Está en la página 1de 247

LA REVOLUCION DOMINICANA

DE ABRIL VISTA POR CUBA


.
.


A1'1"TONIO RICARDI. LUIS GOMEZ-WANGUEMERT
..
,

..
,,
,

FERNANDO ALVAREZ TABIO.. ELOY MERINO BRITO
...,
MIGUEL A. D'E STEFANO PISAN!. FIDEL CA.STRO •

Clependencia
OOMINICAN
Av. Ge". Washington REPUBlf�
ispanioia
a!ln' 1-/Q) ·�
U.S SKont/ FleeJ:
ngressional Pilace ..

(lmberf · Govt.)
iiiiMo¡¡"·w¡¡j v, *'
o•'
1 mi.
'� 0�150 •

LA REVOLUCION DOMINICANA
DE ABRIL VISTA POR CUBA
ANTONIO RICARDI. LUIS GOMEZ-WANGUEfvIERT
FERNANDO ALVAREZ TABIO. ELOY MERINO BRITO
MIGUEL A. D'ESTEFANO PISANI. FIDEL CASTRO


PUBLICACIONES DE LA UNIVERSIDAD AUTONOMA D E SANTO DOMINGO
��������- VOL. CLXIV ������

COLECCION HISTORIA Y SOCIEDAD No. 10


\

LA REVOLUCION DOMINICANA DE ABRIL VISTA POR CUBA

Fernando Alvarez Tab ío


Eloy G. Merino Brito
Miguel A. D'Estéfano Pisani
Luis Gómez-Wangüermert,
Antonio Riccardi
Fidel Castro

© 1974
Editora de la UASD
Apartado Postal No. 1355
Santo Domingo, República Dominicana

Edición a cargo de l;.milio Cordero Michel

• •
•••••••
TALLER

Impreso en TALLER
Arzobispo Meriño 88
Santo Domingo, República Dominicana

Cubierta de Cuadrado

Hecho el uepósito de ley


LA REVOLUCION DOMINICANA
DE ABRIL VISTA POR ClJBA
ANTONIO RICARDI. LUIS GOMEZ-WANGUEMERT
FERNANDO ALVAREZ TABIO. ELOY MERINO BRITO
MIGUEL A. D'ESTEFANO PISAN!. FIDEL CASTRO

·CITY
U.S.
.J¡;
• chedcpcints
Rebel s1>ipers'

Loyalist-rebe clash

Racel:ra

R"itbe!s·=-+.:,,...
O d airpor�

;....
.l'f ,.,.
;"
Hotel
,,� Embajador '<"
Q
Av. Geo, Washington,

fi\\,
;;.
'
olo
�'\ Grouncls
f:J.S. Second Ffeet
·

\ ·ngressional Palace
' (/mbert Govt.)
'
o ·

.,,
·- .

<)�
o
� SANTl.A.GO 153
F-t 5,11·1...-fJ 'GO
�-
EDITORA DE LA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE\ AN'I'() DOMIN@O
Santo Domingo, República Dominic a
•)
FERNANDO ALVAREZ TASIO: Profesor de Derecho Comparado
y Decano de la Escuela de Ciencias Poli'ticas de la Universidad de La
Habana; Director del Instituto de Pol(tica Internacional del Ministe·
rio de Relaciones Exteriores de Cuba; Magistrado del Tribunal
Supremo; Ex-Representante Permanente de la Delegación de Cuba
ante las Naciones Unidas.

ELOY G. MERINO BRITO: Profesor de la Universidad de La


Habana; Magistrado de la Audiencia de La Habana; Subdirector del
1 nstituto de Poli'tic·a ·Internacional del Ministerio de Relaciones
Exteriores de Cuba; Presidente de la Asociación Cubana de las
Naciones Unidas.

MIGUEL A. D'ESTEFANO PISANI: Profesor de la Universidad de


La Habana; Asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba;
Director del Centro de Capacitación Profesional del Ministerio de
Relaciones Exteriores de Cuba; Miembro del Consejo de Dirección
del Instituto de Pol(tica Internacional del Ministerio de ReJaciones
Exteriores de Cuba.

LUIS GOMEZ-VIJANGUEMERT: Ex-Delegado Alterno de la Dele­


gación Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas; Ex-Asesor
del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba; Secretario del
Instituto de Poli'tica Internacional del Ministerio de Relaciones
Exteriores de Cuba.

ANTONIO RICCARDI TAMBURI: Profesor de la Escuela de


Práctica Diplomática y Consular de la Universidad de La Habana;
Funcionario del Departamento de Tratados de la Dirección Jurídica
del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

FIDEL CASTRO RUZ: Primer Ministro del Gobierno de la


República de Cuba .

..

Primera edición: Politica lntsmacional. Revista del Instituto de Poll'tica Internacional.


No. 10, Añ o 3, Abril-Mayo-Junio de 1965. Ministerio de Relaciones
Exteriores je la República de Cuba, La Habana, 1965 .

I
PRESENTA C I O N

Emilio Cordero Michel

L
OS cinco trabajos y los documentos que componen este libro,
aparecieron publicados en la Revista Pol(tica Internacional, Año 3,
No. 10, Segundo Trimestre de 1965, órgano del Instituto de Política
Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de
Cuba.

La Editora de la UASD los edita para iniciar la divulgación de


capítulos poco conocidos en el país de las repercusiones externas de la
invasión yanqui de 1965; capítulos que se caracterizaron por la recia y
dura lucha sostenida en el campo internacional por los Gobiernos de Cuba,
Chile, México, Uruguay, la Unión Soviética y otros países en defensa de la
pisoteada soberanía nacional y del principio de autodeterminación de los
dominicanos, mientras el pueblo de Santo Domingo combatía heroica­
mente al invasor, ensangrentando sus calles coloniales y cubriéndose de
gloria bajo el mando del Coronel Francisco A. Caamaño.

La frrme solidaridad de Cuba para con el pueblo dominicano queda


claramente establecida en las exposiciones de Femando Alvarez Tabío en
el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas los días 3, 4, 7 y 20 de
mayo de 1965, así como en los discursos de Fidel Castro de los días 1 y 18
de mayo y en los trabajos La Doctrina Johnson, del primero; Intervención
y Soberanz'a, de Eloy G. Merino Brito;La Presente Intervención Yanqui en
la República Dominicana y el Derecho Internacional,· de Miguel A.
D'Estéfano Pisani; La Crisis Dominicana, de Luis Gómez-Wangüemert y
Breve Cronología de las Agresiones, Intervenciones e Intromisiones del
Imperialismo Yanqui en la América Latina, de Antonio Ricardi Tamburi.

De todos ellos se desprende -y la reciente historia así lo ha


demostrado- que la centenaria Doctrina Monroe ha quedado pulverizada

7
• Emilio Cordero Michel

por el tiempo y por las condiciones objetivas de una nueva época


imperialista que los Estados Unidos de América, llevados de su desespera­
ción por el ascenso del moviffiiento nacional liberador en América Latina y
otros continentes, ha puesto en práctica, para sustituir su vieja doctrina, la
"nueva" Doctrina Johnson. Doctrina que, según sus creadores, le atribuye
el derecho "natural" de intervenir dónde, cuándo y cómo le plazca para
aplastar los movimientos reivindicadores y populares, tal y como hiciera en
nuestro país, el Congo, Vietnam, Laos, Camboya y últimamente en Chile
al través de la CIA.
No se puede olvidar, claro, que aunque los Estados UnidGs sigue
pisoteando a los países débiles y dependientes, el marco del mundo de hoy
es bien distinto al de la época de la "Diplomacia del Garrote" y de la
"Diplomacia de las Canoneras" de Teddy Roosevelt de inicios de este siglo
que sirvieron de antecedentes a la Doctrina Johnsun y que, de la misma
manera que la invasión yanqui de 1965 representó una brutal bofetada al
pueblo dominicano y a los de la América Latina toda, la batalla que se riñó
en Santo Domingo fue el preludio de las batallas que trabarán las naciones
explotadas y oprimidas por el imperialismo que encauzan sus destinos
hacia la liberación nacional.

Ciudad Universitaria,
Julio de 1974
LA DOCTRINA JOHNSON

Fernando Alvarez Tabío


L aparato de propaganda del imperialismo norteamericano ha


E creado una verdadera mitología a fin de glorificarlo y presen­
tarlo como el más maravilloso espectáculo concebido por el ser
humano.
·

La visión que el norteamericano tiene de su país -dice William


Appleman Williams en su libro "La Tragedia de la Diplomacia
Norteamericana"- está compuesta de tres imágenes:
La primera nos enseña que E.U. tuvo que abandonar el aisla­
miento que le impusieron sus fundadores para ayudar a Cuba,
luego para salvar dos veces la den;iocracia y, finalmente, para
impedir que la Unión Soviética conquistara el mundo.
Otra imagen nos presenta a E.U. como un Estado anti-imperia­
lista a través de toda su historia.
Y una tercera declara que E.U. ha podido contener a los ene­
migos de la paz y el progreso (es decir, a los países socialistas) gracias
a su poder económico y militar, el cual le ha permitido construir
un mundo mejor, sin erigir entre tanto un imperio.
Esta es la visión mitológica tradicional que trata de perpetuar
el Presidente J ohnson en sus monótonos discursos, encaminados a
justificar la guerra colonial de Vietnam y la insolente e hipócrita
invasión de la Republica Dominicana. En la voz del político d€
Texas Tesuenan vacíos los más nobles sentimientos con el fin de.
estimular una política chauvinista y brutal.

9
10 Femando Alvaiez Tabío

La flamante "doctrina Johnson", sin nuevos matices ideológicos,


no es más que la reiteración a destiempo del anacrónico monroísmo,
con todas sus conocidas manifestaciones del "destino manifiesto",
el "gran garrote" y la "diplomacia del dollar"; es la doctrina
Monroe ajustada a las necesidades del momento.
Transplantada por la armada yanqui a la República Domini­
cana con los infantes de marina, no ofrece ni pretende ofrecer
nuevas notas en el caduco pentagrama monroico, que en el prin1er
cuarto de siglo quiso idealizar el Presidente Wilson con el ropaje
de cruzado de la democracia.
Para el actual presidente norteamericano, a quien ya titula la
prensa de su país "Lindon el Poderoso", el problema no consiste en
"asegurar al mundo para la democracia", según postulara el pro­
fesor de Princeton, sino en "asegurar al mundo para los monopolios
yanquis", ya que para el vaquero tejano ambas cosas son iguales.
Quien no acepte el "destino manifiesto" es un comunista em­
bazado y debe ser incluido en el registro de traidores confeccionado
por el F. B. l.
El gobierno norteamericano tiene por costumbre identificar el
derecho internacional con su política exterior y a Naciones U ni­
das con su Departamento de Estado; de ahí que el Presidente
Johnson, emulando a sus predecesores, haya tenido la osadía de
elevar al rango de "doctrina" su política filibustera en Asia, Africa
y América Latina.
Según esta extravagante doctrina, E.U. tiene el derecho de in­
tervenir en cualquier país donde se produzca una revolución o algo

parecido, y es facultad del gobierno norteamericano calificar libre-


mente el matiz de los movimientos revolucionarios. U na guerra
civil donde intervengan los comunistas se convierte automática­
mente en conflicto internacional, por aquello de la "incompatibili­
dad del comunismo con nuestro modo de vida".
En cada nueva declaración del Presidente J ol1nson, a través
de todo el proceso intervencionista norteamericano en Vietnam
y Santo Domingo, se observa un progresivo escalamiento en la
agresión, el cinismo y la hipocresía. Su lema es el mismo del primer
Roosevclt: hablar suave y pegar duro.
LA DOCTRINA JOHNSON 11

El Presidente J ohnson h a decidido que tanto en el hemisferio


occidental como en otras partes no puede establecerse un sistema
social que no sea del agrado del gobierno norteamericano. Dice
que no puede permanecer cruzado de brazos frente al intento de
cambiar el sistema social en cualquier país del mundo; pero los
pueblos tampoco permanecerán con los brazos cruzados ante los
intentos de Washington de imponer su voluntad por la fuerza
de las armas.
Todo el escenario actual de la historia de América Latina está
dominado por esta atmósfera de lucha de contrarios, en la que las
viejas clases oligárquicas refuerzan su fortaleza, reagrupan sus
cuadros políticos, asignan a los ejércitos un degradado rango de
guardias pretorianos y, cuando se ven amenazados por el creciente
descontento popular, acuden al poderío militar norteamericano para
salvarse del naufragio a base de confundir el riesgo · permanente
de l a revolución popular con el peligro de una agresión comunista.
La doctrina J ohnson se convierte así en una declaración de
guerra contra los más insignificantes intentos de reformas sociales,
que constituyen a los ojos del imperialismo y sus lacayos "veleidades
comunistas".
Por eso la táctica del imperio del dólar es actuar rápido, aplas­
tar cualquier movimiento popular y escudarse después en el pre­
texto de que "ante la amenaza comunista no hemos tenido tiempo
de reflexionar".
Pero los hechos demuestran que no se trata de una acción im­
pensada, sino de una política meditada y preparada cuidadosa­
mente.
En el caso de Santo Domingo, el estallido popular se esperaba
y el imperialismo no estaba dispuesto a perder la coraza protectora
de sus intereses; por eso ensayó varias semanas antes, en Vieques,
la operación "Quick Kick" (pátada rápida) que pondría en práctica
varias semanas después en la República Dominicana.
El gobierno norteamericano se considera facultado para no
permitir otro gobierno comunista en el mundo, y para evitarlo
asume el derecho de calificar de subversión comunista cualquier
brote de rebeldía popular que amenace el régimen de terror de sus
gorilas amaestrados.
12 Fernando Alvarez Tabío

De ahí que el Presidente J ohnson proclame como legítima


la permanencia de las fuerzas armadas norteamericanas en Vietnam
y se invista a sí mismo del derecho a intervenir en cualquier parte
del mundo. Lo importante es que queden a salvo los intereses
de los monopolios yanquis, sin cuyo predominio peligrarían la
democracia y la libertad.
La doctrina Johnson da plena vigencia a la vieja diplomacia
del barco de guerra, complemento de la diplomacia del dólar, ahora
proclamada con inaudito cinismo: donde vaya un dólar irá el
marine a protegerlo como símbolo de la democracia norteamericana.
El Presidente J ohnson -eon estilo chapucero- pretende ex­
humar la vieja técnica de Woodrow Wilson, el "santón laico" que
se proclamara a sí mismo campeón de la democracia y de la libre
determinación de los pueblos, mientras ordenaba el bombardeo de
Veracruz por la flota norteamericana. Hoy el discípulo del "far
west" salva a Vie.tnam del comunismo regando napalm, fósforo
blanco y gases tóxicos cual nuevo Rey Mago que ofrece incienso
.
y mirra.
En realidad no son Johnson, ni Wilson, ni Eisenhower, ni Gold­
water quienes trazan la política del imperialismo. No importa el
bando monopolista que actúe en el poder. No es contra Kennedy
el bueno o Johnson el malo contra quienes los pueblos de América
Látina deben luchar . con firme decisión; es contra la política exte­
rior inflexible y monolítica del . imperialismo, que no acepta cam­
bios en las estructuras económico-sociales que asfixian a los pueblos
del continente.
El imperialismo no cede una posición sin defenderla a sangre
y fuego. Paro asegurárla se liga a los sectores más reaccionarios
y antipopulares de cada país, y cuando le fallan sus fieles lacayos,
interviene descarada y brutalmente en u n inútil esfuerzo por salvar
sus privilegios.
En América se niega a admitir ideologías extracontinentales;
pero en otros continentes quiere imponer por l a fuerza sus propios
criterios políticos.
El Gobierno estadounidense niega a otros pueblos el derecho
de revolución, olvidando su propia Declaración de Independencia,
según la cual "siempre que una forma de gobier110 se opo11e a los
LA DOCTRINA JOHNSQN 13

fines para los que fue establecida el pueblo tiene el derecho de


cambiarla o abolirla y de instituir u n nuevo gobierno . . .
"'

Lo que hayan dicho los fundadorFs de la Nación norteameri­


cana no importa. Hoy el imperio del dólar es el único llamado a
decidir cuál ha de ser la forma de gobierno que imperará en los
países de Asia, Africa y América Latina, y es claro que esa forma
será la más siniestra y criminal que pueaa concebirse, llámese
"diem . . . ocracia" en Vietnam, "trujillismo" en Santo Domingo
o "gorilada" en Brasil.
Las formas sutiles del neocolonialismo ya no bastq.n para volver
al colonialismo desembozado que pretende retrotraer a nuestros
pueblos 150 años en su doloroso camino hacia la plena indep€n­
dencia.
Al Presidente J ohnson no le impar.ta lo que piensen los pueblos
u otros gobiernos sobre lo que está hacier;i.do en Vietnam y en Santo
Domingo . .No permite que nadii:: discuta su derecho a imponer
los criterios del imperialismo en cualquier parte del mundo. Pre­
ocuparse por lo que otros piensen es ser débil y no tener confianza
en el poderío norteamericano.
El caso de Santo Domingo es bien elocuente: bastó que un movi­
miento militar y popular se propusiera restaurar la Constitución
libremente votada para que las tropas norteamericanas invadieran
'
ese Estado soberano e instaurasen un fideicomiso ilegal patrocinado
por la OEA.
Alguien ha dicho con razón que la doctrina J ohnson "es la
fórmula barroca mediante la cual se pretende consagrar un seudo­
derecho de intervención en la esfera interna de los Estados soberanos
de América Latina"; en otras palabras, Johnson intenta dar juridi­
cidad a lo antijurídico, armonizar el derecho de soberanía con el
derecho de violarla, transformar 1:1-n delito internacional en sanción
imperial.
El descrédito que en el orden internacional ha recaído sobre
Washington por la vuelta a la política del "gran garrote" no
parece preocupar mucho al gobierno de Johnson. Esta posibilidad
fue prevista y desechada bajo la presión de los "buitres": era
necesario un escarmiento a fin de evitar otra Cuba.
14 Femando Alvarez Tabío

Después del triunfo de l a Revolución Cubana y del ruidoso


fracaso en Playa Girón había que adoptar nuevas tácticas. Era
necesario dejar bien establecido que no se admitiría a ningún
otro pueblo de América Latina asumir su derecho a l a autodeter­
minación. Cualquier brote que pueda conducir a la plena sobe­
ranía debe ser aplastado, sin que importe la reacción internacional
que tal medida provoque.
En realidad e� Presidente J ohnson no es el creador de esta
nueva doctrina de garrote y cañonera. El no ha hecho más que
ejecutar la política proclamada por su antecesor después del desastre
de Playa Girón.
El Presidente Kennedy, en su declaración de 20 de abril de 1 96 1 ,
lanzó la siguiente amenaza a los gobiernos de América Latina :
"Si la doctrina interamericana de la no intervención sólo sir­
viera para enmascarar o excusar una política de pasividad; si los
países de este Hemisferio faltasen a sus obligaciones concernientes
a una penetración comunista exterior, quiero que sea claramente
entendido que el Gobierno norteamericano no vacilará en hacer
frente a sus obligaciones fundamentales, que son las de garantizar
la seguridad de nuestro pueblo".
Esta declaración conducía a reinstalar, con toda la carga de
anacronismo que ello supone, la vieja doctrina Monroe, en el sen­
tido de que sólo a E.U. corresponde decidir cuándo su seguridad
está amenazada a los efectos de tomar las medidas que estimare
conveniente, incluso el empleo de la fuerza armada.
El Presidente Kennedy daba la oportunidad a sus lacayos de
la OEA de elegir entre tres soluciones:
1) Que E. U., invoc.ando la vigencia de la doctrina Monroe
como acuerdo de carácter hemisférico, actuase unilateralmente
frente a la posible repetición del caso de Cuba.
2) Que tal acción fuera consentida primero y realizada después
con el respaldo de la OEA.
3) Actuar de modo unilateral y automático, volviendo a l a tra­
dicional política del "gran garrote", procurando obtener a posteriori
la bendición de la O EA.
De todas estas soluciones l a que más agradaba al Presidente
Kennedy era la segunda, pues se apoyaba en el supuesto principio
LA DOCTRINA JOHNSON 15

de la intervención colectiva, despejando a la política del "gran


garrote" de su sello unilateral y arbitrario. Fue la fórmula que
aplicó a Cuba en Punta del Este y en la primera reunión de
Washington, aunque sólo pudo llegar a la amenaza de agresión
armada.
Claro es que esta supuesta intervención colectiva no priva
a la acción ingerencista de su carácter delictivo, pues el Art. 15 de
la Carta de la OEA es bien claro:
"Ningún Estado o grupo de Estados tiene el derecho
de intervenir directa o indirectamente, sea cual fuere el
motivo, en los asuntos internos o externos de otros
Estados . . . "
El Presidente Johnson, en el caso de Santo Domingo, optó por
la tercera solución: actuó unilateralmente y después buscó y obtuvo
el consentimiento de la OEA, y para justificar lo injustificable,
una vez consumada la agresión, acudió a los manoseados pretextos
de la "defensa de la vida y hacienda de los ciudadanos norteameri­
canos" y a la "amenaza comunista".
Apoyándose en la vieja canción entonada por el coro de Punta
del Este sobre la "incompatibilidad del comunismo con �l sistema
interamericano", forzó a la OEA a impartir su aprobación a la más
brutal y descarada ofensa realizada por el imperialismo contra el
principio de no intervención consagrado en su Carta constitutiva
como piedra angular del sistema.
El Presidente Johnson, en su miopía política, sigue manejando
los mismos conceptos falsos sobre la democracia, el anticomunismo,
la misión redentora de E.U., etc., etc., que si bien han servido en
lo interno para crear una mentalidad norteamericana "standard",
en el orden externo ya no engañan a nadie. Las actitudes mesiáni­
cas del nuevo cruzado de la democracia, han provocado la indigna­
ción universal, sobre todo después de los acontecimientos del Congo,
Vietnam y Santo Domingo. Estas acciones arbitrarias han contri­
buido a liquidar los viejos mitos Borteamericanos.
Todas las leyendas sobre la misión red�ntora de E.U., en com­
pleto divorcio con los hechos, en violento contraste con la realidad,
sitúan al Presidente J ohnson en la posición del farsante y el aven­
turero cuyos gestos histriónicos provocan la burla y el desprecio·
de todos los pueblos del mundo.
16 Fernando Alvarez Tabío

La política exterior del Presidente ] ohnson, edificada sobre mitos


y falsedades notorias, aisla y desprestigia a su autor, que sólo dispone
ya de la fuerza bruta para imponerse a los demás. Sabe que no
puede convencer; pero aspira a vencer o al menos a detener l a
marea incontenible de los movimientos de liberación nacional. Por
eso sus legiones andan por el mundo con el garrote en una mano
y la bomba atómica en la otra dispuestas a detener la marcha de la
historia aun a riesgo de exterminar la vida humana sobre nuestro
planeta.
Cuando le preguntan cómo podrá doblegar al indomable pueblo
vietnamita, contesta iracundo: "Poder. Poder en tierra, poder
en el aire, poder donde sea necesario . . . Así los convenceremos . . .
"

Los bellos ideales de Jefferson y Lincoln ya no pasan de ser


viejos mitos desacreditados. Fueron quebrantados en Cuba, Viet­
nam y Santo Domingo, y ya los propios norteamericanos comienzan
a comprender que el imperialismo no tiene ningu11a misión mesiá­
nica que cumplir, que la libertad que defiende su gobierno es la
del lobo que aspira a devorar las ovejas, que su democracia repre­
sentativa es más representativa de los monopolios que gobierno
del pueblo y para el pueblo, y que su anticomunismo no es más
que el miedo a la justa rebeldía de los pueblos que sufren su
inhumana explotación.
El discurso del Presidente J ohnson en San Francisco, cargado
de una retórica pacifista que no convenció a n.adie por el desprecio
a notorias realidades, constituye la reproducción de las mismas
mentiras repetidas una y otra vez hasta el cansancio. ¿Qué valor
pueden tener las ideas de J efferson y de Lincoln en los labios del
gobernante que int�nsifica criminalmente la agresión en Vietnam
y ordena a sus tropas invadir a Santo Domingo, cuyos pueblos se
esfuerzan desde hace muchos años por establecer un gobierno propio,
libre de coyundas imperiales?
Con la soberbia que caracteriza al que se considera en posesión
de la verdad absoluta, el Presidente J ohnson se adjudica el título
de soberano de América y árbitro de los destinos del mundo y pre­
tende justificar la ocupación militar de cualquier territorio y dejar
impunes los genocidios disolventes de la soberanía e independencia
de los Estados, arrojando la culpabilidad a las víctimas de tan
brutales e irresponsables agresiones, a las que hace la �obada acu-
LA DOCTRINA JOHNSON 17

sación de "comunistas", como si el comunismo no fuera una teoría


y un régimen económico-social que rige ya casi media humanidad.
Para la propaganda imperialista -que impregna la prensa, el
libro, la cátedra, la televisión, la radio, el cine, el púlpito, la
escuela y el hogar-, el comunismo es algo monstruoso, diabólico,
ateo y nocivo, que debe ser extirpado por cualquier medio como
una plaga dañina. Cuanto más execrable se le crea, más justificados
estarán los procedimientos que contra él se empleen y más tran­
quilas quedarán las conciencias.
¿Cómo justificar de otra manera las horribles bombas de napalm
que los norteamericanos arrojan sobre los vietnamitas a miles de
millas de las fronteras de E.U?
¿Cómo justificar ante el mundo el tremendo esfuerzo que han
venido realizando durante los últimos años por matar de hambre
al pueblo cubano?
El Presidente Johnson quiere convencer al mundo -eomo ha
dicho un distinguido periodista- de que él es el asesor de Dios
en los asuntos de este mundo y que Dios, después de haberlo
escuchado, ha consentido en que asuma el divino papel de ejecutor
de sus designios terrenales.
Arrastrado por una ola de histeria, miedo y odio el pueblo
norteamericano se deja llevar hacia una nueva forma de fascismo
que amenaza barrer con los mismos ideales que dice representar
y defender.
En su lucha contra el comunismo, E.U. se refugia en la fuerza
bruta creyendo levantar con sus dólares, sus ejércitos y sus bombas
una barrera infranqueable que lo contenga, olvidando que las ideas
no se matan con napalm.
No parece haber descubierto todavía que contra el empuje
incontenible de las ideas justas, contra la fuerza de la verdad, de
nada sirven los acorazados, los tanques ni las represalias sangrien­
tas. Las ideas no se cortan con la espada.
Se empeña inútilmente en mantener por la fuerza de las armas
un régimen monstruoso de privilegio, injusticia y explotación
del cual son víctimas las cuatro quintas partes de la humanidad.
En su desesperado esfuerzo por sostener al régimen capitalista,
el gobierno norteamericano se alía con los sectores más regresivos
18 Fernando Alvarez Tabío

de cada país y apoya a las camarillas militares y oligárquicas, las


arma hasta los dientes y las ayuda económicamente contra las in­
mensas mayorías nacionales que las odian y combaten. Por eso hoy,
a los ojos de los pueblos, Washington es el protector de sus
verdugos.
Su contubernio con los déspotas, los ricos y los políticos des­
prestigiados fomenta las ideas que trata de exterminar. La torpe
política de Washington ha hecho más odioso a todos los pueblos
del mundo el sistema que se empeña en defender y contribuye a
acrecentar la simpatía por el comunismo. A lo mejor Dios, lejos
de proteger a Mr. J ohnson, le guía hacia el abismo. Baste recordar,
al efecto, lo que decían los antiguos: "los dioses ciegan a quienes
quieren perder".
J ohnson acusa a · ros comunistas de explotar la miseria y querer
triunfar por el terror, cuando todo el mundo sabe que son los im­
perialistas los que crean la miseria y la explotan, imponiéndola
mediante el terror.
Las masas populares vinculan sus anhelos de mejoramiento a la
lucha por la conquista de un gobierno propio, antioligárquico
y anti-imperialista, capaz de restituir todas las riquezas nacionales
a sus legítimos dueños.
Esto lo saben los imperialistas; ·por eso cada día hablan menos
de "alianza para el progreso" y de "democracia representativa",
y esgrimen el garrote y se deslizan por la pendiente de la inter­
vención armada. No ocultan sus temores ante una posible victoria
del pueblo ni cesan en sus maniobras por impedirla. Pero en su
odio contra los ro.ovimientos de liberación nacional, vinculan toda
manifestación popular de rebeldía con la llamada "subversión co­
munista", contribuyendo así a demostrar a los pueblos que la única
senda que conduce a su plena liberación está en la dirección de las
transformaciones revolucionarias que alienta el marxismo-leninismo.
Mientras éste trata de satisfacer las ansias populares de tierra,
trabajo, techo, escuela y salud, los imperialistas utilizan todo su
poder. e.conómico, político y militar para imponer las oligarquías
que privan a los pueblos de sus legítimos derechos, y cuando éstos
amenazan derrocar a los usurpadores,, como en Santo Domingo, ate­
rrizan los paracaidistas y desembarcan los marines a fin de proteger
LA DOCTRINA JOI-INSON 19

la vida e intereses de las nuevas vestales de la libertad y la de­


mocracia.
Ya los pueblos saben lo que significa para los imperialistas
defender la libertad y la democracia: el empleo del napalm, de las
armas química:., de los gases tóxicos, los lanzallamas, los cohetes;
el exterminio de todo el que lucha por una vida mejor.
Por orden del Presidente J ohnson, patrocinada por la OEA
y bajo el mando nominal de dos mariscales de opereta (Alvin y
lVIora), se ha creado una fuerza interamericana de paz, cuya misión
es vigilar, ordenar, educar y amansar a nuestros pueblos a fin de
que no caigan bajo el comunismo, es decir, a fin de que no lt1chen
por su liberación política y económica.
Ahora resulta que ningún país de este continente puede tener
el gobierno que le plazca, ni la ley que le convenga ni el régimen
social que le dé la gana.
Nuestra vida histórica ganada con la sangre de muchos patriótas
no vale un comino porque una gran potencia, con apetito desbor­
dado, se erige en poder absoluto para impedir que nuestros pueblos
se rijan de acuerdo con su voluntad soberana.
Esta es la razón antihistórica y criminal de la doctrina de garrote
y cañonera ejecutada por el Presidente J ohnson, disfrazado de
QuiJote con pistolas y sombrero tejano.
Organizada, financiada, equipada y n1a11dada por el Pentágono,
la fuerza de paz interamericana constituye un cuerpo policíaco al
servicio del imperialismo, nutrido con la carne de cañón que le
facilitan sus cómplices fratricidas.
Si ayer l a Santa Alianza fue creada por los viejos i1nperios
europeos para frenar el avance de las nuevas ideas sobre la sobe­
ranía del pueblo que en definitiva barrieron con el derecho divino
de los reyes; hoy un nuevo imperio, que fuera cuna de la libertad,
proclama otra Santa Alianza para defender el derecho divino de
los monopolios.
Si ayer la doctrina Monroe fue anunciada por un Presidente
i1orteamericano con el objetivo aparente de frenar los designios de
los viejos imperios europeos; hoy esa misma doctrina es esgrimida
por otro Presidente norteamericano para frenar los ideales que
otrora su fundador pretendía defender.
20 Fernando Alvarez Tabío

Si ayer las fuerzas de la reacción se unieron para acosar al fan­


tasma del comunismo, hoy esas mismas fuerzas vuelven a unirse para
acosar al viejo fantasma que ahora recorre América, rondando las
almohadas de los ricos y privándoles d�l ·sueño.
La creación de la llamada fuerza de paz interamericana cons­
tituye un reto a las Naciones Unidas, por tratarse de una perniciosa
tentativa de imponer los mandobles imperiales sobre la majestad de
los principios.
Se pretende integrar un bloque militar con poderes que no
han sido reconocidos ni a los más agresivos bloques montados en
otras partes del mundo por los imperialistas.
Su objetivo es privar a los Estados de América Latina de sus
derechos soberanos, dictarles su voluntad y mantenerlos subordi­
nados con ayuda de sus propios ejércitos bajo las órdenes del
Pentágono.
El cuerpo militar más odiado en este Continente, la infantería
de marina yanqui -cuyas botas herradas han estado pisoteando
desde hace más de un siglo las tierras de nuestra América para
llevar a cabo las más brutales tropelías- por obra y gracia· de
testaferros miserables ha sido transformado en fuerza de paz latino-

americana.
Los dictadores del tipo Stroessner o Somoza, por no hablar del
grotesco y sanguinario Duvalier, y las juntas militares impuestas por
Estados Unidos en Brasil, Guatemala, Bolivia y Honduras, que
tiemblan ante los movimientos populares nacionales, tienen razón
al temer que en cualquier momento los pueblos les pidan cuenta
de sus crímenes, por eso aplauden y contribuyen a la integración
de esa guardia" pretoriana llamada a vigilar los dominios del
• •

1mper10.
El ejército de la OEA es una fuerza mercenaria al serv1c10 de
quien le paga para atropellar a los pueblos de nuestra América.
Los millones que el gobierno norteamericano aporta para sostener
este ejército es la prueba evidente de la misión que habrá de
cumplir: "dime quién te paga y te diré a quién sirves".
Instrumento de intervención y genocidio creado por Estados
Unidos con la complicidad de la OEA, cuyo objetivo es ponerse
al servicio de las. piraterías del imperialismo, pisotear el derecho,
la razón y la paz y entronizar en este continente la ley de la selva.
LA DOCTRINA JOHNSON 21

Es tan baja la moral de los gobiernos que han consentido ei1 la


formación e integración de esas fuerzas para constituir un fidei­
comiso ilegal en Santo Domingo y amenazar la soberanía e inviola­
bilidad terirtorial de los demás países de este hemisferio, que es
difícil llegar con más desenfado a la plenitud del cinismo.
Los gobiernos que no quieran hundirse en e l pantano del des­
honor y la ignominia, deben denunciar el cri�en, sacudirse el lodo
y la sangre que ya amenaza asfixiarlos y resguard�rse en las norma�
olvidadas que sustentan el derecho de las naciones a su libre
determinción.
Mediante la llamada fuerza de paz interamericana, los modernos
conquistadores tienen el propósito de entrometers.e en cualquier
país de América Latina para entronizar en él el orden que conviene
a los monopolios.
Ya está rindiendo sus frutos en la Dominicana. Al amparo de
ella los gorilas Imbert y Wessin están qando qué hacer a la Comisión
de Derechos Humanos, que ha podido comprobar en el terreno la
clase de orden a que aspiran los imperialistas: orden de tortura
y balazo en la nuca.
Hasta ahora Washington ha fracasado en sus propósitos de dar
c�rácter permanente a esa fuerza represiva internacional. Ha te­
nido que aplazar la
. conferencia de la OEA que estaba señalada
para el 4 de agosto en Río de Janeiro. El fracaso de esta confe­
rencia ha significado una derrota moral y política demasiado fuerte
para el gobierno de Johnson; pero Washington no ha renunciado
a sus planes. Sólo necesita tiempo para retorcer algunos brazos.
Mientras tanto, el señor J ohnson se pone la toga del filósofo y,
ocultando las pistolas de vaquero, habla a la América Latina de las
"fronteras ideológicas comunes de los pueblos del continente"�
América Latina debe abandonar sus fronteras nacionales y conver­
.tirse en un inmenso latifundio donde pacen tranquilas las ovejas
imperiales.
Y el instrumento adecuado paxa la realización de tal sueño es la
fuerza permanente interamericana, mediante la cual se facilitará
la lucha del imperialismo contra los movimientos de liberación
nacional.
Esta estrategia .de fuerza se encamina a crear poderosas barreras
al descontento popular para hacer más rígida la estructura social
22 Fernando Alvarez Tabío

del continente, perpetuar las oligarquías, organizar la represión


violenta de las luchas sociales y asegurar el florecimiento del
coloniaje.
La fuerza permanente que se propone crear el Pentágono con
la colaboración de la comparsa de indignos testaferros, implica una
fuerza de asalto fascista deprimente de los ejércitos republicanos
y amenazador instrumento contra todo impulso progresista, y está
dirigida, además, a socavar la Organización de las Naciones Unidas
y la autoridad de su órgano principal, el Consejo de Seguridad.
Con la creación de esa fuerza permanente Washington busca
sacar a la América Latina de la jurisdicción de Naciones Unidas,
única organización internacional capaz de garantizar la seguridad
de los pueblos pequeños y débiles.
¿Qué quedaría del honor y de la seguridad de nuestros pueblos,
si quien se atribuye el título de soberano de América -utilizando
de dócil instrumento una mayoría mecánica de fantoches- en un
instante pudiera determinar y calificar de peligrosa amenaza a la
seguridad del continente la más legítima protesta contra la represión
brutal de los gorilas?
La creación de esa guardia imperial significa la posibilidad de
atacar a cualquier país cuyo régimen no responda a los intereses
del coloso del Norte. Estados U nidos aspira a convertir sus brutales
agresiones en actos políticos justos.
Si los gobiernos de América Latina autorizan la creación de
esa fuerza permanente, la OEA se convertirá definitivamente en un
aparato miiltar al servicio del Pentágono.
Financiada y dirigida por Washington no puede esperarse que
alguna vez vuelva su fuerza de 25 millones de dólares contra quien
paga para hacerse servir.
"El vaquero de Texas se da cuenta de que su ímpetu bravío
lo ha llevado muy lejos, todo el mundo rechaza y censura su aven­
tura en Santo Domingo. Pero ahí está la OEA. Para eso fue creada
la OEA. Hay que cargarle el fardo de la invasión, cuyos burdos
pretextos no fueron aceptados por nadie ni aun por los amigos
del Cow Boy. Y entonces, sin percibir que con ello aumentaba la
ofensa, pues le agregaba el ingrediente índignador de la burla, echó
mano de ese ridículo y grotesco recurso de la fuerza interameri­
cana de paz.
LA DOCTRINA JOHNSON 23

"Y nuevamente, entre gallos y media noche, ordenaron que,


por votación de quince, dos negativos y tres abstenciones, se apro­
bara esa vergüenza, acaso la mayor de la historia, ya llena de
vergüenzas, de la OEA" . .(Oración fúnebre por la OEA, Benjamín
Carrión, Cuadernos Americanos de México, No. 4, 1 965).
El papel de la OEA en los acontecimientos de Santo Domingo
abre nuevas páginas en el libro de infamia del panamericanismo
.
monro1co.
La OEA ha cavado su tumba al asumir el despreciables papel
de celestina internacional para encubrir las agresiones del impe-

rialismo.
Como ha dicho el periodista mexicano Víctor Rico Galán (revista
"Siempre", junio 2 de 1965), "no se trata de un foro internacional,
sino de un circo. Circo que acepta por una mayoría ilegal la
ilegalidad de la intervención en Santo Domingo . . . Cir.co grotesco
y ridículo, en el cual sólo cuenta el domador . . . " Los esclavos de
la OEA pueden decir al emperador Johnson -remedando a las
víctimas del circo romano: "Ave César, morituri te salutam".
INTERVENClON Y SOBER.ANIA

Eloy G. Merino Brito

A reciente y brutal agresión al pueblo dominicano por el


L gobierno de los Estados Unidos ha conmovido a la opinión
pública americana y a la del mundo entero. Invocando hipócrita­
mente fines "humanitarios'' Washington y el Pentágono han desem­
barcado miles de hombres, armados con los más modernos equipos
bélicos, en la hermana Isla de Santo Domingo para "proteger" a un
..

puñado de ciudadanos norteamericanos, que ya estaban fuera de


todo peligro, y también para "proteger" al pueblo dominicano del
"peligro" del castrocomunismo. Esa "paternal" ayuda norteameri­
cana la han pagado hasta ahora los dominicanos con miles de vidas
humanas. ¡Cuánta razón tenía el delegado mexicano a la Sexta
Conferencia Panamericana de La Habana, señor González Roz, al
exclamar, cuando se discutía el Principio de No Intervención, que
"nuestros pueblos no deben ser protegidos, sino respetados; es pre­
ferible dejarlos que perezcan a impartirles protección!" México,
como Cuba, como Guatemala, como Panamá y como ahora Santo
Domingo, conocen bien y en carne propia lo que significa y entraña
la "protección" que el imperialismo norteamericano puede brin­
darles a los pueblos de América o a los del mundo: Shylock cobrán­
dole a Antonio su libra de carne junto al corazón.
La interv�nción, es decir, la potestad que asume una gran poten­
cia para inmiscuirse en los asuntos de las más débiles es un fenó­
meno político tan viejo como el mundo y era la forma de actuación

25
26 Eloy G. Merino Brito

corriente es las relaciones internacionales cuando el Derecho Inter­


nacional estaba en proceso de formación. En algún período de la
Historia fue una regla establecida por el consensus de las grandes
potencias para imponer a los pueblos de Europa una política
reaccionaria y un régimen absolutista. Intervención y legitimismo
fueron los dos principios que la Santa Alianza y el "sistema Metter­
nich" asentaron sobre el poder de las armas. Su expresión legal la
encontró en el Congreso de Troppau (f820) al acordarse, a instancia
de Metternich, que "aquellos estados que por causa de una revolu­
ción sufran cambios de gobierno y por esa causa otros estados se
vean amenazados, ipso facto cesarán como miembros de la Alianza
Europea y no reingresarán en ella mientras no ofrezcan garantías
de mantener el orden legal y la estabilidad. Si debido a esas altera­
ciones surge una amenaza inmediata para otros estados, las Potencias
se obligan a hacer retornar al estado culpable a la Gra11 Alianza,
bien por medios pacíficos, bien por medio de las armas".
Los movimientos liberales nacionalistas del pasado siglo, espe­
cialmente en el vigoroso resurgimiento que se inicia en 1 848, lanzan
entre sus principios revolucionarios la libre determinación de los
pueblos y el de no-intervención, encontrando este último su crista­
lización legal en la segunda década del siglo XX, al acordarse,
tras la guerra de 1 9 1 4, el Pacto de la Liga de las Naciones, el que
en su artículo 15, párrafo 8, admitió el derecho de los Estados
miembros de la Liga a rechazar la intervención del organismo inter­
nacional en aquellos asuntos que, conforme al Derecho Internacio­
nal, eran de su exclusiva competencia.
Pero donde el principio de no-intervención ha tenido especial
relieve ha sido en el hemisferio americano como consecuencia de la
política imperialis.ta de los Estados Unidos y su aplicación unila­
teral, interesada y acomodaticia de la mal llamada Doctrina Monroe.
Pudiera resumirse toda la historia del seudo panamericanismo ini­
ciado en la Conferencia de Washington de 1 889-90 como la luc�a
entablada entre los Estados U nidos por hacer sus vasallos a los
pueblos americanos bajo la égida .del monroismo y la resistencia
que en mayor o menor grado han ofrecido esos pueblos a ser en­
vueltos por los tentáculos del monstruo norteño. Esa denominada
Doctrina Monroe es uno de los más típicos ejemplos de la elabo­
ración de una política propia por parte de una gran potencia para
darle apoyo y asidero moral a sus ambiciosas pretenciones de me-
INTERVENCION Y SOBERANIA 27

diatizar la independencia y libre determinación de pueblos vecinos


y más débiles en aras de sus propios intereses.
Dos principios cardinales dejó sentado el Mensaje del Presiden­
te Monroe al Congreso en 1823, a saber: 1) Que el continente ame­
ricano no sería objeto en el futuro le colonización por parte de las
Potencias europeas; y 2) que los Estados Unidos, comprometiéndose
a no interferir ni tomar parte en los problemas europeos, considera­
rían como acto no amistoso cualquier interferencia de un Estado
europeo en los asuntos de un Estado americano. Las razones histó­
ricas circunstanciales del Mensaje son bien conocidas: las preten­
siones de la Rusia zarista de establecerse en las costas de Alaska
y los proyectos de la Santa Alianza por restaurar en América el per­
dido imperio colonial español, desalentados ambos no tanto por
el Mensaje de Monroe en sí {los Estados Unidos entonces no tenían
fuerzas para sostener esa polític� continental) como por el nuevo
rumbo que había tomado la política inglesa bajo Canning empe­
·
ñado en torpedear los proyectos de la Santa Alianza y en penetrar
los mercados americanos. para la industria, finanzas y comercio
exterior británico.
Pese a sus admoniciones, la Doctrina Monroe fue impotente para
impedir la intervención francesa en Río de la Plata en 1838, bajo
el dictador Rosas, ni las realizadas por la misma Francia en México
en I 838 por reclamaciones económicas y repetida por las mismas
causas en 1862 con el establecimiento del Imperio de Maximiliano
de Austria, como tampoco las de esa misma potencia e Inglaterra
"

en 1845 en Argentina y Uruguay.


La Doctrina Monroe no impidió esas intervenciones europeas
en América, pero . en cambio sirvió de bandera y de instrumento
para todas las intervenciones realizadas por los Estados Unidos en
los pueblos hermanos de la cuenca del Caribe, incluyendo la última
de Santo Domingo. Y no precisamente por lo qu� el Mensaje de
Monroe al Congreso dijera, explícita o implícitam�nte, sino por
la forma en que Pº?teriormente fue interpretado, según la conve­
niencia circunstancial de los Estados U nidos, los que han reclamado
siempre el derecho único a su entendimiento y aplicación. Fueron
"los corolarios" de la doctrina, no la doctrina en sí, la que la
hicieron con el tiempo el más peligroso y agresivo instrumento po­
lítico del imperialismo yanki en América.
'

28 Eloy G. Merino Brito

Cuando en 1848, Yucatán, que se había mantenido neutral y


casi independiente en la guerra entre México y los Estados U nidos
ofrecía a los Estados Unidos, a Inglaterra o a España la anexión de
su territorio, porque sus habitantes blancos temían ser extermi­
nados por los indios sublevados, el Presidente Polk se negó a acep­
tar la incorporación a los Estados Unidos, pero pasando por en­
cima de la propia determinación de la oligarquía blanca dominante
de Yucatán e interpretando a su modo la política enunciada por
Monroe en 1823 declaraba que "no consentiremos la transferencia
de ese dominio o soberanía a España, la Gran Bretaña o a cualquier
otro poder europeo" porque era peligrosa a la paz y seguridad de
los Estados Unidos. "Este corolario -diría después Elihu Root­
ha sido aceptado por tanto tiempo y de manera tan uniforme por
el gobierno y el pueblo de los Estados U nidos que justamente puede
aceptarse ahora como llna parte de la doctrina". Comentándola
dice Ramiro Guerra: "La soberanía, tanto de los poderes europeos
como de las Repúblicas citadas, era limitada, condicionada. El
único poder absolutamente soberano en América y en toda la
América eran los Estados U nidos".
Un nuevo corolario hubo de agregarle el Presidente Cleveland
y su Secretario de Estado Olbey en 1895: el derecho que los Estados
Unidos asumían, al amparo de la Doctrina 11oniroe, para inmis­
cuirse en cualquier litigio que surgiera entre un Estado americano
y uno europeo. Venezuela e Inglaterra tenían de antaño una cues­
tión pendiente de fronteras en la posesión británica de la Guayana.
-Venezuela propuso someter el litigio al arbitraje, con la aproba­
ción del gobierno norteamericano, pero el gobierno inglés rehusó
ese medio de ajuste. Cleveland, por conducto de su Secretario
· Olbey, envió a Lord Salisbury un enérgico mensaje imputándole a
Inglaterra el afán de expansionarse en América a expensas de una
débil nación americana con notoria violación de la Doctrina Monr0e,
ambición que encontraría la oposición de los Estados U nidos, que
"son hoy prácticamente soberanos en América y su fiat es la ley
en los asuntos en que intervienen" porque "a causa de sus infinitos
recursos y su aislamiento los hacen dueños de la situación y prác-.
ticamente invulnerables contra cualquier Potencia aislada o contra
todas las demás Potencias juntas". El 17 de djcdembre de aquel
año, Cleveland enviaba un Mensaje al Congreso haciendo fuertes
\
INTERVENCION Y SOBERANIA 29

acusaciones a la Gran Bretaña y erigiéndose los Estados U nidos en


protectores de todos los pueblos de América frente a las apetencias
europeas.
La guerra hispano-americana les dio a los Estados U nidos la
jerarquía de gran potencia y esta situación permitió a Theodoro
Roosevelt en 1 904 agregarle a la Doctrina Monroe un nuevo co­
rolario, más agresivo que los anteriores, que habría de cubrir de
luto y de miserias a los hermanos pueblos de Centro América y
de la zona del Caribe. Las deudas de Venezuela con los banqueros
alemanes, ingleses e italianos dieron lngar a las intervenciones
armadas en ese país de Alemania, Gra11 Bretaña e Italia en los
años de 1 902 a 1 903. Las reclamaciones fueron sometidas al Tri­
bunal Permanente de Arbitraje de La Haya y éste por su laudo
de 22 de febrero de T904 reconoció a los acreedores de los países
agresores un derecho de prelación sobre los demás acreedores. Como
este fallo abría una brecha a la ingerencia europea en los asuntos
americanos, que resultaba peligrosa para l a aspirada hegemonía
norteamericana en América, Theodoro Roosevelt aprovechó la opor­
tunidad que le brindaba la reclamación de deudas semejantes a la
República de Santo Domingo para enviar un Mensaje al Congreso
norteamericano en 1 5 de febrero de 1905 en el cual declaraba: "Una
nación agraviada puede, sin que ello afecte la Doctrina Monroe,
tomar las medidas que estime oportunas para zanjar sus disputas con
Estados americanos, siempre que en esas medidas no impliquen una
ingerencia en sus formas de gobierno o un despojo de su territorio
bajo cualquier pretexto. Pero con excepción de esto, cuando la cues­
tión de que se trata es una reclamación monetaria, el único camino
que queda finalmente para cobrarse es un bloqueo, un bombardeo
o la incautación de sus aduanas, y esto significa algo que es, en efec.­
to, una posesión de territorio aunque sea temporal. Los Estados
Unidos se convierten entonces en parte interesada, ya que con arre­
glo a la doctrina Monroe no pueden consentir que ninguna potencia
europea se apodere del territorio de una de esas repúblicas y lo
ocupe de una manera permanente, y con todo, esa incautación del
territorio, disfrazada o aóíerta, quizá sea la única manera como l a
potencia en cuestión puede cobrar sus deudas, a menos que los
Estados Unidos hagan la intervención".
Con este corolario los Estados U nidos asumieron el papel de
árbitro y sheriff interamericano y reafirmaban su derecho a inter-
30 Eloy G. Merino Brito

venir en las repúblicas americanas para impedir que fueran inter­


venidas por potencias europeas. A su amparo dio comienzo la feroz
política del garrote y se produjeron la intervención fiscal de la
República Dominicana en 1907, la intervención armada de Nica­
ragua de 1 909, la invasión y ocupación de Haití en 1 9 1 5, la inter­
vención militar total de Santo Domingo en 1 916, la nueva inter­
vención armada de Nicaragua con su epílogo del asesinato de
Sandino en 1926.
Bajo la administración del Presidente Wilson, su Secretario de
Estado, Robert Lansing, reafirmaba y ampliaba el corolario de
Roosevelt afirmando sin ambages que la doctrina Monroe res­
pondía a la idea fundamental de "prevenir una situación que pu­
diera amenazar los intereses nacionales de los Estados U nidos" v ,

que en el conflicto entre ese propósito cardinal y la soberanía de


los Estados americanos, la doctrina de Monroe debía prevalecer
porque ella "significa una afirmación de la supren1acía de los
Estados Unidos de América en el hemisferio occidental". Wilson
mismo declaraba que "las concesiones obtenidas por los financieros
(norteamericanos) deben ser protegidas por los Ministros de Estado
aunque con ello se lesione la soberanía de las naciones que no
acepten este p·unto de vista".
Frente a tal política que amparaba las depredaciones norte­
americanas de todo género, se alzó la opisición creciente de los pue­
blos latinoamericanos que, incapaces para oponer la fuerza a la
fuerza, trataron de contenerla siquiera fuera en el terreno del de­
recho internacional, y en ninguno más adecuado que en el del
panamericanismo donde podrían atarse las manos de Washington
mediante un acuerdo de respaldo unánime que los Estados U nidos
sintieran el pudor al menos de quebrantar.
En la Quinta Conferencia Panamericana celebrada en Santiago
de Chile en 1923 se había acordado la creación de la Comisión de
Jurisconsultos Americanos que se reunió en Río Janeiro en 1927.
A ella se le encargó el estudio y ordenación del Derecho Interna­
cional Americano. La atención de los juristas americanos se cen­
tró en el problema de la intervención y el delegado del Brasil,
Epitacio Pessoa, elaboró y presentó a la Comisión un Anteproyecto
de Convención sobre los Estados que en su artículo 1 9 declaraba:
"Ningún Estado puede intervenir en los asuntos internos de otro.
,\ ' l t t' IA�JU ll
l
INTERVENCION Y SOBERANIA

No legitimará la intervención ni la existencia de un tratado, ni,


en el caso de guerra civil, la invitación o consentimiento formal del
gobierno contra quien va dirigida la revolución". El Anteproyecto
brasileño pasó al estudio de una Sub-Comisión, y aunque todos
manifestaron su conformidad en admitir el principio de la no
intervención, algunos de sus miembros temiendo, sin duda, la pro­
bable repulsa de Washington al segundo párrafo del artículo 1 9
por cuanto era una alusión directa a la Enmienda Platt impuesta
a Cuba y al derecho de intervención también impuesto a Panamá,
propusieron suprimirlo. Estimando otros miembros que la supre­
sión hacía inane el principio, propusieron, a su vez, que fuera
suprimido todo el artículo 1 9 y así se acordó.
Cuando se discutió nuevamente el asunto en la Comisión, el
Profesor Luis Anderson, de Costa Rica, notando la ausencia del
principio de no intervención, plartteó la necesidad de que al menos
el mero enunciado de que "ningún Estado puede intervenir en los
asuntos internos de otro" debía ser incluido en el Proyecto. El
Presidente de la Comisión de Jurisconsultos tuvo el buen cuidado
de interrogar al delegado norteamericano sobre si estaba de acuerdo
con. esa inclusión y éste manifestó su asentimiento porque se "trata
de un principio general". Habiendo manifestado los restantes de­
legados su conformidad con esa regla, ésta, sin mayor inconveniente,
.
. .
,

pasó a integrar el artículo tercero del Proyecto aprobado por la


Comisión, si bien con la supresión del segundo párrafo del proyecto
brasilero.
El Proyecto de Convención sobre los Estados fue incluido en la
agenda de la Sexta Conferencia Panamericana que habría de ce­
lebrarse en La Habana en 1 928 y mostró ser la cuestión más tor­
mentosa y debatida en el seno de aquella reunión interamericana.
El Proyecto de la Comisión de Juristas fue trasladado a la Segunda
Comisión de trabajo de la Conferencia, presidida por el salvadoreño
José Gustavo Guerrero, internacionalista connotado y acérrimo de­
fensor del Principio de la No Intervención. El Dr. Víctor Manuel
Maúrtua fue designado Ponente o Relator y posiblemente .para
hacerle el juego a la delegación norteamericana, que traía las ins­
trucciones de Washington de oponerse a la aprobación de toda
regla que prohibiera u obstaculizara su política intervencionista,
procedió a reelaborar el Proyecto aprobado por la Comisión de
Jurisconsultos de Río, desnaturalizando el principio de no ínter-
32 Eloy G. Merino Brito

vención mediante una regla que lejos de prohibirla, la legitimaba.


El artículo segundo del Proyecto de Maúrtua rezaba:
"II. Todo Estado es independiente en el sentido de que tieFle
derecho a procurar su propio bienestar . y desenvolvimiento
libremente sin intervenciones ni control de otro Estado, pero
�n el ejercicio de este derecho no debe afectar ni violar los
derechos de otros Estados".
Al defender su ponencia en el seno de la Segunda Comisión,
Maúrtua no hizo más que parafrasear la doctrina del presidente
Wilson, elaborada por éste para arropar en fraseología filosófica­
política las ambiciones imperialistas de su país. "La cooperación
sólo es posible -había dicho Wilson- cuando está apoyada en
cada caso por el funcionamiento ordenado de gobiernos justos
fundados en la ley y no en la fuerza arbitraria e ilegal". Maúrtua
expondría y ampliaría la misma idea diciendo que "la indepen­
dencia no es un derecho absoluto; está limitado por la justicia
y la cooperación. En América, precisamente, la cooperación re­
viste una fisonomía especial . . . esas circunstancias han creado un
estado de cosas en virtud de la cual la suerte de cada Estado ame­
ricano en su régimen democrático y en su posición exterior afecta
a todos los Estados. La soberanía implica €1 deber de practicar
con sinceridad la democracia y la forma republicana para asegurar
un orden estable y un régimen de garantías . . . "

El subterfugio de Maúrtua, apartándose por completo del Pro­


yecto <le Río y con el ostensible propósito de hacer fracasar la
adopción del Principio de No Intervención, provocó la protesta de
casi todos los delegados, excepto los de Cuba, Nicaragua y, por
supuesto, de los Estados Unidos. El delegado salvadoreño, José
Gustavo Guerrero, propuso la creación de una Sub-Coniisión que
estudiara la ponencia de Maúrtua y el Proyecto de Río y elaborara
una nueva ponencia, lo que fue aceptado. La Sub-Comisión fue
integrada por Charles Evans I-{ughes, de los Estados Unidos;
Ma'Úrtua, del Perú; Elordouy, de México; Castro, de Costa Rica;
Guerrero, del Salvador; Puyrredon, de la Argentina y Lira, de
Chile.
La Sub-Comisión no tuvo éxito en sus propósitos al no lograr
un acuerdo unánime y propuso a la Segunda Comisión (de Derecho
INTERVENCION Y SOBERANIA 33

Internacional) que refiriese el problema a la plenaria de la Co11fe­


rencia para que ésta acordase incluir en la agenda de la Séptima
Conferencia Panamericana la consideración de las Bases fundanien·
tales del Derecho Internacional y de los Estados. No obstante, el
delegado salvadoreño, Gue.rreno, no se resignó a que el principio
de no intervención no fuera debatido en el Pleno de la Confe­
rencia y presentó a la Mesa la moción de que se acordara escueta
y aisladamente la regla de que "ningún Estado tiene dercho a
intervenir en 1 os asun tos internos de otro".
Cuando se puso a discusión la propuesta de Guerrero, aunque
fue apoyada por casi todos los delegados, se comprendió que no
obtendría la unanimidad de votos, necesaria para que cristalizara
en un acuerdo. Hughes, hablando a nombre de su país, después
de hacer protestas del respeto de su gobierno a la independen�
cia de todos los Estados americanos sin ceder prelaciones a nadie
"en establecer el ideal de soberanía y la independencia para cada
una de las Repúblicas de América, desde la más grande hasta la más
pequeña", planteó descarnadamente cual era la política de su país
en punto a la intervención: los Estados U nidos no estaban dis­
puestos a rent1nciar a ese pretendido derecho e intervendrían en
cualquier país donde los ciudadanos norteamericanos o sus bie-

nes estuvieran en peligro, porque "es un principio de derecho in·


ternacional que en tal caso un gobierno se halla plenamente jus­
tificado para proceder a lo que yo llamaría una in terposición die
carácter temporal con el objeto de proteger las vidas y bienes de
sus nacionales". Para Hughes la intervención no era tal interven­
ción sino "interposición temporal" ni era tampoco un acto de
agresión a la soberanía e independencia de los pueblos, sino un
acto de "protección" extraterritorial a los nacionales de un Estado
cuyas vidas y bienes fueran puestos en peligro. El presidente Johnson
recientemente al agredir a Santo Domingo, hollando su suelo e
insultando su soberanía, invocó también propósitos semejantes para
cohonestar su criminal conducta: los marines yanquis no invadían
la tierra dominicana; realizaban "una acción humanitaria para
proteger a los ciugadanos norteamericanos" .
.
Ilonorio Puyrredón, delegado Argentino, días antes y hablando
en el seno de la Segunda Comisión, había contestado por antici.pado
a Hughes: "La soberanía de los estados. consiste en él derecho
34 Eloy G. Merino Brito

absoluto, en la entera autonomía interior y en la completa indepen­


dencia externa. Ese derecho está garantizado en las naciones fuertes
por su fuerza, en los débiles por el respeto de los fuertes. La inter­
vención diplomática o armada, permanente o temporal, atenta con­
tra la independencia de los Estados, sin que la justifique el deber
de proteger al derecho de los nacionales, ya que tal derecho no
podrían, a su vez, ejercerlo las naciones débiles cuando sus súbditos
sufrieran daños por las convulsiones de las naciones fuertes".
La nota desvergonzada y vergonzosa la dio en ese debate la de­
legación cubana presidida por Orestes Ferrara. Este no sólo no
dio su apoyo a la prohibición de la intervención, sino entonó una
loa en su honor. "No podemos unirnos al coro general de anatema
contra la palabra "intervención" -dijo Ferrara- porque cuando
luchábamos y sufríamos, esta palabra vino a ayudarnos a conseguir
la victoria y a ella se elevaron las preces de las madres desoladas,
y ella significó para nosotros generosidad, gloria, libertad, honor e
independencia". Y otra delegación que le igualó en abyección, sin
superarla, fue la de Nicaragua, en aquellos momentos invadida e
intervenida por los marinos norteamericanos.

II

La política del "big stick" iniciada por Theodoro R·oosevelt y


mantenida por sus sucesores no dio los resultados apetecidos. Antes
al contrario, levantó un general resentimiento de los pueblos la­
,
tinoamericanos y el "tratamiento . dado a Santo Domingo en 1 9 1 6
y a Nicaragua en 1 926 no era aplicable a otros países americanos.
Herbert Hoover pudo constatarlo en el viaje que realizó por
América del Sur· antes de tomar posesión de la presidencia de su
país. Pero fueron factores económicos mundiales los que impu­
sieron a los Estados Unidos una revisión de su política interame­
ricana. En la década del 30 se producía la más honda depresión
económica que había conocido el mundo en los tiempos modernos
y de ella no se libraba ni el país que por sus inmensas reservas oro
aparecía como el más rico del mundo. Los Estados Unidos, como
Creso, padecieron por el peso de sus propias riql:lezas. El poder
adquisitivo de los pueblos había descendido a un mínimo insos­
pechado y el gigante de la industria norteamericana se ahogaba
con sus propios productos. Como afirma William Apple111an
INTERVENCION Y SOBERANIA 35

Williams en su obra "La Tragedia de la Diplomacia Norteameri­


cana" la necesidad de "ampliar las exportaciones norteamericanas,
desarrollar y controlar las materias primas hizo de América Latina
el laboratorio de la política exterior norteamericana para todas las
zonas subdesarrolladas''.
Se señala a Franklin D. Roosevelt como el creador de la lla­
mada "política del buen vecino". En realidad su autor lo fue
Summer Welles y las bases de ella se comenzaron a colocar bajo
la administración de Iloover. Su Secretario de Estado, Stimson,
en un primer intento por buscar la amistad de los pueblos latino­
americanos, llegó a decir en su discurso que "la doctrina de Monroe
fue una declaración de los Estados U nidos contra Europa, no de
los Estados Unidos contra la América Latina". Fue Hoover quien
decidió la retirada de las tropas yanquis de Haití y Nicaragua,
aunque no llegó a realizarlo antes de finalizar su mandato.
Con el ascenso de Franklin D. Roosevelt al poder en marzo
de 1933, el principio de no-intervención adquirió nueva vigencia.
El mismo Roosevelt en 1928 había publicado un folleto pidiendo
a su país que renunciara definitivamente a la "intervención arbi­
traria en los asuntos internos de sus vecinos" y de su renuncia hizo
la piedra capital de su política americana. Sin embargo, muy pron­
to entraría en contradicciones evidentes. En noviembre, estando
en Georgia, hacía la declaración oficial de que la Enmienda Platt
terminaría tan pronto hubiese en Cuba un gobierno reconocido
por los Estados U nidos, lo que era un acto franco de intervención
en los asuntos internos cubanos, porque el gobierno de Grau San
Martín no le era grato, con el que abundaba en la disimulada pero
evidente intervención que había l1echo a través de la "l\-Iisión
Welles" que propició el derrocan1iento de la tiranía machadista.
Del 3 al 26 de diciembre de aquel año se celebraba la Séptima
Conferencia Pana1nericana de Iviontevideo que sin oposición pero
no sin las reservas de los Estados U nidos aprobaba al fin la Con­
vención de los Derecl1os y Deberes de los Estados, emanada de la
Comisión de Jurisconsultos de Río Janeiro y que había dado
lugar a los agrios debates de la Sext:i Conferencia de la Habana,
a la que ya nos hemos referido. En su artículo octavo se consagraba
el principio de no-intervención. Mas demostrando que la aquiescen­
cia norteamericana a esa prohibición era motivada por razones cir-
36 Eloy G. Merino Brito

cunstanciales, Corder Hull al votar por ella hizo la reserva muy


sutil de no comprometer a futuras adminsitraciones, sucesoras de
la de Roosevelt, declarando que "ningún gobierno americano debía
abrigar temores de una intervención mientras durase la adminis­
tración de Roosevelt". Cuando esto se declaraba, los escuadrones
navales norteamericanos circundaban las aguas cuba11as y se pre­
sionaba enérgicamente para que el gobierno, entonces progresista de
Grau San Martín, resignara el poder y diera paso a otro adicto a
vVashi11gto11; y aunque después de logrado este objetivo se derogaba
la Enmienda Platt, se le imponía a Cuba un nuevo tratado para
retener la Base Naval de Guantánamo ei1 un pedazo de territorio
cubano arrancado por la fuerza de las armas y de la ocupación mi­
litar de la Isla, pese que en la n1isma Convención aprobada en
Montevideo no se reconocían las adquisiciones territoriales o ve11-
tajas especiales que hubieran sido obtenidas por la fuerza, o por
cualquier otra medida de coerción o acto de amenaza diplomática.
Corder Hull llegó a más en Montevideo: cuando se votó el
mencionado artículo octavo de no-intervención, lo hizo con la
reserva de que los Estados Unidos no renunciaban a los derechos
"universalmente reconocidos" por el Derecho Internacional, refi­
riéndose al derecho de protección de sus nacionales en el extran­
jero, que no es más que una forma encubierta de intervención en
las más de las veces. El Senado norteamericano ratificó la Con­
vención de Montevideo con la misma reserva hecha por Hull.
Posteriormente, en 1936, los Estados U nidos revisaron su tra­
tado con Panamá de 1903 y suprimieron de él la cláusula de in­
tervención en sus asuntos internos, lo que continuaron después
con Haití y la República Dominicana. En ese mismo año, en la
Conferencia de Consolidación de l a Paz de Buenos Aires se aprobó,
sin reservas, un Protocolo de No Intervención en el que se declaró
"inadmisible la intervención directa o indirectamente, y por no
importa qué razón, en los asuntos internos o externos de cualquiera
de las partes contratantes".
En la Declaración de Lima de 1938 (VIII Conferencia Ame­
ricana) se acor.dó que los Gobiernos de los Estados Americanos
"fieles a los principios antes enunciados y a su soberaní a absoluta,
reafirman su decisión de mantenerlos y defenderlos contra toda
intervención o actividad extrafía que pueda amenazarlos". Y en la
INTERVENCION Y SOBERANIA 37

Declaración de Principios Americanos de la misma Conferencia. se


resolvió proclamar, apoyar y recomendar, una vez más, entre otros
el siguiente Principio: "Que es inadmisible la Intervención de un
Estado en los asuntos internos o externos de cualquier otro".
El pri11cipio de No Intervención fue reiterado y ratificado en
las Reuniones de Consulta de los Ministros de Relaciones Exteriores
Americanos celebradas en Panamá en 1 939, en La Habana en 1 940
y en Río J aneiro en 1 942.
En la Conferencia Intera1nericana sobre los Problemas de la
Guerra y la Paz, celebrada en Chapultepec, �'léxico en el año de
1945, se ratificó una vez más el Principio de No Intervención (Acta
de Chapultepec, parte Primera) y en la Resolución XI se dijo
que "La Comunidad Americana mantiene los siguientes principios
esenciales como normativos de las relaciones entre los Estado� que
la compo11en: Pri1nero: El Derecho Inter11acional es norma de
conducta para todos los Estados; Segundo: Los Estados son jurídi­
camente iguales; Tercero: Cada Estado es libre y soberano y nin­
guno podrá intervenir en los asuntos internos o externos de otro".
Y como culminación de todo este largo proceso de elaboración
legislativa internacional, en la Carta de Bogotá (o Carta de la
Organización de los Estados Americanos) en su artículo 15 se es­
tableció que:

"Ningún Estado o grupo de Estados tiene derecho de inter­


venir, directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo,
en los asuntos internos o externos de cualquier otro. El prin­
cipio anterior excluye no solamente la fuerza armada, sino
también cualquier otra forma de ingerencia o de tendencia
atentatoria de la personalidad del Estado, de los elementos
políticos, económicos y culturales que lo constituyen";
y reafir1nando el anterior agregó el artículo 17:
"El territorio de un Estado es inviolable; no puede ser ob­
jeto de ocupación militar ni de otras medidas de fuerza to­
madas por otro Estado, directa o indirectamente, cualquiera
que fuera el motivo, aún de manera temporal. No se recono­
cerán las adquisiciones territoriales o las ventajas especiales
que se obtengan por la fuerza o por cualquier otro medio de
coerción".
38 Eloy G. Merino Brito

El Comité Jurídico Interamericano de Río de Janeiro, cum­


pliendo lo acordado en la Quinta Reunión de Consulta elaboró
en 1959 un Proyecto de Convención enumerando los principales
casos de intervención ilícitos y comprendidos dentro de la prohi­
bición general contenida en la Carta de la OEA. Ese Proyecto tuvo
su origen en la propuesta del Canciller colombiano, Julio César
Turbay Ayala, hecha en la antes expresada Reunión de Consulta
sobre la necesidad de enumerar los casos de intervención prohi­
bidos por el artículo 1 5 de la Carta de Bogotá. También se co­
noció de la propuesta mexicana para reproducir, dentro del sis­
tema interamericano, la norma del párrafo séptimo del artículo 2
de la Carta de la ONU prohibiendo a la OEA intervenir en los
asuntos internos de los Estados Americanos.
El Proyecto del Comité Jurídi_co de Río habría de discutirse en
l a Undécima Conferencia Panamericana de Quito que debió cele­
brarse hace ya tiempo y que se ha ido posponiendo una y otra vez.
El Proyecto es sin duda un instrumento notable por cuanto trata
de prever todas las formas posibles de intervención o dependencia
"atentatoria a la personalidad del Estado o a los elementos polí­
ticos, sociales y culturales que lo constituyen". El Comité, en su
dictamen, apunta diez razones por las cuales considera útil y ven­
tajosa la enumeración de los casos en que hay intervención, sin
excluir por supuesto, "otros casos q.ue eventualmente puedan ca­
racterizarse como intervención". Resultó significativo que al vo­
tarse en el seno del Comité el Dictamen y Proyecto obtuvo todos
'

los votos de los juristas miembros, excepto el delegado norteameri-


..
cano, Dr. James Oliver-Murdock., que salvó su voto en contra.

III

El Principio de no intervención, desconocido, burlado y violado


por el imperialismo yanqui en su reciente invasión · militar de
Santo Domingo, rebasó l a esfera regional americana para convertir­
se en tema internacional de extraordinaria importancia como parte
consustancial de los ,Principios de l a Coexistencia Pacifica recono­
cidos poi: la Carta de las N acion�s U ni das. Y los artículos 15, 1 6 y
1 7 de la Carta, de la OEA que establecieron definitivamente en el
sistema regional americano la prohibición a los Estados de inter­
venir de cualquier formá en los asuntos internos o externos de
INTERVENCION Y SOBERANIA 39

otros Estados así como el respeto a la libre determinación y a la


inviolabilidad de los territorios de cada uno de ellos, inspiraron la
proposición checoslovaca presentada a la Sexta Comisión de la
Asamblea General de la ONU en 1 963 y que sirvió de base para
las dis<::usiones sobre el Principio de No Intervención.
En efecto, en el décimoséptimo período de sesiones de la Asam­
blea General, ésta a propuesta de la URSS, adoptó su i1nportan­
tísima Resolución 1 8 1 5 decidiendo emprender, conforme al artículo
1 3 de la Carta, el estudio de los principios de Derecho Inter­
nacional relativos a las relaciones amistosas y de cooperación entre
los Estados de acuerdo con la Carta con vista a su progresivo desa­
rrollo y codificación de manera de asegurar s11 más efectiva apli­
cación. Dispusto además esa Resolución que la consideración de
esos principios figurara en la Agenda del décin1octavo período
de sesiones y, entre ellos, el de No Intervención.
En el XVIII período de sesiones, la discusión de esos Prin­
cipios fue encomendada a la Sexta Comisión, la que le dedicó 29
sesiones desde octubre 29 hasta diciembre 1 1 de 1 963. El Secretario
General de la ONU puso a disposición del Comité un amplio ma­
terial documental sobre los principios en discusión y en especial
sobre el de No Intervención los siguientes instrumentos interna­
cionales: el Tratado chino-indio de abril 29 de 1 954 regulando las
relaciones comerciales entre la India y la Región del Tibet; la Carta
de Bogotá o de la OEA de 30 de abril de 1948; la Declaración
de Ja Conferencia de Bandung de 24 de abril de 1955; el Tratado
de Varsovia de 1 4 de mayo de 1 955; las Convenciones de Viena
sobre Relaciones Diplomáticas de 1961 y sobre las Relaciones Con­
sulares de 1963; la Declaración de la Reunión de Países no-alineados
de Belgrado en 6 de septiembre de 1961; la Carta de la Organiza­
ción de la Unidad Africana de Addis-Abeba de mayo 26 de 1 963 y,
además, como una referencia muy importante al Proyecto del
Comité Jurídico Interamericano de octubre de 1959, al que ya nos
referimos antes. Adicionalmente la Sexta Comisión tuvo a su dis­

oosición una relación de las más relevantes decisiones de los tri-
.

bunales internacionales en las que el Principio de No Intervención


fue tenido en cuenta; también decisiones de la Asamblea General
y r�soluciones de instituciones internacionales de distintas partes
del ·mundo.
40 Eloy G. Merino Brito

Desde las primeras reuniones de la Comisión se hizo ostensible


que la delegación norteamericana, seguida por otras, era opuesta al
intento de codificación de los Principios en examen bajo el espe­
cioso argumento de que ello tendía más a su osificación que a su
codificación y que tal como estaban formulados en la. Carta no
permitían un desarrollo más preciso a menos que se procediera a
la revisión de la misma Carta; y en cuanto al Principio de No Inter­
vención apuntó la teoría de que el par4grafo séptimo del artículo 2
prohibía a las Naciones Unidas interven.ir en los asuntos domésticos,
o de la jurisdicción interna de los Estados, pero no prohibía la in­
gerencia de los Estados en particular en los asuntos internos de los
demás, lo que ya e�taba prohibido por el parágrafo cuarto del mis-
1no artículo {prohibición de la amenaza o uso de la fuerza), con !o­
que su concepto de la intervención estaba constreñido exclusiva­
mente a la militar y no a las restantes y variadas formas que ella
puede adoptar.
E11 un trabajo como éste no es posible intentar siquiera hacer
un resumen de los debates en la Sexta Comisión pese a lo intere­
sante y esclarecedor que ello sería. Bastará que se diga que no
se pudo llegar a conclusiones satisfactorias y en vista de ello. la
Asamblea General en su Resolución 1966 (XVIII) decidió crear un
Comité Especial de 27 miembros, que rendiría informe conteniendo
las conclusiones de los estudios que se hicieran así como sus reco­
mendaciones sobre la codificación de cuatro de los siete principios
de la coexistencia pacífica que aparecen contenidos en los artículos
pri1nero y segundo de la Carta de la ONU y que los tres restantes
fueran jncluidos en la agenda del décimonoveno período de
sesiones.

A invitación del gobierno mexicano, el Comité Especial se


reunió en México desde el 27 de agosto al 2 de octubre de 1964,
con la ítnica ausencia de la delegación del Camerum. Los debates
del Comité -que serán objeto de análisis especial en futuro trabajo
del autor- fueron tensos y a veces agrios. De los cuatro Principios
discutidos sólo pudo obtenerse unanimidad en el de la Igualdad
Soberana de los Estados, pero lo fue sobre la base de excluir del
acuerdo determinados' �xtremos, en los que no hubo pareceres uná-

n1mes, pese a que · algunos de ellos eran de extraordinaria impor-


tanc1a, como, por ejemplo, el problema de si los Estados tienen el


INTERVENCION Y SOBERANIA 41

derecho de disponer libremente de sus rec11rsos naturales, o el no


menos importante de si los territorios que, en contravención del
principio de auto-determinación, permanecen aún bajo dominación
extraña pueden ser considerados como parte integrante del terri­
torio de la Potencia colonial.
El principio de No Intervención corrió la misma suerte que en
el seno de la Sexta Comisión. La delegación nortea1nericana repitió
sus argumentos ya antes usados: la Carta prohibe la intervención
a las Naciones Unidas pero no la prohibe a los Estados 1Vfie1nbros.
Se apoyó para ello en la regla de hermenéutica jurídica contenida
en el aforismo latino de "expressio unius est exclusio alterius" y,
además, en los trabajos preparatorios de l a Conferencia de San
Francisco que proyectaron la Carta de la organización y que, en
todo caso, la intervención ya venía prohibida por el parágrafo
cuarto del artículo 2 de la Carta en cua11to i)rohibe a los Estados
la amenaza o el uso de la fuerza contra la independencia política e
integridad territorial de los Estados.
De e�te breve e incompleto resumen del desarrollo jurídico de
la regla de No Intervención se llega de inmediato a la conclusión
que la adopción de ese principio, que no es otra cosa que el reco­
nocimiento universal del derecho que tienen todos los pueblos de
ser los dueños y artífices de sus destinos y que está subsumido en
el otro inobjetado de la soberanía que gozan todos los Estados
con abstracción de su poderío económico o militar, l1a fracasado
de hecho {invasión de Santo Domingo) y de derecho por la con­
tumacia y soberbia de un poderoso país que trata de enmascarar
sus ambiciones imperiales sobre todo el mundo en un fa.Isa e hipó­
crita mesianismo político, asumiendo el desagradable papel -que
nadie le ha conferido- de gendarme internacional y que bajo el
escudo de su seguridad nacional se cree con derecho a p�sotear
y escarnecer la soberanía y la integridad política y territorial de
países más débiles que no tienen otra protección que las normas
internacionales que de buena fe creyeron que serían cun1plidas.
LA PRESENTE INTERVENCION YANQUI
EN LA REPUBLICA DOMINICANA
Y EL DERECHO INTERNACIONAL

Miguel A . D'Estéfano Pisani

A historia de las relaciones de Estados Unidos con los pueblos


L de Latino América es la historia de las intervenciones de todas
clases de ese país en nuestros pueblos. Es la ingerencia de los gobier­
nos de Washington, inmiscuyéndose en los asuntos internos y exte­
riores de nuestros países, ·violando nuestra soberanía y atropellando
nuestra independencia nacional.
Durante siglo y medio hemos sido víctiinas de las más brutales
y continuas violaciones del principio de no intervención, cuya ob­
servancia asegura el disfrute de todos los derechos bajo la ley
internacional°. Es así que sobre nosotros imperó desde 1 823 a 1889
la farisaica "doctrina Monroe"; de 18YO a 1 9 12 la política del
Secretario Blaine, fundada en la creación de un organismo satélite
continental, bajo la égida del "gran garrote" que le impriine Teddy
Roosevelt; P.n 1 913 surge el "providencialism9" intervencionista de
Woodrow Wilson; veinte años después vendrá Franklin D. Roosevelt
a mostrarnos la cara de "la buena vecindad" del imperialismo;

rnuerto éste reaparecerá de nuevo la verdadera cara, que ahora, en


su forma más desenfadada, se llama "doctrina .Tohnson". En siglo
y medio lo:, yanquis han intervenido más de cien veces en nuestros
pueblos y en otras tantas ocasiones han sido cómplices de las inter­
venciones de otras potencias.
Pero si en todo momento la intervención ha sido condenable,
en nuestros tiempos no tiene la menor justificación, si alguna tuvo,
qt1e nunca la tuvo. Las disposiciones de la Carta de Naciones

43
44 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

U ni das hacen del principio de no intervención una de las piedras


angulares del sistema; desde su aprobación ha sido objeto de muchos
tratados bilaterales y multilaterales la prohibición de l a interven­
ción, de diversas decisiones de Naciones Unidas y de otros impor­
tantes instrumentos internacionales. Así, se recoge en el Pacto de la
Liga Arabe ( 1 945), en las Declaraciones de Bandung (1 955), Bel­
grado (1961) y El Cairo ( 1964) y en la Carta de la Unidad Africana
(1 963). El Tribunal Internacional de Justicia (en fallo de 1949
sobre el estrecho de Corfú) estableció que 'El pretendido derecho
de intervención no es más que la manifestación de una política de
fuerza, política que en el pasado ha dado lugar a los más grandes
abusos, y que sean cuales sean las actuales deficiencias de la orga­
nización internacional, no puede admitir el derecho internacional."
Pero ha sido en América donde se ha formulado de manera más
estricta, a raíz de las innumerables intervenciones que ha sufrido,
el principio de no intervención. La historia del continente ha sido
y es una ardua lucha para proscribir la intervención en nuestras
tierras. Habiendo sufrido todas las formas de la intervención, desde
la presión política hasta la intervención armada directa, los países
latinoamericanos han elaborado multitud de instrumentos que evi­
dencian su preocupación en tal sentido. Así, la Convención sobre
Derechos y Deberes de los Estados (1 933), la Declaración de Prin­
cipios Americanos (1 938) y el Acta de Chapultepec (1945). El Art. 1 5
de la Carta de l a OEA (de 1948) fija que "Ningún Estado o grupo
de Estados tiene el derecho de intervenir directa o indirectamente
y sea cual fuera el motivo, en los asuntos internos o externos de
cualquier otro", y el Art. 1 6 desarrolla las formas de intervención.
México ha p:r:op.uesto que se aproveche la experiencia americana
y se lleve a la Carta de la ONU un precepto similar al Art. 1 5 ele
la Carta de la OEA. Pero los ideólogos yanquis han objetado l a
proposición alegando cosa tan baladí como l a de que el Comité
reunido en México para el desarrollo de los principios "examina la
Carta de las Naciones U nidas y no la Carta de la O EA".
Resulta necesario, sin embargo,· formular este principio de suerte
que prol1iba no sólo la intervención armada, sino toda intervención
directa o indirecta en los asuntos internos o exteriores de los otros
Estados, y particularmente la intervención de carácter político o
económico, así como las presiones políticas o económicas ejercidas
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 45

para impedir a los pueblos que escojan su régimen social o adopten


e11 sus países las medidas económicas que convengan a sus inte­
reses. Cualquier forma de intervención debe considerarse como
totalmente excluída por el Derecho Internacional, por cuanto es la
negación de la igualdad soberana y del respeto a la personalidad del
Estado. Debemos entender, con el internacionalista Carlos Calvo
que "la forma en que tiene lugar la intervención no altera su
carácter. La intervención producida por el empleo de procedi­
mientos diplomáticos no es por ello menos intervención; es una
intervención 1nás o menos directa, más o menos disimulada, que
muy a menudo es el preludio de Ja intervención armada". Es así
que la "doctrina Drago" excluye el recurso a la fuerza i)ara el cobro ,

compulsivo de las deudas públicas; que los principios conocidos


como "Panch Sila" incluyen el principio de no ingerencia en los
asuntos internos de otros Estados por cualquier razón de carácter
económico, político o ideológico; que el principio de no interven­
ción incluido en la Carta de Bogotá de 1 94 8 está redactado en
términos tales que no sólo prohibe la fuerza sino cualquier otra
forma de j ngerencia.
La forma de intervencio11ismo más extensa en el espacio y en
el tiempo ha sido la del imperialismo yanqui. Y en relación a
Latinoamérica ha constituido una práctica tan reiterada co1no
brutal. Los ideólogos del imperialismo yanqui han desarrollado
toda una teoría de l a intervención. Así, para Iiershey la interven­
ción no es un derecho en el sentido legal ordinario, pero la práctica
internacional admite ciertas excepciones a la regla de la no inter­
vención; en tanto Hall va mucho más lejos sosteniendo que existen
derechos que en ciertos casos pueden tener prioridad sobre el de la
independencia y que la intervención puede ser legítima siendo su
finalidad defender "un derecho superior". U na opinión preferida
por los imperialistas es l a de sostener que ·en el mundo contemporá­
neo los Estados son cada vez más "interdependientes" y esta tenden­
cia no hace más que acentuar, dicen, que es inevitable y conveniente
que los Estados se interesen por los actos y la política de otros
Estados y procuren influir en ellos y que el Derecho Internacional
no tiene por objeto impedir tal actividad, sino asegurar que la
misma sea compatible con la igualdad soberana de los Estados y la
libre determinación de sus pueblos.
46 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

En relación a las intervenciones yanquis en Latino América nos


limitaremos en su cita y estudio a la actual perpetrada en República
Dominicana, cuyos pretextos analizaremos detalladamente. Se trata
de una intervención cuyos apologistas pretenden que sea medida
"por sus resultados". Es así que el vocero presidencial, Mr. Bundy,
ha dicho que l a acción de EE.UU. en Vietnam y en República
Dominicana "debería ser juzgada por sus resultados" y que el
"Herald Tribune" haya dicho que "la OEA debe convencer a los
dominicar1os y a los escépticos bien intencionados del resto de la
América, de que la intervención puede ser beneficiosa, que puede
ser limitada y que puede funcionar". Analizaremos lo que tiene
de beneficiosa, limitada y funcional la actual intervención yanqui
en tierras dominicanas.
Primero, los antecedentes del problema. Y la historia de la
actual intervención yanqui en República Dominicana tiene ante­
cedentes muy precisos. La cronología de la intervención yanqui
actual abre un nuevo capítulo con el triunfo electoral de Bosch
en 1962, luego de u n tercio de siglo de trujillismo, herencia maldita
del capítulo abierto con la anterior intervención yanqui de 1 9 1 7 .
Bien pronto l a prensa yanqui comenzó a preparar el camino
de la agresión al Presidente Bosch. Ello coincidió con la demanda
formulada a principios de julio de 1963 a Bosch f)Or un grupo de
oficiales dominicanos para "una fuerte posición contra los comu­
nistas", lo que Bosch rechazó. En aquella oportunidad dijo el
"Miami N ews" de 1 6 de julio que Bosch era "un tanto reminis­
cente de otro revolucionario del Caribe . . . " y el 26 de julio adver­
tía como un indicio de las cosas "que aún están por venir . . . a
menos que el i>residente haga lo inesperado y amordace a los
comunistas . . . " Dos días después comentaría que "los importantes
inversionistas extranjeros se desalentaron nuevamente ante el dis­
curso del día 1 6 de julio de Bosch . . . ", anotando que una de las
primeras medidas de éste fue "forzar la cancelación de un contrato
con la Standard Oil Company . . . "

Ya por aquellos días los partidos opositores gozaban de acceso


frecuente a la Embajada norteamericana en la República Domini­
cana. Las agencias noticiosas yanquis propalaban la especie de
fusilamientos y, a fines de agosto de 1963, se aseguraba que los
"Estados U nidos estaban haciendo "un nuevo severo examen de la
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 47

República Dominicana, de la administración del Presidente Juan


Bosch y de la política norteamericana relacionada con el país"; se
hablaba de altos funcionarios de Washington que "se preocupan
cada vez más con el desarrollo de la situación"; que se inquietar1
"por la actividad de los comunistas en la nación y la alegada in­
competencia administrativa en varios niveles del Gobierno"; se
pronosticaba que "alguna especie de crisis gubernamental se está
formando . . . "
En las horas inmediatamente anteriores al golpe militar contra
Bosch se informaba q_ue "Washington mira de cetca los pr�gramas
y acciones de Bosch . . . " existiendo "particular preocupación con la
actividad comunista . . . " "una aparente incompetencia administra-
tiva . . . " "la terquedad, vanidad y falta de talento . . . " unido a una
intranquilidad política "que ha atemorizado a toda inversión po­
tencial extranjera . . . " en tanto se apuntaba que "el respeto general
a la autoridad ha desaparecido . . . " Estaba perfectamente creado
el clima del ''gorilazo", al punto que se establecía que "Bosch
realmente ganó las elecciones por un fuerte voto en contra de la
Unión Cívica Nacional en lugar de un sentir abrumador por el
Partido Revolucionario Dominicano o por Bosch". Los EE.UU., se
sostenía, habían prevenido a Bosch "acerca de la libertad de viajar
hacia y de Cuba comunista por los dominicanos . . . " y, aunque "a •

Washington no le agradaría un golpe miiltar contra el gobierno


constitucionalmente elegido del Presidente Bosch, pero podría
,
suceder . . . ,
Y sucedió. Todo coincidía en ambientar y en presagiar el golpe
reaccio11ario y cuartelario. Y cuando éste se produjo dirá el "New
.
York Times" en su editorial de 25 d� septiembre de 1 963 que "las
razones ostensibles para el golpe tiene un camino trillado, las usua­
les acusaciones de pro-comunismo, socialismo y mala administra­
ción"'. Bosch se hizo de poderosos enemigos "y pareció estar per­
diendo en los últimos meses, el una vez entusiasta apoyo de
los EE.UU." Los Cuerpos de Paz yanguis en República Domini­
cana se apresurarían a decir que había "fiestas en los pueblos
cuando se supo que Bosch había sido derribado".
El nuevo gorilazo satisfacía a Washington y a sus voceros.
Suprim�das 14s libertades ciudadana,s, en manos de las facciones
más reaccionarias el poder público y ahogada la voluntad popular,
48 Miguel A. D'Estéfano Pisani

Washington respiraba satisfecl10. �Ieses después podía decir el


propio "New York Times" de 9 de marzo de 1964: "desde todos
los puntos de vista objetivos, el triunvirato civil que ahora está
en el poder es preferible a J. Bosch". Se alentaba al triunYirato
porque "promueve las inversiones nortean1ericanas n1ediante el
ofrecimiento de cuantiosas exenciones fiscales . . . " Esos días apun­
taba la prensa yanqui que no existía el más ligero peligro de
"insurrección co1nunista", aunque se aceptaba que "el pueblo do­
minicano está todavía aturdido por la democracia".
Tampoco en el caso de la República Dominicana, Washington
tomo en consideración la opinió11 de los pueblos. Y cuando el 24
de abril del presente aüo se produce el n1ovin1 iento constituciona­
lista, \Vashington e1npieza a escribir una de sus páginas más abyec­
tas pero a la vez más erráticas y ridículas. Seguir las reacciones
e.le \ Vashington en aquellos días es una 1nanera objetiYa de co1n­
prender el desarrollo de los acontecin1ientos. Como diría el Con1an­
dante Fidel Castro en su for1nidable discurso del pri1nero de 1nayo
en la Plaza de la Revolución, "pocas veces ha quedado más al
desnudo la entraña criminal del i1nperialismo norteamericano, su
desprecio hacia la opinión pública del mundo, su rechazo de las
normas más elen1entales de convivencia entre los pueblos y de res­
¡)eto a la soberanía de las naciones, su desconocimiento expreso
de las leyes y principios del derecho inter11acional". Estarían1os,
como postuló nuestro Delegado en Naciones Unidas, Fernando i\.1-
varez Tabío, en el Consejo <le Segt1ridad, ante "una de las acciones
1nás criminales y vergonzosas de este siglo". Se iniciaba la etapa .
ominosa de una nueva intervención yanqui en tierras dominicanas.
U nas horas des_pués de iniciado el movimiento constituciona­
lista, a las 8.45 de la mañana del domingo 25 de abril:i el Presidente
J ohnson ordenó a las unidades navales norteamericanas moverse
hacia República Dominicana "y permanecer por las costas, sin ser
vistas". El drama comenzaba otra vez con una flota intervencio­
nista yanqui más en aguas de un país soberano. Ese día el "New
York Times" calificaría de "desafortunado" el derrocamiento del
tri unvi'rato.
Cuando el día siguiente, veintiséis, las fuerzas revolucionarias
piden al pueblo lanzarse a las calles y contribuir al retorno a la
constitucionalidad, la prensa yanqui habla ya de que el posible
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 49

regreso de Bosch "puede esperarse que provoque amplia repercusión


por todo el Caribe y, por esa razón, en toda América Latina . . . "
y es, como decía el "Herald Tribune" de ese día "que ello sería
embarazoso para Estados Unidos . . . " después q_ue aceptó "caluro­
samente" al régimen de Reid". La prensa yanqui habló de que "las
turbas recorrían las calles . . . " que "hubo saqueos e incendios . . . "
que Estados Unidos "proyectan en principio evacuar a sus ciuda­
danos . . " Y hasta se citaban palabras del Alcalde de la capital do­
.

minicana al embajador yanqui: "Haga algo por sus ciudadanos,


por Dios". Como dijo Alvarez Tabío ante el Consejo de Seguridad:
"El 26 de abril se anunció que esa noche atracarían en Santo Do­
mingo los buques de guerra norteamericanos que se encontraban
frente a sus costas para evacuar a los residentes norteamericanos,
según reportaron "fuentes autorizadas" desde Washington. El De­
partamento de Estado confirmó l a presencia de los buques de guerra
norteamericanos en aguas territoriales de la República Dominicar1a,
alegando que se encontraban "casualmente" en la zona> al iniciarse
la sublevación. Fuertes combates, con participación de artillería,
se produjeron en el Puente de Duarte, en las afueras de la capital
dominicana, al tiempo que la radio de Santo Domingo hacía qn
llamamiento al pueblo para que acudiera al mismo para defenderlo,
en apoyo de !alzamiento. El Jefe de Prensa del Departamento de
Estado declaró que "el Gobierno de Estados U nidos sigue muy de
cerca la situación en l a República Dominicana, que se presenta
hasta ahora confusa y muy variable".
El día 27 informaba la prensa yanqui que "la chusma armada
irrumpió en el Hotel Embajador disparando sobre las cabezas
de los norteamericanos". Por suerte, agregaba, ninguno resultó
herido. Ese día el Presidente Johnson anunció que la situación
"ha provocado la decisión de continuar la evacuación de los ciu­
dadanos de los Estados U nidos". Por su parte la flamante Comisión
Interamericana de Paz se permitía decir que "en ningún mome11to
se había pensado en intervenir, ni se había planteado tal cuestión".
Como se pensaba, por otra parte, que el grupo gorila había triun­
fado, Washington se aprestaba a lavarse las manos beatíficam�ntc
diciendo de manera oficial que "la embajada norteamericana rehusó
mediar en l a disputa porque se trataba de una cuestión interna
de los dominicanos, pero estableció u n contacto entre los dos bandos
50 Miguel A. D 'Estéfano Pisani.

rivales para poner fin a la lucha organizada". Sin embargo, en las


horas posteriores el pueblo armado y los militares patriotas derro­
taban a los gorilas. La actitud yanqui cambiaría radicalmente.
Es así que Alvarez Tabío describiría en el Consejo de Seguridad
de esta manera los acontecimientos del día: "El 28 de abril, el
Presidente . J ohnson ordenó la intervención directa de la Marina
Norteamericana en l a República Dominicana en un anuncio trans­
mitido por radio y televisión, alegando que había sido solicitado
por las auotridades de la República Dominicana. Ratificó que
400 infantes de marina norteamericanos habían desembarcado. Un
portavoz del Departamento de Estado había informado que l a si­
tuación en Santo Domingo se agravaba, ya que los sublevados,
partidarios de Bosch, habían recobrado fuerzas y controlaban parte
de la ciudad".
Evidentemente, el motivo de esta intervención fue el rechazo
de las tropas de Wessin, que tuvieron que replegarse y abandonar
la capital ante la tenaz resistencia de que fueron objeto por parte
de los patriotas armados.
Dos horas después se anunció que las tropas norteamericanas
habían desembarcado en Santo Domingo, y que Estados Unid?s
y Venezuela solicitaban una reunión extraordinaria de la Or.ganiza­
ción de Estados Americanos para considerar la situación. Los em­
bajadores latinoamericanos en Washington, decía el cable, descono­
cían totalmente las razones de Estados Unidos para intervenir di­
rectamente en la República Dominicana.
El Departamento de Estado también anunció, después, que la
situación en la. República Dominicana "parece estar empeorando".
En efecto, las tropas gorilas eran rechazadas en todas partes y no
podían asumir el control de la capital a pesar de los cruentos
bombardeos y las continuadas ofensivas que desataban.
Un cable fechado el día 28 anunció que el general norteameri­
cano Wallace N . Green, Jefe del Cuerp.o de Infantería Naval Norte­
americana, destacado en la base de Da Nang, en Vietnam del Sur,
reveló que tro_pas norteamericanas habían desembarcado en la
Republica Dominicana, al decir 9.ue "los Estados U nidos están
interviniendo militarmente en otras parte del mundo y no sólo en
Vielnam del Sur", poniendo como ejem_plo el desembarco de infan-
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 51

tes de marina en la República Dominicana. Esto fue antes del


anuncio hecho por el Presidente de Estados Unidos".
Y llegaba el día 29. El Comandante Fidel Castro diría sobre
lo que sucedió este día: "Pero, ¿qué ocurrió el 29? Al parecer espe­
raban que el mero desembarco de unos batallones amedrentaría al
pueblo dominicano; al parecer creyeron que el simple desembarco
paralizaría al pueblo dominicano. Pero, ¿qué ocurrió? ¡Lo impre­
visto, lo increíble para los imperialistas, lo sorprendente, el pueblo
siguió combatiendo y acorralando a los gorilas y sin detenerse un
solo instante siguieron su avance, y al parecer estaban poniendo
ya en peligro la propia base de los militares reaccionarios en San
Isidro! Eso fue el 29.
Entonces, ¿qué ocurrió? El 29 por la noche, asustados, amedren­
tados ante l a reacción del pueblo, desembarcaron en la propia base
de San Isidro dos batallones de la División 82 Aerotransportada con
todos sus equipos militares. Es decir, que a pesar del primer des­
embarco, la causa de los gorilas estaba perdida, la Base de San
Isidro no podría resistir y el 29, en la propia Base de San Isidro,
desembarcaron con equipo de campaña y con tanques de guerra,
dos batallones de la 82 División Aerotransportada."
No era casual que la conferencia de asesores de la Casa Blanca
fuera convocada cuando _ precisamente los ciudadanos armados que
exigían las restauración constitucional habían aumentado st1 resis­
tencia a los gorilas; que los "marines" comenzaran a entrar en la
ciudad a_provechándose de la tregua gue el Nuncio Papal lograra
ese día entre Wessin y Caamaño. Entraba, con la tropa y el arma,
el tradicional "humanitarismo" yanqui. Se informaba que aviones
norteamericanos aterrizaron en la base de San Isidro, cuartel general
de Wessin, "con suministros médicos".
En el penetrante análisis hecho por el Comandante Fidel Castro
se precisa: "Y el día 30, ¿qué ocurrió? La OEA se había reunido
el día antes. Un elemental sentido del pudor, una situación extra­
ordinariamente comprometida ante sus propios pueblos, hacía que
los representantes de los gobiernos de América Latina, tragasen de
muy mala gana todo aquello. Entonces, el Gobierno de Estados
Unidos propuso l a creación de una zona neutral. ¡Pero qué zona
neutral! Una zona de 26 kilóm.etros en la ciudad de Santo Do­
mingo, 26 kilómetros cuadrados, es decir, casi toda la ciudad. Pero
52 Migtrel A. D'Estéfano Pisani

no habían terminado los de la OEA de tomar el acuerdo, cuando


'

ya las tropas de Estados U nidos, de "motu proprio", por cuenta


propia, y sin, consultar con nadie, estableciero11 esa llamada zona
de seguridad. Claro, que lo que querían era un pretexto para
ocupar la mayor parte de la ciudad de Santo Domingo!'
Los yanquis, sin embargo, no hablarían aún de intervención.
El vocero McCloskey diría que "las tropas norteamericanas no han
ocupado nada", cuando se le preguntó si habían ocupado el Hotel
Embajador, usado como punto de evacuación; aunque no quiso
aclarar si las fuerzas norteamericanas serían retiradas una vez eva­
cuados todos los norteamericanos que quisieran hacerlo, diciendo
que "aún no podía emitir opinión sobre esta decisión", porque ':!!
retirada de las tropas dependía de las circunstancias". Ese mismo
día el delegado yanqui ante la OEA, Mr. Bunker, diría que "Estados
Unidos respeta Ja doctrina de no intervención. Pero el gobierno .
de EE.UU. se debía reservar el derecho a tomar las medi1as nece­
sarias para proteger a sus propios ciudadanos y funcionarios de la
violencia en una situación de anarquía". El pretexto de la inter­
vención militar estaba formulado yá. Ese mismo día aparecería el
pretexto del "comunismo". Se diría que el gobierno de Johnson

"procede con cautela en cuanto a atribuir a los comunistas la res­


ponsabilidad de la lucha intestina que se desarrolla en Santo
Domingo, pero afirma que entre los comunistas participantes en la
revuelta figuran "desde conocidos agentes rojos hasta pandillas
de criminales comunes dispuestos al saqueo".
Es muy extensa la gama de los pretextos que el imperialismo
yanqui ha esgrimido para justificar sus múltiples y criminales inter­
venciones militares en Latino At:nérica y compre:µde, a más de los
que aparecen en el caso actual de la República Dominicana, muchos
otros esgrimidos en otros casos y que concretaremos más adelante.
Muchos de los manejados por· los gobernantes, los ideólogos impe­
rialistas y los voceros norteamericanos en la presente intervención
tienen sus antecedentes en otras intervenciones anteriores; algunos
han surgido por primera vez en la actual intervención.
La anterior intervención militar yanqui en República Domi­
nicana tuvo lugar en los tiempos del beatífico Wilson. ¿Pretexto?
El Presidente Jiménez se negó a firmar un tratado que imponía
el control yanqui sobre las aduanas del país. Y el 29 de noviembre
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 53

de 1 9 1 6 un capitán yanqui, Knapp, declaró la ley marcial y se


proclamó "supremo legislador, supremo juez y supremo ejecuLc?r.. .
Catorce años después se n1archarían dejando amamantado un ca­
cl1orro fiel: Trt1jillo.
Los pretextos manejados e11 la actual intervención en República
Dominicana pueden concretarse e11 los términos siguientes:
1 ) La evacuación de nae,ionales: Cuando el 26 de abril naves
de Estados Unidos se e11contraban cerca de la costa don1inicana
para cumplir la evacuación "si así se ordena" por el comando yan­
qui, los EE.UU. estaban ttna vez más utilizando este pretexto
en Latinoamérica, para agredir a nuestros pueblos. Tan pronto
fue derrocado el triu11virato, los Estados U nidos comenzaron a tomar
precauciones "para el caso eventual de hacerse necesaria una evacua­
ción". Se dijo que las operaciones de evacuación se iniciaron "un
par de horas después de haber expedido Washington la orden per­
tinente", lo que confirma que los buques yanquis estaban mero­
deando la capital, en agt1as dominicanas, cuando la orden se im­
partió. Al día siguiente, día 27, u n funcionario de la Embajada
yanqui diría que "la evacuación quedaría tern1inada esa noche".
I>ero dos semanas después el vocero �1cCloskey afirmó que "la mayor
parte de esta tarea (la evacuación) ha sido realizada ya". Se pro­
longaría el pretexto. Nuestro delegado en Naciones Unidas, Alvarcz
Tabío, diría el 7 de mayo: "Quizás quede algún norteamericano
en la ciudad de Santo Domingo, plantado o retenido allí con el
propósito deliberado de que la operación de e·vacuación no ter1nine
nunca, como sugiere el humorista Art Buchvvald c11 su columna de
·ayer del Herald Tribune".
2) La protección o. la vida de sus ciudadanos: Se trata del pre­
texto clásico por excelencia. Allí donde va u n residente yanqui,
allí está el germen y el pretexto adecuado para la intervención.
La historia de Latino América es una reiterada evidencia de que
donde va u n ciudadano norteamericano va una amenaza contra la
soberanía del pueblo que le abre sus puertas pacíficamente. Los
"marines" entraron en acción para proteger a los nortea_mericanos
"sorprendidos en la guerra civil dominicana!' al decir del vocero
McCloskey, quien añadiría, además, que "no ha habido intervención
propiamente dicha, ya qt1e los marines y los paracaidistas se encuen-
54 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

tran en Santo Domingo solamente para proteger las vidas de los


ciudadanos norteamericanos y extranjeros". Y se quedaría tan tran­
quilo. Según las agencias de noticias yanquis, el Embajador
de EE.UU. en República Dominicana, W. Tapley Bennet, "resol­
vió" que "sólo la intervención de su país podría impedir la pérdida
de vidas, en gran escala, entre los ciudadanos norteamericanos y los
de otros países extranjeros". Entraba en acción como procónsul.
Ante él renunciaría luego Wessin y Wessin. Ante él decidió asilarse
Molina Ureña. Ante él se presenta Imbert para hacerse cargo de
una junta militar. Otro procónsul yanqui, el embajador en Caracas,
diría que "las autoridades dominicanas se declararon incapaces
de garantizar la seguridad personal de los norteamericanos en el
país, por lo que las fuerzas fueron enviadas para salvaguardar sus
vidcv y la de los otros extranjeros que lo pidieran".
El teórico de los embustes, Mr. Stevenson, declararía en Naciones
U ni das que el desembarco se produjo "para proteger a los ciudada­
nos norteamericanos"; y, al decir de la revista "Siempre", de 11éxico,
"se quedó tan tranquilo como si hubiera enunciado una cita de
La República de Platón o un principio de Rugo Grocio".
Para justificar esta argumentación se escucharon otras voces.
Una, la de Mr. Harriman: "cuando surge una situación extraordi­
naria y la vida de personas inocentes se ve amenazada, estamos
dispuestos a intervenir para cambiar la situación creada"; y l a
otra del egregio Dean Rusk: "no serviría para ningún fin práctico
hacer conjeturas sobre lo que Estados Unidos haría si en otros paí­
ses latinoamericanos surgieran revoluciones comunistas", pero se­
ñaló que "desde tiempo inmemorial se ha reconocido que los
gobiernos no sólo tienen el derecho sino la obligación de recurrir
a la acción que! juzguen necesaria para salvar las vidas de sus
nacionales". Y el 28 de abril sentenciaría 11:r. Johnson: "no voy a
dejar que el pueblo norteamericano al despertarse mañana sepa
que han matado a cientos de norteamericanos allí porque yo no
hice nada". Y añadiría, a tan "sólidos" argumentos, este otro:
"a las personas evacuadas deberían ustedes preguntarles si el señor
Johnson debía haber enviado a los marines". Todo esto se decía
cuando los cañones yanquis privaban de su segurida d e indepen­
dencia al pueblo entero dominicano, y a muchos cientos privaban
de la vida.
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 55

El Comandante Fidel Castro pronunció estas precisas palabras


sobre dicho pretexto: "En primer lugar, ningún ciudadano norte­
americano había perdido la vida en la contienda civil dominicana,
donde, sin embargo, cientos de dominicanos habían perdido l a vida;
pero, además, ¿qué derecho puede tener ningún país, como no sea
el derecho de sus cañones, el derecho de sus barcos y aviones de
guerra, el derecho de sus tropas militares, a desembarcar en el
territorio de otra nación con el pretexto de defender la vida y ha­
cienda de sus connacionales? Según ese criterio no existe la sobe­
ranía ni la independencia para ningún país débil, no existe en el
mundo, en ningún país del mundo, el derecho de la soberanía para
ningún pueblo pequeño. Porque con el mismo criterio con que los
imperialistas yanquis han desembarcado allí, otras naciones podrían
también desembarcar; podrían desembarcar los ingleses para de­
fender la vida y hacienda de sus súbditos, podrían desembarcar los
franceses para defender la vida y hacienda de sus súbditos, de sus
ciudadanos, podrían desembarcar los españoles para defender vida
y hacienda de sus ciudadanos, podrían desembarcar los italianos
para defender l a vida y hacienda de sus ciudadanos, podrían des­
embarcar los japoneses para defender vidas y haciendas de sus
ciudadanos. En fin, que cualquier país poderoso, cualquier país
grande, se podría arrogar el derecho de desembarcar en el territorio
de cualquier país pequeño donde vivieran ciudadanos de ese país,
o donde poseyeran propiedades ciudadanos de ese país".
Con esa filosofía, con ese concepto del derecho, con ese criterio
-añadía Fidel- "¿qué seguridad, qué garantía podría existir para
ningún pueblo pequeño, qué legalidad, qué orden y qué paz po­
drían subsistir en el mundo? Y simplemente con este argumento,
en pleno siglo XX, en l a segunda mitad del siglo XX, con ese pre­
texto tan débil, tan impugnable, tan injustificable desde todos los
puntos de vista morales, legales y humanos, desembarcan sus fuerzas
militares, en una nación independiente del continente americano".
Pero ese pretexto injustificable -apuntaría Fidel- inadmisible,
no era más que eso: un pretexto, porque "encima de la debilidad
del pretexto estaba l a falsdad del pretexto, l a mentira del pretexto,
porque la razón verdadera detrás del desembarco -que escogió pre­
texto tan impugnable, tan inaceptable y tan débil- estaba el verda­
dero propósito de salvar a los militares reaccionarios, de salvar a los
56 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

gorilas dominicanos, de salvar a los agentes del imperialismo yanqui,


en un instante en que el pueblo dominicano les iba a ajustar las
cuentas de una vez por todas".
El 30 de abril denunciaría el Dr. Raúl Roa, Ministro de Rela­
ciones Exteriores, e n su Nota-denuncia a U Tl1ant, que "el Go­
bierno de los Estados Unidos, aduciendo lin falso pretexto de que
el desembarco de tropas en la República Dominicana está sólo diri­
gido a salvaguardar la vida de ciudadanos norteamericanos, 11a
invadido a dicha nación . . .
"

Setenta y dos horas después de violada la soberanía dominicana


mediante ese pretexto, funcionarios autorizalos de \Vasl1ington di­
rían "que no hay informes de norteamericanos heridos, civiles
o militares". La simple presunción de que la vida de algún ciu­
dadano norteamericano peligrara sería suficiente, con este razo­
namiento, para producir la intervención. Pero si el pretexto tu­
vier� el más mínimo valor legal o moral lo húbicran invalidado
los hechos, porque es lo cierto que ningún residente nortean1eri­
cano ha recibido lesión alguna en República Do1ninicana.
3) Humanitarismo: En República Dominicana se ponía de ma­
nifiesto una vez más (la última lo bahía sido la "operación huma­
nitaria" del Congo) la vocación filantrópica, mesiánica, del impe­
rialismo yanqui. Ellos crean las víctimas y luego pretenden ayu­
darlas. Son delincuentes piadosos, que lavan sus culpas dejando
alguna migaja de lo que le roban a sus vícti1l).as. El i1nperialismo
yanqui es una eterna Magdalena no arrepentida.
Es así que el "New York Herald Tribune" pidiera u n cuerpo
de paz interamericano que trabaje como un cuerpo de paz norte­
americano, "ayudando a las víctimas de ambas partes, lo que sería
el mejor de los recursos para curar las heridas producidas en la
lucha"; el "New York Post" dirá que "podríamos justificar el
desembarco inicial de tropas por razones humanitarias, si no le­
gales". Aduciendo ese motivo, razona la prensa china, "los pueblos
africanos con razón mayor pudieran desembarcar tropas en Estados
U nidos a fin de salvar las vidas de sus hermanos negros, en peligro
constante". En el Consejo de Seguridad señaló Alvarez Tabío que
"el envío farisaico de medicinas y alimentos a Santo Domingo, tí­
pico gesto de hipocresía imperialista, no podrá jamás borrar· el
odio, la indignación y el repudio del pueblo dominicano y de todos
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 57

los pueblos de l a América Latina y del Mundo, por las fechorías


cometidas por el imperialismo norteamericano".
4) Protección a las Embajadas: El pretexto de proteger la
E1nbajada norteña y las demás Embajadas no confiere el derecho
de atropellar la soberanía de un Estado. Pero los yanquis también
lo utilizaron en República Dominicana. El 30 de abril decían los
cables de sus agencias que los marines entraron en el cenLro de l a
ciudad "para aislar a l a Embajada norteamericana de l a guerra
civil que se libra en las calles, inspirada por los izquierdistas".
Aunque, en tanto así se "aislaba" la Embajada, el mismo cable de
la UPI dice que "la infantería y los tanques dominicanos de Wessin
pasaron frente al edificio de la Embajada norteamericana rumbo
a la Avenida de Bolívar, en el centro de la ciudad, que es el ba­
luarte de los rebeldes".
Había que ir ampliando la penetración yanqui en la ca¡)ital
dominicana, y ya el 3 de mayo se decía que los paracaidistas se
abrieron paso a través de cinco kilómetros del sector de la ciudad
en que aún se luchaba "a fin de fortalecer las posiciones norte­
americanas que rodean a la zona de las Embajadas". La protecció11
se exte11día a "la zona de las Embajadas". La UPI se encargaría
de recoger las palabras de un norteamericano evacuado: "en lo
sucesivo las Embajadas norteamericanas deberían estar dispuestas
a proteger con las ar1nas a sus compatriotas". Pasar de agencias
de la CIA a dependencias de la Secretaría de Defensa, no es tan
ilógico el cambio. Establecer en cada país más o menos sumiso
una base militar como sede de cada Embajada yanqui es una idea
que exprese el carácter de la mentalidad norteamericana.
Fidel Castro decía al respecto que "es curioso que durante un
día repitieron incesantemente que varias Embajadas habían sido
atacadas, y mencionaban la Embajada del Ecuador, y, sin embargo,
el propio gobierno del Ecuador se encargó de desmentir esa noticia
y de declarar que en ningún instante su Embajada había sido
atacada. Otras Embajadas a quienes señalaba como atacadas por
los revolucionarios, de otros países, los países se han encargado de
desmentir esos infundios".
5) Envío de fuerzas protectoras: El "U.S. News and World
Report'' informaba en su edición de primero de mayo que "dos
semanas atrás el Embajador Bennet había pedido fuerzas protecto-
58 Miguel A. D'Estéfano Pisani

ras". Una adecuada fuerza protectora dentro de una conveniente


base militar convertida en Embajada, es una garantía para la
seguridad yanqui. Por ese camino de la base militar como sede
diplomática y la fuerza protectora unido a los consabidos agentes
de la CIA, los planes Camelots y los vuelos espías, se llega a la
tarea de los "asesores" y se termina por recorrer la senda de Vietnam
del Sur en sus gobiernos títeres continentales.
6) Cración de una zona internacional: Con la intervención
yanqui vino la creación de "la zona de seguridad" para lo que el
Acta de Santo Domingo llamó "la adecuada protección y seguridad
a todas las personas que se encuentran en esa zona de refugio"
Entonces se dijo que los marines "tienen instrucciones de no aban­
donar la zona internacional, dejando las operaciones de limpieza
en manos de las fuerzas del general dominicano Elías Wessin y
Wessin". Confiaban en el gorila de turno. Pero cuando el pueblo
dominicano armado derrotó a Wessin los yanquis a�pliaron la
- . .

"zona internacional de refu_gio" hasta alcanzar gran _parte de la


cayital. Esta sería no para la protección y seguridad de las personas
que se encuentran en esa zona, sino como un refugio para s11s
maniobras y para sus crímenes y los de sus cómplices y lacayos
domésticos.
7) Solicitada por las aittoridades locales: La intervención vino
acompañada también de la afirmación de que el d�sembarco fue
s_9licitado por "las autoridades dominicanas". Se trata de una mala
excusá que no admite el Derecho Internacional. Pero, además,
cabía preguntar qué autoridades habían solictado la int�rvención
de EE.UU.
El 30 de abril, George E. Reedy, Sect_etario de Prensa de la
Casa Blanca, expresó que el desembarco de paracaidistas en Repú­
blica Dominicana "representa lo que las autoridades responsables
entienden que es necesario para encarar la situación". Horas antes
diría McCloskey que el envío de marines "fue consecuencia de un
pedido de los Tefes Militares dominicanos que manifestaron no estar
en condiciones de proteger las vidas norteamericanas". Pero inme­
diatamente después confesaría el "New York Times" que la deci­
sión de enviar infantes de marina fue de tipo unilateral "tomada
presuntamente porque no había gobierno con autoridad para .soli­
citar tropas norteamericanas". En ni�ún momento Washington
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 59

·ha revel�do qué autoridades pidieron la intervención y sí sostuvo


que intervino p_orque no había ninguna autoridad, en tanto tra­
taba de desconocer la autoridad legítima del gobierno constitucio­
nalista, que por supuesto no pidió cuanto que combatió la inter­
vención.

8) Solicitada por otros países: En la vana búsqueda de pretextos


para l a intervención dijo Averill Harriman que los Embajadores
de Santo Domingo "cuyos gobiernos se oponen ahora a l a inter­
vención norteamericana" pidieron esa intervención al solicitar
protección y ayuda. México desmentiría a Mr. Harriman en el
sentido de que su Embajada en Santo Domingo "no solicitó auxilio
o protección a ninguna otra Embajada acreditada en Santo Do­
mingo o a representación de Gobiernos extranjeros".
Admitiendo, gratia arguendi, que otros países hubieran pedido
a Estados Unidos que intervinieran en República Dominicana, ¿con­
validaría acaso esta solicitud l a ilicitud de la intervención? Es evi­
dente que no.

9) Para mantener la paz y estabilidad: El Presidente J ohnson


ha declarado que Estados U nidos retirará sus tropas de República
Dominicana "tan pronto como l a OEA tenga un plan para asegurar
allí paz y estabilidad". ¿Qué tienen que ver los Estados Unidos
con la paz y l a estabilidad en República Dominicana? Esperamos,
dijo también Johnson, "que los dominicanos restablezcan el orden
y resuelvan sus problemas internos". Asunto éste que no compete
a Mr. Johnson, por supuesto. En ocasión anterior dijo el entonces
Presidente Kennedy: "si enviamos nuestros marines a l a primera
señal de desorden, entonces no estará lejano el día en que nuestra
propia seguridad corra peligro en esta región (América Latina),
peligro más serio del que pudiéramos correr en zonas más lejanas
del mundo, donle ahora nos vemos envueltos en conflictos".

1 0) Para proteger sus intereses: Como dicen Scott y Neering


en "La diplomacia del dollar", "no hay línea divisoria entre la
penetración económica y la intervención política. La práctica im­
perialista moderna exige a los gobiernos que protejan la vida y l a
propiedad. Por lo tanto, cuando una nación como los Estados
U nidos llega al punto en que sus propietarios adquieren extensos
60 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

intereses económicos fuera de las fronteras de la nación, la pro­


tección política de estos intereses es una consecuencia natural".
Esto ha llevado al gobierno de los Estados Unidos a a�rogarse
el derecho de intervenir política, económica y militarmente "en
defensa de sus intereses". De hí que sostengan que la política
exterior norteamericana siempre ha sido por la paz . . . por los
intereses de los demás . . . "además de los intereses de los Estados
Unidos". De ahí que haya podido decir el líder laborista Lord
Brockway que "Norteamérica 11abla e.le su derecho a la ingerencia
cada vez que unos u otros aconteci1nientos lesionen sus intereses".
Esta acci_ón fue preconizada en 1908 por Elihl.1 Root cuando declaró
que las causas que provocaron la intervención yanqui en Cuba "pro­
vocarían una acció11 similar en Haití o Nicaragua si los intereses ·
norteamericanos fueran allí de igual magnitud". Y es que, así como
peligra la soberanía de u n Estado donde va a residir un yanq11i,
peligra la soberanía de un Estado donde existe un dollar yanqui.
1 1 ) Defensa de la democracia: No podía fa! tar el tema de la
democracia. El 14 de abril actual (es decir, doce días antes que
los marines desembarcaran en República Dominicana para de­
fender a los gorilas), con ocasión del 75 aniversario de l � OEA, el
Vicepresidente de los Estados Unidos, Mr. H . I-Iumphrey reco­
mendó que "se utilizara el peso del sistema interamericano en la
defensa de 11n Gobierno Constitucional cuando se enco11trara
amenazado ya por la derecha ya por la izquierda".
Después de lo acontecido en República Dominicana, en tanto
el "New York Times" informaba que "el propósito de la inter­
vención con la práctica aprobada ahora por la OEA, sería la
conservación de la libertad de elección, para las Atnéricas", el bien

conocido Thomas Mann expresaba q ue "lo único que tratamos de


hacer en la República Dominicana fue conservar para el pueblo
dominicano su propio .gobierno> ya sea de izquierda o de derecha".
Pero es lo cierto que intervinieron. Y como ha dicho l a represen­
tación uruguaya en Naciones Unid-as ''el derecho de no-intervención
no puede violarse incluso bajo el pretexto de defensa de la de­
mocracia". El pretexto de la preocupació n por la democracia obe­
decía, en verdad, al apoyo a la "gorilocracia" y la reacción contra
los regímenes popl1lares o simplemente constitucionales �orno el
I

de República Dominicana, como un anticipo a la "doctrina


LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 61

Johnson". Nuestro delegado ante la ONU, Alvarez Tabío, recogió


la siguiente frase del conocido internacionalista mexicano Luis
Quintanilla: "Si las ideas fuesen sujetos de derecho, ya sea nacional
o internacional, la humanidad habría retrocedido a l a edad media
y a los métodos inquisitoriales. La única manera de combatir
ideas es con ideas mejores; ideas que en la evolución histórica
llegan a comprobar excelencia y superioridad. Las ideas, precisa­
mente porque no son sujetos de derecho, nunca han sido ni podrán
ser refutadas con policías, fuerza armada o métodos coercitivos".
En la n.ota de 30 de abril actual el Canciller . Rúal Roa esta­
blecía que "al explicar la realización de esos hechos, el Gobierno
de los Estados U nidos ha pretendido distorsionar el verdadero
carácter Ciel movimiento rebelde en aquel país y, aunque el falso
carácter atribuido por el Gobierno norteamericano a dicho movi­
miento tampoco justificaría la invasión e intervención armada de
una nación soberana, dichos hechos prueban, una vez más la po­
lítica de agresión, de intervención imperialista en los asuntos
internos de otros países, de irrespeto absoluto a l a soberanía e
independencia de los Estados y al derecho de autodeterminación
de los pueblos y, por consiguiente, de constante desconocimiento
y burla de las normas internacionales justificativas de la existencia
de l a Organizaéión de Naciones Unidas, que criminalmente ejecuta
_
el Gobierno de los Estados U nidos".
Fidel argumentaría el primero de mayo diciendo: ¿ Y qué "

fueron a combatir? ¿Acaso una revolución socialista? ¡Nol, muy


-
lejos de eso. ¿Acaso una revolución que pudiéramos calificar de
liberáción nacional? ¡No! Fueron a aplastar nada menos que u11
movimiento �onst� tucionalista,. un movimiento que proclamaba el
retorno a · 1a Presidencia del país de un Presidente derrocado hace
cerca de dos años, electo de acuerdo con la Constitución burguesa
de ese país, en una de esas elecciones que los imperialistas apologe­
tizan dentro de ese sistema que ellos defienden, de la llamada
-entre comillas- "democracia representativa". U n movimiento
integrado por oficiaies incorformes del ejército dominicano . -se
dice que oficiales y suboficiales jóvenes- y por el pueblo domi­
. nicano, algo similar a . lo qu� habría ·p9dido ocun¡ir en nuestro
.
país el Iq de marzo s� el pueblo hubiese podido obtener armas, algo
similar a lo que ha ocurrido en otros pueblos de América Latina".
62 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

"¿Era una revolución socialista? -continuaba Fidel- ¡ N o- ¿Era


una revolución comunista? ¡No! Era un movin1iento constitucio­
nalista, todo ello dentro de l a filosofía y dentro de la concepción
que los imperialistas dicen defender. Por eso, los hechos llevados
a cabo por el gobierno de Estados U nidos chocan no ya sólo
contra las normas más elementales del derecho, sino chocan contra
la propia filosofía, contra �as propias ideas que los i1nperialistas
dicen defender; simplemente por defender a los elen1entos más
reaccionarios, a los elementos más derechistas, a los n1i l itares neta­
mente gorilas, a los elementos neta1nente trujillistas ele Santo Do­
mingo".

Sin embargo, en el movimiento constitucionalista dominicano


l1abía s11r_gido u n ingrediente que aterra al imperialismo .yanqui:
�.l pueblo don1inicano se había unido, rifle en n1a110, a los 1nili­
tarec; patriotas, y juntos 11abían derrotado a los gorilac;, a los agen­
t es d on1é st i cos del in1pcrialis1no yanqui. La reacción de la prensa
_
y de los gobernantes yanquis evidencia ese terror. Es así que se
narra cómo "miles y miles de fusiles fueron distribuidos en cues­
tión de minutos"; cón10 "el populacho saqueaba y mataba"; cón10
comenzó "la entrega de arn1as a rufianes civiles", "al populacl10
armado e irresponsable". Diría la AP que "muchos delincuentes
andan todavía por los alrededores, ahora ar1nados con fusiles y
ametralladoras y con el nombre de rebeldes . . . " l\.ír. Harrin1an,
el enviado especial de J ohnson y consagrado mitómano, ha afir­
mado que los rebeldes "entregaron armas robadas a los civiles y
les ordenaron tirotear sin más trámites a los extranjeros . . . " aba­
diendo que Caamaño "está responsabilizado por la distribución
de arn1as a la turha". Los yanquis convenían en que el principal
obstáculo que se opone al arreglo del problema dominicano es la
cantidad de armas que hay en manos de los civiles y razonan
acerca de que el nuevo gobierno tendrá que recuperar 20,000
armas de entre los civiles. U na de las ideas es obtener fondos
de los Estados U n idos para que el nuevo g9bierno compre esas
armas. Es l a vieja estratagema utilizada en "la paga" del Ejército
Libertador en Cuba.

El pretexto de l a lucha por la democracia y, por supuesto,


"contra el comunismo", que ha dado lugar a la desenfadada "doc­
trina J ohnson", no tiene sin embargo fundamento alguno, aunque

LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIO NAL 63

sea porque como ha observado el delegado soviético en Naciones


Unidas, los Estados Unidos han emprendido reiteradas interven­
ciones armadas contra los Estados latinoamericanos y han desem­
barcado en territorios de esos Estados con mucha antelación a
que apareciera en el mundo la teoría científica del comunismo.
Aunque siempre hay una razón para la sinrazón yanqui. Así, el
"Wall Street Journal" de mayo 3 ha informado que la República
Dominicana "triste es decirlo . . . pero es verdad que conoce poco
de los detalles de un gobierno propio y el significado de indepen­
dencia nacional". A la agresión yanqui se suma, pues, la afrenta
yanqui. Y todavía hay "damas bien" que corearon en la capital
dominicana "yanquis sí, Cuba no".
No hemos encontrado un comentario más cargado de vitriolo
para los yanquis que este del diario de la República Federal Ale­
mana "Sueddeutsche Zeitung": "Nosotros los alemanes no debemos
interferir en los asuntos internos de Estados Unidos, pero, después
de experimentar ciertos intentos por parte de los norteamericanos
de reeducarnos hacia la democracia y el amor a la paz, resulta com­
prensible que estemos mirando hacia nuestros exmaestros, cuando
ellos mismos tienen que demostrar esas cualidades".
Quieren impedir lo que llaman "una segunla Cuba"; dicen que
"no se pueden olvidar las experiencias de Cuba"; sóstienen que
se proceda en la forma que sea necesaria "para salvar a tres millones
de dominicanos de la suerte de Cuba" ¿Qué derecho tienen los Esta­
dos Unidos para tales acciones? Como se pregunta un comentarista
de la República Popular China: ¿no tienen más derecho los pueblos
latinoamericanos de enviar tropas a Estados Unidos para evitar
un Estado fascista en el hemisferio occidental? Un comentarista
yanqui, Walter Lippman, apuntaría gue los dominicanos observan
que su país es "la primera nación americana en donde se ensayan
algunos de los métodos con que se sustituyen los gobiernos en
Viet N aro del Sur".
Hasta aquí los pretextos utilizados para la intervención yanqui
en República Dominicana. A manera de recordatorio apuntamos
que, si bien en esta intervención se han aplicado hasta ahora nu­
merosos pretextos. a11teriormente esgrimidos y se ha ido a la crea­
ción de nuevos pretextos intervencionistas, han quedado por
aplicar algunos de los que integran el catálogo casi inacabable
64 Miguel A . D'Estéfano Pisani

de los "pretextos" yanquis para agredir a nuestros pueblos. De


entre estos recordamos los más connotados, a saber: 1 ) para obligar
a negociar a nuestros países empréstitos norteamericanos (como
dijera J. J . Arévalo en su Fábula del "Tiburón y las sardinas": con
el empréstito vienen los convenios internacionales, con estos vienen
los marines a custodiar los intereses, los bienes y las vidas de los
banqueros, "atracos militares que conducen a un empréstito o a
un tratado fraternal. Tratados fraternales o empréstitos que con­
ducen a un atraco militar. Y cuando no, invasiones o desembarcos");
2) la demanda yanqui de controlar nuestras aduanas (como cuando
el Presidente de Haití se negó en 1 9 14-1 9 1 5 a entregarlas a los
yanquis). "Una semana después -dice Arévalo- una fuerza de
marines yanquis desembarcó en Puerto Príncipe, se dirigió a las
cajas fuertes del Banco Nacional de Haití, y en plena luz del día,
usando l a fuerza, se apoderó de 500,000 dólares, que se llevó a
bordo del crucero Machías. El dinero fue transportado a N e1v
York y depositado en las cajas del National City Bank. Posible­
mente los inejores cineastas de Hollywood no sean capaces de fil­
mar escenas tan apropiadamente bandidescas como estas"); 3) como
gendarme inter11acional (así por ejemplo cuando en 1904 estableció
Teddy Roosevelt que "la mala conducta o crónica impotencia que
motivan un general relajamiento de los lazos de la sociedad civi­
lizada, puede exigir al fin en América, como e11 cualquiera otra
parte, la intervención de una nación civilizada y, en el hemisferio
ocidental, la adhesión de los Estados Unidos a la Doctrina Monroe
puede forzarlos, aun contra su voluntad en casos flagrantes de mala
"

conducta e impotencia, a ejercitar una política de policía interna-


cional"); 4) la "interposición temporal" (cuando en la VI Confe­
rencia Panamericana, celebrada en La Habana en 1 928, el Secre­
tario de. Estado de Washington, l\rir. Rugues, pretendió establecer
una distinción entre l a intervención y "la interposición de ca­
rácter temporal", cuyo derecho se arrogaba a ejercitar los EEUU).
Característica muy connotada de la intervención yanqui actual
en República Dominicana ha sido su pretensa "neutralidad" en
la lucha entre el gobierno constitucionalista y los facciosos
Toda la falsa t1rdin1bre de los pretextos utilizados para violar
la soberanía de la República Dominicana y todo lo que nos enseña
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL SS

la cronología de la agresión norteamericana es una réplica a esa


"neutralidad''. Pero bueno es penetrar más detenidamente en esta
.
caracter1st1ca.
'

Bien tempranamente, el 28 de abril, dijo el State Department


mantenerse "oficialmente neutral" entre las facciones en pugna;
el delegado ante la OEA, l\!Ir. Bu11ker, declararía repetidamente
la r1eutralidad de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, ase­
gurando que "las tropas norteamericanas en República Dominicana
son estrictamente neutrales"; el 2 1 de mayo el Secretario Dean Rusk
insistiría que "Estados 1Jnidos no está tomando partido en el con­
flicto dominicano, pese a todo lo que se diga en sentido contrario".
Pura farsa. El Presidente Caamaño ha señalado que el gobierno
de los EEUU está parcializado, que permitió al gorila Imbert ubicar
su sede en la zona internacional de seguridad y que Imbert ocupa
edificios públicos de esa zona. Todas las acciones de los EEUU
desde el primero hasta el último minuto en República Dominicana
han sido dirigidas a alentar y apoyar a los gorilas y a limitar y
combatir a los hombres que defienden la Constitución. Es intere­
sante en este punto la tesis yanqui sobre el reconocimiento del
Gobierno constitucional. Así, el vocero Me Closkey ha dicho que
el Gobierno de Caamaño "tendría que demostrar que controla el
país a fin de ser reconocido"; pero 110 explicó como puede con­
trolar el país si está ocupado por los yanquis. Tampoco se ha
explicado cómo es que el territorio que los yanquis comparten con
los gorilas se conoce como "territorio amigo" y cómo el territorio
de los constitucionalistas es considerado como "territorio no amigo".
Lo único cierto es que las operaciones militares de los yanquis
han estado dirig-idas desde el primer momento a rodear y asfixiar
a los constitucionalistas; de que Wessin primero, Imbert después
y siempre los gorilas dominicanos han estado trabajando desde la
base de San Isidro, encontrándose bajo estrict0 control yanqui
dicha base; de que, como conviene mucha prensa norteña, "el
general Imbert fue escogido, preparado y colocado en el puesto
por los norteamericanos y fue mantenido en el poder por los nor­
teamericanos" (edición del "New York Times" de mayo 12); de que,
como observan los propios corresponsales norteamericanos en la
66 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

capital dominicana, los movimientos de tropas de las fuerzas que


apoyan a Imbert han tenido lugar dentro del recinto de la zona
de seguridad norteamericana y a través de los puestos controlados
por los norteamericanos, y que tales facilidades no son dadas nunca
a las fuerzas constitucionalistas.
Más aún� las tropas yanquis han apoyado militar1nente las accio­
nes facciosas. Un vocero militar yanqui admitió que "las únicas
tropas norteamericanas con las fuerzas de la Junta son unidades
de radio para ayudar a las tropas dominicanas a mantener su
fuego fuera de las líneas estadounidenses". Pero han hecho mucho
más que eso militarmente para ayu. d::ir a su títere de turno. Ya su
prensa se ha encargado inclusive de glorificado. Para el órgano
oficioso del State Department el "U. S. News and World Report",
lmbert es algo así como "un héroe nacional", que aunque coopera
con los norteamericanos, "no recibe órdenes de "\N'ashington. Se
dice que en cierto modo se parece a De Gaulle". Esto no obsta,
sin embargo, para que la prensa yanqui diga que puede ser apar­
tado en cualquier momento, llegando el "Wall Street Journal" a
expresar que tiene "la posición de Kleenex" (servilleta sanitaria de
papel para uso nasal, que se usa y se tira luego). Estamos, pues, ante
el General Kleenex. Uno en la serie de generales Kleenex que
Wasl1ington tiene en tantos países de América Latina.
Pero los crímenes de Imbert son demasiado notorios ya. Los
representantes de la ONU y los propios de la OEA han confirmado
numerosos crímenes cometidos por los imbertistas; el canciller cons­
tit11cionalista Jottip Cury, ha denunicado que las tropas de ocupa­
ción yanqui y la OEA "ayudan a la Junta y son cómplices de sus
crímenes" . . . de ahí que los yanquis -gente perspicaz- comienzan
"a sospechar que !mbert está tratando de establecer una dictadura
militar", que "ha creado un fuerte r�-entimiento" y ha despertado
en el pueblo dominicano temores· "sobre la restauración de poderes
dictatoriales". ¿Acaso será cierto el dicho de un diplomático yan­
qui, cuyo nombre silencia la prensa, acerca de que Imbert "es capaz
de hacer cualquier locura"?
Pero aun cuando la Junta de I1nbert fue establecida en territo­
r�o dominicano por las tropas norteamericanas, ayudada militar y
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 67

económicamente por el gobierno de J ohnson, sostenida contra la


opinión del pueblo dominicano y respaldado en sus crímenes por
la complicidad yanqui, al punto que el senador vVayne Morse ha
dicho que "la hipocresía de Estados l.T nidos ha sido puesta de
manifiesto y ahora hay que pagar el precio por ello", es lo cierto
que, como siempre, al final el imperialismo yanqui quiere lavarse
de nuevo las manos, criterío reflejado en este párrafo del "Wash­
ington Post" de mayo 2 1 : "No es de la responsabilidad de Washi11g­
ton el establecer un nuevo gobierno en Santo Domingo. Tampoco
de la responsabilidad de la OEA el crear un nuevo gobierno domi­
nicano". Y la idea la completaría el "New York Times" diciendo
"a l a larga, aunque la infantería de marina se quede durante años,
son los dominicanos y 110 los norteamericanos, los que habrán de
decidir la suerte de la República Dominicana". Más valiera que
hubieran dejado desde el principio al pueblo dominicano decidir
su propia suerte. El ex-Presidente Bosch diría, refutando la inter­
vención yanqui, que "24 horas más y los dominicanos hubiesen
podido resolver sus propios problemas con sus propias fuerzas
armadas".
Nadie es capaz de negar la existencia de la intervención yanqui
en República Dominicana. Nadie, salvo los yanquis mismos. En su
desenfadada alocución pública del 3 de mayor diría cín�camente el
Presidente Johnson: "nosotros no somos interventores en la Repú­
blica Dominicana". Alvarez Tabío citó al respecto ante el Consejo
de Seguridad de l a ONU el siguiente párrafo de un estudio del
eminente internacionalista checo J. Zourek: "No pueden existir
dudas de que la ocupación de la más mínima parte del territorio
de un Estado sin su consentimiento, constituye un ataque contra su
integridad territorial y también contra su independencia política.
La única excepción de la regla se aplica a los casos de autodefensa
contra la agresión armada de otros Estados. Admitir una práctica
en contrario sería tanto como legalizar la agresión en todos los
casos en los que el agresor declare· que su intención no es violar
la integridad territorial o la independencia política del Estado agre­
dido. Tendríamos que admitir como seriamente posible que el uso
de la fuerza armada, es co1npatible con los propósitos y fines de las
Nacioncs U nidas".
68 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

Algún periódico yanqui sostuvo que el carácter "internacional"


de la intervención fue proclamado por la designación de un co­
mandante brasileño para las fuerzas de l a OEA; no faltó prensa
sumisa, como el periódico "Prensa Libre", de Costa Rica, que pidió
a los pueblos latinoamericanos "cautela y comprensión" al juzgar
el envío de los marines a t1n país hermano; otros hablaron de que
el Presidente J ohnson cometió con ello "un error político"; en la
propia OEA se escucharon voces como las de México, Chile, Uru­
guay y Ecuador pidiendo el respeto a los principios de no interven­
ción y autodeterminación y el rechazo de cualquier acción violatoria
de las normas internacionales; parte de la prensa norteamericana
señalaba la involucración de los EE.UU. en la isla dominicana
como "una trampa de arena movediza que puede obligar a que
deba mantener un ejército ocupante allí durante meses y hasta
años", según el "New York Times", en tanto el 11Washington Post"
percibía que "mientras se extiende la confusión la justeza de la
intervención inicial se pone cada vez más en duda".
En la propia OTAN decía el delegado de Noruega que como
representante de un país pequeño "no le era fácil aceptar la tesis
de la intervención" y el de Francia que "no aprueba el principio
de una intervención armada en un país independiente"; en tanto,
el delegado jordano expresaba ante el Consejo de Seguridad que se
trataba de "una demostración de fuerza"; el Partido Revolucionario
Institucional de México declararía que "no se puede soslayar el
hecho alarmante de que un problema interno de una nación libre
se vea limitado ,.por l a fuerza armada extranjera que se convierte
por la sola presencia suya en factor de compulsión de la voluntad
libre del pueblo dominicano". Por su parte los líderes del Con­
greso dominicano enviarían el 26 de mayo un mensaje a los Parla­
mentos del mundo acusando a los Estados Unidos "de coerción en
los asuntos internos domipicanos"; la Cámara de Diputados del
Uruguay acordó "protestar ante los Parlamentos de América por
el desembarco de marinos norteamericanos en la República Domini­
cana" y ambas Cámaras del Congreso de Venezuela condenaron, el
29 de abril, por unanimidad, el desembarco; el Ministro de Rela­
ciones Exteriores de Chile señaló que la presencia de tropas norte­
americanas "atenta contra los principios del Derecho Internacional" ;
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 69

el Pri1ner Ministro del Perú rechazó la intervención "por violatoria


de la soberanía nacional de la República Dominicana"; el ::'\Iinis­
terio de Relaciones Exteriores de Siria sostuvo que "los actos agre­
sivos de los Estados U nidos representan una ame_naza para la inde­
pendencia de la República Dominicana y son un reto abierto a la
soberanía e independencia de otros pequeños Estados de América
Latina, Asia y Africa". Desde 1\'1éxico admonizaba el general Lázaro
Cárdenas que "los burdos pretextos, la distorción del Derecho y el
empleo de incalificables maquinaciones para perpetrar la violación
de la soberanía, la integridad territorial y la independencia del país
hermano acentúan la gravedad de este atropello" y añadiría que
"el imperialismo no puede ocultar su debilidad al preferir el empleo
de la fuerza sobre el del derecho".
Los Estados Unidos se han desenmascarado completamente co� o
gendar1ne internacional. Las excusas urdidas por J ohnson se han
usado y se usarán para justificar la agresión yanqui en otras partes
del mundo, pero como diría Fedorenko, "la acción de Estados TJ ni­
dos está preñada de las más graves consecuencias para la paz inter­
nacional", ya que ese país está creando en todo el inundo "focos
de actos de bandolerisn10 internacional".
En cuanto al organismo hemisférico, la intervención le llevaría
a su definitivo desprestigio. Los EEUU. lo han utilizado como
instrun1cnto abierto de su intervencionismo; se ha derrumbado toda
la estructura jurídica 11en1isférica bajo la bota interventora y, como
confesaría el "Ne\v York Ti1nes", "pasaron décadas antes de que
se lograse crear una política de no in'tervención, pero han sido
rotos los documentos del sistema de seguridad y se necesitará tiempo
para con1ponerlos".
¿Cuáles son los resultados de la actual intervención yanqui en
República Dominicana? Se pueden concretar en los siguientes
extren1os fundamentales: 1) violaciohes insólitas y permanentes de
los gobernantes de Estados Unidos al Derecho Internacional; 2) vio­
laciones de toda clase del derecho regional; 3) crisis total del llamado
sistema 11en1isférico americano; 4) creación de la "doctrina J ohn­
son"; 5) prueba de que la defensa de los principios y los derechos
es integral e indivisible y que si se permite atacar los de un país
70 Miguel A. D'Estéfano Pisani

se está permitiendo atacar los de todos los países. No existe acción


alguna realizada en cualquier momento de la historia que encierre
tantas violaciones de la ley y de la moral internacional.
La posición de Cuba frente al intervencionismo yanqui ha sido
expresada en for1na reiterada y precisa a partir del triunfo de la
Revolución. Como h a dicho Fidel Castro "hay un principio que es
vital para los pueblos de nuestra América, hay un derecl10 que es
vital para los pueblos de nuestra América, el principio de no inter­
vención". Conforme establecería la Primera Declaración de Lei
Habana "la aceptación por parte de gobiernos qtie asumen oficial­
mente la representación de los países de América Latina de esa
intervención continuada e históricamente irrefutable, traicionan los
ideales independentistas de sus pueblos, borra su soberanía e im­
pide la verdadera solidaridad entre nuestros países . . . " Se trata
de una intervención "afianzada en la superioridad militar, en tra­
tados desiguales y en la sumisión miserable de gobernantes traido­
res . . . " Los yanquis quieren arrogarse el derecho de intervenir
en nuestro continente y bueno es que tengamos presente estas
palabras de nuestro Primer ivfinistro: "Desde el momento en que
un Gobierno de América declara que se considera capaz de inter­
venir en un país de América Latina para impedir la voluntad de
su pueblo, para impedir que un pueblo se dé la forma de gobierno
que estime pertinente, desde el momento en que se declara eso para
un pueblo de América, se está declarando para todos los más
demás pueblos de América".
La posición de Cuba Revolucionaria frente a la intervención
yanqui en Repúbl Íca Dominicana responde plenamente a esos prin­
cipios. Y son del Primer Ministro de Cuba estas palabras: "Aceptar
calladamente, aceptar tranquilamente la intervención yanqui en
Santo Domingo es renunciar al derecho de la independencia de los
pueblos de América Latina, es reconocer el derecho de Estados
Unidos a enviar su infantería de Marina cuando le venga en ganas
a cualquier país de América Latina. Y ése es el dilema que tienen
hoy todos los gobiernos de América Latina ante sus propios pueblos:
si aceptar1 o no aceptan el derecho de intervención de los Estados
Unidos, si aceptan o no aceptan la renuncia de su soberanía, porque
en todos los países de América Latina hay ciudadanos yanquis . . ."
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 7t

y agregaría "aceptar el derecl10 de Estados U nidos a intervenir en


Santo Domingo para proteger vidas y haciendas de ciudadanos yan­
quis es aceptar el derecho de Estados U nidos a intervenir en
cualquier país de América Latina, porque en todos 11ay ciudadanos
y haciendas yanquis. Y es el tremendo dilema: consagrar ese crin1en,
internacionalizar la intervención es aún peor".
En relación a la actitud de los gobiernos latinoamericanos ante
la intervención en Rept.blica Do1ninicana, apuntaría nuestro Co­
mandante en Jefe: "Varios gobiernos de manera más o menos ver­
sallesca, han protestado de la intervención, pero hay que reconocer
que sólo un gobierno, sólo un gobierno, ha den1andado la retirada
inmediata de las tropas yanquis de Santo Domingo. Ese no es un
gobierno socialista, no es un gobierno que haya sido ni amigo ni
enemigo nuestro, pero está muy lejos del marxismo-leninismo. Sin
embargo, es justo reconocer que ha sido el gobierno que ha tenido
un planteamiento más claro, y es el gobierno de Chile". Y agre­
garía: "El gobierno de Chile ha planteado la retirada de las tropas
yanquis de Santo Domingo. Y esa es la única posir.iói.l. correcta,
no cabe ninguna otra posición, no cabe ninguna otra fór1nula,
porque consagrar, legalizar, santificar ese crimen, no se lo perdo­
narán los pueblos a ningún gobierno. ¡Hay que obligar al i1npe­
rialismo a que retire su Infantería de Marina de Santo Domingo!
¡Hay que obligar al imperialismo a que cese su intervención ar·
mada, su participa�ión en la guerra civil, sus acciones de guerra
contra el pueblo y contra los patronos dominicanos! Y esa acción
no ha de corresponder sólo a los pueblos de América Latina, ha
de corresponder a todo el !\1undo".
Lo ilegal, lo servil y la criminal actitud de la mayoría de los
gobiernos latinoamericanos, de apoyo a l a agresión norteamericana
contra los derechos soberanos de Cuba, harían recordar a Fidel :
"En Santo Domingo los gobiernos de América Latina están cosc­
cl1ando los amargos frutos de la política estúpida, criminal e irres­
ponsable llevada a cabo contra Cuba. Están recogiendo los frutos
de su complicidad con el imperialismo contra nuestro país. Est,ín
recogiendo los frutos de los acuerdos de Costa Rica, de Punta del
Este y de Wasl1ington. Están recogiendo los frutos de su tolerancia
cómplice a las agresiones contra nuestra patria, a los ataques como
72 Miguel A. D 'Estéfano Pisani

el de Girón, al bloqueo económico, a los ataques piratas, a la


ruptura de relaciones contra nuestra Patria."
"Hoy los pueblos del continente -agregaba Fidel- podrán
apreciar que Cuba como nadie, ha defendido el derecho de no
intervención; que Cuba como nadie ha defendido el derecho de la
independencia de los pueblos de América. Y no en virtud de una
concesión de los imperialistas, sino en virtud de la entereza, de la
dignidad y del espíritu revolucionario de nuestro pueblo. Cuba
solitaria ha resistido, ha mantenido en alto su bandera indepen­
diente y soberana."
Y el pensamiento y la acción latinoamericanos quedarán plas·
mados en las siguientes palabras pronunciadas el 27 de mayo último
por nuestro Comandante en Jefe: "Y cuando este proceso se desa­
rrolle en los demás pueblos de este Continente, cuando los pueblos
se vayan librando de todas esas ataduras, del miedo que inspiran
con su terror y sus crímenes las oligarquías, cuando ocurra en otros
países hermanos de América Latina lo que ocurrió aquí, veremos
qué pueden hacer los imperialistas. Y el caso de Santo Domingo
es un hermoso ejemplo de cómo los pueblos van perdiendo el
miedo; ya no les asusta que le digan que vienen infantes de marina.
Los imperialistas han declarado su propósito de impedir las revo­
luciones en América Latina como si fueran amos y señores de
los 200 millones de latinoamericanos. Si los gobiernos de América
Latí.na aceptan eso, aceptan la llamada doctrina yanqui, si los go­
biernos de América Latina aceptan el derecho de los imperialistas
a i11tervenir en cualquier país de América, éstarán renunciando
desvergonzadamente a la independencia y a la soberanía de sus
pueblos. ¡Y serán los pueblos los que se encarguen de defender ese
derecho a la soberanía y ese derecho a la independencia!
Al declarar los imperialistas que están dispuestos a intervenir
en cualquier país de América Latina -precisaba Fidel- están tam­
bién alertando a la conciencia de América, ¡preparando a los pue­
blos de América a luchar contra los intervencionistas y a pelear
contra los intervencionistas! Porque no habrá revolucionario, ni
hombre honesto, frente a estos hechos en cualquier pueblo latino­
americano que desde ahora no piense ya que tendrá que enfrentarse
a ese peligro. Y con esas amenazas, los imperialistas alertan a los
LA PRESENTE INTERVENCION Y EL DERECHO INTERNACIONAL 73

pueblos y advierten a los pueblos y preparan a los pueblos para


luchar contra ellos; porque cuando los pueblos hayan perdido el
miedo, entonces nada podrá contener a los pueblos, ¡ni 20 mil
"marines", ni 20 millones de "marines" yanquis!
La razón última para explicar la actuación intervencionista
yanqui en República Dominicana como en tantas otras partes del
mundo hay que encontrarla en las siguientes palabras pronunciadas
�l 26 de Julio último por ;Fidel Castro: " . . . los imperialistas extre-
1nan su r�presión en Viet Nam al igual que intervie11en en Santo
Domingo para asustar a los pueblos, para intimidar a los pueblos.
I>ero los pueblos comprenden la debilidad de los imperialistas, com­
prenden que es su debilidad y §U miedo lo que les impulsa a inter­
venir en Viet Nam, lo que los impulsa a intervenir en Santo Do­
mingo, lo que lo� iµipulsa a amenazar a Cuba, lo que los impulsa
a advertir que intervendrán en cualquier país de América donde

s� produzca la Revolución".
La C1·isis D·ominicana
Por LUIS GOMEZ-WANGüEMERT

ABRIL 24 Sin embargo los hechos contra.


decian las palabras. Casi al mis.
El primer anunci0 que se recL mo tiempo que la radio daba no.
bió en el exterior de que el ticias tranquilizadoras, el gobier.
triunvirato presidido por Donald no declaró la ley marcial en todo
Reíd Cabral tenia dificultades fue el pais; a partir de las 5 de la
una transmisión de la radio oficial tarde, las patrullas policiacas se
dominicana dando cuenta de que apoderaron de las calles y escasos
la planta habia sido ocupada por automóviles circulaban por las
fuerzas revolucionarias. zonas de la ciudad de
centrales
Cerca de las 2 de la tarde, Ra.. Santo Domingo, generalmente re.
dio Santo Domingo insistió en que pletas de gente
a esas horas.
el gobierno habia sido derrocaao, Numerosas personas fueron arres_
y los locutores felicitaron "a los tadas y un supuesto lider obrero,
jóvenes oficiales de las fuerzas Miguel Soto, electo diputado en
armadas que habían cooperado a las elecciones últimas. habló por
conquistar la libertad de la pa­ radio en apoyo del triunvirato
tria". reaccionario q,ue arrojó del poder

"Les hablamos desde Santo al presidente Bosch, a los seis

Domingo libre'' --dijo uno de los meses de la toma de posesión, a


locutores. pesar de haber recibido el 60 por
ciento de los votos.
Pero más tarde un alto oficial
de la policia, hablando por los mi­
crófonos de la misma estación, ABRIL 25
negó que hubiera habido un golpe
de estado. Radio Santo Do�ingo Pero la noticia era cierta. El
reanudó sus transmisionas regu. gobierno de Donald Reíd Cabral,
lares, afirmando que "la situación apoyado por los Estados Unidos,
era normal tanto en la capital habia sido derribado por un golpe
como en el interior del pais". militar.

75
76 Luis Gómez-Wangüermert

Los jefes del Ejércitc se pusie­ ma Tió, al que los dominicanos


ron d e acuerdo para dar el golpe, acusan de no ser ni liberal ni re.
pero casi inmediatamente se pro. volucionario.
dujo entre ellos una división. Los "La victoria de los rebeldes -
of1c1a1es jóvenes querían restable. dijo el "Times'' de Nueva York
cer la constitución y llamar al en su edición de abril 26, fue
podP.r al Presidente Bosch, resi­ anunciada por el coronel Francis.
dente en Puerto Rico. Pero los co Caamañ.o Degnau, agregando
viejos jefes del ejército, los de la que el Presidente Bosch seria de.
escuela trujillista, los que mante. vuelto al poder "en el plazo más
nían contacto estrecho con los breve posible". "La Revolución
agregados militares de la e.mbaja. -agregó- se hizo para devolver
da norteamericana, se declararon al pueblo lo que al pueblo se le
partidarios de entregar el poder habia quitado".
a una junta militar, en la que
Con el Palacio de Gobierno en
tendrían segura mayoria.
manos de los militares sublevados,
Los viejos jefes, con el general Donald Reíd declaró a los perio.
Wessin y Wessin a la cabeza, te. distas que tanto él como su com.
nian el mando de la base de San paftero de triunvirato, Ramón Cá.
Isidro, próxima a la ciudad de ceres, regresarían a la vida priva.
Santo Domingo, donde estaban los da y a su rico negocio de automó.
tanques y la fuerza aérea. Cre­ viles , como agente de las más im.
yeron tener la fuerza en sus ma­ portantes firmas norteamericanas.
1

n.os y no vacilaron a despachar Como Hder del golpe militar


cuatro aviones -uno de los cua. comenzado el sábado 24 se iden.
les fue derribado- para ametra. tiflcó al teniente coronel Miguel
llar el palacio presidencial. Angel Ramírez, aunque no se en..
contraba en el Palacio N acional
Jua11 Bosch , desde Puerto Rico,
cuando los militares anunciaron
aplaudió la revuelta como "un
que asumían eJ control ae la si.
episodio en la lucha del pueblo
tuación.
dominicano por librarse de una
minoría oligárquica", pero no se Radio Santo Domingo invitó al
apresuró a volar a Santo Domin. pueblo a congregarse en torno al
.go, como esperaban . sus parti. Palacio para demandar "el retor­
darios. no a l a constitución" y con ella el
de Juan Bosch a la presidencia.
Entretanto las multitudes se
Y no hubo informes de momento
echaron a la calle, celebrando el
acerca de las bajas causadas por
fin del triunvirato, y confraterni.
zaron con los soldados. Las ofici. el ataque de la aviación al Palacio

nas de la Unión Civica Nacional y o de la suerte del piloto del avión


derribado.
la V a n g u a r dia Revolucionaria,
partidos que apoyaron el golpe A los periodistas extranjeros
n1ilitar contra Bosch, ardieron. Y llegó el rumor de que los milita­
la misma suerte les cupo al perió­ res que encabezaron el golpe con.
dico del gobierno, ·"Prensa Libre" tra Bosch el 25 de septiembre de
y a las oficinas del Partido Libe­ 1963 se oponiap ahora a su re.
ral Revolucionario de Luis Amia. greso .
LA CRISIS DOMINICANA 77

Wessin y Wessin y A tila Luna sidencia", el anunciado avion nun.


-general de la aviación complica. ca llegó a San Juan de Puerto
do en los planes agresivos de la Rico.
CIA contra Cuba-- insistían en
una junta con el apoyo de la em. ABRIL 2·6
bajada de los E. U. y de sus agre.
gados militares. El coronel Caamaño -dice el
Y comenzaron a conocerse los N. Y. "Herald-Tribune'' en su
detalles del golpe. La rebelión edición del mismo lµnes- dijo ha.
comenzó el sábado 24 a1 mediodía ber obtenido personalmente l.a rP­
con la toma de la estación de ra­ nunc1a de Reíd Cabral, agregando
dio del Gobierno y la transmisión haber pedido a los miembros del
de la proclama dando cuenta de triunvirato que permanecieran en
la deposición del triunvirato. Palacio hasta que "se tomaran las
Horas después tropas de San medidas necesarias para restable­
cer el orden".
Isidro recuperaron la estación y
Reid declaró a los periodistas que Pero los acontecimientos comen.
la rebelión había sido aplastada. zaron a precipitarse. Wessin y
El Gobierno dirigió un ultimátum Luna y otros oficiales superiores,
formados en la escuela de Trujillo,
a los rebeldes, conminándoles a
consideraron que el control de la
rendirse antes de las 5 a.m. del
aviación y los tanques les daba
domingo o a enfrentarse con las
una superioridad militar sobre la
tropas que le apoyaban.
infantería de Caamaño y comenza_
Los constitucionalistas declara­ ron a montar bombas en los raeks
ron ridículo el ultimátum y llama. de los aeroplanos y a mover los
I
ron al pueblo a celebrar la victo. tanques de San Isidro hacia la
ria de la revolución. En las calles capital.
aparecieron grupos de estudiantes Ante esa amenaza el nuevo ré..
que aclamaban a Bosch y repu. gimen no se cruzó de brazos. Por
diaban a Reid Cabral. el contrario : adoptó la medida co.
Al mediodía los oficiales consti. rrecta de armar al pueblo, que es..
tucionalistas se presentaron en taba francamente de su parte, con
Palacio y allí y en la radio na. rifles y ametralladoras, con bote_
nas de gasolina y granadas de
cional se volvió a anunciar que el
mano, y mientras los P-51 de San
régimen de Reíd había sido de.
Isidro atacaban el Palacio Presi­
pueso. Las calles comenzaron en_
dencial y la planta de radio, mul.
tonces a llenarse de gente.
titudes armadas acudieron al
Los lideres del movimiento ad­ Puente Duarte, cerrando el paso
virtieron al Presidente Bosch que a los tanques, mientras otras muL
enviarían un avión a recogerle a titudes , encuadradas por las tro.
Puerto Rico. Pero aunque el se. pas de Caamafío, cercaban la for.
sudo New York "Times" anuncia. taleza Ozama, cuartel general de
ba en un editorial del lunes 26 la Policía. ..
que ''la nueva revolución militar Las bajas comenzaron a subir.
culminaría evidentemente en el Al muerto y dos heridos el.el pri.
retorno de Juan Bosch . a la pre. mer dia, se sumaron doce muertos,
78 Luis Gómez-Wangüermert

víctimas de las balas y los cohe. Y en l a base de San Isidro, a 40


tes de los P-51 enviados por los kilómetros de la capital, al otro
E. U. a Trujillo. lado del río Ozama, el general
La suerte de la lucha era fa. Wessin y Wessin con la aviación,
vto rable a los constitucionalistas una brigada de tanques y algunas
e informes por teléfono dirigidos fuerzas de infanteria, seguía
·al "Times" de N. Y. afirmaban: ametrallando Santo Domingo des.
, de las 6.30 a.m. hasta el medio.
1 ) Que la capital misma estaba día mientras sus fuerzas terres.
firmemente en manos de tropas tres eran rechazadas en el puente
del ejército apoyadas por la ma. Duarte.
rina y por 3,000 civiles ar1nados.
Los cazas P-51 del general Ati.
2 ) Que no habia habido acto la Luna, después de atacar indis­
alguno contra nacionales o pro� criminadamente las calles reple.
piedades de los E.U. tas de público con sus ametralla.
doras dispararon cuatro cohetes
3) Que las fuerzas revolucio. contra el Palacio Presidencial, lo.
narias respaldaban al nuevo régi. grando un blanco directo que cos.
men del Presidente provisional tó la vida a tres militares. "Una
José Rafael Molina Ureña, que ha. niña de seis afíos -dice el ''Ti­
bia jurado el cargo una vez de. mes" de Nueva York, del 27 de
puesto Reíd CabraJ. abril- resultó muerta en los
Pero no por eso los E.U. habían raids".
de respetar el principio de no in­ En horas de la tarde la lista
tervención, fundamento del siste­ de las victimas civiles s e elevaba
ma interamericano. ya a doce. Y el cuerpo diplomá.
Ya el lunes 26 una fuerza de tico y el nuncio de S.S: dirigieron
asalto de la marina de los E.U., una apelación al general Wessin
encabezada por el "Bóxer", buque -no al coronel Caamafio- para
de asalto anfibio, se mostraba en que suspendiera los ataques aé­
el horizonte , frente a Santo Do. reos. Sin embargo Wessin orde­
mingo. La flota de asalto llevaba nó atacar a las 3.50 p.m. la tran.!'I.
a bordo un batallón reforzado de misara de la planta oficial de ra.
infantes de marina de 1, 500 nom. dio y televisión, logr�ndo retfrarla
eres. Y Tad Szulc, cerresponsal temporalmente del aire.
del N.Y. "Times", preparaba des. Como se ve, quienes ponían en
de Puerto Rico a l a opinión nor. peligro las vidas de los ciudada.
teamericana afirmando que la pre. nos norteamericanos resi<;ientes en
sencia de los infantes de marina la capital dominicana, eran l o s
en aguas de Santo Domingo no aviadores de San Isidro a las órde.
era otra cosa que una medida cau. nes de los viejos oficiales trujL
telar por ''si el aumento de la llistas. Sin embargo, cuando des.
violencia llegaba a exigir la eva­ embarcó la infanteria de n1arina
cuación de 2,500 ciudadanos de de los .E1.U. no se unió a Caamafio
los E. U." Los mismos eluda. y al pueblo contra Wessin, sino
danos que ese mismo dia estaban que salvó a Wessin de la derrota
indemnes y seguros en sus casas, y se unió a él cont.ra Caamafio y
según el mismo "Times" de N.Y. el pueblo.
LA CRISIS DOMINICANA 79

La situación de los facciosos de con los agregados militares de la


Wessin era tan difícil que a prin­ Embajada de los E.U., rechazaba
cipios de la tarde la estación de la junta militar y exigía el re­
radio de San Isidro comenzó a so­ torno a la Constitución; es decir,
licitar la suspensión de las hosti. el regreso del Presidente Bosch
lidades y a pedir " a tod?s nues. al poder. Para demostrar la fir.
tros hermanos de las fuerzas ar. meza de sus determinaciones, for.
madas" el establecimiento de una maron en el acto un gobierno pro.
junta militar. visiona!, con e1 doctor l'.1olina Ure.
Esa Junta, prometfa la radio de fia en la Presidencia y el teniente
la fuerza aérea, celebraría eleccio. Goronel Ramirez en la Secretaria
nes en diciembre y tanto el Pre.. de Defensa.
sldente Bosch como el ex PresL BoschI entre tanto I demoró su
dente Joaquín Balaguer podrían partida de Puerto Rico, esperan.
ser candidatos. do a que se aclarara. la situación
Y es interesante señalar que - dice Tad Szulc, que se mante.
Tad Szulc, reportando al "Times" nía en estrecho contacto con él.
de Nueva York desde San Juan de
Puerto Rico , dij o : "Algunos ob. ABRIL 27.
servadores creen que (esa actitud
conciliadora de los militares de El Gobierno provisional, con el
San Isidro) sugiere que el gene. doctor Rafael Melina Urefia a la
ral Wessin y Wessin busca u.na cabeza, comenzó a tratar de es­
transacción en vista del amplio tablecer contacto con las emba­
apoyo que parece tener esta re. jadas y en particular con la d e
volución de dos días". los E. U . Melina Urefía era el
Esa era la opinión en Puerto Presidente de la Cámara de Dip�
Rico. Pero la realidad en Santo tados constitucionalmente electa
Domingo era aún más desfavora. en las elecciones que llevaron a
ole para la "clique'' militar del ge. la presidencia a Bosch. La Cons.
neral Wessin, porque no sólo te.. titución le daba derecho a asumir
nían en contra a la gran mayoría provisionalmente el poder ejecuti.
del pais, que comenzaba a reac. vo, en ausencia del Presidente.
cionar a los llamamientos patrió­ Pero a la embajada de los · E.U.,
ticos de Radio Santo Domingo, que estaba ya en relación con los
sino que las fuerzas militares de generales Wessin y Atila Luna a
Miguel Angel Ramírez y Caama­ través de sus agregados militares,
fío, apoyadas por miles d e civiles no le interesó el contacto con los
armados con rifles, subametralla. constitucionalistas. La Embajada
doras y granadas de mano, habían apoyaba al triunvirato depuesto;
rechazado con éxito todos los ata. y e n defecto del triunvirato, a una
ques de los tanques· y de la avia. junta militar con los altos oficia.
ción y estaban organi.iándose pa. les a la cabeza.
ra avanzar sobre San Isidro. Molina Urefía. reurúó inmediata.
La oficialidad joven, perfecta. mente al Congreso, la mayoría de
mente familiarizada con ios mé. cuyos diputados se encontraba en
�odos de los viejos jefes trujillisM la capital, puso nuevamente en
tas, siempre en contacto estrecho vigor la Constitución suspendida
80 Luis Gómez-Wangliennert

desde septiembre de 1963 y anun. contraban en aguas dominicanas,


ció la libertad de los presos políti_ atracaron al muelle y los norte­
cos y el regreso de los exiliados. an1ericanos embarcaron. ''La eva..
El primero a quien se autorizó a cuación -dice Tad Szulc- quedó
regresar fue al ex presidente Ba­ terminada a las 3.15 p.m.'' y los
laguer, cuya madre se encontraba barcos llegaron a San Juan de
moribunda. Puerto Rico al día siguiente.
El martes 27 los soldados de El embajador de los E. U., en
Wessin realizaron un nuevo ata.. la República Dominicana, W .
que. apoyado por 30 tanques de Tapley Bennett Jr. , voló a '.Haina
fabricación norteamericana, con. en un helicóptero del "Bóxer'' , de
tra el puente Duarte, tratando de regreso de Washington a donde
penetrar en el corazón de la ciu. había sido llamado para consultas
dad. Pero los tanques de San el viernes.
Isidro fueron rechazados por la Todo indicaba que el movimien.
artillería antitanques y los cocte_ to pro Bosch había triunfado y
les Mólotov, a pesar del apoyo de que la derrota del general Wessin
la aviación. y Wessin era sólo cuestión de
Los altos jefes de San Isidro, tiempo. Pero ya en Washington
con1enzaron a contemplar con pe. el Presidente Johnson preparaba
simismo una lucha en la que has. a la opinión para el uso de la
ta entonces habían llevado la peor fuerza contra el pueblo domini.
parte. Cientos de civiles acudían cano.
a los cuarteles constitucionalistas Hablando a los periodistas, con.
en busca de armas, mientras el vocados apresuradamente a la
Presidente Johnson ordenaba dra­ Casa Blanca, "expresó profunda
máticamente en Washington la preocupación por la situación de
evacuación de los ciudadanos nor­ la República Dominicana", des.
teamericanos. cribiéndola como "grave", con una
Ambos bandos dieron a la Em­ "quiebra completa del orden pú.
bajada d e los E.U. seguridades de blico''.
no interferir con la evacuación y "El gobierno de los E.U. --dice
el puerto de Haina, en las inme. un despacho al ''Times" desde
diaciones de la capital, fue puesto Washington- estaba concentran­
a la disposición de •1a Embajada do sus esfuerzos diplomáticos en
para que los norteamericanos pu. conseguir un alto el fuego". Es
dieran embarcarse sin riesgo al. decir, en salvar a las derrotadas
guno y con toda clase de como. fuerzas de San Isidro, sin necesi­
didades. Aunque l a evacuación
dad de desembarcar los "mari.
era voluntaria -dice el "Times" nes" . . . Y era evidente, según el
de N. York del 28, más de 1,000 "Times", que a la Administración
personas se fueron. entre ellas norteamericana le disgustaba l a
250 turistas que estaban alojados deposición de Reid Cabra1 y no
en el Hotel Embajador. la hacia feliz el retorno de Bosch.
Dos horas después de caneen. "Hat>Ia también preocupación -
tractos los norteamericanos en continúa el N.Y. "Times"- por.
Haina, dos barcos d e la flota de que elementos comunistas pudie.
los E.U., de los seis que se en- ran aprovecharse del desorden y
LA CRISIS DOMINICANA 81

<:tdquirir alguna influencia impor. Frente a esa declaración bru.


tante en cualquier nuevo gobierno tal, Molina Urefía y su grupo fla_
d e Bosch. No había indicios de quearon. No creyeron posible en..
que los comunistas estuvieran frentarse a los E.U., ni siquiera
inicialmente implicados en el goL con el apoyo de todo el pueblo, y
pe, pero se hizo notar que los tres el doctor Molina Ure:fía abandonó
grupos comunistas principales de sus funciones ejecutivas y se asiló
la República Dominicana se ha. en la Embajada de Colombia.
bian declarado a favor del regre­ El camino quedó abierto para
so del señor Bosch". la formación de la primera junta
Como se ve, aún no había co­ militar, integrada por el coronel
munistas al frente del movimiento Pedro Bartolomé Benoit, de la
constitucionalista, pero ya se les fuerza aérea; el coronel Enrique
comenzaba a mencionar . . . Apolinario Casado Saladin, del
ejérc�to, y el capitán de navío
ABRIL 28 Manuel Santana Carrasco, d e la
marina.
El miércoles 28, l a embajada de Esa junta militar fu� formada
los E.U. anunció a los correspon. en l a Embajada de los E.U., y
sales norteamericanos que la re. la misma embajada anunció su
volución para restablecer . la cons.. formación a los corresponsales
titución y devolver la presidencia norteamericanos (cs. New York
a Juan Bosch habia fracasado. "Times" y N.Y. "Herald Tribune",
Esa fue la primera maniobra de 29 de abril de 1965) y les in.
pública francamente ingerencista formó que la sublevación consti­
del representante diplomático de tucionalista habia fracasado al
la adn1inistración democrática de pronunciarse cont�a ella la base
Washington , W. Tapley Bennett militar de San Cristóbal y la ma.
Junior. rina de guerra.

El embajador Bennett llamó a Pero no era esa la verdad. Los


la Embalada al Presidt:nte Pro_ soldados del coronel Caamafío y
visiona.!, doctor Melina Ureña, y el buen pueblo de Santo Domingo
a un grupo de sus colaboradores no se dejaron desconcertar por el
más trmidos, y les declaró abrup. asilo del doctor Melina Ureña ni
tamente que la base de San Cris. intimidar por las amenazas de in.
tóbal y la Marina se habían pro­ tervención del embajador norte�
nunciado contra los constituciona­ americano y siguieron combatien..
listas, que el gobierno de los E.U. do, desalojando a las tropas de
no consideraba favorablemente el Wessin de las inmediaciones del
retorno del Presidente Bosch, que Puente Duarte, amenazando un
no se lP permitiría a éste salir de ataque general sobre San Isidro.
Puerto P..ico y que las fuerzas Pero no era eso lo más grave. La
norteamericanas que s e encentra. radio oficial de Santo Domingo,
ban en sus transportes trente al que a pesar de los primeros ata.
litoral dominicano tenian tnstruc. ques seguia transmitiendo, anun.
cienes C1e desembarcar y prestar ció a todo el país la victoria p,ró.
ayuda a las tropas de San Isidro, xima de los constitucionalistas, y
si era necesario. de todas las ciudades comenzaron
82 Luis Gómez-Wangüermert

a llegar noticias todas ellas con­ des dominicanas de que no podian


trarias a los militares facciosos y ya proteger su seguridad''.
favorables al movimiento constitu. Como se ve, el pretexto era la
cional. "seguridad" de unos norteameri.
Fue entonces cuando Wessin y canos que no habían querido eva.
Wessin, advirtiendo la segura de. cuar el país porque no se sentían
rrota que les aguardaba, solicitó en peligro alguno y que además
del embajador de los E. U. la in. no habían recibido el menor daño
tervención norteamericana. La es. ni perjuicio. El Presidente John.
cena en la emoaj1:1.da fue dramá.. son no tardaría mucho tiempo en
tica. El embajador Bennett exi. abandonar ese pretexto ridículo
giÓ a los generales facciosos de para utilizar otro : el del peligro
la junta militar recién formada, comunista.
que declararan ofir.ialmente a la
embajada que se sentían impo. ABRIL 29.
tentes para garantizar el orden y
En efecto, al otro día John W.
la seguridad de los norteamerica­
Finney, reportando al 'Times" d�
nos que aún permanecían en el
Nueva York desde Washington1
pais porque no quisieron abando­
decia : "Públicamente los porta­
narlo.
voces del gobierno siguieron sub­
Con esa declaración en sus ma.
rayando que el desembarco de la
nos, W. Tapley Bennett Jr. habló
infanteria de marina fue un mo­
directamente por teléfono con el
vimiento humanitario que no re.
Presidente Johnson y pidió el des.
presenta una intervención políti­
embarco de los infantes de mari.
ca. Pero en los informes privados
na, satisfaciendo al mismo tiempo
que dan a los periodistas y a los
sus deseos de seguridad y los de
miembros del Congreso, hubo tam­
un grupo de embajadores latino.
bién sugestiones de que los des.
americanos que , asustados al ver
embarcos pueden tener un valor
las armas en manos del pueblo - político como precaución contra el
cosa que en su vida habían visto control de la revolución por los
-solicitaron insistentemente d e 1 comunistas".
embajador Bennett la intervención
Como se ve, la duplicidad del
norteamericana.
• gobierno de Washington está más
El 28 de abril en horas de la allá de toda duda.
noche, 400 infantes de marina
Frente a la reacción de la pren­
desembarcaron en Haina. Y a las
sa continental, conmo\ida por el
8.50 p.m. el Presidente Johnson, retorno de los Estados Unidos a
hablando por la televisión, pudo una politica de agresión y de fuer.
anunciar la intervención unilate. za que parecia descartada para
ral de los E.U., tratando de jus. siempre desde los tiempos del pre­
tificarla como una medida desti­ sidente Roosevelt y el secretario
nada a poner a salvo "las vidas Cordell Hull, el Departamento de
de los norteamericanos que aún Estado envió a la reunión de emer­
residen en Santo Domingo11 en gencia del Consejo de la OEA, a
vista de que "los Estados Unidos Ellsworth Bunker, viej o diplomá.
han sido informados por autorida. tico retirado.
LA CRISIS DOMINICANA 83

Nunca se publicó un informe ofi. minicana, los infantes de marina


cial de la sesión, pero los corres. yanquis habían avanzado ya de
ponsales de la prensa norteame­ Haina a la sede de la embajada
ricana lograron averiguar que Ia d e los Estados Unidos, estable­
tesis de Bunker fue que,
según ciendo barricadas en los jardines;
la ley internacional, cualquier na. e inmediatamente comenzaron a
ción puede enviar tropas a prote­ hostuizar al pueblo so pretexto de
ger a sus propios ciudadanos cuan. responder a los disparos sueltos
do la autoridad local hace quie. que, según ellos, les hacían desdé
bra. el centro de l a ciudad. Dos domi­
Pero no fue esa la opinión de nicanos -y posiblemente cuatro­
los delegados latinoamericanos, fueron muertos por el fuego de la
inclusive de algunos que, en vio­ infantería de marina. ¡ Y hasta
lación de la Carta, votaron con ese momento ni uno solo de los
los Estados Unidos contra Cuba residentes norteamericanos de
en San José de Costa Rica, Pun­ Santo Domingo había sufrido él
ta del Este y Washington. Esos menor dafio ! Como se ve, el es.
delegados -dice John W. Finney piritu humanitario del presidente
en el "Times" de New York del Johnson es unilateral: seguridad
30 de abril- expresaron en una para los norteamericanos pero
forma u otra "dudas acerca de la muerte para los dominicanos en
legalidad del desembarco de los su propia tierra.
"marines". Y respondiendo a los Ya el corresponsal del "Times''
argumentos Sr. Bunker va.
del de New York se permite acusar
rios de los delegados latinos cita­ a los nacionalistas de "infiltra­
ron el artículo 17 de la Carta dosi' por el comunismo. A los sol·
de la OEA, que proscribe la in. dados de Caamafio les califica t1e
tervención "directa o indirecta y "rebeldes" y a los de la junta
sea cual fuere el pretexto". militar de "leales''. Y en el mismo
Entre tanto la lucha continua­ despacho agrega lo siguiente:
ba en Santo Domingo, con ven. "Un oficial de la marina de
taja evidente para los constitu­ los EE. UU. de alta graduación,
cionalistas. Y en Washington, los dijo en las primeras horas de la
funcionarios del Departamento de mañana de hoy (29 de abril ) , que
Estado, temerosos de una quiebra la función de los infantes de ma.
súbita de los facciosos de San Isi. rina desembarcados aquí no era
dro, antes de que hubiera sufi. solamente proteger la evacuación
cientes fuerzas norteamericanas de los norteamericanos... sino tam.
en tierra, seguían insistiendo en bién ocuparse de que no se esta.
que los Estados Unidos no se in­ bleciera un gobierno comunista
clinaban ni por los partidarios de en la República Dominicana" .
Juan Bosch ni por l a junta mi­ CTad Szulc, New York "Times",
litar. abril 30 de 1965, lra. plana, col.
Eso era en Washington. En San. 6).
to Domingo, según un despacho Hasta ese momento sólo 520 iu·
de Tad Szulc, que ya se encon­ fantes de marina habían dese1n.
traba el día 29 en la capital do. ba.rc1:1.do y "las fuerzas rebelden
84 Luis Gómez-Wangüerrnert

-dice Tad Szulc- parecían estar dro, llevando víveres, medicinas y


fortaleciendo su posición en la municiones a los hombres de Wes­
continuada lucha de la parte baja sin. Los "marines" ocuparon el
de la ciudad". Hotel Embajador y al dar cuenta
"Había indicios, sin embargo, de las operaciones, Tad Szulc ad.
de que desembarcarán más infan­ mite que ya "no hay duda de que
tes de marina, y no es posible los Estados Unidos están dando
excluir que, en fin de cuentas, las todo su apoyo a la junta militar
fuerzas de los Estados Unidos se de tres hombres aunqúe ésta no
comprometan más directamente controla la ciudad". Y esa mis.
en la lucha contra los rebeldes". ma tarde -agrega- "un helicóp.
tero de la marina llev-ó a Antonio
¿ Cuáles eran esos indicios ? Tad
Imbert, un político dominicano in·
Szulc no lo dice. Pero la marcha
fluyente, al portaviones "Boxer� ·,
de los acontecimientos confirma
en un intento evidente de usarle
que la embajada de los Estados
Unidos, procediendo a petición del como mediador potencial en la
jefe de las fuerzas de desembar. guerra civil".
co, había solicitado del general Entre las primeras reacciones
general Wessin y Wessin el uso exteriores, las de Cuba y la Unión
de la base de San Isidro, con su Soviética fueron francamente con.
aeropuerto militar, para el des. denatorias de la intervención yan­
embarco y operaciones de los pa­ qui y de apoyo pleno al pueblo
racaidistas yanquis que iban a dominicano. Cuba calificó de "cí­
substituir a la infantería de ma­ nica, desvergonzada y monstruo­
rina y a ser la masa principal sa" la violación de la soberanía
de las fuerzas de ocupación. de la República Dominicana por
La junta militar y el general tropas de los Estados Unidos. La
Wessin, batidcs en la zona del Unión Soviética, en una declara­
puente Duarte y en los barrios del ción de TASS, calificó el desem­
norte de la ciudad, acogieron la barco de "intervención armada di­
petición norteamericana con �l recta" para impedir el retomo del
agrado que es de suponer. Al mis. presidente Bosch. La agencia
mo tiempo que ofrecian al emba. ADN, de la RDA, acusó a los Es­
jador Bennett todo ·género de fa. tados Unidos de "intervención mi­
cilidades, solicitaron municiones litar" e "interferencia masi'v-a",
para sus aeroplanos y sus tan­ "justamente cuando la situación
ques, porque las existencias esta. militar en Santo Domingo evolu­
·ban a punto de agotarse. La avia­ cionaba en favor de los constitu.
ción contrarrevolucionaria seguía cionalistas". En Italia, "L'Unitá'',
ametrallando al pueblo en las ca. órgano del PC italiano, declaró
lles d�l centro de la ciudad y en que los infantes de marina habían
torno a la fortaleza Ozama; los desembarcado "para salvar a los
muertos comenzaban a contarse líderes fascistas rebeldes que es­
por cientos y los heridos por mi­ taban ya al borde de la derrota" .
llares. Y el servicio de prensa del go.
Los helicópteros del "Ranger" bierno argelino, manifestó que los
empezaron a descender en San Isi- Estados Unidos habian vuelto a
LA CRISIS DOMINICANA 85

"la diplomacia de los cañoneros", rio- para que los "marines' se


señalando que eso no constituía queden máR allá de ese corto
una novedad si se toman en cuen. plazo" .
ta las intervenciones previas con­ Y apreciando correctamente la
tra Panamá, Nicaragua, Hondu­ sensibilidad latinoamericana a las
ras, Cuba, el Congo y el Vietnam. intromisiones yanquis, continua­
China, a través de su agencia ba: "Sólo los latinoamericano-.: y
SINJUA, anunció que la interven. los estudiosos de la historia del
ción, a seguido de la ampliación Caribe pueden apreciar cabalmen.
de la guerra en el Vietnam, "arro­ te el significado de que circule
jaba nueva luz sobre los rasgos por todo el continente la voz de
odiosos del gendarme internacio­ que ''¡los marines yanquis han des.
nal" que los Estados Unidos se desembarcado!" El símbo�o de la
proponen ser. Y en los mismos política del "big stick" del presi·
Estados Unidos, el PC calificó el dente Teodoro Roosevelt y de la
desembarco de "un acto abierto "diplomacia del dólar" del presi·
de intervención imperialista". dente Taft, es la ocupación norte.
Chile y Venezuela esbozaron americana por los infantes de ma.
gestiones para mediar en la cues­ rina" .
tión interna, con un cambio de El editorial del "Times" regís.
cables entre el presidente Leoni tra, además, dos hechos que ser­
y el presidente Frei. Y en el Perú, virán para caracterizar la verda·
el canciller Fernando Schwalb ca­ dera actitud del gobierno de
lificó de "lamentable" el desem­ Washington : 1 ) que el desem.
barco y de "un revés" para el siS­ barco en Santo Domingo es un
tema interamericano". acto unilateral, porque no .existía
En Buenos Aires el bloque pe­ un gobierno dominicano facultado
ronista de la Cámara atacó el des­ para solicitarlo, y 2) que, según
embarco de los "marines"; la co­ palabras del propio presidente
lonia de exiliados dominicanos de Johnson, "las tropas desembarca.
Caracas protestó de "la interven. ban para dar protección a cientos
ción extranjera", y la reacción de norteamericanos que se encuen­
inicial en México "fue de shock", tran todavía en la República Do­
según un despacho especial al minicana, y escoltarlos sin riesgo
"Times" de Nueva York. hasta su país".

La primera opinión editorial Esta última declaración hipó­


norteamericana, expresada por ese crita la confirma también en su
diario en su edición del 30 de edición internacional el "Herald
abril, era de advertencia al go. Tribune" (París, abril 30, 1965 ) ,
bierno del presidente Johnson. Los con un titulo en primera plana que
Estados Unidos, decía el "Times", di9e así: "White House: Not figh­
tenían una razón válida para des. ting reds, only trying to protect
embacar los infantes de marina en U.S. lives" . (Dice la Casa Blanca�
Santo Domingo. Esa razón era No estamos luchando contra los
"proteger y evacuar a los norte­ rojos sino tratando de proteger
americanos que quieran irse". "No \idas norteamericanas). El "He.
habría excusa -continuaba el dia. rald Tribune" atribuye esa falsa
86 Luis Gómez-Wangüennert

noticia a George E. Reedy, secrL'. cipio por �onseñor Clarizio, Nun­


tario de prensa, quien, contestan­ cio de S.S., a sugestión del em­
do a las preguntas recelosas <.le bajador de los Estados Unidos; y
los periodistas, recordó las pala­ en la convocatoria del órgano de
bras del presidente Johnson : consttlta para el día primero.

"El gobierno de los Estados El presidente Johnson preparó


Unidos ha sido informado por au. un cambio de frente en un breve
toridades militares (sic) de la Re. discurso transn1itido por la tele­
pública Dominicana de que hay visión y la radio en las primeras
vidas norteamericanas en peligro. horas de la noche del 30. Por un:i.
Esas autoridades no están ya en parte apela con urgencia a la
condiciones de garantizar su se­ OEA para que actúe, o.freciéndole
guridad y han informado que aho­ el apoyo de los Estados Unidas.
ra necesitan con ese objeto la ayu. Y después de reconocer que la
da de nuestro personal militar. He operación de evacuación
ter­ ha
ordenado al secretario de Defen. minado, agrega que "en las últi­
sa que desembarque las tropas mas veinte y cuatro horas el des­
norteamericanas necesarias pa1·a orden y la violencia han aumen­
dar protección a cientos de nort�­ tado", y que "hay signos de que
americanos que se encuentran to. gentes entrenadas fuera de la Re­
davia en la República Dominica· pública Dominicana están tratan­
na y escoltarlos sin riesgo hasta do de ganar el control" .
su país". Los Estados Unidos, dice el pre_
sidente, no sólo se interesan poi·
ABRIL 80 la vida de los extranjeros, sino
tan1bién "por la de miles de do­
Entre tanto los Estados Unidos minicanos, nuestros conciudada­
buscan entre bastidores la ínter� nos de este hemisferío"; por el
vención rápida de la OEA para progreso, por la democracia, por
tender una cortina de humo sobre la justicia socíal y "por los prin­
lo que había comenzado como un cipios del sistema interamericano".
desembarco para evacuar nacio­
El presidente de loa Estados
nales e iba a convertirse rápida.

Unidos no dice a qué principios
mente en una ocupación de la Re
se refiere, porque en primer lu­
pública Dominicana para impedir
el triunfo de las fuerzas popula­ gar está el de no intervención,

res y mantener la administración consagrado por la Carta de Bogo­

del pais en manos de confianz'l. tá en términos inequívocos y vio­


lado por el desembarco de los
Una reunión precipitada del
Consejo de la OEA, que duró has. "marines". Y al final de sus pa.

ta altas horas de la madrugada, labras, cuando ofrece pleno apo.


culminó en el acuerdo de enviar yo a la OEA y agrega que los
a Santo Domingo al señor José Estados Unidos "nunca se aparta.
A. Mora, secretario general de la rán" de su compromiso de preser.
OEA, con la misión de imponer var "el derecho de los pueblos a
en nombre de los estados ameri. la autodeterminación", cualifica
canos la tregua obtenida en pri11. su compromiso afiadiendo: "sin
LA CRISIS DOM INICANA 87

caer presa de conspiraciones in­ muertos y "probablemente hay n1i.


ternacionales, vengan de donde les de heridos''.
vinieren". Entre tanto el en1bajador de la
La fortaleza Ozama, asediada inándibula cuadrada, William Tap.
por los constitucionalistas desde ley Bennet Jr., después de obte·
el dia 26, había caído en sus ma­ ner el desembarco de la infanfe.
nos en la mañana del 30, y con ría de marina y de los paracai­
E>lla todas las armas y n1un1cic­ distas, se aplicó a dar respaldo
nes almacenadas en el cuartel ge. y obtener apoyo para la junta
neral de la Policía. El senor John inilitar con la que venía tratando
son necesitaba urgentemente pre­ como si fuera el gobierno de facto
parar a la opinión pública para lo de la República Dominicana.
que podía ser una confrontación Cuando, después del ataque al
directa entre las tropas norte­ Palacio de Gobierno y el ametra­
americanas de ocupación y el pue ­ llamiento del pueblo en las calles
blo en arn1as. por los aviones de \\'essin, el co·
Tropas de la 82a. División de ronel Caan1año fue a visitarle
Paracaidistas, que comenzaron a para pedirle que utilizara su de­
desembarcar el 29 en San Isidro, cisiva influencia con los rnilitares
continuaron recibiendo refuerzos trujillistas para evitar la matan.
el 30 y avanzaron sobre el puente za de la población civil y la des­
Duarte, donde tropezaron con la trucción de la ciudad, el embaja.
resistencia obstinada de los hom­ dor Bennett le replicó que "si no
bres del coronel Caamaño, que en estaba en condiciones de resolver
días anteriores habían cerrado el esa situación no debió haberla
paso con éxito a los tanques de creado". "Ríndase sin condício.
Wessin. "Estos primeros choques nes" -fue la i·espuesta del em -
·--

-informa Tad Szulc al ''Tin1es" bajador intervencionista al hon1 -


de New York desde la capital do. • bre que habia ido u. solicitar s'u
ininicana- entre las tropas nor-
ayuda para evitar la matanza de
teamericanas que avanzaban y los
los pacíficos habitantes de la ciu­
rebeldes dominicanos, se produje.
dad, entre los que se contaban
ron al n1ismo tiempo que la situa­
millares de niños, mujeres y an.
ción militar en la ciudad se dete.
cianos. ( "Informe sobre Santo
rioraba seriamente para la junta
n1ilitar formada el miércoles". Domingo, "Epoca", 21 de agosto
de 1965 ) ,
AlH, en la fortaleza Ozan1a, dice
Szulc, los nacionalistas ocuparon Al mismo tien1po el cónsul de
"grandes depósitos de armas, in­ los Estados Unidos en Santiago
cluso ametralladoras calibre 50". de los Caballeros actuaba para
Y ya el corresponsal norteameri­ persuadir a todas las guarnicio­
cano da por sentado que las fuer. nes de la región, que hasta enton­
zas yanquis de ocupación tendrian ces se habían manifestado favo.
que hacerse cargo de una opera. rables a los constitucionalistas, de
ción "larga y dificil". que apoyaran a Wessin y Wessin,
Los mejores cálculos, agrega, "porque los Estados Unidos no
acerca de las bajas son de 2,000 aceptaban el retorno de Bosch''
88 Luis Gómez-Wangüermert

y estaban determinados a utilizar Rico se mantenía en contacto te·


la fuerza contra el pueblo. lefónico con los lideres del mo.
La primera gestión del secreta­ vimiento.
rio general de la OEA, Sr. Mora, Pero el embajador de los Esta­
se produjo entonces y no para exi. dos Unidos no estaba dispuesto a
gir la suspensión de los bombar­ entrar en contacto con ese gobier­
deos indiscriminados de la avia­ no. Y la propia embajada comen­
ción facciosa, sino para pedir . una zó a suministrar a los correspon­
tregua a los constitucionalistas, sales norteamericanos los elemen­
con objeto de dar tiempo a que tos apropiados para caracterizar
las tropas norteamericanas inter. eJ movimiento constitucionalista
\inieran en la lucha, apoyando a como un movimiento dominado
la base de San Isidro, que esta­ por los comunistas.
ba virtualmente aislada, sosteni. "Fuentes norteamericanas
han
da apenas por una guarnición des­ entregado aquí -dice Tad Szulc,
moralizada y convertida en pri­ en su despacho al New York ''Ti­
sión de oficiales jóvenes y de ca. mes'' desde Santo Domingo, tan.
detes cuyo único delito había sido tas veces citado- una lista de
el de no prestarse a la masacre 53 comunistas y simpatizantes del
de sus compatriotas civiles. comunismo que están envueltos en
"Simultáneamente -dice "Epo­ la rebelión".
ca" en su informe del 21 de agos. Es la primera alusión de la
to- las tropas estadounidenses prensa norteamericana a la fa.
avanzaron sobre el puente Duarte mesa "lista", que iba a ser utili­
y dividieron en dos a las fuerza-a zada más tarde por el presidente
constitucionalistas". Johnson, y el Departamento de
"Con el fin de Iegallzaz· esa in. Estado para justificar -si es que
vasión de los ma.rines, la OEA cabe usar esta palabra- la parti­
creó entonces la "zona de segu­ cipación d e las tropas yanquis en
ridad", justificada por los funcio.. la lucha, del lado de una junta
narios "interamericanos" con la representant� de lo que meses des­
necesidad de proteger las sedei:: pués habia de caracterizar el se­
diplomáticas. Pero los
··'.0nstit .l· nador Fulbright, presidente de la
cionalistas no tardaron e".l ,._.:i.ver. Comisión de Relaciones · Exterio·
tir -sigue el informe de "Epo· res de los Estados Unidos y miem­
ca"- que la zona "sólo ofrecia bro del partido gobernante, com'O
seguridad a sus enemigos'' ya que "una oligarquía militar corrom­
a través de ella las tropa.':! esta­ pida y reaccionaria".
dounidenses comenzaron a infil. El carácter sospechoso de esa
trar efectivos de Wessin y a per. lista, en la que figuraban perso­
seguir y detener a todos los cons.
nas ausentes de Santo Domingo,
titv.rionalistas".
y otras que nunca tuvieron con­
Ya entonces los reYolucionarios tacto político con los comunista's,
habian constituido un nuevo go. e inclusive algunas extranjeras y
bierno. El coronel Caamafío fu. algunas que no participaban si­
electo presidente, a sugestión de quiera del movimiento,
no podía
Juan Bosch, que desd� Puerto pasar inadvertido al corresponsal
LA CRISIS DOMINICANA 89

del "Times" de New York. Por Declaración de la Habana, pidió


eso , despu�s de nlencionar l a lis­ al secretario general de las Nacio�
ta, añ.ade : nes Unidas, U Thant, que tomara
"Sin embargo los rebeldes, al medidas contra el hecho monstruo.
hablar aquí con los periodistas so de la invasión de l a República
norteamericanos, han insistido Dominicana y la ocupación mili­
constantemente: " ¡ Díganleg que tar de ese país que se prepara.
no somos comunistas ! " El Consejo de la OEA fue con­
"Son los tres ho1nbres de la vocado a sesión secreta para oir e1
Junta Militar instalada en · Sap informe ·enviado desde Santo Do­
Isidr9 quienes acusan a toda la n1ingo por el secretario general,
rebelión de estar dominada por Mora, y acordó celebrar al día si­
los comunistas. guiente una reunión del órgano de
"Sin embargo nluchos dom.ini­ consulta para considerar la pro.
canos y muchos extranjeros bien posición nortean1ericana de crear
informados que tienen contacto un comité de cinco naciones -en­
con los desorganizados pero deter­ cargadas de actuar como obser­
minados rebeldes, insisten en que vadoras y mediadoras.
es un error describir todo el mo. Y entre tanto -dice John \V.
Yimiento como don1inado por los Finney en su despacho de Wash­
comunistas". lngton al Ne\v York "Times", fe.
"Muchos de esos observadores chado el 30- "la administración
indican también que entre los re­ está presentando planes para re­
beldes que luchan en las calles tener las unidades militares nor­
de San!o Domingo hay médicos, teamericanas en la República Do ­
abogados y otros profesic.nales, minicana después de completar la
asi como trabajadores. y estudian­ evacuación y el arreglo de una
tes". tregua".
Y el propio Juan Bosch, en qe. Al misn10 tien1po el secretario
claraciones a l a Associated Press
de Estado, Rusk, hablando a los
del 30 de abril, dijo que "proba­
periodistas en el Capitolio, comen­
blemente hay unos cuantos comu­
zó a usar la "lista" de comunistas
nistas" luchando con las fuerzas
ofrecida al embajador Bennett por
constitucionales que tratan de lle­
l a junta militar y distribuida a la
varlo al poder, "pero
esas que
prensa por la embajada. "El go­
fuerzas están mandadas por ofi­
bierno d e los Estado.s Unidos ha
ciales del ejército entrenados en
las escuelas militares de los Es­ recibido informes -dijo- de que
tados Unidos y no por comunis­ siete u ocho de los lideres activos
tas". de la rebelión son comunistas". El

Cuba, preocupada ante la inter­ Departamento de Estado agregó


vención de los Estados Unidos en que "los lideres de los tres par­
Santo Domingo, no solo por ser tidos comunistas de Santo Domin­
una violación de l a Carta de Bo­ go, además de participar en la
gotá y de la Carta de San Fran­ lucha, se mostraban muy acti....-os
cisco sino porque contraría abier­ en los intentos d e organizar un
tamente el espíritu de la Segunda gobierno provisional".
90 Luis Gómez-Wangüermert

El señor Finney concluía su de la Juventud Democrática Cris­


despacho explicando que el gobier. tiana rodearon l a embajada de
no no estaba seguro de que nin. los Estados Unidos portando car­
guna de las facciones implicadas teles en demanda de la retirada
e n la lucha en l a República Do. de los "marines". El Congreso de
minicana fuera "lo suficienten1en. Venezuela votó por unanimidad su
te fuerte o tuviera suficiente apo. apoyo a l a protesta del presidente
yo popular para formar un go­ Leoni contra el desembarco de las
bierno estable", por lo cual el go. tropas yanquis. El Senado perua­
bierno yanqui "comienza a pen­ no votó una resolución pidiendo
la retirada inmediata de las tro­
sar en términos de una función de
pas "en nombre de la solidaridad
mantenimiento de la paz para las
americana" . El Ministerio de Re­
tropas norteamericanas una vez
laciones Exteriores de México de­
terminada su misión de evacua.
ploró una medida "que evoca tan
ción".
dolorosos recuerdos en varios paí­
Como remate de tantas manio­ ses del Continente" y expresó su
bras insidiosas y brutales, ei pre- . esperanza de que el desembarco
sidente Johnson recibió ese mis­ "fuera lo más breve posible" . En
mo día el respaldo de los líderes Río de Janeiro el señor Leitao da
de l a oposición. El ex presidente Cunha dijo que "aún era demasia­
Eisenhower declaró en Harris­ do pronto para opinar", pero el
burg, Pa., a la A.P.: "No tengo "Jornal do Brasil" sentenció que
nada que criticar. . . Me parece que los acontecimientos de la Repú­
Johnson ha hecho lo apropiado". blica Dominicana "representan el
Y el ex senador Barry Goldwater, certificado de defunción de l a es­
informó en Madrid (Espafía), a la tructura actual del sistema inter­
UPI, que "aprobaba la decisión americano" . . En San José de Costa
del Presidente de enviar los infan.. Rica, el diario "Prensa Libre"
tes d e marina a Santo Domingo". trató de justificar' el desembarco
refiriéndose a la "dura lección"
En la América Latina no hubo que Washington babia recibido en
semejante unanimidad. Un dicta­ Cuba.
dor militar, Stroessner, tirano del
Paraguay, dijo que "la influencia
MAYO 1-0.
del castrocomunismo en Santo Do-
. mingo era obvia" y que
apoyaba El sábado, lo. de Mayo, se re·
una actitud' "más agresiva" de las
unió el órgano de consulta de la
repúblicas· americanas. Miguel .An­ OEA, a petición urgente de los
gel Zavala Ortiz, canciller argen_ Estados Unidos, y acordó enviar
tino, derramó lágrimas de coco­ a Santo Domingo un comité de
drilo porque los Estados Unidos paz de cinco miembros.
no consultaron a la OEA antes
Pero ya no le era posible a
de intervenir, pero simpatizó con
Washington circunscribir l a ac_
la actitud del presidente Johnson.
ción internacional en el marco es­
Pero . en Santiago de Chile cien­ trecho de una organización regio­
tos de estudiantes arrojaron pie­ nal en la que cuenta con una ma­
dras al consulado de los Estados yoria mecánica. La Unión Sovié­
Unidos; en Panamá, los miembros tica solicitó l a reunión urgente
LA CRISIS DOMINICANA 91

del Consejo de Seguridad, califi­ ra", dice refiriéndose a 'Wiessin


cando el desembarco norteameri­ y los suyos. "Ya no se discute
cano en la República Dominicana que Washington se ha alineado
de "intervención militar en los con la junta militar de tres hom­
asuntos internos de un estado so­ bres que opera desde la base de
berano" . Y el presidente del Con­ San Isidro". "La junta -prosi­
sejo, Radhakrishna Rahmani, de gue- es un gobierno faccional
la Federación Malaya, citó al Con­ cuyas fuerzas militares han sido
sejo para el lunes 3, después de muy maltratadas por los turbu­
consultar con los jefes de las de­ lentos rebeldes. En un sentido de­
legaciones . Para , ese día babia be su existencia a los Estados
convocada ya una reunión sobre Unidos, que la aprovisionaron de
el problema de la Rhodesia del víveres y medicinas cuando San
Sur, pero los miembros del Con­ Isidro estaba a punto de caer a
sejo convinieron en tratar a con­ principios de esta semana".
tinuación el nuevo problema plan­ En VV!ashington, Max Frankel
teado en el Caribe por la agre­ ("N. Y. Times", mayo 2, 1965)
sión norteamericana. coincide con Szulc. "El temor a
Mientras tanto en Santo Do­ otra Cuba -dice en su despaoho
mingo se desarrollaban activida­ especial del día lo.-, ha sido la
des contradictorias. De una par­ principal inspiración de la res­
te el coronel Pedro B. Benoit. de puesta del gobierno de Johnson a
la Junta Militar. y Fausto Caa­ la rebelión de la República Do­
maño, hermano del coronel Caa­ minicana.
mafio, firmaban ante el secreta­ "Esa motivación de la inter­
rio de la OEA la tregua propues­ vención militar y diplomática de
ta por el nuncio de s. S. De la
los Estados Unidos s e está ha­
otra los paracaidistas norteameri­
ciendo cada vez más evidente en
canos, procedentes de Fort Lejeu­
los comentarios oficiales y en la
ne, seguían aterrizando en San
información confidencial aqul,
Isidro, y en horas de la mañana
aunque en deferencia a las sensi­
tropas de la 82a. División . Aero­
bilidades latinoamericanas no ha
transportada avanzaron sobre el
sido reconocida plenamente en pú­
Puente Duarte, apoyadas por tan­
ques y "bazookas", y s e abrieron blico".
paso, combatiendo contra las tro­ Otro corresponsal norteameri­
pas constitucionalistas que ocu­ cano, en un despacho especial: ·al
paban la parte oriental de la ciu­ "Herald Tribune" de Nueva York,
dad, hasta establecer contacto con publicado el 3 de mayo de 1965
la infanteria de marina, atrinohe­ en la primera plana, coltmllil a 8,
rada en torno a la embajada de de su Edición Europea, informa
los Estados Unidos y a la llamada lo inismo en términos todavía
"zona internacional de seguri­ más claros :
dad"• "En el fin de semana los Esta­
Tad Szulc, informando al "Ti­ dos Unidos aumentaron 'SUS fuer­
mes" desde Santo Domingo, ad­ zas en la República Dominicana a
mite que "los Estaidos Unidos se 9,500 hombres y asumieron la ta­
han identificado aqui con los ele­ rea do aplastar la resistencia a
mentos militares de la linea du- las · fuerzas derechistas que tratan
92 Luis Gómez-Wangüennert

de impedir el regreso al poder del nas: dos soldados muertos en el


ex presidente Juan Bosch. asalto al Puente Duarte.
"Tropas ,norteamericanas, evi­ La tregua recién firmada no
dentemente enviadas a respaldar detiene a las tropas yanquis ni im­
un régimen odiado por el pueblo pide escaramuzas esporádicas en
dominicano, continuaban hasta distintos sectores. Y el Departa­
anoche matando dominicanos o mento de Estado, que presionó a
siendo muertas". Melina Urefia y a otros partida­
M.á.s adelante agrega : rios de Bosch para que abando­
"El grupo desmoralizado y ca­ naran la locha y se refugiaran en
da vez menor de las tropas leales las embajadas, amenazándolos con
al mando del hombre fuerte, bri­ que los Estados Unidos aplasta­
gadier general Elias Wessin y rían por la fuerza al movimiento
Wiessin, ha abandonado práctica­ revolucionario, ahora utiliza la de­
mente la lucha. El gobierno de los bilidad de esos hombres para jus­
Estados UIIlidos no lo admite pe­ tificar su intervención, afirmando
ro sus tropas se han encargado cínicamente que ·se fueron por in­
de la pelea". conformidad con la presencia de
comunistas en la dirección del mo­
La duplicidad del gobierno del
vimiento.
presidente Johnson salta a la vis­
ta. Los despachos de los corres­ La Comisión de la OEA se en­
ponsales norteamericanos no de­ contrará, al llegar a la capital
jan lugar a dudas acerca de las dominicana, con que la fuerza nor.
preferencias de Washington. An­ teamericana, ligada a los milita.
tes de correr el peligro de que una res supervivientes del régimen
revolución social les prive de los trujillista, es el elemento decisi­
beneficios de la explotació.n impe­ vo. Y con que esos militares tru­
rialista de un pais latinoamerica­ jillistas, que los Estados Unidos
no, prefieren asociarse a los peores quieren seguir utilizando. van a
elementos militares, ponerle en constituir la palanca política de
las garras de un tirano corrupto, que la embajada norteamericana
sin consideración alguna por el se servirá para sus fines, pero al
bienestar de los pueblos, por su mismo tiempo una düicultad pa­
derecho a la autodeterminación y ra armonizar la aplicación de. la
por la dignidad y soberania de fuerza con las maniobras destina­
los estados. •
das a encubrirla.
"Después de apoderarse del Un despacho de John M. High­
Puente Duarte y de abrirse paso tower, desde Washington, al "He­
hacia la ciudad, los paracaidistas rald Tribune" (París, 3 de mayo
libraron una serie de fieros en­ de 1965), revela que el gobier.no
cuentros que duraron ocho horas. del presidente Johnson, aunque sus
Los rebeldes hicieron frente a las tuncionarios "rechazan indigna­
fuerzas norteamericanas con ar­ dos cualquier sugestión de que los
mas cortas, rifles, ametrallado­ Estados Unidos están retornando
ras y granadas ocasionales'' -in­ a la era de la diplomacia de los
forma la UPI en un despacho de cafi.oneros que terminó hace trein­
Santo Domingo, dando cuenta de ta afi.os cuando Franklin D Roo­
las primeras bajas norteamerlca- sevelt inauguró la política del Buen
LA CRISIS DOMINICANA 93

Vecino", no trata ya de ocultar fornía y todas las leyes interna­


sino que, por el contrario, procla­ cionales que protegen la libertad
ma que "con el envío de los in­ y la soberanía de las naciones
fantes de marina a Santo Domin­ independientes.
go -invirtiendo una generación
de política latinoamericana de los
Estados Unidos- el presidente MAYO 2
Johnson puede estar, por fin, ha­
El Secretario General de la
ciéndose entender del resto del
mundo''. OEA, despachado a Santo Domin..
go en u.no de los aviones de la
"Los Estados Unidos -continúa
Casa Blanca, mientras se prepa..
High tower- están hartos de que
raba otro para transportar a los
sus ciudadanos sean amenazados,
cinco miembros de la Comisión de
sus embajadas atacadas, sus in­
PáZ, estableció contacto con el
tereses violados, oien por las tur­
gobierno constitucional con la fina
bas desmandadas o por gobier_
nos extranjeros hostiles."
lidad de reafirmar el alto el fueg �
negociado por el Nuncio de s . s.
El corresponsal del "Herald TrL
Ya era evidente que los comba­
bune" en Washington no se pre.
tientes de Caama!ío -y los j efeS::..
gunta por qué se han hecho unpo­
no estaban dispuestos a someter­
pulares los Estados Unidos en el
se, ni siquiera bajo la amP.naza d_e
mundo, a qué s e dedican sus ciu­
un ataque directo de las tropas
dadanos en el extranjero, por qué
yanquis de ocupación. Tenían el
son atacadas sus embajadas y en.
apoyo del pueblo, manifiesto no
tran en conflicto sus intereses con
sólo en la capital sino en las pro­
los de otros países. Eso le parece,
vincias, de las cuales miles de
por lo visto, impertinente y ajeno
hombres acudran a diario para
a la cuestión. Pero "de manera
sumarse a los defensores de la
más significativa pero menos ob.
Constitución. Y aunque el emba..
via -agrega- el gobierno de
jador Bennett s e obstinaba en no
Johnson parece también comple.
mantener tratos con los calificados
tamente dispuesto a correr algu­
de "rebeldes" , el Departan1ento de
nos riesgos grandes (long risks)
Estado y la Casa Blanca conside.
con fines importantes de política
raron útil enviar a Santo Domingo
-riesgos como los que ha asumi­
al ex embajador John M. Martín
do para impedir la conquista del
que, por haiber desempefiado el
Vietnam por los comunistas y para
cargo durante la presidencia de
sofocar desde el principio un poSi.
Bosch, podía ser considerado como
ble intento pro castro de hacer de
persona grata al ex Presidente y
la República Dominicana una se.
al gobierno del coronel Caamafio.
gunda Cuba".
Es decir, que el gobierno de los Su misión consistía, hasta don­
Estados Unidos persiste en sus de se sabe, en apoyar las gestiones

métodos de fuerza y los expande, de la OEA, con el fin de reafir­


trayéndolos a la América Latina' mar la suspensión de la lucha
sin importarle que para hacerlo -que había disminuido considera_
sea necesario violar las Cartas de blemente después de la firma del
Bogotá y San Francisco de Cali. acuerdo-; permitir la evacuación
94 Luis Gómez-Wangüermert

de los refugiados de las embaja­ miembro de las Naciones Unidas,


das y ganar tiempo para realizar y pidió al Consejo condenar la
los objetivos de los Estados Uni. agresión de los Estados Unidos y
dos sin la necesidad, políticamen­ demandar la inmediata retirada
te peligrosa, de tener que aniqui­ de las tropas norteamericanas del
lar a sangre y fuego a los consti­ territorio dominicano.
tucionalistas, destruyendo el cen. Afirmó Fedórenko que Estados
tro d e la caipital y dando muerte Unidos ha infringido la Carta de
a miles de personas. las Naciones Unidas "en un acto
El crucero norteamericano de agresión que contiene designios
''Newport News" se unió a la flo. imperialistas, y combate bárbara­
ta de doce barcos anclada en mente contra un pueblo que se ha
aguas dominicanas y llevó al te. levantado frente a una dictadura
niente general Bruce Palmer para sangrienta".
hacerse cargo de las operaciones. Señalando la hipocresía del go.
La infanteria de marina siguió bierno de Washington, declaró que
infiltrándose en distintos lugares la intervención se lleva a cabo
de la Ciudad Nueva, para probar "bajo el acomodaticio lema de
la resistencia de los "rebeldes", salvar las vidas de los ciudadanos
perdiendo la vida tres "marines" . de los Estados Unidos", "pero es.
Y el "Herald Tribune'' (París, 3 to no es más que un acto d e agre­
de mayo de 1965) reconoce que sión y un intento de mantener en
todos los extranjeros que desea.. el poder un régimen reaccionario
ban ser evacuados lo habian sido que se ajuste a una potencia ex­
y que ''no había noticia de que tranjera, es decir, a los Estados
ni un solo extranjero hubiera re­ Unidos".
ctbido lesiones en la guerra".
E l desembarco de los "marines"
-co.qtinuó- "constituye un acto
MAYO 3
de intervención flagrante". Y el
hecho de que haya ya en Santo
El lunes a las 3.20 p. m., se
Domingo "un ejército invasor com.
reunió el Consejo de S.eguridad, a
petición de la Unión Soviética, pa. pleto", echa por la borda l a tesis
ra considerar la invasión de Santo de que se trata de salvar vidas
Domingo por las • fuerzas norte. norteamericanas.
americanas. Los Estados Unidos -conclu.
Cuba solicitó ser oída como yó- han violado el Artículo 2 de
país interesado y el delegado cu­ la Carta. "Estados Unidos trata
bano, doctor Fernando Alvarez Ta. de utilizar la Organización d e Es­
bio, pasó a ocupar un asiento en tados Americanos en favor de su
l a mesa del Consejo. propia política imperialista e in­
El delegado soviético, Nikolai tervencionista", aunque el Articu..
T. Fedórenko, acusó a los Estados ·10 17 de la Carta de Bogotá pro.
Unidos de intervención armada hibe la acción realizada por los
_
abierta en los asuntos internos de Estados Unidos.
la República Dominicana, un es. "Antes de actuar, Estados Uni.
tado independiente y soberano, , dos ni se molestó en informar a
LA CRISIS DOMINICANA 95

la OEA, sino que, por el contra. ya una junta militar en Santo Do.
rio, puso ante ella un hecho consu­ mingo y poco más tarde habrían
n1ado". "La conservación de los d e imponer una segunda. Y que
beneficios es el motivo genuino de lejos d e buscar un gobierno cons­
la intervención norteamericana". titucional, estaban usando ya las
Recordó Fedórenko los casos de armas contra los constitucionalis.
Vietnam, el Congo y Panamá y tas del coronel Caamaño, cuyo
destacó que los Estados Unidos programa era restablecimiento in­
continúan aumentando sus provo. mediato de la Constitución y elec.
caciones contra Cuba, amenazan. cienes libres. ¡ E l sefíor Stevenson,
do la paz mundial. como se ve, no había escarmen.
c o n t e s tando la requisitoria tado!
aplastante del delegado soviético, Pretendiendo implicar a Cuba
Adlai Stevenson, delegado d e los en la revolución dominicana, como
Estados Unidos, admitió oficial. venía tratando d e hacerlo l a pren­
mente que Washington perseguía sa yanqui desde e l primer momen.
objetivos políticos en Santo Do­ to, Stevenson ironizó que le pare­
mingo cuando dijo que ' ' los Esta­ cía en extremo interesante que
dos Unidos habían convocado los Cuba hubiera podido ser oída y
recursos de todo el hemisferío oc­ que le gustaría que e l delegado
cidental para impedir que los co. cubano, Fernando Alvarez Tabío,
munistas asumieran e l control de le explicara el papel de su go.
la República Dominicana". bierno en Santo Domingo.
Usando el falso argumento d e Es dudoso, sin embargo, que el
las famosas listas diseminadas por discurso de nuestro delegado le
el Departamento de Estado, Ste. fuera grato. El doctor Alvarez Ta.
venson dijo al Consejo que "es evL bío demandó en su discurso (que
dente que líderes comunistas, mu­ el lector podrá encontrar íntegro
chos entrenados en Cuba, han asu. en nuestra sección de "Documen.
mido un control creciente d e lo tos") la condena del gobierno de
que fue al principio un movimien. los Estados Unidos como único
;.
to democrático" . . . "justamente co. responsable de l a invasión y ocu.
mo hicieron en Cuba". pación militar de la República Do-
....

Pero Washington aún trataba minicana. Sus argumentos jurídi.


de engafíar al hombre d e la calle. cos fueron incontestables y cau.
Y el señor Stevenson agregó que saron profunda impresión en las
"los Estados Unidos no tenían la delegaciones. Y el delegado norte.
intención de imponer una junta americano palideció al oírle cali­
militar o cualquier otro gobierno ficar la invasión norteamericana
a la República Dominicana, sino como una de las acciones más cri­
solamente de ayudar al restable­ minales y vergonzosas de este si­
cimiento d e un gobierno constitu. glo, subrayando que, una vez más,
.
c1ona1... ' ' el gobierno norteamericano, garro.
Como en el caso de Playa Girón, te en mano, estaba atribuyéndose
el señor Stevenson no estaba en el papel despreciable d e policía
lo cierto. La verdad es que los en la zona del caribe, combinando
Estados Unidos habían impuesto su política de presa con un mesia.
96 Luis Gómez-Wangüermert

nismo hipócrita, a fin de presen. lo que había empezado como una


tar· la intervención como un gesto revolución democrática había si­
hwnanitario y la matanza como do secuestrado "por una banda de
un acto de filantropía. conspiradores comunistas··. Y ap�
El mismo día, el órgano de con­ ló a los constitucionalistas del co.
sulta de la OEA, reunido en Wash. ronel Caamañ.o para que depusie.
ington con los embajadores como ran las armas y a las naciones
americanas para que le apoyaran
delegados de los Ministros de Re.
en la defensa de "los principios
laciones Exteriores, conoció de una
comunes11•
propuesta urgente de los 'Estados
Unidos destinada a cubrir la es. Sin mencionarlos por sus nom­
candalosa intervención unilateral bres, el presidente Johnson afir­
de las tropas yanquis con la cor. mó que "muchos" de los comunis.
tina de humo de una acción co­ tas ·que según él estaban contro.
lando la r e b e 1 i ó n do1ninicana
lectiva.
habían sido "entrenados" en Cuba.
Los Estados Unidos proponían
Y agregó :· "Nesotros, los de este
crear una fuerza interamericana
hemisferio, debemos usar todos los
de paz "para ayudar a restaurar
recursos a nuestra disposición pa.
la ley y el orden en la República
ra impedir el establecimiento de
Dominicana". La proposición --di.
otra Cuba".
ce John W. Finney (N. Y. "Ti.
El Presidente insistió en que los
mes", International Edition, París,
E. U. no tomaban partido entre
4 de mayo de 1965)- "tropezó
las facciones no comunistas, pero
con oposición inicial". En el ór.
no explicó el motivo del rápido au.
gano de consulta "había una co.
mento de los efectivos norteameri.
rriente subyacente de resentimien­
canos en la isla ni dijo por qué
to y crítica por lo que se conside.
las tropas de ocupación estaban
raba una intervención unilateral
atacando a los constitucionalistas,
norteamericana con fuerzas mili.
cercándoles y ocupando posiciones
tares en la crisis dominicana". Los desde las cuales ahogar en sangre
diplomáticos norteamericanos -si. la revolución cuando recibieran las
gue diciendo Finney- "pasaron órdenes de hacerlo.
una tarde ocupada, tanto en Wash.
Esa misma noche, el señor John.
ington como en las capitales lati­
son, hablando a u n grupo de líde.
noamericanas, tratando d e reunir
res sindicales, les dijo que "no te­
los votos necesarios".
nía la intención de estarse en una
Y esa noche a las 10, acudió en
mecedora con los brazos cruzados
su ayuda el presidente Johnson,
y dejar a los co1nunistas estable­
pronunciando un discurse a tra­
cer cualquier gobierno en el hemis­
vés de la TV y la radio para aban­
ferio occidental" . (Despacho de
donar definitivamente sus preten­
Reuter, publicado por el "N. Y. Ti­
siones filantrópicas. Los E. U.,
mes", Internacional Edition, París,
dijo, tienen 14,000 s o 1 d a d o s en
Santo Domingo y su m1s1on es 4 de mayo de 1965 ) .
"prevenir otro estado comunista El Depa r t a m e n t o de Estado
en este hemisferio". -continúa el despacho de Reuter­
Haciendo suya la tesis del De­ dijo que los E. U. tenían prueba
partamento de Estado, afirmó que documental de la acusación del
LA CRISIS DOMINICANA 97

presidente Johnson de que cons. MAYO 4


piradores comunistas se habian
apoderado del control de la revuel. El dia 4 el Presidente Johnson
ta dominicana. Pero no presentó dirigió un mensaje al Congreso
esas pruebas ni ha podido presen. pidiendo un crédito extraordinario
tarlas nunca. de 700 millones para gastos mili·
tares en el Vietnam y en la Repú·
Pero ni aún con eso consiguie� hlica Dominicana.
ron los E. U. que la OEA aprobara
Y en Santo Domingo, violando
esa misma noche su proyecto de
el acuerdo de alto el fuego, la in..
fuerza de paz interamericana. va.
fanteria de los E . U. ocupó por
rios paises, entre ellos México,
la fuerza cuatro manzanas hacia
Uruguay y Chile, se opusieron. Mé­
el este, en territorio constituciona­
xico presentó un proyecto que dis.
lista, con el pretexto de incluir en
ponía la retirada in1nediata de las
el perimetro de la zona interna·
tropas norteamericanas y señaló
ca fueron objeto de ataques ni
que la Cons t i t u c i ó n mexicana amenazas.
"prohibe el envio de tropas al ex.
Un despacho especial de Santo
tranjero sin autorizac'ión expresa
Domingo al "Times" de N. Y.1
del Senado ' . El proyecto chileno
publicado en la primera plana de
pedia el fin de la ocupación "tan
su edición de mayo 5, reconoce
pronto como sea posible". Costa
también que las tropas norteame·
Rica, aunque sin aprobar la acción
ricanas dispararon a las fuerzas
unilateral de Wa'Shington, se ple.
constitucionalistas al otro lado del
gó, pidiendo que todos los miem.
rio Ozama e incendiaron un barco
broa de la OEA compartieran la
en el rio. Y no sólo las tropas
responsabilidad yanqui. nortea1nerlcapas, sino también los

El Uruguay solicitó el retiro de soldados de San Isidro, a las ór..


"todas las tropas extranjeras". denés del general Wessin, hacian
Pero el Brasil, violando las mejo. fuego sobre los revolucionarios con
res tradiciones diplomática-a de la aprobación del mando nortea­
Ytamarati, se manifestó conforme mericano. IDn San Isidro comen­
con el desembarco y dispuesto a zaba a organizarse, a despecho del
votar la proposición norteamerica. alto el fuego, una operación para
na. De esa manera los militares apoderarse de la parte norte de la
brasileftos pagaban a Washington ciudad y de la estación de radio y
televisión del gobierno.
el reconocimiento precoz que le
otorgó a su sublevación. Ese mismo día, ante miles de
dominicanos entusiastas (Peter
La reunión del órgano de con.
Kihss, N. Y. "Times", mayo 5 ) ,
sulta entró en receso hasta el día
el c o r o n e 1 Francisco Caamafio
siguiente, sin votar. Pero el em.
Degnau cedió a la presión popular
bajador de los fil. U., Ellswo.rth y a los consejos de Bosch y juró
Bunker, declaró a los periodistas el cargo de Presidente constitu­
que tenia la esperanza. de que la cional de la República Dominicana,
conferencia ''aprobará nuestra reQ para el que había sido electo por
solución". la mayoria de ambas cámaras del
98 Luis Gómez-Wangüermert

Congreso, constitucionalmente reu­ das, y el de Héctor Aristy Perei­


nidas. ra como Secretario de l a Presiden­
En su discurso, pronunciado in­ cia.
mediatamente después de la jura Y Juan Bosch, interrogado por
en el Parque de la Independencia, la Associated Press en Puerto
dijo: "Nosotros queremos que las Rico, declaró que "los E . U. pa­
tropas de los E . U. se retiren de decían de psicosis . comunista"
y
nuestro país lo más pronto posi­ confirmó su renuncia a la Presi­
ble . . . " . Y cuando el aplauso cla-­ dencia para que el coronel Caa..
moroso cesó, terminó la frase: maño pudiera asumirla de acuer­
" . . . para que el nacionalismo del do con la Constitución, por haber­
pueblo dominicano no se convierta se refugiado en una embajada el
en anti-norteamericanismo". vicepresidente.
En una conferencia de prensa, El Consejo de Seguridad volvió
celebrada inmediatamente después, a reunirse el 4 de mayo para con­
el Presidente Caamaño dijo que no siderar la cuestión dominicana.
toleraría dictaduras ni de la dere­ Carlos Maria Velázquez, represen­
cha ni de la izquierda y acusó a tante del Uruguay, atacó la "doc­
las tropas de los E. U. de aprove­ trina Johnson" y sugirió que el
char l a noche para penetrar en Consejo pidiera "el cese inmediato
territorio constitucionalista vio­ de toda acción unilateral" en la
1
lando el alto el fuego. República Dominicana. (Thomas
"No son mis tropas las que vio­ J. Hamilton, N. Y. "Times'1, mayo
lan la tregua -dijo- sino las tro­ 5 de 1965 ) . Velázquez reéomend6
pas norteamericanas y las de también al Consejo adoptar medi..
Wessin". das contributivas al cese de las
hostilidades "y que permitan al
Cuando se le preguntó si tenía
pueblo de la República Dominica­
el dominio completo de sus fuer­
na ejercitar la autodeterminación11•
zas, contestó: -¡Si! Y rechazó la
declaración de "La Voz de Amé­ "El uruguayo -dice Hamil­
rica" de que el Dr. Malina Urefía ton- refutó la tesis norteameri­
había solicitado asilo en una em­ cana de que la OEA es la agencia
bajada porque el,. movimiento orf.. apropiada para discutir la cues­
ginal había caido en manos de los tión dominicana, afirmando que
comunistas. "En ningún momento el Consejo de Seguridad era com­
-afirmó- ha estado el movimien.. pletamente competente para ac­
to en manos de los comunistas1'. tuar".

El enviado
especial del Presi.. Fernando Ortiz Sanz, represen°
dente Johnson, John Bartlow Mar­ tante de l a dictadura militar de
tín, regresó a Santo Domingo, des­ Bolivia, apoyó la tesis norteame­
pués de conferenciar en Puerto ricana en favor de la OEA y pidió
Rico con el ex Presidente Bosch, que el Consejo hiciera una declara­
el domingo y el lunes. ción inoct).!J., Pero el delegado so�
El coronel Caamaño anunció dos viético, Fedórenko, presentó una
nombramientos : el del coronel declaración condenando la "inter­
Manuel Ramón Montes Arache pa­ vención armada'1 de los E. U . co­
ra ministro de las Fuerzas Arma- mo una "violación grosera" d e l a
LA CRISIS DOMINICANA 99

Carta de las N. U. La resolución 5- el sefíor Velázquez, del Uru­


exigía, además, "la inmediata re­ guay, reiteró la negativa de su
tirada de las fuerzas armadas". gobierno a aceptar la pretensión
Inglaterra y Francia se dividie­ del Presidente Johnson de que el
ron sobre el problema dominicano. desembarco de tropas estaba justi­
Lord Caradon, representante del ficado por dos razones <el rescatar
gobierno laborista de Londres, di­ ciudadanos de los E. U. y de otros
jo que su gobierno "comprendía paises de condiciones caóticas y
cabalmente" las razones de los prevenir que los comunistas gana­
E. U. para "su acción de emergen­ ran el control de la República Do­
cia" y apoyó a los E. U. y a Bo­ minicana).
livia, pidiendo que se dejara el "El uruguayo dijo que la "doc­
caso a la OEA. En cambio Roger trina Johnson" era un "nuevo co­
Seydoux, de Francia, se mostró rolario" de la doctrina de Monroe,
extremadamente frío frente al des­ y que ambas eran declaraciones
embarco de las tropas norteame­ unilaterales de los E. U., que no
ricanas y dijo que éste habia cau­ obligan a los demás estados ame­
sado "grave preocupación" en su ricanos.
país.
"Además atacó el argumento
El señor Seydoux subrayó que, usado el día anterior por el señor
de acuerdo con numerosos prece­ Stevenson de que la exclusión de
dentes, un gobierno extranjero que Cuba de la OEA por tener un go­
decide evacuar sus ciudadanos de pierno comunista implicaba que los
un país, debe limitar sus operacio­ estados americanos no permitirian
nes en términos de "objetiV'O", otro régimen comunista en el He­
"duración" y "escala". misferío occidental y señaló que,
De otro modo, dijo el sefior Sey­ bajo la Carta de la OEA, ninguna
doux, el desembarco de tropas nor­ potencia tenia derecho a intervenir
teamericanas "en escala tan con­ en los asuntos internos de ningún
siderable" significaría una "genui­ miembros".
na intervención armada, cuya ne­ Entretanto el Departamento de
cesidad no parece existir". Estado de Washington seguía tro­
El doctor Fernando Alvarez Ta­ pezando con dificultades en el seno
bío, delegado de Cuba, renovó su de la OEA para conseguir los 14
requisitoria contra los E. U. (Ver votos indispensables para hacer
el texto de su discurso en la sec­ aprobar la creación de una fuerza
ción "Documentos" de este mismo militar interamericana que diera
número de "Política Internacio­ apariencia de legalidad a la pre­
nal" ) . sencia continuada de sus tropas
El doctor Tabío apoyó asimismo en Santo Domingo.
el argumento uruguayo de que el Max F r a n k e 1, reportando al
Consejo retiene jurisdicción sobre "Times" de N. Y. desde Washing­
el problema dominicano aunque ton (ver el número de mayo 5,
esté actuando la OEA. pág. 14, col. 5 ) , dice que los E. U.
"En su ataque a la doctrina cuentan con el apoyo de 12 ó 13
Johnson -sigue diciendo Hamil- . de los 20 miembros, y que a puer­
ton en el N. Y. "Times" de mayo tas cerradas continúan "animadas
(

100 Luis Gómez-Wangüennert

negociaciones" para obtener el dé­ "Pero se dice que el gobiP.rno


cimocuarto voto. teme su ambición y su tolerancia
"No deseando los funcionarios del apoyo comunista y castrista
(del Departamento de Estado ) co­ Algunos funcionarios le describen
rrer el riesgo de un margen es­ como un "Fidel Castro de la pri­
trecho -agrega el doctor Fran· mera época". Otros discuten ese
kel- la sesión de la noche fue · descripción.
suspendida y no se espera una vo­ "Las sospechas parecen ser su­
tación formal hasta las últimas ficientemente fuertes sin embargo
horas de mafiana. para producir expresiones de du...
"El Presidente Johnson, agrega da de que tenga derecho legal o
de facto para asumir la dirección
Frankel, �staba apremiando al De­
partamento de Estado. Pero se de la República Dominicana.
planteaba un serio problema, por­ "Esta tarde dio aquí fuerte apo­
que los E. U. tropezaban con difi· yo al Presidente Caamafio la se­
cultades invencibles para obtener, ñora de Bosch, en una conferencia
no ya una mayoria amplia, sino de prensa, en la que habló en nom­
inclusive el décimocuarto voto in­ bre de su esposo, que permanece
dispensable para la aprobación de en su exilio de Puerto Rico.
su propuesta. "La señ.ora de Bosch dijo que el
"Para obtener más votos, sigue Presidente Johnson había actuado
diciendo Frankel, la administra­ guiándose por informes incorrec­
ción (es decir, el gobierno de los tos, afirmando que el embajador
E. U.) ofreció hoy retirar parte de los E. U. en S. Domingo, W.
de sus tropas para sustituirlas por Tapley Bennett Jr., era "bien co­
unidades latinas y poner toda la nocido" por sus contactos con los
fuerza bajo el "control" nominal, dominicanos ricos. Según ella, ha­
aunque no bajo el mando activo, bía sido engafiado por antiguos
de la OEA. partidarios del Generalisimo Ra­
fael Leónidas Trujillo Molina, el
"Entretanto, sigue diciendo Fran­
asesinado dictador del país".
kel desde Washington, funciona­
Al mismo tiempo la opinión edi­
rios del gobierno recibieron con
torial de los E. U. mostraba una
considerables sospechas la noticia
actitud variada. De una parte la
de que el coronel •Francisco Caa­
prensa amarilla, aplaudia la in4
mafio Degnau, un lider de las fuer·
vasión de Sto. Domingo más por ser
zas rebeldes, tomó posesión como
una exhibición del poderio militar
Presidente provisional de la Re­
norteamericano y de su determina­
pública Dominicana.
ción de dictar la politica al con­
"El coronel Caamafio, partidario tinente, que por responder a los
del ex Presidente Juan Bosch, ha intereses reales del pais. De la
venido dirigiendo la lucha contra otra, la prensa más seria censu­
una Junta militar que depuso a raba la doctrina Johnson, porque
Bosch en septiembre de 1963. El si se la ejecuta, "pudiera exigir
coronel es respetado aquí como más infantes de marina de los que
soldado profesional y descrito por tiene el Presidente bajo su man­
los funcionarios como hombre do" (James Reston, "Washington:
"duro", "astuto" y "hábil". the. Johnson Doctrine", N. Y. "Ti-
LA CRISIS DOMINICANA 101

mes", mayo 5 de 1965), y porque "A pesar del acuerdo -reconoce


"nuestro negocio no es ni la gue­ Tad Szulc, reportando desde Santo
rra ideológica ni el mantenimiento Domingo al "Times" de N. Y.­
rígido del statu quo. Nuestro ne­ la lucha continúa en gran parte de
gocio es proteger nuestros intere­ la ciudad''.
ses nacionales contra toda ame­ Un infante de marina fue captu­
naza, sea cual fuere su etiqueta rado por los constitucionalistas
filosófica y tratar de que los cuando penetró profundamente con
cambios en un mundo siempre
su "jeep" en la zona revolucionaria.
cambiante estén suficientemente Era el primer soldado norteameri­
controlados para evitar explosio­ cano prisionero. Pero el "Times"
nes excesivamente peligrosas". admitió (Tad Szulc, N. Y. "Ti­
( "Foreign Affairs: Back to broad mes", 6 de mayo de 1965) que
principles", C. L. Sulzberger, las fuerzas de los E. U. mante­
!bid ) . nian en prisión a más de 100 revo­
La opinión popular en la Amé­ lucionarios, sin ningún derecho
rica Latina se.c,
cruía manifestándose para hacerlo más que el d e la
adversa a la intervención yanqui. fuerza.
Un despacho de la UPI al "Herald
Cuatro de los miembros de la
Tribune", fechado en Buenos Ai­
Comisión de la QEA abandonaron
res, daba cuenta de "destructivas
Sto. Domingo para regresar a Nue­
manifestaciones de protesta" con­
va York. Un portavoz de los nor·
tra la invasión de Santo Domingo.
teamericanos declaró a los perio­
En Caracas fue atacada la ofici­
distas que las fuerzas de los E. U.
na de la AU America Cables Co.;
tenían "órdenes estrictas de no
en Buenos Aires hubo una mani­
abandonar la zona internacional
festación en la Plaza Central. Uno
de seguridad" . Pero el gobierno
de los manifestantes lanzó una
constitucionalista reiteró sus que­
bomba al escudo metálico de los
jas de que lo hacían y de que, a
E. U., erigido en la plaza. En La
pesar del alto el fuego recién fir­
Plata, capital de la provincia de
mado, los infantes de marina y los
Buenos Aires, los estudiantes se
paracaidistas seguían atacando a
echaron a la calle gritando frases
los revolucionarios e infiltrando a
contra los E. U. En Montevideo
los soldados de Wessin en la zona
atacó el pueblo las oficinas de la
internacional para que participa...
General Electric Co. y la Organi­
ran de los ataques.
zación de Estados Americanos. Y
en Santiago de Chile trataron los La Junta militar, formada por
estudiantes de apedrear la emba­ iniciativa del embajador de los
jada de los E. U., pero las man­ E. U., seguía funcionando en. la
gueras de incendio de la policia base de San Isidro, bajo la presi­
consiguieron evitarlo. dencia del coronel Pedro B. Be­
MAYO 5 noit, en contacto estrecho con la
El miércoles 5 se firmó, al fin, embajad� y el jefe de las fuerzas
oficialmente, el alto el fuego ne­ norteamericanas de ocupación, cu­
goc1aao por el Nuncio de S. S., yo número aumentaba constante­
Monsefior Clarizio , y la Comisión mente, hasta llegar a 19,000 sol�
de la O.EA. dados.
102 Luis Gómez -Wangüermert

El anuncio de alto el fuego lo Más tarde se habría de descu­


hizo el cmb� �ador Ricardo M. Co­ brir que en la lista figuraban
lombo, de la A.rgentina, presidente muertos, individuos ausentes del
de la Comisión de la OEA, hablan­ país, nombres duplicados, gentes
do junto al coronel Caamafío, en que nunca tuvieron participación
la terraza del edificio del gobierno. en la política d e las izquierdas,
Pero "mientras hablaba -dice etc. Era una lista sacada apresu.
Tad Szulc- un humo espeso y ne­ radamente de los archivos de la
gro subia del casco incendiado de policía trujillista y en la que figu.
un pequefio buque de carga hun­ raban adversarios de la tirania, a
dido en el rio Ozama por los para­ quienes el régimen, como de cos.
caidistas norteamericanos" . tumbre, acusaba d e comunismo.
El barco fue atacado y hundido "Los materiales distribuidos por
a cafionazos simplemente para que el gobierno -dice el doctor Fran.
los paracaidistas practicaran la kel en un despacho al ''Times"
punteria de sus artilleros. (ver N. Y. "Times", mayo 6 d e
"El nuncio papal, M o n s e fí o r 1965, Pág. 15, Col. 1)- tenían una
Emmanuele Clarizio, de corta es­ lista de 58 nombres y los funcio­
tatura, vestido con sotana blanca, narios del Gobierno habian comen.
escuchaba con sonrisa satisfecha. zado a referirse a ''los 58". Pero ·

El era uno de los principales ar­ hoy se descubrió que habia cuatro
quitectos de la tregua". Colombo nombres duplicados en las listas

figuraba entre los cuatro miem. del Gobierno".

bros de la Comisión de la OEA Los documentos ofrecidos a la


que regresaron a Washington, de. publicidad por el Departamento
jando en Santo Domingo al miem. de Estado acusaban a los "comu.

bro panamefio, Frank Morrice :rr., nistas" no sólo de haberse ''apo.

y al secretario Mora, con un gru. derado" del movimiento revolucio • .

po de consejeros militares y civi­ nario constituc1onalista, sino de


ser "sospechosos de complicidad
les.
en la ejecución de los policías ¡pri­
"No lejos del buque incendiado
sioneros, del saqueo de los bancos
-continúa Tad Szulc- ardia e1
locales asi como del robo de ins.
edificio de la Aduana", incendiado
tituciones y negocios .privados".
por el fuego de laff tropas norte.
Más tarde se comprobó oficialmen.
americanas que seguian disparan. te: 1 ) que no hubo policías eje.
do sobre él desde la otra orilla del cutados ; 2 ) que no hubo saqueo
rio. de los bancos, y 3) que ni insti.
En Washington, el Departamen. tuciones ni negocios privados fue­
to de Estado, tratando de apoyar ron objeto de robos, �xcepto en
a la Casa Blanca, hizo pública la algunos casos menores y sin im.
fa1nosa lista de cincuenta y cuatro portancia, realizados por delicuen.
lideres comunistas y castristas tes habituales.
que, según el presidente :Johnson, Los documentos del Departa.
-
se habían apoderado de la direc. mento de Estado reiteraban tam.
ción de la Revolución en Santo bié!J. que los "dirig-entea no comu�
Domingo. nistas" del movimiento revolucio.
LA CRISIS DOM INICANA 103

nario se habían refugiado en su car la invasión con el fin humani.


mayor parte en embajadas y resi. tario de proteger vidas y evacuar
dencias particulares desde el sá. nacionales.
bado. Pero no mencionaban siquie. Era duro hi3:cer votar al emba.
ra qu.e el refugio en las embaja­ jador de Reid Cabral, cuando el
das se produjo después que el em. gobierno de Caamafio había par­
bajador Bennett les informó que ticipado ya su forn1acióh a la
el gobierno de los Estados Unidos OEA. Y la reunión del órgano
no aprobaba el movimiento revo. de consulta tuvo que suspender
'
lucionario, se oponia al regreso del repetidamente las sesiones convo.
presidente Bosch y estaba deter. cadas durante el dia, mientras los
minado a us•ar sus fuerzas, si era delegados nortean1ericanos y sus •

necesario, para aplastarles. oficiosos auxiliar�� latinoamerica.


En Santo Domingo los constitu. nos daban carreras en busca de
cionalistas segu1an rechazando las una solución menos contraria a los
'
.

acusaciones falsas del gobierno de principios generales del derecho


los Estados Unidos. El doctor Jot. internacional.
tin Cury, abogado y ministro de Durante el día (John W. Fin.
Relaciones Exteriores, envió cables ney, N. Y. "Times", mayo 6, 1965)
a 36 gobiernos del. hemisferio oc. Ellsv:.rorth Bunker, representante
cidental, Europa y el Oriente Me. de los Estados Unidos en la OEA,
dio comunicando la formación del consultó con representantes de
gobierno provisional y subrayando Colombia y Venezuela, buscando
su carácter democrático. Uno de una transacción, porque en las
esos despachos iba dirigido a la negociaciones efectuadas d e s d e
OEA, donde pretendía continuar que los Estados Unidos presenta.
actuando el embajador del depues­ ron su proyecto d e resolución el
to régimen de Reid C'abral, y otro lunes, Colon1bia y Venezuela Pª"
al Secretario General de las Na. recian ser los gobiernos decisivos.
cienes• Unidas.
Los paises ..dispuestos a votar
A pesar del tremendo esfuerzo con los Estados Unidos eran on.
de propaganda realizado personal. ce: Brasil, Panamá, El Salvador,
mente por el presidente Johnson Honduras, Guatemala, C'Osta Rica,
y de las presiones del Departa. Nicaragua, Argentina, Paraguay,
mento de Estado en toda la· Amé. Haiti y Bolivia. Los Estados Uni.
rica Latina, el gobierno de Wash· dos completaban la docena. Nece.
ington seguia tropezando con difi. sitaban, por tanto, los votos de
cultades para reunir los catorce Colombia y Venezuela, si es que
votos indispensables para impli. habian de evitar la triste necesi.
car a la OEA en la ocupación de dad de hacer contar el voto do­
la República Dominicana. Ya se minicano, emitido por el embaja.
advertfa que iba a ser necesario dor de un gobierno inexistente.
él voto del delegado de un gobier. La oposición la representaban
no inexistente -el gobierno domi� México, Chile y Uruguay y "en
nicano- cuya desaparición habia menor medida" -dice Finney­
sido utili�ada· precisamente por Perú y el Ecuador. En su prisa
Washington para tratar de justifi. por conquistar los votos necesa.
104 Luis Gómez-Wangüermert

rios antes de que el gobierno del denatorias del representante de


coronel Caamafi.o pudiera conso. la Unión Soviética, sefior Fed6.,
lidarse, los Estados Unidos esta. renko, y de otros delegados.
ban dispuestos a hacer a su pro­ Stevenson comenzó por un nue.
posición modificaciones para que vo cambio de posición. Ce.lificando
la fuerza. interamericana quedara de ''acción d e emergencia" la in.
bajo el n1ando unificado de la vasión de Santo Domingo, dijo
OEA. que ésta tenía dos objetivos: pro­
"Un propósito subyacente en to. teger vidas y "dar al sistema in.
das las enmiendas -agrega Fin. teramericano la oportunidad de
ney- era el de vencer los temo. tratar una situación que era de su
res latinoamericanos de que la competencia".
aprobación de la resolución de la Siguiendo la linea de la Casa
OEA sirviera solamente para dar Blanca y del Departamento de Es.
sanción internacional a la presen. tado entregó al Consejo una lista
cia militar de los Estados Unidos de tres partidos y nueve lideres
en la República Dominicana", con.. comunistas que, según él, trataban
sistente ya en 19,363 soldados, en. de apoderarse de la República Do.
tre infantes de marina y paracai­ minicana.
distas. No se atrevió, sin embargo, a
Como parte d e los esfuerzos del presentar la lista de los 54, ni a
Departamento de Estado por al. decir, como el presidente Johnson,
canzar sus objetivos en la OEA, que otro objetivo de los desembar..
el presidente Johnson conferenció cos de tropas norteamericanas era
durante más de una hora con el impedir que los comunistas se hi·
ex gobernador de Puerto Rico, cieran del poder.
Luis Mufioz Marln. El lunes confe. Pero en cambio insistió "en que
renció con el ex presid.ente de Ve­ no se está aplicando ninguna nue�
nezuela, Rómulo Betancourt. Y el va doctrina en esta parte del mun­
miércoles 4 llegó a Washington do" y, debatiéndose contra los
José Figueres, ex presidente de hechos conocidos, aseguró sin son­
Costa Rica, para entrevistarse rojarse que la "acción d e emer­
también con Johnson. La finalidad gencia" "no tenia por objeto in­
de esas entrevistas era proporcio. tervenir en los asuntos de la Re­
nar alguna excusa ,Para cambiar pública Dominicana ni ocupar ese
de actitud a los gobiernos que per. pais".
sistian en negarse a compartir El delegado de los E. U. pidió
con los Estados Unidos la respon. al Consejo que no adoptara. medí..
sabilidad de la violación de los da alguna "hasta que la OEA
principios fundamentales de la complete su trabajo y el pueblo
OEA. de la República Dominicana ha.ya
En Nueva York, el Consejo de podido ejercitar su propia deter..
Seguridad de las Naciones Unidas minación política.".
volvió a reunirse en una agria se. Fedórenko, de la URSS, después
sión, en la que el delegado norte· de rechazar las ridículas -preguntas
americano, Adlai Stevenson, tuvo del señ.or S tevenson acerca de la
que escuchar firmes palabras con. supuesta intervención de agentes
LA CRISIS DOMINICANA 105

del "comunismo internacional" en mo diario neoyorkino, que la mi·


lª' RepúbliQíi Dominicana, recordó sión de John Bartlow Martin, en..
al delegad� norteamericano que viado �special del Presidente John­
no habia re�pondido a sus pregun­ son a la República Dominicana
tas en torpo a las declaraciones fracasó antes de comenzar no sólo
del ex Pre§idente Boscti y del Pre­ por el miedo del embajador Ben­
sidente Caamafío De�nau. nett al comunismo, sino porque
El Consejo de Seguridad sus­ "alguien, en Santo Domingo, or­
pendió su sesión hª-sta el dia si­ denó al parecer a los infantes de
�uiente. Un editorial N. Y.
del marina colaborar con las fuerzas
'Times" <pág. 38, mayo 6 de 1965) derechistas que intentaban desalo.,
examinó críticamente la afirma­ jar a los rebeldes de la capital".
ción del Presidente Johnson a una ''Anoche -continúa Bigart en
reunión de líderes sindicales de que su despacho al "Times"- el se­
"a donde vayan los norteameri­ fior Bosch dijo que el Embajador
canos la ba;ndera irá con ellos para w. Tapley Bennet Jr.. . . era el
protegerles". "Ese -dice el 'Ti­ culpable de ordenar a los infantes
mes"- es el lenguaje de 1898, no de marina que avanzaran con las
el de 1965. En su desarrollo, si no fuerzas contrarrevolucionarias del
en su origen, la intervención en la Brigadier General Elias Wessin y
República Dominicana es re1ninis­ Wessin''.
�ente de 1916".
''�as t r o p a s norteamericanas
MAYO 6
-agrega el "Times"- fueron usa­
das casi tan pronto como desem­
Las dificultades con que trope­
barcaron para fines politicos, so­
zaba el gobierno de los E. U. para
bre la base d·e informes de que
hacer aprobar por el órgano de
media docena de comunistas es­
consulta de la OEA su proposición
taban envueltos en la rebelión y
de internacionalizar la invasión
por miedo a que se apoderaran de
dominicana, no desaparecieron du�
ella. Y la Organización de Esta­
rante el día 6. Todas las maniobras
dos Americanos no fue consultada
diplomáticas y todas las declara..
ni informada de la intervención
ciones de la Casa Blanca no pu..
hasta que estuvo consumada".
dieron persuadir a los gobiernos
La conclusión del '"Times" es de México, Uruguay, Chile, Ecua­
que el Presidente Johnson está dor, Perú y Venezuela a que die­
actuando como si los E. U. fueran ran votos. Y los funcionarios dP.l
omnipotentes, aunque los E. U. no Departamento de Estado) rechi..
lo son. "La nuestra -dij0- es nando los dientes_, tuvieron que
la nación más poderosa de la tie­ resignarse a utilizar el voto ilegal
rra, pero hay cosas que ni siquiera del señor Bonilla Atiles, ex emba­
los E. U. pueden hacer en este pe­ jador de un ex gobierno, para com­
riodo de la historia". pletar la votación de las tres

Y en San Juan de Puerto Rico el cuartas partes que la Carta de la

Presidente de la Universidad, doc­ OEA exige.

tor Jaime Benitez, confirmó a Ho­ A las dos de la madrugada se


mer Bigart, corresponsal del mis- efectuó la votación. México, Uru_
106 Luis Gómez-Wangüermert

guay, Chile, Ecuador y Perú, vo­ cual tl10 había votado. Costa Rica
taron en contra. Venezuela se dijo poner a disposición de la OEA
abstuvo. Con los Estaaos Unidos sus fuerzas de policía. Paraguay
votaron los representantes d e los mostró su disposición a contribuir.
gorilas del Brasil y la Argentina, El Brasil y la Argentina demo­
las dictaduras miserables de la raro.n sus ofertas hasta saber
América Central, el tirano del Pa. quién habria de pagar los gas­
raguay y para su verglüenza, Cos . tos.
ta Rica. La Casa Blanca, tan locuaz en
La .resolución de la OEA dis· los días anteriores, adoptó una
ponia la formación de una fuerza politica de silencio. "Sólo en res­
interamericana y el envio de men­ puesta a una pregunta -dice el
sajes a los gobiernos de los esta­ corresponsal Finney en el "New
dos miembros preguntándoles qué York Times"- el secretario de
contribuciones militares estaban prensa, George E . Reedy, dijo que
dispuestos a hacer. la administración estaba "conten­

Pero apenas efectuada la vota­ ta" con la medida, que describió

ción los funcionarios norteameri· como "multilateralización".

canos comenzaron a caracterizar "Bajo la reticencia de la admi­

el acuerdo como "un importante nistración había un doble deseo


precedente al establecer una ma­ diplomático.
quinaria de paz en el Hemisferio "Uno era el de no dar la im­
Occidental y ampliar el mandato presión de que la fuerza interna­
de la organización hasta incluir cional iba a estar dominada por
la responsabilidad colectiva en el los Estados Unidos. La otra era
bienestar político de los miembros no aumentar las sospechas de al­
individuales" (John W. Finney, N. gunos pfl,ises latinoamericanos de
Y. "Times", mayo 7, 1965.) que los Estados Unidos intenta­
ban usar la éapa de una fuerza
Destacaron tarnbién las alusio­
de la OEA para mantener sus uni­
nes del acuerdo a la "restauración
dades militares en la República
de condiciones normales", al "man­
Dominicana!'.
tenimiento de la seguridad d e los
habitantes" y a "la inviolabilidad A la terminación de la votación,
de los derechos humanos', asi co­ el embajador Bunker, de los Es­
mo al "funcionamiento de los de. tados Unidos sugirió que la pró­
rechos democráticos" ... Todos esos xima medida "pudiera ser la crea.
principios interesan muy poco al ción de una fuerza permanente
gobierno de los Estados Unidos para. la conservación de l a paz".
cuando pisotearlos conviene a sus (Ibid., página 14,, col. 4 ) .
intereses imperiales. Pero fueron En el Consejo de Seguridad de
incluidos en el acuerdo para utL las Naciones Unidas, donde con­
lizarlos como pretexto en el caso tinuaba el debate sobre la inva­
de futuras intervenciones contra sión de Santo Domingo, el dele­
movimientos populares que Wash. gado soviético, Fedórenko, denun­
ington estime perjudiciales. ció la llamada decisión de la OEA
Venezuela, que s e abstuvo por de enviar una fuerza interameri­
temor a las reacciones internas, cana a Santo Domingo.
ofreció inmediatamente contribuir Fedórenko pidió que el CGnsejo
a la fuerza interamericana por la de Seguridad votara la proposi-
LA CRISIS DOMINICANA 107

ción soviética condenando la in­ hablan d o en una reunión del ga­


tervención armada de los Estados binete, el presidente D:e Gaulle
Unidos como una grosera viola­ "criticó úl. intervención de los Es­
ción de la Carta de las Naciones tados Unidos en la República Do­
Unidas y la retirada inmediata de minicana, pidió la retirada de sus
las tropas norteamericanas. tropas y reveló que Francia es­
El delegado soviético accedió taba considerando el reconoci­
sin embargo a aplazar la votación miento del gobierno rebelde del co ­
para el día siguiente
a petición ronel Francisco Caamafío Deg­
de los representantes del Uru­ nau''. (Drew Middleton, "New
guay, Holanda y Jordania, cuan­ York Times", mayo 7, 1965) .
do el doctor Carlos Maria Velaz­ Averell H:arriman, enviado por
quez, delegado uruguayo, declaró el presidente Johnson a conven­
que su gobierno, que no había vo­ cer a los gobiernos latinoameri­
tad o por la fuerza interamerica­ canos de la santidad d e sus pro­
na, necesitaba tiempo para estu­ pósitos, presenció manifestaciones
diar l a decisión d e l a OEA antes condenatorias del pueblo en Mon­
de votar la propuesta soviética. tevideo, Buenos Aires y Santia­
Adlai Stevenson abrió la sesión go de Chile. Según un despacho
dando lectura al documento de la especial al "New York Times",
OEA. Liu Chieh, de la delegación Harriman dijo en Montevideo que
de Chiang Kai-&hek, y el repre­ "los Estados Unidos no querían
sentante de la Gran Malasia, Ra­ tomar decisiones unilaterales en
dakrishna Rahmani, pidíeron que los asuntos latinoamericanos".
se dejara la cuestión a la OEA, el Pero enseñó la oreja imperialista
primero por aprobar la tesis an­ al sugerir "que el principio de no
ticomunista d e loo Estados Uni­ intervención, válido durante el si­
dos; el segundo porque, aún sien­ glo pasado y los comienzos del
do su gobierno contrario a la in­ presente, porque fue establecido
->

tervención, estimaba que los he­ para proteger .contra la agresión


chos debían ser obtenidos por la externa, s e estaba haciendo anti­
comisión investigadora de la OEA, cuado y que en el momento en
enviada a Santo Domingo.
que se le formuló no habían sido
"Fuentes de confianza -infor­
previstos los peligros de la agre­
ma Thomas J. Hamilton ("New
sión interna".
York Times", mayo 7 de 1965}
E l sefíor Harriman pasó por al­
dicen que Velázquez, del Uruguay,
to que, desde los tiempos de Ma­
y Abdul Monem Rifai, d e Jorda­
ximiliano, la América Latina no ha
nia, estaban en consulta acerca
de tenido que luchar contra otras
una posible iniciativa de las
pequefías potencias. La intención agreSiones externas que las de

parecía ser la d e introducir una Estados Unidos y que lo que e l

enmienda que suavizara la propo­ enviado personal d e Johnson ca­


sición soviética, declarando que el racteriza como "agresiones in­
Consejo "deplora" en vez de "con­ ternas" no es otra cosa que la re­
dena" e1 desembarco norteameri­ belión de los pueblos contra la
cano". explotación combinada de los oli­
Entretanto las reacciones in­ garcas domésticos y el imperia­
ternacionales continúan. E n París, lismo yanqui .
108 Luis G.ómez-Wangilermert

El presidente Leoni, en Caracas, que debía ordenar un bombardeo


recomendó "la retirada progresiva violento en la.s primeras horas del
de las tropas norteamericanas y miércoles y mantener la confian­
su reemplazo por fuerzas de la za porque la infanteria de marina
OEA. ("New York Times", mayo iba a llegar ese dia para apoyar­
7, 1965). Y en México el presi­ le".
dente Diaz Ordaz, hablando a los "Denunció además que en la
delegados del hemisferio en la se­ noohe del 24 de abril. horas des­
sión de apertura de la lla.. Co­ pués del comienzo de la rebelión,
misión Económica para la Con­ un coronel de la Fuerza Aérea de
ferencia Latinoamericana, dij o : 1'El los Estados Unidos, agregado a
pueblo y el gobierno de México la embajada, llamo a la base de
están unidos en la convicción de la fuerza aérea en San Isidro y
que sólo los dominicanos deben pidió hablar con el general Juan
decidir su forma de gobier.no y de los Santos Céspedes, jefe de la
en general determinar su futuro Fuerza Aérea Dominicana. El co­
sin interferencia alguna directa o ronel norteamericano 1·ordenó al
indirecta, abierta o disfrazada, de general dominicano que tuviera
ninguna na�ión extranjera". (!bid, listos dos escuadrones para
página 14, columna 8 ) . bombardear la ciudad en las pri­
Por último el ex presidente Juan meras horas de la mafíana del do­
Bosch, retenido en Puerto Rico, mingo.
hizo muy graves acusaciones, que "De los Santos Céspedes se ne­
Homer Bigart, corresponsal del gó a bombardear la ciudad"- di­
"New York Times", recoge en un ce el señor Bosch.
despacho de San Juan.
'1En la noche del domingo el
11Juan Bosch, ex presidente de
mismo coronel americano volvió a
la República Dominicana -dice
llamar y dijo al general que la
Bigart- hizo hoy la acusación de
embajada de los Estados Unidos
que la emba.iada de los Estados había interceptado tres llamadas
Unidos en Santo Domingo excitó telefónicas diferentes del presiden­
al jefe de los contrarrevo1uciona­ te provisional José Rafael M.olina
rios para que bombardeara la. ciu­
Urefia a Fidel Castro pidiendo
dad en 1as
primeras horas del
ayuda militar,
miércoles, 28 de abril. El raid aé·
11Eso, desde luego, era una fal­
reo produjo .numerosas victimas
.. sedad -sigue diciendo el señor
civiles.
Bosch- pero el coronel autorizó
"El sefíor Bosch dijo que sus
al general de los Santos Céspedes
partidarios hablan interceptado la
noche anterior una llamada tele· a imprimir hojas sueltas y hacer
que aviones de la fuerza aérea
fónica del general Elias Wessin y
Wessln, jefe de la oposición a la diseminaran esa mentira por to­
revolución, a la embajada de los do el pais.
Estados Unidos •
1'El miércoles, en medio del vio­
"Wessin dijo a los americanos lento bombardeo, la embajada lla­
que e.staba derrotado" -continuó mó al presidente Urefia, a miem­
el sefior Bosch. "Pero un funcio­ bro3 de su gabinete y a jefes mi­
nario d e la embajada le urgió a litares y le.s exigió que se rindie­
'lUe comprara tiempo, diciéndole ran inmediatamente al general
LA CRISIS DOMINICANA 109

Wessin, diciéndoles que detrás de el mundo les reconozca con10 el


Wiessin estaba todo el poderío mi­ Gobierno constitucional de la Re­
litar de los Estados Unidos. pública Dominicana".
''Algunos se negaron a rendirse El nuevo gobierno completó su
y siguieron con1batiendo. Caama­ lista de Ministros y nombró emba­
ño fue uno de ellos. Los otros se jador en la OEA al doctor Antonio
dejaron impresionar y corrieron
Rosario.
a buscar refugio en las embaja­
Dos periodistas nortea1nericanos
das
-Al Burt, del Miami "I-Ierald", y
"El señor Bosch agregó que el
su fotógrafo, Douglas Kennedy-,
secreti:trio general del Partido Re­
fueron seriamente heridos por el
volucionario Dominicano, M'arti­
fuego de las armas automáticas
nez Francisco, fue conducido a la
base de San Isidro y "en prese11- norteamericanas de los infantes de

cia d e Wessin y algunos oficiales marina en el Boulevard Jorge


norteamericanos, obligado a leer Washington.
por radio un documento que ha­
bían preparado''. MAYO 7
Bosch terminó acusando al em­
bajador Bennett Jr., de haber ::ü­ Al día siguiente, 7 d e mayo, l a
do el lider de un complot para en embajada d e los E . U. realizó una
gañar al presidente Johnson. nueva maniobra en la capital do­
minicana. De la misma manera
Mientras todos esos acont�ci­
que hizo formar la junta militar
mientos se desarrollaban fuera, en
presidida por el coronel Pedro B.
la capital dominicana continuaba
la lucha a pesar del alto al fue­ Benoit, la embajada de los E. U.

go. Los soldados norteamer1cano::i, la hizo desaparecer, organizando


que seguían poniendo a prueba la en su lugar una nueva junta, lla­
resistencia constituclc)lnalista, su·· n1ada esta vez "cívico-militar", ba­
frieron varias bajas. Y el gobier­ jo la presidencia de un "general"
no del Presidente Caamaño denun­ Antonio Imbert Barreras, a quien
ció que los soldados invasores y por haber participado personal­
las gentes de Wiessin continuaban mente en el asesinato del tirano
violando la tregua y presionando Trujillo, el embajador d e los E. U.
las posiciones extennas del cam­ consideraba capaz de dar un aura
po revolucionario. de popularidad a la junta.
La tensión seguía alta en Santo Con el general Imbert formaban
Domingo al acercarse al fin de la la junta "cívico-militar" el gene­
segunda semana de la revolución. ral Benoit, presidente d e la ante­
Y un despacho especial de Santo rior; el ingeniero Alejandro Ze­
Domingo al "New York Times". ller; el abogado Carlos Grisolia, y
admite que, "aún cuando las fuer­
el señor Julio Postigo , propietario
zas rebeldes, de unos 4,700 hom··
de un periódico.
brea, estáai virtualrnente rodeadas
La nueva junta, como la ante­
por las tropas d e los Estaao.H
rior, carecia por completo de
Unidos en la zona baja de l a ciu­
dad, parecen determinadas a re­ arraigo político y nacía ta.rada de
sistir toda intrusión o ataque, impopularidad por ser producto de
mientras luchan por obtener que una determinación de la embajada
1 10 Luis Gómez-Wangüermert

norteamericana. El hombre fuer· por sí mismos de que no habían si­


te seguía siendo Wessin y Wessin, do saqueados "como aseguró la
con las fuerzas de San Isidro. Y la Voz de los Estados Unidos".
decisión final seguía en manos de El presidente Caamaño dio a co­
los E. U., cuyas tropas invasoras nocer la decisión de abolir el grado
alcanzaban ya la cifra de 30, 000 de general en el ejército dominica­
hombres. no, en vista de que muc!ios gene­
El presidente del Tribunal Su-· rales corruptos habían usado sus
premo, Julio Cuello, cedió a la grados para enriquecerse, y refutó
presión del e1nbajador Bennett y las acusaciones de comunismo del
tomo en persona juramento a los Departamento de Estado y la Ca­
miembros de la Junta, que adoptó sa Blanca, reiterando: "En nuestro
.

el nom.bre de Gobierno de Recons­ movimiento no hay comunistas".


trucción Nacional. Y el general
En Washington ni el Departa­
Imbert hizo su primera declara­
mento de Estado ni la OEA des­ '

ción, al dictado de Wa,Shington: ,.

cansaron satisfechos después de


"Me he unido al gobierno de re­
hacer internacionalizar la inter­
construcción nacional -dijo- pa­
vención dominicana con el voto
ra salvar al pueblo dominicano de
sin valor, ilegítimo y absurdo del
la dictadura comunista".
embajador de un gobierno inexis­
Imbert pidió también al pueblo tente, cuya desaparición misma
"que depusiera las armas" y al go­ había sido usada como pretexto
bierno de los E.U. que mantuviera por el presidente Johnson para
en territorio dominicano sus fuer­ desembarcar los infantes de ma­
zas de ocupación. El pueblo no le rina en la Española. �ashington
lúzo caso; el gobierno de los E.U., deseaba obtener la colaboración
SÍ. militar pel mayor número posible
Mientras tanto el coronel Caa­ de países y buscando la manera
maño, enfrenta?o con los 30 000 de atraerse a algunos de los go­
,
hombres del teniente getleral Bru­ biernos disidentes, los diplomáticos
ce Palmer, reaccionó al acuerdo norteamericanos sugirieron a la
de la OEA afirmando que su go­ OEA la creación de un comité con­
bierno constitucionalista "preferia sultor, integrado por los señores
no ver las fuerzas de ninguna na­ Mufioz Marin, Rómulo Betancourt
ción en su país", y agregó que su y José Figueres, cuya misión sería
gobierno no había sido consultado ayudar al Consejo a restaurar el
por la Organización de Estados gobierno constitucional en la Re­
Americanos acerca de l a fuerza pública dominicana, creando un
interamericana. gobierno provisional y celebr·ando
Tiros sueltos siguieron escu­ elecciones generales lo antes posi-
chándose en la capital. Pero a des­ • ble.
pecho de ellos Héctor Aristy, se­ El órgano de consulta volvió a
cretario de la Presidencia, anunció reunirs·e en la noche del viernes 7,
que se permitiría a los bancos de para oír en sesión secreta el infor­
Santo Domingo abrir sus puertas me de la comisión enviada a S '.3 nto
el lunes y rrue los visitantes ten­ Domingo y considerar la idea del
drían oportunidad de convencerse comité consultor.

,
LA CRISIS DOMINICANA 111

En las Naciones Unidas , Cuba y tropas a la República Dominicana


la Unión Soviética siguieron con­ y expresó profunda preocupación
denando la invasión de Santo Do­ por la "intervención unilateral del
mingo ante el Consejo de Seguri­ Gobierno en la revolución domini­
dad, y demostrando la ilegalidad cana".
del acuerdo de la OEA de enviar Y en Puerto Rico, el ex presi..
una fuerza interamericana a la dente Bosch siguió haciendo objeto
República Dominicana. de sus confidencias a Homer Bi­
Nuestro delegado permanente, gart, del "Times" de Nueva York.
doctor Fernando Alvarez Tabío, en Bosch declara que el martes, 27 de
un discurso que el lector encontra­ abril ' se entrevistó en Puerto Rico
rá integro en la sección "Docu­ con monsefíor Clarizio, nuncio de
mentos" de esta revista, señaló que S.S. en Santo Domingo, y le pidió
la decisión del órgano de consulta que regresara a su nunciatura y
era ilegal porque la indispensable gestionara el alto el fuego.
mayoria la proporcionó el voto del "Le dije -son sus palabras­
representante de la antigua junta que nuestras fuerzas estaban ga­
civil dominicana, presidida por Do­ nando mientras que las fuerzas de
nald Reíd Cabral . Wessin están casi derrotadas. Pe­
El delegado cubano retó a Adlai ro no importa, no queremos más
Stevenson , de los E.U., a reconci­ muerte y destrucción."
liar su declaración de que los E.U. "El miércoles, 28 de abril, el
no reconocian la existencia de una Nuncio Papal estableció contacto
autoridad competente en la Repú­ · con Wessin. Pero Wessin se negó
blica Dominicana con el hecho de a tratar con el Nuncio ese día
que se permitiera votar a un re­ porque babia recibido de los ameri­
presentante dominicano en la OEA. canos la oferta del apoyo de los
El delegado soviético , Fedóren.. infantes de marina.
ko, exigió del sefíor Stevenson una "Sin embargo el jueves Wessin
respuesta inmediata. Y éste repli­ llamó al Nuncio e inició negocia­
có con el argumento deleznable de ciones.
que, si se elimina a la República
"El viernes el presidente Caa­
Dominicana, los 13 votos favora­
mafio y el sefíor Aristy se reunie­
bles son los dos tercios de los 19
ron con el Nuncio y el Nuncio me
delegados presentes.
telefoneó para leerme las condicio­
Otros dos oradores , J. G. de nes del acuerdo. Yo le pedí
Beus, de Holanda, y Arsene A. cambiar unas palabras. En ese
Usher, de la Costa de Marfil, reco­ momento los infantes de marina
mendaron dejar el problema a los comenzaron a entrar en la ciudad,
cuidados de la OEA. aprovechándose del alto el fuego.
Uniéndose al coro de críticas , Nuestras fuerzas querían pelear.
el senador RoJ::>ert F. Kennedy de­ con los infantes de marina, pero
claró en Washington (John D . Mo­ yo les ordené no hacerlo.
rris, N.Y. "Times", mayo 8, 1965) "El sefíor Bosch -continúa Ho­
que los E. U. debieron haber con­ mer Bigart- elogió la disciplina
sultado a la OEA antes de m g ndar de sus fuerzas. Ni una sola tienda
112 Luis Gómez-Wangüermert

fue saqueada durante la lucha en a la multitud congregada frente


las calles, dijo: "Los informes de a las oficinas del Gobierno Provi­
saqueos, asaltos y caos son falsos. sional.
Se les inventó para justificar la "Estamos ganando la pelea por
intervención norteamericana". etapas innegables" -dij o el coro­
nel-. Y el señor Aristy: "No va­
mos a entregar nuestras armas ni
MAYO 8
ninguna otra cosa hasta que pon­
Las protestas del ex presidente gamos al pais en el buen camino''.
Bosch no produjeron efecto en La multitud gritaba, entre
Washington y el embajador Ben­ aplausos, 11¡ Caamaño, si; Wessin,
nett siguió adelante con su plan de nol" •

apoyar a la nueva junta y aplastar Y el señor Mora, de la OEA l


a los revolucionarios constitucio­ impermeable a las manifestaciones
nalistas. populares, manifestó a los perio­
El sábado 8, la en1bajada hizo distas que la OEA "impondría el
jurar su cargo a Imbert, en el alto el fuego a los rebeldes si fuera
Palacio del Congreso, que está en necesario".
el llamado "sector internacional", El general Imbert hizo un lla­
ocupado por fuerzas norteamerica­ mamiento a los empleados públicos
nas. para que acudieran a trabajar el
Una vez terminada la ceremo­ lunes, con objeto de restablecer los
nia, el general Imbert declaró a servicios de agua,electricidad y
los periodistas que su Junta domi­ recogida de basuras, y prometió
naba las 26 provincias dominica­ que su Junta comenzaría ese
nas y el 90 por ciento de la ca­ mismo día a pagar los salarios.
pital. (Martín Arnold , N.Y. "Ti­ "El lider de la Junta -dice
mes", mayo 9, 1965). Martin Arnold, (N. Y. "Times" ,
El coronel Caamaño declaró que mayo 9, 1965)-, insistió en que
la formación de la nueva Junta los E. U. no habían sido consulta­

era una violación del alto el fuego. dos acerca de su nombramiento y


"Sin embargo, dijo , lo respetare­ dijo al principio que cuando la
mos aunque l a nueva Junta pone fuerza hemisférica de paz llegara

su status legal en duda" . "le gustaría verse libre de los sol­


dados norteamericanos lo más
Héctor Aristy, ministro de la
pronto posible."
Presidencia, dijo a Martín Arnold
que los E . U. habian roto la tregua "Varios minutos después, sin

al permitir a la Junta establecer­ embargo, el general Imbert dijo


se en la "zona libre" de la capital que consideraba a los soldados e
y autorizarla a transportar cuatro infantes de marina de los E. U.
camiones de soldados a la zona. como parte de la fuerza de la OEA

Por la tarde, el coronel Caamafio y que debian quedarse hasta que

se entrevistó con el Nuncio y con se hiciera paz."

el secretario Mora, de la OEA, y El llamamiento de Imbert al


después de las conversaciones, trabajo fue acogido con desdén por
Caamafio y Aristy se dirigieron los revolucionarios, haciendo ob-
LA CRISIS DOMINICANA 113

servar que la Junta sólo podría ·movimiento rebelde por su impo­


pagar salarios con "dinero norte­ pularidad entre los dominicanos a
americano". Pero sin embargo el pesar de su papel en el asesinato
Gobierno provisional se dirigió de Trujillo en 1961.
también a los trabajadores pidién­ "Desde hace más de una semana
doles que fueran a trabajar "como se creía generalmente en Santo
un deber patriótico". Domingo que los E. U. proyecta­
La Junta anunció que Sigfrido ban elevar al general Imbert como
Caamaño , hermano del presidente arma politica contra los rebeldes.. .
provisional, preso desde hacía días "Se sabe que la administración
por orden de Wessin, había sido Johnson estima que la prime!ia
puesto en libertad. junta militar estaba tan identifi­
Desde San Juan de Puerto Rico, cada con las facciones favorables
Tad Szulc informó al "Times" que a la dictadura militar que su con­
el nombramiento de Imbert como tinuación sólo podía servir para
presidente de la Junta era "inter­ aumentar la fuerza del movimiento
pretado por las fuerzas rebeldes rebelde, que es lo que aparente­
con10 signo de que los E. U. esta­ mente ha venido ocurriendo en
ban comprometidos ahora a la días recientes.
destrucción del movimiento rebel­ "Se ha informado que el general
de. Esa opinión fue expresada por Imbert fue transportado en un
el coronel Caamaño Degnau -pro­ helicóptero de los E. U. al "Boxer" ,
sigue Szulc- en una llamada por buque insignia de las fuerzas na­
teléfono al ex presidente Bosch. vales norteamericanas en la re­
Caamaño l e dijo también que las gión, para prepararlo para el lide­
fuerzas de la Junta atacarían la razgo político en caso de necesidad .

zona rebelde, en la parte baja de No se le habia vuelto a ver hasta


l
la ciudad, a cubierto de l_as tropas · ayer."
de los E. U.
Según Szulc, el grupo de Bosch
"Dijo que el estado mayor de las está convencido de que los .E. U.
fuerzas rebeldes celebró una re­ persiguen dos objetivos al promo­
unión en la mañana y tomó la de­ ver a Imbert: 1 ) impedir que na­
cisión -aprobada por el señor ciones extranjeras como Francia
Bosch- de resistir hasta el fin" . reconozcan al gobierno de Caama­
Caamaño informó también que fío, y 2) crear una situación en la
los constitucionalistas habían re­ que la nueva Junta pueda dirigirse
chazado las proposiciones de paz a los E. U. pidiendo que las fuerzas
del grupo de Imbert, al que con­ yanquis la ayuden a aplastar la
sideran simplemente como un nue­ rebelión.
vo frente del viejo grupo militar "Fue la primera Junta, que ope­
encabezado por Wessin y apoyado raba con la bendición de los E . U.
por los E. U. -dice Szulc- la que pidió la
"Un portavoz del doctor Bosch "intervención temporal" la semana
.
-continúa Tad Szulc- dijo que el pasada. Eso condujo al desembarco
nombramiento del general Imbert de las fuerzas norteamericanas ho�
sólo serviría para robustecer el ras des·pués."
,

1 14 Luis Gómez-Wangüennert

Mientras los E. U. desplegaban D e una parte el general Imbert,


la bandera de Imbert en la Repú­ presidente de la segunda Junta
blica Dominicana, en Washington formada por los E. U., anunció el
el señor Thomas C. Mann, subse­ relevo de un grupo de jefes mili­
cretario de Estado para los asuntos tares acusados de corrupción y
económicos, se reveló como un odiados por el pueblo; de la otra,
nuevo apóstol del intervencionismo el propio embajador Bennett diri­
anticomunista en una interviú COJ\ gió a la comisión de la OEA un
el doctor Frankel, del "Times" de memorial de acusaciones contra
N. Y. Y los funcionarios del De­ los revolucionarios del coronel
partamento de Estado, que esta­ Caamafio. Con la primera medida
ban tratando de imponer por la se intentaba dar popularidad a una
fuerza un régimen proyanqui al Junta que desde el primer momen­
pueblo dominicano, realizaron ejer­ to repudió el pueblo; con la segun­
cicios mentales en un esfuerzo por da, se preparaba el terreno para el
presentar lo blanco negro y por uso de la fuerza contra los revolu­
descargar sobre la OEA la respon­ cionarios constitucionalistas.
sabilidad de sus actos. Entre los jefes relevados del
La pintoresca tesis de Mann es mando figuraban el coronel Mar­
que los E. U. no invadieron la cos Rivera Cuesta, ex jefe de esta­
República Dominicana para impo­ do mayor del Ejército; el brigadier
ner su política al pueblo de la isla general Belisario Peguero, ex jefe
sino "para dar tiempo a que la de Policía; los brigadieres genera­
OEA acudiera en deiensa del dere­ les Salvador Augusto Montas, Fé­
cho de autodeterminación de los lix Hermida Jr. , Manuel María
dominicanos" . Esa tesis choca na­ García Urbaez, Renato Hungría
turalmente no sólo con los articu­ Moren y Atila Luna Pérez y el
les de la Carta de Bogotá que comodoro Julio Arib Santamaría,
prohiben la intervención, tanto de la marina. (Peter Khiss, N. Y.
unilateral como colectiva, sino con "Times" , mayo 10, 1965).
el hecho evidente, reconocido por Imbert volvió a pedir a los revo­
todos los corresponsales norteame­ lucionarios de Ca.amaño que se
ricanos, de que los infantes de ma­ rindieran y entregaran las armas,
rina y los paracaidistas de los ofreciéndoles en cambio facilida­
E. U. tomaron partido por Wessin des para irse al extranjero a quie­
desde que desembarcaron, impi­ nes las quisieran. El coronel
diendo que el pueblo armado con­ Caamafío declinó una vez más el
sumara la derrota de la "clique" ofrecimiento.
militar trujillista.
En una conferencia de prensa,
celebrada en el Palacio del Con­
MAYO 9 greso, dentro de la zona ocupada
por los soldados norteamericanos,
Para seguir ejecutando esa po­ Imbert anunció los nuevos nom­
litica, el embajador de los E. U. , bramientos. El coronel Jacinto
W. Tappley Bennett Jr., comenzó Martinez Arana para jefe de
el domingo 9 a desarrollar otra E.M. , con el coronel Anselmo Fi­
maniobra. larte como segundo jefe. El capi-
LA CRISIS DOMINICANA 1 15

tán Emilio Jiménez para jefe de la ban hacia la ciudad. "Más tanques
Marina, con el capitán César An­ de la infanterla de marina se mo­
tonio Gil Garcia como segundo. vieron desde la zona d e Haina
El ex jefe de la Marina, comodo­ hacia la ciudad".
ro Francisco J. Rivera Caminero, Homer Bigart, en un despacho
fue designado secretario de las al "Times" acerca de las activida­
Fuerzas Armadas. Pero el poder des pacificadoras del Nuncio de
real seguía en manos del general S. S., al referirse a "la Junta an­
Wessin y Wessin, con el apoyo de ticaamaño", vuelve a reconocer
los invasores nortean1ericanos. "que es apoyada por los Estados
Una de las protestas del em­ Unidos" •

bajador Bennett contra el gobier­ En Nueva York, el general Ei­


no provisional del presidente caa ... senhower apoyó la invasión d e
mafia, se refería "a continuas vio­ Santo Domingo , diciendo a los pe­
laciones del alto el fuego". La otra riodistas que él hu}Jiera hecho lo
era más interesante, porque en mismo que Johnson, "si se le hu­
ella el embajador de los E. U. , biera presentado la misma situa­
interfiriendo una vez más en los ción" que deben haberle presentado
asuntos internos del país, acusó al sus colaboradores .
Gobierno de que las transmisiones
Y en la página editorial del ,
de su estación de radio constituían
N. Y. "Times", Herbert L. Mat­
"una incitación a la violencia",
thews, opinando por primera vez
agregando que "las repetidas de­
sobre la inva.sión de la República
nuncias de las fuerzas de los Esta­
Dominicana, declaró que con ella
dos Unidos como invasores y el
violó Johnson "la más apreciada
tema recurrente de la dominación de las doctrinas latinoamericanas
de los Estados Unidos por el dine­ -el principio de no intervención en
ro y la fuerza, constituyen una los asuntos internos de un país
violación del espíritu del Acta de latino".
Santo Domingo" de la OEA.
Después de citar el Art. 17 de la
Como se ve, el embajador Ben­ Ca.rta de la OEA, que prohibe la
nett usaba ya a la OEA para
intervención "directa o indirecta,
preparar los futuros ataques ar­
sea cual fuere el pretexto", Mat­
mados contra la estación d e radio
thews declara que los E. U. han
del gobierno, que causaron tantas
retrotraído su política al afio 1916,
víctimas innecesarias.
cuando desembarcaron los infan­
"Al mismo tiempo, dice Peter
tes de marina "para apoyar a un
Khiss (!bid. , lJ plana, col. 8 ) , los
ejecutivo impopular y respaldar un
E. U. aumentaron su exhibición
statu qua corrompido por razones
de fuerza montando seis howitzers
de "diplomacia del dólar".
de 105 mm frente al hotel Emba­
jador, y realizando cada hora vue­ El escritor recuerda que Trujillo
los de dos F-100 de reconocimien­ fue la herencia de la intervención
to, de la Fuerza Aérea, sobre la yanqui en la ·República Dominica­
ciudad." na. "Toda la historia del Caribe
Los howitzers -dice el corres­ -dice- ayuda a explicar la fir­
ponsal norteamericano- apunta- meza de la oposición latinoameri-
1 16 Luis Gómez-Wangüermert

cana a la intervención de los E. U . ron a hacerlo, sobre la base de que


en sus asuntos internos". Y refi­ su renuncia mejoraría el clima po­
riéndose al viaje del señor Harri­ lítico".
man por la América del Sur, para El Gobierno Provisional había
predicar la Doctrina Joll.nson, con­ demandado el relevo , no sólo de
cluye que los latinoamericanos Wessin , sino del jefe de la Fuerza
"están convencidos de que la de­ Aérea, general Juan de los Santos
fensa contra la penetración comu­ Céspedes, y del comodoro Francis­
nista no deJ:>e convertirse en excusa co J. Rivera Caminero, jefe de la
para la renovada intervención de Marina. Pero este último acababa
los E. U., con todos sus malos re­ d e ser elevado por la Junta al
cuerdos". cargo de secretario de las Fuerzas
''En la América Latina el prin­ Armadas y de la Policía Nacional . . .
cipio de no intervención sigue es­ El Nuncio, monseñor Clarizio,
tando muy vivo; y, por lo que a los visitó la base de San Isidro, sede
latinos concierne, sigue estando de la Junta, usando el helicóptero
dirigido principalmente contra la del embajador de los E. U. y mien­
clase de intervención militar que tras La Voz d e los Estados Unidos
los E. U. acaban de llevar a capo difundía mensajes alarmantes,
en la República Dominicana" . afirmando que el general Imbert
amenazaba atacar a menos que
MAYO 10 "los rebeldes se rindiesen", monse­
ñor Clarizio y el señor Mora, de
En Santo Domingo el espíritu la OEA, visitaron al coronel Caa-
de lucha continuaba muy vivo maño para urgirle a entrar en ne­
también, entre los constitucionalis­ gociaciones con la Junta. ''Los
tas, dispuestos a pelear hasta lo E. U. -sigue Khiss, (!bid. pág. 21,
último si era necesario. col. 1 )-, que tienen más de 30, 000
hombres de sus fuerzas de tierra,
La determinación de Caamaño y
mar y aire en esta región, se cree
el aumento visible del apoyo que
que favorecen alguna solución in­
le prestaba el pueblo, hicieron dar
terina en la que el grupo de
un paso más a la maniobra nor­
Caamaño ceda el paso al general
teamericana en favor de la Junta
Imbert".
d e Imbert.
La situación en Santo Domingo,
Un portavoz de la embajada de
sin embargo, no favorecía a los
los E. U. -dice Peter Khiss en
proyectos del Departamento de
un despacho desde Santo Domingo Estado. El coronel Caamaño, a
(N. Y. "Times" , mayo 11, 1965) despecho d e las declaraciones anti-
anunció que el brigadier gener�l . comunistas hechas en conferencia
Elias Wessin y Wessin, "principal d e prensa después de su entrevista
blanco de las fuerzas que derri­ con Clarizio y Mora, no tenía la
baron al gobierno dominicano el 24 intención de ceder. El sentimiento
de abril, ha renunciado como co­ popular contra los E. U. iba en
mandante de las fuerzas armadas".

aumento .
"Se tiene entendido -prosigue el Tad Szulc, informando al N.Y.
despacho- que los E. U. le urgie- "Times" desde la capital dominica-
LA CRISIS DOMINICANA 117

ná, dice: "La identificación de los "La primera edición postrevolu­


E. U. con el nuevo consejo · nacional cionaria de la revista "Ahora" '

(la Junta de Imbert) que funciona editada por un conocido conserva-


bajo la protección d e las tropas dor católico romano, ataca dura­
norteamericanas, ha producido un rnente a los E. U. y demanda la
brote de sentimiento anti Estados retirada de las tropas.
Unidos entre muchos dominicanos "La afirmación de que los E. U.
que vieron con agrado el desem­ son neutrales en el conflicto, es
barco. puesta aquí en tela· de juicio.
"El Departamento de Estado ha "En el corredor g)..ie. pasa por el
'
dado instrucciones a la Embajada territorio de Caamaño se. ven ve­
de no establecer contacto alguno hículos transportando soldados ar-
-ni siquiera a nivel informal y 1nados del consejo nacional. Solda­
personal- con el régimen enca­ dos dominicanos del consejo nacio­
bezado por el coronel Francisco nal prestan servicio junto con los
Caamaño Degnau. infantes de marina en algunos de

"Aunque el coronel Caamaño los puntos de control. Con los in­

está profundamente resentido por fantes de marina registran a

lo que considera una demanda vehículos y civiles.

insultante de rendición hecha hace "Los elementos de guerra sico­


casi dos semanas por el embajador lógica de la Agencia de Informa­
W. Tapley Bennett Jr., todavía ción de los E. U. y del ejército,
tiene la esperanza de que Wash­ ayudan al consejo nacional presi­
ington establecerá algún contacto dido por el brigadier general Anto­
con sus fuerzas. nio Imbert Barreras
. '
nom-
que fue
brado por la Embajucla: do los
"Funcionarios de la OEA que
Estados Urúdos". (N. Y. "Times".
negociaron el. alto el fuego la se­
mayo 11, 1965, pág. 20, col. 71).) . .
mana pasada, asi como numerosos
diplomáticos extranjeros y algunos Washington, continuando su
dominicanos que siguen siendo plan de descargar la responsabili­
pro-norteamericanos, creen que los dad de su intromisión dominicana
E. U. debieran revisar su inflexible en la OEA, sin renunciar por eso
actitud hacia el grupo de Caama­ a controlar los acontecimientos,
fío y explorar la posibilidad de hizo aprobar por el órgano de con..
alguna relación con él. sulta una proposición ampliando la
misión de la co1nisión de cinco
"Estas gentes advierten que el
miembros. Bajo el nuevo mandato
grupo ele Ca.amafio no sólo tiene
deberá, no sólo mantener la tregua,
considerable fuerza militar sino
sino encargarse de restaurar la
que está aumentando su apoyo po­
maquinaria gubernamental en San­
pular. tp Domingo y crear las bases para
"Por tanto, dicen, los E. U. sólo la elección de un nuevo gobierno.
pueden ganarse aquí un profundo La moción aprobada la presentó
resentimiento -o algo peor- si por via de transacción el delegado
insisten en apoyar al consejo na­ de Costa Rica, después que fraca­
cional para que liquide a las fuer­ saron los esfuerzos norteamerica·
zas de Caamañ.o. nos por hacer aprobar una propo-
118 Luis Gómez -Wangüennert

sición propia, creando el famoso do a los elementos de izquierda,


"comité consultivo" que debían in­ mantuviera la fuerza en manos dó­
tegrar Muñoz Marín, Betancourt ciles y, después de un período más
y Figueres. o menos largo, condujera al país
Como en la ocasión anterior1 los a unas elecciones del tipo usual y
E. U. necesitaron hacer votar al a un nuevo gobierno constitucio­
sefí.or Bonilla Atiles, delegado ex nal tan sujeto como el anterior a
partibus infidelium., para comple­ la voluntad de los jefes militares.
tar los 14 votos. En contra vota­ Con ese objeto John Bartlow
ron México, Chile y el Uruguay. Martin, enviado personal del pre­
Se abstuvieron Venezuela, Ecuador sidente Johnson y ex embajador de
y el Perú. los E. U., ante el gobierno de Juan
Bosch, se entrevistó por segunda
Pese a numerosas objeciones, el
vez con el presidente Caamaño, a
delegado norteamericano insistió
quien no babia visto desde el 30 de
en una votación inmediata, forzan­
abril.
do la mano a sus colegas. Los
E. U., declaró Ellsworth Bunker, La entrevista coincidió con las
quieren "un programa eficaz para nuevas actividades mediadoras de
establecer un solo gobierno civil Monsefior Clarizio y el secretario
dominicano". Es decir, quieren la Mora. Los temas discutidos fue­
liquidación del gobierno constitu­ ron mantenidos en secreto y un
cionalista encabezado por el coro­ portavoz de los E. U., dijo a Tad
nel Caamafí.o. Szulc (N. Y. "Times", mayo 12 ,
1965) que la conversación babia
Un cablegrama dirigido al órga­
sido "exploratoria" y un simple
no de consulta por el ministro de
cambio de opiniones.
R. E. de Caamafio 1 doctor Jottin
Cury, protestando de que se siguie- Simultáneamente se produjo un
ra admitiendo a Bonilla Atiles co­ golpe de teatro : el general Wessin,
mo representante de Santo Domin­ que el dia antes había entregado
go, y designando delegado al doc­ una carta al embajador de los
tor Antonio Rosario , no fue toma- E. U. renunciando la jefatura de
do en consideración. las fuerzas armadas ' retiró su re-
nuncia, después de conferenciar en
San Isidro con el general Imbert.
MAYO 11 •
-No renuncio ni renunciaré
-declaró Wessin a la agencia
La acción coordinada del emba­
Reuters- mientras haya comunis­
jador Bennett y el general Bruce
mo en el pais.
Palmer Jr., para obtener la renun­
cia del general Wessin, fue el pri­ El nuevo apostolado anticomu­
mer signo de un cambio de tácti­ nista del general Wessin iba a ser
ca del Departamento de Estado. utilizado posteriormente por los
J? espués de haberle exigido la ren­ E. U. como amenaza y palanca
dición incondicional y rehusado to­ para mover al gobierno de Caama­
do contacto con el coronel Caama­ ño de su sólida posición constitu­
fio, los ID. U, iban a tratar ahora cional.
de un rle al general Imbert en un La tregua dominicana, pun tua­
gobierno de coalición que, aislan- da por los tiros sueltos de proce-
LA CRISIS DOMINICANA 119

dencia desconocida, se mantuvo. "La moción, dice Hamilton (N.


Pero no evitó salvajadas, como el Y. "Times", mayo 12, 1965), hubie­
asesinato de un joven dominicano ra reafirmado la posición superior
de 17 años, dependiente de una del Consejo, al invitar a la OEA
drogueria, a quien dieron muerte a mantenerle informado y a co­
tres paracaidistas yanquis, en su operar con los esfuerzos del Se­
propio establecimiento, cuando les cretario General".
despachaba. (John W. Finney1 Al presentar su resolución, el
N. Y. "Times", mayo 12, 1965 ) . delegado uruguayo, doctor Carlos
Los E . U. proporcionaron cinco Maria Velázquez , declaró que el
millones de dólares a la Junta de Consejo "debia reafirmar inequi·
Imbert, permitiéndole anunciar vocamente su autoridad". La reso­
que el miércoles 12 se pagaría lución fue apoyada por Abdul Mo­
un millón a los empleados de obras nem Rifai, de Jordania, quien de­
públicas y de la agricultura y que claró que "la situación requería
cuatro millones más serían paga­ medidas más sustantivas, pero que
dos el viernes, para cubrir subsi­ la proposición era un paso en la
dios a los municipios, salarios, pen.. buena dirección".
siones, etc. Sin embargo, ninguno de los de­
En la sala del Consejo General más miembros no permanentes
de las N. U. los E. U. volvieron del Consejo -Bolivia, Costa de
a chocar con el Uruguay, cuyo Marfil, la Federación Malaya y
proyecto de resolución daba al se.. Holanda-, habló a favor. Y a pe­
cretario General lo que Thomas J. tición de Rifai el Consejo recesó
Hamilton, corresponsal del "'l'i­ hasta el jueves para dar oportuni­
mes" de Nueva York en las Nacio­ dad a los seis miembros no per­
nes Unidas, llama "una vaga au­ manentes de ponerse de acuerdo
torización para intervenir en la sobre una resolución.
cuestión dominicana". En Washington, el presidente
Pero no es eso en realidad lo Johnson, hablando ante la Asocia­

que provocó la reacción irritada ción Nacional de Constructores de


Casas, insistió en que preferia ver
del delegado norteamericano, se..
discutidos sus actos que ser acu­
fíor Stevenson. Lo que le irritó es
sado de inacción.
el tono de crítica de la "acción de
En Paris, se anunció que el go­
emergencia" tomada por el presi­
bierno del general De Gaulle había
dente Johnson, que tenia la resolu­
recibido dos mensajes del gobierno
ción uruguaya ; su reafirmación de
dominicano del presidente Caama­
los artículos de la Carta que obli­
fío. En Londres, en el seno mismo
gan a los miembros a abstenerse
del Consejo de la OTAN, el doc­
del uso o la amenaza de la fuerza tor Halvaard Lange, ministro de
contra la independencia politica y R. E. de Noruega, y durante mu­
la integridad territorial de cual­ cho tiempo defensor de la politica
quier estado y que confieren al de los E. U., "rechazó la acción
Consejo de Seguridad "responsa­ del Gobierno en la República Do­
bilidad primaria" para el manteni- mi.nicana'�. "Como representante
1nientc de la paz y la seguridad. de un pais pequefio, no puedo
120 Luis Gómez-Wangüerrnert

aceptar la tesis que defienda el de­ tomaban partido en Santo Do­


recho de ningún país a intervenir mingo, "es un hecho que la
en los asuntos internos de otro". intervención de los E. U. re­
Per Haekkerup, ministro de forzó a un grupo militar de ala
R. E. de Dinamarca, criticó tam­ derecha contra un movimiento
bién la intervención en Santo Do­ que, aunque hubiera algunos
mingo, porque los E. U. actuaron comunistas en él, era en su ma­
sin consultar a sus aliados. yor parte democrático en espí­
ritu e intención". Al parecer
La radio de Pekín (según infor­
a nadie se le ocurrió la idea
me de la AP desde Tokio) trans­
de apoyar a los elen1entos de
mltió una declaración del presi­
Bosch contra la minoría comu­
dente Mao afirmando que "la in­
nista en las filas rebeldes".
tervención militar de los E. U., en
la República Dominicana ha pro­ 4-Que los corresponsales norte­
ducido una nueva ola contra el americanos desplegados en
imperialismo de los E. U., entre Santo Domingo están de acuer­
los pueblos de la América Latina y do en que el general Imbert,
el mundo". "El pueblo dominicano , hoy presidente de la Junta,
agregó, no está solo en 'su lucha" . "fue escogido, entrenado y
Y el Comité Internacional de la puesto por los norteamericanos,
Cruz Roja anunció en Ginebra el que le mantienen en el poder".
envio de Pierre Jequier, su es­
pecialista en asuntos latinoameri· :.\.'l.L\y o 12
canos, respondiendo a una peti­
El miércoles 12 dos mediadores
ción de ayuda de la Cruz Roja do­
de la OEA, Ricardo Colombo, de la
minicana.
Argentina, y el Secretario Mora, se
Para resumir la situación un
entrevistaron con el presidente
editorial del "Times" de Nueva
Caamañ.o, y a continuación, acom4
York, t5.tulado "La ciénaga domini· pañ.ados esta vez del Nuncio d e
cana" (The Dominican Morass ),
S.S., con "la junta cívico militar
precisa los siguientes puntos :
respaldada por los Estados Uni­
1-Que los corresponsales norte- dos". (Tad Szulc, N. Y. "Times",
americanos ponen enfáticamen­ mayo 13, 1965, la. plana, col. la.).
te en duda la afirmación de En las últimas horas de la tarde,
Washington de que hubiera los mediadores volvieron a visitar
"una genuina amenaza de gol­ al coronel Caamaflo. Pero según
pe comunista" en la revolución el despacho de Tad Szulc (!bid.) ,
dominicana. las gestiones para reunir en torno
a una misma mesa de negociacio­
2-Que algunos de los mejores
nes al Gobierno constitucional y a
amigos de loa E. U. en la Amé­
la Junta civico-militar, no dieron
rica Latina han roto su amis­
resultado positivo.
tad a consecuencia de la inter­
vención . El embajador Bennett, siempre
activo contra . los constitucionalis- ,
3-Que mientras en Washington tas , les acusó ante la comisión de
se afirmaba que los E. U. no la OEA de haber cometido "15 vio-
LA CRISIS DOMINICANA 121

laciones del alto el fuego el lunes" . "informó mal" al gobierno de


Pero los constitucionalistas repli.. Johnson acerca del supuesto peli­
caron denunciando casos concre­ gro comunista".
tos en que las tropas norteameri­ Estas quejas fueron el prólogo
canas de ocupación habían dispa­ de los ataques de la aviación y
rado contra los dominicanos, sin las fuerzas de Wessin contra las
provocación alguna, y el general plantas de radio y TV del gobierno.
Palmer, comandante de esa3 fuer­
Entre tanto Tad Szulc habla de
zas, no pudo negar en conferencia
dificultades entre la embajada
de prensa que esos casos hubieran
ele los E. U. y la "junta cívico
ocurrido. A las preguntas de los
militar creada el viernes con la
periodistas, Bruce Paln1er dio es­
bendición de Washington". El ge ..
ta respuesta ominosa :
neral Wessin, después de haber en ­
"l'·Tosotros nos reservamos el de­
tregado su renuncia al embajador
recho de au todefens a. Nesotros no
Bennett, el lunes , bajo fuerte pre­
firmamos el Acta ele Santo Domin­
sión , reconsideró su decisión, si­
go (el acuerdo de tregua)". gue diciendo el hábil corresponsal
Lo cual quiere decir en términos del N . Y. "Times", "cuando des­
accesibles, que el jefe de las fuer.. cubrió las circunstancias en que
zas norteamericanas de ocupación ocho oficiales que habían sido re ..
no se consideraba obligado a res­ levados por la Junta de Imbert
petar el alto el fuego, por lo cual anteriormente, fueron sacados del
estaba en condiciones de empren­ país".
der operaciones contra las fuerzas "Según fuentes de confianza, los
populares del coronel Caamaño oficiales fu�ron invitados por el
cuando . lo estimare conveniente. general Imbert a reunirse con je­
(Cf. Tad Szulc, Ibid.) fes norteamericanos a bordo de u n
Al mismo tiempo que la Comi­ buque de los E. U. en el vecino
sión de l a OEA realizaba sus ges­ puerto de Haina. Pero al llegar
tiones la embajada de los E. U. allí se informa que fueron c_ondu­
comenzó a quejarse, a través de cidos a punta de pistola a bordo
los corresponsales norteamerica­ de otro barco, en el que se fueron" .
nos, de la activa campaña de pro­ Esa es la versión norteamerica­
paganda que el gobierno del coro­ na. En Santo Domingo se afirma­
nel Caamaño realizaba a través de ba entonces y se sigue afirmando
sus plantas de radio y televisión. hoy que Wessin retiró la renuncia
"Al Gobierno de los E. U. -dice por indicación del mismo Embaja­
Tad Szulc, en el despacho antes dor Bennett , cuando éste se dio
mencionado- se le presenta como cuenta de que no era suficiente
una "potencia ocupante" y se le para inducir al Gobierno provisio­
acusa de atrocidades contra los ci­ nal del presidente Caamaño a de­
viles y de provocaciones. Se reco­ poner las armas y plegarse a la
gen peticiones de que se retire al Junta de Imbert.
en1bajador Bennett, a quien se "Aunque los E. U. pretenden se�
acusa de responsabilidad personal neutrales entre las dos facciones
en el desembarco de los infantes dominicanas -continúa Tad Szulc
de marina, sobre la base de que (Ibid.)-, se supo que Washington
122 Luis Gómez-Wangüermert

había entregado $750,000 a la Jun­ abogado dominicano, renunció en


ta de Imbert para pagar los suel­ protesta contra el desembarco.
dos de sus empleados públicos co­ Las Naciones Unidas, mientras
mo parte de un esfuerzo por echar tanto , continuaban sus negociacio­
a andar aquí las actividades gu­ nes para redactar una resolución
bernamentales" . aceptable. Los seis miembros no
"El consensus entre los dipomá­ permanentes se reunieron para
ticos directa o indirectamente re­ examinar la sugestión holandesa
lacionados con las negocia.cienes de de que el Consejo dejara la cues­
paz es que la situación está pasan­ tión dominicana en manos de la
do a una fase nueva y extraordi­ OEA. Pero el Uruguay se negó a
nariamente dificil. aceptarla. Sólo hubo acuerdo para
"Los diplomáticos norteamerica­ reunirse mañana con objeto de es­
nos están de acuerdo con la opi­ tudiar modificaciones a la resolu­
nión del cuartel general de la OEA ción uruguaya que daria autoridad
en Santo Domingo, de que es com­ para intervenir al Secretario Gene­
pletamente imposible un gobierno ral de las N. U., cosa a la que se
de coalición formado por elemen­ mantienen opuestos los E. U.
tos de los grupos de Caamaño e El señor Harriman , de regreso
Imbert". de su inocua misión por la Améri..
Martín Arnold, corresponsal del ca del Sur, comenzó a predicar en
"Times" de N. Y., informando des­ las universidades el evangelio an­
de Santiago de los Caballeros, en ticomunista, afirmando a un audi­
el corazón del Cibao , dice que el torio incrédulo que "activistas co­
pueblo de la provincia acudió a los munistas, entrenados en Cuba" ha..
cuarteles del ejército en busca de bían infiltraélo la democrática re­
armas cuando estalló la revolución, volución dominicana.
el 24 de abril. Y en Puerto Rico -dice Homer
Bigart en un despacho de San
Los jefes locales se negaron a
Juan al N. Y. "Times", la inter­
armarlo, y afirman que la paz no
vención en la isla vecina habia
ha sido alterada en Santiago. Pero
producido la alianza de todos los
Arnold informa que cuatro jóvenes
movimientos nacionalistas puer­
habían sido fusilados la semana
torriquefios y W1a ola de sentimien­
pasada por haber tra�ado de tomar
to antinorteamericano.
una estación d e radio.
Honduras, la República banane­
También da cuenta de varias
ra , ofreció tropas a la OEA para
manifestaciones a favor del go­
la llamada "fuerza interamerica­
bierno constitucionalista, y admi­
na". Pero en Paris, Alain Pey­
te que la masa del pueblo apoya refitte, ministro de Información,
al coronel Caamafio y deplora la reiteró que "Francia no aprobaba
intervención norteamericana. "El el principio de la intervención ar­
Servi.cio de Información de los mada en nn pais independiente".
E. U. -continúa- tiene en esta En hora.s de la noche se produjo
ciudad un Instituto Dominicano­ un combate cuando 40 soldados de
americano, y ayer el Presidente de la Junta trataron de penetrar pro­
la junta directiva del Instituto ' un fundamente en el sector norte de
LA CRISIS DOMINICANA 123

la ciudad. Fuerzas constituciona­ Y aunque la Embajada de los E. U.


listas reaccionaron inmediatamen­ protestó inmediatamente ante la
te y el fuego se mantuvo toda l a comisión de la OEA por el su.
noche, hasta que 200 hombres, pro­ puesto ametrallamiento de las tro­
cedentes de la base de S . Isidro, pas norteamericanas, l a opinión
penetraron en la ciudad a través general es que la Junta de Imbert
de las lineas norteamericanas y y los aviadores de Wessin nunca
obligaron a los constitucionalistas se hubieran atrevido a atacar sin
a retirarse. tener de antemano el consenti..
miento o la excitación del Emba.
jador Bennett.
MAYO 18
Horas antes del ataque el coro­
nel Caamañ.o habia transmitido
Ese fue el prólogo de aconteci­
por la radio y la TV la advertencia
mientos más graves. Como si las
de que si los soldados norteameri
quejas del embajador de los E. U.
canos seguían penetrando en el
contra las transmisiones de la Ra­
territorio revolucionario , las fuer.
dio y l a TV del gobierno, hubie­
zas revolucionarias abrirían el fue
ran sido una orden de ataque, a las
go sobre ellos. Eso fue interpretado
2 de l a tarde del jueves 13 cinco
en la Embajada como un ultimá_
aeroplanos militares de la base de
tum. Y en opinión de observado.
San Isidro abrieron fuego de cohe­
rey; dominicanos, fue lo que deci­
tes y ametralladoras contra la
dió el ataque de los aviones.
planta, hasta silenciarla.
La reanudación de los ataques
Uno de los aviones disparó so­
interrumpió las gestiones de me.
bre tropas de los E. U. que patru­
diación del Nuncio papal. Y Ri_
llaban la zona internacional en
chard Phillips, portavoz del Depar.
las .inmediaciones de la embajada,
tamento de Estado, que estaba en
y los norteamericaJ1os devolvieron
la Embajada de los E. U. durante
el fuego . Uno de los aviones ata.
el bombardeo, declaró que "se es­
cantes fue derribado sin que se
tán to1nando medidas inmediatas
sepa a ciencia cierta si tue el fue.
para evitar su recurrencia". Los
go norteamericano o el de las fuer­
ataques, sin embargo , habían de
zas del coronel Caamaño el que le
repetirse en breve . . .
derribó.
En Nueva York, el Consejo de
Una mujer y un niño de cinco
Seguridad de las N. U. invirtió su
años fueron muertos por los avío.
sesión del día 13 en discutir si de­
nes de Wessin. Y al saberse la
bía escucharse o no a un delegado
trágica noticia, miles de personas
del gobierno constitucional del pre.
se echaron a la calle en Santo Do.
mingo, denunciando el crimen y sidente Caamaño.
atribuyendo a los Estados Unidos Fedórenko, de la Unión Soviéti.
la responsabilidad. ca, pidió que se invitara a compa.
Los E. U., en efecto, tenían el recer ante el Consejo al Sr. Rubén
control absoluto de la base aérea Brache, representante constitucio­
de S . Isidro cuando se efectuó el nalista ante la ONU, y el emba­
ataque. Nunca hubieran podido jador de Francia, Sr. Seydoux,
despegar de ella los cazas de Im­ a p o y 6 la proposición soviética'
bert sin el consentimiento yanqui. pero el señor Stevenson s e opuso,
124 Luis Gómez-\Vangüermert

alegando que ningún gobierno ha­ Tropas de los E. U. seguían rea­


bía reconocido a ninguno de los lizando, especialmente de noche,
grupos contendientes. pequeñas penetraciones en la zona
Una proposición del presidente constitucionalista, ocupando una
del Consejo, Rahmani, de la Fede_ manzana o dos. Y los paracaidis­
ración Malaya, para que se oyera tas yanquis instalados en la otra
al señor Brache en calidad de ciu­ orilla del Ozama continuaban prac.
dadano privado, no fue aceptada ni ticando la puntería sobre los domi­
por la URSS ni por los E. U. El nicanos de la zona constituciona­
secretario general, U Thant, infor­ lista, so pretexto de que los civiles
mó que tanto la Junta apoyada armados disparaban sobre ellos.
por los E. U., como los constitucio­ Y el comodoro Francisco J. Ri­
nalistas habían pedido que sus re­ vera Caininero secretario de las
,
presentantes fueran oídos y que Fuerzas Armadas en la Junta de
''aún no estaba claro cuál de las Imbert, a s u m i ó responsabilidad
autoridades contendientes constitu­ personal por el ataque de la avia­
ye el gobierno del país". Y el Con­ ción a la planta de radio -en el
sejo decidió continuar al día si­ que fueron muertos una mujer y
guiente l a discusión. un niño- declarando a la Associa.
ted Press ( "Herald Tribune", Eu­
Pero el debate sobre la invita.
ropean Edition, mayo 15-16, 1965)
ción al sefior Brache había de ver­
que él habia ordenado personal_
se interrun1pido por nuevos y más
mente los ataques y que el acuer­
graves acontecimientos.
do de alto el fuego se refería so­
lamente al sector central de la
l\fAYO 14 ciudad.
Los comisionados de la OEA,
En la tarde del viernes 14 tro. después de entrevistarse con Im­
pas de la Junta militar penetraron bert, lo hicieron con el enviado
en la.s posicione� constitucionalis­ personal del presidente Johnson,
tas, violando una vez más el alto John Bartlow Martín, quien les in­
el fuego, para realizar un segun. formó que babia decidido suspen­
do ataque con morteros, bazookas der los "esfuerzos pacifistas" de
los E. U. dejando la tarea en ma.
y armas automáticas contra la ,
nos de la OEA.
planta de radio y TV del gobierno
constitucional, situada, en el sec­ Mientras desembarcaban solda.
dos hondureñ.os, vanguardia de la
tor norte de la capital dominicana.
fuerza interamericana, un portavoz
La planta fue silenciada por �e­
de la Junta aseguró a Martín Ar­
gunda vez en 24 horas, mientras la nold, corresponsal del "N. Y. Ti­
comisión de la OEA realizaba inú­ mes" ("N. Y. Times", mayo 15 ,
tiles gestiones por reparar una 1965, pág. 10, col. 1 ) , "que se eje.
tregua que no merecia respeto a cutarían nuevos ataques aéreos
los soldados de Wessin y que el contra los rebeldes, si era necesa.
jefe de la.9 tropas norteamerica. rio".
nas de ocupación declaraba insis­ En Nueva York, el presidente
tentemente no hab er firmado, del Consejo de Seguridad, Radha­
dando a entender que no estaba krishna Rahmani, de la Federa.
obligado a respetarla. ción Malaya., que habia recibido en
LA CRISIS DOMINICANA· 125

la noche del jueves u n mensaje del tes en la opinión pública de los


doctor Jottin Cury, ministro de mismos Estados Unidos. Y en ter­
R. E. del gobierno constituciona­ cero porque, previendo Washington
lista' al secretario U Thant, solici- como prev¡eía, la posibi·lidad de
tando la reunión urgente del Con- lanzar un ataque de las fuerzas
sejo para evitar la destrucción de norteamericanas de ocupación con­
la histórica ciudad capital y la tra las posiciones de los revolucio ..
inatanza de sus habitantes, convo­
narios, Washington no quiso ·asumir
có al organi.s1no de las N. U. para
de antemano la grave responsabi­
las 10 de la mañ.ana.
lidad que in1plicaba el paralizar la
La dra1nática apelación del go­ acción de las N. U. con un veto, ya
bierno dominicano dio lugar a una que la proposición d e Jordania
proposición de Abdul Monei Rifai, contaba con la necesaria mayoría.
de J o r d a n i a, copatrocinada por
"La primera acusación e�pecí­
Costa de Marfil y la Federación
fica sometida por los rebeldes do­
Malaya, que fue aprobada por una­
nimidad, y por la cual el Consejo minicanos -dice Thomas J. Ha­
de Seguridad pedía a su Secreta­ milton (N. Y. "Times" , mayo 15,
rio General enviara un represen­ 1965 )-, era la de que las tropas
tante a Santo Domingo a informar norteamericanas habían avanzado
de la situación. La resolución del en la "zona de seg1'lridad" de Santo
Consejo pedía también "un alto el Domingo, violando el acuerdo d e
fuego estricto" y solicitaba "de alto el fuego, y que los E . U. esta­
todos los interesa.dos en la Repú­ ban concentrando "tropas, tanques
blica Dominicana'' que cooperaran y artillería en varias posiciones
con el representante del Secretario dentro de la zona de seguridad".
General.
El señ.or S tevenson, infortunada­
Los E . U., que en ocasiones an­ mente condenado a defender siem­
teriores habían insistido en defen­ pre posiciones falsas, . alegó que la
der la jurisdicción de la OEA, pi­ violación de la zona de seguridad
diendo al Consejo dejar en su'S
era simplemente el caso de un jeep
manos la cuestión dominicana,
de los E. U. cuyos ocupantes toma­
cambiaron su actitud y votaron la
ron una calle por otra; que los E.
intervención directa de las Nacio­
U. nada habían tenido que ver con
nes Unidas en el caso por varias
razones. E n primer lugar porque el ataque a la planta de radio,
la proposición aprobada sustituía aunque los aviones atacantes par­
a la del Uruguay, que reafirmaba tieron de una base ocupada por
la jurisdicción de las N. U., pi­ fuerzas norteamericanas ( Cf. Tad
diendo "al Secretario General que Szulc , "Crisis in Santo Domingo :
siguiera d e cerca los acontecimien­ anti-U. s .. Feeling Surges" , N.Y.
tos d e la República Dominicana y "Times", mayo 15 , 1965), y que las
tomara las medidas que considera­
fuerzas d e los E. U. "no tenían
ra apropiadas con el fin de infor­
mandato de impedir la salida de
mar al Consejo de Seguridad acer­
los P-51".
ca de todos los aspectos de la si ..
tuación". En segundo, porque un El delegado soviético, Fedóren­
veto norteamericano hubiera podi­ ko, afir1nó por su parte que las
do tener efectos contraproducen- acusaciones del Gobierno consti-
126 Luis Gómez-Wangüermert

tucional, eran un ejemplo más de sionar a la opinión norteamerica­


la "agresión norteamericana". na y que las fuerzas de lo� E. U.
Ante la resolución del Consejo, estaban preparadas para una "so­
U Thant se aplicó de inmediato lución militar" hacia la cual pa­
re�ían dirigirse los a,oontecimien­
a buscar persona adecuada para
representarle en la isla antillana. toª.
Pero despachó hacia Santo Do­ En Roma, el primer ministro
mingo en el acto al mayor general Aldo Moro invirtió una hora en
Rikhye, del Ej�rcito indio, que ha­ Monte Citarlo para justificar la
bia ayudado a organizar la� fuezt­ int�rvenció� de los m. u. "por r�­
zas de las N. U. en el Congo y en zones en parte humanitarias y en
Chipre, y que es su consejero mi­ parle de seguridad del Continente
litar. americano".
"Los ln. U. -dljo al día stguien­
te el "Times" de i.'lí. Y. en un edi� MAYO 15
torial- se han visto obligados a
unirse de mala gana a una vo­ La opinión del comodoro Rivera
tación unánime del Consejo de Se­ Caminero de que el alto el fuego
guridad de las N'aciones Unidas se limitaba a las posiciones nacio­
para enviar un representante a la nalistas de l a ciudad baja, era
República Dominicana con el fin compartida al parecer por l a emba­
de asegurar la paz." jada de los E. U. y el jefe de las
"Pero es un hecho desagradable fuerzai9 de ocupación, porque en lp.
que -aún teniendo 22,000 solda­ mañana del. sál:>ado 15 la& tanques
dos en la República Dominipana y la infantería de VVes�tn, apoya­
y una Junta de la q4e corresponde dos por la, artille1,ía y los tanques
a Washington l a responsabiltdap novteameFicanos, lanzaron un vio­
primaria por haberla instalado e:n l�nto ataque contra l a zona norte
el poder- los Estados U�igos no qe la eiudad. Desde la zona inter­
pueden todavía imponer restriccio­ nacional se escuchaba el tronar de
nes de las que se pueda depender los cañones y la explosión de las
a los abusos de ese poder por par­ l:>ombas, que se acentuaron al me­
te de la Junta." diodía. Un portavoz del embajador
Y en una larga reca,pitulación de Bennett declaró a, los periodistas
los acontecimientos de Santo Do­ que "no tenia noticias de lo que
mingo, desde que estalló la revolu­ estaba ocurriendo"; pero los miem­
ción, el 24 de abril, Tad Szule (N. bros del cuerpo diplomático, sin
Y. "Times", mayo 15' 1965) no duda mejor informados, llamaron
sólo reconoce que los E. U. intervi- por teléfono a su colega norteame­
nieron militarmente para impedir ricano para pedirle una suspensión
el triunfo de los partidarios del
de las hostilidades.
ex presidente Bosch, sino que die­
Mientras se desarrollaba el ata­
ron apoyo a las fuerzas de Wessin,
que ejercieron presión brutal sobre que en el barrio industrial, los pa­
los constitucionalistas para obli­ ri;icaidistas, instalados en la orilla
garles a rendirse, que utilizaron el derecha del Ozama, mantuvieron
espantajo comunista para impre- fuego constante de artilleria de 106
LA CRISIS DOM INICANA 1 27

rnm con·tra el seotor nacionalista,, En Washington volvió 8: reunir­


causando considerable destrucción, se el órgano de opnsulta de la OEA
Los helicópteros norteamerica­ para e¡:¡tudiar la propuest¡:¡. de Ve­
nos transportaban a los soldados nezuela y Chile de enviar a Santo
de Wessin desde la base de San Domingo la famosa "comisión de
Isidro hasta, el norte de Santo Do­ alto nivel", formada por los se­
mingo. Y la radio de la base co­ fiores Mup9z Marín, Betancourt y
menzó a transmitir la advertencia Figueres, pero la decisión fue
de �l,le nadie de}::>iera salir a la cªlle aplazada }}asta recibir µn inforJ
despué� de las 5 de 18¡ tarde , :por­ m� comp}�t9 de los· erripajgi.doi:ei:i
que "la hQra de la depuraci(jn pª,.. que e§tª-p sob11e g! ter,ren0.
bia llegado". Con eso daban a @n­ En la reunión -
.
- diee Carlos J.
tender que a esa hora se generali­ Villar Borda en un despacho de la
zaría el combate a toda la ciudªd UPI ("El Mundo", Habana, 16 de
y que las fuerz� de los E. U. asal­ mayo, 1965)-, "el embajador nor­
tarian las posiciones constituciona- team�ricano Ellsworth Bunker, se
. listas a sangre y fuego.
vip preci�ado a ratificar, repetida­
Esa advertencia fue tran�miti� mente1 ¡a neutralidad de las fueJ?­
da tS¡m}::>ién por la radio d� la Juni­ zas a:umadas de lQ� E. U. en la
ta oivico-militar de Imbert. �uerra giyil dominicana" 1 por que
De?Cter Moore, paracaidista 9e a los embajadores de otros p�íses
Detroit, fue identificado como el qe la América Latina les resulta­
soletado norteamericano qlJ,e dig ba difícil comprender 1 ) que "las
muerte al joven dominicano, de 1'7 poderosas fuerzas militares de los
afias, Osear Alido Pérez1 cuan@o E. U. sean incap aces de controlar
le atendia en una drogueria de la los actos de agresión del general
que era dependiente. Las aµtorida­ An.tonip Im}::> ert :Barreras y de sus
des norteamericana¡:¡ declaFarqp ftieJJza::;, que @Omparten con los
que seria ¡:¡ometido a consej9 �� m. u. �u,s bases de operaciones y
guerra, pevo hasta aho11a no se aún el terrttorig de la zona en que
ha hecho pú:blioo si s� celebró el se mueven"; y 2) ''que la OEA
consejo y cuáles fueron sus resul­ pued� encoptrar una §alida al con­
tados . flicto ªi �e obstina copto hasta
a,}lora en desgg11gcer la exil3tencia
Esa es la situación que encontró del coronel Caamañ<;)'I.
en Santo Domingo el general
Ria de Janeiro anunció el sába�
Rikhye, asesor militar del secreta­
do su disposición a enviar tropas
rio General de las N. U., cuando
para la fuerza "interamericana".
llegó al frente de un grut.o de Lo1:3 jefes militares de la Argenti­
avanzada, mientras en México se na comenzaron a presionar al pre..
anunciaba ,EJ.lJ.e José Antonio Ma­ sidente Illia para que les autoriza­
yobre, ,sec11�tario ejecutivo de la ra a hacer lo mismo. En Varsovial
CEPAL, ha}?i� siQ.o designado 11e.. eJ presidente Gomulka señaló que
pI1esentante personal de U Thant el "brutal ataque" al Vietnam y
en la Repú}1:>1ica Dominicana, en a la República Dominicana "han
cumplimiento del m a n d a t o del provocado el creciente aislamiento
Consejo de Seguridad. de los E. U." .
128 Luis Gómez-Wangüermert

El Partido Revolucionario Abril N. Y. de la llegada de esa comi­


y M·ayo, de El Salvador, repudió la sión- ha estado a cargo de la
intervención yanqui, calificándola operación dominicana en el Depar­
de "Violatoria de la soberania. de tamento de Estado desde el 24 de
una nación". Y en Moscú "Estre­ abril, cuando comenzó la rebelión".
lla Roja11, órgano de las fuerzas Cuando llegó la comisión, a las
armadas, opinó que la esencia de ·la 9 :30 a.m. del domingo, la lucha
llamada Doctrina Johnson consiste continuaba violentamente en la
en "la ilimitada ingerencia militar, ciudad. Portavoces de coronel Caa­
económica, política y financiera de mafío informaron por teléfono al
los E.· U. en los asuntos de los paí­ corresponsal del "Times" que las
ses latinoamericanos". tropas de la Junta apoyada por
Washington habían penetrado por
MAYO 16 el nordeste la posición constitucio­
nalista y estaban "ametrallando a
La reacción creciente de la opi­ los civiles". "Los rebeldes afirman
nión pública norteamericana y el -continúa Szulc- que el ataque
tono cada vez más desfavorable a de la Junta con armas pesadas no
los ID. U. , de los debates en el perjudicará sus defensas principa­
Consejo de Seguridad y en el Orga­ les".
no de Consulta de la OEA, · decidie­ Los hospitales informaron haber
ron al presidente Johnson y al De­ recibido "varios cientos" de heri­
partamento de Estado a detenerse dos, en su mayor parte civiles, co­
antes de provocar una espantosa mo .consecuencia de la lucha.
carnicería. "Según fuentes bien infarma­
Interrumpiendo el plácido fin de das -agrega Szulc- el general
semana, tan caro a la burocracia Imbert no está seguro de su con­
norteamericana, los E. U. despa.. trol sobre las tropas de la Junta.
charon hacia Santo Domingo a una Esas tropas están bajo el mando
titulada "comisión investigadora", directo del secretario de Defensa
formada por varios de los princi­ de la Junta, comodoro Francisco
pales consejeros del presidente J. Rivera Caminero, y del general
Johnson·: McGeorge Bundy, la emi­ de brigada Elías Wessin y Wessin.
nencia gris de la ,. Casa Blanca, "Al parecer los ataques no fue­
ayudante. presidencial para las ron ordenados por el general Im­
cuestiones de seguridad nacional; bert y algunos observadores no
Cyrus R. Vanee, subsecretario de excluyen la posibilidad de que re­
Defensa; Thomas C. Mann, subse­ nuncie pronto si no recupera el
cretario de Estado para los asun­ control de las fuerzas armadas".
tos económicos y padre de la lla­ La comisión presidencia.!, que
mada "politica de línea dura" del proyectaba dedicar un solo día a
gobierno norteamericano, y Jack sus investigaciones (por lo visto,
Hood Vaugh, secretario auxiliar de el pue):>lo de Santo Domingo no
Estado para los asuntos latino­ merecía un esfuerzo mayor de los
americanos. ilustres comisionados), habló du­
"El sefior Mann -dice Tad rante el almuerzo con la comisión
Szulc al dar cuenta al "Times" de de la OEA, presidida por Ricardo
LA CRISIS DOMINICANA 1 29

Colombo, de la Argentina, después las cuales suponen que están es·


de haberlo hecho con el embajador condidos los tiradores rebeldes, sin
Bennett y el señor l\lfartin, enviado esperar a que éstos hagan fuego".
personal del presidente Johnson. Una tregua informal se mantu­
La presencia de los altos comi· vo, a petición del general Rikhye ,
sionados del Gobierno norteameri­ de las Naciones Unidas, para per­
cano no decidió al comodoro Rive­ mitirle visitar las posiciones de
ra Caminero y al general Wessin a constitucionalistas y militares de
detener su ofensiva, a pesar de las la Junta.
insistentes demandas de la OEA, En el cuartel general del presi­
empeñada en obtener un alto el den te Caamaño, en la Calle del
fuego antes de que llegara de Nue­ Conde, el ministro de R. E,, doctor
va York el enviado personal del Jottin Cury, recibió en la puerta
Secretario General de las N. U. , al asesor militar del Secretario
señor l\lfayobre. "Un portavoz de de las N. U., mientras el pueblo
la Junta, comenta Tad Szulc , dijo allí congregado aplaudía y grita­
ssrcásticamente: Puede ser que la ba: "¡ Naciones Unidas , sí! ¡ OEA,
nota de la OEA tarde mucho tiem­ no!".
po en llegarnos" . En Washington, según la UPI,
Las fuerzas de la Junta, admite ( "Herald Tribune", European edi­
Szulc en su antes mencionado des­ tion , mayo 17, 1965), el señor Ave­
pacho al N. Y. "Times", procedian rell Harriman complicó el cuadro
de la base de San Isidro y estaban declarando que el gobierno de los
infiltrándose a través del puente E. U. tenía "sólida información"
Duarte, ocupado por tropas de de que comunistas "que fueron
E. U. Por el corredor que va del prominentes" en la rebelión domi­
puente Duarte a la Zona Interna­ nicana, han abandonado ahora la
cional, corredor en poder de las isla "para crear problemas en
tropas norteamericanas , se veían otras partes".
transitar constantemente camiones "Los comunistas ciue se han que­
cargados de soldados de Wessin. El dado se han retirado de la primera
fuego se hizo más violento en la fila y son menos visibles ahora"
ciudad durante la noche y los pa­ -concluyó en un programa de
racaidistas de la 82• División televisión.
Aerotransportada, continuaron el
tiro al blanco sobre los constitu­ MAYO 17
cionalistas desde el molino hari­
nero al otro lado del Ozama. Mientras la lucha entre los sol­
El teniente coronel George C. dados de Wessin y los constitu­
Diney, jefe de los paracaidistas, cionalistas se hacia más violenta
deploró que sólo se permitiera a en los barrios del norte, el gobier­
sus hombres hacer fuego cuando no de los E. U. , modificó sus tác­
eran atacados. Pero Martín Ar­ ticas.
nold, en un despacho al "Times" Los revolucionarios del coronel
de mayo 17 , 1965 , dice: "Los solda­ Caamafto habian dejado de ser co­
dos admiten que muchas veces se munistas y era posible tratar con
les permite tirar contra zonas en ellos. Los jefes militares de la
130 Luis Gómez-Wangüermert

Junta presidida por el general y sin dar explicaciones". (Tad


Imbert eran demasiado agresivos Szulc, N. Y. "Times", mayo 18,
y no se sometían con docilidad a 1965 ) .
las "orientaciones" de Washington. Según Szulc, la decisión de res­
Una solución política apuntaba en paldar al señor Guzmán fue "un
el horizonte. gran triunfo" para los constitucio­
Tad Szulc , informando desde nalistas. Pero \iVessin seguía ata­
Santo Domingo (N. Y. "Times", cándoles violentamente en el sec�
mayo 18, 1965), dice: "Los Estados tor norte, con tanques e infantería,
Unidos, informó hoy la más alta Y la Junta de Imbert, que los E. U.
autoridad, han llegado a un acuer­ habían creado nueve días antes, se
do secreto en principio con el mo­ oponía a renunciar en ravor de
vimiento rebelde del coronel Fran­ Guzmán, a pesar de ser ese el
cisco Caamaño Degnau para ter­ plan que decían apoyar los en­
minar la guerra civil dominicana". viados del presidente Johnson.
"La más alta autoridad" quiere La intensidad de la lucha, que
decir, en el lenguaje periodístico causó centenares de bajas a am­
norteamericano, el señor McGeorge bos bandos, determinó a la Cruz
Bundy, miembro el más importan­ Roja a pedir una tregua de 24 ho­
te de la comisión presidencial. ras para recoger a los heridos y
enterrar a los muertos .
"Según el acuerdo mencionado,
Antonio Guzmán, terrateniente y "La Junta -dice Szulc- pare­
hombre de negocios de 54 años cía determinada a obtener una vic­
'

que fue ministro de Agricultura toria militar antes de llegar a un


antes del derrocamiento del presi­ ajuste político final entre los E.
dente Bosch, desempeñará la pre­ U. y .el movimiento de Caamaño" .
sidencia de la República Dominica­ Según Szulc, los comisionados de
na hasta diciembre de 1966. En­ Washington están "impresionados
tonces se le escogería un sucesor por la amplitud del apoyo popu­
en elecciones normales" . lar de que disfrutan en la Repú­
blica Dominicana los constitucio­
El señor Guzmán había regresa­
nalistas del coronel Caamaño " ;
do el día anterior de un viaje se­
pero no hubo indicios de que estu­
creto a Washington, donde se le
vieran dispuestos a utilizar su do­
dio la aprobación. Y durante el fin
minio militar y económico de la
de semana los enviados norteame­
situación para forzar a Imbert a
ricanos , con la cooperaci·ón del
aceptar la solución Guzmán, pa­
señor Bosch, que desde Puerto Ri­ trocinada por ellos.
co se mantenía en contacto cons­
"Mi entras los funcionarios nor­
tante con la situación , llegaron, se­
teamericanos rehusaban discutir
gún Tad Szulc, a un entendimien­ su reunión con Imbert -sigue re­
to con el coronel Caamaño y sus portando Szulc- el mismo presi­
amigos. dente de la Junta informó que ha­
La Comisión de la OEA, des­ bía desechado el plan de coalición
pués de una conferencia con el li­ de Guzmán.
der constitucionalista, "partió ha­ "-Les dije -dijo- que si que­
cia Washington de manera súbita rían entregar el pais al comunis-
LA CRISIS DOMINICANA 131

mo, nosotros no tomaríamos parte nían en él dijeron que buscaban a


en eso. los rebeldes. Antes de que pudiera
"El general Imbert agregó en­ darme cuenta de lo que hablaban
tonces que el señor Guzn1án, miem­ dipararon contra la casa y la des­
bro del Partido Revolucionario truyeron. Yo corrí".
Dominicano de Bosch, era un títe­ La señora Ramírez vivía en una
re de Bosch. casa frente al cementerio. A pocas
"Dijo al equipo de la Casa rnanzanas de distancia estaba el
Blanca que el presidente Johnson cuartel general de los soldados de
había dicho que la misión de las la Junta.
fuerzas de los E. U. en la Repú­ "Eladio García , que vivía cerca
blica Dominicana era impedir que del cementerio, explicó por qué la
los comunistas tomaran el poder. mayor parte de los vecinos apoya
"Les aclaré que seguiríamos pe­ a los rebeldes.
leando con el mismo objetivo, aun­ "-Los soldados de la Junta en­
que eso significara que las tropas traron en todas las casas del ba­
norteamericanas se volvieran con­ rrio. Dijeron que buscaban rebel­
tra nosotros -continuó-. Cuba des escondidos y municiones. A
cayó en poder del comunismo por todo el que encontraban en la calle
cálculos como ese. Pero nosotros le obligaban a quitarse la camisa;
estamos determinados a que eso no nosotros somos gente pacífica y
ocurra aquí". ellos buscaban las huellas de los
En la Embajada de los E. U. se culatazos del rifle en nuestros
· anunció que la comisión presiden­ hombros desnudos".
cial, que llegó pensando pasar un "Una mujer, casi histérica, dijo
sólo día en la capital dominicana ,
que tenía un , salón de baile cerca
pudiera permanecer allí tres, tra­
de los cuarteles del ejército.
tando de resolver los problemas t

con la junta recalcitrante y bus­ "-Los soldados de la Junta vi-


car un alto el fuego. nieron, se bebieron todo mi ron y
se llevaron el dinero. Luego ama­
"El grupo -sigue Szulc- espe­
rraron a mi hijo, que apenas tiene
raba establecer contacto con el
15 años , y se lo llevaron. De eso
movimiento de Caamafio", que ya
había sido visitado por uno o más hace dos días y no he vuelto a
de los enviados del presidente saber de él"!
Johnson." "A su lado -sigue refiriendo
Martín Arnold informando des- Martín Arnold- estaba una mu­
'

de Santo Domingo (N. Y. "Times" jer alta. Dijo que en su barrio, que
mayo 18, 1965), recoge los relatos está cerca del estadio, los soldados
de los refugiados que escaparon de la Junta estaban disfrazados de
del campo de la lucha. La señora civiles. Se mezclan con el pueblo
Aurora Ramírez dijo : "Tengo una y preguntan por los rebeldes. Lue­
casa de dos plantas. Mejor dicho, go vienen los soldados de unifor­
tenía una casa de dos plantas. En­ me y con las noticias que los otros
tonces vino ese tanque, un tanque les dieron, entran en las casas y
de la Junta. Los ·hombres que ve- arrestan a las gentes.
132 Luis Gómez-\Vangüermert

'·-un soldado nle gritó que si Un portavoz del Departamento


no le decía dónde estaban los re­ de Estado negó una vez más la evi­
beldes iba a tirarme una grana­ dencia, diciendo que los E. U. no
da. ¿ Yo qué sé? 1\-Ie fni antes de habían apoyado militarn1ente a la
que me nlataran. Junta. Pero a renglón seguido re­
conoció que se habian dado al
"Por allí hay una bodeguita.
Los soldados rompie1·011 la puerta, grupo de In1bert $750,000 dólares
entraron y uno d e elios inató al para pagar los salarios de .los
dependiente, un rnuchacho de 24 empleados públicos.
años. Luego se lo llevaron todo : En la sede de las Naciones Uni­
cuatro mil pesos y la vida del due­ das, se anunció que el doctor José
ño. Ciertan1ente, esta1nos con los Antonio Mayobre, de Venezuela.
rebeldes. delegado personal del secretario U
"En el Centro de Transporte Thant, salió hacia Santo Domingo.
-concluye .. .rnold-
t.i. el coronel En Roma, el Papa envió un nlen­
Anseln10 Filarte, vestido con un saje a su nuncio en l a República
uniforn1e nítido, repantigado en su Dominicana, monseñor Clarizio.
sillón, observa a sus soldados y a exhortándole a seguir trabajando
sus viejos tanques de la II Guei·ra por la paz.
1'1:undial. Y el sesudo "Times" de N. Y., en
"-Claro que consulta1nos con un editorial titulado "Marcha
Jos americ&nos -dijo- de manera Atrás" (mayo 18 , 1965) califica
que cuando atacamos cerca de su los acontecimientos de "inversión
zona sepan lo que estan1os hacien­ dramática de la p�lítica nortc­
do y no nos tiren". arnericana" y estima que la "solu­
Tom \Vicker, de la oficina del ción Guzmán" es una "tardía ad­
"Times" de Nueva York en Wash­ misión de que los rebeldes fueron
ington, confjrrnó el cuarto de con­ siempre los verdaderos represen­
versión ejecutado por la Casa tantes de la voluntad popular" .
Blanca y el Departamento de Es­
tado. "Fuentes altamente cualifi­ 1\!AYO 18
cadas -dice- con firmaron hoy
que la inisión presidencial encabe­ Pero la "solución Guzmán" im­
zada por McGeorge •Bundy inten­ plicaba algo más que la aceptación
taba forrnar un gobierno de uni­ de un presidente provisional que
formó parte del gabinete del pre­
dad nacional encabezado por un
sidente Bosch. Implicaba también
partidario del ex presidente Juan
l a formación de un gabinete para
Bosch" .
el Presidente provisional y los co­
Guzmán es el hombre escogido
misionados presidenciales norte­
por Washington para la presiden­ americanos no tenian la intención
cia provisional. "Pero -sigue di­ de permitir al señor Guzmán es­
ciendo Wicker- las fuen tes insis­ coger libremente sus ministros.
tieron en que el apoyo al señor McGeorge Bundy y Thomas Mann.
Guzmán no cambia la política de tenian la intención de escogerlos
los E. U. en la. compleja situación ellos, especialmente al Ministro de
dominicana". Defensa, que tendria a su cargo el
LA CRISIS DOMINICANA 133

mando de las fuerzas armadas. Y tina que, estimando "incierta" la


ahí comenzaron las dificultades conducta de Washington, había sus­
con el sector consti tucionalista. pendido la petición de permiso del
Mientras la Junta de Imbert se Congreso para enviar soldados a
negaba a aceptar la solicitud de Santo Domingo y solicitado de los
una tregua de 24 horas para reco­ gobiernos del sur una consulta ur-.
ger muertos y heridos , formulada gente para "reexaminar el papel
por la Cruz Roja, y mantenía un de la OEA y sus propias posicio­
ataque constante en los barrios nes, a la luz de la crisis dominica­
del norte, e1 coronel Caamaño a.cu­ na".
só a los comisionados norteameri­ Y mientras los muertos seguían ·
canos de permitir la continuación apilándose en el sector norte de
del ataque y de utilizar la actitud la capital , el secretario general de
negativa de. Imbert y de Rivera las N. U., U Thant, cuyo envia­
Caminero como un medio para do personal, el venezolano José
ejercer presión sobre los constitu­ Antonio Mayobre, acababa de lle­
cionalistas y obligarles a aceptar gar a Santo Domingo, sosteniendo
el gabinete que los ID. U. deseaban. conferencias con la Junta y con los.
,Y era, probablemente,. cierto , constitucionalistas , lanzó "la más
porque los E. U., que ocupaban la urgente y seria apelación" a los
base de San Isidro y tenían en bandos en lucha para. "un alto el
Santo · Domingo más de 20,000 fuego inmediato" .
hombres provistos de las armas
más modernas, hubieran podido MAYO 19
vencer las resistencias de la .Junta
con un simple ultimátum del ge­ El miércoles 19 las tropas de la
neral Bruce Palmer, en cuyas ma­ Junta, que atacaban las posicio­
nos estaban los aprovisionamien­ nes constitucionalistas en el nor­
tos de víveres y municiones de las te de Santo Domingo, con la esta­
tropas de Wessin. ción de radio y televisión como ob­
jetivo, se anotaron lo que Martin
En Washington se apoyó la ma­
Arnold, corresponsal del N. Y.
niobra de los comisionados anun­
''Times", califica de "aplastante
ciando que "probablemente" sería
victoria contra el régimen rebelde
necesario · que tanto Imbert como
en una ofensiva visiblemente ayu­
Caamaño se hicieran a un lado. Hi­
dada por tropas de los E. U.". (N.
zo el anuncio, en sesión del órgano
Y. "Times", Late City Edition,
de consulta de la OEA, el embaja­
mayo 20, 1965, 1� plana, col. 8) .
\ dor Bunker tratando de explicar
que el cambio de frente realizado La victoria a que se refiere el
por Washington al pactar un go­ sefior Arnold consistió en la ocupa­
bierno de coalición no entrañaba ción de la planta de radio, después
modificación alguna de la política de una lucha enconada, en la que
anticomunista que llevó al presi­ las tropas del Gobierno constitu­
dente Johnson a invadir y ocupar cional, impedidas por los soldados
la República Dominicana. De esa norteamericanos de recibir muni­
manera contestaban los E. U. a las ciones y refuerzos, se vieron obli­
críticas del gobierno de la Argen- gadas a retroceder hacia el este
134 Luis Gómez-Wangüermert

quedando en una posición insoste­ Secretario General de las N. U.,


nible. Pero eso en nada afectó al tuvieron mejor éxito, y el miérco­
núcleo principal de las fuerzas del les 19 el general Imbert accedió a
coronel Caamañ.o, que ocupaban el suspender las hostilidades por 12
centro de la ciudad; aunque el Go­ horas, para dar a la Cruz Roja la
bierno perdió la posibilidad de oportunidad de recoger a los he­
hacer llegar su voz a todos los ridos y enterrar a los muertos.
rincones del país a través de las En el plano politice, la embaja­
instalaciones que habían caído en da de los E. U. inforn16 a los co­
poder de la Junta. rresponsales que continuaban las
Un intento constitucionalista de gestiones para la formación de un
ripostar a los ataques de la Junta gobierno provisional de coalición.
apoderándose de'l Palacio Presiden­ Pero al mismo tiempo, los solda­
cial. costó la vida al teniente co­ dos norteamericanos seguían tra­
ronel Rafael Fernández Domín­ tando de extender, a expensas de
guez, ministro de Justicia y Policía los constitucionalistas , el territorio
del Gobierno del presidente Caa­ por ellos ocupado. Y "hombres de
maño, cuando al frente de una es­ la 82q. División Aerotransportada,
cuadra trató de penetrar en Pala­ usaron cañ.ones sin retroceso para
cio. El coronel Fernández, ex em­ volar un edificio en la parte baja
bajador de Santo Domingo en Chi­ de Santo Domingo , alegando que
le, fue muerto por las ametrallado­ estaba infestado de franco-tirado­
ras de la infantería de marina de res", dice Arnold en el N. Y. "Ti­
los E. U., que acudió en ayuda. de mes". (Ibid.)
los imbertistas después que los "La Junta -continúa Arnold­
constitucionalistas ha}Jían domina­ proyecta al parecer aislar a las
do a la guardia de Palacio y se
fuerzas rebeldes del Norte de San­
habían apoderado del edificio va­ to Domingo en una peque:ñ.a zona
cío. triangular, de espaldas al Ozama.
En Washington un portavoz del "Esta mañana, antes del ataque
Departamento de Estado declaró de la Junta para empujar a los
al N. Y. "Times" que los soldados rebeldes hacia el triángulo, se vió
norteamericanos "no tenían órde­
a paracaidistas norteamericanos
nes de hacer eso". Pero es evidente
... disparando contra los rebeldes que
que lo hicieron , tuviéranlas o no.
se retiraban hacia el corredor ' ocu-
Todos los esfuerzos realizados
pado por dos batallones de la 82'
por la Comisión de la OEA para
División Aerotransportada.
hacer respetar la tregua pactada
a través del Nuncio , tropezaron "Un número de civiles dominica­
con la negativa de la Junta mili­ nos que escapaban de la zona de
tar, estimulada por los jefes mi­ batalla, infarmaron haber visto
litares norteamericanos a seguir soldados norteamericanos comba­
combatiendo, con su ayuda, hasta tiendo junto a los soldados de la
apoderarse de la radio. Junta. Antes , se vio a dos camio­
Una vez conseguido ese objetivo, nes cargados de soldados de la
r

las insistentes demandas del doc­ Junta pasar a través de un punto


tor Mayobre, enviado personal del norteamericano de control ' violan-
LA CRISIS DOMINICANA 135

do de manera visible la política de Pero Ellsworth Bunker, repre­


neutralidad proclamada por el Go­ sentante de un país que había ocu ­
bierno d e los E. U. pado militarmente la República
"En horas de la tarde grandes Dominicana y cuyos soldados par­
sectores del corredor fueron aban­ ticipaban activamente en la lucha
donados por todas las tropas de los a favor de la Junta militar de Im­
E. U., transporta.das hacia el nor­ bert, declaró sin ruborizarse "que
deste. Pero los funcionarios de los no podía comprometer a las fuer­
E. U. continuaban insistiendo en zas de los E. U. a matar domini­
que los E. U. observapan estricta canos".
neutralidad entre las dos faccio­ En Nueva York, en horas de la
nes". noche , el Consejo de Seguridad
El objeto de la retirada de las continuó conociendo de la cuestión
tropas norteamericanas del corre­ dominicana, sin dej a.rse perturbar
dor no parece haber sido otro que por los ataques de la co·misión de
el abrir paso a los soldados de la paz de la OEA .
Junta para que, después de apode­ Por unanimidad se ratifico la
rarse de la estación de radio y TV, demanda de un alto el fuego por
pudieran emprender el ataque del ra�ones humanitarias y varios de­
sector constitucionalista, al sur del lega ios expresaron l a esper9.nza
corredor. d e hacerlo permanente y firme.
Mientras las N. U. se anotaban Luego el Consejo de Seguridad
su primer éxito al obtener el alto escuchó, a titulo personal, los dis­
cursos de Rubén Brache , delegado
el fuego, el órgano d e consulta de
del Gobierno constitucional de
la OEA se reunia en Washington
Caamañ.o, y d e Guaroa Velázquez,
para atacar a las N. U., acusán­
portavoz de la Junta militar de
dol;as de entrometerse en el coto
Imbert.
con�inental y de obstruir los traba­
A una petición de U Thant de
jos· de la Comisión de la OEA.
que los E. U. usaran sus buenos
"Por el 111omento -dice John oficios para tratar de persuadir
W. Finney (N. Y . "Times", mayo a ambos bandos de que acepten el
20 , 1965)-, los delegados de la "alto el fuego estricto", solicitado
' organización de 20 naciones fueron por el Consejo, el señor Stevenson
sorprendidos en desacuerdo e in­ respondió reservando a su gobier­
certidumbre. no el derecho a decidir lo que me­

"El órgano cerró una sesión de jor le conviniera. En la discusión


del informe del doctor Mayobre,
cuatro horas aprobando por unani­
dando cuenta de la situación ge­
midad una resolución de apelar
neral en Santo Domingo y de sus
una vez más a ambos bandos para
gestiones para lograr la suspen­
que suspendan el fuego.
sión del fuego, participaron los de­
"Venezuela propuso que la fuer­ legados de . Cuba y de la Unión
za interamerican a . . . recibiera Soviética, Fernando Alvarez Ta­
instrucciones de lograr la suspen­ bío y Nikolai T. Fedórenko, quie­
sión del fuego por cualesquiera nes lo analizaron para fustigar a
medios a su alcance". los E. U., poniendo de relieve su
136 Luis Gómez-Wangüermert

responsabilidad en cuanto estaba te que aun cuando los E. U. , con


ocurriendo en la República ocu­ 21,400 soldados en la isla, podrían
pada. en cualquier momento imponer
una tregua, no usarían nunca esa
fuerza para reducir a la obediencia
MAYO 20
a los soldados de la Junta, porque
Después de prolongadas negocia- · "Vvashington no puede permitirse
ciones con la Junta de Imbert, el ahora hacer nada que pueda des­
doctor MayoJ:>re, delega.do personal truir lo que queda del ejército do­
del Secretario de las N. U. , pudo al minicano. puesto que ese ejército
fin anunciar una tregua de veinti­ sería la única gara.ntía de la paz
cuatro horas, que debia comenzar si se llega a establecer una coali­
al n1ediodía del viernes 21. ción política" .

Pero las esperanzas de una so­ Como se ve, el concepto de


lución pacifica eran pocas, porque Washington del ejército dominica­
los E. U. , lejos de dar instruccio­ no como una garantía de la paz es
nes a Imbert para que aceptara las muy distinto del que tienen los
soluciones propuestas, continuaban dominicanos , que lo han padecido
presionando al gobierne ael coro­ como un azote en tiempos de Tru­
nel Caamafio con la amenaza de jillo y como un enemigo de la le­
un ataque a tondo de las tropas de galidad y la paz y un instrumento
Wessin, apoyadas por los _parac1:1 1 - de enriquecimiento rápido de sus
distas y los infantes r'le marina jefes en tiem.pos más recientes.
norteamericanos. "Fuentes rebeldes -dice Tad
La duplicidad norteamericana Szulc (N. Y, "Tin1es", mayo 21 ,
seguía de manifiesto. Por una par­ 1965-, acusan a McGeorge Bun­
te decian apoyar la solución Guz­ dy, ayudante especial del presiden­
mán, propuesta por ellos. Pero por te Johnson para la seguridad na­
la otra usa.ban a Imbert -que fue cional, de "duplicidad" , por per­
instrumento de la CIA para el ase­ mitir que las fuerzas de Imbert
sinato de Trujillo y seguía a suel­ avancen en el norte de la ciudad y
do de la agencia- para detener las "masacren a los civiles" al pasar,
negociaciones mientras tratab.a11 mientras mantienen negociaciones
de imponer a los •constitucionalis­ políticas sobre la fórmula Guz­
tas una fórmula que les permitie­ mán".
ra retener el control de la situa­ "Los portavoces rebeldes afir-
ción. 1naron que la política. de los E. U.
En Washington se volvía a ha­ era rodear y Ttlatar de hambre a
blar de que las fuerzas de Ca.ama­ los insurgentes, antes de lanzar
ño habian caído bajo el control de el asalto final a la zona baja de
la juventud radical y los funcio­ ln ciudad" .
narios de la administración expre­ "Eso -agrega. Tad Szulc- fue
saban públicamente su desconfian­ negado por el subsecretario de De­
za en ellos. Y el doctor Max fensa Cyrus R. Vanee". Pero los
Frankel, en un despacho al "Ti­ hechos indicaban lo contrario, por­
mes" fechado en Washington (N. que los norteamel'icanos permitían
Y. "Times", mayo 21, 1965) , a.dmi- pasar a través de sus líneas a los
·.

LA CRISI� DOMINICANA l37

soldados de la Junta gue atacaban El señor Mora, que ya había


las posiciones con§titucionalistas fracasado en Santo Don1ingo co­
del norte. Pero en cambio no p er­ mo funcionario de la OEA, ahora.
n1itían pasar a los refuerzos que volvería con la representación del
hubieran permitido a Caamaño re­ Organo de Consulta. Con eso t:ra­
chazar los ataques y r�teRer la taba la e:>E-� de r�afirn1ar su juris­
plal'}ta de radio. dicción sobre el caso, sin llegar a
E)n el frente �oonómico , una co­ pedir a las N. U. que dejaran la
n1i�ión de más de 60 especialistas. responsabilidad de la solución de
a las órdenes de Anthony M. So­ la crisis a la organización inter­
lon1on, supsecrietario de Estado pa­ americana.
ra Asuntos Econórriicos, seguía Pero las N. U. no parecían tener
ayui;Iando a la Junta con sus prés­ la intención de co1nplacer a la or­
tamos para pagar � los empleados ganización subalterna. El Consejo
públicos y los trabajadores. de Seguridad se reunió para cono­
Una fotografía, acreditada por cer de un cable del gobierno cons­
el "Times" de Nueva York a la titucionalista, en el que se acusa­
Fuerza Aérea de los E. U., y dis­ ba a las fuerzas norteamericanas
tribuida por la UPI, apareció en la ocupantes del asesinato del tenien­
página 3 del diario neoyorgu1no te coronel Rafael Fernández Do­
(mayo 21 , 1965) con el pie sigui�n­ n1ínguez. n1inistro del Interior y de
te: "Policía en acción. �ropas de Policía en el gobierno de Caamaño.
los E. U. arrestan a don1inicanos Fl doctor Fernando _t\.l\'arez Ta­
sospechosos de actividad insurgen­ bío censuró acremente la conducta
te en Santo Domingo. Los portavo­ de los E. U. diciendo que la. crisis
ces de Washington han negado es­ dominicana representaba el esfuer­
ta,!' ayudando a las fuerzas de la zo de un grupo de oficiales por
Junta". El sarcasmo es evidente. derribar "la junta apoyada por los
La noticia de la tregua obtenida E. U.", porque "querían restable­
por las N. U. y la Cruz Roja In­ cer el régin1en constitucional".
ternacional cayó como una bomba 'El único apoyo con que cuent:i
en la OEA , que, en una precipitada la Junta -continuó- son los rifles
reunión nocturna, decidió tratar de de los infantes de n1arin1 norte­
prevenir nuevas actividades de las an1ericanos". La Junta ··es la gor:­
N. U. en Santo Domingo designan­ locracia del Pentágono''. Y al ne­
do al Secretario Mora como re­ gar el supuesto comunisn10 de los
presentante especial de la organi­ constitucionalistas, dijo: "Todo go­
zación interamericana, con el en­ bierno que no esté de acuerdo con
cargo de negociar un alto el fuego Washington tiene que ser tefiido de
y restablecer el orden político. El rojo".
sefior Mora debia reemplazar en su
nueva capacidad al comité de paz El delegado soviético, señor Fe­
dórenko, afirmó que enviar a los
de oinco naciones que renunció en
hotas de la tarde , en parte para E. U. a mantener el orden en la
expresar su enojo con lo que lla­ República Dominicana es "como
man la "interferencia" de las N. enviar a un lobo hambriento a
U. en la crisis dominicana. guardar su cocina".
1 38 Luis Gómez-\Vangüermert

Un editorial del ''Times" de N. Una resolución norteamericana


Y. (mayo 21 , 1965) acusa al go­ para dejar la cuestión de S. Do­
bierno norteamericano de "decir mingo en manos de la OEA, no
una cosa en Washington y hacer fue votada, así como tampoco una
otra en Santo Domingo". del Uruguay pidiendo un alto el
El subsecretario Thomas Mann fuego y que toda'5 las naciones se
abstuvieran de ayudar a las fac­
-sigue diciendo el editorial del
ciones en lucha.
"Times"- afirma que los actos de
los E. U. en la República Domini­ En una nueva reunión del Orga­
cana "tienen por objeto ayudar a no de Consulta de la OEA, Ells­
conservar al pueblo de esa nación worth Bunker, delegado de los EJ.
U., anunció que estos se propo­
su derecho a escoger su propio go­
nían evacuar 1, 700 soldados de S.
bierno sin interferencia exterior".
Domingo. Honduras, Nicaragua y
"Pero eso exactamente -senten­ Costa Rica, con el apoyo de los
cia el "Times"- es lo que no se le E. U., pidieron la creación de un
ha permitido hacer a los dominica­ mando unificado, con un oficial
nos". brasilefío al frente y un norteame­
ricano como segundo.
MAYO 21 Max Frankel, informando desde
Washington al "Times" de N·. Y.,
El viernes 21, al mediodía, entró dice: "La Casa Blanca negó haber
en vigor la tregua. Y el delegado tomado la decisión de no impedir
personal del Secretario de las N. el avance de las fuerzas de la
U., Mayobre. solicitó inmediata. Junta, diciendo que la cuestión no
mente su extensión por 24 horas se había presentado en esos tér­
más, mientras Jaime Benítez, can. minos. Sin embargo, fuentes inti­
ciller de la Universidad de Puerto mamente asociadas con los esfuer.
Rico y amigo del ex presidente zos de los E. U. en S. Domingo di­
Bosch, llegaba a la capital domini. jeron que el gobierno no solo ha­
cana para conferenciar con el co. bía tolerado sino visto con agrado
ronel Caamafío y tratar de con. ese acontecimiento. El principal
vencerle de que acepte l a fórmula objeto, dicen las fuentes, es el de
Guzmán, sin insistir en que se robustecer una contrafuerza poll­
aparte de los altos mandos milita. tica para forzar a los rebeldes a
res a Wessin y los hombres de la entrar en la coalición. Otras razo­
Junta. nes se dice que fueron el deseo de
En Naciones Unidas, el Consejo Washington de silenciar la esta.
de Seguridad rechazó la resolución ción de radio de los rebeldes, la
soviética condenando la interven­ reluctancia a envolver a las fuer­
ción de los E. U. en la República zas de los E. U. en una disputa
Dominicana y exigiendo la retira. militar con la Junta y el deseo de
da. inmediata de las tropas de ocu. mantener intacto el ejército de la
pación, por 6 votos en contra, 2 Junta para futuras actividades de
a favor y 3 abstenciones. El se. mantenimiento de la paz bajo un
gundo voto a favor fue el de Jor­ gobierno de coalición".
dania. que votó la retirada de las La cuestión central en las nego­
fuerzas pero no la condenación de ciaciones seguia siendo el control
los E. U. de las fuerzas arma.das. Y los E.
LA CRISIS DOMINICANA 139

U. presionaban, tanto en Puerto En las Naciones Unidas el Con.


Rico sobre Bosch, como en S. Do­ sejo de Seguridad, que ayer había
mingo sobre Caamaño, para que rechazado la resolución soviética,
se aceptara dejar esas fuerzas hoy aprobó por 10 votos y una
bajo el mando de los antiguos abstención (la de E. U.) una reso.
jefes trujillistas, hoy coligados en lución francesa en la que se pide
la Junta. que la tregua en S . D-0mingo se
haga permanente y se invita al
MAYO 22 Secretario General a presentar un
informe sobre la aplicación del
Segura de seguir siendo el "cho.
acuerdo.
sen instrument" de la intervención
norteamericana, la Junta de Im­ Un informe anterior, leído por
bert se negó a aceptar la prórroga el secretario U Thant' confirmó la
de la tregua, solicitada p-0r el re­ negativa de Imbe.rt a prolongar la
presentante de las N. U., Mayobre, tregua por 24 horas. El doctor
y por la Cruz Roja Internacional. Mayobre comunica en su informe
Pero al mismo tiempo declaró que que visitó personalmente a Imbert,
n-0 proyectaba realizar "un ataque le informó que el coronel Caama..
inmediato" contra las posiciones ño había aceptado la demanda de
constitucionalistas. las N. U. y le advirtió que recae­
Jottin Cury, canciller del go­ ría sobre la Junta la responsabilL
bierno constitucional, denunció, en dad de la pérdida de vidas y la
cambio que Imbert "aparentemente destrucción consiguiente. La re.s.
quiere seguir la matanza". Y la puesta del n-0torio agente de la
Cruz Roja informó haber rec-0gido CIA fue que '·aceptaba esa res.
en las · calles 400 muertos y asis­ ponsabilidad".
tido a más de 1,000 heridos. Las El informe del doctor Mayobre
autoridades sanitarias agregaron confirma que las f u e r z a s de la
que el número de inuertos en las Junta se mueven libremente a tra..
tres primeras semanas de la lucha vés de las líneas del ejército nor.
pasó de 1 500, elevándose el de he. teaamericano de ocupación, sin lo
,
ridos a varios miles. cual los ataques a la zona consti.
Las gestiones norteamericanas tuci-0nalista del norte de la ciudad
por imponer la fórmula Guzmán, y el refuerzo de las tropas insta.
fueron subrayadas durante la tar. lada'S en el Palacio Nacional, hubie­
de y la noche por incesantes tiro. ran sido imposibles.
teos. a pesar de la tregua. Y entre
los periodistas extranjeros destaca. MAYO 23
dos en Santo Domingo circuló la
noticia de que el canciller Benítez, El domingo 23 fue un dia tran.
de la. Universidad de Puerto Ric-0, quilo en la capital dominicana. Los
había sumado sus esfuerzos a los facciosos de la Junta respetaron el
de los e n v i a d o s del presidente alto el fuego declarado el viernes,
Jhonson para conseguir que el pre. a solicitud de las N. U. y de la
sidente Caamaño aceptara la fór­ Cruz Roja Internacional, y Mc­
mula norteamericana, dejando el George Bundy, enviado personal
mando de las fuerzas militares en del presidente Johnson continuó
manos de los facciosos de San Isi­ sus gestiones para formar un go.
dro. bierno provisional presidido por el
140 Luis Gómez-Wangüermert

rico terrateniente Antonio Guz_ quirir u n compromiso forn1al, aun­


mán Silvestre, que los E. U. con_ que asegurando que sus fuerzas no
sideraban aceptable. reanudarían la lucha.
Los constitucionalistas del coro­
E n una cere1nonia a la que asis­
nel Caamaño lo aceptaban tam­
tió el secretario Mora, se consti­
bién. Pero el problema princpial
tuyó oficialmente la llamada "fuer­
seguía siendo el del mando de las
za de paz" intera1nericana. El
fuerza:.:; ar1naclas, que el gobierno
constitucional no deseaba dejar en general brasileño Hugo Peñasco
inanes de los n1i1itares responsa­ Alviln, del Brasil, fue nombrado
bles de la sangre derramada y que jefe. Pero la verdadera jefatura
los E. U. no querían en n1anera no la abandonó nunca su segundo,
alguna poner en manos de oficia­ el general nortea1nericano Bruce
les que no estuvieran incondicio­ Paln1er Jr., comandante de más de
naln1ente al servicio de Washing. 20,000 hombres que sólo aceptaban
ton. ·.:;us órdenes.
Una carta pastoral de los obis­
"Las fuerzas de Caan1año -dice
pos dominicanos p i d i e n d o a los
Juan de Onís ("N. Y. Tilnes", ma.
grupos rivales que aceptaran un
yo 24, 1965 )-, insisten en la de­
gobierno provisional, provocó el
signación de jefes militares acep.
enojo del general Imbert; es decir,
tables, para desplazar al grupo mi­
de los nol'teamericanos que no de.
saaban pre3iones sobre la Junta litar anti-Bosch alineado con el
en tan to no se llegara a una de­ general Imbert. A la cabeza de
cisión acere:a de las fuerzas arn1a. ese grupo están el brigadier gene­
das. ral Elia·3 Wessin y Wessin, el co­
In1bert, en un discurso por ra­ modoro Francisco J. Rivera y el
dio, pidió a los constitucionalistas coronel Jesús de los Santos Céspe­
que entregaran las armas "mien. des, de la Fuerza .P.érea".
tras estaban a tie1npo de hacerlo
McGeorge Bundy, que había lle.
con dignidad" y trató de ganarse
gado a S . Domingo con la inten.
el apoyo del pueblo afirmando no
ción de solucionar en 24 horas to­
ser "reaccionario" ni estar "hecho
dos los problemas, seguía manio­
de la madera de los dictadores".
brando ocho días de·.spués sin una
Juan de Onís, reportando al "N.
solución concreta a la vista.
Y. Times" desde Santo Domingo,
dice: "El discurso fue con'Siderado La situación en el continente co.
aquí como un intento de Imbert braba , entre tanto, nueva tensión.
por reforzar su régimen, pero los En La Paz (Bolivia ) , el general
observadores advirtier-0n que la Barrientos escapaba con vida de
Junta tiene recursos n1uy lin1ita. un atentado personal; en Venezue­
dos". la fueron muertos 3 soldados y he­
José A. Mora, secretario de la ridos 17 en u n choque con las gue­
OEA , advirtió que el coronel caa. rrillas de Hu1nocaro Alto (Estad o
n1año se había comprometido a de Lara), y en Colombia, las pro.
1naHtener la tregua si los faccio­ testas estudiantiles obligaron al
sos de Imbert hacian lo mismo, gobierno a decretar el estado de
pero que Imbert insislia en no ad- sitio.
LA CRISIS DOMINICANA 141

l\IAYO 24 Las conversaciones, por otra


p a r t e, continuaron. McGeorge
Un nuevo incidente, que parece Bundy, el gran �onsejero del pre­
inarcar el abandono por Washing­ sidente Johnson, se entrevistó con
ton de la candidatura presidencial Guzmán. El embajador Bennett
del sefior Guzmán, se produjo e l Jr., lo hizo con Imbert. Y el doc­
lunes 24, cuando e l "Washington tor Mayobre conversó con el coro ­
Daily Ne\\1'311 reveló las relaciones nel Caamañ.o mientras el enviado
del candidato con el Banco Agrí­ de la OEA hablaba con Imbert.
cola de S . Don1ingo, al que se
"Ninguna de esas conversacio­
a cusa de irregularidades en un in­
nes -dice Juan de Onís en el "N.
forme de la firma norteamericana
de auditores Ernst and Ernst.
Y. Times" de mayo 25- dio resul­
tado significativo".
El Departamento de Estado ad-
Las actividades de la industria
1ni tió tener noticia previa de ese
y el comercio comenzaron tímida.
informe. Y hay n1otivos para pen­
mente en la mayor parte de la ciu­
sar que se retuvo su publicación
dad y camiones cargados de f.rutQ'S
por razones políticas , para usarlo
cruzaron los. puntos de control en
como instrumento de presión so.
direccjón a la zona internacional y
bre el señ.or Guzmán, s i este llega.
los barrios del norte, don1inados
ba a ocupar la Presidencia pro­
visional. por la Junta.

Ahora la candidatura de Guz­ En las Naciones Unidas, el Con­


mán ya no resultaba viable. Un sejo de Seguridad volvió a reunirse
presidente partidario de Bosch con para presenciar un penoso esfuer.
las fuerzas militares en manos de zo del delegado norteamericano,
los peores enemigos del ex presi­ señ.or Stevenson, por refutar el in­
dente, no encontró entre los hom­ forme del representante personal
bres del coronel Caamañ.o hombres del secretario U Thant en S . Do­
suficientemente i n g e n u o s para
mingo doctor Mayobre, que acusa
aceptarlo. Y el gobierno d e los E.
a los E. U de proporcionar ayuda
U., con la ayuda del "Daily News"
a los facciosos de Imbert y de es­
de Washington. procedió a librar­
tar ensanchando constantemente
se del candidato inútil cubriéndole
su zona de control.
al mismo tiempo de oprobio.
En S. Domingo -donde el alto Nikolai T. F e d ó r e n k o, de la
el fuego negociado por las N. U. Unión Soviética, declaró que la
continuaba vigente- no fue posi­ fuerza interarnericana habia sido
ble obtener comentarios directos creada por los E. U. con el objeto
del señ.or Guzmán, pero amigos su_ de cubrir "sus actos criminales". Y
yos declararon al "Times" de N. el Consejo levantó la sesión des­
Y. que su control del Banco Agrí­ pués que Stevenson retiró la pro­
cola "era indirecto", porque el ban­ posición norteamericana, aun no
co estaba presidido por el doctor sometida a votación, y que Holan­
Rafael Jorge. Nadie negó, sin em­ da anunció su intención de presen­
bargo, las irregularidades descu_ tar una resolución para establecer
biertas por los auditores e n las las relaciones entre el Consejo d e
operaciones del banco. Seguridad y la OEA.
142 Luis Gómez-Wangüermert

MAYO 25 "tratarán de conservar el impasse


politice en Santo Domingo, pro­
Mientras en Washington las au.
porcionar más dinero para pagar
to1idades negaban haber proporcio.
a los funcionarios públicos y conti.
nado al "Daily News'' el peritaje
nuar las negociaciones a través de
de Ernst and Ernst que torpedeó
la OEA".
la candidatura de Guzmán, en S .
Domingo el enviado presidencial, Y John Bartlow Martín, ex em­
McGeorge Bundy, acusó a funcio­ bajador en Santo Domingo y ex
narios yanquis de estar sabotean . enviado personal del presidente
do su mediación, declaró termina_ Johnson en el conflicto dominica­
das sus gestiones y anunc'ió su no, en un articulo firmado que
propósito de regresar a los E. U. aparece en la revista "Life", admi.
al dia siguiente. te públicamente por primera vez
que la Junta de Imbert fue for­
El señor Guzmán entregó a la
prensa una declaración de tres pá. mada por los E. U. con objeto de
oponer "una contrafuerza a los r.e.
ginas, negando haber tenido rela­
ción con el Banco Agrícola en el beldes··.
periodo cubierto por los auditores. En Nueva York volvió a reunir­
Pero todo era inútil; su candida. se el Consejo de Seguridad de las
tura estaba irremediab 1 e m e n t e N. U. para discutir el problema
comprometida. Además era evi. dominicano. El delegado de Cuba,
dente que funcionarios importantes doctor Fernando Alvarez Tabío
de Washington se oponian a ella declaró en su discurso que la in­
y que el Departamento de Estado vasión norteamericana de S. Do.
habia dejado de patrocinarla. mingo era "la peor crisis" para el
Un nuevo candidato comenzaba principio de no intervención en los
a despuntar en los E. U. : el señor asuntos internos de otros países.
Joaquín Balaguer, miembro del "Los E. U. -continuó- parecen
gobierno de Trujillo , que fue pre­ condenados a hacer sufrir a las
sidente durante siete meses, en Américas en nombre de la liber.
1961, después del asesinato del ti­ tad". En 1948 se proclamó el prin­
rano.
cipió de no intervención en la Car.
El señor Balaguer, que vivía en ta de Bogotá. Ahora, sin embar.
Nueva York, se p!iesentó en San go, la Organización de Estados
Juan, Puerto Rico, hacía unos días, Americanos dice estar intervinien.
iniciando inmediatamente una se. do para ayudar al pueblo de la Re­
rie de transmisiones por radio y
pública Dominicana a escoger li­
televisión.
bremente su gobierno.
Por la noche el señor Bundy y
"En el pasado -agregó- ha
el subsecretario Vanee se entre­
habido "un triste rosario de inter­
vistaron con el coronel Caamafio.
Esta fue la primera y única vez venciones" apoyadas en varios pre.
.en que el enviado presidencial en. textos : cobrar deudas, proteger
tró en contacto personal con el ciudadanos o alcanzar fines polí­
jefe de los constitucionalistas. ticos. Nuevas mentiras y pretex­
Max Frankel, informando al "N. tos han reemplazado a los viejos,
Y. Times" desde Washington , dice como una sentencia de muerte pa.
que hay indicios de que los E. U. ra el principio de no intervención".

'
LA CRISIS DOMINICANA 14 3

Los E. U., concluyó, están ayu_ minicanos, el sefíor Bundy anunció


dando al agresor en vez de ayudar a los periodistas que les vería al
a la víctima. día siguiente. Pero un despacho
Nikolai T. Fedórenko, d�legado especial al "N. Y. Times" agrega:
pern1anente de la Unión Soviética, "Funcionarios del gobierno dijeron
destrozó en un discurso de diez mi­ que las ambiciones y la audacia
nutos la posición de los E. U. Hay de la Junta cívico.militar presidida
que estimar, dijo, los esfuerzos por el general Antonio I1nbert
del Consejo por poner fin al derra­ Barreras, que los E. U. ayudaron
mamiento de sangre, pero el Co� a crear, fueron l a razón principal
sejo no ha resuelto l a cuestión del fracaso de los esfuerzos me­
principal, "la intervención armada diadores del enviado especial del
de las tropas de los E . U. e n l a presidente J o h n s o n, McGeorge
República D o m i n i c a n a, estado Bundy.
miembro de las N. U.". "Las condiciones puestas por los
El presidente Rahmani, de Indo­ contrarios de la Junta fueron des­
nesia, suspendió l a sesión en la critas como problen1as menos se.
inteligencia de que el Consejo se­ ríos, mientras que las planteadas
ría convocado inmediatamente de por los E. U. dijeron ser relativa.
presentarse alguna "situación par_ mente insignificantes".
ticular" que así lo exija. En realidad Washington minimi­
zaba sus problemas. Las condicio­
nes "relativan1ente insignificantes"
�IAYO 26
d e Washington comprendían el
mantenimiento de los viejos man.
El jueves 26 regresó a Washing­
dos trujillistas de las fuerzas ar..
ton, como lo habia anunciado, el
madas. Y eso es lo que no acep­
seftor Bundy.
taban los constitucionalistas 1e
El Departamento de Estado y l a Caamafio y lo que todavía ahora,
Casa Blanca, en sus informaciones a varios meses de distancia, sigue
confidenciales a los periodistas de haciendo inestable y peligrosa la
confianza, atribuyeron a la "recal­ situación del gobierno provisional
citrancia·· de la Junta de Imbert dominicano.
la responsabilidad del fracaso de
Los funcionarios del Departa­
Bundy y su comisión de alto nivel.
Y eso fue lo que publicaron los mento de Estado negaron, según

periódicos de los E. U. , aunque en el "Times" (Mayo 27, 1965), que


las redacciones se preguntarían se­ "importantes grupos del gobierno
guramente con asombro cómo era hubieran tratado de sabotear el
posible que una Junta sostenida plan del sefior Bundy de formar
única y exclusivamente por la ayu­ un gobierno en torno al rico te­
da militar y económica d e los E. rrateniente Antonio Guzmán". Pe­
U. y p r e s i d i d a por un notorio ro esas palabras no podian ocul.
agente de la CIA, pudiera oponer­ tar el hecho de que fueron las
se con tanta firmeza a las· deci­ revelaciones de Washington acer­
siones de los representantes del ca del Banco Agrícola las que tor­
presidente Johnson. pedearon los planes del señor Bun­
Después d e informar al Presi­ dy, y que una vez el consejero
dente acerca de sus diez días do- presidencial en la Casa Blanca,
144 Luis Gómez-Wangüermert

las gestiones norteamericanas to­ ber comprometido el futuro de la


maron una orientación diferente. seguridad �electiva en la An1érica
Por primera vez se hablaba en con sus actos en la crisis domini­
'V'ashington de usar la fuerza, si cana. Y el secretario Rusk apro­
era necesario, para impedir que vechó también su conferencia de
las tropas de Imbert atacaran el prensa para contestarles con de­
sector nacionalista de la ciudad, claraciones en desacuerdo con las
y 3e daba a entender que la Jun. minutas cronológicas de la OEA.
ta., no sólo se negaba a cooperar Rusk dijo que los E. "C. habían
en Santo Domingo sino que actua­ convocado el día 27 de a.bril al Co­
ba enérgicamente en Washington. mité de Paz de la OEA, pero las
Lo que parece implicar que la actas del Comité prueban que fue
CIA, en vez de presionar a Imbert convocado por Colombia y no por
para que aceptara la política de los E. U. Rusk dijo que el día 28
Johnson presionaba a Johnson pa­ los E. U. habían pedido una reu­
ra que aceptara la política de Im. nión del Consejo. pero esa reunión
bert no se celebró. Y en la reunión del
Una vez más apuntaba, en los día siguiente, eJ 29. los E. U. no
actos del gobierno de los E. U., solicitaron la ap r o b a c i ó n de la
la contradicción entre la Casa OEA para la invasión de la Repú.
Blanca y el Departamento d e Es­ blica Dominicana , �ino que se li.
r.litaron a informar de sus actos.
tado de una parte, y el Pentágono
Las n1inutas prueban que el pri­
y l a CIA d e la otra.
mer acto para hacer intervenir en
El secreta.ria Rusk, en una con­
el problema a la OEA fue un pro­
ferencia de prensa, trató de jus.
yecto de resolución presentado al
tificar la intervención norteameri­ Consejo por Venezuela y Chile,
cana, sefialando entre sus éxitos solicitando l a convocatoria inme­
ultt prevención de un triunfo Co­
diata del Organo de consulta.
munista" y la "formación de una
De esa reunión, que s e efectuó
fuerza militar interamericana''.
el lo. de mayo, salió la decisión
El señor Rusk reconoció al mis­ de enviar una comisión de paz a
mo tiempo ("N. Y. Times", mayo la República Dominicana y la idea
27 1965, pág. 14, col. 2 ) que la de una fuerza internacional.
Junta de Imbert había sido forma-
..
El miércoles 26, el Pentágono
da por los E. U. y que los E. U.
comenzó a retirar de Santo Domin­
la habían ayudado a apoderarse
go a los infantes de marina, 600
del control de toda la República
de los cuales fueron trasladados en
Dominicana, con excepción de la
helicópteros desde San Isidro al
zona de la capital que ocupaban
"Boxer".
los constitucionalistas. Con ello
En el ámbito internacional se
el gobierno de los E. U. se hizo
produjo un fenómeno imprevisto
responsable de los crímenes de los ,

para los E. U. : el presidente De


soldados y policías de Imbert y
Gaulle, �e Francia, cuyo interés
Wessin en toda la república.
por la América Latina se había
Cinco congresistas republicanos, manifestado anteriormente en más
encabezados por el representante de una forma, declaró en París
F. Bra.dford Morse, de Massachu. que "la intervención política y mL
setts, acusaron al gobierno de ha- litar extranjera" en la República
LA CRISIS DOMINICANA 145

Dominicana amenazaba la paz del para cubrirse mejor con el "para.


mundo allí y en el área del Caribe vent" de la OEA. Los fondos que
en general. hasta ahora había entregado a la
"Los diplomáticos occidentales Junta de Imbert para pagar a los
-dice Drew Middleton en un des. empleados públicos, serian entre.
pacho de París, ("N. Y. Times", gados en lo adelante a la OEA ,
mayo 27, 1965)- dicen que la de. cuyo secretario general, el señor
claración está concebida en térn1i. l\tfora, se encargaría de distribuir
nos 1'inequivocamente gaullistas". los cheques. Las. estaciones de
La declaración oficial, leída. por l'adio serian entregadas te.mbién a
el señor Peyrefitte, ministro de In. la Comisión de la OEA, para im.
formación, inmediatamente des. pedir las transmisiones de propa.
pués de una reunión del gabinete, ganda política que molestan por
dice: igual a Washington y a la OEA.
"El gobierno subrayó su apro. Reforzado con esa nueva autori·
bación plena a la resolución adop. dad, el sefíor Mora se encargaria
tada el 22 de mayo por el Con. ele continuar las negociaciones pa.
sejo de Seguridad de las N. U. a ra la formación de un gobierno
iniciativa de la delegación france. provisional de coalición que el se.
sa. Por esa resolución el Consejo ñor ?vicGeorge Bundy no pudo lle.
de Seguridad se presenta a si mis. var a feliz término.
mo como cualificado para evaluar La medida produjo inquietud en
y ayudar a resolver la deplorable algunos de los gobiernos latinea.
situación de la República Do1nini.
n1ericanos1 preocupados por la po.
cana.
sibilidad de que la OEA les pasa.
"El gobierno francés está con. ra la cuenta de sus pagos, y en
vencido de que la intervención po. la Junta de Imbert, que se veia
lítica y militar extranjera actual. inesperadamente privada de su
mente en curso en S. Domingo, de principal palanca politica: el res.
continuar, puede co n d u c i r so1a. paldo económico de los E. U.
mente a la extensión, tanto allí
Respondiendo a esa inquietud,
como en toda esa región del mun.
Imbert y los elementos más reac.
do de perturbaciones inquietantes
cionarios de la sociedad domlnica.
para la paz internacional".
na, organizaron una manifestación
La declaración francesa, tan frente al Palacio del Congreso.
cuidadosa y medida en la forma Martín Arnold, corresponsal del
como firme y concreta en s u fon. "N. Y. Times", la describe en es.
do, produjo tanta indignación en tos términos ("N. Y. Times", ma.
Wa s h i n g t o n, que el secretario yo 28, 1965) :
Rusk, contestando a preguntas de
"La multitud, calculada en más
un periodista, declaró con insolen.
de 5,000, se reunió en el parque
cia que "Francia no debiera entro.
meterse en los asuntos de e'Ste he. frente al Palacio del Congreso,
misferio" co1no si la América fue. cuartel general de la Junta. Por
ra coto privado de los yanquis. lo menos 1.8 ómnibus y un número
inayor de camiones cargados de
l\fAYO 27
gente fueron traidos de las pro.
El jueves 27 el gobierno de los vincias a la capital para la man1.
E. U. inició una nueva maniobra festación".
146 Luis Gómez-Wangüennert

Los manifestantes calificaron de ción acerca de que la acción de la


"asesino" al presidente Caamaño. OEA en la República Dominicana,
Y el general Imbert les dirigió substituyéndose a las Na c i o n e s
un discurso cuyo objetivo princi. Unidas, "pudiera sentar un prece­
pal era tratar de convencer al dente en1barazoso". Derechos si.
pueblo de que los miembros de 1a milares -dijo- pudiera ser pré.
Junta no eran ni oligarcas ni reac. tendidos por la Liga Arabe, en el
cionarios. Oriente Medio, o por la Organiza.
"Se dice que la multitud estaba ción de Unidad Africana.
formada principalmente de hom­ "Creo -continuó- que los re.
bres de negocios conservadores, de cientes acontecimientos debieran
las empleados públicos mejor pa.. hacernos pensar a todos acerca del
gado s . . . y de mie1nbros del par. carácter de las organizaciones re­
tido Nacional Cívico, derrotado gionales, la naturaleza de sus fun­
por Juan Bosch en las elecciones ciones y obligaciones en relación
de 1962. con las responsabilidades de las
"Consistía también de miles de N. U. bajo la Carta.
desempleados de Santiago, San "Si una organización regional
Cristóbal y Puerto Plata, en la particular se considera competen.
costa norte, y de otros pueblos pe. te para realizar ciertas funciones
quefios. Los organizadores de la por vía de acción de fuerza en su
manifestación les habían dicho propia región, temo que el mismo
que en la zona rebelde de la ciu­ principio sería aplicable a otras
dad había alimentos abundantes y organizaciones regí o n a l e s tam­
que los rebeldes vivian mejor por bién".
lo que habían robado y saqueado··. La Carta de las N. U. no deja
Los organizadores de la mani­ dudas acerca de los puntos susci.
festación se declararon partidarios tados por el Secretario General.
de "un baño de sangre" final; es El Art. 52 sólo autoriza a las or­
decir, del asalto armado a las po­ ganizaciones regionales para ac­
siciones nacionalistas en el centro tuar siempre que sus actividades
de la ciudad. Y aunque reclama. "sean consistentes con los fines y
ron la retirada de las tropas nor­ principios de las Naciones Uni­
teamericanas para realizar ellos das". Y el Art. 53 agrega qu e ta�
mismos el asalto, es evidente que les organizaciones o grupos no
hablaban por hablar. La experien. pueden adoptar medidas de fuer­
cia anterior demostraba sobrada.
za o sanciones "sin la aprobación
mente que los soldados de Wessin
del Consejo de Seguridad".
y Wessin no eran capaces de en.
Walter Lippmann, el veterano
!rentarse al pueblo en armas.
comentarista, hablando en Lon_
Frente a la determinación nor­ dres, felicitó a la prensa nortea..
teamericana de colocar a la OEA mericana por la forma en que ha.
en primera línea, el secretario bía informado de los sucesos de
general de las N. U., U Thant, Santo Domingo, afir1nando que
aprovechó su discurso ante la con. sus informaciones habían salvado
ferencia anual de las organizacio. a los E. U. "de un desastre mo.
nes no.gubernamentales afiliadas ral". Los corresponsales -agre.
con las N. U., para llamar la aten. gó- ofrecieron mejor información
LA CRISIS DOMINICANA 147

que Washington. Sus informes internacional". Y para hacerles


contribuyeron a un cambio de po. frente deben coligarse las nacio.
lítica. "Santo Domingo puede ha. nales capitalistas de América, or.
ber sido un desastre político -con. ganizando una fuerza internacio.
cluyó- pero ha sido un triunfo nal siempre dispuesta a ahogar en
para la prensa''. sangre cualquier intento de libera­
En cambio congresistas intere. ción.
sados en las inversiones norteame. Para edulcorar la amarga medi.
ricanas en Santo Domingo censu. cina, Johnson agregó jarabe a la
raban al "N. Y. Times" y al N. recP-ta: además de los 1,600 solda..
Y. "Herald Tribune" por haber dL dos norteamericanos evacuados de
cho la verdad -en la medida que S. Domingo en días anteriores, los
sus intereses se lo permitieron. E. U. evacuarían l, 700 más el dia
La mayoría del Congreso domi­ 29 y continuarían las evacuacio­
nicano denunció las "maniobras" nes en la medida en que llegaran
de los E. U. y sus diplomáticos en nuevas fuerzas latinoamericanas
Santo Domingo, dir i g i e n d o un o se estabilizara la situación.
mensaje a 37 parlamentos extran. Entre tanto en la isla ocupada
jeros. el secretario de la OEA, Mora' se
a p o d e r ó del Banco Nacional, y
anuncio su propósito de pagar los
MAYO 28
sueldos de mayo a los empleados
La posición norteamericana se. públicos y las fuerzas militares,
guía siendo objeto de críticas en el usando 5 millones de dólares anti­
mundo e n t e r o y el presidente cipados por los E. U. a la OEA,
Johnson escogió el 28 de mayo sin distinguir entre nacionalistas
para t r a t a r de defenderla en un y empleados de la Junta. Los pri­
discurso pronunciado en la Univer­ meros anunciaron, sin embargo,
sidad de Baylor, en Waco (Texas ) . que no aceptarían pago alguno a
través de la Organización de Es­
El Presidente expuso la nueva tados Americanos.
teoría de que la "vieja distinción"
entre guerras civiles y guerras in. El general Palmer, jefe de las
ternacionales había "perdido gran fuerzas norteamericanas de ocu.
parte de su significado". pación, aclaró que, a pesar de la
"internacionalización" de las tro­
Lo que quería decir, en pocas
pas ocupantes y habérseles desig­
palabras, es que las guerras de
nado un jefe brasileño, él reten_
"liberación nacional'', que empren.
dría el mando táctico de toda la
den los pueblos para libertarse de
fuerza. agregando que "si la OEA
sus oligarcas domésticos y de la
y el gobierno de los E. U. entra.
explotación imperialista, no son
ban en conflicto de política, él
tales "guerras de liberación nacio­
nal", sino guerras internacionales tendría que seguir las instruccio­
que libra el comunismo contra el nes de su gobierno".
"statu quo" capitalista. La aclaración era inn ecesaría.
Según esa tesis, tanto la guerra Los E. U. nunca se han mostrado
del Vietnam como la revolución de dispuestos a confiar sus intereses
Santo bomingo son manifestacio­ al cuidado de sus amigos latinea.
nes de la "conspiración comunista mericanos.
148 Luis Gómez-Wangüermert

En Washington, en una nueva En Santo Domingo el secreta­


reunión del Organo de Consulta, rio de la Presidencia, Hécto.r Aris­
a. la que sólo asistieron tres can­ ty, dijo, hablando al pueblo en
cilleres, el secretario Rusk y los una plaza de la capital, que no
ministros de R. E. del Brasil y el se permitirá a la OEA establecer
Paraguay, volvió a reaparecer, una forma de tutela sobre la Re­
esta vez patrocinada por Brasil, pública Dominicana, y acusó al
la propuesta de una comisión de secretario :Mora de estar parcia­
tres encargada de asesotar polí­ lizado.
tica111ente al secretario Mora en El gobierno constituciona.lista
la solución ele la crisis domini­ acusó a las tropas norteamerica.
cana. nas de violar el acuerdo de tre­
gua para apo.clerarse de una man­
i\IAYO 29 zana próxima a la zona interna-
cional.
La cuestión de una fuerza in.
Y el general Hugo Penhasco Al­
t.eramericana per1nanente, plan­
vin1, del Brasil, asumió el control
teada también por los Estados
titular de una "fuerza panameri­
Unidos, quedó "aplazada para rr1c ...

cana" que en realidad seguía bajo


mento más oportuno".
el mando de un general norte­
Pero pronto iban a surgir nue ­ americano.
vos problemas. El sábado 29, Ru­
bén Brache, embajador cllel go­
l\1.1\.YO 30
bierno constitucional ante la OEP-,
citó a una conferencia de prensa
Las dificultades del Sr. Mora,
en la que dio a conocer un men­
secretario general de la OEA, que
saje del doctor Cury, ministro de
comenzaron casi con su llegada a
R. E.
Santo Domingo, se agravaron aho­
El doctor Cury -dijo Brache- ­ ra, cuando ambos bandos solici­
"n1e informó hoy, en una conver­ taron su salida de la isla. La de­
sación telefónica, que la llamada
manda de la Junta de Imbert se
Junta presidida por el "general''
basaba en que el Sr. Mora había
Imbert, está llevando a cabo eje­
asumido el papel de pagador del
cuciones sumarias, •en gran es­
estado, en vez de entregar los fon.
cala".
dos a la Junta para que los usara
"Cientos de simpatizantes civi­ por su cuenta. La del gobierno
les del gobierno -continuó- han constitucional era mucho n1ás se­
sido ejecutados sin juicio previo" ria. Se trataba de una acusación
en Barahona, Santiago de los Ca­ de parcialidad, manifiesta en su
balleros, San Francisco de Maco­ pretensión de que se le entrega­
rís y "en el cementerio de la ca­ ran la central telefónica y el co­
pital". rreo a cambio de los cheques para
Además -continuó- "existen los empleados públicos y los mi­
reportes de torturas y toda cla­ litares del sector constituciona­
se de barbaries CONTRA los ini­ lista.
les de prisioneros en poder de la Caamaño se negó a aceptar los
Junta". pagos de la OEA y ante la afir-
LA CRISIS DOMINICANA 149

mac1on de Mora de que "la OEA apoyarian un plebiscito para que


iba a actuar en Santo Domingo, los dominicanos pudieran escoger
gústeles o no", el presidente cons­ la Constitución que desean.
titucional le dio una respuesta ta­ Pero la idea no pasó del pro...
jante: "Este es un pais libre y grama. Era evidente que el pue.
vamos a demostrarle al mundo blo, de ser llamado a consulta,
que no hemos renunciado a nues­ escogería por inmensa mayoria la
tra soberania". Constitución que los Estados Uni­
El gobierno de Caamaño noti. dos no quieren.
ficó formalmente a los ministros
de R. E. de la OEA y al secreta.
MAYO 31
río general de las Naciones Uni.
das su demanda de que fuera re­ Los cc.nstitucionalistas no pare.
levado el secretario Mora. cieron atribuir demasiada impor­
En Washington, funcionarios tancia tampoco a la improvisada
del Departamento de Estado infor. sugestión del secretario de Esta­
maron al doctor Max Frankel que do, y el lunes 31 se dirigieron ofi­
el gobierno de los Estados Unidos cialmente a la Organización de
queria "desenredarse" de la cri­ Estados Americanos, en Washing­
sis dominicana, mediante la crea­ ton, pidiendo la retirada de "la
ción de "un gobierno que sea cla­ fuerza interamericana'' de la Re­
ramente constitucional y al mis­ pública Dominicana "lo más pron­
mo tiempo anticomunista". to posible".
Washington consideraba por el Las críticas, que hasta ahora
momento inalcanzable ese objeti­ habían estado enderezadas perso­
vo porque un gobierno verdade­ nalmente al secretario Mora, iban
ramente popular tendria que ser ahora contra las llamadas "fuer­
formado en torno a un grupo de zas de paz". Y la carta del doc­
"constitucionalistas", partidarios tor Jottin Cury a la OEA se.
de Bosch. Pero esos elementos ñalaba que la presencia de tro­
son tachados en Washington de pas extranjeras en suelo domini­
incompetentes o de procomunis­ cano violaba la Carta de la OEA
tas, y el gobierno de los Esta. que prohibe la intervención mili­
dos Unidos, que formó la Junta tar "sea cual fuere el motivo".
civico militar como una contra­ "Hasta ahora -continuaba el
fuerza para op0nerla a los cons­ do.ctur Cury en su carta- nadie
titucionalistas, no sólo no quiere ha podido establecer la diferencia
aplastar a su criatura sino tampo­ entre los intervencionistas (Esta­
co eliminar a los altos jefes milita­ dos Unidos) y la Organización
res que el pueblo acusa de cri­ de Estados Americanos". Por lo
minales trujillistas pero que tie­ visto el doctor Jottin Cury habia
nen la confianza del Pentágono. alcanzado a comprender por qué
De esas contradicciones surgió el Canciller de Cuba, doctor Roa,
una nueva fórmula: el secretario afirmó en cierta ocasión histó­
Rusk, hablando desde Washing. rica que "la OEA es el Ministe.
ton, en un programa de televi. rio de las Colonias de los Esta.
sión dijo que los Estados Unidos dos Unidos".
150 Luis Gómez-Wangüermert

JUNIO 1 bierno de los Estados Unidos ne­


cesitaba con urgencia a sus "ma­
Efecto inmediato de la carta rines" para despacharlos hacia el
del doctor Cury fue el apoyo de Vietnam del Sur, donde la situa­
los Estados Unidos a la proposi­ ción militar y política exigia el
ción brasileña de enviar a Santo envio urgente de refuerzos norte­
Domingo un comité de tres miem­ americanos.
bros. George Gallup, director del Ins­
En Washington se hablaba ya, tituto de la Opinión Pública, dio
no de asesorar sino de substituir a conocer los resultados de un
al secretario Mora, y se indicaba "poll" acerca de la intervención
como posibles miembros del Co.. en la República Dominicana. Se­
mité al Ministro de R. E. del Bra­ gún él, cerca del 80 por ciento
sil, Vasco Leitao da Cunha, al de las personas interrogadas te­
Sr. Ellsworth Bunker, embajador nían conocimiento de la crisis de
de los Estados Unidos en la OEA
ese país. De ellos el 70 por ciento
y a un diplomático centroameri­
aprobaba la decisión del presiden­
cano, posiblemente de El Salva­
te Johnson; el 17 por ciento era
dor.
contrario y el 7 por ciento asegu­
El presidente Johnson, en con­
raba no tener opinión. Ese era el
ferencia de prensa, anunció haber
efecto de la acc1ón de la prensa
ordenado la retirada de unos 2,000
sobre las masas, a pesar de que
infantes de marina más, aparte de
los periódicos más serios, y en
los 3, 400 evacuados la semana an­
terior. Los comandantes brasile­ especial el New York "Times'' y
ño y norteamericano en Santo Do­ el New York "Herald Tribune",
mingo, dijo el presidente, habían habían proporcionado al lector
recomendado esa reducción de las norteamericano la posibilidad de
fuerzas. Pero la realidad no era conocer por lo menos en parte la
esa; la realidad era que el go- verdad...
BREVE CRONOLOGIA DE LAS AGRESIONES,
INTERVENCIONES E INTROMISIONES DEL
IMPERIALISJ\fO YANKI EN LOS PAISES DE LA

AMERICA LATINA

por Antonio Riccardi

1809. Tho1nas J cfferson, Presidente 1824. Los Estados Unidos desembar­


de los Estados Unidos, lleva a cabo caron fuerzas mili tares en Puerto
una intentona concreta de apoderarse R.ico para exigir reparaciones por in­
de Cuba, aprovechando la situación sultos inferidos a la bandera norte­
de guerra entre Espa1ia y Francia. a1nencana.
Envió extraoficiahnente a Cuba a u n 1825. Los Estados Unidos acreditan
".l\gente especial" suyo, Ja1ncs Wil­ a u n diplo1n<itico en Centro América
kinson, a proponerle al Gobernador cuya prin1era acti\'idad es oponerse
So1neruelos que facilitase el traspaso a las negociaciones para la construc·
de Cuba de la soberanía española a g
ción de un Canal por Nicara ua que
la nortean1ericana. se ultitnaban con Holanda, a través
1 8 1 1 . Los EstadosUnidos enviaron del hombre de negocios Cornelius
a Cuba a ot ..o agente especial, 'i\Tillia111 Vanderbilt.
Shaler, a establecer contacto con ele- 1826. En el Congreso de Panam<í,
1nentos anexionistas y a conspirar si­ planeado y organizado por Dolívar
mulando labores comerciales. para presentar un frente continental
1822. U n a expedición organizada unido contra España, los Estados Uni­
por Ducodray Holstcin -:¡ Daptist Ir­ dos hicieron llegar previa1nente sus
vine, partió de Estados Unidos hacia instrucciones, a través de l a Delega­
Puerto Rico con fines d e conq�1ista. ción de Colon1bia, ele que "no se con�
El nlisn10 John Quincy 1\dams reco­ siderara el caso de Cuba".
nocíó que tanto los franceses con10 1831. ..
\ partir de este año y hasta
los ingleses sospechaban que tal ex­ 1 8 1 1 surgieron controversias entre Ar­
pedición había sido secretamente san­ gentina y los Estados Unidos e Ingla­
donada por Estados Unidos. En esa terra respecto a las Islas Malvinas o
1nis1na época, España e Inglaterra ne· l'alkland, que recla1naba Inglaterra. Es­
gociaban sobre Cuba a cambio de to ,originó el envío por los Estados
Gibraltar. Unidos de fuerzas navales a esas Islas,
1823. Fuerzas navales nortea1nerica­ y en 1833, el bloqueo <le las Costas
nas llegan a las costas de Cuba para argentinas.
perseg·uir a los piratas c¡ue 1nerodea­ 1837. Con Ja ayuda de los Estados
han por ellas y destruirles sus gua­ llnidos, el territorio de Texas, ocu­
ridas. pado en su gran inayoría por colonos

151


152 Antonio Riccardi

nortea1nericanos, se procla1nó Repú­ te y observador, impartiéndole instruc­


blica Independiente. Poco tie1npo des­ ciones a su Encargado de Negocios
pu<!s, Texas pedía su "anexión" a la en Asunción, �Ir. Brent, para que
Unión Norteamericana. interviniera a fin de reconciliar a las
1844. 'Lltilízando elementos pro-yan­ partes en pugna, cosa que éstas re­
quis infiltrados en la Junta Guber­ chazaron .
naLiva (primer Gobierno libre de la 1846. Cuando una banda de merce­
República Do1ninicana) los Estados narios pretendió atravesar el istmo
Unidos pretendieron que el nuevo Es­ para unirse a las huestes del filibus­
tado pidiera su anexión en fonna de tero nortcatnericano 'Viliiam '\iValker,
Protectorado a los Estados Unidos. se inició una pendencia entre pana-
1845. La anexión de Texas por una 1nelios y nortea1nericanos, resultando
Resolución del Congreso Norteame­ 17 muertos y 30 heridos. Los Estados
ricano de lro. de marzo de este año, Unidos obligaron a Colombia a pa­
aparte de otras disputas por cuestio­ garle $584.603 con 16 centavos oro,
nes ele lín1ites y reclamaciones no por vía di.! indemnización por los per­
ajustadas, originaron la guerra entre juicios sufridos por sus "ciudadanos".
loa Estados Unidos y México. 1847. El 15 de mayo una escuadra
1845. La agresión filibustera del cstadunidense ocupó el puerto de Ve­
norteamericano ,\.illiam '\Valker en rac.ruz, en ?\.léxico.
Centroamérica, originó Ja protesta del 1847. En Lima, Perú, se reunieron
Gobierno del Presidente Castilla, e.le las representaciones de Chile, Bolivia,
Perú, ante el de los Estados Unidos, Ecuador, Nueva Granada y Perú para
por la actitud complaciente de este considerar el intervencionismo norte­
últitno frente a semejante agresión. americano en México y Centro A.mé-
1845. Durante Ja pugna entre los rica.
Gobiernos suran1ericanos por la banda 1847. El interés fundamental de los
oriental atlántica (que luego consti·­ Estados Unidos en Haití era de ín­
tuyó la República Oriental del Uru­ dole naval. Este año trataron de oh·
guay), los Estados Unidos se creyeron tener el dominio de la Bahía de Sa­
con derecho a situar buques de guerra n1aná, en la costa oriental de Santo
frente a las costas uruguayas "porque Domingo y del muelle de San Nico­
tenlan concertados Tratados de Paz, lás, en la parte noroeste de IIaití, para
Amistad, Co1nercio y Navegación con usos navales no disimulados.
tos países cercanos" (Brasil y Argen­
1848. A consecuencia de haber per­
tina).
dido México la guerra con los Estados
1 846. Los Estados Unidos y Colom­ Unidos, estos se apoderaron -median­
bia concertaron un Tratado comercial, te el Tratado firmado en Guadalupe
por el que los primeros obtuvieron Hidalgo el 2 de febrero de este aña­
el derecho de tránsito a través del de la Alta California, Nuevo i'vléxico
istmo de Panamá, a cambio de "ga­ y vastas porciones de Coahuila y Ta-
rantizar la neutralidad" de esa región, 1naulipas.
así corno la soberanía de :Nueva Gra­
1850. Un grupo de 25 norteameri­
nada . (Colombia) sobre la misma.
('anos incendió la Corte del Rey Mos­
1846. Un grupo de congresistas nor­ quitio y lo hicieron huir, constitu­
teamericanos abogaron publicamente yendo esto una grave ofensa para Su
por la "conquista" de Centro América Majestad Británica, bajo cuya protec­
por Jns Estados Unidos. ción se encontraba el citado soberano
J 846. Los Estados Unidos forzaron centroamericano. La tirantez en Jas
a Nicaragua a la cesión del derecho relaciones entre los dos Imperios
de construcción de un Canal inter­ provocó posteriormente la firma del
oceánico por su territorio, al concen­ Tratado Clayton-Bülwer.
tar el Tratado Bidlack. 1853. El senador Stephen Douglas
1846, D u r a n t e los acontecimientos sostiene en el Senado de Washington
políticos en Para�uay, el Gobierno de que "los Estados Unidos están desti­
Estados Unidos �e mantuvo expectan- nados a ejercer la hege1nonía de los
CRONOLOGTA 153

países del Conlinente por el arbitrio pendencia ele San Juan del Norte, en
d e ..\cora7.ados y Cafíoncs". Nicaragua y Kinney se autodesignó
1853. Tras IHtCYOs inLcnLos del Ge­ ·· Presiden te" .
neral Narciso Lópcz, para anexar la 185G. Por el Tratado Dallas-Clare·
isla de Cuba a los Estados Unidos, don, los Estados Unidos convinieron
(siendo apresado en 1851 y ejecutado «On Jng·laterra en que esta se quedara
el lro. de scptien1bre ele ese afio en con el territorio guaten1alteco ele Be­
la Habana) el Gobierno ele los Esta­ lice, Jla1nado luego Honduras Britá­
dos Unidos intentó de nuevo con1� nica, o sea "regalaron un territorio
pr�r la Isla de! Cuba a España, ne­ ajeno".
g-úntlose el Gohicrno c�pafiol a <lC· 1856. vVilliam \•Valker se hizp elegir
ceder Presidente de Nicaragua, siendo recQ·
1853. Un nortea1ncricano ele Texas, noddo por el Presidente Pierce, de
que huyó de su pueblo para evadir los Estados Unidos, ayudado por el
la acción de la justicia, '\Villiam L. \Iinistro nortea1nericano JI.ir. '\Vheeler.
Cazneau, se trasladó a '\\'ashington ele . \. fines ele áño, el segundo de vVaJker,
donde partió poco tien1po después Charles F. Henningsen, obligado por
hacia la Repúblita Dominicana co1110 las iuerzas aliadas de las repúblicas
"agente especial" del Presidente Pierce rentroa1nericanas a abandonar Ja ciu­
ele los Estados Unidos. Tras termi· dad de Granada, le dio fuego convir­
nar un a111plio infonne sobre las ca· tilndola en cenizas
rac�erísticas y condiciones ele ese país, 1857. Un buque ele guerra de la
Cazneau, considerando las magnificas annacia norteamericana bombardeó a
perspecti\·as que para Jos norteameri­ San Juan del Norte, en Ja República
canos allí existían, reco1ncnclaba que de :'\ icaragua. ....
"todo lo que hay que hacer es nego·
1857. El Presidente ele Estados Uni­
ciar un protec:1 orado nortea1nericano".
dos, .Jan1es Buchanan, impuso a Ni·
Poco tiempo después, el 1nismo Pre·
caragua una 1ntilta de $20,000 dólares
sidente Piercc: le daba instrucciones
ele inde1nnización por las lesiones leves
de que se preparara para la anexión,
que un nicaragüense le produjo a un
n1ediante la adquisición, por nego·
ciudadano nortea1nericano
ciación, de la Bahía ele Samaná a fin
de convertirla en base <:arbonera naval 1858. En un nuevo intento ele los
nortea1nericana. Las negociaciones fra- Conser,·adores por lograr el Poder en
Uruguay, se produjeron disturbios para
casaron.
resolver los cuale� el Gobierno uru­
1855. Durante la revolución provo· guayo requirió Ja cooperación de Po­
cada por los Conservadores en el Uru· tencias a1nigas. Los Estados Unidos
guay, el Gobierno de los Estados enviaron sus fuerzas "para proteger la
Unidos envió sus fuerzas para "prot� vida }' las propiedades de ciudadanos
ger el Consulado :\mericano y las . ..
extranJCros .
vidas y propiedades ele sus ciudada­
nos", 1859. El Presidente de los Estados
Unidos, Abraham Lincoln, el Depar·
1855. El 1 3 ele junio llegó a Nica·
tan1ento de Estado y algunas compa­
ragua el aventurero norteamericano
i'íías privadas, concluyeron un proyecto
'\\Tilliam \Valker, en el bergantín
.. '\'esta" con 58 ciudadanos de Estados para la colonización de Centro Amé·
rica con negros libertos norteameri­
Unidos ar1nados. El 1 2 de julio del
canos.
afio siguiente se hizo proclamar Pre·
sidenle de la República, tomando po· 1860. Los Estados Unidos intervie·
sesión, decretando la confiscación de nen en l'anamá, entonces Provincia
Lierras, estableciendo el inglés como e.le Colo1nbia (Nueva Granada) para
idio1na oficial y restableciendo la es­ "restaurar el orden durante una in­
clavitud ele los negros en Nicaragua. surrección".
1855. Los coroneles J{inney y l�abens, 1860. Los Estados Unidos intervie­
del Ejército Norteamericano, y en nen por segunda vez en la República
servicio activo, procla1naron J a inde· ele Nicaragua.
154 Antonio Riccardi

1861. Al ser sorprendidos los tripu­ dos en una intervención en Cuba para
lantes de los barcos norteamericanos poner térn1 ino a la guerra de esta
"Georgiana" y "Lizzie Thornpson", isla contra España.
hurtando guano en las islas pertene­ 1876. Con el pretexto de "preser­
cientes al Perú, se provocó un grave var el orden" hasta la llegada de las
incidente entre este país y los Estados fuerzas regulares del Gobierno de
Unidos, retirándose el agente diplo­ �léxico, los Estados Unidos intervinie­
mático norteamericano en Lima. ron en algunas zonas mexicanas para
1865. Los Estados Unidos volvieron facilitar la evacuación de los revolu­
a mostrar su interés por anexarse a cionarios.
Ja República Dominicana, pretendien­ 1878. Paraguay y Argentina some­
do utilizar al "l'vfariscal" Buenaventu­ tieron a los Estados Unidos ciertas
ra Dáez, quien en principio accedió recla1naciones territoriales, intervinien­
a la presión ejerci<la. do el Presidente norteamericano Mr.
1867. Los Estados Unidos afianzaron Rayes, quien falló en favor de Para­
su "propiedad" sobre Nicaragua me­ guay, al que le impusieron fuertes
diante el Tratado Dickinson-Ayón, inde1nnizaciones por un Tratado de
ratificando la entrega del Canal y el Paz.
dominio sobre el país. 1878. La querella chileno-boliviana
1868. Los Estados Unidos enviaron por la región salitrera de Mejillones
naves de guerra y soldados frente a se inició en 1842 y causó crisis cuando
las costas del Uruguay para proteger los chilenos ocuparon todo el litoral
los intereses de ciudadanos norteame­ del Pacífico. Como tras la acción chi­
ricanos. (a requerimiento, dijo Wash­ lena habían intereses británicos y tam­
ington, de las autoridades locales). bién de ciertos norteamericanos, los
Estados Unidos intervinieron diplo­
1868. La Marina de Guerra Norte­
máticamente para pretender imponer
americana ayudó al impopular Presi­
el arbitraje de su Gobierno o el de
dente Báez, de la República Domi­
la Suprema Corte de vVashington, o
nicana a mantenerse en el Poder, a
el de los l'vfinistros de los Estados Uni­
cambio de un Tratado que estipulaba
dos en Lima, Santiago de Chile y la
la anexión de esta a los Estados Uni­
Paz.
dos, y otro que estipulaba el arren­
1878. El Secretario de Estado <le los
darniento de la base naval proyectada
Estados Unidos, Mr. William M.
en San1aná por 99 años.
Everts, hizo llegar por medio del Ñfi­
1869. Como el Senado Dominicano
nistro norteamericano en México, jobn
negó su ratificación a los Tratados
'\V. Foster, al gobierno azteca un la�
firmados por Báez con los Estados
cónico mensaje que decía: "Si ustedes
Unidos, el Presidente norteamericano
no pueden proteger vidas y propieda­
Ulises S. Grant negoció con Báez una
des norteamericanas, lo haremos nos­
operación mediante unos banqueros
otros. No nos importa en qué forma,
norteamericanos para O'rganizar la
pero debe hacerse". De aquí surgió la
"Samaná Bay Co." por la que se otor­
llamada Doctrina Everts, tan aludida
garon derechos sobre la Bahía de por el Presidente norteamericano Cal­
Sa1naná y la península del mismo vin Coolidge en 1927 en otro pro­
no1nbre, a cambio de empréstitos esta­ blema con México.
dounidenses que se garantizarlan con
1885. El Gral. Justo Rufino Barrios,
los ingresos aduaneros de la República Presidente de Guatemala, intentó es­
Dominicana.
tructurar de nuevo la República de
1875. A fines de este año , el Secre­ Centro América mediante el uso de
tario de Estado de los Estados Unidos, las armas, contando en principio con
Hamilton Fish, mediante una propo­ la cooperación de:l Presidente de El
sición que no se compaginaba con la Salvador; pero tuvo luego que cam­
Doctrina Monroe, indujo a los Go­ biar de opinión por la presión diplo­
biernos de Inglaterra, Francia, Alema­ mática que los Estados Unidos ejer­
nia, Italia, Rusia y Austria-Hungría, cieron solJre él y los Presidentes de
para que apoyaran a los Estados Uní- Costa Rica y Nicaragua.
CRONO LOGIA 155

1888. Para lograr la devolución de Lr� política se concreta a apoyar al


un barco norteamericano capturado 1n�s f� 1erte, hasta la completa exter­
por un buque de guerra haitiano, los minación cl"e ambos, para lograr
Estados Unidos enviaron sus buques anexarnos la "Perla de las Antillas".
y soldados a Haití. L a época probable de la campa!la
.
1891. Cuando el Presidente de Chile, sena ocLubre pero . . . "es con\·eniente
Balmaceda, se procla1nó Dictador, el l� lti1nar el 1nenor detalle para estar
Congreso se resistió y la Armada se listos ante la �ventualidad de que nos
sublevó. Los Estados Unidos "para v1esen10s precisados a precipitar los
. _
proteger el Consulado en Valparaiso" aconcec11n1entos para anular el des­
enviaron el buque ele guerra "Balti­ arrollo del 1novi1niento separatista".
more", cuya tripulación fue atacada 1897. l.i n nuevo intento de las Re­
por la población el 1 6 de octubre; públicas centroan1ericanas por estable­
provoc;\ndose una tirantez de relacio­ cer una Federación Republicana, fra­
nes que finahnente se arregló al abo­ casó por la i nter,·ención del Gobierno
nar Chile una indetnnización. de los Estados Cnidos.

1891. Los Estados Unidos enviaron 1898. El 12 de 1nayo, durante la


al Ahnirante Gharardi a Haití con guerra hispano-arnericana, el Almiran­
una flota considerable, para "nego­ te Sarnpson se presentó con una flota
ciar" la cesión del l\!uelle de San frente a San Juan de Puerto Rico,
Nicolás; pero el gobierno haitiano se ho111barcleó la plaza y posteriorrnente
negó a discutir el asunto y la flota desernbarcó sus fuerzas el 25 de julio.
se retiró 1898. Los Estados Unidos iniciaron
1895. Al negarse la Gran Bretaña su principal expansión ulLramarina
a so1neter a arbitraje el proble1na sur­ con la guerra hispano-cubano-norte­
gido con Venezuela por la frontera a1uericana y reanudaron su campaña
en pro ele la anexión do1ninicana. El
con la Guayana inglesa, hubo u n vio­
Secretario de Estado de los Estados
lento intercambio de Notas entre las
Unidos organizó secretan1ente una ex­
Cancillerías del Poton1ac y de Londres.
pedición inilitar que fue derroLada por
Los nortean1ericanos enviaron una Co­
los defensores donlinicanos. '\\'ashing­
n1isión a investigar el problema y a l
ton cle1nandó de nuevo la Bahía de
final, Inglaterra y Venezuela se en­
Sa1naná
tendieron y firn1aron un Tratado para
son1eter a arbitraje el conflicto. 1899. In ter\·cnción nortean1ericana en
el problerna de ··El Acre" y presión
1895. En este aiio los Estados Uni­
sobre el Gobierno de Bolivia para que
dos volvieron, una vez 111;\s, a interve­
cediera al Brasil y al sindicato de
nir en la República de Nicaragua.
capi 1 a listas estadunidenses el territo­
1897. El 24 de dicien1bre, el Sub­ rio cauchero en disputa.
secretario de la Guerra de los Estados
1899. .\tendiendo a la petición de
Unidos �fr. 13reakseason, envió al Te­
con1erciantes y para proteger vidas e
niente General Srniles, del Ejército de
intereses extranjeros, los EsLados Uni­
su país, una carta contentiva de las
dos cn\·ian buques y n1arinos a Nica­
instrucciones sobre la "Can1paiia de
ragua durante una insun·ección local.
las Antillas" (Cuba y Puerto Rico)
en la que reco1nendaba: 1) Usar n1e­ 1900. Irnposición de los Tratados
clios suaves y sólo llegar al bon1bardeo !-lay-Correa y Hay-Calvo por los Es­
ele las plazas fuertes en caso de nece­ tados l1nidos a las Repúblicas de Ni­
sidad; 2) Procurarse las sitnpatías de caragua y de Costa Rica, respectiva-
l� raza negra, para que esto benefi­ 1nentc, para adquirir el dominio de
ciara un plebiscito; 3) Destruir cuanto l a proyecLada ruta interocéanica por
alcancen nuestros ca1iones, con el hie­ el istn10 cenLroa1nericano.
rro y con el fuego, extremando el 1 90 l . I inposición a la República de
bloqueo "para que el hambre y la Cuba de la Enrnienda Platt, como
peste, su constante con1pa11era, diez­ apéndice ele la nueva Constitución,

n1en su p blación pacífica y mermen
. .
por la que se autorizaba a Estados
su eJérctto ; 4) Resun1iendo . . . "Nues- Unidos a inLcrvenir en el país acorde
156 Antonio Riccardi

con los linca1nientos ele dicha Enmien­ Doniinicana y desrn1 barcan sus tropa�
da que luego fueron llevados a un para apoyar a un grupo revolucionario
Tratado regulando las relaciones entre pro-nortcan1tricano.
ambos países. 1904. A raíz de derla crisis políúca
1902. Por iniciativa del Departa­ interna, la Legación t!c los Estados
mento de Estado, inter\'inieron los l:nidos en l'ana1n<i. co111ninó al Go­
Estados Unidos en 'Venezuela en el bierno pana1ne1io a decretar la diso­
conflicto existente con los acreedores lución del Ejército l'\acional.
europeos que reclan1aban el pago de 1904. Los Estados lJnidos se apode·
sus deudas. raron de Lierras, n11tellt:s y playas en
1903. Reafirmando su penetración y la H.epública de G u a te111<tla.
dominio del país, los Estados Unidos 1904. EL Presidente de los Estados
imponen a Cuba la firn1a de un Tra­ Unidos, utilizando la an1enaza de in­
tado para el arrendamiento de tierras ,·asión, obligó a la República Domi­
destinadas a bases navales y carbo­ nicana a firmar un Acuerdo por el
neras. que se entregaban a los norteameri­
1903. Nuevas intervenciones norte­ canos las .Aduanas del país, yendo a
americanas en la República Domini­ 1nanos de los dontinicanos el 453 de
cana para proteger intereses de ciu­ los ingresos aduaneros y destinándose
cladanos de su país (un ingenio azu ·
el 553 restante a abonar deudas ex­
carero) y para "pre,·enir disturbios en tranjeras.
ciertas áreas". 1905. La "Northern Railway Co1n··
1903. Los Estados Unidos imponen pany" subsidiaria ele la Co1npañía
a Cuba la firma del primer Tratado Frutera, se apodera ele los Ferroca­
de Reciprocioad Comercial por el que rliles de Costa Rica con la anuencia
Cuba otorgó preferenciales que osci­ y el respaldo moral y rnaterial de la
laban entre un 20 y u n 403 a mi· Legación de los Estados Unidos en
llares de artículos, productos y mate­ San José.
rias norteamericanos, a cambio de 1905. Cuando el Gobierno cubano
escasos preferenciales en Estados Uni­ quiso estrechar sus relaciones con In·
ctos para 11us reducidos productos de glaterra, se concertó un Tratado co-
exportación. 1nercial en que a1ubos países se otor­
1903. Al clausurar sus sesiones sin gaban el trato de la nación más
haber ratificado u n Tratado firmado favorecida. Una cláusula otorgaba
con Estados Unidos que facilitaba la facilidades a los buques ingleses en
construcción del Canal de Panamá, el puerto de L¡i Habana. El Gobierno
el Senad::> de Colombia provocó que de los Estados Unidos no se opuso
los habitantes d<. la provincia de Pa· oficialmente; pero su Ministro en
namá, principales interesados en la Cuba, l\1r. Squiers, trabajó vigorosa­
viabilización del Canal, mostraran su mente y presionó contra la ratificación
disgusto y malestar. La situación fue del Tratado por el Senado cubano.
aprovechada por los Estados Unidos, 1905. El 14 de noviembre los ciuda­
que prt:stó todo su apoyo a los des­ danos norteamericanos residentes en la
contentos y fomentó una "revolución" Isla de Pinos, promovieron una "revo­
que el 3 de noviembre declaró la in­ lución", se declararon "separados de
dependencia de Pauamá y su consti­ Cuba, y proclamaron su adhesión a
tución como nueva República. En la Unión N0rteamericana". Un delega­
pocas semanas más. Estados Unidos do fue enviado a Washington a rati­
reconoció al nuevo Gobierno -e hizo ficar sus intenciones. El Ministro
que: lo reconocieran las principales norteamericano en La Habana, Mr.
potencias- y se firmó el Tratado ase­ Squiers, simpatizó con esa revolución
gurándose el control de la construc-­ y pidió a las autoridades cubanas que
ción, operación, servicio y manteni- abandonaran esa isla y cablegrafió a
1niento del Canal. su Gobierno pidiendo un cañonero.
1904. Los Estados Unidos intervie­ La prensa publicó una entrevista con
nen nuevamente en la República ese diplomático en la que declarabR.
CRONO LOGIA 157

que º'el Gobierno cubano debía entre­ habilísimo negoci ador Benja1nín Sum­
gar a los Estados Unidos la Isla de mer Welles y cuya errónea y contra­
_
Pinos para resolver la cuestión que en producente doctrina sirvió para man­
ella se ha planteado". En respuesta, tener apuntaladas por vVashington
el Gobierno de Cuba comunicó a l de numerosas tiranías y dictaduras en la
Estados Unidos que su diplomático América Latina.
había dejado de ser persona �rata y 1907. Al alterarse nuevamente la
éste fue retirado e l 29 de Noviembre paz centroamericana por un conflicto
En aquel mon1ento habían en Isl a entre l\icaragua y Honduras, media­
_
de Pinos 300 ciudadanos norteameri­ ron de nuevo los Estados Unidos y
canos, propietarios de tierras y plan­ \I·éxico y la paz se restableció por el
Laciones de cítricos. Tratado ele 23 de abril firmado a
1906. Con el apoyo del Gobierno de bordo del crucero nortean1ericano
los Estados Unidos, J a Con1pai1ía Fru­ .. Chicago".
tera obtuvo en la Costa Atlántica de 1907. Con10 continuación de la obra
Guate1nala amplias concesiones de intervencionista iniciada en la Repú­
t ierras
blica Don1inicana, los Estados Unidos
1906. Una insurrección liberal en i1npusieron a esta u n :\cuerdo por el
algunas partes de Cuba siguió a l a que obtenían el control sobre las ta­
reelección del Presidente To1uás Es­ rifas impositivas y sobre todas las
trada Palma, quien ante Ja situación Lransacciones financieras do1uinicanas.
imperante renunció con todo su Gabi­ Los cañones de la lvfarina yanqui se
nete. Conforn1e a lo establecido en l a encargaron de que el Congreso Domi­
Ennlienda Platt, los EsLados Unidos nicano aprobara el :\cuerdo.
intervinieron y las fuerzas miliLares 1908. El Secretario de Estado ele los
ocuparon el país por segunda vez Estados Unidos, Elihu Root, justifica
hasta 1909. la inter\'ención de su país en Centro
1906. El conflicto entre Guate1nala ...\ n1érica . . . "cada vez que peligre el
y El Salvador puso en 1noviiniento a capital norteamericano allí invertido".
los norteamericanos. Invitado l\féxico 1909. Nicaragua ro 1n p e relaciones
a mediar con los Estados Unidos, se diplo111á1 teas con l ?s Est�dos Uni os?
logró el cese de hostilidades y la fir- y se realiza la pn n1era 1nterve11c1ón
1na de una Convención, a bordo del norteamericana en ese país.
acorazado "lVIarblehead" el 30 de ju­
1909. El E1nbajaclor de los Estados
nio ele este año.
Unidos en Costa Rica, lvfr. Williaro
1906. E l Secretario de l a Guerra de L. Merry, propicia una guerra contra
los Estados Unidos, William Taft, que Nicaragua por parte de Guatemala,
visitó Cuba acompañado de Robert El Salvador y Costa Rica.
Bacon, Subsecretario de Estado, para
1909. En el verano de este año, el
investigar l a situación del país, se
Presiden t e de Cuba, Gral. José 1'1iguel
proclan1ó a sí mis1no "Gobernador
Gó1nez hizo una relación ele las con­
General de la República de Cuba"
tratas y concesiones adjuclicadas por el
bajo l a autoridad clel Presidente de
Gobierno Interventor de los EE.UU.
los Estados Unidos.
dirigido por el Gral. 1\Iagoon, sin rea­
IS07. Bajo los auspicios de l a Can­ lización de su bastas, en cuyas conce­
cillería de \Vashington, las cinco Re­ siones se observaban [avoritisn1os, pri­
públicas centroamericanas concertaron
Yilegios e irregularidades y declaró su
un Tratado de Paz y ;\mistad, en el
rescisión "porque estaban plagadas de
que se incluía una cláusula que reco­
profundas in1noralidacles". E s t o fue
gía l a Doctrina del diplon1ático ecua­
c.:onfirn1ado posteriorn1ente p o r un
toriano Carlos Tovar, del "no recono­
Senador, en pleno Congreso ele Wash­
ci111 ien to de gobiernos surgidos ele re­
voluciones" y que en 1923 fue repro­ ington.
ducida tan1bién en un instrumento 1910. Los Estados {;nidos ,·erific.1n
similar conocido como "la Enmienda otra intervención en la República dl'
Platt Centroamericana", del que fue I Tonduras.
158 Antonio _Riccardi

1910. Para proteger Yidas y propie­ ron buques de guerra norteamericanos


dades norteamericanas en el país, los para ··proteger los intereses d e los
.Estados Unidos inter\'inieron en Ni­ EE.Cu." El Senador Knute Nelson,
caragua, tan1bién "para prevenir un por �finncsotta, declaró que "La rebe­
probable bo1nbardeo de B luefields". lión ha sido instigada por ele1nentos
1 9 1 1 . Ratificando su intromisión en capilalistas yanquis con la idea de pro­
los asuntos internos hondurefios, a ducir la intrrvención o la anexión por
bordo del acorazado norteamericano los Estados Unidos'"
""Taco1na" se designa al nue\'o Pre­ 1912. Durante el Gobierno de Adol­
:sic!ente de Honduras. fo Díaz, palrocinaclo por los Estados
1 9 1 1 . Un proyecto para construir un Cnidos, el Secretario de l a Guerra
ferrocarril que uniera a Panamá con Lui:; ::\Icna, se sublevó ocupando im­
la ciudad de David, capital de la pro­ portantes ciudades y la capital de Ni­
Yincia de Chiriquí, limítrofe con Cos­ caragua. Los marinos norteamerica­
ta Rica, fue objetado por los Estados nos desc:1nbarcaron al n1ando del Co-
Unidos, impidiéndose así realizar esa 1nanclante Butler, surgiendo la prime­
in1portante vía d e comunicación in­ ra gran figura del anti1nperialis1no y

terna panameña . precursor de Sandino, Benjamín Zele­


1912. Los países de la An1érica Cen­ dón, que se resistió a los yanquis en
tral se rebelaron contra la interven­ Coyotepeque y n1urió en combate.
< ión nortea111ericana en Nicaragua. 1912. Henry L. Stimson, como Se­
1912. Segunda intervención militar cretario de la Guerra ele los EE.UU.
de los Estados Unidos en ?\'icaragua, se trasladó a Nicaragua donde ordenó
reforzada con buques de guerra que y dirigió la campai'1a de exterminio
bombardearon y atacaron a !\fanagua, del Ejército 1\acionalista del Gene­
�Iasaya, Granada, Coyotepeque, Corin- ral Luis �f ena; quién después d e
1 0 y otras poblaciones. Esta segunda haber sido hecho prisionero fue ex­
intervención se 1nantuvo hasta 1925. patriado a Pana1n{1 .

1912. Concentración de tropas nor­ 1913. La lla1nada "reclamación tri­


teamericanas en la frontera con !\féxi­ partita" de Ale1nania, Francia e In­
co, advirtiéndose al Gobierno del Pre­ glaterra por daños causados a sus
sidente !\fadero, que se l e haría res­ ciudadanos durante la guerra; l a agi­
ponsable de las pérdidas de vidas y tación veteranista; el castigo por el
ltacienclas. pcriodisla cubano Sr. Enrique Maza
1912. Para brindarle protección a a las insolencias del Encargado de
las empresas ferroviarias del país ope­ Negocios Norteamericano; la conce­
radas por norteamericanos, los Es­ sión hecha a la "Cia. Agricultora de
tados Unidos intervinieron en Hon­ Zapata" para la desacación <le la cié­
cl u ras. naga de ese nombre y la revuelta ra­

1912/ 13. Los Estados Unidos inter- cista, dieron ocasión y pretexto a re­
\·1n1eron nuevamente en Nicaragua pelidas Notas del Gobierno d e \.Vash­
"'
para proteger los intereses y propie­ ington a Cuba y a intromisiones del
<lades nortea1nericanas. . . "y a reque­ :.\linistro norteamericano en La Ha­
rimiento ele las autoridades locales, in­ bana en los asuntos internos de este
rapaces ele clon1inar la situación". país, en forma fuera d e l a diplomá­
1912/ 14. Para brindar protección a ticamente acostun1brada y que luego
las aduanas don1inicanas, de conformi­ continuó co1no norn1a constante de
dad con las provisiones del Tratado los EE.UU.
clon1inico-estadunidensc d e 1907, los 1913. El Presidente de los Estados
F.stados Unidos intervinieron en la Cnidos, Woodrow Wilson, dio a cono­
Repú�lica Dolninicana. cer el llamado "Plan Wilson", por el
1912. Por problen1as racia!P.s surgió que su país pretendía fiscalizar las
en Cuba una rebelión encabezada por elecciones en la República Domini- ·

el " Partido Negro Independiente" el cana, tras imponer Acuerdos entre las
20 ele mayo. lnmecliata1nente arriba- facciones en pugna ó "nombrar" di-
CRONOLOGIA 159

recLa1nente e l Presidente d·c l a Repü­ prepararon la intervención. En di­


hlica, en caso de que tal Acuerdo no ciembre desembarcaron los marines
fuera posible. nuevamente allí.
1913. E l ZO de mayo asumió la pre­ 1914/15. El Gobierno resultante de
sidencia de Cuba el Gral. Mario G . las elecciones de 1913 en la República
r.Ienocal y tanto e n este período legal, Dominicana se esforzó por adminis­
como en su segundo período "legali­ trar correcta y honestamente el país.
zado" por la fuerza de la intervención Pero l a célebre Nota No. 14 del Go­
norteamericana (1917) que impuso su bierno de los Estados Unidos, instaba
reelección, el Gobierno de Cuba es­ al de esa República a darle plenas
tuvo sometido a l de los Estados Uni­ facultades al Asesor Financiero yan­
dos; sucediénclose los no1nbramientos qui, que lo convertían en el verda­
de expertos, asesores,' fiscalizadores y dero Secretario de Hacienda del país.
consejeros yanquis para distintas ra­ Desiclerio Aria� Secretario de l a Gue­
n1as ad.1J1inistrativas; pero en realidad rra se sublevó contra las ünposiciones
itnpuestos o exigidos por los Estados yanquis y entonces, los Estados Unidos
Unidos. Las constantes visitas del Mi ­ intervinieron nuevamente con sus ma­
nistro nortea1nericano a l Palacio Pre­ rinos.
sidencial de La Habana, daban una 1915. La Cancillería Panameña, en
dernostración más de l a permanente in­ Nota diplomática protestó ante el Go­
tromisión norteamericana en las cosas bierno de los Estados Unidos de que
de Cuba. ese país pretendiera convertir a Pana­
1914. I1nposición por los Estados Uni­ má en una mera base militar y naval
dos a Nicaragua del Tratado Bryan­ sin1ilar a l a que Inglaterra tiene en
Cha1norro, por el que los primeros Gibraltar. Tal Nota fue originada
obtuvieron a perpetuidad el derecho por las constantes objeciones y oposi­
sobre la proyectada ruta i nterocéanica ciones de los Estados Unidos a la
por Nicaragua. construcción de ferrovias en el terri­
torio de l a República de Panamá.
1914. Para de1nandar reparaciones a
las afrentas hechas a u n oficial y al­ 1915/16. Daños inferidos a vidas e
gunos tripulantes del buque de guerra i ntereses extranjeros en México crea­
norteamericano "Delphin", los Esta­ ron una delicada y difícil situación
dos Unidos intervinieron en Veracruz, i nternacional y los Estados Unidos ex­
l\féxico. presaron su propósito de i ntervención.
El 1 5 de mayo de 1 9 1 6 los yanquis
1914. l1nposición a Colombia del
enviaron una expedición punitiva co­
Tratado Thompson-Urrutia, por el
mandada por el Gral. Pershing, cuya
que se concedían privilegios de trans­
actitud tuvo l a virtud de borrar mo­
porte por el istmo panameño a esa
mentánea1nente, en defensa del suelo
nación, mientras que los Estados Uni­
patrio, las diferencias entre rebeldes y
dos convinieron en pagarle S25 millo­
guberna1uentales, que se unieron para
nes de dólares como reparación por
combatir el i ntervencionismo norte­
haberle arrebatado a Panamá. El Tra­
a1ncncano.
tado no fue ratificado por los Estados
Unidos hasta 1921. 1916/17. Se celebraron elecciones en
Cuba, en las que el Gral. Menocal se
1914. El Presidente "\.Yilson, de los
postuló frente al liberal Dr. Alfredo
Estados Unirlos, amenazando n ueva�
Zayas; pero los liberales dirigidos por
mente con la intervención, obligó a los
el ex-Presidente José Miguel Gómez se
dominicanos a aceptar supervisores es­
alzaron en armas el 7 de febrero de
Laduni<lenses para fiscalizar las elec­
1 9 1 7. Los Estados Unidos declararon
ciones en la República Dominicap.a.
que no reconocerían u n gobierno im­
1914. Desde el mes de junio los puesto por l a fuerza y desembarcaron
acreedores franceses y alemanes exi­ sus soldados en Santiago d e . Cuba el
gieron al Gobierno de Haití el do1ni­ 8 de marzo. Gómez fue derrotado y
nio de las Aduanas para asegurarse el l'vfenocal, con el apoyo norteamerica­
cobro de sus deudas. Los Estados Uni­ no, asumió nuevamente el Poder me­
dos, ta1nbién con i ntereses en Haití, diante esa "reelección" impuesta.
160 Antonio Riccardi

1916. El 29 de noviembre el Capitán 1919. Nuevos y nu1nerosos expertos;


de la l\Ial"ina de Guerra Norteameri­ desembarco y permanencia de tropas
cana H. S. I< . napp, proclamó en la norteamericanas en Cuba y por últi­
República Dominicana que el país es­ n10 la llegada del Gral. Enoch H.
taba sometido al Gobierno .l\!Iilitar y Cro,vder, el 1 0 de inarzo, como "En­
al ejercido de la ley militar norteame­ ' iado Personal" del Presidente de los
ricana aplicable a tal ocupación. Se Estados Unidos, sin previo conoci-
disolvió el Ejército Dominicano y se 1niento del Gobierno cubano, fueron
creó una fuetza constabularia dirigida los hechos 1nás destacados de l a intro­
por oficiales yanquis. misión nortean1ericana en el país. La
1917. Los Estados Unidos intervie­ Candllería cubana se dirigió a la del
n�t1 éfi Costa Rica y derriban del Poton1ac protestando del envío de
Poder al Presidente constitucional de Cro,vder; pero luego se allanaron las
e.se país para lograr obtener conce­ cosas, Crowder intervino en las elec­
�íones petroleras. dones d e 1920 y pennaneció hasta
1923.
1917. Reforzando su acción con la
presencia e.le los cruceros "Chatcanoo­ 1919. El 4 de junio se produjo un
ga" y "San Diego", los Estados Unidos nuevo desembarco de 1narinos yanquis
imponen a Emiliano Chamorro con10 en JIonduras. El 9 de diciembre fue
Presidente ele Nicaragua. elegido Presidente Julio 1\costa y su
Gobierno in1nediata1nente reconocido
1917. Por disposic:i6n del Gobierno
por EE.UU. con cuya ayuda resu lle.'>
de los Estados Unidos, una Co111isión
electo.
Financiera norteamericana se encargó
ele "estabilizar la hacienda pública" 1919. F.n agosto, el Jefe de los libe­
de Nicaragua, hasta el año 1 92·!. rales hondureños Rafael López Gn­
1917. El 2 de n1arzo, Ja Ley Jones Liérrcz, encabezó una insurrección con­
rra el Presidente Francisco Bertrancl
aprobada por el Congreso norteameri­
cano, hizo de Puerto Rico un territo­ y ante l a situación reinante, se pro­
dujo un nuevo desembarco de tro­
rio de los Estados Unidos v concedió
'
pas norteamericanas en Honduras.
Ja ciudadanía norteamericana a sus
habitantes. 1920. Se produce un desc1nbarco de
1 9 1 8/19. Una revuelta en Haití, di­ Cuerzas armadas nortea 1ncricanas en
rigida contra la ocupación 1nililar (�uatc1nala y estas se apoderan de Ja
yanqui y encabezada por Carlon1agno E1npresa Eléctrica Nacional. E l Go­
Perlare, causó graves trastornos y des­ bierno ele los EE.UU. alegó que el
órdenes, siendo por último, dura­ desembarco se hizo "para proteger la
mente reprimida por las fuerzas mi­ Legación Americana en ese país".
litares norteamericanas de ocupación. 1920. El A.gregaclo ?\Iilitar de los
1918. El E j é r c i t o norteamericano EE.UU. en Guatemala sugiere que se
ocupó las ciudades de 'Panamá y Co­ envíen desde la Base Naval Ameri­
lón y un regimiento 111andaclo por el cana de Caimanera, Cuba, 10.000 ma­
�Iayor Page invadió la provincia de rinos yanquis para respaldar al Pre­
Chiriquí, donde pennaneció dos aiíos sidenle - Dictador E s t r a d a Cabrera,
pretextando ayudar a las autoridades a frente a la rebelión ele! pueblo gua­
nlantcner los derechos de los norte­ te1nalteco.
americanos allí residentes; pero esto 1920. El 5 de septiembre el Gene­
permitió a uno ele ellos, el latifundis­ ral Alvaro Obregón fue electo Pre­
ta Gerald Chase, apoderarse de nuevas sidente de :México. Los Estados Uni­
y ,·astas extensiones ele tierra y atro­ dos lo reconocieron el 3 1 de agosto
pellar a los ca111pesinos. de 1923, tras l a i111 posición de un
1919. i\uevo clese1nbarco de Lropas Convenio "que respetara los títulos <le
mililares nortca1nericanas en l a Repú­ las tierras adquiridas antes de 1917"
blica de Honduras. y ele aceptar el ajuste de las recla1na­
1 9 19/20. Se produce una nueva in­ dones de EE.UU.
vasión de Panam¡\ por l�s fuerzas mi� 1920. En octubre, ante la negativa
litares norlea1ncriranas. del Gobierno haitiano a pcrmi1ir el
CRONO LOGIA 161

conlrol del Banco Nacional, el Gobier­ soberanía colombiana, a1nenazó en


no de los Estados Unidos envió al ya convertirse en guerra con Panamá al
Almirante Knapp a liquidar el con­ ocupar los panameños el territorio
flicto, investido de poderes superiores en litigio. Los Estados Unidos inter­
a los del !v!inistro nortea1nericano en vinieron y obligaron a Pananlél a eva­
Haití. cuar la región en disputa.
1920. En las elecciones · celebradas en 1922. Los Estados Unidos pidieron a
Cuba en noviembre, fue electo Pre­ Cuba que reconociera el derecho que
sidente el Dr. Alfredo Zayas, frente al la En1nienda Platt les otorgaba para
candidato liberal José 1\-Iiguel Gón1ez. hacer indagaciones en cualquiera de
Para evitar un conflicto el Gobierno los Dcpartan1entos o Secretarias del
de Estados Unidos envió a Cuba al Gobierno cubano. El Presidente Za­
Gral. Enoch H. Cro,vder, quién dis­ yas rebatió el punto, pero el Embaja­
puso nuevas elecciones (celebradas el dor Cro·wder continuó interfiriendo
1 5 de marzo del año siguiente, 1921) en todas las acciones administrativas.
basadas en un nuevo Código Electoral supervisándolas e ünponienclo técnico�
que él mismo redactó. Zayas resultó y asesores yanquis.
nuevan1ente electo. 1922/26. Desde 1 9 1 0 Chile y Perú
1921. El Gobierno de EE.UU. desig­ habían r.oto sus relaciones diplonul.Li­
nó al Brigadier General John H. cas con motivo de la pugna por los
Russell, c o m o A l to Comisario en territorios de Tacna y Arica. Entre
Haití, para "llevar a efecto el Tratado 1922 y 1926 los Estados Unidos me·
de 1915" Russell se convirtió en dic­ cliaron en la pugna sin lograr resul­
Lador y reprimió con 111ano dura todas tados positivos¡ pero esta intransigen­
las protestas. cia por acomodarse a la iuediación
1921. Por la "intervención diplomú· norteamericana, propició el triunfo de
tica" del Secretario de Estado Ameri­ las negociaciones directas en 1929.
cano Charles Evans Hughes, fracasó 1923. Los Estados Unidos intervie­
la unidad centroamericana para cons­ nen de nuevo en Honduras. Las Com­
tituir una Federación y el fracaso se pafi(as Frutera y Cuyamel, provocan
produjo cuando el Estado de Guate­ una guerra civil.
mala rechazó el ultimatum de vVash­ 1923. Los Estados Unidos im);'>onen
ington para que se otorgaran conce­ a las R e p ú b l i ca s Centroamericanas
siones onerosas a ciertos intereses mo· nuevos Tratados de "Paz y Amistad",
nopolistas yanquis. Por otra patre, la que fueron calificados como de "En-
.
República Federal ele Centro Aménca 1nienda Platt centroamericana".
se había negado a aceptar como le­
1923. El 6 de diciembre, Adolfo de
gítimo el Tratado canalera Bryan­
la Huerta, candidato derrotado a la
Chamorro concertado entre EE.UU.
presidencia de México, encabezó una
y Nicaragua en 1914.
. '
revuelta contra el Presidente Obregón
1921. El Gral.
Crff·wder · dirigió un y el candidato de éste a la presiden·
cablegrama a su Gobierno aconsejan­ cía, Gral. Plutarco Elias Calles. El
do "suspender la aprobación del em· Gobierno de los Estados Unidos pres·
préstito (proyectado a Cuba) hasta tó su más sólido apoyo a Obregón,
que el Gobierno cubano reconociera que sofocó la insurrección en 1924.
al Embajador de los Estados Unidos 1924. Para proteger vidas y propie­
en Cuba el derecho de revisar el pre­ dades de ciudadanos norteamericanos,
�upuesto anual y los créditos suple· radicados en Honduras, los Estados
mentarios votados por el Congreso Unidos dese1nbarcaron sus fuerzas mi­
antes de su aprobación, así como a litares.
inspeccionar todos los Decretos que 1 924. El 1 2 de junio se firmó en
concedieran créditos especiales y todas Santo Domingo, entrando en vigor el
las leyes que supri1nieran itnpuesto:. 4 de diciembre del alio siguiente, una
o implataran otros nuevos". Convención entre los Estados Unidos
1921. La controversia de límites con y la República Dominicana sobre el
Costa Rica, heredada 'del período de modus operandi para la evacuación
162 Antonio Riccardi

del territorio dominicano ocupado por :\icaragua los marinos norteamerica­


las fuerzas norteamericanas, así como nos, permaneciendo allí hasta 1933.
para rectificar y modificar "ciertas ór­ 1927. Reafirmando el resultado de
denes, resoluciones y contratos". las imposiciones nortean1ericanas en
1924. Al cesar la intervención nor­ Nicaragua, el Secretario de Estado de
tea1nericana en la República Domini­ los EE.UU., Frank B. Kellog, declaró
cana y abandornar el país las fuerzas el 8 de enero: "Hemos otorgado nues­
de infantería de J\itarina, el señor Ben­ tro reconocimiento a Adolfo Díaz, ra­
jamín Sumner Welles, delegado per­ zón por la cual, quienquiera que ase­
sonal del Presidente de los EE.UU. gure que éste no es el Presidente
en las negociaciones de la desocupa­ Constitucional de N i c a r a g ua, está
ción, pidió al nuevo Gobierno Domi­ equivocado".
nicano el ascenso de Rafael Leónidas
1927. El 21 de marzo fue firmado
Trujillo al grado de Coronel, peti­
en N·ueva York un contrato entre ban­
ción que en el acto fue atendida.
queros norteamericanos y el Gobierno
1925. Para extender protección du­ de Nicaragua presidido por Díaz, por
rante la situación anormal del país, un millón de dólares, especificándose
las fuerzas norteamericanas intervie­ en el contrato que el dinero debía
nen en Panamá "a requerimiento del emplearse en la coropra de provisio­
Gobierno panameño", dijeron. nes para el Ejército, el mantenimiento
1925. t:n candidato de las simpatías y equipo de las fuerzas "conservado­
norteamericanas, l\t1iguel Paz Baraho­ ras'' o en lo que determinase una
na, asumió la presidencia de Hondu­ Junta integrada por el Alto Comisio­
ras, como resultado de unas elecciones nado norteamericano, el Gerente del
en que las fuerzas yanquis impidie­ Banco Nacional (también norteameri­
ron que los jefes revolucionarios y de cano) y el Secretario de Hacienda de
la oposición presentaran sus candida­ Nicaragua.
turas. 1928. En noviembre hubo una gran
1925. Se produjo la primera gran huelga en las plantaciones bananeras
massacre yanqui contra el pueblo pa· de la Unitd Fruit en Sta. Marta, Co­
na1neilo con más de una docena de lornbia, lo que dio ocasión al reac­
personas muertas y decenas de heri­ cionario Presidente A b a d í a Méndez
dos, en el Parque Santana de Ciudad para defender los interes�s mon?po­
Panamá, durante una protesta por el listas de esa empresa, bajo la direc­
elevado precio de las viviendas. ción del Ministro yanqui en Bogotá,
1925. Richard O. Marsh , que había J efferson Caffery. Los resultados fue­
sido Encargado de Negocios de Esta· ron: 1 .500 braceros muertos, 3.000 he­
dos Unidos en Panamá, instigó una ridos y varios centenares de presos,
sublevación de los" indios cunas de condenados después a penas entre 5 y
San Blas, cuyos caciques emitieron un 25 aiios por el delito de "sedición" y
manifiesto declarando constituida la "rebelión".
"República de Tule", reconociendo
1929. Los graves desórdenes que se
las concesiones mineras otorgadas an­
originaron en Haití, motivaron que se
tes y colocando al nuevo Estado bajo
enviaran a la isla fuerzas norteame­
la protección del Gobierno de los Es­
ricanas, que fueron atacadas por la
tados Unidos.
multitud. En vista del profundo sen­
1926. Al derrocar Emiliano Chamo·
�imiento anti-yanqui, el Gobierno de
rro al Presidente de Nicaragua Carlos
EE.UU. disminuyó las fuerzas de ocu­
Solórzano, su Gobierno no fue reco­
pación.
nocido por los Estados Unidos, que
hicieron elegir a Adolfo Díaz. Al mis· 1929. Infantes de 'tviarina yanqui
mo Liempo. Juan B. Sacasa (como 1nasacran al pueblo de Chicote, en la
Presidente legal, pues era Vicepresi­ República de Nicaragua.
dente con Solórzano) levantó la ban · 1929. Aviones n1ilitares norteameri­
dcra de la Constitución y se alzó en canos bo1nbardean la ciudad de Las
armas. volviendo a desembarcar en Li1nas, en J a República de Honduras.
CRONOLOGIA 163

1933. El General Anastasio Somoza, 1935. El 24 de Octubre, el Jefe de


Jefe de la Guardia Nacional de Ni­ la Policía de Puerto Rico, Coronel
caragua, protegido del Gobierno de Francis Riggs, dirigió la masacre efec­
los Estados Unidos, ya constituido en tuada en la ciudad Universitaria de
Dictador, substituye al Jefe de la ocu­ �Jo Piedras, de integrantes del Par­
pación miiitar estadunidense de Nica­ tido Naciónalista de Puerto Rico, . pe­
ragua. reciendo varios dirigentes y entre ellos
1933. Se produce la "mediación" del el \�r. Ramón S. Pagán, Secretario de
Enviado Especial a Cuba del Presi­ Trabajo del Nacionalismo.
dente Franklyn D. Roosevelt y luego 1936. El J ef� de la Guardi� Nacio­
Embajador de su país en La Habana, nal de Nicaragua, Gral, Somoza derro­
Benjamín Sumner Welles, para lograr có de la presidencia de su país a su
una solución en la crisis política alen­
propio tío, Juan Bautista Sacasa, ha­
tada por la lucha revolucionaria con­
ciéndose único mandatario de Nicara­
tra la dictadura de Machado. La ges­
gua y autoeligiéndose al año siguiente
tión de '\.Yelles condujo a la instaura­
como Presidente, con la ayuda de los
ción . de un gobierno que no respon­
Estados Unidos.
día a los intereses populares. Durante
la crisis uria escuadra naval norteame­ 1939. Las nu m e r o s a s concesiones
ricana permaneció frente a las costas otorgadas por el Gobierno de Carías
de Cuba. a empresas norteamericanas en Ho�­
1933. El 4 de septiembre se pro<lujo duras, le hicieron acreedor al conu ·
en Cuba un golpe de militares diri­ nuado apoyo de los Estados Unidos,
gidos por el Sargente ·Fulgencio Ba­ que vieron con simpat�a que el <?on­
Lisla, que derrocó al Gobierno de greso hondureño ampliara el perto�o
Céspedes, organizado por el mediador presidencial de Carías hasta el ano
americano Sumner Welles. El 10 d e 1949.
sepliembre asume la presidencia el 1940. En junio, el Embajador de los
·
Prof. Ramón Grau San Martín; pero EE.UU. en Panamá exigió del Gobier­
no logra el reconocimiento yanqui y no panameño nuevas tierras y aguas
solo duró hasta que, substituido Sum­ jurisdiccionales para aum�ntar la pro­
ner vVelles como Embajador, llega a tección al Canal, someuéndo a su
Cuba Jefferson Caffery, quién otorga consideración un "con�rato de arren­
su apoyo a Batista, lo consolida como damiento" por 999 años. O sea, a
Jefe de las Fuerzas Armadas y facilita
perpetuidad, sin otra compensación
un gobierno de coalición presidido
que el valor intríns�co de las mismas.
por el líder d e la Oposición a Ma­
La propuesta provocó fortísimos de­
chado, Dr. Carlos Mendieta, que asu­
bates y problemas candentes
mió el Poder en enero de 1934, sien­
do inmediatamente r e c o n o c i d o por 1941. Por un golpe de estado, al que
Washington. no fue ajeno el Gobierno de los Es­

Gral. Anastasio Somoza, tados Unid.os, el 9 de octubre fue des­


1934. El
Jefe de la Guardia Nacional t;le Nica­ tituido el Presidente de P a n a•m á ,
ragua recibe del Embajador de los Dr. Arnulfo Arias, acusado de '�anti­
EE.UU. en Managua, Arthur Bliss, la norteamericano" y de simpatiza:i:: con
orden de asesinar al líder nacionalista las potencias del Eje.
nicaragüense, Gral. A u g u s t o César En Enero, Ecuador rompió
1942.
Sandino, lo que verificó el 21 de· relaciones con las potencias del Eje,
febrero.
y pocos días después cedió a los M­
1934. Las Compañías Fruteras .nor­ tados Unidos el derecho a la utiliza­
teamericanas radicadas en Honduras,
ción del Archipiélago de Colón (Islas
designan Presidente de la República
Galápagos) para "la defensa del con­
al "General" y "Doctor" Tiburcio
tinentt;!".
Carías Andino, quién como Dictador
absoluto gobernó al país durante 1942. En julio, los Estados Unidos
17 años con el apoyo directo y el be­ suscribieron con Panamá un Acuerdo
neplácito de los Estados Unidos. por el que "un Asesor Militar de los
164 Antonio Riccardi

Estados Unidos sen•irfa de Consejero brindaron su apoyo y coope:ración


al Ministro de Relaciones Exteriores plena al régimen ultramontano, neo­
de Panamá". fascista y sanguinario del Presidente
1944. Centenares de personas son ele Colombia, Laureano Lópcz, por su
asesinadas en Honduras, durante una someúmiento al imperialismo y por
manifestación r e a l i z a d a contra la haber enviado u n Batallón del Ejér­
Compañía F r u t e r a norteamericana, cilo colombiano a combatir en Ja
monopolizadora de las principales ac­ guerra de Corea.
tividades agro-cconón1icas del país. 1952. El 10 de marzo se produjo
1946/55. Durante el Gobierno del en Cuba un golpe militar dirigido
Gral. Juan Do1ningo Perón, en la Ar· pf°Jr el ex-Presidente y ex-Jefe del
gentina, los Estados Unidos trataron Ejército, Gral. Fulgencio Batista, de­
por todos los medios de bloquear la rrocando del poder al Presidente cons­
expansión econó1nica de aquel país. titucional Dr. Prío Socarrás. Los Es­
Spruille S. Braden , en1bajador norte­ tados Unidos reconocieron inmedia­
americano en Buenos Aires, fue el di· tamenle al régimen de Batista y le
plomático a quién se le encomendó brindaron enseguida apoyo económi·
la tarea de enfrentarse a Perón, y co y militar que le permitió poste·
tras una larga lucha, fue precisado a riormentc consolidar su dictadura y
abandonar el país, dirigiendo, poste­ n1antencr sometido al pueblo cubano
riortncnte, desde Estados Unidos, una hasta el lro. de Enero ele 1959.
dura y combativa campaña contra Pe­ 1953. El Dictador de Nicaragua, Ge­
rón y su régitnen. neral Anastasia Somoza, por instiga­
1948. El Gobierno de los Estados ción norteamericana, convoca a Jefes
Unirlos interviene para que el de la Militares centroamericanos en Nica­
República ele Guatemala no aplicara ragua, para proponer una guerra de
el C6dig0 del Trabajo a las compa­ agresión "anti-comunista" contra el
ñías nortcan1ericanas radjcadas en el Gobierno constitucional de la Repú�
país. blica de Guatemala, presidido por el
1948. A partir de abril de este año, Cor. Jacobo Arbenz.
el Gobierno de los Estados Unidos 1954. El Gobierno de Guatemala,
estableció como sistema el reconoci� a través de su Ministerio de Relacio­
miento automático y la ayuda a to­ nes Exteriores, denunció la interven­
dos los rcgí111enes de fuerza en el ción yanqui en los asuntos internos
Continente; a consecuencia 'de las de· guatemaltecos.
terminaciones y la actitud de la iX 1954. Más de 50 agentes de la CIA
Conferencia Internacional Americana interfirieron gravemente en los asun­
celebrada en Bogot¡\ . tos políticos internos de Costa Rica
1948. En el mes. de octubre, los Es· con el ánimo de propiciar el derro­
tados Unidos reconocieron inmedia­ canliento del Presidente Figueres por­
tamente al régimen del Presidente que este había reconocido escrupulo­
<)drfa, del Pert'i, surgido de un cuar· samente el derecho de asilo en su
tclazo 1nilitar. país, tanto para comunistas corno para
1918. En noviembre, los E s t a d o s los no co1nunistas.
Unidos reconocieron al Gobierno pro· 1954. Durante su exilio en El Sal·
visiona! castrense que derrocó del po­ vador, en enero de este año, el Ge·
der al Presidente Constitucional de neral Ydígoras Fuentes (luego Presi­
Venezuela, don Rómulo Gallegos, y dente de Guatemala) recibió la vi�ta
brindaron pleno respaldo diplomático de \Va!ter Turr.bull, ex-Director de Ja
y las más decidida cooperación en la United Fruit Co. y de dos agentes de
cuestión petrolera a los "golpistas". la CIA para proponerle se pusiera al
1950/53. Siguiendo Ja nueva · norma frente de un n1oviiniento que derro­
y pese a sus anteriores protestas de cara al Presidente de Guatemala, Ja�
observar la "Doctrina Tovar" (no re· cobo Arbenz.
conocimiento de regímenes producto 1954. Para su defensa, Guatemala
de revoluciones) los Estados Unidos se vio precisada a adquirir armas en
CRONOLOGIA 165

Checoslovaquia. El Departamento de 1 as fuerzas mercenarias de Castillo


Estado americano reveló el embarque Armas, bombardeó Ciudad Guatema­
de tales armas el día 17 de mayo y la, destruyendo la radioemisora ofi­
una semana más tarde informó que cial y el Fuerte Matamoros, principal
co1no "contramedida" estaban envian­ instalación del Ejército Guatemalteco.
do armas a Nicaragua en aviones 1954. Ante el empuje de la ayuda
"Globemaster". norteamericana y nicaragüense a las
1954. En junio, el Embajador nor­ fuerzas mercenarias de Castillo Armas
teamericano en Honduras, Whitting y para evitar derramamientos de san­
'i\iillauer, colaboró intensamente con gre de su pueblo, el Presidente de
el Coronel Carlos Castillo Armas para Guatemala, Coronel Jacobo Arbenz,
facilitar la invasión de este a Gua­ renunció, tras un largo día de mani­
temala para derrocar a Arbenz con obras del Embajador de los EE.UU.,
Ja protección del Gobierno de los Mr. Peurifoy, quién con 4 horas de
EE.UU . y la cooperación de los de anticipación había anunciado la re­
Honduras y Nicaragua. nuncia de Arbenz.
1954. Cumpliendo órdenes del Go­ 1954. Tras la renuncia del Presiden­
bierno de los EE.U·U., el de Nicaragua te Arbenz, se constituyó una Junta
rompió relaciones diplomáticas con Militar presidida por el Coronel Dfaz,
Guatemala, acción ésta que formaba
· Jefe del Ejército, pero poco después
parte de la trama combinada para el este último fue depuesto por el tam­
ulterior ataque al régimen de Arbenz. bién Coronel Elfego Monzón, con la
1954. En junio, para ocultar su anuencia y el respaldo del Embaja­
participación en la invasión a Guate­ dor yanqui Mr. Peurifoy. El error de
·

malft, el Gobierno de Estados Unidos Díaz fue anuriciar, al producirse 'la


vendió aparatos de su Fuerza Aérea renuncia de Arbenz, "que continua­
al Gobierno de Nicaragua por $150 ría . Ja lucha contra los mercenatjos
'

mil dólares en efectivo, como "pan­ invasores".


talla" y al fin de que no continuara 1954. El 3 de julio, el Coronel C�s­
exponiéndose ante la ONU la ayuda tillo Armas, jefe de las tropas mer­
norteamericana a Castillo Armas. cenarias invasoras, financiadas y ayu­
1954. Aviones de las Fuerzas Arma­ dadas por el Gobierno de los Estados
das Norteamericanas inician una se­ Unidos, hizo su entrada en ciudad
mana de b o m b a r d eo s y ametralla­ Guatemala, en una •triunfal "bienve­
mientos a c i ud a d e s guatemaltecas, nida"; pero él, personalmente 1no
mientras el Senado de los Estados llegó al frente de sus tropas, sino en
Unidos aprobaba las medidas del Pre­ el avión partic�lar del Embaja�or
sidente Eiscnho'\ver contra Guatemala. americano, Mr. Peurifoy. :
1954. El 18 de junio el ex-Coronel 1954. Con la finalidad de reforzar
del J;:jército guatemalteco Carlos Cas­ el armamento de las Fuerzas Armadas
tillo Armas cruzó la frontera de su guatemaltecas, por un Acuerdo me­
país co� 150 hombres, iniciando una diante Canje de Notas los días 27 y
invasión para derrocar al Presidente 30 de julio, los Estados Unidos trans­
de Guatemala Jacobo Arbenz, con la firieron al Gobierno de Guatemala
aprobación y el apoyo militar y eco­ equipos y materiales bélicos "sujetos
nómico del G o b i e r n o de Estados
a ulterior entendimiento".
Unidos.
1955. Frente a la presión imp�ria­
1954. Durante los días 24 y 25 de
Iista norteamericana, lo que fue gesto
junio, aviones P-47 norteamericanos
enérgico del Gobiernºo de Víctor,. Paz
volaron sobre C i u d a � Guatemala,
ametrallaron los almacenes de gaso­ Estcnsoro, Presidente de Bolivia, fue
lina, silenciaron la radioemisora de debilitándose paulatinamente en este
lus misioneros protestantes y provo­ año, y ante las exigencias de Wash­
caron muertos y heridos en la pobla­ ington inició la entrega del Petr{>leo
ción. Y el 28 de Junio, Jerry de Larm, boliviano a los monopolios norteame­
aviador norteamericano al servicio de ricanos.
166 .Antonio Riccardi

1957. �fás de 500 campesinos de la 1959. El 19 de octubre, otro avión


península de Azuero, en la Provincia de procedenc.ia norteamericana, arro·
panameíia de Veraguas, se sublevaron jó dos bombas sobre el Central Punta
contra la "Boston Coconut Company", .i\legre, en Camagüey, Cuba.
subsidiaria de l a monopolista lJnited 1959. El 21 de octubre, un avión bi·
Fruit Company, motor ametralló la ciudad de La Ha­
1959. Desde los primeros días del bana, provocando un saldo de Yarios
triunfo de la Revolución cubana, un muertos y decenas de heridos, acom ·
avión nortea111ericano U-2 estuvo vo­ pañado de una avioneta que arrojó
lando sobre Cuba. Posteriormente, en propaganda contra-revolucionaria.
ese misn10 ailo, un U-2 ft.i:: enviado a 1959. El 22 de octubre, un avión
volar sobre la Ciénaga de Zapata, de procedencia norteamericana, ame­
cerca de Ia Bahía de Cochinos para tralló un tren de pasajeros en la Pr0-
confirmar un erróneo informe de que vincia de Las Villas, Cuba.
se estaban montando bases de proyec­
1959. El 27 de octubre, el Gobierno
tiles en esa zona.
de los Estados Unidos negó, en Nota
1959. El 2 de febrero, el ciudadano Diplomática, la utilización de su te­
norteamericano Allen Robert Mayer
rritorio para fines de agresión contra
fue arrestado a bordo de una avio­ Cuba. Sin embargo, horas más tarde,
neta, en la cual se había introducido el desertor Díaz Lanz, ex-Jefe de la
ilegahnente en Cuba a fin de atentar Fuerza Aérea Cubana, reconoció pu·
c:ont.ra la vida del Comandante Fidel blicamente que los aviones empleados
Castro. en Jos ataques a Cuba tenían sus ba­
1959. El 8 de agosto, las autorida­ ses en la Florida.
des cubanas detuvieron al Sargento 1959. El 13 de noviembre, como
Stanley F. \.Vesson, acreditado como parte de una serie de maniobras des­
mien1bro del Servicio de Seguridad de tinadas a obstaculizar la adquisición
la Embajada norteamericana en La por Cuba de Armas indispensables a
Habana, y a otra empleada de dicha su defensa, el Gobierno de los Esta­
?tiisión, en una reunión de elementos dos Unidos presionó al de la Gran
cQntrarrevoJ.ucionarios, en la que se Bretaña para impedir la venta al Go­
preparaban planes de sabotaje coor­ bierno Revolucionario de 15 aviones
difla'dos con los planes de invasión a de combate.
Cu.ha fraguados desde la República 1960. Una empresa nortean1ericana,
Dominicana. aparentemente particular, pero auspi·
.·1959. El 6 de octubre, el Gobierno ciada por la Agencia Central de In­
Revolucionario de Cuba impuso al teligencia de los Estados Unidos, es·
!>'epartamento de Estado de los Esta­ tableció una potente radioemisora en
{los Unidos, de la existencia de avio­ las Islas Swan, frente a Honduras. Se
nes de pequeño tamaño y corto radio trataba de una enlisora de la CIA
de acción que frecuentemente han es·­ que transmitía hacia Cuba, !viéxico,
tado realizando vuelos sobre territo­ la América Central y los países de la
rio cubano para lanzar en paracaídas zona Norte de la An1érica del Sur, y
armas y municiones destinadas a indi­ en particular, lanzaba al espacio pro­
viduos que estaban fomentando movi­ gramas de propaganda para socavar
mientos contra-revolucionarios. El Go­ el régimen de Castro, en Cuba.
bierno cubano afirmó haber llegado al
1960. El 12 de enero, una avioneta,
convencimiento de que estos vuelos
procedente de los Estados Unidos,
"parten de bases o lugares situados quemó 500.000 arrobas de caña en
en territorio de los Estados Unidos". un central azucarero de la Provincia
1·959. El 11 de octubre, un avión de La Habana , Cuba.
procedente· de los Estados Unidos, 1960. El 28 de enero, otro avión,
lanzó dos bombas incediarias sobre el de procedencia norteamericana, lanzó
Central "Niágara", en la Provincia de bombas incendiarias sobre los caña­
Pinal' del Río, Cuba. verales de cinco centrales azucareros
CRONOLOGIA 167

en la provincia de Ca1nagüer., y tres leccionó a José Miró Cardona, quien


en J a de Oriente, Cuba. al triunfo de la Revolución cubana
1960. El 30 de enero, varias avione­ en 1959 había sido Primer Ministro,
tas procedentes de los Estados Uni­ luego Embajador en España, y al ser
dos, provocaron incendios en los caña­ designado Embajador en los Estados
verales de los Centrales Chaparra, en Unidos se asiló en la Embajada ar­
la provincia de Oriente, y Toledo, en gentina en La Habana y se trasladó
en la de Oriente, Cuba. posteriormente a Estados Unidos, po­
niéndose al servicio de la Agencia
1960. Funcionarios de la Agencia
Central de Inteligencia.
Central de Inteligencia de los EE.UU.,
se acercaron al Presidente de Guate­ l ?f>O. En los meses de marzo y
n1ala, Gral. Miguel Ydígoras Fuentes, .abril, los vuelos sobre los cañavera·
proponéndole la instalación de bases les de Cuba de aviones y avionetas
en su país donde adiestrar mercena­ nor�eamericanas fueron casi diarips;
rios para la invasión a Cuba, a lo pero a parcir de mayo de este año,
cual accedió posteriormente. En no­ se hicieron 1nenos frecuentes a la vez
viembre de este año hubo un conato que comenzaba el incremento de acti­
ele rebelión contra Ydígoras, y enton­ vidades de sabotaje de índole diversa.
ces los pilotos mercenarios cubano.3 1960. Autorizados por el Presidente
radicados en Guatemala ayudaron a Eisenhower, en abril de 1960, Robert
sofocarla, en virtud de que el movi- Kendall Davis, primer Secretario de
1niento rebelde iba dirigidp a supri­ la Embajada Americana en Guatema­
mir las citadas bases. la y un oficial de la CIA, visitar-0n
1960. El lro. de febrero una avio­ a Roberto Alejos, rico terrateniente
neta de procedencia norteamericana, guatemalteco, y le propusieron arren­
provocó el incendio de más de 100 darle sus fincas para establecer bases
mil arrobas de caña en la Provincia secretas donde adiestrar exilados cu·
de Iv!atanzas, Cuba. banos contrarios a Castro.
1960. El 18 de febrero, u n avión 1960. El 12 de mayo fue derribada
que bombardeaba el Central España, a pocas millas de La Habana la avi<P­
en Matanzas, Cuba, fue destruido por neta norteamericana m a t r í c u l a N-
una de sus propias bombas . El pi� 4365, tripulada por el ciudadano nor­
loto era Robert Ellist Frost, ciuda­ teame1·icano Edward Duke, cuyo q1-
dano norteamericano, y había salido dáver fue entregado a la Embajada
del aeropuerto de Tamiami, en la Americana en La Habna.
Florida, Estados Unidos. 1960. Parte del Ejército de Guate­
1960. El 4 de marzo estalló en el mala se rebeló el 13 de noviembre
Puerto de La Habana, a causa de un contra el Presidente Miguel Ydígoras
sabotaje, el vapor francés "Le Cou­ Fuente y tomó Puerto Barrios. Los
bre'', que procedente de puercos eu­ pilotos exilados cubanos que se .e5"
ropeos condujo a Cuba armamentos taban adiestrando en la base secreta
y parque para el Ejército Rebelde. d� Retal}1uleu cooperaron a sofocar la
La explosión dejó un saldo de cerca rebelión que tenía entre sus aspira­
de 100 muertos y más de 200 heridos. ciones, cerrar los campamentos de •en-
• • •

El Primer Ministro de Cuba, Fidel trenam1ento anu-castr1stas.


Castro, imputó a agentes del Gobier­ 1961. En enero se produjo en El
no de los Estados Unidos la comisión Salvador un golpe militar contra la
de tan monstruoso crimen, e investi­ Junta gobernante que había hecho al
gaciones posteriores corroboraron ple­ pµeblo muy responsables promesas..·El
namente la validez de tal imputación. golpe fue dirigido por la Misión Mi­
1960. El 22 de marzo se anunció en litar Norteamericana, cuyos miembros
Nueva York la formación de un "Con­ se instalaron en el Cuartel General de
sejo Revolucionario Cubano" patroci­ los gol pistas.
nado por la CIA e integrado por re­ 1961. Ante la imposibilidad de so­
presentaciones de diversos grupos de meter a sus intereses al Gobierno Re­
exilados. Para presidirlo la CIA se- volucionario de Cuba, el Gobierno de
168 A.ntonio Riccardi

los Estados Unidos anunció el 3 de vuelos de espionaje se intensificó por


enero la ruptura de relaciones con la parte de los Estados Unidos.
Isla de la Libertad. 1962. El 22 de octubre, el Gobierno
1961. El 15 de abril, aviones con· de los Estados Unidos provocó la lla­
<lucidos por pilotos mercenarios cu· mada "Crisis del Caribe", cuando de·
banos adiestrados y pagados por la cretó un bloqueo económico y marí­
Agencia Central de Inteligencia de los timo contra el pueblo de Cuba. El
EE.UU. bombardearon las ba s e s Presidente Kennedy declaró que la
aéreas cubanas de La Habana, San ?\1arina de Guerra de los Estados Uni­
Antonio de los Bafios y Santiago de dos no se detendría ante el empleo
Cuba, partiendo desde Guatemala de la fuerza para interceptar todos los
y refugiándose en los Estados Unidos, barcos con destino a Cuba y que no
simulando ser pilotos militares que se permitiría el paso de barcos con car­
habían rebelado contra el Ejército de gamentos de "armas ofensivas". En-
Castro. 1nascarados en una actitud de defensa.
1961. El 1 7 de abril una expedición toman como pretexto las medidas de
mercenaria de 1,200 hombres organi­ verdadera defensa que el pueblo <le
zada, adiestrada y dirigida por la CIA Cuba tuvo que adoptar por las cons­
desembarcó en Playa Girón, al Sur de tantes agresiones de que era objeto
Cuba, con el apoyo de fuerzas mili­ por parte de los Estados Unidos.
tares norteamericanas, siendo total­ 1963. El 3 1 de marzo el Presidente
mente derrotada y destruida por el de Guatemala, Miguel Ydígoras Fuen­
Ejército Rebelde, la Policía Nacional tes, fue depuesto por un golpe militar
Revolucionaria, las Milicias Naciona­ encabezado por el Coronel Enrique
les Revolucionarias y los obreros y Peralta, en uno de los primeros de
campesinos que, en sólo dos días de una serie de golpes castrenses en la
duros combates, le infligieron la PRI· América L a t i n a realizados c o n el
MER GRAN DERROTA AL IMPE· apoyo del Gobierno de los Estados
RIALISMO en tierras de América. Unidos.
Luego se supo que los mercenarios 1963. En septie1nbre, el S e n a d o r
habían partido de Nicaragua con el Wyne Morse, Presidente de la Sub­
auxilio del Gobierno de los Somoza comisión de Asuntos Latinoamerica­
que organizó también varios campos nos del Senado de los EE.UU., denun­
de entrenamiento en las haciendas ció que "varias compañías nortearneri­
Montelimar, la Fundidora y Mercedes, canas habían financiado el golpe mi·
1961. El 21 de abril, el Presidente litar que derrocó al Presidente de la
Kennedy de los EE.UU. en conferen­ República Dominicana, Juan Bosch".
cia de prensa declinó entrar en deta­ 1964. El 9 de enero se originaron
lles relacionados con la fracasada in­ en las cercanías de la Zona del Canal
vasión de Cuba por Playa Girón, pre­ de Panamá, graves motines, cuando
textando que "No convendría a los los estudiantes panan1eños pretendie­
intereses de los Estados Unidos" pero ron izar la bandera de su país. Las
negó todo deseo de "declinar la res­ fuerzas militares yanquis atacaron a
los manifestantes, resultando 30 muer­
ponsabilidad" y afirmó: "Soy yo el
tos y más de 300 heridos. Al día si·
funcionario del Gobierno responsa­
guiente, el Presidente Chiari, rompió
ble" y "eso es completamente obvio".
las relaciones diplomáticas con Esta·
1962. La presión de los monopolios dos Unidos.
norteamericanos y la acción del ne: 1964. El lro. de abril, con la anuen­
partamento de Estado de los EE.u·u., cia y la ayuda de los Estados Unidos,
provocaron en Brasil J a caída del Go­ se produce un Golpe de Estado en el
bierno del Presidente Janio Quadros. Brasil, que derrocó al Presidente Joao
1962. Entre agosto y octubre, siete Goulart, asumiendo el mando del país
aviones U-2 nortea1nericanos, volaron el Mariscal Hutnberto Castello Bran­
B-Obre Cuba para tomar fotografías de co y estableciendo una dictadura mi­
todo el territorio. El programa de litar que derogó todas las disposicio-
CRONO LOGIA lli9·

ncs beneficiosas para el pueblo pro­ incluso algunas dictaduras, se nega­


µiu lgadas por el Gobierno de Goulart. ron en principio; . pero la mayoría de
1964. El 3 de noviembre, un Golpe las dictaduras, por fin, dieron su
Militar encabezado por el entonces �quiescencia por una votación que
Vicepresidente de la República y Jefe era justamente los dos tercios reque�
de la Fuerza Aérea, Coronel René Ba­ ridos. Los Estados Unidos hicieron es­
rrientos, derrocó al Presidente de Bo· fuerzos por "internacionalizar" sus
livia, Víctor Paz Estensoro y lo des· fuerzas intervencionistas; pero sólo el
terró al Paraguay. Brasil (bajo una dictadura militar es­
tablecida un año antes con la ayuda
1964. En Colo1nbia, la Misión Mi­
norteamericana) envió un número sig­
litar Yanqui preparó el llamado "Plan
nificativo de tropas: 1 250 hombres al
Laso" de acción antiguerrillera, apli·
mando de un Mariscal, a quién pos­
cado con toda energía contra la re­
teFiormente los americanos pusieron
gión de Marquetalia.
al frente de esa "fuerza interameri­
1965. A principios de año, una Mi· cana".
sión del Comando Sur del Ejército de
1965. En el mes de junio se supo
los Estados Unidos, encabezada por el
que el Gobierno norteame1icano se
Mayor General James D. Alger, visitó
halla.ha en disposición de entregar al
El Salvador, para inspeccionar todas
Gobierno de Argentina 50 aviones su·
las guarniciones, el efectivo, los equi­
persónicos "Skyraid" del mismo mode­
pos, etc. del Ejército Salvadoreño.
lo utilizado por los yanquis en la
1965. El 28 de abril, 405 marinos guerra contra Viet Nam. En Chile
yanquis desembarcaron en la capital 1a noticia causó hondo malestar y el
de la Repúblic� Dominicana. En dos Vicepresidente de la República y Mi·
semanas habían ya 22.800 hombres en nistro del Interior, Bernardo Leigh­
tierra y 10 500 en los buques cerca­ ton, admitió que, de comprobarse el
nos a la costa. Unos días antes había hecho, "representaría un· nuevo factor
estallado una revolución en el país de aceleramiento de la carrera arma­
para restaurar el régimen constitucio­ mentista en la América Latina".
nal de Juan Bosch, que había sido 1965. En Venezuela, la Federación
derribado por un golpe militar en de los Centros Universitarios, declaró
196�. en el mes de febrero, que "los miem­
1965. En abril, los acesores militares bros del Cuerpo de la Paz que actúan
norteamericanos en la República Dcr en Venezuela, realizan actividades con­
minicana le ordenaron al Gral. Elias trarias al interés nacional del país".
Wessin (un graduado de la Academia 1965. En mayo, el Consejo de la Fa­
Militar de los EE.UU. en Panamá y cultad de Mecánica y Electricidad, de
uno de los responsables del Golpe la Universidad de Ingeniería del Perú,
contra el Presidente Bosch en 1963) formado por profesores y estudian�
que bombardeara y ametrallara la ca­ tes, acordó por unanimidad expulsar
pital d.ominicana para derrotar la re­ de esa Universidad a cuatro profeso­
volución, y éste utilizando aviones nor­ res del Cuerpo de Paz, acusados de
teamericanos, cumplió la orden ma­ espionaje.
tando a 1 500 civiles. En lugar . de 1965. En Colombia, los 690 yanquis
capitular, los revolucionarios consti­ de los "Cuerpos de Paz" fueron acu­
tucionalistas distribuyeron armas en­ sados de dedicarse a recoger toda
tre el pueblo. Fue esa la ocasión en clase de información nacional que sea
que Estados Unidos comenzaron a de interés para el Gobierno norteame­
desembarcar marinos en mayores can­ ricano.
tidades. 1965. En Uruguay, los funcionarios
1965. En mayo, los Estados Unidos del Cuerpo de Paz estadunidense
buscaron el apoyo de la OEA para fueron convictos y confesos de espio­
respaldar el hecho consumado de su naje. El diario "El Popular'' los
intervención en Santo Domingo. Los acusó de practicar una actividad sub­
países Latinoamericanos con Gobier­ versiva y de actuar junto al Emba­
nos más o menos democráticos y hasta jador de los Estados Unidos.

,
170 Antonio Riccardi

1965. A principios de junio se ce­ 1965. El 12 de julio, .el diario "El


lebró en ?\1anagua, Nicaragua, una Siglo", de Santiago de Chile, demandó
reunión (organizada y dirigida por que el Gobierno declarara persona
los Estados Unidos) del Consejo de non grata al Embajador de los Esta­
Defensa Centroamericano, en el trans­ dos Unidos, Ralph Duggan, por la
curso de la cual las Delegaciones de respon!)abilidad que le cabe en los
Guatemala, Honduras, Nicaragua y El intentos del Pentágono de aplicar en
Salvador, firmaron un Acuerdo sobre Chile el frustrado plan de Espionaje
la formación de una fuerza armada "Camelot".
centroamericana. Cada componente de
1965. Los asesores yanquis, integran­
ese "pool" militar destinará 500 sol­
tes de la Nlisión Militar de los Esta­
dados adiestrados para la lucha anti­
dos Unidos, dirigieron en Perú la gran
guerrillera, que se utilizarán en cual­
ofensiva del Ejército Peruano para li­
quier país del istmo en que fueren
quidar el pujante 1novimiento guerri­
necesarios. Con esta fuerza armada,
llero en los 1\ndes Centrales. A me­
Washington quiere preservar en los
diados de año la estrategia habitual
países centroamericanos a los actuales
incluía hostiga1niento aéreo, matanza
regímenes dictatoriales, lo que cons­
ele campesinos y "cercos" de enormes
tituye. una grave violación del prin­
zonas agrícolas del país.
cipio de no ingerencia.
1965. En agosto, l'a Cámara de Re­
1965. En junio, la Embajada de los
presentantes de Washington, aprobó
Estados Unidos en Caracas, preten­
un proyecto de ley que autoriza a los
dió controlar las informaciones sumi­
Estados Unidos a vender o "prestar"
nistradas por la prensa de Venezuela
sobre el intervencionismo norteameri­ 1 2 navíos de guerra a países de A.mé­
cano en la República Dominicana. rica Latina. Brasil recibiría cuatro
destructores; Argentina, tres; Perú y
1965. El 15 de junio, unidades yan­
Chile, dos cada uno; y Venezuela, un
quis abrieron fuego de ametrallado­
submarino.
ras, artillería y cohetes contra las po­
siciones de los constitucionalistas do­ 1965. Otros 70 miembros de los lla­
minicanos, en Santo Domingo. El sal­ mados Cuerpos de Paz, reputados
do ele este bárbaro ataque fue de 67 como agentes de la CIA por organi�
inuertos y 265 heridos. zaciones estudiantiles y populares la­
tinoamericanas, llegaron a Venezuela
1965. El 18 y el 19 de junio, las
para operar en instituciones estudian­
tropas de los Estados Unidos, invaso­
tiles, agrícolas y sindicales.
ras ele la República Dominicana, so­
n1ctieron a intenso fuego de cañones, 1965. En aguas de la Isla de Tri­
ametralladoras y otras armas pesadas, nidad, se inició el 18 de agosto la
los enclaves de las fuerzas constitu·­ sexta operación anual "Unitas", que
cionalistas. Muchos edificios de la ca­ consiste en una serie de maniobras
pital dominicana fueron destruidos y navales y aéreas conjuntas de Vene·
se registraron numerosas víctimas en­ zuela, Colombia y los Estados Unidos,
tre l a población civil. bajo la dirección yanqui.
Bibliografía consultada :

1. "RESUMEN DE LA HISTORIA DE A?>.fÉ­ tario, ex-Ministro de Cuba en Ho­


RICA",por Nicolás Estévanez. Edi­ landa, España y los Estados Uni­
tada en lvfadrid .en 1882. Reim­ dos de América. Habana, 1 9 1 1 .
presa por Editorial LEX, Habana,
7. "CONTRA EL YANQUI", por el Doc­
1961.
tor Julio César Gandarilla.
�fanzanillo, Oriente, Cuba, 1913.
4. "CUBA: JUSTIFICACIÓN DE SUS GUE­
Reimpreso por "Editorial Nuevo
RRAS DE por Ra­
INDEPENDENCIA",
�fundo", Hapana, 1960.
fael María Merchán. Bogotá, Co­
lombia, 1896. Reimpresa por la 8. "LOS EXPLORADORES ESPAÑOLES DEL
Imprenta Nacional de Cuba, Ha­ SIGLO xv1", por Charles .F. Lumis,
bana, 1961. (2da. ed) Editorial Araluce, Bar­
celona, 1917.
3. "OUR NEW COLONIES: CUBA, PORTO
9. "flL IMPERIO A M E R I C A N O", por
RICO AND published
PHILLIPINES'',
S c o t t Nearing, (Traducción de
by J. L. Smith� Map Publisher,
Carlos Baliño), Editado por la
Philadelphia, 1898.
Imprenta El Ideal, de la Federa­
ción de Torcedores de La Haba­
4. "RELACIÓN HISTÓRICA Y GEOGRÁFICA
na. Habana, 1921.
DE LA PROVINCIA DE PANAMÁ",por
don Juan Requejo y Salcedo (año 1 o. "LA ENMIENDA PLATT". Estudio de
de 1640), en la colección "Rela­ su alcance e interpretación y Doc­
ciones Históricas y Geográficas de trina sobre su aplicación. Por el
América Central", Madrid, 1908. Dr. Luis Machado Ortega. Im­
prenta el Siglo XX, Habana, 1922.
5. "LOS ESTADOS UNIDOS, CUBA Y EL
11. "LA EXPLOSIÓN DEL MAINE Y LA
CANAL DE PANAMÁ", por el Doc­
GUERRA DE LOS ESTADOS UNIDOS CX>N
tor Evelio R o d r í g u e z Lendián,
ESPAÑA", por Tiburcio P. Casta­
Profesor de Historia de la Uni­
fieda. La Moderna Poesía, La Ha�
versidad de La Habana. Impren�
bana, 1925.
ta "El Avisador Comercial", Ha·
bana, 1909. 12. <'u DIPLOMACIA DEL por
DOLAR",
Scott Nearing y Joseph Freeman.
6. ''ORIENTACIONES NECESARIAS: CUBA Edición en Madrid, 1 925. Reim­
Y PANAMÁ", por el Dr. Francisco presa por "Ediciones Faro", Ha­
Carrera Jústiz, Profesor universi- bana, 1961.

171
172 Antonio Riccardi

13. "NUESTRA COLONIA DEpor CUBA", 22. "ENCICLOPEDIA DE 'LA HISTORIA DEL
Leland H. Jenks, ?vi. Aguilar, Edi­ MUNDO", por William L. Langer.
tor. Madrid, 1928. Reimpresa por Editorial Sopena, Buenos Aires,
"Editorial Palestra", Buenos Aires, Argentina, Noviembre de 1944.
1960 con un Apéndice de Anto­
nio Riccardi. 23. "EL CANAL DE por Ra­
PANAMÁ",
món García Ruiz. Biblioteca En­
14. "EL INTERYENCIONIS:\IO, l\IAL DE l\IA· ciclopédica Popular; Secretaría de
LES DE CUBA por
RF.l'UBLICANA", Educación Pública, �{éxico, D.F.,
E m i l i o Roig de Leuchsenring. i 9•!5.
Edición del "Repertorio Ameri­
cano", San José de Costa Rica, 24. "LAS A?.IÉRICAS Y UN l\IUNDO EN
América Central, 1931. CRISIS",por Arthur P. Whitaker,
Profesor de Historia de Latino­
15. "TENTATIVAS DF. INTERVENCIÓN EU­
américa en la Universidad de
ROPEA EN 1896 - 1898".
AJ\.IÉRICA:
Pennsylvania. Lancaster P r e s s,
por Orestcs Ferrara. Embajador
Lancaster, Pa., 1946.
de Cuba. Editorial "Hermes", La
I-Iabana, 1933.
25. "HISTORIA DE CENTRO A�ItRICA".
por Ernesto Alvarado y García.
16. "LA SUPRESIÓN DE I.A ENMIENDA
Editorial España y Am érica. Te­
PLArr", por José A. Giralt, (2da.
gucigalpa, Honduras, 1946.
edición) (Sin pie de Imprenta),
Habana, 1933.
26. u.ALEJANDRO DE HUl\íBOLDT: PRECUR­
SOR DE ·LOS CANALES INTEROCEÁNICOS
17. "CUBA. Y LA CONFERENCI,A DE MON·
TEVIDEO", por Hcrminio Portell EN NUESTRA por Anto­
AMÉRICA",

Vi 1 á, Delegado Plenipotenciario nio Riccardi. "Editorial Carteles",


de Cuba a la VII Conferencia In­ !Iabana, 1948.
ternacional Americana. Imprenta
"El Heraldo Cristiano", Habana, 27. "UN ERROR DE V/ASHINCTON : LA RE­
1934. SURRECCIÓN DEL JMPERIALJS1vIO l\IILJ·

TAR NORTEAMERICANO EN EL CARI­


18. "HISTORIA DE LA ENMIENDA l'LATI: DE". Publicaciones del Partido Re­
UNA INTERPRETACIÓN DE LA REALI­ volucionario Dominicano. La Ha­
DAD CUBANA",por el Dr. Emilio bana, 1949.
Roig de Leuchsenring. Oficina del
Historiador de la Ciudad. La Ha­ 28. "EL IMPERIO DE.L BANANO": Las
bana, 1 935. (2da. ed. 1961). compañías bananeras contra la so­
beranía de las Naciones del Cari­
19. "EL CONVENIO DE NO INTERVEN­
be. Por Ch. D. Kcpner Jr., y J.
CIÓN DE l\IONTEVIDEO Y LA INTER­
H. Soothill. Ediciones del Caribe,
VENCIÓN NORTEAMERIC NA EN CUB�·,A
México, 1949.
por Herminio Portell Vilá, Dele­
gado Plenipotenciario de Cuba.
29. "ANTONIO ?.íACEO: APUNTES PARA
Editorial Molina y Cia., La Ha­
UNA HISTORIA DE su VIDA", por José
bana, 1935.
Luciano Franco. Edición de la
20. "HISTORIA DE CUBA",por Luis San­ Sociedad Cubana de Estudios His­
tana. Imprenta L. Soler. Trini­ tóricos e Internacionales. La Ha­
dad, Las Villas, Cuba, 1938. bana, 1951.

21. "LA POLITICA JNTERNACIONAI. DE. 'LOS 30. "ROMPIENDO CADENAS": LAS DEL Il\{­

ESTADOS UNIDOS",por Samuel Flagg PE.RIALISMO EN CENTROAMÉRICA"


y
Bemis, Profesor de Historia Di· en qtras Repúblicas del Continen­
plomática de la Universidad de te. · Por Vicente Sáenz (3ra. cd.)
Yale. Lancaster Press, Lancaster, corregida h a s t a 1951. Editorial
Pa., 1939. "P.alestra", Buenos Aires.
CRONO LOGIA 173

31. "TORTURA DE LOS PRESOS POLITICOS 42. "ALBIZU CAMPOS Y LA INDEPENDEN·


EN PUERTO RICO". Denuncia eleva· CIA DE PUERTO RICO", por Laura de
da a la Organización de los Es­ Albizu Campos. Nueva York, 1961.
tados Americanos. Partido N acio­
nalista de Puerto Rico (Secreta· 43. "CRONOLOGIA DE LAS AGRESIONES
ría de Relaciones Exteriores). La DEL IMPERIALISMO NORTEAMERICANO
Habana, Diciembre de 1952. A LA AMÉRICA Publica­
LATINA".
ción de la Biblioteca del Mini.s­
32. "COMISIÓN ESPECIAL DE INVESTIGA· t e r i o de Relaciones Exteriores.
CIÓN DEL SENADO DE LA REPÚBLICA Habana, 1963.
DE CUBA". Documentos selectos re·
lacionados con las actividades del 44. "GONZALO DE QUESADA, ESTADISTA"'.
Gobierno Dominicano que aten· Conferencia en la Fragua Martia­
�an contra nuestra Soberanía. La na el 15 de diciembre 1962 por
Habana, 1956. el Dr. Enrique H. Moreno Plá.
Tipografía ALFA, Palatino, Haba­
33. "LA BATALLA DE GUATEMALA�', por na, 1963.
el Dr. Guillermo Toriello, ex-Mi­
45. "REVISTA DEL INSTITUTO DE POUTI­
nistro de Relaciones Exteriores de
CA INTERNACIONAL" del Ministerio
Guatemala. Ediciones "Pueblos de
de Relaciones Exteriores. (Núme­
América", 3ra. ed. Buenos Aires,
ros 1-8, enero 1963 a diciembre
1956.
1964) La Habana, Cuba.
34. "EVOCACIÓN DE SANDINO", por Edel­ 46. "TRATADOS BILATERALES DE CUBA:
berto Torres. Revista "Humanis­ 1902-1962", Publicaciones del Mi­
mo", Habana, Septiembre - Octu­ nisterio de Relaciones Exteriores
bre, 1959. de la República de Cuba. La Ha­
bana, 1962-1964.
35. "EL ESTADO INEXISTENTE" (Puerto
Rico) por Willebaldo Bazarte Cer­ 47. "CRON01.0CIA DE LAS AMBICIONES,
dán. Revista "Humanismo", Ha­ AGRESIONES E INTERVENCIONES DEL
bana, Septiembre-Octubre de 1959. IMPERIAUS?\.!O HISPANO - FRANCO ·BRJ-
,
TANICO-NORTEAMERICANO SOBRE :EL
86. "LA TRAGEDIA DE LA DIPLOMACIA ISTMO CENTROAMERICANO Y EL CA­
AMERICANA" (Norteamericana) por NAL DE PANAMÁ",por Antonio
William Apleman Williams. Pro­ Riccardi (INEDITO) H ab ana,
fesor Adj. de Historia, Universi­ 1964.
dad de Wisconsin, EUA. 1959.
48. "LA EXPANSIÓN TERRITORIAL DE LOS
37. "CUBA NO DEBE SU INDEPENDENCIA A ESTADOS UNIDOS A EXPENSAS DE ES·
LOS ESTADOS UNIDOS"', por Emilio PAÑA Y LOS PAISES HISPANO-AMERI­
Roig de Leuchsenring. Ediciones CANOS", por el Dr. Ramiro Guerra
La Tertulia, Habana, 1960. y Sánchez, 2da. ed. Habana, 1964.
49. "EL GOBIERNO INVISIBLE", por David
38. "EL IMPERIALISMO NORTEAMERICANO
Wise y Thomas B. Ross., Edito­
EN LA ECONOMIA DE CUBA", por
rial "Venceremos", La Habana,
Osear Pino Santos. Editorial Lex,
1965.
Habana, 1960.
50. REVISTAS: " B o h e m i a ", (H a b a n a,
39. "FÁBULA DEL TIBURÓN Y LA SARDI­
Cuba), "Tiempos Nuevos" (ed. en
NA", por Juan José Arévalo. Edi­
español) Moscú, U R S S. "U. S.
torial Librerias Unidas. Habana
News and World Reports", EUA.
(6ta. edición), marzo de 1960.
51. PERIODICOS: "El Mundo" "Hoy",
40. "PANAMÁ", por Gregario Ortega. "Revolución", de La H a b a n a,
Ediciones Sociales. Habana, 1961. Cuba.

41. "EL IMPERIALISMO NORTEAMERICA­ 52. Publicaciones, datos e informes


NO", por Víctor Perlo. Editorial diversos, de la Biblioteca y el Ar­
Platina, S.A. Buenos Aires, 1961. chivo del Autor.
documentos

Discurso pronunciado por el Primer Ministro, Coman­


dante Fidel Castro Ruz, en la conmemoración del lro. de
Mayo, Día lntern�cional del Trabajo, celebrada en la
Plaza de la Revolución, el lro. de Mayo de 1965.

Señores invitados; fechorías, con las propias oligarquías


serviles y sumisas que con el impe­
Trabajadores: rialismo yanqui suscribieron los acuer­
dos de Bogotá , de Río de Janeiro, los
Mientras celebra1nos esta nueva con-
convenios panamericanos y quién sabe
1uemoración del Día Internacional de
cuántos convenios más, y que han he­
los Trabajadores en nuestra patria,
cho trizas sin consideración alguna a
territorio libre de América, se está
los compromisos contraídos con aque­
escribiendo en la tierra hermana de
llos gobiernos que los han aco1npaña­
Santo Don1ingo, a la vez que una de
do en su política reaccionaria e iin­
las páginas más heroicas y hermosas
perialista.
del puehlo dominicano, una <le las
acciones más vandálicas, criminales y La perfidia de la política de los Es­
bochornosas de este siglo. tados Unidos se ha hecho más evi­
dente que nunca. Porque hay veces
Todos sabemos los hechos sucedidos
que tratan de cubrir, de disfrazar lo
en Santo Domingo; no es necesario
mejor posible sus acciones, pero en
narrarlos. Mas de ello debemos saber
este caso, en este caso realmente no
sacar las conclusiones necesarias.
han hecho o no han podido hacer
absolutamente nada por disfrazar sus
¡ Muera el imperialismo yanqtú! hechos. Y cuando el mundo se preo­
cupaba profundamente de sus acciones
Pocos hechos han puesto más al des­ agresivas allá en el sudeste de Asia,
nudo el cinismo y l a criminalidad del con sus vandálicos y cri1ninales ata­
imperialismo yanqui; pocas veces se ques al pueblo de Vietnam del Norte.
podrá decir con 1nás odio y con más con su guerra mercenaria y criminal
indignación eso que dice el pueblo: contra el pueblo de Vietnan1 del Sur,
¡muera el imperialismo yanqui! con sus intentos de internacionalizar
La forma desvergonzada de actuar, allí la agresión con participación de
el desprecio hacia la opinión inter­ surcoreanos, australianos y demás tro­
nacional, hacia las leyes internaciona­ pas que responden en el Asia a su�
les, hacia los acuerdos ; no ya las leyei¡ planes agresivos y criminales, se pre­
que son de cumpli1niento obligatorio senta el problema de Santo Dorningo.
para todos los países, sino aun aque­ l'vlientras proclamaban allá, en el
llos cornpromisos contraidos por el pro­ sudeste de Asia, que perpetraban to­
pio Gobierno de los Estados Unidos das aquellas fechorías para defender
con sus aliados, algo 1nás que con sus la soberanía de Vietna1n del Sur, esa
aliados, con s-us propios cómplices de república ficlicia y artificial creada

175

176 Fidel Castro

por ellos, desernbarcan su infantería ciudadanos, podrían desembarcar los


de marina en el territorio de un Es­ italianos para defender la vida y ha­
tado soberano y libre, hacen trizas la cienda de sus ciudadanos, podrían
soberanía de ese Estado, los derechos desembarcar los japoneses para de­
de ese pueblo. Y esta vez ¿con qué fender vidas y haciendas de sus ciu­
pretexto? Pues ron el pretexto nada dadanos
menos. que de defender vidas y ha· En fin, que cual1uier país poderó­
ciendas de nortean1ericanos. so, cualquier país grande, se podría
Algunos gobiernos latinoamericanos arrogar el derecho <le desembarcar en
que, por cierto, han estado n1uy tibios, el territorio de cualquier país pcque-
demasiado tibios y dc1nasiado débiles, 110 donde viyieran ciudadanos de ese
-con alguna que otra excepción- en país, o donde poseyeran propiedades
la protesta, han hablado de los mó­ ciudadanos de ese país.
viles humanitarios. Con esa filosofía, c0n ese concepto
¡ �Qué 1nóviles hun1anitarios ni qué del derecho, con ese criterio, ¿qué se­
ocho cuartos?! Con esos móviles su­ guridad, qué gara n Lía podría existir
puestamente humanitarios hace apenas para ningún pueblo pequeii.o, qué le­
unos meses, en complicidad con sus galidad, qué orden y qué paz podrían
aliados belgas, lanzaron a los para­ subsistir en el mundo? Y sin1plemente
caidistas sobre el Congo, y en esta oca­ con ese argumento, en pleno siglo
sión desembarcan sus infantes de ma­ XX, en la segunda mitad del siglo X.X,
rina en territorio dominicano. con ese pretexto tan débil, tan im­
pugnable, tan injustificable desde to­
dos los puntos de vista morales, lega­
invadir a
Pretextos para
les y humanos, desembarcan sus fuer­
Santo Domingo zas militares en una nación indepen­
diente del continente a1nericano.
Pero analicemos el pretexto.
En primer lugar ningún ciudadano
norteamericano había perdido la vida El pueblo dominicano les iba a
en la contienda civil dominicana, don­ ajustar las cuentas
de, sin embargo, cientos de domini­
canos habían perdido la vida; pero, Pero ese pretexto in justificable, in­
además, ¿qué derecho puede tener nin­ admisible, no era más que eso: un
gún país, como no sea el derecho de pretexto; porque encin1a de la debili­
sus cañones, el derecho de sus barcos dad del pretexto estaba la falsedad del
y aviones de guerra, el derecho de sus pretexto, la iuentira del pretexto, por­
tropas militares, a desembarcar en el que la razón verdadera detrás del de­
territorio de otra nación con el pre­ sembarco -que escogió pretexto tan
texto de defender la vida y hacienda impugnable, tan inaceptable y tan
de sus connacionales?• débil- estaba el verdadero propósito
Según ese criterio no existe la so­ de salvar a los militares reaccionarios,
beranía ni la independencia para nin­ de salvar a los gorilas dominicanos, de
gún país débil, no existe en el mundo, salvar a los agentes del imperialismo
en ningún país del n1undo, el dere­ yanqui, en un instante en que el pue­
cho de la soberanía para ningún pue­ blo dominicano les iba a ajustar las
blo pequeño. Porque con el rnismo cuentas de una vez por todas.
criterio con que los imperialistas yan­ ¿Y qué fueron a combatir? ¿Acaso
quis han desembarcado allí, otras na­ una revolución socialista? ¡No!, muy
ciones podrían tatnbién desembarcar; lejos de eso. ¿Acaso una revolución
podrían desembarcar los ingleses para que pudiéramos calificar de liberación
defender la vida y hacienda de sus nacional? ¡No! Fueron a aplastar nada
súbditos, podrían desembarcar los fran­ menos que u n moviiniento constitu­
ceses para defender la vida y hacienda cionalista, un inovilniento que pro­
de sus súbditos, de sus ciudadanos, cla1naba el retorno a la Presidencia
podrían desembarcar los españoles del país de u n presidente derrocado
para defender vida y hacienda de sus hace cerca de dos aii.os, electo de acuer-
EL PRlMJ!RO DE MAYO DE 1965 177

do con la Consti lución burgu-esa de 1110 jefe de los constilucionalistas, l\I i ·


ese país, en una de esas elecciones que gucl Angel Rarnírcz. 1'Iiguel Angel Ra­
Jos itnperialistas apologetizan dentro mírez nunca ha sido comunista, in­
de ese siste1na que ellos defienden, cluso i\figuel A.ngcl Ra1nírez partici·
de la lla1nada -enLre comillas- "de- pó en Costa Rica j u n to con Figueres,
1nocracia representaliva". Un movi­ en aquella revuelta annada que llevó
n1iento integrado por oficiales incon­ a Figueres al Gobierno. Si mal no
fonnes del ejército dominicano -se recuerdo, ese n1ismo 1\1iguel Angel Ra-
dice que oficiales y suboficiales jóve­ 1nirez participó en aquella revuelta,
nes- y por el pueblo do1ninicano; al­ junto con Figueres. ¡ ¿Y quién puede
go similar a lo que habría podido decir que el señor José Figueres sea
co1n u nis ta?!
ocurrir en nuestro país el 10 de mar­
zo si el pueblo hubiese podido obte­
ner an11as, algo similar a lo que ha Los constitucionalistas estaban
ocurrido en otros pueblos de América den·otando al "gorila" Wessin
Lalina
Sin embargo, era lógico que los Íln­
¿Era una revolución socialista? ¡No! perialistas trataran por todos los me­
¿Era una revolución comunista? ¡No! dios de embadurnar de rojo el mo­
Era un movin1iento constitucionalis­ vimiento constitucionalista. Para ello,
ta, todo ello dentro de la filosofía y desde luego, no podían tener l a me­
dentro de la concepción que los iln­ nor base ni el rnenor pretexto. Sin
perialistas yanquis dicen defender. Por embargo, inn1ediatamente que se pro­
eso, los hechos llevados a cabo por el ducen los hechos en Santo Domingo,
gobierno de EsLados Unidos chocan que se dan cuenta que los gorilas al
no ya sólo contra las normas inás ele­ ruando del coronel, o del general, o
n1entales del derecho, sino chocan con­ del testaferro ese lla1nado Elías \iVes­
tra la propia filosofía, contra las pro­ sin, estaban siendo derrotados por· los
pias ideas que los itnperialistas dicen constitucionalistas que, unidos al pue­
defender; sirnplen1ente por defender blo estaban batiendo a los gorilas do­
a los elementos n1ás reaccionarios, a minicanos, las agencias cablegráficas
los elementós 1n;\s derechistas, a los yanquis, la Voz de los Estalos Unidos,
inilitares netan1ente gorilas, a 10s ele­ co1nenzó con su estilo <le sie1npre, con
n1entos .. neta1nentc trujillistas de San­ su práctica de viejo conocida, a repe­
to Do1ningo. tir y a divulgar run1ores tendientes
El rnovüniento constitucionalista pro­ a presentar el n1ovi1niento constitu­
cla1naba el retorno de quien había cionalista revolucionario con10 u n mo­
sido elegido constitucionahnente pre­ vimiento comunista, con10 un movi­
sidente, el señor Juan Bosch. ¿A.caso miento izquierdista; presentar la si­
Juan Bosch es, o ha sido alguna vez, tuación en San to Do1ningo como una
comunista? ¡Nunca! El señor Juan situación de caos, de desorden; co-
Boch no tiene que aclarar que él no 1nenzaron a hablar de actos de bar­
es comunista, porque nadie ha tenido barie, comenzaron a hablar de ata­
nunca a Juan Boch por comunista. Cla­ ques a Embajadas.
ro que él hace esas aclaraciones a los Pero es curioso que durante u n día
imperialistas. ¡ Bueno, allá él!, pero repitieron incesantemente que varias
nosotros sabernos que Juan Bosch nun­ Embajactas habían sido atacadas, y
ca ha sido, y posiblemente nunca será inencionaban la Embajada de Ecua­
comunista. Dechnos esto, que posi­ dor, y sin embargo, el propio gobierno
blemente, porque quién sabe si des­ de Ecudor se encargó de desmentir
pues de todo lo que le han hecho, esa noticia y de declarar que en nin­
algún día en1pieza a pensar de una gún instante su Embajada había sido
inanera distinta de la que piensa hoy. atacada. O tras Embajadas a quienes
¿Qué oficiales dirigían? Un oficial señalaba como atacadas por los revo­
cuyo no1nbre hemos oído mentar por lucionarios, de otros países, los países
primera vez, llan1aclo el coronel Caa­ se han encargado de dcs1ncntir esos
maño; otro oficial se 1nencionaba co- infundio�.
178 Fidel Castro

¿Qué ocurrió realmente? Al parecer han ocurrido cosas verdaderamente


los constitucionalistas armaron al pue­ bochornosas para esa agencia de co­
blo, le entregaron armas al pueblo, y lonias llamada OEA. El señor John­
eso fortaleció considerablemente su son declaró en la noche del día 28
causa. Los gorilas, refugiados en la que había dado orden a la Infantería
Base Aérea de San Isidro, y contando de desembarcar para proteger ciuda­
como con unos 30 tanques de guerra, danos norteamericanos, y que había
lanzaron el día 28 un ataque contra sido informada la OEA. Pero es lo
los constitucionalistas. Al parecer, en cierto que en la OEA no se había
los primeros momentos el ataque pre­ hablado una sola palabra; y según pu­
cedido de tanques progresaba; se dice blicaron las propias agencias nortea­
que cruzaron uno de los puentes que mericanas, los delegados de la OEA
separaban la Base de la ciudad. En se enteraron por radio y por televi­
esos momentos los gorilas cantaban sión cuando habló Johnson que la
victoria, enviaban noticias, y mien­ Infantería de Marina yanqui había
tras ametrallaban al pueblo ametra­ desembarcado en Santo Domingo.
llaban la ciudad de Santo Domingo y
ametrallaban la estación de radio, Bochornoso puntapié de Johnson a
que estaban en manos de los cons­ sus títeres latinoamericanos
titucionalistas, proclamaban s� victo­
ria, creían que nada podría contener No se puede concebir una bofetada
su ataque de tanques. Pero, ¿qué ocu­ peor, no se puede concebir un pun­
rrió con los tanques? tapié peor, no se puede· concebir una
Por las noticias que se han ido re­ insolencia mayor, un desprecio mayor
cibiendo, se puede comprender que por esos mismos gobiernos y por esos
al parecer los tanques avanzaron unos mismos delegados que en más de una
300 metros y junto con los tanques la ocasión han sido cómplices de sus ac­
infantería de los gorilas. Pero el pue­ tos de arbitrariedad y de sus fechorías.
blo y los militares que defendían la Se enteraron por radio y por tele­
Constitución y la defensa de Juan visión, pero hay algunas cosas por aña­
Bosch, parapetados en la ciudad, didura. Un general yanqui, jefe de la
abrieron fuego sobre los tanques y
Infantería de Marina, que estaba en
sobre la infantería de Wessin, y todo
parece indicar que el avance fue de­ Saigón, algunas hoi;as antes del anun­
tenido, y no sólo fue detenido sino cio de Johnson declaró que un bata­
que la c0lumna de los gorilas fue llón de infantería de marina había
puesta en fuga por la tenaz resisten­ desembarcado en Santo Domingo; es
cia del pueblo dominicano. decir, que tiempo tuvieron de comu­
Hasta el momento, hasta el momen­ nicarlo en la OEA, porque un general
to, no había desembarcado la Infante­ yanqui en Saigón, varias horas antes,
ría de Marina; hasta ese momento habló del desembarco de un batallón.
sólo habían situado unos 40 infantes Pero cuando el general habló en
de marina en la costa para ir eva­ Saigón , -aparentemente se equivocó
cuando algunos ciudadanos america­ la hora-, en Washington no se había
nos. Pero cuando la resistencia del
dicho una sola palabra, entonces los
pueblo rechazó y prácticamente des­
periodistas le preguntaron al jefe de
truyó la columna atacante, los impe­
rialistas comprendieron que su causa prensa, el jefe de prensa dijo que no,
-es decir, la causa de los gorilas-, que eran cuarenta nada más; pero
estaba perdida. Y esa noche ordena­ como evidentemente algo había sali­
ron el desembarco masivo de la In­ do mal, una· indiscreción había siclo
fantería de Marina yanqui, la noche cometida, se apuraron, se precipitaron
del 28, y una o dos horas después, el propio
Alrededor de estos hechos han ocu­ Johnson confirmó lo que un general
rrido cosas verdaderamente degradan­ yanqui había dicho en Saigón, no que
tes para los gobier:nos latinoamericanos, un batallón, sino que varios batallones
I

EL PRIMERO DE MAYO DE 1965 179

de Infantería <¡le Marina, habían de­ El pueblo tomó la fortaleza de


sembarcado en Santo Domingo. Esto "Ozama"
fue el 28.
Pero, ¿qué ocurrió el 29? Al pare­
�in embargo, ¿qué pasó el día 30?
Primero habían desembarcado los ma­
cer esperaban que el mero desembar­
rines, después ·habían desembarcado
co de unos ·batallones amedrentaría
batallones de la División Aerotrans­
al pueblo dominicano; al parecer cre­
portada.
yeron que el simple desembarco para­
_ Sin embargo, en la Ciudad seguía
lizaría al pueblo dominicano. Pero,
¿qué ocurrió? ¡Lo imprevisto, lo in­ luchando el pueblo, y la fortaleza de
creíble para los imperialistas, lo sor­ Ozama, uno de los principales baluar­
tes de los gorilas en el propio centro
�rendente, el pueblo &iguió comba­
t�endo y acorralando a los gorilas y de Santo Domingo cayó el día 30
.
sin detenerse un solo instante siguie­ ba30 el ataque de los fuerzas consti­
ron su avance, y al parecer estaban tucionalistas, es decir, cuando ya ha­
. bía desembarcado la Infantería de
poniendo Y� en peligro la propia base
. Marina; cuando ya habían desembar­
de los militares reaccionarios en San
Isidro! Eso fue el 29. cado dos batallones de paracaidistas.
El pueblo siguió adelante y tomó
Entonces, ¿qué ocurrió? El 29 por
por asalto la Fortaleza de Ozama el
la noche, asustados, amedrentados an­
propio día 30. Fue por eso que aun­
te la reacción del pueblo, desembar­
que tenían ya 4,500 hombres, los im­
caron en la propia base de San Isidro
perialistas dispusieron nuevos desem­
dos batallones de la División 82 Aero­
barcos de tropas en Santo Domingo.
tr��sportada con todos sus equipos
.
m �litares. Es decir, que a pesar del Y hay algo que no pueden disimular,
primer desembarco, la causa de los hay algo que lo revelan sus propias
gorilas estaba perdida, la Base de San agencias cablegráficas, y es que en el
Isidro no podría resistir y el 29, en día de ayer las fuerzas yanquis, acom­
la propia Base de San Isidro, desem­ pañadas por tropas de Wessin, ataca­
barcaron con equipo de campaña y ron la ciudad de Santo Domingo por
con tanques de guerra, dos batallones el Puente Duarte. Pero la resistencia
de la 82 División Aerotransportada. del pueblo dominicano' su tenacidad,
. .
su patriotismo, estaba haciendo las
Y el día 30, ¿qué ocurrió? La OEA
cosas cada vez más difíciles a los
se había reunido el día antes. Un ele­
imperialistas yanquis, y todos sus es­
mental sentido del pudor, una situa­
fuerzos se han dirigido a tratar de
ción extraordinariamente comprome­
legalizar de algún modo su acción.
tida ante sus propios pueblos, hacía
Hoy tenían reunida a la OEA. ¿Y
que los representantes de los gobier­
qué proponían? Proponían interna­
nos de América Latina, tragasen de cionalizar la intervención, legalizar la
muy mala gana todo aquello. Enton­ intervención, es decir, que para que
ces el Gobierno de Estados Unidos no fuese una intervención unilateral
propuso la creación de una zona neu­ de Estados Unidos, los gobiernos los
.
tral. ¡ Pero qué zona neutrall Una representantes de los gobiernos, �cor­
zona de 26 kilómetros en· la ciudad clasen internacionalizar la intervención
de Santo Do�ingo, 26 kilómetros cua­ y, en consecuencia, ya las tropas yan­
drados, es decir, casi toda la ciudad. quis no estarían allí como tropas del
Pero no habían terminado los de la Gobierno de ·Estados Unidos, sino co­
mo tropas de la OEA; es decir, que
OEA de tomar el Acuerdo, cuando ya
lo que trata el Gobierno de Estados
las tropas de Estados Unidos, de "mo­
Unidos en estos instantes por todos
tu proprio", por cuenta propia, y sin
los medios es corresponsabilizar a los
consultar con nadie, establecieron esa
demás gobiernos de América Latina
llamada zona de seguridad. Claro, que con sus planes criminales, manchar con
lo que querían era un pretex'to para la sangre de ese crin1en a los demás
ocupar la mayor parte de la ciudad gobiern9s de América Latina santi­
de Santo Domingo. �
ficar, legalizar su criminal ac ión•
180 Fidel Castro

Proponen "Acuerd� a l a OEA para el heroico pueblo de Vietnam ha com­


internacionalizar la intervención probado ya: ¡que los Infantes de Ma­
rina son de carne y hueso! , ¡ y que
Y hoy estaban presionando en la en la carne de los soldados de l a In­
OEA para 'que se tomase el "Acuer­ fantería de Marina yanqui penetran
do" de internacionalizar, de manera las balas!, y que mueren como perros
que la intervención fuese colectiva, y rniserables y traidores cuando se dis­
entonces ya que no apareciera como para contra ellos mientras ·perpetran
una intervención unilateral de los Es­ sus fechorías en cualquier lugar del
tados Unidos. mundo.
En el ínterin se esforzaron -puesto
que no podían aplastar al pucblo­ ¡Si vienen a matar, bien merecen
en lograr una tregua. Y cuando -se­ morir!
gún noticias- había habido ya algunas
conversaciones de tregua entonces el Y al pueblo y a los combatientes
Gobierno de Estados Unidos comenzó dominicanos les cabe la honrosa gloria
de haber comprobado que los solda­
a decir que, desde luego, la única
dos mercenarios del imperialismo son
autoridad que reconocían era la de la
de carne y hueso, y que si vienen a
Base de San Isidro, es decir, la del
matar, bien merecen morir.
General Wessin.
Ante la situación actual, el impe­
Ahora bien, cuando intervinieron
rialismo ha desembarcado nuevas tro­
habían dicho que en Santo Domingo
pas en Santo Domingo, pero ya el
no había ninguna autoridad, es decir,
pueblo dominicano ha desenmascara­
que aún en medio de la tregua, esta­
do sus planes, ya el pueblo dominica­
ban tratando de crear condiciones pa­
no les ha obligado a quitarse la careta,
ra imponer a los gorilas. Es posible
ya el pueblo dominicano les ha obli­
que traten de desarmar al pueblo;
gado a revelar sus verdaderas inten­
es posible que traten de que el pue­
ciones, su papel de enemigo de los
blo entregue las armas en medio de
pueblos, su papel de defensores y alia­
esa tregua.
dos de los re�ccionarios; porque fue­
¿Pero qué noticias nos trae Prensa
ron allí a defender a ese mismo Wes­
Latina de la situación en el día de sin cuyos aviones de guerra ametralla­
hoy? Pues según las noticias, los je­
ron y bombardearon la ciudad, cuyos
fes constitucionalistas establecen como
aviones de guerra causaron cientos de
condición para que haya tregua el
víctimas inocentes, mujeres y niños en
retiro de las tropas norteamericanas la población civil dominicana; cuyos
de territorio dominicano .
aviones de guerra llenaron los hospi­
Ese punto de vista engrandece a los tales de víctimas, de heridos y de
dirigentes constitucionalistas. Esa ac­ cadáveres. Y cuando el pueblo se dis­
titud eleva su pres.¡igio ante los ojos ponía a rendirle cuenta, ese mismo
del mundo. imperio, esos mismos soldados yanquis
Pero hay que decir que en el día que fueron los que en su anterior in­
de ayer y de hoy, cuando las tropas tervención dejaron allí a Trujillo e
yanquis con tanques, unidas a las implantaron el gobierno de Trujillo,
fuerzas de Wessin, penetraron por el esos mismos soldados que a la caída
Puente de Duarte, se encontraron con de Trujillo con sus barcos de guerra
tenaz resistencia y un nutrido fuego impidieron la revolución del pueblo
por parte de los soldados y comba­ dominicano, esos mismos marinos van
tientes constitucionalistas, de tal ma­ allí a defender a los genC>cidas, a los
nera, que según las noticias tres In­ que bombardean las ciudades, a los
fantes de Marina y dos paracaidistas esbirros que asesinan a ciudadanos, a
yanquis han muerto en Santo Domin­ campesinos y a obreros y a estudian­
go, y más de quince han sido heridos; tes dominicanos.
es decir, que los do1ninicanos, el pue­ ¡ A nadie podrán confundir ni en­
blo dominicano ha comprobado lo que gañar con su calumnia, ni con sus
Sandino había comprobado ya, lo que mentiras! El señor Johnson ha dicho,
EL PRIMERO DE MAYO DE 1965 181

con ese cinismo que lo caracteriza, gos tradicionales, tienen el deber de


que "elementos entrenados en el ex­ luchar junto al pueblo.
tranjero trataban de controlar la si­ ¿Qué demuestra esta actuación del
tuación". ¡ Síl, los elementos entrenados imperialismo yanqui? Demuestra que
por el imperialismo en Ford Bragg, el imperialismo tiene miedo, demues­
los elementos entrenados por el im­ tra que el imperialismo está nervioso.
perialismo en Panamá, lps gorilas y En Venezuela hubo también una re­
volución, en esa revolución participó
los asesores yanquis son los que están
tratando allí de controlar la situación, el Partido Comunista cuando el de­
r�ocamiento de Pérez Jiménez. Era
de aplastar la Revolución Dominica­
un Partido Comunista mucho más or­
na, ellos son los únicos extranjeros que
gapizado, inucho más numeroso y de
actúan allí, ellos son los únicos agen­
mucha más experiencia de la que
tes extranjeros que actúan allí.
pueda tener el Partido Comunista de
Ahora se dedican a averiguar si Santo Domingo. Participó aclticva­
entre los miles de combatientes del mente en esa lucha. El sentimiento
pueblo hay alguno que otro comunis­ antimperialista tal vez era más pode­
ta, y empiezan a decir que hay co­ roso que el sentimiento antimperia­
munistas entre los constitucionalistas. lista que existiera en Santo Domingo,
Lo extraño sería que dijeran que ha­ aunque esto es una simple conjetura.
bía comunistas entre los gorilistas, en­ Sin embargo, el imperialismo no in­
tre los defensores del imperialismo, tervino, el imperialismo buscó otros
entre los defensores de Wessin. medios, buscó otros instrumentos, di­
Nosotros no sabemos cuántos comu· vidió al pueblo, escogió como instru­
nistas hay en Santo Domingo, es po· mento a uno de los partidos políticos
sible que sean pocos comunistas; pero y a su jefe, el tristemente célebre Ró­
sin duda de ninguna clase que cual­ mulo Betancourt, que seguramente en
quier comunista en una lucha como estos instantes no abre la boca ni dice
ésta, no se pone al lado de los impe­ una sola palabra para condenar la in­
rialistas, no se pone al lado de los tervención de Estados Unidos, la bru­
gorilas, lucha, porque ése es su deber tal intervención de Estados Unidos en
revolucionario, junto a la Constitu­ Santo Domingo.
ción, junto al partido que defienda Dividieron al pueblo, agitaron el
la Constitución, aunque ese partido se anticomunismo y, por lo menos tran­
declare "no comunista", aunque ese sitoriametne, impidieron la Revolu­
partido jure que no quiere nada con ción en Venezuela.
los comunistas.
El hecho de que los imperialistas
se hayan precipitado, el hecho de que
Los comunistas tienen el deber de ante un levantamiento cívico-militar,
luchar junto al pueblo no comunista, de carácter constitucio­
nalista, que tenía por líder a Juan
Y ahora andan hurgando para ver Bosch -que ha jurado mil veces y de
dónde andaban los comunistas cono­ verdad que no es comunista, ni tiene
cidos en Santo Domingo. Pero ése es nada de comunista- los imperialistas
no hayan tratado de hacer lo de Ve­
el más ridículo y el más absurdo de
los pretextos. No sabemos si había nezuela, no hayan seguido la táctica
comunistas en Etiopía cuando Mus­ de Venezuela y se hayan lanzado a la
sc. lini atacó Etiopía, pero sin duda ocupación militar de Santo Domingo,
que no pelearon al lado de Mussoli­ demuestra que están nerviosos, de­
ni. No sabemos en cada uno de esos muestra que han perdido el control,
casos de agresión, los comunistas que demuestra que han perdido la sere­
hay en cualquier país, pero es deber nidad de pensar, demuestra que han
de todo comunista luchar junto al perdido la fe en sus tácticas tradicio­
nales.
movimiento popular, aunque sea una
minoría, aunque sean diez,. si el pue­ Pero se han lanzado criminalmente
blo está luchando contra sus enemi- a una aventura en la que tienen mu-
182 Fidel Castro

cho más que perder que ganar por­ Aceptar el derecho de Estados Uni­
que, en primer lugar, desprestigian dos a intervenir en Santo Domingo
a todos esos gobiernos burgueses que para proteger vidas y haciendas de
han estado tratando de encontrar una ciudadanos yanquis es aceptar el de­
"hojita de parra" para cubrirse de recho de Estados Unidos a int�rvenir
su complicidad con los imperialistas. en cualquier país de América Latina,
porque en todos hay ciudadanos yan­
quis. Y es el tremendo dilema; con­
Creyeron en el lobo disfrazado sagrar ese crimen, internacionalizar la
de caperucita intervención es aún peor.
Varios gobiernos, de manera más
Y esos gobiernos burgueses que cre­
yeron en la política de buena vecin­ o menos versallesca, han protestado de
dad, que creyeron en la Alianza para la intervención, pero hay que recono­
cer que sólo un gobierno, sólo un go­
el Progreso, que creyeron que la épo­
bieron ha demandado la retirada in­
ca de la política del garrote había
mediata de las tropas yanquis de San­
quedado atrás, que creyeron que las
to Domingo. Ese no es un gobierno
intervenciones de la Infantería de Ma­
rina habían quedado muy atrás en la socialista, no es un gobierno que haya
historia, que creyeron de veras en ese sido ni amigo ni enemigo nuestro,
lobo disfrazado de Gaperucita, han pero está muy lejos del marxismo-le­
tenido la oportunidad de recibir una ninismo. Sin embargo, es justo re­
gran lección, un gran desengaño, y conocer que h a sido el gobierno que
ante sus pueblos han de verse en una ha tenido un planteamiento más cla­
situación muy difícil, porque ya no ro, y es el gobierno de Chile.
es problema de comunismo, o anti­
comunismo, o de socialismo, o de re­ Posición correcta del gobierno
volución democrático burguesa. ¡No, de Chile
lo que se está discutiendo aquí es la
independencia y la soberanía de los El gobierno de Chile ha planteade
pueblos de este Continente[ la retirada de las tropas yanquis de
Aceptar calladamente, aceptar tran­ Santo Domingo. Y es la única posi­
quilamente la intervención yanqui en ción correcta, no cabe ninguna otra
Santo Dolllingo es renunciar al dere­ posición, no cabe ninguna otra fórmu­
cho de la independencia de los pue­ la, porque consagrar, legalizar, santi­
blos de América Latina, es reconocer ficar ese crimen, no se lo perdonarán
el derecho de Estados Unidos a enviar los pueblos a ningún gobierno. ¡Hay
su Infantería de Marina cuando le que obligar al imperialismo a que re­
venga en ganas a cualquier país de tire su Infantería de Marina de Santo
América Latina. Do1ningol; hay que obligar al impe­
Y ese es el dilema que tienen hoy rialisn10 a que cese su intervención
todos los gobiernos de América Lati­ arn1ada, su participación en la guerra
na ante sus propios pueblos: si acep­ civil , sus acciones de guerra contra el
tan o no aceptan el derecho de inter­ pueblo y contra los patriotas domini­
vención de los Estados Unidos, si acep­ canosl Y esa acción no ha de corres­
tan o no aceptan el derecho de inter­ ponder sólo a los pueblos de América
soberanía, porque en todos los países Latina, ha de corresponder á todo el
de América Latina hay ciudadanos mundo.
yanquis, excepto aquí, donde los que En Santo Domingo los gobiernos de
hay son unos pocos y son amigos de América Latina y un pueblo de Amé­
Cuba, y los que no lo sean que anden rica Latina están cosechando los amar­
ctaros, porque queda alguno que otro gos frutos de la política estúpida, cri­
por ahí, queda alguno que otro "grin­ minal, irresponsable, llevada a cabo
go" por ahí disfrazado. Pero en los contra nuestro país; están recogiendo
demás países de América Latina, en los frutos de su complicidad con el
todos, hay ciudadanos yanquis, hay imperialismo contra Cuba; e.stán re­
haciendas yanquis. .cogiendo los frutos de los acuerdos
EL PRIMERO DE MAYO DE 1965 183

de Costa Rica, de Punta del Este, de propia prensa y sus propios legisla­
Washington; están recogiendo los fru­ dores se han encargado de decir que
tos de su apoyo a las medidas yanquis el propósito principal era ünpedir el
contra Cuba, de su tolerancia a la triunfo de una revolución como la de
piratería yanqui contra Cuba, de su
Cuba en Santo Domingo .
tolerancia cómplice a las agresiones
En primer lugar, eso es mentira; en
contra nuestra patria, a los ataques
primer lugar, no era una revolución
como el de Playa Girón, al bloqueo
como la de Cuba; en primer lugar, no
económicos, a los ataques piratas, a la
era una revolución comunista. Pero
ruptura de relaciones contra nuestra aunque fuese una revolución como la
patria. de Cuba, una revolución comunista,
¿qué derecho tienen los imperialistas
Cuba solitaria h a defendido la a impedirles a los pueblos el derecho
soberanía de los pueblos a hacer las revoluciones que estimen
de América pertinentes?. Eso es facultad sobera­
na de cualquier pueblo, es un dere­
Hoy el continente americano podrá cho históric.o de cualquier pueblo;
apreciar que Cuba solitaria ha defen­ tener dentro de sus fronteras, llevar
dido como nadie el derecho de no a cabo y realizar el tipo de sociedad
intervención, que Cuba solitaria, que que estime conveniente, que el pue­
Cuba solitaria ha defendido como na­ blo quiera, que el pueblo desee darse
die el derecho a la independencia de a través de sus métodos, métodos le­
los pueblos de América Latina, -que gales si quiere, o métodos revolucio­
Cuba como nadie -y no en virtud de narios como los inétodos que adopta­
una concesión de los imperialistas, sino mos nosotros.
en virtud de la entereza, de la digni­
dad y del espíritu revolucionario de ¡ Qué cada cual haga dentro de
nuestro pueblo- ha frenado a los sus fronteras lo que crea
imperialistas yanquis y ha defendido
más conveniente!
el derecho soberano de los pueblos de
América; Cuba solitaria frente al im­ Ningún país y ningún conj unto de
perialismo, frente a gobiernos cobar­ países tiene el derecho a impedir a
des, frente a los cómplices, frente a cualquier pueblo que haga el tipo de
los sindicatos amarillos, esos mismos revolución que estime conveniente.
que en complicidad con el Departa­
Si quieren hacer revoluciones demo­
mento de Estado promueven bloqueos crático-burguesas; y si quieren hacer
y sabotajes contra los barcos que co­ revoluciones socialistas, que hagan re­
mercian con Cuba. Hoy, ante los pue­ voluciones socialistas; y si quieren ha­
blos de América, aparecerán, como lo cer reformas demócrata-cristianas, que
que son: ¡ traidores, vende-patrias, mi­ hagan sus reformas demócrata-cristia­
serables, vendidos al imperialismo yan­ nas. ¡ Qué cada cual haga dentro de
qui, enemigos de los pueblos de Amé­ su frontera lo que crea más conve­
rica, enemigos de la soberanía de los niente a su felicidad y, a sus destinosl
pueblos de América!
La revolución, la lucha revolucio­
¡ Cuba solitaria ha resistido, ha man­ naria en Santo Domingo no es so­
tenido en alto su bandera indepen­ cialista, no es marxista-leninista. ·Pe­
diente y soberana.1 ¡ Cuba solitaria, ro aunque fuera revolución socialista
defendiendo sus derechos, ha defen­ o comunista, ¡el in1perialismo yanqui
dido los derechos de los demás pue­ no tiene derecho a desembarcar allí
blos! su infanteréa de marina!. Y aunque
¡Hoy la América podrá saber quién no sean comunistas, ¡ nosotros saluda­
interviene de verdad en los asuntos mos a los heroicos y valerosos comba­
internos de los demás pueblos, quién tientes dominicanos como habríamos
lesiona la soberanía de los demás pue­ saludado a los soldados de Bolívar, o
blosl Las palabras cínicas del impe­ a los soldados de Sucre, o a los sol­
rialismo no confundirán a nadie; su dados de Juárez, aunque no fuesen

,
184 Fidel Castro

comunistas!. ¡Saludamos con admi­ dar las contradicciones del imperia­


ración a aquellos cadetes de Chapul­ lismo, llamada a sumirla en el des­
tepec que cuando l a invasión de Es­ precio.
tados Unidos a México, e n l a que Acusan de izquierdista al movimien­
arrebató la mitad de su territorio, se to revolucionario, y lo que hará iz­
negaron a rendirse y, envueltos e n l a quierdista al movimiento revolucio­
bandera mexicana se lanzaron a u n nario es precisamente l a intervención
sacrificio, prefiriendo la muerte a l a yanqui, lo que hará izquierdista al
rendición!. Aquellos, aquellos cade­ pueblo dominicano es la cobarde in ·
tes no eran comunistas. vasión yanqui, lo que hará izquier­
dista a l pueblo do1ninicano es la com­
plicidad del imperialismo yanqui con
Ad1niramos a todos los
sus verdugos, con los esbirros que
combatientes
atropellan y asesinan a los· hijos del
pueblo, con los reaccionario, con los
¡Admiramos en la historia a aque­
criminales, con los que an1etrallan y
llos ciudadanos franceses que asalta­
bombardean sin consideración a l a
ron e hicieron trizas La Bastilla y con
población civil, con los que matan e
La Bastilla los privilegios feudales que
hieren a cientos y a miles de inocen­
significaba, aunque no eran comunis­
tes, porque eso dejará huellas indele­
tas! ¡ Adrnira1nos a nuestros heroicos
bles, eso dejará huellas in1borrables.
y gloriosos mambises, y n o eran co­
munistas! ¡ Admiramos a todos los Es probable que los ünperialistas
combatientes, a los que cayeron lu· para tratar de borrar la mancha de
chando contra Machado, a los que sangre y de borrar el odio, se apa­
rezcan con sus "alin1entos de paz",
cayeron luchando contra Batista!
con sus n1edicinas; pero nada, nada
Para llegar a ser co1nunista es ne­ absolutamente borrará el odio, la re­
cesario adquirir una profunda con­ pulsa y la indignación del pueblo
ciencia, una profunda convicción fi­ don1inicano.
losófica e histórica y social, una pro­
funda co1nprensión de lós problemas
Nada ni nadie podrá aplastar la
de la sociedad y de la historia. Y sólo
voluntad y el heroísmo de
se podía ser co1nunista científico en los pueblos
esta época.
Pero dondequiera que el pueblo l'vfas nada contendrá la lucha, por­
luche n1ás o menos consciente, com­ que esos heroicos patriotas que se en­
prendiendo con mayor o n1enor cla­ frentaron a los tanques y los destru­
ridad las causas de sus nliserias, las yeron, que en inedio de la interven-·
causas de su pobreza, de su hambre, ción tomaron por asalto la fortaleza
dondequiera que el pueblo luche con­ de Ozama, no cejarán en la lucha de
tra los opresores, n1erecerá siempre, una forma o de otra, como luchan
en cualquier época y en cualquier hoy, o como luchan los vietnamitas,
parte de la historia, l a ad1niración o como luchó Sandino, o co1no luchan
de los pueblos. los venezolanos, o coino luchan los
Por eso, nuestra admiración a los colombianos, seguirán su lucha, porque
heroicos co1n batientes dominicanos, nada ni nadie podrá aplastar l a vo­
nuestro profundo respeto hacia los luntad y el heroísmo de los pueblos.
que cayeron defendiendo su pueblo, Es necesaria la n1ovilización de la
defendiendo su causa, luchando con­ opinión mundial. El Gobierno de
tra los gorilas, luchando contra los Cuba denunció ante las Naciones Uni­
' intervencionistas yanquis, nuestro res­ das la crin1inal invasión yanqui de
peto y nuestra ad1niración. · Y nuestra Santo Domingo, y la Unión Soviética
convicción de que la intervención im­ pidió la reunión del Consejo de Se­
perialista es una aventura descabella­ guridad, para discutir l a intervención
da lla1nada a l fracaso, llamda a ahon- yanqui en Santo Do1ningo; y el lunes
EL PRIMERO DE MAYO DE 196§ 185

se reunirá el Consejo de Seguridad Es necesario contrarrestar esa agre.


para disculir ese problema. sividad irp perialista. Los problemas
Y esta1nos seguros de que l a causa de la paz nos preocµpan a todos. Se­
del pueblo do1ninicano no sólo ten­ ría insensato, irresponsÉ1ble, quien nQ
drá el apoyo del campo socialista, comprengiese l a mportancia de la pai.
tendrá el apoyo también de todos los Todos la comprendemos. Pero l a de­
países no alineados, y tendrá el apoyo fensa de la paz no puede ser una de­
de l a mayor parte de los pueblos del fensa pasiva, l a prédica en favor de
mundo, porque ningún pueblo po­ la paz no puede ser una prédica bea­
drá permanecer inpiferente ante ese tffica, ¡ l a paz a cyalquier precio! ¡No!
hecho flagrante, desverg9nzfldo y cri­ )'ª de$d�· la época de la Crisis de Qc;­
minal. Es necesario qu(:: se movilice tuQr@ nqsotfQ$ planteamos Aquella
l a opinión mundial, es necesario exi­ con&igna qe {lªZ con <U�niqad.
gir l a retirada de las tropas imperia­ La preoc1pación
i de los pueblos pQr
listas del Estado soberano e indepen­ l a paz no signjfica ni puede significar
diente de Santo Dom ingo. de ninguna forma el derecho d� lo$
Los imperialistas se muestran muy imperialistas inmolar los pueblos im.
agresivos. Les decía que están acon­ punement�, el derecho de los imp��
sejados por l a desesperación y el mie­ rialistas a acentuar su agresividad gi­
do. Mas nosolros sabemos qu.e los rando contra el deber de luchar pQr
imperialistas son chantajístas por na­ la paz y la responsabilid<\d de la pa�
turaleza, los conocemos bien, dema­ de los demás pueblos. Nosotros cree­
siado bien, cada cosa paso a paso. mos sinceramente que esos caminos
En Vietnam, primero la supuesta no conducen realmente a la paz, por­
agresión de lanchas torpederas, ata­ que estamos enfrentados a una men­
que de represalia; después ataques ya talid(:\d chantajista, ventajista y calcu­
sistemáticos sin represalia; después en­ lista, tal cual es la mentalidad yanqui
vío de torpas al sur; después partici­ la ;nentalidad de los gobernantes yan�
pación d e la aviación en Vietnam. qu1s.
Aquí en Santo Domingo, primero
unos pocos marinos y unos barcos ¡Johnson, un farsante completo!
para proteger vidas y haciendas; des­
En primer lugar, este señor Johnson
pués la infantería; después l a divi­
es un farsante corpplr to, En su cam­
sión aerotransportada; después zona
paña contra Goldwé\�<:ir, que enarbo·
neutralizada; después para mantener
lada las tesis más agresivas del impe­
el orden. Y así, paso a paso, en cada
rialismo; él se presentaba como par­
una de sus aventuras, en cada una d e
tidario de soluciones pacíficas, ene­
sus fechorías.
migo de las aventuras belicistas, para
capitalizar l a preocupación del pueblo
Amedrentados, se empeñan en
norteam�ricano y las inquietudes del
detener la marcha de la historia
pueblo norteamericano, que votó más
Es lógico que esta actitud agresiva que por Johnson contra Goldwater.
de los imperialistas preocupe a los Sin embargo, los hechos demuestran
pueblos, preocupe a todos los pueblos. aquello que dijimos nosotros cuando
En pocos meses se han sucedido l a l a elección: que lo mismo nos daba
intervención en el Congo, las agre­ "Juana que su hermana".
siones a Vietnam, la invasión de San­ Johnson ha estafado a la opinión
to Domingo, todo eso en menos de pública norteamericana. Muchos pe­
u n año; actitud irresponsable, actitud riódicos, en Europa, saludaron el
aventurera, actitud peligrosa. Aconse­ triunfo de Johnson sobre Goldwater;
jados por el 1niedo a las revoluciones, sin embargo, con su política irrespon­
amedentrados por los combios inevi­ sable, aventurera, nerviosa, Johnson
tables que en el mundo se producen, marcha por caminos sumamente peli­
se empeñan en detener la marcha de grosos, en Vietnam, en Santo Domin­
la historia, en Asia, en Africa, en Amé­ go, y quién sabe luego en qué otros
rica Latina. sitios.
186 Fidel Castro

Electo Presidente, sigue la política En Vietnam están llevando a cabo


de los gorilas del Pentágono, de los la política que nosotros denunciamos
círculos más reaccionarios de Estados en la Escalinata: crear condiciones
Unidos. Pero ésa es,
evidentemente, para internacionalizar la guerra de
Vietnam y apla�tar el movimiento de
una política de chantaje. En la men­
liberación. Sus ataques al norte tie­
talidad yanqui opera la teoría del
nen el propósito de amedrentar, de
equilibrio nuclear, y que existiendo
intimidar, amagan con atacar tal o
equilibrio nuclear no habrá guerra
cual país. Su propósito es crear con­
nuclear, y que cuentan -por tanto­
diciones, internacionalizar aquella gue­
con amplio campo para sus fechorías rra, participar directamente con sus
en for1na de guerra limitada, subver­ aviones, sus soldados, soldados neoze­
sión, intervenciones, agresiones, ata­ landeses, canadienses -canadienses no
ques aéreos, toda esa filosofía que se perdónenme los canadienses, y ojalá
basa en su idea del equilibrio nuclear, no hagan lo ,mismo que los australia­
y que en la misma medida en uue nos-, australianos, surcoreanos, bom­
las armas nucleares son cada vez más bardear el sur con cientos de aviones,
poderosas ellos podrá_n girar contra lanzar sus gases tóxicos, sus bombas
esa realidad y perpetrar en el mundo inflamables, y aplastar el movimiento
revolucionario en el sur. Pues bien:
todo género de fechorías.
tratan de crear condiciones en el nor­
Nosotros creemos que es necesario
te para eso.
hacer cambiar esa mentalidad a los
En primer lugar, hay que hacerles
imperialistas, nosotros creemos que
fallar sus operaciones aéreas contra el
hay que hacerles ver a los imperialis­
norte. Es necesario, es necesario des­
tas que están jugando con fuego de
baratar esos planes, es necesario con­
verdad. vertir a Vietnam del Norte en un ce­
A juzgar por los hechos, los peli­ menterio de aviones yanquis, con todos
gros de guerra aumentarán más y más y la participación del campo socialis­
mientr�s los imperialistas no lleguen ta.
a la convicción de que ese camino es No es hora aquí de reinsistir en esos
peligroso, y que esa política de nin­ problemas, pero creemos que con l a
guna forn1a la podrán llevar a cabo. cooperación de todos hay que conver­
Sólo cuando los imperialistas estén tir Vietnam del Norte en un cemen­
convencidos de eso, empezará realmen­ terio de aviones yanquis. Mas eso no
te a disminuir la tensión; sólo cuando basta: hay que advertirles que l a in­
los imperialistas estén convencidos de ternacionalización de la guerra en
eso, la situación podrá empez:-ar a el sudeste del Asia; hay que advertir­
cambiar. les que la presencia de tropas yanquis
...
y de tropas coreanas, surcoreanas
-perdónennos los coreanos, los ver­
Hay que cortarle las manos
daderos coreanos-, la presencia
de
al imperialismo
tropas surcoreanas y australianas da­
Pero, sin duda que nosotros, todos rán al campo socialista el derecho a
los pueblos, nuestro pueblo, todos los enviar sus voluntarios a combatir tam­
pueblos del mundo, todos los pueblos bién en Vietnam del Sur.
del campo socialista, nos vemos en la En dos palabras, creemos que en
necesidad de hacer comprender eso a algún lugar hay que cortarle las manos
los imperialistas, nos vemos en la ne­ a los imperialistas, hay que partirles
cesidad de afrontar esa realidad y de la "siquitrilla" a los· ih1perialistas, en
afrontar esos riesgos, que son k>s ríes­ algún lugar afrontando los riesgos, y
gos que nos impone la historia y la que el imperialismo sepa que estamos
época en que vivimos. ¡ Pero es ne­ dispuestos a afrontar los riesgos. Y
cesario en algún lugar cortarles las estoy seguro, como que lo conocemos
manos a los imperialistas, en Vietnam muy bien, que son chantajistas, que
o donde sea! entonces se pondrán a pensar, mien-
EL PRIMERO DE MAYO DE 1965 187

tras tanto atacan sin pensar, bombar­ limitamos a exponer nuestro pensa­
dean sin pensar, matan y asesinan sin miento, nuestra manera de pensar.
pensar. Pero creemos que los imperialistas con
Nadie quiere ni puede querer gue­ sus hechos, irán demostrando cada
rra, los pueblos desean la paz, vivir en vez más esto que estamos diciendo.
paz, trabajar en paz, crecer en paz, Y frente a su política agresiva e in­
desarrollarse en paz; los pueblos de­ tervencionista cabe una estrategia·: ¡la
sean construir su felicidad, pero esa estrategia de impulsar la Revolución
felicidad, ese derecho hay que con­ en todas partes y en todos los fren­
quistarlo inteligentemente. tes!; frente a la estrategia interven-
Las circunstancias que vive el mun­ . cionista y agresiva, la estrategia re­
do son difíciles, son complejas, y la volucionaria c;Je los pueblos, de los mo­
presencia de un imperialismo como el vimientos revolueionarios y de los par­
yanqui, con esa mentalidad que tienen tidos comunistas de todo el mundo;
los imperialistas formados con las no­ frente a la estrategia intervencionista
velitas del FBI, las películas de cow­ de los gringos, frente a la agresividad
boys, de Tom Mix, las películas de intervencionista de los gringos, la
Tarzán, y en fin todo ese simplismo, ofensiva revolucionaria en todos los
toda esa superficilidad, toda esa ig­ frentes, el impulso a la Revolución
norancia enorme que un pueblo con en todos los frentes.
una enorme técnica y una incultura En realidad somos amantes de Ia
tan grande como su desarrollo técnico, paz, pero no haremos ninguna oración
sobre todo, una incultura política tan por la paz, no rezaremos por la paz,
grande como su desarrollo técnico. n i haremos beatíficas declaraciones en
favor de la paz. ¿Podrán acusamos
de guerreristas? No nos puede acusar
¡No valen más que los derechos
nadie, porque una cosa es ser guerre­
de un país!
rista, y otra cosa es no estar dispuesto
a dejarse chantajear por los imperia­
Porque un pueblo que tuviera cul­
tura política, no podía aceptar tran­ listas. Una cosa es ser guerrerista y
otra cosa es poner una escala de va­
quilamente ese argumento que le dan,
lores en la conciencia humana, y s i
de que se interviene un país sobera­
en la escala de valores de la concien­
no para proteger a dos mil o tres mil
cia humana la paz es muy importante,
yanquis que están paseando por San­
hay valores que están por encima de
to Domingo, o haciendo negocios en
ese valor de la paz.
Santo Domingo, y que dos o tres mil
yanquis -borrachines una buena par­
te-, explotadores, buscadores de pros­ Los millonarios yanquis no quieren
tíbulos y de placer, no valen más que morir achicharrados
los derechos de los millones de ciu­
dadanos de ese país y los derechos de Porque la paz la queremos para
todos los países, que no pueden per­ disfrutarla todos; ese concepto extra­
manecer indiferentes ante ese tipo de ño de la paz para unos y la guerra
violaciones. para otros no lo entendemos. ¿Paz
Por eso digo que las circunstancias para nosotros aquí mientras lanzan
son difíciles y son complejas. Tene­ bombas de fósforo vivo y de napalm
sobre los vietnamitas? (Gritos de: ¡Nol)
mos que luchar con un enemigo di­
fícil, ¡ah!, pero hay que conocer ese ¡No!, ese concepto de la paz no lo
enemigo difícil y hay que saber cómo en tendemos.
tratarlo, y a ese enemigo difícil ha} Deseamos la paz que sea para todos,
que cortarle las manos en alguna par para todos los pueblos, para disfru­
te, y hay que demostrarles que estár tarla con derecho y con libertad.
jugando con candela de veras. Hay que luchar frente a ese enemi­
Nosotros somos en este mundo una go peligroso, hay que enfrentarse a
parte, y una parte real1nente pequeña, ese enemig<;> y hay que enfrentarse
nuestros recursos son limitados, nos con inteligencia y con decisión; por-
188 Fidel Castro

que ese enemigo es un tigre, sí, les rio: todo el mundo está de lo más en­
das la espalda y te ataca por la es­ tusiasmado con su futuro y con su
palda, pero si lo enfrentas no ataca. porvenir. Pero ese futuro lo disfru­
Tiene características peculiares y tamos de una manera tranquila. ¿De
los millonarios yanquis, los monopo­ dónde nace esa tranquilidad? Lucha­
listas yanquis se quieren la vida y no m?s por ese futuro, sin angustia y sin
miedo; eso de no sentir ni angustia
quieren morir achicharrados. Es po­
sible que estén en mejor disposición ni miedo es la esencia de nuestra se­
de ánimo para morir los pueblos que renidad y de nuestra tranquilidad.
están sufriendo la explotación y la 1 Nadíe quiere morirse, pero todos es­
opresión que los millonarios yanquis, tán dispuestos a morirsel 1 Nadíe quie­
que los monopolistas yanquis. re morirse, pero cuando nos obliguen
a pelear van a saber de verdad nues­
Esos se quieren el pellejo y no quie­
tros ene1nigos lo que es pelear. Cuan­
ren . morir achicharrados. Y en tanto
do empiecen a matar ciudadanos de
crean que su pellejo no corre riesgo
este país van a saber nuestros enemi­
harán todo lo que les dé la gana; en
gos lo que son balas y lo que son hie­
cuanto comprendan que pueden real­
rros. Mas nosotrc;>s en caso de una
mente morir achicharrados, a pesar
agresión no sólo combatiremos con
de todo su poderío, entonces empeza­
valor, sino con inteligencia, ¡con valor
rán a pensar de distinta manera.
y con inteligencia!
Nuestras armas los imperialistas sa­
En caso de una agresión,
ben que cada vez las protegemos más
combatiremos con valor
-como sabemos que son traicioneros,
e inteligencia .
sorpres1vos-, que nuestras armas no
Y para nosotros, ¿qué conclusiones nos las pueden destruir por sorpresa,
tenemos que sarcar de esto de Santo ¡ porque van a tener que destruirlas
Domingo? Que hay que prepararse. con un hombre disparando delante!,
Aquí vamos al refrán de la otra for­ f cada arma, cada tanque, cada cañón!
ma: que cuando veas la barba de tu ¿
Nadie podría decir que este puebl
vecino arder, pon los hierros en re­ es belicoso, o guerrerista. Somo un pue­
mojo de aceite. bl? alegre, pacífico; pero porque somos
I-Iay que engrasar los hierros, . y hay as1, rque no se metan con nosotros!;
realmente que prepararse bien, por porque somos así, f que nos respeten!;
si estos estúpidos, y si se quiere por ¡porque somos así o somos como tal
si este estúpido de Johnson se equi­ vez 1:1º se l o i �aginanl Odio, repug­
voca, no pueda decir, como dijo el nancia, desprecio, bastante han acu­
primer día en Santo Domingo, que mulado los yanquis en este país; de
"los marines habían desembarcado sin sobra han acumulado con lo que nos
novedad" y los muertos tenga que con­ han hecho a nosotros y con lo que
tarlos aquí por miles, por decenas de le han hecho a otros pueblos. Porque
miles, y por cientos de miles, y si es nuestro odio no se ha acrecentado sólo
necesario hasta por millones! por las agresiones a Cuba, ¡las agre­
siones a Vietnam, al Congo, a Santo
Nuestra conclusión es la de prepa­
Domingo, a cualquier país, van au­
rarnos bien, armarnos mejor todavía,
fortalecer nuestras defensas por todos· mentando nuestro cúmulo de odio al
los medios, para que ese enemigo e n e m i. g o imperialista!. Fortalecer
chantajista sepa lo que le toca: que nuestra defensa.
cuando pongan un pie aquí, posible­
mente aquí no se acabe esa guerra, Producidas 5.159,266.4 toneladas
-no posiblemente, sin posiblemente-, de azúcar '
(mientras haya uno de nosotros vivo,
o haya un gringo vivo aquí en este Sin estos hechos, este Primero de
paísl Mayo me habría ocupado otras cues­
No es que el pueblo quiera morir­ tiones, otros temas: el entusiasmo extra­
se; nadie quiere morirse. Al contra- ordinario del pueblo por la produc-
EL PRIMERO DE MAYO DE 1965 189

ción, por el trabajo, por la zafra; la el año 1963 , a seis millones? ¿Cómo
elevación de la conciencia revoluciona­ -dirán-, si los obligamos a tener u n
ria de nuestro pueblo; las victorias enorme ejército, unas enormes fuer­
económicas de la Revolución habrían zas armadas?, ¿cómo, si antes había
concentrado nuestra atención. 400 mil desempleados?, ¿cómo. sí hoy
Para hoy, por ejemplo, teníamos hay tres veces más obreros en Obras
una meta de 5 millones 100 mil tone­ Públicas?, ¿cómo, sí hay decenas de
ladas, para el día Primero de Mayo; miles de obreros estudiando? ¿Cómo
y el día Primero de Mayo a las siete pueden producir seis millones? ¿Cómo
de la mañana nuestro país había pro­ . . . si ya no hay administradores yan-
ducido 5.159,266.4 toneladas. Esa me­ . quis ni latifundistas?
ta, que era una meta realmente ele­
vada, realmente difícil, fue superada Hemos producido trabajando,
por casi 60 mil toneladas, por el en­ y trabajando duro
tusiasmo del pueblo, por el esfuerzo
del pueblo. Ellos creían que con ei bloqueo ha­
En la semana 'de Girón se produ­ bían aniquilado nuestra capacidad de
jeron 103 mil toneladas más que el producir. ¿Cómo? ¿Cómo? ¡Pues ya
año pasado, y este hecho contribuyó lo verán! Y pienso que ni ellos mis­
decisivamente a alcanzar y a superar mos lo duden, y quedará destruido
esta meta; pero, aún después, hay que uno de sus argumentos principales y
decir que con menos de 130 centrales, más socorridos. ¿Qué dirán ahora?
que son los que quedan moliendo, la Porque esa caña se ha producido tra­
producción ha estado por encima de bajando, y trabajando duro!
40 mil toneladas diarias en estos úl­ Entre nosotros hay aquí algunos
timos días. obreros cañeros. Está el compañero
Y eso es la explicación de esa cifra Reynaldo Castro, que ustedes conocen,
de producción. Triunfo verdadera­ son de los pocos cañeros que no están
mente impresionante que nuestros ene­ en los campos y que querían quedarse,
migos no se explicarán, que difícil­ pero a quienes les pedimos que vinie­
mente podrán explicarse. Ellos decían ran; el compañero Esteban Cabrera,
que si producíamos 5 millones . . . . Vanguardia Nacional, que tiene más
Pues no sólo vamos a producir cinco: de 100 mil arrobas; y el compañero
para el 30 de mayo tendremos 5 mi­ José Mariano Mora que tiene más de
llones 800 mil toneladas; ¡ y para el 140 mil arrobas cortadas en esta za­
10 de junio tendremos 6 millones de
fra.
toneladas de azúcar!.
Todo el pueblo ya ha cortado caña
En estos momentos tenemos un mi­
y cualquiera comprende. lo que es te­
llón ... Voy a decirlo con otras cifras.
ner más de 140 mil arrobas. Y este
El año pasado, el día Primero tenía­
mos 3 .602,000 toneladas, y este año compañero incluso, tiene un defecto,
tenemos 5.150,000 toneladas; l .557,- un problema en un ojo, y poca visi­
151.4 toneladas más que en la misma bilidad en el otro; hemos tenido que
fecha del año anterior. Llegaremos a insistirle para que venga para que lo
los 6 a más tardar el 10 de junio. Y reconozca el oculista, y hasta que no
para los imperialistas serán 6 mega­ garantice que no corre ningún peli­
tones de azúcar; para nosotros son mi­ gro, no vuelve, porque nos interesa
llones, para los imperialistas son me­ su salud, nos interesa más que toda
gatones, porque en su . esquema, en r.i. caña qu� pueda cortar.
su mentalidad dogmática, en su des­ Los trabajadores han conmemorado
precio al pueblo, en su cerebro de el Primero· de Mayo cortando. Y hay
mosquito forjado en las novelas del que decir que cuarenta mil trabaja­
F.B.I. y en las películas de Hollywood, dores de la capital no han podido des­
¿cómo explicarse que estos comunistas filar aquí, porque están cortando caña
puedan elevar la producción de 3.8 en en los cañaverales.
190 Fidel Castro

Llegaremos a los 6 millones La Nación se ha volcado hacia los


de toneladas campos, y un tenso esfuerzo se reali­
za. Siembras incluso de noche, mo­
A los trabajadores que no han po­ vilizaciones masivas con las cuales es­
dido desfilar aquí, a todos los traba­ tamos ganando esta batalla económi­
jadores voluntarios c.uya participación ca. La conciencia de nuestros traba­
ha sido decisiva para poder realizar jadores ha crecido de manera impre­
la zafra, por lo menos en una pro­ sionante. ¡Hoy, hoy sí se puede decir
vincia que tiene mucha tierra, mucha que existe una verdadera conciencia
caña y poca población y que han he­ revolucionaria en nuestros trabajado­
cho posible con su esfuerzo y con su res!
elevada productividad el que poda­ Al principio se sentía la emoción
mos alcanzar estas metas; a todos los de las cosas, la simpatía por las cosas,
cortadores permanentes; a todos los el anhelo por las cosas. Hoy existe l a
obreros de los centrales; a todos los convicción de la necesidad de esfor­
que han conmemorado en las fábri­ zarnos por las cosas; hoy existe la con­
cas y en los campos este Pl'imero de vicción de que tenemos que hacer el
Mayo revolucionario, nuestro saludo esfuerzo, y lo hacemos con entusias­
y nuestro agradecimiento. Ellos son mo, con convicción, con fe en el por­
los que nos dan la seguridad de que venir.
llegaremos a los seis millones. Para los imperialistas, seis millones
de toneladas es un trauma psíquico,
Nuestro reconocimiento a los com­
para nosotros, una comprobación de
pañeros de los Sindicatos por el es­
lo que podemos hacer, y que podemos
fuerzo que han aportado a la movi­
hacer lo que queremos.
lización de los trabajadores. Nuestro
reconocimiento a los compafieros de
las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Hasta 1967 tenemos que
soldados y oficiales que de manera "echar el resto"
permanente, o dando parte de sus va­
El año que viene tenemos que su­
caciones han cortado millones y mi­
perar esta cifra. A:hora aumento de
llones de arrobas de caña. Nuestra
caña y aun1ento de centrales tienen
felicitación a los compañeros del Par­
que ir parejos, pero debemos propo­
tido sobre cuyos hombros ha pesado
nernos para el año que viene no me­
la organización del enorme esfuerzo nos de 6.5, y para 1967, 7.5. Todavía
del pueblo. Nuestra felicitación a los hasta 1967 tenemos que "echar el res­
compañeros de la Administración, por to". Esperamos que para 1968 ya haya
su esfuerzo, por su trabajo cada vez mucha máquina, mucha máquina aquí,
más organizado y cada vez más téc- y ya los esfuerzos sean menos tensos.
nico. .. Hay, por lo tanto, que cultivar con
Hay obreros que han permanecido esmero la caña. Quizás de la caña lo
meses y meses en los cortes para hacer más bello no es el corte, sino el cul­
posible estas históricas victorias, que tivo, y si queremos tener mucha y
han hecho un aporte extraordinario buena caña hay que cultivarla y aten­
de sacrificio en estos años. El afio derla bien y hay que sembrar mucha
que viene aún tenemos que superar caña.
esta cifra. Nos encontramos en un Mas no sólo sembraremos caña, es­
año donde la primera mitad del año tamos sembrando mucho pasto, y es­
se ha prolongado largamente la se­ ta1nos sembrando muchos frutales, y
quía, lo cual nos obliga en este mes estamos sembrando mucha vianda. Por
y con las primeras lluvias, al doble es­ eso para nosotros seis millones signi­
fuerzo de cortar la caña que queda fican que lo que nos propongamos
y sembrar la caña nueva, y realizar hacer, lo hacemos. Con l a cuestión
la siembra de primavera para poder de los huevos se demostró también.
cumplir todas las metas que cumpli­ Lo menciono aquí -con perdón de
remos en cualquier circunstancia. ustedes- porque creo que algunos es-
EL PRIMERO DE MAYO DE 1965 191

tán aburridos ya, pero la cuestión es pasan y pasan rápidol Y, por tanto, si
que pusieron una meta de sesenta y son bajos los precios no nos importa.
las gallinas sobrecumplieron e1 plan; No .nos vamos a aguantar; allá los
en el mes de marzo pusieron 92 mi­ burgueses que se están arruinando,
llones, resultado de la técnica, de la porque no vamos a parar nuestra
organización, de los centros genéticos. mocha azucarera, y la mocha azuca­
¿Pero qué cosa hay que no pueda rera de este país es algo respetable.
hacer el pueblo? ¡Nada! Y lo que nos Y no la vamos a parar hasta que
propongamos hacer lo haremos, y es­ no lleguemos a 10, y cuando llegue­
tamos avanzando. Al principio avan­ mos a 10 allá nos veremos, parque no­
zamos mucho en el campo de la edu­ ·sotros no sólo estamos desarrollC,\ndo
cación, de la salud y en muchas cosas nuestra azúcar, estamos desarrollando
de ��'1S1 pero ahora estamos avanzan­ toda nuestra agricultura, estamos desa­
do en el campo de la economía, y va­ rrollando intensamente nuestra eco­
mos hacia adelante y a velocidad su­ nomía, y estamos desarrollando todos
persónica. lbs renglones de la producción agríco­
Impulsa�emos la agricultura, que la. Y dentro de cinco años allá nos
significará óptimas condiciones de ali­ veremos, cómo andan ellos y cómo
mento y de calzado para el pueblo. andamos nosotros. Por eso cuando nos
Junto con la agricultura desarrollare­ hablen de convenios ya veremos qué
mos la industria por el orden de prio­ pensamos para esa fecha.
ridades y de necesidades que nuestra Pero desde ahora declaramos que
situación establezca, y seguiremos la­ no les tenemos miedo a los precios
brando un futuro seguro del cual ya bajos y seguimos para arriba a toda
nadie duda. velocidad y llegamos a 10 en 1970,
Nuestra meta en azúcar son 10, y y no lo duda ya nadie.
hay quien tiembla cuando nos oye ¿Por qué ya llegamos a 6 millones
.
hablar de 10, porque ya se empiezan aun cuando existen aquellas razones
a convencer de que cuando deomos
.

que enumeraba, tales como la gran


10, son 10. ¿El precio anda bajo? Sí, cantidad de obreros que hoy están
el precio anda muy bajo, a dos cua­ trabajando en Obras Públicas de pe­
renta y tantos centavos, ¡bajísimo! Eso queños agricultures a quienes antes
implica pocos ingresos, eso implica el hambre les obligaba a ir a traba­
privarnos de algunas cosas, eso impli­ jar en la caña y hoy se quedan en
ca que algunas cosas que pudiéramos sus tierras; cuando el desempleo ha
traer no las podemos traer por ahora; desaparecido, cuando nos vemos obli­
pero, sin embargo, eso no nos asusta. gados a emplear cuantiosos recursos
Se habla de que las Naciones Uni­ humanos en la defensa del país? En
das van a convocar una reunión en una buena parte por la organización
Londres para un Convenio Azucarero. y, sobre todo por los efectos de la
Lo pensaremos bien, veremos qué ha­ mecanización. Las alzadoras están
cemos, porque por ahí and�n las huel­ contribuyendo ya decisivamente al
gas a montones, la econom1a burguesa ahorro de la fuerza de trabajo, las
en quiebra con el azúcar a bajo pre­ combinadas cosechadoras de caiia em­
cio, y nuestra economía fuerte, nues­ pezaron a emplearse en número de
tros cortadores ganando dinero y nues­ cientos este año.
tros campeones recibiendo premios. Hay qúe decir que los éxitos ob­
tenidos por el pueblo en esta zafra
Los precios bajos del azúcar han sido posibles no sólo por el en­
no nos asustan tusiasmo, no sólo por la organización,
sino tainbién por las máquinas, y es
¡Si hay que aguantar un precio bajo necesario destacar el esfuerzo que el
un año, dos años, tres años, lo aguan­ pueblo soviético ha hecho por faci­
tamos! 1 Los precios bajos del azúcar litarnos miles de alzadóras, miles de
no no� asustan; no trabajamos para carretas, miles de camiones, cientos
hoy, trabajamos para mañana, los años de combinadas.
192 Fidel Castro

Es justo que un día ron10 hoy en ces1tan1os para el desarrollo de nu�s­


que realzan1os nuestras victorias eco- tra industria, por cuanto ahora siem·
11ón1icas rtó hos olvidc111os de expresar bra de cafia y au1nento de la capari·
nuestro agradétiúiiento al pueblo que dad han de 1narchar pareja1nente.
ha conttibuido considerablemente a En este Primero de Mayo las pcrs­
esas victorias coh la ayuda de su téc- tivas del porvenir se presentan iuás
11lca y de sus 1n:íquinas. Porque nece­ claras y más brillantes que nunca; la
sitaremos¡ porque seguiren1os enfren­ conciencia revolucionaria, n1ás profun­
tándonos á un esfuerzo duro; seguirá da que nunca; el entusias1no por el
siendo necesaria la n1ecanización por trabajo, 1nás profundo que nunca; la
cuanto seguirc1nos en la nlis1na situa­ confianza del pueblo en su futuro,
ción de en1 plear cuan tiosos recursos 1nás firme que nunca.
humanos en la defensa, seguire1nos Y esto se veía ya desde antes del
en la 1nisn1a situación de que no ha­ Prin1ero de Mayo, en las n1ovilizacio­
br;\ m;\s dese1nplca<los, seguire1nos en nes 1nasivas del pueblo en la Semana
Ja necesidad cada vez 1nayor de e1n­ de la Victoria de Girón; en el op-
plear las nuiquinas; máquinas
para 1imismo de las masas, el ardor d e las
sembrar, n1áquinas para cosechar, má­ inasas, en todo y para todo; en el
quinas para transportar, 111áquinas pa­ trabajo, en el estudio, en el senti-
1niento revolucionario, en la solidari­
ra modernizar nuestros centrales azu­
dad hacia los de1nás pueblos, en su
careros.
espíritu internacionalista, que han he­
cho al cabo de estos atios de Revo­
¡Un pueblo que ha Yencido y lución u n pueblo finne, u n pueblo
vencerá! sólido, u n pueblo organizado, u n pue­
blo preparado, ¡ u n pueblo que ha
La Co1nisión que ha Yisi tado a la resistido y resistirá! ¡ un pueblo que
t:nión Soviética viene bien in1presio­ ha vencido )' Yencerál
nada de las perspectiYas que existen
¡ Patria o Muerte!
en la Unión SoYiética de encontrar
1naquinarias e irnplen1entos que ne- ¡ Venceren1os!

..
1 ·.

1
1

Discurso pronunciado el 3 de mayo de 1965 por el


representante per�anente de Cuba ante las Naciones
Unidas, Dr. Femando Alvarez Tabío, en la sesión del
Consejo de Seguridad convocada a petición de la Unión
Soviética para conocer de la invasión de l a República
Dominicana por fuerzas armadas de los E. U.

Señor Presidente: derecho internacional reconocidos por


la Organización de las Naciones Uni­
El Gobierno Revolucionario de Cu­ das, en violación flagran te de la so­
ba ha considerado un deber insosla­
beranía de un estado independiente,
yable con1parecer ante esta tribuna
reafirma en toda su brutal perversidad
internacional a fin de denunciar a la vieja política del "Big Stick", mal­
esta organización y a la opinión públi­ dito engendro de la llamada Doctrina
ca mundial una de las acciones más de Monroe.
criminales y vengonzosas de este siglo
Una vez más el gobierno nortea­
y solicitar la condena del único res­
ponsable de esa acción: el gobierno mericano, garrote en n1ano, asume el
despreciable y oficioso papel de po­
de los Estados Unidos de Norteamé­
licía de la zona del Caribe. Una vez
rica.
más tan1bién, la política del garrote
Mi gobierno entiende que el hecho se pretende combinar con un mesia­
incalificable de la invasión de la Re­ nisn10 hipócrita, a fin de presentar
pública Dominicana y la subsiguiente la intervención como un gesto huma­
ocupación militar de ese país, no pue­ nitario y la n1atanza con10 un acto
de ser ignorada por el Consejo de Se­ de filantropía.
guridad de las Naciones Unidas. Con
esa convicción, seilor Presidente, insta Según· se expresa en la nota de fe­
a este supremo organisn10 a que en el cha 30 de ab.ril, presentada por el
cumplimiento de sus trascendentales Ministro de Relaciones Exteriores de
deberes realice las actuaciones perti­ mi país al Secretario General de las
nentes y adopte las medidas para con­ Naciones Uni das:
denarlo y para impedir la consuma­
ción de sus gravisin1os resuI tados. Se anuncia el arribo de nuevos
invasores
Maldito engendro de la
Doctrina Monroe "El gobierno de los Estados Unidos,
aduciendo el falso pretexto de que el
La invasión del territorio de la Re­ desembarco de tropas en la Repúbli­
pública Dominicana por fuerzas mi­ ca Dominicana está sólo dirigido a
litares de los Estados Unidos de Nor­ salvaguardar la vida de ciudadanos
teaméric..a, y los actos realizados por nortea1nericanos, ha invadido dicha
dichas fuerzas invasoras para la ocu­ nación con fuerzas en número supe­
pación total de dicho país, contravi­ rior a 4 mil y se anuncia el arribo
niendo los principios y normas del de nuevos contingentes de invasores.

193
�/
/
194 Fernando Alvarez Tabío

Al explicar la realización de estos he­ Civiles annados se unen al ejército


chos, el gobierno de los Estados �ni­
dos ha pretendido distorsionar el ver­ Al día siguiente, 25 de abril, las
dadero carácter del movimiento re­ agencias de noticias confirmaron que
belde en aquel país y aunque el falso había sido derrocado el gobierno y
carácter atribuido por el gobierno que había asumido el poder un gru­
norteamericano a dicho movimiento, po de oficiales con el propósito anun­
tampoco justificaría la invasión e in­ ciado de reinstaurar en su cargo al
tervención armada de una nación so­ derrocado presidente Juan Bosch y
berana, dichos hechos prueban, una poner en vigor nuevamente la consti­
vez más, la política de agresión, de tución de 1963. Se hacía alusión asi-
1nismo, a la exístencia de fuerLes dis­
intervención imperialista en los asun­
crepancias entre los sectores militares,
tos internos de otros países, e irrespeto
la Fuerza Aérea y ·la Marina exigían
absoluto a la soberanía e independen­
que una junta militar de tres miem­
cia de los Estados y al derecho de bros se hiciera cargo del gobierno y
autodeterminación de los pueblos, y, convocase a elecciones, mientras que
por consiguiente, de constante desco­ el ejército insistía en el regreso del
nocimiento y burla de las normas in­ ex presidente Juan Bosch. Numerosas
ternacionales justificativas de la exis­ manifestaciones populares comenzaron
tencia de la Organización de las a producirse en la capital dominica­
Naciones Unidas, que criminalmente na, reclamando el retorno del ex pre­
ejecuta el gobierno de los Estados sidente Bosch y civiles armados se
Unidos". unieron a las patrullas del ejército.
Entretanto, buques de guerra de la
Los hechos hablan por sí mismos Marina de los Estados Unidos fueron
avistados en las cercanías de las cos­
Pocas veces h a quedado más al des­ tas de Santo Domingo.
nudo la entraña criminal del impe­
rialismo norteamericano, su desprecio Los "gorilas": hombres de confianza
hacia la opinión pública del mundo, de la CIA y de la misión militar
su rechazo de las normas más elemen · yanqui
tales de convivencia entre los pueblos
y de respeto a la, soberanía de las na­ Un portaaviones -el "Boxer"- con
ciones, su desconecimiento expreso de mil infantes de Marina, dos transpor­
las leyes y principios del derecho in· tes y un destrus:: tor se acercaron a la
ternacional. República Dominicana. Comenzaron
Señor Presidente, los hechos ocurri­ también a registrarse los primeros
dos en los últimos días en la Repú­ choques entre los distintos sectores
blica Do1ni::iicana, haolan por sí mis­ militares en pugna. Aviones de la
mos. Fuerza Aérea ametrallaron los prin­
El 24 de abril, la radio de Santo cipales bastiones de los rebeldes y los
Domingo anunció a las 2 de la tarde alrededores del Palacio Ele Gobierno,
qu había sido derrocado el gobierno en un intento por imponer la Cons­
de los g orilas y felicitaba a los "jó­ titución de una Junta Militar golpis­
venes oficiales de las fuerzas armadas ta. La Marina, por su parte, anunció
su apoyo a los rebeldes.
9:ue habían cooperado a conquistar la
libertad". Algunos disparos se produ­ Entre los oficiales gorilas se señaló
jeron en la capital, pero se decía que al general Atila Luna, el mismo que
la situación era normal. El gobierno, aparecía como principal contacto de
sin embargo, desmintió en horas de la Agencia Central de Inteligencia y
la tarde q ue se hubiera producido un el depuesto gobierno dominicano con
golpe militar, al mismo tiempo que los contrarrevolucionarios cubanos que
decretaba el toque de queda en todo comandaba Eloy Gutiérrez Menoyo,
el país, iniciándose un fuerte patru­ que operaban desde la base de Punta
lJaje en las calles de la ciudad. Presidente. Encabezando a los gorilas
EL 3 DE MAYO DE 1965 195

figuraba el general Elías Wessin Wes­ paron el presidente instaurado por los
.

sin jefe del Estado Mayor de las �er­ insurgentes José Rafael Malina, y 18
zas Armadas artífice del golpe militar oficiales, así con10 representantes de
que derrocó a Juan Bosch en septiem­ las fuerzas contrarias a Bosch. En esta

bre de 1963 y señalado c��o el �ro­ reunión se acordó que estos últimos
bre de confianza de la inis1ón militar fonnarían una junta militar -al pa­
norteamericana en Santo Domingo. recer comandada por el general vVes­
El propio día 25 el inovimien�� re­ sin "\Vessin- para convocar a eleccio­
. nes dentro de tres meses. De esta
volucionario de los Jóvenes oficiales
pidió al ex presidente Juan � osch forma, la embajada de Estados Uni­
.
que regresara . al país para . asunur la dos se convirtió en el centro de las
presidencia de la República. negociaciones. Algunos niilitares su­
blevados depusieron su actitud y ac­
cedieron a parla1nentar, después que
Llatnamiento al pueblo la embajada norteamericana intervino
oficialmente en los acontecimientos.
Según avanzaron las horas se recr:1-
Mientras tanto, cruentos co1nbates se
decieron los combates entre las dis­
continuaban produciendo, ya que mu­
tintas fuerzas; se construyeron barri­
chos civiles y nlilitares sublevados se
cadas en las calles; la Marina ocupó
negaban a deponer las armas. Las tro­
posiciones de combate n1ientras que
pas gorilas lograron traspasar el puen­
aviones bombardeaban y ametrallaban
te Duarte, pero fueron contenidas.
la ciudad indiscriminada1nente en apo­
yo de los gorilas. La Marina, que antes había apo­
yado a las fuerzas insurgentes, dando
El 26 de abril se anunció que esa
equilibrio ª las fue�·z�s de é1:mbos ban­
noche atracarían en Santo Do1ningo .
dos ca1nb1ó su pos1c1ón, evidentemen­
los buques de guerra nortean1ericanos
te por la participación nortea1nerica­
que se encontraban frente a sus cos­
. na, a través de sus buques de guerra
t�s para evacuar a los residente� nor­
y de la en1bajada nortea1nericana, co-
tean1ericanos, según reporta�·on fuen­
1nenzando el cañoneo de la ciudad,
tes autorizadas" desde Waslungton. El
bajo el pretexto de que los mil itares
Departamento de Estado confirmó la
sublevados se negaban � parlamentar.
presencia de los buques de �uc�Ta nor­
Por otra parte se dijo que un 111illar
teamericanos en aguas tern toriales de
de ciudadanos nortean1ericanos fueron
la República Do1ninicana, alegando
evacua do:; por los barc0s de guerra
c¡ue se encontraban "casual1nentc'' en
. nortean1ericanos .por el puerto de
la zona, al iniciarse la sublevación.
Haina, y que el gobierno norteame­
Fuertes combates, con participación de
ricano se aprestaba a convocar el Con­
artillería, se produjeron en el puente
sejo de la OE.-\ .
de Duarte' en las afueras de la capital
dominicana al tiempo que la radio
de Santo Domingo hacía u n 11¡:¡.ma­ Ordena Johnson la
miento al pueblo para que acudiera interrención directa
al mismo para defenderlo, en apoyo
El 28 de abril, el presidente John­
del alzamiento. El Jefe de Prensa del
son ordenó la intervención directa de
Departamento de Estado declaró que
. . la l\Iarina norteainericana en la R�­
"el gobierno de Estados Unidos sigue
pública Dominican � en u n . �nuncio
1nuy de cerca la situación en la Re­
trans1ni tido por radio y televisión ale­
pública Dorninicana, que se presen­
gando que había sido solicit �da por
ta hasta ahora confusa y muy varia­
las autoridades de la Reptíbl � ca Do-
ble".
1n1n1cana. Ratificó que 400 infantes
de l\farina norteamericanos habían de­
Cafionean la ciudad se1nbarcado. Un portavoz del Depar­
ta1nento de Estado había infonnado
El 27 de abril se celebró una reu­ que la situación en Santo .Don1ingo
nión en la embajada nortean1eric�n a se agravaba ya que los sublevados,
.
en Santo Domingo, en la que part1ci- partidarios de Bosch, habían recobra·
196 Fernando Alvarez Tabío

do fuerzas y controlaban parte de la los alrededores de la embajada de Es­


ciudad .
tados Unidos en Santo Domingo. Esa
Evidentemente, el motivo de esta noche, debido a la tenaz resistencia
intervención fue el rechazo de las del pueblo y los oficiales insurgentes
tropas de Wessin, que tuvieron que re­ y los reveses sufridos por los gorilas,
plegarse y abandonar la capital ante que hacían peligrar el principal re­
la tenaz resistencia de que fueron ob­ ducto de éstos la Base Aérea de San
jeto. Isidro), se ordenó el �esembarco e�
la propia base de San Isidro, COJ:?-O evi­
Dos horas después que se anunció
dente muestra del apoyo yanqui a los
que las tropas norteamericanas habían
. gorilas, de dos batallones de la 82 Di­
desembarcado en Santo Domingo, se
visión Aerotransportada de Estados
anunció que Estados Unido� y Vene­
Unidos, c'on equipo de campaña y
zuela solicitaban una reunión extra­
tanques de guerra. Anteriormente,
ordinaria de la Organización de Es­
aviones norteamericanos procedentes
tados Americanos para considerar la
de Puerto Rico y del portaaviones
situación . Los embajadores latino­
"Boxer" transportaron avituallamien­
americanos en Washington, decía el
tos a las tropas del general Wessin en
cable desconocían totalmente las ra-
la base de San Isidro.
'
.

zones de Estados Unidos para inter-


venir directamente en la República El propio día 29, el Departamento
Dominicana. de Estado emitió un anuncio indican­
do que los 2 mil 500 hombres que in­
tegra los dos batallones, reforzarían a
Los "gorilas" son rechazados los mil 700 infantes de Marina que 48
El Departamento de Estado anunció horas antes iniciaron la ocupación de
la República Dominicana. Estados
después que la situación en la Repú­
Unidos enarboló de nuevo el pretexto
blica Dominicana "parece estar em­
de que los desembarcos se producían
peorando" . En efecto, las tropas go­
"para proteger a los residentes norte­
rilas parecían estar rechazadas en todas
americanos en Santo Domingo". Re­
partes y no podían asumir el control
cuérdese que ya se había dicho que
de la capital a pesar de los cruentos
éstos residentes habían sido evacuados.
bombardeos y las continuadas ofen­
sivas que desataban.
Toman Ozama
Un cable fechado el día 28 anunció
los oonstitucionalistas
que el general norteamericano Wal­
lace N Green, jefe del Cuerpo de In­ Se informó el propio día 29 que el
fantería Naval Norteamericana, desta­ Consejo de la OEA había aprobado
cado en la base de D a Nang, en Viet­ una resolución, presentada por Esta­
nam del Sur, reveló que tropas nor­ dos Unidos, pidiendo el restableci­
teamericanas habían l'lesembarcado en miento de una zona de seguridad en
la República Dominicana, al decir Santo Domingo que incluya una parte
que "los Estados Unidos están inter­ de la capital adyacente a las embaja­
viniendo militarmente en otras par­ das extranjeras. En la votación se
tes de mundo y no sólo en Vietnam abstuvieron la República Dominicana,
del Sur", poniendo como ejemplo el Venezuela, Uruguay y México. La
desembarco de Infantes de Marina en zona comprendería 26 kilómetros cua­
la República Dominicana. Esto fue drados, es decir, prácticamente toda
antes del anuncio hecho por el Presi­ la ciudad, lo cual daría a las tropas
dente de Estados Unidos. norteamericanas el virtual control de
toda l;:i capital y legalizaría y conso­
Asesinados 7 dominicanos por lidaría la ocupación ilegal llevada a
"marineB" cabo. La radio controlada por el ge­
neral Wessin aseguró que los infantes
El 29 de abril, siete ciudadanos do­ de ma.rina se encontra.ban en Ja na­
minicanos fueon muertos por los in­ ción para apoyar a los anticonstitu­
fantes norteamericanos apostados en cionalistas. Entre tanto, las tropas
EL 3 DE MAYO DE 1965 197

constitucionalistas, integradas por ci­ Tratan de hacer multilateral


viles y militares, parecían mantener l a la intervención
preeminencia e n l a situación.
El 30 de abril, la fortaleza de Oza­ Ese día, más tropas norteamericanas
continuaron desembarcando en Santo
ma, uno de los principales bastiones
Domingo, según anunciaron posterior­
de los .eorilas. cavó en manos de las
mente el Departmento de Estado y el
fuerzas constitucionalistas. Por ese
embajador estadounidense ante la
motivo, Estados Unidos dii:puso nue­ OEA, Ells\vorth Bunker. Al propio
vos desembarcos de tropas. La lucha tiempo, se designaba la comisión de
se seguía desenvolviendo en favor de ese organismo que iría a Santo Do­
los constitucionalislas. La agencia no­ mingo. En horas de la mafiana del
ticiosa "Associated Press" anunció que día primero se dijo que habían efec­
tropas norteamericanas se unieron por tuado 300 salidas de aviones yanquis
primera vez a las del general Wessin, hacia Santo Domingo para desembar­
entrando en combate abierto contra car tropas, equipos bélicos y suminis­
los constitucionalistas. Se dijo que tros.
l a infantería d e inarina extirpó con Ayer 2 de mayo, cables de noticias
fuego de "bazoocas" un nido de ame­ informaron que en las últimas horas
tralladoras de los constitucionalistas. se habían intensificado los combates
entre las fuerzas constitucionalistas y
las tropas intervencionistas norteame­
30 bajas en los "marines'' yanquis
ricanas, reportándose que habían au­
mentado las bajas por ambas partes.
El Primero de Mayo, Estados Uni­
dos propuso en la reunión de la OEA, En horas de la inadrugada, una mi­
internacionalizar la intervención me­ sión especial de la OEA partió rum­
diante una zona de refugio auspiciada bo a Santo Domingo para intentar
por la OEA. Las tropas norteameri­ "legalizar" -entre comillas- la ocu­
canas entraron en combate nuevamen­ pación militar norteamericana. Esta­
te con las fuerzas constitucionalistas, ba compuesta por los representantes
y fuentes norteamericanas admitieron de Argentina, Brasil, Colombia, Gua­
que estas habían sufrido más de 30 temala y Panamá, los cinco países qui­
bajas y perdido dos helicópteros que zás más incondicionales de Estados
fueron abatidos por el fuego antiaéreo. Unidos en el continente. El represen­
U n parte anunció que los paracaidis­ tante de Colombia declaró que era el
tas norteamericanos trataban de cru­ mejor paso para convertir en "multi­
zar el puente Duarte para abrirse pa­ lateral" Ja acción unilateral en1pren­
so hacia la zona oriental de la capital, dida por Estados Unidos.
con objeto de iniciar u n ataque en
una operación de pinzas. Las tropas La más acendrada tradición de
norteamericanas, además, combatieron T. Roosevelt y de Taft
junto a las del general "\-Vessin en la
batalla por la conquista del puente En Santo Domingo, mientras tanto,
Duarte. Aviones norteamericanos si­ tropas norteamericanas se hicieron
guieron llegando a la base de San cargo de la línea de combate, despla­
Isidro con ayuda militar para las tro­ zando a los soldados de Wessin. Las
pas gorilas. tropas norteamericanas en la Repú­
La conferencia de la OEA que se­ blica Dominicana ascendían entonces
sionaba en Washington, capital del al ll'Úrnero de 9 mil 500 y otros 2 mil
país agresor, se afanaba por buscar, y 500 estaban navegando en barcos con
lograba finalmente encontrar una fór­ rumbo desconocido según anunció el
mula intervencionista que viola de Departamento de Defensa. Entre la
manera flagrante el principio de no noche del día primero y la madruga­
intervención, uno de los principales da del día 2, las tropas norteamerica­
que sirven de base de sustentación a nas habían aumentado su número en
la propia organización. un 60 por ciento. Antes de terminar
198 Fernando Alvarez Tabío

el día de ayer las tropas habían au­ nunciado el pasado Primero de Mayo
mentado en más de un ciento por por el primer ministro del gobierno
ciento revolucionario de Cuba comandante
Señor Presidente: Lo que está ocu­ Fidel Castro ante cientos de miles de
rriendo en la República Dominicana cubanos congregados para celebrar el
es bien claro. Ante el auge de la in­ Día Internacional de los Trabajadores,
surrección de los oficiales constitucio­ en La Habana. Dijo Fidel Castro:
nalistas y del pueblo y ante la evidente "La perfidia de la política de los
impotencia de los palafreneros de Estados Unidos se ha hecho más evi­
Washington para contenerla, el señor dente q-.ie nunca. Porque hay veces
Johnson en la más acendrada tradi­ que tratan de cubrir, de disfrazar lo
ción de Teodoro Roosevelt y de Taft inejor posible sus acciones; pero en
ha ordenado el desembarco de con­ este caso, en este caso realmente no
tingente tras contingente de infantes han hecho o no han podido hacer
de marina y paracaidistas· norteame­ absolutamente nada por disfrazar sus
ricanos. En sus declaraciones radio­ hechos. Y cuando el mundo se preo­
televisadas de anoche el señor John­ cupaba profundamente por sus accio­
son finalmente admitió lo que todo nes agresivas allá en el sudeste de Asia
el inundo sabía: que el verdadero ob­ con sus vandálicos y criminales ata­
jeto de la intervención norteamerica­ ques al pueblo de Viet Nam del Sur;
na es el de asegurar la instauración con sus intentos de internacionalizar
de un régimen sumiso a los intereses allí la agresión con participación de
de 'Vashington y agrega cínicamente sudcoreanos, australianos y demás tro­
que desearía hacer esto sin derrama­ pas que responden en el Asia a sus
miento de sangre. Mientras tanto una planes agresivos y criminales; se pre­
vez más el suelo latinoa1nericano es pi­ senta el problema de Santo Domingo.
soteado por la bota inYasora yanqui. Mientras proclamaban allá, en el sud­
Una vez más las balas norteamerica­ este de Asia, que perpetraban todas
nas cercenan vidas latinoamericanas. aquellas fechorías para defender la
soberanía de Vietnam del Sur, esa re­
¿Qué razones humanitarias invocan? pública ficticia y artificial creada por
ellos, desembarcan su infantería de
El gobierno de los Estados Unidos marina en el territorio de un estado
ha invocado razones humanitarias en soberano y libre, hacen trizas la so­
su intento de justificar la vandálica beranía de ese estado, los derechos de
agresión cometida. Suponemos que se ese pueblo.
trate de las mismas razones humani­ "Y esta vez, ¿con qué pretexto? Pues
tarias con que pretendieron justificar con el pretexto nada menos que de
hace algunos meses la agresión come­ defender vidas y haciendas de norte­
tida contra El Congo. americanos. Algunos gobiernos lati­
Suponemos que se trate de las mis­ noamericanos que, por cierto, han es­
mas Iazones humanitarias que los lle­ tado muy tibios, demasiados tibios y
demasiados débiles -con alguna que
van a utilizar gases venenosos contra
otra excepción- en la protesta, han
las heroicas guerrillas de liberación en
hablado de los móviles humanitarios.
Vietnam del Sur provocando la re­
pugnancia unánime de la opinión pú­
blica mundial; que los llevan a bom­ ¿Qué derecho puede tener ningún
bardear salvajemente el territorio de país a desembarcar en
la República Democrática de Vietnam. otra nación?

"¿Qué móviles humanitarios ni qué


"Han hecho trizas la soberanía ocho cuartos? Con esos móviles supues­
de ese Estado" tamen te humanitarios hace apenas
unos meses, en complicidad con :;us
Permítame señor Presidente citar el aliados belgas, lanzaron a los paracai­
siguiente fragmento del discurso pro- distas sobre el Congo, y en esta ocasión
EL 3 DE MAYO DE 1965 199

desembarcaron sus infantes de mari­ con ese pretexto tan débil, tan impug·
na enterritorio dominicano. Pero ana­ nable, tan injustificable desde todos
licemos el pretexto: los puntos de vista morales, legales y
"En primer lugar, ningún ciudada­ humanos, desembarcan sus fuerzas mi­
no norteamericano había perdido la litares en una nación independiente
vida en la contienda civil dominica­ del continente americano".
na, donde, sin embargo, cientos de do- "Pero ese pretexto injustificable,
1ninicanos habían perdido la vida; pe­ inad1nisible, no era más que eso: un
ro, además, ¿qué derecho puede tener pretexto, porque encima de la debili­
ningún país, como no sea el derecho dad del pretexto estaba la falsedad
de sus cañones, el derecho de sus bar­ · del pretexto, la mentira del pretexto,
cos y aviones de guerra, el derecho porque la razón verdadera detrás del
tle sus tropas militares, a desembar­ desembarco -que escogió pretexto tan
car en el territorio de otra nación con impugnable, tan inaceptable, tan dé·
el pretexto de defender la vida y ha­ bil- estaba en el verdadero p.ropósito
cienda de otra nación, con el pretex­ de salvar a los militares reaccionarios,
to de defender la vida y hacienda de de salvar a los gorilas dominicanos, de
sus connacionales? Según ese criterio salvar a los agentes del ·imperialismo
no existe la soberanía ni la indepen· yanqui, en un instante en que el pue­
dencia para ningún país débil, no exis­ blo dominicano les iba a ajustar las
te en el mundo, en ningún país de] cuentas de una vez por todas".
mundo, el derecho de la soberanía pa­
ra ningún pueblo pequeño. Porque Los pueblos latinoamericanos
con el mismo criterio con que los im­ conocen tales
perialistas yanquis han desembarcado "razones humanitarias"
allí, otras naciones podrían también
desembarcar; podrían desembarcar los Señor Presidente, los pueblos de la
ingleses para defender la vida y ha­ América Latina y especialmente los
cienda de sus súbditos, podrían des­ pueblos de los países del Caribe, co­
embarcar los franceses para defender nocen de sobra la verdadera índole
la vida y hacienda de sus súbditos, de de tales razones humanitarias. La co­
noce el pueblo de México, que hace
sus ciudadanos, podrían desembarcar
más de cien afíos experimentó por
los italianos para defender la vida y
primera vez la presencia de tropas
hacienda de sus ciudadanos, podrían
invasoras yanquis en su territorio. La
desembarcar los japoneses para de­
conoce el pueblo de Haití, obligado a
fender vidas y haciendas de sus ciu­
presenciar impotente el robo armado
dadanos. En fin, que cualquier país
del oro nacional de las arcas de sus
poderoso, cualquier país grande, se
bancos por infantes de marina norte­
podría arrogar el derecho de desem­
americanos.
barcar en el territorio de cualquier
La conocen los pueblos de Centro·
país pequeñ<>. donde vivieran o donde
américa, que aún conservan el recuer­
poseyeran propiedades ciudadanos de
do de las depredaciones del pirata
ese país.
norteamericano William Walker, pro­
clamado en pleno siglo XIX "presi·
"Ese pretexto no era más que e�o: dente" con el apoyo de las armas del
Un pretexto" imperio de Washington. La conocen
en particular el pueblo nicaragüense,
"Con esa filosofía, con ese concepto
víctima de innumerables agresiones e
del derecho, con ese criterio, ¿qué se·
intervenciones militares a lo largo de
guridad, qué garantía podría existir
este siglo, que culminaron en la lu·
para ningún pueblo pequeño, que le­
galidad, qué orden y qué paz podrían cha gloriosa del héroe y patriota Au·
subsistir en el mundo? Y simplemente gusto César Sandino, su vil asesinato
con ese argumento, en pleno siglo XX, y la instauración de la odiada dinas·
en Ja segunda mitad del siglo XX, tía de los Somoza.
200 Fernando Alvarez Tabío

El pueblo de Cuba también tac.lo en el que se estipulaba el con­


las conoce trol por las autoridades norteameri­
canas de las aduanas, la tesorería, el
El pueblo de Cuba también conoce ejército y la policía del país. Ante
el socorrido pretexto de la protección la negativa del gobierno a aceptar tan
de vidas y haciendas de ciudadanos humillantes condiciones, el capitán
norteamericanos. Las tropas de ocu­ Knapp al mando de las tropas nor­
pación de los Estados Unidos arreba­ teamericanas, decretó la ley marcial
taron en 1898 a los patriotas cubanos en noviembre del propio año, disol­
la independencia por la que tan du­ vió la legislatura, desautorizó a las
ramente habían luchado durante más autoridades dominicanas y se declaró
de 80 años contra España, y que ya "Supremo Legislador, "Supremo Juez
estaban a punto de conseguir después y Supremo Ejecutor" ele Santo Do­
.
de tanta sangre. El pueblo de Cuba mingo.
conoce como, enarbolada en la punta Debo sefíalar que la frase que acabo
de las bayonetas yanquis, el gobierno de citar aparece textualmente en do­
de los Estados Unidos impuso a Cuba cumento oficial de la época del go­
en 1902, la infame Enmienda Platt, bierno norteamericano titulado "U.S.
documento mediante el cual de hecho Haití Hearings". La dictadura mili­
Cuba entregaba su independencia y tar norteamericana instaurada de esa
su soberanía a merced de los antojos manera duró nueve largos años, hasta
de Washington. En virtud de ello, el 1924, y se caracterizó por su violenta
pueblo cubano se vió obligado a so­ represión, la supresión de todas las
portar la intervención armada en su libertades y la opresión del pueblo
territorio en 1906 -permaneciendo dominicano. Fue esta dictadura la que
Cuba ocupada militarmente hasta condujo, como herencia natural, a la
1909-, en 1912, de nuevo en 1917, y sangrienta tiranía de Trujillo, ahi­
las amenazas de intervención en 1919 jado del imperialismo norteamericano
y en 1933. La historia reciente del y náusea de América.
pueblo cubano es igualmente la his­
toria de agresiones y provocaciones
constantes, cometidas o amparadas por Un testimonio aplastante
las fuerzas militares de los Estados
Unidos. En 1961, como consecuencia del ase.
sinato del dictador Trujillo, y de la
El propio pueblo dominicano, que
crisis consiguiente, contingentes de
en estos momentos escribe una de las
infantes de marina desembarcaron en
páginas más heroicas y hermosas de
la capital del país, supuestamente en
su historia, ha tenido que soportar viaje de "vacaciones", pero con la
más de una vez la tragedia de la in­ intención de garantizar la permanen­
tervención norteamericana. En 1905, cia del régimen entreguista de Bala­
los Estados Unidos tó'maron a su car­ guer. Ese mismo año, ante la grave
go, por la fuerza, todas las aduanas situación interna que afrontaba el
del país, y asumieron igualmente por propio gobierno de Balaguer, los Es­
la fuerza la administración general tados Unidos enviaron unidades de
de todas las finanzas. su armada a Santo Domingo, y ame­
nazaron con intervenir si la situación
no se resolvía favorablemente para los
"Supremo Juez y Supremo ejecutor"
intereses norteamericanos.
En suma, sefior Presidente, la his­
En 1916, a raíz de una insurrección
en Santo Domingo que provocó la re­ toria de las intervenciones militares
nuncia del entonces Presidente, con­ de los Estados Unidos en América La­
tingentes de infantes de marina de­ tina no es nueva, como tampoco lo
sembarcaron en mayo en la capital es el intento de amparar agresiones
1ominicana. El Departamento de Es­ bajo el disfraz humanitario. Vale la
tado se negó a reconocer al nuevo pena citar, como el testimonio más
Presidente si no se firmaba un tra- aplastante de la verdadera entraña
EL 3 DE MAYO DE 1965 201

de la política norteamericana hacia sombra de Trujillo. No cabe duda


América Latina, la tardía confesión del -dice el corresponsal de The Ne'v
general norteamericano Smedley D . York Times Tad Szulc; en la edición
Buttler, que incluyó en su obra "Com­ del domingo de dicho periódico- que
n1onsense", publicada en noviembre "Washington se ha alineado con la
de 1935. Dice así el general Buttler: junta militar que opera desde la base
de San Isidro, la cual no tiene control
"Me he pasado 33 años y cuatro
alguno en Santo Domingo. La junta
meses en el servicio activo, como miem­
constituye un gobierno irreal, cuyas
bro de la más ágil fuerza militar de
fuerzas militares han sido duramente
este país: el cuerpo de infantería de
batidas por los enardecidos rebeldes.
Marina. Serví todas las jerarquías, des­
En un sentido la junta debe su exis­
de segundo teniente hasta general de
tencia a Estados Unidos, que le su­
división. Y durante todo ese tiempo
ministró alimentos y medicinas cuan­
pasé la mayor parte del tiempo en
d o estaban a punto de rendirse".
funciones de pistolero de primera cla­
E l derecho de intervención no existe
se para los grandes negocios, para Wall
Street y para los banqueros. En una La administración Johnson, -aña­
palabra, fui un pistolero del capita­ de el periodista- ha enviado la in­
lismo . . . Así, por ejemplo, en 1914 fantería de marina y las tropas pa­
ayudé a hacer que México, y en es­ racaidistas con el confesado propósito
pecial Tampico, resultasen una presa de proteger la evacuación de los ciu­
fácil para los intereses petroleros nor­ dadanos norteamericanos y otros ex­
teamericanos. A.yudé a hacer que Hai­ tranjeros y para asegurar la paz, pero
tí y Cuba fuesen lugares decentes para la actitud de la administración demues­
el cobro de rentas por parte del Na­ tra que ta�bién contempla a la junta
tional City Bank. Entre 1909 y 1912 como su instrumento para lograr la
ayudé a purificar Nicaragua para la estabilidad política dominicana.
casa bancaria internacional de Bro1vn Interesante en extremo resulta tam­
Brothers. En 1916 llevé la luz a la Re­ bién el inefable llamamiento del ti­
pública Dominicana, en nombre de los tulado representante de la República
intereses azucareros norteamericanos. Dominicana , José Antonio Bonilla
En 1903, ayudé a "pacificar" a Hon­ Atiles, a fin de que el órgano de con­
duras en beneficio de las compañías sulta actúe con la mayor urgencia
fruteras norteamericanas, y en China, teniendo en cuenta la gravedad de la
en 1917, ayudé a que la Standard Oil situación. Dice, y cito un cable de
la UPI de fecha primero de Mayo,
pudiera avanzar en su camino sin ser
"que teme que cuando la comisión de
molestada . . .
"

la OEA arribe a su país, la situación


Señor Presidentt, una vez más los
allí se habrá convertido en una lu­
antecedentes se repiten, la historia se
cha nacional contra las fuerzas de los
repite y tras el velo platónico trasluce Estados Unidos".
claramente el hecho criminal y avieso.
La notoria rapacidad del imperia­
Esta vez, sin embargo, el infante de
lismo norteamericano forzó a los pue­
marina ha tropezado con la decisión
blos de América Latina a elaborar una
de un pueblo de resistir resueltamen­
doctrina de no intervención, encami­
te, hasta el límite de sus posibilidades,
nada a frenar la creciente política
sus criminales intenciones.
expansionista del gobierno de Whas­
ington.
Apuntalan a una camarilla militar Los esfuerzos de los estadistas más
relevantes de América Latina se con­
A los· ojos de los dominicanos y del certaron en demostrar que no puede
mundo los infantes de marina han admitirse lógica ni jurídicamente la
invadido el país con el objeto de apun­ existencia del derecho de intervención,
talar una camarilla militar que no porque no puede mantenerse un de­
representa a nadie excepto la siniestra recho frente a otro S\1perior: el dere-
202 Fernando Alvarez Tabío

cho de soberanía es incompatible con Facilita la OEA la consumación


el derecho de violarla. del crimen
Gracias a estos esfuerzos, el princi­
pio de no intervención parecía que No; la mayoría mecánica de la OEA.
había de afirmarse. Algunos ingenuos -a fin de facilitar la consumación del
así lo pensaron, teniendo en cuenta crünen- se limita a nombrar una co-
los resultados de la Novena Conferen­ 1nisión para investigar lo que ya todo
cia de Bogotá, celebrada en el año el mundo sabe: que las fuerzas mili­
1948, donde se regularon los derechos tares de los Estados Unidos, contra to­
y los deberes fundamentales de los do derecho, contra toda moral, han
Estados, defendiéndose con claros ma­ in\·adido el territorio de un estado
tices el deber de no intervención. Pero soberano, tratan ele aplastar la rebel­
la realidad demostró que al unirse los día de su pueblo y se aprestan a ocu­
Estados Unidos a la OEA, sólo lo hizo par indefinida1nente la isla. De esta
con el fin de encauzar jurídicamente 1nanera hacen trizas el principio fun­
su acción imperialista, disminuyendo damental que constituía la única ra­
y desvirtuando la organización para zón de ser de la Organización de Es­
transformarla en simple ministerio de tados Americanos.
colonias del gobierno de Washington. En toda la historia de las relaciones
exteriores de los Estados Unidos, qui­
La OEA ha perdido su eficacia zás de cualquier gran potencia in1pe­
rialista, pocas veces se ha dado una
Un aparato regional, creado esen­ situación de igual o parecida arbitra­
cialmente para salvaguardar la sobe­ riedad, con desconocin1iento o despre­
ranía e independencia de los estados, cio tan absoluto a Jos principios pro­
se utiliza hoy como instrumento me­ clamados por la Carta de las N acio­
diante el cual se pretenden legalizar nes Unidas.
agresiones de todo tipo. Así la Carta El gobierno de los Estados Unidos
de la OEA ha perdido su eficacia y de Norteamérica, una vez más. como
se ha transformado en anna odiosa en el caso de Cuba, confiaba que su
y despreciable. Cuando las formas pro ­ acción unilateral contra Santo Domin­
tectoras .de la justicia y la seguridad go sería en definitiva consentida por
de los pueblos se convierten en meros sus fieles lacayos de la OEA, que in­
instrumentos para ava�allar a los es­ tegran una sólida mayoría. Es más, se
tados débiles, en lugar de pueblos li­ sentía seguro de que esta organización
bres no habrá más que naciones es­ pondría el gon1ígrafo de la legalidad
clavas, los tratados serán armas de a la vandálica aventura, la cual podrá
opresión y los organismos internacio­ consumarse en nombre de la "segu­
nales se confundirán con los verdugos. ridad del continente", amenazado por
Una vez más el órgano de consulta fantas1nas extracontinenta1es.
de la OEA ·se reúne.. en las entrañas
del monstruo, no para condenar la El descontento de las masas
agresión del gobierno de los Estados populares
Unidos de Norteamérica, no para pe­
dir la inmediata evacuación de las Los imperialistas no pueden tolerar
tropas invasoras, cuya presencia en el que en ningún país latinoamericano
territorio de la República Dominica­ pueda triunfar un movimiento genui­
na viola el principio de no interven­ namente popular y como, al propio
ción claramente establecido en el ar­ tiempo, quieren revestir sus 1.lctos no­
tículo 5 de la Carta de la Organización, toriamente delictivos con el manto de
según la cual "ningún estado o grupo la legalidad, reúnen al órgano de con­
de estados tiene derecho de interve­ sul�a de la OEA, contando de ante­
nir directa o indirectamente, y sea mano con la colaboración ignominiosa
cual fuere el motivo, en los asuntos de un grupo de gobernantes que dan
internos o externos de cualquier otro". la espalda a sus pueblos y abominan
EL 3 DE MAYO DE 1965 203

<le la memoria de los mártires y de que preparaba contra la revolución


los héroes de nuestra A.mérica. cubana, y mediante amañamiento de
El miedo del imperialismo al ere- interpretaciones del Tratado de Río de

ciente descontento de las masas po- Janeiro, logró organizar una coalición
pulares, les fuerza a desvirtuar el he­ anticubana de gorilas y testaferros pa­
cho evidente de que las revoluciones ra votar "sanciones" contra Cuba.
no se imponen desde afuera, sino que Para el desr.rédito total de la in­
nacen y se desarrollan sobre la base mensa mayoría de los gobiernos lati­
de las contradicciones cada vez más noamericanos, cuya opinión no fue
profundas entre los pueblos oprimidos solicitada por los Estados Unidos an­
y explotados y las oligarquías semi­ tes de cometer la agresión y que han
feudal�s al servicio de los monopolios presenciado la reacción unánime de
extranjeros. Quieren impedir por to­ sus pueblos de colérico repudio por la
dos los medios que el régimen de acción criminal de dichos gobiernos,
explotación, de opresión colonial y de sus representantes en la OEA no sólo
falta de derecho para las mayorías so­ han tenido que escuchar la mentiro­
juzgadas se derrumbe bajo el empuje sa justificación de los hechos de labio�
de la fuerza liberadora de los pueblos. del delegado norteamericano, sino que
Esta es la razón que se esconde tras han tenido que aprobar una resolu­
la arbitraria invasión de la República ción indigna, que no hace sino con­
dominicana por las fuerzas militares validar, santificar ante los ojos del
de los Estados Unidos de Norteamé titulado "sistema interamericano" l a
rica. Esta es la causa de la burda tra­ agresión perpetrada.
ma urdida en Washington, mediante
l a cual .se pretende cubrir con u n Los cancilleres ignoran la invasión
trapo de legalidad la política agresiva
. del gobierno norteamericano. Mientras en las calles de Santo Do­
Cuando ya se ha realizado l a agre­ mingo mueren dominicanos a manos
sión y violado descaradamente el prin­ de las tropas invasoras, mientras los
cipio de no intervención, que consti­ infantes de marina en "misión huma­
tuye la piedra angular de todo el nitaria" avanzan en formación de
llamado sistema interamericaño el Or­ combate por la capital dominicana,
gano de Consulta, lejos de condenar­ la Organización de Estados Americanos
la y ordenar la inmediata evacuación tiene a bien pensar piadosamente en
de las tropas norteamericanas del te­ la suerte de los asilados en las emba­
rritorio de la república hermana, se jadas y de los ciudadanos extranjeros
limita a instar a la comisión designa­ que deseen ser evacuados, y nombrar
da para que haga todo lo posible por una comisión a tal efecto. El texto
restablecer la paz, es decir, la paz de la resolución aprobada no recoge
impuesta a cañonazos por las fuerzas ni una palabra acerca de la intenren­
invasoras, mientras acepta el hecho ción norteamericana, ni una sola pa­
consumdo de la ocupación militar de labra .no ya de condena, sino siquiera
un estado soberano por fuerzas extran­ de mención de la presencia ilegal de
jeras. las tropas norteamericanas.
Contrasta la actitud de la OEA, en A los cancilleres títeres de la OEA,
este caso flagrante de intervención, ignorar la invasión de un país her­
agresión y subversión, con la asumida mano de la América Latina por el
anteriormente en Costa Rica, Punta imperialismo norteamericano les pa­
del Este y la anterior reµnión de rece tan natural como exhibirse en
Washington, en que no tuvo escrú­ cuclillas en la Casa Blanca.
pulos de sumarse a la conjura urdida
contra Cuba por el imperialismo. Esclarecedoras palabra& de Fidel Castro
En aquellas ocasiones el gobierno
de Estados Unidos se afanó inútil­ En síntesis, señor presidente, la Or­
mente por encontrar la fórmula má­ ganización de Estados Americanos, tras
gica que "legitimase" las agresiones haber recibido de parte del gobierno
204 Fernando Alvarez Tabío

norleamcricano la muestra más inso­ municarlo en la OE:\, porque un


lente de desprecio, echándole por en­ general yanqui en Saigón, Yarias ho­
cin1a su bendición y el hisopo santi­ ras antes, habló del dese1nbarco de
ficador de una llamada "operación u n batallón. Pero cuando el general
multilateral", si aun podía quedar habló en Saigón, -aparentemente se
duda alguna acerca del descrédito ab­ equivocó la hora-, en ,\.-ashington no
soluto de la Organización de Estados se había dicho una sola palabra; en­
Americanos los últimos acontecimien­ tonces los periodislas le preguntaron
tos son prueba más que suficiente. al jefe de prensa, el jefe de prensa
Muy esclarecedoras, al respecto, son dijo que no, que eran cuarenta nada
las palabras de nuestro Primer Minis­ más; pero como evidentemente algo
tro, contenidas en el discurso del Pri­ había salido mal, una indiscreción
mero de Mayo, que paso a citar: había sido con1etida, se precipitaron
y una o dos horas después, el propio
"Alrededor de estos hechos han
Johnson confir1nó lo que un general
ocurrido cosas verdaderamente degra­
yanqui había dicho en Saigón, no
danles para los gobiernos latinoame­
que un batallón sino que Yarios ba­
ricanos, han ocurrido cosas verdade­
tallones de infantería de marina. ha­
ramente bochornosas para esa agencia
bían desembarcado en Santo Domin­
de colonias llamada OEA.. El señor
'
go. Esto fue el 28.
Johnson declaró en la noche del día·
28 que había dado orden a la infan­
tería de desembarcar para proteger Corresponsabilizar a otros gobiernos
ciudadanos norteamericanos, y que ha­
bía sido informada la OE.-\. Pero es "Hoy día tenían reuni<la a la OE:\,
lo cierto que en l a OEA. no se había ¿y qué proponían?, proponían interna­
hablado una sola palabra, que en la cionalizar la inler\·ención, legalizar la
OEA nadie tenia la menor noticia. Es intervención, es decir, que para que
mentira, era una mentira más, porque no fuese una intervención unilateral
en la OEA, en el momento en que de Estados Unidos, los gobiernos, los
se dio la orden de desembarcar en representantes de los gobiernos, acor­
Santo Domingo, nadie sabía ni una dasen internacionalizar la intervención
palabra; y según publicaron las pro­ y, en consecuencia, ya las tropas yan­
pias agencias norteamericanas, los de­ quis no estarían allí como tropas del
legados de la OEA se enteraron por gobierno de Estados Unidos, sino co­
radio y por televisión cuando habló mo tropas de la OEA; es decir, que
Johnson que la infantería de marina lo que trata el gobierno de los Esta­
yanqui había desembarcado en San­ dos Unidos en estos instantes por to­
to Domingo. dos los medios es corresponsabilizar
"No se puede concebir una bofeta­ a los demás gobiernos de América La­
da peor, no se puede concebir u n tina con sus planes c�·iminales, 1nan­
puntapié peor, no se pvede concebir char con la sangre de ese crin1en
a los demás gobiernos de América La­
una insolencia inayor, un desprecio
tina, santificar, legalizar su criminal
mayor por esos mismos gobiernos y
acción. Y hoy estaban presionando
por esos mismos delegados que en más
en la OEA para que se tomase el
de una ocasión han sido cómplices de "acuerdo" de internacionalizar, de
sus actos de arbitrariedad y de sus manera que la intervención fuese co­
fechorías. lectiva, y entonces ya no apareciera
"Se enteraron por radio y por tele­ como una intervención unilateral de
visión, pero hay algunas cosas por los Estados Unidos.
añadidura. Un general yanqui, jefe "En el interin se esforzaron -pues­
de la infantería de marina, que esta­ to que no podían aplastar al pueblo­
b a en Saigón, algunas horas antes del en lograr una tregua. Y cuando -se­
anuncio de Johnson declaró que un gún noticias- habíét habido ya algu­
batallón de infantería de marina ha­ nas co!'lversaciones de tregua, entonces
bía desembarcado en Santo Domingo; el gobierno de Estados Unidos comen­
es decir, que tiempo tuvieron de co- zó a decir que, desde luego, la única
EL 3 DE MAYO DE 1965 205

autoridad que reconocían era la de Tengan presen�e este hecho los go­
.
la base de San Isidro, es decir, la del biernos de América Latina que crean
general vVessin. constituir espejos de esa llamada "de­
"Ahora bien: cuando intervinieron mocracia representativa". Tengan pre­
habían dicho que en Santo Domingo sente que la frase ya pasó de moda
no había ninguna autoridad, es decir al parecer en la Casa Blanca, el De­
que aún en inedio de la tregua esta­ partamento de Estado y el Pentágono.
ban tratando de crear condiciones pa­ Tengan presente que ahora la pala­
ra imponer a los gorilas. bra declarada de orden es de nuevo
"Es posible que traten de desarmar la dictadura militar, el gorilato, apo­
al pueblo; es posible que traten de yado en los fusiles y cañones norte­
Y.lle el pueblo entregue las armas en americanos. Tengan presente que lo
medio de esa· tregua. Pero, ¿qué no­ que hoy se intenta hacer por los
ticias nos trae Prensa Latina de l a Estados Unidos en Santo Dotningo,
situación en el día de hoy? Pues se­ mañana se inten tará en cualquiera de
gún las noticias, los jefes constitucio­ los países de América Latina que pre­
nalistas establecen como condición sumen de su "democracia representa­
para que haya tregua e l retiro de las tiva".
tropas nortean1ericanas del territorio Aceptar alegremente la intervención
dominicano. norteamericana en Santo Domingo es
Ese punto de vista engrandece a los renunciar al derecho de independen­
dirigentes constitucionalistas. Esa ac­ cia y autodeterminación de los pue­
titud eleva su prestigio ante los ojos blos de América Latina. Es pisotear
del mundo". l a soberanía de los pueblos, es legi­
timar el derecho de intervención. Es
En toda esta despreciable maquina­
reconocer, en suma, el derecho de los
ción, urdida para "legitimar" -entre
Estados Unidos de Norteamérica a
comillas- la agresión del gobierno de
enviar su infantería de marina cuan-
los Estados Unidos al pueblo domini­ ,

do les venga en gana, a cualquier país


cano inerece destacarse la actitud del
del Contienente Americano.
gobierno de Chile al demandar la re­
tirada inmediata de las tropas nor­ Tal es el dilema que tienen ante
tcan1ericanas de Santo Domingo. No sí todos los gobiernos de América La­
se trata, por cierto, de un gobierno tina, ante sus propios pueblos: si
socialista. Es justo reconocer que h a aceptan o no el derecho de inter­
sido e l gobierno que h a hecho el vención, si acepta o no renunciar a
planteamiento 1nás claro. Su posición su soberanía.
es la única correcta: no cabe otra al­
ternativa, no cabe otra fórmula; por­
El viejo disco del comunismo
que legalizar el critnen no se lo per­
donar;\n los pueblos a sus respectivos
gobiernos. En Santo Domingo los gobiernos de
A111érica Latina están cosechando los
Los infantes de marina y los para­
amargos frutos de la política estúpida,
caidistas han ido a la República Do­
criminal e irresponsable llevada a ca­
n1inicana, a combatir no una revolu­
ción socialista; han ido a combatir bo contra Cuba. Están recogiendo los
simplemente un movimiento consti­ frutos de su complicidad con el im­
tucionalista, un movimiento tendiente perialismo contra nuestro país, Están
.ª restituir en el poder al Presidente
recogiendo los frutos de los acuerdos
que una vez fuera electo de acuerdo de Costa Rica, de Punta del Este y
con una constitución, de acuerdo con de Washington. Están recogiendo los
unas elecciones que fueron calificadas frutos de su tolerancia cómplice a las
por l propio gobierno norteamerica­ agresiones contra nuestra patria, a los
no co1no modelo de la titulada "de- ataques piratas como el de Girón, al
1nocracia representativa", que otrora bloqueo económico, a los ataques pi­
los Estados Unidos decían favorecer ratas, a la ruptura de relaciones con­
para la América Latina. tra nuestra patria.
206 Fernando Alvarez Tabío

Hoy los pueblos del continente ame­ elementos son precisamente los infan­
ricano podrán apreciar que Cuba, co­ tes de marina y paracaidistas norte­
mo nadie, ha defendido el derecho de a111ericanos entrenados en bases mili­
no intervención; que Cuba, como na­ tares de los Estados Unidos y el Ca­
die, ha defendido el derecho de la ribe.
independencia de los pueblt)s de Amé­ Sin embargo, señor Presidente, con10
rica. Y no en virtud de u na conce­ también dijera nuestro Primer Mi­
sión de los imperialistas, sino en vir­ nistro en el discurso antes citado,
tud de la entereza, de la dignidad y "ahora se dedican a averiguar si entre
del espíritu revolucionario de nuestro los combatientes del pueblo hay al­
pueblo. Cuba solitaria ha resistido, guno que otro comunista. y empiezan
ha mantenido en alto su bandera in­ a decir que hay co1nunistas entre los
dependiente y soberana. constitucionalistas. Lo extraño sería
Desde el inicio de. la agresión contra que dijeran que había comunistas en­
Santo Domingo, los diversos voceros tre los "gorilis.tas", entre los defenso­
del gobierno de los Estados Unidos res del imperialismo, entre los defen­
-desde su presidente hasta el repre­ sores de Wessin. Nesotros no sabemos
sentante de ese gobierno en este Con­ cuántos comunistas hay en Santo Do­
sejo- han pretendido fundamentar la mingo, es posible que sean pocos co­
repugnante desnudez de sus argumen­ munistas; pero sin dnda de ninguna
tos con el alegato de que el movi­ clase que cualquier comunista en una
miento constitucionalista de Santo Do­ lucha como esta no se pone al lado
mingo responde a instigaciones de de los imperialistas, no se pone al
agentes cubanos o de otra nacionali­ lado de los "gorilas"; lucha, porque
dad, y han hecho sonar de nuevo el ese es un deber revolucionario, junto
viejo disco rayado del complot del a la Constitución, junto al Partido
comunismo internacional en los suce­ que defiende la Constitución, aunque
sos de la República Dominicana. Tal ese partido se declare "no comunis­
es el sentido de la reciente declara­ ta", aunque ese partido jure que no
ción del señor Jobnson, cuando dice quiere nada con los comunistas".
que "elementos entrenados en el ex­ El gobierno de los Estados U nidos
tranjero tratan de controlar la situa­ puede pretender distorsionar la ver­
ción'', repetida más explícitamente dad a fin de confundir a la opinión
con habitual cinismo en su declara­ pública de este país, a fin de fomen­
ción radiotelevisada de anoche. -Per­ tar la histeria anticomunista y jusli­
mítame, señc;>r Presiden te, referirme ficar así su agresión. Lo. que no po­
brevemente a estos impúdicos argu­ demos admitir es que el seiior repre­
mentos. En primer lugar, quiero de­ sentante de los Estados Unidos inten­
cirle al señor represen�nte de los Es­ te burlarse de este Consejo y de los
tados Unidos que con ningún califi­ representantes aquí presentes, y pre­
cativo que quiera darle a los sucesos tenda suministrar a todos ustedes la
justifica la agtesión cometida, que misma dosis del veneno de mentira
ninguno de los matices fantasmales que su gobierno está acostumbrado a
que quiera darle a la lucha del pue­ ofrecer al pueblo nortean1ericano.
blo dominicano exhonera a su gobier­ En esta segunda mitad del siglo XX,
no de la acción criminal emprendida los pueblos del mundo no están dis­
contra ese pueblo. puestos a presenciar ilnpasiblemente
el espectáculo bochornoso de ver pi­
Es un deber revolucionario soteada la independencia, la integri­
dad territorial y la soberanía de una
Pero hay más, señor Presidente. Es nación. La unánime reacción nlun­
.
cierto que hay en Santo Domingo "ele- dial de repudio ante la ingerencia
mentos entrenados en el extranjero que norteamericana en Santo Don1ingo de­
tratan de controlar la situación". J;:sos bía suscitar graves reflexiones a las
EL 3 DE MAYO DE 1965 207

autoridades piratas de Washington al Una desvergonzada confesión


evaluar las consecuencias de esta y
cualquier otra política de aventure­ La carta en su artículo primero há­
rismo semejante. Pero el imperialis­ bla de los propósitos que animan esta
mo, parodiando a José f\1artí, sólo organi.zación. El primero de ellos con­
piensa y cede ante quien se le encara siste en la búsqueda mediante la ac·
en su propjo terreno. ción colectiva de la prevensión y eli­
En los últimos días h a quedado pa­ minación de las amenazas a la paz, y
tente la solidaridad de todos los pue­ el logro inediante procedimiento pa­
blos a1nantes de la paz con dignidad cífico del arreglo de las situaciones
y respetuosos del derecho en Europa, internacionales susceptibles de condu­
Asia, Africa y especialmente América cir a quebranta111ientos de la paz.
Latina, con el heroico pueblo domi­ ¿Qué resp uesta tienen los Estados
nicano. Unidos para cumplir este primer pro­
pósito?
Señor Presidente: La acción unilateral en sustitución
de la colectiva y el empleo de una
Nunca antes habían sido burlados fuerza de desembarco de más de 14
tan groseramente el derecho interna­ mil hon1 bres. ¿Implica esto, acaso,
cional y los principios de la Carta de la solución pacífica de las controver­
las Naciones Unidas. sias?
No en balde ya esas normas no Nada hay que decir de las viola·
resultan adecuadas para la protección cienes al segundo propósito, o sea el
de los privilegios que defiende el go­ de "fomentar entre las naciones re­
bierno norteamericano. laciones de amistad basadas en el res­
peto al principio de la igualdad de
Después de los acontecimientos de
derechos y al de la libre determina­
Santo Domingo, poco o nada queda
ción de los pueblos". La agresión
en pie del preámbulo y del capítulo norteamericana destruye este propó­
primero de la Carta mencionada. sito de nuestra organización . Tal vez
¿Puede acaso aceptarse que la in­ se intente por el señor Stevenson de­
vasión armada a un estado indepen­ mostrarnos que esos desembarcos y la
di�nte y soberano es el método que ocupación militar que se planea son
tuvieron en mente los delegados que el procedimiento norteamericano para
se reunieron en San Francisco para fomentar entre las naciones las rela­
"crear condiciones bajo las cuales pue­ ciones de amistad basadas en el prin­
cipio de la igu,aldad de derechos y el
dan mantenerse la justicia y el res­
de la libre determinación de los pue­
peto a las obligaciones emanadas de
blos y fortalecer Ja paz universal.
los tratados y de otras fuentes del
¿Es que acaso el tercer propósito
derecho internacional" o "para pro­
de esta Organización, es decir, "rea­
mover el progreso social y elevar el
lizar la cooperación internacional en
nivel de vida dentro de u n concepto
la solución de los problemas interna-
más amplio de la libertad", según se . cionales... y en el desarrollo y estímu­
expresa en los párrafos terceros y lo del respeto a los derechos humanos
cuarto del preámbulo? y a las libertades fundamentales de
¿Es compatible esa presencia mili­ todos...", es compatible con los inten­
tar odiosa y unilateral con el párrafo tos de entregar de nuevo al pueblo
seis del mismo preámbulo, según el dominicano a la dominación extran­
cual "no se usará la fuerza armada jera, mediante el bombardeo, el ame­
sino en servi�io del interés común"? trallamiento y las operaciones mili­
¿Qué interés pueden tener el pueblo tares en gran escala que se desarro­
dominicano, o los demás pueblos del llan desde hace cinco días' en la Re­
mundo a nombre de los cuales se fir­ pública Dominicana por los cuerpos
mó la Carta, en las brutales agresio­ expedicionarios de Jos Estados Uni­
nes del imperialismo? dos?
208 Fernando Alvarez Tabío

¿Qué resta del principio de la igual­ los estados y de no ingerencia en sus


dad soberana del artículo dos de la asuntos internos. Si esos principios
Carta, cuando en desvergonzada con­ pudieran ser violados a capricho por
fesión el Ejecutivo de los Estados Uni­ una gran potencia imperialista, la Or­
dos, contradiciendo sus declaraciones ganización de Naciones Unidas no ten­
iniciales, considera que la sola actitud dría razón de ser y moriría sin gloria
de su embajador en un país le con­ como su predecesora la Liga de las
fiere poderes para disponer el desem­ Naciones.
barco de fuerzas en zafarrancho de El discurso pronunciado anoche por
combate? el presidente Johnson constituyó una
Igual suerte han corrido los princi­ befa intolerable a la opinión mundial,
pios que impiden a cualquier estado a la dignidad de los pueblos de Amé­
miembro recurrir a la amenaza o a l rica Latina y a la más elemental de­
uso de l a fuerza contra l a integridad cencia. Es u n sumidero de las peores
territorial o la independencia de u n excrecencias políticas del imperialismo;
país, o en cualquier otra forma in­ datos la historia del imperia.ti->mo;
compatibles con los propósitos de la miente indecorosamente cuando afir­
Carta. Los hechos son aquí tan re­ ma que "no tiene deseos de interve­
veladores que no requieren ulterior nir en los asuntos internos de una
explicación. república hermana". Miente indeco­
rosamente cuando afirma que "los
Nada ha sido respetado por conspiradores comunistas se habían
EE. UU. adueñado de la rebelión dominicana".
Miente indecorosamente cuando afir­
Si, por otra parte, la Carta, en su
artículo dos, párrafo septimo, prohibe ma que el propósito de su acción cri­
a la Organización que tiene la res­ minal es "impedir el establecimiento
ponsabilidad en el mantenimiento de de otra Cuba en el hemisferio". Mien­
la paz y la seguridad internacionales te indecorosamente cuando afirma que
intervenir en los asuntos internos de "nosotros no apoyamos a u n hombre
los Estados miembros, resulta obvio determinado ni a u n grupo de hom­
la ilegalidad flagrante de la interven­ bres determinados en la República
ción que uno de sus 1niembros reali­ Dominicana". Miente indecorosamen­
za en los asuntos de otro. te, de punta a cabo, en su abyecta
En suma: de los principios y pro­ perorata. Los hechos están ahí, como
pósitos que rigen esta organización, puños, -para exhibir al presidente
señor presidente, nada h a sido respe­ Johnson como prototipo imperialista
tado por el gobierno de los Estados del farsante, del criminal y del aven­
Unidos en el caso dominicano. No turero.
pueden aquí siquiera utilizar el es­
La política de chantaje seguida por
cudo favorito de la aplicación exten­
el gobierno del presidénte Johnson
siva del derecho de la legítima defen­
debe ser detenida por esta organiza­
sa individual, que el artículo 5 1 ga­
ción. El peligro que envuelve se hace
rantiza a todo Estado miembro, y que
aún más evidente si se considera que
en ocasiones anteriores ha servido de
en su creciente insolencia manifiesta
hoja de parra para intentar encubrir
una tendencia cada vez más acentuada
sus agresiones. Nada pueden alegar
a sobrestimar presuntuosamente sus
siquiera eh este sentido.
fuerzas y posibilidades de éxitos en
una aventura atómica. Así se lanza
Los principios de igualdad
irresponsablemente a una política de
soberana
desvergonzada ' brutalidad que en cual­
El único fundamento capaz de sos­ quier momento puede transformarse
tener la Organización de Naciones en incendio universal.
Unidas es el respeto irretrito a los El Gobierno Revolucionario de Cu­
principios de igualdad soberana de ba insta al Consejo de Seguridad a
EL 3 DE MAYO DE 1965 209

que formule la más severa condena­ tro Primer Ministro, "mas nada con­
ción de los hechos y exija la inmedia­ tendrá la lucha, porque esos heroicos
ta retirada de las fuerzas militares patriotas que se enfrentaron a los
norteamericanas, adoptando al efecto tanques y los destruyeron, que en me­
las medidas. pertinentes. dio de la intervención tomaron por
asalto la fortaleza de Ozama, no ce­
Nadie aplastará la voluntad jarán en la lucha de una forma o de
de un pueblo otra, como luchan hoy, o como lu­
chan los vietnamitas, o como luchó
Sean cuales fueren las medidas que Sahdino, o como luchan los venezo­
se adopten, el Gobierno Revolucio­ lanos, o como luchan los colombianos;
nario y el pueblo de Cuba están abier­ seguirán su lucha, porque nada ni
tamente convencidos de que el pue­ nadie podrá aplastar la voluntad y el
blo dominicano obtendrá al cabo la heroísmo de los pueblos".
victoria, porque como ha dicho nues-- Muchas gracias, señor Presidente.
D"curso del representante permanente de Cuba ante
las Naciones Unidas, Dr. Femando Alvarez Tabío, el 4.
de mayo de 1965, en la sesión del Consejo de Seguridad
c�nvo?ida a pe�ició°: de la Unión Soviética para continuar
discutiendo la mvas1ón de la República Dominicana por
fuerzas militares de los E.U.

"El representante de los Estados He dicho reiteradamente en este


Unidos, con un sarcasmo cordial, se Consejo que tales acusaciones por par­
refirió el otro día al hecho de que el te del señor Stevenson y demás voce­
embajador de la Unión Soviética apa· ros del gobierno que el propio señor
rentemente preparaba para cada oca­ Stevenson aquí representa, no son más
sión varias réplicas. que intentos de atizar fantasmas, de
desvirtuar descaradamente los hechos
Al escuchar las declaraciones for­
y utilizar hasta el cansancio la calum­
muladas hoy por el representante nor­
nia como única anna de propaganda
teamericano ante el Consejo de Segu·
ante la injustificable e indefePdible
ridad, no pude reprimir el pensamien­
agresión perpetrada.
to de que el señor Stevenson, al ocu­
par su. cargo hace cinco años, se limitó
a recoger tres o cuatro papeles ama­ Sarta de ridículas invenciones
rillentos heredados de su predecesor
y que continúan las mismas monóto· En vano el señor Stevenson ha que­
nas declaraciones que desde tiempos rido desvirtuar las acusaciones que en
inmemoriales vienen realizando los este Consejo se han dirigido contra
representantes norteamericanos ante
las acciones vandálicas de su gobier­
este órgano. Desde entonces el señor no. Es ihútil señor Stevenson, que
Stevenson se ha limitado, como se ha
pretenda usted ocultar, con su retó·
limitado hoy, a reptir las mismas fal­
rica vacía de sustancia, la ilegalidad,
sedades, las mismas frases vacías. El
la inmoralidad y el carácter criminal
representante de los Estados Unidos
de tales acciones.
ha insinuado nuevamente el falso he­
cho de la pretendida instigación co­ Ninguna etiqueta prefabricada que
munista con la concebida mentira de el gobierno de los Estados Unidos pre­
agentes de Cuba y otros países en los tenda imponer a los sucesos de Santo
sucesos de Santo Domingo_ Domingo puede justificar ante los ojos

El representante de los Estados Uni­ del mundo la agresión armada come­


dos pretende confundir a los miembros tida por ese gobierno contra el pue­

de este Consejo con una inveterada blo dominicano y menos aún si todo
trama de calumnias y pretende uti­ no pasa de ser una sarta de ridículas
lizar este foro para propaganda, como invenciones.
si con ello la acción descarnada y Ayer hice mención de la formación
criminal de su gobierno pudiera jus­ de un gobierno constitucionalista en
tificarse. la República Dominicana encabezado

211
212 Fernando Alvarez Tabío

por el coronel Francisco Caamaño y la ideología co1nunista, idenLificándo­


de algunas declaraciones formuladas líl con la subversión y a ésta, a su
por dicho coronel y otros dirigentes vez, con la agresión, al objeto de ca­
constitucionalistas, con pruebas adi­ racterizar la invasión armada a Cuba
cionaies de ]a falsedad de las afirma­ de "legítima defensa colectiva". Para
ciones que venía1nos escuohando y el gobierno de Washington "subver­
que hemos tenido que seguir escu­ tir" es oponerse al orden cstahlecido
chando. a base del terror y la persecución; de­
El proceso de escalamiento en la fender la libertad de los pueblos es
mentira adquiere características de in­ subvensión.
fame calumnia cuando se intenta in­ El gobierno de los Estados Unidos
troducir un nuevo elemento: la pre­ tiene por costumbre identificar el de­
sencia de armas y agentes cubanos en recho internacional con la política ex­
manos de los constitucionalistas. Cuba, terior de su Departamento de Estado.
bloqueada virtualn1ente por la mari­ De ahí que desde �1onroc hasta John­
na y la aviación de guerra de los Es­ son, la América Latina haya venido
tados Unidos, ha enviado armas y sufriendo las diversas manifestaciones
hon1bres a los patriotas dorninicanos. de la llamada "Doctrina": la "fruta
Segt'1n el "Herald Tribune" de hoy 1nadura", el "destino manifiesto", el
(ayer), al comienzo se trataba simple­ "Big Stick", la "diplomacia del dólar",
mente de una..�pcqueña revuelta pri­ el buen vecino", la "doctrina Tru­
vada dentro del ejército, pero hoy ese mao", la 'doctrina Kenncdy", y, aho­
movimiento de sin1ple restauración de ra, la "doctrina Johnson", que puede
la constitución de 1963 se ha conver­ enunciarse asf: los Estados Unidos tie­
tido en una formidable lucha contra ne el derecho de intervenir en cual­
la intervención extranjera debido a quier país del hemisferio donde se
la presencia de los marinos yanquis. produzca una revolución o algo pa­
Si ayer sólo se gritaba por las calles recido . ; y es facultad del Presiden­
. .

de la capital dominicana: "Abajo los te de los Estados Unidos calificar li­


gorilas", hoy ya resuena la vieja con­ bremente el matiz de los movimientos
signa tantas veces repetida en la zona revolucionarios en el continente.
del Caribe: "Fuera las tropas yanquis".
Pretenden convertir la a1bitrariedad
La CIA aún se dedica a emular las en una situación protegida
noYelas de James Bond por el derecho

La prolija relación de supuestas En otras palabras el presidente


actividades subversivas hecha por el Johnson tiene: la pretensión de con­
señor Stevenson -relación que sin du­ Yertir la arbitrariedad en una situa­
da le ha snnlinistraclo la Agencia Cen­ ción protegida por el derecho. Para
tral de Inteligencia- nos lleva a la lograr su objetivo sigue retorciendo
conclusión de que la CIA aún se de­ brazos en la OEA, ante la decidida
dica a en1ular las novelas de James actitud de algunos gobiernos de Amé­
Bond, tejiendo en el aire las mismas rica Latina, especialmente México,
fantasías que condujeron al finado Chile y Uruguay, que, según los in­
presidente Kennedy a la aplastante formes de prensa, reclaman enérgica­
derrota de Playa Girón. mente la retirada inmediata de las
El gobierno de los Estados Unidos, tropas norteamericanas de la Repú­
con el auxilio de una mayoría mecá­ blica Dominicana.
nica, intenta consagrar un pretendido Una vez más están afanosos en Ja
derecho de intervención; pretende eri­ búsqueda del voto 14 para "legitimar"
girse, al mismo tie1npo, en legislador, la más brutal agresión a un estado
.
fiscal y verdugo. soberano.
Ya en la otra reunión de Washing­ Parafraseando al sahio jurisconsulto
ton pretendió definir como agresión 1ncxicano don Isidro Fabela, reciente-
EL 4 DE MAYO DE 1965 213

1nente fallecido, pudiéramos decir que era el hombre de confianza de Wash­


Johnson pretende "n1ofarse de la li­ ington, resulta ser, por obra y gracia
bertad, después de haberla matado". de la diplomacia norteamericana, la
La llamada "Doctrina Johnson" y "autoridad competente" que convoca
las últi1nas declaraciones de éste, son a las tropas invasoras. ¿A quién se
prueba inás que suficientes de que el pretende engañar?
pueblo nortean1ericano, en noviembre El señor Stevenson insiste candoro­
pasado, no tenía en realidad nada que samente en los propósitos de su go­
escoger. El garrote esgrimido enton­ bierno de restaurar la libertad y la
ces por Gold,vater ha sido pasado, co­ democracia en Santo Domingo, a fin
mo la antorcha en un relevo de infa­ de evitar una nueva tiranía castrista.
mia, a manos del señor Johnson, quien La libertad que defiende el gobier­
en la emulación emprendida ha su­ no norteamericano es la libertad de
perado con creces al antiguo senador apoderarse de las riquezas naturales
fascista de Arizona en América Latina y de su comercio
El representante de los Estados Uni­ exterior; es la libertad de adueñarse
do� recoge también el argumento, que de nuestras mejores tierras; es la li­
\•ienen machacando los distintos vo­ bertad para imponer camarillas mili­
r.eros de Washington desde el anun­ tares dóciles; es la libertad de desem­
cio del envío de las primeras tropas barcar infantes de marina donde le
a la República Dominicana, de que venga en ganas.
éc;tas fueron enviadas para proteger En cuanto a la democracia repre­
la vida de los ciudadanos extranjeros, sentativa que piensa establecer en
a solicitud de las autoridares com· Santo Domingo, se trata de una nueva
peten tes. mitología con su olimpo, sus oráculos
En cuanto a lo primero, el pretex­ y sus fábulas: el imperialismo, sus "go­
to de la protección de vidas y hacien­ rilas" amaestrados y sus hipócritas
das, nos he1nos referido ampliamente manifestaciones sobre la democracia.
en ocasiones anteriores, además, los La democracia representativa que
ncchos y las propias declaraciones pos­ falsamente defiende, ya no sirve para
teriores de algunos de esos voceros la protección de los privilegios de
han demostrado que se trataba sim­ quienes concentran en sus manos las
ple1nente de un pretexto falaz. cuantiosas riquezas de nuestro conti­
nente. Una sociedad en que el poder
Defienden la libertad de apoderarse económico pertenece a grupos oligár­
quicos ambiciosos, al servicio del im­
de las riquezas
perialismo norteamericano, que iden­
Pero sí quisiera decir una palabra tifican su mundo de ocios con el bien­
estar colectivo. En una sociedad de
acerca de lo segundo, esto es, de las
este tipo la palabra libertad sólo sig­
autoridades competentes. �1e permi­
nifica libertad dentro de la ley que
tiré citar las palabras textuales del protege ese orden social in tolerable.
presidente Johnson en la comparecen­
cia radiotelevisad� en que anunció el
Capitalismo monopolista de Estado
desembarco de infantes de marina en
Santo Domingo. Dijo: "Los Estados
Por lo que se refiere a la decanta­
Unid0s han sido informado por auto­ da democracia norteamericana, es bien
ridades militares en la República Do­ sabido que el lema del gran norte­
minicana, repito, por autoridades mi­ americano Abraham Lincoln, tan ol­
litares en la República Dominicana, vidado por los actuales gobernantes,
que las vidas de norteamericanos es­ de "gobierno del pueblo, por el pue­
tán en peligro". En otras palabras, el blo y para el pueblo", se ha transfor­
general Wessin, que ni siquiera es mado en capitalis1no monopolista de
mien1bro de ia derrocada junta gober­ estado, lo cual equivale a tan to como
nante, que no representa a nadie más a gobierno de los monopolios, por los
que al Pentágono, pero que -eso sí- monopolios y para los n1onopolios.
214 Fernando Alvarez Tabío

Quisiera llamar la atención del se­ información de este país nos trasmi­
ñor Stevenson hacia la declaración ten día a día: que tropas de los Esta­
-que aparentemente desconoce- que dos Unidos tenían el control del te­
acaba de formular el vocero del De­ rritorio entre la base aérea de San
partamento de Estado de Washington, Isidro y la llamada "zona de refugio"
señor McClos Key, quien acaba de de­ en el distrito de las embajadas. ¿Pue­
clarar que los Estados Unidos todavía den conciliarse este y otros hechos con
no tienen candidato para la presiden­ la aseveración con que nos quiere ob-­
cia de la República Dominicana. Re­ sequiar el señor Stevenson en el sen­
pito esta declaración, que vale la pe­ tido de que el territorio de la Repú­
na citar: "Los Estados Unidos todavía blica Dominicana no está sujeto a
no tienen candidatos para la presi­ ocupación militar o a otras medidas
dencia de la República Dominicana". de fuerza, o cuando nos habla de que
no ejercen autoridad co1no potencia
El representante de los Estados Uni­
ocupante?
dos ha sostenido dos tesis particular­
mente peligrosas y desprovistas de Por último el señor Stevenson im­
cualquier fundamento jurídico. Pri­ plica con la mayor tranquilidad que,
meramente sostuvo que la invasión como según su gobierno la presencia
de su gobierno de territorio de la Re­ de las tropas norteamericanas están
pública Dominicana no constituía vio­ destinadas a "proteger las vidas y a
lación del párrafo 7 del artículo 2 de preservar el derecho del pu...!blo do­
la Carta, aduciendo que el precepto minicano a escoger su forma propia
sólo establece las limitaciones de las de gobierno" y que no se enviaron
en contra de los deseos de lo que él
Naciones Unidas de intervenir en los
califica como "au toridadcs dominica­
asuntos internos de los estados y que,
nas", esas acciones no van contra el
por lo tanto, no era relevante el caso
precepto de la Carta que impone a los
gue nos ocupa. estados miembros la obligación de
Suponemos que el representante nor­ abstenerse de recurrir a la amenaza o
teamericano no llegue en su irrespeto al uso de la fuerza en sus relaciones
a este Consejo a implicar el absurdo internacionales. La tesis es absoluta­
de que, comoquiera que la interven­ mente inadmisible y, ·debe denunciar­
ción en los asuntos internos de la Re­ se con el mayor vigor, al efecto de
pública Dominicana se hizo exclusi­ demoler el malabarismo jurídico en
vamente por los Estados Unidos y no que se empeña la delegación estado­
por las Naciones Unidas, su acción unidense.
es concorde con este principio de la
Carta. Los preceptos de Ja Carta
son bien expresos
Los hechos hablaa por si solos
Los preceptos de la Carta son bien
Más adelante, también nos expresó expresos, y ello lo han comprendido
que "los Estados l1nidos no han co­ aun juristas sobre cuya filiación po­
metido ni tendrán que cometer agre­ lítica no le debe quedar dudas a esa
sión alguna en la República Dqmini­ delegación. Así, el internacionalista
cana", y que "los Estados Unidos no uruguayo Eduardo Jiménez de Are­
han violado el párrafo 4 del propio chaga, presidente que fue de la Co­
artículo 2 de la Carta". Sin embar­ misión de Derecho Internacional, en
go, los hechos hablan por si solos. su libro Derecho Constitucional de
Nos dice que "los Estados Unidos no las Naciones Unidas, al hacer el aná­
están cn1pleando la fuerza contra la lisis general del principio cuarto nos
integridad territorial de la Repúbli­ dice:
ca Dominicana". Pero ¿cuáles son los "Con este artículo de la Carta, &e
hechos? No hay que repetir ante el ha llegado por primera vez a la cen­
Consejo lo que las propias fuentes de tralización del empleo de la fuerza
EL 4 DE MAYO DE 1965 215

en las relaciones internacionales . . . la fuerza armada sino en beneficio


Si es empleacfa indebidamente por los del interés común, y el párrafo uno
miembros de la comunidad, constitu­ del artículo uno se refiere a las me·
ye un delito de agresión. . . Solamen· didas colectiv.as eficaces para mante­
te queda provisionalmente autoriza­ ner la paz, "ello significa que sola·
do el uso de la fuerza por los miem· mente son compatibles con los pro­
bros de la comunidad en caso de le­ pósitos de las Naciones Unidas las me.
gítima defensa . . .
" didas de fuerza que se ejerzan colec­
¿ Puede el presidente de los Estados tivamente, vale decir, la fuerza arma·
Unidos decirnos que su país actuó en da em�leada como sanción de carác·
este caso en uso del derecho de legí­ .ter policial y sobre la base de una de·
tima defensa que se consagra en el cisión de la Organización, salvo que
artículo 5 1 , y que requiere, c0mo bien se utilice como legítima defensa con­
se sabe, que se haya producido pre­ tra un ataque armado".
viamente un ataque armado contra el Particularmente contradictorias a la
estado que lo invoca? tesis sostenida en la tarde de· ayer, son
Particularmente clara es la cita que las conclusiones del Comité que en
en la obra de referencia se hace a la San Francisco redactó este precepto,
interpretación que da Kelsen al pre­ que incluyó en su informe oficial y
cepto en sus Principales of Interna­ que el propio Jiménez de Arechaga
cional Law: "Todo uso de la fuerza incluye en la página 88 del texto que
que no tenga el carácter de una me­ citamos. En ese informe el Comité
dida colectiva está prohibido por la expresaba que el uso unilateral de la
Carta". fuerza o medidas coercitivas similares
no están autorizados ni admitidos y
No creo que la delegación de los
que, por consiguiente, el uso de la
Estados Unidos pueda presentar aquí
fuerza sólo será legítimo para respal­
justificación alguna del carácter co­
dar las decisiones de la Organización.
lectivo de su intervención, aún cuan­
do haya logrado poner a su agresión
unilateral el gomígrafo de la OEA. Lo torcido de la interpretación

Después de estas palabras yo me


La tésis original del gobierno pregunto si es necesario insistn· aún
norteamericano más en demostrar lo torcido de la in·
terpretación que se ha intentado en
El propio Jiménez de Arechaga, de­
las tardes de ayer y de hoy. Sin em­
dica varios párrafos más adelante a
bargo, no quiero terminar el aspecto
destruir la tesis que defendió ayer el
jurídico del problema sin mencionar
señor Stevenson, al refutar a aquellos la intervención de México €n los de·
autores que como Verdross justifican bates sostenidos en la Sexta Comisión
las medidas militares para la protec­ de la Asamblea General durante el
ción de la vida de los nacionales en décimoctavo período de sesiones:
el extranjero y que, como se sabe, fue " . . . En virtud del párrafo 4 del ar·
la tesis original del gobierno norte­ tículo 2 de la Carta de las Naciones
americano para justificar la presencia Unidas, está bien claro que el uso de
de los primeros contingentes de lai in­ la fuerza sólo es admisible en dos ca­
fantería de marina en suelo domini­ sos: la acción coercitiva ordenada por
cano. Concluye el señor de Arechaga el Consejo de Seguridad, en virtud del
diciendo que de la historia del pre· artículo 42; y la legítima defensa in·
cepto, y del contexto de la Carta, que­ dividual o colectiva en el caso de
dó claramente establecido que se ha ataque armado, de conformidad con
proscripto todo empleo de la fuerza el artículo 5 1 . Fuera de estas dos si­
inco1npatible con los propósitos de las tuaciones, el uso de la fuerza ha que­
Naciones Unidas. dado proscripto para siempre de las
En efecto, si en el preámbulo de la relaciones entre miembros de las Na·
Carta se expresa que no se utilizará ciones Unidas . . . "
216 Fernando Alvarez Tabío

Considero que el único ca1nino co­ Pcnnítame el Presidente o>nc)uir


rrecto que debe adoptar este Conse­ c:on una referencia. Hoy, 5 de mayo,
jo es condenar en ténninos enérgicos el pueblo 1nexicano celebra el ani·
las acciones del gobierno norteame­ vrrsario de uno de los hechos 111:\s
ricano en Santo Do1ningo y exigir la gloriosos de su historia: la batalla de
retirada in1nediata de las . tropas in­ Puebla, en Ja que las tropas invaso·
vasoras. Considero que el proyecto ras del segundo imperio de Francia
<le resolución en tal sentido presen· fueron definitivan1ente derrotadas por
Lado por la Unión Soviética debe ser los soldados de la República de Mé·
apoyado por los miembros de este xico, quedando incólume de nuevo la
Consejo. Es preciso salirle al paso lo independencia y la integridad terri·
<lntes posible y en la fo1na más enér­ torial de la gran nación mexicana.
gica al uso desen1bozado de la fuerza
Invoco este hecho con la esperanza
por parte del gobierno de los Estados
Unidos. Si no es así, si esta última de que este n1jsmo día pueda regis­
agresión del ünperialisn10 norteame­ trarse en el futuro e�n10 aniversario
ricano ocurre impunemente, los pue­ de otro gran acontecimiento: la s(!l}·
blos de An1érica Latina y todos los ción por el Consejo de Seguridad de
pueblos pequefios del mundo tendrán la agresión del Gobierno norteame·
que vivir de nuevo bajo la sombra ricano a la Reptíblica de Santo Do·
nefasta de la política del garrote. mingo .


Discurso pronrmciado el 7 d� mayo de 1965, por el re­
presentante permanente de Cuba en las Naciones Unidas,
Dr. Femando Alvarez Tabío, en la sesión del Consejo de
Seguridad convocada para tratar de la invasión de Ja
República Dominicana por fuerzas de los E.U,

;-(o tenía el propósito ele interve­ blea General no hubiera podido des­
nir nuevamente en este debate que ya a rrollarse normalmente. Ahora niismo
considerab� agotado , pero en las úl­ está reunido un co1nité fonnado por
timas 24 horas han ocl}rrido aconte­ rep resen tan tes de treinta y tres países
cimientos que añaden nuevos elemen­ con el propósito de tratar de lograr
tos aún no examinados. Me refiero una solución. Y be aquí que los Es­
a los acuerdos recientes del órgano de tados Unidos, gracias a la "h{ibil" di­
consulia de la OEA, publicados como plomacia del señor Bunker, co1n o di­
documento de este Consejo. ce el "Ne\v York Times" de hoy, logra
en pocas horas organizar unas fuerzas
Hasta ayer v en ia exatninancf.o el
de paz para uso exclusivo del consu­
Consejo el proyecto ele resolución de
midor, el i mperi ali s� o n orteam eri ­
la Unión Soviética en el que se de­
can o,
runµia la invasión del t erri torio de
la República Dominicana por fuerzas
armadas de los Estados Unidos de Cosas que huelen 1nal
América. En este proyecto se pide ,

en esencia: priinero, la condenación En este acuerdo de la OEA hay mu­


chas cosas que huelen mal, no sólo la
de tales hechos; segun do, el inmedia­
trama urdida para torcer el derecllo
to retiro de las tropas noteamericanas
sino la fonna en que se logró la fla­
del territorio de este estado soberano.
n1an te resolución.
Ayer la OEA dió a luz después de Hay un voto catorce que merece un
1111 doloroso parto en el que hubo ne­ análisis especial. Pero de ello nos
cesidad de em plear forceps, una cria­ ocuparemos más adelante.
tura monstruosa: nada más y nada Me limitaré a realizar un análisis
menos que transformar, después del de la nueva situación desde el punto
crimen, en fuerzas internacionales de de vista estrictamente jurídico, pero
paz a las tropas invasoras norteamc­ antes quisie ra detenerme sólo unos
ncanas. instantes en los comentarios de la
Las Naciones Unidas vienen luchan­ prensa de hoy. Conforme a las infor­
do desde hace muchos años por lograr in a ciones de la prensa, el señor Ste­

un acuerdo en lo relativo a la orga· venson tendrá que inclui r en su lista


nización de las fuerzas para el man­ de agentes del comunismo internacio­
tenimiento de la paz. Este problema nal a . tres figuras de relevante per­
fue la causa detern1 inan te de que el soHalidad: el general De Gaulle, el
período décimonovcno de la Asam� profesor Bosch y el internacionalista

217
218 Fernando Alvarez Tabío

Salvador de Madariaga. Veamos lo Con base en estos hechos, el señor


que dicen los tres agentes del comu­ Bosch acusa ingenuamente a los Es­
nismo internacional. tados Unidos de "increíble interfe­
Según informa la prensa, el gene­ rencia" en los asuntos internos de su
ral De Gaulle declaró a su gabinete patria .
que: "Desaprobaba la intervención de Presumo que el señor Stevenson co·
tropas extranjeras en la República nocerá la personalidad de Salvador de
Dominicana y esperaba que tales tro· Madariaga y que sabrá, por tanto, que
pas serían retiradas". Ayer se infor­ este historiador e internacionalista no
mó que el gabinete francés -supongo es conocido precisamente por sus ten­
que el señor StevenS¡on dirá que está dencias izquierdistas. En carta que
compuesto exclusivamente de comu­ publica hoy el "New York Times" di­
nistas- estaba considerando la posibi­ ce entre otras cosas Salvador de Ma­
lidad de reconocer al gobierno del co­ dariaga: "Para aquellos que como nos­
ronel Caamaño y que. el embajador otros hemos apoyado consistentemen­
francés en Santo Domingo había en­ te a los Estados Unidos frente a sus
trado en contacto con este gobierno. críticos más acerbos y nos hemos pues­
Igualn1ente en la prensa de hoy to resueltamente de su parte en los
aparecen declaraciones del señor Bosch problemas de Cuba y Vietnam, la
que merecen ser citadas. Después de aventura dominicana es un desastre
acusar al Embajador norteamericano de magnitudes indescriptibles. En
de instigar el bombardeo llevado a Santo Domingo los Estados Unidos
cabo en Santo Domingo el 28 de abril apoyaron a un dictador infame duran­
y de haber pretendido igualmente que te 30 años, -cuando un golpe militar
la capital dominicana fuese bombar­ derroca al presidente Bosch, los Esta­
deada el 24 de abril, sigue diciendo dos Unidos se apresuran a reconocer
el señor Bosch: "En la noche del do· a los usurpadores. Cuando el pueblo
mingo, esto es, el 25 de abril, el mis­ dominicano reinstaura a su presidente
mo coronel norteamericano llamó de legal y liberal, los Estados Unidos en·
nuevo y le dijo al general Santos Cés­ vían 10 mil infantes de marina.
pedes que la Embajada de los Esta­
dos Unidos había interceptado tres
Sólo hay una salida
llamadas telefónicas del presidente
Rafael Molina Ureña a Fidel Castro, "Alegar que Juan Bosch -sigue di­
solicitando ayuda militar". ciendo Madariaga- es comunista, es
ridículo. Alegar que puede ser un
puente para el comunismo, será cierto
Se asustaron y corrieron
solo si los Estados Unidos actúan en
Esto, por supuesto .. -dice Bosch-, forma tal que lleven a la gente a
era una invención completa. El miér­ pensar, precisamente, que no hay otro
coles -sigue diciendo- en medio de camino para salvarse de la dictadura
un fuerte bombardeo aéreo la Emba­ de los infantes de marina norteame·
jada norteamericana llamó al presi­ ricanos". Y concluye su Carta dicien­
dente Ureña, a los miembros de su do: "Sólo hay una salida a fin de
gabinete y a los jefes militares y exi· salvar la autoridad moral de los Es­
gió su rendición inmediata al general tados Unidos: la reinstauración del
Wessin diciendo que detrás de Wes­ presidente Bosch y la evacuación de
sin se encontraba todo el poderío mi­ los infantes de marina".
litar de los Estados Unidos". Conti­ Hecho este pequeño paréntesis, en­
núa el señor Bosch: "Algunos se ne­ tremos de lleno en• el examen jurídico
garon a rendirse y siguieron luchan­ del acuerdo de la OEA, que ayer tra·
do; Caamaño fue uno de ellos. Otros tó de presentar en bandeja de plata
se asustaron y corrieron al santuario el i:epresentante del gobierno de los
de embajadas extranjeras". Estados Unidos.
EL 7 DE MAYO DE 1965 219

E l Consejo d e Seguridad tiene ante A estas alturas del debate no pue­


sí la tarea de examinar y decidir tres de quedar duda alguna de que el go­
cuestiones esenciales. bierno de los Estados Unidos ha pro­
l . Conforme al proyecto de resolu­ cedido con negación absoluta de tales
ción del representante de la Unión normas y principios y con desprecio
Soviética, si la acción unilateral em­ total de la opinión pública mundial.
prendida por el gobierno de los Es­ No quiero repetir las argumentacio­
tados Unidos, como consecuencia del nes jurídicas y políticas que ya he
desembarco de tropas en el territorio presentado a este Consejo y, por con­
de un estado soberanc, miembro de siguiente me remito a ellas. Sin em­
esta Organización, constituye o no una bargo, permítame, señor Presidente,
violación de los principios de la Car­ teniendo en cuenta la relevante im­
ta de las Naciones Unidas y, por ende, portancia de esta cuestión, su1nar unas
un delito internacional sujeto a la con­ breves consideraciones a las que ya
digna sanción. he traído a la atención de este Con­
2. Si la resolución de la OEA pue­ sejo.
de convalidar ex post facto un acto Me permito citar, en primer lugar,
tachado de ilícito por el derecho de la opinión del eminente internacio­
las naciones. nalista checo, profesor Jaroslav Zurek,
3. Si admitida en gracia de la ar­
también ex presidente de la Comisión
gumentación la posibilidad de la con­ de Derecho Internacional de las Na­
ciones Unidas Dice el profesor Zurek,
validación a posteriori de un acto ori­
ginalmente ilícito y nulo, puede la en una monografía titulada "La pro­
OEA, por sí y ante sí, ejecutar acuer­ hibición del uso de la fuerza como
dos que implican la organización de política nacional en el derecho inter­
una sedicente fuerza regional de paz, nacional":
sin la autorización del Consejo de Se­
guridad. Una muy peligrosa afirmación

"Han surgido también otros autores


Violación de todas las normas que, siguiendo los pasos de algunas
delegaciones de San Francisco en re­
Examinemos separadamente cada lación con sus exageradas ansiedades
una de estas cuestiones. de que cualquier especificación del
Primero, si el dese_mbarco de tropas uso de la fuerza podría tener efectos
norteamericanas en el territorio de un restrictivos, han intentado deducir de
estado soberano constituye o no vio­ la formulación de dicha provisión del
lación de los principios de la Carta artículo 2, párrafo 4, una muy peli­
de las Naciones Unidas y, por ende, grosa afirmación conform·e a la cual
delito internacional sujeto a sanción. la fuerza, y en particular la fuerza
Ya he tenido oportunidad de refe­ armada, puede ser usada en los casos
rirme a esta cuestión, y creo que ha en los que el estado agresor no está
quedado ampliamente demostrado, en interesado en apoderarse del territo­
el curso de las diversas intervencio­ rio extranjero, sino que la ocupación
nes pronunciadas alrededor de esta se realiza con fines de satisfacción de
mesa , que la acción del gobierno de propósitos temporales.
los Estados Unidos al ordenar unila­ "Este criterio es totalmente erróneo
teralmente el desembarco de sus tro­ y ciertamente absurdo. No pueden
pas en el territorio dominicano y los existir dudas. de que la ocupación de
desmanes cometidos por dichas tro­ la más mínin1a parte del territorio
pas constituyen efectivamente viola­ de un estado sin su consentimiento,
ción de todas las normas de derecho constituye un ataque contra su inte­
internacional y de todos los principios gridad territorial y también contra su
de la Carta de las Naciones Unidas independencia política. La única ex­
que se refieren al uso de la fuerza, cepción de la regla se aplica a los
a la no intervención y a las relacio· casos de autodefensa contra la agre­
ses entre los estados. sión armada de otros estados
220 Fernando Alvarez Tabío

"Ad1nitir una práctica en contra­ cual fuere la iutención que tuvo al


rio -sigue diciendo el citado profP.­ invadir el territorio de la República
sor, en palabras particularmente apro­ Dominicana? Conforme al derecho
piadas al caso que nos ocupa- sería penal, el motivo no es causa de jus­
tanto como legalizar la agresión en tificación que excluya de responsa­
todos los casos en los que el agresor bilidad. Cuando n1ás, es circunstancia
declara que su intención no es vio­ n1odificativa de esa responsabilidad.
lar Ja integridad territorial o la in­ Quien inata por motivos humanitarios
dependencia política del estado agre­ es responsable ele un crimen; aunque
dido. Tendríamos que admitir como el tribunal pueda apreciar alguna cir­
seriamente posible que el uso de la cunstancia atenuante. Pero, en el pre­
fuerza, o aún el de la fuerza armada, sente caso, el motivo alegado por el
es co1npatible con los propósitos y fi­ gobierno norteamericano es tachado
nes de las Naciones Unidas". . universalmente de falaz. La evacua­
ción de los ciudadanos nortean1e1icanos
No se puede lograr la paz al precio fue una operación que se hizo en po­
de una injusticia cas horas. Quizás quede algún nor­
teamericano en la ciudad de Santo
El gobierno de los Estados Unidos Domingo, plantado o retenido allí
ha violado también el principio de con el propósito deliberado de qut:
la igualdad soberana de todos los es­ la operación de evacuación no termi­
tados mie1nbros de la Organización , ne nunca, como sugiere el humorista
así co1no el que prohibe intervenir A.rt Buchwald en su columna de ayer
en los asuntos internos que son esen­ del "Herald Tribune".
cialr.uente ele la jurisrlicción interna
de los estados, am1os consagrados en Yiejo truco del imperialismo
los incisos 1 y 7 del arLículo 2 de la
Carta de las Naciones Unidas, así co­ En cuanto al oLro n1otivo, salvar la
mo el propósito que dio vida a esta democracia dominicana del comunis-
Organización: convivir en paz como 1110 internacional, ya conocemos ese
buenos vecinos, prevenir y eliininar viejo truco del imperialismo. Por otra
an1enazas de la paz y suprimir accos parte, ¿con qué derecho el gobierno
de agresión u otros quebrantamientos de los Estados Unidos pretende eri­
de la paz. girse en juez de la ideología que de­
Debe advertirse también que el pro­ be predo1ninar en este continente?
pósito fundamental de la Organiza­ El conocido internacionalista mexj­
ción es, como dice el profesor Jiménez cano don Luis Quintanilla, bien co­
Aréchaga en la obra citada por mí nocido de todos los miembros de este
el otro día (página 38) . . . el de man­
"
Consejo, dice al efecto lo siguiente
tener la paz y la seguridad interna­ en su trabajo aparecido en la revista
cionales, pero no a cualquier precio; "Siempre" de l\1éxico, escrito con mo­
no se puede lograr la paz al precio tivo de la anterior reunión de Was­
de una inj nsticia, como ocurrió, por hington para condenar a Cuba, y que
ejemplo, con el acuerdo de Munich... lleva por título "15 votos contra el
1nantener la paz, sí; pero nunca al Tratado de Río".
precio de una injusticia o de una vio­
"Si las ideas fuesen sujetos de dere­
lación del derecho internacional . . . "
cho, ya sea nacional o internacional,
De ahí que el párrafo 3 del artícu­ la humanidad habría retrocedido a la
lo 2 de la Carta, al referirse al arre­ edad media y a los métodos inquisito­
glo pacífico de las controversias in­ riales. La única manera de combatir
ternacionales por medios pacíficos, ideas es con ideas mejores; ideas que
hace especial énfasis en que "no se en la evolución histórica llegan a co1n­
pongan en peligro ni la paz y la se­ probar excelencia y superioridad. Las
guridad internacionales ni la justicia" . ideas, precisamente porque no son su­
¿Qué duda cabe, pues, tle la ilici­ jetos de derecho, nunca han sido ni
tud de los actos del gobierno de los podrán ser refutadas con policías, fuer­
Estados Unidos de Norteamérica, sea za armada o n1étodos coercitivos".
EL 7 DE MAYO DE 1965 221

Paso ahora a la segunda cuestión viduo que no representa a nadie, se­


que se plantea al Consejo de Seguri­ gún admite ünplícita1nentc aquí el
dad, a saber, si la resolución de la represen tan te nortea1nericano. Hay
OE.\ puede convalidar ex post facto, dos alternativas: o el señor Steven­
1111 acto tachado de ilícito e in1noral son mantiene . . . (Interrupción).
por las nonnas internacionales vi- (Alvare7. Tabío, Cuba): Decía que,
gentes. en Yista de esta situación, hay dos al­
Dentro de esta cueslión, como pre­ ternativas: o el señor Stevenson man­
' ia, n1e veo obligado a detenerme en tiene su declaración en el sentido de
la dudosa validez ex�rínseca de los que para el gobierno norteamericano
acuerdos de la OEA. En este sentido, no existe gobierno dominicano reco­
planteo aquí q uc los acuerdos de la nocido, quedando con ello en eviden­
()EA son extrínseca1ncntc nulos por cia la burda maniobra de la OEA, o
Ja scnci lla razón de que no fueron el s�iíor Stevenson acepta en este
t<Jn1ados conforn1e a los requisitos Consejo que él y su gobierno alteran
c¡ue exige el reglamento de la propia los hechos según conYenga a sus in­
Organización. Según el artículo del 12 tereses en cada momento.
rcglan1ento que gobierna las reunio­
nes de consulta, es necesaria una ma­
El sometimiento incondicional del
yoría de dos terceras partes. De ahí
débil al fuerte
Íos esfuerzos de los Estados Unidos
para lograr el necesario "voto 14".
'I'ampoco puedo dejar de poner de
ruanifiesto que otro de los países que
integran la mayoría de 1 4 votos es,
El voto 1 4
precisament�, el país agresor, aunque,
desde luego, los Estados Unidos no
En la ,·otación sobre los acuerdos
figuran como tal, ni figurarán nunr.a,
tomados el voto 14, el voto decisivo
pues la misión de la OEA no es con­
a los ef�ctos de la mayoría requerida,
denar la agresión del imperialismo
fue el del señor que otrura represen­
norteamericano, sino la de convertir
tara en \Vashington al régimen de
en agresores a los gobiernos de la
Reid Cabra!, régimen derrocado hace
América Latina que no acaten su po­
1nás de dos semanas.
lítica basada en el somentimiento in­
¿Cómo puede pretenderse que ese condicional del débil al fuerte.
S"eñor representa a u n régimen que
Señor Presidente, he querido llamar
'"ª no existe?
I
la atención del Consejo de Seguridad
¿Qué credenciales acreditan a ese sobre estos aspectos formales de la re­
señor como representante del estado solución de la OEA a fin de que los
dominicano? tome en consideración y los analice
Suponemos que credenciales emiti­ con especial cuidado, llegando a la
das por Wessin. ¿Y qué autoridad única conclusión posible de que se
puede tener Wessin, como no sea la trata de acuerdos extrínsecamente
autoridad de los fusiles norteameri­ nulos.
canos? Examinemos ahora el aspecto de
Yo e1nplazo al señor representante fondo de esta segunda cuestión. Los
de los Estados Unidos a que aclare a acuerdos de la OEA son nulos, ade­
este Consejo de qué manera pueden más, d e nulidad absoluta, en su fon­
conciliarse las declaraciones reiteradas do. Esta nulidad nace de la abierta
de los voceros de Washington incluso violación de los artículos más impor­
el propio Stevenson ante este Consej-o, tantes de la Carta de Bogotá.
en el sentido de que el gobierno nor­ Al intentar convertir en agresión
teamericano n o reconoce autoridad conjunta la agresión perpetrada por
competente alguna en Santo Domingo, los Estados Unidos, la OEA ha liqui­
con el h�cho de que en la votación dado definitiva1nente sus principios
de ayer participó un representante de capitales, lo poco que quedaba de l<>l!
un gobierno que no existe, un indi- mis1nos después de su actuación en el
222 Fernando Alvarez Tabío

caso de Cuba. La lista de los precep­ relaciones recíprocas", ¿có1no se in­


tos que ha violado es larga, pero aún tenta ahora convalidar con la acción
a riesgo de cansar la atención de los de ayer una de las más abiertas quie­
miembros del Consejo de Seguridad, bras que el Derecho Internacional ha
pasaré a enumerarlos. sufrido en mucho años?
Si en su artículo 1 la Carta de la La fuerza de referencia, además,
OEA consagra como uno de los pro­ tanto por sus objetivos políticos como
pósitos fundamentales de la Organi­ por su integración, es contraria a la
zación defender la soberanía, la inte­ personalidad, soberanía e independen­
gridad territorial y la independencia cia de un Estado miembro, lo cual
de los Estados americanos, ¿cómo pue­ contradice el especial reconocimiento
de la propia Organización crear una que de esos elementos se hace en el
llamada "fuerza interamericana" que Inciso b) del Artículo 5 de la Carta
estará integrada por las misnui.s fuer­ de la OE.-\. como pilares del orden
zas que con su presencia en suelo do­ internacional.
minicano violaron la soberanía, la
integridad territorial y la indepen­
dencia de un estado miembro? Resolución doblemente ilegal

Las fuerzas ilegaln1ente creadas cons­


"Fuerzas continentales" tituyen, sin duda, una flagrante vio­
lación de los Incisos e) y f) del Ar­
¿Cómo es posible hacer compatible tículo 5 de la propia Carta que, a
el propósito que según el inciso b) inás de condenar la guerra de agre­
del artículo 4 de la Carta de la OEA sión, reconocen como una agresión
debe tener la Organización, de "pre­ co1nún a todos los Estados americanos
venir las posibles causas de dificulta­ la con1etida contra uno de ellos.
rles y asegurar la solución pacífica de ¿Puede concebirse mayor desprecio
las controversias que surjan entre los por parte de la OEA al Derecho In­
Estados miembros", cuando según el lernacional cuando, en vez de con­
tercer considerando de la resolución denar al país agresor, es decir, los
de ayer convierte sin pudor alguno e Estados Unidos de :\ mérica, encarga,
ipso facto a la odiosa infantería de por el contrario a las propias fuerzas
marina yanqui en "fuerzas continen­ expedicionarias nortea1nericanas de
tales", las mismas fuerzas que a n1ás "restaurar las condiciones nonnales
de la violación de la soberanía do1ni­ en la República Dominicana, y man­
nicana se niegan incluso a respetar tener la seguridad de sus habitantes
una llamada "tregua" que, según las y la inviolabililad de los derechos . . .",
informcaiones aparecidas, se ha fir­ precisamente de esos mismos don1ini­
mado entre las fuerzas constituciona­ canos que han sido Yictimas de las
listas y los "gorilas" de vVessin? ¿Es balas norteamericanas?
que los señores de la ©EA no se han Si según los Artículos 6 y 8 de la
enterado que en los últimos días los Carta, "todo Estado an1ericano tiene
voceros oficiales del Pentágono y del el deber de respetar los derechos de
Departamento de Estado han decla­ que disfrutan los demás Estados, de
rado impúdicamente que las fuerzas acuerdo con el Derecho Internacional",
norteamericanas no se sienten limita­ y "(esos) derechos funda1nentales . . .
das por dicha "tregua" y que ton1a­ no son susceptibles de 1nenoscabo en
rán las medidas militares necesarias forma aiguna, la resolución que con
para cumplir los fines por los cuales tanto entusiasmo nos leyó ayer aquí
fueron enviadas en principio a la Re­ el señor Stevenson es doblemente ile­
pt1blica Dominicana? gal, tanto por confiar la tarea a fuer­
Si según el Inciso a) del Artículo 5 zas que menoscaban desde hace 1 O
de la propia Carta se establece como días la soberanía e integridad territo­
principio de los Estados A.1nericanos rial dominicana, como porque la nue­
que el "Derecho Internacional es nor­ va forma que se pretende dar a esa
ma de conducta de los Estados en sus presencia militar ahora es atentatoria
EL 7 DE MAYO DE 1965 223

al derecho de libre determinación del de que sean siempre las mismas tro­
pueblo dominicano, que no ha sido pas agresoras las encargadas de llevar
parte en dicho acuerdo ni ha solicita­ a cabo esta tarea "continental".
do esa presencia.
Permítaseme citar ahora el texto
tel artículo 18 de la Carta de la OEA.
Dice textualmente:
Pero aún hay más . . .
"Los Estados Americanos se obli­
gan en sus relaciones internacionales
A mayor abundamiento, la violación
a no recurrir al uso de la fuerza, sal­
del artículo 15 de la CaFta de Bogotá vo en caso de legítima defensa, de
escapa 3. toda calificación. En él, los conformidad con los tratados vigentes o
estados miembros se comprometieron
en cumplimiento de dichos tratados".
a que "ningún estado o grupo de es­
La exégesis del precepto no deja
tados -y repito, grupo de estados­
lugar a dudas: la única excepción que
tiene derecho de intervenir, directa
permite al derecho interamericano a
o indirectamente, y sea cual fuere el
hacer uso de la fuerza, es en los ca­
motivo -y repito, sea cual fuere el
sos de legítima defensa, lo cual re­
motivo- en los asuntos internos o ex­
quiere, como es de suponer, que :se
ternos de cualquier otro".
haya producido con antérioridad un·
Como se ve, la Carta no autoriza ataque armado contra uno o varios
a una parte de sus miembros lo que de los miembros de la llamada "co­
prohibe a cada uno de ellos indi­ munidad interamericana", lo que, c<>­
vidualmente. Para el llamado "dere­ mo es evidente, no se ha producido
cho interamericano" (si es que queda en el caso que examinamos. En esto
algo de él todavía), sería intervención la Carta es consistente con el princi­
tanto la unilateralmente decretada por pio que orienta el artículo 5 1 de la
los Estados Unidos como la pretendi­ Carta de las Naciones Unidas y ello,
damente colectiva que ahora se inten­ dada la subordinación jerárquica de
ta. Tal vez sea este, precisamente, el la organización a la organización mun­
inás flagrante vicio de nulidad de que dial, no podía ser de otro modo.
adolece el aborto jurídico de los se­
ñores de la OEA.
Pero aún hay más. La inviolabilidad Un ataque frontal a los principios
del territorio de un estado y la ile­ de la Carta
gitimidad de su ocupación militar o
de las medidas de fuerza tomadas Al disponer una presencia armada
contra él, aunque sean éstas temporal­ en territorio de un Estado miembro,
les, y cualquiera que fuere el motivo la resolución adoptada en la mañana
-repito, cualquiera que fuese el mo­ de ayer en Washington hace tabla
tivo- están reconocidas por la Orga­ rasa no tan sólo de este principio
nización regional en el artículo 17 de cardinal de la Carta de Bogotá, sino
su Carta. La burla que a este precepto que constituye también un ataque
hace la resolución de referencia es frontal a los principios de la Carta,
obvia, toda vez que a consecuencia de como antes expresé.
ella no sólo se pretende justificar la Dejando a un lado los principios de
violación unilateral anterior al terri­ la Carta de las Naciones Unidas que,
torio dominicano y su ocupación mi­ según expusimos en otra ocasión, se
litar, sino que, además, pretende con­ violaron desde el principio por la
tinuarla definitivamente, o como dice presencia de tropas norteamericanas
en el párrafo 5 de la parte disposi­ en Santo Domingo, y que en conse­
tiva, hasta que ello se decida por la cuencia deben considerarse reprodu­
reunión de la OEA. Esto, a más del cidos en lo que respecta a esta pre­
escarnio -y es necesario reiterarlo- tendida "continentalización" de la
224 Femando Alvarez Tabío

agresión , la resolución tomada ayer en el caso se trata simplemente d<d


por la OEA plantea serios retos a la arreglo pacífico de una controversia.
Carta de nuestra Organización. En primer lugar, la llamada con­
En el párrafo 1 resolutivo de la troversia no tenía carácter internacio­
misma, se establece que las fuerzas nal originalmente. Al co1nienzo se
�ue apótten los Estados miembros trató de una cuestión privada entre
1 óperatán bajo la autoridad de esta los dominicanos, que degeneró en
décima reunión de consulta", nombre conflicto internacional precisa1nente
técnico de la reunión que, para ver­ por la intervención arbitraria de las
güenza de América, se celebra desde fuerzas armadas norteamericanas. En
hace úhéls días en la capital de los Es­ segundo lugar, la invasión del terri­
tatlos Unidos. Además, como ya diji­ torio de un país soberano por un es­
mos antes, en el párrafo 5 de la parte tado extranjero no constituye siinple­
resolutiva se dice que "la retirada de mente una controversia o una simple
la fuerza interamericana de la Repú­ diferencia entre estados que puede re­
blica Dominicana será determinada por solverse mediante mecanismos ad hoc.
esta reunión". Las normas de la Carta de la OEA.
El intento de creación de esta lla­ sólo hubieran podido invocarse en el
mada operación multilateral y los dos caso, no para intervenir en una cu.es­
párrafos que acabamos de mencionar, tión interna de un estado soberano,
plantean graves riesgos para el orden sino para juzgar al gobierno de los
constitucional de esta Organización de Estados Unidos por su acción arbi.
las Naciones Unidas y constituyen traria de invadir el territorio de la
una amenaza permanente a la sobe­ República Dominicana sin justifica­
ranía de todos los Estados de Amé­ ción alguna, a no ser la que da la
rica Latina. fuerza.

Examinemos ahora la tercera cues­ ¿Qué duda cabe que los actos arbi­
tión que he planteado. Admitiendo trarios del gobierno norteamericano
al invadir el territorio de otro estado
gratia arguendi la validez extrínseca
y que ahora pretende convalidar la
e intrínseca de los acuerdos de Was­
OEA, constituyen a la luz del dere­
hington, ¿puede la OEA ejecutar di­
cho actos de fuerza?
chos acuerdos sin la autorización del
Consejo de Seguridad? El gobierno de los Estados Unidos
ha desempeñado en este caso el papel
de "matón" de oficio, con la diferen­
Argumento delemable cia de que en este caso no se trata
..
propiamente de una querella calleje­
La Organización de los Estados Ame­ ra, sino de un estado soberano que
ricanos, como órgauo regional, no es­ no lo ha investido de autoridad para
tá legitimada para acordar ni mucho resolver sus querellas internas. Se tra­
menos aplicar medidas coercitivas sin ta simplemente de la asunción del
autorización del Consejo de Seguridad. papel de "matóñ ·de barrio" que se
Este es el único organismo internacio­ impone por la fuerza bruta y la coac­
nal con autoridad para emplear la ción entre sus vecinos más débiles.
fuerza. No voy a leer los artículos 52
y 53 de la Carta de las Naciones Uni­
Nos hallamos en presencia de
das, ya que son bien conocidos.
u n delito
El único argumento que ha tenido
a mano el representante de los Esta­ Cuando una autoridad legítimamen­
dos Unidos para negar la aplicación te constituida emplea la fuerza en
en este caso de los citados preceptos, una querella cualquiera, cumple un
es de lo más deleznable; esto es, que deber que le ha itnpuesto el derecho,
EL 7 DE MAYO DE 1965 225

mas cuando un tercero utiliza la fuer­ tuye, sin el menor asomo de duda,
za dentro de la casa del vecino, no una medida coercitiva por la senci·
nos hallamos en presencia de un acto lla razón de que se trata de imponer
de autoridad, sino de un delito. El por la fuerza una determinada con·
patrimonio de la coacción o la vio­ ducta a un estado independiente y
lencia es exclusivo de las autoridades soberano que ni siquiera ha sido acu·
sado de agresor.
legalmente constituidas para tal fin,
e incluso en el caso del domicilio aje­ A todo aquel que se le imponen
determinadas decisiones, se le está
no, no puede violarlo sin autorización
privando, en contra de su voluntad,
de su morador o sin el mandato de
�e todos los beneficios normalmente
la autoridad competente. protegidos por el derecho internacio­
Ni el gobierno de los Estados Uni· nal, tales como la soberanía, la inde·
dos ni la OEA están le�itimados con­ pendencia y la inviolabilidad de su
forme al derecho internacional codi­ territorio, así como la libertad de es ­
ficado para usar la fuerza. Aquél en coger el régimen político' económico
ningún caso, por prohibición expresa y social que le venga en gana.
de la Carta de las Naciones Unidas, La OEA no puede menoscabar los
y ésta sin la autorización del Consejo derechos y las obligaciones de los Es·
de Seguridad. La norma es bien clara: tados miembros de las Naciones Uni­
das, no sólo porque así lo dispone
no se aplicarán medidas coercitivas en
expresamente el artículo 10 del Tra­
virtud de acuerdos regionales o por
tado de Río, sino porque el artículo
organismos regionales sin autorización 103 de la Carta de las Naciones Uni­
del Consejo de Seguridad. das establece que en caso de conflicto
Aún aceptando lo inaceptable, es prevalecerán las obligaciones impues­
decir, que la OEA pueda acordar me­ tas por l a propia Carta.
didas coercitivas contra un Estado Es insostenible, por consiguiente,
iniembro como consecuencia de una que la OEA pueda acordar ni mucho
cuestión puramente interna -cuestión 1nenos aplicar de espaldas al Consejo
que en nada afecta la paz y seguridad de Seguridad, cualquier medida o ac­
internacionales y que, por ende, no ción coercitiva contra un estado ame­
es susceptible de acción regional con­ ricano, sea cual fuere el motivo o el
forn1e al artículo 52 de la Carta-, pretexto que se pretenda aducir.
aún en este caso la OEA no podría El gobierno de los Estados Unidos,
aplicar dichas medidas sin autoriza­ con la colaboración de la dudosa ma­
ción del Consejo de Seguridad, único yoría que logró en la OEA, ha que­
organismo internacional investido de rido utilizar esa organización como
una nueva "Santa Alianza" contra la
autoridad para emplear la fuerza.
libre determinación de los pueblos.
Calificar de medida pacificadora la Parece que el fracaso de la "Santa
invasión de un estado soberano, es de Alianza" del siglo XIX no le ha ser­
una peligrosidad que no es necesario vido de advertencia al pretender res­
destacar. El acuerdo pacífico de una taurarla en pleno siglo XX.
controversia supone un ' acuerdo de
voluntad entre las partes en litigio;
Las cosas deben volver al ser y
partes, desde luego, con personalidad estado en que se encontraban
internacional. Aquí se trataba de un
conflicto interno entre dominicanos. En síntesis y para terminar, soste·
nemos que el Consejo de Seguridad
debe adoptar medidas que compren·
l\iledidas coercitivas
dan los siguientes aspectos:
La acción de los Estados Unidos, 1) La acción unilateral de loa Es·
prüuero, y de la OEA, después, en­ tados Unidos en la República Domi­
vuelve el uso de la fuerza y consti- nicana constituye una flagrante vio-
226 Fernando Alvarez Tabío

lación del derecho internacional y de a una vieja regla bien conocida de


la soberanía, independencia e invio­ todos, las cosas deben volver al ser y
labilidad del territorio de dicha Re­ estado en que se encontraban antes
pública. de su consumación.

2. Los acuerdos de la OEA, con­ 5) Debe ordenarse al gobierno de


forme a una regla universal de dere­ los Estados Unidos que evacue inme­
cho, son nulos ab initio , y lo que diatamente las fuerzas militares bajo
es nulo en su origen ni el tiempo ni su mando que se hallan en el territo­
la confirmación extemporánea pueden rio de la República Dominicana, es­
convalidar. tado soberano y miembro de esta Or­
ganización.
3) En todo caso, los acuerdos de la
OEA no pueden ser ejecutados sin 6) Debe ordenar:;<! a la OEA que
autorización del Consejo de Seguridad. se abstenga de tomar acción alguna
4) Tratándose de la presentación encaminada a dar cumplimiento a su
de un hecho consumado, viciado de resolución, sin autorización del Con·
nulidad absoluta original, conforme sejo de Seguridad" .

'
Discurso pronunciado el 18 de mayo de 1965 por el
comandante Fidel Castro Ruz, Primer Secretario del
PURSC y Primer Ministro del Gobierno Revolucionario,
en el acto de .graduación del quinto curso de la Escuela
Básica para Oficiales de Matanzas, celebrado en el Po­
lígono de dicha Escuela.

Compañeros graduados del quinto primeros momentos; después, fueron


curso de la Escuela Básica para Ofi­ aumentando en intensidad. En la me­
ciales; dida en que crecía nuestra organiza­
Compañeras y compañeros invitados: ción, las tareas de tipo militar se ha­
Cuatrocientos ochenta alumnos des­ cían más técnicas y más complejas y
pués de un año de intensos estudios podíamos disponer de mayor número
se gradúan hoy del curso básico para de oficiales para prolongar los cursos.
oficiales. Esta graduación, su solem­
nidad, la marcialidad de los graduan­ Las primeras unidades en
dos, es el resultado del desarrollo de Playa Girón
esta Escuela Básica para Oficiales.
No surgió de la casualidad ni de Esta Escuela surgió -como les de­
la nada, surgió de la necesidad y se cía- en momentos difíciles y tiene
ha forjado con el estudio, la supera­ una hermosa tradición a raíz de la
ción y el trabajo. Esta Escuela se invasión de Playa Girón. Cuando en
organizó en 1960, cuando nuestras l� madrugada del 17 de abril de 1961
Fuerzas Armadas Revolucionarias con llegaron las primeras noticias de que
la incorporación masiva de las mili­ elementos enemigos estaban desem­
cias obreras y campesinas, y con la barcando en la zona de Playa Girón
adquisición de modernos equipos mi­ y Playa Larga, una de las unidades
litares, crecía extraordinariamente; que fueron inmediatamente moviliza­
mientras por otra parte, carecía de das, fueron los dos batallones... Creo
cuadros. Surgió de la necesidad de que, si mal no recuerdo, los efectivos
afrontar los planes agresivos de nues­ eran el equivalente de dos batallones.
tros enemigos, cuando ya en aquellos Se llegó a constituir un batal1ón de
días se podía vislumbrar la perspec­ tipo que llamábamos Batallón Pesa­
tiva de un ataque armado contra do, con sus morteros, sus ametrallado­
nuestor país, cuando cantidades con­ ras, sus armas de infantería que fue
siderables de armas de distinto tipo inmediatamente movilizado y empren­
necesitaban dotaciones; cuando, en fin dió la marcha hacia la Ciénaga de
se aproximaba el combate. Así surgio 1
Zapata.
la Escuela para los Oficiales de Mili­ En las primeras horas de aquella
cia, en primer lugar, que habían sido mañana, el enemigo, con su ataque
seleccionados en los distintos batallo­ traicionero, empleando aviación, pa­
nes de milicianos en todo el país. racaidistas, tanques, equipo de desem­
Al principio, los cursos eran menos barco, facilitado por el imperialismo
intensos, sólo de tres meses en los yanqui, trataba de tomar todas las

227
228 Fidel Castro

entradas de la Ciénaga de Zapata. Era se han ido desarrollando la técnica y


necesario garantizar para nuestras la capacidad combativa y los cuadros
Fuerzas Armadas una vía de acceso de nuestras Fuerzas Armadas Revolu­
del ladD de allá de l a Ciénaga, y co- cionarias.
1ne11zar inm�diatamente el ataque De nu1nerosas escuelas salieron los
contra el enemigo; y esa misión corres­ ho1nbres que hoy inanejan los distin­
pondió a los alumnos de la Escuela tos equipos militares de nuestras Fuer­
.Básica de 1'1atanzas. El batallón in­ zas A.nnadas. Escuelas ha hecho mu­
tegrado por aquellos compañeros, se chas la Revolución, escuelas de todos
posesionó de la carretera de Jagüey los tipos, entre ellas, escuelas milita­
Grande a Playa Larga y entabló in- res. Y hay algo que he1nos aprendido
1nediatn1nente combate contra las fuer­ de esta experiencia, y es que siempre
zas cne1nigas, a pesar de que en esos que cualquier plan, cualquier pro­
instantes el enemigo disponía de ar­ pósito se organizó conjuntamente con
Lillería, de inorteros pesados y de Jas escuelas, todo ha marchado bien
tanques, y de que nuestras fuerzas en y ha alcanzado extraordinarios gra­
esos inomentos sólo podían contar con dos de progreso . Cualquier proyecto
sus armas de infantería. cualquier plan que ha nacido junto
Entre los primeros con1baticntes que con las escuelas, ha tenido éxito; y
cayeron, gloriosa y heroicamente aque­ cuando algunas cosas no marchan tan
lla nla1iana, estaban alumnos de Ja bien, cuando algunos aspectos de las
Escuela Básica de i\fatanzas. 1núltiples actividades de nuestro país,
Recordamos la ocasión en que aquel no nos pueden satisfacer enterame11-
curso se gi·aduó, y el dolor que nos te, observamos inmediatamente que
ocasionaba a todos la ausencia de falta experiencia, que faltan conoci-
aquellos compañeros que no habían 1nientos, que faltan cuadros: es decir,
podido tenninar su curso. Y fue en que han faltado escuelas. Y si son mu.
aquella ocasión que nosotros expre­ chas Jas escuelas que se han hecho
sa1nos una frase que ahora la hemos de todos los tipos y para todas las ac­
leído aquí 1nientras hacían la historia tividades, la experiencia nos demues­
ele la Escuela, ele que: "aquellos com·­ tra que aún no son suficientes, y que
pañeros no se habían graduado en el es u n magnífico sistema cada vez que
Curso de Oficiales, pero se habían se quiere hacer algo, en cualquier
graduado con10 héroes eternos de la orden, cada vez que se quiere desarro­
Patria". llar algo, junto con el plan fundar
las escuelas.
Afortunadamente, en nuestras Fuer­
Logrado u n gran progreso en las FAR zas Annadas han abundado las escue­
las. La necesidad de defendernos que
Fue así forn1ándose e l espíritu y l a fue una de las necesidades fundamen­
tradición d e esta Escaela. Nuevos cur­
tales del país, nos hicieron compren­
sos vinieron después, nuevas gradua­
der esa necesidad y nuestras escuelas
ciones. Este curso de hoy puede de­
funcionaron con efectividad, y fun­
cirse que expresa ya cabalmente todo
cionaron al ritmo de la situación, por­
Jo que ha progresado esta escuela,
que aún cuando había que aprender
todo lo que ya se ha superado esta
a manejar un arma en 30 días, aun­
escuela , toda la experiencia que han
que normalmente un curso llevara
acumulado sus profesores y sus direc­
muchos meses, se aprendió a manejar
tores. Muestra también todo lo que
el arma en 30 días.
han progresado nuestras Fuerzas Ar-
1nadas Revolucionarias.
Naturalmente que hoy son n1uchas Ninguna de las Armas se ha
las escuelas militares que funcionan quedado en los arsenales
en el país, y son muchos los conoci­
mientos adquiridos no sólo en el país, Así fue cómo en cada uno de los
sino también fuera del país. Y ha 1nomentos de peligro, ninguna de
sido precisarnente con escuelas, cón10 ·
nuestras armas se han quedado en
EL 18 DE MAYO DE 1965 229

los arsenales, ninguna de nuestras �lr­ das en la medida en que la Patria lo


mas se han quedado en los depósitos. ha necesitado-, cómo se ha ido tecni­
Así ha sido posible que cada vez que ficando, y cómo ha ido cumpliendo sus
nos encontramos en peligro, hay más obligaciones.
hombres que armas, y no se queda Algunos otros compañeros gradua­
guardado ni un fusil viejo, porque dos aquí se incorporaron después a las
para nosotros todas las armas pueden Fuerzas Armadas Revolucionarias. Pe­
servir para algo. Y cuando no tenía­ ro la historia de nuestras Fuerzas Ar­
mos "Fal", cuando no teníamos avia­ madas no se escribió sólo en las mon­
ción, ni artillería, ni tanques, ni ar­ taiias, surgieron en las montañas, sur­
mas automáticas, sabíamos muy bien . gieron de un grupo muy pequeño,
lo que ;e podía hacer con un fusil muy reducido, de hombres que en de­
de cerrojo de seis balitas. Y 1nuchos terminado momento llegamos· a ser,
combates fueron librados y fueron ga­ no doce como se decía, sino siete
nados con estos fusiles de cerrojo de hombres armados. Poco a poco fue
seis balitas, o de cinco balitas. Apren­ creciendo, despacio al principio, a un
dimos la importancia que toda arma ritmo acelerado después; la pequeña
tiene en la lucha, y por eso, nunca patrullita se fue convirtiendo en co­
hemos desechado ninguna arma; y lumna, y la primera columna se fue
cuando recibimos anuas nuevas, las convirtiendo en muchas columnas.
viejas las engrasamos y procuramos Pero la historia no se ha escrito sólo
también tenerlas listas. en las montañas, hay quienes han es­
En las Fuerzas Armadas las escue­ crito la historia en las montañas y
las han jugado un papel fundamenta­ la han seguido escribiendo después.
lísimo, y esta graduación, -les decía­
Pero en esa columna de la Patria
es la impresión de esa realidad. En
en marcha se han incorporado en los
la marcialidad, la disciplina, la co­
años sucesivos nuevos hombres para
rrecta formación, la perfección y has­
engrasarla y para fortalecerla.
ta incluso, la elegancia con que mar­
chaban los bloques, se veía eso. Y yo Y la historia se ha escrito después
les decía a algunos compañeros: "Ya del Primero de Enero también, en los
este- ejército nuestro no se parece a combates contra los reaccionarios, en
nuestro ejército guerrillero". Y es que los combates contra los agentes deJ
n�estros guerrilleros; nuestros solda­ . enemigo imperialista, en la lucha con-
dos que en una ocasión pasaron por tra las agresiones de los imperialistas;
aquí también, con aquella vanguardia se ha escrito la historia de nuestras
del compañero Camilo Cienfuegos de­ Fuerzas Armatlas en los combates con­
lante, y aquí hicieron rendir un re­ tra las bandas mercenarias del Escam­
gimiento, que ya de paso estaba ren­ bray que asesinaban campesinos, que
dido, porque era una guerra perdida asesinaban a maestros como Conrado
para ellos, y por aquí pasaron por esa Benítez, que asesinaban incluso briga­
carretera en camiones, nuestras co­ distas que estaban enseñando a leer y
lumnas y nuestros soldados. Muchos escribir a los campesinos, como a Ma­
de los que hoy se gradúan aquí re­ nuel Ascunce; en la lucha contra
cordarán aquel día y podrán consta­ aquellas bandas, armadas por los im­
tar todo lo que desde entonces han perialistas, inspiradas por los terra­
aprendido, han progresado, y se han tenientes y los explotadores, se escri­
superado. bió también la historia; en la tena­
cidad con que nuestros hombres los
La historia no se ha escrito sólo combatieron y los aniquilaron en Jos
en las montañas c,ombates de Playa Girón; en las lu­
chas contra cada una de las acciones
Y es realmente para todos nosotros enemigas, contra sus actos de sabota­
un moLivo de satisfacción poder cons­ je, contra. sus ataques piratescos. �fi­
tatar este progreso, ver cómo se ha les de hombres, miles y miles en dis­
ido desarrollando nuestra Patria -y tintos puntos del país montan guar­
con nuestra Patria sus Fuerzas Arma- dia, cuidan nuestras costas y nuestras
230 Fidel Castro

riquezas, defienden a la Revolución; los reaccionarios, que para aquellos


y muchos hombres han derramado su que defienden una causa justa y re­
sangre en esa lucha en cada uno de volucionaria tiene un sentido muy
los combates. distinto que para aquellos que son
.
educados y preparados para servir a
los opresores y a los explotadores­
Los hombres sin vacilación
la carrera militar se convierte cada
y sin miedo vez más en una técnica compleja y
difícil, se convierte cada vez más en
Viene a ini memoria aquel día de una técnica, y no en uria técni�a es�
la explosión de "La Coubre" -cuan­ tática, o más que en una técnica si
do estaba siendo descargado por hom­ se quiere decir en una ciencia, y no
bres de nuestra Fuerzas Armadas­ en una ciencia estática, sino en una
los soldados que murieron allí, y los ciencia dinámica, porque continua­
soldados y policías que murieron tam­ mente van cambiando las tácticas y
bién durante la segunda explosión continuamente van cambiando las ar­
mientras socorrían a sus compañeros. mas, y continuamente hay que estarse
Los obreros caidos allí constituyen un adaptando a situaciones nuevas, a ar­
saldo de decenas y decenas de víctimas mamentos nuevos; y hay que conocer
a consecuencia del criminal y cobarde profundamente cuáles son las armas
acto de sabotaje perpetrado como del enemigo, y las tácticas del enemi­
otros tantos y otros muchos por los go, y la psicología del enemigo, adap­
enemigos de nuestro pueblo, de nues­ tarse a esas tácticas, a esa psicología,
tros trabajalores, de nuestros campe­
a esas armas; porque siempre en la
·

sinos; por los enemigos de nuestra


guerra, además del valor la inteligen­
Revolución. Recordamos los días de . .
cia, juega un papel decisivo, el usar
la Crisis de Octubre, a nuestros hom­ inteligentemente las armas, el condu­
bres en las posiciones de combate, en
cir inteligentemente a los hombres es
las trincheras, sin vacilaciones y sin
fundamental en toda guerra.
miedo, dispuestos a afrontar cual­
Y nosotros si somos atacados no
quier tipo de riesgo.
tendríamos que enfrentarnos a un en�­
Por eso ha ido creciendo nuestra migo impreparado, sino a un enemi­
fuerza, y seguirá creciendo, y nuevos go preparado, que trata de perfec­
y nuevos valores se incorporarán ya cionar y de modernizar cada vez más
en nuestras escuelas. Se va incorpo­ sus armas.
rando también la nueva generación Pero a ese enemigo ni lo subesti­
de jóvenes, los que se destacan en mamos ni lo sobreestimamos. Ellos
nuestras unidades, como los jóvenes nos subestimaron a nosotros, subesti­
de nuestro glorioso Batallón Fronte­ maron a nuestro pueblo, subestimaron
rizo -allí de cara a cara y frente al a nuestra Revolución, subestimaron a
enemigo- de donde se seleccionan os � nuestro ejército, y creyeron que aqu1
,

mejores, los más destatados, para in­ iban a poder desembarcar e instalar
gresar en nuestras es�uelas militar�s, su brigada mercenaria, y allí detrás
al igual que se seleccionan los meJO· de la brigada un gobierno de títeres,
res hombres de todas las unidades. y detrás de los títeres los miserables
de la OEA para santificar el crimen.
Hay que conocer las ramas Nos subestimaron, subestimaron a
del enemigo nuestra Revolución y a nuestro pue­
blo cuando creyeron que con sus blo­
Así ha 'crecido y se ha desarrollado queos económicos, con su hostilidad
nuestra fuerza. Y cada día que pasa incesante, que volcando contra nues­
es mayor la organización, mayor la tro pequeño país el peso de su pode­
disciplina, mayores los conocimiento