Está en la página 1de 6

Exp: 490 – 2008

Esp: E. Torres C.
Esc: 01
CUADERNO PRINCIPAL
SUMILLA: ABSOLVEMOS QUERELLA

AL SEGUNDO JUZGADO ESPECIALIZADO EN LO PENAL DE ANDAHUAYLAS

RUTH HERHUAY OLIVERA, identificada con DNI N° 09385307, domiciliada en


Jr. Juan Antonio Trelles Nº 673 Andahuaylas, y RUDIRT AIQUIPA PALOMINO
identificado con DNI N° 44058957, domiciliado en Pasaje Los Olivos Nº 313,
señalando todos domicilio procesal en la casilla N° 5056 de la Central de
Notificaciones del MBJ – Andahuaylas, en los autos que se nos siguen por la
supuesta y siempre negada comisión del delito contra el honor en su modalidad de
Injuria y Difamación, en agravio de Fanny Molero Castro; a usted decimos:

Por convenir a nuestro derecho de defensa, absolvemos el traslado de la querella


interpuesta por la Sra. Fanny Molero Castro, a fin que su despacho cuente con
mayores elementos al momento de resolver, declarando infundada la misma, en
atención de los siguientes fundamentos de hecho y derecho.

1. La querellante indica que desde el año 1998 viene laborando en la


Universidad Tecnológica de los Andes Sub Sede Andahuaylas, en la carrera
profesional de contabilidad como docente nombrada y que desde el año
2004 ostenta la condición de coordinadora y a la fecha Sub Directora de la
carrera antes mencionada, hechos que son ciertos y que no merecen mayor
análisis o discusión.

2. En el numeral 1.4 del escrito de querella indica que tanto nosotros como los
C.P.C. Juan Jorge Gavidia Castillo y Edgar Domínguez Rivera, el día 06 de
octubre del año en curso aduciendo estar en contra de las disposiciones
dadas por la jefa del departamento académico de la UTEA, han presentado
sus renuncias al cargo de docentes contratados en la Facultad de
Contabilidad, lo cual es cierto ya que conforme se puede apreciar de las
cartas de renuncia, presentadas por la querellante y que obran en autos,
dichas renuncias se han debido exclusivamente a razones profesionales y de
índole académica, por lo cual se realizaron una serie de reuniones entre los
alumnos, ya que somos conocedores de la calidad académica y de la
metodología didáctica de dichos profesionales, por lo cual mediante
documento solicitamos que dichos profesionales retornen ya que
consideramos que era indispensable la continuación de su labor docente,
ello en uso exclusivo de nuestros derechos como alumnos al interior de la
Universidad, hecho que al parecer ha causado desagrado en la ahora
querellante.
Como puede apreciarse de la lectura de la carta obrante en autos
presentada también por la querellante como medio probatorio 5.2.4., en la
cual se puede apreciar que no se ha mencionado en forma alguna cualidad
o delito, es decir que no se ha mancillado en forma alguna el honor,
reputación de la querellante, por lo tanto no nos encontramos dentro de los
delitos que se nos imputan.
3. Se indica además que con fecha 09 de octubre del presente nosotros,
conjuntamente con nuestros co querellados continuando con nuestro
deliberado propósito de hacer escarnio tramamos una burda patraña con el
fin de seguir mancillando su honor y de allí en complicidad con el director
del diario Expresión se publicó en la portada y en la pagina 3 de la edición
del mismo día hemos indicado “ESTUDIANTES DE LA UTEA
DENUNCIAN BAJA CALIDAD DE ENSEÑANZA”, hecho que también es
falso y solo está en la imaginación de la querellante por cuanto nunca
hemos tramado publicación alguna en medio de comunicación, ni nos
hemos puesto de acuerdo con nadie para ello, desconociendo como llegan
estas versiones al diario “Expresión”..
4. En este sentido, es oportuno mencionar que la publicación cuya trascripción
se efectúa en el numeral 1.5, no corresponde a declaraciones prestadas por
nosotros a dicho medio de comunicación, ni mucho menos como
malintencionadamente pretende hacer creer la querellante a acuerdo de
voluntades con el objetivo de perjudicar su honorabilidad como refiere, más
aún no hemos tenido participación ni conocimiento de la misma.
5. Como se tiene ampliamente desarrollado en nuestro ordenamiento jurídico
penal vigente, el delito de Calumnia, contenido en el Art. 131° del Código
Penal consiste en atribuir a otro falsamente un delito, es decir el hecho de
recurrir ante la autoridad competente denunciando la comisión de un delito
cuando este no ha ocurrido, lo cual del análisis de los fundamentos de
hecho y derecho del escrito de querella presentado no se ha configurado,
por lo que nos relevamos de hacer mayores comentarios a este respecto, ya
que existe múltiple y abundante jurisprudencia a este respecto 1, que abunda
a la falta de fundamentación de la imputación de dicho delito, lo cual hace
inviable la comisión que se nos endilga.
6. En lo referente al delito de Difamación contenido en el Art. 132° del Código
Penal, este se encuentra referido, a quien ante varias personas reunidas o
separadas, pero de manera que pueda difundirse la noticia, atribuye una
persona, un hecho, una cualidad o una conducta que pueda perjudicar su
honor o reputación, será reprimido con pena privativa de libertad, en este
sentido, tampoco se ha podido acreditar que nosotros hayamos cometido
dicho ilícito, ya que los testigos ofrecidos por la querellante “le han
referido”, que dolosamente se les ha hecho firmar un documento donde se
solicitaba una serie de bienes, y que contrariamente en dicho documento se
le ha atribuido la comisión de actos ilícitos, en la cual se le ha mancillado su
honor, sin embargo dicha versión es totalmente falsa y no se encuentra
corroborada con prueba alguna que la haga viable ya que es evidente el
afán de causarnos perjuicios y a la vez tratar de intimidaros.
7. No es demás indicar que, el hecho indicado por la querellante en el sentido
que nosotros habríamos sido manipulados por los ex docentes ahora co
querellados, lo negamos de plano por tratarse de estudiantes universitarios,
ya que somos personas con perfecto razonamiento, no siendo débiles
mentales, ni manipulables, debiendo tenerse en cuenta que somos
1
Constituye acto típico del delito de calumnia el hecho de haber el querellado, denunciado al querellante ante
la Dirección Superior de la PNP por una serie de hechos delictivos, de cuya investigación se concluyo por su
no responsabilidad; apreciándose el animo delictivo del querellado por sus propias incongruencias y de la
tergiversación que hizo de la magnitud de los hechos.
estudiantes universitarios, y lo único que buscamos es tener profesores de
primer nivel, además que el hecho de formular peticiones individuales o
colectivas se encuentra contenida en el Art. 2º inc. 20º de la Constitución
Política del Estado, siendo el pedido formulado en forma conjunta no solo
por nosotros sino por un conjunto de alumnos. Por otro lado la querellante
olvidándose que su verdadera función como educadora universitaria es
precisamente la de velar por una correcta formación académica, a la fecha
se encuentra ocupada en interponer demandas, involucrando a estudiantes
y ex docentes con el evidente propósito de hacer una demostración de
poder e intimidar a la comunidad estudiantil frente a posibles y nuevos
pedidos de remoción del cargo.
8. A este respecto, al ofrecer la querellante como testigos a propios alumnos
de la carrera profesional de contabilidad, se está buscando enfrentar a los
alumnos, causando con ello un clima institucional de inestabilidad al interior
de la UTEA Andahuaylas, buscando con ello divisionismo entre los propios
alumnos de esta casa superior de estudios, lo cual se aleja en la mística que
se debe demostrar en la formación de profesionales.
9. Que, siendo ello así, no se ha acreditado con documento idóneo alguno que
nosotros hallamos atribuido a la querellante un delito ante las autoridades, o
que ante un grupo de personas hallamos realizado apreciaciones que
puedan perjudicar su honra o reputación, sin perjuicio de ello, es menester
precisar que según lo preceptuado por el Art. 133° del Código Penal, no se
comete Injuria ni Difamación cuando se trata de criticas literarias, artísticas
o científicas, es decir que debe existir lo que en doctrina se denomina
animus difamandi, y siendo que lo que pretende la querellante en el
fondo es que no se pueda generar una ola de descontento frente a su
gestión nos usa para tratar de distraer la atención con denuncias sin
fundamento como la presente.
10. Por ultimo, cabe mencionar que la Constitución Política, reconoce el derecho
a la persona a la libertad de información, expresión y difusión del
pensamiento mediante cualquier medio de comunicación social, sin previa
autorización o censura, ni impedimento, bajo las responsabilidades de ley,
por lo cual se aprecia que mi conducta no es pasible de sanción penal
alguna, por no haberse vulnerado el honor ni reputación de la querellante.
11. Son estos los argumentos y fundamentos por los cuales en atención a lo
señalado, su despacho deberá declarar infundada la presente querella.

FUNDAMENTACION JURÍDICA.-
Amparamos la presente en los siguientes argumentos jurídicos:
Código Penal Arts. 131º y 132º, demás siguientes y concordantes.
Código de Procedimientos Penales Arts. 302º demás siguientes y
concordantes
Código Procesal Civil Art. 200º improbanza de la pretensión.

MEDIOS PROBATORIOS.-
Ofrezco en calidad de medios probatorios:

1. Carta de renuncia presentada por el C.P.C. Juan Jorge Gavidia Castillo ante
la UTEA, la misma que obra en autos ofrecido como medio probatorio 5.2.2.
del escrito de querella.
2. Carta de renuncia presentada por el C.P.C. Edgar Domínguez Rivera, ante la
UTEA, la misma que obra en autos ofrecido como medio probatorio 5.2.3.
del escrito de querella.
3. Carta presentada por la querellante como medio probatorio 5.2.4., en la
cual se puede apreciar que no existe frase o apreciación que pueda dañar la
honra o reputación de la querellante.
4. Declaración testimonial de Katiuska Yaquelin Roldan Pineda, identificada con
DNI Nº 44585114, domiciliada en pasaje Malinas S/N Andahuaylas, quien ha
sido la persona que ha redactado el acta presentada por la querellada como
medio probatorio Nº 5.2.5, a fin de acreditar que dicha acta ha sido
adulterada después de su redacción.
5. Declaración testimonial de Zintia Huaraca Moscoso, identificada con DNI Nº
41929939, domiciliada en el Jr. Los Alamos S/N Lt. 22 San Jerónimo
Andahuaylas.
6. Declaración testimonial de Flor Rosario Carvajal Soto, identificada con DNI
Nº 44015189, domiciliada en el Jr. Constitución S/N Andahuaylas.
7. Declaración testimonial de Carina Romero Moreno, identificada con DNI Nº
4400482, domiciliada en el Jr. Ayacucho S/N Andahuaylas.
8. La exhibición que deberá efectuar la querellada, del libro de actas donde
conste el acta ofrecida como medio probatorio 5.2.5 de su escrito de
querella, a fin de acreditarse que dicho documento original ha sido
burdamente adulterado por la querellada con la finalidad de perjudicarnos.

ANEXOS.-
Anexo a la presente :

1.a Copia de nuestros documentos de identidad


1.e Tasa judicial respectiva
1.f Cedulas de notificación
1.g Copias de la presente y sus anexos.

POR TANTO:
A Ud. Pido tener presente lo expuesto, declarando infundada la querella
planteada, proveyendo de acuerdo a ley.

Andahuaylas, 27 de noviembre del 2008