Está en la página 1de 6

Antropología jurídica

La antropología jurídica es una disciplina de la antropología cultural o social, afianzada


durante el siglo XIX y XX gracias a las investigaciones de importantes juristas y
antropólogos como Henry Sumner o John McLennan, que aplicaron los conceptos de la
antropología cultural al estudio del derecho.
A pesar de que los conceptos de antropología y derecho pertenecen a dos disciplinas
totalmente diferentes, con métodos de investigación y terminologías muy diferenciadas,
tienen un fuerte vínculo de interrelación porque son campos de estudio que investigan la
convivencia humana y sus correspondientes problemas. debido a que es fundamental el
correcto estudio de la aplicabilidad humana y su comportamiento como miembros de una
sociedad.
Según Fernando Silva en su obra Introducción a la antropología jurídica, los orígenes de
esta disciplina se encuentran en la etnografía y el derecho comparado. A medida que
estas investigaciones fueron haciéndose más complejas, y a raíz de la necesidad de
determinar la naturaleza de las leyes, las normas y los sistemas, las descripciones
etnográficas y el resultado de la comparación de los sistemas jurídicos tuvieron que
cumplir con determinadas exigencias para ajustarse a las condiciones de universalidad
que exigen las explicaciones antropológicas. Es a mediados del siglo XIX cuando las
investigaciones antropológicas ya gozan de una gran madurez y permiten contar con
información fiable sistematizada sobre diversas sociedades aisladas y técnicamente
subdesarrolladas, que podemos hablar ya de antropología jurídica.

Índice
  [ocultar] 

 1Aplicaciones
 2Antecesores
o 2.1Montesquieu
o 2.2Johann Jakob Bachofen
o 2.3Lewis Henry Morgan
o 2.4Federico Engels
o 2.5Henry Summer Maine
o 2.6John MacLennan
o 2.7Edward B. Tylor
o 2.8William Graham Summer
o 2.9Francisco Ramos Mejía
o 2.10Roscoe Pound
o 2.11A.R. Radcliffe-Brown
o 2.12Bronislaw Malinowski
 3Referencias
 4Enlaces externos

Aplicaciones[editar]
La antropología jurídica estudia los sistemas normativos de control social que conforman
cualquier sociedad, especialmente el sistema jurídico, así como los objetivos y funciones
que tiene el derecho en la satisfacción de las necesidades humanas y sus aspiraciones
sociales. Por otro lado uno de sus principales campos de estudio es la investigación del
comportamiento humano regulado en una sociedad determinada. Establece principios que
expliquen las similitudes y diferencias entre los sistemas normativos de las distintas
sociedades humanas, con el objetivo de formular propósitos generales sobre el fenómeno
jurídico.
La antropología jurídica tiene la necesidad de comprender tanto la naturaleza del derecho
como la naturaleza humana. Teniendo en cuenta que todo derecho se fundamenta en
norma, y ésta es formulada y proviene de la naturaleza del hombre, no podemos entender
la ciencia jurídica sin la intervención del estudio de la antropología. Es decir, el derecho
como ciencia que estudia las normas tiene el objetivo de servir al hombre con el fin de
lograr su felicidad, pero para ello requiere la colaboración de otras ciencias como la
antropología, sociología, psicología… Dentro del desarrollo del derecho, la antropología
jurídica busca la manera de crear normas jurídicas que sean lo más justas y equilibradas
posibles.
Según el autor Esteban Krotz, existen tres campos de estudio específicos de la
antropología jurídica: el campo del derecho comparado como campo de conflictos y de
luchas; el derecho como mecanismo de control social; el campo del derecho y la ideología.
Esta división pertenece a la manera en que trabaja la antropología en general: empieza
con el estudio de los conflictos y termina con el estudio de la ideología.
El objetivo de la antropología jurídica es encontrar el sistema o los sistemas de orden que
pueda haber en las relaciones sociales humanas, hallar las conexiones entre actitudes
aparentemente inconexas, formular proposiciones simples que las describan e idear
pruebas que verifiquen la validez de tales proposiciones. La primera y fundamental
preocupación de la antropología jurídica es alcanzar la objetividad, convirtiéndose en un
instrumento jurídico normativo para mejorar la convivencia humana.

Antecesores[editar]
Montesquieu[editar]
(18 de enero de 1689 - 10 de febrero de 1755). Charles Louis de Secondat, Señor de la
Brède y Barón de Montesquieu, es considerado el más importante precursor de la
antropología jurídica, al determinar que las leyes son estrictamente necesarias para
establecer la naturaleza de las cosas.
Johann Jakob Bachofen[editar]
Historiador del derecho, jurista, antropólogo, sociologo y filósofo suizo (1815-1887), fue
profesor de derecho romano en Basilea (1841). Interpretó desde una perspectiva
romántica la mitología romana y escribió el estudio histórico-etnológico El
matriarcado (1861), obra por el cual se le recuerda.1
Lewis Henry Morgan[editar]
Antropólogo estadounidense 1818-1881). En 1844 comenzó a ejercer como abogado pero
posteriormente se interesó por la cultura de los indígenas americanos y dedicó la mayor
parte de su vida a las investigaciones antropológicas. Su obra más conocida es La
sociedad primitiva (1877), un estudio de la evolución social.

Federico Engels[editar]
Engels (1820-1895) no puede considerarse un etnólogo, pero contribuyó, con gran parte
de sus estudios, a abordar uno de los principales problemas de la antropología jurídica: la
unión entre el derecho y el Estado. Acogiendo las principales ideas teóricas de Karl Marx,
Engels consideraba el Estado como una forma transitoria de organización de poder: algún
día desaparecerá. En su última etapa de investigación, Engels introdujo nuevos métodos
de análisis del derecho y estudió sus funciones en el sí de una sociedad.

Henry Summer Maine[editar]


Historiador inglés del derecho y sociólogo. (1822-1888) Realizó diversos estudios de
derecho comparado y tuvo gran influencia en el inicio de la etnología, especialmente en lo
referente a la relación entre lazos de sangre y lazos de suelo. Destacan sus obras: Ancient
Law (1869), dónde estudió comparadamente los diferentes ordenamientos jurídicos,
especialmente el derecho romano con el indiano, en la cual basó la Ley de la evolución
histórica del derecho que él formuló; Roman law and legal education (1856) y Lectures on
the early history of institutions (1875).
John MacLennan[editar]
Antropólogo británico (1827-1881). Fue uno de los fundadores de la antropología social,
campo en el que sus estudios rivalizaron con otro célebre antropólogo, Lewis Henry
Morgan. Mientras Morgan utilizó el término del parentesco para explicar sus teorías,
MacLennan negó su validez. Sus obras más destacadas son: El matrimonio
primitivo (1865) y La teoría patriarcal (1885). A MacLennan se le atribuyen los conceptos
de endogamia y exogamia.

Edward B. Tylor[editar]
Tylor fue un antropólogo inglés (1832-1917) que investigó la aplicación del método
científico para estudiar el desarrollo de la cultura, la sociedad humana y el pasado
histórico. Su gran aportación a la antropología fue su obra Primitive Culture, publicada en
1871, en la que afirma que la sociedad civilizada se ha transformado mediante procesos
naturales a partir de sus orígenes. Fue el primer antropólogo formado de manera global y
el primero también en impartir clases de antropología en la Universidad de Oxford. Su
visión significó una gran aportación en el estudio de la antropología, y su definición de
cultura es la única que la mayoría de antropólogos posteriores aún citan en estudios
contemporáneos.

William Graham Summer[editar]


Sociólogo y economista (1840-1910), Graham Summer contribuyó enormemente a la
antropología jurídica al definir el concepto de etnocentrismo, según el cual un grupo se
siente centro de todo y valora cualquier otro grupo en relación a él. Su obra más
importante, Folkways. A study of the Sociological Importance of Usages, Manners,
Customs, Mores and Morals (1906), estudia el etnocentrismo desde la perspectiva de la
incomprensión, explicando que todo grupo cree que sus costumbres son las mejores y
desprecia los modos distintos de otros grupos.

Francisco Ramos Mejía[editar]


Sociólogo, historiador y jurista argentino. (1847-1893). En 1873 se graduó como abogado,
en 1877 y hasta 1884 trabajó como juez del crimen en la provincia de Buenos Aires y en la
capital. Fundó con Luis María Drago la Sociedad de Antropología Jurídica. Su obra más
trascendente fue un estudio sobre los orígenes sociales de su país, titulado El federalismo
argentino (1889).

Roscoe Pound[editar]
Nacido en Estados Unidos (1870-1964), Pound fue un importante jurista y filósofo del
derecho que estudió los usos y costumbres, comparando sus aportaciones culturales con
el derecho. Investigó las similitudes y diferencias entre las normas jurídicas y otros tipos de
normas, y estableció las uniformidades culturales que influyen en todas las sociedades.
Entre sus obras más destacadas encontramos The Spirit of the Common Law (1921) y The
Task of Law (1944).
A.R. Radcliffe-Brown[editar]
Colaborador de Malonowski, Radcliffe-Brown (1881-1955), centró sus investigaciones en la
función de las instituciones sociales y las normas en una comunidad. Estudió el origen y
función de las sanciones sociales como elementos de convivencia colectiva, desarrollando
variantes que explicaran las diferentes formas de comportamiento en una sociedad y las
instituciones que surgen en torno a ellas. Con sus obras aportó grandes avances
antropológicos en materia de derecho primitivo, derecho civil y derecho penal.

Bronislaw Malinowski[editar]
Malinowski (1884-1942) centró sus estudios en descubrir cómo una institución social
puede satisfacer las necesidades humanas y cúales son las fuerzas sociales que
garantizan la obediencia a las normas.

Por Carlos Ariel Lim Acosta

¿Existe algo llamado antropología jurídica?, así es. Esta disciplina surge durante los
siglos XIX y XX, gracias a las contribuciones de múltiples juristas y antropólogos como
Montesquieu, Lewis Henry Morgan, Jonh MacLernnam, Jobann Jacob Bachofen, Henry
Summer Maine, entre otros.
Fernando Silva Santisteban describe en su
libro Introducción a la antropología jurídica que esta nueva área de estudio tiene sus
orígenes en la etnografía y el derecho comparado.[1] Asimismo, explica que los
conceptos de derecho y antropología son producto de dos disciplinas diferentes, dos
campos de profesionales y de investigación distintos. Por otro lado, a la antropología le
interesa conocer todas las concepciones y formas de comprender el derecho, ya que
cada una aporta significativas referencias que ayudan a ubicarse frente a la naturaleza
del fenómeno jurídico y entender mejor la índole de sus orígenes, así como la
proyección de sus funciones. Para la antropología el derecho, como todo sistema de
normas, es una institución susceptible de ser entendida y analizada en su naturaleza
cultural por las funciones que cumple en el seno de la sociedad.
La finalidad del derecho es el orden social, un orden ideado y establecido por el arbitrio
de quien o quienes han hecho las normas, es decir, de los jefes, caudillos, monarcas,
consejos, tribunales, jueces, legisladores, en fin, de quienes tienen o han tenido el
control de la sociedad. Lo que interesa fundamentalmente a la antropología jurídica es
por qué han dado esas normas y en qué tipo de sociedades se han establecido.[2] La
antropología jurídica tiene como objeto de estudio los sistemas normativos de control
social en todas las sociedades, especialmente el sistema jurídico, así como las funciones
que cumple el derecho en la satisfacción de las necesidades y aspiraciones. También,
busca entender la naturaleza del orden social humano y explicar cómo se origina y
desarrolla el derecho en indesligable correspondencia con los demás aspectos de la
cultura.
La antropología jurídica busca comprender los fundamentos y el carácter del
comportamiento regulado de nuestra especie. Lo que la distingue de la ciencia jurídica y
de la filosofía del derecho es que su preocupación fundamental está dirigida al
comportamiento habitual de sociedades concretas, puesto que su propósito es
sistematizar las comparaciones y establecer principios que expliquen no sólo las
similitudes sino también las diferencias entre los sistemas normativos de las distintas
sociedades humanas, a fin de formular generalizaciones válidas sobre el fenómeno
jurídico; es decir, sobre la naturaleza empírica de sus observadores. El objetivo de la
antropología jurídica es encontrar el sistema o los sistemas de orden que puedan hacer
en las relaciones sociales humanas, hallar conexiones entre actitudes aparentemente
inconexas, formular proposiciones simples que las describan e idear pruebas que
verifiquen la validez de tales proposiciones. La primera y fundamental de la
antropología jurídicas es alcanzar objetividad.

[1] Silva Santisteban, Fernando. Introducción a la antropología jurídica, Fondo de


Cultura Económica- Universidad de Lima, Perú, 2000. pág. 11