Está en la página 1de 5

ESCUELA Y CAFÉ

“LA ESCUELA COMO FORMADORA DE LOS FUTUROS CAFICULTORES DEL


MUNICIPIO DE RESTREPO VALLE DEL CAUCA - COLOMBIA”

La caficultura actual en nuestro país atraviesa por situaciones difíciles por


diferentes factores: políticos, económicos, sociales, culturales, educativos, entre
otros. Es decir que este renglón importante de la economía de nuestro país está
enmarcado en aspectos de tipo estructural que requiere de un cambio de actitud
de los productores frente a los modelos tradicionales de producción.

Los factores antes mencionados limitan en gran medida la adopción de una


tecnología, que garantice a los productores un ingreso digno y que nuestras
regiones cafeteras logren posicionarse con una caficultura organizada, sostenible
y competitiva.

En este nuevo panorama económico, que requiere de un caficultor de mente


abierta hacia el cambio, con capacidad para asumir los riesgos propios del
negocio agrícola y con altos niveles de escolaridad que facilite la adopción y
adaptación de las nuevas tecnologías de producción que permitan hacer de su
finca un negocio rentable y competitivo

En cuanto a este último aspecto, cabe destacar cómo un adecuado proceso de


educación se muestra como una importante estrategia para mejorar los procesos
de producción de los predios cafeteros y ésta como factor de desarrollo social y
económico, aporta grandes elementos para superar la actual crisis cafetera.

Escuela y Café

Desde este punto de vista, en el departamento del Valle y en especial en nuestro


municipio, con el apoyo Federación, Nacional de Cafeteros - Comité
Departamental de Cafeteros del Valle del Cauca, con la intervención de FECOOP,
se retomó una experiencia educativa en el área rural, denominada “Escuela y
café” que permite dar solución educativa a niños y jóvenes en el ciclo completo de
la educación básica y a través de un modelo pedagógico activo como lo es
Escuela Nueva, contextualiza los currículos escolares a las necesidades de la
zona cafetera.

En el caso de la industria cafetera, se invierte y trabaja intensamente en


investigación, extensión y transferencia de tecnología con el fin de hacer del café,
una actividad rentable, además de intervenir activamente en el mercado mundial
del café, con el fin de defender los precios internacionales del grano.

En el caso del hombre cafetero, la Federación realiza inversiones de todo tipo para
mejorar el nivel de vida de los caficultores; construye y pavimenta vías de
comunicación, lleva electricidad y agua a comunidades cafeteras, construye y dota
puestos de salud y escuelas rurales, realiza programas de beneficio social, apoya
programas de mejoramiento de la calidad de la educación rural, y muchos otros
más.

Con estas acciones pretendemos se pretende lograr mediano plazo en el


municipio:

1. Que el niño del área rural sienta apego por el campo y que vea en él una
opción de vida viable;

2. Retardar los procesos de migración de las familias campesinas hacia las


ciudades.

Por lo anteriormente expuesto es que el proyecto ESCUELA Y CAFÉ nace como


una necesidad sentida de poderle brindar a la futura generación de relevo de la
caficultura, las herramientas y conocimientos básicos, para la administración en
forma eficiente y sostenible de los predios cafeteros, en procura de lograr a
mediano plazo la reestructuración de la economía de la región e incidir en el
bienestar de las familias campesinas.

Este proyecto pretende fomentar en los niños y jóvenes la identidad y arraigo por
su región, el sentido de solidaridad, participación y le presenta el negocio del café
como una opción viable para asegurar su subsistencia futura.

Considerando que el desarrollo de las regiones no es una responsabilidad


exclusiva del Estado y que la sociedad civil tiene el deber y el derecho de
intervenir activamente en el mejoramiento del bienestar de las comunidades, la
Federación Nacional de Cafeteros de Colombia acompaña al Estado en el
cumplimiento de sus responsabilidades, pues estamos seguros que una buena
educación en el campo contribuye para que el sector agrícola sea una actividad
económicamente aceptable; se genere un mayor desarrollo de las regiones
cafeteras; existan mejores indicadores de salud; mejor ingreso per – capita y
finalmente en un país con tantos problemas de violencia, la educación es quizás el
único medio por el cual lograremos una convivencia pacífica en el futuro, en la
medida que se fortalezcan desde la escuela valores como el respeto por los
demás, la tolerancia, la participación, la autoestima, entre otros.

ESCUELA Y CAFÉ, se constituye en una estrategia que permite integrar y


transversalizar los aspectos técnicos, administrativos y culturales de la economía
cafetera a los contenidos educativos de las escuelas de educación básica, para
que a través de ésta se ofrezcan conocimientos útiles y aplicables al diario vivir de
los campesinos cafeteros.
Qué se espera de las escuelas y comunidades educativas con respecto a
escuela y café

1. Que tanto maestros, alumnos y padres de familia, tengan un conocimiento


global, de las características del caficultura de su vereda, municipio,
departamento y país;

2. Que los niños y jóvenes dominen temas referentes a la tecnología del


cultivo y a la administración en forma eficiente y sostenible de las empresas
cafeteras;

3. Que en el ámbito de la escuela se establezca un proyecto demostrativo de


café;

4. Que los estudiantes, con el apoyo de los padres de familia, implementen un


proyecto cafetero a nivel de su finca donde aplique lo aprendido en la
escuela;

5. Que los padres de familia participen activamente como agentes educativos


primarios, dando asesoría a los proyectos que llevarán los niños en sus
fincas y dando mayor participación a los niños y jóvenes en los procesos
relacionados con la administración de sus parcelas;

6. Que en las instituciones educativas se logre brindar un educación


contextualizada que contribuya a formar la futura generación de relevo de
acuerdo a las exigencias que hace los nuevos modelos económicos;

7. Que en el mediano plazo, exista una mayor adopción de tecnología en los


predios cafeteros.
8. Por último, con Escuela y Café se espera que el joven rural vea el
campo y la caficultura como una opción de vida viable, que le puede
generar ingresos para la subsistencia de él y su familia.

Esp. Jader Alvarado Saavedra – Rector


INSTITUCIÓN EDUCATIVA JULIO FERNÁNDEZ MEDINA

Bibliografía

DEWEY, J. (1963). Democracia y Educación.


RAMÓN, S.Josué (1998) Los Proyectos pedagógicos productivos. Argentina
.