Está en la página 1de 4

INSTITUCIÓN EDUCATIVA LEÓN XIII Talleres a

Aprobación oficial Decreto 002 de 2003. Alcaldía Municipal de


Soacha distancia

“Formamos seres humanos por vocación con la Fecha de


razón para una sociedad del conocimiento” elaboración:
25/03/2020
DOCENTE: EDISON DAVID ROJAS CASTRO
TIEMPO: 2
ASIGNATURA: ÉTICA
HORAS
GRADO: 7

¿Qué es una norma?


Las normas son reglas que se establece con el propósito de regular comportamientos y así
procurar mantener un orden. Esta regla o conjunto de reglas son articuladas para establecer las
bases de un comportamiento aceptado, de esta forma se conserva el orden.
Las normas se pueden aplicar en distintos ámbitos de la vida y las comenzamos a comprender
desde que somos muy pequeños. Por ejemplo, al nacer los padres se adaptan a las necesidades del
bebé, pero poco a poco van estableciendo orden para regular sus horarios de comida, de sueño, de
juego y así sucesivamente.
Tipos de normas
Existen variados usos de la palabra norma, básicamente, porque lo que existe en el mundo es
susceptible de ser regulado. Aquí tienes es algunos ejemplos y otras aplicaciones.
Norma social: Este el sistema de reglas más grande existe, ya que engloba en sí misma otros
subconjuntos de normas que señalaremos más adelante. Cuando nos referimos a social, estamos
haciendo referencia directa a una sociedad y a su contexto, donde existe diversidad de personas
que requieren de orden para asegurar una buena o aceptable convivencia.
Si bien dentro de una población existe variedad tanto de personalidades como de gustos, entre
otros, éstas deben acoplarse en cierta medida, siendo reguladas de igual manera, por algo que se
denomina moral.
De esta forma, cuando nacemos dentro de una determinada sociedad, sabemos que hay buenas
y malas costumbres, comportamientos inadecuados o indebidos que serán catalogados como
desagradables y tenderán al reproche, que existen tipos de conversaciones que se adaptan a formas
y contextos. Asimismo, hay modas, prioridades, conductas deseables, entre otros.
Y aunque esto no esté sancionado por ley, son patrones que quedan en el consciente e
inconsciente colectivo, cada quien es libre de decidir seguirlas o no, pero ateniéndose a las
consecuencias de ser categorizado dentro de lo bueno y lo no tan bueno.
Dentro de estas normas sociales, existen otras dos que sí deben ser cumplidas porque son
sancionables. Estas son:
Norma penal: Son conductas que están establecidas delitos y son penadas por ley y no tiene
derecho a objeción.
Norma jurídica: Reglamento que controla todo tipos de delitos y conductas impropias o de
desviación jurídica.
Además, podemos mencionar otras clases de normas:
Norma lingüística: Reglas que controlan el correcto uso de la lengua, dentro de ella se encuentran
otras como las gramaticales y las de ortografía.
Norma editorial: Pauta que ha de seguirse para la realización y contenido literario.
Norma estadística: Tendencia del comportamiento de un grupo de datos.
¿Para qué sirven las normas?
Sirven para que funcione la sociedad
Las normas son una parte importante del sistema social, yendo prácticamente de la mano. Esto
se entiende de esta forma porque las normas hacen que la convivencia de unos con otros sea posible
y más llevadera.

Sin normas no existe un orden normativo, el cual, para el modelo social que hemos desarrollado
es de gran importancia. Por ejemplo, sirven para que no haya caos en el tráfico.
ienen una función de regulación y guía del comportamiento
Las normas ejercen control sobre la conducta de las personas. Hacen que una persona no pueda
comportarse como quiera.

Esto influye a nivel social, ya que al regularse el comportamiento individual se obtiene tanto un
cuidado de la sociedad como tal ofrecido por sus miembros, como la cobertura de las necesidades
de la propia sociedad.

Mantienen el orden social


El orden social hace referencia a un concepto procedente de las ciencias sociales, el cual se
refiere a la estructura de una determinada sociedad, dada por la jerarquía, las normas y las
instituciones existentes en dicha sociedad.

Cuando mencionamos el término estructura, debemos pensar a nivel social como el esqueleto
que consigue que todo un grupo amplio de humanos pueda mantenerse unido sin que reine el caos.

Cabe añadir que el hecho de que existan normas en una sociedad, no implica que dentro de la
misma no existan problemas de convivencia o de conducta de sus integrantes, pero si hace que a
groso modo la sociedad pueda seguir evolucionando sin autodestruirse.

Otorgan cohesión a la sociedad


El término cohesión hace referencia al grado de aceptación y consenso de los componentes de
un determinado grupo, o la percepción de pertenencia que se tiene a ese determinado grupo o
situación en concreto.

La cohesión puede medir la intensidad que existe en la interacción social dentro del mismo
grupo. Algo así como entender que formas parte del grupo y lo mantienes unido.

Debes saber que en un grupo cohesionado, las personas que lo componen actúan de una forma
coordinada, y que las relaciones que mantienen entre ellos son mejores. Los grupos que disfrutan
de una buena cohesión, al tener esa coordinación pueden conseguir objetivos de una manera más
sencilla.

En relación con el tema central del artículo, en este punto es importante entender que la anomia
(desorganización social) atenta contra la cohesión.

Cabe añadir que uno de los factores más importantes a la hora de cumplir la normativa, es la
percepción de que tenemos de la figura autoritaria que hace cumplir las normas mediante
recompensa o castigo.

Si la autoridad igualmente cumple la norma y tiene un buen desempeño a la hora de controlar


las conductas, las personas integrarán la norma de una forma más óptima.
Ayudan a conseguir el autocontrol individual
Se trata de potenciar y conseguir un mayor control de uno mismo basado en la disciplina
impuesta al cumplir las normas.

Al seguir una determinada norma que es aplicable a todo el mundo, se crea un límite no solo
social, sino también individual.

Puede que tú mismo no estés de acuerdo con algunas de las normas con las que tienes que
convivir cada día, aunque imagina si nadie cumpliera algunas normas por estar en desacuerdo, el
caos podría ser terrible.

Es cierto que existen normas que quizá ya quedaron obsoletas, que son difíciles de cumplir o que
tienen poco sentido en algunos contextos, por lo que si encuentras alguna de estas, no tienes por
qué incumplirla sino simplemente puedes buscar una alternativa diferente.

Vivir sin normas

En la historia de los seres humanos la aplicación de normas es una constante, probablemente


también en la prehistoria hubo normas entre las comunidades humanas. Las normas son una
necesidad y emanan de un sentido práctico a la vez que moral para ajustar la convivencia de las
tribus, pueblos regiones o países. Son prácticas porque nos dicen como conducirnos en nuestro
entorno, para facilitar nuestro trabajo, desplazamiento, relación y son éticas porque deseamos que
las normas sean “buenas” para todos por lo tanto también tienen un carácter disuasorio, salirse de
las normas entraña un riesgo para el que lo hace, que puede ser castigado cuando su acción
repercute negativamente en los demás: No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.
A través de las leyes, o creencias el hombre se conduce bajo el imperio de las normas.

La norma da seguridad; establecer los límites de una conducta es clarificador, cada cual sabe
hasta qué punto puede actuar, la norma puede ser rígida y su aplicación llevará a una sociedad
reprimida e infeliz: Dracón (620 a. C) estableció una serie de leyes cuya violación era castigada,
independientemente de su gravedad, con la muerte, decía que cualquier delito merecía la pena de
muerte y para los más graves no encontraba un castigo peor. Pero otro ateniense, Solón nombrado
arconte en 594 a.C. creó una serie de leyes que afectaban a todos los aspectos de la sociedad con
una base en la justicia y en un sistema que sería el origen de la democracia pues el ciudadano podía
intervenir en la política de la ciudad (polis), estas normas eran más flexibles y ayudaron al desarrollo
de una sociedad extraordinaria como todos sabemos.

A menudo se considera que los límites coartan la libertad del individuo y es al contrario. La norma
establece una serie de pautas a seguir, crea un automatismo que nos libera del estrés, sabemos que
lo imprevisto nos inquieta y a menudo nos angustia, también sabemos que la vida tiene su valor en
la medida que afrontamos situaciones complicadas; no estamos diciendo que la vida sea fácil y que
las normas nos llenen de paz solo porque existan, pero tampoco podemos vivir en un estado de
constante imprevisión; en una sociedad cuya ley es la de la selva no existe posibilidad de
convivencia, y la convivencia es y ha sido lo que nos hace más humanos.

Hoy leemos acerca de nuestra sociedad que es una sociedad interconectada, informada,
comunicada, globalizada, la sociedad de Internet, se habla de la sociedad líquida (S. Bauman), de la
sociedad de la transparencia (Byung-Chul Han), de la nueva economía ( Noemi Klein) etc y se pone
de manifiesto el cambio social que ello produce en una escasa decena de años, y la pregunta es:
¿para qué? Y podemos continuar preguntándonos ¿estamos mejor y en qué? Y algunas cuestiones
más; pero al hilo de este artículo preguntaré ¿Cuáles son las normas, hay una guía de uso? La
respuesta es no. Nadie controla nada, ni siquiera las naciones más poderosas son capaces de evitar
acosos informáticos a sus bases de datos, los “crash” bursátiles, económicos, las previsiones a corto
o medio plazo son imposibles. Nadie tiene las riendas aunque unos pocos más que la mayoría.
Internet no tiene normas o son pocas e ineficaces y si en el mundo real es difícil de organizar el
virtual es imposible. Mientras, las TICs ocupan más horas de nuestra vida de las debidas, la
información es atomizada, confusa o directamente falsa, y cualquier imbécil puede generar
estulticia, banalidad e incluso odio a través de las redes sociales. Aprender, cultivarse es lento, difícil,
necesita entusiasmo y esto nace desde dentro de uno o no, si lo que utilizamos como elemento
cultivador es lo que nos llega por las TICs y medios de comunicación lo que tendremos es un fajo de
información basura entre la que puede haber informaciones válidas pero muy difíciles de
seleccionar, porque la capacidad crítica se obtiene con mucho estudio y conocimiento.

Anormal es lo que no se rige por una norma, esta sociedad de hoy, que por otra parte ha
conseguido que gocemos de un confort y medios beneficiosos para una feliz convivencia, fracasa
por el modo en que somete a sus ciudadanos a la duda constante, a la desinformación (el exceso de
información no está en relación directa con la buena información sino con todo lo contrario) al
bombardeo publicitario impulsor del consumismo, a la falta de estabilidad mínima laboral,
emocional, informativa y a un futuro que cuestiona el estado de bienestar. Todo es fragilidad, lo que
es así hoy, mañana no lo será. Una sociedad anormal.

Preguntas:

¿Qué son las normas?


¿Cuáles tipos de normas existen?
¿Para qué son importantes las normas?
¿Por qué necesitamos las normas?
¿Qué nos puede pasar si no seguimos las normas?
¿Cómo sería el mundo sin normas?
¿Cuáles son las cinco normas más importantes que debemos tener en casa?
¿Cuáles son las cinco normas más importantes que debemos tener en el colegio?
¿Cuáles son las cinco normas más importantes que debemos tener en la calle?