Está en la página 1de 3

MCA Business & Postgraduate School

Educational Excellence online

CURSO DE EXPRESIÓN ORAL, COMUNICACIÓN Y ORATORIA


TEMA 1. CÓMO HABLAR EN PÚBLICO

Subtemas:
 Introducción a la Expresión Oral

Desarrollo:

Introducción a la Expresión Oral

En el año 450 a. C. el pensador, político y orador ateniense Pericles dijo “El que sabe pensar
pero no sabe expresar lo que piensa, está en el mismo nivel del que no sabe
pensar”. Estas palabras, aunque dichas hace más de 2.000 años, hoy tienen más vigencia que
en ese entonces, puesto que la humanidad ha crecido desmesuradamente en cantidad de
personas y en actividades; la multiplicidad de carreras, empresas y estudios crean las distintas
situaciones en las que necesitamos comunicarnos y exponer nuestros planteamientos.

En nuestro trabajo y estudios, debemos estar conscientes de que aunque


tengamos ideas maravillosas, proyectos impresionantes, propuestas
novedosas, estos no serán suficientes por sí mismos si no podemos convencer
o persuadir a otros para que puedan creernos, confiar en nosotros, comprar
nuestras ideas o seguirnos como líderes.

De este modo, aunque el mundo se encuentra en la era de la información y la comunicación,


son muchos los que no logran presentarse y presentar acertadamente su mensaje, lo que
piensan, sienten y quieren. Es común que tengan un alto rendimiento laboral o estudiantil y
no puedan hacer presentaciones que impulsen su crecimiento profesional.

Una persona que no sepa expresarse correctamente ante los demás, tiene una desventaja que
tarde o temprano tiende a relegarlo; en cambio, los que sí dominan el arte de hablar en público
tienen muchas más posibilidades de sobresalir y triunfar en su carrera y en su vida en general.
Quien tiene un mensaje significativo y sabe hacerlo llegar a los demás, se hace notar y queda
en la memoria de quienes le escuchan.

Ya en la antigüedad el dominio de la palabra era clave para el


éxito, el poder, el prestigio y la riqueza; el orador era respetado
y admirado. En la actualidad sucede lo mismo para quienes
saben llegar a otros por medio de presentaciones o
intervenciones impactantes: muestran su trabajo, exponen sus
ideas, guían a otros, dejan un mensaje inolvidable, influyen en
la gente, etc.

Expresar las ideas, persuadir y convencer a otros, negociar, motivar, litigar, promoverse, entre
otras, son actividades que dependen en alto grado de la comunicación oral, y su dominio puede

1
Material propiedad de MCA Business & Postgraduate School Higher Education
MCA Business & Postgraduate School
Educational Excellence online

significar una enorme diferencia en su desarrollo profesional, como ya ha sucedido en


incontables casos.

En el mundo son escasas las personas que tienen la habilidad de hablar con fuerza, poder de
convencimiento y con alto nivel de influencia cuando están frente al público. Son los llamados
oradores. Comúnmente se cree que son seres dotados de un talento excepcional, el cual es dado
solo a unos pocos privilegiados. Pero recordemos lo que dijo Ralph Waldo Emerson: “Todos
los grandes oradores fueron primero malos oradores.”

Hablar bien en público constituye una meta deseada por la mayoría de las personas, pero no
todos logran hacerlo por falta de conocimiento y entrenamiento adecuados. Por ello es
necesario que sepamos que hablar en público no es algo inalcanzable o que requiera toda una
vida para lograrlo; hablar con elocuencia y efectividad requiere, como cualquier otra capacidad
humana, de aprendizaje, trabajo preciso y dedicado, con la guía necesaria. En esto consiste el
aprendizaje de la oratoria.

Es necesario tener en cuenta que, en nuestro mundo moderno y


dinámico, es difícil que las personas tengan la paciencia necesaria
para escuchar a quienes aburren o lucen confusos en sus
planteamientos, a quienes usan frases rebuscadas, y a quienes
hablan prolongadamente y no dicen nada. Muchos piensan
erróneamente que con solo tener unas cuantas técnicas, disponer
de un mensaje resaltante y tener buena intención son suficientes
para convencer a otros. Hoy, el público exige (y muchas veces de forma radical) que un orador
exprese su mensaje con fuerza, pasión, claridad y profesionalismo, y que al escucharle pueda
este generarle cambios con el poder de su mensaje.

Ahora bien, cuando hablamos de la influencia que puede ejercer quien habla en público, piense
por un momento: ¿qué líder, político, docente, abogado, empresario, vendedor, periodista…
haya logrado resultados excepcionales y haya sido mudo? Cuando se dan estos casos, son
bastante aislados, muy poco conocidos y con un alcance limitado. Toda persona que quiera
ejercer cualquier tipo de influencia en otros, necesariamente tendrá que valerse del poder de
la palabra, con las técnicas y estudios que la conviertan en un verdadero instrumento de
persuasión.

Con todo lo expuesto, llegó el momento de que Ud. se decida a:

 Ser un líder que desarrolle un mayor poder de persuasión hacia su organización, equipo
de trabajo y el público en general.
 Ser un ejecutivo, directivo, gerente o supervisor que potencie su nivel de influencia y
sus resultados frente a su equipo y su organización.
 Ser un capacitador, docente o formador que disponga de mayores habilidades
comunicativas para mejorar su desempeño, y así ir más allá de los modelos
tradicionales.
 Ser un abogado, fiscal o juez que emplee el discurso como elemento significativo que le
permita aumentar en el éxito en sus casos.

2
Material propiedad de MCA Business & Postgraduate School Higher Education
MCA Business & Postgraduate School
Educational Excellence online

 Ser un periodista o comunicador social más desarrollado, con mayor poder de atracción
y que impacte con sus mensajes.
 Ser un político o diplomático moderno, con poder de influencia y convencimiento ante
un público ávido de nuevas ideas y planteamientos.
 Ser un empresario, comerciante o responsable de ventas sobresaliente, con gran
capacidad de expresión y que use la palabra hablada como elemento de convencimiento
y mejora de sus resultados.
 Ser un profesional o estudiante que maneje la comunicación y la palabra para
desenvolverse más efectivamente frente a los nuevos retos del liderazgo del siglo XXI.
Esto es parte de lo que, como comunicador bien formado, podrá cambiar con un estudio serio,
profesional y altamente efectivo para el desarrollo de habilidades que pocos han desplegado.
De esta forma, podrá desenvolverse en actividades que parecían reservadas para unos pocos,
como son:

 Conferencias y seminarios en congresos y convenciones, entre otras.


 Presentaciones empresariales, gerencial, de ventas, en distintas reuniones.
 Discursos inaugurales, de radio y TV, de presentación, de bienvenida o despedida, de
agradecimiento
 Brindis.
 Conversaciones, entrevistas
 Asambleas
 Mesas redondas, debates, foros…

Las habilidades de un orador bien formado permiten desenvolverse magistralmente en un


sinnúmero de situaciones y eventos, incluso aquellos en los que se necesita improvisar.

Siempre que quiera proyectarse y mejorar en lo que hace, tenga presente lo que dijo Philip
Armour, empresario e inventor estadounidense: “No hay sendero que lleve a una
persona a hacer carrera más rápidamente y a crearse una buena reputación, que
la destreza del buen orador.”

3
Material propiedad de MCA Business & Postgraduate School Higher Education

También podría gustarte