Está en la página 1de 27

Delegación de Animación Misionera

Arquidiócesis de Bucaramanga
2020 año del Bautismo
Delegación de Animación Misionera
Arquidiócesis de Bucaramanga
2020 año del Bautismo

Presentación
El siguiente formato que presentamos contiene elementos como su nombre lo indica, de
propuestas de oración y meditación entorno a la misión de la Iglesia que todos como
Bautizados poseemos, puesto que la espiritualidad misionera “se expresa, ante todo,
viviendo con plena docilidad al Espíritu; y ella misma compromete a dejarse plasmar
interiormente por él, para hacerse cada vez más semejantes a Cristo. No se puede dar
testimonio de Cristo sin reflejar su imagen, la cual se hace viva en nosotros por la gracia
y por obra del Espíritu” (R.M 87). Ese mismo Espíritu que por medio de la Oración
ferviente pedimos es el que nos impulsa y nos hace testigos valientes de Jesucristo, a
quien anunciamos, también ese mismo Espíritu es el que nos conduce por los caminos
de arduo trabajo necesario para la edificación del Reino de Dios ya instaurado entre
nosotros. 1
Es oportuno en estos tiempos al igual que las primeras comunidades cristianas, seguir
orando para que seamos capaces de proclamar con libertad y total dedicación el
mensaje autentico y veraz del Evangelio que hemos recibido; de aquí que sea
indispensable como una de las formas de contribuir a dicha tarea, una donación
especial por medio de nuestra plegaria dirigida a Dios por las múltiples circunstancias y
necesidades que la misión de la Iglesia requiere, tanto en la misión ad intra en cada
Iglesia Particular, como en la ad extra en la que pretendemos llegar con la fuerza de su
Palabra a quienes todavía no la conocen o incluso la han dejado de lado.

La estructura sencilla de esta guía pretende formular algunas propuestas que nos
permitan contribuir con esta tarea desde los espacios y circunstancias especiales en los
que nos encontramos; podemos encontrar en ella tres partes indispensables: Oraciones
temáticas enfocadas en las situaciones específicas de Misión de la Iglesia, encuentros
con la palabra y oraciones litúrgicas que se pueden usar en las celebraciones donde
tengamos por intención especial este tema y propósito.
“Entre las formas de participación, el primer lugar corresponde a la
cooperación espiritual: oración, sacrificios, testimonio de vida cristiana”.
R.M 78

Por las diversas circunstancias y necesidades de la Misión


“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el
nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.” – Mateo 28, 30

PARA PEDIR EL IMPULSO MISIONERO


CONTEXTO

Todos estamos llamados a ser misioneros y discípulos, y por eso oramos al


Señor para que nos ayude a contar su historia a través de nuestras palabras y
actos.

Dios del cielo y de la tierra,


Me has alimentado con tu palabra
y enviado a amar y servir.
Un misionero, me has llamado a ser.
Incluso en mi pequeñez y en mi pecado
me elegiste para cantar el canto de tu amor,
el himno de tu misericordia,
el himno de tu justicia.
Guía mi camino, Señor.
Envíame entre las personas que has creado, 3
ya sea en todo el mundo o al otro lado de la calle.
Concédeme la gracia de ser bienvenido
y el valor para destacar.
Que mis palabras impongan
al invocar tu espíritu.
Que mis actos sobresalgan
mientras demuestran tu fidelidad.
Aunque pueda vacilar, ayúdame a levantarme de nuevo,
haciendo tu voluntad siempre.
Y cuando me vaya, que digan:
“Ese era diferente.
Aquel conocía al Señor”

Amen.

Tomada de:
"La mies es mucha, pero los obreros pocos. Rueguen, pues,
al dueño de la mies que envíe obreros a su mies" (Mt. 9, 37-38)

PARA PEDIR VOCACIONES MISIONERAS


CONTEXTO

Es un deber de todos los miembros de la Iglesia pedir para que en toda ella se
susciten personas con un Espíritu misionero que quiera anunciar al Señor desde
cualquier estado de vida.

OH Jesús, Buen Pastor, suscita en todas las comunidades


parroquiales sacerdotes y diáconos, religiosos y religiosas,
laicos, consagrados y misioneros según las necesidades del
mundo entero al que tú amas y quieres salvar.

Te confiamos en particular nuestra comunidad; crea en


nosotros el clima espiritual que había entre los primeros 4
cristianos, para que podamos ser un cenáculo de oración en
amorosa acogida del Espíritu Santo y de sus dones.

Asiste a nuestros Pastores y a todas las personas


consagradas, guía los pasos de aquellos que han escogido
generosamente tu llamada y se preparan a las órdenes
sagradas o a la profesión de los consejos evangélicos.

Vuelve tu mirada de amor hacia tantos jóvenes bien


dispuestos y llámalos a tu seguimiento, ayúdales a
comprender que sólo en ti pueden realizarse plenamente.

Confiando estos grandes intereses de tu Corazón a la


poderosa intercesión de María, Madre y modelo de todas las
vocaciones, te suplicamos que sostengas nuestra fe con la
certeza de que el Padre concederá lo que tú mismo has
mandado que pidamos. Amén.

Del Mensaje del Papa Juan Pablo II para


la XXIII Jornada Mundial por las vocaciones
Vaticano, 6 de enero de 1986.
"recibirán poder cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes; y serán mis testigos en
Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.(hch.1,8)

Source: https://bible.knowing-jesus.com/Espa%C3%B1al/topics/La-Misi%C3%B3n-De-La-
POR LA MISIÓN DE LA IGLESIA Iglesia)

CONTEXTO

La Misión de la Iglesia es un deber de todo Bautizado y es un impulso del


Espíritu Santo que nos anima a anunciar el mensaje vivo de Jesucristo y es por
eso necesario implorar a Dios guie la tarea encomendada a la esposa de Cristo

Padre nuestro, Tu Hijo Unigénito Jesucristo


resucitado de entre los muertos
encomendó a sus discípulos el mandato de
“id y haced discípulos a todas las gentes”

Tú nos recuerdas que a través de nuestro bautismo


somos partícipes de la misión de la Iglesia

Por los dones de tu Santo Espíritu, concédenos la gracia


de ser testigos del Evangelio, valientes y tenaces,
para que la misión encomendada a la Iglesia,
que aún está lejos de ser completada, 5
pueda encontrar manifestaciones nuevas y eficaces
que traigan vida y luz al mundo.

Ayúdanos a hacer que todos los pueblos


puedan experimentar el amor salvífico
y la misericordia de Jesucristo,
Él que es Dios y vive y reina contigo,
en la unidad del Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos.
Amén
Del Papa Francisco
"Felices ustedes, cuando por causa mía los insulten, los
persigan y les levanten toda clase de calumnias."(Mt 5,11)

Evangelio según San Mateo, 5 - Bíblia Católica Online

POR LOS MISIONEROS PERSEGUIDOS


Leia mais em: https://www.bibliacatolica.com.br/biblia-
CONTEXTO latinoamericana/evangelio-segun-san-mateo/5/)

Muchas Cristianos y misioneros en el mundo son perseguidos a causa de su fe


e incluso algunos de ellos son privados de su libertad como la religiosa
colombiana Gloria Cecilia Narváez, y algunos otros asesinados, oremos por ellos Source: https://bible.knowing-
jesus.com/Espa%C3%B1al/topics/La-Misi%C3%B3n-De-
La-Iglesia)
Padre nuestro, Padre misericordioso y lleno de amor,
mira a tus hijos e hijas que a causa de la fe en tu Santo Nombre
sufren la persecución y discriminación
en tantos lugares del mundo, especialmente
a todos aquellos misioneros que sufren secuestro y represión
como la hermana Gloria Cecilia Narváez.

Que tu Santo Espíritu les colme con su fuerza


en los momentos más difíciles de perseverar en la fe.
Que les haga capaces de perdonar a los que les oprimen. 6
Que les llene de esperanza para que puedan vivir su fe en alegría y
libertad.

Que María, Auxiliadora y Reina de la Paz


interceda por ellos y les guíe por el camino de santidad,
mueva el corazón de sus captores a su pronta liberación
y les guie a la sincera conversión.

Padre Celestial, que el ejemplo de nuestros hermanos perseguidos


aumente nuestro compromiso cristiano,
que nos haga más fervorosos y agradecidos por el don de la fe.

Abre, Señor, nuestros corazones para que


con generosidad sepamos llevarles el apoyo
y mostrarles nuestra solidaridad. Té lo pedimos
por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.
"La urgencia de la actividad misionera brota de la radical novedad de vida,
traída por Cristo y vivida por sus discípulos. Esta nueva vida es un don de
Dios, y al hombre se le pide que lo acoja y desarrolle, si quiere realizarse
según su vocación integral, en conformidad con Cristo”. (RM 7)

Evangelio según San Mateo, 5 - Bíblia Católica Online

Leia mais em: https://www.bibliacatolica.com.br/biblia-


latinoamericana/evangelio-segun-san-mateo/5/)

Source: https://bible.knowing-jesus.com/Espa%C3%B1al/topics/La-
Misi%C3%B3n-De-La-Iglesia)

Para la celebración Eucarística por la evangelización y Misiones


EUCARISTÍA POR LA EVANGELIZACIÓN
DE LOS PUEBLOS
MONICION INICIAL
Hermanos al congregarnos entorno a la mesa de la Palabra y de la
Eucaristía para celebrar el Sacrificio único de Cristo, ofrecemos en ella
a Dios, todas nuestras oraciones y plegarias en favor de la misión de la
Iglesia, pedimos al dueño de la viña por todas aquellas personas que
desgastan sus vidas en favor del anuncio del Evangelio, tanto en tierras
extranjeras como en sus propias comunidades; e imploramos
continuamente, siga enviando más operarios capaces de contribuir con
ardor misionero en la tarea que como bautizados todos realizamos. Con
fe y esperanza iniciemos este encuentro de Hermanos.

Oración Colecta
Oh Dios, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al
conocimiento de la verdad, mira tú mies abundante y dígnate enviarle
8
obreros que prediquen el Evangelio a toda la creación; y que tu pueblo,
convocado por la Palabra de vida y sostenido por la fuerza de los
sacramentos, avance por las sendas de la salvación y de la caridad. Por
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad
del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Oración sobre las Ofrendas


Que los dones de tu Iglesia suplicante, suban agradables en tu
presencia, Señor, como aceptaste la pasión gloriosa de tu Hijo por la
salvación de todo el mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la Comunión


Alimentados con los dones de nuestra redención, te pedimos, Señor,
que este alimento de salvación eterna nos haga crecer siempre en la fe
verdadera. Por Jesucristo, Nuestro Señor.
ORACIÓN DE LOS FIELES
(Primera fórmula) Jornada Mundial de las Misiones
PRESIDENTE
Unidos a toda la Iglesia, que celebra con alegría esta Jornada Mundial de las
Misiones, rogamos a nuestro Padre Dios que bendiga el trabajo de los
misioneros del Evangelio.

R. “Padre, haznos descubrir tu amor”.

 Para que las Iglesias locales de África, América, Asia, Europa y Oceanía
caminen unidas en la única misión de la Iglesia, y sigan transmitiendo
el Evangelio a todos los que aún no lo han descubierto. Roguemos al
Señor.

 Por los misioneros, para que, a pesar de las dificultades, no


desfallezcan en su labor de cambiar el mundo y sigan contagiando el 9
amor que han recibido de Dios. Roguemos al Señor.

 Pidamos por los jóvenes, para que no tengan miedo de buscar,


descubrir y anunciar a Jesús, y, como Él, entregarse generosamente al
servicio de los hermanos. Roguemos al Señor.

 Por los misioneros que han tenido que regresar por diferentes motivos,
para que vivan con paz y sientan que, desde donde están, pueden
seguir contribuyendo a que el mundo cambie. Roguemos al Señor.

 Para que quienes participamos en esta eucaristía seamos conscientes


de que somos misión y de que estamos en el mundo para transmitir el
Evangelio y construir una sociedad más justa y más humana.
Roguemos al Señor.

PRESIDENTE
Padre de bondad, escucha la oración que te dirigimos. Lo que está en
nuestro corazón y no hemos expresado, Tú lo conoces. Lo ponemos en el
altar. Acógelo, por Jesucristo nuestro Señor. Amén
ORACIÓN DE LOS FIELES
(Segunda fórmula)

PRESIDENTE
Por mediación de Jesucristo, el Siervo de Dios, pidamos al Padre que nos
auxilie a nosotros, sus siervos y a todas las personas del mundo.

 Por nuestra Iglesia, para que fiel al deseo y mandato de Jesús, no


busque ni prestigio, ni honores, ni poder, sino que ponga todo su
empeño en servir a todas las personas y, en especial, a los más
desfavorecidos. Roguemos al Señor.

 Por todos los misioneros, para que su entrega diaria no caiga en


tierra estéril, sino que el Señor la haga fecunda; para que sientan
el apoyo de nuestra oración y el reconocimiento a su labor.
Roguemos al Señor.
1
 Por todas las personas que están empeñadas en la labor
evangelizadora en tantos lugares de la tierra, para que la 0
celebración de este día del DOMUND, con nuestro recuerdo,
oración y solidaridad, sea un estímulo en su entrega. Bendice,
Señor, su labor y sus vidas. Roguemos al Señor.

 Por todos los hombres y mujeres que sufren la marginación o la


injusticia de los poderosos, para que también ellos encuentren
caminos de liberación. Roguemos al Señor.

 Por todos cuantos nos hemos reunido en esta celebración, para


que seamos capaces de construir una comunidad parroquial que
viva desde el servicio y la fraternidad, abierta al mundo y a sus
necesidades. Roguemos al Señor.

PRESIDENTE
Padre de bondad, escucha la oración que te dirigimos. Lo que está en
nuestro corazón y no hemos expresado, Tú lo conoces. Lo ponemos en
el altar. Acógelo, por Jesucristo nuestro Señor. Amén
ORACIÓN DE LOS FIELES
(tercera fórmula)

PRESIDENTE
En este en que oramos por las misiones, sabemos que Dios responde a
aquellos que lo llaman día y noche. Llamemos a Dios, nuestro Padre, por las
necesidades de la Iglesia global.

R. Señor, escucha nuestra oración.

 Por la iglesia en misión en el mundo, que podamos ser recordados que


cada uno de nosotros es una misión. Que nuestra fe en Jesucristo nos
envíe para darnos a nosotros mismos y construir relaciones que dan
vida. Roguemos al Señor.

 Por los misioneros, santos y mártires, hombres y mujeres de fe que


dan testimonio del Evangelio en todas las áreas del mundo, que su
ejemplo de amor y misericordia guiará a la Iglesia Universal en
discipulado misionero. Roguemos al Señor.
1
 Por las comunidades de fe en las fronteras más lejanas, especialmente 1
aquellos viviendo y dando ministerio en la Región Amazónica, que, a
través de nosotros, Dios asegurará los derechos de Sus elegidos, y
velará por que se les haga justicia rápidamente. Roguemos al Señor.

 Por esta comunidad local de fe, facultada por Renueva mi Iglesia para
hacer discípulos a través del testimonio del amor de Jesús, que
siempre empecemos con oración, el alma de la misión, a medida que
llegamos a las periferias de nuestra comunidad. Roguemos al Señor.

PRESIDENTE
Sabemos que es necesario orar siempre sin cansarse, Así que traemos estas
oraciones de petición a ti, oh Señor. Que nuestra fe se fortalezca y que
podamos encontrar el valor para proclamar la Palabra. Pedimos esto a
través de Cristo nuestro Señor. Amén.
"En efecto, toda comunidad, para ser cristiana, debe formarse y vivir en
Cristo, en la escucha de la Palabra de Dios, en la oración centra da en la
Eucaristía, en la comunión expresada en la unión de corazones y
espíritus, así como en el compartir según las necesidades de los
miembros”. (RM 51)

Evangelio según San Mateo, 5 - Bíblia Católica Online

Leia mais em: https://www.bibliacatolica.com.br/biblia-


latinoamericana/evangelio-segun-san-mateo/5/)

Source: https://bible.knowing-jesus.com/Espa%C3%B1al/topics/La-
Misi%C3%B3n-De-La-Iglesia)

Para la meditación y profundización del Evangelio y su lectura orante


LECTIO DIVINA
Introducción

«Hemos de fundamentar nuestro compromiso misionero y toda


nuestra vida en la roca de la Palabra de Dios [...] El discípulo,
fundamentado así en la roca de la Palabra de Dios, se siente
impulsado a llevar la buena nueva de la salvación a sus hermanos.
Discipulado y misión son como las dos caras de una misma
medalla: cuando el discípulo está enamorado de Cristo, no puede
dejar de anunciar al mundo que sólo Él nos salva».
Estas palabras del Papa Benedicto XVI, en su discurso de apertura
a las sesiones de trabajo de la V conferencia general del
episcopado latinoamericano (Aparecida), nos revela la importancia
que tiene la Palabra de Dios en la vida de todo bautizado y de ahí
la necesidad que tenemos de alimentarnos espiritualmente de ella
por medio de la oración y la aplicación en nuestra vida diaria, para 1
así convertirnos en testimonio de Cristo ante el mundo. Por tal 3
motivo queremos otorgar cuatro modelos de Lectio Divina como
ejercicio de lectura orante con la Palabra de Dios, tal cual es
recomendado por la Iglesia, en donde reflexionaremos algunas
actitudes que debemos tomar en nuestras vidas para llevar de
manera eficaz el mensaje del Evangelio al mundo haciendo
presente la invitación de San Juan Pablo II a todas las naciones:
«¡Pueblos todos, abrid las puertas a Cristo! Su Evangelio no resta
nada a la libertad humana, al debido respeto de las culturas, a
cuánto hay de bueno en cada religión. Al acoger a Cristo, os abrís a
la Palabra definitiva de Dios, a aquel en quien Dios se ha dado a
conocer plenamente y a quien el mismo Dios nos ha indicado
como camino para llegar hasta él» (Redemptoris Missio n. 3).
LECTIO DIVINA
El discípulo misionero es testigo, en primera mano, del encuentro con Cristo.

1.Oración al Espíritu Santo: Oh Dios, que llenaste los corazones de


Ven, Espíritu Santo, Llena los corazones de tus fieles con la luz del Espíritu Santo;
tus fieles concédenos que, guiados por el mismo
y enciende en ellos el fuego de tu amor. Espíritu, sintamos con rectitud y
gocemos siempre de tu consuelo. Por
Envía, Señor, tu Espíritu. Que renueve la faz Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
de la Tierra.

2. Lectura del Texto Bíblico


Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Juan 1, 1-10

Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con
nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la 1
Palabra de vida, pues la Vida se manifestó, y nosotros la hemos visto y damos 4
testimonio y les anunciamos la Vida eterna, que estaba vuelta hacia el Padre y
que se nos manifestó lo que hemos visto y oído, se lo anunciamos, para que
también ustedes estén en comunión con nosotros. Y nosotros estamos en
comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo. Les escribimos esto para que
nuestro gozo sea completo. Y este es el mensaje que hemos oído de él y que les
anunciamos: Dios es Luz, en él no hay tiniebla alguna. Si decimos que estamos en
comunión con él, y caminamos en tinieblas, mentimos y no obramos la verdad.
Pero si caminamos en la luz, como él mismo está en la luz, estamos en comunión
unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos purifica de todo pecado. Si
decimos: «No tenemos pecado», nos engañamos y la verdad no está en nosotros.
Si reconocemos nuestros pecados, fiel y justo es él para perdonarnos los pecados
y purificarnos de toda injusticia. Si decimos: «No hemos pecado», le hacemos
mentiroso y su Palabra no está en nosotros."
Palabra de Dios
3. Meditemos

- ¿Contemplamos a Cristo en cada una de nuestras acciones Diarias?


- ¿Anunciamos a Cristo desde nuestra propia vivencia o solo a base de
argumentos teóricos?
- ¿Obramos en la Verdad para permanecer en la Dios que es la Luz?
Testimonio y diálogo (Ad Gentes n.11)
Es necesario que la Iglesia esté presente en estos grupos humanos por medio de
sus hijos, que viven entre ellos o que a ellos son enviados. Porque todos los fieles
cristianos, dondequiera que vivan, están obligados a manifestar con el ejemplo de
su vida y el testimonio de la palabra el nombre nuevo de que se revistieron por el
bautismo, y la virtud del Espíritu Santo, por quien han sido fortalecidos con la
confirmación, de tal forma que, todos los demás, al contemplar sus buenas obras,
glorifiquen al Padre y perciban, cabalmente, el sentido auténtico de la vid y el
vínculo universal de la unión de los hombres.

Para que los mismos fieles puedan dar fructuosamente este testimonio de Cristo,
reúnanse con aquellos hombres por el aprecio y la caridad, reconózcanse como
miembros del grupo humano en que viven, y tomen parte en la vida cultural y 1
social por las diversas relaciones y negocios de la vida humana; estén 5
familiarizados con sus tradiciones nacionales y religiosas, descubran con gozo y
respeto las semillas de la Palabra que en ellas laten; pero atiendan, al propio
tiempo, a la profunda transformación que se realiza entre las gentes y trabajen
para que los hombres de nuestro tiempo, demasiado entregados a la ciencia y a la
tecnología del mundo moderno, no se alejen de las cosas divinas, más todavía,
para que despierten a un deseo más vehemente de la verdad y de la caridad
revelada por Dios.

Como el mismo Cristo escudriñó el corazón de los hombres y los ha conducido con
un coloquio verdaderamente humano a la luz divina, así sus discípulos, inundados
profundamente por el espíritu de Cristo, deben conocer a los hombres entre los
que viven, y tratar con ellos, para advertir en diálogo sincero y paciente las
riquezas que Dios generoso ha distribuido a las gentes; y, al mismo tiempo,
esfuércense en examinar sus riquezas con la luz evangélica, liberarlas y reducirlas
al dominio de Dios Salvador.
4. oremos
Padre nuestro, permítenos conocerte día a día por medio de
tu amado hijo Jesucristo, ayúdanos a estar en comunión
contigo para ser testigos de primera mano de las obras y
maravillas que realizas en nosotros y en el mundo. Te
pedimos resplandezca sobre nosotros, Padre omnipotente, el
esplendor de tu gloria, Cristo, luz de luz, y el don de tu
Espíritu Santo confirme los corazones de tus fieles, nacidos a
la vida nueva en tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor,
Amén.
5. Actuemos
Fortaleceré cada día mi relación con Cristo por medio de la
oración pidiendo de manera especial por las misiones en el
mundo para que se pueda anunciar eficazmente el gozo del
Evangelio.
"El Misionero no es la luz, sino el que lleva la luz: Cristo".
(San Arnoldo Janssen)

LECTIO DIVINA
El discípulo misionero se entrega en la caridad a pesar de las dificultades.

1. Oración al Espíritu Santo


Espíritu Santo, Tu que nos aclaras todo,
que iluminas todos los caminos para que alcancemos nuestro ideal.
Tú que nos das el don Divino de perdonar y olvidar el mal que nos hacen y que en
todos los instantes de nuestras vidas estás con nosotros.
Queremos en este corto diálogo agradecerte por todo y confirmar que nunca
queremos separarnos de Ti, por mayor que sea la ilusión material.
Deseamos estar contigo y todos nuestros seres queridos en la gloria perpetua.
Gracias por tu misericordia para nosotros y los nuestros.
Amén.
2. Lectura del Texto Bíblico
Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses 2, 1-10
1
Bien saben ustedes, hermanos, que nuestra ida a ustedes no fue estéril, sino que,
después de haber padecido sufrimientos e injurias en Filipos, como saben, 6
confiados en nuestro Dios, tuvimos la valentía de predicarles el Evangelio de Dios
entre frecuentes luchas. Nuestra exhortación no procede del error, ni de la
impureza ni con engaño, sino que, así como hemos sido juzgados aptos por Dios
para confiarnos el Evangelio, así lo predicamos, no buscando agradar a los
hombres, sino a Dios que examina nuestros corazones. Nunca nos presentamos,
bien lo saben, con palabras aduladoras, ni con pretextos de codicia, Dios es
testigo, ni buscando gloria humana, ni de ustedes ni de nadie. Aunque pudimos
imponer nuestra autoridad por ser apóstoles de Cristo, nos mostramos amables
con ustedes, como una madre cuida con cariño de sus hijos. De esta manera,
amándolos a ustedes, queríamos darles no sólo el Evangelio de Dios, sino incluso
nuestro propio ser, porque habían llegado a sernos muy queridos. Pues recuerden,
hermanos, nuestros trabajos y fatigas. Trabajando día y noche, para no ser
gravosos a ninguno de ustedes, les proclamamos el Evangelio de Dios. Ustedes
son testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprochablemente nos
comportamos con ustedes, los creyentes.
Palabra de Dios
3. Meditemos
- ¿De qué formas he contribuido a la misión de la Iglesia en mi papel de
bautizado?

- ¿Cómo he afrontado las dificultades que surgen en la misión?, ¿he sentido la


ayuda de Dios en esos momentos? ¿cómo?
- ¿Actuó siempre movido por la caridad o por buscar glorias humanas?

Presencia de la Caridad (Ad Gentes n.12)


La presencia de los fieles cristianos en los grupos humanos ha de estar animada
por la caridad con que Dios nos amó, que quiere que también nosotros nos
amemos unos a otros. En efecto, la caridad cristiana se extiende a todos sin
distinción de raza, condición social o religión; no espera lucro o agradecimiento
alguno; pues como Dios nos amó con amor gratuito, así los fieles han de vivir
1
preocupados por el hombre mismo, amándolo con el mismo sentimiento con que 7
Dios lo buscó. Pues como Cristo recorría las ciudades y las aldeas curando todos
los males y enfermedades, en prueba de la llegada del Reino de Dios, así la Iglesia
se une, por medio de sus hijos, a los hombres de cualquier condición, pero
especialmente con los pobres y los afligidos, y a ellos se consagra gozosa.
Participa en sus gozos y en sus dolores, conoce los anhelos y los enigmas de la
vida, y sufre con ellos en las angustias de la muerte. A los que buscan la paz
desea responderles en diálogo fraterno ofreciéndoles la paz y la luz que brotan del
Evangelio…

Los discípulos de Cristo, unidos íntimamente en su vida y en su trabajo con los


hombres, esperan poder ofrecerles el verdadero testimonio de Cristo, y trabajar
por su salvación, incluso donde no pueden anunciar a Cristo plenamente. Porque
no buscan el progreso y la prosperidad meramente material de los hombres, sino
que promueven su dignidad y unión fraterna, enseñando las verdades religiosas y
morales, que Cristo esclareció con su luz, y con ello preparan gradualmente un
acceso más amplio hacia Dios. Con esto se ayuda a los hombres en la
consecución de la salvación por el amor a Dios y al prójimo y empieza a
esclarecerse el misterio de Cristo, en quien apareció el hombre nuevo, creado
según Dios (Cf. Ef.,4,24), y en quien se revela el amor divino.
4. oremos
Dios Padre misericordioso, me has alimentado con tu palabra y
enviado a amar y servir. Incluso en mi pequeñez y en mi
pecado me elegiste para cantar el canto de tu amor. Guía mi
camino, Señor. Envíame entre las personas que has creado, ya
sea en todo el mundo o al otro lado de la calle. Que mis actos
sobresalgan mientras demuestran tu fidelidad. Aunque pueda
vacilar, ayúdame a levantarme de nuevo, haciendo siempre tú
voluntad. Amén
5. Actuemos
Me esforzare en lo cotidiano por reflejar el amor de Dios a
los demás por medio de las obras de misericordia, sin
importar la raza, la religión, la condición social o las
dificultades.
""Estoy dispuesta a entregarme al servicio del Evangelio con

LECTIO DIVINA todo mi amor y todas las fuerzas de mi vida".


(Beata María Elena Stollenwerk)

El discípulo misionero sabe inculturar el Evangelio.

1.Oracion al Espíritu Santo: Espíritu Santo, dame agudeza para


Oh Espíritu Santo, Amor del Padre, y del entender,
Hijo, capacidad para retener, método y facultad
Inspírame siempre lo que debo pensar, para aprender,
lo que debo decir, cómo debo decirlo, sutileza para interpretar, gracia y eficacia
lo que debo callar, cómo debo actuar, para hablar.
lo que debo hacer, para gloria de Dios, Dame acierto al empezar, dirección al
bien de las almas y mi propia progresar
Santificación. y perfección al acabar.
Amén.
2. Lectura del Texto Bíblico

Lectura de la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 9,16-23

Predicar el Evangelio no es para mí ningún motivo de gloria; es más bien un deber


que me incumbe. Y ¡ay de mí si no predicara el Evangelio! Si lo hiciera por propia
iniciativa, ciertamente tendría derecho a una recompensa. Mas si lo hago forzado,
es una misión que se me ha confiado. Ahora bien, ¿cuál es mi recompensa?
Predicar el Evangelio entregándolo gratuitamente, renunciando al derecho que me
confiere el Evangelio. Efectivamente, siendo libre de todos, me he hecho esclavo
de todos para ganar a los más que pueda. Con los judíos me he hecho judío para
ganar a los judíos; con los que están bajo la Ley, como quien está bajo la Ley, aún 1
sin estarlo, para ganar a los que están bajo ella. Con los que están sin ley, como 8
quien está sin ley para ganar a los que están sin ley, no estando yo sin ley de Dios
sino bajo la ley de Cristo. Me he hecho débil con los débiles para ganar a los
débiles. Me he hecho todo a todos para salvar a toda costa a algunos. Y todo esto
lo hago por el Evangelio para ser partícipe del mismo.
Palabra de Dios
3. Meditemos
- ¿Qué entornos culturales me encuentro en mi experiencia de vida
cotidiana (digital, científico, tribus urbanas, sociales)?
- ¿He sabido trasmitir el anuncio del Evangelio en los diferentes contextos
culturales que se me presentan?
- ¿Cómo entiendo la frase de san Pablo «Me he hecho todo a todos para
salvar a toda costa a algunos»?

Evangelización de la Cultura (Ecclesia In America n.70)


Mi predecesor Pablo VI, con sabia inspiración, consideraba que «la ruptura entre
Evangelio y cultura es sin duda alguna el drama de nuestro tiempo». Por ello, los
Padres sinodales han considerado justamente que «la nueva evangelización pide
un esfuerzo lúcido, serio y ordenado para evangelizar la cultura». El Hijo de Dios, al
asumir la naturaleza humana, se encarnó en un determinado pueblo, aunque su
muerte redentora trajo la salvación a todos los hombres, de cualquier cultura,
raza y condición. El don de su Espíritu y su amor van dirigidos a todos y cada uno
de los pueblos y culturas para unirlos entre sí a semejanza de la perfecta unidad
que hay en Dios uno y trino. Para que esto sea posible es necesario inculturar la
predicación, de modo que el Evangelio sea anunciado en el lenguaje y la cultura
de aquellos que lo oyen. Sin embargo, al mismo tiempo no debe olvidarse que
sólo el misterio pascual de Cristo, suprema manifestación del Dios infinito en la
finitud de la historia, puede ser el punto de referencia válido para toda la 1
humanidad peregrina en busca de unidad y paz verdaderas.
9
El rostro mestizo de la Virgen de Guadalupe fue ya desde el inicio en el Continente
un símbolo de la inculturación de la evangelización, de la cual ha sido la estrella y
guía. Con su intercesión poderosa la evangelización podrá penetrar el corazón de
los hombres y mujeres de América, e impregnar sus culturas transformándolas
desde dentro.
4. oremos
Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo buen Pastor y Hermano nuestro Nuestra única
opción es por ti. Unidos en el amor y en la esperanza bajo la protección de nuestra
Señora Estrella de la Evangelización, pedimos tu Espíritu Santo.

Danos la gracia de empeñarnos en una Nueva Evangelización a la que todos


somos llamados con especial protagonismo de los laicos, comprometiéndonos en
una educación continua de la fe, celebrando tu alabanza y anunciándote en una
Iglesia decididamente misionera.
Aumenta nuestras vocaciones para que no falten
obreros en tu mies. Anímanos a comprometernos
en una promoción integral de todos nuestros
barrios, sectores, poblaciones y veredas desde
una evangélica y renovada opción preferencial por
los pobres y al servicio de la vida y de la familia.

Ayúdanos a trabajar por una evangelización


inculturada que penetre los ambientes de nuestra
Arquidiócesis por medio de una eficaz acción
educativa y de moderna comunicación. Amén.
Participare activamente en cada una de las actividades
propuestas a nivel parroquial en la modalidad virtual 5. Actuemos
reconociendo que los medios de comunicación sin un nuevo
areópago y cultura digital que debe ser evangelizada.

LECTIO DIVINA
El discípulo misionero tiene el deber de anunciar el Evangelio

Tú eres la fuerza que pone en pie a la Iglesia


1.Oracion al Espíritu Santo: en medio de la plazas y levanta testigos en el
Ven Espíritu Santo trae sobre nosotros pueblo,
una nueva primavera de misiones a la para hablar con palabras como espadas delante
Iglesia. de los jueces.
Ven Espíritu de Dios y como en Tú llama profunda, que escrutas e iluminas
Pentecostés el corazón del hombre: restablece la fe con tu
una lengua de fuego purifique, noticia,
renueve, encienda, y el amor ponga en vela la esperanza, hasta que
y alegre lo más profundo de mi el Señor vuelva.
corazón. Amén.
2. Lectura del Texto Bíblico
Lectura de los Hechos de los Apóstoles 10, 34-44 2
0
Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Verdaderamente comprendo que Dios no
hace acepción de personas, sino que en cualquier nación el que le teme y practica
la justicia le es grato. «Él ha enviado su Palabra a los hijos de Israel,
anunciándoles la Buena Nueva de la paz por medio de Jesucristo que es el Señor
de todos. Ustedes saben lo sucedido en toda Judea, comenzando por Galilea,
después que Juan predicó el bautismo; cómo Dios a Jesús de Nazaret le ungió con
el Espíritu Santo y con poder, y cómo él pasó haciendo el bien y curando a todos
los oprimidos por el Diablo, porque Dios estaba con él; y nosotros somos testigos
de todo lo que hizo en la región de los judíos y en Jerusalén; a quien llegaron a
matar colgándole de un madero; a éste, Dios le resucitó al tercer día y le concedió
la gracia de aparecerse, no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había
escogido de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que
resucitó de entre los muertos. Y nos mandó que predicásemos al Pueblo, y que
diésemos testimonio de que él está constituido por Dios juez de vivos y muertos.
De éste todos los profetas dan testimonio de que todo el que cree en él alcanza,
por su nombre, el perdón de los pecados. Estaba Pedro diciendo estas cosas
cuando el Espíritu Santo cayó sobre todos los que escuchaban la Palabra.
Palabra de Dios
3. Meditemos
- ¿Soy consciente del deber misionero que tengo desde mi laicado
sabiendo que Dios no hace acepción de personas?
- ¿De qué maneras llevo a cabo mi deber misionero desde mi
estilo de vida laical?
Deber misionero de los laicos (Ad Gentes n.41)
Los laicos cooperan a la obra de evangelización de la Iglesia y participan de su
misión salvífica a la vez como testigos y como instrumentos vivos, sobre todo si,
llamados por Dios, son destinados por los Obispos a esta obra.
En las tierras ya cristianas, los laicos cooperan a la obra de evangelización,
fomentando en sí mismos y en los otros el conocimiento y el amor de las misiones,
suscitando las vocaciones en la propia familia, en las asociaciones católicas y en
las escuelas, ofreciendo ayudas de cualquier género, para dar a otros el don de la
fe, que ellos recibieron gratuitamente.
En las tierras de misiones, los laicos, sean extranjeros o nativos, enseñen en las
escuelas, administren los bienes temporales, colaboren en la actividad parroquial 2
y diocesana, establezcan y promuevan diversas formas de apostolado seglar para 1
que los fieles de las Iglesias jóvenes puedan, cuanto antes, asumir su propio
papel en la vida de la Iglesia.
Los laicos, por fin, presten de buen grado su cooperación económico - social a los
pueblos en vías de desarrollo; cooperación que es tanto más de alabar, cuanto
más se relacione con la creación de aquellas instituciones que atañen a las
estructuras fundamentales de la vida social, y se ordenan a la formación de
quienes tienen la responsabilidad de la nación.
Son signos de elogio especial los seglares que, con sus investigaciones históricas
o científicas - religiosas promueven el conocimiento de los pueblos y de las
religiones en las universidades o institutos científicos, ayudando así a los heraldos
del Evangelio y preparando el diálogo con los no cristianos.
Colaboren fraternalmente con otros cristianos, y con los no cristianos, sobre todo
con los miembros de asociaciones internacionales, teniendo siempre presente
que "la edificación de la ciudad terrena se funda en el Señor y a Él se dirige".
Para cumplir todos estos cometidos, los laicos necesitan preparación técnica y
espiritual, que debe darse en institutos destinados a este fin, para que su vida sea
testimonio de Jesucristo entre los no cristianos según la frase del Apóstol: "No
seáis objeto de escándalo ni para Judíos, ni para Gentiles, ni para la Iglesia de
Dios, lo mismo que yo procuro agradar a
todos en todo, no buscando mi
conveniencia, sino la de todos para que se
salven" (1Cor., 10,32-33).
4. oremos

Padre nuestro, fuente del amor y de la misericordia, que nos has redimido por
Jesucristo, tu Hijo, y quieres que todos los hombres se salven y te conozcan de
corazón. Queremos responder a tu deseo y emprender, conducidos por el Espíritu
Santo, la Nueva Evangelización. Llénanos de ti y renueva en nosotros el impulso,
el ardor y el coraje de los primeros cristianos, para que anunciemos al mundo, con
la palabra y la vida, la belleza de la fe. Danos un corazón que escuche, que se
alimente de la Palabra. Amén
5. Actuemos

En cumplimento a uno de los deberes misioneros dados por el decreto Ad Gentes


daré a conocer a los que me rodean el trabajo misionero que hace la Iglesia
Universal y nuestra Iglesia Particular de Bucaramanga.

“…Una sola misión no me bastaría; quisiera anunciar el 2


Evangelio al mismo tiempo en todas las partes del mundo, 2
hasta en las islas más escondidas. Quisiera ser misionera, no
solamente durante algunos años, sino que haberlo sido desde
la creación del mundo y continuar siéndolo hasta la
consumación de los siglos”. (Santa Teresita del Niño Jesús –
Patrona Universal de las Misiones)
2
María, Reina de las Misiones, soberana del mundo 3
entero, Virgen purísima escogida entre millares,
mírame con ojos piadosos postrado a tus pies para
implorar tu maternal ternura tu auxilio eficaz en favor
de millones de hombres y mujeres que no conocen a
tu Hijo, a quienes El nos ha enviado a proclamar la
Buena Noticia. Están sumidos en la impiedad e
idolatría y gimen y lloran envueltos en las garras de la
cultura de la muerte. Mira como sus almas sufren por
no conocer al Dios Verdadero.

¡Madre mía! No conocen a Jesús, tu Hijo divino. No


saben que por salvarlos, derramó toda su sangre
redentora. No saben que, por mejor esperarlos, sigue
allí clavado, extendidos sus brazos divinos, abierto el
costado y sangrando el Corazón, mientras les dice:
"¡Vengan a mi Corazón todos!".

¡Reina y Madre mía! Intercede por ellos ante tu divino


Hijo, y alcanza con tu inmenso poder que la luz del
Evangelio se derrame por el mundo entero. Que no
haya religión, ni pueblo, ni hogar, ni siquiera un
corazón que no adore a Cristo, fruto bendito de tus
purísimas entrañas, y que no le honre como a su Rey
y Señor.

Mírame, Madre amada, Reina de las Misiones,


postrado ante tus benditas plantas. Y no te olvides
también de mí. Miserable soy y pequeño, y no tengo
otro refugio ni otra ayuda que la tuya. Amén
Introducción…………………………………………………………………………1
Oraciones comunes
Para pedir el impulso misionero…………………………………………3
Para pedir vocaciones misioneras……………………………………..4
Por la misión de la Iglesia………………………………………………….5
Por los misioneros perseguidos…………………………………………6
Celebración Litúrgica
Eucaristía por la Evangelización de los pueblos…………………8
Oración de los fieles
Formula 1……………………………………………………………………..9
Formula 2……………………………………………………………………10
Formula 3……………………………………………………………………11
Encuentros con la Palabra
Lectio divina introducción ………………………………………………13
Lectio divina 1………………………………………………………………..14
Lectio divina 2………………………………………………………………..16
Lectio divina 3………………………………………………………………..18
Lectio divina 4………………………………………………………………..20
Oración mariana………………………………………………………………..23

Imágenes tomadas de
Arquidiócesis de Bucaramanga
Delegación de Animación Misionera