Está en la página 1de 6

ORIGEN E HISTORÍA DEL SER HUMANO

TEMA 3 LAS TRANSFORMACIONES DEL SIGLO XIX

Mtra. Seidy Esmeralda Chi Cahuich

Alumno: Luis Felipe Pineda Beltrán

Noviembre- Diciembre 2019


3.1 REVOLUCIONES BURGUESAS

La Francia del siglo XVIII seguía siendo una sociedad feudal. La agricultura era la
principal actividad económica de la mayoría de la población. La clase dominante,
que controlaba la mayor parte de la tierra, estaba formada por los nobles y el clero
superior, es decir, la población que tenía la mayor influencia en la toma decisiones.

Debido a su dominio sobre la tierra, esta clase de propietarios dominó la población


rural e incluso ejerció influencia sobre muchas de las ciudades más pequeñas y en
1789, un levantamiento popular masivo permitió a la clase media asumir el poder
derrocando el orden político y social del antiguo régimen.

Los profundos cambios en la economía, la estructura social y la cultura de la Francia


del siglo XVIII hicieron posible tal revolución. Ese siglo vio un notable desarrollo del
comercio y la fabricación capitalista, en gran medida bajo los auspicios de la clase
media. La expansión de la economía capitalista durante este período tendió a alterar
la vida tradicional de millones de campesinos franceses.
3.2 REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Revolución industrial, en la historia moderna, es el proceso de cambio de una


economía agraria y artesanal a una dominada por la industria y la fabricación de
máquinas.

Este proceso comenzó en Gran Bretaña en el siglo XVIII y desde allí se extendió a
otras partes del mundo, iniciando con el desarrollo económico de Gran Bretaña
desde 1760 hasta 1840. Aumentó la cantidad total de riqueza y la distribuyó más
ampliamente de lo que había sido en los siglos anteriores, ayudando a ampliar la
clase media.

Nuevas máquinas, nuevas fuentes de energía y nuevas formas de organizar el


trabajo hicieron que las industrias existentes fueran más productivas y eficientes.

Con el sistema de fábrica y la producción en masa, consignó a un gran número de


personas, incluidas mujeres y niños, a largas horas de trabajo tedioso y a menudo
peligroso. en salarios de subsistencia. Sus condiciones miserables dieron lugar al
movimiento sindical a mediados del siglo XIX.

Se recalca que surgieron nuevas industrias, incluida, a fines del siglo XIX, la
industria automotriz, pero dentro de las notorias, fue la industria arma mentaría.
3.3 EUROPA 1815-1914

El Congreso de Viena 1814-1815


Durante el Congreso de Viena, los cuatro vencedores de Francia - Prusia, Austria,
Rusia y el Reino Unido – reconforman el mapa político de Europa e intentan cerrar
el episodio abierto por la Revolución Francesa.

Las primeras protestas contra el Congreso de Viena


El mapa de Europa al final del Congreso de Viena es rápidamente impugnado y el
zar de Rusia Alejandro I propone, a las potencias europeas, cooperar dentro del
marco de la Santa Alianza para impedir que se cuestione el orden establecido.

El triunfo de las nacionalidades 1850-1871


Si el episodio de la «Primavera de los pueblos» ha sido un fracaso para las fuerzas
liberales, el periodo posterior a las unificaciones alemana e italiana señala el triunfo
del principio de las nacionalidades.

La Guerra de Crimea 1853-1856


Francia e Inglaterra se unen para evitar el control ruso sobre los estrechos.

Hacia el choque de nacionalismos 1871-1914


Al «concierto europeo» esperado tras el Congreso de Viena se ha sustituido un
sistema de alianzas que divide a Europa en dos bloques hostiles.

En el transcurso del siglo XIX, las aspiraciones nacionales que se proclaman en


Europa modifican paulatinamente el mapa político del continente, estas
transformaciones señalan igualmente el fracaso de un cierto orden europeo que
lleva al estallido de la Primera Guerra mundial.
3.4 IMPERIALISMO 1848-1914

presiones diplomáticas, invasiones militares y eventuales conquistas y


colonizaciones.
Los efectos a largo plazo del imperialismo en el pueblo colonizado son cambios
políticos, como cambiar el reflejo del gobierno sobre las tradiciones europeas, los
cambios económicos que hicieron que las colonias crearan recursos para las
fábricas y los cambios culturales que hicieron que las personas convirtieran su
religión.
La búsqueda agresiva de las colonias por parte de las potencias europeas, Japón y
los EE. UU. Entre 1870 y 1914. Implicó la Revuelta por África, la Weltpolitik alemana
y la creación de esferas de influencia. La idea de que todas las naciones deberían
tener el mismo acceso al comercio con China.

El imperialismo cambió todo esto, ya que los europeos interrumpieron estas formas
tradicionales e impusieron sus creencias y estructuras sociales a los africanos
colonizados. Europa y África tuvieron siglos de interacción antes del colonialismo.
Sin embargo, la mayoría de estas conexiones ocurrieron en puestos de avanzada
costeros en África.
3.4 LATINOAMERICA-1914

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial en Europa, los latinoamericanos de todos


los estratos sociales pronto sintieron que el conflicto hundiría al mundo en una crisis
de dimensiones hasta ahora desconocidas. Debido a sus estructuras globalmente
enredadas, el continente experimentó los graves efectos de la guerra económica,
marítima y propagandística en muchos contextos diferentes. Los contemporáneos
reconocieron que la guerra significaba una severa ruptura en el desarrollo y que
sería imposible simplemente seguir siendo observadores. Al final de la guerra,
muchos en América Latina habían comenzado a alejarse del modelo social y cultural
europeo que había quedado tan empañado durante el conflicto.

Políticos e intelectuales de los estados del sur en particular intentaron imitar ciertos
aspectos de los admirados países europeos. Querían "mejorar" sus poblaciones y
reemplazar los elementos indígenas, mestizos y afroamericanos mediante la
atracción de inmigrantes del Viejo Mundo. En los años siguientes, millones de
personas europeas emigraron a América Latina. Por lo tanto, esperaban formar
naciones modernas basadas en modelos europeos. Sin embargo, alrededor de la
vuelta del siglo veinte, también hubo algunas voces que criticaron los intentos
acríticos de europeización. Exigieron la inclusión de la heterogeneidad étnica como
parte integral de la identidad de América Latina.

Inmediatamente después del estallido de la guerra el gobierno estadounidense


declararo su neutralidad. Al hacerlo, América Latina siguió el curso de los Estados
Unidos y trató de mantenerse alejado de la conflagración. Los estados
latinoamericanos no tenían obligaciones políticas particulares o conexiones con las
potencias centrales o los aliados. Por esta razón, no había necesidad ni deseo de
intervenir. Siguiendo su política diplomática tradicional de evitar los enredos
europeos.