Está en la página 1de 4

JOANNY MEJIA

2020-01869

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS (UAPA)

FUNDAMENTOS FILOSÓFICOS E HISTÓRICOS DE


LA EDUCACIÓN

MARIBELL MARTINEZ FIGUEROA

TAREA V: BASES FILOSÓFICAS DE LA


EDUCACIÓN DOMINICANA

04-08-2020
INTRODUCCIÓN

La ley 66´97 es la ley que regula, en el campo educativo, la labor del


Estado y de sus organismos competentes. En esta ley, se presentan una
serie de artículos cuyos fines son hacer más eficiente, no solo el sistema
educativo dominicano sino, también, la educación en general.

La presente ley cuenta con 228 artículos que forman los 39 capítulos y que,
a su vez, componen los XII títulos dirigidos al docente, a los alumnos, a las
entidades de apoyo de la educación a los padres y amigos de la escuela, así
como también al Estado y a la nación dominicana.

En esta oportunidad, podrán apreciar una pequeña síntesis de los dos


primeros capítulos, los cuales nos permitirán aclarar cuáles son los
objetivos, los principios y los fines que guarda esta importante ley.
Capítulo I

Del Objeto y Alcance de la Ley

Este capítulo presenta el principal objetivo de la ley que es garantizar el


derecho a la educación para cada dominicano y, además, la labor de cada
organismo que actúa en el proceso educativo.

Capítulo II

Principios y Fines de la Educación Dominicana

Este capítulo presenta tres artículos, en los cuales aparecen resaltados los
principios y fines en que se basa nuestra educación.

Se habla de la educación como derecho permanente e irrenunciable, de la


familia como principal ente educador para sus hijos, de que cada niño/a
tiene derecho a una educación apropiada y gratuita, sin importar si es
especial o no, así como también que nuestra educación se basa en los
principios cristianos de evidencia en el evangelio que aparece en nuestro
escudo.

También, expresa la obligación del Estado de brindar igualdad de calidad


de educación en cantidad y calidad y de fomentar la salud y la nutrición.

Como fin, la educación busca formar personas libres, críticas y creativas,


ciudadanas amantes de su patria y de su familia, que conozcan sus deberes
y derechos y, además, que respeten la dignidad humana y, más aun, que
formen recursos humanos calificados para estimular el desarrollo de la
capacidad productiva nacional.
CONCLUSIÓN

Nuestro sistema educativo dominicano cuenta con una ley de educación


actualizada para la época, sin nada que envidiarle a la ley de los otros
países. Y, desde los primeros capítulos, se puede ver reflejado que, la
misma, se hizo pensado y planificado con anticipación para lograr un
futuro y una nación educada.

Si en nuestro sistema se implementara, por lo menos, un 80% de la ley 66


´97, con toda certeza, cambiaríamos mucho para bien, con respecto a la
educación.

También podría gustarte