Está en la página 1de 14

I.

INTRODUCCION

El uso eficiente de la alfalfa brasilera debe basarse en el conocimiento


de sus procesos de crecimiento para permitir un manejo racional del cultivo. De
esta manera, su adaptabilidad a los distintos tipos de clima y suelo, su
capacidad para recuperar la fertilidad nitrogenada, sus niveles de producción y
la calidad del forraje son eficientemente aprovechados, integrando al cultivo a
los principales sistemas de producción agrícola ganaderos.

Una premisa básica debe ser considerada en el eficiente manejo de este


cultivo: la alfalfa brasilera es una de las pocas especies que tolera pastoreos
intensos, pero poco frecuentes; en cambio, no tolera pastoreos frecuentes,
aunque sean livianos. Los conocimientos generados en los últimos años han
permitido establecer normas de utilización que, correctamente aplicadas, se
traducen en una mayor productividad del cultivo.

1
II. REVISON LITERARIA

II.1. Características Morfológicas

La Alfalfa brasilera es una leguminosa perenne de corta duración, erecta


o semi-erecta que puede alcanzar una altura de 1-1,5 m y tiene una fuerte raíz
que está nodulada. Los tallos son muy ramificados y pueden ser leñosos en la
base. No tiene gemelos, a diferencia de otras leguminosas. Es una especie
frondosa que permanece verde bajo condiciones secas. Las hojas son
trifolioladas con hojuelas elípticas a lanceoladas, de 0.5-45 mm de largo x 20
mm de ancho. La inflorescencia es una espiga de flores densas, con hasta 40
flores por cabeza. Las flores son de color amarillo a naranja con rayas negras o
rojas. (MANNETJE, 1984).

El fruto es una vaina de una semilla, de 2-3 mm de largo x 1.5-2.5 mm


de ancho. Las semillas son muy pequeñas, de color marrón pálido o púrpura
(US FOREST SERVICE, 2014).

Hay 7 variedades de Alfalfa brasilera, notablemente var. guianensis


(estilo común) y var. intermedia (tallo fino stylo) (MANNETJE, 1984). El estilo
del tallo es y más cortos que el estilo común (1-2 mm de diámetro y solo 30 cm
de altura). Su inflorescencia es un grupo más denso y las semillas son de color
marrón amarillento (MANNETJE, 1984).

II.1.1. Descripción de la semilla

Las semillas miden aproximadamente 2,2 mm de largo y 1,5 mm de


ancho, en su mayoría de color marrón pálido, pero también varían de amarillo a
casi negro (BOGDAN, 1977).

II.1.2. Descripción de la planta madura

Stylo es una leguminosa perenne herbácea erecta o suberecta (debajo


del pastoreo) con múltiples ramas, de 30 a 120 cm (12 a 48 pulgadas) de

2
altura. Sus hojas son trifoliadas, con folíolos de 0.5-4 cm de largo y 0.2-1.5 cm
de ancho. Las cabezas florales miden 1-4 cm de largo con 2-40 flores rayadas
amarillas, naranja-amarillas o rojas, 4-8 mm de largo (BOGDAN, 1977). Los
tallos son peludos y se vuelven leñosos en la base con la edad (FAO, 2001).

II.1.3. Descripción de la raíz

La Alfalfa brasilera tiene una raíz fuerte y pequeños nódulos de raíz


redonda (MANNETJE 1984).

II.2. Adaptación

II.2.1. Tipo de suelo

La Alfalfa brasilera prefiere los suelos bien drenados y de textura abierta,


desde las arenas hasta las arcillas ligeras (p. Ej., Latosoles tropicales, gleys,
limos y suelos podzólicos arenosos); pobres en arcillas montmorilloníticas
pesadas. Se encuentra en suelos con pH de 4.0-8.3, adaptación que varía con
el eco-tipo. Moderadamente tolerante al Al y Mn pero no con alta salinidad. Los
tipos de tardío son más tolerantes a los altos niveles de Al y Mn que los tipos
comunes. Puede extraer P muy eficientemente de suelos con bajo P, pero aún
responde a las aplicaciones de P, así como K, S, Ca y Cu en suelos con bajos
niveles de estos nutrientes. Necesita niveles más bajos de Mo que muchas
otras leguminosas tropicales (MANNETJE 1984).

II.2.2. Humedad

Ocurre en áreas con precipitaciones de 700-5,000 mm / año, pero


principalmente de 1,000-2,500 mm / año. Aunque los cultivares sobreviven en
áreas de menor precipitación y pueden sobrevivir largos períodos secos,
generalmente se adaptan mejor a las regiones con una precipitación anual
promedio de > 1,500 mm. La tolerancia a las inundaciones y el anegamiento a
corto plazo varían con el eco-tipo. (MANNETJE 1984).

3
BINDER (1997) nos presenta el siguiente cuadro sobre la adaptabilidad
de la Alfalfa brasilera en cuanto a precipitación y altitud.

Precipitaci Altura Tolerancia a


ón msnm
mm/año
sequía somb quema
500-4000 650- ra
2000 inundación
buena moderada buen poca a
a excelente*

II.2.3. Temperatura

Principalmente se adapta a los trópicos húmedos y calientes, aunque en


algunos ecotipos también crecen satisfactoriamente en los subtrópicos
húmedos. Climas quemados por las heladas, pero las plantas generalmente
sobreviven a 1.000 msnm, aunque en algunas partes del trópico a 2.000 msnm.
(MANNETJE 1984)

II.3. Potencial productivo

POTENCIAL PRODUCTIVO
Producción Anual 5 – 10 t MS / ha
Altitud 650 – 2500 m.s.n.m

Precipitación 500 – 4000 mm/año

II.4. Valor Nutricional

II.4.1. Palatabilidad

La palatabilidad de la Alfalfa brasilera aumenta con la madurez. El stylo


fresco y joven no es muy apetecible para el ganado, posiblemente debido a las
cerdas en los tallos (SKERMAN, 1982; FAO, 2014). Tiene poca palatabilidad
durante la temporada de lluvias, pero se come fácilmente en la estación seca.

4
Si se mantiene corto, no se vuelve leñoso, sino que permanece frondoso y
sabroso (GOHL, 1982). Se observó una ingesta satisfactoria en el ganado cebú
cuando se alimentaba fresco como suplemento (PEN et al., 2013).

II.4.2. Digestibilidad

La digestibilidad la Alfalfa brasilera varía entre 51 y 67%, lo que es bajo


en comparación con otras leguminosas tropicales (GARDENER et al., 1982;
MUPANGWA et al., 2000; MAGALHAES et al., 2003). Tiene una alta
proporción de proteínas moderadamente solubles en comparación con otras
leguminosas tropicales (MAGALHAES et al., 2003).

II.4.3. Análisis químico proximal de la Alfalfa brasilera

TABLA N 1. Composición Química de la Alfalfa brasilera

Análisis Proximal Unid. Min. Max.

Materia Seca % 15.6 52.9

Proteína Cruda % 12.2 21.7

Fibra Cruda % 20.8 41.5

Extracto Etéreo % 1.2 4.2

Ceniza % 4.7 13.9

FDN % 35 61.8

FDA % 25.6 51.2

FUENTE: BUNTHA et al., 2006

5
TABLA N 2 Composición química mineral de la Alfalfa brasilera

Minerales Unidad Min Max

Calcio g / kg DM 4.6 23.3

Fósforo g / kg DM 0.7 4.6

Potasio g / kg DM 5.1 31.2

Sodio g / kg DM 0 0.7

Magnesio g / kg DM 1.5 6.4

Manganeso mg / kg de MS 39 290

Zinc mg / kg de MS 14 75

Cobre mg / kg de MS 6 16

FUENTE: KHUC THI HUE et al., 2006

II.5. Manejo Agronómico

II.5.1. Establecimiento

La Alfalfa brasilera puede sembrarse solo o mezclado con especies


acompañantes. En Australia, a menudo se siembra en pastizales nativos
(PARTRIDGE, 2003).

Puede sembrarse en parcelas (7-12 semillas / golpe) y no debe


enterrarse demasiado ya que las semillas son muy pequeñas (HUSSON et al.,
2008). También puede establecerse vegetativamente a partir de esquejes, pero
el establecimiento es lento y costoso (BOGDAN). En áreas húmedas, la Alfalfa
brasilera puede sembrarse en cualquier momento siempre que no haya un
período seco durante su establecimiento. En las partes más secas, se debe
sembrar tan pronto como sea posible después del inicio de la temporada de

6
lluvias, y al menos dos meses antes de que cese la lluvia (HUSSON et al.,
2008).

La semilla debe tratarse previamente para mejorar la germinación


mediante tratamiento con agua caliente (10 minutos a 80°C) (MANNETJE,
1984), escarificación mecánica, tratamiento con ácido sulfúrico o congelación (-
17 ° C durante 7 días) (BOGDAN, 1997), este procedimiento aumenta la
germinación. Las semillas se pueden perforar en hileras o se pueden
supervisar directamente en los pastizales naturales sin ningún tipo de labranza.
También se puede establecer vegetativamente a partir de esquejes, pero el
establecimiento es lento y costoso. (BOGDAN, 1997)

II.5.2. Requerimientos Nutricionales

La Alfalfa brasilera responde bien a la mejora de la fertilidad del suelo,


particularmente P, pero puede crecer en suelo infértil (en parte debido a la
micorriza endotrópica que se encuentra en las raíces). El fertilizante P se
recomienda en las primeras etapas del crecimiento de la planta (50, 100 o 150
kg / ha de superfosfato, aproximadamente 45-90 o 134 lb / acre). También se
han reportado respuestas positivas a azufre, cobre, potasio y calcio.
(MANNETJE, 1984)

II.5.3. Fertilización

En suelos deficientes de nutrientes, se recomiendan 10-20 kg / ha P, así


como otros nutrientes como lo indica el análisis del suelo. (MANNETJE, 1984)

II.5.4. Segado

Cuando se cortan, los tallos leñosos no deben cortarse demasiado bajo


o el recrecimiento se verá afectado negativamente (MANNETJE, 1984). La
siega alienta el crecimiento de la Alfalfa brasilera. No se recomienda cortar por
debajo de 15 cm (aproximadamente 6 pulgadas). Se puede cortar el pasto a
intervalos de 6 a 16 semanas (BOGDAN 1997).

7
II.5.5. Cosecha

La Alfalfa brasilera es generalmente cosechada por animales de


pastoreo o segado para alimentación de establos o secado artificial. Por lo
general, se consume fresco ya que la fabricación y el ensilaje de heno no se
suelen practicar en los trópicos húmedos (MANNETJE, 1984).

II.5.6. Cantidad de semillas/ha

2-6 kg / ha (MANNETJE, 1984)

II.6. Plagas y enfermedades

Las principales enfermedades son la antracnosis causada por


Colletotrichum gloeosporioides y el tizón causado por Botrytis cinerea. La
primera causa "manchas de alquitrán" en hojas y tallos y, en última instancia,
mata las variedades susceptibles. El mejor control es la selección de
variedades resistentes. Colletotrichum dematium causa lesiones similares, pero
es menos grave. El tizón de la cabeza de Botrytis se convierte en un problema
en los cultivos de semillas durante el clima húmedo. Si bien varias líneas
probadas en Zimbabwe demostraron ser resistentes al nematodo de nudo de la
raíz, Meloidogyne javanica, existen registros de este y M. arenaria en S.
guianensis en Australia. Agallas del tallo causadas por Sphaeropsis
tumefaciens se han reportado por una vez en 'Mineirão'. (MANNETJE, 1984)

Stemborers, Caloptilia sp. (Lepidoptera) y Platyomopsis pedicornis (Coleoptera)


son un problema en muchos ecotipos en América del Sur (Brasil, Colombia) y
Australia (Queensland), respectivamente. (MANNETJE, 1984)

8
III. BIBLIOGRAFIA

BINDER, U. 1997. Manual de Leguminosas de Nicaragua. Tomo I y II.


PASOLAC, E.A.G.E. Estelí, Nicaragua. 528 p.

BOGDAN, AV. 1997. ALfalfa tropical y plantas forrajeras. Longman Inc., Nueva


York. pp. 397-402.

BUNTHA, P.; Ty, C., 2006. Materia seca extraíble con agua y fibra detergente
neutra como indicadores de la digestibilidad del tracto completo en
cabras alimentadas con dietas de diferente valor nutritivo. Más vivas
Res. Desarrollo Rural, 18 (3).

COOK, bg; PENGELLY, BC; BORNW, SD; DONNELLY, JL; ÁGUILSD, DA;
FRANCO, MA; HASON, J.; MULLEN, BF; PERDIZ, IJ; PETRERS, M.;
SCHULTZE-KRATF, R., 2005. Forrajes tropicales. CSIRO, DPI & F
(Qld), CIAT e ILRI, Brisbane, Australia.

FAO, 2001. Índice de pastizales. Un catálogo de leguminosas forrajeras y


forrajeras. FAO, Roma, Italia.

HUSSON, O. CHARPENTIER, H.; RAZANAMPARANY, C.; MOUSSA, N.;


MICHELLON, R.; NAUDIN, K.; RAZAFINTSALAMA, H.;
RAKOTOARINIVO, C.; RAKOTONDRAMANANA; SEGUY, L., 2008.
Stylosanthes guianensis. MANUEL pratique du semis direct à
Madagascar, volumen III. Fiches técnicas plantes de acoplamientos:
Légumineuses pérennes

KHUC THI HUE; PRESTON, TR, 2006. Efecto de diferentes fuentes de fibra
suplementaria sobre el crecimiento de conejos alimentados con una

9
dieta básica de espinacas de agua dulce (Ipomoea aquatica). Más vivas
Res. Desarrollo rural, 18 (4): 58.

MAGALHAES, LJ; CARNEIRO, J. d. C.; Campos, DS; Mauricio, RM; Alvim, MJ;
Xavier, DF, 2003. Composición química, digestibilidad y frio del nitrógeno
y carbohidratos de algas. Pasturas Tropicales, 25 (1): 33-37.

MANNETJE, L. (1984) Stylosanthes guianensis (Aublet) Swartz. In: 't Mannetje,


L. and Jones, R.M. (eds) Plant Resources of South-East Asia No. 4.
Forages. pp. 211-213. (Pudoc Scientific Publishers, Wageningen, the
Netherlands).

MUPANGWA, JF; NGONGONI, NT; TOPPS, JH; ACAMOVIC T.;


HAMUDIKUWANDA, H.; NDLOVU, LR, 2000. Ingesta de materia seca,
digestibilidad aparente y excreción de derivados de purina en heno de
leguminosas tropicales alimentadas con ovejas. Pequeño Rumin. Res.,
36 (3): 261-268
PARTRIDGE, IJ, 2003. Mejores pastos para los trópicos y subtrópicos.
Sociedad de pastizales tropicales de Australia.

PEN, M.; SALVAJE, DB; NOLAN, JV; SENG, M., 2013. Efecto de la
suplementación de Stylosanthes guianensis sobre la ingesta y el
metabolismo del nitrógeno del ganado Bos indicus ofreció una dieta
basal de paja de arroz mixta y pasto tropical. Anim Pinchar. Sci., 53:
453-457.

SKERMAN, PJ, 1982. Les légumineuses fourragères tropicales. FAO, Roma,


666 p.

10
IV. ANEXOS

IMAGEN 1. Floración del pasto Alfalfa brasilera

FUENTE: http://www.tropicalforages.info

IMAGEN 2. Hojas y floración de la Alfalfa brasilera

11
FUENTE: http://www.tropicalforages.info

IMAGEN 3. Semillas de la Alfalfa brasilera

FUENTE: http://www.tropicalforages.info

12
IMAGEN 4. Vacas pastoreando en plantaciones de Alfalfa brasilera

FUENTE: www.feedipedia.org

IMAGEN 5. Plantaciones de Alfalfa tropical

FUENTE: www.feedipedia.org

IMAGEN 6. Plantaciones de alfalfa tropical en ladera


13
FUENTE: http://www.hear.org

14

También podría gustarte