Está en la página 1de 4

ESTRATEGIAS PARA REDUCIR LOS NIVELES POBREZA EN EL ECUADOR, PARA FOMENTAR EL

CRECIMIENTO Y EL DESARROLLOECONÓMICO, TOMANDO EN CUENTA LA SITUACIÓN ACTUAL


EN QUE VIVE EL PAÍS. PARA ELLO ESNECESARIO QUE LA POLÍTICA PÚBLICA SE ENFOQUE EN
TRES PILARES FUNDAMENTALES COMO LAINVERSIÓN EN CAPITAL HUMANO, GENERAR
EMPLEO Y LA MEJORA EN LOS SERVICIOS PÚBLICOS (LASALUD). HAY QUE RECALCAR QUE EL
DISMINUIR LA POBREZA ES UNA LABOR QUE LE CORRESPONDE ATODO EL ECUADOR, POR
ENDE EL TRABAJO DEBE DE SER EN CONJUNTO DONDE LOS PRINCIPALESPROTAGONISTAS
DEBEN DE SER EL SECTOR PÚBLICO, SECTOR PRIVADO Y DE LOS MISMOS.

1. Acceso universal a educación de calidad

Instaurar la enseñanza preescolar obligatoria

De acuerdo al informe, los países tienen que tener al menos 1 año de enseñanza preescolar en
sus sistemas educativos. Tiene que ser enseñanza de tipo obligatoria, y principalmente estar
orientada a los menos favorecidos por cuestiones económicas. Los programas que se
desarrollen en este segmento tienen que apuntar a educar principalmente a los sectores
vulnerables, donde las condiciones económicas dificultad otras formas de acceso al sistema
educativo que no sean las públicas.

Prevenir el abandono escolar temprano

Una gran dificultad para garantizar la educación para todos es el abandono escolar. Los
gobiernos tienen que asistir a los hogares más vulnerables para ayudar a costear la
escolarización y conseguir que los niños no se vean obligados a dejar la escuela, sea para
trabajar o sea porque sus padres no pueden pagar los materiales. También es importante que
se arreglen las carreteras para que los niños puedan llegar a las escuelas y para casos de
emergencias o conflictos armados.

Instaurar el primer ciclo de enseñanza secundaria universal, gratuita y obligatoria

Es muy importante que se instaure de forma obligatoria, universal y gratuita la educación de


las aptitudes necesarias que los jóvenes deben poseer para hacer frente a la realidad que hay a
su alrededor. Se deben establecer las competencias prioritarias y garantizar también la
formación de los adultos, así como establecer una edad mínima para trabajar que no afecte el
desarrollo intelectual de los jóvenes.

Potenciar el derecho de los adultos a educarse

La alfabetización y los conocimientos básicos de los adultos a veces no son suficientes porque
en el pasado no estaban dadas las condiciones para que ellos estudiaran, por eso hay que
darles la posibilidad de formarse en la adultez.

Incentivar la igualdad de sexo para el acceso a la educación

Esto es importante para garantizar la calidad en el aprendizaje. Los procesos de aprendizaje


deben estar adaptados a los contextos culturales y fomentar la igualdad entre hombres y
mujeres para que la educación sea realmente de acceso universal. Destinar el 5,4% del PIB a
educación

Esta es una condición administrativa necesaria que garantizará el presupuesto para lograr una
educación eficiente y práctica en todos los sectores. Debe estar acompañada por una
distribución equitativa de los recursos, docentes motivados y capacitados para brindar a los
jóvenes la educación adecuada.

Fomentar la igualdad de acceso a la educación

Los gobiernos deben utilizar adecuadamente la información del sector educativo para poder
garantizar que todas las personas accedan a la educación, sin importar las realidades
académicas y socio económicas de las personas.

Reunir más datos para un mejor seguimiento del aprendizaje

Los procesos de aprendizaje requieren un seguimiento muy específico por parte de los
expertos del sector, por eso los gobiernos deben implementar herramientas adecuadas y
precisas para conseguir recaudar la información que es necesaria para obtener y gestionar
mejor la financiación educativa.

Mejorar la coordinación de políticas educativas

La educación no puede ser entendida sin su importancia en la política nacional. Las estrategias
que utilizan los gobiernos para llegar a más habitantes deben estar diseñadas pensando en la
universalidad, obligatoriedad e igualdad de la educación. A medida que se acrecientan las
diferencias sociales se requieren estrategias más específicas, pero una vez que la sociedad
avance hacia un mundo más igualitario, la educación también estará enfocada hacia ese
objetivo.

2. Cobertura universal de salud

Según el Banco Mundial, con la cobertura de servicios asequibles y oportunos de atención de


la salud se reduce la desigualdad y al mismo tiempo “aumenta la capacidad de las personas
para aprender, trabajar y progresar”.

Es el objetivo que orienta la transformación de los sistemas de salud para que todas las
personas y las comunidades tengan acceso equitativo a los servicios integrales, garantizados y
exigibles que necesitan, a lo largo de su curso de vida, con calidad y sin dificultades financieras.

Aborda los determinantes sociales de la salud, Solidaridad hace énfasis en los grupos en
situación de pobreza y vulnerabilidad.

Valores

 Derecho a la salud
 Equidad
 Solidaridad

La Estrategia define las condiciones sine qua non que permitirán a los países orientar sus
políticas y medir el éxito y la velocidad de sus avances hacia la cobertura universal de salud.

3. Desarrollo y nutrición en la primera infancia

La mayoría de las personas que viven en una situación de pobreza son niños y niñas. La
pobreza impide la realización de los derechos de la infancia. Asimismo, debilita el entorno
protector del menor de edad, ya que el maltrato y la explotación de la infancia están
vinculados a una pobreza generalizada y profundamente arraigada. La pobreza también
arruina sus vidas debido a la mala salud y la desnutrición, y frena su desarrollo físico y mental,
menoscaba su energía y socava su confianza en el futuro. En ninguna sociedad se ha producido
una reducción amplia de la pobreza sin haber realizado primero inversiones cuantiosas en el
derecho a la salud, la nutrición y la educación básica de sus habitantes.

La pobreza se trasmite de una generación a la siguiente. Por ejemplo, madres empobrecidas y


desnutridas dan a menudo a luz niños y niñas con bajo peso. Estos recién nacidos corren un
mayor peligro de morir y, si sobreviven, tienen menos posibilidades de crecer y desarrollarse
plenamente. La desnutrición crónica, la carencia de micronutrientes y una recurrencia de las
enfermedades pueden causar un bajo rendimiento escolar. De esta manera, los niños y niñas
afectados suelen abandonar la escuela más temprano y trabajar en ocupaciones por debajo de
la línea de la pobreza, si es que consiguen encontrar trabajo.

Quebrar este ciclo de pobreza depende de las inversiones que realicen los gobiernos, la
sociedad civil y las familias en los derechos y el bienestar de la infancia, y en los derechos de la
mujer. Invertir en la salud, la nutrición, la educación y el desarrollo social, emocional y
cognoscitivo de la infancia, y en el logro de la igualdad de género, no es únicamente una
inversión en una sociedad más democrática e igualitaria, sino que también es una inversión en
una población más sana, más alfabetizada y, en última instancia, más productiva. Invertir en la
infancia es una decisión moralmente correcta. También es una sólida inversión económica, que
genera un rendimiento extraordinario. Es por ello que el UNICEF dice "Financiar el desarrollo:
Invertir en la infancia". Y también "La reducción de la pobreza comienza con los niños". Y el
mundo está de acuerdo con estas afirmaciones.

4. Tributación progresiva

Los impuestos progresivos equitativos permiten financiar las políticas y los programas del
Gobierno que son necesarios para equiparar las condiciones y transferir recursos a los
habitantes más pobres. Asimismo, se pueden diseñar sistemas tributarios que permitan
reducir la desigualdad y al mismo tiempo mantener los costos de eficiencia en un nivel bajo.

Una tributación más justa es un asunto pendiente para los países en desarrollo. En el
transcurso de esta investigación se han identificado una serie de hechos que nos permiten
afirmar que el no lograr una tributación más justa es una limitación grave que afrontan
los países en desarrollo para dar cumplimiento a los objetivos de reducción de la pobreza
y la desigualdad y para la construcción de Estados más sólidos.
Se necesita que tanto la política tributaria como la de gasto público se articulen para
satisfacer los objetivos sociales. Una de las principales conclusiones de esta investigación
es que la política tributaria ha sido poco explotada como herramienta de los gobiernos en
los países en desarrollo para la consecución de dichos objetivos.
Por otra parte, las políticas promovidas por las IFIs han tendido a socavar las reformas
tributarias positivas encaminadas a hacer frente a la desigualdad. Los intereses de los
inversores privados por conseguir impuestos bajos tampoco han facilitado el logro de los
objetivos sociales en los países en desarrollo.
5. Infraestructura rural, en particular caminos y electrificación:
La construcción de caminos rurales reduce el coste del transporte, conecta a los agricultores
rurales con los mercados donde venden sus productos, permite que los trabajadores se
trasladen con más libertad y promueve el acceso a las escuelas y los centros sanitarios. En
Guatemala y Sudáfrica, por ejemplo, la electrificación de las comunidades rurales ha
contribuido a incrementar el empleo de las mujeres. Asimismo, la electricidad hace que las
pequeñas empresas familiares sean más viables y productivas, lo que es especialmente útil en
las comunidades rurales pobres.
En realidad, el impacto del acceso a cualquier tipo de infraestructura puede ser aún más
provechoso si se tiene acceso a otros tipos de infraestructura, si los hogares cuentan con otros
activos privados, y si se cumplen otras circunstancias específicas al territorio o los hogares
beneficiados. Por ejemplo, Escobal y Torero (1998) encuentran que el efecto conjunto de tener
acceso a distintos tipos de infraestructura rural (en este caso telecomunicaciones e
infraestructura vial) es mayor a la suma de ambos efectos cuando se dan por separado.
Además, su investigación encuentra evidencia de que estos impactos son diferenciados para
hogares pobres y no pobres, y contribuyen a cerrar la brecha entre ambos. Esto refleja la idea
de que un nivel mínimo de IR es condición necesaria para igualar las oportunidades entre
ambos
grupos. Conocer los canales específicos por los cuales distintos tipos de IR afectan indicadores
de
progreso en zonas rurales, así como la rentabilidad relativa de cada tipo de IR, es clave para
poder tomar mejores decisiones de política, sobre todo en países que cuentan con
financiamiento
limitado (Escobal, 2005). En este sentido, resulta crucial utilizar la evidencia existente sobre
los distintos tipos de efectos de cada IR, la posibilidad de que algunos tipos de IR generen
efectos multiplicadores para atraer más inversión, las complementariedades o sinergias que se
pueden generar entre tipos de IR y entre estas y activos de los hogares, así como la
importancia
básica de contar con cierto tipo de IR como condición y/o gatillo para potenciar resultados de
intervenciones públicas o privadas de fomento productivo.