Está en la página 1de 5

El Oficio del Historiador y las Fuentes

Elaborado por:

Eidin Caballero Orozco

Nancy Liliana Mora Borja

Fundación Universitaria del Área Andina

Facultad de Educación

Licenciatura en Ciencias Sociales

Año 2019.
Oficio del historiador

Para la elaboración de nuestro trabajo consultamos varios sitios en la web abordando el


tema: “El oficio del historiador” y las fuentes como base en los procesos de investigación de
corte histórico.
Seleccionamos tres sitios web para luego compararlos y finalmente redactar las conclusiones
con la información obtenida de las comparaciones.

Primer sitio consultado en la Web:


Dentro de las Ciencias Sociales, el Historiador se especializa en el pasado, teniendo por norte
la investigación, estudio, análisis, interpretación y documentación de los diferentes hechos en
la historia. Estos profesionales están en la capacidad de analizar e investigar partiendo de una
perspectiva determinada, ya sea política, artística o económica y se concentran en épocas
determinadas, tales como la medieval, la clásica y precolombina. Los Historiadores siguen un
método de investigación que depende de los hechos y registros históricos dejados por sus
antecesores. En virtud de ello, buscan evidencia sólida y fuentes confiables, interactuando, en
ocasiones, con Arqueólogos para explicar el modo y la razón de lo ocurrido en el pasado, lo
cual documentan en una narrativa cronológica y explican sus causas e influencia en la
formación de los tiempos modernos. La objetividad es uno de los rasgos fundamentales de un
buen Historiador. Para un individuo común, es normal contar e interpretar la historia desde su
propio punto de vista; no obstante, en el caso de los Historiadores, debe mantenerse la
imparcialidad y referirse puntualmente a los hechos, absteniéndose de emitir sus propias
opiniones.
Tomado de: https://neuvoo.es/neuvooPedia/es/historiador/

Segundo sitio consultado en la Web:


La historia vista como la reconstrucción del pasado hecha desde el presente, a partir de la
premisa de que el hombre es el objeto de estudio puede considerarse según perspectivas
realistas o idealistas: Aspirando a reconstruir el pasado tal como fue, o como mera
proyección de nuestras ideas. En ningún caso llegaremos a comprender presente o futuro
partiendo de las enseñanzas del pasado, pues es imposible que se den iguales causas que
provoquen idénticas consecuencias. Y si la historia nunca se repite, cabe preguntarse sobre su
utilidad. Los historiadores suelen argumentar que su trabajo es honesto y que el estudio de la
historia es esencial para comprender el presente. El método de trabajo para el estudio de la
historia requiere de la capacidad para analizar con rigor la información disponible, liberarse
de los estereotipos, las creencias, analizar la realidad en toda su complejidad e intentar
comprenderla. Pierre Vilar lo ilustró así: “la historia debe enseñarnos, en primer lugar, a leer
un periódico”. A estos dos argumentos cabría añadir la necesidad social de contar con una
concepción del pasado comunitario: la conciencia histórica, necesaria para la identidad
colectiva y el sistema de valores. Esta necesidad se suple en ocasiones con mitos, leyendas o
creencias religiosas; lo opuesto a la historia por ser ficticia, dogmática o arbitraria. “La
historia no puede predecir fenómenos ni dar ejemplos infalibles, pero permite explicar los
orígenes del presente e iluminar las causas de su gestación, funcionamiento, transformación”
Popper definió el concepto de “investigación” como: procedimiento, proceso metódico y
técnico, que desarrolla el conocimiento científico. Cualquier tarea investigadora presenta una
serie de operaciones o procesos perfectamente reconocibles en toda labor científica: la
recopilación de información, la clasificación de los datos, el análisis de los contenidos y de
las relaciones que entre ellos se establecen y las conclusiones que del análisis se desprenden.
De la aplicación de este componente metódico nacen dos tipologías de la tarea investigadora,
comunes a todas las parcelas del conocimiento científico.
-La investigación descriptiva, enumeración de los hechos sin más pretensión.
-La investigación explicativa, analizando e interrelacionando datos. La labor del historiador
se enmarca en esta segunda tipología: explicar los hechos, buscar las interconexiones y los
hilos conductores del proceso histórico, penetrar en las causas y en las consecuencias. La
investigación histórica se fundamenta en la explicación, la interpretación y la valoración de
los hechos de manera científica. Esto nos lleva a la cuestión de la causalidad en la historia, las
claves que explican los hechos históricos son múltiples y complejas. No existe una causa
única, esto es simplificar y distorsionar una realidad compleja y cambiante.

Polibio escribía en el s. II a.C: “ninguna educación es más apta para los hombres que el
conocimiento de las acciones pasadas”
Tomado de:
http://www.uned-historia.es/sites/default/files/Apuntes/M%C3%89TODOS%20temas
%20INTRO.pdf

Tercer sitio consultado en la Web:


Muchos estudios convergen en la importancia del uso de fuentes escritas, primarias o
secundarias, como principal herramienta de enseñanza en el aula. Las fuentes históricas
constituyen la materia prima del historiador, “múltiples documentos escritos y no escritos a
partir de los cuales puede conocer y construir una explicación sobre el pasado y los modos
que sus huellas acontecen (o ya no) en el presente” (Meschiany, 2013, p. 44). Peter Lee y
Rosalyn Ashby (2000) se refieren a la enseñanza con fuentes como una necesidad, ya que la
historia es una disciplina que tiene sus propios procedimientos y estándares para elaborar
conocimientos válidos sobre el pasado y sus múltiples relaciones con el presente. Estas
vinculan al estudiante con el pasado, y como lo explica Sam Wineburg (2001), las diferencias
en las formas de vida entre el pasado y el presente cobran significado mediante el uso de
fuentes originales, y permite a los estudiantes imaginar un mundo con un marco moral
distinto al de hoy. Esto último es uno de los aspectos más complejos con los que se enfrenta
un profesor, y forma parte del llamado pensamiento histórico, entendido como el desarrollo
del pensamiento crítico en relación con documentos del pasado, opiniones de los actores de la
historia y discursos, entre otros (Éthier, Demers & Lefrançois, 2010). Autores como Augusta
Valle-Taiman (2011) agregan que enseñar con fuentes no sólo aproxima al estudiante a la
naturaleza del pensamiento histórico sino a la labor del historiador. De esta manera, el
contacto inicial con las fuentes históricas permite comprender la forma en que el
conocimiento sobre el pasado llega al presente, independiente de cuán lejano parezca. Sobre
lo mismo, Antoni Santisteban-Fernández reconoce que por medio de estas se incorpora la
experiencia histórica a la enseñanza (Santisteban, 2010). De este modo, es fundamental
integrar el uso de fuentes históricas en los procesos de formación inicial con el objeto de que
los futuros profesores desarrollen ellos mismos estas habilidades y valoren la importancia del
uso habitual de estas en el trabajo que realizarán con sus estudiantes.
Tomado de: file:///C:/Users/USER/Downloads/15654-Texto%20del%20art%C3%ADculo-
56082-1-10-20160406.pdf

Conclusiones:

El historiador estudia hechos o procesos del pasado; propone el problema a estudiar;


plantea una hipótesis; recurre y verificar distintas fuentes. De ahí la importancia de las
fuentes para la investigación; las fuentes son aquellos indicios del pasado que sobreviven al
mismo. Cualquier hecho y personaje que se piense historiar debe ser abordado desde la
mayor cantidad posible de fuentes de datos. Para el historiador es clave establecer esquemas,
mapas que permitan abordar la tarea. Para una investigación el historiador debe hacer un
esfuerzo por acceder a fuentes primarias: fuentes más cercanas al hecho estudiado. Las
fuentes históricas constituyen la materia prima de la historia y se constituyen en un gran reto
dentro de los procesos investigativos de corte histórico y sobre ellas la veracidad y fiabilidad
de la investigación.
El historiador realizar investigaciones históricas para identificar, analizar e interpretar hechos
del pasado; recopila información histórica de fuentes confiables, tales como registros, diarios,
archivos de noticias y fotografías para su análisis e interpretaciones; organiza la información
obtenida y validar su autenticidad y significado; investiga eventos históricos de un país o
región particular o de una época determinado, rastrea desarrollos históricos en un campo
específico (social, cultural, político o diplomático); conservar y preservar manuscritos,
registros y demás artefactos para su estudio; presenta descubrimientos históricos a través de
trabajos, libros y conferencias.
Bibliografía

neuvoo. ¿Qué hace un historiador?. Recuperado el 30 de Agosto 2019 en:


https://neuvoo.es/neuvooPedia/es/historiador/

http://www.uned-historia.es/sites/default/files/Apuntes/M%C3%89TODOS%20temas
%20INTRO.pdf

Uso de fuentes históricas en formación inicial de profesores. (2016). Recuperado el 30


Agosto 2019 en: file:///C:/Users/USER/Downloads/15654-Texto%20del%20art
%C3%ADculo-56082-1-10-20160406.pdf

Referente_Pensamiento_Eje_2.pdf. Recuperado el 31 de Agosto 2019 en:


https://areandina.instructure.com/courses/3028

También podría gustarte