Está en la página 1de 2

FRANCO NO ESTÁ ENTERRADO EN EL VALLE DE LOS CAÍDOS

En 1959, cuando el Valle de los Caídos estaba a punto de inaugurarse, Franco visitó las obras. Al
pasar por el altar mayor, el dictador le dijo a Diego Méndez, arquitecto responsable de la
construcción: “Méndez, yo aquí”. Aunque son varias las fuentes que recogen esta anécdota,
simpatizantes de Franco afirman que el exjefe del Estado nunca quiso ser enterrado en ese lugar,
menos aún, al lado de José Antonio Primo de Rivera. Para ello se apoyan en las tensas relaciones
entre Franco y el líder de la Falange y en que la familia del dictador hubiera mandado construir un
panteón en El Pardo con dos tumbas, una para el patriarca y otra para su esposa, Carmen Polo. Por
si no fuera suficiente, algunos sostienen que, para evitar que "las hordas rojas" profanaran el
cadáver en caso de tomar el Valle de los Caídos por asalto –en 1999 el GRAPO atentó contra la
basílica sin provocar demasiados daños–, las autoridades decidieron que era mejor que Franco no
estuviese enterrado ahí.

¿Verdadera o falsa? Durante el sepelio del dictador, el ministro de Justicia, Sánchez Ventura,
Notario Mayor del Reino, preguntó a los jefes de las Casas Civil y Militar, señores Fuertes de
Villavicencio y Sánchez Galeano, y al segundo jefe de éstas, señor Gavilán: “¿Juráis que el cuerpo
que contiene esta caja es de Francisco Franco Bahamonde, el mismo que os fue entregado a las
6:30 horas de hoy en el Palacio de Oriente?”. Los tres interpelados contestaron que sí. No
obstante, que el juramento de tres personas sean el único aval del enterramiento del dictador son
un material óptimo para pensar que todo es una conspiración. Por otra parte, el continuo retraso
en exhumar el cuerpo provoca que muchos empiecen a sospechar que en esa tumba no hay nada
enterrado. En breve lo sabremos… o no.

RTVE COMPRÓ A LOS JURADOS PARA QUE MASSIEL GANARA EUROVISIÓN

En 2008, José María Íñigo declaró en el documental 1968. Yo viví el mayo español que, por orden
del gobierno de Franco, directivos de Televisión Española viajaron por Europa para comprar series
extranjeras que nunca se llegaron a emitir y contratar giras de grupos que nunca llegaron a actuar.
Según el periodista, este extraño comportamiento ocultaba la compra de votos de los jurados de
Eurovision para que Massiel ganase la edición de 1968.

¿Verdadera o falsa? El principal rival de Massiel en el Festival de Eurovisión era el archiconocido


Cliff Richards, que defendía la canción Congratulations y partía como claro favorito. A falta de dos
países por votar, el inglés adelantaba en el marcador a la madrileña por dos puntos. Sin embargo,
las extrañas votaciones de Alemania y Yugoslavia dieron la vuelta al resultado. Alemania votó a
España con cinco puntos, pero con solo dos a Inglaterra. A continuación, y para sorpresa de todos,
Yugoslavia no votó ni por Massiel ni por Richards. De esta forma, España obtuvo 29 puntos e
Inglaterra 28. Aunque estas raras votaciones de Alemania y Yugoslavia siempre alimentaron las
sospechas, lo cierto es que fue con el estreno del documental 1968. Yo viví el mayo español, de La
Sexta, cuando se habló abiertamente de ello. Ante esas acusaciones, Massiel se defendió negando
el tongo, afirmando que ella era tan abiertamente antifranquista que al régimen no le interesaba
instrumentalizarla y deslizando que el verdadero interés de la cadena era generar escándalo para
promocionar a Rodolfo Chikilikuatre, personaje surgido del programa de Andreu Buenafuente que
emitía La Sexta en esa época, y que iba a representar a España en Eurovisión 2008.

También podría gustarte