Está en la página 1de 7

METODOLOGÍA DEL ESTADO DEL ARTE

Por Paúl Llaque

Este texto es el segundo de una serie destinada a presentar un método

para elaborar el estado del arte como artículo científico. En el primer texto, se

expuso el método de forma general y su primera fase: la heurística o búsqueda

científica (Llaque, 2020). En este texto, como parte de la planificación del

artículo, se detalla la metodología asociada a la elaboración del estado del arte.

Metodología y método

En principio, ¿por qué en los artículos científicos –y el estado del arte es

uno de ellos– se suele incluir una sección de metodología? La respuesta es que,

en un artículo científico, se deben explicitar los fundamentos teóricos en los que

se basa la investigación a fin de asegurar seriedad y rigor, y demostrar que

dichos fundamentos son aplicados sistemáticamente.

¿Qué es metodología? ¿Es lo mismo que método? En el diccionario de la

Real Academia Española y la Asociación de Academias de Lengua Española

(2019/2014), se consigna metodología como “la ciencia del método” y también

como el “conjunto de métodos que se siguen en una investigación científica o en

una exposición doctrinal” (dle.rae.es/metodología). Desde esta perspectiva –

compartida en el campo de las diversas ciencias–, la metodología incluye al

método o a los métodos y a las estrategias metodológicas (técnicas,

procedimientos, instrumentos, etcétera).

1
En síntesis, en un artículo científico, la sección de metodología explicita

los recursos metodológicos (los métodos, las técnicas, los procedimientos) que

se llevan a cabo para realizar la investigación.

Ciencia y método

Según Bunge (2004), la ciencia es un “creciente cuerpo de ideas […] que

puede caracterizarse como conocimiento racional, sistemático, exacto,

verificable y por consiguiente falible”. Para Bunge, a través de la ciencia, “el

hombre ha alcanzado una reconstrucción conceptual del mundo que es cada vez

más amplia, profunda y exacta” (Bunge, 2004).

Ahora bien, la ciencia –con mayor precisión, su lógica– “debería

identificarse con la teoría del método científico” (Popper, 2008). Según Popper,

esa teoría “se ocupa de la elección de los métodos, o sea, de las decisiones

acerca del modo de habérselas [es decir, confrontarse] con los enunciados

científicos”. Esa elección de métodos se relaciona, directamente, con “la meta

que elijamos (entre cierto número de metas posibles)” (Popper, 2008, p. 59; las

cursivas son de Popper).

Si repetimos la definición formulada por Bunge –“un método es un

procedimiento regular, explícito y repetible para lograr algo, sea material, sea

conceptual” (Bunge, 2002, p. 34; el énfasis es de Bunge)–, entonces cada ciencia

suele poseer no uno sino varios métodos (Ortiz Uribe, 2003; Pérez Tamayo,

1990; Tamayo y Tamayo, 2003). Y los métodos escogidos suelen asociarse a

paradigma científicos y a las metas de la investigación, tal como señalaba

Popper.

2
Paradigmas científicos

Llegados hasta aquí, es necesario preguntarse qué es un paradigma en

el ámbito de la ciencia. Para Kuhn (2003), los paradigmas son “logros científicos

que generan modelos que, durante un período más o menos largo, y de modo

más o menos explícito, orientan el desarrollo posterior de las investigaciones

exclusivamente en la búsqueda de soluciones para los problemas planteados

por estas”. En otras palabras, un paradigma en un conjunto de principios, teorías,

conceptos y procedimientos que son producto del quehacer en una determinada

ciencia; por ello, un paradigma sirve de referencia, modelo o prototipo para la

realización de las investigaciones en esa ciencia.

Existen dos grandes paradigmas científicos: el cuantitativo y el cualitativo

(Ramos, 2015). El primero se halla asociado a teorías, modelos y principios

matemáticos, cuantificables, estadísticos, y a métodos y técnicas experimentales

y de laboratorio. Ese paradigma suele ser privilegiado por ciencias como la física,

la química, la biología, entre otras.

El otro gran paradigma es el cualitativo. En abierto contraste con el

cuantitativo, el paradigma cualitativo privilegia la óptica crítica frente a la realidad

social y humana. Mientras el paradigma cuantitativo prioriza la descripción de la

realidad física o natural, el paradigma –y, por tanto, el enfoque– cualitativo se

aboca a lo humano y social. No es casual, entonces, que ese paradigma sea el

preferido por las diversas ciencias sociales, humanas y administrativas.

En el contexto de las ciencias administrativas, el estado del arte,

entendido como un tipo de género textual cientifico, sigue el paradigma

3
cualitativo. Y su diseño de investigación responde, como es lógico, a ese

paradigma.

Diseño de investigación

El diseño de investigación es el conjunto sistemática y lógicamente

articulado de métodos, técnicas, procedimientos e instrumentos destinados a

realizar la investigación. El diseño de investigación es una guía que indica cómo

realizar la investigación (Arbaiza Fermini, 2014; Hernández Sampieri & Torres

Mendoza, 2018; Leavy, 2017).

En ese sentido, el diseño de investigación sirve para delimitar el tema,

establecer la pregunta y el objetivo de investigación, así como para señalar cada

una de las actividades por cumplir para llevarla a cabo. Según el diseño de

investigación, se seleccionan el método, las técnicas, los procedimientos, los

instrumentos.

Al estado del arte le corresponde el diseño de la investigación documental.

Ese tipo de investigación –como su nombre lo dice– se concentra en la

búsqueda, selección, análisis y sistematización de documentos. En el caso del

estado del arte, los documentos por investigar son todos aquellos serios,

confiables, rigurosos y recientes que corresponden al tema precisado.

¿Cuál es el método central para realizar la investigación documental

llamada estado del arte? Bien, el método principal es la hermenéutica, entendida

como el conjunto de actividades destinadas a la comprensión, descripción,

explicación y sistematización de fuentes de información (Hoyos Botero, 2000;

Galeano Marín & Vélez Restrepo, 2002; Gómez Vargas et al., 2015).

4
Resulta lógico que la técnica principal que utiliza la hermenéutica sea la

lectura, pero no cualquier tipo de lectura, sino procedimientos especiales y

puntuales de lectura. Esas técnicas suelen acompañar determinados

procedimientos (registro, síntesis, paráfrasis, citación, etcétera, de las fuentes de

información). Y para realizar esos procedimientos y aplicar esas técnicas suelen

emplearse recursos de apoyo llamados instrumentos o herramientas

metodológicas. Por ejemplo, las matrices que se están utilizando en el curso

Protocolo de Investigación son instrumentos metodológicos destinados a

plasmar en productos concretos determinados procedimientos en los que se

aplican técnicas específicas.

Metodología del estado del arte

Para concluir, la metodología del estado del arte puede resumirse como

el conjunto de actividades sistemáticas regidas por el paradigma cualitativo y que

responde a un diseño de investigación documental. Emplea un método

específico (propuesto en Llaque, 2020) y uno general (el método hermenéutico),

y utiliza diversas técnicas de lectura comprensiva, descriptiva y explicativa, y

recurre a instrumentos o herramientas como las matrices.

REFERENCIAS

Arbaiza Fermini, L. (2014). Cómo elaborar una tesis de grado. Universidad

ESAN.

Bunge, M. (2002). Epistemología. Curso de actualización (3ª ed.). Siglo

Veintiuno.

5
Bunge, M. (2004). La investigación científica. Su estrategia y su filosofía (3ª ed.).

Siglo Veintiuno.

Hoyos Botero, C. (2000). Un modelo para investigación documental. Guía

teórico-práctica sobre construcción de estados del arte, con importantes

reflexiones sobre la investigación. Señal.

Galeano Marín, M. E. & Vélez Restrepo, O. L. (2002). Estado del arte sobre

fuentes documentales en investigación cualitativa. Universidad de Antoquia.

Gómez Vargas, M., Galeano Higuita, C. & Jaramillo Muñoz, D. A. (2015). El

estado del arte: una metodología de investigación. Revista Colombiana de

Ciencias Sociales, 6(2), 423-442.

https://www.funlam.edu.co/revistas/index.php/RCCS/article/view/1469/pdf_

26

Llaque, P. (2020). ¿Cómo se planifica la elaboración de un estado del arte como

artículo científico? [Recurso de aprendizaje del curso Protocolo de

Investigación, Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas].

Hernández-Sampieri, R. & Mendoza Torres, C. P. (2018). Metodología de la

investigación: Las rutas cuantitativa, cualitativa y mixta. McGraw-Hill

Education.

Leavy, P. (2017). Quantitative, qualitative, mixed methods, arts-based, and

community-based participatory research approaches [Métodos cuantitativos,

cualitativos, mixtos, basados en el arte y enfoques de investigación

participativa basados en la comunidad]. The Guilford Press.

Ortiz Uribe, F. G. (2003). Diccionario de metodología de la investigación

científica. Limusa.

6
Pérez Tamayo, R. (1990). ¿Existe el método científico? Historia y realidad

[Recurso electrónico].

Ramos, C. A. (2015). Los paradigmas de la investigación científica. Av. Psicol.,

23(1), 9-17.

Real Academia Española & Asociación de Academias de la Lengua Española.

(2019/2014). Diccionario de la lengua española (23ª ed.) [Actualización 2019

en línea: dle.rae.es].

Tamayo y Tamayo, M. (2003). El proceso de la investigación científica (4ª ed.).

Limusa.