Está en la página 1de 88

FUNDAMENTOS DE MATEMATICAS

NOTAS

J. D. VELEZ
U NACIONAL

SEGUNDO SEMESTRE DE 2019


ii
Índice general

1. Introducción 1
1.1. Información general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.2. Objetivos del curso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.3. Evaluación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1

I Introducción a la lógica 3
1.4. Las paradojas lógicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.5. *El problema de la consistencia de las matemáticas . . . . . . 9

2. Teorías de Primer Orden 15


2.1. Cálculo Proposicional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
2.2. Tablas de verdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.3. Funciones booleanas y circuitos lógicos . . . . . . . . . . . . . 27

3. Máquinas de Turing 33
3.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
3.2. Problema de la parada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
3.3. La complejidad de un entero es incomputable . . . . . . . . . 43
3.4. Máquinas Universales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

II Teoría de números 47

4. Origen de las matemáticas 49


4.1. Matemáticas en la antigüedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
4.1.1. Numeración Maya . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
4.1.2. Calculadora digital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
4.2. Teoría de los sistemas de numeración . . . . . . . . . . . . . . 53
4.3. Adivinación de cartas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54

iii
iv PREFACIO

4.3.1. Explicación del misterio . . . . . . . . . . . . . . . . . 57


4.4. ¿Cómo generalizar la prueba de adivinación? . . . . . . . . . 58
4.5. Juego del Nim . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60

5. Aritmética 65
5.1. Recorrido a través de la teoría de los números . . . . . . . . . 65
5.1.1. Números primos y compuestos . . . . . . . . . . . . . 66
5.1.2. ¿Cómo averiguar si N es primo? . . . . . . . . . . . . 66
5.2. Teorema de Euclides . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
5.2.1. Primos de Fermat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
5.2.2. Primos de Mersenne . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
5.2.3. Primos Gigantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
5.3. Primos en la naturaleza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
5.4. Fórmulas para general números primos . . . . . . . . . . . . . 72
5.5. Preguntas abiertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72

6. Calendario occidental 75
6.1. Reforma Gregoriana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
6.1.1. Universalidad del calendario . . . . . . . . . . . . . . . 78
6.2. Calendario Mental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
6.3. Apéndice (Medición del radio terrestre) . . . . . . . . . . . . 82
6.3.1. Eratóstenes y el radio terrestres . . . . . . . . . . . . . 82
6.3.2. Problema del día solar . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
Capítulo 1

Introducción

1.1. Información general


1. Profesor: Juan D. Vélez

2. O…cina: Bloque 43, ofc 253 (Teléfono 4309359)

3. Correo: jdvelez@unal.edu.co

4. Horas de o…cina: Martes-Jueves 10-12

1.2. Objetivos del curso

1.3. Evaluación
1. Por medio de la participación activa, y de la solución y discusión (en
clase) de problemas y artículos previamente asignados (40 %).

2. Dos examenes de escogencia múltiple sobre el material cubierto en


clase, uno a mitad del semestre y otro al …nal (60 %) (las fechas se
de…nirán pronto)

1
2 CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN
Parte I

Introducción a la lógica

3
1.4. LAS PARADOJAS LÓGICAS 5

1.4. Las paradojas lógicas

Paradoja de Carl Hemple


Principio de inducción: si se observa un caso particular que corrobora
una determinada hipótesis H entonces la probabilidad de que H sea cierta
aumenta. Hempel da el siguiente ejemplo. Propone como hipótesis la a…r-
mación: Todos los cuervos son negros. Cada vez que examinemos un cuervo,
y éste sea negro, la factibilidad de la hipótesis todos los cuervos son negros
crecerá ligeramente. El principio de inducción, que de hecho constituye el
fundamento de toda ciencia, se ve más que razonable.
De otro lado, la a…rmación todos los cuervos son negros es equivalente
a su contrarrecíproco. Sea C(x) la sentencia el objeto x es cuervo. Sea N (x)
la sentencia el objeto x es negro. Entonces nuestra hipótesis sería:

(8x)(C(x) =) N (x)) (1.1)

Esta hipótesis es equivalente a su contrarrecíproca: todos los objetos no-


negros no son cuervos:

(8x)(:N (x) =) :C(x)) (1.2)

Por consiguiente, cada vez que observemos una manzana roja o veamos
que el cielo es azul, dichas experiencias estaría proporcionando evidencia
empírica para corroborar la hipótesis (1.1), escrita en su forma lógicamente
equivalente (1.2). Una manzana roja es una cosa no-negra, y cuando la
examinamos, vemos que es un no-cuervo. Y así de manera análoga con el
cielo. El principio de inducción nos diría entonces que el hecho de observar
una manzana roja, el cielo azul, la sangre roja. . . , debería aumentar nuestra
fe en la creencia de que todos los cuervos son negros.

Paradoja de Pinocho
De…namos un pinocho como un ser al cual le crece la nariz si y solo si
miente. ¿Qué pasaría si Pinocho dijera: mi nariz se alargará?
Si en efecto se alarga, tendrá que haber mentido (su nariz de alarga solo
cuando miente). Pero si en efecto mintió, su a…rmación (mi nariz se alargará)
deberá ser falsa y por consiguiente su nariz no podría haber crecido.
De otro lado, si no se alargara su a…rmación resultará falsa, y por tanto
habrá mentido, de donde se sigue que su nariz debería haber crecido.
6

Una conclusión razonable es que !Pinochos no existen! Una paradoja


muy similar se puede leer en El Quijote de Cervantes.

Paradoja del Quijote (Capítulo LI)


Con respecto a una pregunta que un forastero le hace a Sancho cuando
era gobernador de la ínsula Barataria, estando presentes a todo el mayordo-
mo y los demás acólitos, que fue:
“Señor, un caudaloso río dividía dos términos de un mismo señorío, y esté
vuestra merced atento, porque el caso es de importancia y algo di…cultoso...
Digo, pues, que sobre este río estaba una puente, y al cabo della una horca
y una como casa de audiencia, en la cual de ordinario había cuatro jueces
que juzgaban la ley que puso el dueño del río, de la puente y del señorío, que
era en esta forma: « Si alguno pasare por esta puente de una parte a otra,
ha de jurar primero adónde y a qué va; y si jurare verdad, déjenle pasar, y
si dijere mentira, muera por ello ahorcado en la horca que allí se muestra,
sin remisión alguna» .
Sabida esta ley y la rigurosa condición della, pasaban muchos, y luego en
lo que juraban se echaba de ver que decían verdad y los jueces los dejaban
pasar libremente. Sucedió, pues, que tomando juramento a un hombre juró y
dijo que para el juramento que hacía7, que iba a morir en aquella horca que
allí estaba, y no a otra cosa. Repararon los jueces en el juramento y dijeron:
« Si a este hombre le dejamos pasar libremente, mintió en su juramento, y
conforme a la ley debe morir; y si le ahorcamos, él juró que iba a morir en
aquella horca, y, habiendo jurado verdad, por la misma ley debe ser libre» .
Pídase a vuestra merced, señor gobernador, qué harán los jueces del tal
hombre, que aún hasta agora están dudosos y suspensos, y, habiendo tenido
noticia del agudo y elevado entendimiento de vuestra merced, me enviaron
a mí para que vuestra merced diese su parecer en tan intricado y dudoso
caso.
A lo que respondió Sancho: por cierto que esos señores jueces que a mí
os envían lo pudieran haber escusado, porque yo soy un hombre que tengo
más de mostrenco que de agudo; pero, con todo eso, repetidme otra vez el
negocio de modo que yo le entienda”.

La paradoja de Berry
Consiste en la aparente contradicción que se deriva de de…niciones como
la siguiente: El menor entero positivo que no se puede de…nir con menos de
quince palabras.
1.4. LAS PARADOJAS LÓGICAS 7

Mediante algunas frases pueden describirse enteros positivos concretos.


Llamemos a aquellas frases que de…nen un entero particular, frases arit-
méticas. Por ejemplo, « mil trescientos ocho» , o « el primer número primo
más pequeño que contenga un billón de dígitos» o « dos elevado a la po-
tencia trece millones» , son frases aritméticas. Sin embargo, el conjunto de
enteros E que pueden de…nirse con frases aritméticas que contengan menos
de quince palabras es …nito. Ello puesto que todas las frases aritméticas (de
hecho todas las frases) con quince o menos palabras son …nitas en número,
y cada frase aritmética de…ne solo un entero. Puesto que E es …nito, debe
haber un número entero positivo n que sea el menor de todos los números
enteros positivos que no están contenidos en A.
Pero la frase « El menor entero positivo que no se puede de…nir con
menos de quince palabras» es una frase aritmética que de…ne n. Pero dicha
frase contiene sólo catorce palabras, lo cual contradice la de…nición misma
del número n.

Paradoja de Bertrand Russell


La célebre Paradoja de Russel fue una de las inquietantes antinomias
que dio origen a la llamada Çrisis de los Fundamentos", la cual llevó a la
formación de las escuelas intuicionista, logicista y formalista. Supongamos
que el universo de todos los conjuntos se denota por W: Dividamos a W
en dos conjuntos mutuamente excluyentes W = E [ C. Mediante C hemos
denotado el conjunto de todos los conjuntos comunes. Un conjunto se lla-
mará común, si no se contiene a sí mismo como elemento. Como ejemplos
de esta clase de conjuntos están el conjunto de seres humanos (el conjunto
de humanos no es un ser humano, por consiguiente no es elemento de sí mis-
mo).Así mismo, el conjunto de todos los automóviles, de todos los leones, de
todos los caballos..., casi cualquier conjunto que podamos imaginar resultará
siendo común, de ahí su nombre.
De otro lado, E denota el conjunto de todos los conjuntos extraños,
de…nidos como aquellos conjuntos que se contienen a sí mismos como ele-
mentos: En E estaría, por ejemplo, el conjunto de todos los conjuntos in-
…nitos, pues este conjunto es así mismo in…nito; o el conjunto de todas las
ideas, o de todos los conceptos.
Nos preguntamos entonces de cuál clase será C: Si C es elemento de E,
entonces C haría parte de aquellos conjuntos extraños que son elementos
de sí mismos, y por tanto C deberá estar contenido en C, y no en E, como
habíamos supuesto. Pero si C no está contenido en E deberá estar contenido
en C. Y de ser esto cierto, sería un elemento de sí mismo y por consiguiente
8

estaría realmente en E, donde ya vimos que no puede estar. La noción del


conjunto de todos los conjuntos entraña una inevitable contradicción.
La misma paradoja puede formularse de la siguiente manera:

La paradoja de Herman Weyl


Esta paradoja utiliza dos conceptos semánticos: adjetivos autológicos y
heterológicos. Un adjetivo es autológico si se cali…ca a sí mismo: Por ejemplo,
los adjetivos que cali…can una palabra como esdrújula, polisílaba o grave,
son autológicos, ya que la palabra “esdrújula”, la palabra “polisílaba” es
polisílaba y la palabra “grave”, por tener el acento en la penúltima sílaba
es grave. Los adjetivos que no son autológicos se denominan heterológicos.
Caliente, frío, hermoso, rico, pobre. . . , (de hecho, la mayoría de los adjetivos)
son heterológicos.
Pregunta: ¿de qué clase es el adjetivo heterológico? Si fuera heterológico,
se cali…caría a sí mismo, y por consiguiente sería autológico. Luego deberá
ser autológico. Pero sí es autológico se aplicaría a sí mismo, es decir, sería
por ende heterológico.

Paradoja del examen imprevisto


Un profesor dicta cierta cátedra, todos los días, de lunes a viernes. Al
término de la primera semana de clase les informa a sus estudiantes que la
semana siguiente tendrán una evaluación sorpresa perfecta. A continuación
explica que con ello se compromete a respetar las siguientes dos condiciones:

1. Ningún estudiante podrán saber de antemano el día en qué el examen


se realizará.

2. Con absoluta certeza la prueba se hará en uno, y en solo uno, de los


cinco días de la semana.

Los estudiantes preocupados se preparan para afrontar el reto. Uno de


ellos, sin embargo, cae en la cuenta del siguiente hecho, el cual comunica
de inmediato a sus compañeros: el examen no podrá ocurrir el viernes, pues
el jueves en la noche ya todos sabríamos que tendría que efectuarse el día
siguiente, y en consecuencia se habría violado la condición (1). Luego el
profesor, si respeta su promesa, deberá hacerlo algún día entre lunes y jueves.
Pero tampoco podrá ser el jueves, pues, por la misma razón anterior, el
miércoles en la noche todos sabrían que al día siguiente se realizaría, y
1.5. *EL PROBLEMA DE LA CONSISTENCIA DE LAS MATEMÁTICAS9

dejaría de ser una sorpresa. De manera similar se descartan los otros días
de la semana.
¿Acaso es imposible que el profesor cumpla con su promesa? ¿Y cómo no
podría cumplirla si en efecto decide hacer el examen, por ejemplo, el martes
o el miércoles, o cuando le venga en gana, y nadie nunca podría saberlo?

Paradoja de la Ley de Murphy


La ley de Murphy (LM) a…rma: indefectiblemente, todo lo que puede
salir mal, saldrá mal. Un lógico escéptico decide refutar esa a…rmación. Para
ello, razona como sigue: Si la LM es cierta, entonces deberá ser cierta em-
píricamente. Luego yo podría comprobarla mediante una serie de buenos
experimentos. Pero de acuerdo con la misma LM, este intento de compro-
barla deberá salir mal, lo cual signi…ca que en al menos en uno de dichos
experimentos la ley tendrá que fallar, y por consiguiente la Ley de Murphy
no puede ser cierta.

1.5. *El problema de la consistencia de las matemáti-


cas
A comienzos del siglo XX, el problema de la consistencia de la matemáti-
ca era el más importante que la escuela formalista debía resolver. El objetivo
de David Hilbert y su escuela era el de reducir todas las matemáticas a un
juego simbólico, en el que las sentencias o a…rmaciones no fueran más que
simples agregados de símbolos desprovistos de todo signi…cado intuitivo,
construidas a partir de un conjunto especí…co de símbolos y siguiendo unas
reglas sintácticas determinadas. En este juego habría una serie de reglas
de inferencia que permitían deducir los teoremas de la teoría a partir de
sus axiomas, o conjunto de sentencias …jado de antemano. Las a…rmaciones
verdaderas de la matemática serían aquellas para las cuales existiese una
deducción a partir de los axiomas, usando exclusivamente las reglas de in-
ferencia. Además, estas reglas deberían ser escogidas de forma tal, que una
persona, aún sin saber nada de matemáticas, o inclusive una máquina, po-
dría determinar si la deducción de una sentencia particular era o no correcta,
siguiendo para ello un procedimiento puramente mecánico. Un lenguaje sim-
bólico de este tipo, junto con sus reglas de inferencia y axiomas se denomina
un lenguaje de primer orden o sistema formal de primer orden. Digamos que
los lógicos han propuesto varios de estos lenguajes, en los cuales puede for-
malizarse toda la matemática conocida. Quizá el más usado de todos ellos
10

sea la teoría de conjuntos de Zermelo-Frankel, o en forma abreviada, ZF.


Este lenguaje consta de

I Símbolos lógicos:

Comprenden:

Un conjunto de letras, x, y, z...

Los dos paréntesis, ( ).

El símbolo de pertenencia, 2.

Los símbolos lógicos de conjunción, disyunción y negación, ^, _, : , que


deben leerse como “y”, “o” y “no”.

Los cuanti…cadores existencial y universal, 9; 8, que se leen “existe”y “para


todo”, respectivamente.

El símbolo de igualdad, =.

II Reglas de sintaxis:

Estas reglas determinan la gramática del lenguaje (por motivos de exten-


sión no se explicarán en detalle), y permiten saber con precisión

cuáles agregados de símbolos conforman sentencias o fórmulas bien consti-


tuidas.

Una sentencia bien construida sería, por ejemplo, la siguiente: 9z8y(:y 2


z), (1). En ella se a…rma intuitivamente que existe un

conjunto (el conjunto vacío) z, que no contiene ningún otro elemento. Una
sentencia en la cual no aparezca ninguna variable que no esté

bajo el alcance de alguno de los cuanti…cadores 9; 8 se llama cerrada, y


puede ser pensada intuitivamente como una sentencia que hace

referencia a a…rmaciones matemáticas no ambiguas.

III Axiomas:

La teoría ZF tiene diez axiomas y un esquema axiomático, es decir un pro-


cedimiento que permite generar in…nitos axiomas usando una especie
1.5. *EL PROBLEMA DE LA CONSISTENCIA DE LAS MATEMÁTICAS11

de molde o patrón …jo. Por ejemplo, las siguientes fórmulas son cuatro
de los diez axiomas mencionados:

La primera representa el axioma de extensionalidad, que a…rma que dos


conjuntos son iguales si tienen los mismos elementos. A este

axioma le sigue la fórmula (1) que, como vimos, a…rma la existencia de un


conjunto vacío. La última de las cuatro fórmulas a…rma que

de un conjunto cualquiera x es siempre posible construir otro conjunto,


llamado la unión, y conformado por todos los elementos que

pertenecen a los elementos de x.

IV Reglas de inferencia:

Éstas reglas formalizan las de deducción de la lógica aristotélica, como el


modus ponens, el cual permite deducir de la validez de las

fórmulas P y P =) Q, la validez de Q. Otra regla de inferencia, es, por


ejemplo, aquella que permite deducir como válida una fórmula que se
obtiene de otra al hacer cierto tipo de reemplazos. Por ejemplo, de
z = z se seguiría n = n.

Un teorema de la matemática o una sentencia cierta en matemáticas es


entonces cualquier sentencia que se derive de estos axiomas, usando
exclusivamente dichas reglas. Una sentencia falsa será aquella para la
cual su negación sea una sentencia cierta. Una demostración de una
fórmula A es entonces una lista fS1; S2; :::; Ag de fórmulas que son
axiomas o que se pueden obtener de éstos a partir de las reglas de
inferencia del sistema. A puede considerarse como la conclusión …nal
de un razonamiento que involucra a S1,S2, etc. A esta lista se le llama
un texto demostrativo en el sistema. Se denotará por `A el hecho de
que A sea un teorema de F Z.

Un sistema formal se llama contradictorio si sus reglas de inferencia


permiten demostrar a la vez una a…rmación y su negación. El problema
de la consistencia de las matemáticas consiste entonces en demostrar la
12

imposibilidad de derivar una contradicción en un sistema formal particular


que se escoja para desarrollar las matemáticas. Garantizar la consistencia
de un sistema particular es pues la tarea más importante a la que debe
enfrentarse un lógico. La razón es que si el lenguaje formal en cuestión
resulta contradictorio, no es difícil demostrar que en él puede demostrarse
cualquier a…rmación, lo cual lo convierte en un lenguaje por completo inútil.
Por otro lado, en el esquema concebido por Hilbert, los sistemas for-
males en los cuales se desarrollaría la matemática deberían ser completos.
Esto signi…ca que las sentencias bien formadas, también llamadas sentencias
cerradas, habrían de ser decidibles en el sistema, es decir, que para cada
sentencia cerrada, ella o su negación ha de ser un teorema del sistema for-
mal. Este requerimiento prohíbe que haya sentencias indecidibles, esto es,
sentencias para las cuales no es posible determinar ni su veracidad ni su
falsedad dentro del sistema. Hilbert, y de hecho la mayoría de los matemáti-
cos y …lósofos de ese momento, creían …rmemente en el principio del tercero
excluido, el cual sostiene que toda a…rmación que posea sentido ha de ser
verdadera o falsa.
La tarea fundamental de los formalistas era, entonces, encontrar un sis-
tema formal capaz de contener toda la matemática conocida hasta el me-
mento, que fuese completo y consistente. Se propusieron varios sistemas for-
males como candidatos. Uno de ellos fue el concebido por los lógicos británi-
cos Bertrand Russell y Alfred Whitehead en su monumental obra Principia
Matematica. Fue precisamente éste el sistema formal elegido por Gödel para
asestar el golpe mortal al programa de Hilbert. Gödel demostró que todo
sistema capaz de formalizar las matemáticas (de hecho basta que en él pueda
formalizarse la aritmética elemental), que fuese consistente, contendría in-
evitablemente una sentencia indecidible. De este hecho dedujo Gödel que la
consistencia del sistema no podría entonces demostrarse dentro del sistema
mismo. Dicho en forma laxa, nunca podría demostrarse la consistencia de las
matemáticas si dicha demostración tuviera que efectuarse usando métodos
matemáticos.
El programa de Hilbert, en consecuencia, es un imposible absoluto. Las
consecuencias de este descubrimiento son asombrosas. Nunca antes se había
encontrado una limitación insuperable para la mente humana, ni que la im-
posibilidad de demostrar la consistencia de la matemática se debiera a una
limitación de nuestros conocimientos. Nunca nadie, sin importar cuan de-
sarrolladas lleguen a ser las matemáticas, podrá demostrar que éstas queden
exentas de contradicciones, a no ser que se recurra a principios o axiomas
que se escapen a los métodos matemáticos. Y como si esto no fuese su…-
ciente, en el mejor de los casos en que nuestro sistema formal resultase ser
1.5. *EL PROBLEMA DE LA CONSISTENCIA DE LAS MATEMÁTICAS13

consistente, siempre contendrá proposiciones indecidibles y, por tanto, habrá


aseveraciones para las cuales su veracidad o falsedad será para siempre un
misterio.
14
Capítulo 2

Teorías de Primer Orden

2.1. Cálculo Proposicional


El llamado Cálculo Proposicional, que denotaremos por CP , proporciona
el ejemplo más sencillo de lo que llamaremos un lenguaje formal entendiendo
por ello un lenguaje en el cual las sentencias o a…rmaciones deben construirse
siguiendo estrictas leyes sintácticas y en donde la noción de "verdad.adquiere
un sentido preciso.
Los símbolos primitivos de CP son los siguientes:

1. Letras mayúsculas con subíndices: A1 ; B1 ; C1 ; A2 ; B2 ;...

2. Los símbolo lógicos _, :, disyunción y negación, respectivamente, y


los paréntesis (; ) que utilizaremos para resolver posibles ambigüedades
en la escritura de las sentencias.
Las sentencias de CP, que denotaremos por letras mayúsculas, y que
en el caso del Calculo Proposicional suelen llamarse fórmulas; se con-
struyen inductivamente siguiendo dos reglas:

i si A y B son fórmulas, su disyunción A _ B es una fórmula.

ii La negación de una fórmula F es así mismo una fórmula: es decir, :F es


una fórmula.

Por ejemplo, :(A _ B), :(:A _ :B), :(A _ B) _ (:(:A _ :B)) son
ejemplos de fórmulas.
A la fórmula :A _ B se le denotará por A =) B. Así mismo, de…nimos
A ^ B como abreviación de la fórmula :(:A _ :B). La fórmula A () B

15
16 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

es una manera compacta de escribir (A =) B) ^ (B =) A): Escrita en


términos de los símbolos lógicos primitivos esta fórmula sería:

:( (:(:A _ B)) _ (:(:B _ A)) ):

De manera intuitiva, las letras con índices denotarán a…rmaciones como


"los humanos son mortales", "los caballos tienen cuatro patas"; "los ele-
fantes vuelan", etc. Así, por ejemplo, :A1 _ C1 signi…caría, "los humanos
no son mortales o los elefantes vuelan". La fórmula A1 ^ B1 =) B1 diría
intuitivamente que si "los humanos son mortales y los caballos tiene cuatro
patas.entonces "los caballos tienen cuatro patas": Escribiremos F (A1 ; : : : ; An )
cuando pretendamos destacar el hecho de que F es una combinación de los
símbolos lógicos primitivos y de las letras A1 ; : : : ; An :
En el lenguaje corriente la disyunción (el .o") suele entenderse de manera
exclusiva: una sentencia de la forma A o B se asume cierta si A es cierta
o lo es B, pero no ambas a la vez. En lógica proposicional, no obstante, se
acostumbra a usar la disyunción de manera no excluyente. Así, entonces,
la fórmula A _ B resulta çierta"si una de las dos fórmulas es çierta.o si
ambas los son. Los demás símbolos, como la conjunción, la implicación o la
equivalencia, tendrán el mismo sentido intuitivo que en le lenguaje ordinario:
A ^ B será çiertaçuando ambas fórmulas lo sean. De otro lado, A =) B
será çiertaçuando cada vez que "A"sea cierta B también lo sea. Pero si
A es "falsa", la implicación también es cierta, lo cual resulta en ocasiones
engañoso: si un padre le promete a su hijo Juan una bicicleta si aprueba el
año entonces la implicación G =) B, donde G es la sentencia "Juan aprobó
el año B es la a…rmación "Juan recibió una bicicleta como regalo de su
2

padre", será falsa solo en el caso en el que Juan gane el año y su padre
incumpla la promesa de regalarle la bicicleta. De otro lado, si Juan pierde el
año y su padre decide darle de todas formas la bicicleta, el valor de verdad
de la implicación será siendo "verdadero", pues el padre no habrá roto su
promesa. En el lenguaje corriente la promesa del padre suele entenderse
(de manera erronea) como una equivalencia, G () B. En este caso, la
equivalencia es cierta si el padre de Juan le da a su hijo la bicicleta en el
caso y solo en el caso de que éste gane el año.
la esquiva noción de verdad o certeza en CP puede formalizarse de la
siguiente manera.
En primer lugar, introduzcamos los axiomas, que por de…nición serán
fórmulas "lógicamente verdaderas", es decir, fórmulas verdaderas solo en
virtud de su estructura lógica.
Esquemas axiomáticos para CP
2.1. CÁLCULO PROPOSICIONAL 17

E1: Para cualquier fórmula A, la fórmula A _ A =) A es un axioma.


E2: Para cualquier par de fórmulas A; B, la fórmula A =) A _ B es un
axioma.
E3: Para cualquier par de fórmulas A; B, la fórmula A _ B =) B _ A
es un axioma.
E4: Para cualquier terna de fórmulas A; B; C, la fórmula (A =) B) =)
(C _ A =) C _ B) es un axioma.
En sentido estricto, cada uno de los axiomas anteriores es en realidad
una colección de axiomas, que se obtienen cuando se reemplazan A; B; C
por fórmulas determinadas. De ahí que E1-E4 suelan llamarse esquemas ax-
iomáticos. Un axioma será entonces una instancia particular de un esquema
axiomático.
De…namos la noción de prueba o demostración en CP:

De…nición 2.1.1 Un texto demostrativo o una demostración en CP es una


secuencia de fórmulas F1 ; : : : ; Fn en la cual cada Fk es un axioma, o bien
existen fórmulas Fi y Fj que anteceden a Fi (esto es, i; j < k), donde Fj es
precisamente la fórmula Fi =) Fk . Cuando ello ocurre diremos que Fk se
obtiene de Fi y Fi =) Fk mediante una aplicación del Modus Ponens.
Diremos que F1 ; : : : ; Fn es una demostración de Fn . A la fórmula Fn
la llamaremos un teorema de CP. En particular, los axiomas son siempre
teoremas.
De manera más general, de…namos una deducción de F a partir de un
conjunto de fórmulas T como una secuencia …nita de fórmulas F1 ; : : : ; Fn
en la cual la última fórmula es F , y en donde cada Fk es un axioma, o una
fórmula de T; o bien existen fórmulas Fi y Fj que anteceden a Fi (esto es,
i; j < k), donde Fj es precisamente la fórmula Fi =) Fk . A las fórmulas de
T se les llama hipótesis auxiliares en la demostración de F:

Notemos que en la de…nición anterior, un teorema del cálculo proposi-


cional es una fórmula F que se deriva exclusivamente de los axiomas, sin
hipótesis auxiliares, es decir, se deriva de los axiomas añadiendo ninguna
fórmula, o si se quiere, añadiendo T = ;, el conjunto vacío. Esto lo indi-
caremos mediante el símbolo ` F . Cuando F se deduce de un conjunto no
necesariamente vación de hipótesis T , escribiremos T ` F .

Observación 2.1.2 Notemos que si T ` F1 ; : : : ; T ` Fn y T ` G1 ; : : : ; T `


Gm son textos demostrativos, entonces obviamente la unión de ambas listas
es así mismo un texto demostrativo.
18 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

Veamos algunos ejemplos de demostraciones. La primera de las proposi-


ciones a…rma la transitividad de la implicación:

Proposición 2.1.3 (Transitividad de la implicación) I) Si T es un con-


junto arbitrario de hipótesis y T ` A =) B y T ` B =) C, entonces
T ` A =) C.

Prueba. Mostremos una deducción de A =) C a partir de T :


T ` B =) C Hipótesis (Hip)
T ` (B =) C) =) (:A _ B =) :A _ C) (Esquema 4) E4
T ` :A _ B =) :A _ C, Modus Ponens (MP)
T ` (A =) B) =) (A =) C) (reescritura de la fórmula anterior)
T ` A =) B (Hip)
T ` A =) C (M.P.)

Proposición 2.1.4 II) Si A; B son fórmulas, entonces B =) (A =) B)


es un teorema

Prueba. ` B =) B _ :A E2
` B _ :A =) :A _ B E3
` B =) :A _ B (transitividad de la implicación TI)
` B =) (A =) B) (reescritura)

Proposición 2.1.5 III) Si A es una fórmula, entonces A =) A es un


teorema.

Prueba. ` A =) A _ A, E2
` A _ A =) A, E1
` A =) A (transitividad de la implicación.)

Proposición 2.1.6 IV) ` A =) ::A

Prueba. ` :A =) :A es un teorema (Proposición anterior)


` ::A _ :A (reescritura)
` ::A _ :A =) :A _ ::A E3
` :A _ ::A MP
` A =) ::A reescritura.

Proposición 2.1.7 V) ` (A =) B) =) (:B =) :A)


2.1. CÁLCULO PROPOSICIONAL 19

Prueba. ` (B =) ::B) =) ((:A _ B) =) (:A _ ::B)) E4


` (B =) ::B) (Proposición IV)
` (:A _ B) =) (:A _ ::B) MP
` (:A _ ::B) =) (::B _ :A) E3
` (:A _ B) =) (::B _ :A) Transitividad
` (A =) B) =) (:B =) :A) (reescritura de la fórmula anterior)

Proposición 2.1.8 VI) Si T ` A =) B entonces T ` (B =) C) =)


(A =) C):

Prueba. T ` (A =) B) =) (:B =) :A), proposición anterior


T ` A =) B
T ` :B =) :A MP
T ` C _ :B =) C _ :A E4
T ` :B _C =) :A_C E3 (aplicado dos veces, junto con la transitividad
de la implicación)
T ` (B =) C) =) (A =) C) reescritura.

Proposición 2.1.9 VII) Si T ` A =) B y T ` A =) (B =) C), entonces


T ` A =) C:

Prueba. 1 T ` A =) B Hip
2 T ` A =) (B =) C) Hip
3 T ` (B =) C) =) (A =) C) Proposicion VI
4 T ` A =) (A =) C) Transitividad de la implicación
5 T ` :A =) :A _ C E2
6 T ` :A =) (A =) C) reescritura
7 T ` A =) C, de la Fórmula 4 y la 6, después de aplicar el Ejercicio
(2.1.18), 5.

Teorema 2.1.10 (Deducción) Supongamos que T [ fAg ` B. Entonces


T ` A =) B:

Prueba. Sea T [ fAg ` F1 ; : : : ; T [ fAg ` Fn = B una deducción de B a


partir de T [ fAg. Mostremos por inducción matemática sobre 1 i n
que T ` A =) Fi .
Para i = 1, la fórmula F1 solo puede ser un axioma, un elemento de T o
la misma fórmula A: En los primeros dos casos T ` F1 =) (A =) F1 ); de
acuerdo con la Proposición II. Del MP se sigue entonces que T ` (A =) F1 ).
Si F1 = A, entonces T ` A =) A, de acuerdo con la Proposición III.
20 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

Paso inductivo: Veamos que T ` A =) Fk . Como en el caso anterior,


Fk puede ser un axioma, un elemento de T o la misma fórmula A, o existen
fórmulas Fi y Fi =) Fk que anteceden a Fk . En los primeros tres casos,
como en el caso i = 1, ya sabemos que T ` A =) Fk .
Finalmente, si Fk se sigue por MP de Fi y Fi =) Fk , entonces por la
hipótesis de inducción T ` A =) Fi y T ` A =) (Fi =) Fk ). De la
proposición anterior se sigue que T ` A =) Fk , lo cual completa el paso
inductivo.

Corolario 2.1.11 Supongamos que T ` H. Entonces T ` A =) H (cualquier


sentencia implica una proposición cierta).

Prueba. De la hipótesis se sigue que T [ fAg ` H. Luego, por el Teorema


de la deducción T ` A =) H:

Teorema 2.1.12 (Doble negación) Si A es una fórmula, entonces A =)


::A y ::A =) A son teoremas.

Prueba. A =) ::A ya fue demostrada (Proposición IV)


Veamos ahora que ` ::A =) A: Para ello utilicemos el Teorema de la
deducción: si añadimos la fórmula ::A y con esta hipótesis demostramos A,
entonces habremos demostrado que ::A =) A es un teorema. Sea entonces
T = f::Ag
T ` ::A =) ::A _ A E2
T ` ::A, pues ::A está en T
T ` ::A _ A M.P.
T ` :A =) A (reescritura)
T ` (:A =) A) =) (A _ :A =) A _ A) E4
T ` A _ :A =) A _ A M.P.
T ` :A _ A =) A _ :A E3
T ` :A _ A =) A _ A Transitividad de la implicación
T ` :A _ A (Proposición III)
T ` A _ A M.P.
T ` A _ A =) A E1.
T ` A M.P
` ::A =) A:

Teorema 2.1.13 (Método del contrarrecíproco) Sean A; B fórmulas.

Proposición 2.1.14 1. Si A =) B es un teorema también lo es :B =)


:A.
2.1. CÁLCULO PROPOSICIONAL 21

2. Si :B =) :A es un teorema también lo es A =) B:

Prueba. ` (A =) B) =) (:B =) :A) (Proposición V)


` A =) B (Hipótesis)
` :B =) :A M.P.
Supongamos ahora que :B =) :A es un teorema.
` :B =) :A (hipótesis)
` ::B _ :A (reescritura)
` ::B =) B Proposición IV
` (::B =) B) =) (:A _ ::B =) :A _ B) E4
` :A _ ::B =) :A _ B M.P.
` ::B _ :A =) :A _ ::B E3
` ::B _ :A =) :A _ B Transitividad de la implicación
` (:B =) :A) =) (A =) B) reescritura
` A =) B M.P.

Teorema 2.1.15 (Inconsistencia) Si T ` P y T ` :P entonces para cualquier


fórmula Q se sigue T ` Q (de una contradicción se deduce cualquier sen-
tencia).

Prueba. T ` :P =) :P _ Q E2
T ` :P hipótesis
T ` :P _ Q M.P.
T ` P =) Q reescritura
T ` P hipótesis
T ` Q M.P.

Teorema 2.1.16 (Método de reducción al absurdo)

1. (Primera Forma) Supongamos que T [ fA; :Bg ` P y T [ fA; :Bg


` :P . Entonces T ` A =) B:

2. (Segunda forma) Para demostrar que T ` F es su…ciente demostrar


que de T [f:F g se sigue una contradicción. Es decir, si T [f:F g ` P
y T [ f:F g ` :P , para una cierta fórmula P entonces T ` F:

Prueba. (Primera forma) Denotemos por F la fórmula A =) ::B: De


la proposición anterior se sigue que T [ fA; :Bg ` F . El teorema de la
deducción nos permite ver que T [ f:F g ` :B =) F . Una nueva aplicación
de este teorema muestra que T ` A =) (:B =) F ): Esto último puede
reescribirse como T ` (A =) ::B) _ F , es decir, como T ` F _ F:
22 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

Utilizando el esquema E1 y luego el M.P. deducimos que T ` F , es decir,


que T ` A =) ::B. Como T ` ::B =) B entonces de la transitividad de
la implicación se sigue que T ` A =) B:
Segunda forma: del Teorema de incosistencia se sigue que T [ f:F g ` F .
Ahora, del Teorema de la deducción se sigue que T ` :F =) F , o, lo que
es equivalente, que T ` ::F _ F: Pero T ` ::F =) F , y del axioma E4
junto con el M.P se sigue T ` ::F _ F =) F _ F . Finalmente, F _ F =) F
(E1) y por consiguiente T ` ::F _ F =) F: Del MP se sigue T ` F:

Teorema 2.1.17 Supongamos que una determinada fórmula F no se deriva


de las hipótesis T , es decir, supongamos que no ocurre que T ` F (esto
último fuerza la consistencia de T ). Entonces la teoría T [ f:F g también
es consistente.

Prueba. Supongamos (¡usando el método de reducción al absurdo!) que de


las hipótesis T [ f:F g se derive una fórmula P y su negación :P . De la
Proposición VIII se sigue que T [ f:F g ` F . Por tanto T ` :F =) F ,
es decir, T ` ::F _ F . Pero T ` ::F =) F y por consiguiente T `
::F _ F =) F _ F (E4 seguido de M.P.). De E1 y el M.P. se deriva
entonces que T ` ::F _ F =) F , por M.p. que T ` F:
La conclusión de la proposición anterior puede resultar un poco paradóji-
ca. Démosle la siguiente interpretación: supongamos que un creyente a…rma
que la existencia de Dios no es demostrable, pero que es razonable creer en
Él. Es decir, supongamos que esta persona cree que la sentencia F :"Dios
existe"no es demostrable en ningún sistema lógico consistente T lo su…cien-
temente rico como para capturar aquellas proposiciones empirica y lógica-
mente demostrables (esta última noción, no obstante, es bastante imprecisa).
La proposición anterior nos dice entonces que si a T le adjuntamos la sen-
tencia :F : "Dios no existe", nuestro sistema seguiría siendo consistente.
Es decir, podemos adicionar la no existencia de Dios como axioma sin cor-
rer peligro de incurrir en contradicciones. En otras palabras, alguien que se
reconozca como un creyente racional puede sin problema declararse ateo.
De una manera precisa esta paradoja ocurre en matemáticas. Como vere-
mos más adelante, Los célebres teoremas de Gödel muestran que si el lengua-
je formal donde se desarrolla hoy la matemática, conocido como ZFC (Teoría
de conjuntos de Zermelo-Frankel+Choice, .axioma de elección") es consis-
tente, entonces su consistencia no es demostrable en ZFC. De aquí que po-
damos adjuntar la negación de la consistencia como sentencia sin incurrir en
ninguna contradicción. Es otras palabras, si de verdad creemos que ZFC es
consistente, entonces !podemos adicionar como axioma la no consistencia!
2.2. TABLAS DE VERDAD 23

Ejercicio 2.1.18 Demuestre que las siguientes fórmulas son teoremas:

1. Demuestre que si T ` A; T ` B, entonces T ` A ^ B:

2. Demuestre que ::A () A:

3. Demuestre que si A; B; C son fórmulas, entonces si T ` A =) C y


T ` :A =) C, entonces T ` C:

4. Si T ` A =) C y T ` B =) C demuestre que T ` A _ B =) C:

5. Muestre que si T ` A =) B y T ` :A =) B, entonces T ` B:

6. Demuestre que si T ` A =) B y T ` C =) D, entonces T ` A_C =)


B _ D:

2.2. Tablas de verdad


Una de llos problemas fundamentales de la lógica coinsiste en determinar
si un determinado lenguaje formal L es consistente, lo cual signi…ca que en
él no puedan demostrarse contradicciones. De manera precisa, el problema
consiste en determinar si utilizando un conjunto predeterminado de reglas
de inferencia resulta imposible demostrar una determinada fórmula y su ne-
gación. Ello haría que el sistema formal resulte inútil, pues en este caso,
como se establece en el ejercicio anterior, de una contradicción se in…ere la
validez de cualquier fórmula: T ` A ^ :A =) B: Por ejemplo, no es claro en
absoluto que en Cálculo Proposicional no pueda existir una fórmula F con
la propiedad de que F y :F sean ambas teoremas. Como veremos en esta
sección dicha posibilidad jamás ocurre. En otras palabras, CP es un ejemplo
de un sistema formal consistente. De hecho, demostraremos algo más fuerte:
demostraremos que existe un algoritmo o procedimiento computacional (no-
ción que de…niremos con precisión más adelante) que nos permite decidir en
un número …nto de pasos si una determinada fórmula F de CP es un teore-
ma. Dicho procedimiento involucra las denominas tablas de verdad, noción
con la que están familiarizados la mayoría de los estudiantes.
Recordemos que las tablas de verdad de la disyunción y la negación están
dadas por
A B A_B
0 0 0 A :A
0 1 1 ; 1 0 ;
1 0 1 0 0
1 1 1
24 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

donde 1 denota el valor de verdad "verdadero", y 0 el valor "falso". A


partir de estas dos tablas anteriores se construyen las tablas de verdad de
cualquier otra proposición. Por ejemplo, :A _ B (es decir, A =) B) tendría
como tabla de verdad
A B A =) B
0 0 1
0 1 1
1 0 0
1 1 1
que se obtiene combinando las tablas de verdad de _ y : :

A B :A :A _ B
0 0 1 1
0 1 1 1
1 0 0 0
1 1 0 1

De manera similar
A B A^B
0 0 0
0 1 0
1 0 0
1 1 1
A manera de ejemplo, calculemos la tabla de verdad de una instancia cualquiera
esquema axiomático E4

A B C A =) B A _ C =) B _ C (A =) B) =) (A _ C =) B _ C)
0 0 0 1 1 1
0 1 0 1 1 1
1 0 0 0 0 1
1 1 1 1 1 1
0 0 1 1 1 1
0 1 1 1 1 1
1 0 1 1 1 1
1 1 1 1 1 1
(2.1)
Vemos que su valor de verdad es siempre 1 para cualquier combinación de
valores de verdad de las fórmulas A; B; C.

De…nición 2.2.1 Una fórmula F (A1 ; : : : ; An ) se llamará verdadera si para


cualquiera de las 2n posibles asignaciones de los valores "i = 0; 1 para las
2.2. TABLAS DE VERDAD 25

letras Ai , el valor resultante de F de su tabla de verdad, F ("1 ; : : : ; "n ); es


siempre 1. Esto lo indicaremos escribiendo F ("1 ; : : : ; "n ) = 1:

Proposición 2.2.2 Toda tautología de CP es una fórmula verdadera.

Prueba. De manera similar a como se hizo en (2.1) se comprueba que cada


uno de los esquemas axiomáticos E1 ; E2 ; E3 es una fórmula verdadera.
De otro lado, si A y A =) B son verdaderas, entonces de la tabla de
verdad de la implicación deducimos que B es también verdadera. Luego al
usar el MP en un texto demostrativo, vemos que de fórmulas verdaderas se
desprenden fórmulas también verdaderas. Esto muestra que toda tautología
ha de ser una fórmula verdadera.

Corolario 2.2.3 El Cálculo Proposicional es consistente.

Prueba. Si F : A ^ :A fuera un teorema entonces sería una fórmula ver-


dadera. Pero ello no puede suceder, pues su tabla de verdad muestra que el
valor de verdad de F es siempre 0:
El recíproco de la proposición 2.2.2 también es cierto. Es decir, toda
formula verdadera es un teorema. Para demostrarlo utilizaremos el siguiente
lema debido al lógico húngaro László Kalmár.
Introduzcamos primero la siguiente notación: sea F (A1 ; A2 ; : : : ; An ) una
fórmula de CP, y sea "1 ; : : : "n una escogencia particular de valores de ver-
dad, 0 y 1 para las variables A1 ; : : : ; An . Supongamos que "0 es el valor de
verdad resultante para F cuando las Ai toman el valor "i . Con respecto a
la secuencia f"i : i = 1; : : : ng construimos nuevas fórmulas: Ai = Ai , si
"i = 1 y Ai = :Ai , si "i = 0. De forma similar, de…nimos F = F , si
"0 = 1 y F = :F , si "0 = 0: Por ejemplo, si F (A1 ; A2 ; A3 ) es la fórmu-
la F : :(A1 =) (:A2 _ A3 )) , y si a A1 ; A2 ; A3 le asignamos los valores
0; 0; 1 entonces: A1 = :A1 ; A2 = :A2 y A3 = A3 : De otro lado, como
F (0; 0; 1) = 0, entonces F = :F .

Lema 2.2.4 Sea F (A1 ; : : : ; An ) una fórmula de CP y sea "i una asignación
de valores para las letras Ai . Entonces, si T denota el conjunto fA1 ; : : : ; An g;
se sigue que T ` F :

Prueba. La demostración procede por inducción completa sobre el número


k de componentes lógicas :; _ que aparecen en F .
Si k = 0, entonces F deberá tener la forma F (A1 ) = A1 , con una sola
letra. En este caso el lema a…rmaría que fA1 g ` A1 ; si "1 = 1; y en caso
26 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

contrario (si "1 = 0) que f:A1 g ` :A1 , y en este caso la conclusión del lema
resulta evidente.
Supongamos ahora que F tiene la forma G(A1 ; : : : ; An ) _ H(A1 ; : : : ; An )
donde posiblemente no todas las variables Ai aparezcan en G o H: Si F ("1 ; : : : ; "n ) =
0, entonces F = :(G_H) y esto ocurre cuando G("1 ; : : : ; "n ) y H("1 ; : : : ; "n ) =
0. Por la hipótesis de inducción aplicada a G y H se sigue que T ` :G y
T ` :H; y por consiguiente T ` :G ^ :H: Pero esto signi…ca (esto último
se sigue de los ejercicios 2.1.18) que T ` :(G _ H): Luego T ` F :
Si ocurre que G("1 ; : : : ; "n ) = 1 o H("1 ; : : : ; "n ) = 1; o ambos casos,
digamos, por ejemplo, que G("1 ; : : : ; "n ) = 1, entonces F ("1 ; : : : ; "n ) = 1 y
F = F: De nuevo, por la hipótesis de inducción T ` G; de donde se sigue
que T ` F = G _ H , como se deseaba probar.
Finalmente, supongamos que F tiene la forma F = :G(A1 ; : : : ; An ). Si
G("1 ; : : : ; "n ) = 1, entonces F ("1 ; : : : ; "n ) = 0 y por consiguiente F = ::G.
Por inducción sabemos que T ` G de donde se desprende T ` F . De
manera análoga, si G("1 ; : : : ; "n ) = 0, entonces, por inducción, T ` :G.
Luego F ("1 ; : : : ; "n ) = 1 y por consiguiente F = :G, y es entonces evidente
entonces que T ` F :
Teorema 2.2.5 Toda fórmula verdadera es un teorema.
Prueba. Sea F (A1 ; : : : ; An ) una fórmula verdadera. Ello signi…ca que F =
F para cualquier asignación "i de valores de verdad para las variables Ai .
Del lema anterior se sigue que Tn ` F = F , donde Tn = fA1 ; : : : ; An g. Si
hacemos "n = 1; y tomamos "i ; i < n de forma arbitraria, entonces An = An
y Tn 1 [ fAn g ` F , donde Tn 1 = fA1 ; : : : ; An 1 g. De igual forma, si …jados
"i ; i < n; y hacemos "n = 0, entonces Tn 1 [ f:An g ` F . Del Teorema
de la Deducción se sigue que Tn 1 ` An =) F y Tn 1 ` :An =) F .
Luego Tn 1 ` F (ejercicio 12). Si de…nimos de manera inductiva Tk =
fA1 ; : : : ; Ak g, con T0 = ?, entonces, el mismo razonamiento anterior puede
continuarse inductivamente para demostrar que Tn 2 ` F ,: : : ; T1 ` F; T0 `
F . Es decir, F es un teorema.
Ejercicio 2.2.6
1. Muestre que si P (A1 ; : : : ; An ) es una fórmula del Cálculo Proposicional
entonces existe una fórmula Q(A1 ; : : : ; An ) de la forma _r1 ;:::;rs Br1 ^
^Brs , donde cada Bij es igual a Aij ; o igual a :Aij ; tal que P () Q
es un teorema.
2. Muestre que T ` P ^ :P =) :Q: Deduzca de aquí que si T ` P ^ :P
entonces T ` Q, para cualquier fórmula Q:
2.3. FUNCIONES BOOLEANAS Y CIRCUITOS LÓGICOS 27

Problema 2.2.7 En una "Y"se bifurcan dos caminos, uno conduce a la


libertad y otro a un campo de muerte. En la bifurcación hay tres guardias
de los que se sabe lo siguiente: uno siempre dice la verdad, otro siempre
miente, y el restante a veces miente y a veces dice la verdad. Un viajero
llega a la birfucación, y tras entererse de la condición de los guardias, le urge
averiguar cuál de los caminos conduce a la libertad. Para ello, no obstante,
solo se le permite hacerle dos preguntas a dos cualesquiera de los guardias o
a la misma persona). Por su parte, ellos solo están autorizados a contestar
"sí "no". ¿Será posible salvarse de la muerte?
2

2.3. Funciones booleanas y circuitos lógicos


El cálculo proposicional (de manera más general, la teoría de álgebras
de Boole) puede aplicarse al diseño de circuitos lógicos. Una tabla de ver-
dad puede interpretarse de manera abstracta como una función booleana,
concepto que de…nimos a continuación.

De…nición 2.3.1 Denotemos por S el conjunto que consta de los elementos


0 y 1. Una función booleana de n argumentos es una función f : S n ! S
cuyo dominio es el producto cartesiano de n copias de S.

Las tablas de verdad de _, ^ y :, por ejemplo, pueden verse como


funciones booleanas, que denotaremos de la siguiente manera:

x1 x2 f (x1 ; x2 ) = x1 _ x2 x1 x2 f (x1 ; x2 ) = x1 ^ x2
0 0 0 0 0 0
0 1 1 ; 0 1 0
1 0 1 1 0 0
1 1 1 1 1 1

x f (x) = :x
1 0
0 0
De manera similar, la tabla de verdad toda fórmula F (A1 ; : : : ; An ) es ex-
presable como un función de las variables proposicionales que en este caso
denotaremos por xi en lugar de Ai . Es claro que si F y G son fórmulas
equivalentes, es decir, si F (x1 ; : : : ; xn ) () G(x1 ; : : : ; xn ) es un teorema,
entonces F y G computan las misma función booleana.
28 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

La siguiente proposición nos dice que toda función booleana puede com-
putarse a partir de las funciones elementales d(x1 ; x2 ) = x1 _x2 y n(x) = :x.
En lo que sigue, la disyunción (o conjunción) de funciones hi , con i 2 I,
se denotará por _i2I hi ; y por ^i2I hi , respectivamente.

Proposición 2.3.2 Sea f : S S ! S una función booleana arbitraria.


Entonces f se puede escribir como composición de las funciones d(x1 ; x2 ) =
x1 _ x2 y n(x) = :x.

Prueba. Notemos en primer lugar que c(x1 ; x2 ) = x1 ^ x2 es claramente


expresable como c(x1 ; x2 ) = :(:x1 _:x2 ); que corresponde a la composición
de funciones n(d(n(x1 ); n(x2 ))). De manera análoga se de…ne las función
c(x1 ; : : : ; xn ) = x1 ^ ^ xn :
Partamos el dominio de f en dos conjuntos disjuntos: U0 , el conjunto
de todas las tuplas (a) = (a1 ; : : : ; an ) para las cuales f (a) = 0; y U1 , el
conjunto de todas las tuplas para las cuales f (a) = 1. Para cada tupla …ja
(a) 2 U1 construyamos su función característica, g(a) (x1 ; : : : ; xn ) = "1 (x1 ) ^
^ "n (xn ), donde "i es la función de…nida como "i (xi ) = xi , si ai =
1 y "i (xi ) = :xi , si ai = 0. (Por ejemplo, si (a) = (1; 0; 0; 1), entonces
g(a) (x1 ; x2 ; x3 ; x4 ) = x1 ^ :x2 ^ :x3 ^ x4 ).
Notemos que g(a) está de…nida de tal forma que g(a) (b) = 1 si y solo si
(b) = (a):
Veamos que f (x1 ; : : : ; xn ) = _(a)2U1 g(a) (x1 ; : : : ; xn ). Distingamos dos
casos:

1. Si (b) 2 U0 , entonces g(a) (b) = 0 para todas las tuplas (a) 2 U1 y por
tanto _(a)2U1 g(a) (b) = 0 = f (b):

2. Si (b) 2 U1 , entonces g(b) (b) = 1 y _(a)2U1 g(a) (b) = f (b) = 1:

De (1) y (2) se sigue la validez de la proposición.

Ejemplo 2.3.3 Sea f la función booleana de…nida mediante la tabla si-


guiente:
x1 x2 f (x1 ; x2 )
0 0 0
0 1 1 :
1 0 1
1 1 0
2.3. FUNCIONES BOOLEANAS Y CIRCUITOS LÓGICOS 29

Expresemos f como composición de funciones elementales. Para cada pareja


(a1 ; a2 ) con la propiedad de que f (a1 ; a2 ) = 1 construimos su correspondi-
ente función característica, de acuerdo con el procedimiento explicado en la
demostración de la proposición anterior:

g(0;1) (x1 ; x2 ) = :x1 ^ x2


g(1;0) (x1 ; x2 ) = x1 ^ :x2 :

De aquí que f (x1 ; x2 ) = (:x1 ^ x2 ) _ (x1 ^ :x2 ):

Los circuitos electrónicos pueden modelar las funciones elementales n(x);


la función d(x1 ; : : : ; xn ) y la función c(x1 ; : : : ; xn ), en donde cada entrada 1
o 0 se simula con un pulso de corriente, o su ausencia. Es costumbre denotar
estos circuitos mediante los siguientes símbolos:

Un circuito electrónico podría utilizarse para determinar si una determinada


fórmula es o no un teorema. Por ejemplo, sea F (A; B; C) la fórmula A^B =)
A ^ C. Construyamos la función booleana que la representa f (x1 ; x2 ; x3 ) =
:(x1 ^ x2 ) _ (x1 ^ x3 ): Un circuito para computar esta función sería el
siguiente:

f (x1 ; x2 ; x3 ) = x1 ^ x2 =) x1 ^ x3

Vemos que si x1 = 1, x2 = 1 (posiciones iluminadas) ty x3 = 0 (oscura), el re-


sultado es f (1; 1; 0) = 0 (oscura). De aquí que la fórmula no sea un teorema.
30 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

El programa "Logisim", disponible gratis en internet (http://logisim.uptodown.com/)


proporciona una herramienta para el diseño de circuitos electrónicos, muy
fácil de usar.

Ejercicio 2.3.4 Represente mediante circuitos electrónicos las proposiciones


A ^ B =) (A ^ C) _ B y A _ B () B _ (C _ A)

Ejercicio 2.3.5 Encuentre una representación de la función

1, si x1 = 1 y x2 = 0
f (x1 ; x2 ; x3 ) =
0 en otro caso

Sea p = (ai ) un punto del conjunto X = S S (n factores). Muestre


cómo construir una función f:X ! S que se anule solamente en p. Es decir,
tal que f (q) = 0 sii q = p. Si A = fp1 ; : : : ; pm g, muestre cómo construir una
función f : X ! S con la propiedad de que f (p) = 0 si y solo si p 2 A:

Ejemplo 2.3.6 Utilizando el numeral anterior dé una prueba de la Proposi-


ción 2.3.2.

Ejemplo 2.3.7 A un preso se le da la opción de salir libre, para lo cual debe


formular una pregunta, y sólo una, de respuesta sí o no. Hay dos puertas de
salida, una conduce a la libertad; la otra, a la cámara de gas. En cada puerta
hay un guardián. Se sabe que uno de ellos dice siempre la verdad, mientras
que el otro siempre miente. El preso no sabe cuál de los dos guardianes
dice la verdad, ni sabe cuál de las dos puertas conduce a la libertad. ¿Cuál
debería ser la pregunta única, para identi…car la puerta que lo llevará a la
libertad?

La siguiente es una solución, pero existen otras. El preso se dirige hacia


uno cualquiera de los guardias y, mientras señala la puerta vigilada por él,
lo interroga así: ¿Si yo ahora le preguntara a su compañero si esta puerta
conduce a la libertad, contestaría a…rmativamente? Si el guardián contesta
no, el prisionero escoge la puerta que ha señalado; en caso contrario escoge
la otra. Veamos que esta manera de proceder conduce indefectiblemente a
la libertad.
Llamemos a la puerta señalada la número uno, a la otra la número dos,
al guardián que siempre dice la verdad, el veraz, y al que siempre miente, el
mentiroso. Distingamos dos casos:
1- El guardián a quien se le hace la pregunta es el veraz. Si su respuesta
es no, y dado que el veraz nunca miente, es porque el otro guardián, el
2.3. FUNCIONES BOOLEANAS Y CIRCUITOS LÓGICOS 31

mentiroso, habría respondido no a la pregunta ¿conduce la puerta uno a


la libertad?; de donde se in…ere que esta puerta sí conduce a la libertad, lo
cual demuestra que para este caso el prisionero termina escogiendo la puerta
correcta. Ahora bien, si el veraz hubiera contestado sí, es porque esta habría
sido la respuesta del mentiroso a la pregunta anterior, de lo cual se seguirá
que la puerta uno no conduce a la libertad, y el prisionero deberá escoger la
puerta contraria.
2- El guardián al que se le hace la pregunta es el mentiroso. Nuevamente
analizamos las dos posibles respuestas. Si es no, es porque el otro guardia,
el veraz, contestaría sí a la pregunta ¿conduce la puerta uno a la libertad?,
de donde concluimos que esta puerta efectivamente conduce a la libertad. Si
respondiera sí, es porque la respuesta del veraz habría sido no, en cuyo caso
la puerta dos sería la que conduce a la libertad. Hemos probado, por tanto,
que en los dos casos posibles el prisionero descubre la puerta correcta.
Hay una pregunta que nos permite inferir si una determinada a…rmación
Q es cierta o falsa, sin importar si el interrogado es el mentiroso (M) o el
veraz (V). Si P denota la proposición usted es el señor veraz, la pregunta
¿es la proposición P () Q un teorema? nos permite determinar si Q es
cierta o falsa. Si la respuesta es a…rmativa, entonces Q es cierta; en caso
contrario es falsa. La razón es la siguiente:
1- Supongamos que la respuesta es a…rmativa. Si quien contesta es V,
entonces P es cierta, y al ser cierta la equivalencia P () Q, también lo
será Q. Si quien contesta es M, entonces P es falsa y, como es el mentiroso
quien está a…rmando que P () Q es un teorema, es porque realmente no
lo es, de donde se sigue que Q no puede ser falsa y, en consecuencia, también
deducimos que Q es cierta.
2- Si la respuesta es negativa, entonces Q es falsa. Si quien contesta es V,
entonces la proposición P () Q es falsa, pero P es cierta en este caso (ya
que es V quien contesta), lo cual obliga a que Q sea falsa. Si quien contesta
es M, entonces P es falsa y P () Q es cierta, lo cual implica que Q será
también falsa.
Veamos cómo usar lo anterior en el siguiente problema.

Problema 2.3.8 En una bifurcación en “Y”, con desviaciones C1 y C2, hay


tres hombres, uno que siempre miente (M), otro que dice siempre la verdad
(V) y otro que a veces miente y a veces dice la verdad (que llamaremos el
inconsistente, I). Sólo uno de los dos caminos conduce a la ciudad a la cual
nos dirigimos, y se nos permite formular dos preguntas para determinar el
camino correcto. El lector puede convencerse de que las preguntas siguientes
resuelven este problema.
32 CAPÍTULO 2. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

Pregunta 1- Sea P la proposición usted es el señor V y Q la proposición


el señor P2 es I. La pregunta será entonces, ¿ es P () Q un teorema ? Si
la respuesta es negativa, entonces P2 no es I; en caso contrario P3 no es I.
Pregunta 2- Sea ahora Q la proposición El camino C1 conduce a la
libertad, y P igual a la del caso anterior. Se pregunta entonces a quien ya
se sabe que es distinto de I, si P () Q es un teorema. Si la respuesta es
a…rmativa, entonces C1 es el camino correcto; en caso contrario lo es C2.
Capítulo 3

Máquinas de Turing

3.1. Introducción
Una máquina de Turing es un objeto matemático que puede ser visual-
izado como un mecanismo que manipula símbolos escritos sobre una cinta
in…nita dividida en celdas, y en donde hay solo un símbolo por celda. Una
cabeza lectora escanea una celda a la vez, y luego toma una única acción,
la cual dependerá de un conjunto …jo de instrucciones, como se explicará en
esta sección. Dichas acciones modi…can el contenido de la cinta, las cuales de-
jan un registro …nal escrito en ella, que se interpretará como el resultado del
cómputo de la máquina. A pesar de su enorme simplicidad, una máquina de
Turing puede simular las operaciones de cualquier computador concebible,
sin importar su e…ciencia o tamaño. La denominada Tesis de Church es el
principio …losó…co que identi…ca las operaciones de una máquina de Tur-
ing con todo aquello que razonablemente pueda llamarse un procedimiento
algorítmico o una función computable.
La idea original se debe al matemático inglés Alan Turing, quien in-
trodujo el concepto en 1936. En sus propias palabras, una máquina de
computación lógica, consiste de los siguientes elementos "...una ilimitada
capacidad de memoria obtenida en la forma de una cinta in…nita marcada
con cuadrados, en cada uno de los cuales podría imprimirse un símbolo.
En cualquier momento hay un símbolo en la máquina; llamado el símbolo
leído. La máquina puede alterar el símbolo leído y su comportamiento está
en parte determinado por ese símbolo, pero los símbolos en otros lugares
de la cinta no afectan el comportamiento de la máquina. Sin embargo, la
cinta se puede mover hacia adelante y hacia atrás a través de la máquina,
siendo esto una de las operaciones elementales de la máquina. Por lo tanto

33
34 CAPÍTULO 3. MÁQUINAS DE TURING

cualquier símbolo en la cinta puede tener …nalmente una oportunidad".


Demos una de…nición precisa.

De…nición 3.1.1 Una máquina de Turing consiste de una lista …nita de


tétradas qi si qj a, donde si es uno de los símbolos 0; 1; donde qi es un elemento
de un conjunto …nito fqq ; : : : ; qr g y donde a, "la acción", es uno de los
posibles cuatro símbolos d; i; s; p. Pedimos además que no haya instrucciones
ambiguas, es decir, que no existan dos instrucciones diferentes qi si que
comiencen con la misma pareja qi si :

La máquina puede pensarse como una cinta in…nita dividida en celdas.


Cada celda contiene uno y solo uno de los dos símbolos 0 o 1. El símbolo 0
puede interpretarse como el espacio en blanco. Una cabeza lectora escudriña
en cada momento una única celda, y se encontrará en un determinado estado
interno qi . La instrucción qi si qj a se interpreta de la siguiente manera: si la
cabeza se encuentra en el estado qi ; y en dicho instante está escudriñando una
celda en la cual está escrita el símbolo si , entonces la cabeza pasará al estado
qj y tomará la acción dada por a: si a denota el símbolo d, entonces la cabeza
se moverá a la derecha. Si a es i, entonces se moverá a la izquierda. Si a es
igual a s, entonces borrará el símbolo leído, y lo reemplazará por el símbolo s.
Finalmente, si a es p, entonces se detendrá, y no seguirá ejecutando ninguna
otra acción. La máquina también parará si no encuentra ninguna posible
instrucción que pueda ejecutar.
Por ejemplo, veamos qué hace la máquina dada por el conjunto de in-
strucciones siguiente: M = fq1 1q1 d; q1 0q2 1; q2 0q3 pg; cuando en la cinta hay
inicialmente tres celdas consecutivas, en las cuales hay escritos en cada una
un símbolo 1. La cabeza lectora se encuentra escudriñando el primer 1; de
izquierda a derecha, y en el estado interno q1 . Esto se denotará mediante el
siguiente diagrama:

0 0 1 1 1 0 0 0
q1

La cabeza lectora está inicialmente en el estado q1 escudriñando el primer 1


que se encuentra en la cinta (de izquierda a derecha). La instrucción q1 1q1 d
le ordena a la cabeza lectora cambiar del estado q1 al estado q1 (en esta caso
permanece en el mismo estado) y luego moverse una casilla a la derecha. El
resultado de ejecutar esa operación es el siguiente:

0 0 1 1 1 0 0 0
q1
3.1. INTRODUCCIÓN 35

En esta nueva posición, la cabeza deberá repetir la misma instrucción, y se


desplazará una casilla más a la derecha:

0 0 1 1 1 0 0 0
q1

La instrucción se repite una vez más, y el resultado es el siguiente:

0 0 1 1 1 0 0 0
q1

En este punto se ejecuta la instrucción q1 0q2 1: la cabeza lectora pasa al


estado q2 , y reemplaza el símbolo escudriñado, el 0 en este caso, por un 1:

0 0 1 1 1 1 0 0
q2

En este instante, como no encuentra ninguna instrucción que comience por


q2 1; entonces la máquina no podrá ejecutar ninguna acción y se detendrá
allí.
Para efectos de computar funciones : Nk ! Nr es conveniente estable-
cer algunos convenios sobre la manera como deberán entrarse los datos en
la cinta, y de cómo deberá leerse el resultado. Diremos que una máquina M
computa una función de k-argumentos, con resultado una r-tupla (y1 ; : : : ; yr )
de números naturales, lo cual denotaremos por (y1 ; : : : ; yr ) = M (x1 ; : : : ; xk );
si:

1. En la cinta aparecen inicialmente x1 +1 símbolos 1 consecutivos, luego,


separado por un símbolo 0; aparecen x2 + 1 símbolos 1 consecutivos, y
así sucesivamente hasta completar una última ristra de xk +1 símbolos
1. Exigiremos que la cabeza lectora se encuentre inicialmente en el
estado q1 y escaneando el primer símbolo 1 que aparezca en la cinta,
cuando ésta se revisa de izquierda a derecha.

2. La máquina deberá detenerse en algún momento. En este instante en


la cinta deberán aparecer ristras de y1 +1; y2 +1; : : : ; yr +1 símbolos 1,
cada ristra separada de la siguiente por un símbolo 0; de igual manera a
lo convenido para la entrada de datos. Exigimos además que la cabeza
lectora termine localizada justo en el primer símbolo 1 cuando la cinta
se revisa de izquierda a derecha.

Por ejemplo, una máquina "sumadora"de tres argumentos, es decir, una


máquina que compute M (x1 ; x2 ; x3 ) = x1 + x2 + x3 , si tomara como entrada
36 CAPÍTULO 3. MÁQUINAS DE TURING

(0; 3; 1), está deberá estar escrita como sigue, y la cabeza lectora deberá
comenzar en la posición que se muestra a continuación:

0 1 0 1 1 1 1 0 1 1 0
q1

Una vez la máquina pare, el resultado del cómputo (igual a 4) deberá


mostrase como sigue:

0 1 1 1 1 1 0
q10

Ejemplo 3.1.2 Exhibamos una máquina que sume dos números naturales
M (x1 ; x2 ) = x1 + x2 . Veamos que M puede ser dada por la siguiente lista
de instrucciones:

q1 1q2 0; q2 0q3 0; q3 0q4 d, q4 1q4 d, q4 0q5 1, q5 1q5 d;


q5 0q6 i, q6 1q7 0, q7 0q8 i, q8 1q8 i, q8 0q9 d; q9 1q10 p:

La siguiente lista de acciones consecutivas de la máquina mostraría como


3.1. INTRODUCCIÓN 37

sumar 2 + 3 :
0 1 1 1 0 1 1 1 1 0
q1

0 0 1 1 0 1 1 1 1 0
q2

0 0 1 1 0 1 1 1 1 0
q3

0 0 1 1 0 1 1 1 1 0
q4

0 0 1 1 0 1 1 1 1 0
q4

0 0 1 1 0 1 1 1 1 0
q4

0 0 1 1 1 1 1 1 1 0
q5

0 0 1 1 1 1 1 1 1 0
q5

0 0 1 1 1 1 1 1 1 0
q6

0 0 1 1 1 1 1 1 0 0
q7

0 0 1 1 1 1 1 1 0 0
q8

0 0 1 1 1 1 1 1 0 0
q8

0 0 1 1 1 1 1 1 0 0
q9

0 0 1 1 1 1 1 1 0 0 ¡PARA!
q10

El convenio establecido para codi…car cada entrada (y cada salida) xk como


una ristra consecutiva de xk + 1 símbolos 1 obedece al hecho de poder distin-
guir la entrada 0 de los espacios en blanco, representados como ceros, que
ocupaban previamente las casillas de la cinta.

Además, el resultado de un cómputo particular debe escribirse de tal


forma que pueda ser utilizado por otra máquina en un futuro. De ahí que
establezcamos el convenio de que el resultado de…nitivo quede escrito de
tal manera que coincida con la posición de los datos iniciales ya convenida.
En particular, ello nos permite concatenar varias máquinas en secuencia, si
deseamos, por ejemplo, computar la compuesta de varias funciones.

Ejemplo 3.1.3 Veamos que existe una máquina D (duplicadora) que toma
una entrada que consiste de una ristra de n unos consecutivos y deja escrita
38 CAPÍTULO 3. MÁQUINAS DE TURING

sobre la cinta una ristra de 2n unos. La cabeza lectora se detiene en el estado


q30 , justo en el primer uno (de izquierda a derecha) de la ristra de longitud
2n que corresponde a dicho cómputo.
La máquina se compone de tres partes. El primer conjunto de instruc-
ciones:

q1 1q2 i; q2 0q3 i; q3 0q4 i; q4 0q5 1; q5 1q6 d;


q6 0q7 d; q7 0q8 d; q8 1q9 d, q9 0q20 0:

realiza la siguiente operación:

Parte 1 Si la posición inicial de la máquina es la siguiente:

0 1 s
q1

(aquí s denota uno de los dos símbolos 1 o 0) este primer conjunto de


instrucciones produce el resultado:

0 1 0 0 1 s :
q9

Es decir, con este conjunto de instrucciones se copia el primer uno de


la ristra entrada, dejando de por medio dos espacios a la izquierda. .

Parte 2 El segundo conjunto de instrucciones comienza en el estado q9 ;


cuando la cabeza se encuentra inspeccionando el k-ésimo uno (si k > 1)
(leído de izquierda a derecha) que se encuentra originalmente en la
cinta. Este símbolo 1 lo escribe en la casilla que está justo a la izquierda
de la copia (ya realizada) del k 1-ésimo uno de la cinta original. Luego,
la cabeza se desplaza hacia la derecha hasta situarse en la casilla que
sigue justo a la derecha del k-ésimo uno. La operación termina con la
cabeza en el estado interno q9 .

0 1| {z 1} 0 0 1| {z 1} 1 s
q9 !
k 1 unos k 1 unos

1 1| {z 1} 0 0 1| {z 1} 1 s
! copia k-ésimo q9
k 1 unos k 1 unos

El procedimiento puede llevarse a cabo de la siguiente manera: primero


se reemplaza el k-ésimo uno por un cero (para que éste sirva de marca).
Luego la cabeza lectora se desplaza hacia la izquierda hasta encontrar
el último de los unos ya copiados; se mueve luego una casilla más a la
3.1. INTRODUCCIÓN 39

izquierda, escribe un 1, y a continuación se desplaza hacia la derecha


hasta alcanzar la casilla donde el k-ésimo uno fue reemplazado por
cero. A continuación, reemplaza este cero por 1 (y así se recupera
el uno que había sido cambiado por cero), y luego se desplaza a la
próxima casilla situada a la derecha, y termina allí en el estado interno
q9 . Estas son las instrucciones:
q9 1q11 0; q11 0q12 i; q12 1q12 i; q12 0q13 i; q13 0q14 i; q14 1q14 i
q14 0q15 1; q15 1q15 d; q15 0q16 d; q16 0q17 d; q17 1q17 d;
q17 01q18 ; q18 1q9 d:

Parte 3 En este último conjunto de instrucciones la cabeza comienza en el


estado q9 escudriñando el primer cero a la derecha de la ristra original
de n-unos que se deseaba copiar. La máquina elimina el doble cero que
separa a la ristra original de su copia, y se detiene de manera de…nitiva
con la cabeza posicionada en el primer uno (de izquierda a derecha),
y en el estado interno q30 :

0 ::;0 1 1
|1 {z 1} 0 0 1| {z 1} 0
q9
0 ! q1
| {z }
n unos n unos
2n unos

q20 0q21 i; q21 1q22 0; q22 0q23 i; q23 1q23 i; q23 0q24 1; q24 1q25 i;
q25 0q26 1; q26 1q26 i; q26 0q27 d; q27 1q28 0; q28 0q29 d; q29 1q30 p:

Siempre es posible concatenar Máquinas de Turing M0 ; : : : ; Mr de tal


modo que la máquina resultante ejecute las operaciones de M0 , luego las
operaciones de M1 ; de M2 ; : : : ; y así hasta …nalmente hasta ejecutar las
operaciones de Mr . Para ello, suponemos que cada una de estas máquinas
Mk siempre para.
La manera de concatenar estas máquinas es la siguiente: si los estados
(k) (k)
internos de cada Mk (0 k r) se denotan por q1 ; : : : ; qnk , entonces
(k) (k)
cambiamos cada instrucción de Mk reemplazando qi por qi+sk ; donde s0 =
0 y sk = (n0 1) + + (nk 1 1), de tal suerte que M1 comienza ahora a
operar en el estado qn0 +1 , y para en el estado en qn1 +n0 luego M2 comienza a
operar en el estado q Por ejemplo, la máquina D concatenada consigo misma
tomaría una entrada consecutiva de n unos y dejaría una ristra consecutiva
de 4n unos:
0 1 1 0 D 0 1 1 1 0
q1 ! q30 ;
n unos 2n unos
40 CAPÍTULO 3. MÁQUINAS DE TURING

y a continuación se ejecuta:

0 1 1 1 0 D 0 1 1 1 1 1 0
q30 ! q59
2n unos 4n unos

A la concatenación de r máquinas M1 ,: : : Mr la podemos denotar como


el producto Mr M1 . A la concatenación de n máquinas duplicadoras la
denotaremos por D(n) . Claramente esta máquina tomará una cinta en la
cual haya escrito solo un símbolo 1 y parará dejando en la cinta una ristra
de 2n unos.

3.2. Problema de la parada


En esta sección discutiremos de tres formas diferentes el denominado
"problema de la parada", el cual a…rma que no es posible en general de-
terminar de manera algorítmica cuándo una máquina de Turing se detiene
en algún momento, o si por el contrario sigue ejecutando instrucciones de
manera inde…nida.

Observación 3.2.1 A primera vista pareciera que el problema de la parada


se pudiera resolver simplemente examinando aquellas instrucciones de la
forma qi si qj p. Es claro que la máquina se detiene solo si eventualmente
encuentra una de estas instrucciones o se encuentra en un estado interno
qi , y examinando el símbolo si , pero no encuentra ninguna instrucción de la
forma qi si , es decir, que comience por qi si . El problema se encuentra en
la imposibilidad de determinar (en general) si la máquina alcanzará en algún
momento a estar en una de esas situaciones, o si ocurre lo contrario, en cuyo
caso jamás se detendrá. Consideremos, por ejemplo, la máquina de…nida por
las siguientes instrucciones:

q1 1q2 0; q2 0q3 0; q3 0q4 d, q4 1q4 d, q4 0q5 1, q5 1q5 d;


q5 0q6 i, q6 1q7 0, q7 0q8 i, q8 1q8 i, q8 0q9 d; q9 1q10 p:

Si en la cinta hay inicialmente una secuencia de cinco símbolos 1, segui-


dos de un 0 y luego de un 1; ¿estará la máquina en algún momento en
el estado interno q9 y escudriñando un símbolo 1; de tal suerte que la in-
strucción q9 1q10 p pueda ejecutarse? O, ¿alcanzará a estar en el estado q6 ; y
escudriñando un 0, de tal modo que no tenga ninguna otra instrucción qué
ejecutar, y por ende se detendrá? En esta caso particular, como sabemos a
priori que esta máquina es la máquina del Ejemplo 3.1.2, entonces podremos
predecir que en esta situación inicial la máquina se detendrá, dejando en la
3.2. PROBLEMA DE LA PARADA 41

cinta cinco símbolos 1 consecutivos (M (4; 0) = 4 + 0). No obstante, …jado


un entero k > 0, siempre es posible saber si una determinada máquina con
una entrada especí…ca inicial se detendrá en un número de pasos k, pues
siempre podríamos seguir el cómputo, paso por paso, y …jarnos si en algúno
de estos pasos la máquina alcanza una de las dos situaciones mencionadas
en el párrafo anterior. Esto es posible, pues solo existen a lo sumo k estados
que deban analizarse. Sin embargo, determinar en general si ello ocurrirá
para todo los valores de k es un problema insoluble de manera algorítmica,
al menos si nos acogemos a la Tesis de Church.
Históricamente, el descubrimiento de problemas incomputables se debe
a Alan Turing [?], y data de 1937. Una versión diferente del problema de
la parada fue publicada en 1967 por Tibor Radó [?]. Comenzaremos por
discutir esta última versión.
De…nición 3.2.2 Diremos que la productividad de una determinada máquina
de Turing es n si al comenzar con una cinta en la cual haya escrito un solo
símbolo 1; la máquina se detiene, dejando en la cinta n unos: Si la máquina
no se detiene diremos que su productividad es cero.
Entre todas las máquinas con máximo k estados deberán existir algunas
con la mayor productividad posible. Denotemos por P (k) la función de pro-
ductividad. Es decir, P (k) = m sii existe una máquina M de r k estados
que toma una cinta con un solo uno, y produce otra con m unos, y de tal
modo que cualquier otra máquina con máximo k estados dejará en la cinta
un número de unos m.

0 1 0 0 1 1 0
q1 ! qr :
m unos

Por ejemplo, P (30) 2, puesto que la máquina duplicadora D posee 30


estados y deja dos unos en la cinta cuando inicialmente hay solo uno origi-
nalmente. De otro lado, P (30n) 2n , pues la máquina D(n) , la cual posee
30n estados, deja al detenerse 2n unos escritos en la cinta donde había solo
uno inicialmente.
Observación 3.2.3 P (k + 1) > P (k), pues a las instrucciones de una
máquina R con estados q1 ; : : : ; qr , con r k cuya productividad sea P (k)
siempre podemos añadirle las instrucciones qr 1qr+1 i, qr+1 0qr+1 1; qr+1 1qr+1 p,
de tal suerte que con un solo estado más, qr+1 ; y estas tres nuevas instruc-
ciones, la nueva máquina R0 dejará en la cinta P (k) + 1 unos cuando parte
de una cinta que solo contiene solo un uno. De aquí se sigue de inmediato
que P es una función estrictamente creciente: P (l2 ) > P (l1 ) si l2 > l1 .
42 CAPÍTULO 3. MÁQUINAS DE TURING

Teorema 3.2.4 No existe ninguna máquina que compute la función P .

Prueba. Supongamos por el absurdo que dicha máquina existiera. Con esta
máquina podríamos construir de inmediato otra máquina, llamémosla B,
con, digamos, b estados, la cual toma una cinta con k unos consecutivos y
se detiene dejando en la cinta P (k) unos:
B

0 1 1 0 0 1 1 0
q1 k unos ! qb :
P (k) unos

Fijemos cualquier entero positivo n que satisfaga la desigualdad 2n > 30n +


30b. Consideremos la máquina I que resulta de concatenar D(n) con B (2) :
Esta máquina tendrá entonces 30n + 2b estados, y, tomará una cinta en la
cual hay solo un 1 inicialmente y retornará, escritos en la cinta, P (P (2n ))
unos consecutivos:

0 1 0 D(n) 0 1 1 0 B
q1 ! q30n 2n unos
!

0 1 1 0 B 0 1 1 0
! q30n+b P (2n ) unos
! q30n+2b P (P (2n )) unos
:

Luego la productividad de I es P (P (2n )). Obviamente, de acuerdo con la


manera como está de…nida la función P vemos que P (30n+2b) P (P (2n )).
Como P es creciente (Observación 3.2.3) se sigue que

30n + 2b P (2n ): (3.1)

Como 2n > 30n + 30b, y P es creciente, se sigue que:

P (2n ) > P (30n + 30b) > P (30n) 2n : (3.2)

De (3.1) y (3.2) se sigue que 30n + 2b > 2n . Pero habíamos escogido n


tal que 2n > 30n + 30b; lo cual implicaría que 30n + 2b > 30n + 30b, una
contradicción. Se sigue entonces que B no existe y en consecuencia no existe
ninguna máquina capaz de calcular la función P .

Ejercicio 3.2.5 Encuentre máquinas de Turing para computar las siguien-


tes funciones:

1. s(x) = x + 1

2. c(x1 ; : : : ; xk ) = c, donde c 2 N es una constante.


3.3. LA COMPLEJIDAD DE UN ENTERO ES INCOMPUTABLE 43

3. pi (x1 ; : : : ; xk ) = xi

4. Muestre que si y1 = '1 (x1 ; : : : ; xk ); : : : yr = 'r (x1 ; : : : ; xk ) y z =


(y1 ; : : : ; yr ) son funciones computadas por máquinas de Turing, en-
tonces existe una máquina M que computa

M (x1 ; : : : ; xk ) = ('1 (x1 ; : : : ; xk ); : : : ; 'r (x1 ; : : : ; xk )): (3.3)

5. Muestre que si z = '1 (x1 ; : : : ; xk ) y w = (x1 ; : : : ; xk ; y; z) son fun-


ciones computadas por máquinas de Turing, entonces la función M
de…nida de manera recursiva como

M (x1 ; : : : ; xk ; 0) = '1 (x1 ; : : : ; xk ) (3.4)


M (x1 ; : : : ; xk ; y + 1) = (x1 ; : : : ; xk ; y; M (x1 ; : : : ; xk ; y));

también es computable con una máquina de Turing.

3.3. La complejidad de un entero es incomputable


Como suele ocurrir en lógica matemática, cuando precisamos una parado-
ja del lenguaje ésta desaparece para dar paso a un teorema. Vimos como la
paradoja del mentiroso está en la raíz de la idea de Gödel para construir
una fórmula indecidible, pues su fórmula, al igual que la a…rmación del men-
tiroso, tiene un carácter autorre‡exivo que la hace gozar automáticamente
de esta propiedad.
En la introducción mencionamos la paradoja de Berry. Recordemos que
esta paradoja hace alusión al mínimo entero que no es de…nible con quince o
menos palabras, y el cual queda de…nido por esta misma frase, que contienen
menos de quince palabras. Por supuesto que aquí hay una ambigüedad, que
da origen a la paradoja: la de…nición .en palabras"de un número natural es
un concepto impreciso.
Para precisarlo podemos cambiar esta noción por la noción de de…nición,
vía una máquina de Turing.
Convengamos en que una máquina de…ne o produce el entero n si, comen-
zando con una cínta en blanco (todas las casillas en cero, y la cabeza lectora
situada en cualquier parte), la máquina para, y deja en la cinta n + 1 un-
os consecutivos. Por ejemplo, todo n 0 queda de…nido por la siguiente
máquina:
44 CAPÍTULO 3. MÁQUINAS DE TURING

q1 0q2 1
q2 1q2 d

q2 0q3 1
q3 1q3 d

q3 0q4 1
q4 1q4 d
..
.
qn+1 0qn+2 1
qn+2 1qn+2 p;

como se comprueba fácilmente.


Notemos que esta máquina tiene 2(n + 1) instrucciones. Podríamos pre-
guntarnos si para un n …jo existen máquinas que de…nan a n con un número
menor de instrucciones. La respuesta, por supuesto dependerá de la comple-
jidad de cada entero n.
Para dar un ejemplo, el entero n = 264 1 también puede generarse con
solo 30 64 instrucciones (en lugar de 2 (264 1 + 1) ' 3;68 1020 ) si
utilizamos la máquina duplicadora compuesta consigo mismo 64 veces. Esto
nos dice, de manera intuitiva, que el entero 264 es un número muy simple
de de…nir (de hecho, está de…nido como una exponencial). Para números
enteros arbitrarios, no obstante, es posible que se requieran programas con
tantas instrucciones como queramos. En efecto, con un número …jo k de
instrucciones solo existen …nitas máquinas de Turing con un número de
instrucciones k; y por tanto también habrá un número …nito de enteros
de…nibles por dichas máquinas.

De…nición 3.3.1 La complejidad del natural n se de…ne como el mínimo


número de instrucciones que requiere una máquina de Turing para producir
n (con el convenio establecido más arriba). Este número se denotará por
Comp(n)

Veamos ahora que ocurre con la paradoja de Berry si utilizamos esta


noción de de…nibilidad. La paradoja desaparece, y da lugar al siguiente teo-
rema.
3.4. MÁQUINAS UNIVERSALES 45

Teorema 3.3.2 La función Comp(x) de…nida como la complejidad del na-


tural x no es Turing computable.

Prueba. Supongamos por el absurdo que existe una máqiuna que compu-
ta Comp(i). Utilizando esta máquina sería algo tedioso, aunque rutinario,
construir otra máquina deTuring M (x) que ejecuta el programa de…nido por
el seudocódigo siguiente:
!n
k := 0
For i from 0 while Comp(i) n do
k := k + 1
end do
Print(1
| {z 1})
k+1

Esta rutina, claramente, produce el menor entero cuya complejidad es mayor


que n.
Sea N el número de instrucciones de M . Si tomamos como entrada x =
N , el valor M (N ) sería entonces el menor entero positivo con complejidad
> N . Pero obviamente ha sido producido con una máquina que posee N
instrucciones, lo cual es una contradicción.

3.4. Máquinas Universales


La solución de Alan Turing al problema de la parada depende de la
existencia de una máquina universal. El lector interesado en conocer los
detalles de esta construcción puede consultar [?], Capítulo 4. Dejando de
lado los asuntos técnicos, la idea puede explicarse sin mayores di…cultades.
En primer lugar, las máquinas de Turing pueden gödelizarse siguiendo un
procedimiento similar al del capítulo anterior. Ello permite, no solo numerar
todas las posibles máquinas de Turing en una lista M1 ; M2 ; : : : ; Mr ; : : : ; sino
también disponer de un mecanismo efectivo, es decir, de otra máquina, que
nos permite, dado un entero n, determinar si n corresponde al número de
Gödel de alguna máquina, y, en caso a…rmativo, reconstruir su programa. De
aquí que pueda implementarse una máquina universal U; la cual computa
una función de dos argumentos U (x; y), y de tal manera que U (k; n) es pre-
cisamente el cómputo de la máquina Mk ; cuando ésta encuentra inicialmente
en su cinta una secuencia de n+1 unos consecutivos. En otras palabras, si in-
terpretamos Mk como función de un argumento, entonces U (k; n) = Mk (n),
46 CAPÍTULO 3. MÁQUINAS DE TURING

si Mk para en dicha situación, o de lo contrario U (k; n) no estaría de…nido.


La máquina U simula entonces cualquiera otra máquina, y parará con una
entrada especí…ca cuando la máquina simulada M lo haga, dejando en la
cinta el mismo cómputo que dejaría M:
Sin pérdida de generalidad, en la numeración gödeliana M1 ; M2 ; : : : ; Mr ; : : :
siempre podemos incluir a gusto una primera máquina, M0 ; la cual computa
la función identidad: M0 (n) = n, y por tanto siempre para.
Supongamos por el absurdo que existiera una máquina, que llamaremos
P , capaz de computar la función:

n, si Mn (n) está de…nido.


P (n) =
0, si Mn (n) no está de…nido.

Sea I la máquina de…nida como aquella que computa la función I(n) =


U (P (n); n) + 1. Esta máquina tendrá un cierto número de Gödel, digamos
N . Veamos qué ocurre cuando tratamos de computar I(N ) : si la máquina
MN ; computando con entrada inicial N; para, es decir, si el valor MN (N )
está de…nido, entonces P (N ) = N y por consiguiente I(N ) = U (N; N )+1 =
MN (N )+1. Pero la máquina N -ésima es precisamente I, lo cual querría decir
que IN (N ) = MN (N ), y deduciríamos entonces que MN (N ) = MN (N ) + 1,
una contradicción.
Luego MN (N ) no podrá estar de…nido, en cuyo caso P (N ) = 0. De aquí
que:
I(N ) = U (0; N ) + 1 = M0 (N ) + 1 = N + 1;
lo cual nos dice que el entero I(N ) = MN (N ) sí estaría de…nido, de nuevo
un absurdo. Luego P no existe. Resumiendo esta discusión:

Teorema 3.4.1 (Alan Turing) No existe ninguna máquina de Turing que


compute la función P de…nida como:

n, si Mn (n) está de…nido.


P (n) =
0,si Mn (n) no está de…nido.
Parte II

Teoría de números

47
Capítulo 4

Origen de las matemáticas

Es natural pensar que la matemática surgió con el …n de llevar la contabil-


idad en el comercio, medir la tierra y predecir acontecimientos astronómicos.
Paleontólogos sudafricanos descubrieron dos pedazos de roca ocre deco-
rados con motivos geométricos. El sitio, llamado Cueva Blombos, se encuen-
tra cerca de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Los artefactos datan de hace más
de 70.000 años.
Estos hallazgos sugieren que desde aquella época el Homo sapiens ya era
capaz de pensar en forma abstracta.Su signi…cado es desconocido.

4.1. Matemáticas en la antigüedad


Los textos matemáticos más antiguos disponibles son la tablilla de barro
Plimpton 322 (1900 a. C.),el papiro de Moscú (1850 a. C.), el papiro de
Rhind (1650 a. C.) y los textos védicos Shulba Sutras (800 a. C.). En todos
estos textos se menciona el teorema de Pitágoras que parece ser el más
antiguo y extendido desarrollo matemático después de la aritmética básica

49
50 CAPÍTULO 4. ORIGEN DE LAS MATEMÁTICAS

y la geometría.

Tablilla Plimpton Sistema decimal

El papiro contiene 87 problemas matemáticos con cuestiones aritméticas


básicas, cálculo de áreas, volúmenes y progresiones, reglas de tres, ecuaciones
lineales y trigonometría básica.
Antes del año 1.700 a.C los babilonios idearon un sistema de numeración
posicional (las cifras valen según su posición dentro del número) y sexages-
imal (en base 60 cada unidad grande está formada por 60 unidades más
pequeñas). El sistema utiliza dos signos básicos: la unidad, una cuña en
posición vertical. La decena, una cuña en posición horizontal. Combinando
éstas se pueden escribir los 59 primeros números (No utilizaron el cero hasta
el 400 aC., que representaron con dos cuñas oblícuas).

116;503 = 32 602 + 21 60 + 43

4.1.1. Numeración Maya


Los mayas utilizaban un sistema de numeración vigesimal (base 20)
(aunque mixto, en base 5 para representar los primeros 19 números) similar
al de otras civilizaciones mesoamericanas. También desarrollaron el concepto
de cero alrededor del año 36 a. C.
4.1. MATEMÁTICAS EN LA ANTIGÜEDAD 51

Números del 0 al 19

Representación de números arbitrarios:


Detalle de la Estela 1, encontrada en el sureste de Veracruz (México).
Base b = 10

Ejemplo 4.1.1 Potencias de 10


52 CAPÍTULO 4. ORIGEN DE LAS MATEMÁTICAS

5139 = 5 103 + 1 102 + 3 10 + 9 100


21074 = 2 104 + 1074
=2 104 + 1 103 + 74
=2 104 + 1 103 + 7 10 + 4
Ejemplo 4.1.2 Ejemplo (base 7)
Base 7
Potencias de 7 :
70 = 1; 71 = 7; 72 = 49; 73 = 343; 74 = 2401; 75 = 16807:::
5139 = 2 74 + 337
=2 74 + 6 72 + 43
=2 74 + 6 72 + 6 7+1
En base 7, el número 5139 se escribe como 20661:
Ejemplo 4.1.3 (base 12)
En base b = 12: Símbolos para los "dígitos"f0; 1; 2; 3; 4; 5; 6; 7; 8; 9; D; Og :
Potencias de 12:
120 = 1; 121 = 12; 122 = 144; 123 = 1728; 124 = 20736; :::
5139 = 2 123 + 1683
=2 123 + 11 122 + 99
=2 123 + 11 122 + 8 12 + 3
En base 12, el número 5139 se escribe como 2O83
Ejemplo 4.1.4 Primeros enteros positivos en el sistema binario (base b =
2):
0; 1; 10; 11; 100; 101; 110; 111; 1000; 1001; 1010; 1011; :::

4.1.2. Calculadora digital


Se ponen las manos con las palmas vueltas hacia arriba, se numeran
mentalmente los dedos, comenzando por el pulgar izquierdo y terminando en
el pulgar derecho (véase …gura siguiente, parte izquierda), puede obtenerse
de allí una calculadora manual que permite recordar la tabla del nueve.
Si, por ejemplo, se desea multiplicar 4 por 9, simplemente se dobla hacia
adentro el cuarto dedo contados de izquierda a derecha, en este caso el
anular izquierdo
4.2. TEORÍA DE LOS SISTEMAS DE NUMERACIÓN 53

Ejercicio 4.1.5 Explicar por qué funciona la "tabla manual"del nueve.

4.2. Teoría de los sistemas de numeración


Fijemos un entero b > 0. Todo número entero n 0 admite una descom-
posición única
n = q r br + q r 1 br 1 + + q0 ; (4.1)
con qi ; r enteros no negativos.
Comenzamos por hallar br ; la potencia más grande de b que no sobrepasa
a n (br n). Luego dividimos a n entre br : Llamemos qr al cociente y n0 al
residuo de esta división. Es decir:n = qr br + n0 ; con 0 r < br :
Es claro que qr ha de ser un entero no negativo menor que b, de otra
manera br+1 n, lo cual contradiría el hecho de que br es la potencia más
alta menor o igual a n:
Repetimos el mismo procedimiento para n0 : hallamos bs n0 tal que
n0 = qs bs + n00 , con 0 qs < b: De aquí que n = qr br + qs bs + n00 :
El proceso se repite hasta que el residuo sea cero.
Al …nal se encuentra una expresión para n de la forma n = qr br + qs bs +
+ ql bl : Es claro que añadiendo sumandos "mudos"qj bj ; con qj = 0, la
suma puede escribirse como en 4.1.

Teorema 4.2.1 La expresión n = qr br + qs bs + + ql bl es única.

Prueba. Supongamos dos escrituras para n

n = q r br + + q0 = ar br + + a0 :

Sin pérdida de generalidad podemos asumir que a0 q0 (para el caso a0


q0 ; el razonamiento es idéntico). De la igualdad anetrior se deduce esta otra:

(qr ar )br + + (q1 a1 )b1 = a0 q0 :


54 CAPÍTULO 4. ORIGEN DE LAS MATEMÁTICAS

El lado izquierdo es divisible por b, por tanto b también divide a a0 q0


0: Pero esta diferencia es menor que b, por consiguiente a0 q0 = 0, es
decir,a0 = q0 :
Demostración (Continuación) Factorizando b en el lado izquierdo se
obtiene

b((qr ar )br 1
+ + (q1 a1 )) = 0:

Como b 6= 0, se deduce que

(qr ar )br 1
+ + (q1 a1 ) = 0:

Si el paso anterior se repite, se deduce entonces que q1 = a1 : Continuamos


de esta manera. Esto nos lleva a concluir que a2 = q2 ; : : : ; ar = qr .

Ejemplo 4.2.2 b = 2; n = 112


112 = 1 26 + 48; q6 = 1; n0 = 48
48 = 1 25 + 16; q5 = 1
16 = 1 24 + 0; q4 = 1
El residuo es cero y por tanto el procedimiento termina. Añadimos q3 =
q2 = q1 = q0 = 0:
La representación en base 2 es 112 = 1 26 + 1 25 + 1 24 + 0 23 +
0 22 + 0 21 + 0
Lo que se escribe como 111000 (base 2).

4.3. Adivinación de cartas

Se piensa en un número entre 1 y 63: Luego se pregunta en cuál de las


siguientes cartas se encuentra el número pensado.
Con esta información es posible ¡leer la mente para adivinar ese número!
4.3. ADIVINACIÓN DE CARTAS 55

Carta 0

carta 0

Carta 1

Carta 1

Carta 2
56 CAPÍTULO 4. ORIGEN DE LAS MATEMÁTICAS

Carta 2

Carta 3

Carta 3
4.3. ADIVINACIÓN DE CARTAS 57

Carta 4

Carta 4

Carta 5

Carta 5

4.3.1. Explicación del misterio


La carta número i contiene precisamente aquellos números del 1 al 63 que
al ser escritos en el sistema binario poseen el dígito 1 en la posición i-ésima,
de derecha a izquierda. Por ejemplo el número 20 (en binario 10100) aparece
58 CAPÍTULO 4. ORIGEN DE LAS MATEMÁTICAS

justo en las cartas 2 y 4. Luego basta sumar las potencias que corresponden
a estas dos cartas, 22 + 24 ; para determinarlo.
A continuación se muestran los primeros veinte enteros positivos escritos
en sistema binario

Decimal 25 24 23 22 21 20 Decimal 25 24 23 22 21 20
1 0 0 0 0 0 1 11 0 0 1 0 1 1
2 0 0 0 0 1 0 12 0 0 1 1 0 0
3 0 0 0 0 1 1 13 0 0 1 1 0 1
4 0 0 0 1 0 0 14 0 0 1 1 1 0
5 0 0 0 1 0 1 15 0 0 1 1 1 1
6 0 0 0 1 1 0 16 0 1 0 0 0 0
7 0 0 0 1 1 1 17 0 1 0 0 0 1
8 0 0 1 0 0 0 18 0 1 0 0 1 0
9 0 0 1 0 0 1 19 0 1 0 0 1 1
10 0 0 1 0 1 0 20 0 1 0 1 0 0

Supongamos ahora que se pensó en un número que aparece solo en las cartas
0; 4 y 5. Es evidente, entonces, que este número deberá ser igual a 25 +24 +1:
Es decir, el número deberá ser el 49 (110001)

4.4. ¿Cómo generalizar la prueba de adivinación?

El truco puede extenderse utilizando otras bases. En base b = 3, por


ejemplo, y como cada cifra en la escritura ternaria es 0; 1 o 2, entonces cada
carta deberá contener además la información de cuántas veces aparece cada
número.
Las siguientes cartas sirven para realizar una prueba de adivinación para
números entre 1 y 26:
4.4. ¿CÓMO GENERALIZAR LA PRUEBA DE ADIVINACIÓN? 59

Carta 0

carta 0

Carta 1

carta1
60 CAPÍTULO 4. ORIGEN DE LAS MATEMÁTICAS

Carta 2

Carta 2

Ejemplo 4.4.1 Supongamos que pensamos en el número 21. En base tres


este número se escribe como 21 = 2 32 + 1 3 + 0; es decir, 21 se representa
como 210: Luego el número deberá aparecer en la primera carta, una vez, y
en la segunda, dos veces.

4.5. Juego del Nim


En el juego del Nim, dos jugadores retiran cerillas de tres montones,
juegan de manera alternada y siguen estas tres reglas:
la persona en turno elige un montón determinado y retira de él tantas
cerillas como desee, pero debe retirar mínimo una y le es permitido retirarlas
todas.

1. El jugador en turno no puede retirar cerillas de más de un montón a


la vez.

2. Aquel jugador que retire por última vez gana el juego.

3. Para iniciar, se disponen tantas cerillas por montón como se desee.

Nuestro propósito es encontrar una estrategia para jugar de manera óp-


tima.
4.5. JUEGO DEL NIM 61

Supongamos que se forman tres montones con 29, 11 y 14 cerillas. Para


iniciar el juego, descompongamos el número de cerillas de cada montón en
potencias de 2, comenzando por el mayor de los tres. El proceso descrito
arriba nos conduce al siguiente resultado:
29 = 16 + 8 + 4 + 0 + 1
11 = 0 + 8 + 0 + 2 + 1
14 = 0 + 8 + 4 + 2 + 0
Con estas tres descomposiciones formemos un cuadro como el que se
presenta a continuación:
M onton 1 : 16 8 4 0 1
M onton 2 : 0 8 0 2 1
M onton 3 : 0 8 4 2 0
Si en la tabla anterior observamos los elementos no nulos de cada colum-
na, podremos observar que en la primera hay sólo uno, el 16, hecho que de-
scribiremos diciendo que la columna es impar. También es impar, por análo-
ga razón, la segunda columna, con tres elementos no nulos (tres ochos). En
cambio, las columnas tercera, cuarta y quinta contienen de a dos elementos
no nulos cada una, por lo que diremos que son pares.
Una estrategia ganadora se logra si se respeta la regla siguiente: se elige
el montón que tenga el mayor número de cerillas y de él se retiran tantas
como sean necesarias para garantizar que en la nueva situación el número
de elementos no nulos de cada columna sea par. Por ejemplo, en el caso
anterior podríamos retirar 24 cerillas del primer montón después de lo cual
obtendríamos el siguiente cuadro:

M onton 1 : 0 0 4 0 1
M onton 2 : 0 8 0 2 1
M onton 3 : 0 8 4 2 0

Comprobemos que en el ejemplo dado, si se respeta la regla de dejar


pares todas las columnas, terminaremos ganando el juego. Debemos escoger
el primer montón y retirar las 16 cerillas de la primera entrada y las 8 de
la segunda, en total 24 cerillas. Al proceder así, la nueva descomposición
de los tres montones queda en la forma siguiente (obsérvese que todas las
columnas son pares):
62 CAPÍTULO 4. ORIGEN DE LAS MATEMÁTICAS

M onton 1 : 0 0 4 0 1
M onton 2 : 0 8 0 2 1
M onton 3 : 0 8 4 2 0

En este momento juega nuestro adversario. Notemos que en todos los


casos, al retirar cerillas de uno cualquiera de los montones (…las) se modi…ca
necesariamente una o varias columnas y, en consecuencia, cambian de par
a impar. Veámoslo con un ejemplo: si el opositor elige el segundo montón
y retira 8, entonces la segunda columna se vuelve impar; si retira 2, será
la cuarta columna la que se vuelve impar, y lo mismo le ocurre a la quinta
columna si retira 1 cerilla. Si retira un número que sea la suma de diferentes
combinaciones de las potencias de 2 presentes en la tabla anterior, como
serían 8 + 2, 8 + 1, 2 + 1 u 8 + 2 + 1, las columnas afectadas se vuel-
ven impares. Y si retira un número de cerillas distinto de los anteriores, 7
por ejemplo, el montón central quedará con 4 cerillas, cuya descomposición
binaria daría lugar a:

M onton 2 : 0 0 4 0 0

Esta nueva composición equivale a retirar del montón original el 8, el 2


y el 1 (que suman 11), y a poner el 4 en la tercera columna, número que
faltaba (restamos 11 y sumamos 4, lo que equivale a restar 7). Después de
este retiro han cambiado de paridad todas las columnas, excepto la primera.
En general, cualquier retiro que hagamos altera la paridad de por lo menos
una columna.
Para continuar el análisis, supongamos que nuestro oponente retira 10
cerillas (8 +2) del montón 2. El estado del juego queda descrito por la tabla
siguiente, en la que se observa que hay dos columnas impares: la segunda y
la cuarta.

M onton 1 0 0 4 0 1
M onton 2 0 0 0 0 1
M onton 3 0 8 4 2 0

Es ahora nuestro turno. Por la regla dada debemos elegir el tercer montón
y de él retirar los 8 que aparecen en la segunda columna y los 2 de la cuarta,
4.5. JUEGO DEL NIM 63

con lo cual todas las columnas quedarán pares, como se observa en la tabla
siguiente:

M onton 1 0 0 4 0 1
M onton 2 0 0 0 0 1
M onton 3 0 0 4 0 0

Supongamos ahora que nuestro oponente retira la última cerilla del mon-
tón 2, por lo que sólo la paridad de la quinta columna se modi…ca. Nosotros
podremos entonces replicar retirando también una cerilla del primer montón,
así que cada uno de los dos montones restantes quedará con cuatro cerillas.
El estado resultante del juego se muestra en la tabla siguiente, en la que se
ha suprimido el montón 2 por haberse agotado sus cerillas.

M onton1 0 0 4 0 0
M onton3 0 0 4 0 0

En este momento juega nuestro oponente. Para cualquier número de


cerillas que retire, digamos 2 del montón 1, nosotros hacemos lo mismo en
el otro montón, y todas las columnas siguen siendo pares. Si enseguida él
retira las dos que quedan, ya sea del montón 1 o del 3, nosotros retiramos
las dos del otro montón, con lo cual ganamos el juego. Si, en cambio, nuestro
oponente retira una sola de uno de los montones, nosotros también retiramos
una del otro y dejamos de nuevo los dos montones pares. En este momento
él debe retirar una de una de los dos montones y nosotros la última, para
así ganarle el juego.
Dos razones hacen posibles que la estrategia pueda emplearse hasta el
…nal. La primera es que cualquier posición en la que haya al menos una
columna impar puede modi…carse haciendo que todas las columnas queden
pares. Esto se logra retirando de la primera columna que sea impar el cor-
respondiente grupo de cerillas, lo que modi…ca la paridad de esa columna.
Luego se procede a modi…car la paridad de las columnas restantes, bien
sea retirando cerillas o añadiendo algunas de las del grupo que se acaba
de retirar, el cual siempre contendrá su…cientes cerillas para modi…car las
columnas impares que siguen, si es que hay más impares. Es fácil convencerse
de que esto es cierto a través de la práctica del juego. Si se desea argumen-
tar de forma rigurosa, bastará notar que la suma de las potencias de dos
(1 + 2 + + 2n 1) es igual a 2n 1 < 2n :
Por tanto, un grupo de 2n cerillas alcanza para ser distribuidas en grupos
de 2n 1 , 2n 2 , ..., 2, 1 cerillas, esto es, alcanza para modi…car todas las
64 CAPÍTULO 4. ORIGEN DE LAS MATEMÁTICAS

columnas que uno desee, de aquellas situadas a la derecha de la que se acaba


de hacer el retiro. La segunda razón es que la persona que juega cuando todas
las columnas son pares altera necesariamente la paridad de alguna de ellas.
Así que cada vez que juegue nuestro oponente podemos volver a dejarlo en
una posición en la cual las columnas son todas pares, y así hasta llegar a la
posición par mínima, en la que sólo puede haber dos cerillas. El contendor
retirará una de ellas y nosotros la última, para ganarle así el juego.
Capítulo 5

Aritmética

5.1. Recorrido a través de la teoría de los números


Decimos que a b mod n (se lee a es congruente con b modulo n)
si n divide a b a (esto último lo indicaremos escribiendo nj(b a)). A
continuación se listan las propiedaes fundamentales de las congruencias:

1. a a0 mod n y a a mod n entonces a a mod n

2. a a0 mod n y b b mod n, entonces

3. a + b a + b mod n

4. a b a b mod n

5. ab ab mod n. De aquí que ad (a0 )d mod n; para todo entero d > 0.

Por ejemplo, 10 3 mod 7 y 11 1 mod 12. Así mismo, 12 5 mod 7


y 10 3 mod 7. Luego 12 10 15 mod 7 y 15 1 mod 7. Luego 120 1
mod 7: En efecto, 120 = 17 7 + 1:
Ls propiedades 1-5 se veri…can con facilidad. Veamos, por ejemplo, por
qué es cierta la quinta propiedad. Supongamos a a0 mod n y b b mod n.
Entonces, por de…nición, nj(a a) y nj(b b). Luego n también debe dividir
a b(a a) y a a(b b); luego divide su suma

b(a a) + a(b b) = ab ba + ab ab = ab ab:

Esto signi…ca precisamente que ab ab mod n:

65
66 CAPÍTULO 5. ARITMÉTICA

5.1.1. Números primos y compuestos


Recordemos algunas nociones elementales de teoría de números.
Un número entero p se llama primo si p > 1 y no tiene divisores propios.
Es decir, si djp entonces d = 1 o d = p: Un número que no sea primo se
llama compuesto.
A continuación veamos una lista de los primeros primos: 2; 3; 5; 7; 11; 13; 17; 19; 23; 29; 31; 37; 41
83; 89; 97; 101; 103; 107; 109; 113:::
Los primeros primos pueden determinarse siguiendo la llamada criba de
Eratóstenes. La criba de Eratóstenes, atribuida a Eratóstenes de Cirene, es
un método sencillo para encontrar números primos: se escriben los números
naturales hasta el punto que uno desee examinar. Comenzamos tachando
los múltiplos de 2, salvo el 2, luego los de 3, salvo el 3, y así se sigue con
4, 5, 6... Al terminar, los números que quedan sin tachar serán los primos.

El teorema fundamental de toda la aritmética es el siguiente. Esta a…r-


mación se conoce como el Teorema Fundamental de la Aritmética, TFA.

Teorema 5.1.1 Todo número natural se descompone de manera única como


producto de potencias de primos: por ejemplo, 2200 = 23 52 11; 31213 =
74 13.

5.1.2. ¿Cómo averiguar si N es primo?


El algoritmo más sencillo para saber si un número N es primo es el de la
división. Se trata de ir probando para ver si tiene algún divisor propio. Para
ello lo vamos dividiendo entre 2; 3; 4; 5; :::; N 1... Si alguna de las divisiones
es exacta podemos asegurar que el número N es compuesto. Si ninguna de
estas divisiones es exacta, N es primo.
El pprocedimiento anterior puede re…narse: basta buscar divisorespprimos
hasta N :Para probar, por ejemplo, que 227 es primo sabiendo que 227 =
15;0665:::, basta ver que no es divisible entre 2; 3; 5; 7; 11 y 13:
5.2. TEOREMA DE EUCLIDES 67

Cuando el número tiene, por ejemplo, unas 200 cifras y es primo, habrá
que realizar miles de millones de divisiones para comprobarlo. Aunque un
computador realiza millones de divisiones por segundo, el tiempo necesario
es bastante considerable. Y cuando el número de dígitos aumenta, el tiempo
necesario ¡crece de forma exponencial!
Supongamos que queremos saber si un número de 50 cifras es primo.
La raíz cuadrada de un número de este orden está en torno a 1025 . Si un
computador hace 109 operaciones por segundo, necesitará 1025 =109 = 1016
segundos. Este tiempo equivale, aproximadamente, a 317 millones de años.
(Hace 300 millones de años se formó Pangea)

5.2. Teorema de Euclides


Teorema 5.2.1 Los números primos son in…nitos (Teorema de Euclides).

Prueba. Si suponemos por el contrario que son …nitos, digamos p1 ; p2 ; : : : ; pn ,


entonces N = p1 p2 pn + 1 es claramente mayor que cualquiera de
los pi : Por tanto no puede ser primo (supusimos que los únicos primos eran
p1 ; p2 ; : : : ; pn ). Luego, por el TFA, este número es producto de potencias
de algunos de los pi , en particular divisible por algún pi . Pero es claro que
N dividido pi deja residuo 1, y en consecuencia no puede ser divisible por
ningún pi . Esta contradicción proviene de nuestro supuesto de …nitud. De
ahí que los primos tengan que ser in…nitos.

5.2.1. Primos de Fermat


n
Un Número de Fermat es un número de la forma 22 + 1. La sucesión,
Fn , de números de Fermat para n = 0; 1; 2; ::: sería
F = f3; 5; 17; 257; 65537; 4294967297; 18446744073709551617:::g
Pierre de Fermat comprobó que los cinco primeros números eran primos
y conjeturó que posiblemente todos ellos lo fuesen. Euler demostró en 1732
que no, pues F5 = 4294967297 es divisible por 641. (F5 = 6700417 641):
68 CAPÍTULO 5. ARITMÉTICA

Hasta el día de hoy no se han encontrado más primos entre los números de
Fermat. ¿Sólo hay cinco números primos de Fermat (3; 5; 17; 257 y 65537)?
¿Existen in…nitos primos de Fermat? Nadie lo sabe!

5.2.2. Primos de Mersenne


Un primo de la forma 2n 1 se llama primo de Mersenne. Si 2n 1 es
primo, entonces n debe ser primo:
Prueba. Si suponemos que n es compuesto, digamos n = ab, (a; b > 1),
entonces

2n 1 = (2a )b 1 = (2a 1) (2a(b 1)


+ 2a(b 2)
+ + 2a + 1)

y por tanto 2n 1 también es compuesto.


Mersenne conjeturó que para n = 13; 17; 19; 31; 67; 127 y 257; 2n 1 es
primo, aunque se equivocó en los valores 67 y 257; y omitió los exponentes
61; 89 y 107; lo que no obstante es una hazaña asombrosa al tener en cuenta
que 2257 1 tiene más de 80 cifras.
Nadie sabe hasta el momento si existen in…nitos primos de Mersenne.
Con el paso de los siglos se ha ido avanzando a pequeños pasos. Con los
primos, su búsqueda y descubrimiento de sus propiedades es un desafío que
empezó antes del ‡orecimiento de la cultura griega y aún continúa. El uso de
computadores aceleró los descubrimientos y todos los primos récords fueron
encontrados desde 1951. Mn = 2n 1:
5.2. TEOREMA DE EUCLIDES 69
70 CAPÍTULO 5. ARITMÉTICA

5.2.3. Primos Gigantes

Aquí están los primeros cinco gigantes, los primos más grandes que se
conocen.

2 3
Posición Primo Fecha descubrimiento Número de dígitos
6 10 282;589;933 1 7 de diciembre de 2018 24; 862; 048 7
6 7
6 2o 257;885;161 1 25 enero 2013 17; 425; 170 7
6 7
6 3o 243;112;609 1 23 agosto 2008 12; 978; 189 7
6 7
6 4o 243;112;609 1 abril 2009 12; 837; 064 7
6 7
4 5o 237;156;667 1 6 septiembre 2008 11; 185; 272 5
6o 232;582;657 1 4 septiembre 2006 9; 808; 358

Para escribir los dígitos del mayor primo se requieren diez volúmenes de
1000 páginas cada uno.

5.3. Primos en la naturaleza


La cigarra periódica permanece en estado de ninfa durante 17 años (13
para una subespecie suya), período durante el cual pasa bajo tierra alimen-
5.3. PRIMOS EN LA NATURALEZA 71

tándose de jugos extraídos de las raíces de los árboles.

Pero llega un día, señalado por un increíble reloj biológico, en que debe
salir a la super…cie, completar en unas pocas horas su desarrollo, conseguir
compañero, aparearse, depositar los huevos y morir. Una historia cruel: años
de espera para unos pocos segundos de amor. Ese día señalado, después de
17 años de haber sido fecundados los huevos, salen a la super…cie, sincróni-
camente, miles de millones de individuos en una fantástica eclosión.
Al ser primo el período vital de la cigarra, ninguna especie depredadora,
cuyos ciclos reproductivos, de gran exigencia alimentaria, son por lo general
de unos pocos años (muy comunes son las de 2), puede ajustar el ritmo al
de su presa y aprovecharse con una frecuencia peligrosamente alta de las
esporádicas cosechas de cigarras. Si el ciclo fuese un número compuesto,
12 años, por ejemplo, las especies depredadoras de ciclo 2 años, cada 6
generaciones podrían encontrar alimento abundante para sus crías, lo que
signi…caría menos cigarras y más depredadores.
Con el ciclo de 17, en cambio, las coincidencias se presentarían sólo cada
34 años (primer múltiplo común de 2 y 17), esto es, cada 17 generaciones.
Si el periodo fuese un número divisible por 3, 4 o 6, las especies de ciclo
reproductivo 3, 4 o 6 años disfrutarían también a su debido turno de las
abundancias periódicas de las cigarras. Y si fuese múltiplo de varios números
a la vez, esto es, múltiplo común de ellos, la situación podría volverse crítica
para la cigarra. Pero al adoptar un ciclo primo y relativamente elevado, es
muy bajo el número de posibles coincidencias letales.
72 CAPÍTULO 5. ARITMÉTICA

5.4. Fórmulas para general números primos


Euler descubrió la fórmula f (n) = n2 + n + 41: Para valores entre n =
0; :::; 39; dicha fórmula produce números primos:

41; 43; 47; 53; 61; 71; 83; 97; 113; 131; 151
173; 197; 223; 251; 281; 313; 347; 383; 421;
461; 503; 547; 593; 641; 691; 743; 797; 853;
41; 43; 47; 53; 61; 71; 83; 97; 113; 131; 151;
173; 197; 223; 251; 281; 313; 347; 383; 421;
911; 971; 1033; 1097; 1163; 1231; 1301; 1373;
1447; 1523; 1601:::

Sin embargo, f (40) = 412 :


El polinomio p(a; b; : : : ; z) es tal que si las variables toman valores no
negativos, entonces el conjunto de todos los primos coincide con el conjunto
de valores positivos de la función p:

5.5. Preguntas abiertas


Dos primos se llaman gemelos si su diferencia es dos: (3; 5); (5; 7), (7; 11);
(17; 19); : : : ;
Los números primos gemelos más grandes conocidos son el par (2003663613
2195000 1; 2003663613 2195000 + 1); que tienen 58711 dígitos.Fueron de-
scubiertos en 2007 por Vautier, McKibbon, Gribenko et al.
Nadie sabe si existen in…nitos primos gemelos
5.5. PREGUNTAS ABIERTAS 73

En una carta de Goldbach a Euler, en 1742, le pregunta si puede demostrar


que todo número par mayor que dos es la suma de dos primos. Por ejemplo:
4 = 2 + 2; 6 = 3 + 3; 8 = 5 + 3; 10 = 3 + 7; :::; 100 = 3 + 97; :::
La conjetura ha sido demostrada hasta números pares n 4 1018
Se considera uno de los problemas más difíciles de todas la matemáticas,
y de todas las ciencia exactas.
74 CAPÍTULO 5. ARITMÉTICA
Capítulo 6

Calendario occidental

En los comienzos de nuestra era el mundo occidental estaba dominado


por los romanos, de ahí que el calendario vigente en todo el imperio fuese el
juliano, cuyo inicio se remontaba al 753 a.C., supuesto año de la fundación
de Roma, pero con las reformas introducidas en 46 a.C. por orden de Julio
César.
Dionysius Exiguus propuso al Papa iniciar la numeración justo en el
año de la Natividad de Jesús, que, en consecuencia, designó como el A.D. 1
(Anno Domini uno, o primer año del Señor):

Dionysius
Exiguus

¿Por qué los cristianos deben contar sus años según el reinado de un em-
perador pagano, y encima de todo, cruel asesino de creyentes? ¿Por qué no
numerar los años comenzando desde el momento en el que Jesús, el Sal-
vador, inició su vida terrena?
La propuesta obtuvo la bendición inmediata del Pontí…ce con lo cual se
institucionalizó la era cristiana. Hoy se sabe que los cálculos fueron elabora-
dos con santa dedicación, pero con humana con…abilidad. Exiguus cometió

75
76 CAPÍTULO 6. CALENDARIO OCCIDENTAL

un pequeño error aritmético por defecto, de tal modo que la Natividad ocur-
rió realmente cuatro años antes de lo calculado; esto es, y aunque suene
absurdo, ¡Cristo nació en el año cuarto antes de Cristo!

6.1. Reforma Gregoriana


Más adelante, en 1582, el Papa Gregorio XIII decidió modi…car el cal-
endario juliano, vigente en su época, para lo cual reunió un equipo de im-
portantes astrónomos y matemáticos, comandados por el jesuita Christoph
Clavius. La comisión tenía dos tareas:
Hacer que el equinoccio de primavera volviera a ocurrir el 21 de marzo,
como en los viejos tiempos del concilio de Nicea. Reformar la regla para
designar los años bisiestos propuesta en la reforma juliana, y por medio
de ello eliminar para siempre el molesto desacuerdo acumulativo entre los
equinoccios y sus fechas. La comisión encargada del estudio debía tener en
cuenta que el año tropical o de las estaciones, medido por el intervalo entre
dos pasos consecutivos por el equinoccio de primavera, duraba 365 días y
una engorrosa fracción ligeramente inferior a un cuarto de día (365,24219...).
Si ahora no está Josué para detener el sol, pensarían los sabios al servicio
del Papa, no existe otra alternativa que adelantar el calendario. Fue así,
entonces, como decidieron que al jueves 4 de octubre de 1582 siguiera el
viernes 15. Este salto brusco permitió que santa Teresa de Jesús muriera el
4 de octubre del año de la reforma y fuese enterrada, sin que su cadáver
mostrara señal alguna de descomposición, el 15 del mismo mes.

Gregorio XIII

Lo que más preocupaba al Papa era el hecho de que la Semana Santa,


cuyo comienzo se determinaba teniendo en cuenta el momento de ocurrencia
del equinoccio de primavera, estaba comenzando diez días después de lo
6.1. REFORMA GREGORIANA 77

que Dios había ordenado, según dictados del Concilio Ecuménico de Nicea,
celebrado en 325 d.C. .A caso la Semana Santa es un planeta", decía en tono
de burla el gran astrónomo Kepler al observar el desmedido celo de los
católicos por sincronizar la Semana Santa con los fenómenos celestes.
Y, de verdad, ese sincronismo no tiene importancia religiosa alguna, ni
siquiera es importante para las aves migratorias, pero sí la tiene para los
agricultores, porque las épocas de siembra y recolección se rigen por la posi-
ción relativa de la tierra respecto al sol.
Sin embargo, las cosas del cielo seguían siendo una de las grandes pre-
ocupaciones del Pontí…ce, aunque él ya tuviese, en virtud de su alto cargo,
asegurado el tiquete de entrada al paraíso. Tal vez, en el fondo de su alma,
dominante y soberbia, es posible que estuviese aún más preocupado por su
menguada autoridad frente a los protestantes. De allí que en la bula papal
Inter gravissimas..., promulgada el 24 de febrero de 1582, el Papa declaraba
que el nuevo calendario perpetuo debía acogerse bajo pena de excomunión.
La Reforma Gregoriana también estableció que el año debía iniciarse el
primero de enero, y no el 25 de marzo, día de la Anunciación, como era la
costumbre, y que los años seculares -múltiplos de cien-, que no lo fuesen de
400, no serían bisiestos, a pesar de ser múltiplos de 4. Por este motivo, los
años 1700, 1800 y 1900 no fueron bisiestos, pero el 2000 si lo es. Con esta
última medida se logró eliminar, al menos por varios milenios, el desajuste
acumulativo entre el calendario y el equinoccio vernal o de primavera (se
calcula que alrededor del año 4317 se habrá acumulado un error de apenas
un día).
La duración del año es de 365,242189 días, aproximadamente. Cada siglo
se añaden 24 años bisiestos (no 25, ya que los …nes de siglo no se consideran
bisiestos, a no ser que sean múltiplos de 400). Esto deja todavía 0.2189 de día
por adicionar cada siglo. De ahí que debería adicionarse 0;2189 4 = 0;8756
días cada 400 años. Pero se añada un día. En consecuencia se añade un
exceso de 0;1244 días cada 400 años. En 4000 años se producirá un exceso
de 1;244 de día.
No todos los países se acogieron a la reforma gregoriana, a pesar de la
amenaza de excomunión. Los protestantes ingleses estaban furiosos porque
el Papa había mandado acuñar una moneda con su e…gie para celebrar la
matanza de la Noche de San Bartolomé, a la que consideraba como una
gran victoria de los católicos sobre los protestantes. Por eso decían que era
preferible estar en desacuerdo con el Sol que estar de acuerdo con el Papa.
Así que rechazaron de plano la reforma, que denunciaron como una ar-
gucia del Pontí…ce para que el mundo occidental volviera a caer bajo la
jurisdicción de Roma.
78 CAPÍTULO 6. CALENDARIO OCCIDENTAL

Otros, más suspicaces, creían que una de las tretas del anticristo para
engañar a los hombres era precisamente confundir el tiempo. Sin embargo,
llegó un año, 1752, en que la diferencia de calendario con el resto de Europa
creaba tal confusión, que pre…rieron olvidar sus rencillas con Roma y se
acogieron al calendario cristiano. Como el desfase con las estaciones era en
ese momento de 11 días, tuvieron que saltar del miércoles 2 de septiembre
al jueves 14.
El desfase entre los calendarios creó un rompecabezas cronológico in-
sólito: Cervantes y Shakespeare murieron en la misma fecha, pero no en el
mismo día. En efecto, Cervantes murió el 23 de abril -día del idioma- de
1616, y Shakespeare lo hizo en la misma fecha, pero del calendario juliano,
aún vigente en Inglaterra; lo que signi…ca que en realidad Cervantes murió
11 días antes que su famoso colega.
Otro rompecabezas histórico planteado por el cambio de calendario se
presentó con George Washington, quien aparece con dos fechas de nacimien-
to. Nació el 11 de febrero de 1731 O.S. (Old Style, escriben), según el cal-
endario juliano, vigente en Estados Unidos hasta 1752, y en el cual el año
nuevo se iniciaba en marzo y terminaba en febrero; pero el 22 de febrero del
año 1732 N.S. (New Style), según el calendario gregoriano, en el que el año
nuevo comenzaba en enero.

6.1.1. Universalidad del calendario


No todos utilizan el calendario occidental. Los musulmanes sólo utilizan
el calendario cristiano en sus relaciones internacionales, pero su verdadera
guía temporal es el religioso, que se inicia con la hégira o salida de Mahoma
de la Meca, ocurrida según nuestro calendario el 16 de julio del año 622, por
lo que para ellos el 2000 será apenas el 1378. Los Judíos, en cambio, poseen
un calendario religioso que se inicia el día de la creación del mundo, ocurrida
según ellos el 6 de octubre de 3761 a.C., por lo que al llegar nosotros al 2013,
ellos estarán en el 5774 A.M. (Anno Mundi).
Es destacable la gran arbitrariedad y caprichos en la de…nición de los
calendarios. Han sido caprichosos la duración del año, el comienzo del mismo,
el momento en que se inicia el conteo o año 1, la duración de los meses y la de
los días de la semana. Por ejemplo, durante el mandato de Augusto, febrero
duraba 29 días en los años corrientes y 30 en los bisiestos; pero después
de cambiar el nombre del sexto mes (el año romano comenzaba en marzo),
llamado sextilis, por augustus, en honor del magno emperador, el senado de
rodillas decidió quitarle un día a febrero y aumentar de 30 a 31 el número
de días del nuevo mes, pues éste no podía ser inferior a julio, que tenía 31
6.2. CALENDARIO MENTAL 79

días y se había denominado así en honor a Julio césar.

6.2. Calendario Mental


Comencemos por resolver el siguiente problema. Sabiendo que el 31 de di-
ciembre de 1899 fue domingo, averiguar el día de la semana correspondiente
a cualquier fecha del siglo XX. Si lo resolvemos, estaremos en condiciones
de elaborar un procedimiento general para averiguar el día de la semana
correspondiente a cualquier fecha, pasada o futura, sin importar el siglo.
Para saber qué día de la semana corresponde a una fecha dada del siglo
XX, basta que averigüemos cuántos días han pasado entre la fecha dada y
el domingo 31 de diciembre de 1899.
Procedamos con un caso particular. Para comenzar, hagámoslo para el
23 de enero de 1900. Si dividimos por 7 los 23 días transcurridos del año,
obtenemos un cociente de 3 y un residuo de 2

23 = 3 7+2

lo que signi…ca que han pasado tres semanas y dos días. Ahora bien, si nos
desplazamos, a partir del domingo 31 de diciembre de 1899, las tres semanas
exactas, seguiremos estando en domingo. Desplacémonos ahora los dos días
faltantes para completar los 23 y estaremos en martes.
Del ejemplo anterior se deriva una primera lección: cuando queramos
saber qué día resulta al corrernos por el calendario un número dado de días
a partir de un domingo, basta dividir dicho número por 7 y contar, a partir
del domingo, un número de días igual al residuo de la división. En otras
palabras, para saber el efecto sobre el día de la semana de un corrimiento
dado, podemos olvidar el número de semanas transcurridas, dado por el
cociente de la división por 7, y …jarnos sólo en el residuo, esto es, podemos
reemplazar el corrimiento por su residuo al dividirlo por 7, lo que llamaremos
reducir el número módulo 7.
Por ejemplo, para saber el día de la semana correspondiente a un corrim-
iento de 59 días a partir del 31 de diciembre de 1899, reducimos 59 módulo
7, esto es, hallamos el residuo de la división entera de 59 por 7, que nos dará
3
59 = 7 8+3
Ahora nos movemos 3 días a partir del domingo, para caer en miércoles.
En general, si a partir de un domingo nos desplazamos hacia el futuro una
cantidad n de días, basta dividir n entre 7 y tomar el residuo r, con el cual
80 CAPÍTULO 6. CALENDARIO OCCIDENTAL

efectuamos el desplazamiento de…nitivo, siguiendo esta sencilla regla: si r es


0 se trata de un domingo, si r es 1, de un lunes, si r es 2, de un martes, si r
es 3, de un miércoles, y así sucesivamente.
Entendido lo anterior, pasemos a desarrollar un método que nos permita
saber el número de días transcurridos entre el 31 de diciembre de 1899 y
cualquier fecha que nos den. Antes de comenzar a derivar el método general,
es importante hacer dos aclaraciones.
Como los años normales tienen 365 días, y 365 = 7 52 + 1; entonces
por cada año que pasa, el día de la semana se corre un día. Así, por ejemplo,
el 31 de diciembre de 1900 fue lunes, pues un año atrás en la misma fecha
fue domingo, y el 31 de diciembre de 1901 fue martes, pues un año antes fue
lunes.
Dado que los años bisiestos tienen 366 días, y 366 = 7 52 + 2, después
de transcurrido uno de estos años, el día de la semana se desplaza dos días.
Por ejemplo, como el primero de enero de 1904, año bisiesto, fue jueves, un
año después será sábado, esto es, habrá un corrimiento de dos días debido
al hecho de que el año bisiesto tiene 366 días.
Supongamos que nos dan una fecha, 20 de abril de 1933, por ejemplo, y
nos preguntan en qué día de la semana cayó. Para comenzar, sabemos que
han transcurrido, desde el 31 de diciembre de 1899 hasta el 31 de diciembre
de 1932, 33 años completos (1900, 1901, 1902,..., 1932), es decir, que los dos
últimos dígitos del año dado nos indican los años transcurridos.
Ahora, por cada uno de los 33 años transcurridos hay un desplazamiento
de una unidad en el día de la semana, según se explicó en el párrafo anterior,
salvo los años bisiestos, que aportan 2 desplazamientos. Esto quiere decir que
para saber cuántos corrimientos corresponden a los 33 años transcurridos,
podemos averiguar primero cuántos bisiestos hay en 33 años, lo que es igual
al cociente de la división entera de 33 por 4 (son bisiestos los múltiplos de
4), o sea, 8 bisiestos. Entonces, el total de corrimientos acumulados en los
33 años es 41 (33 por los años transcurridos y 8 adicionales aportados por
los bisiestos).
Calculemos ahora los días transcurridos entre el 31 de diciembre de 1932
y la fecha dada, 20 de abril de 1933. Son 31 días de enero, 28 de febrero
(33 no es bisiesto), 31 de marzo y los 20 de abril, lo que nos da un total de
110 días. Sumamos ahora estos 110 días a los 41 ya calculados en el párrafo
anterior, para obtener 151, que reducido módulo 7 da 4 (151 = 7 21 + 4).
Esto quiere decir que el día de la semana se ha corrido 4 días a partir de un
domingo, lo que nos lleva a un jueves.
Podemos ahora presentar los cálculos anteriores de una manera más sen-
cilla y sistemática, de tal modo que se puedan realizar mentalmente sin
6.2. CALENDARIO MENTAL 81

demasiado esfuerzo. Para comenzar, separamos los dos últimos dígitos del
año dado, 33 en el ejemplo, y a este número lo llamaremos el año. Dividimos
ahora el año por 4 y el cociente obtenido, que llamaremos los bisiestos, lo
sumamos al año (la operación de hallar el cociente de la división entera de
n entre 4 la escribiremos [n=4]).
Pasamos ahora a calcular los días transcurridos desde el …n del año in-
mediatamente anterior hasta la fecha dada. Para esto sumamos los 31 días
correspondientes a enero, los 28 o 29 de febrero, los 31 de marzo, etc. hasta
llegar al mes anterior al dado en la fecha, y a este total, que llamaremos
abreviadamente los meses, agregamos los días que se enuncian en la fecha
dada (20 en el ejemplo del párrafo anterior). Finalmente, sumamos el año,
los bisiestos, los meses y los días, reducimos este número módulo 7 y el valor
obtenido, siempre entre 0 y 6, nos dará el corrimiento a partir de domingo.
Si el valor fuese 0, por ejemplo, no habría corrimiento y la repuesta sería
“domingo”, si fuese 1 la respuesta sería “lunes”, si fuese 2 sería “martes”,
y así sucesivamente. Para cualquier fecha del siglo XX la fórmula general es
entonces la siguiente:

D = (a~
no + bisiestos + meses + d{as) modulo 7
Apliquemos ahora la fórmula anterior a un caso particular. Por ejemplo,
determinar el día de la semana correspondiente al 8 de junio de 1939.

D = 39 + [39=4] + (31 + 28 + 31 + 30 + 31) + 8 = 207 (modulo 7) = 4

Por ser D = 4, la respuesta es jueves.


Para hacer los cálculos de manera mental hay una simpli…cación que
facilita las operaciones: reducir los diferentes sumandos módulo 7 antes de
llevarlos al gran total. Como ejemplo, resolvamos de nuevo el problema ante-
rior. El año, 39, módulo 7 es 4, porque 4 es el residuo que resulta al dividirlo
por 7. Los bisiestos son [39=4] = 9, que reducido módulo 7 es 2. Para los
meses tenemos: los 31 días de enero se reducen a 3 módulo 7, los 28 de
febrero a 0, los 31 de marzo a 3, los 30 de abril a 2 y los 31 de mayo a 3.
Finalmente, los 8 días de junio se reducen a 1 módulo 7, por lo que la suma
total será ahora:

D = 4 + 2 + (3 + 0 + 3 + 2 + 3) + 1 = 18 modulo 7 = 4
La fórmula general se puede complementar de tal modo que nos sirva para
calcular el día de la semana correspondiente a cualquier siglo. Basta para
82 CAPÍTULO 6. CALENDARIO OCCIDENTAL

ello agregar a la fórmula general un sumando que llamaremos el siglo, y que


se obtiene por medio de la expresión

siglo = 6 2 (S modulo 4)

en la que S es el número que resulta al suprimir los dos últimos dígitos del
año dado.
Por ejemplo, si nos piden un día de la semana del año 1933, S será 19, y
si se trata del año 2002, S será 20. Entonces, para hallar el día de la semana
correspondientes a fechas del 2002, la expresión anterior nos da:

siglo = 6 2 (20 modulo 4) = 6 2 0 = 6:

Para hallar fechas correspondientes a cualquier año que comience por 19,
como 1939, la expresión da: siglo = 6 2 (19 modulo 4) = 6 2 3 = 0;por
lo que no es necesario incluir este sumando en los cálculos. Para fechas del
siglo XV y anteriores a octubre 16 de 1582 realizamos los cálculos en la
forma usual y luego nos corremos 10 días adicionales, que módulo 7 son 3.
Esta corrección se debe a que en la reforma gregoriana se dispuso que al
jueves 4 de octubre de 1582 seguiría el viernes 15. Para fechas anteriores
al 31 de diciembre de 1499 deben hacerse correcciones adicionales en los
números correspondientes a los siglos (no se explicarán), pues en esa época
los años terminados en doble cero eran todos bisiestos, pero después de la
reforma sólo fueron bisiestos los dobles ceros múltiplos de 400.

6.3. Apéndice (Medición del radio terrestre)


6.3.1. Eratóstenes y el radio terrestres
El primer hombre en enfrentar con éxito el cálculo del radio terrestre fue
Eratóstenes, astrónomo, historiador, poeta, geógrafo, crítico teatral, …lósofo
y matemático. Mientras desempeñaba el cargo de bibliotecario en la Bib-
lioteca de Alejandría, leyó en un papiro antiguo que el 21 de junio en Siena
hoy Asuán, población situada en la primera catarata del Nilo, justo el día del
solsticio de verano, el Sol llegaba al mediodía hasta el fondo de un profundo
pozo; esto es, que los rayos solares caían de forma vertical sobre esa ciudad,
en tanto que en Alejandría, en esa misma fecha y a esa misma hora, había
observado en la sombra de una columna, que los rayos solares formaban con
la vertical un ángulo aproximado de 1/50 de círculo, cerca de 7 grados (véase
…gura siguiente).
6.3. APÉNDICE (MEDICIÓN DEL RADIO TERRESTRE) 83

De allí dedujo que el ángulo subtendido por el arco terrestre comprendido


entre las dos ciudades, al mirárselo desde el centro de la Tierra, también era
de 1/50 de círculo.

rayos solares

Alejandría •
800 km
7º • Siena

Tierra

Eratóstenes conocía, además, por los tiempos que tardaban las caravanas en
hacer el recorrido entre las dos ciudades, que la distancia entre ellas era de
unos 5 000 estadios (800 km aproximadamente). Con esta información a la
mano, calculó un radio de 6548 km, verdadera sorpresa, pues contiene un
error de apenas un uno por ciento: el radio terrestre (medio) estima en 6371
kilómetros.
C = circunferencia, r = radio terrestre, = ángulo en radianes.
7
= 2 360 = 0;1221
800 = r =) r = 800=0;1221 = 6548
Un golpe de buena fortuna es el hecho de que Siena esté situada muy cerca al
trópico de Cáncer (latitud de Siena: 24 5’N; latitud del trópico de Cáncer:
23 27’N), pues así el Sol al mediodía cae verticalmente en el 21 de junio,
día del solsticio de verano. Para completar la lista de fortunas, el camino
entre las dos ciudades es llano y con pocas curvas.
84 CAPÍTULO 6. CALENDARIO OCCIDENTAL

6.3.2. Problema del día solar


Los astrónomos aseguran que el día (día solar) dura 24 horas, pero la
Tierra da una vuelta completa sobre su eje en 23 horas, 56 minutos y 4
segundos (día sideral). ¿A qué se debe esta aparente anomalía?
La situación se aclara al hacer un dibujo en el que se representen los
movimientos de rotación y traslación de la Tierra. En la …gura siguiente se
muestra la posición de la Tierra en dos días consecutivos, D1 y D2,

Dia Solar

de tal modo que el mismo punto A enfrenta directamente el Sol. Se ve que


para que dicho punto A vuelva a pasar de nuevo frente al Sol (mediodía),
debido a que el pequeño giro producido por la traslación, por ser también
antihorario, se opone en cierta forma a la rotación, tiene que recorrer en las
24 horas una vuelta completa, más una pequeña fracción, representada por
la distancia AA’(se ha exagerado su magnitud relativa). El tiempo exacto
que el punto A tarda en recorrer este tramo AA’ es de 3 minutos y 56
segundos, precisamente la diferencia entre el día solar y el sideral.