Está en la página 1de 4

Guillermo Lora 

Tesis de Colquiri - San José


La FSTMB., debe colocarse a la cabeza del Pueblo
Boliviano 

Publicado por vez primera: Bolivia, 1958.


Fuente de la version digital: Partido Obrero Revolucionario,
Sección Boliviana del CERCI, http://www.masas.nu.
Esta edición: Marxists Internet Archive, febrero de 2011.  

 Programa de reivindicaciones inmediatas propuesto por los sindicatos de


Caracoles,Viloco, Santa Fe.  Aprobado por la Asamblea del Congreso de
Trabajadores Mineros de Bolivia, a los 13 días del mes de julio de 1.958

I. INTRODUCCION

1. Hemos ingresado a un periodo de ascenso revolucionario de las masas, proceso dentro del cual el
proletariado minero ocupa la vanguardia. La ruptura de ritmo en la marcha de los explotados ha llegado a
un extremo tal que amenaza aislar a la FSTMB del resto del país. Las ciudades apenas si despiertan de su
letargo. El campo ha ingresado con mucho atraso a la etapa de depresión y está muy lejos de haberla
superado. Este estado de cosas permite aun a los latifundistas a recobrar parte de su poderío económico.

2. Estamos evolucionando hacia un plano superior del ascenso. El grueso del proletariado se emancipa
del control del partido pequeñoburgués y busca solucionar sus problemas recurriendo a sus
organizaciones y a su propia fuerza Este hecho debe ser acentuado y generalizado.

3. La tarea política más importante del momento consiste en elevar al grueso de las masas al nivel de los
mineros y convertir a la FSTMB., en el líder del movimiento sindical, en dirigente de la nación
revolucionaria.

4. El momento aconseja adoptar una plataforma de reivindicaciones que sirva de real fundamento a la
unidad de las organizaciones sindicales, de los explotados y del país todo. La experiencia demuestra que
a los divisionistas al servicio del actual gobierno hay una sola forma de aplastarlos: arrancarles el control
de ciertos sectores obreros engañados mediante un programa justo de reivindicaciones.

II. POLITICA CLASISTA Y UNIDAD OBRERA

1. La Federación de Mineros no es apolítica, esta postura solamente puede beneficiar a la rosca su


política es revolucionaría y clasista y no tiene nada que ver con los sectores que, directa o
indirectamente, sirven a la reacción. Propugna que los sindicatos no deben convertirse en agencias de
partido alguno, aunque éste se encuentre en el poder y se autodenomine revolucionario. La FSTMB. No
sustenta el apoliticismo, sino una política independiente de clase.

2. El sindicato es la forma elemental del frente único de clase, en su seno coexisten las tendencias
obreras y religiosas más diversas, con la única condición de que aquellas se inspiren en principios
revolucionarios. La FSTMB., reconoce como norma organizativa básica la más amplia democracia
sindical. Nadie puede ser perseguido ni expulsado por sus ideas políticas, si éstas se subordinan a los
intereses de los explotados.

3. La FSTMB., puede formar frentes políticos con tendencias o partidos obreros que se identifiquen con
sus intereses históricos y puede pactar compromisos con otros sectores laborales. Esta conducta debe
estar subordinada a la necesidad de salvar a la revolución boliviana de la amenaza del imperialismo
yanqui y de la reacción.

4. La unidad de la clase obrera es una necesidad impostergable para poder ganar las futuras batallas.
Esta unidad se estructurará de abajo hacia arriba. La FSTMB., llamará a todos los sectores laborales a
forjar un granítico frente, contribuyendo de este modo al desarrollo de los movimientos populares y de
liberación nacional y tomando como base la presente plataforma de reivindicaciones. La FSTMB. Debe
convertirse en el más serio puntal de sustentación de la CENTRAL OBRERA BOLIVIANA (COB). La
central de los trabajadores debe ser revolucionaria, totalmente democrática y desburocratizada.

III. LOS OBREROS Y LOS PLANES GUBERNAMENTALES.

1. La conducta antinacional del gobierno actual choca violentamente con los trabajadores que buscan
consolidar las conquistas hasta ahora alcanzadas mediante su superación. La evolución política
desemboca en la configuración de dos campos claramente definidos: a) el gobierno sometido a los
intereses imperialistas y burgueses y b), el movimiento obrero que busca que el proceso boliviano
consolide la liberación nacional y social. Las bases de los sindicatos forman hace tiempo en el último
sector y corresponderá a los cuadros de dirección orientarse debidamente dentro del antagonismo.

2. El gobierno actual es antipopular porque se empeña por llevar a la práctica una política contraria a los
intereses básicos del país. El movimiento sindical no puede ser responsable de tales desmanes, pues él
no ha sido consultado ni ha sido tomado en cuenta ninguno de sus planteamientos.

Los planes económicos del gobierno, que tanto malestar causan al pueblo boliviano, han sido impuestos
por el imperialismo norteamericano. La esencia de esos planes, principalmente del llamado plan de
estabilización monetaria, no es otra cosa que la disminución de los costos de producción, disminuyendo
los sueldos y salarios reales y reduciendo el número de trabajadores ocupados, es decir, precipitando la
desocupación. Desde el primer momento los trabajadores organizados han repudiado tales medidas y
han demostrado que su voluntad es luchar contra el imperialismo y contra quienes son sus sirvientes
dentro del país.

3. Si la política del gobierno es contraria a los intereses de los trabajadores y del país y si ha sido
impuesta contra su manifiesta voluntad, es claro que su lucha no puede estar subordina-da al
mantenimiento o simple reforma de los planes imperialistas. Se trata, en realidad, del plan del agente
imperialista Eder, que ha sido terminantemente rechazado por los obreros y, en primer término, por la
FSTMB. Sería, pues, un contrasentido que subordinemos nuestra lucha por mejores salarios a un plan
repudiado por nosotros mismos. La estabilización monetaria ha sido declarada por el imperialismo y por
el gobierno como una cuestión de vida o muerte. Los mineros hemos respondido que no nos oponemos
a que el país se dé una moneda fuerte y estable. Algo más, deseamos un tal tipo monetaria, sabiendo
que no es más que una simple medida de valor; pero, realistas como somos, sostenemos que la
estabilización monetaria depende de un aumento efectivo de los índices de producción. El bienestar y la
estabilización económicas están subordinadas a los siguientes factores: a) lograr precios compensatorios
para nuestras materias primas, que guarden relación, por lo menos con los costos de producción; b)
lograr la diversificación de la industria minera, mediante la instalación de hornos de fundición, plantas de
concentración y beneficio, tomando, además, todas las medidas aconsejables en este orden; e)
ampliación de la producción a nuevos renglones económicos; d) comercialización de nuestras materias
primas con todos los países y principalmente con los del bloque soviético.

La FSTMB. Declara que no es responsable del plan de estabilización monetaria, que no es su obra y que
no tiene por qué defenderla. Lucha por mejores condiciones de vida porque no puede permitir que la
miseria destruya al hogar proletario y de lugar a la prostitución de los dirigentes sindicales.

El imperialismo está vivamente interesado en la estabilización monetaria porque le facilita la explotación


de las fuentes de materias primas, y nada más lógico que sea él el que lo financie íntegramente. Es
tiempo de decirle que se deje de presionar e imponer sus planes de pillaje al gobierno y de descargar
todo el peso de la crisis económica sobre las espaldas de la clase obrera y de las mayorías nacionales.

4. El imperialismo ha impuesto sus planes al gobierno del MNR. y mediante ellos explota
despiadadamente al país. Los mineros no tenemos nada que ver con la entrega del petróleo, del oro, de
las zonas forestales. Los argumentos con los que se pretende justificar la venta del país al imperialismo
los denunciamos como una impostura, los desahuciamos y los combatimos.
La lucha por nuestra liberación no puede menos que estar ligada a la lucha por la defensa de las fuentes
de materias primas y por arrancar al país de la opresión imperialista. Somos los campeones de la
liberación nacional y por eso combatimos las actitudes entreguistas. Es nuestra voluntad que se defienda
el petróleo y se fortifique a YPFB. (Empresa nacionalizada).

IV. LAS MILICIAS ARMADAS

1. El armamento del proletariado y de los campesinos es una de las grandes conquistas de nuestra clase
y especialmente de los mineros. La revolución no tiene más garantías ni más defensa que las milicias
obreras. Por esto es que el derechista Siles Zuazo y el imperialismo, luchan tan empecinadamente por
destruir las milicias y reorganizar el ejército masacrador. La FSTMB declara que luchará contra los
planes que pretenden reorganizar el ejército y cualquier otro organismo similar. El único ejército que
necesitamos es el que esté basado en las milicias armadas de obreros y campesinos.

2. Las milicias deben ser fortalecidas, su comando centralizado y su disciplina deben basarse en la más
profunda convicción política clasista. La FSTMB armará a los obreros y, al mismo tiempo, los fortalecerá
ideológicamente, dándoles una definición de clase. La educación sindical y política de los trabajadores
debe ser una de las tareas más importantes de nuestra organización.

3. La FSTMB no cejará en su lucha por la disolución total de las milicias movimientistas gubernamentales
en los centros obreros, que vienen actuando como organismos típicamente fascistas y anti-sindicales.

4. La FSTMB., organizará un museo social de la historia de la lucha de clases en Bolivia y editará un


boletín mensual de educación clasista.

V. LA SITUACION ECONOMICA DE LOS TRABAJADORES

1. La miseria de los trabajadores ha llegado a su último extremo. La familia proletaria corre el riesgo de
ser destrozada por el hambre; muchos de los compañeros de lucha son corrompidos por el gobierno,
porque ya no pueden llevar un pedazo de pan a sus hijos. La desocupación agrava mucho más este
cuadro, ya tenebroso por sí.

2. Partiendo de los acuerdos de Pulacayo y Potosí, la FSTMB luchará por hacer realidad el aumento de
sueldos y salarios, determinando un salario básico vital, complementado con el régimen de la escala
móvil de salarios. Mientras el gobierno ha congelado los salarios por el tiempo de dos años, Ha
demostrado su incapacidad para detener la veloz carrera del alza de los precios. El salario real
disminuye constantemente y, de manera paralela, se agrava la pobreza de los obreros.

3. Se declara que la desocupación es el flagelo vergonzoso que azota al movimiento obrero. Por
consiguiente, se luchará por evitar, mediante la movilización de los trabajadores, el cierre o paralización
de las minas o fábricas. La FSTMB propugna la explotación de los minerales de zinc, cobre, plomo,
antimonio, bismuto y de las materias radioactivas por el Estado, no permitiendo su entrega a los grandes
truts imperialistas. Las zonas destinadas a la reserva fiscal deben ser incorporadas a la Comibol.

4. La FSTMB conquistará el bono de antigüedad en favor de todos los trabajadores mineros, como una
forma de beneficio al minero envejecido, y se establecerá una escala progresiva.

VI. DEFENSA DE LAS CONQUISTAS SOCIALES

1. Para lograr nuevas reivindicaciones, hay que saber defender las ya conquistadas. La FSTMB, tendrá
como norma de conducta la solidaridad con todo sector laboral que salga a la lucha por el mantenimiento
y defensa de las conquistas sociales. La solidaridad obrera es un principio sagrado.
2. El gobierno anti-obrero de Siles está firmemente interesado en liquidar el control en las minas, todo
para satisfacer deseos del imperialismo. La FSTMB, recurrirá a todos los medios para defender y
perfeccionar el control obrero.

3. Se generalizará el derecho a veto en favor de los controles obreros, cualquiera sea la rama de su
actividad.

4. Los mineros denuncian que los servicios y prestaciones sociales que otorga la CAJA NACIONAL DE
SEGURIDAD (CNSS.) son deficientes e inadecuados y subraya que es criminal que el Estado no cumpla
con sus cotizaciones y permita que los patronos burlen las obligaciones que les señala la ley. La FSTMB,
conquistará en la CNSS., el derecho a veto para las representantes obreros. Se luchará por la autonomía
de la CNSS., porque la injerencia del gobierno anti-obrero en su administración causa más trastornos
que beneficios. La CNSS., debe ser administrada por los propios asegurados y liberada de la
burocratización.

5. Al mismo tiempo, la FSTMB., propugna la realización de una conferencia nacional de todos los
trabajadores del país para examinar conjuntamente los problemas de la seguridad social, a objeto de
conocer las deficiencias de la administración actual y, sobre todo, para que los trabajadores conozcan en
detalle el estado financiero de la CNSS. Posteriormente, se formularán las reformas que se estimen
convenientes.

VII. UNIDAD CON EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO MUNDIAL

1. La FSTMB., declara que se solidariza con el movimiento obrero y revolucionario del mundo entero.
Buscará ligarse estrechamente con todas las organizaciones similares de todos los países y fomentará el
intercambio de relaciones sindicales sin discriminación alguna.

2. El internacionalismo proletario es consecuencia de la naturaleza misma del régimen capitalista. La


lucha contra el imperialismo opresor exige la unidad de los explotados de todo el mundo.

3. La revolución boliviana debe establecer relaciones diplomáticas y comerciales con todos los países del
mundo, sin excepción alguna. La libre comercialización de nuestros minerales es una forma de defender
la nacionalización de las minas.

4. Los agudos problemas de la revolución boliviana no pueden ser totalmente superados dentro de los
límites nacionales y deben ser formulados, por lo menos, en la palestra continental. El triunfo de los
movimientos de liberación nacional en cualquier parte del mundo consolida a la revolución boliviana más
que todas las maniobras diplomáticas.

Colquiri -San José, 12 de julio de 1958