Está en la página 1de 5

National University

Departamento ONLINE

EDUC 6000

TAREA 3.2

Ética del supervisor educativo

Luis Torres Matías

Dra. Angiemarie Rivera López

11 de agosto de 2020
En el liderazgo escolar deben identificar los recursos que apoyan el proceso de tutoría

para garantizar que los líderes escolares aspirantes y en ejercicio estén preparados para

planificar y tomar decisiones desde un marco coherente. Toma de decisiones éticas en la

escuela Leadership: Leadership as Moral Architecture, de Wagner y Simpson, es uno de

esos recursos. Se presentan a los lectores múltiples lentes que apoyan la estrategia de toma

de decisiones para líderes en ejercicio y para capacitar tanto a los aspirantes a líderes como

a los programas de liderazgo avanzado. Esta revisión destaca los temas centrales de los

autores e ilustra cómo el libro puede apoyar la aplicación por parte del líder escolar de una

lente consistente para la toma de decisiones en liderazgo escolar.

Los administradores de las escuelas PK-12 se enfrentan constantemente a la

responsabilidad de hacer decisiones. En su libro Toma de decisiones éticas en la

administración escolar: el liderazgo como moral Arquitectura, Paul A. Wagner y Douglas J.

Simpson ofrecen una receta diseñada para apoyar el cultivo de los líderes escolares del

pensamiento reflexivo y la toma de decisiones coherente y con propósito. Paul Wagner es

actualmente profesor y catedrático de Fundamentos Educativos, profesor de Filosofía en la

Facultad de Ciencias Humanas y Humanidades, y director del Proyecto en Ética profesional

en la Universidad de Houston - Clear Lake. Douglas J. Simpson es profesor Emérito en

Texas Christian University y ha ocupado puestos permanentes en la Universidad de

Louisville, Memorial University of New foundland, Tennessee State University y Texas

Universidad Cristiana. El mensaje de los autores se entrega en el marco de dos nuevos

conceptos. El primero es la idea del liderazgo como arquitectura moral. Este constructo se

basa en la idea de que los líderes escolares son agentes morales activos que son

responsables de más que su propio comportamiento. Los líderes. La responsabilidad se


extiende a las consecuencias organizacionales que acompañan naturalmente al entorno que

esos líderes fomentan.

Según Paul A. Wagner y Douglas J. Simpson, la arquitectura moral se “crea en gran

parte por cómo los administradores de alto nivel realizan sus tareas diarias” (2009, p. xii.).

Por Al fomentar una arquitectura moral elevada, el líder crea un ambiente participativo

donde las partes interesadas individuales reciben oportunidades significativas para hacer

contribuciones a la creatividad. proceso de definir el propósito organizacional y lograr las

metas. En esta atmósfera, cada contribuyente tiene un interés personal en el éxito o el

fracaso sistémico; en consecuencia, autoridad una forma segura la inversión de las partes

interesadas en un esfuerzo compartido en lugar de la simple aceptación de un plan

individual. La capacidad de forjar este tipo de arquitectura es consistente con el conjunto de

habilidades del líder transformacional (Hoy & Miskel, 2005). Por el contrario, la

arquitectura moral plana que es "Accidental" y evoluciona en ausencia de uno que sea

"democrático (y) deliberadamente derivado"(Wagner & Simpson, 2009, p.13), se centra en

la gestión eficiente de los aspectos mecánicos de la organización a través de la lente de las

prioridades de una persona sin tener en cuenta contexto orgánico de la organización. La

segunda idea nueva es el idealismo pragmático. Esta idea sugiere que, si bien la búsqueda

de la verdad suprema puede ser infructuosa, es posible avanzar hacia la verdad suprema "a

trompicones"(Wagner y Simpson, 2009, p. 77). Los autores alimentan la aplicación

reflexiva de los lectores de este concepto, a través de una revisión extensa y operativa de

los teóricos éticos a lo largo de la historia. Al revisar los inquilinos centrales de casi 20

filósofos diferentes, el lector tiene la oportunidad de reflexionar forma de autoevaluación

en su sistema de valores y la base de ese sistema. Sin prescribir un sistema ético del filósofo
sobre el de otro, los autores afirman un líder organizacional eficaz es alguien que tiene un

sistema de valores claramente definido y consistente que informa su toma de decisiones

hábitos y procesos. En ocho capítulos, cuatro apéndices y un glosario, el libro procede a

discutir sistemáticamente cómo los líderes escolares pueden tomar decisiones éticamente

consistentes, a pesar de las necesidades cambiantes y cada vez más diversas de las

comunidades a las que sirve.

Estoy de acuerdo ya que todo líder tiene ante sí un reto en el desarrollo de los seres

humanos en los más altos estándares morales y éticos, es por este motivo que se hace

indispensable que conozca y domine los principios éticos en el escenario educativo. El

objetivo de la ética personal en los administradores educativos es el fortalecimiento, que

representa un logro en la educación exitosa. Un líder ético debe tener las siguientes

características: responsabilidad consigo mismo, responsabilidad familiar-escolar tanto con

los suyos como con los que están con el o forman parte de su diario vivir. Responsabilidad

social; respetando la vida y garantizando el orden, responsabilidad en el lugar de trabajo

teniendo una asistencia perfecta y ser puntual.


Referencias

Kowalski, T. J. (Ed.). (2011). Public relations in schools (5.ª ed.). Boston, MA: Prentice
Hall. Capítulo 3: Legal and Ethical Aspects of Public Relations (pp.58-61)

La Ética en la Supervisión Educativa. Recuperado de http://eticaysupervision.


blogspot.com/2010/11/por-que-de-la-etica-en-la-supervision.html.

Niño, J., Rodríguez, A., Chillán, Y., Vargas, S., Gallo, R., Sánchez, Y. (1998).
Lineamientos curriculares para el área de ética y valores humanos. Orientaciones para la
formulación de los currículos en constitución política y democracia. Organización de
Estados Iberoamericanos. Recuperado de www.oei. es/valores2/boletin6.htm

También podría gustarte