Está en la página 1de 10

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA

RESUELVE

En uso de las facultades conferidas por el Art. 102 de la


Constitución Provincial, solicito al Sr. Gobernador de la
Provincia, que arbitre los medios y disponga la renuncia del
Ministro de Salud, Dr. Diego Cardozo y del Ministro de
Seguridad, Abogado Alfonso Mosquera, en virtud de lo
acontecido con el Señor Pablo Musse, a quien le impidieron
estar con su hija, Solange Musse, en sus horas finales.
FDO.: BLOQUE JUNTOS POR EL CAMBIO
FUNDAMENTOS

VISTO:

Como es de público conocimiento, la Policía de la Provincia


de Córdoba, en la ciudad de Huinca Renancó, impidió que Pablo
Musse, quien manejaba desde la localidad de Plottier, en la
Provincia de Neuquén, hacia la ciudad de Alta Gracia, en esta
Provincia, traspase el control policial y/o epimediológico allí
instalado.

A partir de esto, fue escoltado nuevamente hasta la ciudad


de Plottier, por ocho patrulleros, no pudiendo acompañar a su
Hija, Solange Musse, en sus últimas horas.

Que el proceder de los dependientes de ambos ministerios,


por el cual obviamente son responsables sus superiores,
constituye, legalmente, un desconocimiento supino del derecho,
de Tratados de Derechos Humanos, de la Constitución Nacional
y Provincial y todas las garantías allí reconocidas a los
ciudadanos.

Por otra parte, un abuso de autoridad, penalmente


tipificado.

Humanamente, es sin duda un proceder irresponsable y


arbitrario que cala en lo más hondo de los sentimientos de los
familiares de Solange y se transporta, inmediatamente, a un
sentimiento de repudio, estupor y vergüenza a la sociedad toda.
Que un padre no pueda despedir a su hija o que tengan
que solicitar una medida autosatisfactiva a un Juez Federal
para poder llegar a su velorio, denota el grado de destrucción de
derechos y libertades que no debe ser admitido y mucho menos
tolerado.

¿Quién repara el daño ocasionado a esa familia? ¿Podemos


seguir permitiendo estos destratos y abusos por parte del Poder
Ejecutivo Provincial?

Por lo pronto, si cabe expresar y explicar dónde reside la


brutalidad y arbitrariedad en el ejercicio de sus funciones por
parte del personal de ambos ministerios, por ende de sus
Titulares.

En cuanto al del Ministerio de Salud, sus funciones, de


acuerdo a lo que está publicado en su portal web del gobierno
de la Provincia, son: “El ejercicio del poder de policía en todo el
territorio provincial conforme a las atribuciones, derechos y
facultades otorgadas por la legislación vigente y el ejercicio del
carácter de Autoridad de Aplicación de todas las normas
específicas referidas a su competencia, en particular las que se
refieren al Equipo de Salud Humana”.
En relación al Ministerio de Seguridad, decimos que el
artículo 2° de la Ley 10.437 sobre Seguridad Pública y
Ciudadana Provincial, expresamente dice: “La seguridad pública
está a cargo exclusivo del Estado Provincial y tiene por objeto
preservar la integridad y derechos de las personas, la libertad, el
orden y la paz pública en el marco del Estado de derecho. La
seguridad ciudadana tiene por finalidad promover la convivencia
de la ciudadanía garantizando la integridad, el legítimo disfrute
y posesión de sus bienes y el efectivo ejercicio de sus derechos y
libertades, asegurando la participación ciudadana en el
desarrollo de las políticas de seguridad provincial."

A su vez, el artículo 5 de dicha norma, que modifica el


artículo 3° de la Ley 9235, dispone que: “EL Sistema Provincial
de Seguridad Pública y Ciudadana tiene por objetivos: a) Facilitar
las condiciones que posibiliten el pleno ejercicio de las libertades,
derechos y garantías constitucionales tendientes a preservar la
vida, la integridad física y los bienes de los ciudadanos de la
Provincia de Córdoba; b) Mantener el orden y la tranquilidad
pública en todo el territorio de la Provincia de Córdoba, en el
marco del respeto irrestricto a los derechos humanos; c) Promover
la participación ciudadana en el desarrollo de estrategias de
prevención y la promoción de la convivencia ciudadana; d)
Establecer los mecanismos de acceso, coordinación, intercambio
de información y de colaboración para la prevención,
investigación y persecución de las contravenciones y delitos, en
los términos de la legislación vigente; Sistema Argentino de
Información Jurídica e) Coordinar los organismos de ejecución de
la pena a los fines de lograr la reinserción social del condenado,
en cumplimiento de la legislación vigente; f) Determinar los
mecanismos de coordinación entre las diversas autoridades para
apoyo y auxilio a la población en casos de siniestros o desastres,
conforme a los ordenamientos legales vigentes en la materia, y g)
Reglamentar y controlar la prestación de los servicios de
seguridad privada."

Es decir, de las atribuciones o funciones de cada uno de


los Ministerios, no surgen que puedan impedir o restringir el
ingreso a esta Provincia de cualquier persona, menos aún
cuando tenga un hisopado negativo, tal como sucedió con el
compatriota Pablo Musse.

Frente a estas premisas, nos preguntamos, ¿de dónde


surgen estas prohibiciones de ingresar, de transitar libremente?
¿de qué norma legal vigente surge la posibilidad de impedir el
ingreso a esta Provincia de Córdoba a un ciudadano?

La respuesta no tarda en aparecer, de los protocolos del


COE.

Dicho esto, ¿puede el COE, dependiente del Ministerio de


Salud, disponer quién entra y quién sale de esta Provincia?
Y aquí es donde se vislumbra aún más, la brutalidad del
accionar del Poder Ejecutivo Provincial.

Crearon un órgano que depende del Ministro de Salud, y


se lo otorgaron atribuciones que ni el propio Ministerio tiene,
porque tampoco las detenta el Poder Ejecutivo Provincial.

De ello se colige lo grosera y burdamente inconstitucional


que es todo lo que rodea al COE, que limita derechos y
garantías a discreción.

Por otra parte, tampoco podría el Ministerio de Salud o el


Ministerio de Seguridad impedir el paso a un ciudadano.

Acaso ¿no leyeron en el Poder Ejecutivo Provincial la


Constitución Nacional? O ¿creerán que la emergencia está por
encima de la misma

Jamás las emergencias están por encima de la


Constitución, esto hay que entenderlo.
Así lo dijo la CSJN en el precedente “ALEM”, en el que
sostuvo: “lejos de suspender el imperio de la Constitución, se
declara para defenderla, y lejos de suprimir las funciones de los
poderes públicos por ella instituidos, les sirve de escudo” 1

Posteriormente, en “Peralta”, fallado en 1990


sostuvo:"...que el derecho de emergencia no nace fuera de la
Constitución, sino dentro de ella; se distingue por el acento
puesto según las circunstancias lo permitan y aconsejen, en el
1 Caso “Alem”, Fallos 54:432, 1893.
interés de individuos o grupos de individuos, o en el interés de la
2
sociedad toda”.

En el caso “Fernández de Kirchner Cristina”, con fecha 24


de abril de 2020, la CSJN dijo: “es precisamente en contextos de
emergencia como el descripto, que sacuden a la sociedad de una
manera inaudita en la historia reciente, que sus autoridades
constitucionales están más vigorosamente llamadas a encontrar
cauces institucionales para enfrentar tales desafíos”.

Luego dijo, “Que en este contexto de inaudita y acuciante


excepcionalidad, no puede desvanecerse la importante del
funcionamiento del Congreso como órgano de representación
directa del pueblo de la Nación y de los estados locales, dado
que en su seno resguarda el principio democrático y el sistema
federal”… “..Las emergencia, de cualquier tipo, deben ser
tratadas dentro del Estado de Derecho y por ello el
funcionamiento del Congreso de la Nación resulta absolutamente
esencial para el normal desarrollo de la vida constitucional de la
Argentina”.

Recordemos que la libertad de tránsito interprovincial, está


reconocida en los artículos 9 a 12 de la Constitución Nacional,

2 Caso “Peralta Luis A. y otro c. Estado Nacional, Ministerio de Economía, BCRA”, fallado el 27 de
diciembre de 1990, cfr. Bidart Campos, obr. cit., pág. 351.
sobre la que la Corte Suprema de Justicia de la Nación, tiene
dicho en autos: “ANTONIO BARILLARI S.A. c/ BUENOS AIRES,
PROVINCIA DE s/ ACCION DECLARATIVA DE
INCONSTITUCIONALIDAD (Procesamiento de Pescado y Marisco
en Establecimientos en la Provincia de Buenos Aires)” lo
siguiente: “Que en el sistema de la Constitución Nacional, las
cláusulas referentes la cuestión en debate, buscan asegurar un
espacio económico único, libre de trabas fundadas en el
hecho de que la circulación de bienes y personas atraviese
los límites provinciales… Por dicha razón, tales preceptos
liberan y dan garantías al movimiento interprovincial de
personas y bienes. Así, el artículo 9º de la Ley Fundamental
suprime las aduanas interiores; el 10º establece de manera
expresa la regla según la cual en el "interior de la República es
libre de derechos la circulación de los efectos de producción o
fabricación nacional"; el 11 dispone que ningún derecho podrá
imponerse a los bienes y a los medios que los transportan "por el
hecho de transitar el territorio" y, finalmente, el 12, hace
extensivo este régimen de libre circulación económica a la
navegación interprovincial”.

A su turno, la libertad física o de locomoción se encuentra


consagrada en el Art. 14 de la Constitución Nacional que
dispone que todos los habitantes gozan de los siguientes
derechos:”…de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio
argentino...”. También este derecho está reconocido en
Tratados Internacionales de rango constitucional, conforme al
Art. 75 inc. 22 de la Ley Suprema, como la Declaración
Universal de Derechos Humanos, en sus Arts. 9 y 13, la
Convención Americana de Derechos Humanos, en su Art. 22 y
el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en sus
Arts. 9, 12 y 13.3

En conclusión, hasta tanto no se respete y se cumpla la


Constitución Nacional ni la Constitución Provincial, seguiremos
inmersos en esta situación de caos, de arbitrariedades e
injusticias, lejos del estado de derecho.

A partir de lo expuesto, solicitamos la aprobación de la


presente iniciativa.

FDO.: BLOQUE JUNTOS POR EL CAMBIO

3 Véase Horacio Etchichury, “La libertad física o de locomoción” en la obra “Derecho Constitucional”, Tomo
1, Director Antonio María Hernández, Paulina Chiacchiera Castro, Coordinadora, La Ley, Buenos Aires,
2012, págs. 685 y sgts. y Marta S. Maldonado, “El derecho a la locomoción”, en la obra “Constitución de la
Nación Argentina”, Director Daniel Sabsay, Coordinador Pablo Manili, Tomo 1, Ed. Hammurabi, Buenos
Aires, 2009, págs. 393 y sgts...