Está en la página 1de 12

La Guìa Completa con los pasos a

seguir en la víspera a Iom Kipur.


Todo lo necesario para este Iom Kipur.
Para Hacer

En la víspera de Iom Kipur

Cena Festiva

Antes de que caiga la noche, asegúrese de que tiene una comida festiva completa

para que luego no esté hambriento.

Cambie sus zapatos

En Iom Kipur, no usamos zapatos de cuero.

Nota: algunas comunidades tienen la costumbre de usar ropa blanca en Iom Kipur,

ya que en este día somos comparados con los ángeles, los cuales no comen.

Encendido de las velas:

Las niñas y todas las mujeres que están en la casa (si no hay una mujer en la casa,

el jefe del hogar), deben encender velas 18 minutos antes del atardecer.

Caridad en Erev Iom Kipur

Se acostumbra dar para caridad generosa y liberalmente durante todos los días de

arrepentimiento, pero en Erev Iom Kipur sucede todavía más, ya que la tzedaka es


una gran fuente de mérito y sirve como protección contra decretos duros. Nuestros

Sabios cuentan:

Mar Ilkva tenía la práctica de perdonar cuatrocientos zuz cada Erev Iom Kipur a

cierto hombre pobre que vivía cerca. Un año le envió el dinero a su hijo. Su hijo

volvió y le devolvió el dinero, diciendo: "Padre, él no necesita caridad." Mar Ilkva

le preguntó: "¿Qué viste [es decir, que te hizo llegar a esta conclusión)?" Él

respondió: "Vi que estaban sirviéndole vino de vendimia." Mar Ilkva replicó: "¡No

sabía que estaba acostumbrado a tales finuras!" Así que dobló la cantidad y le

envió ochocientos zuz (Ketubot 67b).

Plimo acostumbraba burlarse de Satanás [nunca cayendo víctima de sus trampas].

Él decía: "¡Una flecha en tu ojo, Satanás!" Un día, en Erev Iom Kipur, Satanás se

le apareció como un hombre pobre. Se aproximó a la puerta de Plimo y se le trajo

pan fuera de la casa. Él dijo: "En este día, cuando todos cenan en casa, ¿yo

permanezco afuera?" Lo hicieron pasar y le sirvieron pan: " En este día, cuando

todos se sientan a la mesa, ¿debo sentarme solo?"

Le pusieron un lugar en la mesa. Todo su cuerpo estaba cubierto de yagas, lo que

hacía sumamente repulsivo, y actuaba de manera vil. Plimo le dijo: "¡Compórtate

adecuadamente!" Él dijo: "Sírvanme una copa de vino." Lo hicieron y él escupió


en éste. Cuando lo reprendieron, pretendió caer muerto y Plimo luego oyó una voz

gritando: "¡Plimo tomó una vida, Plimo tomó una vida!" Plimo huyó y se escondió.

Cuando Satanás vio su angustia y zozobra, Satanás le reveló su verdadera

identidad (Kidushin 81 a).

Comer en Erev Iom Kipur

Es un mitzva comer y beber con entusiasmo en Erev Iom Kipur. Nuestros Sabios

escriben: La Torá (Vaikra 23:32) indica: ¿Y deberás afligir tu alma el noveno día

del mes en la noche. ¿Ayunamos el nueve? ¡Únicamente ayunamos el diez! ¿Cómo

debe entenderse entonces este verso? Nos enseña que todos los que comen y beben

el nueve y ayunan el diez son considerados por la Escritura como si hubiesen

ayunado tanto el nueve como el diez.

La razón de por qué comer en el día nueve es considerada una acción tan buena

que es equivalente a haber ayunado, es que al hacerlo mostramos nuestro júbilo


porque ha llegado el momento de nuestra expiación. Por extensión, mostramos así

que estamos preocupados por nuestros pecados.

Otra razón: En otros Festivales tenemos comidas fijas como medio de expresar

nuestra felicidad al tener la oportunidad de cumplir mitzvot. Esta alegría es en sí

misma una fuente de mérito. Ya que no podemos tener una comida festiva en Iom

Kipur, lo hacemos entonces en Erev Iom Kipur.

Una tercera razón: La comida festiva en Erev Iom Kipur nos da la fortaleza física

necesaria en Iom Kipur para concentrarnos en las plegarias, las súplicas y la

reflexión que nos llevan a teshuva.

Tur (Oraj Jaim 604) indica:

Esto (comer en Erev Iom Kipur) surge de Su gran amor por Su pueblo, ya que les

ordenó ayunar únicamente una vez al año - para su beneficio, a fin de sus pecados

puedan ser expiados. Les ordenó comer y beber primero para que pudiesen

ayunar y la aflicción no los dañase.

Se acostumbra comer pescado en la comida de la mañana en Erev Iom Kipur.

La Midrash (Bereshit Raba 11) cuenta:


R. Tanjuma enseñó: Ocurrió una vez en Roma en Erev Iom Kipur que un sastre

judío fue al mercado a comprar pescado. Había solamente uno a la venta, pero

había dos compradores: el sastre y el sirviente del gobernador romano. Cada uno

ofreció una suma cada vez mayor hasta que el precio alcanzó doce dinares, que

fueron pagados por el sastre.

Durante la cena del gobernador, éste le preguntó a su sirviente: "¿Por qué no

trajiste pescado?" El sirviente replicó: "No te esconderé la verdad mi amo. Fui a

comprar pescado, pero solamente había uno a la venta. Un judío y yo pujamos por

él, cada uno ofreciendo más que el otro, hasta que el precio alcanzó doce dinares.

¿Hubieses querido que gastase doce dinares en un pescado?" El gobernador

preguntó: "¿Quién es este judío?"

Envió a buscarlo y fue traído ante él. Le preguntó: "¿Por qué tú, un sastre judío,

considera adecuado comer un pescado que le cuesta doce dinares?" El sastre

replicó: "¡Señor! Tenemos únicamente un día durante el cual todos los pecados que

cometemos durante el año son expiados. ¿No debemos honrar ese día cuando

llega?" El gobernador replicó: "Ya que has explicado tu comportamiento, puedes

irte."
¿Y cómo recompensó Di-s al sastre? Cuando abrió el pescado, Di-s le dio una joya

preciosa [dentro del pescado] y eso le dio suficiente para mantenerse el resto de sus

días.

Aunque es una gran mitzva comer con entusiasmo en Erev Iom Kipur, uno debe

tener cuidado de comer aquellos alimentos que son fáciles de digerir. Vemos que

algunos tzadikim justos -quienes no se atiborran el resto del año - comen muchas

comidas ligeras durante todo el día como para derivar alegría en la mitzva que

acompaña a cada bocado de comida.

Inmersión en Una Mikve

Todo judìo debe sumergirse en una mikve en Erev Iom Kipur como respeto a la

santidad del día, y para arrepentirse y ser purificado del pecado. Esta práctica data

del tiempo de los Profetas. De acuerdo con el Geonim, la inmersión debe ser

precedida por una bendición, pero no es nuestra costumbre hacerlo, Tal ferviente

intención debe también caracterizar nuestra recitación de la Gracia después de las

Comidas, con sus súplicas en representación de Jerusalén, la reconstrucción del

Templo, una buena vida y un abundante sostén, la venida del Mashiaj, y otras

plegarias sobre muchos aspectos de nuestras vidas.

 Se acostumbra encender velas de conmemoración [Iahrtzeit].


Cuando las candelas del Festival son encendidas se recitan dos

bendiciones: L'Hadlik Ner Shel Iom ha-Kipurim,y She-hejeianu.

 Antes de entrar a la sinagoga, se acostumbra que los padres bendigan a sus

hijos. Aunque no hay una fórmula obligatoria para esta bendición, se

acostumbra que los padres digan:

Que Di-s te haga como Efraim y Menashe [para un hijo]; o, Que Di-s te haga

como Sarah, Rivka, Rajel, y Lea [en el caso de una hija].

Que sea la voluntad de nuestro Padre en el Cielo poner en tu corazón amor y

temor de Él. Que tengas siempre temor de Di-s para que nunca peques. Que tus

ansias sean por la Torá y las mitzvot. Que tus ojos vean directamente hacia

adelante, que tu boca hable con sabiduría y que tu corazón sienta reverencia. Que

tus manos se dediquen a mitzvos, tus pies corran para cumplir la voluntad de tu

Padre en el Cielo.

Que Él te otorgue hijos e hijas que sean justos, que cumplan la Torá y las mitzvot

durante todas sus vidas. Que su forma de vida sea bendecida y su sostén sea

ganado de la manera permitida, con facilidad y abundancia de Su mano generosa,

en vez de que vengan de los regalos de la carne y la sangre; sostén que te deje en
libertad para el servicio de Di-s. Que seas inscrito y sellado para una vida larga y

buena entre todos los justos de Israel, Amén!

La Cena Antes del Ayuno

Después de minjá, se come la comida de conclusión, la seudá hamafseket. Puede

comerse en cualquier momento pero debe concluir cuando todavía es de día, es

decir, antes del atardecer, ya que no debe “sumar” al ayuno empezando mientras

todavía es de día. La Torá no establece un tiempo mínimo para esta adición al

ayuno.

Se ha convertido en costumbre terminar esta comida por lo menos media

hora antes del atardecer, a fin de que uno tenga suficiente tiempo para una

recitación sentida y sin apuro de la Gracia después de las Comidas, y para

llegar a la sinagoga a tiempo para Kol Nidrei, que también se recita antes

del atardecer.

 Aunque es recomendable comer pescado en la comida de la mañana, no se

acostumbra hacerlo. Uno no debe tomar bebidas intoxicantes, porque para

el que se emborrache, sus plegarias son una abominación. Lo óptimo es

comer únicamente alimentos ligeros. Después de que comida termina, se

recita con fervor el Salmo 126, el cual precede a la Gracia después de las

Comidas.
 El uso del blanco en Iom Kipur

 Muchos tienen la costumbre de usar ropa blanca en Iom Kipur para emular a

los ángeles servidores. Algunas personas usan un kitel, una túnica blanca

sobre la ropa.

 Debido a que es similar a una mortaja, sirve para recordarnos la mortalidad

del hombre y la necesidad de teshuva. El kitel no debe ser adornado con oro,

ya que el oro hace recordar el pecado del becerro de oro, y lo que fue el

origen de una acusación para los judíos no se puede transformar en una

defensa.

 5 Aflicciones en Yom Kipur

 No solamente comer y beber, sino también todos los placeres corporales

están prohibidos en Iom Kipur. Los Sabios han enumerado cinco aflicciones:
Debemos abstenernos de comer, beber, lavar o ungir el cuerpo, usar zapatos

de cuero y tener relaciones maritales.

 Estas cinco aflicciones corresponden a los Cinco Libros de la Torá, los que

aceptamos sin dejar que nuestras necesidades físicas intervengan. También

corresponden a los cinco sentidos con los que el hombre cumple mitzvot y

comete transgresiones; a las cinco veces que el término nefesh [alma] es

mencionado en la lectura de la Torá en Iom Kipur; a las cinco inmersiones

del Kohen Gadol en Iom Kipur cuando estaba el Santuario; y a los cinco

servicios de plegaria establecidos para el día: Ma'ariv, Shajarit,

Musaf, Minjá, y Ne'ila.
 Iom Kipur en el Beit Hamikdash

 Siete días antes del Día de Expiación, el Alto Sacerdote era separado de su

hogar y llevado a la Cámara de Consejeros (lishkat palhedrin) y otro

sacerdote estaba listo para tomar su lugar en caso de que algo le pasase y le

impidiese cumplir con el Servicio.

 Era colocado al cuidado de los ancianos del Tribunal (Beit-Din), y leían ante

él el orden del día (para familiarizarlo con el servicio). Y le decían: "Mi

Señor, Alto Sacerdote, recitas con tu propia boca, a menos que lo hayas

olvidado, o que no hayas aprendido."


 En la víspera del Día de Expiación en la mañana, le hacían pararse en la

Puerta Oriental y pasaban ante él bueyes, corderos y ovejas, para que

adquiriese conocimientos y se familiarizase con el Servicio.

 Durante los siete días, no le negaban comida ni bebida, pero en la víspera del

Día de Expiación, al caer la noche, no le permitían comer mucho ya que el

alimento induce al sueño.

 Los ancianos del Tribunal lo pasaban a los ancianos del sacerdocio, y ellos

lo llevaban hasta la Casa de Abtinas (en el piso superior del Bet Hamikdash,

en el lado sur del "Tribunal de los Sacerdotes ").

 Le hacían jurar que realizaría el Servicio de acuerdo con la Tradición, y

antes de dejarlo le decían: "Mi Señor, Alto Sacerdote, somos delegados del

Tribunal, y tú eres nuestro delegado y el delegado del Tribunal. Te

imploramos por Él que hagas que Su Nombre more en esta Casa, que no

cambies sus prendas, que él se pone, y lo acompañaban a su casa. Y él hacía

el festival para todos sus amigos, celebrando su salida del Santuario sin

ningún incidente.

 Cuán glorioso era el Alto Sacerdote, cuando salía seguro del Santuario…

Aún bajo el amplio pabellón del cielo, se encontraba el aspecto del

Sacerdote, Como el relámpago que viene del esplendor de los ángeles, así
era el aspecto del Sacerdote, Como la aparición del arco iris en medio de la

nube, Como la rosa en medio de un jardín delicioso, Como la ternura que se

ve en la cara de un novio, Como las campanas doradas en las faldas de la

capa, Como la aparición del sol levante en la tierra, Feliz el ojo que vio

todas estas cosas … (Del Majzor)

También podría gustarte