Está en la página 1de 4

Universidad de Santiago de Chile

Facultad de Humanidades
Carrera: Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales
Curso: Metodología de la Investigación en Ciencias Sociales
Profesor: Antonio Aravena
Ayudante: Camila Adasme

Manuel Canales Cerón (Coordinador-Editor)

Metodologías de Investigación Social


Introducción a los Oficios
(Páginas: 9 – 28, LOM Ediciones, 2006)

Alumno: Daniel Droguett


Fecha: 12 abril 2018
En la presente reflexión se busca corporificar un análisis del texto El Oficio del
Sociólogo, del apartado, Naturaleza y Cultura: Sustancia y Sistema de Relaciones en
este capítulo se trata el pensamiento de Marx, en torno a este eje. En primer orden el
autor nos indica, en escritos del propio Marx, que “Cuando las propiedades o las
consecuencias de un sistema social son atribuidas a la naturaleza es porque se olvida su
génesis y sus funciones históricas” (pág., 167) por consiguiente esto busca querer
eliminar todo atisbo de Historia en todo aquello que constituye un sistema estructurado
de relaciones. Es por ello que para el sociólogo alemán, es de suma importancia tener en
consideración los factores históricos y sus respectivas características al momento de
elaborar un proceso productivo. Además de criticar la naturalización de los mismos.

Cuando llega la instancia de referirse a los economistas los trata como teólogos, quienes
solo ven dos clases de instituciones: las artificiales (feudalismo) y las naturales
(burguesía). Bajo la primera clase, decían los economistas, que se podía llegar a la
burguesía como el fin de los medios económicos. Daban a entender que las relaciones
de producción burguesa estaban regidos de manera natural, por ende, no necesitaban de
ningún sustento histórico para tales efectos. No obstante, Marx contradice estas
afirmaciones aduciendo que son las instituciones feudales quienes son los elementos
históricos claves, para entender que dichos sistemas de producción son completamente
distintos de las relaciones de producción.

El factor clave a considerar en todo esto, es la producción material, vale decir:


“Individuos que producen en sociedad, o sea la producción de individuos socialmente
determinada: este es naturalmente el punto de partida” (pág. 168). Marx trata con suma
ironía las ideas en las cuales se piensa en el orden “natural de las cosas” es sumamente
crítico con ellas. Por otro lado menciona que aquellos que se adscriben a estos
postulados, quienes tienen como máximos exponentes, Smith y Ricardo, piensan que el
hombre del siglo XVIII es un producto de la disolución de las formas feudales y por
otro de las nuevas fuerzas productivas desarrolladas a partir del siglo XVI, dejando otra
vez de lado los factores históricos, olvidándose que los individuos pertenecen a
conglomerados humanos determinados.

Cuanto más lejos nos remontamos en la historia nos manifiesta Marx, la presencia del
individuo aumenta, tanto más como productor, desde la familia hasta llegar a las
comunidades, pasando por los respectivos procesos evolutivos. Es enfático en
mencionar que sólo en el siglo XVIII con la “Sociedad Civil las diferentes formas de
conexión social aparecen ante el individuo, como un simple medio para lograr sus fines
privados” (pág. 169) es por ello que no se toman en consideración los elementos
históricos determinantes para lograr este nivel de desarrollo. Es más cómodo como dice
Marx en torno a Proudhon, “explicar el origen de una relación económica, en términos
de la filosofía de la historia mitologizando que a Adán o Prometo se les ocurrió de
pronto la idea” (pág. 169).

Por eso cuando hablamos de producción, “se está hablando siempre de producción en un
estadio determinado del desarrollo social, de la producción de individuos en la
sociedad” (pág. 170) por esta razón es que todas las relaciones de producción tienen
rasgos en común. Algunas son más comunes que otras, pero todas tienen su peculiaridad
que hace que puedan concebirse de una determinada manera, de no ser así simplemente
no podríamos hablar de ellas. Karl Marx es enfático al decir que “Si no existe
producción en general, tampoco existe producción general” (pág.170) lo que quiere
decir que la producción es siempre una rama particular de la misma producción.

Los economistas ignorando los factores históricos de los procesos de producción, lo que
intentan hacer es afianzar aún más esta idea de que todo se rige de manera natural para
introducir las leyes burguesas y hacerlas pasar como eternas, inmutables con el
transcurso del tiempo. Esto lo logran, según Marx añadiendo capítulos en sus escritos
donde se menciona tal como si fuera un manual, las condiciones generales de toda
producción.

Comentario Personal:

La Sociedad burguesa tiene en su haber varios logros, tal es el caso del paso del
feudalismo al capitalismo, tema que hasta el día de hoy se discute en las naciones del
viejo mundo. No obstante la disciplina histórica no es una de ellas, tal y como lo
argumenta Marx en su obra, intenta dejar de lado estos factores para poder afianzar su
poder, bajo teorías especulativas y demasiado generales.
El aporte de Marx, a la disciplina histórica parte justamente desde esta arista: la
economía y los medios de producción. Es por ello que su influencia sigue plenamente
vigente, puesto que es uno de los pensadores que son sus ideas acerca de la importancia
de la historia nos ayuda a entender las transformaciones sociales, que nos permiten
visualizar el sentido de cambio de histórico en la actualidad, siendo el factor de
“Producción” un elemento sumamente clave para poder comprender como estos van
mutando y adoptando nuevas formas con el devenir de los años.

También podría gustarte