Está en la página 1de 1

Pienso que debemos tomar conciencia de las acciones tomadas en el pasado y aprender de las

mismas para mejorar como sociedad, debemos tener en cuenta las malas decisiones que una vez
implementadas provocaron grandes desastres en diferentes épocas. Y por medio de este
constante aprendizaje desarrollar un futuro más prometedor. Para adoptar esta postura me he
basado en los siguientes enunciados que el autor presentó en el ensayo La caída del Angelus
Novus “El ángel de la historia contempla, impotente, la acumulación de ruinas y de sufrimiento a
sus pies. Le gustaría quedarse, echar raíces en la catástrofe para, a partir de ella, despertar a los
muertos y reunir a los vencidos, pero la fuerza de la voluntad cede frente a la fuerza que lo obliga
a escoger el futuro, al cual le da la espalda. Su exceso de lucidez se combina con la falta de
eficacia. Aquello que conoce bien y que podía transformar se le vuelve algo extraño y, por el
contrario, se entrega sin condiciones a lo desconocido” (pág. 45) y “El fatalismo es, en la
concepción modernista, el otro lado de la confianza en el futuro. El pasado queda así neutralizado
en dos niveles: porque sucedió lo que tenía que suceder y porque lo que haya acontecido en un
momento dado ya sucedió y puede llegar a superarse con posterioridad. En esta constelación de
ilusiones retrospectivas y de ilusiones prospectivas del pasado sólo se aprende a confiar en el
futuro.” (pág. 58)

Así mismo pienso que debemos de aprovechar la era de la globalización para mejorar las
relaciones internacionales en todos los aspectos, sin olvidar las costumbres y cultura, que es lo
que en pocas palabras nos hace únicos y nos identifica ante los demás, lo cual, a mi parecer es lo
que el autor desea expresar con el siguiente enunciado “La segunda manifestación de la
desestabilización de la ecuación es la explosión simultánea de las raíces y las opciones. De hecho,
lo que comúnmente se llama “globalización”, una articulación de la sociedad de consumo con la
sociedad de información, ha dado origen a la multiplicidad infinita, en apariencia, de opciones. El
campo de posibilidades se ha expandido enormemente, legitimado por las propias fuerzas que
hacen posible tal expansión, sean éstas la tecnología, la economía de mercado, la cultura global de
la publicidad y el consumismo o la democracia. Si se amplían las opciones, éstas se transforman de
manera automática en un derecho a tal ampliación.” (Pág. 53)

Ambos pensamientos los he tomado en base a lo que busca enseñarnos la geopolítica, la historia y
la cultura en relación con el territorio geográfico y como son las relaciones con otros territorios, así
mismo identificar y analizar los fenómenos políticos y sociales que afectan el territorio y sus
relaciones internas y/o externas.

También podría gustarte