Está en la página 1de 6

Asignatura: Humanidades III: Memoria Histórica

Nombre: Daniel Grisales Espinosa.


Programa: Mercadeo.
Semestre: 4to semestre.
Datos de contacto: daniel.grisalese@utadeo.edu.co
Cel.: 3003292374
Fecha: 5 de agosto de 2019

Caminos bajo las sombras de los Milicianos


El cómo influyeron los “milicianos” de las FARC en la región del Cañón de las Hermosas,
y el por qué no deben ser metidos en la misma bolsa de la guerrilla, fueron la preguntas
fundamentales que alentaron la elaboración de este trabajo. Si a nivel territorial la guerrilla
fue un león, el Cañón de las Hermosas fue su boca. Ubicado en una de las zonas más
inhóspitas y salvajes del sur del Tolima, que cuenta con más de 300 lagunas de origen
glaciar que enriquecen los páramos y dan vida a una gran cantidad de pequeños ríos, con
una belleza incalculable que lamentablemente ha sido reservada para unos pocos a causa de
la guerra.
Influencia de los “Milicianos” de las FARC en la Guerra; Cañón de las Hermosas
Como cuenta la historia, la confrontación armada en Colombia ha sido ha sido temeraria, y
llevada a cabo por dos grandes referentes, el ejército y la guerrilla (sin dejar de lado los
otros grupos armados al margen de la ley), que han cometido graves delitos en son de la
libertad e ideales revolucionarios, ha sido tal el impacto de su accionar que se pierde de
vista los brazos de esta organización (milicianos o informantes), que han sido caso aparte
en el conflicto armado y no deben ser metidos en la misma bolsa.
Las milicias no son un tema menor. Las FARC son una organización militar y política, con
unas burocracias y unos papeles definidos dentro de los cuales las milicias han sido un
elemento integral que ayudó a redefinir sus estrategias para tener presencia en las ciudades.
Y sin embargo las milicias siguen siendo un misterio por su naturaleza clandestina.
Durante la realización del trabajo se encontró información acerca de cómo las milicias
actuaron autónomamente sin el aval de los comandantes del frente al que pertenecen, sobre
todo en algunos ajusticiamientos, como la cita que cito Ferrero y Uribe (Orden de la
Guerra; las FARC-EP: entre la organización y la Política, 2002).
A la larga tiene que quedar claro que sin un miliciano hace eso
(ajusticiamiento), es una responsabilidad de las FARC, porque las FARC
dirigen ese trabajo, y las FARC tiene que dirigirlo bien para que no se vean esas
cosas, porque el trabajo, ni de las FARC, ni de los milicianos es para matar
gente, porque si o porque no. Ahora, las milicias deben actuar a nombre de las
milicias. Ellos no pueden hablar a nombre de las FARC porque no son FARC.

Este tipo de prácticas y arbitrariedades ha creado confusión entre la población sobre la


frontera entre milicias y el resto de la organización, y ha generado dudas sobre si existe un
verdadero control a las actuaciones de los milicianos por parte de las FARC. Esta es una de
las grandes debilidades organizativas, y acarrea altos costos políticos en la medida que
muchas veces las milicias son la cara visible de la organización. A su vez, las milicias
populares y bolivarianas presentan serios problemas de formación política que se traducen
en prácticas autoritarias con las comunidades y en Fuente de violaciones al derecho
internacional humanitario. Estos problemas se agravan por la falta de control de las FARC
hacia estas instancias de tipo "fronterizo" entre militancia y la civilidad. Sin embargo, en su
interior ha desarrollado una serie de mecanismos de control político originario que permiten
explicar las relativamente pocas incidencias colectivas. Un claro ejemplo de ello es lo
sucedido en una de las regiones del Tolima, que vivió de frente como la zona era
influenciada y manipulada por los milicianos.

Si a nivel territorial la guerrilla fue un león, el Cañón de las Hermosas fue su boca. Ubicado
en una de las zonas más inhóspitas y salvajes del sur del Tolima, que cuenta con más de
300 lagunas de origen glaciar que enriquecen los páramos y dan vida a una gran cantidad de
pequeños ríos, con una belleza incalculable que lamentablemente ha sido reservada para
unos pocos a causa de la guerra. A mediados de los ´80 el frente 21 de las FARC se instaló
en esta zona, debido a que su enredada topografía y vegetación hacían que su acceso fuera
imposible, y por lo tanto fuera el lugar ideal para esconderse de los ataques de la Fuerza
Aérea y el Ejército. Desde su llegada empezaron a “impartir” el orden y sus leyes, además
aprovechando la no presencia del ejército nacional y el desconocimiento de los campesinos
de sus fines, pudieron paulatinamente ejercer el control total sobre la zona.
Características de los Milicianos
En esta parte se seguirá algunos planteamientos de Juan Guillermo Ferrero Medina y
Graciela Uribe Ramón, de su libro el “orden de la guerra; las FARC-EP: entre la
organización y la Política”, con relación a las características de los milicianos. Con esto
busco poder definir con la mayor exactitud posible las características psicológicas,
económicas y sociales de los milicianos.
La definición que nos brinda la RAE de la palabra miliciano es, persona que forma parte de
una milicia, una descripción bastante ambigua si llevamos el concepto a lo que significó ser
miliciano en Colombia, más precisamente miliciano de las FARC, es por ello que el
contexto que nos ofrece el Libro “el orden de la guerra” será de gran utilidad.
¿Qué son las milicias según Ferrero y Uribe?
Las milicias son un mecanismo de trabajo político y militar creado por las FARC; tienen
una estructura propia y son dirigidas por el Estado Mayor central y los Estados mayores de
los bloques de los frentes. Son armadas por las FARC pero están integradas por civiles.
Hacen vida partidaria y política, viven de su trabajo, en sus casas y con sus familias, y no
han realizado un compromiso de pertenencia a las FARC. Los milicianos no son
guerrilleros en el sentido estricto de la palabra, porque no hacen la carrera militar y porque
llevan una vida sedentaria, mientras que el guerrillero se caracteriza por su trashumancia.
Dentro de la organización existen las milicias bolivarianas y milicias populares; la principal
diferencia entre ambas recibe el grado de compromiso que asumen. Las milicias
bolivarianas tienen una mayor formación política y militar y por tiempos comparten la vida
de la guerrilla, en dando las milicias populares tienen un carácter más temporal, como la
cita que cito Ferrero y Uribe (Orden de la Guerra; las FARC-EP: entre la organización y la
Política, 2002).
Cuando se habla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, se
refiere a la gente que corresponde a una estructura inscrita en los estatutos de
las FARC, combatientes que se unen voluntariamente, se rigen por este estatuto,
por estas normas, todo eso son las FARC propiamente dichas y lo otro no son
FARC, aunque actúe pegado a las FARC.
El guerrillero se compromete a estar las 24 horas del día de su vida, para
entregarse a una causa. La bobadita de venirse aquí y decir: Aquí estoy a la
disposición de ustedes. El miliciano no. El miliciano cumple unas órdenes pero
tiene unas condiciones particulares. Por ejemplo se mueve con su hogar, tiene
familia, mujer, niños, tiene su casa y su finca. El miliciano a veces sólo está 6
meses porque tiene que ir a conseguir la papita a otro lado. El guerrillero deja
todo y está a disposición de la organización. El miliciano no es tan formal.
La milicia no es autónoma, obedece a planes queda el Estado Mayor, y
precisamente ellos se reúnen, hacen sus balances, hacen sus propuestas, pueden
presentar un proyecto de plan de trabajo al Estado Mayor. Las Farc designan en
unos cuadros para dirigir las milicias, generalmente los jefes del Estado Mayor
de un bloque se encargan de orientar a las milicias. Los errores cometidos por
los ministros tienen que ser corregidos por el comandante, si no toma medidas,
él es el que tiene que responder.
Hay diferencia entre las milicias. Las milicias bolivarianas tienen un nivel de
integración mayor, de cierta regularidad y se integran por un tiempo
directamente a la vida de milicia en campaña, están por 6 meses y están con
uniforme. En cambio las milicias populares, son un mecanismo para la gente
que no está en la disposición permanente y en la capacidad física y actuar como
combatiente, que no tiene un nivel de capacidad militar para situaciones
difíciles, pero puedes desarrollar una labor de vigilancia de control. Un viejito
puedes edición popular.

¿Por qué los campesinos se vinculan a las milicias?

Teniendo en cuenta que el conflicto armado en nuestro país se remonta a más de cuarenta
años de antigüedad, y en medio de éste se ha visto involucrada toda la población
colombiana, bien sea como víctima voluntaria o de manera forzada, no se deben dejar de
mencionar las devastadoras “consecuencias físicas y psicológicas” en los menores y en los
adultos, como por ejemplo altos niveles de agresividad, ansiedad, incontinencia, depresión,
miedo, actividad elevada, sobre dependencia, pobre desempeño en la escuela, y
perturbaciones de sueño, entre otros síntomas, como lo cita Valencia y Daza (Vinculación a
grupos armados: un resultado del conflicto armado en Colombia., 2010).

El primero de estos es la guerra en sí misma, muchos de los jóvenes no buscan


la guerra, ella viene hacia ellos, y en esos entornos de inseguridad y
desprotección se crean modelos y símbolos militares susceptibles a seguir. El
segundo y tal vez el más importante factor de riesgo es la familia o, mejor, la
carencia de ésta, sin dejar de lado las familias con tradición militar que también
aumentan la probabilidad de ingreso y las situaciones de explotación y abuso
familiar, principalmente en el género femenino. El tercer y cuarto aspectos, la
educación y el empleo, están ligados, pues, su difícil acceso en algunas
oportunidades o la dificultad que muchos puedan presentar es otra de las causas
del porque los jóvenes ingresan a esta clase de grupos. La pobreza, también
ligada con la educación y el empleo, es la característica más comúnmente
identificable dentro de los niños y jóvenes combatientes, que al tener opciones
de vida reducidas, esto hace que se incremente la probabilidad de ingresar a las
fuerzas armadas y a los grupos armados. Por último, está la influencia de los
grupos de pares y otros factores sociales. La búsqueda de estatus y modelos
contribuye significativamente a la toma de esta decisión; la búsqueda de
aventuras, la toma de decisiones en grupo, la cultura, la tradición y los medios
de comunicación de igual forma no dejan de ser importantes en la decisión de
vinculación. Otros motivos de vinculación a los grupos armados que se han
encontrado, han sido: Por diferentes intereses (20% por los ingresos, 7% por
escapar de la pobreza extrema y 9% por obtener poder), por motivos más bien
emotivos (8% por venganza, 9% por aventura o diversión y 4% por huir de
amenazas), por reclutamiento forzado (el 7%) y pocos se vincularon por
razones de ideología (12%). Antes de enlistarse, el 30% habían sido milicianos.

Otros de los factores que incentivan a los campesinos a ser parte de las milicias de las
FARC son:

 El “estatus” que el menor experimenta al insertarse en uno de estos grupos y cargar


un fusil, la sensación de poder y el mayor atractivo que tiene para las chicas, en el
caso de los hombres.
 La creencia que el joven tiene acerca de la mayor protección que tendría en
términos de defensa y la mejor oportunidad de conseguir ingresos y mejorar su
estatus de vida.
 La vinculación y familiarización del joven con algún grupo armado ilegal, ya sea
por la presencia de éstos en el lugar donde vive, por nexos familiares o de amistad.
 La influencia de los amigos y, en el caso de las mujeres, también la influencia del
novio.
 Y el último motivo que se contempla es el reclutamiento forzado, ya sea mediante la
“cuota”, que es la contribución que deben hacer las familias a los grupos armados, o
el reclutamiento obligatorio que los grupos armados ilegales hacen en colegios,
escuelas o calles.

BIBLIOGRAFÍA

- Ferrero M, Uribe R. (2002). El orden de la guerra. Las FARC-EP: Entre la


organización y la política. Bogotá, Colombia: Centro editorial Javeriano.

- Valencia L, Daza M. (2010). Vinculación a grupos armados: un resultado del


conflicto armado en Colombia. ISSN: 1794-9998 / pp. 429-439.
- Poveda, R. [TestigoDirecto]. (2014, Marzo 17). Sur del Tolima: Una historia
violenta [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?
v=Pb0gZwpOIgQ&feature=youtu.be