Está en la página 1de 2

CONSTANZA MORAN

27-5-20
TRABAJO PRACTICO 6

El hambre en la Edad Media, era uno de los miedos que aterrorizaba a la sociedad de la
época, desde la hambruna del siglo XI. Las lluvias azotaron a la zona de Borgoña (hoy el
Italia), desde el año 1033 a 1036 aproximadamente, haciendo imposible la producción
agrícola. La agricultura era la base productiva, de la cual se alimentaban no solo los siervos,
sino también sus señores, por lo tanto, se vio perjudicada toda la población. En la
desesperación por alimentos, comieron cualquier cosa que creciera naturalmente en la
tierra, como cardos, era tal el sufrimiento que cayeron en el canibalismo. Cuando se llegó a
este punto, surgió y rindió frutos la solidaridad que caracterizaba a de la sociedad agraria
del medioevo. Se vaciaron los tesoros de las Iglesias para comprar, a altos costos, granos a
quienes lo tenían acaparado, alimentando primero a los más necesitados, y revirtiendo la
situación paulatinamente. Debido a estos traumáticos años, se engendró el miedo al
hambre. Aún hoy, este miedo no ha desaparecido, más aún me atrevo a decir, que ha vuelto
y más fuerte. La pobreza es una realidad de la cual los gobiernos y los poderosos prefieren
escapar. Hay excepciones, en las campañas políticas en donde esta realidad problemática,
junto con muchas otras, son utilizadas para generar propaganda y conseguir votos. En la
Argentina han quedado guardados en la memoria colectiva los últimos años de la década de
los 80’ y el icónico 2001. En los mismos se vivieron dos de las crisis más grandes a nivel
social, político y económico del país. La hiperinflación luego del regreso a la democracia,
dejó a muchísimas personas sin trabajo, pero también generó incertidumbre en la sociedad,
ya que la variación de precios era tal que no se sabía con exactitud para que iba a alcanzar
el dinero mañana. Este miedo también se padecía, según Duby, en la Edad Media. En el
2001, la crisis financiera generada por la especulación y la cultura cambiaria impulsada por
el gobierno nacional en los 90’, generó el llamado y recordado “corralito”. Este nombre se
debe a que los bancos cerraron sus puertas, haciendo imposible a las personas retirar su
dinero, con ello llegaron los despidos y detonaron las grandes protestas sociales. Fue tal la
desestabilidad que pasaron casi seis presidentes en tan solo unas semanas. Fernando “Pino”
Solanas, cineasta y político argentino, ha podido enmarcar muy bien en el documental
“Memoria del saqueo” estrenado en el año 2004, la realidad del país desde 1976 a 2001. En
este film muestra sin censura la pobreza y nombra de un modo preciso lo grandes factores
causales de la misma, poniendo el énfasis en la corrupción política. La gran diferencia
entre la sociedad del medioevo y la sociedad del s.XXI, es la solidaridad. Los ricos, los
poderosos y el clero, daban a los que no tenían, que no eran pocos. Duby reitera en su
escrito, que casi toda la sociedad era pobre. En la Edad Media no existía la marginación
social, se era pobre en compañía, todos pertenecían a una comunidad familiar, la aldea.
Hoy en día la marginación social es un hecho. Las villas miseria que se formaron en CABA
y en el AMBA luego de la crisis del 2001, son una referencia clara. Pero es una realidad
que existe en todo el país, no hay ciudad o pueblo que no tenga ciudadanos fuera de la
pobreza. La pobreza no es problematizada ni por el gobierno, ni por las clases sociales
altas influenciadas por las ideas capitalistas, cuya sed de riquezas es insaciable. En la mayor
parte de estos sectores, no hay que decir todos porque sería una aberración sociológica
generalizar del tal modo, solo le importa generar riquezas para sí escudados con la
impunidad del poder.
CONSTANZA MORAN
27-5-20
TRABAJO PRACTICO 6

Hoy, en el año 2020, el mundo vive una de las pandemias más devastadoras de los últimos
siglos. El COVID-19 se ha cobrado millones de vidas a nivel mundial, pero junto con ello
millones de trabajos. Según la OIT, fueron alrededor de 14.000.000 de puestos perdidos por
la pandemia, sumado a una crisis futura a nivel económico en Latinoamérica y el Caribe 1.
Por lo tanto, el miedo a la miseria en un hecho social de la sociedad actual. La incapacidad
de trabajar y generar al menos dinero suficiente para alimentarse y vivir el día a día, genera
malestar social, el cual los gobiernos no pueden apaciguar con ningún tipo de ayuda que se
atreven a dar. Los bonos dados en la Argentina no satisfacen y no son suficientes para vivir,
debido al aumento de precios diario en la industria alimenticia. Los medios de
comunicación hablan de la solidaridad como la mejor herramienta para poder enfrentar la
pandemia. Aquella característica que quedó en el medioevo, hoy en día se refleja en los
comedores escolares, a los cuales se estima que asisten más 500000 niños por una
merienda2. A los 80000 comedores oficiales subvencionados por el Estado, se le suman
clubes de barrio, ONG, Iglesias y escuelas. Pero esto no es suficiente, es necesario un
cambio profundo en la sociedad, lograr entender que todas las personas son meritorias de
una buena calidad de vida.
En los currículos escolares y algunos historiadores se presentan a la Edad Media como una
edad oscura, sin avances ni importancia. Pero George Duby ofrece una mirada real de la
sociedad de aquella época y demuestra que aquella era aún más humana y empática que la
sociedad del siglo XXI, la cual se supone que debería haber evolucionado.

1
Organización Mundial del trabajo. 8 de abril de 2020. OIT: El COVID-19 destruye el equivalente a 14
millones de empleos y desafía a buscar medidas para enfrentar la crisis en América Latina y el Caribe.
https://www.ilo.org/americas/sala-de-prensa/WCMS_741222/lang--es/index.htm
2
Pablo de León. 23/04/2020. Diario Clarín. Coronavirus en Argentina: los comedores y merenderos, 8.000
lugares donde se busca comida en la pandemia y se demora la ayuda del Gobierno.
https://www.clarin.com/politica/coronavirus-argentina-comedores-merenderos-8-000-lugares-busca-
comida-pandemia-demora-ayuda-gobierno_0_mmT1po-Zl.html

También podría gustarte