Está en la página 1de 4

ROSH HASHANÁ.

Preguntas Frecuentes: Todo Sobre el Año Nuevo Judío

Este ritual para el Año Nuevo judío va mucho más allá de la inmersión de las manzanas en
la miel.

POR RAHEL MUSLEAH


  
Cuando se trata de Rosh Hashaná, familias de origen Sefardí y Mizrahi -como la mia de
Calcuta, India- tienen un secreto para compartir con el resto del mundo judío: un seder
distintivo de Año Nuevo mucho más allá de manzanas sumergidas en miel. En la primera
noche de la fiesta, celebramos una ceremonia especial en casa durante la cual recitamos
bendiciones sobre una variedad de alimentos que simbolizan nuestros deseos para el año
que viene.

Las bendiciones en este ritual comienzan con las palabras "yehi ratzón" (que sea la
voluntad de Dios), y todos piden regalos divinos de bondad, fortaleza y paz. El ritual ha
llegado a ser conocido como un "seder" (orden) porque las bendiciones se recitan en un
orden específico. Irónicamente, ese orden varía según la costumbre y la comunidad.

Los orígenes del ritual se remontan al Talmud (Horayot 12a), donde Abaye discute los
presagios que llevan significado, y sugiere que al comienzo de cada año nuevo, la gente
debe tener el hábito de comer los siguientes alimentos que crecen en profusión y por lo
tanto simbolizan la prosperidad: calabaza, un vegetal de frijol llamado rubia, puerros,
remolachas y dátiles.

Es difícil rastrear cómo la ceremonia evolucionó desde esa mención talmúdica a su forma
actual. Según el autor del libro de cocina Gilda Angel (Sephardic Holiday Cooking), "Se
dice que cuando el erudito babilónico Hai Gaon (939-1039) salió de la sinagoga de Rosh
Hashaná, sus estudiantes le traerían un cesto lleno de frutas diferentes sobre las cuales
recitaba varias bendiciones y versos bíblicos ". El rabino Baghdadi Hakham Yosef Hayyim
(1832-1909) menciona la ceremonia en su recopilación de la ley y la práctica judías, Ben
Ish Hai, extendiéndola a la segunda noche de la fiesta también.

Al igual que el seder de Pascua, donde los alimentos como las hierbas amargas y la matzá
simbolizan el sufrimiento y la libertad, en el seder Rosh Hashaná, los alimentos que
comemos también se convierten en vasos de significado. Cada alimento simboliza un deseo
bueno para el año que viene, y antes de cada alimento que se consume hay una bendición
especial para recitar, muchos de los cuales resultan de juegos de palabras en el nombre
hebreo o arameo de la comida. Con cada bendición, el aspecto mundano de la comida está
adornado con un sentido de santidad, mordacidad e incluso humor.

Preparativos para la gran noche


Al igual que otros judíos sefardíes y de Oriente Medio, mi lista de compras de Rosh
Hashaná se asemeja a la lista de Abaye en el Talmud, con algunas características añadidas:
granadas jugosas, de piel roja; datiles brillantes y pegajosos; calabaza sabrosa; puerros
picantes; cebollitas o cebolletas; frijoles verdes largos (disponibles en tiendas indias);
espinacas de color verde intenso; y manzanas crujientes. Algunas familias usan hojas de
remolacha en lugar de espinacas, membrillo en lugar de manzanas y otras variedades de
frijoles y calabazas.

Para preparar estos alimentos para ser a la vez hermosos y sabrosos, los datiles se pueden
dividir, rellenos con mitades de nuez, y dispuestos en óvalos concéntricos. Las manzanas
son tradicionalmente cuarteadas y cocidas en conservas rosadas picantes mientras que
conservan su forma, con una gota del colorante rojo del alimento y de los clavos enteros.
Aunque algunas familias preparan más platos lujosos, me gusta mantener los alimentos tan
cerca de su frescura como sea posible. Sirvo los frijoles y la espinaca al vapor, los
cebollines o cebollino crudo, la granada se separa en semillas para comer fácil, y la
calabaza cocida y puré con un toque de azúcar, especias y leche de soja.

Bendiciones para la Noche de Rosh Hashaná 


Comenzamos el seder con una serie de versos bíblicos que invocan bendiciones físicas y
espirituales. Se repiten un número prescrito de veces por razones místicas

Los versos son seguidos por 2a piyyut, un poema religioso, escrito por Abraham Hazzan
Girondi en España del siglo XIII. Cada verso del poema tiene un estribillo que
declara, Tikhleh shanah ve-killeloteha! ¡Que termine el año con todas sus maldiciones!
La última línea refleja un cambio de tono: Tahel shanah u-virkhoteha! Que el nuevo año
comience con todas sus bendiciones!

Entonces vengan las bendiciones.

Antes de comer datiles (tamar): Que sea tu voluntad, Dios, que la enemistad acabe. (Tamar
se parece a la palabra para fin, yitamu.)

Antes de comer la granada: Que seamos tan llenos de mitzvot como la granada está llena de
semillas.

Antes de comer manzana: Que sea Tu voluntad, Dios, renovar por nosotros un año bueno y
dulce.

Antes de comer frijoles (rubia): Que sea tu voluntad, Dios, que nuestros méritos aumenten.
(Rubia se asemeja a la palabra para el aumento, yirbu.) En lugar de habichuelas, los judíos
de Libia mezclan el azúcar y las semillas de sésamo para simbolizar la abundancia, porque
los granos son tan pequeños y numerosos que no pueden ser contados.
Otras Bendiciones

Antes de comer calabaza o calabaza (k'ra): Que sea tu voluntad, Dios, arrancar todos los
malos decretos contra nosotros, como nuestros méritos son proclamados delante de ti. (K'ra
se parece a las palabras para "lágrima" y "proclamado".)

Antes de comer hojas de espinacas o de remolacha (selek): Que sea tu voluntad, Dios, que
todos los enemigos que pudieran vencer a nosotros se retiren, y vamos a batir un camino a
la libertad (Selek se parece a la palabra para retirarse, yistalku).
Antes de comer puerros, cebollines o cebollines (karti): Que sea tu voluntad, Dios, que
nuestros enemigos sean cortados. (Karti se asemeja a yikartu, la palabra para "cortar".) Los
judíos de Persia rasgan los scallions y los lanzan detrás de su espalda y sobre sus hombros.
A veces dicen los nombres reales de los enemigos que quieren destruir.

El seder originalmente pidió un pez o cabeza de oveja para simbolizar nuestro deseo de ser
cabezas, no colas; líderes, no rezagados. La cabeza de la oveja (los cerebros fueron
quitados y cocinados) sirvió también como recordatorio del carnero que salvó la vida de
Isaac; recitamos la historia de la unión de Isaac en el segundo día de Rosh Hashaná. Judios
Baghdadi dejaron de usar el pez porque su nombre hebreo, dag, suena como la palabra
hebrea para la preocupación, d'agah.

En lugar de la cabeza de oveja, las familias que desean reintroducir un deseo de liderazgo
fuerte podría considerar una cabeza de lechuga como una opción vegetariana.

Mientras que las bendiciones que promulgan daño a los enemigos pueden ser preocupantes
hoy, originalmente fueron creadas en tiempos de amenaza externa a muchas comunidades
judías, y encarnaron la fe en un Dios protector.

Para las familias que no desean recitar estas bendiciones, pueden ser adaptadas para reflejar
deseos positivos como la amistad y la armonía. Por ejemplo, el deseo de karti (cebollas,
cebollinos o puerros) podría ser "she-yikaret me-aleinu kol ra ve-nitbarekh b'shalom" -
que todo mal sea cortado de nosotros y debamos ser bendecidos con paz. Los participantes
pueden sugerir pasos concretos para lograr estos objetivos: agradecer a un maestro o
compañero de trabajo, honrar a los padres, pagar una shiva, respetar el medio ambiente, etc.

El seder termina cuando las bendiciones de yehi ratzon siguen hacia el Hamotzi,
probablemente la bendición más común sobre la comida, pero extraordinaria en su
reconocimiento de Dios como la fuente de todos los alimentos.

El deseo de la buena voluntad y el favor de Dios, ratzon, se extiende por lo menos a un


piyyut Sefardí de Fiestas, un poema religioso de Judá Samuel Abbas (España del siglo
XIII) llamado Et Sha'arei Ratzon (Puertas de Favor).

Escuche Et Sha'arei Ratzon aquí.

Este largo y desgarrador poema acerca de la unión de Isaac visualiza los viajes internos y
externos de padre e hijo, completos con el diálogo y la imaginación lamentable de la
reacción de Sarah. Cantado antes del soplar del shofar en las mañanas de Rosh Hashaná,
termina con una esperanza de salvación para todos. La palabra ratzon, compartida tanto por
los deseos del seder como por este piyyut, refleja nuestro tierno y vulnerable estado durante
la Alta Temporada de Fiestas, cuando abrimos nuestros corazones a la expresión de
nuestros miedos y deseos más profundos.

Tahel shanah u'virkhoteha! Que el nuevo año comience con todas sus bendiciones.
http://www.shalomhaverim.org/Fiestas/un_seder_sefardic-de_rosh_hashana.html

También podría gustarte