Está en la página 1de 5

Los objetivos y la meta

Los objetivos. La palabra objetivo proviene de objeto y éste a su vez del


latín obiectus, que significa lanzar sobre; es el punto central sobre el que
vamos a enfocar nuestros esfuerzos. Es la diana, el blanco de nuestro
trabajo.

La definición nos dice que objetivo es: perteneciente o relativo al objeto en


sí mismo, con independencia de la propia manera de pensar o de sentir //
que existe realmente, fuera del sujeto que lo conoce // que resulta perceptible
// fin o intento // punto o zona que se pretende alcanzar // lente o sistema de
lentes de los instrumentos ópticos, colocado en la parte que se dirige hacia
el objeto. Opuesto: subjetivo [ CITATION Rea01 \l 2058 ].

Por ello es que el artista no debe de sentirse frustrado si se le exige ¡que su


objetivo no sea subjetivo!

Los objetivos, entonces, se refieren a las acciones concretas que se


realizarán: al producto terminado del proyecto.

La meta es la precisión cuantificable del objetivo. Si bien los objetivos nos


refieren a las acciones concretas o productos terminados del proyecto, la
meta es la medición, por ejemplo: el objetivo de escenificar una obra de
teatro, puede tener como meta presentarla en tres (3) actos, con duración
total de 80 minutos, incluyendo el intermedio, en una temporada de 6
funciones sabatinas.

CONACULTA exige que el objetivo de un proyecto sea factible, medible y


congruente [CITATION Gar06 \p 49 \l 2058 ] , en tanto que Ruiz Rojas propone que
“para que se considere correctamente planteado debe mostrar: claridad,
congruencia, sencillez, pertinencia, exhaustividad y viabilidad” [CITATION
Rui07 \p 110 \n \t \l 2058 ].

Algunos proyectos permiten un solo objetivo general, pero la mayoría


requiere de un objetivo general y varios objetivos particulares. Muchos
objetivos particulares pueden hacer el proyecto confuso, por lo que se
recomienda buscar los puntos en común que tienen los distintos aspectos,
y categorizarlos en tres objetivos cuando mucho.

Cuando la convocatoria no solicita por separado el objetivo y la meta, lo


mejor es incluir la meta en el objetivo general.
Si se tiene un objetivo general y un objetivo específico distintos, es posible
que el objetivo general esté mal planteado.

Por ejemplo: Objetivo general: Elaborar y presentar una coreografía del


jarabe tapatío, en estilo tradicional. Objetivo específico: presentar el jarabe
tapatío con niños de preescolar.

Mejor: Objetivo general: Adaptar y presentar una coreografía del Jarabe


Tapatío tradicional con niños del preescolar “Juana de Asbaje” en el patio
central del plantel al final del ciclo escolar; Objetivos particulares: 1)
Adaptar una coreografía tradicional del Jarabe Tapatío para niños en edad
preescolar; 2) presentar el bailable con alumnos del preescolar “Juana de
Asbaje” en el patio central del plantel al final del ciclo escolar.

Factible: Realizable. No se puede poner como objetivo algo que no se


puede hacer, tal como resolver un problema social, cultural o político a
partir de un trabajo artístico, por ejemplo: “convencer al público de que se
haga vegetariano”, “disminuir la violencia contra la mujer”, “acabar con la
homofobia”

Medible: si no puede cuantificarse, no es objetivo. La medición se puede


hacer comparando los resultados con la meta, que es la precisión
cuantitativa de las actividades, acciones o productos resultantes del
proyecto.

Por ejemplo: si el objetivo es “Presentar una exposición de grabados con el


tema de Plantas Medicinales Mexicanas”, la meta puede ser “elaborar 20
grabados de plantas medicinales mexicanas”.

Congruente: Continuando con el ejemplo, si el tema es Plantas


Medicinales Mexicanas, no se incluirán insectos medicinales, ni plantas
uruguayas, ni plantas no medicinales, ni cualquier otro elemento que no
concuerde con el tema.

Si la exposición es de grabado, no se agregará una obra de teatro, a menos


que se cambie el objetivo a “Presentar una exposición bi-disciplinaria: de
grabado y teatral…”, en cuyo caso todo el trabajo (problematización,
análisis FODA, delimitación del tema, y demás elementos) para el proyecto
de grabados, tendrá que hacerse también para el proyecto teatral; es como
presentar dos proyectos en vez de uno, pero fusionados. Esto implica que
ambos trabajos deberán presentar congruencia entre sí y con el tema.
Lo anterior también se aplica si agregamos fotografías, dibujos, pinturas,
música, danza, video, performance, instalación o cualquier otra disciplina
artística distinta de la pintura a nuestro ejemplo.

Claridad y sencillez: describir de forma directa, sin adornos innecesarios


la acción que se realizará.

Las palabras que se usan para expresar las acciones son los verbos. En
un proyecto se deben usar en infinitivo (terminación ar, er, ir).

El verbo usado expresará de manera inequívoca la acción, por lo que no


puede ser “intentar”, “procurar”, “proponer” ni cualquier otro verbo que
indique buenos deseos o ideas vagas, sino el resultado concreto de la obra
artística terminada.

Ejemplos de verbos para un proyecto artístico pueden ser: interpretar en el


caso de actores, cantantes o músicos; exponer o elaborar pinturas,
fotografías, litografías, esculturas; filmar o proyectar (en pantalla) en el
caso de videoastas; También se pueden usar los verbos obvios como:
pintar para los pintores; grabar para los grabadistas; actuar para los
actores; dirigir para los directores de orquesta o teatro; componer para los
compositores; intervenir, instalar y organizar para los artistas de la
intervención, la instalación y el flash-mob respectivamente.

Pertinencia: no se incluirán las acciones que corresponden a las fases de


investigación, de la redacción del informe, de la preparación para la
presentación, de la problematización ni de la preparación académica. Ni en
el objetivo general ni en los objetivos particulares.

Ejemplos de objetivos mal planteados: “Investigar qué se ha hecho antes en


este tema”; “estudiar la materia de Talla en Madera”; “buscar un teatro
dónde presentar la obra”; “conseguir el permiso del centro comercial para
el flash-mob”.

Exhaustividad: debe incluir todos los elementos fundamentales del


proyecto: disciplina artística; técnica; temática; lugar de presentación;
estilo; duración/cantidad/ partes; enfoque; propósito; público al que se
dirige; cuándo se presentará.

Viabilidad: la factibilidad es que se puede hacer, la viabilidad es que se


puede hacer en el tiempo planeado, con los recursos materiales, humanos,
académicos, espaciales y monetarios disponibles.
Resumen

Para que un objetivo esté bien planteado debe tener las siguientes
características:

Factible: se debe poder hacer (facto=hecho).

Medible: sus acciones, actividades o productos deben de poder


cuantificarse.

Congruente: el título, la técnica, el estilo, los materiales y todos sus


elementos deben coincidir.

Claridad y sencillez: con verbos en infinitivo que expresen las acciones


directas a realizar, sin adjetivos o adornos innecesarios ni opiniones
subjetivas.

Pertinencia: no incluir las fases del desarrollo como son la investigación,


problematización, documentación, por ejemplo, sino sólo las acciones
fundamentales.

Exhaustividad: incluir todos los elementos fundamentales del proyecto.

Viabilidad: debe ser factible en el tiempo y con los recursos materiales y


humanos disponibles.

Tarea

Escribir el objetivo general (que incluya la meta) y los objetivos


particulares (máximo tres).

Delimitación

Una vez detectados el objeto central y los objetivos del proyecto, hay que
decidir hasta dónde se van a desarrollar.

El Dr. Rafael Lucero, epistemólogo del Centro de Investigaciones


Pedagógicas y Sociales, llama “síndrome del pintor” a la tendencia a
dispersarse del objetivo central de un proyecto; a salirse el tema para
investigar aspectos que surgen durante el desarrollo del proyecto; a
continuar el trabajo más allá de la meta planteada; a plantearse metas tan
ambiciosas que no se pueden cumplir con los recursos propios, en la
esperanza de que “alguien” las patrocinará (viabilidad).

Para no caer en esa tentación, tenemos varios recursos que nos permiten
analizar el proyecto, tres de ellos son: a) el cuadro de congruencia b) la
problematización y c) el cronograma, que se verán en la próxima clase.