al azar se engancha a Buck antes de que pueda
preguntar por el enamoramiento de Charlene. La sonrisa en su cara
puede parecer amable, pero he estado alrededor suyo el tiempo suficiente
como para saber que no es así. Disfruto de su creciente frustración
mientras ella hace selfie tras selfie. Cuando le agarra sus testículos, me
compadezco de él.
—Oye, machote, basta con la sesión de fotos de porno suave. ¡Coge
una silla!
Su cabeza y la chica se vuelven en mi dirección, así como las de la
mitad del equipo. Puedo haber levantado demasiado mi voz. Con la forma
en la que Buck está sonriendo, debo estar del color de un tomate. Su
alivio e incredulidad por la chica son bastante satisfactorios, por lo que
la incomodidad vale la pena. La puta murmura algo, y Buck se pone
sombrío. —Esa es mi hermana.
Su expresión cambia de irritada a incómoda; se disculpa y se va
tambaleándose sobre sus extravagantes tacones.
Buck se deja caer en el asiento al lado del mío, lanzando su brazo
sobre mi silla. —Gracias por salvarme. Pensé que iba a sacarme la polla
allí mismo.
Me burlo. —Lo que sea. Tu micro pene es apenas visible a simple
vista. Además, no quería escucharte quejarte acerca de un brote de
herpes.
Un movimiento en mi visión periférica me llama la atención
mientras uno de los compañeros de equipo de Buck lleva el asiento a mi
lado. Espero que no me oyera criticar el garabato de Buck.
Le echo un vistazo a la vez que un conjunto de tetas prácticamente
golpea mi cara mientras una camarera coloca una copa frente a él. Parece
leche. Le echo una mirada de desaprobación mientras ella se aleja. El
hombre sentado a su derecha le hace una pregunta, llevando su atención
lejos de mí.
Lo reconozco por la zona de tiempo muerto: Waters. Maldita sea, es
tan sexy. Su cabello oscuro es corto, y tiene un travieso rastrojo. Incluso
con la barba creciendo, puedo decir que ha sido bendecido con una de
esas duras líneas de mandíbula.
Los nervios, la vergüenza, y la sexualidad de Waters tienen un
efecto acumulativo, poniéndome sudorosa. Me quito el suéter por encima
de la cabeza, sin tener en cuenta la estática, y la camiseta se queda
19

pegada a la capa exterior de lana. Con la cara cubierta por la tela, me


revuelvo para tirar de la camisa y ponerla en su sitio. El silencio en la
Pág.

mesa lo dice todo. Una vez que me libero del suéter, me reúno con una
serie de ojos muy abiertos centrados en mi pecho. Bajo la mirada. Vale.
Mi sujetador es visible a través del algodón de color rosa pálido, y ahora
todo el mundo en esta mesa, incluyendo Buck, lo ha visto sin filtro por la
camiseta.
Buck se inclina y susurra—: Ponte el suéter de nuevo.
Me hago la tonta. —¿Por qué?
—Todo el mundo puede ver… —Hace un gesto hacia mi pecho sin
mirar.
Sacudo la mano. —No es tan obvio. —Es totalmente obvio.
Me lanza una de sus miradas. Está destinada a ser mortal, pero lo
hace ver estreñido. Dejo el suéter para irritarlo. Es eficaz. Su rostro se
vuelve de un interesante tono de rojo.
—Necesito otra cerveza —Golpea su jarro sobre la mesa y me mira
mientras se levanta y va a la barra, a pesar del jarro medio lleno de
cerveza sobre la mesa.
Estoy a punto de ponerme el suéter de nuevo cuando Waters se
gira hacia mí.
—Hola, soy Alex. —Es todo sonrisas y dientes blancos. Son
probablemente falsos. Esos ojos son otra cosa, sin embargo, incluso con
un ojo negro. Me esfuerzo por no mirarle directamente, con miedo de
quedarme atrapada por su robusta y bonita cara.
—Soy Violet.
—No me di cuenta de que Butterson tenía una hermana.
Incluso su voz es familiar, de satén suave y profunda. Toma un
sorbo de su bebida, dejando tras de sí un bigote de leche que rápidamente
se quita. Es entonces cuando me doy cuenta de donde lo reconozco: los
anuncios de leche. Dulce Señor, me he estado masturbando con él. Mi
mortificación alcanza nuevas alturas, haciéndome decir algo más loco
que de costumbre.
—Soy su hermanastra. Le gusta mantenerme en secreto ya que
quiere ir todo Ofelia tras mi trasero. —Mis ojos se abren por mi terrible
broma. Aunque, si es algo como Buck, no va a pillar la referencia.
—Butterson haría una monja de mierda, ¿eh?
Juro que ha hecho una referencia precisa a Shakespeare. Aturdida,
hago contacto visual directo. O lo intento. Sus ojos siguen rebotando
entre mi pecho y mi cara, así que eso es un desafío.
Normalmente, me incomodaría su flagrante mirada lujuriosa, pero
pedí eso con la camiseta trasparente y el sostén ostentoso.
Muevo lejos mi propia vergüenza y la suya ahuecando mis pechos
20

y apretándolos. —Son bonitos para ser reales, ¿eh?


Sus ojos se disparan a los míos. Atrapado.
Pág.

—Yo uh… No pretendía… No estaba…


Esta es una de las interacciones más entretenidas que he tenido
con un miembro del sexo opuesto desde hace siglos. Hago un ruido como
una risita y un resoplido y miro hacia otro lado.
Buck se apoya en el bar, hablando con una chica cuya falda es tan
corta que es muy claro que no lleva ropa interior. Doy un codazo a Alex.
Su brazo es como una roca. —Echa un vistazo a la amiga de Buck.
El momento no podía ser más perfecto. La exhibicionista de
vagina se inclina hacia adelante y da a nuestra mesa una mejor vista.
—¿Es eso…? ¿Lo que estoy mirando es su castor?
En la mitad de mi bebida, me ahogo con el trago de cerveza,
escupiendo y tosiendo. Después de recuperarme, le pregunto en tono de
broma—: ¿Castor? ¿Eres canadiense o algo?
Esos ojos vibrantes se mueven hacia la míos. Dios, es muy guapo.
Y está cerca. Está muy cerca. Como a centímetros de distancia, el brazo
de roca rozando de cerca el mío. Incluso puedo oler su colonia o
desodorante, sea lo que sea, huele delicioso.
Está en silencio por lo que parece un largo rato. O tal vez es porque
estoy mirando. O porque la pregunta puede haberle dejado perplejo.
Mis experiencias con Buck, y el jugador de hockey con el que salí
previamente, me llevaron a la afirmación de que los jugadores de hockey
no son muy inteligentes. Soy consciente de que esto no es una verdad
universal. Pero Buck sin duda refuerza mi estereotipo percibido:
definitivamente no es un genio. Ni siquiera el ayudante de un científico
de cohetes. Sin embargo, estoy casi segura de que Alex hizo un juego de
palabras literario hace un momento. Waters podría muy bien ser una
anomalía inesperada. Me intriga.
—Sí, soy canadiense.
—¿Es que todo el mundo en Canadá llama a los coños castores?
¿Así cómo los británicos los llaman conchas? —No puedo creer que le
esté preguntando esto. Estoy apenas un poco entumecida; de lo
contrario, me gustaría echarle la culpa a la embriaguez.
Parpadea un par de veces. —¿Dijiste “coño”?
Es posible que su casco no hubiera estado bien ajustado y sufrió
una lesión en la cabeza durante la pelea. Hay un dulce moretón en el
costado de su mandíbula cincelada. Su nariz está torcida con un modesto
golpe de lo que me imagino es debido a múltiples golpes. No es feo, sin
embargo. Es sexy, de forma jodo-con-las-personas.
—No, dije “coños”, en plural, como más de uno. —Me avergüenzo a
mí misma.
21

Para evitar decir algo peor, me excuso para pretender fumar.


Pág.

Agarro mi bolsa y suéter y dejo la cerveza. En base a la mierda que sale


de mi boca, no necesito añadir cualquier combustible a ese fuego.
Buck agarra mi brazo mientras lo paso. —Oye, ¿qué pasa contigo
y Waters?
Alex se pone su chaqueta. Tal vez se va. Que pena; era divertido
para hablar y agradable a la vista.
Suspiro con irritación. —Es cortesía común entablar una
conversación con la persona sentada junto a ti, ¿o no te acuerdas las
reglas de etiqueta social del jardín de infantes?
—¿Reglas de qué?
—Olvídalo. ¿Qué otra cosa se supone que debo hacer? ¿Ignorarlo?
Estaba siendo educada. —Y Alex es entretenido.
—Sí, bueno, no conozco mucho a estos chicos todavía y él tiene
una reputación. Ten cuidado con quien te pones amigable.
—No lo manoseaba debajo de la mesa. Hablábamos. Voy a fumar.
Dejándolo con la exhibicionista de vagina, me dirijo a la puerta. La
temperatura ha bajado en la última media hora, así que me pongo mi
suéter. Encontrando mis cigarros, llevo uno a mis labios y busco mi
encendedor. No puedo encontrarlo.
—¿Necesitas fuego? —Levanto la cabeza de mi bolso para encontrar
a Waters sosteniendo una caja de fósforos.
—¿Me estás siguiendo?
Se encoge de hombros y me da una sonrisa que podría destruir mi
ropa interior. Si fuera lo suficientemente tonta como para dejarme ser
afectada de tal manera. No lo soy. Parcialmente.
—Pensé que te gustaría un poco de compañía. —Abre la caja de
fósforos y saca uno.
Aprieto el cigarrillo entre mis labios. Alex lo enciende y lo rodea con
su mano para proteger la llama. Mira mientras inhalo, las brasas
ardiendo de color naranja mientras tomo una superficial calada y toso.
—¡Mierda! —Lágrimas aparecen en mis ojos cuando el humo llega
a ellos. Maldiciendo como un marinero, me tapo los ojos con mi palma.
—Tienes una boca sucia, ¿eh?
—Sólo cuando trato y fumo con mi globo ocular —digo entre toses.
Alex lanza los fósforos en una mesa y da golpecitos a mi espalda
hasta que dejo de botar humo de mi pulmón. —Butterson no parece muy
feliz.
Por la ventana, veo a Buck y exhibicionista de vagina. Ella no está
tomando constantes selfies, por lo que a él no parece importarle que esté
22

colgando de su brazo mientras mira en nuestra dirección. Se comporta


como un imbécil colosal esta noche.
Pág.

—A la mierda Buck. —Tomo una calada falsa de mi cigarrillo.


Los hoyuelos aparecen en las mejillas de Alex cuando exhalo una
nube de humo y ahogo de regreso otra tos.
—¿Fumas si quiera?
Me debato entre mentir y decidir la verdad. —En realidad no. Lo
hago como una manera de escapar de situaciones sociales difíciles.
—¿Así que viniste aquí para escapar de mí?
—No eres tú en particular.
Su lengua se asoma para barrer a través de su labio inferior. Tiene
una bonita boca, incluso con la división en la esquina. Recordando la
forma en que tumbo al tipo de Atlanta, me hace calentarme por todas
partes. Pensamientos como estos están obligados a meterme en
problemas. Los jugadores de hockey son malas noticias. Especialmente
los tan calientes como él.
Me mira expectante. Maldita sea. Debe haber hecho una pregunta.
Mi mente vaga como una ardilla que tomó Red Bull.
—Lo siento, ¿qué? —Sacudo la ceniza de mi cigarrillo.
—Leías durante el juego, ¿qué libro? —Suena realmente curioso y
un poco ofendido.
—Tom Jones. Tengo que terminarlo para mi club de lectura el
martes.
Guau. Sí que sueno como una ganadora. Debe haberme observado
mientras estuvo suspendido por un tiempo.
—¿Desplegándote2 en un partido de hockey? Algo así como
intelectual con cerveza y violencia, ¿no es así?
Parpadeo como si hubiera sido alumbrada con una linterna. Alex
sabe quien escribió Tom Jones, y usó la palabra intelectual en el contexto
apropiado. Tenía razón; sí entendió mi referencia de Shakespeare. Alex
Waters ha destruido por su propia cuenta mi equivocación con respecto
al intelecto inferior de los jugadores de hockey, con una sola frase. De
este modo, se ha convertido infinitamente en más caliente de lo que era
hace cinco segundos.
—¿Has leído a Fielding? —Doy un paso más cerca. Mi voz es baja,
como si hubiera cambiado al modo operadora de sexo por teléfono.
—Yo… yo… yo…
Es adorable. Lleva una expresión con la que estoy familiarizada: el
23

pánico fusionado con el miedo. He pasado por lo mismo cuando


Pág.

inadvertidamente revelé mis tendencias nerds extremas. Casi todas las


noches prefiero mucho más quedarme en casa acurrucada con un libro

2 Hace juego de palabras con el apellido del autor del libro.


o jugando solitario que pasar el rato en un bar. De ahí el consumo de
cerveza excesiva y fumar falsamente cigarrillos.
—Creo que la alfabetización es sexy —susurro.
—Yo también. —Sus hoyuelos hacen acto de presencia.
Tengo uno de esos raros momentos donde mi cerebro se fríe y hago
algo completamente fuera de lugar. Es tan fuera de mi código de conducta
personal que probablemente voy a revivir el incidente una y otra vez
tratando de averiguar lo que accionó el interruptor. Por el momento,
culpo a las cervezas, diferencia horaria, y sus preciosas referencias
literarias.
Agarro a Waters por la camisa y llevo su cara a la mía.
Su boca es suave y cálida. La barba en su mentón rasca mi piel, y
me gusta. Meto mi lengua en su boca. Bueno, eso no es cierto. La deslizo
al otro lado de su labio inferior, tocando la división apenas sanada, y se
abre para mí. Lo suave, cálido y húmedo se vuelve aún más suave, cálido
y húmedo. Sabe como a chocolate, y más débilmente, a licor de café.
Su mano extiende un rastro caliente a lo largo de mi costado, y me
jala apretadamente contra él. Es todos bordes duros y calientes, y puedo
sentir… Santa… hay una masiva protuberancia presionándose contra mi
estómago.
Después de muy poco tiempo para mi gusto, rompe el beso,
arrastrando sus labios por mi mejilla hasta mi oído. —¿Quieres salir de
aquí?
—Buck te va a matar.
—Puedo manejarlo.

24
Pág.
Desearía poder culpar de esto a
la bebida
Traducido por Pachi Reed15 & Vani
Corregido por Kora

Violet
Escucho que dicen mi nombre a lo lejos y decido ignorarlo.
En cambio, mordisqueo el labio de Alex, más excitada de lo que
debería estar debido a su voluntad de enfrentarse a Buck. Alex capta la
indirecta, devolviéndome el beso. Espero que sea agresivo y duro,
teniendo en cuenta su actuación en el hielo, pero la forma en que su
lengua se mueve con la mía solo puede ser descrita como sensual. Este
es de lejos el mejor beso que me han dado en mi vida, lo cual es
lamentable ya que es un jugador de hockey promiscuo, aunque buen
lector.
Realmente no debería irme con él. Mi experiencia anterior con
jugadores de hockey me dice que esto no está bien. La diferencia es que
esto es una aventura. Él no me está pidiendo una cita, y yo no estoy
esperando una. La canción Let’s make out está sonando en mi
cabeza. Quiero que sea mi himno.
—¿Qué demonios estás haciendo? —grita Buck en mi oreja.
Me encojo de miedo, separando mis labios de los de Alex. Buck es
un maldito imbécil. Las pocas personas que había en el patio han dejado
25

de hablar a causa del alto e innecesario volumen de su voz. Olvidé que


nos encontrábamos en un lugar público. Voy a echarle la culpa a las
Pág.

cervezas que tomé antes y a mi falta de claridad gracias a la lengua de


Alex en mi boca.
—¿Qué está pasando aquí? —pregunta Buck igual de fuerte que
antes, gesticulando con sus gigantes y peludas manos.
—Estoy chupándole la polla —le digo con sarcasmo. A veces me
gustaría que mi boca no tuviera una conexión defectuosa con mi cerebro,
permitiendo que todo salga sin filtrarse.
Alex tose, sus dedos retorciéndose en mi cadera, y la cara de Buck
se vuelve de un tono rojo antinatural. Esta es una situación tan
extraña; la torpeza hace que continúe vomitando idioteces.
—Está bien, me atrapaste. No le chupaba la polla. Follábamos la
boca del otro con la lengua. Esto se conoce también como besar, pero
follar con la boca suena mucho más sucio, así que me quedo con esa
expresión.
Las fosas nasales de Buck se abren. Soy una idiota. Probablemente
va a matar a Alex por esto.
Buck se da por vencido con racionalizar conmigo y se vuelve hacia
Alex.
—Quítale tus malditas manos de encima a mi hermana.
—Hermanastra. —No puedo evitar señalar eso.
—¡Es la misma maldita cosa!
—¡Ni de cerca! —Muevo un dedo a un lado y a otro en su cara y
señalo—: No tienes ningún derecho de opinar sobre lo que hago o dónde
Alex pone sus manos.
—Se lo diré a Skye —amenaza Buck, como si tuviéramos cuatro
años y acabara de robarle su juguete favorito.
—Como si a ella le importara.
Buck levanta una ceja.
—¡Estás bromeando? Se lo dirá a todas sus amigas.
Mierda. Tiene razón. Mi madre no va a ser capaz de mantener su
boca cerrada. Me hará preguntas inapropiadas. No voy a tolerarlo.
Agarro las solapas de la chaqueta de Buck y trato de estirarme para
estar cara a cara. Es como subir por una de esas paredes de roca, una
gran y peluda pared de roca, así que me doy por vencida y acerco su
camisa hasta que él se inclina a mi encuentro.
—Escúchame, idiota. Si le dices aunque sea una palabra de esto a
mi madre, voy a hablar abiertamente de cuando nos emborrachamos y
trataste de tocarme, ¿me entiendes? No estoy bromeando. Lo haré. —
Buck nunca ha intentado tocarme; no a propósito, de todos modos.
26

—No lo harías —sisea Buck.


Pág.

Lo tengo agarrado del vello, en sentido figurado, por supuesto.


Nunca me atrevería a tocar su vello.
—¿Quieres probarme? Inténtalo, no tengo nada que perder.
—Está bien, está bien. No voy a decir ni una palabra.
Simplemente… ¿podemos hablar en privado? ¿Por favor? —Con sus
manos levantadas en señal de rendición, mira entre Alex y yo, con pánico
evidente.
Solo nosotros dos teníamos conocimiento de este incidente. De
hecho, si hubiera sido honesta con él, no estaría preocupado en
absoluto. Había estado borracho y fuera de guardia en ese momento.
Permitirle creer que sí me tocó, aunque fuera por accidente, me da cierta
ventaja en situaciones como estas.
Suelto las solapas.
—Has conseguido acabar con toda la diversión de esta noche. Me
voy.
Invito a Alex a venir conmigo para molestar a Buck aún más y tal
vez seguir besándonos, pero estoy compartiendo habitación con mis
padres. Los malditos están en todas partes esta noche, frustrando mis
intentos de tomar malas decisiones.
Alex susurra algo en mi oído; suena como quédate. Por supuesto,
puede que simplemente haya respirado por la nariz y hecho un ruido
silbante que se asemeja a una palabra.
—Si quieres —dice Buck amigablemente.
Molesta e incapaz de dar marcha atrás, me dirijo a Alex.
—¿Quieres mi número?
—Claro. —Busca su teléfono en su bolsillo trasero, saca su lista de
contactos y me lo entrega.
—¡No le des tu número! —La irritación de Buck mejora muy poco
mi estado de ánimo.
Lo ignoro y escribo mi número en el pequeño libro negro de Waters,
más que feliz de irritar a Buck en todo lo que pueda. Tan divertido como
fue besarse con Alex, es poco probable que en realidad vaya a llamarme.
—Gracias por follar a mi boca —le susurro cuando le devuelvo su
teléfono.
Me guiña.
—Cuando quieras.
Choco contra el hombro de Buck cuando paso, ni siquiera tiene la
decencia de moverse unos centímetros, y voy hacia los ascensores. Tan
decepcionada como estoy que Buck interrumpiera mi diversión, es mejor
así. Alex está demasiado bueno y es demasiado buen besador para mi
propio bien.
27

Mis padres están encerrados en su habitación, así que no tengo


Pág.

que participar en la charla sin sentido. A veces Sidney se pasea en ropa


interior. Estoy acostumbrada a su abundante vello en el pecho, pero los
calzoncillos blancos son demasiado. Tengo una sólida comprensión, muy
buena frase, a decir verdad, de por qué mi madre se casó con él, más allá
de su personalidad estelar.
Cruzo de puntillas la suite y pongo el seguro en mi habitación. Mi
primera parada es en mi maleta. Hora de acariciar el castor. Me río,
encontrando cómico el término en referencia a mis partes femeninas.
Después de volcar el contenido de mi maleta en el suelo, es evidente
que me he olvidado mi consolador de viaje, junto con cada otro elemento
importante. He traído un montón de calcetines extra y solo un
impresionante sostén.
La sesión de besos con Alex me ha dejado toda cachonda, así que
estoy obligada a utilizar mis propios malditos dedos para correrme. Ni
siquiera tengo la revista con el anuncio de la leche en ella, la cual ahora
sé que es Alex, para ayudarme con una imagen.
Paranoica de que alguien pudiera oírme por casualidad, me ocupo
de mis asuntos en el cuarto de baño con el ventilador encendido. Tardo
quince minutos en correrme. Mis adoloridas muñecas y dedos eliminan
el elemento de relajación de todo el proceso. Terminado el expreso de
masturbación, busco entre la pila de ropa en el suelo mi pijama, riendo
después de encontrarla. No vi ésta en particular desde la escuela
secundaria. Ni siquiera sabía que todavía la tenía.
No me queda tan bien como antes, pero va a tener que servir. La
parte superior se aprieta contra mi pecho, como un vendaje. Los
pantalones, que antes pisaba, ahora son piratas. La cinturilla me queda
tan abajo que apenas cubre mi culo. Da igual. No es como si alguien fuera
a verme en ellos.
La rutina nocturna habitual es la siguiente: lavarme la cara,
cepillarme los dientes, quitarme las lentillas y buscar mis gafas ya que
no soy lo suficientemente inteligente como para haberlas cogido antes.
Las encuentro en el suelo, entre pares de calcetines limpios y mi solitario
sujetador limpio, el cual tengo que guardar para mañana. El sonido sordo
de mi teléfono sonando con una llamada viene desde debajo de la pila de
ropa tirada en el suelo. Probablemente sea Buck, asegurándose de que
no fui secuestrada mientras regresaba a mi habitación.
—¿Qué quieres, imbécil? ¿No has arruinado mi noche lo suficiente
ya al interrumpir mi maldita sesión de besuqueo con tu caliente
compañero de equipo? ¿Ahora tienes que interrumpir mi sesión de
masturbación, también?
Cubro el receptor para sofocar mi risa. Las discusiones sobre
masturbación ponen a Buck incómodo. Probablemente porque cree que
una vez me preguntó si observarme al masturbarme era considerado
incesto. Igual que cree que intentó toquetearme. Puede que haya torcido
28

sus palabras en mi explicación de los acontecimientos.


Pág.

Escucho un sonido de silbido al otro lado de la línea que me


recuerda a Darth Vader, seguido de “santa mierda”.
No es Buck.
—¿Hola?
—¿Violet?
—¿Quién es?
—Soy Alex, el caliente compañero de equipo. —Me puedo imaginar
su sonrisa arrogante.
—Oh. Hola. —Bueno, esto es inesperado y bastante humillante.
Aunque supongo que es consciente de lo caliente que es, así que no debe
ser información nueva para él. Además, la sesión de besos de hace un
rato es una clara señal de que me gusta la forma en que se ve.
Se hace el silencio. Tres segundos más tarde, tengo preparadas seis
réplicas ingeniosas. Por desgracia, el momento de la inteligencia ha
pasado.
—¿De verdad te estás masturbando? —Ahí está el sonido sibilante
de nuevo.
—No, ya… acaricié mi castor. —Me río. Soy tan inmadura—. ¿Estás
tú masturbándote? —La forma en que está respirando a través del
teléfono lo hace sonar posible. Me gusta la visión que esto incita; apuesto
a que está realmente duro.
—¿Qué? No —dice rápidamente. Casi demasiado rápido.
—¿Estás seguro? Quiero decir, ni siquiera dudaste al contestar. De
hecho, ni siquiera esperaste a que terminara de hacer la pregunta. —Esto
es totalmente falso—. Tal vez estás mintiendo y tienes tu mano bajo tus
pantalones.
—¿Qué? No, no es cierto, te lo juro. Espera un minuto… ¿hiciste tú
eso? —Su voz desciende un par de octavas. Suena intenso. Trato de
imaginar la expresión de su cara a juego.
—¿Hacer qué?
—Lo que dijiste de acariciar tu castor. ¿Es cierto?
Suena tan ridículo. Me río sin control.
—Jódeme —murmura Alex.
Dejo de reír. En primer lugar, porque creo que se trata de una
propuesta real. En segundo lugar, porque tengo una imagen fantástica
de mí debajo de él.
—Es cierto. —Mi voz suena entrecortada y suave, cortesía de la
pornografía que estoy viendo en mi cabeza.
—¿En serio? —Suena emocionado. Muy, muy emocionado.
—¿Sobre acariciar mi castor? No. Los castores son raros. No deben
29

ser acariciados.
Pág.

—¿Puedes dejar de decir “castor”? A ver, ¿qué estás haciendo en


este momento?
—Bebiendo cerveza y viendo porno, ¿por qué? —Mañana estoy
segura de que voy a estar debidamente avergonzada de esta conversación.
Ahora mismo, estoy bien entretenida.
—Porque estoy de pie delante de la puerta de tu suite. ¿Quieres
compañía?
Me siento rápidamente, la habitación da vueltas. —No lo estás.
—Lo estoy. Suite seis-cero-nueve. ¿Quieres que llame a la puerta?
—¡No! ¡No lo hagas! Espera.
Corro por la habitación y abro de un tirón la puerta de mi
habitación. La sala de estar está vacía. Considero arrastrarme y rodar
por el suelo por diversión pero no tengo coordinación, así que me
conformo con correr. Abriendo la puerta, encuentro a Alex con su
chaqueta doblada sobre un brazo y su teléfono en la oreja.
Salgo al pasillo.
—No bromeabas.
—Lindo.
Sigo su mirada. Oh, sí, ahora me acuerdo. Estoy usando un pijama
del Hombre Araña diseñada para adaptarse al cuerpo de chicos pre-
adolescentes. Hace frío en el pasillo y voy sin sujetador, lo cual desvía la
atención hacia mis pechos. Mis pezones le rinden homenaje con claridad
a través de la tela raída.
—Me olvidé mi lencería de encaje en casa. —Casi deseé poseer una,
excepto porque el encaje es incómodo y poco práctico—. ¿Qué estás
haciendo aquí? —Ahueco mis pechos para proteger a mis pezones de una
mayor molestia visual.
Sus ojos descienden por una fracción de segundo, como si mis
pezones tuvieran su propio campo de fuerza, y luego regresan a mi cara.
—Yo, eh... ¿quieres pasar el rato?
Me estremezco.
—Estoy con mis padres.
—Podría llevarte a mi habitación.
—Ya me iba a la cama. —Tan lamentable.
—Me lo imaginaba.
Y ahí está esa sonrisa de nuevo. Deja al descubierto esos malditos
hoyuelos. El rostro golpeado y las heridas parecen elevar su nivel de
hermosura.
30

—No voy a tener sexo contigo. —Querido Señor, mi boca necesita


un censor.
Pág.

Ni siquiera se inmuta.
—Eso es genial. No esperaba sexo.
—¿En serio? —Asumí que con lo de “pasar el rato” se refería
claramente a “desnudarnos”.
—En serio. Promesa. —Coloca su mano sobre su corazón, sus ojos
suavizándose mientras sus mejillas se ruborizan. Se ha ruborizado. Es
lindo.
—Oh. Bien, entonces. Supongo que... voy a cambiarme. —Aquí
estoy, aceptando ir a la habitación de un jugador de hockey
extremadamente caliente en medio de la noche para no tener sexo.
Llego a la puerta y tiro de la manija. Está cerrada. Lo intento de
nuevo, sabiendo que no va a funcionar. Si llamo a la puerta despertaré a
mis padres. Entonces definitivamente no pasaré el rato con Alex. Quiero
hacerlo, a pesar de que se trata de una escandalosa mala idea. Nada
bueno puede salir de esto. Excepto tal vez otra sesión de besos.
—No tienes la llave.
—No. No la tengo.
—No necesitas cambiarte. Me gusta lo que llevas puesto. El Hombre
Araña es mi favorito. —Todavía tiene una sonrisa plasmada en su rostro.
Es casi tan irritante como ardiente—. Podríamos ir a recepción y pedir
otra tarjeta, si estás segura de querer cambiarte.
—Estás besan... quiero decir, ¿bromeando? Quiero decir ¿qué? No.
No puedo ir allí vestida así. —Tanto el lapsus Freudiano como la idea de
entrar en el vestíbulo principal con un pijama de Spidey son
horripilantes.
—¿Por qué no vienes a mi habitación? Podemos descansar un poco.
Para cuando estés lista para volver aquí, ya habré hecho que te envíen
una llave. —Me ofrece su mano.
La miro y luego a él, dudando. Podría ser el alcohol residual
flotando en mi sistema, y mi falta de gratificación durante mi tiempo
como concubina, pero pongo mi mano en la suya y le permito guiarme
hasta el ascensor. Presiona el botón y deja caer su chaqueta sobre mis
hombros. No quiero considerar con qué frecuencia hace esto. O cómo
probablemente soy una de cientas.
Las puertas se abren, y me hace entrar delante de él. Todo el
ascensor está rodeado de espejos, proporcionando una vista
impresionante de Alex desde todos los ángulos. Yo, por el contrario, soy
un completo desastre. Mi cabello debería plantearse usar seriamente un
cepillo, no voy maquillada y llevo mis gafas. Intento arreglar, sin que se
note, mi cabello.
—Oye. —Sus ojos son cálidos mientras acaricia mi mejilla. Sus
dedos son ásperos y callosos, pero el tacto es suave, íntimo incluso—.
31

Solo quiero pasar el rato. Lo prometo.


Pág.

Quiero creerle.
—Son las dos de la mañana, Alex. Aparecer en mi habitación de
hotel a altas horas de la madrugada generalmente implica un polvo
asegurado.
Deja caer su mano.
—Toda la escena del bar ya ha pasado, y estoy algo alterado por el
juego. Pensé que me diste tu número, y nos divertíamos, ¿no? Es bueno
hablar con alguien que no esté absorto en el despliegue publicitario.
—Cierto. —Lo que sea. No me va a mantener como rehén. Siempre
puedo irme si lo necesito.
—No estaba seguro de cuándo te irías. Quería intentar...
El ascensor suena. Alex entrelaza mis dedos con los suyos y
caminamos por el pasillo hacia su habitación. El espacio es casi igual que
la habitación de mis padres, aparte de una única puerta que lo más
probable es que conduzca al dormitorio.
—Por lo general, compartimos habitaciones; pero gané una apuesta
la semana pasada, así que mi compañero, Darren, tuvo que dejarme solo.
—¿Darren?
—Sí. Westinghouse. Número veintiséis. Juega en el ala derecha.
En ese momento recuerdo que se suponía que tenía que hacerle
una foto. Me encontraba demasiado ocupada pegando mi lengua en la
boca de Alex para hacerlo. Espero que Charlene perdone mi distracción.
—¿Comparten habitación?
—La mayor parte del tiempo.
Traer chicas a la habitación sería un reto. A menos que todos
estuvieran observando o compartiendo. Reprimo un estremecimiento. Me
pregunto qué tipo de apuesta ganó.
Sigo a Alex al bar, donde me prepara una bebida sin alcohol. Abre
una botella de Perrier para sí mismo.
Estamos ahí, mirándonos sin decir nada hasta que la incomodidad
se vuelve insoportable y hago un chasquido.
—Estoy nerviosa —digo—. No suelo hacer esto. —Pongo los ojos en
blanco internamente. Que línea tan cliché.
La esquina de su boca se levanta, sus ojos encendidos con
diversión.
—¿No sueles pasar el rato con la gente?
—No. No suelo seguir a famosos jugadores de hockey a sus
habitaciones privadas cuando vienen a llamar a mi puerta a las dos de la
32

mañana después de haber sido reconocido públicamente en un bar.


Pág.

—¿Los jugadores de hockey suelen llamar a tu puerta en medio de


la noche?
—No. Esta sería la primera vez para mí. —Me quité su chaqueta y
se la entregué, ya demasiado caliente gracias a las bromas.
—Ese pijama es realmente algo a considerar.
—Creo que te gusta la visibilidad de mi pezón.
Me aparto, deseando poder detener mi boca. Apoyándome en la
barra, dejo caer más cubitos de hielo en mi bebida. Una garganta se
aclara detrás de mí, y recuerdo cuán bajos llevo estos pantalones. Hay
una posibilidad sólida de que la mitad de mi culo se esté saliendo por la
parte trasera. Me enderezo rápidamente y subo mis pantalones, casi
haciendo que se me marquen mis partes íntimas contra la tela. Sin
importar cómo me dé la vuelta, Alex va a conseguir una vista de algo.
Hay un sofá de felpa en el otro lado de la habitación. Voy hacia él
y me siento en la esquina, sobre mis piernas, para evitar más errores con
mi guardarropa. Alex no ha dicho nada que confirme o niegue la
observación de mi pijama de Spidey. De hecho, no ha dicho nada en
absoluto.
Se sienta a mi lado, inclinándose hacia atrás, viéndose relajado y
caliente. Entonces me jode. No en el sentido literal; no me dobla contra
el brazo del sofá, deja caer mis pantalones y me llena por detrás. Pero
podría hacerlo también.
¿Qué es lo que hace para desmoronar mi ya débil voluntad, aparte
de su absurdamente magnífica personalidad? Alex hace exactamente lo
que dijo que quería hacer: pasar el rato y hablar.
—¿Así que diriges un club de lectura? ¿Cómo es eso? —Extiende
su brazo, rozando sus dedos a lo largo de mi hombro.
No estoy segura de cómo responder a esta pregunta sin sonar
demasiado como una fracasada.
—No lo dirijo, solo participo. Sobre todo es una excusa para beber
vino y comer comida basura mientras se discute sobre libros obscenos.
No solemos leer literatura del siglo XVI, pero hemos leído verdadera
pornografía durante los últimos meses. Una chica, Lydia, estaba cansada
de leer la palabra "húmedo", así que escogió una novela de Fielding. Es
un poco extremo.
Alex se estremece.
—Compresible, realmente. Húmedo es una palabra terrible.
—Tan cierto. Solo debe ser usada para describir la consistencia de
una torta.
—Concuerdo. —Alex sonríe, su bonita sonrisa persistente. Hace
girar mi cabello entre sus dedos—. ¿Así que estudias inglés en la
33

universidad?
Pág.

—No estoy especializada. Tomé algunos cursos por diversión. ¿Qué


hay sobre ti? —Mi boca está seca y cada parte de mí está caliente. Tomo
un sorbo de mi bebida de pomelo.
—Me especialicé en literatura inglesa y kinesiología durante mi
primer año. Tuve que dejarlo después de que me reclutaran. Me eligieron
un poco tarde.
Tenía doble especialización. Mi pijama de Spidey está en riesgo de
quitarse a sí mismo de mi cuerpo. —¿Cuándo fuiste reclutado?
—A mediados de mi primer año.
—¿Y aun así terminaste la carrera?
—Tardé un poco más de lo habitual, pero sí. Todavía me gustaría
terminar kinesiología en algún momento, pero eso tendrá que esperar.
¿Así que no estás en literatura de ficción?
Está usando expresiones canadienses. Me estoy ruborizando por
debajo de la cintura y por encima del cuello. —Soy buena en literatura.
He leído a Tolstoy y a Austen y me gustaron, pero Fielding es un gran
cambio partiendo de pura pornografía.
Eso me consigue otra risa y sus dedos bajan por el lado de mi
cuello. —Él la vio, como el sol, incluso sin mirar.
Oh, Dios. Está citando a Tolstoy y tocándome. Estoy jodida.
Cuando estás rodeada de hombres con mentalidad deportiva cuyo
repertorio de lectura no se expande más allá de Las Noticias del Hockey o
de la selección de deportes del periódico, es difícil no sorprenderse por
un tipo que lee libros sin dibujitos.
Un segundo está hablando, al siguiente mi cara está pegada a la
suya. Su copa tintinea sobre la mesa y luego sus manos están en mí,
debajo de mi camiseta, agarrando mi cintura y quemando contra mi piel
ya caliente.
—Realmente esperaba volver a follar tu boca —dice Alex contra mis
labios.
Me río, y luego gimo. Oh, diablos, gimo. Ha pasado un tiempo desde
la última vez que fui tocada por un miembro del sexo opuesto. Con lo de
un tiempo me refiero a que he sufrido la sequía de años durante los
últimos seis meses. Voy a estallar fuera de mi piel por el contacto.
Recorro su mandíbula con mis dedos y los entrelazo en su cabello.
Es suave, recordándome a esos anuncios de champú donde los hombres
atractivos hablan efusivamente sobre su cabello súper impresionante.
Lo acerco pero no es suficiente, así que me pongo a horcajadas
sobre su regazo. Esto es a la vez la mejor y la peor idea jamás pensada.
Su estatus de mujeriego deja de importarme cuando me acomodo sobre
el abultamiento en sus pantalones.
34

Las yemas de los dedos de Alex se deslizan hacia atrás y adelante


bajo la cinturilla del pantalón, la cual se ha deslizado precariamente
Pág.

hacia abajo. Mi atención se centra en la sensación de sus manos sobre


mi piel y el calor de su boca en la mía.
Rompe el beso y sus labios se desplazan a lo largo de mi mandíbula,
cálidos y húmedos sobre mi piel. —¿Esto está bien? —pregunta, metiendo
sus manos por la parte de atrás de mis pantalones.
—Uh-huh.
Agarra la curva de mi culo, apretando suavemente. —¿Y esto?
Murmuro un mmm en lugar de usar palabras para evitar una no
muy lejana posibilidad de poder decir algo que arruine el momento. Su
labio inferior pide atención, así que le doy un mordisco y lo chupo. Nos
besamos durante un largo rato, moliéndonos el uno contra el otro, sus
manos en mis pantalones, mis dedos en su cabello.
Empuja mi cuerpo más cerca, moviendo sus caderas al mismo
tiempo. —¿Y qué sobre esto?
Y ahí está, la fricción que he estado buscando. Se siente tan bien.
Mucho mejor que mis propios dedos, porque es una maldita gran polla y
todo lo que tengo que hacer es moverme en su contra. —Fóllame. —Las
palabras salen en un entrecortado gemido.
Me congelo. Estoy tan hockdida3. Será mejor que haya un grupo de
apoyo para las putas del hockey.
Voy a necesitarlo después de esta noche.

35
Pág.

3 Pucked: mezcla entre “disco” y “jodida”.


Bendito disco
Traducido por Kells
Corregido por Laurita PI

Violet
Alex suelta mi trasero y me observa con ojos suaves y cálidos. —
Fui serio cuando dije que no tenía ninguna expectativa, ¿de acuerdo? —
A pesar de su postura relajada y su confirmación, su voz es áspera;
destilando sexo sobre hielo picado.
¿Es esto lo que le dice a todas las conejitas del hockey? Si es así,
entiendo por qué funciona. —De acuerdo.
Decido que si permanecemos en el sofá, hay menos riesgo de
quedarme completamente desnuda. La idea es carente de lógica. La
primera vez que tuve sexo fue en un sillón, así que la perspectiva de que
es menos peligroso que decir: oh, una gran y confortable cama, es
absurda. De todos modos sigo con esto.
Alex acaricia mi trasero mientras con descaro me aplasto contra él.
Al mismo tiempo, lo sostengo con fuerza del cabello así puedo mantener
su boca en la mía. Demuestra ser increíblemente hábil con toda la cosa
de mover las caderas. Tan lejos como esto llegue, es increíble.
El contraste de su barba áspera y la suavidad de sus labios contra
mi garganta envían deliciosos temblores por mi columna vertebral.
Suelto su cabello para explorar el resto de su cuerpo. Músculos
tensos se mueven bajo mi toque. El primer botón de su camisa de vestir
se halla desabrochado y la corbata cuelga de su cuello. Ahora parece ser
36

un buen momento para ponerlo más cómodo. Quiero decir, estoy en


pijama y aquí se encuentra él, aún con la mayoría de su traje.
Pág.

Desabrochar implica multitarea, pero soy más que capaz de


desabotonarle la camisa mientras besa mi cuello.
Debajo de la elegante camisa de vestir hay una camiseta blanca
estirada sobre una sólida pared de pecho. Estoy segura que no
necesitaron aerógrafo en el anuncio de leche para conseguir su nivel de
sensualidad.
Emocionada por averiguarlo, deslizo los dedos bajo el dobladillo,
consciente de que esto es similar a la inauguración de una exposición de
arte. Nunca he estado tan cerca e íntimamente con alguien de esta
asombrosa condición física. Quiero deleitarme mientras revelo su divino
cuerpo. Debajo del ombligo tiene un camino de vello oscuro, un camino
hacia el tesoro algo cercano al oro… o a los diamantes; porque está
malditamente duro ahora.
Abdominales marcados se flexionan bajo mis dedos. Levanta sus
brazos, y saca la camiseta sobre su cabeza, cuidando su labio lastimado
y la barbilla magullada. Sin importarme en esconder mi apreciación,
exhalo un silbido. Tatuajes acentúan cada bíceps. El izquierdo alardea
una bandera ondeante de Canadá, larga vida al patriotismo, y el derecho
tiene un par de palos de hockey cruzados sobre un disco.
Puedo sentir los ojos de Alex sobre mí mientras trazo el tatuaje de
hockey con la punta del dedo.
—Realmente amas el hockey, ¿verdad?
—Sí. Es lo mío. —Sus manos vagan por mis muslos, sus brazos
flexionados.
—Apuesto que podrías hacer pesas conmigo.
—Es una buena propuesta.
Las puntas de sus dedos irrumpen en el dobladillo de mi camiseta.
Cuando mi cuerpo tiembla, vacila.
—¿Debo detenerme?
—No, gracias. Tengo cosquillas.
—¿Sí? —Me observa desde debajo de sus pestañas anormalmente
gruesas, usando una sonrisa diabólica.
—Solo aquí —apunto a mis costillas—, y aquí. —Le indico la curva
en mi rodilla.
—Seré cuidadoso.
Su mano se mueve a lo largo de mis costillas. Contengo el aire y
me aguanto una risita.
Tan pronto como agarra mi pecho, sus pulgares se deslizan sobre
mis pezones. Gimo como una mujer de la calle. En realidad, es como un
extravagante gemido de estrella porno. Mi rostro y mi pecho se calientan,
37

avergonzados.
Pág.

Al parecer, Alex está bien con el gemido. Aun sosteniendo mis


pechos, me mira a los ojos, esperando mi aprobación para seguir
adelante. Hasta ahora, con cada beso y cada caricia, me ha pedido
permiso para avanzar. Lo hace infinitamente más sexy y es difícil decirle
que no.
Levanto mis brazos en un silencioso asentimiento. Claro, cuando
quita la camiseta, las gafas se quedan atrapadas en mi cabello. Alex lucha
para liberarlas y las pone en el brazo del sofá donde permanecerán a
salvo.
Y ahora ambos nos encontramos sin camisa. Alex observa mis
tetas. No es un vistazo a escondidas. Las observa con descaro. Las
ahueca con las manos, las cuales son grandes; sus manos, no mis
pechos, que son de tamaño medio. Luego las hace rebotar un poco.
Es como un niño que acaba de descubrir que las gelatinas se
sacuden si las tocas.
—Te dije que eran demasiado buenas para ser reales. —La manera
en que me observa me inhibe, así que emito mi comentario con mucho
sarcasmo.
—En realidad lo son. Son suaves —murmura, acariciando—, y
firmes. —Pasa sus labios sobre mi pezón.
Por mi jadeo, eleva la mirada, quizá dándose cuenta que estoy
conectada al pecho que acaricia.
—Puedo… —Hace silencio mientras saca su lengua, sin tocar mi
piel.
—Por favor y gracias.
Cierra los labios alrededor de mi pezón erecto, y lo succiona con
suavidad. Muerdo el interior de mi mejilla, en un esfuerzo para hacer
descarrilar al sonido que se fuerza a través de mi garganta. Me las arreglo
para mantenerlo solo como un gemido mientras Alex masajea un pecho
y lame el otro. No logro acallar todos los pequeños sonidos de éxtasis.
Su pequeña risa le sigue. —En verdad te gusta, ¿no?
Es bastante obvio que sí, pero suelto un demasiado en un suspiro
y me muelo contra él para acentuar mi afirmación. Mientras se encuentra
absorto amando mis tetas, mis manos están en todas partes: en su
cabello, sintiendo sus brazos y su pecho, avanzando debajo de la
cinturilla de sus calzoncillos.
Alex realiza un gran trabajo acariciando pechos. Casi espero que
haga todo el asunto de lancha motora4. Por fortuna, no lo hace. Enrolla
un brazo alrededor de mi cintura y me atrae hacia él. Con mi gemido
38

ligeramente desesperado, alza sus caderas.


Pág.

Lo que voy a hacer me convertirá en una total puta del hockey.


Como sea, solo por esta noche. Estoy resignada, y ansiosa, mientras
intento deslizar la mano por su cinturón dentro de sus pantalones.

4Acto de poner la cara entre los pechos de una mujer moviendo la cabeza y emitiendo
sonidos que se asemejan al ruido del motor de una lancha.
—Podemos ir al dormitorio, si quieres. —Las manos de Alex se han
deslizado hacia los pantalones de mi pijama.
—El sillón está bien.
—La cama es más cómoda. —Sus labios se mueven desde mi cuello
a mi barbilla.
Estoy segura que lo es, lo cual es el problema. Sé a dónde se dirige
esto. No quiero decirle que no. He visto a Alex jugar hockey; tiene una
increíble resistencia. El punto es discutible, pero la negación hace que mi
intento fallido de resistencia parezca menos ofensivo.
Me besa, suave y explorando. Como gomitas dejadas en el sol, me
derrito a su lado. Encontrando el broche del cinturón, la deslizo a través
de la hebilla.
Debe pensar que mi acción significa que estoy de acuerdo con su
sugerencia. Con firmeza, agarra mi trasero y se levanta. Colocando mis
piernas a su alrededor, saco con rapidez la mano de sus pantalones y lo
tomo del hombro.
Esto realmente está pasando. En serio. A los veintidós, voy a tener
mi primera aventura de una noche. Con un jugador de hockey, nada
menos. Demasiado para el buen juicio. Oh bien, nadie es perfecto.
Alex me deja en el borde de la cama y enciende la luz. Por supuesto,
es del tipo con luz. El tenue brillo magnifica las hendiduras y curvas de
su cuerpo, destacando el ángulo de su barbilla y el moretón bajo su ojo
izquierdo.
—No tenemos que hacer nada que no quieras.
—Lo sé. —Mi voz tiembla, la excitación y los nervios se fusionan.
Siempre he sido una monógama en serie, esperando hasta la
quinta cita o más allá para dejar a un chico entrar en mis pantalones.
Eliminaba la mayoría de errores potenciales. Si el sexo y el chico fueran
decentes, vería hacia donde se dirigen las cosas. A veces había
repeticiones, a veces no.
Sostengo la cinturilla de sus pantalones como si hubiera una olla
llena de oro dentro. Dejándolo ir, me contoneo hacia la cama, dándole
suficiente espacio para unirse a mí. Es una cama rey; existe un montón
de espacio para juguetear. Tiene los ojos entrecerrados, y su expresión
es intensa mientras me sigue.
A tientas y con falta de coordinación, gracias a la perdida de mi
función motora, peleo con el botón de sus pantalones y deslizo hacia
abajo el cierre. Alex ve mis manos desaparecer en su interior. Desde su
punto de vista, debe verse bien. ¿Cómo no? La mano de otra persona en
39

tus pantalones es un triunfo. Suave piel cálida recubre el pene más erecto
del planeta. Es tan sólido como carburo de tungsteno. Y existe un montón
Pág.

de longitud.
Necesito ver esta cosa. Empujo los pantalones sobre sus caderas,
dándome espacio para explorarlo. Alex, siendo el chico servicial que es,
los termina de bajar, dejándolo en un par de bóxer. Meto la mano de
nuevo, y cuando por fin lo dejo en libertad, mis ojos se hallan en riesgo
de salir de sus orbitas por el miedo de estímulo visual.
Primero lo primero, Alex está rasurado: no hay polla afro al estilo
de los setentas ahí abajo. No es como mi castor, lleva solo un pequeño
mohawk, pero Alex se encuentra pulcro y recortado. Sé que algunos
chicos lo depilan para hacerlo parecer más grande. En este caso, estoy
segura que no miro boquiabierta una ilusión óptica. Es enorme.
A veces algunas personas exageran sobre cuan grande es el pene
de un hombre para hacerlo parecer mejor de lo que es. Está claro que es
imposible para alguien tener un pene así de grande. Este no es uno de
esos casos. Alex Waters tiene una anormalidad de polla.
—¿Qué es eso? —La pregunta es tonta. Pero, honestamente, ¿qué
demonios se supone que haré con esto?
Alex se ríe con nerviosismo. Como es apropiado ya que sostengo su
pene, y con seguridad, no estoy cuerda.
—Quiero decir, sé que es. Es obvio. ¿Tienes algún tipo de…
desorden? Como elefantiasis de pene o ¿algo? —No dije eso en voz alta.
—No es tan grande. —Su erección se desliza en mi agarre.
No puedo dejar de mirar. Mi pulgar y dedo medio deben dejar más
de dos centímetros antes de encontrarse. Los aprieto para ver si puedo
acercarlos. No puedo. Lo que hace gemir a Alex, y eso, oh monstruo
sagrado de los penes, es un gemido sexy. También se ríe, así que sale
todo profundo y con la cosa de resoplido al final. Es lindo y adorable
mientras también sexy.
Por fin, levanto la mirada para ver si va en serio. Mala idea. Sus
brazos cuelgan a los lados, cabeza agachada, ojos oscuros, labios
separados, pecho subiendo y bajando. Mira mi mano con intensidad. Y
me siento muy feliz de que Charlene me haya convencido de hacernos
manicura al principio de la semana.
Lamo mis labios, mirando su pene. No tiene circuncisión. Esta
noche se encuentra llena de novedades. La manera en que su piel se
arruga con cada caricia hacia la punta y cómo regresa suavemente
cuando el movimiento se invierte, es fascinante. Apuesto a que es
divertida para jugar cuando está blanda. Recuerdo que dijo algo que
requiere una respuesta.
—Es como una polla porno. Me doy cuenta que no es que mida
treinta centímetros o algo por el estilo, gracias a Dios. Sola la
circunferencia es sorprendente. No hay manera… —¿He sido privada de
oxígeno? ¿En serio me encuentro argumentando en contra de tener sexo
40

y expresándolo?
Pág.

En lugar de parar, continúo como la víctima de un daño cerebral


que soy. —Es como una persona que viste una súper larga camisa
intentando entrar en una talla pequeña. ¿Qué demonios piensas que
pasará con la camisa? Las costuras se separarán, y estallarán como en
Hulk. Ni siquiera puedo imaginar la tragedia si mi castor explota.
Alex me silencia con su boca, y me siento tan, tan agradecida.
Quiero evitar seguir diciendo cosas estúpidas, en particular con un chico
que acabo de conocer y con el que quiero tener sexo.
—Sabes —Alex acerca sus caderas otra vez—, eres malditamente
genial para mi ego. Y la única explosión de vagina que espero causar es
la que se encuentra asociada a los orgasmos. —Su voz viaja sobre mi piel
como malvaviscos en chocolate caliente.
Su palma cubre la mía y aleja mi mano mientras abre mis piernas.
—¿De acuerdo?
Con mi asentimiento, Alex se acomoda entre mis muslos. Solo una
gastada y delgada barrera de algodón, con dibujos del Hombre Araña,
protege a la tierra del castor de la invasión.
Reclama mi boca de nuevo. Como mantequilla suave, su lengua se
enreda con la mía, perezosa y arrulladora. Dejo que mis manos vaguen
por sus hombros y por la gran extensión de su espalda hasta su culo
firme. Lo empujo hacia abajo y levanto mis caderas, y ahí está; su pene
monstruoso.
Jadeo, lloriqueando mientras envuelvo mis piernas alrededor de su
cintura y lo acerco más. Me siento un poco temerosa por sus
dimensiones, pero Alex me distrae con besos en el cuello. Continúa
descendiendo hasta mi pecho.
Enredo su cabello en mis manos y saco pecho. No estoy segura
para que sirva esto. No es como si fuera a meterse más teta en su boca.
Pasa un par de minutos amándolos como si son hamburguesas con
queso de lujo después de haber pasado una noche de borrachera. Al
mismo tiempo, me muelo con él, perdida en la sensación y en sus
pequeños gemidos de aprobación.
Finalmente, suelta mi pezón y lame la punta. —¿Deseas que
continúe?
Con mi asentimiento, Alex desliza su mano por mis costillas,
rozando puntos delicados en el camino. Me río, mientras me encojo.
—Lo siento. —Presiona un beso bajo mi ombligo, se sienta sobre
sus talones, y mis piernas caen a los lados. Con sus ojos en los míos,
engancha sus dedos en la cinturilla de los pantalones del Hombre
Araña—. ¿Estás segura que quieres esto?
—Totalmente.
Por un momento duda, así que deslizo el pantalón sobre mis
41

caderas. Me ayuda a sacarlos y los arroja al suelo.


Pág.

Y me encuentro desnuda frente a un chico de revista porno con un


pene sobrenaturalmente largo. Así que este es un complejo de
inferioridad. Interesante. Estoy segura que puedo manejarlo.
Alex recorre con sus manos mis pantorrillas y besa el punto
sensible en el interior de mi rodilla. Desliza las palmas a lo largo del
interior de mi muslo y se detiene a unos centímetros de donde sufro por
ser tocada.
—¿Sí? —Levanta su cabeza, espera mi permiso para continuar.
No no es una opción. No con sus manos donde están o por su
petición educada. Abro mis piernas como invitación. Prácticamente
hiperventilo mientras recorre con lentitud mi piel sensible con el pulgar,
apenas rozando mi clítoris.
Sacude la cabeza. —Ni siquiera puedo. Eres tan… —Sus ojos se
traban con los míos—. ¿Esto es por mí?
Es como una lluvia torrencial al sur de mi ombligo. Me encojo de
hombros. Manchas rojas del tamaño de jirafas estallan a través de mi
pecho. —Parece de esa manera.
Lleva el pulgar a su boca y lo lame. Sus ojos se cierran. Vuelve la
cabeza hacia mi pierna, mordiendo la cara interna de mi muslo y
lamiéndola con pasión.
Deja un camino de besos húmedos en el interior de mi muslo. ¿En
verdad va…? Imposible… oh sí, lo hará.
Pero no de inmediato. Oh no. Alex es el mejor para provocar.
Mordisquea la unión de mis muslos, prolongando la anticipación antes
de que su boca por fin llegue a mí. Ha pasado un largo tiempo desde que
alguien me ha dado resucitación boca a vagina. No recuerdo que fuera
así de increíble.
—Jesús, eres… ¿te gusta? —Sus palabras suenan distorsionadas
porque se halla ocupado lamiendo.
El agarre en su cabello y el movimiento de cadera debería dejar
claro, de hecho, que me gusta.
Gimo un confuso Oh Dios sí, Alex para asegurar que mis sonidos
de placer son tomados con contexto favorable.
Aliento caliente acaricia piel más caliente y mete con facilidad un
dedo. Una intensa sensación se construye y gira en espirales. El calor
sobre mí me impacta en olas, canalizado a través de mis extremidades
hasta el centro de mi cuerpo. Agrega otro dedo, los empuja y alcanza el
lugar paradisíaco que solo puedo llegar con mis falsos amigos plásticos.
Es un intenso incendio, que aumenta a medida que sus dedos
mantienen el ritmo del trazo de su lengua y las rozaduras intencionales
de sus dientes. Estoy aguantando, apenas, esperando entregarme a la
sensación, desesperada porque no termine. Cuando agrega un tercer
42

dedo, los dedos de mis pies se curvan. Calor intenso irradia por mi piel.
Pág.

Maldigo, mientras mis piernas pelean por juntarse. Alex las


mantiene abiertas con sus antebrazos, los dedos se mueven con rapidez
hasta que me vengo, y me vengo, y me vengo un poco más.
Deja un pequeño beso en mi clítoris y sigue en línea recta por todo
mi cuerpo con su boca, en el trayecto se detiene en cada pezón hasta
encontrarse con mis labios.
—¿Te gustó?
—Fue… yo… tú… increíble. —Es lo más coherente que puedo decir.
Llevo mi mano en medio de nosotros y tomo su pene. —¿Devuelvo el
favor?
Me agradece con un bufido. —Sí, no creo que ahora sea la mejor
idea.
Por supuesto que es una buena idea; tú das, tú recibes, ¿cierto?
Levanta su billetera de la mesita de noche. La abre, y saca un cuarteto
de papel aluminio cuadrado, y abre uno con sus dientes. Parece como si
tuviera un montón de condones. Dos es inteligente, en caso de que uno
no sirva. Quizá le pase seguido, así que trae uno extra para estar
preparado. Con un abre fácil, Alex rasga el paquete y enrolla el condón.
—Te haré sentir bien. Lo prometo.
—Tómalo con calma gatillo, hay mucho por hacer. —Señalo su
pene envuelto.
Con calma, dirige una mano desde el exterior de mi rodilla hacia
mi cadera.
Sus besos son dulces labios y lengua arrolladora. Con lentos
movimientos tantea con la cabeza de su pene, y Alex hace varias pasadas
sin prisa antes de que ambos estemos jadeando de nuevo. Apoyado en
un brazo y posando sus ojos sobre mí, se introduce en mi interior. Me
entra el pánico y me tenso, bloqueándolo como si fuera una fortaleza.
—Relájate, hermosa —susurra contra mi boca. La manera en que
lo dice, caliente y necesitado, convierte mi cuerpo a líquido. Va más
profundo—. Eso es, Violet.
Tiene razón; se siente muy bien. Gimo.
Cuando se detiene, aprieto mis piernas alrededor de su cintura con
urgencia.
—No bromeabas —murmura, dando círculos con sus caderas pero
manteniéndose profundo en mí.
—¿Con qué?
—Sobre la cosa súper pequeña.
Enlazo mis dedos en su nuca. —Es porque eres extra grande.
Relaja su espalda y se inclina hacia adelante. Ambos gemimos
43

fuerte. —Estoy feliz que tu coño no haya explotado.


Resoplo y me río. —También yo.
Pág.

Con cada empuje, me elevo para encontrarlo. De repente, todo se


vuelve repentinamente intenso mientras se retira, alejándose mucho, y
presiona de nuevo.
A medida que el calor y la necesidad se expanden, consumiéndome,
eleva una de mis piernas, cambiando el ángulo. Gimo cuando me golpea
el… botón del castor y luego me ahogo con una risa sonando como un
animal moribundo.
—¿Te sientes bien? —Alex toma mi mejilla.
Es uno de los gestos más íntimos que he experimentado
manteniendo sexo con cualquiera. Mis amantes anteriores, en
comparación, han sido bastante inexpresivos.
—Fantástico. Continúa.
Su alivio es como una manta caliente de deseo mientras reanuda
su empuje parcialmente terminado.
Ante mi insistencia va más rápido y fuerte. Como esperaba, Alex
tiene una resistencia increíble. Es como el conejito de Energizer en una
carrera con un pene increíble. Sin la más mínima advertencia, todo mi
cuerpo se sonroja. La chispa se enciende, estallando en llamas. Tomo sus
hombros mientras me vengo de nuevo, eufórica de que me esté corriendo
durante el sexo, lo cual nunca pasa. El control del volumen se va, su
nombre es gritado por mis labios.
Dice palabras sucias y encaja la cabeza contra mi cuello mientras
bombea de forma errática, alcanzando su liberación. Agotado, Alex
colapsa sobre mí.
Recorro con mis dedos su cabello húmedo, ambos respiramos con
dificultad, nuestros corazones laten a toda máquina. Tan increíble como
esto es, por la mañana, me sentiré dolorida.
No quiere decir que no quiera hacerlo de nuevo.

44
Pág.
¿En qué pensaba?
Traducido por Laura Delilah
Corregido por Sandry

Violet
Estoy acostada debajo del cuerpo pesado de Alex durante un
minuto hasta que respirar se vuelve difícil. —Um, Alex... —digo sin
aliento, porque estoy sin aliento.
—¡Oh, lo siento! Te estoy aplastando ¿verdad? —Se mueve con
gracia a la izquierda.
—Guau. —Me deleito con músculos flojos y respiraciones
completas—. Me vendría bien un cigarrillo.
Alex entiende mal mi intento de humor y se aleja, dándose la
vuelta, alcanzando el teléfono en la mesilla de noche. Hay líneas rojas
que atraviesan su espalda desde los hombros hasta su trasero. Las
marcas de mis uñas.
—Puedo llamar al servicio de habitaciones y que te traigan un
paquete. También pueden traer una llave, y así puedes irte cuando
quieras.
La mortificación se desliza a través de mi bruma post-orgásmica
mientras marca a recepción. Aunque no esperaba pasar la noche con él,
no pensé que iba ser echada antes de que el sudor tuviera la oportunidad
de secarse. Los cigarrillos parecen ser algún tipo de pago por mis
servicios. Si es así, cuán terriblemente refleja mi actuación que sólo
garantizo un paquete barato de cigarrillos que ni siquiera voy disfrutar
45

porque soy una fumadora falsa.


Pág.

Me deslizo de la cama, sintiéndome expuesta mientras busco mis


pantalones del Hombre Araña. Sin gafas, todo a más de cinco metros de
distancia es un indistinto borrón.
—Oye, ¿qué haces? —Alex se levanta y agarra mi muñeca. Se
encuentra desnudo y glorioso, y yo estoy desnuda y... bueno, yo y por lo
tanto auto-consciente.
—Tratando de encontrar mi ropa ya que vas a hacer que envíen
una llave. —Por fin veo la mancha azul y roja bajo la mancha negra en el
suelo, que deben ser los pantalones de Alex.
Cuando llego a ellos, él refuerza su control sobre mi muñeca. —
¿Qué? ¡No! ¿Crees que quiero que te vayas? No soy un idiota. Pensé que
sería más fácil conseguir una llave antes de dormirnos. Colocaré una
llamada despertador para ti si te quieres quedar. Quiero que te quedes.
—Se pasa una mano por el cabello despeinado debido al sexo. Si no
estuviese desnudo con su monstruosa polla semi-blanda colgando,
podría ser guapo. No lo es, sin embargo; es magnífico y nervioso.
Sin ninguna experiencia previa sobre una aventura de una noche,
no puedo decir cuál es el protocolo en esta situación. Contra mi voluntad,
quiero quedarme. En caso de que quiera volver a hacerlo.
Toma mi rostro en sus manos; sus palmas amplias y cálidas. Sus
labios son suaves en los míos cuando me besa. —No te vayas, Violet. ¿Por
favor?
—De acuerdo.
Se mueve más cerca, su polla sacudiéndose contra mi estómago.
No puede posiblemente estar duro otra vez siendo que acaba de correrse.
—Tan dulce. —Pasa la nariz a través de mi mejilla y me besa el
cuello—. Te mantendría aquí todo el fin de semana si no tuviéramos que
irnos mañana.
Sus manos viajan por mis costados para descansar debajo de la
curva de mis pechos. Saco mi pecho como una ofrenda y empujo mis
caderas en las suyas. Juraría que su pene está más duro de lo que estaba
hace unos momentos. Con sigilosas maniobras aprendidas a través de
interminables batallas de Xbox con Buck, pongo una mano entre
nosotros y lo palmeo. Sí, no estoy loca; tiene otra erección.
—¿Tomaste Viagra o algo así?
Alex retrocede una fracción de un centímetro, lo suficientemente
lejos como para evitar poner los ojos en blanco. Debe haber sido lo
incorrecto para preguntar.
—¿Cómo?
Acaricio su polla, esperando borrar la oscura mirada en su cara.
Parece molesto por la sugerencia de que podría necesitar ese tipo de
asistencia. Sinceramente, ¿quién se pone duro tres minutos después de
46

tener sexo? ¿No es un mito? En mi limitada experiencia sexual, que se


arraiga en la sección media alta de los dígitos individuales, nunca he
Pág.

tenido más de una ronda de llenar-el-orificio-del-castor en una noche.


—N-Nada. —Envuelvo los dedos alrededor de su creciente erección.
Mis dedos medio y pulgar lo tocan, así que le doy un apretón suave
seguido de un movimiento lento. La piel es más flexible, y es divertido
deslizarse por ahí.
—¿Qué estás tratando de hacer exactamente? —Su voz es sexy,
dulce y dura; un caramelo Werther’s Original sobre un radiador.
—¿Distrayéndote al explorar el mito de la inmediata erección post
sexo que pareces estar experimentando? A pesar de los potenciales
efectos nocivos de tener una talla grande en un espacio extra pequeño
más de una vez, no puedo evitar echarte una mano. —Le doy otra caricia
para probar mi falta de autocontrol.
—El mito de… espera, ¿efectos nocivos? —Coloca una mano sobre
la mía, su expresión preocupada.
Aprieto su polla mientras trato de idear una explicación inofensiva.
—Bueno, eres un mamut, así que no hace falta decir que estaré dolorida.
No de mala manera. Más de una manera de una fuerte montada y
satisfecha. —No creo que lo esté mejorando. Apuesto a que si pongo esa
polla suya en mi boca, no podría hablar en absoluto.
—Ya veo. ¿Estás fuera de los límites ahora?
—¿Fuera de los límites? No. Definitivamente no.
—Es bueno escucharlo. Si sigues haciendo eso… —lleva nuestras
palmas por su eje—, voy a estar tan duro como roca sólida en dos
minutos.
—Ya estás bastante sólido.
Afortunadamente, o no tan afortunadamente, dependiendo del
estado proyectado de mis partes debajo de la cintura, somos
interrumpidos por un golpe en la puerta. Alex jura bajo. Planta un beso
con la boca abierta al lado de mi cuello, siguiendo con los dientes. —Será
el servicio de habitaciones con tu llave. No vayas a ninguna parte.
—Viendo que estoy desnuda y que bloquearás la única salida con
tu divino cuerpo, no creo que pueda intentar escapar.
—Divino cuerpo, ¿eh? —Alex me da su sonrisa con un hoyuelo.
Ruedo los ojos. —Como si no lo supieras ya.
Me golpea el trasero desnudo. —Eres linda. —Coge su bóxer del
suelo y se lo sube por las piernas. Su semi no se esconde. Mete su mano
y hace algunos arreglos mientras se pasea fuera de la habitación. Lo miro,
frotándome el culo.
Con Alex sin presentar más una distracción sensorial, me vuelvo
autoconsciente de mi desnudez. Mis pantalones del Hombre Araña
ayudan a ocultar la mitad inferior, pero por desgracia, mi top se
47

encuentra en la otra habitación con mis gafas y mi teléfono.


Pág.

Compruebo el baño por una bata y echo un vistazo a mi reflejo en


el espejo. Parece como si criaturas del bosque se hubieran refugiado en
mi cabello. Uso los dedos para alisarlo en algo parecido al orden. No
funciona, así que cojo el cepillo del tocador y lo arrastro por la masa
enredada. Duele, pero ayuda.
Abro la puerta para encontrar a Alex al otro lado. Hago todo el
asunto de mano-en-el-corazón, jadeando como si fuese a salírseme del
pecho. Sus ojos caen de mi cara. Estoy acariciándome una teta.
—Lo siento. No quise asustarte —le dice a mis senos.
Separo los dedos, así mi pezón se asoma entre ellos. Alex se mueve
más cerca, rodando un solo dedo entre mis pechos y mi estómago para
rodear mi ombligo. —Te pusiste los pantalones.
—Llevas bóxer.
—Cierto. —Sumergiéndose más abajo, sus dedos pasan sobre mi
perplejo castor.
—Emparejé la situación.
—Puedo arreglar eso. Si es un problema para ti. —Su sonrisa es
toda traviesa—. Si todavía te quedas, eso es.
—Todavía me quedo.
—Son buenas noticias.
Labios suaves y calientes están otra vez en mi cuello. Mete los
dedos por mi cabello y tira suavemente, inclinando mi cabeza hacia atrás.
—¿Está bien que te desee otra vez?
—Perfectamente bien. —Miro hacia las sábanas arrugadas. —
¿Cama?
—Cama.
—Te voy a enviar la cuenta de la reparación si rompes mi castor.
Alex me muerde el hombro. —Los castores son feos. Tienes el coño
más bonito que alguna he puesto en mi boca.
Es una cosa sucia que decir, y teniendo en cuenta con cuántos
coños probablemente ha estado Alex de cerca e íntimamente, es un elogio
significativo, moderadamente ambiguo.
Para demostrarlo, Alex me lleva a la cama y tira de mis pantalones.
Cae de rodillas en el suelo, pone su cara entre mis muslos y hace que
fuegos artificiales exploten con su impresionante boca. Otra vez.
No estoy segura de la cuenta exacta de orgasmos, pero para el
momento que se aleja por aire, estoy temblorosa y una palabra demanda
todo lo que puedo manejar. —Desnudo.
Deja caer los bóxer liberando la monstruosa polla. Lo golpea en el
estómago con un ruidoso aporreo. Sofoco una risita y lo palmeo,
48

comprobando para asegurarme de que está bien. La expresión de Alex es


Pág.

una mezcla de diversión y deseo mientras se une a mí en la cama,


reclinado contra el desorden de las almohadas.
No hay nada entre nosotros ahora, sólo piel caliente y húmeda
necesidad. Meneándome hacia atrás, deslizo las manos por sus muslos.
Tengo un plan. Puede causarme un daño permanente en la mandíbula,
pero fue a mi parte sur dos veces y solo es educado responder de la misma
manera. Además, tengo curiosidad por ver cuánto me cabrá.
Dirijo mi dedo desde la base hasta la punta. Estiro la piel lisa y
envuelvo mi mano alrededor de él, con asombro por la distancia en la que
están los dedos. Levanto la vista y toco la cabeza con mis labios.
Tiene este estremecimiento espasmódico, lo que tomo como una
buena señal, así que le doy una lamida de prueba.
La sedosa suavidad y leve arruga del prepucio me fascina mientras
tomo más de él. No voy muy lejos, a mitad de camino a lo mejor,
probablemente más como una tercera parte. Me inclino un poco y lamo
alrededor de la cabeza. Alex es una gran vista; con los párpados caídos y
los labios separados.
Roza el contorno de mi labio inferior donde se envuelve alrededor
de su polla. —No quiero correrme en tu boca.
Soltándolo, digo—: No me importaría. —Incluso si sabe a mierda,
tragarían el semen de Alex Waters. Luego lo haría de nuevo.
—Tal vez en otro momento. Prefiero estar dentro de ti cuando me
venga.
Me posiciona para que lo monte a horcajadas. Estoy tan mojada.
No podría estar más preparada si saltara dentro de una piscina de
lubricante.
—Mierda, eso es… —A una respiración pesada le sigue un suspiro
de dolor mientras alcanza un condón y lo rueda.
Levantándome de rodillas, agarro el eje absurdamente grueso y
asumo la posición. Me hundo lentamente hasta que estoy tan llena de su
polla que es ridículo.
Alex sostiene mis caderas mientras empiezo a moverme. Su boca
está en mi cuello, mandíbula, barbilla, en mis labios. Me empujo en su
pecho, y él se recuesta para dejarme montarlo. Es la sensación más
deliciosa; la sensación de vacío seguido de la plenitud casi dolorosa.
Probablemente estoy arruinada para la próxima polla que se cruce en mi
camino. Alex es impresionante debajo de mí. Su rostro se encuentra en
una concentración intensa. Un ligero brillo de sudor cubre su pecho. Su
abdomen se flexiona con cada rotación de mis caderas.
—Dame esa boca, por favor.
Con una mano en mi nuca, me sostiene cerca, follando mi boca con
49

su lengua al mismo ritmo pausado como su polla dentro de mí. Cuando


jadeo por aire, me cubre la garganta y los senos con besos mojados.
Pág.

—Debería decirte que estoy enamorado de tus tetas —dice


mientras hace esa cosa de acariciar, otra vez.
—Puedes salir con ellas si quieres. Les gustan los sujetadores de
Victoria Secret. —Medio río, medio gimo cuando chupa el pezón
rudamente.
La combinación de sensaciones: él dentro de mí, como mi clítoris
se frota contra su pelvis con cada cambio de nuestras caderas y sus
dientes raspando mis pezones sensibles; me manda al precipicio. Se
sienta, impidiendo que mis brazos temblorosos cedan. Me estoy corriendo
tan fuerte que todo se pone negro y vuelve en ráfagas de gris y estrellas.
—¿Es bueno? ¿Se siente bien? Jesús, Violet, te puedo sentir
corriéndote en mi polla.
Estoy cantando algo incoherente en su cuello. Con horror absoluto,
me doy cuenta que estoy repitiendo la frase de Amo tu polla. La
posibilidad de que accidentalmente pudiera excluir la parte de polla y
profesar amor real es muy vergonzoso de profundizar. Obviamente no…
lo amo, eso es. Estoy desarrollando un fuerte vínculo con su pene, sin
embargo. Le muerdo el hombro para detener las palabras, gemidos porno
en su lugar. Es más seguro.
Alza mi cabeza, liberando mis dientes de su piel. He dejado un
chupetón gigante. De hecho, he dejado varios. Sus labios pasan sobre los
míos en un beso suave. Alex susurra contra ellos: lo bien que me siento,
cómo se va a correr, cómo quiere verme correrme. El orgasmo sigue,
pisoteándome, se trata de una explosión sensorial como ninguna otra.
Alex gime en su empuje final.
Mis ojos se abren, porque maldita sea, quiero ver su cara. Los
músculos de su mandíbula se aprietan, y un temblor fino recorre su
cuerpo como un terremoto de bajo nivel. Por primera vez en mi vida,
puedo sentir la contracción y el pulso de un hombre dentro de mí. Voy a
poner éste en el banco para futuras sesiones de masturbación.
Se echa abajo sobre el colchón, llevándome con él. —Eso fue mejor
que la primera vez.
Demasiado agotada para hablar en oraciones completas, digo—:
Tan impresionante. Cansada.
Se ríe suavemente, acariciándome el cabello. Pasan unos minutos,
luego acomoda mi cuerpo flácido y se sale. Alex establece una alarma
para mí y deja la tarjeta en la mesita de noche. Debería vestirme e irme,
pero mi cuerpo no obedecerá la orden de moverse. Murmuro acerca de la
necesidad de estar en mi habitación temprano, pero no estoy segura de
que mis palabras tengan sentido. Apaga la luz y desliza su brazo debajo
de mí, atrayéndome a su lado.
—¿Duermes conmigo?
50

Me desmayo con mi mejilla en su pecho y sus labios en mi sien.


Pág.
Me despierto con un sobresalto. Mi lado derecho está sudado. No
puedo ver el reloj en la mesilla de noche sin las gafas. El brazo de Alex es
jodidamente pesado. Está envuelto a mi alrededor con su nariz en mi
cabello. Levanto su brazo, toma un poco esfuerzo, y salgo con cautela de
la cama. Mis muslos y mi centro duelen y mi piel se estremece con la
ausencia del calor como un horno del cuerpo de Alex.
La realidad de lo que he hecho me golpea como un gancho al
mentón del campeonato de lucha. Tuve sexo con uno de los compañeros
de Buck. Invariablemente lo volveré a ver. En varias ocasiones. Esto fue
una mala idea. Es un mujeriego del hockey, y ahora soy una puta del
hockey. Experimento mucha vergüenza seguida por deseo mientras miro
su cuerpo caliente recostado solo en esa cama bien utilizada. Murmura
en su sueño, así que agarro mi tarjeta y pantalones del Hombre Araña y
camino de puntillas a la sala de estar. Tropiezo en la oscuridad, buscando
mi camisa. Se encuentra en el sofá, pero mis gafas no están en ningún
lado.
Un débil pitido desde el dormitorio de Alex significa que me he
quedado sin tiempo. Por un horrible segundo, me congelo.
Apresuradamente me pongo mi camisa, arrebato mi teléfono de la mesa
de café, corro hacia la puerta y salgo. Tomo las escaleras hasta el sexto
piso.
Dentro de mi cuarto en la suite, me deslizo hacia abajo por la
puerta, respirando con dificultad. Golpeo el suelo con una mueca de
dolor; ya que mi centro ha estado en una épica batalla, con una polla
monstruosa.
He tenido sexo increíble con Alex Waters. Dos veces. No tengo ni
idea de lo jugador que es o de qué tan alto perfil es. No importa. A pesar
de todo, va a ser incómodo. Pongo la cabeza en mis manos.
¿Qué diablos hice?
51
Pág.
Probablemente no debería haber
hecho eso
Traducido por anita0990
Corregido por Vane Black

Alex
El sonido más molesto del mundo penetra mi sueño. Deseo que se
detenga. Quiero patear su culo por interrumpir mi sueño que incluía
suaves y grandes tetas que podía usar como almohada.
El sonido no se detiene.
Abriendo mis ojos con curiosidad, reviso el reloj de la mesita de
noche. Son las seis de la mañana, una hora inusual para que mi alarma
suene en un día que no hay juego. Palmeo mi teléfono y detengo el ruido,
luego cierro los ojos, con la esperanza de reanudar el sueño; tetas
perfectas, el caliente, apretado… todo vuelve como un latigazo.
Tuve sexo con la hermana de Butterson. Hermanastra. Y en ambas
ocasiones fue estelar. A menos que fuera parte de mi sueño vívido.
Levanto mis dedos a mi nariz y huelo. Sí, definitivamente sucedió.
Me siento con un gemido. Todo mi cuerpo duele: mi cabeza, mi cara
y, en particular, mis piernas. Grito su nombre, pero solo encuentro
silencio. La puerta del baño está abierta, por lo que definitivamente no
está de allí. La sala de estar es la siguiente opción lógica. Encendiendo la
luz, descubro que está tan vacía como el cuarto de baño. Mi vaso de agua
52

Perrier y su vaso de toronja y agua de soda prácticamente lleno están


sobre la mesa donde los dejamos anoche. Su teléfono no está, al igual
Pág.

que la camisa de su pijama, y sus gafas están en el suelo junto al sofá.


Esas gafas… Cristo, son sexys. Al igual que los pijamas del Hombre
Araña. Debería ser ilegal que una mujer adulta se vea tan sexy en ropa
para dormir inspirada en historietas. Es entonces cuando me doy cuenta
de que se fue sin despertarme. Casi vuelvo a revisar la suite, pero está
claro que se fue, lo que apesta. Decepción desinfla mi polla.
Si fuera como algunos de mis compañeros de equipo, estaría
aliviado de que se fue. No lo estoy. La cosa de las conejitas no es mi juego.
Eso no quiere decir que nunca he tenido una aventura de una noche con
una. Solo quiere decir que ha habido muy pocas en comparación con lo
que especulan los medios de comunicación. No estoy tan interesado en
ser el objeto de alguien para hacerse jodidamente famosa.
Violet me parece todo lo contrario a una conejita del hockey. Leía a
Fielding, de todas las cosas, durante el juego. Fue tan ofensivo como
refrescante. Mientras me dirijo a la habitación, se me ocurre que puede
haber intentado despertarme sin suerte. He dormido con alarmas de
incendio en el pasado, y estuve despierto desde las seis de la mañana de
ayer. La práctica, el juego, la pelea, el bar, y el maratón de sexo fenomenal
me desgastaron.
Me dejo caer boca abajo en la cama. La almohada huele a Violet, y
es suave como sus tetas. No he tocado unas tan agradables desde el
primer año en la universidad.
Ruedo sobre mí mismo aun con sus gafas en mi mano, inseguro de
cómo proceder. Es demasiado temprano para pasarme por su habitación
y devolvérselas. Además, se está quedando con sus padres, así que eso
está descartado. Me decido por llamar. Su móvil va al correo de voz, lo
que no debería sorprenderme considerando la hora. El mensaje de Violet
es corto y gracioso, se corta en medio de una cadena de blasfemias, por
lo que no estoy preparado para el pitido de inicio.
—Eh, hola. Oye. Soy Alex. Waters. Pasaste la noche, eh… Si. Estoy
seguro de que lo recuerdas. De todos modos, dejaste tus gafas en mi
cuarto. Así que las tengo. Las mantendré hasta que llames o te vea.
Estaré de vuelta en Chicago en una semana y media. Espero que tengas
un par extra. O tal vez uses lentes de contacto. No usabas gafas en el
juego. Acerca de anoche… Yo… —La máquina pita, cortándome. Es el
peor mensaje de la historia. No hay ni siquiera una opción para volver a
grabar.
No llamo de nuevo, temeroso de que diré algo incluso peor. Dejo las
gafas de Violet y mi móvil en la mesita de noche y cierro los ojos. Mi
cabeza late con fuerza por la falta de sueño. Tan agotado como estoy, no
puedo relajarme lo suficiente como para desmayarme. Tengo a Violet en
el cerebro. No estoy seguro de lo que pasó entre el momento que dijo que
no iba a tener sexo conmigo y el momento en que succionó su cara a la
mía, pero estoy seguro que no me arrepiento de su cambio de opinión.
53

Dormir con la hermana de mi compañero de equipo, hermanastra


o no, no es algo para sentirse orgulloso. Irónicamente, basado en los
Pág.

medios de comunicación, es exactamente lo que se espera de mí, y eso


me golpea. Si Violet se entera de mi reputación, suponiendo que no lo ha
hecho ya, puede muy bien no querer volver a hablar conmigo, no importa
cuántos orgasmos le di la noche anterior. Son pensamientos como estos
los que me mantienen despierto durante las siguientes dos horas,
deseando que llame de vuelta para poder hablar con ella antes de que
alguien más lo haga. Especialmente Butterson.

Mi teléfono suena en mi mesita de noche. Lo agarro, golpeó


contestar y me quejo en el receptor.
—Oye, hombre. ¿Dónde estás? Nos estás retrasando.
—¿Darren? Amigo, es temprano. ¿Cuál es el problema? No nos
vamos hasta… —Aparto mi teléfono para ver la hora. Es casi la una de la
tarde. Se suponía que debía estar en el autobús hace veinte minutos. —
Mierda. Enseguida bajo.
Me pongo un par de pantalones vaqueros y una camisa arrugada.
Lanzando el resto de mi ropa en la bolsa de lona, corro alrededor de la
habitación como un idiota, esperando no dejar nada importante detrás.
Parando en el baño, me echo un vistazo en el espejo. Hay un
chupetón en un lado de mi cuello. No recuerdo a Violet dándome uno,
pero ahí está. Ahora no hay forma de cubrir lo que pasó anoche. Yyyyyy
ahora estoy duro de pensar en otras cosas que chupó. Es una pena que
tengo que esforzarme para centrarme en las estadísticas de hockey así
no dejo la habitación con una masiva erección.
La última cosa que pongo en mi bolsa son las gafas de Violet; tengo
cuidado de envolverlas en una camisa para que no se rayen. Me pongo
mi chaqueta, agarro mi bolsa, meto mi teléfono en mi bolsillo, y
compruebo mi billetera. El elevador está vacío. Detenerse en la habitación
de Violet de camino abajo no tiene sentido ya que la hora de salida pasó
hace horas. Además, no ha regresado mi llamada. No me gusta cómo eso
me hace sentir.
Todo el equipo ya está en autobús cuando llego. El entrenador está
furioso de que haya llegado tarde porque eso jode su itinerario de paradas
en nuestro camino a Tampa. El equipo me saluda con alaridos y
comentarios sarcásticos. Tengo que inventar una historia por lo de
anoche, por lo general estoy mejor preparado que esto.
Tomo el asiento vacío al lado de Darren. Su frente se frunce
mientras olfatea. —Hueles a sexo rancio. —Darren ha sido mi compañero
54

dentro y fuera del hielo durante los últimos años. Es plenamente


Pág.

consciente de que lo de anoche fue una anomalía.


Me encojo de hombros, haciéndolo pasar como si nada. Por mucho
que necesitara una ducha, de una enferma manera, me alegro de que no
haber tenido tiempo. Todo lo que huelo es a Violet.
Kirk aparece desde el asiento detrás de mí. —¿A quién te cogiste
anoche?
—Una chica que conocí en el elevador. —Mi estómago se retuerce.
No importa cómo esto se desarrolle, parezco un idiota, y ahora mismo me
merezco el título.
—¿Oh sí? ¿Sólo una? ¿No una tripleta?
Darren rueda los ojos, y yo murmuro una respuesta evasiva.
A los treinta y cinco años, Kirk es uno de los jugadores de mayor
edad en el equipo, y probablemente esta es su última temporada. No ha
llegado a un acuerdo con eso. Ha estado cogiendo a cada chica que puede
últimamente, a pesar de la alianza de boda que lleva. Es repugnante. En
mis días de novato, solía pensar que era genial. Ahora es patético.
—¿No estabas jodiendo por ahí con la hermana de Butterson en el
bar?
—Es su hermanastra. Solo hablábamos. —Quiero darle un
puñetazo en la cara por ser tan idiota.
Llevar a Violet de regreso a mi habitación fue de mala educación.
Tendré suerte si esto no se nota en mi cara.
No hay justificación para lo que hice. No tengo una buena excusa.
Esto ni siquiera está cerca de lo normal para mí. Lo máximo que hago es
ligar, especialmente con la hermana de un compañero de equipo. Hasta
ayer por la noche. Era serio acerca de lo de no tener expectativas. Podría
haber tenido la oportunidad de resistirme si no hubiera sido la que hizo
el primer movimiento, o hubiera usado algo más que esa maldita pijama.
Desafortunadamente, Butterson escucha mi intercambio con Kirk.
Se levanta de un salto de su asiento y camina por el pasillo. —Vete a la
mierda, amigo. Estuviste todo sobre Violet. ¿Ahora nos haces esperarte
porque follabas a una conejita?
No hay manera en el infierno de que admita que me encontraba
con ella anoche. —Ella me besó, no al revés. —Mi defensa verbal es débil.
—Pura mierda. La seguiste afuera. Piensa que los jugadores de
hockey son basura. La próxima vez que venga a un juego, es mejor que
mantengas tus manos y tu boca para ti mismo. Es una buena chica, no
anda por ahí follando.
—Si tú lo dices. —Si ella fue testigo de las travesuras de Butterson,
puedo entender por qué cree que todos somos basura, aunque yo diría
55

que ayer por la noche podría haber cambiado su opinión.


Pág.

Butterson me agarra por la camisa y me saca de la silla. —No estoy


jugando, Capitán Idiota, Violet no es ese tipo de chica. Pierde su número.
Como capitán, no puedo tener al más nuevo de los jugadores del
equipo empujándome por ahí, incluso si retroceder es lo más inteligente
por hacer. —No quieres iniciar una pelea conmigo, Butterson.
Especialmente sobre algo de lo que sabes absolutamente nada.
Su mandíbula se tensa. Es obvio que me quiere golpear. Su puño
lentamente afloja mi camiseta. —Mantente jodidamente lejos de ella.
El entrenador baja por el pasillo, gritando para que nos enfriemos.
Envía a Butterson a su asiento y lo sigo al frente para que me pueda dar
un sermón. Me lo merezco, así que mantengo mi boca cerrada y lo tomo.
—Tú eres el capitán, no un imbécil novato. ¿Cómo crees que
impacta al equipo si vas por ahí follando con las malditas hermanas de
tus compañeros de equipo?
—Yo no…
—Ahórratelo, Waters. —El entrenador me muestra su teléfono. Una
foto mía con mi lengua en la boca de Violet ocupa la pantalla.
—Mierda. —Palmeo mi cara y bajo la voz—. ¿Butterson ha visto
esto?
—No se lo he mostrado, pero es sólo cuestión de tiempo antes que
lo vea. ¿Qué pasa si uno de estos ineptos hiciera esto con tu hermana?
El entrenador tiene un buen punto. Si alguien toca a Sunny,
arrancaría su polla y la empujaría hacia abajo en su garganta. Es algo
que debería haber considerado antes de meterme con Violet. —Lo siento,
entrenador.
—No quiero disculpas. Quiero que mantengas la mente en el juego.
—Golpea ligeramente su sien—. Estamos a mitad de la temporada, y sólo
estamos dos equipos por debajo. Si seguimos como vamos, volveremos a
llegar a las eliminatorias este año. Esta es una serie importante, Waters.
No la jodas con tu polla.
—No sucederá de nuevo. Hablaré con Butterson y aclararé las
cosas.
—Más te vale. Es un jugador sólido. Lo necesito en su punto para
el próximo juego, no fijando una venganza porque estás poniéndote
atrevido con su hermana.
—Hermanastra.
El entrenador me da una mirada de desaprobación. —Como si
importara.
—Lo tengo, entrenador. Lo controlaré.
Me envía afuera, moviendo la cabeza. Ignoro la mirada de
56

Butterson mientras tomo asiento unas cuantas sillas frente a él.


Pág.

Cualquier conversación va a tener que tomar lugar sin testigos presentes,


y tengo que averiguar que decir.
La charla del entrenador y el arrebato de Butterson ponen la noche
pasada en perspectiva. La claridad puede ser una perra. Ya tenía la
impresión de que Violet no era realmente el tipo de chica de una sola
noche. No porque lo haya dicho, es lo que todas dicen antes de que
ponerse de rodillas o sobre su espalda, sino porque realmente no parecía
de ese tipo. A pesar de que prácticamente saltó sobre mí en ambas
ocasiones.
Estaba nerviosa desde el principio e hilarante. Aunque no la
obligué a ir a mi habitación o a tener sexo, dos veces, si no hubiera
conseguido quedarse fuera de la suya, podría no haberla convencido de
que fuera a la mía. En cualquier caso, lo haría de nuevo si tuviera la
oportunidad. Es difícil no querer a una chica que dice que le encanta tu
polla, en repetidas ocasiones, mientras se viene. Esta situación me hace
la clase de idiota que no quiero ser.
En el momento en que llegamos a Tampa, todo el mundo está
exhausto, por lo que la primera orden del día es registrarnos en el hotel,
conseguir instalarnos, y descansar para la práctica de mañana.
Darren y yo compartimos una habitación. Nuestros alojamientos
son estándar: dos camas dobles, un sofá, pantalla plana y un minibar
con agua y bebidas energéticas. Darren lanza su bolsa en la cama más
cercana y me da una mirada. Espero las preguntas. Nunca ha sido parte
de la escena de las conejitas. Envidio su capacidad de decir a la mierda
y que se jodan los chicos. Ojalá hubiera tenido una mentalidad similar
en el comienzo de mi carrera en la NHL.
Darren agarra dos botellas de agua del minibar y me lanza una. —
Entonces, ¿qué pasó?
Abro la tapa y bebo la mitad en dos tragos. Estoy deshidratado de
las actividades de la noche anterior. —Nada.
—Claro. Un chupón gigante apareció mágicamente en tu cuello.
—Como dije, conocí a una chica en el elevador. —Normalmente
sería directo con Darren, pero la situación es complicada.
Darren sacude su cabeza. —Eres un jodido idiota.
Desaparece en el cuarto de baño. No estoy seguro si en realidad
sabe lo que hice o si está jugando juegos mentales. La ducha se enciende.
Sus preguntas van a esperar; Darren toma duchas jodidamente largas.
Reviso mi teléfono por décima vez hoy. Tengo doce correos de mi
agente, Dick. Vive a la altura de su nombre5, pero hace el trabajo. Estoy
57

inclinado a ignorar sus correos hasta que veo uno titulado: ¡OFERTA DE
APROBACIÓN, HIJO DE PUTA! Lo abro y escaneo el correo. No es en
Pág.

realidad una oferta, pero está cerca. Soy uno de los principales
candidatos para la campaña de Sports Pro Elite. Esto es enorme. Es por

5 Hace referencia al nombre de su agente, Dick, que significa idiota.


lo que he estado esperando en toda mi maldita carrera. Este tipo de apoyo
podría establecerme por años, y podría traer más apoyos con él.
En mis días de novato, fui pasado por alto por otro patrocinador
importante. Desde entonces, he estado apuntando a lo más alto para los
que creían que no sería más que un calienta bancos. Dick divaga sobre
alguna mierda de los solteros del año que no me importa, hasta que
menciona que eso puede afectar la campaña de SPE. Haría cualquier cosa
que deba hacer para ganarla. Incluso posaría en mis malditos
suspensorios.
Le envío a Dick un rápido mensaje en respuesta, y establecemos
una llamada telefónica para el día siguiente para negociar los detalles.
Estoy bastante emocionado mientras compruebo mis llamadas perdidas.
No he sabido nada de Violet, así que decido enviarle un mensaje.
¿Cómo está el castor?
¿Recibiste mi mensaje?
Inmediatamente quiero no haberlo enviado. Quería que fuera
divertido, no ofensivo. Después de unos minutos de mirar fijamente la
pantalla, esperando su respuesta, busco mi iPad y utilizo el Wi-Fi del
hotel. Una búsqueda de Violet Butterson resulta en nada. Me dijo lo que
hace para ganarse la vida pero no donde trabaja, así que es un callejón
sin salida. Momentáneamente perplejo, considero mi próximo plan de
acción. Facebook es una apuesta segura. Incluso mi bisabuela de
ochenta y siete años de edad tiene una cuenta. Localizo a Butterson en
mi lista de amigos, y busco a Violet en la suya. Su apellido es Hall. Una
solicitud de amistad está fuera de cuestión; primero tengo que establecer
contacto y tal vez volver a verla. También enfurecer más a Butterson no
está dentro de mis intereses para el equipo. Puedo acosarla en su lugar.
Por desgracia, sus ajustes de privacidad son altos.
La información y fotos de Butterson son accesibles. Encuentro
unas pocas fotografías de ella con Sidney en lo que parece ser su trabajo.
Hago una captura de pantalla para poder mirarla luego. Está obligada a
tener una dirección de correo electrónico en su directorio.
Luego busco un álbum denominado Vacaciones de Verano con los
Halls; se ve prometedor. Estoy en lo cierto. Contiene un montón de fotos
de Violet. Son de hace un par de años. Su cara es más suave, más
redonda, y su cabello es diferente. Lleva una variedad de bikinis en la
mayoría de ellas: rosa y verde lima a rayas, azul pálido con volantes en
su pecho, y un conjunto blanco de encaje.
Unas mayúsculas en los comentarios llaman mi atención a otra
imagen. Un mensaje de Violet para Buck lee: ¡PREPÁRATE PARA QUE
58

PATEE TU CULO, YETI!


Hago clic en la imagen. Es una de Violet desde atrás. El lado
Pág.

derecho de la parte inferior del bikini está subida, así que la mitad de la
mejilla de su culo está afuera. El pie de foto de Butterson dice:
¿Hambriento? Puedo ver por qué Violet podría no apreciar el humor,
considerando que es su culo comiendo su bikini.
Algunos comentarios de ida y vuelta, todo en mayúsculas. Violet
lanzando creativos insultos. Vuelvo al álbum y continúo pasando. El que
sea que tomó estas fotos, pasó mucho tiempo centrándose en Violet. Es
muy fotogénica. Hay unas cuantas de ella con Butterson. Una me parece
inquietante; él la tiene colgando sobre su hombro, y su culo está en el
aire con su enorme mano envuelta alrededor de la parte posterior de sus
piernas. Lo que es más preocupante es que tan alta está su mano en su
muslo. Tal vez él solía tener una cosa por ella. Eso explicaría su
conversación en el bar.
La siguiente imagen es una foto de Violet agitándose seguida de su
aterrizaje en el agua. Dispuestas en secuencia, la progresión de eventos
se presenta como un libro animado. La última toma es la mejor. Violet se
levanta por un lado del muelle, con una rodilla en el borde, su cabello
desplegándose en una ola oscura. Su escote es excepcional. Me puedo
imaginar cómo sería de caliente esa posición si yo estuviera, digamos,
follándola desde atrás contra la isla de mi cocina.
Para alguien tan protector de su hermanastra, Butterson no tiene
ningún reparo en compartir fotos reveladoras en un perfil altamente
público. No puedo mencionárselo, o sabrá que he estado acosando a
Violet.
Antes de considerar mis acciones, guardo las mejores fotos en mi
iPad. ¿Mi lógica? La he visto en menos. A pesar de que la culpa me corroe,
escaneo para asegurarme de que tengo las mejores. Darren sale de la
ducha, así que escondo mi iPad. Mi invasión a la privacidad es
vergonzosa. Todo lo que he hecho en las últimas veinticuatro horas es
reprobable en muchos niveles. Estoy decepcionado de mí mismo. Pero
probablemente sacaré las fotos cuando esté solo.

59
Pág.
Alex Waters es Persistente
Traducido por Clara Markov, *~ Vero ~* & Auris
Corregido por Mel Wentworth

Violet
Mi madre se levanta junto al jodido amanecer, incluso los fines de
semana. He dormido menos de dos horas después de mi salida furtiva de
la habitación de Alex cuando un golpeteo en mi puerta me despierta.
—¡Arriba, Vi! ¡Es tiempo de ir de compras! ¡Visitaremos el
supermercado a primera hora! —Su estridente emoción es una horrible
forma de despertar.
En el reloj en la mesa de noche se lee que son las siete treinta. Un
domingo por la mañana. ¿Qué diablos le pasa? —¡Vete! —Meto la cabeza
bajo la almohada.
A medida que mi mente despierta, la noche anterior, o esta
mañana, vuelve en un destello de orgasmos. Tuve un montón. A juzgar
por el dolor de mi cintura para abajo, tampoco los olvidaré pronto.
—Tienes veinte minutos para prepararte. Sidney quiere ir a
Denny’s antes de que lleguen todos al desayuno, y volaremos esta tarde.
¡Tenemos que movernos!
Mi estómago ruge, compartiendo el entusiasmo por el desayuno.
No puedo discutir con ir a Denny’s. Además, mi mamá no desaparecerá;
se parará afuera de mi puerta y me molestará hasta que la abra.
—Necesito media hora —digo en un bostezo.
60

—Si no escucho la ducha abrirse en cinco minutos, Sidney romperá


tu puerta —dice alegremente.
Pág.

A pesar del acuerdo, no me levanto de inmediato. En cambio, reviso


mi teléfono. Tengo un correo de voz de un número desconocido. Mi
estómago da una voltereta mientras tecleo la contraseña y escucho el
mensaje. Es Alex. Su voz malditamente sexy despierta a mi castor
desanimado. Mierda. Tiene mis lentes y quiere devolverlos. Eso parece
frustrar el propósito de la aventura de una noche. Aunque, al ser
compañero de equipo de Buck me asegura volverlo a ver de todos modos.
Oigo el mensaje unas cuantas veces más. Ahora no es momento para
llamarlo; dormí muy poco como para tomar buenas decisiones cuando se
trata de Alex y su monstruosa polla mágica.
Salgo de la cama y me tambaleo al baño como un potrillo recién
nacido. Mi cuerpo entero duele como si hubiera escalado una montaña
con cuarenta libras atadas a la espalda y rematado con un triatlón Iron
Man. Mi castor tiene su propio pulso. Hoy va a ser un día duro.
Después de una mañana de compras maratónicas con mi mamá
en tanto Sidney pasa el rato con algunos de sus amigos instructores,
agarramos el vuelo en la tarde a Chicago. Metida en el bolso del asiento
delantero, junto con el folleto sobre los procedimientos de evacuación del
avión, hay una revista de chismes. La hojeo sin propósito, sin prestar
atención al contenido hasta que me cruzo con una foto de Alex. Tiene a
alguna asquerosa chica caliente envuelta alrededor de él, prácticamente
montándole la pierna. Verifico la fecha de la portada; es de la semana
pasada. Genial. Ahora soy el sabor de la semana.
Mi mamá agarra la revista de mi mano. —Oh, es lindo. ¿No lo
conociste anoche?
—Quien sabe —me quejo—. Son todos iguales. Sólo un montón de
jugadores idiotas.
—No es verdad. Buck es un encanto.
Sidney se burla. —Buck es tan encantador como un cubo de
vinagre.
Para el momento que aterrizamos en Chicago, me siento exhausta.
El sexo y las compras vencen a una chica. Estoy completamente a favor
de ir directo a la cama, pero el auto de Charlene se encuentra estacionado
en el camino de entrada detrás de mi todoterreno. Tomo mi maleta y me
dirijo a la casa de la piscina en lo que Sidney carga todas las maletas de
viaje de mi madre a la casa.
Charle claramente usa su llave de repuesto ya que se halla sentada
en mi sofá, viendo lo más destacado del hockey.
—¿Por qué no me escribiste? ¿Qué diablos ocurre? Necesitas
explicarme esto. —Charlene sostiene una impresión a todo color de dos
personas besuqueándose abiertamente.
La agarro de sus manos. —¿Dónde la conseguiste? —No es una
foto; es una pila entera.
61

—De internet, ¿de dónde más? No puedo creer que lo hicieras con
Pág.

Alex Waters y no te molestaras en escribirme o enviarme fotos en acción.


Me desplomo en el sofá. Mis lentes ya no parecen gran cosa, no
comparados con esto. Estuve en el periódico antes. Aparecí
inadvertidamente en extensiones de revistas. Hasta ahora siempre me
encontré en el fondo, una imagen borrosa de forma femenina. No esta
vez. Mi lengua y yo nos encontramos directamente en la boca de Alex.
El alcohol es la única manera de manejarlo. Voy directo a la
licorera. Tengo dos botellas a elegir: vodka o una bebida de Sour Puss de
manzana. El vodka sabe terrible al beberlo directo, al igual que el otro.
Preparo tres vasos de chupito y los vierto con el licor color verde eléctrico
antes de derribar dos y pasarle uno a Char.
—¿Qué en el mundo sucedió en el juego?
—Las imágenes son bastante explicitas. Follábamos nuestras
bocas.
—¿Follaban sus bocas?
Sonrío a pesar del desastre de la situación. —¿Así?
—Creo que deberías tratar de aplicarlo en una conversación casual
mañana. —Charlene inclina su vaso y hace una mueca cuando traga—.
¿Qué más pasó?
—Tuve sexo con él.
—Bromeas, ¿cierto? —Su sorpresa es razonable; no es algo que yo
haría.
—Dos veces.
—No bromeas. —Me sostiene su vaso, así que le sirvo otro y dos
más para mí—. ¿Estabas borracha?
—No tan borracha como para no saberlo mejor.
—Mierda.
—Sí.
—¿Y? ¿Son ciertos los rumores?
—¿Qué rumores? —Mi estómago se revuelve. No sé con seguridad
que quiera escuchar rumores inspirados en Alex.
—Sobre sus genitales.
La discusión de las putas del hockey que escuché en relación con
el tamaño de las unidades de los hombres de los equipos se me viene a
la mente. Generalmente los rumores son un montón de basura. En esta
ocasión son ciertos.
Mantengo mi rostro impasible. —Tiene el pene pequeño.
—Mentirosa. No habrías tenido sexo con él dos veces si lo tuviera
pequeño. —Sus ojos se iluminan—. Es enorme, ¿verdad?
62

Me giro y sirvo más tragos para ignorar su emoción. —Los genitales


Pág.

de Alex no se discuten. No es como si fuera a volver a verlos.


—Mira, Violet, si este tipo de fotos mías aparecieran con, digamos,
Darren Westinghouse, le diría a todos lo impresionante que fue en la
cama, incluso si fuera una verdad a medias. —Me apunta con su dedo—
. Excepto a ti. Te diría si apestó, así que no pienses ni por un segundo
que puedes quedarte los detalles.
Suspiro. —Bien. Tiene una polla monstruosa.
—Lo siento, ¿qué? —balbucea Charlene.
—Es monstruosa.
Su nariz se arruga con disgusto. —¿Quieres decir que está
deforme?
—No. Quiero decir que es enorme.
—¿Qué tan grande?
—Demasiado grande.
—¿Cómo una polla de película porno?
—Exactamente.
Extiende su vaso de chupito. —Necesito otro de esos.
Aniquilamos la botella de Sour Puss mientras navegamos por
internet buscando imágenes de Alex y yo follando con la boca. Hay un
montón, incluyendo las miles de Alex con varias mujeres. Al parecer la
extensión de la revista que encontré en el avión y las aventuras de este
fin de semana no son hechos aislados.
Alex Waters es popular entre las mujeres. Basándome en los
informes de los medios, ha estado con demasiadas. Encontré un video
que dura dos minutos en YouTube de él haciéndolo con varias. Mete la
lengua en un montón de bocas. Alex ha salido en varios anuncios
publicitarios además del de la leche. Sé con certeza que no tiene un
calcetín guardado en sus calzoncillos.
En algún momento alrededor de la medianoche, suena mi teléfono.
Charlene lo agarra y revisa el número. —Dice desconocido. ¿Es él?
¡Apuesto que es él!
Antes de que pueda decirle que no, contesta la llamada. Los ojos
de Char se agrandan, y cubre el receptor con la mano, gesticulando habla
con él con un entusiasmo que no creo compartir.
Extiendo la mano, tomando una respiración profunda, y pongo el
teléfono en mi oreja. —¿Hola?
—¿Violet?
Su voz es su propio orgasmo. —Soy yo.
—Hola.
63

—Hola.
Pág.

Hay una larga pausa donde ninguno de los dos habla, y Charlene
hace señas con las manos mientras pronuncia cosas que no puedo
entender.
Alex rompe el silencio incómodo. —¿Cómo estás?
—Uh, bastante bien. ¿Y tú?
—Mejor ahora. Siento llamarte tan tarde. No te desperté, ¿cierto?
—Nop. Sólo paso el rato.
Charlene apunta su entrepierna y hace movimientos
espasmódicos. Me giro para no comenzar a reír.
—¿Traes puesta tu pijama? —Su voz es tan baja que es casi un
murmullo.
—¿Disculpa?
—Lo siento, nada. No quise preguntarte eso. Sólo salió. Perdón.
Y pensaba que era la torpe. Quizá Alex me llama borracho. Me voy
por eso, bajando la voz a lo que espero sea un susurro sensual. —
¿Quieres saber lo que traigo puesto?
—Sí. No. ¿Es una pregunta con trampa? Solamente si no me
colgarás por decir que sí, de lo contrario no. —Es lindo, incluso siendo
un prostituto.
—Uso una tanga de encaje negro y un sujetador a juego.
Suspira por el teléfono. —¿En serio? No te tomé por una chica de
encaje negro.
—No. Ni siquiera cerca. Es divertido fingir, ¿no es así? —Agradezco
que no pueda ver mi rostro ahora mismo. Se siente encendido, por lo que
probablemente tenga manchas—. Traigo pantalones y una camiseta.
Pensaba quitarme el sujetador pronto. —No debería entretenerlo después
de lo que vi en internet y en la extensión de la revista.
Charlene me golpea con una almohada. Me defiendo al tiempo que
intento mantener el teléfono en mi oreja.
—¿La camiseta es ajustada?
Reviso mis tetas. —Um, supongo. Es pequeña. Si no trajera
sujetador probablemente podría ver mis pezones a través de ella.
Se escucha aún más su respiración pesada al otro lado de la línea.
Ruedo del sofá, corro a mi habitación y cierro la puerta para que Charlene
no pueda entrar. —¿Alex?
—¿Sí?
—¿Estás masturbándote?
—Dios, no.
—Bien, eso es bueno. Creo. —No puedo creer que tenga esta
64

conversación. Tan pronto como cuelgue, Charlene enloquecerá por lo


Pág.

idiota que soy—. ¿Llamaste para averiguar lo que traía puesto?


—No. Llamé para disculparme.
Qué patada en mis inexistentes bolas. Las disculpas después del
sexo nunca son buenas.
Se aclara la garganta. —Estoy seguro que ya viste las fotos...
—Oh, sí, esas.
—Espero que Butterson no te moleste. Siempre hay alguien en el
bar tomando fotos.
—No te preocupes. Buck tiene peores fotos. Además, hay un
montón de otras fotos tuyas por ahí, así que estoy segura que éstas serán
enterradas muy pronto. —Me estremezco por cómo suena, y porque lo
más probable es que es cierto.
—Quería expli...
—De todas maneras, me llegó tu mensaje y el texto. Mi castor está
bien, por cierto, nada que un largo baño no solucionará, y no te
preocupes, tengo otros lentes, también de contacto, un montón de
repuestos.
—Aun así me gustaría dejarlos cuando esté en Chicago.
—En serio no es necesario que te salgas del camino. Me los puedes
enviar por correo si quieres. Puedo darte la dirección.
Vuelve a repetirlo. —Sigo prefiriendo llevarlos, si está bien contigo.
La posibilidad de ver a Alex otra vez pone a mi castor todo baboso.
—Um, seguro.
—Genial. Impresionante. Te veré cuando regrese. —Suena casi
acelerado.
—De acuerdo. Bueno... entonces hablamos después.
—Eso espero. Buenas noches, Violet.
Charlene aguarda al otro lado de la puerta. —¿Y? ¿Qué te dijo?
—Quiere traer mis lentes. —Aunque parte de mí se encuentra
emocionada, la otra no se fía. Según los informes de la prensa, Alex
Waters es un jugador, y no quiero que juegue conmigo.

A pesar del bajo contenido de alcohol del Sour Puss, tengo un poco
65

de resaca a la mañana siguiente. Char y yo consumimos grandes


cantidades de agua para eliminar el azúcar de nuestros sistemas y
Pág.

seguimos con una taza de café.


Demasiado perezosa para lidiar con mi cabello, lo tiro en una coleta
alta, exponiendo las marcas en mi cuello. Tengo un chupetón. No, espera.
Tengo, déjame contarlos, cuatro chupetones. No tengo idea por qué no
los noté hasta ahora, pero ahí están: débiles recordatorios de color
purpura de mi fracaso de aventura de una noche.
Encuentro una bufanda infinita, la cual Charlene arregla
ingeniosamente alrededor de mi cuello, es decir la enrolla dos veces, y
cubre mi fechoría.
Llevando mi taza de viaje y bolsa de mensajero, abro la puerta y
casi me da un infarto. Un tipo sosteniendo un ramo de flores enorme se
encuentra parado en los escalones de mi entrada. Es colosal de la manera
más absurda.
Sólo puedo verle los ojos y el borde de su gorro. —Entrega para
Violet Hall.
—Oh. Vaya. Gracias.
Me sorprende que las florerías entreguen tan temprano. Las flores
son más pesadas de lo que esperaba, y casi las dejo caer cuando me pasa
el ramo. Después de que el chico de las flores se va, las pongo sobre la
mesa y le echo un vistazo a la tarjeta mientras Charlene se cierne detrás
de mí.

Me alegra que tu castor se recuperara por completo.


—Alex.

—¿Castor? —pregunta Charlene.


—Se refiere a mis partes de chica.
—Es medio raro, ¿no?
—Es canadiense —respondo como si lo explicara todo.
Charlene planea mi boda en nuestro viaje al trabajo. Me mantengo
en silencio la mayor parte a medida que me recupero de la llamada
telefónica de anoche y las flores. La caminata a mi cubículo es reveladora,
recibo un montón de miradas de los chicos de la oficina. De la clase que
dicen que ya no me consideran la chica nerd de contabilidad. Ahora soy
la chica nerd que lo hace con jugadores de hockey. Alguien hizo un
collage de las imágenes de internet y lo pegó en la pantalla de mi
ordenador.
Lo arranco y contemplo la oficina por el culpable.
Afortunadamente, Charlene y yo tenemos una reunión previa a la reunión
de equipo con dos de los otros contadores júnior esta mañana, así que
puedo evadir a la mayoría de mis colegas hasta el almuerzo. Recojo mis
66

cosas y evito contacto visual en el camino a la sala de conferencias.


Pág.

Cuando abro el portátil, llega Dean. Sólo falta Jimmy ahora. Inicio
sesión en el sistema, una alerta muestra varios mensajes de correo
electrónico nuevos. Cuatro están aparte de los demás; son de Alex. No
recuerdo decirle donde trabajaba. Supuse que si buscaba mi nombre, no
sería difícil encontrar mi dirección de correo electrónico en el sitio web de
la empresa.
—Oh, Dios mío —chilla Charlene—. Primero la llamada telefónica,
luego las flores, ¿ahora te está enviando correos electrónicos?
—¿Quién te está enviando un correo electrónico? —pregunta Dean.
Acerco el portátil hacia mí, ocultando la pantalla. —Nadie.
—Alex Waters —dice Charlene.
Le disparo una mirada. —Estás suspendida como mi mejor amiga.
No voy a hablarte el resto del día.
—He oído que hay fotos de ustedes dos manoseándose —responde
Dean.
—Sólo nos besábamos.
Charlene me corta. —¿No lo llamaste “follando con la boca”?
—Ooooh, “folla con la boca”. Eso suena sucio. —Dean tamborilea
ligeramente con sus dedos su barbilla—. ¿Así que tenemos su cuenta
ahora?
—¿Qué? ¡No! —Estoy consternada de que Dean pensara que podía
rebajarme a tales tácticas no profesionales tan bajas para asegurar un
cliente para la empresa.
—¿Por qué no? Waters es uno de los que más ganan en la liga.
Declaró casi ocho millones...
Levanto la mano. Buck hace una cantidad obscena de dinero. No
quiero saber lo que Alex vale, incluso si es tan fácil como mirarlo en
Internet. —¡Detente! ¡No dormí con él para obtener su cuenta!
—¿Te acostaste con él? —La mandíbula de Dean cae, su sorpresa
es comprensible.
—¡Cállate! —Pisoteo a través de la habitación y cierro la puerta—.
¿Por qué no se lo anuncias a todo el edificio, ya que no es lo
suficientemente humillante tener fotos de nosotros besándonos pegadas
a mi computadora?
—¿De verdad? —Dean se inclina hacia adelante—. ¿Te acostaste
con Waters? ¿Es cierto el rumor?
—No voy a responder a eso.
—Así que es cierto.
—Suficiente. Tenemos una presentación que preparar. A menos
que estemos cambiando el tema por el tamaño del pene de Alex, tenemos
67

que seguir adelante.


Pág.

—Sería mucho más interesante que esto. —Dean hace un gesto


hacia la presentación de PowerPoint en la pantalla.
Por supuesto, Jimmy, el último miembro de nuestro equipo, llega
y tenemos que pasar por toda la cosa de nuevo, incluyendo la explicación
de follar con la boca, la cual Jimmy ama tanto como lo hizo Dean. Va a
ser otro largo día.

Reviso mi teléfono cuando me excuso para ir al baño. Tengo tres


mensajes de voz y varios textos. El primer correo de voz es de mi mamá.
Encontró las flores. Obviamente ha estado en mi casa sin preguntar otra
vez. El siguiente es un vendedor telefónico publicitando un viaje gratis y
el último es de Alex. Es algo parecido a esto:

"Hola. Soy Alex. Quería llamarte y ver si algo llegó para ti esta mañana.
Tengo un juego esta noche, pero... um... tal vez hablaremos más tarde."

Lo escucho cinco veces y lo guardo como hice con el primero.


Sigo con los mensajes de texto.

Checando para ver si algo te llegó antes de q salgas para tu


trabajo. ☺

Bueno, así que dos mensajes comprobando para ver si llegaron las
flores. Raro.
Paso a los correos electrónicos.
El primero de ellos está en blanco.

El segundo se lee:

Para: Violet
Violet?
68

El tercero dice:
Pág.

Para: Violet
Si esta eres tú, la palabra clave es otra palabra para....

El cuarto dice:

Para: Violet
Lo siento si te ofendí con el correo anterior. Me di cuenta de que es
tu email del trabajo y fue probablemente de mal gusto. También lo siento
por el mensaje en la tarjeta. Trataba de sonar gracioso, podría haber dicho
algo mucho mejor.
Alex
PD: Por favor, no me bloquees de tu lista de contactos en tu correo.

El correo electrónico es completamente ridículo. Por mucho que su


persistencia me irrite, me está empezando a gustar su tono torpe y sus
comentarios inadecuados. Sobre todo viniendo de un hombre que parece
tan seguro de sí mismo en el hielo, y en la cama. Freno las cálidas
mariposas en mi estómago. Sigue siendo un jugador.
Me freno de responder hasta que estoy en casa desde el trabajo.
Escribo y vuelvo a escribir un mensaje cincuenta veces antes de
quedarme con esto:

Me llegaron las flores, hermosas pero innecesarias, grxs

Debato el añadir un emoticón sonriente y decido no hacerlo.


Después de presionar enviar, tengo remordimientos. No es el texto más
amable, pero estoy desgarrada. Más allá de ser bueno en la cama y que
posee la capacidad de leer por encima de un nivel de quinto grado, su
personaje de los medios de comunicación no es uno que me guste. Sobre
todo con la gran cantidad de fotos que he visto de él con varias mujeres.
No quiero obviar las vibras positivas porque en realidad, como que
me gusta. Si no me hubiera llamado o enviado mensajes de texto o
enviado flores o correos electrónicos, lo etiquetaría como otro pendejo
porque es exactamente lo que me esperaba. Salvo que ha hecho todas
estas cosas que contradicen mis suposiciones. ¿Cómo una aventura de
una noche consigue volverse tan complicada?
Debería terminar Tom Jones ya que mi club de lectura se reúne
69

mañana. Sin embargo, los Hawks juegan esta noche, así que la lectura
Pág.

no es mi primera prioridad. Llevo mi libro conmigo, me acurruco en un


rincón del sofá. Lo miraría en la pantalla plana HD de setenta pulgadas
de mis padres, pero mi mamá sigue haciendo preguntas relacionadas con
Alex que no estoy interesada en contestar. A veces se olvida que es mi
madre, y se vuelve raro.
Hacia el final del primer período los Hawks están perdiendo por un
gol. No hay anotaciones en el segundo período y los jugadores se están
poniendo un poco violentos. Alex termina con una penalización de dos
minutos en el comienzo del tercer período. La cámara se acerca a él. Tiene
la mandíbula apretada y luce lívido mientras entra en el banco de espera.
Su rodilla rebota a mil por hora como si estuviera apenas logrando
contener su frustración. Apuesto a que el sexo con él cuando está así,
sacado de quicio, es increíble. Me lo imagino siendo intenso, dominando,
y poseyendo.
Cuando Alex regresa al hielo, finalmente se enmienda y hace un
gol, empatando el partido. Agresivo y concentrado, está claramente
determinado a no decepcionar a su equipo porque perdió los estribos. Los
Hawks marcan otro gol en los últimos minutos del juego y ganan por uno.
Según los comentaristas deportivos, es un partido importante que le da
a los Hawks la ventaja de seguir adelante, por lo que el entusiasmo del
equipo es comprensible.
Alex está nervioso durante su entrevista con el comentarista
deportivo; tal vez porque el marcador final está demasiado cerca. Se frota
un lado de su cuello, su disgusto sobre su sanción obvia. Me doy cuenta
del chupetón color rosado-púrpura oscuro, que coincide con varios de los
míos. Se pone en ángulos en la cámara como si tratara de ocultarlos.
Recuerdo que le di uno en el hombro, pero después de lo que he
descubierto en mi investigación, no puedo estar segura de si éste es mío.
Me subo a la cama con el chupetón en mi mente. Es todo en lo que
puedo centrarme mientras me muevo y doy vueltas, tratando
desesperadamente de conseguir que mi cerebro se apague y me deje ya
dormir. Cuando la cúspide de la tierra de los sueños hace que mis ojos
se cierren, mi teléfono vibra, indicando un texto. Suspiro y agarro el
dispositivo de mi mesita de noche, muy consciente de que no quiero que
sea Charlene.
Mi estómago hace una rara voltereta cuando resulta ser de Alex, en
respuesta a mi texto anterior dándole las gracias por las flores.

No tan hermosas como tú

Espero exactamente cuatro minutos para responder, para no


parecer demasiado ansiosa.
70

Encantador. Las rojas son mis favoritas. Felicitaciones x la


Pág.

victoria de sta noche.

Vibra menos de un minuto después.


Jugué como la mierda.

Sonrío. Está a la pesca de elogios.

Enojón. Pero t recuperast.

Soy honrada con un emoticono de guiño y otro mensaje.

Q mal q no stás aquí para celebrar conmigo.

Mientras mi mitad inferior se excita toda, no dejo de reconocer que


podría fácilmente llevarse a cualquier grupie y follarla sin sentido. No
debí responder lo suficientemente rápido, ya que llega otro mensaje.

Espera una entrega mñn. Buenas noches, hermosa.

Le envió un último mensaje en respuesta, mi incertidumbre es tan


penetrante como mi emoción. Si sigue así, va a empezar a gustarme más
de lo que ya lo hace.
La semana pasa con entregas diarias de parte de Alex. Recibo la
colección completa de las obras de Tom Fielding con una nota
sugiriéndome que las leerá para mí para que no me muera de
aburrimiento. Me río y le envió un mensaje. Me devuelve la llamada
durante mi reunión del club de lectura. La dejo ir al buzón de voz en lugar
de responder. Las mariposas en mi estómago me desconciertan.
Al día siguiente me envía una memoria USB con una recopilación
de los álbumes de una banda de la que nunca había escuchado, llamada
The Tragically Hip, son canadienses, como Alex. Se encuentra
acompañada por otra nota, escrita con su letra desordenada, citando
todas sus canciones favoritas. Lo siguiente es una caja de trufas Godiva
y luego una tarjeta de regalo de Victoria’s Secret por una cantidad
desconocida. Está dirigida a mis pechos, los cuales Alex invita
oficialmente en una cita.
Me envía un correo esa misma noche, disculpándose por el
contenido de la tarjeta y pidiéndome una cita, también. Empieza a
desgastarme con la ternura. Me lleva una hora redactar una respuesta.
71

Sigo siendo evasiva y diciendo que revisaré mi agenda.


Pág.

Al día siguiente, recibo una lata gigante de café de una cafetería


canadiense llamada Tim Horton’s. Es llamada así por el famoso jugador
de hockey. Sidney me dice que es como Starbucks, pero más barato y que
si no lo beberé, él lo hará.
Los regalos no son lo único que recibo de Alex. Los correos y
mensajes siguen diariamente, asegurándose de que mis paquetes han
sido entregados. Siempre son atentos, explicándome la naturaleza del
regalo enviado. Y al final de cada correo, se ofrece a llevarme a cenar
cuando regrese de Chicago. No le doy una respuesta definitiva.
El día antes del que Buck tiene previsto volver a casa, abro una
caja para encontrar un castor de peluche usando la camiseta de los
Blackhawks con el número once y WATERS bordado en ella. Fue
entregado accidentalmente en la casa principal, así que mi madre se
encuentra a mi lado mientras abro mi nuevo regalo. Se ríe como una
adolescente sobre cuán bonito es. Piensa que lo envió porque el castor es
el animal nacional de Canadá. No la corrijo.
Me pierdo la llamada de Alex esta noche, porque veo el resumen del
juego en casa de Charlene, y el sótano es como agujero negro en cuanto
a señal de celular. El consuelo viene con que Alex regresará mañana a
Chicago. Mi emoción es un problema.

La noche siguiente llego a casa del trabajo para encontrar a Buck


en mi sofá, bebiendo mi cerveza y comiendo las sobras. Debí haberlo
anticipado, lo hace casi cada vez que llega de un juego fuera de casa. Es
su forma de conseguir comida mientras espera que una carga de comida
sea entregada en su casa, ya que no hace sus propias compras.
—¿Dónde se encuentra tu auto?
—Un amigo me trajo.
Dejo mi bolso en la mesa de la cocina y me dirijo al refrigerador. Si
Buck se encuentra en casa, Alex también. Su mensaje de voz de anoche
es lo último que oí de él. Es decepcionante que Buck se encuentre
ocupando espacio en mi sala de estar y todavía no oír nada de mi casi
acosador.
—Guau. No pierdes el tiempo. —Por amigo, asumo que se refiere a
una de sus grupies, Buck no tiene “citas” en el sentido tradicional de la
palabra. Sin embargo, tiene una rotación de mujeres con las que duerme
en Chicago. Les dice sus “habituales”. Uno de estos días va a contraer
72

una enfermedad de transmisión sexual y dejar a sus partes fuera de


Pág.

servicio.
—¿Qué puedo decir? Mis chicas me extrañan cuando me encuentro
fuera. —Prende el Xbox con una sonrisa lasciva.
—Eres asqueroso.
—Tengo necesidades.
Me da los mejores detalles de los últimos cuatro juegos mientras
jugamos hockey en el Xbox. Juega con un avatar de sí mismo, y yo tengo
mi propio e impresionante avatar, el cual creé. Su teléfono suena con
interminables mensajes mientras jugamos, así que es más fácil patearle
el trasero.
—Eres popular esta noche —digo después de un montón de
mensajes.
—Algunos de los chicos van a pasar a recogerme en veinte minutos.
—¿No pasaste las últimas dos semanas viajando con ellos? ¿Cómo
es que no están hartos los unos de los otros?
Se encoje de hombros. —Soy nuevo en el equipo. Necesitamos
hablar de la estrategia para nuestro próximo juego, ya que nos
enfrentamos a nuestro mayor rival en la liga.
—Oh. Bien. —Trato de no emocionarme, curiosa sobre quien podría
venir a recogerlo y si ahora Alex es uno de sus amigos.
Diez minutos después, recibe una llamada de una chica
llamada Cariño. Todas las conejitas que lo llaman se llaman Cariño.
Probablemente es más fácil decirles así que recordar sus verdaderos
nombres. Pausa el juego mientras queda para una segunda ronda de
amor más tarde con la conejita, invitando a Cariño al bar. Incluso llega
tan lejos como para sugerir que lleve a algunas amigas. Aquí es donde se
originan mis creencias sobre las costumbres de los jugadores de hockey.
Una vez que cuelga, hace otra llamada, esta vez a un compañero de
equipo. Amablemente le informa a quienquiera que sea que tiene a
algunas conejitas listas y preparadas para la acción. Realmente es un
perro.
Guarda su teléfono. —Los chicos estarán aquí en dos minutos.
¿Está bien si tenemos la revancha después?
—Perdiste, de todos modos. —Apago el Xbox y paso los canales,
buscando algún programa de mierda que ver. Muy bien podría convertir
mi cerebro en aserrín al ver que no tengo planes, ya que me encuentro
muy segura que no voy a esperar a que Alex llame.
—No te olvides de bañarte en cloro después —digo, solo para
molestarlo.
—No todas las chicas con las que salgo son desagradables.
Dejo el control remoto y aplaudo lentamente. —Felicitaciones. Lo
dijiste con el rostro serio.
73

Me enseña el dedo medio mientras camina a la puerta.


Pág.

Después de unos cinco minutos de ver televisión, quiero sacarme


los ojos. Navego por los canales de música y doy con uno dedicado a The
Tragically Hip. Tendré que decirle a Alex sobre este canal ya que parece
encantarle la banda. Cuando me envíe mansajes. Si me envía mensajes.
Molesta por actuar como una chica, decido que es hora de ponerme
el pijama y prepararme para mi reunión de mañana. Froto al castor
Waters debajo de la barbilla mientras lo paso de camino a mi tocador. De
todos los regalos que he recibido de parte de Alex, el castor es el más
extraño. Se encuentra en un lugar especial en mi cama, entre mis
almohadas. Lamento tener que admitir que anoche me acurruqué con él.
La estúpida cosa es adorable.
Una vez que me pongo unos bóxers y camiseta con cuello V, agarro
una pila de portafolios de clientes y la caja de Godiva y me vuelvo a
instalar en el sofá. Después de dos párrafos del reporte, soy interrumpida
por un llamado a la puerta. Probablemente Buck olvidó algo, como una
botella de tamaño industrial de desinfectante de manos. Lo necesitará
después de que duerma con la conejita a la que llamó esta tarde. Meto el
lápiz en mi cabello y subo por mi nariz los lentes mal colocados, lista para
gritarle por hacerme levantar.
Abro de golpe la puerta, lista para hacer un comentario mordaz.
Excepto que no es Buck.
Es Alex. Luce como la mierda. Mierda caliente, pero mierda, de
todos modos.

74
Pág.
No tengo idea de lo que estoy
haciendo
Traducido por Auris & Vane Black
Corregido por Beatrix

Violet
Alex tiene un feo corte sobre su ojo derecho con una de esas
banditas con alas manteniendo junta la piel. Parece que no se hubiera
afeitado desde la última vez que lo vi. Mi mente, inmediatamente, divaga
a como se sentiría su barba entre mis muslos. Combinado con la leve
caída de sus hombros, parece agotado. Quiero abrazarlo y besar su ceja
buena. Me las arreglo para controlarme.
—Mmm, hola. ¿Qué le pasó a tu rostro?
—Hola. —Toca la herida, luciendo incómodo—. No es nada. Una
pequeña pelea en el hielo.
—No te metiste en una pelea en el último juego.
Una pequeña sonrisa aparece. —¿Así que lo viste?
Maldición. Ahora pensará que veo el juego por él. Asiento y me
encojo de hombros. —Sí, veo la mayoría de los juegos. Eso luce muy mal.
—Luce peor de lo que es. —Su mirada va hacia mi cuello.
Cruzo mis brazos sobre mi pecho. Hace frío, y no uso sujetador. —
Buck se fue hace unos minutos.
75

—Vi que Kirk lo recogió. Se supone que discutiremos la estrategia


Pág.

esta noche. Pensé que sería buen momento para devolverte tus lentes.
Llamé anoche, después del juego, ¿recibiste mi mensaje?
No me encuentro segura de que se supone que diga. Sí, sexy y loco
acosador, debo ser una especie de estrella de rock en la cama, y me
enciende que parezcas un poco obsesionado, no parece apropiado. En su
lugar, digo la verdad.
—Me encontraba en casa de una amiga. No recibí el mensaje hasta
que llegué a casa, y era tarde.
Su ceño se frunce. —¿Una amiga?
—Mi mejor amiga, Charlene. Vimos el juego en su casa.
—Oh, eso es bueno. —Inclina la cabeza y echa un vistazo—. ¿Puedo
entrar?
Es difícil creer que es un mujeriego con lo dulce que está siendo.
—Sí, a menos que planees atarme y amordazarme para poder llevarme a
tu guarida. Si es lo que tenías en mente, preferiría que te quedes afuera
mientras llamo a la policía y, posiblemente, a un centro de salud mental.
—Y ahí va mi boca, lanzando estupideces de nuevo.
—Uh… —Me mira por unos largos segundos.
Baja la mirada a mi pecho, otra vez, incluso aunque cubro a mis
chicas. —No es muy tranquilizador, Alex.
—¿Qué? —Sacude la cabeza, levanta la mirada, luego la vuelve a
bajar—. Oh, oh bien, no. No planeo amordazarte y llevarte a mi guarida.
Ni siquiera tengo una guarida.
—Es bueno saberlo. —Medio sonrío y lo invito a pasar—. Entra
antes de que se me congelen los pezones.
Luce momentáneamente avergonzado. No lo puedo culpar ya que,
otra vez, me encuentro sin sujetador. Esto es raro, va a pensar que nunca
uso uno. Una ráfaga de aire frío lo sigue dentro, haciéndome temblar.
Puede verse como si hubiera dormido en su auto el último par de días,
pero huele fantástico.
Alex se quita su chaqueta. Su camiseta de manga corta se ajusta a
su pecho y abraza sus brazos perfectamente esculpidos. Está tan bien
construido que es repugnante. Pude haber soltado un silbido mientras
admiro abiertamente su cuerpo.
—Te ves caliente. —Los ojos de Alex se abren—. Mierda, lo siento.
Por favor no me pidas que me vaya.
Me río, somos tal para cual en cuanto a torpeza. —¿Puedo ofrecerte
algo de beber? Tengo cerveza; agua; leche y juego de naranja.
—Una cerveza sería genial.
Agarro dos botellas del refrigerador, las destapo y le paso una,
76

luego le hago una seña para que me siga a la sala de estar. Alex se sienta
Pág.

en centro del sofá, obligándome a acercarme más. Los sofás no son


seguros en lo que a él respecta. Allí es donde pasamos de conversar a
enrollarnos medio desnudos. Aun quiero subirme a horcajadas y
frotarme en su polla.
—Estás escuchando a The Hip. —Su sonrisa desaliñada es
adorable.
Me toma un par de segundos darme cuenta que se refiere a la
música6. —En realidad, encontré un canal dedicado a ellos. Loco,
¿verdad? —Me encuentro muy nerviosa, como una estudiante de
secundaria con un flechazo. Con un tipo con la polla del tamaño de
Canadá.
—Los escucho todo el tiempo. He visto a The Hip en concierto
treinta y siete veces —dice orgullosamente.
—¿Treinta y siete veces? En serio debes amarlos.
Asiente como si fuera normal ver a la misma banda tantas veces.
Su mirada se arrastra sobre mí. —¿Sin pijama del hombre araña esta
noche?
—Se encuentran en la lavandería.
—Que mal. Me gustan mucho. —Mira mi pecho, otra vez—. Me
gusta ésta, también.
—Te gustó sacarme de ellos. —Muerdo el interior de mi mejilla para
evitar sonreír.
No debería coquetear con él después de toda la mierda de los
medios que he visto, pero se encuentra en mi sala de estar, oliendo
asombroso, luciendo caliente y mi castor está excitado.
Saca la lengua para mojar su labio inferior. El corte ha sanado. —
Me gustó esa parte, también.
El silencio se alarga entre nosotros como si un recuerdo de
desnudarme con Alex apareciera. Hallarnos a solas es imprudente. Mi
castor se encuentra muy interesado en repetir aquellos eventos. La
semana pasada, recibí más regalos suyos que de todos mis novios
anteriores juntos. Alex tiene dinero y lo gasta, así que tal vez es su
comportamiento típico. Me encontraría menos conflictiva si la prensa
amarilla no lo hiciera ver tan mal.
—¿Es por eso que viniste? —Espero que no sea la única razón. No
creo estar hecha para el sexo casual.
—¿Para quitarte la ropa? No. —Me distrae con sus hoyuelos—.
Quería una excusa para verte.
—Oh. Bien, eso es… bueno.
—Pensé que era obvio.
77

Hace la cosa que los chicos hacen cuando se encuentran listos para
Pág.

hacer un movimiento. Su mirada cae a mi boca, y luego se inclina hacia


adelante. Después mete unas hebras errantes de cabello detrás de mí

6 Juego de palabras con el nombre de la banda y cadera (hip).


oreja. Mis manos parecen tener mente propia. Se mueven a lo largo de
sus brazos, manoseando sus bíceps.
Olvido mi confusión interior y dejo claro que me encuentro bien con
más contacto al subir a su regazo. Sus dedos callosos se enroscan en mi
nuca, y nuestras bocas conectan. Amo su boca.
Su gran erección se acuna entre mis piernas, y querido Dios, se
siente mejor que nunca. Podría romper la cremallera al ser tan grande.
Me la imagino con pequeños puños, empujando para salir, y me río.
Alex muerde mi labio. —¿Estás riéndote?
—No. —Reprimo una risa.
—¿No? —Sus labios viajan por el lado de mi mandíbula, su barba
suave hace cosquillas en mi piel. Coge mi trasero mientras levanta sus
caderas. Se encuentra tan duro. En todas partes.
—¿Qué es tan gracioso?
Gimo, fuerte y desesperada. Me encuentro tan caliente, esto no es
para nada divertido. Me envuelvo a su alrededor como un koala,
acercándome más. Furtivamente, meto una mano entre nosotros y lo
palpo a través de los pantalones, excitándolo, por el sonido bajo y
primitivo que hace. Bajo la cremallera, lista para meter un dedo, o toda
mi mano, en la abertura.
Mientras me hallo ocupada haciendo un camino hasta sus bóxers,
su palma se mueve bajo mi camiseta. Me alegra no tener sujetador.
Me congelo ante el repentino golpe en la puerta. Solo Buck suena
como si estuviera martillándola. A regañadientes, termino el beso. —Vete.
¡Estoy viendo la televisión desnuda!
Alex abre la boca para hablar, su mano sigue en mi teta. Lo callo
poniendo mi palma sobre su boca. —¡Mentira! —grita Buck—. Eso es raro
incluso para ti, Vi. Abre la puerta. Olvidé mi billetera en tu baño.
—¡Tienes que esconderte! —Bajo de un salto de su regazo y jalo su
brazo, pero no se mueve.
Frunce el ceño. —Mi auto se encuentra en la entrada.
—Buck no es lo suficientemente observador como para darse
cuenta.
Para demostrar que me equivoco, desde el otro lado de la puerta,
Buck pregunta—: ¿De quién es el auto aparcado al lado de tu auto de
mierda, de todos modos?
Alex arquea su ceja lastimada. Maldito sea él y su rostro sexy. —
Maldición. ¿Qué vamos a hacer? —susurro con pánico.
78

—No te preocupes. Puedo manejarlo. —Se levanta. Acomoda su


Pág.

monstruosa erección en sus pantalones, sube su cremallera y pasa una


mano por su cabello. Totalmente tranquilo.
—Necesito cubrir estos. —Señalo mis pezones duros como rocas.
—Probablemente es buena idea. —Me acaricia uno con su nudillo
a través de mi camiseta.
—¡Oye! —Quito su mano de un manotazo, agarrando mi sudadera
con capucha del brazo del sofá y poniéndomela. Corriendo hacia la
puerta, ajusto mis lentes y tomo una respiración profunda. Me encuentro
tan jodida. Buck va a averiguar que dormí con Alex, y se pelearán en mi
sala de estar. Mis muebles se arruinarán. Por lo menos, la mayoría es
propiedad de mis padres, no mía.
Abro la puerta de par en par, no tiene caso esconder al jugador de
hockey de metro noventa y dos y de noventa y nueve libras parado detrás
de mí. Sostengo una mano en mi cadera y me burlo. —¿Dejaste tu aro
para el pene?
—Ja, ja. No necesito esa mierda. Mi billetera se encuentra en tu
baño. ¿Charlene tiene un auto nuevo? —Buck mira más allá de mí, su
expresión cambia de divertida a confundida—. ¿Qué haces aquí?
—Hola, hombre. No recibí el mensaje de Kirk hasta hace unos
segundos. Pensé que se suponía que te recoja. —La sonrisa de Alex es
relajada—. Imaginé que mientras me hallaba aquí, podría preguntarle a
Sidney sobre el chico que ha estado vigilando. Matar dos pájaros de un
tiro.
Por un segundo, me pregunto si Buck le creerá. Afortunadamente,
no es el más inteligente del mundo. —¿Te refieres al chico Evans? ¿El que
rompió todos los récords?
Alex asiente. —Es excelente. Seguro será reclutado este año.
—Seguro. Creo que mi papá va a ir a verlo jugar mañana en la
noche.
—Traeré tu billetera —murmuro, ya que no soy parte de la
conversación, me dirijo al baño. Mi corazón retumba con adrenalina
después de casi ser atrapada por Buck. También se me ocurre que Alex
es parte del grupo para el que Buck llamó a sus conejitas.
La billetera se encuentra sobre el tanque del inodoro. Para evitar el
contacto directo, uso un pañuelo de papel para agarrarla. No quiero tocar
nada que resida cerca del trasero de Buck.
Cuando vuelvo a la sala de estar, el tema ha cambiado
significativamente. Alex se halla de espaldas a mí, y Buck se ríe. —Esta
chica se encuentra dispuesta a casi cualquier cosa, así que espero que
sus amigas también.
Ninguno me notó. Aguanto la respiración, esperando la respuesta
de Alex.
79

Su risa es fuerte, su tono arrogante. —Hay que amar a las salvajes,


¿eh? Especialmente cuando vienen por más.
Pág.

Quiero vomitar. Nos enrollábamos y ahora conversa de las


“habituales” de Buck. Probablemente soy una parada de camino a su
siguiente conejita.
Sostengo la billetera de Buck. —¿Olvidaste algo más? ¿Tu traje de
riesgos biológicos?
Alex se da la vuelta. Estoy segura de que mi expresión le dice lo
mucho que escuché. No puedo ni mirarlo.
Buck sonríe ampliamente, esperando el insulto. Espero su réplica
no tan ingeniosa, pero debe haber estado esperando la oportunidad de
utilizarlo porque ni siquiera duda.
—Solo estás celosa, Vi. Eres tan seca como el desierto. También
podrías inscribirte en un convento por toda la acción que tienes.
No es una réplica del todo mala. Por desgracia, la dijo delante de
Alex, que puede estar mirando para añadirme a su lista de "habituales".
—¡Vete a la mierda, puta bolsa yeti! —Lanzo la billetera a su cabeza
y fallo. Golpea a Alex en el hombro en su lugar. La agarra en el aire—.
¡Espero que consigas ladillas y que te pique la polla hasta que se te caiga!
Ahora salgan, los dos. Tengo cosas que hacer, y su prostitución está
apestando mi sala de estar. —Me giro sobre mis talones y me alejo hacia
mi dormitorio.
—¡Fue una broma, Vi! —me dice Buck.
Azoto mi puerta y la bloqueo. Subiendo el volumen en mi equipo de
música, hago estallar la música, pero es The Tragically Hip, por lo que no
es lo suficientemente enojado o agresivo.
Elijo un álbum con un montón de fuertes solos de guitarra y
ruidosos golpes de batería. Pisando fuerte a través de mi habitación,
lanzo el castor Waters, que golpea la pared. Entonces me lanzo sobre mi
cama y grito en mi almohada como una irritada preadolescente. Me siento
mejor, independientemente de cuan juvenil soy.
Dos minutos más tarde, comienza un insistente golpeteo. Grito—:
¡Vete a la mierda! —pero es Buck y es demasiado estúpido para dejarme
en paz.
Abro la puerta. —¿Por qué estás aquí? ¿No tienes una prostituta a
la que follar?
Patea el marco de la puerta, sus hombros caídos. —No pago por
sexo.
No me importa si herí sus sentimientos. Estoy tan enojada conmigo
misma, y con Buck, y Alex por mi situación actual. Estoy enojada y más
confundida de lo que me encontraba antes de que Alex se presentara en
mi puerta. Fue tan dulce hasta ahora y contrariamente a la
representación mediática de él. Tal vez eso es lo suyo. Tal vez le encanta
jugar con las mujeres.
80

—¿Quieres que te lance confeti? —Buck mantiene la puerta


Pág.

abierta. Me apoyo en ella y me quedo atascada. Odio a Buck y a sus


enormes brazos peludos y músculos abultados.
—Creo que a Waters le gustas.
Una flor inútil de esperanza se forma en mi pecho. Aplasto ese
pensamiento con imágenes sensacionalistas de otras chicas envueltas
alrededor de Alex y su comentario sin censura a Buck.
—No estoy interesada en tus repugnantes amigos. —Ya no, de
todos modos—. Si no te importa, me gustaría que me dejes sola. Tengo
trabajo que hacer. —Empujo la puerta. Esta vez la deja ir y grita cuando
la golpeo en su cara.
Tan pronto como Buck se va, Alex me llama repetidamente. Debe
tenerme en remarcado.
Molesta, apago el teléfono y lo lanzo a mi cama. No estoy interesada
en nada que Alex tenga que decir.

En los próximos días, evito todo contacto con Alex. Hago planes en
las tardes y borro mensajes de voz sin escuchar y textos y correos
electrónicos sin leer. Sin embargo, no vacío los eliminados del correo
electrónico. Mi falta de acción es un problema porque significa que puedo
leerlos si quiero.
Los Hawks están jugando un partido en casa esta noche. He
intentado todo lo posible para librarme de ir. Bueno, estoy mintiendo.
Dije que no quería ir. Buck y mi mamá trajeron a colación al perro
cachorro y al gigante pie grande en un viaje de culpabilidad, así que cedí.
No tomó mucho tiempo.
Pongo verdadero esfuerzo en estar lista, algo que normalmente no
hago. Me pongo mis más viejos pantalones y mi sudadera con capucha
más manchada. Mi madre se niega a dejarme entrar en el coche.
—Te dije que me siento como una mierda. Si tengo que ir, quiero
estar cómoda.
—No me importa si tienes Ébola. No irás al juego en esto. —
Gesticula a mi atuendo.
—Que estricta. No hay nada malo con lo que llevo puesto.
—No, si estás sin hogar. —Me agarra del brazo y me lleva a la casa
de la piscina. Entonces me tiende una plancha alisadora de cabello hasta
que me maquillo y cambio a algo agradable. Mi madre es muy consciente
de todos los regalos que he recibido de Alex. Es lo suficientemente
81

perspicaz para suponer que esto tiene que ver con él.
Pág.

Considero preguntarle a Sidney que se detenga en la farmacia de


camino hacia el juego para poder comprar jarabe para inducir el vómito
como respaldo de emergencia. Con la forma en que mi estómago está
rodando, dudo que lo necesite.
Nuestros asientos están cerca del hielo de nuevo, sólo a un par de
filas de distancia de la banca de los Hawks. No puedo decidir si estoy
emocionada o no. Afortunadamente, la cerveza ayuda a calmar los
nervios. Las conejitas del hockey cacarean como pollos detrás de
nosotros, pero son difíciles de escuchar con mi mamá parloteando a mi
lado. Insiste que Alex es un joven encantador y me informa que no
debería creer a la prensa sensacionalista, porque están llenos de mierda.
Resoplo en mi cerveza y le recuerdo que todo lo que dicen acerca de Buck
es cierto. Eso la calla.
Las mariposas en mi estómago crecen exponencialmente cuando
los Hawks aparecen en el hielo. Me encorvo en mi asiento cuando Alex se
sienta en el banquillo, con el rostro fijo en una mueca. Es un reto prestar
atención al juego tratando de no mirarlo. Se afeitó desde la última vez
que lo vi, y no luce tan golpeado. Mi castor babea en mi ropa interior.
Algo de drama tomó lugar mientras estuve mirando; todos en el
estadio están de pie, la gente ya está animando o gritando. El silbato
suena, y Alex salta al juego. Moviéndose con feroz gracia, arrebata el
disco de su oponente, girándose y saliendo disparado a través del hielo.
Una nube de polvo sigue a Alex mientras hace una parada brusca.
Levanta su palo y lo lleva adelante con rapidez garantizada. Todo se
desacelera a medida que el disco se precipita hacia el portero. Mi aliento
se congela mis pulmones, agarro los reposabrazos, esperando. Como
cualquier otra fan incondicional, salto de mi asiento, gritando con
entusiasmo mientras el disco pasa rápidamente al arquero en la portería.
Alex anota un montón de goles.
El juego está lleno de acción. En un momento dado, el equipo
contrario anota, subiendo su puntuación brevemente. Los Hawks toman
la delantera de nuevo al final del segundo período con otro gol increíble.
Esta vez, Alex se las arregla para permanecer fuera del lugar de descanso
y los Hawks ganan.
Soy un desastre absoluto de nervios a medida que nos dirigimos
fuera del estadio al coche. Toma una eternidad llegar al bar, gracias a la
celebración de los aficionados de los Hawks. En el momento en que
llegamos, mi vejiga está a punto de estallar. Salgo corriendo al baño y me
quedo atascada en la lamentable fila de mujeres que necesitan utilizar
las instalaciones también.
Tres conejitas inapropiadamente vestidas se arreglan delante de los
espejos, charlando mientras doy rienda suelta a las Cataratas del
Niágara. ¿Cómo sé que son conejitas? Están hablando de los Hawks y de
82

con quien lo harían. Una de ellas menciona a Alex. Me tenso, deteniendo


el flujo de orina.
Pág.

Escucho el término tripleta de nuevo. Tal vez determinan quien


quiere que anote basadas en las estadísticas de los miembros del equipo.
El secador de manos interrumpe la conversación de las conejitas. Tan
pronto como termino, abotono mis pantalones y salgo de la cabina para
poder espiar de nuevo.
—Bueno, prefiero estar primera en la fila que tercera. ¿Quién no
querría estar en primer lugar? —pregunta la rubia falsa. Hay una raya
de color marrón zorrillo en sus raíces. Ahueca su cabello y pone mala
cara a su reflejo.
La morena junto a ella contonea su cabeza de lado a lado. —Lo que
sea. Primera, segunda, tercera, si consigo agarrar el palo de Alex Waters,
me da igual dónde me encuentre en la fila. —Sus ojos se deslizan a mí y
permanecen fijos en mi cara.
—¡Oh Dios mío! Te reconozco. ¿No eres tú la que estaba, como,
liándose con Alex Waters, como, hace tres semanas? —grita.
Nunca esperé que nadie me reconozca de esas imágenes. Supuse
que el enfoque estuvo en mi lengua en su boca. Horrorizada por lo que
he escuchado, niego. —Debo ser la doble de esa chica porque no eres la
primera persona en preguntar. —Bajo mi voz—. Leí en alguna parte que
dijo que era un besador de mierda.
Si voy a mentir, también podría hacer algo bueno.
Sus ojos se abren. —¿En serio?
—Y la tiene pequeña. —Señalo a mi entrepierna.
—¡No! —Su mandíbula cae, su expresión una de consternación.
—Ese es el rumor.
Limpio mi mano en mis pantalones en lugar de esperar al secador
de manos y dejo a las conejitas con sus chismes. Lo que he hecho es
vergonzosamente infantil y vengativo, pero estoy bien con ello.
En mi camino a la barra, me encuentro con uno de los compañeros
de equipo de Alex. No lo recuerdo, aunque él me recuerda. —Oye, ¿no
eres la hermana de Butterson?
—Hermanastra, pero sí. —Escaneo la multitud, buscando a Sidney
o a Buck. Deberían ser fáciles de detectar, siendo ambos de más de metro
ochenta.
—Soy Kirk. Juego de defensa para los Hawks. Tu nombre es una
flor o algo así, ¿verdad? —La forma en que me mira es desconcertante.
—Es Violet.
—Cierto. ¿Vas a venir a pasar tiempo con nosotros?
—Tengo que hacer una llamada rápida primero. —Sostengo mi
teléfono como una excusa para alejarme de este tipo. Tiene que ser unos
83

diez años mayor que yo, y es un adulón.


—Te guardaré un asiento. Tal vez podamos llegar a conocernos
Pág.

mejor.
—Uh, tal vez. —Ruedo los ojos mientras se aleja. No puedo creer
que las mujeres se enamoren de tal mierda, pero una vez más, mira lo
que pasó con Alex. Después de oír los chismes del baño, todo lo que
quiero es ir a casa.
Espero hasta que Kirk el imbécil desaparece entre la multitud antes
de guardar mi teléfono y reanudar mi búsqueda de Buck. Un gorila
levanta una mano para detenerme, controlando el flujo de tráfico en la
sección que los Hawks ocupan.
—Ella está conmigo. —La palma de Alex se detiene en la parte baja
de mi espalda a medida que avanzamos. Su voz es baja, ardiendo como
repelente sobre mi piel—. Quiero hablar contigo.
Todas mis ingeniosas réplicas se pegan a mi garganta. No hay
escapatoria; está justo detrás de mí, no dejando espacio.
Con mucho estilo de caballero de mierda, me lleva a la mesa, saca
una silla, y toma el asiento a mi derecha.
Mi nuevo amigo Kirk está en el lado opuesto de la mesa, con el
brazo colgando casualmente en un asiento libre. —Hola, hermanastra. Te
guardé una silla.
Alex le dispara una mirada. —Está bien en donde está.
Una mirada lasciva distorsiona la sonrisa de Kirk. Puedo ver un
espacio donde un diente debería estar. —Sabe Butterson que son… —
Una camarera con escote excesivo se detiene para tomar su orden,
distrayéndolo.
Alex parece aliviado. No digo nada. Buck está en el otro extremo de
la mesa, demasiado ocupado charlando con una conejita para darse
cuenta de mi llegada. La forma en que estas mujeres se lanzan a estos
chicos es vergonzosa. Lo peor es saber que yo también caí en los encantos
de un jugador de hockey más de una vez.
Alex me ordena una bebida de la camarera “pechos deliciosos”. Lo
dejo porque voy a necesitar alcohol si tengo que sentarme a su lado. Trata
de establecer una conversación conmigo, pero está muy ruidoso y estoy
demasiado distraída para una pequeña charla.
Finalmente no puedo contenerme por más tiempo. Quiero que
desmienta lo que escuché en el baño de mujeres. —Entonces, ¿qué pasa
con toda la charla sobre ti siendo mágico?
Su maldita sonrisa aparece. —Lo siento, ¿qué?
—Algunas chicas en el baño hacían referencia a una tripleta.
Alex palidece. El hombre a su lado, que ha estado relativamente
tranquilo hasta ahora, se atraganta con su cerveza, y Kirk se ríe. Alex
traga, con los ojos en la mesa. Un par de los chicos más cercanos a
nosotros parecen divertidos. El único tranquilo junto a él sacude la
84

cabeza.
Pág.

—No sonaba como si estuvieran hablando sobre puntajes de


hockey. Así que tengo curiosidad, ¿qué significa eso exactamente?
No responde de inmediato, dando a Kirk la oportunidad de
interponerse. —Es cuando Waters folla a tres conejitas diferentes en una
noche.
Las palabras son lentas para filtrar. Me giro hacia Alex para
determinar si esto posiblemente pueda ser verdad. Su silencio es una
sirena explotando en confirmación.
Lo tapo con una sonrisa. —Oh. No eres especial.
No necesito jarabe para inducir el vómito para salvarme de la
película de terror en que esta noche se ha convertido. Mi estómago se
revuelve con esta información. Tuve sexo con un súper puto. Salgo de la
mesa. Creo que en realidad podría estar enferma.

85
Pág.
Soy el hombre más estúpido del
mundo (Y odio a Kirk)
Traducido por Nickie
Corregido por Itxi

Alex
Violet, que ya de por sí es pálida, a menos que estemos teniendo
sexo, entonces tiene un sexy y grandioso tono rojo, luce tan blanca como
un fantasma. Se tambalea y agarra el respaldo de la silla.
Siguiéndola, me pongo de pie y sujeto su codo. —¿Por qué no me
dejas ayudarte?
—¡No me toques! —Abofetea mi mano—. No quiero tu ayuda.
Butterson pone en pausa su conversación con la rubia teñida.
Entra en escena, evaluando la situación como lo haría con un partido.
Sus ojos se dirigen a mi mano cerca de su brazo. —¿Vi?¿Estás bien?
No me importa si sospecha algo. Esta es la primera vez que veo a
Violet desde que pasé por su casa la semana pasada. Butterson lo arruinó
todo entonces justo como Kirk lo hace ahora. Necesito hablar con ella sin
audiencia. Nunca existió tal cosa como la tripleta Waters. Es una farsa,
un rumor exagerado y sin fundamento, al igual que la mayoría de las
cosas que los medios dicen sobre mí. Nada de lo que ha visto y oído es
cierto. Si no aclaro las cosas, se arruinarán mis posibilidades con ella, si
no lo han hecho ya.
86

Violet se aclara la garganta y habla con esmero—: No me siento


Pág.

bien. Puede que haya contraído alguna enfermedad venérea trasmitida


por el aire al estar tan cerca de Waters.
Algunos de los chicos en la mesa se ríen. Butterson va a patearme
el culo si se entera de lo que pasó. Eso es genial. Aceptaré el castigo. Me
acosté con su hermanastra. Si puedo dejar las cosas claras con Violet,
valdrá la pena.
—Si me disculpas. —Violet se aleja de un empujón.
Aprovechando la oportunidad, la sigo, con la esperanza de poder
explicarle. Es mucho más pequeña y rápida, por lo que se desliza entre
la gente de una forma en la que yo no puedo, al menos no sin derribarlos.
Butterson agarra mi brazo. —¿Qué demonios hiciste?
—No hice nada. Kirk hablaba sin parar y de repente Violet dijo que
no se sentía bien.
—No sé lo que pasa o por qué estás tan condenadamente interesado
en mi hermana pero tienes que dejarla jodidamente en paz. —Buttterson
va detrás de ella.
Violet se encuentra a mitad de camino del bar, dirigiéndose a la
puerta. Si la hubiera llevado a un lado para hablar más temprano
podríamos haber evitado todo esto.
Darren me entrega mi chaqueta. —Vamos a dar un paseo.
Estoy seguro de que descubrió lo que pasó con Violet, incluso
aunque no se lo dijera.
Nos dirigimos a la salida. —¿Crees que él sabe?
—¿Qué estás murmurando?
Hay demasiado ruido en el bar, Darren no puede oírme susurrando
eso por un lado de mi boca. Fuera del bar, Butterson habla por teléfono
en la acera. —No vomites en el taxi. Llámame cuando llegues a casa.
—¿Está todo bien? —Darren me salva de hacer preguntas
incriminatorias.
—Demonios, no. Todo no está bien. ¿Y qué le decía Kirk, de todas
maneras?
—Su basura habitual. Nada fuera de lo común —contesta Darren.
—Vomitó en la acera. —Señala un charco cerca de los arbustos—.
Tuve que pagarle al taxi el triple para que la llevara a casa.
—Uno de nosotros podría haberla llevado. —Me molesta que la
haya enviado en un taxi, sola.
Butterson chasquea los labios. —No confío en ti para nada. No
creas que no te vi hablando con ella otra vez esta noche. Fuiste a su casa
la semana pasada y ahora esto. Algo pasa. Vi y yo somos cercanos, habla
87

conmigo. No creas que no voy a averiguarlo.


Pág.

Por suerte, no son tan cercanos. —No seas tan idiota, Butterson.
Ella no está bien, y la enviaste a casa en un taxi cuando tenías otras
opciones. Vomitó. No es como si alguno de nosotros fuera a coquetear
con ella.
Para evitar que se agrave el problema, camino a mi auto al otro lado
del estacionamiento. Darren se sube en el asiento del pasajero y se
abrocha el cinturón.
—Eso fue un desastre. —Enciendo el auto.
—Estoy de acuerdo.
—¿Crees que fui muy obvio?
—¿Es necesario preguntar? Ha salido con nosotros dos veces y
estás pendiente de ella todo el tiempo. Si hombre, es malditamente obvio.
¿En qué demonios piensas?
—No lo sé. Estoy tan perdido.
—Te lo buscaste cuando te metiste en sus pantalones. —Giro a la
derecha en vez de la izquierda, en dirección opuesta a mi casa—. ¿A
dónde vamos?
—Quiero asegurarme de que Violet llegue bien a su casa.
—¿Qué eres? ¿Su acosador?
—Sólo voy a pasar por ahí, no mirar por sus ventanas. Mira, no
quiere hablar conmigo. Nunca he hecho esto.
—¿Qué cosa? ¿Acosar una chica con la que has tenido sexo?
—No estoy acosándola —digo en voz baja. Cualquier parecido con
el acoso solo se debe a que quiero explicarme y no me da la oportunidad—
. Necesito tu ayuda. No me escuchará si le digo que las historias que ha
oído son mentiras.
—Que astuto de tu parte.
Nunca admití haber tenido sexo con tres chicas diferentes en una
noche. Mi agente me enseñó que omitir obra a mi favor. Deja de lado los
detalles, y la gente deducirá lo que quiera. Lo que pasó y lo que la gente
cree que pasó son dos cosas muy distintas.
La noche en cuestión sucedió varios años atrás. Di una fiesta
cuando me mudé a mi casa. Fue salvaje, como son todas las fiestas de
hockey. Ya tenía un agente por ser un jugador, la mayor parte sin
fundamento. Este evento me dejó firmemente en el estatus de playboy.
En el momento, le di la bienvenida; ahora ya no tanto.
Podría haber desacreditado fácilmente el mito, pero al principio de
mi carrera enfrenté algunos desafíos. Mi agente, Dick, pensó que no haría
daño dejar que la gente pensara lo que quería. La reputación de playboy,
aunque injustificada, se mantuvo, y esa clase de cosas son difíciles de
borrar.
88

Estacioné sobre la calle de la casa de Violet, evitando los postes de


luz. El único vehículo en la entrada es un viejo SUV. Las luces exteriores
Pág.

iluminan el camino desde el edificio central al patio cerrado. La casa de


la piscina está más atrás, por encima una cubierta de árboles y arbustos.
—Ni siquiera pienses en salir del auto, Waters. —Darren aprieta el
botón de la consola central, bloqueando las puertas—. La última persona
que quiere ver ahora eres tú.
Le doy una mirada asesina por tener razón. —Ella podría…
—¿Darte un puñetazo en la cara?
Pongo el auto en marcha, acelerando mientras me alejo del borde
de la acera. Odio no obtener lo que quiero cuando quiero.
Todo lo que quiero es hablar con Violet. Quizá también quiero ver
sus senos otra vez y tener sexo con ella. Teniendo en cuenta como están
yendo las cosas estos días, es muy improbable que eso suceda.
Darren vive en un barrio residencial cerca de mi casa así que lo
llevo hasta allí.
—No hagas otro paseo en auto esta noche. —Cierra la puerta, me
mira mal, y camina hacia su entrada.
Ignoro su sugerencia. La casa central se halla oscura y el auto
deportivo aún no está, así que estaciono cerca y apagó las luces. Un tenue
resplandor proviene de la casa de la piscina. Agarro mi teléfono, le echo
un vistazo a un correo electrónico de Dick sobre una pequeña campaña
publicitaria, nada tan prometedor como Sports Pro, y busco en mis
contactos su número.
No contesta. Dudo en colgar hasta que suena su correo de voz.
—Hola. Soy Alex. No debes pensar muy bien de mí en este
momento. Si me dieras la oportunidad de explicarme prometo… lo siento,
Violet. Si pudieras llamarme cuando no vomites más, sería genial. —Es
un mensaje pobre. Ya presioné finalizar, así que se envía.

Violet no me devuelve la llamada. No es una sorpresa. Puede


ignorar correos electrónicos, mensajes y mensajes de voz, pero hay un
lugar en el que puedo atraparla y tendrá que escucharme: su trabajo. No
será capaz de gritarme o cerrar la puerta en mi cara sin llamar mucho la
atención. Nos iremos para jugar una serie de partidos como visitantes el
miércoles, y quiero verla antes de irme para arreglar las cosas.
El lunes por la mañana, me levanto temprano para poder
89

interceptarla a primera hora. La chica de la recepción es increíblemente


útil. Tomando el elevador al sexto piso, sigo las indicaciones hasta el
Pág.

cubículo de Violet. Es agradable y público. También está vacío.


—¿Puedo ayudarte?
Me volteó para ver a un chico escuálido con una corbata de
cachemir amarillo de pie detrás de mí.
—Estoy buscando a Violet.
Pestañea un par de veces, respirando entrecortadamente. —Alex
Waters.
—Ese soy yo.
Estira su mano, así que la tomo. —Jimmy Fredricks. Tú eres mi
ídolo.
—Gracias Jimmy. Ahora, ¿Violet?
Sacude la cabeza. —Por supuesto, señor Waters. Se encuentra al
final del pasillo en la sala de conferencias.
—¿Está en una reunión?
—Sí. No. Lo estará. No comenzará hasta dentro de otros quince
minutos. Lo llevaré allí de inmediato. ¿Lo está esperando?
—Es una sorpresa.
—Oh. Claro. Por supuesto. Sígame.
Jimmy me conduce a la sala de conferencias. Antes de que pueda
anunciar mi llegada, me adelanto, guiñándole mientras cierro la puerta
sin hacer ruido. Violet enfrenta la mesa, así que no me ha visto todavía,
que es precisamente el punto de mi entrada en silencio. Me tomo un
momento para apreciar su atuendo. Lleva pantalones de vestir gris
oscuros y una camisa color crema. El material tiene un ligero brillo. Su
cabello caoba cae suelto y en ondas sobre sus hombros. Los zapatos son
rojos con un poco de tacón. Es sexi pero profesional.
Le doy la vuelta a la cerradura, atrapándola en la habitación
conmigo. Me tomo un momento para llegar a un acuerdo con mi
comportamiento acosador, racionalizándolo con la necesidad de defender
mi reputación de mierda.
Mi pene se emociona por estar solo en una habitación privada con
ella. Sólo hay una pequeña ventana opaca en la derecha de la puerta,
dejando la mayor parte de la habitación oculta a la vista. Violet no quiere
hacerlo conmigo, aunque mi pene parece no darse cuenta. También me
permito darme el gusto con la fantasía sexual de la mesa de conferencias,
un poco. O mucho.
Primero, tengo que hacer que me hable de nuevo, y posiblemente
tener una cita antes de este tipo de eventos. Violet se voltea y regreso a
la realidad. Suelta un grito.
Su mano palpa delicadamente su garganta. —¿Qué haces aquí?
90

—Quería expli…
Pág.

Se abalanza sobre mí y empuja un dedo sobre mi pecho. —


¿Explicar qué, exactamente? —Lanza uno de esos susurros furiosos a
pesar de que la puerta está cerrada.
—La tripleta. La historia no es cierta. —Todavía está clavando su
uña en mi pecho. El contacto es agradable incluso si es agresivo. Aunque
existe la posibilidad de que sea el precursor de algo de violencia real.
—Vi la entrevista que hiciste. Está en YouTube.
—¿Cuál?
Me fulmina con la mirada. —¿Cuál crees?
Trato de no reaccionar. Sé de qué entrevista habla. Es atroz. De
hecho, arruinó un montón de oportunidades de patrocinio, a menos que
quisiera la campaña de herpes genital. El enfoque en ese vulgar chisme
no le hizo ningún bien a mi carrera. —Nunca admití haber tenido sexo
con tres mujeres en una noche. —No refuté la suposición, que es lo
mismo que confirmarla a los ojos de la mayoría de la gente.
—Y un demonio que no lo hiciste. —Violet se dirige a su ordenador
pisando fuerte.
Le toma tres segundos abrir la entrevista y otros veinte encontrar
la parte de la tripleta. Debe haberla visto más de una vez. No puedo
decidir si es algo bueno o malo. Significa que ha estado pensando en mí,
pero probablemente no de la forma en que yo he estado pensando en ella.
La entrevista se puso al aire un par de semanas después del
incidente. Me acostumbré a omitir detalles, especialmente en lo referente
a mi vida sexual. Al principio, la forma en que los medios
malinterpretaban todo, era gracioso. Después de un tiempo, me rendí
ante la molestia. Ahora desearía haber manejado las cosas de otra
manera.
—Justo aquí. —Golpea la pantalla.
—Deberías escucharla de nuevo. —Sé exactamente lo que dije ya
que me he arrepentido de eso tantas veces.
Violet hace una mueca. Es sexy y aterrador. —De acuerdo.
Entrevistador: Se ha hablado mucho acerca de sus recientes
hazañas sexuales. Me pregunto si desea darnos más detalles sobre la
tripleta Waters.
Puedo sentir la furiosa mirada de Violet.
Yo: Realmente no soy la clase de hombre que revela su vida privada.
Entrevistador: Se dice que algunas de las mujeres con las que has
estado no son tan reservadas. He escuchado que la “tripleta” en realidad
no tiene nada que ver con tus habilidades en el hielo, ¿es cierto?
Violet se queda mirando la pared y mueve nerviosamente el cuello
de su camisa. Quiero hacer lo mismo. La entrevista es terriblemente
91

invasiva. Estaba conmocionado por las preguntas y que Dick las hubiera
Pág.

aprobado.
Yo: Ese es un gran rumor.
Entrevistador: ¿Te gustaría confirmarlo? Estoy seguro de que tus
fans femeninas de allá afuera quieren saber.
Yo: Como dije. No hablo de mi vida privada.
Violet pone pausa. —Justo ahí. —A pesar de su triunfo, puedo ver
que es todo fanfarronada.
—Eso no es la confesión de nada.
—Claramente no es una negación. —Cruza los brazos sobre sus
pechos. Nadie me desafía realmente a menos que esté en el hielo. Me hace
querer seguir adelante con la fantasía de la mesa de conferencias, pero
la entrevista está arruinando mis posibilidades de que siquiera suceda.
—Es una entrevista vieja.
—¿Qué tiene eso que ver? No has hecho ningún intento de
corregirlos si se encontraban equivocados, lo que es difícil de creer.
—A los medios les gusta torcer las cosas.
—¿En serio? Eres el único que se presentó en mi habitación de
hotel en medio de la noche para que pudiéramos “pasar el rato”. Eres el
único con la caja de condones preparada. A juzgar por toda la mierda
circulando por internet, no creo que los medios estén muy lejos de la
verdad. —Se voltea, señalando la pantalla, luego a mí, y luego otra vez a
la pantalla.
—Estoy tratando de expli…
—¿Por qué molestarse? No lo entiendo. Sólo soy otra mujer en la
que metiste tu monstruoso pene. No soy tu novia. No necesitas dar
explicaciones sobre donde más lo has metido.
Sus ojos brillan, como los de mi hermana cuando se encuentra al
borde de las lágrimas. Oh mierda. ¿Y si la hago llorar?
—Quiero una oportunidad para defenderme antes de que me
agrupes con todos los demás imbéciles de allá afuera.
—Has hecho un buen trabajo por tu cuenta.
La puerta traquetea, seguido de un suave golpe. —¿Violet? —Es
una profunda voz masculina. No me gusta.
Su alivio no es lo que quiero ver. Trata de esquivarme, pero soy más
grande y rápido. Una década de hacer patinaje artístico funciona. Violet
se tropieza con mi pie, dándome la excusa perfecta para tocarla.
Ocurre en una secuencia de cámara lenta. Mientras cae, envuelvo
mis brazos alrededor de su cintura y atraigo su cuerpo hacia mí,
enderezándola. Termina presionada contra mí, con la cara aplastada
92

contra mi pecho. Es tan caliente, pequeña y suave en todos los lugares


correctos. Huele fantástico, cómo suavizante de telas y champú dulce.
Pág.

Deja escapar un pequeño gemido, agarrando mis hombros en vez de


apartarme. Por supuesto, el tipo al otro lado de la puerta arruina el
momento golpeando de nuevo más vigorosamente.
—Tengo que dejar entrar a Dean —dice suavemente, con los ojos
fijos en mi barbilla.
—Quiero pedirte una cosa primero. —La sostengo con fuerza,
luchando contra una inconveniente erección.
—Tengo que… —Me clavas las uñas profundo y siento el ligero
movimiento de sus caderas. La última parte puede ser una ilusión.
—Toma un café conmigo. O té o cerveza, lo que quieras beber.
Incluso podemos tomar leche chocolatada. Sólo quiero hablar.
Me mira detenidamente, su pecho roza mis costillas. Recuerdo con
mucha claridad cómo se siente sus pezones en mi boca. Me pongo más
duro por segundo. Si lo nota, estoy acabado. Dejarla ir no es una opción
hasta que acepte salir conmigo. Es un problema.
—¿Por qué?
—¿Por qué, qué?
—¿Por qué quieres tomar una bebida conmigo?
—Porque me gustas. Eres divertida. Porque quiero conocerte mejor.
Y quiero que veas que no soy el tipo de chico que crees que soy.
Se queda en silencio mucho tiempo. —Una bebida.
—Sí.
Asiente.
—¿Estás libre esta tarde? —No quiero darle la oportunidad de
cambiar de opinión.
—Debería estar libre hoy a las cinco.
—Podría llevarte a cenar…
—Nada de comida. Sólo un trago. —Su agarre en mi camisa se
suelta, y sus dedos se deslizan por mis brazos—. Hay una cafetería al
otro lado de la calle. Te veré allí.
Dean golpea de nuevo. Desbloqueo la puerto, la abro cinco
centímetros y levanto un dedo dirigiéndole una mirada de vete de aquí o
te golpearé con mi palo de hockey. Luego la cierro de nuevo y me volteo
hacia Violet.
—¿No vas a deshacerte de mí, verdad?
—No veo el punto. Probablemente irrumpirás en mi casa y te
encontraré escondido en mi armario o debajo de mi cama si lo hago —
dice secamente, con la ceja levantada como desafiándome a discrepar.
—No creo que fuera tan lejos. —Aún tengo mis límites en el negocio
93

del acoso.
Pág.

—Me encerraste en una sala de conferencias contigo. ¿Quién


conoce tus límites?
Antes de que Dean tenga un infarto, desbloqueo la cerradura y abro
la puerta de nuevo. Nos mira.
—¿Alex Waters?
—Lamento si atrasé su reunión.
—¿Puedo ofrecerte algo? ¿Café? ¿Agua? Jugo de naranja recién
exprimido.
Juro que escucho una paja detrás de mí. Tal vez mi mente me está
jugando un truco.
—Estoy bien. Ya conseguí lo que vine a buscar. —Me dirijo a Violet,
empujando un mechón de cabello detrás de su oreja. Incluso sus orejas
son hermosas—. Te veré a las cinco.
—Está bien. —Se sonroja y toca su cabello, su sonrisa es de repente
tímida.
Un punto para Waters.

94
Pág.
Todavía no estoy segura de lo que
hago
Traducido por Genevieve & Verito
Corregido por Jasiel Odair

Violet
Dean se queda boquiabierto mientras Alex camina por el pasillo. —
Ese era Alex Waters.
—Sí.
Las manos de Alex se encuentran en sus bolsillos y su cabeza está
inclinada. Sus hombros son tan amplios que prácticamente ocupa todo
el pasillo. Es un hombre al cual es difícil decir que no. Tomar café en un
lugar público parece seguro.
Dean espera hasta que Alex dobla la esquina. —¿Estaba aquí para
verte?
—Sí.
—Es aún más caliente en persona de lo que era en esas fotos de
ustedes dos besándose.
—¿Qué?
—Uh, uh… Yo, eh… lo siento. No quise decir… te ves caliente,
también. —Dean se ocupa de reordenar las carpetas en la mesa de
conferencias.
95

—¿Por qué está todo el mundo tan caliente por Alex Waters? —Me
Pág.

quejo. Estoy molesta por la facilidad con la que he caído en esta trampa.
Se lo atribuyo a lo bien que se ve cuando está bien afeitado y
nervioso. Quiero, de una manera muy desesperada, creer que no es un
idiota despistado súper mujeriego. Todavía estoy contenta de haber
mantenido mi cita con el ginecólogo la semana pasada. Protegido o no,
quería asegurarme de no haber contraído alguna enfermedad por
masticar madera podrida. Por lo que he leído y visto, me he acostado con
un hombre que ha estado con el equivalente de un burdel o dos en
mujeres. Estoy agradecida de que todos los resultados fueran negativos.
—Por favor, dime que lo vas a follar.
Me ahogo con una tos. —Vamos a tomar un café.
—Eso es casi una cita. Puedes totalmente tener sexo con él
después. —Dean asiente enérgicamente, rebotando sobre las puntas de
sus pies.
Charlene y Jimmy se presentan y me salvan de la inanidad de
Dean.
—¡Charlene reprendió a Alex Waters! —dice Jimmy, gesticulando a
la sala vacía.
Me quedo boquiabierta con incredulidad. —¿Charlene hizo qué?
—No lo reprendí. Le sugerí gentilmente que cuidara su culo o
tendría que lidiar conmigo.
—No lo hiciste. —Me llevo las manos a mi cara, mortificada.
—Parecía muy agradable. Todo lo que hizo fue asentir y
disculparse. También me pregunté si podía presentarme a Darren
cuando ustedes terminaran de reconciliarse. Se ofreció a enviar entradas
para el próximo partido local, siempre que tú vayas. —Charlene es toda
sonrisas.
No puedo creer que Charlene me vendiera por entradas para un
partido. Vio la entrevista de la tripleta Waters, le hablé del sexo, su
monstruosa polla, el vómito, los implacables correos electrónicos,
mensajes y llamadas telefónicas, así como la montaña de regalos que he
recibido por cortesía de Alex Waters.
—No puedes estar hablando en serio.
—Oh, totalmente en serio. No voy a dejar pasar la oportunidad de
ver a Darren Westinghouse jugar.
—Charlene, ¿qué pasa si no quiero ir a un juego? ¿Qué pasa si no
quiero hablar con Alex nunca más?
Charlene gira mi portátil hacia ella y comprueba la entrevista de
nuevo. Probablemente la hice ver eso media docena de veces,
discerniendo contenidos o falta de ello. Parece mucho menos ofendida
por su falta de respuesta. Con toda justicia, no ha dormido con él.
96

Apoya la barbilla en su puño, mirándome especulativamente. —Me


Pág.

dijo que acordaste tomar café con él, por lo que debes querer verlo.
—¿Quién dice que lo veré otra vez después de eso?
—Entiendo que la prensa te molesta, pero parece estar
sinceramente interesado en ti. Quiero decir, han pasado semanas y está
trabajando activamente en eso a pesar de que lo sigues rechazando. —
Una sonrisa de suficiencia está pegada en su cara—. Ah, y en ninguna
parte de esta entrevista dice que ha hecho esa cosa de la tripleta. Todo lo
que hace es dar respuestas evasivas.
—No refuta la afirmación.
—Probablemente estaba entrenado.
—Como si eso fuera mejor.
Hasta mi mejor amiga está del lado de Waters. Culpo a su maldita
sonrisa.

Hoy hace que cualquier otro día parezca corto en comparación. Las
reuniones se alargan. El almuerzo tarda una eternidad. Estoy distraída
toda la tarde trabajando en una de las nuevas cuentas. Sigo soñando con
la unidad de Alex, comparándolo con artículos para el hogar.
A las cinco, me refresco en mi baño personal. Uso mi enjuague
bucal de emergencia y le doy a mis dientes una cepillada rápida. Es una
mala idea ir a una reunión con aliento a café, o aliento a ajo, o cualquier
tipo de aliento ofensivo. Estoy aplicando la misma lógica a las citas de
café. Aunque voy a perder el aliento fresco tan pronto como pida un café.
En cualquier caso, no tengo ninguna intención de besar a Alex. Creo.
Llego al vestíbulo a las cinco y cuarto. Alex está sentado en el brazo
de una silla, mirando el ascensor. Se pone de pie, alisando con sus manos
la parte delantera de sus pantalones. Sigo el movimiento y, por supuesto,
mis ojos van justo adonde no se supone que vayan, a su ingle. No puedo
ver nada interesante sucediendo allí. Se ha cambiado desde esta mañana
y ahora lleva un par de pantalones de mezclilla oscuros y una camisa de
botones. El material se ajusta a su cuerpo caliente, mostrando cada
delicioso centímetro de pecho, bíceps y hombros. ¿Por qué tiene que verse
tan bien? Estoy tan jodida.
—Pensé que nos encontraríamos en la cafetería.
—Pensé que podíamos caminar juntos.
—¿Y no quieres que te deje plantado?
97

Su sonrisa es ladeada, uno hoyuelo aparece. —Algo así.


Pág.

—Todavía puedo correr.


—Podrías intentarlo. Soy bastante rápido si estoy persiguiendo algo
que quiero.
Las mariposas revoloteando en mi estómago se revuelven al nivel
de un tornado. Imágenes de él moviéndose a través del hielo, con potencia
y velocidad impulsándolo hacia adelante, vienen a mi mente. Alex
persiguiéndome con el mismo tipo de enfoque singular e intenso es
excitante.
Extiende su mano. —No es más que una bebida y un poco de
conversación, Violet. Eso es todo lo que pido.
La forma en que lo dice me recuerda la noche en su habitación de
hotel cuando me dijo que sólo quería pasar el rato y luego tuve sexo con
él. Aparto de golpe esos pensamientos. Tengo que recordarme a mí misma
la mala fama que aún tiene que refutar adecuadamente. No quiero ser
una de sus putas de hockey.
Está oscuro afuera. Gordos copos de nieve caen perezosamente
desde el cielo mientras cruzamos la calle a la pequeña cafetería. Solía
venir aquí cuando era estudiante universitaria. Es hora de máxima
audiencia para los chicos entre los cursos de tarde y noche. Sigue siendo
mi lugar favorito para ir a tomar un café y bocadillos.
Un fuego crepita en la chimenea de leña. La mesa en frente de ella
está vacía, con un cartel de reservado. Es el lugar más cómodo en la
cafetería y romántico con el fuego y la iluminación baja. Estoy casi
contenta de que no esté disponible.
—¿Por qué no te sientas y puedo pedir algo para ti? —Alex extiende
su mano hacia la mesa junto a la chimenea.
—Está reservada.
Se inclina y susurra—: Yo la reservé.
Por supuesto que sí.
Lo sigo al mostrador para revisar mis opciones. Ya sé lo que quiero.
Alex envuelve sus dedos alrededor de mi muñeca cuando voy a
buscar mi billetera. —Lo tengo.
—Puedo comprar mi propia bebida. —Suena más duro de lo que
quiero. Está siendo tan atento y considerado. Me pone nerviosa, pero me
gusta.
—Te invité. Por favor, déjame esto.
La forma en que me mira me rompe el maldito corazón. —Bueno.
Está bien.
Un atisbo de sonrisa tira de la esquina de su boca. Su palma se
ubica bajo en mi espalda, y me acaricia. Es una distracción. —¿Qué te
gustaría, Violet?
98

—Un latte de té verde, sin grasa, sin lactosa, con crema batida
Pág.

extra, por favor.


—Sin lactosa con crema batida, ¿eh? —pregunta Alex.
—Equilibra la lactosa.
—Claro. ¿Algo más?
Evalúo la amplia selección de postres. Incluyendo comida que
podría abrir las puertas para la cena y hacer de esta una cita oficial. No
estoy preparada para hacer frente a una comida completa.
—Estoy bien. —Observo con nostalgia a la tarta crujiente de
caramelo.
—¿Estás segura? Estos pasteles son demasiado buenos para
dejarlos pasar. Voy a sentirme mal ordenando uno si no tienes nada
delante de ti.
El pastel no es lo mismo que comida real, así que accedo. Alex
ordena, y la chica detrás del mostrador es irritante, prácticamente
follándolo con su simpatía. Dos pueden jugar a ese juego. Acercándome
más, mi seno se presiona contra su brazo. —Gracias —le susurro al oído.
Sus cejas se levantan por la sorpresa, seguida por una pequeña
sonrisa. —Es todo un placer. Me alegro de que estés aquí.
Alex insiste en que tome asiento mientras esperamos por nuestras
bebidas y postres. Incluso me ayuda a sacarme mi abrigo y lo cuelga en
el estante cerca del fuego. Me hundo en el sillón de felpa y suspiro,
pasando mis manos sobre los apoyabrazos cubiertos de terciopelo. Me
quedo mirando su culo mientras espera pacientemente en el mostrador
nuestra orden. También trago un par de pastillas de lactosa.
No soy la única persona en la cafetería mirándolo. Su presencia es
tan grande como lo es él. Los chicos parecen tan interesados en él como
las mujeres. Mucha gente parece reconocerlo. Tal vez un lugar de reunión
de universitarios no es el mejor lugar para tomar un café con un famoso
jugador de hockey.
Trae las tortas a la mesa. Su postre es una especie de mezcla de
mantequilla de maní y chocolate. El mío consiste en merengue entre
capas de crema batida, cubierto con caramelo.
Esperar hasta que Alex regrese con nuestras bebidas sería lo
educado para hacer, pero me estoy muriendo de hambre y se ve delicioso.
Corto una parte con el borde de mi tenedor y recojo una fina capa de
crema batida y trozos de merengue. Es la combinación perfecta de
cremoso y crujiente, disolviéndose en cuanto toca mi lengua. Suspiro en
éxtasis sensorial.
—¿Está bueno?
Alex me sobresalta mientras deja mi latte de té verde en la mesa.
Está tan cerca que puedo ver una pequeña cortada en la barbilla de su
maquinilla de afeitar y las manchas de verde y oro en sus ojos color
avellana.
99

Mueve su silla junto a la mía, así estamos al lado del otro en vez de
Pág.

frente a frente, y se sienta en el suave terciopelo.


—Es el cielo.
—¿Puedo tener una probada del cielo?
No creo que quiera que suene sugerente. Se muerde el labio
mientras entierro mi tenedor en el pastel y se lo paso. En lugar de tomarlo
de mí, agarra mi mano y levanta el tenedor a su boca. Separa los labios
y cierra los dientes. Dios mío, quiero follar su boca con mi lengua de
nuevo.
Saborea la mordida, su expresión pensativa mientras traga. —
¿Quieres cambiar?
—No, gracias.
—¿Estás segura? ¿Tal vez quieras cambiar mitades? ¿Por qué no
pruebas el mío? —Mete el tenedor en el pastel, listo para darme un
bocado.
—No voy a separarme de mi pastel.
—Has lo que quieras. —Separa una rebanada de pastel de la gran
pieza. Es denso, goteando con jarabe de chocolate. Sus ojos se juntan, y
hace un sonido bajo en su garganta. Es casi un gruñido—. Si lo tuyo es
el cielo, entonces esto es un bocasmo.
—¿Bocasmo?
Se inclina, acercándose y baja su voz a un susurro. —Es un
orgasmo en mi boca.
En medio de un sorbo de mi latte, levanto mi mano a tiempo para
prevenir escupirlo sobre él y la mesa. Cae sobre mi palma y mi manga en
su lugar. Toma una servilleta y limpia el lio.
Sus mejillas se enrojecen y niega con la cabeza. —Lo siento. No
debería haber dicho eso.
—Está bien. Estoy bien. Fue inesperado. —Recuerdo vívidamente
como fue tener un orgasmo en su boca. Fue bastante genial.
Mezcla su cosa de chocolate. Está cubierta con crema batida y
rociado con más jarabe de chocolate. Veo una tendencia aquí. —Estoy
realmente contento de que accedieras a verme. —Un segundo es todo
coqueto y al siguiente es sincero y vulnerable. No sé en qué lado confiar,
o ninguno en absoluto.
—Querías la oportunidad de explicarte.
Mi estómago se revuelve, así que dejo el pastel y me enfoco en mi
bebida. Se aclara la garganta, mirando su chocolate caliente. La mesa
vibra por el zapateo inquieto de su pie contra el suelo. Es un enigma.
Quiero que estos destellos de dulzura y torpeza sean auténticos, no una
máscara que usa para conseguir que las mujeres se metan a la cama con
100

él. Toma una profunda respiración y levanta la mirada.


Pág.

—La manera en que los medios me retratan es incorrecta.


—Ajá. —Por supuesto que diría eso.
—Eh, perdón.
La interrupción rompe la tensión. Dos chicos se detienen al frente
de nuestra mesa.
—¿Eres Alex Waters?
—Hola. —La frustración se esconde bajo la sonrisa de Alex.
—¡Te dije, hombre! —Golpea a su amigo en el brazo, su emoción
ganando impulso y volumen—. ¡Le dije que eras tú! Esto es tan genial.
Eres el mejor jugador de la liga, ¡incuestionablemente!
—Gracias, hombre. Escucha...
—¿Puedo tener tu autógrafo, hombre? ¡Nadie creerá esto!
—Sí, seguro. —Alex me da una mirada de disculpa.
Está genuinamente tratando de ser simpático con este chico cuyas
habilidades sociales han caducado en el rostro de la idolatría. El chico
saca una pedazo de papel arrugado, balbuceando sobre como juega de
defensa en una liga junior y como quiere ser profesional. Es un chico
delgado y pequeño y claramente en primer año de la universidad. Alex los
deja continuar por unos minutos, tomando selfies y preguntando cosas.
Les da el discurso “sigan trabajando duro y alcanzarán sus metas”.
Entiendo porque es el capitán de su equipo. Una vez que han terminado
de adularlo, Alex me da una sonrisa de disculpa.
—Lo siento. —Sumerge el pulgar en la crema batida y desliza el
dedo entre sus labios llenos y suaves... y estoy mojada. Quiero saltarme
la sesión de besuqueo e ir directo a los desnudos. Chuparé la crema
batida de cualquier cosa que sumerja ahí. Incluyendo la polla
monstruosa.
—Está bien. —Aclaro mi garganta y me muevo, tratando de
ponerme cómoda. Necesito tomar el control de mis hormonas. Se supone
que tengamos una conversación, y mi mente está en la alcantarilla.
—¿De qué hablábamos? —Toma un pequeño sorbo de su bebida.
La crema deja un bigote que lame rápidamente.
—No eres la persona que los medios dicen que eres. Aun así,
pareces jugar tu parte. —Le doy mi cara de perra esperando: ojos
entrecerrados con labios fruncidos. Hace que Buck corra a esconderse, y
Sidney generalmente encuentra otro lugar para estar si aparece. Alex se
hunde en su silla.
—Cuando comencé a jugar para la NHL, los rumores eran algo
justificados. A los medios les gusta agrandar las cosas. No negaré que
había algo de cierto. Tenía dieciocho años y era un novato. Había muchas
chicas...
101

Supongo que puedo entender eso. Si eres un jugador hockey


profesional soltero y caliente, las mujeres van a tirársete. Yo soy un
Pág.

ejemplo de ello, a pesar de que su atractivo era solo físico antes del
comentario Fielding.
—De todos modos, el rumor de la tripleta es un montón de mierda.
Di una fiesta cuando compré mi casa, y mi prima vino porque quería que
le presentara a alguno de mis compañeros de equipos. Si hubiese sabido
entonces lo que sé ahora, nunca me hubiese entretenido con la idea, por
cierto. Otra chica estaba interesada en mí, pero... —se encoje de
hombros—, solo digamos que no era mi tipo. Como sea, la tercera chica
con la que me acusan de haber dormido era mi hermana. Era menor de
edad y llegó a la fiesta. Trataba de tenerla bajo control. Algún idiota tomó
fotografías tergiversadas y las subió, y el mito de la tripleta Waters nació.
—Nunca lo negaste en la entrevista. —De todos modos, son
rumores. Puede decirme todo lo quiera; no puedo desmentirlo de
cualquier manera.
—No. No lo hice. —Deja caer su cabeza con un suspiro—. Fue un
mal movimiento de mi parte. Todo lo hecho me hace quedar como un
completo idiota. —Su susurro es tranquilo—. No tienes idea de cómo es,
Violet.
—Tienes razón, no la tengo. No puedo entender por qué quieres ser
conocido como un mujeriego.
—¿Sabías que Buck tomó clases de patinaje artístico?
El abrupto cambio de tema me saca de onda. Supe de eso después
de que Buck se convirtiera en mi hermanastro. Encontré la idea de Buck
en licra hilarante y desconcertante. —¿Qué tiene eso que ver?
—Es algo normal, en realidad. La mayoría de los chicos que juegan
profesionalmente toman patinaje artístico para mejorar sus habilidades
en el hielo.
—Usualmente es un año o dos, ¿verdad?
Baja la voz para asegurarse que nadie escuche. —Usualmente. Yo
estuve en patinaje artístico por diez años.
Casi me ahogo con mi latte. —¿Perdón?
—Comencé cuando tenía siete. Mi madre quería que fuera
patinador artístico. Escogí hockey cuando tenía nueve. No quería
defraudarla, así que hice ambos por un largo tiempo. Creo que ella
pensaba que cambiaría de opinión y lo escogería sobre el hockey. Hasta
que me reclutaron en las menores, tuvo la esperanza de que lograría estar
en los Juegos Olímpicos.
Me siento mal por Alex. ¿Por qué su madre lo obligaría a hacer algo
que no ama por tanto tiempo?
—Me molestaron mucho por eso, especialmente en la secundaria.
102

Los adolescentes no son siempre tolerantes. Los estereotipos eran


absurdos.
Pág.

—Y aun así eliges perpetuar uno totalmente diferente. No veo como


eso sea mejor.
—Lo sé. —Sus ojos están en la servilleta que está doblando en un
origami. Puedo decir que esto ha causado un montón de frustración
innecesaria. Aunque tira de mis fibras sensibles, no entiendo su
motivación por el perfil de playboy.
—En cuestión de meses me reclutaron para las mayores, y la
prensa me notó. Mis años en patinaje artístico salieron a la luz. Había
preguntas sobre si podría aguantar las demandas. Los tabloides
consiguieron algunas grabaciones y fotografías de mí en competiciones
de patinaje. Tuve que trabajar para probarme a mí mismo dentro y fuera
del hielo. No fue sencillo. —Alex levanta la mirada de la pequeña ave que
ha hecho con su servilleta. Sus ojos son suaves, rogándome que
entendiera.
Trato de imaginar cómo hubiese sido, pero no soy un jugador de
hockey o un patinador artístico, así que no puedo identificarme.
—Comencé a jugar para los Flames... lo que me llevó a más bromas
malas. —Rueda sus ojos—. Así que hice la única cosa que garantizaba
disipar cualquier malentendido, y funcionó. Pasé un montón de tiempo
en bares durante las fiestas después de los partidos, rodeado de mujeres.
Los medios se lo tragaron, y mi agente incluso me animó. Me consiguió
mucha cobertura. En el momento fue beneficioso, incluso si me hacía ver
como un jugador.
No está mintiendo; he visto las fotografías.
—La reputación me siguió incluso después de ser transferido a
Chicago. Por un largo tiempo, no me importó. Los rumores eran más
fáciles de manejar que otra mierda. Hasta ahora, no he tenido una razón
para querer cambiar la reputación. —Alex pasa los dedos por su
despeinado y descuidado cabello—. No es una excusa, ¿pero puedes
entender de dónde vengo?
Puedo. Juzgando por su expresión atormentada y la manera en que
no puede mantenerse quieto, hay más de esta historia, estoy segura. Se
hizo a sí mismo vulnerable al dejar al descubierto su corazón en el medio
de una cafetería llena de gente. Es más, le creo. Los adolescentes son
crueles, y los hombres son implacables con los demás. He visto a Buck
en acción con sus amigos. Puedo imaginar las bromas que tuvo que tomar
Alex como un novato. Para sus compañeros pudo haber sido puro
entretenimiento, pero a los dieciocho sería difícil de aceptar,
especialmente con los medios atacándolo también.
—Tiene sentido. —Empujo mi pastel con el tenedor,
cautelosamente—. No explica lo que le dijiste a Buck sobre las habituales.
—¿“Habituales”?
103

—Sí. Cuando estabas en mi lugar y Buck olvidó su billetera.


Los ojos de Alex se agrandan y el color abandona su cara. —Oh,
Pág.

Dios. Esto explica qué pasó en el bar después del juego la semana
pasada. —Deja salir una larga respiración—. No me encontraba seguro
de qué sabía Buck, o si nada en absoluto, y no hemos tenido la
oportunidad para hablar de verdad. Así que estamos claros... —Se acerca
más hasta que su rodilla toca la mía—. No hay habituales. Nunca ha
habido. No me importa si Butterson sabe qué ha pasado entre nosotros.
Tomaré encantado una patada de su parte si sales en una cita conmigo.
—Oh.
Toca mi mejilla con sus cálidos dedos. Eso inmediatamente
desconecta mi cerebro de mi cuerpo. Todo lo que quiero hacer es
inclinarme y sentir sus labios en los míos.
—¿Es “oh” un código para sí?
—Um... —Se ve genuino. Era más fácil hacer caso omiso de sus
avances cuando creía que era un jugador. Si resulta ser un mentiroso,
estaré devastada.
—Si vas a decir que no, podría preguntarle a tus pechos. Ya has
dicho que podría llevarlos a ellos en una cita, y ya les conseguí un
certificado de regalo de Victoria’s Secret. Probablemente estarían
contentos de salir conmigo. —Su sonrisa es traviesa.
Es difícil no responderle. Su sentido del humor es tan loco e
inapropiado como el mío.
—Probablemente aceptarían. —Mis pezones se aprietan a su
mención. Pechos estúpidos
—Por favor, di que sí —susurra Alex.
—Mis pechos están dispuestos; el resto de mí también irá. No estoy
tan convencida sobre ti como ellos parecen estar.
No puedo creer que esté actuando como si mis pechos tienen algo
que decir en el asunto.
—Eso es justo. —Los ojos de Alex bajan—. Estoy encantado de que
tus pechos estén convencidos de mí. Soy su admirador.
Ruedo los ojos. —Creo que el sentimiento es correspondido.
—¿Estás ocupada la noche de mañana?
—¿Mañana?
—Me marcho el miércoles por casi dos semanas. Me gustaría verte
antes de irme si estás disponible. ¿Podemos ir a cenar? Entiendo si es un
aviso con muy poca antelación.
—Puedo revisar mi calendario. —No tengo planes para la noche de
mañana. Incluso aunque tuviese, los cancelaría. Alex bebe de su
chocolate caliente mientras finjo revisar mi agenda—. Parece que estoy
libre.
104

—Genial. —Reclina su asiento, con una gran sonrisa.


Pág.

Esto no es lo que esperaba en absoluto. Asumí que Alex me diría


un montón de tonterías, y justificaría mi desprecio por los jugadores de
hockey. En lugar de eso estoy revisando mentalmente mis opciones de
ropa interior y juzgando si tengo algo apropiado para una cita. Un viaje a
Victoria’s Secret es esencial. Mis pechos quieren lucir bien. Así como el
resto de mí.

105
Pág.
¿Por qué salir con alguien es tan
difícil, maldición?
Traducido por Sofía Belikov, Pau_07 & NnancyC
Corregido por Anna Karol

Violet
Para el momento en que dejamos el café, son casi las ocho. Alex
insiste en llevarme hasta mi auto. No me opongo. A pesar de que durante
el día se oye el bullicio de los negocios, por la noche se vuelve el sitio
principal de clubes. La universidad de Illinois está a sólo unas cuantas
manzanas de distancia, haciendo que el aparcamiento pésimamente
iluminado sea el lugar de encuentro perfecto para los delincuentes. A
veces me topo con colillas de porros a medio fumar y latas de cervezas
vacías los lunes por la mañana.
Alex mantiene una mano en mi cintura mientras caminamos hacia
el coche. El contacto me hace consciente de lo mucho que me gustaría
que tocara otras partes. Tengo que recordarme que no sucederá esta
noche. Aunque mañana es una historia totalmente distinta.
Mi camioneta está aparcada en una de las pocas áreas bien
iluminadas en medio del estacionamiento.
—¿Esta cosa es segura? —pregunta Alex mientras coloco la llave
en la cerradura. Se requieren unas cuantas sacudidas antes de que se
106

abra. Los seguros automáticos dejaron de funcionar hace seis meses.


—Pasó la inspección de seguridad el año pasado.
Pág.

Toca el área oxidada en el tablero. —No puedo imaginarme cómo.


—¡Detente! ¡Lo empeorarás! —Pongo una mano sobre la parte
corroída—. Hago que lo revisen regularmente.
—¿Quién lo hace?
—Sidney conoce a un tipo. Es manejable. —Esto es, en su mayoría,
verdad. Hay un sonido metálico que mi mecánico parece no poder
identificar y algunos problemas con el eje trasero. No se me permite
llevarlo en carreteras con baches o la autopista.
Alex frunce el ceño mientras continúa inspeccionando mi vehículo.
—¿Estás segura de que es confiable?
—Sí, estoy segura.
Mi camioneta ha estado en su última etapa por un buen año. La
compré con mi propio dinero, y soy sentimental, por lo que no voy a
deshacerme de ella. Me niego ante la repetida oferta de Sidney para
comprarme un coche nuevo. Es un gasto demasiado extravagante.
—Por lo menos es grande —murmura Alex.
—Más grande no siempre es mejor. —El tanque de esta bestia no
tiene fondo.
—¿Ah, sí?
Me toma unos pocos segundos entender el doble sentido. Tal vez
piensa que estoy insultando su hombría. Considero su hombría, y lo
mucho que odio la palabra hombría. En el caso de Alex, más grande es
impresionante. El único inconveniente es lo difícil que es caminar al día
siguiente de que dicha hombría haya saqueado mi feminidad. Tengo que
cortar con las referencias históricas románticas.
—En algunos casos, más grande no es mejor. Como en este. —
Acaricio mi SUV—. Es un verdadero consumidor de gasolina. Intento
limitar mi conducción al trabajo y a la tienda de comestibles para no
arruinar el medio ambiente. Invertiría en un híbrido si no fueran tan feos
y costosos.
Alex lleva una divertida sonrisa sexy-como-el infierno mientras me
escucha divagar. Apoya una mano en el vehículo, y se está inclinando. Si
se moviera uno o dos centímetros más cerca, podría sentirse como si
estuviera pensando besarme. Quiero que me bese. Mi cerebro ha dejado
de funcionar, y continúo con el balbuceo sin sentido.
—En cuanto a ti —señalo en dirección a su ingle—, más grande es
una especie de mejor. Quiero decir, enorme es agradable, también. Tienes
enorme bien cubierto. Me gusta. —Me muerdo el labio para detener las
palabras.
—¿Así que lo que estás diciendo es que más grande no es más que
una especie de mejor en mi caso?
107

—¿Qué? No, no. Es fantástico, duro en el... —Hago un gesto a mi


entrepierna. Maldita sea. Estoy haciendo que suene mal. No quiero
Pág.

ofenderlo—. Estoy segura de que podría acostumbrarme a él después de


un tiempo... con un poco de práctica.
—Soy bueno en la práctica.
Se acerca. Huele a chocolate y madera de sándalo o con lo que sea
que lave su caliente y firme cuerpo. Lleva unos de esos gorritos tejidos,
como una gorra de esquí, con un logotipo de una banda en él. The
Tragically Hip, tal vez. Su cabello ha crecido en el último mes, se enrosca
alrededor de los bordes. Quiero presionar mis labios contra los suyos y
tocar esas hebras errantes. Él. Yo. Lo quiero.
—¿Puedo besarte? —Su palma está en mi mejilla, sus dedos se
deslizan en mi cabello—. Quisiera besarte. Si eso está bien.
Y lee mentes, también. —Está bien.
Se encuentra a un centímetro de mis labios. —He estado muriendo
por probarte desde…
Espero a que termine su oración o sigua adelante y me bese ya.
Espera, ¿dijo probar? Infiernos, voy a dejar que me devore.
Traza mi labio inferior con su pulgar. Sus dedos están fríos. Me
estremezco e inhalo una respiración asmática. Nuestros ojos se bloquean.
No puedo apartar la mirada.
Hago esa cosa extraña que la gente hace cuando alguien con quien
quieren follar coloca uno de sus dedos, a excepción de los dedos del pie,
cerca de su boca. Dejo que mi lengua se asome y saboree su piel. Es
delicioso, probablemente gracias al residuo de la bebida de chocolate con
azúcar en la que lo metió antes. Tengo la tentación de morderlo. Así que
lo hago.
Murmura una maldición. Entonces el pulgar se ha ido y su boca
está en la mía. Nuestros cuerpos están al ras, me presiona fuertemente
en el marco de mi pedazo de mierda. Si no llevara un abrigo de lana
gruesa, podría ser capaz de sentir si está duro o no.
Ladea mi cabeza y chupa mi labio inferior. El beso se hace más
profundo y frenético. Bueno, estoy desesperada. Agarro su cabello, pero
su gorro está en el camino y mis dedos se congelan, cortesía del frío a
mediados de marzo. Es muy molesto e incómodo.
Mientras tanto, Alex se convirtió en el MacGyver de las chaquetas.
Se las arregla para desabrochar dos botones. Ahora puedo sentirlo y él a
mí. Abuso sexualmente de sus labios con mi lengua y descaradamente
me restriego en su contra, follándolo con ropa, con todo lo que tengo.
Es fabuloso hasta que alguien grita—: ¡Wuju! ¡Dáselo bien!
Nuestras bocas follando se detienen de inmediato. Alex se gira para
enfrentar al aspirante a voyeur. Tomando una postura protectora, me
bloquea de la vista. Me escondo detrás de su chaqueta para tener
cobertura extra. Follar en público con ropa no es algo por lo que quiero
108

ser reconocida.
Me asomo alrededor de su hombro. Dos chicos, tal vez un año o
Pág.

dos más jóvenes que yo, están de pie a no más de tres metros de
distancia.
—¿Qué dijiste? —Su voz es extrañamente tranquila.
Uno de ellos pierde lo engreído. Codea al otro en las costillas.
Supongo que esto puede tener algo que ver con ellos siendo flacos y torpes
y Alex amplio y enojado. El amigo del chico nervioso no recibe la indirecta.
En su lugar, levanta la mano como si estuviera esperando un choque de
manos.
—Difunde el amor, hombre. —Debe estar borracho. Es la única
explicación para su nivel de estupidez.
—Uh, Gene, es mejor irnos. —El chico flaco mira a Alex
nerviosamente.
—Espera. —Gene sostiene un dedo en la cara de su amigo mucho
más inteligente—. No puede ser. ¡De ninguna manera! —Mira de reojo y
empuja sus gafas de montura negra sobre su nariz—. Oh, amigo,
totalmente lo es. ¡Alex Waters!
Para futuras oportunidades, alguien de la Liga Nacional de Hockey
no debería pasar el rato cerca de universidades.
—¿No tienes otro lugar en donde estar? —La irritación de Alex es
evidente.
—Lo… lo siento. —El tipo que no es un idiota arrastra lejos a Gene.
Una vez que se van, Alex mete las manos en los bolsillos y se gira
hacia mí. —Lo siento. No quería dejarme llevar. Es sólo... que ha pasado
un tiempo desde que te vi, y sabes muy bien, y me dan ganas... sí, de
todos modos... lo siento.
—Oh, eh... está bien. —Agito mi mano como si no fuera gran cosa.
Disfruté el roce tanto como él. Tal vez más.
—¿Así que todavía nos veremos mañana por la noche?
La pregunta me confunde al principio. No es como si fuera su culpa
que un par de niños borrachos pasaran mientras nos besábamos. Contra
el costado de mi camioneta.
Alex se precipita. —Por favor, no cambies de opinión sobre mí.
Prometo que seré un perfecto caballero.
Nunca pasó por mi mente, ni siquiera por medio segundo, cancelar
repentinamente la cita. —No lo haré, siempre y cuando acabes con esa
mierda del perfecto caballero. Eso es un motivo de ruptura. Mis pechos
no lo tolerarían.
—Me encantan tus pechos, son tan divertidos. —Su sonrisa es
moja-bragas—. ¿Las recogeré a las siete?
Somos tan raros. Me gusta. —A las siete es genial.
109

—Perfecto.
—Perfecto. —Le devuelvo la sonrisa. Estaré contando las horas
Pág.

hasta que podamos reanudar nuestra sesión de besuqueo.


—Debería dejarte ir a casa.
Alex mantiene mi puerta abierta mientras subo. Si hubiera estado
pensando, la hubiera encendido mientras nos besábamos. Sin embargo,
eso podría haber dado lugar a una invitación al asiento trasero, donde
demostraría lo mejor que es más grande. Esos chicos ebrios hubieran
conseguido el espectáculo gratuito de su vida.
Enciendo el motor. Alex espera pacientemente en el congelante frío
a que baje manualmente la ventana.
—Gracias por el latte y la torta.
—En cualquier momento.
Me muevo más cerca y lo beso en la mejilla, justo donde vive su
hoyuelo. Éste sale ante la invitación, y si no estuviera tan oscuro, juraría
que se sonrojó. Es tan dulce como el postre que comí en la cafetería. —
Hasta mañana.
—Lo espero con ansias.
La camioneta hace un chirrido horrible cuando muevo la caja de
cambios. Debería llevarla a revisar.
Más tarde, Alex me envía un lindo texto para asegurarse de que mi
SUV no ha explotado dejándome varada en medio de la carretera.
Después de cuarenta y cinco minutos de mensajes de texto, le digo
buenas noches y apago mi teléfono, de lo contrario estaré tentada de
enviarle mensajes toda la noche. Si voy a salir con él mañana, tengo
trabajo que hacer. Por trabajo, me refiero a rasurar al castor.
Ha pasado un mes desde que visité a mi depiladora. Actualmente
estoy a la altura del apodo peludo por debajo del cinturón. Debo
devolverlo a su estado mayormente desnudo en caso de que Alex desee
acariciarlo, o besarlo, o enterrar su madera en él.
Revuelvo mi gabinete de baño buscando mi kit de depilación con
cera. Por lo general, sólo lo utilizo en mis piernas, pero esto constituye
una emergencia. La cita es de último minuto como para programar una
cita de depilación con cera.
La caliento en el microondas. Dado que estoy acostumbrada a
ponerla en mis piernas en lugar de en mis partes de chica, no sé cómo de
malditamente caliente tiene que estar. Tengo que esperar veinte minutos
para que se enfríe, y poder trabajar en arrancar el pelaje del castor sin
quemarme.
Imito las acciones de mi depiladora, me acuesto en la alfombrilla,
aplico la cera, y doy un firme y rápido tirón. Duele como un hijo de puta.
Normalmente mi depiladora deja un pequeño triángulo que recorto
110

cada semana, excepto que ahora está todo raro, así que me veo obligada
a rasgar eso también. En la franja final, lo arruino y repito el mismo lugar,
lo que resulta en una mancha de color púrpura moteada. Parece como si
Pág.

le hubiera dado un puñetazo al castor. Veredicto: Rasurar al castor es


peligroso.
El café es mi mejor amigo por la mañana. Dormí como la mierda,
demasiado ansiosa e irritada debido a mi entusiasmo por la inminente
cita. Recluto a Charlene para que venga conmigo a Victoria’s Secret en el
almuerzo. No planeo tener sexo con Alex de nuevo. Simplemente quiero
estar preparada con un nuevo sujetador y bragas a juego en caso de que
una loca tormenta de viento vuele toda mi ropa.
Charlene se dirige a los ligueros y corsés. Me niego a comprar
cualquier cosa que requiera extrañas cosas atrevidas o que deba atarse
con cordones. Necesito algo fácil. Dependiendo de lo mucho que haya en
la tarjeta de regalo, podría derrochar y comprar un nuevo par de pijamas,
algo más maduro que el Hombre Araña.
Pierdo veinte minutos del tiempo de las compras debatiendo sobre
los méritos del acolchado adicional con Charlene. Es publicidad
engañosa. Alex ya está familiarizado con mis pechos, así que ¿por qué
fingir que han crecido desde la última vez que los vio? Me decido por un
sujetador de color rojo con acolchado mínimo y bragas con volantes a
juego.
En mi camino a la caja registradora, tomo un pequeño y lindo
conjunto para dormir. Charlene no lo aprueba. Argumento que no todo
lo que compre tiene que ser sexy.
La cajera registra mis compras. Son más de cien dólares, lo que
parece excesivo para unos trozos de encaje. Le doy la tarjeta de regalo,
con la esperanza de que cubra la mayor parte.
—Usted tiene ochocientos setenta y nueve dólares con cuarenta y
tres centavos restantes en su tarjeta. —La sostiene hacia mí y espera que
la tome.
—¿Perdón?
Lo repite para sí misma y me muestra el recibo con la balanza.
Charlene lo agarra. —¿Alex te dio una tarjeta de regalo de mil
dólares para Victoria’s Secret?
—Um, eh...
—Está loco por ti.
111

—Corrección. —Arrebato el recibo y la bolsa de la cajera, cuya


sonrisa no ha vacilado. Se ve como si estuviera hecha de plástico—. Está
Pág.

loco por mis pechos. Los invitó a salir en una cita, no a mí.
—Eres tan extraña, Violet.
Me encojo de hombros. Tiene razón.
El resto del día transcurre en una neblina distraída. A las cinco
salgo corriendo de la oficina. Necesito elegir un vestido para
complementar mis nuevas compras.
El coche de mamá está en el camino de entrada cuando llego a
casa. Tengo la esperanza de poder evitarla. Aún no le he dicho que estoy
saliendo con Alex, y no estoy interesada en su consejo. Me ha estado
preguntando acerca de él últimamente, en referencia a los regalos y las
flores. Me vuelve loca. La bolsa de Victoria’s Secret encaja debajo de mi
abrigo, así que la meto de contrabando y voy corriendo al baño para
prepararme.
Cuando estoy vistiéndome, oigo a mi mamá. Reviso mi teléfono,
faltan cinco minutos para las siete. Estar lista me ha tomado más tiempo
de lo que esperaba. El delineador líquido no es fácil de aplicar.
Me lanzo fuera del baño, con la esperanza de deshacerme de ella
antes de la llegada de Alex. Si no hubiera estado tan cachonda cuando
me invitó a salir, hubiera sugerido encontrarme con él en el restaurante
y no dejar que me recogiera. Llevo tacones, comprometiendo mi, ya
cuestionable, coordinación. Al rodear la esquina, derrapo en la dura
madera y pierdo el equilibrio aterrizando sobre mi trasero en el medio de
la sala de estar. No sería tan malo si Alex no estuviera de pie en mi cocina
para presenciar la humillante exhibición.
Salto y le resto importancia a la caída mientras se apresura a
ayudarme.
—¿Estás bien? —Pasa las manos por mis brazos, en busca de
heridas.
Aparte de mi culo y mi ego, estoy bien.
—¡Es una buena cosa que Violet sea tan voluptuosa! ¡El acolchado
extra viene muy bien!
Cierro los ojos y tomo una respiración profunda, deseando que mis
manos se queden a mis costados y no se envuelvan alrededor de su
garganta. Es un milagro que no tenga problemas psicológicos más
profundos. —Gracias, mamá. —Agarro mi bolso y el brazo de Alex—.
Deberíamos irnos.
112

Estoy segura de que puedo atravesar esta superficie en particular


sin caer de nuevo. Aferrarme al bien definido antebrazo de Alex
Pág.

definitivamente ayuda.
—¿No quieres ver lo que te trajo Alex? ¡Es un muñeco! —Mi mamá
hace mímicas agitadas con las manos entre Alex y las flores.
El ramo es aún más extravagante que el que envío previamente.
Estoy desgarrada. No quiero que piense que no me gustan o no las
aprecio. También tengo que correr lo más lejos posible de mi madre. Si
se le da la oportunidad de una mayor mortificación, va a sacar mis trofeos
de la escuela secundaria de matematleta. Cojo el ramo y doy una
aspiración rápida.
—Son hermosas. Gracias. —Sonríe brillantemente como un
reflector ante el cumplido.
—¿Puedes poner éstas en agua, por favor? —le pregunto a mi
mamá.
—¿No quieres invitarle un trago a Alex? Sidney está haciéndome
un Manhattan. ¡Es hora de cócteles!
Su cálida respuesta anula mi maliciosa respuesta. —Gracias por la
invitación, pero tenemos reservaciones para la cena. Tal vez en otro
momento.
—¡Oh! ¡Por supuesto! Que se diviertan. ¡Estoy segura que Sidney
estará más que feliz de tenerme todo para él esta noche!
—¡De acuerdo, bueno, no queremos llegar tarde! —Jalo la manga
de Alex, rogando que mi madre no diga nada más para aumentar mi
humillación. Esto es exactamente porque necesito mudarme a un
apartamento lejos de ella.
Alex me ayuda a ponerme el saco y mi madre nos dice adiós con la
mano.
—Lo siento por ella —digo mientras recorro el camino de entrada.
Está congelado, así que sostengo su brazo—. Las presentaciones de
padres no se suponían que sucedieran hasta la cita cincuenta y siete o
algo así.
—No te preocupes. Creo que le gusto.
—Es bochornosa.
—¿No lo son todos los padres?
Abre la puerta del pasajero y me ayuda a subir. Me siento como
una idiota. Aquí estoy, un mujer madura, todavía viviendo en la casa de
la piscina de mis padres. Otro motivo por el que debería haber sugerido
encontrarlo en el restaurante. Pone el auto en marcha y nos dirigimos al
centro de la ciudad.
—¿Estás bien? Esa caída pareció dolorosa. —Coloca la palma de su
mano en mi nuca.
113

—Mi gigante culo amortiguó la caída.


—Sucede que me gusta tu culo… casi tanto como me gustan tus
Pág.

otros atributos.
—Hablando de eso, el certificado de regalo para Victoria´s Secret es
excesivo.
—¿Lo usaste?
—Tal vez, pe…
—¿Qué conseguiste? —Sus ojos se dirigen a mi pecho. El cual está
cubierto con mi chaqueta—. ¿Gastaste todo?
—¿Quieres saber si compré algo para mis tetas?
—Tal vez. ¿Compraste algo? —Golpetea el volante con su dedo.
—Tal vez.
Tararea y asiente, una vez más su atención en la carretera.
No toma mucho tiempo llegar a nuestro destino, lo cual es bueno
porque discutir de compras de lencería me pone nerviosa por lo que
podría suceder después. Alex gira en el estacionamiento de un
restaurante pomposo y estaciona en un lugar cerca de la puerta. —Si
compraste algo para tus tetas, no espero verlo esta noche.
—¿No quieres verlo?
Acaricia mi nuca con su pulgar. —No dije eso. No tengo ninguna
expectativa más allá de la cena. Me doy cuenta de que la tarjeta de regalo
hace dar la impresión de que lo espero.
Es por eso que me gusta. Bueno, una de las razones. Me acerco.
Alex imita el movimiento hasta que nuestros labios están a menos de un
centímetro de distancia.
—¿Qué estás esperando?
Reduce el espacio. No estoy interesada en besos castos. Tengo que
sentarme frente a él durante la cena. Podríamos estar en el restaurante
por horas. No se ve como la clase de lugar donde podamos escabullirnos
al baño para un rapidito. No es que lo considere como una opción. Ya que
el sexo no es una expectativa, de repente quiero que lo sea. Agarro la
parte delantera de su chaqueta y la jalo hasta acercarlo. Tal vez así es
cómo la psicología inversa se suponía que funcionara.
Con un gruñido bajo, me libera. —Tanto como me gustaría que esto
continúe, llegaremos tarde para nuestra reservación si seguimos aquí por
más tiempo.
Viene por un último beso. Estoy muy interesada en este asunto del
cortejo. Si la cena va bien, siempre podemos retomar donde lo dejamos.
Alex es muy caballeroso. Abre la puerta y me ayuda a quitarme el
saco una vez dentro del restaurante. —Te ves preciosa. Me encanta este
vestido.
Es rojo y apretado con un escote bajo. Charlene me hizo comprarlo
114

el verano pasado. Nunca tuve una razón para usarlo hasta ahora.
Alex se quita la chaqueta. Se ve sofisticado y sexy en su camisa de
Pág.

vestir negra abrochada y pantalones gris oscuro. Su corbata combina con


mi vestido. Casi como si lo hubiéramos planeado.
El maître nos lleva a una mesa privada en un pequeño cuarto, lejos
de los otros comensales. Alex me pasa la lista de vinos una vez que nos
sentamos.
—No hay ningún precio —susurro después de que el camarero llena
de agua nuestras copas.
—Sólo elige lo que te guste. —Su sonrisa hace que la fuente del
castor se encienda. Mejor no empapo mis malditas bragas.
Elijo tinto. No me gusta tanto como el blanco, así que beberé más
lento. El vino tiende a golpearme duro y rápido, y no quiero actuar como
una tonta en un restaurante lindo. Bares y juegos de hockey son una
historia totalmente diferente.
No hay precios en mi menú de cena, tampoco. Tengo la sensación
de que es a propósito. Ordeno medallón de lomo envuelto en tocino,
termino medio. No hay nada mejor que un corte agradable de carne
abrazado a un producto porcino. Optó por una ensalada verde en lugar
de una César para evitar el aliento a ajo. Alex ordena mariscos-no-sé-
qué, y luego estamos solos.
Tomando mi mano en la suya, la levanta a sus labios. Es gracioso
cómo puede ser tan suave a veces y otras dar tropezones aquí y allá como
yo. —Estoy contento de que estés aquí.
—Yo también.
—No pensé que alguna vez conseguiría que aceptaras salir en una
cita conmigo.
—Yo tampoco.
Se ríe.
Cuando el camarero trae mi ensalada y su sopa, Alex coloca su silla
más cerca para quedar a mi lado, como en la cafetería.
—Desearía no tener que irme de nuevo mañana.
—¿Te irás por un par de semanas?
—Tenemos una serie de seis juegos. Por lo general, los períodos
largos no son tan cercanos. Los juegos están extendidos, así que estamos
en la carretera por más tiempo del que me gustaría.
—Habitualmente solo juegas un par de juegos como visitantes a la
vez, ¿verdad? En realidad nunca he prestado mucha atención al itinerario
de Buck. Aparece en mi sofá un par de veces al mes para jugar Xbox y
comer mi comida. Últimamente, me he vuelto más familiar sobre contra
quién y cuándo está jugando.
115

—La mayor parte del tiempo. Hay un par de períodos largos en cada
temporada, y tenemos algunos juegos difíciles viniendo contra equipos
Pág.

sólidos.
—Sidney ha estado en el teléfono con Buck últimamente,
discutiendo estrategias.
—Ustedes dos parecen llevarse bastante bien. —Hay algo en la
forma en que lo dice… casi como si estuviera celoso, lo que parece tonto.
—¿Te refieres a Buck? Supongo. Tiene una vida muy ocupada.
Mayormente se detiene si necesita una comida. Tiene a sus putas del
hockey para llenar su tiempo.
—¿Putas del hockey? —Alex sonríe inquisitivamente, pero sus ojos
se ven preocupados.
—Ya sabes, conejitas del hockey.
Sus hoyuelos permanecen, pero el tic debajo de su ojo izquierdo
revela su inquietud.
Por suerte, nuestra cena llega y me pongo a comer, feliz de
abandonar el tema. Mi filete se corta como mantequilla y sabe incluso
mejor. Entre mordiscos decadentes, le pregunto a Alex sobre Canadá.
—Crecí en una ciudad llamada Guelph. Está en Ontario.
—Es un nombre interesante para una ciudad. —Suena como un
personaje de una novela de Tolkien.
—Está a una hora de Toronto.
Asiento como si la localización geográfica ayudara a situar el
nombre.
—¿Alguna vez has estado en Canadá?
Sacudo la cabeza, incapaz de responder mientras estoy
masticando.
—Deberías venir cuando juguemos en Toronto la próxima vez. Te
llevaré a Guelph. Te encantará.
Mi estómago da una voltereta. Estamos a mitad de la cena y ya me
está invitando a futuros juegos. Sólo soy capaz de asistir a los juegos
locales porque la compañía de Sidney paga los vuelos y el alojamiento,
pero el pensamiento es lindo.
La conversación con Alex es cómoda. Mi vida no es ni de cerca tan
excitante como la suya, pero se interesa en cada palabra como si fuera la
única con la vida de alto perfil, no él.
Comparte cuán difícil es estar lejos de casa todo el tiempo y cómo
eso dificulta las relaciones. No estoy segura si es su forma de decirme
que esto es algo casual. Tampoco tengo las agallas para preguntarle.
Cuando ordena el postre, traen dos cucharas. Solo usamos una.
Es tarde para el momento en que terminamos. Caballeroso como
116

siempre, Alex me ayuda a ponerme el abrigo en la puerta. Levanta mi


cabello y roza con sus labios mi cuello.
Pág.

Tan pronto estoy segura dentro del auto, mis palmas comienzan a
sudar. Tengo el impulso de salir huyendo o arrojarme encima de él.
Ninguna parece una buena opción. La última es mejor que la primera.
Alex se desliza en el asiento del conductor y se gira hacia mí. —Mi
vuelo no sale hasta mañana por la tarde. Si quieres, puedes venir a mi
casa.
—¿Tu casa?
—O puedo llevarte a la tuya, si lo prefieres.
—No quiero ir a mi casa.
—¿No?
Sacudo la cabeza.
—Bueno. Particularmente no quiero llevarte a tu casa, tampoco. —
Su voz se vuelve más baja.
Dejo de respirar y espero que me bese mientras se inclina. No me
decepciona.
Ninguno de nosotros tiene puesto el cinturón de seguridad, así que
nos encontramos a la mitad de la consola y comenzamos a besuquearnos.
Vamos de besarnos a follarnos con la boca casi en un instante. Tengo el
sentimiento distintivo de que Alex puede muy bien llegar a ver mi compra
de Victoria’s Secret incluso sin un maldito huracán.

117
Pág.
Definitivamente quiero hacerle
a Violet esto de nuevo
Traducido por Amélie.
Corregido por Daniela Agrafojo

Alex
Violet sabe como a chocolate y a vino. Sus labios son suaves, y hace
esta cosa con la lengua… ahí va de nuevo. Me recuerdo que estamos en
mi auto, en un estacionamiento; no es un buen sitio para desnudarla.
Violet rompe el beso. —Um, hola. —Su mano está en mi pecho, su
rostro sonrojado. Estoy casi fuera de mi asiento, montado sobre ella.
—Mierda. Lo siento. Sabes muy bien. —Porque esa es una excusa
para saltar sobre ella en mi auto.
Se lame los labios. —Gracias. Tú también.
Me reacomodo, y pongo el auto en marcha. —Déjame mostrarte en
dónde vivo.
En los últimos cinco años, tuve un puñado de citas en las que
estuve lo suficientemente interesado como para salir una segunda vez.
De esas, muy pocas llegaron a la tercera cita. Menos pasaron por mi
puerta. Mientras puede que aparezca en los tabloides con frecuencia,
prefiero la privacidad en mi vida personal. Me dirijo a las afueras de la
ciudad.
118

—Dijiste que no tenías una guarida —dice Violet mientras giro en


la calzada. La casa está casi completamente oculta por una curva en la
Pág.

entrada.
Me río. —No la tengo. Lo prometo.
—Mejor que no. No me gustan las guaridas. —La casa está a la
vista—. Oh guau. Esto definitivamente no es una guarida.
Me detengo en el garaje para cuatro coches donde almaceno mis
juguetes. Hay un Torino Fastback pintado de un llamativo color naranja
con rayas negras, una lancha rápida, dos motos de agua, y un par de
cuatrimotos.
—Tienes muchas cosas con motores.
—Esto es solo lo que guardo aquí. Tengo una propiedad frente al
lago a una hora de distancia y una cabaña en Ontario con más juguetes
acuáticos. Es donde paso mi tiempo en la temporada baja.
—Sidney tiene una cabaña. Siempre las imagino del tipo
deteriorado, como una choza o algo así. La suya es más como una casa
en un lago.
—¿Vas alguna vez? —Quizás las fotos de facebook de Butterson
vinieron de unas vacaciones allí.
—Tratamos de viajar una vez cada verano. No soy muy buena en
los deportes acuáticos.
—El esquí acuático no es difícil. Seguro que yo podría enseñarte.
Violet bufa. —Sí. Apenas puedo arreglármelas con el yoga, ¿y
quieres atar tablas a mis pies y arrastrarme a través del agua?
—Lo haces sonar peligroso.
—Todos los deportes son peligrosos. Especialmente el hockey.
Una vez dentro, cuelgo su abrigo. Su vestido me está matando. Es
una de esas cosas envueltas con un lazo en la cintura. Trato de no mirar;
hace que sus tetas se vean fantásticas. No quiero que piense que la única
razón por la que la invité es por sexo. No he pasado el último mes tratando
de conseguir que saliera conmigo para meter la pata. Sin embargo, puedo
apreciar su impresionante escote.
Para evitar saltar sobre ella inmediatamente, le doy un recorrido
por mi casa. No la llevo al segundo piso, ya que mi habitación sería un
mal lugar para terminar en este momento. Le muestro la planta principal,
luego la sala de juegos en el sótano. Está tan lejos de mi dormitorio como
podemos ir.
—Eres tan chico. —Violet bufa y ríe a la vez, cubriéndose la boca
con la mano.
Tal vez la pantalla plana de ochenta pulgadas, sillones estilo cine,
consolas de videojuegos y sillas acompañantes son demasiado. —No
119

tengo mucho tiempo libre, pero cuando lo tengo, me gusta jugar.


—No me estoy burlando. Esto es genial. Buck estaría en el cielo
Pág.

aquí. Igual que Sidney. —Violet chequea mi pared de trofeos.


Espero que no me hagan ver arrogante. He trabajado duro por ellos;
estoy orgulloso de mis logros. Mis trofeos de patinaje, tengo un montón
de esos también, están en la casa de mi madre, en el dormitorio de mi
infancia.
—No tienes que mirar esos.
Me quedo detrás de su cuerpo, admirando su culo. Es realmente
agradable. Suave. Afelpado. Bueno para agarrar. Me gustaría sentir esa
curva contra mi polla de nuevo. Más tarde. Tal vez.
Violet se da la vuelta, su tono es bromista. —Sí, estoy segura de
que tienes todos estos aquí para que la gente los ignore.
—Van bien con la habitación, ¿no?
—Son impresionantes. Yo sólo he ganado la cinta de participación
en el día de pista y campo. Si tuviera estos, me gustaría destacarlos con
una flecha de neón parpadeante. En mi opinión personal, estás
subestimando tu genialidad.
—¿No crees que el neón parpadeante es demasiado evidente?
—Ni siquiera un poco. —Explora la habitación, deteniéndose en los
carteles colgados en la pared—. ¡Guau! Mira todos esos anuncios. Ohhh.
Incluso has hecho uno para la cafetería Tim Horton’s. Terminé esa lata
como en una semana.
—Debo lucir como un narcisista, ¿eh? —Froto mi nuca, más
incómodo acerca de éstos que de los trofeos.
Mira por encima de su hombro. —¿Hay alguno de estos colgado en
tu habitación?
—Uh. No.
—¿Ni siquiera el anuncio de la leche?
Sonrío. —Ni siquiera el anuncio de la leche.
—Entonces no eres un narcisista por lo que puedo decir. Por cierto,
si resulta que tienes una copia del anuncio de la leche por ahí y no estás
seguro de qué hacer con él, estaría feliz de quitártelo de las manos.
—Podría ser capaz de conseguir una copia.
Gesticula hacia los carteles. —¿Tienes que hacer un montón de
éstos?
—Depende de la temporada. Lo estamos haciendo bien este año,
por lo que hay más demanda. Son buenos para la exposición. He tenido
un poco de interés por parte de algunas grandes campañas
recientemente, así que ya veremos qué pasa.
—¿Qué tipo de campañas?
120

—Compañías de deportes. Es algo hacia lo que he estado


trabajando.
Pág.

—Espero que lo consigas, entonces. —Se aleja de los carteles—.


¡Tienes una mesa de hockey aéreo! Sidney tiene una. Buck la utiliza para
intentar molestarme todo el tiempo. —Aplaude con entusiasmo—.
¡Vamos a jugar!
—Nadie juega hockey aéreo aquí sin poner algo en juego.
—¿Quieres decir una apuesta? Voy a advertirte, soy buena. —Violet
golpetea el borde de la mesa con sus dedos—. Le gano a Buck todo el
tiempo.
Suprimo una sonrisa. —¿Ah, sí? En ese caso, si gano, vuelves a
salir conmigo después de esta serie de partidos como visitante.
Eso está lejos de ser justo; no hay manera de que Violet vaya a
ganar. Pero quiero algo más allá de la gloria de vencer a una mujer que
lee durante los partidos de hockey y se refiere al banco de castigo como
la “cosa con la caja del tiempo de espera”.
Violet se sonroja. —Y si yo gano, llevaré el auto genial en tu garaje
a un paseo.
Al principio, creo que está bromeando. Violet no tiene idea de lo
que vale mi coche o el tiempo y la energía que pasé para tenerlo
cuidadosamente restaurado. No estoy preocupado. Voy a limpiar el suelo
con el culo de Violet. Bueno, me gustaría hacerle algo a su culo, tal vez
mientras está en el suelo. En el contexto del juego, voy a ganar.
—Hecho. —Extiendo el brazo a través de la mesa para darle la
mano.
La sonrisa de Violet es pura inocencia calculada mientras desliza
su mano en la mía y tira, halándome hacia adelante de forma inesperada.
Su sonrisa se convierte en una mueca de desprecio, entrecerrando los
ojos con algo parecido a la malicia.
—Prepárate para recoger tus bolas del suelo, Waters.
—Eso crees, ¿eh?
Esto va a ser divertido. Me quito la corbata y la arrojo a la silla de
la esquina. Luego me desabrocho la camisa y me la quito.
—¿Es esto hockey aéreo nudista? —Sus ojos caen a mi pecho.
Todas las distracciones son buenas distracciones si trabajan a mi favor.
—No. Sólo estoy poniéndome cómodo. —Mi camiseta es menos
restrictiva que una abotonada.
Violet se prepara. La profunda V de su vestido se desliza
ligeramente, y el oleaje voluptuoso de su pecho se presiona para crear un
increíble escote. Me encantaría follar sus tetas; maldición, ahora yo estoy
distraído.
121

Mi naturaleza competitiva sale, y prácticamente gruño—: Prepárate


para ser azotada, cariño.
Pág.

Su cuello se enrojece. —Buen intento. Eso no está en la mesa.


—¿No lo crees? Podría ponerte sobre la mesa. —Meneo mis cejas
sugestivamente.
Violet se burla. —Revisa tu ego, capitán.
Al principio, lo hago fácil para ella y la dejo creer que va a ganar.
Rápidamente se hace evidente que Violet es mucho más experta en este
juego de lo que asumí. Anota dos goles en los primeros dos minutos,
puntuando cada uno con un ¡Toma eso!
—Dos de tres. —Meto el disco por su portería y sonrío con
condescendencia.
—Si sientes la necesidad de ser derrotado dos veces.
—Vas a caer, bebé.
—Si eso era lo que querías —el disco rebota contra el lado de la
mesa y se dirige hacia mi portería—, deberías haberlo puesto sobre la
mesa.
Empuja el interior de su mejilla con su lengua. La imagen de los
labios de Violet envueltos alrededor de mi polla, su cálida y húmeda
lengua moviéndose alrededor de la cabeza desvía mi atención del juego.
—¡Toma eso! —grita.
Parpadeo, confundido. ¡Maldición! Volvió a marcar. Derribó mi
juego con referencias de mamadas, haciendo imposible que recuperara el
triunfo. Violet salta, alzando el puño al aire, sus tetas balanceándose.
Aunque estoy irritado porque me haya derrotado, injustamente, todavía
es entretenida de mirar.
—¡Soy. Impresionante! —Apoya una mano en su cadera—.
Obviamente no quieres otra cita si vas a jugar como una niña.
—Disfruta el triunfo, nena. No pasará de nuevo.
Elevo mi juego durante la segunda ronda. Entre más fuerte lo
intento, más duro lo intenta ella. Es buena. Mejor que buena. Yo podría
incluso perder. Tendrá que salir conmigo de nuevo para conducir mi
auto, así que supongo que gano de todas maneras.
—¡De rodillas, hijo del puto disco! —grita cuando anota el gol
ganador. Agarra el disco y lo besa. Con una gran sonrisa lo restriega por
sus senos.
No puedo creer que me ganara. Una vez más. Sus mejillas están
sonrojadas y su respiración es jadeante. Incluso estoy sudando.
—Quiero una revancha. —Doy un paso a un lado, rodeando la
mesa.
—Eres un mal perdedor. —Violet se mueve en la dirección
opuesta—. Gané de forma justa.
122

—Aun así quiero salir contigo de nuevo cuando vuelva a casa. —


Doy otro paso hacia ella y retrocede.
Pág.

—No ganaste. —Se desplaza a la derecha, preparándose para huir.


Finjo que voy a la derecha y voy a la izquierda, reflejando su
movimiento. Soy más rápido y más ágil. Pudo haberme derrotado en mí
hockey aéreo, pero no puede correr más rápido que yo. Grita cuando la
agarro por la cintura y la tiro contra mí.
—Lo sé. —Mi palma se desliza a lo largo de su caja torácica—. Pero
hiciste trampa.
—¡No lo hice!
—Este vestido es una gran distracción. —Rozo su clavícula y sigo
la V de la línea de su busto con mi dedo.
Bajo la cabeza y presiono mis labios en su cuello. Chupando
ligeramente, dejo un rastro de besos desde su mandíbula a sus labios.
—No hice trampa.
—Discutible. —Mis labios se ciernen sobre los de ella—. Acepto un
beso de la victoria en lugar de una revancha.
—Todavía conduciré tu coche.
—Si eres buena con la palanca, seguro.
—Soy muy buena con la palanca.
—No estoy hablando de la que está en mis pantalones.
Su jadeo indignado se convierte en un suspiro cuando nuestros
labios se encuentran. Las manos de Violet se mueven hacia arriba por
mis brazos y sus uñas se clavan en mis hombros.
Acunando su culo, la levanto sobre la mesa, y luego apago el aire.
Su vestido se sube por sus muslos cuando me meto entre ellos y
engancha una pierna por encima de mi cadera. Sigo recordándome no
tener expectativas para esta noche. No lo hago. Lo que espero y lo que me
gustaría hacer son dos cosas muy diferentes.
Sostengo su suave cuerpo contra mí, extendiendo mi mano entre
sus hombros. —Dime si me estoy moviendo demasiado rápido.
—Vas bien —dice, metiendo sus dedos en mi cabello.
Beso un camino hacia el escote de su vestido. Su talón se clava en
mi culo mientras muerdo su clavícula. Violet jadea. Empujo la tela de su
vestido a un lado. Satén rojo y una capa de encaje nunca se vieron tan
bien en un par de tetas perfectamente deliciosas. Las acuno y aprieto,
profundizando la línea del escote para poder enterrar mi cara entre ellas.
—Me encantan tus tetas.
—A ellas también les gustas.
Bajo el satén y el encaje hasta que se asoma su pequeño pezón
sonrosado. Lo rodeo con el dedo, antes de cubrirlo con mi boca.
123

—Santo infierno. —Los dedos de Violet se aprietan en mi cabello,


sosteniéndome como rehén—. ¿Por qué es tu boca tan mágica?
Pág.

La pregunta parece retórica, así que sigo chupando, besando y


mordisqueando. Sus piernas se tensan alrededor de mi cintura y
desplaza sus caderas, moviéndose contra mí, buscando su propio alivio.
Enlazo mi dedo en el lazo de su cintura. Un tirón y sabré si está
usando ropa interior que coincida con su sujetador.
Busco permiso para continuar. —¿Puedo?
—Por supuesto.
El lazo se suelta, un lado de su vestido se abre. No es tan
trascendental como esperaba. Hay un segundo lazo en el interior, lo que
impide una revelación completa.
—¿Escogiste el color para mí? —Beso mi camino hacia su seno
abandonado, rodando su pezón entre mis dedos.
—¿Te gusta? —Violet empuja su pecho hacia fuera, sus palabras
un gemido entrecortado.
—Oh, me gusta. En serio, no puedo conseguir suficiente.
Me muevo entre sus tetas hasta que los brazos de Violet comienzan
a temblar y cae sobre sus codos. Estamos jadeando, frotándonos uno
contra el otro, añadiendo fricción para mi solitaria polla. Sus jadeos y
suspiros silenciosos crecen progresivamente hasta que toma una áspera
respiración.
—Oh Dios. ¿Alex?… Yo-yo-yo… —Suena confundida, tal vez un
poco desesperada—. No hay manera…
Nunca llego a preguntar qué está pasando. Se hace evidente, de
todos modos. Violet tiembla, sus ojos cerrados, labios separándose en un
gemido sexy. Su cuerpo se afloja, y sus piernas caen de mi cintura.
—¿Te viniste en mi mesa de hockey aéreo?
—Ajá.
—¿Por esto? —Rodeo su pezón izquierdo con mi lengua. Me siento
muy bien conmigo mismo.
—Y todo el roce. —Violet me agarra por el cabello y tira—. Cuidado.
Está sensible por toda la atención.
—Lo siento. —Estoy excitado, listo para la velocidad y la liberación.
Es la misma sensación que tengo en el hielo, sólo magnificada y
canalizada a una necesidad singular y muy diferente.
Rozo su costado con mi mano libre hasta que llego al segundo lazo.
—¿Esto está bien?
Violet se muerde el labio y cierra los ojos por un segundo. —S-sí.
Su incertidumbre me hace parar. No importa lo mucho que quiera
entrar en ella de nuevo, no voy a empujarla. —¿Estás segura? —No hago
124

ningún movimiento de todos modos.


—Sí.
Pág.

—He estado tratando de conseguir que salgas conmigo por un mes.


No estoy interesado en perder citas futuras, por lo que tú pones las reglas
del juego, ¿de acuerdo?
—¿Las reglas del juego?
—¿Quieres instaurar un número mínimo de citas antes de que
consiga pasar a la segunda base?
—Ya pasaste a la segunda base.
—Eso no significa que de forma automática vaya allí de nuevo,
¿verdad? —Dios, de verdad quiero.
—¿Por qué eres tan dulce? —Violet pasa un dedo por el puente de
mi nariz.
Si supiera lo que pasaba por mi cabeza, no estaría llamándome
dulce. La beso, suave y lento, diciéndole a través de acciones que estoy
totalmente de acuerdo con esto si es lo más lejos que iremos esta noche.
Violet hace el siguiente movimiento, liberando el lazo de su vestido. Satén
se desliza por sus brazos y cae en la mesa. Sus bragas coinciden con su
sujetador.
Paso mis manos por el exterior de sus muslos. —Eres un sueño
húmedo.
Se ríe mientras agarra el dobladillo de mi camiseta y la hala por
encima de mi cabeza. —Si tuviera sueños húmedos, tú serías el mío.
Sus palmas se aplanan contra mi pecho y luego las desliza hacia
abajo hasta que me está acunando a través de mis pantalones. —Dios,
estás duro.
—Mira lo que sucede cuando una hermosa mujer semidesnuda me
derriba en hockey aéreo y se viene en mi mesa.
Violet me da un apretón. —¿Qué más te pone duro?
Deslizando mi dedo debajo del elástico de sus bragas, me
encuentro con piel suave y húmeda. Sus párpados aletean.
—Mierda. De verdad te viniste.
Voy más abajo, encontrándola más caliente, más húmeda.
Torciendo mi palma, deslizo mi pulgar bajo la tela también. Violet se
muerde el labio, ahogando un gemido cuando deslizo dos dedos dentro
de ella. Se aferra a mis hombros, cerrando los ojos con fuerza mientras
monta mi mano.
—Cristo, eres sexy.
Aunque disfruto la sensación de su mano en mi polla, incluso si la
sensación está amortiguada por dos capas de tela, impide mi visión.
—Vamos, nena…
125

—Estoy casi…
—Quiero ver…
Pág.

Obedece mi petición y usa su mano libre para apoyarse contra la


mesa. Todo su cuerpo empieza a temblar. Miro hacia donde mis dedos
desaparecen dentro de ella. Sus bragas se han desplazado a un lado,
exponiendo más de lo que quiero. Por medio segundo, estoy en mi propio
paraíso personal. Luego no lo estoy.
—¿Qué demonios es eso? —Retrocedo.
La cabeza de Violet se inclina hacia adelante. —¿Qué?
Una enorme marca púrpura estropea la cresta de su pelvis. Aprieto
la mandíbula para no decir algo que pueda lamentar y busco en mi
cerebro una excusa razonable para lo que estoy viendo. No puedo
encontrar una. Parece como si alguien más hubiera estado tocando mi
jodido coño. No entiendo por qué Violet estaría de acuerdo en salir
conmigo si ha dejado que otra persona llegue allí.
Mi voz es un gruñido casi irreconocible. —¿Eso es un chupetón?

126
Pág.
Depilar mi propio castor fue una
mala idea
Traducido por Julie
Corregido por Val_17

Violet
La expresión de Alex no refleja para nada la serenidad dichosa que
me ha estado estremeciendo hasta ahora. Confundida, me toco el cuello,
tanteando para encontrar el chupetón. Es una acción inútil; no se pueden
sentir los chupetones, solo puedes verlos. Además, si tengo uno, él lo
puso allí.
Su mirada está dirigida hacia abajo. Reviso mi pecho. Sin manchas
allí aparte del usual enrojecimiento que es un resultado de estar excitada.
Su agarre se aprieta en mis muslos. Gimo, y el sonido lleva la
atención de Alex a mi cara. Mierda. Está absolutamente furioso. Su furia,
parecida a lo que presencié anteriormente solo cuando derriba a alguien
en la pista de hielo, alimenta a la puta de hockey en mí. Estoy goteando
sobre su mesa de hockey de aire.
La niebla de mi euforia inducida por el orgasmo comienza a
aclararse. Es mi coño desnudo lo que está mirando con rabia. En mi
bruma inducida por la lujuria, olvidé la contusión causada por la sesión
improvisada de depilación con cera de ayer por la noche. Me doy cuenta
de que podría confundirlo con un chupetón.
127

Señalo la marca horrible en un modo maníaco. —No es lo que


parece. —Al decir esto, he hecho que parezca exactamente eso.
Pág.

El cuerpo de Alex se encuentra rígido excepto por el temblor en la


comisura de su boca y la presión de sus pulgares en la unión de mis
muslos. Se encuentra a dos centímetros de mi clítoris. Aunque me está
matando que se quede quieto, es necesario una explicación.
—No tuve tiempo de hacer una cita con mi depiladora porque me
sorprendiste con la cita. Mi coño se puso rebelde, y no estaba segura de
cómo iba a resultar esta noche. Quería estar preparada en caso de que
esto ocurriera… —Hago un gesto hacia sus manos.
Alex sigue el movimiento con sus ojos. Su pulgar se mueve sobre
la mancha púrpura. Lamentablemente, eso significa que también se aleja
de mi clítoris.
—Creí que podía hacerlo por mi cuenta. Ya sabes, ¿depilar mi
castor? —Las cejas de Alex bajan. Por supuesto, no lo sabe—. A veces lo
hago con mis piernas, y me imaginé que iba a ser fácil. A juzgar por el
resultado, me equivoqué. —Termino con un golpecito en mi moretón. Me
estremezco; duele.
Ladea la cabeza, con una expresión dudosa. —¿Te depilaste?
—Sólo tú, tus dedos y tu boca, y tu gigante polla, y mis dedos, y mi
colección de vibradores han estado cerca de mí en los últimos seis meses.
Ah, y el ginecólogo…
Jesús, ¿por qué no puedo callarme?
—¿El ginecólogo?
Asiento vigorosamente. —Uh, sí, es mujer, así que no te preocupes.
—No pregunta por qué fui al ginecólogo. No quiero decirle la verdad.
Después de acostarme con él desarrollé una paranoia aguda, asustada
de haber contraído una enfermedad contagiosa del mujeriego del hockey.
Por suerte, Alex se centra en la otra parte de información que se
escapó en medio de mi vómito verbal.
—¿Tienes una colección de vibradores?
Sus pulgares se acercan un poquito más. En realidad, es algo así
como un milímetro más cerca. Hago esa maldita cosa de gemir seguido
de un extraño sollozo, deseando poder mentirle.
—No es una colección, unos pocos… uno para viajes que pedí a
través de uno de esos sitios pervertidos, otro lo compré en una tienda de
pornografía, y otro me lo compró Charlene. Creo que se suponía que fuera
una broma. Es de un aspecto y textura extraño. ¿Como todas esas bolas
fusionadas? No es muy eficaz para un orgasmo, a menos que lo esté
usando mal.
Alex se ve alterado y excitado a la vez. Parpadea un par de veces y
se lame los labios como si estuviera tratando de decidir qué hacer o decir.
128

No responde con palabras, pero sus labios regresan a los míos y su


lengua está en mi boca. Al mismo tiempo, roza mi clítoris con los
Pág.

pulgares, provocándome otro sonido extraño que parece gustarle. De


repente nos ponemos en marcha. Alex agarra mi culo y me levanta de la
mesa.
—Dios, eres sexy —dice y me lleva hasta el sofá de cuero de aspecto
caro.
Tengo que preguntarme si realmente escuchó mis divagaciones
sobre mi depilación mal hecha y mi colección de penes de plástico.
Me pone en el sofá; ubica una de sus rodillas entre la mías y la otra
golpea el suelo. Llevando una mano detrás de mí, agarra un cojín y lo
mete debajo de mi cabeza. Es tan considerado.
Paso mis manos por su pecho hasta la cintura de sus pantalones.
Desabrochando el cinturón y el botón, deslizo mis dedos entre el material
y la piel. Va sin ropa interior, lo que me parece interesante ya que tiene
mucho para contener.
Envuelvo los dedos alrededor del eje duro y húmedo de su polla
monstruosa. Los dos estamos haciendo ruidos similares a la banda
sonora de una película porno; están saliendo de mí, porque por fin estoy
tocando de nuevo su ridículamente enorme polla; y supongo que
probablemente también se siente bien para Alex.
Besa un camino hasta mi boca. —No puedo esperar para estar
dentro de ti.
No puedo y no quiero decir que no. Una partecita de mí se aferra a
la creencia de que tengo que hacerle esperar para tener sexo. Como tal
vez hasta la próxima cita. Sin embargo, dos semanas a partir de ahora es
mucho tiempo, y ya ha pasado un mes desde que estuvimos juntos y
desnudos. Si me abstengo, mi castor podría explotar por falta de uso.
Alex flexiona los brazos. Consigo una vista impresionante de su
ancho pecho y el rastro del tesoro que conduce a la tierra de la polla
monstruosa. Parece inseguro. —Lo siento. Lo siento. No tenemos que
tener sexo. No quiero que hagas nada que de lo que te arrepientas más
tarde.
Cuando dice ese tipo de cosas, a la par con su comentario anterior,
quiero ser su esclava del amor. Se me viene a la cabeza una imagen de
mí en un corsé negro y un collar con una correa. Tal vez la estúpida Lydia
tuvo razón al cortar las obscenidades en el club de lectura por un tiempo.
—No voy a arrepentirme. —En realidad, estoy bastante segura de
que voy a sentirme bien.
—¿Estás segura? —Alex arrastra los dedos por mi costado.
—Sí. —Sigo sosteniendo su polla; que sigue estando enormemente
dura.
—Debería llevarte arriba.
129

No tengo ningún deseo de dejar de tocarlo el tiempo suficiente para


hacer el viaje hasta arriba. —Estoy bien aquí. Me gusta tu sofá. —Parecen
Pág.

amuletos de buena suerte cuando se trata de Alex.


—Mi cama es más cómoda, y hay más espacio. —Pone su cabeza
en el hueco de mi garganta, tocando mi piel con sus labios.
—Segura que tienes razón, pero entonces tendríamos que dejar de
hacer lo que estamos haciendo.
—Muy buen argumento.
Alex lleva la mano detrás de mí, y con un movimiento rápido, abre
el broche y arroja mi sujetador al suelo. Le siguen mis bragas.
Deslizo sus vaqueros por sus caderas. Su pene sale, casi
abofeteándome la cara. Me inclino a un lado para evitar ser golpeada en
el ojo por su balanceante polla. Mi falta de coordinación es un asunto
lamentable, y le doy un golpe sin quererlo.
Alex se inclina, maldiciendo. Agarro su pene para evitar
contratiempos adicionales y le pido disculpas por golpearlo. Está a la
altura de mis pechos. Tengo una idea. Parece tener una fascinación
extrema con mi pecho. Manteniendo mis ojos en los suyos, rodeo un
pezón con la punta.
Un segundo, es suave y tierno y “¿esto está bien?” y “¿estás
segura?”, pero al siguiente tiene mi cabello envuelto en su puño. Su
cuerpo se tensa más que una serpiente enroscada y lista para atacar, lo
cual es apropiado ya que estoy frotando su “serpiente” en mis tetas.
—No puedes…
Llevo la cabeza de su polla a través del valle hasta el pezón opuesto.
Ladea mi cabeza y toma mi boca mientras lo acaricio. Alex profundiza el
beso hasta que estoy mareada, y la respiración parece una función poco
importante. Bajando, cubre mi cuerpo con el suyo. Incapaz de mantener
el contacto mano-con-polla, uso mis pies para empujar sus pantalones
hasta las pantorrillas. Hay unos cuantos momentos torpes donde lucha
por sacárselos, y yo intento ayudar ineficazmente con los dedos de mis
pies.
Impaciente, Alex usa su mano libre para quitarlos por completo.
Ambos suspiramos con alivio cuando se instala de nuevo entre mis
piernas. Se encuentra justo ahí, caliente y grueso, provocando uno de
mis gemidos porno. Eso es antes de que comience con los movimientos
controlados.
Rozando la longitud de su brazo, tiro suavemente de su muñeca.
Ha estado apretando mi cabello como riendas.
—Lo siento. —Masajea mi cuero cabelludo.
—Está bien. Últimamente he estado leyendo un montón de cosas
de dominio y sumisión en mi club de lectura.
Tirar del cabello ni siquiera se le acerca a eso. No es como si me
130

hubiese atado y me obligara a llamarlo señor o amo.


—Lo siento, ¿qué?
Pág.

—Nada. Olvídalo. No es importante.


Le manoseo el culo para distraerlo; de lo contrario, estoy obligada
a terminar las oraciones con señor Waters.
Parece funcionar. Los ojos de Alex revolotean hasta cerrarse y su
boca se abre al tiempo que nos rozamos entre sí. Dirijo mis manos por su
espalda, apreciando todos los músculos tensos y duros.
Sus labios están cerca de mi oído, su voz es suave. —Te sientes
muy bien.
Recuerdo hacerlo con mi primer novio en la secundaria. La
progresión de follar en seco a follar desnudos ocurrió en etapas.
Nos desvestíamos en gran parte, los pantalones podían quitarse y
las camisas se quedaban puestas, y alineábamos nuestros cuerpos.
Luego nos deslizábamos uno contra el otro sin tener ni puta idea de cómo
llegar al orgasmo. Entre todo el manoseo descoordinado y húmedo, el
roce podía pasar. Todo se detendría. Nos mirábamos el uno al otro y
hacíamos la pregunta: “¿Sólo la punta?”. Eso casi siempre llevaba a todo
el maldito asunto.
Esto es lo que sucede. Excepto que la punta de Alex es tan amplia
como la lata de una cerveza. Está bien, no es tan gruesa, pero está cerca.
La sensación es una provocación, como una de esas cucharaditas de
helado que te dan antes de entregarte todo un cono. Ya he comido el cono
de Alex, así que sé exactamente lo bueno que va a estar.
Lo qué hago a continuación es muy irresponsable en muchos
niveles. Mi justificación es la siguiente: he estado tomando la píldora
desde la secundaria, Alex no es el mujeriego que asumí, y los resultados
del ginecólogo regresaron limpios.
Todas las objeciones que puedo tener se mueren en mi lengua al
tiempo que clavo mis uñas en su culo sólido y lo impulso con mis talones.
Está a mitad de camino, más o menos a un par de centímetros. Su cabeza
se levanta de golpe y su rostro muestra una señal de alarma nublada por
el deseo. —¡No tengo condón!
Nos miramos el uno al otro, el conflicto mutuo es claro en nuestra
falta de acción. ¿Debería Alex usar un condón? Por supuesto. Sin
embargo, ya se encuentra casi dentro de mí y se siente increíble. Este es
un ejemplo de pérdida de juicio. Parece ser frecuente cuando se trata de
Alex.
Me aclaro la garganta. —Estoy tomando la píldora, y siempre he
sido responsable hasta ahora. —Genial. He admitido que lo que estamos
haciendo es exactamente lo contrario a la responsabilidad.
No retira la polla monstruosa ni me da nada más. —Debería
ponerme un condón. —Se supone que es una declaración, pero su voz se
eleva al final, convirtiéndolo en una pregunta. Mira sus pantalones en el
suelo—. Mierda. Mi billetera está en la encimera de la cocina.
131

Baja la frente a mi hombro. Toma respiraciones largas y lentas.


Hago algo más que no debo cuando aprieto mis muslos contra sus
Pág.

caderas. Tenso al castor.


—Violet… —Es un lamento—. Debería…
—Podríamos…
Levanta la cabeza. —¿Estás segura?
—¿Y tú?
Creo que es seguro decir que ninguno de nosotros está seguro.
Estamos comprometidos a llevar a cabo esta mala decisión en nombre de
lo bien que se siente. Su respuesta viene en la forma en que sus caderas
se hunden contra las mías. Santo infierno, estoy llena. De su polla
monstruosa sin filtro. Gimo como una loca y entierro mi cara en su cuello.
Al mismo tiempo, Alex une un montón de palabras que no tienen
ningún sentido. Suena como—: jodrohmierdaquívamos.
—¿Qué? —pregunto cuando hace círculos con sus caderas.
Alex presiona sus labios contra mi cuello, rozando mi piel con sus
dientes. —Esto es increíble.
—Mmm. Es fantástico.
Su rostro se encuentra sonrojado cuando levanta la cabeza para
mirarme con ojos intensos y vidriosos. Una sonrisa perezosa curva la
esquina de su boca. —Fantástico no es la palabra. Si el cielo se parece a
esto, quiero quedarme para siempre.
Ser comparada con el cielo parece un gran cumplido. —Gracias.
También te sientes increíble.
Tiene que reajustar su posición antes de comenzar con las
embestidas. Ahora veo por qué la cama hubiera sido mejor. Toda la
fricción hace que me sude la espalda y el cuero debajo de mí ha empezado
a chirriar. El piso de madera no es una opción, a menos que quiera un
coxis magullado. Empujo el pecho de Alex.
—¿Debo parar? —Sus palabras salen ahogadas por la decepción.
Niego con la cabeza y sigo empujándolo. —Siéntate, por favor.
No hace más preguntas. En cambio, se pone de rodillas,
llevándome con él para no perder la conexión. Nos acomodamos
torpemente, bueno, yo soy torpe, Alex no. Hay un poco menos de
elegancia en mis movimientos. Finalmente, estamos en posición vertical,
y me pongo a horcajadas sobre sus piernas. Esto me da una vista
fantástica de todo. Ambos miramos hacia abajo para verlo salirse casi por
completo.
—¿Qué tan bien se ve eso?
No estoy segura de si necesita una respuesta, pero se la doy. —Muy
bien. —Excepto por el gigante chupetón-moretón púrpura que estoy
132

fingiendo que Alex puso allí con la boca.


Me baja lentamente, llenándome de nuevo. —Lo sé, ¿verdad?
Pág.

Sus párpados están caídos, y lleva una dichosa sonrisa sexy. Me


aferro a sus hombros, debatiéndome si quiero ver su bonita cara o lo que
está pasando de la cintura para abajo. Me libra de cualquiera de las
opciones cuando entierra su rostro entre mis tetas en la próxima
embestida ascendente.
—No puedo creer lo bien que se siente esto —dice, su voz un poco
amortiguada.
—Estoy bastante segura de que yo sí puedo.
—Nunca he tenido sexo sin condón.
—¿Nunca?
—Ni una sola vez.
—Guau. Esto debe sentirse muy bien, entonces.
—No puedo describir… —Besa uno de mis pezones—. ¿Tú sí?
—¿Qué? —Golpea el lugar que me hace ver estrellas y
constelaciones.
—¿Tuviste sexo sin condón?
Cambia las cosas e inicia un movimiento de balanceo muy
estimulante. Si deja de hacerme preguntas sobre mis experiencias
sexuales pasadas, me vendré pronto.
¿Cómo diablos voy a contestar? Sí, con un novio anterior. Salimos
durante un año, y fue mi última relación seria antes del idiota de hockey.
Nadie quiere escuchar eso mientras lo está haciendo. La charla sexual
debe consistir principalmente en frases tales como: más, fóllame, ve más
duro, allí mismo, por favor, sí, y me voy a venir.
Le pongo fin a la conversación de sexo y, en su lugar, lo hago sexo
con gemidos. Respondo con una de las frases pre-aprobadas. —Se siente
increíble. Ve más duro. Por favor, Alex. —Es bastante genuino, a pesar
de que suena cliché.
Tiene el efecto deseado. Un gruñido viene de lo profundo de su
pecho y me levanta, hasta que estoy casi vacía y vuelve a bajarme. Es
increíble. Incluso espectacular.
—¿Cómo está eso, nena? ¿También lo quieres más rápido?
—Ajá.
Este ritmo nuevo, intenso y duro me envía directamente al abismo.
Me aferro a su cabello, haciéndolo aumentar su velocidad y vigor.
Entonces, como el antiguo jugador semental de hockey y amante de los
pechos que es, tiene que ir a chupar mi pezón. Lo suelta en la siguiente
embestida descendente. Es todo lo que puedo soportar. El mundo se
convierte en un estallido estelar de blanco y negro mientras trato de meter
mi cara en su cuello y ahogar mis sonidos amorosos.
133

—Los ojos en mí, bebé. Por favor. —Sus labios presionan mi sien—
. Quiero ver tu preciosa cara cuando te vengas por mí.
Pág.

A pesar del borrón de los fuegos artificiales monocromáticos que


nublan mi visión, no puedo negárselo, no cuando está siendo tan
educado.
Estoy atrapada en el fuego de su mirada. Sus dedos se aprietan en
mis caderas mientras embiste con fuerza. No hay ruptura en la espiral
de sensaciones. Es una bendición y una maldición; una vez que me corro,
soy como un grifo con fugas; me sigo viniendo. El orgasmo menguante se
reaviva, volviendo a iniciar con toda su fuerza.
—Violet, vas a hacerme…
Estoy tan fuera de sí que grito—: Te amo —pero al final añado
apresuradamente—, polla monstruosa
Mierda. ¿Dónde diablos está mi filtro cuando más lo necesito?

134
Pág.
Mi boca es un problema
Traducido por Mary Warner & Verito
Corregido por Eli Mirced

Violet
Gran orgasmo o no, estoy malditamente segura de que dije algo que
no debí haber dicho.
Afortunadamente, Alex está montando su propio cohete de
orgasmo al espacio exterior. Espero que sea una distracción suficiente y
no haya escuchado mi declaración accidental. Tiene la mandíbula
apretada fuertemente, labios curvados casi en una mueca, ojos nublados,
entrecerrados. Embiste una última vez y entonces toda la tensión se
evapora y su cuerpo se afloja.
Parpadea lentamente, sus manos descansando flojamente en mis
caderas. —¿Qué dijiste?
Demasiado para ser distraído. —Nada. —Trazo un círculo alrededor
de su pezón con mi uña.
—Patrañas.
No estoy enamorada de él. Esta es oficialmente nuestra primera
cita. Aparte de un mes de valerosos correos electrónicos, mensajes, y
unas cuantas e interesantes llamadas de teléfono, además de un montón
de regalos inesperados, no lo conozco bien. Me inclino, sin embargo, para
erigir un santuario a su increíblemente súper polla. Incluso puedo tomar
hasta cerámica o vidrio soplado para poder crear réplicas perfectas y
135

mostrarlos como lo hace con sus trofeos.


—No te hablaba a ti. —Muerdo su hombro para evitar el contacto
Pág.

visual. Estoy segura de que mi cara tiene un color rojo brillante.


—¿Ah, no? —Aun me está moviendo sobre él. Es lento y tortuoso y
tan delicioso. Cada lento giro de sus caderas toca mi punto especial desde
adentro. Un pequeño orgasmo del tamaño de un bebé impide el habla.
Aflojándome contra su cuerpo, me estremezco con la sensación. Cómo
está mágicamente duro después de venirse está más allá de mí.
—Eres una máquina de orgasmos.
—Es por eso por lo que le daba las gracias a la polla monstruosa.
Es todo por él.
—Te das cuenta de que mi polla está unida a mí, ¿no?
—¿Esto viene de un hombre que digirió un regalo de certificado a
mis senos?
—¿Puedes culparme? —Los ahueca gentilmente—. Son
malditamente fantásticos.
—Aprecian el cumplido.
No puedo creer que me las arreglé para salir de mi propia estupidez.
Alex se ríe entre dientes, pero entonces se pone serio. —¿Pasarías
la noche?
Quiero. Definitivamente. ¿Mi única preocupación? Tengo que
trabajar en la mañana. Miro mi vestido que yace en una pila arrugada en
el suelo.
Sigue mis ojos, pero malinterpreta mi falta de respuesta. —No
tienes que. Pensé que tal vez…
—Me gustaría, pero no tengo mi carro. —Agacho mi cabeza,
sintiéndome tímida. Es absurdo. Aun se halla dentro de mí, y he estado
haciéndole mi cara de orgasmo por la última media hora.
—Te llevaré al trabajo en la mañana.
—Tampoco tengo un cambio de ropa.
—Podemos lavarla, o te llevaré a casa primero para que te cambies.
—O podría llamar a un taxi en la mañana…
—Nop. —Alex niega con la cabeza—. No pasará. Te llevaré a casa.
Ya sea esta noche o mañana, cuando sea que prefieras, pero te llevaré.
—Bien.
—¿Bien? —Su esperanza es tan adorable como sexy.
—Puedes llevarme al trabajo en la mañana.
136
Pág.

Alex post sexo es un hombre hambriento. Está de pie en la cocina,


la cual está sorprendentemente limpia para un soltero, usando solos sus
pantalones con la puerta del refrigerador abierta. Después de servirme
un vaso de jugo de naranja, toma el resto del jugo directamente del
envase. La hidratación es sexy.
Entonces procede a vaciar la mitad del contenido del refrigerador
en un plato y lo mete en el microondas. No tengo hambre, por lo que me
siento en su regazo mientras inhala un plato de carbohidratos. Solo tengo
puesta su camiseta. Mi vestido está en la lavadora con mi sujetador y
bragas. Alex luchó con toda la cosa de ciclo delicado y admitió que tiene
un ama de llaves que hace la mayor parte de su limpieza, incluyendo su
ropa.
Cuando su plato está vacío, agarra dos botellas de agua de la
nevera y me lleva arriba.
Su habitación es enorme y amueblada de forma sencilla. La cama
es rústica, elaborada de madera maciza. Las sábanas oscuras se hallan
arrugadas, como si hubiera estado apurado esta mañana, o anoche.
—Tu cama es enorme.
—Te dije que habría sido más cómodo. Estoy seguro de que habrá
otras oportunidades.
El baño es muy feng shui con baldosas beige, una ducha
acristalada y bañera de hidromasaje. No es tan ordenado como el resto
de la casa. Su juego de afeitar y algunos productos para el cabello se
alinean en el mostrador. La tapa de su pasta de dientes, y una toalla se
encuentran en un montón en el suelo cerca de la ducha. Es hogareño
pero no es una completa pocilga.
Alex encuentra una nueva pasta de dientes y me deja para
refrescarme. Estoy preparada para la posibilidad de que quiera hacer uso
de la cama antes de dormir. Usualmente no me quedo despierta hasta
tan tarde entre semana, y definitivamente no hago mucho ejercicio.
Después de cuatro orgasmos no estoy segura de que mi cuerpo o mi
cerebro estén equipados para lidiar con otra ronda de “llenar el agujero
del castor”
Una vez que termino con mi higiene oral, me uno a él en su cama
extra grande. Es casi como su propio continente; podría dormir aquí y
nunca nos tocaríamos. Excepto que al momento que me deslizo debajo
de las sabanas, me empuja hacia su cuerpo.
Yazco con mi cabeza en su pecho, escuchando el poderoso y
tranquilo latir de su corazón. Me habla de la alineación de juegos para
las próximas dos semanas, los equipos que confía en que vencerán, y las
victorias por la que van a tener que trabajar duro. El penúltimo juego es
en Toronto, cerca de su ciudad natal.
137

Alex sigue recorriendo con suaves dedos a través de mi cabello. Lo


último que recuerdo son sus labios en mi frente y su risa retumbante
Pág.

cuando le digo que es cálido y tierno como un oso domesticado sin pelo.
Debo haberme dormido profundamente. Cuando despierto, el sol
se asoma a través de las cortinas. Compruebo el reloj en la mesa de
noche. No es ni siquiera las siete. Tengo un montón de tiempo para
alistarme. Alex duerme plácidamente junto a mí. Me coloco de lado para
estudiarlo.
He retirado las sabanas, lo que deja su torso expuesto. Bajo mi
cabeza hacia su pecho, maravillándome con la suave piel cubriendo la
sólida pared de músculo. Incluso relajado, es duro por todas partes.
Continúo mi descenso sensorial, disfrutando la sensación de él
debajo de mis dedos. Está profundamente dormido, por lo que pienso por
qué no comprobar las cosas. Alzo la banda de sus bóxers y echo un
pequeño vistazo. Su polla monstruosa luce mucho más inofensiva en este
estado.
Cae en su abdomen, arqueada ligeramente a la izquierda. Casi es
bonita, como Snuffleupagus7. Bueno, en realidad no. Es enorme, pero no
peluda, y también ni de cerca tan intimidante como cuando está duro.
Sin embargo, es mágico. Reprimo una risita porque, maldita sea, nunca
he visto un snuffie de tan cerca. La cabeza se encuentra escondida en el
interior de la piel suave, un ojo mirando desde la piel recubriéndola.
Alex es ajeno a mi evaluación a su pene, por lo que cuidadosamente
bajo sus bóxers. Quiero mirar sin el riesgo de la banda golpeando la
cabeza. Necesito mis manos libres para tocarlo. También sería agradable
ver si crece como estas cosas que ordenas de un cómic de la vieja escuela.
Esas que van de tamaño mínimo a enorme en un vaso de agua. Excepto
que asumo que esto pasará mucho más rápido. No he tenido el privilegio
de ver la polla de Alex volverse dura aun. Siempre ha estado dura cuando
llego.
La empujo ligeramente. Alex expulsa una respiración pesada, y su
mano se retuerce a su lado. Siendo muy cuidadosa de no empujar a Alex,
me reacomodo lentamente por lo que me cruzo de piernas junto a él. Esta
vez, gentilmente, corro mis dedos a lo largo de su longitud. Su piel se
138

arruga a medida que avanzo. Esto es lo mejor.


Es igualmente divertido para jugar cuando está suave y duerme,
Pág.

como cuando está duro. Deslizando mi mano debajo del eje, cierro mi
palma alrededor. Mis dedos se tocan entre sí y está blando, como un

7 Personaje de plaza sésamo parecido a un mamut. Hace referencia a su trompa con la


polla de Alex.
pepino de mar. Esas criaturas son una demostración de la fijación de
Dios con las salchichas.
Alex empieza a despertar, como lo hace su polla monstruosa.
Pronto estará despierto y terminará mi tiempo a solas con la PM. Lo
acaricio; la piel arrugada se retrae y la cabeza sale. Acariciándolo hacia
arriba, desaparece toda la cabeza. Es como un juego del escondite con
un pene.
Alex gime, y esta vez su pelvis se alza. No se halla totalmente
consciente, así que recuesto su polla en su estómago. Entonces tomo la
piel que cubre la cabeza y la ruedo hasta la punta. Presionándolas juntas,
pretendo que es una boca y la muevo como si me hablara. Una risita
burbujea y estalla. Trato de aguantarla, por lo que me sale por la nariz,
sonando como un estornudo.
Alzo la mirada para ver a los ojos de Alex abrirse. —¿Qué haces?
Hmm, bueno, esa no es la reacción exacta que esperaba. —Estoy
jugando con la polla monstruosa. Bueno, de hecho, estoy jugando con el
prepucio —le digo como si la PM es una persona, no una extremidad.
Dejo de jugar y suavizo la piel que lo recubre, acariciando el eje.
Los ojos de Alex se cierran, y deja salir un gemido largo y bajo. La polla
monstruosa crece perceptiblemente en mi mano. Genial. Lo hago de
nuevo. Esta vez, se retuerce y crece un poco más. Es fascinante ver la
piel estirarse y suavizarse hasta que está firme, moviéndose
fraccionadamente con cada caricia.
Tan pronto como Alex se halla totalmente erecto, alzo la mirada.
Ooooh, juzgando por su expresión, tendré suerte esta mañana. Empuja
sus bóxers por sus piernas y se los quita mientras quito mi camisa.
Ambos estamos gloriosamente desnudos. Ahueca mi nuca y me empuja
hacia él.
Giro mi cabeza, así encuentra mi barbilla en vez de mis labios.
Puedo saborear la amargura del sueño en mi boca. No es sexy en
absoluto.
—Dame un minuto. —Me libero de su agarre, intentando llegar al
baño antes de que él de rienda suelta a la bestia en mí. No emparejo su
velocidad, incluso medio dormido. El brazo de Alex se cierra alrededor de
mi cintura, y me encuentro bocabajo en la cama, su cuerpo cubriendo el
mío. Es un hijo de puta rápido. No literalmente. Se toma su tiempo con
las cosas importantes.
Su ahora furiosa erección se apoya contra la parte baja de mi
espalda y - oh Dios, no hay manera en el infierno - es justo ahí, entre mis
nalgas. Deslizándose y… ahh, no se siente del todo mal.
139

Independientemente, la PM no cabrá allí.


La conexión entre mi boca y mi cerebro está defectuosa, como
Pág.

siempre, y grito—: ¡Salida solamente! ¡Es solo salida!


Oh. Mi. Dios. ¿Cuán mortificante es esto?
Alex se congela y entonces ríe.
—Esta no es el tipo de actividad para la primera pijamada.
—¡Espera! ¿Qué? —Desearía haber sonado menos como un chico
en la pre-pubertad con sus bolas atrapadas en una cremallera.
—Estoy bromeando, Violet. Puede que haya pensado en ello, pero
no es como que pudiera accidentalmente deslizarme allí.
Las mejillas de mi culo se presionan en desafío mientras pasa más
allá de la puerta número dos. —¿Pensaste en ello? —Nadie tiene siquiera
un roce con mi Agujero Que No Debe Ser Penetrado.
Puede que éste no sea el mejor momento para tal discusión. La
punta de la polla de Alex se halla actualmente presionada contra el
Agujero Que Puede Ser Penetrado Muy Pronto, y estoy retrasando el
progreso hablando de cosas que nunca sucederán.
—Pensar y hacer son muy diferentes, Violet. —Sus manos se
deslizan entre las sábanas y mi cuerpo. Acaricia mi clítoris, entonces se
mueve más abajo, desliza dos dedos dentro y empuja suavemente, su
erección chocando contra su mano.
Sus dedos desaparecen solo para ser reemplazados por mi
extremidad favorita. Creo que podría perder mi mente mientras se desliza
dentro; esta posición es como arrojarme violentamente en la Estación de
Estimulación.
Mi gemido se pone en marcha en su totalidad. Es agudo, como una
gata en celo, así que entierro mi cara en las sábanas. El pecho de Alex
está contra mi espalda, sus piernas a cada lado de las mías,
manteniéndolas presionadas juntas fuertemente.
—¿Está bien?
Me quejo porque es el único sonido que puedo hacer. Me siento tan
llena. Más llena de lo que me he sentido alguna vez. Cada golpe es
magnífico, divino.
—¿Es demasiado, nena?
Oh, Dios, me está diciendo nena. Podría venirme en este punto.
Está inmóvil excepto por sus labios contra mi hombro. Los huesos de sus
caderas presionados contra mi culo. Su aliento acaricia mi mejilla y
siento el ligero temblor de su cuerpo mientras sostiene su peso sobre mí.
—No demasiado. Es tan bueno. —Agarro las sabanas junto a mi
cabeza. Las manos de Alex cubren las mías.
—¿Estás lista para mí?
140

He estado lista desde que desperté y compartí tiempo privado con


la polla monstruosa. —Por favor. Sí.
Pág.

Empieza a moverse, y la cabeza de su polla golpea el punto. Lo


bueno se vuelve a malditamente fabuloso. No puedo creer que dudé la
existencia de este punto elusivo. Es mágicamente orgásmico. El vómito
verbal no se detendrá, por lo que mantengo mi rostro enterrado en las
sábanas. Solo las almohadas escuchan cuán bien se siente,
repetidamente.
Es una de esas posiciones donde estoy justo en la cúspide de la
liberación. Mi incapacidad para moverme o llegar a mi interruptor
orgásmico me impide alcanzar el objetivo. Alex tiene que ser psíquico, o
es posible que pueda decir por el tono y la frecuencia de mis gemidos que
me estoy acercando. Separa mis rodillas, me insta a cuatro patas.
Si me hallaba cerca del orgasmo antes, no es nada comparado con
lo que estoy sintiendo ahora. Alex saca mis caderas, cambiando el ángulo.
Su palma se asienta sobre la base de mi columna vertebral, y suaviza un
camino hacia mi nuca mientras sus caderas encuentran mi culo.
—¿Qué tal esto, nena?
Mi ruido sin palabras parece ser una respuesta suficiente. El botón
castor está en alerta roja. Su mano acaricia a lo largo de mi costado,
moviéndose sobre mi cadera y bajando para burlarse de la piel sensible.
He estado montando esa línea desde que empezamos. Frota mi clítoris al
mismo tiempo que embiste de nuevo. Ya he terminado; exploto en un
estremecimiento, un lio de gemidos.
—Eso es, vente para mí —dice como si hubiera anotado un gol.
Supongo que lo hizo. O yo lo hice, o anotó un gol por mí. De cualquier
forma que lo mires, un gol fue anotado gracias a las habilidades de su
polla monstruosa y esos ágiles dedos suyos.
Tomo control del agitado clítoris, consciente de que si mantengo la
presión puede que me venga de nuevo. Estoy almacenando orgasmos
inducidos por Alex como material de bofetadas para el castor cuando esté
lejos.
Esta vez, Alex va sobre el borde justo después de mí. Colapsa a su
lado, llevándome con él. Está sudado, pero me encuentro demasiada
lánguida coma para que me importe. Además, es un testimonio de cuan
duro trabajó para hacerme venir. Dos veces.
Yacemos allí por unos minutos, disfrutando el placer de la
situación.
—¿Qué quieres de desayuno? ¿Debemos detenernos de camino a
tu trabajo?
A la mención de comida, mi estómago gruñe como si tuviera un
jabalí hibernando dentro. Si bien esta ronda particular de sexo no fue
agotadora para mí, aparte de los orgasmos, tengo hambre.
—¿Qué pensabas? —Daría mi pezón izquierdo por un tazón de
141

cereal Cookie Crisp o incluso esas tartas de chocolate y mantequilla de


maní. Por otra parte, un par de donas Krispy Kreme darían en el clavo,
Pág.

también.
—Hay un excelente bufet no muy lejos de aquí. —Por supuesto que
el jugador de hockey quiere ilimitadas opciones de comida.
Observarlo comer una comida sin preocuparse por cosas tales
como el tamaño de las porciones sería entretenido, estoy segura.
—A pesar de que suena fabuloso, un bufet probablemente me hará
llegar tarde al trabajo.
—Puedo hacerte algo rápido. No tengo mucho ya que me iré por el
próximo par de semanas.
—Me gusta casi todo. —Me levanto y estiro, tiesa por todo el sexo—
. ¿Tienes tartas?
—Eh, no. No como tartas durante la temporada.
Alex acaricia mis senos. Luego los acaricia con la boca. Rasco su
espalda con mis uñas y presiono mi nariz en su cabello mientras tiene
una aventura secreta con ellos.
—Estoy bien con cereal —respondo, sin respiración. Hace un
mohín cuando recojo su camiseta del suelo y me la pongo. El resto de mi
ropa está en el cuarto de lavado. La camiseta es lo suficientemente larga
para cubrir todas las partes importantes.
—Tengo bóxers ajustados que puedes usar. —La polla semi flácida
de Alex se columpia y menea en todo su esplendor mientras cruza a su
vestidor. Los penes son interesantes. Particularmente el suyo.
Busca a través del cajón de arriba y agarra dos pares de calzoncillos
bóxers. Uno lo lanza a mí, y el otro se lo pone. No aparto mis ojos de él
mientras los sube por sus piernas y se mete a sí mismo dentro. Los bóxers
que me pasa son de tamaño masculino con dibujos animados en ellos.
Caen tan pronto como los suelto. Al parecer estaré sin bragas por ahora.
Alex inclina la cabeza mientras los bóxers caen a mis pies. —
Supongo que necesitas una talla más pequeña, ¿no?
—Así parece.
Alex no se pone ropa adicional, lo que está bien para mí. Estoy más
que feliz de tener más tiempo para comérmelo con la mirada.
Una vez en la cocina, me tomo la libertad de revisar sus gabinetes.
Todo es de grano entero. Es bastante decepcionante.
—¿Qué buscas?
Abro lo que parece ser un gabinete de despensa. —Cereales: Cookie
Crisp, Fruit Loops, incluso Honey Nut Cheerios estarían bien. —Además
de avena, nada más parece remotamente comida de desayuno. Una gran
cantidad de garbanzos, varias pastas, salsas y otras comidas sanas y
aburridas esperan.
142

—No tengo ninguno de esos.


—¿Ni siquiera Honey Nut Cheerios? ¿Frosted Mini-Wheats? Ambos
Pág.

sirven en caso de apuro. O waffles Eggo.


—Eh, no, ninguno de esos tampoco.
Abre el refrigerador, busca rápidamente, y sostiene un recipiente
que parece como crema. —Hago unas tortillas bastante buenas.
Luego de una inspección más cercana, parecen ser producto de
huevo líquido. Me quedo detrás de él mientras saca varias cosas y las
deja en el mostrador. Su refrigerador, como sus gabinetes, está lleno de
cosas saludables. Incluso la mermelada está hecha de fruta real. El
último elemento que saca es una nueva jarra de jugo de naranja.
Tampoco es de concentrado. Es recién exprimido y súper pulposo.
Aún no he accedido a la tortilla, sigo en busca de algo mejor,
preferentemente con muchas cantidades de azúcar. Alex, sin embargo,
ya tiene fuera la sartén. El último gabinete en que trato, contiene los
dulces de Alex. Es patético, por decir mucho; consiste en dos barras de
chocolate, ambas de la variedad extra oscura y amarga, y una bolsa de
caramelos Swedish Fish.
Me levanto sobre al mostrador y tiemblo cuando mi trasero
desnudo toca el granito. Cruzo las piernas para mantener mis partes
cubiertas y abro la bolsa.
—¿Swedish Fish para desayunar?
Ignoro su mirada de disgusto y meto un caramelo verde en mi boca,
disfrutando del maravilloso sabor artificial y azucarado. —¿No estás
haciendo una tortilla? ¿Qué es esto? —Apunto a la sustancia blanca
gelatinosa en la sartén.
—Es una tortilla de clara de huevo. Es saludable y sabe bien. —
Alex busca alrededor de mí por un contenedor. Lo abre y deja caer una
carga de vegetales pre cocidos en los huevos blancos que lucen mucosos.
Me pregunto cómo es posible que eso tenga buen sabor.
—¿Dónde está el tocino? Todo lo que veo es vegetales. El tocino es
imprescindible, o al menos debes tener jamón para que califique como
tortilla. ¿Tiene acaso queso? ¿Y por qué es solo con las claras? La yema
es la mejor parte.
Estoy tratando de molestarlo. En realidad no me siento de esta
manera; es obviamente alguien que come sano. Además de su amor por
los postres de chocolate. Quizás puedo irritarlo lo suficiente para que me
tome en el mostrador. Eso sería más divertido que hacer una tortilla.
Alex saca un contenedor de queso rallado del refrigerador y pone
una generosa cantidad encima de los vegetales, también una variedad de
hierbas frescas. Mientras la tortilla se cocina, sirve dos vasos de su caro
jugo de naranja y me pasa uno. —Las claras de huevo están llenas de
proteínas.
143

—También el semen. No me ves cosechando el tuyo para poder


tomar un vaso de él.
Pág.

Alex se encuentra en medio de un sorbo de su jugo de naranja; lo


rocía sobre mí y su tortilla. Al menos no estoy usando mi propia ropa.
Su sorpresa es impresionante. Limpia su barbilla con un paño de
cocina. —Jesús, Violet.
—¿Qué? Es verdad, ¿no? Tu cabello crece un millón de veces más
rápido si tragas en vez de escupir de manera regular.
—Estaría interesado en tomar parte en tu estudio de investigación.
—Alex deja su vaso, toma la espátula y dobla la tortilla cuidadosamente
a la mitad. Parece una gran sonrisa. La sartén en que la cocinó es
gigantesca. La corta en la mitad y me ofrece un plato.
Sostengo la bolsa de pescaditos artificialmente coloreados,
saborizados y endulzados. —Estoy bien.
—Luego del ejercicio que hiciste anoche y esta mañana, necesitas
más que azúcar para desayunar.
—No es como si hubiese corrido una maratón o algo.
—Mmmm. No. El sexo contigo es mucho más agradable.
Alex corta un bocado y me lo ofrece. —Pruébalo. Te prometo que te
gustará.
Acepto, solo porque ha puesto esfuerzo y no huele mal.
Sorprendentemente, es sabroso. Sospecho que la albahaca fresca y el
fuerte queso cheddar tienen algo que ver, y lo que sea que estuviera en
esos vegetales. Termino lo que hay en mi plato y reviso la hora. Si no
comienzo a moverme, estaré atrasada para el trabajo.
En el cuarto de lavado, Alex me pasa mi ropa pieza por pieza y me
observa vestirme. Cuando termino, está luciendo una gran erección. Se
pone la camiseta con la que dormí y un par de pantalones deportivos, a
través de los cuales se puede evidenciar la PM. Incluso vestido de manera
desarreglada, se las arregla para verse increíblemente caliente. Yo
parezco una vagabunda con pantalones deportivos.
Fui lo bastante inteligente para no traer mis cosas del trabajo a
casa anoche, así que Alex me lleva directamente a la oficina. El viaje es
corto, y estoy nerviosa sobre el final de la despedida de esta primera cita.
Es loco; tuvimos una pijamada, pero se irá por dos semanas, así que todo
este entusiasmo vertiginoso podría disminuir. Especialmente si otra
conejita de hockey atrapa su mirada mientras está de viaje.
Se detiene frente a mi edificio. Estoy unos pocos minutos
temprano, gracias a su rápida, aunque segura, conducción. Alex se
estaciona y gira hacía mí, su brazo colgando sobre mi asiento. —La pasé
muy bien anoche y esta mañana.
—Yo también.
144

—¿Puedo llamarte más tarde? ¿Después de que llegue al hotel?


—Si quieres.
Pág.

—Definitivamente. No puedo esperar a volver para salir contigo de


nuevo.
—¿Y podré conducir tu auto? —Trato de ser indiferente, pero está
esta sensación extraña en mi estómago. No creo que sea por la tortilla de
clara de huevo. Realmente me gusta. Más de lo que quiero.
—Discutiremos lo del auto después. Aún creo que hiciste trampa.
Alex va por un beso. Da unos toqueteos mientras lo hace, así que
le doy a la polla monstruosa un apretón y una caricia. Serán unos largos
catorce días.
Charlene está esperándome en mi cubículo.
Tiene rollos de canela. Están destinados como soborno. Quiere
detalles. Extensos. Escojo el rollo de canela más grande y con más
glaseado y tomo un gran mordisco.
—¿Entonces? ¿Cómo estuvo tu cita?
Con una boca llena de rollo de canela, respondo—: Bien. Me llevó
a cenar. Estuvo agradable.
—¿Agradable?
—La comida estuvo excelente.
—Violet, no me importa una mierda la comida. Creo que estuvo
mejor que agradable ya que estás usando la misma ropa de anoche.
—¿Qué? ¿Cómo lo...?
—Nunca usarías zapatos así para el trabajo.
Respiro con alivio.
—Y luego están éstas. —Sostiene su teléfono, mostrándomelo.
Soy saludada por fotos de Alex y yo en el restaurante en algún sitio
de cotilleos de internet. Son inocentes, no como las de besos apasionados
de nuestro encuentro anterior.
Mi teléfono vibra, distrayéndome de mi desvarío interno. Es Alex.
Puedo olerte toda sobre mí.
Oh, Dios. Su camiseta olía a sexo luego de que terminé de usarla.
¿Cómo se supone que funcione por las próximas dos semanas sin su
polla monstruosa?
Inscríbanme en Alex Waters Anónimos. Oficialmente tengo un
problema.
145
Pág.
A veces mi neurosis me enfurece
Traducido por Val_17
Corregido por Miry

Violet
Durante la próxima semana, Alex me envía mensajes lindos
intercalados con algunos sucios. La diferencia horaria hace que sea difícil
hablar por teléfono. Nuestros horarios no encajan; entre vuelos y estar
en la carretera, nuestras conversaciones no son privadas y resultan
breves.
Buck no ha enviado ningún mensaje enojado acerca de mi cita con
Alex, así que supongo que no lo sabe o no le importa. Mi madre es una
historia diferente. Intenta reunir toda la información que pueda sobre la
cita-convertida-en-fiesta-de-pijamas. Incluso pregunta si los rumores
son ciertos. Me niego a contestar porque esos no son detalles que voy a
compartir con mi madre. Sin embargo, mi incapacidad para permanecer
sentada sin hacer una mueca de dolor durante el primer par de días
después, es bastante revelador.
A pesar de la falta de oportunidad para hablar, Alex me envía flores
y dulces sin cesar. El tipo de las flores ha aparecido dos veces en la
primera semana con nuevos ramos. Entre las entregas, el tipo de FedEx
deja paquetes. La mayoría de las veces, los consigo antes de que mi mamá
los intercepte. A veces no tengo tanta suerte. A pesar de las flores y las
atenciones de Alex, la ansiedad ha logrado escabullirse e instalarse.
Tener sexo con él, aunque fue divertido, podría no haber sido la idea más
146

inteligente ahora que va a estar fuera por un período prolongado de


tiempo.
Pág.

El lapsus de tiempo entre nuestra última cita y la siguiente está


demasiado lejos. Dejando de lado las flores, mensajes de texto y correos
electrónicos, todo lo que necesita es demasiadas cervezas después de la
victoria y una conejita cachonda para arruinarlo todo.
Charlene y yo vamos por un trago después del trabajo a fines de la
primera semana sin Alex. La pared de televisores junto a la barra muestra
el juego de hockey. Chicago no juega, así que no estoy tan interesada en
verlo. Anoche fue una historia diferente. Chicago derribó a Los Ángeles
en un espectáculo impresionante de habilidad y dominio.
El único mensaje de texto que he recibido de Alex desde entonces,
es un mensaje borracho sin sentido. Como resultado, he estado al borde
todo el día. Una revista sensacionalista y un periódico muy leído se
burlan de mí en la mesa vacía junto a nosotras.
Solía ser una de esas personas que se encontraban en la fila del
supermercado y se burlaban de todas las personas que gastaban su
dinero duramente ganado en esas porquerías. Ahora soy la persona que
hojea febrilmente, revisando para ver si la bonita cara de Alex se
encuentra en algún lugar dentro. Está ausente de las páginas más a
menudo de las que no, pero los sitios web de fans se encuentran llenos
de sus imágenes. También, hoy evité buscar activamente en mis sitios
web favoritos por miedo a lo que podría encontrar.
El teléfono de Charlene suena por millonésima vez desde que nos
sentamos. Recientemente se creó un perfil en un sitio de citas online.
Disminuyó el campo al limitarlo a fanáticos del hockey. Su teléfono ha
sonado todo el día; a un montón de chicos les gusta el hockey, la mayoría
de los cuales no consideraría material viable de citas.
Incapaz de contenerme, realizo una búsqueda de imágenes de Alex
en mi teléfono. Una serie de nuevas imágenes aparecen. A menudo envío
las fotos a mi correo electrónico y las guardo en mi carpeta “Botón de
Castor”. Éstas no son de ese tipo.
Alex se ve hermoso como siempre, excepto por el brazo que
envuelve alrededor del hombro de una rubia. Ella besa su mejilla. Él
sonríe, mostrando sus hoyuelos. Es probable que sólo sea una fanática.
Me desplazo para encontrar más fotos de ellos. La chica se esconde en su
costado con su brazo protectoramente a su alrededor.
Quiero darle un rodillazo en las bolas y golpear su polla
monstruosa hasta sacársela. La puta de hockey en mí quiere patearle el
culo a ella y sacarle todos los dientes por besarlo en cualquier lugar. La
147

realidad me golpea en la teta, he empezado a pensar en Alex como mi


novio. Sólo hemos estado en una cita real. Las flores y los regalos no
Pág.

significan que somos exclusivos; es exagerado con los regalos. Me siento


tan tonta.
—¿Violet? ¿Por qué respiras así?
Deslizo mi teléfono sobre la mesa. —Lo está besando, y la está
tocando. —Como si no pudiera ver lo que se encuentra delante de ella.
—Estoy segura que hay una explicación razonable.
—Claro que la hay. Es un mujeriego, y yo una estúpida. Debí
imaginármelo. —Agarro el teléfono y cierro el navegador. No puedo
mirarlo más. Esta situación resulta perjudicial para mi bienestar
emocional.
—Deberías llamarlo. Tiene que haber una buena razón para esto.
Si no está enviándote mensajes, correos o llamándote, te envía regalos.
No tiene sentido —dice Charlene en su tono más racional y suave.
—Lo tiene si es un jugador. Estoy segura que esa línea que me dio
de no-soy-un-mujeriego es la que le da a todas sus habituales, o lo que
demonios sea yo. Probablemente es una artimaña elaborada. Mira a
Buck; tiene a todas esas chicas envueltas alrededor de su gigante dedo
yeti, fingiendo ser agradable cuando en realidad es un perro. Alex
probablemente es igual, solo que más encantador.
Debo sonar como una lunática. He estado paranoica toda la
semana, y ahora hay una justificación.
—Vi…
—Te veré mañana.
Necesito hacer algo más que sentarme en un bar con hockey en el
fondo. Me levanto de la mesa, casi derramando mi cerveza. Char no trata
de detenerme. Estoy demasiado profundo en uno de mis episodios
neuróticos para ser racional.
Escucho rap enojado de camino a casa. Me siento demasiado
molesta para quedarme con los brazos cruzados, así que decido hacer
algo productivo. Trotar parece una forma inteligente de quemar un poco
de esta energía negativa y conseguir perspectiva. La primera señal de que
mi idea es defectuosa ocurre cuando me toma cuarenta y cinco minutos
encontrar mis malditas zapatillas para correr. Armada con ritmos más
enojados, ajusto mis auriculares, y salgo a la acera.
Hace frío, así que comienzo con un trote ligero. A los dos minutos
ya me encuentro sin aliento, pero también decidida a terminar este
ejercicio. Necesito hacer algo más allá de llorar o llamar a Alex. Sigo, y
para el momento en que he corrido una cuadra, tengo una punzada en
mi costado y respiro como un asmático. Por el lado positivo, puedo ver el
cartel de comida rápida brillando a la distancia. Reviso todos mis bolsillos
y encuentro un mágico billete de diez dólares en el pequeño bolsillo
destinado para un lápiz labial o llaves. Los Arcos de la Indigestión no se
148

hallan demasiado lejos. Puedo lograrlo. Más que este trote, necesito un
batido.
Pág.

Jadeo y resoplo cuando llego a la puerta. El olor familiar a comida


frita me saluda cuando entro. Es como volver a casa, excepto que no
tengo que cocinar nada por mi cuenta. Ordeno papas fritas y un batido,
me siento en una esquina. Sacando la tapa, cubro cuidadosamente cada
fritura con el producto lácteo congelado con sabor a vainilla. Joder con
Alex, literalmente, es la razón por la que lleno mi cara con esta mierda.
Mañana estaré hinchada gracias a la leche falsa y la grasa.
El azúcar y las grasas-trans son destruidos en la fría caminata a
casa. Evito revisar mis correos o mensajes en el teléfono. No quiero hablar
con Alex esta noche. No lo conozco lo suficiente para discernir si me
miente o no. Hablar con él podría confirmar su condición de bastardo
mentiroso, y estaré deprimida. Es demasiado para manejar. Una pastilla
Nyquil es mi ayuda elegida para dormir, de otro modo nunca callaré mi
mente.
El castor Waters me mira desde mi almohada. Lo empujo fuera de
la cama y me meto bajo las sábanas. Debo haberlo buscado en medio de
la noche porque me despierto aferrándome al peluche.

Charlene se encuentra sentada en mi escritorio cuando llego al


trabajo a la mañana siguiente. Se está convirtiendo en un accesorio allí.
—Todavía no lo llamas, ¿verdad?
—Buenos días para ti también.
Me pasa una carpeta. —Tienes que ver esto.
—¿Qué es? —La volteo para abrirla; hay un sinfín de imágenes de
Alex con la misma mujer rubia. El gran volumen es inquietante.
—Es su hermana.
—¿Qué dijiste? —Tengo un vago recuerdo de Alex mencionando
una hermana menor mientras estábamos en nuestra cita.
—Su nombre es Sunny. Tiene veintiún años. Según este artículo —
levanta una revista de chismes—, voló para llegar al juego en Los Ángeles
la semana pasada porque allá en Canadá está más frío que las bolas de
un muñeco de nieve.
—No tenía idea.
—Él me llamó para explicarlo. Al parecer son cercanos. —Empuja
su teléfono y me muestra el número del celular de Alex.
—¿Cómo consiguió tu número?
149

—Buena pregunta. Tal vez deberías regresarle una de sus llamadas


y averiguarlo.
Pág.

Ignoro la indirecta. —¿Qué explicó, exactamente?


—Las imágenes. Se preocupó. No pudo ponerse en contacto contigo
y se imaginó que esa podría ser la razón. Podrías haber evitado todo esto
si lo hubieras llamado o hecho algo de investigación.
Me siento demasiado avergonzada para admitir que he rastreado
imágenes como un adicto en busca de drogas, pero no realicé una
búsqueda de esta información vital anoche. Hice una suposición
terriblemente ignorante basada en expectativas personales.
Realmente es un buen tipo. Se tomó el tiempo para buscar a mi
mejor amiga y transmitir un mensaje a través de ella, lo cual me dice más
sobre él que las flores o los regalos.
Reviso el teléfono para encontrar mi buzón de voz completo, y tengo
veinte mensajes. Temo su contenido. Los dos primeros correos de Alex
simplemente me piden que le regrese la llamada. El tercero es de varios
minutos de duración y la razón de que mi correo de voz esté lleno. Me
siento horrible. Ha intentado explicar la situación y lo he ignorado.
Le mando un mensaje inmediatamente. No escucho de él en todo
el día. Tiene juego esta noche, así que es probable que esté en la práctica
o que no tenga el teléfono.
El karma dicta que pase por lo mismo que él pasó las últimas
veinticuatro horas. Después del trabajo, me pongo ropa cómoda, agarro
una bolsa de pretzels de la despensa y un par de cervezas de la nevera, y
camino por la calzada hacia la casa de mis padres. La enorme televisión
en la sala de estar es el mejor lugar para ver el juego.
Los equipos se hallan muy igualados en habilidad. Observo con
gran atención como Alex anota un gol y logra dos pases en el tercer
período, dejando al otro equipo incapaz de recuperarse. Después de eso,
el locutor deportivo entrevista a Alex. Está en lo alto de la victoria; me
preocupa que mi respuesta tardía vaya a resultar en una profecía auto-
cumplida.
Estoy agotada para el momento en que termina la repetición de lo
más destacado. El juego terminó hace más de una hora, y todavía no hay
mensaje de Alex. Regreso a la casa de la piscina y me preparo para ir a
la cama. Apretando el castor Waters en mi pecho, termino en un sueño
inquieto.
Soy despertada un poco más tarde por el sonido de mi teléfono. Lo
alcanzo en una confusión frenética, presionando botones equivocados
hasta que finalmente respondo a la llamada.
—Hola. ¿Hola? —Estoy tan desorientada. Estuve teniendo sueños
sobre Alex acariciando mis pechos.
150

—Hola. —Su voz es una manta borrosa de calidez.


—Hola —exhalo, al estilo estrella porno.
Pág.

—Lo siento por despertarte. Traté de llamarte antes pero mi


teléfono murió y tuve que esperar que se cargara. ¿Cómo estás?
Dios, lo amo. Espera, ¿qué? No, no, no lo amo. Amo su dulzura.
—Estoy bien. Lo siento por no llamarte hasta hoy… —Me siento
culpable por evitarlo, asustada de que estuviera en el castor de alguien
más.
—Debí advertirte. Sé cómo se ven las fotos. El vuelo de Sunny no
fue planeado.
El remordimiento anula mi capacidad para censurar mi respuesta.
—Me gustas. No esperaba verte con alguien más. Pensé que tal vez mi
marca de locura fue un poco demasiado para manejar. —Maldita sea,
hacía un… trabajo mediocre en parecer poco afectada. Ahora he
disparado toda la mediocridad hasta la mierda.
—Te gusto, ¿eh?
Si pudiera derretirme en un charco, lo haría. Esos modismos
canadienses me derriten cada vez.
—Mm-hmm. —Prácticamente sale como un suspiro.
—También me gustas —dice en voz baja—. ¿Puedes tomarte libre
el viernes? Me encantaría que viajaras a Toronto. Puedes venir al juego,
y podemos pasar el rato por algunos días. Te llevaré a Guelph.
Es difícil no ponerse toda sensible con Alex ofreciéndome viajar a
un país extranjero. Está bien, no es extranjero, pero los canadienses
hablan francés y tienen acentos. Tengo días de vacaciones. El tiempo a
solas con Alex sería fantástico.
—¿Violet?
Mierda. Me he quedado en silencio otra vez.
—Por favor, di que sí, nena. Quiero que vengas. —Su voz es baja,
ronca.
Debe saber que me vuelve loca de la mejor manera cuando me
llama nena. —Quiero ir.
—Podemos conseguir una habitación de hotel la primera noche,
luego quedarnos en mi apartamento en la ciudad por el resto del fin de
semana. Solo nosotros dos.
—¿Tienes un apartamento?
—Lo tengo. Mis padres se quedan allí cuando tengo juegos en
Toronto.
—Cierto. Por supuesto.
La idea de pasar un fin de semana a solas con Alex hace que mis
muslos se aprieten. Han pasado días desde que me masturbé, y ahora
estoy caliente, húmeda y excitada.
151

—Tendré que consultarlo en el trabajo para ver si puedo conseguir


el tiempo libre. Los boletos de última hora son caros.
Pág.

Deslizo la mano por mi estómago hasta mis muslos entreabiertos,


ahogando un gemido. Mi respiración ya es pesada, así que mantengo el
teléfono lejos de mi boca.
—No te preocupes por… ¿qué haces?
—Uh, yo… uh… —¿Debería o no? Antes de descubrir la foto con su
hermana, estuvo enviándome mensajes sucios durante toda la semana,
citando las cosas que no podía esperar para hacerme cuando llegara a
casa. En uno mencionó pasar una tarde con su rostro entre mis muslos.
Excepto que no utilizó esa expresión en particular. Gimo. Una vez que el
sonido sale de mi boca, no puedo retirarlo.
—¿Te estás tocando?
—Tal vez. —Deslizo mis dedos en el pequeño bolsillo en la parte
delantera. La ropa interior de chico es tan conveniente.
—¿Sí o no, Violet?
—Sí.
—Ah, mierda. ¿Acaricias mi coño?
Oh dulce bebé Jesús, lo llamó suyo. —Ajá.
Me muerdo el labio para no gemir demasiado alto.
—No te reprimas. Dime lo que haces. Dios, ojalá pudiera verte.
—Yo… yo…
—¿Te pondrás tímida conmigo ahora? Sólo somos tú y yo. No hay
nadie más que nosotros. Dame algo para sobrevivir los próximos días. —
Su voz es suave, alentadora.
—Alex. Yo… —Es apenas un susurro.
—¿Desearías que fuera yo? ¿Mis dedos tocándote?
—Oh, Dios. —Nunca he tenido sexo telefónico. No soy una
habladora de sexo consciente. La basura que vomito no es intencional—
. Sí, desearía que fueras tú.
—También yo, nena. También yo. ¿Dónde están tus dedos?
Dudo por una fracción de segundo. —Mi clítoris.
—¿Estás tan mojada como lo estuviste para mí?
Debato los méritos de decir la verdad o embellecerla por el bien del
sexo telefónico. —No.
—¿No?
—Ni de cerca tan mojada como me puse por ti. —Jadeo y gimo.
Esto es una mierda total. Soy una de esas personas naturalmente
lubricadas. Es una maldita bendición. Sin embargo, decido acariciar el
ego de Alex mientras nos acariciamos a nosotros mismos.
152

—No puedo esperar para tener mi boca sobre ti de nuevo. Voy a


Pág.

comerte como si estuviera muerto de hambre y tú fueras mi última


maldita comida.
Gimo, porque, ¿qué otra respuesta se da a una declaración así de
directa? Alex es realmente bueno en el sexo telefónico.
Me froto con ganas cuando Alex me susurra cosas sucias al oído,
acerca de cómo desearía que fueran sus dedos y su boca, lo bueno que
será cuando finalmente vuelva a estar en mi interior, y lo mucho que
desea que sea mi mano en su polla en este momento.
—Extraño tu polla —susurro.
—Lo haces, ¿eh? —Sigue ese pedacito de ternura canadiense con—
: Dime cómo te sientes por mi polla.
Dios mío, la cabeza de este hombre está a punto de explotar junto
con su polla. —Me encanta tu polla, Alex.
Toma una respiración aguda.
—Estoy tan cerca. No te detengas. —No hablo con mi propia mano;
hablo con Alex y su boca sucia. Es la fuerza impulsora detrás de mi
orgasmo inminente.
Gimo su nombre y algunas maldiciones cuando el calor se forma
en el centro de mi cuerpo. El teléfono cae de mi oreja mientras el orgasmo
me golpea. Es como dejar caer una menta en una botella de refresco.
La voz de Alex es suave y distante mientras canta desde el otro lado
junto a mi almohada. —Eso es, déjame escuchar cómo te vienes. Dios,
desearía estar dentro de ti… ah mierda, voy a…
Busco el teléfono. De ninguna manera me perderé esto. Alex gruñe
mi nombre de la manera más sexy imaginable. Cierro los ojos y lo imagino
desnudo, empuñando su polla, viniéndose en sus perfectos abdominales.
Le doy un momento para recuperar el aliento antes de intentar una
conversación. Es una defectuosa. —Entooonces…
—Dios, eso fue caliente. ¿Qué llevas puesto? Te imaginé sin
camiseta y con bóxers.
—Tienes razón en la mitad inferior. Visto una camiseta sin mangas.
Es blanca, así que serías capaz de ver mis pezones a través de ella si
estuvieras aquí. —Me parece interesante que Alex me pregunte por mi
atuendo después del sexo telefónico.
—¿Tomarías una foto para enviármela?
—¿Y si pierdes tu teléfono y se filtra en internet? —También luzco
terrible en la mayoría de las fotografías, especialmente en las que salgo
sola.
—Hm. Buen punto. No quiero que nadie más te vea desnuda. O
153

parcialmente desnuda. Puedo esperar si tengo que hacerlo. ¿Así que


vendrás a Toronto? Te enviaré el boleto mañana.
Pág.

—Déjame comprobarlo con mi jefe primero. Dame hasta mañana


por la noche para ver si puedo solucionarlo. Si Sidney y mi mamá quieren
ir, él cubrirá el costo así no tienes que hacerlo tú.
—Quiero comprar el boleto.
Me preocupa la reacción de Buck. No me importa lo que piense,
pero Alex tiene que jugar con él por el resto de la temporada. Si las cosas
no salen bien entre nosotros, podría arruinar su juego. No puedo
imaginar a Buck siendo amistoso con Alex si descubre que está metiendo
su polla monstruosa en mi guarida de castor.
—Cuando estés en los desempates, puedes hacerme volar a uno de
esos juegos. —Falta mucho tiempo para esos. ¿Quién sabe lo que ocurrirá
entre nosotros hasta entonces?
—¿Me dejarás hacer eso?
—Sí.
—¿Te quedarás conmigo en Toronto incluso si vuelas con tu familia
este fin de semana?
—Definitivamente. —Ahogo un bostezo.
—De acuerdo. Probablemente debería dejarte; es tarde allí, ¿no?
—Lo es. Pero vale la pena ser despertada en medio de la noche por
una llamada sexual.
—Te llamaré mañana, chica sexy. —Su voz es suave, como plumas
flotando sobre mi piel.
—Buenas noches, Alex.
—Buenas noches, nena.

154
Pág.
Amo las peleas de Hockey
Traducido por Kyda
Corregido por *Andreina F*

Violet
La noche siguiente, Charlene pasa el rato en mi casa. Tengo un
plan para hacer que Sidney nos lleve al juego en Toronto, y Charlene es
parte del paquete de persuasión.
Me preparo para la hora feliz de Martinis y espero la llegada de mi
madre. Las bebidas son necesarias. Ella es un ciclón en el cual no quieres
verte atrapado, especialmente con Charlene alrededor para alimentar su
hiperactividad. No obtuve mi nivel de energía de mi mamá.
Con un Martini en la mano, Charlene me sigue a mi habitación
mientras busco en mis gavetas por algo cómodo para usar. Necesito lavar
la ropa. Todos mis calzoncillos de cómics de Marvel están sucios. Por lo
que me conformo con mallas y una camiseta.
—¿Qué es esto? —pregunta Charlene.
Me volteo, preparada para emitir un comentario sarcástico, hasta
que veo que está sosteniendo el castor Waters. Mis dedos se contraen con
la necesidad de arrancarlo de sus manos.
—Es un animal de peluche. —Recojo mi teléfono del tocador y me
desplazo a través de mis mensajes para evitar el contacto visual.
—Veo eso. ¿Dónde lo obtuviste? —Charlene lo voltea,
inspeccionando la parte trasera de su mini suéter.
155

—Alex me lo envió. —Mi piel se pone caliente. Apuesto a que estoy


enrojecida.
Pág.

—Oh, Violet. —Charlene acaricia el castor con su nariz, frotándola


en la cima de su cabeza—. ¿Duermes con este castor?
Se está burlando de mí, y no lo aprecio. Además, está tocando mi
castor Waters. Soy un poco territorial con mis regalos de Alex. No dejo
que nadie se acerque a los libros que me ha enviado. También escondí la
caja de chocolates Godiva de mi mamá para evitar compartir.
—No puedes decirme que si tuvieras una almohada de cuerpo
completo que se asemeja a Darren Westinghouse, no lo follarías antes de
ir a la cama cada noche.
Charlene deja caer el castor en mi cama y limpia sus manos en sus
pantalones. —Eres asquerosa.
—No follo su castor. Sólo explicaba un punto, pervertida.
—Oh. Bien. ¿Crees que puedo conseguir una almohada de cuerpo
completo de Darren?
—Estoy segura de que puedes mandar a hacer una.
Recojo el castor y lo acurruco furtivamente, o no tan furtivamente,
antes de colocarlo de vuelta en la cama, acaricio su pequeña cabeza, y
rozo su lindo diente de conejo.
—Así que, ¿qué está pasando? Ahora mismo eres como una adicta
al crack con un subidón de azúcar.
Estoy inquieta y animada, las cuales son señales reveladoras de
que algo está sucediendo. —Tengo un plan para… —Soy interrumpida
por un golpe en la puerta.
Mi chico repartidor de flores está sosteniendo un enorme ramo de
flores con una bandera canadiense encaramada entre claveles rojos y
blancos, lirios blancos y un montón de otras flores conforme al mismo
esquema de colores. El tema es estrictamente canadiense. Charlene está
justo detrás de mí, mirando sobre mi hombro.
—Hola, Fred.
—¿Cómo estás, Violet? —Parece nervioso. No puedo culparlo. La
última vez que estuvo aquí, me encontraba enojada y me desquité con las
flores. También mencioné a putas y mujerzuelas de hockey.
—Estoy bien. Lo siento por la semana pasada. —Tomo las flores.
Charlene está prácticamente montada en mi espalda para poder verlas—
. Esta es mi amiga Charlene.
—Hola —saluda Charlene.
—Hola —saluda de vuelta Fred y señala las flores—. ¿Supongo que
se contentaron?
—Lo hicimos.
156

Fred asiente y mira mis pies. Esto es raro.


—Bueno, gracias por traer las flores. Que tengas una feliz noche.
Pág.

—Lo envío en su camino tranquilo.


—Apuesto a que Alex estaría enojado si se enterara que el chico
que entrega sus flores tiene un flechazo por ti.
Coloco el nuevo ramo en un florero. —Fred no tiene un flechazo por
mí.
Charlene resopla pero no comenta más. —Oye, hay algo más aquí.
Una pequeña caja está en el medio del ramo. Abro la carta primero.
No puedo esperar para mostrarte mi ciudad natal.
~Besos y abrazos, Alex.
Charlene agarra la tarjeta de mi mano. —¿Qué es esto? ¿Su ciudad
natal? ¿Besos y abrazos? ¡Oh por Dios! ¿Qué está sucediendo?
—Alex quiere que vaya a su juego en Toronto.
—¿Y?
—Y que pase la semana con él en Guelph.
—Bien por ti. —Charlene me entrega un pañuelo de papel—. Así
que, ¿dónde pasarás el fin de semana? Ya dijiste que sí, ¿cierto?
—Guelph y no.
Charlene arranca otro pañuelo de papel de la caja.
—No estoy estornudando. Guelph es el nombre de su ciudad natal,
idiota. Necesitaba asegurarme de poder conseguir el tiempo fuera del
trabajo antes de aceptar. —Lo hablé con el jefe esta mañana. Le dije que
sería bueno para hacer conexiones. No es totalmente una mentira.
—Esto es grande. No puedo creer que te invitó al lugar donde
creció. ¿Eso significa que conocerás a su familia? Tienes que ir a este
juego.
—Si podemos convencer a mi mamá de que necesitamos ir a
Toronto, acosará a Sidney hasta que acepte, y él conseguirá los boletos.
Les está yendo bastante bien a los Hawks. Querrá apoyar a Buck.
—Bien pensado.
Le doy una copa de Martini a Charlene. —¿Cierto?
Hacer que Alex me compre el boleto es demasiado extravagante
para una segunda cita. Si mis padres van, resuelve todos los problemas.
Aún me sentiré un poco culpable por ello, pero sobreviviré.
La otra parte de mi plan es convencer a Charlene para que venga,
también. Necesitaré su apoyo moral en el juego. Es mucho pedir, ya que
no estoy segura de que pueda hacer que Sidney pague por su boleto de
avión también. —¿Vendrás?
—¿Estás bromeando?
157

—Sidney probablemente pueda conseguir una entrada extra para


el juego y el hotel estará cubierto.
Pág.

Charlene inmediatamente empieza a buscar vuelos de último


minuto en su teléfono. —Y podré conocer a Darren en persona, ¿qué
podría ser mejor?
Hago tintinear mi Martini con el de Charlene. La tengo de mi lado.
Todo lo que necesito es convencer a mamá y listo.
El estruendo profundo del Mustang de mi madre y los pesados
ritmos de baile señalan su llegada al final de la bebida número dos. Como
siempre, no toca. —¿Es ese el vehículo de Char en la entrada?
—¡Hola! —Charlene baja la coctelera para aceptar el abrazo
demasiado entusiasta de mi madre.
—¡Te ves genial! —Mamá patea sus zapatos para quitárselos y se
pasea hasta la cocina—. ¿Es ese un Martini? ¿De qué tipo? ¿No les
importaría si me uniera para una bebida, cierto? Sidney tiene una
llamada en conferencia en una hora, y no estoy de humor para un
rapidito.
Pretendo que no escucho la última parte y ayudo a Char a hacerle
una bebida.
—¡Oh, flores nuevas! —Agita sus manos en el aire como si estuviera
lista para empezar a bailar. Olfatea las flores—. ¡Son hermosas! ¿Qué es
esto? —Recoge la caja pequeña en el mostrador.
Me olvidé de ello por completo, habiéndome visto atrapada en
explicarle la situación a Charlene.
—No estoy segura. —Tengo esperanza de que no sea nada
inapropiado o mi mamá probablemente compartirá sus propias
experiencias personales.
Empuja el paquete hacia mí. —Bueno, ábrelo.
Lo tomo con algo de renuencia, rezando para que no sea nada
pornográfico.
Rompo el papel rojo y blanco para destapar una caja de caramelos
con forma de hojas de arce. Huh. Esto está lejos de ser ofensivo. Me he
acostumbrado a los regalos, tarjetas y correos electrónicos ligeramente
inapropiados de Alex.
Meto uno en mi boca. Se disuelve en el momento que golpea mi
lengua. Oh Dios, es celestial. Es como… azúcar de arce. Taaaaaaaaan
bueno. Hago la cosa del gemido contenido. No quiero compartirlos porque
soy golosa, pero me siento mal gimiendo mi placer por la comida mientras
miran.
—¿Quieren uno? —pregunto a regañadientes con la boca llena de
azúcar de arce.
Hacen el mismo sonido que yo. Ahora entiendo por qué me
observaban. Suenan como si estuvieran en el borde de un orgasmo de
158

azúcar.
—¿Puedes conseguir estos fuera de Canadá? —pregunta Charlene
Pág.

con una mirada de complicidad—. Iría a Canadá sólo para obtener algo
como esto. —Arranca otro de la caja.
¿Podría ser menos sutil?
—No lo sé. —Mi mamá toma otro, también.
Es una caja pequeña. No quiero seguir compartiendo,
especialmente si sólo puedes conseguirlos en Canadá donde los arboles
de arce abundan. Supongo que podría pedirle a Alex que me consiga más.
Conociéndolo, me enviaría el suministro para un año. No que me
quejaría.
—Deberías preguntarle a Alex. —Agarra un tercero.
—Oye. —Le doy una palmada a su mano, guardando la caja medio
vacía en mi pecho.
—¿No juegan en Toronto este fin de semana? —Charlene me da la
transición perfecta.
—¡Oh! —Mi mamá se emociona toda y brinca de arriba abajo.
Indirecta soltada—. ¡Deberíamos ir! ¿Puedes tener libre el viernes, Violet?
Estoy segura de que Sidney querrá ir. ¡Cualquier excusa es buena para
ir a ver jugar a Buck!
Estoy impresionada de lo fácil que es esto. Esperaba
completamente que Charlene y yo tuviéramos que trabajar por un
mínimo de diez minutos para llegar a este punto. En lugar de eso toma
una sola pregunta. Algo del mérito debería ir a los caramelos de azúcar
de arce.
—¿Qué hay de ti, Charlene? ¿Te gustaría hacer un viaje con
nosotros a Canadá? ¡Quizás podamos encontrarte un jugador de hockey
caliente, también! ¡Será tan divertido! —Aplaude y salta un poco más—.
Sólo he ido una vez a Canadá. Deberíamos conseguir tanto como
podamos de esa cosa de arce.
Mi mamá saca su celular y empieza a enviar mensajes de texto. Sus
habilidades para ello son terribles. Siempre está acortando palabras que
no puedes acortar.
Su teléfono suena. —¡Hablaré con Sidney y se los reportaré! —Se
toma de un trago el resto de su Martini, brinca alrededor a medida que
se pone sus zapatos, y desaparece por la puerta.
Veinte minutos más tarde me llega un mensaje de texto de mi
mamá confirmando que de hecho iremos a Toronto. Tengo una idea de
cómo logró hacer que sucediera tan rápido.
159
Pág.

Mamá está convencida de que será más divertido si no le digo a


Alex que iré. Charlene no está tan entusiasmada con el plan, pero soy
una fan de las sorpresas, siempre y cuando sean del tipo bueno. A pesar
de su renuencia, Charlene me ayuda a fabricar una falsa excusa acerca
de una reunión de la cual no me puedo librar el viernes y una
presentación que tengo que preparar para el lunes en la mañana. Llamo
a Alex y le doy las “malas noticias”. Está tan decepcionado que ni siquiera
quiere tener sexo telefónico. Me siento muy mal por ocultar la verdad y
por la ausencia de la conversación sucia en el teléfono. Estoy esperando
que el factor sorpresa valga la pena.
Prepararse para un fin de semana de viaje es una pila de trabajo,
especialmente cuando uno está empacando para un montón de sexo con
un jugador de hockey súper caliente. Charlene, mis senos, y yo salimos
en una expedición de compras a Victoria’s Secret. Compro tres conjuntos
de sujetadores y braguitas de la variedad de sexy y con volantes, todas
ellas con rojo en algún lugar. Además de la ropa interior sexy, voy a Target
y derrocho en una selección de nuevas bragas divertidas ya que Alex
parece estar bastante interesado en verme en ellas.
El jueves es el día más lento en la tierra. Estoy ocupada con
reuniones y Alex tiene práctica, así que un par de rápidos mensajes de
texto son todo con lo que nos la arreglamos en la mañana.
Esta vez estoy mucho más preparada, habiendo empacado la noche
anterior; el bolso de Charlene y el mío ya están en la parte trasera de la
SUV de Sidney. Ella hace un rápido viaje al baño del personal al final del
día de trabajo para cambiarse ya que seremos llevadas directamente
desde el trabajo al aeropuerto. Charlene sale del baño vestida como si
estuviera lista para una noche de fiesta en lugar de un vuelo.
—¿Es demasiado? —Ajusta su falda de piel artificial.
—No si planeas estar en un video musical.
Charlene me muestra el dedo mientras camina hacia el ascensor.
—Me veo caliente.
Mi mamá ama su vestimenta. No me sorprende.
Nuestros asientos son de primera clase, como siempre. Charlene
nunca ha viajado con los titulares antes.
—¡Hay tanto espacio para las piernas! ¡No puedo creer que
bebamos gratis! —Frota sus palmas de arriba abajo por el apoyabrazos
de cuero.
Tan pronto como estamos en el aire, ordeno chupitos para calmar
mis nervios. Todo lo que hace es aflojar sus labios y los míos.
Charlene parlotea acerca del juego y cómo planea presentarse a sí
misma a Darren. Como la mala amiga que soy, no le presto atención.
Estoy demasiado concentrada en lo que traerá el fin de semana con Alex,
160

además de sexo.
—¿Crees que eso sea una buena idea?
Pág.

—Definitivamente. —Asiento empáticamente, pretendiendo que he


estado escuchando todo el tiempo.
—¿Así que crees que escalar los paneles y saltar al hielo para poder
hacerle una mamada a Darren entre una multitud de miles es una buena
forma de presentarme?
Reprimo una risita. —Pensándolo mejor, no. No creo que debas
hacer eso.
—Violet, necesito algo de ayuda aquí.
—Sólo sé tú misma. Si terminan en su habitación, besándose, no
le digas que lo amas o a su polla ni nada. No la primera vez que hagan…
lo que sea.
—¿Le dijiste a Alex que lo amabas cuando lo conociste? —La
expresión de Charlene es incrédula y un poco herida, probablemente
porque esta es la primera revelación de tal información.
—No. Ni siquiera sabía quién era él. Sin embargo, puede que haya
profesado mi amor a su equipo de hombre cuando me venía.
—No lo hiciste.
—Lo hice. —Me prometí a mí misma que me llevaría esa gema a la
tumba.
—Guau. Realmente debe ser inmensa.
La cabeza de mi mamá sobresale por encima del asiento frente a
mí. —¿De qué estamos hablando?
—Nada.
—Alex —dice Charlene al mismo tiempo.
—He escuchado algunos rumores interesantes de él, pero este es
secreto. —Mi mamá inclina su cabeza en mi dirección.
—Aparentemente son ciertos —dice Charlene sin nada de
consideración por mi privacidad.
—¡Char! —golpeo su brazo.
—¿Qué?
—Tuviste demasiados problemas caminando el día después de tu
pijamada —comenta mi mamá.
—No discutiré esto contigo, especialmente no en un avión.
—Bien, bien. Charlene y yo podemos hablar más tarde. —Le guiña
a Char y vuelve a su asiento. Puedo escucharla hablándole a Sidney. Hay
muchas risitas. Desearía que no fuera tan fanática de compartir en
exceso, especialmente con Sid.
161

Vamos directamente al estadio al llegar. El centro de Toronto no es


muy diferente del de Chicago, lleno de rascacielos y horrible tráfico. No
estoy segura de lo que pensé que sería. Tal vez esperaba elfos, como en
Pág.

el polo norte, lo cual es ridículo ya que sólo está al norte a una hora de
la frontera de Estados Unidos. Además de su polla monstruosa, Alex es
justo como las personas normales. Si todos los hombres canadienses
están así de dotados, puedo entender por qué la gente estaría dispuesta
a lidiar con los inviernos gélidos.
Llegamos al estadio con sólo minutos de sobra. Charlene está
impactada por los atuendos, o la falta de ellos, de algunas de las putas
de hockey. Su falda de piel artificial es modesta en comparación.
—¿Debería haberme vestido así?
Charlene mira a una chica usando un suéter de Waters que fue
convertido en un mini vestido, complementado por tacones de dos mil
centímetros.
—No. Definitivamente no. Tu coño se congelaría y se caería.
Entonces, ¿qué tendrías para ofrecerle a Darren?
Nuestra conversación es puesta en espera mientras los Hawks
entran al hielo. Aun con todos los rellenos y el equipo suelto de hockey,
Alex es caliente. No puedo esperar para poner mis manos en él después
del juego. Voy a abusar de su lindo trasero, que se joda la reacción de
Buck. Han pasado dos semanas desde que lo vi; mi castor quiere comer
algo de madera.
Los Hawks están arriba para el final del primer periodo, pero algo
está mal con Alex. Está irritado. Puedo verlo en el conjunto de su
mandíbula y la forma demasiado agresiva en la que lidia con el equipo
contrario. En la banca está ansioso, siguiendo la acción del juego con sus
labios apretados en una línea fina. Grita cuando uno de los defensa de
los Hawks es golpeado por un delantero de los de Toronto. Es como si
estuviera buscando una pelea.
Buck está jugando como si fuera dueño de la pista. Desvía cuatro
goles en el segundo periodo, permitiendo que los Hawks se mantengan
en la delantera. Darren anota un gol al final del segundo periodo, dándole
a los Hawks una ventaja de dos puntos.
Al principio del tercer periodo, Alex enfrenta al centro en el hielo.
Justo cuando el árbitro sopla el silbato, su cabeza se levanta. El disco
pega en el hielo, los guantes de Alex están fuera. El central de Toronto ni
siquiera lo ve venir. Alex agarra su caja torácica con una mano y lo golpea
en el estómago con la otra.
Lo derriba y se le monta a horcajadas, halando de su casco. Se sale
y rueda a través del hielo. Entonces empieza a golpear con su puño el
rostro del central. El hombre de Toronto se las arregla para darle un par
de golpes. Son relativamente inefectivos. Alex simplemente está…
sacándole la mierda a este tipo.
Finalmente, los árbitros se recomponen y los apartan. Su oponente
162

está sangrando por todo el hielo. No debería encontrar candente este nivel
de violencia.
Pág.

—¿Qué están haciendo? —pregunto a medida que los árbitros


escoltan a un Alex furioso fuera del hielo.
Sidney me da una mirada dudosa. —Está siendo expulsado del
juego, Violet. Acaba de sacarle la mierda a alguien.
Por supuesto que lo ha hecho, ¿pero qué ocurre ahora? Alex es la
encarnación de la furia mientras pisotea incómodamente por el pasillo en
sus patines, desapareciendo de la vista. Alguien necesita calmar a Alex.
Espero ser yo.
—Necesito orinar, ya regreso.
Camino a través de las gradas hacia los vestuarios, al tanto de que
puede que no logre pasar la seguridad. Debo tener una herradura
atrapada donde no me brilla el sol porque los guardias están muy
ocupados charlando con un par de conejitas para notar mientras me
deslizo dentro de los vestuarios.
Puedo escuchar un golpe bajo seguido por Alex maldiciendo. Me
asomo por la esquina.
El uniforme de Alex es arrojado a través del piso, junto con sus
rellenos y la mayoría de su equipo. Todo lo que tiene es un suspensorio,
resaltando su paquete, el cual parece más grande de lo normal. Podría
ser producto de mi imaginación causado por dos semanas de su
ausencia.
Sus músculos están tensos, su mandíbula rígida y sus fosas
nasales llamean con su ira. Tira sus patines a través de la habitación.
Golpean la pared, dejando un hueco en los paneles de yeso.
Estoy nerviosa y mis bragas están empapadas. Mi pensamiento es
singular: sexo caliente y enojado en los vestuarios.
—Alex.
Sus ojos están vibrantes de rabia. Su espalda se expande y contrae
con cada pesada exhalación de aliento. Rueda sus hombros, su mirada
moviéndose sobre mí en un barrido salvaje y hambriento.
Oh. Por. Dios. Es terroríficamente caliente. Como Hulk, pero sexy,
no verde.
Voy a follar tanto en un vestuario.
Bien por mí.
163
Pág.
A la mierda Butterson y su
inoportuna sincronización
Traducido por Mel Wentworth
Corregido por Pachi Reed15

Alex
El central de Toronto debe haberme golpeado más fuerte de lo que
pensé porque estoy bastante seguro que estoy alucinando.
—Alex, cariño, ¿estás bien? —Mi alucinación da un tentativo paso
hacia mí y me toca el pecho. Su mano calienta mi ya sobrecalentada piel.
No puedes sentir una alucinación. Al menos no creo que se pueda,
lo cual significa que Violet está de verdad aquí. Estoy casi desnudo y
extremadamente enojado. Espero que no haya presenciado mucho de mi
rabieta temperamental.
—Pensé que no venías.
Se muerde su labio inferior. Extiendo la mano para rozar la curva
suave. Joder, extrañé su boca. Extrañé todo de ella.
—Quería sorprenderte. Tal vez no fue la mejor de las ideas. —Sus
dedos se deslizan por mi hombro sudado hasta mi cuello—. Le sacaste la
mierda a ese tipo. Sangraba, y tú difícilmente tienes una marca.
—Me hizo enojar. —Como si no fuera obvio por la pateada de
164

trasero que le di. Eso es lo que ocurre cuando un idiota hace comentarios
desdeñosos sobre “follar en grupo a mi próxima conejita”. No lo manejé
Pág.

bien. Especialmente debido a que tenía la impresión de que no vería a


Violet por varios días más. Cockburn y yo tenemos una larga aversión
por el otro desde que me traspasaron a los Hawks en lugar de a él. Soy
mejor jugador, y lo sabe.
—Me di cuenta. ¿Qué ocurrió allí?
—Cockburn era un imbécil. Le dije como me sentía al respecto con
los puños.
—¿Cockburn? Su apellido es casi tan desafortunado como
Butterson. Debe haber hecho algo muy malo como para molestarte.
—Decía estupideces. Es lo que hace mejor.
—Lamento que te hayan echado del juego. —Apoya su mano en mi
pecho, justo sobre mi corazón—. Verte… me puso… —Su cabeza cae, y
me mira por debajo de sus pestañas—. Estabas tan enojado. En vedad
no debería encontrar eso sexy, ¿no?
La furia que estuvo sacudiendo mi capacidad para tomar
decisiones racionales decae en la estela de sus preguntas, solo para ser
remplazada con una necesidad diferente y aguda.
—Te extrañé —dice Violet suavemente mientras se eleva sobre las
puntas de sus pies, y yo me agacho para encontrarla.
No tengo control. En lo absoluto.
Dos semanas teniendo solo el inconfortable roce de mi mano, es un
reemplazo pobre para Violet. El sabor que tiene, la forma en que se siente
contra mi cuerpo y en mis brazos, combinado con la frustración de ser
sacado del juego y la pelea, es como una bomba emocional, hormonal y
de adrenalina.
—Joder, te extrañé.
Agarro su trasero y la jalo con fuerza. Sus labios se abren y busco
su lengua con la mía. No hay suavidad en este beso; estoy contenido y
sobrecargado. Envolviendo mi brazo alrededor de su cintura, la levanto
del suelo. Sus pies cuelgan unos centímetros sobre el suelo mientras
cruzo la habitación, lejos de la entrada y la gente de seguridad, quienes
claramente no están haciendo su trabajo dado que Violet está aquí.
La bajo frente a los casilleros y empuja las caderas hacia mí. —¡Au!
—Suspensorio.
Palmea entre nosotros. —Por supuesto, buena idea. Protege tu
snuffie.
—¿Mi qué?
—Tu snuffie. Tu polla.
165

—¿Huh?
—Ya sabes. Como Snuffleupagus.
Pág.

Me muerde el labio, probablemente para distraerme de la


comparación de la parte más preciada de mi cuerpo con un personaje de
un programa para niños.
—Mi polla de ninguna forma se parece a un elefante peludo e
imaginario. —Cuido mis cosas.
—Está sin cortar, así que es un snuffie, y es como una criatura
mitológica, siendo tan monstruosa y eso.
—No le pondrás Snuffie de apodo a mi polla, solo para acla… —
Jalo su camisa sobre su cabeza.
Me encuentro con el sostén más increíble que he visto alguna vez.
En mi vida. Es impresionante. Es rojo y blanco, con volantes y encaje por
lo que puedo verle los pezones a través de la tela. Sus pechos están
apretados allí, simplemente esperando a que ponga mis manos y boca
sobre ellos.
—También los extrañé —les digo mientras presiono mi rostro en su
pecho y pruebo su cálida piel. Violet hace esos fantásticos sonidos que
amo—. Me encanta este sostén —digo desde entre sus pechos.
—Pensé que lo harías.
La hago caminar de espaldas hasta que golpea los casilleros.
Empuja su pecho hacia afuera, agarrando mi cabello. Tanto como quiero
admirar la forma en que luce en ese sostén, la deseo más desnuda. Puedo
tomarme mi tiempo más tarde este fin de semana, cuando tenga una
cama, la privacidad de mi condominio, y horas ilimitadas en las cuales
disfrutar cada centímetro de su cuerpo. Necesito estar dentro de ella.
Ahora.
El suspensorio es un problema, y si no me lo quito pronto, voy a
terminar con una polla lastimada. No tengo ganas de ser relegado a la
tarea de boca y dedos durante el resto del fin de semana. Mi polla no lo
tolerará. El suspensorio está asegurado con broches; lucho con ellos
mientras sigo intentando besar a Violet.
—Déjame ayudar. —Violet se pone de rodillas, se desabrocha el
sostén, lo deja caer al suelo, y quita mis manos de su camino.
Mi polla golpea detrás del suspensorio, intentando liberarse.
Quiero follar. Con muchas ganas.
Violet abre los broches. —Fui una niña exploradora —dice, como si
sus habilidades para quitar el suspensorio requiriera una explicación.
Ladea su cabeza hacia la derecha mientras me libera para evitar que mi
erección súper dura y con espasmos le golpeé el rostro.
Le da a mi polla una suave y lenta caricia. —Te extrañé. —
Inclinándose hacia adelante, frota mi polla contra su mejilla. Violet
levanta la mirada y roza sus labios sobre la punta.
166

—Joder. Nena, no hagas eso.


—¿Por qué no? —Me da otra caricia.
Pág.

—Aprecio el sentimiento, pero…


Pasa la lengua a lo largo de la hendidura. Estoy sudado y soy un
asco, pero si eso sabe mal, no lo deja ver. Creo que la amo. Mi polla salta
en su mano, y dejo caer mi cabeza contra los casilleros, el pesado golpe
haciendo eco en la habitación.
Si pone su boca sobre mí, me correré. No puedo dejar que eso pase.
Tener sexo en los vestuarios es mi fantasía número uno. Bueno, tal vez
no mi número uno, esa es follar tetas. En cualquier lugar. Es una
segunda, pero cercana.
La halo para que se ponga de pie, y me pongo de rodillas. Le
desabrocho el pantalón y descubro que sus bragas combinan con el
sostén: encaje rojo que se trasluce con los mismos volantes blancos.
—Sé que la tarjeta de regalo era para mis senos, pero no quería que
mi castor se sintiera dejado de lado. —Traza la cintura de encaje con el
dedo.
—Totalmente entendible.
Le bajo los pantalones hasta los muslos, tomándome un momento
para apreciar su piel suave. Pasando las manos por la parte posterior de
sus piernas, acuno su trasero con una mano y la parte de atrás de su
rodilla con la otra. La madre tierra está frente a mi rostro. Mientras que
no puedo esperar para estar dentro, estoy muy consciente de que sin
importar cuán excitada está, entrar allí sin un precalentamiento es poco
aconsejable. Además, prometí comerla, y mantengo mis promesas.
Enganchando su pierna sobre mi hombro, beso mi camino desde
su rodilla hasta el interior de su muslo, mordiéndola un poco en el
camino.
Intenta ser silenciosa, pero sus susurros silenciados son mi sonido
favorito en el mundo.
—¿Esto está bien, bebé? —Puedo decir que sí. Todavía quiero sus
palabras sin aliento y jadeando. Las que me hacen añorar la calidez de
su cuerpo.
Exhala profundamente mientras le doy pequeños besos húmedos
justo sobre su coño. —Por favor, Alex.
No necesito ninguna invitación más, la acaricio con la lengua. Y
luego lo hago de nuevo, y de nuevo. Se retuerce contra mi rostro, sus ojos
cerrados, mordiéndose los nudillos para evitar hacer demasiado ruido.
Su palma golpea contra los casilleros mientras se viene en mi boca.
Su otra mano está enredada en mi cabello, jalándolo. Me toma un
momento darme cuenta que intenta levantarme para tomar aire. Sus ojos
se abren, y me limpia el mentón con su palma. —Oh, Dios. Eso es… estoy
goteando mucho.
167

—Me encanta el sabor que tienes. —Soy lo suficientemente


vanidoso como para creer que soy la razón por la que está tan mojada.
Me acaricio un par de veces con dedos resbaladizos, y luego le agarro el
Pág.

trasero, sujetándola contra los casilleros.


—Dos semanas es demasiado tiempo para esto.
—Lo sé. Pasé por abstinencia de la Polla Monstruosa.
La bajo sobre mí e intento no pensar en cuan jodidamente
fantástico se siente estar dentro de Violet de nuevo o cuánto planeo
hacerlo mucho más el par de días que siguen. Busco enfocarme en algo
más así no me vengo tan rápido. Las estadísticas normalmente
funcionan, pero ser expulsado del juego hace que sea un mal lugar para
poner mi mente. Muevo mis caderas y empujo con fuerza. Violet jadea, y
su cabeza golpea contra el casillero.
—Mierda. Lo siento.
—¿Por qué?
—¿No fue demasiado fuerte?
Niega. Me besa a lo largo de la mandíbula hasta mi oído y susurra
—: Vamos, Alex. Fóllame.
Eso es todo. No puede susurrar cosas como esas y esperar que sea
un caballero. Aunque, considerando que estamos teniendo sexo en un
vestuario, la caballerosidad se fue volando por la ventana hace rato.
Salgo hasta que solo la cabeza queda adentro y luego empujo hacia
dentro de nuevo, rápido y profundo. —¿Así?
Tomo su respuesta incoherente como una afirmación y lo hago de
nuevo. Su cabeza cuelga hacia atrás, golpeando el casillero con un golpe
metálico seco. Intento luchar contra los orgasmos amenazando con
rebasarme. Está viniendo, de todas formas, y no puedo detenerlo. Violet
envuelve sus piernas con más fuerza alrededor de mi cintura, y sus uñas
se clavan en mis hombros mientras golpeo en ella sin descanso.
Violet no parece importarle mi completa pérdida de control. Me
muerde el cuello y murmura fóllame repetitivamente. Cambió el ángulo
para tener un mejor agarre en su trasero, y mueve las caderas en
círculos. Moviendo mi cabeza, muerdo la piel justo sobre su seno, y suelta
el grito más sexy y dulce.
—Te voy a follar hasta que no puedas caminar.
Esa no es forma de hablarme a una mujer con la que actualmente
estoy teniendo sexo caliente y agresivo contra un par de casilleros, sin
importar si será verdad o no. Espero que me golpee en el rostro.
En su lugar abofetea mi trasero y gruñe—: Malditamente bien, eso
espero.
El golpeteo de los casilleros se hace más ruidoso cuanto más fuerte
voy. Violet canta cuánto ama mi polla y cuanto más cerca está del
orgasmo. Me hace sentir una superestrella. Más allá de las paredes de
168

los vestuarios, oigo el sonido del timbre y ovaciones. Estoy muy


enfrascado en las sensaciones como para entender lo que significa.
Pág.

De repente, me aprieta con tanta fuerza que la circulación de mi


polla se siente como si fuera a ser cortada. Violet grita mi nombre,
seguido por una sarta de profanaciones coloridas mientras se viene. Con
fuerza. Y yo también.
Me siento como el campeón del mundo. Mientras salgo a la
superficie desde el abismo de gratificación sexual, oigo voces.
—Eso fue irreal —dice Violet—. Quiero me lo hagas de nuevo.
—Violet, nena…
Me besa ferozmente. —Me encanta cuando me llamas nena.
Violet está tan fuera de sí misma, que no ha registrado que ya no
estamos solos. Bueno, tan solos como podemos estar con los guardias de
seguridad pasando el rato en el corredor.
Las voces se hacen más fuertes, filtrándose en los vestuarios. Llevo
la cabeza de Violet hacia mi cuello y acomodo mi cuerpo para que las
únicas partes de ella que se ven sean sus piernas envueltas alrededor de
mi cintura. Incluso eso es demasiada exposición. Si no hubiera sido tan
volátil esta noche, no estaríamos en esta situación. Simplemente sigo
arruinando las cosas en todo lo que concierne a Violet.
—¿Qué rayos, Waters?
La voz de Butterson se hace eco en la habitación. Mientras que
particularmente no me importa si sabe sobre Violet y yo, el que entre
mientras la estoy follando contra los casilleros no va a terminar muy bien.
Algunos de los otros chicos se detienen. La mayoría se da la vuelta,
quedándose del otro lado de la habitación, donde Violet y yo estamos
mayormente fuera de vista.
—Oh-oh —susurra Violet, enterrando su cabeza en mi cuello—.
Creo que estamos hock-didos.
—Eres increíble, hombre. ¿Te echan del juego y lo primero que
haces es encontrar una conejita para follar? —Butterson suena entre
incrédulo y envidioso.
—Puede que quieras darnos un minuto —digo, ajustando mi agarre
en el trasero de Violet. No tengo idea de cómo voy a hacer para sacarla
de aquí sin que nadie más la vea desnuda.
—¿Ahora estás buscando privacidad? Deberías haber pensado en
eso antes de decidir follar una conejita contra los casilleros.
Mientras que totalmente me merezco que me molesten como el
infierno por esto, la situación explota.
—Oye, Butterson —dice Kirk—. ¿Esa no es tu hermana?
Si no estábamos hock-didos antes, seguro como el infierno lo
169

estamos ahora.
Pág.
Sólo porque se siente bien no
significa que sea una buena idea
Traducido por Hariel D’Art
Corregido por Andreeapaz

Violet
Mi estado de maravillosa dicha dura poco en mi cara debido a la
inoportuna pregunta de Kirk. Estoy empezando a pensar que el sexo en
el vestuario no fue la mejor idea. Especialmente durante el tercer periodo.
Que mal que ya lo hice.
Alex sostiene mi cabeza contra su cuello, protegiéndome de las
miradas de sus compañeros de equipo.
—Espera un minuto. ¿Violet? ¡De ninguna manera! ¡De ninguna
jodida manera! ¡DE NINGUNA JODIDA MANERA! —grita Buck—. ¿Está
tu polla en mi HERMANA?
Es tan humillante que es ridículo. Es suficientemente malo que
esté desnuda, envuelta alrededor de mí… Alex, con quien estoy en una
aún-por-ser-definida-relación. Tener a mi hermanastro gritándole
mientras todavía está dentro de mí está más allá de los niveles razonables
de mortificación.
Levanto la cabeza así puedo aclarar de manera poco adecuada lo
obvio. —Soy tu hermanastra. —Como si los tecnicismos fueran a detener
170

lo que está por suceder—. Y Alex puede meter su polla en mí cuando


quiera. —La última parte es innecesaria. Ignoré la advertencia de Buck y
follé con Alex, salvo que lo llevé al siguiente nivel haciéndolo en un lugar
Pág.

público con todos sus compañeros de equipo como testigos.


Podría muy bien tirar dinamita en un incendio de gasolina.
—¡VOY A PATEAR TU CULO, WATERS! —Continúa Buck gritando.
Su volumen es excesivo, como si no estuviera a unos pocos metros de
distancia.
Alex no parece encogerse. Acaricia suavemente la parte baja de mi
espalda, un marcado contraste al sexo caliente y sucio que acabamos de
tener.
Separándonos, Alex desenvuelve mis piernas de su cadera y me
baja con cuidado, usando su cuerpo para cubrir mi desnudez de Buck,
Kirk y quienquiera que esté viendo el espectáculo. Estoy pasando un mal
rato estando de pie sin ayuda así que me sujeto de sus hombros. No
bromeaba sobre follarme hasta que no pudiera caminar.
—Déjame manejar esto, bebé.
—¿Acabas de llamarla “bebé”? ¿Hace cuánto tiempo esto ha estado
sucediendo? ¡Quita tus malditas manos de mi hermana! —El rostro de
Buck es de un tono rojo poco natural, casi morado. Parece como que
estuviera a punto de tener un ataque al corazón.
Me encantaría ponerme mi ropa, pero están esparcidas por todo el
suelo. No puedo alcanzarlas sin que alguien obtenga un vistazo de mi
bien usado coño. Alex no puede conseguirla para mí tampoco, pues está
actuando como un escudo humano, protegiendo mi desnudo cuerpo de
los hambrientos ojos del equipo. Está bien, quizás estoy siendo un poco
dramática. La mayor parte de ellos no están mirando en absoluto.
—Waters, no voy a decírtelo de nuevo. Aléjate de mi hermana.
El tono de Buck ha cambiado a una voz casi tranquila que usa
cuando está tan furioso que apenas puede funcionar. Antes lo he visto
un par de veces así. Generalmente con la Xbox. No es bueno. Tengo la
sensación que va a tratar de lastimar a Alex.
Alex se gira para enfrentarlo. Ya que estoy mirando el suelo, veo su
polla balancearse en el proceso. Contengo una inapropiada risa cuando
lo escucho golpear contra su muslo. Amo su pene. Quiero darle un baño
de esponja y vestirlo como un súper héroe.
Echando un vistazo sobre su hombro; veo unos pocos miembros
del equipo de pie detrás de Buck, mirando boquiabiertos en lugar de
ocuparse de sus asuntos. No puedo culparlos. Esto es bastante
entretenido.
Buck cambia su furiosa mirada de Alex a mí. —¿Qué está mal
contigo? —Vuelve a gritar.
—¿Disculpa? —pregunto, sarcásticamente.
171

—¿Crees que podemos conseguir una toalla? —pregunta Alex.


—¡Jódete! No voy a conseguirte ninguna mierda —responde Buck.
Pág.

—No es para mí, imbécil. Es para Violet. A menos que quieras que
el equipo entero la vea desnuda. —Lo enfrenta Alex, incluso lo dice
calmadamente.
Darren, quien está valientemente tratando de apartar la vista, le
tira una toalla a Alex, que a su vez me la da a mí. Una vez que estoy
envuelta, Buck le da un puñetazo a Alex, es totalmente inesperado; al
menos yo no lo esperaba. Aparentemente Alex sí. Me agarra de la cintura
y nos mueve lejos del camino. Siento el aire silbar en mi mejilla mientras
el gigantesco puño de Buck evita dar en mi cara por meros centímetros.
Alex me deja y empuja duramente a Buck. —¿Qué está mal
contigo? Pudiste herirla.
Buck todavía lleva puestos los patines; tropieza hacia atrás,
luchando por mantenerse de pie. Darren y Kirk se mueven con intención
de separarlos.
—¡Suficiente!
Agarrando la toalla con una mano para mantenerla en su lugar,
coloco una palma en el pecho de Buck. Es asqueroso cuan sudado está.
Su camiseta está empapada. Alex está detrás de mí, su pecho contra mi
espalda. Soy una persona en miniatura comparada con ambos; se miran
el uno al otro sobre mi cabeza,
—¿Qué diablos estás haciendo con él? —escupe Buck en mi cara
mientras grita.
Esto es tan repulsivo. Nunca más tendré sexo en un vestuario.
Podría conseguir verrugas en los pies, parada en el suelo sucio sin
zapatos. Está bien, el suelo no está del todo sucio. Esto es como un
maldito cuarto de hotel excepto porque huele como a hombres sudados,
equipo de hockey, y sexo, gracias a Alex y a mí.
—¿Puedes parar de gritar? Estoy parada justo aquí.
Definitivamente puedo escuchar muy bien lo que estás diciendo, sin que
trates de bañarme en saliva y destrozar mis tímpanos.
Buck hace un gesto a Alex, su expresión refleja su incredulidad. —
¡Folla a todo lo que tiene pulso!
—Dice la enfermedad venérea andante. —Dios, hoy soy buena.
—¡Uso malditos condones! No tengo hongos creciendo en mi polla.
No puedo decir lo mismo de este imbécil. —Buck señala con el dedo
acusatoriamente a Alex.
—¿Qué diablos está pasando aquí? —Entra el entrenador,
examinando la escena con ojo crítico y confundido—. ¿Quién contrató a
una puta? Conocen la política sobre ello.
—Oh por Dios. —Agarro la toalla apretadamente y me escondo
detrás de mi mano, completamente mortificada.
172

—Mire, entrenador. Esta es mi hermana. —El tono de Buck,


aunque controlado, contiene advertencia y un montón de ira contenida.
Pág.

Creo que en mayor parte debido a que nos sorprendió teniendo sexo en
el vestidor, oh, y el hecho de que ahora he sido fichada como una conejita
de la clase más baja.
—¿Tu hermana es una puta? —pregunta el entrenador.
¿Qué diablos? ¿Es que todos en esta habitación están por debajo
del promedio intelectual a excepción de Alex? Más importante, ¿me veo
como una puta? Supongo que mi desnudez me pinta como tal. Me asomo
entre mis dedos, lo asocio a la infantil idea de que si no puedo ver a nadie,
nadie puede verme.
Alex se impone nuevamente, tomando una protectora postura
frente a mí. —¡No es una puta; es mi novia! —ruge.
Literalmente, ruge. Es fuerte y gutural. Lo que hiere mis oídos
puesto que se encuentra cerca.
Ser atrapados teniendo sexo es solamente la punta del embarazoso
iceberg. Ahora que el entrenador me ha acusado de ser una prostituta,
Buck pareciera como si fuera a estallar. Estoy esperando a que la parte
superior de su cabeza salga disparada y salga vapor junto con la limitada
cantidad de materia cerebral que tiene allí.
Levanto la vista hacia Alex y susurro—: ¿Puedo vestirme ahora?
El entrenador sopla un silbato alrededor de su cuello y la charla se
detiene. —El espectáculo se acabó. Será mejor que esperes que nadie se
entere de esta mierda, Waters, o tendrás un maldito desastre que limpiar.
Lleva a tu amiga y su ropa al salón de descanso; luego ven a verme. —Su
desaprobación es clara—. El resto de ustedes, cámbiense.
Alex me coge por la cintura y me lleva hacia mi ropa desechada,
mientras el entrenador se lleva a Buck.
Una vez que he tomado mi ropa, Alex me lleva por la puerta a otra
habitación. Sofás y una gigante pantalla plana ocupan la mayor parte del
espacio.
—¿Por qué tuvimos caliente y enojado sexo contra los casilleros si
pudimos tenerlo aquí, en este sofá? Quiero decir, Dios, Alex, pudiste
haberme inclinado aquí y…
Aprieta los dientes y un músculo en su mejilla se contrae. —Hay
un sofá en mi apartamento donde puedo inclinarte mañana en la noche
si quieres. Ahora mismo, deberías vestirte.
Sosteniendo la toalla frente a mí, chequea sobre su hombro cada
pocos segundos para asegurarse que estamos solos.
Me coloco de nuevo las bragas. —¿Vas a meterte en problemas?
—Estaré en problemas por la pelea más que otra cosa. Debo haber
esperado hasta que estuviéramos solos.
173

—Es mi culpa.
—Estoy seguro que yo te desnudé.
Pág.

Me pongo la blusa sobre la cabeza mientras Buck aparece en la


puerta. Alex envuelve la toalla alrededor de su cadera para ocultar su
erección.
Buck toma nota de que estoy vestida antes de tomarla contra un
casi desnudo Alex. Sus puños se aprietan, y murmura algo. Suena como
un mantra de yoga o algo así.
—Debería golpearte el culo por esto, Waters.
—No necesito que defiendas mi honor, Buck. No fue como si fuera
virgen antes de Waters.
Alex tose, su expresión se ensombrece. Quizás está molesto por mi
revelación. Nunca entenderé a los chicos, particularmente aquellos que
claramente han compartido su madera con un montón de castores, se
vuelven todos territoriales con el que están. Alex tiene suficiente
confianza en sí mismo para que le diga que es de lejos el mejor.
—Waters. Afuera. Ahora. —El entrenador llama desde la puerta, su
teléfono celular sujeto en la mano.
—Sí, señor. —Alex besa mi sien—. No te preocupes, nena, no habrá
ningún problema.
—¡No la llames “nena”! —señala Buck con un dedo de peludos
nudillos a Alex.
Lo enfrento. —Sucede que disfruto cuando Alex me llama “nena”.
—Giro mi rostro hacia el hombro de Alex y digo en voz baja—:
Particularmente en medio de la pasión.
Buck levanta las manos con exasperación. —¿Se detendrán?
Alex besa la cima de mi cabeza y sale sin prisa, con algo de
arrogancia en sus pasos. Podría ser atribuido a la semi erección que aún
lleva o los comentarios que pintan su potencia sexual en una muy
positiva perspectiva. Se aleja de Buck, solamente en caso que decida
golpearlo. Es una posibilidad real ya que se ha vuelto a poner morado.
—¿Qué demonios, Violet? —pregunta tan pronto como Alex está
fuera de la habitación.
—¿Qué demonios, qué?
—¿Estás follando a Waters? ¿En el jodido vestidor? ¿Cuánto tiempo
ha estado sucediendo esto? —Las manos de Buck están en sus caderas
como una madre cabreada, una madre yeti cabreada.
Me encojo de hombros. —Supongo que desde la primera vez que lo
conocí.
Buck abre los ojos como platos. Está tratando de entenderlo. Puedo
casi ver el vapor salir de sus orejas porque su cerebro está funcionando
a toda marcha. Lo lamento por él; por más que le he cogido cariño en los
últimos cinco años, obtuvo el extremo corto de los palillos en la fortaleza
174

intelectual. Es lindo completamente vestido, y a veces, cuando no sale a


prostituir su polla, puede ser extremadamente considerado.
Pág.

—¡Pero eso fue hace casi dos meses! ¿Has estado ocultándome esto
todo el tiempo? —Anda de un lado para el otro, pasando una mano por
su cabello. Su furia cambia a una expresión de dolor.
—Debido a que sabía que reaccionarías así.
—Bueno, sí, Vi. ¡Es incluso peor que yo! —Buck se rasca la nuca
como si estuviera verdaderamente desconcertado—. No entiendo por qué
te involucraste con alguien que solamente sale para mojar su polla
contigo. —Es probablemente una de las cosas más profundas y sinceras
que alguna vez me ha dicho.
—Eso no es de lo que se trata. —Lo que está sucediendo entre Alex
y yo es más que sexo. Me quería aquí este fin de semana. Debe significar
algo—. Él es diferente cuando estamos juntos.
—¿Quieres decir que no te folla todo el tiempo en público?
Ciertamente reconfortante, Vi.
—Dice el chico que fue atrapado con las manos debajo de la falda
de una chica en un cubículo abierto de un baño público. —Es un golpe
bajo.
—Conseguí que me cambiaran por eso, Vi. Transferido. ¿Entiendes
lo que significa eso? Tuve que empezar de cero con un nuevo equipo, y
ahora descubro que tú estás haciendo ¿qué? ¿Saliendo con este idiota?
¿Qué pasa si está jugando contigo? ¿Crees que puedo dejarlo pasar?
No consideré que tan lejos podrían llegar a ser las consecuencias
si las cosas se ponían feas con Alex. Buck tiene un buen punto. Es el
chico nuevo del equipo, y mi implicación con su capitán podría hacer las
cosas más difíciles para él más que nadie. De repente me siento culpable
por no ser honesta con él en primer lugar. Buck podría haberse puesto
furioso sobre la situación, pero hubiera sido mejor que sorprendernos in
fraganti teniendo sexo, junto con sus compañeros de equipo.
Pongo una mano en su hombro. —Lo siento, Buck. Pensé que no
sería nada serio, y se ha vuelto algo más.
Suspira. —No quiero verte lastimada. Sé que puedo ser un idiota y
un gran imbécil la mayor parte del tiempo, pero tengo corazón. No me he
olvidado del idiota de las menores con el que te metiste.
Estoy asombrada. Buck renunció a los comentarios tontos después
de que el idiota y yo rompimos. Asumí que fue porque tuve lo que
probablemente se consideraría una completa crisis emocional.
Debo haber estado mucho más emotiva de lo que pensé si ahora
Buck está trayendo esto a colación. En ese momento, intentó ser tan
sensible como se lo permitió su masculino cerebro. Dejó a un lado su
tiempo con sus conejitas para mirar películas de terror conmigo y
dejarme ganarle en los video juegos.
—Sé que tienes buenas intenciones. Prometo que no cometeré el
175

mismo error dos veces. Alex es un chico decente. Veo un lado diferente
de él que tú no ves. Uno que no es totalmente impulsado por la
Pág.

testosterona y el semen.
—No lo sé, Vi…
—Prometo que si te necesito para darle una paliza a Alex sobre algo,
te dejaré saberlo.
Sus ojos se iluminan como si estuviera en un bar nudista.
—¿De verdad?
—De verdad. —Asiento, sabiendo que nunca en un millón de años
voy a arrojar a Buck hacia Alex si las cosas no funcionan. Tengo rodillas.
Sé cómo usarlas.
Asiente, su alivio es evidente. —Me voy a duchar. ¿Lo arreglamos
con un abrazo? —Abre los brazos ampliamente.
Hago una mueca y me echo atrás. —Creo que esperaré hasta
después de la ducha para eso, gracias.
—Está bien. —Se mueve con pesadez y torpeza a la puerta, llevando
todavía sus patines.
Una vez que nuestra sesión de hermandad ha acabado, encuentro
un espejo y me dedico a arreglar mi cabello, el cual es en gran medida
producto de un tornado de sexo. En todo caso, me veo como una dama
de compañía costosa, lo cual no es ni mucho tan malo como una puta.
Mientras realizo una intervención de emergencia a mi cabello con mis
dedos, me pillan los recuerdos del idiota, Steve.
Ejemplificó el término idiota. Aunque no al comienzo. Al principio,
era encantador. Lo conocí en mi último año de universidad en la cafetería
del campus por una confusión de latte. Su especialización no estaba
definida, y se encontraba en su segundo año. Era un poco más joven que
yo, pero era lindo. En nuestra tercera cita, descubrí que se hallaba en las
menores, buscando ser reclutado. Muchas banderas rojas, ¿verdad? Debí
haberlo dado por terminado allí mismo. No lo hice porque a veces soy
cegada por lo atractivo y los dientes bonitos.
Nos estuvimos viendo por unas pocas semanas cuando sugirió
conocer a mis padres. Estaba anonadada. La mayoría de los chicos
evitarían ese asunto como la plaga. Así que lo presenté a Sidney, que se
ofreció a verlo jugar. Fui, también, solamente para apoyarlo como su
novia, y descubrí que Steve nunca iba a ser un jugador suficientemente
bueno como para llegar a las ligas menores, mucho menos a la NHL. Sid
lo llevó a un lado y se lo dijo con delicadeza. Aun así, un ego herido es un
ego herido.
Unos pocos días después me detuve en la cafetería para recoger un
latte entre clases. No me encontraba sorprendida de verlo. Lo que me
sorprendió fue la morena de lo más cómoda en su regazo. Era del tipo
zorra, vestida con una falda muy corta con el escote desparramándose de
176

su blusa de corte bajo. Sus pechos eran mucho más grandes que los
míos.
Pág.

Ahora, déjame ser clara, sabía que esta relación no iba a ninguna
parte. De hecho, no estaba sinceramente interesada en verlo más. El sexo
con él era, como mencioné anteriormente, mediocre como mucho. Sus
orgasmos sonaban como una hiena en celo y tenía una carencia por
debajo de la cintura. Era lo peor en sexo decepcionante. En ese momento
me encontraba cansada de estar sola, y la aguda insatisfacción del sexo
parecía ser mejor que nada. Era algo deprimente.
Steve y la zorra se hallaban acurrucados en el sofá. Estaba tan
enfadada como aliviada hasta que hizo el tipo de jugada más mierda en
la historia de las citas. Se quedaría conmigo por el resto de mi vida, aparte
de los gemidos sexuales de silbido de perro.
Me miró como si no supiera quien era yo. Incluso me preguntó si
podía ayudarme. Antes hacer de mí misma una gran tonta, le dije que se
parecía a un puto imbécil con una polla pequeña al que conocía, y me
fui.
Eso fue hace más de ocho meses. Desde entonces he estado en una
pausa de citas. Los jugadores de Hockey de cualquier clase estuvieron
estrictamente fuera de la mesa. Hasta Alex.
La ironía de que estoy involucrada con el que podría ser el puto que
nunca ha sido puto no se me escapa. En mi defensa creo que sabía en lo
que me metía. No es mi culpa que todos los rumores resultaran ser falsos
y Alex sea un chico simpático.
Varios miembros del equipo de Alex vagan por el salón de descanso.
La mayoría se sienta en los sofás y ven la televisión mientras esperan que
el resto de los chicos termine de asearse.
Todos están vistiendo trajes, luciendo elegantes. Un chico llamado
Spencer coloca un cepillo y una goma para el cabello en frente de mí. Su
cabello es largo y está recogido en uno de esos moños para hombre que
he visto mucho últimamente.
—Se ve como que podrías necesitar esto. —Sus mejillas están
coloreadas mientras su mirada está en mi cabello. Lo apreciaría más si
no estuviera tan avergonzada.
—Gracias.
—No hay problema.
Para cuando he cepillado mi cabello en una casi lisa cola de caballo,
Alex vuelve al salón, recién duchado y vestido en un traje negro a rayas.
—Dejar el vestidor debería ser interesante, eh, ¿Walters? —dice
uno de los chicos, asintiendo en mi dirección.
Me toma unos pocos segundos procesar esta información. Tengo
que salir por la misma puerta por la que entré. Siempre hay equipos de
televisión esperando, incluso después de que las entrevistas han
acabado. ¿Cómo demonios voy a salir de aquí sin que el mundo descubra
177

que me he convertido en la conejita de Alex?


Pág.
Pensé que podría caber en una
bolsa de hockey
Traducido por Genevieve & NnancyC
Corregido por Vannia

Violet
Cerrando los ojos, rezo por la capacidad de atravesar el vestidor y
salir. Por desgracia, cuando los abro todavía estoy aquí de pie mirando a
Alex. Es agradable a la vista, lo que es un consuelo.
—No puedo salir del vestidor.
Alguien empieza a hablar. Le hago callar con un golpe de karate en
el aire. Esto no es razonable. Soy consciente de que tendré que salir de
esta habitación eventualmente. Estoy tan asustada. Debo verme como
esas extrañas tarjetas de felicitación con animales cuyos ojos son de la
mitad del tamaño de su cabeza. No quiero imágenes de mí así. Incapaz
de contenerme, me paseo por la habitación, continuando mi mini-
diatriba, explicando por qué no puedo irme en caso de que Alex o
cualquiera de sus compañeros de equipo al alcance del oído estén
interesados.
—La gente va a pensar que soy tu puta del hockey. O que estoy
follándome a todo el equipo. ¿Entonces sabes qué va a pasar? —Alex abre
la boca, pero lo interrumpo—: Te diré lo que va a suceder. Algún
178

productor porno lo intentará ponerme en una película. Se llamará Puta


del Hockey se folla a los Hawks.
Pág.

Inhalo profundo. No es suficiente; No puedo meter suficiente aire


en mis pulmones. Estoy sudorosa y húmeda. Si esto es un ataque de
pánico, no quiero otro. La habitación está completamente en silencio,
excepto por Kirk.
—Compraría una porno totalmente contigo en ella —dice.
Le disparo láser con mis ojos. Supongo que lo quiere decir como un
cumplido. Miro a Alex, avergonzada por disfrutar del brillo asesino en sus
ojos. Primitivo pero sofisticado en su traje, le muestra los dientes a Kirk.
—No voy a estar en una película porno. —Trato de parecer
indignada, pero mi voz es chillona y ahogada.
Estoy llena de pánico. Será mejor que Alex me folle hasta el olvido
esta noche para que pueda olvidarme de este fiasco.
No importa si parezco a una prostituta o no, seré etiquetada como
una si dejo el vestuario con el equipo.
La bolsa de hockey de Buck tiene que estar en alguna parte. La he
visto suficientes veces como para reconocerla. Mejor aún, tal vez pueda
encontrar la bolsa de Alex. Esas bolsas son enormes, y yo soy pequeña. Si
su mierda no está ahí, puedo ciertamente meterme dentro. Buck me
puede llevar y nadie más sabrá.
Camino a zancadas a la otra habitación, ignorando los ojos en
mí. Tengo un objetivo: evitar la caminata de la vergüenza de los
vestuarios en las garras y mandíbulas de los medios. Abro la bolsa de
Buck y casi soy golpeada por el olor.
—Santo infierno, Buck. Creo que algo murió aquí. —Levanto su
camiseta sudada, en busca de un cadáver de roedor o restos humanos.
—Esos son mis calcetines de la suerte. No voy a lavarlos hasta que
perdamos un juego. —Como si la suerte fuera a impedir que sus pies
huelan como un cadáver.
—¿Cómo es que no tienes pie de trinchera de usar estas
cosas? ¿Has comprobado para asegurarte de que tienes todos los dedos
de los pies?
Cruza los brazos sobre su pecho. —¿En serio? ¿Te metes conmigo
en este momento?
Meto el ofensivo calcetín en la bolsa y la cierro. El olor es tan
pútrido que mis ojos se humedecen. Incluso los vellos de mi nariz se
sienten chamuscados. Miro alrededor y descubro la bolsa de Alex. Sé
que es suya porque dice “WATERS” en grandes letras
rojas. Acercándome, la abro. Todo huele a sudor pero no asqueroso, así
que estoy dispuesta a hacer un hogar temporal en la misma. Empiezo a
sacar los contenidos, sorprendida por la cantidad de cosas que caben allí.
179

Alex se arrodilla a mi lado. —Violet, nena, ¿qué estás haciendo?


Saco sus patines y un par de artículos más grandes, haciendo
Pág.

espacio para meterme. No huele mal; estar en su bolsa de hockey debe


ser manejable por unos minutos.
—Así es como vas a sacarme de aquí. —Quiero decir, ¿no es obvio?
—Nadie va a pensar que eres una puta.
—¿De verdad, Alex? Estás siendo muy ingenuo si crees que la gente
no va a pensar que soy una gran puta cuando salga de este vestidor con
todo el equipo detrás de mí. O frente a mí. O rodeándome.
Muestra un hoyuelo. —Vas a estar conmigo.
Bajo mi voz a un susurro. —Y eso es mejor ¿cómo? La gente ya cree
que eres un mujeriego. ¿Cómo voy a evitar la etiqueta de conejita si salgo
de aquí, viéndome como una prostituta costosa colgando de tu brazo? —
Agrego la parte de costosa para sentirme mejor por toda esta situación.
Alex pone una mano en mi brazo, su dolor es evidente por la caída
repentina de sus hombros. —No tienes que hacer esto.
—Esto ya es complicado. No quiero crear más problemas. —La
bolsa de hockey es estrecha, similar a como imagino que una bolsa para
cadáveres se sentiría excepto por el equipo maloliente.
—Hay otra salida.
—¿Sí? —No he visto una, pero de nuevo, he estado muy
preocupada hasta ahora.
Asiente lentamente. —La hay.
—Esa es una opción mucho mejor que acurrucarme con tu
suspensorio.
Alex le dice al entrenador que nos reuniremos con ellos en el
autobús. Abre la puerta de emergencia, también conocida como la
“puerta de atrás”. Pongo mi mano sobre mi cara y miro a través de las
rendijas entre mis dedos. Nadie está esperando para emboscarnos. Tomo
su mano extendida y lo sigo por el desierto pasillo a la salida. Empuja la
barra de liberación, y salimos a la fría noche canadiense de invierno.
Alex envuelve su brazo alrededor de mi cintura. —¿Ves? Mucho
mejor que meterte en mi bolsa de hockey.
—Estoy de acuerdo. —Me acurruco en su pecho mientras me guía
a través del estacionamiento, permaneciendo en las sombras. Me
mantiene acurrucada en su costado cuando algunos periodistas
aparecen de la nada para perseguirnos. El conductor abre la puerta,
salvándome de la adicional vergüenza potencial. Una vez que estamos en
el autobús, me doy cuenta de que mis padres y Charlene no tienen idea
de dónde estoy. Saco mi teléfono, lo enciendo, y reviso mis mensajes. Hay
veintisiete. Alex envió quince entre las cuatro de la tarde y justo antes del
comienzo del juego. El resto son de mi mamá y Charlene.
Después de haberlo comprobado antes de salir al Gran Norte
180

Blanco, descubrí que las tarifas itinerantes eran súper caras, de ahí la
razón por la que apagué mi teléfono. Envío rápidamente un mensaje a
Pág.

Charlene y mi madre para hacerles saber que no he sido secuestrada por


un asesino en serie. El plan es encontrarme con todo el mundo en el bar
para celebrar la victoria.
Cuando termino de enviar mensajes, miro a Alex. Está mirándome.
—¿Por qué no respondiste a ninguno de mis mensajes hoy? —
Suena como si hubiera pateado a su mascota castor.
—¿Tienes alguna idea de lo caras que son las tarifas itinerantes en
Canadá? Ni siquiera tiene sentido. Canadá es como un gran estado en el
norte. Sé que es territorio autónomo y todo, pero ¿no sería más
conveniente si tuviéramos el mismo dinero y gobierno?
La boca de Alex cuelga abierta. Me temo que lo insulté. —Cada
mensaje que envío cuesta setenta y cinco centavos fuera de los EE.UU.,
y no compré un paquete. Pensé que te vería muy pronto, y si te enviaba
un mensaje te diría que venía, y quería que fuera una sorpresa.
—Voy a pretender que no dijiste nada de esa mierda sobre que
Canadá es una extensión de los EE.UU., Violet. Sé que no quieres decir
eso.
Ooooh, definitivamente lo ofendí. Lo sacaré a colación de nuevo
más tarde. Será la manera perfecta para sacarlo de quicio antes de
desnudarnos. Podría golpear mi trasero por ello. Curiosamente, la
posibilidad me emociona un poco.
El conductor gira el autobús para recoger al resto del equipo. Buck
está ocupado respondiendo preguntas de los periodistas. Está
concentrando. Hace que su frente se arrugue.
—¿Qué te dijo ese chico en el hielo, de todos modos?
—¿Eh? —Su expresión está cuidadosamente en blanco. Estoy
segura de que sabe a lo que me refiero.
—¿Qué te dijo para provocarte? —Recuerdo su arrebato violento, y
lamento decir que la pregunta sale un poco entrecortada.
—No me acuerdo. Estaba siendo un idiota. —Es una respuesta
evasiva, y no la creo ni por un segundo. Está demasiado tenso. Está
mintiendo; no sé por qué. Su teléfono suena, salvándolo de más
preguntas. Mete la mano en su bolsillo y comprueba la pantalla—.
Mierda. Es Dick.
—¿Quién es Dick?
—Mi agente. —Silencia la llamada y mete su teléfono en el bolsillo.
—¿No vas a responder?
—No esta noche. No necesito que salte a mi garganta a causa de la
pelea o el vestidor.
Sus compañeros de equipo se acumulan en el autobús, frustrando
181

mi capacidad de hacer más preguntas. El agente de Buck lo regaña por


las cosas estúpidas que hace regularmente. Supongo que el agente de
Pág.

Alex debe hacer lo mismo.


Los compañeros de equipo de Alex se burlan por la pelea en el hielo
durante todo el camino al bar. Nadie siquiera menciona el
vestidor. Independientemente, se pone cada vez más molesto, mientras
lo acosan por ser tan impulsivo. Aunque soy un fan de un Alex irritado,
no quiero que tenga ese estado de ánimo el resto de la noche. Incluso si
me podría beneficiar más tarde.
Nunca he experimentado la llegada del equipo desde esta
perspectiva. Es abrumador. Los medios y fans emocionados están por
todo el lugar, los flashes de las cámaras de celulares aparecen como luces
estroboscópicas. Le gritan a Alex, preguntando por la lucha y yo,
queriendo saber si los rumores del vestuario son ciertos. Me meto en su
costado, perturbada por la rapidez con la que las noticias corren. Como
la única mujer entre la multitud de hombres gigantes, soy como un par
de tetas en un mar de pollas, justo como me temía.
Agarro el brazo de Alex con fuerza. —Por favor, dime que no hay
imágenes.
Niega con la cabeza. —Todo es especulación.
Su respuesta no hace mucho para aliviar mi preocupación.
A través de las manchas en los ojos por los flashes, busco
valientemente a mis padres y Charlene en la multitud. Todos los rostros
son manchas indistintas.
Alex toma mi mano y se inclina para que su boca esté cerca de mi
oído. —Mi familia está aquí. Quiero presentarte.
Oh Dios. Tengo que conocer a sus padres. Estoy agradecida de que
tuviera tiempo para arreglar mi cabello, de lo contrario todavía llevaría el
aspecto de recién follada. ¿Qué pasa si digo algo estúpido? Esta soy yo,
después de todo; tengo una tendencia a soltar idioteces. ¿Y si la madre
de Alex me odia? ¿Y si los rumores del vestidor ya llegaron a ella?
Mi palma está sudorosa cuando Alex desliza sus dedos entre los
míos y le da un apretón. La aprieto en respuesta, incapaz de soltar mi
agarre.
Me acerca y me besa la sien. —Van a amarte.
Ya lo veremos. Inmediatamente después de entrar en la sección
VIP, una mujer de la edad de mi madre lanza sus brazos alrededor de él.
Una vez que lo deja ir, observo el resto. Mierda. Si hubiera un
concurso de belleza, sería una candidata ideal. Su impresionante cara y
rasgos delicados son eclipsados por su cabello. Es enorme.
La complejidad del estilo debe mantenerse en su lugar por siete
latas de spray para el cabello. Si encendiera un fósforo dentro de un radio
de tres metros de su cabeza, estallaría en llamas. Simplemente no puedo
182

superarlo. Mientras la miro con asombro horrorizado, mantengo la boca


cerrada e intento mostrar una sonrisa natural.
Pág.

Alex está radiante. Sería lindo si no estuviera tan malditamente


atónita por la reina de belleza frente a mí.
—Mamá, esta es mi novia, Violet. Violet, ella es mi madre, Daisy.
—Encantada de conocerla —digo a través de mi sonrisa falsa.
Qué adorable. Ambas tenemos nombres de flores. Su nombre es
completamente diferente a su loco cabello lleno de spray Aqua Net. Daisy
es un nombre que le atribuyo a niños hippies que usan camisetas
multicolores y fuman hierba.
Más allá del cabello y el nombre discordante, Alex me presentó
como su novia de nuevo. A su madre. Al menos no tiene que decirle que
no soy una prostituta, pero esto es una locura. Ni siquiera tuve la
posibilidad de decir que quería ser su novia, solo aplicó la etiqueta. ¿Las
personas no hacen esa clase de preguntas en estos días? ¿O se asume
una vez que llegamos a la fase de viajes de fin de semana? ¿Esto califica
como un viaje de fin de semana? Tengo muchísimas preguntas.
—No tenía idea de que Alex tenía novia. —Mira a Alex—. ¿Por qué
querrías mantener esto en secreto?
Oooh. No me está gustando la Sra. Waters hasta ahora.
—No he estado manteniendo a Violet en secreto. —Sonríe, pero hay
un atisbo de algo en su tono y una advertencia en sus ojos mientras mira
a su madre.
Puedo ver el momento en que decide que no soy lo suficiente buena
para su hijo. Extiende una mano y me da un apretón flojo, como si yo
tuviera una enfermedad. Esto está yendo tan bien.
Alex es inconsciente de la mina terrestre de estrógeno en la que
hemos caído, o está buscando un modo de salvarme, porque me presenta
a su padre. Santos sonidos sexuales. Alex puede tener los ojos y el color
de cabello de su madre, pero tiene el aspecto de su padre. El Sr. Waters
está emitiendo un vibra de hombre maduro y experto seductor. Sus ojos
son de un asombroso tono de azul. Esta familia ha sido bendecida con
genes oculares maravillosos. Y algo más. Su elección de ropa es algo
único. Está usando un par de vaqueros desgastados y una camisa blanca
abotonada. Los tres primeros botones están desabrochados, exponiendo
un pedazo de camiseta. También está usando unas sandalias de cuero
Birkenstocks, con calcetines.
Se agacha para no tener que gritar—: No le hagas caso a Daisy.
Piensa que necesita saber hasta lo que Alex desayuna. No le gusta ser
dejada de lado. —Me guiña y se endereza—. Puedo ver por qué podría
estar intentando mantenerte toda para sí mismo. Luces bastante
peleadora para mantenerlo en línea, lo cual parece necesitar después de
la artimaña que hizo esta noche. La lucha es para novatos, hijo.
Contengo mi suspiro de alivio, contenta de que no se esté refiriendo
a los vestuarios.
183

El padre de Alex es mucho más cordial que su madre. Su nombre


es Robert, pero pide que lo llamen Robbie. Es todo tranquilo y relajado.
Pág.

Cuelga un brazo sobre el hombro de Daisy, y ella apoya su cabello bien


esponjado en su pecho. Ya no se ve como que quisiera matarme, tal vez
dejarme lisiada solamente.
Mientras Robbie me hace preguntas sobre cómo conocí a Alex, una
chica cercana a mi edad viene pavoneándose por el bar con un trago
frutal en su mano. Arroja sus brazos alrededor del cuello de Alex.
Mi primera inclinación es agarrarla por el cabello, pero la reconozco
de las fotos de la semana pasada. Es la hermana de Alex. No tengo nada
de qué estar celosa. Aparte del hecho que es puras piernas y tiene cabello
rubio oscuro, suelto y largo. Maldita sea ella y su casi perfección. Usa
unos vaqueros envejecidos y una camiseta que dice “Material 100%
Reciclado”. También está usando sandalias Birkenstocks con unos
calcetines con dedos color arcoíris. La hermana de Alex es una hippie
certificada. La chica y su padre son dos gotas de agua.
—¡El amaretto sours es lo mejor! —dice a nadie en particular.
Daisy mira una de sus uñas de color rosa oscuro. —No te
embriagues y te pongas en ridículo.
La hermana de Alex ignora a Daisy o no la escucha mientras traga
el resto de su bebida y finalmente se fija en mí. —¡Oh Dios mío, eres la
chica besuqueo! —Su grito es tan fuerte que toda conversación alrededor
de nosotros se detiene—. ¡Eres más bonita en la vida real! Totalmente veo
por qué Alex metió su lengua en tu garganta.
Quiero salir corriendo. Fingir que esto no está sucediendo. Daisy
tiene una expresión confundida que me dice que no ha visto las
fotografías de Alex y yo besuqueándonos. No puedo imaginar cómo, ya
que están en todas partes. Las mejillas de Robbie se ruborizan y sus
orejas se vuelven rojas. El padre de Alex debe haber visto las fotos de mí
jugando hockey de amígdalas con su hijo. Esto está tan mal.
—¡Alex, no de nuevo! —exclama Daisy con las manos en sus
caderas—. ¿Cuándo vas a aprender?
Mientras Daisy lanza un sermón sobre el afecto adecuado en
público, Alex se vuelve más y más como un niñito siendo reprendido. Sus
hombros se desploman y asiente, disculpándose repetidamente. Es
espantoso. Es entonces que entiendo que su madre está en negación
sobre su hijo siendo un mujeriego.
De repente estoy muy, muy interesada en el funcionamiento de la
familia Waters. Es como ver un experimento social que salió mal. Me
siento mucho menos perturbada por el comportamiento de mi propia
madre mientras observo la interacción entre Alex, Daisy y el resto de su
familia.
—Sabes cómo los medios tuercen las cosas. Solo le daba un beso
de buenas noches —dice Alex.
184

—Con lengua —responde Sunny, moviendo sus pestañas rubias.


—¡Sunny! —Daisy le da una mirada desaprobadora.
Pág.

—Yo no era la que metía la lengua en la boca de alguien más para


que todo el mundo lo vea —responde Sunny.
—¿Podemos no hablar de esto ahora? —pregunta Alex, moviéndose
incómodo.
—¡Vi! Ahí estás.
Buck se abre camino dentro del grupo, inadvertidamente
salvándonos de un interrogatorio mayor. Bueno, abrirse camino
probablemente no es la palabra correcta. Es demasiado grande para ser
capaz de entrar en algo, así que empuja su trasero de yeti dentro del
grupo y saluda a los padres de Alex. Incluso los llama Sr. y Sra. Waters.
Daisy suelta unas risitas y le dice que la llame por su primer nombre. Me
recuerda a mi mamá.
Entonces Buck se presenta a la hermanita de Alex. Tengo que ser
formalmente presentada a ella; el foco habiendo estado en Alex
metiéndome la lengua en la garganta en fotos publicadas en todos los
medios. Su nombre es Sunshine. Usa Sunny. Sunshine y Daisy. Violet y
Skye. Veo un tema aquí. Alex es suertudo de que su nombre no fuera
Woody, o Bark8.
—Ustedes dos podrían ser hermanas —dice Buck a Daisy mientras
besa la parte posterior de la mano de Sunny.
Sunny y Daisy se ríen. Alex luce como si fuera a tener un infarto.
Robbie está irritado y receloso, fulminando con la mirada a Buck. Y con
razón. Estoy segura que si ha visto las fotos de Alex y yo, ha visto las de
Buck. Espero que lo haya hecho, y más que eso, espero que le preocupe.
Buck está en completo modo de coqueteo de mujeriego del hockey.
Sunny pone una mano en el brazo de Buck. —Tienes un aura tan
fuerte.
—Solo uso Axe después de ducharme —dice Bucks—. No es
mucho, ¿verdad?
—Es genial.
—¿Puedo traerte algo para beber?
Observo con horror mientras Buck entrelaza su brazo en el de ella
y la guía a un lugar disponible en la barra, y su familia permite que
suceda. Lo que quiero decirle a Sunny es que el aura fuerte de Buck es
un resultado de su Enfermedad Venérea, o tal vez de la inmensa cantidad
de vello corporal que posee que hace parecer que tiene un aura cuando
realmente está haciéndose pasar como un Pie Grande.
185

Alex parece muy atónito para moverse. Puedo entenderlo. Nunca


he visto a Buck actuar así. Jamás. Robbie vuelve a hacerme preguntas,
ignorando completamente la repentina partida de Sunny con Buck.
Pág.

Daisy está callada y es observadora, me pone nerviosa. Las


preguntas de Robbie sobre mi familia me recuerdan que aún no he visto
a mis padres o Charlene. Quiero revisar mi teléfono porque ha estado

8Woddy o Barck: Leña o corteza de árbol. Hace referencia a que las chicas tienen
nombre de flores.
vibrando en mi bolsillo implacablemente por un tiempo, pero no quiero
ser mal educada.
—¿Asumo que vendrán a la casa mañana a la tarde, Alex? —Daisy
deja su copa vacía en la barra.
La última parte suena más como una orden que una pregunta.
Daisy Waters lleva los pantalones en esta familia.
—De hecho, voy a quedarme en Toronto por una noche más. Quiero
mostrarle a Violet la ciudad. Planeo llevarla al campus Guelph el sábado
por la tarde. Podríamos pasarnos después.
—¿Entonces, cenarán con nosotros?
Alex me frota la espalda. —Claro, suena bien.
No me detuve a pensar que habría una visita familiar incluida en
este fin de semana. Deseo llevar a Alex a una esquina y decirle que no es
una buena idea en lo absoluto. Vine aquí pensando que estaríamos
encerrados durante el fin de semana, teniendo sexo en cada posición
concebible conocida por el hombre y un par que podríamos inventar
nosotros mismos. Seguido por una bañera de hidromasaje y algunas
sales de baño Epsom para disminuir la inflamación, de lo que estoy
esperando sería mi ligeramente extenuada vagina, y eso es lo que
yo habría llamado un plan. Debería estar feliz de que quiera que conozca
a su familia, pero esto es rápido. No estoy lista para ser apropiada por
horas en una sola vez.
—Si crees que estarán allí temprano, llama y avísanos. —Su
sonrisa se ve forzada. Quiero llorar. Me odia.
Como si las cosas no fueran lo suficiente malas, escucho a mi
mamá detrás de mí. Conocer a los padres es estresante. Que también se
conozcan entre ellos, va a ser una muerte segura.
—¡Vi, nenita, ahí estás! —Mi mamá agita las manos con
entusiasmo, casi golpeando a Sidney en la cara mientras viene detrás de
ella—. No me preocupé por ti. Sabía que debías haber desaparecido para
encontrar a tu hombre y hacerlo sentirse mejor. —Dice la última parte en
mi oído, pero está gritando, así que todos la escuchan. Los ojos de Daisy
se ponen como platos. Robbie, quien usa una media-sonrisa, parece de
inmediato inquieto. Entendible, ya que una mujer loca ha irrumpido en
nuestra fiesta.
La vergüenza real está viniendo. Esto es solo el calentamiento.
Reviso detrás de su cuerpo por Charlene, mi respaldo en estas
situaciones. No la veo en ningún lado.
—Hola. —Mi mamá ondea su mano con entusiasmo a Daisy y
186

Robbie. Me preparo para el impacto de su demencia. Probablemente está


demasiado ebria. Hay una botella sobresaliendo de su bolso. Qué manera
Pág.

de ser discreta, mamá.


—Ustedes deben ser los padres de Alex. Soy Skye, la madre de
Violet. —Extiende una mano hacia Daisy en lo que puede ser considerado
uno de sus gestos más apropiados. Daisy sonríe educadamente y se
presenta a sí misma, su cabello abombado moviéndose en conjunto con
la sacudida de su cabeza.
—Y tú debes ser… —Vuelve su encanto al padre de Alex.
Definitivamente está borracha. Puedo notarlo en su balanceo ligero. En
silencio ruego que no coquetee con él en frente de su hijo, su esposa y yo,
sin mencionar a Sidney. Sin embargo, es demasiado pedir.
—Robbie Waters. —Le da una sonrisa explota coños.
Es la misma que Alex me mostró la primera noche que nos
conocimos, justo antes de que me dijera que no teníamos que hacer nada
que yo no quisiera y posteriormente se metiera en mis bragas.
—Es un placer. —Le guiña, pero se ve como que está parpadeando
sin parar—. Definitivamente puedo ver de dónde Alex consiguió su
aspecto.
Esto es bochornosamente repugnante. Contemplo ordenar unos
chupitos para estar menos lúcida.
Mi mamá le da a Daisy una enorme sonrisa, como si no debiera
estar ofendida por el coqueteo evidente sucediendo. —Y si la manzana no
cae lejos del árbol, debes ser una mujer muy, muy satisfecha. —Mueve
las cejas.
Por el amor de Cristo, ¿mi madre está hablando sobre las
habilidades del pene de Alex con su propia madre? Le echo un vistazo a
Sidney, que está parado allí. Articulo—: Haz algo. —Se encoge de
hombros, obviamente igual de borracho y entretenido. Los odio a los dos.
Daisy mira fijamente a mi mamá, luciendo casi tan perturbada
como yo por este comentario. Se sonroja y palmea nerviosamente su
cabello duro estilo reina de belleza. —No estoy segura de a qué te refieres.
Agarro el brazo de Alex, mis uñas clavándose en su piel. Me
contempla con un pánico agitado.
—Lo siento tanto —digo, porque está a punto de ponerse peor.
Mi madre está demasiado ebria para callarse. Pone una mano en el
hombro de Daisy y se inclina como si estuviera por decirle un secreto. No
obstante, el bar está ruidoso, y cualquier cosa por debajo de un grito es
demasiado silencioso.
—Sidney me dijo que cuando Buck nació las enfermeras querían
tomarle fotos. Decían que se veía como que usaba un trípode. Sabes cómo
es. De tal padre, tal hijo.
Los ojos de Daisy se amplían hasta que temo que vaya a verse como
187

un animé permanentemente.
—¡Oh! Ya veo. Yo… eh, supongo que es el caso entonces. De tal
Pág.

padre, tal hijo.


No soy la única que morirá de vergüenza esta noche.
Las madres son motivo de
vergüenza
Traducido por Jadasa
Corregido por Jenni G.

Violet
—Bueno, es momento de irnos a casa —dice Robbie, su voz suena
quebrada.
—Y sabes —Daisy se inclina cerca de su nueva mejor amiga, mi
madre, y le grita por encima del ruido—, definitivamente estoy satisfecha.
—Al igual que mi madre, gesticula mucho con sus manos y golpea
accidentalmente a Robbie en los genitales.
Él está de pie contra la barra, por lo que no puede escapar. Esto es
terriblemente entretenido. Robbie se protege envolviendo un brazo
alrededor de su cintura y tirándola contra su pecho. Coloca su boca en
su cabello y le dice algo. Las ondas sonoras que viajan alrededor deben
ser absorbidas por la laca, porque no escucho nada.
Lo que sea que le dice, funciona. Daisy abandona la conversación
con mi madre, para alivio de todos, y agarra a Alex. Lo besa en la mejilla,
dejándole una marca de labios rosa pastel. Luego molesta a mi madre,
bromeando, y acaban abrazándose. Daisy las invita a cenar a ella y a
Sidney. Afortunadamente mañana temprano se van. No puedo
imaginarme la experiencia loca que se convertiría la casa de los padres
188

de Alex si tal evento ocurriera.


Daisy me abraza y me da palmaditas. Es como un débil apretón de
Pág.

manos.
—¿Qué pasa con tu hermana? —le pregunto a Alex mientras ella y
Robbie deambulan hacia la salida.
Alex se abre paso a través de la multitud para detenerlos. Están
demasiado lejos para que escuche su breve conversación. Alex no se ve
feliz. No puedo creer que sus padres estén dispuestos a dejar a su hija
con alguien como Buck.
Sidney utiliza esto como una oportunidad para llevar a mi madre
de vuelta a su habitación, salvándonos a Alex y a mí de una mayor
humillación.
Alex regresa un minuto después, frotándose la nuca.
—¿Qué dijeron? —pregunto.
Examina la barra con el ceño fruncido. —Se va a quedar con unos
amigos en la ciudad. Pensé que esta noche estaría con mis padres en el
apartamento.
—¿Por qué no vemos si podemos encontrarla? Quizás está con el
equipo.
—Jodidamente espero que sea así.
La sección VIP está llena, pero ni Sunny ni Buck están por ningún
lado. Será mejor que Buck no esté usando esto como una manera de
vengarse de Alex, de lo contrario es posible que ocurra un encuentro de
lucha libre.
Tan gigantesco como es Buck, y Alex cuando está enfadado es
agresivo. Ahora que he sido testigo de su temperamento, no estoy
interesada en verlo estallar en respuesta a mi desconsiderado, a veces
adorable, hermanastro.
Mirando alrededor, veo a Charlene sentada junto a Darren. No está
sobre su regazo, pero se encuentra cerca. Darren es la viva imagen de la
caballerosidad: su brazo envuelto holgadamente alrededor de la parte
trasera de su silla, su atención totalmente centrada en ella mientras
habla animadamente. Se los señalo a Alex.
—No se acaban las sorpresas. —Mira de reojo—. ¿Esa no es
Charlene? ¿Qué está haciendo aquí?
—También vino. Más que nada para encontrarse con Darren.
—Es una buena amiga. Fue extremadamente servicial cuando no
me hablabas. —Afloja su corbata.
Eso es totalmente un golpe. Hay agudeza en su declaración. Antes,
hizo un buen trabajo ocultando su dolor, aunque el sexo telefónico
probablemente fue útil.
—Lo lamento. —Es una disculpa que le debo desde hace mucho
tiempo—. Debería haberte llamado y dejado que me explicaras. Me
189

preocupaba que me dijeras que salías con alguien más e iba a ser tu
conejita de apoyo, por lo que te evité por completo. —Miro fijamente a su
Pág.

barbilla mientras divago—. ¿Estoy perdonada?


Si esta relación va a alguna parte, tendré que aprender a lidiar con
toda la mierda de los medios de comunicación, lo cual significa hablar
con Alex. Mi principal preocupación es convertirme en una de esas novias
paranoicas que requerirán garantías infinitas. Asusta ser la novia de
alguien, especialmente cuando ese alguien es un famoso jugador de
hockey con ilimitadas conejitas buscando dar un paseo en su
monstruosa polla.
Levanta mi mentón y roza sus labios contra los míos. —Estás aquí,
¿verdad? Te invité. Quiero estar contigo.
—Entonces, ¿estoy perdonada?
Sonríe. —En su mayoría.
—¿En su mayoría? —Mi corazón se estruja. Quiero estar
totalmente perdonada.
Aparta mi cabello por encima de mi hombro. Parece un gesto de
ternura hasta que me doy cuenta de que está mirando mi escote. —Creo
que lo superaré mejor si pudiera pasar un tiempo con tus pechos en
nuestra habitación.
—Esa es una demanda razonable. Mientras seas equitativo. No me
gustaría que el resto de mi cuerpo se sintiera celoso. —Puedo sentir su
semi erección contra mi estómago cuando se presiona en mí—. Hablando
de nuestra habitación, deberíamos regresar allí.
—¿No crees que primero deberías hablar con Charlene?
—Oh. Cierto.
Me toma un momento llamar la atención de Charlene. —¡Oye! —
Salta—. Tengo que ir al baño de mujeres, y necesito que vengas conmigo.
Muy sutil, Char.
Me doy la vuelta hacia Alex y Darren. —Regresaremos después de
que terminemos de hablar de ustedes en un baño público.
Darren resopla mientras Charlene me empuja. Una vez que
estamos dentro de un cubículo, agita sus manos y articula cosas que no
puedo descifrar.
—Charlene, no puedo leer los labios.
Me agarra las manos y hace esa cosa que hacen las chicas en las
películas cuando el chico que les gusta les corresponde, chilla en voz alta
y salta en el limitado espacio. Si los cubículos fueran más pequeños, se
estaría golpeando contra la pared.
—¡Estoy enamorada! —Me agarra de los hombros y me sacude—.
¡Está bien, bueno, eso es una mentira, pero Darren es el chico más sexy
que he conocido, es inteligente y tiene todos sus dientes! ¿Eso no es algo
190

inaudito en un jugador de hockey? ¿Alex tiene todos sus dientes?


Respira profunda y ruidosamente, y continúa. Sé que no es bueno
Pág.

interrumpir uno de sus monólogos, y éste va a ser divertido.


—Así que después de que te marcharas para hacer sentir mejor a
Alex en el vestidor…
—¡Shh! Esto no es una burbuja insonorizada. La gente puede
escucharte.
Pone sus ojos en blanco. —Todos los chicos están hablando de ello.
Bueno, no todos. Algún idiota llamado Kirk no se callaba, incluso cuando
Darren le dijo que iba a patearle en los huevos. Incluso hablaba de eso
con Buck allí, pero la rubia amante de los árboles parecía ser una buena
distracción…
La agarro del brazo. —¿A dónde fue Buck?
—No estoy segura. Debió irse justo antes de que aparecieras. Él y
la rubia se follaban con la mirada, por lo que supongo que fueron a
divertirse un poco. Un tanto extraño, de verdad. No pensé que fuera del
tipo de Buck.
—La amante de los árboles es la hermana de Alex.
—¿En serio? Se ve tan diferente en la vida real.
No comparte mi preocupación por esta situación, por lo que
continúa con su historia. —De todos modos, después del partido, fui con
Skye y Sidney al vestidor. Darren salió y dio esta entrevista donde
defendió completamente la posición de Alex y habló sobre el estrés del
juego —suspira Charlene.
—Cuando llegamos aquí, hice que Sidney me lo presentara. Hemos
estado hablando desde entonces. Es el hombre más dulce del mundo. Es
cercano a su familia, le gustan las comedias románticas, y tiene una
licenciatura en gestión deportiva. ¿Mencioné que tiene todos sus dientes?
Quiero tener a sus pequeños bebés de hockey.
Imagino pequeñas mezclas de Charlene y Darren con patines,
camisetas, y cascos.
Alguien golpea la puerta y pregunta si terminamos con nuestra
sesión de terapia. Es divertido, incluso si es de mala educación.
—¡Vete a la mierda! —grita Charlene y levanta su falda. Me doy la
vuelta. No somos tan cercanas como para querer verla haciendo pis.
No tengo que decirle a Charlene que no mencione a Buck y a
Sunny. Es lo suficientemente inteligente como para entender que no
quiero que Alex sepa que pueden haberse ido juntos. Las visitas
conyugales no son excitantes.
Cuando regresamos a la mesa, Alex sigue revisando su teléfono. Es
obvio que está tratando de ponerse en contacto con su hermana sin éxito.
Odiaría que se viera involucrada con Buck sin saber qué clase de persona
es. Le envío a Buck un rápido mensaje de texto, amenazándole con
191

depilar sus bolas mientras duerme si está planeando follarla y dejarla. Si


amenaza con follar a la hermana de Alex, cumpliré con mi amenaza.
Pág.

Finalmente, convenzo a Alex de que es hora de ir a nuestra


habitación. No es difícil convencerle. Charlene y Darren están
completamente absortos el uno en el otro. Ya que se suponía que
compartiríamos una habitación, tiene la nuestra para ella sola. Tengo la
curiosidad de si Charlene cederá esta noche, si se le presenta la
oportunidad. Por mucho que hable acerca de montar a Darren hasta que
salga el sol, es una chica tradicional y no es probable que caiga en la
cama en la primera noche. Aunque tampoco yo, y mira lo que pasó con
Alex.
Nos detenemos en la habitación en la que se supone que iba a
dormir para agarrar mi bolso y luego nos dirigimos a la de Alex. Me
adueño del baño y me pongo mi nuevo pijama, lista para una celebración
post-partido.
Salgo para encontrar a Alex de pie en medio de la suite. Su
chaqueta está abierta, los primeros dos botones de su camisa están
desabrochados, y su corbata cuelga floja. Está concentrado en su
teléfono, por lo que no me escucha aclararme la garganta. Supongo que
sigue intentando localizar a Sunny.
—Oye. —Tenía la esperanza de utilizar el marco de la puerta como
un lugar para posar. En cambio, estoy frente a él sin nada para utilizar
como apoyo.
Alex levanta brevemente su mirada, y luego la baja cuando vibra
su teléfono. Me encuentro al borde de las lágrimas por su falta de
respuesta. Afortunadamente, se da cuenta de lo que llevo puesto y deja
caer su teléfono al suelo.
Eso es más parecido a lo que estoy buscando.
Ahueca mis pechos. Estoy usando una camiseta de los Hawks y un
par de bragas a juego con el logotipo encima de mi entrepierna. El mismo
logotipo se extiende sobre mi pecho. Las pedí tan pronto como supe que
iba a venir al partido.
Estira del dobladillo de mi camiseta, presumiblemente para que
poder tener acceso, sin obstáculos, a mis pechos.
—Espera. —Levanto un dedo—. Déjame mostrarte una cosa,
después mis pechos serán todos tuyos.
No parece impresionado. —Será mejor que sea bueno.
Me doy la vuelta, lanzando mi cabello sobre mi hombro. En la parte
de atrás, en letras blancas, está el número once con WATERS a lo largo
de mis hombros. En las bragas se lee: TRASERO DE WATERS.
Alex baja sus manos por mis costados y aprieta mi trasero. —
¿Estás segura de que es salida solamente?
—¿Qué? —Me tambaleo, alejándome, y corro al otro lado de la
habitación mientras cubro mi trasero con mis manos, protegiéndolo de
192

la posible invasión. Alex me acecha.


—¡De ninguna manera, Alex! No es una opción. ¡Acceso denegado,
Pág.

acceso denegado! —Mi voz es tan alta que sueno como si hubiera estado
inhalando helio.
Alex sostiene sus manos hacia arriba suplicando y habla
suavemente—: Solo estoy bromeando, nena, lo prometo. Regresa aquí y
déjame ver de nuevo esas bragas.
Sigo siendo cautelosa. Esta no es la primera vez que dice algo sobre
meterse por allí. Creo firmemente que si está hablando de eso, quiere
hacerlo. Incluso ha admitido que ha pensado en ello.
Casi me acorrala en una esquina, por lo que lo esquivo para
escapar. No soy lo suficientemente rápida. Me encuentro en el aire, y de
repente estoy sobre la cama, boca abajo con el cuerpo de Alex cubriendo
el mío. Su monstruosa polla se presiona contra la mejilla de mi trasero.
—¡Que Dios me ayude, Alex, nunca dejaré que vuelvas a tocar mis
pechos!
Lo digo muy en serio. Quizás.
El peso de su cuerpo me deja, y giro sobre mi espalda. Se apoya en
sus brazos por encima de mí. Es impresionante.
—Solo bromeaba. Me gustan las bragas. —Su polla monstruosa se
alinea con la parte correcta de mi cuerpo.
Sus besos son suaves, como si estuviera pidiendo disculpas por
asustar a mi trasero. Después de unos minutos celestiales de besarnos,
ya no me preocupa su deseo de entrar en la zona “prohibida”.
Agarra el borde de mi camiseta y la tira por encima de mi cabeza.
No estoy usando sujetador, por lo que su vista no tiene obstáculos. Junta
a mis chicas y las acaricia, mordisqueándolas y besándolas. Se mantiene
alejado de mis pezones, evitando el contacto completo. Me está matando.
Soy un desastre de gemidos porno, retorciéndome debajo su cuerpo
cuando finalmente hace círculos en mi pezón izquierdo con la punta de
su nariz.
—¿Se siente bien? —Puedo sentir a Alex sonriendo contra mi
pecho.
Me muerdo la lengua para evitar suplicarle que simplemente lo
lama ya. Cederá tarde o temprano. Hay una manera de hacer que suceda.
Serpenteo mi mano hacia la cintura de sus pantalones, lucho con su
cinturón, y desabrocho el botón. No hay juegos. Meto la mano dentro y
acuno la PM. Alex hace un ruido bajo en su garganta.
Un momento después siento la celestial presión húmeda de sus
labios, seguido de una suave succión.
Aprieto alentadoramente, no es que necesite algún estímulo una
vez que comienza.
193

Mientras le dedica atención a mi mitad superior, empujo sus


pantalones sobre sus caderas y alineo nuestras mitades inferiores.
Pág.

Incluso con mi ropa interior interponiéndose, aún soy capaz de conseguir


un poco de fricción.
—Dios, quiero follar tus pechos.
Es casi un gruñido. Detengo mis movimientos.
Con su boca, todavía sobre mi pecho, levanta su mirada y
murmura—: Oh mierda, ¿dije eso en voz alta?
Basándome con todo el amor a los pechos, no es como si fuera una
sorpresa que quiere deslizar su polla entre ellas. Lo que es sorprendente,
es lo atractiva que es la idea.
—Puedes hacerlo si quieres. —Ofrezco una sonrisa vacilante.
Alex me mira boquiabierto. —¿Qué?
—Puedes... follar mis pechos. —Suena sucio. Me gusta.
Se apresura a incorporarse sobre sus rodillas. —¿Estás segura?
Mordiendo mi labio, aprieto mis tetas juntas en invitación.
Nunca he visto a nadie desnudarse tan rápidamente. Alex está
desnudo antes de que pueda parpadear. Se sienta a horcajadas sobre mi
torso, agarrando su gigante polla. Oh Dios, está goteando. Frota su
pulgar sobre la punta y acaricia el eje mientras mira fijamente mis
pechos. Sus ojos salvajes suben hasta los míos. —¿Esto está bien? No
tenemos que estar en esta posición.
Esta tan sexy así, con su polla dura en la mano, cerniéndose sobre
mí, esperando que le dé el visto bueno. Me meneo hacia arriba en la cama,
reordenando las almohadas, así estoy medio incorporada. Envuelvo mis
dedos alrededor de él, lamiendo la cabeza.
Escapa de sus labios una maldición en voz baja. Hurga en la mesita
de noche, sacando una botella de lubricante. Ante mi ceño fruncido,
rápidamente ofrece una explicación. —Mis manos son ásperas. Esto hace
que sea mejor. Además, esperaba que vinieras a verme, y pensé que sería
bueno estar preparado en caso de que tengamos mucho sexo.
—Eres como el Boy Scout del sexo, ¿no es así?
Le quito la botella, derramo una cantidad generosa en mi palma, la
masajeo sobre mi pecho, y luego acaricio su longitud. Guiándolo entre
mis pechos, los aprieto. Alex está boquiabierto mientras agarra la
cabecera y mueve sus caderas. La vista es bastante increíble desde donde
estoy.
Después de unos minutos, suelta la cabecera y se hace cargo de
sostener juntas mis tetas. Pellizca mis pezones mientras acelera el ritmo.
Agarro su sólido trasero, ayudando en lo que puedo. Cuando está cerca
de correrse, es lo suficientemente amable para advertirme, alejo sus
manos, agarro su polla, y envuelvo mis labios alrededor de la cabeza.
194

—Dulce y jodido… —No termina la frase. En vez de eso, gime


cuando se viene.
Pág.

Mentalmente me doy palmaditas en la espalda por ganar uno para


el equipo. Prefiero tragar que tener su esperma enfriándose en mi pecho.
—No tenías que hacer eso —dice sin aliento.
—Siempre puedo aprovechar las vitaminas.
Acunando mi cara entre sus manos, Alex me besa. —Me encanta
esta boca.
Se mueve por mi cuerpo, depositando besos a medida que se dirige
a la tierra castor. Entonces me muestra con su boca, lo mucho que
aprecia el amor a los pechos.
Si es así como van a ser las cosas, estoy a favor de pasar el resto
del fin de semana en la cama. Espero que Buck no haya coaccionado a
Sunny al mismo tipo de situación, de lo contrario las cosas están a punto
de complicarse.

195
Pág.
Pasar el rato con la familia
Waters es un negocio peligroso
Traducido por pau_07 & Dannygonzal
Corregido por Mary Warner

Violet
Por mucho que me gustaría decir que Alex y yo pasamos el resto
del fin de semana teniendo sexo loco y salvaje, esto no es del todo cierto.
El viernes en la mañana dejamos el hotel y tomamos un taxi por toda la
ciudad a su condominio, donde sus padres se quedaron anoche.
La unidad de trescientos metros cuadrados y dos dormitorios se
encuentra en el último piso de un edificio alto, con vistas al puerto de
Toronto. El espacio está amueblado para la funcionalidad, y el dormitorio
principal cuenta con una impresionante vista de la ciudad, como la Torre
Nacional de Canadá.
Una nota de su madre está en la mesa del comedor, dándole las
gracias por dejar que utilizaran el condominio. Alex envía a su hermana
otro mensaje mientras me muestra todo el espacio, posiblemente
revisando por signos de su presencia, también. Afortunadamente, esta
vez recibe una respuesta casi inmediata de ella diciéndole que está en
casa en Guelph. Sunny ama los emoticones. Sus textos son más
imágenes que palabras. Me siento aliviada porque ya no está preocupado
por la situación de Buck y mucho más centrado en mí.
196

Pasamos la mayor parte de la tarde del viernes esquivando cámaras


y arrastrándonos en pequeñas tiendas de moda en Queen Street. Cada
Pág.

vez que expreso entusiasmo por algo, Alex lo compra. Es tan excesivo
como encantador. No tengo más remedio que aceptar forzada sus regalos,
de otro modo finge que hiero sus sentimientos.
Le agradezco más tarde por todos sus regalos permaneciendo
desnuda durante toda la noche. La mayoría de las veces termino debajo
de él, no es que me queje.

El sábado por la mañana tenemos sexo en la ducha, empacamos


las maletas y salimos del condominio. La madre de Alex nos invitó para
el almuerzo, y no pudo decir que no. Alex carga todo en la parte posterior
de una camioneta deportiva. El hombre ama sus vehículos. Tiene dos en
Toronto: un Mercedes para el verano y la camioneta para el invierno.
Tengo nervios por pasar tiempo con su familia. Comer una comida
en su casa, donde voy a tener que hacer una pequeña charla y contarles
sobre mí es muy diferente a encontrarlos en un bar ruidoso.
Manejamos en silencio por un rato mientras miro distraídamente
por la ventana. No noto el cambio en mi entorno hasta que Alex se
introduce en una carretera que desaparece en un bosque.
—¿Dónde estamos?
—Una carretera destapada.
—¿Vamos en una camioneta por una carretera destapada? —Alex
es un hombre inteligente, por lo que debe saber que este coche no está
hecho para un terreno así. Camioneta o no, está cubierto de nieve, y
podemos atascarnos. Además, vamos de camino a un almuerzo con su
familia.
—No. —Alex parquea el coche y desabrocha su cinturón de
seguridad. Se inclina y me besa. ¿Sesión de besuqueo en carretera? Sí y
por favor.
—Quiero que me digas qué está mal.
—No hay nada de malo.
—Mentirosa. —Me besa el punto en el cuello que me hace desear
que estuviéramos desnudos.
Cierro los ojos y debato si debo o no decir la verdad. —Estoy
nerviosa.
—¿Por qué?
197

Alex se sienta de nuevo, con una expresión sombría. Es ardiente.


Aunque soy parcial; encuentro ardientes todas las expresiones faciales
Pág.

de Alex.
—Creo que tu mamá me odia. ¿Qué pasa si digo algo tonto en frente
de tu familia? No hemos estado saliendo mucho tiempo, y no sabes cómo
de ridículamente inapropiada puedo ser en situaciones sociales. Me
mortifico a mí misma a veces, muy a menudo, en realidad. Está bien con
mis amigos, no cuando estoy tratando con los padres de mi exitoso novio
muy bien dotado, extra inteligente y excesivamente caliente.
—Una vez que te conozcan te van a amar, lo prometo. —Besa la
palma de mi mano—. Mi papá es súper relajado, igual que mi hermana.
En cuanto a mi madre, probablemente necesita tratamiento mental, pero
es inofensiva.
—¿Qué pasa si accidentalmente hago un comentario sobre tu polla
monstruosa? ¿Qué si sirven salchichas para el desayuno, y comparo su
tamaño insuficiente con tu palo del amor?
Estas pueden parecer preguntas estúpidas, pero cuando estoy
nerviosa, me pongo en peligro de decir algo así de humillante.
—¿Acabas de llamar a mi polla un “palo del amor?” —Sonríe.
—No creo que te estés concentrado en el problema aquí.
—Nena, todo va a estar bien. No tienes nada de qué preocuparte.
Sus garantías están empezando a funcionar. Es como si me
hipnotiza con su voz y su tacto y sus bonitos, bonitos ojos. Me besa
suavemente.
El calor entre nosotros explota y terminamos besándonos durante
quince minutos. Es suficiente tiempo para tenernos excitados y haciendo
que casi lleguemos tarde. La tensión sexual en el coche es espesa como
una sopa de puerros y patatas. Le ayudaría con su problema, pero creo
que es más que justo que ambos suframos a través de almuerzo
insatisfechos.
Guelph es más un pueblo que una ciudad, y no es nada como
Chicago. El centro es pintoresco, lleno de pequeños cafés y tiendas
intercaladas con bares y pubs, atendiendo a las multitudes de la
universidad. A pesar de la fría mañana de invierno, las calles bullen de
gente, jóvenes y viejos por igual. Nos dirigimos a una calle lateral y
parqueamos en el camino de entrada de una casa grande, de ladrillo
antiguo.
—¿Lista? —Me aprieta la mano.
—Creo que sí.
Cuando sale del coche se ajusta los pantalones. Tiene una evidente
erección. Con suerte, el aire frío ayudará a reducirla. La única cosa más
horrible que yo haciendo comentarios sobre su paquete sería él luciendo
una madera frente a sus padres.
198

Daisy nos saluda en la puerta. Estoy asombrada una vez más por
el horror de su cabello. Parece que los años ochenta se arrojaron sobre
Pág.

su cabeza. Parece incluso más grande de lo que era la otra noche. Su


atuendo de los ochenta a juego es una distracción útil, sin embargo. Si
bien los pantalones lavados con ácido y de talle alto han hecho una
reaparición en los últimos años, Dios nos ayude, parece como si hubiera
desenterrado sus trapos originales del ático. Huelo, no hay olor a
naftalina. Cómo se las arregló para evitar ser linchada por la policía
fashionista está más allá de mí.
—¡Alex!
Él voltea la cara lejos de su cabello mientras se abrazan.
—Violet, es tan agradable que hayas podido venir. —Me abraza,
también. Es otro de esos abrazos sueltos sin ningún afecto real.
Su cabello es tan sólido que me preocupa que pudiera atraparme
como una mosca en una telaraña. Cometo el error de hablar mientras
abrazo a Daisy.
—Muchas gracias por invitarme. —Cabellos perdidos se pegan a
mis labios, y la laca de cabello invade mi boca. Es simplemente horrible.
Quiero escupir el sabor. En su lugar, trago en repetidas ocasiones,
esparciéndolo alrededor de mi lengua.
—Alex, por qué no traes tus bolsas, y Violet puede ayudarme en la
cocina.
Alex se queda ahí durante unos largos segundos con una sonrisa
plasmada en su rostro. Se pasa una mano nerviosa por el cabello. —Ya
nos reservé una habitación…
—¿En un hotel? ¿Por qué harías eso? —Mira de él a mí y viceversa,
su sonrisa calculadora. La madre de Alex es una especie de perra.
—Esta es la primera vez de Violet en Guelph…
—Y ese es exactamente por qué debe quedarse aquí. Puedes
cancelar sus reservas. —Daisy enreda su brazo con el mío y me dirige
hacia la cocina—. No puedo ver lo suficiente a mi bebé, y Violet te ha
tenido la mayor parte del fin de semana. Creo que debería ser capaz de
compartirte por una noche. Coge tus maletas y llévalas dentro, cariño.
Presa del pánico, miro por encima del hombro mientras Daisy me
lleva lejos. Las cejas de Alex se alzan, y sus labios se muelen en una línea.
Se ve tan feliz por esta situación como yo. Almorzar con los papás es una
cosa, una maldita fiesta de pijamas es otra.
—Estoy tan contenta de que Alex fuera capaz de encontrar un poco
de tiempo para estar con nosotros mientras está aquí. Lo vemos tan poco
estos días con su agenda.
Me paro con torpeza en el medio de la cocina, sin saber si debería
sentarme o quedarme de pie. —Viaja mucho.
Coge el cuchillo más grande que he visto en mi vida y rebana la
parte superior de una piña. —Mmm. Las relaciones han sido siempre un
199

reto para Alex a causa de ello.


Pág.

Espero que las próximas veinticuatro horas no vayan a estar llenas


de golpes hacía mí. No creo que pueda manejarlo sin decir algo de lo que
me vaya a arrepentir.
Daisy inmediatamente me da una tarea; por suerte, no es una
difícil porque no puedo cocinar ni en defensa propia. Mientras corto la
parte superior de las fresas, Daisy hace mimosas. Alcohol es exactamente
lo que necesito para hacer retroceder a la ansiedad y el asqueroso sabor
persistente de laca para cabello.
Me entrega un vaso mientras Alex y su papá entran en la cocina.
Robbie lleva un par de pantalones de pijama a cuadros y una camiseta
de la banda Grateful Dead.
—¡Robbie! ¡Se supone que tienes que vestirte! Tenemos compañía.
—Daisy pone las manos en sus caderas—. ¿Estás haciendo investigación
de nuevo?
Miro de Alex, que está sonriendo, a su padre, también sonriendo, y
de nuevo a su madre, que no está sonriendo. Le doy una mirada detenida
a Robbie. El blanco de sus ojos está escandalosamente rojo. Si no lo
conociera, diría que está tan elevado como una cometa.
—Estoy probando un nuevo lote medicinal esta semana. Se supone
que aumenta el apetito en un cincuenta por ciento.
Supongo que mi hipótesis es correcta. Desliza su mano por debajo
de su camisa y frota su estómago con pereza. Tiene algunos abdominales
debajo. Aparto la mirada. No quiero comerme con la mirada al padre de
Alex.
—¿Cómo estás, Violet? —Agarra un puñado de fresas sin hojas y
se sienta.
—Estoy muy bien. ¿Usted?
—Ablandado sería el término científico.
Sólo he “conocido a los padres” un par de veces en mi historial de
citas. Ningunas de esas experiencias fueron tan extrañas como ésta
resulta ser.
Mientras Alex y su padre charlan sobre el grado medicinal de Mary
Jane9, sigo cortando la fruta. La mayor parte termina en la boca de
Robbie en lugar de en el plato. Yo diría que si el punto es aumentar el
apetito, está funcionando bien.
Hasta ahora he estado tan concentrada en ser cortés que he fallado
en tomar en consideración la decoración de la casa. Parece como si una
gitana bohemia se hubiera metido en una pelea con una belleza sureña,
200

y explotó por todo el lugar. Todo tiene demasiados volantes o es un


retroceso a los años setenta. Es difícil procesar todo. Me pregunto cómo
Pág.

un hombre relajado como Robbie puede manejar tanta sobre-


estimulación visual. Tal vez le gusta drogarse con eso alrededor.

9 Nombre para referirse a la marihuana.


Mientras tomo mi mimosa y reflexiono sobre esto, la hermana de
Alex entra en la habitación. Casi me ahogo cuando Buck viene detrás de
ella. La mierda está a punto de ocurrir, estilo estruendo.
Alex está de espaldas a ellos. Hago lo más lógico del mundo. Agarro
su mano, acercándolo a mí. Mi intención es molestarlo. Sin embargo, este
plan tiene agujeros, el más importante es la presencia de sus padres. Así
que me quedo allí, mirándolo mientras acaricio su pulgar con los dedos.
Alex me da una mirada divertida.
—¡Alex! ¡Estás aquí! —La voz de Sunny le distrae de mi distracción.
Se da la vuelta. Supongo que no está muy feliz en base a la forma
en que aprieta mi mano ya que ahora no puedo ver su rostro.
—¿Qué demonios? —Asusta a su madre casi hasta la muerte, y a
mí también, con sus gritos atronadores.
—¡Alex! Usa tu voz interior —dice Daisy.
—Alex —le digo suavemente mientras su agarre en mi mano se
aprieta. Si sigue así, va a romperla. Necesito mi mano, no sólo por mi
trabajo, sino para otras tareas importantes, como masturbarme.
Desafortunadamente, su enfoque no está en la mano que está
aplastando, sino en Buck de pie junto a su hermana y muriéndose de la
risa. Por lo menos no la toca.
—Hola hombre. ¿Cómo te va? —pregunta Buck como si no fuera
nada del otro mundo que esté aquí.
Jalo la manga de Alex con mi mano libre.
—¿Qué estás haciendo aquí? —pregunta con calma.
Estoy perdiendo la sensibilidad en los dedos. Me inclino y muerdo
el brazo de Alex.
—¡Ay!
Funciona. Suelta mi mano.
Su cabeza da la vuelta. Oh hombre, realmente está enojado.
Tan rudo como es en el hielo, y dominante y juguetón como puede ser
en la cama, no me intimida. Además, su familia está aquí, y también
Buck, así que voy a estar bien.
Se frota el brazo. —¿Por qué me mordiste?
—Aplastabas mi mano y hablarte no funcionaba
Inspecciona la mano con sus labios. —Mierda, bebé, lo siento.
—Alex, cuida tu lenguaje.
201

—Lo siento, mamá. —Luego, Alex mira a su hermana y se mueve


hacia Buck—. ¿Te importaría explicar esto?
Pág.

Sunny mira a Buck de arriba abajo. —¿Explicar qué?


—¿Por qué eres tan grosero? —pregunta Daisy. Nadie le presta
atención.
Sunny tira su cabello sobre su hombro. Lleva una camisa teñida
de color arcoíris y una falda ondeante hasta los tobillos. No es el tipo de
Buck en absoluto. Va por las zorras, por las cosas casi desnudas y
seguras. Sin embargo, aquí está con Sunny, que no parece nada de eso.
Alex abandona el cuestionar a su hermana, que parece
genuinamente confusa, y se mueve a Buck. —¿Quién te invitó?
—Yo lo invité —responde Sunny.
—¿Por qué? —Los puños de Alex se aprietan a los costados.
—Uhm, ¿porque me gusta? —Su lenguaje corporal me dice las
cosas que sus palabras no. Ajusta un mechón de cabello alrededor de su
dedo, y sus ojos caen a sus pies. Buck la ha atrapado con su magia yeti.
—¿Te gusta? —La voz de Alex se levanta junto con sus cejas—. ¡Es
una basura!
Una parte de mí quiere defender a Buck, hay un buen tipo bajo
toda su promiscuidad. Pero si Sunny fuera mi hermana, castraría a Buck
antes de que pudiera conseguir su polla dentro de ella. Lamentablemente,
con la forma en Sunny mira a Buck y Buck le devuelve la sonrisa, parece
que esto ya sucedió. Podría ser demasiado tarde para que Alex salve a su
hermana. Debería ofrecerse llevarla a un centro de salud hoy más tarde.
Sunny apoya su puño en la cadera. —Mira quién habla de moral
con el pipí en la mano.
Ella y Buck pueden estar en igualdad de condiciones
intelectualmente juzgando por la forma en que masacró completamente
ese dicho.
Al parecer, Daisy entiende lo que Sunny está tratando de decir.
Defiende la virtud inexistente de Alex. —¡No le hables así a tu hermano!
O está realmente en negación completa o está demasiado cegada
por su amor maternal para ver la verdad. Alex puede no ser un mujeriego,
pero puede ser un chico sucio, sucio.
Miro alrededor de la habitación; las diversas expresiones son
hilarantes. Sunny se enfurece, Daisy parece que podría llorar, Buck está
mirando el pecho de Sunny, de modo que no tiene idea de lo que está
pasando, y Robbie haló la bandeja de fruta más cerca. Mete los alimentos
en su boca y mira a escondidas en alguna ocasión para comprobar si
alguien se da cuenta. Me gusta.
Sunny apoya un puño en su cadera. —Vi el periódico esta mañana.
202

¿Y tú?
—¿Qué periódico? —pregunta Alex.
Pág.

—Los tabloides. Hay todo un artículo sobre lo que pasó ayer en el


vestidor.
—Espera, ¿qué? —Buck se pone súbitamente alerta. Al igual que
Alex y yo.
—No es como que realmente creería ninguna de las cosas allí.
Incluso si es en su mayoría inventado, seguro que no hace que ninguno
de ustedes se vea bien.
—¿Qué tipo de tabloides lees? —Buck lleva su expresión
constipada.
Está claro que tiene miedo que Sunny haya leído acerca de sus
hazañas sexuales en los tabloides. Está demasiado involucrado con
averiguar qué podría saber Sunny de él, que se olvida de la discusión
amenazadora con Alex y se apresura a una conversación en voz baja con
ella.
Alex y yo nos miramos el uno al otro, queriendo saber con claridad
la misma cosa, qué vio Sunny en los tabloides y cuánto debo
preocuparme.
No tengo ni idea de lo que sucede entre Buck y Sunny, pero tengo
que admitir que, a pesar de que los dos parecen tan profundos como un
charco, se llevan bien. Buck en realidad está siendo educado.
El almuerzo es incómodo, en parte debido a nuestra inhabilidad
para conseguir la información que necesitamos. Robbie dirige la
conversación. Es increíblemente elocuente para un tipo bajo la influencia
de la hierba. Alex menciona que después va a llevarme al campus de
Guelph, y Robbie se va por la tangente sobre las mujeres en las clases de
Literatura que tomó cuando fue estudiante.
Le da golpecitos a la mano de Daisy. ―Ahí fue donde conocí a mi
Daisy. Era la mujer más inteligente y hermosa del salón, así que por
supuesto tenía que pedirle que saliera conmigo.
―Eso no es verdad. Perdí el curso, y me pediste que saliera contigo
porque ninguna de las otras mujeres de la clase se encontraban
interesadas en ti ―responde Daisy.
―Y eras la chica más hermosa del salón. ―Besa su mejilla sin
conseguir un bocado de cabello inmanejable. Eso es increíble.
―¿Qué hay de ustedes dos? ¿Cómo se conocieron? ―Daisy me
dirige la pregunta.
―Nos conocimos en el juego de los Hawks.
―¿Oh?
―Fui con mi familia a ver el juego de Buck.
203

Sonríe de la misma forma calculadora que usó al principio, cuando


Alex y yo llegamos. ―Eso es tan lindo. Sunny viene a los juegos si puede,
pero en este momento se encuentra en la escuela y sus estudios son
Pág.

importantes para ella. ¿Y tú? ¿Qué haces?


―Soy contadora.
―¿En serio? Pero eres demasiado joven. ―Daisy dobla las manos
bajo su barbilla. El brillo maligno en sus ojos me pone nerviosa.
―Me gradué de mi licenciatura en contabilidad y finanzas la
primavera pasada, así que he estado trabajando en mi firma por menos
de un año.
―¿Qué tipo de contabilidad manejas?
―Vi maneja las cuentas de mi banco. ―Buck toma un pedazo de
carne de hamburguesa y lo mete a su boca.
―¿Entonces manejas las cuentas de las figuras del deporte?
―Generalmente. Soy una contadora principiante, así que solo
manejo cuentas pequeñas, aparte de la de Buck.
Inclina su casco hacia un lado, su curiosidad es intimidante.
―Debes estar muy familiarizada con lo que estos chicos hacen durante
su carrera.
―Mamá. ―Puedo oír la tensión en la voz de Alex.
―¿Qué? Solo estoy interesada en lograr conocer a Violet. Ha pasado
mucho tiempo desde que trajiste una chica a casa para que nos
conociera. ―Daisy le da una sonrisa angelical y luego regresa su atención
hacia mí―. Suena como un trabajo muy interesante. Debe ser mucha
responsabilidad.
Asiento con entusiasmo. ―Oh, lo es. Me encanta trabajar con
números y cifras.
Daisy no pregunta nada más acerca de mi trabajo. Su obvio
desagrado me pone tan nerviosa que apenas puedo comer. Me obligo a
bajar la comida para así no ofenderla más. Alex no dice mucho además
de dirigirle la ocasional pulla a Sunny y a Buck. Ninguno de ellos
contesta, están demasiado ocupados jugando con sus pies bajo la mesa.
Después del almuerzo, Alex lleva nuestras maletas al segundo piso
y me da un recorrido por el resto de la casa.
―Realmente lo siento por eso ―dice una vez que nos encontramos
lejos de su familia―. Solamente planeé una comida. Pensé que si
almorzábamos podríamos salir para la cena.
―Tu familia quiere tiempo contigo. Es entendible. ―Sin embargo
deseo que estuviéramos en un hotel en donde no tengo que preocuparme
por mi comportamiento durante la noche.
Subimos un estrecho tramo de escaleras hacia el tercer piso. Es
una habitación increíble si eres un chico de dieciocho años. Parece que
nada ha cambiado desde que Alex se mudó. Los techos son altos e
204

inclinados, y una gran ventana enmarca cada extremo del amplio


espacio. La parafernalia del hockey cuelga por todas partes, y los afiches
Pág.

de la Revista Sports Illustrated Swimsuit Edition tienen un sitio primordial


sobre su cama.
Alex deja caer al suelo nuestras maletas, al lado de su cama doble
y saca su computadora.
―¿Qué estás haciendo?
―Buscando el artículo del que Sunny hablaba. ―Da clic
furiosamente durante algunos segundos. Sus cejas se fruncen mientras
mira la pantalla.
Me siento y leo con él. Muy poco del artículo tiene relación con la
pelea, el misterio del vestuario es mucho más interesante. No hay nada
concreto. Es especulación aparte de algunas fotos borrosas de Alex
llevándome hacia la salida de emergencia del estadio y unas pocas más
de él guiándome al bus. Mi cara no es visible.
Lanza un suspiro de alivio y aprieta mi nuca. ―Nadie te reconoció.
―Eso es bueno. ¿Y sobre Buck y Sunny? ¿Crees que también habrá
imágenes de ellos?
Un montón de fotos llenan la pantalla cuando pone sus nombres
juntos en la barra del buscador. ―Mierda. Esto no es bueno. Es mejor
que Buck las vea él mismo.
Todas ellas son muy inofensivas por lo que puedo decir. Nada como
las de Alex y yo follando nuestras bocas.
―Si sirve de consuelo, no creo que Buck haya hecho alguna vez
toda la cosa del almuerzo con los padres.
―Probablemente lo está haciendo para vengarse de mí.
―Quizá se gustan de verdad.
―Si hace algo para lastimarla, voy a patear su trasero.
―Totalmente razonable. Incluso ayudaré. ―En realidad tengo la
esperanza de que eso no sea algo que tendré que hacer. Cambio de tema,
no quiero que esto arruine el resto de nuestro día. Honestamente, me
sentiría de la misma forma si fuera Alex.
―¿Por qué no salimos? Dijiste que me enseñarías Guelph. Me
encantaría ver en dónde viven los Hobbits.
Alex me lleva a la Universidad de Guelph, donde no hay Hobbits.
Extendida en la amplitud de una milla cuadrada, el campus es una fusión
increíble de antigua arquitectura y diseño moderno. Incluso me lleva a la
pista de hielo de hockey en donde fue cazado por la NHL. Trato de
imaginar lo que habría sido tener una oferta de millones de dólares al año
para jugar con cuchillas en mis pies apenas saliendo de la secundaria.
Cada vez que Alex se encuentra con alguien que conoce, lo que es
205

a menudo, me presenta como su novia. Es dulce. Nadie toma fotos o le


pide un autógrafo. Lo tratan como una persona normal. Es un cambio
Pág.

refrescante de escena después de los juegos. Especialmente considerando


todo el fiasco de los vestidores.
―Me gustaría sacarte esta noche para que conozcas a algunos de
mis amigos, si eso está bien ―dice Alex cuando regresamos al auto.
―Seguro, suena genial. ―Esto es grande. Lo de la familia es enorme,
pero los amigos son con los que llegas a salir.
Nos dirigimos de vuelta a la casa de sus padres para refrescarnos
después de nuestra pequeña aventura. Alex no me dirá nada sobre
nuestros planes. Todo lo que sé es que debería vestir casual y que
tendremos una cena con quien sea que nos encontremos. Está siendo
demasiado vago. Estas son las clases de sorpresas que no me gustan.
Tengo una idea. No sería capaz de usar métodos de persuasión
semidesnuda para lograr el interés que necesito. Excusándome para ir al
baño, me desvisto para quedar en camiseta y ropa interior.
Alex se encuentra sentado en una silla pequeña de computador
dándome la espalda, hablando desde su Bluetooth cuando salgo.
Definitivamente voy a divertirme con él después.
―¿Espacios publicitarios? El momento es muy inapropiado.
―Golpea impacientemente el escritorio―. Sí. Lo sé. No oíste la mierda que
lanzaba. Bien. Lo entiendo. Mantendré mi temperamento bajo control.
Alex chasquea su cuello. Evidentemente no se siente feliz con quien
sea que está hablando.
―Todo es una conjetura. No hay fotos de anoche. Solo había dos de
nosotros… ―Gira en su silla―. Escuchar y ver no es lo mismo. Solo
envíame un correo electrónico con las preguntas y dime qué quieres que
diga. ―Hace una pausa―.¿Por qué tendría que hablarte de ella? Es muy
obvio, ¿no? ¿Qué? ¿Por qué haría eso? ―Alex le da clic al mouse en su
mano izquierda, abriendo un archivo adjunto. Reconozco la imagen de la
otra noche. Una de él y yo en donde mi cara está oscura―. ¿Y qué? ¿Cómo
afectaría cualquier apoyo? —Sigue otra larga pausa―. ¿Qué importan un
par de semanas?
Están hablando de mí en relación al apoyo. Me pone incómoda,
especialmente con lo agitado que Alex se ha puesto.
―Eso no es justo. Debiste haber dicho algo mucho antes que ahora
si esto iba a ser un problema. No es como si hubiera tratado de
mantenerlo en secreto. Hijo de… No. Sí. Lo entiendo. ―Pasa una mano
por su cabello―. Sé que es una buena publicidad, pero… sí. El dinero no
es un problema… bien, qué demonios se supone que diga…
Doy un paso hacia atrás, volviendo a pensar en mi plan. El piso
cruje bajo mi pie, y Alex se voltea en su silla.
―No me gusta… ―Su mandíbula cae―. Me tengo que ir. Te llamaré
206

el lunes.
Se quita el auricular y lo deja caer en el escritorio. Falla, así que
Pág.

aterriza en el suelo.
―¿Quién era? ―Toco el dobladillo de mi camiseta.
―Mi representante, Dick. ―Sus ojos van de mi pecho a mi cintura.
―¿Estás en problemas por la otra noche?
Se encoge de hombros. ―Lo superará.
No estoy segura si debería creer en su indiferencia. ―Sonabas
demasiado enfadado.
―Solo molesto. Tengo una entrevista publicitaria tan pronto como
regrese a Chicago.
―¿Por la pelea o por lo del vestuario?
―Ambos. Pero no tienes que preocuparte por eso. ―Agarra los
apoyabrazos y gira en su silla―. A propósito, esas son mis bragas
favoritas.
―Creo que técnicamente son llamados calzoncillos. ―Trazo el
contorno del Hulk. Su cuerpo en caricatura se encuentra
estratégicamente ubicado así se ve como que está perforando mi coño.
―Me importa una mierda como las llamas, son perversamente
fantásticas en ti. ―Gira un dedo, señalándome que dé una vuelta.
Obedezco y soy recompensada con una pesada exhalación y una
blasfemia murmurada. Volteo de nuevo para enfrentarlo y camino hacia
él.
Cuando me encuentro lo suficientemente cerca, sube sus palmas
por mis piernas y envuelve sus manos detrás de mis muslos. Aun mira
fijamente mi ropa interior.
―Amo la solapa. ―Toco la abertura―. Es muy conveniente.
―Lo es, ¿no? ―Alex quita mi mano del camino. Gimo en
anticipación mientras mete sus dedos en el pequeño bolsillo. Su otra
mano viaja por mi muslo y baja el elástico para palmear mi trasero.
Rodea el botón del castor y desliza dos dedos dentro de mí. Golpea
el punto que me hace sentir un millón de matices de puras maravillas.
Mi gemido muere en mis labios cuando la puerta de su habitación se abre
de golpe.
Daisy se encuentra de pie en el umbral, sosteniendo una fotografía
enmarcada.
Miro a Alex, quien observa a su madre con una expresión de horror,
auténtica y sin filtro. ―Supongo que olvidaste bloquear la puerta.
Exactamente ésta es la razón por la que debimos haber ido a un
maldito hotel.
207
Pág.
Me voy a volver loco
Traducido por Jasiel Odair & Alessandra Wilde
Corregido por Fany Stgo.

Alex
—¡Oh, Dios mío! —Mi madre levanta mi humillante foto delante de
su cara como un escudo.
—¡Mamá!
Saliendo de la habitación, busca a tientas la puerta y la cierra de
golpe.
—Como si ya no me odiara bastante. —La cara de Violet es roja
como la remolacha y con manchas.
—No te odia. —Hago círculos en su clítoris con mi dedo pulgar
como una distracción—. Lo siento mucho.
Empuja mi mano. No puedo decir que la culpo por renunciar a la
búsqueda del orgasmo, considerando todas las cosas. —Todavía podemos
conseguir una habitación de hotel esta noche. Voy a hacer una llamada.
—No lo hagas. No quiero ofender a tu mamá. Más de lo que ya lo
he hecho, de todos modos. —Agarra su bolso del suelo—. Debería estar
lista para ir a donde vamos.
Desaparece en el baño, cerrando la puerta detrás de ella. Dejo caer
mi cabeza hacia atrás y me paso la mano por la cara. La misma que
estaba justo en el interior de los calzoncillos de Violet, lo que significa
208

que froté su coño por toda mi maldita cara. Esos malditos calzoncillos.
¿Por qué son tan calientes? Eso está más allá de mí. Cristo. Tengo un
infierno de erección, y no parece como si ahora fuera a ser capaz de hacer
Pág.

algo al respecto.
Hoy se ha convertido en una puta pesadilla. Primero Buck aparece
para el almuerzo con mi hermana, solo Dios sabe dónde han ido ahora.
Seguido de la llamada de mi agente sobre la mierda del vestidor y enfriar
las cosas con Violet hasta que la publicidad del Soltero del Año esté fuera
del camino, fue bastante malo. Entonces mi madre entra mientras tengo
mi mano en la ropa interior de Violet. ¿No puede un hombre tener un
descanso y un poco de privacidad de mierda cuando lo necesita?
Mientras Violet se esconde en el baño, porque eso es lo que hace,
quiero aprovechar la oportunidad para hacerle frente a mi madre. Se
encuentra en la cocina, tarareando como si nada pasara.
Me apoyo en el marco de la puerta con los brazos cruzados sobre
el pecho. —¿Quieres decirme de qué se trataba todo esto?
Salta, fingiendo estar sorprendida. —¡Oh, Alex! ¡No te vi!
Sí, no me engaña. En absoluto. Su voz es alta, de la forma que solía
ponerse cuando me decía que íbamos a salir a recoger nuevo
equipamiento para el hockey. En lugar de eso me llevaría a conseguir uno
de esos atuendos de lentejuelas para otra competición de patinaje.
—Necesitas disculparte.
—¿Por qué?
—No finjas que no lo sabes.
—Oh, quieres decir acerca… de eso. —Ondea su mano hacia el
techo—. Lo siento, cariño. Miraba algunas fotos antiguas. Encontré mi
foto favorita de competencia. Te acuerdas, ¿verdad? Te encontrabas tan
cerca de la clasificación para los Juegos Olímpicos.
Me mira expectante; lo recuerdo vívidamente. Si no hacía saltos
triples, disparaba un disco. Siempre me encontraba exhausto, y eso
apestaba. No tenía vida.
Sigo con la mirada fija.
Incómoda, mi madre mira hacia otro lado. —De todos modos, pensé
en compartirla contigo y Violet. Supongo que debí tocar.
—¡Malditamente cierto que debiste hacerlo!
Lanza el paño de cocina sobre la encimera. —¡No uses ese tono
conmigo! ¡No esperaba que tu pequeña novia estuviera desfilando
alrededor medio desnuda!
Su implicación es clara: cree que Violet trata de aprovecharse de
mí. No lo entiendo. Mi madre siempre ha tenido la cabeza tan lejos del
sentido común cuando se trata de mí. Es como si yo siguiera siendo un
adolescente, no un hombre adulto que puede tomar sus propias malditas
decisiones.
209

La única razón por la que no hice las cosas a mi manera en la


escuela secundaria fue mi completa falta de vida social, gracias a
Pág.

equilibrar el maldito patinaje artístico con el hockey. También era un


nerd, pero elijo no centrarme en esa parte. Tenía apenas dieciocho años
cuando me reclutaron en la NHL. Esa fue una revelación.
Levanto mi mano en señal de advertencia. —No empieces.
Por supuesto, mi madre ignora esa advertencia. Expresa su
opinión, como de costumbre, no importa si es o no solicitada.
—¿Qué? Soy tu madre. Tengo un presentimiento sobre esto. ¡Su
padre es un cazatalentos, Alex! Sabe exactamente lo que ganas al año.
Está acostumbrada a un cierto estilo de vida, estoy segura, y estás
perfectamente equipado para proporcionárselo. —Golpea una revista
vieja en el mostrador con las fotos de mi primer beso con Violet—. No
quiero que mi bebé salga herido por alguna zorra del hockey.
Sunny debe haberle dado la revista, porque no es algo que mi
madre suele comprar. Cruzo la habitación, golpeando mis manos sobre
la foto.
—Vamos a dejar algunas cosas claras. Tengo veinticinco años.
Cualquier hipócrita tuvo lugar hace años. Todo el mundo en el puto
planeta puede saber lo que gano en un año. No es un maldito secreto.
Abre la boca para interrumpir, pero la silencio con mi dedo.
—Oh no, no lo hagas. No he terminado. Violet no es una zorra del
hockey, y no está tras mi dinero.
—¿Cómo puedes estar seguro?
—Porque sí. Fin de la discusión. ¿Quieres saber por qué no traigo
novias a casa? Es porque las tratas como una mierda. —Sus ojos se
amplían. Nunca he sido tan sincero con mi madre antes—. No voy a
tolerarlo. No con Violet. Me preocupo por ella, y es importante para mí.
Esta será la última vez que me alojo aquí si no puedes ser agradable.
Su mirada cae el piso, ocultando su dolor. Cuando sube los ojos,
emergen con ira. —Esto es lo primero que hemos escuchado de esta chica
de ti. No me puedes culpar por estar preocupada, especialmente con toda
la prensa que recibes últimamente.
—¿Así que la interrogas en el almuerzo y la haces sentir incómoda?
¿Cómo es eso útil? Haría las maletas y me llevaría a Violet a un hotel,
pero no quiere ofenderte. En cuanto a mí, realmente me importa un
comino cómo te sientas por eso.
—Alex. —Se estira a través del mostrador en busca de mi mano,
pero doy un paso atrás.
—A menos que vayas y le pidas disculpas, guárdalo para ti.
No dejo que diga otra palabra. En su lugar, dejo la habitación y me
dirijo al piso de arriba. Seguro que voy a recibir un regaño de mi padre
más tarde, pero necesitaba ser confrontada. El comportamiento de mi
210

madre está completamente fuera de lugar.


Violet se encuentra navegando por la red, en busca de más
Pág.

artículos del vestidor. Hasta ahora sigue siendo conjeturas y nada más.
Por desgracia, no es como si fuera a detener a la prensa de informar sobre
lo que descubran.
Lleva pantalones vaqueros muy ajustados y la camiseta roja de
Blackhawks de la otra noche. El logotipo se extiende a través de sus tetas.
Me encantan. La camiseta, sus tetas, lo que sea que se encuentre bajo la
camiseta ahuecando sus tetas… me gustaría ser su sostén.
—Te ves…
Se sobresalta con mi voz. —¿Debería cambiarme? No sabía qué
ponerme. —Violet ajusta su camisa.
—Eso es perfecto. —Señalo su pecho—. Quiero que te pongas eso.
Definitivamente.
Me gustaría tener sexo con ella mientras usa esa camisa. Le
conseguiré una blanca en su lugar. Entonces la meteré en la ducha por
lo que vería a través de la camisa y la follaría contra la pared. Mi teléfono
suena en el bolsillo, alertándome de que es hora de irse. Sin tener sexo.
Meto mi teléfono en el bolsillo y la cartera. —Deberíamos irnos. —
De lo contrario voy a tratar de tenerla desnuda. Podría resistirse primero
gracias a la interrupción anterior, pero soy convincente cuando lo quiero
ser.
—¿Hay una puerta trasera? —Juguetea con el dobladillo de su
camisa.
—La hay. Sin embargo, el auto se encuentra estacionado en frente.
—Bueno. Sí. Uh… —Violet hurga en su bolso buscando algo. Es
enorme, casi del tamaño de una bolsa de lona. No me encuentro seguro
de por qué las chicas necesitan carteras tan grandes. Parece que hace
que sea difícil encontrar las cosas. Después de un par de minutos todavía
no ha encontrado lo que busca. Sus hombros se desploman y suspira.
—¿Qué pasa? —Pongo mi dedo bajo su barbilla y la convenzo de
mirarme.
—Oh, no lo sé. Tu madre solo nos atrapó con tu mano en mi ropa
interior. No estoy interesada en encontrarme con ella en este momento.
—Acabo de hablarle acerca de eso…
Violet parece que está a punto de tener un ataque al corazón. —
¿Tú qué?
—Sobre sus problemas de privacidad. —El resto de la conversación
la mantendré para mí mismo. Violet ya se encuentra estresada lo
suficiente; no necesita saber que he estado discutiendo con mi madre por
ella.
—Oh. —Sus hombros se relajan un poco—. Aun así no quiero verla
ahora mismo, ¿así que podemos ir por la parte trasera? Ya me encuentro
211

nerviosa por conocer a tus amigos. Evitar más incomodidad sería genial.
Pág.

—Seguro, nena. Lo que quieras. —Le robo un beso.


Violet se ablanda, lo que me permite profundizar el beso durante
unos segundos antes de que se aleje.
—Mis amigos son tan relajados como mi papá. Llevarte bien con
ellos no será problema.
—¿Eso crees?
—Confía en mí. Les vas a encantar.
Tomamos las escaleras traseras y caminamos por el lado de la casa
para evitar otro encuentro con mi madre.
—Entonces… —Me encuentro a punto de presentarle a mis amigos
más cercanos. Estos son los chicos con los que crecí, los que me conocían
antes de convertirme en una fuente de ingresos de siete cifras. Tienen un
montón de suciedad sobre mí… y no del tipo que me hace quedar bien.
—Voy a superar la cosa con tu mamá —dice—. Mientras nunca lo
mencione. Nunca.
—No lo hará. —Mejor que no lo haga. Coloco la mano en la pierna
de Violet y le doy a su muslo un apretón—. Hay algo que deberías saber.
—Por favor, no me digas que te hiciste la cirugía de cambio de
género. No creo que pueda manejar eso hoy.
—¿Qué?
—Lo siento. —Cruza y descruza las piernas—. Suenas serio. Me
pones nerviosa.
Trato de no reír. —Te aseguro que todas mis partes son mías.
—Eso es un alivio; de lo contrario habrías tenido la vagina más
grande en el mundo siendo una mujer.
Me río porque, honestamente, la mierda que pasa por su cabeza a
veces me desconcierta.
—Probablemente ganarías el récord mundial Guinness por eso. —
Se hunde en su asiento y pone su mano sobre la mía—. Querías decirme
algo.
—Solo un preaviso. Era un poco nerd de niño.
—Tengo una licenciatura en contabilidad y finanzas. El premio
nerd me pertenece. —Me da un vistazo por el rabillo del ojo—. Realmente
no puedo imaginarte con apariencia nerd.
Si mi madre saca más fotografías como la que utilizó como escudo
hoy, Violet sabrá exactamente de lo que estoy hablando.
—Los chicos que vas a conocer esta noche son más del club de
ajedrez que de jugadores de hockey.
—¿Al igual que Jimmy y Dean del trabajo?
212

—¿Quiénes?
Pág.

—Los chicos con los que te reuniste el día que me encerraste en la


sala de conferencias.
Lo hace sonar tan malo. —Oh. Sí. Como esos chicos.
Solo toma unos minutos hacer el viaje al centro, y me las arreglo
para encontrar un lugar cerca del pub. Reid y Dave ya han separado una
mesa y ordenado una jarra de cerveza. Nos golpeamos en las espaldas en
forma de saludo, y les presento a Violet.
Dave la envuelve en un tieso abrazo. —Es muy bueno conocerte
finalmente. Alex no ha dejado de hablar de ti por las últimas semanas.
—¿Ah, sí? —Violet me da una mirada inquisitiva—. ¿Qué tipo de
cosas dijo?
—Eso queda entre nosotros, hermano —le respondo.
—No te preocupes. Tendrá que ir al baño en algún momento. Me
puedes contar todo entonces —susurra Violet.
Reid se ríe. —Ya me agrada.
Acerco a Violet y la beso en la sien. —¿Ves? Te lo dije.
Nos instalamos en la cabina, y Dave y Reid alegremente me delatan,
deleitando a Violet con historias embarazosas de mi juventud. No era un
chico divertido.
Ya estamos a través de la cena y en nuestra segunda jarra de
cerveza cuando Violet se excusa para ir al baño. La dejo salir de la cabina
y observo su culo mientras hace su camino a través de la multitud. Hay
un poco de tambaleo en su paso. Es pequeña; la cerveza la golpea con
fuerza.
—Debe realmente gustarte esta —dice Reid.
Mantengo mis ojos en la mesa. —Las cosas son casuales, por
ahora.
Dave se burla. —Corta la mierda. Dime la última vez que trajiste a
una chica a casa por el fin de semana para conocer a tus padres.
—O a nosotros —añade Reid.
—Es divertido pasar el rato a su alrededor.
Dave vierte lo que queda de la jarra en el vaso de Reid. —Vamos,
Alex. Tiene que ser más que eso. ¿Cuál es el asunto?
Todavía estoy incómodo por la conversación que tuve con Dick
antes. —Mi agente quiere mantener nuestra relación en privado hasta
que estemos más cerca de las eliminatorias.
—¿Por qué harías eso? —pregunta Reid.
—Puedo estar en la lista de finalistas del Soltero del Año. Piensa
que se verá mejor si luzco disponible.
213

—Eso va a ser un reto después de este fin de semana, ¿no te


parece?
Pág.

—Eso es lo que dije. —Si bien me importa una mierda el título, la


promoción potencial es difícil de rechazar—. Además Dick cree que eso
me lanzará para la campaña de Sports Pro. Podría abrirme la puerta a
más oportunidades.
—¿Sports Pro? Eso es enorme, hombre. Espero que lo logres. —
Reid se inclina sobre la mesa y baja la voz—. ¿Cuál es el asunto con la
historia del vestidor, de todos modos? Los rumores son una locura. ¿Fue
por publicidad o algo así?
Niego. —No fue un truco si es eso a lo que te refieres. Me alegro de
que los informes de los medios sean vagos.
Ninguno de nosotros se da cuenta de que Violet volvió hasta que
palmea a Reid en la parte posterior.
—Hubiera sido fantástico si no hubiéramos sido atrapados por el
resto del equipo. Lamento volver antes de que Alex pudiera darles más
detalles. —Se desliza dentro de la cabina a mi lado.
Reid se frota la nuca. —Lo siento. En realidad no es de mi
incumbencia.
—No importa. Totalmente me gustaría saber si se tratara de un
amigo mío. Tendré una noche de chicas con mi mejor amiga la próxima
semana para compartir los detalles. Somos mucho peor que ustedes. —
Me mira—. A menos que quieras que me los guarde para mí misma.
Me alegra de que ya no esté enloqueciendo. Aunque las cervezas
pueden tener algo que ver con su falta de preocupación. Sé que la
atención de los medios la afecta. —La historia del vestidor es un juego
justo.
Pasa el resto de la noche con su mano en mi muslo, rozando mi
erección de vez en cuando para torturarme. Para el momento en que
dejamos el pub, Violet está borracha y mis bolas duelen.
Una vez que regresamos a la casa de mis padres, es una hazaña
conseguir que Violet llegue a mi habitación sin despertar a toda la casa.
Lo único que quiere hacer es besar; en el pasillo, en la escalera, frente a
la habitación de mis padres, en frente de mi habitación. Una vez que
estamos dentro, cierro la puerta.
Violet saca mi camisa sobre mi cabeza.
—Dios, eres el hombre más sexy. Tengo una carpeta de fotos tuyas
en mi portátil. ¿Eso es raro? Siempre elijo las más calientes, así puedo
masturbarme con tu bonita cara. El anuncio de la leche me calienta cada
vez. Todavía quiero la copia de tamaño natural. Obviamente, no es lo
mismo a cuando estoy contigo. Nada se compara a ti y a tu polla
monstruosa. Él está en una liga por sí solo. —Violet frota mi pene a través
de mis pantalones.
214

—Tenemos que ser silenciosos, ¿de acuerdo? —Le susurro. Está


siendo muy ruidosa.
Pág.

—Oh, cierto. No queremos que tu mami nos escuche. —Presiona


un dedo en sus labios—. Puedo estar callada. Lo prometo.
—Buena chica.
Con las inhibiciones silenciadas por el alcohol, Violet se despoja de
su camiseta y lanza su sostén al suelo. Sus vaqueros son los siguientes,
pero su ropa interior se queda. Abre el botón de mis pantalones y los tira
hacia abajo por mis rodillas. Salgo de ellos, viendo como sus manos se
mueven a mis muslos. Sus labios se abren y humedece su labio inferior.
La forma en que prácticamente adora mi polla es el mejor levantamiento
de ego en el mundo.
—Hola ahí. —Le da una palmadita. Ha toqueteado mi polla toda la
noche; estoy tan duro que duele.
Contengo la respiración y aprieto mis manos a mis costados
cuando se inclina y besa la punta. Violet me mira mientras rodea la
cabeza con su lengua. —Tanto pene. —Separa sus labios y envuelve la
cabeza con su cálida y suave boca.
Comienza a acariciar y chupar mi polla. Me gustaría decir que duro
mucho tiempo, pero Violet sigue gimiendo, en voz muy baja, y sigo
mirando. Demasiado pronto, suelto una advertencia. Me libera de la
succión de su boca caliente, y gimo mucho más fuerte de lo que debería
cuando me vengo en su pecho.
Violet baja la mirada. —Huh. Eso no fue tan repulsivo como pensé
que sería. Es casi como una película porno, ¿verdad?
Me interesaría saber más sobre el porno que ve y si miraría un poco
conmigo. —Eres la mejor novia del mundo.
Violet lleva una sonrisa comemierda mientras limpio el desorden
con un puñado de pañuelos.
—¿Me dan un trofeo por eso?
—¿Qué tal un orgasmo en su lugar? —La sigo mientras se recuesta
en la cama y me coloco a horcajadas sobre sus caderas.
—Eso es un premio de consolación decente.
—He estado esperando toda la noche para poner mis manos y boca
sobre ti. Dudo ser capaz de detenerme.
Me inclino para besar su hombro, rozando los costados con mis
dedos. —Voy a hacer que te sientas tan bien —le susurro.
El grito de Violet es sofocado por mi cuello, el cual está mordiendo.
Corro mi pulgar sobre su pezón. Hace otro ruido, esta vez más fuerte.
—Shh, bebé. —Cubro su boca con la mía.
—Lo siento —dice después de que retrocedo—. Haré silencio.
215

—Esa es mi chica. —Beso mi camino desde su barbilla hasta el


valle entre sus pechos, evitando sus pezones. Arquea su espalda,
Pág.

buscando algún tipo de alivio.


Sacudiendo mi lengua sobre su pezón, exhalo y lo veo endurecerse.
Esta vez Violet amortigua una maldición. No voy a admitir que
probablemente puede ser tan ruidosa como quiera. La habitación de mis
padres se encuentra en el piso debajo de nosotros en el otro extremo de
la sala. Es poco probable que vayan a escucharnos. Debido a la remota
posibilidad de que Violet se ponga un poco demasiado exuberante guardo
esa información para mí mismo. Hemos tenido suficiente mierda pasando
este fin de semana.
Aún así, no estoy siendo muy agradable al mantener sus piernas
juntas. Por lo general, cuando paso un tiempo con sus pechos, tiene la
oportunidad de frotarse contra mí. No es así en este momento. No puede
correrse sin la fricción que le niego.
Cuando sus gemidos se vuelven desesperados, beso mi camino por
su estómago y por una parte de sus piernas.
—Por favor, Alex. Solo quiero correrme.
Soplo sobre su clítoris, y gime. Estampa una mano sobre su boca.
—Lo siento. Lo siento. No detengas. Por favor —murmura desde
detrás de su palma.
Me encuentro a punto de estar dentro de ella, pero se merece un
poco de tortura por las horas que soporté con la erección esta noche.
Beso la piel justo encima de su clítoris.
Se aferra a mi cabello firmemente con su otra mano. —Tu boca está
hecha de magia.
Mantengo sus piernas juntas, subiendo más mis manos hasta que
mis pulgares están peligrosamente cerca de su zona de "enloquecer". Es
a propósito. Todo su cuerpo se sacude ante el contacto. Lo hago de nuevo.
Violet gime, en voz alta.
Me detengo. Tan malo como suene, la quiero muy cachonda.
Cuanto más la provoque, más intenso su orgasmo será. Cuanto más
húmeda esté, más profundo podré entrar. Es un ganar-ganar para los
dos.
—¿Qué haces? —exclama en un susurro furioso.
—Estás teniendo demasiadas complicaciones para mantenerte
callada. —Corro mis pulgares sobre su clítoris.
Se halla tan cerca de un orgasmo que no debe haberlo notado o no
le importa. Levanta sus caderas, presionando mi cara en su coño. Ni
siquiera tuve que usar mis dedos antes de que se corra.
Su cuerpo se sacude por la restricción de tener que permanecer
callada.
216

Dejo un camino de besos húmedos desde su estómago hasta su


boca, colocándome entre sus muslos. Se queda quieta, sus ojos
Pág.

revoloteando mientras sigo adelante. Me quedo cerca y me muevo


lentamente hasta que no es suficiente para ninguno de los dos.
Agarrando su culo con una mano, voy más duro, más rápido, más
profundo. Cerniéndome sobre ella, me encuentro listo para silenciar los
sonidos que sé que no será capaz de contener.
Violet se pone rígida cuando reajusto mi agarre y rozo
accidentalmente su área de "acceso denegado".
Clava sus uñas en mi piel y muerde mi hombro para amortiguar
su gemido. Su coño se aprieta con tanta fuerza que es como si mi polla
estuviera siendo sostenida por el agarre más cálido y aterciopelado en la
tierra. Así que, por supuesto, me vengo como un maldito buldócer.
Nos ruedo, así Violet descansa sobre mi pecho y froto su espalda
mientras su respiración se ralentiza. Las réplicas la hacen gemir cada
cierto tiempo.
—Tus dedos estaban muy cerca de la zona de restricción.
—Lo siento. —Froto su espalda. No del todo arrepentido.
Resopla. Es un sonido agotado. —Mentiroso.
—Yo nunca… —Dudo, tratando de decidir qué es exactamente lo
que nunca haría.
Si se me da la oportunidad, ¿lo haría? Infiernos sí. ¿Es probable
que eso suceda en un corto plazo? No, a menos que pueda convencer a
Violet de que me deje acercar mis dedos al país de Nunca Jamás—. No
fue intencional.
—Sí, claro.
Levanto su mano, llevando sus dedos a mi boca y muerdo su
nudillo. —Solo quiero hacerte sentir bien.
—Lo haces sonar tan inocente. —Se acurruca y mete su cabeza
debajo de mi barbilla.
Esto es lo que extrañé, la fácil cercanía que compartimos.
Violet se queda dormida, pero se necesita mucho tiempo para que
mi mente se apague. Tengo sueños donde estoy haciendo patinaje
artístico y no puedo atrapar a mi pareja antes de que caiga. Sueños de
ansiedad no son poco comunes en este momento de la temporada. Pero
éstos me inquietan, como si mi incapacidad para detener la caída de mi
pareja es un espejo de mi realidad.
Les resto importancia.
Los sueños son sólo sueños. No significan nada.
217
Pág.
Hijo de un castor.
Hijo del jodido disco
Traducido por Noelle & Mire
Corregido por Anna Karol

Violet
Alex me deja en el aeropuerto, y hacemos planes para vernos tan
pronto como regrese a Chicago. Duermo en el avión todo el camino a casa.
Estoy agotada por el maratón de sexo del fin de semana. No mentía acerca
de su resistencia. Es como una máquina, excepto que Alex es mejor. Me
despierto de un sueño acerca de su pene cuando el avión está
aterrizando. La azafata me da una mirada extraña, por lo que tengo que
preguntarme si he estado hablando en sueños. La ignorancia es,
probablemente, mejor en este caso.
Charlene, siendo la increíble mejor amiga que es, me recoge la
mañana siguiente de camino al trabajo. Espero un interrogatorio
completo sobre mi fin de semana con Alex, el cual estoy dispuesta a
compartir, pero ha tenido un poco de emoción por su cuenta.
—¡Tengo tanto que contarte! Darren es increíble. Ya he fusionado
nuestras caras para ver cómo lucirían nuestros bebés, ¿sabías que hay
un sitio web para eso? —Se detiene el tiempo suficiente para tomar un
respiro—. Serían tan bonitos.
218

—Estás bromeando acerca de la última parte, ¿verdad?


Pág.

—Mmm, no. ¿Por qué? ¿Es raro? Lo hice para ti, también. —Maneja
hacia el Starbucks. Estoy agradecida teniendo en cuenta mi nivel de
agotamiento.
—No, Charlene, no es raro en absoluto. —Lo es, pero quiero ver las
fotos.
Charlene es una romántica empedernida. Se zambulle de cabeza
en todas sus relaciones. Es normal que me diga que está enamorada
después de la primera cita. Dos semanas más tarde, generalmente lo ha
superado y pasa al siguiente chico. Es por eso que no suele acostarse con
ellos de inmediato; de lo contrario tendría una lista muy larga.
Comparte los detalles de su noche con Darren, incluyendo el
tamaño de su pene, en nuestro trayecto al trabajo.
—Espera un segundo, ¿tuviste sexo con él?
—¿Qué? ¡No! ¡Por supuesto que no!
—¿Cómo sabes qué tan grande es su polla? ¿Sólo se la sacó?
—Desearía. Agarré su pene. Únicamente para comprobar, ¿ya
sabes? No quiero perder su tiempo, o el mío, si tiene uno pequeño. De
todos modos, fue un caballero. Si yo no hubiera hecho un movimiento, él
probablemente me habría besado en la mejilla y sentirse satisfecho con
eso. Tiene los labios más suaves, Vi. Debemos habernos besado como
por, no sé, ¿una hora?
—¿Dónde tomó lugar esta épica sesión de besuqueo?
—En mi habitación de hotel. Se suponía que sería sólo un beso de
buenas noches. Me dejé llevar y comencé a tocarlo. Quiere llevarme a
cenar la semana que viene. Tal vez podamos salir en una cita doble en
algún momento.
—Sería genial. —Sin embargo, no contendría la respiración, sólo en
caso de que Darren terminara en su pila de descartes.
—¿Y qué contigo? ¿Cómo estuvo tu fin de semana?
—Mi fin de semana fue bueno.
—¿Bueno? Pasaste el fin de semana con Alex, ¿y eso es todo lo que
tienes que decir? ¿Qué pasó contigo quedándote donde sus padres?
¿Cómo fue eso? —Toma un enorme aliento—. ¿Has visto fotos de su
infancia? ¿Fue siempre tan caliente? ¿Qué pasa con el cabello de su
madre? Es enorme.
Estas son más preguntas que esperaba. —Definitivamente tiene su
propio código postal. Las fotos de su infancia fueron épicas. Era un nerd
caliente en la escuela secundaria.
Esperaba que las cosas fueran incómodas con Daisy puesto que
atrapó a Alex con su mano en mis pantalones, y lo estuvieron, pero fue
mucho más amable conmigo al día siguiente. Al igual que mi madre,
219

Daisy está en la onda de compartir demasiado. Llegué a ver de cerca la


incomodidad de Alex en todas sus fotos de patinaje.
Pág.

Era delgado, torpe y completamente adorable. Los trajes de


patinaje de licra eran otra cosa; a Alex le crecieron sus partes inferiores,
fue inevitable. Puedo ver por qué las niñas en la escuela secundaria
habrían tenido miedo de la anaconda en su pantalón.

La noche siguiente, me apresuro a casa desde el trabajo para poder


ducharme y empacar una bolsa de viaje antes de que Alex venga a
recogerme. Abro la puerta para descubrir a Buck en mi cocina, asaltando
mi refrigerador. No sé por qué hace esto. No es como si la mantuviera
completamente equipada con el tipo de alimentos que come un jugador
de hockey. Tengo los aspectos básicos cubiertos, y eso es todo. Para ser
honesta, la mayor parte es basura azucarada.
—¿Se quedan sin comida en la Tienda Central de Vaginas10 o sólo
estás cansado de comer lo mismo una y otra vez?
Pierde por completo la indirecta. —Nunca he oído hablar de esa
tienda de comestibles. Un nombre un poco jodido.
—¿Qué haces aquí? Aparte de asaltar mi nevera.
—Pensé en parar y ver cómo fueron tus pequeñas vacaciones. Me
gustaría darte las gracias por las cicatrices de por vida que me
ocasionaste con el sexatón del vestuario. —Encuentra un alimento
saludable en mi nevera, un pepino excesivamente grande, y le da una
enorme mordida.
—Eso es repugnante.
—No me digas, joder. Imagínate cómo te sentirías si entraras y me
vieras follando a una chica. —Apunta el pepino en mi dirección.
—Hablo de la fálica verdura que estás comiendo.
—¿Así que estarías bien si me sorprendieras follando a una chica?
Un trozo de comida masticada se sale de su boca y aterriza en su
barba cuando resopla. Parece moco. Se la quita y aterriza en el suelo.
—No creo que sea algo con lo que debas bromear, teniendo en
cuenta que la chica a la que actualmente te estás tirando es la hermana
220

pequeña de Alex. No me opondré si él decide patearte hasta la muerte.


—No me estoy tirando a Sunny.
Pág.

—Llámalo como quieras. Follar aún es follar, no importa qué


término vulgar utilices.

10En el original “Poon” puede significar tanto vagina como persona tonta. Por eso Buck
no comprende la indirecta de Violet.
—No he dormido con ella. —Tiene la decencia de parecer
horrorizado por mentir.
Le doy mi mejor cara de perra. —No soy idiota, Buck.
—No puedes decirle a nadie. —Agarra el pepino con tanta fuerza
que comienza a gotear por la parte superior, el jugo cayendo por sus
dedos.
Asimilo su postura y expresión. Se encuentra evidentemente
aterrorizado. —¿De verdad, en serio?
—Sé que es difícil de creer, pero ni siquiera he intentado follármela.
—Sí, claro.
—¡Estoy diciendo la verdad! Nos besamos y le toqué las tetas, y tal
vez intenté… no importa. —Su rostro se contorsiona mientras piensa—.
Me encanta hablar con ella. Me entiende.
Este no es el Buck que conozco. Sus ojos están muy abiertos, y
sigue tragando. Lo hace tan fuerte que puedo oírlo desde donde estoy
parada. Buck está asustado. Me siento mal por él. No tiene idea de lo que
es querer más que sexo y tal vez acurrucarse ocasionalmente.
—Lo digo en serio, Vi. No puedes decirle a nadie.
—¿Sería tan malo si la gente sabe que no estás intentando entrar
en los pantalones de la hermana de Alex? Podría ayudar a resolver algo
de la tensión entre ustedes dos.
—Trataré de entrar en sus pantalones, pero no de inmediato
porque… —Se rasca la barba—. Bueno, no sé por qué exactamente. Sin
embargo, los chicos no pueden saberlo. Creen que ya he dormido con
ella.
—¿Les dijiste que te acostaste con ella?
Estaré enojada con él por hacer lucir a la hermana de Alex como
una puta. Soy afortunada de que Alex no sea del tipo presumido. Incluso
cuando las únicas cosas que sabía de mí eran lo gritona que soy en la
cama y mi amor por su monstruosa polla; aun así no ensució mi
reputación. Estoy bien equipada para hacer eso por mi cuenta, ve a los
vestuarios en busca de detalles.
—En realidad no. —Toma otro bocado de su pepino.
—¿Te importaría explicar?
—No les dije que lo hice. Tampoco les dije que no lo hice. —Tiene
la sensatez de no mirarme a los ojos.
—Así que les mentiste.
221

—No.
Pág.

—Sí, lo hiciste.
Todavía se ve confundido.
—La hermana de Alex no es una chica al azar a la que follas. Es la
hermana de uno de tus compañeros de equipo, así como yo soy tu
hermana.
La bombilla parece titilar, por lo que imagino que es seguro
continuar.
—Hay cientos de fotos de Sunny y Alex juntos. No es un secreto
que son cercanos. Ella pasa mucho tiempo bajo el escrutinio… — Buck
frunce el ceño; tal vez estoy usando palabras que no entiende—. La atenta
mirada de los medios. Si haces que parezca que estás interesado, ¿cómo
crees que se verá?
—Sé lo que significa “escrutinio”. No quiero que la gente piense que
Sunny es una conejita.
Sigue rascando su barba mientras reflexiona lo que he dicho.
—Estoy segura de que no. Al igual que no quieres que la gente
piense que soy una por dormir con Alex, a pesar de que he hecho un buen
trabajo en hacerme parecer una, de todos modos.
—Pensé que acordamos no hablar de eso. Fue bastante malo tener
que controlarme al final. No me gusta que estés con él. El hecho de que
Waters ya no lleve a conejitas a casa, no significa que sea un hombre
diferente.
—Ese es el yeti llamando peludo a pie grande.
Auto-consciente, se pasa la mano por su antebrazo. —¿Qué?
—Te das cuenta de que Alex piensa que estás tras su hermana para
vengarte de él por mí, ¿verdad? Imagínate cómo se siente al pensar que
lo haces con su hermana, sabiendo el número de chicas que te has tirado.
—Sí, porque la reputación de Waters es mucho mejor.
Pongo los ojos en blanco. —No es realmente un prostituto. Es todo
un simple malentendido público.
Oh, Dios. Creo que no debí haber dicho eso. Alex no siendo un
prostituto es probablemente algo que debemos discutir, lo cual es
absolutamente loco.
—¿Dónde escuchaste eso?
—Olvídalo. Olvida lo que dije. —Algo incorrecto que decir porque
evoca curiosidad.
—¿Con qué clase de mierda te alimenta Waters?
La cara de Buck comienza a ponerse roja mientras una furia
innecesaria se asienta. Me recuerda a Hulk, lo que me recuerda a mi ropa
222

interior, que a su vez me recuerda a la madre de Alex entrando a su


habitación, mientras que la mano de su hijo se hallaba dentro de mi ropa
Pág.

interior. Estúpida, humillante puerta abierta.


—No importa. Además, esto no es sobre Alex y yo. Es acerca de ti y
Sunny, y de ti diciéndole a tus compañeros que la follaste para que
puedas ser el hombre. Es inmaduro. La estás haciendo quedar mal. ¿Eso
es lo que quieres?
Agacha la cabeza, avergonzado. —No. Definitivamente no.
—Entonces deja de ser un imbécil. Ahora sal de mi casa de la
piscina. Tengo una cita, y no te quiero aquí cuando Alex me recoja.
Apunta con el pepino hacia mí. —Todavía no me gusta que estés
saliendo con él.
—Y todavía no me importa. —Abro la puerta y lo echo.
Quizás Sunny pueda hacer lo imposible y domar a Buck. Si él
arruina esto, hará las cosas jodidamente más difíciles para Alex y para
mí.

Alex y yo pasamos juntos tanto tiempo como podemos en las


semanas siguientes a su regreso, aunque la práctica constante, partidos
fuera de casa, y la preparación para las eliminatorias lo mantienen
ocupado. No salimos mucho, además de ir por comida para llevar de vez
en cuando; Alex trata de mantener las cosas bajo el radar después de la
pelea y el sexo en el vestuario.
Durante sus entrevistas para disipar los rumores, es tan evasivo
como siempre, sin confirmar ni negar nada. Me recuerda a la entrevista
de la Tripleta. Entiendo las razones de sus no-respuestas y la omisión,
pero me pone nerviosa. Aunque las fotos de nosotros saliendo del estadio
después del sexo en el vestuario no son claras, hay un montón de más
tarde en la noche de nosotros juntos.
Cuando nuestra relación sale a la luz en una entrevista, esquiva la
pregunta por completo, como si ni siquiera se la hubieran hecho. He
pasado de ser nadie importante a ser el máximo tema de especulación en
las revistas de chismes. La atención es extraña. No quiero ser vista como
la conejita de Alex. Más allá de eso, me preocupa lo que pensarán de mí
mis colegas.
No puedo decidir si estoy siendo paranoica o si mis temores tienen
fundamento legítimo. Es tan considerado cuando estamos juntos; es
difícil saber cuánto de esto es el resultado de mis propias inseguridades.
223
Pág.
Nuestras semanas se funden, y el deshielo de abril da lugar al clima
húmedo seguido por la promesa de sol y calor de mayo. Esta noche es
una noche rara, sin obligaciones; por lo que hacemos uso de su patio
trasero. Sin tener sexo. Todavía.
Descubrí su tablero negro ónix de Scrabble y lo desafié a un juego.
—Vamos a hablar de las reglas —dice mientras apoya el tablero y
sacude la bolsa con las piezas.
—Están aquí. —Levanto el folleto que contiene las normas, así
como la lista de palabras de dos letras que he memorizado. Esas son
útiles al final del juego.
—Tengo algunas nuevas.
—¿Nuevas reglas?
Alex cruza las piernas, encontrando una posición cómoda. —Mmm.
Me gustaría aumentar la diversión un poco.
—¿Ah, sí? —Soy tan buena en el Scrabble como en el hockey de
aire. La clave para el Scrabble no está en las palabras creativas, sino en
los puntos.
—Todas las palabras tienen que ser de un mínimo de cuatro letras,
con no menos de diez puntos, y necesitan ser sucias.
—¿O qué pasa?
Sonríe. —O te quitas una prenda de vestir.
—¿Scrabble de striptease? —Hago sonar mis nudillos—. Me
sorprendes.
—Le dice la contadora al especialista en Inglés. Prepárate para
perder.
—Pfft. —Tomo un delicado sorbo de mi vino. Está muy bueno. Alex
tiene toda una bodega de vinos. Le tiene un especial cariño al Niagara
Riesling, y ahora yo también. Es dulce y estridente, y podría engullir una
botella sin problema. Quiero ganar este concurso de Scrabble de
striptease, así que no lo haré. —Tu snuffie estará fuera mucho antes que
mi vagina.
—Ya lo veremos.
Amontonamos las piezas para ver quién va primero. Tengo suerte
con mi elección y empiezo el tablero con "clítoris".
El reto de las palabras sucias con cuatro letras no es tanto la
224

cuestión; es que muchas de ellas contienen la letra C.


Vamos de ida y vuelta, yo haciendo consistentemente obscenas
Pág.

palabras de cuatro letras, como puta, coño y anal. A Alex se le ocurre una
palabra cuestionable con Q que quiere utilizar en el título de triple letra.
Dejo que se salga con la suya puesto que estoy pateándole duro el culo.
Actualmente Alex tiene siete vocales, por lo que tiene problemas
para formar una palabra obscena. Creo que está fingiendo para que así
yo beba más vino y sea incapaz de formar buenas palabras. Deja caer
una A entre la letra V en vagina y la G en gónadas para dar lugar a la
palabra VAG.
—Esa es de sólo tres letras. Quítate algo. —Lamo mis labios en
anticipación.
Estamos a mitad del juego, y ya ha perdido sus calcetines, su reloj,
y sus pantalones. El siguiente artículo lógico es su camisa.
Por supuesto, Alex decide que va a perder su bóxer en su lugar. Se
pone de pie, con sus ojos en mí, y los baja por sus muslos. Se desliza
hasta el suelo, y lo tira a un lado con el resto de su ropa descartada.
Apoyo mi barbilla en mi mano y suspiro. —El Scrabble de striptease
es mi favorito.
—Pensé que mi pene era tu favorito.
—También eso.
Alex tiene una semi erección. Probablemente porque estoy en mi
sujetador. Me quité la camisa primero, como una distracción, por lo que
me lo está devolviendo. Cada vez que miro al tablero, echo un vistazo a
la creciente PM de Alex.
Tengo una palabra impresionante gracias a las fichas blancas que
he marcado, pero el jodido VAG de Alex no ayuda nada a abrir el tablero.
—Estoy pensando en ir en busca de apartamentos la próxima semana —
le digo mientras busco un lugar creativo para poner mis letras. Estoy
tratando muy duro de no centrarme en su erección. Es un reto, ya que
sigue acariciando su monstruosa polla ausentemente.
—¿Oh? ¿Por qué necesitarías hacer eso?
—Así puedes venir a mi lugar, y no tendremos que preocuparnos
por mi mamá irrumpiendo en nuestras fiestas. —Alex sólo ha pasado la
noche en mi casa una vez. Ella entró mientras nos besábamos,
mayormente desnudos, en el sofá. Desde entonces, he estado viniendo a
la casa de Alex y buscando apartamentos cerca de mi trabajo.
—¿Qué hay de malo en que vengas aquí?
—Nada. Sólo pensé que sería bueno si fuera equitativo. —Registro
el tablero por última vez. No hay buen lugar para poner mi palabra, y sin
una puntuación de doble letra de algún tipo, únicamente manejaré ocho
puntos.
—Deberías mudarte aquí —dice con indiferencia, pero sus ojos se
225

encuentran puestos en sus fichas y su mano todavía está envuelta


alrededor de su, mayormente, dura polla.
Pág.

Mi corazón hace esta cosa oscilante. No estoy segura si es una


broma.
—Hemos estado saliendo por como, ¿dos meses? Sí, creo que vivir
contigo es totalmente razonable. —Si hubiéramos estado saliendo unos
meses más, saltaría ante la oportunidad. Las cosas han sido tan locas
últimamente. Sus evasivas en las entrevistas no han evitado la cantidad
de tiempo que pasamos juntos, o presentarme a sus amigos y familiares.
—Cerca de tres meses. ¿No quieres vivir conmigo? —Me da una
mirada por debajo de sus bonitas y largas pestañas de hombre, luciendo
herido.
—No es eso. —Recojo mis fichas y me inclino a través del tablero.
No sé cómo lidiar con esto, sobre todo porque, tan irracional como es,
totalmente quiero mudarme a la cueva de Alex y jugar a la casita con él.
En lugar de darle más de una explicación, pongo la letra P en su
snuffie, seguido de una O, la ficha en blanco y una A. Sonrío
triunfalmente.
—Buena palabra. Excepto que no cuenta si no la puedes poner en
el tablero. Quítate el sujetador. —Hace un gesto hacia mi pecho.
No sigo sus instrucciones. En su lugar, me quito el pantalón y lo
tiro al suelo. Alex luce poco impresionado. Estoy usando la ropa interior
con volantes, por lo que no debería estar demasiado molesto. Se levanta,
totalmente duro ahora, y golpea el tablero con su polla, derramando
nuestras cuidadosamente elaboradas palabras obscenas por todo el
suelo.
—¡Oye! Iba ganando.
—Difícilmente. —Alex empuja mi silla hacia atrás y se arrodilla
delante de mí.
—Iba ganando por cincuenta puntos.
—¿Por qué no quieres vivir conmigo? —Engancha sus dedos detrás
de mis rodillas y separa mis piernas para poder colocarse entre ellas.
—¿Qué tiene que ver eso contigo saboteando el juego de Scrabble
de striptease?
—Deja de evitar la pregunta. ¿Crees que te cansarás de mí? —Sus
manos recorren hasta la parte exterior de mis piernas.
—No. Por supuesto que no.
—¿Entonces qué es?
—Es un poco prematuro, ¿no crees? —Me gusta la idea, pero es
demasiado pronto. Ni siquiera hemos dejado caer la bomba A, aunque
estoy empezando a sospechar que estos oscilantes sentimientos
226

significan que es exactamente en donde me encuentro.


—¿A quién le importa? Estoy fuera la mitad del tiempo por los
Pág.

juegos lejanos y la práctica. Es una casa grande. Hay un montón de


espacio. —Sacude el broche de mi sujetador—. Para cuando termine la
temporada, habremos estado saliendo durante la mayor parte de cuatro
meses, tal vez incluso cinco, dependiendo de hasta dónde lleguemos en
las eliminatorias.
—Creo que seis meses deben ser el límite para mudarnos.
—¿Ese es un número arbitrario que estás lanzando? —Traza el
delicado encaje en mis bragas con la punta de su dedo.
Cierro los ojos, absorbiendo la sensación por un momento antes de
trabajar en formar una respuesta. —Leí un artículo sobre ello. —No le
diré que era de alguna tonta revista de chicas.
—¿Cuál es el significado de los seis meses? —Pone un beso húmedo
en mi ombligo.
—En ese momento todo el polvo de hadas se ha asentado. Sabrás
todas mis extrañas peculiaridades, y tal vez entonces decidirás que no
puedes vivir con la manera en que cepillo mis dientes, o cómo mi cabello
obstruye el desagüe de la ducha, o mi obsesión con el pescado sueco.
—Me gustan todas tus extrañas peculiaridades. —Saca su camisa
por su cabeza.
—Me gusta tu cuerpo desnudo —le digo, pasando mis manos por
su pecho.
—Entonces debes irte a vivir con él.
—Pregúntame de nuevo después de las eliminatorias.
—No creo que pueda esperar hasta entonces.
—Son sólo unas semanas más. —Tiro su boca a la mía. Toda mi
paranoia parece haber sido en vano. Alex no me pediría irme a vivir con
él si nuestra relación no fuera importante.
Ni siquiera intentamos llegar a su dormitorio. Tenemos sexo en el
piso. Es intenso y cargado, y quiero que permanezca así entre nosotros.
Quiero desearlo con este tipo de necesidad insaciable siempre. Pero la
pasión se desvanece con el tiempo, y el cálido bálsamo suave de amor es
lo que mantiene el fuego encendido.

Los Hawks siguen ganando los partidos, lo que debería ser algo
positivo. En lugar de estar emocionado, Alex se pone más malhumorado
227

cuanto más se acercan a asegurar un lugar en las eliminatorias. Cuando


Dick llama, lo que es frecuente, se tensa y sale de la habitación. Odio a
Pág.

Dick. Alex siempre está enojado después de que hablan. Igualmente,


siempre está caliente, lo que es lo único positivo. Después de las
llamadas, me encuentro siendo llevada rápidamente por las escaleras y
amada hasta el olvido.
Mientras que los orgasmos son estelares como de costumbre,
siento como que me estoy perdiendo algo importante.
Me doy cuenta del patrón y se lo pregunto—: ¿Qué pasa con Dick?
Se tensa, mirando hacia el techo. —No estamos de acuerdo en cómo
manejar algunos de mis promociones.
—¿Qué promociones?
—Las del Soltero del Año.
Mencionó esto hace unas semanas y no sacó el tema desde
entonces. —¿Cuál es el problema? —El silencio se extiende tanto tiempo
que le sostengo el codo—. ¿Alex?
Mueve la mirada del techo hacia mí. —Dick cree que es mejor para
mí parecer disponible hasta que se acabe.
—¿Disponible?
—Soltero. —Traga.
Mi estómago toca fondo. —Hay fotos de nosotros juntos en todas
partes.
—Lo sé. Él también. Es una estupidez —suspira—. Podría
ayudarme a asegurar esa gran campaña de promoción, Violet. Tengo que
empezar a pensar en mi carrera fuera del hielo.
Sé esto. Las carreras de hockey son cortas. Es la razón por la que
tengo mi trabajo y también la razón por la que tengo que hacerlo bien.
Sin embargo, no significa que tiene que gustarme lo que me está diciendo.
—¿Es por eso que hemos estado quedándonos en las últimas semanas?
—Estoy tratando de pasar desapercibido. No quiero atraparte en
toda mi mierda.
Otra respuesta evasiva. Intento desde un ángulo diferente. —¿Dick
sabe que me has pedido vivir contigo?
—No.
—¿No crees que deberías decirle si vas en serio acerca de estar
conmigo?
Alex roza mi mejilla con sus nudillos. —Tienes razón. Debería. Lo
haré. Hablaré con él esta semana.
—¿Lo prometes?
—Lo prometo, bebé. —Extiende sus brazos—. Ven a acurrucarte
conmigo.
228

Me acuesto con mi mejilla en su pecho. Sus brazos se enrollan


firmemente a mi alrededor, su corazón latiendo con fuerza por debajo de
la jaula de carne y hueso. Nuestra conversación debería hacerme sentir
Pág.

mejor. En su lugar, me preocupa qué más podría estar ocultándome.


En lugar de que las cosas se calmen cuando los Hawks hacen la
primera ronda de partidos de eliminatoria, Alex parece más estresado.
Más necesitado. Me quedo en su casa casi todas las noches rumbo al
primer partido de la eliminatoria.
—Me voy a casa esta noche —le digo mientras succiona un
amontonado plato de pastas.
Termina de masticar antes de responder—: ¿Por qué?
—Necesitas tener una buena noche de sueño hoy. No seré
responsable de echar a perder tu primer partido en eliminatorias, por
mantenerte despierto con éstas. —Gesticulo hacia mi par de tetas.
—Duermo mejor cuando mi cabeza está descansando en tus
delicadas almohadas de amor.
Ruedo los ojos. —Puedes acurrucarte en ellas después de la cena,
pero yo y las chicas nos vamos a casa a las nueve.
—Eso es menos de dos horas a partir de ahora. —Alex empuja su
plato a un lado, me levanta de la silla, y me tira por encima de su
hombro—. Se acabó la cena. —Toma las escaleras en una carrera.
Dos horas y media más tarde, estoy completamente vestida y de pie
en la puerta principal. He estado tratando de irme los últimos veinte
minutos. Alex tiene algunas dificultades para dejarme ir.
Envuelvo mis brazos alrededor de su cuello y beso el hoyuelo en su
mejilla izquierda. —Me quedaré mañana por la noche.
—Ya que estamos en las eliminatorias, pensaba que tal vez
reconsiderarías mudarte.
Sonrío. —Pensé que hablaríamos de ello después de que
terminaran.
—No. Tú dijiste que hablarías de ello después de eso, no yo. Te has
quedado aquí las últimas seis noches. Bien podrías quedarte y hacerlo
permanente.
No puedo entender por qué está presionando ahora. —¿Así que
tenemos el sello de aprobación de Dick?
229

—No necesito el sello de Dick para nada. ¿Lo considerarás?


—Eres imposible.
Pág.

—Prefiero el término tenaz.


—Te llamaré antes del partido de mañana. —Espero a que me bese
por septuagésima quinta ocasión. Toma otros diez minutos para salir por
puerta, pero no me importa.

La noche siguiente, Charlene viene a mi casa y nos amontonamos


en la Hummer de Sidney, emocionada de estar al frente y en el centro del
primer juego de las eliminatorias. El estadio vibra con emoción.
Ahora miro la parte trasera de la cabeza de Alex mientras Charlene
se queja por el atractivo de Darren. Han salido un montón de veces desde
que regresó de Toronto. Y ha estado por todas partes de los círculos de
chismes, lo que es una bonita distracción de la menos positiva atención
que Alex y yo hemos estado recibiendo. Los fanáticos del hockey se
encuentran sorprendidos. Darren nunca ha sido captado con nadie,
excepto sus fans. Él y Charlene pasando tiempo juntos da lugar a una
buena publicidad. Está teniendo mucha más prensa dentro y fuera del
hielo. Ella finge no estar en absoluto perturbada por la atención; sin
embargo, le tomó dos horas y doce cambios de ropa estar lista para el
juego.
—Sólo míralo —suspira Charlene mientras Darren patina sobre el
hielo.
—Es impresionante. —Es lo que quiere oír. También es cierto.
—Realmente lo es, Violet. Tiene que ser el hombre más romántico
que he conocido.
Gimotea una y otra vez, pero no puedo estar enojada con ella. Sin
duda, le he hecho la misma cosa respecto a Alex en el último par de
meses.
Alex está en su partido esta noche, al igual que el resto del equipo.
Nadie tontea o pelea con la oposición. El objetivo es singular: Conseguir
el disco en la red y ganar el primer partido de las eliminatorias. Este es
un gran juego; que establece el tono de la serie.
Estos chicos están determinados y al parecer, fuera de un
impresionante comienzo, la puntuación es de dos a uno a favor de los
Hawks al final del primer periodo. Buck tiene mucha adrenalina, ya que
esta es la primera vez que ha logrado estar en las finales. Se encarga de
230

mantener el disco alejado de la red de los Hawks. Ese tipo espeluznante,


Kirk, incluso se las arregla en una asistencia, demostrando que puedes
Pág.

ser poco fiable y un increíble jugador de hockey al mismo tiempo. Los


Hawks mantienen su ventaja hasta el final y se llevan el juego. El
resultado final es de cuatro a uno, poniéndolos en una gran posición de
avanzar en la serie.
La emoción es contagiosa, mi propia agitación girando mientras
absorbo el estado de los fanáticos a mi alrededor. Las entrevistas están
siendo televisadas en las pantallas grandes después de la victoria, y los
bulldogs del entretenimiento están sobre el equipo. El rugido de la
multitud hace que sea difícil escuchar. Los reporteros le disparan
preguntas a Alex.
—Dos partidos de suspensión a principios de temporada...
—Reflejados en ti como el capitán...
—Soltero más sexy...
Es incoherente, pero la última parte me llama la atención. Me
empujo hacia adelante a través de la multitud, con la esperanza de oír
mejor.
—Es un honor estar nominado —dice Alex, pasándose la mano por
su sudoroso cabello.
Parece incómodo. Un mar de gente lo rodea, y yo soy baja, por lo
que no puede verme.
Otra pregunta fragmentada se filtra a través de la multitud. Maldita
sea, me gustaría poder oír lo que están preguntando.
—...rumores sobre tu relación...
Alex parpadea nerviosamente. —Pensé que hablaríamos sobre el
juego, no sobre mi vida personal.
Otro reportero empieza a hablar. —¿Así que los rumores son
ciertos?
El micrófono crepita con estática, pero su próxima respuesta como
un vozarrón claro—: Sin comentarios. —Explora a la multitud, y su
expresión culpable me revuelve el estómago.
Todo parece moverse en cámara lenta. Quiero patear a alguien.
Quiero llorar. Esto es lo mismo que una completa negación, lo que me
hace quedar como una total puta del hockey. Estoy cabreada.
Es obvio que mintió acerca de hablar con Dick, y anoche me pidió
irme a vivir con él. Otra vez. Nada de esto tiene sentido.
Su respuesta alimenta a los buitres. —... La mujer con la que has
sido visto...
Las palabras simplemente amigos caen como un globo lleno de
aguas residuales.
Todo lo demás es drenado por las preguntas de los medios de
comunicación. He escuchado suficiente, de todos modos. Si tengo que
231

oírlo un segundo más, proyectaré vómito por todos sus jodidos fanáticos.
Empujo a través de la muchedumbre, desesperada por escapar. No
Pág.

miro atrás. Estoy segura que podré ver mi propia humillación en YouTube
después.
He aprendido una lección muy valiosa hoy: Nunca confíes en un
jugador de hockey.

232
Pág.
Butterson tiene un tremendo
gancho derecho
Traducido por Jeyly Carstairs & florbarbero
Corregido por Amélie.

Alex
Lamento las palabras tan pronto como salen de mi boca. Odio que
haya hecho esto por el bien de una promoción. Nada de esto vale la pena
si eso significa que tengo que lastimar a alguien que me importa. Y eso
es exactamente lo que he hecho. Mi remordimiento es una patada en las
bolas.
Desde mi derecha, Butterson grita —¡Tu idiota!
Me giro a tiempo para ver su puño salir disparado hacia mi cara.
Conecta con mi nariz; el crujido y el estallido del cartílago vienen de
dentro de mi cabeza. Me lo merezco, pero condenadamente duele.
—Hijodep… —El flujo de calor de la sangre golpea mis labios y viaja
por mi barbilla
Estoy tan enojado. Fui un idiota con Violet, Sunny está hablando
con Butterson todos los días, según mi madre, y ahora me dio un
puñetazo en la cara. Gracias a los consejos estúpidos de mi agente cara
de polla, he puesto mi orgullo antes que Violet. Todas las malditas
evasivas no tienen sentido ahora que he jodido mi relación con ella.
233

Quiero desquitarme con alguien. Butterson es el blanco perfecto dado


que rompió mi nariz.
Pág.

Agarra mi camiseta, con la intención de pegarme de nuevo. —¡Te


voy a dar una paliza!
—¡Vamos, folla hermanas! —le grito de regreso.
Kirk agarra a Butterson mientras Darren me hace una llave en el
cuello y me arrastra lejos. Bajo un velo rojo, soy consciente de que he
perdido el control.
—Mantén la boca cerrada, Waters. Te van a colgar de los malditos
cordones si no consigues controlarte.
Balanceándome alrededor, me empuja a los vestuarios, lejos del
circo mediático.
A pesar de mi ira, tengo los medios para no arremeter de nuevo. Lo
último que quiero, adicional a haber destruido la única relación que valía
la pena, es añadir juegos a lo que podría convertirse en una suspensión.
Uno más y estaré en la banca para las eliminatorias y decepcionaré a
todo mi equipo.
—¡Hijo de puta! —Pisoteo alrededor de la habitación. Mis patines
tomando el ritmo.
Darren lanza sus guantes sobre el banquillo —¿Te das cuenta de
lo que hiciste ahí? ¿Qué te poseería para que digas algo así a los malditos
medios de comunicación?
Butterson entra como una tormenta al vestuario flanqueado por
nuestros compañeros de equipo —¡Voy a arrancarte la cabeza y
empujarla por tu garganta!
—Me gustaría verte intentarlo. —Jalo mi camiseta por encima de
mi cabeza y arranco el relleno, feliz de dar rienda suelta a algo de la ira
reprimida actualmente gobernando mi cuerpo.
—No seas un idiota, Waters. —Darren me empuja hacia atrás.
No estoy pensando con claridad. En lo que solo puede ser
considerado como una acción reflejo, le lanzo un puñetazo a Darren. Solo
le toma un segundo noquearme, con su rodilla en mi garganta. No me
muevo porque unida a su rodilla está una pierna y un pie con un patín
con una afilada cuchilla al final.
—¿Qué diablos está mal con ustedes chicos? —grita el entrenador,
metiéndose en la mitad—. Nunca he visto una exhibición más
embarazosa en todos mis jodidos años en el hockey.
Darren empuja su rodilla, cortando mi suministro de aire. Luego
libera la presión y se levanta. Ruedo hacia un lado, batallando por
respirar. Me toma un minuto recuperar la compostura y levantarme.
Nadie se ofrece a ayudarme.
—Butterson, ¿qué está pasando contigo? Los medios de
comunicación están en llamas con esta mierda. ¿Te importaría decirme
234

por qué demonios le diste un puñetazo a tu propio maldito capitán?


La cara del entrenador está más roja de lo que nunca he visto
Pág.

antes. No le da a Buck una oportunidad de responder, es hora de la


diatriba. El entrenador puede continuar por horas cuando entra en uno
de sus estados de ánimo. Algunos de los chicos se sientan y lanzan una
mirada en mi dirección. Este va a ser uno de los más largos.
—Se supone que deben ser un equipo. Deberíamos estar
celebrando la victoria, no discutiendo nuestra mierda personal en frente
de todo el maldito mundo. —Nos lanza a Butterson y a mí una mirada de
desprecio—. Nadie va a recordar que ganamos el primer partido de las
eliminatorias o lo bien que se jugó. Todos ellos van a hablar sobre como
el nuevo miembro del equipo fue tras el capitán del equipo. Puede que
solo sea un titular por un día o dos, pero ¿saben quién va a apegarse a
esto? Boston. Van a saber que tenemos un punto débil, y van a
aprovecharse de éste.
Los hombros de Butterson se desploman y mira al suelo.
—Así que, Waters, ¿qué hiciste para cabrear a Butterson? —El
entrenador me mira expectante.
Me siento como una mierda absoluta por una multitud de razones.
No solo decepcioné a mi equipo y potencialmente nos jodí durante esta
serie, destruí mi relación con Violet. En lugar de celebrar con ella, estoy
sentado en un vestuario con la nariz rota, un ego aniquilado y todo mi
equipo enojado conmigo.
—Seguí el consejo de Dick. —Bajo la mirada a mi regazo y sacudo
la cabeza. Tengo que despedir su culo.
—¿Crees que podrías explicarte mejor, Waters? Que dios me ayude,
si estás siguiendo el consejo de tu pene, voy a golpearte yo mismo.
—Dick, mi agente. Se supone que debo parecer disponible hasta
que El Soltero del Año de mierda sea escogido —diciéndolo en voz alta,
suena absolutamente loco.
—¡Tienes que estar bromeando! —Butterson fuerza su camino a
través de los chicos que lo contienen—. ¿Humillaste a mi hermana y
rompiste su corazón en frente de millones de personas por publicidad?
¿Así tu podrías, qué? ¿Entrar a esa maldita lista y anotar con una nueva
conejita? ¿Conseguir algo de dinero?
—No es así. —Me golpea lo que ha dicho. Rompí el corazón de
Violet. Estoy abrumado y a la defensiva, así que hago lo único que puedo,
le doy un golpe bajo—. ¿Quién eres tú para hablar, de todas formas? Sé
que estas follando a mi hermana, hijo de puta.
—No he tenido sexo con Sunny. —Esas son las últimas palabras
que esperaba oír de la boca de Butterson.
Lo miro y no digo nada. No está mintiendo; puedo decirlo. Es igual
de malo para mentir como Violet. Si estuvieran verdaderamente
relacionados, creería que es un rasgo genético.
—Espera un maldito minuto. —El entrenador rompe el incómodo
235

contacto visual entre Butterson y yo—. ¿Esto es por una puta?


—Violet no es una puta —decimos al unísono.
Pág.

El entrenador sacude la cabeza y se gira hacia mí. —Quiero verlos


a los dos mañana. Van a hacer entrevistas para enderezar esta basura,
así que bésense y reconcíliense, e inventen una historia que no suene
como una completa mierda.
Con eso, el entrenador sale hecho una furia. Nadie me habla
mientras se despojan de sus uniformes y alcanzan las duchas. Por lo
general, los chicos consiguen superar las cosas rápidamente. No esta
noche. Darren ni siquiera me reconoce.
Una vez que todo el equipo se ha ido, me ducho. No me molesto con
mi traje, ya que no voy a celebrar. En cambio, me coloco de nuevo mi
ropa de calle, consigo un taxi a mi casa y entro en mi coche. Tengo que
conseguir que revisen mi nariz, pero eso tendrá que esperar hasta más
tarde. Conduzco hasta donde Violet y parqueo en frente de su casa. Su
camioneta no está allí, así que la llamo. Como era de esperar, se va a
buzón de voz. Dejo caer mi cabeza hacia atrás mientras escucho de nuevo
su mensaje.
—Hola. Te has contactado con Violet, la idiota puta del hockey.
Estoy muy cabreada y humillada para contestar mi teléfono, pero puedes
dejar un mensaje. A menos que seas Alex “cabrón” Waters. En ese caso,
puedes irte al maldito infierno. Que tengas un buen día.
Me siento allí durante unos largos segundos después de que el
teléfono pita, simplemente respirando, hasta que me doy cuenta que debo
hablar o colgar. Elijo la segunda opción porque está claro que Violet no
quiere saber de mí. Enseguida llamo a Dick y lo despido. Me dice que me
arrepentiré de la decisión. Le digo que se joda el culo con un disco de
hockey y cuelgo.
Intento con el número de Violet de nuevo. Va directamente al correo
de voz. He arruinado todo.

La reunión a la mañana siguiente con el entrenador y Butterson es


brutal. Logramos elaborar una posible historia que me hace quedar como
un completo idiota. Como con la nariz rota, me lo merezco.
Los próximos días son un completo tiempo de mierda. Las
radiografías demuestran que mi nariz está definitivamente rota. Otra vez.
Está hinchada y duele como una perra. Los ojos negros son un apestoso
recordatorio del terrible error que cometí.
236

Más allá de eso, recibo llamadas interminables de periodistas que


quieren entrevistas. Es un dolor en el culo. No estoy acostumbrado a
Pág.

tratar con estas cosas por mi cuenta. Hago un montón de llamadas


telefónicas y encuentro un nuevo agente que esté dispuesto a aceptarme
a pesar de la tormenta de mierda que he creado recientemente.
Si eso no es lo bastante malo, el teléfono de Violet fue desconectado,
lo que me dice que cambió su número. No tengo manera de comunicarme
con ella, aparte de por correo electrónico, la cual no es la forma en que
quiero explicar lo que pasó.
Además de eso, las prácticas son duras. El entrenador tiene razón;
si Butterson y yo no podemos lidiar con nuestra mierda, vamos a destruir
nuestras posibilidades de llegar a la final. No quiero ser la razón de ello.
Nos lleva a Butterson y a mí a un lado y nos dice que debemos mantener
nuestros problemas personales fuera del hielo o incentivará al director
general para que nos negocie a los dos. Creo que lo dice en serio.
Butterson ve al entrenador alejarse. —Por el bien de nuestro
equipo, voy a dejar esto fuera del hielo, pero no pienses ni por un segundo
que te he perdonado por lo que le hiciste a Violet.
—Lo entiendo. Realmente me gustaría pedirle disculpas…
Apunta un dedo hacia mí. —Mantente malditamente lejos de ella.
Violet está lo suficientemente lastimada. No necesita que lo empeores
dando algunas disculpas de mierda.
Empujo su mano. —No es mierda. Me preocupo por ella.
—¿Si? Es bueno saberlo si esa es la manera de tratar a la gente
que te importa, no me gustaría ver cómo eres con las personas que no te
gustan. ¿Cómo conseguiste ser el capitán de este equipo? Está más allá
de mí. Eres un maldito bastardo egoísta. —Se gira y regresa patinando
sobre el hielo. No está equivocado, lo que me hace sentir un millón de
veces peor.
A pesar de las advertencias de Butterson sobre Violet, trato de
ponerme en contacto con ella. Llamo a sus padres, con la esperanza de
que si encuentro a Skye, puedo convencerla de poner a Violet en el
teléfono.
—Residencia Hall-Butterson.
—Hola, Skye.
—Alex. —Basado en su tono helado, no está feliz conmigo—. Lo
jodiste a lo grande.
Lanzo un suspiro. —Realmente lo hice.
—Violet no quiere hablar contigo.
—Lo sé. Buck lo dejó bastante claro y también Violet. —Pateo la
pata de la cama, notando que algo rojo se asoma desde la parte inferior.
Recogiéndolo, encuentro un par de bragas de Violet. Las rojas con mi
nombre en su trasero. Me siento en el borde del colchón y resisto las
237

ganas de olerlas.
—Me temo que no puedo ayudarte a salir de esta —dice después de
Pág.

una larga pausa.


Exhalo un suspiro abatido. Esperaba esto. Es la madre de Violet,
después de todo. Es su deber proteger a su hija. Tengo la suerte de que
no me está lanzando un nuevo “idiota”. —Me imaginé eso.
—En serio, Alex. Eres un luchador en el hielo. ¿Por qué no puedes
ser de la misma manera fuera de él? Deja de ser un idiota y haz un
movimiento. Ni siquiera le has enviado flores y siempre le envías flores,
sin importar si lo arruinaste o no. ¿Cómo creer que eso se ve?
Esto es lo que necesito; más personas diciéndome lo mucho que he
jodido esto y qué hacer para arreglarlo. —¿Crees que debería enviarle
flores?
—No, Alex. No creo que debas enviarles flores. —Utiliza el tono
reservado para las madres que quieren hacerte sentir como un idiota
completo.
—Pero entonces cual…
—Eres un chico inteligente… —Se detiene—. Con algo de tiempo.
Estoy segura de que lo descubrirás, de lo contrario no mereces estar con
mi hija. —Un tono de llamada sigue. La madre de Violet me colgó el
teléfono.
Llamo a Darren. Es la única persona que se me ocurre que podría
estar dispuesto a ayudarme. Por desgracia, no me contesta, y está claro
que todavía no me habla fuera del hielo.
Intento con una última persona: mi padre. Su capacidad de ayudar
es cuestionable.
—Hola, Alex.
Hago una pequeña charla por un minuto o dos hasta que no puedo
soportar la incómoda charla. —Cometí un error con Violet.
—Lo sé. Al igual que la mayor parte de América del Norte y los otros
países que ven hockey.
—Has arruinado algo con mamá, ¿cierto? —Puede ser un poco loca.
Estoy seguro de que mi padre ha estado en la casa del perro un montón
de veces.
—Por supuesto. —Mi padre suspira—. Tengo el beneficio de
mantener mi vida privada, privada. Ese no es el caso de Violet y de ti,
¿verdad?
—No. No lo es. No debería haber seguido el consejo de Dick.
—No, Alex, no debiste.
—Lo despedí.
238

—Ya era el maldito momento. —Mi papa exhala a través del


receptor con un silbido. Hay una buena posibilidad de que estuviera
Pág.

investigando—. Sé que fue difícil cuando comenzaste a jugar hockey


profesional. Entiendo que quieras ser el mejor, y que quieras demostrar
que lo eres. No necesitas el apoyo financiero para hacer eso.
—Solo quería esto, ¿sabes?
—¿Pero a que costo, Alex? No necesitas validación. Eres el capitán
del equipo. Haces más dinero en un año de lo que yo haré en la vida. Lo
que tienes que hacer es ser un hermano mayor que tu hermana pueda
admirar, no uno que tenga que defender porque te has ganado una
reputación de mierda por viejos rumores. Y necesitas a alguien como
Violet para mantener la cabeza bien puesta. Deja de preocuparte por lo
que otros piensan y has lo que es mejor para ti.
—Violet es lo mejor para mí.
—Entonces lucha por ella.
—No quiere hablar conmigo.
—¿Y vas a dejar que eso te detenga? ¿Desde cuándo te rindes tan
fácilmente?
Tiene un punto. —No lo hago. —Puedo encontrar una manera de
llamar la atención de Violet. No dejaré que nada se interponga en mi
camino. En especial, no una promoción. No importa cuanto lo quiera, no
vale la pena perder a Violet.
—Bueno. Espero que resuelvas esto, hijo. Me gusta mucho Violet.
Es buena para ti.
—Esperemos que pueda convencerla de que soy bueno para ella,
también.
—Tienes el arte de la persuasión de tu lado.
—Gracias papá. Lo voy a necesitar.
Tengo que salir con algo mejor que flores o dulces para arreglar
esto. Tengo que demostrarle de manera inequívoca que la necesito mucho
más que cualquier apoyo financiero.
Pienso durante varias horas, tratando de encontrar una manera
creativa para conseguir que Violet me escuche. Si no va a responder a
mis llamadas telefónicas, hay una opción que funcionó en el pasado.
Perseguirla es la mejor oportunidad que tengo.
Me cambio de mi ropa sucia a unos pantalones de vestir y una
camisa abotonada. Debería estar presentable. No puedo hacer nada con
mi nariz. El vendaje blanco y la férula cubren lo peor de la hinchazón y
los moretones.
La barba de las eliminatorias tiene que quedarse, aunque me hacer
ver menos presentable. Es una tradición que nunca he roto. La única
manera en que podré llevar al equipo de regreso por el camino correcto
es jugando bien. El juego cuatro de la serie es mañana por la noche, y
239

estamos dos a uno. Afeitarme la barba podría traer mala suerte al juego.
Cedo limpiándola en los bordes, así solo me veo parcialmente una mierda.
Pág.

Supongo que parar en su casa es mi mejor primera opción. Las


flores no van a ser suficientes esta vez. Necesito algo mejor. Me detengo
en la cafetería donde tuvimos nuestra primera cita. Tienen una de esas
tortas de caramelo crocante, pero le faltan unas rebanadas. Una tajada
no es suficiente; tiene que ser la cosa entera. Sin embargo, aun así
consigo una de esas bebidas de algas verdes que le gusta.
Una tienda de helados en la calle sigue abierta. A las chicas les
gusta el helado cuando sus novios lo joden, basado en mi experiencia con
Sunny, y a Violet le gusta el pastel, por lo que parece una opción lógica.
Limpio mis manos sudorosas en mis pantalones después de
aparcar en la calzada de Violet detrás de su SUV. Algunos idiotas de
los medios están tras de mí, algo que parece ser común por estos días.
Permanecen en la acera, manteniendo una distancia respetable, mientras
gritan preguntas.
Sidney me intercepta antes de que consiga alejarme dos metros de
mi coche. Somos de la misma altura, pero en este momento, me siento
pequeño.
—Hola, Sr. Butterson. ¿Cómo está esta noche? —Compruebo para
asegurarme de que no tiene un bate de béisbol oculto detrás de la
espalda. Lastimé a Violet, lo que significa que de alguna manera él está
sufriendo por lo que hice. Tiene sentido que sea protector con Violet en
estas circunstancias. Sé lo que es vivir con una mujer despechada. Si
Sunny o mi madre eran miserables, todos los demás en mi casa lo eran
también.
—Alex. —Da un paso delante de la puerta, bloqueando el camino a
la casa de la piscina.
—Me preguntaba si Violet está en casa.
—Sí, está en casa. Está ocupada empacando.
—¿Empacando? —Exploro la casa de la piscina.
—Se está mudando. Quiere su propio lugar. —Lo dice como si fuera
mi culpa. Tal vez lo es.
—¿Se quedará en la ciudad?
—Si Violet quiere que sepas a dónde se está mudando, estoy seguro
de que se pondrá en contacto.
No lo va a hacer fácil. —¿Crees que podría hablar con ella?
—Violet dejó bastante claro que no quiere verte ahora mismo. De
hecho, dijo que no quiere volver a verte de nuevo. Realmente no puedo
decir que la culpo. —Realiza una mueca con los labios, su desdén por mí
evidente.
Tengo una sensación de hundimiento de que cada vez que Violet
240

toma una decisión sobre algo, no suele arrepentirse.


—Entiendo. ¿Podría darle esto entonces? —Le extiendo la copa
Pág.

para llevar y la caja—. Esto tiene que ir en el congelador; es un pastel de


helado.
Sidney la toma con el ceño fruncido y espera que vaya a mi coche.
Todavía está de pie en medio de la calzada cuando me alejo, apenas
evitando atropellar a los reporteros que nunca parecen desistir. Esto
definitivamente no salió como estaba previsto.
La noche siguiente, tengo un juego, así que no tengo tiempo para
seguir acosando a Violet. No oigo nada de ella al día siguiente, o el día
después de eso. Recurro a enviarle un e-mail. De nuevo. El mensaje ya
debe ser claro, pero no estoy dispuesto a renunciar, así que voy a su
trabajo. Paso la seguridad sólo para encontrarme con que Violet está en
una reunión.
Charlene viene por el pasillo, su sonrisa lejos de amistosa. Desliza
su brazo a través del mío y me lleva por el pasillo hasta el ascensor.
—Quiero una oportunidad para explicarme.
—¿Explicar qué, exactamente, Alex? —Se coloca un puño en la
cadera—. ¿Que la invitaste a vivir contigo una noche y a la siguiente estás
diciendo esa mierda de sólo amigos en televisión nacional? ¿Ha pasado
casi una semana, y ahora tienes la audacia de presentarte aquí como si
fuera a querer hablar contigo? ¿Qué tipo de juegos de cabeza estás
jugando?
Debería haber actuado antes. —Mi agente quería que mantuviera
las cosas ocultas. Hay una campaña de promoción…
—¿Se supone que eso lo hace mejor? —Golpea el botón del
ascensor, mirándome con desprecio—. Deja a Violet sola. Ha tenido
suficiente con los medios olfateando alrededor, no es necesario que
aparezcas para empeorarlo. La próxima vez que te vea aquí, te voy a
pinchar los testículos con mis tacones de aguja.
—Charlene…
Me da su dedo del medio. Cuando se va por el pasillo, echo un
vistazo a sus zapatos. No los quiero cerca de mis bolas.
Vuelvo y trato de ver a Violet de nuevo unos días más tarde, a pesar
de la amenaza. Los medios de comunicación son insoportables, me
siguen hasta las puertas, acosándome con preguntas que me niego a
contestar porque no tengo respuesta. Esos tipos que trabajan con ella
son tan malos como Charlene, y no puedo conseguir acercarme ni a cinco
metros de Violet. Incluso intento pasar por su casa otra vez, los medios
de comunicación constantemente detrás mío. Su camioneta no está en el
camino de entrada, y nadie abre la puerta.
241
Pág.
Violet no está con Sidney y Skye en los asientos de primera fila en
los próximos partidos de las eliminatorias en casa, y Butterson no dice
nada. Pongo mi energía en la práctica y los juegos porque no tengo otra
opción. Estamos en la tercera ronda, y quiero compartir mi entusiasmo
con Violet, pero han pasado más de dos semanas y no me está hablando,
así que no puedo.
Cansado de los medios constantemente siguiéndome, le digo a mi
nuevo agente, Janette, que necesito un cambio de imagen para disipar
los rumores sobre mi fama de "rompecorazones". Está de acuerdo, por lo
que organiza una entrevista en televisión con uno de los grandes canales
de entretenimiento. Esta entrevista es sobre mi vida personal, no mi
carrera de hockey. No será hasta dentro de varios días, lo que me da
tiempo para trabajar en Violet, no es que no lo haya hecho desde mi épico
error.
En el día de la entrevista, descubro que Violet se está mudando a
su nuevo apartamento el fin de semana. Charlene pasa la información a
través de Darren. Las fotos de Butterson cargando un camión de
mudanzas en los medios son una prueba adicional.
Darren casi me ha perdonado, por suerte. No está enojado, pero no
está dispuesto a dejarlo ir todavía. Divulga la proximidad de la ubicación
del nuevo apartamento de Violet, dándome una idea general para
empezar a trabajar.
Desesperado por cualquier tipo de contacto, compruebo su perfil
de Facebook. Me bloqueó allí, también, así que intento con la página de
Butterson. Nuevas fotos de él con Violet brindando con cervezas y con
cajas de embalaje destacan en su perfil de Facebook. En el fondo, el
castor de peluche que le di cuelga de un ventilador de techo con una soga
improvisada atada alrededor de su cuello. Enojado conmigo mismo y mi
situación, desgarro una bolsa de Cheetos y la engullo completamente
mientras espero que Janette me recoja para la entrevista. No me deja ir
solo, preocupada de que voy a auto-sabotearme. Para cuando llega, me
he comido toda la bolsa, y usado mi camisa como una servilleta. En este
estado abro la puerta.
La sonrisa de Janette se desliza de su cara. —Se supone que tienes
que estar listo para irte.
—¿Debería arreglar mi cabello? —Dirijo una mano a través de él.
Sí se siente grasoso.
Empuja más allá de mí, sus tacones resonando en el suelo de
baldosas, dirigiéndose a las escaleras.
—¿A dónde vas?
242

Se detiene a mitad de camino y apunta al segundo piso. —Supongo


que tu dormitorio está por aquí.
Pág.

—Uhhh... ¿si?
Rueda los ojos. —No puedes ir a una entrevista así.
Miro a mi camisa manchada. Tiene razón. Mi habitación es un
desastre. No he dejado que mi ama de llaves la limpie desde la última vez
que Violet se quedó.
Janette hace una mueca ante la vista, o posiblemente por el olor.
Huele horrible aquí. —¿Por qué los chicos son tan asquerosos? Métete a
la ducha. —Cuando no me muevo de inmediato, me empuja hacia el
cuarto de baño—. Estoy interesada en que consigas a tu chica para que
no arruines las eliminatorias y todas sus oportunidades de patrocinio.
Tienes que lucir y oler menos patético.
—No me importan las oportunidades de patrocinio.
—Eso está bien. No tienes por qué hacerlo. Sin embargo, es mi
trabajo cuidar de ello, así que lleva tu culo allí.
Me baño mientras recorre mi armario buscando ropa apropiada.
Veinte minutos más tarde, estoy vestido y listo para ir al estudio de
noticias.
Me inspecciona como lo haría a un pedazo de carne de vaca.
—No mires mi barba. Es para las eliminatorias —digo
afectuosamente.
—Te ves como un hombre sin hogar en ropa cara. Eso debe trabajar
a nuestro favor. —Janette me hace pasar por la puerta. Me entrega una
carpeta una vez que estamos en el auto, en dirección al estudio—. Estas
son las preguntas que te van a hacer. No seas evasivo.
Paso hoja tras hoja de preguntas. —Son muy personales.
—Ese es el punto, Alex. Has pasado los últimos siete años actuando
como un idiota mujeriego a los ojos de los medios de comunicación por
ninguna buena razón por lo que puedo ver. ¿Quieres a Violet de regreso
en tu vida?
—Sí. Definitivamente.
—¿Más de lo que quieres patrocinios?
—Claro.
—Entonces tienes que demostrarle que no eres un idiota total. Para
hacer eso, tienes que ser honesto por una vez.
Asiento y reviso las preguntas. Apenas he terminado de leer cuando
agarra las hojas de mi mano, las arruga, y las arroja en el suelo a sus
pies.
—¿Qué estás haciendo? No las he memorizado todavía.
—No quiero que las memorices, y no quiero respuestas armadas.
243

Tienes que hablar con el corazón. ¿Cómo te sientes acerca de Violet?


—La amo.
Pág.

—Entonces, asegúrate que lo sepa para el momento en que haya


terminado esta entrevista. Ah, y también habrá una versión impresa que
saldrá la próxima semana. Queremos cubrir todas las bases. —Da un
golpecito a mi mejilla. Espero no joder esto también.
Evitamos a los reporteros que bordean la calle fuera del estudio.
Nunca en mi vida los medios me prestaron tanta atención, como lo han
hecho en las semanas posteriores a arruinar todo con Violet. Nadie se
preocupa por las eliminatorias o lo cerca que estamos de la Copa Stanley.
Todos los medios de comunicación quieren oír hablar de por qué rompí
el corazón de Violet en televisión nacional, cuando es evidente que
estábamos en una relación.
Janette me acompaña a la sala verde. Ahuyenta a la gente de
maquillaje. —Te ves como el infierno, quiero que siga siendo así.
Supongo que sabe lo que está haciendo, así que no discuto.
—¿Cómo te sientes? —Janette ajusta el cuello de mi camisa y trata
de suavizarme el cabello.
—Como si fuera a vomitar.
Pone sus manos sobre mis hombros. —Puedes hacer esto, Alex.
Sólo sé honesto. Eres un muñeco. Muéstrale al público amante del drama
que no eres un idiota.
—Está bien. —Me da una palmadita en la espalda y me envía a las
fauces de la entrevistadora tiburón, Angélica Chase.
Las preguntas comienzan bastante fáciles. Son bastante estándar
y giran en torno a las eliminatorias y el potencial para competir por la
Copa Stanley. Le doy las respuestas humildes que estoy acostumbrado a
brindar.
Finalmente, Angélica pasa a las preguntas que rodean mi pelea con
Butterson y los rumores de que está saliendo con mi hermana. Están
destinados a provocar, ya que Sunny y Butterson no han hecho ningún
intento de ocultar su relación. Sé que va a pasar al tema de Violet; es la
transición perfecta.
—En los últimos meses te han visto con la hermanastra de tu
compañero Buck Butterson. Recientemente, diste a entender que eran
sólo amigos. Tu comentario pareció incitar a la animosidad entre tú y
Buck. ¿Te importaría hablar sobre algunos de los rumores que flotan
alrededor de eso?
Miro a Janette, de pie tras bastidores. Asiente, y tomo una
respiración profunda, listo para derramarlo.
—Violet y yo nunca fuimos sólo amigos.
—Mmm. —Asiente en acuerdo—. La cobertura mediática
244

ciertamente sugiere que hay más entre ustedes que amistad. Así que
¿mentiste en tu entrevista anterior?
Pág.

Me limpio mis palmas húmedas en mis muslos. Esto es todo. Tengo


que confesar si tengo una esperanza en el infierno de ganar a Violet de
regreso. —Si. Fue un terrible error. Me costó mi relación con Violet.
—¿Y por qué mentir sobre su relación?
—Porque soy un jodido idiota. —Janette me da su mirada de la
muerte desde bastidores. No lo estoy haciendo bien hasta ahora—. Lo
siento. Quiero decir un imbécil.
—Está bien, podemos cortar eso. —Angelica se relaja en su silla—.
¿Te importaría explicarlo?
—No estoy acostumbrado a estar en entrevistas, no hablando de
mi vida personal.
—Ciertamente nunca pareció preocuparte la atención de los medios
antes.
Asiento. Esta cosa de la honestidad no es tan simple como pensé
que sería. —Siempre acepté la publicidad, no importa en la forma que
viniera, era positiva, aunque me hiciera ver como un jugador y un idiota.
Recientemente, permití que algunas oportunidades de patrocinio nublen
mi juicio.
—No estoy segura de entender. —Angelica parpadea lentamente—.
¿Estás diciendo que mentiste con el fin de asegurarte un patrocinio?
Alcanzo el vaso sobre la mesa y tomo un largo trago, trabajando
para formular una respuesta que no me entierre en un agujero más
profundo.
—Todos tenemos metas. Había dudas sobre si sería capaz de
manejar las demandas de hockey de la NHL cuando me reclutaron. Tenía
que probarme a mí mismo como un jugador valioso. No llegué hasta aquí
sin trabajar por ello, por lo que cuando el patrocino por el que he estado
luchando se convirtió en una posibilidad, escuché algunos malos
consejos sin considerar cómo afectaría a las personas que me importan.
—¿Te refieres a la lista de Soltero del Año de Beautiful People? Se
espera que estés entre los diez primeros. ¿Hay otros?
—No puedo hablar de ellos. Sin embargo, no valen la pena si eso
significa que pierdo a la persona que amo, ¿o sí? —Miro a Janette en
bastidores, preocupado de haber dicho algo que no debía. Sonríe
alentadoramente, así que centro la atención en Angélica.
—¿Estás diciendo que la amas? ¿A Violet Hall? ¿La hermana de
Buck Butterson?
—Sí. Estoy enamorado de Violet.
Se inclina hacia delante, bajando la voz—: ¿Lo sabe?
—Lo hace ahora.
245

Angélica sonríe y se instala de nuevo en su silla. —Supongo que tu


relación con Violet ha creado tensión con tus compañeros de equipo.
Pág.

—Todos estamos tratando de mantener la concentración en las


eliminatorias y el juego, pero sí, ha sido difícil. No estoy orgulloso de cómo
manejé la situación, y esta puede ser mi única oportunidad de decirle a
Violet lo que siento.
Angélica pliega sus manos debajo de su barbilla. —¿Por qué dices
eso?
—Porque no quiere hablar conmigo.
—Ya veo. Esto te pone en un dilema importante, ¿no?
—Lo hace.
—¿Qué tiene de especial Violet que hizo que desearas cambiar?
Frunzo el ceño, no seguro de qué quiere decir. —¿Cambiar?
—Vamos, Alex. Eras famoso por ser un mujeriego.
—No realmente.
—Hay una gran cantidad de evidencia fotográfica que indica lo
contrario.
Tengo que tener cuidado en como respondo esto. —Creo que la
gente ve lo que quiere ver. El hecho de que estoy de pie al lado de una
mujer en una fotografía no significa que he tenido una relación con ella.
—Estás diciendo que tu reputación…
—…Está basada en conjeturas. No voy a decir que no soy culpable
de perpetuarla, pero no es una representación exacta de lo que soy, y no
es como quiero ser visto. No cuando se pone en peligro mis relaciones.
—¿Te refieres a Violet, específicamente?
—La extraño. Es mi Q en una puntuación triple de palabras.
—Lo siento; no entiendo la última parte.
—Es una cosa de Scrabble. Olvídalo. Sólo la quiero de vuelta en mi
vida.
—¿Qué vas a hacer para que esto suceda?
—Lo que sea necesario.
246
Pág.
Odio a Alex Waters.
(También estoy enamorada de ese idiota)
Traducido por Andreeapaz
Corregido por SammyD

Violet
Me permito estar deprimida un tiempo después de la épica
humillación televisiva. Incluso tomo días libres en el trabajo y me visto
con roñosas sudaderas con capuchas, comiendo grandes porciones de
comida chatarra. Sin embargo, me niego a revolcarme mucho tiempo en
la autocompasión. Tomé la decisión de estar con Alex incluso con la
advertencia de Buck y todas las señales ondeando justo enfrente de mi
cara. Entre los episodios de llantos incontrolables y un poco de auto odio,
busqué en los avisos clasificados un apartamento. Necesito hacer
algunos cambios en mi vida, y empiezo con buscar mi propio lugar.
Sidney me aseguró que una inmobiliaria encontró el edificio
perfecto a sólo dos cuadras de mi trabajo. Es pequeño con un sólo
dormitorio, apenas de cuarenta y seis metros cuadrados. El arriendo no
me mata, y es un barrio decente. Hay un restaurante tailandés y una
tienda de dulces dos edificios más abajo, así que me instalo. Se halla
disponible inmediatamente, lo que es una ventaja.
Tan infeliz como mi madre es de que me esté mudando de la casa
de la piscina, igualmente me ayuda a empacar mis cosas. Tres semanas
después de que me abandonaran públicamente, Buck y Sidney cargan el
247

camión de mudanza mientras Charlene, mi mamá y yo vamos a limpiar


el nuevo departamento. Es exactamente el tipo de distracción que
Pág.

necesito. Por mucho que me duele el corazón, lo mejor que puedo hacer
es moverme hacía delante. Cambié mi número de celular, bloqueé la
dirección de correo de Alex, y me mantuve alejada de las redes sociales.
Alex me ha buscado en más de una ocasión, no sólo en mi casa
sino que también en el trabajo. Hasta ahora todos han sido buenos
manteniéndolo alejado de mí, y lo agradezco. No quiero verlo, porque no
creo que todavía sea lo suficientemente fuerte para no llorar en frente de
él.
—¿Qué quieres que haga con esta caja? —pregunta Charlene.
Se encuentra marcada con una calcomanía de riesgo biológico.
—Puedes dejarla en el closet del dormitorio. Más tarde averiguaré
que haré con eso.
Ella y mi mamá intercambian una mirada.
—¿Qué hay dentro? —Charlene revisa su interior.
—Todas las cosas de Alex. No me encuentro lista para deshacerme
de ellas aún, ¿sí?
Mi mamá pone sus brazos alrededor de mí y me da un abrazo. —
Está bien, Vi. Cuando estés lista, podemos emborracharnos y quemar
todo.
Me río y sollozo. El corazón roto tiene el nombre bien puesto. El
pensamiento de quemar al castor Waters hace un nudo en mi estómago.
No sé si estaré lista para eso.
Mi mamá da un pequeño salto, como un pequeño terrier y aplaude.
—¡Conseguí algunas cosas nuevas para ti! —Abre una caja llena de cosas
nuevas de vidrio. Es otra distracción, y me da gusto que lo haga. Pensar
en Alex me pone sensible.
Resulta que fue de compras con la tarjeta de crédito de Sidney, así
que obtengo un montón de cosas nuevas que no esperaba. Incluyendo un
televisor de pantalla plana y un impresionante sofá de cuero. Una vez que
mi dormitorio y mi sala de estar se hallan ordenadas, y la mayoría de las
cajas ya se encuentran desempacadas, nos reímos y abrimos algunas
cervezas y pedimos una pizza.
Charlene se queda mucho más tiempo después de que mamá se va
a casa. Vemos comedias malas en mi televisor de alta definición hasta
que sus ojos se comienzan a cerrar y decide irse. Tan pronto como lo
hace, las lágrimas que he guardado durante todo el día comienzan a caer.
Quiero que el dolor en mi pecho se detenga, pero sé que tomará tiempo.
Me torturo viendo lo más destacado del hockey hasta que mis ojos están
hinchados y me siento demasiado cansada para mantenerlos abiertos.
En la cama, me muevo y doy vueltas, sin poder dormir.
Me quedo en la oscuridad mirando hacía el armario. Varios
248

minutos más tarde, me levanto de la cama y abro la puerta. Enciendo la


luz interior y me arrodillo en el frío suelo de parqué para abrir la caja. El
castor Waters está encima de todo. Lo llevo conmigo de vuelta a la cama.
Pág.

Quiero odiar a Alex, pero mi corazón no se ha puesto al día con mi cabeza.


Vivir en un apartamento es algo para lo que necesito tiempo para
acostumbrarme. Apesta cuando olvido algo y tengo que esperar el
ascensor para volver y conseguirlo. Sin embargo, caminar al trabajo es
agradable, y tener mi propio lugar me ofrece un poco de la independencia
que tanto necesito.
Pocos días después de mudarme, Buck viene a jugar un poco de
videojuegos. Es su manera de asegurarse que me encuentro bien.
También trae golosinas.
—No me encontraba seguro que te gustaría, así que traje opciones.
—Me entrega una bandeja con un batido y un helado de chocolate con
cubierta de maní.
—Es una decisión difícil. Me voy por el helado.
Buck me sigue a la sala de estar, que se encuentra a unos dos
metros de la puerta, y nos sentamos en el sofá. Me sumerjo en mi helado
mientras Buck instala la Xbox.
—¿Cómo lo llevas estos días?
—Floja y Débil. —Ni siquiera trato de sonreír.
—Tan mal, ¿eh? —Ha adquirido algunos canadiensismos por
hablar con Sunny.
—Está bien. Me encuentro bien.
—Sigues diciendo eso, pero no te creo, Vi.
—Va a tomar un tiempo para que vuelva a estar bien, eso es todo.
—Mira, Violet, sé que te sientes como la mierda, pero Waters es un
gigante pene de goma. Lo puedes hacer mejor. —Su teléfono suena.
Levanta un dedo mientras contesta—. Hola bebé… Estoy con Violet… No,
de ninguna manera. —Sacude la cabeza con vehemencia—. No le diré
eso. Él es un idiota… perdón. Sé que es tu hermano… —Mastica su dedo
mientras escucha por unos pocos segundos—. No voy… bien, Sunny.
También te extraño…
Hay otro minuto entre ida y vuelta, seguido de un beso lanzado al
aire. —Adiós, Sunny Sunshine.
249

Hago sonidos de arcadas mientras cuelga. No debería preguntar,


pero no puedo evitarlo. —¿Qué dijo Sunny?
Pág.

—Nada importante. Vamos a jugar algo violento. —Sus manos me


entregan un control y recoge uno para él.
No discuto o lo presiono para que me dé más información. Es mejor
que no me diga nada.
—Sé que no ha pasado tanto tiempo, pero, quizás necesites ir a una
cita o algo. Salir y pasar un buen rato. —Trata de ser útil; es agradable,
pero no es realista.
—Esto es divertido. —Apunto a la pantalla donde Buck mata a un
peatón.
—Sabes lo que quiero decir. A veces es necesario volver al ring y
pelear.
Levanto una ceja; una metáfora de boxeo para las relaciones es
muy apropiada.
—Sé que has tenido algo de mala suerte, pero hay un chico, juega
para Nueva York, quieren transferirlo…
—Buck, no quiero salir con otro jugador de hockey. —Dejo caer mi
control así puedo llevar helado a mi boca, sin importar el sufrimiento que
vendrá después de este congelado cielo lácteo.
—No todos son mujeriegos, Violet. Randall es un buen tipo.
—Su nombre es Randall. ¿Cómo puede ser impresionante?
Buck golpea a algunas personas jugando hockey en la calle. —Lo
llaman Randy.
—Incluso mejor. Su nombre es otra palabra para caliente11. Suena
perfecto para mí. —No estoy segura si reír o llorar.
No es culpa de Randall que sus padres lo llamaran con algo
relacionado con la lujuria. Ni siquiera puedo considerar la idea de salir
con alguien en este momento. Además, nunca podría tomar en serio a un
jugador de hockey, o a un tipo llamado Randy. Haría movimientos
pélvicos cada vez que dijera su nombre. Sería raro.
—Espera un minuto. ¿No dijo Alex que fue suspendido por patear
a algún tipo llamado Randy? —Casi segura que ese fue el problema.
—Ese fue Randolph Cockburn. Este es Randy Balls.
—¿Hablas en serio? —¿Qué les pasa a estos chicos y sus terribles
apellidos?
—Sí, ¿por qué? —Mi hermanastro pervertido, Buck, no conecta el
apellido de pornografía extravagante con el primer nombre.
250

—¿Randy Balls? —Me echo a reír— ¿Me quieres emparejar con un


tipo llamado Randy Balls? ¿Puedes imaginarte que pasaría si nos
Pág.

casáramos? Mi apellido sería Balls ¡Violet Balls!

11 Randy es sinónimo de horny: caliente, cachondo.


—Huh. —Hace una mueca—. No sería genial, ¿verdad?
Especialmente si lo pones con el guión. Hall-Balls12.
Sigo riéndome hasta que me pongo a llorar, convirtiéndose en
histéricos y desesperados sollozos. No quiero terminar como Violet Balls.
Quería ser Violet Waters, eso suena tan romántico, y Alex arruinó todo.
Mi vida apesta a las bolas de Randy.
Buck no tiene idea de que hacer. Se ofrece a salir y conseguir más
helado, pero mi estómago ya tiene calambres gracias a mi intolerancia a
la lactosa.
—Lo siento, Violet. No me di cuenta de que eran tan serios.
—No es tu culpa. —Limpio mis lágrimas, pero otras toman su lugar.
—Los presenté. Podría haberte detenido para que no lo conocieras.
—¿Cómo ibas a saber que iba a enganchar con Alex? Aparte, me
avisaste acerca de él. Soy demasiado idiota por no haberte hecho caso,
eso es todo. —Creía que era un mujeriego del hockey al principio, y
todavía dormí con él.
Flexiona sus bíceps. —Puedo patear sus bolas, si eso quieres.
—Es agradable que lo ofrezcas, pero si alguna vez lo vuelvo a ver,
quiero hacerlo yo.
Buck acaricia mi hombro y me da un abrazo torpe mientras mi cara
termina en su axila. Aguanto la respiración hasta que se aleja.
—Voy a dejar que me patees el trasero. —Apunta a la televisión.
Disfruto de unas cuantas rondas con Buck, pero tiene que tratar
duro para perder. Después de una hora de Xbox, se hace bastante obvio
que no me encuentro pendiente del juego, y mi estómago comienza a
retorcerse.
Buck pone su gran mano en mi hombro. —¿Te encuentras bien?
—El helado no me hace bien.
—Mierda. ¿Vas a tener diarrea, verdad?
Hago una mueca cuando otro calambre atraviesa mi estómago. —
Sí.
—Probablemente debería irme y dejarte en ello.
Sigo a Buck a la puerta y lo miro mientras pone sus pies en sus
251

enormes zapatos. Intercambiamos un rápido abrazo y abre la puerta.


Somos inmediatamente asaltados por el hedor del aroma corporal. Melvin
Pág.

debe haber pasado por el pasillo recientemente.


Buck frunce el ceño. —¿Qué demonios es ese olor?
—Es mi vecino de al lado, Melvin.

12 Hall puede ser traducido como recibidor.


—¿Eso viene de una persona? Huele como si un sudoroso cadáver
en descomposición fue arrastrado por el pasillo.
—Lo sé. ¿Rancio, cierto? Eso no es nada comparado con su gusto
musical. —Como si fuera una señal, el metal pesado comienza a sonar.
—¿Este chico es real?
—La música no dura demasiado tiempo. —Solo unas dos o tres
horas. No le digo a Buck que Melvin también pasa por mi puerta casi
todas las noches por si quiero pasar el rato con él.
—Hazme saber si quieres que le diga algo a este tipo —dice Buck
sacudiendo su cabeza.
—Me encuentro bien. Sin embargo, gracias. —Le doy otro abrazo,
sobre todo porque estoy desesperada por un poco de afecto y lo veo irse
al final del pasillo. Tropieza cuando pasa por la puerta de Melvin ya que
el olor es más fuerte, y luego desaparece en el ascensor.
Después de un largo tiempo en el baño, me voy a la cama. El coma
por ingerir helado no es ni relajante ni pacífico. Sueño con Alex y su mesa
de hockey de aire, excepto que en mi sueño no soy yo a la que folla, es
otra prostituta del hockey.

Dos días más tarde, hay un golpe en mi puerta. Supongo que es


Melvin porque es la hora de la noche en la que viene y toca la puerta. Si
ese es el caso, no puedo ni siquiera fingir que no me hallo en casa porque
puede escuchar mi televisión a través de la pared al igual que yo puedo
escuchar sus serenatas de metal. Veo por la mirilla y descubro que no es
Melvin, sino Alex.
Todo tipo de cosas extrañas le suceden a mi cuerpo. Siento que mi
estómago se va a salir por mi garganta. Mi corazón late con fuerza, como
si hubiera tenido un orgasmo masivo. Mi castor está tan emocionado que
muerde mi ropa interior, lo cual dicho sea de paso, es horrible, y vienen
lágrimas a mis ojos. Después de casi un mes debería poder manejar mis
emociones, pero no lo hago.
Se ve exhausto pero magnifico, como siempre, incluso con esa
genial barba. Especialmente con esa maldita barba. Se ve todo rudo y
hombre del bosque.
252

Salto cuando golpea la puerta de nuevo y coloco una mano sobre


Pág.

mi boca.
—¿Violet? —Su frente se apoya contra la puerta, así que sólo soy
capaz de ver su mandíbula, y lo oigo suspirar—. Sé que te encuentras
ahí. Vi tu auto estacionado y te oí haciendo ruido.
No digo nada, mis manos se aprietan contra la puerta de acero que
nos separa. A pesar de que lo odio, lo amo, y malditamente duele tan mal.
Sólo quiero que pare. Ojalá no nos hubiera hecho esto; quiero que se
vaya, pero quiero que se quede. También quiero saber cómo diablos se
las arregló para llegar hasta aquí.
Tengo que enterrar mi cara en el hueco de mi codo y morderme mi
sudadera con capucha para ahogar un patético sollozo.
—Sé que la cagué, Violet. Sólo quiero hablar contigo. Nena, ¿por
favor? Te echo de menos. Cometí un error. Déjame explicarte, tal vez
podamos resolver las cosas. Quiero arreglar esto.
Tomo dos o tres profundas respiraciones y aprieto mis puños, así
no tomo la manilla de la puerta. Quiero hablar con él. Quiero que Alex
tenga una razón para lo que hizo con nosotros. Pero no importa cuál sea,
no va a hacer suficientemente buena. No hay justificación para ese tipo
de humillación.
Aunque saber esto no impide que el dolor de mi corazón queme
hasta niveles que no puedo soportar.
—Nena, abre la puerta. No tienes que dejarme entrar. Me quedaré
en el pasillo. Incluso puedes dejar la cadena de la cerradura. Sólo quiero
verte. —Hace una pausa y espera unos pocos segundos. Su cabeza golpea
la puerta—. Todo es una mierda sin ti. Me hallaba bajo mucha presión.
No quise decir lo que dije…
—¿Entonces porque lo dijiste? —grito y luego cubro mi boca con la
mano, horrorizada por lo débil que soy por no mantenerme callada. Miro
de nuevo por la mirilla para verlo levantar la cabeza, pegando sus manos
a ambos lados.
—Porque soy un idiota. Por favor, Violet. No me hagas hablar
contigo de esta forma. Dame una oportunidad para explicarte.
—¿Para qué molestarse? De todos modos, todo lo que dices es una
mierda.
Se queda mirando directamente a la mirilla como si supiera que me
encuentro al otro lado, codiciando su hermoso rostro e irritablemente
perfecto. —Sabes que no es cierto. La gente comete errores. Este es un
grave error, y me gustaría poder volver atrás, pero no puedo. Lo siento
mucho. No quería hacerte daño.
Cierro los ojos, el penetrante dolor dentro de mí saliendo.
253

Realmente quiero creerle, pero he aprendido mi lección. —Pero lo hiciste,


Alex, y tienes razón, no puedes volver atrás. Nada de lo que digas va a
Pág.

cambiar eso.
—Bebé, por favor. Escúchame. —La desesperación en su voz se
refleja a sus ojos.
—Tienes que irte. —Mis palabras se hallan en completo desacuerdo
con lo que quiere mi corazón. Lo que más quiero, es abrir la puerta y
hacer exactamente lo que me pide: quiero oír lo que tiene que decir. Si lo
hago, hay una muy buena posibilidad que voy a estar tentada a darle la
segunda o tercera oportunidad que busca, y mi pobre corazón no será
capaz de aguantar eso en este momento.
—Todo lo que quiero es cinco minutos. ¿No puedes darme eso?
Tengo que darle eso; es tan persistente hasta el punto del
cansancio.
Me hallo a punto de amenazarlo con llamar a Buck y hacer que lo
saque del edificio por sus bolas, cuando la puerta al otro lado del pasillo
se abre. Es la señora Bullock. Es una pequeña y enérgica viejita con
cabello blanco llevando la permanente.
Mira a Alex con suspicacia. —Discúlpeme, joven. ¿Necesita ayuda
con algo?
—¡Se está yendo! —grito detrás de la puerta.
—Por favor, Violet. —Los ruegos podrían haber funcionado una vez,
pero no lo harán ahora.
Descanso mi frente contra la puerta y me estremezco por cómo se
rompe mi voz. —Sólo vete, Alex.
La señora Bullock toma una larga calada de su cigarro y levanta
una ceja dibujada hacia Alex. —Ya oíste a la joven. Es hora que te vayas.
Alex frota una palma sobre su rostro y hace un gesto de dolor. —
No voy a renunciar a nosotros.
La señora Bullock vuelve a su departamento, pero deja la puerta
abierta. Alex se da vuelva hacia la mirilla. —Entiendo si necesitas más
tiempo, pero me importas demasiado como para irme.
—Estoy segura que tienes una manera de mierda de demostrarlo.
Mi mano se encuentra en la manilla de la puerta.
Afortunadamente, la señora Bullock regresa con un palo de escoba. No
le da la oportunidad a Alex de irse en paz. En cambio, comienza a
golpearlo en los hombros.
—Cuando una mujer dice que te vayas, te vas, ¡maldita sea! —grita
la señora Bullock.
Dios bendiga su antiguo corazón violento.
Alex se cubre la cabeza con las manos. —¡Bien! ¡Bien! Me voy. —
Sale de mi línea de visión—. No me voy a rendir, Violet. Voy a encontrar
254

la manera de solucionar este problema.


—Buena suerte con eso —murmuro mientras la señora Bullock lo
Pág.

sigue por el pasillo, todavía golpeándolo.


Espero unos treinta segundos antes de girar la cerradura y abrir la
puerta. La señora Bullock todavía se encuentra en el pasillo, apuntando
la escoba como una espada. Desde el pasillo, Melvin se asoma, el metal
y su olor corporal se filtran por el pasillo.
—¿Se ha ido? —susurro.
Frunce los labios y sacude la cabeza rápidamente, casi
imperceptible. Su cigarro se sostiene apenas en sus labios. Su brillante
lápiz labial naranja se ha desparramado por encima de sus arrugas
alrededor de sus labios, haciendo que parezca una desordenada
explosión.
Oigo el sonido del ascensor al otro extremo del pasillo. Después de
unos largos segundos, la señora Bullock vuelve a colocar sus labios
alrededor de su cigarro y aspira otra vez. Soplando el humo lentamente,
finalmente me da un asentimiento. Mis hombros caen, y la tensión
escapa de mi cuerpo.
Saco la cerradura con cadena y abro la puerta. —Gracias.
—Parecía como que no te interesaba hablar con él. Muy mal. Se
veía como un buen muchacho. —Su cigarro rebota en sus labios mientras
habla. La ceniza es de más de un centímetro de largo.
Todavía puedo oler un poco de su colonia, incluso a través del
picante humo de cigarro y el olor corporal de Melvin. —No se deje engañar
por lo bonito. Es malas noticias.
—Debe serlo si lo mantuviste en el pasillo en vez de invitarlo a tu
cama.
Ahogo una risa. La señora Bullock es probablemente mi persona
favorita en el edificio.
Melvin saluda desde su puerta. —¿Todo bien, Violet?
Saludo con mi mano desde la mía. —Todo bien, Melvin. Gracias por
preguntar.
—¿Quieres jugar Guitar Hero?
—Tal vez en otra ocasión.
Su cara cae, pero asiente. —Si cambias de opinión, ya sabes dónde
encontrarme. —La puerta se cierra haciendo un suave clic, pero su olor
persiste en el pasillo.
—Ese sí es un buen chico. —Finalmente la ceniza cae, aterrizando
en sus floreadas zapatillas—. Lástima que sólo se bañe cuando hay luna
llena.
—¿En serio?
Se encoge de hombros. —Sin duda, huele como eso. Realmente es
255

algo impresionante que decir debido a que mi sentido del olfato es casi
inexistente gracias a estos. —Apunta al cigarro—. Bueno, querida, la
Pág.

rueda de la fortuna casi empieza, y no me quiero perder la oportunidad


de ver a Pat Sajak.
—Gracias de nuevo, señora Bullock.
—En cualquier momento.
Me doy vuelta, considerando darme un atracón de comida chatarra
para combatir el agotamiento emocional que esta horrible interacción me
ha causado.
—Espero que le des una nueva oportunidad de decirte lo que siente
por ti.
Trago saliva, luchando por contener las lágrimas. —Ya sé lo que
siente por mí.
Asiente solemnemente. —Ah. Así que entonces es un caso de amor
no correspondido.
—¿Es tan obvio? —Que patética soy si mi vieja vecina puede
decirme que estoy enamorada y con el corazón destrozado.
—Pobre chico. Es como un perrito enfermo de amor.
Desaparece dentro de su apartamento antes de que tenga una
oportunidad de corregirla. Alex no me ama. Era un juguete con el cual
jugó hasta que se aburrió. Entonces rompió todas mis piezas y me tiró a
la basura.

256
Pág.
Todo sobre Alex me está desgastando
Traducido por Dannygonzal & Fany Stgo.
Corregido por Nikky

Violet
A la mañana siguiente, encuentro un enorme arreglo de frutas
cubiertas de chocolate con forma de flores.
El mensaje en la tarjeta dice:
Te quiero de regreso.
Alex
Me siento tentada a tirarlo a la basura, pero sería un desperdicio,
y las frutas se ven increíbles. Además, está cubierto de chocolate. Así que
lo pongo en el refrigerador. Más tarde lo compartiré con la señora Bullock.
Cuando llego al trabajo, Charlene ya se encuentra en mi escritorio
con un rollo de canela y un café. Le cuento sobre la visita de Alex y del
arreglo de frutas. Incluso me las arreglo para no llorar, lo cual es un
avance. Decide que necesitamos una noche de chicas, y estoy de acuerdo.
En parte porque tengo miedo que él aparezca de nuevo en mi
apartamento y que esta vez no tenga el control necesario para no dejarlo
entrar.
El taxi se detiene frente al edificio de mi apartamento. Ninguna
manejará ya que el plan es emborracharnos. Subo en el asiento trasero
y me sigue, dándole al taxista la dirección.
―Creo que deberías hablar con él.
257

No le respondo.
Mi mamá estuvo soltando indirectas, no muy sutiles, de que
Pág.

debería volver a pensar en mi alejamiento de Alex Waters. No estoy de


acuerdo. No sobreviviré si me rompe otra vez el corazón.
De acuerdo, sobreviviré, pero lloraré mucho, y terminaré ganando
nueve kilos por el consumo excesivo de comida rápida. Entonces me
despecharé y tendré sexo sin sentido con algún otro imbécil. Como Randy
Balls. O incluso con Melvin. Pensará que es más que sexo de rebote por
la depresión y querrá una relación.
―Vamos, Violet. Ha intentado verte por semanas. Vino a tu
apartamento. Estuvo dispuesto a hablar contigo a través de la puerta.
Consiguió ser golpeado por una anciana. No puedes darle el tratamiento
del silencio por siempre. Además, Darren dice que todo esto tuvo que ver
con su anterior representante.
No puedo creer lo que estoy escuchando. ―¿Ahora estás de su lado?
―¡Por supuesto que no! ―La expresión de Charle se suaviza―.
Honestamente, Vi, nunca te he visto tan rota por un chico. Quizás vale
la pena hablarle. Si no pasa nada más, consigues algún cierre.
Eso no me hace sentir mejor. Me lastimó peor que Steve, el
retardado, lo hizo. Aun así, una gran parte de mí, la que odio, por cierto,
no quiere un cierre. Mi estúpido corazón aún lo ama, incluso si mi cabeza
sabe que no debería.
―¿Podemos no hablar sobre Alex esta noche? Quiero
emborracharme y olvidarlo por un rato ―digo mientras salimos del taxi.
Char aprieta mi hombro. ―Lo que quieras, Vi.
Agarramos una mesa y ordenamos una jarra de margaritas. Hay
una banda de covers de mierda tocando, lo que hace difícil la
conversación. Al menos no tengo que hablar de Alex, incluso si no puedo
dejar de pensar en él.
―¿Violet?
La esencia dominante de loción barata quema los vellos de mi nariz.
Mierda. Es el chico repartidor de flores. ―Hola, Fred.
―¡Recuerdas mi nombre! Pensé que eras tú. No te he visto en un
tiempo. ―Se queda ahí con sus manos en los bolsillos, asintiendo. Es un
tipo raro.
―Sí. Me mudé recientemente. ―Le doy vueltas a mi bebida en el
vaso, esperando que no haga preguntas sobre la razón de mi mudanza.
El movimiento de cabeza es contagioso. Tengo la urgencia de mirar
a Charlene para ver si también la está moviendo.
―Entonces, yo, eh, leí que el jugador de hockey y tú ya no son
pareja o algo así… ―Golpea la pata de mi silla mientras mira fijamente la
mesa.
258

Es lo que todo el mundo me pregunta por estos días. Estoy harta


de eso y cansada de extrañar a Alex. ―Nop. Parece que solo éramos
Pág.

amigos a pesar de que he tenido su polla en mi boca.


No es hasta que Charlene se ahoga con su bebida y los glóbulos
oculares de Fred lucen como si fueran a salirse y rodar por el suelo, que
me doy cuenta de lo inapropiado que es mi comentario.
―Bien. Eh. ―Fred asiente un poco más y parpadea como si
estuviera creando su propia luz estroboscópica―. Así que, eh, ya que no
están saliendo, ¿tal vez quieras ir a ver una película o algo así?
Lo miro fijamente porque, ¿qué demonios se supone que haga? Por
semanas, llevó los regalos de Alex a mi casa. Probablemente le he dado
más de cien dólares en propina. Seguro piensa que las propinas significan
que estoy interesada en él. Una cita para ir a ver una película cruza la
línea cliente-repartidor. Además, me ahogaré hasta morir si tengo que
tratar con su loción durante toda una noche.
Sé que mi silencio se ha estirado demasiado cuando se aclara la
garganta. ―Eh… yo… eh…
―Mira, Fred. Es agradable de tu parte, um… querer animarme. No
estoy en un estado para ir a ver películas con nadie, además de Charlene,
aquí. ―Señalo con mi pulgar al otro lado de la mesa a mi mejor amiga―.
Es la única persona que puede manejar razonablemente mi trasero emo.
Sin embargo, gracias por la oferta.
―Oh, bien. De acuerdo. ―Asiente―. Bueno, nos vemos por ahí.
Me siento mal por rechazarlo, pero es lo mejor. Además, me pidió
salir inmediatamente después de que mencioné que la polla de Alex ha
estado en mi boca. Estoy segura que piensa que si me lleva al cine, le
daré una mamada. Si habló con Alex, sabría que se necesita mucho
menos para conseguir eso de mí. O se necesitaba. Le doy vuelta a la hoja,
una que no incluye mamadas sin un compromiso definitivo.
―El chico utiliza mucha loción. ―Charlene sacude su mano frente
a su cara―. Eso es muy malo ya que es caliente.
―Lo hace y lo es.
―¿No te dije que tenía una cosa por ti?
―Seguro. Podrías comenzar un negocio como psíquica. Todo lo que
necesitas es una bola de cristal.
Un día tendré que salir de nuevo, pero Fred no es el chico y ahora
no es el momento. Puede que Charlene tenga un punto sobre hablar con
Alex, si voy a superarlo y seguir adelante. No importa cómo termine la
conversación, es probable que sea doloroso.
259
Pág.
El sábado por la mañana me doy cuenta que se me acabó la ropa
limpia. Una de las desventajas de vivir en un apartamento es el
inconveniente de usar las instalaciones de una lavandería común. Llevo
todo al elevador y me dirijo hacia allá. Todas las máquinas se encuentran
en uso. La habitación huele como a cebollas y a detergente gracias a un
chico fornido en un pantalón de chándal rasgado que se está comiendo
un sándwich. No me siento con ganas de esperar o de socializar, así que
guardo mis cosas y voy a casa de mi mamá. También me hallo baja de
comida, entonces planeo robar la suya.
Estoy doblando mi tercer montón de ropa, comiendo mi segundo
sándwich de pavo y queso, y viendo lo más destacado del hockey cuando
mi mamá se deja caer a mi lado. Sostiene una revista en una mano y un
martini en la otra. La deja de golpe sobre la mesa con un ademán
dramático. El rostro desaliñado y con barba tupida de Alex se halla
plasmado en la portada. Por estos días su cara se encuentra en todas
partes.
―Mañana en la noche irás al juego ―dice rotundamente. Mi mamá
nunca usa ese tono, así que debe hablar en serio.
―¿Qué juego? ―Mantengo una expresión neutral. Creo.
Sabe que sé de lo que habla. Los Hawks han llegado a las finales
de la Copa Stanley. He visto cada partido hasta este punto, a menudo
abrazando el castor Waters. Mañana los Hawks jugarán lo que podría ser
el juego por el título.
―Ésta es la primera vez que Buck ha estado en las finales.
―Pero…
―Sin peros, Violet. Vas a venir con nosotros. Igual que Charlene.
―Me da la mirada molesta de mamá. Sería divertido si los sándwiches de
pavo en mi estómago no estuvieran pensando en preparar una rebelión.
―Bien. ―Hasta este momento he evitado cada juego local de
eliminatorias. No puedo esquivar a Alex para siempre y debería estar allí
para apoyar a Buck. Éste podría ser un hecho positivo en su carrera.
Hago un gesto hacia la revista―. ¿Qué es eso?
―Ahí hay un artículo que deberías leer. Creo que lo encontrarás
muy entretenido e informativo.
La miro mientras sale de la habitación. Cree que si la deja allí
después de decir algo como eso, me tentará a leerla. Es difícil no caer,
pero me las arreglo para no mirar.
Cuando regreso a mi apartamento, encuentro una caja gigante de
dulces de azúcar maple frente a mi puerta. Alex ha venido de nuevo. Mi
260

estómago se mueve con ansiosa anticipación.


La señora Bullock debió haber estado esperando a que llegara a
Pág.

casa porque asoma su cabeza por la puerta, el cigarrillo colgando de sus


labios como un ardiente pene semi flácido. Sosteniéndolo entre dos dedos
nudosos, lo esconde en su espalda así está más en su apartamento que
en el pasillo. ―Tu amigo pasó de nuevo.
―Eso veo. ¿Cuándo estuvo aquí?
―Se fue hace unos minutos. Se quedó por unas buenas tres horas,
lo hizo. La única razón por la que se marchó fue porque tuvo una llamada
y sonaba importante. También me trajo un pequeño regalo.
Tres horas es demasiado maldito tiempo para esperar. Su
perseverancia hace que mi corazón duela más. Desaparece por la puerta
y regresa un minuto después con su propia caja de dulces de maple.
Maldito Alex por ser un bastardo con labia.
―¿Dijo algo?
―Oh, sí. Tenía mucho qué decir sobre ti. También muchas
preguntas. Ese chico la está pasando mal por ti.
―Eso no lo sé. ―Recojo la caja de dulces. Debajo se encuentra la
misma revista que mi madre intentó hacer que leyera junto a un
dispositivo USB y una nota.
Violet,
Sé que estás herida y enojada, pero por favor mira la entrevista
que se encuentra en el USB.
Se transmite esta noche a las ocho. Te extraño.
Con amor,
Alex.
Dice “amor”. En todas las notas y correos electrónicos que envió,
ni una vez utilizó la palabra. Si busca llamar mi atención, funcionó. Lanzo
la revista a la caja de reciclaje sin mirarla, pero no puedo encontrar en
mí la fuerza para botar el USB. Después de cinco minutos, cedo bajo la
presión, inserto el USB en el puerto de mi pantalla plana y abro el archivo
de la película. Mi estómago se siente como si un pez moribundo estuviera
saltando dentro mientras espero que el video cargue.
El rostro de Alex me saluda cuando una entrevista con un
programa popular de noticias de entretenimiento aparece en la pantalla.
Lleva puesta una camisa de botones y unos pantalones casuales, y
todavía tiene la barba. Se ve incómodo e incierto a la vez que responde a
las preguntas invasivas. Cuelgo de cada palabra y casi me caigo del sofá
cuando dice―:
Estoy enamorado de Violet.
Lo pauso y repito varias veces, procesando sus palabras. Habla de
261

mí. En un programa visto por millones de personas. Esto es algo grande


para llamar mi atención. Hubiera preferido escuchar esas palabras cara
Pág.

a cara, pero entonces, no le he dado la oportunidad para decírmelas con


todas mis técnicas de evasión. Después que salgo de la conmoción inicial,
escucho el resto de la entrevista.
Cuando termino, me encuentro segura de dos cosas. Una: Alex me
ama. Dos: Alex se ve adorable cuando está nervioso, y su ex agente es un
imbécil. De acuerdo, esas son técnicamente tres cosas de las que me
encuentro segura. Lo que sea. El punto está ahí.
Saco la revista de la cima de la caja de reciclaje y la abro en la
página señalada. Ahí se halla impreso:
“Estoy enamorado de Violet”
Mi corazón se encuentra todo efusivo por su declaración pública.
Casi quiero perdonarlo. Casi. Solo porque dijo que me ama no significa
que sea cierto. Mientras que el artículo definitivamente hace una
declaración, podría ser fácilmente otro truco publicitario destinado a
ayudarle a redimirse ante los ojos de los fanáticos. No quiero que tenga
la advertencia de que iré al juego. Es justo, ya que no tuve ninguna
advertencia cuando tiró nuestra relación debajo del autobús y le pasó por
encima.
Llamo a Charlene y enloquezco. Parece ya saber lo que pasa, por lo
que no hay necesidad de una explicación.
—¿Debería llamarlo antes del juego de mañana? Creo que no
debería. No se merece la llamada.
—¿Quieres llamarlo?
—Sí. No. No lo sé.
—Ésta es probablemente una conversión de persona a persona —
dice Charlene.
—Cierto. De acuerdo. ¿Puedes venir? Creo que mi cabeza explotará.
Charlene pasa el resto del día conmigo. Hago una lista de pros y
contras, lo que termina siendo una lista de todas las cosas que extraño
de Alex. Sorprendentemente, su PM ni siquiera ocupa los primeros cinco
lugares. Después, hago que Charlene vea la entrevista conmigo cuatro
mil veces. Debería hacer yoga, meditar o tomar terapia de arte, así podría
dejar de ser una idiota.
Yaciendo en la cama más tarde, mi mente sigue girando durante
varias horas antes de finalmente dormirme. Tengo el sueño más extraño
de la historia. La polla monstruosa de Alex es un superhéroe. Me salva
de un gigante seno rodando a través de las calles y aplastando gente.
Súper Pene tiene ojos saltones, y habla por el agujero por el que se viene.
Sus bolas son sus pies y lleva una capa roja con un PM estampado en
ella. Oh, y tiene un poco de bigote y un acento francés. Como dije, es un
sueño extraño.
262
Pág.
Al día siguiente, hago algo que normalmente trato de evitar: voy al
spa con Charlene y mamá. Todas nos hacemos pedicuras y manicuras,
mientras bebemos mimosas. Luego vamos a que nos arreglen el cabello y
compramos ropa nueva.
Mi estómago está hecho nudos cuando llegamos a la arena. Me
encuentro muy ansiosa, y la tranquilidad de Charlene es la única cosa
capaz de evitar que huya. Tenemos los mismos asientos impresionantes
que tuvimos la primera vez que vi un juego de Alex. Aparte de mirarlo por
mi mirilla, ha pasado un mes sin verlo en persona.
—Oh. Aquí. —Mamá alcanza una bolsa a sus pies y saca tres
almohadas negras. Le da una a Charlene y otra a mí.
—¿Qué es esto?
—Se le llama Disco Trasero.
—Lo siento, ¿qué? —Esto se encuentra demasiado cerca de otras
cosas que no quiero cerca de mi trasero.
—Evitará que tu trasero se congele en estos asientos y —gira el
disco—, ¡es una almohada de porristas!
En el frente de la almohada están las palabras “¡VAMOS
Butterson!”, el de Charlene dice “¡VAMOS Westinghouse!” Y el mío dice
“¡VAMOS Waters!” Tras una inspección más cercana, encuentro un
bolsillo en forma de mano en la parte trasera, por lo cual soy capaz de
agitar mi Disco Trasero en el aire con poco esfuerzo.
Me siento en la almohada, todavía riéndome ante el nombre
pervertido. La plática cesa cuando los Hawks entran a la pista. Charlene
agarra mi brazo, y mi madre silba con los dedos. Ansiedad intensa me
mantiene en silencio e inmóvil, lo cual es muy poco frecuente.
Cuando Alex patina hacia el hielo, inhalo una respiración aguda a
la vez que mi pecho se oprime. Por un segundo, creo que estoy teniendo
un ataque al corazón, pero me doy cuenta que solo estoy enamorada de
este hombre. No lo he visto en semanas, todavía sigo en conflicto sobre
el artículo y la entrevista. Se encuentra tan cerca, lo único separándonos
es la barrera de plexiglás.
Incluso poco desaliñado, es caliente. Su barba está perfectamente
arreglada, a diferencia de algunos de los otros chicos quienes parecen
haber salido de un callejón y decididos a jugar hockey profesional.
—Oh Dios. Darren es sexo en patines. No puedo esperar a que
acabe el juego. ¡Ni siquiera importa si ganan o pierden! —grita Charlene
263

sobre los vítores de la multitud.


—¿Cómo puedes decir eso? Claro que importa.
Pág.

—Piensa en ello, si ganan, tengo sexo caliente de victoria. Si


pierden, tengo sexo para-hacer-sentir-mejor-a-Darren.
Asiento lentamente, absorbiendo la información. Tiene toda la
razón. No importa si ganan o pierden; gana sexo por defecto. Envidio su
certeza respecto al sexo de victoria o de consuelo. Ya desearía saber que
me deparará el día de hoy y si me reuniré con la polla monstruosa. Mi
castor no parece darse cuenta que la reunión no es inminente,
considerando la forma en que se moja en preparación para lo que tal vez
nunca llegue a pasar. Espero poder controlar mi mierda lo suficiente para
tener una verdadera conversación con Alex. Una cosa a la vez, lo primero
es el juego.
Las cejas de Alex se hallan fruncidas profundamente, y sus labios
carnosos forman una línea recta. Ni siquiera mira alrededor; simplemente
ondea su mano ante la multitud que vitorea mientras patina hacia la
banca. Quiero que me note aquí sentada, pero no quiero llamar
innecesariamente la atención. Por lo que miro fijamente.
A medida que termina el primer periodo, Chicago empata con
Filadelfia uno a uno. Tengo que hacer pis, pero no quiero dejar mi asiento,
preocupada de que alguien me vaya a reconocer. Alex está matando allá
afuera, pero parece que no puede conseguir meter el disco en la portería.
Prácticamente puedo saborear su frustración. El disco es un borrón
negro a través del hielo cuando Filadelfia toma el control. Estiro el cuello
para ver qué pasa cuando un cuerpo se estrella contra el plexiglás y me
asusta.
Es un déjà vu. Esos hermosos y bonitos ojos se clavaron en los
míos como lo hicieron la primera vez que lo vi jugar. Contienen pánico,
sorpresa, y un montón de lujuria mientras su boca se abre. Lo saludo
tímidamente. Se encuentra tan cerca, si no fuera por el maldito plexiglás,
sería capaz de tocar su confuso rostro sudoroso.
Nos miramos por un breve instante antes de que se aleje del vidrio
y se precipite en el hielo tras el disco. Por el resto del periodo, siento la
mirada de Alex sobre mí y la encuentro a veces cuando se halla en la
banca. Se ve tan esperanzado, preocupado, desesperado y determinado
al mismo tiempo. Curiosamente, es un reflejo de mis propias emociones.
No me puedo quedar quieta, retorciendo las manos con nervios cada vez
que hacemos contacto visual.
Es un juego intenso, con una puntuación cerrada. Para el tercer
periodo, me encuentro en modo de celebración. Eso es hasta que
Filadelfia anota un gol a tan solo dos minutos, empatando el juego. La
multitud se vuelve loca. Los fanáticos le gritan al portero de los Hawks y
se vuelven locos con la defensa. Incapaz de recuperarse, se van a tiempo
extra. Me hallo en el borde del asiento, mi disco trasero ya no más debajo
de mí, sino presionado contra el vidrio mientras grito el nombre de Alex.
264

Roba el disco del centro de Filadelfia y vuela por el huelo. Puedo


ver diez años de patinaje artístico entrar al juego mientras maniobra
Pág.

alrededor de sus oponentes con increíble gracia. Danza con el disco,


acercándose a la red solo para hacerle un paso a Darren y patinar detrás
de ella.
El portero de Filadelfia se centra en Darren, por lo que no nota a
Alex que viene por el otro lado. En lugar de tomar el tiro, Darren regresa
el pase. Para el momento en que Filadelfia se da cuenta qué sucede, es
demasiado tarde. Alex golpea ligeramente el disco, pasa del palo del
portero y rebota en la red.
Y solo así, Alex anota el gol para ganar la Copa.
La multitud se vuelve absolutamente salvaje y yo también. Es una
adrenalina como nunca experimenté antes. Los Hawks se mueven en
manada en el hielo, chocando uno contra otro en agresivos abrazos
entusiastas. Esposas e hijos se encuentran con sus emocionados esposos
y padres sudorosos en el centro de la pista, donde los medios de
comunicación graban la acción y la difunden en las enormes pantallas.
La Copa, en toda su majestuosa gloria, es pasada entre el equipo.
Alex la eleva por encima de su cabeza y patina alrededor del centro de la
pista, su sonrisa triunfante dirigida hacia mí. De repente, una cámara
está enfocada en mí, mi cara se encuentra plasmada en la enorme
pantalla para que toda la arena la vea. Levanto el disco trasero, cubriendo
mi cara, y le regreso la sonrisa emocionada.
Finalmente hacemos nuestro camino fuera de la arena y Sidney
nos arrastra a las tres hacia los vestuarios. Quiero estar aquí, pero mi
estómago está hecho nudos. Mamá y Charlene me cubren intentando
protegerme del acoso de los medios. Se hallan tan ocupados
entrevistando al equipo que no me notan. Todavía no, de todos modos.
Un millón de micrófonos apuntan al equipo, con Alex en frente y al
centro. Todos sonríen, agarrando el masivo trofeo. Un reportero empuja
el micrófono en la cara de Alex.
—¿Cómo se siente marcar el gol de la victoria?
—Se siente bien ser capaz de ayudar a mi equipo en tan importante
noche. Trabajamos juntos para que esto ocurra. —Alex laza un brazo
alrededor de Darren, quien se encuentra de pie a su lado—. Estoy
orgulloso de mis compañeros por traer la Copa a casa.
Esta es la versión del Alex que pensé que conocía, la que comparte
la victoria. Su elocuencia y humildad son sexys. Quiero que éste sea el
verdadero él, el hombre del que me enamoré.
Revisa la multitud y me encuentra, su sonrisa se ensancha, esos
hoyuelos profundizándose. Le pasa el trofeo a Darren y agarra el
micrófono del periodista deportivo más cercano. Para su crédito, ella trata
de aferrarse a éste. Es cómica la forma en que su brazo se extiende
cuando Alex da un tirón, alejándolo de su alcance.
265

—Necesito decir una cosa. —La tranquiliza, luego vuelve a


mirarme—. Violet Hall. Soy un idiota por no decir esto antes. Estoy
enamorado de ti.
Pág.

Una fracción de segundo de silencio sigue su declaración. El rugido


posterior de la multitud es ensordecedor. Las preguntas de los periodistas
se mezclan con las porras y gritos. Cámaras destellan continuamente,
cegándome y haciendo imposible que vea más allá del lugar. Micrófonos
son empujados en mi cara. No puedo escuchar sus preguntas. Además,
me encuentro demasiado aturdida como para hablar.
Alex Waters robó su propio protagonismo frente a toda la nación de
deportes observando.

266
Pág.
Declaraciones públicas de amor,
comunicación y sesiones de besos de
reconciliación son endiabladamente divertidas
Traducido por Mel Wentworth & Jasiel Odair
Corregido por Laurita PI

Violet
Es la declaración de amor más cursi de todas. Pertenece a una de
esas comedias que mamá me obliga a mirar en la noche de chicas. Las
que adoro en secreto pero finjo odiar.
Estoy congelada, lo cual es desafortunado ya que mi boca se
encuentra abierta en completo shock. Sé que debería hacer algo, pero
parece que no puedo conectar mi cerebro y mi cuerpo. Charlene salta
junto a mí, gritando con fuerza hacia la reportera que sigue intentando
hacerme preguntas que soy incapaz de responder. Mi mamá toma el
micrófono y con gracia responde por mí. Ignora sus comentarios sobre mi
relación con Alex y les dice cuán emocionada me siento que los Hawks
hayan ganado la copa. Funciona para mí.
Alex le devuelve el micrófono a la mujer con los ojos amplios y se
abre paso entre la multitud.
—Te amo —dice Alex. No puedo oír las palabras porque hay
demasiado ruido. Por todo lo que sé, podía estar diciendo “termo” lo cual
luce como “te amo”.
267

El romance y la dulzura del sentimiento son devorados por el


incesante ruido de las cámaras y los abrumadores y estridentes gritos de
Pág.

la multitud. Definitivamente, esta no es la forma en que me imaginé que


sería el primer “Te Amo”, pero lo acepto. En algún punto será una buena
historia; si hay algún punto para nosotros.
Alex toma mi rostro entre sus manos y presiona los labios contra
los míos. Su barba pica en mi boca y mi nariz.
Ignorando su olor y la humedad de sus manos, entierro los dedos
en su cabello sudado. Envuelve un brazo en mi cintura y me dobla hacia
atrás mientras me besa de verdad. Comienza a follar mi boca. Señor,
simplemente va a por ello. Sus labios son cálidos, su lengua suave
mientras busca la mía con entusiasmo. Extrañé esto. La forma en que se
siente ser tocada por él, besada. Me esfuerzo por acercarme,
obstaculizada por el relleno de su uniforme. Tan caliente como es esto,
considerando cuánto ha durado, pienso que sería un buen plan
detenernos mientras podamos.
—Eh, ¿Alex? —Es difícil hacer que las palabras salgan cuando se
abalanza por otro beso.
Sus brazos se tensan a mi alrededor. —Te extrañé.
—Eh, sí, lo entiendo, pero ¿crees que podamos seguir con esto en
algún lugar más privado? —No quiero lucir como una completa prostituta
si lo puedo evitar.
—¿Qué? —Alex regresa a la realidad mientras inspecciona nuestro
entorno. Numerosos teléfonos y cámaras apuntan hacia nosotros justo
ahora, junto con varios micrófonos—. Oh. Lo siento. Por supuesto.
Hay una ridícula cantidad de entusiasmo mientras saluda a la
multitud que grita, y se ruboriza cuando ve a Charlene y a mamá detrás
de mí, flanqueadas por un irritado Sidney. Buck se encuentra al final de
la línea de reporteros, con una expresión similar a la de Sid. Alex
mantiene un brazo protector envuelto en mi cintura, jalándome junto a
él mientras atraviesa el camino hasta los vestuarios. Dentro, algunos
chicos, en su mayoría desnudos se pasean. Ahora que los conozco por
nombre, y casi todos me han visto en un estado similar de desnudez, no
se siente bien que me encuentre aquí.
Me cubro los ojos con las manos. —Tal vez debería encontrarte en
el bar.
Hago un movimiento con los codos en lo que estoy segura se
aproxima a una versión descoordinada de “El Baile del Pollito”. Con las
manos todavía frente a mi rostro, doy un paso en dirección a la puerta
solo para golpearme con una pared.
Alex me toma por los hombros y me hace girar. —Puedes abrir los
ojos ahora, Violet.
Abro los dedos y echo un vistazo entre ellos.
Toma mi mano en la suya. —¿Me prometes que me verás en el bar?
268

Se ve tan preocupado. Mi silencio ha sido tan duro para él como


para mí, pero de alguna forma me siento justificada. Después de todo, le
Pág.

dijo a toda la nación que mira deportes que éramos solo amigos.
Asiento, emoción y nerviosismo revolviéndose en mi estómago. —
Lo prometo.
Se agacha, sus labios cerca de los míos. —Probablemente debería
haber preguntado antes de besarte la primera vez, ¿eh? ¿Puedo robarte
uno más? ¿Por favor?
Con mi asentimiento, sus labios tocan los míos. No intenta deslizar
la lengua esta vez.
Mis padres y Charlene esperan fuera de los vestuarios. Me rodean
como un cuerpo de seguridad, escondiéndome de los flashes de las
cámaras de los teléfonos, cámaras de video y micrófonos extendidos. Sin
duda, Alex creó un alboroto esta noche.
—¡Sabía que finalmente entraría en razón! —grita mamá.
Charlene asiente. —¡Y yo que pensaba que Alex sacó las armas
grandes con la entrevista! ¡Todo el mundo va a hablar de esto!
Mientras nos dirigimos hacia la fiesta posterior, mis nervios entran
a toda marcha. Tan increíble y vergonzoso como es estar en el lado
receptivo de una profesión de amor pública, Alex y yo todavía tenemos
que hablar.

La fiesta de esta noche es un evento privado, pero el lugar de igual


forma se encuentra repleto. La multitud está de humor festivo gracias a
la victoria. Acepto una copa larga de champagne y chupitos azucarados,
más como un medio para manejar los nervios que otra cosa. Para el
momento en que los Hawks llegan, estoy alegre.
Alex me encuentra de inmediato. —No te puedo decir lo feliz que
me siento que estés aquí. Hace que la victoria sea mucho mejor —dice.
Sus labios rozan mi mejilla, pero no hace otro movimiento para
besarme—. Hay tanto que quiero decir.
Mientras que una conversación se acerca, tendrá que esperar hasta
después, cuando él no sea el centro de atención y en modo celebración.
Es difícil porque hay muchísimas personas que quieren disfrutar de su
brillo esta noche. Puedo sentir cuán dividido se encuentra por la forma
en que se estira por mí constantemente, asegurándose de que no
desaparezca.
Una hora después en la fiesta, Alex cambia a agua y deja de aceptar
bebidas. Sigo su ejemplo, consciente de que debería estar sobria para
269

nuestra inevitable charla.


Pág.

Encontramos a Charlene en una mesa con Darren. Buck y Sunny


también se encuentran cómodos juntos, acompañados con los padres de
ambos. Miro a Alex para medir su reacción ante la forma en que el brazo
de Buck cuelga casualmente del respaldo de la silla de Sunny. Es
sorprendente que no parece preocuparle. Sin embargo, supongo que en
el mes que pasó, Buck ha dejado abundantemente claro para los medios
de que se halla fuera del mercado.
Robbie se pone de pie tan pronto como me ve, su sonrisa es amplia
mientras abre los brazos y me da la bienvenida con un abrazo. —Es muy
bueno verte otra vez, Violet.
—A ti también.
Me sonríe. —Lamento que nuestro hijo fuera un idiota.
El papá de Alex es el mejor. No creo que endulce nada. —Yo
también, pero creo que vamos a intentar resolverlo.
—Me alegra oír eso.
Daisy se pone de pie cuando Robbie me suelta. Pasa las manos a
lo largo de mis brazos, su sonrisa suave. Se inclina y besa mis mejillas
en el aire. —Ha sido miserable sin ti.
Es la versión de una disculpa de Daisy, y la acepto. —También fui
miserable sin él.
Nos unimos a la mesa; está abarrotada y Alex tiene que poner el
brazo a mi alrededor para que ambos entremos en la banca. La cercanía
es bienvenida, igual que las palabras de disculpa susurradas cada vez
que se inclina para besarme la mejilla.
Cuando la fiesta empieza a calmarse, Alex hace una llamada para
que un coche nos recoja. Nos despedimos y dejamos el bar. Una vez en el
coche, Alex le da su dirección al conductor pero levanta una mano hacia
mí. —Sé que es tarde y que tenemos mucho de qué hablar, pero en verdad
me encantaría que vinieras a casa conmigo. Comprenderé si preferirías
que te llevara a tu apartamento.
La idea de regresar a casa no tiene ningún atractivo, ahora que
estoy aquí con él. Preferiría descubrir cómo avanzar desde aquí. —Iré a
tu casa.
El cristal tintado de la división sube, separándonos de los ojos y
oídos del conductor.
Alex toma mi rostro en sus manos. —Ha sido tan horrible sin ti.
Pongo las manos en su pecho cuando se abalanza por un beso.
Ansío su toque, y mi castor definitivamente quiere abrazar a la polla
monstruosa. Por desgracia, si permito que los besos continúen, no seré
capaz de pensar en forma coherente, ni que decir de hablar. Además, no
estamos verdaderamente solos.
—Creo que deberíamos hablar. —Estoy sin aliento y aferrándome
270

a sus hombros. Difícilmente es convincente.


Pág.

—Tienes razón. —Sus labios siguen sobre los míos—.


Definitivamente tenemos que hablar. —Suaviza los besos como si se
preparara para detenerse. Fallo en alejarlo. En su lugar, le chupo el labio
inferior, por lo que mantiene la lenta follada de boca. Sobreestimé cuánto
impacto tiene sobre mí; física y emocionalmente. Después de un par de
minutos de no esforzarme por alejarlo, Alex se mueve hasta que me
encuentro acostada en el asiento trasero.
—¡Espera! —grito.
Me suelta de inmediato, y me siento para moverme hacia atrás
unos centímetros, así ya no estamos tocándonos. Esto ayuda con todos
los problemas de perspectiva y control. Mientras que la entrevista explicó
un montón, no es un reemplazo para una discusión real.
—Todavía no puedo hacer esto. —Me ajusto la camisa e intento
controlar mi respiración.
Se pasa una mano por el cabello y se rasca la barba. Dios, es sexy.
—Lo sé. Tienes razón. Es solo que ha pasado tanto tiempo desde que te
toqué. Lo siento.
Mi estómago cae hasta mis pies. Estamos haciendo esto justo
ahora. Nunca he hecho lo de “tenemos que hablar” sin que termine en
una ruptura.
—¿Qué lamentas? —Más allá de una disculpa, quiero la explicación
que nunca tuve. O que nunca le permití darme.
—Por decir que solo éramos amigos cuando debería haber dicho
que estoy enamorado de ti. Por escuchar al estúpido de mi agente, al que,
por cierto, despedí. Por dejarte a un lado y no decirte cómo me sentía por
ti antes.
Es una lista decente. Tengo tantas ganas de perdonarlo y seguir
adelante, pero me arrancó el corazón y lo lanzó en un basurero. —
¿Comprendes cuánto me lastimaste?
Se gira, enfrentándome, y me toma de las manos. —Lo sé, y lo
siento. Tan pronto como lo dije, quise retractarme, pero no pude. No sabía
cómo arreglarlo una vez que estuvo hecho. No querías hablar conmigo.
—¿Puedes culparme?
—No. Lo que hice fue horrible. —Su pierna salta nerviosamente—.
Sé que una disculpa son solo palabras si no son seguidas por acciones.
Solo quiero la oportunidad para demostrarte que te amo. Existe un gran
vacío en mi vida, y eres la única persona que puede llenarlo.
—¿Cómo sé que quieres decir todo esto? ¿Cómo sé que no es parte
de alguna artimaña publicitaria para impulsar tu reputación? —Es una
pregunta razonable, aunque algo neurótica.
—Vamos, Violet. Me conoces mejor que eso.
—¿Lo hago? No estoy segura de que eso sea verdad. Un minuto me
271

pides que me mude contigo, y al siguiente le dices a los medios que solo
somos amigos. ¿Cómo funciona eso, Alex?
Pág.

No hay forma de negar cómo me sentía por él antes de que hiciera


lo que hizo, y esos sentimientos definitivamente siguen ahí. Sin embargo,
hay demasiadas telarañas pegajosas que atravesar, y no quiero terminar
enredada en ellas.
—Debería haber sido sincero contigo acerca de Dick y sus
indicaciones. Nada de eso parecía ser lo correcto, pero me encontraba
bajo demasiada presión. Es una terrible excusa. Lo sé. No estoy
justificando por qué dije lo que dije. Solo intento explicar, así puedes
entender y tal vez encontrar una manera de perdonarme. —Suspira—.
Estás aquí en este momento, así que espero que, también, desees resolver
esto. A menos que estés aquí para…
—¿Aquí para qué?
—Esto. —Hace un movimiento debajo de su cintura.
Es la primera vez en mi vida que he visto a Alex lucir realmente
inseguro. Como un famoso jugador de hockey, las mujeres deben querer
usarlo para tener sexo todo el tiempo. Sexo sin sentido podría hacer que
una persona se sienta sola y resentida después de un tiempo.
Le doy una pequeña y triste sonrisa, haciendo un gesto hacia la
parte delantera de sus pantalones. —Esa puede haber sido la forma en
que terminamos juntos en primer lugar. Pero no es por eso que vine a
casa contigo.
Se ve aliviado. —¿Crees que puedas perdonarme?
Evitar esto era mucho más fácil en algunos aspectos. —Creo que
sí.
—Entonces habla conmigo, por favor. Dime qué necesitas.
Lo que hizo fue doloroso, pero al mismo tiempo, he hecho esto más
difícil para mí misma, por aplazar esta conversación. En lugar de
enfrentalo, lo dejé fuera. Si quiero estar con Alex, tengo que dejarlo
entrar, al menos un poco.
—Existe una gran diferencia entre ser evasivo con los medios de
comunicación y negar directamente que algo pasaba entre nosotros.
Necesito saber que nunca vas a hacerme algo como esto otra vez. —No
puedo evitar que las lágrimas se escapen de las esquinas de mis ojos. A
veces ser una chica emocional es una mierda.
—He tomado algunas malas decisiones, Violet. Comprometí tu
integridad con el sexo en el vestuario, y he creado una gran cantidad de
problemas para mi equipo porque seguía mi relación contigo desde
Butterson. Hice un pobre trabajo manejando la situación. —Alex toma mi
cara entre sus manos y limpia mis lágrimas. Me sorprendo al encontrar
sus manos temblando—. Haré lo que tenga que hacer para compensarte.
Por favor, no me apartes de tu vida de nuevo.
272

Es tan serio en su petición. Tengo dos opciones aquí. Puedo dar un


salto de fe y poner mi corazón de nuevo en la línea por este hombre, o
Pág.

puedo correr. Tan aterrador como es, preferiría tener una oportunidad
con él que preguntarme si podríamos haberlo hecho funcionar si yo
hubiera sido un poco más valiente.
Tomo una respiración profunda para calmarme. —Solo no hagas
algo así nunca más y no tendré que hacerlo.
—No lo haré. Te lo prometo. —El coche se detiene mientras se
mueve para besarme, y el intercomunicador en el techo cruje.
—Señor Waters, hemos llegado.
Alex cierra los ojos y exhala en un suspiro molesto. Soltándome, se
acerca, abre la puerta y Jeeves me ofrece la mano. La acepto, sintiéndome
un poco inestable después de una conversación tan intensa. Alex le da
las gracias y me guía por las escaleras a su casa.
Una vez que estamos dentro, las cosas se vuelven incómodas de
nuevo. Mete las manos en los bolsillos y me ofrece una copa.
—No tengo sed en este momento.
—Ni yo.
Se rasca la barba. —¿Quieres hablar un poco más?
Niego con la cabeza. —No creo.
—Podríamos jugar Scrabble.
Correcto. Porque eso es lo que quiero hacer en este momento.
—Tal vez en otra ocasión. —Me acerco, y mi pecho casi roza su
estómago a través de las capas inconvenientes de su traje. Sus ojos caen
a mi escote. Me puse un escote en V esta noche por una razón—. ¿Vas a
darme un beso?
Traga. —¿Quieres que lo haga?
—Creo que sería una buena idea.
—Yo también.
Vacila hasta que me presiono contra su cuerpo, tocándonos. Luego
ahueca mi nuca con la palma de su mano y se lanza sobre mí. Todo es
lengua, dientes y agresión.
Nos quedamos en el vestíbulo durante unos diez minutos, nuestras
bocas follando con abandono. Es lo mismo, pero diferente. Tanto ha
cambiado entre nosotros desde la última vez que estuvimos juntos.
Pero sigue siendo Alex, y sigo siendo Violet. Ya tiene su mano
dentro de mi camisa. Al mismo tiempo, trata de deshacerse de su
chaqueta, llevándome a las escaleras. En un raro momento de torpeza,
se tropieza en el primer escalón y aterrizamos en el suelo. La intensidad
del momento se rompe, y me río contra sus labios.
Se levanta apoyándose en sus brazos, sus ojos son salvajes, el
273

pecho agitado. —¿Quieres que me detenga? ¿Debo parar? ¿Me muevo


demasiado rápido?
Pág.

Niego con la cabeza y le tiro hacia abajo por la corbata. —No dejes
de besarme.
—Jodido infierno, te he extrañado tanto.
Con un brazo alrededor de mi cintura, Alex me arrastra por las
escaleras mientras mantiene su boca fusionada con la mía. La
coordinación de hacer esto es asombrosa. Sigo chocando mis codos en
las escaleras en el camino. La única razón por la que mi cabeza está
segura es porque Alex sostiene mi nuca. Hace una pausa en la cima de
la escalera, al parecer incapaz de esperar hasta que estemos en la
privacidad y comodidad de su habitación.
Tira su corbata a un lado, seguida de mi camisa. Alex pasa a su
camisa, abriendo los botones. Mientras tanto, lucho en vano con el
broche de mi sujetador, incapaz de conseguir que se abra a pesar de
haber hecho esto cada maldito día durante los últimos diez años o más.
Mi pecho se halla en la cara de Alex, así que desliza dos dedos en
la parte delantera de mi sujetador entre mis tetas. Luego da un tirón, con
fuerza. Un bretel rebota en la barandilla.
—¿Qué demonios? —pregunto porque, bueno, ¿qué demonios? Es
un sujetador de marca nuevo.
—Te voy a comprar otro. Lo quería fuera. —Su boca desciende
sobre un duro pezón, y la palma cubre el otro libre.
Gime, aprieta, busca a tientas, chupa y gime un poco más. Lanzo
mi cabeza hacia atrás y me golpeo en la barandilla cuando usa sus
dientes.
Alex levanta la mirada. —¿Estás bien?
Gimo en respuesta.
—Dios, eres sexy —dice alrededor de mi pezón, en apuros para
dejar de besarlo, supongo.
—¿Sabes lo que es sexy? —Mi voz sale ronca y baja. Mi intención
es sonar sensual, no como si tuviera un problema pulmonar.
—¿Mmm?
—Tú, medio desnudo.
—¿Eso crees? —Nos levanta.
—¿Sabes lo que es aún más sexy? —pregunto mientras me levanta
y me lleva por el pasillo.
—¿Tú desnuda?
—No. Tú desnudo.
Tan pronto como me tira en la cama, desabrocho frenéticamente
su cinturón y doy un tirón a sus pantalones.
274

La polla monstruosa es liberada, casi sacando mi ojo. Suspiro


cuando toco la piel caliente. —Te extrañé mucho.
Pág.

—¿Me hablas a mí o a mi polla? —Se ve ligeramente ofendido pero


sobre todo entretenido.
—Ambos. —Levanto mi mirada—. Pero sobre a ti por encima de la
cintura.
Muestra su sonrisa arrogante de lado, su alivio es evidente. Traza
la curva de mi labio inferior. —Eso espero.
Deslizo mi mano por su pecho, enganchando la palma de mi mano
alrededor de su nuca, y me estiro para llegar a sus labios. —Extrañé cada
parte de ti.
El cuerpo de Alex se ubica repentinamente al ras contra mí, sus
labios en mi cuello. Giro la cabeza para darle mejor acceso y estoy
distraída por uno de sus jerseys que cuelgan en el soporte. No debería
notar cosas como esta mientras estamos ocupados tratando de hacerlo,
pero es de color rojo.
—Ganaste la Copa Stanley esta noche —me quejo.
—Mmm, lo hicimos —dice Alex. No toma crédito por la victoria. Es
un jugador de equipo.
—Anotaste el gol de la victoria. —Paso mis manos sobre sus
hombros y espalda, mientras hago círculos con mis caderas. Mis malditos
pantalones tienen que salir.
—¿Eso te calienta? —Sus ojos se iluminan de la manera más
diabólica.
—Todo en ti me pone caliente. Observarte jugar me pone tan
mojada que traje bragas adicionales para poderme cambiar entre las
entradas —susurro.
—Se llaman períodos en hockey. Entradas son para el béisbol. —
Alex se apoya sobre sus rodillas y desabotona el botón de mis pantalones.
Lo sé. Lo dije para ver si se encuentra prestando atención. Alex
sumerge sus dedos dentro de mi ropa interior, y ya no puedo pensar con
claridad. Esto quiere decir que empiezo a hacer preguntas tontas. —¿Por
qué los chicos usan metáforas deportivas para el sexo?
Hace una pausa, probablemente para ver si lo digo en serio. —
Porque podemos relacionarlo con eso, supongo.
Alex tira el pantalón por el borde de la cama y desliza sus ásperas
manos hasta la parte exterior de mis muslos. Comienza en mi rodilla y
besa un camino al norte. —Estoy a punto de llegar a la tercera base. —
Sonríe, acercándose a la tierra del Castor.
Me he quedado sin comentarios sarcásticos. Lo honro con un
sonido sin sentido cuando se sumerge entre mis piernas.
Su lengua se desliza a lo largo de mi coño. Ambos gemimos como
275

locos. Bueno, yo gimo, y Alex hace este sonido tremendamente atractivo


que es algo entre un gruñido y un gemido. Murmura cosas que no puedo
Pág.

entender, pero la sensación que crea es sin igual, así que no me


encuentro a punto de detenerlo para averiguar lo que me perdí.
Se apoya sobre sus rodillas, levantando mis caderas por lo que solo
mis hombros y cabeza descansan en la cama. Me da una increíble vista
de lo que me está haciendo. Roza mi clítoris con los dientes al mismo
tiempo que toma mis pezones entre sus dedos.
Es en este momento que exploto en un orgasmo. Todo mi cuerpo
se siente absorbido por un remolino de sensaciones. No tengo ni idea qué
sonidos hago, si es que he hecho alguno, porque todo mi mundo parece
haberse vuelto negro.
Alex me coloca con suavidad sobre el colchón, con la cabeza ya no
entre mis muslos. —¿Lo hice bien? —Se cierne por encima de mí, con el
rostro a un centímetro del mío, y puedo sentir su polla monstruosa
sacudirse en mi estómago.
—Ahdiomo.
—¿Eso es un sí? —Se ve muy contento. No lo puedo culpar. Si lo
hubiera hecho ver momentáneamente negro, también tendría una
sonrisa socarrona.
Asiento en lugar de verbalizar una respuesta. La polla monstruosa
está lista, buscando reencontrarse con mis partes especiales. Alex lleva
la cabeza de su pene hacia atrás y adelante por encima de mi clítoris un
par de veces, probablemente para que pueda escuchar mi banda sonora
porno. Luego se desliza a casa.
—Santa mierda —gime Alex.
—Lo sé. —Asiento en su hombro y muerdo porque, maldita sea, ha
pasado un tiempo y nada ha cambiado en las dimensiones de su polla.
Levanta la cabeza mientras comienza a moverse. Estoy atrapada en
su mirada, incapaz de apartarla mientras cambia su peso por lo que su
pelvis roza mi clítoris con cada embestida lenta. Coloco mis manos en su
cabello y exhalo vacilante. La calidez que viaja a través de mi cuerpo se
refleja en sus ojos. Su amor, su deseo y nuestra necesidad mutua me
envuelven, la sensación y la emoción se fusionan. Cuando me venga, va
a ser increíble.
—Violet. —Desliza sus manos debajo de mis hombros,
sosteniéndome con fuerza.
Gimo las palabras de las que he tenido demasiado miedo hasta este
momento. —Te amo.
Espero estar semi-coherente, o me sentiré como una idiota si me
pide una aclaración. Mis ojos piden que los cierre, pero no lo haré. Me
concentro en él mientras aparece la sonrisa más dulce, seguida por la
respuesta inesperada.
276

—Oh mierda. Me voy a…


Pág.

Sus labios se abren y sus ojos se ponen vidriosos. Empuja en mí,


profundo y duro, golpeando ese lugar especial que me hace ver estrellas
y fuegos artificiales y duendes. No importan los duendes, son
espeluznantes.
Permanecemos ahí, completamente inmóviles, durante cinco
minutos, que se siente más como cuarenta y cinco.
—Eso fue impresionante. —Lo miro con ojos legañosos. Ahora, me
encuentro en modo “estúpida post orgasmo”.
—Ajá.
—Violet.
—Mmm.
Alex tira de las mantas, envolviéndonos en nuestra mutua calidez.
—También te amo.

277
Pág.
Incluso las relaciones
asombrosas necesitan trabajo
Traducido por Miry
Corregido por Auris

Violet
Nuestra relación no es mágicamente perfecta después de que Alex
se disculpara e intercambiáramos nuestros “te amo”. Estamos
entendiendo las cosas y divirtiéndonos mientras lo hacemos.
Fuera de temporada, entrena casi a diario, y gran parte de su
tiempo libre es absorbido por anuncios promocionales. Al parecer,
ponerse a sí mismo en el ojo del huracán con una declaración pública de
amor, tiene un impacto increíble en la mercadotecnia. Las compañías
piden a gritos utilizarlo para diversas campañas. En lo personal, mi
favorita es la promoción a los condones Trojan. Los extra grandes, por
supuesto. Tengo una silueta suya de dos metros en la esquina de mi
dormitorio. Viste sólo bóxer. Es la mejor inspiración que tengo para
masturbarme. Alex lo voltea de cara a la pared cada vez que duerme en
mi apartamento.
No me he ido a vivir con él, aún. Sólo han pasado un par de meses
desde que volvimos, y trato de no apresurar las cosas. Alex es como un
príncipe de cuento de hadas. No como uno que viene montando como un
caballero de blanca armadura para salvarme, sino más como uno que se
278

sumerge en grandes decisiones de vida sin ninguna precaución. Me pide


que me mude cada semana. He decidido que si las cosas van bien para
el otoño, diré que sí.
Pág.

Sería fácil caer en una rutina donde todo lo que hago es ir a su


casa, comer su increíble comida y dormir en su enorme y cómoda cama.
Hago eso no más de dos veces por semana; está bien, tres veces. Lo
equilibramos con pasar la noche ocasionalmente en mi apartamento. Eso
no le gusta. No es tanto por el apartamento, es la falta de lujo. Siento que
es importante saber lo que es no tener millones de dólares y trescientos
setenta y dos metros cuadrados de espacio habitable.
Esta noche, Alex se encuentra en la austeridad de mi casa.
Arreglamos que se quede aquí los miércoles en la noche. Esto es
totalmente a propósito de mi parte. Melvin, mi apestoso vecino amante
del metal pesado, sale hacia su club de juego de rol cada miércoles.
Siempre se va vestido como mago.
Eso no quiere decir que trato de ocultar el enamoramiento que tiene
Melvin por mí. Alex sabe sobre eso. Aunque ignora que Melvin aún me
visita regularmente para ver si quiero jugar Guitar Hero.
Lo que trato de ocultar es el hábito de Melvin de escuchar música
obscenamente alta todas las noches entre las siete y las once. No quiero
darle más munición para convencerme de mudarme con él. No me
encuentro lista. No lo creo. Aún no.
Se encuentra sentado en mi sofá, bebiendo una cerveza ligera, no
puede beber la regular debido a los entrenamientos de pretemporada.
Rara vez se toma un descanso de toda la alimentación saludable. Ve
Netflix, debido a que no pagaré por cable, y no dejaré que lo pague,
tampoco. Melvin debía salir esta noche con sus amigos. En cambio, nos
da serenata con su música. Puedo cantarla si quiero. O gritarla, para tal
caso.
—¿Qué diablos hay de malo con ese tipo? —Mira la pared que nos
separa del sonido apenas amortiguado.
—Tal vez tiene discapacidad auditiva.
La audición de Melvin está bien. Creo que la pone a este volumen
para encubrir la frecuencia con la que se masturba. La única razón por
la que puede salirse con la suya es porque el vecino del otro lado es un
anciano prácticamente sordo. También es el ligue de la señora Bullock,
el anciano, no Melvin. Descubrí eso cuando lo atrapé dejando el
apartamento de la señora Bullock con su bata de baño demasiado corta
y con estampado de cebra, con sus flácidas bolas viejas colgando por la
parte de abajo.
—¿Cuánto tiempo dura esto? —Se mueve como si estuviera
incómodo, lo cual es absurdo. Me quedo dormida en este sofá todo el
tiempo; es como estar sentada en una nube.
Me encojo de hombros. No quiero decirle que es casi constante.
—¿Violet? —Alza su ceja sexy, su tono exige una respuesta.
279

—No es tan malo.


—No te creo. Tendré una plática con ese imbécil.
Pág.

Se pone de pie, listo para decirle a Melvin que apague la música.


No puedo permitir que esto suceda. Si Alex ve a Melvin y éste dice mi
nombre de la forma en que normalmente lo hace, como si quisiera
follarme, pateará su apestoso trasero. No quiero que me echen de mi
apartamento, ni quiero que Alex sea acusado de agresión.
—No lo hagas. Me encuentro bien con eso. Me gusta esa música.
—Tarareo durante unos segundos, marcando el ritmo. Realmente odio
esta mierda.
—¿Por qué no quieres que hable con él? —Es demasiado rápido,
demasiado inteligente y demasiado perspicaz para su propio bien.
—Mmm, eh...
Cruza sus brazos sobre el pecho. Eso hace que sus músculos se
hinchen de manera distractora.
—¿Sigue intentando conseguir que salgas con él?
—No. —Lo digo todo agudo. Tengo que aprender a mentir mejor.
—Oh, por el amor de Dios. —Me toma de la cintura y me lleva a la
pared que comparto con Melvin, donde me clava con su cuerpo.
—Qué…
—Haremos un poco de nuestros ruidos. —Sonríe, pero sus ojos son
oscuros y posesivos. Ooooh, Alex muy enojado, oscuro y posesivo es sexy.
—Oh. Buen plan. —La polla monstruosa se ha elevado para la
ocasión. Mis partes correspondientes responden en consecuencia.
Me hallo desnuda en un instante. Mi ropa literalmente se incinera
dejando mi cuerpo gracias a su mirada ardiente. En realidad no,
simplemente tiene dedos ágiles. Sólo se molesta en quitarse la camisa y
en desabrocharse los pantalones. Siendo el amante considerado que es,
todavía utiliza los dedos por un minuto, para prepararme para la PM.
Una vez que me encuentro lo suficientemente preparada, me
levanta y me baja sobre sí. Golpea su mano contra la pared cada vez que
empuja. Es duro, rápido y ruidoso, que es lo que intenta. En un punto,
la música se detiene completamente, justo en medio de una de mis épicas
declaraciones de amor a su polla.
La música regresa inmediatamente, esta vez más fuerte. Eso lo
enoja aún más; canaliza su ira en mi placer, ruidoso. Haciéndome la
destinataria de dos orgasmos estelares.
Cuando por fin se viene, deja un hueco en los paneles de yeso con
el costado de su puño.
No puedo estar de pie por mi cuenta después de que me baja. Al
principio, le preocupa haberme herido, y luego comprende que me folló
hasta que no puedo caminar de nuevo.
280

—Ven, cariño, deja que te ayude. —Me lleva hasta el sofá, su


sonrisa irritantemente arrogante fija en su lugar. Me siento como un fideo
Pág.

blando como para hacer más que mirar desde una posición semi
acostada.
Alex es un gran fan de la comida después del sexo. No tengo un
cocinero personal que prepare este tipo de cosas para mí, así que tenemos
que salir para conseguir algo. Me encuentro demasiado atontada después
del orgasmo como para discutir en contra de eso, así que trato de
averiguar cómo usar mis piernas de nuevo y vestirme, con su ayuda.
Camino de puntillas rápidamente al pasar la puerta de Melvin. Alex
tiene otras ideas; golpea con la fuerza suficiente para hacer que la luz por
encima de nosotros tiemble. Melvin se asoma con la cadena de la
cerradura aun puesta. Su ojo, el único que puedo ver, se mueve hacia mí
y luego hacia otro lado. Su rostro se vuelve rojo como un tomate.
Alex arruga la nariz cuando le llega el apestoso olor que emana del
apartamento. Su sonrisa es oscura, y mantiene un brazo envuelto
protectoramente en mí. —Oye, amigo. ¿Te importaría mantener la música
baja en el futuro? Violet es demasiado educada para pedirlo. Esto hace
que le sea difícil funcionar. —Alex remarca el “funk” en funcionar, lo que
hace que suene como fuck-shun13.
—Oh, sí, sí, claro. —Melvin asiente, mirándolo con los ojos abiertos.
—Gracias, hombre. —Alex me guía por el pasillo con la mano en mi
trasero. Protesto, pero en realidad es algo divertido.
Dos semanas terriblemente embarazosas después del fiasco del
sexo contra la pared, durante la cual Melvin me evita y la señora Bullock
da guiños conocedores, las tuberías en mi cocina explotan e inundan mi
apartamento. El casero me dice que tomará una semana arreglarlo.
Alex reacciona de forma exagerada y le dice que eso es inaceptable.
La actitud del casero de “no es mi problema” lo enoja. Después de un
encuentro a gritos, donde Alex, cuestionablemente, amenaza con
golpearle el trasero con su palo de hockey, el casero dice que hará su
mejor esfuerzo para arreglar las tuberías lo más rápido posible. Alex no
parece terriblemente preocupado por las tuberías, para ser honesta.
Me apresuro a tirar un montón de cosas en una bolsa de viaje, y
nos dirigimos a su casa.
Frota mi nuca. —Puedes quedarte conmigo hasta que arreglen las
tuberías.
—De acuerdo. —Realmente no consideré ninguna otra opción,
aunque la casa de la piscina de mis padres siempre está abierta, si no
me importa que mi mamá entre sin previo aviso.
281

—Tal vez deberías pensar en buscar otro apartamento.


—¿Por qué querría hacer eso?
Pág.

—No lo sé; tal vez porque el casero es un imbécil y tu vecino se


masturba a la pared contigua mientras duermes.

13 Fuck-shun: evitar-follar. Juego de palabras que se pierde con la traducción.


Ese es un pensamiento escalofriante. —Sin embargo, se encuentra
tan cerca de mi trabajo. Lo de la música no es malo.
Se estaciona en su entrada. —Violet.
—Bueno. Es malo. Todavía puedo manejarlo, y realmente no quiero
empacar de nuevo todas mis cosas. Es un dolor en el trasero.
—Cierto. Está bien. —Su rostro cae.
Coloco mi mano en su brazo. —Alex, Melvin es inofensivo. Huele
peor que la bolsa de hockey de Buck. No es una amenaza.
—Lo sé, nena. Entremos para que te instales.
Me sorprende que no sugiera que me mude con él; tal vez he evitado
darle una respuesta tantas veces que tiene miedo de preguntar de nuevo.
Llevo mi bolsa de viaje arriba. Alex yace sobre su cama y me observa
mientras cuelgo algunos atuendos en su armario. Luego me muevo a la
cómoda; tengo un cajón reservado. Mayormente contiene una variedad
de ropa interior, algunas sexy, algunas inspiradas en historietas.
Se quita la camiseta y desabrocha sus pantalones. —Oye, ¿quieres
ir a nadar? Puse la piscina a treinta grados hoy.
—Eso es para congelarse. —Lo cual es técnicamente imposible, ya
que es julio y nos hallamos en medio de una ola de calor.
—Centígrados, no Fahrenheit.
—No tengo traje de baño conmigo.
—¿Y? ¿Para qué necesitas un traje de baño? —Su sonrisa se
encuentra llena de sexo y promesa.
—Buen punto. —Me desnudo mientras me observa desde su cama.
Desnuda, corro por las escaleras y salgo por la puerta al patio trasero.
Echo un vistazo por encima del hombro para encontrarlo
persiguiéndome, sacándose los pantalones cortos y casi cayendo de cara
en el proceso. Me encuentro casi por atravesar el patio cuando envuelve
un brazo alrededor de mi cintura y me levanta del suelo. No reduce la
velocidad mientras corre hacia el borde de la piscina. Grito cuando
tomamos vuelo, y aterrizo en el agua templada con un chapoteo enorme.
Mantiene sus manos en mi cintura, impulsándonos hacia arriba.
Salgo a la superficie con un jadeo, riendo. —Casi te gano.
Levanta la ceja izquierda. —Ni siquiera estuviste cerca.
—Estuve totalmente cerca. —Me sostengo de sus hombros, para no
tener que flotar.
282

—Probablemente hubieras tenido una oportunidad si no te


hubieses encontrado desnuda. Es una gran motivación para capturarte.
—Sus manos se hallan en mi cintura y migran hacia el norte.
Pág.

—Ahora sabemos lo que aumentaría tu velocidad durante la


práctica.
—¿Sabes lo que debes practicar? Flotar sobre tu espalda —dice.
—Lo que deseas es ver mis pechos brillar a la luz de la luna. —
Pongo mi pie contra su pecho, intentando usar su sólido cuerpo para
impulsarme. Agarra mi tobillo y me jala hacia él.
Nos movemos hasta el borde de la piscina, donde me fija contra un
lado con su cuerpo. Su sonrisa es suave, dulce, como dulces de azúcar
de maple derretidos en mi lengua. —Me conoces tan bien.
Envuelve mis piernas alrededor de su cintura, pero me mantiene
en alto, así que nos hallamos cara a cara y la PM no toca al castor.
—Pronto volveré a empezar a entrenar.
—¿Eso significa pasar menos noches juntos? —Es algo bueno que
mis tuberías se rompieran; puedo abastecerme de tiempo juntos.
—Espero que no. Pero tendré menos tiempo libre. Estaré en el
gimnasio y en la pista mucho más.
He estado en el gimnasio mientras Alex se hallaba ocupado en una
sesión de entrenamiento ligero. Verlo correr, sudar y levantar pesas es
casi pornográfico.
—¿Te preocupa el cómo lidiaré con eso?
—No. —Frota su nariz contra la mía—. Me preocupa la forma en
que yo lidiaré con eso. —Me encanta que sea duro por fuera y un
completo bombón por dentro.
También sé a dónde va con esto. —¿Me pedirás que me mude
contigo de nuevo?
—No. —Sus labios se hallan en mi cuello, sus dientes muerden mi
piel.
Bueno, eso es una sorpresa. —¿No?
Reajusta su agarre, esta vez alinea las cosas. —Nop. Es una
invitación abierta. Cuando te halles lista para mudarte, me lo dices.
No es la respuesta que esperaba. Trato de desafiarlo, pero me besa
y no hay más palabras.

Toma más de una semana arreglar las tuberías. Después de nueve


283

días en casa de Alex por fin soy capaz de regresar a mi apartamento. No


me siento del todo entusiasmada con tener mi propio espacio de nuevo,
y no es porque su casa sea mucho mejor que mi apartamento mediocre.
Pág.

Me acostumbré a verlo todos los días. Incluso le cociné, concedo que todo
lo que tuve que hacer fue programar el temporizador en el horno. Hice
una ensalada para acompañar. Y elegí una botella de vino. Estoy
totalmente domesticada.
Al segundo en que abro la puerta de mi apartamento, soy golpeada
en mi sentido olfativo. Huele como a calcetín de gimnasio cubierto de
huevos podridos. También se encuentra muy caliente. Descubro que el
olor nauseabundo es, en realidad, la basura. Para cuando he terminado
de sacarla, me encuentro muerta de sed y chorreando sudor. No es una
apariencia sexy. Me doy una ducha tibia y debato mis opciones.
Alex será más que feliz de tenerme de vuelta en su casa, y me siento
feliz de estar ahí. También me encuentro segura de que si regreso, no es
probable que quiera regresar a mi apartamento. Me he contenido,
pensando que si espero hasta el final del verano, habremos estado juntos
el tiempo suficiente para que sea razonable. Poner una línea de tiempo
no cambia si me encuentro lista o no para ese paso.
Empaco una maleta llena de ropa y lanzo algunos objetos
esenciales, como mi set de depilación con cera y maquinillas de afeitar,
en una caja. Dice mucho que nunca terminé de desempacar. Seis cajas
permanecen en el fondo de mi armario, contiene elementos que deben ir
en los armarios o estanterías. No me he tomado el tiempo para que eso
ocurra. Este apartamento siempre ha sido provisional, una parada de
camino a otro destino.
Son más de las nueve cuando llevo todas las cosas al coche y
conduzco hacia la casa de Alex. No me molesté en llamar. Aparco tan
cerca de la puerta principal como puedo y ruedo mi maleta por las
escaleras. Tengo el código para entrar, pero imagino que es más
impactante si toco el timbre.
Abre la puerta vistiendo sólo un par de pantalones cortos de
baloncesto. Es bueno en casi todos los deportes que incluyen balones o
discos.
Mira hacia mi maleta. —Hola. ¿Olvidaste el código?
—Mis manos se encontraban llenas. Algo está mal con el aire
acondicionado en mi departamento —digo a modo de explicación.
La emoción en sus ojos se atenúa, pero toma mi maleta igual. —
Oh. ¿Así que quieres quedarte aquí por un par de días más?
—En realidad, no llamé al casero al respecto.
—Tendrá que hacer algo, Violet. No puedes estar sin aire en el piso
veinte.
—Ese es el asunto —digo mientras lo sigo dentro de la casa—. No
creo que quiera quedarme allí durante el verano.
284

Se gira, con los ojos muy abiertos del tipo asociado con sorpresa y
esperanza. —¿Vas a mudarte conmigo?
Pág.

Asiento, y su sonrisa ilumina mi mundo.


—Me encanta estar aquí.
—¿Sí? —Aún sonríe mientras me jala para un beso.
—Por supuesto. —Su amor es el mejor regalo, llena mi corazón, da
vida a un futuro que no puedo esperar a empezar a vivir—. Mi cosa
favorita en el mundo se halla aquí.
—¿Yo?
—Tú.

285
Pág.
La polla monstruosa es un súper
héroe
Traducido por Alessandra Wilde & Fany Stgo.
Corregido por Daniela Agrafojo

Alex
—Violet, ¿estás lista para irnos? Tenemos que llegar al aeropuerto.
—Compruebo el dormitorio. No la encuentro en ninguna parte. Podría
jurar que me dijo que hacía sus maletas. Esto es inusual, donde está
Violet, raramente hay silencio—. ¿Violet?
—¿Qué haces? —Casi me mata del susto cuando sale de la
habitación de invitados que hemos convertido en su “espacio privado”, y
que utiliza para almacenar sus cajas sin desempacar.
—Trataba de encontrarte. ¿Estás lista? —La miro de arriba abajo.
Definitivamente no está lista para irnos. Lleva bragas y una
camiseta sin sujetador. Tenemos que partir en los siguientes quince
minutos para poder llegar a nuestro vuelo. No tiene puesto un sujetador.
Cubre su pecho con uno de los libros que está sosteniendo. Sólo
esconde una de sus tetas. Hace lo mismo con la otra mano, protegiendo
su erecto pezón de mis ojos codiciosos. El daño ya está hecho. Los he
visto. El monstruo en mis pantalones ha despertado.
—Mira lo que has hecho. —Apunto a mi entrepierna.
286

—Estoy segura de que podemos solucionarlo.


Pág.

Violet baja los libros, burlándose de mí. Los pechos son lo mejor
que jamás se haya creado. Mi pene está de acuerdo. Se presiona contra
el cierre de mis pantalones, tratando de abrirse camino hacia afuera y
llegar a las tetas de Violet, y posiblemente entre sus muslos, ya que ese
es su lugar favorito para pasar el rato.
—No tenemos tiempo, Violet.
Se balancea hacia adelante y se frota contra mí. Puedo sentir sus
pezones a través de la fina tela de nuestras camisetas, lo que empeora la
hinchazón en mis pantalones. No puedo lidiar con el dolor de una
erección durante las próximas tres horas.
—Voy a resolver tu problema en el camino hacia el aeropuerto;
siempre y cuando puedas realizar múltiples tareas. —Acaricia mi polla a
través de mis pantalones.
La lujuria se abre paso en mi cerebro. Estoy seguro de que escuché
una insinuación al camino por delante.
—¿Qué puedo hacer para ayudar?
—Creo que puedes sostener mis tetas por mí. —Se mira fijamente
el pecho.
Ya estoy ahuecándolos.
Les doy un apretón y trato de besarla. Esto lleva a una cierta
fricción sobre la ropa de polla contra coño hasta que suena la alarma de
mi teléfono; tenemos cinco minutos para llegar al coche e irnos, o vamos
a perder nuestro vuelo. Nos apartamos el uno del otro. Violet se pone uno
de esos pantalones de yoga, y cargo el coche. Secretamente, verifico mi
bolsa de equipaje de mano por última vez para asegurarme de que la caja
de Tiffany todavía se encuentra en el bolsillo delantero.
Una vez que estamos en camino, Violet juega con la radio, se
agacha bajo su cinturón de seguridad, y sigue adelante con su estrategia
de resolución de problemas. Reclino el asiento para darle más espacio
para hacer lo suyo. Es lo suficientemente considerada como para sujetar
su cabello en una cola de caballo para que yo pueda ver lo que está
haciendo mientras lo está haciendo.
Voy a admitir que es bastante difícil concentrarse en conducir
mientras los labios de Violet se envuelven alrededor de mi polla. Estoy
dispuesto a perfeccionar el arte de la multitarea si decide que quiere
volver a hacerlo. No es hasta que estoy gimiendo y viniéndome que me
doy cuenta de que voy a casi ciento setenta kilómetros por hora. Llegamos
al aeropuerto en un tiempo récord. Tengo la suerte de evadir una multa
por velocidad y un cargo por exposición indecente.
El vuelo de Chicago a Toronto es corto, y estoy súper relajado,
gracias a Violet y su boca. Recogemos el coche de alquiler una vez que
aterrizamos y dejamos la ciudad hacia el norte, lejos de los rascacielos y
287

entrando al denso bosque y paisajes rocosos.


—¿A dónde vamos exactamente, otra vez? —pregunta cuando salgo
Pág.

de la carretera hacia las rutas menos transitadas.


—Al lago Muskoka. —Hasta ahora, he mantenido los detalles
vagos—. Estamos a sólo media hora de distancia.
—¿Hay agua corriente? No voy a tener que orinar en un arbusto o
en una de esas letrinas, ¿verdad? Mi madre me envió al campamento de
las Chicas Exploradoras cuando era niña. ¡Había arañas en el baño! —
Se estremece y tira de sus rodillas contra su pecho como si reviviera el
recuerdo.
Me río. —Hay agua corriente. No necesitas preocuparte por orinar
con las arañas.
Balbucea algo acerca de no ser gracioso mientras busca en su
bolso. Sacando un bálsamo labial, satura sus labios generosamente,
haciéndolos brillar. Me recuerda a la forma en que lucen cuando suelta
mi polla. Maldita sea. Necesito calmarme. Estoy demasiado emocionado
por estas vacaciones.
Violet encuentra una estación de música que le gusta y canta a
todo pulmón las letras de baladas de rock de los años ochenta. Es muy
desafinada, pero sigue siendo adorable.
—Esta no es una cabaña —dice cuando salgo del camino de tierra
y sigo por una entrada bordeada de árboles.
—¿Esperabas una choza deteriorada?
—Bueno, sí, supongo que sí. Es una casa, Alex. Una bonita casa
en un lago. Pensé que íbamos a alojarnos en un remolque o algo.
Solo puedo venir aquí un par de veces al año. Quería algo cómodo
y funcional, sino un poco excesivo.
Violet asimila sus alrededores; la casa de dos pisos con techo de
dos vertientes y paredes de madera teñida se encuentra cerca de la línea
de la costa, ofreciendo una impresionante vista del lago. El sol se asoma
a través de abedules y pinos, brillando en su cara. Cierra los ojos y respira
profundo. Le gusta. Me gusta eso.
Tomo su mano. —Vamos. Te voy a enseñar el interior.
La cabaña es de concepto abierto con ventanas en la parte
delantera, dándome una vista ininterrumpida del lago. El dormitorio
principal no es la excepción. Hacia el oeste, tiene su propia terraza
privada, con hamaca. Podemos yacer allí y ver la puesta de sol. No puedo
esperar para tener sexo al aire libre con Violet. Ni siquiera me importa si
es ruidosa y los vecinos escuchan. Bueno, tal vez sí. Si me gustaran esas
cosas de BDSM que le gusta leer, podría tratar de ponerle una mordaza
o algo así. Pero no. Vamos a tener que jugar a “ver cuán silenciosos
podemos ser” en su lugar.