Está en la página 1de 14

EJES Y PLANOS DE MOVIMIENTO DEL

CUERPO
A través de los ejes y planos de movimiento podemos estudiar y clasificar mejor los movimientos que
pueden realizar cada una de las diferentes articulaciones que el cuerpo humano posee.

La relación existente entre ejes y planos se basa en que cuando un movimiento se produce en un
determinado plano, la articulación se mueve o gira sobre un eje que se encuentra a 90° respecto de
dicho plano.

Se distinguen tres planos y tres ejes de movimiento:

PLANOS:

 Sagital: divide el cuerpo en mitad derecha y mitad izquierda.


 Frontal: divide el cuerpo en mitad anterior y mitad posterior.
 Transversal: divide el cuerpo en parte superior e inferior.

EJES:
 Anteroposterior: se dirige de delante hacia atrás y es perpendicular al plano frontal.
 Vertical o longitudinal: se dirige de arriba hacia abajo y es perpendicular al plano horizontal.
 Transversal: se dirige de lado a lado y es perpendicular al plano sagital.

RELACIÓN PLANOS Y EJES:

 Plano Frontal / Vertical: Eje Sagital.


 Plano Sagital: Eje horizontal.
 Plano Horizontal: Eje vertical.

Cada uno de los tres planos del cuerpo tiene un eje asociado que pasa perpendicularmente a través del
cuerpo.

El movimiento se produce en un plano y alrededor de un eje. La abducción y la aducción se llevan a


cabo en el plano frontal alrededor del eje antero-posterior; la flexión y la extensión se producen en un
plano sagital alrededor de un eje transverso; y la rotación se desarrolla en un plano transversal
alrededor de un eje vertical.

En realidad, los movimientos no se producen únicamente en un plano, sino en varios. Ello es debido a
que una serie compleja de movimientos se combinan para hacer posible un movimiento que se
desarrolla en tres píanos alrededor de un eje oblicuo.
Una nemotecnia para recordar los géneros de palancas es el conjunto ordenado de iniciales A-R-P que representan
los elementos de palanca y que se disponen verticalmente en la columna central de la siguiente tabla:

Tabla Nº 2. Tipo de palanca

    Observamos que en las palancas de tercer género siempre ocurre que   por lo que nunca obtienen
ventaja mecánica.

    La mayoría de palancas en el cuerpo humano son de tercer género, esto significa que no está construido para
obtener ventaja mecánica levantando cargas, sino más bien para generar desplazamientos de los segmentos. En la
mayoría de las ocasiones, el brazo de potencia en el sistema osteomuscular humano, es más corto que el brazo de
resistencia. Así, las palancas anatómicas tienden a favorecer la velocidad y el grado de movimiento (amplitud) a
expensas del esfuerzo (Luttgens y Wells, 1982). “Los músculos esqueléticos desarrollan fuerzas mayores que las
cargas que soportan; sin embargo, las cargas pueden moverse mucho más de lo que se contrae el músculo” (Piña,
2002). Acciones cotidianas como las extensiones y flexiones de rodilla durante la marcha, levantar un objeto
flexionando el codo y patear un balón extendiendo la rodilla, son ejemplos simples de gestos que requieren de una
gran fuerza muscular (mayor que la carga levantada) pero que se caracterizan por un desplazamiento importante
de la parte distal del segmento anatómico movilizado. El hecho de levantar flexionando el codo con el antebrazo
supinado, un alimento para llevarlo a la boca, implica por parte del bíceps braquial la ejecución de una fuerza más
de 6 veces superior (Tuszynski, 2001) a la carga levantada (peso del segmento anatómico antebrazo-muñeca-
mano más el peso del alimento levantado, por liviano que sea), con un brazo de potencia muy inferior al brazo de
resistencia, indicando ausencia de ventaja mecánica, pero con un efecto compensador importante expresado en el
desplazamiento de la mano para cumplir eficazmente con el propósito del gesto. Si el punto de inserción del bíceps
no estuviera ubicado en la tuberosidad radial, sino que fuera tan distal como para quedar más alejado del codo
que el baricentro de la carga, de modo que produjera ventaja mecánica, disminuiría bastante la fuerza que debería
ejercer el músculo bíceps (incluso de manera razonable su sección transversal sería menor), pero la reducción del
desplazamiento de la mano, generaría gastos energéticos importantes en la musculatura cervical y torácica que
tendrían que actuar en una búsqueda forzada del alimento. En este sentido, cuando se activan en contracción
concéntrica, los músculos de origen lejano e inserción cercana con respecto al fulcro articular, se producen grandes
amplitudes de movimiento (Grosser et al., 1991), es decir, un movimiento muy pequeño del extremo corto de la
palanca queda magnificado en proporción directa a la longitud de la palanca que se está movilizando (Gowitzke
and Milner, 1999). En cambio, cuando se activan en contracción concéntrica, los músculos de origen cercano e
inserción lejana, las amplitudes de movimiento son claramente inferiores.

    La denominada por muchos “desventaja mecánica” de las palancas anatómicas corporales humanas, por el
hecho de ser el cociente entre los brazos de potencia y de resistencia, menor o igual que 1, es coherente con el
hecho de cierta delgadez relativa de los músculos para ubicarse paralelamente al hueso y con la característica
contráctil (concéntrica) del músculo estriado que lo lleva a adquirir una longitud un 30% menor de la original
(MacDonald, 1989). Si obtuvieran ventaja mecánica, con un cociente mayor que 1, tal como se explicó
anteriormente, los movimientos articulares serían ineficaces.

    Un modelo simple del funcionamiento de estas palancas no ventajosas se muestra a continuación:
Figura Nº 13. Modelo de funcionamiento de palancas anatómicas no ventajosas: 
(a) Músculos de origen lejano e inserción cercana, (b). Músculos de origen cercano e inserción lejana

    Observando la figura Nº 13 (a) de la derecha nos damos cuenta que el músculo se ha contraído en forma
concéntrica generando un desplazamiento s del punto de inserción tendinosa y un desplazamiento s’ mucho mayor
del extremo distal, lo que significa que el hueso es un amplificador del movimiento producido por el músculo,
compensando de esta forma el gasto energético alto de la contracción muscular requerido para generar una fuerza
muscular mucho mayor que el peso de la palanca movilizada.

    Concluimos que los músculos de origen lejano e inserción cercana con respecto a la misma articulación, que
generan un importante componente perpendicular (Fmy) al eje mecánico del hueso que representa la palanca
movilizada, son músculos de movimiento o de velocidad, al poseer un claro efecto rotatorio que garantiza una muy
buena amplitud expresada en un desplazamiento lineal importante de las partes más distales de la palanca. Aquí,
al punto de inserción proximal del músculo, lo denominamos “origen” y, al punto de inserción distal lo
denominamos simplemente “punto de inserción”. La posición de estos puntos es innata y no se modifica (Ahonem,
2013). De modo que la capacidad del músculo para producir fuerza, depende del entrenamiento de la misma y no
de la variación de la distancia que hay entre el apoyo y el punto de aplicación de la fuerza muscular. Así, las
personas son más idóneas para realizar ciertas actividades en las que se requiere un rendimiento máximo
absoluto. En general, los músculos cuyo componente rotatorio es predominante, actúan en un ángulo de tensión
muscular (o de tracción) superior a 45º (Miralles, 2002). En cambio, los músculos de origen cercano e inserción
lejana con respecto a la misma articulación (figura Nº 13b), que generan un importante componente paralelo
(Fmx) al eje mecánico del hueso que representa la palanca movilizada, producen un efecto más estabilizador, de
sostén o contención. En general, los músculos cuyo componente estabilizador es predominante, actúan en un
ángulo de tensión muscular (o de tracción) inferior a 45º (Miralles, 2002).

    Presentamos a continuación un modelo de la acción combinada de agonistas, sinergistas y antagonistas en el


sistema osteomuscular del codo para una flexión con antebrazo supinado:
Figura Nº 14. Modelo de la acción muscular combinada en la articulación de codo
Ag = Músculo agonista (Bíceps braquial)
S1 = Músculo sinergista uno (Braquial anterior)
S2 = Músculo sinergista dos (Braquiorradial)
An1 = Músculo antagonista uno (Tríceps braquial)
An2 = Músculo antagonista dos (Ancóneo)
Brazo fijo = Segmento anatómico del brazo
Brazo móvil = Segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano

    El efecto combinado de agonistas y sinergistas se representa por un vector fuerza cuya componente
perpendicular al eje mecánico del brazo móvil es la suma de los componentes perpendiculares de las fuerzas

ejercidas por agonista y sinergistas   De manera similar, el efecto combinado de


antagonistas se representa por un vector fuerza cuya componente perpendicular al eje mecánico del brazo móvil
es la suma de los componentes perpendiculares de las fuerzas de todos los
antagonistas: 

    Los componentes paralelas al eje mecánico de todas las fuerzas involucradas representan efectos
estabilizadores, luxadores y de contacto articular, que finalmente se deben expresar preservando la integridad
articular, en caso contrario, sobrevienen las lesiones del codo.

    De esta forma podemos simplificar el esquema representando los efectos agonistas y antagonistas como sigue:

    

Figura Nº 15. Análisis de fuerzas agonistas y antagonistas

    Analicemos tres situaciones:


Figura Nº 16. Análisis vectorial de fuerzas agonistas y antagonistas

1. Rendimiento máximo: Situación fisiológicamente imposible que consiste en la contracción exclusiva del

músculo agonista sin oposición del músculo antagonista   En este caso, el trabajo externo
expresado en movimiento, requiere de un solo motor muscular, por lo que el rendimiento energético es
muy alto.
2. Rendimiento mínimo: Situación fisiológicamente posible que consiste en la contracción simultánea de
músculos agonistas y antagonistas, ejerciendo fuerzas de igual módulo   No hay
movimiento y el rendimiento del sistema es nulo, situación típica de las contracciones isométricas. En este
caso, debido a que ambos motores se contraen sin generar movimiento alguno, cursa con un alto gasto de
energía interna pero sin producir trabajo externo, minimizando el rendimiento energético.
3. Contracción simultánea de músculos agonistas y antagonistas, ejerciendo el agonista un módulo de fuerza

mayor que el antagonista  . Se realiza movimiento a cargo del agonista pero controlado
por la oposición que ejerce el antagonista para que no se exceda el límite fisiológico y se preserve la
integridad articular. Es el caso más frecuente de las contracciones concéntricas donde los músculos
agonistas deben intervenir en forma regulada cumpliendo el principio dinámico de economía del gesto,
activando solo el número de fibras necesarias para cumplir el objetivo del movimiento. Un reclutamiento
de un número menor de fibras resulta insuficiente para desarrollar la acción y, un número muy superior de
fibras, generaría señales que aumentarían el efecto antagonista dificultando igualmente la acción. Otro
parámetro importante en el desarrollo preciso y eficaz del movimiento articular, es el tiempo referido al
momento en el cual se debe producir la activación de los músculos antagonistas. Una activación precoz
frena bruscamente el movimiento, lo torna aparatoso, forzado y poco fluido, lo que se traduce en pérdida
energética (Fucci et al., 1998). Una activación tardía favorece una mayor intensidad de la fuerza aplicada
permitiendo superar la resistencia tisular de algunos componentes articulares y, en consecuencia se
produce una lesión estructural. En general, la musculatura antagonista debe intervenir en la fase terminal
de la contracción de agonistas para evitar mayor disipación de energía y lograr versatilidad en la ejecución.
En las actividades deportivas se pretende obtener el mayor trabajo externo utilizando una mínima cantidad
de energía.

    Sugerimos el siguiente formato para el análisis de las palancas anatómicas:

Tabla Nº 3. Formato para el análisis de palanca en el gesto articular

Hacer un esquema aproximado del gesto que se analiza


indicando el punto de apoyo, los puntos de aplicación de la
0. Esquema
potencia y de la resistencia, los vectores potencia y resistencia,
los brazos de potencia y de resistencia.

1. Nombre del gesto Escribir en forma completa y precisa la denominación del gesto,
calificándolo de “activo” cuando el movimiento es producido por
el músculo agonista expresando la posición del segmento
anatómico que pudiese modificar la participación funcional de los
músculos, y de “pasivo” cuando es producido por una fuerza
externa. En caso de levantar o descargar objetos, describir con
precisión la manera en que se realiza.

Identificar y enunciar la ubicación aproximada del fulcro en la


palanca anatómica, la cual corresponde generalmente a la
2. Apoyo
centroda de la principal articulación implicada en el movimiento
de la palanca.

Enunciar claramente la fuerza de oposición que hay que vencer y


que corresponde generalmente al peso de la palanca anatómica
más el peso de la carga que se moviliza. Aquí no se considera la
fuerza reguladora de los músculos antagonistas, aunque en
3. Resistencia realidad formen parte de los factores de resistencia a vencer. En
algunos casos esta resistencia corresponde a una fuerza muscular
de contracción excéntrica, que es vencida gradualmente por una
fuerza externa (Peso de un disco o fuerza elástica de un
theraband).

Describir la ubicación aproximada del punto donde se aplica la


4. Punto de aplicación resistencia, en general es el baricentro del segmento corporal que
de la resistencia se moviliza, el cual estará desplazado distalmente en caso de
movilizar una carga adicional.

Enunciar claramente la fuerza que produce el movimiento, la cual


corresponde generalmente a la ejercida por el músculo agonista
del gesto o por el grupo muscular cuando se incluyen sinergistas.
5. Potencia
En algunos casos esta potencia corresponde a una fuerza externa
(Peso de un disco o fuerza elástica de un theraband), en cuyo
caso se trata de un gesto pasivo.

Describir la ubicación exacta del punto de aplicación de la fuerza


que representa la potencia de la palanca. En caso de gestos
6. Punto de aplicación activos, se trata del punto de inserción distal del músculo
de la potencia agonista. En caso de gestos pasivos, se trata del baricentro del
segmento más carga o del punto de aplicación de una fuerza
elástica.

Identificar el orden en que están ubicados los puntos de


7. Disposición de los aplicación de los elementos de palanca (PAR, PRA, RPA) para
elementos determinar cuál de los elementos se encuentra aplicado entre los
otros dos.

8. género de palanca Calificar si la palanca es de primero, segundo o tercer género de


acuerdo a la disposición de los elementos (PAR = primer género
o inter-fija, PRA = segundo género o inter-resistente, RPA =
tercer género o inter-potente).

Decidir si la palanca obtiene ventaja mecánica o no, analizando la


relación de orden entre los brazos de fuerza (Si BP ≤ BR ocurre
9. Ventaja mecánica
que BP / BR ≤ 1 por lo que no hay VM, si BP > BR ocurre que BP /
BR > 1 por lo que si hay VM)

Hacer un breve análisis sobre la caracterización funcional de la


palanca (equilibrio, fuerza o velocidad) en el gesto articular y la
10. Discusión
influencia de posibles variaciones en la ubicación de sus
elementos.

    Atención: La caracterización y análisis de una palanca anatómica no puede hacerse bajo una perspectiva
estática, obedece a consideraciones dinámicas en las que el rango angular del movimiento y el ángulo articular
instantáneo, determinan el grado de participación y la clasificación funcional de los músculos involucrados en el
gesto. Obviamente, el efecto total en la realización de un gesto, está dado por la suma vectorial de todas las
fuerzas musculares favorecedoras involucradas (agonistas, sinergistas y auxiliares), el cual corresponde a una
fuerza resultante que se aplica en un nuevo baricentro que puede ser determinado mediante ecuaciones
conociendo los valores de las fuerzas y sus puntos de aplicación (inserciones distales). Las aplicaciones aquí
presentadas, se tratan de manera simplificada, sin perder la esencia de los elementos mecánicos involucrados en el
gesto articular.

Aplicaciones

1.     Flexión de codo

Figura Nº 17. Flexión activa de codo en supino: 


(a) Movilizando el segmento anatómico sin carga adicional. 
(b) En un curl de bíceps levantando una carga adicional (disco)

 Descripción del gesto 17(a): Flexión del codo con antebrazo supinado (también conocido como
flexión del antebrazo sobre el brazo, con antebrazo supinado), sin carga adicional
o A: Centroda de la articulación de codo
o R: Peso del segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano aplicado en el baricentro del
segmento ubicado aproximadamente en la unión de los dos tercios proximales con el
tercio distal del antebrazo
o P: Fuerza muscular del bíceps braquial aplicada en la tuberosidad bicipital del radio
 Disposición de los elementos: A-P-R
 Género de palanca: 3, inter-potente
 Ventaja mecánica: Como BP < BR, ocurre que BP / BR <1 por lo que no obtiene VM
 Discusión: Aunque no se obtiene ventaja mecánica y la fuerza muscular del bíceps braquial es de
aproximadamente 6 a 8 veces el peso del segmento anatómico que se levanta, el beneficio
importante es el gran desplazamiento lineal de los puntos más distales de la palanca. Esta
circunstancia es la que nos permite por ejemplo, como ya lo hemos anotado, llevar con la mano
los alimentos a la boca. La contracción en este gesto es concéntrica ya que se produce un
acortamiento del músculo al aproximar sus inserciones. En el caso de flexionar el codo sosteniendo
un objeto en la mano (figura Nº 17b) como por ejemplo una mancuerna en el deporte de la
halterofilia (curl de bíceps), se aumenta la resistencia de la palanca porque el peso es ahora la
sumatoria del peso del segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano y del peso de la mancuerna,
lo que hace que el baricentro se desplace distalmente hacia la mano aumentando la longitud del
brazo de resistencia y dificultando el movimiento. No obstante, esta palanca sigue siendo de tercer
género y se acostumbra representar el punto de aplicación de la resistencia en el baricentro del
disco. Si se realiza una flexión de codo luchando contra una banda elástica ubicada por ejemplo a
manera de brazalete en la mitad del antebrazo, también se incrementa el valor de la resistencia, el
cual resulta de sumar el peso del segmento anatómico con el valor de la resistencia ejercida por la
banda; esto hace que el baricentro se desplace proximalmente hacia el codo disminuyendo la
longitud del brazo de resistencia y facilitando el movimiento.
o Al considerar el codo en flexión, el músculo bíceps braquial no actúa solo como flexor del
antebrazo, también actúa como un supinador potente, ya que en esta posición, su línea de
acción muscular es casi perpendicular al eje de prono-supinación, el cual pasa por el
centro del cóndilo humeral externo, por el punto medio de la cabeza radial y por la apófisis
estiloides del cúbito. “Por esto, los movimientos de supinación con el codo flexionado son
especialmente efectivos” (Schünke et al., 2011).

2.     Extensión de codo

Figura Nº 18. Extensión de codo: 


(a) Activa movilizando el segmento anatómico sin carga adicional. 
(b) Pasiva por efecto gravitatorio descargando gradualmente una mancuerna

Gesto figura 18 (a)


 Descripción del gesto: Extensión activa del codo, también conocido como extensión activa
del antebrazo respecto al brazo
o A: Centroda de la articulación de codo
o R: Peso del segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano aplicado en el
baricentro del segmento ubicado aproximadamente en la unión de los dos tercios
proximales con el tercio distal del antebrazo
o P: Fuerza muscular del tríceps braquial aplicada en el olécranon cubital
 Disposición de los elementos: P-A-R
 Género de palanca: 1, inter-fija
 Ventaja mecánica: Como BP < BR, ocurre que BP / BR <1 por lo que no obtiene VM
 Discusión: A partir de determinada posición del codo flexionado, el antebrazo tiene la
tendencia natural a extenderse pasivamente (caer por efecto de la gravedad) por la acción
de una fuerza externa que es el peso mismo del segmento anatómico. Por eso, el hecho
de calificar la extensión como activa, implica la participación muscular del tríceps braquial
como agonista del gesto. Una posición más razonable se daría a partir de una flexión de
hombro de 90º con el codo flexionado, de manera que el antebrazo descanse sobre el
brazo, situación que implicaría activar el músculo tríceps braquial para levantar el
antebrazo en contra de la gravedad. El papel del músculo tríceps braquial como agonista
en este gesto no depende de la posición del antebrazo (en prono, supino o neutro).

Gesto figura 18 (b)

 Descripción del gesto: Extensión pasiva del codo por efecto gravitatorio, descargando
gradualmente una mancuerna
o A: Centroda de la articulación de codo
o R: Fuerza muscular del bíceps braquial aplicada en la tuberosidad bicipital del
radio, en una contracción excéntrica en la que aleja sus inserciones oponiéndose a
la extensión y descenso acelerado de la extremidad
o P: Peso conjunto del segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano y de la
mancuerna, aplicado en el baricentro, el cual se encuentra ubicado distalmente, se
acostumbra ubicarlo en el centro de gravedad de la mancuerna
 Disposición de los elementos: A-R-P
 Género de palanca: 2, inter-resistente
 Ventaja mecánica: Como BP >BR, ocurre que BP / BR >1 por lo que si obtiene VM
 Discusión: En los gimnasios encontramos muchas palancas de este género cuando se
trabaja descargando las extremidades contra fuerzas externas ejecutadas por discos
(Pesos) o por los elásticos (Fuerzas recuperadoras). En general, los pesos de los
segmentos anatómicos, resultan ser muy inferiores a las fuerzas externas consideradas,
razón por la cual el punto de aplicación de la potencia se acostumbra representarlo en el
baricentro del disco o en el punto de contacto del elástico.

3.     Supinación del antebrazo


Figura Nº 19. Supinación activa de codo: 
(a) Suponiendo una acción aislada del músculo supinador corto. 
(b) Suponiendo una acción aislada del músculo supinador largo (Braquiorradial)
(Análisis hecho sobre esquemas de Molano, 2008)

Gesto figura 19 (a)

 Descripción del gesto: Supinación del antebrazo con el codo flexionado 90º suponiendo
una acción aislada del supinador corto
o A: Centroda de la articulación de codo
o R: Peso del segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano aplicado en el
baricentro del segmento ubicado aproximadamente en la unión de los dos tercios
proximales con el tercio distal del antebrazo
o P: Fuerza muscular del supinador corto aplicada en la cara dorso-lateral del radio
en el tercio superior
 Disposición de los elementos: A-P-R
 Género de palanca: 3, inter-potente
 Ventaja mecánica: Como BP < BR, ocurre que BP / BR <1 por lo que no obtiene VM
 Discusión: Realmente, la supinación del codo es el resultado de la acción conjunta de
varios músculos, donde el supinador corto es apenas un sinergista de la función, de tal
forma que considerando el movimiento global puede obtenerse una palanca anatómica de
otro género (generalmente tercero) que absorbe el efecto de las palancas consideradas
aisladamente.

Gesto figura 19 (b)

 Descripción del gesto: Supinación del antebrazo con el codo flexionado 90º suponiendo
una acción aislada del supinador largo
o A: Centroda de la articulación de codo
o R: Peso del segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano aplicado en el
baricentro del segmento ubicado aproximadamente en la unión de los dos tercios
proximales con el tercio distal del antebrazo
o P: Fuerza muscular del supinador largo aplicada en la apófisis estiloides del radio
 Disposición de los elementos: A-R-P
 Género de palanca: 2, inter-resistente
 Ventaja mecánica: Como BP >BR, ocurre que BP / BR >1 por lo que si obtiene VM
 Discusión: El pequeño esfuerzo que realiza este músculo, en comparación con la
resistencia vencida, va acompañado de un desplazamiento muy pequeño, situación que
explica porque es considerado un ayudante o sinergista en el movimiento, pero no es el
motor principal.
o Además, teniendo en cuenta que el bíceps braquial es un potente flexor del
antebrazo en la articulación del codo, y que es el supinador más potente del
antebrazo cuando el codo está flexionado, estas condiciones generan una palanca
anatómica de tercer género, donde el esfuerzo muscular supera la resistencia del
peso del segmento, pero se ve compensada por una rotación amplia del eje radial
hacia afuera. Este es el caso de una supinación pura (codo en flexión de 90º), que
corresponde a la posición en la cual se debe examinar la prono-supinación del
antebrazo para eliminar la participación de la articulación gleno-humeral. Aunque
en la prono-supinación pura intervienen dos articulaciones (radio-cubital proximal
y radio-cubital distal), nos centramos en el efecto de palanca respecto a la
proximal.

4.     Pronación del antebrazo

Figura Nº 20. Pronación activa de codo:


 (a) Suponiendo una acción aislada del músculo pronador cuadrado.
 (b) Suponiendo una acción aislada del músculo pronador redondo (Análisis hecho sobre esquemas de Molano, 2008)

Gesto figura 20 (a)

 Descripción del gesto: Pronación activa del antebrazo con el codo en flexión de 90º y
suponiendo una acción aislada del pronador cuadrado
o A: Centroda de la articulación de codo
o R: Peso del segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano aplicado en el
baricentro del segmento ubicado aproximadamente en la unión de los dos tercios
proximales con el tercio distal del antebrazo
o P: Fuerza muscular del pronador cuadrado aplicada en la cara distal anterior del
radio
 Disposición de los elementos: A-R-P
 Género de palanca: 2, inter-resistente
 Ventaja mecánica: Si obtiene 

Gesto figura 20 (b)

 Descripción del gesto: Pronación activa del antebrazo con el codo en flexión de 90º y
suponiendo una acción aislada del pronador redondo
o A: Centroda de la articulación de codo
o R: Peso del segmento anatómico antebrazo-muñeca-mano aplicado en el
baricentro del segmento ubicado aproximadamente en la unión de los dos tercios
proximales con el tercio distal del antebrazo
o P: Fuerza muscular del pronador redondo aplicada en la cara lateral del tercio
medio del radio
 Disposición de los elementos: A-P-R
 Género de palanca: 3, interpotente
 Ventaja mecánica: No obtiene 
 Discusión: En forma análoga al análisis de la supinación del codo, la pronación del codo es
el resultado de la acción conjunta de dos músculos, donde el pronador cuadrado, de
inserción lejana con respecto a la articulación de codo, además de participar en la rotación
interna del antebrazo siendo el principal responsable de desplazar el extremo distal del
radio sobre el cúbito (Drake et al., 2007), juega un rol estabilizador de la articulación
radio-cubital distal, de tal forma que considerando la acción sinérgica del pronador
redondo en el movimiento global, puede obtenerse una palanca anatómica de otro género
(generalmente tercero) que absorbe el efecto de las palancas consideradas aisladamente.

5.     Plantiflexión

Figura Nº 21. Plantiflexión activa: 


(a) En la acción de empinada bipodal haciendo contacto con la superficie 
(b) Sin hacer contacto con la superficie (Análisis hecho sobre esquemas de Fucci y cols., 1998)

Gesto figura 21 (a)

 Descripción del gesto: Flexión plantar con apoyo bipodal en la superficie


o A: Punto de apoyo del pie sobre el terreno, el cual corresponde en el antepié a las
primeras articulaciones metatarso-falángicas en contacto con la superficie
o R: Mitad del peso corporal que se transmite verticalmente a través de la
articulación tibio-peroneo-astragalina
o P: Fuerza muscular del tríceps sural que se transmite a través del tendón de
Aquiles y se aplica en la parte superior de la tuberosidad del calcáneo
 Disposición de los elementos: A-R-P
 Género de palanca: 2, inter-resistente
 Ventaja mecánica: Si obtiene 

Gesto figura 21 (b)


 Descripción del gesto: Flexión plantar sin contacto con la superficie
 A: Centroda de la articulación tibio-peroneo-astragalina
 R: Peso del segmento anatómico del pie aplicado en su baricentro, el cual está ubicado
aproximadamente a una fracción de 0,4415 (Leva, 1996) del punto proximal ubicado en la
centroda de la articulación tibio-peroneo-astragalina sobre el eje que pasa por el antepié
en el segundo artejo
 P: Fuerza muscular del tríceps sural que se transmite a través del tendón de Aquiles y se
aplica en la parte superior de la tuberosidad del calcáneo
 Disposición de los elementos: P-A-R
 Género de palanca: 1, inter-fija
 Ventaja mecánica: No obtiene 
 Discusión: Aunque en la plantiflexión activa participan varios músculos a saber: tibial
posterior, flexores largos de los dedos, peroneos laterales largo y corto, los cuales
desempeñan el papel de sinergistas en el gesto, son los músculos del tríceps sural
(gemelos y sóleo) los que asumen el rol agonista principal. Es determinante para la
transmisión de la fuerza que genera dicho grupo muscular, la acción de cable del tendón
de Aquiles, el cual con una sección transversal aproximada de 75 mm 2 y una resistencia
promedio a la rotura de 80 N/mm2, presenta una capacidad de carga de unos 600 kg
(Schünke et al., 2011). Esto significa que al caer en plantiflexión sobre ambos pies, se
exhibe una resistencia a la rotura que supera con creces el valor de una tonelada. No
obstante, las sobrecargas crónicas propias de disciplinas como el salto de altura, pueden
generar micro-traumatismos a repetición que disminuyen la circulación en estas zonas, con
la consecuente disminución del aporte de oxígeno que conlleva a su degeneración y se
vuelve frágil porque disminuye notoriamente su resistencia, ocasionando finalmente su
rotura.
 En el caso presentado en la figura 21(a), cada extremidad inferior debe soportar en
condiciones normales la mitad del peso corporal con la aplicación de una fuerza muscular
mucho menor del tríceps sural. Con todo, cuando el miembro inferior de posición realiza el
apoyo monopodal durante la marcha y simultáneamente el contralateral está en la fase de
balanceo, se puede soportar todo el peso corporal utilizando una fuerza muscular de
menor valor que permite obtener ventaja mecánica.
 En el pie se pueden utilizar palancas de los tres géneros. Hemos analizado una palanca de
segundo género en el caso 21(a) y una de primer género en el caso 21(b). En el caso de
una dorsiflexión activa del pie sin contacto con el piso, el apoyo está ubicado en la
centroda de la articulación tibio-peroneo-astragalina, la resistencia es el peso del
segmento anatómico del pie ubicado en su baricentro, descrito en el caso 21(b) y, la
potencia es la fuerza muscular del tibial anterior aplicada en el primer cuneiforme y base
dorsal del primer metatarsiano. Los músculos extensores largos de los dedos y peroneo
anterior actúan como sinergistas. La disposición de los elementos es A-P-R constituyendo
una palanca de tercer género o inter-potente, la cual no obtiene ventaja mecánica.