Está en la página 1de 8

Los Actos Introductorios en el Proceso Penal

En el presente capítulo, se abordarán de forma particular cada uno de los actos introductorios o
noticia criminal que se presentan en la legislación adjetiva penal con el objeto de entender su
función dentro del proceso penal, así como su naturaleza, características y formalidades, no solo
desde una perspectiva normativa, sino también doctrinaria.

Lo anterior, tendrá como objeto comprender si el uso que a estos actos se les da en determinado
momento como medios de prueba en el proceso penal es congruente conforme a función, para lo
cual es de suma importancia conocer cada uno de ellos, las diferencias entre si y su uso práctico.

1.1. Los Actos Introductorios

Los actos introductorios son aquellos a través de los cuales se pone en conocimiento de las
autoridades la noticia criminal y dan inicio al proceso penal.

Estos pueden ser presentados ante el Ministerio Público, los Tribunales de Justicia o la Policía
Nacional Civil, según sea el caso, con lo que se iniciará la investigación respectiva con el objeto de
individualizar a los responsables de los hechos puestos en su conocimiento y así alcanzar la
averiguación de la verdad, como fin primordial del proceso penal.

La mayoría de los procedimientos de investigación son iniciados por la denuncia, ya sea


proveniente de una persona privada, como de los funcionarios o autoridades que han tomado
conocimiento de la comisión de un hecho punible.

En base a lo anterior, se afirma entonces, que para que el proceso penal comience, no se requiere
más que la afirmación, por parte del Ministerio Público o la policía, de la posible existencia de un
hecho típico penalmente.

En el Código Procesal Penal Guatemalteco, los actos introductorios se encuentran contenidos en el


Capítulo III del Título I del Libro Segundo del Código Procesal Penal. En términos generales, este
código no hace mayor referencia a la función que cada uno de estos actos cumple y se limita a
enumerarlos, indicando en algunos casos, los requisitos esenciales para que estos sean admitidos
por las autoridades competentes.

Es así como la ley adjetiva penal guatemalteca identifica taxativamente los actos introductorios al
proceso penal, siendo estos: la denuncia, la querella, la prevención policial y el conocimiento de
oficio, los cuales presentan distintas características y formalidades para su presentación y trámite.

En tal sentido, es necesario hacer una distinción entre cada uno de estos actos introductorios, así
como un análisis de los mismos y sus formalidades con el objeto de determinar la naturaleza de
estos y delimitar su función dentro del proceso penal:

1.2. La Denuncia
La denuncia es el acto introductorio al proceso penal por excelencia. Esto se debe en parte a la
poca formalidad que exige al momento de ser puesta en conocimiento de la autoridad. La misma
puede ser presentada por personas privadas, ya sea individuales o jurídicas.

En el caso de las personas privadas que hayan tomado conocimiento de la comisión de un hecho
punible, no existe un deber jurídico de denunciar, a pesar de que el artículo 297 del Código
Procesal Penal indica que debe comunicar a la autoridad el conocimiento que tuviere de la
comisión de un hecho delictivo.

En la misma norma, y en referencia a la poca formalidad exigida para la presentación de la


denuncia, se indica que la misma podrá hacerse por escrito u oralmente ante la autoridad
competente. En este caso, la policía, el Ministerio Público o un tribunal. Esto se debe a que la
denuncia presentada por un particular debe ser tan simple como sea posible, e incluso, caso
contrario a lo dispuesto por la ley guatemalteca que indica que el denunciante debe ser
identificado, las mismas deben ser consideradas como anónimas, así como prestar la promesa de
tratarla confidencialmente.

Caso contrario sucede cuando del conocimiento de la comisión de un hecho punible por parte de
un funcionario público u otras personas indicadas en ley adjetiva penal a quienes la misma impone
la obligación de denunciar. Es así como el artículo 298 del Código Procesal Penal indica quienes
tienen dicha obligación, siendo estas:

1. Los funcionarios y empleados públicos que conozcan el hecho en el ejercicio de sus funciones,
salvo el caso de que pese sobre ellos el deber de guardar secreto.

2. Quienes ejerzan el arte de curar y conozcan el hecho en ejercicio de su profesión u oficio,


cuando se trate de delitos contra la vida o la integridad corporal de las personas, con la excepción
especificada en el inciso anterior, y

3. Quienes por disposición de la ley, de la autoridad o por un acto jurídico tuvieren a su cargo el
manejo, la administración, el cuidado o control de bienes o intereses de una institución, entidad o
persona, respecto de delitos cometidos en su perjuicio, o en perjuicio de la masa o patrimonio
puesto bajo su cargo o control, siempre que conozcan el hecho con motivo de sus funciones.

En relación lo anterior, se discute en la actualidad si existe y de ser así en qué medida, el deber
general de denunciar para las autoridades que no tienen vínculo alguno con la persecución penal,
en particular, sobre si los superiores tienen que denunciar los hechos punibles cometidos por sus
subordinados.

El incumplimiento de la obligación de denunciar por parte de las personas señaladas


anteriormente, hará que incurran en el delito de omisión de denuncia contenido en el artículo 457
del Código Penal, el cual indica que será sancionado con pena de multa el funcionario, empleado
público por razón de su cargo y el particular que estuviere legalmente obligado a declarar, que
tuviere conocimiento de la comisión de un hecho calificado como delito de acción públicas y, a
sabiendas, omitiere o retardare hacer la correspondiente denuncia a la autoridad judicial
competente. Sin embargo, esta obligación en todo caso, tiene como excepción lo contenido en el
artículo 16 constitucional en cuanto a la persecución penal que la denuncia origine en contra de
los parientes del denunciante o de él mismo.

Es importante anotar, que durante el procedimiento posterior, el denunciante no tendrá


participación alguna, así como ninguna vinculación al proceso, sin embargo, esto no impide a que
sea citado a prestar declaración en calidad de testigo o a ampliar la denuncia.

1.2.1. Forma y contenido de la denuncia

Como se mencionó con anterioridad, la denuncia no requiere de ninguna formalidad debido a la


simpleza que la caracteriza. Al indicar que la misma puede ser interpuesta de forma verbal, se
debe entender que incluso puede ser por vía telefónica o cualquier otro medio de comunicación.
Asimismo, no es necesario el auxilio de un Abogado y puede ser interpuesta por cualquier
persona, incluso un menor o incapaz que haya tenido conocimiento de la comisión de un hecho
delictivo.

Por lo mismo, no se puede negar la admisión de la misma por defectos de forma.

De igual forma, en cuanto a su contenido, el Código Procesal Penal indica en el artículo 297 y en
contraposición a lo ya mencionado en cuanto a lo anónimo de la denuncia a que hace referencia la
doctrina, que el denunciante debe ser identificado y como lo indica el artículo 299 del mismo
código, deberá contener un relato circunstanciado del hecho, incluyendo en la medida de lo
posible la indicación de los partícipes, agraviados y testigos, elementos de prueba, antecedentes o
consecuencias conocidos.

Es importante anotar que a través de la denuncia se pone en conocimiento de las autoridades la


comisión de un hecho punible de acción pública, cuya persecución estará a cargo del Ministerio
Público, sin embargo, como excepción a la norma, el artículo 539 del Código Procesal Penal,
cuando el sujeto pasivo de un delito de acción privada acredite no contar con los medios
económicos suficientes para impulsar la acción, podrá pedir el patrocinio del Ministerio Público,
quien estará obligado a iniciar dicha acción.

1.2.2. Autoridades ante quienes se puede denunciar

1.2.2.1.

Ministerio Público

El Ministerio Público, como institución encargada de la investigación y persecución penal está


obligada a recibir todas las denuncias que se planteen, ya sea escritas o verbales, de cualquier
persona (Ministerio Público, 2001). Una vez recibida la denuncia por parte de los fiscales, será
labor de los mismos determinar si los hechos denunciados son constitutivos o no de delito y en
caso de no ser así, recomendar sobre el desistimiento de la interposición e indicar el órgano
competente para recibir la misma. Sin embargo, ante la insistencia del denunciante, deberá recibir
la misma y previo análisis, determinar si es procedente la desestimación.

No es necesario que las personas que interpongan denuncia sepan cual es el órgano competente
ante el cual deben presentar la misma, ya que en caso de tener que ser conocidos en otro ámbito
territorial o de tratarse de faltas, será obligación del fiscal que la reciba, cursarla a donde
corresponda.

1.2.2.2.

Organismo Judicial

El artículo 297 del Código Procesal Penal indica expresamente que la denuncia podrá ser
interpuesta ante un tribunal. Por lo regular, como se verá a continuación, ante los Tribunales de
Justicia se presentan las querellas con sus propias características y requisitos formales. Sin
embargo, de presentarse una denuncia ante los mismos, existe la obligación de recibirla y de
cursarla inmediatamente al Ministerio Público junto con los documentos que la acompañen para
el inicio e la investigación correspondiente.

1.2.2.3.

Policía Nacional Civil

Tradicionalmente, es la Policía Nacional Civil quien recibe la mayor cantidad de denuncias por
parte de los ciudadanos. Al momento de recibir la misma y de cumplir en la medida de lo posible
con lo establecido en el artículo 299 del Código Procesal Penal en cuanto a que en la misma se
haga un relato circunstanciado del hecho, se deberá comunicar inmediatamente al Ministerio
Público bajo la forma de la prevención policial.

Se entiende que para el cumplimiento de sus funciones, la policía tiene el carácter de auxiliar de
los tribunales y del Ministerio Público, estando obligados a seguir las instrucciones que estas les
autoridades del indiquen a efecto de investigar y perseguir a los infractores. Para esto, ha de
practicar distintas actuaciones, ya sea por iniciativa propia o por orden del Juez o Ministerio
Público. Es entonces que al actuar por iniciativa propia, deberá realizar las diligencias de
prevención, inmediatamente que tuviera conocimiento de la comisión de un delito público,
plasmado por escrito y haciendo constar las diligencias que practiquen, en donde se especificarán
con la mayor exactitud posible los hechos averiguados, insertando las declaraciones e informes
recibidos y anotando todas las circunstancias que hubiesen observado y pudiesen ser prueba o
indicio del delito .

1.3. La querella

La querella es sin duda el acto introductorio del proceso penal que requiere de mayores
formalismos para ser admitida. Esto se debe, a que el interponente de la misma tendrá una
participación activa dentro del proceso penal y adquirirá al momento de su presentación, la
calidad provisional de querellante adhesivo o exclusivo según sea el caso. A diferencia de la
denuncia, que es poco formal y puede ser presentada de forma escrita u oral, la querella debe ser
siempre presentada de forma escrita. Asimismo, únicamente deberá ser presentada ante el
tribunal competente para su conocimiento, ya que de ser presentada ante el Ministerio Público, la
misma será admitida como denuncia. También en la misma, aparte de lo establecido en el artículo
299 del Código Procesal Penal en cuanto al contenido de la denuncia, se debe cumplir con lo que
establece el artículo 302 del mismo código, el cual indica que el escrito de querella que se
presente ante el Juez que controle la investigación deberá incluir:

1) Nombres y apellidos del querellante y, en su caso, el de su representado. Esto se debe a que


como ya se indicó, el querellante tendrá una participación activa dentro del proceso penal y
coadyuvará a la investigación con el Ministerio Público.

2) Su residencia. En igual sentido, el querellante debe ser plenamente identificado.

3) La cita del documento con que acredita su identidad. A diferencia de la denuncia en donde
puede únicamente consignarse el nombre del denunciante, en el escrito de querella se deberá
consignar el documento de identificación del querellante.

4) En el caso de entes colectivos, el documento que justifique su personería.

Esto hace también referencia a las personas jurídicas que inicien la acción penal, caso en el cual se
deberá justificar la personería del representante que comparezca a presentar la querella.

5) El lugar que señala para recibir citaciones y notificaciones: Es necesario que el querellante
consigne el lugar en donde puede ser habido para recibir citaciones y notificaciones, ya que a
diferencia del denunciante, aquel si será parte activa en el proceso y deberá comparecer a los
distintos actos que serealicen dentro del mismo.

6) Un relato circunstanciado del hecho, con indicación de los partícipes, víctimas y testigos. El
relato hecho en la querella debe ser detallado, y en virtud de que el querellante coadyuvará a la
investigación del Ministerio Público de forma activa y por tener pleno conocimiento del hecho
denunciado, deberá hacer mención de las personas que hayan resultado víctimas del hecho
punible, de los partícipes del mismo y de los testigos que lo hayan presenciado.

7) Elementos de prueba y antecedentes o consecuencias conocidas. Otra de las diferencias con la


denuncia, es que el querellante deberá hacer mención de los elementos de prueba con los que
cuenta para fundamentar la acción que promueve, ya que en la denuncia únicamente basta con el
relato circunstanciado de los hechos y el denunciante no está obligado a presentar o mencionar
medios de prueba.

8) La prueba documental en su poder o indicación del lugar donde se encuentre.


De igual forma, el querellante deberá adjuntar al escrito de querella los medios de investigación
que obren en su poder o hacer mención del lugar en donde estos se encuentren para poder ser
requeridos posteriormente por el Juez que controla la investigación.

1.3.1. Tipos de querella

La querella como acto introductorio, puede presentarse para denunciar la comisión de delitos
tanto de acción pública como privada, a diferencia de la denuncia en la que por regla general
únicamente se denuncia la comisión de delitos de acción pública como se hizo referencia. En tal
virtud, es importante analizar los dos tipos:

1.3.1.1.

Querella por delitos de acción pública

Los delitos de acción pública y de acción pública dependientes de instancia particular se


encuentran contenidos en el artículo 24 Bis y 24 Ter del Código Procesal Penal, respectivamente.
Cuando se trate de este tipo de delitos, la persona que tenga un interés directo en el asunto o
haya sido víctima de uno de los tipos penales allí señalados, podrá presentar querella ante el
órgano jurisdiccional competente, quien le otorgará la calidad de querellante adhesivo y le dará la
participación al Ministerio Público como titular de la persecución penal. Las calidades que tendrá
el querellante adhesivo se encuentran reguladas en el artículo 116 del Código Procesal Penal.

Es de tomar en cuenta que para ser admitido como querellante, la persona que presente la
querella debe cumplir con los requisitos ya indicados, presentando la misma únicamente ante Juez
de Primera Instancia Penal, quien una vez recibida, la remitirá al Ministerio Público para el inicio
de la investigación.

1.3.1.2.

Querella por delitos de acción privada

Los delitos de acción privada se encuentran regulados en el artículo 24 Quáter del Código Procesal
Penal. En estos tipos de delitos, por ser asuntos que no afectan intereses sociales, no se le da
intervención al Ministerio Público, salvo lo establecido en el artículo 539 del Código Procesal Penal
y el interponente de la querella obtendrá la calidad de querellante exclusivo, haciendo las veces de
acusador. De igual forma, el procedimiento se regirá por un procedimiento especial regulado en el
Libro IV del Código Procesal Penal. Este tipo de querellas se deberán presentar ante los Tribunales
de Sentencia designados.

1.4. La Prevención Policial

La prevención policial es la noticia criminal que en el caso de Guatemala la Policía Nacional Civil
pone en inmediato conocimiento del Ministerio Público, al momento de tener la noticia de la
comisión de un hecho punible.
Esta puede originarse ya sea por la presentación de una denuncia hecha por particulares ante la
policía, extremo que como ya se apuntó es el más común, así como por el conocimiento de un
hecho que los cuerpos policiales tengan como resultado de sus labores, tanto preventivas, de
investigación o flagrancias.

A diferencia de la denuncia hecha ante el Ministerio Pública por un particular, la prevención


policial incluye, además de la comunicación del hecho punible, los resultados de la investigación
preliminar realizada por la policía a través de la cual se han reunido los elementos de convicción
respectivos. Dicha comunicación al Ministerio Público debe ser inmediata y no puede superar el
plazo de veinticuatro horas, sin embargo, las actuaciones y cosas secuestradas podrán ser
remitidas hasta tres días después. En los casos en que haya personas detenidas, la comunicación al
Ministerio Público deberá hacerse con más premura, con el objeto de que la fiscalía pueda acudir a
la declaración ante el Juez.

Actualmente, tal como lo indica López Borja de Quiroga, existen discrepancias en cuanto al valor
que se debe otorgar a la prevención policial dentro del proceso penal, ya que como indica el autor:
“En este problema inciden dos cuestiones: por una parte, el interés del poder ejecutivo actual en
otorgarle una mayor relevancia (¿valor de prueba?) a las diligencias policiales y, por otra, la
realidad social, conforme a la cual ciertas diligencias han de ser realizadas en período pre-procesal
(por ejemplo, periciales alcohométricas, etcétera)” (López Barja de Quiroga, 1999).

1.4.1. Formalidades de la Prevención Policial

De forma similar a la denuncia, la prevención policial no goza de mayores formalismos, aunque si


deberá contener en la medida de lo posible los datos detallados de los denunciantes en caso
existan, el relato de los hechos denunciados estableciendo el lugar, fecha y las circunstancias, el
nombre o nombres de los posibles autores y si los mismos han sido detenidos, los medios de
prueba que se hayan recabado y la fecha en que se realizó.

1.5. El Conocimiento o Inicio de Oficio

Este acto introductorio deriva del mandato legal del Ministerio Público de promover la
persecución penal, la cual recae sobre el fiscal al iniciar el procedimiento en cuanto tenga
conocimiento de un hecho constitutivo de delito, aunque el mismo no haya sido denunciado por
las partes ni se haya promovido a través de una querella. A pesar de provenir por distintas vías, las
más frecuentes son los medios de comunicación y los cometidos dentro del mismo proceso penal,
tales como la detención ilegal, el falso testimonio, etc. Dicha facultad es exclusiva del Ministerio

Publico y no es extensible a los jueces, quienes en caso de conocimiento de la comisión de un


hecho punible, deberán denunciar ante la fiscalía como cualquier ciudadano.

El principio de legalidad enuncia, por un lado, que la fiscalía debe realizar investigaciones cuando
existe la sospecha de que se ha cometido un hecho punible y, por otra parte, que está obligada a
formular la acusación cuando después de las investigaciones sigue existiendo esa sospecha
vehemente.

También podría gustarte