Está en la página 1de 4

LAS CONVENCIONES CONTRA LA CULTURA

Ensayos sobre la historiografía hispanoamericana del siglo XIX

German Colmenares.

Comenzaremos por detallar algunos postulados ofrecidos por Paul Ricoeur “que
describe una aporía fundamental, en cuanto que la percepción intima del
tiempo (tiempo existencial o fenomenológica)… a su vez se plantea el tiempo
objetivo (tiempo cósmico o físico)”. (Ricoeur g. 33). De esta manera se le dará
un inicio al tiempo histórico el cual nos permitirá recrear un proceso por medio
de la cronología; junto con la generaciones que evidencia un cambio en la
manera de narrar un hecho un acontecimiento guiado por la cronología; seguido
por las fuente que permiten un estudio más dinámico guiado por los archivos.
Todo nos permite evidenciar las maneras de generar historia junto con su
evolución, recreado por testimonios escritos ligados a las fuentes, lo que
generara la diferencia de la historia y la del historicismo.

Así daremos comienzo con la manera de desarrollar una historiografía en el S.


XIX por medio de las fuentes que describen y critican relatos de las colonias.
En esta se describe y analiza las victorias, la proclamación de leyes, una
muerte procera; etc… estos de alguna manera pueden llegarnos a decir que los
hechos nefastos van ligado a la descripción de un calendario; guiando a la
historia a un nuevo despertar que por medio de los cambios generales que
describen los orígenes republicanos y permiten ver la historia como celebración
recurriendo a la permanencia de la memoria.

Seguido del calendario, se presentan las generaciones mientras se relata la


historia escrita constituida por una imparcialidad que se podemos destacar las
diferentes crónicas que los historiadores relatan. Con el medio de aceptación y
la negación se pueden presentar la imparcialidad o incluso la contraria que
genera nuevos métodos de ver la historia de siglos pasados; en algunas
conclusiones propuestas por Codazzi se describe las diferentes generalidades
que son expuestas por el hombre del saber, las relaciones de amistad y el
acceso a las fuentes; estos conceptos y el análisis sobre ellos permiten una
historiografía; tocando recuerdos transmitidos en las familias del historiador.
Con la continuidad del deber de historiador por describir a y producir nuevas
historias o historiografías se presentan las fuentes. Aquellas fuentes dirigidas
por diarios políticos, diarios de operaciones militares, correspondencia y
papeles privados; detallando el archivo y los testimonios directos que relaten
algún periodo oscuro; en efectivo estos sirve para recrear aquellos sucesos que
dan paso al estudio de un pasado callado por los poderes o por la restricción.
Concibiendo así la idea de lo historiadores del S. XIX, donde los contenidos de
los documentos tenían que relatar una cronología por medio de la continuidad
en el seguimiento de los acontecimientos.

Después de exponer las principales formalidades que se presentan en el


recrear de la historia, podemos destacar que la nueva concepción de una
historiografía es prudente para la época; pues en esta se destaca la
participación de aquellas nuevas generaciones que buscan la nueva concepción
de lo otro y en este caso da a conocer la historia de una colonial y de sus
comportamientos que los representan; después de seguir estos testimonios de
una manera cronología y acertada es preciso medir las relaciones y la veracidad
de aquellos recuerdos buscados en la memoria de los individuos; con la finalidad
de darle un sentido y una finalidad se representa la crítica de aquella historia
ambigua.

El problema radica en las fuentes que permiten crear la historiografía, donde


esta de alguna manera puede ser inconsistentes y muchas veces llevadas a la
opinión con una conclusión pertinente del historiador que de alguna manera se
vuelve dependiente de su crítica objetiva. Que mediante el estudio
especializado por la universidades son llevados a la recreación empírica con el
objetivo de darle poder a la palabra de las memorias; que permiten volver a la
crítica para generar una duda que le admita al historiador tener una lectura
diferente.

Frente a las nuevas concepciones y vistas de la historia se recrea una


historiografía dedicada al estudio de aquellas voces calladas que son
representadas en la narración, demostrando una crónica que muestre el interés
en los acontecimientos registrados y de los nuevos testimonios que se están
presentando para la época, todo procedente de la libertad de relatar, con la
intención de poder tomar lo creíble y lo real para darlo a conocer por medio de
un conocimiento histórico. Para concluir podemos destacar que el oficio del
historiador para el S. XIX abre muchas opciones de recrear una historia
ligada a las voces oprimidas con un sentido para la historia. Desde el
positivismo podemos deducir que estos cambios han sido significativos y
criticados por la manera en que son procesados desde la recolección de sus
fuentes y la historia llevada por generaciones; hacen que la labor del
historiador busque disimular su presencia y solo hacer hablar a los documentos.
¿Qué es generación y como es desarrollada por los historiadores?

¿Qué es calendario y como es utilizado para la creación de la cronología?

¿Cuáles son las fuentes primordiales para el estudio de las crónicas?