Está en la página 1de 49

Por qué debes realizar el curso de cuidado de personas

mayores?
En este curso se abordan aspectos generales sobre la vejez y la atención geriátrica, donde se hace
un recorrido por los conceptos y definición, los cambios que se producen en el proceso de envejecer,
la forma de valorar las necesidades y los instrumentos de medición más frecuentes, así como
también se presenta el mantenimiento de las medidas éticas y legales para cuidar a la persona
mayor. Asimismo, se abordan los cuidados básicos del anciano y los cuidados del entorno en donde
se encuentra.
La segunda unidad se centra en los cuidados al anciano en situación de alteración de la salud,
contemplando los problemas más frecuentes en esta etapa, y en las técnicas y los procedimientos de
actuación más habituales y de recogida de muestras para la realización de determinaciones de
laboratorio y otras. Se instruirá sobre la prevención y el control de infecciones, así como los cuidados
necesarios en situaciones de terminalidad y cuidados post mórtem.
El fin de este curso de cuidado de ancianos es el de ofrecer una guía que cumpla con los objetivos
señalados en su realización: por una parte que ayude a comprender el proceso de envejecimiento,
marcando una orientación concreta de actuación que incluya toda la actualidad de atención a este
grupo de población, y en segundo lugar, y basándonos en la evidencia científica, proponer formas de
intervenir en la situación de salud y enfermedad de las personas mayores.

Contenidos y Metodología
 El curso de cuidados básicos para la edad avanzada está compuesto por dos bloques, donde
el alumno encontrará los temas de estudio correspondientes.

 Cada unidad se acompaña de bibliografía recomendada, cuya consulta y estudio es


conveniente para poder contestar las preguntas de evaluación.

Programa del curso de cuidados básicos del anciano


Bloque 1: Aspectos generales de la atención geriátrica: Cuidados a la persona
mayor
Tema 1: Introducción a la gerontología

 Conceptos
 Importancia del trabajo en equipo

Tema 2: Proceso de envejecimiento: anciano sano

 Teorías del envejecimiento


 Cambios inherentes
 Creencias, valores y actitudes ante la vejez

Tema 3: Valoración del anciano: valoración geriátrica global

 Instrumentos y escalas de valoración

Tema 4: Mantenimiento de medidas éticas y legales en el cuidado a la persona mayor

 Aspectos éticos relacionados con el cuidado de la persona mayor


 Aspectos legales relacionados con el cuidado de la persona mayor
 Plan gerontológico nacional

Tema 5: Cuidados básicos a la persona mayor

 Relación y comunicación con el anciano


 Toma de constantes
 Administración de medicamentos
 Aspectos psicosociales del dolor
 Higiene: con ayuda parcial o total
 Alimentación y nutrición: tipos de dieta
 Movilización: higiene postural

Tema 6: Primeros auxilios y actuación ante una emergencia

 Introducción
 La cadena de supervivencia
 Soporte vital básico en el adulto
 Actuación en situaciones especiales
 Prevención de accidentes domésticos

Tema 7: Cuidados del entorno

 La cama: tipos
 La iluminación de la habitación
 La temperatura ambiental
 El ruido
 Las barreras arquitectónicas

Bloque 2: Cuidados al anciano enfermo. Problemas más frecuentes de la


edad avanzada y técnicas más habituales
Tema 8: Alteraciones del aparato respiratorio

 Conceptos
 Patología del aparato respiratorio
 Oxigenoterapia
 Fisioterapia respiratoria

Tema 9: Alteraciones nutricionales y del aparato digestivo

 Sistema digestivo
 Proceso de digestión
 Patología del aparato digestivo

Tema 10: Alteraciones cardiovasculares

 El aparato circulatorio
 La circulación sanguínea
 Patología del aparato circulatorio
 La sangre
 Patología del sistema sanguíneo

Tema 11: Alteraciones de la eliminación


 Incontinencia urinaria
 Retención urinaria
 Incontinencia fecal
 Estreñimiento

Tema 12: Alteraciones de la marcha y el movimiento

 Alteración de la marcha
 Prevención y tratamiento

Tema 13: Alteraciones neuropsiquiátricas

 Enfermedad de Parkinson
 Accidente cerebrovascular o ictus
 Demencia
 Síndrome confusional agudo

Tema 14: Alteraciones de los sentidos

 Sentido del tacto


 Sentido del gusto
 Sentido del olfato
 Sentido del oído
 Sentido de la visión

Tema 15: Alteraciones de la piel

 La piel
 Alteraciones de la piel

Tema 16: Alteración del reposo y el sueño

 El sueño
 Alteraciones del reposo-sueño

Tema 17: Cuidados de la persona mayor en situación terminal. Cuidados

 Post mórtem
 Etapa final de la vida
 Fases del duelo
 Cuidados post mórtem

Tema 18: Técnicas y procedimientos de recogida de muestras

 Muestras de laboratorio
INTRODUCCIÓN Y OBEJETIVOS
UNIDAD 1 LA TERCERA EDAD
1.1. Cambios asociados al normal envejecimiento
 
UNIDAD 2 LA PIEL DEL ADULTO MAYOR E HIGIENE INTEGRAL
2.1. La piel del adulto mayor
2.2. La higiene integral
 
UNIDAD 3 ALIMENTACIÓN Y NUTRICIÓN DEL ADULTO MAYOR
3.1. Ingesta recomendada de energía y nutrientes
3.2.  Intervención nutricional
3.3. La administración de alimentos al anciano asistido.
 
UNIDAD 4 CUIDADO DEL PACIENTE ENCAMADO
4.1. Introducción

4.2. Prevención y cura de úlceras por presión.

4.3. Cambios posturales del paciente encamado


4.4. Traslados del paciente anciano encamado.
 
UNIDAD 5 INCONTINENCIA URINARIA Y FECAL.
5.1. Concepto y causas.
5.2. Cuidados personales en la incontinencia.
5.3. Absorbentes de incontinencia.
5.4.  Sondaje vesical.
5.5. Eliminación intestinal.
 
UNIDAD 6. CUIDADO A DOMICILIO PARA PERSONAS ANCIANAS
6.1. Introducción
6.2. Funciones del auxiliar de ayuda a domicilio con las personas mayores
 
UNIDAD 7 CUIDADO INSTITUCIONAL DE LA PERSONA ADULTO MAYOR
7.1. La habitación hospitalaria.
7.2. La cama hospitalaria
 
UNIDAD 8 CUIDADOS GERIÁTRICOS EN PACIENTES CON NECESIDADES ESPECIALES
8.1. El síndrome de inmovilidad en el anciano
8.2. Introducción e intervención al cuidado paliativo
8.3. Atención a la situación de dependencia derivada de la discapacidad física
8.4. Técnicas de cuidado al adulto mayor con Parkinson.
 
UNIDAD 9 PRIMEROS AUXILIOS
9.1. Introducción.
9.2. Asfixia
9.3. Lipotimia
9.4. Epilepsia
9.5. Insolación
9.6. Hemorragias
9.7. Heridas
9.8. Quemaduras
9.9. Lesiones por frío.
9.10. Intoxicaciones
9.11. Respiración cardiopulmonar
9.12. Traslado de accidentados
9.13. Botiquín de urgencias

INTRODUCCIÓN

El cuidado de los adultos mayores requiere de una mirada transdisciplinaria y de profesionales


comprometidos con su cuidado e instruidos en el trabajo en equipo.1

El envejecimiento poblacional no es un fenómeno exclusivo de las sociedades modernas. Esto,


considerado como uno de los logros más importantes de la humanidad, se transforma en un
problema, si no se es capaz de brindar soluciones adecuadas a las consecuencias que del mismo
se derivan.2

Cuidar es servir, asistir, estar responsabilizado por lo que le suceda a esa persona y es propio de
la naturaleza humana. La gestión del cuidado de enfermería se define como la aplicación de un
juicio profesional en la planificación, organización, motivación y control de la provisión de
cuidados, oportunos, seguros, integrales, que aseguren la continuidad de la atención y se
sustenten en lineamientos estratégicos, para obtener como producto final la salud.

El personal de enfermería responsable de la gestión debe considerar los valores, actitudes y


conocimientos de la disciplina que le brindan una visión distinta y específica de la gestión de los
cuidados.3

El avance científico ha permitido el incremento de la expectativa de vida de las personas,


produciéndose un aumento significativo del número de personas adultas mayores en el mundo
manteniendo un adecuado cuidado como eslabón importante.4

Se calcula que en el planeta viven 600 millones de personas mayores de 60 años, se proyecta que
en el 2025 se duplicará y en el 2050 llegará a 2000 millones de adultos mayores. El incremento de
la esperanza de vida es un indicador de la mejoría del estado de salud en la población de edad
temprana, pero se relaciona con edades mayores con tasas elevadas de enfermedades crónicas y
degenerativas que afectan su calidad de vida.5

La actual esperanza de vida al nacer - 72.5 años - coloca a Cuba en una situación privilegiada
dentro del hemisferio y al mismo tiempo señala la dedicación de recursos.

En América Latina la prevalencia de adultos mayores (AM) de 60 o más años fue de 8 %, se


estima que para el año 2025 esta cifra ascenderá a 14.1 %. En Chile las estadísticas indican algo
muy similar, siendo 1 de cada 10 sujetos AM y para el año 2025 esta relación se estima en 1 de
cada 5 personas.6-8

Cuba es uno de los países latinoamericanos más envejecidos. La magnitud alcanzada en este
orden y la rapidez con que se ha transformado nuestra pirámide poblacional constituyen una
preocupación en los años futuros.

El país considera que esta preocupación es una necesidad a escala mundial, la cual requiere de
una acción cooperativa y solidaria que, trazando políticas y estrategias nacionales e
internacionales tiendan a materializar en forma afectiva dicha ayuda. 9

La provincia de Guantánamo es un territorio donde el nivel de envejecimiento está aumentado, las


instituciones sociales como los hogares de ancianos incrementan cada día la permanencia de
varios de estos adultos, centros donde se deberá elevar el nivel de atención de enfermería
siguiendo una guía que protocolice su actuación.

Por tales razones, es preciso establecer criterios estandarizados para estos pacientes y que se
articulen políticas de salud orientadas hacia la prevención y tratamiento de las enfermedades de
manera que se asegure la atención integral a estos pacientes. Se realizó el trabajo con el objetivo
de exponer el protocolo de atención de enfermería al adulto mayor en instituciones de salud.

MÉTODO
Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo con el objetivo de exponer el protocolo de atención
de enfermería al adulto mayor en instituciones de salud, fundamentado en el proceso de atención
de enfermería, elevando así el nivel de conocimientos de estos profesionales que laboran en los
centros de hogares de ancianos, potenciando la calidad de la atención que se brinda.

Para conocer el estado actual de cómo se está realizando el proceso de atención de enfermería en
estos servicios y poder establecer los cuidados, se revisaron las historias clínicas, constatándose la
necesidad de profundizar en los cuidados que se les brinda a los adultos.

Se revisaron varios informes y documentos donde reflejaran la atención al adulto mayor desde
diferentes ópticas de la vida, una vez recopilado la información se procedió a su valoración por
varios profesionales encargado del cuidado de este adulto. Se estableció cada una de las acciones
a cumplimentar para la atención del adulto mayor.

DESARROLLO

Producto al acelerado proceso de envejecimiento poblacional, se ha demandado la búsqueda de


alternativas que permitan mejorar la calidad de vida desde la óptica de la comunidad hasta los
centros internos, así como personal con potencialidades humanas y con alto grado de sensibilidad
para el cuido de estas.9

El envejecimiento de la población, es decir, el aumento de la proporción de personas de edad


avanzada con respecto al total de los individuos, es un hecho irreversible, y un fenómeno que ya
no puede ser ignorado.

La vejez puede ser una etapa de pérdidas como también de plenitud, dependiendo de la
combinación de recursos y estructura de oportunidades individuales y generacionales al que están
expuestos los individuos en el transcurso de su vida, de acuerdo a su condición y posición al
interior de la sociedad.

El envejecimiento es un proceso cuya calidad está directamente relacionada con la forma como la
persona satisface sus necesidades a través de todo su ciclo vital. En las sociedades que envejecen
a ritmo creciente, promocionar la calidad de vida en la vejez es el reto más inmediato de las
políticas sociales.

A través de diferentes miradas se ha visto como algunas personas han tratado la calidad de vida
sin tener en cuenta elementos importante en el individuo; por tanto, la calidad de vida es la
percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del
sistema de valores en los que vive relacionado con sus objetivos, expectativas, y sus
inquietudes.10

Los adultos mayores son un grupo vulnerable dentro de la población, los cuales se enfrentan a
cambios biológicos y psicológicos propios de la edad y donde la influencia del entorno familiar y el
medio social es primordial para lograr alcanzar una adecuada calidad de vida unido a una
longevidad satisfactoria.11

La educación para la salud se erige en la fuerza fundamental para promover cambios en la salud
de la comunidad por lo que contribuye a fomentar patrones de conducta adecuados, en los
individuos, a curar enfermedades y facilitar la rehabilitación del paciente.12

En el momento actual las personas mayores representan un grupo poblacional vulnerable por los
diferentes trastornos que sufren en el ámbito tanto individual y social como en su salud física y
mental.13

El envejecimiento, es motivo constante de interés en los seres humanos, y así se ha hecho


evidente a través de la historia en múltiples aristas del saber y el hacer de la humanidad. El
desarrollo de las ciencias y en particular el desarrollo de salud, ha traído como consecuencia un
incremento sustancial en la proporción de ancianos, que se expresa a través del concepto de
envejecimiento poblacional. La vejez y la muerte, dos realidades inherentes a la propia vida
plantean científico de hoy un sin número de interrogantes.14

Las diversas actividades que bajo el rubro de acciones de salud dirigidas al adulto mayor se han
ejecutado en diferentes niveles de atención de Salud, han estado vinculadas a las prácticas de
enfermería de manera permanente, progresiva y dinámica. Por lo tanto, la atención a este grupo
poblacional supone un reto importante para los profesionales de la enfermería responsables del
encargo social de brindar respuestas a las demandas de cuidados que los mismos presentan.8

El envejecimiento en Cuba ha puesto un nuevo reto para el sistema de Salud Pública, ya que hoy
en día, lo más importante es continuar aumentando la longevidad de las poblaciones, y mejorar
cualitativamente la salud de estos, con una adecuada calidad de vida.15,16

El personal de enfermería tiene como premisa fundamental el cuidado de los pacientes (Figura 1).
Para esto debe tener presente un orden metodológico, aspectos que se consideran necesarios para
cumplir con calidad los cuidados que se proponen realizar en cada paciente, tanto en centros
externos, en la comunidad (casas de abuelos), como en los centros internos de salud (hogares de
ancianos).

Protocolo de Atención de Enfermería al adulto mayor

Ojos:

 Chequeo permanente de los ojos, precisando estado de los mismos si lo presenta hundidos
y laxos (se produce por una pérdida de las estructuras de soporte del ojo).

 Observación del estado de lagrimeo.

 Observación de malestar ocular descartando aumento de la presión intraocular.

Oídos:

 Valorar el riesgo de caída por pérdidas del equilibrio y del control postural.

 Valorar el control postural reflejo a los tonos.

 Valorar la tolerancia a los tonos altos.

Boca:

 " Valorar la causa de pérdida del apetito insistiendo en molestias a la ingestión.

 " Pérdida del sentido del gusto por sequedad de las mucosas referida.

 " Valorar la habilidad en el proceso masticatorio.

Aparato respiratorio:

 Valorar mediante la observación el proceso respiratorio.

 Observación del tipo de tos que presente.

 Observación de algún tipo de molestia dolorosa a la respiración o movimiento al nivel de


los pulmones o la parte alta de la espalda.

Sistema cardiovascular:

 " Valoración del sistema circular arterial. Algún tipo de malestar que pudieran asociarlo a
otra causa no cardiovascular.

 " Control de la tensión arterial.


 " Valorar tipos de ritmo cardiacos que se pudiera presentar según nivel de actividad de
formas anormales: taquicardia, bradicardia.

Sistema osteomioarticular:

 " Valorar nivel de reducción de los movimientos rápidos.

 " Valorar nivel de amplitud de los movimientos debido a la rigidez muscular.

Sistema neurológico:

 " Observación desde el punto de vista neurológico en busca de signos que pudieran
apuntar hacia causa de demencia.

 " Prestar atención a través de la exploración del estado mental para detectar déficit
cognitivo que evidenciara la posible aparición de la demencia.

Alimentación:

 Estimular la ingesta hídrica, ya que el adulto es más susceptible de caer es deshidratación


por las alteraciones que se producen con la edad en cuanto a la capacidad de dilución y
concentración de agua.

 Control de la disminución del índice de masa corporal exagerada.

 Estimular a la ingestión de la dieta de forma íntegra.

Actividad y reposo:

 Valorar la necesidad de desarrollar actividades de la vida diaria.

 Incentivar al ejercicio moderado según su estado de salud, recomendar realizar pequeñas

 caminatas diarias.

 Educar sobre el equilibrio entre la actividad y el reposo.

Afectividad:

 " Dar afecto en todas las actividades de la vida estimulando a los logros positivos
obtenidos durante su vida.

 " Lograr que nunca pierdan la autoestima, proporcionando importancia a las actividades a
desarrollar.

 " Lograr que el adulto mediante afecto participe de su propio cuidado.

CONCLUSIONES

La valoración del paciente en esta etapa de la vida principalmente en estos centros, algunos con
estado de salud aparentemente estable y otros con algún tipo de enfermedad es fundamental para
conseguir que las acciones y cuidados que realicemos a este grupo poblacional sean correctos y
eficaces. El protocolo de cuidado a estos pacientes en los centros de atención, contribuirá a elevar
el modo de actuación del personal de enfermería, brindando una atención integral y personalizada
con calidad en la prestación.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. El Cuidado al Adulto mayor [Internet]. Colombia: 2013 [citado 6 abr 2017]. Disponible en:
http://www.taringa.net/post/salud-bienestar/11158548/El-Cuidado-al-Adulto-mayor.html
2. Millán Méndez IE. Evaluación de la capacidad y percepción de autocuidado del adulto mayor en
la comunidad. Rev Cubana Enf [Internet]. 2010 Dic [citado 18 abr 2017]; 26(4):[aprox. 4 p.].
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?
script=sci_arttext&pid=S086403192010000400007&lng=es

3. Morfi Samper R. Gestión del cuidado en Enfermería. Rev Cubana Enf [Internet]. 2010 Mar
[citado 18 abr 2017]; 26(1): [aprox. 6 p.]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo. php?
script=sci_arttext&pid= S0864031920 10000100001&lng=es

4. Amado Tineo JP. et al. Factores asociados a síndrome confusional agudo en adultos mayores
internados en emergencia de un hospital terciario. Anc Fac Med [Internet]. 2013 Jul [citado 8 abr
2017]; 74(3): [aprox. 6 p.]. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.Ph p?
script=sci_arttext&pid=S1025558320130003006&lng=es&nrm=iso

5. Cares LV, Domínguez C, Fernández M J, Farías R, Win-tin Chang G, Fasce G, et al. Evolución de
la capacidad funcional en adultos mayores hospitalizados en la unidad geriátrica de agudos del
Hospital Clínico de la Universidad de Chile. Rev Med Chi [Internet]. 2013 Abr [citado 10 mar
2017]; 141(4): [aprox. 4 p.]. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?
script=sci_arttext&pid=S003498872013000400001&lng=es

6. Soto Hernández KA, Loza Escutia O, García Mendoza N, Rodríguez Galván KG, Sánchez-Reyes L,
Fanghänel Salmón G. Estatinas en adultos mayores, una población creciente. Rev Fac Med Mex
[Internet]. 2013 Feb [citado 4 mar 2017]; 56(1): [aprox. 6 p.]. Disponible en:
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0026-17 42
2013000500003&lng=es

7. Ortiz Arriagada JB, Castro Salas M. The psychological well-being of the elderly and their relation
with self-esteem and self- efficiency: nursing contribution. Cie Enf [Internet]. 2014 Abr [citado 2
abr 2017]; 15(1): [aprox 6 p.]. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo. php?
script=sci_arttext&pid=S071795532009000100004&lng=es

8. Zulueta Torres Z. Búsqueda de una longevidad satisfactoria desde una perspectiva de


enfermería Hogar "Caridad Jaca". Rev Cubana Aso Med Car. 2014; 7(1):11.

9. Colectivo de Autores. Programa Nacional Integral de Atención al Adulto Mayor. [CD-ROM]. La


Habana: MINSAP; 2012.

10.Suárez Rodríguez A, Lig Long Rangel C. El arte del bonsái como terapia ocupacional en el
adulto mayor. Rev Cubana Aso Med Car. 2014; 7(1):12-4.

11.Rubio Olivares DY. El mejoramiento de los comportamientos Humanos en la atención a la


calidad de Vida del adulto mayor [CD-ROM]. La Habana: Asociación Médica del Caribe (AMECA);
2015.

12.Menéndez M, San Miguel Borges J, Díaz Boloy M, Cremé San Miguel R, Perou Silveira Y. El
cuidado al adulto mayor, una necesidad para una mejor calidad de vida [CD-ROM]. Guantánamo:
Asociación Médica del Caribe (AMECA); 2015.

13.Lescay Mevil Y. Evaluación clínica de la condición periodontal de pacientes dados de alta del
servicio de periodoncia. Rev Cubana Aso Med Car. 2014; 7(1): 18-9.

14.Herrera L. Investigación sobre actividades físicas y sus efectos en la población de la tercera


edad. Rev Cubana Aso Med Car. 2014;7(1):16-8.

15.Dominga Faure G, Alfonso Junco Y, González Matienzo M. Propuesta de estrategia educativa


para prevenir la polifarmacia en el adulto mayor [CD-ROM]. La Habana: Asociación Médica del
Caribe (AMECA); 2015.

16.González Matienzo M, Dominga Faure G, Alfonso Junco Y. Estrategia educativa dirigida a


familias que conviven con adultos mayores. Rev Cubana Aso Med Car. 2014; 7(1):16.

 
 

TIPS DE CUIDADOS PARA EL ADULTO MAYOR

El adulto mayor necesita ciertas atenciones especiales. En esta ocasión, hablaremos de aquellas
atenciones que se relacionan directamente con la piel. Te dejamos una lista de consejos que te
servirán a la hora de cuidar a personas de la tercera edad.

Higiene Corporal
Una piel sana requiere limpieza e hidratación. Estas actividades se deben realizar a diario, tanto
en adultos mayores sanos como en enfermos. Si el aseo se debe realizar en la cama, debes
hacerlo por las diferentes zonas corporales en este orden: cuello, tronco, brazos, axilas, piernas,
espalda, pies, genitales y región perianal. Es importante ir secando al adulto mayor de forma
inmediata para evitar que sienta frío. Se debe tomar especial atención a las zonas con pliegues,
secando sin frotar y asegurándote que no queden húmedas para evitar posibles infecciones.
También, dependiendo del tipo de piel del adulto mayor, es aconsejable usar cremas aptas para
mantener la hidratación de su cuerpo.

Cuidados de la piel
La piel del adulto mayor se vuelve cada vez más frágil, más seca y menos elástica. Hay que tomar
mucha atención en los ancianos que permanezcan mucho tiempo en cama, ya que su poca
movilidad permite una menor circulación de la sangre dejando notar algunas lesiones en la piel
denominadas “escaras” . Para prevenirlas, se deben realizar cambios de posturas del adulto mayor
cada 2 a 3 horas, permitiendo así, mayor movilidad.

Otros cuidados importantes a considerar en el cuidado de la piel son:


– Evitar el agua muy fría o muy caliente al momento de realizar el aseo personal.
– Usar jabones neutros como el de glicerina.
– Evitar largas exposiciones al sol y usar protección solar.
– Beber aproximadamente 2 litros de agua para mantener una buena hidratación.
– Procurar que el adulto mayor use ropa de algodón para no irritar la piel.

La alimentación
Es importante que los adultos mayores tengan una dieta equilibrada que les permita desarrollar
sus actividades diarias y mantener un estado de salud satisfactorio.
Es aconsejable que la última comida que consuma el adulto mayor sea muy temprano en la noche,
de esta forma podrá dormir tranquilamente.
Según la dieta de cada persona, se recomienda consumir pescado, carnes blancas, aceite de oliva,
legumbres, frutas y verduras.

Evita las caídas.


La tercera edad está expuesta a distintos riesgos, los que dependerán de la situación física como
psíquica de cada adulto mayor. Una de las situaciones más comunes son las caídas, ya que ellos
tienden a perder el equilibro, tienen mayor dificultad para movilizarse y problemas de visión.
Algunos consejos para prevenir caídas son:
– Mantener una buena iluminación en escaleras, baño, cocina y dormitorio.
– Reparar mobiliario y utensilios poco estables.
– Agrega pasamos o barandas en escaleras, baños y pasillos.
– Utilizar alfombras antideslizantes.
– Los baños y las camas no deben ser bajos.
– Evita que las mascotas se acerquen a ellos mientras se desplazan.
– No dejes objetos en el suelo.
– Los cables eléctricos deben apegarse a las paredes.
– Si su marcha es inestable debe utilizar bastón o andador.

El sueño en el adulto mayor


Los adultos mayores tienen mayor dificultad para dormir profundamente. Por esto, muchas veces
tienen sueños más cortos y despertares bruscos . Para evitar esto, el adulto mayor debe:

– Levantarse y acostarse todos los días a la misma hora


-Evitar tomar té o café antes de irse a dormir.
– No ir a la cama recién cenado.
-No mantener conversaciones emotivas antes de irse a la cama
– No ver programas que lo puedan poner nervioso.

Es recomendable:
-Realizar actividades relajantes como leer, escuchar música y rezar.

¿Qué te parecen estos consejos?, ¿los llevas a cabo?, Cuéntanos si los practicas y tu experiencia
cuidado un adulto mayor.

GUÍA: PASOS BÁSICOS PARA CUIDAR


A TU ADULTO MAYOR EN CASA

1Porque es una decisión de vida muy importante...

Entendemos que estás en la búsqueda de respuestas a una gran interrogante: cómo cuido a mi
adulto mayor en casa.

Diversas razones te llevaron a tomar esta decisión y son muchos los frentes que necesitas
abordar.

Te aseguramos que cuidar a tu ser querido en casa, aunque necesite de asistencia especial, puede
ser una experiencia amable tanto para este como para su círculo cercano.

¿Cómo? Planificando bien.

En este guía te ofrecemos consejos y datos prácticos para que le entregues el mejor cuidado,
asegurando su calidad de vida pero también la tuya y de quienes estén a cargo de esta hermosa
tarea.

2Paso 1: Entiende qué significa cuidar a un adulto mayor en casa


Es muy loable que decidas cuidar a tu papá, mamá, tía, o persona cercana que está en la tercera
edad y que no puede quedarse sola en casa.

Sin embargo, es muy posible que todavía estés sopesando lo que realmente significa esta
decisión.

Por lo general, el círculo cercano de un adulto mayor que necesite cuidados en el hogar suele
responder a esta situación sobre la marcha.

Es decir, no planifica para tomar cartas en el asunto y reacciona cuando ya se convierte en una
necesidad. Esto genera desde problemas económicos hasta personales.

Pero lo importante es que este cambio sea lo más amigable y cómodo posible tanto para tu ser
querido como para los responsables de su cuidado. O sea, tú.

Así que ten claras estas tres circunstancias antes de que decidas cuidar a tu adulto mayor en
casa:

1- No cualquiera puede ser cuidador

El cuidado de una persona de la tercera edad puede ser extenuante. Más aún si este sufre una
enfermedad mental. Esto último es una realidad cada vez más común.

El trabajo es más complejo si el responsable de su cuidado no cuenta con los conocimientos ni la


formación profesional necesaria.

En paralelo, un adulto mayor con problemas de salud mental presenta desafíos especiales. Es
común que estos últimos sufran una gran carga de tensión producto del esfuerzo físico, presión
emocional y restricciones sociales que significa convivir con una persona con esa condición.

De hecho, esta sobrecarga tiene un nombre: Síndrome de Burn-out. Según el portal Geriatric
Area, este trastorno se produce por el estrés crónico y constante que vive diariamente el cuidador,
al enfrentar las necesidades propias de un tercero que dependen de ellos y arrastrar una serie de
ocupaciones monótonas y repetitivas.

El burnout puede desencadenar desórdenes como:

1. Desmotivación

2. Ansiedad

3. Trastornos psicosomáticos

4. Irritabilidad

5. Agobio

6. Depresión

Para evitarlo es muy importante que el cuidador no se sienta solo en esta tarea y cuente con:

1. Contención psicológica.

2. Una red de apoyo.


3. Espacios de relajo y entretención.

4. Capacitación de habilidades y herramientas.

Mientras, es muy importante que la relación con la persona bajo su cuidado no se deteriore, en
particular si el cuidador es un familiar o cercano que renuncia a su trabajo y ve su estilo de vida
comprometido por entregar este servicio.

2-Hay que facilitar su  autonomía

Aunque quieras entregar los mejores cuidados a tu ser querido, también debe existir un espacio
para que se sienta cómodo y autovalente. Sobre todo si se trata de una persona que si bien
necesita de compañía, no requiere asistencia total, es decir, no tiene problemas severos de
movilidad o cognitivos.

Según explica Servicio Nacional del Adulto Mayor, la dependencia no implica necesariamente la
pérdida de autonomía.

En este caso, como cuidador o persona responsable de su bienestar, debes observar sus
capacidades para determinar en qué acciones necesita ayuda y cuáles son sus limitaciones. Por
ejemplo, si hay acciones que no puede completar en su totalidad, ayúdale solo en la parte que
requiera apoyo.

3- Debe vivir en un espacio cómodo y seguro

Asegúrate de ofrecerle un espacio seguro y confortable. Acondicionar un lugar correctamente


también contribuye a facilitar conductas independientes de la persona.

Hay un conjunto de medidas que disminuyen el riesgo de caídas en el hogar, dice la Guía de
Autocuidado en el Ciclo Vital de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica, entre ellas:

 Instalar pasamanos firmes a los dos lados de la escalera y cubrir los escalones con goma
antideslizante.

 Distribuir antideslizantes dentro y fuera de la tina de baño y piso, además de barras para
afirmarse en distintos puntos de apoyo.

 Posicionar los muebles de modo que permitan una circulación expedita.

 Instalar estantes y repisas al alcance de personas con movilidad limitada.

 Ambientar con la iluminación necesaria para que puedan desplazarse sin problemas.

Para cuidar a una persona de la tercera edad, hay ciertas situaciones que debes evitar. Tenerlas
en claro te ayudará a tener una mejor relación y hacerlo sentir cómodo en esta etapa de la vida.

3Paso 2: Evita estos errores


Estas son algunas de las equivocaciones más frecuentes que cometen los familiares o
responsables que deciden cuidar a sus adultos mayores en casa:

1- No estar correctamente informado

Hay un gran volumen de información disponible en Internet y una amplia oferta de artículos
tecnológicos que facilitan considerablemente la asistencia que se les entrega día a día.

Sin embargo, muchas veces el círculo cercano de un adulto mayor conoce la existencia de todas
estas ayudas después de que sucede algo negativo o cuando el médico se los sugiere.

Por ejemplo, un problema muy habitual en personas de mayor edad que no tienen mucha
movilidad es la aparición de escaras en el cuerpo. Estas se producen al estar en una misma
posición y lugar por mucho tiempo. El blog de la Red Salud UC Christus las describe como úlceras
por presión y aconseja para evitarlas usar colchones que liberen la presión sobre la piel.

Por eso, debes estar bien informado, utilizar dispositivos y artículos de cuidado a la medida, y
contar con la asesoría correcta.

2- Falta de planificación

Planificar la vejez debe ser una preocupación tuya y de tu familia.

Este plan no solo es en términos financieros; hay aspectos administrativos como el lugar donde
pasar la vejez o si será necesario contar con algún cuidador.

También el plan debe incluir el cuidado de la salud. Hay medidas como mantenerse activo
físicamente y alimentarse bien a lo largo de la vida, según recomienda Red Salud UC Christus. Sin
embargo, de nada sirve adoptarlas de un día para otro.

Lo importante es tomar decisiones con tiempo para que exista suficiente libertad de acción. La
idea es no dejar cabos por atar, para que llegar a la tercera edad no sea un problema para ti y tu
familia.

En este caso, definir con tiempo cómo tú y tus seres queridos quieren vivir esta etapa de la vida
puede hacer una gran diferencia en esta futura experiencia.

3- Sobreasistir al adulto mayor

 
Resguardar su independencia es una manera de reforzar su seguridad en sí mismos.

Es más, la pérdida de autonomía funcional no puede llevar a la pérdida de la dignidad de la


persona, asegura la antropóloga Isabel Margarita Ramírez Fernández en su artículo “La autonomía
versus dependencia en la vejez”. El adulto mayor debe mantener esta cualidad ante cualquier
condición de desvalimiento.

¿Cómo o cuándo ayudarlos? Hay ciertos indicios y señales que indican cuándo es momento de
prestarles ayuda, entre ellos si empiezan a confundirse con los pagos de cuentas o descuidan su
presentación, añade Clínica Las Condes.

Organizar a los integrantes de la familia para que ayuden en el cuidado del adulto mayor es un
desafío en sí mismo. Asegúrate de que todos entiendan que pueden contribuir a que sea una
buena experiencia.

4Paso 3: Pide ayuda

Organizar a todos los integrantes de una familia es la única manera de que logres un buen
resultado y experiencia para todos en esta etapa de la vida que comienza. Sigue estas buenas
prácticas para que la familia sea un apoyo, y no un problema en esta fase de vida:

1. Comparte la responsabilidad

El cuidado de personas que tienen dependencia funcional, ya sea leve, moderada o total, conlleva
importantes demandas emocionales y físicas, que muchas veces resultan en que el cuidador
descuida su propia salud.

En este sentido, es fundamental que esta persona pida ayuda al grupo familiar que convive con el
adulto mayor en casa para repartir parte de la responsabilidad.

Probablemente no será toda, porque si bien la familia puede acordar el mismo objetivo, siempre
hay alguien que toma las decisiones o delega tareas, lo que también es una labor demandante.

2. Haz un diagnóstico y asigna tareas

Cuando te asegures de contar con el apoyo de toda tu familia, lo primero que deben hacer juntos
es enumerar las necesidades del adulto mayor a su cargo. Esto incluye hacer una lista con los
aportes materiales y de dinero que cada integrante contribuirá.
Con esto en consideración, será más fácil asignar cada una de las tareas. Si alguien sabe más de
finanzas, de seguro se sentirá cómodo al hacerse cargo de este tema, también habrá quienes
prefiere cocinar y comprar los alimentos, o bien suministrar medicamentos y ayudar a bañar o
vestir a la persona a diario.

3. Arma un buen archivo y asesórate con un staff médico

Un adulto mayor generalmente presenta varias patologías, sostiene el blog de cuidados de


personas Familiados. Por eso ten un registro claro de todos los tratamientos que recibe y los
contactos telefónicos de cada uno de los especialistas que frecuenta.

Este mismo archivo es ideal para anotar todos los medicamentos, dosis, horarios y actividades que
la persona necesita. Es importante que el mismo adulto mayor también esté al tanto de esta
información.

4. Aprende sobre el cuidado de adultos mayores

Actualmente, hay muchos recursos e información presencial y virtual que puedes ocupar para
organizarte y cuidar favorablemente a un adulto mayor en casa. Entre ellos:

 El programa de gobierno Chile Cuida, que asiste y apoya a las personas en situación de
dependencia, sus cuidadores, hogares y red de apoyo. En su página web comparte datos y
consejos para sobrellevar mejor esta tarea.

 Manuales gratuitos de la Fundación Oportunidad Mayor. Entregan valiosa información


sobre cómo tratar a los adultos mayores y cómo entender los cambios físicos y psicológicos
que enfrentan las personas una vez que llegan a la vejez.

 Tutoriales del Programa Abre del Voluntariado Teletón, que fomenta la accesibilidad en los
hogares de las personas que se rehabilitan en esta institución.

 Asesoría del programa Cuidar al que Cuida del Hogar de Cristo y FOSIS, que realiza
jornadas de capacitación que entregan conocimiento y herramientas a cuidadores de
adultos mayores en situación de total dependencia.

 Estudios sobre la calidad de vida de las personas de la tercera edad del Centro de Estudios
de la Vejez y Envejecimiento UC (CEVE-UC).

Facilita las condiciones básicas que ayudan a mejorar o mantener la calidad de vida de una
persona en la tercera edad.

5Paso 4: Asegura su calidad de vida


Ayuda tus seres queridos a vivir una vejez cómoda y tranquila garantizando estas cuatro
condiciones básicas:

1. Autonomía

La independencia es fundamental para que tu ser querido reafirme su seguridad y no pierda las
capacidades que aún posee.

El portal Vantage Aging explica 4 razones por las cuales la independencia es importante para las
personas de la tercera edad:

 Se siguen sintiendo como individuos.

 Los obliga a mantener la fuerza y el equilibrio.

 Prevalece su sentido de propósito.

 Los ayuda con las habilidades de memoria.

En síntesis, lo ideal es que cada adulto pueda prolongar el estilo de vida al que estaba
acostumbrado por el mayor tiempo posible.

2. Salud

Según la Organización Mundial de la Salud hay ciertas afecciones que pueden asociarse con el
envejecimiento. Entre ellas están:

 Pérdida de audición y visión.

 Osteoartritis.

 Neumopatías obstructivas crónicas.

 Diabetes.

 Depresión,

 Demencia.

Asimismo, aparecen problemas como la incontinencia urinaria, pérdida de estabilidad e incluso,


úlceras por presión, pérdida de movilidad y postramiento.

Y no solo se trata de una de estas enfermedades en forma separada. Al pasar los años, es muy
probable desarrollarlas paralelamente.

Hay ciertas condiciones que influyen directamente en este estado. Por ejemplo, los entornos tanto
físicos y sociales que llevan a una persona a incorporar hábitos saludables como practicar alguna
actividad física de manera constante o alimentarse sanamente.
Para prevenir la idea es desarrollar un plan preventivo que permita un envejecimiento sano y
realizar chequeos médicos constantes.

Al abordar el aspecto salud, ten claro que no solo se trata de un tema físico. También es
emocional y mental.

Según el portal Infobae, más del 20% de los adultos mayores de 60 años sufre algún trastorno
neuropsiquiátrico, siendo la demencia y la depresión los más frecuentes. Es por eso que es clave
estar atentos a síntomas como trastornos en el comportamiento o alteraciones en el lenguaje para
abordarlos prontamente.

3. Higiene

La higiene en la tercera edad es fundamental en dos sentidos:

1. Cuando la persona empieza a mostrar descuido en su presentación personal.

2. Los cuidados especiales en el proceso de limpieza, ya que las necesidades a una edad
avanzada son distintas.

La piel de un anciano suele ser más delicada, ya que está más seca, menos elástica y más
delgada, explica Clínica Alemana. Añade que los principales problemas dermatológicos del adulto
mayor son la irritación, resequedad y dermatitis.

En este punto es clave:

 Mantener la piel seca.

 Utilizar los productos adecuados.

 Entregar una alimentación equilibrada.

 No restregar ninguna parte del cuerpo de manera excesiva.

En el caso de las escaras, los cuidados deben ser aún mayores. El servicio de cuidado del adulto
mayor a domicilio Serproen recomienda distintas medidas según su estado:

 Del grado 1 al 2 es cuando la epidermis y parte de la dermis están afectadas, pero es


factible hacerlas cicatrizar.

 Cuando se trata del estado 3 y 4, ya está involucrada la dermis profunda -muchas veces
hasta el músculo y el hueso-, por lo que es necesario un tratamiento con limpieza
quirúrgica. En este caso, las heridas pueden infectarse y ser fatales.

4. Recreación

Como cualquier persona, los adultos mayores requieren de momentos de esparcimiento y


distracción para mantener su salud mental.
La recreación suele ser un excelente incentivo para levantarse día a día. En este punto, es esencial
ser empático y entender que un persona de edad tiene menos alternativas de diversión porque su
cuerpo nos los acompaña. Por eso necesitarán especial atención.

El cuidador no solamente estará a cargo de tu adulto mayor, sino que también pasará a formar
parte de su círculo cercano. Prepárate bien para elegir a la persona adecuada.

6Paso 5: Evalúa si un cuidador es necesario

Considerando que la tarifa de estos profesionales de la salud en Chile se fija basándose en turnos
y el hecho que es un servicio que se presta a domicilio, este tipo de cuidado hacia los adultos
mayores no es algo que debas tomar a la ligera.

Antes de comenzar a evaluar agencias de enfermeras o profesionales independientes del rubro, es


fundamental que te detengas a pensar si el contexto en el cual estás como familia puede costear o
no este servicio y, de ser así, si tu adulto mayor lo necesita de manera completa o parcial.

En este punto es fundamental la comunicación. SI bien la primera opción normalmente es que los
adultos con padres mayores se hagan cargo de estos, siempre es una persona quien termina
haciéndose responsable y, dado al costo emocional y financiero que esto implica, lo mejor es
organizarse entre todos para lograr mejores resultados.

Revisa el siguiente material preparado por los expertos en cuidados domiciliarios de Serproen para
iniciar una conversación franca al respecto.

1.- Hazte la pregunta: ¿Realmente necesita un cuidador?

¿Cuál es la situación de tu familiar en concreto? ¿Cuáles son sus necesidades y qué cuidados
profesionales requiere? ¿Es un adulto mayor 100% dependiente? Estas son solo algunas de las
preguntas que debieran responder tú y tu familia juntos antes de continuar con la búsqueda de
una ayuda profesional.

Para responder estas interrogantes, es clave que te asesores con un doctor de cabecera o geriatra
del adulto mayor, quien evaluará su estado de salud general, indicando el tratamiento a seguir si
tiene alguna condición, y también establecerá los niveles de dependencia del paciente.

En este sentido, no es lo mismo el tratamiento de un adulto mayor que padece de colesterol alto,
tabaquismo u obesidad, que uno mucho más restrictivo y delicado para personas que sufren
enfermedades cardiovasculares, de hipertensión, diabetes o alguna discapacidad física; todo se
agudiza con el paso de los años.

Un buen indicador del grado de cuidados que necesita un adulto mayor -que también es utilizado
en pacientes con discapacidades físicas e intelectuales- es el Índice de Barthel, usado por distintos
profesionales para establecer el tipo de dependencia de una persona, pasando de nula a leve,
moderada, grave y total.

2.- ¿Qué hará el cuidador?

Aquí, es bueno saber todas las facultades que tiene este profesional en Chile para ver si tu familiar
lo requiere a tiempo completo o parcial, sobre todo considerando que los cuidados a enfermos en
nuestro país, son servicios que se prestan a domicilio y, por lo general, resultan en valores
basados en turno y costos más bien elevados.

Según el proveedor de enfermeras a domicilio Cuidar de Ti, estas pueden preocuparse desde


aspectos tan específicos como la nutrición e hidratación parental, hasta realizar la instalación y
retiros de sonda, valoración y curación de heridas, cuidado de catéter venoso permanente e
incluso el tratamiento y manejo del dolor.

En la mayoría de los casos, este tipo de profesionales de la salud además se ocupa del aseo e
higiene de sus pacientes, así como también de acompañarlos de manera emocional.

Por esto, es súper importante pensar en una persona que empatice con tu familiar, también
considerando si este se siente más cómodo con un hombre o mujer.

En este sentido, mientras más dependencias tenga un adulto mayor, mayor la probabilidad de que
este requiera un cuidador a tiempo completo, en dos turnos diarios (día y noche), además de días
feriados que, generalmente, son cobrados más caros.

Por el contrario, a menor cuidados solicitados por un paciente, entonces más posibilidades de
contar con este tipo de servicios de manera parcial.

3.- ¿Dónde encontrar a estas personas?

Cuando ya tengas claro que necesitas contratar a un profesional, lo ideal es establecer el


presupuesto mensual disponible y salir a buscar al mejor profesional.

¿Cómo elegir la mejor opción disponible en el mercado? Comienza por buscar datos entre tus
conocidos, ya que siempre una buena recomendación te asegura que estés por buen camino.
Posteriormente, puedes recurrir a profesionales independientes que, generalmente, publican su
disponibilidad en asociaciones como EUCH.

También es un muy buen ejercicio cotizar con al menos tres agencias de enfermeros.

Actualmente, existen muchas opciones en el mercado nacional y lo positivo de esto es que, en la


medida que haya más alternativas disponibles, es muy probable que mejore el servicio y los
precios sean más convenientes.

Si tu adulto mayor necesita de una cama clínica, es fundamental que tengas claro el objetivo que
esta deberá cumplir antes de comprarla.

7Paso 6: Elige la cama que tu adulto mayor necesita (y su cuidador)

Para elegir el tipo de cama que tu ser querido necesita, plantéate preguntas como:

 ¿Qué movilidad posee el adulto mayor?

 ¿Tiene cuidador o no?

 ¿Su cuidador es profesional o un familiar?

 ¿Su cuidador es fijo o temporal?

 
Las respuestas a estas interrogantes te ayudarán a identificar con claridad las características que
este artículo de primera necesidad tanto para el adulto mayor como par el cuidador; la cama
clínica correcta aliviana significativamente la tarea de este último.

Dos características básicas que debe ofrecer una cama clínica son:

1. Distintas posiciones para regular espalda y piernas.

2. Altura ajustable con respecto del suelo, que permita a la persona levantarse y la cuidadora
no tenga que hacer fuerza.

¿Cuáles son los beneficios de ajustar el respaldo de una cama clínica?

Tanto para el usuario de la cama como para la persona que lo cuida, que sea fácil subir o bajar el
respaldo es de mucha ayuda porque reduce el uso de fuerza. Este ajuste favorece dos importantes
prácticas en el cuidado de pacientes con funcionalidad limitada:

Oxigenación

Promueve el transporte de oxígeno desde el punto de vista médico, reduciendo la presión sobre
los pulmones, como explica José Antonio, jefe comercial de Betten, en este video.

Higiene

Bañar a una persona postrada requiere de fuerza, aunque tenga lugar en la misma cama clínica.
Un respaldo ajustable simplifica esta tarea.

En ambos casos, la cama es una aliada y hace la diferencia si:

 El cuidador no tiene mucha experiencia con adultos mayores.

 El cuidador no puede hacer mucha fuerza.

 Tiene poco tiempo o no se dedica 100% a esta actividad.

La idea es que elijas herramientas que faciliten las tareas y no que las dificulten, y esto aplica
también para cuando escojas el colchón o cualquier otro insumo médico.

¿Cuáles son las opciones de camas clínicas?

Hay básicamente dos:

1. Las camas eléctricas que son manejadas con control remoto. No requieren de esfuerzo
físico para cambiar de posición.
2. Las camas manuales cuentan con manivelas que hay que girar para cambiar de posición.
Con esta opción hay que ejercer cierta fuerza.

¿Cómo elegir entre una cama eléctrica y una manual?

Si el adulto mayor no tiene la facultad para usar un control remoto y cuenta con una persona que
la cuida que puede hacer fuerza, una cama manual sería suficiente para sus necesidades y así no
incurre en un gasto superior.

En cambio, si es una persona que puede tener autonomía y un familiar asume su cuidado, la cama
eléctrica le entregaría mayor independencia y requiere de menos esfuerzo.

Colchones clínicos hay muchos. Selecciona el que ofrezca mayores beneficios para la salud y
comodidad tanto de tu adulto mayor como de su cuidador, y que se ajuste a tu presupuesto.

8Paso 7: Opta por un colchón integral

Con el colchón correcto evitas problemas de salud, como la aparición de escaras, y facilita las
tareas del cuidador. Es una pieza clave también para que el adulto mayor logre un buen descanso
en su cama clínica.

Hay ciertos parámetros y funcionalidades que debes tener en cuenta a la hora de comprar una
cama clínica, de los cuales los más básicos son:

1. Lavable

Mantener al adulto mayor seco y confortable es fundamental para su comodidad y buen estado de
salud.

Sin embargo, la incontinencia urinaria es un problema muy común en los adultos mayores, explica
Clínica Las Condes

Este problema influye en su calidad de vida, sobre todo si son personas que tienen poca
movilidad. El sitio Medline Plus agrega que quienes sufren esta afección tienen riesgo de sufrir
problemas de la piel, ya que la humedad constante conlleva enrojecimiento de la zona, irritación,
candidiasis, incluso úlceras.

Por lo tanto, un colchón con superficie lavable o removible es muy útil para estos efectos. De esta
manera, el cuidador puede limpiarlo fácilmente y evitar que la persona esté húmeda.

 
2. Densidad

La dureza del colchón y de qué está hecho es muy importante. Para un adulto mayor que necesita
una cama clínica, recomendamos aquellos que tienen densidad 21 o los llamados de "memoria
inteligente".

Es posible que al inicio te preguntes si conviene la dureza o poca suavidad de este tipo de
colchones. Sin embargo, esto tiene una razón: la idea es que la superficie no se adapte totalmente
a la forma del cuerpo para que existan menos puntos de contacto.

Asimismo, mientras más densidad, más posibilidades hay de que el material vuelva a su forma
original. Así ocurre con los colchones con memoria (viscoelásticos). Como explica el blog español
Casa Actual, estos se adaptan al cuerpo y distribuyen su peso uniformemente.

Por otro lado, considera el peso del usuario. La mayoría de los colchones suele ser de 8
centímetros, que es suficiente para una persona de peso promedio. Este grosor calza perfecto con
la cama clínica estándar.

Pero si el colchón es más alto, se inutilizan las barandas ya que quedan muy bajas. Por eso, solo
recomendamos un colchón más alto en caso de que el adulto mayor sea obeso.

3. Antiescaras

Cuando la superficie del cuerpo toca más espacio, es muy probable que estos coágulos o úlceras,
que se forman en la piel producto del apoyo permanente en una zona del cuerpo, se hagan más
grandes.

Por ende, los colchones antiescaras son cruciales para evitar la formación de estas llagas.

Asimismo, hay varios tipos de colchón antiescaras. Todo depende de la etapa de la herida, pero
siempre es recomendable utilizar un colchón básico con burbujas en los adultos mayores con baja
movilidad, ya que por lo general tiene una bomba eléctrica que rota el aire a lo largo del colchón y
reduce la presión del cuerpo sobre la superficie.

Además de fijarte en las funcionalidades y características propias del producto, preocúpate de


adquirir la cama a un proveedor especializado en el tema.

9Paso 8: Cómprale a un proveedor autorizado

La cama clínica no debiera sumarse a la lista de desafíos que el adulto mayor y su cuidador ya
enfrentan. Así, es preciso que adquieras este producto a un proveedor certificado que te ofrezca
otras facilidades y soluciones rápidas si este ítem falla.

En estos aspectos debes poner atención cuando cotices este insumo básico:

Servicio

El servicio al cliente es esencial en cuanto a la garantía del producto y a la instalación. Por


ejemplo, que exista una respuesta rápida en caso de desperfecto o que haya stock de repuestos,
en caso de necesitarlos.
La existencia de un servicio técnico con repuestos en stock local es fundamental porque en estos
casos no es factible esperar dos meses para los que traigan desde otra parte.

Asesoría

Es probable que a la hora de elegir una cama eléctrica, no sepas qué es lo que específicamente
necesita tu familiar. Por eso es fundamental que un experto haga las preguntas pertinentes y
detecte la mejor opción.

La idea no es que compres la cama más cara, sino la que se ajuste a los requerimientos del
usuario. En otras palabras, cuida que guíen tu compra, para que no gastes más de lo necesario.

Evita imitaciones baratas

Comprar o arrendar una cama especial para personas con problemas de movilidad puede ser una
inversión costosa. Por esto hay quienes se ven tentados a buscar alternativas más económicas.

Hoy es completamente factible encontrar en Internet todo a precios aparentemente más


convenientes.

Pero si piensas en esta alternativa, te recomendamos evaluar la situación a largo plazo.

Comprar o arrendar una cama clínica a una marca confiable significa que:

 Accedes a precios competitivos acordes a la realidad del mercado.

 Cuentas con un respaldo técnico y garantía comercial.

 Recibes la asesoría de expertos desde que tu ser querido comienza a usarla.

Es verdad que puedes encontrar camas clínicas a precios más baratos en empresas distribuidoras
que no se especializan en el sector salud. Por lo general, son emprendedores que traen estos
productos de afuera.

Sin embargo, al no ser especialistas, muchas veces abandonan la industria para probar
rápidamente con otro producto o servicio. Y en esos casos, no existe garantía alguna si enfrentas
algún problema con la cama que compraste.

10Hazlo bien

Cuidar a un adulto mayor en el hogar es un desafío que significa cambios en la calidad y estilo de
vida de esta persona y para quienes están a cargo de su bienestar.

Hacerlo bien requiere mantener en equilibrio diversos factores, desde emocionales hasta técnicos.
Por eso es importante que planifiques todo lo que puedas para tomar decisiones e incluyas a tu
familia en el proceso.

Si le das un rol claro desde un principio, los familiares y amigos cercanos te ayudarán a asegurar
la calidad de vida de tu ser querido.

Por otro lado, aspectos técnicos como la elección del cuidador y la compra de una cama o colchón
deben ser un aporte en vez de un problema. Por eso infórmate bien para contratar estos servicios
o productos.
El proceso del envejecimiento
Co mp a rt ir 48

Introducción

La vejez está considerada como la etapa del ciclo vital que empieza alrededor de los 65 años y que finaliza con la
muerte.

El envejecimiento según “Harman”, podría definirse como la acumulación progresiva de cambios en el tiempo que
son responsables del aumento de la probabilidad de enfermar y de morir del individuo.

Otro autor: “Streheler” nos da cuatro características que matizan el concepto:

1. Es universal para todos los individuos de una especie dada.


2. Se producen cambios endógenos, van de dentro hacia fuera. Es un fenómeno intrínseco no debido a agentes
externos.
3. Es un fenómeno progresivo.
4. Es un fenómeno deletéreo, que produce alteraciones en el organismo.

En cualquier organismo que se estudie el envejecimiento, podemos decir que se presentan las cuatro características
vitales anteriormente descritas y que estas ocurren en el organismo a tres niveles:

 Estructura: cambios anatómicos, estatura, posición del cuerpo, opacidad de los huesos, etc.
 Función: cambios en la actividad del organismo y cambios en la conducta. Ejemplo: en la marcha, en el
humor, etc.
 Substrato: alteraciones moleculares. Ejemplo: glucemia.

Cambios biológicos:

Con el paso de los años se va produciendo un deterioro de la capacidad del organismo para la regeneración de las
células. Los cambios que se producen en el organismo por el envejecimiento son similares a lesiones que ocurren en
las patologías. La trama tisular y las células del organismo debido a factores exógenos tales como los agentes físicos,
los agentes químicos y los agentes biológicos y por otra parte los factores endógenos: neoplasias, autoinmunidad y los
trastornos genéticos producen o bien una respuesta insuficiente de la célula o que no ésta no responda (lesión) o que la
respuesta sea una inadaptación de la célula a dicha situación, generando en cualquiera de los casos la vulnerabilidad
del organismo.

Por otra parte tenemos la “APOPTOSIS”: muerte celular programada. Durante el desarrollo celular hay un equilibrio
entre proliferación de células y apoptosis, es un proceso selectivo, las células están programadas genéticamente para
desaparecer selectivamente. sin embargo durante el envejecimiento la apoptosis se intensifica resultando un déficit de
células.

Muchas teorías intentan explicar el proceso del envejecimiento:

 Teorías orgánicas o sistémicas.


 Teorías celulares.
 Teorías moleculares.
 Teorías del envejecimiento programado.
 Teorías evolutivas.
Pero no entraremos en las definiciones, ni la base científica de cada una de ellas por corresponder este contenido a
otro tema. Abordaremos por su importancia los cambios que se producen en el envejecimiento en el sistema nervioso.

El sistema nervioso es un sistema de comunicación y tiene la misma estructura que cualquier sistema de
comunicación, consta de: un emisor, un receptor (las proteínas), un panel que transmite la señal y como resultado se
produce una respuesta.

El sistema nervioso tiene una estructura que forma lo que se podría llamar unas redes de comunicación, cuyo
procesamiento se lleva a cabo en la corteza cerebral y cerebelo, en la retina, en los núcleos lisis del SNC y en los
ganglios vegetativos del SN Periférico. Las neuronas serán las encargadas de trasmitir y la sinapsis es la zona de
contacto, necesario para que la trasmisión sea posible.

En el envejecimiento se produce una perdida neuronal, una disminución del volumen cerebral, una disminución de la
sustancia blanca, de la corteza cerebral frontal y del cuerpo estriado y todo ello debido a la muerte celular y/o atrofia
celular.

En el envejecimiento se produce no tanto la muerte celular sino la disminución del tamaño de las mismas y un
declinar de la sinapsis.

Cambios físicos

Con el paso de los años se va produciendo un envejecimiento en el organismo lo que trae consigo cambios
morfológicos cardiovasculares, cambios patológicos estructurales del aparato respiratorio, muscular, óseo, digestivo,
genito-urinario, cambios en la boca y dientes, cambios en los órganos sensoriales tales como disminución de la
agudeza visual y perdida auditiva, la piel denota enrojecimiento, se acompaña frecuentemente de una mayor lentitud
en la capacidad psicomotriz y de una disminución en los mecanismos termorreguladores del anciano, todo ello puede
suponer un riesgo para la salud del individuo.

Cambios psíquicos

 Con el paso de los años se va produciendo un envejecimiento en las capacidades intelectuales.

A partir de los 30 años se inicia un declive de las capacidades intelectuales que se va acelerando con la vejez. En la
vejez hay una pérdida de la capacidad para resolver problemas, esta se acompaña de falta de espontaneidad en los
procesos de pensamiento. La capacidad de lenguaje y de expresión suelen estar alteradas. La creatividad y capacidad
imaginativas se conservan. Existen alteraciones en la memoria y suelen padecer de amnesia focalizada en el tiempo.

 El carácter y personalidad no suelen alterarse, a menos que se produzcan alteraciones patológicas.


La capacidad de adaptación suele estar disminuida por el miedo ante situaciones desconocidas.

Cambios sociales

En la vejez hay un cambio de Rol individual, el mismo se presenta o se plantea desde tres dimensiones:

El anciano como individuo. Los individuos en su última etapa de vida se hace patente la conciencia de que
la muerte está cerca. La actitud frente la muerte cambia con la edad. Uno de los aspectos del desarrollo del individuo
es la aceptación de la realidad de la muerte. Esta es vivida por los ancianos como liberación, como el final de una vida
de lucha, preocupaciones y problemas, para otros es una alternativa mejor aceptada que el posible deterioro o la
enfermedad. Otros ancianos rechazan el hecho de morir y suelen rodearse de temor y angustia.

El anciano como integrante del grupo familiar. Las relaciones del anciano con la familia cambian,
porque suelen convivir con sus nietos e hijos. Las etapas de relación con sus hijos y nietos pasan por distintas etapas.
La primera etapa cuando el anciano es independiente y ayuda a los hijos y actúa de recadero. La segunda etapa cuando
aparecen problemas de salud, las relaciones se invierten, y la familia suele plantearse el ingreso del anciano en una
residencia.

El anciano como persona capaz de afrontar las pérdidas. La ancianidad es una etapa
caracterizada por las pérdidas (facultades físicas, psíquicas, económicas, rol, afectivas, etc.) Las pérdidas afectivas
caracterizadas por la muerte de un cónyuge o un amigo van acompañadas por gran tensión emocional y sentimiento de
soledad. El sentimiento de soledad es difícil de superar.

Cambio de rol en la comunidad

La sociedad valora sólo al hombre activo, que es aquel que es capaz de trabajar y generar riquezas. El anciano
suele estar jubilado y es una persona no activa, pero tiene más posibilidades de aportar sus
conocimientos y realizar nuevas tareas comunitarias. Su papel gira alrededor de dos grandes actividades: la actividad
laboral y las tareas comunitarias, tales como asociaciones, sindicatos, grupos políticos. No debemos olvidar que el
hecho de envejecer modifica el rol que se ha desarrollado, pero no el individual.

Cambio de rol laboral

El gran cambio es la jubilación del individuo, pero el anciano debe de tomar alternativas para evitar al máximo sus
consecuencias negativas.

La jubilación es la situación de una persona que tras haber cumplido una determinada edad y haber desarrollado
durante un considerable número de años una actividad laboral, cesa en su oficio y tiene derecho a una pensión.

El cambio en las costumbres laborales que llega con la jubilación tiene sus consecuencias, la
adaptación es difícil porque la vida y sus valores están orientados en torno al trabajo y la actividad.

Las relaciones sociales disminuyen al dejar el ambiente laboral y los recursos económicos disminuyen.

El anciano deberá de prepararse antes de la jubilación, debe conocer las consecuencias de la jubilación para prevenir
sus efectos negativos: Será necesario en algunos casos buscar aficiones supletorias para que la jubilación en vez de
suponer un detrimento en la calidad de vida, por el contrario suponga un incremento de la misma.

Necesidades sociales y humanas en el envejecimiento: Necesidad de comunicarse

El anciano necesita comunicarse y relacionarse con el entorno de forma verbal y no verbal,


expresar deseos y opiniones y tener pertenencia a un grupo, mantener una movilidad suficiente que le permita las
relaciones sociales, tener una imagen de sí mismo que corresponda a la realidad y expresar sin temores su sexualidad.

En esta independencia que necesita el anciano influyen los siguientes factores:

 Estado físico: Mantenimiento de las capacidades sensoriales y del sistema nervioso (poder ver, oler, tocar y
sentir), integridad de las cuerdas vocales (para poder hablar), funcionamiento orgánico que le permita su
sexualidad.
 Estado psíquico: Nivel de inteligencia que le permite la comunicación, equilibrio emocional influye en la
calidad de la comunicación, la experiencia de comunicaciones inefectivas condiciona nuevas relaciones.
 Situación social: Las características del entorno influyen en una buena comunicación, el medio social y
cultural en el que se desenvuelve el anciano, la disponibilidad económica facilita la comunicación, los
medios de la comunidad que favorezcan o entorpezcan la relación, los cambios rápidos de la comunicación
de masas son a veces causa de problemas en la comunicación del anciano.

Ante la necesidad de la comunicación en los ancianos los principios de actuación de la


enfermeríadeben ir encaminados a conseguir el mantenimiento de la independencia, para ello se plantean los
siguientes objetivos.
 Conocer los hábitos del anciano a la hora de comunicarse.
 Realizar educación sanitaria para fomentar el mantenimiento de los órganos de los sentidos.
 Diseñar programas que permitan expresar los sentimientos y las emociones del anciano.

Para conseguirlos se podrían llevar a cabo las siguientes acciones:

 Recomendar lugar donde asistan a otras personas.


 Participar en actividades lúdicas como juegos excursiones, etc.
 Utilizar medios de comunicación a su alcance.
 Mantener una higiene y arreglo personal para que no sea una causa de aislamiento social.
 Instarle a formar parte de asociaciones de ayuda social, o indicarles practicar una religión.
 Indicarle como expresar su sexualidad.

Es importante reconocer las manifestaciones de dependencia que puedan presentarse en el anciano, como por ejemplo
la incomunicación debida por perdidas sensoriales, problemas del sistema nervioso, depresión y soledad, así como
aquellos trastornos orgánicos (accidentes cerebro-vasculares, cataratas, inmovilización, traumatismos, uso de
fármacos hipnóticos y antidepresivos, ansiedad, estrés y sentimiento de culpa) que puedan dificultar la comunicación.

Necesidad de elegir según los valores y las creencias

El anciano necesita elegir según sus propios valores y creencias, necesita y nadie
puede negarle el mantenimiento de sus convicciones personales frente lo bueno y a lo malo,
por la cultura, ideología o religión, frente a la propia vida o muerte, el anciano es capaz de
opinar y de mantener actitudes que evidencien su forma de pensar, necesita vivenciar y
exteriorizar su concepto de trascendencia, esta en su derecho de asistir a actos
representativos de sus creencias y es capaz de encontrar un significado a su asistencia.

En esta independencia que necesita el anciano pueden influir los siguientes factores:

 Estado físico: Será un factor determinante a la hora de satisfacer autónomamente la necesidad de energía, ya
que podrá exteriorizar su forma de pensar a través de gestos y expresiones.
 Estado psíquico: El estado mental y el mantenimiento de las capacidades intelectuales permitirán al anciano a
actuar y vivir según sus creencias, la exteriorización de sus emociones expresará la forma del anciano de
vivir sus experiencias y determinará sus intereses, la expresión del deseo de búsqueda o de la esencia de la
propia vida, de la naturaleza y de la energía.
 Situación social: Factores culturales, educacionales, y grupal será la base de sus creencias y de sus valores
sobre la vida, la religión podrá influir en la forma de actuar ante diferentes situaciones.

Ante la necesidad del anciano de elegir según los valores y las creencias los principios de la actuación de
enfermería para el mantenimiento de la independencia, pretenderán los siguientes objetivos:

 Conocer hábitos en cuanto a la expresión de sus creencias y determinar sus acciones según sus valores.
 Instruir al anciano para que sea capaz de expresar sus creencias y valores.
 Planificar conjuntamente programas que nos den la posibilidad de expresión de sus creencias religiosas o
ideológicas.

Para conseguirlos se podrían llevar a cabo las siguientes acciones:


 Informar de la importancia de conseguir un equilibrio espiritual mediante la expresión de sus creencias.
 Asistencia religiosa, lecturas y tranquilidad emocional.
 Ejecución de actividades recreativas relacionadas con la forma de percibir su espiritualidad.
 Exteriorización de sus emociones, sentimientos y opiniones en un medio receptivo.

Es importante reconocer las manifestaciones de dependencia que puedan presentarse en el anciano, estas pueden ser
debidas por incapacidad asociada al desequilibrio psíquico, crisis, falta de afirmación, situaciones de pérdida,
conflictos de autoestima, sentimientos de culpabilidad y faltan de motivación. Por otra parte la desvalorización
asociada a enfermedades invalidantes, demencias, frustraciones, ansiedad, vulnerabilidad a enfermedades, problemas
de incapacidad sensorial, etc. serán factores a tener en cuenta por su importante influencia en este aspecto.

Necesidad de autorrealización

El anciano necesita autorrealizarse, deberá ser capaz de llevar a cabo actividades recreativas, lúdicas que permitan
mantener sus autoestima, se deberá sentir satisfecho consigo mismo por su contribución a la sociedad.

En esta independencia que necesita el anciano para poder autorrealizarse pueden influir los siguientes factores:

 Estado físico: Un buen funcionamiento orgánico permite al anciano ser autónomo y realizar actividades de su
agrado.
 Estado psíquico: La capacidad psíquica mantenida, la motivación y el dar un sentido a la vida serán los
factores que mantienen una actividad para que se sienta realizado.
 Situación social: La situación económica permitirá al anciano el disfrute de ciertas actividades, la comunidad
en que se mueva o grupo de pertenencia, le incluirán o excluirán de las actividades.

Los principios de la actuación de enfermería en el mantenimiento de la independencia para conseguir


y/o mantener la autorrealización del anciano se encaminará a la consecución de los siguientes objetivos:

 Conocer gustos y aficiones del anciano.


 Realizar educación sanitaria referente a las diferentes formas de participación social.
 Elaborar un programa de actividades que ocupe el tiempo libre del anciano.

Para ello se podrían llevaran a cabo las siguientes acciones:

 Su pertenencia a un grupo o asociación, según sus preferencias o aficiones.


 Se animará a realizar actividades útiles que le reporten satisfacción personal como jardinería, manualidades,
etc.
 Mantener sus aficiones y ayudar a fomentar sus hobbies.

Es importante reconocer las manifestaciones de dependencia que puedan presentarse en el anciano para su
autorrealización, estas pueden ser debidas por desinterés asociado a falta de motivación, depresión, baja autoestima,
soledad, aislamiento y situaciones de perdida, también pueden ser debidas por inadaptación asociada a problemas de
desorientación, demencias, enfermedad, problemas sensoriales, traumatismos, estrés, etc.

Necesidad de aprender

El anciano necesita aprender. El anciano vivirá una existencia plena y productiva si se conoce a sí mismo
y tiene interés, si se siente motivado y es capaz de razonar, si demuestra habilidad para solucionar situaciones
referidas al aprendizaje, si se plantea cuestiones, dudas y preguntas a cerca de sus emociones, sentimientos y
existencia.

En esta independencia que necesita el anciano para aprender influyen:

 Estado físico: La capacidad sensorial que mantiene es un factor preciso para favorecer el aprendizaje.
 Estado psíquico: Parece que el mantenimiento de las capacidades psíquicas es un factor fundamental que
interviene en el aprendizaje, el estado anímico puede favorecer la satisfacción de esta necesidad, la
motivación generará en el anciano el interés necesario para aprender.
 Situación social: El medio cultural, el estilo de vida, los problemas estructurales, la vivienda, los medios
económicos condicionan el aprendizaje, los recursos que cuenta la sociedad que fomenten el interés por
aprender.

Los principios de la actuación de enfermería en el mantenimiento de la independencia para que el


anciano pueda aprender estarán basados en los siguientes objetivos:

 Conocer las inquietudes del anciano frente a su necesidad de aprender, teniendo en cuenta sus limitaciones.
 Enseñar al anciano en el conocimiento de los recursos a su alcance.
 Realizar un programa para desarrollar los hábitos de aprendizaje.

Para la consecución de los objetivos marcados se podrían llevar a cabo las siguientes acciones:

 Facilitar la información precisa de los recursos y medios que cuenta para aprender.
 Reforzar el aprendizaje del anciano.
 Aconsejar al anciano la asistencia a actos de culturales de interés que se realicen en el entorno.
 Apoyar todas las iniciativas del anciano para aprender.

Es importante reconocer las manifestaciones de dependencia que puedan presentarse en el anciano y que impidan el
aprendizaje o que dificulten la adaptación a su nuevo estado de jubilado, por ello se deberán vigilar y controlar los
posibles problemas originados por la falta de motivación, disminución sensorial, depresión, falta de interés debilidad
psicomotriz y disminución de la capacidad de aprendizaje, por otro lado deberán vigilarse también las dificultades
originados por problemas psíquicos, demencia, estrés y dolor.

CU IDADOS DE E NFE RME RIA


DE L ADU LTO MAYOR
INTRODUCCION

INTRODUCCION

QUE ES ADULTO MAYOR

El adulto mayor pasa por una etapa de la vida que se considera como la última, en la que los
proyectos de vida ya se han consumado, siendo posible poder disfrutar de lo que queda de vida
con mayor tranquilidad. Usualmente las personas de la tercera edad han dejado de trabajar, o
bien jubilan, por lo que su nivel de ingresos decrece en forma considerable, lo que junto con los
problemas de salud asociados a la edad pueden traer consecuencias en todos los ámbitos de su
vida. Esta situación hace que las personas de la tercera edad muchas veces sean consideradas
como un estorbo para sus familias, por lo que un problema creciente en la sociedad actual es el
abandono.

Adulto mayor es la etapa en que se encuentra el grupo al que pertenecen las personas mayores
de 60 años, es una época de la vida enmarcada por la experiencia y la sabiduría. Es necesario, por
tanto, aprender a valorar al viejo y darle los cuidados que necesita para que tenga unos años
llenos de vida, más que una vida llena de años. La mayoría de las enfermedades e incapacidades
que afectan al adulto mayor pueden ser prevenidas total o parcialmente. La forma de vida y las
medidas de higiene, dieta y hábitos determinan sustancialmente la calidad de vida de la persona
de la edad dorada.

El estado de salud de los adultos mayores suelen ser reflejo de las medidas que se han tomado a
lo largo de la vida. Los problemas de salud en la vejez son más complejos que en otros grupos de
población (niños, adolescentes). El envejecimiento por sí mismo implica disminución física; pero
hay cambios en el organismo que contribuyen claramente a un mayor riesgo de enfermar, ya que
la vista, el oído, la destreza motora, el equilibrio, la marcha y la fortaleza física tiende a
deteriorarse con la edad.

ENVEJECIMIENTO

Es el conjunto de modificaciones morfológicas y fisiológicas que aparecen como consecuencia de


la acción del tiempo sobre los seres vivos, que supone una disminución de la capacidad de
adaptación en cada uno de los órganos, aparatos y sistemas, así como de la capacidad de
respuesta a los agentes lesivos que inciden en el individuo. El envejecimiento de los organismos y
particularmente el nuestro como especie humana, ha sido motivo de preocupación desde hace
años.

Nuestra esperanza de vida ha aumentado significativamente en los últimos años. El


envejecimiento de la población puede considerarse un éxito de las políticas de salud pública y del
desarrollo socio económico aunque también es un reto para toda sociedad ya que debe adaptarse
a esta nueva realidad.

CAMBIOS FÍSICO DEL ADULTO MAYOR

APARATOS Y SISTEMAS CAMBIOS FÍSICOS

SISTEMA SENSORIALES Visión


o Atrofia de los tejidos peri orbitales y los
párpados se tornan más relajados (ectropión
o entropión).

o Disminuye la producción de lágrimas, es


común el desplazamiento del punto lagrimal
con lagrimeo.

o La conjuntiva se atrofia y se torna


amarillenta.

o La sensibilidad corneal disminuye hasta un


50%

o El iris se torna más rígido y reacciona más


lento.

o El cristalino se amarilla y aumenta la


acumulación de proteínas insolubles en el
centro.

o Baja la producción del humor acuoso, y el


humor vítreo se encoge.

o La retina se adelgaza por la pérdida de


neuronas.

o Los cambios en el cristalino y el iris


producen la presbiopía y baja la adaptación
a la luz.

AUDICIÓN

o El canal auditivo externo se atrofia, sus


paredes se adelgazan.

o El cerumen se torna más seco, con gran


tendencia a la impactación.

o Hay pérdida de células en el órgano de


Corti, en la cóclea, engrosamiento de la
membrana basal, degeneración del
ligamento espiral pérdida de la audición
progresiva (tonos altos), y mayor presencia
de ruidos y voces.

GUSTO Y OLFATO

o Disminución de la sensibilidad a sabores


salados, dulces y ácidos.

o Menor cantidad de saliva.

o Disminución en la discriminación de olores.

TACTO

o Aparición de arrugas, manchas, flacidez,


sequedad.

o Disminución del colágeno, grasa subcutánea


y masa muscular.

o Disminución del número de miocitos

SISTEMA CARDIOVASCULAR o

o Aumento del tamaño de los miocitos

o Aumento del tejido conectivo

o Incremento de la rigidez miocárdica

o Disminución de la velocidad de contracción

o Disminución de la respuesta contráctil


adrenérgica

o Aumento en la producción del péptido


natriurético auricular

o Incremento del tejido colágeno en sistema


de conducción

o Acumulo graso alrededor del nodo


sinoauricular

o Disminución de células marcapaso

o Modesta hipertrofia ventricular izquierda

o Relajación ventricular prolongada

o Rigidez de la aorta central

o Disminución de la vasodilatación mediada


por endotelio

ENVEJECIMIENTO CARDIOVASCULAR:
CONSECUENCIAS CLÍNICAS

 Disminución del gasto cardiaco

 Disminución de la frecuencia cardiaca máxima

 Aumento de la presión arterial sistólica

 Aumento de la presión del pulso

 Vulnerabilidad a la hipotensión

 Pobre respuesta compensatoria a cambios de la


presión

 Susceptibilidad al síncope

 Hipoperfusión orgánico

Los vasos sanguíneos se estrechan y pierden elasticidad


SISTEMA RESPIRATORIO  Disminución del “aclaramiento” respiratorio

 Tendencia a infecciones respiratorias·

 Función respiratoria disminuida

 Disminución de la superficie alveolar.

 Disminución de la función del sistema mucociliar.

 Atrofia y debilitamiento de los músculos


intercostales y del diafragma.

 Disminución en el riego sanguíneo muscular.

 Disminución de la retracción pulmonar.

 Paredes bronquiales rígidas, calcificación


cartilaginosa.

 Frecuencia respiratoria mayor.

 Volumen residual aumentado.

 Capacidad vital disminuida.

SISTEMA DIGESTIVO o Perdidas de piezas dentales.

o Disminución movimientos esofágicos y


peristaltismo.

o Atrofia de la mucosa intestinal.

o Tendencia al reflujo por incompetencia del


esfínter gastro - esofágico.

o Disminución de la secreción del ácido


clorhídrico.

o Disminución del tamaño y peso hepático.

o Enlentecimiento del tránsito intestinal.

o Menor capacidad de absorción de nutrientes


(carbohidratos y grasas.)

SISTEMA EXCRETOR Y o
REPRODUCTOR Disminución de la unidad funcional renal
(nefronas).

Disminución de las propiedades contráctiles de la vejiga.

Aumento de la resistencia vascular renal.

Pérdida progresiva de la funcionalidad ovárica.


Disminución del tamaño del útero.

Pedida de elasticidad del tejido vaginal.

Disminución del tamaño de los testículos.

Aumento del tamaño de la próstata.

Disminución de la testosterona.

SISTEMA ENDOCRINO  Disminución de la hormona de crecimiento

 Función testicular y ováricas disminuidas

 Disminución de la homeostasis de la glucosa

 Disminución de la absorción y activación de Vit. D.

 Disminución de la producción de tiroxina

 Aumento de la hormona antidiurética

 Consecuencias clínicas:

 Disminución del estímulo de secreción hipofisaria

 Respuesta alterada al estrés

 Mayor prevalencia de Diabetes mellitus

 Osteopenia. Disfunción sexual.

SISTEMA NEUROLÓGICO  Atrofia cerebral (neuronas, dendritas, enzimas,


receptores)

 Disminución de síntesis
dopaminérgica/catecolinérgica

 Disminución de reflejos posturales

 Disminución del estadio 4 del sueño

 Consecuencias clínicas:

 Pérdida de función en áreas específicas (cognitivas):

 Memoria. Concentración. Atención. Capacidad


visuo-espacial. Conceptualización. Inteligencia
general.

 Limitación de algunas actividades:

 Frecuencia de caídas. Despertar fácil. Insomnio.

SISTEMA MUSCULO-ESQUELÉTICO Y  ESTRUCTURA MUSCULAR


ARTICULACIONES

 Se produce una importante pérdida de masa


muscular y atrofia de las fibras musculares.

 Disminuye el peso, número y diámetro.

 Enlentecimiento de los reflejos musculares y


pérdida de flexibilidad.

 SISTEMA ESQUELETICO

 Disminución de la masa ósea.

 Proceso de desmineralización con fragilidad ósea,


porosidad y vulnerabilidad a la fractura.

 ARTICULACIONES

 Reducción de la flexibilidad.

 Aumento de la rigidez articular debida a la


degeneración de cartílagos, los tendones y los
ligamentos

3. CUIDADOS EN EL ADULTO MAYOR

El planear y proveer cuidados depende de la capacidad del adulto mayor de cuidarse a sí mismo.
Frecuentemente los adultos mayores tienen que confiar en otros cuidadores para ayudarlos con
sus necesidades tales como bañarse, alimentarse, vestirse y lavar su ropa. Cuando el adulto
mayor es incapaz de comunicarse con su cuidador y es incapaz de cuidarse a sí mismo, los
familiares u otras personas deben identificar las necesidades de cuidados y ayudarlo a satisfacer
dichas necesidades.

3.1. CUANDO NESECITA AYUDA

Puede ser difícil distinguir cuando las limitaciones de la vejez o las enfermedades se vuelven
demasiado. ¿Cómo te das cuenta cuando alguien que quieres necesita ayuda? Surgen algunas
señales sutiles que puedes reconocer. Es importante estar pendientes de estas señales de
advertencia. De este modo puedes obtener la ayuda que necesitas para mantener a tus seres
queridos saludables y seguros. Algunas de estas señales pueden incluir:

 Higiene personal deficiente. Es posible que usen ropa sucia continuamente. Es posible que
dejen de bañarse. Presta atención para ver si continúan o no cepillándose el cabello y los
dientes.

 Problemas con los medicamentos. No se acuerdan de tomar sus medicamentos o se


confunden fácilmente para qué son y cuándo los deben de tomar.

 Caídas recientes. Tienen problemas para caminar. Tienen problemas con el equilibrio.
 No tienen apetito. Ya no les da hambre. No tienen comida en la casa o tienen comida
pasada o echada a perder en el refrigerador.

 Cambios de humor. Es posible que se pongan muy molestos o emocionales. Su


personalidad puede cambiar drásticamente.

 No se preocupan más por mantener la casa. Es posible que no la limpien. Podría haber
montones de correo sin abrir.

 No se preocupan por las finanzas. Es posible que empiecen a gastar dinero sin llevar
ningún control. Es posible que se olviden de pagar las cuentas y les corten los servicios
públicos por falta de pago.

3.2. SEGURIDAD

Con el avance de los años, suceden cambios físicos que incrementan los riesgos de daño.
El adulto mayor puede no ver un obstáculo en su camino a causa de la disminución de su
visión. Puede que no oiga la cercanía de un automóvil a causa una disminución en su
audición. Cambios en la movilidad y el equilibrio incrementan el riesgo de caídas.

PREVENCIÓN DE CAÍDAS

 Distribuya los muebles con amplitud suficiente que permita caminar.


 Asegúrese de que las alfombras estén fijadas a los pisos y escaleras
 Mantenga los pasillos, el piso y las escaleras libres de obstáculos tales como
 alfombras inseguras o cosas desordenadas.
 Los muebles rotos o inseguros deben ser reparados o sustituidos. Los muebles
inseguros incluyen aquellos que han perdido patas o brazos, las camas muy altas
del piso, o los sofás y butacones muy hundidos que no permiten levantarse con
facilidad.
 Coloque un pasamano fuerte en las escaleras y en escalones.
 Asegúrese que las habitaciones y escaleras tengan una buena iluminación.
 Coloque lámparas fáciles de encender cerca de las camas.
 Mantenga Los espejos limpios promueven una buena visión.
 Asegúrese que el anciano use medias cómodamente ajustadas, que no se deslicen,
para prevenir un resbalón en el piso mojado.
 Ayude a la persona a levantarse de la cama lentamente para evitar el mareo.
Anímelo a que se siente primero.
 Después de sentado, puede pararse. Esto contribuye a que la presión sanguínea se
adapte a los cambios de posición.
 Ofrezca instrumentos de apoyo como bastón o caminador para que la movilidad sea
segura.

PREVENCIÓN DE QUEMADURAS

o No permita al adulto mayor fumar en la cama o cuando se encuentre


somnoliento.
o Revise la temperatura del agua del baño y de las bolsas calientes antes de
aplicárselas al adulto mayor.

o Mantenga los equipos eléctricos en buen estado (por ejemplo que los cables
no estén deshilachados)

o No sobrecargue la toma eléctrica.

o Tenga un extinguidor en lugar accesible (por ejemplo en la cocina).

o Baje el termostato del agua caliente para proveer agua tibia en vez de agua
caliente.

PREVENCIÓN DE INFECCIONES

Los adultos mayores tienen un gran riesgo de adquirir infecciones. La mejor estrategia
para evitarlas es lavarse las manos. Los cuidadores deben lavar sus manos antes y
después de ofrecer algún tipo de cuidados al anciano, especialmente antes y después de
alimentarlos, ayudarlos en el baño y después de estar en contacto con fluidos como la
saliva o drenaje de las heridas.

Las manos deben ser lavadas con agua y jabón al menos 10 segundos. Es preferible el
jabón anti-microbial.

Otras Estrategias para Prevenir Infecciones

Incluyen:
o Lavar las frutas y vegetales antes de comer.
o Refrigerar todos los alimentos abiertos, no en sus envases originales.
o Usar cepillos de dientes, toallas, y toallitas individualmente.
o Limpie los equipos usados con agua, jabón y desinfectante con cloro.

3.3. TIPS DE CUIDADOS EN EL ADULTO MAYOR

El adulto mayor necesita ciertas atenciones especiales. En esta ocasión, hablaremos de aquellas
atenciones que se relacionan directamente con la piel. Te dejamos una lista de consejos que te
servirán a la hora de cuidar a personas de la tercera edad.

Higiene Corporal
Una piel sana requiere limpieza e hidratación. Estas actividades se deben realizar a diario, tanto
en adultos mayores sanos como en enfermos. Si el aseo se debe realizar en la cama, debes
hacerlo por las diferentes zonas corporales en este orden: cuello, tronco, brazos, axilas, piernas,
espalda, pies, genitales y región perianal. Es importante ir secando al adulto mayor de forma
inmediata para evitar que sienta frío. Se debe tomar especial atención a las zonas con pliegues,
secando sin frotar y asegurándote que no queden húmedas para evitar posibles infecciones.

También, dependiendo del tipo de piel del adulto mayor, es aconsejable usar cremas aptas para
mantener la hidratación de su cuerpo.

CUIDADOS DE LA PIEL

La piel del adulto mayor se vuelve cada vez más frágil, más seca y menos elástica. Hay que tomar
mucha atención en los ancianos que permanezcan mucho tiempo en cama, ya que su poca
movilidad permite una menor circulación de la sangre dejando notar algunas lesiones en la piel
denominadas “escaras” . Para prevenirlas, se deben realizar cambios de posturas del adulto mayor
cada 2 a 3 horas, permitiendo así, mayor movilidad.

Otros cuidados importantes a considerar en el cuidado de la piel son:

Evitar el agua muy fría o muy caliente al momento de realizar el aseo personal.

Usar jabones neutros como el de glicerina.

Evitar largas exposiciones al sol y usar protección solar.

Beber aproximadamente 2 litros de agua para mantener una buena hidratación.

Procurar que el adulto mayor use ropa de algodón para no irritar la piel.

LA ALIMENTACIÓN

Es importante que los adultos mayores tengan una dieta equilibrada que les permita desarrollar
sus actividades diarias y mantener un estado de salud satisfactorio.

Es aconsejable que la última comida que consuma el adulto mayor sea muy temprano en la noche,
de esta forma podrá dormir tranquilamente.

Según la dieta de cada persona, se recomienda consumir pescado, carnes blancas, aceite de oliva,
legumbres, frutas y verduras.

EVITA LAS CAÍDAS.

La tercera edad está expuesta a distintos riesgos, los que dependerán de la situación física como
psíquica de cada adulto mayor. Una de las situaciones más comunes son las caídas, ya que ellos
tienden a perder el equilibro, tienen mayor dificultad para movilizarse y problemas de visión.

Algunos consejos para prevenir caídas son:

Mantener una buena iluminación en escaleras, baño, cocina y dormitorio.

Reparar mobiliario y utensilios poco estables.

Agrega pasamos o barandas en escaleras, baños y pasillos.

Utilizar alfombras antideslizantes.

Los baños y las camas no deben ser bajos.

Evita que las mascotas se acerquen a ellos mientras se desplazan.

No dejes objetos en el suelo.


Los cables eléctricos deben apegarse a las paredes.

Si su marcha es inestable debe utilizar bastón o andador.

El sueño en el adulto mayor

Los adultos mayores tienen mayor dificultad para dormir profundamente. Por esto, muchas veces
tienen sueños más cortos y despertares bruscos . Para evitar esto, el adulto mayor debe:

 Levantarse y acostarse todos los días a la misma hora


 Evitar tomar té o café antes de irse a dormir.
 No ir a la cama recién cenado.
 No mantener conversaciones emotivas antes de irse a la cama

4. CUIDADOS DE ENFERMERIA
La inactividad y la inmovilidad son problemas frecuentes dentro de la población anciana. El
envejecimiento conlleva ciertos cambios fisiológicos, psicológicos y socioeconómicos que pueden
inducir a una cierta limitación de la movilidad. Si a esto le sumamos que, aunque no debemos de
identificar "paciente terminal" con "paciente encamado", la debilidad es uno de los síntomas que
aumenta a medida que evoluciona la enfermedad terminal, el paciente anciano presenta deterioro
de la movilidad y que en consecuencia necesite ayuda para la movilización. Los cuidados de
enfermería dependerán del grado de inmovilidad que presente el paciente y su objetivo
fundamental será la adaptación del enfermo a la situación para prevenir las complicaciones de la
inmovilidad como son las úlceras por presión.

Cuidados de enfermería

- Si puede moverse por sí solo, habrá que animarle a salir, a que pasee por la casa, etc.

- Si debido a la debilidad no puede moverse por sí solo, se le proporcionaran medidas de apoyo


para poder movilizarse (silla de ruedas, andador, etc.) y si necesita ayuda de una segunda
persona se le proporcionará con suavidad,despacio, trasmitiendo firmeza y seguridad.

- Si el paciente está inmovilizado:

• Buscar la posición más adecuada para el enfermo.

• Realizar los cambios posturales pertinentes, respetando la postura antiálgica hasta el completo
control del dolor. Si lo tolera, realizarle movilizaciones pasivas.

• Dejarle sus objetos personales a mano.

• No ir más allá de donde el paciente no llegue, intentando potenciar aquellas actividades que
todavía sea capaz de realizar para disminuir el sentimiento de inutilidad.

• Valorar continuamente el estado de la piel y poner en marcha todas las medidas de prevención
necesarias para evitar la aparición de úlceras por presión.

Alteraciones de la integridad cutánea.

El paciente anciano terminal debido a diversas causas como: alteraciones nutricionales,


deshidratación, alteración de la movilidad, tratamientos con radiaciones, incontinencia, etc.,
presenta un riesgo muy alto de sufrir lesiones en la piel como por ejemplo las úlceras por presión.
Son muy importantes las medidas de prevención donde la enfermería tiene un papel protagónico,
que impidan la aparición de lesiones como:
higiene diaria de la piel con jabones pH neutro, hidratación de la piel empleando cremas, masajes
con una toalla suave, protección de zonas de riesgo, fundamentalmente áreas de apoyo, tener
libre la cama de cuerpos extraños que irriten la piel, estirar firmemente las sabanas, para impedir
la formación de arrugas, cambio frecuente de posición, uso de colchones y cojines de aire, no
emplear alcoholes porque resecan la piel, etc. Pero, a pesar de las medidas preventivas, a veces,
debido al gran deterioro que sufren los pacientes, es inevitable la formación de ulceras por presión
y es aquí donde el estado general, el pronóstico y la calidad de vida del enfermo han de marcar
los cuidados a realizar.

4.1 TRASTORNOS DEL SUEÑO

Los hábitos del sueño cambian cuando la persona envejece. El dolor, la depresión, asociados a una
enfermedad terminal pueden empeorar cualquier trastorno preexistente del sueño, siendo el
insomnio uno de los más frecuentes que habrá que tratar enérgicamente ya que conlleva un
empeoramiento funcional, alteración del estado de ánimo, deterioro cognitivo y mayor incidencia
de caídas, afectando no solo al paciente sino también a los familiares.

El insomnio puede ser debido a causas fisiológicas como dolor, disnea, etc., o a causas
emocionales. La noche siempre resulta atemorizante cuando se sufre una enfermedad grave
porque es cuando afloran muchos temores, por miedo a la oscuridad, a la reagudización de
síntomas y sobre todo, porque casi siempre se asocia con la idea de la muerte. Es muy importante
identificar la causa ya que, muchas veces, es simplemente por este miedo a la noche y realizando
un adecuado apoyo emocional desaparecerá el insomnio sin necesidad de ningún otro tratamiento.

Cuidados de enfermería:

• Control adecuado de los síntomas.

• Evitar la ingesta de sustancias estimulantes como café, cola, etc.

• Crear un ambiente de silencio, semioscuro, con temperatura adecuada que favorezca el sueño.

• Aconsejar tomar infusiones relajantes o leche templada.

• Estimular las actividades diarias y evitar estar en la cama todo el día.

• Exposición a la luz brillante durante el día.

• Evitar ruidos nocturnos.

• Evitar comidas copiosas.

• Realizar masajes suaves con cremas hidratantes o sustancias aromáticas.


• Facilitar la expresión de sus miedos y ansiedades ayudando a mejorar la comunicación con la
familia.

• Dejar una pequeña luz encendida por la noche.

Confusión Aguda

4.2LOS CUIDADOS DE ENFERMERÍA DE LA INCONTINENCIA URINARIA

Realizar adecuada higiene perineal dejando la zona bien seca y prestando especial atención a los
pliegues cutáneos.

• No usar productos irritantes en el aseo del paciente.

• Utilizar cremas hidratantes.

• Utilizar pomada protectora en el sacro y glúteos si existe riesgo de maceración.

• Ofrecer la cuña o ir al servicio periódicamente.

• Colocar absorbentes y/o pañales y cambiarlos siempre que sea necesario para mantener al
enfermo seco.

• Se recomienda reducir el consumo de líquidos si el enfermo presenta nicturia.

• Evitar la sedación excesiva y la toma de diuréticos en la cena.

• No realizar sondaje vesical, salvo si existe retención urinaria.


4.3CONTRIBUIR A LA PROMOCIÓN DE LA SALUD

La educación en el adulto mayor debe ser para aprender a vivir, es una necesidad social y debe ir
dirigido al desempeño de nuevos papeles y a la búsqueda de un nuevo espacio en la sociedad.

Las personas adultas mayores aprenden mejor cuando:

•En general, gozan de buena salud.

•Su visión y audición están en las mejores condiciones posibles. Cuando el ambiente de
aprendizaje puede compensar algunas pérdidas de agudeza visual o auditiva.

Está en un medio que provee relaciones confiables, con el facilitador y otros aprendices, que
favorecerían nuevas conductas.

•Son estimulados o motivados a un nivel óptimo a través de fuentes internas y externas.

5. LA ENFERMERÍA EN LA ASISTENCIA SANITARIA AL ANCIANO

La prestación de cuidados al individuo en cualquiera de las etapas del ciclo vital es lo que
caracteriza a la disciplina enfermera, siendo la enfermería geronto-geriàtrica la que aborda el
cuidado del anciano. La ancianidad en una etapa en la vida de la persona, pero resulta difícil
precisar su inicio dada la diversidad de criterios que pueden ser tenidos en cuenta. Criterios
laborales o de producción más o menos coincidentes con un declive de las capacidades físicas y
mentales del individuo han sido tradicionalmente utilizados en el sistema sanitario para marcar el
inicio de la ancianidad (65 años = jubilación laboral = anciano) y en consecuencia modificar la
oferta de asistencia y prestaciones sanitarias. Los 65 años pueden continuar siendo un criterio
laboral, pero no válido cuando se trata de orientar los programas de asistencia sanitaria dirigidos
al anciano. Según los resultados del estudio, de ámbito nacional, realizado por el Centro de
Investigaciones Sociológicas acerca de 2.500 personas mayores de 65 años, el 75 % son
independientes, no precisan ayuda de los demás y habitualmente son ellos quienes ayudan a sus
familiares más cercanos (hijos, nietas...). Razones de salud, bienestar, longevidad, expectativas
de vida y posiblemente razones económicas (elevado número de mayores de 65 años,
insuficiencia o limitación de recursos) hacen que los actuales programas al anciano se dirijan a
personas con edades que superan los 70 a 75 años.

5.1 NUTRICION EN LA VEJEZ

La nutrición juega un papel fundamental en el crecimiento y desarrollo, en la promoción y


mantenimiento de la salud, en la prevención de las enfermedades y en la recuperación de las
personas a lo largo de toda su vida.

La esperanza de vida en la población mexicana ha aumentado y por lo tanto el número de


personas mayores de 65 años se ha incrementado. Los hábitos de nutrición en el ad

ulto de edad avanzada, adquiridos en etapas anteriores de su vida, así como las costumbres
actuales, influyen en gran medida sobre su estado de salud y pueden afectar las actividades de la
vida diaria y la calidad de vida.

La nutrición es probablemente el factor que mas influye en el adulto mayor, y por d4esgracia los
hábitos de nutrición de estas personas corresponden a costumbres de toda una vida por lo que
resulta extremadamente difícil cambiarlas. Así mismo el adulto de edad avanzada experimenta
modificaciones fisiológicas y morfológicas a nivel del aparato digestivo, así como otras de índole
psicológicas que afectan de manera importante a la nutrición.

La malnutrición no se refiere solamente a la deficiencia de nutrientes sino también a la


deshidratación, la nutrición insuficiente, los desequilibrios nutricionales, la obesidad y las
consecuencias del abuso del alcohol, una ingesta de alimentos inadecuada, como consecuencia de
factores nutrici9nales, así como la presencia de alguna enfermedad físico
5.2 VALORACIÓN GEREATRICA INTEGRAL

Uno de los logros mas importantes de la geriatría, desde su surgimiento como rama de la
medicina a mediados del presente siglo, ha sido el desarrollo de programas dirigidos a la
evaluación multidisciplinaria del viejo enfermo, tomando en cuenta las peculiaridades que
revisten, tales como la poli patología, presentación atípica del cuadro clínico, mayor predisposición
a las complicaciones, rápido deterioro funcional secundario, elevado riesgo de reacciones adversas
e interacciones medicamentosas , impacto de los factores socioculturales y la necesidad de
implementar precozmente un programa de rehabilitación. Ha sido el resultado de cerca de 25 años
de experiencia en el cuidado del anciano, proveer distintas alternativas de atención generalmente
inexistentes en los hospitales y clínicas comunes, no son la evaluación multidimensional,
tratamiento interdisciplinario, programas de rehabilitación, particularmente de rehabilitación toma
de decisiones en relación a los cuidados y seguimiento a largo plazo. A esto corresponde el
concepto de evaluación geriátrica, es decir, la evaluación física, mental, social y funcional del
anciano, de su cuidador y de su entorno, con la finalidad de conocer sus necesidades y planear
adecuadamente sus cuidados; es bien sabida la frecuencia con que el enfermo geriátrico depende
de un cuidador, sea familiar o no , para desempeñar sus actividades y también las condiciones de
su entorno físico y social, porque estos son cruciales para asegurar la calidad de los cuidados .

5.3 BENEFICIOS DE LA EVALUACION GERIATRICA

En el proceso de atención y cuidados:

Nuevos diagnósticos o problemas no recocidos

Reducción de los numero de medicamentos

En el egreso de pacientes hospitalizados:

Mejor resultado en el nivel funcional

Mejor resultado en el estado cognoscitivo / afectivo o

Mayor sobre vida

En la utilización de asilos:

Decisión de “ institucionalización” mas oportuna

Disminución en el numero de días de estancia En la


utilización y costos de servicios de salud:

Mayor utilización de programas de atención


domiciliaria

Reducción en la utilización de servicios hospitalarios

Disminución de costos por atención médica


6. CUIDADOS DE ENFERMERÍA AL ANCIANO DESDE LA PERSPECTIVA DE LOS
DIFERENTES NIVELES DE ATENCIÓN A LA SALUD

Diferentes niveles de atención a la salud

Conjunto de Establecimientos de Salud con niveles de complejidad necesaria para resolver con
eficacia y eficiencia necesidades de salud de Diferente magnitud y severidad .Constituye una de
las formas de Organización de los Servicios de Salud, en la cual se relacionan con la magnitud y
severidad de las necesidades de salud de la población.
6.1PRIMER NIVEL DE ATENCION

Promoción a la salud

- Higiene personal:

·Baño mínimo cada tercer día

·Utilización de jabones no perfumados (neutros)

Estropajo suave o en su defecto utilización de esponja

·Cepillo dental con cerdas suaves

·Mantener lubricada e hidratada la piel

Orientar u enseñar sobre el corte de uñas

·Lavar las manos antes y después de comer y


de ir al baño

·Utilizar ropa de algodón

·Mantener una alimentación balanceada

6.2 SEGUNDO NIVEL DE ATENCIÓN.

Diagnostico precoz:

Objetivo: detección del proceso patológico mediante los 3 básicos entre otros estudios como
pueden ser: anfígeno prostático, BH, Papanicolao, biopsias, estudios de laboratorio, estudios de
gabinete etc; lo cual nos permitirá identificar los tipos del diagnostico clínico, funcional,
nutricional, mental y social.

Tratamiento oportuno:

Objetivo: Estructuración del proceso de la enfermedad, prevenir propagación de padecimientos


transmisibles, tratamiento inmediato y adecuado a casos descubiertos, mediante el tratamiento
farmacológico y físico.

6.3 TERCER NIVEL DE ATENCIÓN

Rehabilitación

 Terapia ocupacional ·terapia recreativa ·ejercicio acorde a la edad


 Continuar con el tratamiento farmacológico · revisión física integral
 Proporcionar un ambiente confortable ·apoyo familiar y psicológico
 Fisioterapia o terapia de rehabilitación como mesoterapia, maniobras de roce, fricción,
presión, percusión e hidromasaje
 Orientación y cuidado de las enfermedades ya establecidas.

OBJETIVOS GENERALES:

 Reconocer y comprender el proceso de envejecimiento como una etapa más delciclo vital,
que a pesar de los cambios biopsicosociales comprende crecimiento ydesarrollo
conservando su autonomía e independencia y alcanzando bienestar ysatisfacción por la
vida.

 Valorar la interacción de los factores que ponen en riesgo la salud del adulto mayor, la
familia y la comunidad en sectores específicos para diseñar estrategias tendientes al
mejoramiento de la salud.
 Brindar cuidado de enfermería al adulto mayor , mediano y alto riesgo, con base en las
necesidades y respuestas humanas, en los ámbitos donde la persona vive ó acude a
atender su salud.
 Diseñar, ejecutar y evaluar programas de educación para la salud, dirigidos a los adultos
mayores y grupos sociales, mediante estrategias de aprendizaje que propicien la
modificación de hábitos y estilos de vida para la conservación de la salud y el auto
cuidado.
 Aplicar el proceso de enfermería fundamentado en las teorías propias de la disciplina.
 Ejercer liderazgo para la toma de decisiones en el campo de la enfermería y en
coordinación con los grupos de trabajo interdisciplinarios participar en la planeación de los
servicios de salud.
 Utilizar la metodología de la investigación en enfermería como herramienta de
conocimiento para describir y explicar los fenómenos relacionados con el cuidado de la
salud en el ciclo vital humano.
 Sustentar la práctica de la enfermería en principios éticos y filosóficos, así como las bases
legales de la profesión.
 Acrecentar la cultura de la enfermería a través de la superación personal y actualización
profesional.

También podría gustarte