Está en la página 1de 2

Un nuevo Plan de Mejoramiento Educativo (PME)

Nuestro país desde hace algunos años está viviendo cambios profundos en el
ámbito educativo, motivados por las diversas convenciones a las que ha adscrito y por las
movilizaciones sociales. Las manifestaciones del 2006 colocaron en la palestra tres
temas: el derecho a la educación, la libertad de enseñanza y el financiamiento estatal
(Flores, 2014). Esto provocó la derogación de la Ley Orgánica Constitucional de
Enseñanza Nº 18.692, de 1990, por la Ley General de Educación Nº 20.370, de 2010; la
creación, mediante la Ley Nº 20.370, complementada por la Ley Nº 20.529, del Consejo
Nacional de Educación, la Agencia de Calidad de la Educación y la Superintendencia de
Educación y desde el año 2015, la ley Nº 20.845, o denominada ley de inclusión.
A partir del 18 de octubre del 2019 el descontento social por necesidades básicas
incumplidas, exclusiones prescritas legalmente, corrupciones con sanciones muy
cuestionadas, abusos intolerantes y discriminaciones acumuladas por muchos años, con
complicidad de la elite política gobernante provocan el estallido social (Crino, 2019).
Por ende, un nuevo Plan de Mejoramiento Educativo (PME) de un Colegio
Salesiano debe hacerse cargo de la nueva realidad y promover una educación humana y
cristiana, con elementos esenciales como la educación inclusiva y la formación
ciudadana.
La dimensión humana debe atender al carácter inclusivo de la educación, se trata
de apoyar a cada uno de los estudiantes a enfrentarse a su futuro con responsabilidad y
generosidad, a escuchar la voz del Señor que le invita a ser protagonista en su proyecto
de salvación, a discernir su vocación específica de compromiso con la sociedad y con la
iglesia, y a desarrollar su proyecto de vida.
Los cambios sociales piden que la escuela sea inclusiva no sólo en el acceso, sino
también en sus relaciones internas. Se deben diseñar estrategias que promuevan la
participación, la integración y fortalezcan los valores democráticos. Para ello se deben
recoger las diversas voces que confluyen en una escuela y crear una cultura inclusiva y
no vertical, de manera que las decisiones y las acciones se vean permeadas por estos
valores.
A su vez una educación inclusiva implica hacerse cargo de las necesidades de los
estudiantes, para ello contamos con el Programa de integración Escolar (PIE) y de la ley
Subvención Escolar Preferencial (SEP). Es por tanto, deber y posibilidad de los
establecimientos que este sello se haga realidad transportándolos a las relaciones e
intervenciones educativas pastorales, generando un ambiente educativo inclusivo.
La dimensión cristiana implica ver al prójimo como un igual y promover los valores
de solidaridad y de compromiso social. A través de la formación valórica religiosa católica
y salesiana el joven puede formarse como un ciudadano con actitudes de acogida y
tolerancia; pero además con un compromiso con su entorno y el bienestar de la
comunidad.
Por lo tanto, un sello propio del PME debe ser la educación para la ciudadanía y pasar de
un plan o política de formación ciudadana a un sello de la institución. Esto tendrá serias
implicancias en la vida de las personas, ya que la escuela son un lugar en donde se inicia
una vida ciudadana, en donde se aprende a vivir en comunidad, a compartir, a conocer
los derechos y deberes, ha aceptar las normas y a promover una transformación de la
realidad.
En definitiva, un nuevo PME debe hacerse cargo de la realidad no solo en la
reflexión, sino en acciones concretas que promuevan la inclusión y la educación
ciudadana al interior de la escuela. De esta manera egresaran personas con habilidades y
capacidades para transformar la sociedad, con criterios humanos y cristianos que buscan
el bien común, que promueven y tienen una conciencia crítica, una ética y moral
adecuada y un compromiso social activo.
Esto implica replantearse las estrategias y el modo en como se relacionan las
personas al interior de una escuela salesiana, los canales de comunicación y los espacios
de diálogo.

Bibliografía.

 Flores Rivas, J. (2014). Derecho a la educación: su contenido esencial en el


derecho chileno. Estudios constitucionales, 12(2), 109-
136. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-52002014000200005
 Crino, G. (23 de diciembre de 2019) La educación en el estallido social. La tercera.
Recuperado de https://www.latercera.com/opinion/noticia/la-educacion-estallido-
social/949809/