Está en la página 1de 4

ESTERILIZACION FEMENINA VOLUNTARIA.

ASPECTOS PSICOLOGICOS Y PSIQUIATRICOS*


Dr. Humberto ~osselli**

La esterilización femenina volunta- "Mayor daño sufren los ni nos por


ria, igual que otras formas menos la inestabilidad conyugal de sus pa-
drásticas e irreversibles de anticon- dres que por el cociente intelectual
cepción, es indicada en ocasiones por de ellos . Las leyes de esterilización
motivos psiquiátricos. Efectivamente, convenientes por todos conceptos,
casos de neurosis grave o de psico- pueden y deben aplicarse solamente a
sis asociadas al embarazo y al parto, un pequeño grupo · de personas que
conductas psicopáticas complicadas combinan la oligofrenia con la inca-
o nó con deficiencia mental y aún pacidad de criar a sus hijos adecua-
severos desajustes específicos en con- damente, que no se restringe sola-
diciones adultas de la vida, puedan mente a los de escasa inteligencia . Se
imponer, después de una ¡u1c1osa encuentra también entre las personas
evaluación médico-psicológica, tal me- muy cultas y bien educadas; . entre
dida, como una forma de prevención ellas hay gente que tiene el sentido
secundaria de más severas crisis en suficiente para apreciar sus deficien-
la mujer o en el matrimonio. cias emocionales y su falta de aptitud
para la paternidad o maternidad . Mu-
Esto sin contar con posibles pres- cha infelicidad de padres e hijos (y
cr'ipciones eugenésicas, autorizadas y muchos abortos ilegítimos) podrían
aún or~fonadas legalmente en otros impedirse si se les diese orientación
países. No solamente el intento de pre- experta anticonceptiva".
venir condiciones hereditarias con le-
sión mer,tal, ligadas a determinadas Freedman ( 2) señala que los pro-
transmisiones genéticas, sino el hecho cedimientos quirúrgicos tales como
quizás más amplio de que una mujer salpingectomía u ooforectomía han
perturbada emocional o psíquicamen- perdido importancia en los Estados
te puede no estar en condiciones de Unidos desde el advenimiento de los
dar a su hijo la adecuada seguridad contraceptivos y la relativa facilidad
emocional requerida para un desa- de los abortos. En una encuesta en
rrollo armonioso, han sido invocados una Universidad de aquel país en rela-
para acon·sejar la esterilización volun- ción con control de natalidad, el
taria en determinados casos .
En apoyo de un programa que abar- * Simposio de la Sociedad Colombiana de
que medidas de control voluntarias y Obstetricia y Ginecología . Bogotá , Agosto 3 de
1973 .
nó obligatorias de la natalidad, Kan- * * Presidente, Sociedad Colombiana de Psi-
ner ( l) escribió lo siguiente: q uiatr ía. Carrera 18 N9 84-8 7, Bogotá .
Mayo-Junio 1974
190 HUMBERTO ROSSELLI Rev. Col. Obst. y Ginec.

84 % de los jóvenes interrogados es- desean un embarazo rara vez llegan


taban de acuerdo en planear el nú- a desempeñar bien s u pape l de ma-
mero de hijos y 6% eran partidarios dres, pero que el buen clínico no
de la vasectomía una vez logrado el aceptará tan fácilmente las primeras
tamaño deseado de la familia; 2% afirmaciones verbales de las pacien-
preferían la ligadura de las trompas tes de que e l las nó desean el emba-
( Kolb ( 3 ). razo, ya que algunas veces estas de-
claraciones son hechas para ganar o
Se ha observado que una pequeña recuperar afecto y atención o pueden
proporción de la s mujeres que se so- ser. quejas hech as a requerimiento o
meten a esteri Iización por procedi- insistencia del cónyuge quien no de-
mientos quirúrgicos pueden desarro- sea hacerse cargo de la responsabili-
llar un síndrome neurótico post-este- dad de un hijo.
rilización consistente en hipocondría,
dispareunia, pérdida de la líbido, fri- Galeano Muñoz ( 6) ha hecho énfa-
gidez y dudas acerca de s u identidad s is en las experiencias psicológicas
femenina. Cuando tal cosa ocurre, ge- profundas que están ligad as a l pro-
neralmente se puede hallar un estado ceso de la maternidad. "El hec ho
psicopatológico premórbido ( Freed- biológico del embarazo y del parto
man 2 ). e licita , muy particularmente, toda la
dramática de la existencia humana,
Ekblad (4) pudo seguir por cinco movilizando y actualizando las angus-
o seis años un grupo de 225 señoras tias más básicas de la vida. Es por
suecas sometidas a esterilización y ha- esto, qu_e la instancia de la creación
ll q que 78% estaban totalmente satis- más genuina, momento fecundo de la
fechas con el procedimiento, 4 % se existencia, es también momento de
sentían un poco perturbadas pero no angust ia , por posibilidad de destruc-
estaban arrepentidas; 11 % lo habían ción aniquilante. Vida y muerte se
lamentado en alguna ocasión pero no abrazan indi so lublemen te en el emba-
habían sufrido por esto hasta un ex- razo y el parto, como amenaza a la
tremo notorio y 7% lo habían lamen- vida naciente y también a la s vidas
tado y estaban más o menos profun- entre y de las que se nace".
damente afectadas por la operación,
aunque no hasta el grado de que no " Los factores cu lturales, as í como
pudieran trabajar o fueran hospitali- los conflictos pertenecientes a la his-
zadas. En la s mujeres sin hijos o por toria individual , distorsionan de tal
debajo de los 26 años de edad el modo la s ignificación biológica del
riesgo de reacciones in sa tisfactoria s embarazo y del parto, que esta si tu a-
por la esterilización aparece grande . ción tiene múltiples versiones según
Curi osamen te reacciones similares y las organizaciones soc iales, la edad y
paralelas en los varones han s ido des- el sexo de las personas" . Con sidera
critas después de la vasectomía (Zie- que la s ituación ante la maternidad
gler 5 ). tiene un a doble posibilidad de ser: la
creación (nacimiento) y lo angustian-
Kolb ( 3) recomienda hacer un te de la aniquilación (muerte) . Este
completo estudio psiquiátrico en las conflicto es universal y está presente
candidatas a esterilización el cual de- tanto en los casos normales como pa-
be incluir las experiencias vitales, ex- tológicos , la diferencia estaría en la
pectaciones y debilidades de la perso- respu esta individual y en la capaci-
nalidad de la paciente. Con s idera que dad de elaborarlo . Afecta tanto a la
en general aquellas mujeres que no mujer como al varón aunque, claro,
Vol. XXV
N9 3 ASPECTOS PSICOLOGICOS 191

con características e intensidad d ife- obstinada. Esto es enormemente fa-


rentes. Tiene que ver con las prime- cilitado por la institución social del
ras experiencias vitales de todo sér control de la natalidad, que es sus-
humano, con la relación inicial con ceptible de llevar al individuo neu-
la figura materna y las angustias del rótico a idealizar sus motivaciones
propio nacimiento, vuelve a revivir como deber soc ial y a rodear de un
el conflicto inconsciente con la pro- halo de responsabilidad una volun-
pia madre escindida en una figura tad patológica individual de fuente
buena, que ·dá vida , calor, alimento predominantemente inconsciente". Lo
y afecto y una figura mala en la cual mismo cabe decir para las act itudes
se potencializan todos los deseos ne- natalistas neuróticas .
gativos , la rabia, la agresión y la
destructiv idad del bebé, alimentadas Tanto la idea de tener ninos como
por las inevitables frustraciones natu- de nó tenerlos estarían en conexión
rale s. con las fantasías infantiles de temor
o angustia de castración y de lucha
En la maternidad se combinan. las contra esa misma angustia. Sus mo-
ilusiones de la pareja por el embara- dalidades varían según la forma y
zo, por el bebé, por el hijo, al mis- elaboración del conflicto edípico, pe-
mo tiempo que intensos temores de ro pueden estar contaminadas igual-
mutilación, de deformidad, de des- mente con fantasías y angustias ora-
tructividad y de daño. Cuando el con- les, canibalísticas, sádicas y anales.
flicto es muy intenso lleva a mecanis-
mos exagerados observables en to- En nuestra limitada experiencia con
dos los tabúes y rituales culturales pacientes neuróticas o psicóticas he-
en relación con la maternidad y, en mos podido comprobar el significa-
la patología individ ual, en la s reac- do de la esterilización voluntaria co-
c iones neurótica s y psicóticas que se mo una castración para la mujer, vi-
suelen observa r. La angustia y el te- vida en esta forma por los dos cón-
mor pueden favorecer y de hecho es- yuges, buscada para solucionar una
tán presentes en la s actitudes indi- ansiedad culpable o una expiación, o
v iduales con respecto a la anticon- temida grandemente por la sumisión
cepción, la cual , independientemente a figuras parenterales amenazantes u
de otras razones médicas o demográ- odiada s. Naturalmente, como solución
fica s que la hacen aceptable o recha- vicariante del conflicto, puede aliviar-
zable en cada ca so particular, se im- lo cuando las situaciones externas rea-
pregna y puede servir de expresión a les justifiquen una operación de esta
la actitud inconsciente en relación co n naturaleza, pero no pueden ser la cla-
el mencionado conflicto . ve a los profundos conflictos incons-
cientes que le dan origen, los cuales
Entre nosotros Arcila Arango (7) pueden permanecer, agravarse o exte-
ha analizado las fuentes irracionales riorizarse posteriormente a otro ni-
e inconscientes en las actitudes nata- vel o en otra s intomatología.
1istas y antinatalistas . " Frecuente-
mente estas motivaciones inconscien- En resumen podemos decir que
tes son distorsionadas y disfrazadas aunque hay indicaciones psicológicas
por una elaboración secundaria ra- y psiquiátr icas para la esterilización
cional que ayuda a mantenerlas fue- femenina voluntaria en determinados
ra de la conciencia y también , quizá, casos, esta decisión compromete una
a que la voluntad anticonceptiva cons- área de conflicto universal muy im-
ciente se muestre más decidida y portante para el ser humano. A nivel
Mayo-Junio 1974
192 HUMBERTO ROSSELLI Rev. Col. Obst. y Ginec .

de ella pueden expresarse problemas quiatría clínica, 1970, 2a. ed. edit. lntera -
mer icana S. A., México, pág. 332).
y traumatismos individuales no re-
sue ltos, u otras motivaciones incons- 2 FREEDMAN A. M. et al. Modern Synopsis of
cientes ajenas a la s ituación real que Psychiatry. The Williams and Wilkins Co.
pretenda solucionar. Se recomienda Baltimore, 1972, págs. 453-54 y 463.
una juiciosa evaluación psicológica y 3 KOLB L. C.· Modern Clinical Psychiat ry. 6th
psiquiátrica del caso que desea inter- Edition, W. B. Saunders Co. Philadelphia
venirse. Y es ta eva lu ac ión deberá de 1973, págs. 484-485.
incluir en lo posible la pareja. La s 4 EKBLAD, M.: The Prognosis Afie r Ste r ilza ition
rea cciones psicológicas desfavorables on Social-psychiatric grounds . A follow-up
que no so n raras después de la e ste- study of 225 women. Acta Psych iatr ica Scan-
dinav ic a. Suppl. 196, Vol. 37, Ejn ar Munks-
rilización, podrán quizá s de esta ma- gaard, Copenhagen, 1961, 162 pp. ( Comen-
nera reducirse a un mínimo. Igual- tado en: Psychosomatic Med. 24 ( 5) : 527,
mente las operaciones que no se jus- Sep-Oct. 1962).
tifican desde un punto de vista obje-
5 ZIEGLER , F. J. et al: Effect of Vasectomy
tivo y real sino que están orientadas on Psychological Functionnig. Psychosomatic
por una motivación neurótica, po- Med . 28 ( l ) : 50-6 3, Jan-Feb . 1966.
drían evitarse.
6 GALEANO MUÑOZ J.: Psicología y psicopa-
tología del embarazo y del parto. Anales del
Te rcer Congreso Lat inoamer icano de Psiquia-
BIBLIOGRAFIA tría. APAL, Lima, Perú, 1964, págs . 108-120.
KANN ER L. : Child Psychiatry, 3a. edición, 7 ARC ILA ARANGO G.: Consideraciones ps ico-
Spr in gf ie ld, lllinois. Charles C. Thomas, Pu- lóg icas sobre la ant iconcepción . Rev. Col. de
b lisher, Cap. 21 (Cit. por Gregory l.· Psi- Psiquiatría. l ( 7): 456-461 1967.