Está en la página 1de 5

SALUD-ENFERMEDAD MENTAL (BIOLOGISTA)

   El aspecto biológico tiene una importancia en el origen de las enfermedades mentales y en


especial la edad y el sexo, influyen grandemente.

El órgano de lo psíquico es el cerebro, por lo que todo problema psíquico implica alteración de
éste órgano, considerado por la biblia una taza de oro. Una alteración frecuente en los trastornos
mentales se relaciona con anormalidades en la comunicación neuronal, en determinados circuitos.

      En el caso de la depresión no se han encontrado anomalías anatómicas características. Según


Berke y Hyman,  en estudios del 2000 , se demuestra que el riesgo de enfermedad puede deberse
a cambios en la reactividad de los circuitos neuronales . Se pretende que en ello están implicados
cambios sutiles en la estructura , la ubicación o los niveles de expresión de proteínas esenciales
que garanticen su funcionamiento normal.

En algunas enfermedades psíquicas como las toxicomanías se han visto problemas de una
anormalidad en la plasticidad sináptica. Se trata de que las conexiones neuronales (sinapsis) se
alteran por la acción del uso de tóxicos y dan origen a alteraciones de pensamiento, las emociones
y el comportamiento.

En relación a la genética , se ha demostrado un importante componente genético de riesgo en


enfermedades psiquiátricas graves. También es cierto que es muy complejo . Ello se basa en el
estudio de trastornos mentales en el seno de familias multigeneracionales , como aquellos en los
que se ha comparado el riesgo de trastorno mental en gemelos nonocigóticos ( idénticos) y
dicigóticos. En general lo que es claro es que los trastornos mentales y del comportamiento se
deben esencialmente a la interacción de múltiples genes de riesgo asociado a factores ambientales
en especial de tipo social. Se ha visto que los estresores sociales desencadenan enfermedades
mentales en personas con predisposición genética.

SALUD-ENFERMEDAD MENTAL (PSICOLOGISTA)


Desde este punto de vista, el psicólogo como profesional de la salud mental adquiere un papel
cada vez más importante en los problemas de salud.

Históricamente la Psiquiatría y su correlato, el sistema manicomial, se constituyeron en guardianes


del orden establecido aplicando la ideología de la desviación, negando en la práctica el carácter
relativo, convencional, no universal, de la propia desviación e ignorando los factores sociales
intervinientes en la causación de la enfermedad mental.

Posteriormente, se abren paso lenta y dificultosamente otros modelos, cuya trascendencia


innovadora queremos subrayar y que ya hemos analizado con cierta amplitud en otro lugar.

Nos referimos, por una parte, al modelo de Psicoterapia Institucional, que se planteó la necesidad
de un cambio fundamental en la estructura de las instituciones asistenciales (fundamentalmente
manicomiales) para conseguir la personalización de los individuos en ellas internados y su
participación responsable al más alto nivel posible, concibiendo la enfermedad mental como un
fenómeno claramente social.

Por otro lado, tenemos el modelo de Psiquiatría Alternativa, que también plantea la enfermedad
mental como algo fundamentalmente social y comienza denunciando la forma represiva en que se
aborda la situación patológica, tanto por lo que respecta a la reclusión, como por lo que se refiere
a las técnicas de tratamiento.

En la acción preventiva y terapéutica basada en estos dos últimos modelos, el psicólogo va


teniendo, cada vez más, una presencia profesional que nos obliga a una constante reflexión y
revisión de las funciones de un ejercicio profesional que debe tener la consideración de servicio
social. Y esto es lo que aquí nos proponemos, sí bien muy brevemente por razones de espacio.

La función del psicólogo en Salud Mental

CONVIENE partir del hecho del pluralismo social, científico y tecnológico como fenómeno
progresivamente creciente e irreversible de nuestra sociedad, que impide aplicar epítetos y
caracteres universales y perennes al as distintas funciones sociales que hace años eran concebidas
como algo unívoco e inmutable, tal el caso del médico de cabecera, el maestro, el filósofo, etc.

Eludimos, por ello, hablar del "rol del psicólogo en abstracto, como si esta función debiese ser
tomada unívocamente para cualesquiera tareas que tal profesional pueda efectuar.

La profesión psicológica disfruta -o debe- de un pluralismo que le viene dado por las especiales
características del objeto q que se aplica y de las condiciones en que se profesa. Entendemos que
es diferente el "rol" de un psicólogo entera y específicamente entregado al laboratorio, del de un
psicólogo-profesor o del psicólogo en la escuela o en las consulta, en el hospital, en el barrio o en
las instituciones públicas... Nos parece un error, por tanto, entender unívocamente el rol del
psicólogo y por extensión pensar en una formación de psicólogos unívoca y monolítica..

Nosotros hablamos de un psicólogo, el que trabaja en salud mental, y desde un enfoque, el de los
criterios de salud que procuran los modelos asistenciales que hemos subrayado. A saber, que
antes que los conceptos de normal y anormal, de lo patológico y lo formativo existe el hombre y la
sociedad, el individuo y su medio en el que se generan no sólo las enfermedades, las desviaciones,
sino incluso las normas que las rigen y las categorías que las clasifican. Es este sentido, la sociedad
en -o puede ser- patógena y salutífera y no puede ni debe estar ajena o ausente en todo su tejido
institucional, desde la familia, el barrio o el concejo hasta el Estado, en el proceso de enfermar y
sanar. El psicólogo de que hablamos debe procurar ese enganche de las distintas instancias en el
proceso de curar. Pero, redes sociales patógenas comprometiéndose con las mismas instituciones
un las acción educativas, preventivas, profilácticas, normalizadoras, etc., que permita evitar
muchas de las causas de la enfermedad. El psicólogo de que hablamos es, pues, un trabajador
social.

Para ese complejo -aunque someramente enunciado-perfil profesional es preciso partir


desconocimiento personal y científico de los mecanismos por los que una sociedad se estructura,
opera, se manifiesta, refleja, incorpora; absolutamente imprescindible, a nuestro juicio, para
entender los procesos sociales. El conocimiento de los procesos sociales. es para un psicólogo de
la salud mental tan útil y necesario corno el de los propios procesos psicológicos. Unos y otros se
hallan tan intrincados que cualquier disociación se haría imposible. Sólo las razones de
especialización aconsejan abordar más profundamente uno de ellos, social, psicológico,
somatológico. Precisamente para evitar las desviaciones o sesgos propios de la especialización es
para lo que se hace absolutamente imprescindible la constitución de equipos de salud mental,
integrados multiprofesionalmente, que reconstruyan en su seno la diversidad y riqueza de todo el
proceso.

Desde este punto de vista la función del psicólogo ha de integrarse dentro del equipo asistencial,
sin el cual no tendría sentido ni perspectiva. Pero dentro del equipo, el Psicólogo tiene un puesto
privilegiado porque al estudiar al individuo como una totalidad se convierte en asesor y
coordinador del equipo, y sus opiniones deberán ser tenidas especialmente en cuenta. Parece
ocioso, hacer hincapié en las necesarias actitudes de colaboración, de equivalente y equipotente
participación, de inutilidad de acciones fragmentarias o personalistas, etc.

Todo esto exige del psicólogo unas actitudes que le lleven a una denuncia de la sociedad actual y
del sistema sanitario en particular, apareciendo en todo momento como reivindicador y facilitador
de dos factores básicos:

- la democratización de la estructura asistencial,

- la devolución al presunto enfermo de sus atributos de la persona con sus derechos y libertades.

Para ello ha de trabajar por conseguir una opción asistencial alternativa que tenga en cuenta las
necesidades reales de la población marginada, cuestionando al mismo tiempo el papel secular que
el psicólogo como técnico de la salud mental ha venido desempeñando en la organización social
como agente de control y transmisor de la ideología dominante.

Por otro lado, el psicólogo es el profesional que ha de establecer pautas de investigación para
detectar los niveles de morbilidad psíquica y los factores que originan los trastornos mentales. El
psicólogo es fundamentalmente un profesional de la investigación aplicada, y sus estudios del
medio social deberán llevar a la denuncia de los aspectos insanos y a unos programas de actuación
capaces de transformar la realidad social mediante la intervención directa en la familia, en el
barrio, en el trabajo, en las instituciones en general.

Ha de investigar cuales son las condiciones psicológicas y sociales más adecuadas para hacer
posible la máxima capacidad de maduración del individuo, de forma que su posterior intervención
se haga sentir sobre el juego de fuerzas individuales y sociales, en todos los medios de la
colectividad y en todas las fases del desarrollo del individuo, promoviendo acciones de prevención
con el fin de tratar a tiempo problemas de carácter, carencias efectivas, etc. La atención al hábitat,
al mundo del trabajo, a la familia, a la organización de los tiempos libres, es una exigencia
indispensable para poder disponer de unas condiciones favorables.
SALUD-ENFERMEDAD MENTAL (SOCIOLOGISTA)
Las personas que padecen un trastorno mental están asociadas con la idea compartida
socialmente sobre su supuesta condición de personas peligrosas. La estigmatización constituye un
problema de grandes repercusiones, no solo por el sufrimiento propio de la enfermedad de quien
lo padece, sino que se extiende también a los familiares en cuanto a discriminación, rechazo,
ocultamiento y exclusión por las ideas negativas que se construyen alrededor de ellos.

Las representaciones sociales9 son productos históricos que circulan como creencias compartidas,
valores que van dando forma a la memoria colectiva y la identidad de la sociedad y permiten
acercarse tanto a lo individual como a lo colectivo, pues unifican e integran lo simbólico y lo social,
el pensamiento y la acción.

Como concepto, las representaciones sociales permiten acercarse a la realidad multifacética de la


vida cotidiana, en el sentido de Jodelet, «en tanto nosotros (como) sujetos sociales aprehendemos
los acontecimientos de la vida diaria, las características de nuestro medio ambiente, las
informaciones que en él circulan (y) a las personas de nuestro entorno próximo o lejano»9.

En esta medida dichas representaciones sirven de unidad de análisis para entrar en la cotidianidad
de quienes están inmersos en el mundo del cuidado de los enfermos mentales y las consecuencias
que se generan dentro de sus vidas, principalmente en el campo relacional.

Dado el carácter simbólico de las representaciones sociales, estas se construyen y mantienen en el


tiempo sin que necesariamente seamos conscientes de su presencia, y generalmente un suceso
adverso se constituye en el detonador que pone en presente otras realidades que no figuraban en
el curso de la vida, como sucede con la presencia de la enfermedad mental en el círculo familiar,
que inexorablemente transforma las dinámicas preestablecidas.

La aceptación social de personas que padecen condiciones de salud mental ha probado ser la
mejor ayuda y también la mejor prevención de desórdenes mentales. Desgraciadamente las
personas con condiciones de salud mental son en muchos países víctimas de discriminación
incluso por parte de su propio núcleo familiar, no son aceptadas con facilidad en el mundo laboral,
en el estudio y en la comunidad. La falta de un conocimiento acerca de lo que significa un
problema de condición mental es otro factor que incide en el mismo fenómeno de
marginalización. La prevalencia de serios problemas en las condiciones de salud mental en la
juventud es doble que en el general de la población sumado a que forma el grupo que menos
busca ayuda en este sentido. Los jóvenes tienen un alto potencial de minimizar futuras
deshabilidades si la aceptación social es amplia y reciben la ayuda precisa y los servicios
oportunos.

La recuperación se da ante todo dentro del ámbito de la aceptación social. La discriminación y el


estigma hacen más difícil el proceso de recuperación para personas con enfermedades mentales
en lo que se refiere a conservar su empleo, obtener un seguro de salud y encontrar un
tratamiento.

También podría gustarte