Está en la página 1de 28

UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y EDUCACIÓN

ESCUELA PROFESIONAL DE HISTORIA Y GEOGRAFÍA

INTEGRANTES: Chiroque Mendoza, Clara Lizzeth


Medina Farfán, Marena Thalía
Monzón, stefany
Reto Risco, Alejandra Mercedes

PROFESORA:
José Fiestas

CURSO:
Seminario de orientación, tutoría y técnicas
correctivas.

TEMA: Orientación de la Sexualidad

PIURA - PERÚ
2016

INDICE
UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA...............................................................................1
INTRODUCCION.......................................................................................................................4
CAP.I...........................................................................................................................................5
LA SEXUALIDAD......................................................................................................................5
1.1.- Definición........................................................................................................................5
1.2.- Aspectos Generales de la Sexualidad..............................................................................6
1.2.1 Aspectos Biológicos de la sexualidad..........................................................................6
1.2.2 Aspectos Psicológicos de la Sexualidad......................................................................6
1.2.3 Aspectos sociales de la sexualidad..............................................................................7
1.2.4 Aspectos culturales de la sexualidad............................................................................8
1.2.5 Aspectos espirituales de la sexualidad.........................................................................8
1.3 Elementos de la sexualidad................................................................................................9
1.4 Características de la Sexualidad.......................................................................................10
CAP. II.......................................................................................................................................14
ORIENTACION SEXUAL........................................................................................................14
2.1 Definición.........................................................................................................................14
2.2 Tipos de Orientación Sexual.............................................................................................15
2.3 Diferencia entre sexo y sexualidad...................................................................................17
2.4 Responsabilidad de la orientación de la sexualidad..........................................................18
CAP. III......................................................................................................................................19
EDUCACION SEXUAL............................................................................................................19
3.1 Definición.........................................................................................................................19
3.2 Evolución de la Educación Integral de la sexualidad........................................................20
3.3 Perspectiva y enfoques de la educación integral de la sexualidad....................................22
3.4 Educación sexual dentro de la familia..............................................................................27
CAP. IV.....................................................................................................................................28
SEXUALIDAD EN LA ADOLESCENCIA..............................................................................28
4.1 Definición.........................................................................................................................28
4.2 Problemas por falta de orientación sexual........................................................................28
CONCLUSIONES.....................................................................................................................29
ANEXOS...................................................................................................................................30
BIBLIOGRAFIA.......................................................................................................................31
INTRODUCCION
CAP.I
LA SEXUALIDAD

1.1.- Definición
Se puede decir que la sexualidad es una característica natural de todos los seres
humanos, que se desarrolla durante toda la vida, desde antes de nacer hasta la muerte.
La sexualidad es una función vital muy importante para el crecimiento y el desarrollo
físico, mental y social de las personas.
Debemos recordar que el ser humano es en sí una unidad biológica- psicológica- social
(biosicosocial) y dentro de esta unidad la sexualidad es una de sus partes.
La sexualidad está determinada por una serie de aspectos bilógicos, psicológicos,
sociales, culturales y espirituales que condicionan la forma de comportamiento o de
conducta sexual de cada persona y la forma de interacción que tenga con las demás
personas.
En este sentido la sexualidad también es un todo que influye en nuestro comportamiento
social, mientras que el sexo es solamente una parte de ese todo.
Esta diferencia es conveniente que la sepamos aplicar en nuestra vida diaria, porque nos
puedes ayudar a comprendernos mejor y comprender mejor a los demás.

1.2.- Aspectos Generales de la Sexualidad


En la sexualidad influye varios aspectos que son los que hacen que una persona se
comporte de tal cual manera:

1.2.1 Aspectos Biológicos de la sexualidad

 El sexo (masculino o femenino) de una persona se define desde el mismo


momento de la fecundación, cuando se une el espermatozoide o célula sexual
masculina con el ovulo o célula sexual femenina.
El hecho de que un ser humano nazca niño o niña, depende de las características
heredadas de los padres. Hay familias que solo tienen hombres, hay otras que solo
tienen mujeres y hay otra que tienen hombres y mujeres.
 Desde el punto de vista físico o biológico cada sexo tiene sus propias
características: en la forma del cuerpo, y en el funcionamiento de sus órganos
sexuales y algunos otros órganos.
También hay diferencia en cuanto a las etapas del proceso de crecimiento y desarrollo
de los órganos sexuales.
 Ambos sexos, hombre y mujer, sufren una serie de cambios físicos y funcionales
en su cuerpo y en sus órganos sexuales, de acuerdo con las diferencias etapas
propias del crecimiento y desarrollo de todo ser humano.
 Al llegar la pubertad, más o menos entre los 10 y 13 años de edad, tanto el niño
como la niña empieza a sentir los deseos o impulsos sexuales, como una
experiencia nueva que influye en sus vidas.
Cuando llega la adolescencia, más o menos entre los 14 y los 18 años, ambos sexos
experimentan excitación y necesidad de expresar su sexualidad. Todos estos aspectos
biológicos influyen de manera importante sobre la vida sexual de las personas y le dan a
cada sexo su propia individualidad.

1.2.2 Aspectos Psicológicos de la Sexualidad

 La psicología es la ciencia que estudia todos los fenómenos relacionados con la


conducta humana, incluyendo la sexualidad.
La parte psicológica es quizás la más importante de la sexualidad humana. Es el
conjunto de necesidades, intereses, sentimientos y emociones que tiene cada individuo
en particular y que influyen en la forma de pensar, sentir o de actuar de la persona. Es
como el “Yo” interno que nos dice sí o no a nuestra conducta.
 Durante la adolescencia es muy común que ocurran cambios bruscos en el
estado de ánimo y en el carácter de las personas.
Todos estos aspectos psicológicos y todos esos cambios en la conducta en el
comportamiento sexual de los y las adolescentes.
 Durante la etapa final de la adolescencia, los jóvenes experimentan una gran
necesidad de independencia y de autonomía, como paso previo para comenzar la
vida adulta. Los y las adolescentes pierden su imagen de niño, se les abre un
mundo social mucho más amplio y buscan su propia identidad de género y de
orientación social.
Desde el punto de vista de la psicología, hay muchas preguntas que los adolescentes a
veces se hacen:
¿Qué es lo que quiero para mi? ¿Cómo quiero que me traten los demás? ¿Quién soy yo?
¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Cómo me siento siendo mujer o siendo hombre? ¿Qué
quiero ser en el futuro?
Todas las respuestas a estas preguntas forman parte de lo que llamamos la autoestima,
condición importantísima de la sexualidad humana.

1.2.3 Aspectos sociales de la sexualidad

 El ser humano no nace ni crece solo; se desarrolla en un ambiente social


primario, que es la familia; aprende y llega a ser adulto interactuando con las
demás personas de la comunidad.
 La comunidad donde nace, crece y se desarrolla cada persona, tiene sus propias
formas de organización.
Por medio de la que aprendemos en el hogar, en la escuela y en la comunidad, es que
obtenemos un aseries de conocimientos, valores, actitudes y comportamientos que
pueden influir en la forma de vivir nuestra sexualidad.
 Por ejemplo, la forma de demostrar cariño, el vocabulario o la forma de expresar
el amor o la admiración entre las parejas.
 La orientación que un adolescente o una adolescente puedan tener en el hogar y
la educación que puedan recibir en la escuela o en el colegio, son de los mas
importantes aspectos sociales que ayudan a las personas a tener un mejor
bienestar en su vida sexual.
 Hay muchas conductas sexuales que una persona pueda aprender en la
comunidad, algunas pueden ser buenas, como la agresión y la violencia sexual.

1.2.4 Aspectos culturales de la sexualidad

 La sexualidad también está influida por los valores costumbres y creencias que
existen en el medio social donde vive una persona. Por ejemplo, en nuestra
sociedad principalmente en el campo, todavía se mantiene ciertos valores que
establecen diferencias y discriminaciones entre hombre y mujeres:
“El hombre es de la calle, el que trabaja y la mujer es de la casa, la que cría y cuida a la
familia”.
“El hombre es el sexo fuerte y la mujer el sexo débil”
“Cocinar, limpiar y lavar son oficios de las mujeres”
 Todas estas formas de pensar de nuestros antepasados, forman parte de la
herencia cultural que durante muchos años ha influido en la sexualidad y en la
vida sexual y en la vida social de nuestra población.
 Con el transcurso de los años, algunas de estas cosas dichosamente han
cambiado: ya hay un mayor interés por la educación sexual en las escuelas y en
los colegios; existen también nuevas leyes que establecen castigos para aquellas
conductas sexuales indeseables, como el acoso y la agresión sexual. La
educación y la información sexual forman parte de los programas de salud de los
adolescentes en las clínicas y hospitales de nuestro país.
Lo más importante es que hoy en día, todos debemos respetar la igualdad entre los
hombres y las mujeres. Los hombres deben asumir responsabilidades compartidos con
el resto de los miembros de la familia.

1.2.5 Aspectos espirituales de la sexualidad

 Los aspectos espirituales son todos aquellos valores morales que están
relacionados con la fe y la creencia de Dios, así como el seguimiento de las
normas de comportamiento que establecen las diferentes religiones. En la
sociedad moderna, la gente joven necesita cada vez más satisfacer sus
necesidades espirituales y ampliar las oportunidades para desarrollar sus propios
sistemas de valores.
 Las normas de comportamiento social y los valores humanos que nos aporta la
religión, son elementos que influyen también, de manera definitiva, en nuestra
sexualidad durante la juventud y durante nuestra vida como adultos.
Las diferentes religiones en la sociedad moderna nos enseñan a respetarnos y a respetar
a los demás. También nos orientan para ser solidarios, a ayudar a las demás personas, a
valorar la vida y a prepararnos para vivir en familia y en sociedad.
 La religión católica, por ejemplo, nos enseña respetarnosa nosotros mismo y a
respetar a los demás. También nos enseña a vivir una sexualidad sana y como
llevar una vida familiar y social segura. La religión nos enseña a ser solidarios y
a hacer el bien a los demás, así como a ser honrados y a respetar la vida.
El ser humano es también un ser espiritual, que necesita creer en un ser supremo creador
de todas las cosas y orientar su vida bajo los principios y normas de su propia fe y su
religión.

1.3 Elementos de la sexualidad

Podemos destacar algunos elementos que se engloban dentro del concepto de


sexualidad:
a) El impulso sexual: El impulso sexual que
va dirigido tanto al placer sexual
inmediato, como a la procreación.
b) Identidad sexual y orientación sexual:
Se entienden como tendencias sexuales en
cuanto a aspectos de la relación
psicológica con el propio cuerpo (sentirse
hombre o mujer) y en cuanto a atracción
sexual hacia un sexo, otro o ambos
(heterosexualidad, homosexualidad o
bisexualidad).
c) Relaciones sociales: En la vida diaria, la
sexualidad cumple un papel muy
importante, ya que, desde el punto de
vista emocional, afectivo y social, va
mucho más allá de la finalidad
reproductiva y compromete la vida de
pareja, de familia, y los lazos afectivos
interpersonales.
1.4 Características de la Sexualidad
La sexualidad humana se caracteriza fundamentalmente por su heterogeneidad y su
complejidad; está formada por componentes que son irrelevantes, como lo son el
biológico, sociales y psicológicos, todo esto depende también del contexto histórico y
cultural en que se desarrolle.
Los objetivos y los fines de la sexualidad humana se alejan de los naturales y propios
del mundo animal, ya que la sexualidad en el ser humano se extiende más allá de los
fines reproductivos y el coito; esto se debe a que en su mayor parte ve dirigida en la
búsqueda del placer y la necesidad de relación.
La sexualidad humana se encuentra desde la niñez hasta la edad adulta. La sexualidad
humana es importante porque a través de ella podemos ver de qué manera los diferentes
factores influyen sobre el desarrollo social y sexual del ser humano.
La sexualidad es un tema tan complejo que tan solo el hablar o entablar alguna
conversación sobre la sexualidad nos lleva hasta el punto de polemizar sobre los
diferentes puntos de vista en que se maneja la sexualidad en la sociedad y sobre cómo
influye en el desarrollo del ser humano. 
Las características sexuales secundarias son aquellas que distinguen entre los
dos sexos de una especie, pero no son directamente parte del sistema reproductor.
Algunos argumentan que han evolucionado para darle ventaja a un individuo sobre los
demás de un grupo para el apareamiento. Estos son muy distintos de las características
sexuales primarias: los órganos sexuales.
En los humanos, las características sexuales secundarias incluyen:
Varón
§ Músculos más desarrollados
§  Vello más grueso y largo.
§  Más vello en otras partes del cuerpo (brazos, piernas).
§  Más vello facial (por ejemplo barba y bigote).
§  En promedio, pies y manos más grandes que en las mujeres.
§  Tórax y hombros más anchos.
§  Osamenta y cráneo más pesados.
§  Más masa muscular y fuerza física.
§  Voz más grave.
§  Depósitos de grasa principalmente alrededor del abdomen y cintura (forma de manzana).
§  Piel más áspera.
§  Vello púbico en forma de rombo (se extiende desde los genitales hacia arriba del área
pubiana por la línea media).
§  Comportamiento más agresivo.
Mujer
§  Mamas más desarrolladas.
§  Estatura menor que el hombre.

§  Más ancha en las caderas que en los hombres.

§  Funcionamiento de las glándulas mamarias.

§  Aumento de glúteos

§  Más grasa subcutánea (ver panículo adiposo).

§  Depósitos de grasa principalmente en los glúteos y en los 


Muslos (forma de pera).

§  Vello púbico más restringido que en el varón (en la mujer 


abarca un área triangular dentro del pubis cubriendo la vulva y el monte de Venus).
§  Piel más suave.
1.4 Características primarias y secundarias de la sexualidad

El desarrollo de la sexualidad infantil tiene características especiales. Por ser pre genital


la descarga de la excitación no se da por vía genital. Es por ello que Freud hablaba
del niño como un perverso polimorfo, puesto que si el adulto en vez de tener una
descarga genital primordial tiene por ejemplo una descarga fálica es considerado un
perverso. Esta sexualidad es también auto erótica, es decir, el placer recae y reside en el
propio cuerpo y por ende no hace falta de otro sujeto como tal para alcanzar el placer.
Las pulsiones son parciales en contraposición a la sexualidad adulta, los objetos de
amor también son parciales y son sólo un medio para lograr el placer, no cuentan como
algo con una importancia en sí mismos. En la fase oral el objeto de amor es el pecho
materno, en la anal son las heces y en la fálica son los propios genitales y cabe remarcar
que en los niños no hay una consideración de los genitales internos ya que no se ven.
La sexualidad genital se inaugura con la pubertad. El punto máximo de la pubertad es el
desarrollo de los genitales, marcado por la monarca (primera menstruación) en las
mujeres y la primera eyaculación en los varones. El período de latencia culmina con
la pubertad porque dispara el correlato psíquico que es la adolescencia. Queda entonces
atrás la sexualidad infantil y se entra en la fase genital. Ahora la zona erógena que
prevalece son los genitales externos e internos y en relación a esa zona se va a dar
fundamentalmente la genitalidad. La descarga de la excitación se da primordialmente
por vía genital, es decir, todas las pulsiones que antes eran parciales ahora se unifican en
pro del fin principal que es la descarga genital.
En la sexualidad genital encontramos un objeto de amor total, lo que implica que para la
consecución del placer se necesita de un otro que cuente como algo distinto. No está
más el autoerotismo tal como se daba en la sexualidad infantil, lo que no quiere decir
que desaparezcan por completo los deseos de la sexualidad pregenital, ni tampoco que
no exista la masturbación, pero la descarga sexual se da en los genitales y
primordialmente con un otro que cuente como tal

CAP. II
ORIENTACION SEXUAL

2.1 Definición

La orientación sexual es una atracción emocional, romántica,


sexual o afectiva duradera hacia otros. Se distingue fácilmente de
otros componentes de la sexualidad que incluyen sexo biológico,
identidad sexual (el sentido psicológico de ser hombre o mujer) y
el rol social del sexo (respeto de las normas culturales de conducta femenina y
masculina).

La orientación sexual existe a lo largo del continuo que va desde la heterosexualidad


exclusiva hasta la homosexualidad exclusiva e incluye diversas formas de bisexualidad.
Las personas bisexuales pueden experimentar una atracción sexual, emocional y
afectiva hacia personas de su mismo sexo y del sexo opuesto. A las personas con una
orientación homosexual se las denomina a veces gay (tanto hombres como mujeres) o
lesbianas (sólo a las mujeres).

La orientación sexual es diferente de la conducta sexual porque se refiere a los


sentimientos y al concepto de uno mismo. Las personas pueden o no expresar su
orientación sexual en sus conductas.

2.2 Tipos de Orientación Sexual

Cuando somos conscientes de que nuestra orientación sexual es distinta a la heterosexual,


entramos en un conflicto interno por tratar de poner nombre a lo que sentimos. El hecho de
ponernos una etiqueta es algo que no me gusta del todo, pues estás limitando tu sentimiento
a un simple concepto, pero sí que es verdad que a muchas personas le tranquiliza y le quita
más de un comedero de cabeza el hecho de ponerse una etiqueta, ya sea como homosexual,
bisexual, transexual, pansexual u otra orientación sexual.

Heterosexualidad
Es la orientación sexual caracterizada por la atracción sexual y emocional hacia personas de
distinto sexo.

Homosexualidad
Es la orientación sexual caracterizada por la atracción sexual y afectiva hacia individuos del
mismo sexo. Coloquialmente para identificar a los hombres homosexuales se les llaman
"gays", y a las mujeres homosexuales "lesbianas".

Bisexualidad

Es la orientación sexual caracterizada por la atracción sexual y sentimental hacia personas


tanto de su mismo sexo como del sexo opuesto. La diferencia con la homosexualidad es que
también te sientes atraído sexualmente y sentimentalmente por personas del sexo opuesto.
Reitero esto porque muchas veces ha surgido la duda de si se es homosexual o bisexual, a
pesar de que la diferencia es clara. El hecho de pensar que un chico o una chica es guapo/a
no significa que seas bisexual, pue tiene que haber una atracción sexual y sentimental hacia
esa persona.

Transexualidad

Transexual es aquella persona que no se siente identificada con su cuerpo, es decir, su


género no corresponde a su físico. Puede darse con hombres que se sienten mujeres o
mujeres que se sienten hombres. Esto no tiene nada que ver con la homosexualidad. Un
chico homosexual no se siente mujer, se siente hombre. En el caso de sentirse mujer y no
estar agusto con su cuerpo, se consideraría transexual.

La orientación sexual de una persona transexual es independiente de su orientación de


género. Un hombre puede sentirse mujer y ser lesbiana o ser heterosexual. O también por
ejemplo una mujer puede sentirse hombre y ser gay o heterosexual. (Se supone que la
orientación sexual se define con el género que tiene, no el género físico que viene dado, de
ahí que diga que una mujer puede sentirse hombre, ser hombre y ser gay).

En la actualidad es posible hacerse una operación de cambio de sexo para que el hombre
que se sienta mujer o la mujer que se sienta hombre pueda estar en completa satisfacción
personal sin conflicto de género. De todos modos, hay personas que no necesitan cambio de
sexo y son hacen vida normal a pesar de que su órgano reproductor no coincida con su
género.

Pansexualidad

La pansexualidad, también demoniada omnisexualidad, polisexualidad o trisexualidad es


una orientación sexual caracterizada por la atracción sexual o romántica por otras personas
independientemente del sexo y género de las mismas. Por lo tanto, los pansexuales pueden
sentirse atraídos por varones, mujeres y también por aquellas personas que no se sienten
identificadas con su género, incluyendo así, por ejemplo, a intersexuales, transexuales e
intergéneros.

Intergénero

A diferencia de la transexualidad, las personas que se identifican como intergénero no se


identifican ni como hombre ni como mujer. Pueden verse a sí mismos como masculina y
femenina, como ni masculino ni femenino o completamente aparte de estos géneros.
Algunas personas tienen características del sexo opuesto, otras las tienen de ambos.
Algunos ven su identidad como una de muchos posibles géneros más allá de masculino y
femenino, mientras otros ven el término como la posibilidad de englobar ambos géneros en
uno, ser un tercer género o ser una persona sin género.
Intergénero no se considera una orientación sexual, sino un concepto relacionado con el
género de las personas.

2.3 Diferencia entre sexo y sexualidad

La diferencia fundamental entre sexo y sexualidad es básicamente entre régimenes


biológico-culturales. Si revisamos estas son dos palabras que aunque derivan del mismo
concepto raíz, se diferencian ampliamente en su aplicación; así también se puede
entender que varía dependiendo de la cultura y formación de cada persona y de cada
país o región dentro de un mismo país.

Para que podamos diferenciar claramente que son sexo y sexualidad, presentaremos las
siguientes diferencias:
SEXO
Hace referencia al género, hombre o mujer/macho o hembra. Está presente en todos los
niveles de organización biológica, excepto en los virus. Ya en los niveles más simples,
las bacterias intercambian un cromosoma sencillo y largo que pasa desde el macho (por
analogía), o célula donante, a la hembra, o célula receptora. En grupos más avanzados,
los seres multicelulares tienen órganos especializados (gónadas), que producen células
sexuales (gametos). En el momento de la fecundación, la información genética se
transfiere desde unos espermatozoides pequeños y móviles (gametos masculinos), a
unos óvulos más grandes (gametos femeninos). Muchos organismos, entre los que se
incluye a la mayoría de las plantas, muchos protozoos e invertebrados y algunos peces,
poseen tanto gónadas masculinas como femeninas y se denominan hermafroditas (véase
Hermafroditismo). Sin embargo, en los organismos hermafroditas es rara la
autofecundación. Los órganos reproductores masculinos y femeninos suelen madurar en
distintos momentos, que coincidan con la maduración de otros individuos, lo que hace
posible una fecundación cruzada.
SEXUALIDAD
Por el contrario, hace referencia a la actividad sexual que desarrollas, es decir, hacia qué
genero te inclinas.El concepto de sexualidad comprende tanto el impulso sexual,
dirigido al goce inmediato y a la reproducción, como los diferentes aspectos de la
relación psicológica con el propio cuerpo (sentirse hombre, mujer o ambos a la vez) y
de las expectativas de rol social. En la vida cotidiana, la sexualidad cumple un papel
muy destacado ya que, desde el punto de vista emotivo y de la relación entre las
personas, va mucho más allá de la finalidad reproductiva y de las normas o sanciones
que estipula la sociedad.

2.4 Responsabilidad de la orientación de la sexualidad

La orientación de la vida humana, cometido esencial de la educación, es el resultado de


distintos tipos de estímulos, por lo cual quienes tiene alguna responsabilidad en la
educación de los jóvenes no pueden desentenderse de esta cuestión. Sin embargo en la
orientación de la sexualidad, que no consiste en una enseñanza “científica”, sino en una
enseñanza y orientación relativa a la esfera personal del joven, la responsabilidad
corresponde en primer lugar a los padres, sin que ello signifique un olvido de lo posible
colaboración de profesores.
La razón está en que este tipo de orientación desborda con mucho los problemas y
posibilidades científicas y técnicas, para entrar en el mundo de los valores, un campo
que se cultiva en esa educación invisible en la que el factor principal está constituido
por las relaciones de intimidad personales y profundas, propias de la vida familiar.
Por supuesto que en los centros educativos y por lo tanto los profesores pueden
colaborar. Pero no en gran medida ya se ha hablado de la escasa incidencia de los
programas de educación sexual en este tipo de comportamientos.
Bien es verdad que la acción del profesor especialmente en lo que tiene de tutoría puede
ir mas allá de la mera enseñanza, pero para esta actividad se requiere una
profesionalidad especial y unas condiciones no fáciles de apreciar objetivamente.
Puesto que la cultura se transmite principalmente a través de la vida, es evidente, como
hemos dicho antes, que los padres son los primeros “educadores” de la sexualidad y que
deberían ser también los primeros en explicar el sexo a sus hijos y en el momento
oportuno.

2.5 La importancia de recibir una buena educación sexual


La pubertad y el desarrollo sexual son etapas de cambios constantes, donde el deseo y
los impulsos sexuales dominan a una parte racional que no está del todo
desarrollada. Recibir una buena educación sexual es muy importante, no sólo a corto
plazo, es decir, para que el adolescente supere sin riesgos sus etapas de maduración
física y psíquica, sino también para establecer el comportamiento sexual que tendrá el
joven cuando sea adulto.

Durante la adolescencia, el joven está expuesto a riesgos que se deben evitar mediante
medidas preventivas:

 La sexualidad entra dentro de la intimidad: Las relaciones sexuales


pertenecen a la intimidad de las personas, por lo que no es necesario compartir los
detalles sobre las mismas, a no ser que se quiera hacer. Los padres y el entorno no
deben presionar al adolescente.
 
 Desarrollo de habilidades sociales y de autocontrol: Los impulsos sexuales
dominan a los racionales durante la adolescencia, sobre todo al comienzo de la fase de
adolescencia media, donde el joven ya ha desarrollado por completo sus órganos
sexuales pero no el pensamiento adulto. La educación debe proveer al adolescente de
conocimientos que le permitan desarrollar conductas y comportamientos sexuales
correctos.
 
 Informar: Es vital dotar al adolescente de la información necesaria sobre los
riesgos que traen las relaciones sexuales sin protección (embarazo
precoz, Enfermedades de Transmisión Sexual, etcétera), así como de los beneficios que
reporta practicar sexo seguro.
CAP. III
EDUCACION SEXUAL

3.1 Definición
Educación sexual es el proceso de enseñanza-aprendizaje en el que se forma al hombre
en lo relacionado con el proceso y los efectos de la actividad sexual y el sexo.

A pesar de que la educación sexual es un proceso que dura toda la vida y que comienza
con el nacimiento, las personas relacionamos la tarea de educar en lo relacionado con el
sexo a niños y adolescentes. Sin embargo a lo largo de toda la vida necesitamos ser
educados en materia sexual sobre nuevas formas de vivir nuestra sexualidad, sobre todo
en momentos como el embarazo, el cambio de pareja, la menopausia o la vejez.

Educación sexuales un término usado para describir la educación acerca del sexo, la
sexualidad, el aparato reproductor femenino y masculino, la orientación sexual, las
relaciones sexuales, la planificación familiar y el uso de anticonceptivos, el sexo seguro,
la reproducción -y más específicamente la reproducción humana-, los derechos sexuales
y otros aspectos de la sexualidad humana con el objetivo de alcanzar una satisfactoria
salud sexual.

3.2 Evolución de la Educación Integral de la sexualidad

La educación de la sexualidad como concepto y como actividad ha tenido grandes


variaciones en los últimos cincuenta años. El enfoque más antiguo -el moralista-
consiste en transmitir las formas de comportamiento o las costumbres sociales de un
grupo; en comparar lo que se hace como persona con lo que la sociedad le permite o
desea que haga, y se establecen reglas (escritas o no) para cumplir con estas normas.
Una visión moral implica un juicio de valor sobre lo “bueno” y lo “malo” y la principal
dificultad es que no siempre respeta los derechos individuales.
Enfoques principales en educación de la sexualidad

La perspectiva moralista ha evolucionado a un enfoque ético, en donde los principios o


pautas de la conducta humana, la cual es guiada por la conciencia individual, son
voluntarios, libres y respetuosos de los derechos de los demás. El objetivo de una
perspectiva ética es desarrollar los mejores comportamientos y toma de decisiones
posibles para contribuir al bienestar y la felicidad de las personas. Basada en el enfoque
anterior, se plantea una visión biológica o funcionalista. Este enfoque consiste en
informar a las y los jóvenes respecto a cómo es su cuerpo, cómo funciona, cómo es el
proceso de fecundación, embarazo y parto y –en casos excepcionales– se habla con ellos
sobre la respuesta sexual humana, incluyendo conceptos como excitación u orgasmo,
temas que son menos tratados en los espacios educativos formales).
La perspectiva afectiva o erótica, por otro lado, se orienta hacia temas como el amor, la
afectividad y el placer. Esta perspectiva ha sido muy poco utilizada en espacios
educativos formales, y en general los y las educadoras no se sienten preparados para
tocar temas como la masturbación, las relaciones sexuales, la atracción sexual, la
diversidad sexual u otros aspectos relacionados con este enfoque.
Uno de los enfoques que más ha permeado en el tiempo –en términos de visión
pedagógica– ha sido el preventivo o patologista, el cual ha permitido a educadores y
otros adultos transmitir información respecto a las consecuencias negativas del ejercicio
de la sexualidad (ITS/VIH, embarazos no deseados, etc.). Desde la perspectiva de la
salud pública o preventiva, este enfoque es muy importante. Sin embargo, su debilidad
radica en que en muchas ocasiones se ha limitado a hacer énfasis en las consecuencias
de las conductas, sin ayudar a desarrollar competencias para la autonomía o la expresión
de afectos. Actualmente, gracias al avance de las ciencias y de un enfoque en derechos
humanos, varias disciplinas sociales y biomédicas han contribuido a desarrollar un
enfoque integrador o comprensivo de la sexualidad, que sin dejar de lado los aspectos
antes señalados, se construye tomando en cuenta aspectos como un enfoque en derechos
humanos, la perspectiva de género, la cultura, el entorno y las necesidades específicas
del grupo con el que se está trabajando. Este desafío ha sido asumido por varias
organizaciones nacionales e internacionales, entre ellas, la UNESCO. El objetivo del
enfoque integrado o comprensivo es fortalecer el desarrollo personal, formando
individuos que sean capaces de ejercer sus derechos en diferentes ámbitos,
particularmente en temas relacionados a sus derechos sexuales y sus derechos
reproductivos. En lo que respecta a la educación de la sexualidad, la UNESCO25 señala
que:
• La sexualidad es un aspecto básico de la vida humana, con dimensiones físicas,
sicológicas, espirituales, sociales, económicas, políticas y culturales. El hecho de ser
sexual es una parte importante en la vida de las personas ya que no solo constituye una
fuente de placer y bienestar sino que además, es una forma de expresar amor y afecto o
–si se desea– de comenzar una familia.
• Se encuentra estrechamente vinculado al desarrollo de la identidad del individuo, por
lo cual no es posible entender la sexualidad sin referencia al género ni a la diversidad
como características fundamentales de la sexualidad.
• Las normas que rigen el comportamiento sexual varían drásticamente entre y dentro de
las culturas. Ciertos comportamientos se consideran aceptables y deseables mientras que
otros se consideran inaceptables. • La transmisión de valores culturales de una
generación a otra es una parte crítica de la socialización en tanto que también incluye
valores relacionados con el género y la sexualidad.
• La educación en sexualidad prioriza la adquisición y/o el fortalecimiento de valores
como reciprocidad, igualdad, responsabilidad y respeto, prerrequisitos para lograr y
mantener relaciones sociales y sexuales consensuadas, sanas y seguras.

3.3 Perspectiva y enfoques de la educación integral de la


sexualidad
Existen diferencias entre el enfoque y el contenido de los programas entre regiones,
países y aún en un mismo país entre los distintos niveles de educación, con un amplio
abanico de modalidades que van desde no dar información sobre sexualidad en
absoluto, pasando por ofrecer áreas específicas de conocimiento a través de uno o más
cursos (a menudo no obligatorios o extracurriculares), hasta enfoques integrales,
centrados en el desarrollo de habilidades que incluyen el abordaje de problemas
subyacentes como la desigualdad de género y la pobreza. La perspectiva de derechos se
encuentra muy rara vez en los programas de educación sexual, ya que la mayoría se
centran en la reducción de daños y en evitar riesgos, y deja de lado la visión de
ciudadanía sexual (y el disfrute de la sexualidad en general). La evaluación global
titulada “Estudio Internacional de Civismo y Ciudadanía” (ICCS, por sus siglas en
inglés), hizo un resumen de cómo se enseña educación cívica y ciudadana en 38 países,
y encontró que26 al igual que en el caso de la educación de la sexualidad, los enfoques
de la educación cívica y ciudadana en el conjunto de países son diversos. En algunos
casos se refieren a los procesos orientados al desarrollo de conocimientos y a la
comprensión, y en otros, a las habilidadesde comunicación, análisis, observación y
reflexión, aunque casi todos buscan brindar oportunidades para que las y los jóvenes
participen activamente dentro y fuera de la escuela.
En la mayoría de los países se hace gran énfasis en los procesos para desarrollar o
fortalecer actitudes positivas en los estudiantes a partir de la participación y el
compromiso social, así como en la reflexión y la comunicación a través de la discusión
y el debate, y el desarrollo de los sentidos de identidad nacional y de la lealtad.
Respecto a la integración de la perspectiva de género, hay avances en la región, pero el
fortalecimiento es heterogéneo y los países aún no contemplan en su totalidad el tema
de la desigualdad sexual en los programas oficiales. Aquellos países que lo incorporan,
lo hacen en algunos casos como tema, como eje transversal o como componente de
algún área curricular, y sus contenidos tratan, por lo general, sobre los roles y
estereotipos de género, la violencia de género, la identidad, la autonomía, la afectividad
y las relaciones de pareja, los derechos de las mujeres, la participación política de la
mujer y la contribución de las mismas en los procesos históricos y sociales, en la
economía, en las ciencias o en la cultura.
Por su parte, la perspectiva de masculinidad ha sido reconocida desde hace varios años
como una dimensión importante dentro de los análisis de género, así como un área de
intervención a favor de la igualdad y la equidad entre los géneros. El patriarcado afecta
a todas las personas, naturalizando y estereotipando roles como cualquier construcción
social, la cual debe ser afrontada por todos y todas desde la solidaridad de género y debe
ser asumida explícitamente en la educación.
Relacionado con la perspectiva de género se debe remarcar la importancia del enfoque
de la diversidad sexual. Los principios de Yogyakarta27 son una herramienta
fundamental para la inclusión de la perspectiva de diversidad en las políticas públicas
que deben ser consideradas en la educación. Así también, se observa que la educación
contra la discriminación por orientación o preferencia sexual no se incluye
prácticamente en los programas escolares de la región. En América Latina, solo
Uruguay reporta incluirlo en todos los programas, mientras que Colombia y Argentina
reportan que se aborda en la mayoría de los programas. Un indicador claro de la falta de
una educación sexual inclusiva es el análisis del avance en la legislación contra la
violencia basada en la discriminación (crímenes de odio).
Los programas que se enfocan exclusivamente en la abstinencia como único método
presentan varias cuestiones problemáticas, pues niegan el derecho de los estudiantes a
disponer de información precisa para poder tomar decisiones informadas y
responsables. Este tipo de programas limitativos naturalizan, estereotipan y promueven
formas discriminatorias, ya que muchos de ellos se basan en la heteronormatividad,
negando por ejemplo, la existencia de la población lesbiana, homosexual, transexual,
transgénero y bisexual, lo que las expone a fenómenos discriminatorios.
Otro desafío en este contexto es aquel relacionado con los temas de violencia en el
ámbito escolar28, mismo que se da en dos niveles: entre docentes/alumnos(as) y entre
pares. Según el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos
de la Mujer (CLADEM), “el abuso sexual de maestros a estudiantes es cada vez más
denunciado, lo que ha dado lugar en algunos países a la aprobación de normas legales
para su castigo; sin embargo, en muchos países no hay reglamentos de disciplina escolar
y códigos de conducta para los docentes y, donde se han establecido, no se suelen
aplicar”.
Como sucede habitualmente en los casos de violencia de género, la palabra de la
víctima es puesta en cuestión, más aún cuando se trata de menores de edad. Los
directores vacilan a la hora de denunciar los casos de violencia; los padres se muestran
reacios a presentar denuncias por temor a que su hija o hijo sea estigmatizado por los y
las docentes o sus pares, porque desconocen la existencia de la reglamentación o por el
costo de los procedimientos judiciales.
El acoso escolar o bullying guarda relación, entre otros aspectos, con los estereotipos
sexistas y el grado de aceptación o “normalidad” de la violencia en su entorno. El fácil
acceso a la tecnología en algunos países, como computadoras y celulares, ha ampliado
los espacios donde se produce este tipo de violencia y en este sentido, la educación en
sexualidad puede contribuir de manera efectiva en hacer de las escuelas lugares seguros
y sin violencia.
Con relación a lo anterior, requiere una mención especial el derecho que tienen las
adolescentes y jóvenes embarazadas a la educación. Los embarazos precoces se dan
como resultado de una combinación de normas sociales, tradiciones y limitantes
económicas. Paralelamente, sigue habiendo resistencia a la educación sexual.
En este contexto, correspondería a los responsables de políticas brindar un respaldo
fuerte y visible a los esfuerzos realizados por evitar el embarazoprecoz. En particular,
deben asegurar la implementación de programas de educación integral de la sexualidad,
así como servicios de consejería y acceso a métodos anticonceptivos30.
Las jóvenes embarazadas se enfrentan a una discriminación abierta o sutil que se
expresa de distintas maneras, desde limitar su acceso a los centros educativos o incluso,
en los casos en que se mantienen en la escuela, el esfuerzo por tolerar formas expresas o
sutiles de violencia, como la marginación o el rechazo). Frente a esta situación, muchas
abandonan sus estudios y permanecen en un círculo de pobreza del cual es muy difícil
salir. En algunos países se han establecido regulaciones específicas para mantener a las
adolescentes embarazadas en las escuelas, incluyendo aspectos como apoyo
psicopedagógico y talleres de orientación para maestros, padres y madres de familia, y
sus pares.
Un elemento casi invisible y solo abordado por grupos especializados, es la sexualidad
relacionada con la discapacidad. Las personas con discapacidad enfrentan graves mitos
y prejuicios sociales, en donde su sexualidad es totalmente desconocida o no
reconocida, negándoles sus derechos al placer y a la felicidad. Aquí se refuerza la
importancia de una educación inclusiva, entendiendo la misma como un proceso que
responde a la diversidad de necesidades de los educandos, aumentando su participación
en el aprendizaje, las culturas y comunidades, y reduciendo la exclusión dentro y desde
la educación.
En lo que respecta a la perspectiva de edad, el Relator Especial encuentra un importante
vacío en lo relativo al abordaje de personas adultas y adultas mayores, ya que en general
éstas no son tomadas en cuenta en las políticas públicas de los Estados. No obstante, en
los últimos decenios hemos presenciado importantes cambios en la educación para las
personas adultas, especialmente con el enfoque en una educación permanente. La
Declaración de Hamburgo sobre la Educación de Adultos, adoptada bajo el auspicio de
UNESCO en 1997, destaca la importancia de la educación en sexualidad de las personas
adultas, recogiendo el compromiso de capacitar a las personas para que ejerzan sus
derechos humanos, incluido el derecho a la educación en sexualidad, y fomenten una
actitud responsable y solidaria con los demás.
El enfoque intercultural tiene especial importancia tanto en el caso de las zonas rurales
como en lo relacionado a las personas migrantes, tal como señala la Comisión de
Población y Desarrollo de las Naciones Unidas: “Se reconocen las contribuciones de los
adolescentes y jóvenes migrantes a los países de origen y destino, sus vulnerabilidades
particulares, circunstancias y necesidades, así como su potencial para construir puentes
sociales, económicos y culturales para la cooperación y el entendimiento entre las
sociedades, y en ese sentido alienta a los Estados a que consideren las circunstancias
socioeconómicas y las necesidades específicas de los jóvenes inmigrantes, reconociendo
también que para lograr todo su potencial para el desarrollo económico y social, las
personas migrantes deben tener acceso a los servicios de registro civil y la
documentación pertinente, a la educación, la formación profesional, la vivienda, el
empleo productivo y los servicios sociales y de salud, incluyendo servicios de salud
sexual y reproductiva, con el debido respeto a las leyes aplicables y los requisitos de
elegibilidad”.
En el caso de las y los jóvenes indígenas, “los datos disponibles muestran que entre los
jóvenes indígenas hay una tendencia mayor que entre los no indígenas a iniciar la vida
sexual en el marco de relaciones de pareja establecidas. Esta situación es consistente
con los patrones de sexualidad tradicionales, en los que el inicio temprano de la vida
sexual de estos jóvenes no solo está libre de estigmatizaciones, sino que cuenta con la
aprobación comunitaria, en los marcos de relaciones de pareja más o menos
formalizadas”.
Se encuentran en situación de vulnerabilidad niños, niñas, jóvenes y docentes que viven
con el VIH u otras infecciones o enfermedades. “El estigma y la discriminación, real o
percibida, ha sido reportada por muchos estudios como un factor de disuasión para que
los padres/madres matriculen o saquen a sus hijos(as) de las escuelas”. En el caso de los
docentes, “las alianzas entre redes de profesores, sindicatos y organizaciones de
educadores que viven con el VIH y el SIDA, están jugando un papel importante en la
sensibilización y toma de consciencia, lo que reduce la vulnerabilidad de la fuerza
laboral docente que vive con el VIH, así como sefortalece el apoyo para su atención y
tratamiento”. Es necesario promover con mayor fuerza una perspectiva de solidaridad e
inclusión.
Finalmente, en cuanto a la perspectiva de valores, un currículo comprensivo o integral
de la educación en sexualidad debe incluir el análisis y reflexión sobre los valores
personales y culturales en un marco ético, pero ante todo, como señala el informe del
Relator Especial para el Derecho a la Educación:
“La educación de la sexualidad también debe basarse en evidencia científica y promover
la integración de las personas en una sociedad más democrática e igualitaria. Es un
desafío para los sistemas educativos y las comunidades lograr un trabajo mancomunado
donde se puedan expresar las inquietudes de los diferentes grupos, sin imponer valores
de moral privada, como obligatorios para toda la población en el ámbito público, ya que
esto atenta contra la libre elección de la forma de vida de las personas. Se ha conocido
muchos casos en que los programas científicos de educación sexual, que han sido
previamente diseñados y aprobados, no llegan nunca a aplicarse debido a la indebida
influencia de las iglesias, lo cual resulta preocupante”.

3.4 Educación sexual dentro de la familia

La familia tiene como función iniciar el proceso de socialización de los hijos mediante
verbalizaciones y acciones.
Las primeras van a permitir a la familia comunicar con palabras los comportamientos y
actitudes que la sociedad espera de ellos, asi como los valores éticos y morales que han
de normar sus vidas.
Las segundas permiten a los padres educar a sus hijos mediante el ejemplo, es decir,
proporcionándoles modelos de conducta para ser invitados o respetados. En las acciones
están implícitas de normas valores y conductas para por los padres.
En relación con la sexualidad, el proceso educativo no tiene por qué ser diferente. Los
ejemplos las actitudes y las verbalizaciones darán todos los mensajes que lleven a los
pequeños y jóvenes a formar sus propios conceptos sobre el sexo.
Así, si la sexualidad a nivel familiar reducida a la genitalidad, el adolescente la
considera una función exclusiva del adulto y no siempre la valora en forma positiva.
Esto ocasiona un desarrollo inhibido Y desequilibrado en lugar de uno armónico
integral y natural.
Además, no hay que olvidar que en el seno familiar donde el niño aprende su papel
femenino masculino descubre su cuerpo, los nombres de las partes y funciones sexuales
del mismo, la valoración subjetiva de ella y de su sexo de asignación lo que es o no es
aceptado por su grupo social, las relaciones interpersonales con el mismo y el otro sexo,
el valor igual o desigual de los sexos, y muchos otros conceptos que se reflejarán en sus
sentimientos, actitudes, pensamientos y conductas en su vida Futura.
Por tanto, si los padres consideran que la sexualidad es algo bueno y deseado, llevarán a
cabo actitudes y conductas específicas que lleven al niño adquirir este concepto o por lo
contrario, por falta de calidad pueden crear en los hijos confusión sobre aspectos de la
sexualidad y conceptos que los obliguen a sentir temor, rechazo, morbo o inhibición
respecto a la propia sexualidad y de los otros.
Para concluir, cuando habla de sexo con los adolescentes, siempre se debe incluir el
tema de la formación de una familia y las funciones que de ellas esperan.
Así mismo, debe hacerse énfasis en la programación de la reproducción con base en las
estrategias de inicio tardío, terminación temprana y espaciamiento, y los beneficios de
salud materno infantil que esto puede traer consigo, Pues si las proporcionará bases
firmes para las decisiones de su vida familiar y futura.

CAP. IV
SEXUALIDAD EN LA ADOLESCENCIA
4.1 Etapas del desarrollo de la sexualidad

Al igual que el desarrollo físico y mental, la sexualidad se forma gradualmente y


necesita pasar por una serie de etapas antes de completarse. Los cambios que se
producen en la sexualidad pueden enmarcarse dentro de las etapas de la adolescencia y
la pubertad, ya que las transformaciones físicas y mentales condicionan sobremanera el
desarrollo de la sexualidad y de la identidad sexual:

 Adolescencia temprana (11-13 años): Durante esta etapa, que se caracteriza por


la velocidad de los cambios físicos en el adolescente, el joven se encuentra aún
lejos del deseo sexual adulto, por lo que se presenta como una fase de
autoexploración (a menudo a través de la masturbación), debido a los nuevos
cambios físicos y psíquicos que experimenta (como la aparición de los primeros
impulsos sexuales y de la espermarquia o primera eyaculación), y también de
exploración del contacto con el otro sexo.
 
 Adolescencia media (14-17 años): El adolescente ya está casi completamente
desarrollado, sus órganos sexuales están listos para la reproducción y el deseo
sexual se incrementa. En esta fase se desarrolla una sensación de
invulnerabilidad y fortaleza que inducen al joven a comportarse de una forma
narcisista. Se empieza a buscar el contacto habitual con el otro sexo y pueden
llegar las primeras relaciones sexuales. El adolescente no sólo responde a sus
impulsos sexuales, sino también a su narcisismo, es decir, pone a prueba la
propia capacidad de atraer al otro. También se considera que durante esta etapa
se produce el auge de las fantasías románticas. Las relaciones sociales fuera del
entorno familiar, especialmente con amigos, empiezan a tener preponderancia,
por lo que el adolescente contrapone los valores y la educación sexual recibida
de sus padres con la de sus amigos (en muchas ocasiones llenas de mitos
derivados de la poca o nula experiencia sexual), lo que puede acarrear riesgos, si
a esto se suma que el adolescente aún no ha desarrollado del todo el pensamiento
abstracto y en algunas ocasiones le cuesta pensar en las consecuencias de sus
actos. Además, al no haber desarrollado por completo el pensamiento adulto, el
adolescente utiliza los sentidos para expresar sus emociones.

 Adolescencia tardía (17-21 años): El adolescente se ha desarrollado por


completo, física y psíquicamente. La capacidad de pensar en abstracto y de ser
consciente de las consecuencias futuras de los actos hace que el joven pueda
mantener relaciones sexuales maduras y seguras. El deseo ya no sólo responde a un
estímulo o pulsión sexual, sino que el adolescente, ya adulto, comienza a buscar otros
valores en sus relaciones sociales, como la confianza o la reciprocidad.
 
La importancia de recibir una buena educación sexual

La pubertad y el desarrollo sexual son etapas de cambios constantes, donde el deseo y


los impulsos sexuales dominan a una parte racional que no está del todo
desarrollada. Recibir una buena educación sexual es muy importante, no sólo a corto
plazo, es decir, para que el adolescente supere sin riesgos sus etapas de maduración
física y psíquica, sino también para establecer el comportamiento sexual que tendrá el
joven cuando sea adulto.

Durante la adolescencia, el joven está expuesto a riesgos que se deben evitar mediante
medidas preventivas:

 La sexualidad entra dentro de la intimidad: Las relaciones sexuales pertenecen a


la intimidad de las personas, por lo que no es necesario compartir los detalles sobre las
mismas, a no ser que se quiera hacer. Los padres y el entorno no deben presionar al
adolescente.
 
 Desarrollo de habilidades sociales y de autocontrol: Los impulsos sexuales
dominan a los racionales durante la adolescencia, sobre todo al comienzo de la fase de
adolescencia media, donde el joven ya ha desarrollado por completo sus órganos
sexuales pero no el pensamiento adulto. La educación debe proveer al adolescente de
conocimientos que le permitan desarrollar conductas y comportamientos sexuales
correctos.
 
 Informar: Es vital dotar al adolescente de la información necesaria sobre los
riesgos que traen las relaciones sexuales sin protección (embarazo
precoz, Enfermedades de Transmisión Sexual, etcétera), así como de los beneficios que
reporta practicar sexo seguro.
CONCLUSIONES
ANEXOS
BIBLIOGRAFIA

Carlos Caudillo Herrera ; Maria Antonia Cerna Trujillo . (2007). Sexualidad Y VIda
Humana. Mexico : Universidad Iberoamericana.
Gurrea, J. (1995). La Sexualidad . España: Biblioteca de Divulgacion tematica .
Hoz, V. G. (1990). Educacion de la Sexualidad . España: Ediciones Rialp S.A.
Monroy, A. (2002). Slud y Sexualidad en la Adolescencia y Juventud. Mexico: Pax
Mexico.
Ramirez, G. M. (2006). Salud y Sexualidad . Costa Rica : Editorial Universidad Estatal
a Distancia .

También podría gustarte