Está en la página 1de 9

Rosario a la Sagrada Familia I

 Es una oración sencilla y profunda, cuyo propósito es contemplar la vida familiar, no con nuestra mirada sino con la mirada de Dios.
Orar por la familia es pedir por su unidad, darle fuerza ,solidez y  defenderla de amenazas que la desintegren.
Se descubre a la familia en una perspectiva trinitaria y humana distinguiendo cinco misterios: la unidad del PADRE; la iluminación del
ESPÍRITU SANTO; la fraternidad de JESÚS; el modelo de MARÍA y el silencio de JOSÉ.

  FORMA DE REZARLO:
Se utiliza un Rosario. Se inicia con el Padre Nuestro , una oración ; y en lugar de las Aves Marías se dice la invocación: Sagrada Familia y se
responde : Mantén mi familia unida (10 veces seguidas); en cada misterio se propone una letanía referente a la vida familiar y el  misterio que
corresponda (se pueden añadir invocaciones) 
y se termina con el rezo del Ave María y el Gloria.
V. Sagrada Familia : 
R. Mantén mi familia unida.

Se utiliza un rosario común.

 Invocamos la presencia de Dios...


       
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

EN EL 1º. MISTERIO CONTEMPLAMOS: 
LA UNIDAD DEL PADRE

Padre Nuestro
V. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la
tentación, y líbranos del mal.
Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor.  Amén

 ORACIÓN AL PADRE 
Padre bueno, Tú que enviaste a tu Hijo nacido de María,  ayúdanos en la unidad familiar para ser imagen de Tú Amor; que esta oración sea vínculo
de unión entre vos Padre y nuestra familia (Apellidos). Amén.

V/ Sagrada Familia de Nazaret:  


R/ Mantén mi familia unida (10 veces)

Letanía al Padre,                                                                                


 R/ Unenos Padre

Para vencer mis miedos...


Para someter mis desacuerdos...
Para compartir mis experiencias ...
Para refrenarme en lo que hable... 

Para comprender las correcciones...


Para sujetar mis abusos...
Para refrenar mis gritos...
Para superar mis impaciencias...

Para dominar mis desobediencias...


Para estrechar mis lazos...
Para derrotar los problemas...
Para apoyar en la adversidad...

Para unirme en la desgracia...


Para vencer mis egoísmos...
Para domar mis intereses...
Para refrenar mi comodidad...

Ave María
V. Dios te salve María, llena eres de gracia
el Señor es Contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de Tu vientre Jesús.
R. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores Ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

V/ Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, 


R/ como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén.
EN EL 2º. MISTERIO CONTEMPLAMOS: 
LA ILUMINACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

Padre Nuestro
V. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la
tentación, y líbranos del mal.
Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor.  Amén.

 ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO


Espíritu Santo, esposo que iluminas las mentes y los corazones de tus hijos ,guía a todos los miembros de la familia (Apellidos) a gozar  siempre de
tus siete sagrados dones. Amén.  

V/ Sagrada Familia de Nazaret: 


R/ Mantén mi Familia unida (10 veces)

Letanía al Espíritu Santo                                             


   R/ Espíritu de Dios ilumínanos.

Para percibir lo que nos une...


Para darnos tiempo de platicar...
Para encontrar amor en el conflicto...
Para someter mis enojos...
Para saber educarnos como Padres...

Para saber educarnos como Hijos...


Para encontrar momentos dedicados a Ti...
Para saber conciliar...
Para saber escuchar...

Para vencer mis caprichos...


Para dominar mis explosiones...
Para encontrar paciencia...
Para dar el ejemplo...

Para no callar ante la injusticia...


Para tratar a todos por igual...
Para compensar mi soledad...
Para aclarar mis confusiones...
Para definir mis sentimientos...

Ave María
V. Dios te salve María, llena eres de gracia
el Señor es Contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de Tu vientre Jesús.
R. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, Ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

V/ Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, 


R/ como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén.

EN EL 3º. MISTERIO CONTEMPLAMOS: 
La fraternidad de JESÚS

Padre Nuestro
V. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la
tentación, y líbranos del mal.
Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor.  Amén

 ORACIÓN AL SEÑOR JESÚS


Señor Jesús, Hijo de María, que tu presencia eucarística sea manantial de agua viva, para formar en nuestras familia (Apellidos) un solo cuerpo como
fuente inagotable del perdón mutuo. Amén.

V/ Sagrada Familia de Nazaret: 


R/ Mantén mi familia unida ( 10 veces)

Letanía al Hijo:        
   R/ Dános el poder de perdonar.                                                                                       
Por el dolor que siento...
Por los celos incontrolados...
Por la ira que me invade...
Por el enojo que me domina...

Por mis gestos de rechazo...


Por el trabajo impuesto...
Por el olvido...
Por la traición...

Por mi gran soberbia...


Por el regaño injusto...
Por la incomprensión...
Por el desvío de las miradas...

Por el saludo no contestado...


Por el desprecio...
Por la humillación...
Por la humillación pública...

Por la rebelión sentida...


Por los espectáculos provocados por mi...
Por mis explosiones no controladas...
Por quien quiere destruir mi familia...

Ave María
V. Dios te salve María, llena eres de gracia
el Señor es Contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de Tu vientre Jesús.
R. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores Ahora, y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

V/ Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, 


R/ como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén.

EN EL 4º. MISTERIO CONTEMPLAMOS: 
EL MODELO DE MARÍA 

Padre Nuestro
V. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la
tentación, y líbranos del mal.
Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor.  Amén

 ORACIÓN A NUESTRA MADRE MARÍA     


María, Madre de Dios y Madre nuestra concede a todas las mujeres de la familia (Apellidos), ser vínculo de unidad entre todos los miembros de
nuestro hogar, que hagan resplandecer tu presencia divina al interior de nuestra casa.

V/ Sagrada Familia de Nazaret:  


R/ Mantén mi familia unida   (10 veces)

Letanía a María :                                                                 


   R/ Enséñanos a compartir

Para ser digno de esta familia...


Para sacrificar mi comodidad...
Para remediar el mal...
Para ser merecedor de mi libertad...

Para contribuir en las necesidades...


Para ser responsable...
Para vencer la esclavitud del pecado...
Para cumplir el mandato del amor...

Para curarme de mi ceguera...


Para curarme de mi sordera...
Para superar mi parálisis...
Para levantarme de mi flojera...
Para acompañar en la enfermedad...
Para caminar en tu presencia...
Para responder a la sociedad...
Para renunciar a lo que me sobra...
Para que todos tengamos lo necesario...

Ave María
V. Dios te salve María, llena eres de gracia
el Señor es Contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de Tu vientre Jesús.
R. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores Ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

V/ Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, 


R/ como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén.

EN EL 5º. MISTERIO CONTEMPLAMOS:  
EL SILENCIO DE JOSÉ.

Padre Nuestro
V. Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
R. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la
tentación, y líbranos del mal.
Tuyo es el reino, el poder y la gloria por siempre Señor.  Amén

 ORACIÓN A SAN JOSÉ


San José bendito, que aprendiste a comunicarte con Dios en el silencio de la vida de todos los días. Tú que con Jesús y María orabas intercede por
todos los varones de nuestra familia (Apellidos) para que aceptemos y cedamos en lo que no podemos cambiar. Amén.

V/ Sagrada Familia de Nazaret:  


R/ Mantén mi familia unida. ( 10 veces)

Letanía a San José                                             


 R/ Que nuestro silencio hable.

Para consolar al triste...


Para dar un consejo...
Para alabar a Dios en todo momento...
Para tratar con respeto a todos...

Para soportar la rutina diaria...


Para hablar con bendiciones...
Para alejar las maldiciones...
Para encontrarte en todos los rostros...

Para verte en el enfermo...


Para dar ánimo al caído...
Para encontrar el sentido de la vida...
Para ayudar al deprimido...

Para ayudar a soportar el dolor...


Para aceptar que no tengo el bienestar con que sueño...
Para que todos tengamos trabajo...
Para entender mis limitaciones...

Para dar sin recibir...


Para encontrarte en esta familia...

Ave María
V. Dios te salve María, llena eres de gracia
el Señor es Contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de Tu vientre Jesús.
R. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores Ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

V/ Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo, 


R/ como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén
 ORACIÓN FINAL
 Dios trino y uno, en quien encuentra origen y fundamento toda relación familiar, escucha nuestras súplicas por la familia (Apellidos) y concédenos
imitar las mismas virtudes y el amor de la Santa Familia de tu Hijo, a fin de que reunidos todos en tu casa, podamos algún día gozar de la felicidad
eterna. Amén.

V/ Sagrada Familia de Nazaret: 


R/ Mantén mi familia unida...

Guía: Terminamos invocando la presencia de Dios...

+ En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Novena

Oración preparatoria
(Rezar todos los días de la Novena)
 
Señor, haz de nuestro hogar un sitio de tu amor. Que no haya injuria, porque tu nos das comprensión, que no haya amargura, porque tu nos alientas.
Que no haya rencor porque tu nos das perdón. Que no haya abandono, porque tu estás con nosotros. Que sepamos marchar hacia ti, en nuestro diario
vivir. Que cada mañana amanezca un día mas de entrega y sacrificio. Que cada noche nos encuentre con mas amor de esposos y de padres. Haz de
nuestros hijos lo que tu anheles, ayúdanos a educarlos. Haz que nos esforcemos en el consuelo mutuo, y que hagamos del amor un motivo mas para
amarte. Amén.

Día primero
Jesús, María y José, hoy queremos ser reflejos de vuestra unión, de vuestra perseverancia, de vuestro amor filial, intercedan para que nuestras
familias sean fiel reflejo de las de ustedes, que reine la comprensión y el entendimiento.

 
Oración Final
(Rezar al final de cada día de la Novena)

Señor nuestro Jesucristo, que junto con María y José consagraste con inefables virtudes la vida doméstica, haz que por intercesión de ambos sepamos
instruirnos con el ejemplo de tu sagrada familia. Elevemos nuestras oraciones a ti señor, para poner nuestra familia bajo tu mirada, te pedimos la
acompañes, la asistas en sus necesidades, la mantengas en amorosa unión y guíes sus pasos hasta conseguir tu eterna compañía en el cielo. Que en
ella cada hijo aprenda de Jesús, la obediencia, el estudio y el trabajo. Que cada mujer aprenda de María, la humildad y el espíritu de sacrificio. Que
cada hombre aprenda de José a amar a Jesús y a su familia con fidelidad y rectitud.
Amén.

Día Segundo

Jesús, ayúdanos a educar a nuestros hijos, que aprendamos de tu amor de hijo, que podamos transmitirles tu carisma, que aprendan de ti, la
obediencia, que amen el estudio y el trabajo.

Día Tercero

María, que cada mujer de nuestras familias, aprendan de ti, la humildad, la paciencia, el espíritu de servicio, la entrega, el amor. Te lo pedimos por
Jesucristo nuestro señor.

Día Cuarto

San José, que los hombres aprendan a amar sus familias, con fidelidad y rectitud. Querido san José, ayúdanos a ser persistentes en la oración.

Día Quinto

Jesús, María y José, junto a ustedes no tiene lugar la tempestad, ustedes son nuestro refugio. Auméntanos sagrada familia, nuestra fe, para sabernos
aunados con ustedes.

Día Sexto

María, como madre y protectora de tu hogar, cobija a nuestras mujeres y a nuestras madres para que ellas también sean como tu medianeras en las
dificultades que se nos presentan. Por jesucristo nuestro señor.
Día Séptimo

Amado san José, que en los momentos de crisis dentro de nuestras familias, que los hombres imitemos tu temple, tu cordura, tu fidelidad, tu amor
incondicional y tu perseverancia en la fe. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro señor.

Día Octavo

Señor, como tu queremos imitarte como hijos obedientes, respetuosos de nuestros mayores, que sepamos callar cuando algo no nos agrada, que
sepamos hablar cuando nuestra familia necesita nuestra palabra y nuestra opinión.

Día Noveno

Sagrada familia de Jesús, María y José, que sepamos siempre dar todo lo mejor de nosotros, que sepamos ceder en nuestra convivencia diaria. Que
cambie yo mi postura, y complacer a mi prójimo. Que entendamos en la felicidad de nuestra familia, estará también nuestra propia felicidad. Que
entendamos que dando se recibe.

NOVENA A LA SAGRADA FAMILIA

ADVERTENCIAS PARA HACER ESTA NOVENA

El modo y tiempo más a propósito de hacer esta Novena a la Sagrada Familia, es siempre que la devoción lo dictare o la necesidad lo pidiere. Y para
alcanzar con más seguridad lo que en ella se pide será bueno purificar la conciencia recibiendo los Santos Sacramentos de la Confesión y Comunión,
lo que podrá hacerse el primer día o en cualquier otro de la Novena, para que de esta suerte, limpios de corazón, sean más eficaces las peticiones y
Dios nos las conceda propicio, y puede asegurarse que con estas diligencias se logrará la gracia que se pretende alcanzar en esta Novena, si es que
conviene para nuestra salud espiritual y corporal.

MODO DE HACER LA NOVENA


Puestos de rodillas delante de una imagen de la Sagrada Familia, se santiguará y luego dirá todos los días el siguiente:

ACTO DE CONTRICIÓN
¡Oh Padre de misericordia! aquí me tenéis arrepentido de todas mis culpas; tened piedad de mi. Me pesa de haberos ofendido porque sois sumamente
bueno y digno de ser amado sobre todas las cosas. Con la ayuda de vuestra gracia, renuevo el propósito firme de no pecar más. Jesús, José y María,
sed mis protectores para que huya de toda ocasión y peligro de caer en pecado, y que nada haya que sea capaz en adelante de hacerme faltar a este
propósito y apartarme del amor y servicio de Dios. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS


¡Oh Jesús, Redentor nuestro amabilísimo! que viniendo del cielo para ilustrar al mundo con la doctrina y el ejemplo, quisiste pasar la mayor parte de
tu vida mortal en la humilde casa de Nazareth, sujeto a María y a José, consagrando aquella Familia, que había de ser en adelante el modelo de todas
las familias cristianas. Recibe benigno esta familia, que ahora se entrega toda a Tí. Protégela y guárdala, y confirma en ella tu santo temor,
juntamente con la paz y concordia de la caridad cristiana, para que se haga semejante al divino ejemplar de tu Familia, y todos cuantos la
componemos consigamos la eterna bienaventuranza.

¡Oh amantísima María, Madre de Jesucristo y Madre nuestra! haz por tu piedad y clemencia, que Jesús acepte nuestra consagración, y nos conceda
sus beneficios y bendiciones.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS


¡Oh Sagrada Familia de Nazareth! Vednos aquí postrados humildemente a vuestros pies para manifestaros nuestro amor e implorar vuestro poderoso
patrocinio. Os reconocemos y confesamos por la Familia más santa, el modelo incomparable y perfecto de todas las familias. Os pedimos, Santos
Protectores nuestros, echéis una mirada de piedad sobre todos los que constituimos la familia de esta casa. Haced que el Espíritu Santo con el fuego
ardiente de su caridad, consuma todo aquello que pueda separarnos de vuestro amor. Alcanzadnos aquellas gracias que sabéis necesita nuestra familia
y ardientemente desea nuestro corazón. Perdonadnos, si es que nuestra devoción hacia Vos no ha sido hasta ahora todo lo viva y ferviente que
debiera. Acogednos bajo vuestro fidelísimo amparo; miradnos como cosa vuestra y protegednos en todos los peligros y adversidades. Amén.

DÍA PRIMERO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria para todos los días.

ORACIÓN
Dulcísimo Jesús, que por vuestro amor quisisteis aparecer en el mundo entre humildes en un pobre y abandonado establo, ser envuelto en míseros
pañales y vivir sujeto a todas las privaciones y penalidades comunes a todos los hombres. Aquí nos tenéis a vuestros pies postrados, con nuestro
corazón oprimido por el dolor de nuestras pasadas faltas. ¡Cuánto sentimos, oh dulce y querido Niño, el haberos ofendido! Aceptad esta Novena que
os ofrecemos, en desagravio de cuanto por nuestra miseria o malicia hayamos hecho ofensivo a vuestra bondad y misericordia, y para consolaros y
acompañaros en tantos sacrificios como realizasteis, durante vuestra infancia. Vos que vinisteis a la tierra para abrasarla en el fuego de vuestro amor,
inflamad nuestros corazones, ¡oh Jesús mío! a fin de que entregados a Vos sin reserva, seáis el único objeto de nuestras aspiraciones. Por piedad ¡oh
buen Jesús! no nos desechéis, ni permitáis que nuestros tibios corazones cesen jamás de amaros con fervor. ¡Oh María, dulcísima Reina mía! ¡Oh
José, esperanza de los mortales! os rogamos intercedáis con vuestro divino Hijo para que acepte esta ofrenda y nos una a El para siempre, con los
lazos de su santo amor. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia

DÍA SEGUNDO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria como el día primero.

ORACIÓN
¡Oh Príncipe soberano, Dios inmenso e incomparable! En nombre de todas las criaturas te doy infinitas gracias por tu venida al mundo en carne
mortal para sacarnos del cautiverio de la culpa y librarnos de la tiranía del mal, estableciendo la paz entre Dios y los hombres. Seáis mil veces bien
venido, dulcísimo Jesús mío, a buscarme como oveja extraviada para enseñarme el camino de la salvación y abrirme las puertas de la eterna morada.
Dadnos el don de vuestro santo amor para que abrasado nuestro corazón en sus dulcísimas llamas cantemos vuestras bondades aquí en la tierra y
después hagamos coro con los moradores del cielo eternamente. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia.

DÍA TERCERO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria como el día primero.

ORACIÓN
¡Oh amado Jesús mío! ¿Cómo es que siendo lo que sois, el Rey de reyes, el Rey de cielos y tierra, el Hijo de Dios, quisiste nacer en un establo, pobre
y desamparado de todos; y siendo Creador de cuanto tiene ser, vivisteis sujeto a José y a María? Nadie en efecto os acompaña y asiste más que la
Virgen María, vuestra santísima Madre, y su privilegiado esposo San José. ¡Con que gozo me uniría yo también a Ellos para haceros compañía y
aprender de cerca las admirables lecciones de humildad, obediencia y desprecio de todo lo terreno que nos dais!. Dignaos recibirme, aunque estoy
persuadido de que no lo merezco, pero resuena en mi corazón la dulce voz con que me llamáis. Aquí me tenéis, pues, amado Jesús, todo lo dejo en
este día para estar aquí con Vos. Si hasta ahora he andado buscando equivocadamente los placeres del mundo, ya, merced a la luz que comunicáis a
mi mente, no quiero ni pretendo otra cosa que vivir siempre unido a Vos que sois la alegría de los cielos y el sincero y verdadero amante de mi alma.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia

DÍA CUARTO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria como el día primero.

ORACIÓN
Oh Virgen María, toda mi esperanza y consuelo, después de Jesucristo; gracias te doy por los incontables favores que me has alcanzado hasta la hora
presente y por los males de que me has librado. Dígnate, Madre mía, continuar dispensándome tu valiosa protección, especialmente para que no caiga
en pecado. Te encomiendo mi cuerpo y mi alma, para poderlo emplear, con tu ayuda, en servicio tuyo, de tu Hijo Santísimo y en el de tu privilegiado
Esposo, proponiéndome evitar todo pecado mortal el resto de mi vida. ¡Oh Madre mía! que no pierda yo la gracia de Jesús, sino que mi alma
adornada con las virtudes celestiales, sea digna morada de tan Sagrados Huéspedes; haced que mi fervor a Vos sea cada día más grande para poder
amaros de todo corazón y que mis labios no cesen en todo tiempo de bendecir los sacratísimos nombres de Jesús, José y María, con la alegría y gozo
santo con que los bendicen los moradores del cielo y los justos de la tierra, y con el que deseo ardientemente sean también benditos y alabados por
todas las criaturas. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia.

DÍA QUINTO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria como el día primero.

ORACIÓN
Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre mía, con todo el afecto de mi corazón y con toda mi alma, me consagro y me entrego a Vos en este
día , con el deseo de que seáis mi abogada y especial protectora, esperando de vuestra piedad inmensa que os dignéis interceder con vuestro divino
Hijo para que con el auxilio de su santa gracia me aparte de toda ocasión de ofenderle y aproveche las que se me ofrezcan para agradarle. Deseo
ocuparme siempre, pero especialmente en este tiempo, en el servicio de mi Dios y en el vuestro. Renuevo ahora todos mis propósitos de enmendar mi
vida, refrenar mis pasiones, contener los ímpetus desordenados de mi corazón y seguir fielmente las inspiraciones de la gracia. Ayudadme, Madre
mía, para que así lo cumpla. Sed mi Madre todos y cada uno de los días de mi vida; haced que la última palabra que pronuncien mis labios en la hora
de mi muerte, sea vuestro nombre bendito con los de Jesús vuestro Hijo, y José vuestro purísimo Esposo, para que defendida mi alma con tan
poderoso escudo, al desprenderse de este cuerpo miserable, pase a las mansiones eternas de la gloria a bendeciros y alabaros por todos los siglos de
los siglos. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia.

DÍA SEXTO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria como el día primero.

ORACIÓN
¡Oh Virgen benditísima! Inmaculada Reina y Madre mía, refugio y consuelo de los pecadores: postrados ante vuestro trono, con todos los que
formamos esta familia, os elegimos por Señora, Madre y Abogada nuestra, y todos nos dedicamos y consagramos para siempre a vuestro servicio,
suplicándoos humildemente nos admitáis en el número de vuestros siervos, y a todos nos toméis bajo vuestro amparo, ayudándonos en vida y sobre
todo en la hora de nuestra muerte. Bendecidnos Señora, a todos los que somos miembros de esta familia y no permitáis que ninguno en adelante
ofendamos a Dios. Defendednos en las tentaciones, socorrednos en las necesidades, libradnos de los peligros, inspiradnos en las dudas, consoladnos
en las aflicciones, asistidnos en las enfermedades, principalmente en la última de nuestra vida. No permitáis ¡oh santa Madre de Dios! que el común
enemigo pueda gloriarse de tener esclavo suyo a ninguno de nosotros, después de habernos consagrado a vuestro amor y servicio, sino que todos
tengamos la dicha de ser siempre vuestros y llegar un día al reino de la gloria para estar en vuestra compañía, en la de vuestro Hijo Santísimo, nuestro
divino Redentor, y en la de vuestro amadísimo esposo San José, para bendeciros y alabaros por los siglos de los siglos. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia.

DÍA SÉPTIMO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria como el día primero.

ORACIÓN
Poderosísimo San José; cuando en medio de las angustias y necesidades que en este valle de lágrimas nos rodean, levantamos nuestros corazones
afligidos al cielo, parécenos escuchar una voz amorosa que nos dice: «Acudid a José y él os dará el remedio que necesitáis.» Por eso recurrimos a
Vos bondadoso Patriarca, y con todo el fervor de nuestro afligido corazón os pedimos que desde el trono de gloria en que os colocaron vuestros
merecimientos, escuchéis propicio nuestras súplicas y aceptéis esta Novena con que os obsequiamos, en reconocimiento del gran favor que nos
dispensáis al escuchar nuestras súplicas con vuestra santísima Esposa y el bendito Niño Jesús. Humildemente confesamos que las tribulaciones que
nos afligen son la pena merecida por nuestros pecados y, arrepentidos de haberlos cometido, pedimos a Dios perdón de todo ellos. Alcanzádnoslo,
amorosísimo San José, y por el amor que profesasteis a vuestro Jesús y María y por la autoridad que sobre Ellos ejercisteis aquí en la tierra,
interceded ahora por nosotros en el cielo, escuchando nuestras peticiones y presentándolas Vos mismo a vuestra Esposa Inmaculada y a vuestro
divino Hijo, para que sean favorablemente despachadas, para mayor gloria de Dios, de la Santísima Virgen y vuestra. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia.

DÍA OCTAVO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria como el día primero.

ORACIÓN
Castísimo José, esposo de María; me gozo de veros elevado a tan sublime dignidad y adornado de las más heroicas virtudes. Por los dulcísimos
ósculos y estrechísimos abrazos que disteis al divino Niño Jesús, os suplicamos nos admitáis en el número de vuestros devotos. Proteged a todas las
familias y alcanzadnos a todos la gracia de conservar la pureza de cuerpo y alma. Amparad a los pobres y a los afligidos, por la pobreza y amarguras
que padecisteis en compañía de Jesús y María en Belén, en Egipto y en Nazareth, y haced que sufriendo con paciencia nuestros trabajos merezcamos
el descanso eterno. Sed protector de todos los padres y esposos para que en todos los hogares reine la paz y eduquen a sus hijos en el santo temor a
Dios. Y que estas familias, en fin, así protegidas por vuestro poderoso patrocinio, sean modelo de santas y cristianas costumbres y sirvan de estímulo
para que con Jesús y María, seáis en todas partes amado y por todos siempre alabado, así en la tierra como en el cielo. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia. 

DÍA NOVENO
De rodillas, hecha la señal de la cruz, se dirá el acto de contrición y la oración preparatoria como el día primero.

ORACIÓN
Aquí nos tenéis a vuestros pies postrados ¡oh incomparable protector nuestro San José! con el más humilde y tierno afecto, confiados en vuestro
poderoso y eficaz patrocinio. Dirigid una mirada compasiva sobre nuestras miserias, que son la causa de tantos trabajos y contrariedades como nos
afligen por doquier. Y así como Vos ¡oh pacientísimo Custodio de la Sagrada Familia! disfrutasteis gozos inefables por vuestra gratitud a los divinos
beneficios, y por la firmísima esperanza que en los dolores y amarguras de vuestra vida tuvisteis que tolerar con vuestra santísima Esposa e Hijo
divino en la realización de los misteriosos designios del Eterno, sufriéndolo todo con heroica resignación, alentado por la absoluta confianza que
depositasteis en la protección del mismo Dios, que te llamaba Padre; así nosotros, por vuestra poderosa intercesión ¡glorioso Patriarca! seamos
vuestros más fieles servidores e imitadores en esta consoladora virtud; y en las amarguras, dolores y tribulaciones de esta vida, esperemos firme y
confiadamente la celestial ayuda, a fin de que las espinas se conviertan en rosas, las tristezas en alegrías y las penalidades temporales en goces
eternos. Amén.

Rezar tres Padrenuestros, Avemarías y Gloria Patris a la Santísima Trinidad, y luego pide a la Sagrada Familia lo que deseas conseguir de la
Novena.

A continuación se dirá la Oración final para todos los días y los Gozos a la Sagrada Familia.

GOZOS A LA
SAGRADA FAMILIA

En la Sagrada Familia, 
Escuela de perfección, 
Encuentra, quien lo medite
Con sincera devoción.

La fe a todos necesaria, 
Tan tibia en muchos está, 
Que parece llegó ya
La fecha del Anticristo, 
No dejará de creer
Quien escuche al Niño Dios, 
Las lecciones que nos dio, 
Que el mundo no había visto.

La esperanza siempre fue 


Consuelo en la adversidad
Y el que la pierde, en verdad 
En su desgracia cayó
En las dudas San José, 
de la preñez de su esposa,
Siente el peso de una losa, 
Pero confía y triunfó.

Dios por amor se encarnó, 


Nace pobre en un establo, 
Sufre, padece, y al cabo 
Muere por nuestra salud.
Sin amor con amor se paga
Amar a Dios es forzoso 
Y no puede ser dichoso 
Quien no tenga esta virtud.

Integra el amor a Dios 


Amar luego a nuestro hermano, 
Pues todo sería en vano
Sin perfecta caridad;
Que es vínculo dulce y santo, 
Que une a las tres Personas, 
Y al hombre da la corona
De eterna felicidad.

También se debe tener 


Pureza, humildad, paciencia, 
Y cuanto enseña la ciencia, 
Que para el cielo nos guía 
Con todas estas virtudes 
Cesaran nuestros dolores
Y tendremos protectores 
En Jesús, José y María