Está en la página 1de 32

ISAE UNIVERSIDAD

SEDE DAVID, CHIRIQUÍ.


FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS
ESCUELA DE DERECHO
DERECHOS HUMANOS.

TEMA:
INVESTIGACIÓN Y ANÁLISIS DE CASOS DE PANAMÁ ANTE
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS.

FACILITADORA:
LIC. GLORIANNA DAVID MARTÍNEZ

PARTICIPANTE:
JEILIN JORDAN 4-707-903
DALILA PINZÓN 4-789-1026
MELISA BONILLA 4-750-1538
ZULEIKA CAMACHO 8-795-1042
GRACE VERGARA 9-757-838.
MARIBEL CASTILLO 4-759-1270

GRUPO:
DER 72

DOMINGO,10 DE AGOSTO DE 2019.


CONTENIDO

CASO BAENA RICARDO Y OTROS (270 TRABAJADORES) VS PANAMÁ......................3


CASO HELIODORO PORTUGAL VS PANAMÁ.......................................................................8
CASO SANTANDER TRISTAN DONOSO VS. PANAMÁ......................................................13
CASO VÉLEZ LOOR VS. PANAMÁ..........................................................................................19
CASO DE LOS MIEMBROS DE LA COMUNIDAD KUNA DE MADUGANDI Y EMBERA
DE BAYANOS Y SUS MIEMBROS VESUS PANAMA...........................................................27
CASO BAENA RICARDO Y OTROS (270 TRABAJADORES) VS
PANAMÁ

IDENTIFICACIÓN DE LA RESOLUCIÓN:
El caso se refiere a la responsabilidad internacional del Estado por el despido
arbitrario a 270 empleados públicos, así como a la falta de un debido proceso que
ampare sus reclamos.
FECHA:
El 06 de diciembre de 1999.
MAGISTRADO PONENTE:
Rodrigo Escobar Gil
DEMANDANTES:
Casos Baena Ricardo y otros (270 trabajadores vs panamá).y Centro por la
Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL).
DEMANDADO, OTRO:
Estado de Panamá
TIPO DE PROCESO:
Excepciones Preliminares.
Fondo, Reparaciones y Costas
Competencia
HECHOS RELEVANTES (DE QUE TRATA):
Los hechos del presente caso se refieren al despido de 270 empleados públicos y
dirigentes sindicales, que habían participado en distintas protestas contra la
política gubernamental en reclamo de sus derechos laborales.
El despido se produjo en base a la ley No. 25 de fecha 14 de diciembre de 1990,
luego de que el Gobierno acusara a estas personas de haber participado en
manifestaciones de protesta y de resultar cómplices de una asonada militar.
Se interpusieron una serie de recursos administrativos. Sin embargo, no se tuvo
ningún resultado positivo.
LO QUE SE PRETENDE:
 Que el Estado debe pagar a los 270 trabajadores, los montos
correspondientes a los salarios caídos y demás derechos laborales que les
correspondan según su legislación, pago que, en el caso de los
trabajadores que hubiesen fallecido, deberá hacerse a sus
derechohabientes.

 El Estado procederá a fijar, siguiendo los trámites nacionales pertinentes,


los montos indemnizatorios respectivos, a fin de que las víctimas y en su
caso sus derechohabientes los reciban en un plazo máximo de 12 meses
contados a partir de la notificación de la Sentencia de Fondo, Reparaciones
y Costas.

 Que el Estado debe reintegrar en sus cargos a los 270 trabajadores y, si


esto no fuera posible, brindarles alternativas de empleo que respeten las
condiciones, salarios y remuneraciones que tenían al momento de ser
despedidos. En caso de no ser tampoco posible esto último, el Estado
deberá proceder al pago de la indemnización que corresponda a la
terminación de relaciones de trabajo, de conformidad con el derecho laboral
interno. De la misma manera, a los derechohabientes de las víctimas que
hayan fallecido el Estado les brindará las retribuciones por concepto de
pensión o retiro que les corresponda.

 Que el Estado debe pagar a cada uno de los 270 trabajadores, la suma de
US$ 3.000 por concepto de daño moral. El Estado deberá proceder a
cumplir con lo establecido en el presente punto resolutivo en un plazo
máximo de 90 días contados a partir de la notificación de la Sentencia de
Fondo, Reparaciones y Costas.

 Que el Estado debe pagar al conjunto de los 270 trabajadores, la suma de


US$ 100.000 como reintegro de gastos generados por las gestiones
realizadas por las víctimas y sus representantes, y la suma de US$ 20.000
como reintegro de costas, causados en los procesos internos y en el
proceso internacional ante el sistema interamericano de protección. Estas
sumas se pagarán por conducto de la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos.
LA OPOSICIÓN:
La primera excepción interpuesta por el Estado se refiere al supuesto
incumplimiento de la Comisión a lo estipulado en la Convención y en el
Reglamento de la Comisión, relativo a la decisión de enviar un caso a la Corte.
Para fundamentar dicha excepción, el Estado presentó los argumentos sobre los
hechos y de derecho que la Corte sintetiza a continuación:
 Que el 17 de octubre de 1997, durante su 97o. Período Ordinario de
Sesiones, la Comisión remitió a Panamá el Informe No. 37/97, relativo al
caso 11.325, adoptado el día anterior.
 Que la Comisión no actuó de conformidad con las reglas que al efecto
establecen los artículos 51 de la Convención; 46 incisos 2,3,4,5, y 6; 50.1;
47.2; y 73.1.b del Reglamento de la Comisión, en el procedimiento de
remisión de un caso a la Corte, ya que no consta acuerdo resolutivo de la
Comisión decidiendo dicha remisión
 Que existen dos diferentes informes que deben ser elaborados por la
Comisión en aplicación de los artículos 50 y 51 de la Convención. En el
presente caso, la Comisión solamente aprobó y emitió el informe a que se
refiere el artículo 50. El informe al cual se refiere el artículo 51.1 de la
Convención, según el Estado, tiene carácter definitivo y es el único 10
instrumento por medio del cual se puede disponer el envío de un caso a la
Corte.
 Que en ningún momento la Comisión procedió conforme a las normas
procedimentales antes citadas, pues acordó enviar el caso 11.325 a la
Corte “al amparo de una evidente interpretación errónea y de mala fe de las
normas procesales”, mediante un procedimiento informal e irregular basado
en una consulta hecha vía telefónica a cinco de sus siete miembros, titulada
“Acta de la conferencia telefónica entre los miembros de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos para decidir envío a la Corte
Interamericana de Derechos Humanos del caso de trabajadores del Estado
de Panamá destituidos por la ley 25 de 1990”; y
 Que el Acta de Conferencia Telefónica realizada entre los miembros de la
Comisión no cumplió con las formalidades procedimentales, por lo que
violenta las normas de la Convención y sus Reglamentos, debido a que no
existe ninguna atribución que permita a la Comisión celebrar una “Sesión
Conferencia” vía telefónica, tomar un acuerdo a distancia y remitir un caso
contencioso a la Corte de esta manera.
COMO SE RESOLVIÓ:
1. Que el Estado debe pagar a los 270 trabajadores, los montos
correspondientes a los salarios caídos y demás derechos laborales que les
correspondan según su legislación, pago que, en el caso de los
trabajadores que hubiesen fallecido, deberá hacerse a sus
derechohabientes.  El Estado procederá a fijar, siguiendo los trámites
nacionales pertinentes, los montos indemnizatorios respectivos, a fin de que
las víctimas y en su caso sus derechohabientes los reciban en un plazo
máximo de 12 meses contados a partir de la notificación de la Sentencia de
Fondo, Reparaciones y Costas. 
2. Que el Estado debe reintegrar en sus cargos a los 270 trabajadores y, si
esto no fuera posible, brindarles alternativas de empleo que respeten las
condiciones, salarios y remuneraciones que tenían al momento de ser
despedidos.  En caso de no ser tampoco posible esto último, el Estado
deberá proceder al pago de la indemnización que corresponda a la
terminación de relaciones de trabajo, de conformidad con el derecho laboral
interno.  De la misma manera, a los derechohabientes de las víctimas que
hayan fallecido el Estado les brindará las retribuciones por concepto de
pensión o retiro que les corresponda.  El Estado deberá proceder a cumplir
con lo establecido en el presente punto resolutivo en un plazo máximo de
12 meses contados a partir de la notificación de la Sentencia de Fondo,
Reparaciones y Costas. 

3. Que el Estado debe pagar a cada uno de los 270 trabajadores, la suma de
US$ 3.000 por concepto de daño moral. El Estado deberá proceder a
cumplir con lo establecido en el presente punto resolutivo en un plazo
máximo de 90 días contados a partir de la notificación de la Sentencia de
Fondo, Reparaciones y Costas. 

4. Que el Estado debe pagar al conjunto de los 270 trabajadores, la suma de


US$ 100.000 como reintegro de gastos generados por las gestiones
realizadas por las víctimas y sus representantes, y la suma de US$ 20.000
como reintegro de costas, causados en los procesos internos y en el
proceso internacional ante el sistema interamericano de protección.  Estas
sumas se pagarán por conducto de la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos. 

5. Que supervisará el cumplimiento de la Sentencia de Fondo, Reparaciones y


Costas y sólo después dará por concluido el caso.
PROBLEMAS CENTRALES: APORTES, LO QUE SE DISCUTE.
I. Consideraciones previas
II. Violación del artículo 9. Principio de legalidad y de retroactividad
III. Violación de los artículos 8.1, 8.2 y 25. Garantías judiciales y protección
judicial.
 Proceso administrativo.
 Proceso judicial.
IV. Artículo 15 Derecho de reunión
V. Violación del artículo 16. Libertad de asociación
VI. Incumplimiento de los artículos 1.1 y 2. Obligación de respetar los derechos
y deber de adoptar disposiciones de derecho interno
DECISIÓN DEL TRIBUNAL:

1. Que el Estado violó los principios de legalidad y de irretroactividad


consagrados en el artículo 9 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos, en perjuicio de los 270 trabajadores.

2. Que el Estado violó los derechos a las garantías judiciales y a la protección


judicial consagrados en los artículos 8.1, 8.2 y 25 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos, en perjuicio de los 270 trabajadores.

3. Que el Estado no violó el derecho de reunión consagrado en el artículo 15


de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en perjuicio de los
270 trabajadores. 

4. Que el Estado violó el derecho a la libertad de asociación consagrado en el


artículo 16 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en
perjuicio de los 270 trabajadores. 

5. Que el Estado incumplió las obligaciones generales de los artículos 1.1 y 2


de la Convención Americana sobre Derechos Humanos  en conexión con
las violaciones de los derechos sustantivos señalados. 
CASO HELIODORO PORTUGAL VS PANAMÁ

IDENTIFICACIÓN DE RESOLUCIÓN
El caso se refiere a la responsabilidad internacional del Estado por la desaparición
forzada y ejecución extrajudicial del señor Heliodoro Portugal, la falta de
investigación y sanción de los responsables de tal hecho y la falta de reparación
adecuada en favor de sus familiares.
Desaparición forzada; Garantías Judiciales y procesales; Derecho a la integridad
personal; Libertad personal; Libertad de pensamiento y expresión; Protección
judicial; Derecho a la verdad; Derecho a la vida.
FECHA
12 de agosto del 2008
MAGISTRADO PONENTE
Cesar Pereira Burgos
Aníbal Salas.
DEMANDANTE
Heliodoro Portugal y sus familiares y Centro por la Justicia y el Derecho
Internacional (CEJIL).
DEMANDADOS Y OTROS
Estado de Panamá
TIPO DE PROCESO
Corte IDH. Caso Heliodoro Portugal Vs. Panamá. Excepciones Preliminares,
Fondo, Reparaciones y Costas. 12 de agosto de 2008
HECHOS RELEVANTES (DE QUE SE TRATA)
Los hechos del presente caso se contextualizan durante el gobierno militar en
Panamá. El 14 de mayo de 1970, Heliodoro Portugal, promotor del “Movimiento de
Unidad Revolucionaria” de 36 años de edad, se encontraba en un café ubicado en
la ciudad de Panamá. Dos personas vestidas de civil se bajaron de una camioneta
y obligaron al señor Portugal a subir al vehículo, el cual partió con rumbo
desconocido.
Sus familiares presentaron una serie de recursos judicial con el fin de localizar al
señor Portugal. Es recién en 1999 cuando se identifican el cadáver del señor
Portugal, el cual se encontraba en un cuartel en Tocumen. El proceso penal
correspondiente continúa abierto sin que se haya condenado a los responsables.
LO QUE SE PRETENDE
 La Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas
constituye, per se, una forma de reparación.

 El Estado debe pagar a Graciela De León, Patria Portugal y Franklin


Portugal, la cantidad fijada en el párrafo 233 de la Sentencia de
Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones yCostas, por concepto de
indemnización por daño material, dentro del plazo de un año, contado a
partir de la notificación del fallo.

 El Estado debe pagar a Graciela De León, Patria Portugal y Franklin


Portugal, las cantidades fijadas en el párrafo 239 de la Sentencia de
Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, por concepto de
indemnización por daño inmaterial, dentro del plazo de un año, contado a
partir de la notificación del fallo.

 El Estado debe investigar los hechos que generaron las violaciones del
presente caso, e identificar, juzgar y, en su caso, sancionar a los
responsables.

 El Estado debe publicar en el Diario Oficial y en otro diario de amplia


circulación nacional, por una sola vez, los capítulos I, III, VI, VII, VIII, IX y X
de la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y
Costas, sin las notas al pie de página correspondientes, y la parte resolutiva
de la misma, en el plazo de seis meses, contado a partir de la notificación
del fallo.

 El Estado debe realizar un acto público de reconocimiento de su


responsabilidad internacional en relación con las violaciones declaradas en
la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas,
en el plazo de seis meses, contado a partir de la notificación del fallo.
 El Estado debe brindar gratuitamente y de forma inmediata, a través de sus
instituciones de salud especializadas, el tratamiento médico y psicológico
requerido por Graciela De León de Rodríguez, Patria Portugal y Franklin
Portugal.

 El Estado debe tipificar los delitos de desaparición forzada de personas y


tortura, en un plazo razonable.

 El Estado debe efectuar el pago por concepto de reintegro de costas y


gastos, en el plazo de un año, contado a partir de la notificación de la
Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.

OPOSICIÓN
En la contestación de la demanda, el Estado alegó el incumplimiento del requisito
de agotamiento de recursos internos, por dos motivos. Primeramente, el Estado
señaló que los familiares de la presunta víctima no han agotado todos los recursos
internos, ya que “nunca hicieron uso –y a la fecha aún no lo han hecho- de la
facultad que el Código Judicial panameño les confiere de interponer acusación
particular o querella para intervenir directamente y participar en la investigación
penal y en el proceso que pudiera resultar de ella”. En segundo lugar, el Estado
señaló que la Comisión declaró admisible la denuncia, a pesar de que en ese
momento se encontraba en curso una investigación penal que estaba adelantando
el Ministerio Público de Panamá, en razón de los delitos cometidos en perjuicio de
Heliodoro Portugal”, la cual “se habría desarrollado en forma imparcial, seria y
exhaustiva”.

COMO SE RESOLVIÓ
1. La Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas
constituye, per se, una forma de reparación.
2. El Estado debe pagar a Graciela De León, Patria Portugal y Franklin
Portugal, la cantidad fijada en el párrafo 233 de la Sentencia de
Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, por concepto de
indemnización por daño material, dentro del plazo de un año, contado a
partir de la notificación del fallo.
3. El Estado debe pagar a Graciela De León, Patria Portugal y Franklin
Portugal, las cantidades fijadas en el párrafo 239 de la Sentencia de
Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, por concepto de
indemnización por daño inmaterial, dentro del plazo de un año, contado a
partir de la notificación del fallo.
4. El Estado debe investigar los hechos que generaron las violaciones del
presente caso, e identificar, juzgar y, en su caso, sancionar a los
responsables.
5. El Estado debe publicar en el Diario Oficial y en otro diario de amplia
circulación nacional, por una sola vez, los capítulos I, III, VI, VII, VIII, IX y X
de la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y
Costas, sin las notas al pie de página correspondientes, y la parte resolutiva
de la misma, en el plazo de seis meses, contado a partir de la notificación
del fallo.
6. El Estado debe realizar un acto público de reconocimiento de su
responsabilidad internacional en relación con las violaciones declaradas en
la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas,
en el plazo de seis meses, contado a partir de la notificación del fallo.
7. El Estado debe brindar gratuitamente y de forma inmediata, a través de sus
instituciones de salud especializadas, el tratamiento médico y psicológico
requerido por Graciela De León de Rodríguez, Patria Portugal y Franklin
Portugal.
8. El Estado debe tipificar los delitos de desaparición forzada de personas y
tortura, en un plazo razonable
9. El Estado debe efectuar el pago por concepto de reintegro de costas y
gastos, en el plazo de un año, contado a partir de la notificación de la
Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas.
PROBLEMAS CENTRALES, APORTES, LO QUE DISCUTE
I. Derechos a la libertad en relación a las obligaciones de respetar y
garantizar los derechos y la violación del artículo I de la Convención
Interamericana sobre desaparición forzada de persona en relación al
artículo II del mismo instrumento.
II. Derecho a la libertad de pensamiento y expresión en relación a las
obligaciones de respetar y garantizar los derechos.
III. Derecho a las garantías judiciales y protección judicial en relación a
las obligaciones de respetar y garantizar los derechos.
IV. Derecho a la integridad personal en relación a las obligaciones de
respetar y garantizar los derechos.
V. Incumplimiento del deber de adoptar disposiciones de derecho
interno, del artículo III de la Convención Interamericana sobre
Desaparición forzada y de los Artículos 1, 6 y 8 de la Convención
Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura.
DECISIÓN DEL TRIBUNAL
1. Requerir al Estado de Panamá que adopte todas las medidas que
sean necesarias para dar efectivo y pronto acatamiento a los puntos
pendientes de cumplimiento, señalados en el punto declarativo
segundo, de conformidad con lo estipulado en el artículo 68.1 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos.
2. Solicitar al Estado de Panamá que presente a la Corte
Interamericana de Derechos Humanos, a más tardar el 31 de octubre
de 2012, un informe en el cual indique todas las medidas adoptadas
para cumplir con las reparaciones ordenadas por esta Corte que se
encuentran pendientes de cumplimiento, de conformidad con lo
señalado en los Considerandos 12, 17 y 24, así como en el punto
declarativo tercero de la presente Resolución.
3. Solicitar a las representantes y a la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos que presenten observaciones al informe del
Estado mencionado en el punto Resolutivo anterior, en los plazos de
cuatro y seis semanas, respectivamente, contados a partir de la
recepción de dicho informe.
4. Disponer que la Secretaría de la Corte notifique la presente
Resolución al Estado de Panamá, a la Comisión Interamericana y a
las representantes de las víctimas.
CASO SANTANDER TRISTAN DONOSO VS. PANAMÁ.

IDENTIFICACIÓN DE LA RESOLUCIÓN
El caso se refiere a la responsabilidad internacional del Estado por la divulgación
de una conversación telefónica de Santander Tristán Donoso, así como por la
condena penal impuesta debido a sus declaraciones.
FECHA:
27 de enero de 2009.
MAGISTRADO PONENTE:
JOSE TROYANO
DEMANDANTE
Santander Tristán Donoso
TIPO DE PROCESO
Corte IDH. Caso Tristán Donoso Vs. Panamá. Supervisión de Cumplimiento de
Sentencia. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos 01 de
septiembre de 2010.
HECHOS RELEVANTES ( DE QUE SE TRATA)
Los hechos del presente caso se relacionan con el señor Santander Tristán
Donoso, abogado que en junio de 1996 se desempeñaba como asesor legal de la
diócesis de Colón y Kuna Yala. Durante ese período, el Obispo de Colón,
Monseñor Carlos María Ariz, le solicitó al señor Santander Tristán Donoso que
apoyara con servicios de asesoría legal a la familia Sayed.  En aquel entonces el
señor Walid Sayed se encontraba detenido como parte de una investigación que
venía desarrollando el Ministerio Público sobre la presunta comisión del delito de
lavado de dinero.

El 7 de julio de 1996 un diario publicó un artículo periodístico titulado “Circula


presunto narcocheque” donado a la campaña de Sossa”.  El señor José Antonio
Sossa Rodríguez es un ciudadano panameño que fue nombrado Procurador
General de la Nación. El día siguiente, 8 de julio de 1996, se produjo una
conversación telefónica entre el señor Santander Tristán Donoso y el señor Adel
Sayed, padre del señor Walid Sayed. En dicha conversación se hacía referencia al
ofrecimiento recibido para obtener la libertad personal del señor Walid Sayed, a un
artículo periodístico en torno a la procedencia de un cheque presuntamente
donado al Procurador General de la Nación en 1994 por la compañía Simar
Joyeros y a una reunión que debía realizarse con una autoridad de la Iglesia
Católica en Panamá. Esta Conversación fue interceptada y grabada.

El señor José Antonio Sossa Rodríguez divulgó el contenido de dicha


conversación telefónica. Debido a ello fue abierto un proceso penal por delitos
contra el honor como represalia a las denuncias del señor Tristán Donoso sobre
este hecho. Finalmente, se le condenó a una pena de 18 meses de prisión, la cual
fue reemplazada por la obligación de pagar 75 días-multa.
LO QUE SE PRETENDE
 La Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas
constituye per se una forma de reparación. 

 El Estado debe pagar al señor Santander Tristán Donoso el monto fijado en


el párrafo 191 de la Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas por daño inmaterial, dentro del plazo de un año
contado a partir de la notificación del fallo. 

 El Estado debe dejar sin efecto la condena penal impuesta al señor


Santander Tristán Donoso y todas las consecuencias que de ella se
deriven, en el plazo de un año contado a partir de la notificación de la
Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. 

 El Estado debe publicar en el Diario Oficial y en otro diario de amplia


circulación nacional, por una sola vez, los párrafos 1 a 5; 30 a 57; 68 a 83;
90 a 130; 152 a 157 de la Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas, sin las notas al pie de página, y la parte resolutiva
de la misma, en el plazo de seis meses contado a partir de la notificación
del fallo. 

 El Estado debe pagar el monto fijado en el párrafo 216 de la Sentencia de


Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas por reintegro de
costas y gastos, dentro del plazo de un año contado a partir de la
notificación del fallo. 

 La Corte supervisará el cumplimiento íntegro de la Sentencia de Excepción


Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, en ejercicio de sus atribuciones
y en cumplimiento de sus deberes conforme a la Convención Americana, y
dará por concluido el presente caso una vez que el Estado haya dado cabal
cumplimiento a lo dispuesto en la misma. El Estado deberá, dentro del
plazo de un año contado a partir de la notificación de la Sentencia de
Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, rendir a la Corte un
informe sobre las medidas adoptadas para la cumplir con la misma.

LA OPOSICIÓN

En su escrito de contestación de la demanda el Estado opuso como


excepción preliminar “la falta de competencia parcial en razón de la materia”,
en relación con una medida de reparación solicitada por la Comisión en su
demanda y tres “observaciones preliminares” referidas a la facultad de
los representantes de solicitar dos medidas de reparación y de presentar, en
su escrito de solicitudes y argumentos, pretensiones distintas a las solicitadas en
la demanda de la Comisión. 
 
Panamá objetó la medida de   reparación solicitada por la Comisión relativa a que
el Estado adecue su ordenamiento jurídico penal de conformidad al artículo 13 de
la Convención Americana. Afirmó que la “pretensión de que un Estado revise su
legislación interna no es exigible dentro de una causa contenciosa, la cual debe
recaer únicamente sobre violaciones de derechos humanos perpetradas contra
personas determinadas” y que “la pretensión aludida puede ser reconocida por la
Corte únicamente en ejercicio de su función consultiva, nunca de la competencia
contenciosa”. Por ello solicitó que, “previa declaración de que es fundada esta
excepción preliminar, la Corte se declare incompetente para conocer sobre la
pretensión mencionada”. En sus alegatos escritos finales Panamá “ratifico y reitero
la excepción preliminar”.
 
La Corte considera que lo sostenido por el Estado en relación con la facultad del
Tribunal de dictar una medida de reparación, no constituye un argumento materia
de excepción preliminar. Ello en tanto que dicho cuestionamiento no tiene la
finalidad ni la capacidad de   prevenir el conocimiento por parte de la Corte de la
totalidad o algún aspecto relativo al fondo de la controversia sometida a su
consideración. En efecto, aun cuando hipotéticamente la Corte resolviera el
planteo del Estado de manera afirmativa, no afectaría en manera alguna la
competencia del Tribunal para conocer los méritos del presente caso. Con base en
lo anterior, se desestima este alegato, pues no constituye propiamente una
excepción preliminar. 
 
Consecuentemente, los argumentos del Estado a este respecto serán
examinados cuando el Tribunal considere, en caso de ser necesario, las medidas
de reparación solicitadas. Asimismo, la Corte se pronunciará sobre
las observaciones del Estado al escrito de solicitudes y argumentos en el
apartado correspondiente, ya sea al considerar los méritos o, eventualmente,
las reparaciones en la presente Sentencia. 

COMO SE RESOLVIÓ
1. La Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas
constituye per se una forma de reparación.
2. El Estado debe pagar al señor Santander Tristán Donoso el monto fijado en
el párrafo 191 de la Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas por daño inmaterial, dentro del plazo de un año
contado a partir de la notificación del fallo.
3. El Estado debe dejar sin efecto la condena penal impuesta al señor
Santander Tristán Donoso y todas las consecuencias que de ella se
deriven, en el plazo de un año contado a partir de la notificación de la
Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas. 
4. El Estado debe publicar en el Diario Oficial y en otro diario de amplia
circulación nacional, por una sola vez, los párrafos 1 a 5; 30 a 57; 68 a 83;
90 a 130; 152 a 157 de la Sentencia de Excepción Preliminar, Fondo,
Reparaciones y Costas, sin las notas al pie de página, y la parte resolutiva
de la misma, en el plazo de seis meses contado a partir de la notificación
del fallo. 
5. El Estado debe pagar el monto fijado en el párrafo 216 de la Sentencia de
Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas por reintegro de
costas y gastos, dentro del plazo de un año contado a partir de la
notificación del fallo. 
6. La Corte supervisará el cumplimiento íntegro de la Sentencia de Excepción
Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, en ejercicio de sus atribuciones
y en cumplimiento de sus deberes conforme a la Convención Americana, y
dará por concluido el presente caso una vez que el Estado haya dado cabal
cumplimiento a lo dispuesto en la misma. El Estado deberá, dentro del
plazo de un año contado a partir de la notificación de la Sentencia de
Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, rendir a la Corte un
informe sobre las medidas adoptadas para la cumplir con la misma.
PROBLEMAS CENTRALES, APORTE LO QUE SE DISCUTE
I. Artículo 11 (protección de la honra y de la dignidad) en relación con los
artículos 1.1 y 2 de la Convención Americana

 El derecho a la vida privada.


o Legalidad de la injerencia
II. Artículo 13 (Libertad de pensamiento y de expresión) en relación con los
artículos 1.1 y 2 de la Convención Americana La libertad de pensamiento y
de expresión.
  La libertad de pensamiento y de expresión.
 Las restricciones a la libertad de expresión y la aplicación
de responsabilidad ulterior en el presente caso.
o Legalidad de la medida.
o Finalidad legítima e idoneidad de la medida.
o Necesidad de la medida 
III. Artículo 9 (Principio de legalidad) en relación con el artículo 1.1 de la
Convención Americana.
IV. Artículos 8 (garantías judiciales) y 25.1 (protección judicial) en relación con
el artículo 1.1 de la Convención Americana.
 Respecto del proceso por el delito de abuso de autoridad e infracción
de los deberes de los servidores públicos seguido contra el ex
Procurador.
o  La investigación seguida por la Procuraduría de la
Administración contra el ex Procurador.
o La motivación del fallo de la Corte Suprema de Justicia de
Panamá.
 Respecto del proceso judicial por delitos contra el honor seguido
contra el señor Tristán Donoso.
o Investigación realizada por el Ministerio Público.
o Derecho a la presunción de inocencia.

DECISIÓN DEL TRIBUNAL


La Corte declara
1. Que de conformidad con lo dispuesto en los Considerados 11, 19 y 23 de la
presente Resolución, el Estado ha dado cumplimiento en forma total a los
puntos resolutivos de la Sentencia emitida en el presente caso que
establecen que el Estado debe:
 Pagar al señor Santander Tristán Donoso el monto fijado en el
párrafo 191 de la Sentencia por daño inmaterial, dentro del plazo de
un año contado a partir de la notificación de la misma y conforme las
modalidades especificadas en los párrafos 217 al 222 del Fallo
(punto resolutivo décimo tercero de la Sentencia de 27 de enero de
2009).
 Dejar sin efecto la condena penal impuesta al señor Santander
Tristán Donoso y todas las consecuencias que de ella se deriven, en
el plazo de un año contado a partir de la notificación de la Sentencia,
en los términos del párrafo 195 de la misma (punto resolutivo décimo
cuarto de la Sentencia de 27 de enero de 2009).
 Publicar en el Diario Oficial y en otro diario de amplia circulación
nacional, por una sola vez, los párrafos 1 a 5; 30 a 57; 68 a 83; 90 a
130; 152 a 157 de la Sentencia, sin las notas al pie de página, y la
parte resolutiva de la misma, en el plazo de seis meses contado a
partir de la notificación de la Sentencia, en los términos del párrafo
197 de la misma (punto resolutivo décimo quinto de la Sentencia de
27 de enero de 2009), y d) pagar el monto fijado en el párrafo 216 de
la Sentencia por reintegro de costas y gastos, dentro del plazo de un
año contado a partir de la notificación de la misma y conforme las
modalidades especificadas en los párrafos 217 al 222 del Fallo
(punto resolutivo décimo sexto de la Sentencia de 27 de enero de
2009).
2. Que, en consecuencia, la República de Panamá ha dado pleno
cumplimiento a la Sentencia de 27 de enero de 2009 en el caso Tristán
Donoso, de conformidad con lo estipulado en el artículo 68.1 de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos que impone a los
Estados Partes en la Convención Americana la obligación de cumplir con
las sentencias dictadas por la Corte.
CASO VÉLEZ LOOR VS. PANAMÁ.

IDENTIFICACIÓN DE LA RESOLUCIÓN
El caso se refiere a la responsabilidad internacional del Estado por la detención
migratoria de Jesús Vélez Loor, por las malas condiciones en el centro de
detención y por la falta de un debido proceso.
FECHA:
23 de Noviembre de 2010
MAGISTRADO PONENTE:
Rogelio Fábrega Z.
DEMANDANTE
Jesús Tranquilino Vélez Loor y Centro por la Justicia y el Derecho Internacional
(CEJIL)
TIPO DE PROCESO
Corte IDH. Caso Vélez Loor Vs. Panamá. Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas. 23 de noviembre de 2010
HECHOS RELEVANTES (DE QUE SE TRATA)
Los hechos del presente caso se refieren a Jesús Tranquilino Vélez Loor, de
nacionalidad ecuatoriana. El señor Vélez Loor fue retenido el 11 de noviembre de
2002 en el Puesto Policial de Tupiza, en la Provincia del Darién, República de
Panamá, por presuntamente no portar la documentación necesaria para
permanecer en dicho país.
Posteriormente, la Directora Nacional de Migración y Naturalización del Ministerio
de Gobierno y Justicia dictó una orden de detención en su contra.
El señor Vélez Loor fue trasladado a una cárcel pública. El 6 de diciembre de 2002
se resolvió imponerle una pena de dos años de prisión por haber infringido las
disposiciones del Decreto Ley No. 16 sobre Migración de 30 de junio de 1960. La
referida resolución no fue notificada al señor Vélez Loor.
El 18 de diciembre de 2002 fue trasladado al centro penitenciario La Joyita.
Mediante resolución de 8 de septiembre de 2003, la Directora Nacional de
Migración resolvió dejar sin efecto la pena impuesta. El 10 de septiembre de 2003
el señor Vélez Loor fue deportado hacia Ecuador. Tras ser deportado, el señor
Vélez Loor alegó haber sido víctima de actos de tortura y malos tratos ocurridos
durante su estancia en los diversos centros penitenciarios
LO QUE SE PRETENDE
 La Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas
constituye per se una forma de reparación.

 El Estado debe pagar $ 7.500 dólares por concepto de tratamiento y


atención médica y psicológica especializada, así como medicamentos y
otros gastos futuros relacionados, dentro de un plazo de seis meses.

 El Estado debe publicar por una sola vez, en el Diario Oficial de Panamá, la
Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas,
con los respectivos títulos y subtítulos, sin las notas al pie de página, así
como la parte resolutiva de la misma. Asimismo, el Estado debe publicar en
un diario de amplia circulación en Panamá y otro de Ecuador, el resumen
oficial de la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y
Costas elaborado por la Corte.

 El Estado debe continuar eficazmente y conducir con la mayor diligencia y


dentro de un plazo razonable, la investigación penal iniciada en relación con
los hechos denunciados por el señor Vélez Loor, con el fin de determinar
las correspondientes responsabilidades penales y aplicar, en su caso, las
sanciones y demás consecuencias que la ley prevea.

 El Estado debe, en un plazo razonable, adoptar las medidas necesarias


para disponer de establecimientos con capacidad suficiente para alojar a
las personas cuya detención es necesaria y proporcionada en el caso en
concreto por cuestiones migratorias, específicamente adecuados para tales
propósitos, que ofrezcan condiciones materiales y un régimen acorde para
migrantes, y cuyo personal sea civil y esté debidamente calificado y
capacitado.

 El Estado debe implementar, en un plazo razonable, un programa de


formación y capacitación para el personal del Servicio Nacional de
Migración y Naturalización, así como para otros funcionarios que por motivo
de su competencia tengan trato con personas migrantes, en cuanto a los
estándares internacionales relativos a los derechos humanos de los
migrantes, las garantías del debido proceso y el derecho a la asistencia
consular.

 El Estado debe implementar, en un plazo razonable, programas de


capacitación sobre la obligación de iniciar investigaciones de oficio siempre
que exista denuncia o razón fundada para creer que se ha cometido un
hecho de tortura bajo su jurisdicción, destinados a integrantes del Ministerio
Público, del Poder Judicial, de la Policía Nacional, así como a personal del
sector salud con competencia en este tipo de casos y que por motivo de
sus funciones sean los primeros llamados a atender a víctimas de tortura.

 El Estado debe pagar $27,500 dólares por indemnización y $24,000 por


concepto de gastos.

 La Corte supervisará el cumplimiento íntegro de la Sentencia de


Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, en ejercicio de
sus atribuciones y en cumplimiento de sus deberes conforme a la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, y dará por concluido el
presente caso una vez que el Estado haya dado cabal cumplimiento a lo
dispuesto en la misma. Dentro del plazo de un año a partir de la notificación
de la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y
Costas el Estado deberá rendir al Tribunal un informe sobre las medidas
adoptadas para darle cumplimiento.

LA OPOSICIÓN

El Estado solicitó a este Tribunal que rechazara la demanda promovida por la


Comisión in limine litis, expresando los siguientes argumentos: el peticionario
nunca recurrió a los mecanismos disponibles dentro de la jurisdicción interna para
reclamar sus derechos de libertad personal, garantías judiciales y protección
judicial; el peticionario no agotó los recursos existentes en la jurisdicción interna
para reclamar su derecho a que se realizara una investigación respecto de los
alegados actos de tortura cometidos en su contra; la Comisión aplicó
incorrectamente la excepción contenida en el artículo 46.2(b) de la Convención; el
Estado advirtió el incumplimiento del requisito de agotamiento de los recursos de
la jurisdicción interna desde sus primeras comunicaciones a la Comisión, y la
Comisión afectó el equilibrio procesal y el derecho a la defensa del Estado pues
no le indicó claramente el objetivo de la audiencia celebrada el 13 de marzo de
2006; algunos de los motivos de hecho considerados en el informe de
admisibilidad fueron aportados por el peticionario sin ser transmitidos al Estado
violando la oportunidad de contradecirlos, y el párrafo 46 del informe de
admisibilidad comporta una clara “falta de coincidencia entre los hechos descritos
como sustento del informe y los que llevaron a la Comisión a determinar el mérito
de la aplicación de la excepción”.
En particular, el Estado alegó que la falta de agotamiento de los recursos internos
se refiere a aquellos relacionados con:

 La Resolución 7306, de 6 de diciembre de 2002, emitida por la Dirección


Nacional de Migración y Naturalización del Ministerio de Gobierno y Justicia
de Panamá (en adelante “Dirección Nacional de Migración”), por la cual se
ordenó la aplicación de la sanción de detención a la presunta víctima.
 La denuncia e investigación de los alegados actos de tortura cometidos en
su contra. En cuanto a la Resolución 7306, de 6 de diciembre de 2002, el
Estado mencionó que los recursos existentes en la legislación panameña,
en la época de los hechos, para la revisión de dicho acto administrativo,
eran los recursos de Reconsideración y de Apelación, el recurso de
Revisión Administrativa, El Recurso de Protección de los Derechos
Humanos, La Acción de Amparo de Garantías Constitucionales y La Acción
de Hábeas Corpus. En opinión del Estado, todos los recursos mencionados
estaban en vigencia, eran efectivos para el ejercicio del derecho de tutela
judicial y estaban al alcance de ser accionados por el peticionario. Respecto
a los alegados actos de tortura, el Estado sostuvo que el señor Vélez Loor
no interpuso denuncia o queja al respecto, a pesar de que habría tenido
acceso a medios y oportunidades para hacerlo.
Asimismo, en cuanto al momento procesal oportuno, el Estado refirió que las
advertencias de incumplimiento del requisito de agotamiento de los recursos
internos fueron realizadas en las primeras etapas del procedimiento ante la
Comisión y que dado que “nunca dejó de aducir la falta de agotamiento de los
recursos de la jurisdicción interna, no puede alegarse que exista una renuncia
tácita al derecho que le asiste para interponer esta excepción”.
COMO SE RESOLVIÓ

1. La Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y


Costas constituye per se una forma de reparación.

2. El Estado debe pagar $ 7.500 dólares por concepto de tratamiento y


atención médica y psicológica especializada, así como medicamentos y
otros gastos futuros relacionados, dentro de un plazo de seis meses.
3. El Estado debe publicar por una sola vez, en el Diario Oficial de Panamá,
la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y
Costas, con los respectivos títulos y subtítulos, sin las notas al pie de
página, así como la parte resolutiva de la misma. Asimismo, el Estado
debe publicar en un diario de amplia circulación en Panamá y otro de
Ecuador, el resumen oficial de la Sentencia de Excepciones Preliminares,
Fondo, Reparaciones y Costas elaborado por la Corte.

4. El Estado debe continuar eficazmente y conducir con la mayor diligencia y


dentro de un plazo razonable, la investigación penal iniciada en relación
con los hechos denunciados por el señor Vélez Loor, con el fin de
determinar las correspondientes responsabilidades penales y aplicar, en
su caso, las sanciones y demás consecuencias que la ley prevea.

5. El Estado debe, en un plazo razonable, adoptar las medidas necesarias


para disponer de establecimientos con capacidad suficiente para alojar a
las personas cuya detención es necesaria y proporcionada en el caso en
concreto por cuestiones migratorias, específicamente adecuados para
tales propósitos, que ofrezcan condiciones materiales y un régimen acorde
para migrantes, y cuyo personal sea civil y esté debidamente calificado y
capacitado.
6. El Estado debe implementar, en un plazo razonable, un programa de
formación y capacitación para el personal del Servicio Nacional de
Migración y Naturalización, así como para otros funcionarios que por
motivo de su competencia tengan trato con personas migrantes, en cuanto
a los estándares internacionales relativos a los derechos humanos de los
migrantes, las garantías del debido proceso y el derecho a la asistencia
consular.

7. El Estado debe implementar, en un plazo razonable, programas de


capacitación sobre la obligación de iniciar investigaciones de oficio
siempre que exista denuncia o razón fundada para creer que se ha
cometido un hecho de tortura bajo su jurisdicción, destinados a integrantes
del Ministerio Público, del Poder Judicial, de la Policía Nacional, así como
a personal del sector salud con competencia en este tipo de casos y que
por motivo de sus funciones sean los primeros llamados a atender a
víctimas de tortura.
8. El Estado debe pagar $27,500 dólares por indemnización y $24,000 por
concepto de gastos.

9. La Corte supervisará el cumplimiento íntegro de la Sentencia de


Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, en ejercicio de
sus atribuciones y en cumplimiento de sus deberes conforme a la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, y dará por concluido el
presente caso una vez que el Estado haya dado cabal cumplimiento a lo
dispuesto en la misma. Dentro del plazo de un año a partir de la
notificación de la Sentencia de Excepciones Preliminares, Fondo,
Reparaciones y Costas el Estado deberá rendir al Tribunal un informe
sobre las medidas adoptadas para darle cumplimiento.

PROBLEMAS CENTRALES, APORTE LO QUE SE DISCUTE


I. Derecho a la libertad personal, garantías judiciales, principio de legalidad y
protección judicial en relación con las obligaciones de respetar y garantizar
los derechos y el deber de adoptar disposiciones de derecho interno.
 Aprehensión inicial por la Policía de Tupiza el 11 de noviembre de 2002.
 Orden de detención 1430 de 12 de noviembre de 2002.
 Recursos efectivos para cuestionar la legalidad de la detención.
 Procedimiento ante la Dirección Nacional de Migración y Naturalización
entre el 12 de noviembre y el 6 de diciembre de 2002.
 Derecho a la información y acceso efectivo a la asistencia consular
 Privación de libertad en aplicación del artículo 67 del Decreto Ley 16 de
1960.
o Finalidad legítima e idoneidad de la medida
o Necesidad de las medidas.
 Notificación de la Resolución 7306 de 6 de diciembre de 2002, y recursos
respecto del fallo sancionatorio.
 Ilegalidad del lugar de reclusión de extranjeros sancionados en aplicación
del Decreto Ley 16 de 1960.
 Precisiones sobre el artículo 2 de la Convención Americana.
II. Derecho a la integridad personal, en relación con las obligaciones de
respetar y garantizar los derechos y las obligaciones contenidas en la
Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura.
 Necesidad de que las personas detenidas por su situación migratoria
permanezcan en lugares distintos a los destinados a las personas acusadas
o condenadas por la comisión de delitos penales.
 Condiciones de detención en la Cárcel Pública de La Palma y en el Centro
Penitenciario La Joyita.
o Suministro de agua en La Joyita.
o Asistencia médica.
o Deber de iniciar de oficio y de inmediato una investigación respecto
de los alegados actos de tortura.
III. No discriminación e igual protección ante la ley.

DECISIÓN DEL TRIBUNAL


1. Desestimar la primera y segunda excepciones preliminares interpuestas por
el Estado
2. Aceptar parcialmente la primera cuestión planteada por el Estado con el
carácter de asunto previo
3. El Estado es responsable por la violación del derecho a la libertad personal,
reconocido en el artículo 7.1, 7.3, 7.4, 7.5 y 7.6, en relación con los artículos
1.1 y 2 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en perjuicio
del señor Jesús Tranquilino Vélez Loor.
4. El Estado es responsable por la violación del derecho a las garantías
judiciales, reconocido en el artículo 8.1, 8.2.b, 8.2.c, 8.2.d, 8.2.e, 8.2.f y
8.2.h, en relación con los artículos 1.1 y 2 de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos, en perjuicio del señor Jesús Tranquilino Vélez
Loor.
5. El Estado es responsable por la violación del principio de legalidad,
reconocido en el artículo 9, en relación con el artículo 1.1 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos, en perjuicio del señor Jesús
Tranquilino Vélez Loor.
6. El Estado es responsable por la violación del derecho a la integridad
personal reconocido en el artículo 5.1 y 5.2, en relación con el artículo 1.1 de
la Convención Americana sobre Derechos Humanos, respecto a las
condiciones de detención, en perjuicio del señor Jesús Tranquilino Vélez
Loor.
7. El Estado es responsable por la falta de garantía del derecho a la integridad
personal reconocido en el artículo 5.1 y 5.2, en relación con el artículo 1.1 de
la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y por el incumplimiento
de los artículos 1, 6 y 8 de la Convención Interamericana para Prevenir y
Sancionar la Tortura, respecto de la obligación de investigar los alegados
actos de tortura, en perjuicio del señor Jesús Tranquilino Vélez Loor.
8. El Estado incumplió la obligación de garantizar, sin discriminación, el
derecho de acceso a la justicia, establecido en los artículos 8.1 y 25, en
relación con el artículo 1.1 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos, en perjuicio del señor Jesús Tranquilino Vélez Loor.
CASO DE LOS MIEMBROS DE LA COMUNIDAD KUNA DE
MADUGANDI Y EMBERA DE BAYANOS Y SUS MIEMBROS VESUS
PANAMA.

IDENTIFICACION DE LA RESOLUCON.
El caso se refiere al desplazamiento de los pueblos indígenas Kuna de
Mandunganí y Emberá de Bayano y a su posterior reasentamiento en tierras
alternativas, no respetándose ni garantizándose su propiedad colectiva y los
derechos derivados de la misma. La Corte determina la violación al derecho a la
propiedad privada de las comunidades indígenas y al debido proceso.
FECHA.
14 de octubre de 2014.
MAGISTRADO OPONENTE.
Eduardo Ferrer Mac-Gregor Poisot
DEMANDANTES.
El pueblo Indígena Kuna de Madugandí y Emberá de Bayano y sus miembros.
DEMANDADOS Y OTROS.
Republica Panamá (Panamá, el Estado)
TIPOS DE PROCESOS.
Proceso administrativo
Proceso penal (dos procesos penales)

HECHOS RELEVAVNTES (de que trata)


Los antecedentes a los hechos del caso se refieren a la construcción de una
represa hidroeléctrica en la zona del Alto Bayano, Provincia de Panamá, en el año
1972. Con motivo de la misma, parte de la reserva indígena de la zona fue
inundada y fue dispuesta la reubicación de los moradores de las zonas inundadas
por la obra de embalse. En ese sentido, el Estado otorgó nuevas tierras,
adyacentes y ubicadas al este de la reserva indígena a las comunidades indígenas
afectadas. El traslado de los habitantes de la zona tuvo lugar de 1973 a 1975 y la
construcción de la hidroeléctrica terminó en 1976.
Entre 1975 y 1980 las autoridades estatales firmaron cuatro acuerdos principales
con los representantes indígenas los cuales se refirieron a las indemnizaciones
supuestamente adeudadas por el Estado como compensación por la inundación y
la reubicación de sus habitantes. En los años posteriores, se realizaron varias
reuniones entre los representantes de los pueblos indígenas y del Estado con el
fin, principalmente, de buscar una solución al conflicto sobre las tierras entre los
indígenas y los campesinos no indígenas o “colonos”, así como reconocer los
derechos sobre las tierras de los indígenas Kuna y Emberá.

A comienzo de los años 1990 se incrementó la incursión de personas no indígenas


a las tierras de las comunidades Kuna y Emberá y se intensificó la conflictividad en
la zona. Al menos desde 1990, miembros de los pueblos indígenas Kuna de
Madugandí y Emberá de Bayano realizaron gestiones de distinta índole para
llamar la atención sobre su situación, para exigir el cumplimiento de los acuerdos y
resoluciones antes mencionadas, el reconocimiento legal de sus tierras, y la
protección de las mismas frente a las incursiones de personas no indígenas.
Asimismo, representantes del pueblo Kuna de Madugandí iniciaron varios
procedimientos administrativos de desalojo y por daño ecológico e interpusieron
procesos penales por la incursión de colonos y delitos contra el ambiente.
Además, representantes del pueblo Emberá de Bayano siguieron procesos
administrativos para la adjudicación de la propiedad colectiva.

El 12 de enero de 1996 se emitió la Ley N° 24 mediante la cual se creó la


Comarca Kuna de Madugandí y, entre abril y junio de 2000, se llevó a cabo la
demarcación física de la Comarca Kuna. Posteriormente, el 23 de diciembre de
2008 fue aprobada la Ley N° 72 que estableció el procedimiento para la
adjudicación de la propiedad colectiva de tierras de los pueblos indígenas que no
están dentro de las comarcas. Con respecto a los territorios de los Emberá, en los
años 2011 y 2012 la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (“ANATI”)
emitió varias resoluciones respecto de la tenencia de las tierras, incluyendo una
suspensión de las solicitudes de títulos de propiedad privada. Por otra parte, en
agosto de 2013 la ANATI otorgó un título de propiedad sobre un terreno a un
particular, dentro del territorio que había sido asignado a la Comunidad Piriatí
Emberá. El 30 de abril de 2014 el Estado otorgó un título de propiedad colectiva a
favor de la comunidad Piriatí Emberá, sobre un terreno ubicado en el
corregimiento de Tortí, Distrito de Chepo, Provincia de Panamá.

LO QUE SE PRETENDE.
 El Estado debe, en el plazo de seis meses a partir de la notificación de la
presente Sentencia, publicar en el Diario Oficial de Panamá y en un diario
de amplia circulación nacional, por una sola vez el resumen oficial de la
presente Sentencia. Adicionalmente, el Estado deberá, dentro del mismo
plazo, publicar la presente Sentencia íntegramente en un sitio web oficial
del Estado durante el período de un año y difundirla a través de una
emisora radial.

 El Estado debe realizar un acto público de reconocimiento de


responsabilidad internacional en relación con los hechos del presente caso,
en los términos del párrafo 219 de la presente Sentencia.
 El Estado debe demarcar, dentro de un plazo de máximo un año, las tierras
que corresponden a las comunidades Ipetí y Piriatí Emberá y titular las
tierras Ipetí como derecho a la propiedad colectiva de la comunidad Ipetí
Emberá, en los términos del párrafo 232 de la presente Sentencia.
 El Estado debe adoptar las medidas necesarias para dejar sin efecto el
título de propiedad privada otorgado al señor C.C.M. dentro del territorio de
la Comunidad Emberá de Piriatí, en los términos del párrafo 233 de la
presente Sentencia.
 El Estado debe pagar las cantidades fijadas en los párrafos 240, 247 y 253
de la presente Sentencia por concepto de daño material e inmaterial,
reintegro de costas y gastos en el plazo de un año, contado a partir de la
notificación de la misma.
 El Estado debe reintegrar al Fondo de Asistencia Legal de Víctimas de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos la cantidad erogada durante la
tramitación del presente caso, en los términos de lo establecido en el
párrafo 257 del presente Fallo.
 El Estado debe, dentro del plazo de un año contado a partir de la
notificación de la presente Sentencia, rendir al Tribunal un informe sobre las
medidas adoptadas para cumplir con la misma.

LA OPOCISION.
El Estado indico haber presentado en reiteradas ocasiones ante la Comisión la
inadmisibilidad de las pretensiones respecto a las indemnizaciones, por el no
agotamiento de los recursos jurisdicción interna. Al respecto, se refirió a varias
comunidades que había remitido a la Comisión, entre ellas, un escrito de la
Dirección Nacional de Política Indigenista en el cual se señaló la normativa
existente de los recursos internos relacionados con los derechos de la comunidad
indígena e indico la existencia de un ordenamiento legal igualitario para todos los
panameños. El Estado cito el artículo 97 de la sección quita del Código Judicial
que desarrolla la competencia, de la Sala Tercera de lo Contencioso
Administrativo, resaltando su competencia, entre otros, respecto a los recursos
contenciosos en los casos de adjudicación de tierras, indemnización por razón de
responsabilidad del Estado, y protección de los derechos humanos. Asimismo, el
Estado, hizo referencia a una comunicación en la cual se señaló que los
peticionarios pudieron, y todavía podrán, hacer uso de los siguientes recursos
internos.
1. Acción de inconstitucionalidad
2. Jurisdicción Contenciosa Administrativa
3. Acciones y recursos en todas las instancias en vías Administrativas y
Judiciales.
4. Amparo de garantías constitucionales.
5. Recurrir a la Defensoría de Pueblo.
Adicionalmente, Panamá hizo alusión a su Constitución que establece el derecho
de recurrir contra actos del Estado que vulneren derechos y específicamente a su
artículo 206 que dispone a las atribuciones de la Corte Suprema de Justicia
(resaltando los párrafos respecto de la jurisdicción contencioso administrativo

COMO SE RESOLVIO
Con respecto a las reparaciones, la Corte consideró como parte lesionada a los
pueblos indígenas Kuna de Madungandí y las comunidades Emberá Piriatí e Ipetí
de Bayano, y sus miembros, estableció que su Sentencia constituye per se una
forma de reparación y, adicionalmente, ordenó al Estado:
a) Publicar la Sentencia de la Corte Interamericana y su resumen, así como
realizar difusiones radiales de la misma;
b) Realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional
en relación con los hechos del presente caso;
c) Demarcar las tierras que corresponden a las Comunidades Ipetí y Piriatí
Emberá y titular las tierras Ipetí como propiedad colectiva de dicha
Comunidad;
d) Adoptar las medidas necesarias para dejar sin efecto el título de propiedad
privada otorgado al señor Melgar dentro del territorio de la Comunidad
Emberá de Piriatí,
e) Pagar las cantidades fijadas en la Sentencia, por concepto de
indemnizaciones por daños materiales e inmateriales y por el reintegro de
costas y gastos. Asimismo, la Corte dispuso que el Estado debe reintegrar al
Fondo de Asistencia Legal de Víctimas de la Corte las cantidades erogadas
durante la tramitación del presente caso
PROBLEMAS CENTRALES APONTE, DE QUE SE DISCUTE
I. El derecho a la propiedad y el deber de adecuar el derecho interno.
 La alegada falta de demarcar, delimitar y titular las tierras de los
indígenas Kuna de Madunganí y Emberá de Bayano (artículo 21 en
relación con 1.1 de la Convención).
 La alegada falta de un procedimiento adecuado para la demarcación,
delimitación y titulación de tierras indígenas (artículo 2 de la
Convención).
II. Los procedimientos para acceder a la propiedad del territorio indígena y
para su protección frente a terceros y el deber de adecuar el derecho
interno.
III. La obligación de respetar y garantizar los derechos sin discriminación por
origen étnico y de brindar protección igualitaria ante la ley
DECIDION DE TRIBUNAL.
Por cinco votos a favor y uno en contra, -72-
1. Admitir la excepción interpuesta por el Estado sobre la “falta de competencia
ratione temporis”, específicamente respecto de la alegada falta de pago por el
Estado de indemnizaciones, en los términos de los párrafos 27 a 40 de la presente
Sentencia.
2. No es necesario pronunciarse sobre la excepción preliminar interpuesta por el
Estado sobre “falta de competencia por prescripción”, en los términos del párrafo
27 de la presente Sentencia. Por unanimidad,
3. Desestimar la excepción preliminar interpuesta por el Estado sobre la “falta de
agotamiento de recursos internos” en los términos de los párrafos 21 a 23 de la
presente Sentencia.
4. El Estado violó el artículo 21 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos, en relación con 1.1 de la misma, en perjuicio de las comunidades Kuna
de Madungandí y Emberá de Bayano y sus miembros, por la falta de delimitar,
demarcar y titular sus territorios, en los términos de los párrafos 111 a 146 de la
presente Sentencia.
5. El Estado violó el artículo 2 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos, en relación con 21, 8 y 25 de la misma, en perjuicio de las comunidades
Kuna de Madungandí y Emberá de Bayano y sus miembros, por la ausencia de
normativa interna antes de 2008 respecto de la delimitación, demarcación y
titulación de territorios indígenas, en los términos de los párrafos 150 a 157 de la
presente Sentencia.
6. El Estado violó los artículos 8.1 y 25 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, en relación con 1.1 de la misma, en perjuicio de las
comunidades Kuna de Madungandí y Emberá de Bayano y sus miembros, por el
incumplimiento del principio del plazo razonable respecto de ciertos procesos
internos, en los términos de los párrafos 165 a 187 de la presente Sentencia.
7. El Estado no violó el artículo 2 de la Convención Americana, en relación con 8
y 25 de la misma, en perjuicio de las comunidades Kuna de Madungandí y Emberá
de Bayano y sus miembros, respecto de la alegada falta de un procedimiento para
proteger los territorios indígenas, en los términos de los párrafos 188 a 198 de la
presente Sentencia.
8. No tiene elementos para pronunciarse sobre la violación del derecho a la
igualdad ante la ley y el principio de no discriminación establecidos en los artículos
24 y 1.1 de la Convención Americana, en perjuicio de las comunidades Kuna de
Madungandí y Emberá de Bayano y sus miembros, en los términos de los párrafos
202 a 204 de la presente Sentencia.