Está en la página 1de 4

Julian Mauricio Reyes Celis

Los medios de comunicación como actores (des) legitimadores. Algunas reflexiones


acerca del rol de los medios de comunicación sobre la construcción de la opinión
pública en torno al proceso de paz de la Habana, Juan David Ruiz Análisis político nº
85, Bogotá, septiembre-diciembre, 2015: págs. 38-56

Juan David Cárdenas Ruiz, docente y miembro del grupo de investigación del Observatorio
de Medios de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana, tiene como
propósito en el artículo que hace parte de la Ponencia presentada en el VIII Congreso
Latinoamericano de Ciencia Política, (Lima, Perú, 2015) hacer una reflexión y proponer
alternativas sobre cuál es el papel y la importancia que tienen los medios de comunicación
en el proceso de paz que se desarrolla en la Habana desde un análisis de los marcos
interpretativos de los actores involucrados en el proceso.

En esta ponencia Cárdenas estudia qué papel juegan los medios de comunicación, como los
canales de televisión usan su contenido con fines políticos para la formación de una opinión
pública de las personas con respecto al proceso de paz.

La primera parte del texto hace una recuento sobre la violencia en Colombia ya que para
poder entender lo que pasa hoy en las negociaciones de la Habana hay que conocer la
historia de la violencia en el país, la cual ha estado presente desde sus inicios , dado que ha
sido utilizada como herramienta para llegar al poder y mantenerlo y de la cual resaltan unas
condiciones como lo son: la exclusión política, la fragmentación geográfica, diversidad
étnica o cultural, urbano vs rural, las cuales han potenciado distintas épocas de violencia en
Colombia, esto sumando con el hecho de que el País tiene elemento estructurales que
causan violencia, por ejemplo: la exclusión, contexto internacional ( TLC, ideologías),
impunidad, crisis recurrentes de las instituciones políticas (por ejemplo la guerra entre
liberales y conservadores en el siglo XX), ante estas situaciones el camino más ‘viable’ es
el fortalecimiento de las armas (militar) para salir de la violencia, atacando a los grupos
subversivos (FARC, ELN) , violentando los derechos humanos de campesinos y llegando a
los límites legales con tal de acabar con estos grupos y ‘acabar’ con la violencia..
Desde esta reflexión de la violencia, se plantea el hecho de que el conflicto colombiano es
muy diferente a todos los demás, es un ‘caso especial’, a partir de una tabla diagnostica
(pág. 5) se puede ver que el papel de la comunicación es fundamental, como una
herramienta central de cualquier proceso de negociación, consecuencia y consolidación de
la paz social y política, es aquí donde entran los ‘agentes de socialización’ como: escuela,
iglesia, familia, medios de comunicación. Los cuales tienen el deber de enseñar sobre el
conflicto, su raíz y resolución, darles espacio a las víctimas del conflicto como voceros y
trabajadores de y por la paz, en la parte del periodismo debe tener un enfoque más profundo
en los conflictos, raíces, posibles soluciones, en palabras del autor: ‘‘más en la gente menos
en las elites’’, atacar la cultura colombiana (machismo, culto de violencia) y construir una
perspectiva imparcial del conflicto y los procesos de paz.

Esto último es de vital importancia, ya que los procesos de paz son escenarios de alta
controversia política y social, es importante construir un consenso social en torno al
proceso que permita tener un respaldo sobre el desarrollo del mismo y sus posteriores
consecuencias en el postconflicto, ya que la paz así como la felicidad es algo que todos
quieren, la diferencia radica en que la felicidad es individual, la paz es un valor imperativo
de toda la sociedad y tiene múltiples interpretaciones, por ejemplo la Real Academia
Española tiene diez definiciones de paz.

Luego el autor entre de lleno en el papel de la comunicación, afirmando que un proceso de


paz a pesar de ser político trae una dimensión comunicativa muy importante, ya que los
medios tienen el poder de formar una opinión pública, visibilizando o no el tema, en el
manejo de información por parte de los autores involucrados y la forma como los medios
presenta la información, el autor presenta 4 influencias en la comunicación: 1) optimismo o
negativismo con respecto al proceso, 2) actores, testimonios, 3) noticas que ponen respecto
al tema, 4) visibilidad y legitimidad de los antagonistas para que muestren sus posturas, de
lo cual el autor menciona que un proceso de paz requiere paciencia, los medios demanda
inmediatez. El autor se pregunta, ¿hasta dónde los medios utilizan sus contenidos y
transmisiones para perseguir objetivos políticos?, legitiman o no el proceso, sus actores y
antagonistas, ¿muestran a la gente los acuerdos de la Habana claros?, generan noticias
conflictivas o noticias de reconciliación, ¿convierten el sí y el no en personajes públicos?
Cárdenas dice que existen 3 bloques: político comunicativo (apoya paz), FARC-EP y los
opositores del gobierno que deslegitiman el proceso y las guerrillas, que se pueden ver
claramente como: Santos, Uribe y FARC – EP. Santos por su parte haciendo campaña por
la paz, haciendo ‘amenazas’ de que si en el plebiscito no llega a ganar el sí, va a ver
consecuencias ya que se va a tener que invertir más dinero en el conflicto desfavoreciendo
al pueblo, Uribe con su discurso de que los acuerdos solo van a favorecer a los guerrilleros
que van a ser perdonados injustamente y van a acceder al poder, generando una crisis como
la que está viviendo Venezuela o Cuba y por último los altos mandos de las FARC-EP que
tienen su propia página web donde dan sus ideas acerca de los acuerdos y lo que tienen que
hacer para ganarse la amnistía del gobierno y las víctimas del conflicto. Llegando a la
conclusión que la opinión de las personas está influenciada bajo estos bloques,
principalmente Santos y Uribe, que deben haber espacios donde se den a conocer los
acuerdos y se muestre el proceso de paz con imparcialidad, llevando a la gente un mensaje
claro, no confundirlos, ni manipular sus opiniones, con noticias falsas o perspectivas
erróneas respecto al proceso, todo esto se basa en el consenso, donde la gente tiene que
mostrarse más participativa en el proceso.

En mi opinión, estoy de acuerdo con los planteamientos del Autor en este artículo que hace
parte de su ponencia, el proceso de paz se ha vuelto un asunto entre Santos y Uribe, donde
el si es votar por Santos y el no es por Uribe, creo que la gente tiene que salir de este
pensamiento porque la paz es algo para todo el país, que va a estar vigente (si es que el si
gana en el plebiscito) después de que terminen los mandatos de ellos dos, a la gente debiera
dejar de importarle el futuro políticos de ellos dos y preocuparse por la sociedad, por la
víctimas del conflicto. En parte esto también se debe a los medios y el tratamiento que le
dan al proceso, por ejemplo RCN da noticias de guerra, de los daños de las FARC a la
sociedad, se ve una clara opinión de que están a favor del No y que Caracol está a favor del
sí pero en Caracol no esta tan marcado esta opinión, la gente tiene que informase bien, no
quedarse con lo que dices los medios masivos, también tiene que leer revistas como
SEMANA, conocer portales como la silla vacía, donde si le dan un tratamiento imparcial al
tema, donde muestran los acuerdos de la Habana, ya que la gran mayoría van a votar sin
tener un pleno conocimiento de los acuerdos, solo están siendo guiados por lo que dicen los
canales de televisión al respecto, entonces mi reflexión es que la gente se informe, no
importa que vote por el sí o por el no, para mí lo importante es que tenga unos argumentos
claros y válidos y que los medios sean imparciales y no usen sus contenidos como fines
políticos porque lo único que hace eso es generar una crisis en la sociedad.