Está en la página 1de 32

PALABRAS DEL DIRECTOR DEL PARTIDO LIBERAL, CÉSAR GAVIRIA TRUJILLO, EN LA

CONVENCIÓN DEL PARTIDO LIBERAL

Agosto 15 de 2020

Vengo a esta convención liberal con la tristeza y la incertidumbre que nos ha generado la
pandemia. Comienzo por expresar mis opiniones acerca de la pandemia del Covid-19 que se
ha convertido en un desastre global, cuyos alcances aún desconocemos.

A raíz de la pandemia en Colombia se está dando un enorme retroceso del progreso social
que se había alcanzado en las últimas décadas, cuando un número importante de familias
ingresaron por primera vez a la clase media.

Ojalá no sea verdad que “lo peor esta por venir”, como lo dijo el director de la OMS hace
unos días. Si este problema no decrece pronto y se prolonga por meses, tendremos desafíos
aun más descomunales. Y no digo esto para echarle la culpa al gobierno. Pero ya no nos sirve
decir que lo hemos hecho mejor que los otros países vecinos. Se trata de simplemente de
dividir el número de muertos diarios por la población. Ya pasamos a ser el primer país en
muertos por millón de habitantes.

¿No será que es conveniente reconocer que esto está ocurriendo y buscar alguna explicación
para este resultado? El Ministro de Salud cree que en Bogotá llegará al pico en dos semanas.
Pero él cita cifras de infectados y recuperados que ellos usan están totalmente subestimadas
en todos los países y por eso ya no creo que sea la guía para saber a dónde vamos. Es la de
los muertos por millón la que principalmente nos debe guiar, y esta cifra está creciendo aun
de una manera exponencial.

1
Los alcaldes de los más poblados municipios y la mayoría de los gobernadores han trabajado
con idoneidad y han ejercido una autoridad que ha sido fundamental para hacer los
confinamientos. Hemos tenido un Ministerio de Salud que demuestra una gran solvencia
profesional. Todos han hecho un esfuerzo titánico por ponerse a la altura de la pandemia.

Pero nuevos fenómenos están oscureciendo el horizonte. Se han presentado rebrotes en


países donde la pandemia estaba dominada. En varios países asiáticos se ha visto que la
inmunidad que otorga la pandemia es también muy limitada en el tiempo y puede durar solo
unas pocas semanas. Y también hay rebrotes inquietantes en España, Francia, El Reino Unido
y Alemania, para no mencionar un buen numeroso de estados de los Estados Unidos.
También se está expandiendo mucho más a zonas rurales y parece hacerlo ahora con mucha
mayor intensidad.

SISTEMA DE SALUD

Le debemos una enorme gratitud a todos los funcionarios de la salud, muchos de los cuales
han tenido que trabajar bajo condiciones muy riesgosas para sus vidas, en jornadas mucho
más largas y a veces sin recibir los sueldos atrasados. Ellos son los verdaderos héroes de
como enfrentamos la pandemia.

La saturación de las unidades de cuidados intensivos, que ya es una amenaza en varias


ciudades y regiones dejaría al país de cara a la fase más dolorosa y difícil de la pandemia:
Llegamos a “elegir a quién darle la posibilidad de vivir”, como vimos que ocurría en Italia y
hasta en Nueva York, donde además los cadáveres fueron guardados en bolsas por semanas
a raíz de la falta de tumbas. ¿A cuánto estamos de esa pesadilla como se pregunta Semana

2
Aunque sé que hay camas disponibles en algunos hospitales y que la alcaldesa de Bogotá
desde el primer día ha tomado el toro por los cuernos, hay muchas clínicas y hospitales que
no están recibiendo pacientes, lo cual no es un asunto menor.

No sé si habrá otros respiradores haciendo cola para que eventualmente los aprueben.

EL ACUERDO EN CIFRAS

La mejoría de los índices de favorabilidad del gobierno cuando comenzó la pandemia,


seguramente convencieron al mandatario de que no era necesario el camino de un acuerdo
y más intercambio de informacion. Con el manejo de la emergencia el Presidente pareció
haber encontrado, por fin, una agenda y un rumbo para su gobierno. El uso persistente de la
televisión en horario de privilegio le permitió algún brillo a su imagen y satisfacción a sus
asesores palaciegos.

La historia nos muestra que los mandatarios prudentes no pueden confiar en la popularidad
fácil, aquella que se gana cuándo comienzan las crisis, cuando las personas, temerosas y
desconcertadas, responden con presteza y emoción a los primeros llamados a la unión, al
patriotismo y al sacrificio. Una crisis como la que vivimos, impone necesaria e
inevitablemente un gran desgaste; trae el cansancio, el empobrecimiento y la desesperanza
de grandes grupos sociales afectados por la crisis.

Los éxitos inmediatos, aquellos que se obtienen con los primeros entusiasmos, antes de que
se agudicen las crisis, se multipliquen los muertos y se extienda la miseria, se desvanecen
como el humo. Eso sucede, ya lo sabemos, cuando el sufrimiento colectivo no encuentra
alivio efectivo en las escasas ayudas del Estado y en las palabras dulces que se van con el
viento.

Es posible que la pandemia y sus devastadores efectos se vayan a prolongar durante muchos
meses. La recuperación económica y social exigirá el esfuerzo continuado de lo que queda

3
de este gobierno y buena parte del próximo. Después de que bajen las infecciones y se
reduzcan los muertos, quedará la inmensa secuela de la pobreza, la miseria, el desempleo y
la falta de oportunidades en un economía muy deteriorada.

El país no recuperará la normalidad de la producción, el ingreso y el empleo en poco tiempo,


como un elástico resorte que contrae y rápidamente vuelve a la normalidad, tal como lo
sugieren las cifras oficiales. No compartimos la proyección del Ministerio de Hacienda que
nos dice que, sin auxilios ni políticas adicionales, la economía va a crecer casi el 6% en 2021
y casi 5% en los tres años siguientes. ¿De dónde sacan cifras tan poco realistas?

Los liberales creemos que si alguna vez ha existido una ocasión en la que un gobierno ha
debido jugársela todo por los pobres, por los desempleados, por los que sufren, por la
economía, es esta. Y aunque reconocemos que ha tomado algunas medidas adecuadas,
también sabemos que se ha quedado muy corto, y que ha llegado tarde. Y lo lamentamos.

Las mismas cifras del Ministerio de Hacienda dicen que los auxilios fiscales a la economía y a
las personas a raíz de la pandemia— llegan apenas a una cifra entre 2% y 3% del PIB, una de
las sumas más modestas en las comparaciones internacionales.

Ya en el segundo semestre de este año, el país empieza a estar fatigado, empobrecido, y


pronto puede estar sumido en el pesimismo. Y falta mucho trecho para volver a la
normalidad. El agotamiento de una falsa confianza en una rápida salida de la crisis, poco a
poco, está dando su lugar a la impaciencia y la desesperanza. Esto no solo corroe el respaldo
al primer mandatario y su gobierno, sino que peligrosamente abre serios interrogantes sobre
el futuro de las instituciones democráticas y de la sociedad entera.

APOYO A LOS MÁS VULNERABLES

4
Los subsidios que el Estado otorga muy difícilmente le llegan a la gente. Los ciudadanos no
se pueden gastar su tiempo en buscar subsidios porque ello significaría no ganarse el pan
de cada día.

En Sao Paulo, con los muy ambiciosos programas de eliminación de la pobreza del
expresidente Lula, el impacto fue cero. Recién Brasil empezó a entregar los apoyos y ahora
dice haber encontrado que muchos de los más necesitados no estaban en las listas que ellos
manejaban. Es un gobierno no muy creíble en este tema pero es muy posible que sea cierto.

Y por eso puedo afirmar, sin mucho temor a equivocarme, que mucho más de la mitad de
los vulnerables de Bogotá no están en ninguna lista de las que usa el gobierno nacional.
Algunos han recibido apoyo de la administración de Bogotá, del sector privado o de la
sociedad civil que se han comportado con generosidad. El gobierno no debe tener una lista
de tres millones como dice. Lo que tiene es la información de lo que hacen con cada
programa. Pero son datos muy difíciles de sumar. Además los pobres son la tercera parte de
nuestra población que incluye varios millones que están en la miseria. Se estima que las cifras
de pobreza se han incrementado bastante y ya empieza a haber serios problemas de
desnutrición y muerte por hambre de niños que son parte de comunidades indígenas, como
ya lo dicen cables internacionales y un grupo de la Universidad Johns Hopkins.

Yo creo que el Presidente Duque ha tratado de comprometerse a plenitud con estas tareas
sin que desafortunadamente pueda decirse que haya logrado cumplir sus propósitos. El
problema principal consiste en que sólo un porcentaje muy menor de las acciones que el
Presidente anuncia por televisión, son atendidas por sus subalternos. El Presidente dice una
cosa y parece saber muy bien lo qué habría que hacer, pero los funcionarios hacen lo que a
ellos les parece o lo que pueden por limitaciones financieras.

5
APOYO A LAS EMPRESAS

La frugalidad del apoyo afecta también la refinanciación de las pequeñas y medianas


empresas. A la hora de la verdad al gobierno solo le parece importante la economía formal y
el aparato productivo de mayor envergadura.

A los bancos no les dieron recursos para refinanciar ni a sus clientes y menos para las
pequeñas y medianas empresas. Al bajar el encaje para que compraran títulos del gobierno
tuvieron utilidades que no sé medir. Sí se han establecido líneas de crédito en el Fondo de
Garantías, en Bancoldex y Findeter pero en condiciones poco generosas y que no se han
usado mucho. Y además esos procedimientos son largos, engorrosos y muy poco eficaces.
Los ingleses están otorgando apoyos del 100% a las pequeñas y medianas empresas de
manera directa sin pasar por ningún tamiz ni institución

Se debieron asegurar créditos de mediano plazo con intereses bajos o sin intereses, derecho
a años de gracia, o a que no se pague nada. Si hubieran entregado recursos a los bancos para
otorgar créditos blandos a las empresas, una mínima condición hubiera sido no despedir sus
empleados. En todo caso no se consiguió un objetivo que era fundamental si se piensa en el
desempleo o en la reactivación de la economía.

En una decisión reciente de apoyo a los más vulnerables, les exigen registro mercantil, llevar
una contabilidad ordenada que les permita demostrar que han perdido el 20% de sus
ingresos y unos cuantos requisitos más. Y el banco al que tienen que acudir tiene poder de
decisión sobre las solicitudes, y si las aprueban pueden descontar los recursos del Fondo de
garantías. ¿Si será esta una manera práctica de realizar dicha ayuda? A un bar o a un pequeño
negocio de comida. No lo creo.

EFECTOS ECONÓMICOS Y SOCIALES

Hay diversas cifras de los recursos del PIB que se han gastado para atender la pandemia y
que oscilan entre el 2% y el 3%. He encontrado que las más certera es del 2.8% por la

6
institución de donde proviene. Es una cifra muy baja en términos comparativos. El esfuerzo
fiscal de las economías más grandes llega hasta un 15 % en el Reino Unido o el 20% en
Estados Unidos y otros países. Un economista nuestro ha identificado lo que han hecho Perú
y Chile ha sido bajar las tasas de interés, ofreciendo plazos más largos y disminuyendo
provisiones de cartera. Eso les ha representado a los peruanos utilizar 12% del PIB, y los
chilenos ya financiaron un fondo por el 8% del PIB. Las personas y empresas reciben créditos
con seis meses de gracia, 24 meses de duración e interés cero.

Ya es hora de que Colombia considere algo parecido. En este momento el problema es el


virus y no las reglas fiscales. Eso lo dicen las publicaciones económicas más especializadas y
ortodoxas, como The Economist y el Financial Times. Entendemos que está en peligro el
grado de inversión y que una segunda crisis de deuda en Latinoamérica ya se ve venir, y que
además nuestra debilidad cambiaria sumada a los efectos de la pandemia nos puede costar
el grado de inversión, que dicho sea de paso, no lo hemos perdido no por la buena calidad
de nuestra política económica sino por la tradición de siempre pagar nuestros compromisos.
Pero unas malas cifras de reactivación y unas peores de desempleo, serían información muy
dañina. Mientras tanto, el ministro ya parece hacer proyecciones para restablecer la regla
fiscal en el 2022. ¿Si será una decisión sabia o posible? ¿Si debería ser nuestra principal
preocupación? No lo creo. Andamos en movidas muy distintas a las de otros países.

Eso explica que China, Europa, Estados Unidos, Japón, Corea hayan ya comenzado un
proceso serio de recuperación económica, y ya estén por llegar a niveles pre pandemia, ya
que el impacto sobre los ingresos familiares fue mucho menor y la recuperación de la
demanda más clara y contundente. En China ya crecieron 3% en el pasado trimestre.

Estos países le han dado a sus ciudadanos mil dólares o mil euros al mes por persona, y ya
están estudiando como subir esos valores. En Estados Unidos están estudiando lo que llaman
la ‘ley héroes’ va a entregar seis mil dólares por familia. Las diferencias entre partidos son
por el seguro de desempleo no por estas medidas que no los dividen.

En cambio, en Colombia el empleo y la actividad económica siguen en caída a la espera de


las decisiones gubernamentales que no se ven a la vista. En solo marzo se perdió la cuarta

7
parte de los trabajos de esta economía, si se incluyen como desempleados los trabajadores
que han estado en el mercado laboral pero que no habían empezado al comienzo del año a
buscar trabajo. Ya salió una buena cantidad y el empleo subió al 24%. Si hoy salieran a buscar
trabajo el millón y medio o dos millones que aun no han salido, es probable que la tasa de
desempleo en las cuatro grandes capitales pueda pasar la barrera del 30%. Eso es como
impensable. Estamos seguros de que para enfrentar el problema se necesita una política más
audaz así sea a costa de agravar el problema fiscal. Un gran fracaso en la reactivación y un
eventual desempleo más alto del mundo, sería la peor información para examinar nuestra
economía desde ojos de entidades económicas externas

El gobierno informa, aunque de manera no muy certera, que ha gastado el 10% del PIB. Pero
no se puede clasificar como gasto en la pandemia la rebaja del encaje a los bancos para
adquirir bonos del estado. No puede tampoco contabilizarse las garantías aun sin utilizar en
el Fondo de Garantías que funciona en el Banco de la República.

Donde sí estuvieron prestos a asignar los recursos fue en Finagro donde aplicaron las
fórmulas muy parecidas a las de Agro Ingreso Seguro. Al conocer los medios de comunicación
cómo se usaron los recursos de la pandemia, el 40% de los beneficiarios inmediatamente
devolvió la plata. No está de más decir que no habían asignado recursos a un solo agricultor
mediano o pequeño. De nuevo los subsidios solo para los grandes agricultores y de manera
poco transparente.

Aún no entiendo por qué el gobierno no se ha apoyado más en el Banco de la República


como todos los países lo han hecho con sus Bancos Centrales. De ese tema se habló, y lo
ofreció la Junta del banco a comienzos de la pandemia, pero nunca se volvió a tocar. El
Ministro siempre le pone ojo a las regalías y tomó recursos para el pago de las pensiones en
el futuro en los departamentos con origen en las regalías una especie de ahorro.

Ojalá el Estado si pague esos recursos porque con operaciones similares quebraron el Banco
Central Hipotecario que era una buena institución.

8
Al Ministro Carrasquilla le debe lo que digo parecer esto demasiado heterodoxo. Yo creo que
debería entender que ya no estamos en tiempos de bonanza minera y energética, y que las
cosas que hizo en su primer ministerio, abundantes en exenciones, por ejemplo, ya no le
funcionan ahora ni se justifican. También debería saber que tanta generosidad fiscal
innecesaria en un momento como el actual no tiene sentido.

En este momento no sabemos que nos va dejar la pandemia porque muchos de los
problemas que señalamos en esta intervención ya son hoy mucho peores y se pueden volver
aun mucho mas graves. En algún momento podemos tener que enfrentarnos no a resolver
esos problemas sino a salvar nuestras instituciones, nuestros ciudadanos, de la miseria a
muchos mas de los que hoy tenemos. No sabemos el estado en el que quedarán las finanzas
públicas, el tipo de competencia internacional que enfrentarán nuestras compañías, ni cómo
vamos a salvarnos de la intensa desglobalización económica y de la mucho mayor
globalización política.

Tenemos la amenaza de la desglobalización económica tanto por la violación de las normas


de la OMC como por el proteccionismo que se ha dado de manera paralela. No entiendo eso
para que le sirve a los Estados Unidos, pero desafortunadamente están devolviendo el reloj
de la historia con un perjuicio enorme para todos.

La pandemia está generando cambios fundamentales en nuestra educación, en nuestra


manera de relacionarnos, en el deporte, en el entretenimiento y muchas áreas más. Habrá
que hacer un cambio radical de muchas de nuestras prioridades: más salud y menos
carreteras, más educación y menos inversiones públicas en construcción.

Se incrementará el rol del Estado y eso es ineludible. No hay duda de que la reverencia al
mercado va quedando atrás. Y de manera enfática quiero decir que para avanzar en
igualdad, que debería ser nuestro principal objetivo, hay que establecer el ingreso básico
familiar que ubique a todos los ciudadanos arriba de la línea de pobreza. Eso es lo que
empieza a abrirse campo en muchos otros países.

REFORMA TRIBUTARIA

9
Nos preocupa lo que se vio en la reforma tributaria del 2019, cuando repartieron los recursos
que se habían conseguido en el 2018. Y no sé los entregaron a los pobres o desprotegidos
sino que establecieron una rebaja de tarifas a las grandes y medianas empresas,
desfinanciando al Estado y generando mas desigualdad. Están llenando el sistema tributario
de exenciones excesivas, muy costosas en términos fiscales y sin mayor justificación ni
eficacia para mejorar la actividad económica. Los resultados tributarios hoy parecen buenos
pero están inflados por las amnistías que establecieron para capitales de colombianos
invertidos en el exterior. ¿Era para hacer eso que querían el IVA a toda la canasta familiar?
Es inverosímil. ¿No habrá en el gobierno quien proteste por una política tan regresiva y
desatinada?

¿Habrá alguien que nos explique para qué otorgan una exención a la Industria farmacéutica
que vale cerca de 400.000 millones de pesos? No lo podemos esperar del Ministro de
Hacienda que ha tomado la extraña decisión, sin antecedentes en nuestra vida republicana,
de no explicar nunca sus políticas. Yo no le conozco siquiera su voz.

Son exenciones exageradas a oligopolios muy rentables. Son empresas que han sido
sancionadas por la manipulación de los precios de los medicamentos. Es transferir recursos
fiscales de la clase media y de los pobres a los que más patrimonio o influencia tienen. Como
vamos a conseguir cuando presenten la reforma tributaria el próximo año de que tal cosa no
vuelva a ocurrir. Yo me pregunto si eso se hace para pagar favores del pasado o del futuro.
Es un sector que ha sido un contribuyente grande a las campañas del partido del presidente.

No votamos ese artículo de la reforma tributaria y ello le generó una gran indignación al
gobierno. Hicimos presencia para el quórum y no dejamos al gobierno sin su reforma. Al mes
teníamos la razón, se cayó el precio del petróleo y luego llegó la pandemia. No dejaron un
peso para imprevistos como se los advertimos y en vez de capitalizar parte de las utilidades
sin repartir de Ecopetrol, las reclamaron completas menoscabando significativamente el
valor de nuestra principal empresa pública. Ecopetrol que es ya una empresa de primera
línea, necesitaba y necesita una reserva para pasar los momentos de caída de precios. Y

10
ahora que dicen que van a vender por lo menos una parte, ¿si saben cuánto la dejaron
valiendo?

No entiendo por qué el gobierno con las facultades que le dio la emergencia no aplazó
algunas de estas decisiones equivocadas, injustas e inoportunas. Tal vez no quisieron
reconocer que nuestras objeciones eran totalmente validas. Pero ello no nos sorprende.

INFORMACIÓN DEL GOBIERNO

Lamento que el gobierno haya tomado la decisión de aislarme de toda la información oficial
y de cualquier comunicación acerca de la pandemia, tal como se lo señalé a la Ministra del
Interior dos meses después de que se hubieran tomado las primeras medidas. En cinco
meses ningún funcionario gubernamental ha tenido ningún contacto conmigo. Tal reclamo
se entendió como si yo estuviera pidiendo un favor que finalmente no me hicieron de
entregar simple información. Pueden estar seguros de que mi intención no era robarme la
gloria del manejo de la pandemia que ya hoy es una responsabilidad infernal, y que le ha
permitido al presidente mostrar una faceta de sus aptitudes que el país no le conocía. El
gobierno ha actuado con desprecio no solo hacia mí sino también con el Partido Liberal. Mi
relación con el gobierno no es mala sino inexistente. Creo que la última vez que hablé con el
Presidente fue después de la aprobación de la reforma tributaria del 2018, y si no recuerdo
mal desde su posesión hemos hablado solo dos o tres veces.

Es parte de la política gubernamental. He dicho varias veces que “el gobierno no me ha


ofrecido nada y que no les he pedido nada” como se lo informé a nuestras bancadas. Y lo he
emplazado a que lo confirme. Y el confirmarlo no le haría daño alguno. Prefieren filtrar a los
medios que yo he ido a Palacio, invitado por el presidente, a pedir puestos y mermelada.

Es una práctica perversa e infame que solo le hace daño a nuestra democracia y que no nos
ayuda a colaborar con el gobierno. Yo no sé si además han optado por una política de lo que
llamamos lentejismo que implica conseguir los votos uno a uno para cada proyecto de ley a
cambio de beneficios non santos.

11
Tampoco he visto al Presidente en la Comisión Asesora de Relaciones exteriores, nunca la
convocaron, aunque no están en la obligación de hacerlo. Eso debe ser que como el
Presidente vivió tantos años en Washington conoce a plenitud todos los desafíos de nuestra
política exterior, y tal vez creyó que no era necesario ni útil escuchar a nadie mas. Ya hoy es
tarde para citarla porque la política se ve totalmente definida. No me gustó que el gobierno
no hubiera defendido a Colombia cuando el Presidente Trump dijo que en lo que iba del
gobierno Duque la cocaína que salía hacia Estados Unidos se había incrementado en un 50%,
algo totalmente falso. No sé si no sabían o les dio miedo defenderse. Desde luego pronto se
supo la verdad. Colombia decomisa más cocaína que todos los demás países sumados. Y la
verdad tampoco me gusta que los embajadores desautoricen o que presidente, o solo le dé
pocas horas de vida al presidente del país vecino. Seguramente fue brillante haber pedido al
presidente Guaidó que les enviara a la señora Merlano. Eso es no querer que se las
devolvieran.

El de ella es un caso extraño porque todos los colombianos vimos cómo se volaba y como
ella salió a decir que la secuestraron. Nada tan contraevidente. Es mucho mas claro su escape
que el despreciable ataque que le causó la muerte al joven afroamericano Floyd.

No sé qué credibilidad se le pueda dar al resto de una declaración suya es creíble . ¿Cuál es
su independencia? ¿Qué queda valiendo su testimonio cuando está bajo control del
presidente Maduro que le facilitó su ingreso a ese país?. No creo que lo haya hecho de
manera ilegal. Tampoco creo que gobierno de Venezuela no se haya enterado de su
presencia.

Tampoco me parece qué sea conveniente decir, cada vez que Estados Unidos sanciona
funcionarios del gobierno de Venezuela de manera personal, digamos que ello lo estába
solicitando Colombia desde hace meses. Eso no sirve para nada distinto que generar nuevos
odios excesivos con nuestro vecino. Hay que buscar elecciones libres y justas en Venezuela
y no dudamos del carácter dictatorial de Maduro. Pero no veo para que sirve tratar de tener
la peor relación posible. No veo como eso sirve a nuestros intereses

12
El Presidente no puede olvidar que un incidente de cualquier tipo que se produzca en ese
país solo a Colombia le hace daño. Nadie más tiene que perder. ¿Si queremos centenares de
miles de inmigrantes venezolanos? Cualquier incidente militar en cualquier sentido los
pueden producir.

EL PROCESO DE PAZ CON LAS FARC

Debemos reconocer que el gobierno de Duque tiene un limitado mensaje de apoyo a la paz,
y que aun falta mucha voluntad para cumplir los compromisos adquiridos por el Estado.

Tuvimos que dar una batalla política colosal para rechazar las objeciones a la ley estatutaria,
dirigidas a modificar de manera significativa el Acuerdo de Paz, de manera inconstitucional y
unilateral y por fuera de los compromisos avalados por la Corte Constitucional. Ellas eran el
preludio para despojar a la JEP de sus funciones constitucionales

El señor presidente Duque debe tener claro que los colombianos sí quieren el proceso de
paz, y aun los que discrepan quieren dejar el tema atrás, muy a pesar de algunos dirigentes
políticos de su partido que dicen que preferirían que la guerrilla se hubiese quedado en el
monte.

La votación que rechazó las objeciones a la ley estatutaria del Congreso tuvo un enorme
valor. Gracias a las otras bancadas que nos acompañaron y que dejó ver que la paz con las
FARC tiene mucho mas respaldo político del que el gobierno cree.

El presente gobierno ha escamoteado aspectos importantes del proceso de paz. Hay


problemas empezando por la desfinanciación sistemática de los programas para la
implementación del acuerdo, pero no veo porque lo que falta en recursos no lo pueden
subsanar. El Presidente Duque ha avanzado en la reglamentación del Catastro

13
Multipropósito y lo que está relativamente cumpliendo son los Planes de Desarrollo de
Enfoque Territorial, PDETS que cubren 170 municipios, los más pobres.

EL PUNTO AGRARIO Y EL ACUERDO DE PAZ

El punto agrario en el acuerdo de paz es el más controversial. El Presidente Duque, por su


parte, anunció que iba a comprar y transferir un millón de hectáreas. Habrá que ver si lo
hacen, en cuáles zonas y que características tienen cómo las adjudican.

En lo que tiene que ver con la sustitución de cultivos, las cifras del gobierno Santos son
difíciles de verificar. Lo que sí dijo el Informe de Naciones Unidas es que se habían
efectivamente sustituido cerca de 40.000 hectáreas en 15 departamentos y 55 municipios,
donde se concentra el 70% de la cocaína de Colombia. En el Informe de la Oficina de Naciones
Unidas sobre las Drogas y el Delito, se dice que hubo un cumplimiento del 92%.

Lo que sí ha funcionado a medias es la reincorporación. Se han desarrollado algunos


proyectos productivos tanto de forma individual como colectiva pero han dejado a un lado
muchos proyectos a financiar por los europeos. Y me consta que fueron ellos los que
recuperaron a Centroamérica.

Nunca promulgaron un informe sobre la memoria histórica juiciosamente trabajado con la


colaboración de muchos sectores sociales y políticos con el aval de la comunidad
internacional que acompañó el proceso de paz. ¿Será que el Presidente no puede dar
órdenes a sus subalternos para no dejar mensajes tan equívocos sobre todo en la comunidad
internacional y que generan toda clase de dudas sobre que tan comprometido está el
gobierno con la paz?

La ausencia del conflicto debería permitir avances sustanciales en temas que enriquecerían
el proceso de paz. Pero las ofensas gratuitas e innecesarias a los miembros de las FARC
desmovilizados, los ataques a la JEP y sus funciones y otras actitudes del gobierno no lo
permiten.

14
La JEP merece tener el apoyo de todos los colombianos para que pueda continuar asumiendo
su enorme responsabilidad. Por primera vez, gracias a la institucionalidad creada por el
Congreso y avalada por la Corte Constitucional, los crímenes de lesa humanidad y los
crímenes de guerra de competencia de la Corte Penal Internacional, cometidos por
integrantes de las FARC y agentes del Estado, serán juzgados y sancionados. Las esperanzas
de justicia de millones de víctimas del conflicto armado están puestas en la JEP. Y el anhelo
de los colombianos de pasar la página de violencia, dolor y lágrimas depende de que la JEP
haga bien su tarea. Esa es la magnitud de su responsabilidad.

Así que no más palos en la rueda de la JEP. No más exigencias imposibles para que la JEP
haga en dos años lo que la justicia penal ordinaria no pudo hacer en medio siglo. No más
dobles discursos invocando la paz pero alimentando el odio la desconfianza y la venganza.

Del gobierno también queremos que también por las masacres de que tanto ahondaron
los conflictos de tierra y que fueron financiadas por civiles. También queremos saber sobre
los falsos positivos. Los dos están entre los delitos mas graves que la Corte Penal
Internacional clasifica como de lesa humanidad.

EL ACUERDO DE PAZ Y LOS CIVILES

Y aquí quiero volver a un tema en el que insistí durante la negociación. La no participación


de los civiles y empresarios en el proceso de paz es muy grave e injustificada, y en mi modesta
opinión la principal causante del asesinato de lideres sociales.

Los conflictos de tierras han sido la principal razón de la larga violencia. Los civiles y en gran
medida los empresarios rurales no se acogieron al proceso de paz por la presión o

15
recomendación de algunos dirigentes y funcionarios que les vendieron la muy equivocada
idea de marginarse del proceso y dejar sus casos y conflictos en la justicia ordinaria.

Sé de buenas fuente que ya muchos consideran que esa fue una mala decisión y que sería
mejor que la Fiscalía con base en un artículo legal hiciera una lista de empresarios y empresas
que fueron intimidados y eso, como expresamente lo dice el Acuerdo, los pondría exentos
de responsabilidad, y por lo tanto no serian procesados por la JEP. Tal vez un reporte a la
Comisión de la Verdad sería suficiente. Este sería un buen paso para culminar esa larga
guerra civil que los colombianos hemos sufrido.

Desde la negociación he llamado la atención para desmovilizar a todos los protagonistas del
conflicto. Solo habrá una paz completa cuando todos ellos se acojan al Acuerdo y se cree un
verdadero clima de reconciliación. Hasta ahora hemos visto mucha mezquindad que no muy
buena voluntad para cumplir los acuerdos.

Y en el partido de gobierno se expresan de una manera humillante con los desmovilizados,


que no se compadece con la consolidación del proceso apenas en ejecución. Su discurso
genera apoyos políticos base electoral, pero sobre todo siembra odios, lo que no es tan difícil
en Colombia.

Los liberales pensamos que basta con cumplir los acuerdos de paz. Hay que producir un
nuevo comienzo, un nuevo amanecer. Este acuerdo abre posibilidades para iniciar una etapa
de transformación de la sociedad colombiana. Bajo el telón de fondo de la reconciliación,
tenemos que abrir la puerta a una sociedad más incluyente, en la que nadie tema por su
integridad a consecuencia de sus ideas políticas.

Y ahora algo que tal vez no debería decir, que no se sorprenda el gobierno por el enorme
descontento que existe hoy sobre todo en los sectores más contestatarios de la sociedad
colombiana a los que el gobierno mira desde lejos con cierta indiferencia: indígenas,

16
afrodescendientes, maestros, empleados de la rama judicial, sindicatos y centrales obreras,
estudiantes de todos los estratos, organizaciones de la sociedad civil.

Creo que el gobierno no comprende que buena parte de ese comportamiento e


inconformidad de finales del 2019 se debe a la ambigüedad suya frente al proceso de paz.
Ya veremos hasta donde va a llegar la protesta que ya existía y que es muy probable se repita,
y que ahora se suma al descontento por el manejo de la pandemia y a que el pan escasea en
muchísimos hogares de Colombia.

POLÍTICA DE DROGAS Y NARCOTRÁFICO

Y en lugar de pedirle a Estados Unidos que revise su política prohibicionista, que pocos
estados practican y es un fracaso histórico de inmensas proporciones, nos proponemos a
respaldarla, aun a riesgo de meternos en otro callejón sin salida, pretendiendo meter a la
cárcel a nuestros consumidores, algo que muy pocos países en América Latina o en Europa
están haciendo, salvo en el caso de gobiernos autoritarios y antidemocráticos. ¿No será
suficiente que Colombia sea de lejos el país que más coca decomisa, lo que es posible porque
gastamos cerca del 5% del PIB en seguridad al mismo nivel de Estados Unidos que se siente
y es el policía del mundo?

La política del menor daño, que es la adoptada por la mayoría de los países europeos, es la
de la regulación y no la de la prohibición, y que yo sepa no viola ninguna convención de
Naciones Unidas. Es también lo que han hecho muchos Estados de la unión americana sin
apoyo de partidos o dirigentes políticos y con una débil oposición del gobierno federal, y
que va inclusive mas lejos que la de los europeos porque habla de legalización y no de
regulación.

Colombia tiene un serio compromiso de enfrentar el tráfico internacional de drogas de


sustancias psicoactivas, pero la prohibición de su consumo sólo nos lleva a mafias gigantescas

17
en nombre, no de la ley, sino de una supuesta moralidad que tiene consecuencias
desastrosas. Un paternalismo puro y duro. La idea maniquea nefasta de los buenos y los
malos. Idea que por demás ha llevado a que se cometan los abusos más grandes de la
historia.

También quisiera en este momento señalar que la erradicación forzosa de coca que afecta a
150.000 campesinos, muchos de los cuales ganan menos del mínimo, nos va a generar otra
guerra con muchos muertos. ¿Será eso lo que los colombianos queremos? ¿No habrá
manera de que el gobierno considere la erradicación manual voluntaria que termina siendo
mucho menos costosa y mas eficiente?

El Consejo de Estado procedió con su propio criterio y recientemente tumbó los efectos del
decreto sobre el porte y la tenencia de la dosis personal. Un fallo único que, sin la necesidad
de invocar los fallos de la Corte Constitucional ni los de la Corte Suprema de Justicia, señaló
argumentos como el de la esfera íntima de la persona y el derecho al libre desarrollo de la
personalidad para defender el espacio propio del consumidor, sin que se transgredan los
derechos de los demás. Había que recurrir a lo obvio. Algo que por lo demás no parece ser
tan claro para el Gobierno. Y ya se han pronunciado en dos oportunidades la Corte
Constitucional y también lo ha hecho la Corte Suprema y ahora el Consejo de Estado. Pero
queda claro que el gobierno en este tema está tratando de desconocer sentencias de
nuestros tres más importantes tribunales.

Se necesitan reglas para que no se generen situaciones que afecten la vida de nuestros niños.
Pero eso se establece por la rama legislativa que está autorizada para hacerlas, no por
decretos ejecutivos que pretenden crear tipos administrativos y penales abrogándose de
competencias que no tiene. En vez de prohibición lo que se necesita es regulación.

Y la tarea de definir las zonas donde se quieren excluir el consumo y no el simple porte de la
dosis personal es de los municipios y no de la Policía. Quieren que la Policía prevarique y
desconozca una decisión sobre la que ya se han pronunciado las tres Cortes, y que cierran
un ciclo en materia de protección de derechos fundamentales. Curiosamente, son las cortes

18
las que ofrecen el garantismo y la sensatez para orientar una verdadera política de drogas
hacia la regulación, no la prohibición.

Yo no quisiera ver de nuevo a nuestros buenos policías requisando estudiantes en los


parques, o en las puertas de los bares en lugar de perseguir las bandas de narcotraficantes y
de atracadores.

El consumo de drogas no es un delito, es un problema de salud que demanda más educación,


más prevención y tratamiento, mucha mas reglamentación legal, participación de los padres
de familia, de los médicos, de la sociedad civil. ¿Será mucho pedirle al gobierno que distinga
entre porte y consumo? Parece que le quedó grande.

AUTONOMÍA DE LA JUSTICIA

Rechazamos todo lo que atente contra la independencia judicial.

Las bancadas de Senado y Cámara del Partido definieron los principios en el trámite de los
proyectos de reforma judicial que se encuentraban a consideración del Congreso en la
primera legislatura: la garantía de su independencia y la ampliación de acceso que serian
serán los ejes de las ideas que defenderiamos. La independencia judicial es un baluarte de la
tradición jurídica colombiana. Es prerrequisito de un sistema de frenos y contrapesos real y
efectivo, sin el cual se empezaría a desmoronar el principio de la separación de poderes que
ha llegado a verse amenazado por razones políticas o coyunturales.

Ya nos habíamos expresado en contra de la propuesta de la Ministra para limitar el alcance


de la tutela y quitarle su carácter expedito, su informalidad y la prevalencia del derecho
sustancial sobre el procesal. Y cuando se habla de restringirla porque ella se usa para resolver
asuntos que deberían ser resueltos por la justicia laboral o civil, tenemos que señalar que la
reforma que hoy se requiere en nuestra justicia tiene más que ver en asegurar para ellas
procedimientos que garanticen pronta y cumplida justicia en esas áreas. También es necesario

19
desarrollar mejor los conceptos de más justicia administrativa y de precedentes judiciales que
guíen las Cortes y los jueces.

Igualmente los congresistas liberales rechazaron los intentos de revocatoria de la Cortes,


como una respuesta en su contra por valientes decisiones judiciales que ha adoptado en los
últimos años. La propuesta de una súper corte es abiertamente inconveniente y contraria a la
tradición jurídica y la Constitucion.

En el mismo sentido, los senadores y representantes liberales anunciaron que votarían


negativamente las propuestas de ampliación exorbitante de inhabilidades e
incompatibilidades que harían prácticamente la muerte profesional de quienes han prestado
el servicio como magistrados.

Y la reforma que reclama hoy el país es ya más profunda. Hoy subsiste la necesidad de
insistir en depurar la política y de recuperar la credibilidad del quehacer político. Pero
además, es indispensable enfrentar la captura soterrada, por suerte solo parcial, de algunas
entidades del Estado por parte de mafias y organizaciones criminales.

El Partido Liberal apoyaría la propuesta de eliminación de la Sala Administrativa del Consejo


Superior de la Judicatura con el fin de diseñar un esquema más eficiente de administración y
gobierno de la Rama Judicial, respetando las reglas adoptadas por la Corte Constitucional que
básicamente consisten en asegurar que no habrá intromisiones externas que pongan en
peligro la independencia judicial.

Senadores y representantes liberales aseguraron que harían énfasis en que la reforma facilite
el acceso de los ciudadanos a la justicia y por tanto propondrán que se garantice que en todos
los municipios de Colombia haya al menos un juez y que los jueces especializados no se
concentren en las ciudades capitales como es hoy.

El Partido Liberal propondrá que se adopten incentivos para que jueces y fiscales de las más
altas calificaciones se establezcan en municipios que hoy no cuentan con un servicio de
calidad.

20
De la misma manera el liberalismo procurará que se complete la nivelación salarial de jueces
y funcionarios judiciales, que está pendiente hace décadas.

Es necesario garantizar las apropiaciones presupuestales para fortalecer la Fiscalía, el Instituto


de Medicina Legal y la infraestructura judicial para facilitar la implementación de los códigos
de procedimiento y contencioso administrativo que se aprobaron hace más de cinco años sin
que se haya dotado a los jueces para hacerlos efectivos.

Respaldamos la propuesta de Cambio Radical para que el fiscal sea elegido por la Corte
Suprema de Justicia de una lista de elegibles proveniente de un concurso público de méritos.

Nuestra política de respetar la independencia o autonomía de la rama es de vieja data y


desde que empezó el gobierno Duque la reiteramos. La principal idea del gobierno era
restringir el alcance de la tutela. Dijimos entonces que no había posibilidad alguna de que
acogiéramos esa propuesta. Y además dijimos, y de eso hay bastante evidencia, que no
aceptábamos ninguna reforma de la Justicia que le quitara funciones a las Cortes, ni que los
funcionarios aforados fueran sancionados por un tribunal que tuviera origen en el legislativo.
Ya vimos el resultado que trajo la equivocada reforma de equilibrio de poderes del anterior
gobierno que se vino al suelo por sus objetivos y su inconstitucionalidad.

Y ahora nos proponen soluciones inviables y equivocadas para resolver un problema que en
todo caso no se puede corregir con una reforma constitucional , ni sustituyendo la
Constitución del 91, la que defenderemos con todas nuestras energías.

Frente al fallo de la Corte en relación con el expresidente Uribe los dirigentes de ese partido
reaccionaron conforme a su ideología insultando a nuestros magistrados porque no les
gustan sus fallos. Le queremos recordar al Presidente que es su obligación reaccionar
serenamente y con acatamiento a los fallos judiciales, respetando la ley y la Constitución. El
no debe reaccionar con ideología, eso lo saca del respeto al estado de derecho al que está
obligado y es una falta grave. Que quede meridianamente claro que los liberales no
aceptamos amenazas, ni presiones indebidas, ni ofensas inaceptables a nuestros jueces y
magistrados.

21
Me he negado a reaccionar frente a esa decisión de la Corte Suprema. Eso es un tema judicial
y no político. Nosotros respaldamos la independencia y la autonomía de la Justicia y no
creemos que los partidos políticos se deban pronunciar. Nosotros los liberales no tenemos
que opinar sobre la decisión de la Corte.

Ellos en su sabiduría nos deben trazar un camino y confiamos en que van a decidir en
derecho; nada hacemos los políticos tratando de impulsar decisiones que son judiciales. La
Corte Suprema no necesita respaldo de parte nuestra y no creo que le sirva. Ojalá el
expresidente Uribe logre probar la inocencia que él reclama.

FUNCIONES DE LA POLICÍA NACIONAL

Uno se pregunta qué es lo que quiere hacer el gobierno con las unidades de policía liberadas
por la desmovilización de las FARC.

Primero fue la intención de entregarle el control de las ventas ambulantes, luego


desconocieron el fallo de la Corte Constitucional de hace 25 años que estableció la dosis
mínima, persiguiendo jóvenes que están dentro de la legalidad; luego con el control de las
marchas y ahora con dedicarlas a realizar tareas que sí necesitan una mucha mayor
regulación como lo es el control del consumo de drogas en ciertos lugares públicos.

Ahora tienen a la policía velando por el cumplimiento de las normas del confinamiento que
tiene decenas de excepciones y que son diferentes para cada municipio y ahora para cada
localidad o para cada barrio.

¿No será que deberíamos repensar el papel de una policía que es militar, que es la que
tenemos y que en el exterior es considerada como la mejor por todos los organismos
antinarcóticos de América? La Policía nuestra fue entrenada para combatir poderosas
organizaciones criminales y no para limitar los derechos de los ciudadanos. Tampoco fue
entrenada para controlar actividades sociales o políticas, mucho para ejercer control social.

22
Eso requiere una policía con una mentalidad diferente que deberíamos empezar a
conformar.

¿No será que esos policías, una vez se reduzcan las necesidades de control de la pandemia,
los deberíamos dedicar a cuidar nuestras ciudades donde se ha generado serios problemas
de seguridad y para lo cual si están bien preparados?

El uso indiscriminado de la fuerza no solo coincide con la supresión de libertades por cuenta
del virus, sino con una práctica a la que el Gobierno se ha acostumbrado de usar la policía
como mecanismo para enfrentar los problemas sociales. Una costumbre que por de más no
puede salir bien, si no que sólo puede garantizarse con más represión. Un tufillo autoritario
latente que no toleraremos.

CORRUPCIÓN

Nuestro reconocimiento a todas las bancadas parlamentarias por la decisión de establecer


el pliego único para la contratación pública que elimina el principal foco de corrupción que
tiene el país. Este era sin duda el más importante elemento que promovieron los verdes en
el referendo que nosotros apoyamos. Allí estuvo su bancada completa dándole un impulso a
la iniciativa. Eso sí, nos quedamos esperando si quiera una declaración de apoyo del
candidato de ese partido en las últimas presidenciales. Curioso que quienes más predican
asumir esta bandera brillen por su ausencia cuando de aprobar un proyecto de esta
envergadura se trata. Claro que podría ser que ni siquiera se enteró. Es bastante
incompresible tal omisión.

Yo me involucré en la Cámara no solo tratando de comprometer a representantes nuestros


sino también de otras bancadas y se consiguió una votación de 143 a tres. El gobierno
también brilló por su ausencia.

Eso pone fin casi totalmente a la “mermelada” que se estaba aprobando sobre todo en el
uso de las regalías a través de alcaldes amigos de los parlamentarios. Ya dejamos esa historia
atrás. Las partidas regionales se podrán incorporar en el presupuesto solo con aceptación de

23
Planeación Nacional y por procedimientos aun por establecer. Todavía no sabemos si esa
mermelada es la misma de la que hablaba el Presidente Duque aparentemente para hacer
un gobierno monocolor y sin ninguna clase de concurso de méritos.

El liberalismo está cosechando así los frutos de la depuración de sus costumbres políticas;
la adopción de una nueva ética política que ha corregido las malas prácticas de varias
décadas.

LIBERALISMO Y CIUDADANOS

Hemos recuperado nuestra vocación de poder y lo hemos logrado sin gajes burocráticos,
desde la llanura, como diría el Presidente López. Tenemos que mostrar ante el país una cara
limpia contra la corrupción y de complicidades con el paramilitarismo, la guerrilla y el
narcotráfico.

El nuestro es el partido de los humildes, de los que no tienen voz, de los marginados, de los
excluidos y no el que solo protege a los ricos y poderosos.

Tenemos que actuar de nuevo pensando en las ideas de Galán, el altivo, el franco, el
fiscalizador, el crítico, el opositor, el irreverente, el atrevido y temerario. Galán nos enseñó
que ante las dificultades lo que nos corresponde es no claudicar. Y nos infundió que la
política es el más poderoso instrumento para transformar la sociedad. Perdió su vida
desafiando la acción y la mentalidad de los mafiosos que se estaban entronizando en la
política y en nuestra juventud. Y no hizo antipolítica como equivocadamente creen algunos,
sino que tenía la convicción de que el Partido Liberal y la política eran instrumentos
poderosos para cambiar nuestra sociedad para que fuera mucho más justa pacifica e
igualitaria. Y dijo enfáticamente en Cartagena, en una convención como ésta, que no
reconocía enemigos en su propio partido y la única condición que tenía era la consulta
popular.

El no era de los que dicen y no hacen como el señor Fajardo que se escondió en el momento
más crucial para defender la principal bandera del Partido Verde. El ha dicho una falsedad
absoluta: que no fue presidente porque no lo apoyamos. Cuando aún no sabíamos qué

24
camino coger y perdimos en la primera vuelta, él mando a decir que no quería nuestro apoyo
sin que nadie le hubiera preguntado. El no quiso participar en una consulta cuando tomamos
la muy difícil decisión de anticipar nuestra consulta interna. Pagamos un alto costo político
pensando que él actuaría de manera razonable. Tontos nosotros de creer que él iba acertar.
Y ahora anda diciendo que no quiere el apoyo de ningún partido y me imagino que ni siquiera
del verde. Sea la oportunidad de decir que empezamos a tener coincidencia con muchos de
sus dirigentes, así como con líderes de los partidos de la izquierda y muchas otras
organizaciones políticas, sociales, sindicatos, centrales obreras indígenas, campesinos y de
afrodescendientes.

Nuestra actitud en esta convención tiene el talante que aprendimos de López Michelsen y
hemos tenido siempre presente: su rebeldía, su contestación permanente, su indisciplina
con el MRL, su irreverencia, su ironía, su humor provocador, su desdeño hacia la pompa. A
mi generación López le enseñó a pensar y Galán a actuar basados en conductas éticas.

En el liberalismo no tenemos dogmas, no nos hemos comprometido con verdades absolutas.


Tenemos que dirigir el ímpetu reformista que siente hoy. El liberalismo vive de la polémica,
es hijo de la diversidad. De su esencia es el pluralismo. Los caudillos venden ilusiones, no
esperanzas ni soluciones. Creemos mas bien en la importancia del libre examen, en la
práctica del disentimiento, de la tolerancia, del respeto al derecho ajeno.

La depuración de las costumbres políticas es un compromiso indeclinable del liberalismo en


esta coyuntura histórica y trabajaremos con quienes se identifiquen con estos postulados.
Se trata de algo esencial para nuestra identidad como Nación, para nuestra manera de definir
qué principios políticos rigen la sociedad colombiana. Hemos constituido una bancada
disciplinada, seria, dedicada, y ello nos ha permitido actuar de manera cohesionada y
colectiva. Y lo hemos logrado con respeto al derecho al disentimiento y al libre examen, tan
caros a la tradición liberal.

25
Hubiera preferido poder estrechar las manos a ustedes mis copartidarios, darles un abrazo
fuerte y haber podido personalmente debatir, reflexionar, disentir, y proponer. Nos
habíamos agendado para realizar nuestra Convención en la ciudad de Cartagena entre el 5
al 7 de junio, pero por las razones ya conocidas, no fue posible.

El 17 de junio el Consejo Nacional Electoral por medio de la Resolución 2095 de 2020, otorgó
la posibilidad a los movimientos y partidos políticos de poder realizar sus Congresos o
Convenciones de manera no presencial hasta el proximo 31 de Agosto, de tal forma que
cumpliéramos con el mandato constitucional de realizarlos pasados los dos años definidos
como período para la vigencia de los cuerpos directivos. Eso sí, el plazo para hacerlo fue
perentorio.

Por lo anterior, reactivamos el cronograma de actividades preparatorias de la VIII Convención


Nacional Liberal; elegimos e instalamos más de 750 directorios en todo el país; realizamos
las convenciones territoriales; se llevaron a cabo las asambleas y congresos nacionales de
jóvenes y mujeres; así como de nuestros grupos étnicos, sectores sociales, de sindicatos,
pensionados y campesinos.

Ad portas de la Convención Nacional, el Consejo Programático Nacional con la coordinación


del Instituto del Pensamiento Liberal, la exposición de expertos nacionales e internacionales
y la participación de nuestra militancia, se logró preparar el documento programático que
será puesto a consideración de todos los delegados en la VIII Convención Nacional Liberal, el
que sin duda permitirá abrir un valioso espacio de reflexión, de cara al futuro de nuestro
partido y de Colombia.

Yo sé bien que me debo apoyar más en personas muy importantes que pertenecen al partido
y en otros que no militan activamente. Ni la anterior campaña ni la pandemia nos han
facilitado actuar de esa manera, aunque he debido hacerlo en todo caso.

26
Y quiero decirles a ellos que poco me molestan sus críticas que son de la esencia y tradición
de nuestro partido. Tengo la piel dura y no acostumbro responder reyertas cuando no
encuentro de que se me sindica ni sé para que me sirve a mí o al partido responderlas.

Se equivocan los que señalan que el partido se acabó a pesar de que tuvo un resultado
excelente en el último certamen electoral que nos devolvió nuestra condición de partido
mayoritario. Obtuvimos mas votos, mas gobernadores y alcaldes que cualquiera de los
demás partidos. Lo que si es verdad es que no tenemos chanfas, ni sinecuras, ni privilegios
ni para los nuestros ni para quienes consideren integrarse al partido. Y si algunos liberales
hacen critica, están en todo su derecho.

Muchas de las tareas que acometió el presidente Duque nos parecen insuficientes y
deficientes para modernizar el aparato productivo, para promover la justicia social,
para desarrollar el potencial de las regiones.

Nos enfrentamos a un gobierno, como sin rumbo en muchos frentes, pesado


burocráticamente y en el que los que tienen las responsabilidades públicas, la gente los ve
lejanos y distantes, como si no les dolieran los problemas de la gente. No conectan con
nuestro pueblo, no saben transmitir ni los logros, ni las dificultades, ni las limitaciones. Y
toda el agua sucia ha caído sobre el Presidente.

Nuestra independencia no puede ser oposición inmisericorde, sin darle cuartel ni un minuto
al gobierno. No nos podemos volver una carga para el país. Tenemos la obligación de ser
constructivos. Pero no vivimos tiempos de canapé republicano. El ejercicio de la critica, el
disentimiento, es de la esencia liberal.
Por eso frente a figuras de tierra arrasada, de destruir las instituciones y de desconocer la
legitimidad del gobierno, no contarán con el respaldo ni el coqueteo del partido liberal.

27
Todo aquel que encuentre algo para denunciar debe usar los canales institucionales y
encontrará espacio para la acogida de esas denuncias en nuestras bancadas y de seguro en
las cortes y en los organismos de control.

Nuestro partido ha encontrado un puñado de jóvenes dirigentes que lo han llevado por aguas
tumultuosas con éxitos legislativos muy importantes. Su agenda tiene más peso político que
la del gobierno, lo que no es usual. Me suena el concepto de Colombia Federal que planteó
el presidente del Senado Lidio García al concluir las sesiones ordinarias, quien a pesar de que
tiene su vida amenazada y está en perentoria cuarentena, va a participar en esta convención
con una valentía y amor por su partido difíciles de igualar. Le deseamos pronta recuperación.
Algo como eso planteamos cuando presentamos nuestro proyecto a la Constituyente. Se
buscaba mas soberanía fiscal como la que hoy tiene Bogotá. Eso se debería extender a todas
las capitales y ciudades intermedias y ampliar los tributos sobre los que pueden actuar. Sería
un gran acto de descentralización sin ningún costo para la nación.

No entiendo bien a gobiernos y congreso porque les da tanto trabajo tramitar esta norma.
¿Será porque son muy centralistas?

También es muy importante examinar el potencial del impuesto al consumo en vez del IVA
del representante Chacón. Yo no tengo duda de que seria muy útil para normalizar
actividades informales. No sé aun si puede sustituir el IVA y cuáles serían las consecuencia
de ese cambio tan drástico. Hay que hacer una discusión seria con la administración de
impuestos y con los exministros y expertos nuestros que siempre están a disposición y
prestos a colaborarnos.

Este es el momento de hacer reformas sustantivas mucho mas allá de la agenda legislativa
del gobierno. El Partido Liberal está listo para examinar propuestas sobre la política que
afecten la seguridad de nuestra Nación. Ha quedado claramente demostrado que la
Constitución del 91 es un marco apropiado para el ejercicio de la autoridad, y que con ella
es posible cumplir el deber básico de proteger a los ciudadanos.

28
Todos en el iberalismo debemos impulsar una política de seguridad firme y eficaz. Y creemos
que eso es posible sin caer en el autoritarismo ni menoscabar el proceso de paz y sin dejar
de lado los controles legales o constitucionales. Una política que sea respetuosa de los
derechos humanos en todo tiempo y lugar.

Muchas gracias a la casi totalidad de nuestra representación parlamentaria, cuya agenda de


proyectos de ley tiene mas peso que la que debería tramitar el gobierno que practica una
política equivocada y según la cual para gobernar no se necesitan nuevas leyes, con el
ejemplo del segundo periodo del Presidente Obama.

En Colombia los funcionarios públicos solo pueden hacer lo que expresamente mande una
ley. Y para avanzar en reformas políticas o de justicia se necesitan leyes de infraestructura,
de educación o de muchas otras materias.

Y el país quiere nuevos liderazgos, ajenos a los vicios de nuestra democracia, con ímpetus
frescos, audaces, atrevidos. Y los que nos reunimos aquí hoy. Sabemos el riesgo de que el
país tome un camino facilista y populista como ha acontecido con países europeos y una
buena cantidad de los países latinoamericanos. Eso lo queremos evitar

No estamos de acuerdo en que con el fin de facilitar la creación de nuevos empleos les
quitemos derechos a los trabajadores como algunos proponen. Esa no es la manera de
buscar creación de empleos en un momento tan difícil.

Tampoco es posible encerrar nuestros países en las viejas ideologías que ya no le dicen
mucho a la gente y no reflejan ni los problemas ni las soluciones ni las aspiraciones en este
momento de la historia humana.

El liberalismo debe ofrecer como alternativa nuestro espíritu reformista y transformador de


las instituciones políticas y de las políticas públicas: más reformas, más descentralización,
más democracia, más compromiso. Se necesitan muchas reformas legales o

29
constitucionales, más acciones de la justicia y más voluntad política del gobierno y de todos
los partidos políticos para corregir esta situación.

Impulsar un conjunto de reformas que hagan mirar al país hacia el mañana. Tenemos que
sacarlo de ese escapismo en el cual se encuentra, para que encaremos nuestros grandes
desafíos y problemas, exigiéndoles a los ciudadanos y a la sociedad civil, sacrificios,
solidaridad y el cumplimiento de sus deberes y responsabilidades.

El liberalismo se tiene que poner a la cabeza de quienes reclaman más resultados en la lucha
contra la pobreza; en la mejor distribución del ingreso; en el crecimiento de los salarios reales
de los trabajadores; en menores cifras de desempleo; y en un sistema educativo acorde con
los requerimientos de la edad pos pandemia.

El liberalismo tiene que hacer más para promover y garantizar los derechos sociales
consagrados en la Constitución.

La miseria es totalmente incompatible con la Constitución que nos guía y es una afrenta al
estado social de derecho. A mi juicio, las enormes fallas del Estado en el cumplimiento de
sus obligaciones sociales son las que le estaban abriendo una brecha a la credibilidad de las
instituciones democráticas.

Cada vez en esta administración nos alejamos mas de la defensa radical del ser humano y lo
que buscan muchos es extremar la capacidad del gobierno para limitar, controlar o
desconocer los derechos ciudadanos.

Y que el gobierno sepa que no colaboraremos en ninguna política para reducir el Estado.
Solo aceptamos la que tenga su origen en la financiación de Estado lo que va a hacer una
tarea muy difícil hacia adelante. Eso solo traerá mas desigualdad.

El liberalismo debe comprometerse de fondo con la reforma del Estado. En Colombia


estamos urgidos de recuperar la idea de un Estado fuerte, ágil, eficaz y prestigioso. Un Estado

30
más eficiente y con mayor capacidad de vigilancia, regulación y control. No podemos repetir,
sin análisis, las soluciones o fórmulas propias de hace algunas décadas, que hoy son
simplistas o inapropiadas.

Por eso estamos obligados a encontrar soluciones liberales, a los inmensos problemas y
desafíos que nos ha traído la pandemia.

El liberalismo no va a aceptar que haya problemas incontrolables o imposibles de resolver.


No aceptaremos la resignación frente a las secuelas negativas de la trágica época que nos ha
tocado vivir. Pero las respuestas no las encontraremos en ningún libro de texto.

Tendremos que tratar, ensayar, experimentar, como tantas veces nos lo ha puesto de
presente el ex Presidente López, como rasgo esencial de la política del Partido.

El liberalismo ha sido la vanguardia en el último siglo. Solo menciono los nombres de López
Pumarejo, Gaitán, Carlos Lleras, el MRL, el Nuevo Liberalismo y el proceso que nos llevó a la
Constitución del 91 con la complicidad o mas bien colaboración del entonces Presidente
Barco.

Con esos gobiernos hemos consolidado ideas de igualdad, derechos de los trabajadores,
pluralismo, tolerancia, derecho al disentimiento, libertad de expresión y la tutela como el
más eficaz instrumento que existe en el mundo para defender los derechos ciudadanos.

Tenemos que derrotar el pesimismo atávico tan característico de nuestra alma nacional. En
este momento crucial de nuestra historia, lo más importante es definir hacia dónde
queremos llevar la sociedad colombiana, cuáles son nuestros ideales, cuáles nuestros
valores, a dónde queremos ir.

De que seamos capaces de encontrar un camino conforme a nuestros ideales y valores


dependerá que el Liberalismo regrese a ser el intérprete de las grandes mayorías nacionales.
Como lo diríamos en argot popular, manos a la obra y paso de vencedores.

31
Muchas Gracias.

¡¡¡¡ Viva el Partido Liberal!!!

César Gaviria Trujillo

32