Está en la página 1de 34

I.E. ROBERTO VELANDIA.

MOSQUERA- CUNDINAMARCA

GUIA DIDACTICA N.º 3 FECHA DE ENTREGA: 08/11/2020

DOCENTE(S): Julián Andrés Montoya Reyes

GRADO DÉCIMO CURSO: 1001, 1002, 1003, 1004, 1005, 1006

ESTUDIANTE:
AREA Filosofía: como leer y analizar un documento
filosófico
II PARTE

OBJETIVO Proponer estrategias que faciliten la lectura de textos


filosóficos.
Mejorar la comprensión lectura de los estudiantes.
Implementar algunas técnicas de estudio que faciliten la
comprensión lectora
Identificar argumentos en textos filosóficos.
Elaborar un comentario filosófico, a partir de las lecturas que
sugieren en la guía.
Participar en foros virtuales según la rúbrica TIGRE

COMPETENCIAS Analizo, comento e interpreto textos filosóficos.

EVALUACION Documento escrito digitalmente a partir de los elementos


descritos en la actividad,
con normas APA, arial 12, a la plataforma Gero o si esto
no es posible al correo
electrónico: alucran@yahoo.com

Se evaluará el compromiso y cumplimiento con el desarrollo de


la guía.
Se tendrá en cuenta el análisis de los textos y la producción
original del estudiante.
Se valorará la recursividad de los estudiantes y la formulación
de preguntas al docente.

Ya llevamos algún tiempo tratando de leer textos filosóficos, aplicando técnicas de


estudio y para demostrar la comprensión de estos, acudimos a la escritura de comentarios
filosóficos. Lo anterior me permitía determinar si habías leído lo suficiente y
comprensivamente, lo anterior podía establecerse si no escribías al pie de la letra lo que
estaba plasmado en el debate, si usabas alguno de los términos que encontrabas en la
lectura, o como empezabas construir tus opiniones un poco más argumentadas, desde
algunos párrafos que te llamaron la atención. Sin demeritar todas las características
mencionadas, debo destacar la importancia de formar opiniones argumentadas, pues, a fin
de cuentas, el filosofar consiste en proponer la discusión y hacerlo desde los argumentos.

Por ahora te pido que sigas la estructura del comentario filosófico señalada en este
documento, conviene señalar que no hay una formula exacta de escribir comentarios
filosóficos, lo que hemos trabajado es lo que más o menos está estructurado. En cuanto
practiques más, seguramente esta organización será cada vez más flexible, y podremos
avanzar a textos más elaborados como por ejemplo los ensayos.

Hasta ahora nuestras discusiones, aunque importantes han sido limitadas a muy
pocos estudiantes, que inquietos por esta primera problemática, es decir la existencia de
Dios, han cuestionado a favor y en contra. El cambio de modelo producto de la emergencia
sanitaria en la que nos encontramos, ha limitado un poco la esencia de nuestra clase, a
saber, la discusión, limitar no es eliminar, para ello vamos a usar la rúbrica TIGRE, que
como verás en la guía sirve para participar en foros de discusión en escenarios virtuales.
Actividades

1. Elabora un comentario filosófico sobre los tres textos que giran en torno a la filosofía de la
educación, mínimo 10 páginas.

PAULO FREIRE Y LA PEDAGOGÍA DEL OPRIMIDO


Dr. Javier Ocampo López

Entrevista a Estanislao Zuleta LA EDUCACIÓN: UN CAMPO DE COMBATE

2. Participa activamente en los foros que subiré a la plataforma de Facebook, en caso de no


poder participar en los foros puedes realizar pequeñas entrevistas a tus padres sobre las
temáticas de las lecturas. Las temáticas deben surgir de las siguientes preguntas:

1. Consideras que las razones que han conducido a la crisis de la educación


actual en Colombia se le pueden atribuir únicamente a la crisis sanitaria, producto
del Covid-19, ¿piensas que los textos te pueden ayudar a diagnosticar y a
mejorar la situación en la que estamos viviendo? Escribe tu propuesta.

2. ¿Estás de acuerdo con la diferenciación de Paulo Freire sobre la pedagogía


para los oprimidos y la educación bancaria? En tu contexto en cual modelo te
encuentras y que cambio harías desde las ideas de Freire.

3. Crees que la crítica que hace Estanislao Zuleta se parece en algo a lo dicho
por Pablo Freire, si este es el caso podrías señalar las características más
importantes de cada teoría para formar una sola.

4. ¿La descripción que hace Estanislao Zuleta sobre el bachillerato es acertada?,


si o no y por qué, que cambios harías en tu colegio desde la crítica.

Los foros 5 y 6 serán construido por los estudiantes, quién plantee el mejor problema
y se comunique primero conmigo puede obtener 10 puntos en la definitiva del
semestre. Los criterios que voy a reconocer son: creatividad, ampliar la discusión,
reconocimiento de su contexto.

Partes de un comentario filosófico

1. Resumen

Resumir significa extraer del texto los conceptos básicos que forman el sentido general del
texto. Debes leer la totalidad del texto, escribe en un papel las ideas generales del texto en
tus propias palabras. Identifica la tesis, es decir lo que pretende demostrar el autor, esto
te ayudará bastante en tu futuro profesional.

Algunas técnicas de estudio, que te pueden ayudar bastante

• Lectura rápida del texto: permite tener una visión global del contenido del texto. El
objetivo es comprenderlo de forma genérica, sin detenernos en detalles particulares. Si
quieres subrayar espero a realizar una lectura más específica.

• Lectura párrafo a párrafo: subrayaremos las palabras clave que representan las
ideas principales y las ideas secundarias, así como los detalles de interés. Antes de
subrayar es imprescindible una comprensión total del contenido del párrafo o página. Se
puede diferenciar el tipo de subrayado según la importancia de los aspectos a destacar,
utilizando para ello distintos colores, distintos trazos, etc.

• En caso necesario, junto a cada párrafo se harán anotaciones al margen, en forma


de palabra clave, para explicitar aspectos que, aunque no se dicen abiertamente en el texto,
nos van a resultar útiles para la organización de la información en los esquemas. Podemos
utilizar también otro tipo de signos, flechas o símbolos que nos ayuden a precisar, destacar
o relacionar unos contenidos con otros.
• Realiza un esquema que te permita simplificar el texto, los dibujos o esquemas,
para no agotarte con tanta lectura te propongo que veas este videotutorial, pega este enlace
en tu computador, tableta o celular:

2. Con todo el trabajo anterior.

Analiza los términos que ya has subrayado, mencionando el significado que el autor
le da confróntalo con otras fuentes como diccionarios de filosofía en línea, bases de datos
especializadas Contextualización, que ya habrás adelantado del ejercicio anterior.

3. Análisis del texto.

Aquí se trata de explicar lo que el autor ha querido decir en ese texto, en tus propias
palabras respetando lo que el autor quiso decir, puedes agregar frases u oraciones
significativas, tal como las emplea el autor, pero usando comillas.

Respetando la estructura lógica del texto se deben identificar algunos aspectos:

¿Qué ideas se desprenden de la tesis (lo que pretende demostrar el autor)?


¿cómo argumenta el autor su postura intelectual o tesis?
¿Qué otros autores contrargumentan?
¿Qué pasos sigue para desarrollar la tesis?

Comentario crítico, se reconstruyen las principales conclusiones del texto

¿En qué medida este texto supone un avance o retroceso con respecto a las
opiniones de otros filósofos anteriores o contemporáneos al autor que nos ocupa?

¿Cómo ha influido la tesis del texto en otros filósofos contemporáneos o posteriores?

¿Cómo se ha visto afectada la tesis del texto por las aportaciones de otros filósofos
contemporáneos o posteriores?

¿Qué tan convincentes resultan los argumentos de los autores?

4. El comentario final, ¿qué opinión tienes del documento?, ¿qué aprendiste?


Fundamenta tu opinión con tantos elementos teóricos como puedas. Por ejemplo,
apoyándote en otros filósofos.

Rubrica tigre para la participación en los foros

La palabra Tigre es un acrónimo es decir que cada letra representa la letra inicial de
una palabra, cumple varios propósitos entre ellos están: evaluar de manera imparcial
opiniones, generar una participación constructiva en los diversos foros y promover criterios
para que la opinión sea significativa de, además aprendizaje colaborativo, es decir, trabajo
en conjunto con otras personas, valorando de manera positiva los aportes o comentarios de
las demás personas, genera la participación activa y positiva en los lectores a grandes
rasgos aprender de los demás.

Significado

T: título significativo

Se debe usar un nombre que llame la atención que genere impacto, a modo de
ejemplo como los titulares
de las noticias.

I: ilación

La ilación depende de la conexión entre las diferentes participaciones o


conversaciones del foro, es como una secuencia donde se alimentan las opiniones de todos
es en cierta manera una reacción a los comentarios de manera organizada y organizada
pues parte o surge de una primera temática.

G: generar discusión
La rúbrica tigre potencia la construcción de conocimiento, a partir de la discusión
estimulando la participación masiva de los foristas, algo así como una discusión respetuosa.

R: redacción y presentación

Buen uso de la ortografía y redacción para que las ideas se pueden leer con claridad.
Muchas discusiones son el resultado de la mala redacción de las ideas. Cuando consideres
que tu comentario está listo para ser publicado, léelo en voz alta y así puedes encontrar los
posibles errores de redacción y ortografía.

E: enriquecer la discusión

El buen forista debe hacer lo posible por alimentar la discusión lo puede hacer a
partir de otras preguntas que pueden ser semillas, es decir ampliar los alcances de la
temática que origina la discusión con otra adicional y complementaria, para ello puede
profundizar el tema, agregando vídeos, artículos de revistas. En síntesis, TIGRE, logra
enriquecer contenidos en foros, crear contenidos, evaluar estos contenidos, respeto a las
participaciones ilaciones o reacciones, mejora la conexión y redacción de ideas.

Uso de citas APA: https://normasapa.com/citas/

LECTURAS

Entrevista a Estanislao Zuleta LA


EDUCACIÓN:
UN CAMPO DE COMBATE

El maestro Estanislao Zuleta, escritor, ensayista, psicoanalista y profesor de la


Universidad del Valle, considerado uno de los principales divulgadores y exponentes
de las teorías psicoanalíti cas en el país, concedió amablemente a EDUCACIÓN Y CULTURA
la presente entrevista realizada por nuestro Editor, Hernán Suárez en la ciudad de Cali,
en la cual formula sus opiniones sobre la educación y sus fines, así como la situación del
bachillerato colombiano. De la extensa y fecunda entrevista, liemos extractado sus
partes esenciales y de mayor interés para el magisterio, ante las limitaciones de espacio
para publicarla en su totalidad. Queremos iniciar con ella una serie de entrevistas, con
el fin de conocer las opiniones y reflexiones . de estudiosos y entendidos de la
problemáti ca educati va, que desde diversas perspecti vas y concepciones contribuyan
al examen que el magisterio debe hacer de las orientaciones y fines de la escuela en
Colombia, uno de los propósitos del Movimiento Pedagógico.

HERNAN SUAREZ J.

EDUCACIÓN Y CULTURA: ¿Cuál es su impresión sobre la formación escolar de


los jóvenes en Colombia y particularmente sobre el bachillerato?

ESTANISLAO ZULETA: Pienso que el bachillerato es la cosa más vaga, confusa y


profusa de la educación en el país. Es una ensalada extraordinaria, en la cual se
pasa de la clase de g e o g r a f í a a la de geometría y de ésta a la de leyenda o
historia patria.
Paradójicamente, el bachillerato es una educación al mismo tiempo muy
elemental y especializada. Lo que se enseña en matemáticas o en geografía es, por
una parte, muy elemental; tan elemental que cuando el estudiante termina sus
estudios, ya no le sirve para nada práctico en la vida, ni en sus actividades
educativas posteriores, cuando no suele ocurrir que olvide todo lo visto.

Esta ensalada del bachillerato se la come el estudiante durante seis años y en el


examen final, hoy de estado o del ICFES, vomita todo y queda limpio. Por
fortuna se libera de toda aquella pesada carga de información y confusión. Pero
al mismo tiempo que es elemental, es una educación muy especializada. Tomemos
el caso de la historia en el período de la independencia. El estudiante tiene que
aprender una cantidad de acontecimientos, que son de detalle, yo diría que de
especialistas. Tal es el caso de las batallas, en el cual se estudia la ubicación de las
tropas y sus generales, el ataque de los flancos, la ubicación y función de la
retaguardia y la vanguardia, etc., etc., con un grado tal de especialización y detalle
que se necesitaría ser un especialista en historia y estrategia militar.
En cambio, no se enseña que fue lo que pasó desde el punto de vista histórico,
que es lo que interesa a un estudiante de secundaria recién iniciado en el estudio, de
la historia de su país. Poco se dice sobre el tipo de sociedad de la época; cómo
vivían los indios, los negros, los criollos, la nobleza; el tipo de tensiones y
rivalidades que existían entre la nobleza terrateniente criolla y la corona española;
los conflictos sociales entre las distintas clases y grupos. No se enseña, por
ejemplo, las razones del hundimiento del imperio español frente a Napoleón,
como resultado de la derrota de la Armada Invencible española frente a la armada
inglesa. Que un imperio, al otro lado del mar y sin flota, tenía que perder
fácilmente sus colonias. Es decir, si no sale Bolívar, hubiera salido cualquier otro.
Lo que perdió España fueron las condiciones para sostener su imperio en ultramar.

Lo que se enseña son toda clase de discursos, proclamas bobas y frases


altisonantes de don Camilo Torres, José Acevedo y Gómez, etc. No se enseña cual
era el problema realmente; cuál el sentido de las luchas de independencia; cuál era
el dilema del país: tomar una dirección influenciado por los ideales de la
Revolución Francesa o, por el contrario, cerrarse sobre la tradición y el
colonialismo, reafirmando la dominación española. Es una historia que tras el
detalle y la minucia olvida lo esencial, lo global, lo que importa.

Asuntos como las rivalidades entre Bolívar y Santander son detalles, pero los
detalles de un gran drama histórico en la suerte y destino de un pueblo. Este hecho
queda por fuera de la historia que se "enseña" en el bachillerato, queda oculto. El
detalle, l a anécdota, el listado de presidentes y próceres siguen dominando la
enseñanza e interpretación de la historia.

Igual cosa ocurre en el caso de la enseñanza de la geografía. A un estudiante


de bachillerato le enseñan los afluentes principales de los grandes ríos como el
Magdalena, el Cauca, el Amazonas, etc.; si no los aprende, puede llegar a perder el
año. En cambio, no es fundamental, ni se enseñan aspectos como: ¿Qué significa
ser del trópico y no de un país de estaciones, desde el punto de vista cultural,
social, económico? ¿Qué ha significado la montaña en la vida económica y cultural
del país?

Los sectores montañosos, donde no hay una aristocracia de la tierra, sino


campesinos y colonos y una particular distribución de la propiedad territorial, en
contraposición a la distribución de la tierra de la región de los grandes valles y ríos,
tienen una conformación y un desarrollo social y económico diferente.

En el bachillerato tampoco se examinan los ritmos de la historia en función del


espacio geográfico, cómo se llega primero a los grandes puertos que a la
montaña.

En una palabra, pensar la geografía no solo como espacio sino ante todo como
condición de vida humana.
EDUCACIÓN Y CULTURA: En alguna oportunidad usted afirmaba que la
educación es una acción intimidadora del pensamiento. ¿En qué se sustenta su
afirmación?

ESTANISLAO ZULETA: Sencillamente porque la educación, tal como ella está,


reprime el pensamiento, así no se lo proponga. Su acción se reduce a transmitir
datos, saberes, conocimientos, conclusiones o resultados de procesos que otros
pensaron. No enseña a pensar por sí mismo, a sacar conclusiones propias.

El estudiante adquiere un "respeto" por el maestro y por la escuela que procede


simplemente de la intimidación. El maestro subraya con frecuencia: "usted no
sabe nada"; "todavía no hemos llegado a ese punto"; "eso lo sabrá o entenderá más
adelante, mientras tanto tome nota”; “esto es así y así lo dijeron gentes que saben
más que usted".

Al estudiante no se le reconoce ni respeta como pensador, y el niño es un


pensador. La definición de Freud hay que repetirla una y mil veces: "El niño es
un investigador". Si lo reprimen y lo ponen a repetir y a aprender cosas que no le
interesan y que no investigue, eso no se puede llamar educar.

Confieso que personalmente no sirvo como ejemplo paradigmático de buen


estudiante. Yo no soporto hasta el fin, llegue a gatas hasta cuarto de bachillerato y
tire la toalla, no pude más.

Para mí la educación es un tema que me apasiona, lo he vivido como drama


con mis hijos, que en parte han sido víctimas de este tipo de educación. Mientras
el alumno y el profesor estén convencidos que hay uno que sabe y otro que
no sabe; que el que sabe va a informar e ilustrar al que no sabe, sin que el otro
(el alumno) tenga su propio juego, su propio pensamiento, sus propias
inquietudes, la educación es un asunto perdido.

Un aspecto de interés es el examen de la enseñanza de las matemáticas en la


secundaria. Al estudiante le parecía que la enseñanza de las matemáticas era un
asunto claro. Al pasar al álgebra se siente uno un poco extrañado. La
impresión que tuve era que empezábamos a hacer lo mismo pero con letras. Lo
que nunca se nos enseñó y se nos creó la inquietud, era qué significaba pensar
las matemáticas.

Las matemáticas enseñaban, hasta cierto punto, que sus contenidos era algo
que se debía aceptar, no porque alguien lo hubiera dicho, sino porque era
susceptible de demostración. Eso era algo atractivo en ese mundo de la
autoridad tan generalizada, la cual no es siempre visible y que constituye la
realidad y cotidianeidad de la escuela.

En la escuela a uno le enseñan que dos más dos son cuatro, que menos por
menos da más; pueda que el alumno no entienda ni comprenda por
qué, él sólo sabe que si lo hace así resulta y obtiene buenas calificaciones. Mientras
uno no sepa por qué menos por menos da más, no hay una aprobación del proceso
que conduce a dicho resultado, lo cual demuestra que también las matemáticas
pueden ser un dogma, al igual que la religión o la historia sagrada.

El álgebra que tiene el atractivo de despejar, reducir, asimilar y finalmente


obtener X, se convierte para la mayoría en una pesadilla, porque nunca se nos
enseñó, no sé si ahora sea lo mismo, un hecho esencial: que el álgebra es una
manera de pensar que tenemos todos los hombres.

El álgebra no es más que un desarrollo formalizado de un pensamiento que es


nuestro pensamiento. Descubrir las relaciones necesarias entre términos
conocidos, me permite encontrar términos desconocidos, eso es el álgebra. Es
algo que todos los días estamos haciendo, cuando vamos por la calle, cuando
conversamos.

Los profesores tendrían que decirle a sus alumnos que el álgebra es el modo
corriente de pensar; que no es algo que simplemente esté en el tablero o en los
problemas del texto, sino que está en nosotros y en la realidad.

Es posible que el alumno saque cinco en álgebra pero la olvidará en seguida,


porque no la vinculará a procesos posteriores. Puede que la recuerde después, si
decide estudiar ingeniería o cualquier otra carrera, pero entonces ya no
necesitará entender, le bastará con aprender las fórmulas, los resultados, con
ellos podrá operar.

La educación crea una incomunicación. Yo tengo que llegar a saber algo, pero
ese "algo" es el resultado de un proceso que no se me enseña. Saber significa
entonces simplemente repetir.

La educación y los maestros nos hicieron un mal favor: nos ahorraron la angustia de
pensar.

El que educa con estos sistemas no sabe, lo que está haciendo, pero lo hace
en el mínimo de tiempo, de la manera más rápida y menos costosa; a ello se
quiere llegar con la tecnología educativa y los métodos de enseñanza
audiovisuales, confundiendo educación con información.

La ideología de la informática ha producido una revolución en el campo educativo, que


es prácticamente una peste. Es allí donde queda más radicalmente reprimido el
pensamiento como actividad.

Un ejemplo tomado de la enseñanza de la biología podría ilustrar mi


afirmación: En cierto momento de mi bachillerato nos tocó estudiar la célula. El
profesor apoyado en el tablero nos pintó un círculo y explicó: "Esta es la
célula". Más por Fé que por la razón aceptamos que "eso" era una célula. Se
nos decía también que era microscópica, pero allí se veía.
"Esto que ustedes ven aquí es la membrana, dentro de la membrana está el
plasma y en el plasma está el núcleo y poco a poco se van formando los
cromosomas hasta que se ahorcan y se forman dos células". Entonces el maestro
pintaba dos bolitas en el tablero.

Lo que resulta interesante de este procedimiento, es que uno como estudiante


tenía la ilusión de aprender, pero precisamente porque no pensaba, se limitaba a
ver, oír y repetir.

Si el maestro aceptara que el niño o el joven es inteligente y que puede


enfrentarse con problemas complejos, entonces, en lugar de tanta figurita o
imágenes, el maestro tendría que exponer el concepto de célula, no la imagen,
porque la imagen no es el concepto. Se puede o no apoyar en un dibujo, lo cual es
secundario.

El maestro debería entonces explicar que la membrana es la piel de la célula, es


lo que la separa del mundo que la rodea, así como nuestra piel separa nuestro
cuerpo del mundo que lo rodea; también es lo que la protege e individualiza,
si no tuviera membrana la célula no sería más que parte de un charco o de otros
líquidos. Pero al mismo tiempo que la membrana es la piel es también la
comunicación con el mundo, la membrana es la boca, por allí come; pero
también es el ano, porque por allí expulsa lo que no le sirve, con lo que
siente; es su gran ojo. Entonces la célula es una piel, una boca, un ano, un ojo,
una membrana, el sistema sensitivo. El niño quedaría asombrado de una célula
que es todo eso a la vez. Posiblemente no se le olvidaría y sería fuente de
muchas preguntas e inquietudes; sería más fácil explicarle cómo después las
células se van especializando en una boca, en un ojo, en una piel, en un ano, etc.

Lo que me interesa resaltar es que los métodos audiovisuales o las imágenes


crean en el estudiante la ilusión de que sabe que es una célula, pero lo que ve es
una raya en el tablero y un conjunto de nombres. Una célula es un conjunto de
funciones que habría necesidad de explicar e interrelacionar.

Se cree que con la magia de los nombres y de las imágenes el alumno entendió
un concepto del cual no se ha apropiado; de nada le va a servir lo que no ha
entendido.

Además del problema de enseñar resultados del conocimiento sin enseñar los
procesos del conocimiento, existe un problema esencial: En la escuela se
enseña sin filosofía y ese es el mayor desastre de la educación.

Se enseña geografía sin filosofía, biología sin filosofía, historia sin filosofía,
filosofía sin filosofía, entendiendo por filosofía la posibilidad de pensar la
cosa, de hacer preguntas, de ver contradicciones.

EDUCACIÓN Y CULTURA: ¿Por qué la Educación actual es una


educación sin filosofía?
ESTANISLAO ZULETA: Porque es una educación para que el individuo rinda
cuentas sobre resultados del saber y no para que acceda a pensar en los
procesos que condujeron a ese saber o a los resultados de ese saber. Le
ahorran a uno la angustia de conocer, lo cual es un pésimo negocio, tanto en la
educación, como en cualquier otro campo del saber.

Al alumno, por ejemplo, se le enseña el sistema solar y la teoría de Galileo. Si


está en un colegio de clase alta, le muestran con ayuda del betamax o equipos
audiovisuales el movimiento del sistema solar y los planetas. Es decir se le
muestran los resultados del saber de Galileo pero no el proceso que condujo a
dicho saber, las angustias y conflictos que enfrentó Galileo al formular su teoría.

Al niño le imponen dogmáticamente que todo lo que él vive es falso, que lo


verdadero es lo que está en el betamax, en el cine o en la lámina didáctica. Lo
que él ha pensado, lo que él siente es considerado falso, él queda
descontinuado.

No hay un enseñar partiendo de los ejemplos de lo que el niño conoce a través


de su experiencia. para mostrarle que lo que a él le "parece" o ha vivido son
también problemas, sino que se prescinde del saber y la experiencia del niño y se
le dan los resultados finales del "Conocimiento, que no son más que verdades
dogmáticas, carentes de vida e interés.

Lo que el estudiante ha vivido, la manera como él ve las cosas


espontáneamente, lo que él piensa, todo ello no cuenta. En cambio se le imponen
resultados que supuestamente refutan su propia vivencia y que son
considerados y deben ser considerados como la verdad por el alumno.

Yo no sé al detalle cómo funcionará la educación en la actualidad, pero en


mi época de estudiante una persona muy inquieta dificultaba las clases. Una
persona poco dada a aceptar la verdad del maestro dificultaba las labores
escolares. En cambio un individuo que tuviera una aptitud competitiva por tener
mejores notas que sus compañeros, sin preguntarse mucho por el sentido de su
afán, se llevaba sistemáticamente el primer puesto. Es algo sobre lo cual no se
han realizado estadísticas, pero así lo viví yo en mi época, no sé si siga siendo
así hoy en día.

EDUCACIÓN Y CULTURA: Las políticas educativas en los últimos años han


señalado como uno de sus fines ligar la educación a las necesidades de la
producción, concentrando su atención en la relación educación- economía,
educación- producción, dejando de lado la definición de un proyecto o
propósito cultural definido. ¿Cuál es su valoración de dicho enfoque?

ESTANISLAO ZULETA: Voy a considerar la educación como uno de los elementos del
proceso económico, es decir me acojo a los textos e interpretaciones de Marx que me son
más familiares. Desde esta
perspectiva, se analiza la educación como la producción de una mercancía que
denominamos: fuerza de trabajo calificada que tiene una demanda en el
mercado. La educación se ocupa de preparar a los estudiantes para intervenir en
las distintas formas de trabajo productivo en los diversos sectores de la economía.

La eficacia de la educación para preparar los futuros obreros, contabilistas,


ingenieros, médicos o administradores, se mide por las habilidades que el
individuo adquiera para realizar tareas, funciones u oficios dentro de un
aparato burocrático o productivo. Su eficacia depende también del dominio
de determinadas técnicas, poco importa que la realización de las tareas
productivas coincida con los proyectos o expectativas del hombre que las realiza.

Se trata en esencia de prepararlo como un empleado del capital, por lo tanto,


no es muy importante que piense o que no piense los procesos productivos del
saber, sino que haya logrado manejar determinadas habilidades que permitan
producir resultados determinados.

El profesor norteamericano Gintis, al analizar la educación norteamericana,


sostiene que para el sistema capitalista es necesario formar no solamente un
conjunto de individuos con determinados conocimientos sino también con una
determinada aptitud y ella básicamente es la renuncia a toda iniciativa.

Gintis afirma, de manera brillante, que la crítica a la educación, generalmente


proveniente de los sectores que tradicionalmente se llaman de izquierda, es una
crítica que supone que la educación debería formar pensadores pero no lo logra
a pesar del costo inmenso en tiempo, recursos humanos, ayudas y equipos. Lo
que finalmente logra producir es una especie de técnico con conocimientos
parciales, particulares, especializados.

Gintis hace notar que ese es el tipo de técnico que la sociedad necesita. No en
una forma voluntarista y para llevar a cabo determinadas intenciones,
sencillamente lo que resulta es también lo que necesita.

Vivimos en una sociedad que es altamente burocratizada —señala Gintis


— para referirse no sólo a las sociedades capitalistas sino también a las sociedades
que hoy se consideran socialistas. En estas sociedades altamente
burocratizadas el individuo va a participar en empresas (públicas o privadas)
en las cuales existe una rígida jerarquía en dos sentidos: el trabajo que manda y
el trabajo que obedece; el trabajo que planifica y el trabajo que ejecuta.

Gintis se pregunta qué clase de hombre se necesita para estar adaptado a


este tipo de trabajo; pues no sería bueno que en una empresa burocratizada se
vincularan personas que tengan la rara costumbre de
tomar iniciativas, de poner objeciones, de pensar por si mismos. No encajarían
bien en dicho sistema, por el contrario, crearían problemas.

En este sentido, nuestra educación es, por una parte, desastrosa en cuanto a,
la formación de individuos que piensen, que tengan autonomía y creatividad,
pero no es nada desastrosa en cuanto a la producción de personas que se, ajusten a
tareas o empresas que nos les interesan; personas que tienen que ganar el
examen de álgebra sin que le interese el álgebra; personas que tienen que estudiar
sin que les interese el estudio. Para producir este tipo de personas la escuela
que tenemos es la ideal, está hecha para tal fin.

EDUCACIÓN Y CULTURA: Si ello es así, ¿cómo se explica que aun los propios
empresarios se quejen de las pocas posibilidades para el trabajo que se
observan en los bachilleres egresados de centros de formación tecnológica?

ESTANISLAO ZULETA: Yo creo que no sólo es el bachillerato, también las


Universidades. Lo que ocurre es que desde la primaria a la gente se le educa
en función de un examen, sin que la enseñanza y el saber le interese al
estudiante o se relacione con sus expectativas personales, situación que se va a
repetir una vez termine sus estudios, es lo que va a encontrar en la vida.

Al terminar sus estudios, el individuo no va a salir a expresar sus inquietudes,


sus tendencias, sus aspiraciones, sino que se va a enganchar en un aparato o
sistema burocrático que ya tiene su propio movimiento y que le va a pedir
determinadas tareas o actividades sin preguntarle si está de acuerdo o no con
los fines que se persiguen.

Es un sistema educativo en el cual la gente adquiere la disciplina desgraciada


de hacer lo que no le interesa ganar; de competir por una nota; de estudiar por
miedo a perder el año, de la misma manera que va a trabajar por miedo a perder el
puesto.

Desde la niñez el individuo aprende a estudiar por miedo, a resolver problemas


que a él no le interesan. El capital ha puesto bajo su servicio y control la iniciativa,
la creatividad y la voluntad de los individuos.

Para producir un "buen estudiante", que no le interesa aprender pero sí sacar


cinco; que le da miedo perder el año y sólo por esa razón estudia, puede que el
tipo de educación actual sea muy malo desde el punto de vista del
conocimiento, pero es el ideal para el sistema y sus intereses.

Por ejemplo, a nadie dentro del actual sistema le va a interesar tener un cajero
que tenga una crítica del dinero, sería peligroso para los intereses del banco y
de los banqueros.

En cambio, si se les prepara de tal manera que sepan contar bien y rápidamente
grandes fajos de dinero, que sepan hacer cuentas, que al
final del mes sepan hacer un balance de pérdidas y ganancias, son más útiles
que si supieran la teoría marxista del valor y del funcionamiento de la
economía. Serían muy peligrosos incluso en la Unión Soviética.

Es decir, el sistema necesita formar gentes que hayan interiorizado una relación
de humildad con el saber, la educación lo logra y ese es nuestro sistema
educativo.

EDUCACIÓN Y CULTURA: Sus reflexiones hasta ahora dejan entrever una


concepción que reivindica una dimensión humanista para la educación. Por
qué no profundizar sobre el tema…

ESTANISLAO ZULETA: Lo que considero una educación humanista, para utilizar


el término de su pregunta, es una educación que permita y fomente el
desarrollo de la persona, es decir, que las posibilidades de desarrollo del individuo
no estén relacionadas y determinadas por el mercado. Desgraciadamente en
nuestra sociedad el hombre no va a vivir de sus posibilidades, sino de la venta
de su fuerza dé trabajo.

Al sistema no le interesa mucho, desde el punto de vista de la eficacia de su


aparato, que el individuo se realice y se desarrolle en sus posibilidades, sino que
haya individualizado la humildad frente a sí mismo.

Si usted es buen subgerente de cartera, no le presta a los pobres pero sí a


los ricos, podrá llegar a ser gerente. A un individuo así no le puede interesar
sino una cosa: el éxito, la diferenciación, la promoción, pero no la realización
de sus posibilidades. Mientras menos las realice y tenga una mentalidad
"técnicamente" lacayuna, más éxito tendrá.

La educación, y el maestro sin saberlo, están formando al individuo para que


funcione como necesita el sistema, está preparando burócratas, en el sentido
amplio de la palabra.

Nuestros niños, que a veces juegan, o hacen juegos de palabras, pintan con
cierto talento, les interesa jugar con los números, queremos hacer de ellos
perfectos burócratas, se reprime su pensamiento para poder mantener una
fábrica de microburócratas que puedan "funcionar" en todas partes.

La educación en últimas, tiende a producir un individuo heterónomo, es decir,


alguien que tenga el máximo de heteronimia (dependencia de los demás) y el
mínimo de autonomía.

Un individuo que no sepa qué le pasa y qué puede hacer cuando tiene niguas;
sino que tenga que contratar un médico, pagar una consulta para que le saquen
una nigua. Un individuo que no sepa qué pasa cuando se apaga el fogón, sino
que tiene que contratar un electricista, porque él no sabe cómo funciona un
fogón eléctrico.
La producción de un individuo heterónomo, que carezca al máximo de
autonomía y que además tenga fe en el resto, en los que saben hacer otras cosas, a
los cuales "alquila" para resolver problemas que él no puede, ello conduce a que
todos nos necesitemos como mercancías, que el mundo mercancía domine la vida.

Para lograrlo la escuela forma una actitud ante la división social del trabajo,
hecha de fe ciega oír el otro y de ignorancia asumida sobre sí mismo.

No es extraño entonces que hoy en día al niño no se le enseñe cómo es la casa


donde vive, como proponía un ruso inicial, Lenin. Que se le enseñe cómo
funciona el reloj, la estufa, cómo se hacen los muebles, etc. En últimas, que se le
enseñe al niño dónde vive y por lo tanto no esté rodeado de fantasmas y
misterios que otros saben.

El profesor Gintis se preguntaba: ¿Es un mal resultado? ¿O es el resultado


de una educación para una sociedad en que la forma mercancía rige todo el
mundo?

En una sociedad como la nuestra a muy pocos se les ocurre hacerse esta pregunta
e intentar una respuesta, no les resulta necesario. Sencillamente porque la
sociedad necesita que la gente no sepa nada de su cuerpo y de su
funcionamiento, porque para eso está la medicina, para citar sólo un ejemplo.

La medicina es una profesión en la cual el médico va a trabajar para una clientela.


Se dice que hay necesidad de cerrar las facultades de medicina porque
supuestamente hay un exceso de médicos, lo cual es una aberración
afirmarlo, ya que no hay un exceso de médicos en el sentido de la cantidad
de enfermos que se necesita atender, sino un exceso de candidatos a burgueses
por medio de la medicina, de eso sí hay efectivamente un exceso.

Si se preparara personal que supiera tratar la malaria, la tuberculosis, la


parasitosis; que enseñaran a la gente, al menos, a hervir el agua, faltarían muchos
médicos, pero eso no convertiría a nadie en burgués. Todo lo que invirtió la familia
y el Estado en el privilegio de formar un médico, es pagado por éste
convirtiéndose en burgués.

La relación actual de la medicina es una relación con la clientela, más que una
relación con la enfermedad. El médico puede estar rodeado de enfermos pero
no de clientes. El no necesita tener una gran sensibilidad social para vivir en
medio de los barrios y las gentes pobres, él sabe cuáles son las causas de la
enfermedad en estos sectores. Sabe que hay falta de higiene, de agua potable,
de alimentación adecuada, sabe que es un fenómeno social y económico, pero
él se limita a su consultorio; él lo que sabe y va a tratar es un hígado y por tanto
se especializa en el tratamiento del hígado.
Si este individuo se decide a pensar por sí mismo y reflexiona: "Yo decidí ser
médico porque era un combate contra la enfermedad, porque era un combate en
favor de la vida y contra la muerte innecesaria"; pero él lo que se encuentra es
con la injusticia social, con la explotación, con la marginalidad y ese no es su
"oficio", o para ello no ha sido formado.

La educación, de la que hemos venido hablando, le ayuda mucho a no pensar; a


no problematizarse; a dedicarse a lo suyo; a ser eficiente como médico-
burócrata; como le ayuda también a otros profesionales de otras disciplinas.
EDUCACIÓN Y CULTURA: Si la educación produce unes resultados tan
catastróficos y desalentadores cómo se explica la "fe ciega" en la educación
por parte de todos los sectores sociales y del propio Estado.
¿Por qué una "equivocación" tan socialmente extendida y aceptada?
ESTANISLAO ZULETA: Nuestra sociedad necesita no sólo formar burócratas,
necesita también crearle a todo mundo la ilusión de que es una persona con
posibilidades, con futuro y que la educación es un ascensor social.

La educación pública probablemente se podría suprimir y llegar a una situación


en la cual el que quiera ser médico que pagué el costo, lo cual significaría que sólo
los hijos de los ricos podrían ser médicos, y con estos médicos bastaría.

Pero nuestra sociedad necesita crear y alimentar la ilusión de la cual vive: la


ilusión de que es una sociedad democrática, una suciedad en la cual hay
movilidad social e igualdad de oportunidades. El manido cuento de que un
individuo llegó a ser lo que sus padres no eran y demostrar con ello que la
nuestra no es una sociedad cerrada, sin movilidad social.

Esa ilusión cuesta mucho, es el costo de mantener la educación pública. Ella es


importantísima para sostener el sistema, porque le sería muy difícil a las
clases dominantes confesar que no es una sociedad democrática con igualdad
real de oportunidades como pregonan los liberales.

Desmontar la educación publica significaría desmontar las ilusiones, es el


costo que están pagando por mantener esa ilusión. Gran parte de la educación
pública es lo que le cuesta a la burguesía sostener la ilusión de la mayoría de
la población de que su destino no está dado por su nacimiento sino que se debe
o resulta de la adecuada utilización y aprovechamiento de las oportunidades
que brinda el sistema a través de la educación.

Nuestra sociedad, que se precia de liberal, democrática, con movilidad social e


igualdad de oportunidades tiene qué pagar un costo altísimo por este discurso y
cada vez le costará más. Sin embargo, para los maestros este costo significa
un espacio político. Tenemos que emplearlo para crear un espacio desde el
cual podamos combatir el sistema en su
5 7
conjunto. No es el único, pero es uno en el cual el magisterio tiene grandes posibilidades.

Quiero precisar que mis opiniones no quieren decir que se liquide entonces la educación. Es un
mal negocio para las clases dominantes y allá ellos con su negocios e inversiones.

El campo de la educación es un campo de combate. Todo el mundo puede combatir allí, desde
el profesor de primaria, pasando por el de secundaria hasta el profesor de física atómica de la
universidad.

Combatir en el sentido de que mientras más busque la posibilidad de una realización humana
de las gentes que educan más estorba al sistema. Por el contrario, mientras más se eduque a
las demandas impersonales del sistema más le ayuda a su sostenimiento y perpetuación. Este es
el campo de combate de los educadores, tienen un campo abierto allí y es necesario que tomen
conciencia de su importancia y posibilidades.

PAULO FREIRE

Y LA PEDAGOGÍA DEL OPRIMIDO

Dr. Javier Ocampo López

Profesor Doctorado Historia de la Educación Latinoamericana.

Universidad Pedagógica y Tecnológica


de Colombia RUDECOLOMBIA.

Recepció
n 5/10/2007
Evaluación 3/12/2007
Aceptación
17/01/2008

RESUMEN

Este estudio es una visión sobre las ideas del educador


brasileño PAULO FREIRE (1921-1997), uno de los grandes
educadores latinoamericanos del siglo XX. Su objetivo es señalar
el ideario de Freire sobre el carácter político del problema
educativo y la necesidad de crear una escuela popular en el
ámbito latinoamericano. Planteó un movimiento de educación de
base, que se ha llamado «Método Freire» de la pedagogía
liberadora, que centralizó sus ideas educativas en su obra la
«Pedagogía del Oprimido».A través de la alfabetización y la
educación popular, el pedagogo brasileño señaló la importancia
de crear una conciencia colectiva en las masas populares sobre su
realidad y sobre la necesidad de una pedagogía de la liberación
para llegar a la justicia social.

PALABRAS CLAVES: Pedagogía del oprimido, pedagogía


de la liberación, alfabetización. Método Freire, educación con el
diálogo, educación tradicional, educación bancaria, educación
activa.
5 8

Fotografía
Paulo
Freire
PAULO FREIRE
AND THE PEDAGOGY OF THE OPPRESSED
Dr. Javier Lopez Ocampo
Ph.D. Professor of Latin-American History Education.
Pedagogical and Technological of Colombia University.

RUDECOLOMBIA.

ABSTRACT

This study is a vision on the ideas of the Brazilian educator


Paulo Freire (1921-1997), one of the great Latin American
educators of the twentieth century. Its aim is to bring the ideas of
Freire on the political nature of the problem of education and the
need to create a popular school in the Latin American context. He
raised a movement on based education, which has been called «
Freire’s Method « about pedagogy of liberation, which centralized
his educational ideas on his book «Pedagogy of the Oppressed.»
Through literacy and popular education, the Brazilian pedagogue
pointed out the importance of creating a collective consciousness
in the masses about their reality and the need of a pedagogy of
liberation to get social justice.

KEYWORDS: Pedagogy, Oppressed, Liberation, Literacy,


Freire’s Method, Education Dialogue, Traditional Education,
Banking, Active Education.

INTRODUCCIÓN

En la Historia de la Educación Latinoamericana y mundial,


Paulo Freire (1921-1997) es el creador de un movimiento de
educación de base que tiene por objeto dar un carácter político al
problema educativo. Según sus ideas, es necesario dar una
concientización al oprimido a través de la educación. Dio
significativa importancia a la alfabetización, pero no en forma
aislada y memorística, sino con una aproximación crítica a la
realidad. Se debe dar más importancia a la educación dialogical o
conversacional, que a la curricular; asimismo, debe dar
importancia a la praxis en la actividad educativa. Freire consideró
fundamental constituir y fortalecer la «escuela popular» en el
ámbito latinoamericano.

1. Su estilo vital y vigencia social. Este pedagogo y filósofo


brasileño, Paulo Reglus Neves Freire, nació en Recife, capital del
Estado de Pernambuco en Brasil, el día 19 de septiembre del año 1921
y murió en Sao Paulo (Brasil) en 1997.
60

Recife en Pernambuco es una de las


regiones más pobres del Brasil, en donde las
masas populares han tenido muchas
dificultades de sobrevivencia. El escritor
Robert Mackie en su obra Alfabetización y
Revolución. La Pedagogía de Paulo Freire, señala
que este ambiente de grandes problemas
sociales que se presentan en Pernambuco,
influyó en el pensamiento educativo de Paulo
Freire, pensando en una educación para las
grandes masas. Era de una familia de clase
media, de educación católica, aunque su
padre, quien fue funcionario de la policía
militar del Estado de Pernambuco, era
espiritista. Freire adoptó la religión católica,
que era la de su madre; y se destaca que el
Catolicismo fue una fuerza religiosa que Paulo Freire
siempre llevó en sus luchas educativas para ec
elevar el nivel de las clases desposeídas y on
analfabetas. ó
mi
Sus primeros estudios los hizo en una ca
escuela privada. Sin embargo, su familia m
tuvo grandes problemas económicos en un
1929, cuando la Depresión dia
l
la
go
lpe
ó,
po
r
lo
cu
al
co
m
o
otr
os
ni
ño
s
de
los
se
cto
res
po
pu
lar
es,
suf
rió
el
ha
m
br
ey
la
in
60

digencia, Ta
propia del m
«hombre bié
oprimido». n
Ello influyó se
en sus ideas int
para los ere
estudios de só
alfabetizació po
n en los r
oprimidos. los
En el año est
1941 trabajó ud
en una ios
escuela de
secundaria, fil
con la os
enseñanza ofí
de Lengua ay
portuguesa, e so
inició sus cio
estudios lo
universitarios gía
en la de
Universidad la
de ed
Pernambuco uc
en donde se aci
licenció en ón.
Derecho. En
1959 obtuvo E
el título de n
Doctor en la
Filosofía e Un
Historia de ive
la rsi
Educación, da
con la tesis d
«Educación de
y actualidad Pe
brasilera»: la rn
cual publicó am
después con bu
el título de co
Educaçao fu
como e
Prática de Pr
Libertade, of
publicada es
por la or
Editorial de
Paz y Tierra Hi
en 1967, sto
dando inicio, ria
así, a su y
carrera de Fil
profesor de os
la ofí
Universidad a
de Recife. de
60

la Cu
Educación. ltu
Un año ra,
después int
inició el ere
Movimiento sá
de la nd
Cultura os
Popular de e
Recife. En po
1963 tuvo r
sus primeras la
experiencias ed
de uc
alfabetizació aci
n en Río ón
Grande do pa
Norte, una ra
de las las
regiones ma
más pobres sas
de Brasil y po
con mucho pu
analfabetism lar
o. Aplicó su es
método para bra
la sil
alfabetizació eñ
n a 300 as.
trabajadores Ad
de plantíos em
de caña de ás,
azúcar en 45 fu
días. Desde e
esta dir
experiencia ect
inició su or
vida y obra de
ascendente la
en el Brasil Di
para la vis
alfabetizació ió
n, con gran n
repercusión de
a nivel Cu
mundial. ltu
ra
En la y
Universidad Re
de cre
Pernambuco aci
también ón
inició sus del
actividades De
culturales pa
como rta
Director del me
Departamen nt
to de o
Educación y de
Mediante una ley del Brasil se negó al voto electoral a los
analfabetos, a quienes llamó Freire «los oprimidos». Desde
entonces Paulo Freire estudió y puso en práctica su método psico-
social de alfabetización masiva, para que el pueblo brasileño pudiera
alcanzar el poder.

Este filósofo y educador brasileño publicó varios libros que


han tenido gran acogida en el mundo educativo político
latinoamericano y universal: Concientización y alfabetización.
(1963); La educación como práctica de la libertad, publicado por la
Editorial Paz y Terra en 1967, con prólogo de Francisco Weffort,
traducido a varios idiomas. La obra Pedagogía del oprimido, la
obra más conocida de Freire, publicada en México en 1968, y
luego en idioma portugués en 1970, con prólogo de Hernán Fiori;
editada en español y en inglés en varias versiones: alemán, italiano,
francés, holandés, japonés, sueco, noruego, finlandés, danés,
flamenco, griego, árabe, chino, y en más de 20 idiomas.

Otra obra de Paulo Freire es Educación y cambio, publicada


por la Comisión Ecuménica Latinoamericana de Educación
(Celadec) en Buenos Aires, en 1976. Otras obras del pedagogo
brasileño son: Extensión y comunicación (1973), Cartas a Guiné-
Bissau, (1975). Educación en la ciudad. (1991); Pedagogía de la
esperanza (1992), A la sombra de este árbol (1995). En abril de
1997, poco antes de su muerte, lanzó su último libro Pedagogía de
la Autonomía: Saberes necesarios a la práctica educativa, publicado
en Paz y Terra en la Colección Lectura. Su fecunda obra
relacionada con la educación para las masas y los oprimidos fue
reconocida mundialmente y considerada como un avance
metodológico en la educación latinoamericana para el mundo. Le
fue otorgado el título de «Doctor Honoris Causa» en 27
Universidades y numerosos homenajes de instituciones del Brasil y
del exterior1.

En sus actividades de investigación y extensión de su


programa de alfabetización masiva, Paulo Freire creó los
llamados «Círculos de Cultura Popular» en todo el Brasil, en
donde planteó su movimiento de educación de base, que desde la
década de los sesenta del siglo XX se llamó «Método Freire».
Este filósofo y educador se propuso liberar a los 15 millones de
analfabetos del Brasil con la alfabetización y concientización de las
masas para su liberación. En los círculos de cultura se buscaba
conseguir la redención o alfabetización de un iletrado en 45 días,
con un método de palabras generadoras. En los años 1963 y 1964
los Círculos de Cultura Popular y los cursos para formar
monitores y animadores, se extendieron en casi todos los Estados
del Brasil, con el apoyo del Presidente Joao Goulart. Este estadista
reformista consideró

1
Véase la obra de MACKIE, Robert. (1981): Alfabetización y Revolución. La
Pedagogía de Paulo Freire. Nueva York. Asimismo, el estudio de GADOTTI, Moacir
(1996):Paulo Freire. Una biobibliografía. Instituto Paulo Freire, Editora Cortez,
UNESCO. Y el estudio de Puigros, Adriana. (2005): De Simón Rodríguez a Paulo
Freire. Bogotá, Convenio Andrés Bello.
6 1
que la propuesta del educador Paulo Freire sería la solución para
erradicar rápidamente el analfabetismo y un medio muy seguro
para transformar las masas brasileñas.

El método Freire, inicialmente tuvo el apoyo del episcopado


católico del Brasil y fue considerado como una educación modelo
para transformar las masas latinoamericanas. Su metodología, la
cual fue llamada Método Freire fue utilizada en Brasil y en otros
países del mundo para las campañas de alfabetización. Por ello en
diversas oportunidades fue considerado subversivo contra las
instituciones plenamente establecidas.

En el año 1964, un grupo de militares brasileños hizo el golpe


de Estado contra el Presidente Goulart, quien fue acusado de pro
comunista. Así subió al poder el General Castelo Branco, quien
impuso la estabilidad con seguridad militar y persiguió a los
reformistas, clausurando las obras consideradas subversivas
contra las instituciones brasileñas tradicionales. Ante esta nueva
situación, el pedagogo Paulo Freire, ideólogo del movimiento de
alfabetización, fue apresado inicialmente y luego desterrado del
Brasil. Se consideró que la alfabetización de más de 10 millones
de brasileños analfabetos, con plena consciencia de sus
problemas, sería perjudicial para la estabilidad del país. Freire fue
desterrado inicialmente a Bolivia y luego a Chile, en donde
durante tres años colaboró con la educación en el Gobierno de la
Democracia Cristiana; y además, con los proyectos de la Reforma
Agraria.

Chile se convirtió en su segunda patria, y en donde vivió con


su familia; fue el gran colaborador educativo en el gobierno
demócrata cristiano; y en los debates de la Reforma Agraria, en
donde actuó como asesor de la UNESCO. En 1967, Freire publicó
su primera obra «Educación como práctica de la libertad», la cual
fue muy comentada a nivel mundial. En ese mismo año 1967, fue
vinculado como Profesor invitado en la Universidad de Harvard.
Cuando vivió en Chile escribió su obra Pedagogía del Oprimido,
que posteriormente fue publicada en México en 1970, y con la
cual fue muy conocido en el mundo.

En México realizó investigaciones y entrevistas con el educador


Iván Illich y el Grupo de Meaux, en el Centro Intercultural de
Documentación de Cuernavaca, CIDOC, de alta investigación
educativa y de política latinoamericana contemporánea. Desde
dicho Centro se divulgó un movimiento educativo de la
desescolarización, con la desaparición de las Escuelas
consideradas institucionales y burocráticas. Según Illich se debe
desmitificar la escuela como institución que educa, pues su labor
ha fracasado. Por ello, la misión educativa debe volver a la
sociedad convivencial y humana.
Debe tenerse en cuenta que el educador Paulo Freire aportó su
método para la educación de las masas populares, sin tener en
cuenta la escuela. Allí tuvo la oportunidad de publicar su libro
Pedagogía del Oprimido, que tuvo amplia difusión internacional2.

A partir del año de 1968, Paulo Freire ejerció su asistencia


educativa, como consultor de la UNESCO. Este organismo
mundial estaba auspiciando un modelo de alfabetización como
extensión educativa, diferente al método Freire de conocimiento y
acción reflexiva sobre la realidad. La UNESCO consideró que la
experiencia del educador brasileño debe ser conocida y aplicada
en el mundo para la alfabetización de las masas populares.

En el año 1971 fundó en Ginebra (Suiza) el Instituto para la


Acción Cultural y fue profesor en la Facultad de Ciencias de la
Educación de la Universidad de Ginebra en Suiza. Trabajó con el
Concilio mundial de Iglesias, sus orientaciones pedagógicas
fueron fundamentales para la búsqueda del ecumenismo a partir
de la educación. Asimismo, continuó sus trabajos en la UNESCO
y como conferencista y profesor invitado en numerosas
universidades e instituciones de investigación educativa.
Destacamos sus experiencias como Asesor de la Educación,
representando la UNESCO en varios países del continente
africano, entre ellos Angola, Guinea, Cabo Verde, Bissau y otros;
asimismo, otros países de Oceanía y Asia.

Varios países que recibieron sus asesorías educativas adaptaron el


«Método Freire» para solucionar el problema de la alfabetización
de las grandes masas. Y sus experiencias en los países pobres con
muchos problemas sociales, económicos y educativos, le sirvieron
para afirmar sus teorías educativas sobre la pedagogía del oprimido
y la alfabetización para las grandes masas, pero con la
concientización sobre los problemas y las realidades de cada uno
de los países.

En el año 1979 regresó a Brasil, su país natal, y se radicó en Sao


Paulo, en donde trabajó en un programa para la infancia
abandonada, impulsado por la UNICEF. En el año 1986 fue
galardonado con el Premio de la UNESCO de educación para la
PAZ. En el año 1992, la Organización de Estados Americanos le
otorgó el Premio «Andrés Bello».

Sus investigaciones pedagógicas las complementó en el Brasil


con su actividad docente. Trabajó en el postgrado de la Facultad
de Educación de la Universidad Estatal de Campinas; asimismo
en la Pontificia Universidad de Sao Paulo. Y según sus
planteamientos mundiales, continuó luchando por la

2
FREIRE, Paulo. (1970): Pedagogía del Oprimido. Montevideo, Tierra Nueva.
6 3
educación pública, popular y democrática para las mayorías, como
es el clamor de todos los pueblos del mundo3.

Los brasileños fundaron el «Instituto Paulo Freire», en Sao


Paulo en donde el ilustre pedagogo colaboró activamente y dejó
toda su obra para los estudios sobre su pensamiento pedagógico.
El educador Paulo Freire falleció en Sao Paulo el día 2 de mayo
de 1997.

2. Paulo Freire y la Pedagogía del Oprimido

El mundo educativo de la década de los setenta en el siglo


XX, conoció y estudió la obra «Pedagogía del Oprimido» del
educador brasileño Paulo Freire, la cual escribió en Chile cuando
su autor estaba desterrado por el gobierno militar del Brasil, y la
publicó en México en 1970, cuando visitó al educador Iván Illich
y al Grupo de Meaux, en el Centro Intercultural de Documentación
de Cuernavaca, CIDOC, de alta investigación educativa. Esta
obra es una de las más estudiadas sobre la educación popular en
el mundo, y ha tenido traducción en más de 20 idiomas4.

Según sus ideas educativas, nuestro pueblo latinoamericano


vive en la opresión por fuerzas sociales superiores, «los grupos
opresores», que no permiten su liberación. La pedagogía
tradicional, apropiada para las clases superiores, que llama Freire,
«educación bancaria» para privilegiados, debe cambiarse por una
pedagogía para los oprimidos, con una visión crítica del mundo
en donde viven.

El mundo de los oprimidos busca su liberación y lucha contra


sus opresores. En todos sus anhelos de cambio, tiene la oposición
de quienes tienen el poder, la riqueza y la tierra. Cuando los
oprimidos en América Latina lucharon por la Reforma Agraria,
para poseer tierras y ser propietarios, encontraron la oposición de
los opresores. Asimismo en la educación, pues solamente se llega
a ella en su plenitud y calidad con la «educación bancaria»,
propia para los privilegiados, y muy difícil para los oprimidos5.

Paulo Freire señala que la liberación para los oprimidos


tendrá un parto muy doloroso. Cuando el oprimido alcance su
liberación, será un «Hombre nuevo», y lo deseable es que alcance
a una sociedad de 6armonía en la justicia social, y en donde el
Ibídem, pág.39.
bienestar de las gentes no esté basado en la dominación y
explotación que hacen unos hombres sobre otros6.

3
Véase la obra de TORRES, Carlos Alberto. (comp).( 2001): Paulo Freire y la agenda
educativa latinoamericana en el siglo XXI. Buenos Aires, CLACSO.
4
FREIRE, Paulo. (1970):Op. Cit, pág. 36.
5
Ibídem, pág. 36.
En su obra «Pedagogía del oprimido», el educador Freire dice
que las masas oprimidas deben tener conciencia de su realidad y
deben comprometerse, en la praxis, para su transformación. En
ello tiene gran solución la educación, pues la pedagogía del
oprimido busca crear conciencia en las masas oprimidas para su
liberación. La alfabetización del oprimido debe servir para
enseñarle, no solamente las letras, las palabras y las frases, sino lo
más importante, «la transmisión de su realidad y la creación de
una conciencia de liberación para su transformación en un
hombre nuevo».

La nueva pedagogía de los oprimidos tiene un poder político


para que con conciencia social pueda enfrentar a la dominación
opresora y buscar la transformación social y política de esa
realidad. Por ello, los nuevos trabajos educativos deben buscar
que el oprimido tome conciencia de su situación de opresión y se
comprometa en la praxis con su transformación. Los oprimidos
luchan contra la cultura de la dominación, señalando que en esta
lucha se llega a la violencia. Cuando el opresor obstaculiza al
oprimido para que busque su afirmación como persona, comete
un acto de violencia. Sin embargo, a pesar de esta violencia, es
importante la lucha de los oprimidos para llegar a la liberación y
alcanzar la altura de un «hombre nuevo».

Paulo Freire recalca en su obra Pedagogía del oprimido, sus


ideas por los opresores, para quienes, «el valor máximo radica en
el tener más y cada vez más, a costa, inclusive del hecho de tener
menos, o simplemente no tener nada de los oprimidos. Ser, para
ellos, es equivalente a tener y tener como clase poseedora»7.

Ahogarse en su propia riqueza es un derecho inalienable de la


clase dominante - escribe Freire -, y lo justifica con decir de los
pobres que «son incapaces y perezosos». Por ello, la actividad
constante de los opresores es
«controlar permanentemente a los oprimidos» y desvalorizar
todas sus actuaciones, para dominarlos con más seguridad. Para
que el oprimido se libere, necesita la acción; pero ésta debe ser con
reflexión crítica y con verdadera conciencia sobre la realidad. Si
ello no ocurre, la acción para la liberación se vuelve activismo.

La clase dominante ha creado una serie de mitos que reflejan


su visión sobre la opresión. Paulo Freire señala los mitos de los
opresores y su relación con los oprimidos. El mito de que la clase
dominante defiende el orden en la libertad; el respeto a los
derechos humanos; el derecho de todos a la educación; el mito de
la igualdad de clases sociales; el mito de que la rebelión del
pueblo es un pecado en contra de Dios. El mito de la propiedad
privada como fundamento del desarrollo de la persona humana, en
tanto se considere como personas humanas sólo a los opresores.
Así continúa en su obra Pedagogía del oprimido :
7
Ibídem, pág.53.
6 5
El mito del heroísmo de las clases opresoras, como
guardianes del orden que encarna la «Civilización
Occidental Cristiana» a la cual defiende la barbarie
materialista. El mito de su caridad, de su
generosidad, cuando lo que hacen, en cuanto clase, es
un mero asistencialismo que se desdobla en el mito de
la falsa ayuda, el cual, a su vez, en el plano de las
naciones, mereció una severa crítica de Juan XXIII8

El educador Paulo Freire en la Pedagogía del oprimido hace


una crítica a la educación tradicional de los opresores, que llama
«Educación bancaria». En este tipo de educación, el maestro es el
sujeto de la educación y el educando es el receptor que recibe
todos los contenidos de la sabiduría. La tarea del maestro es
llenar a los educandos con los contenidos de sus conocimientos.
En esta concepción bancaria de la educación, el buen educador es
el que mejor vaya llenando los recipientes en los depósitos de los
estudiantes. Y será el mejor educando, el que se deje llenar
dócilmente los recipientes y los aprenda con mucha
memorización.

Los estudiantes de la educación tradicional son pasivos;


reciben muchos conocimientos, los cuales son guardados y
archivados. El dueño de la información es el educador, que es
quien sabe, pues los educandos serán los que no saben. Esta
educación forma agentes dóciles de los opresores. Se educa para
una vida bajo control de los opresores, quienes estarán tranquilos
porque saben que los educandos se están formando en una
educación tradicional, «con seres más adecuados al mundo
gobernado por los opresores». Por ello, para los opresores, una
educación que piense auténticamente en la realidad, es peligrosa
para la sociedad tradicional. Por ello, dice Freire, los opresores
siempre estarán presentando dificultades cuando los educandos
van descubriendo su propia realidad. Los opresores siempre
estarán dificultando al máximo el pensamiento auténtico9.

Para el educador brasileño, la educación tradicional o


«educación bancaria» de los opresores, no permite la conciencia
de la realidad y la liberación de los educandos. Esta educación
sirve a la clase dominante y deja a los oprimidos en la oscuridad.
Ante ello, propuso una nueva educación que debe dar más
importancia a los educandos en el proceso enseñanza-
aprendizaje. Los 9educandos
Ibídem, pág.73. se convierten en educandos-
educadores, y los educadores se convierten en educadores
educandos. Una nueva dinámica educativa, pues los educadores no
son mensajeros de los opresores y son los que educan con una
«educación problematizadora», con actos permanentes de
descubrimiento de la realidad.

8
Ibídem, pág. 178-179.
La pedagogía problematizadora de Freire, se empeña en la
desmitificación a través del diálogo para descubrir y comprender
la realidad. El diálogo en la educación permite compartir las
ideas de unos con otros y lleva a la socialización; contrario a la
individualización en el aprendizaje, muy propia de la educación
tradicional o «educación bancaria», que es individualista. Con el
diálogo se llega a la comprensión del mundo y de su realidad;
pero este diálogo debe presentar un profundo amor al mundo y a
los hombres. La misma revolución es un acto de amor.

El diálogo hace necesaria la investigación científica y


pedagógica con la cual se llega a la creatividadya laa la
transformación, que no es el derecho de una clase, sino de todos
los hombres. El diálogo y la investigación son de trascendencia
para la Educación Liberadora, que también da importancia a la
conciencia histórica, como un camino fundamental para el
conocimiento de la auténtica realidad10.

El educador Paulo Freire recalca que el verdadero diálogo se


hace con amor al mundo y a los hombres. Así dice en su obra
«Pedagogía del oprimido»:

Cada vez nos convencemos más de la necesidad de que los verdaderos


revolucionarios reconozcan en la revolución un acto de amor, en tanto es un
acto creador y humanizador. Para nosotros, la revolución que no se hace
sin una teoría de la revolución y por tanto sin conciencia, no tiene en ésta
algo irreconciliable con el amor. Por el contrario, la revolución que es hecha
por los hombres es hecha en nombre de su humanización11.

En el diálogo es importante que los líderes revolucionarios


tengan amor, fe y confianza en el pueblo. Los maestros y líderes
revolucionarios no pueden estar distantes de las masas oprimidas,
sino mantener un diálogo permanente sobre su acción. Así expresa:
«Ninguna pedagogía realmente liberadora puede mantenerse
distante de los oprimidos». Señala Freire que para trabajar con las
masas es indispensable partir de éstas y no de los propios deseos
del líder. Así expresa: «Nuestro papel no es hablar al pueblo sobre nuestra
visión del mundo, e intentar imponerla a él, sino dialogar con él sobre
su visión y la nuestra»12.

Este diálogo con el pueblo no debe ser con lenguaje demasiado


intelectual, sino muy popular para que llegue verdaderamente a
las masas populares. Un lenguaje muy académico crea una
barrera lingüística entre el líder y el pueblo. Por ello, el lenguaje
debe ser muy sencillo y muy apropiado para hablar con el pueblo.
No se puede permitir que el líder popular en la pedagogía de la
liberación, transmita e imponga sus ideas a las masas populares,
para que éstas

10
Ibídem, pág. 91.

11
Ibídem, pág.102.
12
Ibídem, pág.111.
6 7
sigan sus ideas y derroteros, como en la «educación bancaria» o
tradicional. Se debe llegar al verdadero diálogo con amor,
compenetración y con la ayuda de las masas populares para la
solución de los problemas.

Para Paulo Freire, la pedagogía liberadora sirve a la


liberación, contrastándola con la pedagogía bancaria o tradicional
que sirve a la opresión. Según sus ideas, los hombres son del
quehacer con dinámica en la actividad, y no con una posición
estática e inmóvil. Ese quehacer dinámico no es propio de la
Educación tradicional o bancaria, que es estática, sino con la
Educación liberadora, cuyo dinamismo puede llevar a los pueblos
a una revolución social con la participación de los oprimidos que
conforman las masas populares.

3. La Educación Liberadora y el Método Freire de la


Alfabetización

En la segunda mitad del siglo XX se generalizó la Educación


Liberadora para la formación de las masas populares en el
Mundo. La educación libera a los hombres de la dependencia y
busca concientizar a las masas para que conozcan su realidad y
busquen los cambios necesarios para su progreso. Se dio
importancia al humanismo educativo y se luchó por defender los
valores dignos del Hombre. Se consideró necesario evitar la
servidumbre de los oprimidos y la dominación de los opresores.
Asimismo se buscó potenciar las fuerzas dinámicas de
creatividad y progreso de los educandos, creando conciencia en
ellos sobre la realidad de su situación social y económica. Se
consideró indispensable luchar decididamente por eliminar la
ignorancia y el analfabetismo a través de programas intensos de
alfabetización para las grandes masas13.

El educador brasileño Paulo Freire, buscó con su nuevo


método de aprendizaje, despertar el interés y la integración del
hombre y la cultura a base de sus propias experiencias personales.
Se preocupó porque todos los seres humanos cultiven el espíritu
crítico responsable y de participación, que lleve a la constante
transformación social. De acuerdo con sus ideas educativas y
sociales, en el desenvolvimiento histórico de las sociedades se ha
podido comprobar que la humanidad se divide en opresores y
oprimidos, lo cual señala que siempre ha existido una
deshumanización, tanto de los oprimidos como de los opresores.

Los oprimidos lograrán su liberación solamente cuando


adquieran conciencia de su problema y sientan en carne propia los
efectos más negativos de la opresión. La liberación solamente se
realiza con la praxis liberación, o acción reflexiva de los
oprimidos sobre las estructuras opresoras para transformarlas. Por
todo ello, es necesaria la concientización de los oprimidos

13
Véase la obra de FREIRE, Paulo. (1993): Pedagogía de la esperanza: un
encuentro con pedagogía del oprimido. México, Siglo XXI.
sobre su situación y realidad para luchar por la liberación y la
transformación de la realidad. Esto señala que para Freire y sus
seguidores, la educación debe entenderse como un deber
primordial de «concientizar para liberar».

La Pedagogía de la Liberación tiene una función política en la


sociedad, pues parte de la situación real de los pueblos del Tercer
Mundo en donde la mayoría de las gentes son paupérrimas y
analfabetas y no tienen acceso a lo más elemental para poder
subsistir. Las masas populares sufren muchas privaciones,
mientras los grupos minoritarios o élites plutócratas tienen todas
las riquezas y comodidades. De ahí la lucha entre los oprimidos,
que son las clases sociales más bajas, y los opresores que son las
minorías dominantes. Por ello, según Paulo Freire, es necesario
concientizar a los analfabetos y a todas las gentes sin recursos
económicos para que a través de la alfabetización en la educación
masiva se lleve al conocimiento de la realidad social. En esta
concepción de la vida social, la educación se concibe como
«práctica de la libertad».

En esta situación, la labor de los maestros debe ser, tratar de


liberar al hombre de las alienaciones y asimilaciones de la
conciencia dominadora u opresora. Los maestros deben crear
conciencia de la liberación a través del conocimiento y la praxis.
El maestro debe educar a las masas sin condicionamientos socio-
económicos exigidos por los opresores y dominantes. El educador
debe actuar de modo que la transmisión del saber debe ser un
auténtico trabajo humano. A través de la alfabetización, las masas
populares deben llegar al dominio del lenguaje, con una
aproximación crítica a la realidad.

El primer paso para la concientización o acción-reflexión sobre


la realidad debe ser la Alfabetización. No debe ser una
alfabetización de conocimiento, solamente, de saber leer y
escribir, sino como un medio eficaz para llegar a la
concientización y al conocimiento de la realidad social y
económica. Siempre debe existir un constante diálogo educativo
eficaz y crítico, que lleve a pensar en la realidad y en hacer los
esfuerzos para su transformación. A través de la alfabetización se
crea conciencia y se busca la liberación y transformación de la
realidad14.

Contrario a la idea de la educación para la dominación y la


domesticación, el pedagogo Paulo Freire señala que es importante la
educación para la liberación. Precisamente, la alfabetización debe
realizar la liberación con la fuerza espiritual educativa de la
concientización.

Según Paulo Freire, la educación debe considerar al Hombre


como sujeto y no como un objeto. El hombre llega a ser sujeto
cuando reflexiona sobre sí

14
FREIRE, Paulo. (1976): Educación y cambio, Buenos Aires, Comisión
Ecuménica Latinoamericana de Educación (Celadec).

mismo, se identifica y tiene conciencia sobre su d


situación social y económica. El sujeto interviene e
para cambiar la sociedad y llega a ser un creador
de cultura. El hombre como objeto es dependiente o
tro, y busca siempre ser domesticado. No tiene
conciencia de su realidad. No crea cultura y no
participa activamente en la transformación de su
realidad social y económica15.

El educador brasileño propone el «Método


Freire» que está basado en la educación popular
para las grandes masas analfabetas que necesitan
su superación cultural a través de la
alfabetización. Pero ésta no debe ser solamente
para aprender a leer y escribir, para conocer las
letras, las palabras y las frases en forma estática,
como lo plantea la educación tradicional o
«educación bancaria», sino buscando a través del
diálogo, la creación de una conciencia sobre la
situación
real que se vive en la sociedad; y la filosofía profunda de una Paulo Freire
educación popular en la libertad para luchar por la justicia social. El
hombre debe tener conciencia de su realidad y debe luchar por la
libertad para alcanzar la justicia social.

La alfabetización a través de la enseñanza del saber leer y


escribir sin tener conciencia de la realidad y de la necesidad de
superarla con la lucha por la justicia social, es propia de la
sociedad tradicional que defiende las estructuras económicas,
sociales, políticas y culturales, en su visión estática, sin grandes
cambios. El Método Freire promulga una metodología de
educación activa y dinámica sobre un eje real de la liberación del
hombre, que en esencia es una humanización dinámica a través de
la alfabetización.

Inicialmente en la alfabetización se debe recoger el


vocabulario de las palabras que más se hablan en el mundo
circundante; las palabras que reflejan los problemas de la sociedad
en donde se vive. Estas palabras generadoras o claves que dan
otras palabras con otros problemas se buscan a través de
encuestas y entrevistas con diversas personas que tengan
conciencia sobre los problemas que vive la sociedad que se
alfabetiza. Se eligen las palabras generadoras que propician la
formación de otras palabras que reflejen la situación de las gentes
en la región determinada. Se elaboran guías y ayudas
audiovisuales que servirán a los coordinadores para realizar los
diálogos con las gentes de la alfabetización.

Una vez que se tienen las palabras generadoras o claves, éstas


se someten al proceso de reflexión en búsqueda de una mayor
objetividad. Se aplica la semántica entre la palabra y el objeto, y
se van señalando las familias fonéticas y las nuevas palabras que
reflejan los problemas y la situación real que vive la

15
Véase la obra de FREIRE, Paulo. (1968): La alfabetización funcional en Chile.UNESCO.
70

sociedad de su entorno. Con este método las personas cambian su


manera de ver el mundo; se sienten partícipes de él y artífices de
su propia vida.

Con el Método de Paulo Freire se busca transformar la


realidad social por el camino de la alfabetización, en un mundo
de pobreza e injusticia que necesita la socialización para
transformar la sociedad. Con este método se plantea la teoría de la
acción liberadora desde una matriz dialógica tendiente a conseguir
la humanización de los hombres. Se busca que las gentes alcancen
la conciencia de su realidad, a través del diálogo y la
socialización, con la ayuda de unos y otros, para alcanzar la
conciencia sobre la realidad que se vive y su camino de lucha
para llegar a la justicia social. Debe ser una alfabetización a
través de un proceso de concientización.

El Método Freire sigue los fundamentos de la educación activa,


el diálogo, la crítica y la búsqueda permanente de creación de una
conciencia sobre la realidad. Cuando se alfabetiza, no se trata de
enseñar palabras aisladas, sino llegar al aprendizaje a través del
diálogo y siempre buscando la concientización sobre la realidad.
Transmitir y tener conciencia crítica sobre el significado de las
palabras, que deben ser las que reflejan su propio mundo. Un
ejemplo lo trae Freire sobre la enseñanza de la votación política
cuando se hace la votación política en el Brasil. En esa votación el
pueblo va a resolver sus problemas votando concientemente.

Lo más importante en la educación de las masas es crear


conciencia de su realidad a través de la alfabetización. Crear
conciencia en los oprimidos sobre la necesidad de realizar la
liberación, pues ellos son los que sienten los efectos más
negativos de la opresión. Su pensamiento pedagógico se extendió a
nivel mundial, considerándose como uno de los grandes
educadores de la segunda mitad del siglo XX. Su mayor aporte fue
el Método Freire de la Pedagogía liberadora, una corriente educativa
de liberación político-social con la búsqueda de una sociedad más
justa e igualitaria y convencida sobre la necesidad de crear una
conciencia colectiva en las masas populares sobre su realidad y la
necesidad de la liberación y la justicia social a través de la
educación.

BIBLIOGRAFÍA

BARRETO, Vera. (1998): Paulo Freire para educadores. San


Pablo, Arte & Ciencia.

BLANCO, Rogelio. (1982): La Pedagogía de Paulo Freire. Ideología


y método de la educación liberadora. Madrid, Zero-Zyx.

BOUFLEUR, J.P. (1991): Pedagogía Latino-Americana: Freire y


Dussel. Brasil, Editorial Livyaria Unijul.
BRANDÃO, Carlos Rodrígues. (1984): Educación popular. São Paulo: Brasiliense.

COLLINS, Denis E. (1977): Paulo Freire: his life, Works and


thought. New York, Paulist Press.

GADOTTI, Moacir. (1989): Paulo Freire: su vida y su obra.

Codecal. GADOTTI, Moacir. (1996): Paulo Freire. Una bibliografía.

Instituto Paulo
Freire, Editora Cortez, UNESCO.

MACKIE, Robert. (1981): Alfabetización y Revolución. La


Pedagogía de Paulo Freire. Nueva York.

MONCLUS, Antonio. (1988): Pedagogía de la contradicción: Paulo Freire.


Barcelona, Anthropos.

OLIVOS, Andrés. (1997): «Investigación bibliográfica: Paulo Freire (1921-1997)».


En: El Educador frente al cambio. (Bogotá), N° 31.

ORTIZ, Renato. (1985): Cultura brasileira e identidad nacional. Sao Paulo.


Brasileinse.

PUIGROS, Adriana. (2005): De Simón Rodríguez a Paulo Freire.


Bogotá, Convenio Andrés Bello.

RUIZ OLABUENAGA, José I. (coutros). (1975): Paulo Freire.


Concientización y andragogia. Buenos Aires, Editorial Paidós
(Biblioteca del educador contemporáneo, v. 199).

TORRES, Carlos Alberto. (1983): La praxis educativa de Paulo


Freire. México, Ediciones Gernlka.

TORRES, Carlos Alberto. (comp), (2001): Paulo Freire y la


agenda educativa latinoamericana en el siglo XXI. Buenos
Aires, CLACSO.

OBRAS DE PAULO FREIRE

FREIRE, Paulo. (1959): Educacao e actualidade brasileira. Recife,


Universidade Federal do Recife,

FREIRE, Paulo. (1967): Educacao como practica do libertade. Río de


Janeiro, Paz e Terra.
FREIRE, Paulo. (1968): A alfabetizacao de adultos. Crítica de
sua visao ingénua, compreensao de sua visao critica.
Santiago de Chile.

FREIRE, Paulo. (1968): Investigación y metodología de la investigación del tema


generado.
Santiago, marzo de 1968.

FREIRE, Paulo. (1968): La alfabetización funcional en Chile.

UNESCO. FREIRE, Paulo. (1985): Pedagogía del oprimido.

Montevideo, Tierra Nueva.


México, Siglo XXI Editores.

FREIRE, Paulo. (1970). ¿ Extensión o comunicación? La


concientización en el medio rural. México, Siglo XXI
Editores.

FREIRE, Paulo. (1970): La educación de los adultos como acción


cultural. Introducción a su comprensión. Universidad de
Harvard.

FREIRE, Paulo. (1974): Educación para el cambio social.


Buenos Aires, Tierra Nueva.

FREIRE, Paulo. (1976): Educación y cambio, Buenos Aires,


Comisión Ecuménica Latinoamericana de Educación
(Celadec).

FREIRE, Paulo. (1982): A importancia ato de ler. Sao


Paulo. Cortez, Autores Asociados.

FREIRE, Paulo. (1990): La naturaleza política de la educación.


Cultura, poder y liberación. Barcelona, Ediciones Paidós.

FREIRE, Paulo. (1993): Pedagogía de la esperanza: un encuentro


con pedagogía del oprimido. México, Siglo XXI.

FREIRE, Paulo. (1997): Pedagogía de la Autonomía: Saberes


necesarios a la práctica educativa., Paz y Terra, Colección
Lectura.

FREIRE, Paulo. ILLICH, Iván. (2002): La educación. Autocrítica


de Paulo Freire- Iván Illich. Buenos Aires, Galerna-
Búsqueda de Ayllú.

OCAMPO LÓPEZ, Javier. (2008): «Paulo Freire y la pedagogía del


oprimido», en Revista Historia de la Educación Latinoamericana
No.10, Tunja, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia,
RUDECOLOMBIA, pp. 57-72

También podría gustarte