Está en la página 1de 20

ESTATUTO

DE LA GRAN LOGIA DE LA ARGENTINA


DE LIBRES Y ACEPTADOS MASONES
 Según modificatorias aprobadas en la Asamblea Extraordinaria de Diciembre de 2011

TÍTULO PRIMERO

DE LA INSTITUCIÓN

Art. 1º - La unión de los masones residentes en el territorio argentino


constituida con arreglo a los principios e ideales universalmente reconocidos y
proclamados por la Francmasonería para la práctica de su doctrina en los tres
grados del simbolismo, forma la "Gran Logia de la Argentina de Libres y
Aceptados Masones" que se organiza como asociación civil de acuerdo a las
prescripciones del presente estatuto. Esta denominación reemplaza y sucede a
las usadas desde su fundación, el 11 de diciembre de 1857, de "Gran Oriente
de la República Argentina", "Gran Logia Central de la Argentina", "Gran Oriente
Argentino", "Gran Logia Nacional Argentina" y "Masonería Argentina del Rito
Escocés Antiguo y Aceptado", reservando siempre sus derechos sobre los
referidos títulos que no podrán ser usado por otras entidades.

Art. 2º - La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones es una


institución iniciática, filosófica, educativa, benéfica y filantrópica. Reconoce la
existencia del Gran Arquitecto del Universo, y todas sus enseñanzas, actos y
ceremonias se dirigen a captar la esencia, el principio y la causa de todas las
cosas. Investiga las leyes de la naturaleza para extraer de ellas las bases de la
moral y la ética.

La educación del afiliado está concebida como un sistema gradual de


perfeccionamiento de la personalidad humana, usando como método
característico el simbolismo; dedicando además parte de sus actividades y
recursos al socorro de los necesitados, directamente o mediante la promoción y
sostenimiento de institutos especiales.

Art. 3º - La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, de


acuerdo a su naturaleza, sus principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad y su
lema: Ciencia, Justicia y Trabajo, atenderá a cumplir las siguientes finalidades:

a. Conferir carácter masónico a las personas que sean admitidas en su seno, mediante la iniciación;
b. Perfeccionar a sus afiliados mediante la práctica en común de trabajos y estudios masónicos;
c. Practicar la fraternidad entre los masones como miembros de una sola familia; y
d. Dedicar a la práctica de la beneficencia todos los esfuerzos por el sostenimiento y progreso de la Institución.
Art. 4º - En toda reunión de hermanos masones deberá, obligatoriamente,
circular una bolsa en la que los concurrentes depositarán su óbolo destinado al
sostenimiento de obras filantrópicas.

Art. 5º - La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones es una


entidad autónoma que no reconoce dependencia de ningún poder u
organización extranjera o internacional y, en tal carácter, asume la exclusiva
representación de los masones que la integran en los congresos, conferencias
o reuniones masónicas internacionales a que concurra.

Art. 6º - La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones tiene su


domicilio legal en la ciudad de Buenos Aires, sin perjuicio de que existan o
funcionen logias o triángulos dependientes de ella, con sede en cualquier punto
del territorio de la República, constituidos de acuerdo a las prescripciones del
presente Estatuto.

Art. 7º - Dentro de la jurisdicción en que actúa la Gran Logia de la Argentina de


Libres y Aceptados Masones y bajo su dependencia podrán crearse grandes
logias provinciales o de distrito, previa la aprobación de la Asamblea General y
con la jurisdicción, atribuciones y deberes que en la oportunidad, se les
asignen.

Art. 8º - El patrimonio y los recursos necesarios para el sostenimiento de la


Gran Logia se formarán:

a. Con los bienes que posee en la actualidad, sus rentas y frutos;


b. Con las cuotas, derechos y contribuciones actualmente establecidas o que en el futuro se establezcan a
cargo de las Logias o de los afiliados por la Asamblea de la Gran Logia; y
c. Con las donaciones, legados, herencias o subvenciones que reciba y los bienes que pueda reclamar como
pertenecientes a la Masonería o a las logias masónicas.

Art. 9º - La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones como


persona jurídica tiene capacidad para adquirir, poseer, gravar o enajenar toda
clase de bienes muebles o inmuebles; entablar acciones judiciales o
administrativas y desistirse de ellas, transar y comprometer en árbitros y/o
amigables componedores; tomar dinero a préstamo del Banco Hipotecario
Nacional, Banco de la Nación Argentina o instituciones de crédito oficiales o
particulares existentes o a crearse así como de los particulares; y, en general,
celebrar cualquier acto o contrato que esté permitido por la ley o las personas
de existencia ideal.

La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones puede aceptar


la nuda propiedad de los inmuebles de las Logias u otros Cuerpos Masónicos,
con reserva por los mismos del pleno goce de su uso durante su existencia y
de la que regularmente le suceda.

TÍTULO SEGUNDO

DEL GOBIERNO DE LA INSTITUCIÓN


CAPÍTULO I

DE LOS ORGANOS QUE LO INTEGRAN

Art. 10 - La Institución se gobierna mediante los órganos siguientes:

a. La Asamblea de la Gran Logia;


b. El Consejo de la Orden; y
c. El Gran Maestre (Presidente).

Cada uno de estos órganos tiene los deberes y atribuciones que determina el
presente Estatuto y las prácticas masónicas.

En asuntos administrativos y casos de urgencia, el Gran Maestre puede usar


de las atribuciones del Consejo de la Orden y éste de las de la Asamblea de la
Gran Logia. Las resoluciones tomadas en virtud de esta autorización serán
válidas hasta la primera reunión que celebre el órgano correspondiente, quien
las examinará y decidirá si las ratifica o deja sin efecto.

CAPÍTULO II

DE LAS ASAMBLEAS

Art. 11 - La Asamblea de la Gran Logia esta constituida por:

a. Los Venerables Maestros y delegados de las logias definitivamente constituidas y que se encuentran al día
en el pago de sus obligaciones económicas con la gran tesorería; y
b. Por el Gran Maestre (Presidente), el Pro Gran Maestre (Vicepresidente), los Ex Grandes Maestres (Ex
Presidentes) y el Gran Secretario (Secretario).

Art.. 12 - “Las reuniones de la Asamblea de la Gran Logia serán ordinarias y


extraordinarias.-. La Asamblea se reunirá en sesión ordinaria los últimos días
sábados del mes de junio o primer día sábado del mes de julio, conforme lo
determine el Consejo de la Orden, con treinta días de anticipación, para
constituirse y proceder a la elección y puesta en posesión de las autoridades
que corresponda renovar.

Seguidamente se procederá a debatir el orden del día incluido en la


convocatoria, prolongándose la sesión, si fuera necesario, en días
subsiguientes hasta agotarlo. En el orden del día de las asambleas ordinarias
se incluirá: un mensaje en el que el Gran Maestre dará cuenta del estado
institucional, del movimiento habido y de la labor realizada en el ejercicio
anterior; el balance general, la cuenta general de gastos y recursos y el
inventario dictaminados por el Gran Revisor de cuentas y el presupuesto
general de gastos y recursos para el ejercicio siguiente en el que se
establecerán y fijarán las cuotas y derechos con que deban contribuir las logias
y los afiliados al sostenimiento económico de la Institución y de las obras
filantrópicas que realice. Las asambleas extraordinarias se reunirán cuando las
convoque el Gran Maestre, a iniciativa propia, a pedido del Consejo de la
Orden o al de la cuarta parte de los miembros de la misma asamblea. En las
asambleas extraordinarias sólo podrán tratarse los asuntos que se hayan
incluido en la convocatoria. Las asambleas extraordinarias cuando sean
solicitadas serán convocadas por el Gran Maestre dentro de los 60 días de la
fecha de la recepción del pedido de convocatoria. Las asambleas ordinarias y
extraordinarias, deberán sesionar con un quórum de la mitad más uno de los
miembros incorporados. En el caso de que a la hora convocada no estuviera
presente ese número se podrá sesionar, transcurridos treinta minutos, con el
número de miembros presentes siempre que no sea inferior a la cuarta parte.

Art. 13 - Las asambleas ordinarias de la Gran Logia podrán entender y resolver


en los asuntos disciplinarios que le competen siempre que hubieran sido
incluidos expresamente en el orden del día de la convocatoria.

Art. 14 - Las sesiones de la Asamblea de la Gran Logia serán convocadas por


circulares dirigidas a las Logias con 10 día de anticipación a la fecha fijada, y
presididas por el Gran Maestre (Presidente), o, en su ausencia por el Pro Gran
Maestre (Vicepresidente). Si ambos estuvieran impedidos de hacerlo por
cualquier causa corresponderá presidir la asamblea a los dignatarios siguientes
por el orden que se expresa: Gran Primer Vigilante (2º Vicepresidente), Gran
Segundo Vigilante (3º Vicepresidente) o el Venerable Maestro de mayor edad
entre los presentes en la Asamblea. En caso de acefalía en los cargos de Gran
Maestre (Presidente) y Pro Gran Maestre (Vicepresidente), el reemplazante
deberá convocar inmediatamente a la Asamblea de la Gran Logia para elegir
nuevos titulares. Los así elegidos lo serán para un nuevo período que finalizará
el tercer 24 de junio después de la elección.

Art. 15 - Son atribuciones de la Asamblea de la Gran Logia:

a. Considerar y aprobar el mensaje anual del Gran Maestre;


b. Considerar y aprobar el balance general, la cuenta general de gastos y recursos y el inventario;
c. Considerar y aprobar el presupuesto anual de ingresos y egresos y fijar el monto de las cuotas, derechos y
demás contribuciones a cargo de las logias o de los afiliados.
d. Autorizar al Gran Maestre para gravar o enajenar los bienes inmuebles de la Institución fijando
concretamente al mismo tiempo las condiciones, requiriéndose para ello el voto favorable de los dos tercios
de los miembros presentes;
e. Dictar Reglamentos y otras disposiciones de general observancia en la jurisdicción, modificarlos, alterarlos,
suspenderlos o anularlos, siempre que no contradigan las prescripciones del presente estatuto;
f. Insistir en el establecimiento, modificación o anulación de un Reglamento o disposición general cuando fuera
observado por el Gran Maestre, reaprobándolo por una mayoría de dos tercios de los miembros presentes;
g. Establecer los rituales y liturgias a que deban ajustarse las ceremonias masónicas de acuerdo a los Antiguos
Deberes, Límites, Usos y Costumbres de la Francmasonería;
h. Resolver en última instancia en todas las apelaciones de las logias o de los afiliados contra las decisiones de
las logias, del Gran Maestre o del Consejo de la Orden cuando afecten a la privación de los derechos
masónicos;
i. Resolver las apelaciones que se produzcan contra los dictámenes del Consejo de la Orden producidos en
controversias surgidas entre dignatarios y oficiales de la Gran Logia o entre logias de la jurisdicción;
j. Declarar admisibles las acusaciones que se formularan contra el Gran Maestre, el Pro Gran Maestre y los
demás miembros del Consejo de la Orden como trámite previo a la formación del juicio contra ellos;
k. Juzgar en única instancia al Gran Maestre, al Pro Gran Maestre y a los miembros del Consejo de la Orden;
l. Aceptar la incorporación al seno de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, mediante
fusión, a asociaciones de carácter masónico que tengan personería jurídica concedida por el Gobierno de la
Nación o, en su caso, por los de las Provincias;
m. Elegir al Gran Maestre, al Pro Gran Maestre, a los Grandes Vigilantes, al Gran Orador, al Gran Tesorero, al
Gran Hospitalario, a los Consejeros de la Orden y a los Grandes Revisores del Cuentas;
n. Todas las demás atribuciones que los usos y costumbres de la Francmasonería aseguren a las Grandes
Logias.

CAPÍTULO III
DEL CONSEJO DE LA ORDEN

Art. 17  “El Consejo de la Orden estará constituido por: el Gran Maestre
(Presidente) que lo preside con mandato por tres años; el Pro Gran Maestre
(Vicepresidente) con mandato por tres años; los ex Grandes Maestres (ex
Presidentes) que son miembros natos ad-Vitam; el Gran Primer Vigilante (2º
Vicepresidente) que es elegido anualmente; el Gran Segundo Vigilante (3º
Vicepresidente) que es elegido anualmente; el Gran Orador (Fiscal) que es
elegido anualmente; el Gran Secretario (Secretario); a quien lo designa y
separa libremente el Gran Maestre (Presidente); el Gran Tesorero (Tesorero)
que es elegido anualmente; el Gran Hospitalario (Tesoro de Beneficencia) que
es elegido anualmente, cuatro (4) Grandes Consejeros (Vocales) de entre las
logias de la Capital Federal; Un Gran Consejero por la zona del Gran Buenos
Aires, que comprende hasta los 50 km. de la ciudad Autónoma de Buenos
Aires; Un Gran Consejero por la zona comprendida por la Provincia de Buenos
Aires, (con exclusión de lo que comprende el Gran Buenos Aires), y la
Provincia de La Pampa; Un Gran Consejero por las Provincia de Santa Fe
y Entre Ríos; Un Gran Consejero por las Provincias de Chaco, Corrientes,
Formosa y Misiones, Un Gran Consejero por las Provincias de Jujuy, Salta y
Tucumán; Un Gran Consejero por las Provincias de Córdoba, La Rioja,
Catamarca y Santiago del Estero; Un Gran Consejero por las Provincias de
Mendoza, San Juan y San Luis y Un Gran Consejero por las Provincias de Río
Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Islas Malvinas e Islas
del Atlántico Sur.-
“Hasta la instalación de los nuevos Consejeros en asamblea ordinaria,
continuará el funcionamiento de las zonas, de la manera en que se estaba
cumpliendo hasta el presente”
Sin perjuicio de lo expuesto, el Consejo de la Orden, se encuentra facultado
para ampliar, reducir, modificar o crear nuevas zonas, teniendo en cuenta el
número de Logias y/o Triángulos que funcionen en los respectivos territorios.
“ad referéndum” de lo que resuelva la Asamblea.-
En el supuesto de creación de una nueva zona, y hasta tanto no sea instalado
el nuevo Consejero, luego de su designación por la siguiente Asamblea
ordinaria, seguirá en funciones el anterior.
 

Art. 18 - Son atribuciones del Consejo de la Orden:

a. Otorgar Carta Constitutiva definitiva a las logias de la jurisdicción, suspender sus efectos y revocarlas;
b. Confirmar o dejar sin efecto los retiros de Carta Constitutiva decretados por el Gran Maestre contra logias de
la jurisdicción;
c. Confirmar o dejar sin efecto las intervenciones de logias o suspensión de sus autoridades internas
decretadas por el Gran Maestre;
d. Dictar reglamentos y disposiciones de general observancia en la jurisdicción siempre que no contradigan las
disposiciones del presente Estatuto ni las de los Reglamentos Generales o disposiciones dictadas por la
Asamblea de la Gran Logia;
e. Establecer rituales y liturgias a que deban ajustarse las ceremonias masónicas siempre que no sean
opuestas a las aprobadas por las Asambleas de la Gran Logia;
f. Insistir en el establecimiento de un reglamento, disposición, ritual o liturgia que fuera observado por el Gran
Maestre, reaprobándose por el voto favorable de los dos tercios de sus componentes;
g. Prestar conformidad a los nombramientos y remociones de personal rentado de la Institución, dispuestos por
el Gran Maestre;
h. Crear y suprimir empleos rentados dentro de las previsiones del presupuesto anual;
i. Dictaminar, previamente a su inclusión en el Orden del Día, en todos los proyectos o asuntos que hayan de
someterse a las deliberaciones de las Asambleas de la Gran Logia, con la sola excepción de los asuntos
disciplinarios;
j. Resolver en primera instancia en las controversias que pudieran surgir entre dignatarios de la Gran Logia o
entre logias de la jurisdicción;
k. Resolver las apelaciones que interpongan las logias o los afiliados contra las decisiones del Gran Maestre o
de las logias en asuntos no disciplinarios pero que impliquen privación o suspensión de derechos masónicos;
l. Asesorar al Gran Maestre en el cumplimiento de sus funciones; y
m. Todas las demás que los usos y costumbres de la Francmasonería atribuyen a los Consejos de la Orden de
las Grandes Logias.

CAPÍTULO IV

DEL GRAN MAESTRE Y DEL PRO GRAN MAESTRE

Art. 19 - El Gran Maestre preside, personifica y representa a la Institución,


siendo la más alta autoridad de la Gran Logia. Le corresponde representarla
ante las autoridades civiles y judiciales. A estos efectos, está facultado para
otorgar mandatos especiales y profesionales habilitados aunque sean ajenos a
la Institución. Su mandato dura tres años, siendo elegido por a asamblea
ordinaria de la Gran Logia en votación secreta y por mayoría absoluta de los
miembros presentes en primera votación, o a simple mayoría de votos en
segunda votación. Puede ser reelegido por un segundo período y,
posteriormente, cuando haya transcurrido otro intermedio.

Art. 20 - Son atribuciones del Gran Maestre (Presidente) las que fija el presente
Estatuto, los Reglamentos Generales y en especial, las siguientes:

a. Autorizar las publicaciones masónicas;


b. Administrar los bienes y recursos de la Institución;
c. Autorizar la creación de triángulos para promover la constitución de nuevas logias;
d. Autorizar el funcionamiento, bajo dispensa, de nuevas logias en instancia de carta constitutiva;
e. Todo lo relativo al establecimiento y mantenimiento de las relaciones con las Grandes Logias del exterior,
dando cuenta anualmente a la Asamblea de la Gran Logia;
f. Aprobar los procesos electorales seguidos por las logias en la elección de sus autoridades internas,
instalando a los electos personalmente o mediante un delegados especial, en sus respectivos cargos;
g. Suspender, hasta la primera reunión del Consejo de la Orden, los efectos del otorgamiento de Carta
Constitutiva a cualquier logia, mediante resolución fundada;
h. Intervenir cualquier logia de la jurisdicción cuyo funcionamiento se encuentre perturbados, suspendiendo a
sus autoridades internas y designando un maestro masón para que, como su delegado, la presida y
reorganice. La resolución deberá ser fundada y será sometida a la consideración del Consejo de la Orden en
la primera reunión que realice;
i. Presidir cualquier logia de la jurisdicción, inspeccionar sus archivos y/o trabajos y exigir el estricto
cumplimiento del Estatuto, los Reglamentos Generales y demás disposiciones de observancia obligatoria;
j. Autorizar a las logias la celebración de actos en los que sea permitida la concurrencia de personas ajenas a
la Institución;
k. Aprobar u observar los Reglamentos o disposiciones generales que adopte la Asamblea de la Gran Logia o
el Consejo de la Orden, Las observaciones deberán ser formuladas dentro de los cinco días siguientes al de
su aprobación y tendrán por efecto producir una nueva deliberación sobre ellas. Si en su próxima sesión la
Asamblea o el Consejo de la Orden, en su caso, insiste en la sanción de las resoluciones observadas por el
Gran Maestre mediante el voto de los dos tercios de los presentes quedarán éstas como vigentes;
l. Nombrar y separar al personal rentado de la Institución con acuerdo del Consejo de a Orden, y aplicar las
medidas disciplinarias de acuerdo a los Reglamentos;
m. Designar a los Oficiales y adjuntos de la Gran Logia cuando no deban ser elegidos por la Asamblea; y
n. Ejercer todos aquellos poderes, atribuciones y prerrogativas que los usos y costumbres de la
Francmasonería atribuyen a los Grandes Maestres de la Grandes Logias.

Art. 21 - Son deberes del Gran Maestre:

a. Dar a conocer a todas las logias de la jurisdicción como de obligatoria observancia los Reglamentos y
disposiciones generales adoptados por las Asambleas de la Gran Logia o por el Consejo de la Orden.
Igual obligación le corresponde respecto a las que hubiera observado,
cuando el cuerpo respectivo hubiera insistido reaprobándolas con la
mayoría estatutaria. La comunicación deberá hacerse dentro de los
cinco días siguientes a la fecha de su promulgación; y

b. Mantener la disciplina interna cuidando que sean rigurosamente observados el Estatuto, Reglamentos
Generales y demás disposiciones de la Institución.

Art. 22 - El Pro Gran Maestre como Vicepresidente primero de la Gran Logia


reemplaza al Gran Maestre en sus ausencias y lo secunda y acompaña en el
desempeño de sus funciones. En caso de impedimento permanente, renuncia o
fallecimiento del Gran Maestre, asume sus funciones hasta la terminación del
período estatutario.

El Pro Gran Maestre es elegido en el mismo acto que el Gran Maestre, su


mandato tiene igual duración y puede ser reelegido para un segundo período y
posteriormente, cuando haya transcurrido otro intermedio.

CAPÍTULO V

DE LA GRAN SECRETARÍA

Art. 23 - El Gran Secretario tiene a su cargo la organización administrativa de la


institución bajo la dependencia directa del Gran Maestre, quien lo designa y
separa libremente.

Art. 24 - Son deberes y atribuciones del Gran Secretario los que fija el presente
Estatuto, los Reglamentos Generales y cualesquiera otros que los usos y
costumbres de la Francmasonería atribuyen a los Grandes Secretarios de
Grandes Logias.

CAPÍTULO VI

DE LA GRAN TESORERÍA

Art. 25 - El Gran Tesorero tiene a su cargo todo lo relativo al tesoro de la


Institución siendo responsable de la custodia de los fondos, valores y
propiedades que le pertenezcan, así como de la recaudación de las cuotas,
derechos y contribuciones que constituyen sus recursos.

Arts. 26 - Son atribuciones y deberes del Gran Tesorero:

a. Asistir a las sesiones de la Asamblea de la Gran Logia y del Consejo de la Orden informando
constantemente a dichos cuerpos y al Gran Maestre sobre el estado económico y financiero de la Institución
y presentar los libros, documentos y comprobantes que le sean solicitados;
b. Recibir de su antecesor y entregar a su sucesor, previo inventario, todos los fondos, valores y bienes
pertenecientes a la Institución, así como los libros, documentos y comprobantes que integren el archivo de la
Gran Tesorería;
c. Presentar a la Asamblea ordinaria el balance anual cerrado al 31 de marzo de cada año, así como la
rendición de cuentas acompañada de los oportunos comprobantes y el inventario;
d. Preparar el anteproyecto de presupuesto anual de ingresos y egresos y presentarlo oportunamente al
Consejo de la Orden;
e. Proponer al Gran Maestre y al Consejo de la Orden las reformas que crea convenientes a la buena marcha
económica de la Institución;
f. Recibir los pagos que correspondan a la Gran Tesorería otorgando los oportunos recibos;
g. Certificar que las logias se encuentran al día en sus obligaciones económicas con la Gran Tesorería a los
efectos de que acrediten su derecho a participar en las Asambleas de la Gran Logia;
h. Llevar la contabilidad de la Institución en forma legal, autorizando los estados contables con su firma;
i. Facilitar a los Grandes Revisores de Cuentas (Síndicos) el cumplimiento de su misión fiscalizadora
presentándoles cualquier documento, libro o comprobante que le soliciten.

CAPÍTULO VII

DEL GRAN HOSPITALARIO

Y DEL CONSEJO DE BENEFICENCIA DE LA GRAN LOGIA

Art. 27 - El Gran Hospitalario tiene a su cargo todo lo relativo al tesoro de


beneficencia de la Gran Logia, siendo el responsable de la custodia de los
fondos, valores y propiedades que le pertenezcan, así como de la recaudación
de las cuotas, derechos y contribuciones que constituyen sus recursos.

Art. 28 - Bajo la presidencia del Gran Hospitalario funcionará el Consejo de


Beneficencia de la Gran Logia. Estará integrado por cuatro (4) Venerables
Maestros de logias con sede en la Capital Federal o en el Gran Buenos Aires
designados anualmente por el Gran Maestre con acuerdo de la Asamblea de la
Gran Logia. Uno de los vocales actuará como Secretario del Consejo y
extenderá las actas de sus sesiones. El Consejo de Beneficencia de la Gran
Logia es el encargado de atribuir subsidios y disponer la inversión de los
recursos del tesoro de beneficencia del año de acuerdo a sus finalidades.

Podrá sesionar con tres de sus miembros y sus acuerdos se tomarán por
mayoría de votos asistentes teniendo el Gran Hospitalario voto de desempate.

CAPÍTULO VIII

DEL GRAN REVISOR DE CUENTAS

Art. 29 - El Gran Revisor de Cuentas es el Síndico de la Institución


correspondiéndole la fiscalización de la correcta inversión de los recursos
pertenecientes al tesoro de la Gran Logia o al de Beneficencia, así como de la
contabilización y efectividad de los fondos, valores y bienes incluidos en los
inventarios. El Gran Revisor de Cuentas adjunto actúa secundando al titular y
supliéndole en los casos de ausencia, impedimento o acefalía. El mandato de
los Grandes Revisores de Cuentas es de un año, siendo electos por la
Asamblea.

Art. 30 - Son deberes y atribuciones del Gran Revisor de Cuentas:


a. Certificar los balances, cuentas de gastos y recursos, inventarios y todo estado contable que deba ser
presentado a la Asamblea de la Gran Logia o al Consejo de la Orden;
b. Revisar los libros, documentos y comprobantes de la Gran Logia cuando lo estime necesario;
c. Asistir a las deliberaciones del Consejo de la Orden con voz pero sin voto en los asuntos de su competencia;
d. Practicar arqueos periódicos de los fondos y valores pertenecientes a la institución; y
e. Ejercer todas las demás atribuciones que sean inherentes a su cargo o necesarias para la efectividad de su
fiscalización.

CAPÍTULO IX

DE LOS DEMÁS DIGNATARIOS Y OFICIALES DE LA GRAN LOGIA

Art. 31 - Los Primero y Segundo Grandes Vigilantes tienen la consideración de


Vicepresidentes segundo y tercero, respectivamente, de la Gran Logia,
correspondiéndoles las funciones que les asigna el presente Estatuto, los
Reglamentos Generales y los rituales y liturgias masónicas.

Art. 32 - El Gran Orador tiene por misión específica vigilar la estricta


observancia del Estatuto, los Reglamentos Generales y los rituales y liturgias
adoptadas por la Institución, oponiéndose a toda deliberación o acuerdo que lo
infrinjan.

Art. 33 - El Gran Experto, el Gran Maestro de Ceremonias y los demás oficiales


de la Gran Logia cumplirán las funciones que les asignan respectivamente los
Reglamentos Generales y los rituales y liturgias masónicas.

CAPÍTULO X

DE LAS INCOMPATIBILIDADES

Art. 34 - Los cargos de gran Maestre, Pro Gran Maestre, Gran Primer Vigilante,
Gran Segundo Vigilante, Gran Orador y Gran Secretario son incompatibles con
cualquier otro en la Institución que no fuera el de Venerable Maestro de su
logia. El cargo de Gran Revisor de Cuentas es incompatible con cualquier otro
en la Gran Logia pero puede desempeñar cualquier cargo dentro de una logia.
Los cargos de empleados rentados de la Institución o de entidades
directamente vinculadas a ella son incompatibles con cualquier cargo electivo.

TÍTULO TERCERO

DE LAS LOGIAS Y TRIÁNGULOS

CAPÍTULO I

SU ORGANIZACIÓN Y GOBIERNO INTERNO


Art. 35 - Para el desarrollo de su actividad, la Gran Logia de la Argentina de
Libres y Aceptados Masones se organizar internamente en logias constituidas
por un número ilimitado de masones, de los que, siete a lo menos, deberán
tener el grado de Maestro Masón.

Cada logia deberá estar provista de una Carta Constitutiva otorgada por el
Consejo de la Orden y no cancelada posteriormente por el mismo. En ella
constará el nombre distintivo adoptado el número de registro que le
corresponda y la fecha de su otorgamiento.

Art. 36 - Cada logia se divide en tres cámaras correspondientes a los tres


grados en que desarrolla su actividad. A la de primer grado pertenecen los
aprendices, compañeros y maestros masones; a la de segundo los
compañeros y los maestros y a la de tercero solamente los maestros masones.

Art. 37 - Las logias son dirigidas y administradas por su Cámara de tercer


grado y desarrollarán sus actividades con plena autonomía en la esfera de su
competencia sólo limitada por las disposiciones del presente Estatuto y de los
Reglamentos Generales.

El quórum para sesionar será de siete de sus miembros y los acuerdos se


tomarán por mayoría de asistentes. Los empates serán resueltos por el
Venerable Maestro que presida.

Art. 38 - En asuntos administrativos y casos de urgente necesidad, el


Venerable Maestro podrá resolver por sí en materias que competen al Consejo
de la Logia y éste, a su vez, en las que corresponden a la Cámara de tercer
grado.

Estas medidas de emergencia serán válidas hasta la primera reunión que


celebre el Consejo o la Cámara donde serán examinadas y se ratificarán o
dejarán sin efecto.

Art. 39 - La Cámara de tercer grado de cada logia elegirá anualmente en


votación secreta las autoridades internas que deban regirla y que serán las
siguientes: El Venerable Maestro, el Primer Vigilante, el Segundo Vigilante, el
Orador, el Tesorero y el Hospitalario.

Todos ellos deberán ser Maestros Masones y reunir las condiciones y


requisitos exigidos por los Reglamentos Generales. Además se elegirán los
demás cargos previstos por los Reglamentos y Rituales pero que carecen de
funciones ejecutivas o administrativas.

Art. 40 - El Consejo de la Logia estará constituido por el Venerable Maestro, el


Primer Vigilante, el Segundo Vigilante, el Orador, el Secretario, el Tesorero, el
Hospitalario y el Ex Venerable del período inmediato anterior.

Deberá reunirse, por lo menos, una vez por mes, y lo presidirá el Venerable
Maestro o el Ex Venerable Maestro.
El quórum para sesionar será de cinco (5) de sus miembros. Los acuerdos,
salvo que el Estatuto o los Reglamentos exijan la unanimidad, se tomarán por
mayoría de asistentes y los empates serán resueltos por quien presida.

Art. 41 - El Consejo de la Logia tiene como facultades propias:

a. El estudio y la resolución de todos los asuntos relacionados con el fondo de beneficencia de la logia
determinando y controlando la inversión de sus fondos;
b. Resolver las discrepancias que puedan producirse sobre la interpretación del Estatuto y los Reglamentos; y
c. El previo estudio y preparación de todos los asuntos relativos a la administración de la logia que deban ser
resueltos por la Cámara de tercer grado y la preparación del calendario de trabajos de las distintas Cámaras
de la Logia.

Art. 42 - El Consejo de la Logia está facultado para excluir a los afiliados


cuando estén en mora en tres meses en el pago de las cuotas, derechos y
contribuciones que deban pagar al Tesorero y / o dejen de asistir
reiteradamente a las reuniones, sin causa justificada. Para que la exclusión sea
válida se requiere:

a. Acuerdo unánime de los miembros presente;


b. Que se adopte en reunión convocada especialmente al efecto;
c. Que el afectado haya sido informado con cinco (5) días de anticipación, por carta certificada remitida al
domicilio que tenga declarado en su ficha de incorporación, de la fecha, lugar y hora en que la reunión deba
efectuarse, para que, si lo desea, haga su defensa.

Art. 43 - El Venerable Maestro personifica y representa a la Logia. Convoca y


preside todas y cada una de sus Cámaras y Consejos en reuniones ordinarias
y extraordinarias, dirigiendo sus debates. El mismo Venerable Maestro
fiscalizará que las convocatorias se hagan por circular con ocho días de
anticipación a la fecha fijada y autorizará con su firma las actas de reuniones,
después de que las mismas hayan sido aprobadas. La correspondencia será
firmada por el Venerable Maestro y el Secretario conjuntamente. Para ser
elegido Venerable Maestro deberán reunirse las condiciones y requisitos que
determinen los Reglamentos Generales. Puede ser reelegido pero, para la
segunda y sucesivas reelecciones necesitará contar con una mayoría de dos
tercios de los votantes.

Art. 44 - El Primer Vigilante es el Vicepresidente primero de la logia. Tiene por


misión auxiliar al Venerable Maestro y en especial, cuidar del orden, disciplina
e instrucción de los compañeros.

El Segundo Vigilante es el Vicepresidente segundo y cumple idénticas


funciones que el Primero, pero respecto de los aprendices.

Art. 45 - El Orador de la Logia tiene por misión cuidar de que sean


rigurosamente observados el Estatuto y Reglamentos oponiéndose a toda
deliberación o acuerdo que los infrinja.

Al efecto deberá dictaminar sobre la legitimidad de las proposiciones antes de


que sean puestas a votación. La oposición del Orador determinará la
suspensión del debate girándose el asunto a la consideración del Consejo de la
Logia.
Art. 46 - El Secretario de la Logia es designado por el Venerable Maestro, con
acuerdo de la Cámara de Tercer grado. Asiste a todas las reuniones de sus
Cámaras y Consejos levantando acta de sus deliberaciones y acuerdos; lleva el
registro de afiliaciones y aumentos de grado; recibe y despacha la
correspondencia y custodia los sellos y archivos de la logia.

Debe comunicar a la Gran Secretaría de la Gran Logia todos los datos relativos
al movimiento de afiliados inmediatamente después de producidos.

Art. 47 - El Tesorero de la logia recauda las cuotas y derechos que deban


pagar los afiliados a ella, otorgando los correspondientes recibos, y realiza los
pagos que le ordena el Venerable Maestro.

Le corresponde la custodia de los fondos, debiendo llevar la contabilidad al día


e informar constantemente sobre la situación del tesoro al Venerable Maestro,
al Consejo de la Logia y a la Cámara de Tercer grado.

Debe cerrar el ejercicio al 31 de diciembre de cada año, presentando un


balance general, la cuenta de gastos y recursos y el inventario todo lo cual,
informado por el Consejo de la Logia, será sometido a la aprobación de la
Cámara de Tercer grado.

Art. 48 - El Hospitalario recauda y custodia los fondos de beneficencia de la


logia y hace entrega de los subsidios que acuerde el Consejo de la Logia.
Deberá llevar un libro de entradas y salidas el que estará, permanentemente, a
disposición del Venerable Maestro y preparará un balance de sus fondos al 31
de diciembre de cada año.

CAPÍTULO II

SUS DEBERES Y DERECHOS

Art. 49: Las logias están representadas en la Asamblea de la Gran Logia por


sus Venerables Maestros y por un número variable de delegados de acuerdo al
número de afiliados. Les corresponderá un delegado por cada veintiún (21)
miembros o fracción no menor de siete (7).Para determinar el número de
delegados que le corresponde a cada Logia, se computarán sólo los miembros
efectivos incluidos en el cuadro de cada una de ellas, que se encuentren
informados a la Gran Secretaría al 31 de mayo de cada año.-

Art. 50 - Las logias no podrán iniciar ni afiliar miembros sin haber recibido
previamente la autorización del Gran Maestre. A tal efecto deberán pasar aviso,
mediante nota especial dirigida a la Gran Secretaría, de toda proposición que
sea tomada en consideración por la Logia, dentro de los siete (7) días
siguientes al que se acordara. En la nota deberán constar los nombres,
apellidos, nacionalidad, profesiones, edades, estado civil y domicilios de los
candidatos. Igualmente y en el mismo término, deberán comunicar los
rechazos, desistimientos y eliminaciones.
Art. 51.- Las logias deberán enviar a la Gran Secretaría, dentro de los diez días
de realizados los comicios internos, el resultado de sus elecciones internas, el
cuadro completo de sus afiliados y una memoria o informe en la que se detalla
el movimiento habido y las reuniones y trabajos que se hayan cumplido en el
año precedente.-

Mensualmente deberán remitir a la Gran Tesorería el valor de las cuotas,


derechos y contribuciones que deban pagar, con carácter obligatorio, para el
sostenimiento económico de la Institución y de sus obras filantrópicas.
 

Art. 52 - Las logias son responsables de la recaudación y pago de las cuotas,


derechos y contribuciones de cualquier clase que sus afiliados deban pagar al
tesoro de la Gran Logia, no pudiendo retener porcentaje alguno sobre las
sumas recaudadas. El hecho de que sus afiliados no hayan integrado al tesoro
de la logia sus obligaciones económicas no constituirá justificación de
morosidad para la Logia respecto de la Gran Logia. Las logias que actúan al
descubierto en sus obligaciones económicas con la Gran Logia, pierden el
derecho a estar representadas en las Asambleas de la Gran Logia, salvo que,
antes de la apertura de las sesiones, cancelen íntegramente su deuda hasta
aquella fecha.

Art. 53 - La Cámara de Tercer grado de cada logia determinará anualmente su


presupuesto y fijará las cuotas y derechos con que sus afiliados deban
contribuir al sostenimiento económico de dicha logia. Los recursos excedentes
después de cubiertas las obligaciones con la Gran Logia constituyen patrimonio
propio de la Logia, pudiendo invertirlo libremente, pero con la limitación que
impone el art. 77 del presente Estatuto.

Art. 54 - Las logias sólo pueden ser disueltas o privadas de sus derechos
masónicos por resolución expresa y fundada del Consejo de la Orden, a pedido
del Gran Maestre. No obstante lo anterior, el Gran Maestre podrá suspenderlas
o intervenirlas cuando su funcionamiento se encuentre perturbado en términos
que sus autoridades internas resultaran incapaces de normalizar, con arreglo a
lo previsto en el artículo 20, inciso h) de este Estatuto.

Art. 55.- “Ninguna logia se disolverá mientras cuente con siete (7) Maestros
Masones que continúen afiliados a ella. Si el número de Maestros Masones
afiliados se redujera a menos de siete (7), continuará su actividad, pero como
Triángulo, en tanto se verifiquen los supuestos previstos en el art. 56 del
presente Estatuto, y con las facultades que le son propias hasta reunir el
número suficiente para reasumir su plena capacidad como Logia. Sólo cuando
el número de maestros afiliados fuera inferior a tres (3), o no pueda funcionar
como Triángulo, la logia cesará en sus funciones y actividades y deberá
entregar su Carta Constitutiva, archivo, bienes y efectos masónicos a la Gran
Logia”.- 

CAPÍTULO III

DE LOS TRIÁNGULOS Y DE LA CREACIÓN DE NUEVAS LOGIAS


Art. 56 - Para promover la constitución de nuevas logias en lugares donde no
exista ninguna organizada, el Gran Maestre podrá autorizar a un grupo no
menor de tres (3) Maestro Masones, para que constituyan un triángulo
Masónico.

Los Triángulos elegirán de su seno un Presidente, Secretario y Tesorero y


tendrán atribuciones para accionar masónicamente, iniciar, incorporar nuevos
miembros y conferir aumento de grado a sus afiliados hasta completar el
número suficiente de Maestro Masones para constituir una Logia en instancia
de Carta Constitutiva.

Art. 57 - La creación de nuevas logias se realizará mediante la autorización, a


tal fin, concedida por el Gran Maestre, a un grupo no menor de siete (7)
Maestros Masones que lo solicite.

Concedida la autorización, la logia se constituirá en instancia de Carta


Constitutiva y podrá funcionar durante seis (6) meses con todas las
atribuciones y deberes que le corresponden, de acuerdo al Estatuto y a los
Reglamentos Generales, con la sola limitación de no tener representación en
las Asambleas de la Gran Logia.

Antes de finalizar el plazo de la autorización la logia en instancia deberá


solicitar formalmente del Consejo de la Orden el otorgamiento de Carta
Constitutiva.

Si venciera el plazo sin hacerlo o el Consejo de la Orden denegara la petición,


los miembros de la Logia en instancia deberán reintegrarse a su Logia de
procedencia o solicitar su incorporación a cualquiera otra de la jurisdicción.

Art. 58 - Cuando así lo aconsejara el bienestar y progreso de la Institución, el


Gran Maestre podrá autorizar que maestros afiliados a logias ya constituidas,
funden una nueva y el Consejo de la Orden puede otorgarle Carta Constitutiva.
En estos casos, los autorizados deberán cumplir sus obligaciones masónicas y
abonar sus cuotas y contribuciones en ambas logias, mientras dure la doble
afiliación, pero sólo serán considerados en el cuadro de la logia de procedencia
a los efectos de computar la representación en las Asambleas de la Gran Logia
y tampoco podrán desempeñarse simultáneamente en ambas logias en los
cargos de Venerable Maestro, Primer Vigilante o Segundo Vigilante.

En cualquier momento que lo deseen, los maestros doblemente afiliados


podrán cancelar una de ellas siempre que estén al día en sus obligaciones.

TÍTULO CUARTO

DE LOS AFILIADOS

CAPÍTULO I
DEL INGRESO A LA INSTITUCIÓN

Art. 59 - Nadie podrá ingresar a la Institución sino mediante incorporación a una


Logia o Triángulo legítimamente constituido y previo el cumplimiento de las
formalidades que establecen los Reglamentos Generales.

Salvo casos muy calificados en que el Gran Maestre lo autorice especialmente,


la afiliación a una Logia excluye la posibilidad de ser admitido en otra como
miembro activo sin la previa cancelación de la afiliación anterior. En todo caso,
los maestros autorizados para una doble afiliación estarán sujetos a las
obligaciones y les afectarán las inhabilitaciones que establece el Art. 58 del
presente Estatuto.

Art. 60 - La incorporación a una Logia o Triángulo sólo se efectúa por iniciación


y por afiliación.

Corresponderá el ingreso por iniciación cuando se trate de personas que, en


posesión de los requisitos indispensables que establece el Art. 61 y deseando
ser recibidas Masones lo soliciten y sean aceptados en forma reglamentaria. Al
ser iniciadas adquirirán el carácter de aprendices Masones y miembros activos
de la Logia o Triángulo que los haya incorporado.

Corresponderá el ingreso por afiliación a los iniciados en logia reconocida


masónica que comprueben tal circunstancia mediante documentos o
testimonios suficientes, en forma reglamentaria.

Aceptada la afiliación, se incorporarán a la Logia o Triángulo que los haya


aceptado con el grado masónico que tengan acreditado.

Art. 61: Para ser iniciado aprendiz masón se requiere que el candidato reúna
las condiciones siguientes:
a) Tener la edad de dieciocho años.-
b) Poseer la inteligencia y cultura suficientes para comprender las enseñanzas masónicas y practicar sus
virtudes;
c) Declarar su adhesión a los principios y fines esenciales de la Institución formulados en los Arts. 2º y 3º del
presente Estatuto;
d) Contar con los suficientes medios económicos para sufragar sus propias necesidades y las de los
familiares a su cargo;
e) Acreditar una conducta pública y privada intachables; y
f) Residir con suficiente antelación en el país.

Art. 62 - Para que pueda ser aceptada la afiliación de un masón a una Logia o
Triángulo se requiere que el solicitante reúna las condiciones siguientes:

a. Acreditar su condición de masón mediante el aporte de documentos expedidos por autoridades masónicas
reconocidas o, en su defecto, los testimonios de suficientes maestros masones afiliados a logias de la
jurisdicción que le conozcan y respondan por él.
b. Tener residencia o arraigo suficientes en el país.

CAPÍTULO II
DERECHOS Y DEBERES DE LOS AFILIADOS

Art. 63 - Todo afiliado tiene derecho a:

a. Recibir la instrucción masónica correspondiente a su grado;


b. Emitir en la Logia y con sujeción a la disciplina interna, libremente, sus ideas y opiniones, siempre que no
sean ajenas o contrarias a los principios universales de la Francmasonería y se expresen dentro de la órbita
de la moral y la cultura;
c. La protección y el apoyo moral de sus Hermanos masones en caso de justa necesidad;
d. Ser elector y elegible para cualquier cargo cuando reúna las condiciones y requisitos que, al efecto, exija el
Estatuto o los Reglamentos Generales;
e. No ser objeto de sanciones disciplinarias, sino en la forma y con las garantías que establece el Estatuto y los
Reglamentos;
f. Retirarse voluntariamente de la Logia o de la Institución, estando al día en sus obligaciones y sin estar
sometido a proceso disciplinario;
g. Presentar proyectos y proposiciones que crea convenientes para el bienestar y desarrollo de la Institución;
h. Ejercer cualquier otro que le atribuya el presente Estatuto o los Reglamentos.

Art. 64 - Ningún afiliado puede ser excluido, expulsado o privado de sus


derechos si no es mediante las formalidades establecidas en el presente
estatuto.

Art. 65 - Todo afiliado está obligado a:

a. Obedecer y acatar el presente Estatuto, los Reglamentos Generales y particulares así como los mandatos y
disposiciones de las Autoridades de la Institución dictados en uso de sus atribuciones;
b. Instruirse en los principios, doctrinas y prácticas de la Francmasonería para poder desempeñar debidamente
los cargos que le fueran confiados;
c. Cumplir estrictamente las normas masónicas de hermetismo iniciático;
d. Abstenerse de divulgar innecesariamente, su condición de miembro de la institución;
e. Contribuir al sostenimiento económico de la Institución y de sus obras filantrópicas, satisfaciendo
puntualmente las cuotas, derechos y aportes regularmente establecidos;
f. Asistir puntualmente a las reuniones y ceremonias en que deba participar;
g. Aceptar los cargos y comisiones que le sean conferidos en bien general de la Institución y de su Logia o
Triángulo en particular;
h. Dar aviso por escrito de cualquier cambio en su condición, estado o domicilio; y
i. En general cualquier obligación o deber que impongan las disposiciones del presente Estatuto o los
Reglamentos.

Art. 66 - Solamente las Logias o Triángulos tienen la facultad de resolver el


aumento de grado de sus afiliados cuando estos reúnan las condiciones y
requisitos necesarios para ello.

TÍTULO QUINTO

DE LA DISCIPLINA MASÓNICA

Art. 67 - Todos los masones afiliados a la Institución se encuentran sometidos a


su jurisdicción disciplinaria, pudiendo ser sancionados por las faltas que
cometan con sujeción al procedimiento y requisitos del presente Estatuto, de
los Reglamentos Generales y del Reglamento Especial de Disciplina.

La duración de los procedimientos no podrá exceder de sesenta (60) días en


primera instancia y treinta (30) días en apelación, salvo que, de ella, deba
entender la Asamblea de la Gran Logia en cuyo caso el plazo se extenderá
hasta la clausura de las sesiones de la inmediata.
Art. 68 - Las sanciones disciplinarias que podrán aplicarse serán las siguientes:

a. Amonestación privada;
b. Llamamiento al orden, con o sin mención en el libro de actas;
c. Suspensión por el resto de la sesión en la que se haya cometido la falta;
d. Suspensión en el derecho de asistir a reuniones durante un tiempo determinado;
e. Suspensión temporal en los derechos como afiliado;
f. Exclusión como afiliado de la Logia o Triángulo a que pertenezca;
g. Expulsión de la Institución.

La aplicación de las sanciones de los incisos d) y e) no eximen al afectado del


cumplimiento de sus obligaciones económicas o de solidaridad para con su
Logia o la Institución.

Art. 69 - Serán consideradas causas de expulsión de la Institución:

a. La violación de cualquiera de los deberes que impone a los afiliados el Art. 65 del presente Estatuto;
b. La reiteración o reincidencia en faltas que hayan sido sancionadas con penas inferiores;
c. La observancia de una conducta pública o privada reprensible o perjudicial a los intereses de la Institución;
d. Valerse de engaños para simular cualidades o condiciones inexistentes;
e. Formular, a sabiendas o con grave imprudencia, falsas acusaciones en perjuicio de algún miembro de la
Institución;
f. La promoción o participación, dolosa o por grave imprudencia, de desórdenes o desavenencias en el seno de
la Institución y la propalación fuera de ella de sus asuntos internos;
g. El intento de perjudicar a la Institución en cualquier forma;
h. La publicación de cualquier escrito o documento masónico sin estar previa y debidamente autorizado para
hacerlo por el Gran Maestre.

Art. 70 - Las sanciones de los incisos a), b), c), del Art. 68 corresponde
aplicarlas al Venerable Maestro de la Logia a que pertenezca el afectado y
pueden ser apeladas ante la Cámara de tercer grado.

Las sanciones de los incisos d), e), f), así como las del inciso g) cuando los
afectados sean Aprendices o Compañeros, las aplica la Cámara de tercer
grado de las Logias y pueden ser apeladas ante la Comisión de Disciplina de la
Gran Logia.

La sanción del inciso g) cuando afecte a Maestros Masones corresponde


aplicarla en primera instancia a la Comisión de Disciplina de la Gran Logia
pudiendo ser apelada ante la primera Asamblea de la Gran Logia.

Las sentencias en que se resuelva la expulsión de un Maestro Masón, aunque


no hayan sido apeladas, no se harán efectivas hasta haber sido aprobadas por
el Gran Maestre.

Las sentencias producidas en sumarios incoados de oficio, por mandato del


Gran Maestre, del Consejo de la Orden o de las Logias, aunque no hayan sido
apeladas, deberán, en todo caso, ser elevadas al Cuerpo de segunda instancia
donde podrán ser confirmadas, modificadas o anuladas.

Art. 71: La Comisión de Disciplina de la Gran Logia está integrada por cinco (5)
miembros titulares y otros tantos suplentes, Venerables Maestros o Ex
Venerables Maestros, designados anualmente, por el Gran Maestre con
acuerdo de la Asamblea de la Gran Logia manifestado por el voto favorable de
los dos tercios de los miembros presentes.
La comisión durará un año en sus funciones, y expirado el tiempo de su
mandato, las causas que no hubiesen sido resueltas, serán tramitadas y
sentenciadas en los casos que corresponda, por la nueva comisión, quedando
automáticamente ampliado el plazo previsto en el art. 67 a otros treinta días.

Art. 72 - El Gran Maestre y el Pro Gran Maestre no podrán ser enjuiciados sino
después de que la Asamblea de la Gran Logia haya declarado admisibles las
acusaciones que se les formularen, en votación secreta y por el voto de la
mayoría absoluta de sus miembros incorporados. Esta decisión de la Asamblea
producirá el efecto de suspender al afectado en su cargo y de iniciar el juicio
correspondiente.

La Asamblea de la Gran Logia, constituida al efecto en Tribunal de única


instancia podrá decidir la destitución del afectado por el voto de los dos tercios
de los miembros incorporados. Si este quórum no fuera alcanzado se
entenderá rechazada la acusación y restablecido en su cargo.

Sólo después de producida la destitución podrán ser sometidos los afectados a


la Comisión de Disciplina de la Gran Logia, para que se les apliquen las
sanciones que puedan corresponder a las faltas cometidas, mediante el
procedimiento ordinario.

Art. 73 - Los dignatarios y oficiales de la Gran Logia, los miembros del Consejo
de la Orden y los Venerables y Ex Venerables Maestros de las Logias de la
Jurisdicción, serán juzgados en primera instancia por la Comisión de Disciplina
de la Gran Logia y, en apelación, por la Asamblea General de la Gran Logia,
constituida al efecto en Tribunal.

Art. 74 - Las Logias que hubieran sido suspendidas o privadas de su Carta


Constitutiva por resolución del Gran Maestre aprobada por el Consejo de la
Orden, tienen el derecho de apelar ante la primera Asamblea General que
celebre la Gran Logia. Si se clausurara la Asamblea sin haberse interpuesto
apelación o ésta hubiera sido rechazada, la resolución quedará firme y
definitiva y producirá autoridad de cosa juzgada. Igual derecho de apelación
corresponde a las Autoridades internas de Logias que hubieran sido
suspendidas o depuestas por la Intervención del Gran Maestre aprobada por el
Consejo de la Orden.

TÍTULO SEXTO

DISPOSICIONES GENERALES

Art. 75 - La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones durará


indefinidamente y no podrá ser disuelta mientras existan tres (3) Logias de su
jurisdicción que estén dispuestas a sostenerla.

En caso de disolución, sus bienes pasarán a la propiedad del "Hogar


Bernardino Rivadavia" o a la entidad que le hubiere reemplazado, persona
jurídica creada con recursos aportados por la Gran Logia de la Argentina de
Libres y Aceptados Masones y que se domicilia en la Capital Federal. Si el
sucesor designado no existiera a la sazón, los bienes pasarán al Estado
Nacional a los efectos de la educación pública. En cambio los archivos de la
Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones quedarían en
poder del Maestro Masón más antiguo que perteneciera a la Institución en el
momento de la disolución, o en poder de la persona o personas que éste
designare.

Art. 76 - Ningún afiliado a la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados


Masones cualquiera sea su cargo, rango o jerarquía, está autorizado para
asumir el nombre o representación de la Institución en asunto que sea extraño
a la estricta actividad masónica. Lo hecho en contravención adolecería de
nulidad insalvable. Toda publicación o acto que exceda de los límites de lo
puramente interno deberá ser objeto de previa autorización por el Gran
Maestre.

Art. 77 - La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, así


como las Logias y Triángulos de su dependencia, no pueden formar parte o
adherirse a partidos o agrupaciones políticas o religiosas ni votar fondos para
subsidiarlas, directa o indirectamente.

Art. 78 - El presente Estatuto a propuesta del Gran Maestre, del Consejo de la


Orden o de diez o más Logias podrá ser reformado, total o parcialmente,
mediante el siguiente procedimiento: La propuesta de reforma será presentada,
por escrito, al Consejo de la Orden, donde será examinada en principio y con el
dictamen de ésta pasará a circular por todas las Logias de la Jurisdicción,
durante cuarenta y cinco (45) días, para que sus Cámaras de tercer grado la
examinen, expresen su opinión sobre ella y sugieran observaciones o
modificaciones. Cumplido este trámite volverá la propuesta al Consejo de la
Orden, con todas las observaciones producidas, en base a todo lo cual el
Consejo elaborará un informe definitivo que deberá ser aprobado por la
mayoría absoluta de sus miembros. Ese informe definitivo junto con el proyecto
original y las observaciones surgidas del seno de las Logias, será sometido a la
Asamblea de la Gran Logia, convocada al efecto, y para ser aprobado requerirá
el voto favorable de los dos tercios de los miembros presente. La reforma
aprobada entrará a regir a partir de la fecha en que reciba la sanción del Poder
Ejecutivo Nacional.

Art. 79 - Hasta que se establezcan nuevos Reglamentos Generales, adaptados


al presente Estatuto, continuarán aplicándose los actualmente en vigencia en
cuanto no se le opongan.

Art. 80 - El Gran Maestre o el representante que, a tal efecto designe, está


autorizado para realizar todos los trámites, actos y gestiones que sean
necesarios para obtener del Poder Ejecutivo Nacional, la aprobación del
presente Estatuto, así como para aceptar e incorporar las modificaciones o
adiciones que determine la Inspección General de Personas Jurídicas, siempre
que, a su juicio, no sean contrarias a los usos y costumbres de la
Francmasonería.