Está en la página 1de 7

SEGUNDA ACTIVIDAD

Investigue:

1. ¿Qué es la dignidad humana? Luego arme un concepto de acuerdo


con lo que usted entendió.
Según la Real Academia Española (RAE), la dignidad es el cargo o empleo
honorifico y de autoridad. También se define como la cualidad del que se
hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y
con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni
degraden. Dignidad indica el respeto y la estima que todos los seres
humanos merecen y se afirma de quien posee un nivel de calidad humana
irreprochable.
En el Preámbulo de la Declaración Universal de Derechos Humanos de
1948 habla de la “dignidad intrínseca (…) de todos los miembros de la
familia humana”, y luego afirman en su artículo 1° que “todos los seres
humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.
Se habla de dignidad si las personas en su manera de comportarse, lo hace
con gravedad, decencia, caballerosidad, nobleza, decoro, lealtad,
generosidad, hidalguía y pundonor. Por ejemplo, a la hora de cumplir con
los compromisos, la dignidad se refiere a la formalidad, a la honestidad y a
la honra de las personas. La dignidad es el soporte único y esencial de la
naturaleza humana la dignidad de la persona se expande reafirmando la
necesidad de respetar la vida y la integridad del individuo como elemento
clave de su evolución.
Según Cagnoni: “La dignidad responde a un concepto de extensión mayor
en sus alcances respecto de la persona humana, sobre todo tiene
naturaleza de valor esencial del hombre. La dignidad es consideración,
respetabilidad, estimación de cada uno por sí y con respecto a todos los
demás, es lo que merece la persona por su humanidad, es lo adecuado a
esta esencialidad que singular en el universo a esta especie de seres
vitales que somos los humanos … La dignidad es un núcleo solar del cual
emanan los rayos que devienen esenciales a la vida. Puedo distinguir éstos
de aquel, no puedo separarlos. Cada uno de los derechos humanos –
trabajosamente descubiertos y hechos positivos a través de la historia del
hombre en el planeta, aún menospreciados, violados, desconocidos para
grandes masas de humanidad, sean derecho positivo, sean los otros no
enumerados del artículo 72 de la Carta, son el reconocimiento, aunque no
sean respetados de la esencia de la dignidad de la persona humana”.
Por otro lado, la dignidad humana es, según la Real Academia Española
(RAE), el fundamento de todos los derechos humanos al reconocer
“dignidad intrínseca” y “derechos iguales e inalienables a todos los
miembros de la familia humana”.
La dignidad humana es un valor y un derecho innato, inviolable intangible
de la persona, es un derecho fundamental y es el valor inherente al ser
humano porque es un ser racional que posee libertad y es capaz de crear
cosas. La afirmación que todas las personas nacen con dignidad es un tipo
de dignidad ontológica.
Esto quiere decir que los seres humanos pueden modelar, cambiar y
mejorar sus vidas ejerciendo su libertad y por medio de la toma de
decisiones para vivir con dignidad.
La dignidad humana como esencia sobre la cual se erigen los demás
derechos es uno de los cimientos de la construcción jurídica de
los derechos humanos.
Según Gialdino, tiene tres características fundamentales:
1. Sacralidad: La dignidad es el definitivo núcleo duro, tan intangible
como irradiante y en toda circunstancia sin excepciones,
derogaciones ni suspensiones.
2. Condiciones para que el individuo pueda desarrollar libremente
todas sus potencias: la vocación del ser humano hacia la plenitud y
trascendencia. Es la persona en cuanto viajera, que, llamada a
caminar, a alcanzar su horizonte. Dignidad dice, en esta perspectiva,
condiciones para que el individuo pueda desarrollar libremente
todas las potencias de las que está dotado para fatigar dicho
camino, para alcanzar ese fin. Derecho a la vivienda, al abrigo, a la
salud, educación, alimentación, seguridad, son entre otros, medios
que lo desembarazan, que lo liberan para elegir o trazar libremente
su huella.
3. La natural disposición de la persona hacia el prójimo: su sentido de
la fraternidad y de la consiguiente solidaridad … Por ello la dignidad
enuncia en este ángulo, la igualdad entre las personas, la
prohibición de la discriminación y por el otro la opción preferencial
por el hermano sufriente.
En conclusión, se puede decir que la dignidad es un valor y el fundamento
de todos los derechos. También es el principio fundamental y el fin
supremo del Estado de Derecho. Es intrínseca a todos los seres humanos y
refiere a la estima por uno mismo y los otros. La dignidad también se
consolida en el establecimiento de las condiciones de cada individuo para
desarrollar libremente sus potencialidades, por lo que todos los derechos
vienen a asegurar esta posibilidad.
2. Paradigmas positivistas, Iusnaturalista e Histórico crítico.
¿Qué significa paradigma?
Definición según la Real Academia Española, un paradigma es una teoría o
conjunto de teorías, cuyo núcleo central se acepta sin cuestionar y se
suministra la base y modelo para resolver problemas y avanzar en el
conocimiento.
Según Thomas Kunt, quien llamo paradigmas a las realizaciones científicas
universalmente reconocidas que, durante cierto tiempo, proporcionan
modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica.
¿Qué es el Positivismo?
El Positivismo es un pensamiento científico que afirma que el
conocimiento autentico es el conocimiento científico y que tal
conocimiento solamente puede surgir de la afirmación de las hipótesis a
través del método científico. El Positivismo se deriva de la epistemología
que surge de la afirmación del siglo XIX de la mano del pensador francés
Saint-Simon, de Auguste Comte, y del británico John Stuart Mill y se
extiende y desarrolla por el resto de Europa en la segunda mitad del siglo
XIX. Debe de tenerse en cuenta que esta corriente tiene cierto parentesco
con el Empirismo.
Como ubicación histórica tenemos: en 1789 la Revolución Francesa, de
1928 a 1988 el Positivismo y el paradigma Tradicional y en 2001 el
Paradigma Moderno.
Paradigma Positivista:
El Paradigma Positivista está ligado al concepto de Empirismo (Doctrina
psicológica y epistemológica que afirma que cualquier tipo de
conocimiento procede únicamente de la experiencia).
El Positivismo a su vez mantiene que todo conocimiento científico se basa
sobre la experiencia de los sentidos, solo puede avanzar mediante la
observación y el experimento, asociados al método científico.
Para los positivistas el derecho es un conjunto de normas puestas por los
seres humanos, a través del Estado, mediante un procedimiento
formalmente valido, con la intención o voluntad de someter la conducta
humana al orden disciplinario por el acatamiento de esas normas.
Durante el proceso que lleva a la consagración normativa de los derechos
humanos en el derecho comparado e internacional, podemos identificar
una primera etapa de positivación cuyo punto de inicio se sitúa, según
Mariana Blengio Valdes, en la Declaración de Virginia y la Declaración
Francesa que proyectan el proceso. Esta primera etapa fundada en el
iusnaturalismo positivista apuesta a incluir los derechos en la norma. La
idea de la positivación tiene su semilla en el artículo 16 de la Declaración
Francesa antes relacionado. Será condición necesaria para que los
derechos puedan ser invocados y por ende se tornen eficaces.
El proceso de positivación con el tiempo comienza a profundizarse, pues
los sujetos titulares de derechos o las situaciones que regularon las
normas inicialmente no revistieron la amplitud que comenzaron a requerir
con el hecho que fueron transformando la economía y la sociedad como lo
fue la Revolución Industrial entre otros fenómenos.

¿Qué es el Iusnaturalismo?
La palabra Iusnaturalismo deriva del latín Ius, que significa “derecho”,
naturalis, que refiere a “naturaleza” y del sufijo ismo, que significa
“Doctrina”.
El Iusnaturalismo, es una doctrina filosófica o de pensamiento
desarrollada en el ámbito del derecho como fundamento de los derechos
humanos. Apoya la idea de que existe una serie de derechos que son
propios del ser humano, sin distinción alguna, y que son anteriores a los
derechos humanos y los derechos naturales establecidos como parte de
un orden social.

Para la conceptualización de DD. HH. las dificultades formales y


sustanciales se introducen en una polémica filosófica en la cual se
confrontan corrientes iusnaturalistas y positivistas.

Comparación entre Positivismo e Iusnaturalismo:

A lo largo de la historia ha habido un debate sobre la construcción y


fundamentación de los DD. HH. entre dos corrientes de pensamiento:
Iusnaturalismo y Positivismo.
El Positivismo afirma que solo es Derecho aquello que está escrito en un
ordenamiento jurídico, por lo tanto, la única fuente del derecho, el único
origen de la norma se fundamenta en el derecho que esta por escrito y es
aún vigente en un país, en un determinado momento histórico. Es lo que
se conoce como la “ley positiva”.
“Los derechos no son algo que exista ya dado en la naturaleza y que
nosotros nos limitemos a descubrir…, los derechos los creamos nosotros
mediante convenciones” afirmó el positivista Jesús Mosterín.
En cambio, el Iusnaturalismo sostiene que el origen de los derechos
humanos no reside en la ley positiva, sino que parte de la naturaleza
propia del ser humano, una naturaleza que es superior y precedente a
cualquier ley positiva.
Una definición clásica de Iusnaturalismo es la siguiente: el derecho natural
es aquel que la naturaleza da a los seres humanos por el simple hecho de
serlo. En el caso de las tradiciones religiosas, los derechos humanos
naturales son una de las características con las que Dios dota a los seres.

Iusnaturalismo: Positivismo:

• Se sustenta de una serie de • Se sustenta de las normas


valores, criterios y normas que jurídicas que proporciona el estado
persiguen la bondad y la justicia. por conducto del legislador.
• Su eje fundamental gira • Carente de todo juicio de
alrededor de la persona humana. valor.
• Son derechos universales y • Son temporales y rigen para
eternos. una comunidad determinada.

Estos son los principales paradigmas mencionados por Mariana Blengio


Valdes.
3. Multidimensionalidad de los DDHH – Dimensiones éticas, políticas
y jurídicas

La Multidimensionalidad de los derechos humanos permite advertir:

- El tema ‘derechos humanos’ entronca con el discurso ético (filosofía


moral).
- Es necesario establecer qué se entiende por persona humana y qué
prerrogativas, valores o derechos debe reconocérsele.
- La noción ‘derechos humanos’ lleva a cabo un tránsito histórico que
va de la dimensión filosófica a la dimensión política y de ahí al discurso
jurídico.
- Que el concepto ‘derechos humanos’ es un instrumento y puede ser
bien o mal utilizado; -puede reducirse por interés o ignorancia a alguna
de sus dimensiones; que se puede abusar de él provocando su
“vaciamiento conceptual”.
- La noción ‘derechos humanos’ implica una concepción moral de la
persona humana y su relación con el poder político.

También podría gustarte