Está en la página 1de 3

Los Mitos de la Producción de Música Electrónica

Hoy en México, como hace muchos años sucedió con el DJ, se vive una
intensa y efervescente emoción por la producción de música electrónica, un
fenómeno que por diversas circunstancias socio-culturales se ha infiltrado en
nuestra sociedad, sobre todo en los jóvenes ávidos de nuevas formas a través
de las cuales puedan expresar sus estados de ánimo. ¿Pero cuáles son esos
parámetros sociales, económicos, psicológicos y culturales que permiten, o no,
el desarrollo de un gremio de productores?

En un país como el nuestro uno de los primeros obstáculos a los que nos
enfrentamos es la desinformación y la seudoeducación respecto a los entornos
musicales, y si a esto agregamos que algunos medios de comunicación
frecuentemente tienen la facultad para poner de moda casi de inmediato los
fenómenos musicales, mal informando a la gente o transgiversando la
información, nos podremos dar cuenta que el problema de raíz viene de una
cultura en la que existe un vacío por comprender el desarrollo y evolución de
los géneros musicales electrónicos. Un ejemplo puede ser el no comprender
claramente que la tecnología (eterna aliada de la música electrónica) no es el
único medio ni el parámetro de calidad estándar, la tecnología no es una varita
mágica que “convierte” a cualquier persona en productor, ésta sólo facilita los
medios e incrementa los niveles de calidad con su aplicación y conocimiento,
además de ser una excelente herramienta para la docencia con la que el
aprendizaje musical –y técnico- se hace más sencillo. Una computadora no es
únicamente el interface entre un productor y un programa por el cual se
generan canciones, el software para música está diseñado principalmente en el
teoría básica musical, por lo tanto sino se tiene mínimamente el conocimiento
teórico será prácticamente imposible ponerle “play“. Por otro lado, no todos los
programas alcanzan buenos niveles de calidad -aun cuando sean los más
populares o los más vendidos-, para elevar ese nivel es necesario recurrir a
programas más avanzados y sofisticados, lo que sin duda nos llevará a
enfrentarnos con un grado mayor de dificultad al ejecutarlos, también debemos
tener en cuenta que un sólo software NO realiza todo el trabajo, consideremos
además la variedad que existe entre distintas marcas de software, eso nos
ayuda a tener distintos tipos de aplicación y edición del sonido.

A todo esto hay que agregar que el software para música no es precisamente
barato, y menos en las circunstancias económicas poco favorables de nuestro
país, una realidad que por fuerza se refleja en nuestros bolsillos y lo que
innegablemente nos va a llevar al ultraje de los Derechos de Autor, es decir,
tener que recurrir a la piratería. Encontrar un buen “crack” también puede
resultar un fastidio, muchas veces traen consigo “bugs” (errores) que no
permiten su eficaz funcionamiento, y por otro lado, si no conocemos el uso y
requerimientos mínimos del programa puede resultar frustrante y una
verdadera tortura su ejecución. Comenzar a producir también incluye
conocimiento básico de sistemas operativos. Si bien es cierto que la mayoría
1

Producción de Música Electrónica e Ingeniería en Audio


www.dbtraining.com.mx
de los programas se pueden instalar en cualquier computadora doméstica,
también lo es que eso no significa que vayan a funcionar a su mayor
capacidad, los fabricantes comúnmente mencionan el sistema mínimo
requerido para instalación, no para su mejor funcionamiento. Regularmente, y
de manera paradójica, las PC de marca son menos funcionales que las
“armadas”, por lo tanto para armar una computadora también existen
requerimientos mínimos y conocimientos básicos: tipos y marcas de
procesador, tarjetas madre, disco duro, memoria RAM, etc. Y una vez más, el
factor dinero.

Del hardware ni hablar, para los que nos interesa producir con estos medios no
cabe duda que podríamos pasarnos la vida trabajando y juntando dinero para
armar el estudio ideal. Además es evidente que su uso y conocimiento resulta
más complejo, de mayor tiempo y dedicación, temas como sincronía (MIDI),
conexiones, versiones análogas y digitales y un conocimiento más amplio
musical puede resultar un infierno. Es obvio que el hardware es
considerablemente más caro, aunque su utilidad puede ser más productiva, sin
embargo también exige mayor espacio físico, mantenimiento y cuidados, su
uso requiere de mayor abstracción, es decir, no tenemos un interface visual y
gráfico que nos vaya guiando en una pantalla, sino mas bien contamos con un
display reducido que a la vez de darnos la información que utilizamos nos sirve
de pantalla de edición.

Otro tema fundamental es la cultura musical y la influencia que ejerce la


masificación de algunos géneros, desafortunadamente en algunas ocasiones
llegan a generar confusión entre el público e interesados que buscan llenar un
vacío socio-cultural que resulta de una falta de identidad y de lo ambigua que
puede ser la información, mucha gente se abandera de un género por lo “fácil”
que puede ser poner el nombre de alguien en el reconocimiento de los demás.
Generalmente los nombres de productores (de cualquier género) que han
logrado colocarse, dentro y fuera de las fronteras mexicanas, son personajes
que han cultivado por varios años el estilo que les caracteriza, ninguno de ellos
se ha formado en un año de trabajo o con la exploración de unos meses,
mucho menos con el simple acercamiento a algún fenómeno que de primera
impresión resulta llamativo para una mayoría.

Como se ve, la producción de música electrónica no es una cuestión basada en


ideas simples nada más, más bien es una actividad que se ve autentificada a
través del desarrollo de las capacidades individuales, además de desarrollar
habilidades que involucran conocimientos de distintas técnicas y métodos, así
como aprendizaje musical práctico y teórico, de entrega y seriedad, de
compromiso.

Hay que aprovechar lo que la tecnología nos brinda, tengamos en cuenta que
así como trae beneficios también trae problemas que resolver, uno de ellos es
la manera de concebirla, para poder obtener de ella la herramienta creativa que
más nos convenga para saber explotarla.
2

Producción de Música Electrónica e Ingeniería en Audio


www.dbtraining.com.mx
Todo esto no significa que la producción sea para unos cuantos elegidos, más
bien es para todo aquel que quiera encontrar en la música una forma de
expresarse honesta y dedicada, la creación de música electrónica está al
alcance de todos, sólo hay que tomar en cuenta que merece una preparación y
un proceso de aprendizaje, como cualquier otra actividad.

Por Bishop UPG.

Producción de Música Electrónica e Ingeniería en Audio


www.dbtraining.com.mx