Está en la página 1de 33

FUNDAMENTOS DE MATEMATICAS

NOTAS

J. D. VELEZ
U NACIONAL

SEGUNDO SEMESTRE DE 2019


ii
Índice general

1. Introducción 1
1.1. Información general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.2. Objetivos del curso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.3. Evaluación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1

2. Introducción a la lógica 3
2.1. Las paradojas lógicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
2.2. El problema de la consistencia de las matemáticas . . . . . . 7

3. Teorías de Primer Orden 13


3.1. Cálculo Proposicional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
3.2. Tablas de verdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
3.3. Funciones booleanas y circuitos lógicos . . . . . . . . . . . . . 25
3.4. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

iii
iv PREFACIO
Capítulo 1

Introducción

1.1. Información general


1. Profesor: Juan D. Vélez

2. O…cina: Bloque 43, ofc 253 (Teléfono 4309359)

3. Correo: jdvelez@unal.edu.co

4. Horas de o…cina: Martes-Jueves 10-12

1.2. Objetivos del curso

1.3. Evaluación
1. Por medio de la participación activa, y de la solución y discusión (en
clase) de problemas y artículos previamente asignados (40 %).

2. Dos examenes de escogencia múltiple sobre el material cubierto en


clase, uno a mitad del semestre y otro al …nal (60 %) (las fechas se
de…nirán pronto)

1
2 CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN
Capítulo 2

Introducción a la lógica

2.1. Las paradojas lógicas

Paradoja de Carl Hemple


Principio de inducción: si se observa un caso particular que corrobora
una determinada hipótesis H entonces la probabilidad de que H sea cierta
aumenta. Hempel da el siguiente ejemplo. Propone como hipótesis la a…r-
mación: Todos los cuervos son negros. Cada vez que examinemos un cuervo,
y éste sea negro, la factibilidad de la hipótesis todos los cuervos son negros
crecerá ligeramente. El principio de inducción, que de hecho constituye el
fundamento de toda ciencia, se ve más que razonable.
De otro lado, la a…rmación todos los cuervos son negros es equivalente
a su contrarrecíproco. Sea C(x) la sentencia el objeto x es cuervo. Sea N (x)
la sentencia el objeto x es negro. Entonces nuestra hipótesis sería:

(8x)(C(x) =) N (x)) (2.1)

Esta hipótesis es equivalente a su contrarrecíproca: todos los objetos no-


negros no son cuervos:

(8x)(:N (x) =) :C(x)) (2.2)

Por consiguiente, cada vez que observemos una manzana roja o veamos
que el cielo es azul, dichas experiencias estaría proporcionando evidencia
empírica para corroborar la hipótesis (2.1), escrita en su forma lógicamente
equivalente (2.2). Una manzana roja es una cosa no-negra, y cuando la
examinamos, vemos que es un no-cuervo. Y así de manera análoga con el

3
4 CAPÍTULO 2. INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA

cielo. El principio de inducción nos diría entonces que el hecho de observar


una manzana roja, el cielo azul, la sangre roja. . . , debería aumentar nuestra
fe en la creencia de que todos los cuervos son negros.

Paradoja de Pinocho
De…namos un pinocho como un ser al cual le crece la nariz si y solo si
miente. ¿Qué pasaría si Pinocho dijera: mi nariz se alargará?
Si en efecto se alarga, tendrá que haber mentido (su nariz de alarga solo
cuando miente). Pero si en efecto mintió, su a…rmación (mi nariz se alargará)
deberá ser falsa y por consiguiente su nariz no podría haber crecido.
De otro lado, si no se alargara su a…rmación resultará falsa, y por tanto
habrá mentido, de donde se sigue que su nariz debería haber crecido.
Una conclusión razonable es que !Pinochos no existen! Una paradoja
muy similar se puede leer en El Quijote de Cervantes.

Paradoja del Quijote (Capítulo LI)


Con respecto a una pregunta que un forastero le hace a Sancho cuando
era gobernador de la ínsula Barataria, estando presentes a todo el mayordo-
mo y los demás acólitos, que fue:
“Señor, un caudaloso río dividía dos términos de un mismo señorío, y esté
vuestra merced atento, porque el caso es de importancia y algo di…cultoso...
Digo, pues, que sobre este río estaba una puente, y al cabo della una horca
y una como casa de audiencia, en la cual de ordinario había cuatro jueces
que juzgaban la ley que puso el dueño del río, de la puente y del señorío, que
era en esta forma: « Si alguno pasare por esta puente de una parte a otra,
ha de jurar primero adónde y a qué va; y si jurare verdad, déjenle pasar, y
si dijere mentira, muera por ello ahorcado en la horca que allí se muestra,
sin remisión alguna» .
Sabida esta ley y la rigurosa condición della, pasaban muchos, y luego en
lo que juraban se echaba de ver que decían verdad y los jueces los dejaban
pasar libremente. Sucedió, pues, que tomando juramento a un hombre juró y
dijo que para el juramento que hacía7, que iba a morir en aquella horca que
allí estaba, y no a otra cosa. Repararon los jueces en el juramento y dijeron:
« Si a este hombre le dejamos pasar libremente, mintió en su juramento, y
conforme a la ley debe morir; y si le ahorcamos, él juró que iba a morir en
aquella horca, y, habiendo jurado verdad, por la misma ley debe ser libre» .
Pídase a vuestra merced, señor gobernador, qué harán los jueces del tal
hombre, que aún hasta agora están dudosos y suspensos, y, habiendo tenido
2.1. LAS PARADOJAS LÓGICAS 5

noticia del agudo y elevado entendimiento de vuestra merced, me enviaron


a mí para que vuestra merced diese su parecer en tan intricado y dudoso
caso.
A lo que respondió Sancho: por cierto que esos señores jueces que a mí
os envían lo pudieran haber escusado, porque yo soy un hombre que tengo
más de mostrenco que de agudo; pero, con todo eso, repetidme otra vez el
negocio de modo que yo le entienda”.

La paradoja de Berry
Consiste en la aparente contradicción que se deriva de de…niciones como
la siguiente: El menor entero positivo que no se puede de…nir con menos de
quince palabras.
Mediante algunas frases pueden describirse enteros positivos concretos.
Llamemos a aquellas frases que de…nen un entero particular, frases arit-
méticas. Por ejemplo, « mil trescientos ocho» , o « el primer número primo
más pequeño que contenga un billón de dígitos» o « dos elevado a la po-
tencia trece millones» , son frases aritméticas. Sin embargo, el conjunto de
enteros E que pueden de…nirse con frases aritméticas que contengan menos
de quince palabras es …nito. Ello puesto que todas las frases aritméticas (de
hecho todas las frases) con quince o menos palabras son …nitas en número,
y cada frase aritmética de…ne solo un entero. Puesto que E es …nito, debe
haber un número entero positivo n que sea el menor de todos los números
enteros positivos que no están contenidos en A.
Pero la frase « El menor entero positivo que no se puede de…nir con
menos de quince palabras» es una frase aritmética que de…ne n. Pero dicha
frase contiene sólo catorce palabras, lo cual contradice la de…nición misma
del número n.

Paradoja de Bertrand Russell


La célebre Paradoja de Russel fue una de las inquietantes antinomias
que dio origen a la llamada Çrisis de los Fundamentos", la cual llevó a la
formación de las escuelas intuicionista, logicista y formalista. Supongamos
que el universo de todos los conjuntos se denota por W: Dividamos a W
en dos conjuntos mutuamente excluyentes W = E [ C. Mediante C hemos
denotado el conjunto de todos los conjuntos comunes. Un conjunto se lla-
mará común, si no se contiene a sí mismo como elemento. Como ejemplos
de esta clase de conjuntos están el conjunto de seres humanos (el conjunto
de humanos no es un ser humano, por consiguiente no es elemento de sí mis-
mo).Así mismo, el conjunto de todos los automóviles, de todos los leones, de
6 CAPÍTULO 2. INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA

todos los caballos..., casi cualquier conjunto que podamos imaginar resultará
siendo común, de ahí su nombre.
De otro lado, E denota el conjunto de todos los conjuntos extraños,
de…nidos como aquellos conjuntos que se contienen a sí mismos como ele-
mentos: En E estaría, por ejemplo, el conjunto de todos los conjuntos in-
…nitos, pues este conjunto es así mismo in…nito; o el conjunto de todas las
ideas, o de todos los conceptos.
Nos preguntamos entonces de cuál clase será C: Si C es elemento de E,
entonces C haría parte de aquellos conjuntos extraños que son elementos
de sí mismos, y por tanto C deberá estar contenido en C, y no en E, como
habíamos supuesto. Pero si C no está contenido en E deberá estar contenido
en C. Y de ser esto cierto, sería un elemento de sí mismo y por consiguiente
estaría realmente en E, donde ya vimos que no puede estar. La noción del
conjunto de todos los conjuntos entraña una inevitable contradicción.
La misma paradoja puede formularse de la siguiente manera:

La paradoja de Herman Weyl


Esta paradoja utiliza dos conceptos semánticos: adjetivos autológicos y
heterológicos. Un adjetivo es autológico si se cali…ca a sí mismo: Por ejemplo,
los adjetivos que cali…can una palabra como esdrújula, polisílaba o grave,
son autológicos, ya que la palabra “esdrújula”, la palabra “polisílaba” es
polisílaba y la palabra “grave”, por tener el acento en la penúltima sílaba
es grave. Los adjetivos que no son autológicos se denominan heterológicos.
Caliente, frío, hermoso, rico, pobre. . . , (de hecho, la mayoría de los adjetivos)
son heterológicos.
Pregunta: ¿de qué clase es el adjetivo heterológico? Si fuera heterológico,
se cali…caría a sí mismo, y por consiguiente sería autológico. Luego deberá
ser autológico. Pero sí es autológico se aplicaría a sí mismo, es decir, sería
por ende heterológico.

Paradoja del examen imprevisto


Un profesor dicta cierta cátedra, todos los días, de lunes a viernes. Al
término de la primera semana de clase les informa a sus estudiantes que la
semana siguiente tendrán una evaluación sorpresa perfecta. A continuación
explica que con ello se compromete a respetar las siguientes dos condiciones:

1. Ningún estudiante podrán saber de antemano el día en qué el examen


se realizará.
2.2. EL PROBLEMA DE LA CONSISTENCIA DE LAS MATEMÁTICAS7

2. Con absoluta certeza la prueba se hará en uno, y en solo uno, de los


cinco días de la semana.

Los estudiantes preocupados se preparan para afrontar el reto. Uno de


ellos, sin embargo, cae en la cuenta del siguiente hecho, el cual comunica
de inmediato a sus compañeros: el examen no podrá ocurrir el viernes, pues
el jueves en la noche ya todos sabríamos que tendría que efectuarse el día
siguiente, y en consecuencia se habría violado la condición (1). Luego el
profesor, si respeta su promesa, deberá hacerlo algún día entre lunes y jueves.
Pero tampoco podrá ser el jueves, pues, por la misma razón anterior, el
miércoles en la noche todos sabrían que al día siguiente se realizaría, y
dejaría de ser una sorpresa. De manera similar se descartan los otros días
de la semana.
¿Acaso es imposible que el profesor cumpla con su promesa? ¿Y cómo no
podría cumplirla si en efecto decide hacer el examen, por ejemplo, el martes
o el miércoles, o cuando le venga en gana, y nadie nunca podría saberlo?

Paradoja de la Ley de Murphy


La ley de Murphy (LM) a…rma: indefectiblemente, todo lo que puede
salir mal, saldrá mal. Un lógico escéptico decide refutar esa a…rmación. Para
ello, razona como sigue: Si la LM es cierta, entonces deberá ser cierta em-
píricamente. Luego yo podría comprobarla mediante una serie de buenos
experimentos. Pero de acuerdo con la misma LM, este intento de compro-
barla deberá salir mal, lo cual signi…ca que en al menos en uno de dichos
experimentos la ley tendrá que fallar, y por consiguiente la Ley de Murphy
no puede ser cierta.

2.2. El problema de la consistencia de las matemáti-


cas
A comienzos del siglo XX, el problema de la consistencia de la matemáti-
ca era el más importante que la escuela formalista debía resolver. El objetivo
de David Hilbert y su escuela era el de reducir todas las matemáticas a un
juego simbólico, en el que las sentencias o a…rmaciones no fueran más que
simples agregados de símbolos desprovistos de todo signi…cado intuitivo,
construidas a partir de un conjunto especí…co de símbolos y siguiendo unas
reglas sintácticas determinadas. En este juego habría una serie de reglas
de inferencia que permitían deducir los teoremas de la teoría a partir de
sus axiomas, o conjunto de sentencias …jado de antemano. Las a…rmaciones
8 CAPÍTULO 2. INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA

verdaderas de la matemática serían aquellas para las cuales existiese una


deducción a partir de los axiomas, usando exclusivamente las reglas de in-
ferencia. Además, estas reglas deberían ser escogidas de forma tal, que una
persona, aún sin saber nada de matemáticas, o inclusive una máquina, po-
dría determinar si la deducción de una sentencia particular era o no correcta,
siguiendo para ello un procedimiento puramente mecánico. Un lenguaje sim-
bólico de este tipo, junto con sus reglas de inferencia y axiomas se denomina
un lenguaje de primer orden o sistema formal de primer orden. Digamos que
los lógicos han propuesto varios de estos lenguajes, en los cuales puede for-
malizarse toda la matemática conocida. Quizá el más usado de todos ellos
sea la teoría de conjuntos de Zermelo-Frankel, o en forma abreviada, ZF.
Este lenguaje consta de

I Símbolos lógicos:

Comprenden:

Un conjunto de letras, x, y, z...

Los dos paréntesis, ( ).

El símbolo de pertenencia, 2.

Los símbolos lógicos de conjunción, disyunción y negación, ^, _, : , que


deben leerse como “y”, “o” y “no”.

Los cuanti…cadores existencial y universal, 9; 8, que se leen “existe”y “para


todo”, respectivamente.

El símbolo de igualdad, =.

II Reglas de sintaxis:

Estas reglas determinan la gramática del lenguaje (por motivos de exten-


sión no se explicarán en detalle), y permiten saber con precisión

cuáles agregados de símbolos conforman sentencias o fórmulas bien consti-


tuidas.

Una sentencia bien construida sería, por ejemplo, la siguiente: 9z8y(:y 2


z), (1). En ella se a…rma intuitivamente que existe un

conjunto (el conjunto vacío) z, que no contiene ningún otro elemento. Una
sentencia en la cual no aparezca ninguna variable que no esté
2.2. EL PROBLEMA DE LA CONSISTENCIA DE LAS MATEMÁTICAS9

bajo el alcance de alguno de los cuanti…cadores 9; 8 se llama cerrada, y


puede ser pensada intuitivamente como una sentencia que hace

referencia a a…rmaciones matemáticas no ambiguas.

III Axiomas:

La teoría ZF tiene diez axiomas y un esquema axiomático, es decir un pro-


cedimiento que permite generar in…nitos axiomas usando una especie
de molde o patrón …jo. Por ejemplo, las siguientes fórmulas son cuatro
de los diez axiomas mencionados:

La primera representa el axioma de extensionalidad, que a…rma que dos


conjuntos son iguales si tienen los mismos elementos. A este

axioma le sigue la fórmula (1) que, como vimos, a…rma la existencia de un


conjunto vacío. La última de las cuatro fórmulas a…rma que

de un conjunto cualquiera x es siempre posible construir otro conjunto,


llamado la unión, y conformado por todos los elementos que

pertenecen a los elementos de x.

IV Reglas de inferencia:

Éstas reglas formalizan las de deducción de la lógica aristotélica, como el


modus ponens, el cual permite deducir de la validez de las

fórmulas P y P =) Q, la validez de Q. Otra regla de inferencia, es, por


ejemplo, aquella que permite deducir como válida una fórmula que se
obtiene de otra al hacer cierto tipo de reemplazos. Por ejemplo, de
z = z se seguiría n = n.

Un teorema de la matemática o una sentencia cierta en matemáticas es


entonces cualquier sentencia que se derive de estos axiomas, usando
exclusivamente dichas reglas. Una sentencia falsa será aquella para la
cual su negación sea una sentencia cierta. Una demostración de una
fórmula A es entonces una lista fS1; S2; :::; Ag de fórmulas que son
axiomas o que se pueden obtener de éstos a partir de las reglas de
10 CAPÍTULO 2. INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA

inferencia del sistema. A puede considerarse como la conclusión …nal


de un razonamiento que involucra a S1,S2, etc. A esta lista se le llama
un texto demostrativo en el sistema. Se denotará por `A el hecho de
que A sea un teorema de F Z.

Un sistema formal se llama contradictorio si sus reglas de inferencia


permiten demostrar a la vez una a…rmación y su negación. El problema
de la consistencia de las matemáticas consiste entonces en demostrar la
imposibilidad de derivar una contradicción en un sistema formal particular
que se escoja para desarrollar las matemáticas. Garantizar la consistencia
de un sistema particular es pues la tarea más importante a la que debe
enfrentarse un lógico. La razón es que si el lenguaje formal en cuestión
resulta contradictorio, no es difícil demostrar que en él puede demostrarse
cualquier a…rmación, lo cual lo convierte en un lenguaje por completo inútil.
Por otro lado, en el esquema concebido por Hilbert, los sistemas for-
males en los cuales se desarrollaría la matemática deberían ser completos.
Esto signi…ca que las sentencias bien formadas, también llamadas sentencias
cerradas, habrían de ser decidibles en el sistema, es decir, que para cada
sentencia cerrada, ella o su negación ha de ser un teorema del sistema for-
mal. Este requerimiento prohíbe que haya sentencias indecidibles, esto es,
sentencias para las cuales no es posible determinar ni su veracidad ni su
falsedad dentro del sistema. Hilbert, y de hecho la mayoría de los matemáti-
cos y …lósofos de ese momento, creían …rmemente en el principio del tercero
excluido, el cual sostiene que toda a…rmación que posea sentido ha de ser
verdadera o falsa.
La tarea fundamental de los formalistas era, entonces, encontrar un sis-
tema formal capaz de contener toda la matemática conocida hasta el me-
mento, que fuese completo y consistente. Se propusieron varios sistemas for-
males como candidatos. Uno de ellos fue el concebido por los lógicos británi-
cos Bertrand Russell y Alfred Whitehead en su monumental obra Principia
Matematica. Fue precisamente éste el sistema formal elegido por Gödel para
asestar el golpe mortal al programa de Hilbert. Gödel demostró que todo
sistema capaz de formalizar las matemáticas (de hecho basta que en él pueda
formalizarse la aritmética elemental), que fuese consistente, contendría in-
evitablemente una sentencia indecidible. De este hecho dedujo Gödel que la
consistencia del sistema no podría entonces demostrarse dentro del sistema
mismo. Dicho en forma laxa, nunca podría demostrarse la consistencia de las
matemáticas si dicha demostración tuviera que efectuarse usando métodos
matemáticos.
2.2. EL PROBLEMA DE LA CONSISTENCIA DE LAS MATEMÁTICAS11

El programa de Hilbert, en consecuencia, es un imposible absoluto. Las


consecuencias de este descubrimiento son asombrosas. Nunca antes se había
encontrado una limitación insuperable para la mente humana, ni que la im-
posibilidad de demostrar la consistencia de la matemática se debiera a una
limitación de nuestros conocimientos. Nunca nadie, sin importar cuan de-
sarrolladas lleguen a ser las matemáticas, podrá demostrar que éstas queden
exentas de contradicciones, a no ser que se recurra a principios o axiomas
que se escapen a los métodos matemáticos. Y como si esto no fuese su…-
ciente, en el mejor de los casos en que nuestro sistema formal resultase ser
consistente, siempre contendrá proposiciones indecidibles y, por tanto, habrá
aseveraciones para las cuales su veracidad o falsedad será para siempre un
misterio.
12 CAPÍTULO 2. INTRODUCCIÓN A LA LÓGICA
Capítulo 3

Teorías de Primer Orden

3.1. Cálculo Proposicional


El llamado Cálculo Proposicional, que denotaremos por CP , proporciona
el ejemplo más sencillo de lo que llamaremos un lenguaje formal entendiendo
por ello un lenguaje en el cual las sentencias o a…rmaciones deben construirse
siguiendo estrictas leyes sintácticas y en donde la noción de "verdad.adquiere
un sentido preciso.
Los símbolos primitivos de CP son los siguientes:

1. Letras mayúsculas con subíndices: A1 ; B1 ; C1 ; A2 ; B2 ;...

2. Los símbolo lógicos _, :, conjunción y negación, respectivamente, y


los paréntesis (; ) que utilizaremos para resolver posibles ambigüedades
en la escritura de las sentencias.
Las sentencias de CP, que denotaremos por letras mayúsculas, y que
en el caso del Calculo Proposicional suelen llamarse fórmulas; se con-
struyen inductivamente siguiendo dos reglas:

i si A y B son fórmulas, su conjunción A _ B es una fórmula.

ii La negación de una fórmula F es así mismo una fórmula: es decir, :F es


una fórmula.

Por ejemplo, :(A _ B), :(:A _ :B), :(A _ B) _ (:(:A _ :B)) son
ejemplos de fórmulas.
A la fórmula :A _ B se le denotará por A =) B. Así mismo, de…nimos
A ^ B como abreviación de la fórmula :(:A _ :B). La fórmula A () B

13
14 CAPÍTULO 3. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

es una manera compacta de escribir (A =) B) ^ (B =) A): Escrita en


términos de los símbolos lógicos primitivos esta fórmula sería:

:( (:(:A _ B)) _ (:(:B _ A)) ):

De manera intuitiva, las letras con índices denotarán a…rmaciones como


"los humanos son mortales", "los caballos tienen cuatro patas"; "los ele-
fantes vuelan", etc. Así, por ejemplo, :A1 _ C1 signi…caría, "los humanos
no son mortales o los elefantes vuelan". La fórmula A1 ^ B1 =) B1 diría
intuitivamente que si "los humanos son mortales y los caballos tiene cuatro
patas.entonces "los caballos tienen cuatro patas": Escribiremos F (A1 ; : : : ; An )
cuando pretendamos destacar el hecho de que F es una combinación de los
símbolos lógicos primitivos y de las letras A1 ; : : : ; An :
En el lenguaje corriente la disyunción (el .o") suele entenderse de manera
exclusiva: una sentencia de la forma A o B se asume cierta si A es cierta
o lo es B, pero no ambas a la vez. En lógica proposicional, no obstante, se
acostumbra a usar la disyunción de manera no excluyente. Así, entonces,
la fórmula A _ B resulta çierta"si una de las dos fórmulas es çierta.o si
ambas los son. Los demás símbolos, como la conjunción, la implicación o la
equivalencia, tendrán el mismo sentido intuitivo que en le lenguaje ordinario:
A ^ B será çiertaçuando ambas fórmulas lo sean. De otro lado, A =) B
será çiertaçuando cada vez que "A"sea cierta B también lo sea. Pero si
A es "falsa", la implicación también es cierta, lo cual resulta en ocasiones
engañoso: si un padre le promete a su hijo Juan una bicicleta si aprueba el
año entonces la implicación G =) B, donde G es la sentencia "Juan aprobó
el año B es la a…rmación "Juan recibió una bicicleta como regalo de su
2

padre", será falsa solo en el caso en el que Juan gane el año y su padre
incumpla la promesa de regalarle la bicicleta. De otro lado, si Juan pierde el
año y su padre decide darle de todas formas la bicicleta, el valor de verdad
de la implicación será siendo "verdadero", pues el padre no habrá roto su
promesa. En el lenguaje corriente la promesa del padre suele entenderse
(de manera erronea) como una equivalencia, G () B. En este caso, la
equivalencia es cierta si el padre de Juan le da a su hijo la bicicleta en el
caso y solo en el caso de que éste gane el año.
la esquiva noción de verdad o certeza en CP puede formalizarse de la
siguiente manera.
En primer lugar, introduzcamos los axiomas, que por de…nición serán
fórmulas "lógicamente verdaderas", es decir, fórmulas verdaderas solo en
virtud de su estructura lógica.
Esquemas axiomáticos para CP
3.1. CÁLCULO PROPOSICIONAL 15

E1: Para cualquier fórmula A, la fórmula A _ A =) A es un axioma.


E2: Para cualquier par de fórmulas A; B, la fórmula A =) A _ B es un
axioma.
E3: Para cualquier par de fórmulas A; B, la fórmula A _ B =) B _ A
es un axioma.
E4: Para cualquier terna de fórmulas A; B; C, la fórmula (A =) B) =)
(C _ A =) C _ B) es un axioma.
En sentido estricto, cada uno de los axiomas anteriores es en realidad
una colección de axiomas, que se obtienen cuando se reemplazan A; B; C
por fórmulas determinadas. De ahí que E1-E4 suelan llamarse esquemas ax-
iomáticos. Un axioma será entonces una instancia particular de un esquema
axiomático.
De…namos la noción de prueba o demostración en CP:

De…nición 3.1.1 Un texto demostrativo o una demostración en CP es una


secuencia de fórmulas F1 ; : : : ; Fn en la cual cada Fk es un axioma, o bien
existen fórmulas Fi y Fj que anteceden a Fi (esto es, i; j < k), donde Fj es
precisamente la fórmula Fi =) Fk . Cuando ello ocurre diremos que Fk se
obtiene de Fi y Fi =) Fk mediante una aplicación del Modus Ponens.
Diremos que F1 ; : : : ; Fn es una demostración de Fn . A la fórmula Fn
la llamaremos un teorema de CP. En particular, los axiomas son siempre
teoremas.
De manera más general, de…namos una deducción de F a partir de un
conjunto de fórmulas T como una secuencia …nita de fórmulas F1 ; : : : ; Fn
en la cual la última fórmula es F , y en donde cada Fk es un axioma, o una
fórmula de T; o bien existen fórmulas Fi y Fj que anteceden a Fi (esto es,
i; j < k), donde Fj es precisamente la fórmula Fi =) Fk . A las fórmulas de
T se les llama hipótesis auxiliares en la demostración de F:

Notemos que en la de…nición anterior, un teorema del cálculo proposi-


cional es una fórmula F que se deriva exclusivamente de los axiomas, sin
hipótesis auxiliares, es decir, se deriva de los axiomas añadiendo ninguna
fórmula, o si se quiere, añadiendo T = ;, el conjunto vacío. Esto lo indi-
caremos mediante el símbolo ` F . Cuando F se deduce de un conjunto no
necesariamente vación de hipótesis T , escribiremos T ` F .

Observación 3.1.2 Notemos que si T ` F1 ; : : : ; T ` Fn y T ` G1 ; : : : ; T `


Gm son textos demostrativos, entonces obviamente la unión de ambas listas
es así mismo un texto demostrativo.
16 CAPÍTULO 3. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

Veamos algunos ejemplos de demostraciones. La primera de las proposi-


ciones a…rma la transitividad de la implicación:

Proposición 3.1.3 (Transitividad de la implicación) I) Si T es un con-


junto arbitrario de hipótesis y T ` A =) B y T ` B =) C, entonces
T ` A =) C.

Prueba. Mostremos una deducción de A =) C a partir de T :


T ` B =) C Hipótesis (Hip)
T ` (B =) C) =) (:A _ B =) :A _ C) (Esquema 4) E4
T ` :A _ B =) :A _ C, Modus Ponens (MP)
T ` (A =) B) =) (A =) C) (reescritura de la fórmula anterior)
T ` A =) B (Hip)
T ` A =) C (Hip)

Proposición 3.1.4 II) Si A; B son fórmulas, entonces B =) (A =) B)


es un teorema

Prueba. ` B =) B _ :A E2
` B _ :A =) :A _ B E3
` B =) :A _ B (transitividad de la implicación TI)
` B =) (A =) B) (reescritura)

Proposición 3.1.5 III) Si A es una fórmula, entonces A =) A es un


teorema.

Prueba. ` A =) A _ A, E2
` A _ A =) A, E1
` A =) A transitividad de la implicación.

Proposición 3.1.6 IV) ` A =) ::A

Prueba. ` :A =) :A es un teorema (Proposición anterior)


` ::A _ :A (reescritura)
` ::A _ :A =) :A _ ::A E3
` :A _ ::A MP
` A =) ::A reescritura.

Proposición 3.1.7 V) ` (A =) B) =) (:B =) :A)


3.1. CÁLCULO PROPOSICIONAL 17

Prueba. ` (B =) ::B) =) ((:A _ B) =) (:A _ ::B)) E4


` (B =) ::B) (Proposición IV)
` (:A _ B) =) (:A _ ::B) MP
` (:A _ ::B) =) (::B _ :A) E3
` (:A _ B) =) (::B _ :A) Transitividad
` (A =) B) =) (:B =) :A) (reescritura de la fórmula anterior)

Proposición 3.1.8 VI) Si T ` A =) B entonces T ` (B =) C) =)


(A =) C):

Prueba. T ` (A =) B) =) (:B =) :A), proposición anterior


T ` A =) B
T ` :B =) :A MP
T ` C _ :B =) C _ :A E4
T ` :B _C =) :A_C E3 (aplicado dos veces, junto con la transitividad
de la implicación)
T ` (B =) C) =) (A =) C) reescritura.

Proposición 3.1.9 VII) Si T ` A =) B y T ` A =) (B =) C), entonces


T ` A =) C:

Prueba. 1 T ` A =) B Hip
2 T ` A =) (B =) C) Hip
3 T ` (B =) C) =) (A =) C) Proposicion VI
4 T ` A =) (A =) C) Transitividad
5 T ` :A =) :A _ C E2
6 T ` :A =) (A =) C) reescritura
7 T ` A =) C, de la fórmula 4 y la 6, después de aplicar el Ejercicio
3.1.18, numeral 7.

Teorema 3.1.10 (Deducción) Supongamos que T [ fAg ` B. Entonces


T ` A =) B:

Prueba. Sea T [ fAg ` F1 ; : : : ; T [ fAg ` Fn = B una deducción de B a


partir de T [ fAg. Mostremos por inducción matemática sobre 1 i n
que T ` A =) Fi .
Para i = 1, la fórmula F1 solo puede ser un axioma, un elemento de T o
la misma fórmula A: En los primeros dos casos T ` F1 =) (A =) F1 ); de
acuerdo con la Proposición II. Del MP se sigue entonces que T ` (A =) F1 ).
Si F1 = A, entonces T ` A =) A, de acuerdo con la Proposición III.
18 CAPÍTULO 3. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

Paso inductivo: Veamos que T ` A =) Fk . Como en el caso anterior,


Fk puede ser un axioma, un elemento de T o la misma fórmula A, o existen
fórmulas Fi y Fi =) Fk que anteceden a Fk . En los primeros tres casos,
como en el caso i = 1, ya sabemos que T ` A =) Fk .
Finalmente, si Fk se sigue por MP de Fi y Fi =) Fk , entonces por la
hipótesis de inducción T ` A =) Fi y T ` A =) (Fi =) Fk ). De la
proposición anterior se sigue que T ` A =) Fk , lo cual completa el paso
inductivo.

Corolario 3.1.11 Supongamos que T ` H. Entonces T ` A =) H (cualquier


sentencia implica una proposición cierta).

Prueba. De la hipótesis se sigue que T [ fAg ` H. Luego, por el Teorema


de la deducción T ` A =) H:

Teorema 3.1.12 (Doble negación) Si A es una fórmula, entonces A =)


::A y ::A =) A son teoremas.

Prueba. A =) ::A ya fue demostrada (Proposición IV)


Veamos ahora que ` ::A =) A: Para ello utilicemos el Teorema de la
deducción: si añadimos la fórmula ::A y con esta hipótesis demostramos A,
entonces habremos demostrado que ::A =) A es un teorema. Sea entonces
T = f::Ag
T ` ::A =) ::A _ A E2
T ` ::A, pues ::A está en T
T ` ::A _ A M.P.
T ` :A =) A (reescritura)
T ` (:A =) A) =) (A _ :A =) A _ A) E4
T ` A _ :A =) A _ A M.P.
T ` :A _ A =) A _ :A E3
T ` :A _ A =) A _ A Transitividad de la implicación
T ` :A _ A (Proposición III)
T ` A _ A M.P.
T ` A _ A =) A E1.
T ` A M.P
` ::A =) A:

Teorema 3.1.13 (Método del contrarrecíproco) Sean A; B fórmulas.

Proposición 3.1.14 1. Si A =) B es un teorema también lo es :B =)


:A.
3.1. CÁLCULO PROPOSICIONAL 19

2. Si :B =) :A es un teorema también lo es A =) B:

Prueba. ` (A =) B) =) (:B =) :A) (Proposición V)


` A =) B (Hipótesis)
` :B =) :A M.P.
Supongamos ahora que :B =) :A es un teorema.
` :B =) :A (hipótesis)
` ::B _ :A (reescritura)
` ::B =) B Proposición IV
` (::B =) B) =) (:A _ ::B =) :A _ B) E4
` :A _ ::B =) :A _ B M.P.
` ::B _ :A =) :A _ ::B E3
` ::B _ :A =) :A _ B Transitividad de la implicación
` (:B =) :A) =) (A =) B) reescritura
` A =) B M.P.

Teorema 3.1.15 (Inconsistencia) Si T ` P y T ` :P entonces para cualquier


fórmula Q se sigue T ` Q (de una contradicción se deduce cualquier sen-
tencia).

Prueba. T ` :P =) :P _ Q E2
T ` :P hipótesis
T ` :P _ Q M.P.
T ` P =) Q reescritura
T ` P hipótesis
T ` Q M.P.

Teorema 3.1.16 (Método de reducción al absurdo) Supongamos que T [


fA; :Bg ` P y T [ fA; :Bg ` :P . Entonces T ` A =) B:

Prueba. Denotemos por F la fórmula A =) ::B: De la proposición an-


terior se sigue que T [ fA; :Bg ` F . El teorema de la deducción nos per-
mite ver que T [ fAg ` :B =) F . Una nueva aplicación de este teorema
muestra que T ` A =) (:B =) F ): Esto último puede reescribirse como
T ` (A =) ::B) _ F , es decir, como T ` F _ F: Utilizando el esquema E1
y luego el M.P. deducimos que T ` F , es decir, que T ` A =) ::B. Como
T ` ::B =) B entonces de la transitividad de la implicación se sigue que
T ` A =) B:

Teorema 3.1.17 Supongamos que una determinada fórmula F no se deriva


de las hipótesis T , es decir, supongamos que no ocurre que T ` F (esto
20 CAPÍTULO 3. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

último fuerza la consistencia de T ). Entonces la teoría T [ f:F g también


es consistente.

Prueba. Supongamos (¡usando el método de reducción al absurdo!) que de


las hipótesis T [ f:F g se derive una fórmula P y su negación :P . De la
Proposición VIII se sigue que T [ f:F g ` F . Por tanto T ` :F =) F ,
es decir, T ` ::F _ F . Pero T ` ::F =) F y por consiguiente T `
::F _ F =) F _ F (E4 seguido de M.P.). De E1 y el M.P. se deriva
entonces que T ` ::F _ F =) F , por M.p. que T ` F:
La conclusión de la proposición anterior puede resultar un poco paradóji-
ca. Démosle la siguiente interpretación: supongamos que un creyente a…rma
que la existencia de Dios no es demostrable, pero que es razonable creer en
Él. Es decir, supongamos que esta persona cree que la sentencia F :"Dios
existe"no es demostrable en ningún sistema lógico consistente T lo su…cien-
temente rico como para capturar aquellas proposiciones empirica y lógica-
mente demostrables (esta última noción, no obstante, es bastante imprecisa).
La proposición anterior nos dice entonces que si a T le adjuntamos la sen-
tencia :F : "Dios no existe", nuestro sistema seguiría siendo consistente.
Es decir, podemos adicionar la no existencia de Dios como axioma sin cor-
rer peligro de incurrir en contradicciones. En otras palabras, alguien que se
reconozca como un creyente racional puede sin problema declararse ateo.
De una manera precisa esta paradoja ocurre en matemáticas. Como vere-
mos más adelante, Los célebres teoremas de Gödel muestran que si el lengua-
je formal donde se desarrolla hoy la matemática, conocido como ZFC (Teoría
de conjuntos de Zermelo-Frankel+Choice, .axioma de elección") es consis-
tente, entonces su consistencia no es demostrable en ZFC. De aquí que po-
damos adjuntar la negación de la consistencia como sentencia sin incurrir en
ninguna contradicción. Es otras palabras, si de verdad creemos que ZFC es
consistente, entonces !podemos adicionar como axioma la no consistencia!

Ejercicio 3.1.18 Demuestre que las siguientes fórmulas son teoremas:

1. B =) (C =) B):

2. B =) (C =) D) =) ((B =) C) =) (B =) D)):

3. (:C =) :B) =) ((:C =) B) =) C)):

4. Demuestre que si T ` A; T ` B, entonces T ` A ^ B:

5. Demuestre que si T ` A =) B y T ` C =) D, entonces T ` A_C =)


B _ D:
3.2. TABLAS DE VERDAD 21

6. ::A () A:

7. Demuestre que si A; B; C son fórmulas, entonces si T ` A =) C y


T ` :A =) C, entonces T ` C:

8. T ` A ^ :A =) B:

9. Si T ` A =) C y T ` B =) C demuestre que T ` A _ B =) C:

10. Muestre que si T ` A =) B y T ` :A =) B, entonces T ` B:

3.2. Tablas de verdad


Una de llos problemas fundamentales de la lógica coinsiste en determinar
si un determinado lenguaje formal L es consistente, lo cual signi…ca que en
él no puedan demostrarse contradicciones. De manera precisa, el problema
consiste en determinar si utilizando un conjunto predeterminado de reglas
de inferencia resulta imposible demostrar una determinada fórmula y su ne-
gación. Ello haría que el sistema formal resulte inútil, pues en este caso,
como se establece en el ejercicio anterior, de una contradicción se in…ere la
validez de cualquier fórmula: T ` A ^ :A =) B: Por ejemplo, no es claro en
absoluto que en Cálculo Proposicional no pueda existir una fórmula F con
la propiedad de que F y :F sean ambas teoremas. Como veremos en esta
sección dicha posibilidad jamás ocurre. En otras palabras, CP es un ejemplo
de un sistema formal consistente. De hecho, demostraremos algo más fuerte:
demostraremos que existe un algoritmo o procedimiento computacional (no-
ción que de…niremos con precisión más adelante) que nos permite decidir en
un número …nto de pasos si una determinada fórmula F de CP es un teore-
ma. Dicho procedimiento involucra las denominas tablas de verdad, noción
con la que están familiarizados la mayoría de los estudiantes.
Recordemos que las tablas de verdad de la disyunción y la negación están
dadas por
A B A_B
0 0 0 A :A
0 1 1 ; 1 0 ;
1 0 1 0 0
1 1 1
donde 1 denota el valor de verdad "verdadero", y 0 el valor "falso". A
partir de estas dos tablas anteriores se construyen las tablas de verdad de
22 CAPÍTULO 3. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

cualquier otra proposición. Por ejemplo, :A _ B (es decir, A =) B) tendría


como tabla de verdad
A B A =) B
0 0 1
0 1 1
1 0 0
1 1 1
que se obtiene combinando las tablas de verdad de _ y : :

A B :A :A _ B
0 0 1 1
0 1 1 1
1 0 0 0
1 1 0 1

De manera similar
A B A^B
0 0 0
0 1 0
1 0 0
1 1 1
A manera de ejemplo, calculemos la tabla de verdad de una instancia cualquiera
esquema axiomático E4

A B C A =) B A _ C =) B _ C (A =) B) =) (A _ C =) B _ C)
0 0 0 1 1 1
0 1 0 1 1 1
1 0 0 0 0 1
1 1 1 1 1 1
0 0 1 1 1 1
0 1 1 1 1 1
1 0 1 1 1 1
1 1 1 1 1 1
(3.1)
Vemos que su valor de verdad es siempre 1 para cualquier combinación de
valores de verdad de las fórmulas A; B; C.

De…nición 3.2.1 Una fórmula F (A1 ; : : : ; An ) se llamará verdadera si para


cualquiera de las 2n posibles asignaciones de los valores "i = 0; 1 para las
letras Ai , el valor resultante de F de su tabla de verdad, F ("1 ; : : : ; "n ); es
siempre 1. Esto lo indicaremos escribiendo F ("1 ; : : : ; "n ) = 1:
3.2. TABLAS DE VERDAD 23

Proposición 3.2.2 Toda tautología de CP es una fórmula verdadera.

Prueba. De manera similar a como se hizo en (3.1) se comprueba que cada


uno de los esquemas axiomáticos E1 ; E2 ; E3 es una fórmula verdadera.
De otro lado, si A y A =) B son verdaderas, entonces de la tabla de
verdad de la implicación deducimos que B es también verdadera. Luego al
usar el MP en un texto demostrativo, vemos que de fórmulas verdaderas se
desprenden fórmulas también verdaderas. Esto muestra que toda tautología
ha de ser una fórmula verdadera.

Corolario 3.2.3 El Cálculo Proposicional es consistente.

Prueba. Si F : A ^ :A fuera un teorema entonces sería una fórmula ver-


dadera. Pero ello no puede suceder, pues su tabla de verdad muestra que el
valor de verdad de F es siempre 0:
El recíproco de la proposición 3.2.2 también es cierto. Es decir, toda
formula verdadera es un teorema. Para demostrarlo utilizaremos el siguiente
lema debido al lógico húngaro László Kalmár.
Introduzcamos primero la siguiente notación: sea F (A1 ; A2 ; : : : ; An ) una
fórmula de CP, y sea "1 ; : : : "n una escogencia particular de valores de ver-
dad, 0 y 1 para las variables A1 ; : : : ; An . Supongamos que "0 es el valor de
verdad resultante para F cuando las Ai toman el valor "i . Con respecto a
la secuencia f"i : i = 1; : : : ng construimos nuevas fórmulas: Ai = Ai , si
"i = 1 y Ai = :Ai , si "i = 0. De forma similar, de…nimos F = F , si
"0 = 1 y F = :F , si "0 = 0: Por ejemplo, si F (A1 ; A2 ; A3 ) es la fórmu-
la F : :(A1 =) (:A2 _ A3 )) , y si a A1 ; A2 ; A3 le asignamos los valores
0; 0; 1 entonces: A1 = :A1 ; A2 = :A2 y A3 = A3 : De otro lado, como
F (0; 0; 1) = 0, entonces F = :F .

Lema 3.2.4 Sea F (A1 ; : : : ; An ) una fórmula de CP y sea "i una asignación
de valores para las letras Ai . Entonces, si T denota el conjunto fA1 ; : : : ; An g;
se sigue que T ` F :

Prueba. La demostración procede por inducción completa sobre el número


k de componentes lógicas :; _ que aparecen en F .
Si k = 0, entonces F deberá tener la forma F (A1 ) = A1 , con una sola
letra. En este caso el lema a…rmaría que fA1 g ` A1 ; si "1 = 1; y en caso
contrario (si "1 = 0) que f:A1 g ` :A1 , y en este caso la conclusión del lema
resulta evidente.
Supongamos ahora que F tiene la forma G(A1 ; : : : ; An ) _ H(A1 ; : : : ; An )
donde posiblemente no todas las variables Ai aparezcan en G o H: Si F ("1 ; : : : ; "n ) =
24 CAPÍTULO 3. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

0, entonces F = :(G_H) y esto ocurre cuando G("1 ; : : : ; "n ) y H("1 ; : : : ; "n ) =


0. Por la hipótesis de inducción aplicada a G y H se sigue que T ` :G y
T ` :H; y por consiguiente T ` :G ^ :H: Pero esto signi…ca (esto último
se sigue de los ejercicios 3.1.18) que T ` :(G _ H): Luego T ` F :
Si ocurre que G("1 ; : : : ; "n ) = 1 o H("1 ; : : : ; "n ) = 1; o ambos casos,
digamos, por ejemplo, que G("1 ; : : : ; "n ) = 1, entonces F ("1 ; : : : ; "n ) = 1 y
F = F: De nuevo, por la hipótesis de inducción T ` G; de donde se sigue
que T ` F = G _ H , como se deseaba probar.
Finalmente, supongamos que F tiene la forma F = :G(A1 ; : : : ; An ). Si
G("1 ; : : : ; "n ) = 1, entonces F ("1 ; : : : ; "n ) = 0 y por consiguiente F = ::G.
Por inducción sabemos que T ` G de donde se desprende T ` F . De
manera análoga, si G("1 ; : : : ; "n ) = 0, entonces, por inducción, T ` :G.
Luego F ("1 ; : : : ; "n ) = 1 y por consiguiente F = :G, y es entonces evidente
entonces que T ` F :

Teorema 3.2.5 Toda fórmula verdadera es un teorema.

Prueba. Sea F (A1 ; : : : ; An ) una fórmula verdadera. Ello signi…ca que F =


F para cualquier asignación "i de valores de verdad para las variables Ai .
Del lema anterior se sigue que Tn ` F = F , donde Tn = fA1 ; : : : ; An g. Si
hacemos "n = 1; y tomamos "i ; i < n de forma arbitraria, entonces An = An
y Tn 1 [ fAn g ` F , donde Tn 1 = fA1 ; : : : ; An 1 g. De igual forma, si …jados
"i ; i < n; y hacemos "n = 0, entonces Tn 1 [ f:An g ` F . Del Teorema
de la Deducción se sigue que Tn 1 ` An =) F y Tn 1 ` :An =) F .
Luego Tn 1 ` F (ejercicio 12). Si de…nimos de manera inductiva Tk =
fA1 ; : : : ; Ak g, con T0 = ?, entonces, el mismo razonamiento anterior puede
continuarse inductivamente para demostrar que Tn 2 ` F ,: : : ; T1 ` F; T0 `
F . Es decir, F es un teorema.

Ejercicio 3.2.6

1. Muestre que si P (A1 ; : : : ; An ) es una fórmula del Cálculo Proposicional


entonces existe una fórmula Q(A1 ; : : : ; An ) de la forma _r1 ;:::;rs Br1 ^
^Brs , donde cada Bij es igual a Aij ; o igual a :Aij ; tal que P () Q
es un teorema.

2. Muestre que T ` P ^ :P =) :Q: Deduzca de aquí que si T ` P ^ :P


entonces T ` Q, para cualquier fórmula Q:

Problema 3.2.7 En una "Y"se bifurcan dos caminos, uno conduce a la


libertad y otro a un campo de muerte. En la bifurcación hay tres guardias
3.3. FUNCIONES BOOLEANAS Y CIRCUITOS LÓGICOS 25

de los que se sabe lo siguiente: uno siempre dice la verdad, otro siempre
miente, y el restante a veces miente y a veces dice la verdad. Un viajero
llega a la birfucación, y tras entererse de la condición de los guardias, le urge
averiguar cuál de los caminos conduce a la libertad. Para ello, no obstante,
solo se le permite hacerle dos preguntas a dos cualesquiera de los guardias o
a la misma persona). Por su parte, ellos solo están autorizados a contestar
"sí "no". ¿Será posible salvarse de la muerte?
2

3.3. Funciones booleanas y circuitos lógicos


El cálculo proposicional (de manera más general, la teoría de álgebras
de Boole) puede aplicarse al diseño de circuitos lógicos. Una tabla de ver-
dad puede interpretarse de manera abstracta como una función booleana,
concepto que de…nimos a continuación.

De…nición 3.3.1 Denotemos por S el conjunto que consta de los elementos


0 y 1. Una función booleana de n argumentos es una función f : S n ! S
cuyo dominio es el producto cartesiano de n copias de S.

Las tablas de verdad de _, ^ y :, por ejemplo, pueden verse como


funciones booleanas, que denotaremos de la siguiente manera:

x1 x2 f (x1 ; x2 ) = x1 _ x2 x1 x2 f (x1 ; x2 ) = x1 ^ x2
0 0 0 0 0 0
0 1 1 ; 0 1 0
1 0 1 1 0 0
1 1 1 1 1 1

x f (x) = :x
1 0
0 0
De manera similar, la tabla de verdad toda fórmula F (A1 ; : : : ; An ) es ex-
presable como un función de las variables proposicionales que en este caso
denotaremos por xi en lugar de Ai . Es claro que si F y G son fórmulas
equivalentes, es decir, si F (x1 ; : : : ; xn ) () G(x1 ; : : : ; xn ) es un teorema,
entonces F y G computan las misma función booleana.
La siguiente proposición nos dice que toda función booleana puede com-
putarse a partir de las funciones elementales d(x1 ; x2 ) = x1 _x2 y n(x) = :x.
En lo que sigue, la disyunción (o conjunción) de funciones hi , con i 2 I,
se denotará por _i2I hi ; y por ^i2I hi , respectivamente.
26 CAPÍTULO 3. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

Proposición 3.3.2 Sea f : S S ! S una función booleana arbitraria.


Entonces f se puede escribir como composición de las funciones d(x1 ; x2 ) =
x1 _ x2 y n(x) = :x.
Prueba. Notemos en primer lugar que c(x1 ; x2 ) = x1 ^ x2 es claramente
expresable como c(x1 ; x2 ) = :(:x1 _:x2 ); que corresponde a la composición
de funciones n(d(n(x1 ); n(x2 ))). De manera análoga se de…ne las función
c(x1 ; : : : ; xn ) = x1 ^ ^ xn :
Partamos el dominio de f en dos conjuntos disjuntos: U0 , el conjunto
de todas las tuplas (a) = (a1 ; : : : ; an ) para las cuales f (a) = 0; y U1 , el
conjunto de todas las tuplas para las cuales f (a) = 1. Para cada tupla …ja
(a) 2 U1 construyamos su función característica, g(a) (x1 ; : : : ; xn ) = "1 (x1 ) ^
^ "n (xn ), donde "i es la función de…nida como "i (xi ) = xi , si ai =
1 y "i (xi ) = :xi , si ai = 0. (Por ejemplo, si (a) = (1; 0; 0; 1), entonces
g(a) (x1 ; x2 ; x3 ; x4 ) = x1 ^ :x2 ^ :x3 ^ x4 ).
Notemos que g(a) está de…nida de tal forma que g(a) (b) = 1 si y solo si
(b) = (a):
Veamos que f (x1 ; : : : ; xn ) = _(a)2U1 g(a) (x1 ; : : : ; xn ). Distingamos dos
casos:
1. Si (b) 2 U0 , entonces g(a) (b) = 0 para todas las tuplas (a) 2 U1 y por
tanto _(a)2U1 g(a) (b) = 0 = f (b):
2. Si (b) 2 U1 , entonces g(b) (b) = 1 y _(a)2U1 g(a) (b) = f (b) = 1:
De (1) y (2) se sigue la validez de la proposición.
Ejemplo 3.3.3 Sea f la función booleana de…nida mediante la tabla si-
guiente:
x1 x2 f (x1 ; x2 )
0 0 0
0 1 1 :
1 0 1
1 1 0
Expresemos f como composición de funciones elementales. Para cada pareja
(a1 ; a2 ) con la propiedad de que f (a1 ; a2 ) = 1 construimos su correspondi-
ente función característica, de acuerdo con el procedimiento explicado en la
demostración de la proposición anterior:
g(0;1) (x1 ; x2 ) = :x1 ^ x2
g(1;0) (x1 ; x2 ) = x1 ^ :x2 :
De aquí que f (x1 ; x2 ) = (:x1 ^ x2 ) _ (x1 ^ :x2 ):
3.3. FUNCIONES BOOLEANAS Y CIRCUITOS LÓGICOS 27

Los circuitos electrónicos pueden modelar las funciones elementales n(x);


la función d(x1 ; : : : ; xn ) y la función c(x1 ; : : : ; xn ), en donde cada entrada 1
o 0 se simula con un pulso de corriente, o su ausencia. Es costumbre denotar
estos circuitos mediante los siguientes símbolos:

Un circuito electrónico podría utilizarse para determinar si una determinada


fórmula es o no un teorema. Por ejemplo, sea F (A; B; C) la fórmula A^B =)
A ^ C. Construyamos la función booleana que la representa f (x1 ; x2 ; x3 ) =
:(x1 ^ x2 ) _ (x1 ^ x3 ): Un circuito para computar esta función sería el
siguiente:

f (x1 ; x2 ; x3 ) = x1 ^ x2 =) x1 ^ x3

Vemos que si x1 = 1, x2 = 1 (posiciones iluminadas) ty x3 = 0 (oscura), el re-


sultado es f (1; 1; 0) = 0 (oscura). De aquí que la fórmula no sea un teorema.
El programa "Logisim", disponible gratis en internet (http://logisim.uptodown.com/)
proporciona una herramienta para el diseño de circuitos electrónicos, muy
fácil de usar.

Ejercicio 3.3.4 Represente mediante circuitos electrónicos las proposiciones


A ^ B =) (A ^ C) _ B y A _ B () B _ (C _ A)

Ejercicio 3.3.5 Encuentre una representación de la función


1, si x1 = 1 y x2 = 0
f (x1 ; x2 ; x3 ) =
0 en otro caso
28 CAPÍTULO 3. TEORÍAS DE PRIMER ORDEN

Sea p = (ai ) un punto del conjunto X = S S (n factores). Muestre


cómo construir una función f:X ! S que se anule solamente en p. Es decir,
tal que f (q) = 0 sii q = p. Si A = fp1 ; : : : ; pm g, muestre cómo construir una
función f : X ! S con la propiedad de que f (p) = 0 si y solo si p 2 A:

Ejemplo 3.3.6 Utilizando el numeral anterior dé una prueba de la Proposi-


ción 3.3.2.

Ejemplo 3.3.7 A un preso se le da la opción de salir libre, para lo cual debe


formular una pregunta, y sólo una, de respuesta sí o no. Hay dos puertas de
salida, una conduce a la libertad; la otra, a la cámara de gas. En cada puerta
hay un guardián. Se sabe que uno de ellos dice siempre la verdad, mientras
que el otro siempre miente. El preso no sabe cuál de los dos guardianes
dice la verdad, ni sabe cuál de las dos puertas conduce a la libertad. ¿Cuál
debería ser la pregunta única, para identi…car la puerta que lo llevará a la
libertad?

La siguiente es una solución, pero existen otras. El preso se dirige hacia


uno cualquiera de los guardias y, mientras señala la puerta vigilada por él,
lo interroga así: ¿Si yo ahora le preguntara a su compañero si esta puerta
conduce a la libertad, contestaría a…rmativamente? Si el guardián contesta
no, el prisionero escoge la puerta que ha señalado; en caso contrario escoge
la otra. Veamos que esta manera de proceder conduce indefectiblemente a
la libertad.
Llamemos a la puerta señalada la número uno, a la otra la número dos,
al guardián que siempre dice la verdad, el veraz, y al que siempre miente, el
mentiroso. Distingamos dos casos:
1- El guardián a quien se le hace la pregunta es el veraz. Si su respuesta
es no, y dado que el veraz nunca miente, es porque el otro guardián, el
mentiroso, habría respondido no a la pregunta ¿conduce la puerta uno a
la libertad?; de donde se in…ere que esta puerta sí conduce a la libertad, lo
cual demuestra que para este caso el prisionero termina escogiendo la puerta
correcta. Ahora bien, si el veraz hubiera contestado sí, es porque esta habría
sido la respuesta del mentiroso a la pregunta anterior, de lo cual se seguirá
que la puerta uno no conduce a la libertad, y el prisionero deberá escoger la
puerta contraria.
2- El guardián al que se le hace la pregunta es el mentiroso. Nuevamente
analizamos las dos posibles respuestas. Si es no, es porque el otro guardia,
el veraz, contestaría sí a la pregunta ¿conduce la puerta uno a la libertad?,
de donde concluimos que esta puerta efectivamente conduce a la libertad. Si
3.4. 29

respondiera sí, es porque la respuesta del veraz habría sido no, en cuyo caso
la puerta dos sería la que conduce a la libertad. Hemos probado, por tanto,
que en los dos casos posibles el prisionero descubre la puerta correcta.
Hay una pregunta que nos permite inferir si una determinada a…rmación
Q es cierta o falsa, sin importar si el interrogado es el mentiroso (M) o el
veraz (V). Si P denota la proposición usted es el señor veraz, la pregunta
¿es la proposición P () Q un teorema? nos permite determinar si Q es
cierta o falsa. Si la respuesta es a…rmativa, entonces Q es cierta; en caso
contrario es falsa. La razón es la siguiente:
1- Supongamos que la respuesta es a…rmativa. Si quien contesta es V,
entonces P es cierta, y al ser cierta la equivalencia P () Q, también lo
será Q. Si quien contesta es M, entonces P es falsa y, como es el mentiroso
quien está a…rmando que P () Q es un teorema, es porque realmente no
lo es, de donde se sigue que Q no puede ser falsa y, en consecuencia, también
deducimos que Q es cierta.
2- Si la respuesta es negativa, entonces Q es falsa. Si quien contesta es V,
entonces la proposición P () Q es falsa, pero P es cierta en este caso (ya
que es V quien contesta), lo cual obliga a que Q sea falsa. Si quien contesta
es M, entonces P es falsa y P () Q es cierta, lo cual implica que Q será
también falsa.
Veamos cómo usar lo anterior en el siguiente problema.

Problema 3.3.8 En una bifurcación en “Y”, con desviaciones C1 y C2, hay


tres hombres, uno que siempre miente (M), otro que dice siempre la verdad
(V) y otro que a veces miente y a veces dice la verdad (que llamaremos el
inconsistente, I). Sólo uno de los dos caminos conduce a la ciudad a la cual
nos dirigimos, y se nos permite formular dos preguntas para determinar el
camino correcto. El lector puede convencerse de que las preguntas siguientes
resuelven este problema.

Pregunta 1- Sea P la proposición usted es el señor V y Q la proposición


el señor P2 es I. La pregunta será entonces, ¿ es P () Q un teorema ? Si
la respuesta es negativa, entonces P2 no es I; en caso contrario P3 no es I.
Pregunta 2- Sea ahora Q la proposición El camino C1 conduce a la
libertad, y P igual a la del caso anterior. Se pregunta entonces a quien ya
se sabe que es distinto de I, si P () Q es un teorema. Si la respuesta es
a…rmativa, entonces C1 es el camino correcto; en caso contrario lo es C2.

3.4.