Está en la página 1de 18

ELEMENTOS DEL COSTE DE PRODUCCIÓN

 “La contabilidad de costes es una disciplina de corta historia, con dos siglos de


evolución que la han ido transformando y han permitido consolidar un cuerpo
doctrinal importante.”

ELEMENTOS DEL COSTE DE PRODUCCIÓN


El coste de un producto se encuentra integrado por tres elementos: material
directo, mano de obra directa y costes indirectos de fabricación.
MATERIALES
Los materiales constituyen el primer elemento de los costes. Este elemento se
encuentra conformado por el coste de todos los materiales adquiridos por la
empresa y utilizados en la elaboración de un producto; se clasifican en:
 Material directo: Son los materiales que pueden ser identificados y
cuantificados en cada unidad de producción. Integran físicamente el producto.
Los costes de material directo son cargados directamente al coste del
producto, como por ejemplo la madera utilizada en una fábrica de sillas de
madera.
 Material indirecto: Conformado por los materiales que pueden integrar
físicamente el producto, pero que por su naturaleza no pueden identificarse o
cuantificarse fácilmente en cada unidad de producción, como por ejemplo la
pega utilizada en la elaboración de sillas de madera. También se incluyen
dentro de esta clasificación los materiales (generalmente conocidos como
suministros) necesarios para la producción y que no forman parte del producto
final como por ejemplo los aceites y lubricantes utilizados en las máquinas que
cortan la madera en una fábrica de sillas de madera. Los costes de material
indirecto se incluyen como parte de los costes indirectos de fabricación.
MANO DE OBRA
La mano de obra se refiere al esfuerzo humano que interviene en el proceso de
transformación del material directo en productos terminados. Se clasifica en:
 Mano de obra directa: Es aquella representada por los trabajadores que
directamente intervienen en el proceso de transformación de los materiales,
accionando las máquinas o mediante labores manuales, es decir que puede
identificarse, cuantificarse o asociarse fácilmente con un determinado producto
y puede ser controlada de una manera efectiva, está representada por el
personal que labora directamente en la fabricación del producto.
 Mano de obra indirecta. Se encuentra conformada por los trabajadores
que desempeñan labores indirectas en la producción, no intervienen
directamente en forma manual o mecánica en la transformación de los
materiales, es decir, que por sus características no se consideran mano de
obra directa. Entre ésta, se pueden mencionar los capataces, inspectores,
supervisores de fábrica, empleados del almacén, entre otras. Los costes de
mano de obra indirecta se incluyen dentro de los costes indirectos de
fabricación.
COSTES INDIRECTOS DE FABRICACIÓN
También llamados carga fabril o cargos indirectos. Representan aquellos
desembolsos incurridos en el proceso productivo, distintos al material directo y a la
mano de obra directa, que no pueden ser asignados directamente y atribuidos a
cada unidad de producción, proceso productivo o centro de costes, o cuya
identificación resulta inconveniente, no obstante, son indispensables para lograr el
proceso de manufactura y para mantener la fábrica en condiciones de operar
normalmente. Los costes indirectos de fabricación se encuentran conformados por
los materiales indirectos, la mano de obra indirecta y otros costes indirectos de
fabricación.
Ejemplos de otros costes indirectos o de carga fabril son los costes incurridos por
mantenimiento (maquinarias, herramientas, vehículos, etc.); cargos fijos
(depreciación, seguros, impuestos, alquileres); fuerza - calefacción y alumbrado;
costes de departamento de servicios especiales (departamento de compra,
recepción, almacén, contabilidad de costes, cafetería); costes varios de carga
fabril (costes adicionales por productos defectuosos, desechos de producción,
entre otros).
CLASIFICACIÓN DE LOS COSTES
Se establece que existen costes diferentes para fines diferentes, es decir que el
tipo, finalidad y naturaleza define su aplicación, en este sentido los costes de
producción se pueden clasificar en diferentes tipos, a continuación, se mencionan
los principales.
Los costes de una empresa se pueden clasificar en función de diversos
criterios.
1. Según su modalidad
Materias primas, otros aprovisionamientos, costes de personal, servicios
exteriores, amortizaciones, costes financieros, provisiones, etc.
2. Según se puedan asignar o no de manera objetiva a un producto
determinado
Desde el punto de vista de su asociación o identificación con el producto, un
departamento, una orden específica o una actividad, los costes se clasifican en
costes directos y costes indirectos.
Coste directo: aquél que se puede repartir objetivamente entre los distintos
productos, ya que se sabe con total precisión en qué medida cada uno de ellos
es responsable de haber incurrido en este coste, por ejemplo, la materia prima es
directa para el producto, el sueldo del gerente de producción de la empresa es un
coste directo para el área de producción.
Por ejemplo, si una empresa fabrica refrescos y galletas, el coste de las botellas
es un coste directo de los refrescos (las galletas no se suelen embotellar).
Si esta empresa tiene una máquina dedicada exclusivamente a empaquetar
galletas, el coste de esta máquina (su amortización) es un coste directo imputable
a las galletas.
Coste indirecto: aquél que no se puede repartir objetivamente entre los
diversos productos, ya que no se conoce en qué medida cada uno de ellos es
responsable del mismo.
Para poder distribuirlo habrá que establecer previamente algún criterio de reparto,
más o menos lógico, por ejemplo, la materia prima es directa para el producto, el
sueldo del gerente de producción de la empresa es un coste directo para el área
de producción.
Por ejemplo, en la empresa anterior el consumo eléctrico se debe tanto a la
fabricación de refrescos como a la de galletas. Para poder distribuir este coste
entre dichos productos habrá que establecer algún criterio de reparto (por ejemplo,
horas de funcionamiento de cada línea de producción).
El alquiler de la nave industrial (en la que se elaboran ambos productos) también
es un coste indirecto. También habrá que establecer algún criterio de reparto (por
ejemplo, porcentaje de la superficie de la nave dedicada a cada actividad).
Por cierto, si la empresa utilizara distintas naves para fabricar cada producto, el
alquiler de cada una de ellas sería en este caso un coste directo (se asignaría al
producto que en ella se fabrique).
La empresa es libre de establecer los criterios de distribución que considere
oportuno, con el único requisito de que sean criterios lógicos (guarden relación
con la generación del coste que se va a distribuir).
Por ejemplo, en el caso del alquiler de la nave industrial en la que se elaboran
ambos productos, parece preferible utilizar como criterio de reparto el porcentaje
de superficie dedicada a cada actividad, antes que, por ejemplo, el % que sobre el
total de las ventas de la empresa representa cada producto.
La empresa podrá establecer criterios de reparto diferentes para los diversos
costes indirectos: Por ejemplo, el coste del alquiler en función de la superficie
ocupada; el coste de electricidad en función del número de horas de
funcionamiento de cada línea de producción; el salario de los vendedores en
función del volumen de ventas de cada producto o del número de clientes, etc.
Los costes serán directos o indirectos dependiendo del tipo de compañía, de
la actividad que realice, de cómo esté organizada. Puede ocurrir que un coste
sea directo para una empresa e indirecto para otra, y viceversa:
Ya hemos señalado en el ejemplo anterior que, si la empresa utiliza naves
industriales diferentes para cada producto, este coste deja de ser indirecto y pasa
a ser un coste directo.
También, el que un coste sea directo o indirecto puede depender de los
sistemas de medición y control que tenga la empresa:
En la empresa del ejemplo hemos calificado el consumo eléctrico como un coste
indirecto. Sin embargo, si cada línea de producción dispusiese de un contador de
consumo eléctrico se podría saber con exactitud que parte de este gasto
corresponde a la fabricación de refrescos y que parte a la de galletas, en cuyo
pasaría a ser un coste directo.
COMPONENTES DEL COSTO DE PRODUCCIÓN
 

3. Según su comportamiento con el nivel de actividad de la empresa


Los costes varían de acuerdo con los cambios o modificaciones en el volumen de
producción dentro de un rango relevante. El rango relevante hace referencia a un
periodo específico y a un intervalo de actividad en relación al volumen de
producción, y es el que se usa para designar los costes fijos y variables, es decir
el rango relevante representa el nivel de actividad dentro del cual los costes
unitarios variables y los costes totales fijos permanecen constantes. Según su
comportamiento con respecto a estos cambios, los costes se dividen en costes
variables, fijos y mixtos.

Coste fijo: aquél que no varía con el nivel de actividad de la empresa.


Constituyen los costes que en total permanecen constantes en un periodo
determinado, independientemente de los cambios en el volumen de las
operaciones, es decir, que no sufren modificaciones relacionadas con los
aumentos o disminuciones que se puedan generar en el proceso productivo dentro
del rango relevante. Los costes fijos unitarios disminuyen cuando el volumen de la
producción aumenta
Por ejemplo el alquiler de la oficina (fabrique la empresa una cantidad u otra,
tendrá que pagar el mismo alquiler).
La amortización de la maquinaria será también un coste fijo, ya que no depende
del volumen de actividad.

Coste variable: aquél que sí varía con el nivel de actividad. Son aquellos
costes que se modifican, cambian o fluctúan en relación directa y proporcional a
las fluctuaciones del volumen de producción dentro del rango relevante. El coste
unitario se mantiene igual independientemente de que aumente o disminuya el
volumen de la producción. El ejemplo más representativo corresponde al material
directo utilizado en la fabricación de un producto, el coste de material directo
cambia de acuerdo a las variaciones en la producción, si no hay producción no se
incurre en este coste.
Por ejemplo, el coste de los envases de vidrio dependerá del volumen de
actividad: si la empresa fabrica más refrescos tendrá que comprar más botellas.
También hay costes que tienen una naturaleza mixta: pueden ser semifijos o
semivariables.

Coste semifijo: aquél que evoluciona escalonadamente. En principio se


comporta como un coste fijo hasta que la actividad alcanza un determinado nivel,
momento en el que se produce un incremento brusco del mismo. A partir de ahí se
vuelve a comportar como un coste fijo hasta que nuevamente la actividad alcanza
otro nivel determinado. De igual forma los costes escalonados, se puede definir
como un coste fijo dentro de un rango relevante muy pequeño, es decir la parte fija
de los costes cambia abruptamente a diferentes niveles de actividad, porque éstos
son adquiridos en partes indivisibles, el coste fijo permanece constante dentro de
ciertos límites de modificación en el volumen de operaciones de la empresa,
cambiando solamente cuando exceden aquellos límites, dentro del rango
relevante. Las variaciones de los costes escalonados no son proporcionales con
las modificaciones en el volumen de las operaciones realizadas
Por ejemplo, una empresa dispone de un solo camión para la distribución de su
producción. El coste de este camión (su amortización) se comporta como un coste
fijo.
No obstante, si esta empresa crece, llegará un momento en el que un solo camión
no le resultará suficiente y tendrá que comprar un segundo camión. En este
momento el coste de amortización se duplicará.

Coste semivariables: aquél que tiene una parte fija y otra variable. Los costes
semivariables son aquellos que poseen una parte o cargo básico que representa
el coste fijo, el cual se causa independientemente que se consuma o no el
servicio, y posee una parte que cambia de acuerdo al uso o consumo del servicio,
un coste semivariables está representado por ejemplo en los servicios públicos de
fábrica como energía eléctrica, teléfono, entre otros.
Por ejemplo, en la factura del teléfono hay un importe fijo (conexión) y una parte
variable (en función del consumo).

4. Según ya se haya incurrido en los mismos o estén todavía pendientes:


Coste potencial: aquél en el que la empresa todavía no ha incurrido, y va a
depender de la decisión que tome la empresa.
Coste incurrido: aquél que ya se ha producido.
Veamos un ejemplo:
Una empresa estudia la posibilidad de lanzar una nueva línea de productos y para
ello encarga un estudio de mercado. Una vez que tenga este informe tendrá que
tomar la decisión de seguir o no adelante. Si decide seguir, tendrá que alquilar una
nueva nave industrial para elaborar este producto.
El alquiler de esta nave es un coste potencial: se incurrirá o no en el mismo
dependiendo de la decisión que tome la empresa.
El coste del estudio de mercado es un coste ya incurrido (ya se ha producido).
Una vez que haya recibido este informe, si la empresa quiere analizar la
rentabilidad que puede obtener de este proyecto, tendrá que comparar los
ingresos estimados con los costes potenciales. En este análisis ya no hay que
incluir los costes incurridos (estos ya se han producido, con independencia de que
el proyecto siga adelante o no).

En relación con la producción


Desde el punto de vista de su relación con la producción, los costes se clasifican
en costes primos (primario) y costes de conversión.

Costes Primarios. Son los costes constituidos por la sumatoria de los costes
materiales directos y los costes de mano de obra directa, son los primeros costes
que requiere un bien.

Costes primarios = Costes material directo + Costes mano de obra directa


Costes de Conversión.
Son los costes necesarios para transformar los materiales directos en productos
terminados, es decir, representan la sumatoria de los costes de mano de obra
directa y los costes indirectos de fabricación.

Costes de conversión = Costes mano de obra directa + Costes indirectos de


fabricación.

Nivel de promedio
Desde este punto de vista, los costes se clasifican en costes totales y costes
unitarios.
Costes Totales. Son los costes acumulados atribuibles a un producto o servicio,
departamento o actividad.
Costes Unitarios. Son los costes que se obtienen dividiendo los costes totales
entre el número de unidades producidas. Los costes unitarios facilitan el cálculo
del inventario final y el coste de los artículos vendidos. El coste unitario se calcula
de la siguiente manera:

Los costes unitarios pueden expresarse en unidades monetarias por: tonelada,


litro, kilo, metro, unidad, docena, caja, etc., dependiendo de las unidades de
producción. La unidad de producción se escoge de acuerdo al tipo de producto y a
la cantidad mínima de éstos, que pueda elaborarse a un mismo tiempo.
El departamento donde se incurren
De acuerdo al lugar donde se incurren, los costes se dividen en costes de los
departamentos de producción y costes de los departamentos de servicios.
Costes de los departamentos de producción. Son los costes que se incurren en
los departamentos en donde se efectúan las operaciones de fabricación real de un
producto, es decir en aquellas unidades operativas compuestas de máquinas y
hombres, en las cuales se transforman los materiales directos en productos
terminados. Por ejemplo, los costes causados en los departamentos de corte,
pintura, molienda, entre otros.
Costes de los departamentos de servicios. Comprenden los costes que se
originan en las unidades o departamentos que no intervienen directamente en el
proceso productivo, no obstante, sus actividades de asistencia, servicio y
colaboración son indispensables para facilitar las operaciones, tanto de los
departamentos de producción, así como también de otros departamentos de
servicios. Ejemplos de estos costes son aquellos que se incurren en los
departamentos de mantenimiento, servicios médicos, control de calidad,
contabilidad de costes, comedor, entre otros.
Fecha o momento del cálculo del coste unitario
Los costes también pueden clasificarse sobre la base del momento en que se
determina el coste unitario en costes históricos o reales y costes predeterminados.
Costes Históricos, Reales o Post morten. Son aquellos costes que se causaron
o se incurrieron en un determinado período y sólo se conocen después que se
incurrieron en ellos, son los costes de los productos vendidos cuya cuantía es
conocida al final de las operaciones de producción del período.
Costes Predeterminados. Son los costes calculados con anterioridad a la
ocurrencia de los costes reales. Representan aquellos costes determinados por
anticipado a la operación en la cual se incurren. Se estiman con bases
estadísticas, de tendencias y estudios de ingeniería, se utilizan para elaborar los
presupuestos. Un ejemplo de éstos lo representan los costes estándares.
De acuerdo con el control que se tenga sobre la ocurrencia de un coste
Costes Controlables: Los costes controlables son aquellos que pueden estar
directamente influenciados por una persona o determinado nivel, por ejemplo,
aquellas erogaciones donde los gerentes tienen la autoridad de adquisición y uso.
Representan el fundamento para diseñar el sistema de contabilidad por áreas de
responsabilidad, ejemplo número de personas a contratar por un departamento.
Costes no controlables: Son aquellos sobre los cuales una persona o
determinado nivel no tiene autoridad o influencia directa para realizarlos o no.
Es importante aclarar que todos los costes son controlables en uno u otro nivel de
la organización, a medida que se asciende en la estructura de la organización los
costes son más controlables, mientras que en los niveles inferiores los costes son
menos controlables.
Ejemplo de un coste no controlable es la depreciación de equipos de producción,
no es un coste controlable por el jefe de producción sino por el contralor de la
organización de acuerdo al método de depreciación que seleccione.
De acuerdo a su importancia para la toma de decisiones
Costes Relevantes: Los costes relevantes son costes esperados que se
modifican de acuerdo al curso de acción adoptado y pueden descartarse si se
cambia o elimina alguna actividad económica, ejemplo cuando se analiza el
aceptar un pedido especial, el coste de material y mano de obra que se incurrirán
si se acepta el pedido representan costes relevantes.
Costes Irrelevantes: Son aquellos que no se afectan (modifican o cambian) por
las acciones que seleccione la gerencia. De acuerdo al ejemplo anterior, los
costes fijos de alquiler y de depreciación (línea recta) representan costes
irrelevantes en la decisión de aceptar un pedido especial, debido a que ellos
permanecen iguales si se acepta o no el pedido.

De acuerdo al tipo de sacrificio en que se ha incurrido


Costes Desembolsables: Son aquellos que reflejan una salida de efectivo, lo cual
permite que puedan ser registrados en la contabilidad.
Coste de Oportunidad: Representan la ventaja medible (beneficio o pérdida) que
resulta al tomar determinada decisión y que origina la renuncia de otra alternativa
de acción. Este coste se incluye a veces como un coste imputado al comparar
determinadas propuestas para mejorar las utilidades. Ejemplo: Si una empresa
posee el 50% de la capacidad de su almacén ociosa, y un comerciante le propone
alquilar dicha capacidad por 1.000.000€; al mismo tiempo, se le presenta la
oportunidad de utilizarlo para ampliar su negocio. Se necesita analizar si conviene
expandirse, en este análisis debe considerar el millón de euros que dejará de
ganar si decide finalmente no alquilar al comerciante.
De acuerdo al cambio originado por un aumento o disminución de la
actividad
Costes Diferenciales: Representan los aumentos o disminuciones en el coste
total, generado por una variación en los cursos de acción sobre una base de
elemento por elemento. Si el coste aumenta de una alternativa a otra, se
denomina coste incremental; si el coste disminuye de una alternativa a otra, se
denomina coste decremental. Por ejemplo, supongamos que para fabricar 100
unidades se requieren 100.000 € de materiales directos y para fabricar 150
unidades se requieren 150.000 € el coste diferencial estará representado por la
diferencia en coste de una acción a otra, es decir, en este ejemplo el coste
diferencial es de 50.000 € representando un coste diferencial incremental.
Costes Sumergidos o hundidos: Son aquellos que permanecen inalterados ante
los cambios que se suceden en el curso de las acciones. Ejemplo la depreciación
de los activos fijos.
QUÉ SON LOS MÉTODOS DE CONTROL DE COSTES?
 

MÉTODOS DE CONTROL DE COSTES


Los modelos de asignación de costes son las formas alternativas de
obtener información válida para la toma de decisiones, cuyos objetivos mínimos
de carácter general pueden resumirse en:
 Medida y valoración de los factores consumidos, y valoración de los
inventarios
 Cálculo y análisis de costes, rendimientos y resultados por productos,
centros de costes y actividades
 Información para la planificación, decisión y control
 Cálculo e interpretación de las desviaciones
 Otros objetivos relacionados con la gestión y control empresarial
Las empresas pueden aplicar diversos métodos para realizar este reparto. El
sistema de costes que elijan depende, entre otras variables, de las características
propias de cada empresa, del tipo de información disponible y del coste del que se
esté dispuesto a soportar con el sistema elegido.
Con carácter general se pueden llegar a identificar tres parámetros esenciales al
proceder a la selección de un sistema de costes como son:
1. Características del proceso productivo, esto es, la forma como se lleva a
cabo o se desarrolla el flujo del proceso de producción
2. Momento en que se lleva a cabo el proceso de cálculo
3. Porción de coste que se acumulan al producto
Teniendo en cuenta estos tres parámetros nos encontraríamos con los siguientes
sistemas de costes:
Un sistema de costes es un conjunto de reglas y procedimientos de cálculo que
hace posible la acumulación de datos contables sobre los objetivos de coste, para
suministrar información relevante encaminada a tomar decisiones, por parte de la
dirección de la empresa, así como proceder a la valoración de la producción
Como ya se ha indicado anteriormente que la contabilidad de coste trata de
distribuir los costes incurridos por la empresa entre los diversos productos y/o
servicios que fabrica y/o comercializa. Para ello, las empresas pueden aplicar
diversos métodos para realizar este reparto. Según repartan entre los productos la
totalidad de los costes o sólo una parte, distinguiremos entre:
 Métodos de costes parciales: sólo distribuyen entre los productos ciertas
categorías de costes.
 Métodos de costes totales: distribuyen la totalidad de los costes.
a. Métodos de costes parciales (direct costing)
Estos métodos sólo distribuyen determinadas categorías de costes.
El resto de costes no distribuidos se consideran gastos del ejercicio y se llevan
directamente a la cuenta de resultado.
Dentro de esta categoría se pueden distinguir los siguientes métodos:
 Método de costes directos: imputa a los productos únicamente los costes
directos.
 Método de costes variables: imputa únicamente los costes variables.
Un sistema de costes es un conjunto de reglas y procedimientos de cálculo que
hace posible la acumulación de datos contables sobre los objetivos de coste, para
suministrar información relevante encaminada a tomar decisiones, por parte de la
dirección de la empresa, así como proceder a la valoración de la producción
La ventaja de los métodos parciales es su sencillez (y por ello, son métodos más
baratos de implantar y de gestionar), sin embargo, la información que facilitan es
de menor calidad la que ofrecen los métodos de costes completos.
Los métodos de costes parciales son adecuados para aquellas empresas en las
que los costes imputados (ya sean directos o variables) representan la parte
principal de los gastos, de manera que lo que queda sin imputar no es demasiado
significativo.
Por ejemplo, este método puede ser válido para una empresa comercializadora,
con poco inmovilizado, y con vendedores a comisión (costes variables). En
cambio, no valdría para una industria petroquímica con fuertes inversiones en
inmovilizado y con costes fijos muy elevados (la información que se perdería en
este caso sería demasiado importante).
b. Métodos de costes totales (full costing)
Estos métodos distribuyen entre los productos la totalidad de los costes de la
empresa.
Son métodos más sofisticados y caros de implantar y de gestionar, pero que
ofrecen una información más precisa.
Dentro de estos métodos, podemos distinguir tres variantes:
 Método de coste completo: funciona igual que los métodos de costes
parciales que hemos descrito, con la diferencia de que imputan a los productos
la totalidad de los costes del ejercicio.
 Método de secciones homogéneas: es más sofisticado que el anterior.
También imputa a los productos la totalidad de los costes del ejercicio, pero
previamente a este reparto distribuye los gastos indirectos entre los diversos
centros de costes de la empresa.
 Método de coste ABC: distribuye también la totalidad de los costes, pero
antes de esta distribución realiza dos pasos previos:
1. En primer lugar, distribuye todos los costes indirectos entre los diversos
centros de costes de la empresa.
2. A continuación, dentro de cada centro de coste distribuye los costes
imputados entre las distintas actividades que en ellos se realizan.
MÉTODOS DE COSTES Y EFECTOS EN RESULTADOS Y EXISTENCIAS
Según el método de costes utilizado, los costes imputados a los productos son
diferentes:
En los métodos de costes parciales los costes asignados a los productos son
menores que en los métodos de costes totales.
Se ha señalado que en los métodos de costes parciales aquellos gastos no
asignados a los productos se llevan directamente a la cuenta de resultados del
ejercicio.
Este tratamiento diferente de los costes repercute necesariamente en la cuenta de
resultados (coste de las ventas) y en la valoración de las existencias. Lo mejor
para ver esto es a través de un ejemplo.
Supongamos una empresa que fabrica paraguas. Los datos del ejercicio son los
siguientes:
 Ha fabricado 5.000 paraguas, de los que ha vendido 3.000 a 50
euros/unidad
 Los costes en materia prima (coste variable) han sido de 10.000 euros
 Los costes en mano de obra (coste variable) han sido de 60.000 euros
 La amortización de la maquinaria (coste fijo) ha sido de 5.000 euros
 Los alquileres (coste fijo) se han elevado a 3.000 euros
Vamos a calcular el coste asignado a cada paraguas según se emplee el método
de costes variables o el método de costes completos:

Veamos la cuenta de resultados según estos dos métodos


En el método de costes variables aquellos costes no asignados se llevan en su
totalidad a la cuenta de resultados del ejercicio.
Veamos ahora la valoración de las existencias en almacén:

En este ejemplo, la aplicación de un método de costes variables conlleva un


menor beneficio y una menor valoración de las existencias en almacén (no
siempre ocurre así; esto va a depender de si se venden más o menos unidades
que las fabricadas en el ejercicio).

CLASIFICACIÓN DE LOS COSTOS.


Los costos, como se ha mencionado, son fundamentales para el administrador no
sólo para efectos de valuar inventarios, sino para los diferentes procesos
administrativos de la organización (planeación, toma de decisiones, control).
Dependiendo del tipo de proceso administrativo de que se trate, y del tipo de toma
de decisiones que se quiera realizar, los costos pueden ser clasificados de
diferentes formas.
1. De acuerdo con la función en la que se incurren:

          a) Costos de producción: Son los que se generan en el proceso de


transformar la materia prima en productos terminados. Se subdividen en costos de
materia prima, de mano de obra e indirectos de fabricación:

               • Costos de materia prima El costo de materiales integrados al


producto. Por ejemplo, la malta utilizada para producir cerveza, el tabaco para
producir cigarros, etcétera.
               • Costos de mano de obra Es el costo que interviene directamente en la
transformación del producto. Por ejemplo, el sueldo del mecánico, del soldador,
etcétera.
               • Gastos indirectos de fabricación Son los costos que intervienen en la
transformación de los productos, con excepción de la materia prima y la mano de
obra directa.

          Por ejemplo, el sueldo del supervisor, mantenimiento, energéticos,


depreciación, etcétera.

          b) Costos de distribución o venta: Son los que se incurren en el área que


se encarga de llevar el producto desde la empresa hasta el último consumidor; por
ejemplo, publicidad, comisiones, etcétera.

          c) Costos de administración: Son los que se originan en el área


administrativa (sueldos, teléfono, oficinas generales, etc.). Esta clasificación tiene
por objeto agrupar los costos por funciones, lo cual facilita cualquier análisis que
se pretenda realizar de ellas.

          d) Costos de financiamiento: Son los que se originan por el uso de


recursos ajenos, que permiten financiar el crecimiento y desarrollo de las
empresas.

2. De acuerdo con su identificación con una actividad, departamento o


producto:

          a) Costos directos: Son los que se identifican plenamente con una


actividad, departamento o producto. En este concepto se cuenta el sueldo
correspondiente a la secretaria del director de ventas, que es un costo directo para
el departamento de ventas; la materia prima es un costo directo para el producto,
etcétera.

          b) Costo indirecto: Es el que no se puede identificar con una actividad


determinada. Por ejemplo, la depreciación de la maquinaria o el sueldo del director
de producción respecto al producto. Algunos costos son duales; es decir, son
directos e indirectos al mismo tiempo. El sueldo del gerente de producción es
directo para los costos del área de producción, pero indirecto para el producto.
Como se puede apreciar, todo depende de la actividad que se esté analizando.

3. De acuerdo con el tiempo en que fueron calculados:

          a) Costos históricos: Son los que se produjeron en determinado periodo:


los costos de los productos vendidos o los costos de los que se encuentran en
proceso. Éstos son de gran ayuda para predecir el comportamiento de los costos
predeterminados.

          b) Costos predeterminados: Son los que se estiman con base estadística


y se utilizan para elaborar presupuestos.

4. De acuerdo con el tiempo en que se cargan o se enfrentan a los ingresos:

          a) Costos de periodo: Son los que se identifican con los intervalos de


tiempo y no con los productos o servicios; por ejemplo, el alquiler de las oficinas
de la compañía, cuyo costo se lleva en el periodo en que se utilizan las oficinas, al
margen de cuándo se venden los productos.

          b) Costos del producto: Son los que se llevan contra los ingresos
únicamente cuando han contribuido a generarlos en forma directa; es decir, son
los costos de los productos que se han vendido, sin importar el tipo de venta, de
tal suerte que los costos que no contribuyeron a generar ingresos en un periodo
determinado quedarán inventariados.

5. De acuerdo con el control que se tenga sobre la ocurrencia de un costo:

          a) Costos controlables: Son aquellos sobre los cuales una persona, de


determinado nivel, tiene autoridad para realizarlos o no. Por ejemplo, los sueldos
de los directores de ventas en las diferentes zonas son controlables por el director
general de ventas; el sueldo de la secretaria, por su jefe inmediato, etcétera.
          Es importante hacer notar que, en última instancia, todos los costos son
controlables en uno o en otro nivel de la organización; resulta evidente que a
medida que se asciende a niveles altos de la organización, los costos son más
controlables. Es decir, la mayoría de los costos no son controlables en niveles
inferiores.
          Los costos controlables no son necesariamente iguales a los costos
directos. Por ejemplo, el sueldo del director de producción es directo respecto a su
área pero no controlable por él. Estos costos son el fundamento para diseñar
contabilidad por áreas de responsabilidad o cualquier otro sistema de control
administrativo.

          b) Costos no controlables: En algunas ocasiones no se tiene autoridad


sobre los costos en que se incurre; tal es el caso de la depreciación del equipo
para el supervisor, ya que dicho gasto fue una decisión tomada por la alta
gerencia.

6. De acuerdo con su comportamiento:

          a) Costos variables: Son los que cambian o fluctúan en relación directa


con una actividad o volumen dado. Dicha actividad puede ser referida a
producción o ventas: la materia prima cambia de acuerdo con la función de
producción, y las comisiones de acuerdo con las ventas.

          b) Costos fijos: Son los que permanecen constantes durante un rango


relevante de tiempo o actividad, sin importar si cambia el volumen, como sería el
caso de los sueldos, la depreciación en línea recta y el alquiler de un edificio.
Dentro de los costos fijos, existen dos categorías. Por un lado, se encuentran
los costos fijos discrecionales, que son aquellos que son susceptibles de ser
modificados, como por ejemplo los sueldos y salarios; por otro lado, están
los costos fijos comprometidos, que son los que no aceptan modificaciones, por lo
cual también son llamados costos sumergidos. En esta última categoría entraría la
depreciación de la maquinaria y contratos a largo plazo de arrendamiento.

          c) Costos semivariables: También conocidos como “semifijos” o mixtos,


estos costos tienen como característica que están integrados por una parte fija y
una variable. El ejemplo típico son los servicios públicos como electricidad y
teléfono, que cobran una cuota fija por servicio más un costo variable por uso del
servicio (kilowatts, minutos de llamadas).
7. De acuerdo con su importancia para la toma de decisiones:

          a) Costos relevantes: Son aquellos que se modifican o cambian de


acuerdo con la opción que se adopte; también se les conoce como costos
diferenciales. Por ejemplo, cuando se produce la demanda de un pedido especial
y existe capacidad ociosa; en este caso los únicos costos que cambian, si se
acepta el pedido, son los de materia prima, energéticos, fletes, etc. La
depreciación del edificio permanece constante, por lo que los primeros son
relevantes, y el segundo irrelevante para tomar la decisión.

          b) Costos irrelevantes: Son aquellos que permanecen inmutables, sin


importar el curso de acción elegido. Esta clasificación permite segmentar las
partidas relevantes e irrelevante  en el proceso de toma de decisiones.

8. De acuerdo con el tipo de sacrificio en que se ha incurrido:

          a) Costos desembolsables: Son aquellos que implicaron una salida de


efectivo, lo cual permite que puedan registrarse en la información generada por la
contabilidad. Dichos costos se convertirán más tarde en costos históricos; los
costos desembolsables pueden llegar o no a ser relevantes al tomar decisiones
administrativas. Un ejemplo de un costo desembolsable es la nómina de la mano
de obra actual.
          b) Costo de oportunidad: Es aquel que se origina al tomar una
determinación que provoca la renuncia a otro tipo de alternativa que pudiera ser
considerada al llevar a cabo la decisión. Un ejemplo de costo de oportunidad es el
siguiente:

          c) Costos virtuales: Costos que impactan a la utilidad durante un periodo


contable, pero que no implican una salida de efectivo. Ejemplo: Depreciación,
pérdidas cambiarias.

9. De acuerdo con el cambio originado por un aumento o disminución de la


actividad:

          a) Costos diferenciales: Son los aumentos o disminuciones del costo total,


un cambio en los niveles de inventarios, etc. Estos costos diferenciales pueden
clasificarse en costos decrementales y costos incrementales. Los costos
decrementales se originan cuando un costo diferencial disminuye por reducciones
del volumen de operación, como sería el caso de los ahorros que tendría la
empresa por la eliminación de una línea de producto. Por otra parte, los costos
incrementales son aquellos en los que se incurre cuando las variaciones de los
costos son ocasionadas por un aumento de las actividades u operaciones de la
empresa, como sucedería cuando se introduce un nuevo proceso en la línea de
producción que requiere la contratación de nuevos trabajadores y costos
adicionales de materia prima o energéticos.

          b) Costos sumergidos: Son aquellos que, independientemente del curso


de acción que se elija, no se verán alterados; es decir, van a permanecer
inmutables ante cualquier cambio. Este concepto tiene relación estrecha con lo
que ya se ha explicado acerca de los costos históricos o pasados, los cuales no se
utilizan en la toma de decisiones. Un ejemplo de ellos es la depreciación de la
maquinaria adquirida. Si se trata de evaluar la alternativa de vender cierto volumen
de artículos con capacidad ociosa a precio inferior al normal, es irrelevante tomar
en cuenta la depreciación.

10. De acuerdo con la relación en la disminución de actividades:

          a) Costos evitables: Son aquellos plenamente identificables con un


producto o un departamento, de modo que, si se elimina el producto o el
departamento, dicho costo se suprime; por ejemplo, el material directo de una
línea que será eliminada del mercado.

          b) Costos inevitables: Son aquellos que no se suprimen, aunque el


departamento o el producto sean eliminados de la empresa; por ejemplo, si se
elimina el departamento de ensamble, el sueldo del director de producción no se
modificará.

11. De acuerdo con su impacto en la calidad:

          a) Costos por fallas internas: Son los costos que podrían ser evitados si
no existieran defectos en el producto antes de ser entregado al cliente.

          b) Costos por fallas externas: Son los costos que podrían ser evitados si
no tuvieran defectos los productos o servicios. Estos costos surgen cuando los
defectos se detectan después de que el producto es entregado al cliente.

          c) Costos de evaluación: Son aquellos que se incurren para determinar si


los productos o servicios cumplen con los requerimientos y especificaciones.

          d) Costos de prevención: Son los costos que se incurren antes de


empezar el proceso con el fin de minimizar los costos de productos defectuosos.

         Las clasificaciones enunciadas son las principales; sin embargo, puede


haber otras que dependen del enfoque del cual se parta para una nueva
clasificación. Todas las clasificaciones son importantes, pero sin duda alguna la
más relevante es la que clasifica los costos en función de su comportamiento, ya
que ni las funciones de planeación y control administrativo ni la toma de
decisiones pueden realizarse con éxito si se desconoce el comportamiento de los
costos. Además, ninguna de las herramientas que integran la contabilidad
administrativa puede aplicarse en forma correcta sin tomar en cuenta dicho
comportamiento; conocerlo es premisa básica para planear, tomar decisiones y
ejercer un eficaz control administrativo en la empresa.